FEDERACIONES DE ESPAÑA

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "FEDERACIONES DE ESPAÑA"

Transcripción

1 FEDERACIONES DE ESPAÑA GRANDES MUROS SON LOS DE LA POBREZA El voto de pobreza en el Carmelo Teresiano contemplativo femenino CUESTIÓN PRELIMINAR EL CONTEXTO SOCIOLÓGICO Y EVANGÉLICO DE LA POBREZA MUNDIAL 1. Soy consciente de la realidad sociológica y evangélica de la pobreza en el mundo en que vivimos? Según Vita Consecrata, la pobreza evangélica es un don en sí misma, en cuanto evoca la prime Bienaventuranza en la imitación de Cristo pobre, y, especialmente para nosotras contemplativas, es una llamada a dar testimonio de Dios como la verdadera riqueza del corazón humano. Convencidas de esta afirmación y con el deseo de vivirla en plenitud, constatamos que hay diversidad en la manera de ser conscientes de la realidad sociológica y evangélica de la pobreza en el mundo que vivimos. Muchas coincidimos que, dentro de los límites que conllevan el pertenecer al mundo de los privilegiados que no sufren en propia carne la pobreza material, y dada nuestra opción de vida contemplativa, que no supone un trabajo de primera línea en el servicio de los más necesitados, en general en nuestras comunidades carmelitanas hay una gran sensibilidad respecto al tema de la pobreza en el mundo. Somos conscientes de que cada vez hay más distancia entre los países del norte y del sur. Mientras el mundo progresa en Occidente y los países ricos son cada vez más ricos, los países pobres son más pobres. Pocos países poseen el capital equivalente a la suma del PIB. Ahí están las alarmantes estadísticas. Esto nos indica que la realidad sociológica, cada vez es más compleja. La riqueza está mal repartida poniendo de manifiesto la existencia de fondo de un pecado estructural grave, fruto del egoísmo y la insolidaridad, convirtiéndose en un verdadero atentado contra la dignidad de la persona humana. Destacamos que las comunidades que tienen la experiencia de vivir en un barrio obrero o marginal, formado por gente sencilla y en muchos casos gitanos e inmigrantes, con centros de prostitución y venta de drogas afirman: Mantenemos una relación cercana con muchos de ellos y sabemos que es casi imposible salir de estas situaciones y romper esta estructura social de pecado. También somos conscientes de la demagogia que existe al hablar de la injusticia y la pobreza y lo difícil de encontrar un discurso realista y justo. Por otra parte, el hecho de que en algunas de

2 nuestras comunidades haya hermanas de otros países, hace que por contraste conozcamos y nos concienciemos de las necesidades de las personas de otros países del llamado Tercer Mundo. Contribuyen a fomentar esta sensibilidad, la formación que hemos ido recibiendo a través de la doctrina del Concilio de apertura al mundo, que ha marcado un estilo de vida religiosa más abierta a la realidad que nos rodea. También la formación recibida desde la Orden, un ejemplo es el presente folleto. Otro medio de sensibilización son los medios de comunicación como revistas especializadas sobre temas del Tercer Mundo, marginación, que en ocasiones son una alternativa -otra voz- a la información oficial de ciertas instituciones que intentan acallar las conciencias. Luego está el trato directo que tienen nuestras comunidades con los misioneros y con otras personas que trabajan cerca de los pobres. También son una fuente de sensibilización la gente pobre, que por distintas circunstancias se acerca a nuestras casas. Por otra parte, la Iglesia constantemente en sus documentos y a través de sus sacerdotes son una continua llamada a vivir el mensaje del Evangelio de la opción preferencial por los pobres. Vemos que no basta con tomar conciencia de este grave problema social y estructural de la pobreza en el mundo. No podemos vivir al margen de la suerte de los pobres, tenemos que sentirnos realmente interpeladas por el clamor de los pobres, esto supone una seria responsabilidad frente a ese mundo. Creemos que debemos sentirnos implicadas en la construcción de un mundo más justo, solidario y fraterno dando testimonio de vida sencilla y orando para que se promuevan planes de desarrollo a favor de los más necesitados. Esto estimula nuestro deseo de afianzar nuestra vida oculta con Cristo en Dios para la salvación del mundo bajo el signo de la gratuidad, de la entrega... [1]. Y nos ayuda a relativizar los pequeños problemas del vivir diario de nuestras comunidades gastando nuestras energías, nuestro tiempo, nuestra oración en lo realmente importante, pues como dice nuestra Santa Madre: Hemos de gastar el tiempo en cosas que por ventura si Dios se las diese, tendríamos un alma menos en el cielo [2]Por lo tanto, entendemos que nuestro voto de pobreza va más allá de la exigencia comunitaria y personal, su vivencia supone un empeño de solidaridad, de acercamiento y de comunión desde lo que somos y tenemos, como contrapeso al pecado social y a la injusticia que sólo se redimen desde un amor entregado y solidario. 2. Qué conclusiones saco para mi vida contemplativa consagrada de esta visión de la realidad? Las conclusiones son múltiples y variadas: En primer lugar, pensamos desde nuestra sensibilidad y vocación contemplativa, que nuestra vida consagrada dedicada primordialmente a la oración, debe ser una auténtica configuración con Cristo Jesús, el Pobre de Yahvé, que ha asumido todas las pobrezas de la condición humana; tratando de asemejarnos a Él, conformando nuestra vida con la suya hasta experimentar la pobreza de hecho y de espíritu, según las Bienaventuranzas que proclama y nos propone como el mensaje central del Reino. Creemos que de esta forma se nos intensifica la conciencia de la Comunión con los Santos, asumiendo los dolores y necesidades de nuestros hermanos más pobres. Así nuestra vida se hace creíble y se convierte en un compromiso de comunión, compasión y amor. Luego, vemos que estamos llamadas a ser testigos de la solidaridad evangélica, fermento de un mundo más justo y más humano [3], pero añadimos que somos conscientes de que el problema estructural de la pobreza supera nuestra acción posible. No obstante, debemos pretender ser coherentes con el testimonio de una pobreza material para estar cerca del mundo de los pobres. Nuestra solidaridad y testimonio se inscriben en la sencillez evangélica y en la tradición de la Orden que nos colocan al margen del prestigio y del poder económico y social. Estas actitudes y consciencia de fondo nos ayudan a vivir nuestra vida sencilla de Carmelitas con autenticidad, para que sea un testimonio evangélico de la gratuidad de Dios frente a un mundo utilitarista que sólo valora la eficacia. Por otra parte, nuestro voto de pobreza nos invita a no vivir en la indiferencia si no a Ser tales... y hacer eso poquito que hay en mí [4], despertando en nosotras un sentido solidario frente al mundo de los pobres que se traduzca en

3 nuestra vida a dos niveles: a) Hacia dentro: En nuestra vida de oración, donde debe haber un lugar primordial para el mundo de los pobres, procurando ser ante Dios y el mundo el corazón: la voz consciente silenciosa y solidaria de los «sin voz». Experimentando a nivel comunitario algunas de las carencias de los pobres en una vida fraterna inspirada en criterios de sobriedad, sencillez, hospitalidad, como alternativa al consumismo dominante. Intentando vivir a nivel personal las exigencias de la pobreza evangélica en la vida cotidiana ante las propias limitaciones e impotencias, pobreza en los afectos, la soledad, el anonimato, viviendo estas circunstancias con entereza personal, evitando las protestas y las quejas ante lo desagradable y las carencias inevitables, haciendo experiencia del Señor como nuestra verdadera riqueza. Aceptando con responsabilidad el hecho de vivir en un mundo incertidumbre, la guerra, el terrorismo... como lugar de solidaridad. marcado por la b) Hacia fuera: Cooperando económicamente con ciertas organizaciones de la Iglesia de ayuda humanitaria y desarrollo, y ONGs. Viviendo responsablemente del trabajo comunitario que realizamos, viendo en él, por un lado un valor ético por el cual nos asociamos a los pobres y, por otro un elemento que dignifica a todo hombre: no podemos seguir alimentando la imagen de que trabajamos para distraernos. Cuidando dónde compramos y qué productos elegimos; el comercio justo es una alternativa muy válida. Está en nuestra mano no colaborar con estructuras de injusticia evitando el crecimiento lucrativo de grandes empresas a costa del pequeño comercio. Concienciándonos sobre el tema del consumo de energía y cuidado de la tierra. La ecología tiene que ser un tema que nos ocupe y nos preocupe. Viviendo en la cultura de «lo suficiente» que relativiza el dinero y dignifica a la persona en lo que es en sí misma. Esto es necesario concretarlo ayudando a personas conocidas de nuestro entorno con situación de marginación y pobreza. Sabiendo vivir comunitariamente la escasez de personal y buscando formas de ayuda, las unas a las otras, dentro de la Federación, salvando las dificultades que impone la autonomía monástica. Esto supone no estar apegadas a nuestros edificios y formas de concebir la pobreza estando en sintonía con la pobreza real de muchos de nuestros contemporáneos. 3. Cómo puedo llegar a tener una visión critica de esta realidad para asumirla en mi vida de oración contemplativa?

4 Desde nuestra vocación contemplativa y por fidelidad a nuestra Santa Madre que tanto se interesó por los avatares de su tiempo: En este tiempo vinieron a mi noticia los daños de Francia y el estrago que habían hecho estos luteranos... [5] pensamos que para llegar a tener una visión crítica de la realidad de tantos hermanos que viven en la pobreza y en la injusticia, es fundamental tener una buena formación e información actualizadas; de esta forma evitaremos visiones ingenuas sobre este serio problema. Para lograr esto, vemos necesario, estar al tanto de las corrientes teológicas y cristológicas que nos ayuden a conocer y a amar al Cristo enviado por el Padre para anunciar la Buena Nueva a los pobres. También es necesario conocer la doctrina social de la Iglesia y el magisterio de los Papas en temas sociales: Sollicitudo Rei Socialis, Tertio Millenio Ineunte.... Junto con la más actualizada teología en materia de pobreza consagrada. Respecto a la información, es imprescindible que sea fidedigna y contrastada, privilegiando los aspectos solidarios y evangélicos, para que nos ofrezca una visión realista sobre las situaciones que viven nuestros hermanos los hombres en todo el mundo. Sería bueno que el tema de la pobreza y los pobres sea motivo de discernimiento personal y de reflexión en nuestras reuniones comunitarias, para que profundicemos en esta realidad y surja en nosotras el interés y la creatividad a la hora de afrontarlo, sabiendo acercarnos a la gente sencilla que nos rodea, de modo adecuado, con gestos concretos, sencillos, eficaces e inteligibles, que sean un reflejo de la autenticidad de nuestro compromiso con el Evangelio. A su vez tenemos que cooperar para no incrementar el pecado social, descubriendo la pobreza de nuestro entorno, colaborando en campañas de erradicación y promoción social. Debemos saber contemplar el rostro de Dios en los pobres, haciendo una lectura orante de la realidad contrastada con la palabra de Dios. Todo ello hará que nuestra oración tenga un rostro humano y nuestra vida se convierta en un anhelo por implantar el Reino de la justicia y de la paz. Encarnando las palabras del salmo 84 la justicia y la paz se besan y los que procuran la paz, están sembrando la paz y su fruto es la justicia [6]. I PERSPECTIVA BÍBLICA DEL VOTO DE POBREZA 1. Qué conclusiones sacas de la perspectiva bíblica de la pobreza para vivir tu voto de pobreza? La pobreza en sí misma es un mal y un escándalo porque hace vivir a muchos seres humanos en la miseria, y la acumulación ilimitada de bienes coloca a éstos en el lugar de Dios, el único absoluto. La Sagrada Escritura no le atribuye un valor propiamente dicho. Da el título de pobres a todos los que padecen injusticia, que son menospreciados, calumniados, silenciados, marginados, desamparados... Dios es el protector de los pobres y el que hace justicia a los oprimidos [7]. La pobreza en el pueblo de Israel se convierte en una actitud agradable a Dios. El pueblo, sobre todo en la experiencia del exilio, aprende a perder seguridades y a poner su confianza en Dios, como su única riqueza. Los «anawim» son la expresión de este resto del pueblo, que se abren a la confianza en Dios sólo, de quien esperan todo. Ciertamente el mensaje de la Biblia no incluye ningún programa social perfecto para acabar con la miseria humana en la tierra, pero despierta la sensibilidad y el compromiso para percatarse de los pobres, asumiendo con decisión su defensa, auxiliándolos y compartiendo con ellos su destino. Nosotras, como Carmelitas contemplativas, que hemos sido llamadas a vivir una opción preferencial por el Reino, sentimos la urgencia de identificarnos con Jesús y de tener sus mismos

5 sentimientos. Del ejemplo de su vida brota para nosotras toda la belleza, el sentido y la importancia de nuestra opción por la pobreza. Nos enseña cómo el Hijo de Dios, al asumir nuestra naturaleza, se hizo pobre y humilde, se anonadó tomando la condición de esclavo [8]. De la primera comunidad de seguidores de Jesús, se nos cuenta que lo tenían todo en común [9]. Si queremos re-vivir esta experiencia tenemos que hacer realidad el deseo de nuestra santa Madre, libres quiere Dios a sus esposas, asidas a solo Él [10]. Podemos sintetizar esta manera de vivir nuestra pobreza desde la perspectiva bíblica como una prolongación de la pobreza de Jesús y en sus dimensiones esenciales: a) Frente a Dios Vivir en la confianza absoluta en Dios sólo, como nuestra verdadera y única riqueza. Desde la libertad interior y exterior proclamar con nuestra vida que las Bienaventuranzas son un camino de abandono confiado en las manos del Padre, aceptando vivir el hoy, lleno de su bondad y su amor. Apertura confiada y total al Reino, que en la práctica es un des-centramiento de sí mismo para construir y vivir con todas las fuerzas la justicia del Evangelio. b) Frente a nosotras mismas Donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón [11]. El tesoro del corazón es todo aquello que lo acapara, que se convierte en motivo dominante y profundo de la vida. Sólo Dios como dador y sus caminos como don, mostrados en Jesús, son dignos de seducir nuestro corazón. Procurar la interiorización y purificación. No despreciando los bienes de manera estoica, sino usar las cosas sin dejarnos atrapar por ellas. El distanciamiento y el despojamiento de las cosas como experiencia de libertad es una invitación que Jesús nos hace. La pobreza no es sólo la carencia de bienes materiales. El pobre es el que no cuenta, el que no es escuchado, quien vive la dificultad del presente y la inseguridad ante el futuro. Con la certeza de que estas situaciones son posibles en nuestra vida, debemos afrontarlas con una actitud de apertura a la acción de Dios desde una fuerte conversión interior teniendo en cuenta que el evangelio es una invitación a la radicalidad. La aceptación de nuestra realidad de seres radicalmente pobres, necesitados de Dios, en primer lugar, pero también de los otros, nos abre a la esperanza, a la humildad, a la acción de Dios desde lo que soy, a la alabanza por lo que Dios hace, al abandono en el Dios que nos salva y a renunciar a salvarnos a nosotras mismas. c) Frente a los demás Disponibilidad total, de lo que una es y tiene, sin reservas. El aceptarnos pobres nos lleva a la generosidad de corazón, a ser capaces de acoger y perdonar, de compartir y compadecer, comprender sin despreciar, valorar a las personas por el mero hecho de serlo, sin más calificativos. Comunicación de bienes, materiales y espirituales. Siendo conscientes de que todos los dones recibidos son para edificar la comunidad [12], sabiendo que nada nos pertenece: tiempo, ideas, cualidades,...

