RELACIÓN CON EL BIENESTAR

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "RELACIÓN CON EL BIENESTAR"

Transcripción

1 LA AUTOESTIMA: RELACIÓN CON EL BIENESTAR Y SU TRATAMIENTO Nombre: Joel David Apellidos: Tiscar Cabezas DNI: P Tutor: Oscar Asorey Máster en Psicología Clínica y de la Salud.

2 ÍNDICE Páginas Introducción 1 Objetivos 2 Capítulo I: Concepto de autoestima 1. Breve desarrollo histórico del concepto Errores en la conceptualización de la autoestima 6 3. Definición de autoestima 8 4. Relación entre autoestima y autoconcepto 14 Capítulo II: Áreas de influencia de la autoestima 1. Autoestima y bienestar intrapersonal Autoestima y bienestar interpersonal Relación entre autoestima y psicopatología 26 Capítulo III: Autoestima y cognición 1. Relación entre pensamientos y autoestima Creencias centrales y esquemas Modelo cognitivo de la autoestima baja 39 Capítulo IV: tratamiento de la autoestima 1. La importancia de su tratamiento Características del tratamiento de la autoestima Componentes esenciales del tratamiento Fases del tratamiento de la autoestima 49 Conclusiones: 52 Bibliografía: 54

3 INTRODUCCIÓN: Es un hecho fácilmente constatable que muchos términos y conceptos estrictamente psicológicos, sobrepasan el ámbito de la psicología científica y se incluyen como elemento de referencia habitual en el lenguaje del hombre de la calle para valorar, interpretar o justificar su comportamiento y/o el de sus semejantes. Estos términos que pasan a «estar de moda» frecuentemente se utilizan sin el rigor y la precisión que su significación exige. Uno de los conceptos a los que podemos atribuir estas connotaciones es el de autoestima. Desde los años 80 y especialmente en la última década, la autoestima ha pasado a ser uno de los términos más utilizados en ámbitos no estrictamente psicológicos (publicidad, educación, economía, política, etc.), refiriéndose a ella como algo cuya posesión o carencia determina todas las posibilidades de equilibrio psicológico y éxito personal de un sujeto. Parece ser que el tratamiento de la autoestima se ha convertido en algo sencillo, al alcance de todo el mundo y prácticamente una necesidad en nuestra sociedad, lo cual se refleja en la gran cantidad de materiales de autoayuda, los programas de desarrollo de autoestima y las filosofías positivistas fuera del rigor científico que se encuentran hoy en día. Ocurre además, que la autoestima es uno de los conceptos más complejos y difíciles de precisar dentro de la Psicología, por lo que durante décadas la autoestima ha sido conceptualizada de forma vaga e imprecisa. A pesar de ello, hay que decir que desde los años 80, los diferentes enfoques explicativos e investigaciones psicológicas comienzan a tener presente la autoestima en cualquier intento de explicación del comportamiento humano y a atribuirle un papel relevante en el desarrollo y mantenimiento de muchas patologías. En el DSM-IV,(1995) la autoestima aparece en numerosísimos trastornos como factor predisponerte o mantenedor de los mismos. Así mismo alteraciones en la autoestima es considerado como síntoma importante de numerosos trastornos tanto en la infancia y adolescencia como en la edad adulta (hiperactividad, conductas antisociales, problemas alimentarios, depresión, ansiedad, etc.) Este conjunto de factores concernientes a la autoestima, es decir, su imprecisión conceptual, su popularidad en la sociedad y su importancia para el bienestar del individuo, convierten la autoestima, desde mi punto de vista, en una temática de estudio necesario e interesante para todos aquellos profesionales que se quieran dedicar al ámbito de la psicología clínica y la psicología de la salud. Una comprensión adecuada de este concepto psicológico es fundamental para el tratamiento adecuado de todas aquellas personas cuya autoestima esté afectada y busquen ayuda profesional. Por estos motivos, el presente trabajo consiste en una revisión bibliográfica del constructo teórico autoestima, siendo su tratamiento en el ámbito clínico el principal tema de investigación. 1

4 Objetivo general: Profundizar en el estudio de los elementos necesarios para el tratamiento cognitivo conductual de la autoestima así como su importancia para el bienestar psicológico de la persona desde el modelo cognitivo conductual. Objetivos específicos: 1. Revisar el significado del concepto de autoestima y su principal uso en el ámbito clínico. 2. Describir la relación existente entre autoestima y bienestar personal, interpersonal y psicopatología. 3. Analizar la relación entre autoestima y cognición. 4. Describir aquellos aspectos necesarios para el tratamiento de la autoestima basados en la confirmación clínica o empírica. Resumen de los contenidos: El tema central de este estudio es el tratamiento de la autoestima en el ámbito clínico. La investigación está enmarcada desde un modelo de terapia cognitivo-conductual, por lo que sus contenidos se refieren a los hallazgos empíricos y a la literatura que se encuentra bajo este modelo. La selección del material que se incorpora en este trabajo se basa en el cumplimiento de los objetivos propuestos, los cuales sirven para delimitar una temática de carácter amplio y reducirla a aspectos concretos. El trabajo consta de cuatro capítulos y un apartado final de conclusiones. La distribución de los capítulos está en función de la generalidad y la especificidad con la que es abordado el tema, siendo los dos primeros capítulos de contenido más general sobre la autoestima y los dos segundos más específicos. Aunque, se ha intentado que cada capítulo contenga algún aspecto significativo sobre el tratamiento de la autoestima a nivel clínico, de manera que los contenidos de los capítulos son de carácter sumatorio. Los capítulos se han organizado según los objetivos, siendo el primer capítulo un revisión conceptual, el segundo capítulo contiene una descripción sobre el papel de la autoestima en el bienestar de la persona, el tercer capítulo es un explicación del modelo cognitivo de la baja autoestima y el cuarto capítulo contiene aspectos directos sobre el tratamiento de la autoestima. Finalmente se incluye un apartado de conclusiones generales sobre el material recogido y la descripción de una autoestima saludable. 2

5 CAPÍTULO I: CONCEPTO DE AUTOESTIMA 1. BREVE DESARROLLO HISTÓRICO DEL CONCEPTO. Un aspecto importante que no se puede dejar de señalar en la tarea de precisar el concepto de autoestima, se deriva del análisis sobre la evolución del concepto a lo largo de su historia, ya que conocer el origen y desarrollo de cualquier concepto ayuda, sin duda, a su mejor comprensión. En este sentido, hay que decir que desde el primer intento de definición de la autoestima realizado por William James en 1890 en su obra Principles of Psychology, en el que describe la autoestima como el resultado de la proporción entre éxito alcanzado y las pretensiones (Autoestima= Éxito/Pretensiones), hasta el momento actual, se han producido importantes cambios en este concepto. La mayoría de estos cambios se han orientado en el sentido de que las diversas definiciones sobre autoestima han ido incluyendo alguno o algunos de los elementos a los que se hace referencia al definir la autoestima, tales como evaluación de sí mismo, valoración y juicio personal que implica una aprobación o desaprobación, responsabilidad de uno mismo y frente a los demás, sentimiento de la propia valía y sentimientos asociados a esa valoración, etc. (Roosenberg, 1979; Brisset, 1972; Coopersmith, 1981; Bednar, Wells y Peterson, 1989; Burns, 1990; Gorrell, 1990; Branden, 1997; Cross y Madson, 1997; Berk, 1998; Arroyo, 1999; Clark, Clemens y Bean, 2000; Clemens y Bean, 2001). El concepto de autoestima ha sido definido y utilizado por numerosos psicólogos desde prácticamente todas las corrientes de psicología, por lo que son incontables la cantidad de definiciones o concepciones que se pueden recoger en la bibliografía. A pesar de ello, son seis los autores que parecen haber influenciado más en el desarrollo de este concepto. En primer lugar, cabe destacar a William James, el cual es creador de este concepto, y cuyo enfoque inicial considera la autoestima como un fenómeno afectivo que se experimenta como una sensación o emoción. Este proceso se ve afectado por el éxito y el fracaso del individuo y sirve para su mejora. James elaboró el concepto de autoestima basando en la interacción de valor, éxito y competencia. En segundo lugar, cabe destacar las aportaciones de Rober White, 1963, desde un enfoque psicodinámico, el cual ve a la autoestima como un fenómeno que se ve afectado por la experiencia y a su vez efectúa y genera el comportamiento. Consideró que la autoestima teníados fuentes: una interna (logros propios) y una externa (las afirmaciones de los demás. El concepto de competencia es fundamental en este enfoque. En tercer lugar, se pueden destacar las aportaciones de Morris Rosenberg, 1965, desde una aproximación sociocultural. Aquí la autoestima es definida como una actitud, tanto positiva como negativa, que la gente tiene sobre sí misma. Se concibe la autoestima como producto de las influencias de la cultura, sociedad, familia y las relaciones interpersonales. Es decir, que la cantidad de autoestima que un individuo tiene es proporcional al grado en que es capaz de medirse de forma positiva respecto a una serie de valores. Ronsenberg relacionó autoestima con ansiedad y depresión. Su teoría se basa en los resultados del análisis de un gran número de sujetos (5000). Los 3

6 sentimientos y las creencias respecto a al valor propio o dignidad son centrales en este acercamiento. En cuarto lugar, desde la perspectiva conductual, Stanley Coopersmith, 1967, adoptó una comprensión de la autoestima semejante a la de Rosenberg, ya que consideraba la autoestima como una actitud y una expresión de la dignidad. También la relacionó con ansiedad y depresión. Coopermish incluyó el éxito y la autovalía como indicadores de autoestima. Desde este enfoque se concibe la autoestima como un constructor o rasgo adquirido. Un individuo aprende cuan valioso es inicialmente de sus padres. Esto se refuerza por otros. Los niños adquieren y copian el modelo de respecto y autoestima que ven en sus padres. Sus hallazgos provinieron de técnicas observacionales en situaciones control así como de casos de estudio y entrevistas. El mayor inconveniente de esta teoría fue que sus fuentes de información se basaron solamente en mujeres de mediana clase que estaban en la infancia y la adolescencia. En quinto lugar, la perspectiva humanista de Nathaniel Branden, 1969, también es de gran relevancia para el desarrollo de este concepto. Se define la autoestima como una necesidad huma básica y se hace especial énfasis en los sentimientos de autovalía y competencia. Además, se introduce que la falta de esta tiene graves consecuencias para el desarrollo del individuo, como abuso, suicidio, ansiedad y depresión. Se considera la autoestima como una estructura de naturaleza dinámica estrechamente relacionada con la habilidad de vivir de tal forma que honremos la forma en que nos vemos a nosotros mismos. El sentido de competencia, valor propio, autoconfianza y respeto propio son fundamentales en esta teoría. La gran limitación de esta teoría es que no se basa en hallazgos científicos sino en un pensamiento filosófico. En sexto lugar, desde el enfoque cognitivo-conductual, Seymor Epsein, 1985, considera la autoestima como una necesidad humana basada en la dignidad y que esta constituye una fuente de motivación para el individuo. La autoestima es vista como consecuencia de un comprensión individual del mundo, de los otros y quien somos nosotros en relación a ellos. Se considera que existen distintos niveles de autoestima: autoestima global la cual afecta a todo el individuo en conjunto; intermedia la cual es específica de ciertas áreas, es un ejemplo de competencia, simpatía o poder personal; situacional, la cual es un expresión de la autoestima en el día a día. La autoestima global y la intermedia afectan a la situacional. Los límites de esta teoría es que Epsein se preocupó más del estudio del desarrollo de la personalidad que no de la autoestima. El interés científico por la estimación del yo (identidad, self, autoimagen, etc.) aparece pronto en la investigación del comportamiento (James, 1890/1990). Las revisiones sistemáticas de Wells y Marwell (1976) y de Wylie (1974) señalan un notable crecimiento de investigaciones sobre la autoestima desde los años cincuenta hasta mediados de los setenta. Después de un pequeño descenso en esa época, la producción científica no ha cesado, con más de siete mil artículos y seiscientos libros publicados sobre uno de los aspectos más atractivos y a la vez complicados. De este modo, la autoestima se ha operativizado como una variable mediadora de múltiples situaciones psicológicas, educativas y sociales. También se ha tomado como una variable independiente, en el sentido de que la autoestima influye sobre la conducta orientándola hacia una dirección o, por el contrario, como variable dependiente porque responde a la influencia de factores externos. 4

