PERFECCIONAMIENTO DE SI MISMO

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "PERFECCIONAMIENTO DE SI MISMO"

Transcripción

1 PERFECCIONAMIENTO DE SI MISMO DE ERNESTO WOOD PROLOGO Ofrecemos al público, reunidas en el presente volumen las cuatro conferencias que dictó en Santiago, Valparaíso, Concepción, Iquique, etc., el distinguido educador inglés, señor Ernesto Wood. Al hacerlo, correspondemos al pedido formulado por muchas personas que tuvieron oportunidad de oírlo en la Biblioteca Nacional o en los Liceos de Valparaíso y Concepción, y que desean tener oportunidad de leer las disertaciones escuchadas, para estudiar con mayor atención esas enseñanzas sencillas y prácticas. Su autor, señor Ernesto Wood, es de nacionalidad inglesa; llegó a nuestro país acompañado de su distinguida esposa, después de más de dos años de viajes continuos por los principales países del mundo, cumpliendo su programa de dictar conferencias públicas sobre Religión, Educación, Psicología, y muy principalmente sobre las filosofías indostánicas. El autor está especialmente capacitado para cumplirlo, ya que une a una gran versación en las ciencias y filosofías occidentales, y un conocimiento profundo del Oriente. Ha vivido más de doce años en la India, recorriendo todo el país; domina a la perfección el sánscrito, idioma del cual es profesor; condición que lo capacita para estudiar en su fuente las espléndidas enseñanzas que encierran esas antiquísimas filosofías. El señor Wood ha sido durante muchos años profesor; ha dirigido hasta hace poco el colegio Hyderabad, que depende de las Universidades Nacional Hindú y de la de Bombay; ha sido inspector de numerosos centros educacionales y, lo que vale más, siente verdadero afecto por los estudiantes, noble emoción que lo inspira y guía en su labor. Las Investigaciones psíquicas, que son hoy día un nuevo campo de experimentación científica que llama cada día más la atención de los intelectuales, han sido cultivadas por él con criterio propio y desapasionado. Para su mejor éxito en estos estudios ha tenido la buena fortuna de trabajar durante mucho tiempo estrechamente asociado a los famosos investigadores, Sra. Annie Besant y Sr. C. W. Leadbeater. Pertenece, como ellos, a la Sociedad Teosófica, organización a la que ha prestado y presta un eficiente concurso. No nos incumbe hacer una crítica de la obra que presentamos: formulamos solamente nuestros votos por que sean muchos los que traten de dar una aplicación práctica a estas sencillas enseñanzas, seguros que alcanzarán positivos beneficios, como ha ocurrido ya con el "Método de Entrenamiento mental" aplicado a los estudios, que ha capacitado a muchos jóvenes para alcanzar éxito en sus exámenes, después de numerosos fracasos. Los Editores CAPITULO 1 EL PODER DEL PENSAMIENTO

2 Somos muchos los que en la época actual, estamos convencidos que el destino de cada hombre está en sus propias manos y que, por lo tanto, podemos producir en nuestra vida una marcada diferencia, si seguimos cierto método para el propio desarrollo. El que así piensa, cualquiera sea su religión, no cree en la existencia de la suerte o de accidentes de cualquiera clase. Cree que el hombre se ha desarrollado siguiendo el curso de una evolución presidida por Dios haciéndose cada vez más divino por medio de la conquista del mundo, que constituye su medio ambiente; de modo que, aunque es esencialmente divino en su naturaleza, debe obtener de dentro de si mismo su plena divinidad, o sea adquirida por el ejercicio y desarrollo de sus propios poderes de voluntad consciente, amor y comprensión. Debido a esto, tiene para nosotros particular interés el propio desarrollo. Consideramos que el hombre que sabiamente se educa a sí mismo, puede recorrer en tres años en el camino del progreso, lo que recorrería en treinta años yendo al acaso, sin usar deliberadamente su voluntad, en la adquisición del gran objetivo de la vida humana. Aun en el caso en que no creamos en el glorioso destino del hombre, que será nuestro por el propio esfuerzo en vivir como los hombres en realidad debieran, llenos de voluntad, de amor y pensamiento; queda sin embargo, el hecho de que podemos tener plena prueba, dentro de pocas semanas o meses, del valor que para nuestra vida tiene el desarrollo deliberado de nuestros poderes mentales. Debo sólo advertir, que el hombre que desarrolla altamente sus poderes mentales sin desarrollar al mismo tiempo su amor, y sin alentar constantemente un sentimiento de altruismo para sus semejantes de todas las condiciones sociales, será un factor perjudicial para otras personas, tanto como para sí mismo. Por lo tanto, digo, que si habéis decidido emprender vuestro mejoramiento mental, debéis resolveros al mismo tiempo a que vuestros acrecentados poderes mentales no sean usados solamente para enriquecer vuestra propia vida, sino para hacer más felices también a todos los que el destino llevó a vuestro alrededor. Me propongo tratar, ahora, de los pocos conocidos poderes de la mente, que mucho he estudiado últimamente al hacer investigaciones psíquicas y cuya sistematización es hoy una ciencia que llama poderosamente la atención de los más esclarecidos científicos. Antes de entrar en materia, será tal vez útil señalar el hecho de que muchos de los investigadores están penetrados de que tienen que afrontar algunos peligros al intentar conseguir nuevos conocimientos; pero saben también que cuando se dedican a estas investigaciones se hallan protegidos por tres principios, sin aplicar los cuales no inician el trabajo. En primer término, el motivo que los guía debe ser científico, y de ninguna manera habrán de pretender que las leyes de la naturaleza se acomoden a su gusto principal, descartando, por el contrario, todos sus deseos personales con excepción de uno solo: el de buscar la verdad de tales hechos. Saben perfectamente que todo nuevo conocimiento verdadero resulta siempre provechoso para la humanidad y que las decepciones nacidas de los temores e impaciencias por obtener resultados de acuerdo con los propios deseos personales, conducen a los más grandes y penosos errores. En segundo lugar, el investigador debe practicar la más rígida pureza de vida, corporal, emocional y mental, pues sabe muy bien que las fuerzas con las que se relacionará en su obra, se convertirán en una fuente de peligro para él mismo, si no se cuida en el sentido indicado. En tercer término, deberá mantener siempre en estado positivo su voluntad, cuidándose de no caer en la condición de receptividad pasiva, para no convertirse en muñeco o instrumento de otras entidades, que en vez de ayudarle consumirían sus propias fuerzas de conocimiento, voluntad, pensamiento y emoción. Si quien se propone estudiar no reúne esas tres condiciones, no debe dedicarse a esta clase de investigaciones. Citaré, ahora, algunas condiciones generales sobre el

3 poder del pensamiento. Es sabido por todos, que lo que pensamos tiene gran influencia sobre nuestro cuerpo, y esto de muchas maneras: por ejemplo, que las inquietudes y los sufrimientos pueden causar disturbios muy serios en las secreciones digestivas. Los estados mentales tristes y desagradables pueden transformar, con el transcurso del tiempo, un rostro agradable, dejándolo con expresión perfectamente repulsiva. En estos últimos tiempos se han propagado mucho las ideas de M. Coué que sostiene, que todo lo que preocupe nuestra mente o imaginación tiene su consiguiente expresión en las actividades corporales, de modo que los pensamientos de salud conducen al bienestar y los de enfermedad y vejez (que desgraciadamente son tan comunes) producen el decaimiento y la decrepitud. Me permitiré citar un ejemplo relatado por M. Coué que nos enseña el modus operoodi de la imaginación. Se trata del caso de un hombre que está aprendiendo a manejar un automóvil o una bicicleta. Este hombre abandona su casa por la mañana temprano, cuando no hay tráfico, eligiendo los caminos más anchos y mejor conservados de la ciudad. Supongamos, dice M. Coué, que el camino tenga veinte metros de ancho y que cuando nuestro hombre avanza con inseguridad, ve de pronto a la distancia algunas piedras en medio del camino, que pueden haber caído de un carro de material. Inmediatamente se alarma. Comienza a decirse a si mismo: " Oh! Yo espero que no he de tropezar con esas piedras"; pero no obstante, por su temor, cuando se acerca ellas se agrandan, aumentan más y más en su imaginación, al extremo que llegan a ocupar más espacio que todo el resto del ancho del camino, que es de 20 metros, como dijimos. Entonces inevitablemente sucede lo siguiente: en contra de su voluntad, o mejor dicho en contra de su deseo, se encamina directamente hacia las piedras, con una exactitud mucho mayor que la que hubiéramos podido esperar de un experto automovilista, que deliberadamente se hubiese propuesto irse sobre ellas, Aquí tenemos la obra de la imaginación; en otras palabras, del poder del pensamiento. Hace poco encontré algunos ejemplos notables de esta actividad mental en los periódicos norteamericanos. En el Boston Sunday Herald apareció un extenso articulo, que contenía las opiniones de los artistas americanos más prominentes, que se dedican a trabajos comerciales, como, por ejemplo, a hacer dibujos de anuncios y pintar carteles; una innovación, como ustedes saben, que marca una nueva era para el arte y para los artistas, y por medio de la cual se contribuye a mejorar la vida cotidiana de miles de personas. Estos artistas se han ocupado durante años en producir carátulas para revistas y figuras de anuncios, especialmente de belleza femenina, y declaran que no les cabe la menor duda, de que dichas figuras y dibujos, según se lo atestigua su propia experiencia, han creado un nuevo tipo de mujer norteamericana, precisamente, por medio de la acción de la imaginación en la gente joven, que se fija en los dibujos y desea asemejarse a ellos. Uno de los casos más notables, lo relata Mr, Clarence Underwood, pintor de tipos célebres de belleza de colegiales, quien dice refiriéndose a su propia hija: "Muchos años atrás suspendí repentinamente la pintura de la mujer de tipo rubio que dominaba en mis obras, y empecé a dibujar otra muchacha. La gente me preguntó quién era esa muchacha, y verdaderamente no supe contestarles, pues yo mismo no lo sabía. No era de ninguna manera el modelo del que me servía para pintar, como tampoco resultó ser una combinación de modelos diferentes. Era más bien una personalidad imaginaria, y, por lo menos para mí, un tipo ideal. Mi pequeña hija Valeria, de seis años de edad, se entusiasmó tanto con mi creación, que llegó a quererla entrañablemente. A cada rato entraba en mi taller y se colocaba detrás de mi silla para mirar cómo pintaba, sin hacer caso de que le tenía prohibida la entrada, Durante años continué pintando esa misma cara con muy pocas variaciones. Cuando Valeria creció, unos quince años más tarde, vi con sorpresa que ella era la imagen viviente de aquella cara famosa que yo había ideado y dibujado durante tantos años. Sé

4 que el cariño y admiración que mi hija sentía hacia aquellas caras dibujadas fueron las causas de ese fenómeno. Mis viejos amigos no dejaron de recalcar la semejanza; pero cuando yo creé la figura, Valeria era tan pequeña que su carita no tenia más semejanza con mi creación que la que con ella tiene mi propia cara. El aspecto actual de la cara de Valeria se fue modificando de acuerdo con la cara del dibujo que amaba, y lo mismo puede conseguir cualquier otra niña. La joven americana de hoy, está muy lejos de imaginar, en qué forma tan decisiva han contribuido los ideales de los artistas para la conformación de su exterior actual. Las aseveraciones del citado pintor son reforzadas por las del no menos famoso dibujante Charles Dana Gibson, creador de la "Gibson Girl", que dice: "La palabra tipo como referente a belleza es un poco difícil de definir; pero si se duda de que verdaderamente hay un cambio en el tipo de las personas a través de las generaciones, no tiene usted más que fijarse en los viejos retratos daguerrotipos de nuestras bisabuelas. Encontrará el número requerido de ojos, orejas, bocas y narices; pero en estas dos últimas generaciones ha cambiado la configuración de la cara y de la cabeza, aparte naturalmente de los arreglos propios de la moda y del tocador. Descontando los fenómenos de herencia y los cambios causados por el progreso, el bienestar, la manera de vivir, etc., debe de haber algo que ha obrado para producir el citado cambio. Es mi firme creencia que ese algo es la máquina de imprenta, la litografía y el progreso en las artes gráficas que han hecho posible la distribución de ilustraciones, a las cuales debe atribuirse una importancia decisiva en el sentido indicado". W. T. Benda el gran dibujante de carátulas de revistas dice: "Yo sé que cuando una joven se fija en cierto tipo de belleza y admira ese tipo fuertemente, sucede que inconscientemente se produce en ella una tendencia a asemejarse al dibujo que admira. Este es un hecho comprobado por muchos artistas del lápiz y del pincel". Mr. Haskell Coffin resume la cuestión en la siguiente forma: "Todos nosotros somos más o menos la expresión física de nuestros pensamientos. Una joven se impresiona mentalmente por todo lo que ve. La joven americana con su mente plástica está rodeada por todos lados con la gráfica idea de algún ideal. Es natural que la joven, con el tiempo, tienda a parecerse a lo que permanentemente ve, observa y admira". Mr. Howard Chandler Christy, una autoridad en materia de bellezas americanas, cuya opinión es escuchada en todos los concursos de belleza, dice que la joven americana de hoy día ha aumentado en estatura varias pulgadas, debido a las ilustraciones de las revistas que así la han imaginado y descrito, y asegura que la estatura y configuración del cuerpo es influenciada por el deseo individual. Algo muy parecido ocurre con la influencia prenatal de los pensamientos de la madre, cuando son poderosos y persistentes. Fue ésta la idea de las antiguas madres griegas que acostumbraban contemplar bellas estatuas, a fin de que sus hijos nacieran hermosos. Deseo citar dos casos que he leído hace poco en los periódicos. Uno es el caso de la señora Ruth J. Wilde, de Brooklyn, cuya hija ganó un premio en un concurso en el cual tuvo que competir con otras hermosas niñas. Esta madre cuenta, que durante el tiempo de grandes dificultades, tanto materiales como emocionales, en que quedó sola en el mundo, se propuso que su hijita fuera una chica hermosísima. Para esto visitó con frecuencia el museo de Brooklyn y tuvo por costumbre contemplar las estatuas de Venus y de Adonis; llevaba además siempre consigo la carátula de una revista con una cabeza dibujada por el conocido artista Boileau, y de esta manera, modeló mentalmente la hermosa hija, que resultó después verdaderamente tal. "Lo raro del caso es", afirmó la señora Wilde, "que todo lo que he soñado y esperado de mi hija, en cuanto a aspecto físico, se verificó plenamente. Los médicos aseguraron que nunca vieron una criatura como ésa; dijeron que era como un ángel". Como se ve, he tenido éxito con mi procedimiento. Mirando la carita de mi hija reconocí la imagen de la cara pintada por Boileau. Y supe también que su figura se desarrollaría de acuerdo con las líneas de