6 Ser voz de los sin voz en la medida que nuestra vida nos dé la oportunidad de hacerlo. Con nuestros criterios, con nuestras conductas, con nuestro testimonio, ser justas y denunciar las injusticias. d) Frente a los bienes del mundo No crearnos necesidades artificiales, viviendo frente a los bienes con libertad para poder liberar a otros. Estando alertas para no dejarnos arrastrar por el consumismo y experimentar que la vida no depende de los bienes [13]. Despegar el corazón, liberarlo para poder entregarse. Descubrir, como un valor espiritual escondido y anónimo, la desapropiación de bienes, que facilita un camino de encuentro y fraternidad entre nosotras y con todos los hombres; que nos hace acercarnos a Dios y sentirnos pobres con los pobres y sencillos con los sencillos. Ser testigos, ante una sociedad basada en el tener y el poder, de que es posible la felicidad y la plenitud humana, sin estar apoyadas en los bienes materiales. Proclamando con nuestra vida que las Bienaventuranzas son un camino de realización personal y la fraternidad universal es el camino de la superación de todas las injusticias y de todas las pobrezas. 2. Cómo se puede vivir en tu vida contemplativa la opción por los pobres? Las formas concretas de asumir la opción por los pobres no son las mismas en todos los conte socioeconómicos. En aquellos lugares donde la situación de pobreza e injusticia es más dramática: suburbios, parados, marginados sociales, Tercer Mundo... los consagrados están intentando ser el núcleo de una regeneración social. Nosotras, por nuestra vocación contemplativa, nos encontramos con la necesidad de vivir la opción por los pobres de manera particular; no la podremos vivir más que en la medida en que optemos radicalmente por la pobreza evangélica: En primer lugar, a través de nuestra oración contemplativa, identificándonos con Cristo pobre, que sufre en tantos hermanos nuestros. A partir del estudio, la reflexión y vivencia del evangelio, nos nacerán iniciativas concretas para vivir nuestra pobreza desde nuevas perspectivas y con formas nuevas. Es necesario, pues, que nuestra oración vaya acompañada de gestos concretos que hagan creíble nuestro deseo de solidaridad con todos los desheredados del mundo. Encontrando en María, la pobre de Yahvé, que conservaba todo en su corazón y supo fiarse de Dios, el modelo de quien supo vivir esperándolo todo de Dios. Dando testimonio, no sólo de palabra, sino con nuestro estilo real de vida, de que Dios es la verdadera riqueza del corazón humano. El seguimiento de Jesús nos invita a afrontar una existencia desprovista de seguridades humanas; en esta pobreza contamos con la ayuda de Dios como gratuidad ofrecida y, por nuestra parte, recibida y vivida en la alegría de la donación. Desde la disponibilidad, poniendo al servicio de los demás, especialmente de nuestras hermanas, todo lo que somos y tenemos. La comunión fraterna permite superar el egoísmo y el individualismo, viviendo en libertad frente a todo y a todos. La llegada del Reino se hace visible en una comunidad estructurada de acuerdo con el Evangelio, en un esfuerzo común por compartir los bienes. Lo que más importa no es tanto una actitud de desprendimiento, cuanto de amor fraterno, viendo el rostro de Cristo pobre en las hermanas más débiles y necesitadas, por edad, enfermedad o cualquier tipo de carencia. En Jesús pobre, libre y entregado al Padre y a los hermanos, descubrimos la riqueza del

7 Reino. Cristo nos ha llamado por pura gratuidad, sin méritos propios. Por ello somos llamadas a ser testigos de un mundo solidario, procurando dar a todos los que se acerquen a nosotras el amor que Cristo va derramando en nuestras vidas. Haciendo de nuestras comunidades espacios de acogida. Colaborando en la medida de nuestras posibilidades, no sólo económicas, sino de todo tipo, con asociaciones que trabajan por la justicia y la erradicación de la pobreza. Haciéndonos solidarias con el mundo de los trabajadores, a través de un trabajo responsable, aceptando sus mismas inseguridades, ya que no siempre tenemos un trabajo estable que sea suficiente para cubrir las necesidades económicas. En este sentido, desde nuestra conciencia de comunidades federadas, debemos prestar una atención especial a nuestras hermanas de otras comunidades que pasan por situaciones de precariedad, bien sea por falta de medios económicos, o por enfermedad de las hermanas. 3. Dónde experimentas hoy el llamado a vivir como los anawim o pobres de Yahvé tu vocación contemplativa en comunidad? El exilio a Babilonia que siguió a la destrucción del Primer Templo, marcó el comienzo de la diáspora judía, que constituyó una crisis profunda en el seno del pueblo de la Alianza. Una crisis llena de consecuencias políticas, sociales, económicas, culturales, religiosas, pero a la vez, llena de nuevas oportunidades, de alternativas creativas, de amplias expectativas. En esa mezcla de vivencias, se impondría como tendencia legítima y como única respuesta, una esperanza que hiciese posible afrontar el presente siendo fieles al pasado. En ese contexto el pueblo empezó a desarrollar un marco religioso y una forma de vida fuera de la Tierra Prometida, asegurando finalmente la supervivencia nacional y la identidad espiritual, y le infundió suficiente vitalidad para garantizar su futuro como nación. Este nuevo pueblo, nacido de esta experiencia se constituyó como los pobres de Yahvé -anawim- que todo lo esperan del Señor. Hoy, los consagrados en general, y de modo especial las contemplativas, vivimos una experiencia similar a la que vivió el pueblo de Israel durante el exilio. Los profundos y rápidos cambios sociológicos que en el mundo occidental se están dando, deberían conducirnos a perder seguridades, y a vivir una nueva actitud espiritual, potenciando la confianza en Dios sólo, como los anawim que han tenido que aceptar con gozo la pequeñez como forma de vida. Tenemos, por tanto, múltiples maneras de descubrir hoy la llamada a vivir como pobres de Yahvé en nuestras comunidades que, en líneas generales, expresan una gran coincidencia a la hora de responder a esta pregunta: La principal llamada surge, hoy como siempre, de la lectura atenta y orante de la Palabra de Dios, sobre todo del Evangelio y textos paulinos que nos presentan a Jesús en el anonadamiento de su Encarnación, la pobreza de su vida y el despojo de su muerte en Cruz, a pesar de su condición divina, se despojó... y pasó por uno de tantos [14]. En la incertidumbre a nivel de Iglesia, donde no siempre se da el entendimiento entre las diversas formas de comprender la realidad eclesial. Vivimos a veces, entre la añoranza del pasado y la tensión renovadora del Concilio Vaticano II, sin encontrar el punto medio que nos haga caminar hacia una Iglesia en comunión, según la oración de Jesús: Que todos sean uno [15]. Constatamos que tenemos que resituarnos dentro de la sociedad en que vivimos desde una mayor invisibilidad y menor influjo. Nuestra peculiar forma de apostolado nos hace pasar inadvertidas, lo cual nos lleva a amar cada vez más el anonimato. En la pobreza generalizada de falta de personal joven en nuestras comunidades; el

8 progresivo envejecimiento y disminución del número de hermanas, que genera inseguridad e incertidumbre ante el futuro, pero que nos brinda la oportunidad de ahondar en el espíritu de los anawim fortaleciendo nuestra esperanza; y en otras formas reales de pobreza que nosotras no elegimos, pero que son una ocasión para expresar la fraternidad y la gratuidad de poder compartir la riqueza del amor fraterno en ayuda, comprensión, renuncia, delicadeza... Actitudes que nos ayudan a descubrir aspectos positivos de cara al crecimiento personal si sabemos aceptarlas con fe y esperanza activas, seguras de que, por la acción de Dios, son generadoras de amor y vida. Convencidas de que, dentro de las Comunidades, de las Federaciones, de la Orden, por medio del Espíritu, van surgiendo ideas que nos indican cómo debe ser nuestro futuro en una sociedad y cultura nuevas. Confiadas en las manos amorosas de Dios que es siempre Fiel. II PERSPECTIVA TEOLÓGICA DEL VOTO DE POBREZA 1. Cuál de las tres visiones teológicas de la pobreza consagrada predomina entre nosotras? Por qué? En toda la Iglesia la cuestión de la pobreza se ha convertido, en los últimos tiempos, en un tema fundamental. Partiendo de la base de que la problemática de la pobreza en general, y de la pobreza consagrada en particular, es complicadísima, ya que está condicionada por múltiples factores sociológicos, económicos, políticos o eclesiales, podemos afirmar que entre nosotras, y a partir del enfoque que el Concilio Vaticano II dio a la teología de los votos, hemos intentado adaptar nuestra vida a nuevos criterios, basados sobre todo en poner en primer plano la figura de Cristo, que siendo rico, por vosotros se hizo pobre [16]. Vemos que entre nosotras predomina la visión conciliar y postconciliar en cuanto esta última es continuación, desarrollo y explicitación de las pautas conciliares. Esta visión se puede distinguir con mucha claridad a través de la Exhortación Apostólica Evangelica Testificatio[17]. Predomina esta visión porque a través de toda la reflexión conciliar se ha dado un cambio de mentalidad y una evolución en las formas; la de la consagración, viviendo una vida sencilla y simplificada, vivimos la pobreza desde la esperanza teologal, Cristo no tuvo donde reclinar la cabeza [18]; vivimos la pobreza como apertura a Dios y disponibilidad; la de la comunión desde el énfasis que nuestra fundadora da a la fraternidad y la de la misión en la búsqueda de un estilo austero para compartir con los que más sufren por las estructuras que actualmente discriminan los derechos y oportunidades de tantas personas. Tenemos tanta información de la desigualdad real que ésta provoca más deseos de justicia frente a la injusticia de este mundo. En cualquier caso, creemos que la motivación profunda de cada época, el empeño por mostrar la riqueza del Reino, persiste aunque se va expresando de manera distinta en cada momento; no obstante, necesitamos un esfuerzo continuo de conversión personal y comunitaria, que nos lleve a discernir nuestra vida y a orientarla hacia una auténtica espiritualidad de la pobreza, que hunde sus raíces en el evangelio. Convirtiéndonos en bienaventuradamente pobres, como definía Hans Urs von

9 Baltasar a la Santísima Trinidad: Es pobre quien ha dado todo lo que tiene. Así el Padre celestial es pobre, puesto que no ha retenido nada para sí en la generación del Hijo. De este modo toda la Trinidad divina es bienaventuradamente pobre, porque ninguna hipóstasis divina tiene nada para ella sola, sino que lo tienen todo únicamente en intercambio con las otras dos. 2. Cómo podemos vivir nuestro voto de pobreza en el contexto de la pobreza mundial? El voto de pobreza tiene su fundamento y sentido en Cristo pobre; pero la pobreza de Cristo se coloca en la dinámica de su entrega al designio del Padre y de su compromiso con los hombres. Por lo tanto hay que vivir la pobreza como la vivió Cristo, que supo disfrutar de la alegría y belleza de las cosas, sin tener nada como propio, compartiendo con los demás, sobre todo con los más necesitados, todo cuanto era y tenía. No se reservó nada para sí. Experimentamos, sin embargo, la dificultad real de trascender esta pobreza a la misión y vivirla desde este punto de vista. Debido a las circunstancias de nuestras comunidades no es tan fácil dejarnos evangelizar por el contacto real con el mundo de los pobres y -desde el plano puramente material- se nos escapa compartir y experimentar la pobreza cuando no sentimos en nuestra vida las carencias que los pobres viven. En el momento actual, en el que se nos han hecho evidentes no sólo las enormes dimensiones de la pobreza en el Tercer Mundo, sino también las grandes bolsas de pobreza en nuestras propias ciudades, nuestro voto ha adquirido una nueva dimensión: Colaborar en la erradicación del nivel de pobreza infrahumano, en la forma que es conforme a nuestro propio estilo de vida. Es un reto para nuestras comunidades los niveles de pobreza en que viven la mayor parte de nuestros hermanos, que nos hace repensar cómo debemos vivir hoy nuestro voto de pobreza en su aspecto material y en un contexto de Primer Mundo. Nuestras comunidades pueden -y deben- estar suficientemente informadas de los distintos contextos de pobreza a nivel mundial y sus causas sobre las que, posiblemente, tengamos nuestra parte de responsabilidad, por pequeña que sea, en el hecho mismo de su existencia. A través de nuestra vida sencilla que debe presentar una alternativa al dar testimonio de que somos discípulos de Jesús. Y en detalles concretos de no dejarnos crear necesidades inexistentes cayendo así en el círculo del consumismo. Sintiéndonos implicadas y pronunciándonos a favor de los pobres. Al margen de las ideas políticas. Nuestra vida, tiene que ser, en sí misma, denuncia y anuncio. Debemos desde nuestra vocación teresiana discernir los signos de los tiempos. Situarnos en lo que sucede en el mundo desde nuestra vocación a la oración, rezando por los profetas actuales que están en medio de los conflictos, mirando lo que pasa a nuestro alrededor y posicionándonos a favor de los más pequeños, sabiendo que en ocasiones no es fácil de discernir. No acomodándonos, compartiendo lo que somos y tenemos dentro y fuera de la comunidad. Testimoniando el sentido humano y solidario del trabajo. Procurando que los recursos naturales sean cuidados en nuestras comunidades: naturaleza, agua, distintos reciclados de desechos... Desde nuestra vivencia de una vida teologal profunda, aceptando la pobreza que conlleva asumir las purificaciones desde la renuncia interior. A nivel comunitario con un estilo de vida pobre y austero, rechazando privilegios y exponiéndonos a no ser reconocidas socialmente. Esto supone huir del consumismo, y ser creativas con iniciativas como colaborar en campañas que diversos organismos promueven

