CONTRIBUCION DE LAS LEGUMINOSAS DE GRANO EN ROTACION CON CEREALES: UNA REVISION

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "CONTRIBUCION DE LAS LEGUMINOSAS DE GRANO EN ROTACION CON CEREALES: UNA REVISION"

Transcripción

1 Mera M y Rouanet JL (2003) Contribución de las leguminosas de grano en rotación con cereales. In: E. Acevedo (ed) Sustentabilidad de cultivos anuales: Cero labranza y manejo de rastrojos, Universidad de Chile, Facultad de Ciencias Agronómicas, Santiago. Serie Ciencias Agronómicas N pp. CONTRIBUCION DE LAS LEGUMINOSAS DE GRANO EN ROTACION CON CEREALES: UNA REVISION Mario Mera y Juan Luis Rouanet INIA-Carillanca, Casilla 58-D, Casilla 54-D, Temuco, Chile Resumen La contribución de las leguminosas en la rotación de cereales puede materializarse en diferentes formas: aporte en nitrógeno, aporte en fósforo, oportunidad de controlar malezas gramíneas, interrupción del ciclo de enfermedades, mejoramiento de las condiciones físicas del suelo. Las tres últimas pueden provenir también de otras especies, pero las dos primeras se asocian particularmente a leguminosas. En términos generales, la rotación de cultivos se fundamenta en la alternancia de especies con características diferentes en profundidad y desarrollo de raíces, habilidad para absorber nutrientes, susceptibilidad a enfermedades y plagas, malezas asociadas, y épocas de requerimiento de labores. La evidencia acumulada sobre el efecto beneficioso de una leguminosa previo al cereal es abundante. Una compilación de más de 130 experimentos sobre rotación conducidos en Australia mostró que el rendimiento del después de lupino superaba en 45% el rendimiento de sobre. Se afirma que gran parte del 50% de aumento en rendimiento de en Australia entre 1960 y 1980 se debió al uso de mejores rotaciones, con mejor aprovechamiento del nitrógeno proveniente de leguminosas. Resultados igualmente favorables han sido reportados para la rotación arveja- en Canadá. Un cultivo previo de leguminosa puede influir no sólo en el rendimiento, sino también en la calidad del cereal subsiguiente, habiéndose constatado aumentos de 1 a 2% en la proteína del grano. Por lo mismo, una leguminosa puede no ser el cultivo previo apropiado para cebada maltera. Científicos europeos consideran que una mayor proporción de leguminosas en la rotación puede reducir el efecto ambiental negativo asociado a la producción, transporte y aplicación de fertilizantes nitrogenados, contribuyendo a reducir la emisión de gases y el efecto invernadero. Pese a todo lo anterior, es preciso que una leguminosa gane su espacio en la rotación per se, sobre la base de una rentabilidad mínima, y sin duda la investigación es crucial para hacer estos cultivos más rentables y competitivos.

2 2 Abstract The contribution of grain legumes in rotation with cereals may take different forms: improved N availability, improved P availability, improved control of grass weeds, interruption of the cycle of some diseases, improved soil physical conditions. The latter three ones may come from various other crops as well, but the first two are associated particularly with legume species. Crop rotation is based on alternating species that differ in root depth and pattern of development, nutrient absorption ability, susceptibility to diseases and pests, crop-associated weeds, and labor-demanding periods. Evidence of the beneficial effects of a preceding legume on the behavior of cereals is already abundant. A compilation of over 130 field experiments conducted in Australia showed that yields were 45% higher for wheat following lupins than for wheat following wheat. Similarly, favorable results have been reported for the pea-wheat rotation in Canada. A major part of the 50% increase of wheat yield in Australia has been attributed to the use of improved rotations, with enhanced utilization of the nitrogen from legumes. A previous legume crop can favor not just the yield but also the quality of the succeeding cereal, as 1 to 2% increases in grain protein have been demonstrated. Due to this, a legume may not be a proper preceding crop for malting barley. European scientists consider that an increased proportion of legumes in the rotation may reduce the negative effect associated to the production, transport and application of nitrogen fertilizers, hence contributing to reduce gas emissions and the greenhouse effect. Nevertheless, it is required that a grain legume crop be able to gain per se a place in the rotation, on the basis of a minimum profitability. An increased effort in research appears as a crucial factor to make these crops more competitive. Introducción El uso de leguminosas en rotación con cereales es de antigua data y se menciona ya en antiguos escritos chinos, egipcios y griegos (MacRae and Mehuys, 1985). En términos generales, la rotación de cultivos se fundamenta en la alternancia de especies con características diferentes: diferente profundidad de raíces, diferente habilidad para absorber nutrientes y agua, diferente susceptibilidad a enfermedades y plagas, diferente asociación con malezas, diferentes épocas de requerimiento de labores. González y Ruz (1994) enfatizan la necesidad de lograr sistemas agrícolas más equilibrados en nuestro país y para ello plantean el uso de rotaciones adecuadas. En variados sistemas agrícolas se ha encontrado que el efecto global de una leguminosa en rotación es beneficioso, particularmente en el largo plazo. Varios estudios (Rowland et al., 1988; Evans et al., 1991; Chalk et al., 1993) han verificado que la respuesta de los cereales a un precultivo de leguminosa tiene como base una mayor disponibilidad de nitrógeno. Sin embargo, se ha sumado evidencia de que varios otros factores pueden confluir, entre ellos, mejoras en la estructura del suelo, quiebre del ciclo de enfermedades e incluso plagas, hasta efectos alelopáticos de algunos rastrojos (Peoples and Herridge, 1990). La suma de estos factores explica la presencia de especies leguminosas alternando con cereales en varios países líderes en la producción de cereales, entre los que destacan, arveja en Francia; lupino, arveja,

3 3 garbanzo y haba en Australia; arveja, lenteja y garbanzo en Canadá; soya en los Estados Unidos y Argentina. La rotación de cultivos Con o sin leguminosas, hay evidencia de un beneficio de la rotación para los cultivos que la integran. La eficiencia del uso del nitrógeno por parte del es mayor cuando este sigue a un cultivo no cereal en la rotación, probablemente debido al desarrollo de un sistema radical más efectivo (Sylvester-Bradley et al., 1987, citados por Gooding and Davies, 1997). Según estimaciones del Reino Unido, cultivos de quiebre como raps o papas aportan alrededor de 50 kg ha -1 de N al subsiguiente (Gooding and Davies, 1997). Tal aporte puede superar al de una leguminosa de grano, sin embargo, a diferencia de las leguminosas, cultivos de quiebre como raps o papas requieren fertilización nitrogenada, de manera que el requerimiento global de nitrógeno de la rotación generalmente es menor cuando el cultivo de quiebre es una leguminosa. Como se aprecia en el Cuadro 1, incluso contando con suficiente nitrógeno, es frecuente que los cultivos rindan 10-40% más integrando una rotación que en monocultivo (Hesterman et al., 1986). Desgraciadamente, la agricultura del sur de Chile, basada en cultivos anuales, no cuenta con rotaciones adecuadas (Rouanet, 1989) por falta de acompañantes rentables para los cereales. Desde el punto de vista agronómico, no obstante, las leguminosas de grano son reconocidas como buenos acompañantes de los cereales, lo que es avalado tanto por la experiencia de los agricultores como por los resultados de investigación. En nuestro país, donde una proporción importante del es sembrada de invierno, las leguminosas de grano son convenientes como acompañantes porque, entre otros factores que se revisan más adelante en este artículo, sus residuos se descomponen relativamente rápido y permiten el acondicionamiento del suelo con tiempo suficiente para una siembra temprana de cereal.

4 4 Cuadro 1. Rendimiento en grano de maíz según cultivo previo y aplicación de N fertilizante (Adaptado de Hesterman et al., 1986). N aplicado (kg ha -1 ) Rendimiento de maíz (Mg ha -1 ) Cultivo previo Maíz Soya Alfalfa (3 cortes) Alfalfa (1 corte) Trigo Es ampliamente conocido que las leguminosas pueden aportar nitrógeno a cultivos subsiguientes gracias a la fijación simbiótica de N 2. No obstante, evidencia de que una leguminosa como cultivo previo contribuye al rendimiento del cereal a través de otros factores, además de su aporte en N, ha sido dada en Australia occidental por Rowland et al. (1988), con 16 de 26 casos donde se comparó la rotación - con la rotación lupino- (Figura 1). El patrón de respuesta de curvas paralelas indica que otros factores, aparte del nitrógeno, están jugando un rol en el beneficio de la leguminosa al cereal que le sigue. Curvas convergentes que no intersectan indican respuesta al N y a otros factores. Curvas convergentes que intersectan indican una respuesta enteramente atribuible al N. Figura 1. Rendimiento de grano de en respuesta a la aplicación de N en rotaciones (círculos) o lupino- (triángulos) en Australia occidental. El patrón de respuesta paralelo de (a) fue observado en 12 casos, el de convergencia incompleta de (b) en 4 casos, y el de intersección de (c) en 5 casos. Otros 5 casos no se ajustaron a ninguno de estos patrones. (Adaptado de Rowland et al., 1988).

5 5 En Chile, Novoa et al. (1995) encontraron que los rendimientos de son seriamente afectados por el monocultivo. En un ensayo de cinco años, el rendimiento promedio de sobre fue de aproximadamente 3800 kg ha -1, en comparación a siguiendo a otros cultivos (raps, poroto, soya, maravilla, maíz y papa), donde el promedio superó los 5900 kg ha -1. El rango de variación para estos seis precultivos fue muy estrecho (aproximadamente kg ha -1 ). En un ensayo de monocultivo de llevado por 28 años en INIA La Platina, el rendimiento más bajo se produjo al tercer año, subiendo al mismo nivel de rendimiento del primer año a partir del quinto año. Se concluyó que el monocultivo del es posible siempre que se logre reducir la incidencia de enfermedades, recurriendo a la desinfección del suelo y a una buena fertilización, si se mantiene por más de cinco temporadas, pero ensayos en la precordillera andina de la Octava región indican que se requerirían al menos 14 años (Novoa et al., 1995). Fijación simbiótica de nitrógeno La asociación con bacterias de los géneros Rhizobium o Bradyrhizobium le confiere a las leguminosas la capacidad para fijar nitrógeno atmosférico. La fijación de N por leguminosas fluctúa comúnmente entre kg ha -1 dependiendo de las condiciones ambientales y la capacidad inherente de la especie o el genotipo para producir biomasa (Pala et al., 2000). Según la revisión de LaRue and Patterson (1981), destacan como fijadores de N 2 el haba y el lupino, con estimaciones de y kg ha -1 de N, respectivamente, mediante el método de la diferencia, con respecto a cebada como cultivo no fijador. Para garbanzo y lenteja, las estimaciones, por el mismo método, son de y kg ha -1 de N, respectivamente. Palmason et al. (1992) estimaron la acumulación de N por lupino de hoja angosta en Islandia, entre 70 y 213 kg ha -1, en tanto que Smith et al. (1987) reportaron sólo kg ha -1 de N acumulados por este cultivo en el estado de Washington. Para la soya, las estimaciones también pueden ser sorprendentemente variables, pese a utilizar el mismo método, desde kg ha -1 de N en Iowa, hasta 263 kg ha -1 de N en Washington. Heichel (1987), reportó estimaciones por el método de dilución isotópica, de kg ha -1 de N fijado por garbanzo, por fréjol, por lenteja, por arveja, y por haba, en Alberta, Canadá. El mismo autor presenta mediciones para soya, por el método de diferencia, en seis estados norteamericanos, desde un mínimo de kg ha -1 en Iowa, a un máximo de en Washington. Aunque las cantidades de dinitrógeno fijadas son muy variables, se estima que el lupino puede obtener 70% (Gataulina, 1990), 80% (Dolling, 1997), y hasta 90% (Uncovich et al., 1994) de su nitrógeno vía fijación simbiótica. La cantidad promedio de N en la biomasa aérea de Lupinus angustifolius, obtenida de 48 mediciones, fue 201 kg ha -1, y en Lupinus albus fue 333 kg ha -1, como media de 21 mediciones (Howieson et al., 1998). De acuerdo a lo anterior, estas especies de lupino habrían fijado alrededor de 150 y 250 kg ha -1 de N, respectivamente. En general, los datos indican que 50-80% del N de la biomasa de la leguminosa proviene de la fijación biológica (Buddenhagen, 1990). Según Hamblin et al. (1993), un cultivo de lupino fija más nitrógeno del que finalmente exporta en el

6 6 grano. La mayoría del nitrógeno remanente permanece en los residuos, y otra fracción del nitrógeno fijado puede quedar en el pool de suelo. Hay escasas estimaciones de su magnitud (Chalk, 1998), pero en ciertos estudios se han encontrado grandes cantidades de N mineral después de la cosecha de lupino (Howieson et al, 1998). El origen de este N no es claro; puede provenir de la fijación de N 2 o puede ser consecuencia de la menor utilización del N mineral derivado del suelo por parte del lupino (Howieson et al, 1998). Para algunos, la mayor concentración de nitratos en la zona radical de leguminosas, comparada con la zona radical de no-leguminosas, es claro indicio de la exudación de N por las raíces de las primeras (French et al., 1998). Según Russell and Fillery (1996), alrededor de 27% del nitrógeno que deja el lupino se mineraliza anualmente, y un 74% del nitrógeno mineralizado es absorbido por cada cultivo subsiguiente de. La biomasa radical Algunas estimaciones de fijación se basan en un balance simple de N, donde el N extraído en el grano se descuenta del N total producido por la biomasa aérea, subestimando o ignorando el aporte de las raíces de la leguminosa. Según Peoples (2001), esto explica la discrepancia entre el beneficio pronosticado de una leguminosa en el cereal subsiguiente, de acuerdo a su aporte de nitrógeno, y el beneficio real observado, que generalmente es mayor. El N en la biomasa bajo el suelo constituye entre generalmente entre 15-20% del N en la biomasa total, pero ocasionalmente llega a ser hasta 42% (Jensen and Haugaard-Nielsen, 2002). Con datos de haba, leguminosa que se caracteriza por una alta capacidad de fijación de N 2, Rochester et al. (1998) han determinado que la biomasa bajo el suelo contribuye, en promedio, con 105 kg ha -1 de N adicionales, a la cantidad estimada por mediciones de la biomasa aérea. Los resultados se presentan gráficamente en las Figuras 2 y 3. Figura 2. Cantidades de N 2 fijadas por cultivos comerciales de haba, donde las estimaciones de N fijado asociado a las raíces nodulantes fueron omitidas (a) o incluidas (b) en los cálculos (adaptado de Rochester et al., 1998 y Peoples, 2001).

