Traducción de Ángeles Leiva

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Traducción de Ángeles Leiva"

Transcripción

1 Traducción de Ángeles Leiva

2 Primera edición: marzo de 2014 Título original inglés: The Burning Shadow Primera edición en lengua inglesa publicada en el Reino Unido por Penguin Books Ltd Mapa e ilustraciones: Fred Van Deelen Logo de la serie: James Fraser Edición: David Sánchez Vaqué Coordinación editorial: Anna Pérez i Mir Dirección editorial: Iolanda Batallé Prats Adaptación de cubierta: Book and Look Maquetación: Fotocomposición Marquès, SL 2013 Michelle Paver, por el texto 2013 Puffin Books, por el mapa, el logo y las ilustraciones 2014 Ángeles Leiva Morales, por la traducción 2014 La Galera, SAU Editorial, por la edición en lengua castellana Kimera es un sello de la editorial La Galera La Galera, SAU Editorial Josep Pla, Barcelona Impreso en Egedsa Roís de Corella, Sabadell Depósito legal: B Impreso en la UE ISBN: Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra queda rigurosamente prohibida y estará sometida a las sanciones establecidas por la ley. El editor faculta a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, para que pueda autorizar la fotocopia o el escaneado de algún fragmento a las personas que estén interesadas en ello.

3 EL MUNDO DE DIOSES Y GUERREROS IA A AW ARZ N DO CE MA ARCADIA Micenas M ES EN IA ACAYA Lapitos nte Lic as LICONIA s sla mo I de O a ian d bsi Talacrea Isla de las Aletas N E la Casa de la Diosa KEFTIU to gip ae O las Montañas Blancas S 001M-2539.indd 3 20/01/14 15:46

4 TALACREA ta es cr la pe da LA MONTAÑA cam sta bo sc os a cráter peral silvestre de pueblo obs llanura negra idi ana minas campamento cruce de los guardas de cam inos el Cuello a de crest iana obsid cre charcas e la ad cim ragua f matorrales de retama ino fortaleza de Creón herrería barranco blanco cueva de lodo verde fétido N O E S 001M-2539.indd 4 20/01/14 15:46

5 Fuera de aquí! gritó Hilas. La jabalina le lanzó una mirada irritada y siguió revolcándose en el lodo. Se lo estaba pasando estupendamente en la fuente con sus jabatos, y no pensaba hacerle un hueco a un muchacho escuálido que necesitaba beber. Un frío viento del este sopló con fuerza a lo largo de la ladera, haciendo vibrar los cardos y colándose por los agujeros de la túnica de Hilas. Estaba cansado, le dolían los pies y llevaba la bota de agua vacía desde la noche anterior. Tenía que llegar a aquella fuente. Valiéndose de su honda, lanzó un guijarro al trasero del animal, pero este ni se inmutó. Hilas dio un largo suspiro. Y ahora qué? De repente la jabalina se levantó presurosa, sacudió la cola hacia arriba y huyó del lugar con sus crías, que salieron corriendo tras ella. Hilas se agazapó detrás de un espino. Qué habría notado el animal? 5

6 En aquel momento el viento cesó por completo. A Hilas se le erizó el vello de la nuca ante un silencio que le pareció pesado y extraño. El león salió de la nada. Tras bajar por la ladera dando saltos, se detuvo a dos pasos de su escondite. Hilas no se atrevió a respirar. El león estaba tan cerca que Hilas podía percibir el olor a almizcle de su cálido pelaje y oír cómo el polvo se asentaba alrededor de sus garras enormes. Vio su melena leonada moviéndose en calma en el aire. Le suplicó en silencio que le perdonara la vida. El león volvió su voluminosa cabeza y lo miró. Sus ojos dorados tenían más fuerza que el Sol... y el animal lo sabía. Vio el espíritu de Hilas, como se ve una piedrecita en el fondo de una charca profunda de aguas claras. Había algo que el león quería que hiciera. Hilas no sabía qué era, pero sintió su autoridad. El animal levantó la cabeza de nuevo y olfateó el aire antes de seguir avanzando colina abajo. Hilas lo vio saltar por encima de unas rocas, sin hacer el menor ruido al caer, para luego desaparecer por un matorral. El único rastro que quedó entonces del animal fue su olor a almizcle y las huellas de sus garras enormes. El viento comenzó a soplar de nuevo, haciendo que a Hilas se le metiera polvo en los ojos. Con el cuerpo tembloroso, se puso de pie. Cerca de la fuente, las huellas del león se veían encharcadas. Hilas se arrodilló junto a una de ellas, que tenía el tamaño de su cabeza. El agua que se toma de la huella de una zarpa da fuerza. Hilas se agachó y bebió. Algo pesado lo golpeó y lo tiró al suelo. 6

7 Puede que eso te haya dado fuerza dijo una voz, pero no te ha dado suerte. Adónde nos llevan? preguntó en tono quejumbroso el chico que Hilas tenía al lado. No hubo respuesta. Nadie lo sabía. El barco se hallaba atestado, con diez esclavos atados a los remos que estaban situados a ambos lados, veinte apiñados en cubierta y ocho capataces fornidos provistos de látigos con puntas de cobre. Hilas iba embutido contra el costado de la embarcación, que no dejaba de crujir y cabecear. Tenía un dolor punzante en las muñecas, el collar de cuero le rozaba la piel y le dolía el cuero cabelludo. Dos días atrás uno de los esclavos le había cortado su pelo rubio. «De dónde eres?», le había preguntado a gritos el esclavo mientras le despojaba de sus cosas y lo ataba con una eficiencia brutal. «Es un fugitivo había mascullado su compañero, despegándole a Hilas los labios para mirarle los dientes. No hay más que verlo.» «Es eso cierto, chico? Por qué te falta un trozo de oreja? Eso es lo que les hacen a los ladrones en tu tierra, no?» Hilas había permanecido en silencio con expresión adusta. Le había entregado a un pastor lo que le quedaba del oro de Pirra para que le cortara la punta del lóbulo, pues el tajo que tenía en la oreja lo habría señalado como Marginal. «Eso lo ha entendido dijo el más pequeño, así que será aqueo. De qué zona, muchacho? Arcadia? Mesenia? Liconia?» 7

8 «Qué más da? gruñó el otro. Parece fuerte. Como araña servirá.» Qué será eso?, pensó Hilas como atontado. Y quiénes serían aquellos hombres? Llevaban túnicas de paño basto y capas grasientas de lana de borrego, más propias de campesinos que de guerreros; pero puede que trabajaran para los Cuervos. No debían averiguar quién era él. Una ola le mojó la cara, devolviéndolo de golpe al presente. El chico que tenía al lado gimió y le vomitó en el regazo. Gracias masculló Hilas. El muchacho soltó un débil gruñido. En un intento de eludir el olor a vómito, Hilas se volvió hacia el Mar. El agua casi llegaba a la borda debido a la carga del barco, y había estado observándola por si veía delfines. De momento, no había visto ninguno. Pensó en Espíritu, de quien se había hecho amigo el verano pasado. Al menos el delfín era feliz y libre con su grupo. Hilas se aferró a aquella idea. Y puede que Pirra, allá en la lejana Keftiu, hubiera logrado escapar. Se trataba de la hija de la Suma Sacerdotisa y era increíblemente rica, pero en una ocasión le había dicho que haría cualquier cosa por ser libre. En aquel momento Hilas la había tomado por loca, pero ahora no pensaba lo mismo. Una aleta pasó surcando el agua, tan cerca de donde él estaba sentado que se asustó. El tiburón lo miró fijamente con su ojo negro y opaco, y se hundió hasta perderse de vista. Por eso no hay delfines, pensó Hilas. Demasiados tiburones. Ese es el séptimo desde que zarpamos dijo el hom- 8

9 bre sentado al otro lado del chico mareado. Tenía la nariz rota, por lo que se le veía torcida, y una expresión de cansancio en sus ojos marrones, como si hubiera visto demasiadas cosas malas. Por qué nos siguen? farfulló el muchacho mareado. El hombre se encogió de hombros. A los esclavos muertos los tiran por la borda. Se los sirven en bandeja. Un látigo restalló y le dio al hombre en la mejilla. Aquí no se habla! gritó un capataz barrigudo. Al hombre le cayeron unas gotas de sangre en la barba. Su semblante no se alteró, pero por su mirada Hilas vio que se imaginaba clavando un cuchillo en la panza peluda del capataz. A juzgar por la posición del Sol, Hilas supuso que habían estado dirigiéndose al sudeste desde el alba, lo que significaba que estaban muy lejos de Acaya. Estaba furioso consigo mismo. Todos sus esfuerzos se habían malogrado por un momento de descuido. Lo siento, Issi, dijo Hilas en su mente. Lo reconcomió un sentimiento de culpa ya habitual en él. El único recuerdo que conservaba de su madre era el momento en que ella le había dicho que cuidara de su hermana pequeña. Y él le había fallado. La noche en que los Cuervos habían atacado su campamento, él los había alejado de allí atrayéndolos como señuelo, pero después no había conseguido dar con Issi. Sabría ella que él lo había intentado? O pensaría que la había abandonado para salvar su propio pellejo? De eso hacía ya un año. Desde entonces lo único que había averiguado Hilas era que Issi quizá estuviera en Mesenia, el señorío situado más al oeste de Acaya. El verano anterior había comprado un pasaje en un barco, pero este 9

