DOS AMIGOS. Deux amis Publicado en «Gil Blas», el 5 de febrero de 1883

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "DOS AMIGOS. Deux amis Publicado en «Gil Blas», el 5 de febrero de 1883"

Transcripción

1 Dos amigos 1 Guy de Maupassant DOS AMIGOS Deux amis Publicado en «Gil Blas», el 5 de febrero de 1883 En un París bloqueado, hambriento, agonizante, los gorriones escaseaban en los tejados y las alcantarillas se despoblaban. Se comía cualquier cosa. Mientras se paseaba tristemente una clara mañana de enero por el bulevar exterior, con las manos en los bolsillos de su pantalón de uniforme y el vientre vacío, el señor Morissot, relojero de profesión y alma casera a ratos, se detuvo en seco ante un colega en quien reconoció a un amigo. Era el señor Sauvage, un conocido de orillas del río. Todos los domingos, antes de la guerra, Morissot salía con el alba, con una caña de bambú en la mano, una caja de hojalata a la espalda. Tomaba el ferrocarril de Argenteuil, bajaba en Colombes, y después llegaba a pie a la isla Marante. En cuanto llegaba a aquel lugar de sus sueños, se ponía a pescar, y pescaba hasta la noche. Todos los domingos encontraba allí a un hombrecillo regordete y jovial, el señor Sauvage, un mercero de la calle Notre Dame de Lorette, otro pescador fanático. A menudo pasaban medio día uno junto a otro, con la caña en la mano y los pies colgando sobre la corriente, y se habían hecho amigos. Ciertos días, ni siquiera hablaban. A veces charlaban; pero se entendían admirablemente sin decir nada, al tener gustos similares y sensaciones idénticas. En primavera, por la mañana, hacia las diez, cuando el sol rejuvenecido hacía flotar sobre el tranquilo río ese pequeño vaho que corre con el agua, y derramaba sobre las espaldas de los dos empedernidos pescadores el grato calor de la nueva estación, Morissot decía a veces a su vecino: «Ah! qué agradable!» y el señor Sauvage respondía: «No conozco nada mejor.» Y eso les bastaba para comprenderse y estimarse. En otoño, al caer el día, cuando el cielo ensangrentado por el sol poniente, lanzaba al agua figuras de nubes escarlatas, empurpuraba el entero río, inflamaba el horizonte, ponía rojos como el fuego a los dos amigos, y doraba los árboles ya enrojecidos, estremecidos por un soplo de invierno, el señor Sauvage miraba sonriente a Morissot y pronunciaba: «Qué espectáculo!» Y Morissot respondía maravillado, sin apartar los ojos de su flotador: «Esto vale más que el bulevar, eh?» En cuanto se reconocieron, se estrecharon enérgicamente las manos, muy emocionados de encontrarse en circunstancias tan diferentes. El señor Sauvage, lanzando un suspiro,

2 Dos amigos 2 Guy de Maupassant murmuró: «Cuántas cosas han ocurrido!» Morissot, taciturno, gimió: «Y qué tiempo! Hoy es el primer día bueno del año.» El cielo estaba, en efecto, muy azul y luminoso. Echaron a andar juntos, soñadores y tristes. Morissot prosiguió: «Y la pesca, eh? Qué buenos recuerdos!» El señor Sauvage preguntó: «Cuándo volveremos a pescar?» Entraron en un café y tomaron un ajenjo; después volvieron a pasear por las aceras. Morissot se detuvo de pronto: «Tomamos otra copita?» El señor Sauvage accedió: «Como usted quiera.» Y entraron en otra tienda de vinos. Al salir estaban bastante atontados, perturbados corno alguien en ayunas cuyo vientre está repleto de alcohol. Hacía buen tiempo. Una brisa acariciadora les cosquilleaba el rostro. El señor Sauvage, a quien el aire tibio terminaba de embriagar, se detuvo: «Y si fuéramos? A dónde? Pues a pescar. Pero, a dónde? Pues a nuestra isla. Las avanzadas francesas están cerca de Colombes. Conozco al coronel Darmoulin. Nos dejarán pasan fácilmente.» Morissot se estremeció de deseo: «Está hecho. De acuerdo.» Y se separaron para ir a recoger los aparejos. Una hora después, caminaban juntos por la carretera. En seguida llegaron a la ciudad que ocupaba el coronel. Este sonrió ante su petición y accedió a su fantasía. Volvieron a ponerse en marcha, provistos de un salvoconducto. Pronto franquearon las avanzadas, cruzaron un Colombes abandonado, y se encontraron al borde de las viñas que bajan hacia el Sena. Eran aproximadamente las once. Frente a ellos, el pueblo de Argenteuil parecía muerto. Las alturas de Orgemont y Sannois dominaban toda la región. La gran llanura que se extiende hasta Nanterre estaba vacía, completamente vacía, con sus cerezos desnudos y sus tierras grises. El señor Sauvage, señalando con el dedo las cumbres, murmuró: «los prusianos están allá arriba!» Y la inquietud paralizaba a los dos amigos ante aquella tierra desierta. «Los prusianos!» Nunca los habían visto, pero los percibían allí desde hacía meses, en torno a París, arruinando Francia, saqueando, matando, sembrando el hambre, invisibles y

