Fantasmas atrapados en su propio duelo

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Fantasmas atrapados en su propio duelo"

Transcripción

1

2 ALEJANDRO LAVQUÉN Fantasmas atrapados en su propio duelo Primera parte La tardanza del mundo (2007) Segunda parte Donde levantan vuelo las proclamas ( ) ESCRITO ENTRE: SANTIAGO VALPARAÍSO PUNTA ARENAS / CHILE Ediciones Tinta Roja/ Edición en PDF para Internet, enero Registro de propiedad intelectual Nº Fotografía portada: Alejandro Wasiliew.

3 A la memoria de Dinko Pavlov y Genaro Sandoval

4 Primera parte LA TARDANZA DEL MUNDO DONDE RADICA LA ESPERA Cargo enigmas y dudas en mi espalda, un mundo donde las escaleras sucumben con una cruz entre sus dientes. Percibo un fracaso visceral en los contornos de la maleza que crece en el camino. Un pensamiento se desbarranca cuando una brújula declama las estrofas de la muerte que no es mi muerte. Un rotundo desvarío se descuelga de los acantilados y se enciende una fogata que niega los verbos y sustantivos que divagan en el aire. Lo hace con palabras silenciosas, como si mi inteligencia fuera burda e insostenible. Pero Voy por el mundo atenta la mirada,/ auscultando otras miradas. (...) Guardo en mi memoria cada palabra, cada frase/ falsa que se me hizo escuchar con apariencia/ de verdad. Si abrieran mi pecho, encontrarían una casa rota y el vuelo de las aves, que no es un privilegio cualquiera. Acaso extramuros desbordando los océanos. La noche se ha recostado a lo largo de la cordillera. Un libro sube al cadalso que levantaron los censores, pero sé escribir en hojas de trigo y humedad, con el dolor de los difuntos que llevo dentro, sin temor a las mandíbulas que acechan a metros de mi carne. Un hombre da las doce y desaparece en las murallas de un poblado fluvial, puede que en alguna de sus calles de madera y arroyos encuentre la voz de las palabras. EL POLEN QUE RENUNCIÓ AL SILENCIO Un dedo que jala el gatillo quiebra la lluvia y a los hombres que contiene el agua Pavel Oyarzún Se desmoronaba la rotunda profecía del miedo cuando las aguas surgieron junto a los frutales y el pan. Fue aterrador el grito en los edificios y alcantarillados. No había puertas ni ventanas que sostuvieran las oraciones Dónde estás?, se escuchaba balbucear a un lamento a lo lejos. Era el eco tardío de los pecadores. No había tiempo ni espacio en la matriz de la ausencia, tampoco piedad en la rutina que destrozó las posibilidades. La ciudad en muerte y la resurrección brotando de la sal. Observé todo desde el origen mientras el Canon de Pachelbel taladraba mis arterias. La albúmina no cesaba de parir luces en las montañas y el Cristo lloraba emocionado ante el resplandor de los hombres. Un destacamento de obreros alentaba las banderas agitándose en los umbrales de los sepulcros. Traían el corazón abierto y una bala clavada en la frente.

5 FANTASMAS ATRAPADOS EN SU PROPIO DUELO Abandonado a mi suerte, sólo me quedan dos botellas de vino sobre el escritorio. La noche me ha entrado en el cuerpo como una bofetada de hiel. Ha venido como un ultraje a la memoria, girando entre los desvelos y la noción de un extravío. Ha posesionado un rezo sin Dios ni púlpito. Se desliza y aloja en una lágrima que se seca en la distancia. Escucho voces en las veredas, a una mujer en bicicleta frente a la ventana, a las bibliotecas que sacuden el polvo y besan. El amor se ha distraído en las ojeras de la muerte, la basura flota en el aire mientras llueve, dos almas arrebatadas comparten una cena. Es un respiro de la misma historia, se miran a los ojos, penetran sus pupilas. Ella observa, explora, presiente. Él fija la vista bajo la blusa, percibe la brisa que los desnuda. La osadía y el tiempo se escabullen como una fábula entre dos eclipses. Una palabra inexistente, volátil de piel, arde. LAS OLAS ENTRE LOS DEDOS Rostros descoloridos beben la caída del verano en cada trozo de insomnio que transita por los bares. El domingo es un letargo en las esquinas y los anticuarios reflotan en los muros. Buhardillas y ventanas envejecen en la misericordia de los años. La desventura azota el borde de las copas y la ocasión. Una santa llora desconsolada mientras se le quiebra el vientre antes de parir. Por mi parte, tengo los pies alados, un festejo incierto de las olas. La oscuridad se transparenta, las candilejas se suicidan en la penumbra. La muerte atraviesa el puerto en una calesa, recorre El Almendral, clava cruces en los vestigios de una algarabía, seduce a una mujer en el lugar exacto donde los ascensores recogen el viento. El puerto desaparece por un momento, el cielo estalla entre las sombras. EL HOLOCAUSTO EN LA SALIVA La noche se ha estrellado contra un hueso, ha quebrado su mandíbula sobrepasando el tránsito de las balas entre dos verbos que se hieren mutuamente. Nada queda de aquellos motivos cuando las posibilidades y la verdad pretendían la semilla sobre las mesas. La cuchillada traicionera sesgó la raíz y vertió la sangre sobre el río de la ciudad. Es inmenso el vacío, explosivo el camino y la muerte. La incertidumbre y los silencios transitan enloquecidos. Cae la noche, los cadáveres se levantan para volver a morir. Una sensación horrible lapida los sueños de los sobrevivientes, la angustia parece querer escapar de su órbita acelerando a la velocidad de la luz. Es lúgubre la pólvora con sus garras y sonidos que rasgan los asesinatos. Los estómagos se trizan y aúllan. La hierática acumulada cae por los ojos. Los zombis tienen frío de sus tumbas, han regresado para matar Cómo les duele la vida! Ya la noche no tiene lágrimas ni testamento, y quién abra su ventana sólo encontrará soledad, desiertos y cardos de mirada vacía. El descontento golpea las puertas. La miseria se abandona a las cantinas del pueblo, busca su tumba entre las calles. Una espada se sumerge en el mar. Las cenizas se marchitan pues ya no se pertenecen. Las cicatrices se alzan en la cumbre de los pañuelos mientras el firmamento escupe sobre el crimen.

6 EL RELOJ DE LAS PALABRAS Una penuria que pensaba no volvería a desgarrarse está de regreso, una soledad que antiguamente perturbó mi existencia se repite como golpes de niebla. Tengo frío de amistad, oscuridad de sonrisas. Sólo poseo el semblante de las tumbas abandonadas. El camino que elegí es abundante en maleza y la hoz ha caído de mis manos. A lo lejos escucho los pasos del cadalso que se acerca, el martilleo de las lápidas. Nadie es profeta en el reloj de las palabras. Crecí desolado como las ruinas de una ciudad bombardeada por el olvido, crucificada en la fuente del bautismo. La melancolía es la miel del hambre que no busqué, la sensación que perturba mi horizonte, la llama mortal que retorna. AL FINAL DE UNA CALLE No quisiera exiliarme sin enarbolar mi bandera en tu bandera. Mi voz crece como un campanario a la hora de los rezos, pero no existe eco ni melodía. Me marcho sin el adiós de los abrazos, sin descifrar la escritura oculta en los intersticios de las frases y el incendio, allí donde el vino alucina y muerde. Soy de ciencia y acero, pero se enternecen las matemáticas y el metal cuando sonríes. Mi padre me habla desde su tumba, me azuza la vida y besa, sin saber la hora de esa misma vida. Llegan las explosiones, mi voz que no niega, mi extenso palimpsesto atrapado en un dintel, mi pequeña felicidad, mi madre. Ya no amaré los orgasmos de la muerte, pero tampoco las areolas de la vida. DONDE REZA LA ESPERANZA A la memoria de Louis Amadeo Brihier Lacroix Emile Dubois ancló en Valparaíso una mañana de cualquier instante. Inició los misterios del siglo y la santidad cuando la muerte lo meció en sus brazos aquel año de 1907 Santo o criminal? Hoy su palabra se manifiesta como un manto de favores en los contornos del cementerio de Playa Ancha, como una posibilidad para los empobrecidos de abandono. Permanece su silueta señorial recorriendo las calles del puerto en busca de justicia. Emile Dubois nació con la aventura brotando en la piel, nació transeúnte de lo inverosímil y ganzúa contra el usurero. Batalló en cien oficios pero, por naturaleza, era actor de sus propios actos. Traía lágrimas de niño y reflujos en el corazón, aquél que fulminaron las balas de los gendarmes un 26 de marzo al amanecer. Emile Dubois murió para renacer allí donde reza la esperanza, donde una copa afable recupera los frutos perdidos del pueblo. Donde la plegaria es un instinto y una razón.

7 ACTA MEMORIAL Nací en Santiago de Chile, a pasos de la frontera entre invierno y primavera, pero mis raíces festejan en el sur, cerca de Río Bueno, en algún lugar de la lluvia sobre los caseríos. Mi pertenencia me indica un puerto sembrado sobre los cerros como luces navideñas, fatigadas a veces, ebrias o lujuriosas, almas tímidas o tristes. Crecí citadino, fugaz y taciturno contemplando las barriadas que se extinguen. Me construí en las canchas de baloncesto, estudié lo justo, pero aprendí las calles con la naturalidad del vagabundo. Encendí neumáticos al norte de la ciudad. La literatura me sumó las mayores dichas cosechando brumas y brotes. Nunca celebré las abstracciones ni capitulé a mis doctrinas, quizá de terco, o tal vez por prudencia, sólo lo sabré cuando resten dos copas y un cigarrillo. Hoy la ciudad me sabe caduca. Escucho canciones en mi interior, no sé de dónde vienen ni adónde van, pero las escucho como si fueran una marea de amantes y de barcos. Es otoño. La brisa regresa de los cementerios, la tarde galopa y cae, se encienden las huellas, me presiento ajeno, se desfloran las últimas nubes y sobre las calles se desliza la noche que apuñala. REENCUENTROS A LO LARGO DE UNA ESQUINA Existía aquel lugar el día que asumimos el adiós, pálidos de reencuentros y refractarios en el lecho. Encumbrados por la avenida de los aromos frente al Bar Cantera, lluviosos en la esquina azul de las ilusiones. Manos en silencio y la vista fatigada de tanta historia, de tantos dobles sentidos, audiencias y respuestas vacías. Mutiladas las auroras y los labios agotados. UN LUGAR DEL MUNDO QUE ARREMETE Y SE EXTIENDE Los sueños que soñé no me sobreviven eran otras las manos que empuñaban la luz. Isabel Gómez Septiembre me conmueve cada año, me ha rasgado la sangre y otras veces acariciado. Se ha tragado esperanzas y en ocasiones regresado las ausencias. Pero lo requiero sin contemplaciones, con la lealtad de los que murieron con un corvo cercenando sus voces. Existe un sabor de madera en los andenes y un tren me llama desde donde crecen niños descalzos. El humo arremolina los cabellos, el viento agrieta las cárceles, una mujer anónima besa los terraplenes, un disparo se incrusta en el sol. Cerca del ocaso se multiplican pañuelos audaces. Los navíos emprenden vuelo y cae un planeta en el lugar que abandonaron los transeúntes de antaño.

