La Piedra Redonda ACTO PRIMERO

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "La Piedra Redonda ACTO PRIMERO"

Transcripción

1 La Piedra Redonda ACTO PRIMERO I Carmelo Frisas corría desesperadamente calle abajo. No podía evitarlo, en cuanto veía una calle con una pendiente que él consideraba razonable, lo cual le daba un amplio margen de elección, se lanzaba a correr como alma que lleva el diablo. Uno podría pensar que era un entretenimiento de lo más inocente y saludable ya lo dicen los médicos, correr es un deporte muy sano, quien mueve las piernas mueve el corazón y todo eso, pero Carmelo corría, como he dicho, cual liebre perseguida por diez docenas de lobos, sin importarle los semáforos, ni la gente que prudentemente también caminaba por la calle, ni los coches que, indolentes, transitaban por la ciudad. Así había terminado ya varias veces en el hospital, con piernas rotas, brazos rotos y nariz rota, pero eso sí, muy feliz. No sabía explicar por qué se sentía tan feliz después de aquellas alocadas e interminables carreras de obstáculos, pero el caso es que lo era; y más de un compañero de habitación en el hospital se extrañaba de aquel tipo lleno de vendas y escayolas que reía a mandíbula batiente recordando cómo había arrollado al mimo o esquivado al Megane en el último segundo... Por lo demás Carmelo era un tipo de lo más corriente, casi se diría que aburrido y normal. Tendría unos treinta años, y trabajaba desde hacía dos como funcionario en el Ministerio de Buenos Modos y Salud Social; se había comprado un pisito de quince metros cuadrados casi en el centro de la ciudad (sólo a tres transbordos de metro, una hora escasa), tenía novia formal desde hacía cinco años y preparaban ya la boda (dos años más de trámites, arreglos de casa y concesión de varias hipotecas para pagar el banquete y podrían por fin casarse). Se preguntarán cómo no había entrado todavía en una casa de salud mental, o como se denomina más corrientemente, casa de relax permanente, o más

2 comúnmente todavía, manicomio. Lo cierto es que eso mismo se lo preguntaba todo el mundo, y la única explicación plausible era que fuera el hijo del Ministro de Asuntos Interplanetarios, aunque nadie podía creer que el Ministro interviniera en esos banales asuntos terrícolas. Carmelo corría y corría gritando de pura alegría, la calle era de verdad empinada y él espigado como una palmera, sus enormes zancadas lo propulsaban de tal manera que parecía volar. Con un quiebro imposible adelantó a una mujer que gritaba y pataleaba en mitad de la calle, apenas la vio un instante por el rabillo del ojo, pero tuvo la impresión de conocerla bien, sus gritos quedaron atrás y él se concentró en esquivar a dos coches que intentaron arrollarlo sin éxito. Entonces vio al otro corredor frente a él. Corría como una gacela, pero sus modos eran bruscos y sus movimientos poco elegantes. Si había algo que Carmelo no podía soportar era que alguien llegara antes que él al final de una calle empinada. Apuró el paso, seguro de alcanzarlo, tenía que hacerlo, pero de momento ya no reía feliz. Pronto estaban los dos mano a mano, corriendo como si los persiguiesen quince tigres de bengala, doce leones y un inspector de hacienda. El otro corredor comenzó a golpearlo con el bolso. En otro momento se habría extrañado de que un corredor llevase bolso, pero estaba demasiado ocupado en ganar, quedaban apenas dos cruces para llegar al final de la calle. Esquivó dos bolsazos y al tercero consiguió agarrar un asa, de modo que los dos corrían al unísono unidos por el pobre bolso. Así los arrasó el Megane. Carmelo tenía una proverbial mala suerte con los Megane, siempre conseguía esquivar a todos los coches menos a los Megane: odiaba ese modelo de coche. Lo último que vio antes de perder el conocimiento fue al otro corredor en el suelo en una posición entre imposible y grotesca. Pero él estaba más cerca del final de la calle. Sonrió complacido. Había ganado. II Un héroe, tal y como lo cuento, Carmelo es un héroe gruñía satisfecho don Pedro, el jefe de Carmelo en el Ministerio, hombre rechoncho, con afición a las hamburguesas, al cine de acción y a visitar casas de lenocinio, o

3 como se las suele conocer más comúnmente, clubes de alterne, o más comúnmente todavía puticlubs. No me lo puedo creer, Carmelo un héroe? Pero si no es capaz de matar una mosca, menos aún de atrapar al mayor... Al único.... al único rectificó la secretaria, de nombre..., nadie sabía en realidad su nombre puesto que todos la conocían por Mette Mari y la llamaban cariñosamente Mette y más peligroso ladrón de la ciudad. Las ciudades ya no son lo que eran masculló la vieja Chenoa (a la que le pusieron tal grotesco nombre en una época ya lejana en la que los nombres de las personas venían fijados por la televirtual, conocida más corrientemente por caja tonta, o todavía más corrientemente por tele). No son lo que eran; antes era emocionante ir por la calle, podía sucederte de todo, ahora en cambio todo es aburrido, previsible... Ahora en cambio te encuentras persecuciones a muerte en las que al final el ladrón, que había robado en el colmo del atrevimiento el bolso de la Presidenta, cae capturado por nuestro bienamado Carmelo. Don Pedro estaba próximo a explotar de orgullo. Pero no ibas a despedirlo? Quién, yo? YO? Cuándo he dicho eso? A Carmelo? Pero si es la persona más capaz con la que contamos. Aparte de su... manía. Bueno, bueno, pelillos a la mar, todos tenemos nuestras cosas, no? Si al hombre le gusta hacer ejercicio, corretear un poquito, no se lo vamos a negar, no...? Oh! Vaya, perdonadme, una llamada del Ministro... Sí..., claro..., lo entiendo señor Ministro, pero..., no, claro..., lo comprendo, sí..., un asunto de Estado..., bien.

4 Todos se quedaron mirando expectantes cómo la paellera que tenía por cara don Pedro cambiaba del rojo carmín al lila obispo pasando por una amplia gama de colores intermedios. Desde ahora Carmelo será vuestro..., jefe..., esto, yo..., bueno, intercambiaremos los puestos. Cuestión de Estado, claro, fuerza mayor. Sin embargo... continuó ya retomando su típico sonrosado lechón, sin embargo todo problema es una oportunidad. Ya lo decían los coreanos. Los chinos. Los japoneses. Da igual. Ya lo decían ellos, problema igual a oportunidad. Ya. Y ahora comen perritos calientes, juegan al béisbol, ganan mundiales de fútbol y se suben a las azoteas a pegar tiros al personal. Mira que eres burra Chenoa, eso se llama progreso. Mette lanzó un suspiro profundo como el mar de los Sargazos en primavera y pensó cómo no se había dado cuenta antes de lo atractivo que era Carmelo. Chenoa se dijo a sí misma que era la única normal. Don Pedro, recién rebajado a Pedrito, no pensó en nada puesto que tantos años de mandar le habían hecho perder la práctica. III Carmelo se despertó con un extraño frescor en su oreja izquierda. Nunca antes había recordado sentir tal sensación después de despertarse, y menos en un hospital, pero estaba contento, había llegado el primero al final de la calle. Sobre él, sentada a horcajadas, una enfermera en paños menores se dedicaba a recorrer con su lengua su cuello y orejas mientras lanzaba gemidos de placer. En otra ocasión le habría parecido extraño, pero había llegado el primero al final de la calle en dura competición y eso sin duda merecía un buen premio. Un hijo tuyo quiero. Un hijo de héroe.

5 Eso era ya harina de otro costal. Porque una cosa era tener un premio entregado ardientemente por una enfermera resultona y otra que el premio fuera él. Carmelo intentó resistirse, pero le resultaba difícil teniendo los dos brazos y una pierna escayolados. Intentó gritar pero ella hábilmente le acalló con un apasionado beso de tornillo. A su lado el enfermo con el que compartía habitación miraba ansioso, o mejor expresado, lujurioso, o todavía mejor, envidioso, mientras lanzaba gruñidos de ánimo a la enfermera y murmuraba palabras que no se pueden escribir sin rubor. La enfermera ya gemía de placer sobre el pobre Carmelo, que empezaba a resignarse a la violación cuando entró el médico, persona de expresión cítrica, amante de la Coca-Cola y las revistas de viajes exóticos, y poniendo el grito en el cielo empujó a la enfermera, que cayó sobre la cama del enfermo que compartía la habitación con Carmelo para gran regocijo de ambos. Cómo se atreve? Márchese de aquí inmediatamente! La despedirán por esto! Se lo aseguro. Yo sólo quería un hijo de héroe, es eso pecado? Además es tan mono murmuraba la enfermera mientras abandonaba semidesnuda la habitación. No sabe cuánto lo siento. Ahora mismo doy las instrucciones para que lo trasladen a la suite presidencial. Pero esto es un hospital, no? Sí, pero todavía hay clases respondió el médico de cara de limón. IV La Presidenta miraba enfurruñada a sus ministros desde el final de la larga mesa de madera color caoba en donde se celebraban los consejos. Todos temblaban en lo más hondo de su ser porque conocían bien a la Presidenta y, cuando los miraba de ese modo, se avecinaba una tempestad, o mejor

6 expresado, un tornado, o mejor todavía, una bronca de tres pares de narices y un higadillo. A mí, me ha robado a mí! Cómo hemos podido llegar a estos extremos? Señora Presidenta, yo.., permítame explicarle... Sí señor Ministro de Ataque al Exterior, se lo permito. Desde hacía décadas nadie había cometido un robo aquí..., por lo que decidimos reducir en un 20% el número de fuerzas de disuasión... Yo no he aprobado eso! Replicó el Ministro de Buenos Modos y Salud Social, amante de las casas de lenocinio (como la mayor parte de sus trabajadores), de la comida rápida y estudioso de los héroes del pasado como Ronaldo, Raúl y Rodolfo Valentino. No había tiempo que perder, los marcianos estaban revueltos y había que enviar refuerzos, imagínese. Se habían identificado hasta cuatro malhechores! Menos mal que mi ilustre hijo, al que tan bien enseñé y entrené comentó orgulloso el Ministro de Asuntos Interplanetarios, consiguió detener a ese indeseable, aun a riesgo de su propia vida. La Presidenta sonrió ampliamente, iluminando la habitación; todos los ministros la miraron embobados por un segundo, reflexionando largamente sobre la sonrisa de la Presidenta. Incluso el Ministro del Bajo Ambiente, famoso por gustarle tanto los langostinos como las almejas, por ser asquerosamente rico y por ser descendiente lejano del Emperador Billy Gates, pensó que si él tuviera una sonrisa tan bonita podría haber llegado a ser Presidente y desde luego ligaría mucho más. Sabemos a la Presidenta a veces le salía el plural mayestático fruto de sus numerosos baños de multitudes y agasajos varios por parte de todo el que se cruzaba en su camino, sabemos del loable gesto de su hijo, y estamos infinitamente agradecidos.

