LA VIDA MUERTA MARTÍN SOTELO

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "LA VIDA MUERTA MARTÍN SOTELO"

Transcripción

1

2 LA VIDA MUERTA MARTÍN SOTELO

3 a Daniel Carrillo

4 I. Barbarroja El cielo rosa humedecía la ciudad de Argel. El pirata renegado Barbarroja imaginaba ríos de sangre cristiana anegando las calles al otro lado del mar, en su antigua, odiada patria. Mientras esta visión le fanatizaba los ojos, en los baños se oían los arañazos de los cautivos, el rumor de pactos y sobornos, sodomías, súplicas, el tintineo de monedas... Cuando las letras empezaron a diluirse en la página, el barquero plegó hacia arriba el ala de su sombrero de paja, lo deslizó hasta la nuca, cerró el libro y, poniéndose en pie, empuñó el remo largo. La vio entonces sobre el muelle musgoso y resquebrajado, como una aparición surgida del vuelo de la noche, no tan desdibujada ni tan inmóvil como sugerían la distancia y las sombras. Sabía que un anochecer como aquel la vería esperándolo con el anhelo casual de una fuga necesaria y pasajera y un motivo concreto oculto en 4

5 algún resquicio de su cuerpo destemplado, rígido en la cita con el deseo. Y la oyó decir: Quiero cruzar el río. El barquero clavó la hoja del remo en el filo de la ribera. Había envejecido sin probar la utilidad del oficio, desde que su padre, a su muerte, le dejara en herencia aquella barcaza vieja y aquel trozo sucio de río entre dos lindes; también, al lado, la mole del puente que los intimidaba con su altura de hormigón. La mujer asomó unos billetes, excesivos, y se los tendió. Después aplazó el barquero. Ella volvió a guardar el dinero en el bolso. Cuando levantó la cabeza se encontró con la mano tendida del barquero para ayudarla a subir. Gracias sonrió ella, y al estirar la pierna se le abrió el abrigo, dejando al descubierto las ligas. Siguió avanzando hasta el extremo opuesto de la embarcación, como si al enfrentar con la mirada la otra orilla acelerara el arribo. El remero observaba el aspecto aterido de la anhelada viajera, su espalda de abrigo negro, los altos tacones sobre los que se sostenía mejor que si hubiera ido descalza, su melena escarlata encendida por el crepúsculo; franqueaba la frontera con el aire imprevisible de quien se ha perdido en otras tierras durante demasiado tiempo y al fin ha encontrado el camino de retorno, o como quien 5

6 cumple una rutina que empieza al retirarse el día, con ese eufórico estrago que imponen los placeres eventuales, el forzoso y solapado tránsito hacia una mala costumbre. De pronto la vio girarse para decirle: Desde arriba parecía más pequeño como si se arrepintiera. Temiendo no volver a verla, que ella se convirtiera en todo el mundo y, en adelante, de haber otras ocasiones, eligiera el puente, el barquero agarró con más fuerza el remo y trató de intensificar el braceo que los conducía al otro lado, acordándose de cuando era niño y miraba con asombro las caras adustas de mujeres y hombres fronterizos, la barca llena de valijas y cestos de mimbre, dentro de los cuales imaginaba paquetes de tabaco y botellas de alcohol, pistolas y lingotes de oro. No era extraño que los viajeros pagaran el traslado no con monedas, sino sacando de aquellos cestos o maletas alguna botella de vino, longanizas o cigarrillos, peaje que su padre agradecía efusivamente: «Mejor que el dinero. Dinero, para qué». Y los gusanos en su tumba aún estarían festejando el atracón de grasa, nicotina y alcohol, y a él, a su hijo, qué le había dejado?: el recuerdo de rostros huraños y de cerradas conversaciones, una madre que ejercía de viuda, el aburrimiento, el letargo de las tardes leyendo al pairo en el río, la contemplación de las dos orillas vacías, un embarcadero de madera po- 6

7 drida que desde la construcción del puente nadie usaba, devorado por ramas y vegetación parásitas, y por supuesto aquella vieja barcaza quejumbrosa que le servía más para tomar el sol y leer tranquilo sobre el ondear de las aguas que para trasladar clientes. Perniabierto en la popa, sudoroso, miraba la enconada espalda de la mujer de negro, preguntándose adónde iría tan sola, sin sol, abrigada, digna, emputecida, qué o quién la esperaba al otro lado. Y cuando al fin llegaron y la barca se remansó en el recodo de la ribera, ella dio las gracias, pagó el viaje y adelantó igualmente el dinero del de vuelta. Pero yo... balbució el barquero. Sí, lo sé le agarró la mano ella. Supongo que a esas horas ya no trabaja; estará en la cama cumpliendo con su esposa, o cuidando la respiración de sus hijos. No es eso, es que... Solo esta noche. En la mano yerta que le tenía asida, ella agregó más billetes. Sobre las cuatro. Para estar de vuelta antes del amanecer. Y la vio remontar las dunas, confundirse en la espesura de los arbustos y entre los árboles, perder un zapato y volver en su busca palpando la noche... 7

8 II. El paciente La mayoría de la gente no sabe lo que dice ni lo que hace ni por qué lo hace, pensó el doctor Dangel observando al paciente cuellicorto, mofletudo y sudoroso que se eternizaba al otro lado de la mesa, perdida la vista en una casilla negra del suelo ajedrezado de la consulta. Miedo al miedo. Exacto. Un psicólogo. Él sabrá entenderle mejor. Ya. El paciente no mostraba voluntad de irse; tenía delante la prescripción médica (unos ansiolíticos para ir tirando) y ni siquiera había hecho amago de tocarla. A qué esperaba allí sentado como un pasmarote, con su patética pose de víctima? Miedo, sí, miedo a todo, a la cama, a la noche, al silencio, al pensamiento enredándose, a los demás y a uno mismo, miedo de tener miedo y al hecho simple de haber nacido y respirar. Un psicólogo, él sabría. «Porque yo no comprendo la angustia en la insig- 8

9 nificancia; no me hago cargo de aburrimientos, dudas, chascos o decepciones, no concibo poses ni cuitas, alegrías desmedidas ni hundimientos. Respiro el mismo aire que usted no por obligación mía (es lo que me exonera), sino de la misteriosa casualidad que me puso aquí, enfrente de usted, preguntándole como si me interesara, hablándole como si supiera de lo que hablo, sintiéndome poderoso por manejar dosis, períodos, hábitos, histerias, menudos y calculados martirios. Ni siquiera es cansancio. Cómo decirle. Ánimo de desaparecer, de nunca haber sido nadie, de no haber dejado huella ni semilla entre los hombres, no compartir ni participar, el sol, la lluvia, el cielo arriba, hasta que esta farsa dure...» Entonces? Un psicólogo repitió Elio Dangel. Y se incorporó y entonces sí: el hombre tomó la receta, abandonó su silla de enfermo y buscó la salida. Tras despedir a su último paciente, Elio Dangel pasó a la salita contigua al consultorio. Entre aquellas cuatro paredes desnudas de cualquier adorno, en lo que había sido un antiguo trastero, el doctor Dangel se relajaba sentado en su viejo sillón, junto a una mesita con todo lo indispensable: el vaso lleno, cigarrillos, una botella de agua, un teléfono inalámbrico, algún libro, pañuelos de papel, los anestésicos o la bolsita traída por el barquero y el estuche siempre abierto de las jeringuillas y 9

10 las agujas. Podía pasarse allí sentado, sin necesidad de otras cosas, horas enteras de tardes desocupadas, madrugadas insomnes sin ninguna noción del tiempo, sintiéndose a ratos otra persona, desdoblado y feliz, a menudo sin sentirse. Cuando los efectos cuajaban y le entraban ganas de hablar sin parar, hablaba solo, paseándose por la salita, gesticulando ante las paredes desnudas como si estuvieran llenas de ojos y de orejas y de bocas; a veces las paredes se dejaban abrazar con gusto; de ellas se despegaban, como sombras, fantasmas que le confiaban secretos y le hablaban de la muerte deseada. Desde que certificó el contagio, se había rendido orgullosamente a esos fantasmas. Ni trasplante de hígado, ni tratamientos que seguir, ni síntomas esperanzadores o frustrantes de una posible mejoría o del fatal empeoramiento. Lo último que deseaba era convertirse en uno de sus pacientes. Continuar igual, quedaba, con el disfrute más voraz y desarrollado de los vicios y la destrucción. Morir poco a poco, lenta y rápidamente, como quien se sacude un agravio, con odio, con alegría, sobresanando siquiera el paulatino dolor mediante inyecciones de opiáceos, morfina anticuada, sedantes de uso común o la siempre mal vista heroína. El doctor Dangel se arremangó el brazo izquierdo notando cómo se le aceleraba la respiración. Luego, como siempre que se inyectaba, reflexionó sobre irresponsabilidades y abusos. No me atreve- 10

