Protección de los animales y dignidad humana Robert Spaemann 1

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Protección de los animales y dignidad humana Robert Spaemann 1"

Transcripción

1 Protección de los animales y dignidad humana Robert Spaemann 1 Que la distinción entre personas y cosas no es una división completa de la realidad y que no se corresponde con la «naturaleza de la cosa» contar a los animales entre las cosas, es algo que nos dice nuestra sensibilidad. Y no sólo la sensibilidad de los sentimentales. El jinete que fustiga a su caballo en la carrera, o que tras haber saltado la valla le hace caricias en el cuello, parte de que el caballo, en lo que se refiere a la manera en que tales estímulos actúan sobre él, se parece más a él mismo, al jinete, que a un coche de carreras. E incluso el sádico que tortura animales no haría lo que hace si el animal fuera una cosa: no se tortura por sadismo a las cosas. Cierto es que una determinada escuela de psicología, el behaviorismo, nos enseña a contemplar los dolores y el bienestar como mistificaciones; sólo sería real la «conducta de dolor» objetivamente perceptible. Pero el behaviorísta olvidará está teoría a lo más tardar en el momento en el que alguien se niegue a reconocer su conducta de dolor como expresión de dolor. Y si él quisiera decir que sólo la comunicación oral puede informarnos acerca del dolor de un ser, de tal modo que sólo de los seres humanos podemos saber que sufren, no sólo tendría que negar el sufrimiento de todo sordomudo, sino que se vería abocado a la paradójica afirmación de que ese dolor extremo en el que alguien ya no dice: «Tengo dolores», sino que sólo llora o grita, no es ya ningún sufrimiento. No, contra esta tesis no se debe argumentar, por la sencilla razón de que según una vieja regla dialéctica no tiene sentido querer probar lo que para todo el mundo es patente. Y patente es que al menos los animales más desarrollados pueden encontrarse en situaciones que sólo podemos describir de forma razonable con palabras como «dolor», «sufrimiento», «placer» y «bienestar». Por lo demás, la ley de nuestro país y de la mayor parte de los países civilizados no sólo reconoce esto, sino que deduce de ello la prohibición de proceder con los animales de cualquier manera y de causarles sufrimientos «sin fundamento razonable». Mucho tiempo antes de que hubiera una protección legal de los animales, la tortura de los mismos se contaba entre las acciones moralmente reprobables de las que una persona decente tenía que abstenerse y entre los pecados de los que un cristiano, de haberlos cometido, tenía que acusarse. La fundamentación de esto bajo el corsé de la 1 Robert Spaemann es profesor emérito de la Universidad de Munich. Su obra está principalmente dedicada al ámbito de la filosofía práctica. Destacan sus escritos Crítica de las utopías políticas (1977, 1980), Ética: Cuestiones fundamentales (1987), Lo natural y lo racional: Ensayos de antropología (1987, 1989), Felicidad y benevolencia (1991) y Personas: Acerca de la distinción entre algo y alguien (1996, 2000). El presente artículo es un capítulo de su libro Límites, EIUNSA, Pamplona 2003,

2 distinción de personas y cosas era tan profunda como inconsecuente: la tortura de animales, desde San Agustín hasta Kant, se consideraba inmoral porque embrutecía al hombre y lo insensibilizaba también frente al sufrimiento humano. Es de suponer que esto no es falso, si bien no podemos hacer la deducción inversa: los verdugos más rudos de los campos de concentración podían ser compasivos con sus perros. Pero por qué habría de embrutecer al hombre una conducta que considerada «en sí» no sería más que un placer inocuo o una inconsideración moralmente indiferente? Se trata aquí evidentemente de una adaptación a posteriori de la condena que la sensibilidad moral hace de la tortura de animales, a un esquema mental preconcebido según el cual sólo puede haber deberes hacia las personas. Pero el propio lenguaje no ayuda a ello, al hablar de «crueldad» con los animales. «Crueldad» es una expresión moralmente reprobatoria. Designa una actitud que es reprobable en sí misma, y no sólo por sus posibles efectos secundarios negativos. Sentimos una aversión e indignación espontáneas, sin mediación de ninguna clase de idea, ante alguien que trata con crueldad a un animal. Cuando en programas televisivos contrarios a la experimentación con animales se muestran tales crueldades, eso se hace porque cualquiera sabe que el mero hecho de mostrar lo que sucede en ese campo es un medio eficaz para movilizar el enojo del público contra ello (del mismo modo que, probablemente, la mejor propaganda contra el aborto consistiría en mostrar a los televidentes el feto todavía con vida y lo que luego se hace con él). Hay cosas que basta con que uno las observe para ver que no deben ser. No es éste el lugar para mostrar la relevancia de ese «ver» inmediato con respecto a un no-deber-ser, en qué funda a éste y qué alcance tiene. Sin duda eso no es suficiente para la formación de un juicio moral y legal definitivo, pero, por contra, sin ello no se produciría tal formación del juicio. Es una condición necesaria, pero no suficiente, del juicio moral. Sentimos una aversión e indignación espontáneas, sin mediación de ninguna clase de idea, ante alguien que trata con crueldad a un animal Este conocimiento podría, por lo demás, poner fin a la discusión entre quienes programan tales emisiones televisivas y aquellos que tienen explotaciones animales o hacen experimentos con animales y que, por tanto, critican dichas emisiones. El argumento de éstos últimos reza aproximadamente así: «Es indiscutible que el tormento sin fundamento de animales es inmoral. No obstante, allí donde están en juego intereses y necesidades humanas que se ven satisfechos mediante determinados experimentos con animales o mediante determinadas formas de explotación de ganado penosas para los animales, ahí los intereses humanos tienen prioridad sobre las necesidades animales; y no es jugar limpio movilizar los sentimientos inmediatos del público contra determinadas prácticas sin mencionar el precio que habríamos de pagar en caso de abandonarlas». Este argumento es débil. Partamos por un momento de que una ponderación de bienes responsable justificaría en ciertas circunstancias determinados experimentos con animales. En ese caso, para que dicha ponderación de bienes pueda siquiera tener lugar, antes tendremos que tomar conocimiento de los bienes que corresponde ponderar. Podría suceder que yo quisiera curarme de una grave enfermedad con ayuda de una terapia determinada, incluso conociendo el precio que muchos animales habrían de pagar por ello. Pero incluso en ese caso quizá no acepte cualquier precio. Además, siempre queda la pregunta de si se han llevado a cabo con intensidad suficiente los experimentos para desarrollar terapias alternativas o ensayos alternativos de la terapia practicada. Y no es expresión de una mala conciencia el hecho 2