10 lo había llevado de isla en isla antes de dejarlo en Macedonia, en un lugar remoto del norte. Durante ocho lunas se las había visto y deseado para recorrer una tierra desconocida de campesinos hostiles y perros salvajes, siempre a escondidas, siempre solo. La imagen de su hermana pequeña, exaltada y parlanchina, había ido desvaneciéndose poco a poco hasta que llegó un momento en que Hilas apenas recordaba su rostro. Eso era lo que más le asustaba. Debió de quedarse dormido, porque lo despertó una oleada de alarma entre los esclavos. Estaban llegando a tierra. Con el fulgor rojo de la puesta de Sol, Hilas vio una extensa montaña negra que sobresalía del Mar envuelta en nubes. La cumbre tenía un extraño perfil plano, como si un dios la hubiera borrado del paisaje en un ataque de ira. A los pies de la montaña, Hilas divisó una bahía de arena negra como el carbón entre dos cabos idénticos que se adentraban en tierra describiendo una curva, como unas fauces bien abiertas. A medida que el barco pasaba entre ellos, Hilas oyó los graznidos de las aves marinas y un ruido de martillos. Percibió un olor extraño, como a huevos podridos. Estirando el cuello hacia el cabo situado al oeste, vislumbró unas hogueras humeantes en lo alto de unos peñascos. En el otro cabo una empinada colina rocosa se veía coronada por una enorme pared de piedra con antorchas clavadas aquí y allá, como ojos que todo lo ven. Aquello debía de ser la fortaleza de un gran señor, desde donde se dominarían unas vistas inmejorables de la isla entera. Se vería todo. Qué lugar es este? preguntó gimoteando el chico mareado. 10

11 El hombre de la nariz rota, cuya tez había enrojecido a causa del viento fuerte, palideció de golpe. Es Talacrea. Van a mandarnos a las minas. Qué es una mina? quiso saber Hilas. El hombre le lanzó una mirada penetrante, pero justo en ese momento un capataz agarró a Hilas por el collar y tiró de él para ponerlo de pie. Es donde vas a pasar el resto de tu vida. 11

12 Qué es una mina? preguntó Hilas entre dientes al hombre de la nariz rota. Tras una caminata infernal, habían llegado a un cruce de caminos. Dos de ellos conducían a ambos cabos, el otro llevaba tierra adentro... y el cuarto acababa allí, en las minas: una enorme colina roja plagada de esclavos medio desnudos. Los hombres golpeaban la roca viva de color verde, las mujeres y las niñas la lavaban en abrevaderos y los más pequeños la seleccionaban, todo bajo la atenta mirada de los capataces. Más arriba había otro hormiguero de esclavos que entraban y salían de agujeros abiertos en la ladera, como moscas en una herida. Una mina respondió el hombre de la nariz rota es de donde los hombres sacan el bronce. Hay que cavar hasta dar con la piedra verde. Arrancarla a golpes, picarla y quemarla hasta que le sale el cobre. Luego se funde con estaño. Señaló con la cabeza la cima humeante. En la fragua. Ahí están los dominios del herrero. 12

13 Hilas tragó saliva. En Liconia, donde se había criado, los campesinos pedían perdón a la tierra antes de ararla para sembrar cebada, aunque los surcos que hacían en ella tampoco la herían y las cicatrices no tardaban en desaparecer. Pero los cortes que había en aquella colina torturada eran demasiado profundos para cerrarse. Cuando por fin les desataron las cadenas, un capataz recorrió la fila, evaluando a cada uno de los esclavos. Martillador gruñó, y se llevaron al hombre de la nariz rota. Porteador. Picapedrero. Miró a Hilas. Araña de pozo. Un chico más corpulento le hizo una seña con la cabeza para que lo siguiera, y pasaron como pudieron por encima de montones de escombros de color rojo salpicados de cascos de roca negra brillante. Hilas la reconoció como obsidiana. Los guerreros Cuervos la utilizaban para las puntas de las flechas; el verano anterior se había arrancado una del brazo. Fingiendo un tropiezo, cogió un trozo y lo escondió en el puño. Al llegar a un hueco hecho en la parte baja de la ladera, el muchacho le dijo que esperara a las otras arañas de pozo y luego se marchó. El hueco parecía una cueva que sirviera de guarida; Hilas vio cuatro montoncitos de harapos apilados en cuatro rincones de tierra pisada. Se desplomó en el suelo, demasiado exhausto para preocuparse por dónde de sentaba. No recordaba la última vez que había comido o bebido, y sentía que le iba a estallar la cabeza con el ruido de los martillos. Le escocía el tatuaje que acababan de hacerle. Después de que hubieran desembarcado en la orilla, un hombre le había agarrado el antebrazo y se lo había pinchado una y otra vez con una aguja de hueso, pasando esta antes por una pasta que olía a hollín. El resultado fue un dibujo em- 13

14 borronado en forma de zigzag, como una montaña con picos gemelos: la marca de su dueño. Con la puesta del Sol, el hueco quedó a oscuras. El ruido de los martillos cesó, salvo el de uno, que resonaba desde lo alto de la cima de la fragua. Cuatro chicos aparecieron por la entrada de la cueva y fulminaron a Hilas con la mirada como si fuera algo que hubieran olvidado tirar al estercolero. Iban cubiertos de polvo rojo y sus extremidades esqueléticas se veían picadas de extrañas cicatrices verdosas. No llevaban puesto nada salvo unos harapos empapados de sudor atados a la cabeza, la cadera y las rodillas. El más alto, que parecía un par de años mayor que Hilas, tenía una nariz aguileña y unas cejas negras pobladas que se unían en medio. Sobre el pecho llevaba una correa de la que colgaba una tira de carne seca del tamaño de un dedo. Estaba claro que era el jefe; lanzó a Hilas una mirada desafiante. El más pequeño, de unos siete años, tenía las piernas arqueadas y una mirada débil. Entrecerrando los ojos, alzó la vista hacia el muchacho más mayor para sentirse más tranquilo. El tercero, de pelo negro y rasgos altivos, le recordó a Hilas a un egipcio que había visto el verano anterior. El cuarto estaba hecho un esqueleto de ojos desorbitados, con las clavículas tan marcadas que le sobresalían como palos. No dejaba de estremecerse y mirar hacia atrás con cara de miedo. El chico egipcio avanzó un paso hacia Hilas. Fuera de aquí gruñó. Este es mi sitio. Hilas no pensaba acobardarse. Ahora es mío dijo, dejando que el chico viera el trozo de obsidiana que tenía en la mano. El muchacho se mordió los labios. Los otros esperaron. 14

15 Con un bufido, el chico cogió sus harapos y buscó otro rincón. El más pequeño y el asustado miraron al que mandaba. Este echó un escupitajo de mocos rojos y luego se agachó y comenzó a desenrollarse el harapo que llevaba envuelto en la cabeza. Hilas cerró los ojos. De momento ya estaba todo dicho, aunque suponía que tarde o temprano volverían a la carga con él. Cuántos años tienes? le preguntó el chico mayor con brusquedad. Hilas abrió un ojo. Trece. De dónde eres? De por ahí. Cómo te llamas? Hilas vaciló. Pulga. Un marinero náufrago lo había llamado así el verano anterior; ya le iba bien. Y vosotros? Zan contestó el muchacho. Luego señaló con la cabeza al más pequeño. Murciélago. Después al chico egipcio. Escarabajo. Y por último al huesudo. Lapo. Lapo soltó una risita nerviosa que dejó al descubierto una boca babosa llena de dientes rotos. De qué tiene tanto miedo? le preguntó Hilas a Zan. El chico mayor se encogió de hombros. Un apresador estuvo a punto de cogerlo hace un par de días. Qué es un apresador? Todos los demás ahogaron un grito y Zan lo miró con desdén. Tú no sabes nada, no? 15

16 Qué es un apresador? repitió Hilas sin alterarse. Son espíritus malignos respondió Murciélago, aferrándose a un amuleto peludo que parecía un ratón aplastado. Viven en el fondo del pozo y te siguen en la oscuridad. Son como nosotros, sabes? Podrías tener uno al lado y ni enterarte. Si son como vosotros dijo Hilas, cómo sabes que son apresadores? Mmm... La pequeña cara de Murciélago se arrugó con una expresión de confusión. Escarabajo el egipcio se dio unos golpecitos en la hendidura situada entre la nariz y el labio superior. Los apresadores tienen un bulto aquí. Así es como lo sabes. Pero nunca los ves lo suficiente como para poder fijarte en eso. Viven en las rocas susurró Lapo con temor. Se mueven como sombras. Hilas se quedó pensativo. Luego preguntó: Por qué os llaman arañas de pozo? Zan resopló. Ya lo verás. Tras dicha respuesta, dejaron de prestar atención a Hilas y comenzaron a desenrollarse los harapos que tenían en la cabeza y las rodillas para después ponerlos a secar. Le invadió la añoranza. Echaba de menos a Issi, y a Vete, su perro, al que habían matado los Cuervos. Echaba de menos a Espíritu, el delfín, y a Pirra. Incluso echaba de menos a Telamón, el hijo del gran señor que había sido amigo suyo hasta que había resultado ser un Cuervo. Perdía a todo aquel que le importaba. Siempre acababa solo, y no lo soportaba. Bueno, y qué?, se dijo a sí mismo enfadado. Lo primero es lo primero, tienes que salir de aquí. 16