8 EL TIEMPO ERA UNA PALABRA Se han decantado las palabras, se han nevado las vocales. Apuro el tranco entonces y abro un libro. Me invade una metamorfosis que no reconozco. La hija claroscuro de Calíope se atraviesa en mis divagaciones, trae un enigma en su frente, una fotografía que luce con orgullo en su voz. La noche se dilata en la niebla y un cementerio me hace una mueca a la distancia. Enciendo un cigarrillo y golpeo una puerta amiga, me recibe un vaso de licor y una sombra que me dice: Veo que has muerto nuevamente, acaso no te cansas de soñar. ARDE LA SUPERFICIE DE MI MEMORIA Existe un poema que jamás escribiré, no tengo palabras, sólo él las sostiene. Son paisajes interiores, brumosos castillos que aguardan a la muerte, vivas pasiones que estremecen. Lo presentí un día al caer la luna sobre las ruinas de una casona en el campo. Se encontraba entre un bosque de álamos y caminos que sostenían el mar en sus caderas. Alrededor, una ciudad de esas que devoran los sueños, de esas que se incrustan en la modernidad para saciarse con el sudor de los desamparados. No hay proclama sin ausencia, ni tempestades sin tragedia. Tampoco el dolor existe sin haber amado. Aquel poema está latente en algún lugar de las azoteas, desde donde al observar el mundo sólo vemos las banderas del oligarca. Pero a granel suenan las trompetas a la distancia, a granel se escucha la voz de los niños que crecen iracundos. En sus manos cambiará la dirección del viento, en sus manos los sueños tejerán otras banderas. NUESTROS CUERPOS NOS HABLABAN Nos atrapó una tarde de ópalos y albores, desnuda y lenta. Un juego de gestos y tacto. Llegaron las marejadas de la piel, lo más intenso recorriendo los sabores del fuego. Alturas y anagramas como destellos sobre nuestros hombros. Nos atrapó la tarde y la noche abrió los besos, tus manos y mis manos adentrándose. UNA TARDE EN LA ESTACIÓN DE TRENES DE SAN BERNARDO (Texto sobre una fotografía) La antigua estación se refugia entre las ramas y las sombras de los árboles, alimenta tu sonrisa de andenes y lejanos sueños de viajes y pañuelos. El cielo es intensamente celeste al irrumpir el atardecer. Anida la conversación cubriendo de calles nuestra amistad. Un tren se anuncia, una canción se sienta a beber café, la tierra sabe a nostalgia y fumamos. Hablamos de que el mundo es posible cuando se expresa la naturaleza, cuando la poesía es pan y lluvia, cuando sabemos dar a luz las palabras exactas.

9 LAS CALLES QUE HE CRUZADO Aprendí el vía crucis sin darme cuenta que sangraba desde episodios anteriores. Contuve mis frustraciones y las de quienes rendían culto a la libertad, pasé años hambrientos caminando con el silencio en mis alforjas. Me estrellé tantas veces con la nada, que las plazas y los parques fueron mis únicos amigos. Escuché mujeres indescifrables que narraban historias de bandidos y desengaños: Las he visto cabalgar sobre las estrellas./ Recorrer sus universos, en los que/ se sumergían/ frenéticas tratando/ de besar sus luces,/ fulgores casquivanos de pasajero placer./ Las he visto desdeñar los trigales/ y dormirse en los colores fosforescentes/ de la noche,/ letargos inconsecuentes de vagas pasiones./ Las he visto llorar y añorar/ con lágrimas invisibles,/ llaves celosas de sus secretos y alegorías./ También las he visto lucir coquetas/ frente a Sátiros y Faunos,/ trampas mortales y efímeras/ para los sentimientos inconclusos. El mundo es como un tango, el mejor concepto cuando los andamios se derrumban, cuando los motivos son ilusiones de íntimas ansiedades. Cuando la soledad es enfermedad o simplemente un fracaso. SORPRESIVAS LLUVIAS DE PRIMAVERA El cementerio está más alegre que yo, sus mausoleos y sus estatuas, que algo ignorado me traen a la memoria. Si un día comprendí los signos del arcano, hoy no comprendo los signos que teje la luz. El sol es oscuro y los muertos radiantes, juegan entre ellos y me preguntan por mi descenso. Recuerdo que no regresé, como antaño, a recorrer estas calles llenas de pétalos y promesas, cuando la llovizna del otoño era una esperanza. Inconscientemente reviso mis bolsillos y me doy cuenta que traigo en ellos más dinero que felicidad. Contengo las lágrimas, porque sé que no debo llorar, debo dejarlas morir para poder alcanzar una sonrisa. NAVEGACIONES ENTRE MAREAS NEGRAS Y LUNAS LLENAS Llevo a cuestas las mismas cicatrices que Moby Dick, el capitán Ahab se ha reencarnado en mis sombras. Reclama mi sangre y el templo de mi religión. La tormenta me golpea los tendones. Me acosan los garfios con sus aceros y payasos de afiladas lenguas. Las Sirenas no detienen su canto, pero yo no tengo a mi lado a los tripulantes que aparejaron el navío de Odiseo lejos de las costas y la colisión. Ya no volveré a la ciudad de tus ojos ni echaré anclas en el puerto de nuestras sonrisas. Me he vuelto más transido que ayer, como una voz seca que sostiene una estrella que se desvanece. Los vientos del océano se han enturbiado en mis latitudes y a estribor me observa una Nereida que entona ocasiones y cánticos. Se han dormido las calles de tus ventanas, se ha extraviado la playa de tus inciensos.

10 RESPUESTA A LA CARTA DE UNA MUJER AUSENTE Sí, aún permanezco impregnado de tus olores tras revolcarnos, esa última vez, en la cama de aquel hotel de tres mil pesos la noche, pero confortable y solitario, alejado de las sospechas de tus otros amantes y de los dominios de tu esposo, que además pretende escribir versos cual si fuera un poeta de tomo y lomo y no lo digo con sorna, sino con simpatía-. He leído tu carta, y haré lo que me pides tras abandonar el andén cuando regreses aquella tarde de un mes, año o muerte que no sabemos: Depositaré mis extremos en tu silencio. Escalaré tus vocablos lujuriosos. Flotaré sobre tus instintos. Caminaré la lluvia que cae de tu frente para apagar mi sed, si ésta aún existiese. LA NOCHE DE ORILLA A ORILLA Están detrás, siempre detrás, con la conciencia arremolinada entre las últimas hojarascas que los presienten. Arrojan las bestias a galope tendido sobre llanuras y siembras, van carcomiendo los cimientos de los ríos como en una hecatombe de vísceras humanas. Tienen su altar en los templos deslavados y espurios. Desde allí emergen cada noche de amapolas para sitiar la bella ciudad de los ensueños. Profanan el mármol de las vírgenes aladas de los cementerios y se recogen al amanecer con los dientes festivos. LA BREVE CUENCA DE ESTA COPA Las madrugadas son breves cuando sopla el viento, arramplando el vino en el cristal. Se desboca el corazón y las sinrazones asesinan los tropismos que sembramos, dejando al descubierto los desvelos que un día llamamos amor. Se defraudan los símbolos y un argumento se agota en su realidad. La brevedad de una copa puede ser eterna, la salvación o la muerte a través de la ordalía. La entrada sin terrores al reino de Dios. TORMENTA Y RESURRECCIÓN Flotaba a la deriva en las aguas ácidas de la muerte, desnudo y malherido. Un sol quejumbroso ardía en mi garganta, mi piel llagada se consumía en cada golpe que anunciaban las torres del Infierno. Allí habría perecido, pero un Hada súbita, que cruzaba el baldío cielo, presintió mi destino. Detuvo su vuelo y cubrió mi cuerpo bajo su blanco vestido, untó mi piel con sus humores maternales usando sus manos y la propia fuente que acercó a mi boca. Mi carne recuperó el entusiasmo y la lozanía de los sabores que ella reconocía en la agitación que la encumbraba. Nos fuimos consumiendo mientras las aguas volvían a la normalidad. Cesaron los golpes, brillaron las pupilas nuevamente. El Hada buscó otro rumbo y emprendió la marcha, llevándose un óvulo envuelto en llamas.