7 7 Figura 3. N fijado residual después de la cosecha de grano de cultivos comerciales de haba, donde las estimaciones de N fijado asociado a las raíces nodulantes fueron omitidas (a) o incluidas (b) en los cálculos (adaptado de Rochester et al., 1998 y Peoples, 2001). Russell and Fillery (1996) reportaron para un cultivo de lupino de hoja angosta maduro una cantidad total de 321 kg ha -1 de N, de los cuales 91 kg ha -1, esto es, un 28%, provinieron de la biomasa subterránea. Según estos autores, la cantidad y la tasa neta de mineralización del N de la biomasa subterránea del lupino sugieren que esta es una fuente importante de N para el cereal cultivado subsiguientemente. Aporte de nitrógeno El impacto de la rotación con leguminosas en la disponibilidad de nitrógeno para los cultivos de se ha documentado en numerosas oportunidades. Luego de seis años de determinaciones, Widdowson et al. (1987), citados por Gooding and Davies (1997), reportaron niveles promedio de 85 kg ha -1 de N en los 90 cm superiores de suelo luego de un cultivo de haba invernal, en comparación a sólo 45 kg ha -1 de N luego de un cultivo de invernal. Según Burns (1980) citado por Davies et al. (1985), los agricultores del Reino Unido estiman que en la fertilización para cereales puede hacerse una reducción de kg ha -1 de N luego de un cultivo de arveja para grano. En Francia, se estima que un cultivo de arveja retorna al suelo alrededor de 50 kg ha -1 de N (Plancquaert, 1978), aunque se advierte que el aporte de N de la arveja al cultivo subsiguiente puede ser extremadamente variable (Doré et Meynard, 1992; Carrouée et LeSouder, 1992). De acuerdo a experiencias en New South Wales, un buen cultivo de haba contribuye al menos con kg ha -1 de N para el cultivo siguiente (Whitworth, 2001). En el mismo suelo se ha encontrado que el nitrógeno disponible a 60 cm de profundidad aumenta en 70 kg ha -1 luego de un cultivo de haba. También en New South Wales, Herridge (1982) reporta que en un suelo arcilloso el cultivo de recibió del cultivo de lupino un

8 8 aporte equivalente a 80 kg ha -1 de N en un año húmedo para esta región (723 mm), pero sólo 40 kg ha -1 de N en un año considerado seco (421 mm). Esto no es extraño, ya que se ha reportado que el estrés por falta de humedad durante la floración del lupino reduce la tasa de fijación de N 2 (Farrington et al., 1977), lo mismo que el exceso de humedad. En un estudio a largo plazo, Evans et al. (1989, 1991) mostraron que el N 2 fijado total y las contribuciones de N de la arveja y el lupino de hoja angosta correspondían, en promedio, a las cantidades requeridas para mantener la fertilidad de N en rotaciones leguminosa-cereal de New South Wales y Victoria, Australia oriental. De acuerdo a la revisión de Howieson et al. (1998), el aporte neto promedio de N de Lupinus angustifolius en el sudeste de Australia ha sido 67 kg ha -1, y en Australia occidental, de 65 kg ha -1. En el sudeste de Australia ha habido casos de balance negativo, en tanto que en Australia occidental (donde se concentra la gran mayoría de la superficie con lupino) han sido siempre positivos. Unkovich et al. (1994), reportaron 231 kg ha -1 de N acumulados durante la máxima biomasa de lupino de hoja angosta, de los cuales 13% estaba en la biomasa radical. En la biomasa recuperable a la cosecha se encontraban 164 kg ha -1 de N, de los cuales 44% correspondían a N en el grano, 49% a N en residuos aéreos y 7% a N en residuos radicales. En consecuencia, 92 kg ha -1 de N retornaron al suelo luego de la cosecha. Como parte del mismo trabajo, en seis predios de Australia occidental se encontró un rango de 199 a 372 kg ha -1 de N acumulados durante la máxima biomasa aérea de cultivos de lupino de hoja angosta, de los cuales, en promedio, 222 kg ha -1 de N (86%) fueron fijados. En base a los resultados previos, Unkovich et al. (1994) predijeron una adición neta promedio de 65 kg ha -1 de N, con un rango de kg ha -1 por parte de lupinos de hoja angosta cultivados en el sudoeste de Australia. Otras estimaciones para lupino de hoja angosta son más elevadas. Evans et al. (1987) reportaron kg ha -1 de N fijados, de los cuales 120 (47%) fueron exportados en el grano, dejando en el suelo un remanente de kg ha -1 de N. Mahler et al. (1979) estimaron que un cultivo de arveja para grano seco en el noroeste de los Estados Unidos (Palouse), fija entre 20 y 60 kg ha -1 de N. Es evidente que esta cantidad no explica el beneficio observado de la arveja al cereal subsiguiente, ya que sólo en el grano de un cultivo de arveja en la región del Palouse, que rinde en promedio 2216 kg ha -1, se exportan 82 kg ha -1 de N. Sin embargo, como el N del grano corresponde a 60-70% del N total de la planta (Pate, 1977), el cultivo acumularía un total de aproximadamente 126 kg ha -1 de N, de los cuales alrededor de 44 kg ha -1 de N retornarían al suelo con los residuos (Muehlbauer et al., 1983). Esta cifra se acerca a la estimación de Picard et al. (1988), quienes señalan que el aporte real de la arveja al cultivo subsiguiente de en Europa equivale a unos 50 kg ha -1 de N. En el sureste de Australia, donde gran parte del N para el cultivo de proviene de la descomposición de residuos previos y de la fijación simbiótica de leguminosas, Angus et al. (1998) han encontrado que, para cultivos que rindieron menos de 3000 kg ha -1, el N provino principalmente de la mineralización durante el crecimiento del cereal, con una participación menor del N acumulado previo a la siembra. Por el contrario, para cultivos que rindieron más de 4000 kg ha -1, el N provino mayoritariamente del N presente en el suelo al momento de sembrar. Este resultado sugiere la

9 9 conveniencia de un mejoramiento del N mineral previo al establecimiento de un cereal donde se invierte para un alto rendimiento. Contaminación con N percolado La polución provocada por la excesiva utilización de fertilizantes nitrogenados es uno de los problemas asociados la agricultura intensiva, por lo cual el mejor aprovechamiento del nitrógeno fijado simbióticamente se considera crucial para una agricultura sustentable (Graham and Vance, 2000). Como el nitrógeno fijado por la leguminosa puede reemplazar parte o todo el N fertilizante en un sistema de rotación, usualmente la cantidad de nitrógeno percolado disminuye (Power, 1990). Sin embargo, pueden haber excepciones, ya que la estrecha relación C:N en el rastrojo de leguminosas promueve una rápida mineralización del nitrógeno y consecuentemente una acumulación transitoria de nitrato. Por ejemplo, en Nueva Zelanda se encontró que 90 kg ha -1 de N percolaban luego de incorporar residuos de arveja al suelo (Adams and Pattinson, 1985). No obstante, Nicolardot et al. (1996) han encontrado que el comportamiento del rastrojo de leguminosas no difiere del de los rastrojos de cereales. En ambos casos, a fin de reducir el riesgo de precolación de N, debe tomarse en cuenta el tipo de suelo y el ambiente, que regulan la tasa de mineralización del N, para decidir el momento de incorporación de los rastrojos al suelo. Davies et al. (1985) consideran que los cereales sembrados en otoño pueden aprovechar mejor que los cereales sembrados en primavera el nitrógeno residual de una leguminosa, debido a la percolación de N, particularmente luego de leguminosas cuyo residuo es rápidamente descompuesto, como la arveja. Rendimiento y proteína del cereal Una compilación de más de 130 experimentos sobre rotación conducidos en Australia mostró que el rendimiento del después de lupino superaba en 45% el rendimiento de sobre (Rowland et al. 1986). Se afirma que gran parte del 50% de aumento en rendimiento de en Australia entre 1960 y 1980 se debió al uso de mejores rotaciones, con mejor aprovechamiento del nitrógeno proveniente de leguminosas (Gooding and Davies, 1997). Peoples and Herridge (1990) reportaron incrementos en el rendimiento de cereales de 2000 a 3680 kg ha -1 cuando estos siguieron a leguminosas de grano tropicales, que correspondieron a aumentos relativos de 16 a 353% en comparación a los rendimientos del monocultivo cereal-cereal. Al comparar los rendimientos de siguiendo a un cereal (avena), a una oleaginosa (lino) o a una leguminosa (garbanzo, haba, arveja, chícharo, lenteja, lupino, vicia), Strong et al. (1986) encontraron que la absorción de N por el fue mayor en la secuencia leguminosa- que en las secuencias cereal- u oleaginosa-. Sin embargo, los incrementos relativos en rendimiento fueron en general menores que los incrementos relativos en rendimiento de N, sugiriendo que existieron otros factores limitantes del rendimiento. Se ha observado que leguminosas de grano o forrajeras, cultivadas previo a un cultivo de, frecuentemente incrementan no sólo el rendimiento sino también el contenido de proteína del, en comparación a cultivos sucesivos de cereal. Al comparar la rotación arveja- 1:1 con sucesivo,

10 10 en cinco ensayos en Australia durante tres temporadas, se constató que la presencia de la arveja aumentó el rendimiento y la proteína del en 500 kg ha -1 y 2.1%, respectivamente (Gartrell, 1990). Se ha observado una situación similar con lupino. La rotación lupino- 1:1 mejoró el rendimiento y la proteína del en 630 kg ha -1 y 1.1%, respectivamente, con respecto a sucesivo (Rowland and Mason, 1994). El aumento de proteína es importante ya que los productores de australianos reciben mejor precio por este aspecto (Gartrell, 1990). Un cultivo de haba previo al de incrementó el rendimiento del cereal en 82%, desde 1930 a 3510 kg ha -1 y la proteína de 7.2 a 8.1%, en comparación a sobre, en suelos alcalinos de Australia occidental (Bolt, s/f). En el norte de New South Wales, Australia, el rendimiento de siguiendo a habas aumentó en más de 30% y el rendimiento en nitrógeno del grano en 60%, como consecuencia del mayor tenor de proteína (Whitworth, 2001). En el centro-oeste de NSW, Pala et al. (2000) obtuvieron rendimientos 50-55% superiores con siguiendo a cultivos de lupino, arveja o haba, que con sobre, aún habiendo recibido el cereal 40 y 80 kg ha -1 de N fertilizante (Figura 4). El ingreso bruto de las rotaciones con leguminosas fue % superior al de la rotación -. Se han reportado incrementos de 5 y 10% en el rendimiento de después de haba, en comparación a continuo (Dyke and Prew, 1983, citados por Picard et al., 1988). A. Rendimiento de grano B. Margen Bruto Rendimiento Mg ha (0N) 2.74 (40N) 2.99 (80N) lupino (0N) arveja (0N) 3.47 haba (0N) Margen Bruto $ ha (0N) 119 (40N) 110 (80N) lupino (0N) arveja (0N) 263 haba (0N) Figura 4. Rendimientos (A) y margen bruto (B) de a continuación de cultivos de, lupino, arveja y haba. Los ensayos se condujeron en cinco sitios de New South Wales, Australia, y los resultados presentados son medias de los sitios. Las parcelas con fueron divididas en tres tratamientos de nitrógeno (Adaptado de Pala et al., 2000). El manejo del lupino, que evidentemente puede incidir en el rendimiento del mismo, aparentemente también puede afectar el comportamiento del cereal que le sigue. En un ensayo en suelos arenosos de Australia occidental sur (Amjad et al., 1998), el rendimiento del respondió a la dosis de siembra del lupino de hoja angosta establecido la temporada previa. Comparada con 70 kg ha -1, una