17 Ni pienses siquiera en escapar masculló Zan, como si Hilas hubiera hablado en voz alta. Y a ti qué más te da? replicó Hilas. No lo conseguirás, te castigarán y luego te castigaremos nosotros. Hilas lo observó con detenimiento. Seguro que ni siquiera lo has intentado. No hay adonde ir respondió Zan, encogiéndose de hombros de nuevo. Los isleños tienen demasiado miedo para ayudar, y el Mar está lleno de tiburones. Tierra adentro no hay más que fuentes de agua caliente y leones que comen hombres. Y si no te cogen ellos, lo harán los hombres de Creón. Quién es Creón? Zan sacudió la cabeza hacia la fortaleza que los vigilaba desde lo alto con el ceño fruncido. Creón es el dueño de la isla. De la mina. De todos nosotros. Yo no soy de nadie dijo Hilas. Los cuatro chicos se echaron a reír y golpearon el suelo con los puños. En aquel momento sonó un pitido y salieron de la cueva. Hilas los siguió, confiando en que aquel sonido significara comida. Una multitud de esclavos se peleaban por los víveres. Las arañas de pozo cogieron una cesta y un cubo de cuero sin curtir, e Hilas se abrió paso a codazos para tomar unos tragos de agua avinagrada y coger un puñado de pasta gris amarga que sabía a puré de bellotas con arenilla. Estaba lamiendo lo que le quedaba entre los dedos cuando oyó un ruido sordo de pies y un traqueteo de ruedas. Poneos en fila! gritó Zan. En el camino que iba al oeste fue formándose una nube 17

18 de polvo rojo, y el miedo se extendió por la ladera como el viento entre la cebada. Hilas vio que los esclavos inclinaban la cabeza con los brazos pegados a los lados y los capataces se daban en los muslos con los látigos y se limpiaban el sudor de los carrillos. En un primer momento recorrieron la curva una jauría de perros de caza. Llevaban collares con púas de bronce y tenían la piel roja y desgreñada, y los ojos encendidos pero sin brillo propios de las fieras a las que han golpeado y hecho pasar hambre para despertar su instinto asesino. A continuación apareció un grupo de guerreros, figuras de pesadilla con petos y faldas de cuero negro, provistos de lanzas pesadas y puñales de bronce despiadados. A pesar del calor, llevaban capas negras, que ondeaban tras ellos como alas, y el rostro gris cubierto de ceniza. Hilas perdió por un momento el equilibrio. No era la primera vez que veía guerreros como aquellos. Entre ellos iba un gran señor en una cuadriga tirada por dos caballos negros. Mientras esta pasaba por el sendero con gran estruendo en dirección a la fortaleza, Hilas alcanzó a ver unos ojos de párpados caídos y una barba negra y rasposa. Algo en aquel rostro le resultaba terriblemente familiar. Agacha la cabeza! musitó Zan, dándole un codazo en las costillas. Hilas, horrorizado, apartó la mirada del gran señor y la llevó al tatuaje que le habían hecho en el antebrazo. No es una montaña susurró. Es un cuervo. Pues claro que es un cuervo! exclamó Zan entre dientes. Es Creón, hijo de Corono. Un Cuervo! Hilas sintió como si cayera desde las alturas. Era un esclavo en las minas de los Cuervos. Si descubrían que estaba allí, lo matarían en el acto. 18

19 Aún no había salido el Sol cuando Hilas despertó sobresaltado. Los demás se disponían ya a salir. No se habían molestado en avisarlo. Les traía sin cuidado que le dieran una paliza. Se apresuró a cortar varias tiras de la túnica para enrollárselas en la cabeza y las rodillas, y luego se ató otra banda de tela alrededor de las caderas y metió el trozo de obsidiana en un pliegue de la cintura. Escarabajo le aconsejó que se hiciera con otro harapo más. Cuando estés abajo, en el pozo, méate en él y átatelo sobre la nariz y la boca. Así no tragarás polvo. Gracias dijo Hilas. El «pozo» resultó ser dos tiros profundos excavados en la colina. Uno de ellos, de un brazo de ancho, tenía un tronco atravesado y una cuerda tirada por encima; Hilas supuso que sería una especie de polea. El otro era más estrecho; ante él aguardaban filas de hombres para bajar al fondo. Muchos se veían cubiertos de cicatrices verdosas, y 19

20 les faltaban dedos de pies y manos. Todos ellos tenían los ojos rojos y una expresión fría de derrota. Quiénes son? preguntó Hilas a Escarabajo. Martilladores masculló el muchacho egipcio. No te cruces en su camino. Mientras hacían fila, Hilas vio a unos guerreros custodiando las minas. La fortaleza de Creón lo vigilaba desde lo alto. Se dijo a sí mismo que los Cuervos lo daban por muerto, pues pensaban que se había ahogado en el Mar el verano anterior. Pero no le sirvió de nada. Al ver que había más esclavos que capataces y guardias, le preguntó a Zan por qué no se rebelaban. El chico mayor puso los ojos en blanco. Mira, el pozo tiene nueve galerías. Si intentas escapar, te envían a la más honda de todas. Y? Zan no contestó. Estaba tirándose puñados de polvo sobre los hombros; luego escupió tres veces. Es para ahuyentar a los apresadores susurró Murciélago, aferrándose a su ratón aplastado. Lapo tiraba de sus huesudas clavículas, sudando de miedo. Escarabajo musitaba un hechizo en egipcio. Hilas preguntó a Murciélago si aquel ratón era un amuleto, y el muchacho asintió. Los ratones que viven en las galerías son muy listos, siempre consiguen salir antes de que haya un derrumbe. Zan también tiene un amuleto, un dedo de martillador. Cállate, Murciélago! ordenó Zan. Delante de ellos un martillador había advertido la presencia de Hilas. Era el hombre de la nariz rota. Tú eres liconio dijo en voz baja. A Hilas se le encogió el estómago. 20

21 No lo niegues, lo noto por tu forma de hablar. He oído que los Cuervos tuvieron problemas allí la primavera pasada. Tenían la misión de matar a los Marginales, pero no los cogieron a todos. Pues has oído mal masculló Hilas, esquivando las miradas curiosas de las arañas de pozo. No lo creo susurró el hombre. Yo soy de Mesenia, y allí también iban tras ellos, pero algunos huyeron. Por qué persiguen los Cuervos a los Marginales? Mesenia. Allí era adonde Issi había ido. Entre los que huyeron había una niña de unos diez veranos? preguntó Hilas en voz baja. Un capataz ordenó a gritos al martillador que se moviera, y el hombre de la nariz rota le lanzó a Hilas una mirada inescrutable antes de desaparecer por el tiro. Qué es un Marginal? inquirió Zan con acritud. Aquel que nace fuera de una aldea respondió Hilas. Y eso te hace especial? dijo Zan con desdén. Yo no soy un Marginal mintió Hilas. Los demás estaban cogiendo sacos de cuero de un montón, y Zan le tiró uno. Siguiendo el ejemplo del chico mayor, Hilas se echó el saco a la espalda, pasando los brazos por las correas. Luego se tiró polvo sobre los hombros, escupió tres veces y pidió a la Señora de lo Salvaje que lo protegiera. Ella parecía estar muy lejos, allá en Acaya. Hilas se preguntó si la diosa llegaría a oírlo. Murciélago fue el primero en bajar por el tiro, seguido de Zan, Lapo y Escarabajo. El muchacho egipcio parecía casi tan asustado como Lapo. Ten cuidado con la cabeza le advirtió a Hilas, y respira por la boca. 21

22 Por qué? Ya lo verás. Mientras bajaba a duras penas por una escalera de cuerda resbaladiza, un olor como a estercolero se le coló por la garganta. Comenzó a respirar por la boca. Cincuenta peldaños... Cien... Cuando llegó abajo del todo, había perdido la cuenta. Se hallaba en un túnel tan bajo que no podía estar de pie. No se veía nada, y las paredes le devolvían el ruido áspero de su respiración. Sobre su cabeza crujió un tronco que sostenía el techo. Cayó en la cuenta horrorizado del peso que ejercía la colina. Aquí y allá había lucernas de barro apoyadas en salientes que proyectaban una luz tenue y humeante, formando sombras que se veían pasar saltando antes de desaparecer. Hilas pensó entonces en los apresadores, y fue a gatas tras los demás. A medida que avanzaba a tientas por recodos desconcertantes y caídas abruptas, el hedor se volvió tan fuerte que empezaron a llorarle los ojos. Se olió la mano y le entraron náuseas. Estaba arrastrándose sobre los excrementos de cientos de personas. A través de las paredes le llegaron voces apagadas. Reconoció la de Zan, y supuso que el túnel doblaba sobre sí mismo. Que nadie lo ayude estaba diciendo Zan. Está solo. Cuanto más descendían más calor hacía, e Hilas no tardó en comenzar a sudar. Oyó un martilleo a lo lejos. Nueve galerías, recordó. La colina entera debe de estar llena de hoyos. Procuró no pensar en el Agitador de la Tierra, el dios que derribaba montañas con sus pisadas. 22

23 De repente el ruido se volvió ensordecedor, e Hilas se vio dentro de una caverna grande y oscura. El aire estaba cargado de polvo, pero en medio de la negrura brillaban pequeños focos de luz de lucerna aquí y allá. Sobre cornisas cortadas en las paredes había hombres desnudos tendidos boca arriba, golpeando vetas de roca verde con martillos de piedra y picos de asta. Niños y niñas que no tenían más de cinco veranos revoloteaban con cautela entre ellos, recogiendo los trozos para apilarlos. A Hilas le entraron ganas de vomitar. Los martilladores estaban despedazando la Tierra para sacarle la sangre verde. Se hallaba dentro de una herida gigantesca. Las arañas de pozo se habían tapado la boca y la nariz con harapos mojados, y estaban llenando sus sacos con piedra verde. Hilas hizo lo mismo. Cuando tuvieron los sacos llenos, Zan los condujo arriba por un túnel distinto. A Hilas se le clavaban las correas en los hombros. Era como arrastrar un cadáver. Tras una subida interminable, llegaron al tiro principal. Dos hombres cogieron el saco de Hilas, lo ataron con una cuerda por un extremo y lo izaron. El saco subió dando sacudidas. Unos instantes después el saco se rompió y su carga por poco le cayó encima a Hilas. De quién era ese saco? gritó un porteador furioso. Al ver a Hilas, exclamó : Tú! No lo has revisado! Hay que mirar siempre el material se mofó Zan. Hilas apretó los dientes. Zan le había dado un saco en mal estado a propósito. Muy bien, pensó. Ya es hora de aclarar las cosas. De vuelta en la caverna, hizo lo posible por estar cerca de Zan mientras recogían otra carga, y se mantuvo a su lado mientras se dirigían al tiro. A mitad de camino, Zan 23