7 El Ministro de Asuntos Interplanetarios se reclinó en su sillón autoajustable último modelo (el pobre sillón tuvo que reajustarse completamente para adaptarse en tiempo récord a las orondas y cambiantes formas del Ministro) y sonrió absolutamente complacido como un cantante de Operación Triunfo (nadie conocía a ciencia cierta los orígenes de dicha expresión pero se utilizaba profusamente) pensando en el aumento de sueldo y responsabilidad que le caerían encima en breve. He resuelto manifestó solemnemente la Presidenta que desde hoy el Ministro de Asuntos Interplanetarios ocupe también el cargo de Ministro de Ataque al Exterior. Murmullos de desacuerdo recorrieron la sala. Alguien no está de acuerdo? Es una decisión excelente. Verdaderamente inteligente. Fabulosa. Bien. Porque también he pensado que todo esto requiere una reorganización rápida a fin de ser más efectivos y adaptarnos mejor a las necesidades humanas. Veo que tenemos solapes en nuestras tareas y eso no puede ser. Quiero para mañana una nueva organización, total, por supuesto; que cada uno se la piense, la concrete y me la mande por correo electrónico-parlante con acuse de envío. Yo la aprobaré por la tarde. La Presidenta reflexionó apenas un instante inferior a una micronésima de segundo. Oh! Me olvidaba, también hemos de ser más eficientes. Si no, para qué reorganizarse? De modo que el ex Ministro de Ataque al Exterior queda despedido. Vosotros asumiréis el puesto repartiéndoos la responsabilidad entre todos. Eso es todo, nos volveremos a reunir dentro de 74 horas y 15 minutos.

8 Los ministros se quedaron callados mientras contemplaban la muy esbelta figura de la Presidenta abandonar con paso digno la sala. La mayoría de ellos no pensaba en nada porque estaban demasiado ocupados mirando las posaderas de su jefa alejarse (salvo el Ministro de Bajo Ambiente que miraba libidinoso a su homólogo de Control Religioso y Continencia Sexual) y además sus mentes no daban para demasiadas tareas simultáneas. Sin embargo, el ex Ministro de Ataque al Exterior calculaba el dineral que tendría hasta el final de sus días gracias a la subida del 249% de la pensión vitalicia para ex ministros que habían aprobado la semana anterior merced a la bajada del 90,49% de todas las demás. A su vez el Ministro padre de Carmelo consideraba cuál sería la mejor estrategia para aprovechar el río revuelto y hacerse con una parcela de poder mayor, llegando a la conclusión que debía reducir el espacio problema para a través de una analogía cartesiana ondulada en el plano temporal poder conseguir sus objetivos. La Presidenta cerró la puerta de la sala y lanzó un suspiro de alivio. Ahora estarían muy ocupados reorganizándose, pensó, y eso le daría tiempo a ella para lo único que ocupaba su mente: Carmelo Frisas, el héroe. V La suite presidencial del Hospital resultó ser mejor de lo que Carmelo nunca había soñado; un lujo asiático poblaba cada rincón y tenía a su disposición permanentemente a cinco enfermeras (afortunadamente más calmadas que la anterior). Todavía no se explicaba por qué nadie le había hecho las rutinarias preguntas sobre por qué corría como un poseso calle abajo, dónde estaba el psiquiatra de turno con cara de alfombra persa, cuadernillo, lápiz y sacapuntas? En vez de eso todos le devolvían una sonrisa de complicidad cuando preguntaba, haciéndose el despistado, qué hacía él allí. Un nuevo método de recuperación extrarrápido, sólo utilizado en la V dimensión de la Galaxia Alfa hasta ahora.

9 El médico sonreía de oreja a oreja; había estado años intentando probar el método con personas en la Tierra, bueno, en cualquier parte, porque el método sólo se había experimentado con guarripaches, extraño animal mezcla de cerdo y perro faldero que habitaba en la Galaxia Alfa. Por fin había conseguido los permisos necesarios a base de chantajear a dos ministros con enfermedades venéreas, envenenar a un representante de la fuerza pública y pagar comisiones varias a altos funcionarios del Ministerio de Buenos Modos y Salud Social. Pero lo que había sido definitivo era la urgencia de la situación. Ni más ni menos que la propia Presidenta había insistido en que utilizara el método con el héroe (probablemente mal asesorada por algún consultor o periodista sensacionalista, o incluso por su asistente que, a buen seguro, miraba todos los programas científicodivulgativos del mundo mundial). Y no será perjudicial? inquirió preocupadísimo Carmelo. En absoluto. En absoluto. Tenemos un 95% de efectividad contrastada en la escala de Voight & Hoffmann. No se preocupe usted, no se preocupe. Y Carmelo no se preocupó más porque era un tipo de lo más normal, de esos que se fían de su médico a ciegas. De modo que se dejó llevar a la cámara y no opuso resistencia cuando lo ataron a la mesa, ni se inmutó cuando quedó totalmente cubierto de un líquido viscoso y naranja de olor a pastelillo de crema a la naftalina. Ahora no se mueva, que todo irá bien murmuró el médico rascándose las posaderas, mientras la enfermera, a su lado, rezaba para que todo fuera de verdad bien y aquel tipo tan atractivo saliera vivo y normal de la operación y pudieran irse al campo juntos y pasear en barca por el río y hacer el amor en lo alto de un árbol mientras un ruiseñor cantaba para ellos a la luz de la luna balanceándose en la suave brisa primaveral. VI Los dos hombretones caminaban pesadamente por la calle al amparo de la noche, oscura como la tez de un buscador de hulla. Trabajaban juntos desde

10 hacía muchos años y sin embargo apenas se conocían; así era su trabajo, cuanto menos se supiera mejor. Y cómo te llamas? Yo? Sí, tú. Ramiro. Ramiro? Ramiro. Ramiro..., quien lo diría..., yo pensaba que tenías nombre de..., no sé, tal vez Christian, o David, o Ritchie..., algo más... Ramiro. Vaya. Y tú? Pues no sé si debería... Yo te lo he dicho. Ya. Y bien? Y bien qué? Cómo te llamas? A qué viene tanta curiosidad? No me estarás intentando sonsacar algo, eh? Vale, no me importa, Toni. Toni? No, qué va. Me llamo Carmelo.

11 Venga ya! Qué sucede? Ese es el nombre del héroe, así lo ha comunicado la televirtual. Tú no puedes ser el héroe. Y por qué no? Tú no eres un héroe, verdad? No. Lo ves. Pero a pesar de todo me llamo Carmelo. Como quieras... Oye, cuántos años hace que trabajamos juntos? Lo menos cinco, creo. Y no nos conocíamos en profundidad. No. Me alegro de haberlo hecho por fin. Y yo. Los dos hombretones se pararon en medio de la noche, negra como el azabache, y se dieron calurosamente la mano. Luego continuaron caminando pesadamente. De repente se pararon frente al número 49 de la calle, se miraron con cansancio y lentamente entraron en el edificio. Sabían dónde iban. Apretaron el número cinco en el elevador. Menos mal que encontré este trabajo, recuerdo hace nueve años y cuatro meses, entonces yo cometía algunas locuras y acompañé a mi hija a un concierto de los C3D4TOCADO, el grupo de moda, y no es que a mí me gustasen especialmente, pero ella estaba encantada con ellos y no tenía pareja... A mí me gustaban, eran muy buenos, casi tanto como los R2D2AGUA, pero de un estilo más light.

12 El caso es que me rompí un pie mientras dábamos saltos. Fue un concierto de lo más peligroso, lleno de gente gritando y arrollándose sin parar. Las fuerzas de disuasión tuvieron que emplearse a fondo. Y eso me jorobó totalmente. Mi jefe aprovechó la ocasión para despedirme. A mí! Yo que era el de mayor experiencia. Dijo que una persona con el pie roto no podía ocupar este lugar, te imaginas?. No. Sí. Acabé en el paro (sin subsidio por sólo haber trabajado nueve años y once meses seguidos en lugar de los diez años reglamentarios) y sin esperanza, y todo por un concierto de C3D4TOCADO. Y lo peor, un mes más tarde prohibieron oficialmente la música en el planeta... Los hombretones salieron del ascensor y forzaron la puerta 1B. Dentro una mujer en un delicado y semitransparente camisón, de esos que sólo se utilizan para no dormir, comenzó a chillar desesperada. Pero los hombretones eran forzudos y muy profesionales, pronto la tenían atada de pies y manos y con abundante esparadrapo en la boca. Y ahora qué? No sé. Sabes? El otro día cambiaron la estructura de la compañía y lo reorganizaron todo..., creo que nos van a cambiar de sitio. Que mierda de vida, no valemos nada, sólo somos números. Nadie es imprescindible. La mujer intentaba zafarse de las ataduras sin conseguirlo; uno de los hombretones le dio un porrazo en la cabeza. Luego cogió su intercomunicador multimedia avanzado con sistema de reconocimiento de voz, de manos y lector automático de historias (se decía que nadie, ni siquiera el inventor, recordaba todas las funcionalidades) y marcó el número de la Presidenta. Ya la tenemos, ahora qué hacemos con ella, señora?