10 desde la solidaridad y la justicia social, para frenar la fuerza de las multinacionales. Supone compartir lo que tenemos en comunidad, ayudando económicamente, en la medida que nos sea posible a necesidades concretas y a instituciones que trabajan con los pobres. El trabajo es también un modo de vivir la pobreza, y en la situación actual de nuestras comunidades, el vivir con fe la inseguridad de un futuro, es quizás donde se muestra y se purifica nuestro dejarnos hacer pobres. 3. Qué conclusiones prácticas sacas de las líneas doctrinales que sobre el voto de pobreza se han ido elaborando a partir del Vaticano II? Las conclusiones prácticas han sido varias, de las cuales destacamos, por su importancia las siguientes: Como carmelitas, y desde nuestra vocación contemplativa, vemos en primer lugar, que nuestro amor a Cristo nos lleva a identificarnos vitalmente con él en su abajamiento[19] y a vivir la pobreza como una opción por los valores del Reino, sabiendo estar cerca de sus principales destinatarios, los pobres; esto nos lleva a profundizar en la pobreza de espíritu que supone apoyarse en Dios y vivir la confianza en él que nos conduce por sus caminos, con libertad y desprendimiento frente a los valores de un mundo utilitarista y frente a los bienes materiales. La vivencia de la pobreza nos convierte en testigos del Reino, y se manifiesta en una vida sencilla de renuncia personal y de uso moderado de los bienes, cuyos frutos son la libertad, la alegría y la serenidad. En segundo lugar, la vivencia de la pobreza en el seno de nuestras comunidades tiene que traer como fruto directo la caridad. Esto supone no sólo compartir los bienes, sino darnos a nuestras hermanas, especialmente las más necesitadas, a través de actitudes de servicio y estar abiertas en la acogida a todas las personas que se acerquen a nuestras comunidades con alguna necesidad. En la Encíclica Deus Caritas est el Papa Benedicto XVI expresa con gran hondura teológica el deber primordial de la Iglesia y, en consecuencia de cada uno de sus miembros, de vivir desde la caridad cristiana. Por otro lado, la experiencia de vida comunitaria nos indica que respecto a la vivencia del voto de pobreza, no siempre se tienen los mismos criterios ni la misma sensibilidad, dado que conlleva responsabilidad personal a la hora del uso de los bienes, que no es igual en todas; pero la vivencia de una fuerte experiencia espiritual conlleva siempre el desprendimiento interior y exterior propios de la pobreza. En tercer lugar, el Concilio subrayó y recordó que la comunidad es enviada a evangelizar a la vez que es evangelizada por los pobres. Nosotras, como contemplativas, a través de una forma de vida sencilla y austera y viviendo de nuestro trabajo, estamos llamadas a acoger los gozos y tristezas de todos los hombres especialmente los más necesitados[20]. El documento Vita consecrata se ocupa muy acertadamente de este tema orientando a los creyentes y -más en particular- a los consagrados. Es Cristo una vez más el que nos impulsa a responder a su llamamiento adoptando un estilo de vida humilde y austero, tanto personal como comunitariamente [21]. En cuarto lugar y desde lo que vamos diciendo, se entiende que nuestra oración tiene que tener un rostro, sobre todo el de los necesitados, intercediendo por los grandes problemas de pobreza del mundo. A ella tenemos que llevar las necesidades concretas y urgentes del mundo de la pobreza. Y podríamos decir en un pequeño resumen lo siguiente: Hemos de ser pobres de hecho y de espíritu[22]; el aspecto colectivo de la pobreza es muy importante. Hay que evitar el lucro y la acumulación de bienes, dando muestras de solidaridad con los más pobres. es necesaria la comunicación de bienes a todos los niveles;

11 a través de la vida de comunión es posible mostrar que las personas valemos por lo que somos y no por lo que tenemos; hay que tener una visión universal y estar atentas para descubrir a los pobres porque con ellos se identifica especialmente el Señor[23]; hay que usar los bienes con moderación y libertad; nuestros dones los debemos poner al servicio de la comunidad propia y del mundo... los pobres nos evangelizan [24]; hay que valorar el trabajo como expresión de comunión con los que lo tienen y con las personas que no lo tienen, valorando el tiempo. ser pobre y vivir con austeridad implica vivir con alegría; debemos ser libres y no pactar con la injusticia. Trabajando por reducir las estructuras injustas de la sociedad,[25] comprometiéndonos con los que trabajan por la justicia y la paz de los más pobres; orar por los que no tienen y pasan necesidad de cualquier origen, es la mejor obra de caridad. 4. Cómo podemos como carmelitas contemplativas vivir y testimoniar la pobreza consagrada? Viviendo con fidelidad creativa el valor, la audacia y la alegría de Santa Teresa de Jesús y de San Juan de la Cruz. Abiertas a los signos de los tiempos. Viviendo con intensidad un camino de desasimiento interno y comunitario. Marcando la sobriedad en nuestro estilo de vivir tanto comunitario como personal. Asumiendo la pobreza personal y comunitaria, viviendo con esperanza activa las purificaciones de la vida para poder también ser testigos de esa esperanza para los demás. Haciendo de nuestro trabajo no solo un medio de sustento, sino también, una forma de reconocer la dignidad humana. Esto provocará cambios en la manera de ver el trabajo propio y el de nuestras hermanas; y al mismo tiempo que sea reconocido al exterior en su justo medio. Siendo libres y desprendidas, mirando a Jesús y así aprender de su vida sencilla. Creando, día a día, comunidades vivas donde se viva una fraternidad limpia que trasluzca la vida teologal.

12 III LA PERSPECTIVA HISTÓRICA DE LA POBREZA CONSAGRADA 1. Qué conclusiones sacas al constatar la evolución histórica del voto de pobreza? a) El voto de pobreza es un don del Espíritu Vivir el voto de pobreza desde su dimensión espiritual es un carisma: nadie es realmente pobre si no es por don de Dios. La persona humana, por innata y radical inseguridad, tiende a acumular como una forma de autoafirmación del ser, y asegurar su porvenir siempre más o menos incierto y por ello nadie es realmente pobre si no es por exigencia del Espíritu. No sirven proyectos, propuestas, propósitos meramente humanos. Creemos que la historia demuestra que la pobreza ha sido siempre la piedra de tropiezo en la cual se ha visibilizado la pérdida del sentido fundacional, carismático, genuino y esencial de la verdadera pobreza evangélica, en seguimiento de Jesús que siendo rico se hizo pobre [26]. Es una realidad mucho más amplia que afecta no sólo a los bienes puramente materiales sino que abarca a toda la persona. La historia demuestra que la pobreza consagrada, si no es fruto de una profunda experiencia de Dios como único absoluto para el corazón humano y alimentada por el deseo constante del seguimiento de Jesús, se desvirtúa tanto en su proceso personal como comunitario, y así, con una visión demasiado humana de nuestra vida, se van buscando recursos que intenten llenar nuestro corazón sediento. La pobreza sigue siendo el descubrimiento personal de un tesoro escondido, y sólo en esta medida se convierte en un valor de denuncia y de anuncio del Reino; porque la pobreza no es una ley o un concepto sino un gesto de amor que pone el acento no sólo en el aspecto material sino, y principalmente, en la identificación con Cristo pobre y en la confianza y abandono en las manos de Dios. El seguimiento de Jesús implica renunciar a todo para seguirle en su misma forma de amor. Por eso es necesaria una oración constante al Espíritu Santo pidiendo la creatividad necesaria en cada época y circunstancias, y una actitud de búsqueda para encarnar la pobreza con realismo y entrega. Sin embargo, creemos que un mínimo de propiedad privada, sobre todo en el plano personal, es psicológicamente necesario a toda persona para realizarse como tal. La dificultad mayor, por múltiples factores, está en mantener el equilibrio, establecer un nivel adecuado y saber discernir qué es lo que en cada momento y situación histórica, cultural y social se debe vivir. b) El voto de pobreza es contingente Se aprecia un proceso de opción por la pobreza radical en el inicio de todos los carismas, porque el tener a Dios por único valor absoluto lleva a relativizar los bienes materiales y poner todo el acento en lo esencial del voto: desprendimiento de sí mismo, servicio a los demás, comunión de bienes dentro de la propia comunidad, extensiva a necesidades de tipo social, sea dentro de la Iglesia o en la sociedad. Sin embargo, el voto de pobreza -puesto que en general y a lo largo de la historia en la vida religiosa, sobre todo contemplativa, se ha unido la riqueza espiritual y cultural, que no poseía el común del pueblo- ha ido evolucionando y aparece como una sucesión de ciclos: cada vez que se siente el deseo de una respuesta radical a Dios, se plantea una renovación, y el tema de la pobreza adquiere protagonismo principal, se radicaliza. Y a medida que corre el tiempo se cae en la acumulación de riquezas materiales en detrimento de la riqueza espiritual y las reformas o renovaciones van perdiendo radicalidad, la pobreza va cediendo paso a un aburguesamiento y se crean formas rutinarias llegando a ser obsoletas, descontextualizadas.

13 c) El voto de pobreza en constante evolución En un sumarísimo recorrido histórico de la pobreza en la Iglesia vemos que, en cada época, ha dado frutos de santidad. Ya en sus inicios sabemos que no había muchos ricos, todo lo ponían en común y a nadie le faltaba lo necesario [27]. Más adelante, desde los monjes cenobitas, que practicaban la pobreza con su trabajo y destinaban sus limosnas a los pobres, hasta Basilio, que busca el desprendimiento en el uso de los bienes, o San Agustín que busca la verdadera pobreza de espíritu, dando sentido a la pobreza consagrada, o San Benito, que recurre a ponerlo todo en común, se percibe una evolución constante. En el siglo IX, la creciente riqueza de los monasterios trae consigo una crisis: se intentan diversas fórmulas para resolverla positivamente, pero sin gran éxito; se constata la necesidad de poseer para no quedar a merced de los bienhechores y para no verse obligados a abandonar los ritmos propios de la vida monástica. Y llegamos a los mendicantes, entre los que destacan la santidad de San Francisco y Sto. Domingo, y ya en el siglo XVI surge San Ignacio de Loyola que sabe dar forma a la pobreza consagrada manteniendo el justo medio, con un pluralismo general, exigiendo la pobreza personal del sujeto. La pobreza se convierte en una ascesis de desprendimiento y disponibilidad para el apostolado, mirando siempre a Cristo para seguir sus huellas. Y la Santa Madre que ve en ella un distintivo de la vida evangélica y una prueba de la confianza en el Señor: Hase de vivir de limosna siempre, sin ninguna renta y mientras se pudiere sufrir, no haya demanda..., que el Señor las proveerá de lo necesario [28]. Es una evolución fruto de una confrontación del Evangelio con las exigencias del tiempo. Constatamos que en cada momento histórico se han resaltado distintos aspectos de ella: ahora se insiste en un matiz de carácter más personal, ahora más en el institucional; ahora en lo que se refiere a la carencia/pertenencia de bienes; ahora en ser signo de sencillez y despertador de conciencias dormidas. Y debemos reconocer que, a pesar de muchas deficiencias, la vida religiosa, con su voto de pobreza, ha sido, en muchos momentos, una voz profética. Y a pesar de la evolución en la expresión y el modo de vivir la pobreza, lo esencial del voto se ha abierto paso a lo largo de la historia y va apareciendo, cada vez más claramente, como una forma de denuncia a la absolutización de la tendencia posesiva del hombre -también el religioso- y una apertura a la fraternidad. d) Cambios en el modo de vivir el voto de pobreza Según van sucediéndose los siglos se da un avance en la forma de entender la pobreza. Ésta va evolucionando al ritmo que lo hace la sociedad y la cultura. Cambios notables vienen expresados en las diferencias de forma y de fondo entre el Código de Derecho Canónico de 1917 y el de Sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XX, la voz de los pobres se deja oír, se escucha, se conocen sus problemas, las injusticias, el pecado colectivo que no fue sólo pecado social. Las nuevas tendencias piden, además del individual, un testimonio colectivo de pobreza, de forma manifiesta y concreta. El grito de los más pobres, cada vez más conocido y cercano a través de los medios de comunicación, que reclaman lo que les es debido, ayudan a conocer la realidad cruda y cuestionarnos nuestra actitud y forma de vida. Estamos en los comienzos de un creciente movimiento de identificación con los pobres -a causa de las grandes injusticias que se producen a todos los niveles- y de solidaridad con ellos y sus causas. También quienes somos Iglesia hemos pecado y seguimos pecando. Todos somos culpables, o quizás sólo cómplices, de pecados de injusticias, de ambiciones que empobrecen a muchos. Ahora bien, puesto que Jesús dijo: Los pobres siempre los tendréis con vosotros [29], creemos que nos incumbe ahora a nosotras la tarea del arrepentimiento y buscar caminos de justicia, de amor, de sencillez, de perdón. Es un quehacer de cada día, porque cada día alguien necesita también nuestro ejemplo de vida. Dios hace historia con el hombre, y en esta historia del hombre está Dios. Para dar el paso de una visión de la pobreza sólo individual, a concebirla como mal social y compromiso colectivo para conseguir que la pobreza disminuya, se precisa la audacia de la caridad y la ascesis de vivirla como libertad y liberación, junto con un esfuerzo interior grande para participar en la acción por la justicia y la paz. Se pasa de una comprensión restringida a la sensibilidad por el dolor de los seres humanos. Es por don del Espíritu presente en el Concilio Vaticano II, que se han ido ensanchando nuestra visión y nuestro lenguaje, y la vivencia del voto de pobreza ya no tiene tanto un sentido espiritualista e individual como un sentido más solidario y testimonial. Han caído en desuso formas externas y anacrónicas de dependencia que creaban infantilismos y se valoran la responsabilidad individual y colectiva. Y no basta un aparente desposeimiento si no tiene fundamento real de desapropiación. Fácilmente se puede caer en el infantilismo de responsabilizar a la misma priora de las propias infidelidades, actitud que crea una dependencia poco responsable. Actitud interior y