24 se echó mano al pecho y comenzó a mirar el suelo desesperado como si buscara algo. Cuando llegaron al tiro, estaba temblando. Buscas esto? le preguntó Hilas en voz baja. Y, entregándole el dedo arrugado, acercó la cara a la de Zan. Esto quedará entre nosotros musitó, y que sepas que no quiero quitarte el puesto de jefe, pero no vuelvas a meterte conmigo. Entendido? Zan asintió poco a poco. Hicieron dos viajes más agotadores, y luego un capataz les ordenó parar. Zan debió de hacer correr la voz, porque los demás dejaron sitio para Hilas y le permitieron compartir una bota de vinagre y una torta de pan mugrienta. Mientras Zan y Escarabajo comían con una expresión adusta de concentración, Murciélago se dedicó a meter migas en las grietas para los ratones de los túneles. Lapo, temblando como estaba en plena oscuridad, no comió nada. Hilas le preguntó en voz baja a Zan qué hacían los apresadores a la gente. A veces te susurran al oído y te siguen como una sombra, hasta que te vuelves loco. A veces te bajan por la garganta y te paran el corazón. Hilas tragó saliva. Y viven en las rocas? En rocas, en túneles. Son espíritus, pueden ir a donde sea. Chissst! exclamó Escarabajo entre dientes con el ceño fruncido de ira. Antes de entrar en la mina, se había mostrado casi amable, pero allí abajo se le veía silencioso y apagado. Zan miró a Hilas con ojos escrutadores. Has estado alguna vez bajo tierra? Una vez respondió Hilas. Hubo un temblor de tierra. 24

25 Zan silbó. Y qué hiciste? Salí de allí. Zan soltó una carcajada. Hilas le preguntó si había temblores de tierra en Talacrea, y el chico mayor sacudió la cabeza. Solo derrumbes y humo de la Montaña, nada más. Humo? De una montaña? La Diosa vive dentro. El humo es su aliento, y el de los espíritus de fuego. Viven en grietas que hay en el suelo, todas ellas calientes y picudas. Hilas se quedó pensativo. Y alguna vez se enfada? No sé. Pero hasta ahora solo ha echado humo. En aquel momento un capataz les ordenó cargar piedra verde de la octava galería. Las arañas de pozo se estremecieron. Tan hondo no protestó Lapo. Escarabajo cerró los ojos y gruñó, e incluso Zan pareció asustarse. Muy bien dijo. Que nadie se separe del grupo. Zan los condujo por una red de túneles hasta la quinta galería... la sexta... la séptima. Cada vez hacía más calor y faltaba más el aire. Hilas pasó rozando un montón de hojas y algo peludo que no se movió. Supuso que sería una ofrenda para los apresadores. De repente percibió una ráfaga de aire fétido procedente de una galería más profunda, y la tierra bajo sus pies crujió. En aquel momento se hallaba sobre un puente de troncos que pasaba por encima de un tiro hondo y oscuro. 25

26 Abajo del todo vislumbró luz de lucernas y cuerpos que trabajaban sin descanso. Un rostro lo miró desde el fondo con detenimiento. Era el hombre de la nariz rota. Pulga! No te separes! le advirtió Zan. Hilas se apresuró a bajar del puente. Ese tiro, es...? Lo más hondo de la mina respondió Zan. Pero no había ninguna escalera. Cómo salen de ahí? No salen. Si te mandan a lo más hondo, te quedas allí hasta que mueres... La voz de Zan se perdió al torcer él por un recodo. Hilas se quedó horrorizado. Verse atrapado en la oscuridad por siempre jamás... El saco vacío se le enganchó en una roca. Al desengancharlo, se golpeó la cabeza y corrió detrás de los demás. Zan! Espera! No hubo respuesta. Debía de haber torcido por un camino equivocado. Mientras retrocedía, oyó un martilleo y se dirigió hacia él. Cayó por una pendiente. No, por allí no era. Llegó a un lugar con las paredes abombadas. Aquel tampoco era el camino, pero aún oía el martilleo, y eso significaba gente, así que se abrió paso como pudo. El martilleo fue disminuyendo hasta convertirse en un golpecito constante. Toc toc toc. Se hallaba en una caverna baja iluminada por una lucerna de piedra que chisporroteaba sobre un saliente. No veía a nadie, pero el martilleo se oía cada vez más cerca. Toc toc. Fue avanzando poco a poco. El martilleo cesó. Quién anda ahí? preguntó. Alguien apagó la lucerna. Silencio. Hilas notó una presencia en la oscuridad. 26

27 Sintió un aliento en su cara, frío y con olor a tierra, como de barro mojado. Huyó de allí a toda prisa. El saco se le enganchó de nuevo, y tiró de él para desengancharlo. Algo le devolvió el tirón. Hilas soltó el saco con una sacudida y, dando tumbos, se chocó contra la pared. Le dio la sensación de que esta se movía bajo su mano. Qué era aquello, roca o carne? Sus dedos tocaron lo que parecía una boca... y encima de ella, un bulto. Retrocedió con un grito. La oscuridad era tan densa que podía tocarla, y avanzaba sin saber adónde iba. Entonces el sonido de su respiración cambió: estaba de vuelta en un túnel. De algún modo logró llegar hasta el lugar donde las paredes eran abombadas y pasó entre ellas de lado. Una mano le agarró el tobillo. Hilas dio una patada. Su pie golpeó carne fría y cubierta de barro. Presa del pánico, sacudió la pierna de nuevo. Lo que fuera que lo agarraba por el tobillo se deshizo como barro mojado. Hilas pasó de golpe por el hueco. Tras él oyó una respiración fuerte cargada de ira. Huyó gimoteando. Una risa glacial resonó en la oscuridad. «Los apresadores viven en rocas, en túneles... Te siguen en la oscuridad.» Pulga! La voz de Zan se oyó a lo lejos. Alguien se chocó con Hilas. Aléjate de mí! gritó Lapo. Vas en dirección contraria dijo Hilas jadeando. Lapo lo agarró por el cuello. Aléjate de mí! Tenía una fuerza inquietante. Hilas intentó arañarle las manos; luego le buscó a tientas los ojos para meterle los pulgares. Lapo soltó un alarido y desapareció en la oscuridad. 27

28 Pulga! gritó Zan, mucho más cerca. Dónde estabas? Cuando Hilas y Zan se reunieron con los demás, Lapo ya había encontrado también el camino. Hilas lo estampó contra la pared del túnel. A qué venía eso? gritó. Yo no te he hecho nada! Creía... creía que eras un apresador! balbuceó Lapo. Déjalo en paz, Pulga! espetó Zan. Hilas se volvió hacia él. Qué es esto, otra jugarreta? Nos habíamos dado una tregua! Se ha confundido. Venga, tenemos trabajo que hacer. En medio de un silencio adusto, encontraron los montones de piedra verde y llenaron los sacos. Hilas no perdió de vista a Lapo ni por un instante. Una de dos, o aquel muchacho era muy taimado... o los apresadores lo habían vuelto loco. Hilas no sabía qué sería peor. Finalmente, sonó un cuerno de carnero y las minas comenzaron a vaciarse. Hilas estaba agotado, pero mientras se impulsaba para salir del tiro, un capataz le lanzó tres botas de agua y le dijo que fuera a llenarlas al «remojón». Murciélago se ofreció a mostrarle el camino, y Escarabajo los acompañó; parecía otro chico, ahora que estaba fuera del pozo. Anochecía ya y el silencio reinaba en las minas, pero en la cima de la fragua un martillo batía con un ritmo solitario. Hilas preguntó quién era. 28

29 El herrero respondió Escarabajo. A veces trabaja toda la noche. No deja que nadie se acerque a la herrería, que está custodiada por esclavos que no pueden hablar. Si ven venir a alguien, lo avisan tocando un tambor. Por qué? quiso saber Hilas. Escarabajo se encogió de hombros. Los herreros son diferentes, conocen los secretos del bronce. Ni siquiera a los Cuervos les gusta cruzarse con un herrero. Bordearon la colina, e Hilas vio que la isla se estrechaba hasta formar un istmo para luego abultarse, como una enorme criatura jorobada. En el istmo había un campamento de Cuervos haciendo guardia. Así que por ahí no hay manera de escapar, pensó. Ahí es donde tienen los caballos dijo Murciélago con añoranza. Hilas no contestó. Más allá del istmo se extendía una llanura negra y árida hasta la Montaña, cuya falda empinada tapaba el cielo, y de cuya extraña cumbre segada salía humo sin parar. Pirra le había dicho en una ocasión que solo había una Diosa, pero Hilas no creía que fuera así. El ser inmortal que gobernaba aquella tierra inhóspita no se parecía en nada a la Señora de lo Salvaje, o a la resplandeciente Diosa del Mar azul con la que se había topado el año anterior. El «remojón» resultó ser tres charcas sombrías cubiertas por una capa de polen de unos sauces polvorientos, donde se oían ranas por todas partes. Murciélago señaló con orgullo unas golondrinas que descendieron en picado para beber. Pero lo que más me gusta son las ranas, por lo bonitas que son. A Hilas las ranas le trajeron el recuerdo doloroso de Issi, ya que eran sus animales favoritos. 29