7 En la actualidad, el estudio de la autoestima ha alcanzado una importancia social más amplia de la que se ha concedido en el ámbito de la investigación psicológica. Por ello, podemos decir, de acuerdo con las afirmaciones de algunos autores interesados en este tema tales como Burns, (1990); Branden, (1997); Clark, Clemens y Bean, (2000); Clemens y Bean, (2001) que aún en estos momentos, sobre el concepto de autoestima pesan algunas imprecisiones terminológicas y conceptuales que es necesario abordar, imprecisiones que parece que no sólo se manifiestan a este nivel, sino también respecto al papel que la autoestima tiene en la dinámica del comportamiento humano. Por ello, en el presente trabajo, se abordan cuestiones referidas a la definición y conceptualización de la autoestima y a la manifestación e importancia de la autoestima en la dinámica del comportamiento humano. 5

8 2. ERRORES EN LA CONCEPTUALIZACIÓN DE LA AUTOESTIMA Como señala Branden, (1997), es de gran importancia dejar claro que la autoestima tiene un significado preciso y específico y que no obstante, uno de los problemas más importantes que plantea la investigación sobre la autoestima es la falta de rigor conceptual, lo que conlleva que atributos y características diferentes sean denominados genéricamente con el mismo término de «autoestima». Una de las primeras dificultades para lograr esta precisión, surge de la utilización de términos como «autoconcepto», «autoimagen», «autoconfiguración», «concepto de sí mismo», entre otros, como sinónimos de autoestima. Estos términos, que mantienen una estrecha relación entre sí y con el de autoestima, son, sin embargo, diferentes en su significación y en su dinámica (Burns, 1990; Branden 1997; Berk, 1998; Clemens y Bean, 2001). Otro aspecto que también está contribuyendo a dificultar un acercamiento adecuado y con rigor al concepto de autoestima, es la frecuencia con que se hace referencia a la autoestima como un concepto que incluye única y exclusivamente «cualidades positivas», excluyendo cualquier aspecto negativo o limitación. No cabe duda, que la dimensión valorativa intrínseca en la autoestima, nos puede inducir a considerar que únicamente han de tenerse en cuenta las habilidades, cualidades y competencias de un sujeto, o lo que es lo mismo los aspectos positivos o valorables individual o socialmente. Sin embargo, hay que indicar que, desde el punto de vista de la psicología científica, esta valoración del concepto de sí mismo, que es lo que identifica a la autoestima, debe emanar no sólo de los aspectos y cualidades positivas del sujeto, sino también de aquellos aspectos negativos y limitaciones que se incluyen como parte esencial de él mismo. Es decir, la persona con una «alta autoestima» no es aquella que siempre es competente y muestra conductas y habilidades positivas y adecuadas en todo momento y en todas las situaciones, sino que la persona con una «adecuada autoestima» es aquella que, por supuesto, va a valorarse de forma positiva pero además se acepta y se siente bien con el tipo de persona que es. Esto implica que será capaz de identificarse y aceptarse como es, con sus habilidades y capacidades y con las limitaciones y defectos que tiene, diferenciando cuando ha de aceptarlos o si debe intentar su modificación o superación. En esta misma idea, Branden, (1997), señala que la autoaceptación está implícita en la autoestima, puntualizando que autoaceptación no es aprobación incondicional y sin más de todas las facetas de nuestra personalidad, como algo que no es necesario cambiar. Al contrario, autoaceptación es asumir nuestros pensamientos, sentimientos, conductas como manifestaciones de nosotros mismos, sin que ello suponga su aprobación incondicional, o lo que es lo mismo, aceptando que algunos de esos aspectos no los aprobamos y deseamos cambiarlos y mejóralos. Es también frecuente la consideración errónea de la autoestima como sinónimo de una «alta competencia social», entendiendo por competencia social la popularidad, el prestigio social, las posesiones materiales, el triunfo, el conocimiento, la aclamación por los demás e incluso la adulación y la alabanza. Nada más lejos de la realidad, ya que la autoestima no se construye a partir de esos elementos externos a uno mismo, sino que es una experiencia interna que se construye, como ya se ha indicado, a partir de lo que yo pienso y siento respecto de mí mismo, lo que no supone ignorar o despreciar las opiniones y valoraciones de los demás respecto de mí. 6

9 En efecto, lo que los demás piensan de mí, sus valoraciones y aclamaciones, son un elemento de retroalimentación, importante, esta función de feedback que sobre un sujeto ejercen las opiniones de los demás respecto a él, nunca debe convertirse en un factor determinante del que dependa la percepción y valoración que tenemos de nosotros mismos. Cuando las opiniones, las alabanzas y las valoraciones de los demás se convierten en el único referente para la autoestima, el sujeto debe satisfacer constantemente las expectativas de los demás, renunciando a las propias, se sentirá atrapado en la adulación y aprobación de los demás, todo lo cual acabará generando insatisfacción, inseguridad y ansiedad. Otra de las cuestiones que interviene en las dificultades para conceptualizar la autoestima es la frecuencia con que la autoestima se conceptualiza como un factor unitario y «unidimensional», capaz por sí mismo de explicar y justificar todas las conductas, actitudes, fracasos o éxitos de las personas. Frente a esta concepción unidimensional, está el concepto adecuado de autoestima en el que se entiende ésta como una realidad «multidimensional», tanto desde el punto de vista estructural, en cuanto que entendemos que la valoración que el sujeto hace de su autoconcepto (capacidades, actitudes, valores, habilidades) puede ser diferente en los distintos ámbitos y dimensiones de su vida (familiar, escolar, físico, social), como desde el punto de vista dinámico, ya que hace referencia a una forma de vida, a un estilo de vida del sujeto en el que la autoestima se incluye como elemento esencial de la dinámica del comportamiento tanto en el normal como en el patológico. Es decir, la autoestima posee una naturaleza «multifacética» o lo que es igual, existen variaciones en la autoestima de acuerdo con los diferentes escenarios en los que la persona interactúa, se relaciona y lleva a cabo su conducta. Por último, la autoestima también ha sido entendida en algunos casos como una capacidad de autoafirmación frente a los demás en la que no caben limitaciones ni restricciones. Se enfatiza, en este caso, una forma de comportamiento en el que la defensa de nuestras opiniones, intereses y derechos personales requiere enfrentamiento e imposición a los intereses y opiniones de los demás. En este caso, la crítica y el cuestionamiento de los otros por las propias opiniones se vivencia como un ataque, del que lógicamente me debo defenderme imponiendo mi criterio ante los demás. Lo más problemático en esta forma de entender y expresar la autoestima, es que se la identifica con un patrón de comportamiento que erróneamente se denomina «comportamiento asertivo», cuando en realidad, estamos ante un modo de interacción con los demás, que responde a un patrón de comportamiento denominado «agresivo». 7

10 3. DEFINICIÓN DE AUTOESTIMA En el intento por definir de forma precisa y exacta el concepto de autoestima, existen tres tendencias principales entre las que se encuentran todas las posibles definiciones válidas o que cuentan con aceptación entre la comunidad científica. La primera forma de describir autoestima es en términos de dignidad, o como Rosenberg (1965 p.60) dice, Autoestima, es una actitud positiva o negativa hacia un objeto en particular, el yo. La alta autoestima expresa el sentimiento que uno es lo suficientemente bueno". La comprensión de la autoestima en términos de mérito o dignidad tiene ciertas ventajas, especialmente en términos de diseño de la investigación. Un enfoque unidimensional como este, hace relativamente fácil llevar a cabo investigación sobre autoestima. Por ejemplo, definir la autoestima como un tipo particular de creencia, actitud, o efecto hace posible diseñar una encuesta o escala que evalúa las indicaciones de mérito (así como la falta de ella); administrar el instrumento a cualquier número de personas; y correlacionar las respuestas con la edad, género, raza y así sucesivamente. De hecho, esta manera de entender la autoestima, es decir, en términos de mérito parece ser la definición más comúnmente utilizada por muchos investigadores. (Baumeister, Smart,& Boden, 1996). La autoestima seria entendida como una "evaluación global y favorable de uno mismo". Desafortunadamente, la comprensión de la autoestima en solamente términos de dignidad también conduce a problemas serios. Uno de los más importantes es que si definimos la autoestima, como un fenómeno interno, como una actitud, creencia o sentimiento, ocurre una simplificación de su concepto y dimensión. Este problema a menudo se traslada a ámbitos como el diseño de programas de mejora de la autoestima que sólo se centran en hacer que las personas se sienten bien consigo mismas. Aunque no hay nada inherentemente malo en ayudar a las personas a que se sientan bien consigo mismas, la definición de autoestima debe estar conectada con la realidad a través de formas correspondientes de conducta. Este tipo de perspectiva promueve la total aceptación del individuo sin valorar si sus conductas son positivas o negativas, y esto no es terapéutico siempre.(baumeister et al.1996; Damon, 1995). Afortunadamente, hay dos otras formas de definir la autoestima que han alcanzado relevancia en el campo de la investigación. La segunda tendencia existente es la de conceptualizar la autoestima en términos de eficacia. Por ejemplo, es bien sabido que cuando William James habló primero de la autoestima en 1890, la describió como una fracción o la relación entre nuestros logros y nuestras aspiraciones. Según este enfoque, nuestra autoestima depende totalmente de lo que nosotros mismos hagamos y en lo que nos apoyamos. Se determina por la relación de nuestros éxitos en relación a las metas que tengamos; una fracción en la cual nuestras pretensiones son el denominador y el numerador nuestro éxito. Esta fracción puede incrementarse, tanto, al disminuir el denominador como incrementando el numerador. (James, 1890 de 1983, p.296). Este enfoque de autoestima destaca un cierto tipo de comportamiento en lugar del afecto, la actitud o las creencias. Debido a que respalda la eficacia de uno mismo, requiere una acción, especialmente de una acción eficaz, o la competencia. Aunque mucho es menos común en lestos días, este punto de vista tiene un apoyo considerable, especialmente entre aquellos que se acercan a la autoestima en el ámbito de la psicología del desarrollo. (Harter, 1993; Papa, McHale & Craighead, 1988, 8

