La categoría del valor en el debate entre la Economía Política y la Economía

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "La categoría del valor en el debate entre la Economía Política y la Economía"

Transcripción

1 La categoría del valor en el debate entre la Economía Política y la Economía La categoría valor en el debate entre Economía Política y Economía by Sergio Reuben Soto is licensed under a Creative Commons Attribution-No Derivative Works 3.0 License. Based on a work at 1. Introducción MSc. Sergio Reuben Soto El pensamiento racional de la Ilustración se plantea el análisis del comportamiento social desde mediados del siglo XVI (Erasmo de Rotterdam, Niccolo Machiavello, Giordano Bruno) y principios del XVII (Thomas Hobbs , John Locke y Jean Jaques Rousseau ). Pero los primeros modelos explicativos formalmente construidos, solo comienzan a ser articulados por los pensadores de principios del siglo XVIII. Y obviamente, están construidos sobre la base de los modelos para la explicación de los fenómenos físicos, de los que se comenzaba a tomar conciencia como medios exitosos para la compresión y apropiación por el ser humano del mundo natural. No obstante que los primeros modelos de comprensión del comportamiento social integraban distintas dimensiones del quehacer social; esto es, distintas relaciones o momentos de ese quehacer, tales como el momento de la producción y división social del trabajo, el momento de la legitimación y aplicación del poder público, o el momento del reconocimiento y adscripción del individuo al grupo social general, entre los principales; ya para mediados del siglo XVIII se inicia una especialización en los análisis, por la que se individúan ciertas relaciones sociales y categorías que delimitan en parcelas el acontecer social. Si se pasa revista a los aspectos del acontecer social que han tenido prelación en este análisis científico 1 se pueden identificar, a nuestro modesto entender, tres tipos de relaciones sociales que se mostraron para los iniciados como los más relevantes para comprender el comportamiento social: a) el conjunto de relaciones sociales que organizan la producción, la distribución del producto social y la división social de trabajo, b) el conjunto de relaciones que organizan el ejercicio del poder público y su administración y, finalmente, c) el conjunto de 1 - Denominamos aquí análisis científico al proceso de pensamiento fundado en los principios de la razón de la Ilustración. El método o proceso de conocimiento y explicación surgido como resultado del esfuerzo de la apropiación de la naturaleza por el hombre, esto es como resultado de su labor por el dominio directo de los fenómenos físicos, es el que conocemos como método científico. Su sistematización y objetivación comenzó con la filosofía clásica dentro de lo que se ha conocido como el milagro griego del siglo V a.c., pero no es sino hasta el surgimiento de los pensadores de la Ilustración europea, con la aplicación sistemática de este método a la producción material propiamente dicha, que adquiere una relevancia notable y determinante en el comportamiento social.

2 2 relaciones que hoy, después de Habermas, podemos llamar de comunicación, esto es, las relaciones no instrumentales, que se establecen entre los individuos y grupos con el objeto del reconocimiento mutuo, del intercambio de empatía, y la comunicación de sentimientos. Este procedimiento analítico del parcelado o disciplinarización del estudio del fenómeno social, que probablemente se origine en el éxito alcanzado por la especialización analítica en la comprensión de los fenómenos físicos, ha marcado el desarrollo de las ciencias sociales desde esa época. Y no obstante haber hecho posible la especialización del conocimiento (con toda la intensificación que esta significa para su acumulación, relacionado e integración heurística), desarrolló modelos e interpretaciones del comportamiento social estancos, que por lo general no podían articularse unos con otros desplegando una visión desintegrada de la sociedad. Uno de los ejemplos más interesantes de esta especialización se dio en el estudio de las relaciones sociales para la producción y la distribución del producto social. A pesar de que los primeros estudios en el campo de la producción social se llevaron a cabo con altos niveles de integración de los otros dos conjuntos de relaciones sociales (Françoy Quesney, Adam Smith, David Ricardo, entre los principales), ya para finales del siglo XVIII aparecen trabajos que delimitan algunas relaciones específicas como las que dan cuenta fundamentalmente de los fenómenos de la división del trabajo, la producción social y su reparto. Se inauguran así los estudios económicos disciplinarios propiamente dichos, que van a dar pie a lo que hoy se conoce como Economía. Empero prevalece, no obstante el notable éxito analítico alcanzado por dicha delimitación, otro esfuerzo analítico que intenta mantener articulados esas tres dimensiones fundamentales del acontecer social; a pesar de las dificultades metodológicas y teóricas que implicaba una articulación de tal envergadura. 2 Esta corriente es fundada por Karl Marx y Federich Engels y es la que hoy reconocemos, en este trabajo, como la Economía Política. Ciertamente hubo otros intentos en esa misma dirección, tal como el de la escuela histórica que fundara John Stuart Mill, rescatando el papel de las instituciones en el comportamiento económico, pero ninguno fue tan exhaustivo, tan abarcador y tan consistente como el modelo marxista Y conviene aclarar que las denominamos corrientes porque más que visiones o perspectivas teóricas como las ha llamado Emil James (1986), son en verdad dos grandes corrientes del pensamiento social, que ofrecen, cada una por separado, un conjunto de conceptos, compartidos por las distintas teorías tributarias. 3 - El término de Economía Política va a adquirir distintos sentidos en el transcurso de la historia del pensamiento social. De hecho, los primeros estudios del problema de la producción y distribución del producto social que mostraban ya una delimitación de relaciones o categorías de análisis económico (que algunos califican como los Clásicos ), los de Adam Smith ( ) y David Ricardo ( ), serán considerados como los fundadores de la Economía Política. Y adquieren precisamente, ese nombre para distinguirse del conjunto de pensadores que se ocupaban o se habían ocupado de los fenómenos sociales, sin una especialización u orden categórico y sistemático definido y que constituían el ámbito de investigación que luego se conocerá como la filosofía social. Para cuando comienzan a distinguirse las dos perspectivas (o enfoques) del análisis económico, el fundado en la teoría del valor-subjetivo o de la utilidad y el fundado en la teoría del valor-objetivo o de la cantidad de trabajo, como luego veremos, el término de Economía Política comienza entonces a utilizarse para referirse a esta última. Les correspondió a Marx y Engels definir la polémica con los seguidores de los Bentham, y los Jean Babtist Say, como los Seniors y otros defensores de la perspectiva de la utilidad en su época y plantear lo que nosotros en este trabajo vamos a entender como Economía Política. No obstante el esfuerzo de Marx y Engels, el término no siempre se utilizó asociado a investigaciones dentro de la

3 3 No debe extrañar entonces que el desarrollo posterior del pensamiento social haya estado ampliamente influido, tanto por la importancia que tienen las relaciones económicas en sí mismas sobre el quehacer social general, cuanto por la importancia que tienen sobre su análisis las articulaciones entre las relaciones que estudia la Economía Política, así como por el debate entre estas dos corrientes y las perspectivas del comportamiento social distintas y hasta encontradas que de él se derivaran. No obstante lo anteriormente dicho, la experiencia histórica acumulada en más de dos siglos y medio de análisis social esto es, hasta nuestros días, para el estudioso responsable y comprometido con la consistencia y la coherencia de pensamiento, no puede menos que aportarle nuevos elementos que sirvan de materia empírica para someter, al escrutinio de la razón y la lógica, las teorías sobre el comportamiento social propuestas por estas dos grandes corrientes del pensamiento científico. El debate así, ha avanzado y es posible observar ciertos signos de reconocimiento de algunos aspectos específicos de cada una de ellas por la otra. A pesar de que el principio que las orienta difiera substancialmente como es la teoría del valor-trabajo y la del valor-utilidad, como veremos enseguida los hechos, como decía el propio Marx, son tozudos y no pueden, por más anteojeras ideológicas que se ponga el investigador, dejar de ser reconocidos por el análisis sistemático. Este trabajo busca pues, pasar revista a las principales observaciones que surgen de un análisis contemporáneo de los las dos teorías del valor que sustentan los dos grandes modelos teorico-metodológicos que han intentado explicar el comportamiento de las sociedades modernas. Pensamos que analizando el desarrollo histórico de la categoría que constituyó el fundamento del análisis de los fenómenos de la producción social y del reparto del producto se pueden revaluar los enfoques surgidos de estos, ayudando a generar una explicación más comprensiva y multidimensional. Igualmente, si tomamos en cuenta que la complicación de la vida social, tanto a nivel grupal, nacional e internacional debida al desarrollo técnico, organizativo y moral del individuo y sus grupos, requiere de explicaciones y previsiones más comprehensivas, con mayor urgencia se hace necesario articular las principales dimensiones del acontecer social en modelos explicativos más integrales, más comprensivos, conceptualmente más complejos. 4 corriente de pensamiento marxista y del valor-trabajo, sino que, por su mismo origen smithiano y ricardiano, que, como veremos luego, contemplaban ambiguos planteamientos sobre el tema del valor, la ambigüedad del término campeó todavía hasta finales del siglo pasado creando algunas confusiones teórica y metodológicas importantes. Sin duda, el resurgimiento hacia el segundo tercio del siglo XX de la perspectiva del valor-trabajo con los trabajos de Piero Sraffa y la fundación de la escuela que se conoce como la neo-ricardiana, como reacción a la hegemonía de la perspectiva del valorutilidad con el éxito alcanzado por las escuelas neoclásica y del equilibrio general, generó la necesidad de una determinación más precisa del concepto. Creemos que la mejor forma de definir la corriente o perspectiva de pensamiento del valor-trabajo y la mejor forma de honrar su tradición histórica es darle a esa perspectiva el nombre de Economía Política, y distinguirla así de la otra perspectiva del valor-utilidad, que por la hegemonía que ha lucido en el período histórico de la construcción del pensamiento económico, se ha ganado el nombre elemental de Economía. 4 - No podemos ser exhaustivos en este momento, pero tanto por el lado de la Economía como de la Sociología principalmente, desde finales de la década de los años 70 del siglo pasado, han comenzado a hacerse esfuerzos por articular hipótesis y teorías que implican dominios antes exclusivos de una disciplina con otras teorías e hipótesis de otra disciplina. Jurgen Habermas (1973), Amartya Sen (1998), Gosta Esping Andersen (2000), e incluso los trabajos en el campo de la acción colectiva de Mancur Olson ( ), solo para mencionar algunos, son todos esfuerzos encaminados, a nuestro entender, hacia una integración de conocimientos interdisciplinarios, forzados por las transformaciones sociales contemporáneas.

4 4 Vemos los desarrollos estancos de estas dos perspectivas entonces, como modelos teoricometodológicos como ve Kuhn lo que el denomina los paradigmas científicos, comunidades de científicos organizadas alrededor de paradigmas, que muestran cierto autismo con respecto a la forma en que se percibe la ciencia (en este caso las formulaciones teóricas) por los individuos externos a la comunidad (Kuhn, T., 1975). 2. Breve repaso del desarrollo histórico de los dos modelos Es conveniente advertir de entrada al lector que el objetivo de este trabajo es discutir en forma acotada y específica aspectos de las corrientes de teoría económica que, como economista y sociólogo, me han parecido cuestionables o directamente inconsistentes, cuando se les mira desde la perspectiva integrada e incluyente que ofrece el análisis sociológico. Reflexionando en este sentido llegué a la conclusión de que las dos corrientes mencionadas arriba, del pensamiento que identificamos como económico, tenían en realidad una diferencia importante, precisamente en relación con el alcance propuesto de sus teorías e hipótesis. La corriente de la Economía Política disponía, como se mencionó en la introducción, una mayor amplitud de miras que le permitía una articulación provechosa con perspectivas y corrientes propiamente sociológicas, mientras que la otra corriente, presentaba grandes dificultades para llevar a cabo formulaciones articuladas con ellas. Esta situación me movió a estudiar el origen de sus diferencias y llegué a la conclusión que debía hacerse un estudio sobre las teorías del valor que fundamentan ambas corrientes y las consecuencias que estas tenían en la generación del problema. Este estudio por tanto es un primer esfuerzo en esa dirección y, por tanto, se lleva a cabo fundamentalmente confrontando los principios que constituyen las teorías del valor de las que parten las dos corrientes, pero con la intención en cada momento de criticarlas en razón de su capacidad de articulación heurística y creativa, con un análisis más integrado e incluyente. Se distingue por tanto de otros estudios de historia económica en que, o bien presentan un repaso, generalmente cronológico, de los principales debates teóricos, o presentan una confrontación entre dos o más teorías sobre algunos fenómenos acotados. 5 Probablemente la referencia más remota a la que podamos echar mano, de contradicción entre las primeras explicaciones del valor de los bienes, es la que surge entre el concepto aristotélico del valor intrínseco (o propio) de un bien, y el valor de los bienes asignado por el derecho romano como el resultado de una transacción (Fonseca, G., -a-). Esta protocontradicción, por llamarla de alguna manera, es una de las principales aristas sobre la que se monta el debate del pensamiento racional enciclopédico alrededor del tema de la producción social y la distribución de sus resultados. Advertimos que las primeras preguntas que surgen en el pensamiento escolástico (postclásico) sobre los fenómenos sociales que luego constituirán el ámbito del pensamiento económico, están asociadas al origen y justificación de la propiedad pública y privada, el problema de los tributos y el espíritu de empresa y la libertad, y el precio justo de los bienes y su variación (Gómez E., 1976, pp ). 6 Sobre este último tema, los problemas abordados 5 - Llamamos la atención del lector sobre algunos estudios de esta naturaleza tales como el de Gómez, (1976) y el de James (1986) del primer tipo y el excelente estudio de Dobb (1980) del segundo tipo. 6 - Algunos plantean que la inflación que habría desatado en la Europa continental del siglo XVI el oro y la plata americanos, habría sido uno de los primeros fenómenos que despertó el interés por el estudio de estos fenómenos (Ibidem).

