Julian Maclaren-Ross

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Julian Maclaren-Ross"

Transcripción

1 Julian Maclaren-Ross Veneno de tarántula Una historia del sur de Francia Traducción de María Martoccia

2 Nota del autor Varias de las personas que leyeron el manuscrito de esta historia pensaron que la elección del tema la vida en el sur de Francia durante el verano del año 1930 exigía alguna explicación. El relato no tiene ribetes de actualidad. Entonces, fue escrito a partir del sentimiento de culpa? O como una denuncia de esa mala época de antaño en la que uno vivía dedicado solo a los placeres? La respuesta a ambas preguntas es no. No me siento culpable; de ninguna manera soy responsable de la guerra y tengo pocas esperanzas de ser responsable de la paz; tampoco hallé particularmente placentero el tipo de vida que se describe en las páginas siguientes. La historia fue escrita en 1942, para descansar de la elaboración de una serie de relatos sobre el ejército que más tarde fueron publicados en un volumen llamado Motivación para las tropas. La escribí siendo soldado y en ese momento me entretuvo alternar la descripción de dos tipos de vida diferentes, el pasado y el presente. Dado que la acción ocurre hace quince años, no veo cómo puede esperarse que posea alguna actualidad. Que el libro no haya sido publicado hasta hoy se debe en parte a la costumbre de este manuscrito de alejarse de mí durante largos períodos y en parte al prejuicio que existe en la industria editorial hacia publicar libros de menos de setenta mil palabras. Todos los personajes, incluido el narrador, son por entero producto de la imaginación. J. M.-R. Londres, 3/3/45

3 1 Pensé que me haría bien alejarme un tiempo. Ese verano en Niza sufríamos una ola de calor, y todo el mundo llevaba cascos de explorador y ropa blanca de algodón, como si fuera el trópico. En agosto, casi todos los de nuestro grupo habían desaparecido: el lugar se había vuelto literalmente demasiado caluroso como para albergarlos. El calor era en verdad espantoso. Con tanto calor casi resultaba imposible moverse. Las noches no eran más frescas: el aire estaba pegajoso y había olor a alquitrán por toda la ciudad. Cuando Armstrong propuso este viaje, acepté de inmediato. La idea de pasar un mes en las montañas me atraía enormemente. Sin preocupaciones. Nada complicado. La vida sencilla. Me venía como anillo al dedo. Dónde nos quedaremos? le pregunté. Armstrong dijo: Se puede elegir entre dos hoteles. El Royal es el mejor. Entonces, estuviste antes... El año pasado. Fue un buen descanso. Eso es justo lo que necesito, un buen descanso. Si no haces otra cosa.

4 Tonterías. Mi vida es un torbellino. A menudo pienso que debería ingresar en un monasterio. O en un convento dijo Armstrong. Nunca pensaste en eso? Un convento sería demasiado complicado. Ivonne fue educada en un convento, no? Creo que sí. Cómo marcha eso? Está en Ginebra. Esa era otra razón para alejarme. Con Ivonne lejos, la vida resultaba mucho menos complicada pero también menos emocionante. Faltaban meses para que ella regresara; mientras tanto, allí no había nada que hacer. Dos días después Armstrong llamó con un cambio de planes. En lugar de un hotel, por qué no quedarse un tiempo con Spider: tenía un chalet en el lugar. Estamos invitados? pregunté. Por supuesto. Está bien. Deberíamos divertirnos dijo Armstrong. No sería un descanso entonces. Será bastante tranquilo. Está prácticamente en medio del bosque. A kilómetros de cualquier parte. Espléndido. Cuándo salimos? Mañana por la tarde.

5 2 Vaska, el sirviente de Spider, nos esperó en la parada de ómnibus del bulevar MacMahon. Era un gigantesco joven ruso con el cabello enrulado bien corto y la nariz rota. Llevaba puesta una camiseta azul sin mangas y en sus brazos morenos los músculos sobresalían como si fueran los de un herrero. Se suponía que su madre, una mujer corpulenta que trabajaba de cocinera en una pensión del pueblo, era condesa en el exilio; pero otros rusos negaban con vehemencia la veracidad de esa historia, y en verdad la frente angosta de Vaska y su rostro simpáticamente pendenciero no mostraban indicios de una genealogía aristocrática. Vaska nos recibió con gran efusividad, le dio fuertes palmadas en la espalda a Armstrong y a mí casi me rompe los huesos de la mano. Tomó nuestras valijas y las subió sin esfuerzo al techo del ómnibus, que estaba estacionado frente al Café de l Univers. Casi todos los asientos estaban ocupados: entre los pasajeros predominaban las campesinas robustas que cargaban canastas con provisiones. A qué hora sale? le preguntó Armstrong a Vaska. A las cinco en punto le dijo Vaska. Hay tiempo para un trago entonces.

6 Adentro del café estaba más fresco. Vaska y un amigo suyo llamado René, que llevaba un pulóver tejido, pantalones anchos blancos y una gorra de polo blanca con visera, jugaron a las cartas con el chofer hasta la hora de partir. Daban golpes en la mesa y hacían un montón de ruido. Todos bebían coñac. De pie delante de la barra, Armstrong y yo bebimos Pernod. Cuéntame de Spider dije. Lo vi sólo un par de veces. Armstrong dijo: Spider es un caso. Escribe poesía. Dicen que envenenó a su esposa pero yo no lo creo. Aunque se hizo una investigación ofi cial y Spider perdió su puesto de funcionario, no le importó demasiado ya que heredó bastante de la esposa. Después de eso se fue a Argelia y perdió todo el dinero en el juego. Entonces, de qué vive? Les pide prestado a los amigos. Qué más? Consume drogas y tiene una hija de diez años. Todo un personaje. Un personaje completo. Para ser francés, habla muy bien inglés. Se supone que estuvo en Oxford, pero nadie lo sabe a ciencia cierta. Habrá un grupo grande en la casa? No, pienso que bastante pequeño. Alguien interesante? Quieres decir mujeres? Tal vez. No lo creo. De todos modos, vamos para descansar.

7 Es verdad. Armstrong había regresado hacía poco de algún lugar de Egipto en donde había realizado excavaciones en busca de ciudades perdidas. Antes había estado en Nueva Guinea estudiando las costumbres sexuales de las tribus papúa. Su libro sobre ese tema, Fetiche fálico, se había vendido muy bien; la gente lo compraba para mirar las fotografías. Pero Armstrong no era explorador ni escritor: estas actividades eran puramente casuales para él. Poseía una amplia gama de intereses y una renta personal alta, herencia de su padre, que lo eximía de la necesidad de ganarse la vida en alguna esfera en particular. A los treinta y cinco años continuaba soltero, habiendo eludido con éxito los esfuerzos de varias mujeres resueltas a casarse con él. En la actualidad, la más insistente era una muchacha canadiense que se hospedaba en su mismo hotel en Cannes, y era para escapar de ella que él hacía este viaje a las montañas. Armstrong tenía un aspecto imponente: era incluso más grande que Vaska. Medía un metro ochenta y cinco y pesaba cien kilos. Tenía el rostro redondo, imperturbable y afeitado con prolijidad, el cabello lacio partido al medio y ojos somnolientos de párpados pesados. Pronunciaba las palabras de modo lento y, aunque yo lo conocía desde hacía varios años, jamás lo había visto ansioso o enojado. Bronceado e inconmovible, con su traje blanco de dril y casco para protegerse del sol, personificaba al legendario viajero inglés que había retratado Julio Verne; solo la larga boquilla verde, con la que fumaba sin cesar, otorgaba al conjunto una