11 ré, se dijo una vez más. Y entonces volvió a verse en el cuartucho de cortinas y cojines bermellones, esperando el impacto que lo dejara tendido en el suelo, desnudo como había nacido, mientras el color de su sangre enferma se teñía del vital bombeo policromado de los neones que se colaba por la ventana. No había terminado aún cuando sonó el teléfono. El susto descolocó la aguja, la hundió más, vio la sangre. Continuó ausente, desoyendo los timbrazos, pensando que la aguja se habría obturado con la sangre del músculo y sería preciso cambiarla. Quienquiera que llamara exigía respuesta, insistía tanto como él con el calmante. Dejó la jeringuilla clavada en su antebrazo izquierdo, y con la mano que hasta entonces apretaba el émbolo alcanzó el teléfono. Diga... la voz le salió enmarañada, ronca. No, ahora no... Esta tarde tampoco. Tengo hospital. Por la noche, mejor... Ah, es nuevo... Bien... Sí, no importa. Mejor... De acuerdo. A la noche, entonces... Sí, sí, como siempre. Todo igual. Aquí en mi consulta... 11

12 III. La clínica Se dirigió a la ciudad en su motocicleta, vestido con su elegante traje verde, rígidamente acoplado en el sillín, doblándose lo justo sobre el manillar, brazos estirados y la mirada entornada, escudada tras la visera del casco fija en la carretera, inmutable para con los coches que lo adelantaban. Al fondo, la ciudad se contemplaba desde la distancia como un destino puntual y monótono, una mancha gris de fábrica y roja de ladrillo edificado, la torre románica de la iglesia descollando en la parte vieja y los terrados alambicados y miserables del extrarradio luciendo revoloteo de harapos al sol rabioso de la tarde, bajo las nubes panzudas y tumefactas. En la clínica, tras aparcar la motocicleta, cambió un saludo con uno de los guardias de seguridad y al pasar por la sala de espera arrojó un «buenas tardes» a quien le quisiera responder desde el miedo sentado en filas. Idéntica cordialidad em- 12

13 pleó con las enfermeras del puesto de Urgencias, convencido de que aún resultaba atractivo para el otro sexo. Luego, mirándose en el espejo del ascensor, el médico soportó con desdén su piel verdusca, enferma, las entradas devorando el cráneo. Haberse dejado crecer el cabello hasta tener que apartarse los mechones de los ojos para poder ver se debía al propósito de ocultar aquellas entradas. Pero el pelo le crecía desfibrado, remoto, como pelo de muerto. Se apartó el flequillo con gesto maquinal, combatiendo con incrédula sonrisa el deterioro de la dentadura. Su tez, que en su juventud había sido pálida, hacía bastante tiempo que presentaba una tonalidad rojiza, casi amoratada. Las mejillas sueltas, descolgadas sobre el bigote espeso y rubio, con una mancha pardusca en el centro; la boca endurecida, medio oculta en el escurridizo mentón rasurado y fino. Cuando las puertas del ascensor se abrieron, antes de salir, se humedeció los labios con la punta de la lengua, deslizando el cinismo por ellos como si fuera una espuma sabrosa. Había un hombre en el pasillo, sentado en el borde de una de las sillas de plástico ancladas a la pared; mantenía las manos apresadas entre las rodillas y la mirada clavada en el ángulo que trazaban sus toscas zapatillas de deporte, a juego con el chándal que vestía. Gastaba un aspecto derrotado, pero no tenía aire de preocupación, ni mostraba nerviosismo o incomodi- 13

14 dad. Había que pasar el trance y eso hacía, pensando en lo que iba a hacer por la noche o al día siguiente. Cada vez que cruzaba aquel pasillo, en dirección al vestidor donde le esperaban las perchas con las batas, el doctor Dangel acostumbraba pasar de largo, dejando a su paso esa granítica e indefectible pasividad implantada como una orden entre el personal clínico. Pero le pareció que aquel individuo solo en el silencio del corredor, con la grasienta cabeza hundida, las manos inertes y sus sucias zapatillas deportivas, ni siquiera merecía el escrúpulo de la indiferencia. Le tendió la mano al llegarse hasta él y el hombre lo miró a hurtadillas, con recelo, sin levantar la cabeza. Por respeto, sin incorporarse, alargó tardíamente su mano, y el médico la estrechó como quien da el pésame. Usted es el cirujano? No, solo el anestesista. Y, tras una pausa : Algún familiar? Mi mujer. Asintió el médico, cruzándose de brazos. Adivinó que un nuevo silencio entre ambos lo obligaría a explicarse. Y que, si se explicaba, mentiría. Se cayó por la escalera de casa, sabe usted? Lo mismo de siempre, pensó el anestesista. Ni siquiera elaboran la mentira. Se conforman con la primera que les venga a la cabeza. Todo saldrá como debe le dijo el doctor Dangel antes de alejarse por el pasillo. 14

15 En la sala de anestesia, la paciente, tumbada, quiso erguirse al verlo entrar con la bata puesta. El anestesista ojeaba el informe quirúrgico. En su hoja de anestesia, cumplimentó mecánicamente los datos requeridos, la fechó y firmó antes de ponerse los guantes. No la miró cuando le dijo: No se preocupe, señora empujándola del hombro para tumbarla de nuevo, totalmente, sobre la camilla. La cadera, no? Sí, señor. Me caí por la escalera del sótano. También la pierna... Elio Dangel se había dado la vuelta para preparar la jeringuilla. No cogió agujas sin estrenar, sino de las suyas, de las usadas por él aquel día para calmarse. Ahora, por venganza, procedía así, pero hacía unos meses el método había sido justo el inverso, utilizaba las agujas de la clínica para inyectarse él, hasta que erróneamente, debido a una confusión de agujas buenas y malas, había contraído una hepatitis que deseaba compartir con sus semejantes. Ha tenido suerte dijo, sereno, mientras cargaba la jeringuilla. La podía haber matado. Ya sé que lo llevo escrito oyó la voz de la mujer como si le llegara desde ninguna parte. El soportar se lleva en la cara como los ojos, la boca, o esta nariz rota. También la nariz? preguntó el médico, volviéndose hacia ella, sin ganas de mirarla aún. 15

16 Lo primero. Unos días después de casarnos. En el quirófano, el cirujano y sus auxiliares acondicionaban la mesa operatoria. Se les oía hablar entre risas. Pero no se ponga triste dijo el doctor Dangel. No le dé ese gusto. Es usted muy guapa añadió, a pesar de seguir sin mirarla. Y joven, aún. Por qué no se lo devolvió? El qué. El golpe respondió el médico. Y ya sí la miró para poder ver cómo se le endurecía la expresión de su rostro con la firmeza de un odio que no parecía saber que tuviera dentro o que fuera capaz de manifestar. A cada uno hay que darle su propia medicina. Envidia al envidioso. Tiranía al tirano. Odio al que odie. Esclavitud al esclavo. Violencia al violento. No cree? La otra mejilla ha hecho siempre tanto daño. Tiene hijos? Ella miraba desde hacía rato al techo. Tres suspiró. Aun teniendo el don de adivinar las respuestas de las personas, Elio Dangel no acababa de acostumbrarse al comportamiento de los seres humanos. El odio, en él arraigado sin furia, controlado incluso en los momentos de desahogarlo, le redescubría al médico ingenuidades que creía enterradas. Cuando la compasión, o la lástima, amenazaban con desbordarse en su interior, se decía: «Hay que respetar la felicidad de las personas». Enton- 16

17 ces el odio se apaciguaba, y cada cual, sin engaños, volvía a ser lo que era. Y qué dicen ellos? Le dirigió al anestesista una mirada resignada, y él ya no esperó más, supo que había llegado el momento de las ilusiones: Olvide a los hijos empezó. Olvide al marido. Por qué aguantar? Viva de una vez. Para cuándo, si no. O es que acaso cree en un cielo donde sonríen los infelices? La vida puede ser hermosa aquí en la tierra, hay un mundo nuevo que ni se imagina pueda existir, lleno de buenas personas, de amistades, de bellos paisajes que contemplar, repleto de luz y gozo, de libertad y aliento. El mundo no se acaba entre las cuatro paredes de un hogar. La verdadera vida, la única que vale, comienza el día en que la cabeza se vacía de preocupaciones y la rutina deja de estorbar, el día en que uno decide cerrar la puerta a su espalda y mirar hacia delante, siempre adelante, con esperanza, con fe. Porque ya es hora de que se ocupe de usted y de nadie más. Quién puede haber más importante? Viva la vida, disfrútela, diviértase. La vida es mucho más sencilla de lo que pensamos. Consiste en creer en uno mismo, en lo que uno sienta, y en hacerlo. No tema a la muerte, lo mismo da que venga a los ochenta que a los cuarenta o a los veinte, si uno ha comprendido que no existe. Tampoco tema a los hom- 17

