KARL JASPERS F I L O S O F I A BIBLIOTECA DE CULTURA BASICA. Revista de Occidente MADRID UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "KARL JASPERS F I L O S O F I A BIBLIOTECA DE CULTURA BASICA. Revista de Occidente MADRID UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO"

Transcripción

1 BIBLIOTECA DE CULTURA BASICA KARL JASPERS F I L O S O F I A TRADUCCION DEL ALEMAN POR FERNANDO VELA I I EDICIONES DE LA UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO EDICIONES DE LA UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO Revista de Occidente MADRID

2 Págs. S e g u n d a s e c c i ó n : S e r - s í - m is m o c o m o l i b e r t a d l Capítulo quinto: La v o l u n t a d... 8 Psicología de la voluntad y sus lím ite s Fenom enología de la voluntad (5). 2. E fecto d e la v o luntad (7). 3. Puntos d e ataque de la voluntad (8). 4. A con tecer voluntario e involuntario (11). 5. Form as de la voluntad (14). 6. Situación y esfera d e p oder d e la voluntad (17). 7. L o qu e no p uedo qu erer (18). 4 La cuestión de la libertad de la v olu n ta d A firm ación de la libertad d e la voluntad (20). 2. L a ilusión de la independencia (23). 3. N egación de la libertad d e la voluntad (25). A. E l error en la pregunta (26). La mala volu n tad Construcción de lo m alo (27). 2. Realidad de lo m alo (29). Capítulo sexto: L i b e r t a d Aclaración de la libertad existen cial L a libertad com o saber, com o albedrío, com o ley (37). 2. L a libertad com o idea (39). 3. L a libertad com o elección (resolución ) (39). 4. H uida ante la libertad (-43). 5. El pensar la libertad»existen cial» (45).

3 X Indice del tom o segundo Págs. Indice del tom o segundo Págs. XI Ser empírico y ser libre muerte (100). 7. La muerte se transforma con la «existencia» (101). 1. L a pregunta por el ser de la libertad (46). 2. Argum entos que quieren dem ostrar la realidad em pírica de la libertad (48). 3. O rigen de la concien cia de la libertad (51). Libertad y necesidad La resistencia de lo necesario (52). 2. El fantasma de la libertad absoluta (54). 3. Unidad de libertad y necesidad (libertad y «tener que») (55). Libertad y trascendencia Libertad y culpa (56). 2. Dependencia e independencia (58). 8. Trascendencia en la libertad (59) Sufrimiento... *01 1. El sufrimiento fáctico (101). 2. Actitud de la existencia empírica respecto al sufrimiento (102). 3. Despertar de la «existencia» por virtud del sufrimiento (103). 4. Apropiación del sufrimiento (104). La lu c h a... *05 1. Examen de las formas de la lucha (105). 2. La lucha violenta por la existencia empírica (107). 3. La lucha por la «existencia» en el amor (115). La c u lp a... H T e r c e r a s e c c i ó n : «E x i s t e n c i a» c o m o in c o n d ic io n a l id a d e n l a s i t u a c i ó n, LA CONCIENCIA Y LA A C C IÓ N... Capítulo séptimo: S i t u a c i o n e s l í m i t e s Situación (65). 2. Situación y situación lím ite (66). 3. Situación lím ite y «existen cia» (67). 4. Grados del salto de la «existencia» que se desarrolla en las situaciones límites (68). 5. D uplicidad del ser en el m undo (72). 6. Sistemática d e las situaciones lím ites (73). Parte primera: L a s s i t u a c i o n e s l í m i t e s e n l a d e t e r m in a c ió n «h i s t ó r i c a» d e l a «e x i s t e n c i a» Determinación (77). 2. Determinación como angostura (78). 3. La determinación como profundidad del existir (81). i. Lo determinado como situación límite del comienzo (82). 5. Lo determinado como situación límite del azar (84). 6. Esclarecimiento mitificador de la situación límite de la determinación «histórica» (85). Parte segunda: S i t u a c i o n e s l í m i t e s y p a r t i c u l a r e s... La muerte El conocimiento de la muerte y la situación límite (91). La muerte del prójimo (92). 3. Mi muerte (93). 4. Las dos angustias (97). 5. La3 dos muertes (99). 6. Seguridad en la Parte tercera: La s it u a c i ó n l í m it e d e l p r o b l e m a t is m o d e TODA EXISTENCIA EMPÍRICA Y DE LA «HISTORICIDAD» DE LO R E A L La estructura antinómica de la existencia empírica (125). 2. Comportamiento respecto a la estructura antinómica (126).- 3. La historicidad de la existencia empírica en general (128). Capítulo octa vj: C o n c ie n c ia a b s o l u t a Conciencia como vivencia; conciencia en general; conciencia absoluta (133). 2. Conciencia absoluta y «existencia» (135). 3. La certidumbre del ser en la conciencia absoluta y en el filosofar (137). Movimiento en el o r ig e n No-saber (139). 2. Vértigo y espanto (142). 3. Angustia (143). 4. Conciencia moral (146). La plenitud de la conciencia absoluta Amor (156). 2. Creencia (15S). 3. Fantasía (161). La seguridad de la conciencia absolu ta Ironía (164). 2. Juego (166). 3. Vergüenza (167). 4. Serenidad (171). 15o

4 XII Indico del tomo segundo In d ic e d e l to m o se g u n d o P ág s. Capítulo noveno: A c c i o n e s a c o n d i c i o n a d a s Acciones condicionadas e inccndicionadas (175). 2. Existencia empírica e incondicionalidad (177). 3. La acción incondicionada como brecha abierta en la existencia empírica (179). 4. Direcciones de la acción acondicionada (1S2). Parte p r im e r a : L a s a c c i o n e s a c o n d i c i o n a d a s q u e r e b a s a n LA EXISTENCIA E M PÍR IC A Suicidio El suicidio como hecho (188). 2. La pregunta por lo incondicionado (190). 3. Por qué seguir viviendo? (194). 4. Insoportabilidad de la vida (195). 5. Complicación (197). 6. Actitud existencial respecto al suicidio en el socorro y en el juicio (198). ÜJ La acción religiosa Posibilidad de una relación real con la divinidad (202). 2. Acciones específicamente religiosas (202). 3. Negación religiosa del mundo (206). Parte segunda: A c c i o n e s a c o n d i c i o n a d a s e n l a e x i s t e n c i a e m p í r i c a Acción interior Psicotécnica e incondicionalidad (213). 2. Filosofar (216). 3. Incondicionalidad en el no-querer (219). La acción en el mundo Ley y determinación «histórica» (221). 2. La dispersión y lo uno (224). C u a r t a s e c c i ó n : L a «e x i s t e n c i a» e n l a s u b j e t i v i d a d y e n l a o b j e t i v i d a d Capítulo d é c im o : La p o l a r i d a d d e s u b j e t i v i d a d y o b j e t i v i d a d. 231 Articulación en la escisión de sujeto y objeto Objetividad (235). 2. Subjetividad (236). 3. Indisolubilidad de subjetividad y objetividad (237). 4. Unificación de sub- jetividad y objetividad (239). 5. Importancia existencial de la objetividad (210). La «existencia» como movimiento de la disolución de la subjetividad en la objetividad y de la objetividad en la subjetividad La traición de la existencia en la subjetividad (la voluntad egoísta de aislarse) (243). 2. Traición de la «existencia» en la objetividad (la cosa que se aísla) (244). La existencia empírica de la «existencia» no puede completarse. Capítulo undécimo: F o r m a s d e l a o b j e t i v i d a d... Pretensión del deber-ser El deber-ser objetivo y el existencial (256). 2. Un ejemplo : No mentirás (257). 3. Preceptos éticos y preceptos jurídicos (260). 4. Deber-ser y trascendencia (262). 5. El sentido de la exigencia (262). 6. Posibilidad de una ética filosófica (263). La pretensión de la realidad de la existencia empírica en el Estado y la sociedad... A) La importancia existencial del Estado y la sociedad (265). 1. Elementos del cuidado de la existencia empírica (dominio, propiedad, orden) (265). 2. El ideal del Estado-beneficencia mundial (268). 3. Los límites de la beneficencia mundial en la «existencia» (270). 4. Sociedad y Estado (273). 5. Servir, organizar, actuar (277). 6. Origen de la filosofía del Estado y del Derecho (279). B) Tensión entre el individuo y la objetividad del Estado (285). 1. Caridad y amor (285). 2. Opinión pública y «existencia» (289). 3. La institución objetiva y el individuo como hereje (292). ; Pretensión de la cognoscibilidad del hombre en su historia y su grandeza personal... A) Origen y jorma de la validez de lo histórico (296). 1. La «historicidad» universal (296). 2. Tradición (298). 3. Documentos de la tradición (299). i. Cultura (300).

5 XIV Indice del tomo segundo In d ic e d e l lo m o se g u n d o xv Págs. Págs. B) Validez de la historia (301). 1. Historia (301). 2. Filosofía de la historia (304). 3. La existencia en lucha con la totalidad de la historia y coa la voluntad de ahistoricismo (305). C) Valor de las formas de la grandeza humana (307). 1. Esencia de la grandeza personal (309). 2. Absolutización de la grandeza personal (311). 3. Grandeza objetiva y «existencia» (313). 4. La posible «existencia» y el ser del filósofo (315). Capítulo duodécimo: La «e x i s t e n c i a» e n t r e l a s «e x i s t e n c i a s». 319 La verdad en el ser de los unos para los otros La verdad como una y múltiple (322). 2. Elección de la verdad (324). 3. En qué sentido las existencias no son numerables (326). El ser como «existencia» y como ser para todos Totalidad y originalidad (328). 2. «Existencia» y consideración objetiva de la «existencia» manifestada (329). 3. Lo común a todos y la comunidad existencial (333). La aclaración de la «existencia» no es ontología Pluralismo y teoría de las mónadas (337). 2. La tentación en la voluntad de saber (340). Creencia contra creencia Lucha por la exaltación de la creencia (343). 2. La pregunta por la única creencia (343). 3. La lucha de creencia contra creencia (345). 4. El ser de la «existencia» entre «existencias» como límite (348). L i b r o t e r c e r o : METAFISICA Capítulo primero: T r a s c e n d e n c i a... Insatisfacción de todo ser que no sea trascendencia La realidad del pensamiento metafísico y la realidad de la trascendencia S 1. Objetivación de la trascendencia (360). 2. Grados de la realidad en general (361). 3. La metafísica entre el conocimiento de su tradición y la presencia existencial de la trascendencia (364). 4. Materialización y negación de la trascendencia (365). 5. La cuestión: ilusión o realidad? (367). Inconsistencia de la objetividad metafísica El pensar en símbolos (370). 2. Desmoronamiento lógico (371). 3. Alternativa de ser y no-ser (372). «Historicidad» de la metafísica La evanescencia como forma de la «historicidad» (373). 2. La sustancia de lo que se desvanece (374). 3. El triple sentido de lo general en el pensamiento metafísico (375). La existencia empírica como forma de la manifestación «histórica» de la trascendencia Comunidad y lucha en la referencia trascendente (379). 2. La tensión entre las tres esferas de configuración de la objetividad metafísica (380). 3. El lenguaje de la trascendencia en los grados de la conciencia metafísica (382). Métodos de la metafísica Métodos rechazados (386). 2. Apropiación y presencia (387). 3. Métodos actuales (388). Capítulo segundo: L a t r a n s c e n s i ó n f o r m a l Principios de la transcensión form al Transcensión de lo pensable a lo impensable (394). 2. Dialéctica del pensamiento trascendiente (396). 3. Trancender sobre el sujeto y el objeto (398). 4. El trascender guiado por las categorías de tres esferas (399). El trascender en las categorías de lo objetivo en general Ser y nada (401). 2. Unidad y dualidad (403). 3. Forma y materia (406). 4. Posibilidad, realidad, necesidad, casualidad (407). 5. Fundamento (410). 6. Lo general y el individuo (411). Trascender en las categorías de la realidad

6 XVI Indice del tomo segundo Indice riel tomo segundo XV II Pág3. Págs. 1. Tiempo (4X8). 2. Espacio (417). 3. Sustancia, rida. alma (419). ^ y h ~ á~ í,ustancla- «da. La transcensión en las categorías de la libertad mundo (482). 8. La unidad en lo lógico Í48<?> i T * censión a lo Uno k í t : '* * La trans- «t i, l* v* 5. Politeísmo v Dios úním ( ls,7\ 6. La trascendencia del Dios único (489) >'~ La divinidad como trascendencia formal Capítulo tercero: R e f e r e n c i a s e x i s t e n c i a l e s a l a t r a s c e n d e n c i a Desafío y abandono toa RebeWia í432)- 2- Suspensión de la decisión en la volun- «f l l qt er Nuestro mod<> de hombres en el de vendad anel/? La desafiadora yoluntad de verdad apela a la divinidad (434). 5. El desgarramiento en c L q(4e3r7)rse8a LSi te (f35! - 6. Aband (436). 7. Teodiu ~ ^ *ens,on de la existencia temporal a causa de e\ aislamfpnt / f S, (440)- 9' *ebasamiento anonadado* en e i el ai amientoe H fian!, Í!, J 1 3! xtremos, (* «) M. Inane desviación 2f. extremos (441). H. Abandono sin congünta ( S ) ' ateísm (442) 12- Al fin, la pr<s Caída y ascensión * Yo mismo en la caída y la ascensión (445). 2. Yo soy tal 8 ser sí ra!sm en la depen aencia (449). 4. La dirección del proceso dentro de la trascendencia es indeterminada (450).-5. Yo mismo como proceso y lídtd (v 1}' 6' Geni<? 7 demonio (452).-7. Inmortaa vi >, T mis,mo y,a totalidad del mundo (456).- historia ^601 u V? (i57}- } - Caída 7 ascensión en la el todo S a3cens y la caída se terminan en La ley del día y la pasión de la n o ch e imn1-^la 8n^n m! dei día y la noche (465). 2. Ensayo de una descripción mas concreta (4«T). 3. Confusiones (470).. Los problemáticos supuestos fundamentales del día (472) 5 La culpa posib le (474).-6. Genio y demonio en la lucha por S (4J5)T,7- La cuestión de la síntesis de los Z mundos (476). 8. Aclaración mítica (478). La riqueza de lo múltiple y lo U n o El origen existencial de lo Uno (480). 2. Unidad en el Capítulo cuarto: L e c t u r a d e l e s c r i t o c i f r a d o Parte primera: L a e s e n c i a d e l a s c i f r a s Los tres lenguajes... W.W EMr)ne2,i rid,?ed'* de '* (primer le. cer lensuaie) (vm i (499). 3. Lenguaje especulativo (ter- 5. Realidad en las cifras ( m ) ^ * trascendencia (505). - La equivocidad de las cifras com icítiva)iísm n - >getnefral (f P!?sión del ser y expresión dad arbitrar a) (513) II3 sîm lt r010 ' sím?)010 (multiplici- $ ^ * r S o C n- S ( i ÿ :... y La existencia como lugar donde se leen las cifras i. Lecturas de las cifras por el ser-sí-mismo (519) o fvn templacion ex1stencial (522)._8. Creencia en las cifras ' (m ). Escrito cifrado v ontologia ,,,1, O^to'ogúi en las grandes filosofías (527). 2 Imcosibili dad de la ontologia para nosotros (530). 3 Lectura de las r fras a diferencia de la ontologia (532). lds Ci" El falso acercamiento de la trascendencia... Parte segunda: E l m u n d o d e l a s c i f r a s Universalidad de las cifras (543). 2 Ordenación HpI mundo de las cifras (544). uraenac.on del 5g5