8 nota discordante. La boquilla decepcionaba. No cuadraba con el personaje. A uno le parecía que debía fumar en pipa. Escribes algo actualmente? le pregunté. Algunos artículos para un diario dominical. La maldición de los faraones... Algo así? Más o menos. En ese momento sonó la campana dentro del café. Eran las cinco. El chofer del ómnibus se puso de pie y arrojó las cartas; al mismo tiempo le propinó a la mesa un golpe tremendo con el puño. Gritó: Merde alors! Me debes diez francos le dijo Vaska. El chofer pagó rezongando, mientras en el fondo del local René sonreía entre dientes. Nos dirigimos hacia la puerta; Vaska llevaba una botella de coñac. El chofer caminaba con un leve tambaleo. Jules, no nos arrojes a un precipicio le dijo Vaska. La mierda un precipicio dijo el chofer. Seguía muy enojado por haber perdido. Respirando con difi cultad, tomó la manivela e intentó arrancar el motor. Se oyó un repentino rugido y el ómnibus entero palpitó. Todos arriba! gritó el chofer, agitando los brazos desaforadamente. En voiture! Nos subimos. Llevábamos el gramófono portátil de Armstrong y un portafolio con los discos nuevos. Vaska y René se ubicaron junto al chofer. Armstrong y yo nos sentamos apretujados entre dos amas de casa gordas que apestaban a ajo.

9 De repente el ómnibus arrancó; en su trayecto recorría el Promenade des Anglais. Afuera del Méditerranée había hileras de reposeras blancas vacías que estaban plegadas. Cuando pasamos por ahí, a la velocidad de un relámpago, Kiki Baranov hablaba con Damia Bellini en las escaleras de la Grande Bleue. La llamé a los gritos pero no me oyó. Luego el ómnibus se desvió por la avenida Californie.

10 3 La travesía duró cuatro horas. Al principio intenté leer Vile Bodies, que había llevado conmigo, pero fue imposible porque, con cada sacudida del vehículo, la canasta de una de las mujeres gordas se me incrustaba en las costillas, así que al fi nal, hastiado, desistí. Avanzando a lo loco el ómnibus cruzaba puentes, atravesaba quebradas y túneles perforados en la roca roja mientras, a ambos lados, el camino se perdía hundiéndose en los barrancos. Llegado un punto, en las barandas de madera se veía un gran espacio por donde unos meses atrás se había deslizado un auto y luego había chocado; se había precipitado por el barranco y dos de sus ocupantes habían muerto. Las mujeres gordas, sentadas una a cada lado de nosotros, comentaron el hecho con deleite, a los gritos, para escucharse por encima del rugido del motor. A medida que el sol las hacía sudar, el olor a ajo se volvía más repulsivo. Armstrong y yo encendíamos un cigarrillo tras otro, el último con el anterior: los golpes de aire apagaban los fósforos. Pensé en cómo sería quedarse con Spider. La información que me había transmitido Armstrong, unida a lo que había escuchado de otras fuentes, no parecía prometer un período particularmente pacífi co. Me pregunté si nos envenenaría a todos

11 o si se suponía que debíamos unirnos a una orgía de opio: ninguna de estas posibilidades me atraía. El repentino grito de una de las gordas interrumpió mis pensamientos. Giré la vista. Los ojos de la mujer estaban clavados en el camino. Por un recodo había aparecido sorpresivamente un camión enorme que no se anunciaba con la bocina. Se dirigía hacia nosotros a alta velocidad. Chocar parecía inevitable. Una gorda levantó los brazos y dejó escapar un chillido parecido al de una sirena. La otra mujer, sentada junto a Armstrong, estaba demasiado consternada como para gritar, pero algunos de los pasajeros que estaban detrás de nosotros también gritaron. Armstrong se sacó la boquilla de la boca en el preciso instante en que el chofer apretó los frenos. Se oyó el chirrido de un guardabarros que raspaba el parapeto del costado del camino, y el ómnibus se detuvo con una brusca sacudida que me lanzó hacia adelante. El conductor del camión también había frenado y los dos vehículos se habían detenido, deslizándose, uno junto al otro, con apenas unos centímetros de espacio entre ambos. Los dos conductores se asomaron por sus respectivas ventanillas, y maldijeron en dialecto nizardo; el camionero agitó el puño. Vaska y René lo imitaron: el aire se llenó de insultos. Un sudor frío me corría por las axilas y me picaba la frente. Me di vuelta para mirar a Armstrong, que asentía con la cabeza y enarcaba las cejas. Era imposible saber si había experimentado emoción alguna: su gran rostro bronceado no denotaba expresión. Volvió a colocarse la boquilla en la boca y, mientras el ómnibus comenzaba a moverse otra vez había espacio justo para pasar, echó una bocanada de humo. A todos los pasajeros se les soltó la lengua; las dos

12 gordas alabaron piadosamente a Dios por el milagroso escape. El camionero se inclinó hacia adelante y lanzó un insulto fi - nal, mientras por el caño de escape dejaba salir una nube de humo tóxico que produjo el efecto de un pedo desafi ante y burlón. El ómnibus salió balanceándose, ascendió la pendiente chirriando y dejamos el camión atrás. El chofer dio media vuelta y sonrió con expresión tranquilizadora para mostrar que había dominado por completo la situación. Vaska le colocó la botella de coñac en la mano y el hombre bebió con la cabeza echada hacia atrás y la otra mano en el volante. El ómnibus cruzó estrepitosamente un puente de acero que atravesaba una quebrada; abajo, una cascada derramaba sus aguas sobre un valle. Con todo gusto me habría tomado un trago.

13 4 A mitad de camino paramos en un pueblo que había sido parcialmente reconstruido después de un alud. Todavía se podían ver por todas partes vestigios de la destrucción: cabañas de madera a medio demoler, vigas que sobresalían de techos destrozados, montañas de ladrillos y escombros en donde las casas habían sido aplastadas por la ladera de la colina cuando se desmoronó. Las calles ruinosas bajaban en pendiente, desviadas; entre los escombros se habían erigido con rapidez nuevas casuchas con techo de chapa; algunos niños mugrientos y descalzos correteaban a la deriva entre el polvo y los restos de sus hogares. Bebimos en el bar del pueblo mientras el chofer les relataba el incidente con el camión a todos y a cada uno, haciendo gala de su gran presencia de ánimo, volviéndose, bajo la infl uencia del brandy, cada vez más gritón y jactancioso. Armstrong y yo comimos pan y queso: ambos estábamos hambrientos. Cuánto falta? Una hora. Volvimos a subir al ómnibus; las dos gordas habían desembarcado así que ahora podía leer sin que me molestaran. Leí la parte en la que Adam visita al coronel en Doubting