3 Dos amigos 3 Guy de Maupassant todopoderosos. Y una especie de terror supersticioso se sumaba al odio que sentían por aquel pueblo desconocido y victorioso. Morissot balbució: «Y si nos los encontráramos? Eh?» El señor Sauvage respondió, con esa chunga parisiense que siempre reaparece, a pesar de todo: «Los invitaríamos a pescadito frito.» Pero dudaban de si aventurarse en la campiña, intimidados por el silencio de todo el horizonte. Al final, el señor Sauvage se decidió: «Vamos, en marcha!, pero con cuidado.» Y bajaron a una viña, doblados en dos, arrastrándose, aprovechando los matorrales para cubrirse, con ojos inquietos y oídos alerta. Para llegar a la orilla del río les faltaba cruzar una franja de tierra desnuda. Echaron a correr; y en cuanto alcanzaron la ribera, se acurrucaron entre unas cañas. Morissot pegó la mejilla al suelo para escuchar si alguien caminaba por las cercanías. No oyó nada. Estaban solos, completamente solos. Se tranquilizaron y se pusieron a pescar. Frente a ellos, la isla Marante, abandonada, les tapaba la otra ribera. La casita del restaurante estaba cerrada, parecía abandonada hacía años. El señor Sauvage cogió el primer zarbo, Morissot atrapó el segundo, y a cada instante alzaban sus cañas con un animalillo plateado coleando en el extremo del sedal: una verdadera pesca milagrosa. Introducían delicadamente los peces en una bolsa de red de mallas muy finas, en remojo a sus pies. Y los invadía una alegría deliciosa, esa alegría que os asalta cuando recuperáis un placer amado del que os habéis visto privados mucho tiempo. El buen sol dejaba correr su calor sobre sus hombros; no escuchaban nada; no pensaban en nada; ignoraban resto del mundo: pescaban. Pero de pronto un ruido sordo que parecía llegar de bajo de la tierra estremeció el suelo. El cañón volvía a tumbar. Morissot volvió la cabeza, y por encima de la ribera divisó allá abajo, a la izquierda, la gran silueta del Mont-Valenien, que llevaba en la frente un copete blanco, el vapor de la pólvora que acababa de escupir. Al punto un segundo chorro de humo partió de lo alto de la fortaleza; unos instantes después resonó una nueva detonación.

4 Dos amigos 4 Guy de Maupassant La siguieron otras, y a cada momento la montaña lanzaba su aliento mortal, resoplaba vapores lechosos que se elevaban lentamente, en el cielo tranquilo, formando una nube sobre ella. El señor Sauvage se encogió de hombros: «Ya vuelven a empezar», dijo. Morissot, que miraba ansiosamente cómo se hundía una y otra vez la pluma de su flotador, se vio asaltado de pronto por la cólera del hombre pacífico contra los fanáticos que así luchaban, y refunfuñó: «Hay que ser estúpido para matarse de esa manera.» El señor Sauvage replicó: «Peor que los animales.» Y Morissot, que acababa de coger una breca, declaró: «Y pensar que siempre ocurrirá lo mismo, mientras haya gobiernos!» El señor Sauvage lo detuvo: «La República no habría declarado la guerra...» Morissot lo interrumpió: «Con los reyes, hay guerras fuera; con la República, hay guerra dentro.» Y se pusieron a discutir tranquilamente, desembrollando los grandes problemas políticos con la sana razón de hombres bondadosos y limitados, siempre de acuerdo en un solo punto, que nunca serían libres. Y el Mont-Valerien retumbaba sin tregua, demoliendo a cañonazos casas francesas, segando vidas, aplastando seres, poniendo fin a muchos sueños, a muchas alegrías esperadas, a mucha felicidad deseada, sembrando en corazones de esposas, en corazones de hijas, en corazones de madres, allá lejos, en otros países, sufrimientos que nunca acabarían. «Es la vida», declaró el señor Sauvage. «Diga más bien que es la muerte», replicó riendo Morissot. Pero se estremecieron asustados, oyendo que alguien caminaba detrás de ellos; y, volviendo la vista, vieron, pegados a sus espaldas, cuatro hombres, cuatro hombres altos armados y barbudos, vestidos como criados con librea y tocados con gorras de plato, apuntándoles con sus fusiles. Las dos cañas se les escaparon de las manos y empezaron a descender río abajo. En unos segundos los cogieron, los ataron, se los llevaron, los arrojaron a una barca y los trasladaron a la isla. Y detrás de la casa que habían creído abandonada vieron una veintena de soldados alemanes. Una especie de gigante velludo, que fumaba, a horcajadas en una silla, una gran pipa de porcelana, les preguntó, en excelente francés: «Qué, señores? Han tenido buena pesca?»

5 Dos amigos 5 Guy de Maupassant Entonces un soldado dejó a los pies del oficial la red llena de peces, que se había preocupado de recoger. El prusiano sonrió: «Ah, ah! Veo que no les ha ido mal. Pero se trata de otra cosa. Escúchenme y no se inquieten. Para mí, ustedes son dos espías enviados a vigilarme. Yo los cojo y los fusilo. Ustedes fingían pescar, con el fin de disimular sus intenciones. Han caído en mis manos, mala suerte; es la guerra. Pero, como ustedes han salido por las avanzadas, seguramente tienen una contraseña para regresar. Díganme esa contraseña y les perdono la vida.» Los dos amigos, lívidos, el uno junto al otro, con las manos agitadas por un leve temblor nervioso, callaban. El oficial prosiguió: «Nadie lo sabrá nunca, ustedes volverán tranquilamente a casa. El secreto quedará entre nosotros. Si se niegan, es la muerte, y en seguida. Elijan.» Ellos continuaban inmóviles, sin abrir la boca. El prusiano, sin perder la calma, prosiguió, extendiendo la mano hacia el río: «Piensen que dentro de cinco minutos estarán ustedes en el fondo de esa agua. Dentro de cinco minutos! No tienen ustedes familia?» El Mont-Valerien seguía retumbando. Los dos pescadores permanecían en pie y silenciosos. El alemán dio unas órdenes en su lengua. Después cambió su silla de sitio para no encontrarse demasiado cerca de los prisioneros, y doce hombres fueron a colocarse a veinte pasos, con los fusiles al pie. El oficial prosiguió: «Les doy un minuto, y ni un segundo más.» Después se levantó bruscamente, se acerco a los dos franceses, cogió a Morissot del brazo, se lo llevó aparte, le dijo en voz baja: «Rápido, la contraseña! Su compañero no sabrá nada, fingiré compadecerme...» Morissot no respondió nada. El prusiano se llevó entonces al señor Sauvage y le propuso lo mismo. El señor Sauvage no respondió. Volvieron a encontrarse uno junto a otro. Y el oficial se puso a dar órdenes. Los soldados alzaron sus armas. Entonces la mirada de Morissot cayó por casualidad sobre la red llena de zarbos, que había quedado en la hierba, a unos pasos de él.