11 blanco, 1963). Comprender la autoestima en términos de competencia implica tener objetivos, desarrollar habilidades para adecuarlos a la realidad. Este enfoque tiene sus propias ventajas. Una de ellas es que la competencia está ligada al comportamiento, que es más fácilmente observable que los sentimientos, actitudes o creencias. Las habilidades para resolver el problema (o la falta de ellas) y logros (o errores) pueden ser vistos e incluso medidos. Además, la competencia es parte de muchos procesos importantes del desarrollo que ya conocemos, tales como dominar las habilidades cognitivas, académicas, sociales y ocupacionales. Este es un enfoque más conductual. Esta orientación sobre la definición de autoestima hace más fácil centrarse en pensar o investigar las conexiones entre la autoestima y acciones individuales. Por lo menos, esta forma de comprensión de autoestima reduce el número de críticas en relación al trabajo psicológico que se centra en simplemente hacer a la gente sentirse bien. Debe decirse que este enfoque también presenta algunos inconvenientes.. Quizás el más importante entre ellos es que hay muchos tipos de comportamiento en el que uno puede llegar a ser muy bueno, pero que también son negativos, y por tanto contradicen la noción de autoestima como un fenómeno psicológico positivo. Por ejemplo, un individuo podría ser altamente cualificado en mentir, engañar, intimidar, violar los derechos de los demás y etc. Sin embargo, este tipo de comportamiento es antiético, y contrario a los tipos de competencias asociadas con la autoestima alta, verdadera o sano. Además, hay muchas personas que sufren de baja autoestima, pero que también resultan ser muy competentes en diversas áreas, tales como negocios, instituciones académicas, atletismo etc., y que no se sienten dignos de disfrutar de su éxito. Del mismo modo, la mayoría de terapeutas han conocido a personas que parecen tenerlo todo, y que la vida les va bien en términos de carrera o matrimonio, pero que luego se suicidan; sin duda no reflejan la autoestima alta, positiva o saludable. El tercer y último enfoque principal sobre la definición de autoestima parece evitar estas dificultades porque se basa en una relación entre la competencia y mérito. Visto de esta manera, la autoestima tiene dos aspectos interrelacionados: implica un sentido de eficacia personal y un sentimiento de valía personal. Es la suma integrada de confianza en sí mismo y dignidad. Es la convicción de que uno es competente para vivir y digno de la vida. (Branden, 1969, p.110) La principal diferencia entre esta definición y los otros es que se entiende la autoestima como un fenómeno más complejo que consta de tres componentes en lugar de sólo uno. La competencia es uno de ellos, lo que significa que la autoestima se refleja en una clase determinada de comportamiento, a saber, comportamiento que es eficaz o exitoso. Otro componente es el mérito, lo que implica la sensación de que se es en cierto sentido bueno y que se merece respeto. El tercer componente, está expresado por la palabra y, puede ser el más importante, ya que especifica que existe una relación entre lo que se hace en el mundo y cómo se siente un individuo acerca de sí mismo. Dado que cada componente es tan importante como cualquier otro, su relación se basa en el equilibrio. Por un lado, autoestima implica mérito, pero debe ganarse ese mérito, lo que significa que dependerá de si el sujeto se comporta de forma competente. Por otra parte, existe relación entre la dignidad, las actitudes o creencias de mérito, en relación a su competencia. El tipo de acciones en las que el sujeto se puede sentir competente deben consistir en acciones que son dignas, no sentimientos de éxito o actividad negativas. Como veremos, cualquier desequilibrio 9

12 significativo entre estos componentes cruciales es importante porque crea problemas relacionados con la autoestima Hay varias ventajas en la conceptualización de la autoestima como una relación dinámica entre la competencia y el mérito que le otorga valor a esta definición. Por un lado, este enfoque no cae en los peligros de los enfoques unidimensionales. En su lugar, vemos que la autoestima es ni principalmente un componente interno (cognitivo, actitudes o afectivo) ni meramente externa (comportamiento que es simplemente eficaz pero no necesariamente sano o meritorios). En otras palabras, la autoestima es vista como un fenómeno vivido, es decir que implica pensamientos, sentimientos y el comportamiento que se conectan entre sí como una forma unificada de la experiencia y la percepción. Esas experiencias son significativas porque están conectados a la propia identidad como persona. La investigación basada en esta definición tiende a concentrarse en examinar las experiencias de la vida real que aumentan o disminuyen la autoestima. Este tipo de trabajo es generalmente más cualitativo que encuestas o experimentos, pero se consiste en una fuente de datos, que es extremadamente rica y sustancial. Por ejemplo, dicha investigación indica muy claramente que cuando las personas describen lo que ocurre para ellos en términos de su propia autoestima, hablan sobre competencia y mérito juntos en lugar de cada uno por separado (Epstein, 1979; Jackson de 1984; Mruk, 1983). Además, los trabajos con una orientación más empírica también apoyan esta posición. O ' (Bartoletti & Brien, 2003; Hakim-Larson & Mruk, 1997; Tafadori & Swann, 2001). En segundo lugar, la comprensión de la autoestima en términos de competencia y mérito también presenta una tipología natural de autoestima y problemas de autoestima. Por ejemplo, es posible describir el mérito como un eje vertical que varía de forma muy baja (sintiendo muy indigna) a muy alta (sintiendo muy digna) y la competencia como un eje horizontal, que van desde muy baja (extremadamente ineficaz) a muy alto (muy efectivo). Este modelo permite hablar sobre niveles de autoestima. A pesar de que no es posible entrar en detalles, es importante tener en cuenta que este enfoque de autoestima muestra lo que la literatura dice que debemos ver: que hay ciertos niveles y tipos de autoestima. Por ejemplo, el cuadrante superior de la matriz es perfectamente compatible con la posición que describe una autoestima positiva, sano o alta en competencia y mérito. La baja autoestima, por el contrario, implica dificultades con los sentimientos de dignidad y con ser competente, por lo que se encuentra en el área opuesta. La literartuara muestra cómo trabajar con competencia y mérito acomoda la investigación a las conductas reales sobre la autoestima, tales como la relación entre la autoestima y diversas formas de depresión (baja autoestima), narcisismo o agresión (autoestima defensiva) y capacidad de hacer frente a las dificultades. (alta autoestima). (Mruk, 1999,2006). Estas tres perspectivas sobre la definición de autoestima son las más populares entre la literatura y el campo de la investigación. No obstante parece que parte de la confusión existente, nace de la falta de acuerdo respecto del constructo en sí mismo. A continuación se explican también las tres formas más corrientes de trabajar sobre este constructo: 10

13 Autoestima global: Autoestima Rasgo Algunas veces la autoestima se utiliza para hacer referencia a una variable de personalidad que representa la forma en que la gente acostumbra a sentir o pensar sobre ellos mismos. Los investigadores llaman a esta forma de autoestima, autoestima global o autoestima rasgo, ya que permanece relativamente estable a través del tiempo y las situaciones. Existe un gran número de definiciones de autoestima global. Algunos investigadores tienen un enfoque puramente cognitivo y asumen que la autoestima global es la decisión que la gente toma respecto a su valor como persona. (Coopersmish, 1967; Crocker & Park 2004; Crocker & Wolfe, 2001), otros enfatizan los procesos emocionales y definen la autoestima global como un sentimiento de afecto por uno mismo que no se deriva de procesos racionales ni evaluativos (Brown,1993, 1998; Brown & Marshall, 2001, 2002). Acorde a este tipo de conceptualización, la autoestima global se ha comprobado que es estable a través de la edad adulta y que contiene un cierto componente genético relacionado con el temperamento. Neiss, Sedikides, & Stevenson, 2002). Sentimientos de valor propio: Autoestima Estado El concepto de autoestima también se utiliza para referirse a las reacciones de autoevaluación que tenemos frente a situaciones de la vida. De este modo se utiliza el concepto de autoestima cuando se habla de situaciones que pueden amenazar la autoestima o por el contrario pueden estimularla o desarrollarla. En muchas investigaciones se utiliza el término autoestima estado para hacer referencia al tipo de emociones que llamamos de autovalía, o valor propio, y también expresa la forma en las personas piensan y sienten respecto a ellos mismos (Heatherton & Polivy, 1991; Leary, Tambor, Tedal, & Donws, 1995; McFarland & Ross, 1982; Pyszcynski & Cox, 2004). Este tipo de conceptualización demuestra cierta equivalencia entre los dos conceptos (autoestima global y autoestima estado), aunque la diferencia fundamental es que la autoestima global persiste mientras que los sentimientos de autovalía son temporales. Otros autores que defienden la autoestima rasgo están en desacuerdo con esto último, ya que argumentan que las reacciones emocionales momentáneas ante eventos positivos o negativos no son una analogía adecuada para explicar como la gente se siente en general respecto a ellos mismos. (Brown,1993, 1998; Brown & Dutton, 1995; Brown & Marshall, 2001, 2002). Autoevalucaciones: Autoestima como competencia específica Finalmente, la autoestima se utiliza para hacer referencia a la forma que las personas evalúan diversas habilidades o atributos propios. Por ejemplo, una persona que duda sobre su habilidad en la escuela puede decir que tiene una autoestima académica baja y una persona que piensa que se le dan bien los deportes puede decir que tiene una alta autoestima atlética. Los conceptos de autoconfianza y autoeficacia también se utilizan para referirse a este tipo de creencias. Aunque muchos autores prefieren llamar a estos conceptos auto-evaluaciones o auto-examinaciones, para referirse a la manera en que las personas evalúan su atributos físicos, habilidades y características de personalidad. Aunque no todo el mundo hace estas distinciones. De hecho, numerosas escalas de que evalúan autoestima incluyen subescalas que miden las autoevaluaciones en múltiples competencias (Harter, 1986; Marsh, 1993; Shavelson, Hubner, & Stanton, 1976). Desde esta perspectiva, la gente tiene diversos niveles de 11

14 autoestima de diversas áreas. Una persona puede tener una autoestima deportiva muy alta pero baja autoestima artística, mientras que otra puede tener baja autoestima matemática pero alta autoestima social. Aunque conceptualmente son distintos, los tres constructos se encuentran estrechamente relacionados. Las personas con una autoestima alta se evalúan de forma más positiva y experimentan niveles más altos de autovalía que la gente con baja autoestima. (Brown, 1998). Esta asociación lleva a los investigadores a considerar de que forma estos constructos están relacionados. Existen dos modelos explicativos que establecen la relación entre ambos: Modelo Cognitivo de Autoestima: Bottom-up La mayoría de investigadores en psicología de la personalidad asumen que estos constructos se relacionan mediante este modelo. El modelo Bottom-up sostiene que el la retroalimentación evaluativa,( por ejemplo: éxito o fracaso, aceptación interpersonal o rechazo), influencia las autoevaluaciones, y que las autoevaluaciones determinan los sentimientos de autovalía y autoestima global. Este modelo considera que la autoestima se basa en las creencias fundamentales sobre las cualidades particulares. Si piensas que eres atractivo, y si piensas que eres inteligente, y si piensas que eres popular, entonces tendrás una autoestima alta. Una variante de esta aproximación asume que no todas las autoevaluaciones influyen en la autoestima. Las autoevaluaciones en competencias de mucha importancia personal ejercen una fuerte influencia sobre la autoestima, pero las autoevaluaciones sobre áreas de poca importancia personal ejercen muy poca influencia. Por ejemplo, se ha comprobado que algunas personas basan su autoestima en su nivel de competencia o habilidad, mientras que otras lo basan en su sus habilidades sociales ( Josephs, Markus, & Tafarodi, 1992). Para predecir autoestima, primero ponderamos cada una de las autoevaluaciones según su importancia y después sumamos esos valores. El modelo Bottom-up añade otro precepto. Debido a que se supone que las autoevaluaciones subyacen a la autoestima global, el modelo asume que los efectos de la autoestima global son debidos a las autoevaluaciones subyacentes. Por ejemplo, si encontramos que gente con alta autoestima persisten por más tiempo después del fracaso que la gente con baja auto-estima, debe ser porque la gente de alta autoestima tiene más confianza en su habilidad para tener éxito (Blaine & Crocker, 1993). Diversas teoría psicológicas mantienen este modelo ( Tesser, 1998 & Steele, 1998). Otros incluso, sugieren que la autoestima global tiene poco valor en sí y que las investigaciones deben basarse en las autoevalucaciones. (Crocker& Wolfe, 2001; Marsh, 1990). Modelo Afectivo de Autoestima: Top-Down Los modelos afectivos ofrecen un forma alternativa en la explicación sobre como funciona la autoestima. En relación a esta aproximación top-down, la autoestima se desarrolla temprano en la vida como respuesta a factores temperamentales y relaciones, y una vez formada, influencia las autoevaluaciones y sentimientos de 12