14 Hall, riéndome para mis adentros a medida que el ómnibus subía por las montañas y el sol se escondía detrás de los pinos. Al acercarnos al pueblo, el aire se volvió definitivamente más fresco. El ómnibus tomó por una larga avenida arbolada con plátanos y, girando en semicírculo, llegó a la plaza en donde varios holgazanes con gorras y bufandas vigilaban a unos burros. A René lo recibió la vieja francesa que lo mantenía y se marcharon juntos a un hotel. El chofer y Vaska se despidieron, palmeándose uno al otro la espalda durante un rato, mientras Armstrong y yo nos quedamos junto a las valijas que, contra lo esperado, no se habían caído del techo del vehículo. Fou Châlet está a unos siete kilómetros de aquí dijo Armstrong. Se llama así? Qué? Fou Châlet. En realidad, no. Se llama Lou algo más. Un nombre en dialecto patois que nunca recuerdo. Fou Châlet es más apropiado. Por qué fou? Están todos locos ahí? Locos como cabras. Tienen que estarlo. En ese momento Vaska se acercó tirando de las riendas de una mula de carga con aspecto formidable. El animal exhibió de inmediato las peores características asociadas con la especie. Echó para atrás las orejas, plantó las patas delanteras con fi rmeza y, mostrando sus largos dientes amarillos, comenzó a mordisquear salvajemente el hombro de Vaska. Sin que estas demostraciones lograran disuadirlo, Vaska procedió a cargar sobre el

15 lomo del animal la mayor parte del equipaje. La mula corcoveó y se encabritó: levantaba los cascos traseros y lanzaba patadas como un potro que intentara tirar a su jinete al suelo. Sonriendo estoicamente, de buen humor, Vaska esquivó los dientes rechinantes y, mientras golpeaba varias veces con la rodilla el estómago del animal, con las riendas lo forzó a echar la cabeza atrás. Sacré vieille! gritó. Quédate quieta, maldita seas! Mientras tiraba del freno, jadeando por encima del hombro, nos dijo : Es una vieja temperamental! Llena de bríos! La mula se sacudió con furia y levantó a su alrededor una nube de polvo con las patas. Vaska soltó las riendas, retrocedió hasta quedar fuera de su alcance y le propinó un puñetazo en el hocico, al que siguió una terrible patada en el estómago. El animal se sosegó de inmediato: estaba sin aliento. Se quedó quieta, giraba los ojos alarmada, y sacudía la cabeza de lado a lado. Vaska dio media vuelta y nos sonrió, extendió las manos y encogió los hombros a manera de disculpa. Qué se puede hacer con un animal así? preguntó. Odio lastimarla, no es mala, la muy desgraciada! Tiene mucho carácter, ese es su problema. Como yo! Flexionó los brazos una o dos veces y acarició a la mula en el morro con cariño. Pobre vieja Mireille! No importa. Nosotros nos entendemos, no? Eh? Mireille volvió sus ojos e intentó morderle los dedos, pero sin mucha convicción. Vaska le golpeó las nalgas y se rió estruendosamente. Eso es! dijo. Mi vieja y querida muchacha!

16 Mireille ahora soportaba que le atara al lomo el resto del equipaje, todo excepto nuestras valijas y el gramófono. Ya llamé un taxi nos dijo Vaska. Llegará en unos minutos. Se descolgó una mochila de la espalda y se la entregó a Armstrong. Esto mejor llévelo usted dijo. Correrá menos riesgos. Y guiñando un ojo con aire de gran secreto, añadió : Cuídela. Es muy importante! Armstrong asintió de manera comprensiva y se colgó la mochila al hombro. Un tremendo bocinazo desde un extremo de la calle anunciaba la llegada del taxi. Sacudiéndose y traqueteando, avanzaba precariamente por la calle vacía; la bocina sonaba con furia, como si se abriera camino entre una densa muchedumbre. Con un estremecimiento se detuvo a nuestro lado y, con una especie de tos, el motor se apagó como si hubiera dejado de funcionar. Vaska ayudó al decrépito conductor a reunir nuestras pertenencias y acomodarlas dentro del auto. La operación demandó cierto tiempo ya que, en el medio, Vaska se vio obligado a desbaratar un intento de Mireille de echarse al suelo y rodar por la calle. Surgió otra demora mientras el motor era inducido otra vez a la vida, pero finalmente emprendimos la marcha. Vaska agitaba los brazos y gritaba: Nos vemos más tarde! El desplazamiento se llevó a cabo con una serie de sacudidas. Luego el taxi ganó velocidad, balanceándose alocadamente sobre los pozos y baches del camino. En el interior nos movíamos como arvejas dentro de una lata. Las valijas se deslizaban hacia adelante y hacia atrás por el piso del taxi. Un viento frío entraba a través del vidrio roto de una

17 ventanilla. El taxi se precipitaba a los tumbos por el campo. El conductor tocaba la bocina sin cesar. Después de unos dos kilómetros nos detuvimos tan abruptamente que pensé que había ocurrido un accidente. El auto sufrió una especie de convulsión y se paró en seco, con las ruedas encajadas en un bache. El conductor se bajó y abrió la puerta con gesto ceremonioso y nos arrojó, jadeantes y temblorosos, al camino. Voilà, messieurs dijo. Ya llegamos? pregunté. No parecía. Nos encontrábamos sobre un tramo árido de escombros, que finalizaba en una valla señalada con un farol rojo y un cartel que decía: ROUTE BARRÉE. El bosque se cernía oscuro y amenazante sobre nosotros. Quince francos dijo el conductor. Es demasiado dijo Armstrong. Es mi precio. Es un robo a mano armada dijo Armstrong en inglés. Me preguntó : Cómo se dice en francés es un robo? Traduje: Monsieur dice que usted es un bandido. Peut-être bien. El conductor se mostró indiferente. Extendió una mano parecida a una garra para tomar el dinero. Armstrong le dio un billete de veinte francos. El conductor se lo puso en el bolsillo y murmuró: Merci bien. El vuelto dijo Armstrong. No tengo cambio.

18 Tú no tienes? me preguntó Armstrong. Busqué en mis bolsillos. No. El conductor sonrió triunfalmente con su boca sin dientes. Vous êtes un bandit le dijo Armstrong. El conductor encogió los hombros lentamente y sonrió. Ah, bah! Faut bien vivre. No veo la necesidad le dije. Dejamos al viejo rufián luchando por arrancar el motor y caminamos unos cuantos pasos con el equipaje en la mano. Y ahora qué hacemos? pregunté. Tenemos que caminar. El nuevo camino todavía no está terminado. Cuánto falta? Alrededor de cinco kilómetros por el bosque. Conozco el camino. En avant, entonces.