6 Dos amigos 6 Guy de Maupassant Un rayo de sol hacía brillar el montón de peces, que se agitaban aún. Y lo invadió el desaliento. A pesar de sus esfuerzos, se le llenaron los ojos de lágrimas. Balbució: «Adiós, señor Sauvage.» El señor Sauvage contestó: «Adiós, señor Morissot.» Se estrecharon las manos, sacudidos de pies a cabeza por invencibles temblores. El oficial gritó: «Fuego!» Los doce disparos sonaron como uno solo. El señor Sauvage cayó de bruces. Morissot, más alto, osciló, giró sobre sí mismo y cayó atravesado sobre su compañero, boca arriba, mientras la sangre escapaba a borbotones por la guerrera agujereada en el pecho. El alemán dio nuevas órdenes. Sus hombres se dispersaron, regresando después con cuerdas y piedras que ataron a los pies de los dos muertos; después los llevaron a la orilla. El Mont-Valerien no cesaba de retumbar, coronado ahora por una montaña de humo. Dos soldados cogieron a Morissot por la cabeza y por las piernas; otros dos agarraron al señor Sauvage de idéntica manera. Los cuerpos, balanceados un instante con fuerza, fueron lanzados al río, describieron una curva, después se hundieron, de pie, en el río, pues las piedras arrastraban primero las piernas. El agua saltó, burbujeó, se agitó, después se calmó, mientras unas pequeñas ondas llegaban hasta la orilla. Flotaba un poco de sangre. El oficial, siempre sereno, dijo a media voz: «Ahora los peces se ocuparán de ellos.» Después regresó hacia la casa. Y de pronto vio la red con los zarbos en la hierba. La recogió, la examinó, sonrió, gritó: «Wilhelm!» Acudió un soldado de delantal blanco. Y el prusiano, lanzándole la pesca de los dos fusilados, le ordenó: «Fríeme en seguida esos animalitos, mientras aún están vivos. Serán deliciosos.» Y volvió de nuevo a fumar su pipa. Guy de Maupassant

ARBOLES EN EL UNIVERSO

ARBOLES EN EL UNIVERSO ARBOLES EN EL UNIVERSO Como todas las mañanas, Alejandro se dispone a desplazarse al Centro Integrado para la Dependencia de la calle Extremadura de Valladolid, lugar donde trabaja su padre. Es un día

Más detalles

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade 1 Sofia corre a través de la oscuridad. Tiene prisa y mucho miedo. No sabe por qué corre, por qué tiene miedo, o hacia dónde va. Hay algo allí detrás que la asusta, algo peligroso, algo malo, que se acerca

Más detalles

El castillo de irás y no volverás

El castillo de irás y no volverás El castillo de irás y no volverás En un hermoso pueblo al lado del mar vivía un pescador con su mujer. Eran ya mayores y no tenían hijos. Sólo se tenían el uno al otro. Todas las mañanas, muy temprano,

Más detalles

El circulo del 99. Cuento de Jorge Bucay

El circulo del 99. Cuento de Jorge Bucay El circulo del 99 Cuento de Jorge Bucay Había una vez un rey muy triste que tenía un sirviente, que como todo sirviente de rey triste, era muy feliz. Todas las mañanas llegaba a traer el desayuno y despertar

Más detalles

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

----------------------------------------------------------------------------------------------------------- Llovía y venteaba bastante. Era difícil ver. Había un hombre alto, pelirrojo, que corría por la calle gritando. Una mujer manejaba un pequeño coche verde. De repente el coche paró en frente del banco.

Más detalles

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/ Los tres cerditos Guco era un animal muy interesante. Desde pequeñito, vivía en el mismo bosque. Lo recorría de punta a rabo todos los días. Jugaba dando vueltas entre los árboles, dejando sus pisadas

Más detalles

El soldadito de plomo

El soldadito de plomo www.cuentosinfantilesadormir.com El soldadito de plomo Autor : Hans Christian Andersen Había una vez veinticinco soldaditos de plomo, hermanos todos, ya que los habían fundido en la misma vieja cuchara.

Más detalles

"EL CHAT ENGAÑOSO" Autora: Eva Domingo. la fiesta de su cumpleaños que se celebraría al día siguiente. Tenía que ordenar su

EL CHAT ENGAÑOSO Autora: Eva Domingo. la fiesta de su cumpleaños que se celebraría al día siguiente. Tenía que ordenar su "EL CHAT ENGAÑOSO" Autora: Eva Domingo Aquella mañana Elisa, a la que todos llamaban Lis, se levantó muy activa e ilusionada. Tenía que hacer un montón de cosas para preparar la fiesta de su cumpleaños

Más detalles

Entonces el pájaro le regaló a Josa un violín mágico, tan pequeñito como una pluma. Le enseñó a tocar una canción, y era tan bonita que todo el

Entonces el pájaro le regaló a Josa un violín mágico, tan pequeñito como una pluma. Le enseñó a tocar una canción, y era tan bonita que todo el El violín mágico Había una vez un carbonero que vivía en un bosque y se llamaba Jeromir. Era alto como un árbol y muy fuerte. Y su hijo se llamaba Josa. Pero Josa era pequeñito y ni pizca fuerte. Esto

Más detalles

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas 1 Palabras nuevas El domingo por la mañana, al abrocharse su capota azul marino, la bruja vio que le faltaba un botón. Se la puso, de todos modos, y se fue a dar un paseo por el parque. Roque Bodoque y

Más detalles

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Los objetivos de esta sesión son: Repasar las emociones trabajadas a lo largo del curso. Definirse a sí mismo. Iniciar algunas técnicas de relajación

Más detalles

Alberto Albaladejo Psicopedagogía y Coaching Infantil

Alberto Albaladejo Psicopedagogía y Coaching Infantil Alberto Albaladejo Psicopedagogía y Coaching Infantil Grupo de trabajo de Motricidad Anabel Cornago, Fátima Collado, Mariana Cardona, Mercedes Lancharro, Juana Bayo, Isa Ballesteros, Gabriel Castillo Reyes,

Más detalles

LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO

LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO 1 LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO A continuación, se muestran las 1000 palabras más frecuentemente usadas del castellano (concretamente 1008 palabras) tomadas de los datos estadísticos

Más detalles

Capítulo 1 Llevaba demasiadas horas despierta. Aunque mi cuerpo necesitaba descansar, mi mente no paraba de trabajar; imágenes de mi vida pasaban continuamente, estaba nerviosa, sentía miedo, tanto que

Más detalles

PRESENTACIÓN. Buena lectura!