7 xvm Indico del tom o segundo Indice del tomo segundo xix Págs. Págs. Naturaleza La naturaleza como lo otro, como mí mundo y como yo mismo (549). 2. El ser-cifra de la naturaleza (549). 3. La lectura de las cifras por la filosofía de la Naturaleza (551). 4. Carácter engañoso e insuficiente de las fórmulas generales para la cifra de la naturaleza (554). 5. La importancia existencial de la cifra de la naturaleza (55C). La historia... La conciencia en general... El hom bre Cifra de la unidad del hombre con su naturaleza (564)._ 2. La cifra de la unidad del hombre con su mundo (566). 3. La cifra de la libertad (567). El arte como lenguaje nacido de la lectura del escrito cifrado El arte como reino intermedio (569). 2. Metafísica y arte (571). 3. Imitación, idea, genio (571). 4. Visión trascendente y trascendencia inmanente (572). 5. La diversidad de las artes (574) Parte cuarta: E v a n e s c e n c i a d e l a e x i s t e n c i a e m p ír ic a y DE LA «EXISTENCIA» COMO CIFRA DECISIVA DE LA TRASCEN DENCIA («S E R EN EL FRACASO») El múltiple sentido del fracaso fáctico Fracaso y eternización Realizar y no realizar Exégesis de la necesidad del fracaso Validez y duración tienen que ser frágiles cuando hay libertad (611). 2. Puesto que la libertad no existe más que por y contra la naturaleza, tiene que fracasar como libertad o como existencia empírica (612). 3. Si lo finito ha de ser continente de lo verdadero tiene que ser fragmentario (614). 4. Lectura especulativa de la cifra: Sólo por el camino de la ilusión engañosa de la existencia empírica se hace patente el ser en el fracaso (615). 5. Lo que no incluyen las interpretaciones (616). La cifra del ser en el fracaso La cifra ininterpretable (618). 2. La cifra última como resonancia de todas las cifras (619). 3. Paz en la realidad (620). Parte tercera: La l e c t u r a e s p e c u l a t i v a d e l e s c r i t o c i f r a d o... El hecho de que existe la trascendencia (pruebas de Dios)... El hecho de que existe la cifra (especulación del devenir)... Cómo es la presencia de la lectura de la cifra (recuerdo y previsión especulativos)... ^1. Recuerdo (587). 2. Previsión (589). 3. Contraposición y unidad de recuerdo y previsión (591). 4. Especulación históricofilosófica (593) Lo que dice la cifra de la totalidad empírica (especulación del s e r ).... P s>tivismo (596). 2. Idealismo (596). 3. Lectura de las cifras de la filosofía de la «existencia» (598)

8 S E G'UN DÀ SECCION S E R - S I - M I S M O C O M O L I B E R T A D

9 CAPITULO QjU INTO L À V O L U N T A D

10 La libertad tiene existencia empírica colmo voluntad. La voluntád no es una actividad únicamente progresivo-impulsiva, sino que su libertad^copsiste, al propio tiempo, en que se quiere a sí 'misma. Se puede decir muy bien : yo quiero y yo no quiero al propio tiempo.' Con esto, la libertad se ha bifurcado en la voluntad, en una dualidad 'problemática: yo actúo contra mí mismo y vacilo sobrp q lli n f?y en última instancia.: ; aquél que actuaba así, porque parece quererse así, o el que no quería, puesto que se calló en un momento? Se puede decir también, perplejo: puedo no querer. Entonces yo mismo no estoy presente, quedo prendido en las posibilidades de la reflexión sin término, y no llegó a la decisión como aquél que realmente soy cuando quiero mi querer. La voluntad tiene su fundamento en la libertad, la cual a ella misma la deja en suspenso y desde tal estado de suspensión y por virtud de la misma libertad llega a la decisión. La voluntad que se quiere a sí (misma no es la voluntad que quiera «Tp-o. I,a vntíiñtad que quiere 'algo se puede describir como fenómeno psicológico. La voluntad que se quiere a sí misma es la certidumbre activa del ser_ (emergiendo del fundamento de la libertad) en el querei de algo. PSICOLOGIA DELA VOLUNTAD Y SUS LIMITES 1. F enom enología d e la volu ntad. Si quisiéramos concebir, desde un punto de vista empírico, la voluntad, la consideraríamos como el grado más alto de un sistema de manifestaciones reactivas. Pero desde ese punto de vista, la voluntad es inmediatamente un Otro que yo. Los movimientos reflejos se producen involuntariamente y sin conciencia en una forma determinada mecánicamente como respuesta a determinados estímulos. El mecanismo,

11 Aclaración Se la «existencia» v Z L ^ l? ^ C mpli d VÍrt d d' tou bw one, y j, reflejos y por su coordinación en totalidades e/a de ser un mecanismo. Cierto es aue las n*mn m p u lm *. ya van acompaisadas í L d e n l r í *, ' de un impulso a la realización,!a c u a ^ l o T h!. L, r? t t S V ^ v conciencia en el sentido ñp r u? f f a j era «S J ^ - ^ n n r ero sentinsentctdef la rea ^ ^ f e & l, L> T so aspirante ni tampoco tan sólo tener ind ferént, f. " P ojos un contenido objetivo, sino más bien la un ad S L S Í ' T clara conciencia de la meta, hacia la cual T ír, miento acpirante. dirijo en el movi- La existencia empírica de la voluntar! supuesto los movimientos reflein«ri^i Por condicion y de la aspiración impulsiva. A í S ma* f r? anismo >' el movimiento el pensam iento diferenciador T «únicamente existe junta con ci6n la impulsa a T «^ - dt d : T Z v d T rna V * hecho consciente como meta, a los medios VLálidAH a, se ha convierten en obietn -finalidad y medios se dito si son adecuados nara^a fic r i T P * los medi<*. finalidad, si es la verdadera? propuesta ; respecto a la te y con Utos ^ ^ n 1 dt í? - V ei6n sin.a c o n cie n cié» ^ d Z l^ que W ^ S ao r i? * la «responde acaso mis t e S or! a e t ó 6 n T ^ 5Í * * ción falsa. Si se produiera e<rf-o l ^ embarg0> esto es una descrip- ces la acción s e r í f S Pero 1» ^ * quc 1& Sufro ent * - instintiva P a rí ' l 7 T ^ ~ a.fc1qd C16ga D es ^ W lfj^nr * ! ^ - «Tección n o ^ s ü p r e p o n d ^ S r ^ u ñ a mente sea más débil en rf y P r ei motlvo que psicológicacisión sobre í b a s e de u n í,d^ 6 ÍmPuls - > **<> que es su dede una oscilación reflexiva, en cuanto me orien La voluntad te en mi situación y tengo en cuenta todos las fuerzas que actúan ca mi. Es cierto que hay el proceso de lucha de las fuerzas motivantes que, sin verdadera elección, termina por el predominio!ie u aj Per» s lo_gg puede hablar de voluntad donde evist^ la Claridad del «yo elijo». Por tanto, el momento decisivo es aquél en que, suspendida todavía la realización de la aspiración, se examinan sus direcciones: en él, el hombre no sólo está movido por motivos sino que está frente a ellos como el «yo lo quiero así-.. Este querer, como perteneciente a ja ^esencia de la voluntarit >e sustrae en absoluto a la descripción fenomenológica y al conocimiento psicológico, aún consciente en la realidad de la ejecución Va yoluntad existe como relación a sí misma. Es una consciencia de si mismo en la que no me veo contemplándome, sino en la que n*e comporto activamente respecto a mí mismo. Este yo no existe de «nodo absoluto, sino sólo como esta autocreación. La frase de Kierkegaard: «cuanto más personalidad, tanto más mismidad», expresa acertadaimente este origen. Para esta voluntad que actúa en la elección originaria que ya no es elección entre algo, sino que hace manifestarse al sí-mismo en la existencia empírica, no es posible ninguna motivación suficiente. 2. E fecto d e la vo lu ntad. La vida instintiva no diferencia todavía la ilusión de la realidad. Ambas la satisfacen igualmente. El hombre tiene una tendencia originaria y permanente a dejarse contentar con ilusiones. Unicamente la voluntad, como conciencia pensante, hace importante la diferenciación entre sueño y realidad. Entre el impulso y su satisfacción se interpone la voluntad como el camino por el cual se intenta realizarla como ella misma. Entonces, la unidad inmediata y la pérdida de la existencia empírica se abandonan de igual modo. Pensando y proyectando a largo Piazo-> la volu n ta d jn ífiodm e en ja existencia empírica hasta entonces abandonada a sí misma v entra en la. hi»t*rin JRebasa la esfera de la propia existencia empírica no sóln Hp iü H-Sabiéndolo. &cción se dilata en el tiempo ilimitado como acción específica en el sentido de su hacer fundan/entándose según su posibilidad. La voluntad, que ya no se abandona a 1r> na. turalsino_que rompe esta realidad empírica. dp 1«vida q» mente, se,transforma, se convierte en destmn. í o_fluiere alcaqsar solamente- SU satisfacción momentánea sino el f ^ d ^ H t 7 w 7 la realidad duradera. Esta voluntad, referida resueltamente a lo real, se distancia y 1

12 8 Aclaración de la existencia» La voluntad 9 «11? da d? todo deseo> representación, sueño. Con ello conoce fuerza ongiiwnamente distinta respecto al esfuerzo que sólo es Z Z n a, SpiraC10n:+ Aspirando me esfuerzo psicológicamente y consumo fuerzas á ta le s ; este esfuerzo es, en su unívoca tensión mas leve que la energía de la voluntad, la cual estriba en las direcciones reflexivas de la interioridad referidas a la situación real en toda su equivocidad. Tal energía de voluntad no es directamente real como acción potente en el momento y con una duración limitada, sino en la disciplina, abierta clarividencia y direccon una fuerza física completamente discreta. Es duración como continuidad del sentido de mis actos, no tiene a la vista W encima d T U o T o ^ ^ ÚltÍm S ^ la í n i r a ^ S ATAQXf DE L.A v luntad. La actividad lineal de norale v en T ñ? * en mis movimientos corporales y en el desarrollo momentáneo de.mi vida psíquica Los Z t o l? f 8inan " mi Si,uadto P - y - S kácia e? undo, tanto fortuitamente y emanando de la actividad cierra T - í Mead0S!a v h»d- T f f i a.0. de común con los i. T ^ t e r o m a c i á 'i r fisic» c S S. rrr", j por su mediación son poeltstí expr^slon del^seníido7ta~acción técnicamente planeada ñor tantc ni m'bres como comportamiento comprensible y h m!n f e^ lo a u r PeC! 1VaS 1& 6XÍStencia emp * y la acctón umana en lo que existe empíricamente en general a través de los íuntad v ^ eguntamos <Jué es lo ^ P ^ d e auténticamente la voluntad y lo que no puede y dónde tiene que aplicar su palanca Todos los efectos de la voluntad dependen de mecanismos ex t l a c o n e t e s en la existencia empírica* psicofísica y e n T r n ^. o, de datos y conexiones que no conoce cuando actúa. mientnpjim eraitradu C,ÍÓn inmediata de la voluntad en un movimiento corporal y en la forma del desarrollo de la vida psíauw dial que o tiene nada c o m p i a b L "6" ' S' ' d Prfal" - Este factura primordial se ha sometido a la investigación, partiendo de casos en los cuales la transposición no se realizó como se esperaba. Los miembros o los pensamientos no obedecieron; el hombre no pudo hacer lo que quería. Entonces pregunta al médico como debe proceder, donde debe, por tanto, atacar su voluntad. De modo analogo pregunta quien todavía no puede hacer algo pero quiere aprenderlo y practicar. O bien se parte de experimentos que plantean tareas complicadas y se investiga a través de resultados fallidos el fracaso de los fines propuestos a la voluntad. Lo que en este caso queda investigado es poco y sólo comunicable en su detalle circunstancial. Es asunto de la psicología empírica. En estas observaciones ha quedado claro, por lo menos, que, a diferencia de la inteligencia que piensa mecánicamente, la voluntad no alinea un acto elemental tras otro y después los compone y enlaza; eso se hace, pero también sólo parcialmente, en los primeros pasos de aprender algo, por ejemplo, escribir a máquina, aprender de memoria. La voluntad, por el contrario, como igualmente toda representación y juicio, desemboca inmediatamente en totalidades conexionadas que se realizan como completas en un único e irepetible acto de voluntad (un complejo de conciencia, la súbita irrupción de la totalidad conexionada de un recuerdo). Para el resultado es importante a dónde se dirige inmediatamente la voluntad al principio y en cada paso y a dónde no se dirige. De ordinario no nos damos cuenta porque lo hacemos instintivamente bien. Por el contrario, cuando falla la «habilidad» es por no haber aplicado debidamente la voluntad en el punto dónde se verifica la transposición. Lo que importa es dónde debe aplicarse la energía de la voluntad y dónde, por el contrario, debe dejar ir las cosas. Así hay una habilidad de los movimientos, del hablar, de la fluencia imaginativa, de la reproducción rememorante. Sin embargo, cómo esto se comporta en detalle es casi completamente desconocido. Se pueden muy bien describir «actitudes», pero apenas hay reglas concretas y siempre que se consigue corregir las perturbaciones en el arranque de la voluntad, se trata de un ingenioso aprovechamiento de contingencias y una feliz ocasión, nunca calculable psicológicamente. Además del efecto momentáneo, la voluntad puede obtener lentamente en el curso del tiempo nuevas formas de su existencia empírica psicofísica por la costumbre, la práctica, el aprendizaje.