11 SOPORES DEL ESTÍO Abrí la ventana para oler la frescura que impregnaba el tibio desvarío estival. Permanecí sereno y meditabundo hasta que un aroma sensual despertó mis sentidos. Una mujer desconocida, que jugaba con las flores que la brisa había arrojado sobre la glorieta del jardín, sorprendió mi desnudez. Poseía la mirada de las vírgenes y la cabellera ensortijada. Cerré los ojos y me dejé llevar por extrañas sensaciones. Me cubrió el cuerpo una lluvia de dedos orientados hacia el sur. Un viento vital encendió la noche, desprendió nuestros velámenes dejándonos libres de pecados. Su aliento alimentó mi naturaleza al palpar sus labios. Concentró sus caderas en un sin fin de motivos. Me arrodillé ante ella impulsado por el lenguaje de su muslamen. Exploré sus territorios paso a paso mientras el faro de mi sur nivelaba de luz el horizonte. Nos embriagamos de ardiente lenguaje, de goces al oído abarrancándonos la lluvia. Amaneció sin darnos cuenta, sorprendiéndonos más serenos y meditabundos que los sopores del delirio estival. PENITENCIA DE LA NOVICIA Tras la batalla, salvo el claustro, la ciudad fue arrasada por las llamas. Débora sobrevivió a los invasores, pero sólo tras su conversión prometieron liberarla. Abrazó con fuerza la empuñadura del gentil, olvidando el rito cristiano de sus ancestros. Estaba asombrada de la fuerza irresistible de su pomo, de la envergadura del nuevo Dios. Cada mañana lo visitaba en el altar, retiraba los velos y comenzaba la ceremonia. Su fervor la arrimaba al templo, desatando los sueños prohibidos por su antigua liturgia. Sus dedos blancos se iban ensortijando de extremo a extremo en la severidad de la empuñadura, conquistando la confianza del rey. Y al anunciar el ángelus sus cadencias, Débora allanaba su cintura y acomodaba su adoración a lo largo de la ensenada maternal. Persignándose con ella diariamente para conquistar una libertad que ya no apetecían sus instintos. TRANSEÚNTES DE LAS PALABRAS Creo que aún es hoy el invierno pasado. Creo que aún no pasan todos los inviernos. Úrsula Starke La voz de los espejos retrotrae nuestra época, mordidos y cabizbajos ante las carrozas que nos acunaron. Nacimos con el semblante lúcido pero poco a poco lo fue marchitando el grito de la tierra. Escogimos la palabra como salvavidas, ganando terreno diario a lo inevitable. Aún así, el tiempo nos emponzoñó sus inclemencias. Retornamos cada vez que fue posible, como en un vertiginoso reencuentro con un adverbio sombrío. Muchas ciudades domiciliaron en sus aposentos nuestros afanes, cada sí y cada no que nos hizo más humanos.

12 LITURGIA Deleitaste la brisa con la sabiduría de una virgen negra, depositando oraciones frente a un sacerdote solar. Nació un país que desató los acordes de tus labios como una ola que besa y desbesa sobre la altura. Aquel templo era una torre en medio de encajes y castillos, alas angelicales y gestos lubricando las mejillas, era un rezo al borde del Infierno. A PLENO FIRMAMENTO El brillo casual de las tinieblas descorrió el velo que enmarañaba su abecedario. Quiso llorar, pero las vocales asesinaron todo intento. Sólo la muerte podría tener el privilegio de secar sus lágrimas ante el mundo, vivaces como un aguacero de partos permanentes. LA TIERRA SE ABRE COMO UN ESQUELETO Junto a la mirada fría de las aguas se atora una ilusión que pierde lastre en su alocada navegación sobre el Estrecho de Magallanes. Deambula una idea mortal en este cementerio, ausente y lluvioso, elevada por el viento hacia otro continente que no es mi continente. Se fractura un latido arterial por la noticia que golpea indiferente encima de los árboles y destino. La escarcha se consume negra y maldecida, con un espolón clavado en su quilla. Los muertos comienzan con la muerte sin muerte. Un día vendrá allí la tardanza de su cabalgata a lo largo de los puertos, vendrá el eco de su voz para tender flores sobre las flores, circulando al garete en la ocasión de los deseos. Se despertarán las llamas de la espera, se escucharán los naufragios de ancestrales timoneles estrellados contra el silencio. Crecerán símbolos extraños en el origen de la ansiedad; algo súbito en las manos, que debieran ser otras manos. Se formalizará un regreso que nacerá y morirá en estos mismos parajes cuando los recuerdos sean redención en los recuerdos, cuando el viento corte la carne y sólo encuentre un cadalso y una hoguera. TODO LO TOCADO POR LA LLUVIA De tanto, nada, a pesar de la cercanía de sus luces sin guiños profundos a otras luces. De tanto, tuvieron todo entre sus manos, aunque traían en ellas el dolor siniestro de los falsos. Hoy se ha extendido la aurora sobre sus cabellos, pero no logra nido en su morfología. Aquel mundo es para otros mundos, no tiene mérito para aquellas profundidades, tampoco la oportunidad que tuvieron los acechantes. Existe en sus pupilas como un ámbito de grietas y cuestionamientos, visible únicamente cuando todos huyen y sólo queda su transparente compañía. Por eso, jamás será solitaria en un territorio que no comprende sus rutas, y que, a pesar de cualquier dolor, logra una sonrisa para la incierta lejanía. El tabaco es lo único que besa las comisuras.

13 DE NOCHE EN LAS CALIGRAFÍAS (Evocación de la habitación número tres del Hotel Hain) Bajaron sin aviso desde las refaccionadas paredes prostibularias, vestidas de neón y fantasmagóricas. Deseaban beber los antiguos sabores que les robó la muerte. Se deslizaron por la habitación e iniciaron el rito de los labios, los acordes del fuego ritual que encendían las antiguas diosas de los lupanares. Transmitían sus instintos en silencio, atizando la duermevela. El viento azotaba la ventana y el clímax en vigilia sucedía. Ocurrió casi al amanecer, a la hora en que los sueños son más intensos que la muerte. PUNTA ARENAS AÑO 2057 entre el ser y la nada entre el llanto inicial y ataúd Dinko Pavlov Me levanto, enciendo un cigarrillo, bebo café. Desaparecieron los años impares de la primera década del siglo, pero el Estrecho de Magallanes sigue arrojando ráfagas contra el antiguo ventanal. Ya no recuerdo cuánto tiempo ha transcurrido desde que estos territorios me trajeron de regreso. He sobrevivido por casualidad, para ser el último viajero de muertes lejanas. LA CALLE ESTÁ VACÍA Y CLARA En memoria de Rodrigo Cisternas, trabajador forestal Una bala atraviesa el corazón de quien busca pan para sus hijos. La forestal Arauco acuna los dólares y el crimen, depreda la savia y florece la muerte. La sangre del obrero es un fertilizante más de la codicia. El dinero ceba las billeteras del empresario y los trabajadores se duermen en la arboladura de las pulperías que renacen en las tarjetas de crédito. La calle está vacía y clara, alerces y lengas sucumben tal como sucumbe la vida de Rodrigo Cisternas. EPITAFIO DE UN TORTURADOR Tres funcionarios y un sacerdote depositaron el cadáver al pie de los gusanos. Osvaldo Romo verdugo y traidor. El sacerdote Juan sintió vergüenza y ocultó su nombre, adormeció su memoria y no recordó las palabras de Dios, pudriéndose los testículos del torturador.

14 LA INFAMIA ACOSANDO EL LENGUAJE No era el Areópago de la digna Hélade, ni la casa de la bella meretriz del asombro, tampoco el festejo del verbo ni la bala del valiente. Era la desvergüenza y la querella del sombrío diletante. Pero nada quiebra las verdades cuando arremete la justicia en su esplendor. Allí me encontraba, frente a las puertas de las prisiones, sereno en el estrado, con Úrsula en solidaria compañía. El frío roía las calles y las alimañas se encumbraban en las murallas de los tribunales, exactamente a las once de la mañana. Querían robarme el laurel y la osadía, restregar en mi semblante la palabra perdón. Pero la transparencia no es un insulto, es una certeza en el centro de cualquier palabra. La batalla fue triunfada. BITÁCORA DE UN COSMONAUTA Nunca el hombre está vencido. Su derrota es siempre breve. Patricio Manns Regresé casi al fin del holocausto, venía de un planeta donde la cordura encarceló al espanto. Partí un día de ensueños a explorar las galaxias, degusté las razones de lo inagotable, bebí jugo de lunas en la copa de las ecuaciones, busqué la fe de los hombres en todos los espacios, en todos los tiempos, y sólo hallé átomos interminables, civilizaciones a raudales: multiformes, durmientes, vocingleras, altísimas y cavernarias. En la cuarta centuria de mi viaje viré en espiral, perdiéndome en la velocidad devoradora de un año-luz, di vuelta por los espasmos satelitales, recogí a una mujer de geométricas cadencias en la ruta de los cometas. La leche de la Vía Láctea se secaba. El ojo de un asteroide escudriñó mi nave como queriendo contabilizar los siglos en el fuselaje. Todo es materia: el vacío, el cuerpo, el pensamiento deambulando sobre una almohada de ilusiones; nuestra búsqueda, incrustada en el troquel de las estrellas, nuestro origen de agua. El materialismo dialéctico tenía la razón. Viví más años de los que tengo, habité un planeta por fin habitable, fui testigo de los meteoros fugados de las llamas, emprendí el retorno cuando aún era eterna la longitud del universo, la Tierra vomitaba gases como una chimenea saturada por la industria de la demencia. Escuadrillas de mutantes bombardeaban la nada, enloquecidos en sus vuelos macabros, sin luz, sin aire, sin rostro humano. Un horror quirúrgico azotaba las ciudades, el morral de la historia colgaba en el apéndice de las catacumbas electrónicas, los autoelegidos de siempre lo habían logrado. Aquí dejo mi testimonio, en órbita indefinida. Alguna gota de mar se habrá salvado, confío en ello. Algún día tocará mi puerta, trayendo espigas en su boca, lo sé, aunque hoy sea hora de callar.