PRESENTACIÓN. Buena lectura! PRESENTACIÓN La serie Aventura joven narra las aventuras que vive un grupo de amigos adolescentes: Mónica, Guillermo, Laura, Sergio y Martín. A través de sus historias, los vas a ir conociendo y, al mismo

Más detalles

Un hombre rico tenía a su mujer muy enferma, y cuando vio que se acercaba. La Cenicienta. Hermanos Grimm

Un hombre rico tenía a su mujer muy enferma, y cuando vio que se acercaba. La Cenicienta. Hermanos Grimm La Cenicienta Hermanos Grimm Un hombre rico tenía a su mujer muy enferma, y cuando vio que se acercaba su fin, llamó a su hija única y le dijo: -Querida hija, sé piadosa y buena, Dios te protegerá desde

Más detalles

Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche

Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche www.soncuentosinfantiles.com Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche Erase una vez una viuda que vivía con su hijo, Aladino. Un día, un misterioso extranjero ofreció al muchacho

Más detalles

DE LOS 4 A LOS 6 MESES

DE LOS 4 A LOS 6 MESES DE LOS 4 A LOS 6 MESES Cómo SOY? - Si me sientas con apoyos, aguanto la cabeza y la muevo a los lados para ver lo que me rodea, así participo de lo que pasa a mi alrededor. - Boca abajo puedo levantar

Más detalles

Lección 57. 4. Era capaz el hombre endemoniado de salvarse el mismo del poder de todos los demonios que lo controlaban? -No.

Lección 57. 4. Era capaz el hombre endemoniado de salvarse el mismo del poder de todos los demonios que lo controlaban? -No. Lección 57 1. Por qué se cansó Jesús? -Aunque Jesús era plenamente Dios, Él también era completamente humano. 2. Cómo fue capaz Jesús de ordenar al viento y al mar que se calmaran? -Porque Jesús era Dios.

Más detalles

UNA LARGA NOCHE. El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince

UNA LARGA NOCHE. El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince UNA LARGA NOCHE El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince días. Venía saliendo de un tormentoso matrimonio de varios años y atravesaba por un estrés laboral en una

Más detalles

CENICIENTA Y LOS SIETE ENANOS

CENICIENTA Y LOS SIETE ENANOS CENICIENTA Y LOS SIETE ENANOS Ariane Percque Nolwenn Pelwen Erase una vez, une chica muy normal, de 22 años. Era rubia, tenía los ojos azules, era alta, delgada y vivía sola en un apartamento en Nueva

Más detalles

29 de Marzo. 5 de Abril

29 de Marzo. 5 de Abril 29 de Marzo Esta es la semana que Jesús vino a la existencia como un ser humano. A través de un misterio biológico que ninguna persona terrenal va a entender completamente, el poder del Espíritu Santo

Más detalles

El par de zapatos. Pierre Gripari

El par de zapatos. Pierre Gripari El par de zapatos Pierre Gripari Había una vez un par de zapatos que estaban casados. El zapato derecho, que era el señor, se llamaba Nicolás. Y el zapato izquierdo, que era la señora, se llamaba Tina.

Más detalles

CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas)

CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas) CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas) Para crear desde la mente, hablamos de que había pensamientos, luego tenemos que poner

Más detalles

Estaba aún dormida, pero sentía que se

Estaba aún dormida, pero sentía que se Estaba aún dormida, pero sentía que se alzaba del sueño exactamente como un globo: como si fuera un pez de colores en una pecera de sueño, alzándose más y más a través de las tibias aguas del adormecimiento

Más detalles

UN CUENTO PARA EMPEZAR

UN CUENTO PARA EMPEZAR Campaña institucional 2011-2012 Catequesis infantil UN CUENTO PARA EMPEZAR Comenzamos leyendo este cuento: La nube Topami Cuenta la leyenda que hace muchos, muchos años, había una nube llamada Topami que,

Más detalles

La esperanza del pueblo

La esperanza del pueblo Jueves 21 mayo 2015 La esperanza del pueblo Amiel Bendavid y Lara Abdul Ghani 2nde7 Érase una vez, en las profundidades de África, un pequeño pueblo donde la gente era muy feliz. Este pueblo era poco conocido

Más detalles

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar Lolita Bosch El niño q u e quería matar Para A.M. Uno Me llamo Max, tengo catorce años y paso mucho más miedo que los otros niños. Porque a veces se me ocurren unas cosas muy extrañas que no sé qué son,

Más detalles

No me gusta que seas tan golosa. Es de muy mala educación comer con los dedos. Además, tenemos que esperar a la abuelita.

No me gusta que seas tan golosa. Es de muy mala educación comer con los dedos. Además, tenemos que esperar a la abuelita. 1 CAPERUCITA ROJA El escenario representa: a la derecha la casa de Caperucita, en la que se ven una mesa y tres sillas, dispuestas de modo que ninguna da la espalda a los espectadores, sobre la mesa, una

Más detalles

El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz

El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz Es el día de su cumpleaños y a Javi le regalan un soldado. Cuando pasaban cerca de las tiendas, le pidió a mamá alguno de los tantos que había en las vidrieras.

Más detalles

Localidad: C/Panaderos Nº4 6ºA Valladolid 47004

Localidad: C/Panaderos Nº4 6ºA Valladolid 47004 Nombre: Alberto Tejero Caballo Correo: a.tejero2001@gmail.com Localidad: C/Panaderos Nº4 6ºA Valladolid 47004 Teléfono: Móvil 616771609 Fijo: 983200375 La intención de este relato (además de crear buena

Más detalles

La Verdad en la Vida. Los Milagros. La Vida de Cristo, Parte 3

La Verdad en la Vida. Los Milagros. La Vida de Cristo, Parte 3 La Verdad en la Vida La Vida de Cristo - Parte 3 Los Milagros Pre-Escolar, Año 1, Libro 3 La Vida de Cristo, Parte 3 La Verdad en la Vida Una Serie de Literatura de Clases Bíblicas Para Grupos Clasificados

Más detalles

EN SU BANCO DEL PARQUE

EN SU BANCO DEL PARQUE EN SU BANCO DEL PARQUE Era su primer día. Estaba muy emocionado. Sabía que iba a pasar allí mucho tiempo, posiblemente el resto de sus días, pero estaba en un parque y eso le alegraba, pues había oído

Más detalles

En Tierra del Fuego, en la tribu sélknam había un joven indio

En Tierra del Fuego, en la tribu sélknam había un joven indio Leyenda del otoño y el loro graciela repún (sélknam - tierra del fuego) En Tierra del Fuego, en la tribu sélknam había un joven indio llamado Kamshout al que le gustaba hablar. Leyenda del otoño y el loro

Más detalles

CORRIENDO POR LAS CALLES

CORRIENDO POR LAS CALLES CORRIENDO POR LAS CALLES Por: Leydi Rocío Silva Rangel Era tarde sin duda alguna, tuve que apagar el celular por que me canse de mirar una y otra vez la hora. El tiempo parecía haberse detenido, no avanzaba,

Más detalles

LECTIO DIVINA Domingo 4 de Abril de 2010 Domingo de Pascua Ciclo C Tú palabra es una lámpara a mis pies y una luz en mi camino Salmo 119.