15 autovalía. (Brown, 1993, 1998; Brown, Dutton & Cook, 2001; Brown & Marshall, 2001, 2002; Deci & Ryan, 1995). En este modelo se considera que las evaluaciones, en términos de retroalimentación, no afectan la autoestima global. En vez de eso, la autoestima global y las evaluaciones recibidas se combinan para influir en las autoevaluaciones y los sentimientos de propia valía. El efecto interactivo se acentúa fuertemente cuando las personas confrontan retroalimentaciones negativas como fracaso en competencias de éxito o rechazo interpersonal. Cuando la gente con autoestima baja se encuentra con feedback negativo, sus autoevaluaciones se convierten en más negativas y sus sentimientos de autovalía fallan. Cuando personas con alta autoestima se encuentran con retroalimentación negativa, ellos mantienen sus evaluaciones altas y se protegen o restauran rápidamente sus sentimientos de autovalía. Desde esta perspectiva, ésta sería la principal ventaja de una autoestima alta: permitir a los sujetes equivocarse sin tener sentimientos negativos o desagradables sobre sí mismos. 13

16 4. RELACIÓN ENTRE AUTOESTIMA Y AUTOCONCEPTO A lo largo de la historia de la literatura científica al término autoconcepto, en general, se le han dado y aún se le dan diferentes interpretaciones, sin que, a veces, se puedan delimitar con precisión y claridad los términos y ámbitos que se manejan (Burns, 1990). Los conceptos de autoestima y autoconcepto han sido utilizados muchísimas veces de forma intercambiable a lo largo de la literatura y de la investigación. A pesar de que son muchos los trabajos de investigación realizados, se observa cierta confusión conceptual. La evidencia empírica señala efectivamente la diversidad de factores subyacentes a la medición del autoconcepto y de la autoestima, pero también señalan la relación existente entre ellos, (Bagozzi & Heatherton, 1994; Heatherton & Polivy, 1991; Marsh, 1989; Marsh & Byrne, 1993; Marsh, Byrne, & Shavelson, La autoestima se encuentra íntimamente relacionada con el autoconcepto, y puede definirse como la actitud positiva o negativa hacia un objeto particular, el sí mismo (Rosenberg, 1965), lo que supone un componente valorativo del autoconcepto. La diferenciación entre ambos conceptos no es nítida, habiendo autores a favor de una diferenciación (Watkins & Dhawan, 1989), y autores partidarios de su estrecha relación teórica y empírica (Shavelson et al., 1976). La diferenciación entre ambos conceptos es, si cabe, aún más difícil en la operacionalización de ambos conceptos en instrumentos de medida concretos (Romero, Luengo, & Otero-López, 1994). El modelo de Shavelson y col. (1976) ofrece una salida constructiva a las dificultades de la investigación en autoconcepto mediante la formulación de una definición de constructo que describe el autoconcepto en términos generales como la percepción que un individuo tiene de sí mismo, compuesta además por siete aspectos específicos: multidimensional, jerárquico, estable, evolutivo, descriptivo y evaluativo y diferenciable de otros constructos. A mi juicio es el modelo con más influencia en estos momentos y que sintetiza las características y aspectos del autoconcepto es el modelo multidimensional y jerárquico de Marsh y Shavelson (1985), validado por Byrne y Shavelson (1986) y revisado en su estructura académica por Marsh (1990). En un intento por distinguir estos conceptos, algunos autores asocian el autoconcepto a los aspectos cognitivos del conocimiento de uno mismo, y utilizan la denominación de autoestima para los aspectos evaluativo y afectivos. En esta dirección Fierro (1990) considera que el concepto de sí mismo equivale al autoconocimiento, entrando en éste toda clase de actividades y de contenidos cognitivos; no sólo conceptos, sino también preceptos, imágenes, juicios, razonamientos, esquemas mnésicos. Los juicios acerca de uno mismo constituyen probablemente la organización cardinal de todo ese sistema de autoconocimiento. En ellos cabe diferenciar cuanto menos, dos clases de juicios: descriptivos y evaluativos. Los descriptivos se refieren a cómo somos de hecho, tomando en consideración nuestra edad, sexo, profesión, características físicas, modo de comportamiento, etc. Los juicios evaluativos conciernen al aprecio o valoración que nos merece cada una de nuestras características. La autoestima constituye la porción valorativa del autoconcepto, del autoconocimiento. La relación entre autoconcepto (descriptivo) y autoestima (valorativa) es de naturaleza jerárquica, la autodescripción sirve a la autoevaluación positiva y ésta, a su vez, cumple funciones de protección del sistema de la persona. No obstante, todos los juicios autodescriptivos van siempre acompañados de juicios evaluativos, puesto que todos los enunciados relativos a nosotros mismos implican en mayor o menor medida 14

17 connotaciones de valor. En este sentido, ya que las dimensiones cognitiva y afectiva no son fácilmente separables, por regla general se acepta el término autoconcepto en un sentido amplio que abarca ambas dimensiones. Por ello, Cardenal y Fierro (2003) definen el autoconcepto como un conjunto de juicios tanto descriptivos como evaluativos acerca de uno mismo, consideran que el autoconcepto expresa el modo en que la persona se representa, conoce y valora a ella misma, matizando que aunque a menudo se usan de manera equivalente autoconcepto y autoestima, ésta última, en rigor constituye el elemento valorativo dentro del autoconcepto y el autoconocimiento. El componente de agente evaluativo que caracteriza la autoestima es el más destacado y de mayor cuerdo, incluso entre aquellos autores que consideran la autoestima como un aspecto del autoconcepto (Berk, 1998) o cómo un componente del autoconcepto (Burns, 1990), en cualquier caso, incluye juicios de valor sobre la competencia de uno mismo y los sentimientos asociados a esos juicios. Como señala Coopersmith, (1967), la autoestima es la dimensión evaluativa dentro del autoconcepto que se identifica como una actitud positiva o negativa de aprobación o desaprobación personal, respecto a sí mismo y por lo que es. La autoestima es, por tanto, la valoración que el sujeto hace de su autoconcepto, de aquello que conoce de sí mismo. Por otro lado, es también aceptada la idea de que el autoconcepto o concepto de sí mismo, hace referencia a aspectos cognitivos o de conocimiento, se define como el conocimiento y las creencias que el sujeto tiene de él mismo en todas las dimensiones y aspectos que lo configuran como persona (corporal, psicológico, emocional, social, etc.). Implica una descripción objetiva y/o subjetiva de uno mismo, descripción que lógicamente contiene multitud de elementos o atributos (mujer, casada, baja, ambiciosa, amante de la música, etc.) que sirven para distinguir a una persona como única y diferente de todas las demás. El listado de atributos puede ser ilimitado, sin embargo no estarán todos en el mismo nivel, sino que la persona los jerarquiza según un orden de importancia personal, pudiendo cambiar de rango en función del contexto, de la experiencia o de los sentimientos del momento. En este sentido, una persona puede incluir en su autoconcepto como elementos centrales atributos referidos a su profesión (médico, político,) o a su estado civil (soltero, divorciado,) o a elementos raciales (árabe, blanco, negro) en función de la importancia que tienen para él esos atributos o de criterios más externos como puede ser la valoración social. En cualquier caso, lo que ocurre es que en esa autodescripción y en la selección de los atributos están influyendo aspectos emocionales y de evaluación. Es precisamente este aspecto evaluativo del autoconcepto, lo que la mayoría de los autores denomina «autoestima». 15

18 CAPÍTULO II: ÁREAS DE INFLUENCIA DE LA AUTOESTIMA La autoestima juega un papel fundamental en el comportamiento humano, en el sentido de que una autoestima sana y adecuada se expresa y genera en el sujeto conductas sanas, productivas y equilibradas y que alteraciones en la autoestima se relacionan con trastornos y problemas en la conducta. Quiere esto decir, la autoestima es un elemento esencial en la adaptación del sujeto tanto a sus propias necesidades y demandas como a las que provienen del entorno social con el que interactúa. En definitiva, la autoestima se puede considerar como uno de los recursos psicológicos más importantes de que disponemos para lograr el mejor equilibrio en nuestro comportamiento a nivel personal, social y profesional. La investigación ha vinculado la baja autoestima con una gran cantidad de emociones negativas y comportamientos, incluyendo ansiedad, soledad, celos, relaciones sexuales sin protección, embarazos en la adolescencia, comportamiento criminal, trastornos de la alimentación, abuso de substancias, miembros de grupos sociales desviados, depresión, etc. ( Leary, Schereindorfer & Haupt, 1995). Las personas con baja autoestima parecen ser menos resistentes que las personas con alta autoestima, ya que tienen menor número de competencias en las que autoafirmarse cuando se ven amenazados. (Spencer, Josephs & Steele, 1993). La baja autoestima trae consecuencias negativas a las relaciones interpersonales ya que lleva a una sobre escrutinio de los problemas. (Murray, Rose, Bellavia, Holmes & Kusche,2002.) Del mismo modo, parece que el mismo tipo de rechazo afecta mucho más a las personas con baja autoestima que a las personas con una autoestima alta (Sommer & Baumeister, 2002). Incluso señales ambiguas en situaciones sociales pueden causar rechazo a las personas con baja autoestima y a las de alta autoestima no (Koch,2002). Numerosos hallazgos relacionan altos niveles de autoestima con resultados positivos, incluyendo iniciativa, felicidad, estatus socioeconómico, y satisfacción general con la vida. ( Baumeister, Campbell, Kreuger, & Vohs, 2003; Kwan, Bond & Singelis, 2997; Twenge & Campbell, 2002). Es evidente, por tanto, que existe una relación entre autoestima y comportamiento. A través de los apartados que se incluyen a continuación, podemos ver algunos aspectos destacados de nuestro comportamiento en los cuales se pone de manifiesto su vinculación con la autoestima. 16

19 1. AUTOESTIMA Y BIENESTAR INTRAPERSONAL Autoestima y autoaceptación La autoaceptación está implícita en la autoestima, en el sentido de que si un individuo se autoestima positivamente es muy difícil que mantenga una relación de enemistad con él mismo. La autoaceptación, no es un concepto fácil de precisar, especialmente porque en muchas ocasiones suele considerarse la autoaceptación como equivalente a la aprobación de todas las facetas de nosotros mismos ya sean físicas o psicológicas, sin considerar, por tanto, que sea necesario algún cambio o perfeccionamiento. En efecto, la autoaceptación no significa aceptación incondicional, sino que aceptarnos a nosotros mismos supone asumir nuestros pensamientos, sentimientos y conductas de forma realista, veraz y tolerante, lo cual a su vez implica integrar en el concepto de sí mismo los aspectos positivos y más valorables junto con las limitaciones o con otros menos valorables. Esta forma de autoaceptación, es, sin lugar a dudas, una de las condiciones necesarias para el funcionamiento normal del ser humano y es además, como señalan distintos terapeutas (Rogers, 1981; Branden, 1997, Burns, 2000), un elemento indispensable para que se produzca el cambio terapéutico. En este sentido, Rogers en su Terapia Centrada en el Cliente, señala que el proceso mismo de la terapia se relaciona con la autoaceptación» por parte del sujeto y que en la medida en que el sujeto va desarrollando una visión del yo más positiva y aceptable, va avanzando progresivamente hacia el logro del comportamiento normal. Autoestima y sentimiento de culpa Existen dos fenómenos afectivos habituales en la vida del hombre, el sentimiento de valoración positiva respecto de una buena acción y el sentimiento de culpa consecuente o concominante con una acción negativa. Es importante profundizar en la comprensión de ambos debido a la relación que tienen con el desarrollo de la autoestima. Según el modelo de Seligman (1999), la forma en que las personas se perciben a sí mismas se halla inserta en el modo en que perciben y entienden la toda la realidad. Es decir, toda persona posee un estilo desde el cual explica y comprende la realidad en su totalidad y, particularmente, su propia personalidad. Este estilo, según este autor, puede ser optimista o pesimista y consiste en un hábito relativo al reflexionar sobre las causas y las consecuencias de la dimensión dinámica de la personalidad; es decir, se trata de un rasgo personal, de carácter cognitivo llamado estilo explicativo. Según Seligman, tres serían las cualidades de los hábitos de pensamiento que intervienen para explicar la etiología, para atribuir el por qué ocurren determinados acontecimientos, buenos o malo, a saber: a) el grado de estabilidad relativa a la tendencia a considerar los acontecimientos buenos o malos como permanentes en el tiempo, o fortuitos y cambiantes; b) la globlalidad o tendencia a generalizara a partir de un solo acontecimiento, bueno o malo; y finalmente, c) la internalidad-externalidad, o mejor, atribución de responsabilidad al propio sujeto (locus de control interno) o al entorno u otros sujetos (locus de control externo). El estudio del estilo de atribución de una persona es importante debido a la estrecha relación con el sentimiento de culpa. 17