14 comportamiento exterior han de ir siempre unidos en la vivencia de este voto. Es la actitud radical de desprendimiento y entrega solidaria a los hermanos y a todos los pobres, la que lleva a la encarnación de la pobreza que responde al ideal evangélico y a los desafíos de la sociedad actual. Basar la realidad de la pobreza consagrada en lo meramente exterior, limitándolo a la no No se debe olvidar, sin embargo, que la pobreza al estilo de Jesús no es miseria, sino libertad, alegría de no poseer, relativizar los bienes temporales y deseo de compartir y no instalarse, vivido todo dentro de un proceso continuo de desprendimiento y disponibilidad. Coincidiendo con todo lo dicho, hoy también se da la alerta, por parte de movimientos ecologistas, de las consecuencias de un uso irracional de los recursos naturales que repercute, en gran manera, en detrimento de los países más pobres. e) Necesidad de recrear hoy el voto de pobreza. No hay una forma absoluta de pobreza evangélica. Su mismo concepto es cambiante, sujeto a la evolución del tiempo. Cada institución, cada reforma requiere nuevas formas, nuevas adaptaciones adecuadas al entorno socioeconómico y cultural en que vive. Es preciso hoy, al mismo tiempo que volver al sentido profundo del voto de pobreza de los orígenes, recrear la fuerza fundacional y carismática que tuvo en sus inicios y en el pensamiento de la Santa Madre, y vivir con fuerza su dinamismo evangélico interno y así encontrar las nuevas formas más en consonancia con la sociedad y la Iglesia de hoy. No podemos olvidar que nuestra forma de vivir el voto ha estado condicionada al momento sociocultural de cada época, dando respuesta o deformando la realidad evangélica. Los acentos se han puesto en uno u otro aspecto dependiendo de la necesidad histórica, aún cuando no siempre se ha tenido la suficiente claridad para dar una respuesta desde la fe. Puesto que no hay una manera absoluta de vivir el voto de pobreza en el Carmelo, es preciso hoy estar abiertas a formas más en consonancia con el Evangelio. Es preciso otear las nuevas situaciones socioculturales, estar muy atentas al momento tan cambiante que vivimos y no tener una idea prefijada de la pobreza y aplicarla en todo momento y del mismo modo, sino que hay que vivirla de manera acomodada a cada situación. Actualmente no es posible ni recomendable vivir la pobreza evangélica de la misma manera si se vive en Estados Unidos, Europa, en un país subsahariano, en Asia, en América Central o del Sur. De igual manera, no es lo mismo vivir en un ambiente urbano que rural, en una sociedad industrializada que en una sociedad eminentemente agraria. 2. Qué formas de vivir y expresar la pobreza consagrada ya no tienen vigencia en el mundo actual y dentro de la vida contemplativa? Dado que nuestra opción religiosa no nos exime de pertenecer a nuestro tiempo y que las formas de vivir la pobreza material están sujetas a cambio, creemos que lo más importante es que manifiesten siempre que el núcleo central y la razón de ser de la pobreza consagrada es la vida y el estilo de Jesús, ser fieles a Él en lo interior y vivir, como Él, el desasimiento, vacío y pureza interior confiadas y abandonadas en las manos del Padre. La realidad de nuestro mundo nos invita a saber vivir y administrar los bienes que nos llegan: pensiones, algunas rentas..., no desde una ocasión de acaparamiento egoísta sino desde la responsabilidad y la libertad, en solidaridad con el medio social en que vivimos y en cooperación con entidades que ayudan a los realmente pobres. Entre las formas que ya no son signo ni testimonio de pobreza, destacamos: a) Nivel comunitario: Considerar la pobreza sólo en el ámbito espiritual. Hoy, la pobreza como lo exige el Concilio debe ser real, aunque no mísera, con signos claros, concretos y evidentes.

15 posesión de bienes materiales. La estructura de grandes monasterios con haciendas y trabajadores asalariados. La acumulación de bienes ya sea en tierras, inmuebles, grandes acciones bancarias y riquezas de cualquier género, disponer de ellos y legarlos. Mantener personal externo seglar, a menudo sin las debidas condiciones de sueldo justo, Seguridad Social, vacaciones, horarios laborales u otros derechos bajo pretexto de salvaguardar la clausura. Vivir de limosnas, rentas o dotes dando lugar a dependencias respecto de los ricos, sin preocuparnos del trabajo como medio de subsistencia. Además de no ser conforme al espíritu de la Santa Madre, sería motivo de ser parásitos y un antitestimonio en medio de una sociedad que vive la incertidumbre laboral. Con el riesgo muy seguro de crear, respecto a los bienhechores, obligaciones a las comunidades, y un trato injusto con referencia a las demás personas y amistades. Dejarnos envolver por el consumismo creándonos necesidades vanas, y gastar indebidamente. Preocuparse excesivamente por el futuro, como disculpa para acumular riquezas y no desprenderse ni compartir. Servirnos del status social y de las influencias de los ricos por nuestra condición de consagradas. Demasiado a menudo hemos sido pobres ante las cuales todas las puertas se abrían; no hemos compartido la dureza de su estamento social. Las diferencias de clase dentro la misma comunidad; es una forma de marginación que relega a las personas. El excesivo trabajo remunerado en perjuicio de la vida de oración y comunión con Dios. Una causa demasiado común es querer mantener a toda costa, un monasterio erigido cuando la falta de vocaciones imposibilita a la comunidad vivir dignamente la vida contemplativa. El querer mostrar una pobreza extrema muchas veces no real en el vestir y en el uso de las cosas necesarias a diario. Carecer de medios modernos de uso común que facilitan tiempo para la oración y ayudan a la convivencia. La excesiva ignorancia, con la subsiguiente falta de responsabilidad, del movimiento económico de la comunidad, quedando toda la responsabilidad en manos de la priora y del consejo. Acogerse a la beneficencia pública en vez de pagar la Seguridad Social o seguros médicos. La mendicidad ni las formas de vida miserables que tampoco ayudan a los más pobres a superar su propia indigencia. Además, la extrema pobreza no permitiría llevar adelante una sana autonomía de nuestra vida religiosa. Favorecer la economía a nivel individual. Es decir, si alguna comunidad llegara a admitir la libre disposición de bienes y que algunas hermanas gozaran de asignaciones para cubrir sus propio gastos. b) Nivel personal: Las formas que ponen el acento en lo personal por encima de lo comunitario. Todas las formas que no respetan la dignidad de la propia persona: falta de formación, higiene demasiado escasa, no cuidar la salud en su justo medio, llevar ropa rota, mal o demasiado remendada. Proclamar que todo lo tenemos en común y después buscar todas las formas y maneras a nuestro alcance de mayor comodidad. Una excesiva y meticulosa dependencia de la priora, justificando así gastos innecesarios o superfluos. No facilita la maduración del deseo y la responsabilidad de la propia respuesta y, por tanto, no potencia personas libres.

16 Vivir pendientes de tener todo asegurado: salud, ropa, comida, cargos de responsabilidad. Determinaos, hermanas, que venís a morir por Cristo, y no a regalaros por Cristo [30]. Formas en las que no se tiene en cuenta el valor del cuerpo llegando a caer en estilos inhumanos, y una exigencia desmesurada hacia las demás. 3. Cómo debería expresarse en el contexto socio-cultural en el que vives tu compromiso con la pobreza? Primeramente -y vale para todos los contextos- vivir nuestra vida de carmelitas como personas orantes, fascinadas por Jesús, en quien encontraremos todo lo que necesitamos. Viviendo desde la propia debilidad su pobreza y humildad, su anonadamiento, vida y muerte, Él que se hace pobre por nosotros para enriquecernos con su pobreza [31]. Pobreza que es sinónimo de generosidad, vacío espiritual, renuncia a la propia suficiencia. Viviendo nuestra vida de forma que nos haga testigos y signos de la verdad del Dios que nos habita y habita la comunidad. Esta es nuestra mayor riqueza, que compartimos viviendo en fraternidad, poniéndolo todo en común y al servicio de todas. Y sabiendo compartir también con todos los que se acercan a nosotras, toda la riqueza humana y espiritual que como mujeres, cristianas, contemplativas y carmelitas descalzas, poseemos. Nuestros monasterios deberían convertirse, también en este sentido, en lugares de acogida. Es difícil vivir la pobreza, puesto que es una realidad de la que se habla mucho pero es algo que se siente como lejano, y sólo se aprecia de palabra, y en verdad se está rodeada de todo lo que real y efectivamente necesitamos. Deberíamos llegar a sentir como los pobres que no son ni fuertes ni poderosos, no teniendo más señorío que el abandono y confianza en Dios, que exige una identificación plena con Jesús. No se puede hablar de pobreza sin aceptar la Cruz de Jesús en el cada día de nuestra vida, con alegría y generosidad. Es importante también la ausencia de quejas cuando se carece de algo que consideramos necesario, incluso cuando se nos estropean los planes que nos aseguran hasta el tiempo del que disponemos. En definitiva: ser de Jesús, vivir como Él y para Él y así será una pobreza gratuita. Vivir la pobreza, amarla, desearla como una experiencia de Dios es una forma de ayudar desde nuestra vida que forma parte de nuestro apostolado específico de orar por todos los hombres, de hacer nuestros sus sufrimientos, sus alegrías y logros humanos. Sólo la santidad podrá rubricar y hacer exigente para toda la Iglesia el testimonio de aquellos que buscan expresar su fe y esperanza en el Señor, en el amor solidario con el pueblo pobre y oprimido... [32]. Una comunidad que vive alegre en medio de su renuncia a bienes innecesarios, expresa que la felicidad profunda y verdadera sólo se encuentra en Dios y en los valores del Reino. No sin razón San Juan de la Cruz dice: Y sepan que no tendrán ni sentirán más necesidad que a las que quisieren sujetar el corazón; porque el pobre de espíritu en las menguas está más constante y alegre porque ha puesto su todo en nonada y en nada, y así halla en todo anchura de corazón [33]. La pobreza en nuestro tiempo y entorno debemos expresarla con una vida sobria, que prescinde de lo superfluo y disfruta con lo sencillo. Entendiendo por pobreza no una carencia de lo esencial para la vida sino una austeridad en su uso; siempre como medio y ayuda en la búsqueda de lo espiritual. La sobriedad nos libera de las preocupaciones y complicaciones de una vida montada y pautada por el consumismo, que crea necesidades en función de un bienestar que él mismo anula por su carácter insaciable. El testimonio de una vida feliz, sin complicaciones innecesarias, una actitud de desprendimiento, de abnegación y libertad, tanto en los aspectos individuales como comunitarios, puede ser un anuncio de que vivimos en lo esencial. Es importante no sólo nuestra manera de ser: viviendo con dignidad como hijas de Dios, ser delicadas con todo, no malgastar los bienes de naturaleza y de gracia, no dejarnos influenciar por el hedonismo, la moda..., sino ver cómo tratamos a los demás, estar abiertas a los más cercanos hermanas de comunidad y de federación y a todos los que se acercan a nosotras: disponibilidad permanente a todos. Otra forma de expresar la pobreza es el sustentar nuestra vida del propio trabajo. El papa Pablo VI decía: un aspecto esencial de vuestra pobreza será el atestiguar el sentido humano del trabajo, realizado en libertad de espíritu y restituido a su naturaleza de medio de sustentación y de [34] servicio.