13 Imbécil! Por qué me llamas? Porque no sabemos qué hacer con ella... Lo que queráis. Pero no quiero que vuelva en las próximas tres o cuatro semanas, al menos. Y no volváis a llamar! Entendido? Vale. Qué mal genio! Incluso una mañana cuando me desperté sólo encontré un vacío en la cama. Se había llevado todo. Y yo sin trabajo, sin mujer, sin hija (que se fue con ella) y encima era lunes. Qué fuerte! Digo. VII Carmelo salió temeroso del hospital. No podía creer que hubiera entrado hacía apenas dos días y ya podía salir caminando sin necesidad de muletas, sin escayolas, sin nada. Vale, había perdido todos los pelos del cuerpo, y su piel había adquirido un cierto tono rosado propio de lechoncitos, pero el doctor le había asegurado que esos efectos secundarios se pasarían pronto, en uno o dos años a lo sumo. De hecho el médico se había mostrado entusiasmado y le había comentado que era casi un milagro que todo hubiera ido tan bien. Carmelo suspiró y miró la nota que apretaba en la mano. La abrió y leyó en voz alta. Soy toda tuya, haz conmigo lo que quieras, mi héroe, yo te llevaré hasta el cielo. Mi teléfono es el Carmelo movió lentamente la cabeza de un lado a otro. Estaba más que harto de las enfermeras del hospital, estaban bien locas todas. Lo que sí notará es que sus huesos se han vuelto mucho más duros. Ahora será más difícil que se rompan, ese es otro de los efectos secundarios, pero

14 beneficioso. Ya verá como si le vuelven a atropellar no se romperá nada de nada. Buen médico. Tenía suerte. Una limusina de color verde aceituna se paró de improviso frente a él. Misteriosamente la puerta se abrió sola y una voz cavernosa que provenía de todas partes a la vez dijo: Entra en el coche hombre, que no muerde. Carmelo Frisas, el héroe, entró obediente como un corderillo y asustado como un chihuahua. Sentada con las piernas entrecruzadas frente a él se encontró a una mujer absolutamente cautivadora, lucía una minifalda de vértigo de color rojo fuego y un top a juego que apenas le cubría sus espléndidos senos; Carmelo sin embargo no se dejó impresionar, entre otras cosas porque todavía sonaba en su cabeza la imperativa y cavernosa voz y entre otras porque aquella mujer era tan impresionante toda ella que no sabía bien por dónde comenzar a impresionarse. Hola Carmelo, sabes quién soy? Su voz era dulce y sensual, no cavernosa, eso contribuyó a que recuperara la tranquilidad un poco y mirando con calma a la mujer creyó reconocerla. Marionna la Belle Peterson Jackson, la actriz. La mujer hizo un mohín de desagrado muy simpático y negó con la cabeza. Mmmmm..., tal vez, tal vez, Penélope Julia Kidwoman Cruise, la psiquiatra de las estrellas. La mujer soltó una carcajada y volvió a negar. Pues como no seas la nueva fulana de mi padre no se me ocurre nada. Pero si soy la Presidenta. La presidenta de las fulanas de mi padre? No! La Presidenta del Mundo..., oh! Qué tonto, me estás haciendo de rabiar, mi héroe.

15 Y en un menos que canta un gallo y un colibrí vuela de allá aquí, Carmelo se encontró con la Presidenta sentada sobre él y estampándole cientos de pequeños besos por su rostro. Eres tan valiente. No he parado de pensar en ti ni un solo segundo desde que... Pare el coche! gritó Carmelo. Qué sucede? Tenemos que bajar ahora mismo. Pare ordenó la Presidenta. Salieron del coche y se encontraron delante de un parque que Carmelo conocía bien, de hecho era su parque preferido porque tenía la avenida en pendiente más espectacular del mundo, y sin Meganes que la atravesaran! Estaba allí, frente a él, tentándole. De fondo escuchaba la embriagadora voz de la Presidenta que inquiría qué sucedía, si se encontraba mal. Pero Carmelo estaba a tope. Tomó de la mano a la Presidenta y comenzó a correr. Al principio la cosa no fue todo lo bien que debiera porque ella tenía unos zapatos de tacón kilométrico y finísimo que le impedían moverse a velocidad superior a un kilómetro/día, pero en cuanto los perdió por el camino la cosa comenzó a mejorar. Juntos volaban por la avenida rodeados de palmeras, cerezos, cipreses, robles, manzanos, rododendros, ficus, abetos y unos cuantos rosales silvestres. Carmelo reía feliz, la Presidenta no decía nada, bastante ocupada estaba en no caerse y seguir el ritmo frenético de su héroe, pero sus mejillas habían adquirido un agradable tono rosáceo muy alejado de su habitual color de papel reciclado. Al final de la avenida había una explanada cubierta de un suave césped y presidida por una hermosa fuente renacentista que, decían, había sido hecha ni más ni menos que por el inmortal Dalí allá por el siglo XVI (aunque nadie podía creer que, milenios ha, se pudieran hacer tales maravillas sin los

16 medios actuales). Allí llegaron extenuados y se dejaron caer sobre la fresca hierba; Carmelo Frisas estaba encantado, era el día más impresionante de su vida, había compartido por primera vez una carrera con alguien, juntos de la mano, y habían conseguido recorrer la avenida sin más incidentes que semiarrollar a una ancianita (la Presidenta no era demasiado hábil esquivando a las ancianitas) que pasaba por allí... Miró a la Presidenta, el cabello alborotado, la minifalda rota por el lateral, el top descolocado dejando al descubierto casi todo su pecho que subía y bajaba rítmicamente. Ella lo miró a él e intentó pensar, pero no fue capaz, sólo escuchaba a su corazón latir al ritmo de la caballería rusticana. Carmelo la tomó en brazos, estaba hermosísima y sintió que aquella mujer era la criatura más hermosa de la tierra, de modo que lentamente, saboreando cada centésima de segundo, la besó. El viejo jardinero (que se llamaba David Bisbal: le habían puesto tal extraño nombre en memoria de un tío suyo que lo tenía a su vez como herencia de una época ya lejana en la que los nombres de las personas venían fijados por la televirtual, conocida más corrientemente por caja tonta, o todavía más corrientemente por tele), como decía, el viejo jardinero contempló la escena mientras cuidaba de sus lechugas en el extremo oriental de la explanada. Sonrió feliz, que bonito es el amor, pensó. Qué puede haber más hermoso que una pareja de muchachos haciendo el amor bajo una fuente renacentista Daliliana? Y recordó cuando él mismo lo había hecho en aquel lugar con su mujer mientras le gritaba que todo lo que quería en el mundo era tenerla a ella. VIII El otro día comentaba el Ministro de Asuntos Interplanetarios a su homólogo de Destrucción Urbanística y Rehabilitación Planetaria, en la macrofiesta que dio el Ministro de Información Social, Cultura y Organización Superflua, me encontré al Ministro del Bajo Ambiente borracho como una cuba; estaba tan borracho que ni siquiera me reconoció cuando me dirigí a charlar con él. Qué vergüenza, no?, que en fiestas institucionales se pierdan los papeles. Gente así no debería disponer de tanto poder...

17 Verdaderamente no debería ser así, es cierto. Opino que en pro de una nueva organización más fluida y más operativa se le reduzcan sus funciones, no cree? Ciertamente, ciertamente. Tiene usted todo mi apoyo..., según la propuesta claro. Claro. En cualquier caso, parece claro que los asuntos del Bajo Ambiente son, en parte, temas de interés Interplanetario y en parte de Rehabilitación y Urbanismo. Todo mi apoyo. A unos metros más allá, también en el pasillo cuarenta y nueve del Edificio Mundial de Política Institucional (conocido como el Caprice dex Dieux por su extraña forma de queso, o más corrientemente conocido por el Cabrales por el tufillo insoportable de ciertos decretos recientemente aprobados, o todavía más corrientemente por el Edificio Gates en honor a su creación por parte del malogrado emperador y por tener más puertas o ventanas secretas que un gruyere agujeros), y como ahora nadie se acuerda de qué iba la frase anterior al larguísimo apunte hacemos un déja-vu: a unos metros más allá, también en el pasillo cuarenta y nueve del Edificio Mundial de Política Institucional, recién trasladado a una zona de futuro de la Capital Mundial ( futuro = no hay transporte público, ni bares, ni restaurantes, ni tiendas, ni casas de lenocinio, ni nada útil salvo alguna empresa despistada ); y ahora un casi déja-vu: a unos metros más allá, en el mismo pasillo y en el mismo dichoso edificio al aroma du fromage, se encontraban en concilio el Ministro de Bajo Ambiente junto al Ministro de Control Religioso y Continencia Sexual:...pero no podemos hacer nada por impedirlo..., a fin de cuentas es el padre del héroe. Y el héroe cuenta con el apoyo de la Presidenta... Algo más que apoyo. Mira estas fotos. Son de hace unas horas. El Ministro miró las fotos en las que se veía a la Presidenta corriendo avenida abajo y luego junto a una Daliniana fuente debajo de Carmelo...

18 Estas fotos valen millones de créditos. Pero no podemos hacer nada. Las bloquearían. Hay que actuar con inteligencia, además ellos cuentan con el héroe. Tal vez deberíamos ponerlo de nuestra parte. Atraerlo al lado oscuro del hemiciclo. Quizá sea una solución... Espera. Perdóname pero parece que el Ministro de Destrucción Urbanística y Rehabilitación Planetaria viene hacia aquí. Es imprescindible que hable con él. Y tras cuatro palabras de compromiso... El otro día comentó el de Bajo Ambiente, cambiando de tema con maestría, en la macrofiesta que dio el Ministro de Información Social, Cultura y Organización Superflua, me encontré al Ministro de Asuntos Interplanetarios borracho como una cuba; estaba tan borracho que ni siquiera lo reconocí cuando se me acercó para charlar conmigo, el tipo venía hablando en espanglisharciano, el idioma de las colonias interplanetarias. Qué vergüenza, no?, que en fiestas institucionales se pierdan los papeles. Gente así no debería disponer de tanto poder... Verdaderamente no debería ser así, es cierto. Opino que en pro de una nueva organización más fluida y más operativa se le reduzcan sus funciones, no cree? Ciertamente, ciertamente. Tiene usted todo mi apoyo..., según la propuesta claro. Claro. En cualquier caso, parece claro que los Asuntos Interplanetarios son, en parte, temas de interés de Bajo Ambiente y en parte de Rehabilitación y Urbanismo. Todo mi apoyo. IX

19 El sonido de los zapatos era lo único que rompía el silencio en la fría calle. El hombre se detuvo en medio de la noche, negra como un tizón, y suspiró sonoramente. Luego continuó caminando y, de improviso, se detuvo frente al número 49 de la calle, miró hacia arriba con cansancio y entró en el edificio. Sabía dónde iba. Apretó el número cinco en el elevador mientras pensaba cómo diantres explicarle a su novia de toda la vida, y con la que llevaba ya varios años preparando una sencilla boda, que se había liado con la Presidenta del Mundo. Carmelo se apeó del ascensor y entonces vio la puerta del apartamento 1B abierta. Lentamente entró en la habitación. Aquello estaba más revuelto que un granizado de limón, notó una extraña sensación en el estómago y, esquivando los cientos, miles de objetos que poblaban el suelo, se dirigió a la cocina. Conocía la casa, sabía lo que hacía. Abrió un armario y cogió un vaso; luego, de la nevera, sacó como por ensalmo una botella... Mientras se tomaba el batido de maracuyá su mente comenzó a ver claro que allí pasaba algo. Su novia no estaba. Por una parte eso era bueno, porque le ahorraba la explicación, pero por otro lado se le planteaba una duda terrible. Dónde estaba su novia? Qué le había sucedido? Su mente estaba a punto de explotar por el terrible esfuerzo de pensar a aquellas horas de la noche; pero se forzaba porque sentía que pronto llegaría a un buen resultado, intuía que estaba a punto de dar una explicación razonable a todo lo sucedido, y en ese momento... Sonó el teléfono. Diga... Colgó. Se habían equivocado. Carmelo se dejó caer cansado en el sofá. Con la llamada también se había esfumado su poca imaginación y sus dotes deductivas. Tal vez sea mejor que me marche a casa.