13 10 Aclaración de la winteitcia» Lo que parece imposible conseguir en el momento viene fácilmente a la mano en el curso del tiempo. Lo que en el momento todavía nos es extraño como forma de sentimiento y de vida y puede ser evitado después se convierte finalmente en nuestro ser. Es enorme lo que la voluntad puede alcanzar en el tiempo o tolerar pacientemente. Si no tenemos en cuenta más que el fruto del m o mento, la voluntad puede muy poco. Pero por virtud de la re<n;- 1andad de pequeñas acciones consigue lo extraordinario. No solamente se adquieren destrezas y habilidades, sino que toda la personalidad, que en el momento es una magnitud dada empíricamente del ser-así, queda transformada. De aquí que todas las acciones e la vida cotidmana sean tan importantes porque, queridas o no. íenen esta acción plastificadora, formadora. Consecuencia de la oluntad y atnbuible a ella empíricamente es, por tanto, no sólo a acción momentánea bajo las condiciones dadas por las disposiciones caracterológicas naturales y los mecanismos extraconscienes, sino también la aptitud adquirida en el actuar. Lo que el hombre trata tan a menudo de insignificante e indiferente, le hace por esto responsable de lo que resulta de ello. Cuando más tarde, declinando la responsabilidad, dice en una situación momentánea «no puedo», esta impotencia suele ser el resultado de un querer o noquerer anterior. Es una tentadora y engañosa ilusión que el hombre ponga la responsabilidad de sus actos voluntarios sólo en las acciones grandes que saltan a los ojos y amparado en éstas se permita en todos los demás descuido y capricho. Entonces, acciones aisladas se convierten en exageraciones patéticas en las que no se -P f^ e-s aafiarxcu yo septifo no sp puede establecer.teitdehnitlva 1 t al_ comctsea el hombre en lo pequeño^ es también en lo grande! EI efecto momentáneo de la voluntad en la existencia psicosica y su lento efecto en la formación y transformación de ésta son los supuestos y condiciones para los efectos m.ediatos de la voluntad en el mundo. Lo que psicofísicamente es un simple moviy P r SU f nt!do se dirige a un fin objetivo, se convierte al elacionarse con los hombres y las cosas en acción en el mundo. efectos'le r accíón ^ finalidad y ei motivo pueden surtir existencia pms'' f 6 1* P ^ofísica se convierte, referida a la cía l o h L PinCi d e l undo en helado, por así decir, sobre el ejecuta su o b L ^ ~ ga y torperaente o bien la voluntad o conínnt C herente- Esta se v i e r t e en el mundo en un J nto que ya no está fundado en el teclado del sujeto. La voluntad 11 En su sentido, que se aclara por los efectos conscientes o fácticos, Jas acciones intencionadas tienen que subordinarse e ingresar en los grandes mecanismos sociales y los dispositivos y organizaciones para el dominio de la naturaleza. La traducción inmediata psíquica y corporal de la voluntad no es más que el supuesto. Cuando se pregunta por el punto de arranque de la voluntad, falta siempre la respuesta allí donde la traducción de lo querido es algo más que la utilización del saber técnico de un aparato mecánico. 4. A contecer v o l u n t a r io e in v o l u n t a r io. Hay un acontecer psíquico que se desliza sin fricciones porque en él existe unidad entre la voluntad clara y las oscuras fuerzas involuntarias. En tanto que la voluntad no es todavía voluntad libre y, por tanto, no se transforma, rompiendo esa unidad y haciéndose equívoca, en el ser-sí-mismo originario, esta unidad puede persistir sin cuestión. Después de la ruptura, ambas la voluntad y las fuerzas involuntarias pueden volver a reunirse en la voluntad existencial originaria. Pero en la manifestación empírica se separan. Entran en combate, se examinan, se ponen en relación, se penetran. El combate puede convertirse en una escisión permanente, que entonces es infecunda. A la voluntad ya no obedece mi ser psico- ^físico. Este se impone contra la voluntad en procesos involuntarios. Y o no puedo lo que quiero: no puedo conservar la atención al leer, los movimientos naturales no colaboran ; me invade lo que no buscaba: sentimientos, representaciones, impulsos interiores que me parecen extraños. Y o me quiero dominar, pero es peor; yo cedo y caigo en una dependencia que, finalmente, conduce por la anulación de la voluntad a la sumisión de mi existencia empírica bajo impulsos ciegos, como procesos investigables psicopatológicamente y manifestaciones de violencia. El hombre va al médico, al principio, acaso con la creencia ingenua de que hay también Tecetas contra tal dolencia sin que su alma quede posteriormente afectada. Si esta ingenuidad desaparece y aún existe en esta escisión la disposición a obrar por la propia voluntad, entonces surge la pregunta: Dónde debe atacar la voluntad? Puesto que la «contención» voluntaria no hace más que empeorar las cosas, es evidente que tiene que quererse de otra manera. Sin embargo, no hay ningún conocimiento real sobre esto que pudiera guiar los consejos médicos en general. Sólo se sabe que a menudo la voluntad tiene que excluir aquello que hasta entonces había asido, que la

14 Aclaración de la ^existencia» voluntad puede ciertamente brotar pero casi siempre en lugares indeterminables que son encontrados en una súbita y feliz ocasión, que el ejercicio y la costumbre tienen que colaborar en una forma que ha de buscarse hábilmente para el caso particular cuando se ha conseguido que la escisión se convierta en la fusión de la voluntad y el acontecer involuntarios. Pero, al fin, se hace la experiencia de que esta voluntad inmediata y rectilínea puede en general muy poco cuando no se consigue una aclaración más profunda del trasfondo psíquico en donde la voluntad cobra, por el camino de su propia iluminación, claridad y fuerza desde su propio contenido originario. Así, pues, el camino va desde lo psicofísico a lo psicológico. Las complicaciones son materia de la psicopatología que las investiga de un modo fénomenológico, causal y comprensivo, pero su objeto nunca puede ser conquistado como un objeto cerrado en sí mismo por el hecho de que, al tiempo, es también manifestación de una ruptura en la «existencia». Por esta razón ya no pueden ser investigables sólo causalmente, ni comprensibles sólo psicológicamente, ni curables médicamente. Unicamente el filosofo existente en el hombre que llega a sí mismo en la comunicación existencial, puede auxiliarse en la medida en que sea posible el auxilio. En lugar de escindirse infecundamente, la voluntad y el acontecer involuntario pueden ser, sin escisión, fecundamente el conjunto y todo lo que se promueve en ellos, o bien se combaten, limitan y solo después vuelven a reunirse. De un lado (el del acontecer involuntario) están desarrollo y proceso, plenitud y fuerza; del otro lado (el de la voluntad), acción y finalitlad, imaginación y construcción. Si esta contraposición la tomásemos como existente y no como una abstracción sólo relativamente valida, entonces la voluntad sería precisamente lo infecundo : dependería del material dado, al cual no hace más que ordenar y dar forma, sería esencialmente por virtud de aquello en que trabaja y que le tiene que ser dado. Pero del mismo modo que la máquina sólo produce cuando se la proporciona el material que ha de trabajar, y en otro caso funciona en el vacío, también le ocurre eso a la voluntad. Klages ha considerado así a la voluntad y a a descrito constructivamente de modo magnífico, acertado, a voluntad establece y determina, coincide con la inteligencia, ente a la vida con su ritmo irrepetible, la voluntad construye lo re0 ar e imitable. Por virtud de su represión se origina la mesura La voluntad y la uniformidad. La voluntad estrecha violentamente su campo de acción a la profusión de las aspiraciones, la proporciona leyes y la hace útil. Es la imagen de una acción desolada de la voluntad la que Klages esboza. Si se pregunta qué es lo que puede la voluntad, en tal modo de ver, la respuesta tiene que ser : nada. Desde ese punto de vista, el hombre no puede querer trascendiendo de sí sino que únicamente puede guiar sus fuerzas psíquicas por los canales dispuestos, por así decir.^ Su verdadero ser serían estas fuerzas : en la voluntad no sería él mismo. Si esta voluntad pudiera crear algo materialiter, entonces tendría que engendrar una pseudo-realidad. La sustancia de mi ser está dada de modo inmutable, la voluntad la limita pero no ejecuta una verdadera elección, hace artificiosamente algo que no le es sustancial ; toda la auto-educación se haría inautèntica por virtud de la artificiosidad ; la falsedad estaría ya en esta voluntad misma. En todo esto se dice algo justificado porque la voluntad, al hacerse pura forma, puede suscitar la apariencia de algo que no existe. Esta voluntad es la voluntad desasida de su origen, la que resta cuando en ella no se realizó como existente un yo, sino que una «conciencia en general» elegiría arbitrariamente en la infinitud de lo posible. Si la voluntad puede limitar y dar forma y después vaciar, entonces, ya como tal voluntad formal, es capaz de más-, no sólo impedir y reprimir sino promover y suscitar lo que en la psique es posible. En suma, la separación de la voluntad y del acontecer involuntario sólo existe para una consideración psicológica objetivante que opone dos potencias. La voluntad, de la cual afirmamos la libertad, no puede, en general, ser contemplada inmediatamente sino que, a diferencia de tal consideración objetiva, sólo se esclarecerá apelando. Pero la consideración ya conduce al límite : Si la voluntad autonoma trabajase en el vacío, de dónde sacaría su fuerza? Si. la fuerza es la suya propia, entonces sería a su vez un poder esencial ; si esa fuerza es otra a cuyo servicio está, sería mero instrumentó. En cambio, es posible esclarecer la voluntad como, lo omnicomprensivo, como la verdadera potencia deljiombre en su «existencia», infinita e incluso oscura en tanto que involuntaria e instintiva, finita y determinada en claridad ocasional cuando ya es aibe- 13