17 Es una disciplina necesaria para el espíritu. La ley del trabajo nos libera de muchos de nuestros caprichos y requerimientos menos elevados, como son la pereza, la desidia, el desorden, la comodidad, y nos introduce en la ascesis común del esfuerzo, la educación de las destrezas, el cansancio, la colaboración, la integración de los contratiempos y la lucha por hacer rentable el esfuerzo y el empeño común. El trabajo bien realizado humaniza y responsabiliza. El trabajo, remunerado o doméstico, y la oración son medios constituyentes de toda vida consagrada, y más aún la específicamente contemplativa en la que hay comunidad de bienes como auténtica familia. Debemos hoy evaluar si nuestros gastos -aunque sean fruto de nuestro trabajo y podamos costearlos- son realmente útiles y necesarios. De lo contrario es un deber nuestro sintonizar con el mundo de los más pobres y, renunciando a la propia comodidad, compartir generosamente con los hermanos próximos y lejanos, pues el amor es ingenioso para procurar el bien a los que ama. Que no, hermanas, no; obras quiere el Señor, y que si ves una enferma a quien puedes dar algún alivio, no se te dé nada de perder esa devoción y te compadezcas de ella; y si tiene algún dolor, te duela a ti; y si fuere [35] menester, lo ayunes, porque ella lo coma. El pertenecer al mundo del trabajo nos obliga a vivir en alerta, rechazando toda estructura de injusticia en el mundo del trabajo y de la economía, procurando estar vigilantes en lo que nos llega de las ofertas consumistas y discernir, en diálogo con la comunidad, qué es lo que puede dar testimonio de los valores evangélicos que creemos, o lo que son puros criterios que marca la sociedad de consumo. No dejarnos llevar de la eficacia a primera vista, el consumismo o la rentabilidad en primer término, todo lo cual tiende a deshumanizar. Deberíamos cultivar la belleza del trabajo gratuito en el arte o en otros trabajos que humanizan y ayudan a desarrollar la creatividad. Un paso importante hoy para la vida contemplativa es estar bien informadas de lo que se vive y qué es lo que mueve las decisiones a escala local y mundial en el mundo laboral. Nuestra vida de oración no puede prescindir del sufrimiento de los que carecen de lo más imprescindible y hemos de vivir un compromiso real, y presumiblemente eficaz, para erradicar la pobreza en el mundo. En un mundo en el que la riqueza está tan mal repartida y hermanos nuestros carecen -muchas veces no tan lejos de nosotras- incluso de lo necesario, las carmelitas descalzas como seguidoras de Jesús hemos de encontrar formas concretas de compromiso preferencial con los pobres. Es necesario tener una conciencia clara y bien formada en doctrina social. Y dicho en palabras de González Silva: la [36] pobreza es hoy una invitación a la audacia de la caridad. No podemos olvidar que nuestros bienes no son privados sino propiedad de los más necesitados cuando su necesidad es superior a la nuestra. Hoy día es una exigencia poner en una Banca ética nuestros bienes con el fin de que sus rentas sean utilizadas con fines humanitarios y a favor de los más pobres. Vivir una economía de ahorro, sabiendo aprovechar lo que nos dan y otros desechan, y repartir lo mucho o poco sobrante de nuestros bienes a centros especializados, como Cáritas Diocesana, Nacional, Proyecto Hombre, Manos Unidas, Intermón-Oxfam, centros misionales, ONGs serias y solventes, además de puntuales ayudas a posibles familiares en necesidad. Existen modos de ayudar sin ser necesaria una publicidad notoria. Vivimos de fe, y esta fe nos invita y nos obliga especialmente a sabernos y a ser pobres, a llevar generosamente sobre nuestros hombros el peso de una humanidad que sufre pobreza de diversas formas: soledad, enfermedad, marginación, explotación, abandono y engaños... Y partiendo de la base que no hay una forma absoluta de pobreza evangélica voluntaria, necesitamos pedir al Señor que nos ilumine esa manera concreta de ser pobres. No somos fácilmente del todo conscientes del valor real de la pequeñez, la debilidad y la impotencia que comporta toda pobreza humana, no sólo la material. Y no podemos limitarnos a compadecer a los pobres, pues son ellos mismos despreciados y rechazados por no encajar en el esquema social. El hecho de que un indigente sea objeto de burla, maltrato y hasta de la muerte, nos interpela acerca de la cultura que estamos viviendo. Formamos parte de una humanidad anónima y sufriente a causa de las injusticias ante las que no podemos sentirnos indiferentes. Hemos de aprender a compartir y acompañar a nuestros hermanos en sus dificultades, búsquedas, desalientos y alegrías, sensibilizándonos con las necesidades materiales y espirituales de nuestro entorno. El voto de pobreza en el seguimiento de Jesús nos debe acercar con sencillez a todos sin distinción de clases ni medios económicos, pues la pobreza humana no queda restringida a lo material sino que es mucho más amplia.

18 En definitiva, el lenguaje más universal yentendido por todos es el del amor. Y la pobreza, hoy como siempre es compromiso de amor generoso. Quienes nos sabemos amadas por Dios, debemos vivir ya la pobreza-humildad que mantenga nuestro corazón vigilante. Sólo desde ese Amor-Donación de Dios hacia nosotras, podremos ser nosotras amor-donación para los demás. IV LA PERSPECTIVA CARMELITANA DE LA POBREZA CONSAGRADA 1. Cómo enriquece tu vivencia del voto de pobreza la perspectiva teresiano-sanjuanista? A la luz de la vida y pensamiento de los Santos Padres Teresa y Juan de la Cruz, vemos que nuestra vivencia del voto de pobreza se enriquece de múltiples maneras y en varios niveles: exigencia de una pobreza material y espiritual, interior y exterior, personal y comunitaria; encaminada a transformarnos según la imagen de María, anawin, la pobre del Señor, hasta la libertad interior y total identificación con Cristo el cual se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza [37]. En ellos, el consejo evangélico de la pobreza fue una auténtica vivencia. Condición indispensable para la vivencia de la pobreza interior es la centralidad y profundidad que en la perspectiva teresiano-sanjuanista se da al voto de pobreza consagrada. Algo tan profundo y nuclear no puede dejar de influir y potenciar todas las dimensiones de nuestro ser carmelitano contemplativo. En nuestro carisma la pobreza material no tiene más valor que el de medio para llegar a la verdadera pobreza de espíritu, puesto que los bienes inmensos de Dios no caben ni caen sino en [38] corazón vacío y solitario y ésta es la razón de ser y lo que motiva la pobreza material en todo aquello que es superfluo para nuestra vida de unión con Dios. Ellos nos plantean la pobreza como camino de libertad que implica no sólo el vencimiento de las cosas exteriores, sino sobre todo, el vencimiento de sí mismas y hasta de las propias obras[39] para dejarse llenar de Dios. En primer lugar dándole profundidad. Su vivencia va mucho más allá de la carencia de los bienes. No se trata tanto de practicar unas virtudes, unos consejos evangélicos, sino que supone una actitud teológica y existencial, dándole un sentido verdaderamente cristológico. Es a Cristo a quien imitaron y hemos de imitar nosotras. El núcleo de la pobreza teresiano-sanjuanista es la opción de vida por el Absoluto y plenitud de Dios que se da y Él mismo quiere ser su riqueza, consuelo y [40] gloria deleitable. Los pilares fundamentales para vivir nuestro estilo de pobreza consagrada son: a) El seguimiento de Cristo. El cristocentrismo teresiano-sanjuanista convierte la pobreza en amor a Cristo y seguimiento de su ejemplo: parezcámonos en algo a nuestro Rey, que no tuvo casa, sino el portal de Belén adonde [41] nació, y la cruz adonde murió. Cristo en su condición de pobre, kénosis, nos invita a

19 [42] revestirnos de sus mismos sentimientos a través del desasimiento y desnudez: mirando a Cristo en la cruz tan pobre... suplicábale con lágrimas lo ordenase de manera que yo me viese pobre como [43] [44] Él, quien en esta vida no tuvo otro gusto, ni le quiso que hacer la voluntad del Padre. [45] Mi alimento es hacer la voluntad del Padre. San Juan de la Cruz invita a seguir el ejemplo de Cristo, aceptando las renuncias inevitables de la vida como parte de la consagración, profesando a Cristo desnudamente, den a entender lo [46] que profesan que es a Cristo desnudamente.... Nos enseña, desde su propia experiencia, cómo él mismo logró transformar la pobreza natural en opción evangélica, en solidaridad profunda y [47] libertad: no tendrán, ni sentirán más necesidad que a la que quieran sujetar el corazón. Él presenta la pobreza material como condición para la espiritual: desee entrar en toda desnudez y [48] vacío y pobre por Cristo en todo cuanto hay en el mundo pues a Él es a quien sigue. La pobreza como identificación con Cristo desarrolla una serie de actitudes básicas: Enamoramiento de Cristo, que nos lleva a la libertad sin quedarnos en una simple ascesis, más estoica o perfeccionista que cristiana. Confianza absoluta en Dios sin buscar seguridades humanas, abandono confiado en la providencia, personas de un solo amor, solidaridad, disponibilidad, desprendimiento en el trabajo, sencillez y alegría, libertad interior y señorío, humildad, sobriedad en el uso de las cosas necesarias. La exigencia propia del Carmelo, «sólo Dios basta», nos lleva a meditar sobre qué seguridades queremos poner nuestro futuro. Todas estas actitudes facilitan el encuentro contemplativo, ayudándonos a vivir las exigencias del Evangelio con estilo propio, a seguir a Jesús asociándonos a su misterio de anonadamiento y a descubrirle cada día como el tesoro, la perla preciosa, como Aquel que da valor a todas las cosas. b) El desasimiento radical. El desasimiento de los bienes terrenos en orden al encuentro contemplativo con Dios se hace por [49] amor, puesto que pobres y regaladas no lleva camino. Ello da una gran libertad interior. La Santa Madre fundamenta toda la vida de la carmelita descalza en el desasimiento junto con la humildad y el amor de unas con otras[50]. El desasimiento es una condición clave en la doctrina de Juan de la Cruz hacia el todo. Desasimiento que supone negación de toda propiedad y deseo de bienes creados ya sean materiales, naturales, morales o espirituales: porque de dos maneras es Dios ensalzado en el alma: la primera es apartando el corazón y gozo de la voluntad de todo lo que no es Dios, para ponerlo en Él [51] sólo. Desasimiento que es disponibilidad total y Amor. La vivencia de la pobreza es cuestión de amor, una manifestación de amor que busca la identificación con el Amado. Teresa no podía ser rica mirando a Cristo pobre: los ojos en vuestro [52] Esposo; Él os ha de sustentar. Para Juan de la Cruz el objetivo no es el vacío en sí mismo sino la plenitud, contentándose en la voluntad de Dios. Si el amor de Dios llena la vida, lo que empieza siendo ascesis termina siendo pasión de amor y medio de unión con Dios, es decir, mística. Nos alcanza la liberación de los bienes espirituales como una aceptación de mi propia pobreza, la de la comunidad, la de la Iglesia. Uniendo el sentido de la pobreza con las virtudes teologales y con una actitud de servicio. Las renuncias, como se ve, no se refieren sólo a aspectos materiales sino a todos los ámbitos de nuestra vida. Alegría y libertad hunden sus raíces en la pobreza. Se aprende a vivir la pobreza de espíritu en el trato habitual con el Señor Jesús. Relativizando todo desde Cristo. Se requiere un corazón vacío y fuerte, desnudo de todo lo que no es Dios; poniéndonos en el último lugar, siendo verdaderas, relativizando las sinrazones,

20 teniendo a todos por mejores y aprendiendo de todos. Acordes con los cambios de paradigma en nuestra sociedad, descubrimos una dimensión del voto de pobreza que es la de compartir. En esta sociedad, tanto ricos como pobres materialmente, cada vez más sedienta de Dios, debemos buscar espacios, crear recursos, momentos de compartir la experiencias de vida que tan generosamente se nos han dado, ya sea de palabra o por escrito, según la medida de las posibilidades de cada una, así como de la exigencia sentida. La dimensión apostólica de nuestro carisma nos atañe también y no sólo en el nivel puramente espiritual -que es primero en nuestra vocación- sino también con el contacto más directo adecuado a nuestra forma de vida. c) En la imitación a María. Considerar a María como hermana, ejemplo y compañera supone también una riqueza en nuestra vivencia del voto de pobreza. Ella, la pobre de Yahvé, la esclava del Señor, ilumina nuestro seguimiento de Cristo en pobreza y nos anima a esa radicalidad de entrega y abandono en las manos de Dios tal como fue su vida, entregada en el silencio de la propia pobreza a los planes de Dios. María, por su apertura y disponibilidad total a Dios, es Madre del Señor. Ella es mujer de fe, siempre cercana y solidaria con el prójimo, vigilante a las necesidades de los que la rodean[53]. Teresa nos invita a dirigirnos a la Virgen solicitando su ayuda para vivir en plenitud nuestro voto y, como ella, estar abiertas confiadamente a Dios, esperándolo todo de Él, fiándonos de su providencia. El pobre de espíritu vive libre y alegre con sólo Dios. En segundo lugar dándole actualidad. Teniendo en cuenta los contenidos básicos del carisma teresiano-sanjuanista respecto al voto de pobreza, al intentar vivir desde ellos, nos aportan una gran riqueza humana y espiritual, ayudándonos a ser hijas de la Iglesia y de nuestro tiempo en la concepción y vivencia de la pobreza, con criterio de solidaridad y justicia. La pobreza vivida así es un camino abierto a la esperanza. La doctrina de nuestros Santos Padres acude muchas veces a nuestra mente y a nuestro corazón en las situaciones concretas de pobreza que se nos presentan como carmelitas. Ellos pusieron la pobreza en lo esencial. Tenemos que decir también que nuestra Santa Madre no descubrió el valor de la pobreza desde el principio; fue al ser consciente de la situación de la Iglesia y la sociedad de su tiempo, cuando se sintió urgida desde el amor de Cristo a abrazar la pobreza como una llamada vocacional. Se dio en ella un itinerario interior que va desde la pobreza radical y externa a una pobreza más interior; podemos verlo en sus Fundaciones donde se va dando una flexibilidad que le permite incluso admitir monasterios con renta. Nos pide a sus hijas que vivamos en verdad la identificación con Cristo pobre, que es válida en todas las épocas, dice así: Sería [54] engañar al mundo otra cosa, hacernos pobres no lo siendo de espíritu, sino en lo exterior. De nuestros Santos Padres hemos aprendido cómo vivir la pobreza evangélica, luego cada una de nosotras la va enriqueciendo y actualizando en la vivencia personal y comunitaria, en la oración y el trato con las hermanas. La vivencia que nos transmiten de la pobreza es una llamada constante a estar abiertas, a dejarnos interpelar desde la vida misma, a no quedarnos tranquilas con lo ya conseguido. Necesitamos seguir leyendo los números de nuestras Constituciones para preguntarnos desde su vivencia y desde el Evangelio cómo avanzar hacia una vivencia más verdadera y, en consonancia con nuestro tiempo, actualizar nuestra opción de pobreza. Para nosotras, Teresa y Juan de la Cruz son testigos de una certeza: Dios no falla y, con Él como riqueza, nos vamos desprendiendo de las cosas aunque hagamos uso de ellas. La verdadera pobreza, principalmente vacío del propio yo, es un elemento necesario para poder vivir las relaciones fraternas con espontaneidad, transparencia, naturalidad y en verdad. 2. Qué otros aspectos descubres a la luz de tu experiencia, en la forma de vivir la pobreza a la luz del carisma y de la espiritualidad del Carmelo?

