HACIA FUTUROS MÁS BRILLANTES EL REPORTE DEL GRUPO OPERATIVO PARA LA EDUCACIÓN DE SORDOS Y DUROS DE OÍDO EN NUEVO MÉXICO

Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "HACIA FUTUROS MÁS BRILLANTES EL REPORTE DEL GRUPO OPERATIVO PARA LA EDUCACIÓN DE SORDOS Y DUROS DE OÍDO EN NUEVO MÉXICO"

Transcripción

1

2 HACIA FUTUROS MÁS BRILLANTES EL REPORTE DEL GRUPO OPERATIVO PARA LA EDUCACIÓN DE SORDOS Y DUROS DE OÍDO EN NUEVO MÉXICO

3 Diseño y Portada: Henri Grau Fotografías: Henri Grau, Mary Kielbus, Margie Propp y Bruce Simballa

4 HACIA FUTUROS MÁS BRILLANTES El Grupo Operativo de Nuevo México fue formado para asegurarse de que todos los niños y jóvenes sordos o duros de oído en Nuevo México se conviertan en comunicadores efectivos, ciudadanos productivos que participan de lleno en nuestra democracia, y adultos sordos o duros de oído, seguros y orgullosos. Miembros del Grupo Operativo Prólogo: Resumen Ejecutivo 1ª Sección: Introducción La Creación del Grupo Operativo Reconocimientos Una Visión para el Futuro Un Llamado a la Acción 2ª Sección: Antecedentes ÍNDICE Necesidades no Cubiertas: Una Visión General Carácter Único, la Baja Incidencia de la Pérdida del Oído Situación Actual de la Niñez y Juventud Sorda y Dura de Oído en Nuevo México Condiciones Existentes en Nuevo México 3ª Sección: Recomendaciones del Grupo Operativo Un Nuevo Modelo para un Sistema de Transmisión de la Educación Fomentado por el Lenguaje y la Comunicación Requisitos Sistémicos 4ª Sección: Los Siguientes Pasos, Necesarios e Inmediatos Referencias Memorándum de Entendimiento (MOU) Entre la Escuela para Sordos de Nuevo México, el Departamento Estatal de Educación y el Departamento de Salud. Difusión del Reporte del Grupo Operativo La Continuación del Grupo Operativo Conclusión Apéndice A: Apéndice B: Apéndice C: Apéndice D: Apéndice E: Memorándum de Entendimiento (MOU) Entre la Escuela para Sordos de Nuevo México, el Departamento Estatal de Educación y el Departamento de Salud Indicadores de Calidad de los Programas que Dan Servicio a la Niñez y a la Juventud Sorda o Dura de Oído Cambios Históricos en Nuevo México para la Niñez y Juventud Sorda o Dura de Oído Mayor Información sobre los Miembros del Grupo Operativo Un Glosario de Acrónimos Utilizados en este Reporte

5 MIEMBROS DEL GRUPO OPERATIVO ii Ronald Stern, Presidente Superintendente, Escuela para Sordos de Nuevo México Lawrence Siegel, Asesor Director, Proyecto Nacional de Educación para Sordos, Greenbrae, California Neva Byrd Director de Programas Especiales, Escuelas Públicas de Lovington Brad Calvert Director de Educación Especial, Escuelas Públicas de Aztec Larry Combs Director de Educación Especial, Escuelas Públicas de Artesia Karen Courtney Director Ejecutivo, Comisión para Personas Sordas y Duras de Oído de Nuevo México Pat Emerick Director de Educación Especial, Escuelas Públicas de Shiprock Rosemary Gallegos Director de Educación para la Niñez Temprana y Servicios Asistencia al Público, Escuela para Sordos de Nuevo México. Josselyn Gober Padre de Familia, Los Lunas Sam Howarth Director Estatal de Educación Especial, Departamento de Educación de Nuevo México. Lin Marksbury Director Ejecutivo, Programas Comunitarios Especiales de Asistencia para Sordos Kathy Moseley Padre de Familia, Albuquerque Steve Nover Director del Centro de Investigación y Educación Bilingüe del Lenguaje Americano de Señas/ Inglés, Escuela para Sordos de Nuevo México Ernesto Ortega Presidente, Asociación de Sordos de Nuevo México Glenda Rodrigues Coordinador de Baja Incidencia, Escuelas Públicas de Las Cruces Ruth Rodriguez Padre de Familia, Las Cruces Ralph Sedano Coordinador, Programa de Intérpretes, Colegio Comunitario de Santa Fe Mona Sherrell Coordinador de Deterioro Sensorial, Escuelas Públicas de Albuquerque Cathy Stevenson Jefe de la Agencia de Programas Comunitarios, Departamento de Salud Trish Thomas Padre de Familia y Promotor, Laguna