3 La protección animal se refiere al animal mismo y establece limitaciones, en primer lugar, precisamente para el propietario del animal de que uno se oponga terminantemente a que se mencione y se nos ponga ante la vista con vivos colores el precio que hacemos pagar a millones de animales? No se teme más bien que la ponderación de bienes pudiera dar un resultado muy diferente si ya no fuera posible acallar con tanto éxito las reflexiones en torno a ese precio? No se temerá que algún fumador prefiera renunciar al tabaco o a una nueva mínima reducción de los riesgos que implica fumar si ve el deplorable estado en que quedan los perros pastores embutidos en máscaras de inhalación de humo? Y no se teme también quizá que alguna señora se diera por satisfecha con los cosméticos ya disponibles si supiera lo que sucede con miles de conejos para poner a prueba los nuevos cosméticos ante cualquier riesgo posible? Cómo podremos llegar a una ponderación pública de bienes si se nos ponen ante la vista las ventajas obtenidas a costa del sufrimiento animal, pero se nos oculta éste cuidadosamente? La habitual ocultación en este terreno, no es un signo justamente de que se quiere evitar una ponderación responsable de bienes? Las emociones no sustituyen al juicio moral. Pero sin una percepción intuitiva inmediata de sufrimiento animal carecemos de la experiencia elemental de valor y disvalor que precede a todo juicio moral. En ese caso no sabemos en absoluto qué estamos juzgando. Esto distingue el trato de hoy con los animales respecto del antiguo, el cual, incluso cuando era cruel, se producía a la vista de todos y no se distinguía en lo fundamental del trato con las personas, que a menudo era también cruel. La perversidad de la praxis actual radica en que satisfacemos nuestra refinada sensibilidad mediante el trato con los animales de compañía, y, separado de ello, institucionalizamos una praxis frente a la cual blindamos esa sensibilidad y en la que los animales son tratados sencillamente como «cosas». «Evitaba a toda costa acercarme a los que debían morir. Las relaciones humanas eran muy importantes para mí», decía el comandante del campo de concentración de Treblinka. En la República Federal Alemana, la ley dicta que a los animales sólo «con fundadas razones» es lícito causarles sufrimientos. Esto significa, en primer lugar, que causar sufrimiento a los animales requiere una justificación. Y, por cierto, en la ley de protección animal el bien que hay que proteger no es la propiedad del propietario, sino el animal mismo. Los daños al animal sólo pueden vulnerar el derecho del propietario si provocan una merma de su valor de cambio o si ocasionan costes, y se trata por tanto de «daños materiales». Pero la protección animal se refiere al animal mismo y establece limitaciones, en primer lugar, precisamente para el propietario del animal. También su actuar frente al animal requiere justificación. En lo que a esto se refiere, en principio es aplicable frente al animal lo mismo que en el caso de los daños corporales o de la privación de libertad de personas. También esto está permitido en ciertas circunstancias, pero sólo «con fundadas razones», es decir, también requiere justificación. En este caso, razones que lo justifiquen pueden ser: salvar la salud del herido, en el caso de una operación quirúrgica; la expiación y la protección de la sociedad, en el caso del castigo; la defensa propia, en caso de agresión, o la autoconservación del Estado en caso de guerra. Llama la atención que, en este caso, como razones justificatorias sólo entran en cuestión razones cuyo acuerdo es en principio exigible a los propios afectados. O bien se les ocasiona dolor, así y todo, únicamente en su propio interés y con su consentimiento, o bien se les inflige a consecuencia de un principio susceptible de generalización al que ellos como seres racionales pueden adherirse, aun cuando en este 3

4 caso particular deseen quizá evitar la aplicación de dicho principio. Con otras palabras: sólo nos es lícito someter a una persona a medidas que no nieguen por principio su carácter de «fin en sí mismo», esto es, su dignidad humana. Son del mismo tipo las razones «razonables», esto es, justificatorias, en el caso de los daños a los animales? Claramente no. Y no lo son, concretamente, porque el concepto de exigibilidad carece de sentido con relación a los animales. Los dolores de un animal pueden ser leves o fuertes. Pero no pueden ser exigibles o no exigibles, porque el animal no está en condiciones de relativizar sus necesidades con referencia a principios de justicia y de susceptibilidad de generalización, y porque, por tanto, no se encuentra ante la alternativa de asentir o no a su propio sufrimiento. Todo animal se encuentra ineludiblemente en el centro de su propio mundo, del cual no se deja desplazar en favor de una perspectiva «objetiva» o «absoluta»: los animales no pueden «amar a Dios». En cualquier caso, tampoco pueden hacer de sí mismos dioses y contradecir la objetiva relativización de su centralidad subjetiva. Esta relativización se produce mediante las relaciones ecológicas específicas de cada especie, en las que los animales se encuentran insertos mediante pautas instintivas de necesidades y de las cuales no pueden ni quieren escapar. Es sabido que las abejas obreras son reinas «subdesarrolladas» e «infraalimentadas». Pero no conciben la idea de perseguir su emancipación, lo que tendría como consecuencia la desaparición de la especie. Y que no la conciban no es consecuencia de un imperativo moral que les prohiba poner en peligro la existencia de la especie, sino que es consecuencia del hecho de que son lo que son. Los animales no tienen Las personas pueden dejar de hacer algo que quisieran hacer y que les es útil porque, y sólo porque, daña a otro ser o le causa dolor «deberes». Por eso tampoco con nosotros se encuentran en relaciones recíprocas de derechos y deberes. II El hombre es superior a los animales de dos maneras: en primer lugar por su inteligencia y por la apertura de sus instintos, en virtud de lo cual puede emanciparse progresivamente de las condiciones naturales y extender progresivamente su dominio sobre el resto de la naturaleza. Si su inteligencia basta para no destruir con ello las condiciones de conservación de la propia especie es una cuestión que queda abierta. Por lo demás, ésta no es sólo una cuestión de la inteligencia. Es propio también de la apertura de sus instintos que nada le obliga a limitar el aumento de su bienestar a las condiciones de la conservación de la especie a largo plazo. La otra superioridad del hombre sobre los animales se opone frontalmente a la primera. Consiste en la capacidad complementaria de poner límites a la expansión natural de la propia voluntad de dominio, de reconocer valores no referidos a las necesidades propias, en la capacidad de «dejar estar» en libertad a otros. Esta «posicionalidad excéntrica» del hombre (Helmut Plessner), esta capacidad de, por así decirlo, verse desde fuera, de relativizar el propio punto de vista en favor de uno suprasubjetivo «amor a Dios hasta llegar al desprecio de uno mismo», decía San Agustín, eso es lo que llamamos «dignidad humana». El gato no sabe cómo se siente el ratón con el que juega. Las personas pueden dejar de hacer algo que quisieran hacer y que les es útil porque, y sólo porque, daña a otro ser o le causa dolor. Pueden también hacer algo que les resulta desagradable o dañino, porque hace disfrutar a otro, le es útil o también porque éste tiene derecho a ello. La capacidad de percibir una exigencia de 4

5 ese tipo y de hacerla valer frente a uno mismo es lo que llamamos «conciencia». En cuanto posible sujeto de conciencia, y sólo en cuanto tal, posee el hombre lo que llamamos «dignidad». Por eso y sólo por eso, porque puede relativizar sus propios fines, es como dice Kant «fin en sí mismo». Por eso y sólo por eso, porque puede «dominarse a sí mismo» tiene derecho a que no se lo convierta en mero objeto de un dominio ajeno. Porque puede contribuir a que otros tengan una existencia conforme a su esencia, porque es capaz de una responsabilidad y tutela universales, tiene sentido decir que la naturaleza entera está «sujeta a su dominio». La dignidad humana consiste precisamente en tener en cuenta en nuestra interacción con la realidad la esencia propia de ésta última En tanto contemplemos las palabras sobre la dignidad humana como una forma de hablar con la cual los miembros de la especie homo sapiens protegen a su propia especie, esas palabras no tienen en realidad ningún sentido normativo. La especie se comporta hacia el exterior como en principio cualquier otra especie de la naturaleza, sólo que en virtud de su inteligencia posee una incomparable capacidad de imponerse, la cual le permite ir desembarazándose paulatinamente de cualquier «temor». Si, por el contrario, la «dignidad humana» significa algo que distingue «objetivamente» al hombre, entonces sólo puede significar la capacidad del hombre de tener respeto por lo que sobre él, junto a él y bajo él existe (Goethe). Y entonces la dignidad humana consiste precisamente en tener en cuenta en nuestra interacción con la realidad la esencia propia de ésta última. Se ha dicho que la dignidad del hombre se funda en su naturaleza racional. Esto es correcto si razón significa no sólo la inteligencia instrumental, sino la capacidad de concebir lo que existe en cuanto sí mismo y no sólo como parte integrante del entorno propio. Por eso el hombre da nombre a las cosas. El gato no llama «ratón» al ratón, sino que se lo come. Nosotros por el contrario no sólo derribamos árboles o los utilizamos para este o aquel fin, decimos «árbol» y significamos con ello lo que el árbol es, antes de que sea algo «para nosotros». No como si comprendiéramos realmente esa «esencia» del árbol. Tampoco entendemos realmente cómo se siente un ratón. Pero vemos que no es sólo un objeto que nosotros vemos, sino que vemos que también nosotros podemos ser vistos por él, y que tras esa mirada hay un secreto para siempre oculto que en dicha mirada no hace más que anunciarse. Ahora bien, con todo, esto no nos impide derribar árboles para nuestro uso o en provecho de otros árboles. Y también ciertamente matar animales requiere justificación, pero puede estar justificado. Los animales carecen de una relación consigo mismos en el sentido de la posibilidad de hacer presente su existencia en conjunto y de establecer una conexión de los estados individuales para formar una identidad que se prolonga en el tiempo. Nuestro deber con respecto a la existencia de plantas y animales se refiere a la existencia de las especies, no de los individuos. Cierto es que siempre han desaparecido especies. Pero la diezma de especies vivas que en la actualidad provoca la humanidad civilizada es un pecado contra las generaciones futuras para el que no cabe justificación alguna. No tenemos la obligación de planificar su felicidad. Pero tenemos la obligación de entregarles sin merma la riqueza natural de la realidad, tras haber vivido de los intereses de ese capital a lo largo de nuestra vida. Una civilización que no es capaz de hacerlo así es parasitaria, y tendrá el destino de los parásitos que perecen con el organismo que los hospeda. En lo concerniente a esto, contra una civilización tal hay un fuerte argumento utilitarista. 5