20 Eso mismo opino yo. Y se hizo la negrura más absoluta, más todavía que la del rostro del buscador de hulla o la del azabache o incluso la del tizón. Un hombretón levantó el cuerpo desmayado de Carmelo del sofá y se lo cargó a los hombros mientras maldecía su perra suerte y todos los pastelillos de nata que hacían que la gente engordara. Luego se lo pensó dos veces y dejó caer a Carmelo como si de un fardo se tratara. No me vendrá mal un sorbito de maracuyá dijo. X La Presidenta entró, cabeza alta y pose estudiada, en la habitación. Luego miró a su alrededor y se percató de que allí no había nadie. Era lógico, teniendo en cuenta que era noche cerrada y aquellos sus aposentos, pero en política nunca se sabe qué puede suceder, a quién se puede uno encontrar, por eso hay que estar permanentemente alerta. Un espejo le devolvió un rostro sonrojado, pelos alborotados y una extraña mirada felina y chispeante que no había visto desde hacía una eternidad. Se estremeció un instante. Apenas llevaba cuatro horas y siete minutos separada de Carmelo y le resultaba ya una eternidad; de hecho había sido incapaz, por primera vez en su vida, de trabajar en su despacho; y todavía peor, cuando aquel periodista le había preguntado por el punto que consideraba más importante en la próxima cumbre interplanetaria le había soltado con desparpajo que se deberían ampliar las zonas ajardinadas con fuentes Dalidianas; sólo ante la perpleja y bovina expresión del periodista que anotó maquinalmente la respuesta en su bloc digital multimedia con reconocimiento de voz, de lápices y videófono integrado (mientras pensaba que debía invertir lo antes posible en fuentes Dalidianas) reaccionó la Presidenta y rectificó anunciando que en realidad el tema fundamental iba a ser la revisión de los planes bajoambientales a fin de conseguir una mejor calidad de vida y obtener un futuro mejor para los niños y ancianos..., y la paz en la galaxia, por supuesto.

21 Todavía no se explicaba qué le había sucedido, porque una cosa era desear al único héroe que había producido el planeta en la última centuria (como Presidenta del Mundo se lo merecía) y otra muy distinta perder los papeles, los ficheros, el norte, el sur y hasta la vergüenza política, dejándose llevar por la pasión. Comenzaron a temblarle las piernas mientras recordaba cada instante del día, Carmelo en el coche, Carmelo haciéndola volar cuesta abajo, Carmelo haciéndola volar sobre el húmedo césped, Carmelo una y otra vez... No podía seguir así, llevaba tan sólo cuatro horas y veintisiete minutos y medio sin Carmelo, era tiempo más que suficiente para haberle olvidado ya, como le había sucedido siempre, y además tenía que preparar la próxima cumbre. Encendió la televirtual. Apagó la televirtual. Buscó un poco de sosiego en la música (prohibida desde hacía dos décadas salvo para las clases dominantes y gobernantes). Pero no sirvió de nada. Finalmente se tomó tres valiums (sin conservantes ni colorantes) y se quedó totalmente dormida sobre su sillón-cama-mesa-comedor-con-sillas convertible de última generación diseñado por los especialistas del gobierno en armamento subatómico-nuclear-y-decoración-integral-sinergética. Se despertó bien entrada la mañana con un insoportable sentimiento de culpabilidad, seguía recordando el nombre de su héroe, incluso su apellido: Carmelo Frisas. Sonaba tan viril... Su secretario personal entró y la ayudó solícito a bañarse, elegir la ropa y vestirse, mientras le recordaba sus citas del día. Sin su secretario estaba perdida, no sabría ni telefonear a casa de sus padres. Por cierto, tiene sobre la mesa la propuesta de sus ministros para la nueva estructura del gobierno. Bien. Ahora mismo la firmo. La Presidenta se acercó a la mesa, tomó su pluma multimedia con reconocimiento de voz, de mano, de pie, de papel, conexión a Internet y termómetro digital integrado, y firmó la propuesta.

22 Pero señora Presidenta se quejó el secretario, la propuesta es una locura total, todas las funciones están duplicadas y sin embargo existen huecos de poder que generarán innombrables vacíos legales en temas vitales, mientras que otros más banales tienen hasta cinco ministros con responsabilidad directa sobre ellas... En mi opinión, sería necesario que alguien pusiera orden en las propuestas, les diera sentido de arriba abajo. Tal y como están sólo conducirían al caos... Excelente. Pero... Hay mi buen..., oye, cómo te llamas? Me llamo Ad... Da igual, da igual..., dime, hemos hecho alguna vez el amor? Esto..., sí señora, de hecho... Da igual, da igual..., pregúntame un nombre. Un nombre? Sí. Dime que te diga un nombre. Dígame un nombre..., de hombre? Carmelo Frisas. Ah! El héroe. Oh, Dios mío! No soy capaz..., ni siquiera firmando tratados lo quito de la cabeza... Perdón? Da igual, da igual... Déjame que te explique el arte de gobernar... Consiste en seguir gobernando y para eso nada mejor que tener a los ministros ocupados en batallitas internas, entiendes? Los temas verdaderamente importantes se resuelven solos y en caso de escándalo siempre se puede

23 despedir a algún Ministro incómodo... Es la teoría político-empresarial del caos, tan perfeccionada a principios del siglo XXI..., y casi olvidada hasta que encontré el Libro. El Libro, qué libro? Da igual, da igual..., retírate. Sí señora..., ah! Casi olvido comentarle con respecto al héroe. Carmelo? Ha desaparecido. Desaparecido? Sí señora Presidenta, parece que lo han secuestrado... XI No me extraña en absoluto. La mujer no hablaba, sólo miraba fijamente con sus grandes y azules ojos de color verde, con reflejos dorados y grises como un amanecer tormentoso en el Pacífico Sur, al hombretón que tenía sentado delante de ella. Es lógico que un héroe tenga una novia tan hermosa como tú suspiró. Creo que..., voy a cometer una locura. Sí, voy a hacerlo..., qué opinas? Ella seguía sin decir palabra, muy quieta sobre la vetusta silla de madera, llevaba puesto un delicado y semitransparente camisón, de esos que sólo se utilizan para no dormir, sólo sus ojos, de un lila intenso, seguían el movimiento del hombretón que lentamente la rodeó y se situó detrás de ella, mientras acariciaba su lacio cabello de un color fuego a la última moda. Ahora la mujer intentó girarse pero las ataduras que le sujetaban firmemente manos, pies y cintura se lo impidieron. Intentó protestar pero metros de esparadrapo cubrían su boca. Intentó moverse, caerse de la vetusta silla de madera pero unas manazas la sujetaron por los hombros al tiempo que la

24 voz profunda y cavernícola del hombretón la tranquilizaba susurrante mientras decía que si no se movía todo iría mejor. Luego oyó el ruido que hace una cremallera al abrirse, el suave roce de la ropa que se mueve y el jadeo del hombretón. La mujer cerró los ojos, apretó con pavor los puños y entonces sintió el helado filo de la navaja sobre su piel. Ya está dijo el hombretón, espero que no hagas ninguna tontería. XII Carmelo Frisas, el héroe, se despertó, reclinado a medias sobre una silla y una mesa, en una oscura habitación de algún lugar de la Mancha de cuyo nombre no puedo acordarme. Frente a él apenas se intuía la presencia de otra persona. Carmelo intentó sin demasiado éxito ordenar las pocas ideas que tenía en su maltrecha cabeza, intentó tocarse el fenomenal chichón que le palpitaba en la cabeza pero descubrió que estaba atado de pies y manos. De repente se hizo la luz y se encontró frente a frente con Edelmiro Emmanuel Matías Rodríguez Jord, tercer conde de Alba, segundo de Crepúsculo y, mi nuevo título del que estoy más orgulloso, duque de Noche..., oh! Y Ministro del Bajoambiente también, en ratos libres, ya se sabe. Carmelo Frisas para servirle. Sé quien eres, o mejor dicho, quien eras hasta ahora... Carmelo se lo quedó mirando con una inteligente expresión bovina en su rostro mientras Edelmiro Emmanuel Matías etcétera se levantaba y paseaba lentamente por la habitación disertando sobre el poder, la complejidad de la Administración, las técnicas para preparar un buen plato de pasta al pesto, la ineptitud de ciertos elementos del gobierno que lleva a que la Tierra tuviera cada vez menos peso específico en la Galaxia, el lumbago que le venía molestando últimamente, el hecho concreto y demostrado de que todos tenemos una parte oscura en nuestro interior que se puede descontrolar...

25 ...Y se debe descontrolar. Me sigues Carmelo? Tienes que sacar a la luz tu parte oscura, unirte a mí y juntos nos haremos con el gobierno del mundo. Nunca. Nunca? Odio la pasta al pesto. Bien, bien, me habrías defraudado de otro modo. Ahora divirtámonos un poco... Edelmiro Emmanuel Matías Rodríguez Jord lanzó una aguda carcajada, totalmente fuera de lugar dada la situación, y chasqueó sus dedos; al momento se apagaron todas las luces de nuevo, salvo una potentísima que le daba directamente en la cara. A mí no idiota, a él. Perdón. Un esbirro entró corriendo en la habitación y desvió el foco del Duque de noche hacia Carmelo. Y ahora..., ahora comencemos a aplicar el método..., oscuro... XIII Ya está dijo el hombretón, espero que no hagas ninguna tontería. Las cuerdas que la habían retenido sin piedad cayeron al suelo mientras el hombretón le quitaba de golpe el esparadrapo de la boca. La mujer inició un grito pero se encontró con el ancho rostro de su captor y con una navaja de tamaño familiar en el cuello. No hagas que me arrepienta. No.