Propuesta Plan Apostólico 2014 Comunidad de Vida Cristiana Jóvenes Santiago

Propuesta Plan Apostólico 2014 Comunidad de Vida Cristiana Jóvenes Santiago Propuesta Plan Apostólico 2014 Comunidad de Vida Cristiana Jóvenes Santiago Proceso. El Plan Apostólico surge el año 2012, en el contexto de una Iglesia en crisis, con una CVX en progresivo crecimiento,

Más detalles

Identidad Institucional Nº1. Una apuesta de futuro. Hacemos escuela, educamos personas

Identidad Institucional Nº1. Una apuesta de futuro. Hacemos escuela, educamos personas Identidad Institucional Una apuesta de futuro Nº1 Hacemos escuela, educamos personas Fundación Educación Católica: Una apuesta de futuro Unidad Fundación Educación Católica, erigida por FERE-CECA, responde

Más detalles

Identidad Institucional Nº1. Una apuesta de futuro. Hacemos escuela, educamos personas

Identidad Institucional Nº1. Una apuesta de futuro. Hacemos escuela, educamos personas Identidad Institucional Una apuesta de futuro Nº1 Hacemos escuela, educamos personas Fundación Educación Católica: Una apuesta de futuro Unidad Fundación Educación Católica, erigida por FERE-CECA, responde

Más detalles

Identidad Institucional Nº1. Una apuesta de futuro. Hacemos escuela, educamos personas

Identidad Institucional Nº1. Una apuesta de futuro. Hacemos escuela, educamos personas Identidad Institucional Una apuesta de futuro Nº1 Hacemos escuela, educamos personas Fundación Educación Católica: Una apuesta de futuro Unidad Fundación Educación Católica, erigida por FERE-CECA, responde

Más detalles

ESPIRITUALIDAD LAICAL DE FE Y JUSTICIA

ESPIRITUALIDAD LAICAL DE FE Y JUSTICIA ESPIRITUALIDAD LAICAL DE FE Y JUSTICIA Bilbao, 1º de julio de 2000 1. INTRODUCCION La palabra Espiritualidad deriva de espíritu (pneuma). El Espíritu de una persona es lo más hondo de su propio ser: sus

Más detalles

Tema 3: La novedad del mensaje de Jesús. 1. DIOS ES CREADOR

Tema 3: La novedad del mensaje de Jesús. 1. DIOS ES CREADOR Tema 3: La novedad del mensaje de Jesús. Dentro del panorama de las religiones en el mundo, el Dios cristiano tiene unas características muy especiales y diferenciadoras. Es un Dios amor que sale de sí

Más detalles

Identidad Institucional Nº1. Una apuesta de futuro. Hacemos escuela, educamos personas

Identidad Institucional Nº1. Una apuesta de futuro. Hacemos escuela, educamos personas Identidad Institucional Una apuesta de futuro Nº1 Hacemos escuela, educamos personas Fundación Educación Católica: Una apuesta de futuro Unidad Fundación Educación Católica, erigida por FERE-CECA, responde

Más detalles

Carta del Voluntariado de Cáritas

Carta del Voluntariado de Cáritas El voluntariado en Cáritas 1 Carta del Voluntariado de Cáritas 1 1.1. Qué es Cáritas Cáritas es expresión del amor preferencial por los pobres de la comunidad cristiana, inspirado en el Evangelio y en

Más detalles

CARISMA FUNDACIONAL Y RELACIÓN CON LOS LAICOS

CARISMA FUNDACIONAL Y RELACIÓN CON LOS LAICOS CARISMA FUNDACIONAL Y RELACIÓN CON LOS LAICOS FICHA n. 8 p. Giuseppe Rainone 1.- A qué laicos nos referimos? A los laicos concientes de su vocación cristiana, en sus tres dimensiones: misión, espiritualidad

Más detalles

4.- BENEDICTO XVI, SERVIDOR DE LA HUMANIDAD

4.- BENEDICTO XVI, SERVIDOR DE LA HUMANIDAD 4.- BENEDICTO XVI, SERVIDOR DE LA HUMANIDAD Objetivo: Que los cristianos y las cristianas descubran el valor de ser humano que Dios nos invita a vivir, y que puedan encontrar a través de Benedicto XVI

Más detalles

PLAN FORMATIVO MTA NICARAGUA ETAPAS FORMATIVAS

PLAN FORMATIVO MTA NICARAGUA ETAPAS FORMATIVAS PLAN FORMATIVO MTA NICARAGUA ETAPAS FORMATIVAS GENERAL DEL PROCESO: Generar en los miembros del MTA de la Provincia Cristo Rey un proceso de vida Cristiana a través de un modelo formativo pastoral, que

Más detalles

Oraciones comunitarias. Octubre Misionero Claretiano 2012: MISIONEROS DE LA FE

Oraciones comunitarias. Octubre Misionero Claretiano 2012: MISIONEROS DE LA FE Oraciones comunitarias Octubre Misionero Claretiano 2012: MISIONEROS DE LA FE Día 1 En el comienzo de este mes misionero celebramos la memoria de santa Teresa del Niño Jesús, que dedicó su vida entera

Más detalles

EL VOLUNTARIADO, UNA GOZOSA VOCACIÓN

EL VOLUNTARIADO, UNA GOZOSA VOCACIÓN EL VOLUNTARIADO, UNA GOZOSA VOCACIÓN Introducción Dos objetivos: 1º: Reconocimiento y gratitud a los voluntarios y voluntarias 2º: Contemplar el voluntariado lo como vocación Hemos sido llamados a gritos!

Más detalles

Identidad Institucional Nº1. Una apuesta de futuro. Hacemos escuela, educamos personas

Identidad Institucional Nº1. Una apuesta de futuro. Hacemos escuela, educamos personas Identidad Institucional Una apuesta de futuro Nº1 Hacemos escuela, educamos personas Fundación Educación Católica: Una apuesta de futuro Unidad Fundación Educación Católica, erigida por FERE-CECA, responde

Más detalles

Éste es el mensaje de Adviento: Alégrate, porque llega tu Luz. Despierta. Ponte en camino. Busca. Acoge y serás luz

Éste es el mensaje de Adviento: Alégrate, porque llega tu Luz. Despierta. Ponte en camino. Busca. Acoge y serás luz Éste es el mensaje de Adviento: Alégrate, porque llega tu Luz. Despierta. Ponte en camino. Busca. Acoge y serás luz Queridas hermanas de España: Al tiempo de partir qué podemos decir? Se agolpan tantas

Más detalles

FILOSOFÍA INSTITUCIONAL

FILOSOFÍA INSTITUCIONAL FILOSOFÍA INSTITUCIONAL El Ideario de los Colegios Reparadores (1978), afirma que los colegios de las Religiosas Reparadoras del Sagrado Corazón, proponen la formación integral y armónica de sus educandos

Más detalles

LOS JÓVENES Y LA MISIÓN

LOS JÓVENES Y LA MISIÓN OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS ESPAÑA LOS JÓVENES Y LA MISIÓN Propósito de este documento Este documento se propone presentar la realidad de la dimensión universal y misionera de la fe en Cristo aplicada

Más detalles

Proyecto Apostólico de la Provincia Colombiana de la Compañía de Jesús

Proyecto Apostólico de la Provincia Colombiana de la Compañía de Jesús Apostólico de la Provincia de la Compañía de Jesús VISIÓN En el año 2010 seremos un cuerpo apostólico dinámico y creativo, articulado en sus obras, en el que cooperan estrechamente jesuitas y laicos, guiado

Más detalles

APROXIMACIÓN A LA IDENTIDAD DEL LAICO MARISTA

APROXIMACIÓN A LA IDENTIDAD DEL LAICO MARISTA APROXIMACIÓN A LA IDENTIDAD DEL LAICO MARISTA Secretariado de Laicos 1 Sentido de estas líneas Si bien el documento En torno a la misma mesa presenta y explicita La vocación de los laicos maristas de Champagnat,

Más detalles

El Instituto FMM - un Proceso de Formación

El Instituto FMM - un Proceso de Formación El Instituto FMM - un Proceso de Formación «Dios nos llama personalmente a seguir mas de cerca a Cristo Camino, Verdad y Vida. Nuestra respuesta de amor es definitiva y, se expresa por la profesión religiosa.

Más detalles

CUESTIONARIO SOBRE NUESTRA REALIDAD SOCIO-CARITATIVA

CUESTIONARIO SOBRE NUESTRA REALIDAD SOCIO-CARITATIVA CUESTIONARIO SOBRE NUESTRA REALIDAD SOCIO-CARITATIVA En la última asamblea de Cáritas Diocesana de Plasencia, celebrada en el mes de mayo de 2014 con el título La Caridad en la Misión Diocesana Evangelizadora,

Más detalles

DIMENSÓN SOCIO-POLÍTICA DE LA FE CRISTIANA

DIMENSÓN SOCIO-POLÍTICA DE LA FE CRISTIANA PASO 3 DIMENSÓN SOCIO-POLÍTICA DE LA FE CRISTIANA OBJETIVO Tomar conciencia de que los problemas de las personas y de la sociedad, así como la manera de afrontarlos (política), no son ajenos a la fe, y

Más detalles

PLAN DE PASTORAL JUVENIL.

PLAN DE PASTORAL JUVENIL. P.E.C. PLAN DE PASTORAL JUVENIL. 2 INDICE... 1 FINALIDAD.... 3 OBJETIVOS DEL PROYECTO... 3 ESTRUCTURA... 3 OPCIÓN PASTORAL... 3 OBJETIVOS DEL PROCESO... 3 DESARROLLO DEL PLAN... 4 INDICADORES DEL PROCESO...

Más detalles

Familia cristiana, apóstoles en el mundo

Familia cristiana, apóstoles en el mundo Familia cristiana, apóstoles en el mundo Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar 2015 Material para el trabajo personal y en grupo Editorial EDICE Añastro, 1 28033 Madrid Tlf.: 91 343 97 92 edice@conferenciaepiscopal.es

Más detalles

Resumen de las 8 bienaventuranzas

Resumen de las 8 bienaventuranzas En resumen, se trata de la creación de una sociedad nueva. La alternativa que Jesús propone es una sociedad fundada sobre tres valores, que son el compartir, la igualdad, y el servicio: la entrega, la

Más detalles

Identidad Institucional Nº1. Una apuesta de futuro. Hacemos escuela, educamos personas

Identidad Institucional Nº1. Una apuesta de futuro. Hacemos escuela, educamos personas Identidad Institucional Una apuesta de futuro Nº1 Hacemos escuela, educamos personas Fundación Educación Católica: Una apuesta de futuro Unidad Fundación Educación Católica, erigida por FERE-CECA, responde

Más detalles

FUNDACIÓN ESCOLAPIAS MONTAL

FUNDACIÓN ESCOLAPIAS MONTAL Jugando tú, renace la alegría. FUNDACIÓN ESCOLAPIAS MONTAL REFLEXIONES PARA LA SEMANA DEL DOMUND 2014 PARA LA ORACIÓN DE LA MAÑANA ESO y BACHILLERATO 1 La frase de la semana une el lema del Domund de este

Más detalles

LOS DESAFIOS ACTUALES

LOS DESAFIOS ACTUALES FORMACION PERMANENTE TEMA 9 INTRODUCCION La Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, publica la Instrucción Caminar desde Cristo, como fruto de la reflexión,

Más detalles

FICHA 3.4 LA IGLESIA, COMUNIDAD DE DISCÍPULOS/AS CAMINANTES CIVILIZACIÓN DEL AMOR, PROYECTO Y MISION

FICHA 3.4 LA IGLESIA, COMUNIDAD DE DISCÍPULOS/AS CAMINANTES CIVILIZACIÓN DEL AMOR, PROYECTO Y MISION LA IGLESIA, COMUNIDAD DE DISCÍPULOS/AS CAMINANTES 1. INTRODUCCION La presente ficha de estudio, surge de una necesidad de reflexionar, orar y operar los contenidos del libro Civilización del Amor: Proyecto

Más detalles

EL TESTIMONIO DE LOS PADRES

EL TESTIMONIO DE LOS PADRES EL TESTIMONIO DE LOS PADRES LA FUERZA DEL TESTIMONIO El hombre contemporáneo escucha mejor a los testigos que a los maestros; o si escucha a los maestros es porque son testigos (Pablo VI, EN 41). Particularmente

Más detalles

Alégrate! Déjalo todo por Él

Alégrate! Déjalo todo por Él Alégrate! Déjalo todo por Él 2016 Misión Alégrate!: Por qué? Creciendo en la comunión misionera en nuestra Diócesis de Talca, los jóvenes nos hemos unido para conformar el proyecto Misión Alégrate!. Por

Más detalles

El seguimiento de los discípulos, llamados a dejarlo todo (Jn 1,35-51)

El seguimiento de los discípulos, llamados a dejarlo todo (Jn 1,35-51) SEGUIMIENTO DE CRISTO. VOCACIÓN- CATEQUISTAS Motivación Reflexionamos y compartimos con los niños sobre el sentido de la vocación en general y sobre la llamada y seguimiento de Jesús. La vocación es un

Más detalles

MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO PARA LA JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES OCTUBRE 2015

MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO PARA LA JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES OCTUBRE 2015 MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO PARA LA JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES OCTUBRE 2015 Queridos hermanos y hermanas: La Jornada Mundial de las Misiones 2015 tiene lugar en el contexto del Año de la Vida Consagrada,

Más detalles

Tercer Sínodo Arquidiocesano de Paraná. El Sínodo sobre la Parroquia

Tercer Sínodo Arquidiocesano de Paraná. El Sínodo sobre la Parroquia Tercer Sínodo Arquidiocesano de Paraná El Sínodo sobre la Parroquia 1. La parroquia en la Iglesia 2. La parroquia-misterio y Pueblo de Dios 3. Todos misioneros: profetas, sacerdotes y reyes 4. Ministerio

Más detalles

Hambre de sentido y valores

Hambre de sentido y valores Hambre de sentido y valores Comentario al punto nº 5 del Manifiesto del Fórum de Pastoral Nos comprometemos a promover comunidades cristianas que susciten y acompañen el proceso de las personas jóvenes.