5 5 son los del aumento de los precios y desde luego, sobre el origen del valor de los bienes. Queremos destacar la confrontación que surge en el marco de la crítica de los Nominalistas contra el pensamiento tomista de la época que se plantea, en cuanto refiere al pensamiento social, entre los representantes de la Escuela de Salamanca (los dominicos Francisco de Vitoria, Domingo de Soto, Tomás de Mercado, entre otros) y John Duns Scoto, (franciscano de Escocia), sobre el origen del valor como resultado del libre contrato entre las partes, para los primeros, y el costo o el trabajo incorporado en el bien valorado, para el segundo. La discusión no era ociosa ni oficiosa, como podría pensarse a primera vista, contenía el cimiento del debate sobre el tema del origen de la riqueza. Comenzaba así a secularizarse el origen de la riqueza. Durante el mundo antiguo el origen de esta se asoció a la conquista y al botín de guerra, a la capacidad de mando y empresa bélica, y conforme las sociedades se consolidaron surgieron otros medios de enriquecimiento como el desempeño del poder público, la intermediación divina, la tasación sobre el uso de la tierra que se somete, etc. La dominación consuetudinaria convirtió a los conquistadores y e- jercitadores del poder público y divino en autoridades cuya legitimidad surgía de una designación celestial, y de esa manera, el origen de la riqueza debida a dicha autoridad quedó imbuido en el marco de esa misma designación. 7 Es con John Locke (Marx, 1969, pp Gómez, ob. cit. pp ), que la propiedad individual o privada y la riqueza a ella asociada adquieren más bien un carácter natural o propio de la naturaleza del ser humano, y así se inicia el camino hacia lo que vemos como una forma de secularización del origen de la riqueza; en el sentido de hacerla aparecer como el resultado o el producto de la actividad humana. Y al mismo tiempo, por su mismo impulso epistemológico, se comienza a utilizar el pensamiento racional, esto es, el pensamiento científico o enciclopédico orientado a los fenómenos naturales al estudio de la sociedad. 8 No puede perderse de vista que en ese momento histórico, tanto la producción de los bienes como su transacción eran llevadas a cabo por el campesinado en el campo y el artesanado y los comerciantes en las ciudades y ferias, mientras que la clase rica, la aristocracia, se dedicaba fundamentalmente a la guerra y a la conquista. De manera que de un lado y del otro, el 7 - Gerhar Lenski (1984) en el primer capítulo de Power and Pivilege, un libro de gran interés sociológico, hace algunos avances sobre la historia del pensamiento con relación a la desigualdad social. En el libro, el autor se propone elaborar lo que describe como los lineamientos contemporáneos de una síntesis entre la tesis que concibe la desigualdad como inevitable y necesaria, y la antítesis por él denominada radical, que la condena. Estudia la desigualdad en las principales formas de organización social que recoge la historia de la humanidad, la dinámica social de la desigualdad y las estructuras sociales que determina. Así constata la existencia del derecho de estado, aun en las sociedades agrarias más complejas, por el que la riqueza de la corona no se distingue de la riqueza del estado y viceversa (Lenski, ob. cit. p.215). Hace especial referencia al concepto de desigualdad social para distinguirlo del concepto sociológicamente más acotado de estratificación social que ha sido articulado por el funcionalismo, con Talcott Parsons a la cabeza, con la distribución de los individuos en clases sociales en función de sus calidades; como lo señaló su más aventajado discípulo Kingsley Davis en forma concisa: La desigualdad social es pues, un medio inconscientemente evolucionado por el que las sociedades se aseguran que las posiciones más importantes son llenadas conscientemente por las personas más calificadas : Social inequality is thus an unconsciously evolved device by which societies insure that the most important position are conscientiously filled by the most qualified persons (Davis, 1949, p.367, citado por Lenski, ob. cit. p. 15). Para Lenski más bien deben estudiarse las causas de la estratificación social y concebirla como [ ] el proceso distributivo en las sociedades humanas por el cual son distribuidos valores escasos., (Lenski, ob. cit. p. XXVI). 8 - Sobre el término enciclopédico aquí usado puede verse Reuben, Consúltese en:

6 6 pensamiento social comenzaba a debilitar por esas vías la idea dominante del mundo existente; la monarquía y la aristocracia como el centro de la organización social, para iniciar el periplo hacia su suplantación de ese lugar prominente. Richard Cantillon da un nuevo paso en la dirección apuntada arriba. En su Essai sur la nature du commerce en general, publicado en Londres en 1755, desarrolla ya la pretensión de autonomía de la materia económica distinguiéndola de la materia política con que hasta ahora venía mezclándose. Como decíamos arriba, los temas del poder, de la moral y de la riqueza se fusionaban en un pensamiento único que poco a poco va decantándose como producto de la aplicación del pensamiento racional enciclopédico. El punto de equilibrio está representado por el valor intrínseco de las cosas. En tal valor, y en todo producto por tanto, la tierra es la materia y el trabajo la forma. Esto no solo lleva a un naturalismo de la riqueza con todas las consecuencias que luego sacarán los fisiócratas, sino a postular un nuevo modo de saber. Sobre esta regla fundamental se puede, en efecto, edificar un saber que, eliminando todos los otros aspectos, solo considere el lado económico de los hechos. En un espíritu de simplificación máxima se determinarán las condiciones hipotéticas; luego con supposons manintenent se complicará sucesivamente el cuadro, hasta que toutes autres choses restant égales, lleguemos a captar las leyes, logremos conclusiones. Así plantea Gómez (ob. cit., p.366, citando a Fanfani, 1936) la contribución de Cantillon al pensamiento social de la época. Y será el médico de la corte de Luis XV, Françoy Quesney el que desarrolle las bases para el despliegue de la teoría del valor originado en la tierra con el famoso Tableau Économique publicado en Sobre la base de este estudio, en el que se establecen los intercambios de valor y productos entre los propietarios, los trabajadores y los comerciantes y artesanos, se funda la escuela francesa de los fisiócratas, que va a definir a la tierra como el origen del valor y la riqueza. De esta forma, la propiedad de la tierra adquiere ya una forma que anuncia al capital. Y con la crítica de la teoría fisiocrática por Adam Smith se inaugura la que se conoce como la era de los clásicos del pensamiento económico. Smith elabora un modelo coherente de interpretación del fenómeno de las variaciones de los precios de las mercancías y del interés del dinero proponiendo una teoría sobre el origen de la riqueza. Su crítica a los fisiócratas, precisamente, se centra en la discusión del origen agrícola del valor de las cosas. Para el autor, este se encuentra más bien en el trabajo y en las necesidades que la sociedad tenga de las mercancías. 9 El comercio es pues el motor generador de ese valor en tanto ponga a disposición de las personas y las naciones las mercancías producidas por el trabajo. Los precios se forman en el mercado libre de manera que la satisfacción de los intereses individuales en el mercado, en base a las negociaciones particulares, constituye el fundamento de la satisfacción del interés general de la sociedad (Lenski, ob cit. p.35). Es la formulación más acabada de la socialización-humanización de la riqueza, un modelo secularizado y racional de su origen. El pensamiento enciclopédico comenzaba a ganar un nuevo ámbito de la realidad para su glorificación, mientras descubría al valor como el nuevo flogisto de los productos de una sociedad. 10 Los viejos conceptos del valor y el dinero comenzaban a adquirir un nuevo senti- 9 - The annual[ ] labour of every nation is the fund which originally supplies it with all the necessaries and conveniencies of life[ ] which it annually consumes, and which consist always either in the immediate produce of that labour, or in what is purchased with that produce from other nations. (Smith, I.1) El símil del valor con el flogisto se le debe a Engels (1976, p.18-20) que en su introducción al tomo II de El Capital lo formula para explicar cómo la economía clásica tenía entre manos el concepto de plusvalor y sin embargo no lo podía asociar coherentemente con el resto del modelo, igual a como

7 7 do. El primero se imbuía en todas las cosas producidas para la satisfacción de las necesidades sociales, mientras que el segundo se convertía, de medio de comercio y circulación de las mercancías, en medio de acumulación del valor sin mercancías. La perspectiva de la organización social con estas nuevas categorías en el modelo, comenzó a modificarse radicalmente. La sociedad, que había permanecido tanto tiempo como la comunidad regida por leyes divinas e inmutables, comenzaba a descubrirse como una comunidad regida por leyes, normas y costumbres originadas en las relaciones que se establecen entre sus mismos miembros e integrantes. Al paso que el pensamiento racional enciclopédico hacía esfuerzos por explicar el origen de la riqueza, alcanzaba inevitablemente a la política, hasta ahora reservada a la clase heredera del poder divino. Las prácticas sistematizadas por Niccolò Machiavelli en El Príncipe para manejar el poder público, ahora podían formar parte del acerbo político del resto de los grupos y clases sociales que constituían la comunidad y, más aún, estos podían ponerlas en práctica disputando el criterio del príncipe sobre el bien común y la aplicación de su poder para alcanzarlo. La concepción de la riqueza como un fenómeno socialmente determinado, hizo plausibles los preconceptos sobre igualdad ciudadana de los filósofos sociales precedentes. Pero si con los fisiócratas se instalaba la Caja de Pandora en la escena pública del siglo XVIII, el cierre del modelo, con la teoría del valor y más precisamente del plusvalor de Smith y Ricardo, va a abrirla La renta es aquella porción del producto de la tierra, que es pagada al señor por el uso del poder original e indestructible del suelo. 11 La renta aparecía así como el resultado de un privilegio ancestral, la propiedad de la tierra daba a los señores feudales la patente para apropiarse de un excedente que es común, como es el poder original e indestructible del suelo. El origen de la riqueza se asociaba entonces a la propiedad privada de la tierra. Y remataba Ricardo siguiendo a Smith: El valor de un bien, o la cantidad de cualquier otro por el que se cambiará, depende de la cantidad relativa de trabajo necesario para su producción, y no de la mayor o menor compensación pagada por ese trabajo. 12, así que tanto la renta como el rédito del capital utilizado en la producción, se originaban en ese trabajo. Un hombre es rico o es pobre decía Smith de acuerdo al grado en que pueda hacerse cargo de las necesidades, conveniencias y entretenimientos de la vida (ibidem. 20.1), de manera que, la acumulación de valor por los medios que surgían a finales del siglo XVIII; como eran la renta, la ganancia de capital y los salarios, se presentaba como el origen moderno de la riqueza. El concepto de capital estaba ya perfectamente formulado en la mente de Ricardo, pero este tenía, al menos, dos orígenes distintos; unos habían logrado hacerlo industriosamente, mientras otros, por el privilegio de su posición social, por el monopolio de la propiedad sobre la tierra, se apropiaban de una parte de la riqueza generada por el trabajo y las potencias del suelo (Marx, 1976, T. II, pp , passim). Priestley y Scheele tenían entre manos al oxígeno cuando investigaban al misterioso flogisto; como lo va a demostrar inmediatamente Lavoiser. 11 -Traducción de: Rent is that portion of the produce of the earth, which is paid to the landlord for the use of the original and indestructible powers of the soil. (Ricardo, 1821, 2.2), Puede verse la edicón en español de esta obra publicada por el Fondo de Cultura Económica, segunda reimpresión, 1973, México. p The value of a commodity, or the quantity of any other commodity for which it will exchange, depends on the relative quantity of labour which is necessary for its production, and not on the greater or less compensation which is paid for that labour (Ibidem. 1.1).

8 8 Al aplicar el razonamiento enciclopédico a la realidad social de ese momento, se develan las relaciones ocultas por la ideología feudal; pero mientras aparecían prístinas las relaciones sociales vistas desde esa perspectiva, se construía la ideología que debía ocultar las nuevas relaciones de dominación burguesa. El conjunto de nuevas ideas, costumbres, descubrimientos, relaciones, poderes, instrumentos, normas y códigos que conformaban la sociedad inglesa de ese momento se convirtió en el paradigma social de la época. Voltaire será el encargado de defenderlo en Francia (Gómez, , passim). Escribía a su regreso de Inglaterra y no sin una fuerte dosis de burla hacia la nobleza francesa: No sabría decir quién es más útil a un Estado: si un señor bien empolvado que conoce con toda precisión a qué hora se levanta el Rey, a qué hora se acuesta y que se da aires de grandeza desempeñando el papel de esclavo en la antecámara de un ministro, o un comerciante que enriquece su país, da desde su despacho órdenes a Surat o al Cairo y contribuye al bienestar del mundo. (idem. p. 369). Así, al tiempo que se develaban los secretos de lo que ahora se veía como la época del oscurantismo se abrían dos reacciones totalmente distintas: la reacción a los privilegios de la nobleza que generaba las condiciones para su eliminación del orden social, y la reacción a las condiciones sociales deplorables (especialmente entre el campesinado y los trabajadores manuales) que la desaparición del mundo medieval estaba haciendo brotar por doquier, y que conducía a la crítica de la nueva sociedad. Y como resultado de estas reacciones, las naciones de la época se dividieron entre quienes defendían al ancien regime, quienes impulsaban la nueva organización social y quienes la criticaban por sus resultados concretos. No vamos a detenernos relatando el desenlace de esta contradicción social. Todo el mundo lo conoce. Para principios del siglo XIX, sin posibilidad de volver atrás, el orden social estaba ya encaminado hacia la acumulación de capital. La reorganización de las relaciones sociales tales como la propiedad de los medios de producción, la distribución del excedente, los privilegios sociales, el poder, la forma en que se hacía y se apropiaba la riqueza, estaban ya signadas por el valor y por su apropiación privada en forma de capital. Los principios políticos del acta de independencia de los Estados Unidos de América y los de la revolución francesa de libertad, fraternidad e igualdad, comenzaron a interpretarse de forma que le dieran sustento al nouvelle regime. El estado nacional se transformaba, así, en un estado organizado por el capital. Los grandes problemas que surgen entonces para explicar por el pensamiento científico de la época son pues, la fijación de los precios y del interés, la riqueza de la nación y el bienestar general, la financiación del aparato estatal, los conflictos sociales y la desigualdad económica y social. Si la producción es un fenómeno socialmente determinado y la sociedad es un hecho real y concreto, debe haber un modelo que explique los problemas del desabastecimiento o exceso de productos, los beneficios o prejuicios del comercio nacional e internacional, el aumento o disminución general de los precios, el crecimiento de la riqueza o la extensión de la pobreza y la desigualdad tanto económica como social. Y al plantearse estos grandes problemas sociales, los pensadores de la época parten para su explicación del modelo elaborado por Smith y Ricardo. Y es entonces que aparece el parteaguas científico que ha de perdurar hasta nuestros días. Surgen dos perspectivas de la sociedad que intentan explicarlos; la que ve a la organización social moderna como el resultado de la liberación de las potencias naturales del individuo, porque la nueva organización lo libera de las ataduras ancestrales del diezmo y la gleba, etc., y la que la ve como el resultado del surgimiento de nuevas formas de dominación y explotación de los seres humanos, porque la organización burguesa establece el dominio, por parte de una nueva clase, de las condiciones