30 No son bonitas soltó, no son más que ranas! Murciélago pestañeó perplejo. Hilas se pasó una mano por la cara. Perdona masculló. Tú y Escarabajo volved con los demás. Ya me las apañaré solo. Una vez que se hubieron marchado, Hilas hundió las botas en el agua y las vio llenarse como cuerpos hinchados. Le dolía todo, y tenía la mente totalmente ofuscada. El terror a los apresadores. Aquel aliento inhumano cargado de ira... A lo lejos, en la Montaña, rugió un león. Las golondrinas echaron a volar asustadas. Hilas se quedó quieto. En la cima de la fragua incluso el herrero dejó de martillear, alertado también por aquel rugido. En el monte Licas, donde se había criado Hilas, había leones. Nunca le habían molestado, ni a él ni a las cabras, porque Vete era un perro guardián como pocos, pero a veces, de noche, Hilas e Issi se tumbaban junto a la hoguera y los oían rugir. Cuando un león ruge, lo hace para que los otros animales sepan de quién es la tierra donde están. «Esta tierra es mía! Mía! Mía!», ruge. «Es mía!», rugió el león de Talacrea. Mientras Hilas lo escuchaba, la rebelión prendió en su interior. Aquella era la voz de las montañas: salvaje, potente y libre. Le decía que algún día él también sería libre. Los rugidos del león pasaron a ser gruñidos cortantes y finalmente cesaron, pero aquel sonido perduró en la mente de Hilas mucho después de que su eco dejara de oírse. Pensó entonces en el león con el que había tropezado junto a la fuente. Había bebido de su huella. Quizá parte de su fuerza hubiera pasado a su espíritu. Cargándose las botas de agua a los hombros, echó a andar para volver con los demás. 30

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade 1 Sofia corre a través de la oscuridad. Tiene prisa y mucho miedo. No sabe por qué corre, por qué tiene miedo, o hacia dónde va. Hay algo allí detrás que la asusta, algo peligroso, algo malo, que se acerca

Más detalles

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/ Los tres cerditos Guco era un animal muy interesante. Desde pequeñito, vivía en el mismo bosque. Lo recorría de punta a rabo todos los días. Jugaba dando vueltas entre los árboles, dejando sus pisadas

Más detalles

El castillo de irás y no volverás

El castillo de irás y no volverás El castillo de irás y no volverás En un hermoso pueblo al lado del mar vivía un pescador con su mujer. Eran ya mayores y no tenían hijos. Sólo se tenían el uno al otro. Todas las mañanas, muy temprano,

Más detalles

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Cris estaba agotada. Había tenido un día terrible, así que se fue a la cama un poco más

Más detalles

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso.

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso. Madre Nieve Hermanos Grimm U na viuda tenía dos hijas. Una trabajadora y bonita, y la otra fea y perezosa. La madre, sin embargo, quería mucho más a la fea y perezosa, porque era su verdadera hija. La

Más detalles

Localidad: C/Panaderos Nº4 6ºA Valladolid 47004

Localidad: C/Panaderos Nº4 6ºA Valladolid 47004 Nombre: Alberto Tejero Caballo Correo: a.tejero2001@gmail.com Localidad: C/Panaderos Nº4 6ºA Valladolid 47004 Teléfono: Móvil 616771609 Fijo: 983200375 La intención de este relato (además de crear buena

Más detalles

Mujeres que corren con los lobos Los cuentos de Clarissa Pinkola Estés. La Mujer Esqueleto

Mujeres que corren con los lobos Los cuentos de Clarissa Pinkola Estés. La Mujer Esqueleto Mujeres que corren con los lobos Los cuentos de Clarissa Pinkola Estés La Mujer Esqueleto Había hecho algo que su padre no aprobaba, aunque ya nadie recordaba lo que era. Pero su padre la había arrastrado

Más detalles

Muchas gracias a Linda Chapman. Para Maya Gardam, que sería una amiga perfecta para Secret Kingdom.

Muchas gracias a Linda Chapman. Para Maya Gardam, que sería una amiga perfecta para Secret Kingdom. Muchas gracias a Linda Chapman. Para Maya Gardam, que sería una amiga perfecta para Secret Kingdom. Primera edición: febrero de 2014 Título original: Sugarsweet Bakery La edición original en inglés fue

Más detalles

Las Medias de los Flamencos

Las Medias de los Flamencos Las Medias de los Flamencos (Horacio Quiroga) Cierta vez las víboras dieron un gran baile. Invitaron a las ranas y a los sapos, a los flamencos y a los yacarés y a los pescados. Los pescados, como no caminan,

Más detalles

Jorge el valeroso. - Y tú qué quieres. - Verá respondió Jorge -, me gustaría que alguno de ustedes me ayudase a conocer lo que es el miedo.

Jorge el valeroso. - Y tú qué quieres. - Verá respondió Jorge -, me gustaría que alguno de ustedes me ayudase a conocer lo que es el miedo. Jorge el valeroso En una pequeña ciudad no muy lejana, vivía un hombre junto a su hijo, al que todos llamaban Jorge el tonto, porque no sabía lo que era el miedo. Tenía muchas ganas de saberlo, pero nadie

Más detalles

CABEZA HUECA, CABEZA SECA Franco Vaccarini

CABEZA HUECA, CABEZA SECA Franco Vaccarini 1 CABEZA HUECA, CABEZA SECA Franco Vaccarini 2 Para Moroiá no había peor compromiso que ser hijo del cacique. Todos estaban pendientes de él, de sus buenas o malas acciones. Sobre todo de las malas, porque

Más detalles

UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE

UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE Todo comienza en un Hospital en el que acaba de nacer una bebé a quien le pusieron Matilde. Ella siempre fue diferente a los demás, por ejemplo cuando nació en vez de llorar,

Más detalles

UN CUENTO PARA EMPEZAR

UN CUENTO PARA EMPEZAR Campaña institucional 2011-2012 Catequesis infantil UN CUENTO PARA EMPEZAR Comenzamos leyendo este cuento: La nube Topami Cuenta la leyenda que hace muchos, muchos años, había una nube llamada Topami que,

Más detalles

superhéroe canino Troika: superhéroe canino www.readinga-z.com Visite www.readinga-z.com para obtener miles de libros y materiales.

superhéroe canino Troika: superhéroe canino www.readinga-z.com Visite www.readinga-z.com para obtener miles de libros y materiales. Troika: superhéroe canino Un libro de lectura de Reading A Z Nivel O Número de palabras: 1,125 L E C T U R A O superhéroe canino Escrito por Robert Charles y Elizabeth Austin Ilustrado por John Kastner

Más detalles

Por dónde se puede salir de un callejón sin salida?

Por dónde se puede salir de un callejón sin salida? Por dónde se puede salir de un callejón sin salida? Personajes: Dolores Churrusco, una mosca que se quedó encerrada en una habitación Jengibre, una mosca demasiado culta Solamente la mitad del escenario

Más detalles

La increíble historia de Kiki y Sabrina

La increíble historia de Kiki y Sabrina La increíble historia de Kiki y Sabrina Puede que pienses que la historia que voy a contarte es un cuento, pero no es así, porque los cuentos se inventan y no ocurren de verdad. Sin embargo, la historia

Más detalles

Entonces el pájaro le regaló a Josa un violín mágico, tan pequeñito como una pluma. Le enseñó a tocar una canción, y era tan bonita que todo el

Entonces el pájaro le regaló a Josa un violín mágico, tan pequeñito como una pluma. Le enseñó a tocar una canción, y era tan bonita que todo el El violín mágico Había una vez un carbonero que vivía en un bosque y se llamaba Jeromir. Era alto como un árbol y muy fuerte. Y su hijo se llamaba Josa. Pero Josa era pequeñito y ni pizca fuerte. Esto

Más detalles

EVALUACIÓN Módulo 1 Lenguaje y comunicación. Quinto año básico

EVALUACIÓN Módulo 1 Lenguaje y comunicación. Quinto año básico EVALUACIÓN Módulo 1 Lenguaje y comunicación Quinto año básico Mi nombre Mi curso Nombre de mi escuela Fecha 2013 Lee y responde las preguntas. Texto 1 El león y el perro por León Tolstoi En un jardín

Más detalles

Mi extraña familia y yo

Mi extraña familia y yo Mi extraña familia y yo Capítulo 1 Mi familia es un poco extraña. Mi padre tiene 20 años, se llama José Benito Rodríguez Rodríguez Alensio Roma. Tiene una barba tan larga que le llega a los tobillos. Como

Más detalles

Shen, Ejecutor el Este

Shen, Ejecutor el Este Resumen: Todo podría haber sido distinto. Shen, Ejecutor el Este Por Neran En su mente no paraba de repetirse a sí mismo esa frase fatídica, cada día, cada hora. Cada segundo que pasaba la sentía latir

Más detalles

MUSEO CATEDRAL DE LA ALMUDENA

MUSEO CATEDRAL DE LA ALMUDENA Dentro de poco visitaréis el Museo de la Catedral de la Almudena! Vais a venir a la iglesia más grande y más importante de Madrid. La veréis por fuera y también pasaréis dentro a visitarla y a conocer