11 11 dosis de 140 kg ha -1 de semilla de lupino aumentó el rendimiento del subsiguiente en 6%, tanto aplicando nitrógeno fertilizante al como no haciéndolo. Makasheva (1983) cita trabajos rusos que indican que la arveja es uno de los mejores predecesores para el primaveral y que el grano de proveniente de una rotación con arveja acumuló más proteína y más gluten, incrementando también el volumen y la porosidad del pan. En Chile, en un ultisol de Collipulli, La Araucanía, Rouanet (1989) obtuvo un rendimiento de 1780 kg ha -1 con después de, 4166 kg ha -1 con después de raps y 4280 kg ha -1 con después de lenteja. La misma temporada, en un andisol de Vilcún, La Araucanía, los rendimientos del fueron 3440, 4770 y 6010 kg ha -1, para los mismos tratamientos. El fue fertilizado con dosis normalmente recomendadas, de 150 y 120 kg ha -1 de N para el ultisol y el andisol, respectivamente. Al comparar avena y lenteja como precultivos en el andisol de Vilcún, el rendimiento del fue de 4093 y 6007 kg ha -1, respectivamente (Rouanet, 1989). La avena como precultivo, con adición de nitrógeno fertilizante (150 kg ha -1 ), disminuyó el N del suelo en 48 kg ha -1, en tanto que la lenteja como precultivo, sin adición de N fertilizante, aumentó en 51 kg ha -1 el N inorgánico en los primeros 20 cm de profundidad de suelo, al compararse los valores de inicio y término de la temporada de cultivo. Baer (1989) encontró aumentos significativos de al final de una rotación de nueve años, cuando en ella intercaló lupino, en comparación al monocultivo de (Cuadro 2). Cuadro 2. Efecto de la rotación con lupino en el rendimiento del en La Araucanía. T =, L = lupino (Adaptado de Baer, 1989). Rotación Rendimiento de en 1983 (kg ha -1 ) T T T T T T T T T 2870 T L T L T L T L T 4050 L T T L T L T L T 4300 L L T L T L T L T 4450 Cebada, un caso especial Agronómicamente, todo cereal puede beneficiarse luego de una leguminosa, sin embargo, la mayor disponibilidad de nitrógeno puede ser indeseable desde el punto de vista de su utilización. En Australia, resultados en 60 sitios a través de siete temporadas han llevado a concluir que la cebada es más rentable cuando sigue a un cultivo no-leguminosa (canola o incluso ) en la rotación (Paynter, 2001). Esto se debe a que el productor de cebada maltera debe obtener un grano con proteína entre 9.5 y 11.5%, castigándose el exceso. Los resultados australianos indican que, siguiendo a lupino, la cebada produce un grano con 12.3% de proteína como promedio, en tanto que la misma variedad produce un grano con el tenor requerido cuando sigue a un cultivo no-leguminosa.

12 12 Aporte en fósforo y otros nutrientes En 40% de los suelos del mundo, el crecimiento de los cultivos es limitado por escasez del fósforo disponible para las plantas, y, se proyecta que las reservas mundiales de este elemento serán limitadas dentro de años (Miller et al. 2001). El lupino blanco (Lupinus albus) es reconocido por crecer en suelos con muy bajo fósforo disponible, capacidad asociada a la presencia de aglomerados de raíces en forma de cepillo redondo, cubiertos por gran densidad de pelos radicales, que se desarrollan en respuesta al estrés por fósforo (Keerthisinghe et al., 1998). Estas raíces proteoídeas tienen la particularidad de exudar ácidos orgánicos de cadena corta, particularmente citratos (Gardner et al., 1983), y algunas enzimas, especialmente fosfatasa ácida (Miller et al. 2001), cuya acción solubiliza fosfatos del suelo normalmente no disponibles para las plantas, incrementando la disponibilidad de P y ciertos micronutrientes (Borie, 1990). Gracias a ello, se ha encontrado que el lupino puede utilizar fosfatos inaccesibles para la soya (Braum and Helmke, 1995). Aunque Lupinus albus se destaca entre otras leguminosas, la capacidad de mejorar la disponibilidad de P parece no ser privativa de esta especie. Tanto L. albus como L. angustifolius tienen abundantes pelos radicales y ambos pueden liberar grandes cantidades de protones a la rizosfera, adaptaciones que probablemente contribuyen a una mejor absorción de nutrientes (Perry et al., 1998). Los agricultores del Reino Unido consideran que la fertilización fosfatada y potásica para cereales puede reducirse en kg ha -1 de ambos, P y K, luego de un cultivo de arveja para grano (Burns, 1980, citado por Davies et al.,1985). Esto se atribuye a los residuos con baja relación C:N que deja la leguminosa, que fomentan la actividad microbiana y eventualmente incrementan la disponibilidad de nutrientes (Doran et al., 1987, citados por Power, 1990). Las leguminosas que logran desarrollar una raíz profunda pueden reciclar calcio y otros nutrientes desde el subsuelo (Power, 1990). En rotaciones bien planeadas, las leguminosas pueden aumentar no sólo el N sino también el P del suelo, en comparación a rotaciones de cereales o barbechos. Se piensa que esto es el resultado del estímulo que las leguminosas ejercen sobre el número y la actividad de microorganismos del suelo que participan en la solubilización del fósforo (Muehlbauer et al., 1983). Según Trinick (1977) and Robson (1986), el lupino blanco no forma asociaciones con micorrizas vesículo-arbusculares; sin embargo, trabajos en Chile indican que el lupino es infectado por micorrizas, aunque en un bajo porcentaje (Borie, 1990). Las micorrizas se reconocen como organismos que, en simbiosis con raíces de muchas plantas vasculares, establecen un nexo complementario entre el medio edáfico y el sistema absorbente de la planta, extendiendo la acción del sistema radical (Harley and Smith, 1983). Tal acción favorece la captación de fósforo y otros nutrientes por las plantas con las que se asocian, ejerciendo un efecto significativo sobre el desarrollo de estas últimas. La medida en que las micorrizas pueden contribuir a la captación de nutrientes del lupino, como un sistema complementario a la exudación de citratos por las raíces proteoídeas, es materia aun no concluida.

13 13 Oportunidad para controlar malezas gramíneas La presencia de una leguminosa en la rotación ofrece la posibilidad de utilizar graminicidas más eficaces que los utilizados en cereales, posiblemente de un grupo químico diferente, particularmente en el control de malezas de difícil control como pasto cebolla o avenilla. Rees (1986) considera que uno de los beneficios del lupino como integrante de una rotación en Australia, es la reducción de las malezas presentes en el sistema. En un ensayo en Avonadale, Australia occidental (Thorn, citado por Gartrell, 1990), cuando el cultivo precedente fue lupino con aplicación de herbicida para latifoliadas y herbicida para gramíneas, el alcanzó un rendimiento de 2720 kg ha -1 con un tenor de proteína de 14.0%, en comparación a 1970 kg ha -1 con 11.4% de proteína, cuando el cultivo precedente fue. Naturalmente, además del control de malezas este resultado puede haber sido influenciado por el aporte de nitrógeno del lupino y por una reducción de la incidencia del hongo causante del mal del pie. Además, la presencia de leguminosas de grano en rotación con cereales podría ayudar a retardar la aparición y el aumento de biotipos de gramíneas como avenilla y ballica resistentes herbicidas, como es el caso de los inhibidores de la acetil coenzima-a carbixilasa, si se aprovecha la oportunidad de utilizar durante el cultivo de la leguminosa, un graminicida de un grupo químico diferente al del graminicida empleado durante el cultivo del cereal (N Espinoza, INIA-Carillanca, comunicación personal). Esto, debido a la mayor dificultad que presenta la aparición de resistencia cruzada. En otro plano, la posibilidad de utilizar triazinas (simazina, metribuzina, por ejemplo) en cultivos de leguminosas ofrece la oportunidad para controlar Vulpia spp., maleza que constituye un problema en cereales establecidos con cero labranza. Interrupción del ciclo de enfermedades En condiciones de Australia occidental donde la ocurrencia de enfermedades como mal del pie es importante, el rendimiento de sobre lupino ha superado largamente el rendimiento de sobre (Nelson and Delane, 1991). La rotación con lupino o arveja es recomendada en Australia para el control de esta enfermedad radical, enfatizando la necesidad de que la leguminosa crezca libre de gramíneas para ser efectiva como cultivo de quiebre. En el noroeste de los Estados Unidos, donde Gaeumannomyces graminis var. tritici, causante del mal del pie, es un patógeno peligroso en s de invierno que siguen a un cultivo de cereal, sólo un año de arveja o lenteja como cultivos de quiebre es generalmente suficiente para reducir el inóculo del hongo a niveles seguros para el cultivo de (Cook, 1986). En ensayos realizados en un ultisol de Collipulli y un andisol de Vilcún, ambos en La Araucanía, Chile, el rendimiento de después de y lenteja, fue 2200 y 5200 kg ha -1, respectivamente, en la primera localidad y 2600 y 6000 kg ha -1, respectivamente, en la segunda localidad (Rouanet, 1989). En ambas localidades, la diferencia en rendimiento se atribuyó, en parte, a la presencia de plantas afectadas por mal del pie en el sembrado después de. En forma similar, Cook (1986) señala que las leguminosas disminuyen la incidencia de Cephalosporium, un patógeno radical importante en monocultivos de invernal en el noroeste de los Estados Unidos. En New South Wales, Australia, Felton et al. (1998) observaron una drástica

14 14 disminución de la incidencia de pudrición de la corona, ocasionada por Fusarium graminearum Schwabe Group 1, bajo condiciones de mayor disponibilidad de agua, cuando el seguía a un cultivo de garbanzo. Esta es una de las enfermedades más importantes en la región cerealera del norte de NSW y Queensland, y ha cobrado más importancia económica desde la adopción de mayor retención de rastrojos como medida conservacionista. Wilson and Hamblin (1990) atribuyeron al lupino, como cultivo previo al, un efecto limpiador de la pudrición radical común causada por el hongo Bipolaris sorokiniana (Sacc.) Shoem., de ocurrencia mundial y pero particularmente en Queensland y en Canadá, reconociendo, sin embargo, que el mayor beneficio del lupino sobre el provino del aporte de N residual. Interrupción del desarrollo de nemátodos Las lesiones de raíces provocadas por nematodos son un problema recurrente en cultivos de y cebada en Australia. Se ha encontrado que la rotación con lupino, arveja o haba es efectiva en reducir la incidencia de Pratilenchus spp. (Loughman et al., 1999). Mejoramiento de las condiciones físicas del suelo La presencia de una leguminosa a la rotación contribuye a reducir la relación C:N de los residuos del suelo y, como consecuencia, a un aumento temporal dela biomasa microbiana, la cual mejora la conglomeración del suelo por la acción aglutinante de las hifas (Power, 1990). Mackay and Kladivko (1985) encontraron que una leguminosas como soya o trébol aumentan notablemente la población de lombrices, organismos de conocida eficiencia en la descomposición de residuos. Los mismos autores determinaron que una mayor presencia de lombrices está asociada a un aumento de agregados estables al agua en la superficie del suelo. La mayor agregación del suelo mejora la absorción de agua y aumenta la resistencia del suelo al arrastre, reduciendo el proceso erosivo. La descomposición de una raíz pivotante como la del lupino blanco crea espacios que propician la aireación y mayor retención de humedad en el suelo (E. von Baer, comunicación personal). Hay evidencia de que la acción de la raíz pivotante del lupino en suelos con horizontes compactados facilita la penetración de la raíz del cereal que le sigue. Henderson (1989) observó que gracias a la excepcional profundidad que alcanzan las raíces del lupino en Australia, el cultivo que le sigue tiene mejor acceso al agua almacenada en capas profundas. Esto le ha valido el apodo de arado biológico. Baer (1989), ha encontrado que las raíces del lupino blanco pueden profundizar hasta 2,3 m en un andisol de Cajón, cerca de Temuco, Chile. Sin embargo, en suelos pesados como los ultisoles de La Araucanía, Chile, se ha observado que la raíz de Lupinus albus es incapaz de penetrar la zona de suelo compactada conocida como pié de arado, situación que limita la capacidad del lupino de captar nutrientes y frena drásticamente el desarrollo de su parte aérea (Mera et al., 1999).