6 III Contra causar sufrimiento a los animales no hay ningún argumento de este tipo. La alegría y el dolor, el sufrimiento y el bienestar no son hechos «objetivos» del mundo que sólo obtengan algún sentido por su utilidad o nocividad para los «sujetos» actuales o futuros. Son más bien formas fenoménicas de subjetividad. No son primariamente útiles o nocivos para algo, sino que las palabras «provecho» y «perjuicio» sólo tienen sentido con referencia a fines tales como la dicha o el bienestar. Dichos estados no pertenecen en modo alguno al mundo de los medios, sino al mundo de los fines. De la dicha no se saca «ningún provecho», precisamente porque «sacar provecho de algo» en último término sólo puede significar: complacerse en ello. Moralidad significa en primer lugar y sobre todo: libre reconocimiento de la subjetividad, también cuando no se trata de la propia. Y allí donde empieza el dolor empieza la subjetividad, esto es, lo inconmensurable, lo que no puede ser compensado con ningún valor del ámbito de la utilidad. Cuando la subjetividad animal, esto es, apersonal, queda bajo nuestra responsabilidad, es inherente a la dignidad humana hacer efectivo ese libre reconocimiento de dicha subjetividad. El aforismo «protección de los animales es protección de los humanos», ciertamente no es falso, pero es superficial. No es el propio interés, sino el respeto de uno mismo el que nos dicta que permitamos que la vida de esos animales, todo lo larga o corta que pueda ser, se desarrolle de conformidad a su naturaleza y sin que se les ocasionen grandes sufrimientos. Justamente porque los animales no pueden integrar su sufrimiento en la superior identidad de un contexto vital consciente, y así «superarlo», están a merced del sufrimiento. En el dolor son, por así decirlo, sólo dolor, sobre todo si no pueden reaccionar a él mediante la huida o la agresión. El ocasionarles dolor o la explotación de los animales contraria a su naturaleza no puede entrar en cálculos frente a ningún otro interés del hombre que no sea la evitación de dolores comparables o la salvación de la vida. De ninguna manera es lícito tener aquí en cuenta pros y contras económicos, y los intereses de investigación científica sólo en la medida en que vayan directamente enfocados a la salvación de la vida o a la evitación de dolores comparables. Pues también los intereses científicos encuentran su límite en las normas generales de la moralidad y la dignidad humana. Allí donde empieza el dolor empieza la subjetividad, esto es, lo inconmensurable, lo que no puede ser compensado con ningún valor del ámbito de la utilidad No obstante, también en el caso de los experimentos científicos con animales al servicio de la salud humana hay que tener presente tres cosas: 1. No puede tratarse de experimentos para reducir la nocividad de bienes de disfrute, por ejemplo, el tabaco o los cosméticos, que no son objeto de necesidades vitales. Es contrario a la dignidad humana obtener ese disfrute a costa de grandes padecimientos de animales. Un indicio de ello es que cualquier persona de sensibilidad normal perdería el gusto si al mismo tiempo hubiera de contemplar cómo se satisface el precio de su disfrute. Sólo la ocultación sistemática posibilita el disfrute. 2. A la vez que tales experimentos, han de hacerse todos los esfuerzos posibles para encontrar vías alternativas que conduzcan a su desaparición. Según todo lo que sabemos de las leyes psicológicas y sociológicas, no se harán dichos esfuerzos con la intensidad requerida mientras la práctica que debería ser sustituida no esté caracterizada claramente como una medida provisional aún tolerada. Mientras se sigan fundando grandes instituciones, levantando edificios y creándose plazas de plantilla 6

7 destinadas en exclusiva a la experimentación animal, está claro que se va a continuar reclutando víctimas. Todas las medidas al objeto de implantar la praxis de la experimentación animal de forma prolongada en el tiempo son incompatibles con la persecución decidida del objetivo de hacerla superflua. 3. Las escalas de la «cantidad indispensable» de sufrimiento han de establecerse de nuevo, y ha de hacerse de tal manera que ese «ser-sólo-padecimiento» del animal no defina la parte esencial de su vida. La aparición de una subjetividad en la forma de mero dolor se da de vez en cuando como un sombrío destino que depara la naturaleza. Pero producirlo conscientemente por mor de una utilidad, sea ésta del tipo que sea, es incompatible con la idea de dignidad humana. Todavía se ha de mencionar una última exigencia, que se deriva de la dignidad del En materia de protección animal se ha faltado sistemáticamente a este deber del respeto de uno mismo hombre. Se ha dicho más arriba que la dignidad está basada en que el hombre puede elevarse, por encima de la perspectiva de sus intereses, hasta una perspectiva de «justicia» imparcial. Esto no significa que por ello dejáramos de ser seres con intereses subjetivos. Estos intereses, en casos concretos, pueden colisionar seriamente con la exigencia del «dominio» imparcial. En estos casos es de nuevo un signo de que se posee conciencia advertir la propia parcialidad, tenerla en cuenta y, por tanto, renunciar a decidir en caso de conflicto. Por desgracia, hasta el día de hoy, en materia de protección animal se ha faltado sistemáticamente a este deber del respeto de uno mismo. Los legítimos intereses de la economía, de la agricultura y de la ciencia, se encuentran inevitablemente en conflicto potencial con los intereses de los animales de que se sirven. La protección de los animales limita potencialmente la satisfacción de los intereses dentro de ese ámbito. Es por tanto absurdo asentar la protección de los animales precisamente en un ministerio en el que el interés dominante y legítimamente principal se aplica al animal sólo bajo el aspecto de su utilidad para el hombre, y no a la subjetividad del animal, opuesta a ese aspecto, que por sí misma define una «utilidad» y «nocividad» por completo diferente, y que como tal no nos es útil, sino que en todo caso nos complace y que hemos de reconocer. Competentes para el «reconocimiento» son los ministerios de Interior y de Justicia. Si partimos de que se trata aquí de un reconocimiento que no constituye una relación jurídica, sino que atañe a la sustancia moral del «orden público», el lugar de la protección animal sólo puede ser propiamente el ministerio de Interior. Y, por último, es comprensible, aunque no en un sentido honroso, que los investigadores que experimentan con animales insistan en tener la mayoría en los «comités de ética» que deciden sobre la admisibilidad de la experimentación con animales. Por qué? En la medicina humana tales comités de ética parecen algo muy cuestionable, ya que privan al médico de una responsabilidad que pertenece esencialmente a su ser médico. En cuanto médico está ya obligado al bien del paciente. Quien experimenta con animales está, en cuanto tal, tan poco obligado primariamente con relación al bien del animal como lo está el criador de animales de profesión. En cuanto ser moral, por tanto, tendría que pedir él mismo que la cuestión de la admisibilidad de sus experimentos la decidieran personas no influidas por un interés primario en la experimentación y en sus resultados, y que, por tanto, carezcan en tal sentido de prejuicios. Lo mismo vale para la ciencia institucionalizada. Ésta, por ejemplo la Sociedad Alemana de Investigación, nunca puede intervenir en cuestiones de este tipo como asesor y juez imparcial, puesto que es ahí, esencialmente, parte. La 7