18 bres, ni los obedezca. Trate a las personas como ellas la traten a usted; nunca las quiera, utilícelas. Y los hijos? Los hijos ya se han puesto de parte del padre, callan y la odiarán por haber soportado lo que no es digno soportar. Los hijos crecen solos, y por mucho que los eduque, los cuide y los atienda, ellos no se lo agradecerán, se harán mayores y se irán dejándola sola con los golpes. Porque usted debió, debe aprender a devolverlos, a llegar a matar cuando el destino le diga «usted o él»; lárguese, si no, a qué espera. Abandone para siempre esta vida que lleva de hospitales y silencios, de miedos y anestesias. El aspecto que ahora tiene, aquí tendida en esta camilla, el rostro que yo veo es triste, ciertamente, sus ojos son tristes. Pero es tan fácil, tan sencillo y simple, volver a embellecerlos con el candoroso brillo de la felicidad... Y en el letargo de la amable comprensión, mientras la paciente, con la cadera rota, lo miraba arrepentida de no haber intentado merecerse un hombre como aquel que se acercaba con la jeringuilla dispuesta, ilusionada con encontrarlo en un futuro, le inyectó el anestésico y la mujer fue cerrando los ojos con complacencia, soñando ya con ser otra y con esa nueva vida que le esperaba al despertar. 18

19 IV. El visitador Sabe lo que le digo? Que no quiero invitaciones, ni cruceros, ni pesadas plumas estilográficas ni entradas para el fútbol. Sus ojos, hundidos en las cuencas, parecían negros pero a veces asomaban como alimañas cautelosas y eran del color del acero. Me harté. El nuevo visitador, incómodo, se retrepó en la silla. Se arrepentía de haber declinado la ayuda desinteresada del gerente regional. Se las veía ante un tipo larguirucho y encorvado que lo miraba desdeñoso y que hablaba como haciéndole un favor. El catálogo con los productos farmacéuticos estaba, desde hacía rato, impoluto sobre la mesa del médico, entre el estetoscopio y un pequeño esqueleto de goma que parecía tener vida propia, lo mismo se erguía como si despertara de un sueño que se arqueaba lánguidamente sobre el filo de la mesa con intenciones suicidas. No le entiendo, señor Dangel. 19

20 Pues ponga atención. Estoy harto de visitadores lisonjeros y sabihondos. Hay otros laboratorios, además. Ya sé que sin mí no perderían gran cosa. Pero uno a uno se hace multitud. Y las multitudes no dependen de nadie. Y luego está el orgullo. El de ustedes; y el mío, por supuesto. En la carpeta que mantenía apoyada sobre las piernas, el joven visitador leyó: Sexo: varón. Edad: 51 años. Nacionalidad: español de origen alemán. La mano diestra del médico, yerta sobre el escritorio, junto a las gafas, recogía la luz azulada de la lamparilla: una mano huesuda, venosa, de piel tersa y amarillenta. En la otra, más expresiva, humeaba un cigarrillo. Una invitación para la importante cena de congresistas que se celebrará en la capital el próximo mes con voz estudiada, como si lo leyera, el nuevo visitador volvió a intentarlo. El doctor Dangel miraba la punta encendida de su cigarrillo, pinzado entre los dedos de su mano izquierda como si fuera un bolígrafo con el que fuera a hacer alguna anotación. Cuál me dijo que era su nombre? preguntó sin levantar la voz, en un murmullo apenas inteligible. Detrás del médico, en la ventana abierta, vibraba la noche calurosa. A lo lejos, caídas como estrellas, diminutas luces inmóviles e intermitentes, casi imperceptibles, fijaban el cerco de la ciudad dormida. 20

21 Asistirá el presidente de la Junta. Es un congreso de... Usted, me refiero. Su nombre. Leo Rufo comprendió el visitador. Creo haberme presentado antes. Leo repitió el doctor Dangel, como si lo memorizara. Leo de Leonardo? De León? De Leopoldo aclaró el joven. Se oyó de pronto, cerca, el ladrido de un perro. El médico torció la cabeza con retraso, como si no le hubiese asustado el ladrido, sino su eco. Era eso lo que al visitador le incomodaba desde que había tomado asiento en aquella consulta con baldosas blancas y negras como casillas de un tablero de ajedrez, la impresión de que el doctor Dangel vivía alejado de cualquier realidad inmediata, de que solo podía sufrirla con posterioridad. Era como si la realidad compartida y común (esa realidad dogmatizada, estipulada, legislada y enjuiciada que separa el mundo libre de los tarados de la fatua engañifa de los cuerdos) en su caso tuviera que sortear, para alcanzar su cerebro, manías y propósitos celosamente suyos, hasta llegar, deshilachada, esencial, al absurdo que permite el negocio de la vida: lo que todos vemos, olemos, tocamos o escuchamos. En la cena podrá hablar con empresarios y políticos de relieve insistió el visitador. Si se lo propone, hasta podría intercambiar unas palabras 21

22 con el presidente de la Junta, cuya presencia en el congreso se da por segura. Pero eso ya depende de su habilidad. Nosotros, desde la compañía, lo único que podemos hacer es ofrecerle una invitación a tan importante evento, guardarle silla en alguna mesa. Se acuerda del señor Dorrego, el que hace unos años fue ministro de Sanidad? Empezó así. Solo hay que saber vestir bien, hablar con unos y con otros, exagerar méritos, tener claro lo que uno quiere... Nada. Elio Dangel manoteó como sacudiéndose el zumbido de algún mosquito atraído por la luz. No me interesa prosperar, a estas alturas. Se levantó y avanzó hasta el mueble botiquín que había en un rincón de la consulta, y que no contenía medicamentos; o sí: de aquel mueble lacado en color marfil, en realidad mueble bar, sacó el doctor dos vasos y una botella de whisky sin estrenar, como preparada para la ocasión. Por qué se dedica a esto? preguntó mientras llenaba los vasos. A Leo Rufo la pregunta le pilló de improviso. Pensaba en el regreso: la carretera por la que subió hasta la casa del médico le había parecido amenazante, enroscada y angosta, con bruscos precipicios a los lados. Rezaría para no cruzarse con ningún camión durante el descenso. Desde hacía un rato le dolía la cabeza. Hay que ganarse la vida respondió. 22

23 Con dignidad. El médico afiló la sonrisa. Tras una pequeña pausa, añadió : Y qué tal le va? Soy nuevo. Hasta cuándo le durará la excusa? Nuevamente vio sus ojos asomar en la negrura de las cuencas, azules pero sucios. El visitador rehuyó la mirada, la dirigió hacia la carpeta sostenida sobre su pierna montada: Perfil: consulta privada, clínica pública. Y en otro renglón: Liderazgo: ambivalente. Qué quería decir «ambivalente»? Leo Rufo se llevó, despacio, el vaso a los labios y allí lo aburrió. Pero le comprendo dejó de observarle el doctor. Alzando la cabeza, distorsionó una turbia sonrisa, la misma de antes pero más resignada. Beba, es buen whisky. Y pierda cuidado: no le he echado ningún veneno. Aguantó aquella sonrisa un instante y luego la escondió, menguada, en su barbilla inexistente. Se manoteó las piernas como limpiándose la ceniza del pantalón. También a él le agotaba aquel diálogo que parecía condenado a ningún acuerdo. A pesar del cansancio, en un tono más amable, añadió : Usted no parece uno de tantos. La primera impresión no engaña. Aquí vienen, a mi casa, charlatanes y prepotentes, con la baba del regalo miserable o el desprecio de desplantes ajenos. Vienen y se sientan ahí, sin esperar permiso, donde yo le indiqué que se sentara usted. Espero que no pierda la educación con la experiencia. Vienen y me marean con antibióticos, paroxetinas, ibuprofenos 23

24 y ranitidinas. Otros hay que tienen más labia y se saben reclamados; entonces la atención es recíproca, se establece el vínculo: comprende? Le habrán hablado de ello, supongo. Le queda el crucero asintió el visitador. Pero en este caso ha de comprometerse mediante firma a continuar con nosotros por un período de tiempo estipulado... Ladró de nuevo el perro en la calle y esta vez fue Leo Rufo quien se asustó. Se engañaba cuando en la soledad de su apartamento se convencía de que valdría para eso, para engatusar a médicos cínicos que daban la impresión de estar de vuelta de todo. Depositó el vaso sobre la mesa, disimulando el temblor que le provocaba el verse de regreso, cuesta abajo, por entre acantilados y abismos ignorados. Una vuelta por los fiordos, qué le parece? intentó animarlo animándose él. O las Bahamas. La mayoría de sus colegas prefiere el Caribe. No tanto por el agua cristalina de sus playas como por el conocimiento de aborígenes. Leo Rufo notaba la lengua más suelta por efecto del alcohol. Allí no hay tanta corrección política y hay más necesidad, usted me entiende. Y a los niños de allí les gusta el dinero tanto como a los de aquí... Va mejorando recuperó el interés el médico. Ve como todo es cuestión de vínculo? El whisky ayuda, indudablemente. 24