15 ARMAGEDÓN (o un sueño recurrente) Ingresé por la puerta lateral. Evadiendo centinelas de gangrenadas estampas endilgué hacia donde todo y nada, como campanario histérico, se revuelcan. Frente a mí, despertó un templo que era más que un templo, púlpito, hileras de bancas, Iglesia, segundo piso, un cine o quizá un anfiteatro, tal vez los dos. Atrás, un cementerio con estatuas y bosques distribuidos cual diabólica maqueta, sin fin, sin siglos, pero no, todo tiene fin No es así? Escapé entre tropezones y cámara lenta, me desdibujé en la vegetación cetrina de un cerro con senderos de tierra y escaleras de mármol, custodiadas por aristocráticos pastizales, mezcla de cerro Santa Lucía y barriada antigua de adoquines. Me descolgué por un puente hasta caer en el lecho del camino, una cadena de piscinas llena de gente conocida y horribles peces, estúpidamente se divertían. Subí otro cerro, en una estación de vidrio y metal fundido, un tren y un carro de metro disputaban túneles, un autobús me paseó por extrañas poblaciones, bajé del tren, en una camioneta blanca, velozmente, crucé una costanera, un mar plácido mecía gigantescos barcos negros y rectangulares, saturados de mástiles y alambres. Di vueltas por las avenidas como en un país extranjero, no entendí el idioma ni los colosales monumentos. Nuevamente segundo piso, cantinas y baños mohosos llenos de hombres sin rostros dentro de un gigantesco y cadavérico circo de piedra parecido a un estadio, subidas y bajadas de un edificio en ruinas, encuentros y escapes. Recalé en una playa inmensa seguida de otras pequeñas, un maremoto levantó las arenas, enfrenté extensas llanuras y abrí una puerta, doblé en un callejón, internándome en calles que algo confuso me recordaba, una plaza grande y concurrida, quizá de un extinguido planeta o pueblo o ciudad, no lo sé, otra plaza pequeña y solitaria, cuadrada, rodeándola cuatro calles en cada esquina. Una armería salió a mi paso, entré y saqué una espada. Dentro de un parque cubierto por la altura de la torre de Babel caminé sin cesar, siempre entre tinieblas. Desde una ventana un balneario junto a un lago-río se dibujaba, un viento azotó los techos y derribó la puerta de catedral con figuras talladas en la cruz, una mujer inconclusa observaba desde su asiento de hierro, quedé tieso, inmóvil, como cataléptico desesperado, un remolino furioso del viento me levantó, sacándome por el umbral hacia el amanecer. Detenido en el tiempo y a duras penas tomé la espada, en un monte cercano, una risa estrepitosa calaba la noche, al pasar, los vi, algo me detuvo, era el tío de sombrero de copa y frac, con su cuerpo de macho cabrío disfrutando entre las llamas. A su lado, en postura de ramera, la sociedad capitalista se masturbaba con un tridente y una cruz. Mientras ésta babeaba, pude ver, entre sus fauces, agitarse a muchos hombres calcinados. Desperté en medio del océano, en un bote a la deriva, en mi mano aún sostenía la espada.

16 Segunda parte DONDE LEVANTAN VUELO LAS PROCLAMAS ALGUIEN LLEGA EN LA NOCHE Entra sin golpear y me dice: Disculpa la tardanza, he muerto y no lo sabía. Anduve en un país lejano que no reconocen los mapas ni el idioma de nuestros antepasados. La lluvia fertilizó mi rostro muchas veces antes de parir mi lenguaje una razón en lo cotidiano. Aún era un niño cuando escuché por primera vez que amor y desengaño son dos alas con opuestos destinos, que la semilla que brota desde la piel ansiosa de caricias puede ser lágrima o flor. Milité junto al arado y a la sublevación de un pueblo que continúa esperando su plusvalía. Así fui forjando la dinastía de mis sentimientos en tanto mis ojos grababan cada página de los libros que me concedió la aurora. Un día de extramuros me interné por un sendero que creí conducía al Edén, pero sólo era el sueño del cual me hablaron mis padres antes de morir soñando que en el mundo había esperanza. Me estremecí entonces y lloré sobre sus sepulcros sin comprender los signos de la muerte. Antes de llegar hasta tu habitación pernocté muchas veces en lo árido de un beso, en la sensación de la soledad enseñando sus fantasmas. Sólo la foresta y el lenguaje de las raíces lograron que mis razones escalaran hasta la sonrisa de los valles. Allí encontré al indígena y al campesino bebiendo del mismo manantial. Estreché sus manos y me alimenté de la madera y la flor, de la lluvia y del vocabulario de las montañas lúcidas e inmemoriales.

17 GÉNESIS EN EL BÍO-BÍO I Vinieron del cielo con su corazón azul para poblar vegas y ríos, montañas, bosques y volcanes. Traían en su garganta el idioma de Wenu Mapu, que sería el mismo de la humanidad. Conocían el lenguaje de los animales y de los árboles, del viento y del agua. Chao Kalfú y los buenos espíritus se habían entristecido al observar un mundo de páramos y desolación. Con la espuma blanca del cielo amasaron a los nuevos padres y besaron sus frentes, pues temían abandonar el firmamento. Pero Chao Kalfú dijo su palabra: Cuándo canten muchos hombres sobre la tierra, ustedes volverán arriba y brillarán. II Abrazaron la tierra y se vistieron de azul, recolectando el sabor que ofrecían los valles y el mar. Convivieron con las aguas y lo sólido, con la lluvia y el sol en armonía, hasta que la lucha entre Cai Cai y Tren Tren fue feroz y las aguas cubrieron la tierra. Los hombres escaparon a los cerros para luego regresar los que sobrevivierona repoblar cuencas y riberas. III Abajo había más peces y piedras, más paciencia, más bosques y vidas seculares, el Nguillatún y la calma. Arriba, los antepasados corrían por Wenu Leufú tras el choique, marcando la Cruz del Sur en el horizonte. Vinieron del cielo, y un día volverán a ser estrellas.

18 OVALLE EL NAVEGADO (En memoria de su tripulación) Aquí el frío se ha vestido de luto y yo estoy tan contenta con irme yendo a ver el mar. Karen Hermosilla Tobar Una bombilla se cimbra sobre la puerta desgastada por la lluvia, sus colores quedaron atrapados en el oficio de cada noche, cuando las borracheras exploraban las entrañas de las prostitutas y el olor de los vagabundos enmudecía las mesas de la cantina más pendenciera del puerto. Hoy las ruinosas murallas sólo conservan garabatos indescifrables, allí le cortaron la garganta al travesti Toledo y la gorda Clorinda perdió la virginidad a los cuarenta y cinco años tras enredarse en la sotana del capellán de la marina. Fueron años de corsarios y naufragios, de besos fugaces y de sombras, cada tiempo y cada historia golpeó la sangre y los fluidos. Las razones y sinrazones fornicaban con tristeza en las esquinas, como queriendo expurgar los pecados de los apóstoles. Hubo noches de tormenta y risotadas de otros continentes, amores sacrílegos estrellándose contra el oleaje de la vanidad. Habitaron sus recodos estibadores y cafiches, marineros de otros mundos, mecheras de oficio permanente y más de algún poeta ceniciento que bebía sus nostalgias. Empleados públicos y otros desahuciados siempre tenían un hombro donde llorar. Codiciosos jugadores encontraron las estrellas y otros tantos viajaron de improviso al cerro Panteón, donde el azar es una jugada de Dios. Setenta años justos navegaron los tripulantes de encendidas guitarras y canciones, sin principio ni fin a lo largo de flores y cuchillos, de banderas y religiones.

19 BRECHAS DE UN VIAJERO La lluvia se instala en mi garganta mientras la tierra me parte los ojos. Daniela B. Tapia Con el corazón extraviado, pero con una razón en los sustantivos, abrió un nuevo camino en el horizonte, abandonó los lugares que lo acogieron, escupió sobre el veneno que acólitos malversadores arrojaron a su paso y cerró ventanas y puertas. Poco a poco descifró las cofradías y preparó el acero, contó los cigarrillos que lloraban la muerte en sus ansiedades, debió perecer hace siglos pero los cementerios fueron sus aliados. Descubrió que había ánimas una tarde en Montegrande, cuando el viento le habló al oído. Cuatro caminos dialogaban a los lejos, como en una pesadilla recurrente, surgían cadáveres, un revólver estallaba antes de ser gatillado, una amapola señalaba una encrucijada, un pétalo rasguñaba las oraciones y un navío zarpaba hacia Estambul. Las distancias agonizaban, un tren se soñaba, el vino era un entusiasmo, el sol quemaba las lámparas, los somníferos se anidaban en el amanecer, se percibía un pueblo extraño al pie de la cordillera, algo así como un pronóstico o el llanto de un niño. EL CAMINO no soy yo la que los llama, son su perdida sed de ser. Cristina Chain Sin saber adónde vamos ni si llegaremos, abandonamos el pecho de la madre. La encrucijada es permanente, las azoteas, los péndulos, cada lágrima y cada risa que se nos atasca en el camino. El amor puede ser ángel o demonio, nunca indiferente. Las ventanas y las puertas la salvación o el sepulcro. Sólo la lluvia es impredecible alrededor del mundo, las olas y el sabor de un beso.

20 RAÍZ El agua habla, la tierra sonríe, como si los holocaustos del ser no hubiesen habitado nunca la derrota ni el ocaso. Los dioses jugaron su suerte a las cartas y apostaron mal. La humanidad los sobrevive y los seguirá sobreviviendo en cada golpe de arado y de andamio. Permanecerá el vigor de la sangre que anidó en la memoria, los nombres de los huesos que olvidaron los dueños del látigo y la cruz. El agua habla y retorna a su cauce, la tierra sonríe y da vida al huerto que se cobija en el útero de la memoria. HORAS ANTIGUAS DE HOY la tentativa de entonces era la tentativa que hoy también grito Pavella Coppola Palacios En un ángulo del viento, un estrado. En la ribera del río un pueblo, sus calles y mi edad bajo la lluvia. En el recuerdo, un rostro y la ciudad que se distancia. Algo prematuro se anidó en mi dialecto al comprender los signos de las torres ancladas en el río. Las esquinas del reloj se encabritan como un caballo desbocado en las horas antiguas de hoy. Desnudo volveré a la tierra, cuando un imprevisto golpe de campana ajuste los horarios de la muerte.

POEMARIO. Hoja en blanco. Te escabulliste entre la espada de un poeta. Te enfrentaron día a día. con pulso tembloroso. intentando encontrar tu voz

POEMARIO. Hoja en blanco. Te escabulliste entre la espada de un poeta. Te enfrentaron día a día. con pulso tembloroso. intentando encontrar tu voz AUTOR: Daby Andrés Gómez bejarano PROGRAMA: Finanzas y Negocios Internacionales. POEMARIO Hoja en blanco Te escabulliste entre la espada de un poeta. Te enfrentaron día a día con pulso tembloroso intentando

Más detalles

POEMAS DE HUGO MUJICA EN PLENA NOCHE. También en plena noche la nieve se derrite blanca. y la lluvia cae sin perder su transparencia.