8 investigación de la conducta animal es de gran importancia para conocer qué es vida conforme a la naturaleza, qué es bienestar animal y qué factores influyen en el dolor. Pero el reconocimiento de estas magnitudes, el reconocimiento de la subjetividad animal como un «fin en sí mismo» si bien no incondicionado que pone límites a nuestra persecución de fines, también de fines científicos, este reconocimiento es un acto de la libertad, un acto de la razón práctica, no de la teórica. En esto, como ya vio Kant, los científicos no aventajan en nada al resto de las personas. Y en la medida en que son precisamente sus intereses los que se limitan, su juicio ha de quedar incluso en un segundo plano respecto al de las demás personas. Como personas les honraría que se declararan ellos mismos parte interesada y que rechazaran el papel de juez en causa propia. 8

Las Normas e Instituciones Morales: Diferencias entre Hayek y Argandoña

Las Normas e Instituciones Morales: Diferencias entre Hayek y Argandoña Laissez-Faire, No. 10 (Marzo 1999): 21-26. Las Normas e Instituciones Morales: Diferencias entre Hayek y Argandoña por Clynton Roberto López Flores 1 Las normas e instituciones morales prestan un servicio

Más detalles

estamos relacionados en interdependencias múltiples dentro de redes de interacciones recíprocas.

estamos relacionados en interdependencias múltiples dentro de redes de interacciones recíprocas. El bienestar animal La exigencia de justicia en nuestras relaciones con los animales cuestiona y amplía la moral humana dominante. Implica el reconocimiento de la existencia de diferencias y semejanzas

Más detalles

Homenaje a fray Antonio de Montesinos y a la primera comunidad de dominicos en América

Homenaje a fray Antonio de Montesinos y a la primera comunidad de dominicos en América Homenaje a fray Antonio de Montesinos y a la primera comunidad de dominicos en América Fr. Bruno Cadoré O.P. Maestro de la Orden Casa de América 21 de diciembre de 2011 Es un honor para mí poder dirigirme,

Más detalles

1. Qué entendemos por dignidad? 2. El ser humano: implicaciones de su ser racional y libre 3. Principios derivados de la dignidad humana

1. Qué entendemos por dignidad? 2. El ser humano: implicaciones de su ser racional y libre 3. Principios derivados de la dignidad humana EXPERTOS EN HUMANIDAD: DIGNIDAD DE LA PERSONA OBJETIVOS - Valorar lo que está en la esencia de nuestro ser: ser persona - Profundizar en el valor que tiene la persona - Aprender a respetar a todas las

Más detalles

II Jornadas Universidad y Diversidad Funcional: Dis-capacidad, Sociología e Identidad

II Jornadas Universidad y Diversidad Funcional: Dis-capacidad, Sociología e Identidad II Jornadas Universidad y Diversidad Funcional: Dis-capacidad, Sociología e Identidad Facultad de CC. Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid 29, 30 y 31 de octubre de 2008 Diversidad

Más detalles

DILEMAS MORALES. I Olimpiada Filosófica de España Dilemas morales, normas de realización

DILEMAS MORALES. I Olimpiada Filosófica de España Dilemas morales, normas de realización I Olimpiada Filosófica de España Dilemas morales, normas de realización DILEMAS MORALES Uno de los rasgos fundamentales de la conducta moral es que está guiada por unos valores morales: decir la verdad,

Más detalles

MORAL cuanto Bien cansa los

MORAL cuanto Bien cansa los VALOR Y VALOR MORAL 1. Bien El bien es el ser en cuanto a apetecible, dice Santo Tomás; es el ser en cuanto colma o perfecciona el apetito. Por eso es el ser en cuanto acto o perfección. Según sea el apetito

Más detalles

SESIÓN 4 LOS DERECHOS HUMANOS Y LA DIGNIDAD DE LA PERSONA II

SESIÓN 4 LOS DERECHOS HUMANOS Y LA DIGNIDAD DE LA PERSONA II SESIÓN 4 LOS DERECHOS HUMANOS Y LA DIGNIDAD DE LA PERSONA II I. CONTENIDOS: 1. Relación entre derechos humanos y dignidad personal. 1.1. Concepto y características de persona. 2. La dimensión ética de

Más detalles

Declaración Universal de Derechos Humanos

Declaración Universal de Derechos Humanos Declaración Universal de Derechos Humanos Adoptada y proclamada por la Asamblea General en su resolución 217 A (III), de 10 de diciembre de 1948 Preámbulo Considerando que la libertad, la justicia y la

Más detalles

PROBLEMÁTICA AMBIENTAL. La cultura es, en últimas, el resultado de un proceso humano de recolección y

PROBLEMÁTICA AMBIENTAL. La cultura es, en últimas, el resultado de un proceso humano de recolección y PROBLEMÁTICA AMBIENTAL Por: Gonzalo Duque Escobar La cultura es, en últimas, el resultado de un proceso humano de recolección y procesamiento de información útil para establecer el medio ambiente y garantizar

Más detalles

Valores. Janette Orengo,Ed.D.

Valores. Janette Orengo,Ed.D. Valores Janette Orengo,Ed.D. Ética La ética es una rama de la filosofía que abarca el estudio de la moral, la virtud, el deber, la felicidad y el buen vivir. La palabra ética proviene del latín ethĭcus,

Más detalles

Consideraciones acerca de las cuestiones éticas en las organizaciones

Consideraciones acerca de las cuestiones éticas en las organizaciones Consideraciones acerca de las cuestiones éticas en las organizaciones 1. El individuo y las virtudes morales Se está afirmando cada vez con mayor generalidad, la vigencia efectiva de los valores éticos

Más detalles

LA IGLESIA DE LA MISERICORDIA, EN SAN VICENTE DE PAUL

LA IGLESIA DE LA MISERICORDIA, EN SAN VICENTE DE PAUL LA IGLESIA DE LA MISERICORDIA, EN SAN VICENTE DE PAUL "El que comprende verdaderamente el misterio de la caridad, es el que considera a los pobres como los primeros hijos de la Iglesia; el que honrando

Más detalles

Declaración Universal de los Derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos humanos Declaración Universal de los Derechos humanos Adoptada y proclamada por la Resolución de la Asamblea General 217 A (iii) del 10 de diciembre de 1948 El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las

Más detalles

Para entender la clasificación de los valores, es importante entender qué es un

Para entender la clasificación de los valores, es importante entender qué es un CAPÍTULO III: TIPOS DE VALORES 3.1. Generales Para entender la clasificación de los valores, es importante entender qué es un valor, y hacer conciencia de que los valores nos separan de la vida animal.

Más detalles

Estrategias en el aula

Estrategias en el aula TEMA DEL MES Estrategias en el aula Autores varios* educación afectiva, Educación Secundaria Obligatoria, empatía, personalidad JOSÉ CARLOS PÉREZ DÍAZ. Somos muchas las personas que compartimos la idea

Más detalles

PRINCIPIOS BÁSICOS DE CONVIVENCIA

PRINCIPIOS BÁSICOS DE CONVIVENCIA PRINCIPIOS BÁSICOS DE CONVIVENCIA RESPETO: DAR SU LUGAR A CADA PERSONA. EL RESPETO AL DERECHO DE LOS DEMÁS ES LA PAZ. BENITO JUÁREZ RESPETAR A LOS DEMÁS ES RESPETARTE A TI MISMO. El respeto es el valor

Más detalles

DERECHO PENAL El derecho penal en el orden social. Aplicación racional del derecho penal. TEORIA DE LA PENA Finalidad del Derecho Penal.

DERECHO PENAL El derecho penal en el orden social. Aplicación racional del derecho penal. TEORIA DE LA PENA Finalidad del Derecho Penal. DERECHO PENAL El derecho penal en el orden social. El derecho penal forma parte de los mecanismos sociales que tienen por finalidad obtener determinados comportamientos individuales en la vida social.