Más detalles

Me llamo Adolfo, y soy un lobo. Nací en el bosque que se ve a mis espaldas. El bosque es mi casa. En él hay de todo lo que necesito para vivir: gansos, cerditos, conejos y otros manjares. Muchos dicen

Más detalles

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar Lolita Bosch El niño q u e quería matar Para A.M. Uno Me llamo Max, tengo catorce años y paso mucho más miedo que los otros niños. Porque a veces se me ocurren unas cosas muy extrañas que no sé qué son,

Más detalles

Planificación para la lectura en voz alta del cuento

Planificación para la lectura en voz alta del cuento Ficha nº2 Planificación para la lectura en voz alta del cuento Juan sin miedo Hermanos Grimm Objetivos de Aprendizaje (OA) Comprender y disfrutar versiones completas de obras de literatura, leídas por

Más detalles

A mi me hacen gracia, andan como un pollo mareado, y ese ruido que hacen, que parece

A mi me hacen gracia, andan como un pollo mareado, y ese ruido que hacen, que parece A Pa no le gustan los Podridos. A mi me hacen gracia, andan como un pollo mareado, y ese ruido que hacen, que parece como una vaca sin pilas Te imaginas una vaca sin pilas? Ma no dice nada, ni de los Podridos

Más detalles

POEMARIO. Hoja en blanco. Te escabulliste entre la espada de un poeta. Te enfrentaron día a día. con pulso tembloroso. intentando encontrar tu voz

POEMARIO. Hoja en blanco. Te escabulliste entre la espada de un poeta. Te enfrentaron día a día. con pulso tembloroso. intentando encontrar tu voz AUTOR: Daby Andrés Gómez bejarano PROGRAMA: Finanzas y Negocios Internacionales. POEMARIO Hoja en blanco Te escabulliste entre la espada de un poeta. Te enfrentaron día a día con pulso tembloroso intentando

Más detalles

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Los objetivos de esta sesión son: Repasar las emociones trabajadas a lo largo del curso. Definirse a sí mismo. Iniciar algunas técnicas de relajación

Más detalles

Alberto Albaladejo Psicopedagogía y Coaching Infantil

Alberto Albaladejo Psicopedagogía y Coaching Infantil Alberto Albaladejo Psicopedagogía y Coaching Infantil Grupo de trabajo de Motricidad Anabel Cornago, Fátima Collado, Mariana Cardona, Mercedes Lancharro, Juana Bayo, Isa Ballesteros, Gabriel Castillo Reyes,

Más detalles

EL AGUILA QUE SE CREIA GALLINA

EL AGUILA QUE SE CREIA GALLINA EL AGUILA QUE SE CREIA GALLINA Era una vez un granjero sabio y bueno que gustaba de cuidar a las aves, subir a la montaña y contemplar el vuelo de las águilas. Un día, al bajar de la montaña, llegó a unas

Más detalles

El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz

El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz Es el día de su cumpleaños y a Javi le regalan un soldado. Cuando pasaban cerca de las tiendas, le pidió a mamá alguno de los tantos que había en las vidrieras.

Más detalles

PROCEDIMIENTOS DE AUTORRELAJACIÓN PARA ADULTOS Joseph Cautela y June Groden

PROCEDIMIENTOS DE AUTORRELAJACIÓN PARA ADULTOS Joseph Cautela y June Groden PROCEDIMIENTOS DE AUTORRELAJACIÓN PARA ADULTOS Joseph Cautela y June Groden Extraído del libro de: Cautela, J. y Groden, J. (1985). Técnicas de relajación (Manual práctico para adultos, niños y educación

Más detalles

La Abeja Haragana (Cuentos de la selva, 1918) Por Horacio Quiroga (1879-1937)

La Abeja Haragana (Cuentos de la selva, 1918) Por Horacio Quiroga (1879-1937) La Abeja Haragana (Cuentos de la selva, 1918) Por Horacio Quiroga (1879-1937) HABÍA UNA VEZ en una colmena una abeja que no quería trabajar, es decir, recorría los árboles uno por uno para tomar el jugo

Más detalles

Para Deb, por contar la anécdota justa en el momento preciso

Para Deb, por contar la anécdota justa en el momento preciso POR Para Deb, por contar la anécdota justa en el momento preciso Primera edición: febrero de 2011 Diseño de la portada y del interior: Lily Malcom Realización de la portada: Adriana M. Vila-Abadal Maquetación:

Más detalles

Por esto la gotita, desde que había salido de la nube en forma de lluvia, no queriendo hacer compañía a las ratas de una cloaca o tener que soportar

Por esto la gotita, desde que había salido de la nube en forma de lluvia, no queriendo hacer compañía a las ratas de una cloaca o tener que soportar LA GOTA DE AGUA Para niños y niñas de 6 años. Escrito por Asja Olga Schalekamp con ilustraciones de Muriel Ten Cate. Hay más cuentos de Asja Schalekamp. Copyright: Asja Schalekamp 2011 y digiboeken.org/paraplu

Más detalles

Dos problemas y medio. Alfredo Gómez Cerdá

Dos problemas y medio. Alfredo Gómez Cerdá Dos problemas y medio Alfredo Gómez Cerdá Editorial Bambú es un sello de Editorial Casals, S. A. 2013, Alfredo Gómez Cerdá 2013, Editorial Casals, S. A. Tel.: 902 107 007 www.editorialbambu.com www.bambulector.com

Más detalles

PROGRAMA PARA FAVORECER LA CONCENTRACIÓN EN LOS NIÑOS PEQUEÑOS A TRAVÉS DE LA RELAJACION

PROGRAMA PARA FAVORECER LA CONCENTRACIÓN EN LOS NIÑOS PEQUEÑOS A TRAVÉS DE LA RELAJACION PROGRAMA PARA FAVORECER LA CONCENTRACIÓN EN LOS NIÑOS PEQUEÑOS A TRAVÉS DE LA RELAJACION El programa consta de 3 fases: Entrenamiento en control de la respiración Procedimiento de relajación muscular (Koeppen)

Más detalles

La ciencia mágica. [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev

La ciencia mágica. [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev La ciencia mágica [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev En una aldea vivía un campesino con su mujer y su único hijo. Eran muy pobres, y, sin embargo, el marido deseaba que su hijo estudiase

Más detalles

Capítulo 1 Llevaba demasiadas horas despierta. Aunque mi cuerpo necesitaba descansar, mi mente no paraba de trabajar; imágenes de mi vida pasaban continuamente, estaba nerviosa, sentía miedo, tanto que

Más detalles

El primer día de colegio

El primer día de colegio El primer día de colegio Texto: Mireia Vidal Ilustraciones: Carles Salas Los cuentos de la abuela Esa mañana, el señor Cabezagacha se levantó nervioso. El sol no brillaba tan fuerte como lo había hecho

Más detalles

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas 1 Palabras nuevas El domingo por la mañana, al abrocharse su capota azul marino, la bruja vio que le faltaba un botón. Se la puso, de todos modos, y se fue a dar un paseo por el parque. Roque Bodoque y

Más detalles

Sociedad de Misiones Africanas. 1. Primer Certamen Cuentos de África

Sociedad de Misiones Africanas. 1. Primer Certamen Cuentos de África 1. Primer Certamen Cuentos de África 2. Primer Certamen Cuentos de África CUENTOS DE ÁFRICA La convoca el Primer Certamen de Dibujos sobre Cuentos de África A vosotros, niños y jóvenes, os presentamos

Más detalles

www.globalhumanitaria.org

www.globalhumanitaria.org www.globalhumanitaria.org A Kukuri le gustaba soñar despierto. Le gustaba soñar mirando el cielo. Imaginaba que detrás de aquella niebla blanquecina había montañas altas y llenas de árboles. Montañas preciosas

Más detalles

Muchas gracias a Linda Chapman. Para cuatro primas encantadoras: Mia, Annabel, Cleo y Polly. Que en vuestras vidas brille siempre la magia!

Muchas gracias a Linda Chapman. Para cuatro primas encantadoras: Mia, Annabel, Cleo y Polly. Que en vuestras vidas brille siempre la magia! Muchas gracias a Linda Chapman. Para cuatro primas encantadoras: Mia, Annabel, Cleo y Polly. Que en vuestras vidas brille siempre la magia! Primera edición: mayo de 2015 Título original: Snow Bear Sanctuary

Más detalles

Adivinanzas Para Iniciados. (Soluciones al final del documento)

Adivinanzas Para Iniciados. (Soluciones al final del documento) Adivinanzas Para Iniciados (Soluciones al final del documento) Uso exclusivo Vitanet, Biblioteca virtual 2005 111 Quién es esa señora que tiene la propiedad de estirar bien lo arrugado y de arrugar lo

Más detalles

Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche

Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche www.soncuentosinfantiles.com Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche Erase una vez una viuda que vivía con su hijo, Aladino. Un día, un misterioso extranjero ofreció al muchacho

Más detalles

Copyright 2012 Plough Publishing House Rifton, NY 12471 USA. The Plough Publishing House Page 1

Copyright 2012 Plough Publishing House Rifton, NY 12471 USA. The Plough Publishing House Page 1 No dude en compartir el enlace de este libro electrónico con sus amigos. Se puede publicar o compartir el enlace o hacer una impresión parcial o completa del texto, no obstante, favor de no hacer modificación

Más detalles

POEMAS DE HUGO MUJICA EN PLENA NOCHE. También en plena noche la nieve se derrite blanca. y la lluvia cae sin perder su transparencia.