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/ Los tres cerditos Guco era un animal muy interesante. Desde pequeñito, vivía en el mismo bosque. Lo recorría de punta a rabo todos los días. Jugaba dando vueltas entre los árboles, dejando sus pisadas

Más detalles

superhéroe canino Troika: superhéroe canino www.readinga-z.com Visite www.readinga-z.com para obtener miles de libros y materiales.

superhéroe canino Troika: superhéroe canino www.readinga-z.com Visite www.readinga-z.com para obtener miles de libros y materiales. Troika: superhéroe canino Un libro de lectura de Reading A Z Nivel O Número de palabras: 1,125 L E C T U R A O superhéroe canino Escrito por Robert Charles y Elizabeth Austin Ilustrado por John Kastner

Más detalles

METRO, 2 P.M. Hoy, aunque llegué corriendo como un caballo loco a la estación de Sants, el dichoso tren de cercanías me deja tirado a pesar de mis esfuerzos por entrar, y no lo logro parar. Otra vez he

Más detalles

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso.

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso. Madre Nieve Hermanos Grimm U na viuda tenía dos hijas. Una trabajadora y bonita, y la otra fea y perezosa. La madre, sin embargo, quería mucho más a la fea y perezosa, porque era su verdadera hija. La

Más detalles

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Los objetivos de esta sesión son: Repasar las emociones trabajadas a lo largo del curso. Definirse a sí mismo. Iniciar algunas técnicas de relajación

Más detalles

El castillo de irás y no volverás

El castillo de irás y no volverás El castillo de irás y no volverás En un hermoso pueblo al lado del mar vivía un pescador con su mujer. Eran ya mayores y no tenían hijos. Sólo se tenían el uno al otro. Todas las mañanas, muy temprano,

Más detalles

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un La aparecida de la carretera vieja de La Guaira Venezuela A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar

Más detalles

La historia del conductor de autobús que quería ser Dios

La historia del conductor de autobús que quería ser Dios La historia del conductor de autobús que quería ser Dios Ésta es la historia de un conductor de autobús que nunca se avenía a abrir la puerta a los que llegaban tarde. Este chófer no estaba dispuesto a

Más detalles

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

----------------------------------------------------------------------------------------------------------- Llovía y venteaba bastante. Era difícil ver. Había un hombre alto, pelirrojo, que corría por la calle gritando. Una mujer manejaba un pequeño coche verde. De repente el coche paró en frente del banco.

Más detalles

Brujas, princesas y pícaros. Cuentos clásicos infantiles

Brujas, princesas y pícaros. Cuentos clásicos infantiles Brujas, princesas y pícaros Cuentos clásicos infantiles Origen: España Este cuento creció de tantas personas a las que les gustó prestar sus bocas y orejas para compartirlo. Así ha viajado primero por

Más detalles

PROCEDIMIENTOS DE AUTORRELAJACIÓN PARA ADULTOS Joseph Cautela y June Groden

PROCEDIMIENTOS DE AUTORRELAJACIÓN PARA ADULTOS Joseph Cautela y June Groden PROCEDIMIENTOS DE AUTORRELAJACIÓN PARA ADULTOS Joseph Cautela y June Groden Extraído del libro de: Cautela, J. y Groden, J. (1985). Técnicas de relajación (Manual práctico para adultos, niños y educación

Más detalles

CORRIENDO POR LAS CALLES

CORRIENDO POR LAS CALLES CORRIENDO POR LAS CALLES Por: Leydi Rocío Silva Rangel Era tarde sin duda alguna, tuve que apagar el celular por que me canse de mirar una y otra vez la hora. El tiempo parecía haberse detenido, no avanzaba,

Más detalles

MUSEO CATEDRAL DE LA ALMUDENA

MUSEO CATEDRAL DE LA ALMUDENA Dentro de poco visitaréis el Museo de la Catedral de la Almudena! Vais a venir a la iglesia más grande y más importante de Madrid. La veréis por fuera y también pasaréis dentro a visitarla y a conocer

Más detalles

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo?

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? Ray Bradbury La última noche del mundo Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? - Qué haría? Lo dices en serio? -Sí, en serio. -No sé. No lo he pensado. El hombre se sirvió un poco

Más detalles

Copyright 2012 Plough Publishing House Rifton, NY 12471 USA. The Plough Publishing House Page 1

Copyright 2012 Plough Publishing House Rifton, NY 12471 USA. The Plough Publishing House Page 1 No dude en compartir el enlace de este libro electrónico con sus amigos. Se puede publicar o compartir el enlace o hacer una impresión parcial o completa del texto, no obstante, favor de no hacer modificación

Más detalles

El primer día de colegio

El primer día de colegio El primer día de colegio Texto: Mireia Vidal Ilustraciones: Carles Salas Los cuentos de la abuela Esa mañana, el señor Cabezagacha se levantó nervioso. El sol no brillaba tan fuerte como lo había hecho

Más detalles

Humberto Costantini. Lección de inglés

Humberto Costantini. Lección de inglés Humberto Costantini Lección de inglés De Cuentos completos 1945-1987, Buenos Aires, Ediciones ryr, 2010. La puerta de la habitación está abierta? No, señor, la puerta de la habitación está cerrada. La

Más detalles

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade 1 Sofia corre a través de la oscuridad. Tiene prisa y mucho miedo. No sabe por qué corre, por qué tiene miedo, o hacia dónde va. Hay algo allí detrás que la asusta, algo peligroso, algo malo, que se acerca

Más detalles

CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas)

CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas) CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas) Para crear desde la mente, hablamos de que había pensamientos, luego tenemos que poner

Más detalles

Al marchar. Levantó la cabeza del libro y se encontró con las particulares casas de la entrada de la ciudad.

Al marchar. Levantó la cabeza del libro y se encontró con las particulares casas de la entrada de la ciudad. Al marchar. Freddy Andrés Calderón Calderón Levantó la cabeza del libro y se encontró con las particulares casas de la entrada de la ciudad. Seguían sin cambios. Sin embargo, creyó distinguir una fina

Más detalles

Las Medias de los Flamencos

Las Medias de los Flamencos Las Medias de los Flamencos (Horacio Quiroga) Cierta vez las víboras dieron un gran baile. Invitaron a las ranas y a los sapos, a los flamencos y a los yacarés y a los pescados. Los pescados, como no caminan,

Más detalles

CAPÍTULO 1º LAS MOVIDAS NOCHES DE LOS ÁNGELES Los Ángeles, California, ciudad de lujo y desenfreno con mayúsculas, y el mejor lugar del Mundo para

CAPÍTULO 1º LAS MOVIDAS NOCHES DE LOS ÁNGELES Los Ángeles, California, ciudad de lujo y desenfreno con mayúsculas, y el mejor lugar del Mundo para CAPÍTULO 1º LAS MOVIDAS NOCHES DE LOS ÁNGELES Los Ángeles, California, ciudad de lujo y desenfreno con mayúsculas, y el mejor lugar del Mundo para esconderse después de una mala racha, esconderse y reponer

Más detalles

La llamada. Por: Christian Goedel. Son casi las ocho en punto. Alejandro Di Paolo se sienta en el subte en Buenos Aires. El

La llamada. Por: Christian Goedel. Son casi las ocho en punto. Alejandro Di Paolo se sienta en el subte en Buenos Aires. El La llamada Por: Christian Goedel Son casi las ocho en punto. Alejandro Di Paolo se sienta en el subte en Buenos Aires. El subte está repleto de gente, pero es normal a esta hora. Jano está un poco cansado

Más detalles

Reglas del juego PREPARACIÓN. Casas. Panadería. Carnicería Colegio Ayuntamiento Torre. Madera Cereal Ladrillo

Reglas del juego PREPARACIÓN. Casas. Panadería. Carnicería Colegio Ayuntamiento Torre. Madera Cereal Ladrillo 2 El padre de Inga fabrica ladrillos. Primero coge barro húmedo de la tierra, y luego le da forma de ladrillo. Después mete los ladrillos en un horno. En el horno, el calor vuelve los ladrillos de color

Más detalles

Consultado en: http://desinformemonos.org/2012/04/mujeres/ Fecha de consulta: 21/05/2013.