Más detalles

LA MORAL DEL ABORTO Y DE LA LEY QUE LO PENALIZA

LA MORAL DEL ABORTO Y DE LA LEY QUE LO PENALIZA LA MORAL DEL ABORTO Y DE LA LEY QUE LO PENALIZA A la Suprema Corte de Justicia de la Nación: Quienes firmamos este documento somos miembros de la comunidad filosófica mexicana, diferimos en muchas de nuestras

Más detalles

KARL MARX (1818-1883)

KARL MARX (1818-1883) KARL MARX (1818-1883) 1. PROBLEMA DEL CONOCIMIENTO La obra de Marx es el resultado de una triple influencia: la de la filosofía hegeliana; la de la economía política inglesa y la del socialismo francés

Más detalles

TRES ACTITUDES ÉTICAS HACIA LOS ANIMALES

TRES ACTITUDES ÉTICAS HACIA LOS ANIMALES TRES ACTITUDES ÉTICAS HACIA LOS ANIMALES Alejandro Herrera Ibáñez UNAM/ Instituto de Investigaciones Filosóficas aherr@minerva.filosoficas.unam.mx Aunque la idea de expandir los horizontes de nuestra ética

Más detalles

ANEXO AL DOCUMENTO E/CN.4/1992/82 DE LA COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS DE LAS NACIONES UNIDAS

ANEXO AL DOCUMENTO E/CN.4/1992/82 DE LA COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS DE LAS NACIONES UNIDAS DECLARACIÓN DE DERECHOS Y HUMANIDAD SOBRE LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE LOS DERECHOS HUMANOS, LA ÉTICA Y LA HUMANIDAD APLICABLES EN EL CONTEXTO DEL VIRUS DE INMUNODEFICIENCIA HUMANA (VIH) Y DEL SÍNDROME

Más detalles

Carta Fundacional de la Unión Sindical Obrera

Carta Fundacional de la Unión Sindical Obrera Carta Fundacional de la Unión Sindical Obrera Unión Sindical Obrera Carta Fundacional de la Unión Sindical Obrera SU RAZÓN DE SER SOMOS TRABAJADORES de las minas y de las fábricas, de las oficinas y del

Más detalles

LOS DERECHOS HUMANOS

LOS DERECHOS HUMANOS LOS DERECHOS HUMANOS INTRODUCCIÓN 1. QUÉ SON Y EN QUÉ SE FUNDAMENTAN LOS DERECHOS HUMANOS? 2. LAS TRES GENERACIONES DE DERECHOS HUMANOS 2.1. PRIMERA GENERACIÓN: LOS DERECHOS DE LA LIBERTAD 2.2. SEGUNDA

Más detalles

INFORME BELMONT RESPETO A LAS PERSONAS BENEFICENCIA JUSTICIA

INFORME BELMONT RESPETO A LAS PERSONAS BENEFICENCIA JUSTICIA INFORME BELMONT Su cometido era la identificación de los principios éticos básicos que debían tenerse en cuenta en relación con la investigación médica en sujetos humanos. RESPETO A LAS PERSONAS Se incluyen

Más detalles

Universidad Andrés Bello Curso de Educación General. Persona y Sociedad

Universidad Andrés Bello Curso de Educación General. Persona y Sociedad Universidad Andrés Bello Curso de Educación General Persona y Sociedad I. IDENTIFICACIÓN Nombre : Persona y Sociedad Código : Créditos : 2 créditos Tipo de Actividad : 2 horas de Cátedra Horario : Mi 8-9

Más detalles

UNIVERSIDAD DE IBEROAMERICA FACULTAD DE MEDICINA PROGRAMA DEL CURSO EM-3011 ETICA MEDICA. 1 Crédito

UNIVERSIDAD DE IBEROAMERICA FACULTAD DE MEDICINA PROGRAMA DEL CURSO EM-3011 ETICA MEDICA. 1 Crédito UNIVERSIDAD DE IBEROAMERICA FACULTAD DE MEDICINA PROGRAMA DEL CURSO EM-3011 ETICA MEDICA 1 Crédito DESCRIPCION DEL CURSO. Este es un curso básico de ética en medicina. Se exponen los conceptos básicos

Más detalles

Declaración Universal de los Derechos Humanos. Artículo 1

Declaración Universal de los Derechos Humanos. Artículo 1 Artículo 1 l Todos los seres humanos nacemos libres y con los mismos derechos y dignidad. Puesto que tenemos razón y conciencia, debemos tratarnos siempre con respeto. Artículo 2 l Los derechos que proclama

Más detalles

Psicología Integrativa

Psicología Integrativa Psicología Integrativa Analizando la historia y las bases de las principales corrientes de intervención clínica podemos concluir que implícita o explícitamente todas parten de una propuesta filosófica

Más detalles

REFLEXIONES EN TERAPIA DE PAREJA

REFLEXIONES EN TERAPIA DE PAREJA REFLEXIONES EN TERAPIA DE PAREJA Las experiencias que solemos tener en la Terapia de Pareja nos conduce a plantearnos una serie de cuestionamientos. Una noche de reflexión analizando un caso que tengo

Más detalles

NEGOCIACIÓN Y ARGUMENTACIÓN

NEGOCIACIÓN Y ARGUMENTACIÓN NEGOCIACIÓN Y ARGUMENTACIÓN DEFINICIÓN DE NEGOCIACIÓN. CLASES DE NEGOCIACIÓN. MODELOS Y ESTRATEGIAS DE NEGOCIACIÓN Ahora que los medios alternativos de solución de controversia se han elevado al nivel

Más detalles

1881 LAMA, LUIS DE LA Derecho de legítima defensa (filosofía moral) Tesis (Bach) L/b29 Manuscrito 10 Fs (25.9 cm. X 20 cm) Ubicación: Archivo

1881 LAMA, LUIS DE LA Derecho de legítima defensa (filosofía moral) Tesis (Bach) L/b29 Manuscrito 10 Fs (25.9 cm. X 20 cm) Ubicación: Archivo 1881 LAMA, LUIS DE LA Derecho de legítima defensa (filosofía moral) Tesis (Bach) L/b29 Manuscrito 10 Fs (25.9 cm. X 20 cm) Ubicación: Archivo Histórico. UNMSM. T.179-126 Caja: 78(179/223) Folio: 117-126

Más detalles

ABORTO Y DISCAPACIDAD

ABORTO Y DISCAPACIDAD ABORTO Y DISCAPACIDAD El aborto es sin duda un asunto apasionante; un asunto que no deja indiferente a nadie y acostumbra a abordarse desde la polémica y la discusión vehementes. Suele haber mucho más

Más detalles

MÁSTER EN CIENCIAS PARA LA FAMILIA

MÁSTER EN CIENCIAS PARA LA FAMILIA MÁSTER EN CIENCIAS PARA LA FAMILIA Ante las sugerencias y petición de un buen número de padres la Fundación Edyde desarrolla una actividad, encaminada a facilitar los estudios sobre la familia a todas

Más detalles

TEMA 27. LA MORALIDAD DE LOS ACTOS HUMANOS

TEMA 27. LA MORALIDAD DE LOS ACTOS HUMANOS TEMA 27. LA MORALIDAD DE LOS ACTOS HUMANOS 1. MORALIDAD DE LOS ACTOS HUMANOS «Los actos humanos, es decir, libremente realizados tras un juicio de conciencia, son calificables moralmente: son buenos o

Más detalles

LA ASESORÍA ACADÉMICA DIARIA UNA RECUPERACIÓN DE LA VISIÓN UNITARIA E INTEGRAL DEL SER HUMANO

LA ASESORÍA ACADÉMICA DIARIA UNA RECUPERACIÓN DE LA VISIÓN UNITARIA E INTEGRAL DEL SER HUMANO LA ASESORÍA ACADÉMICA DIARIA UNA RECUPERACIÓN DE LA VISIÓN UNITARIA E INTEGRAL DEL SER HUMANO El Asesor Académico universitario católico tiene un doble desafío: el que corresponde propiamente a su asesoramiento

Más detalles

SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ

SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ Si algunos queremos ser constructores de paz es porque, justamente, somos aún más sensibles ante la importancia que tiene la paz. Se tiene el sentimiento de que la paz es como

Más detalles

Seguimiento y Análisis

Seguimiento y Análisis Corte Interamericana de Derechos Humanos Caso Atala Riffo y Niñas Vs. Chile Resuelto el 24 de febrero de 2012 Temática Discriminación por orientación sexual Interés superior del niño Derecho a la vida

Más detalles

«INCAPACITADOS Y DERECHOS DE LA PERSONALIDAD: TRATAMIENTOS MÉDICOS. HONOR, INTIMIDAD E IMAGEN»