6 PRÓLOGO iii La Creación del Grupo Operativo La Escuela para Sordos de Nuevo México (NMSD) y el Departamento Estatal de Educación de Nuevo México (SDE) crearon el Grupo Operativo para la Educación de Sordos y Duros de Oído en Nuevo México por una razón fundamental: la niñez y juventud sorda o dura de oído se enfrenta a diversos obstáculos educativos, los cuales son únicos, duraderos, alteradores de vida y requieren de un sistema extensivo de transmisión de la educación fomentado por el lenguaje y la comunicación. El Grupo Operativo, una colaboración única entre académicos y profesionales en las áreas de educación y salud, padres de familia, y adultos que son sordos o duros de oído, se reunió el 3 de diciembre del 2001, el 10 de junio del 2002, el 6 de septiembre del 2002, en Santa Fe; el 25 de febrero del 2002, en Albuquerque; y el 22 de abril del 2002 en Las Cruces. Estas reuniones estuvieron abiertas al público y todos los avisos y actas fueron enviados a diversos constituyentes en el estado para reportar el progreso del Grupo Operativo y solicitar los comentarios de todos los nuevo mexicanos interesados. El Departamento de Educación es el responsable de aplicar la Ley de Educación para Individuos con Discapacidades (IDEA), incluyendo la Parte B. El Departamento de Salud (DOH) es la agencia líder de la IDEA (Parte C) y del Programa de Exploración Selectiva de la Audición para Recién Nacidos en Nuevo México. La Escuela para Sordos de Nuevo México tiene dos misiones centrales y obligatorias: a) como escuela, ofrecer un ambiente de aprendizaje rico en lenguaje y totalmente accesible para sus estudiantes sordos y duros de oído, y b) como Agencia de Servicios de Asistencia al Público, trabajar en colaboración con las familias, agencias y comunidades en todo el estado para así cubrir las necesidades de aprendizaje, comunicación y lenguaje, únicas a los niños y jóvenes sordos o duros de oído (Ver Artículo 6, de los Estatutos de Nuevo México). Reconocimientos El Grupo Operativo desea agradecer al Departamento Estatal de Educación de Nuevo México y a la Escuela para Sordos de Nuevo México por su liderazgo y colaboración en lograr que el Grupo Operativo y el presente reportaje hayan sido posibles. El Departamento Estatal de Educación de Nuevo México aportó los fondos necesarios para cubrir los costos de viaje y de servicios profesionales, y la Escuela para Sordos de Nuevo México brindó apoyo en la coordinación de todo el proceso. El Grupo Operativo extiende un reconocimiento especial a Lawrence Siegel, Director Ejecutivo del Proyecto Nacional de Educación para Sordos (NDEP), por su hábil y dedicada participación, apoyo y guía. Además, el Sr. Siegel asumió primariamente la desafiante tarea de escribir y cotejar este Reporte Final basado en los resultados de la investigación y los acuerdos del Grupo Operativo. El Grupo Operativo agradece la dedicación y paciencia de los intérpretes quienes facilitaron la comunicación necesaria para que el Grupo Operativo completara su trabajo. El Grupo Operativo aplaude la colaboración positiva y extraordinaria entre la Escuela para Sordos de Nuevo México, el Departamento Estatal de Educación de Nuevo México y el Departamento de Salud de Nuevo México. Aún cuando cada uno de estos tres asociados tiene distintas responsabilidades, están unidos para servir a la niñez y juventud sorda o dura de oído de Nuevo México. Tal y como se discute en este reportaje, las tres agencias han desarrollado un Memorándum de Entendimiento el cual tendrá un valor significativo en la implementación de las recomendaciones ofrecidas por el Grupo Operativo. De parte de todo el equipo de campo, la Escuela para Sordos de Nuevo México y el Departamento de Educación extendemos nuestra profunda gratitud a los miembros del Grupo Operativo por compartir sus variadas experiencias, preocupaciones, e ideas. Los padres de familia, consumidores y educadores vinieron de todo Nuevo México y le entregaron individualmente al Grupo Operativo una cantidad extraordinaria de energía y tiempo. Ellos desarrollaron recomendaciones históricas que nos llevarán a una educación de calidad impulsada por el lenguaje y la comunicación, para todos los niños y jóvenes sordos o duros de oído. El Grupo Operativo dedica este reporte a la niñez y juventud sorda o dura de oído, presente y futura de Nuevo México, y sus familias.

7 RESUMEN EJECUTIVO 1 Aunque los niños y jóvenes sordos o duros de oído en Nuevo México tienen la misma distribución de inteligencia y capacidad que sus compañeros de la misma edad sin problemas de audición, aquéllos no han logrado un alcance equiparable con dicho potencial. La Escuela para Sordos de Nuevo México (NMSD) y el Departamento Estatal de Educación de Nuevo México (SDE) colaboraron en la creación de un Grupo Operativo para la Educación de Sordos y Duros de Oído en Nuevo México, para asegurarse de que todos los niños y jóvenes sordos o duros de oído en Nuevo México puedan convertirse en comunicadores efectivos, ciudadanos productivos que participen de lleno en nuestra democracia, y adultos sordos o duros de oído, seguros y orgullosos. Este Grupo Operativo ha escuchado las peticiones de las familias y las frustraciones de educadores y de adultos sordos y duros de oído, y el grupo cree que ante nosotros se presenta un derecho humano fundamental: el derecho y la necesidad de desarrollar la comunicación y el lenguaje, los cuales son el fundamento para cualquier avance educativo. Las recomendaciones del Grupo Operativo, enlistadas en forma breve a continuación, deben ser implementadas para ayudar a que los niños sordos o duros de oído en Nuevo México alcancen su potencial. La visión del Grupo Operativo es totalmente consistente con las históricas recomendaciones de la Comisión para la Educación de los Sordos (COED, 1988), los Lineamientos de la Asociación Nacional de Directores Estatales de Educación Especial 1994 (NASDSE), la Declaración de Principios para la Niñez Sorda y Dura de Oído (Proyecto Nacional de Educación para Sordos (NDEP, 2000), y la Agenda Nacional (2001). El Grupo Operativo recomienda: I. Un sistema de transmisión de la educación en Nuevo México fomentado por el lenguaje y la comunicación que incluya: Evaluación del lenguaje y la comunicación Desarrollo del lenguaje y la comunicación Acceso al lenguaje y a la comunicación Desarrollo y difusión de los criterios y a la Mejor Práctica del programa Personal apropiado Lineamientos en caso de omisión Evaluación del programa y Responsabilidades Centros de Recopilación de Información para la Educación, para educadores, padres de familia, tutelares y consumidores Intervención Temprana Servicios de apoyo a los Padres de Familia Transición Vocacional Tecnología Apoyo a las Agencias Educativas Locales (LEAs) II. Para asegurar el desarrollo del modelo educativo para sordos o duros de oído fomentado por el lenguaje y la comunicación, se necesitan los siguientes pasos: Autoridad legal para un sistema de transmisión de la educación fomentado por el lenguaje y la comunicación y una Carta de los Derechos Educativos para la niñez y juventud sorda o dura de oído. Apoyo y financiamiento legislativo

8 2 Expansión y/o iniciación de servicios especiales de asistencia al público ofrecidos por la Escuela para Sordos de Nuevo México. Difusión del Reporte del Grupo Operativo y seguimiento por parte del Grupo Operativo para vigilar la implementación de sus recomendaciones. Evaluación inmediata de las recomendaciones del Grupo Operativo por parte de la Escuela para Sordos de Nuevo México y los departamentos de Educación y Salud, a través del Memorándum de Entendimiento desarrollado por las tres instituciones.