LECTIO DIVINA Domingo 4 de Abril de 2010 Domingo de Pascua Ciclo C Tú palabra es una lámpara a mis pies y una luz en mi camino Salmo 119. LECTIO DIVINA Domingo 4 de Abril de 2010 Domingo de Pascua Ciclo C Tú palabra es una lámpara a mis pies y una luz en mi camino Salmo 119.105 TEXTO BÍBLICO: Lucas 24, 1-12 NOTA: Como el texto de la Misa

Más detalles

La ciencia mágica. [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev

La ciencia mágica. [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev La ciencia mágica [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev En una aldea vivía un campesino con su mujer y su único hijo. Eran muy pobres, y, sin embargo, el marido deseaba que su hijo estudiase

Más detalles

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Cris estaba agotada. Había tenido un día terrible, así que se fue a la cama un poco más

Más detalles

EL ELEFANTE APUESTA CON EL TIGRE

EL ELEFANTE APUESTA CON EL TIGRE EL ELEFANTE APUESTA CON EL TIGRE E n tiempos muy lejanos, Ejayah, el elefante, y Rimeu, el tigre, eran excelentes amigos. Un día llegaron a un calvero y encontraron allí a Lotong, el mono de anteojos y

Más detalles

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a nadie a quien contarle mis problemas, a quien darle un abrazo.

Más detalles

El árbol. De modo que a la mitad de las casas, de las calles, de las huertas y de los jardines nunca les daba el sol.

El árbol. De modo que a la mitad de las casas, de las calles, de las huertas y de los jardines nunca les daba el sol. El árbol Érase una vez un árbol enorme que crecía en una isla muy pequeñita. La historia sucedió en un tiempo muy lejano, en el archipiélago del Japón. Los japoneses sienten un gran amor y respeto por

Más detalles

Mujeres que corren con los lobos Los cuentos de Clarissa Pinkola Estés. La Mujer Esqueleto

Mujeres que corren con los lobos Los cuentos de Clarissa Pinkola Estés. La Mujer Esqueleto Mujeres que corren con los lobos Los cuentos de Clarissa Pinkola Estés La Mujer Esqueleto Había hecho algo que su padre no aprobaba, aunque ya nadie recordaba lo que era. Pero su padre la había arrastrado

Más detalles

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un La aparecida de la carretera vieja de La Guaira Venezuela A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar

Más detalles

Domingo de la Divina Misericordia

Domingo de la Divina Misericordia Domingo de la Divina Misericordia Llamando a todos los católicos! Esta podría ser nuestra última esperanza de salvación? Los católicos de todo el mundo están volviendo a la práctica de su fe a pesar de

Más detalles

Carta del Gran Jefe Seattle, de la tribu de los Swamish, a Franklin Pierce Presidente de los Estados Unidos de América.

Carta del Gran Jefe Seattle, de la tribu de los Swamish, a Franklin Pierce Presidente de los Estados Unidos de América. Carta del Gran Jefe Seattle, de la tribu de los Swamish, a Franklin Pierce Presidente de los Estados Unidos de América. En 1854, el Presidente de los Estados Unidos de América, Franklin Pierce, hizo una

Más detalles

Las Medias de los Flamencos

Las Medias de los Flamencos Las Medias de los Flamencos (Horacio Quiroga) Cierta vez las víboras dieron un gran baile. Invitaron a las ranas y a los sapos, a los flamencos y a los yacarés y a los pescados. Los pescados, como no caminan,

Más detalles

Valentina no quiere ir de campamentos

Valentina no quiere ir de campamentos Valentina no quiere ir de campamentos Texto: Sandra Gómez Rey Ilustraciones: Guillem Escriche Los cuentos de la abuela Esta es la historia de Valentina cuando tenía siete años, y que antes de decir algo

Más detalles

La cita con Carmen. Por. Paige Rowe. Escena. paz. Son las 6 de la mañana y la sala de yoga está callada con ventanas grandes donde se puede ver el

La cita con Carmen. Por. Paige Rowe. Escena. paz. Son las 6 de la mañana y la sala de yoga está callada con ventanas grandes donde se puede ver el La cita con Carmen Por Paige Rowe Tiempo Presente Personajes Carmen: Mujer de 23 años, desilusionada con su amor y triste del alma Ángel: Hombre de 23 años, novio de Carmen. Siempre trabajando. Maria:

Más detalles

METRO, 2 P.M. Hoy, aunque llegué corriendo como un caballo loco a la estación de Sants, el dichoso tren de cercanías me deja tirado a pesar de mis esfuerzos por entrar, y no lo logro parar. Otra vez he

Más detalles

TECNICAS DE PRESENTACIÓN

TECNICAS DE PRESENTACIÓN TECNICAS DE PRESENTACIÓN El objetivo de las dinámicas de animación, aplicadas a la Educación es: desarrollar la participación al máximo y crear un ambiente fraterno y de confianza. Pueden utilizarse en

Más detalles

Humberto Costantini. Lección de inglés

Humberto Costantini. Lección de inglés Humberto Costantini Lección de inglés De Cuentos completos 1945-1987, Buenos Aires, Ediciones ryr, 2010. La puerta de la habitación está abierta? No, señor, la puerta de la habitación está cerrada. La

Más detalles

PROCEDIMIENTOS DE AUTORRELAJACIÓN PARA ADULTOS Joseph Cautela y June Groden

PROCEDIMIENTOS DE AUTORRELAJACIÓN PARA ADULTOS Joseph Cautela y June Groden PROCEDIMIENTOS DE AUTORRELAJACIÓN PARA ADULTOS Joseph Cautela y June Groden Extraído del libro de: Cautela, J. y Groden, J. (1985). Técnicas de relajación (Manual práctico para adultos, niños y educación