«INCAPACITADOS Y DERECHOS DE LA PERSONALIDAD: TRATAMIENTOS MÉDICOS. HONOR, INTIMIDAD E IMAGEN» «INCAPACITADOS Y DERECHOS DE LA PERSONALIDAD: TRATAMIENTOS MÉDICOS. HONOR, INTIMIDAD E IMAGEN» MARÍA JOSÉ SANTOS MORÓN Escuela Libre Editorial Madrid, 2000 349 páginas Estamos ante un trabajo científico

Más detalles

Resumen de las 8 bienaventuranzas

Resumen de las 8 bienaventuranzas En resumen, se trata de la creación de una sociedad nueva. La alternativa que Jesús propone es una sociedad fundada sobre tres valores, que son el compartir, la igualdad, y el servicio: la entrega, la

Más detalles

EMILE DURKHEIM Las reglas del método sociológico

EMILE DURKHEIM Las reglas del método sociológico EMILE DURKHEIM Las reglas del método sociológico W. FONDO DE CULTURA ECONÓMICA MÉXICO CUADERNOS DE LA GACETA 30 Traducción de ERNESTINA DE CHAMPOURUN EMILE DURKHEIM Las reglas del método sociológico X

Más detalles

CRITERIOS DE EVALUACIÓN DE EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA

CRITERIOS DE EVALUACIÓN DE EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA CRITERIOS DE EVALUACIÓN DE EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA 1. Identificar y rechazar, a partir del análisis de hechos reales y figurados, las situaciones de discriminación hacia personas de diferente origen,

Más detalles

ECOS-boletín No 39, enero de 2012

ECOS-boletín No 39, enero de 2012 ECOS-boletín No 39, enero de 2012 Wilfried Nelles: VER LO QUE ES O APRENDER DE LA VIDA En las constelaciones familiares se trata de contemplar, de ver la realidad. Hellinger sintetiza a menudo esta realidad

Más detalles

LA OPCIÓN FUNDAMENTAL

LA OPCIÓN FUNDAMENTAL PROBLEMÁTICA SOCIOCULTURAL I LA OPCIÓN FUNDAMENTAL Qué es la opción fundamental? Comenzaremos refiriéndonos al significado de la palabra opción. Optar es escoger una alternativa entre varias posibles.

Más detalles

DISCURSO ACTO DE COLACIÓN 2015

DISCURSO ACTO DE COLACIÓN 2015 Palabras de la egresada de la carrera de Medicina y medalla de oro en representación de todos los egresados de grado DISCURSO ACTO DE COLACIÓN 2015 Señor Presidente de la Academia de Medicina, Académico

Más detalles

LA ALTERACION EMOCIONAL EN DIÁLISIS

LA ALTERACION EMOCIONAL EN DIÁLISIS 1 LA ALTERACION EMOCIONAL EN DIÁLISIS Aunque la Insuficiencia Renal Crónica (IRC) es un trastorno orgánico, encontrarse en un programa de diálisis, especialmente en el caso de la hemodiálisis (HD), afecta

Más detalles

Código deontológico de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España

Código deontológico de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España Código deontológico de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España PREÁMBULO. En el marco de las libertades civiles consagradas en la Constitución, que constituyen la referencia necesaria para

Más detalles

INFORME Los derechos humanos y la salud mental

INFORME Los derechos humanos y la salud mental INFORME Los derechos humanos y la salud mental Principios para la protección de los enfermos mentales y el mejoramiento de la atención de la salud mental ADOPTADOS POR LA ASAMBLEA GENERAL DE LAS NACIONES

Más detalles

Código Deontológico. Federación de Asociaciones de Periodistas de España. FAPE

Código Deontológico. Federación de Asociaciones de Periodistas de España. FAPE Código Deontológico Federación de Asociaciones de Periodistas de España. FAPE 1 Código Deontológico PREÁMBULO I. PRINCIPIOS GENERALES II. ESTATUTO III. PRINCIPIOS DE ACTUACIÓN Federación de Asociaciones

Más detalles

EXAMEN DE FILOSOFÍA MODERNA

EXAMEN DE FILOSOFÍA MODERNA EXAMEN DE FILOSOFÍA MODERNA 1 1. EXAMEN DE CIENCIA Y FILOSOFÍA MODERNA. 1. Leyes de Kepler sobre el universo. 2. Definición de movimiento de caída libre o uniformemente acelerado. 3. Teoría cósmica de

Más detalles

LA MATERNIDAD EN LA ADOLESCENCIA

LA MATERNIDAD EN LA ADOLESCENCIA Noviembre 2009 LA MATERNIDAD EN LA ADOLESCENCIA Psicóloga Cristina Masiel Nava Flores. Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato: Nava Flores, C.M.: La maternidad en la adolescencia,

Más detalles

HONESTIDAD. Cualidad de honesto. Honesto (Dellat. honestus) adj. Decente o decoroso. Recatado, pudoroso. Razonable, justo.

HONESTIDAD. Cualidad de honesto. Honesto (Dellat. honestus) adj. Decente o decoroso. Recatado, pudoroso. Razonable, justo. HONESTIDAD Cualidad de honesto. Honesto (Dellat. honestus) adj. Decente o decoroso. Recatado, pudoroso. Razonable, justo. -Diccionario de la Real Academia Española Una lección de honestidad Todos los días,

Más detalles

UNIDAD DIDACTICA SENTIR Y PENSAR

UNIDAD DIDACTICA SENTIR Y PENSAR UNIDAD DIDACTICA SENTIR Y PENSAR Seminario I INTELIGENCIA EMOCIONAL Alumna: Petri Ramos Salas Alía (Cáceres) 1 Es un programa para ayudar a profesores y profesoras a educar las emociones desde las primeras

Más detalles

IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES INTERPERSONALES EN EL ÁMBITO LABORAL

IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES INTERPERSONALES EN EL ÁMBITO LABORAL IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES INTERPERSONALES EN EL ÁMBITO LABORAL Todas las personas establecemos numerosas relaciones a lo largo de nuestra vida, como las que se dan con nuestros padres, nuestros hijos,

Más detalles

CONVENCIÓN CONTRA LA TORTURA Y OTROS TRATOS O PENAS CRUELES, INHUMANOS O DEGRADANTES *

CONVENCIÓN CONTRA LA TORTURA Y OTROS TRATOS O PENAS CRUELES, INHUMANOS O DEGRADANTES * CONVENCIÓN CONTRA LA TORTURA Y OTROS TRATOS O PENAS CRUELES, INHUMANOS O DEGRADANTES * Los Estados Partes en la presente Convención, Considerando que, de conformidad con los principios proclamados en la

Más detalles

Responsabilidad. Profesional. Dra. Laura Rodriguez Agosto 2006

Responsabilidad. Profesional. Dra. Laura Rodriguez Agosto 2006 Responsabilidad Profesional Dra. Laura Rodriguez Agosto 2006 Responsabilidad Civil de los Profesionales Normas Jcas. Deber Sanción Deber Científico Acto Médico Deber Jurídico Responsabilidad Profesional

Más detalles

SOBRE LA RELIGIÓN COMO FORMA DE VIDA INMUNE A LA CRÍTICA RACIONAL

SOBRE LA RELIGIÓN COMO FORMA DE VIDA INMUNE A LA CRÍTICA RACIONAL Mesa redonda: Diálogo entre agnósticos y creyentes en España A propósito de la presentación del libro de Glez. Faus y Sotelo: Sin Dios o con Dios? Razones del agnóstico y del creyente C.M.U. Loyola, 20

Más detalles

Declaración Universal de los Derechos Humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos Declaración Universal de los Derechos Humanos Antecedentes A 60 años de la promulgación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas

Más detalles

Introducción. La Ética enjuicia y reflexiona desde una posición abierta al ámbito del deber ser, y su estudio ha de mostrar la capacidad de los seres

Introducción. La Ética enjuicia y reflexiona desde una posición abierta al ámbito del deber ser, y su estudio ha de mostrar la capacidad de los seres Introducción El horizonte cultural y educativo de nuestra época aparece dependiente de los logros que imponen tanto el pensamiento científico como los desarrollos tecnológicos. Imposición que supone un