25 Y quiso servirle más, pero Leo Rufo tapó el vaso con la mano. He venido en coche. Oh, sí, lo comprendo retiró la botella el doctor Dangel. La vida. Su preciada vida. Sensibilidad social: nula, leyó el visitador en su carpeta, deduciendo la falta de escrúpulos, es decir, su rentabilidad. Quiso acabar con aquello cuanto antes. Cada vez le dolía más la cabeza y además le esperaban otros clientes, probablemente igual de odiosos que aquel. Así que decidió mostrar las cartas e ir al grano. Entonces qué es lo que quiere le espetó. Mañana se lo diré emplazó el médico. Por qué no hoy? Míreme, acaso estoy presentable? Elio Dangel lo miró muy fijo a los ojos. Apartó la mirada al esbozar algo así como una explicación : Necesito que me acompañe a un lugar. Y que usted corra con los gastos. Mañana? El médico asintió mientras espachurraba el pitillo. A esta misma hora, por ejemplo. Para ir adónde? Ya lo verá. Igual hasta le gusta. Y por qué yo? Usted no, la compañía. Leo Rufo tomó conciencia de que no obtendría 25

26 mucho más y, colocándose la carpeta bajo el brazo, se puso en pie. Al incorporarse vio que el médico, justo entonces, tomaba el catálogo y lo abría con visible interés. Veo que hay innovaciones ventajosas dijo tras ponerse las gafas que tenía sobre la mesa. Haré una lista... Buenas noches se despidió un tanto ofendido el visitador. No hace falta que me acompañe agregó, a pesar de que el médico no había hecho ningún amago de levantarse. Y antes de cerrar la puerta de la consulta, oyó, a su espalda: Cuidado con el descenso. La carretera es estrecha y está llena de barrancos la voz del doctor Dangel previniéndole desde su sillón de cuero, recortado en el paisaje negro que mostraba la ventana detrás, abierta al pálpito de la noche. 26

27 V. La madrugada Deprisa dijo, saltando dentro de la barca. Empieza a clarear. Se arrebujó en la popa, junto al barquero. Había surgido de entre la espesura, jadeante y estragada, cuando ya Gundi pensaba que no regresaría. Ahora, mientras remaba para llevarla de vuelta, la miraba de reojo, allí a su lado, custodiando un secreto que desde aquella noche ambos sabían que debían silenciar. Lamento la tardanza se excusó ella. Había sacado del bolso una polvera y, contemplándose en su espejuelo, se empolvaba concienzudamente las mejillas. Aunque Gundi guardaba silencio, por dentro le embargaba un profético gozo, el de tomar conciencia de saber que habría otras veces, otras oportunidades, que las necesitaría; más encuentros para discernir si esa mujer conocida de niña, ahora adulta, que en esos momentos se ajustaba las 27

28 medias en su barca, tirando del encaje, arrastraba un cansancio nuevo o antiguo, un deseo o una renuncia. Un camión cruzó ronroneante sobre sus cabezas, atravesando la mole del puente. Si al conductor se le ocurriera desviar la vista hacia su izquierda, pensó el barquero, mirándose a través de los ojos de ese camionero anónimo, los divisaría allí, pequeños en medio de una oscuridad con tintes legañosos, atravesando la resaca con una lentitud de reto. Después de maquillarse, ella se quedó mirando hacia la orilla que los aguardaba, sin ver nada, sumida en el recuerdo de vicios recientes. Estaba rígida pero serena, con esa bella expectativa que da el desaliento, el capricho o la sumisión. Su expresión, entre plena y confusa, era la de quien sabe que ha olvidado algo pero no acierta a saber el qué. Su cuerpo acumulaba un rastro de fatiga, de languidez saciada, un resabio contraído en algún punto de la noche y que la pujante luz del amanecer no tenía el poder de disipar del todo. Inermes, somnolientos, oponían, frente al bostezo naciente del nuevo día, un envite de deserción, de travesura ilusoria y clandestina. Ella sacó del bolso un cigarrillo y se lo puso en la boca. Lo prendió protegiendo la llama con una mano, después de varias cerillas apagadas por el viento, y, al dejar de nuevo el bolso a sus pies, 28

29 sus dedos tropezaron con el libro de Barbarroja; lo cogió y lo abrió con interés. Una historia de piratas apuntó el remero. Le gusta leer? se extrañó ella. Gundi arrugó los labios. Para matar el rato dijo, como le podía haber dicho que en realidad la lectura de aquellas historias de piratas le hacía evocar la infancia con ella, cuando no había conciencia del paso del tiempo y se pensaba que todo iba a ser siempre así, jugar y soñar, ella con dos coletas y un parche en el ojo, él con su espada de madera, subidos en el bote de su padre e imaginándose que la llevaba hacia una isla donde les esperaba un tesoro enterrado. Se aproximaban al muelle carcomido. La mujer, después de soltar la novela, se incorporó sobre sus tacones de aguja, mientras el sol, pálido, desdibujado, iba alzándose tras ellos, inaugurando quehaceres y desafíos, destinos y culpas. Vislumbraban cada vez más cerca la sombra de la orilla y ella ya no se volvió a sentar, permaneció de pie junto al barquero, cerrándose las solapas del abrigo, retraída, como si no quisiera llegar al otro lado. Y, en efecto, necesitó más noches. De modo que predijo otras no muy distintas, la barca remansándose en el recodo, ella saltando al agua descalza, empapándose las medias que el barquero supuso se quitaría por el camino, los zapatos de aguja en una mano y con la otra recogiéndose el bajo del 29

30 abrigo. Una vez en tierra, apoyando una mano en el hombro del barquero, se calzó un pie, luego el otro; después abrió el bolso para entregarle el dinero ya contado en el muelle: una cantidad excesiva e innecesaria que incluía igualmente el viaje de vuelta. No tema se negó él a cogerlo. Estaré aquí esperándola. Ella cerró el bolso mecánicamente, con ademán aprendido. Luego la vio girarse y abrirse paso entre la maraña de arbustos, desaparecer tras ella en la arboleda oscura. La esperaría fumando. Sentado en una piedra, mientras se liaba el primer pitillo, fantaseaba un mundo sin tantas complicaciones, donde ganar fuera más accesible y la verdad se alcanzara mediante la imaginación. Pues no era difícil imaginarla llegar en un coche conducido por su chófer, quien, habituado a los súbitos caprichos de la señora, no habría torcido el gesto cuando ella lo hubiese sacado de la cama con la orden de llevarla hasta el río y dejarla allí, puesto que le apetecía dar un paseo en barca bajo las estrellas, eso era todo, hacía tan buena noche... Esperaría saboreando el humo, despegando de la lengua, de vez en cuando, alguna hebra suelta de tabaco. Esperaría recorriendo con los ojos ambas riberas cubiertas de espesos arbustos, pendiente de alguna señal lumínica o de humo. Esperaría 30

31 sintiéndose un paria y un héroe; esperaría, en fin, aunque ella no pensara en él ni lo recordara y se retrasara, aunque en el regreso saltara a la barca sin dedicarle un saludo y le metiera prisa, aunque le dejara en un recoveco de la barca, como a traición, para que no hubiera equívocos sentimentales, los billetes que ella sabía que no quería aceptar porque lo convertían en su esclavo. La luna le iría marcando las huellas de los tacones, sus agujeritos en la tierra. Siempre que se adentraba en el bosque podía escuchar las respiraciones de los viajeros que su padre había desembarcado allí, alientos rumorosos, como voces suspirando en la densa negrura; y se sentía observado por muchos ojos emboscados entre el follaje, que para tranquilizarse le gustaba confundir con las señales de los contrabandistas aunque supiera que no, que eran ojos, grandes y amarillos, abiertos a la noche como bichas, y que lo miraban a él, siguiendo sus pasos. Y en ocasiones hasta le parecía distinguir, a lo lejos, entre la bruma, una espalda ancha y pasiva, encorvada, alejándose despacio entre los árboles: la imagen de su padre que regresaba al neblinoso lugar del que salió para confirmar que todo seguía igual o peor. Caminaba en pos de las huellas (ni siquiera pasos) de una mujer que calzaba tacones de aguja, manchados de cieno y turba, y en cuyo abrigo negro se habrían ido adhiriendo hojas secas y pe- 31

32 queñas ramas desprendidas. Al llegar a la ruinosa caseta del guardabosques, la realidad se le abrió delante y tomó conciencia de sí mismo. Era en esos momentos de angustiosa desmesura cuando el barquero solía hundir una mano en el peto del mono vaquero y sacar unas píldoras de las que le daba gratis el doctor para echárselas a la boca. Nada más espectral, más inquietante, que la pura realidad. Pero esta vez se contuvo. Porque le bastó aquella visión de la cabaña medio derruida para albergar, tan inopinadamente como instantes antes había tomado entera conciencia de su dudosa pisada sobre el mundo, nuevas impresiones que despertaron en su mente una grata y riesgosa locura que esta vez no estaba dispuesto a aletargar con química: el hecho radicaba en vivir con ella, juntos, bajo aquel techo de chamizo, entre aquellas paredes de piedra que no solo le servirían como escondrijo para sus fines y que no estarían tan desmoronadas porque él se encargaría, con sus propias manos, de volver a levantarlas firmes y seguras, de rehabilitar como nueva la caseta para ellos dos solos, para su intimidad fuera del resto. Y cuando, cada amanecer, la supiera aún durmiendo en la cama, él se separaría momentáneamente de su lado y saldría al sendero de fina arena donde se hallaba. Y, como hacía ahora, también entonces se calaría mejor el sombrero de paja y otearía complacido, fumando, el horizonte de mar y costa: sobre los acantilados, 32

33 detrás de los riscos, junto al faro, las luces coloreadas del cafetín teñían el descalabro de las rocas con guiños de espuma. 33

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir El viaje 1 Hoy me he despertado con una paz interior poco usual. Normalmente tengo la cabeza llena de preocupaciones desde la primera hora de la mañana. Pero hoy mi cabeza estaba vacía. Era como un libro

Más detalles

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a nadie a quien contarle mis problemas, a quien darle un abrazo.