POEMAS DE HUGO MUJICA EN PLENA NOCHE. También en plena noche la nieve se derrite blanca. y la lluvia cae sin perder su transparencia. POEMAS DE HUGO MUJICA EN PLENA NOCHE También en plena noche la nieve se derrite blanca y la lluvia cae sin perder su transparencia. Es ella, la noche, la que nos libra de los reflejos, la que nos expande

Más detalles

Letras de Sueña. 01 Sé Tú Mismo. 02 Sé Feliz. 03 Contigo. 04 Ven. 05 Un amigo como Tú. 06 Cuenta con mi Perdón. 07 Sueña. 08 Cantemos Paz.

Letras de Sueña. 01 Sé Tú Mismo. 02 Sé Feliz. 03 Contigo. 04 Ven. 05 Un amigo como Tú. 06 Cuenta con mi Perdón. 07 Sueña. 08 Cantemos Paz. Letras de Sueña 01 Sé Tú Mismo 02 Sé Feliz 03 Contigo. 04 Ven. 05 Un amigo como Tú. 06 Cuenta con mi Perdón. 07 Sueña. 08 Cantemos Paz. 09 Vale la pena Vivir. 10 Por Tí. 11 Eres Tú. 12 Siempre Estás. 01

Más detalles

JESÚS LÓPEZ. La Mar Serena

JESÚS LÓPEZ. La Mar Serena JESÚS LÓPEZ La Mar Serena El hombre llegaba a la Isla, esperando encontrar la calma. Al caminar hacia la casa frente al mar, escribía su historia en la arena, al son de la música del silencio. Volvía a

Más detalles

Crosby Lemus. Poemas. No es momento. Crosby Lemus Poemas www.artepoetica.net 1

Crosby Lemus. Poemas. No es momento. Crosby Lemus Poemas www.artepoetica.net 1 No es momento Sacudo la memoria de los que murieron, Recojo los cadáveres De los que aún están con vida. Pero no puedo apagar el sol Aun es muy temprano Para que llegue la noche Y embotelle los sueños

Más detalles

1. MIRA EN MIS OJOS Letra & Música: Niko Ruiz.

1. MIRA EN MIS OJOS Letra & Música: Niko Ruiz. 1. MIRA EN MIS OJOS DEJAME QUEDAR A TU LADO QUIERO QUE DESATES EL NUDO QUE HAY EN MI VOZ CREO QUE EL MOMENTO HA LLEGADO Y MI AMOR YA NO AGUANTA UN MINUTO CALLANDO. DEJAME MORIR EN TUS LABIOS LLEVATE CONTIGO

Más detalles

Poemas al olvido. Yusleidy Álvarez Ginarte (*) Arena, Sol, tú y el mar

Poemas al olvido. Yusleidy Álvarez Ginarte (*) Arena, Sol, tú y el mar Derecho y Cambio Social Poemas al olvido Yusleidy Álvarez Ginarte (*) Fecha de publicación: 09/10/2012 Arena, Sol, tú y el mar He estado sentado por siempre en esa playa Hundiendo mis ojos en el horizonte

Más detalles

A continuación te damos algunas ideas para cada ocasión.

A continuación te damos algunas ideas para cada ocasión. A continuación te damos algunas ideas para cada ocasión. FRASES PARA ENAMORADOS 1.- Uno aprende a amar, no cuando encuentre a la persona perfecta, sino cuando aprenda a creer en la perfección de una persona

Más detalles

Como sombras de barco

Como sombras de barco POEMARIO ISSN 1692-5858. No. 14 Diciembre de 2009 P. 141 Como sombras de barco Nora Carbonell Muelle de Puerto Colombia, abril de 2009 La herrumbre del desamparo entra por la ventana que forma la baranda

Más detalles

Roberto Palencia. Poesía

Roberto Palencia. Poesía Eclipse Cómo el Sol y la Luna nos vimos en un eclipse, tu belleza tenía ese misterio del amor mismo El secreto tan guardado del enigma, nos acercamos y entendimos la magia del momento; tú sonreíste, yo

Más detalles

1. DAME DE BEBER. Dame de beber del Agua viva del Agua viva.

1. DAME DE BEBER. Dame de beber del Agua viva del Agua viva. 1. DAME DE BEBER Dame de beber del Agua viva del Agua viva. De esa que dice la gente que cuando la bebes no tienes más sed. De esa que te abre la mente, que te hace más fuerte y empuja tus pies. Dame de

Más detalles

Álbum Voz de Comunión 1999 Coro Voz de Comunión

Álbum Voz de Comunión 1999 Coro Voz de Comunión Álbum Voz de omunión 1999 oro Voz de omunión racias //:D A7:// D A racias por escoger esta tierra D Este monte de Alianza A Donde eres fuente de vida Bm F#m Desde aquí haces brotar m Aguas cristalinas

Más detalles

Tu pueblo lo ofrece en su altar, conviértelos oh Dios Son fruto de tu amor En tu cuerpo y sangre Señor. 1. TUYO SOY

Tu pueblo lo ofrece en su altar, conviértelos oh Dios Son fruto de tu amor En tu cuerpo y sangre Señor. 1. TUYO SOY 1. TUYO SOY Yo no soy nada y del polvo nací Pero tu me amas y moriste por mi Ante la cruz sólo puedo exclamar Tuyo soy, tuyo soy Tu pueblo lo ofrece en su altar, conviértelos oh Dios Son fruto de tu amor

Más detalles

Óscar Hahn. Poemas. Bárbara azul

Óscar Hahn. Poemas. Bárbara azul Bárbara azul Aquella dulce muerte tu hermosísimo amor Me ha traído a la orilla de este río nevado De pronto en pleno invierno la descongelación Descubre rosas rojas y bárbaras azules Los pájaros helados

Más detalles

CAMINO DE VIDA Ceg 1esp

CAMINO DE VIDA Ceg 1esp CAMINO DE VIDA Ceg 1esp Tu Amor es camino de vida, tu Amor disipa la niebla. m m Es tu luz la que al despertar se hace vida en mí y me invita a caminar. Tu Amor restaura mis ruinas y se alegra en mi arrepentimiento.

Más detalles

I Concurso de "TUITS" de amor

I Concurso de TUITS de amor I Concurso de "TUITS" de amor Por alumos y alumnas del IES Carmen y Severo Ochoa. Luarca 1 Creemos un pequeño infinito juntos. 2 3 4 5 Cuando no puedo dormir, mirarte dormida a mi lado es otra forma de

Más detalles

LECTIO DIVINA Domingo 4 de Abril de 2010 Domingo de Pascua Ciclo C Tú palabra es una lámpara a mis pies y una luz en mi camino Salmo 119.

LECTIO DIVINA Domingo 4 de Abril de 2010 Domingo de Pascua Ciclo C Tú palabra es una lámpara a mis pies y una luz en mi camino Salmo 119. LECTIO DIVINA Domingo 4 de Abril de 2010 Domingo de Pascua Ciclo C Tú palabra es una lámpara a mis pies y una luz en mi camino Salmo 119.105 TEXTO BÍBLICO: Lucas 24, 1-12 NOTA: Como el texto de la Misa

Más detalles

Se acerca la navidad, y por primera vez pienso en regalar algo a Alicia.

Se acerca la navidad, y por primera vez pienso en regalar algo a Alicia. Regalo de navidad Se acerca la navidad, y por primera vez pienso en regalar algo a Alicia. Nosotros nunca festejamos esas fiestas, no que yo recuerde. Nuestra casa esta alejada por más de veinte kilómetros

Más detalles

LAS CARTAS DE ROBERT WALTON. Algar Editorial

LAS CARTAS DE ROBERT WALTON. Algar Editorial LAS CARTAS DE ROBERT WALTON Primera carta de Robert Walton A la señora Saville, Inglaterra San Petersburgo, 11 de diciembre de 17 Querida hermana: Te alegrará saber que nada ha dificultado el inicio de

Más detalles

2. ABRÁZATE. Abrázate a la noche. si no alcanzan el suelo tus pies. Abrázate a la noche. si hasta el alma tienes del revés. Abrázate a la noche

2. ABRÁZATE. Abrázate a la noche. si no alcanzan el suelo tus pies. Abrázate a la noche. si hasta el alma tienes del revés. Abrázate a la noche 1.SALMO 151 Yo me decía, como en un mismo salmo: Cómo ver cuando ahora no hay más que noche en mi vida? Cómo seguir caminando con la garganta quebrada y el corazón roto? Cómo andar este tramo de desierto

Más detalles

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade 1 Sofia corre a través de la oscuridad. Tiene prisa y mucho miedo. No sabe por qué corre, por qué tiene miedo, o hacia dónde va. Hay algo allí detrás que la asusta, algo peligroso, algo malo, que se acerca

Más detalles

Diario de la Violencia

Diario de la Violencia Diario de la Violencia Muchos me han de odiar por ser quien soy, pero, Qué puedo yo hacer si he nacido siendo así? Si para eso estoy en este mundo? Aunque Estará bien todo esto? Mi nombre es violencia.

Más detalles

Milagros Salvador. Poemas LA PRIMERA DIOSA

Milagros Salvador. Poemas LA PRIMERA DIOSA LA PRIMERA DIOSA ya nadie la recuerda, el tiempo ha desgastado su figura, una piedra disforme, como arcilla vencida, un corazón que ya no late oculto al lado de la sombra. Con sus ojos cegados por los

Más detalles

POEMAS. Antonio Mochón

POEMAS. Antonio Mochón POEMAS Antonio Mochón A n t o n i o M o c h ó n nació en Armilla en 1980, estudió Traducción e Interpretación y de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada en la Universidad de Granada y actualmente

Más detalles

VOLVERÉ, VOLVERÉ, A LA CASA DEL PADRE VOLVERÉ LE DIRÉ, LE DIRÉ: CONTRA EL CIELO Y CONTRA TI YO PEQUÉ.