15 14 A claración de la ^existencia» L a v o lu n ta d dno. Ciertamente la voluntad se manifestaría siempre tan sólo es la forma de un «querer el fin» en el mal se sabe como voluntad para este momento y esta situación. Toda mecanización de la voluntac; es m u forma vacia de este su ser verdadero, el cual, sin embargo, admite la mecanización en una disciplina ordenada como dependiente de el. La voluntad misma, en la plenitud de su cooteni que comporta en sí aún cuando no quiere, como el verdade ro ser-si-mismo, se diferenciaría del desarrolle v proceso pasivo que es el ser natural de la vida. con la c la r id a d de la «e x is te n c ia», p u ed e m o v e rse o rig in a ria m e n te p o rq u e y o m ism o s o y e s ta v o lu n t a d, deb e e sc la re cerse in d ire c ta m e n te : L a voluntad formal y la in te lig e n c ia ju n t a s ca re ce n de fu e rz a m o triz. E s t a p ro c ed e de a q u e llo s im p u lso s fin ito s, p síq u ic o s, de ios c u a le s se p u e d e s e r v ir o t r a fu e rz a com o de u n m o to r, p o r ejem p lo, d el im p u lso a la o b e d ie n cia. O b ien p ro ced e d e la to ta lid a d d e la i d e a ; es, p o r a s í d e c ir, la gran voluntad cu y o pathos re b a s a sus ff ;s c la ra m e n te c o n c e b id a s, p e ro c u y a u n id a d no es p e n e tra ble ra c io n a lm e n te. L a g ra n v o lu n ta d es u n a v o lu n ta d p o r v ir tu d d e J_as id e a s sobre la b a s e de la «e x iste n c ia». L a in te lig e n c ia no p u ed e c o n te sta r a la s p re g u n ta s p a r a q u é? q u é es el ú ltim o fin?, pero en el in fin ito p ro c e so d e la p a te n tiz a c ió n re sp la n d e ce n en la s co n secu en cias d e la v id a y de la acció n lo s fin es fin ito s co n creto s de c a d a ca so. A u n q u e la in te lig e n c ia no p u ed e d a r re sp u e sta s a la p re g u n ta p o r el fin ú ltim o, la v o lu n ta d n o n e c e sita re sp u e sta p o r qu e p a ra ella lo in fin ito e s t á p re se n te en lo fin ito. L a v o lu n ta d que so lo es fin ita e s tá fo r m a liz a d a, p e ro la g r a n v o lu n ta d es fo rm a d o ra sin fc a n a liz a c ió n E s la fu e rz a de la v o lu n ta d fo rm a l en t a n to q u e ésta es o rig in a ria m e n te s u sta n c ia l. P u e sto q u e n u e s tr a e x is te n c ia e m p íric a n u n ca e stá en el tie m po a la m ism a a lt u r a, a l q u e re r ca em o s ta m b ié n en d ireccio n es desviadas q u e a l q u e d a r fija d a s se h acen fa ls a s : 5. F orm a* p e l a v o lu n t a d. Cuando la voluntad, como clara conciencia de una finalidad, quiere algo, Ja inteligencia tiene que poner ante el actuante ese algo y los aedios para conseguirlo La voluntad se da cuenta claramente, con auxilio de la inteli gencia, que conoce sus propios límites, de que en su fin último co nocido no tiene lo que es realmente lo último en sí, sino qu< ella sigue estando incluida en lo envolvente. La voluntad no concibe clámente más que lo que de su posibilidad de ataque está determinado objetivamente, pero en ello llega dondequiera air lípot.muchc Que se aspire a la máxima claridad de los fines y os motivos, esta claridad queda cercada por aquello de donde la /oluntad toma su fuerza sustancial. Si este fundamento y ten se pierde, el fin finito se hace absoluto y entonces a p a r é e te mecanización. Lo que realmente quiero sólo lo conozco en -elación, conl los fines mas proximos, y acaso lo conozco en amplias pers pectivas ; pero lo que asi conozco no es como tal absoluto. C u an d o el pathos d e la id e a y de la «e x iste n c ia» se p a r a b a s p a s a je ra m e n te, p u ed e se r e sta b le cid o p o r la voluntad racional el sen tid o de los m o m e n to s c u lm in a n tes m e d ia n te un aparato de ten sivo. E n la d e p re sió n de la e x iste n c ia empírica me* defiendo «on c la ra co n c ie n c ia, m e d ia n te la o b se rv a n c ia de re g la s v lev e * ad q u in d a s. J 3 j >arniíe dw Ia clara voluntad, se descubren, mediante la consideración psicológica, los motivos inconscientes y. velados aue son comprensibles por virtud de la instintívidad general y :as con diciones mdividualas; se percibí tan la auto- dad e x te iio ra el contem l? 6 _! r 1 tad Sm COQCebirla en su contenido. Para e limites son, com o finitos, visibles penetratr Z n l f lgaí les en U Variedad > en cuanto que no son peneno e V Z w i í 6 la Clar5dad Presente de) actuante 1 ro idea v la ^ +6 de que a voluntad sea soportada por la para su la claridad cognoscente del actuante curidad en < ^ * Seneral» entra, en Lugar de la mera osridad «éxistei j 1ID! m la autoc&ntemplación, la. posible cía- ^ obrar si tr ^ ' certidumbre de sí mismo: así tengo que S T S r r fí\ Est* Vo!untad a d «n m i d o «<ámente, al unit la claridad de las finalidades ^ f. apás. Lck CH5 í :.L c v-j Svmj S1lo n _,a d o t a» ia v o lu n t a d, fija d a en algo finito, está com o a t a s c a rla. C la ro es q u e la g ra n v o lu n ta d ta m b ién es a p a s io n a d a, pero no tan sólo p o r v ir t u d d e u n a fin a lid a d fin ita sin o a l m ism o tie m p o, por v irtu d de u n a id e a qlse n u n ca Mega a ser b a s ta n te o b je tiv a. c E n la s p ro p ie d a d e s fo rm a le s de la d isc ip lin a, de la s clarasre la cio n e s en tre el fin y lo s m ed io s, to d o s lo s p ro ceso s de la v o lu n ta d co n cu erd an e n tre s í : el ser in su sta n c ia l q u e se d o m in a p e rfe c ta m e n te a si m ism o, la p a sió n fin ita d isc ip lin a d a y la «existe n cia» h en ch id a p o r la id e a. A u n d e sv iá n d o se la v o lu n ta d, y a com o mera ye- ^ x lvj^íx4 Cyv ex X b) L a v o lu n t a d, en v e z d e ob edecer a u n a id e a, obedece a u n a pasión. N c o b s ta n te la in a u d ita fu e rz a de ejecu ció n cor, q u e la p a - V C U ju a J v V<A c ít a a A. L ol o i /L -u. fa h V V rú í A A c a G U Íá A - *

16 l 1 «Aclaración de la «existencia»» La voluntad l 1] disciplina, queda animada por un pathos. El orden, como tal, se convierte en el último sentido. Al desvanecerse el contenido, el placer en la forana se hace independiente y aún sin idea ya es suficiente. d) La voluntad se hace costumbre. Queda entonces el residuo vacío del hombre diligente, ordenado, maquinal. La costumbre de la voluntad es efectiva sólo como infraestructura de la vida existencial. Así, pues, la volutad sólo existe originariamente por virtud de la «existencia-», tiene la grandeza de su contenido por virtud de la idea, s mueve al servicio de la pasión y de finalidades vitales, es maquinal como forma final de una larga disciplina. Se habla de la fuerza de la voluntad. Este sentido toma, a su vez, direcciones heterogéneas: 1 1 a) Hablamos de una intensidad de la voluntad que como pro- 11 piedad psíquica caracteriológica podría compararse a la fuerza { ^muscular. Es la fuerza del momento que está condicionada por los efectos ; el hombre se crece y potencia en ellos y después todo marcha perfectamente. La intensidad de la voluntad sorprende las imás de las veces al contorno, y engaña al actuante cuando le parece que es la medida de su ser. Con ella no necesita estar enlazada ninguna persistencia ; puede faltarle por completo el arraigamiento en el ser y el destino. Pero ninguna voluntad puede hacer algo sin desarrollar también una energía efectiva en el momento. b) ~L& tenacidad de la voluntad es su persistencia en la sucesión del tiempo, j e manifiesta en que persevera y sigue adelante. Entre una terquedad maquinal y una obstinación henchida hay una analogía exterior en sus manifestaciones. Sin tenacidad no se realiza ninguna «existencia», pero la tenacidad resbala fácilmente hacia el vacío y hacia la testarudez en la cual la obstinación en lo finito procura una conciencia formal de sí mismo. c) Llamamos violencia de la voluntad a un proceder que no atiende y no utiliza las condiciones que encuentra en sí y fuera de sí. Un proceder emanado de los principios de conocimientos gene^ rales supuestos o de una ocurrencia cualquiera destruye, porque, sin coherencia con la situación, sin tener su origen en la «existencia», trata de atravesar el imuro con la cabeza. Pero la violencia es también el signo distintivo de las decisiones y del alto riesgo. - inc ndictonalidad de la voluntad se patentiza en la acrión cuando se compromete la «existencia». Todas las formas precedentes de la fuerza de la voluntad se convierten en formas de esta manifestación existencial. Pues de la incondicionalidad fluye también la fuerza del momento, la tenacidad y la violencia, prestándoles sentido y vida en cuanto que las priva de rigidez. La «existencia» se realiza como la incondicionalidad del querer en la elección absoluta. 6. S it u a c ió n y e sfera d e p o d e r d e la v o l u n t a d. Frente a*") la totalidad del mundo, la voluntad es impotente. No puede sacar / al mundo de sus quicios y ponerle sobre un nuevo fundamento ; I es la voluntad del ser finito en el imundo. En cada caso, la voluntád racional tléne el horizonte de su visión*; no tiene la absoluta intelección de la realidad v del sentido^: no ve la totalidad sino que ve perspectivas en la totali^ tir1, y t M - poco en la eternidad sino en el tiempo. Dentro del mundo visto, por otra parte; la voluntad tiene una esfera de poder todavía estrecha. El conocimiento intelectual es, en principio, ilim itado; la voluntad, como tal, siempre es limitada. Por tanto, sólo puede aprehender su círculo, que varía extraordinariamente de individuo a individuo y aún en el mismo individuo cambia en el curso del tiempo. En este perímetro de su posible campo de acción encuentra el hombre sus fines. La voluntad no lo puede todo al tiempo. Muchas cosas quedan también excluidas en el transcurso del tiempo. La situación fuerza, según el espacio y el tiempo,_ a la elección. L^, necesidad de elegir limita y acentúa el querer de suerte que en ello la voluntad se hace voluntad verdadera como origen de la «existencia». El auténtico no-volente quisiera «hacer lo uno y no dejar lo otro» ; el volente está seguro de querer sólo lo que elige. Donde, movidos por ideas, somos capaces de ver una imagen objetiva y cerrada del mundo suprimiendo en ella todos los contrarios, no tendríamos ya que elegir, sino que podríannos pensar que todo está en su debido lugar y gozarlo y apropiárnoslo contemplativamente. Pensando tenemos ese inmenso trasfondo, con el cual, confrontada la voluntad, que sólo puede ser todavía una, parece estrecha y limitada. Frente a la infinita contemplación la voluntad como limitación~pierde valor. I Pero la actitud contemplativa puede tentarnos a que nos olvi- {. deanos de nosotros mismos. En el peligro señalado de volatizarse como «existencia» se pone todo el acento precisamente en elegir

17 A u S o \ w <u l a í H e fev la/ r U ss r. r ^ Aclaración de la *existencia» exístencía# a Pe$ar de todo- E1 Patetismo de la frase de s l s s r ; r r v r.cobra p rol n M ad * >* tra Iim it 1-antn e d ^ t a 1 ^ t d 1 uiiimo t í m nn. o ^ ^io J d o yc contenido ^ r <? I incide - r * v K t>ene-, " ' 361o se CUmPliISe " s í s s z z a; r s n : r g ^ Pur " ncf d e r s 4 í - ^ m r o S. el,!: P» c r r x a dt r ' ^ s ó i s 11 de * í r 1 dad; a ctu,m s >* * m * - «. * al J T E N f m D QVERER Para la voluntad que quiere S i Í ^ L 'a f.ío y b *> P - W La v h L qv cr *al> ni plm ni m iios- b nalidad es el v A *í mcoiídlclonado» no tiene fundamento ni fiflexión infinita «existencia», que en el ámbito de la reel mundo aue 1 q? er^r f,go con3o fin se abre paso a sí misma en mundo que la orientación ha hecho accesible. en una^usión e n e lñ o r *6 ^ CSte a<luerer alg»> se cae te se convierte en obief *? 1CUanto que directa inconscientemen- 6 en objeto del querer lo que es la voluntad origina-! La voluntad Iría misma. Se confunde lo que yo puedo querer con la voluntad Ique sólo existe porque se quiere a sí misma. Esta confusión es un peligro respecto a las tesis de la aclaración de la «existencia». Lo que yo aclaro, no puedo hacerlo todavía o por completo objeto de mi querer finalista. Y o no puedo querer directamente la «existencia». Donde, desde ét ongenes'aelara d o a lg o por explicación, puedo muy bien querer originariamente, pero no querer a tergo el origen. Y o no puedo querer más que lo absolutamente objetivo. Así como no puedo querer la «existen- \ cía», no puedo querer la idea, sino sólo querer en la idea y por la y idea. Así, pues, en toda comunicación me doy cuenta de que yo puedo nombrar los fines objetivos de mi querer, pero sólo los puedo fundamentar en tanto son medios para otros fines. Los fines, como tales, son infundaimentables. Sólo en la participación indirecta de las ideas y de la «existencia» se esclarece el fundamento en el cual y desde el cual serán queridos y válidos a la vez aquellos fines infundamentables. Allí donde se propaga un querer directo de la «existencia» se desarrolla un falso patetismo. Este, lo mismo que el vacuo hablar sobre la vida, la personalidad y la nación, es un paladeo de palabras sin ejecución existencial, fundado sobre una falsa objetivación. Lo que se puede realizar indirectamente en lo objetivo y particular, concebido como presuntamente directo en el sentimiento, la conciencia propia y la conciencia del pueblo, se convierte en liada. Así ocurre una sorprendente confusión. La muerte, la enfermedad, la guerra, la desdicha, quedan esclarecidas, apelando, en su apropiación y superación existenciales. Entonces, por la falsificación del sentido existencial de tal esclarecimiento, resulta la conclusión de que se debe querer lo terrible. Es confundir el hecho de que la «existencia» se puede realizar aceptando los sucesos, después de haber acontecido sin mí, con el supuesto conocimiento de una regla de la deseada conexión, partiendo de la cual tales sucesos tenían que ser queridos. La consideración objetiva, lo mismo que la volición, son falsas cuando creen ver, posteriormente, como debida y válida generalmente la manifestación «histórica» de una «existencia». Lo que «históricamente» es verdad, cuando se aspira a ello se convierte en falsedad. Pertenece a las profundas experiencias de la «existencia» que yo me percate de que sólo después de una evolución impene- j j