9 1ª Sección: Introducción 3 Una Visión para el Futuro El Grupo Operativo tiene un visión prevaleciente e intransigente: Todos los niños y jóvenes sordos o duros de oído en Nuevo México serán comunicadores efectivos, ciudadanos productivos que participan de lleno en nuestra democracia, y adultos sordos o duros de oído, seguros y orgullosos, que serán totalmente capaces de disfrutar y participar en la vida. De acuerdo a su edad, y durante toda su vida tendrán: capacidad para la comunicación y el lenguaje; habilidades cognoscitivas, académicas, sociales y emocionales; habilidades para leer y escribir; y habilidades para desarrollar una carrera y vivir de forma independiente. Para alcanzar dichos propósitos, la niñez y juventud sorda o dura de oído de Nuevo México: alcanzará los niveles estatales de desempeño y contenido y se graduarán con diploma; tendrá acceso a su comunidad de manera completa, adecuada y enriquecida por la comunicación. tendrá acceso a oportunidades de educación pos-secundaria; y conocerá sus derechos como persona sorda o dura de oído. Aunque las recomendaciones de este reporte serán discutidas más adelante con mayor detalle, a continuación se presentan los componentes programáticos fundamentales necesarios para implementar la visión del Grupo Operativo: programas que aseguren el desarrollo adecuado según la edad en las áreas de lenguaje, comunicación y la capacidad de leer y escribir, así como el desarrollo de habilidades académicas, sociales, emocionales y las necesarias para vivir de manera independiente; profesionales y personal de apoyo capacitados, que entiendan la naturaleza única de la pérdida de audición y el desarrollo de la comunicación; y un ambiente significativo de comunicación y lenguaje dentro y fuera del salón de clases que incluya una masa crítica de compañeros, personal educativo capacitado en lenguaje, y modelos sordos y duros de oído. 1 La Visión del Grupo Operativo y sus recomendaciones son totalmente consistentes con las recomendaciones históricas de la Comisión para la Educación de los Sordos (COED, 1988), los Lineamientos de la Asociación Nacional de Directores Estatales de Educación Especial de 1994 (NASDSE), la Declaración de Principios para los Sordos y Duros de Oído del Proyecto Nacional de Educación para Sordos (NDEP, 2000), y la Agenda Nacional 2, todos los cuales han brindado una guía clara y poderosa al área de mejoramiento de los resultados educativos y de vida para los individuos sordos o duros de oído. Están a la espera de ser implementados en Nuevo México. 1 Siendo que las necesidades de comunicación de los niños y jóvenes sordos o duros de oído varían significativamente desde aquellos que tienen habilidades receptivas y expresivas orales, hasta aquellos que dependen exclusivamente del lenguaje de señas para comunicarse- este Grupo Operativo hace énfasis en que las necesidades de lenguaje y comunicación de cada estudiante determinarán el tipo de compañeros con los que necesita convivir. 2 La Agenda Nacional es el resultado de una coalición de organizaciones educativas de o para sordos/duros de oído, de padres de familia, y consumidores, líderes a nivel nacional, la cual formada en el 2001 para atender las áreas de necesidad en el sistema de entrega de educación nacional para niños y jóvenes sordos o duros de oído. Es una serie de recomendaciones enérgicas, las cuales se relacionan directamente con las áreas de preocupación a las que dirigió su atención por el Grupo Operativo de Nuevo México. Diseñada en base a la Agenda Nacional para Ciegos, esta Agenda Nacional tiene 8 áreas principales como objetivo que han sido difundidas a través de todo el país. El documento reconoce que los niños sordos y duros de oído tienen características de comunicación y lenguaje, ricas, únicas y diversas, las cuales deben de ser el enfoque central y la base para el diseño de la programación educativa que se les ofrece. La Agenda Nacional también es un proceso y será instrumental en el desarrollo de recursos locales, estatales, regionales y nacionales para mejorar las oportunidades educativas para la niñez y la juventud sorda o dura de oído.

10 4 Es hora de reconocer a nuestros niños sordos o duros de oído como niños ávidos y curiosos, que quieren desesperadamente aprender y participar en todo lo que les rodea. Un Llamado a la Acción Padre de Familia - Miembro del Grupo Operativo Las familias de niños que pueden oír no le dan mucha importancia al hecho de si sus hijos o hijas tienen la capacidad de comunicarse, de si sus maestros se pueden comunicar directamente con ellos, o de si tienen acceso a otros niños. Las familias con niños sordos o duros de oído tienen que pensar en estos temas a diario y pueden ver en los ojos de sus niño(a)s cómo se les rompe el corazón especialmente cuando la separación entre ellos y otros niños y personas va creciendo, en muchos casos de manera exponencial, conforme pasan los años. El estado de Nuevo México tiene la pericia, la pasión y la experiencia dentro de sus comunidades familiares, de consumo, departamentales, institucionales y académicas, para crear programas ejemplares, particularmente para aquellas comunidades de fuerte carácter rural. Algunas de las recomendaciones del Grupo Operativo pueden ser iniciadas de inmediato, otras tomarán tiempo; todas necesitarán de energía, determinación y recursos. Por consiguiente, el Grupo Operativo exhorta al Gobernador; al vice gobernador; a la legislatura; a los Departamentos de Educación, Salud y Rehabilitación Vocacional de Nuevo México; y a NMSD a revisar estas recomendaciones y a actuar para que los resultados educativos para la niñez y juventud sorda o dura de oído de Nuevo México sean consistentes con sus habilidades, esperanzas y sueños.