Más detalles

Paz, reconciliación y ética del cuidado

Paz, reconciliación y ética del cuidado Paz, reconciliación y ética del cuidado En su charla del pasado 16 de septiembre en las instalaciones de la generadora de energía ISAGEN, para celebrar el Día Nacional de los Derechos Humanos, el profesor

Más detalles

Gestión no violenta de los conflictos: una transformación que podemos obrar en cada uno de nosotros de Pat Patfoort

Gestión no violenta de los conflictos: una transformación que podemos obrar en cada uno de nosotros de Pat Patfoort Gestión no violenta de los conflictos: una transformación que podemos obrar en cada uno de nosotros de Pat Patfoort Muchos conflictos violentos y guerras del mundo surgen a raíz de situaciones en las que

Más detalles

La Carta Humanitaria

La Carta Humanitaria La Carta Humanitaria La Carta Humanitaria Los organismos humanitarios comprometidos a respetar esta Carta Humanitaria y las Normas mínimas se proponen ofrecer niveles de servicio definidos a las personas

Más detalles

LA ENCÍCLICA "LAUDATO SI" DEL PAPA FRANCISCO EN 50 FRASES

LA ENCÍCLICA LAUDATO SI DEL PAPA FRANCISCO EN 50 FRASES LA ENCÍCLICA "LAUDATO SI" DEL PAPA FRANCISCO EN 50 FRASES Inspirada en el Cántico de las criaturas de san Francisco de Asís, el papa Francisco ha hecho pública su encíclica Laudato si. Un texto en el que,

Más detalles

DERECHOS DE LOS NIÑOS

DERECHOS DE LOS NIÑOS DERECHOS DE LOS NIÑOS La Convención sobre los Derechos de la niñez es un tratado internacional que reconoce los derechos de los niños y las niñas en 41 artículos esenciales y establece en forma de ley

Más detalles

Unidad 2. Situación didáctica 1. La Discriminación: una barrera para la Inclusión

Unidad 2. Situación didáctica 1. La Discriminación: una barrera para la Inclusión Discriminación: Una barrera para la Inclusión Adaptado de CONAPRED (2008). Curso taller: Prohibido discriminar. México Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación. 2a edición Introducción Ser diferente

Más detalles

CAPÍTULO I ANTECEDENTES.

CAPÍTULO I ANTECEDENTES. CAPÍTULO I ANTECEDENTES. 1.1. ANTECEDENTES HISTÓRICOS. A lo largo de la historia ha habido una responsabilidad médica acorde con las circunstancias particulares, las condiciones del medio y el pensamiento

Más detalles

La Importancia de las Habilidades Sociales en los niños

La Importancia de las Habilidades Sociales en los niños BOLETIN DEL DEPARTAMENTO DE PSICOLOGIA MG. Gabriela Navarro Senior Psychologist Octubre, 2007 Volumen 1, N 5 La Importancia de las Habilidades Sociales en los niños El tema de las Habilidades Sociales

Más detalles

Tema 3: La novedad del mensaje de Jesús. 1. DIOS ES CREADOR

Tema 3: La novedad del mensaje de Jesús. 1. DIOS ES CREADOR Tema 3: La novedad del mensaje de Jesús. Dentro del panorama de las religiones en el mundo, el Dios cristiano tiene unas características muy especiales y diferenciadoras. Es un Dios amor que sale de sí

Más detalles

Entre más justo, simple y cercano sea el Derecho de una nación, más oportunidades habrá de entenderlo y seguirlo, de prosperar y vivir en paz.

Entre más justo, simple y cercano sea el Derecho de una nación, más oportunidades habrá de entenderlo y seguirlo, de prosperar y vivir en paz. Entre más justo, simple y cercano sea el Derecho de una nación, más oportunidades habrá de entenderlo y seguirlo, de prosperar y vivir en paz. 2010 Fundación Derecho Justo. Todos los derechos reservados.

Más detalles

Positivismo lógico. Capítulo 8. 8.1. La ciencia positivista

Positivismo lógico. Capítulo 8. 8.1. La ciencia positivista Capítulo 8 Positivismo lógico El siguiente intento histórico de proporcionar a la ciencia esa objetividad completa que mencionábamos en el capítulo consistió en recurrir la objetividad de los hechos empíricos,

Más detalles

manual del voluntariado

manual del voluntariado manual del voluntariado Hermanos, profesionales y voluntarios enriquecemos la historia y la actualidad de la Orden. Queremos dar una atención integral a los pacientes de nuestros centros, y para ello trabajamos

Más detalles

COMENTARIO A LAS CONFERENCIAS SOBRE LA ENCICLICA CARITAS IN VERITATE

COMENTARIO A LAS CONFERENCIAS SOBRE LA ENCICLICA CARITAS IN VERITATE Mi comentario lo centraré en cuatro puntos: 1.- Para captar adecuadamente el mensaje y el tono de la encíclica, claramente expuestas por Germán Araujo y Humberto Ortiz, cabe destacar algunos de sus puntos

Más detalles

Primera edición: abril, 2012

Primera edición: abril, 2012 Primera edición: abril, 2012 D. R. Comisión Nacional de los Derechos Humanos Periférico Sur 3469, esquina Luis Cabrera, Col. San Jerónimo Lídice, C. P. 10200, México, D. F. Diseño de portada: Éricka Toledo

Más detalles

LA HIPNOSIS Y EL TABAQUISMO

LA HIPNOSIS Y EL TABAQUISMO LA HIPNOSIS Y EL TABAQUISMO David Antón Menéndez c/ Ginzo de Limia nº 7, bajo 4. Tfno. 91 732 00 30 y 671510881 www.betaniapsicología.com Por qué se fuma? El primer cigarrillo que fuma cualquier persona

Más detalles

OBJETIVOS, CONTENIDOS Y CRITERIOS DE EVALUACIÓN Y CALIFICACIÓN DE VALORES ÉTICOS DE 1º DE ESO

OBJETIVOS, CONTENIDOS Y CRITERIOS DE EVALUACIÓN Y CALIFICACIÓN DE VALORES ÉTICOS DE 1º DE ESO OBJETIVOS, CONTENIDOS Y CRITERIOS DE EVALUACIÓN Y CALIFICACIÓN DE VALORES ÉTICOS DE 1º DE ESO OBJETIVOS DEL ÁREA DE VALORES ÉTICOS. 1. Valorar la dignidad humana para entender lo que significa ser persona

Más detalles

Zaintzea Senide zaintzaileei laguntzeko udal zentroa Centro municipal de apoyo a familiares cuidadores

Zaintzea Senide zaintzaileei laguntzeko udal zentroa Centro municipal de apoyo a familiares cuidadores Los y las cuidadoras familiares de personas dependientes son aquellas personas que, por diferentes motivos, coinciden en la labor a la que dedican gran parte de su tiempo y esfuerzo: permitir que otras

Más detalles

Biobanco y Consentimiento Informado: aspectos éticos Victoria Cusí 1, Manuel M. Morente 2

Biobanco y Consentimiento Informado: aspectos éticos Victoria Cusí 1, Manuel M. Morente 2 Biobanco y Consentimiento Informado: aspectos éticos Victoria Cusí 1, Manuel M. Morente 2 1 Servicio de Anatomía Patológica. Hospital Sant Joan de Déu, Barcelona; 2 Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas

Más detalles

Emociones, sentimientos, afecto. El desarrollo emocional

Emociones, sentimientos, afecto. El desarrollo emocional Emociones, sentimientos, afecto. El desarrollo emocional 1 (Por Prof. Bartolomé Yankovic, setiembre, 2011) En general se aplica la palabra emoción para describir todo estado, movimiento o condición por

Más detalles

El verdadero aspirante busca el conocimiento directo de las realidades espirituales

El verdadero aspirante busca el conocimiento directo de las realidades espirituales LA BÚSQUEDA DE DIOS Grados de la creencia en Dios Son mayoría las personas que ni siquiera sospechan de la existencia de Dios, y lógicamente el tema de Dios no las entusiasma mucho. Hay otras que, por

Más detalles

365 días para la acción 10 DE DICIEMBRE DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS

365 días para la acción 10 DE DICIEMBRE DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS 365 días para la acción 10 DE DICIEMBRE DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS 10 DE DICIEMBRE, DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS Objetivos: - Reflexionar sobre el cumplimiento de los Derechos Humanos contenidos en la

Más detalles

Día 33: Dar los regalos de Dios

Día 33: Dar los regalos de Dios Día 33: Dar los regalos de Dios Me encanta el mensaje de hoy. Me gusta sobre todo la sección de Un Curso de Milagros: Lección 166 Se me han confiado los dones de Dios. A menudo la gente trata de planificar

Más detalles

Medio Ambiente: Enfoque integrador desde el Análisis Económico del Derecho.