18 20 Aclaración de-^6 «existencia» ble a la mirada, y por tanto incalculable, algo se hace posible. Jólo erróneamente pienso entonces que yo muy bien lo habría podido obtener mas fácilmente y debiera establecer reglas para otros que se hallen en caso análogo. Lo que «históricamente» ha advenido tiene un peso peculiar. Adviene por virtud de crisis y se hace existencialmente fructífero. El hecho de que toda voluntad pueda ser veraz únicamente en el mundo, pero no en relación con la totalidad, a la cual aprehendería más allá de los límites de la existen cía empírica particular, es cosa de que la conciencia de la libertad vinculada históricamente está segura en el presente existencial. LA CUESTION DE LA LIBERTAD DE LA VOLUNTAD l de oue é f m S Í T ti' maci0nes ««1* voluntad no es libre y que es libre, luchan apasionadamente bajo los nombres de deí s m o e indeterminismo. Diríase que el ser del hombre pu o t i ten^er Una decisión teórica. De hecho, hay entre nosotros la tendencia, cuando se habla de la libertad de la voluntad J T,T e ^U existencia empírica objetiva esté demostrada. Pero ]lbertad no tiene el ser de la existencia empírica y puesto S v a n V la T ih V í ^ añrt CÍÓn 7 ne^ación de Ia voluntad objetivan a la libertad como si fuera un ser, mediante aserciones que ttenlp3 t e r er f abies y ^ «^ «t e, estas a sercio ^.. g rsar su sentido. Lo que esas afirmaciones y ne- 5 ^trataba e n ' i t " - 0 C U aqueu de quc Prim eram ente.e trata b a en la libertad. Unicamente cuando se h abla de la liberad como si fuera una existencia em pírica ob jetiva podrían valer las argiimen taci n e s, y negarse o afirm arse esa su luntad. m pensamiento está a su vez presente una vocionés l FInKACfIÓN^ LA LIBERTAD DE LA voluntad. L as afirm a- esp ecífi JC r f S quc Slgnifican lib ertad tienen su sentido la verdad'er^ciwstión ^Je 5 S ^ ~ falta á^í/tpensaij Íen*0 bjetivante <3ue piensa la libertad como si «miente w J. w Pí a resp ecto a Ia Hbertad de la volun tad, la tendría caso de 6 d S posibilidades de la misma fuerza se que reforzar una ^ gene.ral> deba desarrollarse una acción que reforzar una de ellas por virtu d de la elección, y por tan to rea La voluntad 21 lizarse, no por necesidad (es el llamado liberum arbiirium, indifferentiae). Esto sería demostrado por la historia del asno de Buridan que, puesto a la misma distancia de dos haces de heno, se moriría de hambre si no tuviera libre voluntad para decidir a cuál debía aplicarse primero. Tales argumentaciones son pensamientos vacíos que nada demuestran. Aún lo que por ellas fuera demostrado no tendría la menor relación con la libertad de la voluntad ; de ese modo se demostraría la libertad como azar y capricho, no la verdadera libertad. La apelación y requerimiento a la libertad de la voluntad es independiente de la afirmación y negación de esa libertad. b) Si la libertad de la voluntad no procede en un comienzo de la nada y, sin embargo, se la quiere afirmar, entonces se la define psicológicamente como libertad de actuar sin perturbaciones procedentes del exterior. Así como se habla de la caída libre de los cuerpos, del libre desarrollo de un árbol, aquí la libertad sería la acción emanada del propio ser. Desde este punto de vista, todo lo que existe empíricamente puede ser considerado como libre y como independiente. Pero así la libertad quedaría trivializada. Sería la libertad psicológica de obrar y elegir: libertad de obrar, en cuanto que puedo traducir sin obstáculo mi propósito en realidad (los límites de esta realidad coinciden con los límites de la esfera de poder de <mi voluntad); libertad de elegir, donde yo, en decisión reñexiva, puedo llegar a lo que quiero, en cuanto que puedo elegirlo sosegadamente sin estorbos entre las posibilidades de que tengo conciencia (esta libertad está coartada por el temor a la violencia insinuada, por el premio a determinadas acciones, por la fatiga y el mal humor, después por falta de tiempo, fomentada por la reflexión y por dejar que actúen todos los motivos posibles). El hecho de que en este sentido liay vina libertad de obrar y de elegir más o menos grande, es indiscutible. Estos conceptos psicológicos de la libertad, que como objetivos parecen evidentes por un momento, defraudan por su insustancialidad. No son una respuesta a la pregunta por la libertad de la voluntad. En ninguna se trata del «yo mismo lo quiero». Aun sin salirse de la consideración psicológica, se roza la frontera de la verdadera libertad preguntando si más allá de la libertad de obrar y elegir, condicionada exterionmente, tengo una libertad interior del querer mismo (los conceptos de la libertad de -cobrar, de elegir y de querer han sido explicados en la obra de W.

19 22 Aclaración de la «existencia» La voluntad 23 Windelband sobre la libertad de la voluntad). En el elegir y obrar tiene que haber ya motivos y finalidades entre los cuales se elige. Entonces surgen las siguientes cuestiones: Soy libre en la clase y el contenido de mis motivos? Soy, además, libre para elegir el criterio por el cual decido entre ellos? Además: Puedo yo algo a causa de mi carácter? Puedo querer también de otro modo? Depende, por tanto, en general, de una libre voluntad lo que.yo quiero? Hay en la elección un ultimo origen? Con tales preguntas penetro en la aclaración de la «existencia del mí-mismo./ Pero en cuanto las planteo objetivamente y presento alternativas para responder a ellas me coloco, con éstas, inmediatamente en el ámbito de las cosas. En este ámbito, estas preguntas pueden no tener sentido : si objetivo la voluntad no puedo ni siquiera perseguir la voluntad ; objetivamente, toda reduplicación de la voluntad como «yo quiero porque quiero» es una tautología; por tanto, no tiene sentido preguntar si yo soy libre en la volición de mi volición. O bien las preguntas son reconocidas como alternativas y entonces se contesta que, objetivamente, no hay esta libertad. Hay, como existiendo empíricamente, sí, libertad de elegir y obrar, pero del querer en sí mismo conforme a su sustancia y fundamento. Sin embargo, estas preguntas ni carecen de sentido ni conducen necesariamente a la negación de la libertad. Cierto es que en la consideración psicológica no tienen cabida. Esta consideración no puede concebir de qué se trata aquí realmente. La libertad no se puede presentar como conocida científicamente, aunque algunos motivos de la voluntad y finalidades puedan llegar a ser objetivos. Donde soy yo mismo, en el sentido originario, que no puede ser objeto, allí está el lugar de la libertad que la psicología jamás alcanza. Aquellas no son preguntas objetivas ni alternativa para el saber, sino que son, en el ámbito de la objetividad, la expresión indirecta del ser de algo inobjetivo. La pregunta que investiga objetivamente, cambia de dirección en ellas. c) Se afirma una tercera libertad objetiva de la voluntad en conexión con las relaciones de poder entre los hombres en la socie a y el Estado. Sociológicamente pueden diferenciarse las lier a es personal, civil y política; la libertad personal en la cona privada de la vida que, bajo el supuesto de la posesión de medios economicos, también puede existir cuando falta la libertad crvii y política (por ejemplo, en la Rusia zarista); la libertad d - que, aun cuando falte la libertad política, puede desarrollarse como seguridad jurídica (por ejemplo, en la Alemania del tiempo de los «kaisers»), y la libertad política, en la cual cada ciudadano del Estado decide, con los demás, por quien ha de ser gobernado (por ejemplo, en los Estados Unidos). La pregunta por la existencia empírica de esta libertad suscita inmediatamente, en el caso de que se la niegue, la voluntad de conquistarla. Estas libertades son situaciones sociológicas; para el individuo son oportunidades. No cabe duda de que las hay. Pero su existencia empírica tampoco es una respuesta a la pregunta por la libertad que la «existencia» misma es. Pues ésta, a pesar de aquéllas, puede ser puesta en cuestión. Por el contrario, habría que decir que el individuo, ciertamente que sin la amplitud para su realización, pudiera ser «existencia» aun cuando no fuera libre en las tres direcciones objetivas señaladas. En las libertades objetivas existe, por tanto-, aquello de lo que «e demuestra la posibilidad o existencia empírica, no aquello de que se trata cuando la cuestión de la libertad de la voluntad se plantea con el apasionamiento en el cual lo que importa es el ser mismo. Si la libertad ha sido puesta en duda y después hubo que buscarla por la vía del pensamiento objetivante, entonces no se adelanta nada con la exposición de aquellas formas de libertad que han sido explicadas. Las libertades psicológica y sociológica que nunca son la libertad misma, no son, sin embargo, indiferentes. Y o quiero su realidad. Yo tengo que quererla cuando me sé libre originariamente; pues son condiciones para que se manifieste la libertad en la existencia empírica si quiero realizarme en el mundo y no ser meramente posibilidad e interioridad. Las libertades objetivas tienen sentido y contenido por la libertad originaria; pero son ilusorias cuando no están henchidas por ésta. Cuando quiero libertad objetiva y en tanto que yo la he producido y ya creo haber alcanzado en ella mi libertad, entonces precisamente me he perdido. Esto se evidencia en la equivocidad de todo nombre que indique libertad. 2. La ilusión de la independencia. Un ejemplo es la multitud de sentidos de la palabra «independencia». La independencia es la finalidad de mi voluntad de libertad en el mundo. Y o quisiera una existencia empírica en la cual mi voluntad se pudiera lograr decisivamente. De aquí que y o trate de asegurar y ensanchar mi existencia empírica mediante el cálculo, la previsión y la perspicacia. Y o soy independiente en la medida en

20 24 Aclaración de la *existenciai> Lm voluntad 25 que yo /mismo pueda mandar sobre las condiciones de mi existencia empírica. Pero no puedo conjurar los peligros. En vista de su posibilidad, yo pretendo una independencia diferente, en la cual I yo quiero solamente lo que depende de mí m ism o: la independen- cía de la actitud interior de mi conciencia. La libertad se convierte en obstinación de un sí-mismo formal de la «conciencia en general» o en el terco estar sobre sí mismo de un individuo empírico. Si me dejo dominar por la idea de la seguridad, entonces me aferró a la libertad externa para poseer lo que de mí depende. En a angustia de la existancia empírica me tranquilizo al cerciorarme de mi poder de libre disposición; en el orgullo de la existencia empírica me satisfago por el sentimiento de mi autoridad. En los dos casos quedo dependiente de algo. Si me retraigo sobre mí mismo y dejo que me sea indiferente o que no depende sólo de mí en todas las circunstancias, entonces caigo en una independencia que es el orgullo que siente el vacío sersi-mismo por su imperturbabilidad. Pero cuando dependo como existencia empírica de un mínimo de condiciones externas de vida y de ia participación, entonces el orgullo aislador se convierte de hecho en la necesidad de un prestigio social suscitado en los demás por mi supuesta independencia, que se manifiesta en parte como dependiendo de que sea reflejado por los otros. Estas pseudoindependencias en la forma de una absoluta seguj,? emstencla empírica o de una imperturbabilidad aisladora deben ser conjuradas como peligros y, existentes como tentación, apropiadas en su relatividad para no caer en ellas. y L a independencia existencial no se puede poner en una cosa La independencia del individuo ya no significa entonces para él seguridad por virtud de cálculo sino, precisamente, no estar dominado por la ficción de seguridad, y, por el contrario, dominarla; es decir, conformarse a ella en sus límites, pero atreverse a abandonarse al destino. No significa vivir con los demás en re aciones por las cuales, al mismo tiempo que los domino rne mantenga alejado, sino entrar en comunicación, de suerte que, sobre su base, la comunidad de las ideas y en la serie de grados ascendentes sea para mí decisivamente, mediante instituciones, la reculación de la existencia empírica. *I?^ePenc*e^cia de la «existencia» en la existencia empírica e«wv-^1a * Cn CXterÍor y como rigidez del ser-sí-mismo, pera a a como autenticidad de la realización «histórica» del ser- sí-mismo en la comunicación. La «existencia» independiente, únicamente unida a su trascendencia puede permanecer solitaria ; conoce el punto arquimédico fuera del mundo como un punto posible, pero continuamente retorna a la existencia empírica y a la comunicación como los únicos lugares en que puede cerciorarse y confirmar lo que experimentó en la soledad. Vive a la vez en el mundo y fuera del m undo; conoce los límites y se mueve esencialmente en ellos. Asi, pues, la autentica independencia advierte que su existencia empírica esta..entre dos polos: la vida en la sustancia, mmiín dejetespefik, en elcu rso del mundo v ía lev y el surgimiento personal de la «existencia» como una «existencia» única, individual; el estado de seguridad en un todo y el impulso hacia los límites ; la existencia empírica cerrada y Ja existencia empírica en el tiempo ; la contemplación de un mundo dado en su orden y jerarquía y el correr la aventura de una existencia empírica problemática. En esta independencia no se conoce ningún principio ni ningún término ; ninguna meta es la última. 3. N egación de la libertad de la voluntad. Si se afirma la falta de la voluntad, entonces se contradice en una objetivación algo que no es lo que en la propia certidumbre de la libertad constituye su esencia. Frente a la libertad de la voluntad, se ha dicho que no es posible tal libertad, puesto que todo lo que acontece tiene, sin excepción, un origen causal. En concreto, se aducen ejem plos: la voluntad del hombre está determinada, necesariamente, por el motivo más fuerte en la lucha de los motivos. Pero si, según todos los caracteres de la «fuerza» psíquica, había otros motivos más fuertes y se llama a uno el más fuerte solamente porque es al que se atendió en la elección, entonces, por virtud de la tautología, la elección no es concebible; la mera denominación no se convierte en necesidad natural objetiva. Contra la libertad de la voluntad se alega también la estadística moral de que todas las acciones están sometidas a leyes ; forzosamente se producen al año tal número de suicidios, crímenes, casamientos, etc. Estas leyes son tan seguras que se pueden hacer previsiones con muy pocos errores. Pero se ha comprendido hace tiempo que estas reglas estadísticas no prueban nada contra la voluntad del individuo. El individuo no se quita la vida a consecuencia de la ley estadística. Tampoco muere el individuo de cáncer

El objeto de la estética

El objeto de la estética El objeto de la estética MANUEL B. TRÍAS Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza La palabra Estética no es un término unívoco; es corriente hallarla empleada para designar una unidad de saber, pero esa unidad

Más detalles

Introducción. Si no sé que no sé, pienso que sé. (Laing, 1970)

Introducción. Si no sé que no sé, pienso que sé. (Laing, 1970) Introducción Si no sé que no sé, pienso que sé. (Laing, 1970) Las experiencias que tenemos nos van enseñando y moldeando como personas. En mi proceso personal de crecimiento, al llegar al final de esta

Más detalles

LOS RECURSOS NATURALES EN EL DESARROLLO ECONOMICO

LOS RECURSOS NATURALES EN EL DESARROLLO ECONOMICO LOS RECURSOS NATURALES EN EL DESARROLLO ECONOMICO E d i t o r i a l U n i v e r s i t a r i a, S. A., 1 9 7 0 In s c r i p c i ó n N 3 8. 5 3 5 D e r e c h o s e x c lu s iv o s r e s e r v a d o s p a

Más detalles

LA FILOSOFÍA, LA ACTITUD Y LAS RAMAS DE LA FILOSOFÍA

LA FILOSOFÍA, LA ACTITUD Y LAS RAMAS DE LA FILOSOFÍA LA FILOSOFÍA, LA ACTITUD Y LAS RAMAS DE LA FILOSOFÍA UNIVERSIDAD DE SAN MARTÍN DE PORRES CENTRO PREUNIVERSITARIO CICLO REGULAR 2011-II SEMANA 05 FERNANDO CÓRDOVA FREYRE CICLO REGULAR 2011-II 1 La filosofía

Más detalles

Cultura de la Legalidad y la Integridad para Colombia- CLIC HACER CLIC EN LA PERSONA

Cultura de la Legalidad y la Integridad para Colombia- CLIC HACER CLIC EN LA PERSONA Cultura de la Legalidad y la Integridad para Colombia- CLIC HACER CLIC EN LA PERSONA Jorge Yarce La persona es ámbito para sí misma, punto de partida y centro de la CLIC. Desde su potencialidad corporal,

Más detalles

Boletín Impositvo Mayo 2011

Boletín Impositvo Mayo 2011 J u ris d ic ció n N a c io n a l-a F IP - R e s o lu c ió n G e n e ra l N º 3 0 9 4 -Im p u e s to a la s g a n a n c ia s. A n tic ip o s im p u ta b le s a l p e río d o fis c a l 2 0 1 1.M o d ific

Más detalles

EL VERDADERO IMPACTO DEL COACHING. cambiar mi vida? Mucho se habla del Coaching y cada vez es más popular pero cuidado!