9 9 sociales que permiten la apropiación del excedente social y la distribución de este, a su discreción. 13 Marx y Engels van a ser los que formalicen esta perspectiva y elaboren un modelo de explicación del comportamiento social sobre la base de la teoría del valor-trabajo propuesta por Smith y Ricardo; mientras que del lado de la perspectiva de la defensa del sistema que surge con el capital se alinean los Bastiat, los Carey y los Senior, ese último particularmente criticado por Marx por sus teorías de la abstinencia y del origen de la ganancia. 14 (James E., 1986, p passim; Marx, K., 1979; Vitello, 1980, p.24). Mientras que la obra de Marx y Engels era un modelo monumental que pretendía explicar el comportamiento de la organización burguesa como una fase particular del desarrollo histórico de la humanidad, un modelo que como se mencionó en la introducción articulaba no solo el conjunto de relaciones establecidos entre los individuos de una sociedad para producir, sino también el conjunto de relaciones para gobernar la sociedad, e incluso, el que constituye las relaciones que definen la identidad de esa comunidad; y pretendía así, explicar la dinámica general de la organización social, el otro se centraba en las relaciones más propiamente asociadas con la producción y el intercambio. Pero no va a ser sino hasta en el tercer cuarto del siglo XIX que se formalice este último modelo explicativo del equilibrio económico con la escuela austriaca de Carl Menger, Staley Jevons y León Walras, guiada por la teoría del valor-utilidad (y el concepto de utilidad marginal) que estaba presente en los clásicos como lo mencionamos arriba (aún cuando de cierta manera oculta por la preeminencia en ellos del trabajo como fuente primordial del valor). A partir de este momento, las dos perspectivas van a tener bitácoras distintas, y pocos van a ser los momentos y los investigadores que busquen su vinculación, no obstante que los acontecimientos económicos y sociales del siglo XX abran posibilidades de integrar teorías surgidas de un lado y del otro. La carga ideológica que implica cada una por su parte, producto de la explicación del origen del valor y la forma en que este se distribuye en cada una, limitó cuando no impidió la realización de esfuerzos en esa dirección. 3. Reflexiones sobre las teorías del valor en los dos modelos Si se observa con detenimiento lo discutido hasta aquí, puede comprenderse cómo el pensamiento racional enciclopédico, se plantea la explicación de los comportamientos individuales asociados a la organización social de la producción y distribución social del trabajo y la 13 - Los pensadores de principios del siglo XIX que se denominan socialistas son los que va a formular la crítica de la sociedad burguesa como resultado del análisis de las condiciones sociales de las naciones europeas de ese momento y las teorías clásicas sobre la renta y el plusproducto. En Francia destacan Sismonde de Sismondi, Fourier, Louis Blanc y en Inglaterra Robert Owen para citar algunos relevantes de la época. Puede verse James, E., ob. cit., p.13 y sig Según N. William Senior la ganancia surgía de la última hora de las 12 horas de trabajo en un telar, por ejemplo, por lo que la aprobación de la ley de 10 horas laborales implicaba capar de los ingresos de los fabricantes su ganancia. Marx discute este punto señalando que independientemente del tamaño de la jornada, siempre habrá una parte de los ingresos que se destine a la ganancia, porque entre menos trabajen también menos consumen capital y materias primas (Marx, 1977, T.I., pp.269 y sig.) Con esta argumentación Marx define la naturaleza de la ganancia como el resultado de la aplicación de una especie de patente de corso de que dispone el capitalista, originada en la propiedad de los medios de producción, que le permite, por esta misma, fijar un monto como costo de producción que le garantice su reproducción y la de su capital adelantado y un plus para la ampliación de ese capital.

10 10 riqueza partiendo de una hipótesis sobre el valor de los objetos comprometidos en tales comportamientos. Esto quiere decir que para efectos de explicar el comportamiento que ahora conocemos como económico, el pensamiento racional había debido recurrir a la definición de la categoría valor, como un elemento común que subyacía, o que estaba imbuido, en los comportamientos asociados con la producción y distribución social del trabajo y la riqueza. La explicación de determinada forma de organización social de esos aspectos obedecía así, en última instancia, a la relación que la sociedad (o el individuo) establecía entre la posesión o consumo del bien y el esfuerzo por obtenerlo. El valor surgía entonces de una relación entre esos dos momentos. Así, un objeto valía (más o menos) o no valía, dependiendo de su relativa abundanciaescasez, de las condiciones materiales-técnicas y esfuerzo para obtenerlo y de la necesidad o deseo que de él tuviera la sociedad (individuo). Desde luego que la escasez relativa y las condiciones materiales-técnicas son parte del problema de la producción; las técnicas de producción y división social del trabajo pueden aliviar la escasez y modificar las relaciones de valor, así como, por otra parte, las costumbres y necesidades pueden alterar esas relaciones. De la misma manera en que el valor como hecho real y concreto surgía como resultado del comercio y el intercambio de productos y esclavos en las sociedades antiguas, y se materializa aún más con las primeras formas de dinero, así, la categoría como explicación del comportamiento económico comienza a aflorar en la conciencia del ser humano al aplicarse el pensamiento racional al comportamiento social. La presencia de valor en los objetos de la producción y el cambio, hacía posible explicar el comportamiento de los individuos en función de la aplicación de la razón y la lógica en la obtención del mayor valor en esos procesos: la búsqueda de ese valor por ellos, explicaba así su comportamiento. Pero, como se planteó anteriormente, el problema de fondo que derivaba de esta idea era proponer una explicación al origen del valor. De dónde surgía esa esencia inherente a todo bien? La pregunta que surgió inmediatamente al plantearse el problema fue si el valor surgía de una relación social, esto es, como resultado de la relación e interacción de individuos en el marco de un grupo o sociedad. O si este era una especie de flogisto inherente a todo bien por el mero hecho de su existencia. 15 Para cuando se plantea este problema en el marco del pensamiento racional, ya no cabía duda que el valor tenía un origen social; no obstante que aún en los inicios de la economía clásica la idea del valor intrínseco de los bienes aún la acariciasen algunos autores. Sin embargo, la naturaleza social del valor se consolida aún cuando entendida de manera diferente. Cuando el pensamiento racional decimonónico se plantea la segunda pregunta: de dónde surge el valor?, hay dos respuestas totalmente diferentes: Una plantea el origen del valor en el trabajo; esto es en el esfuerzo requerido para obtener el bien: los bienes valen tanto cuanto trabajo han requerido, tanto, cuanto esfuerzo humano ha sido necesario para obtenerlos o producirlos. Otra plantea el origen del valor en el discernimiento individual sobre su necesidad del bien: los bienes valen cuanto los necesite el individuo (e implícito está 15 - Ahora que al valor se le podía encontrar en la mayoría de los objetos o asociar con ellos, parecía que este era consustancial a estos.

11 11 que estos sean escasos, porque la necesidad surge de la no posesión y esta solo se da en condiciones de escasez del bien). 16 Pero si la primera perspectiva planteaba la naturaleza social del valor como el resultado de un trabajo socialmente combinado y en tanto que mensurable este, mensurable también aquél, la segunda planteaba la naturaleza social del valor derivada más bien de la influencia de la cultura en la creación de las necesidades en los individuos, y por tanto de carácter subjetivo y solo mensurable en términos de parangón con la valoración de otros bienes; por ejemplo, para mí (en este determinado momento y condición) valen lo mismo un pantalón y dos camisas : 1 pantalón = 2 camisas. Finalmente, desde que el primer objetivo del pensamiento racional aplicado a la producción fue el origen de la riqueza de las naciones, la tercera pregunta que cabía hacerse era, en tanto que la riqueza se concebía como acumulación de valor, cómo se aumentaba el valor, cómo crecía el valor en una sociedad? Para la perspectiva del valor subjetivo o valor utilidad (V-U en adelante), el aumento del valor de un ciclo de los negocios a otro, por ejemplo era tan fácil de explicar como que al aumentar las preferencias por un bien por ejemplo, el valor de ese bien aumentaba; y si las preferencia por todos los bienes aumentaban de un ciclo al otro, pues habría un aumento de valor en toda la sociedad. 17 Pero como puede comprenderse, esto no era ninguna explicación al aumento de la riqueza propiamente dicha en tanto que concebida como valor real, como aumento de los bienes y productos reales disponibles en la sociedad. El valor quedaba así, bajo esta perspectiva, como un mero medio de cambio mercantil que favorecía el intercambio, y por su medio, la producción de bienes; pero que nada tenía que ver con la riqueza sino como mero medio circunstancial para su creación. Claro está, los que seguían esta perspectiva no eran tan ingenuos como para pensar que el mero aumento de las preferencias por los bienes, podría crear riqueza espontáneamente (aunque su concepto teórico de valor así lo propusiera). Si ese aumento de las preferencias razonaban no se puede satisfacer con productos, no hay crecimiento de la riqueza. De manera que el aumento de las preferencias tiene que ir acompañado de un aumento de la producción, de un aumento del empeño productivo, del empleo de mano de obra, de aplicación de trabajo y de extracción de materias primas, etc. Y aquí se topaban desde luego, con el concepto de valor como esfuerzo productivo, como trabajo. El valor como expresión de preferencias no podía explicar el fenómeno de la creación de riqueza material. Por su parte, la concepción del valor-trabajo no estaba exenta de una paradoja. Si el aumento de la riqueza es el producto de la acumulación del valor, la producción de bienes inevitablemente conduce al aumento de la riqueza de la sociedad. En los ciclos de la producción, por cuanto cada trabajador, de uno al otro, produce más de lo que requiere para su supervivencia, el producto del segundo debía ser mayor que el del primero. Pero desde luego, la riqueza de una sociedad no dependía de la abundancia de uno, dos o tres productos, sino que requería de un conjunto socialmente definido de productos, de un producto múltiple y com Aunque esta perspectiva puede inducir a pensar que implica una visión flogística del valor, porque su valoración es un acto privado e individual en el que media el interés del individuo y la utilidad que este ve en el objeto, la verdad es que nadie a estas alturas de la historia podía argumentar que esa relación entre necesidad o deseo y utilidad del bien producido socialmente es una relación natural (en el sentido de no afecta por la organización social o la cultura). Quizás, el que mejor plantea el problema y los resuelve es Jean Baptista Say (1803, Cap.II) Asimismo, cabría pensar que si las preferencias por ciertos bienes aumentaban proporcionalmente a las indisposiciones por el resto, no habría variación en el valor general, etc.

12 12 plejo de bienes necesarios para la sociedad. Y aquí, como puede advertirse, se incorporaba al problema del valor los temas de las preferencias y las necesidades individuales y colectivas. Había que resolver lo que parecía una doble naturaleza del valor; como resultado del esfuerzo y trabajo humano y como resultado de las necesidades subjetivas del ser humano en sociedad. Era, al fin y al cabo, el problema que ya Ricardo había postulado sin resolver tampoco: El valor de un bien, o la cantidad de cualquier otro por el que se cambiará, depende de la cantidad relativa de trabajo necesario para su producción, y no de la mayor o menor compensación pagada por ese trabajo., pero acota casi inmediatamente: La utilidad así no es la medida del valor intercambiable, aun cuando sea absolutamente esencial para este. Si un bien fuera de cualquier manera inútil, en otras palabras, si no pudiera contribuir de ninguna manera a nuestra gratificación sería privado de valor intercambiable por escaso que fuera, o cualquiera que fuera la cantidad de trabajo necesaria para procurarlo. (Ricardo D., 1821, Cap. 1, 1, 1 y 1, 3) 18 3,1. La solución del modelo basado en el valor-utilidad y la trampa del valor La corriente del valor-utilidad resuelve su dilema recurriendo a un planteamiento que se convirtió de ahí en adelante en la piedra de toque de todo el andamiaje neoclásico. El valor disponible por la sociedad para poder definir sus preferencias establecía esta perspectiva estaba dado por el valor representado en la cantidad de dinero presente. Jean Baptista Say va a ser el que formule de la manera más clara la idea con la hipótesis (que se constituirá en principio de la economía clásica) de la Identidad de Say, que asegura que: [ ]Un producto terminado ofrece, desde ese preciso instante, un mercado a otros productos por todo el monto de su valor. En efecto, cuando un productor termina un producto, su mayor deseo es venderlo, para que el valor de dicho producto no permanezca improductivo en sus manos. Pero no está menos apresurado por deshacerse del dinero que le provee su venta, para que el valor del dinero tampoco quede improductivo. Ahora bien, no podemos deshacernos del dinero más que motivados por el deseo de comprar un producto cualquiera. Vemos entonces que el simple hecho de la formación de un producto abre, desde ese preciso instante, un mercado a otros productos.(say, 1803, citado por Rodríguez, J. C. s.f., p.85) Era la consecuencia lógica de la teoría del valor de Smith y de Ricardo vista desde la perspectiva de la utilidad. Los valores son productos útiles que entran al proceso productivo como materias primas, capital y trabajo, y su utilidad como factores de la producción no es ni más ni menos que su utilidad como objetos de consumo. La ley de Say supone que el valor de todos los bienes ofrecidos como productos es igual al valor de todos los productos demandados como bienes. De ahí que el valor dispuesto para la demanda (que se encuentra en forma de dinero o ingreso nacional) deba ser igual al valor de la producción. Los precios, así, lo que 18 - Traducción libre de: The value of a commodity, or the quantity of any other commodity for which it will exchange, depends on the relative quantity of labour which is necessary for its production, and not on the greater or less compensation which is paid for that labour., y de: Utility then is not the measure of exchangeable value, although it is absolutely essential to it. If a commodity were in no way useful, in other words, if it could in no way contribute to our gratification, it would be destitute of exchangeable value, however scarce it might be, or whatever quantity of labour might be necessary to procure it. (Ricardo, D., 1821, Cap.1, 1.1 y 1.3)