Más detalles

El castillo de irás y no volverás

El castillo de irás y no volverás El castillo de irás y no volverás En un hermoso pueblo al lado del mar vivía un pescador con su mujer. Eran ya mayores y no tenían hijos. Sólo se tenían el uno al otro. Todas las mañanas, muy temprano,

Más detalles

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Cris estaba agotada. Había tenido un día terrible, así que se fue a la cama un poco más

Más detalles

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons LA OLA Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons Desde hace unos días cuando le tiro la pelota a Chispa, no sale corriendo a por ella para luego volver a traérmela. Los papás me han dicho

Más detalles

El par de zapatos. Pierre Gripari

El par de zapatos. Pierre Gripari El par de zapatos Pierre Gripari Había una vez un par de zapatos que estaban casados. El zapato derecho, que era el señor, se llamaba Nicolás. Y el zapato izquierdo, que era la señora, se llamaba Tina.

Más detalles

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade 1 Sofia corre a través de la oscuridad. Tiene prisa y mucho miedo. No sabe por qué corre, por qué tiene miedo, o hacia dónde va. Hay algo allí detrás que la asusta, algo peligroso, algo malo, que se acerca

Más detalles

Diario de la Violencia

Diario de la Violencia Diario de la Violencia Muchos me han de odiar por ser quien soy, pero, Qué puedo yo hacer si he nacido siendo así? Si para eso estoy en este mundo? Aunque Estará bien todo esto? Mi nombre es violencia.

Más detalles

UNA LARGA NOCHE. El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince

UNA LARGA NOCHE. El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince UNA LARGA NOCHE El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince días. Venía saliendo de un tormentoso matrimonio de varios años y atravesaba por un estrés laboral en una

Más detalles

El teléfono mágico. Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7

El teléfono mágico. Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7 El teléfono mágico Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7 Había una vez un hombre en la calle. Se podía ver que estaba privado de todo. Su ropa estaba estropeada y sus zapatos estaban arruinados. El

Más detalles

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo?

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? Ray Bradbury La última noche del mundo Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? - Qué haría? Lo dices en serio? -Sí, en serio. -No sé. No lo he pensado. El hombre se sirvió un poco

Más detalles

No me gusta que seas tan golosa. Es de muy mala educación comer con los dedos. Además, tenemos que esperar a la abuelita.

No me gusta que seas tan golosa. Es de muy mala educación comer con los dedos. Además, tenemos que esperar a la abuelita. 1 CAPERUCITA ROJA El escenario representa: a la derecha la casa de Caperucita, en la que se ven una mesa y tres sillas, dispuestas de modo que ninguna da la espalda a los espectadores, sobre la mesa, una

Más detalles

Pancho el diligente EL SECRETO PARA SUPERAR LA POBREZA EXTREMA

Pancho el diligente EL SECRETO PARA SUPERAR LA POBREZA EXTREMA Pancho el diligente EL SECRETO PARA SUPERAR LA POBREZA EXTREMA Sucedió en un pueblo llamado Mogotes en donde vivía nuestro amigo Pancho, Pancho era un campesino de 38 años de edad que vivía con su esposa

Más detalles

CORRIENDO POR LAS CALLES

CORRIENDO POR LAS CALLES CORRIENDO POR LAS CALLES Por: Leydi Rocío Silva Rangel Era tarde sin duda alguna, tuve que apagar el celular por que me canse de mirar una y otra vez la hora. El tiempo parecía haberse detenido, no avanzaba,

Más detalles

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso.

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso. Madre Nieve Hermanos Grimm U na viuda tenía dos hijas. Una trabajadora y bonita, y la otra fea y perezosa. La madre, sin embargo, quería mucho más a la fea y perezosa, porque era su verdadera hija. La

Más detalles

UNA CARTA. Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien. yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía

UNA CARTA. Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien. yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía descubrir que igual me amaba. Era ella por quien yo vivía. Habíamos

Más detalles

Como sombras de barco

Como sombras de barco POEMARIO ISSN 1692-5858. No. 14 Diciembre de 2009 P. 141 Como sombras de barco Nora Carbonell Muelle de Puerto Colombia, abril de 2009 La herrumbre del desamparo entra por la ventana que forma la baranda

Más detalles

Miraba ansioso su móvil, había quedado a las diez y media con sus amigos y no llamaban. A qué están esperando? pensó nervioso, saben lo importante

Miraba ansioso su móvil, había quedado a las diez y media con sus amigos y no llamaban. A qué están esperando? pensó nervioso, saben lo importante 1 Miraba ansioso su móvil, había quedado a las diez y media con sus amigos y no llamaban. A qué están esperando? pensó nervioso, saben lo importante que es la puntualidad si queremos encontrar a «nuestros

Más detalles

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas 1 Palabras nuevas El domingo por la mañana, al abrocharse su capota azul marino, la bruja vio que le faltaba un botón. Se la puso, de todos modos, y se fue a dar un paseo por el parque. Roque Bodoque y

Más detalles

y con la sangre de mi propio barro se levanta.

y con la sangre de mi propio barro se levanta. Repetición El día termina envejeciendo y enterrándose, sin dejar nada como todos. Y nosotros, habitantes de ese mismo día lo recibimos en el mismo sitio, con el mismo traje y el saludo hecho de antemano.

Más detalles

Algar Editorial. Amarilla

Algar Editorial. Amarilla Amarilla Martina juega con su nueva amiga mientras todos duermen. Hace días que encontró a la pequeña hada durmiendo en su casita de muñecas. Al principio le pareció que era una muñequilla nueva que su

Más detalles

Algar Editorial. La casona

Algar Editorial. La casona La casona Mi casa no era un castillo, pero se parecía mucho porque era de piedra, y tan grande que todos la llamaban «la casona». Entonces yo vivía en lo más alto, en el desván, y se estaba bien allí.

Más detalles

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un La aparecida de la carretera vieja de La Guaira Venezuela A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar

Más detalles

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Los objetivos de esta sesión son: Repasar las emociones trabajadas a lo largo del curso. Definirse a sí mismo. Iniciar algunas técnicas de relajación

Más detalles

NATALIA GARCÍA MARTÍNEZ CUATRO ESTRELLAS

NATALIA GARCÍA MARTÍNEZ CUATRO ESTRELLAS NATALIA GARCÍA MARTÍNEZ ( CUATRO ESTRELLAS / 1 La puerta giratoria no descansaba, entraba y salía gente cargada de maletas. El bullicio era constante en un ambiente ajetreado con el ir y venir de personas.

Más detalles

www.globalhumanitaria.org

www.globalhumanitaria.org www.globalhumanitaria.org A Kukuri le gustaba soñar despierto. Le gustaba soñar mirando el cielo. Imaginaba que detrás de aquella niebla blanquecina había montañas altas y llenas de árboles. Montañas preciosas

Más detalles

Narcisos Negros. Por. Mary Coleman. Jorge me trajo una docena de narcisos, mi flor favorita. Él

Narcisos Negros. Por. Mary Coleman. Jorge me trajo una docena de narcisos, mi flor favorita. Él Narcisos Negros Por Mary Coleman Jorge me trajo una docena de narcisos, mi flor favorita. Él necesitaba pedir perdón por los eventos de anoche. Tuvimos una pelea, como siempre. Está bien, yo sé que tuve

Más detalles

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/ Los tres cerditos Guco era un animal muy interesante. Desde pequeñito, vivía en el mismo bosque. Lo recorría de punta a rabo todos los días. Jugaba dando vueltas entre los árboles, dejando sus pisadas

Más detalles

Te espero el día... a las... en

Te espero el día... a las... en Frases 15 Años 1 Pase meses tratando de organizar una fiesta inolvidable, pero me di cuenta que sin vos es imposible. Por eso te invito a fetejar Mis 15 Años 2 Hoy es mi noche, hoy se cumple mi sueño,

Más detalles

Llámame pequeña y hazme sentir grande

Llámame pequeña y hazme sentir grande Llámame pequeña y hazme sentir grande Por Adriana Aparicio Sarmiento 7 de septiembre de 2012 Acabo de comenzar el instituto. Lleno de gritos, silbidos, deportistas, animadoras Todo tipo de personajes,

Más detalles

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

----------------------------------------------------------------------------------------------------------- Llovía y venteaba bastante. Era difícil ver. Había un hombre alto, pelirrojo, que corría por la calle gritando. Una mujer manejaba un pequeño coche verde. De repente el coche paró en frente del banco.