11 2ª Sección: Antecedentes 5 Impedir inconscientemente la comunicación y el lenguaje es dañar el espíritu humano; promover la comunicación y el lenguaje es revelar todas las posibilidades de la vida. (Proyecto Nacional de Educación para Sordos, Universidad Gallaudet 2000, p.2) A. NECESIDADES NO CUBIERTAS: UNA VISIÓN GENERAL La Comunicación y el lenguaje son fundamentales para la condición humana. Poder entender y expresarse a través del lenguaje es central para el desarrollo y bienestar de nuestros niños y sin duda radica en el corazón de cualquier experiencia educativa. Nuevo México, con sus diversas y maravillosas culturas, entiende la importancia de la comunicación y el lenguaje. Y sin embargo, en Nuevo México, como en cada otro estado de esta nación, los niños y jóvenes sordos o duros de oído no desarrollan habilidades efectivas de comunicación y lenguaje. Por lo tanto, como resultado, su educación los aísla en vez de incluirlos, y limita en vez de expandir las capacidades esenciales que se requieren para poder participar de lleno en la sociedad. Los niños y jóvenes sordos o duros de oído de Nuevo México tienen la misma distribución de inteligencia, capacidad, y potencial que aquellos sin problemas de audición (Calderon, 1998). Aún así, año tras año, el promedio de capacidad de lectura entre los adultos sordos o duros de oído en los Estados Unidos, se mantiene al nivel del tercer grado de primaria, mientras que otros indicadores sobre el bienestar económico reflejan una situación estancada y desalentadora dentro de la sociedad americana (Ver C1 on p.) Este Grupo Operativo ha escuchado las peticiones de padres y tutelares y las frustraciones de educadores y de adultos sordos y duros de oído, y piensa que tenemos ante nosotros un asunto fundamental de derechos humanos. Exhortamos a todo Nuevo México para que abrace por completo la causa de su niñez y juventud sorda o dura de oído y que se asegure de que reciban una educación total, fomentada por el lenguaje y la comunicación. Sólo entonces podrán desarrollar totalmente su potencial humano y podrán tomar el lugar que les corresponde en igualdad como miembros contribuyentes de las variadas y extraordinarias comunidades de nuestro estado. B. CARÁCTER ÚNICO, LA BAJA INCIDENCIA DE LA PÉRDIDA DEL OÍDO Se dice con tanta frecuencia que este niño o aquél es único que la designación pierde algo de su fuerza y significado. Sin embargo, en la realidad, los niños y jóvenes sordos o duros de oído de Nuevo México son, numérica y lingüísticamente, como ningún otro dentro del sistema educativo, un hecho fundamental, ignorado con demasiada frecuencia por nuestras leyes, pólizas y sistemas educativos. La niñez y juventud sorda o dura de oído en Nuevo México vive en un estado de gran tamaño y predominantemente rural. De los 60,000 niños que reciben educación especial en Nuevo México, aproximadamente unos 500 son sordos o duros de oído. De estos 500, aproximadamente 150 de ellos asisten a la escuela en el área cercana a Albuquerque; 145 atienden los programas escolares de NMSD en Santa Fe, Albuquerque y las Cruces; 20 reciben servicios escolares en Las Cruces; el resto reciben servicios por todo el estado. Aproximadamente la mitad de estos estudiantes son de origen hispano, 13% son Indígenas Americanos y un 3% son afro-americanos. 3 Además, el programa de NMSD da servicios a 100 infantes y niños pequeños como parte de un programa estatal para los niños y sus padres. El primer paso en ofrecer un sistema educativo efectivo fomentado por el lenguaje y la comunicación es reconocer el impacto que una discapacidad de baja incidencia tiene, particularmente cuando involucra de manera tan fundamental la capacidad de comunicación del niño. 1. Características Únicas de Comunicación y Lenguaje A diferencia de otros miembros de la comunidad educativa, los niños y jóvenes sordos o duros de oído no tienen casi, o en algunos casos ningún, acceso auditivo al lenguaje receptivo y expresivo. Esta es una distinción de fundamental importancia. Además, muchas familias en Nuevo México son bilingües ó hasta trilingües, siendo el español el idioma 3 Este Grupo Operativo reconoce la importancia de recoger datos detallados y precisos sobre el número y la demografía de los niños y jóvenes que sufren de pérdida del oído en Nuevo México, así como la de utilizar la Exploración Selectiva Universal para poder determinar dicha pérdida al nacer.

12 que se usa de forma predominante en casa, lo cual añade a la complejidad del desarrollo del lenguaje y comunicación. Los niños y jóvenes sordos o duros de oído utilizan una variedad de modos de comunicación, sistemas e idiomas, que incluyen el Lenguaje Americano de Señas (ASL), varias formas manuales de inglés codificado, y lenguaje verbal La Importancia del Desarrollo Temprano de un Lenguaje Natural Los niños sordos y duros de oído, al igual que los que pueden oír, deben desarrollar a una edad temprana habilidades adecuadas para la comunicación y el lenguaje, y no hay duda de que tal desarrollo requiere que sean expuestos lo más tempranamente posible a la comunicación y el lenguaje. Hay un apremiante conjunto de investigaciones académicas que validan la importancia de una comunicación natural, temprana y significativa como una plataforma crucial para el desarrollo total de las habilidades para el uso del lenguaje y el inglés. Además, un niño que se ve expuesto a una comunicación temprana adecuada, tiene mayores posibilidades de alcanzar importantes objetivos cognoscitivos y de desarrollo durante sus primeros años de vida (Yoshinaga-Itano y Apuzzo, 1998). 3. La Falta de Oportunidades de Comunicación y Lenguaje Ya que entre un 85 a un 90% de los niños y jóvenes sordos tienen padres o tutelares sin problemas de audición, muchos de ellos carecen de comunicación y lenguaje en casa (Instituto de Investigación Gallaudet, 2002). Las oportunidades de comunicación y lenguaje en la escuela y en la comunidad son a menudo limitadas, e incluso inexistentes para muchos de los niños sordos. Específicamente, estos niños carecen de: una masa crítica de compañeros de su edad y adultos con los que puedan comunicarse de manera fluida y directa; y la provisión de personal capaz de comunicarse fluidamente, modelos adultos de comportamiento, y recursos y componentes de programas de comunicación accesible, incluyendo intérpretes capacitados. Aunque esto es especialmente cierto en las áreas fuera de Santa Fe, Albuquerque, y Las Cruces, la baja incidencia de la pérdida del oído produce un aislamiento con consecuencias para toda la vida, aún dentro de las comunidades mencionadas. La falta de una evaluación actual de las capacidades cognoscitivas y lingüísticas así como de los estilos individuales de aprendizaje, la carencia de aparatos de amplificación efectivos y utilizables o de implantes Coclear, impiden aún más las oportunidades de comunicación. Pueden existir mayores impedimentos si el desarrollo cognoscitivo y lingüístico se ve retrasado o si su estilo de aprendizaje preferido (por ejemplo, visual vs. auditivo) no se incluye de forma adecuada en su ambiente educativo. Además, conforme el niño sordo o duro de oído avanza en la escuela, no se da el suficiente y constante análisis de la accesibilidad del ambiente y de los programas de estudio, ni tampoco la evaluación del desarrollo de la comunicación y el lenguaje. También hace falta modificar los programas de manera puntual para asegurar la comunicación, el desarrollo óptimo, y el alcance académico. 4. El Modelo Médico/ Patológico y su Impacto en los Estudiantes Sordos y Duros de Oído A pesar de que los niños y jóvenes sordos y duros de oído tienen el potencial de desarrollar su capacidad para usar el lenguaje y comunicarse de manera efectiva, históricamente han sido vistos bajo, y relegado por, el modelo médico/ patológico. Son vistos desde una perspectiva disfuncional que dice que algo está mal con la capacidad de comunicación y lenguaje, y por lo tanto, el sistema educativo debe arreglar este problema. El modelo médico/ patológico ha puesto a individuos sordos y duros de oído en una situación comprometida y los ha dañado, reduciendo su cultura, comunicación y lenguaje, a una enfermedad o discapacidad. Las comunidades de personas sordas/duras de oído han hablado de manera clara y apremiante sobre por qué ellos representan una minoría lingüística y cultural altamente funcional (Lane, 1989). Por lo tanto, el Grupo Operativo recomienda enérgicamente que los creadores de leyes, los educadores y los promotores reconozcan las características de lenguaje y comunicación únicas y positivas que posee la niñez y juventud sorda o dura de oído y que se esfuercen por darle atención al impacto negativo que el modelo patológico ha tenido sobre ellos. Estos cambios son indispensables para que se mejoren las oportunidades y los resultados para la niñez y juventud sorda y dura de oído. 6 4 ASL, el idioma de la comunidad sorda y dura de oído, es un lenguaje formal, gramaticalmente complejo, tan efectivo para expresarse como cualquier idioma hablado. Existe una cultura de sordos y duros de oído en todo el país y en Nuevo México. Ésta representa una comunidad cultural minoritaria, con un idioma distintivo y una fuente de fortaleza para muchos niños, jóvenes y adultos sordos o duros de oído que no consideran su comunidad como una categoría de discapacidad. (Padden y Humphries, 1988)