5 belleza de mis estatuas". El otro caso, es el de la señora Virginia Knapp, de Nueva York. Su hija fue elegida hace poco como la Venus de los Estados Unidos, en un certamen de belleza que tuvo lugar en Madison Square Garden. Esta madre concentró sus pensamientos sobre objetos hermosos. Acostumbraba pasearse sola en medio de las bellezas de la naturaleza, y rogó al cielo que le diera algo de esos encantos a su hijita, y esta madre atribuyó la notoria belleza de su hija, no a un fenómeno de herencia, sino a su propia voluntad y determinación en los días prenatales. En estos casos vemos la influencia directa del pensamiento sobre el cuerpo sensitivo de la criatura en gestación, porque es bien sabido que no existe absolutamente ninguna conexión nerviosa entre la madre y la criatura aún no nacida. Hasta ahora me he referido solamente al efecto del pensamiento sobre el cuerpo, que es entre las cosas materiales una de las más sensitivas en este sentido. Pero también el pensamiento tiene sus efectos sobre nuestro carácter lo mismo que sobre la condición y capacidad de nuestra voluntad, sobre nuestra manera de pensar, en nuestros sentimientos, como también sobre nuestras relaciones con los objetos materiales y con las personas, aunque éstas se encuentren a gran distancia. He notado algunos ejemplos que me fueron relatados por mi padre hace muchos años, entre los cuales figuran las observaciones que un caballero hacía, ayudándose de estadísticas, sobre el juego de la ruleta en Monte Carlo. Estaba convencido de que las personas que se entregaban al juego con el temor de perder eran comúnmente los perdidosos, mientras que aquéllas que jugaban con confianza o al menos con indiferencia, ganaban con mucha más frecuencia. Dicho sea de paso, nuestro poder de pensamiento efectivamente tiene mucho que ver con lo que nosotros llamamos accidentes de la vida. Por medio de nuestros pensamientos tendemos lazos invisibles hacia los objetos en que pensamos, lazos que tienden a provocar atracción entre dichos objetos y producen su acercamiento o realización. Permitidme ahora que os haga el relato de algunas experiencias y experimentos recientes, que he realizado sobre el particular, principalmente en la India e Inglaterra. Hace algunos años un grupo de ingleses entre los que figuraba yo, resolvimos hacer una investigación científica de los poderes poco conocidos de la mente, para lo cual formamos un centro y concurríamos con regularidad a los experimentos. Empezamos nuestro trabajo con la investigación sobre un asunto de los más sencillos, me refiero a la trasmisión del pensamiento de una mente a otra, con la exclusión absoluta de signos, señales y sonidos. Con este propósito aplicamos un procedimiento que podría llamarse "la batería" de las mentes. Éramos unas doce personas en la reunión. A uno de los asistentes, sentado sobre una silla en el centro de la habitación, se le vendaban cuidadosamente los ojos por medio de un paño ancho y oscuro, mientras el resto de los miembros estaban ubicados a su alrededor, formando un semicírculo con un radio de diez o doce pies. Luego el que estaba sentado en el extremo del semicírculo escribía el nombre de un objeto común sobre un pedazo de papel y lo pasaba a los demás para que lo leyeran todos. Después, de acuerdo con una señal, todos debían concentrarse sobre la idea del objeto, y desear, o mejor dicho, querer intensamente que el pensamiento respectivo entrara en la mente del miembro receptor, quien, según se ha dicho, tenía los ojos vendados. Éste mantenía su mente tranquila, no pensando en sus propios asuntos, sino observando únicamente lo que pasaba ante su plácida visión mental. En seguida descubrimos que dos de los nuestros eran singularmente aptos para recibir estos mensajes del pensamiento, mientras que otros sólo podían hacerlo con éxito mucho menor. Permitidme citar algunos ejemplos que mostrarán los distintos medios por los cuales nuestros pensamientos alcanzaban las mentes receptivas. En una ocasión hice circular la palabra gato. La persona que estaba recibiendo el mensaje dijo: "No veo nada, pero puedo oír alguien que llama MISI-MISI". Un poco más tarde hice circular la palabra "reloj",

6 y el caballero que hacía de receptor pudo precisar muy bien el mensaje, pues dijo: "Puedo ver la manecillas de un reloj", A veces el pensamiento alcanzaba la mente del receptor en forma de una figura, de un dibujo, unas veces en palabras, otras veces como una mera idea sobre el tema u objeto. Estábamos muy satisfechos con el éxito de nuestras transferencias de pensamiento, que en poco tiempo se convirtieron en tan exactas y certeras con varios de nuestros miembros, que podíamos transmitir pensamientos de persona a persona con un ciento de regularidad, dadas ciertas combinaciones de emisores y receptores, lo que nos alentó a continuar después con la transmisión de ideas más difíciles. De esta manera trabajamos con un éxito perfecto, usando en serie todos los proverbios ingleses que podíamos recordar. Por ejemplo, en una ocasión pensé en el proverbio inglés que dice: "muchos cocineros echan a perder el guiso". La persona que recibía el mensaje se mantuvo algunos instantes en actitud expectante, y dijo después: " Ah Veo una figura, un cuadro. Hay una pieza. Un número de hombres caminan y se entrecruzan en sus caminos derribando algunas cosas. Están vestidos con gorros y sacos blancos. oh! Ya sé, son cocineros. Repitió entonces el proverbio del caso. Este fue un ejemplo típico. En nuestro grupo tuvimos dos personas especialmente aptas para recibir mensajes, una señora y un caballero, y ambas tuvieron un éxito del ciento por ciento en las pruebas a que fueron sometidas. He tenido nuevas demostraciones muchas veces, en la India, donde he residido por un período continuo de doce años y medio. En los pueblos de aquel país hay muchas personas que dominan estas fuerzas; pero muy raras veces dan su confianza al hombre blanco, quien generalmente no simpatiza con los ideales y con las normas de sencillez de la vida de estas gentes. Recuerdo una ocasión en la cual un anciano caballero hindú me dijo, hablando sobre estos asuntos: "La transmisión del pensamiento es muy sencilla. Fije usted su mente sobre algo: no solamente voy a leer su pensamiento, sino que hasta conseguiré que ese joven que vemos allí le diga lo que usted está pensando". Diciendo esto, indicó a un joven que estaba sentado a la distancia de unos veinte pies de nuestro grupo de oyentes. Acto continuo me figuré la cabeza y la cara de un caballero que conocía (el coronel Olcott). El anciano caballero me miró por unos pocos segundos, luego dirigió su mirada hacia el joven citado, y en seguida el joven me dio una descripción exactísima. Quizá el ejemplo más notable de transmisión del pensamiento que he experimentado ocurrió en una ciudad del sur de la India, en una ocasión en que dos amigos hindúes me llevaron a visitar un anciano caballero, bien conocido allí como mago. Pasé toda una mañana conversando con él sobre estos asuntos, y nuestras relaciones fueron muy cordiales, pues graduado en la Universidad de Madrás, hablaba perfectamente el inglés. Este caballero me mostró una serie de hechos interesantes relacionados con el poder del pensamiento. Así, pudo controlar el latido de su corazón y la corriente de su sangre (cosas nada útiles para el vulgo, pero muy interesantes para el estudiante de psicología). Me invitó a que acercara mi oído a su pecho descubierto y que le indicara cuándo deseaba que suspendiera los latidos de su corazón. Hice lo indicado y su corazón cesó de latir. Puedo aseguraros que me apresuré a decide: " Hágalo marchar otra vez"! Luego procedió a demostrar el control de la sangre. Tomó un clavo de unas dos pulgadas de largo y se lo introdujo en la carne de las piernas, abriéndose así una herida. Luego me dijo: "Indique ahora cuándo quiere que la sangre fluya y cuándo quiere que cese de fluir por la herida". Le dije: "Deje circular la sangre". Acto seguido salió sangre por la herida; cuando dije: "Hágala parar", ésta dejó de fluir, y cuando repetí: "Déjela correr", volvió a salir otra vez la sangre. Finalmente, limpió la herida, restregó sus manos sobre el sitio y ya no quedó ni la menor traza de la herida. Luego me dijo: "Si usted quiere, puedo hacer lo mismo con cualquier otro cuerpo, como lo hice con el mío. Puedo regular la corriente de su sangre exactamente lo mismo. Voy a mostrárselo con su propia

7 pierna". Debo confesar, sin embargo, que como esta proposición me tomó de sorpresa, no tuve el valor de dejarlo hacer aquel experimento, de lo cual me arrepentí luego, pues cuando regresé a aquella ciudad y traté de dar con esta persona, ya se había marchado, ignorándose su paradero. Ahora deseo hablaros de las pruebas que este señor me dio de la transmisión del pensamiento. Sacó de un cajón y de su cuarto un paquete de naipes y entregándomelo, me preguntó si las cartas estaban en orden. Examiné el juego de naipes y le contesté que me parecía que se trataba de un paquete perfecto de cartas. Luego, escribió algo sobre un pedacito de papel, lo dobló y me pidió que lo guardara en el bolsillo, cosa que hice. "Ahora", me dijo, "mezcle bien las cartas como usted quiera, y colóquelas todas boca abajo sobre el piso". Yo estaba sentado en el suelo a manera de los pueblos orientales. Mezclé las cartas y las distribuí, siempre con sus caras hacia abajo, en rededor mio sobre el suelo. "Levante ahora la carta que usted quiera", me dijo el anciano caballero, "fíjese bien en la carta que levanta y mire después lo que dice el papelito que yo le di". Extendí mi mano de manera que la elección de la carta fuese de lo más casual posible, tomé una de las cartas que levanté luego, fijándome cuál era. Después, saqué del bolsillo el papelito que me había dado el anciano y lo desdoblé. En ese papel encontré escrito el nombre de la carta que yo había levantado. Y eso que el anciano no había tocado para nada las cartas, con excepción del momento en que me las había entregado. Repitió este experimento dos veces más con dos amigos míos, siempre con el mismo éxito. Luego se me ocurrió que yo podría hacer un experimento, y le pedí repitiera su hazaña. Me dio un nuevo pedazo de papel. Mezclé mis cartas y las repartí como anteriormente, pero esta vez, en el momento de levantar una de las cartas, concentré mi mente sobre el caballero y silenciosamente le envié el siguiente mensaje: "Ahora, cualquiera que sea la carta que usted ya eligió, yo no la quiero". Levanté luego una carta, me fijé bien en ella, abrí luego el papelito y vi que no coincidían esta vez. Era indescriptible la sorpresa del caballero cuando le alcancé la carta escogida y el papelito para que hiciera la correspondiente verificación. Evidentemente, jamás había sufrido semejante fracaso. Luego le conté lo que yo había hecho. "Bien", me dijo, "esto explica el asunto. El procedimiento es más o menos así: Yo me fijo en una carta particular y la anoto en el papel. Luego, hago la transmisión del pensamiento de aquella carta sobre su mente, sin que usted se dé cuenta. Este pensamiento opera sobre su brazo y dirige su mano al sitio exacto donde se encuentra la carta y que es conocido por su mente interna, si bien no por su conciencia externa. Si usted contrapone su voluntad a la mía, no puedo obligarlo a levantar la carta que yo he elegido". Luego, mis dos amigos trataron de seguir ese ejemplo, pero el anciano los obligó siempre a levantar la carta que él había escogido. Cuando relaté después estas experiencias a algunos amigos, opinaron que yo podía haber estado hipnotizado, de manera que creía firmemente haber visto en realidad las cosas maravillosas que relataba. Yo, por mi parte, no creo en tal hipnotización. Conversé con este caballero toda la mañana, mientras duraban los experimentos; en todo momento estuve en poder de mis facultades de razonamiento lógico; recordé, después, cada detalle que había pasado y luego hasta traté de experimentar con el mismo experimentador, cosa que verdaderamente tomó de sorpresa a mi huésped. Pero, si yo hubiera deseado aún más pruebas, las habría obtenido, pues me fueron suministradas más tarde, en una ocasión en que estaba a dos mil millas de distancia del domicilio del anciano, en el norte de la India. Una tarde, después de una jornada bastante pesada, estaba sentado en mi pieza, en mi propio colegio de Sind, en compañía de dos amigos, uno de los cuales era miembro del cuerpo docente, como profesor de ciencias políticas. Este caballero, un hindú, que se había graduado con distinción en la universidad de Oxford, había aprendido durante su permanencia en Inglaterra suertes de juegos de naipes, que requerían gran habilidad de mano, y