EL VERDADERO IMPACTO DEL COACHING. cambiar mi vida? Mucho se habla del Coaching y cada vez es más popular pero cuidado! EL VERDADERO IMPACTO DEL COACHING EN Es cierto NUESTRA que el Coaching VIDA puede cambiar mi vida? CÓMO&USAR&EL&COACHING&PARA&CREAR&LO&QUE&QUEREMOS& Mucho se habla del Coaching y cada vez es más popular

Más detalles

Capítulo 2. En este capítulo se habla sobre el proceso de creación artística, así como su historia, sus componentes y

Capítulo 2. En este capítulo se habla sobre el proceso de creación artística, así como su historia, sus componentes y Capítulo 2 EL PROCESO DE CREACIÓN ARTÍSTICA En este capítulo se habla sobre el proceso de creación artística, así como su historia, sus componentes y la producción que está detrás de cada obra para dar

Más detalles

Comienza a creer en la Abundancia

Comienza a creer en la Abundancia Abundancia Comienza a creer en la Abundancia Tú puedes ayudar a la humanidad examinando tus propias creencias acerca de la escasez y cambiándolas en creencias de abundancia. Tenemos una meditación que

Más detalles

El fi lósofo Carl von Weizsacker

El fi lósofo Carl von Weizsacker DESCARTES: CIENCIA DEL ESPÍRITU Y CIENCIA DE LA NATURALEZA Milagros Mier* El fi lósofo Carl von Weizsacker hará unos cuarenta años describía en su Discurso sobre Descartes y la ciencia de la naturaleza

Más detalles

La propia identidad como norma de acción:

La propia identidad como norma de acción: LA IDENTIDAD Para el presente trabajo consideré importante profundizar sobre el tema de la identidad personal, puesto que, si bien es un tema que interesa al ser humano desde los albores de la humanidad,

Más detalles

MORAL cuanto Bien cansa los

MORAL cuanto Bien cansa los VALOR Y VALOR MORAL 1. Bien El bien es el ser en cuanto a apetecible, dice Santo Tomás; es el ser en cuanto colma o perfecciona el apetito. Por eso es el ser en cuanto acto o perfección. Según sea el apetito

Más detalles

EXAMEN DE FILOSOFÍA MODERNA

EXAMEN DE FILOSOFÍA MODERNA EXAMEN DE FILOSOFÍA MODERNA 1 1. EXAMEN DE CIENCIA Y FILOSOFÍA MODERNA. 1. Leyes de Kepler sobre el universo. 2. Definición de movimiento de caída libre o uniformemente acelerado. 3. Teoría cósmica de

Más detalles

EL SER, SU CONSTITUCION, SU EXPRESION CONCEPTUAL II LA ANALOCIA, EXPRESION CONCEPTUAL DEL SER

EL SER, SU CONSTITUCION, SU EXPRESION CONCEPTUAL II LA ANALOCIA, EXPRESION CONCEPTUAL DEL SER EL SER, SU CONSTITUCION, SU EXPRESION CONCEPTUAL II LA ANALOCIA, EXPRESION CONCEPTUAL DEL SER 5- Imposibilidad de conceptualizar unívocamente el acto de ser y el ente La imposibilidad de conceptualizar

Más detalles

INSTITUCION EDUCATIVA LA GARITA. GUIA ESTUDIO No.5 ESTUDIANTE AREA FILOSOFIA. GRADO ONCE. PERIODO: TERCERO. PROFESOR: WILLIAM ENRIQUE DIAZ GONZALEZ

INSTITUCION EDUCATIVA LA GARITA. GUIA ESTUDIO No.5 ESTUDIANTE AREA FILOSOFIA. GRADO ONCE. PERIODO: TERCERO. PROFESOR: WILLIAM ENRIQUE DIAZ GONZALEZ INSTITUCION EDUCATIVA LA GARITA GUIA ESTUDIO No.5 ESTUDIANTE AREA FILOSOFIA. GRADO ONCE. PERIODO: TERCERO. PROFESOR: WILLIAM ENRIQUE DIAZ GONZALEZ DESEMPEÑOS: Comprender de manera razonada temas fundamentales

Más detalles

VALORES UNIVERSALES, LA PUERTA HACIA LA PAZ MUNDIAL

VALORES UNIVERSALES, LA PUERTA HACIA LA PAZ MUNDIAL VALORES UNIVERSALES, LA PUERTA HACIA LA PAZ MUNDIAL Todos los seres humanos necesitamos vivir en una SOCIEDAD. Para que esa SOCIEDAD funcione, necesitamos aprender a convivir; esa convivencia es PRODUCTO

Más detalles

ECOS-boletín No 39, enero de 2012

ECOS-boletín No 39, enero de 2012 ECOS-boletín No 39, enero de 2012 Wilfried Nelles: VER LO QUE ES O APRENDER DE LA VIDA En las constelaciones familiares se trata de contemplar, de ver la realidad. Hellinger sintetiza a menudo esta realidad

Más detalles

JESUCRISTO RECONCILIADOR

JESUCRISTO RECONCILIADOR JESUCRISTO RECONCILIADOR El presente trabajo tiene por finalidad poder profundizar en la realidad de la naturaleza humana, herida por el pecado original y redimida por Cristo. Haremos un recorrido partiendo,

Más detalles

Espiritualidad Integral

Espiritualidad Integral Espiritualidad Integral El guión para la ponencia serán lo capítulos del libro Espiritualidad Integral, centrándome sobre todo en los aspectos que tienen que ver con el cuadrante superior izquierdo Introducción:

Más detalles

MANUAL DE FUNCIONES Y COMPETENCIAS. COMO?

MANUAL DE FUNCIONES Y COMPETENCIAS. COMO? MANUAL DE FUNCIONES Y COMPETENCIAS. QUE ES? Herramienta que indica el papel de cada cargo dentro de la organización a través de las funciones que le son propias. COMO? Con información explicitaordenada

Más detalles

El verdadero aspirante busca el conocimiento directo de las realidades espirituales

El verdadero aspirante busca el conocimiento directo de las realidades espirituales LA BÚSQUEDA DE DIOS Grados de la creencia en Dios Son mayoría las personas que ni siquiera sospechan de la existencia de Dios, y lógicamente el tema de Dios no las entusiasma mucho. Hay otras que, por

Más detalles

KONVERGENCIAS, FILOSOFÍA Y CULTURAS EN DIÁLOGO. ISSN 1669-9092 Año VI, Número 20, Mayo 2009. EXISTENCIA Y REALIDAD DE DIOS

KONVERGENCIAS, FILOSOFÍA Y CULTURAS EN DIÁLOGO. ISSN 1669-9092 Año VI, Número 20, Mayo 2009. EXISTENCIA Y REALIDAD DE DIOS KONVERGENCIAS, FILOSOFÍA Y CULTURAS EN DIÁLOGO. ISSN 1669-9092 Año VI, Número 20, Mayo 2009. EXISTENCIA Y REALIDAD DE DIOS Sebastian R. Aguilera (Chile) 1 Me parece necesario comenzar por enunciar el problema

Más detalles

ESCUELAS DE FAMILIA MODERNA BLOQUE III DOCUMENTACIÓN SOBRE LAS COMPETENCIAS

ESCUELAS DE FAMILIA MODERNA BLOQUE III DOCUMENTACIÓN SOBRE LAS COMPETENCIAS ESCUELAS DE FAMILIA MODERNA BLOQUE III DOCUMENTACIÓN SOBRE LAS COMPETENCIAS Consideraciones previas AUTONOMÍA Y RESPONSABILIDAD La autonomía es un concepto de la filosofía y la psicología evolutiva que

Más detalles

Ponencia: el ser humano religioso

Ponencia: el ser humano religioso Ponencia: el ser humano religioso El origen de la religión es el ser humano. El medio en el que se desarrolla la religión es el ser humano. El fin de la religión es el ser humano. En definitiva: La religión

Más detalles

ENCUESTA BUENAS PRACTICAS EN TIC'S

ENCUESTA BUENAS PRACTICAS EN TIC'S 239 16. ANEXO 1: ENCUESTA BUENAS PRÁCTICAS EN TIC S Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas Escuela de Economía y Administración ENCUESTA BUENAS PRACTICAS EN TIC'S El objetivo de la siguiente

Más detalles

CONTRIBUCIÓN A LA DESCRIPCIÓN DEL ACTO HUMANO LIBRE *

CONTRIBUCIÓN A LA DESCRIPCIÓN DEL ACTO HUMANO LIBRE * CONTRIBUCIÓN A LA DESCRIPCIÓN DEL ACTO HUMANO LIBRE * Nimio de Anquín La historia del acto humano libre,nos revela una pugna por imponer a los órdenes sensible (apetito) e inteligible (noético) un tercer

Más detalles

SANTO TOMÁS: CONTEXTO HISTÓRICO

SANTO TOMÁS: CONTEXTO HISTÓRICO SANTO TOMÁS: CONTEXTO HISTÓRICO SANTO TOMÁS (1225-1274) Cristianismo: elemento cohesionador de la sociedad. Sistema feudal: se mantiene en el campo. Auge de la burguesía: hombres libres de las ciudades.

Más detalles

Juan Federico Herbart: Propuesta pedagógica. Juan Federico Herbart destacado filósofo alemán, aplica un modelo

Juan Federico Herbart: Propuesta pedagógica. Juan Federico Herbart destacado filósofo alemán, aplica un modelo . Autor: Rocío Mijangos Pan Resumen Juan Federico Herbart destacado filósofo alemán, aplica un modelo pedagógico considerando como fin educativo la formación de la moralidad con un enfoque psicológico,

Más detalles

Capítulo 1 EL MUNDO QUE YO CREO

Capítulo 1 EL MUNDO QUE YO CREO Capítulo 1 EL MUNDO QUE YO CREO «Hubo un tiempo en que: pensé que no podía y no pude, creí que no sabía nada y nada supe. Pensé que no tendría fuerzas y flaqueé. Creí que era demasiada la carga y me caí.

Más detalles

E L P RINCIPIO DE C ONFLICTO Y LA O PORTUNIDAD DEL D ISCÍPULO M UNDIAL: LA H UMANIDAD

E L P RINCIPIO DE C ONFLICTO Y LA O PORTUNIDAD DEL D ISCÍPULO M UNDIAL: LA H UMANIDAD P LENILUNIO DE ESCORPIO (Luna Llena 10/11/2011 a las 17:16 hora local Argentina) E L P RINCIPIO DE C ONFLICTO Y LA O PORTUNIDAD DEL D ISCÍPULO M UNDIAL: LA H UMANIDAD Actualmente, los discípulos del mundo

Más detalles

Guía promocional de tarifas

Guía promocional de tarifas Guía promocional de tarifas P a q u e te s E s p e c ia les P a q u e te D e s c r ip c ión T a r if a p o r p a q u e t e 1 Ocu la r E x p r e s s A p e r tu r a d e l c o n ten e d o r p o r I P M s

Más detalles

II Unidad: Dimensión ética y social de la persona humana.

II Unidad: Dimensión ética y social de la persona humana. II Unidad: Dimensión ética y social de la persona humana. Pamela Pedreros Silva. Pablo Choloux Vera. Esquema 1. Dimensión ética a. Formación de la conciencia y la voluntad b. Educación para el bien, la

Más detalles

CULTURA, RELIGIÓN Y VALORES (PROF. AGUSTÍN DE HIPONA)

CULTURA, RELIGIÓN Y VALORES (PROF. AGUSTÍN DE HIPONA) CULTURA, RELIGIÓN Y VALORES (PROF. AGUSTÍN DE HIPONA) Ana Belén Álvarez Haya Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir RESUMEN Esta comunicación surge por varios motivos. Por la inquietud y pasión

Más detalles

PDF created with pdffactory Pro trial version www.pdffactory.com

PDF created with pdffactory Pro trial version www.pdffactory.com Universidad de Los Andes Facultad de Humanidades y Educación Escuela de Educación Departamento de Educación Física Cátedra Didáctica de la Educación Física RESUMEN DE LA TAXONOMIA DE LOS OBJETIVOS DE LA

Más detalles

Diseño Humano. Un experimento individual

Diseño Humano. Un experimento individual Diseño Humano Un experimento individual El Diseño Humano ofrece una oportunidad para la humanidad de ver cómo funciona todo y descubrir la risa, porque en eso consiste todo! Ra Uru Hu El Diseño Humano,

Más detalles

Valores. Janette Orengo,Ed.D.