13 C. SITUACIÓN ACTUAL DE LA NIÑEZ Y JUVENTUD SORDA Y DURA DE OÍDO EN 7 NUEVO MÉXICO 1. Las Consecuencias de un Sistema Educativo Inadecuado Aunque debido a su aridez las estadísticas a menudo reducen la experiencia humana, al mismo tiempo nos informan sobre el costo de un sistema educativo no fomentado por el lenguaje y la comunicación. En abril del 2002, 5.9% de la población en Nuevo México se encontraba desempleada o en condiciones de subempleo, mientras que el 64% de los nuevo mexicanos con pérdida significativa del oído estaban desempleados o en condiciones de subempleo (Houtenville, 2001). A nivel nacional, aproximadamente un tercio de los adultos sordos dependen de alguna forma gubernamental de asistencia y el salario promedio entre los adultos sordos es un 40-60% de su contraparte sin problemas de audición (NDEP, 2000). Estas graves estadísticas no deben sorprendernos ya que tienen su origen en las siguientes cifras en relación a la educación: Los niños y jóvenes sordos o duros de oído se gradúan de la preparatoria con una habilidad promedio para la lectura en un nivel entre el 2.8 y el 4.5 grado escolar, comparado con un nivel de lectura a nivel del 10º+ grado de su contraparte sin problemas de audición (Allen, 1986; Traxler, 2000). Entre las edades de 8 y 18 años, los niños y jóvenes sordos o duros de oído tan sólo avanzan un año y medio en su capacidad para la lectura (Allen, 1986; Traxler, 2000). Un treinta por ciento de los niños y jóvenes sordos o duros de oído salen de la escuela virtualmente analfabetos, comparado con solo uno por ciento entre los niños y jóvenes que pueden oír (Conrad, 1979; Marschark, 1997). Solamente un 8% de los estudiantes sordos o duros de oído se llegan a graduar de la universidad (COED, 1988). Las relaciones que hay entre un desarrollo fallido del lenguaje y la comunicación, las dificultades académicas, y el desempleo y el subempleo, son directas y en última instancia tienen su costo para los ciudadanos de Nuevo México. 2. De Qué Forma la Aplicación de la Ley Federal ha Impactado a los Estudiantes Sordos o Duros de Oído de Nuevo México En 1975, el congreso de los Estados Unidos aprobó IDEA, ley que requiere la provisión de una educación pública, gratuita y adecuada (FAPE) que cubra las necesidades únicas del niño, y sea ofrecida en el ambiente menos restrictivo (LRE). El LRE se define como el derecho del niño a ser colocado educacionalmente en su máximo alcance adecuado con niños que no están discapacitados. Añade que sólo se habrá de separar a los niños con discapacidades del ambiente educativo habitual si el carácter y la severidad de la discapacidad es tal que la educación en las clases regulares aún con el uso de ayuda y servicios suplementarios no puede ser alcanzada de manera satisfactoria (34 CFR Sec b)(1)(2). IDEA requiere que la colocación del niño esté basada en las necesidades individuales y por lo tanto requiere una continuidad de opciones para su colocación. Esta continuidad incluye, pero no está limitada a, salones de clases regulares, y programas y escuelas especiales. El tipo de las necesidades de un estudiante sordo o duro de oído es a menudo tal que un acceso fluido y sin obstáculos a la comunicación con sus compañeros no es a veces posible en un ambiente educativo regular aún con el uso de servicios y apoyos suplementarios. Así, para algunos estudiantes el LRE puede ser el salón de clases no habitual ya que le ofrece un ambiente de aprendizaje enriquecido por la comunicación. Mientras que la reautorización de IDEA en 1997 añadió 34 c.f.r (a)(2)(iv), requiriendo que el equipo del IEP considere las necesidades de comunicación de los estudiantes sordos y duros de oído, las complejidades más generales del decreto sobre el LRE continúan presentando dificultades para muchos niños y jóvenes sordos o duros de oído. 5 5 Ver IDEA, 20 U.S.C ; Secciones del Código de Nuevo México, Título 6. Para una discusión más detallada de como IDEA no ha servido de manera efectiva a muchos niños y jóvenes sordos o duros de oído, ver COED, 1988 Gallaudet University, 2000.

14 D. CONDICIONES EXISTENTES EN NUEVO MÉXICO 8 1. Factores Positivos en Nuevo México que Facilitarán los Cambios Necesarios Nuevo México tiene ciertas características y fortalezas que son necesarias para desarrollar un sistema de entrega de la educación fomentado por el lenguaje y la comunicación a los niños y jóvenes sordos y duros de oído: a. Primeramente, y ante todo, son los niños y jóvenes sordos y duros de oído de Nuevo México, cuya determinación, inteligencia y humanidad nos recuerdan cada día lo que está en juego para nosotros. Además, Nuevo México tiene: padres de familia y tutelares informados y preocupados, quienes están listos para trabajar con el sistema para mejorar los resultados educativos de sus hijo(a)s; maestros, administradores locales y estatales, intérpretes y otro personal de apoyo, dedicados y vigilantes; adultos sordos o duros de oído informados y con experiencia quienes están listos y dispuestos a apoyar el desarrollo de un sistema educativo fomentado por el lenguaje y la comunicación; y comunidades multiculturales y multilingües, fuertes y tolerantes, y por lo tanto un ambiente estatal que entiende las necesidades de los niños y jóvenes sordos y duros de oído. b. Cada miembro del Grupo Operativo brinda una perspectiva única y positiva a su trabajo y ayuda a construir la capacidad institucional necesaria para servir a la niñez y juventud sorda o dura de oído. c. El Grupo Operativo no a reinventado la rueda los reportes de COED y NASDSE, la Declaración de Principios NDEP, y la Agenda Nacional, ofrecen recomendaciones bien fundamentadas para mejorar los resultados para los niños y jóvenes sordos o duros de oído. d. NMSD ha ofrecido una variedad de servicios especiales de asistencia a las familias, programas locales y profesionales en el campo de la educación para sordos y duros de oído en Nuevo México, y por lo tanto, puede y debe jugar un papel importante en proveer los servicios recomendados en el presente reporte. e. Actualmente, existen acuerdos en funcionamiento entre los Departamentos Estatales de Educación y de Salud, Agencias Educativas Locales y NMSD, los cuales incluyen: Acuerdos de Poderes Compartidos entre NMSD y DOH para dar servicios a niños de nacimiento-3; Planeación coordinada entre DOH y NMSD para establecer un sistema de referencia efectivo para la Exploración Selectiva de la Audición para Recién Nacidos; Un Memorándum de Entendimiento entre NMSD, SDE, DOH y otras agencias estatales para coordinar y asegurar transiciones fluidas entre los programas de la Parte C y la Parte B; Acuerdos de Poderes Compartidos entre Agencias Educativas Locales y NMSD para proveer servicios locales preescolares; y Recursos actualizados ofrecidos por el Programa de Servicios Especiales de Asistencia al Público (ERCD), incluyendo consultas y conferencias para las Agencias Educativas Locales y las familias. f. Existen relaciones entre NMSD y las comunidades educativas dentro y fuera de Nuevo México, como serían: el proyecto de capacitación Educación Bilingüe Star Schools con base en NMSD; el proyecto coordinado por NMSD, Centro Nacional de Investigación Boys Town, Programa de Intervención en el Hogar en Colorado, y el Instituto SKI*HI para desarrollar una serie de videos que explican las mejores prácticas en intervención temprana; y