VOLVERÉ, VOLVERÉ, A LA CASA DEL PADRE VOLVERÉ LE DIRÉ, LE DIRÉ: CONTRA EL CIELO Y CONTRA TI YO PEQUÉ. VOLVERÉ, VOLVERÉ, A LA CASA DEL PADRE VOLVERÉ LE DIRÉ, LE DIRÉ: CONTRA EL CIELO Y CONTRA TI YO PEQUÉ. De mi casa me fui un da destrozando la familia, yo pequé! Hoy me encuentro triste y roto; yo no quiero

Más detalles

Poesía. De poetas y locos

Poesía. De poetas y locos Poesía De poetas y locos Martha elena Moreno campus Morelia alumnos De posgrado, profesores y empleados segundo lugar Cortaz ar [bol] La tierra está dibujada de cortaza al desnudo,, silencios. El amor

Más detalles

Te espero el día... a las... en

Te espero el día... a las... en Frases 15 Años 1 Pase meses tratando de organizar una fiesta inolvidable, pero me di cuenta que sin vos es imposible. Por eso te invito a fetejar Mis 15 Años 2 Hoy es mi noche, hoy se cumple mi sueño,

Más detalles

El próximo sábado 1, en la misa vespertina, se sugiere hacer un rito especial para destacar la entrada del tiempo de Adviento.

El próximo sábado 1, en la misa vespertina, se sugiere hacer un rito especial para destacar la entrada del tiempo de Adviento. APERTURA DEL ADVIENTO El próximo sábado 1, en la misa vespertina, se sugiere hacer un rito especial para destacar la entrada del tiempo de Adviento. SE SUGIEREN VARIAS MODALIDADES: La primera: Incorporación

Más detalles

Poemas a Madrid. Amada libertad (Escrito en Madrid) Primavera en Madrid

Poemas a Madrid. Amada libertad (Escrito en Madrid) Primavera en Madrid Poemas a Madrid Amada libertad (Escrito en Madrid) Busqué y encontré lo que no buscaba, quería rehacer y logré comenzar de nuevo, deseaba hacer historia y puse punto final a una parte de ella. Amada libertad,

Más detalles

Spanish Poetry/ 14-30 lines. A una estrella José de Espronceda (fragmento: first 28 lines)

Spanish Poetry/ 14-30 lines. A una estrella José de Espronceda (fragmento: first 28 lines) A una estrella José de Espronceda (fragmento: first 28 lines) Quién eres tú, lucero misterioso, Tímido y triste entre luceros mil, Que cuando miro tu esplendor dudoso, Turbado siento el corazón latir?

Más detalles

1-HOMBRE NUEVO Letra y Música: Manny Benito ManBen Music (ASCAP)

1-HOMBRE NUEVO Letra y Música: Manny Benito ManBen Music (ASCAP) 1-HOMBRE NUEVO Eres nueva vida Tu santidad Puedo alcanzar En tu presencia Eres Luz que brilla Eres Real Y la eternidad Es mi herencia Eres Majestuoso Dios eterno Todo en ti Señor lo puedo Toda mi alabanza

Más detalles

Quizá un martes de otoño

Quizá un martes de otoño Quizá un martes de otoño Amando Carabias María Primera edición: Enero 2013 Del texto Amando Carabias María Del diseño Akane Estudio.com De la presente edición Urania ediciones www.uraniaediciones.com hola@uraniaediciones.com

Más detalles

01 Misericordia (Salmo 50) 02 Enséñame a quererme. 03 Tú sabes quién soy No olvidemos, que Dios nunca se cansa de perdonarnos.

01 Misericordia (Salmo 50) 02 Enséñame a quererme. 03 Tú sabes quién soy No olvidemos, que Dios nunca se cansa de perdonarnos. Letras. Índice 01 Misericordia (Salmo 50) 02 Enséñame a quererme 0 Tú sabes quién soy 04 Tu bondad 05 Levantaos, está cerca 06 Ven a sanarme 07 Un Dios desmemoriado 08 El círculo del juicio (con Pablo

Más detalles

EL AGUILA QUE SE CREIA GALLINA

EL AGUILA QUE SE CREIA GALLINA EL AGUILA QUE SE CREIA GALLINA Era una vez un granjero sabio y bueno que gustaba de cuidar a las aves, subir a la montaña y contemplar el vuelo de las águilas. Un día, al bajar de la montaña, llegó a unas

Más detalles

TOCARÉ PARA TI (Kairoi)

TOCARÉ PARA TI (Kairoi) TOCARÉ PARA TI (Kairoi) /Dios mío, yo te cantaré un canto nuevo, sólo tocaré para Ti./ porque Tú has inspirado mi canto, tocaré para Ti. Tu haz abierto mis voces calladas cantaré para Ti. /yo siento que

Más detalles

PASTORAL DE MÚSICA MUCHO FRUTO (2007)

PASTORAL DE MÚSICA MUCHO FRUTO (2007) PASTORAL DE MÚSICA MUCHO FRUTO (2007) 1. MUCHO FRUTO MI RE ALABEMOS A CRISTO MI RE BENDIGAMOS AL HIJO MI RE DEMOS GLORIA CANTANDO MI RE MI RE MI RE A JESÚS, NUESTRO SEÑOR MI RE MI RE Mucho fruto das Señor

Más detalles

MARÍA, MADRE NUESTRA María Madre Nuestra Flor de juventud. Soy como un camino al anochecer, Que busca en el silencio Los pasos de tu ayer.

MARÍA, MADRE NUESTRA María Madre Nuestra Flor de juventud. Soy como un camino al anochecer, Que busca en el silencio Los pasos de tu ayer. MONICIÓN DE ENTRADA María en el instante del anuncio del Ángel recibió al Verbo de Dios en su alma y en su cuerpo. Dio la vida al mundo y la Iglesia la venera como madre amantísima. Ella es la humilde

Más detalles

Poemas (de El beso de los dementes)

Poemas (de El beso de los dementes) Poemas (de El beso de los dementes) augusto rodríguez I En el inicio éramos mi padre y yo, tomados de la mano, en la infancia de nuestro apellido, en la prehistoria de nuestros abrazos y besos, de los

Más detalles

UNA CARTA. Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien. yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía

UNA CARTA. Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien. yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía descubrir que igual me amaba. Era ella por quien yo vivía. Habíamos

Más detalles

DIA DE LOS MUERTOS EN PATZCUARO (Tradiciones mexicanas)

DIA DE LOS MUERTOS EN PATZCUARO (Tradiciones mexicanas) Revisión de Nivel Avanzado DIA DE LOS MUERTOS EN PATZCUARO (Tradiciones mexicanas) La noche de los muertos de Patzcuaro, vieja tradición mexicana que ha sobrevivido a la colonización y a la evangelización,

Más detalles

Yo despierto... Me despierta el contacto de ese objeto frío con el miembro. No sabía que a veces se puede orinar involuntariamente.

Yo despierto... Me despierta el contacto de ese objeto frío con el miembro. No sabía que a veces se puede orinar involuntariamente. Yo despierto... Me despierta el contacto de ese objeto frío con el miembro. No sabía que a veces se puede orinar involuntariamente. Permanezco con los ojos cerrados. Las voces más cercanas no se escuchan.

Más detalles

DOMINGO DE RAMOS. Jesús va a Jerusalén

DOMINGO DE RAMOS. Jesús va a Jerusalén DOMINGO DE RAMOS Jesús va a Jerusalén Queridos niños y niñas, hoy recordamos un hecho muy importante en la vida de Jesús. Él va camino a Jerusalén a celebrar la fiesta de Pascua, que recuerda cuando el

Más detalles

DE OTRA MANERA. Misa Joven

DE OTRA MANERA. Misa Joven DE OTRA MANERA Misa Joven 1 1. VEN A FIESTA La celebración debe comenzar de una manera festiva invitando a todos a la participación. En la Eucaristía celebramos la presencia de Dios en todos los acontecimientos

Más detalles

Mi libro de oración 1

Mi libro de oración 1 Mi libro de oración 1 Una de las formas para prepararse para recibir a Jesús es rezar y pasar más tiempo con él. De esa manera puedo ser más amigo suyo como lo fueron los discípulos hace ya más de 2.000

Más detalles

El último viaje del cóndor

El último viaje del cóndor 90 El último viaje del cóndor a l e j a n d r o g a b r i e l p é r e z r u b i a n o c a l i Nací una fría tarde de agosto, en el año 1992, el 28 para ser más historiadores y menos poéticos, para luego

Más detalles

Aula de Poesia de Barcelona http://www.ub.es/aulapoesiabarcelona/auna

Aula de Poesia de Barcelona http://www.ub.es/aulapoesiabarcelona/auna Revista Electrònica de Poesia Aula de Poesia de Barcelona http://www.ub.es/aulapoesiabarcelona/auna SEGUEI ESENIN, SELECCIÓN DE POEMAS Selección i traducción Olga Starovoitova y José Jiménez. Estoy cansado

Más detalles

Aquí estoy en la tierra de la noche

Aquí estoy en la tierra de la noche Aquí estoy en la tierra de la noche Aquí estoy en la tierra de la noche Como un árbol después de la tormenta. Cortaron las espadas del relámpago Cuanto había de efímero en las frondas. Lejos o acaso dentro

Más detalles

El CABALLO DE LOS SIETE COLORES Presentación de Terenzio Formenti

El CABALLO DE LOS SIETE COLORES Presentación de Terenzio Formenti El CABALLO DE LOS SIETE COLORES Presentación de Terenzio Formenti Presentación de Terenzio Formenti Quiero probar a ver, sentir y a vivir el cuento de hadas "el caballo de los siete colores" como si fuese

Más detalles

Rafael Mérida Cruz-Lascano Sonetos

Rafael Mérida Cruz-Lascano Sonetos I DULCE ILUSIÓN Amparito, enciendes presuntuosa, la ilusión dulce de juventud, divino hechizo, que en plenitud, dentro de mi corazón, reposa En el abrazo de un sentimiento, que arrulla la dicha anticipada,

Más detalles

SI VOLVIERAS. Compositor: Danys Cáceres

SI VOLVIERAS. Compositor: Danys Cáceres SI VOLVIERAS Quisiera tenerte siempre conmigo Es los que siempre he querido Ahí si volvieras te daría mi corazón Por toda la vida entera Ahí mi amor Si, quiero tener tu calor y que Me des tu pasión en

Más detalles

Eva...sivas cotidianas

Eva...sivas cotidianas Eva...sivas cotidianas Norma Esther García I Eva y los instintos Eva exprime naranjas Bebe el jugo de las almendras Se nutre con ciruelas y manzanas Su cuerpo huele a durazno A níspero A fresca sandía

Más detalles

LA BÚSQUEDA DEL CRISTO RESUCITADO

LA BÚSQUEDA DEL CRISTO RESUCITADO LA BÚSQUEDA DEL CRISTO RESUCITADO Esteban: Durante la semana santa y su culminación en el domingo de resurrección se realiza muchas búsquedas, sin embargo la más determinante de todas es la del Cristo

Más detalles

El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz

El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz Es el día de su cumpleaños y a Javi le regalan un soldado. Cuando pasaban cerca de las tiendas, le pidió a mamá alguno de los tantos que había en las vidrieras.