Consultado en: http://desinformemonos.org/2012/04/mujeres/ Fecha de consulta: 21/05/2013. Salas Cassani, Marcela, "Hablan las mujeres de Cherán, protagonistas de la insurrección", Desinformémonos, Núm. 36, México, Desinformémonos, 16 de abril de 2012. Consultado en: http://desinformemonos.org/2012/04/mujeres/

Más detalles

Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche

Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche www.soncuentosinfantiles.com Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche Erase una vez una viuda que vivía con su hijo, Aladino. Un día, un misterioso extranjero ofreció al muchacho

Más detalles

PUBLISHED BY: VODNIKOVA ZALOŽBA (DSKG): KUD SODOBNOST INTERNATIONAL, 2011 TRANSLATED BY: BARBARA PREGELJ

PUBLISHED BY: VODNIKOVA ZALOŽBA (DSKG): KUD SODOBNOST INTERNATIONAL, 2011 TRANSLATED BY: BARBARA PREGELJ SAMPLE TRANSLATION PETER SVETINA EL ANILLO MÁGICO PUBLISHED BY: VODNIKOVA ZALOŽBA (DSKG): KUD SODOBNOST INTERNATIONAL, 2011 TRANSLATED BY: BARBARA PREGELJ ORIGINAL TITLE: ČUDEŽNI PRSTAN NUMBER OF PAGES:

Más detalles

Capítulo 4 Habilidades básicas para la comunicación

Capítulo 4 Habilidades básicas para la comunicación 33 Capítulo 4 Habilidades básicas para la comunicación Las personas generalmente se comunican con palabras o señas. Pero los niños empiezan a comunicarse mucho antes de desarrollar la habilidad de decir

Más detalles

Capítulo 1 Llevaba demasiadas horas despierta. Aunque mi cuerpo necesitaba descansar, mi mente no paraba de trabajar; imágenes de mi vida pasaban continuamente, estaba nerviosa, sentía miedo, tanto que

Más detalles

A mi me hacen gracia, andan como un pollo mareado, y ese ruido que hacen, que parece

A mi me hacen gracia, andan como un pollo mareado, y ese ruido que hacen, que parece A Pa no le gustan los Podridos. A mi me hacen gracia, andan como un pollo mareado, y ese ruido que hacen, que parece como una vaca sin pilas Te imaginas una vaca sin pilas? Ma no dice nada, ni de los Podridos

Más detalles

UNA LARGA NOCHE. El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince

UNA LARGA NOCHE. El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince UNA LARGA NOCHE El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince días. Venía saliendo de un tormentoso matrimonio de varios años y atravesaba por un estrés laboral en una

Más detalles

Mujeres que corren con los lobos Los cuentos de Clarissa Pinkola Estés. La Mujer Esqueleto

Mujeres que corren con los lobos Los cuentos de Clarissa Pinkola Estés. La Mujer Esqueleto Mujeres que corren con los lobos Los cuentos de Clarissa Pinkola Estés La Mujer Esqueleto Había hecho algo que su padre no aprobaba, aunque ya nadie recordaba lo que era. Pero su padre la había arrastrado

Más detalles

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ALEGRÍA TRISTEZA ENFADO MIEDO ANEXO 2 CUENTO: EL MONSTRUO DE COLORES 2 ANEXO 3 - DIBUJOS: EMOCIONES VIVIDAS 3 ANEXO 4 - RECONOCEMOS LAS EMOCIONES

Más detalles

CABEZA HUECA, CABEZA SECA Franco Vaccarini

CABEZA HUECA, CABEZA SECA Franco Vaccarini 1 CABEZA HUECA, CABEZA SECA Franco Vaccarini 2 Para Moroiá no había peor compromiso que ser hijo del cacique. Todos estaban pendientes de él, de sus buenas o malas acciones. Sobre todo de las malas, porque

Más detalles

El diecisiete de mayo de 1824, dos días antes de cumplirse el primer mes de la muerte de Byron, Thomas Moore y John Murray representante literario y

El diecisiete de mayo de 1824, dos días antes de cumplirse el primer mes de la muerte de Byron, Thomas Moore y John Murray representante literario y I El diecisiete de mayo de 1824, dos días antes de cumplirse el primer mes de la muerte de Byron, Thomas Moore y John Murray representante literario y editor respectivamente del poeta cruzaban en silencio

Más detalles

El circulo del 99. Cuento de Jorge Bucay

El circulo del 99. Cuento de Jorge Bucay El circulo del 99 Cuento de Jorge Bucay Había una vez un rey muy triste que tenía un sirviente, que como todo sirviente de rey triste, era muy feliz. Todas las mañanas llegaba a traer el desayuno y despertar

Más detalles

CÓMO CRIAR NIÑOS EMOCIONALMENTE SANOS #2 Recuerdos de la niñez Respuestas seleccionadas

CÓMO CRIAR NIÑOS EMOCIONALMENTE SANOS #2 Recuerdos de la niñez Respuestas seleccionadas CÓMO CRIAR NIÑOS EMOCIONALMENTE SANOS #2 Recuerdos de la niñez Respuestas seleccionadas RESPETO No sentirse respetado 1. Cuando intentaba usar ropa diferente, mis papás se burlaban de mí. 2. No podía decir

Más detalles

Diario de la Violencia

Diario de la Violencia Diario de la Violencia Muchos me han de odiar por ser quien soy, pero, Qué puedo yo hacer si he nacido siendo así? Si para eso estoy en este mundo? Aunque Estará bien todo esto? Mi nombre es violencia.