15 9 la membresía activa de NMSD en el equipo nacional CEASD para acreditación de escuelas para sordos. g. Existen compromisos claros por parte de NMSD y de los Departamentos Estatales de Educación y de Salud para trabajar colaborativamente en la implementación de muchas de las recomendaciones del Grupo Operativo. (Ver 4A, de este reporte, para una descripción del Memorándum de Entendimiento (MOU) entre NMSD y los Departamentos, y el Apéndice A para una copia del MOU). 2. Condiciones Actuales en Nuevo México que Comprometen las Oportunidades Educativas de los Niños y Jóvenes Sordos o Duros de Oído Además de los factores descritos en 2A, B y C, el Grupo Operativo ha notado las siguientes condiciones actuales en Nuevo México, las cuales obstaculizan el progreso de los niños y jóvenes sordos o duros de oído: a. Geografía: La baja incidencia y distribución de la población de niños y jóvenes sordos o duros de oído en Nuevo México, así como el característico rural del estado, añaden tensión a la capacidad del sistema para ofrecer una masa crítica de compañeros, servicios, programas y personal para todos los niños y jóvenes sordos o duros de oído. b. Debido a una variedad de factores, como serían la falta de recursos y de información demográfica precisa, las familias con niños sordos o duros de oído no siempre tienen el acceso suficiente (o en ocasiones, ningún acceso) a los recursos, la información, la promoción, el entrenamiento, los profesionales entrenados y las oportunidades tempranas de comunicación y lenguaje. c. No se ha desarrollado por completo un sistema coordinado que asegure una transición puntual entre una Exploración de la Audición del Recién Nacido fallida, el diagnóstico y la intervención. En el estado, la edad promedio de identificación e intervención para los niños y jóvenes sordos o duros de oído continúa siendo de 18 meses. La intervención a los 6 meses de edad o antes es esencial para el desarrollo apropiado de las capacidades lingüística y cognoscitivas (Yoshinaga-Itano & Appuzzo, 1998). d. Existe una grave falta de personal capacitado, con especialización en sordera, incluyendo maestros, proveedores de servicios, intérpretes, asesores y administradores. Tan sólo un 10% de los maestros que sirven a los niños sordos o duros de oído tienen algún grados en educación para sordos, y solo el 8% tiene licenciatura en educación especial con especialización en sordera (Chinn, 1999). e. Existe una falta de requisitos programáticos y de entendimiento de que el desarrollo de la comunicación y el lenguaje es permanente y formal; el sistema actual no está basado en el desarrollo y acceso a la comunicación. Las leyes, pólizas, actitudes y límites presupuestarios existentes obstaculizan el desarrollo de programas apropiados para los niños y jóvenes sordos o duros de oído. 6 f. Actualmente, el estado carece de mecanismos efectivos de medición de resultados para los estudiantes sordos o duros de oído, incluyendo medición de las capacidades lingüísticas, académicas, sociales y cognoscitivas adecuadas para la edad. g. Actualmente, muchos de los estudiantes sordos o duros de oído en el estado experimentan bajas expectativas y una falta de acceso al programa de estudios general, incluyendo evaluaciones adecuadas. 6 Cuando se puso en acción IDEA en 1975, el Congreso de los Estados Unidos prometió financiar la educación especial hasta en un 40%. Durante los últimos 28 años, este mandato federal de financiamiento federal nunca ha estado por sobre el 15% aproximadamente. Si actualmente IDEA estuviera financiado en su totalidad, Nuevo México recibiría aproximadamente unos $93 millones de dólares adicionales para educación especial. Más allá de esto, la falta de financiamiento apropiado continúa teniendo un impacto fundamentalmente negativo en la provisión de servicios para todos los niños y jóvenes, y ciertamente para aquellos que son sordos o duros de oído. El que los déficites en el presupuesto sean cada vez más comunes, no cambia el impacto individual que dichos fallas tienen sobre nuestros niños y jóvenes.