Valores. Janette Orengo,Ed.D. Valores Janette Orengo,Ed.D. Ética La ética es una rama de la filosofía que abarca el estudio de la moral, la virtud, el deber, la felicidad y el buen vivir. La palabra ética proviene del latín ethĭcus,

Más detalles

Los valores y su significado Disponible en: www.encuentra.com/portada_seccion.php?... - México

Los valores y su significado Disponible en: www.encuentra.com/portada_seccion.php?... - México Los valores y su significado Disponible en: www.encuentra.com/portada_seccion.php?... - México "Todo valor supone la existencia de una cosa o persona que lo posee y de un sujeto que lo aprecia o descubre,

Más detalles

DIRECTIVOS, AUTONOMOS Y PROFESIONALES DE LA COMUNICACIÓN MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y EXPOSICIÓN A TERCEROS

DIRECTIVOS, AUTONOMOS Y PROFESIONALES DE LA COMUNICACIÓN MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y EXPOSICIÓN A TERCEROS Programa DIRECTIVOS, AUTONOMOS Y PROFESIONALES DE LA COMUNICACIÓN Coach Entrenador personal que ayuda a la persona en el proceso de aprendizaje y mejora, buscando el camino más eficaz para alcanzar los

Más detalles

E d u c a c i ó. para la... Convivencia DERECHOS HUMANOS. PDF created with pdffactory trial version www.pdffactory.com

E d u c a c i ó. para la... Convivencia DERECHOS HUMANOS. PDF created with pdffactory trial version www.pdffactory.com E d u c a c i ó n para la... DERECHOS HUMANOS Convivencia Proyecto elaborado por: Rodolfo Correa Vargas COORDINACIÓN: FRANCISCO JOSÉ ALONSO RODRIGUEZ Sociólogo Universidad Complutense de Madrid Presidente

Más detalles

Programa de Filosofía para 6 y 7 cursos

Programa de Filosofía para 6 y 7 cursos Escuelas Europeas Bureau du Secrétaire général du Conseil Supérieur Unité développement pédagogique Referencia: 1998-D-12-2 Orig. : FR Versión: ES Programa de Filosofía para 6 y 7 cursos Aprobado por el

Más detalles

SUPERAR FRUSTRACIONES

SUPERAR FRUSTRACIONES SUPERAR FRUSTRACIONES PROGRAMA DE INFORMACIÓN A LAS FAMILIAS Entendemos por frustración el estado de decepción creado emocionalmente cuando alguien espera realizar su deseo y se ve impedido de hacerlo.

Más detalles

I N F O R M E S O B R E V E R I F I C A C I O N D E L V A L O R D E C L A R A D O N 1 1 8-3 D 1 3 1 0-2014- 000122- S U N A T

I N F O R M E S O B R E V E R I F I C A C I O N D E L V A L O R D E C L A R A D O N 1 1 8-3 D 1 3 1 0-2014- 000122- S U N A T S U P E R I N T E N D E N C I A N A C I O N A L D E A D M I N I S T R A C I Ó N T R I B U T A R I A I N T E N D E N C I A D E L A A D U A N A M A R Í T I M A D E L C A L L A O A v e n i d a G u a r d i

Más detalles

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DEL DISTRITO FEDERAL nante es al contrario, algo puramente psicológico. Estas representación en el espíritu del sujeto, es la que al realizar el objeto inmediato y el objeto

Más detalles

M a r c e l L é g a u t L L E G A R A S E R U N O M I S M O

M a r c e l L é g a u t L L E G A R A S E R U N O M I S M O M a r c e l L é g a u t L L E G A R A S E R U N O M I S M O B U S C AR E L S E NT I D O D E LA P RO P I A VI DA S U M A R I O Presentación [1] Búsqueda del sentido de la propia vida [2] Apropiación del

Más detalles

FE Y RAZÓN IGUALDAD, OPOSICIÓN O COMPLEMENTARIEDAD?

FE Y RAZÓN IGUALDAD, OPOSICIÓN O COMPLEMENTARIEDAD? 2 FE Y RAZÓN IGUALDAD, OPOSICIÓN O COMPLEMENTARIEDAD? 2 FE Y RAZÓN IGUALDAD, OPOSICIÓN O COMPLEMENTARIEDAD? 1. En busca de Dios: Homo religiosus 2. Qué es la fe? Definamos los términos 3. Fe y razón. Religión

Más detalles

LA FENOMENOLOGíA DIALÉCTICA DE LA LIBERTAD

LA FENOMENOLOGíA DIALÉCTICA DE LA LIBERTAD 2. COMUNICACIONES LA FENOMENOLOGíA DIALÉCTICA DE LA LIBERTAD FRANCESCO BOTIURI 1. RIGORISMO PÚBLICO Y PERMISIVISMO PRIVADO Con esta fórmula se expresa de modo bastante preciso, y sociológicamente documentable,

Más detalles

BLOQUE III: INDICADORES Y RESULTADOS CERTIFICACIÓN N ISO Y OBJETIVOS DEL SEGUIMIENTO ERCA. Dr. Juan Manuel Buades Fuster

BLOQUE III: INDICADORES Y RESULTADOS CERTIFICACIÓN N ISO Y OBJETIVOS DEL SEGUIMIENTO ERCA. Dr. Juan Manuel Buades Fuster BLOQUE III: INDICADORES Y RESULTADOS CERTIFICACIÓN N ISO Y OBJETIVOS DEL SEGUIMIENTO ERCA Dr. Juan Manuel Buades Fuster Servicio de Nefrología del Hospital Son Llàtzer Palma de Mallorca Acudir a una consulta

Más detalles

Seminario de valores en lo común

Seminario de valores en lo común Seminario de valores en lo común 1 Sesión No. 10 Nombre: Ecuanimidad y Decisión Contextualización La ecuanimidad es llegar a conocer una paz y quietud mental que nos permita estar plenamente presentes

Más detalles

ES POSIBLE LA EXPERIENCIA DE DIOS?

ES POSIBLE LA EXPERIENCIA DE DIOS? ES POSIBLE LA EXPERIENCIA DE DIOS? En la actualidad se plantea la pregunta de si se puede experimentar a Dios en la vida normal. Quizás a muchos esto les parecerá una afirmación teológica extraña o una

Más detalles

Cuando un hijo o hija inicialmente revela que es homosexual a la familia:

Cuando un hijo o hija inicialmente revela que es homosexual a la familia: Padres y Amigos de Lesbianas y Gays (PFLAG) es un grupo internacional de voluntarios que se originó en EEUU en 1979 después de la Marcha por los Derechos Humanos de Stonewall. El objetivo primario de PFLAG

Más detalles

En el tema de las relaciones entre la legitimidad y la estabilidad, los filósofos

En el tema de las relaciones entre la legitimidad y la estabilidad, los filósofos Julia Barragán 331 A PROPÓSITO DE «EL CONCEPTO DE ESTABILIDAD DE LOS SISTEMAS POLÍTICOS», DE ERNESTO GARZÓN VALDÉS * En el tema de las relaciones entre la legitimidad y la estabilidad, los filósofos contemporáneos

Más detalles

Confianza y Desarrollo del Potencial Humano Mario Morales Vergara, 2000

Confianza y Desarrollo del Potencial Humano Mario Morales Vergara, 2000 Tecnología Organización Personas Capacitación y Desarrollo S.A. Confianza y Desarrollo del Potencial Humano Mario Morales Vergara, 2000 Introducción Abordar el tema de la confianza en toda su amplitud

Más detalles

Para quienes están en centros de tratamiento

Para quienes están en centros de tratamiento Para quienes están en centros de tratamiento Traducción de literatura aprobada por la Confraternidad de NA. Copyright 2002 by Narcotics Anonymous World Services, Inc. Reservados todos los derechos. El

Más detalles

ÍNDICE GENeRAL. CAPÍTULO I El contrato de suministro

ÍNDICE GENeRAL. CAPÍTULO I El contrato de suministro ÍNDICE GENeRAL CAPÍTULO I El contrato de suministro 1. In t r o d u c c i ó n... 1 2. Fun c i ó n Ec o n ó m i c a... 2 3. Nat u r a l e z a ju r í d i c a y ca r a c t e r í s t i c a s... 4 4. Dif e

Más detalles

Positivismo lógico. Capítulo 8. 8.1. La ciencia positivista

Positivismo lógico. Capítulo 8. 8.1. La ciencia positivista Capítulo 8 Positivismo lógico El siguiente intento histórico de proporcionar a la ciencia esa objetividad completa que mencionábamos en el capítulo consistió en recurrir la objetividad de los hechos empíricos,

Más detalles

Introducción a la estética y a la apreciación artística

Introducción a la estética y a la apreciación artística Introducción a la estética y a la apreciación artística El ser humano es un ser expresivo, sensible y racional; y desde su aparición en el planeta ha manifestado su creatividad e inteligencia en el arte

Más detalles

TEOLOGIA REVISTA DE LA FACULTAD DE TEOLOGIA DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA ARGENTINA

TEOLOGIA REVISTA DE LA FACULTAD DE TEOLOGIA DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA ARGENTINA TEOLOGIA REVISTA DE LA FACULTAD DE TEOLOGIA DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA ARGENTINA José Cubas 2543 Buenos Aires - República Argentina TOMO I, N. 2 MAYO 1963 LA ÉTICA EN LOS EVANGELIOS SINÓPTICOS

Más detalles

CAPÍTULO 5 CONCLUSIONES

CAPÍTULO 5 CONCLUSIONES CAPÍTULO 5 CONCLUSIONES 118 119 Hace algún tiempo escribí cómo es que yo entiendo mi mente, luego lo analicé desde un punto de vista científico para saber si es posible que las CC se encarguen del estudio

Más detalles

Consuelo Martín nos ayuda a comprender los planos y caminos que pueden conducirnos a experimentar la Unidad.

Consuelo Martín nos ayuda a comprender los planos y caminos que pueden conducirnos a experimentar la Unidad. Consuelo Martín: Profesora de Filosofía por la Uned. Lo malo del pensamiento es cuando te identificas con él. Es necesario hacer silencios en la mente y en las emociones para contemplar y experimentar

Más detalles

LAS CREENCIAS EN PNL

LAS CREENCIAS EN PNL LAS CREENCIAS EN PNL Las creencias son una fuerza muy poderosa dentro de nuestra conducta. En muchos casos son subconscientes, y afectan a la percepción que tenemos de nosotros mismos, de los demás y de

Más detalles

LA VERDAD COMO INCERTIDUMBRE OBJETIVA EN S. KIERKEGAARD

LA VERDAD COMO INCERTIDUMBRE OBJETIVA EN S. KIERKEGAARD LA VERDAD COMO INCERTIDUMBRE OBJETIVA EN S. KIERKEGAARD Introducción María Laura Ballabeni Kierkegaard entiende que su época se encuentra enferma; y la enfermedad que la aqueja es nada menos que la reflexión,

Más detalles

HOMENAJE A BOAVENTURA DE SOUSA SANTOS: COMENTARIO

HOMENAJE A BOAVENTURA DE SOUSA SANTOS: COMENTARIO HOMENAJE A BOAVENTURA DE SOUSA SANTOS: COMENTARIO Quisiera hablar en estos quince minutos sobre la contribución de Boaventura y del Caleidoscopio de las Justicias en Colombia a la Sociología Jurídica,

Más detalles

Las Normas e Instituciones Morales: Diferencias entre Hayek y Argandoña

Las Normas e Instituciones Morales: Diferencias entre Hayek y Argandoña Laissez-Faire, No. 10 (Marzo 1999): 21-26. Las Normas e Instituciones Morales: Diferencias entre Hayek y Argandoña por Clynton Roberto López Flores 1 Las normas e instituciones morales prestan un servicio

Más detalles

Daniel Duigou LOS SIGNOS DE JESÚS EN EL EVANGELIO DE JUAN

Daniel Duigou LOS SIGNOS DE JESÚS EN EL EVANGELIO DE JUAN Daniel Duigou LOS SIGNOS DE JESÚS EN EL EVANGELIO DE JUAN DESCLÉE DE BROUWER BILBAO - 2009 ÍNDICE In t r o d u c c i ó n... 11 I.- Ll e g a r a s e r a u t ó n o m o o l a s b o d a s d e Ca n á... 17

Más detalles

DILEMAS MORALES. I Olimpiada Filosófica de España Dilemas morales, normas de realización

DILEMAS MORALES. I Olimpiada Filosófica de España Dilemas morales, normas de realización I Olimpiada Filosófica de España Dilemas morales, normas de realización DILEMAS MORALES Uno de los rasgos fundamentales de la conducta moral es que está guiada por unos valores morales: decir la verdad,

Más detalles

FE Y MUNDO CONTEMPORÁNEO

FE Y MUNDO CONTEMPORÁNEO FE Y MUNDO CONTEMPORÁNEO FE Y MUNDO CONTEMPORÁNEO 1 Sesión No. 1 Nombre: El hombre como ser religioso Contextualización La humanidad se ha preguntado sobre el surgimiento de la religión y se ha cuestionado

Más detalles

Resumen de las 8 bienaventuranzas

Resumen de las 8 bienaventuranzas En resumen, se trata de la creación de una sociedad nueva. La alternativa que Jesús propone es una sociedad fundada sobre tres valores, que son el compartir, la igualdad, y el servicio: la entrega, la

Más detalles

Octubre de 2008 Año I, número V. Líneas de discurso. Bien Común

Octubre de 2008 Año I, número V. Líneas de discurso. Bien Común Octubre de 2008 Año I, número V Líneas de discurso Bien Común Bien Común El ideal del bien común puede ser la utopía en la que muchos seres humanos han soñado a través de la historia. Sin embargo, en múltiples

Más detalles

Homenaje a fray Antonio de Montesinos y a la primera comunidad de dominicos en América

Homenaje a fray Antonio de Montesinos y a la primera comunidad de dominicos en América Homenaje a fray Antonio de Montesinos y a la primera comunidad de dominicos en América Fr. Bruno Cadoré O.P. Maestro de la Orden Casa de América 21 de diciembre de 2011 Es un honor para mí poder dirigirme,

Más detalles

DIDÁCTICA DE LA ÉTICA EN FRANCISCO LARROYO. Resumen

DIDÁCTICA DE LA ÉTICA EN FRANCISCO LARROYO. Resumen DIDÁCTICA DE LA ÉTICA EN FRANCISCO LARROYO Resumen Nada más actual que un buen clásico Francisco Larroyo vivió una época en que la pedagogía como disciplina independiente, vinculada con las ciencias, se

Más detalles

EL ARTE DEL SER EXITOSO

EL ARTE DEL SER EXITOSO EL ARTE DEL SER EXITOSO El éxito tiene relación con la forma en que pensamos, la forma en que enfocamos el propósito de nuestras vidas y cómo apreciamos lo que tenemos, lo que somos y lo que queremos lograr.