26 El hombretón se agachó jadeando otra vez y volvió a guardar la navaja tamaño familiar en el fondo de una bolsa de deporte, luego cerró la cremallera y dedicó un tenue amago de sonrisa a la mujer. Cómo te llamas? Amapola. Por qué me has raptado? Yo me llamo Ramiro. Pero no se lo digas a nadie. Yo no tengo nada. A duras penas ahorro para la boda. Sí. Mi vida no ha sido modélica desde que fui a aquel concierto de F3A5AGUA, pero qué otra cosa podía hacer?, dime. No me haréis daño verdad...? Has dicho F3A5AGUA? Pero si es mi grupo preferido, estuviste en el concierto? Sí. Fue un concierto... Genial. El mejor concierto en el que he estado, cuando empezaba a cantar aquello de... XIV El secretario de la Presidenta, hombre cauto, tranquilo y amante del buen vino, de los tallarines a la carbonara y de las Óperas de Amadeus Mozart, entró sigilosamente en la habitación. Sabía que se jugaba su jubilación como le encontraran allí, pero por fin estaba seguro de saber qué buscaba. Se acercó a la gran biblioteca de caoba repleta de discos compactos con todas las grandes obras del pensamiento humano y la miró detenidamente; le había llevado seis años descubrir el secreto de la Presidenta y habría seguido así de no ser por su flirteo con el héroe. Tomó el disco compacto con el título Kama Sutra y otros tratados japoneses; eso lo había despistado siempre, la dichosa llave para llegar al Libro, al principio pensaba que la Presidenta intentaba aprenderse de memoria todos los secretos del sexo,

27 pero luego pudo comprobar por sí mismo que no tenía ni idea ni de secretos ni de sexo. Eso le dio una pista, la llave estaba en el disco compacto, pero qué abría?, cómo utilizarla? La pista definitiva la obtuvo hacía apenas unas horas cuando la Presidenta, obnubilada por Carmelo, cogió el compacto del Kama Sutra delante de él, lo introdujo en su super computadora cuántica diseñada por Ralf Lauren XXXI, y tranquilamente abrió la carcasa sacando de ella una piedra redonda. El compacto del Kama Sutra abría la computadora! Era una de esas famosas cajas fuertes multifunción y multimedia que tantos millones costaban y que sólo se hacían por encargo y por favor. El Kama Sutra era la llave, así de simple, así de sencillo, así de fácil. El secretario se dio con la palma de la mano en la frente, y mientras murmuraba que debería haberse dado cuenta antes, repitió paso a paso todos los movimientos de la Presidenta. Al cabo de un minuto tenía entre sus manos una gran piedra redonda; lentamente y no sin cierto temor, como si de una ceremonia religiosa se tratara, abrió la piedra. Su interior estaba perfectamente pulido y tenía el espacio suficiente para albergar un libro. El Libro. Pero dentro había tres libros. El secretario se dejó caer pesadamente en el sillón. Cuál era el libro secreto? XV La mujer de la limpieza entró en la habitación farfullando y quejándose de que siempre tuviera que limpiar en habitaciones interiores, sin ventanas, sin aire fresco y bajocontaminado que respirar, pero que se podía esperar de un edificio secreto y subterráneo. Encendió la luz y se encontró a tres hombres. Uno estaba de pie mirándola como quien hubiera visto un fantasma, el otro estaba... (tampoco importa), pero el tercero, atado a la única silla que había en la sala, era el hombre más seductor que había visto en su vida.

28 Perdón, pero si pudieran salir un momento, tengo que limpiar la sala. Márchese! De eso nada. Tengo que limpiar la sala, y tengo muy poco tiempo para andar discutiendo nimiedades, de modo que aire. Pero. Ni pero, ni manzano. La mujer levantó amenazadoramente la fregona y dio un paso al frente. Edelmiro Emmanuel Matías etc., etc., volvió a chasquear los dedos y su esbirro cargó contra la mujer. Al cabo de un minuto estaba tumbado en el suelo sin moverse. La mujer comenzó a farfullar quejándose de la falta luz, de que las fregonas no fuesen ya tan resistentes como antaño, un golpecito de nada en la cabeza de cualquiera y se rompía el palo, de lo pesado que era trabajar sin aire fresco y bajocontaminado, y de la mala educación de la gente en lugares secretos y subterráneos. Voy a buscar otra fregona y volveré a limpiar, espero que no me den más problemas. La mujer dio un portazo y salió de la habitación. El conde duque de Alba, de Crepúsculo y de Noche se encaró con Carmelo, que había seguido impertérrito toda la escena. Ahora a lo nuestro. El esbirro se levantó lentamente acariciándose la cabeza, pronto tendría un chichón similar al del héroe pensó, eso le hizo gracia y empezó a reírse a carcajadas mientras el propio conde duque le colocaba a Carmelo un complejo mecanismo en la cabeza. XVI

29 El hombretón, de nombre Ramiro, tenía la cabeza reclinada sobre el regazo de Amapola, la mujer del delicado y semitransparente camisón, de ojos color avellana amarga y rizos de oro. Ella le daba un suave masaje. No te preocupes. Ya verás como al final todo se arregla, encuentras un trabajo decente y tu mujer y tu hija vuelven contigo. No. Ya nada será igual que antes. Estoy acabado. No sirvo para nada. No digas eso. Tú vales mucho. Eres..., un portento de la naturaleza, tan grandote, tan bueno... Para nada. Entonces Amapola vio por el rabillo del ojo que, semioculta entre unos cojines, estaba la cachiporra con la que a buen seguro le habían atizado para raptarla. La cogió y, ni corta ni perezosa, le propinó un cachiporrazo de los que hacen afición a Ramiro. Luego lo empujó con toda la fuerza de la que fue capaz y empezó a correr. Ramiro se quejó al dar con sus huesos en el duro suelo, todavía estaba consciente y sabía que si ella escapaba él estaría perdido, de modo que se levantó como pudo y tambaleándose como si hubiera tomado cinco vodkas, cinco cubatas de ron con piña, y cuatro bebidas isotónicas (Nota del Autor: espacio para publicidad, llamar al teléfono para cambiar los genéricos en cursiva por marcas a publicitar) fue en pos de Amapola. Amapola corría por la casa buscando sin demasiado éxito la salida, de momento había encontrado el baño (con jacuzzi, como comprobó con agrado), la habitación de invitados, el dormitorio (la cama estaba sin hacer) y la cocina (bastante limpia para ser de un hombre solo). Por fin dio con la puerta de salida, pero mientras la abría Ramiro se abalanzó sobre ella como un tigre de bengala (extraño animal probablemente inventado por algún escritor del pasado de mente calenturienta). Rodaron por el suelo hasta quedar Ramiro sobre Amapola mirándose fijamente a los ojos; ella los tenía de un azul muy claro, como el suave mar

30 del Caribe en un día soleado en una playa de una isla rodeada por una barrera de coral en la que habitan centenares, millones de pececillos y recién casados en luna de miel; él se sumergió en su mirada y ya no fue capaz de pensar en nada más. Ramiro, me aplastas. Perdón. Rodaron media vuelta hasta quedar Ramiro bajo Amapola. Te das cuenta de que no eres un inútil, me has atrapado. Sí. Eres un secuestrador excelente.

El castillo de irás y no volverás

El castillo de irás y no volverás El castillo de irás y no volverás En un hermoso pueblo al lado del mar vivía un pescador con su mujer. Eran ya mayores y no tenían hijos. Sólo se tenían el uno al otro. Todas las mañanas, muy temprano,

Más detalles

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a nadie a quien contarle mis problemas, a quien darle un abrazo.

Más detalles

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Los objetivos de esta sesión son: Repasar las emociones trabajadas a lo largo del curso. Definirse a sí mismo. Iniciar algunas técnicas de relajación

Más detalles

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar Lolita Bosch El niño q u e quería matar Para A.M. Uno Me llamo Max, tengo catorce años y paso mucho más miedo que los otros niños. Porque a veces se me ocurren unas cosas muy extrañas que no sé qué son,

Más detalles

Capítulo 1 Llevaba demasiadas horas despierta. Aunque mi cuerpo necesitaba descansar, mi mente no paraba de trabajar; imágenes de mi vida pasaban continuamente, estaba nerviosa, sentía miedo, tanto que

Más detalles

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/ Los tres cerditos Guco era un animal muy interesante. Desde pequeñito, vivía en el mismo bosque. Lo recorría de punta a rabo todos los días. Jugaba dando vueltas entre los árboles, dejando sus pisadas

Más detalles

Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones?

Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones? 24. Una cita con María Los peores años de nuestra vida. Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones? a) graba sus canciones en una grabadora b) graba sus pensamientos en una grabadora c) prepara entrevistas

Más detalles

EL INVERTIDO. Febrero del año 2003, 19:00 horas. Casa de los López-Sánchez, España, Universo Paralelo.

EL INVERTIDO. Febrero del año 2003, 19:00 horas. Casa de los López-Sánchez, España, Universo Paralelo. EL INVERTIDO Febrero del año 2003, 19:00 horas. Casa de los López-Sánchez, España, Universo Paralelo. Son las 7 de la tarde y Manu está a punto de llegar de las clases de baloncesto. Es un chaval guapo

Más detalles

Por fin continuó hablándoles, con esa voz suave y dulce, que tanto les gustaba oír.

Por fin continuó hablándoles, con esa voz suave y dulce, que tanto les gustaba oír. El secreto má gico Quieres que te cuente un secreto? Existe una isla en el Océano Pacífico que es un lugar muy, muy especial. Allí, las personas tienen algo que todo el mundo desearía tener: Magia! Es

Más detalles

Por dónde se puede salir de un callejón sin salida?

Por dónde se puede salir de un callejón sin salida? Por dónde se puede salir de un callejón sin salida? Personajes: Dolores Churrusco, una mosca que se quedó encerrada en una habitación Jengibre, una mosca demasiado culta Solamente la mitad del escenario

Más detalles

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo?