Más detalles

Francisco de Asís. Un hombre nuevo para una sociedad nueva de Leclerc, Éloi PREPUBLICACIÓN RESEÑA DE

Francisco de Asís. Un hombre nuevo para una sociedad nueva de Leclerc, Éloi PREPUBLICACIÓN RESEÑA DE Revista Interdisciplinar de Filosofía y Humanidades nº 02 De las ideologías a la experiencia de lo real PREPUBLICACIÓN Prepublicación del número 2 de Relectiones RESEÑA DE Francisco de Asís. Un hombre

Más detalles

MENSAJE FINAL DEL PRIMER ENCUENTRO REGIONAL DE PASTORAL INDÍGENA DE CENTROAMÉRICA Y MÉXICO 1

MENSAJE FINAL DEL PRIMER ENCUENTRO REGIONAL DE PASTORAL INDÍGENA DE CENTROAMÉRICA Y MÉXICO 1 MENSAJE FINAL DEL PRIMER ENCUENTRO REGIONAL DE PASTORAL INDÍGENA DE CENTROAMÉRICA Y MÉXICO Queridos hermanos Obispos de las Conferencias Episcopales de Centroamérica y México, y fieles todos de nuestras

Más detalles

EDUCACION PARA EL DESARROLLO, ESTRATEGIA IMPRESCINDIBLE PARA LAS ONGD

EDUCACION PARA EL DESARROLLO, ESTRATEGIA IMPRESCINDIBLE PARA LAS ONGD EDUCACION PARA EL DESARROLLO, ESTRATEGIA IMPRESCINDIBLE PARA LAS ONGD Grupo de trabajo de Educación para el Desarrollo Coordinadora de ONG para el Desarrollo-España La Educación para el Desarrollo (en

Más detalles

INSTITUTO ANA MARÍA JANER ITINERARIO CATEQUÍSTICO

INSTITUTO ANA MARÍA JANER ITINERARIO CATEQUÍSTICO 1 El itinerario catequístico es un proceso a lo largo del cual se acompaña a los niños y adolescentes en su crecimiento y maduración en la fe proponiendo distintos signos en torno a los cuales se nuclea

Más detalles

LECTIO DIVINA Domingo III de Adviento Ciclo C

LECTIO DIVINA Domingo III de Adviento Ciclo C LECTIO DIVINA Domingo III de Adviento Ciclo C Hno. Ricardo Grzona, frp PRIMERA LECTURA: Sofonías 3, 14-18 SALMO RESPONSORIAL: Salmo 12, 2-6 SEGUNDA LECTURA: Filipenses 4,4-7 Invocación al Espíritu Santo:

Más detalles

Colegio Hijas de Cristo Rey Tel.: 981 61 00 51 www.hcrey.org info@hcrey.org

Colegio Hijas de Cristo Rey Tel.: 981 61 00 51 www.hcrey.org info@hcrey.org Colegio Hijas de Cristo Rey Tel.: 981 61 00 51 www.hcrey.org info@hcrey.org PRESENTACIÓN DEL PROYECTO EDUCATIVO La Comunidad Educativa del Colegio Hijas de Cristo Rey, ante el reto de la Reforma del Sistema

Más detalles

IDEARIO. COLEGIO VERA-CRUZ Vitoria - Gasteiz

IDEARIO. COLEGIO VERA-CRUZ Vitoria - Gasteiz COLEGIO VERA-CRUZ Vitoria - Gasteiz Pag. 2 de 8 I. INTRODUCCIÓN El Instituto de Mercedarias Misioneras de Bérriz como Entidad Titular, en ejercicio del derecho que reconoce el Art. 27 de la Constitución,

Más detalles

LAS OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS EN LOS MENSAJES PARA EL DOMUND DE JUAN PABLO II

LAS OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS EN LOS MENSAJES PARA EL DOMUND DE JUAN PABLO II LAS OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS EN LOS MENSAJES PARA EL DOMUND DE JUAN PABLO II 1. Las OMP y la promoción del espíritu misionero 1.1. Misión de las OMP Desarrollar la animación misionera, para suscitar

Más detalles

II NUESTRO CENTRO ES:

II NUESTRO CENTRO ES: I. INTRODUCCION Respuesta al derecho a la educación Respeto al carácter propio 1 Como respuesta al derecho reconocido en el artículo 27 de la Constitución y en la legislación, la orden religiosa de los

Más detalles

Vivir y Formar en la Justicia y la Paz en las Instituciones Lasallistas

Vivir y Formar en la Justicia y la Paz en las Instituciones Lasallistas Distrito Antillas México Sur 10 valores para Vivir y Formar en la Justicia y la Paz en las Instituciones Lasallistas Nuestra sociedad está marcada por el cambio. Vivimos en un flujo continuo de información,

Más detalles

LA IGLESIA, COMUNIDAD DE PERSONAS 1. FASE DE CONTEXTUALIZACIÓN Y ESTABLECIMIENTO DE LA ZDP.

LA IGLESIA, COMUNIDAD DE PERSONAS 1. FASE DE CONTEXTUALIZACIÓN Y ESTABLECIMIENTO DE LA ZDP. DISEÑO DE LAS GUÍAS DE FORMACIÓN Código: ÁREA DE EDUCACIÓN RELIGIOSA PC-F-004-V2 Asignatura: EDUCACIÓN RELIGIOSA ESCOLAR Curso OCTAVO Bimestre CUARTO Fecha 01.04.2013 Elaboró Prof. MARLON HARLEY MENDOZA

Más detalles

Programa de Formación a Distancia. 7ª Unidad

Programa de Formación a Distancia. 7ª Unidad 7ª Unidad La Democracia y la Participación Política Introducción: En esta unidad vamos a reflexionar sobre tres temas: - Lo que dice la Doctrina Social sobre la democracia; - Trabajar en el mundo político

Más detalles

KERYGMA O CINCO VERDADES DEFINICIÓN

KERYGMA O CINCO VERDADES DEFINICIÓN KERYGMA O CINCO VERDADES DEFINICIÓN Si tratásemos de definir qué es el kerygma, diríamos que es el primer anuncio, es la proclamación esencial del Evangelio. El objetivo del kerygma consiste en presentar

Más detalles

hoja eucarística materiales de formación cristiana Campaña 56

hoja eucarística materiales de formación cristiana Campaña 56 materiales de formación cristiana 2015 Campaña 56 hoja eucarística Viernes 6 de febrero DÍA DEL AYUNO VOLUNTARIO Domingo 8 de febrero JORNADA NACIONAL DE MANOS UNIDAS Campaña 56 SUBSIDIO LITÚRGICO Domingo

Más detalles

MISAS CON NIÑOS Y FAMILIA EN LA PARROQUIA SAN FRANCISCO JAVIER DE PINTO (MADRID)

MISAS CON NIÑOS Y FAMILIA EN LA PARROQUIA SAN FRANCISCO JAVIER DE PINTO (MADRID) MISAS CON Y FAMILIA EN LA PARROQUIA SAN FRANCISCO JAVIER DE PINTO (MADRID) MONICIÓN DE ENTRADA 1. Nos reunimos queridas familias a celebra la Eucaristía, en el domingo el día del Señor. Cada vez que celebramos

Más detalles

Declaración: Hombre - Fundamentación Antropológica: Mundo

Declaración: Hombre - Fundamentación Antropológica: Mundo Declaración: Pertenecer a la Comunidad Educativa de la Escuela de las Franciscanas Misioneras de Nuestra Señora, supone que, cualquiera sea el rol o función dentro de ella, debe vivir la mística del servicio,

Más detalles

SECRETARIADO DE PASTORAL OBRERA

SECRETARIADO DE PASTORAL OBRERA CELEBRACION DÍA DE LA MUJER TRABAJADORA SECRETARIADO DE PASTORAL OBRERA 2016 1 MONICIÓN DE ENTRADA Como cristianos y cristianas, nos hemos reunido hoy, para celebrar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Más detalles

INDICE. Introducción Página 3. Cuál es el fin de la Universidad? Página 4. Cómo lograr evangelizar la cultura? Página 5. Conclusión Página 9

INDICE. Introducción Página 3. Cuál es el fin de la Universidad? Página 4. Cómo lograr evangelizar la cultura? Página 5. Conclusión Página 9 INDICE Introducción Página 3 Cuál es el fin de la Universidad? Página 4 Cómo lograr evangelizar la cultura? Página 5 Conclusión Página 9 Bibliografía Página 10 2 INTRODUCCIÓN De acuerdo a lo señalado por

Más detalles

IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES INTERPERSONALES EN EL ÁMBITO LABORAL

IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES INTERPERSONALES EN EL ÁMBITO LABORAL IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES INTERPERSONALES EN EL ÁMBITO LABORAL Todas las personas establecemos numerosas relaciones a lo largo de nuestra vida, como las que se dan con nuestros padres, nuestros hijos,

Más detalles

LA ORACIÓN DE PETICIÓN

LA ORACIÓN DE PETICIÓN LA ORACIÓN DE PETICIÓN Joxe Arregi Pedid, y Dios os dará (Mt 7, 7) Tiene sentido la oración de petición? Como todo judío, Jesús oraba a menudo en forma de petición. También nuestra oración suele adoptar

Más detalles

Creer que en algún momento uno no tendrá problemas es absurdo

Creer que en algún momento uno no tendrá problemas es absurdo El sacerdote y teólogo Juan José Pérez-Soba será el ponente de la 4ª jornada del Creer que en algún momento uno no tendrá problemas es absurdo Su intervención lleva por título Amor conyugal y vocación

Más detalles

MISIÓN DE LA FAMILIA CRISTIANA EN EL MUNDO CONTEMPORÁNEO

MISIÓN DE LA FAMILIA CRISTIANA EN EL MUNDO CONTEMPORÁNEO Solemnidad de la Sagrada Familia - Ciclo A Sínodo de las Familias MISIÓN DE LA FAMILIA CRISTIANA EN EL MUNDO CONTEMPORÁNEO Plan de Dios sobre el matrimonio y la familia 7. El designio eterno de Dios (cf.

Más detalles

Y TÚ QUÉ HACES PARA MARCAR LA DIFERENCIA?: QUÉ SIGNIFICA SER VOLUNTARIO EL VALOR DE LA SOLIDARIDAD

Y TÚ QUÉ HACES PARA MARCAR LA DIFERENCIA?: QUÉ SIGNIFICA SER VOLUNTARIO EL VALOR DE LA SOLIDARIDAD Y TÚ QUÉ HACES PARA MARCAR LA DIFERENCIA?: QUÉ SIGNIFICA SER VOLUNTARIO EL VALOR DE LA SOLIDARIDAD OBJETIVOS -Comprender el significado auténtico de solidaridad y sus consecuencias prácticas -Aprender

Más detalles

La UC a la luz de Laudato si Reflexiones sobre el cuidado de la casa común

La UC a la luz de Laudato si Reflexiones sobre el cuidado de la casa común La UC a la luz de Laudato si Reflexiones sobre el cuidado de la casa común Resultados café mundial, viernes 6 de noviembre Oficina de sustentabilidad Índice Discurso de bienvenida - Ignacio Sánchez Descripción

Más detalles

XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 27 DE OCTUBRE DE 2013.

XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 27 DE OCTUBRE DE 2013. XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 27 DE OCTUBRE DE 2013. MONICIÓN DE ENTRADA La justificación viene de Dios y de la humildad del corazón del hombre. Es Dios quien justifica y salva, pero requiere de la

Más detalles

Tener al menos 15 años de edad. Inspirador/es. Romanos 8, 26-30

Tener al menos 15 años de edad. Inspirador/es. Romanos 8, 26-30 DISCÍPULOS OBJETIVO: Profundizar en el seguimiento de Jesucristo, fortaleciendo la experiencia comunitaria y confrontando, a la luz del, la propia vida, de modo de asentar las bases para un proyecto de

Más detalles

ESCUELA CATÓLICA EDUCAR HOY Y MAÑANA UNA PASIÓN QUE SE RENUEVA

ESCUELA CATÓLICA EDUCAR HOY Y MAÑANA UNA PASIÓN QUE SE RENUEVA EDUCAR HOY Y MAÑANA UNA PASIÓN QUE SE RENUEVA Ficha Nº2 Pre-congreso CIEC INTRODUCCIÓN La cultura actual está atravesando distintas problemáticas que provocan una difundida emergencia educativa. Con esta

Más detalles

HACIA UNA SALUD INTEGRAL PROYECTO DE PASTORAL DE LA SALUD Y PASTORAL DE MAYORES

HACIA UNA SALUD INTEGRAL PROYECTO DE PASTORAL DE LA SALUD Y PASTORAL DE MAYORES HACIA UNA SALUD INTEGRAL PROYECTO DE PASTORAL DE LA SALUD Y PASTORAL DE MAYORES 1. POR QUÉ UN PROYECTO Con frecuencia nuestra acción pastoral se inspira en la buena voluntad de los voluntarios o colaboradores

Más detalles

Delegación Diocesana de Catequesis

Delegación Diocesana de Catequesis Curso 202-20 Delegación Diocesana de Catequesis INTRODUCCIÓN Con el fin de conocer la realidad de la catequesis en nuestra Diócesis, durante el primer trimestre del curso 202- se ha realizado una encuesta

Más detalles

LEMA 13-14 Maristas SIEMBRA ESPERANZA

LEMA 13-14 Maristas SIEMBRA ESPERANZA 1 ES UNA RESPUESTA A En los tiempos que vivimos y siendo conscientes de la realidad más cercana, el lema quiere ser un mensaje positivo para las personas. Una respuesta a la realidad que vive nuestro entorno

Más detalles

SECRETARIADO PARA LATINOAMERICA 2013-2017

SECRETARIADO PARA LATINOAMERICA 2013-2017 Monterrey, N.L. a 010/Septiembre/ 2014 GUIA PARA VIVIR UNA HORA SANTA CON JESÚS, A LA LUZ DEL ESPÍRITU SANTO, para Orar en comunión por el Buen Éxito y su Continuidad en Latinoamérica del IV ELAJO, que

Más detalles

CURRÍCULO de la Opción Confesional Católica y materiales de desarrollo

CURRÍCULO de la Opción Confesional Católica y materiales de desarrollo CURRÍCULO de la Opción Confesional Católica y materiales de desarrollo BACHILLETARO COMISIÓN EPISCOPAL DE ENSEÑANZA Y RELIGIÓN Introducción La enseñanza religiosa contribuye a la calidad de la educación

Más detalles

PASCUA DEL ENFERMO Salud y sabiduría del corazón Otra mirada es posible con un corazón nuevo

PASCUA DEL ENFERMO Salud y sabiduría del corazón Otra mirada es posible con un corazón nuevo PASCUA DEL ENFERMO Salud y sabiduría del corazón Otra mirada es posible con un corazón nuevo L I T U R G I A 10 de mayo La Pascua del Enfermo (VI Domingo de Pascua) es el final de un itinerario que se

Más detalles

OBJETIVOS: IDEAS CLAVE:

OBJETIVOS: IDEAS CLAVE: OBJETIVOS: TEMA 1. RESPONSABLES DEL MCC Clarificar el concepto de responsable del MCC. Destacar sus cualidades, haciéndonos conscientes de quiénes somos, qué debemos ser y qué queremos hacer. Resaltar