13 13 hacen es hacer posible la utilización del dinero como medio de cambio. La riqueza se producía como resultado de la incorporación de nuevos recursos o factores productivos, ya por medio del descubrimiento de nuevas fuentes de materias primas o por el aumento de la población. La ley de Say, como lo reconoció John S. Mill: [ ] es de una importancia fundamental; cualquier diferencia de opinión sobre el mismo implica concepciones totalmente distintas de la economía política, sobre todo en su aspecto práctico.(mill, 1909, p.488, citado por Hansen, 1966, p.22). Pero desde luego no queda claro cómo se podía aumentar el capital, si todo su valor era consumido en la compra del capital utilizado en la producción anterior. Para Mill, por eso, si se repudiaba la ley del Say, la ciencia económica debía entonces explicar cómo se forma un mercado para la producción (Mill. ob. cit. p.487). El problema que presentaba esta solución, como se comprenderá, era que no podía explicar el origen del valor del dinero presente. Continuaba sin responderse a la pregunta de dónde venía el valor que se representaba en esa determinada cantidad de dinero? Así, el modelo elaborado por Smith y Ricardo para la explicación del comportamiento de las variaciones de los precios, los salarios, la renta y la ganancia, topaba con un problema complejo. Ya Smith había tenido que distinguir entre precio natural y precio de mercado, para poder hacer consistente el hecho de que el valor de un bien determinado por la cantidad de trabajo invertido en él, no correspondiera con el precio que el bien adquiriese en el mercado. Si el mercado modificaba los precios cómo era que los precios podían expresar los valores cuando estos eran el resultado del trabajo empleado en su producción? Por tanto había que explicar cómo se convertían los precios naturales en los precios de mercado. La distinción entre el precio natural (como costo de producción) y el precio de mercado que había propuesto Smith no era un asunto meramente formal. Si el costo de producción se determina por los valores de los insumos que entran en el proceso productivo de donde salía la ganancia? De dónde salía el valor que le quedaba al dueño de la empresa, luego de haber descontado, del valor recibido a cambio de la venta de su producto al precio de mercado, todos los insumos incorporados en su producción? Y cuando decimos todos los insumos nos referimos al valor de las materias primas y de otros insumos requeridos para su transformación, del desgaste del capita utilizado en ella, de las necesidades socialmente determinadas para la reproducción de los obreros y trabajadores empleados, y de las necesidades para la reproducción y buen vivir del empresario y su familia. Lo que queda de esa deducción, esto es la masa de valor que el dueño de empresa logra ahorrar luego de todas esas deducciones y que adquiere la forma de capital propiamente dicha, es una masa de valor nueva que no había entrado en la primera fase del proceso productivo. Esa masa de valor es, precisamente, el origen del capital, de la acumulación de capital, más precisamente. La teoría del valor trabajo explicaba que ese nuevo valor solo podía surgir del excedente que el trabajo de los trabajadores producía por encima de lo producido para cubrir sus propias necesidades de supervivencia y reproducción. Pero la teoría del valor-utilidad no podía recurrir a esa explicación del crecimiento del valor. o0o Knut Wicksell se percató de la dificultad e intentó darle un contenido real a este valor buscando en el costo de producción de los metales preciosos (en su época base del sistema monetario) el fundamento, a su vez, del valor del dinero (Wicksell, K., 1907; James É, ob. cit. pp.71-77; Vitello, ob. cit. p.38). Pero inevitablemente se encontró de plano con el trabajo

14 14 para la extracción, refinamiento y monetización de esos metales. 19 Más aún, con la inconvertibilidad del dinero en oro, después que el presidente Nixon en 1971 rompiera la convertibilidad del dólar acordada en la Conferencia Internacional de Bretton Woods en 1944, el valor del primero quedaba enteramente en manos de un cálculo o estimación experta sobre la necesidad de dinero de la economía que debían hacer los entes emisores. De esta manera, esta corriente volatilizaba la relación entre valor real (el que los clásicos habían determinado como el elemento explicativo del comportamiento económico) y los precios. Y estos últimos se convertían en el fundamento de la explicación de todo el funcionamiento económico de las sociedades. Y tampoco, resolvían el problema de la explicación del crecimiento, ya que este estaba ahora determinado por la cantidad de dinero existente; que debía permitir el aumento de los volúmenes de demanda y oferta que dieran pie al crecimiento de la producción. Dentro de esta misma perspectiva una corriente buscó incorporar a la definición del valor, los costos de producción; con ello pretendían sus seguidores vincularse a la tradición clásica de Smith y Ricardo, que concebía el valor como resultado del esfuerzo productivo como ya se ha visto. Alfred Marshall y John Bates Clark son los que elaboran propuestas en las que el valor se asocia a los costos de producción. Para asociarlos directamente, los insumos de la producción (materias primas y medios de producción: capital variable y fijo) se utilizaban hasta que la última unidad de esos insumos fuera requerida para producir la última unidad útil del bien. Y como lo propondrá luego von Misess, los insumos son útiles en la medida en que producen bienes útiles y su valor está dado por el costo acumulado en su uso hasta que produzcan la última unidad útil del bien (James, ob. cit., p.78). El modelo de Marshall era menos determinado. Los costos de producción son por así decirlo, el fiel de la balanza. Los precios de los productos suben y bajan en el plazo inmediato teniendo como eje los costos de producción respectivos. En el largo plazo y a escala nacional, las variaciones en los precios tienden a anularse unas con otras, imponiéndose como precio natural, el costo medio. Pero este esfuerzo por articular la tradición clásica del valor, con los costos concebidos como referentes de las utilidades marginales de los bienes producidos, en un mundo en que los insumos son también mercancías, y por tanto bienes producidos en el marco de la producción capitalista, el costo de esos insumos al calcularse con los precios en que se adquieren no pueden contabilizar el valor total del producto; así por ejemplo, el costo de las materias primas se calcula por el precio de estas, pero el costo calculado con estos precios no incluye el valor excedente que según la hipótesis clásica ha sido generado por el consumo de la fuerza de trabajo en el proceso productivo del bien en cuestión, lo que inevitablemente hace que el costo subestime el valor en términos clásico de dicho bien. La idea se aclara cuando discurrimos sobre la fuerza de trabajo; su costo se calcularía siguiendo este razonamiento a partir de su precio, esto es, a partir del salario; pero como, según la hipótesis clásica, la fuerza de trabajo produce un valor excedente por encima del valor del salario, toda la contabili Wicksell, en su búsqueda por una explicación a la relación entre valor total de la producción nacional (o mundial) y la cantidad de dinero, quiso explicarla por la tasa de interés (como precio del dinero), pero en términos clásicos, la tasa de interés era, como se dijo, un precio y, por tanto no era la expresión real del valor, como riqueza material real; puesto que los precios no siempre igualan en el marco de ese esquema los valores. Por eso busca explicar el comportamiento de la tasa de interés en función de la producción física de los metales preciosos (Wicksell, 1947), mas el valor total representado en el dinero existente en sus distintas formas, ya no era tampoco la cantidad de trabajo necesario para la producción del respaldo en metálico, porque el dinero, como lo hizo notar Marx, no es una mercancía corriente: su valor se autonomiza en el proceso de acumulación de capital, al referirse al valor de la producción total y ya no al trabajo necesario para su producción. En el fondo, esta teoría no puede desembarazarse de la contradicción que padece la teoría del equilibrio general con relación al valor del capital (Vitello, 1980, p.38).

15 15 dad del valor del producto final se ve alterada al subestimar, este último, el verdadero valor incorporado por el trabajo al producto final. Esta situación es la que a nuestro parecer puede ser conocida como la trampa del valor. 20 A su vez, la subestimación a que nos referimos arriba, precisamente, es la que impide, con el modelo del equilibrio general como base, explicar el crecimiento del valor y de la riqueza. El excedente material, en producto, creado por la fuerza de trabajo en el proceso productivo, no se puede contabilizar cuando se calcula el valor por medio de los costos. Estos últimos reflejan únicamente el valor existente en el momento anterior al que se incorpora el trabajo a la producción y genera el excedente. Pero no pueden medir el crecimiento de la producción material. El aumento del valor de un ciclo al otro, no puede ser explicado por la perspectiva del valor utilidad si el valor disponible para expresar las necesidades y preferencias, se origina como lo hace esta perspectiva en la remuneración calculada por los costos marginales de los medios de producción, porque la suma de todas estas remuneraciones da un monto igual al valor total existente en el ciclo anterior para mantener la coherencia del modelo dada por la ley de Say. Por eso es que el crecimiento económico solo puede venir del crecimiento de la población o de descubrimientos fortuitos, ya de yacimientos de materias primas, ya de innovaciones técnicas asociadas a la ciencia pura, pero no como resultado del funcionamiento estructural del sistema (Vitello, ob. cit., p.43-62; James, ob. cit., pp.88-93). 21 Es por eso que algunos economistas afectos al modelo del equilibrio general buscan resolver el problema del crecimiento inherente al modelo, pero es sin duda Joseph Schumpeter, a principios de la primer década del siglo pasado, el que va a hacer la propuesta más original para explicar el crecimiento en el marco de la perspectiva de la escuela austriaca, de la que él es heredero: Es en la especial combinación de los factores de la producción que se puede encontrar el origen del crecimiento. Una economía puede mantenerse en un virtual estado de estancamiento mientras no logre utilizar de manera innovada, los factores de que dispone para la producción; el circuito económico no se ampliará hasta tanto no se innove la organización productiva. Como el lector comprenderá, Schumpeter apunta a encontrar el crecimiento del valor en a) el crecimiento de la población (un 3% anual en su época), b) en los cambios institucionales o políticos y c) en la recombinación productiva de los factores, en la utilización de estos en forma más económica; la aplicación técnica de la ciencia, del conocimiento, el estudio sistemático de los procesos productivos y de los procesos del intercambio y la comercialización, su aplicación sistemática a la empresa, son las fuentes del crecimiento del valor. El valor se originaba entonces en el conocimiento, en el desarrollo técnicocientífico, e incluso en el olfato del hombre de negocios, en su espíritu emprendedor, en su capacidad de empresa. De esta manera Schumpeter encontraba el origen del crecimiento del valor en el trabajo de los empresarios, de los gerentes, de los hombres y mujeres emprendedores que innovaban la producción ya fuese con nuevos formas de organización la creación de nuevos trusts dice el autor, ya con el diseño de nuevos productos, con la recombina Hay en la propuesta de Marshall un esquema de pensamiento que se aproxima al modelo utilizado por la perspectiva del V-T para explicar la formación de los precios a partir del valor objetivo requerido para la producción de los bienes, como luego lo veremos, pero su afiliación a la corriente marginalista le impidió plantear el problema en términos de valor trabajo por lo que no logró salir de la trampa del valor Señalamos que incluso el nuevo descubrimiento de yacimientos requiere de una inversión de capital para su explotación, por lo que no se puede resolver, en el marco de este modelo, de dónde sale el capital excedente para esta inversión y, en el caso de la ciencia, hemos hecho énfasis en su naturaleza pura porque los descubrimientos debían hacerse por científicos que sobreviven y reproducen a base del elixir del conocimiento

16 16 ción de la organización; como factores propiamente económicos y, extraeconómicamente, por lo factores políticos y por el crecimiento de la población que, no es arriesgado decirlo, esa masa nueva de seres humanos pensantes que se incorporaba al mundo del trabajo en cada nuevo período, sumaba, en el modelo económico schupeteriano de creación de valor, igual que lo que sumaba el descubrimiento fortuito de un nuevo yacimiento de oro o, a la inversa, restando, una peste agropecuaria (Schumpeter, 1935). La incorporación del concepto gestión (management) por Shumpeter, da la oportunidad al modelo para que el mejoramiento del producto en general, vía la mejor utilización de los recursos disponibles para la producción por el empresariado, pueda modificar las preferencias de los consumidores; con lo que se dinamiza el resultado esperado en este. Sin embargo, lo que explica son las variaciones en la distribución del valor total entre distintos (nuevos y mejores) productos, pero el crecimiento del valor del producto nacional queda inevitablemente anclado en los factores clásicos de la población y las fuentes de recursos productivos. De manera que la versión del valor utilidad desmaterializaba el valor dejándolo en manos de la asignación colectiva, vía el intercambio mercantil y la cantidad de medios de cambio de que dispusiera la sociedad. Esta desmaterialización o sublimación del valor conduce a la perspectiva a monetizarlo y, aunque en la marcha normal del sistema, moneda y valor se corresponden aproximadamente mediante los ajustes hechos por las entidades emisoras, sus desfases sistémicos no pueden ser explicados sin estar concientes de que son dos cosas esencialmente diferentes. Como ya lo habíamos adelantado, los precios adquieren así, bajo esta perspectiva, un carácter determinativo que en la realidad, en el mundo de la economía real, no lo tienen y queda pobremente explicado el origen del crecimiento económico. 3,2. Los supuestos poco realistas del modelo basado en el valor-utilidad Si las críticas de la explicación del valor y del crecimiento de la riqueza por parte de la teoría del V-U son considerables, son también considerables las que analizan los supuestos sobre los que se construye su modelo explicativo. Solo que estas no emplazan el corazón como es la teoría del valor para este, sino que debaten sobre el realismo de sus supuestos, presentándolo como un modelo abstracto que impide una apropiación de la realidad adecuada como para explicarla con la fidelidad debida. Quizá los primeros que dentro de la misma perspectiva teórica debaten sobre los supuestos del modelo del equilibrio general neoclásico son los que cuestionan la flexibilidad perfecta de los mercados que supone dicho equilibrio. Sobre este punto James señala que Marchall había señalado que la oferta y la demanda de algunos productos no respondía adecuadamente a la fuerza de los movimientos de los precios y había llamado la atención sobre los fenómenos de la complementariedad entre la oferta y la demanda de dos o más mercancías, tales como automóviles, gasolina y llantas, por ejemplo, demostrando que la demanda o la oferta de uno de ellos no reacciona de igual manera al cambio de su precio, como debía hacerlo en un mercado perfecto (ob. cit. p.131). Pero va a ser John Maurice Clark hijo de J. B. Clark el que va a plantear con mayor claridad el problema de los costos constantes (digamos los costos fijos de producción, tales como edificios, maquinaria, vehículos etc.) para poder concebir un comportamiento flexible en la oferta de una empresa a las variaciones del precio de su producto. Los rezagos que implica la acumulación de estos medios de producción a escalas cada vez mayores, para que la empresa pueda reaccionar a una reducción de la demanda de su producto (o una reducción del precio), lleva por lo general al empresario a realizar estrategias empresariales que tienden a inflexibilizar la producción. Cuando los costos constantes representan una porción muy grande del costo total, es más razonable, en el marco de la acumulación de capital, sacar tales costos con la venta del producto a un precio independiente del costo, que reducir la