16 3ª Sección: Recomendaciones del Grupo Operativo 10 A. UN NUEVO MODELO PARA UN SISTEMA DE TRANSMISIÓN DE LA EDUCACIÓN FOMENTADO POR EL LENGUAJE Y LA COMUNICACIÓN Al hacer un llamado para que se dé un cambio en el sistema actual de transmisión de la educación, este Grupo Operativo está presentando un reto serio e importante. Como padres de familia, tutelares y administradores de niños y jóvenes sordos y duros de oído; adultos sordos o duros de oído; y promotores y académicos que tienen un entendimiento agudo de la experiencia de estos niños y jóvenes; proponemos un modelo con la meta última de mejorar los resultados educativos para la niñez y juventud sorda y dura de oído de Nuevo México. El Grupo Operativo solicita de manera urgente el desarrollo de un sistema de entrega de la educación fomentado por el lenguaje y la comunicación que incluya los siguientes componentes críticos: 1. Evaluación de Lenguaje y Comunicación La evaluación apropiada, temprana y en curso de las necesidades de lenguaje y comunicación de los niños y jóvenes sordos o duros de oído es necesaria para ofrecer a los padres de familia, tutelares, y profesionales, los datos precisos de los niveles individuales y actualizados de la capacidad para la comunicación y el lenguaje (y otras áreas) de cada niño. Esta información es fundamental para el proceso de toma de decisión educativa. 2. Desarrollo del Lenguaje y la Comunicación Se requieren servicios y programas tempranos, formales, y continuos que ayuden a los niños y jóvenes sordos o duros de oído a desarrollar y mantener sus habilidades de comunicación y lenguaje adecuadas a su edad. 7 En el 2002, Colorado hizo la recomendación formal de crear tal sistema para su niñez sorda o dura de oído (Departamento de Educación de Colorado y la Escuela para Sordos y Ciegos de Colorado, 2002; División Estatal Especial de Escuelas, Departamento de Educación de California, 2000). 3. Acceso al Lenguaje y a la Comunicación Acceso a una masa crítica de compañeros de la misma edad y con el mismo nivel de comunicación, así como el personal educativo capaz de comunicarse de manera competente en la modalidad de lenguaje y comunicación del niño, son elementos esenciales en el desarrollo de capacidades sociales, lingüísticas y cognoscitivas apropiadas para la edad. Estas tres metas generales deben ser atendidas y conseguidas a través de evaluaciones anuales de comunicación y lenguaje, y de IEPs que pongan el énfasis en la comunicación y el lenguaje. 4. Desarrollo y Diseminación de los Criterios y la Mejor Aplicación de los Programas Dado lo crucial de las necesidades de comunicación y lenguaje de los niños y jóvenes sordos o duros de oído, este Grupo Operativo recomienda enérgicamente que se desarrollen y se difundan (incluyendo a través de la capacitación y el seguimiento) los niveles del programa, la mejor manera de aplicarlos y los indicadores de calidad, incluyendo estrategias lingüísticas y educativas, asistencia y uso técnicos, y otras recomendaciones para mejorar la capacidad de lectura y escritura entre los niños y jóvenes sordos o duros de oído (Ver Apéndice B para una lista de indicadores de calidad que se proponen). 5. Contratación de Personal Un gran problema que enfrenta Nuevo México, así como la nación entera, es una escacez de maestros, asistentes, intérpretes, administradores, asesores de empleo, terapistas de habla, tutores, otros profesionales que estén plenamente capacitados y tengan experiencia en educación para sordos o duros de oído y que puedan comunicarse directa y competentemente con los niños y adultos sordos y duros de oído. 7 El concepto de un sistema de entrega de la educación fomentado por la comunicación y el lenguaje, el cual radica en el corazón de la Agenda Nacional, fue presentado formalmente al Congreso para ser incluido en la reautorización de IDEA, y es la base para los cambios que están siendo contemplados por otros estados.

17 11 El Grupo Operativo recomienda enérgicamente que se den de inmediato los siguientes pasos para: evaluar la situación actual del personal que ofrece servicios a la niñez y juventud sorda y dura de oído de Nuevo México; contratar y capacitar profesionales, en particular, individuos que sean sordos o duros de oído: trabajar directamente con instituciones pos-secundarias y otras instituciones de educación superior, dentro y fuera de Nuevo México, para desarrollar un plan efectivo de contratación; desarrollar programas de capacitación pos-secundaria que den atención especial a la matriculación de estudiantes de Nuevo México que sean Hispanos o Indígenas Americanos, para así aumentar el número de profesionales culturalmente sensibles y capacitados y apoyarlos para que se mantengan dentro del sistema educativo; aplicar las Recomendaciones del Grupo Operativo y la ayuda de NMSD, el Departamento Estatal de Educación, y otras instituciones para desarrollar estrategias que atraigan y retengan maestros calificados y demás personal; y contactar a la Universidad de Gallaudet, a la Universidad Estatal de California en Northridge y a otras instituciones conocidas que entrenan maestros para que nos ayuden a contratar y retener maestros capacitados y entrenados para trabajar con niños y jóvenes sordos o duros de oído. 6. Lineamientos en Caso de Omisión El Grupo Operativo reconoce que la meta a largo plazo de establecer un sistema efectivo de transmisión de la educación fomentado por el lenguaje y la comunicación requiere una línea adecuada de autoridad dentro del estado. Por lo tanto, el Grupo Operativo recomienda, además de las recomendación en la 3B1, un análisis de la importancia que tiene el desarrollo de una estructura consistente en caso de omisión con especialización en la sordera. Como un paso hacia adelante en lograr que se lleve a cabo dicha recomendación, el Grupo Operativo reconoce cuan seria es la necesidad de que NMSD, el SDE, y el DOH, a través del MOU, desarrollen un descripción detallada de la estructura en caso de omisión y de como se va a aplicar y vigilar, de manera adecuada y eficaz, el modelo fomentado por el lenguaje y la comunicación. Consistente con los requisitos de IDEA, el Grupo Operativo recomienda que los programas para niños y jóvenes sordos o duros de oído sean vigilados para determinar la manera en que cubren las necesidades únicas de estos niños y jóvenes, tomando en cuenta la mejor práctica y las recomendaciones delineadas en este reporte. 7. Responsabilidades y Evaluación del Programa Para poder facilitar dicha vigilancia, y desarrollar una base de datos útil sobre como están siendo educados los niños sordos o duros de oído, el Grupo Operativo recomienda que hasta un 10% de IEPs en todo el estado sean arbitrariamente seleccionados y evaluados bajo el contexto de las regulaciones de IDEA, en particular 34 C.F.R (a)(2)(iv), las cuales requieren que el equipo IEP considere las necesidades específicas de comunicación del niño. Dicha auditoría determinaría la salud general de una educación basada en la comunicación, incluyendo los servicios y la asistencia técnica ofrecida a los niños sordos o duros de oído. (Vea la sección anterior para una discusión en relación a la necesidad de tener una línea de autoridad dentro del estado para asegurar la programación apropiada para los niños sordos o duros de oído.) 8. Centro de Recopilación de Información El Grupo Operativo recomienda el establecimiento de un Centro de Recopilación de información para educadores, padres de familia, tutelares y consumidores. El Centro de Recopilación recogería y proveería datos estadísticos e información sobre la amplia serie de servicios de apoyo y de información disponibles para las familias con niños y jóvenes sordos o duros de oído. En cuanto al primer propósito, el Centro de Recopilación establecería una base estadística de datos sobre la cual se podrán desarrollar e implementar de manera efectiva y apropiada las metas de un sistema de transmisión de la