8 precisamente aquella tarde estaba entreteniéndonos con esas habilidades. Mi pensamiento estaba muy alejado en ese momento de cualquier investigación psíquica; me ocupaba más bien de los serios problemas del momento, relacionados con el movimiento político, que habían entusiasmado a los estudiantes del colegio, y que, según mi opinión, iban a influir muy seriamente en el porvenir de los mismos. De repente, sin aviso previo, oí la voz de un hombre de carne y hueso, voz que parecía hablar en el centro de mi cabeza. Esa voz sólo dijo seis palabras: "Cinco de bastos, tiente esta prueba". En seguida tuve la intuición de que esto tenía relación con lo que experimenté en casa del caballero hindú, y obedeciendo la voz, escribí las palabras "cinco de bastos" en un pedacito de papel; lo doblé y pedí a mi amigo, el profesor, guardara el papelito en su bolsillo. Luego le pedí que mezclara bien sus cartas, que yo no había tocado para nada, y que las extendiera por el suelo con las caras hacia abajo, y que, hecho esto, levantara una carta y se fijase luego en lo que estaba escrito en el papel. Cuando levantó su carta resultó ser el cinco de bastos, y pueden ustedes imaginarse su sorpresa, cuando encontró esto escrito sobre el papelito que tenía en su bolsillo. No sé cómo me fue dirigida la misteriosa voz: pero sabiendo lo que sé sobre el poder del pensamiento, no considero demasiado aventurada la creencia de que el anciano que se encontraba a unas dos mil millas de distancia, haya tenido conocimiento de nuestra ocupación, y que me sugirió mentalmente la realización del experimento, ayudándome para tener éxito. Ahora, quiero volver a mi relato de nuestro grupo en Inglaterra. Cuando nos habíamos convencido de que el pensamiento puede ser transmitido con relativa facilidad y certeza, empezamos a preguntamos: " Cómo se verifica esta transmisión? Acaso va como una onda a través del éter, o hay transmisión de algo material, que aunque invisible para nuestros ojos no deja de tener carácter objetivo?" Los experimentos nos demostraron acabadamente que los pensamientos tienen un efecto real sobre las cosas, que es muy distinto de su influencia sobre las mentes. Uno de los experimentos que hicimos para probar esto fue particularmente concluyente. Busqué 14 o 15 tarjetitas blancas, del tamaño de las de visita, y las preparé tomando cada tarjeta en mi mano, y tratando de impresionarla con una figura de objeto conocido y familiar a todos. En una, por ejemplo imaginé una casa, en otra un elefante, en otra una mosca, y así sucesivamente. Al hacer esto, escribí también con la letra más diminuta y fina, en una esquina de cada tarjeta, una palabra para indicar mi pensamiento y poder reconocer así otra vez la tarjeta. Luego las puse dentro de un pequeño canasto abierto, que coloqué detrás de mí y con los ojos cerrados saqué una cartulina que puse sobre una pequeña mesa. Alguien preguntaba después al receptor (quien, mientras tanto, permanecía con los ojos vendados en el centro de la pieza), qué es lo que había sobre la cartulina. Recuerdo varios de los casos. En uno de ellos, el receptor dijo: "Veo un cuadro; una gallina rodeada de sus pollitos se encuentra en un patio de chacra, escarba el suelo y les busca alimentos". Después que el receptor había dicho eso me dirigía por mi parte a la mesa, levantaba la cartulina y encontraba escrito sobre la misma la palabra "gallina". En otro experimento fue una rata, en otro una avispa. Hemos repetido la experiencia muchas veces con éxito constante. Con esto tenemos la indicación de que el pensamiento no sólo puede ser transmitido directamente de mente a mente, sino también a objetos materiales, que el pensamiento se fija en estos objetos y queda allí durante algún tiempo y que puede ser visto por las personas sensitivas. Puede decirse, así, que todos los objetos son afectados por el pensamiento que la gente se forja al respecto; por ejemplo, un ladrillo de la muralla de una iglesia será diferente de un ladrillo sacado de la pared de un hospital, o de una escuela o de una cárcel, y puede reconocerse a cada uno de ellos entre otros diversos. Creo que muchas personas han experimentado ocasionalmente el hecho de esta recepción del pensamiento por medio de objetos,

9 sin que se hayan dado cuenta de lo que pasa en su propia mente. Pero esto especialmente cuando la mente se encuentra quieta, cuando dormimos, y nuestro sueño es excitado por tales formas de pensamiento. Me acuerdo de una experiencia que hice en el Sur de la India, cuando me encontraba en un viaje de inspección de escuelas y colegios. Llegué una vez a cierto colegio de campo, donde tuve que pasar la noche, con cuyo motivo pusieron a mi disposición una pequeña casita de la vecindad. Esa noche soñé viva y prolongadamente con Sud Africa y cuando desperté de mañana, me pregunté qué podría haberme inducido a soñar de tal manera sobre Sud Africa, que es el último sitio del globo que pueda merecerme algún interés. Luego averigüé que yo había ocupado el cuarto de una maestra recientemente llegada de Sud Africa donde había vivido una larga serie de años. No recuerdo que haya habido alguna cosa visible dentro de la pieza, que hubiera podido sugerir tal sueño en mi mente. He oído muchos relatos parecidos de personas que han tenido sueños análogos en camarotes de vapores y trenes, cuartos de hotel, y en otros sitios. Sé muy bien que se necesita muy poco para soñar, y que muchas veces es suficiente dormir en sitios extraños. Pero he tenido suficiente experiencia para convencerme de que nuestros sueños extraños son muchas veces el resultado de formas de pensamiento, más bien que sugestiones de sonidos o vistas físicas. Una vez, al viajar de Hull a Finlandia, en un pequeño vapor, una señora después de la primera noche pasada en el buque, describió un sueño extremadamente lúcido que había tenido, en el cual pudo contemplar unos lagos, los más hermosos que hubiera visto y tantos y tan grandes que no podía abarcarlos con la mirada, y que estaban llenos de islas, con abundante vegetación arbórea. Yo le pregunté qué era lo que ella conocía de Finlandia. No tenía ella conocimiento alguno de que era un país de lagos hermosísimos. No había visto fotografía ni paisajes de Finlandia, como tampoco había leído al respecto guía alguna del viajero, pues no se interesaba por las bellezas naturales de dicho país. Le mostré un álbum con vistas de Finlandia y le enseñé fotografías de los lagos finlandeses, ante los cuales expresó su mayor sorpresa, diciendo que eran exactamente idénticos a los lagos que ella había visto en su sueño. Esta señora confirmó su declaración, cuando más tarde contemplamos un verdadero lago de Finlandia. Estoy seguro que en el camarote de la señora no habla ningún objeto capaz de sugerir tales escenas lacustres a su mente. Sin duda alguna eran las formas de pensamientos emitidas por los ocupantes anteriores del camarote, las causantes del sueño de la señora. Algunos miembros de nuestro grupo de investigación alcanzaron un perfeccionamiento tal, en el asunto que nos ocupa, que dos de los receptores pudieron hacer sus observaciones en un tiempo mucho menor que el que los demás necesitaban para formular los mensajes. Decían: "No solo podemos ver el pensamiento cuando el remitente nos lo dirige, sino también como el pensamiento se concreta primero en la mente del mismo emisor, identificándolo ya allí entre un sinnúmero de pensamientos de otra clase, que rodean la vecindad de la mente transmisora. La forma del pensamiento experimenta un crecimiento y se torna más clara y definida, y luego destacándose se dirige hacia el receptor. Podemos identificar a cualquiera de ustedes por las condiciones de su mente, por sus pensamientos habituales y por los colores y formas con que ellos se visten, y, muy especialmente, por la más grande de las formas de pensamiento que les rodea, los pensamientos que cada cual tiene respecto a su propia persona. Se nos ocurrió otro punto que se presentaba a la experimentación. Puede acaso la mente por si misma, como instrumento y receptor de nuestro pensamiento, ser vista e identificada, cuando el cuerpo del observador está privado de la vista física, por una venda que cierre sus ojos? Para esto hicimos el siguiente experimento. Colocamos una cantidad de sillas esparcidas por toda la habitación, la que tenía piso de madera, e hicimos, que nuestro receptor se sentara, como de costumbre, en medio de ella. Nosotros circulábamos por

10 la pieza haciendo mucho ruido y luego nos sentábamos de improviso. El receptor tenía que identificarnos luego, cosa que efectuó con una seguridad perfecta. Después nos levantamos y cambiamos nuestros sitios y fuimos también identificados en tal forma, que no podíamos dudar del éxito del experimento, ya que tuvimos un ciento por ciento del éxito en las pruebas. Cuando le preguntamos al identificador de qué manera nos veía, y si era lo mismo que si recibiera de nosotros mensajes mentales, nos contestó sin vacilación alguna: "No, es muy diferente. Sé perfectamente cuando me mandan un mensaje mental y sé cuando soy yo el que veo. Ahora en este momento los veo a ustedes, o mejor dicho, a las mentes de ustedes". Las mismas personas y también otras que yo he conocido, tanto en Europa como en Asia, podrían declarar que ellas pueden ver esta mente no sólo dentro del cuerpo, sino también separada del cuerpo y alejándose del mismo en ciertas ocasiones, como por ejemplo, cuando una persona está melancólica, cuando está hipnotizada o cuando está bajo la acción de un anestésico, cuando duerme y cuando muere. En relación a esto último, se ha repetido numerosas veces la clara afirmación de la existencia de los que comúnmente llamamos muertos, con todos sus caracteres y cualidades adquiridos en la tierra, en este mundo mental del cual sólo estamos separados por una valla de ignorancia causada por los sentidos. Sobre esto he tenido también corroboración y evidencia en la India. Me acuerdo de una ocasión en la cual acompañé a un amigo hindú para visitar a un anciano que no obstante ser ciego, era todo un sabio. Llegamos a su domicilio para enterarnos que algunos días antes se había mudado a otra localidad. Durante tres días fuimos de un pueblo a otro en su búsqueda y viajando por toda clase de caminos y en toda suerte de vehículos, en tren, en coche y hasta a pie, cruzando bosques y ríos. Finalmente lo encontramos una mañana, durmiendo en una pequeña casa de la calle principal de un pueblo grande. Nos sentamos, allí, cuando de pronto el ciego se despertó y se levantó, nos llamó por nuestros nombres, y nos contó que nos había esperado especialmente en esa aldea la última noche para vernos. Y nos hizo toda la descripción del viaje que habíamos hecho para dar con él, manifestando habernos visto cuando estábamos viajando en tren y también en coche. Nos probó que era un hombre de vastos conocimientos, y que a pesar de estar físicamente ciego, se daba perfectamente cuenta de los demás mundos que lo rodeaban, mundos en los cuales, a su vez, la mayoría de las personas están completamente ciegas. No es posible que yo siga indefinidamente con el relato de estas experiencias. Termino la conferencia de esta noche con la aseveración que en este mundo hay muchas personas que han quedado convencidas, por la experiencia, de que el pensamiento tiene relación estrecha con las cosas, y de que hay un gran poder dentro de nosotros, de cuya existencia la humanidad, en general, está aún muy poco enterada en su estado actual de progreso evolutivo. En nuestra vida material sólo nos separa nuestra manera de pensar, que en cada uno puede ser diferente; pero de todos modos, el pensamiento de cada cual influye constantemente sobre el del vecino, tanto para el bien como para el mal. Es muy probable que el noventa por ciento de los pensamientos de la mayoría de las gentes no sean exclusivamente sus propios pensamientos, sino más bien tomados del mar de pensamientos ajenos que nos rodea constantemente. En cambio, cabe ciertamente dentro de lo posible, desarrollar nuestro propio deber de pensamiento con el objeto de convertirnos en centro de gran beneficio, aunque para ello no pronunciemos ni una sola palabra. CAPITULO 2

11 METODOS DE ENTRENAMIENTO MENTAL Vamos a tratar, ahora, sobre los métodos requeridos para un correcto entrenamiento o disciplina mental, en forma práctica, explicando varios ejercicios por medio de los cuales, practicándolos moderadamente, podremos obtener realmente una gran suma de poder mental. No es posible, en el corto tiempo de que disponemos, hacer más que escoger algunos de los ejercicios más importantes y fundamentales. Sin embargo, la práctica de estos ejercicios, ilumina la mente en todo sentido. Para empezar, supongo que vosotros entráis en una pieza, donde estando solos, os sentáis, cerráis los ojos y comenzáis a observar lo que sucede cuando ponéis ante vuestra mente una idea particular. Supongamos, por ejemplo, que pensáis en un elefante. Observaréis que dos procesos tienen lugar. El primero es el de la idea del elefante, que forma una especie de caja que contiene muchas otras ideas, las que, a medida que os concentráis sobre la primera, emergen y parecen colocarse a su alrededor. Por lo tanto, tan pronto como menciono la palabra "elefante", vosotros notáis que, a su alrededor, surgen muchas ideas en la mente. Por ejemplo, podéis pensar en algunas particularidades del elefante, como son sus grandes orejas, o su peculiar trompa; podéis pensar en su inteligencia y temperamento filosófico; podéis pensar en una ocasión particular en que habéis visto un elefante, en el jardín zoológico, o en vuestros viajes. Debe notarse que las ideas que provienen de pensar en un elefante no son accidentales, sino que están de acuerdo con una ley. Cuando pensáis en un elefante, podéis pensar también en un hipopótamo, o en un rinoceronte, o en la India; pero no es probable que penséis, entonces, en un colibrí o un sombrero de copa alta. Existen ciertas leyes definidas completamente conocidas, que mantienen concatenados los pensamientos en la mente, exactamente lo mismo que la gravedad, el magnetismo, la cohesión y las leyes similares, gobiernan la unión de los objetos materiales del mundo físico. Antes de proseguir, quiero demostraros la existencia de estas leyes y haceros ver algo de su importancia, Con este propósito, leeré lentamente una lista de palabras, que os pido tratéis de recordar. Lapicera, Ruido, Negro, Calavera, Relámpago, Mano, Cañón, Tinta, Luz, Terror, Cabeza, Trueno, Fantasma, Ejército, Oscuridad". Veamos ahora, cuántos de los presentes son capaces de repetir la lista. Yo os haré recordar la primera palabra, que era "lapicera" 1. Creo que el auditorio se ha portado bien al recordar aunque sea unas pocas palabras, porque la prueba era realmente difícil. No esperaba que alguien fuera capaz de repetir la lista; haberlo hecho hubiera sido un notable caso de memoria. Ahora leeré otra lista y volveremos a ensayar. "Ejército, Cañón, Ruido, Trueno, Relámpago, Luz, Oscuridad, Negro, Tinta, Lapicera, Mano, Cabeza, Calavera, Fantasma, Terror". Mi primera palabra fue "Ejército". Quién puede recordar la segunda? 2. Permitidme, ahora, deciros que las palabras en esta segunda lista son exactamente las mismas de la primera. 1 Aqui el conferenciante hizo una pausa y esperó que alguien diera la segunda palabra, luego la tercera, y asi sucesivamente. El auditorio fue capaz de recordar solamente tres o cuatro de las palabras en el orden en que fueron dichas. Sin permanecer esperando tanto tiempo que llegara a ser molesto para su auditorio, el conferenciante continuó. 2 Después de un momento alguien dijo "Cañón" y el conferenciante dijo "bien", y repitió la palabra de modo que todos pudieran oirla. Lo mismo sucedió con la tercera palabra, y, así sucesivamente, el auditorio rápida y correctamente repitió la lista completa.