17 17 planta. Asimismo, el tema de los subproductos no puede sino ser resuelto con independencia del volumen y del precio del producto principal, o finalmente, deben reconocerse las tácticas empresariales para hacer recaer sobre otros, suplidores o comercializadores, los costos de su producción, y así como estas, otras prácticas empresariales y de gestión, que permiten generar condiciones de producción y de vida de la empresa, independientes de las determinaciones de su mercado. Las consecuencias de estas observaciones no son despreciables: En primer lugar queda claro que los precios no siempre determinan consistentemente el comportamiento de la oferta, porque los costos de producción no se corresponden con los precios: el esfuerzo que habíamos visto, por parte del mismo Marshall y de los J. B. Clark, por asociar los costos de producción con los precios de mercado de los productos para reconciliar el marginalismo con la hipótesis clásico del valor, se veía cuestionado, así, por las observaciones empíricas de John Maurice Clark y sus seguidores. El modelo no representaba adecuadamente el comportamiento concreto. Y más aún, y en segundo lugar, cuando se consideraba el mercado de trabajo en su funcionamiento real, no podía identificarse al obrero con el concepto de mercancía como suponía el modelo. El trabajo no se comportaba como una mercancía cualquiera. Y ya no digamos por el efecto sindicalismo que templaba la oferta de mano de obra en virtud de la organización obrera, 22 sino que aspectos mucho más humanos como la indisposición de los obreros de aceptar trabajos con remuneraciones menores a las normalmente recibidas, o empleos de baja calificación, o la reducción de los salarios ya pactados por períodos anuales o hasta quinquenales, o el mismo temor de la empresa de deshacerse de empleados con altas calificaciones y destrezas que pudiesen ir a dar con la competencia, solo por citar algunos aspectos, hacían ingenuo aplicar el modelo para comprender el comportamiento real. 23 Thortein Veblen y sus seguidores que algunos han llamado la Escuela Institucionalista, presentarán en la primera década del siglo pasado, una importante crítica a la corriente del equilibrio general y al marginalismo a partir del famoso ceteris paribus que debía aislar las variables generales del modelo, del resto de las condiciones sociales perturbadoras. Veblen plantea su crítica, a la luz de los más recientes estudios sobre psicología humana, sobre uno de los supuestos más caros al modelo, concretamente al concepto de homo œconomicus. El comportamiento económicamente razonable del individuo que suponía el modelo, esto es sus respuestas hedonistas y egoístas, no representaban fielmente ni el comportamiento de grupos ni de individuos. Y tampoco podía admitir la idea del desarrollo progresivo que estaba implícito en dicho modelo, al presentar al sistema como la expresión final del progreso. 24 Pero quizá, a nuestra manera de ver, la observación más aguda de Veblen es sobre el papel de las costumbres y lo que él denomina las instituciones en dicho comportamiento. Siguiendo su razonamiento, el autor se encuentra nuevamente, con el papel de la propiedad privada y sus efectos determinantes en el funcionamiento económico de las sociedades (James, ob. cit. p ). Plantea así la discusión, en un nivel más general, acercándose de cierta manera a la perspectiva que articula los otros dominios del quehacer social en el esfuerzo expli Desde luego que, de toda la creación, solo los seres humanos pueden organizarse; de ahí que el trabajo como propio de estos, no puede ser una mercancía inerme como cualquier otra sobre la que pueda ejercerse soberanía absoluta por otros seres humanos El espacio no nos permite ser justos con las aportaciones de J. M. Clark a la crítica del modelo neoclásico, en su capacidad de explicar el comportamiento de la economía. Puede verse Hansen, 1966, pp.21-24, para una más correcta apreciación de sus aportes Otros van a abundar en esta misma dirección con mucha mayor profundidad que su descubridor, véase últimamente, Amartia Sen ( )

18 18 cativo del comportamiento de la producción social que habíamos denominado en la introducción a este trabajo como de la Economía Política. 25 De esta manera reaparece en el debate económico, no solo el tema de la necesidad de incorporar los otros dominios del acontecer social en el estudio de los fenómenos económicos, sino que al mismo tiempo se abría un debate dentro de la misma perspectiva de la Economía, sobre la posibilidad de incorporar el aparato institucional al modelo del equilibrio general como un costo de producción. Adelante veremos cómo esta idea dará pie para concebir el sistema institucional, y no solo el legal, sino también usos y costumbres, como medios de regulación de todo el proceso de acumulación de capital que gobierna de manera especial el cambio social. Como ya lo habíamos visto también, el problema que presenta la comprensión del valor por medio de los costos es que la asignación de los respectivos valores a los medios que participan en el proceso productivo no puede hacerse por sus costos. El aumento del valor como resultado de la incorporación del trabajo en cada una de las etapas de ese proceso, por el hecho de su capacidad propia de producir un excedente, no puede ser contabilizado como costo de la fuerza de trabajo. La pesadilla de explicar el crecimiento del valor desde la perspectiva del valor-utilidad o de conciliar la hipótesis clásica con el andamiaje marginalista llevó a Joseph Schumpeter también, a advertir sobre las limitaciones que implican los supuestos del modelo de equilibrio general, como cuando dijo: Por lo mismo, de aquí en adelante haremos abstracción no solo de las guerras, revoluciones, catástrofes naturales y cambios institucionales, sino también de las modificaciones en la política comercial, la legislación bancaria y monetaria y las costumbres relativas a los pagos, las variaciones en las cosechas que se deben a factores climatológicos o a epidemias, los cambios en la producción de oro debidos a descubrimientos fortuitos, etc. A todas estas influencias las llamaremos los factores externos. Veremos que en algunos casos es difícil distinguirlos de las características mismas del comportamiento económico (sic). Todo lo que podemos hacer por el momento es pedir al lector que se atenga al sentido que tiene la distinción general y que acepte que el hombre de negocios sabe perfectamente que una cosa es ordenar una nueva máquina u otra muy distinta pugnar en los círculos parlamentarios por un aumento en los derechos de importación para proteger su industria. También se verá que muchos de los factores que consideramos externos son, cuando se les considera en un plano de altura y con finalidades más amplias, el resultado directo del funcionamiento del sistema capitalista y que, no son factores independientes. Es claro que así es, pero esto no disminuye el valor práctico de la distinción hecha según nuestro punto de vista para satisfacer nuestras finalidades. (Shumpeter, 1935, p.7) El hecho de [ ] que muchos de los factores que consideramos externos son, cuando se les considera en un plano de altura y con finalidades más amplias, el resultado directo del funcionamiento del sistema capitalista [ ], obliga a nuestro autor a crear en razón de sus finalidades, un modelo limitado, que reproduce con cierta fidelidad algunos de los fenómenos de 25 -En un artículo publicado en The American Journal of Sociolgy, Veblen hace un estudio sociológico interesante, aunque ciertamente no en forma de artículo formal sino más bien como ensayo, en el que expresa la idea de que la propiedad privada es una forma de violenta expropiación individual de lo que se podría denominar la propiedad común (Veblen, 1898). Uno no puede menos que ver en esta idea, la hipótesis de la economía política de que el origen del capital se encuentra en la expropiación violenta de los medios originalmente comunes de producción (particularmente la tierra común) a través de la propiedad privada (Engels, 1970, p )

19 19 interés, pero que no puede explicar otros fenómenos del comportamiento general del sistema. 3,3. Los referentes empíricos Pero si la crítica de Shumpeter surgía de una apreciación teorico-metódica de las limitaciones del modelo neoclásico, la crisis de los años 30, la Gran Depresión, como se conoció el período del derrumbe de las bolsas de valores de los países económicamente más poderosos, del cierre en cadena de empresas y negocios, de los mayores índices de desempleo en su historia, etc., va a constituirse en la expresión más cabal de las limitaciones del modelo explicativo basado en la teoría del valor utilidad. Ya las corrientes que habían investigado los movimientos cíclicos del proceso de acumulación de capital, tanto dentro de la vertiente del valor trabajo como dentro de la del valor utilidad, habían expresado hipótesis sobre la tendencia hacia la desproporcionalidad del sistema capitalista. En otras palabras, la constatación empírica del comportamiento de indicadores claves de las economías capitalista, había llevado a concluir en los investigadores afectos al valor utilidad de la existencia de desequilibrios internos del sistema que no eran regulados por el mecanismo automático del mercado, como suponía dicho modelo; y que implicaban desórdenes de gran envergadura en todos los órdenes de la organización social. 26 La respuesta de John Maynard Keynes a los problemas de la desproporcionalidad del sistema va a ser, no obstante las consideraciones anteriores, dentro de la perspectiva del valor utilidad. Keynes tiene que liarse con los fundamentos del modelo neoclásico pero sin llegar a cuestionar su teoría del valor. El que lo haya logrado en forma brillante muestra, precisamente, cómo este principio del valor puede ser mistificado. Los hechos sociales, obstinados como inevitablemente son, dan margen para interpretaciones diversas, a pesar de que así lo vemos nosotros dejen marcas indelebles en las construcciones teóricas que no pueden ser inadvertidas por el investigador íntegro, generando el movimiento convergente entre los modelos de explicación de la realidad social que postulábamos en la introducción de este trabajo. Para formular su Teoría General, Keynes tiene que romper con por lo menos cuatro principios del modelo neoclásico: a) el repudio de la ley de J. B. Say o Ley de los Mercados, que ya había criticado Wicksell en su momento, como lo vimos, según la cual al cambiarse los productos contra los productos, la oferta global es siempre y necesariamente igual a la demanda global, b) el principio del equilibrio general, por el que la interdependencia entre las distintas variables del sistema asegura, en el largo plazo, la igualdad entre la oferta y la demanda globales (de esta manera los factores de la producción se emplean en su totalidad y, por tanto, no hay posibilidad de desempleo de la mano de obra y la tasa de interés equilibra el ahorro con la inversión), c) el principio clásico según el cual el monto del ingreso es un factor dado y conocido y, finalmente, d) la insignificancia del papel del dinero que no podía ejercer influencia ni en el nivel del ingreso ni en el de la actividad generales (James, ob. cit. p.262) Por constituir esta rama del estudio del ciclo una de las más desarrolladas tanto de un lado como del otro, no vamos a abundar en su análisis; considerando también el tiempo disponible para llevar a cabo el estudio que nos hemos propuesto. Sin embargo sí nos parece importante destacar, que la existencia de un comportamiento cíclico de la acumulación de capital fue planteado con toda propiedad desde el modelo originado en la teoría del valor trabajo; desde que el comportamiento normalmente esperado de índices tales como la tasa de ganancia y la composición orgánica del capital, para citar los más importantes, debía conducir a crisis de sobreproducción o de desproporcionalidad del sistema.

20 20 Lo que se ha conocido como la revolución keynesiana constituye, en el fondo, un acto de rompimiento con la legítima pretensión del pensamiento enciclopédico de formular modelos de explicación de la realidad social con coherencia lógica. La pretensión de articulación íntegra y cabal entre los principios y las relaciones entre variables que explican el comportamiento de los fenómenos observados es, a su vez, un principio del pensamiento científico. Y la consistencia con este principio es el que numerosos analistas han reclamado de los distintos modelos surgidos de la perspectiva del valor-utilidad al constatar la dificultad de articular sistemáticamente su concepto de valor con los modelos que surgían de la observación de los fenómenos concretos, particularmente, como se ha visto, con relación al surgimiento del excedente social y el crecimiento de la acumulación de capital. Con Keynes, esos problemas son irrelevantes. Se pasa así de una postura principista a una pragmática, en la que se hacen valer las relaciones inferidas de la observación empírica independientemente de su coherencia sistémica con los principios que sustentan el andamiaje teórico. 27 En primer lugar, el crecimiento del valor (o del ingreso) para esta corriente estaba determinado, en el fondo, por la disposición a invertir en nuevos medios de producción por parte de los dueños de esos medios (como veremos posteriormente). En ese sentido, su visión se acercaba a la idea de la Economía Política del origen del valor. Al abrogar la ley de Say, Keynes abría la posibilidad del crecimiento del valor, aunque no explicara su origen. Obviamente, si se abría la posibilidad de que existiera un excedente originado en el proceso productivo (no importando cuál fuese su fuente) la forma en que este excedente se usara debía influir en el crecimiento del valor o la riqueza. Y la forma en que se usara ese excedente, dependiera de quién lo dispusiera y de las expectativas o intereses que tuviera. Derivada de esta relación el dinero asume ahora un papel determinante en la formación del ingreso. La organización económica altamente monetizada que analiza Keynes está muy lejos de la economía que analizaron los clásicos. El dinero, independientemente que siga siendo esencialmente un medio de cambio, ahora lo vemos desempeñando nuevos papeles como el de atesoramiento (acumulación de valor) o el de forjador de demanda (nuevo valor ficticio adelantado). Así, como para otros elementos, la esencialidad de medio de cambio del dinero, en el sistema que ahora observa no le impide a Keynes el asignarle funciones que, desde una visión ortodoxa, son solo aparentes; esto es, que esconden otras más esenciales. Nuevamente podía argumentarse que esencialmente, el aumento del numerario no podía por sí solo aumentar el valor de la producción, pero en el marco de las relaciones del capitalismo de su época, Keynes estableció nuevas variables y relaciones que permitían explicar el hecho empírico comprobado. Al abrogar la ley de Say, o ley de los mercados como también se le conoce, se abre la posibilidad de que al aumentar el numerario en circulación por parte del ente emisor, este pueda dar pie a que ese nuevo valor ficticio adelantado pueda convertirse en producción real; esto es, pueda generar un excedente de producto real y no meramente convertirse en un aumento generalizado de precios que era lo que suponía el modelo del equilibrio general. El punto de vista de la revolución keynesiana, en segundo lugar, traslada el análisis de arriba hacia abajo, retomando en ese sentido la perspectiva clásica, criticando el secuestro sufrido por el análisis económico a nivel de empresa con el marginalismo, cuando trataba de expli En la Introducción a su libro Guía de Keynes, Alvin H. Hansen (1966), un distinguido discípulo de Keynes, hace un llamado de atención sobre el carácter flexible nosotros lo calificamos más bien de heterodoxo del pensamiento de Keynes, viendo este carácter como una virtud y contraponiéndolo a las posturas ortodoxas del equilibrio general. Recomendamos al lector que quiera ampliar esta idea, a penas sugerida aquí, el libro de Alvin H. Hansen (1966, pp.14-28).