Más detalles

El pastor y el hada. El pastor y el hada. www.readinga-z.com www.readinga-z.com. Un libro de lectura de Reading A Z, Nivel N Número de palabras: 870

El pastor y el hada. El pastor y el hada. www.readinga-z.com www.readinga-z.com. Un libro de lectura de Reading A Z, Nivel N Número de palabras: 870 El pastor y el hada Un libro de lectura de Reading A Z, Nivel N Número de palabras: 870 L E C T U R A N El pastor y el hada Un cuento tradicional corso recontado por William Harryman Ilustrado por Sandra

Más detalles

ACTIVIDADES Y EJERCICIOS PARA JUGADORES MENORES DE 10 AÑOS

ACTIVIDADES Y EJERCICIOS PARA JUGADORES MENORES DE 10 AÑOS APÉNDICE ACTIVIDADES Y EJERCICIOS PARA JUGADORES MENORES DE 10 AÑOS Entrada en calor El calentamiento debe ayudar a los niños a desarrollar las habilidades físicas apropiadas para la edad, pero sobre todo

Más detalles

MEDITAR ES REVOLUCIONARIO

MEDITAR ES REVOLUCIONARIO Aquellos que dicen Paren el mundo que yo me bajo saben que el mundo no se va a detener pero existe una posibilidad Meditar La meditación puede detener y transformar tu mundo porque MEDITAR ES REVOLUCIONARIO

Más detalles

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas 1 Palabras nuevas El domingo por la mañana, al abrocharse su capota azul marino, la bruja vio que le faltaba un botón. Se la puso, de todos modos, y se fue a dar un paseo por el parque. Roque Bodoque y

Más detalles

PROGRAMA PARA PADRES/MADRES DE NIÑOS /AS DE 1-2 AÑOS

PROGRAMA PARA PADRES/MADRES DE NIÑOS /AS DE 1-2 AÑOS PROGRAMA PARA PADRES/MADRES DE NIÑOS /AS DE 1-2 AÑOS Elaborado por el grupo ETXADI (www.etxadi.org) bajo el patrocinio de la Fundación Jesús de Gangoiti Barrera 12-18 MESES CAPACIDADES MOTORAS 12-18 MESES

Más detalles

Estaba aún dormida, pero sentía que se

Estaba aún dormida, pero sentía que se Estaba aún dormida, pero sentía que se alzaba del sueño exactamente como un globo: como si fuera un pez de colores en una pecera de sueño, alzándose más y más a través de las tibias aguas del adormecimiento

Más detalles

Ya se habían encargado de su equipaje que debía estar en el avión pues eran recordaría luego muy bien la hora las diez menos cuarto.

Ya se habían encargado de su equipaje que debía estar en el avión pues eran recordaría luego muy bien la hora las diez menos cuarto. Cuando llegaron al aeropuerto, fueron directamente al salón de protocolo. Estaba cerrado todavía y Franqui fue a buscar un empleado que lo abriera. Por fin abrieron el salón y todos entraron. Le hubiera

Más detalles

El dentista de Drácula

El dentista de Drácula El dentista de Drácula Félix Jiménez Moreno El dentista de Drácula Ilustraciones de Óscar Herrero edebé A mis padres Félix Jiménez Moreno, 2015 Ilustraciones: Óscar Herrero Ed. Cast.: Edebé, 2015 Paseo

Más detalles

Descubre lo que puedes lograr

Descubre lo que puedes lograr Descubre lo que puedes lograr Todo comenzó hace muchos, muchos años, cuando Inglaterra y España se enfrentaban en una batalla. Por ese tiempo también existió un pirata inglés llamado Francis Drake, una

Más detalles

Esta historia me la contó mi abuelita muchas noches, cuando no

Esta historia me la contó mi abuelita muchas noches, cuando no Cuando el campo se vuelve rojo Esta historia me la contó mi abuelita muchas noches, cuando no podía quedarme dormida. Comienza una madrugada, en la isla de Calbuco, en la Región de Los Lagos, cuando sus

Más detalles

Mi nombre es Adelalim, tengo 17 años, nací en 1985 en Argel, y llevo dos años viviendo en España, en Valencia.

Mi nombre es Adelalim, tengo 17 años, nací en 1985 en Argel, y llevo dos años viviendo en España, en Valencia. 1 Argelia España Adelalim 17 años Al final dejé la escuela porque no resuelve los proble- mas. Mi padre quería que continuara, pero yo le dije: quiero ir a Europa. En Argel soñaba con venir a Eu- ropa

Más detalles

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Cris estaba agotada. Había tenido un día terrible, así que se fue a la cama un poco más

Más detalles

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-el CUENTO ENCADENADO-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-el CUENTO ENCADENADO-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o- -o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-el CUENTO ENCADENADO-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o- 1. Al despertarme abrí la persiana y los rayos del sol me cegaron un momento. Luego miré por la ventana. Nublado pero con sol, y parecía que

Más detalles

Testimonio de Charo Washer - Esposa de Paul Washer Charo Washer

Testimonio de Charo Washer - Esposa de Paul Washer Charo Washer Testimonio de Charo Washer - Esposa de Paul Washer Charo Washer illbehonest.com/espanol Supongo que sólo puedo empezar diciendo lo que he venido a decirles, y es que, mientras estaba mientras estaba en

Más detalles

AEROSOLES Mariana Medina Córdoba Categoría B Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos Bogotá, Colombia

AEROSOLES Mariana Medina Córdoba Categoría B Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos Bogotá, Colombia AEROSOLES Mariana Medina Córdoba Categoría B Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos Bogotá, Colombia AEROSOLES En una esquina de la Calle de los Cronistas, un hombre vestido con una sudadera

Más detalles

El día que cumplí ocho años todo cambió en mi habitación, en mi

El día que cumplí ocho años todo cambió en mi habitación, en mi Capítulo 1 EL MEJOR REGALO DE CUMPLEAÑOS El día que cumplí ocho años todo cambió en mi habitación, en mi cabeza y en mi vida. Qué día tan fantástico! Una de las personas más importantes y especiales de

Más detalles

Entonces el pájaro le regaló a Josa un violín mágico, tan pequeñito como una pluma. Le enseñó a tocar una canción, y era tan bonita que todo el

Entonces el pájaro le regaló a Josa un violín mágico, tan pequeñito como una pluma. Le enseñó a tocar una canción, y era tan bonita que todo el El violín mágico Había una vez un carbonero que vivía en un bosque y se llamaba Jeromir. Era alto como un árbol y muy fuerte. Y su hijo se llamaba Josa. Pero Josa era pequeñito y ni pizca fuerte. Esto

Más detalles

El misterio de la tercera cueva

El misterio de la tercera cueva El misterio de la tercera cueva Per Olov Enquist Ilustraciones de Katarina Strömgård Traducción del sueco de Francisca Jiménez Pozuelo Las Tres Edades La muerte de Mischa 1 El verano de 2005 murió Mischa.

Más detalles

LA BRUJITA TAPITA (Cecilia Rogier)

LA BRUJITA TAPITA (Cecilia Rogier) . GRUPO DE TRABAJO: Canciones para cantar y jugar. LA BRUJITA TAPITA (Cecilia Rogier) La brujita Tapita vivía en un tapón que no tenía puerta, ni ventana, ni balcón La brujita Tapita vivía en un tapón

Más detalles

SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ

SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ Si algunos queremos ser constructores de paz es porque, justamente, somos aún más sensibles ante la importancia que tiene la paz. Se tiene el sentimiento de que la paz es como

Más detalles

Fred Vargas. Fluye el Sena Tres casos del comisario Adamsberg

Fred Vargas. Fluye el Sena Tres casos del comisario Adamsberg Fred Vargas Fluye el Sena Tres casos del comisario Adamsberg Traducción del francés de Anne-Hélène Suárez Girard Nuevos Tiempos Ediciones Siruela Salud y libertad * Apostado en un banco público, frente

Más detalles

BUENOS DÍAS PRIMARIA

BUENOS DÍAS PRIMARIA Lunes Empezamos la semana del Domund Muy buenos días: Durante esta semana recordaremos en toda la Iglesia a las Misiones. Es decir, el próximo domingo será el Domingo Mundial de las misiones. Es lo que

Más detalles

CANTANDO APRENDO EN EL JARDÍN

CANTANDO APRENDO EN EL JARDÍN CANTANDO APRENDO EN EL JARDÍN 17 CANCIONES BUENOS DÍAS SEÑOR SOL Buenos días señor sol Como está usted este día Buenos días señor sol Amanece, buenos días. Buenos días, buenos días. Amanece: Buenos días.