20 Seligman postula que una persona con una sana autoestima tiende a atribuirse la causalidad de los buenos acontecimientos que le suceden, pero no se culpabiliza respecto de los malos acontecimientos. Es decir, cuando fracasa o se encuentra en situaciones de frustración y desazón, tiende a considerar como culpable al entorno, según Seligman, por la necesidad del sujeto de sostener una sana autoestima. Ahora bien, desde una psicología personalista, en contraposición al postulado de Seligman, se sostiene que una saludable autoestima se apoya en un concepto realista de sí mismo acorde a las reales acciones generadas por la persona, sean éstas positivas o negativas. En efecto, no parece saludable que el sujeto que realiza acciones negativas, no se haga cargo de ello. Al contrario, no sólo resulta saludable, sino que revela un uso de mecanismos de defensa por encima de lo normal, una evasión y/o negación de la mala acción, precisamente por falta de fortaleza y capacidad del yo para asumir los propios actos; para responder por sus propias acciones. Por tanto, desde esta perspectiva se postula que la persona con una autoestima sana es capaz de atribuirse la causalidad tanto de las buenas acciones; así como también pude atribuir la causalidad al entorno o a otros sujetos en la ocasiones que en las que su responsabilidad no está implicada. (Kermis, 2008). La culpa es un estado afectivo que surge por haber transgredido una norma moral aceptada como parte de la escala personal de valores o haber abandonado o fracasado en la consecución de un bien esperado. El sentimiento de culpa presenta dos momento: uno alude al estado anímico, corto y momentáneo, en el que se padece (passio) un malestar, un descontento al ser consciente de la falta cometida; el otro, es el movimiento de rechazo al mal cometido que conduce a querer restituir o reparar el mal ocasionado. Así la persona que ha obrado mal siente el reclamo de su conciencia y se moviliza para solucionar esta tensión restituyendo la falta, Luego, un sano sentimiento de culpa entraña la potencialidad de mejorar, de optimizar la acción personal. Sin embargo, cuando la culpa deviene en remordimiento, que perdura en el tiempo, o aparece con excesiva frecuencia, frente acciones que objetivamente no son deshonestas y en las que el sujeto no sólo advierte que actuó mal, sino que no acepta que él, siendo la persona que es, pueda haber cometido esa falta, entonces se convierte en un problema ya que es fruto del orgullo y no del sano arrepentimiento u aceptación. Cuando se experimenta culpa, es porque el sujeto ha asumido unos valores y quiere guardar coherencia con ellos en la acción. Cuando se quiebra esa sintonía personal con los valores asumidos, por ejemplo, por no haber calibrado adecuadamente el alcance de una determinada conducta o decisión, la culpa motiva a poner medios para subsanarla y la persona encuentra paz y serenidad al reparar. Por tanto, la función de los sentimientos es movilizar rápidamente las sujeto para satisfacer necesidades de deseo o de huida. Cuando éstos se prolongan en el tiempo y paralizan al sujeto es cuando puede caerse en alguna patología afectiva. Así, la culpa persiste y es resentida, sentida una y otra vez sin cumplir la función de movilizar al sujeto a cambiar su conducta en orden a la acción valiosa o a restituir la falta, puede convertirse en una culpa neurótica. Entonces, se produce la sensación constante de estar haciendo mal las cosas, de que siempre faltan muchas cosas por mejorar, lo cual lleva al sujeto a utilizar mecanismos defensivos para minimizar la presión presión o el 18

AE y HS. Apego y modelos internos. Visión de uno mismo en relación con otros

AE y HS. Apego y modelos internos. Visión de uno mismo en relación con otros AE y HS. Apego y modelos internos. Visión de uno mismo en relación con otros Elia Roca http://www.cop.es/colegiados/pv00520/ El concepto de modelos internos (working models), traducido por algunos autores

Más detalles

CONSTRUCCIÓN DE LA AUTOESTIMA Y SU IMPORTANCIA EN LA EMPRESA

CONSTRUCCIÓN DE LA AUTOESTIMA Y SU IMPORTANCIA EN LA EMPRESA CONSTRUCCIÓN DE LA AUTOESTIMA Y SU IMPORTANCIA EN LA EMPRESA Qué es la autoestima? La autoestima corresponde a la valoración positiva o negativa que uno hace de sí mismo. Se refiere a cómo la persona se

Más detalles

+ 3-6 años: p.preoperatorio. Enfoque objetivo del aquí y ahora rasgos físicos, pertenencias,preferencias tengo pecas, tengo una bicicleta me gustan

+ 3-6 años: p.preoperatorio. Enfoque objetivo del aquí y ahora rasgos físicos, pertenencias,preferencias tengo pecas, tengo una bicicleta me gustan EL DESARROLLO DE LA IDENTIDAD Psicología evolutiva aplicada a la actividad física y el deporte Desarrollo de la identidad personal Preguntas sobre sí mismo El niño cuando aprende sobre el mundo físico

Más detalles

PROGRAMACIÓN DIDÁCTICA DE PSICOLOGÍA- 2º BACHILLERATO CURSO 2012-2013

PROGRAMACIÓN DIDÁCTICA DE PSICOLOGÍA- 2º BACHILLERATO CURSO 2012-2013 I. E. 'VICENTE CAÑADA BLANCH' LONDRES DEPARTAMENTO DE ORIENTACIÓN PROGRAMACIÓN DIDÁCTICA DE PSICOLOGÍA- 2º BACHILLERATO CURSO 2012-2013 Carlos Rodríguez López PSICOLOGÍA - 2º BACHILLERATO 1. OBJETIVOS

Más detalles

AUTOESTIMA La estima propia o autoestima, se considera un recurso psicológico (factor de protección) que contribuye a preservar el propio bienestar

AUTOESTIMA La estima propia o autoestima, se considera un recurso psicológico (factor de protección) que contribuye a preservar el propio bienestar AUTOESTIMA La estima propia o autoestima, se considera un recurso psicológico (factor de protección) que contribuye a preservar el propio bienestar biológico, psicológico y social, por ello la importancia

Más detalles

ESTÁNDARES PARA LA FORMACIÓN INICIAL DE LOS PROFESORES DE EDUCACIÓN ESPECIAL

ESTÁNDARES PARA LA FORMACIÓN INICIAL DE LOS PROFESORES DE EDUCACIÓN ESPECIAL ESTÁNDARES PARA LA FORMACIÓN INICIAL DE LOS PROFESORES DE EDUCACIÓN ESPECIAL DIMENSIÓN 1: Diversidad, desarrollo y necesidades educativas especiales (NEE) Estándar 1: Conoce las características de la persona

Más detalles

Estrategias en el aula

Estrategias en el aula TEMA DEL MES Estrategias en el aula Autores varios* educación afectiva, Educación Secundaria Obligatoria, empatía, personalidad JOSÉ CARLOS PÉREZ DÍAZ. Somos muchas las personas que compartimos la idea

Más detalles

LA ENSEÑANZA DE LOS VALORES BÁSICOS A TRAVÉS DEL DEPORTE

LA ENSEÑANZA DE LOS VALORES BÁSICOS A TRAVÉS DEL DEPORTE LA ENSEÑANZA DE LOS VALORES BÁSICOS A TRAVÉS DEL DEPORTE GREGORIO GARCÍA PUNTOS DE ANALISIS Y REFLEXIÓN PREVIOS 1. Evolución de la educación, el deporte y la sociedad en España en los últimos 20 años como

Más detalles

TEMA 2. LA PSICOLOGÍA COMO CIENCIA.

TEMA 2. LA PSICOLOGÍA COMO CIENCIA. TEMA 2. LA PSICOLOGÍA COMO CIENCIA. 1. DEFINICIÓN 2. OBJETIVOS DE LA PSICOLOGÍA. 3. CARACTERÍSTICA DE LA PSICOLOGÍA COMO CIENCIA. 4. ÁREAS DE ACCIÓN DE LA PSICOLOGÍA 4.1 Áreas básicas de estudio. 4.1.1.

Más detalles

CAPITULO V 5. TERAPIA COGNITIVA

CAPITULO V 5. TERAPIA COGNITIVA La TRE en el proceso de duelo 16 CAPITULO V 5. TERAPIA COGNITIVA 5.1. La Psicoterapia como tratamiento La Psicoterapia se define como el tratamiento de las enfermedades mentales por procedimientos basados

Más detalles

TALLER: Mejorar la Autoestima del niño, desde la afectividad y el desarrollo emocional

TALLER: Mejorar la Autoestima del niño, desde la afectividad y el desarrollo emocional TALLER: Mejorar la Autoestima del niño, desde la afectividad y el desarrollo emocional QUÉ ES LA AUTOESTIMA? La autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias

Más detalles

Motivacion y clima motivacional en el deporte: investigaciones y aplicaciones

Motivacion y clima motivacional en el deporte: investigaciones y aplicaciones Motivacion y clima motivacional en el deporte: investigaciones y aplicaciones Departamento de Desarrollo de la ITF En esta charla Explicaremos la definición e importancia de la motivación y del clima motivacional

Más detalles

LA ALTERACION EMOCIONAL EN DIÁLISIS

LA ALTERACION EMOCIONAL EN DIÁLISIS 1 LA ALTERACION EMOCIONAL EN DIÁLISIS Aunque la Insuficiencia Renal Crónica (IRC) es un trastorno orgánico, encontrarse en un programa de diálisis, especialmente en el caso de la hemodiálisis (HD), afecta

Más detalles

Consideraciones acerca de las cuestiones éticas en las organizaciones

Consideraciones acerca de las cuestiones éticas en las organizaciones Consideraciones acerca de las cuestiones éticas en las organizaciones 1. El individuo y las virtudes morales Se está afirmando cada vez con mayor generalidad, la vigencia efectiva de los valores éticos

Más detalles

INTELIGENCIA EMOCIONAL:

INTELIGENCIA EMOCIONAL: INTELIGENCIA EMOCIONAL: CÓMO EDUCAR Y FOMENTARLA EN LOS NIÑOS Psicología Infantil, Juvenil y Familiar La mejor manera de ayudart es conocert INTELIGENCIA EMOCIONAL: CÓMO EDUCAR Y FOMENTARLA EN LOS NIÑOS

Más detalles

CAPÍTULO 1 INTRODUCCIÓN, HIPÓTESIS Y OBJETIVOS

CAPÍTULO 1 INTRODUCCIÓN, HIPÓTESIS Y OBJETIVOS CAPÍTULO 1 INTRODUCCIÓN, HIPÓTESIS Y OBJETIVOS 1 INTRODUCCIÓN 1.1 Justificación Esta investigación está motivada por el interés en lograr una mejor comprensión del papel que desempeña la creatividad dentro

Más detalles

El Modelo Cognitivo de la Depresión

El Modelo Cognitivo de la Depresión Nuestro modo de pensar puede enfermarnos. Esta es una de las ideas claves de los Modelos Cognitivos de la Depresión. Afortunadamente, allí radica también parte de su curación pues, tal como lo han demostrado

Más detalles

Variables predictoras del síndrome de burnout en profesores y alumnos. Eduardo Juan López Felices.