Más detalles

Me llamo Adolfo, y soy un lobo. Nací en el bosque que se ve a mis espaldas. El bosque es mi casa. En él hay de todo lo que necesito para vivir: gansos, cerditos, conejos y otros manjares. Muchos dicen

Más detalles

Muñeco de serrín. Había pasado una mala noche, tenía el cuerpo bañado en sudor y el recuerdo de

Muñeco de serrín. Había pasado una mala noche, tenía el cuerpo bañado en sudor y el recuerdo de Había pasado una mala noche, tenía el cuerpo bañado en sudor y el recuerdo de algún sueño inquietante, que ahora ya despierto, aún me hacía ver el mundo con ojos extraños suerte que ella estaba a mi lado.

Más detalles

Juan el de la vaca. Esto había de ser un hombre que tenía un hijo y una vaca. La vaca era muy hermosa y el hijo algo tonto.

Juan el de la vaca. Esto había de ser un hombre que tenía un hijo y una vaca. La vaca era muy hermosa y el hijo algo tonto. Cuentos populares Juan el de la vaca Esto había de ser un hombre que tenía un hijo y una vaca. La vaca era muy hermosa y el hijo algo tonto. El padre lo mandó un día a vender la vaca, porque les hacía

Más detalles

Tareas de evaluación de Gente 2 Nueva edición (lecciones 1-7)

Tareas de evaluación de Gente 2 Nueva edición (lecciones 1-7) Tareas de evaluación de Gente 2 Nueva edición (lecciones 1-7) Te acuerdas de Ioannis? Era un joven griego que pasó un mes en Madrid estudiando español. Ioannis conoció a mucha gente en España. Sus cuatro

Más detalles

Diario de la Violencia

Diario de la Violencia Diario de la Violencia Muchos me han de odiar por ser quien soy, pero, Qué puedo yo hacer si he nacido siendo así? Si para eso estoy en este mundo? Aunque Estará bien todo esto? Mi nombre es violencia.

Más detalles

Soy libre. Soy libre aunque no quiera

Soy libre. Soy libre aunque no quiera México, Distrito Federal a 16 de Septiembre del 2011. Melissa Rojas S.de Cima Soy libre Soy libre aunque no quiera La libertad viene incluida en el ser humano, es parte del paquete. Es la liga entre las

Más detalles

Había una vez un viejo de 87 años llamado Labón. Toda su vida

Había una vez un viejo de 87 años llamado Labón. Toda su vida Los Ratones Patas rriba por Roald ahl Había una vez un viejo de 87 años llamado Labón. Toda su vida había sido un hombre callado y tranquilo. Era muy pobre y muy feliz. uando Labón descubrió que había

Más detalles

Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA

Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA Dánae era la hija de Acrisio, el rey de Argos, y vivía aislada del mundo, encerrada en una torre de palacio, porque a su padre le habían profetizado que su destino

Más detalles

Por fin continuó hablándoles, con esa voz suave y dulce, que tanto les gustaba oír.

Por fin continuó hablándoles, con esa voz suave y dulce, que tanto les gustaba oír. El secreto má gico Quieres que te cuente un secreto? Existe una isla en el Océano Pacífico que es un lugar muy, muy especial. Allí, las personas tienen algo que todo el mundo desearía tener: Magia! Es

Más detalles

PEREZA ILUSIÓN METAS DESEOS

PEREZA ILUSIÓN METAS DESEOS AMBIENTACIÓN: 1.-En estos últimos años está creciendo la preocupación mundial por el planeta, la ecología, que todos los pueblos dispongan de agua limpia para beber, que todos los niños tengan escuela,

Más detalles

LA BRUJITA TAPITA (Cecilia Rogier)

LA BRUJITA TAPITA (Cecilia Rogier) . GRUPO DE TRABAJO: Canciones para cantar y jugar. LA BRUJITA TAPITA (Cecilia Rogier) La brujita Tapita vivía en un tapón que no tenía puerta, ni ventana, ni balcón La brujita Tapita vivía en un tapón

Más detalles

El Dragón y su abuelita

El Dragón y su abuelita El Dragón y su abuelita Hermanos Grimm Había una vez una guerra. El rey de esta guerra tenía muchos soldados; pero aunque le gustaba que peleasen y muriesen por él, no estaba dispuesto a pagarles lo necesario.

Más detalles

Sociedad de Misiones Africanas. 1. Primer Certamen Cuentos de África

Sociedad de Misiones Africanas. 1. Primer Certamen Cuentos de África 1. Primer Certamen Cuentos de África 2. Primer Certamen Cuentos de África CUENTOS DE ÁFRICA La convoca el Primer Certamen de Dibujos sobre Cuentos de África A vosotros, niños y jóvenes, os presentamos

Más detalles

POEMAS DE HUGO MUJICA EN PLENA NOCHE. También en plena noche la nieve se derrite blanca. y la lluvia cae sin perder su transparencia.

POEMAS DE HUGO MUJICA EN PLENA NOCHE. También en plena noche la nieve se derrite blanca. y la lluvia cae sin perder su transparencia. POEMAS DE HUGO MUJICA EN PLENA NOCHE También en plena noche la nieve se derrite blanca y la lluvia cae sin perder su transparencia. Es ella, la noche, la que nos libra de los reflejos, la que nos expande

Más detalles

Guión cortometraje para la prevención de incendios

Guión cortometraje para la prevención de incendios Guión cortometraje para la prevención de incendios Título: ALTO AL FUEGO Personajes: - Papá - Juanito - Señora 1 - Señora 2 - Niños extras - Adultos extras La historia transcurre en una de las comunidades

Más detalles

SEMANASANTA 26 Y 27 DE MARZO

SEMANASANTA 26 Y 27 DE MARZO SEMANASANTA 26 Y 27 DE MARZO Clase desarrollada por : Jennifer Arias Referencia Bíblica: Mateo 16:1-8, 1 Lucas 24:1-12 Versículo Clave: No está aquí, pues ha resucitado, tal como dijo. (Mateo 28:6 Concepto

Más detalles

Canta, canta, cantarín

Canta, canta, cantarín Canta, canta, cantarín Cuento realizado por las familias Actividades para trabajar el cuento Érase una vez una sirena que se llamaba Rapunzel y que tocaba el violín en lo alto de una roca, rodeada de agua

Más detalles

CANTANDO APRENDO EN EL JARDÍN

CANTANDO APRENDO EN EL JARDÍN CANTANDO APRENDO EN EL JARDÍN 17 CANCIONES BUENOS DÍAS SEÑOR SOL Buenos días señor sol Como está usted este día Buenos días señor sol Amanece, buenos días. Buenos días, buenos días. Amanece: Buenos días.