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? Ray Bradbury La última noche del mundo Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? - Qué haría? Lo dices en serio? -Sí, en serio. -No sé. No lo he pensado. El hombre se sirvió un poco

Más detalles

UNA CARTA. Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien. yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía

UNA CARTA. Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien. yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía descubrir que igual me amaba. Era ella por quien yo vivía. Habíamos

Más detalles

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Cris estaba agotada. Había tenido un día terrible, así que se fue a la cama un poco más

Más detalles

EL SECRETO DE MI ABUELA

EL SECRETO DE MI ABUELA EL SECRETO DE MI ABUELA Esa noche no había podido dormir, me tocaba ir a casa de mi abuela. Con ella me pasaba horas y horas hablando, me contaba todas sus experiencias, todas sus historias y me ayudaba

Más detalles

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade 1 Sofia corre a través de la oscuridad. Tiene prisa y mucho miedo. No sabe por qué corre, por qué tiene miedo, o hacia dónde va. Hay algo allí detrás que la asusta, algo peligroso, algo malo, que se acerca

Más detalles

Con PIE, CABEZA 1. Estoy tan cansada que YA NI ME TENGO EN PIE estar cansada 2. He andado de cabeza, estos díasestar

Con PIE, CABEZA 1. Estoy tan cansada que YA NI ME TENGO EN PIE estar cansada 2. He andado de cabeza, estos díasestar Frases hechas 3 Con PIE, CABEZA 1. Estoy tan cansada que YA NI ME TENGO EN PIE estar cansada 2. He andado de cabeza, estos díasestar ocupado 3. A ese se le ha subido el éxito a la cabeza. perder el sentido

Más detalles

ARBOLES EN EL UNIVERSO

ARBOLES EN EL UNIVERSO ARBOLES EN EL UNIVERSO Como todas las mañanas, Alejandro se dispone a desplazarse al Centro Integrado para la Dependencia de la calle Extremadura de Valladolid, lugar donde trabaja su padre. Es un día

Más detalles

CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas)

CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas) CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas) Para crear desde la mente, hablamos de que había pensamientos, luego tenemos que poner

Más detalles

EL AGUILA QUE SE CREIA GALLINA

EL AGUILA QUE SE CREIA GALLINA EL AGUILA QUE SE CREIA GALLINA Era una vez un granjero sabio y bueno que gustaba de cuidar a las aves, subir a la montaña y contemplar el vuelo de las águilas. Un día, al bajar de la montaña, llegó a unas

Más detalles

Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche

Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche www.soncuentosinfantiles.com Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche Erase una vez una viuda que vivía con su hijo, Aladino. Un día, un misterioso extranjero ofreció al muchacho

Más detalles

BUENOS DÍAS PRIMARIA

BUENOS DÍAS PRIMARIA Lunes Empezamos la semana del Domund Muy buenos días: Durante esta semana recordaremos en toda la Iglesia a las Misiones. Es decir, el próximo domingo será el Domingo Mundial de las misiones. Es lo que

Más detalles

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso.

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso. Madre Nieve Hermanos Grimm U na viuda tenía dos hijas. Una trabajadora y bonita, y la otra fea y perezosa. La madre, sin embargo, quería mucho más a la fea y perezosa, porque era su verdadera hija. La

Más detalles

LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO

LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO 1 LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO A continuación, se muestran las 1000 palabras más frecuentemente usadas del castellano (concretamente 1008 palabras) tomadas de los datos estadísticos

Más detalles

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ALEGRÍA TRISTEZA ENFADO MIEDO ANEXO 2 CUENTO: EL MONSTRUO DE COLORES 2 ANEXO 3 - DIBUJOS: EMOCIONES VIVIDAS 3 ANEXO 4 - RECONOCEMOS LAS EMOCIONES

Más detalles

CLARA EISMAN PATÓN AUTORA-CUENTO-TITULO. LA NÍNFA DEL RIO.

CLARA EISMAN PATÓN AUTORA-CUENTO-TITULO. LA NÍNFA DEL RIO. CLARA EISMAN PATÓN AUTORA-CUENTO-TITULO. LA NÍNFA DEL RIO. 1 Puente la reina es un pueblo montañoso de Navarra. En éste pueblecito precioso y lleno de vegetación, el aire que se respira es sano. Hay un

Más detalles

No me gusta que seas tan golosa. Es de muy mala educación comer con los dedos. Además, tenemos que esperar a la abuelita.

No me gusta que seas tan golosa. Es de muy mala educación comer con los dedos. Además, tenemos que esperar a la abuelita. 1 CAPERUCITA ROJA El escenario representa: a la derecha la casa de Caperucita, en la que se ven una mesa y tres sillas, dispuestas de modo que ninguna da la espalda a los espectadores, sobre la mesa, una

Más detalles

El teléfono mágico. Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7

El teléfono mágico. Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7 El teléfono mágico Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7 Había una vez un hombre en la calle. Se podía ver que estaba privado de todo. Su ropa estaba estropeada y sus zapatos estaban arruinados. El

Más detalles

Mi extraña familia y yo

Mi extraña familia y yo Mi extraña familia y yo Capítulo 1 Mi familia es un poco extraña. Mi padre tiene 20 años, se llama José Benito Rodríguez Rodríguez Alensio Roma. Tiene una barba tan larga que le llega a los tobillos. Como

Más detalles

Diario de la Violencia

Diario de la Violencia Diario de la Violencia Muchos me han de odiar por ser quien soy, pero, Qué puedo yo hacer si he nacido siendo así? Si para eso estoy en este mundo? Aunque Estará bien todo esto? Mi nombre es violencia.

Más detalles

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir El viaje 1 Hoy me he despertado con una paz interior poco usual. Normalmente tengo la cabeza llena de preocupaciones desde la primera hora de la mañana. Pero hoy mi cabeza estaba vacía. Era como un libro

Más detalles

La ciencia mágica. [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev

La ciencia mágica. [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev La ciencia mágica [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev En una aldea vivía un campesino con su mujer y su único hijo. Eran muy pobres, y, sin embargo, el marido deseaba que su hijo estudiase

Más detalles

Excm. Ajuntament de Sagunt DEPARTAMENT D ENSENYAMENT Gabinet Psicopedagògic Municipal

Excm. Ajuntament de Sagunt DEPARTAMENT D ENSENYAMENT Gabinet Psicopedagògic Municipal MÓULO 11: HABILIDADES SOCIALES NO VERBALES (A) FUNDAMENTO TEÓRICO PARA EL EDUCADOR Una importante faceta para ser un hábil conversador consiste en ser capaz de utilizar señales no verbales que ilustren

Más detalles

CORRIENDO POR LAS CALLES

CORRIENDO POR LAS CALLES CORRIENDO POR LAS CALLES Por: Leydi Rocío Silva Rangel Era tarde sin duda alguna, tuve que apagar el celular por que me canse de mirar una y otra vez la hora. El tiempo parecía haberse detenido, no avanzaba,

Más detalles

A continuación te damos algunas ideas para cada ocasión.

A continuación te damos algunas ideas para cada ocasión. A continuación te damos algunas ideas para cada ocasión. FRASES PARA ENAMORADOS 1.- Uno aprende a amar, no cuando encuentre a la persona perfecta, sino cuando aprenda a creer en la perfección de una persona

Más detalles

CABEZA HUECA, CABEZA SECA Franco Vaccarini

CABEZA HUECA, CABEZA SECA Franco Vaccarini 1 CABEZA HUECA, CABEZA SECA Franco Vaccarini 2 Para Moroiá no había peor compromiso que ser hijo del cacique. Todos estaban pendientes de él, de sus buenas o malas acciones. Sobre todo de las malas, porque

Más detalles

Lo que más me gusta es volar dijo el sapo.

Lo que más me gusta es volar dijo el sapo. El vuelo del sapo Gustavo Roldán El vuelo del sapo de Gustavo Roldán. En El vuelo del sapo. Alfaguara juvenil. 2005. Gustavo Roldán Ilustraciones: Mónica Pironio Diseño de tapa y colección: Campaña Nacional

Más detalles

PRIMERA SEMANA DE CUARESMA

PRIMERA SEMANA DE CUARESMA Cuaresma. Pág.1 PRIMERA SEMANA DE CUARESMA Jesús pasa cuarenta días en el desierto (Mateo 4, 1-11) Para pensar y trabajar: - Jesús también fue empujado por el diablo a hacer cosas para no agradar a Dios...

Más detalles

Jorge el valeroso. - Y tú qué quieres. - Verá respondió Jorge -, me gustaría que alguno de ustedes me ayudase a conocer lo que es el miedo.

Jorge el valeroso. - Y tú qué quieres. - Verá respondió Jorge -, me gustaría que alguno de ustedes me ayudase a conocer lo que es el miedo. Jorge el valeroso En una pequeña ciudad no muy lejana, vivía un hombre junto a su hijo, al que todos llamaban Jorge el tonto, porque no sabía lo que era el miedo. Tenía muchas ganas de saberlo, pero nadie

Más detalles

Los demás alumnos de la universidad pasaron al comedor, y tomaron asientos. Al contrario que en el colegio, las reglas del comedor de la universidad

Los demás alumnos de la universidad pasaron al comedor, y tomaron asientos. Al contrario que en el colegio, las reglas del comedor de la universidad CAPÍTULO 1 Entrando al comedor principal mi mejor amigo estaba sentado en una de las sillas del fondo de la sala, y parecía preocupado por algo. Avancé y no dudé en sentarme con él. Iván era un chico tan

Más detalles

diploma de español. nivel inicial

diploma de español. nivel inicial diploma de español. nivel inicial 24 de agosto de 2007 prueba 3 prueba 4 interpretación de textos orales conciencia comunicativa 2007 instituto cervantes Las Hojas de Respuestas serán corregidas mediante

Más detalles

Estaba aún dormida, pero sentía que se

Estaba aún dormida, pero sentía que se Estaba aún dormida, pero sentía que se alzaba del sueño exactamente como un globo: como si fuera un pez de colores en una pecera de sueño, alzándose más y más a través de las tibias aguas del adormecimiento

Más detalles

El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz

El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz Es el día de su cumpleaños y a Javi le regalan un soldado. Cuando pasaban cerca de las tiendas, le pidió a mamá alguno de los tantos que había en las vidrieras.

Más detalles

Objetivos comunicativos Contar anécdotas en pasado. Reaccionar con simpatía, lástima, horror, alivio, etc. ante las informaciones de otro.

Objetivos comunicativos Contar anécdotas en pasado. Reaccionar con simpatía, lástima, horror, alivio, etc. ante las informaciones de otro. Objetivos comunicativos Contar anécdotas en pasado. Reaccionar con simpatía, lástima, horror, alivio, etc. ante las informaciones de otro. Objetivos gramaticales Tiempos del pasado (Contraste Pretérito

Más detalles

alumnos ciclo superior ciclo medio

alumnos ciclo superior ciclo medio alumnos ciclo superior ciclo medio cuaderno curso 2007-2008 programa para escuelas y familias PROGRAMA DE EDUCACIÓN EN VALORES introducción del Presidente de Aldeas Infantiles sos Qué hace Aldeas Infantiles

Más detalles

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un La aparecida de la carretera vieja de La Guaira Venezuela A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar

Más detalles

1. Calentamiento general

1. Calentamiento general EL CALENTAMIENTO Por qué es importante? Nos prepara para el ejercicio que vamos a hacer Nos permite concentrarnos Evita que nos hagamos daño con el ejercicio Nos ayuda a rendir mejor en el ejercicio Cómo

Más detalles

NATALIA GARCÍA MARTÍNEZ CUATRO ESTRELLAS

NATALIA GARCÍA MARTÍNEZ CUATRO ESTRELLAS NATALIA GARCÍA MARTÍNEZ ( CUATRO ESTRELLAS / 1 La puerta giratoria no descansaba, entraba y salía gente cargada de maletas. El bullicio era constante en un ambiente ajetreado con el ir y venir de personas.