15 15 Efectos negativos Si bien las leguminosas pueden proporcionar una serie de beneficios al sistema agrícola, también pueden ejercer algunos efectos negativos. Prácticamente todas las leguminosas contribuyen a aumentar la acción repelente al agua de algunos tipos de suelos agrícolas, particularmente de suelos arenosos (Nelson and Delane, 1991). También se ha ido sumando evidencia de que leguminosas cuyas raíces exudan ácidos orgánicos, como el lupino, pueden acidificar el suelo a cierta profundidad. Según Nelson and Delane (1991) esto podría estar ocurriendo en suelos de Australia sometidos a una rotación intensiva cereal-lupino, con diez a doce años de lupino en un periodo de veinte años. Sin embargo, este proceso tendría una lenta evolución en rotaciones donde las leguminosas participan una vez cada tres o cuatro años. Tal sería la situación en Chile, donde la mayor humedad favorece el desarrollo de enfermedades que afectan a las leguminosas, haciendo necesario el espaciamiento de su participación en la rotación. Fitomejoramiento El mejoramiento genético se ha concentrado en aumentar el rendimiento y en lograr resistencia a enfermedades, pero una agricultura moderna sustentable requiere una visión más holística. Los avances de la Revolución Verde se basaron en gran medida en el uso de altas dosis de fertilización nitrogenada, pero cada vez son más frecuentes las opiniones en el sentido de que ha llegado el momento de intentar sacar más provecho del potencial beneficio de las leguminosas en la rotación. Según Gresshoff (1990), muy poco esfuerzo se ha destinado al mejoramiento genético de la capacidad de fijación de nitrógeno de las leguminosas o a entender las complejidades de la simbiosis. Los esfuerzos podrían orientarse a obtener plantas con un mayor potencial de aporte de nitrógeno. Ya que parte del nitrógeno obtenido por la leguminosa a través de la fijación simbiótica permanece en el rastrojo, puede suponerse que una leguminosa productora de abundante biomasa, a expensas de una menor producción de grano, tendría la capacidad de aportar más nitrógeno al sistema. Sin embargo, Hamblin et al. (1993) encontraron que, pese a existir notables diferencias en la cantidad de nitrógeno residual dejado por Lupinus angustifolius, la relación entre esta cantidad y el rendimiento del subsiguiente era pobre. Esto significaría que elevar el bajo índice de cosecha del lupino a través de mejoramiento genético no tendría mayor impacto en el efecto residual de esta leguminosa. No obstante, para varios autores (Beck and Materon, 1988; Evans et al., 1989; Beck et al., 1991; Saxena et al., 1993; Armstrong et al., 1994; Shwenke et al., 1997; Unkovich et al., 1997; citados por Pala et al., 2000), la fijación de N en leguminosas generalmente es proporcional a la producción de biomasa. Beneficio para la agricultura y la economía chilena Phillips and DeJong (1984) estimaron que las leguminosas de grano cultivadas en los Estados Unidos fijaban más de 2.4 millones de toneladas de N anuales, mientras que el país consumía anualmente 10 millones de toneladas de N fertilizante. Esta última cifra se consideró alarmante (Power and Follett, 1987) porque a inicios de los 60 era inferior a 3 millones de toneladas. Lamentablemente, la menor

16 16 dependencia del nitrógeno fijado simbióticamente y de los inoculantes con rizobios en la agricultura ha continuado (Graham and Vance, 2000). Nuestro país debe tratar de evitar el uso desmedido de fertilizantes nitrogenados sacando el máximo provecho del proceso de fijación biológica de N 2. Rouanet (1989) ha calculado que para producir un kilo de N en el grano cosechado (ya sea o lenteja), se requieren 3,9 kg de N fertilizante para la secuencia -, y sólo 1,5 kg de N fertilizante para la secuencia -lenteja. La contribución de una leguminosa, en términos de aporte neto de N al suelo, está sujeta a un amplio rango de variación e incluso, en casos donde se retiran los residuos, puede ser negativa. Sin embargo, cuando se consideran promedios, el balance es positivo y cercano o superior a 50 kg ha -1, particularmente si se considera el aporte de la biomasa radical. No obstante, es claro que una leguminosa difícilmente pasará a forma parte de la rotación sin mantener un mínimo de rentabilidad per se. Como puntualiza Power (1990), más allá del aporte de nitrógeno, los otros beneficios de las leguminosas, pese a ser significativos y generalmente reconocidos, son frecuentemente subjetivos y variables. Sin embargo, en términos globales, su contribución es reconocida. Por ello, Panell (1998) hace notar que sin los beneficios que el lupino entrega a la producción de cereales, su área de cultivo en Australia occidental sería mucho más baja de lo que es. Actualmente, el lupino se está constituyendo en una opción de rotación rentable en Chile, producto de la demanda de la industria de alimento para peces, particularmente salmones. La arveja constituye un excelente alimento para animales, particularmente valioso para monogástricos, y sería valorada por la industria avícola y porcina de existir un volumen de oferta importante, pero probablemente a un precio que exigiría rendimientos superiores a 4000 kg ha -1 para mantener este cultivo rentable. El mejor nivel de proteína y aceite del lupino, lo posiciona como una opción competitiva para sustituir la importación chilena de concentrados proteicos, principalmente harina de soya, que ya en 1998 sumaba cerca de cien millones de dólares anuales (Mera et al., 2000). La investigación y el mejoramiento genético pueden aumentar la competitividad de las leguminosas, como ha sido demostrado en el caso de la soya. En nuestro país, leguminosas de grano como el lupino tendrán mayor oportunidad de incrementar su participación como acompañantes de los cereales, si cuentan con tal apoyo. Lo mismo puede llegar a ocurrir con leguminosas como el garbanzo y el haba minor, comercializadas como commodities para consumo humano. Literatura Citada Adams JA and JM Pattinson 1985 Nitrate leaching losses under a legume-based crop rotation in Central Canterbury, New Zealand. N.Z. J. Agric. Res. 28: Amjad M, G Riethmuller and R Jarvis 1998 Wheat yield responds to the previous year s lupin seeding rate. Crop Updates 1998: Cereals. Department of Agriculture Western Australia. Accessed August 2002 at: Angus JF, AF van Herwaarden, RA Fischer, GN Howe and DP Heenan 1998 The source of mineral nitrogen for cereal in south-eastern Australia. Aust. J. Agric. Res. 49:

17 17 Armstrong EL, DP Heenan, JS Pate and MJ Unkovich 1997 Nitrogen benefits of lupins, field pea, and chickpea to wheat production in south-eastern Australia. Aust. J. Agric. Res. 48: Baer E von 1989 Lupino, complemento económico en la rotación de cultivos. p In M Mera y E Kehr (eds) Leguminosas como alternativas de rotación para la zona sur. V Seminario Nacional de Leguminosas de Grano, Temuco Julio Serie Carillanca Nº10. Bolt V s/f Wheat in the rotation. Department of Agriculture Western Australia. Moora. Accessed August 2002 at: Borie F 1990 Phosphorus. p In D von Baer (ed) Proceedings of the 6th International Lupin Conference. Temuco-Pucon, Chile, November Braum SM and PA Helmke 1995 White lupin utilizes soil phosphorus that is unavailable to soybean. Plant and Soil 176: Buddenhagen IW 1990 Legumes in farming systems in Mediterranean agriculture. p In AE Osman, MH Ibrahim & MA Jones (eds) The Role of Legumes in the Farming Systems of the Mediterranean Areas. Kluwer, Dordrecht, The Netherlands. Carrouée B et C LeSouder 1992 Azote. Prévision du risqué de fuite en azote derrière une culture de pois. Perspectives Agricoles 171: Chalk PM, CJ Smith, SD Hamilton and P Hopmans 1993 Characterization of the N benefit of a grain legume (Lupinus angustifolius L.) to a cereal (Hordeum vulgare L.) by in situ 15 N isotope dilution technique. Biology and Fertility of Soils 15: Chalk PM 1998 Dynamics of biologically fixed N in legume-cereal rotations: a review. Aust. J. Agric. Res. 49: Cordonnier P, A Guinet and P Leroy 1898 Economic advantage of the introduction of protein crops in large-scale crop farming systems. p In P Plancquaert and R Haggar (eds) Legumes in Farming Systems. Proceedings of a workshop held in Boigneville, France. Directorate-General for Agriculture of the Commission of the European Communities. Kluwer, Dordrecht, The Netherlands. Cook RJ 1986 Wheat management systems in the Pacifc Nortwest. Plant Disease 70(9): Cors F and L Vanorle 1989 Technical and economical aspects of the introduction of the proteaginous pea crop in Belgium. p In P Plancquaert and R Haggar (eds) Legumes in Farming Systems. Proceedings of a workshop held in Boigneville, France. Directorate-General for Agriculture of the Commission of the European Communities. Kluwer, Dordrecht, The Netherlands. Davies DR, GJ Berry, MC Heath and TCK Dawkins 1985 Pea (Pisum sativum L). p In RJ Summerfield and EH Roberts (eds) Grain Legume Crops. Collins, London, UK. Dolling P 1997 Lupin/cereal rotation nitrate leaching and soil acidification in duplex soils. Department of Agriculture Western Australia. Accessed August 2002 at: Doré T et JM Meynard 1992 Protéagineux. Culture du pois et fourniture d azote au blé suivant. Perspectives Agricoles 171:56-61.

18 18 Evans J, GL Turner, GE O Connor and FJ Bergensen 1987 Nitrogen fixation and accretion of soil nitrogen by field-grown lupins (Lupinus angustifolius). Field Crops Res. 16: Evans J, GE O Connor, GL Turner, DR Coventry, NA Fettell, J Mahoney, EL Armstrong and DN Walsgott 1989 N 2 fixation and its value to soil N increases in lupin, field pea and other legumes in south-eastern Australia. Aust. J. Agric. Res. 40: Evans J, NA Fettell, DR Coventry, GE O Connor, DN Walsgott, J Mahoney, and EL Armstrong 1991 Wheat response after temperate crop legumes in south-eastern Australia. Aust. J. Agric. Res. 42: Farrington P, EAN Greenwood, ZW Titmanis, MF Trinick and DW Smith 1977 Fixation, accumulation and distribution of nitrogen in a crop of Lupinus angustifolius cv. Unicrop. Aust. J. Agric. Res. 28: Felton WL, H Marcellos, C Alston, RJ Martin, D Backhouse, LW Burgess and DF Herridge 1998 Chickpea in wheat-based cropping systems of northern New South Wales II. Influence on biomass, grain yield, and crown rot in the following wheat crop. Aust. J. Agric. Res. 49: Flengmark P 1989 Peas as monoculture or in rotation. p In P Plancquaert and R Haggar (eds) Legumes in Farming Systems. Proceedings of a workshop held in Boigneville, France. Directorate- General for Agriculture of the Commission of the European Communities. Kluwer, Dordrecht, The Netherlands. Fougeroux A, J Desbureaux and C Girard 1989 Agronomical effects of spring peas in rotations. p In P Plancquaert and R Haggar (eds) Legumes in Farming Systems. Proceedings of a workshop held in Boigneville, France. Directorate-General for Agriculture of the Commission of the European Communities. Kluwer, Dordrecht, The Netherlands. French B, S Schilizzi, R Kingwell and D Fels 1998 Gross margins and rotational benefits. p In S Loss, N Brandon & KHM Siddique (eds) The Chickpea Book. Agriculture Western Australia Bulletin Gartrell J 1990 Why wheat grain protein levels vary. Farmnote 86/1990. Department of Agriculture Western Australia. Accessed August 2002 at: Gardner WK, DA Barber and DG Parbery 1983 The acquisition of phosphorus by Lupinus albus. III. The probable mechanism by which movement in the soil/root interface is enhanced. Plant and Soil 70: Gataulina GG 1990 Symbiotic and mineral nitrogen in lupin nutrition. p In D von Baer (ed) Proceedings of the 6th International Lupin Conference. Temuco-Pucon, Chile, November Gooding MJ and WP Davies 1997 Wheat Production and Utilization; Systems, Quality and the Environment. 355 p. CAB International, Wallingford, Oxon, UK. González J y E Ruz 1994 La rotación de cultivos; efecto en la sustentabilidad de los sistemas agrícolas. Marco conceptual. Investigación y Progreso Agropecuario Quilamapu 61:6-10.

19 19 Graham PH and CP Vance 2000 Nitrogen fixation in perspective: an overview of research and extension needs. Field Crops Res. 3847:1-14. Gresshoff PM 1990 The importance of biological nitrogen fixation to new crop development. p In J Janick and JE Simon (eds) Advances in New Crops. Timber Press, Portland, Oregon. Hamblin J, R Delane, A Bishop and G Adam 1993 The yield of wheat following lupins: effects of different lupin genotypes and management. Aust. J. Agric. Res. 44: Heichel GH 1987 Legumes as a source of nitrogen in conservation tillage systems. p In JF Power (ed) The Role of Legumes in Conservation Tillage Systems. Soil Conserv. Soc. Am., Ankeny, Iowa. Henderson CWL 1989 Lupin as a biological plough: evidence for, and effects on wheat growth and yield. Aust. J. Exp. Agric. 29:99:102. Herridge DT 1982 Crop rotations involving legumes. p In JM Vincent (ed) Nitrogen Fixation in Legumes. Academic Press, Sydney. Hesterman OB, CC Shaeffer, DK Barnes, WE Lueschen and JH Ford 1986 Alfalfa dry matter and N production and fertilizer N response in legume-corn rotations. Agron. J. 78: Howieson JG, IRP Fillery, AB Legocki, MM Sikorski, T Stepkowski, FR Minchin and MJ Dilworth 1998 Nodulation, nitrogen fixation and nitrogen balance. p In JS Gladstones, CA Atkins & J Hamblin (eds) Lupins as Crop Plants, Biology, Production and Utilization. CAB International, Wallingford, Oxon, UK. Jensen ES 1989 The role of pea cultivation in the nitrogen economy of soils and succeeding crops. p In P Plancquaert and R Haggar (eds) Legumes in Farming Systems. Proceedings of a workshop held in Boigneville, France. Directorate-General for Agriculture of the Commission of the European Communities. Kluwer, Dordrecht, The Netherlands. Jensen ES and H Haugaard-Nielsen 2002 Understanding the role of grain legumes in the N cycling of agroecosystems. Grain Legumes 36: Keerthisinghe G, PJ Hocking, PR Ryan and E Delhaize 1998 Effect of phosphorus supply on the formation and function of proteoid roots of white lupin (Lupinus albus L.). Plant, Cell and Environment 21: LaRue TA and TG Patterson 1981 How much nitrogen do legumes fix? Adv. in Agronomy 34: Longchamp JY 1989 Simulation on consequences of introducing peas in a cereal based farming system. p In P Plancquaert and R Haggar (eds) Legumes in Farming Systems. Proceedings of a workshop held in Boigneville, France. Directorate-General for Agriculture of the Commission of the European Communities. Kluwer, Dordrecht, The Netherlands. Loughman R, S Taylor, V Vanstone, I Riley and D Wright 1998 Crop management options for root lesion nematode. Crop Updates Department of Agriculture Western Australia. Accessed August 2002 at: Mackay AD and EJ Kladivko 1985 Earthworms and rate of breakdown of soybean and maize residues in soil. Soil Biol. Biochem. 17:

20 20 MacRae RJ and GR Mehuys 1985 The effect of green manuring on the physical properties of temperate-area soils. Adv. Soil Sci. 3: Mahler RL, DF Bezdicek and RE Witters 1979 Influence of slope position on nitrogen fixation and yield of dry peas. Agron. J. 71: Makasheva RK 1983 The Pea. Translated from Russian bybr Sharma. Oxonian Press, New Delhi. 267 pp. Mera M, JL Rouanet, A Montenegro e I Pino 1999 Importancia de contar con una leguminosa en la rotación. p In JL Rouanet (ed) Agricultura Conservacionista en Cultivos Anuales, Agricultura de Futuro. Serie Acta Nº3, Centro Regional de Investigación Carillanca, INIA, Temuco. Mera M, E von Baer y S Hazard 2000 Concentrados proteicos Es posible sustituir importaciones? Agroanálisis 196: Miller SS, J Liu, DL Allan, C Menzhuber, M Fedorova and CP Vance 2001 Molecular control of acid phosphatase secretion into the rhizosphere of proteoid roots from phosphorus stressed white lupin. Plant Physiol. 127: Muehlbauer FJ, RW Short and JM Kraft 1983 Description and culture of dry peas. U.S. Department of Agriculture, Agricultural Research Service. Agric. Reviews and Manuals, Western Series, Nº37. Nelson P and R Delane 1991 Producing Lupins in Western Australia. 94 p. Bulletin Department of Agriculture Western Australia. Geraldton. Novoa R, J Carrasco y J García-Huidobro 1995 Efecto del cultivo anterior en los rendimientos. Trigo, papas, porotos, raps, soya, maravilla y maíz. Tierra Adentro 4: Nicolardot B, C Duthion and D Chèneby 1996 Decomposition of crop residues: a rather slow mineralization. Grain Legumes 14: Pala M, E Armstrong and C Johansen 2000 The role of legumes in sustainable cereal production in rainfed areas. p In R Knight (ed) Linking Research and Marketing Opportunities for Pulses in the 21 st Century. Kluwer, Dordrecht, The Netherlands. Palmason F, SKA Danso and G Hardason 1992 Nitrogen accumulation in sole and mixed stands of sweet-blue lupin (Lupinus angustifolius L), rygrass and oats. Plant and Soil 142: Panell DJ 1998 Economic assessment of the role and value of lupins in the farming system. p In JS Gladstones, CA Atkins and J Hamblin (eds) Lupins as Crop Plants, Biology, Production and Utilization. CAB International, Wallingford, Oxon, UK. Pate JS 1977 Nodulation and nitrogen metabolism. p In JF Sutcliffe and JS Pate (eds). The Physiology of the Garden Pea. Academic Press, London. Paynter B 2001 Profitability of barley versus wheat depends on rotation. Memo to the farmer: Centre for Cropping Systems, Northam. Vol. 27, Issue 1. Department of Agriculture Western Australia. Accessed August 2002 at: Peoples MB and DF Herridge 1990 Nitrogen fixation by legumes in tropical and subtropical agriculture. Adv. in Agronomy 44:

Fertilidad y manejo sustentable del recurso suelo. M. Cecilia Céspedes L.

Fertilidad y manejo sustentable del recurso suelo. M. Cecilia Céspedes L. Fertilidad y manejo sustentable del recurso suelo M. Cecilia Céspedes L. Organización de la exposición Fertilidad de suelos Efectos de la agricultura convencional sobre la fertilidad de suelos Manejo sustentable

Más detalles

Revista: La Fertilidad de la Tierra nº 14 (2003) EL ABONO VERDE, UN MANEJO CONTROVERTIDO EN LOS CULTIVOS HERBACEOS DE SECANO

Revista: La Fertilidad de la Tierra nº 14 (2003) EL ABONO VERDE, UN MANEJO CONTROVERTIDO EN LOS CULTIVOS HERBACEOS DE SECANO Revista: La Fertilidad de la Tierra nº 14 (23) EL ABONO VERDE, UN MANEJO CONTROVERTIDO EN LOS CULTIVOS HERBACEOS DE SECANO Carlos Lacasta (*), Nicolás Maire (**) y Ramón Meco (***). (*) Finca Experimental

Más detalles

Publicado en: Agromercado Nº55. Marzo 2001. Cuadernillo Forrajeras 10-13, ISSN Nº 1514-223X.

Publicado en: Agromercado Nº55. Marzo 2001. Cuadernillo Forrajeras 10-13, ISSN Nº 1514-223X. 1 Publicado en: Agromercado Nº55. Marzo 21. Cuadernillo Forrajeras 1-13, ISSN Nº 1514-223X. FERTILIZACION FOSFATADA: RELACION CON LA PRODUCCION DE FORRAJE DE PASTURAS CONSOCIADAS Y DE ALFALFA Y CON LA

Más detalles

Rendimientos de trigo en el SO Bonaerense. II - Efectos de rotación y fertilización nitrogenada

Rendimientos de trigo en el SO Bonaerense. II - Efectos de rotación y fertilización nitrogenada Rendimientos de trigo en el SO Bonaerense. II - Efectos de rotación y fertilización nitrogenada Krüger H., Venanzi S., Minoldo G. y J. Galantini hkruger@correo.inta.gov.ar Introducción El cultivo de trigo

Más detalles

SISTEMAS AGRÍCOLAS-PASTORILES: DETERMINANTES DE SU SUSTENTABILIDAD BIOLÓGICA ECONÓMICA Y SOCIAL.

SISTEMAS AGRÍCOLAS-PASTORILES: DETERMINANTES DE SU SUSTENTABILIDAD BIOLÓGICA ECONÓMICA Y SOCIAL. Introducción SISTEMAS AGRÍCOLAS-PASTORILES: DETERMINANTES DE SU SUSTENTABILIDAD BIOLÓGICA ECONÓMICA Y SOCIAL. Oswaldo Ernst Departamento de Producción Vegetal. Facultad de Agronomía Universidad de la República

Más detalles

LOS ABONOS VERDES. INFORMACIÓN TÉCNICA Arturo Guanche García. Junio

LOS ABONOS VERDES. INFORMACIÓN TÉCNICA Arturo Guanche García. Junio INFORMACIÓN TÉCNICA Arturo Guanche García Junio 2012 1 Definición Entendemos por abono verde el uso de determinadas plantas, tanto individualmente como mezcladas, generalmente de crecimiento rápido, que

Más detalles

Berardo, A. y Marino, M.A. Unidad Integrada Fac. de Ciencias Agrarias EEA INTA Balcarce INTRODUCCION MATERIALES Y METODOS

Berardo, A. y Marino, M.A. Unidad Integrada Fac. de Ciencias Agrarias EEA INTA Balcarce INTRODUCCION MATERIALES Y METODOS EFECTO DE LA FERTILIZACION FOSFATADA SOBRE LA DISPONIBILIDAD DE P Y SU RELACION CON LA PRODUCCION DE FORRAJE EN MOLISOLES DEL SUDESTE BONAERENSE. II ALFALFA. Berardo, A. y Marino, M.A. Unidad Integrada

Más detalles

LABORATORIO DE ANALISIS Página 1 de 5. ANALISIS DE FERTILIZANTES Y AFINES 28/02/2006 LA MATERIA ORGANICA Revisión 1 CSR SERVICIOS

LABORATORIO DE ANALISIS Página 1 de 5. ANALISIS DE FERTILIZANTES Y AFINES 28/02/2006 LA MATERIA ORGANICA Revisión 1 CSR SERVICIOS LABORATORIO DE ANALISIS Página 1 de 5 CSR SERVICIOS VERDADES Y MITOS SOBRE LA MATERIA ORGÁNICA Introducción La rama de la química que se encarga del estudio de los compuestos orgánicos se denomina Química

Más detalles

FERTILIZACIÓN DE ALFALFA FOSFORO Y AZUFRE EN LA PRODUCCIÓN DE ALFALFA EN EL CENTRO DE SANTA FE.

FERTILIZACIÓN DE ALFALFA FOSFORO Y AZUFRE EN LA PRODUCCIÓN DE ALFALFA EN EL CENTRO DE SANTA FE. FERTILIZACIÓN DE ALFALFA FOSFORO Y AZUFRE EN LA PRODUCCIÓN DE ALFALFA EN EL CENTRO DE SANTA FE. Ings. Agrs. Hugo S. Vivas y Luis A. Romero. INTA EEA Rafaela. En el centro de Santa Fe la producción de alfalfa

Más detalles

Guía de uso Cal Agrícola

Guía de uso Cal Agrícola www.soprocal.com Gerencia General Av. Pedro de Valdivia 0193 - Of. 31 Providencia - Santiago - Chile Teléfono: (56-2) 231 8874 / Fax: (56-2) 233 3396 Planta Industrial Av. José Massoud 230 (ex. Av. Valparaíso)

Más detalles

SOILBUILDER : USO DE BIOINOCULANTES COMO HERRAMIENTAS EN EL MANEJO DE RASTROJO

SOILBUILDER : USO DE BIOINOCULANTES COMO HERRAMIENTAS EN EL MANEJO DE RASTROJO BOLETÍN TÉCNICO Nº18 SOILBUILDER : USO DE BIOINOCULANTES COMO HERRAMIENTAS EN EL MANEJO DE RASTROJO INTRODUCCIÓN. Ricardo Valdés, Departamento Técnico ASP Chile S.A. La quema de rastrojos es una práctica

Más detalles

ANÁLISIS ECONÓMICO DE LA UTILIZACIÓN DE INOCULANTE BIOLÓGICO (Rhizobium sp.) EN FRIJOL COMÚN, EN LA REGIÓN BRUNCA, COSTA RICA 1

ANÁLISIS ECONÓMICO DE LA UTILIZACIÓN DE INOCULANTE BIOLÓGICO (Rhizobium sp.) EN FRIJOL COMÚN, EN LA REGIÓN BRUNCA, COSTA RICA 1 AGRONOMÍA MESOAMERICANA 10(2): 37-41. 1999 ANÁLISIS ECONÓMICO DE LA UTILIZACIÓN DE INOCULANTE BIOLÓGICO (Rhizobium sp.) EN FRIJOL COMÚN, EN LA REGIÓN BRUNCA, COSTA RICA 1 Guillermo Flores 2, Juan Carlos

Más detalles

PRODUCCION DE MAIZ Y COMPORTAMIENTO DE HIBRIDOS COMERCIALES

PRODUCCION DE MAIZ Y COMPORTAMIENTO DE HIBRIDOS COMERCIALES PRODUCCION DE MAIZ Y COMPORTAMIENTO DE HIBRIDOS COMERCIALES Orlando Paratori B. Ingeniero Agrónomo La producción de maíz en Chile ha experimentado fuertes incrementos, sobre todo en los últimos años debido

Más detalles

VICIA Y AVENA COMO CULTIVOS DE COBERTURA EN MAIZ

VICIA Y AVENA COMO CULTIVOS DE COBERTURA EN MAIZ VICIA Y AVENA COMO CULTIVOS DE COBERTURA EN MAIZ Capurro, J. (1) ; Dickie, M.J. (2) ; Ninfi, D. (3) ; Zazzarini, A. (3) ; Tosi, E. (3) ; Gonzalez, M.C. (4) (1) AER INTA Cañada de Gómez, Lavalle 1466 (2500,

Más detalles

XXI Foro INIA de colaboración Público Privada sobre Producción Ecológica

XXI Foro INIA de colaboración Público Privada sobre Producción Ecológica XXI Foro INIA de colaboración Público Privada sobre Producción Ecológica Enmiendas orgánicas y fijación simbiótica de nitrógeno para la mejora de la calidad del suelo y de la sanidad vegetal en agricultura

Más detalles

Rotaciones de Cultivos y sus Beneficios para la Agricultura del Sur. Rouanet, J.L. (Ed.). Fundación Chile. Santiago, Chile 91 p.