CUESTIONARIO DE INTRODUCCIÓN A LA ECONOMÍA Y POLÍTICA- BIMESTRE I GRADO: ONCE NOMBRE: CURSO: FECHA:

CUESTIONARIO DE INTRODUCCIÓN A LA ECONOMÍA Y POLÍTICA- BIMESTRE I GRADO: ONCE NOMBRE: CURSO: FECHA: CUESTIONARIO DE INTRODUCCIÓN A LA ECONOMÍA Y POLÍTICA- BIMESTRE I GRADO: ONCE NOMBRE: CURSO: FECHA: El primer pensador de la doctrina económica liberal fue Adam Smith, con su obra Ensayo Sobre la Naturaleza

Más detalles

KARL MARX (1818-1883)

KARL MARX (1818-1883) KARL MARX (1818-1883) 1. PROBLEMA DEL CONOCIMIENTO La obra de Marx es el resultado de una triple influencia: la de la filosofía hegeliana; la de la economía política inglesa y la del socialismo francés

Más detalles

GUÍA DOCENTE HISTORIA DEL PENSAMIENTO Y DE LAS INSTITUCIONES ECONOMICAS GRADO EN HISTORIA CURSO 2013-14

GUÍA DOCENTE HISTORIA DEL PENSAMIENTO Y DE LAS INSTITUCIONES ECONOMICAS GRADO EN HISTORIA CURSO 2013-14 GUÍA DOCENTE HISTORIA DEL PENSAMIENTO Y DE LAS INSTITUCIONES ECONOMICAS GRADO EN HISTORIA CURSO 2013-14 Fecha de publicación: 13-09-2013 Vicerrectorado de Profesorado,Titulaciones, Ordenación Académica,

Más detalles

LA ECONOMÍA POLÍTICA DE LA GUERRA

LA ECONOMÍA POLÍTICA DE LA GUERRA ALFREDO LANGA HERRERO LA ECONOMÍA POLÍTICA DE LA GUERRA UNA APROXIMACIÓN TEÓRICA DESDE EL PENSAMIENTO ECONÓMICO Y LAS RELACIONES INTERNACIONALES Icaria Antrazyt PAZ Y CONFLICTOS ÍNDICE Prólogo, Daniel

Más detalles

PLAN DE CURSO PERIODO AGOSTO DICIEMBRE 2015 UNIDAD DE APRENDIZAJE: CIENCIAS SOCIALES 1 (CLAVE DE LA MATERIA 0) CRÉDITOS: 2 SEMESTRE: 3.

PLAN DE CURSO PERIODO AGOSTO DICIEMBRE 2015 UNIDAD DE APRENDIZAJE: CIENCIAS SOCIALES 1 (CLAVE DE LA MATERIA 0) CRÉDITOS: 2 SEMESTRE: 3. PLAN DE CURSO PERIODO AGOSTO DICIEMBRE 2015 UNIDAD DE APRENDIZAJE: CIENCIAS SOCIALES 1 (CLAVE DE LA MATERIA 0) CRÉDITOS: 2 SEMESTRE: 3. Intencionalidad formativa de la unidad de aprendizaje de Ciencias

Más detalles

Capítulo XIII. El pensamiento administrativo francés

Capítulo XIII. El pensamiento administrativo francés Capítulo XIII. El pensamiento administrativo francés Francia es uno de los países en los que, sin lugar a dudas, se ha trabajado para establecer los principios de la administración pública. Es evidente

Más detalles

Por quién doblan las campanas.

Por quién doblan las campanas. Porque estudiar economía? La gente lo hace por muchas razones. Porque espera ganar dinero. Porque se consideran analfabetos a aquellos que no comprenden cómo se aplican a la energía las leyes de la oferta

Más detalles

La Fisiocracia proviene del griego: Physis = Naturaleza y Kratos = Poder, Gobierno. Es decir poder o gobierno de la naturaleza.

La Fisiocracia proviene del griego: Physis = Naturaleza y Kratos = Poder, Gobierno. Es decir poder o gobierno de la naturaleza. La fisiocracia. 2.1 Teoría de Quesnay. La Fisiocracia proviene del griego: Physis = Naturaleza y Kratos = Poder, Gobierno Es decir poder o gobierno de la naturaleza. Los Fisiócratas: Surgen en Francia.

Más detalles

FILOSOFÍA Justificación

FILOSOFÍA Justificación FILOSOFÍA Justificación La filosofía se presenta como uno de los saberes que fundamenta su pregunta en el ser del hombre, partiendo desde el análisis crítico y reflexivo hasta la propia construcción de

Más detalles

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL NORDESTE FACULTAD DE HUMANIDADES DEPARTAMENTO DE HISTORIA

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL NORDESTE FACULTAD DE HUMANIDADES DEPARTAMENTO DE HISTORIA UNIVERSIDAD NACIONAL DEL NORDESTE FACULTAD DE HUMANIDADES DEPARTAMENTO DE HISTORIA CÁTEDRA: HISTORIA DE ESPAÑA La asignatura pertenece, dentro de los Planes de Estudios vigentes-2000, al área de las Historias

Más detalles

Universidad Pública y desarrollo

Universidad Pública y desarrollo Universidad Pública y desarrollo El camino latinoamericano hacia la sociedad del conocimiento Notas sobre los planteamientos de Rodrigo Arocena, Rector de la Universidad de la República del Uruguay http://www.uchile.cl/seminario-educacion

Más detalles

CRITERIOS DE EVALUACIÓN DE EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA

CRITERIOS DE EVALUACIÓN DE EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA CRITERIOS DE EVALUACIÓN DE EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA 1. Identificar y rechazar, a partir del análisis de hechos reales y figurados, las situaciones de discriminación hacia personas de diferente origen,

Más detalles

CLASIFICACIÓN TRICOTOMICA DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA

CLASIFICACIÓN TRICOTOMICA DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA CLASIFICACIÓN TRICOTOMICA DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA GOBIERNO MERCADO DE FACTORES EMPRESAS FAMILIAS MERCADO DE BIENES Y SERVICIOS S. EXTERNO En esta sesión: i. Qué son las Finanzas Públicas ii. iii. Diferencia

Más detalles

XXII EVENTO NACIONAL DE CIENCIAS BÁSICAS 2015

XXII EVENTO NACIONAL DE CIENCIAS BÁSICAS 2015 COORDINACIÓN SECTORIAL ACADÉMICA DIRECCIÓN DE DESARROLLO PROFESIONAL XXII EVENTO NACIONAL DE CIENCIAS BÁSICAS 2015 TEMARIO DEL ÁREA DE CIENCIAS ECONÓMICO - ADMINISTRATIVAS 2015 XXII EVENTO NACIONAL DE

Más detalles

FIX ZAMUDIO, Héctor y VALENCIA CARMONA, Salvador. Derecho Constitucional Mexicano y Comparado. E. Porrúa, México, 1999. isbn970-07-1792-5. 1067 pp.

FIX ZAMUDIO, Héctor y VALENCIA CARMONA, Salvador. Derecho Constitucional Mexicano y Comparado. E. Porrúa, México, 1999. isbn970-07-1792-5. 1067 pp. FIX ZAMUDIO, Héctor y VALENCIA CARMONA, Salvador. Derecho Constitucional Mexicano y Comparado. E. Porrúa, México, 1999. isbn970-07-1792-5. 1067 pp. Arnaldo Platas Martínez. * Siempre el hecho de darle

Más detalles

EL AHORRO Y SUS DETERMINANTES.

EL AHORRO Y SUS DETERMINANTES. EL AHORRO Y SUS DETERMINANTES. En este trabajo se expone las diferentes teorías del ahorro que han existido, los efectos del ahorro y hemos llevado acabo una regresión para comprobar si el ahorro depende

Más detalles

EL CONOCIMIENTO COMO CIENCIA Y EL PROCESO DE INVESTIGACIÓN

EL CONOCIMIENTO COMO CIENCIA Y EL PROCESO DE INVESTIGACIÓN 1 EL CONOCIMIENTO COMO CIENCIA Y EL PROCESO DE INVESTIGACIÓN Autor: Oscar A. Colmenares D RESUMEN La metodología es un instrumento dirigido a validar la investigación científica y esta, a su vez, es parte

Más detalles

Tema 2 Economía Política y Actividad Financiera Pública

Tema 2 Economía Política y Actividad Financiera Pública Tema 2 Economía Política y Actividad Financiera Pública Hacienda Pública I Grupo II Curso 2009-2010 1 Índice 1. Perspectiva general del Estado en el materialismo histórico. 2. El papel económico del Estado

Más detalles

LICENCIATURA EN RELACIONES INTERNACIONALES 10 - Tablas de equivalencia ASIGNATURAS QUE SE CONSERVAN PLAN SUJ PLAN 2004 NOMBRE

LICENCIATURA EN RELACIONES INTERNACIONALES 10 - Tablas de equivalencia ASIGNATURAS QUE SE CONSERVAN PLAN SUJ PLAN 2004 NOMBRE CLAVE SIGLA 21167 RT051 21169 RT053 21175 RT059 LICENCIATURA EN 10 - Tablas de equivalencia ASIGNATURAS QUE SE CONSERVAN PLAN SUJ PLAN 2004 NOMBRE NOMBRE HORAS OBL OPT CRÉDITOS CLAVE SIGLA ASIGNATURA ASIGNATURA

Más detalles

JURISPRUDENCIA ANALÍTICA

JURISPRUDENCIA ANALÍTICA JURISPRUDENCIA ANALÍTICA John Austin, Sobre la utilidad del estudio de la Jurisprudencia, y traducción y estudio preliminar de Felipe Gonzalez Vicén, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1981.

Más detalles

Isonomía. Revista de Teoría y Filosofía del Derecho ISSN: 1405-0218 editorial.isonomia@gmail.com. Instituto Tecnológico Autónomo de México.

Isonomía. Revista de Teoría y Filosofía del Derecho ISSN: 1405-0218 editorial.isonomia@gmail.com. Instituto Tecnológico Autónomo de México. Isonomía. Revista de Teoría y Filosofía del Derecho ISSN: 1405-0218 editorial.isonomia@gmail.com Instituto Tecnológico Autónomo de México México Meraz, Andrea SOBRE ANTROPOLOGÍA JURÍDICA: PERSPECTIVAS

Más detalles

Unidad 1. Generalidades

Unidad 1. Generalidades Unidad 1 Generalidades ECONOMÍA INTERNACIONAL Y TEORÍA ECONÓMICA La economía internacional estudia las relaciones económicas entre los países. La interdependencia resultante es muy importante para el bienestar

Más detalles

Esquema de las Clases Escuelas de Pensamiento 2003 Capítulo 2

Esquema de las Clases Escuelas de Pensamiento 2003 Capítulo 2 Esquema de las Clases Escuelas de Pensamiento 2003 Capítulo 2 Mercantilistas SXVII/XVIII Fisiócratas 1758 Pre-Capitalistas Smith 1776 Ricardo 1772/1882 Clásicos Malthus 1766/1834 Marx 1818-1883 Neoclásicos

Más detalles

CLASE 1 DERECHO CONSTITUCIONAL II

CLASE 1 DERECHO CONSTITUCIONAL II CLASE 1 DERECHO CONSTITUCIONAL II Introducción: El Derecho Constitucional y su objeto de estudio I. ELEMENTOS BASICOS DE DERECHO C. Y ESTRUCTURA P. Y FORMAS P. 1.1. Conceptos de Derecho: Concepto Subjetivo.-

Más detalles

IV. Factores de Consolidación

IV. Factores de Consolidación Factores PARA Consolidar UNA Empresa IV. Factores de Consolidación L os Factores de la Consolidación Empresarial En esta sección se presentan los resultados obtenidos con técnicas estadísticas sobre los

Más detalles

Plan de Formación para el desarrollo de los Trabajadores Públicos

Plan de Formación para el desarrollo de los Trabajadores Públicos 2011 Plan de Formación para el desarrollo de los Trabajadores Públicos Ciclo de Formación para la Innovación 3ª Seminario: Planificación Operativa Docente: Lic. María Inés Fernández Costa Material de Lectura:

Más detalles

Unidad 1. La economía y su relación con la contaduría,

Unidad 1. La economía y su relación con la contaduría, 1 Unidad 1. La economía y su relación con la contaduría, administración y la informática. 1.1. Elementos económicos. 1.1.1. Hechos económicos. 1.1.2. Actos económicos. 1.1.3. Actividades económicas. 1.2.

Más detalles

FACULTAD DE DERECHO, CIENCIAS SOCIALES Y POLÍTICASDEPARTAMENTO Y ÁREA CURRICULAR DE CIENCIA POLÍTICA

FACULTAD DE DERECHO, CIENCIAS SOCIALES Y POLÍTICASDEPARTAMENTO Y ÁREA CURRICULAR DE CIENCIA POLÍTICA UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA FACULTAD DE DERECHO, CIENCIAS SOCIALES Y POLÍTICASDEPARTAMENTO Y ÁREA CURRICULAR DE CIENCIA POLÍTICA ASIGNATURA:TEORÍAS POLÍTICAS MODERNAS Código: 2015209-1 Créditos: 3.

Más detalles

EL IMPACTO ECONÓMICO Y SOCIAL DE AMÉRICA EN EUROPA

EL IMPACTO ECONÓMICO Y SOCIAL DE AMÉRICA EN EUROPA EL IMPACTO ECONÓMICO Y SOCIAL DE AMÉRICA EN EUROPA La incorporación del Nuevo Mundo al sistema económico y social europeos acarreó transformaciones importantes en estos campos en la propia Europa. El siglo

Más detalles

Esta teoría puede resumirse en las siguientes proposiciones:

Esta teoría puede resumirse en las siguientes proposiciones: J. M. Keynes: Teoría General de la ocupación, el interés y el dinero.... Tal vez un breve resumen de la teoría de la ocupación que se desarrollará en el curso de los siguientes capítulos pueda ayudar al

Más detalles

Contribuciones del Paradigma Conductual

Contribuciones del Paradigma Conductual Contribuciones del Paradigma Conductual A pesar del desarrollo alcanzado a comienzos del siglo XX por la psicología científica, de las contribuciones importantes de los psicólogos en cuanto a: (procesos

Más detalles

Fundaciones y fundamentos del estudio de la comunicación

Fundaciones y fundamentos del estudio de la comunicación Reseñas Fundaciones y fundamentos del estudio de la comunicación María Antonieta Rebeil Corella 1 El libro de Raúl Fuentes Navarro y Carlos Vidales Gonzáles, Fundaciones y fundamentos del estudio de la

Más detalles

Por qué es importante teorizar a la sociedad civil?, Por qué la necesidad por definir una categoría o concepto que aluda a lo social?

Por qué es importante teorizar a la sociedad civil?, Por qué la necesidad por definir una categoría o concepto que aluda a lo social? Por qué es importante teorizar a la sociedad civil?, Por qué la necesidad por definir una categoría o concepto que aluda a lo social? En la búsqueda de respuestas a estos cuestionamientos me resulta pertinente

Más detalles

CÓMO SE HACE Y ESTRUCTURA UN ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN PUBLICABLE?