Más detalles

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-el CUENTO ENCADENADO-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-el CUENTO ENCADENADO-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o- -o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-el CUENTO ENCADENADO-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o- 1. Al despertarme abrí la persiana y los rayos del sol me cegaron un momento. Luego miré por la ventana. Nublado pero con sol, y parecía que

Más detalles

El Espejo. por Mara Torres

El Espejo. por Mara Torres NOSOTRAS El Espejo por Mara Torres Mara Torres, periodista, escritora, locutora de radio y presentadora, en la actualidad forma parte de los Servicios Informativos de Televisión Española donde presenta

Más detalles

La cita con Carmen. Por. Paige Rowe. Escena. paz. Son las 6 de la mañana y la sala de yoga está callada con ventanas grandes donde se puede ver el

La cita con Carmen. Por. Paige Rowe. Escena. paz. Son las 6 de la mañana y la sala de yoga está callada con ventanas grandes donde se puede ver el La cita con Carmen Por Paige Rowe Tiempo Presente Personajes Carmen: Mujer de 23 años, desilusionada con su amor y triste del alma Ángel: Hombre de 23 años, novio de Carmen. Siempre trabajando. Maria:

Más detalles

Advanced Podcast 56 Choques culturales. 1. Trascripción:

Advanced Podcast 56 Choques culturales. 1. Trascripción: Advanced Podcast 56 Choques culturales 1. Trascripción: Marina Hola y bienvenidos a Notes in Spanish Advanced. Ben Qué tal? Marina Muy bien y tú, qué tal? Ben Fenomenal. Marina Seguro? Ben Bueno, un poco

Más detalles

Ya se habían encargado de su equipaje que debía estar en el avión pues eran recordaría luego muy bien la hora las diez menos cuarto.

Ya se habían encargado de su equipaje que debía estar en el avión pues eran recordaría luego muy bien la hora las diez menos cuarto. Cuando llegaron al aeropuerto, fueron directamente al salón de protocolo. Estaba cerrado todavía y Franqui fue a buscar un empleado que lo abriera. Por fin abrieron el salón y todos entraron. Le hubiera

Más detalles

Te espero el día... a las... en

Te espero el día... a las... en Frases 15 Años 1 Pase meses tratando de organizar una fiesta inolvidable, pero me di cuenta que sin vos es imposible. Por eso te invito a fetejar Mis 15 Años 2 Hoy es mi noche, hoy se cumple mi sueño,

Más detalles

Aquella mañana me despertó mi madre cantándome cumpleaños feliz ya que el 30 de mayo es mi cumpleaños. Yo, llevaba mucho tiempo esperando este día

Aquella mañana me despertó mi madre cantándome cumpleaños feliz ya que el 30 de mayo es mi cumpleaños. Yo, llevaba mucho tiempo esperando este día Aquella mañana me despertó mi madre cantándome cumpleaños feliz ya que el 30 de mayo es mi cumpleaños. Yo, llevaba mucho tiempo esperando este día tan especial pero, lo malo, es que también había colegio

Más detalles

la primavera surge, cada vez con más frecuencia,

la primavera surge, cada vez con más frecuencia, 6 Montserrat del Amo 1 PEDRO CHICO OCTAVO. Último curso. A medida que avanza la primavera surge, cada vez con más frecuencia, esta pregunta: Y tú qué quieres ser de mayor? Los hay que lo tienen muy claro:

Más detalles

La mamá de Lucida respondió Sí, Lucida puede ayudarme!

La mamá de Lucida respondió Sí, Lucida puede ayudarme! La historia de la flor de la Nochebuena Hace muchos años, vivía una chica en las montañas de México en un pueblo muy pequeño. Se llamaba Lucida. Un día antes de la Navidad, el Padre Álvarez vino a la casa

Más detalles

Planificación para la lectura en voz alta del cuento

Planificación para la lectura en voz alta del cuento Ficha nº2 Planificación para la lectura en voz alta del cuento Juan sin miedo Hermanos Grimm Objetivos de Aprendizaje (OA) Comprender y disfrutar versiones completas de obras de literatura, leídas por

Más detalles

MUSEO CATEDRAL DE LA ALMUDENA

MUSEO CATEDRAL DE LA ALMUDENA Dentro de poco visitaréis el Museo de la Catedral de la Almudena! Vais a venir a la iglesia más grande y más importante de Madrid. La veréis por fuera y también pasaréis dentro a visitarla y a conocer

Más detalles

EDUCACIÓN FÍSICA: JUEGOS DE ACTIVACIÓN O CALENTAMIENTO.

EDUCACIÓN FÍSICA: JUEGOS DE ACTIVACIÓN O CALENTAMIENTO. EDUCACIÓN FÍSICA: JUEGOS DE ACTIVACIÓN O CALENTAMIENTO. - Además del clásico calentamiento que incluye carrera, estiramientos y ejercicios generales y específicos, también es interesante utilizar formas

Más detalles

Laia Fàbregas. Landen. www.alfaguara.com Empieza a leer... Landen

Laia Fàbregas. Landen. www.alfaguara.com Empieza a leer... Landen ALFAGUAR A HISPANICA Laia Fàbregas Landen www.alfaguara.com Empieza a leer... Landen Ella Murió durante el aterrizaje. Al despegar me había fijado en cómo sus manos se pegaban a las rodillas y cómo las

Más detalles

LAS EMPRESAS QUE JUGABAN CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO

LAS EMPRESAS QUE JUGABAN CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO LAS EMPRESAS QUE JUGABAN CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO Sólo faltaban 10 días para la víspera de Reyes magos y Alba estaba muy excitada. Se pasaba todo el día pensando qué les pediría. Todavía no

Más detalles

Peter Pan Autor: James Matthew Barrie

Peter Pan Autor: James Matthew Barrie www.soncuentosinfantiles.com Peter Pan Autor: James Matthew Barrie Había una vez una niña muy buena llamada Wendy, que tenía tres hermanitos, y para que éstos se durmieran solía contarles historias muy

Más detalles

Peter Pan Autor: James Matthew Barrie

Peter Pan Autor: James Matthew Barrie www.soncuentosinfantiles.com Peter Pan Autor: James Matthew Barrie Había una vez una niña muy buena llamada Wendy, que tenía tres hermanitos, y para que éstos se durmieran solía contarles historias muy

Más detalles

Planificación para la lectura en voz alta del cuento

Planificación para la lectura en voz alta del cuento Ficha nº6 Planificación para la lectura en voz alta del cuento Rapunzel Hermanos Grimm Objetivos de Aprendizaje (OA) Comprender y disfrutar versiones completas de obras de literatura, leídas por un adulto.

Más detalles

2. ABRÁZATE. Abrázate a la noche. si no alcanzan el suelo tus pies. Abrázate a la noche. si hasta el alma tienes del revés. Abrázate a la noche

2. ABRÁZATE. Abrázate a la noche. si no alcanzan el suelo tus pies. Abrázate a la noche. si hasta el alma tienes del revés. Abrázate a la noche 1.SALMO 151 Yo me decía, como en un mismo salmo: Cómo ver cuando ahora no hay más que noche en mi vida? Cómo seguir caminando con la garganta quebrada y el corazón roto? Cómo andar este tramo de desierto

Más detalles

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons LA OLA Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons Desde hace unos días cuando le tiro la pelota a Chispa, no sale corriendo a por ella para luego volver a traérmela. Los papás me han dicho

Más detalles

Esta prueba me ha servido para valorar el nivel en gramática y vocabulario en grupos de niños.

Esta prueba me ha servido para valorar el nivel en gramática y vocabulario en grupos de niños. Esta prueba me ha servido para valorar el nivel en gramática y vocabulario en grupos de niños. BLOQUE 1 1. * De dónde? - de Francia. a) vives / estoy b) estás / soy c) eres / soy 2. habitación de Juan

Más detalles

DOMINGO, 8:30 AM: PASEO POR EL CAMPO. Javier López Alós 1

DOMINGO, 8:30 AM: PASEO POR EL CAMPO. Javier López Alós 1 DOMINGO, 8:30 AM: PASEO POR EL CAMPO Javier López Alós 1 Estás triste dijo el caballero con voz inquieta déjame que te cante una canción que te alegre. Es muy larga? preguntó Alicia, pues había oído demasiada

Más detalles

Título: El secreto de aita. Emakunde-Emakumearen Euskal Erakundea Manuel Iradier, 36 01005 VITORIA-GASTEIZ www.emakunde.es Telefonoa: 945-016700

Título: El secreto de aita. Emakunde-Emakumearen Euskal Erakundea Manuel Iradier, 36 01005 VITORIA-GASTEIZ www.emakunde.es Telefonoa: 945-016700 el secreto de aita Título: El secreto de aita Edita: Textos: Ilustraciones: Diseño y maquetación: Fotomecánica: Imprenta: D.L..: Emakunde-Emakumearen Euskal Erakundea Manuel Iradier, 36 01005 VITORIA-GASTEIZ

Más detalles

5 CONSEJOS PARA COMPLACER A TU HOMBRE EN LA CAMA

5 CONSEJOS PARA COMPLACER A TU HOMBRE EN LA CAMA DESCUBRE 5 CONSEJOS PARA COMPLACER A TU HOMBRE EN LA CAMA elsecretodeelsecreto.com DESCUBRE COMO VOLVERTE IRRESISTIBLE PARA ELLAS: http://corentt.com/atraccionirresistible.html ÍNDICE INTRODUCCIÓN... 3

Más detalles

EJERCICIOS DE REPASO 1º BIMESTRE

EJERCICIOS DE REPASO 1º BIMESTRE EJERCICIOS DE REPASO 1º BIMESTRE 1) Transforma las frases utilizando el posesivo, como en el ejemplo: 1. Luisa tiene un salón muy grande. Su salón es muy grande 2. La niña tiene una bicicleta nueva. 3.

Más detalles

El niño que se convirtió en Rey Mago

El niño que se convirtió en Rey Mago de Marta Querol Érase una vez un niño que vivía en una gran ciudad. Nico, que así se llamaba, tenía siete años, y todos los días se levantaba, desayunaba un buen vaso de leche con chocolate y galletas,

Más detalles

EL SUEÄO DE OTTO. Lo ves, Sylvie, no hay duda: todos estos madrileüos se van de vacaciones le dice Carmen.