Más detalles

Levemente hacia atrás Primer premio en el Concurso Internacional de Cuentos para Niños de Imaginaria y EducaRed Ilustrado por Pablo Fernández

Levemente hacia atrás Primer premio en el Concurso Internacional de Cuentos para Niños de Imaginaria y EducaRed Ilustrado por Pablo Fernández Ángeles Durini Levemente hacia atrás Primer premio en el Concurso Internacional de Cuentos para Niños de Imaginaria y EducaRed Ilustrado por Pablo Fernández Candelario Amante yacía en el cementerio de

Más detalles

SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ

SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ Si algunos queremos ser constructores de paz es porque, justamente, somos aún más sensibles ante la importancia que tiene la paz. Se tiene el sentimiento de que la paz es como

Más detalles

TALLER. La enseñanzaaprendizaje. de la literatura en un contexto E/LE. Documentos de trabajo I Encuentro profele Turín. Margarita I.

TALLER. La enseñanzaaprendizaje. de la literatura en un contexto E/LE. Documentos de trabajo I Encuentro profele Turín. Margarita I. TALLER La enseñanzaaprendizaje de la literatura en un contexto E/LE. Turín, 24 de octubre de 2014 Margarita I. Asensio Pastor Documentos de trabajo I Encuentro profele Turín PARA LA REFLEXIÓN Mini test

Más detalles

PUBLISHED BY: VODNIKOVA ZALOŽBA (DSKG): KUD SODOBNOST INTERNATIONAL, 2011 TRANSLATED BY: BARBARA PREGELJ

PUBLISHED BY: VODNIKOVA ZALOŽBA (DSKG): KUD SODOBNOST INTERNATIONAL, 2011 TRANSLATED BY: BARBARA PREGELJ SAMPLE TRANSLATION PETER SVETINA EL ANILLO MÁGICO PUBLISHED BY: VODNIKOVA ZALOŽBA (DSKG): KUD SODOBNOST INTERNATIONAL, 2011 TRANSLATED BY: BARBARA PREGELJ ORIGINAL TITLE: ČUDEŽNI PRSTAN NUMBER OF PAGES:

Más detalles

Prologo. Londres, 1810

Prologo. Londres, 1810 Prologo Londres, 1810 Lord Devlin St. James, cuarto conde de Selford, estaba decidido a declararse esa misma tarde a lady Clarissa Blackwood. En ese mismo momento Devlin se encontraba en la biblioteca

Más detalles

ACTIVIDADES Y EJERCICIOS PARA JUGADORES MENORES DE 10 AÑOS

ACTIVIDADES Y EJERCICIOS PARA JUGADORES MENORES DE 10 AÑOS APÉNDICE ACTIVIDADES Y EJERCICIOS PARA JUGADORES MENORES DE 10 AÑOS Entrada en calor El calentamiento debe ayudar a los niños a desarrollar las habilidades físicas apropiadas para la edad, pero sobre todo

Más detalles

SAN MATEO (Domingo de Ramos)

SAN MATEO (Domingo de Ramos) Somos cuatro amigos de Jesús de Nazaret. Nos llamamos Marcos, Mateo, Lucas y Juan. Y nos gustaría contaros una historia, que sucedió hace casi dos mil años. Aunque haya pasado el tiempo nos acordamos muy

Más detalles

El primer día de colegio

El primer día de colegio El primer día de colegio Texto: Mireia Vidal Ilustraciones: Carles Salas Los cuentos de la abuela Esa mañana, el señor Cabezagacha se levantó nervioso. El sol no brillaba tan fuerte como lo había hecho

Más detalles

17. Marcos 4.1 20 Jesús empieza a usar parábolas (1 9) A. Gente alrededor (1) B. Enseñanza en parábolas (2) C. Parábola de la semilla (3 9)

17. Marcos 4.1 20 Jesús empieza a usar parábolas (1 9) A. Gente alrededor (1) B. Enseñanza en parábolas (2) C. Parábola de la semilla (3 9) 17. Marcos 4.1 20 I. Jesús empieza a usar parábolas (1 9) 1 Otra vez comenzó Jesús a enseñar junto al mar, y se reunió alrededor de él mucha gente, tanto que entrando en una barca, se sentó en ella en

Más detalles

6 JUEGOS DE CICLISMO

6 JUEGOS DE CICLISMO 6 JUEGOS DE CICLISMO ENTRENAMIENTO DIVERTIDO EN CICLISMO POR TODOS LOS NIÑOS Estoy convencido de que la cultura única de los niños en ciclismo, que tenemos en Dinamarca, es la piedra angular en nuestro

Más detalles

Te espero el día... a las... en

Te espero el día... a las... en Frases 15 Años 1 Pase meses tratando de organizar una fiesta inolvidable, pero me di cuenta que sin vos es imposible. Por eso te invito a fetejar Mis 15 Años 2 Hoy es mi noche, hoy se cumple mi sueño,

Más detalles

Plan Para un Año LA PALABRA DE DIOS

Plan Para un Año LA PALABRA DE DIOS Antiguo Testamento Plan Para un Año LA PALABRA DE DIOS Creado para uso con niños principiantes, y principiantes que no asisten a una iglesia. Adaptable para todas edades. ANTIGUO TESTAMENTO LECCIÓN 16

Más detalles

1. LECTURA DEL CUENTO 2. DIALOGO CON LOS NIÑOS. El educador lee el cuento Qué has hecho con tu hermano?

1. LECTURA DEL CUENTO 2. DIALOGO CON LOS NIÑOS. El educador lee el cuento Qué has hecho con tu hermano? 1. LECTURA DEL CUENTO El educador lee el cuento Qué has hecho con tu hermano? 2. DIALOGO CON LOS NIÑOS En primer lugar se establece un diálogo para asegurar que ha habido una buena comprensión del cuento

Más detalles

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo?