Rotaciones de Cultivos y sus Beneficios para la Agricultura del Sur. Rouanet, J.L. (Ed.). Fundación Chile. Santiago, Chile 91 p. I. INTRODUCCIÓN II. III. IV. ZONAS AGROECOLÓGICAS DE PRODUCCIÓN AGRÍCOLA Paola Silva, Edmundo Acevedo, Juan Luis Rouanet 1. Zona del Secano Costero e Interior Central (ZSCIC) 2. Zona Central de Riego (ZCR)

Más detalles

TEMPORADA AGRICOLA 2010-2011

TEMPORADA AGRICOLA 2010-2011 JULIO DE 2011 E N F O Q U E E S T A D I S T I C O TEMPORADA AGRICOLA 2010-2011 S U M A R I O Cuántas toneladas de cereales se cosecharon? Página 2-52 Cual es el cultivo con más hectáreas? Página 6-116

Más detalles

Desarrollo y promoción de la labranza cero en Irak y Siria

Desarrollo y promoción de la labranza cero en Irak y Siria Desarrollo y promoción de la labranza cero en Irak y Siria PIGGIN, C.; HADDAD, A.; KHALIL, Y. Centro Internacional para la Investigación Agrícola en el Zonas Áridas, PO Box 5466, Alepo, Siria Resumen Los

Más detalles

MICROORGANISMOS UTILIZADOS COMO FERTILIZANTES BIOLÓGICOS

MICROORGANISMOS UTILIZADOS COMO FERTILIZANTES BIOLÓGICOS 125 UNIDAD IX: FERTILIZANTES BIOLÓGICOS Se denomina fertilizante biológico a aquellos productos formulados con organismos vivos que se utilizan para favorecer la nutrición de las plantas. Se consideran

Más detalles

Cero quema usando prácticas de agricultura de conservación

Cero quema usando prácticas de agricultura de conservación Cero quema usando prácticas de agricultura de conservación José R. Benites Jump Consultor en manejo de tierras y aguas MANEJO Y HERRAMIENTAS QUE DEGRADAN EL SUELO La quema, las pisadas de las personas,

Más detalles

ASPECTOS DEL MANEJO DEL CULTIVO Y DE LA FERTILIZACIÓN NITROGENADA PARA EL SORGO GRANÍFERO.

ASPECTOS DEL MANEJO DEL CULTIVO Y DE LA FERTILIZACIÓN NITROGENADA PARA EL SORGO GRANÍFERO. ASPECTOS DEL MANEJO DEL CULTIVO Y DE LA FERTILIZACIÓN NITROGENADA PARA EL SORGO GRANÍFERO. Ings. Agrs. Hugo Fontanetto ; Oscar Keller ; Julio Albrecht ; Dino Giailevra ; Carlos Negro y Leandro Belotti

Más detalles

EFECTOS DEL NITRÓGENO ORGÁNICO Y MINERAL SOBRE EL RENDIMIENTO DE LA CAÑA DE AZÚCAR

EFECTOS DEL NITRÓGENO ORGÁNICO Y MINERAL SOBRE EL RENDIMIENTO DE LA CAÑA DE AZÚCAR Bioagro 1(3): 63-67. 1998 EFECTOS DEL NITRÓGENO ORGÁNICO Y MINERAL SOBRE EL RENDIMIENTO DE LA CAÑA DE AZÚCAR Luis Zérega * y Teófilo Hernández * RESUMEN Con el propósito de contribuir al conocimiento de

Más detalles

Poroto 2012 Manejo y recomendaciones

Poroto 2012 Manejo y recomendaciones Poroto 2012 Manejo y recomendaciones Programa Granos Legumbres secas Oscar N. Vizgarra y Silvana Mamaní Gonzáles La actividad porotera en la región del NOA tiene más de 50 años de historia y ha recibido

Más detalles

EL CULTIVO DE COLZA EN ARGENTINA. SITUACION ACTUAL Y PERSPECTIVAS

EL CULTIVO DE COLZA EN ARGENTINA. SITUACION ACTUAL Y PERSPECTIVAS EL CULTIVO DE COLZA EN ARGENTINA. SITUACION ACTUAL Y PERSPECTIVAS Ing. Agr. Liliana Beatriz Iriarte, Zulma Beatriz López Chacra Experimental Integrada Barrow CC 50 7500- Tres Arroyos - Argentina Convenio

Más detalles

MAIZ 1- OBJETIVOS 2 - CICLO PRODUCTIVO. Jul Ago Sep Oct Nov Dic Ene Feb Mar Abr May Jun. HSBC Agribusiness Maíz - 1. Labranza-Barbecho.

MAIZ 1- OBJETIVOS 2 - CICLO PRODUCTIVO. Jul Ago Sep Oct Nov Dic Ene Feb Mar Abr May Jun. HSBC Agribusiness Maíz - 1. Labranza-Barbecho. MAIZ 1- OBJETIVOS Principal: lograr el mayor rendimiento del cultivo al menor costo de producción posible. Es el resultado de un período relativamente extenso de tiempo, denominado ciclo, durante el cual

Más detalles

EFECTO DE FERTILIZANTES NITROGENADOS Y LOMBRICOMPOSTA EN LA DISTRIBUCIÓN DE MATERIA SECA Y NODULACIÓN EN FRIJOL

EFECTO DE FERTILIZANTES NITROGENADOS Y LOMBRICOMPOSTA EN LA DISTRIBUCIÓN DE MATERIA SECA Y NODULACIÓN EN FRIJOL EFECTO DE FERTILIZANTES NITROGENADOS Y LOMBRICOMPOSTA EN LA DISTRIBUCIÓN DE MATERIA SECA Y NODULACIÓN EN FRIJOL RESUMEN Martha Azucena Díaz-Rivas 1 Ramón Díaz-Ruiz 2 La investigación se enfocó a generar

Más detalles

Abonado eficiente y rentable en fertirrigación. Solub

Abonado eficiente y rentable en fertirrigación. Solub Abonado eficiente y rentable en fertirrigación. Solub ENTEC Solub - OPTIMIZACIÓN DEL USO DEL NITRÓGENO EN FERTIRRIGACIÓN La optimización del aporte de fertilizantes nitrogenados es uno de los aspectos

Más detalles

EL USO DE BIOFERTILIZANTES EN LA AGRICULTURA

EL USO DE BIOFERTILIZANTES EN LA AGRICULTURA EL USO DE BIOFERTILIZANTES EN LA AGRICULTURA. Oscar Acuña N. Laboratorio de Bioquímica de Procesos Orgánicos Centro de Investigaciones Agronómicas 2511-3062 DEFINICIÓN DE BIOFERTILIZANTE Los biofertilizantes

Más detalles

Cómo controlar la gramilla?

Cómo controlar la gramilla? Cómo controlar la gramilla? Ing. Agr. Julio Perrachón Instituto Plan Agropecuario L a gramilla es una de las malezas más importantes a nivel mundial y también en nuestro país. Por este motivo a partir

Más detalles

Aumento de la capacidad de fijación biológica del nitrógeno

Aumento de la capacidad de fijación biológica del nitrógeno Aumento de la capacidad de fijación biológica del nitrógeno por S.K.A. Danso y D.L. Eskew* Agricultura y alimentación En los últimos decenios se han registrado aumentos espectaculares de la producción

Más detalles

El suelo puede considerarse un ser vivo, porque además de minerales, también viven microorganismos y pequeños animales, plantas y hongos

El suelo puede considerarse un ser vivo, porque además de minerales, también viven microorganismos y pequeños animales, plantas y hongos EL SUELO El suelo puede considerarse un ser vivo, porque además de minerales, también viven microorganismos y pequeños animales, plantas y hongos Tipos de suelos: Los suelos se dividen entre arcillosos,

Más detalles

Simulación de un Modelo de Balance de Nitrógeno en el Sistema Suelo - Caña de Azúcar

Simulación de un Modelo de Balance de Nitrógeno en el Sistema Suelo - Caña de Azúcar Simulación de un Modelo de Balance de Nitrógeno en el Sistema Suelo - Caña de Azúcar 1 Alessandra F. Bergamasco, 2 Luis H. A. Rodrigues, 3 Fabio C. da Silva, 4 Paulo C.O. Trivelin 1 Becario de Maestría

Más detalles

Alelopatía de los rastrojos. Paola Silva Candia Universidad de Chile Diciembre 2003 www.sap.uchile.cl

Alelopatía de los rastrojos. Paola Silva Candia Universidad de Chile Diciembre 2003 www.sap.uchile.cl Alelopatía de los rastrojos Paola Silva Candia Universidad de Chile Diciembre 2003 www.sap.uchile.cl Cero Labranza Rendimiento de trigo (qq/ha) cultivado con distintos rastrojos 40 Rendimiento (qq/ha)

Más detalles

Vicia y avena como cultivos de cobertura en maíz.

Vicia y avena como cultivos de cobertura en maíz. CI Vicia y avena como cultivos de cobertura en maíz. Capurro, J. 1 ; Dickie, M. J. 2 ; Ninfi, D. 3 ;Zazzarini, A. 3 ;Tosi, E. 3 ; González, M.C. 4 1 AER INTA Cañada de Gómez; 2 FCA, UNR; 3 Asesor Técnico;

Más detalles

Alimentos ecológicos:

Alimentos ecológicos: Alimentos ecológicos: buenos para la salud, buenos para la naturaleza En todos los países de la Unión Europea, los ciudadanos están cada vez más interesados por conocer el origen de los alimentos que consumen

Más detalles

RESPUESTA A LA FERTILIZACION CON NITROGENO Y AZUFRE EN EL CULTIVO DE COLZA

RESPUESTA A LA FERTILIZACION CON NITROGENO Y AZUFRE EN EL CULTIVO DE COLZA RESPUESTA A LA FERTILIZACION CON NITROGENO Y AZUFRE EN EL CULTIVO DE COLZA Melchiori, R.J.M. 1 * ; Coll, L. 1 ; Barbagelata P.A. 1,2 & J.M. Pautasso 1 1 INTA Estación Experimental Agropecuaria Paraná *

Más detalles

La vida en el suelo Estratégias agroecológicas para conservar suelos vivos Maria C. Jaizme-Vega Dpto. Protección Vegetal Instituto Canario de

La vida en el suelo Estratégias agroecológicas para conservar suelos vivos Maria C. Jaizme-Vega Dpto. Protección Vegetal Instituto Canario de La vida en el suelo Estratégias agroecológicas para conservar suelos vivos Maria C. Jaizme-Vega Dpto. Protección Vegetal Instituto Canario de Investigaciones Agrarias EL SUELO, ese desconocido Formado

Más detalles

Acciones de Adaptación y Mitigación del Cambio Climático Identificación de capacidades técnicas Proyectos de Investigación

Acciones de Adaptación y Mitigación del Cambio Climático Identificación de capacidades técnicas Proyectos de Investigación Acciones de Adaptación y Mitigación del Cambio Climático Identificación de capacidades técnicas Proyectos de Investigación Dr. Sergio Gómez Rosales Centro Nacional de Investigación Disciplinaria en Fisiología

Más detalles

SANCHEZ Carlos (1), RAMIREZ Margarita (2), RIVERA Benjamin (1), GARCES Rodrigo (1), MONTIEL Virginia (1), CORREDOR Gloria (2)

SANCHEZ Carlos (1), RAMIREZ Margarita (2), RIVERA Benjamin (1), GARCES Rodrigo (1), MONTIEL Virginia (1), CORREDOR Gloria (2) Scientific registration number : 221 Symposium n : 14 Presentation : poster Uso de abonos verdes para mejorar los suelos arroceros de La Mojana en Colombia Utilisation des engrais verts pour améliorer

Más detalles

Ventajas del uso en invernadero del sombreado móvil frente al fijo

Ventajas del uso en invernadero del sombreado móvil frente al fijo ACTAS DE HORTICULTURA Nº 6! Ventajas del uso en invernadero del sombreado móvil frente al fijo M.C. Sánchez-Guerrero, E. Medrano, M.J. Cabezas, P. Lorenzo. IFAPA Centro La Mojonera. Camino San Nicolás,

Más detalles

Evaluación del efecto de la aplicación de un fertilizante foliar ( Niebla Forte ) en una pastura de alfalfa. Informe Final

Evaluación del efecto de la aplicación de un fertilizante foliar ( Niebla Forte ) en una pastura de alfalfa. Informe Final Evaluación del efecto de la aplicación de un fertilizante foliar ( Niebla Forte ) en una pastura de alfalfa Ing. Agr. MSc Beatriz Martín Ing. Agr. Liliana Spiller Informe Final CONVENIO MARCO DE SERVIVIO

Más detalles

Alemania. Francia. Dinamarca. USA (pastoreo) 40 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 Proporción de pastura en la dieta (%)

Alemania. Francia. Dinamarca. USA (pastoreo) 40 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 Proporción de pastura en la dieta (%) EFECTO DEL MANEJO DEL PASTOREO SOBRE LA PRODUCCIÓN DE LECHE Y SÓLIDOS LÁCTEOS Ing. Agrónomo Luis Piña M. Departamento de Producción Animal, Universidad de Chile I. Introducción El forraje proveniente del

Más detalles

MANUAL DE LEGUMINOSAS Y ABONOS VERDES PARA UNA AGRICULTURA SOSTENIBLE Y SOBERANIA ALIMENTARIA

MANUAL DE LEGUMINOSAS Y ABONOS VERDES PARA UNA AGRICULTURA SOSTENIBLE Y SOBERANIA ALIMENTARIA MANUAL DE LEGUMINOSAS Y ABONOS VERDES PARA UNA AGRICULTURA SOSTENIBLE Y SOBERANIA ALIMENTARIA POR: PROYECTO DE DESARROLLO RURAL INTEGRAL VICENTE GUERRERO, A.C. DE TLAXCALA Vicente Guerrero, Municipio Españita,