Más detalles

Se les explicará a los estudiantes la mecánica de la actividad, que es la siguiente:

Se les explicará a los estudiantes la mecánica de la actividad, que es la siguiente: ayuda a Cervantes AGUSTÍN YAGÜE OBJETIVOS GENERALES Actividad concebida para estudiantes de nivel intermedio / avanzado (Niveles B2 del Marco Común Europeo de Referencia) con la que se pretende reforzar

Más detalles

Conceptos Básicos. Qué es el estrés?

Conceptos Básicos. Qué es el estrés? Conceptos Básicos Qué es el estrés? El estrés es una reacción emocional/del cuerpo ante una demanda física, psicológica o emocional. Todos demostramos estrés de diferentes formas. Algunas formas de estrés

Más detalles

Escrito por. Ilustrado por PRIMER CAPÍTULO

Escrito por. Ilustrado por PRIMER CAPÍTULO Escrito por Ilustrado por PRIMER CAPÍTULO Toby y Pipo Toby Tornado adoraba su coche, y lo cuidaba mucho. El coche no era nuevo, pero siempre estaba muy limpio. Su amigo Pipo solía ayudarle a pulir la carrocería

Más detalles

El misterio de Villa Claun

El misterio de Villa Claun Semana Cultural de Velilla de San Antonio Un cuento cada día 25 de abril de 2013 El misterio de Villa Claun Hola. Os voy a contar una historia, así que escuchad. El día 30 de enero de 2001 se inauguró

Más detalles

Una mujer muy fea va al médico y le dice: Doctor, tengo complejo de fea. El médico le contesta: tranquila, no tiene usted ningún complejo.

Una mujer muy fea va al médico y le dice: Doctor, tengo complejo de fea. El médico le contesta: tranquila, no tiene usted ningún complejo. CHISTES DE MÉDICOS Una vieja va al medico: - Doctor, doctor, tengo muchos gases; pero lo bueno es que no huelen, ni se oyen; si no mire usted, me acabo de tirar como veinte y usted ni cuenta se ha dado.

Más detalles

Prologo. Londres, 1810

Prologo. Londres, 1810 Prologo Londres, 1810 Lord Devlin St. James, cuarto conde de Selford, estaba decidido a declararse esa misma tarde a lady Clarissa Blackwood. En ese mismo momento Devlin se encontraba en la biblioteca

Más detalles

Por dónde se puede salir de un callejón sin salida?

Por dónde se puede salir de un callejón sin salida? Por dónde se puede salir de un callejón sin salida? Personajes: Dolores Churrusco, una mosca que se quedó encerrada en una habitación Jengibre, una mosca demasiado culta Solamente la mitad del escenario

Más detalles

No se hagan cómo que no saben de lo que estoy hablando!

No se hagan cómo que no saben de lo que estoy hablando! Qué pasa? Para qué nos habrán reunido a todos? Parece que Daniel ha estado faltando a clases últimamente. Pero no se qué tenga que ver con nosotros. Todo! Todos nos hemos dado cuenta de cómo el bullying

Más detalles

Ejercicios de estiramiento (bloque 1)

Ejercicios de estiramiento (bloque 1) Ejercicios de estiramiento (bloque 1) Estos ejercicios tienen el objetivo de preparar el cuerpo para la actividad así como para eliminar tensiones musculares después de la misma. Cuello Posición de inicio:

Más detalles

Reglamento de baloncesto

Reglamento de baloncesto Reglamento de baloncesto Departamento de 1. Introducción El baloncesto o básquetbol (del inglés basketball) es un deporte en el cual compiten dos equipos de cinco jugadores cada uno. El objetivo es introducir

Más detalles

El par de zapatos. Pierre Gripari

El par de zapatos. Pierre Gripari El par de zapatos Pierre Gripari Había una vez un par de zapatos que estaban casados. El zapato derecho, que era el señor, se llamaba Nicolás. Y el zapato izquierdo, que era la señora, se llamaba Tina.

Más detalles

Josué 9:1-10:43 Por Chuck Smith

Josué 9:1-10:43 Por Chuck Smith Josué 9:1-10:43 Por Chuck Smith Los hijos de Israel han conquistado Jericó y Hai, las cuales eran ciudades fuertes. Los reyes que había en la tierra de Canaan donde ellos iban, sintieron que su única esperanza

Más detalles

Los Gigantes del Viento

Los Gigantes del Viento Los Gigantes del Viento Los Gigantes del Viento 1 Edita: Enel Green Power España Coordinación editorial: SDL Ediciones www.sdlmedioambiente.com Textos: Gracia Basanta Romero-Valdespino Ilustraciones: Mª

Más detalles

LAS EMPRESAS QUE JUGABAN CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO

LAS EMPRESAS QUE JUGABAN CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO LAS EMPRESAS QUE JUGABAN CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO Sólo faltaban 10 días para la víspera de Reyes magos y Alba estaba muy excitada. Se pasaba todo el día pensando qué les pediría. Todavía no

Más detalles

La ciencia mágica. [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev

La ciencia mágica. [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev La ciencia mágica [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev En una aldea vivía un campesino con su mujer y su único hijo. Eran muy pobres, y, sin embargo, el marido deseaba que su hijo estudiase

Más detalles

El soldadito de plomo

El soldadito de plomo www.cuentosinfantilesadormir.com El soldadito de plomo Autor : Hans Christian Andersen Había una vez veinticinco soldaditos de plomo, hermanos todos, ya que los habían fundido en la misma vieja cuchara.

Más detalles

Se acerca la navidad, y por primera vez pienso en regalar algo a Alicia.

Se acerca la navidad, y por primera vez pienso en regalar algo a Alicia. Regalo de navidad Se acerca la navidad, y por primera vez pienso en regalar algo a Alicia. Nosotros nunca festejamos esas fiestas, no que yo recuerde. Nuestra casa esta alejada por más de veinte kilómetros

Más detalles

Lección 28. 1. Por qué la zarza que vio Moisés ardía pero no se consumía? -Porque allí estaba Dios en la zarza.