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? Ray Bradbury La última noche del mundo Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? - Qué haría? Lo dices en serio? -Sí, en serio. -No sé. No lo he pensado. El hombre se sirvió un poco

Más detalles

Una mañana bajó al río con un puchero de cobre para llenarlo de agua, mezclarla con la harina y así poder hacerse un pan.

Una mañana bajó al río con un puchero de cobre para llenarlo de agua, mezclarla con la harina y así poder hacerse un pan. El Príncipe Serpiente Hace muchos años en una pequeña ciudad de la India, vivía una mujer viejecita tan pobre, que sólo tenía harina seca para poder comer. Una mañana bajó al río con un puchero de cobre

Más detalles

La voz atraviesa el sueño, oscila en la superficie.

La voz atraviesa el sueño, oscila en la superficie. www.sumadeletras.com La voz atraviesa el sueño, oscila en la superficie. La mujer acaricia las cartas vueltas sobre la mesa, repite varias veces, con ese tono de certeza: «El 20 de mayo, su vida va a cambiar».

Más detalles

LOS JUEGOS COOPER ATIVOS

LOS JUEGOS COOPER ATIVOS No existe una mejor prueba del progreso de una civilización que la del progreso de la cooperación. John Stuart Mill LOS JUEGOS COOPER ATIVOS Un juego cooperativo es aquel en el que las personas que participan

Más detalles

Jorge el valeroso. - Y tú qué quieres. - Verá respondió Jorge -, me gustaría que alguno de ustedes me ayudase a conocer lo que es el miedo.

Jorge el valeroso. - Y tú qué quieres. - Verá respondió Jorge -, me gustaría que alguno de ustedes me ayudase a conocer lo que es el miedo. Jorge el valeroso En una pequeña ciudad no muy lejana, vivía un hombre junto a su hijo, al que todos llamaban Jorge el tonto, porque no sabía lo que era el miedo. Tenía muchas ganas de saberlo, pero nadie

Más detalles

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso.

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso. Madre Nieve Hermanos Grimm U na viuda tenía dos hijas. Una trabajadora y bonita, y la otra fea y perezosa. La madre, sin embargo, quería mucho más a la fea y perezosa, porque era su verdadera hija. La

Más detalles

Rumplestiltskin. Fun Reading with Activities. Parte I

Rumplestiltskin. Fun Reading with Activities. Parte I Andrew Lang s Adaptado 2005, Marie Swiston Ilustraciones de Gary Turtle Parte I Había una vez un molinero pobre que tenía una hija muy hermosa. El molinero siempre buscaba la oportunidad de progresar,

Más detalles

Exordio EL TEATRO DE LAS ÁNIMAS [13]

Exordio EL TEATRO DE LAS ÁNIMAS [13] Exordio Esto? Esto ya lo habías leído. Y es que por decir no hay nada nuevo. Desde hace mucho tiempo todo ya fue escrito; son las mismas historias. Sí, así es, lo habías leído, solo que nunca antes tenías

Más detalles

ESCUELA SABÁTICA DE CUNA IGLESIA ADVENTISTA ZGZ-DELICIAS

ESCUELA SABÁTICA DE CUNA IGLESIA ADVENTISTA ZGZ-DELICIAS ESCUELA SABÁTICA DE CUNA IGLESIA ADVENTISTA ZGZ-DELICIAS DESAYUNO A LA ORILLA DEL MAR I. INTRODUCCIÓN Y BIENVENIDA (10-15 min) CANCIÓN BUENOS DÍAS! Buenos días! Cómo le va? Buenos días! Cómo le va? Por

Más detalles

PRIMERA SEMANA DE CUARESMA

PRIMERA SEMANA DE CUARESMA Cuaresma. Pág.1 PRIMERA SEMANA DE CUARESMA Jesús pasa cuarenta días en el desierto (Mateo 4, 1-11) Para pensar y trabajar: - Jesús también fue empujado por el diablo a hacer cosas para no agradar a Dios...

Más detalles

El hijo del carbonero y la pastorcilla

El hijo del carbonero y la pastorcilla El hijo del carbonero y la pastorcilla Texto: Sandra Gómez Rey Ilustraciones: Guillem Escriche Los cuentos de la abuela Había una vez un niño que se llamaba Juan. Era muy tímido y más bien miedoso. Y tenía

Más detalles

Al marchar. Levantó la cabeza del libro y se encontró con las particulares casas de la entrada de la ciudad.

Al marchar. Levantó la cabeza del libro y se encontró con las particulares casas de la entrada de la ciudad. Al marchar. Freddy Andrés Calderón Calderón Levantó la cabeza del libro y se encontró con las particulares casas de la entrada de la ciudad. Seguían sin cambios. Sin embargo, creyó distinguir una fina

Más detalles

Josué tenía por delante una inmensa tarea. Debía

Josué tenía por delante una inmensa tarea. Debía 15 AVENTURAS DE FE CON MOISÉS Y JOSUÉ El paso del Jordán Lectura bíblica: Josué 2 y 3 Texto para memorizar: Josué 3:5 Objetivo: que los niños tengan plena confianza en que nuestro Dios hace milagros, y

Más detalles

cabeza vacía Luisa Horno Delgado

cabeza vacía Luisa Horno Delgado cabeza vacía Luisa Horno Delgado 3 Estoy empezando a desorientarme, a tener vacíos. Siempre he sido muy despistada, como casi toda mi familia, pero esto es otra cosa. Algo desaparece dentro de mi cabeza

Más detalles

1.2.1.1.- Respiración profunda y el uso de imágenes mentales

1.2.1.1.- Respiración profunda y el uso de imágenes mentales 1.2.- Técnicas de relajación 1.2.1.- Técnicas de reducción de ansiedad La ansiedad, además de generar malestar, disminuye el rendimiento. Es posible aprender a reducir el nivel de activación cuando es

Más detalles

EL SOLDADITO DE PLOMO

EL SOLDADITO DE PLOMO Tesoro de la Juventud EL SOLDADITO DE PLOMO 2003 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Tesoro de la juventud EL SOLDADITO DE PLOMO Del libro de las narraciones interesantes

Más detalles