Más detalles

poema de josé kozer ALELUYA

poema de josé kozer ALELUYA poema de josé kozer ALELUYA Sólo veré el Mar Mediterráneo una vez más, en la mano izquierda una copa tallada de vino ámbar, todavía más ámbar en su recorrido; y a la salida (efervescente) hará variar a

Más detalles

Via Crucis con Santa Teresa de Jesús.

Via Crucis con Santa Teresa de Jesús. Via Crucis con Santa Teresa de Jesús. PRIMERA ESTACIÓN: JESÚS, CONDENADO A MUERTE Su Majestad ha sido el libro verdadero adonde he visto las verdades. Bendito sea tal libro, que deja impreso lo que se

Más detalles

POEMAS PARA NIÑOS. Verde Verderol. Verde verderol endulza la puesta del sol!

POEMAS PARA NIÑOS. Verde Verderol. Verde verderol endulza la puesta del sol! Verde Verderol Palacio de encanto, El pinar tardío Arrulla con llanto La huida del río. Allí el nido umbrío Tiene el verderol! endulza la puesta de sol! La última brisa Es suspiradora, El sol rojo irisa

Más detalles

La región en que me encuentro Sobredosis de anormalidades y una lata vacía

La región en que me encuentro Sobredosis de anormalidades y una lata vacía La región en que me encuentro Sobredosis de anormalidades y una lata vacía Adán Echeverría Hace falta estar ciego, tener como metidas en los ojos raspaduras de vidrio, cal viva, arena hirviendo, para no

Más detalles

Domingo de la Divina Misericordia

Domingo de la Divina Misericordia Domingo de la Divina Misericordia Llamando a todos los católicos! Esta podría ser nuestra última esperanza de salvación? Los católicos de todo el mundo están volviendo a la práctica de su fe a pesar de

Más detalles

Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche

Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche www.soncuentosinfantiles.com Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche Erase una vez una viuda que vivía con su hijo, Aladino. Un día, un misterioso extranjero ofreció al muchacho

Más detalles

Los plegamientos del agua

Los plegamientos del agua Tomado de Los plegamientos del agua Obra ganadora de la XX edición del Premio de Poesía Fernando Paz Castillo (Caracas, 5 de junio de 2014) Autor: Jairo Rojas Rojas Madre Mi madre vino al cielo a visitarme

Más detalles

TIPOS DE ESTROFAS. 2 versos. 3 versos. 4 versos. Qué más consuelo queréis pues con la vida volvéis? Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

TIPOS DE ESTROFAS. 2 versos. 3 versos. 4 versos. Qué más consuelo queréis pues con la vida volvéis? Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. 1 TIPOS DE ESTROFAS 2 versos Qué más consuelo queréis pues con la vida volvéis? Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. 3 versos No será cual los álamos cantores que guardan el camino y la ribera

Más detalles

Localidad: C/Panaderos Nº4 6ºA Valladolid 47004

Localidad: C/Panaderos Nº4 6ºA Valladolid 47004 Nombre: Alberto Tejero Caballo Correo: a.tejero2001@gmail.com Localidad: C/Panaderos Nº4 6ºA Valladolid 47004 Teléfono: Móvil 616771609 Fijo: 983200375 La intención de este relato (además de crear buena

Más detalles

Concha Lagos. Concha Lagos

Concha Lagos. Concha Lagos Concha Lagos Concha Lagos Nació en Córdoba en el año 1907, y aunque su nombre verdadero fue Concepción Gutirrez Torrezo; se dio a conocer con el seudónimo de Concha Lagos tomado del primer apellido de

Más detalles

I CERTAMEN. Dentro. 3.º Premio Año 2000. Josefina Solano Maldonado

I CERTAMEN. Dentro. 3.º Premio Año 2000. Josefina Solano Maldonado I CERTAMEN 3.º Premio Año 2000 Dentro Josefina Solano Maldonado RELATO CORTO Anoche se me ha perdido en la arena de la playa un recuerdo PEDRO SALINAS H abía pasado una semana fuera de la ciudad, y el

Más detalles

MAGDALENA. Aurora y Magdalena se querían Como quiere a las lágrimas la pena: Oh, benditos los bardos que pedían Auroras para cada Magdalena!

MAGDALENA. Aurora y Magdalena se querían Como quiere a las lágrimas la pena: Oh, benditos los bardos que pedían Auroras para cada Magdalena! MAGDALENA I Magdalena era pálida, y lloraba Con dos ojos tan negros y tan bellos, Que al antro su cabello envidia daba Y más negros los vi que sus cabellos. Aurora y Magdalena se querían Como quiere a

Más detalles

Un Ministerio de la Oficina de Ministerios Colaborativos, UNIVERSIDAD DE CREIGHTON www.creighton.edu/collaborativeministry/viacrucis.

Un Ministerio de la Oficina de Ministerios Colaborativos, UNIVERSIDAD DE CREIGHTON www.creighton.edu/collaborativeministry/viacrucis. VIACRUCIS ESTACIONES DE LA CRUZ Un Ministerio de la Oficina de Ministerios Colaborativos, UNIVERSIDAD DE CREIGHTON www.creighton.edu/collaborativeministry/viacrucis.html Primera Estación: Jesús es condenado

Más detalles

Martes 17. San Juan 3, 5a. 7B 15. En aquel tiempo, le contestó Jesús a Nicodemo:

Martes 17. San Juan 3, 5a. 7B 15. En aquel tiempo, le contestó Jesús a Nicodemo: Martes 17. San Juan 3, 5a. 7B 15. En aquel tiempo, le contestó Jesús a Nicodemo: Tienes que nacer de lo alto. El viento sopla donde quiere; oyes su rumor, pero no sabes ni de donde viene ni de donde va.

Más detalles

Introducción...26 Yo no fumo! No necesito fumar. Respiro y vivo.

Introducción...26 Yo no fumo! No necesito fumar. Respiro y vivo. INDICE Introducción...26 Yo no fumo! No necesito fumar. Respiro y vivo. Yo también fumé!... Y Dejé de Fumar!...30 Ya sabía hacer lo que los hombres! Este libro está concebido para ayudarle...34 A Dejar

Más detalles

PREGUNTAS A UN LECTOR FUTURO

PREGUNTAS A UN LECTOR FUTURO 1 2 PREGUNTAS A UN LECTOR FUTURO DE L u i s García Montero CON LOS POEMAS P r e g u n ta s a un lect o r futuro C a n c i ó n niebla C a n c i ó n asesinat o C o r o n e l García D e f e n s a de la política

Más detalles

Poemas de Alberto Spunzberg

Poemas de Alberto Spunzberg Poemas de Alberto Spunzberg A continuación reproducimos algunos poemas pertenecientes a los libros Apuntes / Luces que a lo lejos (Editorial Colihue, Buenos Aires 2008) y El libro de Judith (Editorial

Más detalles

La enfermedad. Representar a un excluido

La enfermedad. Representar a un excluido La enfermedad Alemania, Noviembre de 2011 Muchos de los que llegan a Constelaciones Familiares buscan ante todo sanación y, a través de las Constelaciones Familiares, los trasfondos de las enfermedades

Más detalles

III Certamen de Poesía Conmemorativa A Los Mártires De La UCA. Poemas Para Los Mártires. El fantasma de un mártir

III Certamen de Poesía Conmemorativa A Los Mártires De La UCA. Poemas Para Los Mártires. El fantasma de un mártir III Certamen de Poesía Conmemorativa A Los Mártires De La UCA. Poemas Para Los Mártires. Autor: David Segundo Montesino González El fantasma de un mártir Tenía un par de cartas viejas para mandar. Con

Más detalles

Primer Premio. Rubén Martín Díaz. por su obra Los Límites Humanos. Jóvenes Artistas Castilla-La Mancha 2009. Poesía

Primer Premio. Rubén Martín Díaz. por su obra Los Límites Humanos. Jóvenes Artistas Castilla-La Mancha 2009. Poesía Primer Premio Rubén Martín Díaz por su obra Los Límites Humanos Jóvenes Castilla-La Mancha 2009 Poesía Jóvenes Primer Premio Rubén Martín Díaz 1980, Albacete renitram@hotmail.com laplumadebarro@hotmail.com

Más detalles

http://www.revistaelmuro.com/

http://www.revistaelmuro.com/ Lena Retamoso Urbano (Lima, 1978). Candidata a Ph.D en el Graduate Center, CUNY. Actualmente, enseña en City College, literatura española e hispanoamericana. Se graduó de la Pontificia Universidad Católica

Más detalles

Cantemos hoy, hermanos la Gloria de Cristo; sólo Él es Santo Y está vivo contigo.

Cantemos hoy, hermanos la Gloria de Cristo; sólo Él es Santo Y está vivo contigo. Animación Preforo PESCADOR Voy navegando sin timón, en mar abierto, me abandona la razón; apenas y sobrevivo como un niño perdido, busco algo que no hay en mi interior. Más de repente llegas tú, en tu

Más detalles

Tercer Premio de Poesía Coché López Moreno Antibióticos para las noches a solas

Tercer Premio de Poesía Coché López Moreno Antibióticos para las noches a solas La música Se ha dado bien la noche. Hoy que he aprendido a mirarte desde lejos, a vivir sin tu perfume, con mi tristeza. Mi enferma melancolía. Hoy que he sido lo que tú has querido; una desconocida en

Más detalles

ARBOLES EN EL UNIVERSO

ARBOLES EN EL UNIVERSO ARBOLES EN EL UNIVERSO Como todas las mañanas, Alejandro se dispone a desplazarse al Centro Integrado para la Dependencia de la calle Extremadura de Valladolid, lugar donde trabaja su padre. Es un día

Más detalles

El castillo de irás y no volverás

El castillo de irás y no volverás El castillo de irás y no volverás En un hermoso pueblo al lado del mar vivía un pescador con su mujer. Eran ya mayores y no tenían hijos. Sólo se tenían el uno al otro. Todas las mañanas, muy temprano,

Más detalles

Cuento. Los maestros. Seudónimo. Águila

Cuento. Los maestros. Seudónimo. Águila Cuento Los maestros Seudónimo Águila Los maestros Águila A dónde vas, Gilgamesh? La vida que tú buscas nunca la encontrarás. Tablilla X, columna 1 Los hombres salieron de Uruk silbando su canción de viento.