Lección 28. 1. Por qué la zarza que vio Moisés ardía pero no se consumía? -Porque allí estaba Dios en la zarza. Lección 28 1. Por qué la zarza que vio Moisés ardía pero no se consumía? -Porque allí estaba Dios en la zarza. 2. Por qué Dios estaba en la zarza que no se consumía? -Dios es todopoderoso. 3. En qué se

Más detalles

Como sombras de barco

Como sombras de barco POEMARIO ISSN 1692-5858. No. 14 Diciembre de 2009 P. 141 Como sombras de barco Nora Carbonell Muelle de Puerto Colombia, abril de 2009 La herrumbre del desamparo entra por la ventana que forma la baranda

Más detalles

La increíble historia de Kiki y Sabrina

La increíble historia de Kiki y Sabrina La increíble historia de Kiki y Sabrina Puede que pienses que la historia que voy a contarte es un cuento, pero no es así, porque los cuentos se inventan y no ocurren de verdad. Sin embargo, la historia

Más detalles

al lado del surtidor. Al principio me hizo arder la piel pero si me enjuagaba rápido podía darme el primer baño completo desde que empecé a andar por

al lado del surtidor. Al principio me hizo arder la piel pero si me enjuagaba rápido podía darme el primer baño completo desde que empecé a andar por al lado del surtidor. Al principio me hizo arder la piel pero si me enjuagaba rápido podía darme el primer baño completo desde que empecé a andar por las rutas. Me di un buen remojón sentado en la pileta,

Más detalles

La enfermedad. Representar a un excluido

La enfermedad. Representar a un excluido La enfermedad Alemania, Noviembre de 2011 Muchos de los que llegan a Constelaciones Familiares buscan ante todo sanación y, a través de las Constelaciones Familiares, los trasfondos de las enfermedades

Más detalles

Sesión 6: Visión general

Sesión 6: Visión general Sesión 6: Visión general Mantenerse activo: Es su decisión! Esta sesión se enfoca en cómo ser más activo como una opción de estilo de vida. Tenemos muchas opciones en la vida, y cada uno de nosotros podemos

Más detalles

Bloque de Experiencias QUIEN SOY YO?

Bloque de Experiencias QUIEN SOY YO? 51 52 Bloque de Experiencias QUIEN SOY YO? EXPERIENCIAS CLAVES Yo... Mi cuerpo Mi historia Mi familia Mis amigos, mis amigas ACTIVIDADES PROPUESTAS Mi retrato Soy hombre, soy mujer Lo que puedo y me gusta

Más detalles

UNIDAD 3. Crecimiento y desarrollo, órganos del cuerpo, promoción de la salud y prevención de enfermedades

UNIDAD 3. Crecimiento y desarrollo, órganos del cuerpo, promoción de la salud y prevención de enfermedades UNIDAD 3 Crecimiento y desarrollo, órganos del cuerpo, promoción de la salud y prevención de enfermedades 37 16 Células-T al rescate! Michelle nunca falta a las clases. Hoy cuando se quedó en su casa,

Más detalles

UNA EXCURSIÓN CÓMODA

UNA EXCURSIÓN CÓMODA UNA EXCURSIÓN CÓMODA Soy un cerdo. Lo que más me gusta es quedarme en casa tumbado en el sofá y tomar manzanilla. Eso es mentira, claro. Lo cierto es que me gusta tomar infusiones de menta. Con muchos

Más detalles

[GRABACIÓN 00.002.04]

[GRABACIÓN 00.002.04] [GRABACIÓN 00.002.04] @ HOLOCRÓN -Diario de un Jedi- No tardéis, de acuerdo? nos pidió Thaw. No te preocupes le contesté. Será un visto y no visto aseguró Kym. Seguro que no queréis que os acompañe Nahie?

Más detalles

que ser muy estricto, que piense que hay que aplicar reglas y seguirlas, cuando la mamá puede ser mas laxa, más suave con el niño.

que ser muy estricto, que piense que hay que aplicar reglas y seguirlas, cuando la mamá puede ser mas laxa, más suave con el niño. NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES EN PERSONAS MULTIIMPEDIDAS Conferencia a cargo del Dr. NORMAN BROWN Instituto Superior del Profesorado de Psicopedagogía y Educación Especial "Dr. Domingo Cabred", Córdoba,

Más detalles

PRIMERA SEMANA DE CUARESMA

PRIMERA SEMANA DE CUARESMA Cuaresma. Pág.1 PRIMERA SEMANA DE CUARESMA Jesús pasa cuarenta días en el desierto (Mateo 4, 1-11) Para pensar y trabajar: - Jesús también fue empujado por el diablo a hacer cosas para no agradar a Dios...

Más detalles

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar Lolita Bosch El niño q u e quería matar Para A.M. Uno Me llamo Max, tengo catorce años y paso mucho más miedo que los otros niños. Porque a veces se me ocurren unas cosas muy extrañas que no sé qué son,

Más detalles

"EL CHAT ENGAÑOSO" Autora: Eva Domingo. la fiesta de su cumpleaños que se celebraría al día siguiente. Tenía que ordenar su

EL CHAT ENGAÑOSO Autora: Eva Domingo. la fiesta de su cumpleaños que se celebraría al día siguiente. Tenía que ordenar su "EL CHAT ENGAÑOSO" Autora: Eva Domingo Aquella mañana Elisa, a la que todos llamaban Lis, se levantó muy activa e ilusionada. Tenía que hacer un montón de cosas para preparar la fiesta de su cumpleaños

Más detalles

OLVIDARME DE TI Guión de vídeoclip

OLVIDARME DE TI Guión de vídeoclip OLVIDARME DE TI Guión de vídeoclip Escrito Por: waldo capote waldocapote@gmail.com 1 INT.SALA DE CONCIERTOS.NOCHE Una sala de conciertos con público. CANTANTE/GRUPOP ha terminado de tocar una de sus canciones

Más detalles

El teléfono mágico. Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7

El teléfono mágico. Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7 El teléfono mágico Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7 Había una vez un hombre en la calle. Se podía ver que estaba privado de todo. Su ropa estaba estropeada y sus zapatos estaban arruinados. El

Más detalles

La esperanza del pueblo

La esperanza del pueblo Jueves 21 mayo 2015 La esperanza del pueblo Amiel Bendavid y Lara Abdul Ghani 2nde7 Érase una vez, en las profundidades de África, un pequeño pueblo donde la gente era muy feliz. Este pueblo era poco conocido

Más detalles

sentía el olor del café y del pan tostado arañándole la nariz). decirle que la biopsia estaba limpia, y que le había llamado para que no estuviera

sentía el olor del café y del pan tostado arañándole la nariz). decirle que la biopsia estaba limpia, y que le había llamado para que no estuviera TÍTULO: LA NUEVA VIDA Mientras conducía su monovolumen negro, Juan pensaba que aquél iba a ser un buen día. Se había levantado temprano, y preparado el desayuno para su esposa (todavía sentía el olor del

Más detalles

Hay muchos hombres, dijo la Bella, que son peores monstruos que tú, y yo te prefiero a pesar de tu aspecto La Bella y la Bestia

Hay muchos hombres, dijo la Bella, que son peores monstruos que tú, y yo te prefiero a pesar de tu aspecto La Bella y la Bestia Extraído del libro Las Mujeres que Aman Demasiado Hay muchos hombres, dijo la Bella, que son peores monstruos que tú, y yo te prefiero a pesar de tu aspecto La Bella y la Bestia Antes de la terapia yo

Más detalles

Experiencias adulteradas

Experiencias adulteradas Experiencias adulteradas Las tres fases de un camino construido sobre polvo químico La edad de la curiosidad, del vivir al límite y al momento. Esta es la época que las personas eligen para empezar a explorar

Más detalles