Medio Ambiente: Enfoque integrador desde el Análisis Económico del Derecho. Medio Ambiente: Enfoque integrador desde el Análisis Económico del Derecho. Profesor. Jose Antonio Camacho Beas Abogado USMP. Magíster por la Universidad de Buenos Aires en Derecho y Economía. Resumen

Más detalles

INSTITUCION EDUCATIVA LA GARITA. GUIA ESTUDIO No.5 ESTUDIANTE AREA FILOSOFIA. GRADO ONCE. PERIODO: TERCERO. PROFESOR: WILLIAM ENRIQUE DIAZ GONZALEZ

INSTITUCION EDUCATIVA LA GARITA. GUIA ESTUDIO No.5 ESTUDIANTE AREA FILOSOFIA. GRADO ONCE. PERIODO: TERCERO. PROFESOR: WILLIAM ENRIQUE DIAZ GONZALEZ INSTITUCION EDUCATIVA LA GARITA GUIA ESTUDIO No.5 ESTUDIANTE AREA FILOSOFIA. GRADO ONCE. PERIODO: TERCERO. PROFESOR: WILLIAM ENRIQUE DIAZ GONZALEZ DESEMPEÑOS: Comprender de manera razonada temas fundamentales

Más detalles

ASPECTOS ETICOS Y LEGALES DE LA SEGURIDAD CURSO INFORMATICA CAMPO DE Especialización en Seguridad CRÉDITOS 2

ASPECTOS ETICOS Y LEGALES DE LA SEGURIDAD CURSO INFORMATICA CAMPO DE Especialización en Seguridad CRÉDITOS 2 ASPECTOS ETICOS Y LEGALES DE LA SEGURIDAD CURSO INFORMATICA CAMPO DE Especialización en Seguridad CRÉDITOS 2 FORMACION Informática TIPO DE CURSO Metodológico Horas totales 28 OBJETIVO GENERAL DEL CURSO:

Más detalles

NIVELES DE CLASIFICACIÓN DE LAS COMPETENCIAS CLAVE DE LA ICF

NIVELES DE CLASIFICACIÓN DE LAS COMPETENCIAS CLAVE DE LA ICF coachfederation.org NIVELES DE CLASIFICACIÓN DE LAS COMPETENCIAS CLAVE DE LA ICF Adaptado de los documentos sobre los Requisitos de habilidades mínimas para cada nivel de credenciales Incluye criterios

Más detalles

CONSENTIMIENTO INFORMADO

CONSENTIMIENTO INFORMADO CONSENTIMIENTO INFORMADO Según la Ley de 14 de Noviembre, reguladora de la Autonomía del Paciente 1, se entiende por Consentimiento Informado (CI) La conformidad libre, voluntaria y consciente de un paciente,

Más detalles

Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos. Licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación

Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos. Licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación PALABRAS DEL DOCTOR RAÚL PLASCENCIA VILLANUEVA, PRESIDENTE DE LA COMISIÓN NACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS, EN LA ENTREGA DEL PREMIO NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS 2012 Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente

Más detalles

Entrevista de Eduard Punset a Marian Stamp-Dawkins, profesora de Comportamiento Animal en la Universidad de Oxford. Oxford, 11 de enero del 2013.

Entrevista de Eduard Punset a Marian Stamp-Dawkins, profesora de Comportamiento Animal en la Universidad de Oxford. Oxford, 11 de enero del 2013. Entrevista de Eduard Punset a Marian Stamp-Dawkins, profesora de Comportamiento Animal en la Universidad de Oxford. Oxford, 11 de enero del 2013. Vídeo del programa: http://www.redesparalaciencia.com/?p=8347

Más detalles

Quién es y qué hace el Cuidador?

Quién es y qué hace el Cuidador? Quién es y qué hace el Cuidador? Los cuidadores generalmente son familiares o amigos que brindan un importante apoyo físico, práctico y emocional al enfermo. Sus responsabilidades diarias pueden incluir

Más detalles

Algunos nacen con tendencias naturales a la compasión. Desde su más tierna infancia dan muestras de una benevolencia espontánea respecto a quienes

Algunos nacen con tendencias naturales a la compasión. Desde su más tierna infancia dan muestras de una benevolencia espontánea respecto a quienes Algunos nacen con tendencias naturales a la compasión. Desde su más tierna infancia dan muestras de una benevolencia espontánea respecto a quienes les rodean, incluidos los animales. Ese no fue mi caso.

Más detalles

Aspectos psicológicos

Aspectos psicológicos 101 Sra. Beatriz Garvía Aspectos psicológicos He estado revisando las últimas publicaciones sobre sexualidad y discapacidad para aportar innovaciones en estas Jornadas pero, realmente, lo que hay que decir

Más detalles

D E P A R T A M E N T O DE F I L O S O F Í A

D E P A R T A M E N T O DE F I L O S O F Í A D E P A R T A M E N T O DE F I L O S O F Í A Educación Ético-cívica. Informe objetivo. Curso 2015-2016 CURSO 2015-2016. PÁG. 3 1.- Objetivos: 1.1.- En qué medida la asignatura contribuye al logro de las

Más detalles

DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS DE LA O.N.U. (1948) PREÁMBULO

DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS DE LA O.N.U. (1948) PREÁMBULO DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS DE LA O.N.U. (1948) (ADOPTADA Y PROCLAMADA POR LA ASAMBLEA GENERAL EN SU RESOLUCIÓN DE 10 DE DICIEMBRE DE 1948) PREÁMBULO Considerando que la libertad, la

Más detalles

LA EDUCACIÓN EN DERECHOS HUMANOS EN LAS FACULTADES DE JURISPRUDENCIA

LA EDUCACIÓN EN DERECHOS HUMANOS EN LAS FACULTADES DE JURISPRUDENCIA LA EDUCACIÓN EN DERECHOS HUMANOS EN LAS FACULTADES DE JURISPRUDENCIA Fernando Gutiérrez Vera Introduzcámonos al tema señalando que en una sola proposición están contemplados dos aspectos inseparables:

Más detalles

Declaración Universal de Derechos Humanos

Declaración Universal de Derechos Humanos 4 Declaración Universal de Derechos Humanos Adoptada y proclamada por la Asamblea General en su resolución 217 A (III), de 10 de diciembre de 1948 Declaración Universal de Derechos Humanos 4 Adoptada

Más detalles

Derechos humanos universales y reivindicaciones locales Luis Arriaga Valenzuela. Abstract

Derechos humanos universales y reivindicaciones locales Luis Arriaga Valenzuela. Abstract Derechos humanos universales y reivindicaciones locales Luis Arriaga Valenzuela Abstract El discurso de derechos humanos ocupa actualmente un lugar relevante en las proclamas de los actores políticos,

Más detalles

Derechos humanos universales y reivindicaciones locales

Derechos humanos universales y reivindicaciones locales Derechos humanos universales y reivindicaciones locales Luis Arriaga, S.J. Abstract El discurso de derechos humanos ocupa actualmente un lugar relevante en las proclamas de los actores políticos, de numerosas

Más detalles

Introducción. Si no sé que no sé, pienso que sé. (Laing, 1970)

Introducción. Si no sé que no sé, pienso que sé. (Laing, 1970) Introducción Si no sé que no sé, pienso que sé. (Laing, 1970) Las experiencias que tenemos nos van enseñando y moldeando como personas. En mi proceso personal de crecimiento, al llegar al final de esta

Más detalles