Más detalles

Está lloviendo otra vez, y me encanta. Me pasaría horas y horas observando las eternas

Está lloviendo otra vez, y me encanta. Me pasaría horas y horas observando las eternas Está lloviendo otra vez, y me encanta. Me pasaría horas y horas observando las eternas carreras entre gotas en el cristal, deslizándose delicadamente, sin pausa pero sin prisa, siguiendo su curso. Es increíble

Más detalles

Se caiga el cielo. Si tal vez me vaya luego puedo caer de lo alto al fuego si tal vez se caiga el cielo si si sé es tu devoción es tu devoción

Se caiga el cielo. Si tal vez me vaya luego puedo caer de lo alto al fuego si tal vez se caiga el cielo si si sé es tu devoción es tu devoción Se caiga el cielo Si tal vez me vaya luego puedo caer de lo alto al fuego si tal vez se caiga el cielo si si sé es tu devoción es tu devoción Si la fe me baila chueco quiero saber de donde vengo si nacer

Más detalles

A mis tres grandes tesoros; mis amados hijos, Josué David y Hellen Naomi Yanes Castañeda, a mi bella y amada esposa, Hellen Castañeda de Yanes.

A mis tres grandes tesoros; mis amados hijos, Josué David y Hellen Naomi Yanes Castañeda, a mi bella y amada esposa, Hellen Castañeda de Yanes. DEDICATORIA A mis tres grandes tesoros; mis amados hijos, Josué David y Hellen Naomi Yanes Castañeda, a mi bella y amada esposa, Hellen Castañeda de Yanes. A la mujer que me dio la vida, mi santa madre,

Más detalles

PAN DE VIDA, LUZ DE DIOS

PAN DE VIDA, LUZ DE DIOS XXVIII Certamen Literario Corpus Christi. Villacarrillo, 2013 PAN DE VIDA, LUZ DE DIOS con sus propias manos repartió su cuerpo, lo entregó a los doce para su alimento Santo Tomás de Aquino I Blanco, sencillo,

Más detalles

UNA LARGA NOCHE. El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince

UNA LARGA NOCHE. El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince UNA LARGA NOCHE El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince días. Venía saliendo de un tormentoso matrimonio de varios años y atravesaba por un estrés laboral en una

Más detalles

Párrocos de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen.

Párrocos de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen. Anexo 3 Párrocos de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen. Desde su constitución como parroquia, a partir de 1941 han estado a cargo de su funcionamientos los siguientes párrocos: 1. Máximo García

Más detalles

Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA

Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA Dánae era la hija de Acrisio, el rey de Argos, y vivía aislada del mundo, encerrada en una torre de palacio, porque a su padre le habían profetizado que su destino

Más detalles

Parroquia Santiago Apóstol Santiago de la Ribera SALUDO-PLEGARIA A LA VIRGEN DE LA CARIDAD (27 de mayo de 2015)

Parroquia Santiago Apóstol Santiago de la Ribera SALUDO-PLEGARIA A LA VIRGEN DE LA CARIDAD (27 de mayo de 2015) Parroquia Santiago Apóstol Santiago de la Ribera SALUDO-PLEGARIA A LA VIRGEN DE LA CARIDAD (27 de mayo de 2015) 1 María, madre de Cristo y madre de la Iglesia, Virgen de la Caridad. Igual que tú nos acoges,

Más detalles

www.alfaguara.santillana.es Empieza a leer... La muerte de Artemio Cruz

www.alfaguara.santillana.es Empieza a leer... La muerte de Artemio Cruz www.alfaguara.santillana.es Empieza a leer... La muerte de Artemio Cruz Yo despierto... Me despierta el contacto de ese objeto frío con el miembro. No sabía que a veces se puede orinar involuntariamente.

Más detalles

Acordes en Guitarras

Acordes en Guitarras cordes en uitarras facebook: Felipe áceres utierrez twitter: fcaceresg [FLIP ÁRS- SOBR MIS ROILLS N VIVO] 1. Sobre mis rodillas 2. nvía 3. Tómanos 4. Incendia mi alma 5. Toma mi vida 6. Reconciliación

Más detalles

365 días para la acción 25 DE NOVIEMBRE DÍA INTERNACIONAL PARA LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

365 días para la acción 25 DE NOVIEMBRE DÍA INTERNACIONAL PARA LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER 365 días para la acción 25 DE NOVIEMBRE DÍA INTERNACIONAL PARA LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER 25 DE NOVIEMBRE, DÍA INTERNACIONAL PARA LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER Objetivos:

Más detalles

CATEQUESIS 38ª CELEBRAMOS LA EUCARISTÍA EN EL DÍA DEL SEÑOR.

CATEQUESIS 38ª CELEBRAMOS LA EUCARISTÍA EN EL DÍA DEL SEÑOR. CATEQUESIS 38ª CELEBRAMOS LA EUCARISTÍA EN EL DÍA DEL SEÑOR. MENSAJE QUE SE DESEA LLEGAR A TRAVÉS DE LA CATEQUESIS DE HOY: Conocer el Domingo como el día del Señor. El Rito de Entrada. 1. Comenzamos en

Más detalles

Descubre lo que puedes lograr

Descubre lo que puedes lograr Descubre lo que puedes lograr Todo comenzó hace muchos, muchos años, cuando Inglaterra y España se enfrentaban en una batalla. Por ese tiempo también existió un pirata inglés llamado Francis Drake, una

Más detalles

MISAS CON NIÑOS Y FAMILIA EN LA PARROQUIA SAN FRANCISCO JAVIER DE PINTO (MADRID)

MISAS CON NIÑOS Y FAMILIA EN LA PARROQUIA SAN FRANCISCO JAVIER DE PINTO (MADRID) MISAS CON Y FAMILIA EN LA PARROQUIA SAN FRANCISCO JAVIER DE PINTO (MADRID) MONICIÓN DE ENTRADA 1. Nos reunimos queridas familias a celebra la Eucaristía, en el domingo el día del Señor. Cada vez que celebramos

Más detalles

Eduardo Salvador Cárcamo

Eduardo Salvador Cárcamo Un poema para Laura Tu cuerpo como la antinomia del lucero refracta colores vivos, relucientes como el collar más perfecto de legítimas perlas y corales marinos. Tus OJOS negros, brillantes y serenos como

Más detalles

Sábado Santo-Vigilia Pascual

Sábado Santo-Vigilia Pascual Sábado Santo-Vigilia Pascual Felipe Santos, SDB La vigilia pascual se inicia con la experiencia del fuego nuevo, y la luz que con este fuego va iluminando poco a poco el recinto sagrado. Nuestra historia

Más detalles

ORACIONES DE LA MAÑANA PARA REFLEXIONAR Y ORAR AL COMENZAR ELDÍA

ORACIONES DE LA MAÑANA PARA REFLEXIONAR Y ORAR AL COMENZAR ELDÍA ORACIONES DE LA MAÑANA PARA REFLEXIONAR Y ORAR AL COMENZAR ELDÍA Para comenzar el Adviento Señor, Jesús, al comenzar este tiempo de Adviento, ponemos en ti nuestra confianza. Fortalece nuestra esperanza

Más detalles

y con la sangre de mi propio barro se levanta.

y con la sangre de mi propio barro se levanta. Repetición El día termina envejeciendo y enterrándose, sin dejar nada como todos. Y nosotros, habitantes de ese mismo día lo recibimos en el mismo sitio, con el mismo traje y el saludo hecho de antemano.

Más detalles

las piezas y se comienza de nuevo, y la muerte es un hito entre tantas posibilidades de movimientos, posiciones, incógnitas, problemas.

las piezas y se comienza de nuevo, y la muerte es un hito entre tantas posibilidades de movimientos, posiciones, incógnitas, problemas. XIII Anoche morí otra vez. Ahora estoy bien. No sé si duró mucho; me pareció que no. Después caí dormido como un bebé que ha llorado durante horas. No hubo llanto. Abro los ojos. La almohada, bajo mi cabeza,

Más detalles

Carta del Gran Jefe Seattle, de la tribu de los Swamish, a Franklin Pierce Presidente de los Estados Unidos de América.

Carta del Gran Jefe Seattle, de la tribu de los Swamish, a Franklin Pierce Presidente de los Estados Unidos de América. Carta del Gran Jefe Seattle, de la tribu de los Swamish, a Franklin Pierce Presidente de los Estados Unidos de América. En 1854, el Presidente de los Estados Unidos de América, Franklin Pierce, hizo una

Más detalles

QUIÉN TE HA DICHO QUE EL AMOR ES ROSA? DE ESO NADA, EL AMOR ES DE TODOS LOS COLORES: AZUL CIELO, NEGRO CARBÓN, AMARILLO CHILLÓN, VERDE ESPERANZA

QUIÉN TE HA DICHO QUE EL AMOR ES ROSA? DE ESO NADA, EL AMOR ES DE TODOS LOS COLORES: AZUL CIELO, NEGRO CARBÓN, AMARILLO CHILLÓN, VERDE ESPERANZA Sentidas y Curiosas QUIÉN TE HA DICHO QUE EL AMOR ES ROSA? DE ESO NADA, EL AMOR ES DE TODOS LOS COLORES: AZUL CIELO, NEGRO CARBÓN, AMARILLO CHILLÓN, VERDE ESPERANZA Y QUIÉN TE IMPIDE ESCRIBIR UNA CARTA

Más detalles