POEMAS DE HUGO MUJICA EN PLENA NOCHE. También en plena noche la nieve se derrite blanca. y la lluvia cae sin perder su transparencia. POEMAS DE HUGO MUJICA EN PLENA NOCHE También en plena noche la nieve se derrite blanca y la lluvia cae sin perder su transparencia. Es ella, la noche, la que nos libra de los reflejos, la que nos expande

Más detalles

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons LA OLA Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons Desde hace unos días cuando le tiro la pelota a Chispa, no sale corriendo a por ella para luego volver a traérmela. Los papás me han dicho

Más detalles

LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO

LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO PERSONAJES: BRAIS MINIMOY: Protagonista del cuento. Es algo curioso y siente pánico cuando no hay adultos con el. MISORA: Habitante del misterioso lugar al que

Más detalles

El día que cumplí ocho años todo cambió en mi habitación, en mi

El día que cumplí ocho años todo cambió en mi habitación, en mi Capítulo 1 EL MEJOR REGALO DE CUMPLEAÑOS El día que cumplí ocho años todo cambió en mi habitación, en mi cabeza y en mi vida. Qué día tan fantástico! Una de las personas más importantes y especiales de

Más detalles

Cierta vez el rey Caries viajaba en su carruaje dorado acompañado de su cariescolta. La multitud al verle enmudeció por temor.

Cierta vez el rey Caries viajaba en su carruaje dorado acompañado de su cariescolta. La multitud al verle enmudeció por temor. caratula creditos En un lugar llamado Bocalia, cuyo clima es húmedo y cálido, gobernaba un rey tirano y voraz llamado Caries, hijo de la reina Bacteria. El pueblo del rey Premolar, al ser conquistado por

Más detalles

ARBOLES EN EL UNIVERSO

ARBOLES EN EL UNIVERSO ARBOLES EN EL UNIVERSO Como todas las mañanas, Alejandro se dispone a desplazarse al Centro Integrado para la Dependencia de la calle Extremadura de Valladolid, lugar donde trabaja su padre. Es un día

Más detalles

Como sombras de barco

Como sombras de barco POEMARIO ISSN 1692-5858. No. 14 Diciembre de 2009 P. 141 Como sombras de barco Nora Carbonell Muelle de Puerto Colombia, abril de 2009 La herrumbre del desamparo entra por la ventana que forma la baranda

Más detalles

Descubre lo que puedes lograr

Descubre lo que puedes lograr Descubre lo que puedes lograr Todo comenzó hace muchos, muchos años, cuando Inglaterra y España se enfrentaban en una batalla. Por ese tiempo también existió un pirata inglés llamado Francis Drake, una

Más detalles

Diario de la Violencia

Diario de la Violencia Diario de la Violencia Muchos me han de odiar por ser quien soy, pero, Qué puedo yo hacer si he nacido siendo así? Si para eso estoy en este mundo? Aunque Estará bien todo esto? Mi nombre es violencia.

Más detalles

Muchas gracias a Linda Chapman. Para Jemima Young... una amiga chispeante.

Muchas gracias a Linda Chapman. Para Jemima Young... una amiga chispeante. Muchas gracias a Linda Chapman. Para Jemima Young... una amiga chispeante. Primera edición: mayo de 2014 Título original: Lily Pad Lake La edición original en inglés fue publicada en 2013 por Orchard Books

Más detalles

Se acerca la navidad, y por primera vez pienso en regalar algo a Alicia.

Se acerca la navidad, y por primera vez pienso en regalar algo a Alicia. Regalo de navidad Se acerca la navidad, y por primera vez pienso en regalar algo a Alicia. Nosotros nunca festejamos esas fiestas, no que yo recuerde. Nuestra casa esta alejada por más de veinte kilómetros

Más detalles

Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA

Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA Dánae era la hija de Acrisio, el rey de Argos, y vivía aislada del mundo, encerrada en una torre de palacio, porque a su padre le habían profetizado que su destino

Más detalles

EN BUSCA DE LA BUENA SUERTE -Propuesta didáctica-

EN BUSCA DE LA BUENA SUERTE -Propuesta didáctica- EN BUSCA DE LA BUENA SUERTE -Propuesta didáctica- Un año más os enviamos a todos los centros participantes, el cuento que hemos creado como eje de nuestro proyecto, con el objeto de motivar a los niños/as

Más detalles

La gama ciega. Su madre le hacía repetir todas las mañanas, al rayar el día, la oración de los venados. Y dice así:

La gama ciega. Su madre le hacía repetir todas las mañanas, al rayar el día, la oración de los venados. Y dice así: La gama ciega Home/Portal Había una vez un venado una gama, que tuvo dos hijos mellizos, cosa rara entre los venados. Un gato montés se comió a uno de ellos, y quedó sólo la hembra. Las otras gamas, que

Más detalles

EL INVERTIDO. Febrero del año 2003, 19:00 horas. Casa de los López-Sánchez, España, Universo Paralelo.

EL INVERTIDO. Febrero del año 2003, 19:00 horas. Casa de los López-Sánchez, España, Universo Paralelo. EL INVERTIDO Febrero del año 2003, 19:00 horas. Casa de los López-Sánchez, España, Universo Paralelo. Son las 7 de la tarde y Manu está a punto de llegar de las clases de baloncesto. Es un chaval guapo

Más detalles

El Arcángel Miguel Historia para niños durante el Servicio Dominical

El Arcángel Miguel Historia para niños durante el Servicio Dominical Materiales: Video en línea del Arcángel Miguel Foto o estatua del Arcángel Miguel OPCIONAL: Esta historia fue escrita para la celebración del Día de San Miguel, el 29 de septiembre. Puede utilizarse en

Más detalles

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir El viaje 1 Hoy me he despertado con una paz interior poco usual. Normalmente tengo la cabeza llena de preocupaciones desde la primera hora de la mañana. Pero hoy mi cabeza estaba vacía. Era como un libro

Más detalles

BUENOS DÍAS PRIMARIA

BUENOS DÍAS PRIMARIA Lunes Empezamos la semana del Domund Muy buenos días: Durante esta semana recordaremos en toda la Iglesia a las Misiones. Es decir, el próximo domingo será el Domingo Mundial de las misiones. Es lo que

Más detalles

La historia del conductor de autobús que quería ser Dios

La historia del conductor de autobús que quería ser Dios La historia del conductor de autobús que quería ser Dios Ésta es la historia de un conductor de autobús que nunca se avenía a abrir la puerta a los que llegaban tarde. Este chófer no estaba dispuesto a

Más detalles

Una mañana bajó al río con un puchero de cobre para llenarlo de agua, mezclarla con la harina y así poder hacerse un pan.

Una mañana bajó al río con un puchero de cobre para llenarlo de agua, mezclarla con la harina y así poder hacerse un pan. El Príncipe Serpiente Hace muchos años en una pequeña ciudad de la India, vivía una mujer viejecita tan pobre, que sólo tenía harina seca para poder comer. Una mañana bajó al río con un puchero de cobre

Más detalles

El dentista de Drácula

El dentista de Drácula El dentista de Drácula Félix Jiménez Moreno El dentista de Drácula Ilustraciones de Óscar Herrero edebé A mis padres Félix Jiménez Moreno, 2015 Ilustraciones: Óscar Herrero Ed. Cast.: Edebé, 2015 Paseo

Más detalles

Está lloviendo otra vez, y me encanta. Me pasaría horas y horas observando las eternas

Está lloviendo otra vez, y me encanta. Me pasaría horas y horas observando las eternas Está lloviendo otra vez, y me encanta. Me pasaría horas y horas observando las eternas carreras entre gotas en el cristal, deslizándose delicadamente, sin pausa pero sin prisa, siguiendo su curso. Es increíble

Más detalles

El misterio de la tercera cueva

El misterio de la tercera cueva El misterio de la tercera cueva Per Olov Enquist Ilustraciones de Katarina Strömgård Traducción del sueco de Francisca Jiménez Pozuelo Las Tres Edades La muerte de Mischa 1 El verano de 2005 murió Mischa.

Más detalles

Un hombre rico tenía a su mujer muy enferma, y cuando vio que se acercaba. La Cenicienta. Hermanos Grimm

Un hombre rico tenía a su mujer muy enferma, y cuando vio que se acercaba. La Cenicienta. Hermanos Grimm La Cenicienta Hermanos Grimm Un hombre rico tenía a su mujer muy enferma, y cuando vio que se acercaba su fin, llamó a su hija única y le dijo: -Querida hija, sé piadosa y buena, Dios te protegerá desde

Más detalles

Estaba aún dormida, pero sentía que se

Estaba aún dormida, pero sentía que se Estaba aún dormida, pero sentía que se alzaba del sueño exactamente como un globo: como si fuera un pez de colores en una pecera de sueño, alzándose más y más a través de las tibias aguas del adormecimiento

Más detalles

UNA PEQUEÑA FABULA. "Sólamente tienes que cambiar tu dirección", dijo el gato, y se lo comió

UNA PEQUEÑA FABULA. Sólamente tienes que cambiar tu dirección, dijo el gato, y se lo comió FRANZ KAFKA VARIOS CUENTOS UN MENSAJE IMPERIAL El Emperador, tal va una parábola, os ha mandado, humilde sujeto, quien sóis la insignificante sombra arrinconándose en la más recóndita distancia del sol

Más detalles

El niño que se convirtió en Rey Mago

El niño que se convirtió en Rey Mago de Marta Querol Érase una vez un niño que vivía en una gran ciudad. Nico, que así se llamaba, tenía siete años, y todos los días se levantaba, desayunaba un buen vaso de leche con chocolate y galletas,