Más detalles

Requerimientos Nutricionales y Cálculo de Fertilizantes

Requerimientos Nutricionales y Cálculo de Fertilizantes Requerimientos Nutricionales y Cálculo de Fertilizantes El uso de la fuente fertilizante: No se pueden esperar buenos resultados del fertilizante hasta que el agricultor sepa que clase usar y en que cantidad,

Más detalles

Informacion para Extension en Línea Nº 7 1 ISSN 2250-8511

Informacion para Extension en Línea Nº 7 1 ISSN 2250-8511 1 ISSN 2250-8511 Análisis de costo beneficio en cultivos de verano Campaña 2014/15 Ghida Daza, Carlos y Urquiza, Beatríz EEA INTA Marcos Juárez. ghidadaza.carlos@inta.gob.ar Palabras clave: márgenes, cultivo,

Más detalles

Herramientas para la determinación de la dosis y el momento de aplicación de nitrógeno

Herramientas para la determinación de la dosis y el momento de aplicación de nitrógeno Herramientas para la determinación de la dosis y el momento de aplicación de nitrógeno Aplicación de fertilizantes orgánicosy mineralesen cobertera en cereal de invierno A lo largo de este artículo sobre

Más detalles

PROPIEDADES COMPOSTAJE

PROPIEDADES COMPOSTAJE PROPIEDADES COMPOSTAJE COMPOSTAJE Los experimentos efectuados con compost en distintas especies de plantas, demostraron aumento de las cosechas en comparación con los fertilizados con estiércol o abonos

Más detalles

MANUAL DE USO DEL CALCULADOR DE FERTILIDAD DE CULTIVOS

MANUAL DE USO DEL CALCULADOR DE FERTILIDAD DE CULTIVOS MANUAL DE USO DEL CALCULADOR DE FERTILIDAD DE CULTIVOS PROYECTO VINCULACIÓN CIENCIA-EMPRESA: Introducción de Modelos para Mejorar la Producción y Sustentabilidad Ambiental del Cultivo del Maíz 2014-2015

Más detalles

Uso racional de recursos como el agua. Reducción de pérdidas causadas por plagas y/o malezas. Reducción de la labranza / labranza cero.

Uso racional de recursos como el agua. Reducción de pérdidas causadas por plagas y/o malezas. Reducción de la labranza / labranza cero. ASOCIACIÓN DE BIOTECNOLOGÍA VEGETAL AGRÍCOLA & BIOTECNOLOGÍA Por qué los países le apuestan al uso de cultivos genéticamente modificados? En esta edición: Los países siguen apostando por la adopción y

Más detalles

Papa: altos precios y escasez de semilla

Papa: altos precios y escasez de semilla Papa: altos precios y escasez de semilla Octubre OFICINA DE ESTUDIOS Y POLÍTICAS AGRARIAS www.odepa.gob.cl Bernabé Tapia Cruz Papa de guarda, papa temprana, cultivos anuales, prefritas, puré, enfermedades

Más detalles

Microbiótica del suelo Simbiosis y microorganismos (re)generadores

Microbiótica del suelo Simbiosis y microorganismos (re)generadores Microbiótica del suelo Simbiosis y microorganismos (re)generadores Diversos autores dicen que de la vida del suelo conocemos sólo del 3 al 7 %. Y aunque el porcentaje no es exacto deja en claro que es

Más detalles

Efecto de la fertirrigación fosforada en el crecimiento y absorción de nutrientes de la coliflor

Efecto de la fertirrigación fosforada en el crecimiento y absorción de nutrientes de la coliflor Efecto de la fertirrigación fosforada en el crecimiento y absorción de nutrientes de la coliflor M.J. Gil 1, M. Ribó 2, F. Tarazona 2, R. Bartual 2, C. Baixauli 3 y F. Pomares 2 1 Universidad Miguel Hernández.

Más detalles

TRIGO DURUM. Fertilización El manejo de los fertilizantes en trigo es una práctica importante por su influencia en

TRIGO DURUM. Fertilización El manejo de los fertilizantes en trigo es una práctica importante por su influencia en TRIGO DURUM Después de maíz y frijol, el cultivo del trigo se ha mantenido como una opción de siembra relativamente segura en Sonora, donde las condiciones de clima son favorables para el cultivo. Este

Más detalles

BOLSA DE CEREALES DE CÓRDOBA Y CÁMARA DE CEREALES Y AFINES DE CÓRDOBA

BOLSA DE CEREALES DE CÓRDOBA Y CÁMARA DE CEREALES Y AFINES DE CÓRDOBA BOLSA DE CEREALES DE CÓRDOBA Y CÁMARA DE CEREALES Y AFINES DE CÓRDOBA TRIBUNAL ARBITRAL Informe Número 65 Situación de Cultivos Invernales Niveles de fertilización Septiembre 2014 D.I.A. DEPARTAMENTO DE

Más detalles

Distribución de frecuencia de muestras provenientes de cuatro. cuatro agrupaciones de suelos según su ph.

Distribución de frecuencia de muestras provenientes de cuatro. cuatro agrupaciones de suelos según su ph. ACIDEZ DE SUELO René Bernier Villarroel, Ing. Agrónomo M.Sc. Centro Regional de Investigación Remehue, Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA E-mail:rbernier@remehue.inia.cl En la Décima Región

Más detalles

1Rotación de cultivos

1Rotación de cultivos SECRETARIA DE AGRICULTURA, GANADERIA, DESARROLLO RURAL PESCA Y ALIMENTACION Subsecretaría de Desarrollo Rural Dirección General de Apoyos para el Desarrollo Rural Rotación de cultivos Una rotación de cultivos

Más detalles

CICLAJE DE NUTRIENTES POR ANIMALES EN PASTOREO. Amabelia del Pino

CICLAJE DE NUTRIENTES POR ANIMALES EN PASTOREO. Amabelia del Pino CICLAJE DE NUTRIENTES POR ANIMALES EN PASTOREO Amabelia del Pino CICLAJE DE NUTRIENTES BAJO PASTOREO TEMAS A TRATAR: Proporción n de nutrientes a reciclar Factores de ineficiencia del reciclaje Distribución

Más detalles

Alimentos complementarios para producción de carne.

Alimentos complementarios para producción de carne. Alimentos complementarios para producción de carne. Wolfgang Stehr W. Médico Veterinario. Dr. Agr. CENEREMA-UACH wstehr@uach.cl Introducción. Los sistemas crianceros rentables deben basar su producción

Más detalles

Manejo Integrado de malezas. Santiago Barberis Lares S.R.L.

Manejo Integrado de malezas. Santiago Barberis Lares S.R.L. Manejo Integrado de malezas Santiago Barberis Lares S.R.L. . Maleza Ventajas con respecto a las otras plagas Diferencias de control con insectos o con enfermedades. Triangulo Es mucho más probable. Menos

Más detalles

Introducción al curso de Fisiología de Cultivos. Ing. Agr. PhD. Santiago Dogliotti

Introducción al curso de Fisiología de Cultivos. Ing. Agr. PhD. Santiago Dogliotti Introducción al curso de Fisiología de Cultivos Ing. Agr. PhD. Santiago Dogliotti Introducción al curso de Fisiología de Cultivos Ubicación del curso en la carrera Factores que determinan el rendimiento

Más detalles

RECOMENDACIONES DE PRODUCTOS SEPHU EN CULTIVO DE CEREALES (Trigo, Cebada, Centeno, Avena, Mijo, Espelta, etc.)

RECOMENDACIONES DE PRODUCTOS SEPHU EN CULTIVO DE CEREALES (Trigo, Cebada, Centeno, Avena, Mijo, Espelta, etc.) RECOMENDACIONES DE PRODUCTOS SEPHU EN CULTIVO DE CEREALES (Trigo, Cebada, Centeno, Avena, Mijo, Espelta, etc.) Los cereales han sido, son y continuarán siendo la base de la alimentación humana y animal,

Más detalles

INSTITUTO POLITECNICO NACIONAL SECRETARIA DE INVESTIGACION Y POSGRADO

INSTITUTO POLITECNICO NACIONAL SECRETARIA DE INVESTIGACION Y POSGRADO INSTITUTO POLITECNICO NACIONAL SECRETARIA DE INVESTIGACION Y POSGRADO DIRECCIÓN DE ESTUDIOS DE POSGRADO FORMATO GUIA PARA REGISTRO DE ASIGNATURAS I. DATOS DEL PROGRAMA Y LA ASIGNATURA 1.1 NOMBRE DEL PROGRAMA:

Más detalles

UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA Escuela de Post-Grado. Estadistica Aplicada a la FORESTERIA II INDICE DE TEMAS

UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA Escuela de Post-Grado. Estadistica Aplicada a la FORESTERIA II INDICE DE TEMAS UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA Escuela de Post-Grado Estadistica Aplicada a la FORESTERIA II 2007 INDICE DE TEMAS Metodos Generales: 1. Principios basicos del diseño experimental 2. Tipos de experimentos

Más detalles

MANIFIESTO DE PARANA 2004 XIX CACS

MANIFIESTO DE PARANA 2004 XIX CACS MANIFIESTO DE PARANA 2004 XIX CACS Bajo el lema Cambio en el uso de la Tierra, Educación y Sustentabilidad ; más de 500 investigadores y profesionales de nuestro país y el extranjero se reunieron en Paraná

Más detalles

CÓMO HA EVOLUCIONADO EL VOLUMEN DE LECHE Y LA CONCENTRACIÓN DE SÓLIDOS LÁCTEOS EN ALGUNOS REBAÑOS DE LAS REGIONES DE LOS LAGOS Y LOS RÍOS?

CÓMO HA EVOLUCIONADO EL VOLUMEN DE LECHE Y LA CONCENTRACIÓN DE SÓLIDOS LÁCTEOS EN ALGUNOS REBAÑOS DE LAS REGIONES DE LOS LAGOS Y LOS RÍOS? CÓMO HA EVOLUCIONADO EL VOLUMEN DE LECHE Y LA CONCENTRACIÓN DE SÓLIDOS LÁCTEOS EN ALGUNOS REBAÑOS DE LAS REGIONES DE LOS LAGOS Y LOS RÍOS? Méd. Veterinario M. S. Ph. D. Héctor Uribe M. Ing. Agrónomo Mg.

Más detalles

Mezclas de especies forrajeras perennes templadas

Mezclas de especies forrajeras perennes templadas Mezclas de especies forrajeras perennes templadas Ing. Agr. (M.Sc.) Omar Scheneiter * El principal recurso forrajero de la ganadería en la pampa húmeda es la pastura perenne mixta de gramíneas y leguminosas.

Más detalles

RIA. Revista de Investigaciones Agropecuarias ISSN: 0325-8718 Revista.ria@inta.gob.ar Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria Argentina

RIA. Revista de Investigaciones Agropecuarias ISSN: 0325-8718 Revista.ria@inta.gob.ar Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria Argentina RIA. Revista de Investigaciones Agropecuarias ISSN: 0325-8718 Revista.ria@inta.gob.ar Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria Argentina Castilla, Florencia. Una decisión agronómica que combina rotación

Más detalles

Labranza de conservación

Labranza de conservación SECRETARIA DE AGRICULTURA, GANADERIA, DESARROLLO RURAL PESCA Y ALIMENTACION Subsecretaría de Desarrollo Rural Dirección General de Apoyos para el Desarrollo Rural 5 Labranza de conservación L a labranza

Más detalles

Sitio Argentino de Producción Animal

Sitio Argentino de Producción Animal NITRATOS EN EL AGUA SUBTERRÁNEA DEL PARTIDO DE PERGAMINO. EFECTO A LARGO PLAZO DE LA AGRICULTURA CONTINUA EXTENSIVA Y A CORTO PLAZO DE LA PRODUCCIÓN INTENSIVA DE GRANOS. Adrián Andriulo, María L. R. de

Más detalles

Avances Tecnológicos en la Década de los 80 y Perspectivas del Cultivo

Avances Tecnológicos en la Década de los 80 y Perspectivas del Cultivo Tendencias Avances Tecnológicos en la Producción en la Década... Avances Tecnológicos en la Década de los 80 y Perspectivas del Cultivo James H. Cock, Carlos A. Luna y Camilo Isaacs E.* Tendencias en la

Más detalles

NUTRICIÓN ORGÁNICA DE SUELOS

NUTRICIÓN ORGÁNICA DE SUELOS NUTRICIÓN ORGÁNICA DE SUELOS Gastón Fernández Iglesias. PROSUR S.A. Chillán 1. La Nutrición orgánica ideal del suelo y follaje: 1.1. El suelo debe considerarse como un organismo viviente La definición

Más detalles

Análisis Económico y Producción del Maíz (Zea mays L.) Asociado

Análisis Económico y Producción del Maíz (Zea mays L.) Asociado Análisis Económico y Producción del Maíz (Zea mays L.) Asociado con Mucuna (Stizolobium aterrimum) en Siembra Directa y Dos Sistemas de Fertilización Nitrogenada Betty González Osorio 1 y Gorki Díaz Coronel