12 La única diferencia entre las dos listas está en el distinto orden de las palabras y la razón por la que pudisteis recordarlas en el segundo caso, fue que las ordené de acuerdo con la ley de asociación de las ideas. Me atrevo a sostener, que si durante el curso de nuestras lecturas nos tomáramos la molestia de detenernos ante cada nueva idea o trozo de información, pensando en su relación con otras ideas similares ya existentes en la mente, no tendríamos dificultades para retener y reproducir en cualquier momento el conocimiento adquirido. Una de las principales razones de que la mayoría de la gente tenga una memoria tan pobre, y tan poco control sobre el contenido de su propia mente, es la de que tienen el hábito de poner en la mente todos sus nuevos conocimientos, de un modo desordenado, de suerte que la acumulación de conocimientos semeja más bien un montón de materiales arrojados en un sitio vacante, que una casa bien plantada por el arquitecto y bien edificada por los constructores. Voy a seguir dándoles las cuatro leyes fundamentales del pensamiento, de modo que podáis usarlas en los ejercicios, que después describiré. Notad primero, que entre vuestros pensamientos acerca de un elefante, habrá ideas de cosas que se le asemejan mucho, ideas de otros animales como el hipopótamo, el rinoceronte, la ballena o el camello. En esto estriba la primera ley de la atracción de las ideas. Los pensamientos de las cosas semejantes se mantienen juntos y con facilidad se sugieren los unos a los otros. Demos un nombre a esta misma primera ley, llamándola de relación de objeto y clase, y otros objetos de la misma clase. La segunda ley relaciona el todo con la parte de modo que, cuando pensáis en el elefante, probablemente formáis cuadros mentales esenciales de su trompa, orejas y cola. Vale la pena notar a este respecto, que mucho de lo que la mayoría de la gente piensa es muy imperfecto. Tenemos la propensión a pensar únicamente en algunas partes del todo, o en una parte como representante del todo. Por ejemplo, no hace mucho tiempo algunos amigos en los Estados Unidos me preguntaron algo sobre una señora a quien he conocido por muchos años y que estaba por hacerle una visita. Me preguntaron si su cabello era negro o rubio. No pude decirlo, por más que conozco bien a esa señora. Sin duda al pensar en ella mi mente ha pintado sólo ciertas partes, y otras partes vagamente; y con claridad algunas, como la nariz, los ojos, constitución general, y el porte, omitiendo seguramente el color de su cabello. Sin embargo, yo creía conocerla bien hasta el momento en que fui sorprendido con esa pregunta. Hace poco tiempo puse a prueba a un amigo mío con algunas preguntas investigadoras. Por la cadena me enteré que llevaba reloj, y, entonces, le pregunté: " Puedes decirme si los números de tu reloj son romanos como se usaban antes, o los arábigos de más reciente moda?". " Vaya!", replicó sin titubear, "por cierto, que son romanos". Sacó entonces su reloj y el asombro se pintó en su rostro. "Por Júpiter", exclamó, "son arábigos, y pensar que he estado usando este reloj durante siete años, y nunca lo había notado". El creía conocer su reloj, pero en realidad sólo pensaba en una parte de él, y esta parte le representaba el todo. Le hice entonces otra pregunta: "Supongo que tú sabes caminar y también correr." " Sí", me dijo, "por cierto". "Bien", le repliqué, "dime entonces cuál es la diferencia entre el caminar y el correr". Quedó intrigado por largo rato. Se puso a caminar por la pieza y luego a correr, observándose al mismo tiempo detenidamente. Por último dijo: "Ya la tengo. Cuando uno camina tiene siempre un pie sobre el suelo, mientras que al correr los dos pies están en el aire al mismo tiempo". La respuesta era correcta, pero él no lo había observado antes; con seguridad que ahora conoce su reloj y lo que es el correr mejor que lo que hasta ese entonces lo hacía. La tercera ley expresa la relación entre el objeto y cualidad. Así, pienso en el elefante como filósofo, en el perro como guardián fiel y el gato como artista. La cuarta ley implica las observaciones de semejanza y diferencia entre las cosas, de objeto y clase, de todo y parte, o de objeto y cualidad. Tiene relación con nuestras experiencias propias de carácter familiar o

13 impresionante, y más que todo tiene mucho que hacer con la imaginación. Si he visto o pensado mucho en dos cosas juntas, la fuerza de sus efectos unidos sobre mi conciencia tenderá a asociarlas para siempre en mi mente. Por eso titularé la cuarta ley: "De la experiencia familiar". Así, por ejemplo, si pienso en una pluma probablemente pensaré también en un tintero, porque las dos cosas se encuentran juntas en mi experiencia; en cambio, no pensaré en la pintura blanca. Si pienso en una cama, pensaré en el dormir y no en el baile. Si pienso en el Brasil, pensaré también en el café y el maravilloso Amazonas, mas no en el arroz ni en los montes Himalaya. Cada uno de los otros objetos tiene un fondo independiente de experiencias, compuesto de recuerdos o sucesos: grupos de cosas oídas, vistas o pensadas, ya sea vivida o repetidamente. Ahora bien, aunque todas las mentes trabajan bajo las mismas leyes, lo hacen con diferente grado de vitalidad, es decir, de poder y cantidad. Algunas trabajan rápidamente, otras con lentitud; algunas tienen mucho que ofrecer, otras muy poco. Supongamos que vais a sentaros a escribir una composición sobre el gato. Puede ser que los pensamientos fluyan abundantemente desde lo recóndito de vuestra mente, puede suceder que tengáis que estar sentados, mordiendo la punta de la lapicera, durante largo rato antes de que comiencen a aparecer. Considerad a este respecto la diferencia entre la mente de un poeta y la del común trabajador. El poeta encuentra todo lleno de sugestiones. Recuerdo el caso de un amigo mío, que es uno de los mejores poetas irlandeses. Un día, pasando en bicicleta por una callejuela de una ciudad de Irlanda, vio a un niño sentado sobre una cerca soplando pompas de jabón, con una pipa de barro y una vasija con agua. Esto no hubiera llevado inspiración alguna a la mente común; pero en cambio la de mi amigo pronto empezó a trabajar produciendo sus tesoros y cuando llegó a su casa estaba en condiciones de escribir un gran poema sobre el tema de los globos de jabón. No sólo escribió sobre el niño de la cerca; sino también de los globos que inflamos en todo momento con nuestro pensamiento; y hasta de los globos que Dios sopla en el espacio, los grandes mundos que a Él han de parecerle tan fugaces, como las burbujas de jabón, al muchachito de la callejuela del pueblo. En pocas palabras, algunas mentes son más brillantes que las otras y nosotros queremos que la nuestra sea vigorosa y aguda. Queremos pensar en muchas ideas, pensarlas bien y pensar en todo lo que rodea el objeto de nuestra consideración; y no desde un solo lado o punto de vista, como lo hacen los pensadores tímidos o con prejuicios. Al hacer que nuestra mente sea vivaz, debemos también tratar de evitar el peligro que acecha en todas partes a los cerebros esclarecidos. El pensador rápido que, digamos, está por escribir sobre algún tema, como la reforma carcelaria o la educación, encontrará que los pensamientos surgen con rapidez en su mente, y a menudo será cautivado por uno de los primeros y remontándose por él escribirá brillantemente en ese sentido; pero perdiendo probablemente algo de suma importancia, por haberse alejado del tema central antes de haberlo considerado desde todos los puntos de vista. A veces una mente más torpe, o por lo menos más lenta, será más equilibrada y, por lo tanto nos llevará más cerca de la verdad. De modo que, mientras queremos una mente rápida y no difícil de poner en marcha, como motor de automóvil barato en fría mañana de invierno, sino una que tenga un buen arranque automático; tampoco queremos una que dispare, sino que se detenga lo suficiente sobre el tema elegido, para permitir observarlo desde todo punto de vista, antes de partir en exploraciones de pensamientos hechos sobre líneas diferentes. Os daré ahora un ejercicio que mejorará la mente bajo todo aspecto, dándole ordenación, ingenio y firmeza. Es la simplicidad misma. Para este ejercicio debéis disponer de un cuarto de hora, una o dos veces por día, durante un mes. Sentaos solos en un lugar donde no temáis ser molestados y elegid cada día un tema particular para vuestro pensamiento. Digamos que el primer día tomáis la idea de una vaca. Decíos entonces: "Ahora

14 voy a pensar todo lo que pueda acerca de la vaca antes que en otra cosa. A lo menos pasaré un cuarto de hora con este tema. Y no pensaré simplemente al acaso, sino de acuerdo con las leyes generales del pensamiento". Cerrando los ojos imaginaos una vaca y decid: "Primera ley: Objeto y Clase y otros Objetos de la misma clase", y pensáis: "una vaca es un animal cuadrúpedo, mamífero, puede haber también otras clases, y otros miembros de esas clases son la oveja, el caballo, el perro, el gato, el cerdo" y así sucesivamente, hasta haber extraído de vuestra mente todos los pensamientos que con la vaca, en cuanto a clase, tienen relación. Conoceréis entonces, lo que es una vaca como no lo habíais hecho antes. Conocemos las cosas por comparación con otras, notando, aunque sea rápidamente, sus semejanzas y diferencias. Cuando definimos una cosa, mencionamos su clase y los caracteres en que se diferencia de otros miembros de la misma clase. Así, una silla es una mesa con cierta diferencia; ambas son partes del mobiliario y ambas son soportes. Y cuando más comparamos una cosa con otras en esta forma, tanto mayor será nuestro conocimiento de ella. Cuando hayáis trabajado por completo este ejercicio por medio de la primera ley, comparando nuestra vaca con otras criaturas respecto a sus semejanzas y diferencias, la llegaréis a conocer bien, y no confusamente. Pasad entonces a la segunda división: la de los todos y las partes; y pensad distintamente en las partes de la vaca: ojos, nariz, orejas, rodillas, pezuñas, etc., y lo mismo de sus partes internas, si estáis al corriente de la anatomía y fisiología animal. En tercer lugar, viene la ley relacionada con los objetos y sus cualidades. Pensad en las cualidades físicas de la vaca: su tamaño, color, forma y hábitos, y también en sus cualidades mentales y emocionales, en lo que sea posible discernirlas. Por último, viene la cuarta división, en la que pasaréis revista: "las vacas que he conocido", o sea, las experiencias particulares que habéis tenido con las vacas que se han grabado en vuestra imaginación. Habréis, entonces, expuesto todos los pensamientos de que sois capaces, relacionados directamente en vuestra mente con la idea de una vaca. Habréis practicado algo de concentración de pensamiento correcto y consecuente, algo de organización de la acumulación de conocimientos en la mente, algo de observación; y este ejercicio efectuado durante un mes, hará en realidad a vuestra mente mucho más esclarecida de lo que era antes, dándole una agudeza útil y evidente, no sólo durante el tiempo del ejercicio, sino en todo momento, cualquiera que sea el asunto en que os ocupéis. Hay otras dos cosas de las que quiero hablar en esta conferencia. Una es el Estudio y la otra el Pensamiento. Ambas requieren el empleo de la concentración. Mi primer consejo respecto al estudio seria: " Estudiad!". Todo el que quiera conservar sus poderes mentales, sin que disminuyan con la declinación de los sentidos físicos, debería tener un tema de ocupación mental, al cual dedicar algún tiempo, de tres a cinco días por semana; no cada día, porque esto tiende a fatigar. Recomiendo a todo joven, hombre o mujer, que al dejar el colegio o liceo, mantenga uno de sus temas de estudio como ocupación mental, o tome algún otro que le interese. No importa que sea una rama de las matemáticas, historia, biología, geología, filosofía, moral, religión, arte; cualquiera de éstas, o una rama de ellas. El hecho más importante respecto al estudio, es que el estudiante use su mente bajo el control de la voluntad, es decir, por determinación desde adentro, no simplemente respondiendo al estimulo de los sucesos y necesidades de la vida diaria, como es el caso cuando pensamos en los problemas de la vida. Si un hombre ha estado pensando sólo en respuesta a los estímulos externos, es seguro que cuando los poderes físicos del oído, la vista, etc., empiecen a declinar y las cosas externas no ejerzan, como antes, la misma influencia sobre la atención, la curiosidad empezará a desaparecer y la actividad mental también disminuirá. Pero, cuando un hombre ha usado su mente desde adentro y la ha acostumbrado a obedecer a los impulsos de su propia voluntad, no hay razón para que sus poderes mentales no sigan mejorando

15 aún en la edad avanzada del cuerpo, y esto es, en efecto, lo que generalmente sucede. Hay, sin embargo, todavía, otros beneficios resultantes de poseer un tema de trabajo mental. Tarde o temprano tendréis la satisfacción de sentir que sois dueños de alguna línea de pensamientos, o tema de los conocimientos humanos y apreciaréis la fuerza e indescriptible felicidad del sentido interno de la voluntad. Las lecturas que la mayoría de nosotros hacemos pueden ofrecernos una oportunidad para el desarrollo del poder mental. Temo que, con frecuencia, su efecto sea completamente contrario, porque no hay nada más destructivo para la organización mental y el poder del pensamiento, que el hábito de las lecturas más diversas, sin propósito y sin pensamiento posterior o anterior. Si conocéis algunas personas que no saben leer o que leen raramente, podréis observar que la condición de su mente es, en general, superior a la de las personas que leen. Lo que ellos conocen, lo conocen bien; sus ideas son vívidas y están a su alcance cuando las necesitan; pero estas ventajas están contrapesadas por la gran poquedad de su contenido mental. No hay razón para que no tengamos perfecta claridad y vigor mental, conjuntamente con amplios conocimientos; e indudablemente esto puede conseguirse por la lectura en forma correcta. Tal vez tengamos que leer un poco menos que antes; pero leeremos mejor. Con este propósito seguir el consejo de Emerson: "Leed con objeto de corrección, no de información". En otras palabras, pensad primero y leed después. Algunas pocas personas leen primero y piensan después, lo que es bueno, aunque no lo mejor; pero, temo que la mayoría de la gente simplemente lea y no piense en absoluto. Las raras personas que realmente aprovechan sus lecturas son las que piensan primero y después leen. Esto significa que cuando escogéis lo que vais a leer, supongamos que sea un capítulo sobre las costumbres de cierta clase de mamíferos, no abriréis el libro, y os diréis: " Qué es lo que sé acerca de las costumbres de este animal?. Puede ser mucho, poco, o casi nada, pero de todos modos debéis revisar vuestros conocimientos antes de empezar a aumentarlos. Ahora podéis abrir el libro y empezar a leer; el resultado será que comprenderéis y recordaréis más de lo usual, posiblemente casi todo lo que leáis. Se habrán despertado en vuestra mente muchas preguntas definidas e indefinidas sobre el tema, y los conocimientos ya existentes se habrán arreglado en forma determinada. La expectativa engendrada por el pensamiento previo provee a la mente de asideros de muchos puntos, que de otro modo apenas se hubieran notado, y el arreglo y predisposición de los conocimientos ofrece lugar adecuado para los nuevos. De suerte que, ante todo, vosotros tenéis ideas propias y aumentáis por la lectura. Ganáis en esta forma no sólo conocimientos y una mente bien ordenada, sino también con el ejercicio, que da por resultado potencia de la mente y de la voluntad. Quiero a continuación dar un consejo a los estudiantes que trabajan con un determinado libro de texto, que necesitan dominar para los exámenes, o con otro propósito. Emplead la concentración en vuestro estudio. Es el más poderoso instrumento que la mente posee. Facilita los medios para la clara comprensión y retención segura de las ideas en los recónditos repliegues de la mente. Es singular la poca fe que mucha gente tiene en lo que podríamos llamar los bolsillos de la mente: la misma falta de confianza que tienen los chicos en los bolsillos de sus vestidos. Recuerdo que cuando yo era niño, mi madre me envió una vez a un almacén, a media milla de distancia de nuestra casa, para comprar algo que ella necesitaba con urgencia. En el viaje yo hice dos cosas: apreté fuertemente la moneda de modo de sentir constantemente su presión en la palma de la mano y me puse a repetir el nombre de la cosa que iba a comprar. Por cierto que yo no podía confiar al bolsillo la importante moneda; no tenía suficiente conocimiento de las leyes de la naturaleza, para estar seguro de que no me fallarían en una cuestión de tanta importancia. Y estuve muy próximo a olvidar el nombre de la cosa, que hubiera recordado sin el menor esfuerzo, al no haber estado tan ansioso de no olvidarlo. Este es a