Más detalles

Una mañana bajó al río con un puchero de cobre para llenarlo de agua, mezclarla con la harina y así poder hacerse un pan.

Una mañana bajó al río con un puchero de cobre para llenarlo de agua, mezclarla con la harina y así poder hacerse un pan. El Príncipe Serpiente Hace muchos años en una pequeña ciudad de la India, vivía una mujer viejecita tan pobre, que sólo tenía harina seca para poder comer. Una mañana bajó al río con un puchero de cobre

Más detalles

LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO

LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO 1 LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO A continuación, se muestran las 1000 palabras más frecuentemente usadas del castellano (concretamente 1008 palabras) tomadas de los datos estadísticos

Más detalles

Al otro lado de la montaña

Al otro lado de la montaña Al otro lado de la montaña Cuenta una antigua leyenda, que en un mundo diferente al que hoy conocemos, existía una tribu ancestral, vivía en lo más adentrado de la selva más grande de ese mundo, esta importante

Más detalles

PEREZA ILUSIÓN METAS DESEOS

PEREZA ILUSIÓN METAS DESEOS AMBIENTACIÓN: 1.-En estos últimos años está creciendo la preocupación mundial por el planeta, la ecología, que todos los pueblos dispongan de agua limpia para beber, que todos los niños tengan escuela,

Más detalles

Cuentos de Formula (para empezar a pensar)

Cuentos de Formula (para empezar a pensar) Cuentos de Formula (para empezar a pensar) Los abrazos dejaron de sentir, ahora le recordaban el llanto silencioso de su madre cada anochecer por lo que decidió salir corriendo en busca de la libertad

Más detalles

Cuando los niños son gemelos solitarios

Cuando los niños son gemelos solitarios Cuando los niños son gemelos solitarios Loretta Cornejo La mayoría de los profesionales que trabajamos con los niños y sus familias, cada uno de acuerdo a su marco teórico, tiene una especie de guía para

Más detalles

Entendiendo a su Bebé Comportamiento Infantil

Entendiendo a su Bebé Comportamiento Infantil Entendiendo a su Bebé Comportamiento Infantil Entendiendo a su Bebé Comportamiento Infantil Las mamás y los bebés aprenden a comunicarse entre ellos mismos. Al principio, puede ser difícil de entender

Más detalles

DE LOS 4 A LOS 6 MESES

DE LOS 4 A LOS 6 MESES DE LOS 4 A LOS 6 MESES Cómo SOY? - Si me sientas con apoyos, aguanto la cabeza y la muevo a los lados para ver lo que me rodea, así participo de lo que pasa a mi alrededor. - Boca abajo puedo levantar

Más detalles

La nueva aventura. s a r a g i r a l d o j i m é n e z p e r e i r a

La nueva aventura. s a r a g i r a l d o j i m é n e z p e r e i r a 46 La nueva aventura s a r a g i r a l d o j i m é n e z p e r e i r a Nací el 20 de octubre de 1995 en Pereira, Risaralda. En mi tiempo libre estudio danza, música, técnica vocal y teatro, pues son las

Más detalles

La mitad de Juan Gemma Lineas y África Fanlo. Ed. La Galera

La mitad de Juan Gemma Lineas y África Fanlo. Ed. La Galera La mitad de Juan Gemma Lineas y África Fanlo. Ed. La Galera Juan está harto. En casa, todo el mundo le riñe para que no haga nada de lo que hacen las niñas. - Juan, por qué pintas el árbol de color plata?

Más detalles

MEDITAR ES REVOLUCIONARIO

MEDITAR ES REVOLUCIONARIO Aquellos que dicen Paren el mundo que yo me bajo saben que el mundo no se va a detener pero existe una posibilidad Meditar La meditación puede detener y transformar tu mundo porque MEDITAR ES REVOLUCIONARIO

Más detalles

LOS PAJES DE LOS REYES MAGOS

LOS PAJES DE LOS REYES MAGOS LOS PAJES DE LOS REYES MAGOS José acaba de entrar con el coche en el pueblo, donde viven sus padres, le acompaña su mujer María, y sus hijos Jesús y Olga, que iban dormidos, en el asiento trasero. Vamos!,

Más detalles

LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO

LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO PERSONAJES: BRAIS MINIMOY: Protagonista del cuento. Es algo curioso y siente pánico cuando no hay adultos con el. MISORA: Habitante del misterioso lugar al que

Más detalles

El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz

El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz Es el día de su cumpleaños y a Javi le regalan un soldado. Cuando pasaban cerca de las tiendas, le pidió a mamá alguno de los tantos que había en las vidrieras.

Más detalles

Yo despierto... Me despierta el contacto de ese objeto frío con el miembro. No sabía que a veces se puede orinar involuntariamente.

Yo despierto... Me despierta el contacto de ese objeto frío con el miembro. No sabía que a veces se puede orinar involuntariamente. Yo despierto... Me despierta el contacto de ese objeto frío con el miembro. No sabía que a veces se puede orinar involuntariamente. Permanezco con los ojos cerrados. Las voces más cercanas no se escuchan.

Más detalles

La historia del conductor de autobús que quería ser Dios

La historia del conductor de autobús que quería ser Dios La historia del conductor de autobús que quería ser Dios Ésta es la historia de un conductor de autobús que nunca se avenía a abrir la puerta a los que llegaban tarde. Este chófer no estaba dispuesto a

Más detalles

GUIONES DIDÁCTICOS. DATOS DE IDENTIFICACIÓN

GUIONES DIDÁCTICOS. DATOS DE IDENTIFICACIÓN CODIGO DEL CENTRO: 18601825 NOMBRE DEL COLEGIO: CPR MONTECHULLO LOCALIDAD: HUÉNEJA. GUIÓN DIDÁCTICO: 3º CICLO 6º CURSO. GUIONES DIDÁCTICOS. DATOS DE IDENTIFICACIÓN TEMA: EL SENTIMIENTO DE PREPOTENCIA.

Más detalles

El regalo de Navidad. Texto: Mireia Vidal. Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil. Los cuentos de la abuela

El regalo de Navidad. Texto: Mireia Vidal. Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil. Los cuentos de la abuela El regalo de Navidad Texto: Mireia Vidal Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil. Los cuentos de la abuela Si alguien le preguntara a la abuela Conchita cuál era el mejor regalo de

Más detalles

2 de diciembre Seguid despiertos! 8 de diciembre Preparad el camino!

2 de diciembre Seguid despiertos! 8 de diciembre Preparad el camino! 2 de diciembre Seguid despiertos! 8 de diciembre Preparad el camino! 9 de diciembre Atrévete a decir sí! 16 de diciembre Compartid! 23 de diciembre Se alegra mi espíritu! Este material puede ser utilizado

Más detalles

EL COLEGIO SAN JOSÉ SE UNE A LA CAMPAÑA MUNDIAL POR LA EDUCACIÓN

EL COLEGIO SAN JOSÉ SE UNE A LA CAMPAÑA MUNDIAL POR LA EDUCACIÓN EL COLEGIO SAN JOSÉ SE UNE A LA CAMPAÑA MUNDIAL POR LA EDUCACIÓN Como otros años, los alumnos del Primer Ciclo de Secundaria del Colegio San José de Santander en la SAME (Semana de Acción Mundial por la

Más detalles

El Espejo. por Mara Torres

El Espejo. por Mara Torres NOSOTRAS El Espejo por Mara Torres Mara Torres, periodista, escritora, locutora de radio y presentadora, en la actualidad forma parte de los Servicios Informativos de Televisión Española donde presenta

Más detalles

Gastón y Toulouse Chloé Angélica Loubiere Torres

Gastón y Toulouse Chloé Angélica Loubiere Torres Gastón y Toulouse Chloé Angélica Loubiere Torres Había una vez un ratón llamado Gastón que vivía en un lugar muy especial, vivía bajo la Torre Eiffel. Un día Gastón estaba dando un paseo por la Torre Eiffel,

Más detalles

Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones?

Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones? 24. Una cita con María Los peores años de nuestra vida. Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones? a) graba sus canciones en una grabadora b) graba sus pensamientos en una grabadora c) prepara entrevistas

Más detalles

Yara Jabre - Eva Peacock. 2nde7. El tesoro maldito

Yara Jabre - Eva Peacock. 2nde7. El tesoro maldito Yara Jabre - Eva Peacock 2nde7 El tesoro maldito Jueves 28 de mayo de 2015 Érase una vez, en un reino mágico donde vivían criaturas mágicas, un hombre sencillo que viviá solo en el bosque y que se llamaba

Más detalles

Susana Gómez-Leal Martín 3 ESO A - Canillejas

Susana Gómez-Leal Martín 3 ESO A - Canillejas EL REGALO DE DANI Susana Gómez-Leal Martín 3 ESO A - Canillejas EL REGALO DE DANI Os voy a contar una historia sobre un joven que se llama Dani. Ahora tiene casi treinta años, pero nuestra aventura comienza

Más detalles

CON MIEDO, CON ESPERANZA

CON MIEDO, CON ESPERANZA CON MIEDO, CON ESPERANZA I Premio Lilly de Relato Corto Cuenta tu Historia ACCIÓN PSORIASIS. Finalista 1 Ni estoy bien ni mal conmigo; mas dice mi entendimiento que un hombre que todo es alma está cautivo

Más detalles

al lado del surtidor. Al principio me hizo arder la piel pero si me enjuagaba rápido podía darme el primer baño completo desde que empecé a andar por

al lado del surtidor. Al principio me hizo arder la piel pero si me enjuagaba rápido podía darme el primer baño completo desde que empecé a andar por al lado del surtidor. Al principio me hizo arder la piel pero si me enjuagaba rápido podía darme el primer baño completo desde que empecé a andar por las rutas. Me di un buen remojón sentado en la pileta,

Más detalles

Félix, el niño que no quería lavarse

Félix, el niño que no quería lavarse Félix, el niño que no quería lavarse Texto: Anna Espinach Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil. Els contes de l àvia Lávate la cara! Frótate las manos! Algo más de champú detrás

Más detalles

CÓMO SUPERAR LA ADICCIÓN A LA COMIDA

CÓMO SUPERAR LA ADICCIÓN A LA COMIDA CÓMO SUPERAR LA ADICCIÓN A LA COMIDA SOBRE COMER Y TENER HAMBRE 9 En momentos como ése, me resulta muy útil conversar conmigo misma, formular un diálogo en el cual una voz pregunta y otra responde, ya

Más detalles

EL INVERTIDO. Febrero del año 2003, 19:00 horas. Casa de los López-Sánchez, España, Universo Paralelo.

EL INVERTIDO. Febrero del año 2003, 19:00 horas. Casa de los López-Sánchez, España, Universo Paralelo. EL INVERTIDO Febrero del año 2003, 19:00 horas. Casa de los López-Sánchez, España, Universo Paralelo. Son las 7 de la tarde y Manu está a punto de llegar de las clases de baloncesto. Es un chaval guapo

Más detalles

El circulo del 99. Cuento de Jorge Bucay

El circulo del 99. Cuento de Jorge Bucay El circulo del 99 Cuento de Jorge Bucay Había una vez un rey muy triste que tenía un sirviente, que como todo sirviente de rey triste, era muy feliz. Todas las mañanas llegaba a traer el desayuno y despertar

Más detalles

PUBLISHED BY: VODNIKOVA ZALOŽBA (DSKG): KUD SODOBNOST INTERNATIONAL, 2011 TRANSLATED BY: BARBARA PREGELJ

PUBLISHED BY: VODNIKOVA ZALOŽBA (DSKG): KUD SODOBNOST INTERNATIONAL, 2011 TRANSLATED BY: BARBARA PREGELJ SAMPLE TRANSLATION PETER SVETINA EL ANILLO MÁGICO PUBLISHED BY: VODNIKOVA ZALOŽBA (DSKG): KUD SODOBNOST INTERNATIONAL, 2011 TRANSLATED BY: BARBARA PREGELJ ORIGINAL TITLE: ČUDEŽNI PRSTAN NUMBER OF PAGES:

Más detalles

UNA PEQUEÑA FABULA. "Sólamente tienes que cambiar tu dirección", dijo el gato, y se lo comió

UNA PEQUEÑA FABULA. Sólamente tienes que cambiar tu dirección, dijo el gato, y se lo comió FRANZ KAFKA VARIOS CUENTOS UN MENSAJE IMPERIAL El Emperador, tal va una parábola, os ha mandado, humilde sujeto, quien sóis la insignificante sombra arrinconándose en la más recóndita distancia del sol

Más detalles

EL SECRETO DE MI ABUELA

EL SECRETO DE MI ABUELA EL SECRETO DE MI ABUELA Esa noche no había podido dormir, me tocaba ir a casa de mi abuela. Con ella me pasaba horas y horas hablando, me contaba todas sus experiencias, todas sus historias y me ayudaba

Más detalles

La enfermedad. Representar a un excluido

La enfermedad. Representar a un excluido La enfermedad Alemania, Noviembre de 2011 Muchos de los que llegan a Constelaciones Familiares buscan ante todo sanación y, a través de las Constelaciones Familiares, los trasfondos de las enfermedades

Más detalles

Redes de Convivencia Proyecto Sociocomunitario de los IES de El Puerto de Santa María

Redes de Convivencia Proyecto Sociocomunitario de los IES de El Puerto de Santa María Redes de Convivencia Redes de Convivencia Proyecto Sociocomunitario de los IES de El Puerto de Santa María Manuel Caño Delgado Isabel Moncosí Gómez Proyecto Sociocomunitario de los IES de El Puerto de

Más detalles

Se acerca la navidad, y por primera vez pienso en regalar algo a Alicia.

Se acerca la navidad, y por primera vez pienso en regalar algo a Alicia. Regalo de navidad Se acerca la navidad, y por primera vez pienso en regalar algo a Alicia. Nosotros nunca festejamos esas fiestas, no que yo recuerde. Nuestra casa esta alejada por más de veinte kilómetros

Más detalles

UN CUENTO PARA EMPEZAR

UN CUENTO PARA EMPEZAR Campaña institucional 2011-2012 Catequesis infantil UN CUENTO PARA EMPEZAR Comenzamos leyendo este cuento: La nube Topami Cuenta la leyenda que hace muchos, muchos años, había una nube llamada Topami que,

Más detalles

EL ARTE DEL SER EXITOSO

EL ARTE DEL SER EXITOSO EL ARTE DEL SER EXITOSO El éxito tiene relación con la forma en que pensamos, la forma en que enfocamos el propósito de nuestras vidas y cómo apreciamos lo que tenemos, lo que somos y lo que queremos lograr.

Más detalles

PRIMERA SEMANA DE CUARESMA

PRIMERA SEMANA DE CUARESMA Cuaresma. Pág.1 PRIMERA SEMANA DE CUARESMA Jesús pasa cuarenta días en el desierto (Mateo 4, 1-11) Para pensar y trabajar: - Jesús también fue empujado por el diablo a hacer cosas para no agradar a Dios...

Más detalles

En Tierra del Fuego, en la tribu sélknam había un joven indio

En Tierra del Fuego, en la tribu sélknam había un joven indio Leyenda del otoño y el loro graciela repún (sélknam - tierra del fuego) En Tierra del Fuego, en la tribu sélknam había un joven indio llamado Kamshout al que le gustaba hablar. Leyenda del otoño y el loro

Más detalles

Laia Fàbregas. Landen. www.alfaguara.com Empieza a leer... Landen

Laia Fàbregas. Landen. www.alfaguara.com Empieza a leer... Landen ALFAGUAR A HISPANICA Laia Fàbregas Landen www.alfaguara.com Empieza a leer... Landen Ella Murió durante el aterrizaje. Al despegar me había fijado en cómo sus manos se pegaban a las rodillas y cómo las

Más detalles

A Pepe le gusta mucho ver la televisión. Le encantan los programas de dibujos animados, y también aquellos en los que salen grupos cantando.

A Pepe le gusta mucho ver la televisión. Le encantan los programas de dibujos animados, y también aquellos en los que salen grupos cantando. 1 A Pepe le gusta mucho ver la televisión. Le encantan los programas de dibujos animados, y también aquellos en los que salen grupos cantando. Pero lo que más le gusta de todo es ver los anuncios de juguetes.

Más detalles

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ALEGRÍA TRISTEZA ENFADO MIEDO ANEXO 2 CUENTO: EL MONSTRUO DE COLORES 2 ANEXO 3 - DIBUJOS: EMOCIONES VIVIDAS 3 ANEXO 4 - RECONOCEMOS LAS EMOCIONES

Más detalles

LOS MILAGROS DE JESUS JESUS CAMINA SOBRE EL A GUA JUAN 6:16-24

LOS MILAGROS DE JESUS JESUS CAMINA SOBRE EL A GUA JUAN 6:16-24 LOS MILAGROS DE JESUS JESUS CAMINA SOBRE EL A GUA JUAN 6:16-24 IDEA PRINCIPAL Miedo. Así como los discípulos estaban aterrorizados por la tormenta que experimentaron en la barca, la vida a menudo nos paraliza

Más detalles

UNIDAD 2: APRENDER A HACER ELECCIONES, APRENDIENDO A TOMAR DECISIONES

UNIDAD 2: APRENDER A HACER ELECCIONES, APRENDIENDO A TOMAR DECISIONES UNIDAD 2: APRENDER A HACER ELECCIONES, APRENDIENDO A TOMAR DECISIONES Índice: 2.1 Libertad para poder elegir 2.2 La importancia de tomar decisiones 2.3 Cuento: el hombre que no podía elegir 2.4 Aprendiendo

Más detalles

Capítulo 1 Llevaba demasiadas horas despierta. Aunque mi cuerpo necesitaba descansar, mi mente no paraba de trabajar; imágenes de mi vida pasaban continuamente, estaba nerviosa, sentía miedo, tanto que

Más detalles

FICHA 14 CÓMO AFRONTAR LA ANSIEDAD EN LOS EXÁMENES En la ficha 11 analizamos la forma de preparar los exámenes: una buena planificación a lo largo

FICHA 14 CÓMO AFRONTAR LA ANSIEDAD EN LOS EXÁMENES En la ficha 11 analizamos la forma de preparar los exámenes: una buena planificación a lo largo FICHA 14 CÓMO AFRONTAR LA ANSIEDAD EN LOS EXÁMENES En la ficha 11 analizamos la forma de preparar los exámenes: una buena planificación a lo largo del curso, repasos frecuentes, no dejar todo para última

Más detalles

Lo que Dios espera del pecador O. Bruce White

Lo que Dios espera del pecador O. Bruce White Lo que Dios espera del pecador O. Bruce White «Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto. Entonces él

Más detalles

Una mujer muy fea va al médico y le dice: Doctor, tengo complejo de fea. El médico le contesta: tranquila, no tiene usted ningún complejo.