Más detalles

EFECTO ADITIVO DE LA FERTILIZACIÓN CON FÓSFORO Y AZUFRE SOBRE TRIGO EN UNA ROTACIÓN

EFECTO ADITIVO DE LA FERTILIZACIÓN CON FÓSFORO Y AZUFRE SOBRE TRIGO EN UNA ROTACIÓN EFECTO ADITIVO DE LA FERTILIZACIÓN CON FÓSFORO Y AZUFRE SOBRE TRIGO EN UNA ROTACIÓN VIVAS, Hugo 1 ; VERA CANDIOTI, Nicolás 1 ; ALBRECHT, Ricardo 1 ; MARTINS, Luciano 1, QUAINO, Oscar 1 y HOTIÁN, José Luis

Más detalles

Hacia la Vanguardia en Pasturas

Hacia la Vanguardia en Pasturas Hacia la Vanguardia en Pasturas O. Scheneiter, INTA, EEA Pergamino Jornada Actualización Técnica, CREA Zona Oeste Inchausti, 9 de noviembre de 2012 Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria Últimos

Más detalles

Requerimientos de Suelo y Fertilidad en Alfalfa. ROLANDO DEMANET FILIPPI Instituto de Agroindustria Universidad de La Frontera

Requerimientos de Suelo y Fertilidad en Alfalfa. ROLANDO DEMANET FILIPPI Instituto de Agroindustria Universidad de La Frontera Requerimientos de Suelo y Fertilidad en Alfalfa ROLANDO DEMANET FILIPPI Instituto de Agroindustria Universidad de La Frontera Objetivos Pastoreo Soiling Ensilaje Características de suelo Profundidad mayor

Más detalles

Producción de compostas con desechos orgánicos para el aprovechamiento de agua en el suelo

Producción de compostas con desechos orgánicos para el aprovechamiento de agua en el suelo 195 Producción de compostas con desechos orgánicos para el aprovechamiento de agua en el suelo VALERO-SORIA, Hever Alan*, RUTIAGA-ROMERO, Maricarmen, MORENO-HERNÁNDEZ, Victor Eduardo y SARIÑANA-CAMPA,

Más detalles

CALIBRACIÓN/VALIDACIÓN DEL MODELO AMG PARA SIMULAR LA EVOLUCIÓN DEL STOCK DE CARBONO ORGÁNICO EN SUELOS DE URUGUAY 1

CALIBRACIÓN/VALIDACIÓN DEL MODELO AMG PARA SIMULAR LA EVOLUCIÓN DEL STOCK DE CARBONO ORGÁNICO EN SUELOS DE URUGUAY 1 CALIBRACIÓN/VALIDACIÓN DEL MODELO AMG PARA SIMULAR LA EVOLUCIÓN DEL STOCK DE CARBONO ORGÁNICO EN SUELOS DE URUGUAY 1 Rubio, V. 1 ; Sawchik, J. 1 ; Ernst, O. 2 ; Quincke, A. 1 ; Siri G. 2 1 INIA La Estanzuela,

Más detalles

Algunos fondos vuelven a apostar al trigo

Algunos fondos vuelven a apostar al trigo TRIGO Algunos fondos vuelven a apostar al trigo La primera semana completa del año 2009 comenzó con muchas oscilaciones en los mercados futuros de los commodities agrícolas. Para el trigo los cambios respondieron

Más detalles

Los intercambios de materia y energía en los ecosistemas 4º ESO

Los intercambios de materia y energía en los ecosistemas 4º ESO Los intercambios de materia y energía en los ecosistemas 4º ESO Abril 2011 1. RELACIONES ALIMENTARIAS Forma de transferencia de materia y energía entre individuos Productores: autótrofos, mediante fotosíntesis

Más detalles

ADICIÓN DE VERMICOMPOSTA Y SU EFECTO SOBRE LA PRODUCCION DE BIOMASA RADICULAR, VEGETATIVA Y DE GRANO EN MAÍZ

ADICIÓN DE VERMICOMPOSTA Y SU EFECTO SOBRE LA PRODUCCION DE BIOMASA RADICULAR, VEGETATIVA Y DE GRANO EN MAÍZ ADICIÓN DE VERMICOMPOSTA Y SU EFECTO SOBRE LA PRODUCCION DE BIOMASA RADICULAR, VEGETATIVA Y DE GRANO EN MAÍZ J. C. González Cortés. 1, A. Ávila Bautista 1, M. Alcalá de Jesús. 1, C. A. Ramírez Mandujano.

Más detalles

3. Protección del suelo.

3. Protección del suelo. de cultivos en un área determinada o su repetición continuada en el tiempo crea condiciones para la aparición de plagas. De aquí que los mosaicos de plantas, los policultivos, las rotaciones de cultivos

Más detalles

Análisis de costo beneficio en cultivos de verano Campaña 2013/14

Análisis de costo beneficio en cultivos de verano Campaña 2013/14 Análisis de costo beneficio en cultivos de verano Campaña 2013/14 Ghida Daza,Carlos; Urquiza, Beatriz EEA INTA Marcos Juárez. economiamj@mjuarez.inta.gov.ar. Resúmen Las perspectivas de la campaña 2013/14

Más detalles

Fernando O. Garcia IPNI Cono Sur fgarcia@ipni.net. www.ipni.net

Fernando O. Garcia IPNI Cono Sur fgarcia@ipni.net. www.ipni.net Jornada de Actualizacion Minga Guazú, Paraguay 11 de Septiembre de 2008 Bases de fertilidad de suelos para la nutrición de cultivos Fernando O. Garcia IPNI Cono Sur fgarcia@ipni.net www.ipni.net/lasc El

Más detalles

LOS SISTEMAS DE RIEGO POR ASPERSION EN EL CULTIVO DE ALFALFA EN EL NORTE DE MEXICO (COMARCA LAGUNERA)

LOS SISTEMAS DE RIEGO POR ASPERSION EN EL CULTIVO DE ALFALFA EN EL NORTE DE MEXICO (COMARCA LAGUNERA) Vuelve al índice LOS SISTEMAS DE RIEGO POR ASPERSION EN EL CULTIVO DE ALFALFA EN EL NORTE DE MEXICO (COMARCA LAGUNERA) Arturo Rodríguez C. e Ignacio Orona C. Centro Nacional de Investigación Disciplinaria

Más detalles

ESTABLECIMIENTO Y MANEJO DE ALFLAFA EN LA ZONA CENTRO SUR. PATRICIO SOTO ORTIZ ING.AGRÓNOMO M. Sc.

ESTABLECIMIENTO Y MANEJO DE ALFLAFA EN LA ZONA CENTRO SUR. PATRICIO SOTO ORTIZ ING.AGRÓNOMO M. Sc. ESTABLECIMIENTO Y MANEJO DE ALFLAFA EN LA ZONA CENTRO SUR PATRICIO SOTO ORTIZ ING.AGRÓNOMO M. Sc. SUELO PROFUNDO SIN LIMITACIONES DE DRENAJE, DE PREFERENCIA TRUMAOS Y ARENOSOS. PRODUCCION DE LA ALFALFA

Más detalles

CAPÍTULO 3 PRÁCTICAS AGRONÓMICAS DE CONSERVACIÓN

CAPÍTULO 3 PRÁCTICAS AGRONÓMICAS DE CONSERVACIÓN CAPÍTULO 3 PRÁCTICAS AGRONÓMICAS DE CONSERVACIÓN Capítulo 3 Prácticas agronómicas de conservación Las prácticas agronómicas de conservación buscan prevenir la erosión del suelo mediante modificaciones

Más detalles

La agricultura argentina está fuertemente identificada. Cambios tecnológicos en la agricultura argentina actual 24 CIENCIA HOY

La agricultura argentina está fuertemente identificada. Cambios tecnológicos en la agricultura argentina actual 24 CIENCIA HOY ARTÍCULO Cambios tecnológicos en la agricultura argentina actual Emilio H Satorre Facultad de Agronomía, UBA La agricultura argentina está fuertemente identificada con cuatro granos: trigo, maíz, girasol

Más detalles

REGENERACIÓN DE UN SUELO BIOLÓGICAMENTE ACTIVO

REGENERACIÓN DE UN SUELO BIOLÓGICAMENTE ACTIVO REGENERACIÓN DE UN SUELO BIOLÓGICAMENTE ACTIVO En los espacios degradados por movimiento de tierras, tras la conformación del relieve hay que instalar un suelo biológicamente funcional. Esta práctica comprende

Más detalles

Condiciones meteorológicas en el manejo agrícola y en los riesgos alimentarios. Dra. Amaia Ortiz Barredo

Condiciones meteorológicas en el manejo agrícola y en los riesgos alimentarios. Dra. Amaia Ortiz Barredo Condiciones meteorológicas en el manejo agrícola y en los riesgos alimentarios Dra. Amaia Ortiz Barredo Indice 1. Agrometeorología. Herramientas de control 2. Cambio climático y agricultura 3. Seguridad

Más detalles

10 Pautas de manejo agronómico para mejorar la producción y calidad de algodón en surcos estrechos. Ing. Agr. (PhD) Marcelo Paytas

10 Pautas de manejo agronómico para mejorar la producción y calidad de algodón en surcos estrechos. Ing. Agr. (PhD) Marcelo Paytas 10 Pautas de manejo agronómico para mejorar la producción y calidad de algodón en surcos estrechos. Ing. Agr. (PhD) Marcelo Paytas 1 Elección de variedades a emplear Las variedades genéticamente modificadas

Más detalles

Siembra directa y mitigación de gases de efecto invernadero

Siembra directa y mitigación de gases de efecto invernadero Siembra directa y mitigación de gases de efecto invernadero Jorge Álvaro Fuentes 1, Daniel Plaza Bonilla 2, José L. Arrúe 1, Carlos Cantero Martínez 2 1 Departamento de Suelo y Agua, Estación Experimental

Más detalles

Proyecto:Transferencia de Tecnología en el uso de injertos tolerantes a nematodos en tomate rojo bajo condiciones controladas invernadero

Proyecto:Transferencia de Tecnología en el uso de injertos tolerantes a nematodos en tomate rojo bajo condiciones controladas invernadero Proyecto:Transferencia de Tecnología en el uso de injertos tolerantes a nematodos en tomate rojo bajo condiciones controladas invernadero PROGRAMA DE DESARROLLO DE CAPACIDADES, INNOVACIÓN TECNOLÓGICA Y

Más detalles

EVALUACIÓN de la FERTILIDAD de los SUELOS

EVALUACIÓN de la FERTILIDAD de los SUELOS EVALUACIÓN de la FERTILIDAD de los SUELOS 1.- Introducción. Diferentes métodos. 2.- Síntomas de deficiencia. 3.-Indices de asimilabilidad. 4.-Análisis de Suelo. -Selección de métodos. -Calibración de métodos.

Más detalles

Capítulo 3: Conocimiento tradicional y científico

Capítulo 3: Conocimiento tradicional y científico MANUAL PARA EXTENSIONISTAS, PROMOTORES Y PRODUCTORES DEL CAMPO 3.1 Introducción Capítulo 3: Conocimiento tradicional y científico En todas los regiones del mundo los agricultores usan remedios caseros

Más detalles

INOCULACIÓN DEL CULTIVO DE AVENA

INOCULACIÓN DEL CULTIVO DE AVENA INOCULACIÓN DEL CULTIVO DE AVENA (Avena sativa) CON Azospirillum brasilense Ensayo a campo Campañas 24-25 FERLINI MICHELI, HUGO A. 1 - DÍAZ, SHIRLEY DEL C 2 1 Ingeniero Agrónomo Extensionista, Santa Clara

Más detalles

PERÚ PROGRESO PARA TODOS

PERÚ PROGRESO PARA TODOS PERÚ PROGRESO PARA TODOS INDICE Pág INTRODUCCIÓN 4 I Concepto de cobertura de suelo 5 1.1 Cultivos de cobertura 6 Funciones 6 Ventajas 6 Desventajas 6 Criterios 8 Procedimiento 9 Recomendaciones 9 1.2

Más detalles

INGENIO PLAN DE SAN LUIS, S.A. DE C.V.

INGENIO PLAN DE SAN LUIS, S.A. DE C.V. Desarrollo de un Modelo Integral de Sistema de Información Geográfica y Edáfica como PRONAC Digitalización del Campo Cañero en México para Alcanzar la Agricultura de Precisión de la Caña de Azúcar RESUMEN

Más detalles

Agro 4037 Fertilidad de Suelos y Abonos

Agro 4037 Fertilidad de Suelos y Abonos Agro 4037 Fertilidad de Suelos y Abonos 9- Micronutrientes (Boro, Cloro, Molibdeno) 1 9.5. Boro 9.5.1. Informacion general El único no-metal entre los micronutrimentos B total del suelo varía entre 20

Más detalles

LA PRODUCCIÓN AGRÍCOLA ESPAÑOLA

LA PRODUCCIÓN AGRÍCOLA ESPAÑOLA LA PRODUCCIÓN AGRÍCOLA ESPAÑOLA Es un hecho que la agricultura española presenta una gran diversidad productiva. Es una consecuencia de las variadas condiciones de clima y de suelos imperantes en las distintas

Más detalles

E,XPENS:rvOS: FUNDA.MENTOS

E,XPENS:rvOS: FUNDA.MENTOS ~EJORA.M:CENTOS E,XPENS:rvOS: FUNDA.MENTOS Milton Carámbula* Hace cuarenta años en una de sus visitas al Uruguay el Dr. C.P. Mc. Meeckan, destacadísimo técnico de Nueva Zelandia, expresaba: "Los productores

Más detalles