16 menudo el estado de la mente del estudiante. Supongamos que va a leer su texto de química. Tiene que estudiar cinco páginas en las que, digamos, hay cinco ideas que debe aclarar perfectamente, que debe comprender. Bien; comienza en la primera página con la idea número uno, aplica todo el poder de su atención y obtiene una clara comprensión. Ahora pasa a la página dos y a la segunda idea; pero no deja de preocuparse de la idea primera. Siente como necesidad de tener un ojo sobre ella, para que no se escape de su mente y se pierda. No está seguro de tenerla en su poder, a menos de verla o sentirla. En consecuencia, no puede emplear toda su atención en el dominio de la idea número dos. De modo que la posesión de ésta se hace algo indefinida, y su ansiedad es mayor que antes cuando tiene que aplicarse a la tercera idea. Todavía menos poder de atención puede dar a la cuarta, estando preocupado de la primera, muy ansioso de la segunda y más ansioso de la tercera. Su conocimiento de la idea número cinco será en extremo vaga. Y cuando termine su curso de estudio, su conocimiento de todo el tema será muy desigual y confuso. Algunas cosas le son claras, otras nebulosas, otras invisibles; y su éxito en el examen dependerá grandemente de su suerte en las preguntas. Más aún, sus conocimientos no le prestan gran utilidad para estudios más profundos, por ser tan desigual en sus partes elementales. Este poco afortunado estudiante me recuerda al irlandés que, según el cuento, trabajaba en una granja, y se le mandó a traer unos chanchitos. Después de mucho correr cogió a uno por la cola. Teniéndolo con la mano izquierda, corrió y agarró otro. Teniendo a los dos, corrió a coger a un tercero. No se refiere cómo terminó la tarea. Naturalmente, que después de haber agarrado el primero debió encerrarlo, y luego hacer lo mismo con los otros. Y esto es precisamente lo que el estudiante debe hacer con sus ideas. Que comprenda plenamente la primera idea y la encierre en su mente por un acto de concentración. Cuando la idea se le ha hecho clara, recuéstese en su silla y póngase a observarla con calma y firmeza durante un cuarto de minuto: esto es concentración. Puede ahora abandonar el tema, mientras aplica su atención a la segunda idea, confiando que la otra acudirá a su mente cuando la necesite. Así podrá dar la misma completa atención a la idea número dos, y sucesivamente a todas las otras. Usando este método de concentración, su conocimiento será uniforme y permanente. No hay nada como la ansiedad para debilitar la memoria y la mente; mientras que experimentando el valor de la concentración, pronto se tiene tanta confianza en su poder que, el antes fatigado y disgustado estudiante, puede darse una vida de lo más descansada. Llegamos ahora a la cuestión del pensamiento. Recordaréis que al principio dije que, al observar vuestra mente encontraréis que dos procesos se verifican con respecto al pensamiento escogido, como en el ejemplo del elefante; y que en el primer proceso notábamos muchos pensamientos emergiendo de la idea central y disponiéndose a su alrededor. Ahora, observad el proceso que sigue al primero. Vuestra atención se sale del tema original y se dirige a uno de los nuevos pensamientos que se han presentado, y ahora este nuevo pensamiento ocupa el centro del escenario, mientras que el pensamiento original queda como subordinado y relativamente debilitado. Así, entre mis muchos pensamientos acerca del elefante, hay uno que se ha hecho fuerte y permanente; un relato sobre uno de esos inteligentes animales que solía mendigar a los visitantes del Zoológico donde se encontraba y que cuando recibía un níquel de cinco céntimos, lo pasaba a un vecino vendedor de frutas que, en cambio, le daba un racimo de bananas. A veces, la gente le daba monedas de un céntimo, y él entonces, las guardaba hasta tener cinco, con las que compraba, como de costumbre, las bananas. Pues bien, este racimo de bananas ha desplazado ahora de mi mente al elefante, tan lejos, que me encuentro contemplando una escena familiar en la India del Sud, donde las altas palmeras están cargadas de frutas, de cocos. En esta escena hay muchos indígenas y ahora me encuentro mirando a esta gente y reflexionando

17 sobre la gran influencia de un poco de mezcla de sangre aria en los pueblos prearios... y así sucesivamente. Brevemente, diré que existe una cadena de pensamientos, una sucesión de ideas o flujo de ideación. A veces es simplemente una derivación al acaso; otras, es pensamiento definido. Pues bien, nosotros queremos ser capaces de pensar, teniendo bajo el control de la voluntad la cadena de pensamientos, de modo que el flujo siga una vía elegida previamente por nosotros. La mente es afecta a vagar siguiendo la línea de menor resistencia; a pensar en ideas que el hábito o el interés han hecho más fáciles; como si dijéramos: gusta bajar la pendiente. En cambio, cuando pensamos, vamos hacia arriba, llegando a una altura o complejidad de pensamiento que antes estaba fuera de nuestro alcance. Esto es lo que, por ejemplo, hace un estudiante cuando resuelve un problema de geometría; y si su pensamiento ha sido bien formado, sus conclusiones serán realidades tan claras para su conciencia, como lo eran sus premisas al empezar. Si este no fuera el caso, no avanzará mucho más allá en su comprensión. La mente asciende de plataforma en plataforma, de estadio en estadio, y es nuestra tarea aumentar, por medio del pensar, la calidad y extensión de nuestra conciencia mental. Sobre esta cuestión, mi consejo a los estudiantes es: que nunca os sumerjáis demasiado de improviso en el pensamiento de vuestro problema. Empezad en la concentración. Concentraos sobre vuestros datos, revisadlos y considerad sus cualidades y especialmente las que tengan relación unas con otras. Cuando hayáis hecho esto, podéis empezar a pensar en el problema y entonces no os molestaréis con el constante esfuerzo de recordar datos, que habríais olvidado en parte. La concentración al empezar el pensamiento es de gran ayuda; indudablemente es esencial, y podéis obtener mucho de su poder por medio de la primera práctica que describí en esta conferencia y recordad siempre que la concentración es una pausa calmosa sobre una idea o imagen mental, sin exhibición de fuerza, así como no la usaríais para mantener un poco de agua en vuestras manos. Cuando pensáis sobre algo y los pensamientos se hagan vagos o borrosos, es porque llegan al limite de vuestro usual alcance o altura mental; cuando habéis trabajado bastante en vuestro problema y vuestro pensamiento empieza a vacilar, no divaguéis en busca de una solución; pero tampoco abandonéis el tema, sino que volved a los comienzos. Volved a concentraros en el nivel en que vuestro pensamiento empezó a hacerse confuso, o más bien, contemplad con calma cualquier idea que hayáis podido aferrar. Abandonad entonces el tema, y cuando lo volváis a tomar, en seguida o en el futuro, encontraréis que habéis hecho como una plataforma, sobre la cual seréis capaces de manteneros, para luego alcanzar pensamientos todavía más elevados. Para terminar, quiero deciros que cuando estáis empeñados en un entrenamiento mental como el que he escrito, no sólo desarrolláis los poderes mentales de vuestra familiar vida cotidiana, sin que estáis ayudando una evolución más profunda de vuestro carácter y de poderes ocultos en vosotros mismos, porque esa parte mas profunda de vuestra naturaleza -que, equivocadamente llamamos el ser superior- se ejercita por el dominio y desarrollo de la personalidad externa, con todo su conjunto de hábitos físicos, emocionales y mentales. Y así, las verdaderas actividades de nuestra vida diaria, sirven indirectamente los propósitos más profundos de nuestro permanente ser espiritual. Solo tengo que agregar, que el que tome en esta forma el entrenamiento de si mismo, encontrará ciertamente en pocos meses tan robustecida y enriquecida su vida, que comprenderá que el más grande gozo posible, aun para la personalidad, se obtiene trabajando en el servicio del ser superior.

18 CAPITULO 3 COMO SE FORMA EL CARACTER Consideremos la naturaleza del hombre tal como se encuentra en este mundo y el papel que juega en la ininterrumpida sucesión de los acontecimientos. Para aclarar esto, tomaré el ejemplo de un péndulo que supondremos formado por una bolita asegurada al extremo de un hilo atado al techo. Algo toca a la pelotita; es mi mano que la golpea arrojándola de su posición vertical. Como es un péndulo, oscila y de vuelta golpea contra mi mano. Esta es la característica de un péndulo. Da a mi golpe una simple reacción. No se detiene a pensar antes de venir de vuelta. Supongamos ahora que cierro el puño y golpeo a un hombre. Me devolverá el golpe con la precisión mecánica del péndulo? No, por cierto. Primero sentirá el golpe, y si es un hombre poco evolucionado, golpeará a su vez tan pronto como lo sienta, casi sin pensar. Pero si es hombre de cierto carácter, tres cosas tendrán lugar antes que reaccione: primero sentirá; luego pensará en ello, aunque sea rápidamente; y finalmente decidirá qué hacer. Tal hombre actuará guiado desde su interior. La acción excitante que sobre él ejercen las circunstancias no lo priva del ejercicio de su pensamiento y voluntad. En cambio, los sentimientos de un hombre de escaso desarrollo son agitados tan fácilmente por los acontecimientos, que la reacción interior de su ser es casi automática. Decimos, entonces, que ese hombre tiene reacción emocional, lo que, es común en la gente no desarrollada. Algunas gentes tienen una alta conciencia de su vida interior, mientras que otras no. Los deseos que gobiernan la vida de los hombres son visibles de acuerdo con esto. Así un hombre vive para comer, para gozar de los placeres que produce el sentido del gusto, y cuando llega a pensar es ideando un plan que le permita conseguir algún comestible que desea, o algo que estimule su palabra agotada por el exceso. Otro hombre come para vivir, considerando la satisfacción de un apetito sano sólo como un medio que conduce a un objeto: la conservación del cuerpo en que vive. Y, qué será la vida para éste? Será actividad de la conciencia, goce del pensamiento, del amor y de la voluntad. Hombre de carácter es aquél en quien la vida interna es más fuerte que la naturaleza corporal externa. La naturaleza corporal del hombre está en realidad compuesta por tres partes: la física, la emocional y la mental: porque las emociones y los pensamientos habituales forman parte, en un sentido muy real, del ser corporal humano, y pueden reaccionar absolutamente sin requerir la atención del hombre mismo. Como dije antes, si golpeáis en la calle a un hombre cualquiera, inmediatamente se indignará, enrojecerá y probablemente devolverá el golpe. Se conduce de acuerdo con sus hábitos mentales y corporales, y poco se hace sentir en su modo de obrar la presencia del hombre verdadero. Sus emociones son fijas, casi automáticas. Similarmente, un hombre puede tener prejuicios mentales, políticos o sociales, que no son más que ideas fijas, que lejos de constituir pensamientos, en realidad obstaculizan los pocos que su poseedor es capaz de tener. Pero el hombre de carácter es un alma viviente, que tiene sentimientos, ideas y voluntad propia, y que es capaz de ejercitarlos empleando su cuerpo con algún propósito surgido desde dentro de si mismo. Observemos, ahora, cuáles son los propósitos en la vida que surgen desde dentro del hombre. Con la espontaneidad con que el pájaro en la rama canta al llegar la primavera, regocijándose con el aire tibio y los rayos del sol, así el corazón del hombre palpita y se regocija al sentir o ver la luz de los ideales humanos, que con su calor lo llaman a aumentar la actividad vital, la sinceridad, el amor y la expresión de su