18 12 educación basado en la comunicación y el lenguaje para los niños sordos o duros de oído. Contendría y recogería: una base de datos, incluyendo el número actual de niños sordos o duros de oído en el estado; y datos longitudinales de las estadísticas recogidas sobre el nivel educativo, de empleo y de bienestar de los niños, jóvenes y adultos sordos, En términos de su propósito, sería el de proveer con información a través del Internet y otros medios sobre: servicios de apoyo, incluyendo intervención temprana, desarrollo de lenguaje y comunicación, y otros programas; forma de contactar a todas las agencias/ entidades locales, regionales, estatales y federales que ofrecen apoyo/ servicios para niños y jóvenes sordos o duros de oído y sus familias, desde el nacimiento hasta la edad de 22 años; promoción y otros recursos de apoyo a la familia; y información sobre pérdida de la audición, estrategias educativas, desarrollo del lenguaje y la comunicación, tecnología, programas preparatorios y vocacionales, así como información sobre servicios de seguros, exámenes del oído, asesoría de comportamiento, implantes Coclear e intérpretes. 9. Intervención Temprana Tal como lo refleja el estudio llevado a cabo por los Dres. Yoshinaga y Apuzzo (1998), la exposición al lenguaje y a la comunicación significativa más temprana posible, así como la identificación e intervención no más allá de los 6 meses de edad, son aspectos cruciales para una prognosis positiva en el desarrollo de lenguaje del niño sordo o duro de oído durante sus primeros años de vida. Este Grupo Operativo no puede dejar de subrayar lo suficiente cuán importante es que en Nuevo México se dé la identificación efectiva y temprana, y un sistema de intervención temprana que incluiría: coordinación constante entre el Departamento de Salud, NMSD y los hospitales del estado para asegurar la identificación temprana de la pérdida de audición; un sistema que sea fácilmente accesible para asegurar que las familias tengan los recursos necesarios, incluyendo el entrenamiento requerido para que sus hijos sordos o duros de oído puedan acceder y desarrollar su lenguaje y comunicación desde que nacen en adelante; procedimientos para asegurarse de que una vez que el niño entre a la escuela, sea a la edad de 5 años, o antes, que haya una transición fluida entre aquellas agencias responsables de ayudar a los padres y tutelares a desarrollar la comunicación y el lenguaje con sus hijos, y el sistema educativo de Nuevo México. La información sobre los niveles actuales de las capacidades para la comunicación y el lenguaje deben ser compartidas en forma efectiva entre las agencias; y exámenes de la vista a edad temprana y constante, dado que tantos niños y jóvenes sordos o duros de oído aprenden y se comunican de forma visual. 10. Servicios de Apoyo a los Padres de Familia Además de ser socios centrales en el proceso educativo, los padres y tutelares pasan más tiempo con sus niños, y por lo tanto, son facilitadores y modelos de lenguaje muy importantes. Otros miembros de la familia extendida son crucialmente importantes en el desarrollo de su capacidad para la comunicación y el lenguaje. El Grupo Operativo ha estado recordando/enfatizando la necesidad que hay de recursos de apoyo para los padres de familia y tutelares. Los padres y tutelares también quieren ser tratados como socios equitativos en el proceso del Plan de Estudios Individualizado (IEP) y en la educación de sus hijos. Además de las recomendaciones en 3A1, 3A9, y 3B3, es necesario que en Nuevo México exista una estructura de servicios especiales de asistencia al público que sea expandida por todo el estado para asegurar que los padres y tutelares tengan:

19 13 un conocimiento de los recursos adecuados y de las agencias en Nuevo México que ofrecen servicios educativos, lingüísticos, vocacionales y de salud, y de cómo contactarlos; una información precisa y completa sobre todos los aspectos que se deben tener en cuenta en la educación de un niño con pérdida de la audición, incluyendo las mejores prácticas, estrategias y recursos disponibles para asegurar un desarrollo de la comunicación y el lenguaje lo más tempranamente posible, así como otras recomendaciones para una educación impulsada por la comunicación y el lenguaje; acceso a talleres, capacitación, asistencia técnica y asesoría en todas las áreas educativas/ lingüísticas relevante a los niños y jóvenes sordos o duros de oído, incluyendo calificaciones en exámenes y evaluaciones. Dicho apoyo ayudará a los padres y tutelares conforme trabajan junto con los administradores y miembros del personal de la agencia educativa local en mejorar los servicios para su niños; oportunidad de desarrollar su capacidad para la comunicación y el lenguaje para que puedan cubrir las necesidades de sus hijos; servicios de promoción e información sobre otros recursos que ofrecen apoyo a los padres a nivel estatal y nacional, y acceso a expertos en pérdida de la audición; ayuda para establecer una organización estatal para las familias con niños y jóvenes sordos o duros de oído; y apoyo e información si es que el inglés es su segundo idioma. En términos del IEP y otros procesos educativos, el Grupo Operativo recomienda que: el intercambio de información y actividades entre el hogar y la escuela se dé de manera constante y que se coordine de manera efectiva; y haya entrenamiento sobre los requisitos, propósitos, y procedimientos de IDEA, incluyendo el proceso del IEP, Parte B, la Ley de Americanos con Discapacidades (ADA) y otras leyes y regulaciones que afectan a la niñez sorda o dura de oído. 11. Transición a la Carrera El Grupo Operativo recomienda una sociedad entre la División de Rehabilitación Vocacional, las agencias comunitarias, las instituciones pos-secundarias, y los programas/ escuelas que dan servicio a los estudiantes de preparatoria sordos o duros de oído para asegurar oportunidades adecuadas de trabajo o de preparación universitaria para los niños y jóvenes sordos o duros de oído en Nuevo México. 12. Tecnología El Grupo Operativo recomienda que todas las escuelas y programas que ofrecen servicios a los niños y jóvenes sordos o duros de oído integren la tecnología como parte de la educación de cada niño; la aplicación apropiada de la tecnología es vital para que estos niños puedan tener acceso al lenguaje, la información y oportunidades sobre avance en sus carreras. 13. Apoyo a Agencias Educativas Locales Los distritos escolares locales tienen día a día la importante responsabilidad de proveer un programa educativo adecuado y efectivo para los niños y jóvenes sordos o duros de oído. Necesitan el apoyo y los recursos necesarios para que tengan mayor conocimiento sobre la pérdida del oído y los complejos aspectos en relación a la comunicación y el lenguaje que afectan a los niños sordos y duros de oído, incluyendo: capacitación, talleres y otros servicios internos ofrecidos por el personal adecuado para ayudar a que las agencias educativas locales mejoren sus programas y servicios para los niños sordos o duros de oído; intercambio efectivo de información y recursos entre los distritos escolares y otros depósitos de información regional, estatal, y hasta nacional, sobre las necesidades educativas, de lenguaje y de comunicación de los niños y jóvenes sordos o duros de oído; y