CÓMO SE HACE Y ESTRUCTURA UN ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN PUBLICABLE? CÓMO SE HACE Y ESTRUCTURA UN ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN PUBLICABLE? José Antonio Segrelles Serrano Departamento de Geografía Humana Universidad de Alicante (España) Correo electrónico: ja.segrelles@ua.es

Más detalles

INTELECTUALES DEL SIGLO XVIII: LOS SALARIOS DEL EMPLEO

INTELECTUALES DEL SIGLO XVIII: LOS SALARIOS DEL EMPLEO INTELECTUALES DEL SIGLO XVIII: LOS SALARIOS DEL EMPLEO Rocío Abril y Paula Polverelli Universidad del CEMA Noviembre 2010 Análisis de las ideas planteadas por Adam Smith en su obra La riqueza de las naciones

Más detalles

La Orientación Educativa ante la reprobación en el bachillerato.

La Orientación Educativa ante la reprobación en el bachillerato. La Orientación Educativa ante la reprobación en el bachillerato. Introducción. El presente ensayo nace de la inquietud de crear una propuesta sobre el análisis del proceso de Orientación Educativa; investigar

Más detalles

Revista Latino-americana de Estudos do Trabalho, Ano 18, nº 30, 2013, 311-316

Revista Latino-americana de Estudos do Trabalho, Ano 18, nº 30, 2013, 311-316 Revista Latino-americana de Estudos do Trabalho, Ano 18, nº 30, 2013, 311-316 Reseña Workplace Conflict. Mobilization and Solidarity in Argentina, de Maurizio Atzeni. Editado por Palgrave Macmillan Basingstone,

Más detalles

Seminario de Pensamiento Político Conceptos de Estado y Nación Rafael Pizarro Rodríguez

Seminario de Pensamiento Político Conceptos de Estado y Nación Rafael Pizarro Rodríguez CONCEPTO DE ESTADO Contexto histórico: En Europa a mediados del siglo XVIII, se presentaban en todas las naciones gobiernos constituidos como monarquías absolutistas, existía un rey, cuyo mandato era explicado

Más detalles

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA. 1 UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA. 1.- IDENTIFICACION. FACULTAD DEPARTAMENTO ASIGNATURA TITULAR : DERECHO Y CIENCIAS POLITICAS : CIENCIA POLITICA : INTRODUCCION AL DERECHO. : Prof. JOSE EDUARDO RODRIGUEZ

Más detalles

Lic. Marcelo Di Ciano DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO I

Lic. Marcelo Di Ciano DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO I DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO I Podemos analizar la distribución del ingreso desde diferentes ópticas, como por ejemplo: 1) dentro de la economía 2) medición de la distribución del ingreso 3) condiciones de

Más detalles

Qué son los impuestos? Cómo nos afectan?

Qué son los impuestos? Cómo nos afectan? 1 Qué son los impuestos? Cómo nos afectan? Cartilla No. 1 Cartilla N 1: Qué son los impuestos? Cómo nos afectan? El Centro Montalvo les presenta una serie de tres cartillas pedagógicas elaboradas con el

Más detalles

ECONOMÍA FEMINISTA: GÉNESIS Y APROXIMACIÓN CONCEPTUAL. La razón para estudiar economía es evitar ser engañado por los economistas Joan Robinson

ECONOMÍA FEMINISTA: GÉNESIS Y APROXIMACIÓN CONCEPTUAL. La razón para estudiar economía es evitar ser engañado por los economistas Joan Robinson ECONOMÍA FEMINISTA: GÉNESIS Y APROXIMACIÓN CONCEPTUAL La razón para estudiar economía es evitar ser engañado por los economistas Joan Robinson Economía feminista Cuando hablamos de economía feminista nos

Más detalles

La restauración de la Iglesia católica en la transición mexicana

La restauración de la Iglesia católica en la transición mexicana La restauración de la Iglesia católica en la transición mexicana Germán Petersen Cortés Las funciones de la Iglesia en el sistema político mexicano, y la interacción de esta con el Estado mexicano, han

Más detalles

La Sociología: concepto y tipos. Principales teorías sociológicas. INTRODUCCIÓN A LA SOCIOLOGÍA: CONCEPTOS FUNDAMENTALES. MÉTODOS Y TÉCNICAS.

La Sociología: concepto y tipos. Principales teorías sociológicas. INTRODUCCIÓN A LA SOCIOLOGÍA: CONCEPTOS FUNDAMENTALES. MÉTODOS Y TÉCNICAS. Bloque 1: La Sociología: concepto y tipos. Principales teorías sociológicas. INTRODUCCIÓN A LA SOCIOLOGÍA: CONCEPTOS FUNDAMENTALES. MÉTODOS Y TÉCNICAS. -Aproximación a la Sociología como ciencia y en relación

Más detalles

1.1. Las fuerzas del cambio social en el surgimiento del capitalismo y creación de condiciones para el origen del Estado

1.1. Las fuerzas del cambio social en el surgimiento del capitalismo y creación de condiciones para el origen del Estado Unidad 1 ORIGEN Y DESARROLLO DEL ESTADO MODERNO 1. INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DEL ESTADO: ORÍGENES Y DESARROLLOS DEL ESTADO MODERNO: Se define el concepto de Estado y su papel en las sociedades contemporáneas,

Más detalles

Germán Darío Valencia Agudelo Economista, Magíster en Ciencia Política de la Universidad de Antioquia. Profesor Asociado del Instituto de Estudios

Germán Darío Valencia Agudelo Economista, Magíster en Ciencia Política de la Universidad de Antioquia. Profesor Asociado del Instituto de Estudios 1 Claves para la cooperación: una visión desde la economía política Germán Darío Valencia Agudelo Economista, Magíster en Ciencia Política de la Universidad de Antioquia. Profesor Asociado del Instituto

Más detalles

1. El Antiguo Régimen: características fundamentales.

1. El Antiguo Régimen: características fundamentales. 1. El Antiguo Régimen: características fundamentales. La razón fundamental para estudiar este apartado inicial es ver el mundo de donde partimos y con el cual rompen tanto la Revolución Francesa como la

Más detalles

CONTRATO SOCIAL: PROBLEMAS. Las teorías a favor de la tesis del contrato social se han planteado en distintos

CONTRATO SOCIAL: PROBLEMAS. Las teorías a favor de la tesis del contrato social se han planteado en distintos CONTRATO SOCIAL: PROBLEMAS 1. Presentación del problema Las teorías a favor de la tesis del contrato social se han planteado en distintos contextos. En filosofía política, por ejemplo, la tesis (o hipótesis)

Más detalles

TEMA 2: EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO 1.1 CIENCIAS EMPÍRICAS Y CIENCIAS FORMALES.

TEMA 2: EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO 1.1 CIENCIAS EMPÍRICAS Y CIENCIAS FORMALES. TEMA 2: EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO Desde sus orígenes, la ciencia se ha convertido en la forma de conocimiento más eficaz que ha desarrollado el ser humano. Su eficacia se debe a la invención y aplicación

Más detalles

Programas de Nivel Secundario

Programas de Nivel Secundario JA Economía JA Economía examina los conceptos fundamentales de la micro, macro y economía internacional. Son siete las actividades requeridas lideradas por voluntarios. Los objetivos clave de aprendizaje

Más detalles

Introducción. Si no sé que no sé, pienso que sé. (Laing, 1970)

Introducción. Si no sé que no sé, pienso que sé. (Laing, 1970) Introducción Si no sé que no sé, pienso que sé. (Laing, 1970) Las experiencias que tenemos nos van enseñando y moldeando como personas. En mi proceso personal de crecimiento, al llegar al final de esta

Más detalles

UNIVERSIDAD DEL CAUCA DEPARTAMENTO DE CIENCIAS CONTABLES ECONÓMICAS Y ADMINISTRATIVAS. Segundo Periodo 2003

UNIVERSIDAD DEL CAUCA DEPARTAMENTO DE CIENCIAS CONTABLES ECONÓMICAS Y ADMINISTRATIVAS. Segundo Periodo 2003 UNIVERSIDAD DEL CAUCA DEPARTAMENTO DE CIENCIAS CONTABLES ECONÓMICAS Y ADMINISTRATIVAS Asignatura: Microeconomía Semestre: Cuarto Vigencia: Segundo Periodo 2003 Programa: Economía Intensidad: 4 horas semanales

Más detalles

COMPETENCIAS DISCIPLINARES BÁSICAS DEL SISTEMA NACIONAL DE BACHILLERATO

COMPETENCIAS DISCIPLINARES BÁSICAS DEL SISTEMA NACIONAL DE BACHILLERATO COMPETENCIAS DISCIPLINARES BÁSICAS DEL SISTEMA NACIONAL DE BACHILLERATO Junio de 2008 Presentación El documento Competencias Genéricas que Expresan el Perfil del Egresado de la EMS incluye las competencias

Más detalles

La época de las. revoluciones burguesas

La época de las. revoluciones burguesas La época de las revoluciones burguesas Contenidos: La época de las revoluciones burguesas. La Ilustración. - Concepto. - Características. - Principales pensadores. La Revolución Francesa. - Antecedentes.

Más detalles

LA FILOSOFÍA, LA ACTITUD Y LAS RAMAS DE LA FILOSOFÍA

LA FILOSOFÍA, LA ACTITUD Y LAS RAMAS DE LA FILOSOFÍA LA FILOSOFÍA, LA ACTITUD Y LAS RAMAS DE LA FILOSOFÍA UNIVERSIDAD DE SAN MARTÍN DE PORRES CENTRO PREUNIVERSITARIO CICLO REGULAR 2011-II SEMANA 05 FERNANDO CÓRDOVA FREYRE CICLO REGULAR 2011-II 1 La filosofía

Más detalles

SOBRE LA DISTINCIÓN ENTRE LO ÍNTIMO, LO PRIVADO Y LO PÚBLICO DE ERNESTO GARZÓN VALDÉS

SOBRE LA DISTINCIÓN ENTRE LO ÍNTIMO, LO PRIVADO Y LO PÚBLICO DE ERNESTO GARZÓN VALDÉS SOBRE LA DISTINCIÓN ENTRE LO ÍNTIMO, LO PRIVADO Y LO PÚBLICO DE ERNESTO GARZÓN VALDÉS Isabel Lifante Vidal Universidad de Alicante RESUMEN. El artículo analiza la distinción entre el ámbito de lo íntimo,

Más detalles

Régimen semestral, sistema curricular flexible, horario diurno

Régimen semestral, sistema curricular flexible, horario diurno D.E. 9457/2009 PLAN DE ESTUDIOS DE LA CARRERA DE DERECHO (Texto actualizado por D.E. 06572/2010) APLICABLE A ALUMNOS INGRESADOS A LA CARRERA A PARTIR DEL AÑO 2010 Artículo 1º: APRUÉBASE el siguiente Plan

Más detalles

ANALISIS DEL CAPITULO 12 LA LIBERTAD INDIVIDUAL COMO UN COMPROMISO SOCIAL

ANALISIS DEL CAPITULO 12 LA LIBERTAD INDIVIDUAL COMO UN COMPROMISO SOCIAL ANALISIS DEL CAPITULO 12 LA LIBERTAD INDIVIDUAL COMO UN COMPROMISO SOCIAL PROLOGO El presente trabajo pretende analizar y reflexionar sobre las principales ideas expuestas en el capítulo 12 de la obra

Más detalles

ADAM SMITH y LA ESCUELA DE ECONOMIA

ADAM SMITH y LA ESCUELA DE ECONOMIA ADAM SMITH y LA ESCUELA DE ECONOMIA CLASICA INGLESA Claudio González Vega La Escuela de Economía Clásica Inglesa agrupa a numerosos economistas y filósofos, entre ellos a: David Hume, Adam Smith, Bentham,

Más detalles

UNIDAD 9 LA FILOSOFÍA EN LA ÉPOCA DE LA ILUSTRACIÓN

UNIDAD 9 LA FILOSOFÍA EN LA ÉPOCA DE LA ILUSTRACIÓN UNIDAD 9 LA FILOSOFÍA EN LA ÉPOCA DE LA ILUSTRACIÓN ÍNDICE EL SIGLO DE LAS LUCES LA ILUSTRACIÓN INGLESA LA ILUSTRACIÓN FRANCESA VOLTAIRE (1694 1778) JEAN-JACQUES ROUSSEAU (1712 1778) CRÍTICA DE LA CULTURA

Más detalles

ELEMENTOS PARA UNA APROXIMACIÓN AL TRABAJO TEÓRICO DE LA EDUCACIÓN FÍSICA EN COLOMBIA

ELEMENTOS PARA UNA APROXIMACIÓN AL TRABAJO TEÓRICO DE LA EDUCACIÓN FÍSICA EN COLOMBIA ELEMENTOS PARA UNA APROXIMACIÓN AL TRABAJO TEÓRICO DE LA EDUCACIÓN FÍSICA EN COLOMBIA Leonel Morales Reina Hace ya algunos años, en especial desde el segundo Congreso Colombiano de Educación Física celebrado

Más detalles

LA INFANCIA COMO CONSTRUCCIÓN SOCIAL

LA INFANCIA COMO CONSTRUCCIÓN SOCIAL LA INFANCIA COMO CONSTRUCCIÓN SOCIAL 1. PUNTO DE PARTIDA. LA CATEGORÍA INFANCIA NO UN HECHO NATURAL Que Significa Que Se Construye? Trabajar con la noción de construcción social nos posibilita ver al sujeto

Más detalles

Fundamentos de la teoría clásica del comercio internacional

Fundamentos de la teoría clásica del comercio internacional Fundamentos de la teoría clásica del comercio internacional Introducción Christian Emmanuel Laguna Reyes (Instituto Politécnico Nacional - Centro de Investigaciones Socioeconómicas Universidad Tecnológica

Más detalles

LA NUEVA GEOGRAFÍA EONÓMICA Y LA ORGANIZACIÓN ESPONTÁNEA. OUTSOURCING RESULTADO DE LA EMERGENCIA?