19 propio ser. Considerad, por ejemplo, el ideal de la libertad, en su más amplio sentido. Quién no responde al glorioso pensamiento de liberación de las trabas de nuestro medio ambiente y de las limitaciones de nuestras presentes condiciones corporales? Quién no desearía volar veloz sobre las nubes tempestuosas en busca de la morada del cometa, en vez de aprisionarse con el cuello y la corbata, y ser el esclavo de la pluma o de la máquina, durante cincuenta semanas por año? El hombre tiene el ideal de la libertad, y gradualmente lo va realizando por dos medios: el descubrimiento y la aplicación de las leyes que rigen las fuerzas de la naturaleza en su vida exterior, y el control de su propia mente y de su propio cuerpo. Lo último es necesario, porque la libertad y los poderes externos, los bienes, las posiciones e influencias, son fuentes de esclavitud a menos que el hombre tenga un real dominio de si mismo. Sin el propio gobierno no puede haber dominio de las cosas externas. Cuando alguien dice que busca el éxito en la vida - y quién no lo busca?- está reconociendo su alianza con el gran ideal de la libertad, que desde dentro nos impulsa hacia adelante, hacia una vida más amplia; pero muy equivocado está cuando piensa que puede tener éxito en las cosas externas; sin desarrollar primero el éxito interior, que consiste en la posesión de una fuerte voluntad. Recuerdo el caso de una familia de cinco hermanos que me era muy conocida. Comenzaron disponiendo de una módica entrada, por lo que tenían mucho que trabajar para lograr éxito y posición en el mundo. Con el tiempo, dos de los hermanos empezaron a tener mucho éxito en sus negocios, de modo que a la edad de treinta años aproximadamente ambos eran ricos. A los treinta y cinco los dos hermanos eran obesos y empezaron a enfermar; a los cuarenta estaban constantemente en manos de los médicos, y a los cuarenta y cinco ambos habían muerto después de diez años de vida sumamente desgraciada. El mundo llamaba a éstos los dos hermanos afortunados de la familia y los admiraba. Sin embargo, ambos fueron unos fracasados. La causa no fue la riqueza; sino lo débil de su voluntad y la falta de propio control, que los condujo a permitir que sus bienes se convirtieran en el desastre de sus vidas. Al enriquecerse se hicieron holgazanes, no caminaban porque podían ir en coche, se hicieron demasiado indulgentes en el comer y beber, no ingerían alimentos sanos ni cantidades razonables; cavaron sus fosas con sus propios dientes, como alguien ha dicho con acierto. En cambio, los otros tres hermanos que sólo tuvieron éxito moderado en sus negocios, están ahora viejos, sanos y felices, rodeados de sus familias. No quiero decir con esto que la riqueza no sea deseable. Por el contrario, lo es, y mucho. Pero siempre será una fuente de desgracia para el hombre que no ha buscado antes las riquezas interiores de una fuerte voluntad, de un buen corazón y de una mente vigorosa. Vale la pena detenerse a considerar la naturaleza de los bienes. Muy frecuentemente las gentes se consideran poseedoras de dinero, casas, tierras y otros bienes, cuando en realidad el hecho es que son esclavas de esas cosas. Las cosas las poseen. Suponed que en dos diferentes ocasiones salís de viaje, llevando en una cien pesos y en otra diez mil. Cuando viajáis con los diez mil pesos, puede que os sintáis muy ansiosos, temiendo constantemente ser asaltados por los ladrones; mientras que con sólo cien pesos en vuestros bolsillos viajaréis con el corazón alegre, sin acordaros para nada de que existen ladrones en el mundo. La ansiedad socava vuestra felicidad, vuestra fuerza, vuestra virilidad. Análogamente, si se os exige que caminéis por un tablón de veinte centímetros de ancho colocado sobre el suelo, lo haréis conservando perfecto equilibrio; pero, imaginaos caminando por el mismo tablón colocado atravesando una calle, entre las ventanas de dos altos edificios. Pensaréis, en este caso, en las consecuencias de una caída, temblaréis y no podréis caminar en línea recta por vuestra falta de control sobre la mente y la imaginación. Adquirid el propio control, y seréis capaces de encarar las grandes cosas sin que merme vuestro poder, ni vuestra felicidad; y por el contrario, tendréis un aumento de ambas. Se

20 cuenta del Gran Napoleón que, cuando se acostaba durante sus campañas, daba instrucciones de que no se le despertara para darle la buena nueva en caso de victoria, pero pedía se le llamara inmediatamente en el caso contrario, a fin de poder prestar ayuda. Podía dormir tranquilamente en una situación que hubiera arruinado los nervios de un hombre ansioso. Conocí a una familia que se atormentaba por alcanzar la posesión de cosas triviales. Eran relativamente pobres, pero debían vivir en un vecindario de gente "bien", porque se preocupaban mucho de la opinión que sobre ellos tuvieran los demás. Por la misma razón, también debían tener en la sala una vitrina con vajilla de plata. Esta vajilla era causa de gran ansiedad, porque la familia no se atrevía a dejar sola la casa, y siempre había discusión sobre quién debía quedarse para cuidar los preciosos objetos. Si querían ir al teatro, alguno debía quedarse; el placer de los que iban quedaba empañado por el recuerdo del que quedaba sin ir, y cuyos sentimientos no trataré de describir. Si un ladrón hubiera robado la vajilla, habría sido una bendición para esa gente, que no podía poseerla sin sentir ansiedad. Conocí una vez a una señora que era aficionada a caminar y salía con frecuencia. Pero un día que se compró un par de zapatos muy lindos y delicados, ya no le gustaba hacer largas caminatas por temor a gastarlos; pero, por otra parte, tenía la suficiente lógica para no sentir placer en dejarlos en la casa. Y a causa de ello puso prematuro fin a sus paseos. La sabiduría en esta cuestión, como decían los antiguos estoicos, consiste en medir la propia fuerza contra las posesiones. Hay un cuento sobre un rico que habiendo llegado a la conclusión de que sus bienes eran una gran causa de disgustos, se deshizo de ellos y se fue a vivir en una cueva. Llevó consigo una cosa de que gustaba mucho, una hermosa vasija de bronce. Esa vasija solía estar ante la puerta de su morada, con la cotidiana provisión de agua. Sin embargo, durante sus meditaciones y paseos, el hombre estaba constantemente molesto por el temor de que le robaran el vaso de bronce. Un día llegó un ladrón y se lo llevó, y cuando el anciano observó el hecho, se sorprendió al darse cuenta de que se alegraba en vez de entristecerse, y dijo con mucha satisfacción: "Pues la próxima vez que venga un ladrón, no encontrará un hermoso vaso de bronce, sino uno de barro que no valdrá la pena robar". No penséis, sin embargo, que la idea estoica consistía en que toda la gente debiera abandonar los negocios y las posesiones: recordad, por otra parte, el caso del famoso emperador Marco Aurelio que podía tratar los asuntos de Estado sin disgustos ni ansiedades. La lección que puede sacarse de esta parte del tema es que no hay éxito exterior sin fuerza de voluntad interna, y no hay fuerza de voluntad que no se exprese primero en el propio carácter y en la propia personalidad. Si buscáis el éxito, desarrollad vuestra propia voluntad, y emplead el trabajo de la vida con tal propósito, luego seguirá el verdadero éxito exterior. Vale la pena recordar que no puede haber fracaso en la vida del hombre que busca primero las cosas de adentro, o insiste en usar su voluntad en constante empeño, no importa cuáles sean las dificultades de su vida exterior. Este hombre no tiembla ante las vicisitudes de la vida, y no transforma la suya en mezquina y estrecha, por exceso de cuidados. Aquél que ha desarrollado su voluntad, la parte más esencial del carácter, es el que mejor puede controlar las circunstancias, y tarde o temprano consigue el éxito material. El éxito espiritual conduce también al éxito material; pero el éxito material por si solo no da sino satisfacciones temporales. Suponed que habéis empleado vuestra voluntad valerosamente, tratando en toda forma posible de tener éxito, ya sea en hacer fortunas o en llegar a ser un hábil músico, y que habéis fracasado, según el decir, debido a alguna causa externa. No hay en realidad tal fracaso: quien ensaya no fracasa, sino cuando deja de ensayar. Habéis usado vuestra voluntad, la habéis desarrollado; por lo tanto tenéis dentro de vosotros lo que queda como fruto de todo esfuerzo, esto es, la fuerza de carácter que proviene del ejercicio de la voluntad. Si hubierais tenido éxito material, podríais haber gozado

El mundo imaginario de las hadas.

El mundo imaginario de las hadas. Erika Andujar Román PRESENTACIÓN Hola, mi nombre es Erika y os voy a contar una historia que sucedió hace tiempo. Esta historia trascurre en un lugar llamado Aidiliú, el lugar donde vivían las hadas! Todo

Más detalles

INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA. Angélica María Guerrero Escamilla. Estudiante de la Licenciatura en Derecho

INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA. Angélica María Guerrero Escamilla. Estudiante de la Licenciatura en Derecho PRESENTA: INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA.. Asesora INEA Estudiante de la Licenciatura en Derecho Col. Rancho Nuevo, Mpio. de Apaseo el Grande, Gto. Octubre de 2003 1 INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA

Más detalles

PEREZA ILUSIÓN METAS DESEOS

PEREZA ILUSIÓN METAS DESEOS AMBIENTACIÓN: 1.-En estos últimos años está creciendo la preocupación mundial por el planeta, la ecología, que todos los pueblos dispongan de agua limpia para beber, que todos los niños tengan escuela,

Más detalles

Redacciones ganadoras del XII Concurso de Redacción Un día sin alcohol de CALA

Redacciones ganadoras del XII Concurso de Redacción Un día sin alcohol de CALA Fieles a la cita anual con el Concurso de Redacción "Un día son alcohol" organizado por el Centro de Ayuda y Liberación de Alcohólicos de Antequera (CALA) que ha alcanzado la décimo segunda edición reproducimos

Más detalles

La enfermedad. Representar a un excluido

La enfermedad. Representar a un excluido La enfermedad Alemania, Noviembre de 2011 Muchos de los que llegan a Constelaciones Familiares buscan ante todo sanación y, a través de las Constelaciones Familiares, los trasfondos de las enfermedades

Más detalles

LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO

LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO PERSONAJES: BRAIS MINIMOY: Protagonista del cuento. Es algo curioso y siente pánico cuando no hay adultos con el. MISORA: Habitante del misterioso lugar al que

Más detalles

LECCIÓN. Ahora veo! Breve introducción SERVICIO. Servimos a Dios cuando nos interesamos en los demás.

LECCIÓN. Ahora veo! Breve introducción SERVICIO. Servimos a Dios cuando nos interesamos en los demás. LECCIÓN Año A Cuarto trimestre Lección 4 Ahora veo! SERVICIO Servimos a Dios cuando nos interesamos en los demás. Versículo para memorizar Lo único que sé es que yo era ciego, y ahora veo (Juan 9:25).

Más detalles

El Señor Jesús empleó buenos métodos

El Señor Jesús empleó buenos métodos Lección 9 El Señor Jesús empleó buenos métodos El talar árboles puede ser a veces un trabajo peligroso. El hombre que realiza esta labor ha recibido la autorización de aquellos que lo emplean para realizar

Más detalles

EL ARTE DEL SER EXITOSO

EL ARTE DEL SER EXITOSO EL ARTE DEL SER EXITOSO El éxito tiene relación con la forma en que pensamos, la forma en que enfocamos el propósito de nuestras vidas y cómo apreciamos lo que tenemos, lo que somos y lo que queremos lograr.

Más detalles

" Quién quiere durar más en la cama y disfrutar de un mejor sexo con su novia esta misma noche?"

 Quién quiere durar más en la cama y disfrutar de un mejor sexo con su novia esta misma noche? " Quién quiere durar más en la cama y disfrutar de un mejor sexo con su novia esta misma noche?" Hola, Estoy feliz de que haya decidido probar este material. Todo lo que necesita para mejorar su resistencia

Más detalles

Sesión 1: Lo que los bautistas creen acerca de Dios. Dios hizo todas las cosas

Sesión 1: Lo que los bautistas creen acerca de Dios. Dios hizo todas las cosas Escolares menores Hoja del alumno Unidad 10: Exploremos creencias bautistas Sesión 1: Lo que los bautistas creen acerca de Dios Versículo bíblico: En el principio Dios creó los cielos y la tierra. Génesis

Más detalles

Vamos al. museo? Ideas para visitar museos con niños. Área de Acción Cultural. Museo Etnográfico Juan B. Ambrosetti FFyL - UBA

Vamos al. museo? Ideas para visitar museos con niños. Área de Acción Cultural. Museo Etnográfico Juan B. Ambrosetti FFyL - UBA Vamos al museo? Ideas para visitar museos con niños. Área de Acción Cultural. Museo Etnográfico Juan B. Ambrosetti FFyL - UBA L os adultos podemos tener sentimientos contradictorios cuando planeamos visitar

Más detalles

Las 5 causas más comunes de porque la gente. no se arregla

Las 5 causas más comunes de porque la gente. no se arregla Las 5 causas más comunes de porque la gente no se arregla En algún momento de nuestras vidas nos hemos preocupado por la imagen, sea por interés propio o porque alguien nos haya dicho algo acerca de ella.

Más detalles

do para tu f CON EL AHORRO SOMOS PODEROSOS

do para tu f CON EL AHORRO SOMOS PODEROSOS A ur o ho do para tu f n a ut rr CON EL AHORRO SOMOS PODEROSOS TEMA III. CON EL AHORRO SOMOS PODEROSOS 1. CONTENIDOS EL AHORRO DA PODER Como aprendiste en el libro El dinero no crece en los árboles de

Más detalles

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ALEGRÍA TRISTEZA ENFADO MIEDO ANEXO 2 CUENTO: EL MONSTRUO DE COLORES 2 ANEXO 3 - DIBUJOS: EMOCIONES VIVIDAS 3 ANEXO 4 - RECONOCEMOS LAS EMOCIONES

Más detalles

CadaEstudiante.com explorar cuestiones de la vida universitaria y Dios

CadaEstudiante.com explorar cuestiones de la vida universitaria y Dios CadaEstudiante.com explorar cuestiones de la vida universitaria y Dios Contesta Dios nuestras oraciones? Cuáles oraciones contesta Dios? Contestará tus oraciones? Has conocido a alguien que realmente confía

Más detalles

METALOGO. PAPITO, POR QUÉ SE DESORDENAN LAS COSAS?.

METALOGO. PAPITO, POR QUÉ SE DESORDENAN LAS COSAS?. METALOGO. PAPITO, POR QUÉ SE DESORDENAN LAS COSAS?. Hija: Papá Por qué se desordenan las cosas?. Padre: Qué quieres decir? Cosas? Desordenarse?. Gregory Bateson. Hija: Bueno, la gente gasta mucho tiempo

Más detalles

Oficio. En el fondo, cuál es mi oficio?

Oficio. En el fondo, cuál es mi oficio? Carta 1 Gracias por tu última carta, demoré un poco en responder. Discúlpame, pero me haces tantas preguntas! Di vueltas en mi cabeza buscando cómo responderte pero cada pregunta generaba otra y así sucesivamente.

Más detalles

LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO

LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO 1 LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO A continuación, se muestran las 1000 palabras más frecuentemente usadas del castellano (concretamente 1008 palabras) tomadas de los datos estadísticos

Más detalles

Siguiendo en las pisadas de Jesucristo, esta lección

Siguiendo en las pisadas de Jesucristo, esta lección EN LAS PISADAS DE JESUCRISTO EL HIJO DE DIOS Lección 5 Las bodas en Caná Lectura bíblica: Juan 2:1-11 Texto para memorizar: Juan 2:5 Objetivo: Relatar la primera señal que Jesús hizo y recalcar que Él

Más detalles

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Cris estaba agotada. Había tenido un día terrible, así que se fue a la cama un poco más

Más detalles

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons LA OLA Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons Desde hace unos días cuando le tiro la pelota a Chispa, no sale corriendo a por ella para luego volver a traérmela. Los papás me han dicho

Más detalles

La nueva aventura. s a r a g i r a l d o j i m é n e z p e r e i r a

La nueva aventura. s a r a g i r a l d o j i m é n e z p e r e i r a 46 La nueva aventura s a r a g i r a l d o j i m é n e z p e r e i r a Nací el 20 de octubre de 1995 en Pereira, Risaralda. En mi tiempo libre estudio danza, música, técnica vocal y teatro, pues son las

Más detalles

POR QUÉ ES IMPORTANTE AHORRAR?