Más detalles

En las empresas, la rapidez de aprendizaje puede convertirse en la única fuente sostenible de ventajas competitivas

En las empresas, la rapidez de aprendizaje puede convertirse en la única fuente sostenible de ventajas competitivas Con mucha disciplina En las empresas, la rapidez de aprendizaje puede convertirse en la única fuente sostenible de ventajas competitivas Por Peter Senge Peter Senge es director del Centro de Aprendizaje

Más detalles

Los riesgos profesionales y su prevención

Los riesgos profesionales y su prevención TEMA 2 Los riesgos profesionales y su prevención Para vivir y mantener la salud, el individuo tiene que satisfacer unas necesidades, y esta satisfación la consigue apropiándose de la Naturaleza que le

Más detalles

Creer en la caridad suscita caridad Hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él (1 Jn 4,16)

Creer en la caridad suscita caridad Hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él (1 Jn 4,16) MENSAJE DE BENEDICTO XVI PARA LA CUARESMA 2013 Creer en la caridad suscita caridad Hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él (1 Jn 4,16) Queridos hermanos y hermanas: La celebración

Más detalles

Tema 3: La novedad del mensaje de Jesús. 1. DIOS ES CREADOR

Tema 3: La novedad del mensaje de Jesús. 1. DIOS ES CREADOR Tema 3: La novedad del mensaje de Jesús. Dentro del panorama de las religiones en el mundo, el Dios cristiano tiene unas características muy especiales y diferenciadoras. Es un Dios amor que sale de sí

Más detalles

Y si me equivoco... qué pasa?

Y si me equivoco... qué pasa? Y si me equivoco... qué pasa? Buena pregunta. Sin embargo, hay una mejor respuesta: Nada! No pasa nada. Aunque... siendo honestos, en el momento de sopesar si pasa o no pasa e incluso lo que pueda pasar

Más detalles

ASPECTOS ETICOS Y LEGALES DE LA SEGURIDAD CURSO INFORMATICA CAMPO DE Especialización en Seguridad CRÉDITOS 2

ASPECTOS ETICOS Y LEGALES DE LA SEGURIDAD CURSO INFORMATICA CAMPO DE Especialización en Seguridad CRÉDITOS 2 ASPECTOS ETICOS Y LEGALES DE LA SEGURIDAD CURSO INFORMATICA CAMPO DE Especialización en Seguridad CRÉDITOS 2 FORMACION Informática TIPO DE CURSO Metodológico Horas totales 28 OBJETIVO GENERAL DEL CURSO:

Más detalles

TEMA 2: EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO 1.1 CIENCIAS EMPÍRICAS Y CIENCIAS FORMALES.

TEMA 2: EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO 1.1 CIENCIAS EMPÍRICAS Y CIENCIAS FORMALES. TEMA 2: EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO Desde sus orígenes, la ciencia se ha convertido en la forma de conocimiento más eficaz que ha desarrollado el ser humano. Su eficacia se debe a la invención y aplicación

Más detalles

Primero de Enseñanza Secundaria Obligatoria. Contenidos Criterios de evaluación Estándares de aprendizaje. Bloque 1. El sentido religioso del hombre

Primero de Enseñanza Secundaria Obligatoria. Contenidos Criterios de evaluación Estándares de aprendizaje. Bloque 1. El sentido religioso del hombre Primero de Enseñanza Secundaria Obligatoria La realidad creada y los acontecimientos son signo de Dios Bloque 1. El sentido religioso del hombre 1. Reconocer y valorar que la realidad es don de Dios identificando

Más detalles

JUGAMOS CON LAS LETRAS Y PALABRAS

JUGAMOS CON LAS LETRAS Y PALABRAS JUGAMOS CON LAS LETRAS Y PALABRAS Con este material se pretende reforzar el reconocimiento de las letras trabajadas en el aula a través del método letrilandia ; este es un paso posterior al conocimiento

Más detalles

CURRÍCULO de la Opción Confesional Católica y materiales de desarrollo

CURRÍCULO de la Opción Confesional Católica y materiales de desarrollo CURRÍCULO de la Opción Confesional Católica y materiales de desarrollo BACHILLETARO COMISIÓN EPISCOPAL DE ENSEÑANZA Y RELIGIÓN Introducción La enseñanza religiosa contribuye a la calidad de la educación

Más detalles

LA QUINTA DISCIPLINA

LA QUINTA DISCIPLINA LA QUINTA DISCIPLINA PENSAMIENTO* SISTÉMICO* VISIÓN* COMPARTIDA* LAS ORGANIZACIONES INTELIGENTES APRENDIZAJE* EN*EQUIPO* MODELOS* MENTALES* DOMINIO* PERSONAL* ANTECEDENTES EN EL MUNDO DE HOY, PARA PERDURAR

Más detalles

ATENCION AL PÚBLICO. En el FIDE

ATENCION AL PÚBLICO. En el FIDE ATENCION AL PÚBLICO En el FIDE Concepto El servicio de atención al cliente o simplemente servicio al cliente es el servicio que proporciona una empresa para relacionarse con sus clientes. Concepto Es el

Más detalles

Carta a los Humanos Que Están Despertando

Carta a los Humanos Que Están Despertando Carta a los Humanos Que Están Despertando Carta a los Humanos Que Están Despertando Y así es queridos amigos, hemos oído su llamado. Hemos escuchado sus plegarías, hemos sentido su dolor y conocemos su

Más detalles

LA CUARTA RAZÓN DE SER

LA CUARTA RAZÓN DE SER Resolución 1 LA CUARTA RAZÓN DE SER CONSIDERANDO QUE, E l C o n c ilio G e n e ra l e n su re u n ió n d e a g o sto d e 2 0 0 5 e n D e n v e r C o lo ra d o, e n m e n d ó la C o n stitu c ió n, A rtíc

Más detalles

Ya eres lo que buscas!

Ya eres lo que buscas! Ya eres lo que buscas! Conversaciones con Gangaji Gangaji Capítulo 3: Meditación y práctica Puedes hablar más sobre lo que consideras ser la verdadera meditación? El propósito de la meditación es el de

Más detalles

Ín d i c e. De c u o ta. Es c r i t u r a. Fo r m u l a r i o... 662. Limitación d e g a r a n t í a. Es c r i t u r a. Fo r m u l a r i o...

Ín d i c e. De c u o ta. Es c r i t u r a. Fo r m u l a r i o... 662. Limitación d e g a r a n t í a. Es c r i t u r a. Fo r m u l a r i o... Ín d i c e TOMO IV Contrato de Hipoteca Co n t r at o s Hi p o t e c a. Es c r i t u r a. Fo r m u l a r i o 1... 649 Hi p o t e c a. Es c r i t u r a. Fo r m u l a r i o 2... 653 Hi p o t e c a. Es c

Más detalles

GUÍA TALLER GRADO SEXTO

GUÍA TALLER GRADO SEXTO GUÍA TALLER GRADO SEXTO ÁREA: ETICA Y VALORES PERÍODO: PRIMERO Profesor: Frank Ureña PROPÓSITO DEL PERÍODO. Comprender a través de la reflexión, aproximaciones a los conceptos de filosofía, ética, moral

Más detalles

Índice INTRODUCCIÓN 1. CUERPO Y MENTE... 8 2. BELLEZA CORPORAL Y BELLEZA INTERIOR... 11 3. PROYECTO DE PERSONA INTERIOR... 13

Índice INTRODUCCIÓN 1. CUERPO Y MENTE... 8 2. BELLEZA CORPORAL Y BELLEZA INTERIOR... 11 3. PROYECTO DE PERSONA INTERIOR... 13 Índice INTRODUCCIÓN 1. CUERPO Y MENTE... 8 2. BELLEZA CORPORAL Y BELLEZA INTERIOR... 11 3. PROYECTO DE PERSONA INTERIOR... 13 LA MADUREZ PSICOLÓGICA 1. CONCEPTO DE MADUREZ PSICOLÓGICA... 22 2. EDUCACIÓN

Más detalles

Introducción * Wilhem Wundt. I. Objeto de la psicología.

Introducción * Wilhem Wundt. I. Objeto de la psicología. Introducción * Wilhem Wundt I. Objeto de la psicología. 1. Dos son las definiciones de la psicología que predominan en la historia de esta ciencia. Según una de ellas, la psicología es la ciencia del alma,

Más detalles

Contratación. Propuesta de procedimiento (2/3).

Contratación. Propuesta de procedimiento (2/3). Contratación. Propuesta de procedimiento (2/3). D to. A d m ó n F. L e s m e s T r a b a ja d o r e n In s e rc ió n E m p re s a s In se r c ió n F u n d a c ió n L e sm e s Servicios Sociales S e rv

Más detalles

JAIME DESPREE. QUÉ ES LA REALIDAD? Nuevo método para un nuevo discurso

JAIME DESPREE. QUÉ ES LA REALIDAD? Nuevo método para un nuevo discurso JAIME DESPREE Nuevo método para un nuevo discurso Primera edición en ebook: Julio de 2006 ISBN: 978-84-611-4894-3 Jaime Despree www.jaimedespree.de Este ebook no podrá ser reproducido por ningún medio

Más detalles

LA FUNDAMENTACIÓN BERGSONIANA DEL LIBRE ALBEDRÍO

LA FUNDAMENTACIÓN BERGSONIANA DEL LIBRE ALBEDRÍO LA FUNDAMENTACIÓN BERGSONIANA DEL LIBRE ALBEDRÍO La palabra libertad tiene para Bergson dos sentidos posibles. Por un lado, puede ser entendida como libertad de perfección, coincidiendo desde este punto

Más detalles

LOS VALORES Y LAS VIRTUDES

LOS VALORES Y LAS VIRTUDES 1 LOS VALORES Y LAS VIRTUDES Ecos del XVII Capítulo General de la Orden de la Compañía de María N.S. Nos acercaremos a los conceptos y realidades teniendo como punto de referencia nuestra experiencia,

Más detalles

El éxito y el fracaso Ricardo Yepes

El éxito y el fracaso Ricardo Yepes www.univforum.org El éxito y el fracaso Ricardo Yepes 1. Éxito y competitividad En nuestra cultura se piensa muchas veces que la competitividad es el camino del éxito, y que ambas cosas forman parte irrenunciable

Más detalles

RELIGIÓN CATÓLICA CURSO 2008-2009 PROGRAMACIÓN DE AULA PRIMER CURSO BACHILLERATO COLEGIO MARISTA CHAMPAGNAT. Prof: Azucena de la Cruz

RELIGIÓN CATÓLICA CURSO 2008-2009 PROGRAMACIÓN DE AULA PRIMER CURSO BACHILLERATO COLEGIO MARISTA CHAMPAGNAT. Prof: Azucena de la Cruz RELIGIÓN CATÓLICA CURSO 2008-2009 PROGRAMACIÓN DE AULA PRIMER CURSO BACHILLERATO COLEGIO MARISTA CHAMPAGNAT Prof: Azucena de la Cruz 1 1. OBJETIVOS, CONTENIDOS, CRITERIOS DE EVALUACIÓN, COMPETENCIAS BÁSICAS

Más detalles

1881 LAMA, LUIS DE LA Derecho de legítima defensa (filosofía moral) Tesis (Bach) L/b29 Manuscrito 10 Fs (25.9 cm. X 20 cm) Ubicación: Archivo

1881 LAMA, LUIS DE LA Derecho de legítima defensa (filosofía moral) Tesis (Bach) L/b29 Manuscrito 10 Fs (25.9 cm. X 20 cm) Ubicación: Archivo 1881 LAMA, LUIS DE LA Derecho de legítima defensa (filosofía moral) Tesis (Bach) L/b29 Manuscrito 10 Fs (25.9 cm. X 20 cm) Ubicación: Archivo Histórico. UNMSM. T.179-126 Caja: 78(179/223) Folio: 117-126

Más detalles

SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ

SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ Si algunos queremos ser constructores de paz es porque, justamente, somos aún más sensibles ante la importancia que tiene la paz. Se tiene el sentimiento de que la paz es como

Más detalles

CRITERIOS DE EVALUACIÓN DE EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA

CRITERIOS DE EVALUACIÓN DE EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA CRITERIOS DE EVALUACIÓN DE EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA 1. Identificar y rechazar, a partir del análisis de hechos reales y figurados, las situaciones de discriminación hacia personas de diferente origen,

Más detalles

Participa en Rx1000 Pintura electrónica interactiva: entrevista con Yto Aranda

Participa en Rx1000 Pintura electrónica interactiva: entrevista con Yto Aranda Participa en Rx1000 Pintura electrónica interactiva: entrevista con Yto Aranda El Cuidadano Agosto 2009 http://www.elciudadano.cl/2009/08/27/10841/participa-en-rx1000-pintura-electronicainteractiva-entrevista-con-yto-aranda/

Más detalles