Variables predictoras del síndrome de burnout en profesores y alumnos. Eduardo Juan López Felices. Variables predictoras del síndrome de burnout en profesores y alumnos. Eduardo Juan López Felices. En nuestros días el estrés que acompaña tanto al profesorado y alumnado de los centros educativos de educación

Más detalles

EL APOYO SOCIAL COMO MODULADOR DEL RIESGO CORONARIO

EL APOYO SOCIAL COMO MODULADOR DEL RIESGO CORONARIO Jornades de Foment de la Investigació EL APOYO SOCIAL COMO MODULADOR DEL RIESGO CORONARIO Autors Sonia Benages Elena Crespo 2n curs Psicologia Psicologia bàsica INTRODUCCIÓN La relación del apoyo social

Más detalles

LA EDUCACIÓN EN VALORES CARLOS FERNÁNDEZ-ESPADA RUIZ - DNI 28796509 A

LA EDUCACIÓN EN VALORES CARLOS FERNÁNDEZ-ESPADA RUIZ - DNI 28796509 A LA EDUCACIÓN EN VALORES CARLOS FERNÁNDEZ-ESPADA RUIZ - DNI 28796509 A Los diferentes puntos de vista acerca de la Educación en valores están relacionados a interrogantes como: qué son los valores?, qué

Más detalles

La relación terapéutica en Terapia Cognitivo Conductual

La relación terapéutica en Terapia Cognitivo Conductual Aspectos humanos vinculares que mejoran la efectividad Uno de los mitos más difundidos afirma que en Terapia Cognitivo Conductual no se le otorga importancia a la relación terapéutica o peor aún, que el

Más detalles

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS UAPA CARRERA LICENCIATURA EN PSICOLOGÍA EDUCATIVA PROGRAMA DE LA ASIGNATURA PSICOLOGIA SOCIAL

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS UAPA CARRERA LICENCIATURA EN PSICOLOGÍA EDUCATIVA PROGRAMA DE LA ASIGNATURA PSICOLOGIA SOCIAL UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS UAPA CARRERA LICENCIATURA EN PSICOLOGÍA EDUCATIVA PROGRAMA DE LA ASIGNATURA PSICOLOGIA SOCIAL CLAVE: PSI 211 ; PRE REQ.: SOC 114/PSI 136 ; No. CRED. 4 I. PRESENTACIÓN La

Más detalles

INTRODUCCIÓN. rd1-aii-61-1

INTRODUCCIÓN. rd1-aii-61-1 INTRODUCCIÓN. VALORES SOCIALES Y CÍVICOS Los Valores sociales y cívicos tienen una valía fundamental para las personas en una sociedad democrática. De ahí la importancia de que la educación facilite la

Más detalles

Artículo publicado en: "Revista de Psicoterapia, núm. 56, 2003"

Artículo publicado en: Revista de Psicoterapia, núm. 56, 2003 Artículo publicado en: "Revista de Psicoterapia, núm. 56, 2003" Una perspectiva constructivista de la cognición: Implicaciones para las terapias cognitivas Dr. Guillem Feixas, Universitat de Barcelona.

Más detalles

Según el DSM-IV, la característica esencial del trastorno límite de la personalidad es un

Según el DSM-IV, la característica esencial del trastorno límite de la personalidad es un TRASTORNO LÍMITE DE PERSONALIDAD Según el DSM-IV, la característica esencial del trastorno límite de la personalidad es un patrón general de inestabilidad en las relaciones interpersonales, la auto-imagen

Más detalles

Factores que afectan el clima organizacional

Factores que afectan el clima organizacional Factores que afectan el clima organizacional 1. Organización Empresarial 2. Elementos que componen las organizaciones 3. Las Organizaciones Sociales 4. La Personalidad 5. Clima Organizacional 6. Comportamiento

Más detalles

Relaciones Interpersonales. Dra. Lucerlia Saavedra

Relaciones Interpersonales. Dra. Lucerlia Saavedra Relaciones Interpersonales Dra. Lucerlia Saavedra OBJETIVOS Definir la relaciones interpersonales. Cuáles son los procesos fundamentales de las relaciones interpersonales. Identificar los procesos que

Más detalles

Máster Universitario en Comunicación Corporativa

Máster Universitario en Comunicación Corporativa Máster Universitario en Comunicación Corporativa PRIMER SEMESTRE (29 ) MÓDULO I INDUSTRIA DE LA COMUNICACIÓN. : 3 PRIMER SEMESTRE: 3 MATERIA: Análisis de la Industria de la Comunicación. NÚMERO NÚMERO

Más detalles

Índice INTRODUCCIÓN 1. CUERPO Y MENTE... 8 2. BELLEZA CORPORAL Y BELLEZA INTERIOR... 11 3. PROYECTO DE PERSONA INTERIOR... 13

Índice INTRODUCCIÓN 1. CUERPO Y MENTE... 8 2. BELLEZA CORPORAL Y BELLEZA INTERIOR... 11 3. PROYECTO DE PERSONA INTERIOR... 13 Índice INTRODUCCIÓN 1. CUERPO Y MENTE... 8 2. BELLEZA CORPORAL Y BELLEZA INTERIOR... 11 3. PROYECTO DE PERSONA INTERIOR... 13 LA MADUREZ PSICOLÓGICA 1. CONCEPTO DE MADUREZ PSICOLÓGICA... 22 2. EDUCACIÓN

Más detalles

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL LA INTELIGENCIA EMOCIONAL El concepto de inteligencia (como se ha entendido hasta hace unos años) ha ido evolucionando y cambiando según las tendencias de cada momento, manteniéndose siempre una predisposición

Más detalles

TALLERES PARA PADRES Y MADRES

TALLERES PARA PADRES Y MADRES TALLERES PARA PADRES Y MADRES 1. DESTINATARIOS/AS: Padres y/o madres con hijos e hijas en edad escolar que quieran Compartir y a su vez enriquecerse de la experiencia e intercambio con otros/as padres

Más detalles

ENTRENAMIENTO EN HABILIDADES SOCIALES (HHSS)

ENTRENAMIENTO EN HABILIDADES SOCIALES (HHSS) ENTRENAMIENTO EN HABILIDADES SOCIALES (HHSS) CONTENIDOS: 1. INTRODUCCIÓN: FUNDAMENTOS TEÓRICOS SOBRE LAS HHSS: 1.1. QUÉ SON LAS HHSS? 1.2. QUÉ ES EL ENTRENAMIENTO EN HABILIDADES SOCIALES (EHS)? 2. ASERTIVIDAD:

Más detalles

Liderazgo y Psicología. Fernando Molero Uned

Liderazgo y Psicología. Fernando Molero Uned Liderazgo y Psicología Fernando Molero Uned El liderazgo es un fenómeno cercano y familiar para todos nosotros Se produce en todos los grupos humanos y ha interesado a pensadores y escritores Odisea, Iliada,

Más detalles

LA PERSONALIDAD INFANTIL

LA PERSONALIDAD INFANTIL LA PERSONALIDAD INFANTIL AUTORÍA BEATRIZ CARRILLO SILES TEMÁTICA Personalidad Infantil ETAPA EDUCACIÓN INFANTIL RESUMEN: En este artículo se tratan las distintas características de la personalidad en la

Más detalles

La Importancia de las Habilidades Sociales en los niños

La Importancia de las Habilidades Sociales en los niños BOLETIN DEL DEPARTAMENTO DE PSICOLOGIA MG. Gabriela Navarro Senior Psychologist Octubre, 2007 Volumen 1, N 5 La Importancia de las Habilidades Sociales en los niños El tema de las Habilidades Sociales

Más detalles

Terapias Cognitivas- Conductuales Contra la Depresión

Terapias Cognitivas- Conductuales Contra la Depresión Terapias Cognitivas- Conductuales Contra la Depresión Curso: Curso: PROGRAMAS DE INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA CONTRA LA DEPRESEIÓN Centro Asociado Illes Balears 29 Y 30 de noviembre de 2013 Beatriz García

Más detalles

COMUNICACIÓN ASERTIVIDAD

COMUNICACIÓN ASERTIVIDAD COMUNICACIÓN Es el intercambio de ideas, sentimientos y experiencias que han ido moldeando las actitudes, conocimientos, sentimientos y conductas ante la vida. ASERTIVIDAD Comportamiento comunicacional

Más detalles

PARA UNA MEJOR COMPRENSIÓN DE LA ORIENTACIÓN SEXUAL Y LA HOMOSEXUALIDAD

PARA UNA MEJOR COMPRENSIÓN DE LA ORIENTACIÓN SEXUAL Y LA HOMOSEXUALIDAD PARA UNA MEJOR COMPRENSIÓN DE LA ORIENTACIÓN SEXUAL Y LA HOMOSEXUALIDAD Traducción adaptada al español por Psicocloud de la guía publicada en inglés por el Asociación Americana de Psicología Desde 1975,

Más detalles

Abuso sexual, su Impacto en el Desarrollo y la Salud de los Niños. Dra. Rosa Barrera J. Psiquiatra Infantil Julio 2012

Abuso sexual, su Impacto en el Desarrollo y la Salud de los Niños. Dra. Rosa Barrera J. Psiquiatra Infantil Julio 2012 Dra. Rosa Barrera J. Psiquiatra Infantil Julio 2012 Desarrollo: proceso por el cual cada individuo único adapta e integra su propia naturaleza con las oportunidades y limitaciones de su experiencia a través

Más detalles

CARRERA DE PSICOLOGÍA SUMILLAS DE LAS ASIGNATURAS PRIMER SEMESTRE 2013-1

CARRERA DE PSICOLOGÍA SUMILLAS DE LAS ASIGNATURAS PRIMER SEMESTRE 2013-1 Facultad de Psicología Leopoldo Chiappo Galli Dirección de la Carrera de Psicología CARRERA DE PSICOLOGÍA SUMILLAS DE LAS ASIGNATURAS PRIMER SEMESTRE 2013-1 PRIMER AÑO I0145 - CIENCIAS SOCIALES Y PSICOLOGÍA

Más detalles

1.- VINCULOS AFECTIVOS

1.- VINCULOS AFECTIVOS Es un programas de la ONG Acción Familiar dirigido a la formación de madres y padres para intentar mejorar la capacidad educativa de la familia. Se basa en la importancia de la familia de cara a la enseñanza

Más detalles

LA DEPENDENCIA EMOCIONAL EN LA FAMILIA

LA DEPENDENCIA EMOCIONAL EN LA FAMILIA LA DEPENDENCIA EMOCIONAL EN LA FAMILIA 1. Introducción. 2. La inteligencia emocional en la vida familiar. 2.1. Qué es la inteligencia emocional utilizada en el entorno familiar?. 2.2. Las habilidades de

Más detalles

LA MATERNIDAD EN LA ADOLESCENCIA

LA MATERNIDAD EN LA ADOLESCENCIA Noviembre 2009 LA MATERNIDAD EN LA ADOLESCENCIA Psicóloga Cristina Masiel Nava Flores. Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato: Nava Flores, C.M.: La maternidad en la adolescencia,

Más detalles

HABILIDADES Y COMPETENCIAS DIRECTIVAS La puesta en escena

HABILIDADES Y COMPETENCIAS DIRECTIVAS La puesta en escena HABILIDADES Y COMPETENCIAS DIRECTIVAS La puesta en escena OBJETIVO Qué queremos conseguir? Desarrollar las habilidades y competencias que nos capacitan como los mejores profesionales FORMACIÓN DE FORMADORES

Más detalles

ESPECIFICACIONES PARA LA EVALUACIÓN de la materia PSICOLOGÍA del 2º curso del Bachillerato

ESPECIFICACIONES PARA LA EVALUACIÓN de la materia PSICOLOGÍA del 2º curso del Bachillerato I.E.S. Ruiz de Alda de San Javier (Murcia) DEPARTAMENTO DE FILOSOFÍA ESPECIFICACIONES PARA LA EVALUACIÓN de la materia PSICOLOGÍA del 2º curso del Bachillerato Este Departamento Didáctico ha expuesto su

Más detalles

Unidad 4 Teorías de la Personalidad

Unidad 4 Teorías de la Personalidad Dominio de adaptaciones características Unidad 4 Teorías de la Personalidad Encuadre en el modelo de dominios Naturaleza humana: diseño evolucionista (Diferencias individuales básicas) Nivel básico Rasgos