Más detalles

Alcohol de quemar. Miguel Mena. Alcohol Maqueta.indd 5 23/09/14 12:28

Alcohol de quemar. Miguel Mena. Alcohol Maqueta.indd 5 23/09/14 12:28 Alcohol de quemar Miguel Mena Alcohol Maqueta.indd 5 23/09/14 12:28 Tropo Editores S. L. Estudios 15-17, 5. A 50001 Zaragoza, España www.tropoeditores.com info@tropoeditores.com Alcohol de quemar, Miguel

Más detalles

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ALEGRÍA TRISTEZA ENFADO MIEDO ANEXO 2 CUENTO: EL MONSTRUO DE COLORES 2 ANEXO 3 - DIBUJOS: EMOCIONES VIVIDAS 3 ANEXO 4 - RECONOCEMOS LAS EMOCIONES

Más detalles

29 de Marzo. 5 de Abril

29 de Marzo. 5 de Abril 29 de Marzo Esta es la semana que Jesús vino a la existencia como un ser humano. A través de un misterio biológico que ninguna persona terrenal va a entender completamente, el poder del Espíritu Santo

Más detalles

6. Cuántos soldados terminaron peleando junto a Gedeón? a. 300 b. 50 c. 30.000 d. Un millón

6. Cuántos soldados terminaron peleando junto a Gedeón? a. 300 b. 50 c. 30.000 d. Un millón El pueblo de Dios hizo cosas que estaban muy mal: adoró dioses falsos y dejó de obedecer las leyes de Dios. Entonces Dios permitió a sus enemigos, los madianitas, que los gobernaran. Los madianitas eran

Más detalles

EN SU BANCO DEL PARQUE

EN SU BANCO DEL PARQUE EN SU BANCO DEL PARQUE Era su primer día. Estaba muy emocionado. Sabía que iba a pasar allí mucho tiempo, posiblemente el resto de sus días, pero estaba en un parque y eso le alegraba, pues había oído

Más detalles

LOS DISCÍPULOS DEL COLT

LOS DISCÍPULOS DEL COLT 1 Colección Silver Kane LOS DISCÍPULOS DEL COLT Serie Oeste ISBN-13 978-84-613-4178-8 2 DISCÍPULO PRIMERO: EL DESENGAÑADO CAPÍTULO PRIMERO LLEGADO DE LAS SOMBRAS Harry Belter tiró de las riendas de su

Más detalles

al lado del surtidor. Al principio me hizo arder la piel pero si me enjuagaba rápido podía darme el primer baño completo desde que empecé a andar por

al lado del surtidor. Al principio me hizo arder la piel pero si me enjuagaba rápido podía darme el primer baño completo desde que empecé a andar por al lado del surtidor. Al principio me hizo arder la piel pero si me enjuagaba rápido podía darme el primer baño completo desde que empecé a andar por las rutas. Me di un buen remojón sentado en la pileta,

Más detalles

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo?

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? Ray Bradbury La última noche del mundo Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? - Qué haría? Lo dices en serio? -Sí, en serio. -No sé. No lo he pensado. El hombre se sirvió un poco

Más detalles

Algar Editorial. La casona

Algar Editorial. La casona La casona Mi casa no era un castillo, pero se parecía mucho porque era de piedra, y tan grande que todos la llamaban «la casona». Entonces yo vivía en lo más alto, en el desván, y se estaba bien allí.

Más detalles

EL ELEFANTE APUESTA CON EL TIGRE

EL ELEFANTE APUESTA CON EL TIGRE EL ELEFANTE APUESTA CON EL TIGRE E n tiempos muy lejanos, Ejayah, el elefante, y Rimeu, el tigre, eran excelentes amigos. Un día llegaron a un calvero y encontraron allí a Lotong, el mono de anteojos y

Más detalles

La Novena de Navidad, para hacer con los niños

La Novena de Navidad, para hacer con los niños La Novena de Navidad, para hacer con los niños Autor: P. Luis Martínez de Velasco Farinós Esta Novena de Navidad tiene por objeto acercar a las familias cristianas a la Sagrada Familia, es decir, a la

Más detalles

Pinocho Autor: Carlo Collodi

Pinocho Autor: Carlo Collodi www.soncuentosinfantiles.com Pinocho Autor: Carlo Collodi Erase una vez, un carpintero llamado Gepetto, decidió construir un muñeco de madera, al que llamó Pinocho. Con él, consiguió no sentirse tan solo

Más detalles

Los Gigantes del Viento

Los Gigantes del Viento Los Gigantes del Viento Los Gigantes del Viento 1 Edita: Enel Green Power España Coordinación editorial: SDL Ediciones www.sdlmedioambiente.com Textos: Gracia Basanta Romero-Valdespino Ilustraciones: Mª

Más detalles

Antes de leer. Fuera pesadillas! BAMBÚ LECTOR PRIMARIA

Antes de leer. Fuera pesadillas! BAMBÚ LECTOR PRIMARIA Antes de leer uera pesadillas! BAMBÚ LECTOR PRIMARIA Antes de leer 1 amos a hacer un test: observa la cubierta del libro y di si crees que las siguientes frases son verdaderas o falsas. Cuando termines

Más detalles

UNA EXCURSIÓN CÓMODA

UNA EXCURSIÓN CÓMODA UNA EXCURSIÓN CÓMODA Soy un cerdo. Lo que más me gusta es quedarme en casa tumbado en el sofá y tomar manzanilla. Eso es mentira, claro. Lo cierto es que me gusta tomar infusiones de menta. Con muchos

Más detalles

Muchas gracias a Liss Norton. Para D. S. con mucho amor

Muchas gracias a Liss Norton. Para D. S. con mucho amor Muchas gracias a Liss Norton Para D. S. con mucho amor Primera edición: febrero de 2015 Título original: Wildflower Wood La edición original en inglés fue publicada en 2013 por Orchard Books Corrección

Más detalles

Esta historia me la contó mi abuelita muchas noches, cuando no

Esta historia me la contó mi abuelita muchas noches, cuando no Cuando el campo se vuelve rojo Esta historia me la contó mi abuelita muchas noches, cuando no podía quedarme dormida. Comienza una madrugada, en la isla de Calbuco, en la Región de Los Lagos, cuando sus

Más detalles

Hoy estudiaremos la amada historia del nacimiento

Hoy estudiaremos la amada historia del nacimiento LA VIDA DE JESÚS Lección 2 El nacimiento de Jesús Lectura bíblica: Lucas 2:1-20; Mateo 2:1-12 Texto para memorizar: Pensamiento clave: El gran don de Dios es que Jesús vino al mundo para ser nuestro Salvador.

Más detalles

El pastor y el hada. El pastor y el hada. www.readinga-z.com www.readinga-z.com. Un libro de lectura de Reading A Z, Nivel N Número de palabras: 870

El pastor y el hada. El pastor y el hada. www.readinga-z.com www.readinga-z.com. Un libro de lectura de Reading A Z, Nivel N Número de palabras: 870 El pastor y el hada Un libro de lectura de Reading A Z, Nivel N Número de palabras: 870 L E C T U R A N El pastor y el hada Un cuento tradicional corso recontado por William Harryman Ilustrado por Sandra

Más detalles

Aula de Poesia de Barcelona http://www.ub.es/aulapoesiabarcelona/auna

Aula de Poesia de Barcelona http://www.ub.es/aulapoesiabarcelona/auna Revista Electrònica de Poesia Aula de Poesia de Barcelona http://www.ub.es/aulapoesiabarcelona/auna SEGUEI ESENIN, SELECCIÓN DE POEMAS Selección i traducción Olga Starovoitova y José Jiménez. Estoy cansado

Más detalles

Canta, canta, cantarín

Canta, canta, cantarín Canta, canta, cantarín Cuento realizado por las familias Actividades para trabajar el cuento Érase una vez una sirena que se llamaba Rapunzel y que tocaba el violín en lo alto de una roca, rodeada de agua

Más detalles

"FALADA", EL CABALLO PRODIGIOSO

FALADA, EL CABALLO PRODIGIOSO Tesoro de la Juventud "FALADA", EL CABALLO PRODIGIOSO 2003 - Reservados todos los derechos Permitido el uso sin fines comerciales Tesoro de la juventud "FALADA", EL CABALLO PRODIGIOSO Del libro de las

Más detalles

Josué 9:1-10:43 Por Chuck Smith

Josué 9:1-10:43 Por Chuck Smith Josué 9:1-10:43 Por Chuck Smith Los hijos de Israel han conquistado Jericó y Hai, las cuales eran ciudades fuertes. Los reyes que había en la tierra de Canaan donde ellos iban, sintieron que su única esperanza

Más detalles

Confío 1. HISTORIA JUDÍA

Confío 1. HISTORIA JUDÍA Confío 1. HISTORIA JUDÍA Una historia cuenta que un rabino sabio y buscador de Dios, una noche, después de haber pasado todo el día tratando de interpretar los libros de las viejas profecías sobre la venida

Más detalles

Planificación para la lectura en voz alta del cuento

Planificación para la lectura en voz alta del cuento Ficha nº3 Planificación para la lectura en voz alta del cuento La Caperucita Roja Charles Perrault Objetivos de Aprendizaje (OA) Disfrutar de obras de literatura infantil mediante la audición atenta de

Más detalles

Mi libro de oración 1

Mi libro de oración 1 Mi libro de oración 1 Una de las formas para prepararse para recibir a Jesús es rezar y pasar más tiempo con él. De esa manera puedo ser más amigo suyo como lo fueron los discípulos hace ya más de 2.000

Más detalles