Más detalles

PROGRAMACION RELIGION Y MORAL CATOLICA

PROGRAMACION RELIGION Y MORAL CATOLICA PROGRAMACION RELIGION Y MORAL CATOLICA PRESCRITA POR LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA, DE ACUERDO CON LA NUEVA LEY DE EDUCACION (LOMCE, BOE Febrero 2015) El contenido del currículo parte de la experiencia

Más detalles

COMENTARIO A LAS CONFERENCIAS SOBRE LA ENCICLICA CARITAS IN VERITATE

COMENTARIO A LAS CONFERENCIAS SOBRE LA ENCICLICA CARITAS IN VERITATE Mi comentario lo centraré en cuatro puntos: 1.- Para captar adecuadamente el mensaje y el tono de la encíclica, claramente expuestas por Germán Araujo y Humberto Ortiz, cabe destacar algunos de sus puntos

Más detalles

Iglesia, servidora de los. Instrucción

Iglesia, servidora de los. Instrucción Iglesia, servidora de los pobres Instrucción pastoral INTRODUCCIÓN 1. LA SITUACIÓN SOCIAL QUE NOS INTERPELA 1.1. Nuevos pobres y nuevas pobrezas. 1.2 La corrupción, un mal moral 1.3 El empobrecimiento

Más detalles

Pedro Sánchez: P. Carlos Arturo Pedro Sánchez P. Carlos Arturo:

Pedro Sánchez: P. Carlos Arturo Pedro Sánchez P. Carlos Arturo: Entrevista al padre Carlos Arturo Quintero, Secretario Ejecutivo del Departamento de Comunicación Social y Prensa del CELAM, al finalizar el VI Encuentro de la red de medios católicos de Centroamérica

Más detalles

La Vida de Nuestros Pueblos en Cristo: Tarea de Todos. (El desarrollo de esta ficha, requiere tres reuniones)

La Vida de Nuestros Pueblos en Cristo: Tarea de Todos. (El desarrollo de esta ficha, requiere tres reuniones) FICHA 14 La Vida de Nuestros Pueblos en Cristo: Tarea de Todos (El desarrollo de esta ficha, requiere tres reuniones) DP # 169-172 Resumen La Iglesia sabe que la vida de nuestros pueblos está en Cristo,

Más detalles

La fe nace en la Iglesia, conduce a ella y vive en ella 1

La fe nace en la Iglesia, conduce a ella y vive en ella 1 La fe nace en la Iglesia, conduce a ella y vive en ella 1 I.- La fe es un acto personal El acto de fe es un acto eminentemente personal, que tiene lugar en lo más profundo y que marca un cambio de dirección,

Más detalles

ORACIONES ENERO 2013. ESO-Bach

ORACIONES ENERO 2013. ESO-Bach ORACIONES ENERO 2013 ESO-Bach Tendremos preparado en cartulina o al menos A3 la hoja de oraciones anexa, donde iremos escribiendo cada día una de las frases que forman la oración claretiana que este año

Más detalles

Mensaje con ocasión de la Jornada Mundial del Turismo 2014 (27 de septiembre) Turismo y desarrollo comunitario

Mensaje con ocasión de la Jornada Mundial del Turismo 2014 (27 de septiembre) Turismo y desarrollo comunitario PONTIFICIO CONSEJO PARA LA PASTORAL DE LOS EMIGRANTES E ITINERANTES Mensaje con ocasión de la Jornada Mundial del Turismo 2014 (27 de septiembre) Turismo y desarrollo comunitario 1. El 27 de septiembre,

Más detalles

APASIONADAS POR JESÚS URGIDAS POR LA VIDA AUDACES EN EL COMPROMISO

APASIONADAS POR JESÚS URGIDAS POR LA VIDA AUDACES EN EL COMPROMISO APASIONADAS POR JESÚS URGIDAS POR LA VIDA AUDACES EN EL COMPROMISO NUESTRA PRESENCIA HOY EN EL MUNDO Siervas de San José XX Capítulo General Roma, 2005 INTRODUCCIÓN Nuestra presencia hoy en el mundo ha

Más detalles

LA REFLEXION TEOLOGICA ANTE LOS DESAFÍOS DE LA CIBER-ÉTICA. La religión mediadora: la auténtica receptividad y la presencia real

LA REFLEXION TEOLOGICA ANTE LOS DESAFÍOS DE LA CIBER-ÉTICA. La religión mediadora: la auténtica receptividad y la presencia real LA REFLEXION TEOLOGICA ANTE LOS DESAFÍOS DE LA CIBER-ÉTICA La religión mediadora: la auténtica receptividad y la presencia real Por: Pbro. Guillermo León Zuleta Salas En los años cuarenta, la teología

Más detalles

CATÓLICA: presencia de Iglesia fundada en los valores del Evangelio, abierta a todos y al servicio de un fecundo diálogo fe-cultura-vida.

CATÓLICA: presencia de Iglesia fundada en los valores del Evangelio, abierta a todos y al servicio de un fecundo diálogo fe-cultura-vida. SÍNTESIS DEL CARÁCTER PROPIO DE LAS 1. INTRODUCCIÓN Las Escuelas Salesianas tienen su origen en la misión de Don Bosco con los jóvenes de Turín en el siglo XIX. Su preocupación fue, desde el principio,

Más detalles

LIBRILLO 11 MISIÓN UNIVERSIDAD DE LA SALLE

LIBRILLO 11 MISIÓN UNIVERSIDAD DE LA SALLE 1 UNIVERSIDAD DE LA SALLE EDICIONES UNISALLE, FUNCIONES, OBJETIVOS MARCO DOCTRINAL REFLEXIONES AL CONSEJO DIRECTIVO VICERRECTORÍA ACADÉMICA CENTRO DE PUBLICACIONES Santafé De Bogotá, D.C., Julio de 1996

Más detalles

ESPERANZA CRISTIANA, COMPROMISO PARA AMERICA LATINA

ESPERANZA CRISTIANA, COMPROMISO PARA AMERICA LATINA ESPERANZA CRISTIANA, COMPROMISO PARA AMERICA LATINA «El mundo será del que le ofrezca mayor esperanza. Theilard. 1. Tesis La venida de Jesús al mundo fue un don de amor de Dios y la esperanza de la humanidad,

Más detalles

PLANIFICACION DE LA PASTORAL EDUCATIVA VICENTINA

PLANIFICACION DE LA PASTORAL EDUCATIVA VICENTINA PLANIFICACION DE LA PASTORAL EDUCATIVA VICENTINA Dadme un hombre de oración y será capaz de todo Chiclayo 2014 I.- FUNDAMENTACIÓN: 1.1.- BÍBLICA Evangelio según San Marcos 16, 15 La palabra evangelizar

Más detalles

Lc 3,1-6 II Domingo de Adviento. Ciclo C

Lc 3,1-6 II Domingo de Adviento. Ciclo C Lc 3,1-6 II Domingo de Adviento. Ciclo C El Adviento tiene como finalidad disponer nuestro corazón, para que al celebrar el nacimiento del Hijo de Dios, eso nos lleve a hacer que cada vez más el Señor

Más detalles

ORACIÓN PARA CADA DÍA 19 DE CADA MES A LA VIRGEN DE LA SALETA -MES DE OCTUBRE-

ORACIÓN PARA CADA DÍA 19 DE CADA MES A LA VIRGEN DE LA SALETA -MES DE OCTUBRE- ORACIÓN PARA CADA DÍA 19 DE CADA MES A LA VIRGEN DE LA SALETA -MES DE OCTUBRE- El que dirige la oración, con todos los asistentes, dice: En el nombre del Padre, del Hijo Introducción para todos los días,

Más detalles

Campaña LI. Viernes, 12 de febrero DÍA DEL AYUNO VOLUNTARIO Domingo, 14 de febrero JORNADA NACIONAL DE MANOS UNIDAS

Campaña LI. Viernes, 12 de febrero DÍA DEL AYUNO VOLUNTARIO Domingo, 14 de febrero JORNADA NACIONAL DE MANOS UNIDAS Contra el defiende hambre, la Tierra guión litúrgico para la eucaristía 2010 Campaña LI Viernes, 12 de febrero DÍA DEL AYUNO VOLUNTARIO Domingo, 14 de febrero JORNADA NACIONAL DE MANOS UNIDAS MONICIÓN

Más detalles

ANTE LA POBREZA JUSTICIA Y SOLIDARIDAD. Sagrados Corazones Manquehue Departamento de Religión y Filosofía 2015 QUÉ ES LA POBREZA?

ANTE LA POBREZA JUSTICIA Y SOLIDARIDAD. Sagrados Corazones Manquehue Departamento de Religión y Filosofía 2015 QUÉ ES LA POBREZA? Sagrados Corazones Manquehue Departamento de Religión y Filosofía 2015 ANTE LA POBREZA JUSTICIA Y SOLIDARIDAD QUÉ ES LA POBREZA? El término pobreza se asocia inmediatamente a una situación de carencia

Más detalles

Homilía en la Misa Pontifical de Pentecostés El Rocío, 15 de mayo de 2016

Homilía en la Misa Pontifical de Pentecostés El Rocío, 15 de mayo de 2016 1 Homilía en la Misa Pontifical de Pentecostés El Rocío, 15 de mayo de 2016 -Saludos. Después de unas jornadas marcadas por las intensas lluvias, nos reunimos hoy, en este día espléndido, para celebrar

Más detalles

TEMA 4.- LA SAGRADA ESCRITURA DOCUMENTO DE APOYO

TEMA 4.- LA SAGRADA ESCRITURA DOCUMENTO DE APOYO TEMA 4.- LA SAGRADA ESCRITURA DOCUMENTO DE APOYO LA BIBLIA ES PALABRA DE DIOS. La Biblia es palabra de Dios, pero no una palabra caída del cielo. En la Biblia cielo y tierra se encuentran sin confundirse.

Más detalles

FUNDAMENTO DE LA INCLUSIÓN CURRICULAR: La Teología Moral no tiende solo a la comunicación de ideas, sino a la formación verdadera e interior de sus conciencias para ser pastores del ministerio sacerdotal,

Más detalles

SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA

SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA 27 de abril de 2014. Queridos hermanos y hermanas catequistas: Hemos vivido grandes momentos de presencia cercana con Jesús Resucitado, hoy no es la excepción, de hecho nos dirá

Más detalles

Guía Didáctica para la Catequesis Parroquial y Familiar de Infancia GUÍA DIDÁCTICA. El sacerdote es un regalo de Dios

Guía Didáctica para la Catequesis Parroquial y Familiar de Infancia GUÍA DIDÁCTICA. El sacerdote es un regalo de Dios GUÍA DIDÁCTICA PARA LA CATEQUESIS PARROQUIAL Y FAMILIAR 1 DE INFANCIA NIVEL 1. El sacerdote es un regalo de Dios Objetivo Que el niño descubra que el sacerdote es un verdadero regalo de Dios para su vida.

Más detalles

JUAN PABLO II. FRASES CÉLEBRES

JUAN PABLO II. FRASES CÉLEBRES JUAN PABLO II. FRASES CÉLEBRES Juan Pablo Segundo dijo:_ El futuro de la iglesia y de la humanidad, depende en gran parte de los padres y de la vida familiar que construyan sus hogares: Una palabra buena

Más detalles

MODELO DE ACCIÓN SOCIAL

MODELO DE ACCIÓN SOCIAL MODELO DE ACCIÓN SOCIAL Material de resumen 2: (a modo de ejemplo rápido) I.- FUNDAMENTOS 1.- LA PERSONA COMO CENTRO La persona, en tanto poseedora de la máxima dignidad posible, en tanto ser integral

Más detalles

IDEARIO DE LOS COLEGIOS MARIANISTAS

IDEARIO DE LOS COLEGIOS MARIANISTAS IDEARIO DE LOS COLEGIOS MARIANISTAS INTRODUCCIÓN Los Colegios de la Compañía de María (Marianistas) de la Provincia de Zaragoza definimos en el presente documento nuestro Ideario o Carácter Propio. Basándonos

Más detalles

FICHA 5: PROPUESTAS ESPERANZADORAS DESDE LA FE (II) IGLESIA, SERVIDORA DE LOS POBRES (46-55)

FICHA 5: PROPUESTAS ESPERANZADORAS DESDE LA FE (II) IGLESIA, SERVIDORA DE LOS POBRES (46-55) FICHA 5: PROPUESTAS ESPERANZADORAS DESDE LA FE (II) IGLESIA, SERVIDORA DE LOS POBRES (46-55) CARITAS DIOCESANA DE BURGOS 2015-2016 FICHA 5: PROPUESTAS ESPERANZADORAS DESDE LA FE (II)2015-2016 FICHA 5:

Más detalles

PENSAMIENTOS SOBRE LA FE

PENSAMIENTOS SOBRE LA FE PREFACIO En el otoño de 2011, con ocasión de la celebración eucarística al término del primer encuentro internacional promovido por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, el

Más detalles

LA FE CRISTIANA Y EL VALOR DE LA PERSONA

LA FE CRISTIANA Y EL VALOR DE LA PERSONA PASO 3 LA FE CRISTIANA Y EL VALOR DE LA PERSONA OBJETIVO Animados por la fe en Jesús, despertar ganas de trabajar dentro de Fraternidad, o en alguna otra asociación, por los derechos de las personas, especialmente

Más detalles

Proyecto Educativo de Centro

Proyecto Educativo de Centro Proyecto Educativo de Centro I. Carácter Propio El Carácter Propio del Centro se define en su misión, visión y valores. De estos elementos surgen unos rasgos de identidad específicos y una cultura organizativa.

Más detalles

Pregunta 1. Cómo podemos seguir siendo fieles a nuestra identidad a la vez que acogemos la diversidad?

Pregunta 1. Cómo podemos seguir siendo fieles a nuestra identidad a la vez que acogemos la diversidad? Resumen Trabajo Grupos. GRUPO 1- ROJO. Secretario: Jim Bopp Día 1. Lunes 3 de noviembre de 2014. Persona Consciente. Resumen Traducción de la V.O en Inglés Pregunta 1. Cómo podemos seguir siendo fieles

Más detalles