LA NUEVA GEOGRAFÍA EONÓMICA Y LA ORGANIZACIÓN ESPONTÁNEA. OUTSOURCING RESULTADO DE LA EMERGENCIA? Proyecto de Investigación: Diana Karimmi Corona Solis Licencia en Economía UAM-Xochimilco LA NUEVA GEOGRAFÍA EONÓMICA Y LA ORGANIZACIÓN ESPONTÁNEA. OUTSOURCING RESULTADO DE LA EMERGENCIA? Introducción

Más detalles

1.2. DESARROLLO INDUSTRIAL, LOS MOVIMIENTOS SOCIALES EN EUROPA Y SU REPERCUSION EN MEXICO.

1.2. DESARROLLO INDUSTRIAL, LOS MOVIMIENTOS SOCIALES EN EUROPA Y SU REPERCUSION EN MEXICO. 1.2. DESARROLLO INDUSTRIAL, LOS MOVIMIENTOS SOCIALES EN EUROPA Y SU REPERCUSION EN MEXICO. Después de tantos años de guerra, la economía del país se encontraba en situación critica., las vías de comunicación

Más detalles

Mujeres cuidadoras: entre la obligación y la satisfacción

Mujeres cuidadoras: entre la obligación y la satisfacción Mujeres cuidadoras: entre la obligación y la satisfacción 1 de 5 Cuidar es en el momento actual, el verbo más necesario frente al neoliberalismo patriarcal y la globalización inequitativa. Y, sin embargo,

Más detalles

I. Enfoque de competencias

I. Enfoque de competencias I. Enfoque de competencias I.1 Propósito del enfoque de competencias La necesidad de relacionar de una manera más efectiva la administración óptima del recurso informático con las necesidades del usuario

Más detalles

Reseña. Revista Ciudades, Estados y Política 1 (2):61-65, 2014

Reseña. Revista Ciudades, Estados y Política 1 (2):61-65, 2014 61 Revista Ciudades, Estados y Política 1 (2):61-65, 2014 Sangre y Deuda. Ciudades, Estado y construcción de nación en América Latina. (2014). Miguel Ángel Centeno. Bogotá. Universidad Nacional de Colombia,

Más detalles

En tercer lugar, Acemoglu y Robinson, siguiendo la metodología elegida, toman como ejemplo los sucesos de Egipto que terminaron con el derro-

En tercer lugar, Acemoglu y Robinson, siguiendo la metodología elegida, toman como ejemplo los sucesos de Egipto que terminaron con el derro- ACEMOGLU, Daron y ROBINSON, James A. Por qué Fracasan los Países Los orígenes del poder, la prosperidad y la pobreza Editorial Planeta Chilena S.A. Santiago, 2013 589 páginas Después de la caída del Muro

Más detalles

ANÁLISIS DE DAVID HUME DEL PRINCIPIO DE CAUSALIDAD Francesc Llorens

ANÁLISIS DE DAVID HUME DEL PRINCIPIO DE CAUSALIDAD Francesc Llorens ANÁLISIS DE DAVID HUME DEL PRINCIPIO DE CAUSALIDAD Francesc Llorens QUÉ ES EL PRINCIPIO DE CAUSALIDAD El principio de causalidad es el pilar fundamental de la epistemología de David Hume. Tras determinar,

Más detalles

EXAMEN ECONOMÍA EMPRESARIAL

EXAMEN ECONOMÍA EMPRESARIAL 1 EXAMEN ECONOMÍA EMPRESARIAL OPCIÓN MÚLTIPLE 1.- Los empresarios hacen uso de este enfoque de la ciencia económica cuando buscan determinar qué factores afectan la demanda del producto que venden en el

Más detalles

LA SOCIOLOGÍA DE LA EMPRESA: CONCEPTO Y LÍMITES Fco. Javier Gómez González

LA SOCIOLOGÍA DE LA EMPRESA: CONCEPTO Y LÍMITES Fco. Javier Gómez González LA SOCIOLOGÍA DE LA EMPRESA: CONCEPTO Y LÍMITES Fco. Javier Gómez González Qué es la sociología? La sociología es una ciencia que nace en el siglo XIX con el objetivo de aplicar los recursos científicos

Más detalles

Teoría de la Organización Industrial

Teoría de la Organización Industrial La estructura de mercado, conductas y performances Teoría de la Organización Industrial Los recientes desarrollos en la teoría del comercio internacional están muy ligados a la Teoría de la Organización

Más detalles

Consideraciones acerca de las cuestiones éticas en las organizaciones

Consideraciones acerca de las cuestiones éticas en las organizaciones Consideraciones acerca de las cuestiones éticas en las organizaciones 1. El individuo y las virtudes morales Se está afirmando cada vez con mayor generalidad, la vigencia efectiva de los valores éticos

Más detalles

COMUNICAClONES Y NOTAS

COMUNICAClONES Y NOTAS COMUNICAClONES Y NOTAS La Ilusión de la Deuda Pública (*). El concepto de "ilusión de la Deuda Pública" presenta una larga tradición en el desarrollo de la ciencia económica desde el planteamiento inicial

Más detalles

5. MACROECONOMIA: EL ANALISIS DEL INGRESO NACIONAL

5. MACROECONOMIA: EL ANALISIS DEL INGRESO NACIONAL 5. MACROECONOMIA: EL ANALISIS DEL INGRESO NACIONAL 5.1 Conceptos básicos Como ya se mencionó en el tema 1, la parte medular de la economía como ciencia es la teoría económica, pues es donde han surgido,

Más detalles

Arte y trabajo: una relación de identidad en Marx. Deledda Cros

Arte y trabajo: una relación de identidad en Marx. Deledda Cros Arte y trabajo: una relación de identidad en Marx Deledda Cros Marx nunca escribió un tratado de estética, ni se ocupó de los problemas estéticos en trabajos especiales. Sin embargo, en sus escritos dedicados

Más detalles

I.3. Teoría económica

I.3. Teoría económica I.3. Teoría económica I.3.1. Metodología económica y modelos económicos La teoría económica, dada la complejidad de los procesos que estudia y con el fin de analizar la interacción entre causa y efecto,

Más detalles

Área Académica: Licenciatura en Gestión Tecnológica. Profesor: L.C. Myriam Coronado Meneses

Área Académica: Licenciatura en Gestión Tecnológica. Profesor: L.C. Myriam Coronado Meneses Área Académica: Licenciatura en Gestión Tecnológica Tema:Orígenes de la ciencia Profesor: L.C. Myriam Coronado Meneses Periodo: Enero Junio 2012 Tema: The origins of science Abstract: The origins of science

Más detalles

Desarrollo Económico. Tema 04. Los modelos de los clásicos.

Desarrollo Económico. Tema 04. Los modelos de los clásicos. Contenidos 4.1. Los clásicos 4.2. Adam Smith 4.3. Thomas Malthus 4.4. David Ricardo 4.5. Karl Marx Los clásicos Crecimiento, desarrollo y polí>ca económica, recientes: Revolución Industrial Economistas

Más detalles

INSTITUTO FRANCISCO POSSENTI A.C. Per crucem ad lucem. Preparatoria (1085)

INSTITUTO FRANCISCO POSSENTI A.C. Per crucem ad lucem. Preparatoria (1085) INSTITUTO FRANCISCO POSSENTI A.C. Per crucem ad lucem Preparatoria (1085) GUÍA DE HISTORIA UNIVERSAL CLAVE: 1403 1.- Qué es la Historia? 2.- Cuáles son las edades de la Prehistoria? 3.- En qué consistió

Más detalles

Reflexiones en torno al Currículo para el Profesor de Matemáticas de Secundaria.

Reflexiones en torno al Currículo para el Profesor de Matemáticas de Secundaria. Reflexiones en torno al Currículo para el Profesor de Matemáticas de Secundaria. Prof. Luis Rico Departamento de Didáctica de la Matemática Universidad de Granada Logroño, enero 1997 Presentación dei problema:

Más detalles

INTRODUCCIÓN AL DERECHO Agustín Villalba Zabala

INTRODUCCIÓN AL DERECHO Agustín Villalba Zabala EstecapítulosepublicabajoLicenciaCreativeCommonsBY NC SA3.0 TEMA1(RESUMEN):ELDERECHO. 1. OrígenesdelDerecho ElDerechocomienzaconlaLeydelTalión(ojoporojo,dientepordiente),quesuperalaviolencia a través de

Más detalles

II Jornadas Universidad y Diversidad Funcional: Dis-capacidad, Sociología e Identidad

II Jornadas Universidad y Diversidad Funcional: Dis-capacidad, Sociología e Identidad II Jornadas Universidad y Diversidad Funcional: Dis-capacidad, Sociología e Identidad Facultad de CC. Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid 29, 30 y 31 de octubre de 2008 Diversidad

Más detalles

De qué clase de cuestiones trata la

De qué clase de cuestiones trata la 0 TEMA 1 Los 10 Principios de la Economía 1 En este tema buscamos respuestas a cuestiones como las siguientes: De qué clase de cuestiones trata la economía? Cómo toman los individuos sus decisiones? Cómo

Más detalles

Objetivos del estudio de mercado Introducción

Objetivos del estudio de mercado Introducción Estudio de Mercado Definición El concepto de mercado se refiere a dos ideas relativas a las transacciones comerciales. Por una parte se trata de un lugar físico especializado en las actividades de vender

Más detalles

EL PROBLEMA DE LA VERDAD EN FOUCAULT Y RORTY. Marta Bellocchio ( U.B.A.,C.B.C), Pablo Sebastián García (U.B.A., Ciencias Económicas)

EL PROBLEMA DE LA VERDAD EN FOUCAULT Y RORTY. Marta Bellocchio ( U.B.A.,C.B.C), Pablo Sebastián García (U.B.A., Ciencias Económicas) EL PROBLEMA DE LA VERDAD EN FOUCAULT Y RORTY Marta Bellocchio ( U.B.A.,C.B.C), Pablo Sebastián García (U.B.A., Ciencias Económicas) El problema de la verdad ha sido fuente de discusión filosófica a lo

Más detalles

Programa de Filosofía para 6 y 7 cursos

Programa de Filosofía para 6 y 7 cursos Escuelas Europeas Bureau du Secrétaire général du Conseil Supérieur Unité développement pédagogique Referencia: 1998-D-12-2 Orig. : FR Versión: ES Programa de Filosofía para 6 y 7 cursos Aprobado por el

Más detalles

El balanced scorecard o Cuadro de Mando Integral y el Cuadro de Mando Tradicional: principales diferencias

El balanced scorecard o Cuadro de Mando Integral y el Cuadro de Mando Tradicional: principales diferencias El balanced scorecard o Cuadro de Mando Integral y el Cuadro de Mando Tradicional: principales diferencias Mónica Santos Cebrián Profesora de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Rey Juan

Más detalles

Dr. Adrián Torrealba

Dr. Adrián Torrealba I. El fundamento básico del flat tax El flat tax Hall-Rabushka Dr. Adrián Torrealba El flat tax planteado por los economistas estadounidenses R. HALL y A. RABUSHKA- parte de una vieja teoría que viene

Más detalles

Introducción al Estudio del Derecho

Introducción al Estudio del Derecho Introducción al Estudio del Derecho 1 Sesión No. 1 Nombre: El Derecho y su naturaleza Contextualización La importancia de comprender la naturaleza del Derecho es muy grande si se quiere empezar el estudio

Más detalles

CAPÍTULO I ANTECEDENTES, Y FUNCIONES ACTUALES DEL MERCADO BURSÁTIL EN EL MUNDO

CAPÍTULO I ANTECEDENTES, Y FUNCIONES ACTUALES DEL MERCADO BURSÁTIL EN EL MUNDO CAPÍTULO I ANTECEDENTES, Y FUNCIONES ACTUALES DEL MERCADO BURSÁTIL EN EL MUNDO En el primer capítulo, se muestran los orígenes del concepto mercado que conocemos en nuestros días, los comienzos de los

Más detalles

Tema 6 - Teorías sobre la decisión de dividendos en la empresa

Tema 6 - Teorías sobre la decisión de dividendos en la empresa 6.1 Introducción. PARTE II: Estructura de capital y política de dividendos Tema 6 - Teorías sobre la decisión de dividendos en la empresa 6.2 La decisión sobre dividendos y la maximización de la riqueza

Más detalles

Límites. Definición de derivada.

Límites. Definición de derivada. Capítulo 4 Límites. Definición de derivada. 4.1. Límites e indeterminaciones Hemos visto en el capítulo anterior que para resolver el problema de la recta tangente tenemos que enfrentarnos a expresiones

Más detalles

BENEMÉRITA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE PUEBLA GUÍA TEMÁTICA DEL ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES

BENEMÉRITA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE PUEBLA GUÍA TEMÁTICA DEL ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES BENEMÉRITA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE PUEBLA GUÍA TEMÁTICA DEL ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES Cien cias Sociales y Humanidade s 2012. 1 ÁREA DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES INTRODUCCIÓN El propósito

Más detalles

EL VALOR FINANCIERO EN ECONOMÍA

EL VALOR FINANCIERO EN ECONOMÍA EL VALOR FINANCIERO EN ECONOMÍA Dr. Alfonso Rodríguez Rodríguez 1. Breves apuntes históricos sobre la Teoría del Valor Aristóteles (s.iv a.c.) distinguió entre el valor de uso (subjetivo) y el valor de

Más detalles

Según el DRAE: Qué es el Comercio Internacional?

Según el DRAE: Qué es el Comercio Internacional? Universidad de Los Andes Facultad de Ciencias Económicas y Sociales Escuela de Economía Estructura Económica Mundial Unidad II. Tema N 3 El Comercio Internacional Introducción. : el debate libre comercio

Más detalles

LOS DERECHOS HUMANOS

LOS DERECHOS HUMANOS LOS DERECHOS HUMANOS INTRODUCCIÓN 1. QUÉ SON Y EN QUÉ SE FUNDAMENTAN LOS DERECHOS HUMANOS? 2. LAS TRES GENERACIONES DE DERECHOS HUMANOS 2.1. PRIMERA GENERACIÓN: LOS DERECHOS DE LA LIBERTAD 2.2. SEGUNDA

Más detalles

COMERCIO INTERNACIONAL ECONOMIA CLASICA: VENTAJAS ABSOLUTAS Y COMPARATIVAS

COMERCIO INTERNACIONAL ECONOMIA CLASICA: VENTAJAS ABSOLUTAS Y COMPARATIVAS COMERCIO INTERNACIONAL Cátedra: Lic. Eliana Scialabba ECONOMIA CLASICA: VENTAJAS ABSOLUTAS Y COMPARATIVAS Conceptos básicos de la economía clásica Hasta el mercantilismo inclusive, la riqueza se creaba

Más detalles

John Maynard Keynes. Una presentación breve, simple de entender y sobre todo CORRECTA de su teoría. Autor Andrés Ehmann

John Maynard Keynes. Una presentación breve, simple de entender y sobre todo CORRECTA de su teoría. Autor Andrés Ehmann John Maynard Keynes Una presentación breve, simple de entender y sobre todo CORRECTA de su teoría. Autor Andrés Ehmann Keynes Una presentación breve, simple de entender y sobre todo CORRECTA de su teoría.

Más detalles