Más detalles

Mauricio Contreras IES Benicalap Valencia

Mauricio Contreras IES Benicalap Valencia Mauricio Contreras IES Benicalap Valencia Principios Describen las características particulares de una educación matemática de calidad Igualdad Currículo Enseñanza Aprendizaje Evaluación Tecnología La

Más detalles

Nota Práctica 5 El cuadro de mano integral en cooperación. Cómo implantar la estrategia en la organización

Nota Práctica 5 El cuadro de mano integral en cooperación. Cómo implantar la estrategia en la organización Cómo implantar la estrategia en la organización El gran reto de toda organización no es únicamente definir una estrategia con sentido, sino conseguir que ésta se implante con éxito en todas las áreas y

Más detalles

DETECCIÓN Y ATENCIÓN EN EL AULA DEL TRASTORNO LÍMITE DE PERSONALIDAD. GUÍA INFORMATIVA

DETECCIÓN Y ATENCIÓN EN EL AULA DEL TRASTORNO LÍMITE DE PERSONALIDAD. GUÍA INFORMATIVA DETECCIÓN Y ATENCIÓN EN EL AULA DEL TRASTORNO LÍMITE DE PERSONALIDAD. GUÍA INFORMATIVA Autoría: Elena Guerrero Garijo - Psicóloga Supervisión: Prof. Dr. José Luis Carrasco Perera Director de la Unidad

Más detalles

I. Enfoque de competencias

I. Enfoque de competencias I. Enfoque de competencias I.1 Propósito del enfoque de competencias La necesidad de relacionar de una manera más efectiva la administración óptima del recurso informático con las necesidades del usuario

Más detalles

A.- Teorías reflexológicas, en el que se articulan diversos. B.- Teorías Psicológicas, que incluyen la inteligencia como

A.- Teorías reflexológicas, en el que se articulan diversos. B.- Teorías Psicológicas, que incluyen la inteligencia como Reseña de las Teorías de la Inteligencia Existen diversas corrientes teóricas que se han ocupado de estudiar el tema desde diversos enfoques o perspectivas teóricas y pueden ser agrupadas en A.- Teorías

Más detalles

Ética y valores de los estudiantes del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Guanajuato (CECYTEG) plantel Romita.

Ética y valores de los estudiantes del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Guanajuato (CECYTEG) plantel Romita. Ética y valores de los estudiantes del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Guanajuato (CECYTEG) plantel Romita. Resumen María de Jesús Mendiola Andrade El tema de investigación

Más detalles

Monografía Curso de Capacitación Docente en Neurociencias

Monografía Curso de Capacitación Docente en Neurociencias Monografía Curso de Capacitación Docente en Neurociencias Alumna: Ana Lía Carrique www.asociacioneducar.com Mail: informacion@asociacioneducar.com Facebook: www.facebook.com/neurocienciasasociacioneducar

Más detalles

Tomado de Internet: Teoría del Aprendizaje en la práctica Sociocultural http://www.ncbi.nlm.nih.gov

Tomado de Internet: Teoría del Aprendizaje en la práctica Sociocultural http://www.ncbi.nlm.nih.gov Tomado de Internet: Teoría del Aprendizaje en la práctica Sociocultural http://www.ncbi.nlm.nih.gov Teoría del aprendizaje socio-cultural definido y aplicado Cognitivistas presentan los alumnos como un

Más detalles

Filosofía de la Educación de Peters

Filosofía de la Educación de Peters Tania Piccolo Preisser ID: 145206 Filosofía de la Educación de Peters Para Peters la profesión de la enseñanza debía considerar a la filosofía de la educación como parte indispensable de la teoría educativa.

Más detalles

Evaluación del Desempeño Profesional Docente 1 La observación de clase

Evaluación del Desempeño Profesional Docente 1 La observación de clase Evaluación del Desempeño Profesional Docente 1 La observación de clase La evaluación del desempeño profesional docente (EDPD) es un proceso sistemático de obtención de datos válidos y fiables, con el objetivo

Más detalles

EVALUACIÓN DEL DESEMPEÑO

EVALUACIÓN DEL DESEMPEÑO EVALUACIÓN DEL DESEMPEÑO 1 ÍNDICE Introducción Condiciones para la implementación de un programa de evaluación Para qué evaluar? Los objetivos Qué evaluar? El objeto de la evaluación Cómo evaluar? Sistemas

Más detalles

LAS EXPECTATIVAS DE LOS PROFESORES, PADRES Y ALUMNOS EN E.S.O. AUTORÍA LUIS ANDIVIA TOSCANO TEMÁTICA PSICOPEDAGOGÍA ETAPA ESO

LAS EXPECTATIVAS DE LOS PROFESORES, PADRES Y ALUMNOS EN E.S.O. AUTORÍA LUIS ANDIVIA TOSCANO TEMÁTICA PSICOPEDAGOGÍA ETAPA ESO ISSN 1988-6047 DEP. LEGAL: GR 2922/2007 Nº 25 DICIEMBRE DE 2009 LAS EXPECTATIVAS DE LOS PROFESORES, PADRES Y ALUMNOS EN E.S.O. AUTORÍA LUIS ANDIVIA TOSCANO TEMÁTICA PSICOPEDAGOGÍA ETAPA ESO Resumen Todos

Más detalles

INTELIGENCIA ESPIRITUAL

INTELIGENCIA ESPIRITUAL INTELIGENCIA ESPIRITUAL P. UNIVERSIDAD CATOLICA DE CHILE ESCUELA DE PSICOLOGIA Agosto 2004. Existencia de base biológica. Evidencias psicométricas. Criterios de Gardner sobre Inteligencias Múltiples. Evolución

Más detalles

Las siete leyes de las relaciones interpersonales

Las siete leyes de las relaciones interpersonales Las siete leyes de las relaciones interpersonales Dr. Regino Navarro Ribera El ser humano, por ser persona, es un ser relacional, un ser para otros. Su realización se lleva a cabo a través de las relaciones

Más detalles

RECENSIONES / RECENÇÕES

RECENSIONES / RECENÇÕES Sonsoles Perpiñán. Atención temprana y familia: cómo intervenir creando entornos competentes. Madrid: Narcea. Serie Educación Especial. Colección Educación Hoy. 256 págs. ISBN: 978-84-277-1639-1 Probablemente

Más detalles

Centro Psicológico Gran Vía

Centro Psicológico Gran Vía NUEVAS ADICCIONES: LAS ADICCIONES CONDUCTUALES O SIN SUSTANCIAS En la actualidad, el concepto adicción no se relaciona exclusivamente con el consumo de sustancias químicas o drogas, como pueden ser: opiáceos,

Más detalles

SALUD MENTAL DE LOS JÓVENES URBANOS DE LOS 90 Universidad de Chile 1

SALUD MENTAL DE LOS JÓVENES URBANOS DE LOS 90 Universidad de Chile 1 SALUD MENTAL DE LOS JÓVENES URBANOS DE LOS 90 Universidad de Chile 1 Consideraciones iniciales Existe un grupo minoritario de jóvenes (18%), que presenta un nivel bajo en salud mental. Las dos causas principales

Más detalles

Desarrollo del Autocontrol en el Coaching Á G A M A. María Julieta Balart. María Julieta Balart. www.agama-consulting.com

Desarrollo del Autocontrol en el Coaching Á G A M A. María Julieta Balart. María Julieta Balart. www.agama-consulting.com Desarrollo del Autocontrol en el Coaching Qué sensación nos provocan estas fotos? Y éstas? Cuando no hay autocontrol Se reacciona por estímulos y, la falta de control, genera un estímulo negativo que incrementa

Más detalles

Capítulo 1. LA PSICOLOGÍA DEL DESARROLLO COMO CIENCIA

Capítulo 1. LA PSICOLOGÍA DEL DESARROLLO COMO CIENCIA PSICOLOGIA DEL DESARROLLO por MORALEDA- Editorial Marcombo Prólogo Capítulo 1. LA PSICOLOGÍA DEL DESARROLLO COMO CIENCIA 1. Concepto y objeto de la Psicología del desarrollo 2. Niveles de estudio del cambio

Más detalles

V Jornadas de Educación Emocional (comunicación) Estudio de las competencias emocionales del profesorado de primaria. Lucicleide de Souza Barcelar

V Jornadas de Educación Emocional (comunicación) Estudio de las competencias emocionales del profesorado de primaria. Lucicleide de Souza Barcelar V Jornadas de Educación Emocional (comunicación) Estudio de las competencias emocionales del profesorado de primaria Lucicleide de Souza Barcelar prettyalegria@hotmail.com Resumen: Esta presentación forma

Más detalles

INSTITUTO INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS PROGRAMA MUJER Y DERECHOS HUMANOS ROLES SEXUALES, ROLES DE GÉNERO Y PODER. Dra. Laura Guzmán Stein

INSTITUTO INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS PROGRAMA MUJER Y DERECHOS HUMANOS ROLES SEXUALES, ROLES DE GÉNERO Y PODER. Dra. Laura Guzmán Stein INSTITUTO INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS PROGRAMA MUJER Y DERECHOS HUMANOS ROLES SEXUALES, ROLES DE GÉNERO Y PODER Dra. Laura Guzmán Stein Roles sexuales y roles de género: Significan lo mismo? La

Más detalles

Trastorno de Ansiedad Generalizada (T.A.G.)

Trastorno de Ansiedad Generalizada (T.A.G.) El trastorno de ansiedad generalizada (T.A.G.) se caracteriza por la presentación de preocupaciones y ansiedad excesivas. Contrariamente a otros desórdenes en los cuales hallamos un origen delimitado para

Más detalles

Behavioral EQ PERFIL DE AUTOPERCEPCIÓN. Preparado por: Por: Sesión: 22 jul 2014. Lars Dupont. Sample Organization

Behavioral EQ PERFIL DE AUTOPERCEPCIÓN. Preparado por: Por: Sesión: 22 jul 2014. Lars Dupont. Sample Organization Behavioral EQ PERFIL DE AUTOPERCEPCIÓN Preparado por: Lars Dupont Por: Sample Organization Sesión: Improving Interpersonal Effectiveness 22 jul 2014 Behavioral EQ, Poniendo a trabajar la inteligencia emocional,

Más detalles

Resumen de la investigación

Resumen de la investigación Resumen de la investigación Educación primaria: revisión bibliográfica Basado en el informe de investigación preparado para el IB por el Dr. Tony Eaude Introducción La Organización del Bachillerato Internacional

Más detalles

CARACTERÍSTICAS DE LA ETAPA

CARACTERÍSTICAS DE LA ETAPA CARACTERÍSTICAS DE LA ETAPA Con la Educación Primaria se inicia la enseñanza básica y obligatoria. En nuestro Centro, se incorporan a ella los niños que han cursado la Educación Infantil aquí, junto con

Más detalles

PROPUESTA DE PLANIFICACIÓN DEPORTIVA MUNICIPAL Y LOS PROYECTOS DEPORTIVOS

PROPUESTA DE PLANIFICACIÓN DEPORTIVA MUNICIPAL Y LOS PROYECTOS DEPORTIVOS PROPUESTA DE PLANIFICACIÓN DEPORTIVA MUNICIPAL Y LOS PROYECTOS DEPORTIVOS JOSÉ ANTONIO ESPINOZA LÓPEZ Licenciado en Entrenamiento Deportivo Correo: tonoesp@munitel.cl tonoesplo@yahoo.es PROPUESTA DE PLANIFICACIÓN

Más detalles

Trabajo integrador final Conducta asertiva. Introducción conducta asertiva, no asertiva y agresiva:

Trabajo integrador final Conducta asertiva. Introducción conducta asertiva, no asertiva y agresiva: Trabajo integrador final Conducta asertiva Introducción conducta asertiva, no asertiva y agresiva: La definición de conducta asertiva se complementa con la descripción de dos modelos de conducta no asertiva:

Más detalles

Desarrollo de habilidades y competencias a través del coaching y la inteligencia emocional

Desarrollo de habilidades y competencias a través del coaching y la inteligencia emocional Este capítulo se publica bajo Licencia Creative Commons BY NC SA 3.0 Tema 6. INTELIGENCIA EMOCIONAL Y PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜÍSTICA (PNL) 1. Inteligencia emocional Numerosos autores coinciden en que existen

Más detalles

LAS CONSECUENCIAS DEL NIÑO Y EL DIVORCIO.