EL SUEÄO DE OTTO. Lo ves, Sylvie, no hay duda: todos estos madrileüos se van de vacaciones le dice Carmen. AquÅ tienes el comienzo del segundo capåtulo de El sueäo de Otto. Falta la primera frase. ÇSabrÅas decirnos dénde estñn las dos amigas que hablan? ÇEn quö Öpoca del aüo tiene lugar esta conversacién? ÇSon

Más detalles

CAPÍTULO 4. MUJERES Que hicieron historia

CAPÍTULO 4. MUJERES Que hicieron historia CAPÍTULO 4 MUJERES Que hicieron historia Mujeres Que hicieron historia María, la hermana de Marta; María la mujer que lavó los pies de Jesús con el perfume de alabastro y aquella mujer de quien no tenemos

Más detalles

Fe, Esperanza y Caridad

Fe, Esperanza y Caridad Fe, Esperanza y Caridad Fe, Esperanza y Caridad eran tres hermanas muy solicitadas en Acámbaro. Lo que se diga de una se dice de todas. Fe era rica, y por fuerza sus hermanas también. Esperanza era bella,

Más detalles

La mitad de Juan Gemma Lineas y África Fanlo. Ed. La Galera

La mitad de Juan Gemma Lineas y África Fanlo. Ed. La Galera La mitad de Juan Gemma Lineas y África Fanlo. Ed. La Galera Juan está harto. En casa, todo el mundo le riñe para que no haga nada de lo que hacen las niñas. - Juan, por qué pintas el árbol de color plata?

Más detalles

UNIDAD 2: APRENDER A HACER ELECCIONES, APRENDIENDO A TOMAR DECISIONES

UNIDAD 2: APRENDER A HACER ELECCIONES, APRENDIENDO A TOMAR DECISIONES UNIDAD 2: APRENDER A HACER ELECCIONES, APRENDIENDO A TOMAR DECISIONES Índice: 2.1 Libertad para poder elegir 2.2 La importancia de tomar decisiones 2.3 Cuento: el hombre que no podía elegir 2.4 Aprendiendo

Más detalles

Y AHORA CUAL SE TE OCURRE A TI?

Y AHORA CUAL SE TE OCURRE A TI? 8 Juegos tranquilos, apenas sin hacer ruido El viento y el árbol Una persona se sitúa en el centro de un corro pequeño cerrando los ojos. Sus brazos caen a lo largo de su cuerpo y se mantiene totalmente

Más detalles

Algar Editorial. La casona

Algar Editorial. La casona La casona Mi casa no era un castillo, pero se parecía mucho porque era de piedra, y tan grande que todos la llamaban «la casona». Entonces yo vivía en lo más alto, en el desván, y se estaba bien allí.

Más detalles

Cuento. El perro de Paula. Andrés Graña Sánchez. Entonces Mario dijo: Vaya Puedo ir a tu casa para verlo?

Cuento. El perro de Paula. Andrés Graña Sánchez. Entonces Mario dijo: Vaya Puedo ir a tu casa para verlo? Cuento El perro de Paula Andrés Graña Sánchez Parte 1ª Un día, una niña llamada Paula, encontró un perro. Era marrón y pequeño, con poco pelo. Vamos, uno normal y corriente. Sin embargo, a Paula le gustó

Más detalles

A Pepe le gusta mucho ver la televisión. Le encantan los programas de dibujos animados, y también aquellos en los que salen grupos cantando.

A Pepe le gusta mucho ver la televisión. Le encantan los programas de dibujos animados, y también aquellos en los que salen grupos cantando. 1 A Pepe le gusta mucho ver la televisión. Le encantan los programas de dibujos animados, y también aquellos en los que salen grupos cantando. Pero lo que más le gusta de todo es ver los anuncios de juguetes.

Más detalles

El circulo del 99. Cuento de Jorge Bucay

El circulo del 99. Cuento de Jorge Bucay El circulo del 99 Cuento de Jorge Bucay Había una vez un rey muy triste que tenía un sirviente, que como todo sirviente de rey triste, era muy feliz. Todas las mañanas llegaba a traer el desayuno y despertar

Más detalles

La enfermedad. Representar a un excluido

La enfermedad. Representar a un excluido La enfermedad Alemania, Noviembre de 2011 Muchos de los que llegan a Constelaciones Familiares buscan ante todo sanación y, a través de las Constelaciones Familiares, los trasfondos de las enfermedades

Más detalles

cabeza vacía Luisa Horno Delgado

cabeza vacía Luisa Horno Delgado cabeza vacía Luisa Horno Delgado 3 Estoy empezando a desorientarme, a tener vacíos. Siempre he sido muy despistada, como casi toda mi familia, pero esto es otra cosa. Algo desaparece dentro de mi cabeza

Más detalles

Cuando iba a nacer su hermano, a Bárbara se le nubló el mundo entero:

Cuando iba a nacer su hermano, a Bárbara se le nubló el mundo entero: 1 La Parejita de Eduardo Dayan El año en el que nació Bárbara fue muy importante para los Ramírez, Gerardo y Melina. Era la primera hija que tenían, la primogénita, la princesita, como decía la abuela!

Más detalles

El silencio es dejar espacio entre mi yo y la realidad. La meditación. La gran aventura interna. Pàg 1 de 8

El silencio es dejar espacio entre mi yo y la realidad. La meditación. La gran aventura interna. Pàg 1 de 8 El silencio es dejar espacio entre mi yo y la realidad. La meditación. La gran aventura interna. Pàg 1 de 8 Cuántas veces has sentido que necesitas descansar del correr incesante de la vida moderna? Cuántas

Más detalles

Indicativo vs subjuntivo:

Indicativo vs subjuntivo: Indicativo vs subjuntivo: 100 frases donde elegir http://www.profedeele.es/2014/05/actividad subjuntivo indicaivo ejercicios.html Pon los verbos entre paréntesis en el modo y tiempo adecuados, sin utilizar

Más detalles

Juan el de la vaca. Esto había de ser un hombre que tenía un hijo y una vaca. La vaca era muy hermosa y el hijo algo tonto.

Juan el de la vaca. Esto había de ser un hombre que tenía un hijo y una vaca. La vaca era muy hermosa y el hijo algo tonto. Cuentos populares Juan el de la vaca Esto había de ser un hombre que tenía un hijo y una vaca. La vaca era muy hermosa y el hijo algo tonto. El padre lo mandó un día a vender la vaca, porque les hacía

Más detalles

Gustavo Canales. Gustavo, que piensas de Unión Española como equipo actualmente, y cuáles son tus proyecciones a futuro?

Gustavo Canales. Gustavo, que piensas de Unión Española como equipo actualmente, y cuáles son tus proyecciones a futuro? Gustavo Canales Gustavo, que piensas de Unión Española como equipo actualmente, y cuáles son tus proyecciones a futuro? Unión Española creo yo que está muy bien organizado desde el punto de vista dirigencial,

Más detalles

UN CUENTO PARA EMPEZAR

UN CUENTO PARA EMPEZAR Campaña institucional 2011-2012 Catequesis infantil UN CUENTO PARA EMPEZAR Comenzamos leyendo este cuento: La nube Topami Cuenta la leyenda que hace muchos, muchos años, había una nube llamada Topami que,

Más detalles

Una mujer muy fea va al médico y le dice: Doctor, tengo complejo de fea. El médico le contesta: tranquila, no tiene usted ningún complejo.

Una mujer muy fea va al médico y le dice: Doctor, tengo complejo de fea. El médico le contesta: tranquila, no tiene usted ningún complejo. CHISTES DE MÉDICOS Una vieja va al medico: - Doctor, doctor, tengo muchos gases; pero lo bueno es que no huelen, ni se oyen; si no mire usted, me acabo de tirar como veinte y usted ni cuenta se ha dado.

Más detalles

El dentista de Drácula

El dentista de Drácula El dentista de Drácula Félix Jiménez Moreno El dentista de Drácula Ilustraciones de Óscar Herrero edebé A mis padres Félix Jiménez Moreno, 2015 Ilustraciones: Óscar Herrero Ed. Cast.: Edebé, 2015 Paseo

Más detalles

DE LOS 4 A LOS 6 MESES

DE LOS 4 A LOS 6 MESES DE LOS 4 A LOS 6 MESES Cómo SOY? - Si me sientas con apoyos, aguanto la cabeza y la muevo a los lados para ver lo que me rodea, así participo de lo que pasa a mi alrededor. - Boca abajo puedo levantar

Más detalles

Miraba ansioso su móvil, había quedado a las diez y media con sus amigos y no llamaban. A qué están esperando? pensó nervioso, saben lo importante

Miraba ansioso su móvil, había quedado a las diez y media con sus amigos y no llamaban. A qué están esperando? pensó nervioso, saben lo importante 1 Miraba ansioso su móvil, había quedado a las diez y media con sus amigos y no llamaban. A qué están esperando? pensó nervioso, saben lo importante que es la puntualidad si queremos encontrar a «nuestros

Más detalles

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas 1 Palabras nuevas El domingo por la mañana, al abrocharse su capota azul marino, la bruja vio que le faltaba un botón. Se la puso, de todos modos, y se fue a dar un paseo por el parque. Roque Bodoque y

Más detalles

El misterio de Villa Claun

El misterio de Villa Claun Semana Cultural de Velilla de San Antonio Un cuento cada día 25 de abril de 2013 El misterio de Villa Claun Hola. Os voy a contar una historia, así que escuchad. El día 30 de enero de 2001 se inauguró

Más detalles

Carmen y Sylvie ya están en el tren. Hay mucha gente dentro y casi no pueden andar. Por fin llegan a sus sitios.

Carmen y Sylvie ya están en el tren. Hay mucha gente dentro y casi no pueden andar. Por fin llegan a sus sitios. Carmen y Sylvie ya están en el tren. Hay mucha gente dentro y casi no pueden andar. Por fin llegan a sus sitios. II Hace mucho calor. Carmen se quita la chaqueta. Sylvie abre su gran bolso y coge una botella

Más detalles

sesión 5: recurso de maestros JUEGO DE ADIVINAR Recién nacido a cuatro meses

sesión 5: recurso de maestros JUEGO DE ADIVINAR Recién nacido a cuatro meses sesión 5: recurso de maestros JUEGO DE ADIVINAR Recién nacido a cuatro meses Duermo por largos periodos de tiempo. Necesito que mis padres satisfagan todas mis necesidades para poder empezar a confiar

Más detalles

PROPUESTA DIDÁCTICA. Violeta Monreal

PROPUESTA DIDÁCTICA. Violeta Monreal PROPUESTA DIDÁCTICA Violeta Monreal Introducción (Para leer o contar a los alumnos antes de la lectura). 3 Cerebros de plastilina Todos los niños y niñas sabéis, por experiencia propia, que cuando la

Más detalles