POR QUÉ ES IMPORTANTE AHORRAR? 0 POR QUÉ ES IMPORTANTE AHORRAR? Ahorrar es importante ya que es una inversión a largo plazo, y se convierte en un respaldo para el futuro. La técnica de ahorrar viene de millones de años atrás y tiene

Más detalles

UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE

UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE Todo comienza en un Hospital en el que acaba de nacer una bebé a quien le pusieron Matilde. Ella siempre fue diferente a los demás, por ejemplo cuando nació en vez de llorar,

Más detalles

Capítulo 1 EL MUNDO QUE YO CREO

Capítulo 1 EL MUNDO QUE YO CREO Capítulo 1 EL MUNDO QUE YO CREO «Hubo un tiempo en que: pensé que no podía y no pude, creí que no sabía nada y nada supe. Pensé que no tendría fuerzas y flaqueé. Creí que era demasiada la carga y me caí.

Más detalles

El relato de Génesis 24 nos muestra hermosamente

El relato de Génesis 24 nos muestra hermosamente MIS PRIMEROS AMIGOS DE LA BIBLIA Lección 11 Una esposa para Isaac Lectura bíblica: Génesis 24 Texto para memorizar: Romanos 8:14 Objetivo: Que los niños aprendan que el Señor dirige nuestros pasos y que

Más detalles

Documento Verdad Divina

Documento Verdad Divina Documento Verdad Divina Preguntas Frecuentes Pregunta Qué es preclusión? Respondido Por Jesús Fecha de Respuesta 1 o de Abril 2013 Ubicación Wilkesdale, Queensland, Australia Referencias en Internet General:

Más detalles

UNIDAD 2: APRENDER A HACER ELECCIONES, APRENDIENDO A TOMAR DECISIONES

UNIDAD 2: APRENDER A HACER ELECCIONES, APRENDIENDO A TOMAR DECISIONES UNIDAD 2: APRENDER A HACER ELECCIONES, APRENDIENDO A TOMAR DECISIONES Índice: 2.1 Libertad para poder elegir 2.2 La importancia de tomar decisiones 2.3 Cuento: el hombre que no podía elegir 2.4 Aprendiendo

Más detalles

MI HIJO MI SALVADOR Lección 4 JESUS JOVEN Y MARIA

MI HIJO MI SALVADOR Lección 4 JESUS JOVEN Y MARIA MI HIJO MI SALVADOR Lección 4 JESUS JOVEN Y MARIA PREGUNTAS DE REPASO 1. María habla en solo ocasiones en la Biblia. 2. En este estudio vemos la sección en la Biblia donde hace referencia a la juventud

Más detalles

El silencio es dejar espacio entre mi yo y la realidad. La meditación. La gran aventura interna. Pàg 1 de 8

El silencio es dejar espacio entre mi yo y la realidad. La meditación. La gran aventura interna. Pàg 1 de 8 El silencio es dejar espacio entre mi yo y la realidad. La meditación. La gran aventura interna. Pàg 1 de 8 Cuántas veces has sentido que necesitas descansar del correr incesante de la vida moderna? Cuántas

Más detalles

Pinocho Autor: Carlo Collodi

Pinocho Autor: Carlo Collodi www.soncuentosinfantiles.com Pinocho Autor: Carlo Collodi Erase una vez, un carpintero llamado Gepetto, decidió construir un muñeco de madera, al que llamó Pinocho. Con él, consiguió no sentirse tan solo

Más detalles

Según los científicos las leyes naturales controlan

Según los científicos las leyes naturales controlan MIS PRIMEROS AMIGOS DE LA BIBLIA Lección 1 Dios es el poderoso Creador Lectura bíblica: Génesis 1:1-31; 2:1-3; Salmo 8 Texto para memorizar: Génesis 1:31 Objetivo: Que los niños comprendan que el todopoderoso

Más detalles

La importancia de cuidar el ambiente de aprendizaje

La importancia de cuidar el ambiente de aprendizaje Alumna: Ana Arribas Gómez MONOGRAFÍA FINAL: La importancia de cuidar el ambiente de aprendizaje Ana Arribas Gómez Julio 2011 Te invito a un viaje en el tiempo te apuntas? Para iniciar este viaje necesitas

Más detalles

Esta es una gran lección sobre el perdón. José

Esta es una gran lección sobre el perdón. José MIS PRIMEROS AMIGOS DE LA BIBLIA Lección 19 José perdona a sus hermanos Lectura bíblica: Génesis 42:1 45:15 Texto para memorizar: Mateo 6:12 Objetivo: Que los niños comprendan la importancia de perdonar

Más detalles

CAPÍTULO 5 CONCLUSIONES

CAPÍTULO 5 CONCLUSIONES CAPÍTULO 5 CONCLUSIONES 118 119 Hace algún tiempo escribí cómo es que yo entiendo mi mente, luego lo analicé desde un punto de vista científico para saber si es posible que las CC se encarguen del estudio

Más detalles

Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones?

Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones? 24. Una cita con María Los peores años de nuestra vida. Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones? a) graba sus canciones en una grabadora b) graba sus pensamientos en una grabadora c) prepara entrevistas

Más detalles

1000 Maneras de Ser Feliz Taller Abierto al Público. Ejercicio: Elegir ser Feliz

1000 Maneras de Ser Feliz Taller Abierto al Público. Ejercicio: Elegir ser Feliz 1000 Maneras de Ser Feliz Taller Abierto al Público Ejercicio: Elegir ser Feliz 1. Dá un ejemplo de cuando has experimentado felicidad. 2. Si eligieras ser feliz la mayor parte del tiempo, como sería diferente

Más detalles

Los derechos de los niños y de las niñas

Los derechos de los niños y de las niñas Los s de los niños y de las niñas Hace muchos años atrás un grupo de personas de todos los países del mundo se reunieron y conversaron acerca de las condiciones difíciles en que algunos niños y niñas vivían.

Más detalles

TANGO AMERICA VERA-ZAVALA

TANGO AMERICA VERA-ZAVALA TANGO AMERICA VERA-ZAVALA Tango Monologo America Vera-Zavala Escrito 2009 Foto: Lotta Törnroth Traduccion Maria-Rosario Zavala Diseño Grafico: Nano Torres En el corredor Yo he caminado en el mismo corredor,

Más detalles

Filosofía de la Educación de Peters

Filosofía de la Educación de Peters Tania Piccolo Preisser ID: 145206 Filosofía de la Educación de Peters Para Peters la profesión de la enseñanza debía considerar a la filosofía de la educación como parte indispensable de la teoría educativa.

Más detalles

El cuento de mi clase

El cuento de mi clase El cuento de mi clase Texto: Mireia Vidal Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil. Los cuentos de la abuela A Laia no le importaba para nada que todo el mundo le preguntara qué quería

Más detalles

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir El viaje 1 Hoy me he despertado con una paz interior poco usual. Normalmente tengo la cabeza llena de preocupaciones desde la primera hora de la mañana. Pero hoy mi cabeza estaba vacía. Era como un libro

Más detalles

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo?

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? Ray Bradbury La última noche del mundo Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? - Qué haría? Lo dices en serio? -Sí, en serio. -No sé. No lo he pensado. El hombre se sirvió un poco

Más detalles

UNIDAD DIDACTICA SENTIR Y PENSAR

UNIDAD DIDACTICA SENTIR Y PENSAR UNIDAD DIDACTICA SENTIR Y PENSAR Seminario I INTELIGENCIA EMOCIONAL Alumna: Petri Ramos Salas Alía (Cáceres) 1 Es un programa para ayudar a profesores y profesoras a educar las emociones desde las primeras

Más detalles

El par de zapatos. Pierre Gripari

El par de zapatos. Pierre Gripari El par de zapatos Pierre Gripari Había una vez un par de zapatos que estaban casados. El zapato derecho, que era el señor, se llamaba Nicolás. Y el zapato izquierdo, que era la señora, se llamaba Tina.

Más detalles

Taller de Relaciones familiares

Taller de Relaciones familiares Taller de Relaciones familiares Formación con Joan Contreras Observaciones: - los diferentes ejercicios duran en total unas dos horas. - Mejor leer todo entero por encima y luego decidir hacerlo en un

Más detalles

Capítulo 2 Los niños que no oyen bien necesitan ayuda desde pequeños

Capítulo 2 Los niños que no oyen bien necesitan ayuda desde pequeños 13 Capítulo 2 Los niños que no oyen bien necesitan ayuda desde pequeños En los primeros años de vida, todos los niños, incluso los niños que son sordos o que no oyen bien, desarrollarán más habilidades,

Más detalles

Petra Mª Pérez Catedrática de Teoría de la Educación de la Universidad de Valencia

Petra Mª Pérez Catedrática de Teoría de la Educación de la Universidad de Valencia El juego es la posibilidad que tienen los niños de apropiarse de la vida y el mundo. Jugamos porque desde la infancia se necesita apropiarse de la vida; y al apropiarse de la vida necesitas adquirir capacidades,

Más detalles

Recursos asociados a El cuento con viñetas

Recursos asociados a El cuento con viñetas El voluntariado y el acompañamiento y el apoyo emocional Acceder a las instrucciones del juego Recursos asociados a El cuento con viñetas Objetivos específicos Reconocer que nuestras relaciones cambian

Más detalles

Tu Iglesia diocesana, fuente de vocaciones

Tu Iglesia diocesana, fuente de vocaciones Tu Iglesia diocesana, fuente de vocaciones XLVIII JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES 15 de mayo de 2011 IV Domingo de Pascua para educación infantil y primaria Para educación infantil Lunes

Más detalles

En un país cálido y lejano había un. Prólogo

En un país cálido y lejano había un. Prólogo Prólogo En un país cálido y lejano había un rey bueno y sabio que tenía siete hijos, seis varones y una niña, hijos de siete mujeres diferentes. El rey se sentía viejo y cansado, y sabía que pronto tendría

Más detalles

MEDITAR ES REVOLUCIONARIO

MEDITAR ES REVOLUCIONARIO Aquellos que dicen Paren el mundo que yo me bajo saben que el mundo no se va a detener pero existe una posibilidad Meditar La meditación puede detener y transformar tu mundo porque MEDITAR ES REVOLUCIONARIO

Más detalles

Cómo liberarnos de las dependencias?

Cómo liberarnos de las dependencias? Por Valeriane Bernard Cómo liberarnos de las dependencias? Uno de los grandes retos es volver a sentir el derecho propio a la felicidad, a la paz y al éxito. Con las adicciones se construye una relación

Más detalles

Un juego de cartas: Las siete y media

Un juego de cartas: Las siete y media Un juego de cartas: Las siete y media Paula Lagares Federico Perea Justo Puerto * MaMaEuSch ** Management Mathematics for European Schools 94342 - CP - 1-2001 - DE - COMENIUS - C21 * Universidad de Sevilla

Más detalles

Concurso AMIS-Oportunidades Tres ideas, un fin... Construye y asegura tu futuro

Concurso AMIS-Oportunidades Tres ideas, un fin... Construye y asegura tu futuro Concurso AMIS-Oportunidades Tres ideas, un fin... Construye y asegura tu futuro CÓMO DISEÑAR MI PROYECTO DE VIDA? Desde pequeños nos han preguntado qué quieres ser de grande? abogado, maestra, doctor Y

Más detalles

Es muy difícil saber de dónde vienen. En Colombia, por ejemplo, podríamos hablar básicamente de tres tradiciones orales.

Es muy difícil saber de dónde vienen. En Colombia, por ejemplo, podríamos hablar básicamente de tres tradiciones orales. Es muy difícil saber de dónde vienen. En Colombia, por ejemplo, podríamos hablar básicamente de tres tradiciones orales. Una que tiene que ver con las historias del tío conejo, que las conocemos en toda

Más detalles

SINTESIS. La Mujer Maravilla

SINTESIS. La Mujer Maravilla SINTESIS La Mujer Maravilla Cuando digo La Mujer Maravilla me refiero a ella, mi madre. Muchos se preguntarán Por qué? Lo cual es muy fácil de responder para mí. Ella, Laura Plaza, es una mujer luchadora,

Más detalles

CÓMO VENDER POR TELÉFONO CON ÉXITO

CÓMO VENDER POR TELÉFONO CON ÉXITO Referencia: ecobachillerato.com CÓMO VENDER POR TELÉFONO CON ÉXITO BEATRIZ GIMENO MOROS LUNES Lo primero de todo tenemos que controlar algunos factores; tanto positivos como negativos. Primero nos hemos

Más detalles

Te espero el día... a las... en

Te espero el día... a las... en Frases 15 Años 1 Pase meses tratando de organizar una fiesta inolvidable, pero me di cuenta que sin vos es imposible. Por eso te invito a fetejar Mis 15 Años 2 Hoy es mi noche, hoy se cumple mi sueño,

Más detalles

Entrevista de Eduard Punset con Robert Roeser, psicólogo, Universidad de Portland, EEUU. Washington, octubre de 2009.