LAS CONSECUENCIAS DEL NIÑO Y EL DIVORCIO. LAS CONSECUENCIAS DEL NIÑO Y EL DIVORCIO. El divorcio, no es un evento que ocurre y pase en unos cuantos días es un proceso que deja diversos efectos en aquellos que lo viven y, generalmente, se requiere

Más detalles

Nos cuidamos. Qué son los materiales de autocuidado? Herramientas para la prevención del maltrato

Nos cuidamos. Qué son los materiales de autocuidado? Herramientas para la prevención del maltrato Nos cuidamos Herramientas para la prevención del maltrato Qué son los materiales de autocuidado? Los materiales de autocuidado son herramientas especialmente diseñadas para niños y niñas en edad escolar,

Más detalles

DETECCIÓN PRECOZ DE PROBLEMAS DE SALUD MENTAL EN LA ADOLESCENCIA

DETECCIÓN PRECOZ DE PROBLEMAS DE SALUD MENTAL EN LA ADOLESCENCIA XIII Congreso de la Sociedad Española de Medicina del Adolescente Talleres DETECCIÓN PRECOZ DE PROBLEMAS DE SALUD MENTAL EN LA ADOLESCENCIA Prudencio Rodríguez Ramos. Jefe de Sección de Psiquiatría Infantil

Más detalles

FACTORES DE RIESGO Y FACTORES DE PROTECCIÓN PSICOSOCIALES. Departamento de Psicología Médica Facultad de Medicina UDELAR

FACTORES DE RIESGO Y FACTORES DE PROTECCIÓN PSICOSOCIALES. Departamento de Psicología Médica Facultad de Medicina UDELAR FACTORES DE RIESGO Y FACTORES DE PROTECCIÓN PSICOSOCIALES Departamento de Psicología Médica Facultad de Medicina UDELAR OBJETIVO Identificar y analizar los factores psicosociales de riesgo y protección

Más detalles

LOS FACTORES DE RIESGO Y PROTECCIÓN PARA EL CONSUMO DE DROGAS

LOS FACTORES DE RIESGO Y PROTECCIÓN PARA EL CONSUMO DE DROGAS LOS FACTORES DE RIESGO Y PROTECCIÓN PARA EL CONSUMO DE DROGAS Dr. Elisardo Becoña Iglesias Universidad de Santiago de Compostela Facultad de Psicología 2007 LOS FACTORES DE RIESGO Y PROTECCION Un factor

Más detalles

Competencias básicas mínimas garantizadas:

Competencias básicas mínimas garantizadas: Competencias básicas mínimas garantizadas: - Que los estudiantes hayan demostrado poseer y comprender conocimientos en un área de estudio que parte de la base de la educación secundaria general, y se suele

Más detalles

TRASTORNOS DE PERSONALIDAD. Ester Legisos Púas

TRASTORNOS DE PERSONALIDAD. Ester Legisos Púas TRASTORNOS DE PERSONALIDAD Ester Legisos Púas LA PERSONALIDAD La Personalidad configura una de las entidades más importantes en la vida psicológica de los individuos. Hay muchas definiciones sobre este

Más detalles

Áreas de aplicación n de la

Áreas de aplicación n de la UNIVERSIDAD DE COLIMA FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN LICENCIATURA EN EDUCACIÓN ESPECIAL Fundamentos de la Evaluación Psicológica Áreas de aplicación n de la Evaluación n Psicológica I (Evaluación

Más detalles

AUTOCONCEPTO: QUIEN SOY? Izaskun Larrieta Llano 2º Educación Social

AUTOCONCEPTO: QUIEN SOY? Izaskun Larrieta Llano 2º Educación Social AUTOCONCEPTO: QUIEN SOY? Izaskun Larrieta Llano 2º Educación Social Nuestro sentido de YO (I) Esquemas de yo: Patrones mentales con los que organizamos nuestros mundos. Afectan poderosamente a la forma

Más detalles

La pareja. Alan E. Fruzzetti

La pareja. Alan E. Fruzzetti Alan E. Fruzzetti La pareja altamente conflictiva Guía de terapia dialéctico-conductual para encontrar paz, intimidad y reconocimiento biblioteca de psicología Desclée De Brouwer ALAN E. FRUZZETTI, Ph.D.

Más detalles

EL TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD (TDAH)

EL TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD (TDAH) EL TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD (TDAH) Introducción El TDAH en estado puro o asociado a otros trastornos es sobradamente conocido en la enseñanza en general y en la educación infantil

Más detalles

TRASTORNOS BIPOLARES. En el desarrollo del trastorno juega un papel importante la cognición, además de

TRASTORNOS BIPOLARES. En el desarrollo del trastorno juega un papel importante la cognición, además de TRASTORNOS BIPOLARES 1. ASPECTOS ESENCIALES En el desarrollo del trastorno juega un papel importante la cognición, además de A) anormalidades en la química cerebral B) cambios en el comportamiento de vegetativo

Más detalles

comportamiento individual, ya que influyen las creencias de los padres y las expectativas de dichos.

comportamiento individual, ya que influyen las creencias de los padres y las expectativas de dichos. IV. DISCUSIÓN Los seres humanos presentamos una tendencia innata a buscar vínculos de apego, es decir, a establecer fuertes lazos emocionales con ciertas personas, las cuales nos brindan satisfacción personal

Más detalles

INDICE 1. CONCEPTO DE COMPETENCIA BÁSICA O CLAVE...2 2. DEFINICIÓN Y DESCRIPCIÓN DE LAS COMPETECIAS BÁSICAS. 4

INDICE 1. CONCEPTO DE COMPETENCIA BÁSICA O CLAVE...2 2. DEFINICIÓN Y DESCRIPCIÓN DE LAS COMPETECIAS BÁSICAS. 4 Documentto de apoyo Nº 1.. Deffiiniiciión y llíímiittes de llas compettenciias básiicas.. INDICE 1. CONCEPTO DE COMPETENCIA BÁSICA O CLAVE....2 2. DEFINICIÓN Y DESCRIPCIÓN DE LAS COMPETECIAS BÁSICAS. 4

Más detalles

Windy Dryden SUPERAR LAS HERIDAS. Alternativas sanas a lo que los demás nos hacen o dejan de hacer. Crecimiento personal

Windy Dryden SUPERAR LAS HERIDAS. Alternativas sanas a lo que los demás nos hacen o dejan de hacer. Crecimiento personal Windy Dryden 136 SUPERAR LAS HERIDAS Alternativas sanas a lo que los demás nos hacen o dejan de hacer Crecimiento personal C O L E C C I Ó N Índice Parte 1: Comprender el daño y su alternativa sana, el

Más detalles

INFORME PSICOLÓGICO LABORAL

INFORME PSICOLÓGICO LABORAL INFORME PSICOLÓGICO LABORAL Confidencial. Las conclusiones hacen referencia a las tendencias de comportamiento del evaluado y se aplican únicamente a la presente postulación. No existe autorización profesional

Más detalles

Seminario de valores en lo común

Seminario de valores en lo común Seminario de valores en lo común 1 Sesión No. 10 Nombre: Ecuanimidad y Decisión Contextualización La ecuanimidad es llegar a conocer una paz y quietud mental que nos permita estar plenamente presentes

Más detalles

INDICE Prefacio Capitulo 1. Introducción a la psicología social Parte I. Pensamiento social Capitulo 2. Creencias sociales

INDICE Prefacio Capitulo 1. Introducción a la psicología social Parte I. Pensamiento social Capitulo 2. Creencias sociales INDICE Prefacio XVII Capitulo 1. Introducción a la psicología social 1 Psicología social y disciplinas relacionadas Psicología social y sociología 3 Psicología social y psicología de la personalidad Diferentes

Más detalles

LA SEXUALIDAD HUMANA

LA SEXUALIDAD HUMANA LA SEXUALIDAD HUMANA IMPULSO SEXUAL SOCIEDAD IDENTIDAD ANATOMÍA SEXUALIDAD ORIENTACIÓN AFECTOS CONDUCTAS EMOCIONES La sexualidad es un universo complejo en el cual intervienen aspectos tanto biológicos,

Más detalles

ES POSIBLE MEJORAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL?

ES POSIBLE MEJORAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL? ES POSIBLE MEJORAR LA EMOCIONAL? Si bien la inteligencia emocional juega un rol esencial en las interacciones sociales (esto incluye la amistad, las relaciones de pareja y las relaciones laborales y profesionales)

Más detalles

LA SOCIOLOGÍA DE LA EMPRESA: CONCEPTO Y LÍMITES Fco. Javier Gómez González

LA SOCIOLOGÍA DE LA EMPRESA: CONCEPTO Y LÍMITES Fco. Javier Gómez González LA SOCIOLOGÍA DE LA EMPRESA: CONCEPTO Y LÍMITES Fco. Javier Gómez González Qué es la sociología? La sociología es una ciencia que nace en el siglo XIX con el objetivo de aplicar los recursos científicos

Más detalles

CAPÍTULO UNO INTRODUCCIÓN AL TRATAMIENTO

CAPÍTULO UNO INTRODUCCIÓN AL TRATAMIENTO CAPÍTULO UNO INTRODUCCIÓN AL TRATAMIENTO BAJO TRATAMIENTO No es probable que cualquiera de nosotros pase a través de la vida sin tener algún problema significativo. Algunos de nosotros experiment - aremos

Más detalles

Nociones Básicas sobre Medición. Ubicación: 1-4

Nociones Básicas sobre Medición. Ubicación: 1-4 Autor: Título: QUINTANA, Eva Nociones Básicas sobre Medición Ubicación: 1-4 Extensión: 4 páginas Año Publicación: 2008 Editor: Escuela Virtual Nociones Básicas Sobre Medición EN QUÉ CONSISTE LA MEDICIÓN?

Más detalles

TEMA 10. QUÉ SUCEDE CUANDO LAS COSAS VAN MAL? LA PSICOLOGÍA ANORMAL LICENCIATURA DE HUMANIDADES UNIVERSIDAD DE ALICANTE PSICOLOGÍA BÁSICA

TEMA 10. QUÉ SUCEDE CUANDO LAS COSAS VAN MAL? LA PSICOLOGÍA ANORMAL LICENCIATURA DE HUMANIDADES UNIVERSIDAD DE ALICANTE PSICOLOGÍA BÁSICA TEMA 10. QUÉ SUCEDE CUANDO LAS COSAS VAN MAL? LA PSICOLOGÍA ANORMAL LICENCIATURA DE HUMANIDADES UNIVERSIDAD DE ALICANTE 1 PRESENTACIÓN - OBJETIVOS QUE EL ESTUDIANTE CONOZCA: QUÉ SE CONSIDERA CONDUCTA ANORMAL.

Más detalles

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LA ESCUELA

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LA ESCUELA LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LA ESCUELA ESCUELA 1 A TECEDE TES DE LA I TELIGE CIA EMOCIO AL Thordike. 1920. Fue uno de los primeros que identificó el aspecto de la Inteligencia Emocional, que denominó

Más detalles

Inteligencia intrapersonal e inteligencia interpersonal: una visión diferente del éxito

Inteligencia intrapersonal e inteligencia interpersonal: una visión diferente del éxito Título de la obra: Inteligencia emocional en práctica. Manual para el éxito personal y organizacional. Nombre de autor: Daniel Gil Adí Editorial: Mc GRAW-HILL Interamericana de Venezuela, S.A Número de

Más detalles