Una mujer muy fea va al médico y le dice: Doctor, tengo complejo de fea. El médico le contesta: tranquila, no tiene usted ningún complejo. CHISTES DE MÉDICOS Una vieja va al medico: - Doctor, doctor, tengo muchos gases; pero lo bueno es que no huelen, ni se oyen; si no mire usted, me acabo de tirar como veinte y usted ni cuenta se ha dado.

Más detalles

UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE

UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE Todo comienza en un Hospital en el que acaba de nacer una bebé a quien le pusieron Matilde. Ella siempre fue diferente a los demás, por ejemplo cuando nació en vez de llorar,

Más detalles

do para tu f CON EL AHORRO SOMOS PODEROSOS

do para tu f CON EL AHORRO SOMOS PODEROSOS A ur o ho do para tu f n a ut rr CON EL AHORRO SOMOS PODEROSOS TEMA III. CON EL AHORRO SOMOS PODEROSOS 1. CONTENIDOS EL AHORRO DA PODER Como aprendiste en el libro El dinero no crece en los árboles de

Más detalles

SÚMATE A LA AVENTURA DE LEERLES UN CUENTO CADA DÍA A LOS NIÑOS UN PAÍS QUE LEE ES UN PAÍS QUE SUEÑA

SÚMATE A LA AVENTURA DE LEERLES UN CUENTO CADA DÍA A LOS NIÑOS UN PAÍS QUE LEE ES UN PAÍS QUE SUEÑA SÚMATE A LA AVENTURA DE LEERLES UN CUENTO CADA DÍA A LOS NIÑOS UN PAÍS QUE LEE ES UN PAÍS QUE SUEÑA Las cosas raras Andrea Maturana Ilustrado por Isabel Hojas se día lunes, Ati se despertó algo extraña.

Más detalles

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar Lolita Bosch El niño q u e quería matar Para A.M. Uno Me llamo Max, tengo catorce años y paso mucho más miedo que los otros niños. Porque a veces se me ocurren unas cosas muy extrañas que no sé qué son,

Más detalles

RELATO DE ALICIA CARRERAS HERNÁNDEZ PRIMER PREMIO

RELATO DE ALICIA CARRERAS HERNÁNDEZ PRIMER PREMIO RELATO DE ALICIA CARRERAS HERNÁNDEZ PRIMER PREMIO FINALISTA AUTONÓMICO: 16212 Hace unos días encontré una palabra. No sabía su significado, por lo que decidí buscarla en el diccionario. Cuando entré esta

Más detalles

Ejercicios de estiramiento (bloque 1)

Ejercicios de estiramiento (bloque 1) Ejercicios de estiramiento (bloque 1) Estos ejercicios tienen el objetivo de preparar el cuerpo para la actividad así como para eliminar tensiones musculares después de la misma. Cuello Posición de inicio:

Más detalles

Controlando Su Dolor Parte 1: Aprendiendo sobre el dolor de cáncer de próstata

Controlando Su Dolor Parte 1: Aprendiendo sobre el dolor de cáncer de próstata Controlando Su Dolor Parte 1: Aprendiendo sobre el dolor de cáncer de próstata La siguiente información está basada en las experiencias generales de muchos pacientes con cáncer de próstata. Su experiencia

Más detalles

El traje nuevo del emperador

El traje nuevo del emperador El traje nuevo del emperador Hans Christian Andersen (1805-1875) Este texto digital es de dominio público en España por haberse cumplido más de setenta años desde la muerte de su autor (RDL 1/1996 - Ley

Más detalles

ARBOLES EN EL UNIVERSO

ARBOLES EN EL UNIVERSO ARBOLES EN EL UNIVERSO Como todas las mañanas, Alejandro se dispone a desplazarse al Centro Integrado para la Dependencia de la calle Extremadura de Valladolid, lugar donde trabaja su padre. Es un día

Más detalles

LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS Y DE LAS NIÑAS

LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS Y DE LAS NIÑAS LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS Y DE LAS NIÑAS Ma. Guadalupe Próspero Sánchez A todos estos niños que tienen una vida que vivir y un futuro por delante. A quién debo culpar, me preguntó, para poder salvar a

Más detalles

INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA. Angélica María Guerrero Escamilla. Estudiante de la Licenciatura en Derecho

INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA. Angélica María Guerrero Escamilla. Estudiante de la Licenciatura en Derecho PRESENTA: INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA.. Asesora INEA Estudiante de la Licenciatura en Derecho Col. Rancho Nuevo, Mpio. de Apaseo el Grande, Gto. Octubre de 2003 1 INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA

Más detalles

EL JEFE DE LA MANADA. Inés Garland. Las Tres Edades

EL JEFE DE LA MANADA. Inés Garland. Las Tres Edades EL JEFE DE LA MANADA Inés Garland Las Tres Edades Para Paz, que me escuchó en las siestas de Colonia. 1 EL DÍA EN QUE EMPEZÓ ESTA HISTORIA Si mis padres y los padres de Milo hubieran sabido que en el Rosedal

Más detalles

AYUDAR A OTROS (A.2.2.8)

AYUDAR A OTROS (A.2.2.8) AYUDAR A OTROS REFERENCIA BÍBLICA: Lucas 10:25-37 VERSÍCULO CLAVE: CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: " hagamos bien a todos" (Gálatas 6:10b, Dios Habla Hoy). Dios quiere que ayude a otros haciendo

Más detalles

Iniciamos nuestro viaje, primero Mauritania, después varias zonas de Kenia, y finalmente Ruanda.

Iniciamos nuestro viaje, primero Mauritania, después varias zonas de Kenia, y finalmente Ruanda. Recientemente he tenido la oportunidad de viajar por África para grabar un documental. Han sido varios los países por los que hemos pasado, cada uno con algo mágico, cada uno con un paisaje peculiar, con

Más detalles

Arquidiócesis de Galveston-Houston Ambiente Seguro Plan de Lección Primer Grado

Arquidiócesis de Galveston-Houston Ambiente Seguro Plan de Lección Primer Grado Arquidiócesis de Galveston-Houston Ambiente Seguro Plan de Lección Primer Grado Objetivos: Ayudar a los niños a reconocer que sus cuerpos son un regalo de Dios que quiere que usen sus cuerpos para hacer

Más detalles

La esperanza del pueblo

La esperanza del pueblo Jueves 21 mayo 2015 La esperanza del pueblo Amiel Bendavid y Lara Abdul Ghani 2nde7 Érase una vez, en las profundidades de África, un pequeño pueblo donde la gente era muy feliz. Este pueblo era poco conocido

Más detalles

Al marchar. Levantó la cabeza del libro y se encontró con las particulares casas de la entrada de la ciudad.

Al marchar. Levantó la cabeza del libro y se encontró con las particulares casas de la entrada de la ciudad. Al marchar. Freddy Andrés Calderón Calderón Levantó la cabeza del libro y se encontró con las particulares casas de la entrada de la ciudad. Seguían sin cambios. Sin embargo, creyó distinguir una fina

Más detalles

El peor adicto a la nicotina que jamás he conocido

El peor adicto a la nicotina que jamás he conocido Capítulo 1 El peor adicto a la nicotina Tal vez debería empezar por explicar por qué me considero competente para escribir este libro. No soy ni médico ni psiquiatra; mis títulos son mucho más apropiados:

Más detalles

CLARA EISMAN PATÓN AUTORA-CUENTO-TITULO. LA NÍNFA DEL RIO.

CLARA EISMAN PATÓN AUTORA-CUENTO-TITULO. LA NÍNFA DEL RIO. CLARA EISMAN PATÓN AUTORA-CUENTO-TITULO. LA NÍNFA DEL RIO. 1 Puente la reina es un pueblo montañoso de Navarra. En éste pueblecito precioso y lleno de vegetación, el aire que se respira es sano. Hay un

Más detalles