Entrevista de Eduard Punset con Robert Roeser, psicólogo, Universidad de Portland, EEUU. Washington, octubre de 2009. Entrevista de Eduard Punset con Robert Roeser, psicólogo, Universidad de Portland, EEUU. Washington, octubre de 2009. Vídeo del programa: http://www.redesparalaciencia.com/3181/redes/2010/redes-64-larevolucion-educativa

Más detalles

El traje nuevo del emperador

El traje nuevo del emperador El traje nuevo del emperador Hans Christian Andersen (1805-1875) Este texto digital es de dominio público en España por haberse cumplido más de setenta años desde la muerte de su autor (RDL 1/1996 - Ley

Más detalles

Actividad 2.- Cuento y vídeo de Ubuntu

Actividad 2.- Cuento y vídeo de Ubuntu ANEXO 3 Actividad 2.- Cuento y vídeo de Ubuntu Antes de leer el cuento Nos sentamos en el rincón de lectura. Leemos el titulo del cuento: Ubuntu Yo soy porque nosotros somos. Les preguntamos a los alumnos

Más detalles

alumnos ciclo superior ciclo medio

alumnos ciclo superior ciclo medio alumnos ciclo superior ciclo medio cuaderno curso 2006-2007 programa para escuelas y familias + + salida En Aldeas Infantiles SOS queremos jugar contigo a sumar valores Hola! Te damos la bienvenida al

Más detalles

Título: «Cómo se conectan las neuronas» emisión 160 (16/06/2013) temporada 17

Título: «Cómo se conectan las neuronas» emisión 160 (16/06/2013) temporada 17 Entrevista de Eduard Punset con Sebastian Seung, profesor de Neurociencia Computacional en el Massachussets Institute of Technology. Boston, 13 de marzo del 2013. Vídeo del programa: http://www.redesparalaciencia.com/?p=8884

Más detalles

EL BANQUETE Y LOS INVITADOS. (Lu. 14:15-24)

EL BANQUETE Y LOS INVITADOS. (Lu. 14:15-24) EL BANQUETE Y LOS INVITADOS (Lu. 14:15-24) INTRODUCCIÓN.- Como sabéis Jesús usó frecuentemente parábolas y alegorías para enseñar. Parábola en griego significa poniendo cosas a la par. Son una especie

Más detalles

"Dios tiene algo de abuelo"

Dios tiene algo de abuelo Portada - Testimonios - "Dios tiene algo de abuelo" "Dios tiene algo de abuelo" 3.12.2015 Eliana Palma es una abuela chilena que comparte en esta entrevista su visión acerca del papel que los abuelos tienen

Más detalles

Unidad Didáctica 5. Derecho a circular libremente. Caperucita Verde. Nuestros Derechos en Juego Los Derechos Humanos en la Educación Infantil

Unidad Didáctica 5. Derecho a circular libremente. Caperucita Verde. Nuestros Derechos en Juego Los Derechos Humanos en la Educación Infantil Unidad Didáctica 5 Derecho a circular libremente Nuestros Derechos en Juego Los Derechos Humanos en la Educación Infantil Unidad Didáctica 5 Derecho a circular libremente CONTENIDOS: Mi barrio, mi ciudad,

Más detalles

EL SECRETO DE MI ABUELA

EL SECRETO DE MI ABUELA EL SECRETO DE MI ABUELA Esa noche no había podido dormir, me tocaba ir a casa de mi abuela. Con ella me pasaba horas y horas hablando, me contaba todas sus experiencias, todas sus historias y me ayudaba

Más detalles

REIMPRONTACION: EL CAMBIO DE HISTORIA PERSONAL. Identificaciones en el Sistema Familiar

REIMPRONTACION: EL CAMBIO DE HISTORIA PERSONAL. Identificaciones en el Sistema Familiar REIMPRONTACION: EL CAMBIO DE HISTORIA PERSONAL Identificaciones en el Sistema Familiar No cabe la menor duda que la familia es un sistema. Sus miembros se relacionan y no funcionan por separado y de forma

Más detalles

APUNTES SOBRE EL EVANGELIO DE SAN JUAN P.D.OUSPENSKY

APUNTES SOBRE EL EVANGELIO DE SAN JUAN P.D.OUSPENSKY APUNTES SOBRE EL EVANGELIO DE SAN JUAN P.D.OUSPENSKY Habla de Alimentos Nuevos. El primer milagro que relata es el milagro del agua convertida en vino, en unas bodas. El vino representa un Alimento Nuevo

Más detalles

VIDA EN EL PARAISO. Yahveh Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara.

VIDA EN EL PARAISO. Yahveh Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara. VIDA EN EL PARAISO Entonces Yahveh Dios formó al hombre con polvo de la tierra; luego sopló en sus narices UN aliento de vida, y existió el hombre con aliento y vida. Yahveh Dios plantó un jardín en un

Más detalles

que ser muy estricto, que piense que hay que aplicar reglas y seguirlas, cuando la mamá puede ser mas laxa, más suave con el niño.

que ser muy estricto, que piense que hay que aplicar reglas y seguirlas, cuando la mamá puede ser mas laxa, más suave con el niño. NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES EN PERSONAS MULTIIMPEDIDAS Conferencia a cargo del Dr. NORMAN BROWN Instituto Superior del Profesorado de Psicopedagogía y Educación Especial "Dr. Domingo Cabred", Córdoba,

Más detalles

EL CASO DE LA QUEJA DEL CLIENTE

EL CASO DE LA QUEJA DEL CLIENTE EL CASO DE LA QUEJA DEL CLIENTE En un esfuerzo por mejorar el servicio, la Lavandería "Presto Limpio" instaló un nuevo sistema computarizado diseñado para acortar el tiempo de espera del cliente y simplificar

Más detalles

EL GRAN BANQUETE (C.7.1.12)

EL GRAN BANQUETE (C.7.1.12) EL GRAN BANQUETE REFERENCIA BÍBLICA: Lucas 14:15-24 VERSÍCULO CLAVE: CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: "Entonces el amo le dijo al criado: 'Ve por los caminos y los cercados, y obliga a otros a entrar,

Más detalles

zambullirse en la vida

zambullirse en la vida conciencia n c i e n c i a planetariap l a n r i a zambullirse en la vida dejar de buscar y empezar a sentir Jeff Foster Astrofísico, escritor y conferenciante. Es autor de Más allá del despertar y Una

Más detalles

UNIDAD 1. LOS NÚMEROS ENTEROS.

UNIDAD 1. LOS NÚMEROS ENTEROS. UNIDAD 1. LOS NÚMEROS ENTEROS. Al final deberás haber aprendido... Interpretar y expresar números enteros. Representar números enteros en la recta numérica. Comparar y ordenar números enteros. Realizar

Más detalles

La enseñanza es un ministerio

La enseñanza es un ministerio Lección 1 La enseñanza es un ministerio Sabía usted que Dios quiere que sea maestro? En este estudio se dará cuenta de que así es. Sabrá por qué Dios quiere que enseñe, y también cómo enseñar como ministerio.

Más detalles

El APLAUSO. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons

El APLAUSO. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons El APLAUSO Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons Mamá me despertó como todas las mañanas para ir al cole. A mí no me gusta que me despierte dándome golpecitos en el hombro, pero ella

Más detalles

CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas)

CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas) CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas) Para crear desde la mente, hablamos de que había pensamientos, luego tenemos que poner

Más detalles

EL BIENESTAR EN LA ESCUELA LO QUE DIGO YO TAMBIÉN ES IMPORTANTE

EL BIENESTAR EN LA ESCUELA LO QUE DIGO YO TAMBIÉN ES IMPORTANTE EL BIENESTAR EN LA ESCUELA LO QUE DIGO YO TAMBIÉN ES IMPORTANTE Una realidad que los docentes observamos en nuestras aulas es que existen niños que muestran una buena disposición hacia el aprendizaje:

Más detalles

UN CUENTO PARA EMPEZAR

UN CUENTO PARA EMPEZAR Campaña institucional 2011-2012 Catequesis infantil UN CUENTO PARA EMPEZAR Comenzamos leyendo este cuento: La nube Topami Cuenta la leyenda que hace muchos, muchos años, había una nube llamada Topami que,

Más detalles

Entrevista de Eduard Punset a David Bainbridge, zoólogo y veterinario de la Universidad de Cambridge. Barcelona, 18 de octubre del 2012.

Entrevista de Eduard Punset a David Bainbridge, zoólogo y veterinario de la Universidad de Cambridge. Barcelona, 18 de octubre del 2012. Entrevista de Eduard Punset a David Bainbridge, zoólogo y veterinario de la Universidad de Cambridge. Barcelona, 18 de octubre del 2012. Vídeo del programa: http://www.redesparalaciencia.com/8110/redes/redes-137-la-adolescencia-nos-hizo-humanos

Más detalles

Fundamentos de negocio Mercadotecnia > La ubicación de tu negocio: clave para vender más y mejor > Saber vender

Fundamentos de negocio Mercadotecnia > La ubicación de tu negocio: clave para vender más y mejor > Saber vender Introducción La llave de oro de las ventas es precisamente el cierre del trato. Es muy importante conocer algunas técnicas sobre ventas, así como saber seleccionar y capacitar a vendedores, en caso de

Más detalles

Brujas, princesas y pícaros. Cuentos clásicos infantiles

Brujas, princesas y pícaros. Cuentos clásicos infantiles Brujas, princesas y pícaros Cuentos clásicos infantiles Origen: España Este cuento creció de tantas personas a las que les gustó prestar sus bocas y orejas para compartirlo. Así ha viajado primero por

Más detalles

Pero lo que más le gusta a Lea es leer, lo hace en todos los sitios, siempre lleva un bolsito colgado con un libro de cuentos, o de animales.

Pero lo que más le gusta a Lea es leer, lo hace en todos los sitios, siempre lleva un bolsito colgado con un libro de cuentos, o de animales. LEA En un pueblecito de Salamanca vive una niña que se llama Andrea, tiene un hermano más pequeño que se llama Manu, como él no sabe hablar muy bien, en vez de decir Andrea dice Andlea, y todos han empezado

Más detalles

TESTIMONIOS: EL MUNDO DEL ALCOHOL

TESTIMONIOS: EL MUNDO DEL ALCOHOL TESTIMONIOS: EL MUNDO DEL ALCOHOL PROYECTO "Tecnologías de la Información y Comunicación en la formación de los profesionales de la Salud AUTORAS: - GABRIELA JHOANA ENRÍQUEZ CHAPA - ERIKA ALEJANDRA ERAS

Más detalles

[ TALLER DE RADIO-TEATRO PARA JÓVENES] Guión de radiofónico Voces Mesoamericanas Acción con Pueblos Migrantes A.C.

[ TALLER DE RADIO-TEATRO PARA JÓVENES] Guión de radiofónico Voces Mesoamericanas Acción con Pueblos Migrantes A.C. Locutora: - Bueno, hombres, mujeres y todos los que están presente y los que están escuchando la radio vamos a escucharla historia niña que quiere estudiar. porque antes las niñas no tenían derecho a estudiar

Más detalles

Lo que Dios espera del pecador O. Bruce White

Lo que Dios espera del pecador O. Bruce White Lo que Dios espera del pecador O. Bruce White «Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto. Entonces él

Más detalles

19 PATRONES HEREDADOS

19 PATRONES HEREDADOS 19 PATRONES HEREDADOS "Según Richard y yo revisamos una de las dinámicas de la familia, nosotros procesamos algunos de los asuntos que ha tenido con su mamá. Le sugerí que sería de valor considerar que

Más detalles

PROYECTO: ENSEÑAMOS A FILOSOFAR AUTODOMINIO

PROYECTO: ENSEÑAMOS A FILOSOFAR AUTODOMINIO PROYECTO: ENSEÑAMOS A FILOSOFAR AUTODOMINIO MES DE MARZO Y ABRIL DEL 2012 2 ciclo: 6 y 7 grado Se iniciará la actividad pasando los siguientes videos de Youtube a fin de que los niños se sientan identificados

Más detalles

DE JESUS CORAZON2 CAMINAMOS CON EL. II. Nace la comunidad de Hermanos del Sagrado Corazón

DE JESUS CORAZON2 CAMINAMOS CON EL. II. Nace la comunidad de Hermanos del Sagrado Corazón CORAZON2 CAMINAMOS CON EL DE JESUS MATERIAL COMÚN DE CATEQUESIS PARA LOS COLEGIOS CORAZONISTAS DE ARGENTINA, CHILE Y URUGUAY. HERMANOS DEL SAGRADO CORAZÓN II. Nace la comunidad de Hermanos del Sagrado

Más detalles

El hormiguero de los gusanos

El hormiguero de los gusanos El hormiguero de los gusanos Se quedó mirando fijamente en el vacío mientras recordaba aquella primera vez que se dijo a si mismo en un silencio casi solemne. - Qué difícil es vivir entre gusanos! Recordó

Más detalles

MUSEO CATEDRAL DE LA ALMUDENA

MUSEO CATEDRAL DE LA ALMUDENA Dentro de poco visitaréis el Museo de la Catedral de la Almudena! Vais a venir a la iglesia más grande y más importante de Madrid. La veréis por fuera y también pasaréis dentro a visitarla y a conocer

Más detalles

EXPERIENCIA DE INTERCAMBIO UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA MÉXICO

EXPERIENCIA DE INTERCAMBIO UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA MÉXICO EXPERIENCIA DE INTERCAMBIO UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA MÉXICO POR: BRENDA EUGENIA BETANCOURT SUÁREZ CAMPUS IRAPUATO-SALAMANCA DIVISIÓN CIENCIAS DE LA VIDA INGENIERÍA DE ALIMENTOS Guadalajara es una de las

Más detalles

El toque humano (Parte 1)

El toque humano (Parte 1) El toque humano (Parte 1) Transcripción del vídeo En este vídeo me gustaría compartir una sencilla estrategia que permitió cerrar un 40% más de ventas... y que, efectivamente nació de una "casualidad"

Más detalles

Una Historia de Pesca 14 de Diciembre, 2008. Juan 21:1-4

Una Historia de Pesca 14 de Diciembre, 2008. Juan 21:1-4 Una Historia de Pesca 14 de Diciembre, 2008 Juan 21:1-4 Cuánto control creen ustedes que tenemos sobre las circunstancias de nuestras vidas? Yo creo que la respuesta es que no tenemos control. Podemos

Más detalles

Comienza a creer en la Abundancia

Comienza a creer en la Abundancia Abundancia Comienza a creer en la Abundancia Tú puedes ayudar a la humanidad examinando tus propias creencias acerca de la escasez y cambiándolas en creencias de abundancia. Tenemos una meditación que

Más detalles

UN LIBRO, UNA ILUSIÓN

UN LIBRO, UNA ILUSIÓN FRANCISCA SELLÉS MOLINA CICLE I: EDUCACIÓ DE BASE A veces me cuesta sentarme a escribir o leer pero, cuando le cojo el truquillo me transmite el entusiasmo de poder terminar la lectura. Empezar un libro

Más detalles

www.globalhumanitaria.org

www.globalhumanitaria.org www.globalhumanitaria.org A Kukuri le gustaba soñar despierto. Le gustaba soñar mirando el cielo. Imaginaba que detrás de aquella niebla blanquecina había montañas altas y llenas de árboles. Montañas preciosas

Más detalles