Citas seleccionadas del papa Francisco por tema

Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Citas seleccionadas del papa Francisco por tema"

Transcripción

1 Citas seleccionadas del papa Francisco por tema Este documento del Departamento de Justicia, Paz y Desarrollo Humano de la USCCB es una recopilación de citas y extractos útiles de discursos, mensajes, homilías y audiencias del papa Francisco. Esta recopilación informal no es exhaustiva; no cubre todas las cuestiones. Este documento es una obra en proceso y se actualizará periódicamente. Cómo utilizar este documento: Las citas están ordenadas por tema. Los temas están en orden alfabético. La lista por tema que presenta abajo el Índice de contenido lleva a la sección correspondiente del documento. Cada cita de este documento va seguida por una referencia entre paréntesis que indica la fecha (por ejemplo, 5 de junio de 2013). Cada fecha corresponde a una comunicación oral o escrita del papa Francisco que se produjo en esa fecha. Cuando se produjeron dos comunicaciones en la misma fecha, la referencia entre paréntesis indica la fecha seguida por el tema (por ejemplo, 28 de marzo de 2013, Misa Crismal y 28 de marzo de 2013, Centro Penitenciario para Menores ). Una lista de las comunicaciones del papa Francisco ordenadas por fecha aparece en la última página de este documento. Ejemplo: la primera cita de la sección titulada Pobreza va seguida por una referencia entre paréntesis que dice (19 de marzo de 2013). Para determinar la fuente de la cita, el lector que vaya a la última página del documento verá que 19 de marzo de 2013 se refiere a la homilía del papa Francisco en la misa por el comienzo de su ministerio petrino, y puede utilizar el vínculo proporcionado para acceder al texto íntegro del discurso.

2 Índice de contenido Los temas que presenta abajo el Índice de contenido llevan a la sección correspondiente de este documento. Alimentación/Hambre Bien común Caridad/Amor Caridad/Servicio Cuidado por la creación/medio ambiente Derechos y responsabilidades Desarrollo Economía/Justicia económica/desigualdad Ecumenismo/Relaciones interconfesionales Estructuras del pecado Familia/Comunidad Gobierno y líderes Jóvenes Libertad religiosa (internacional) Migrantes y refugiados Misión/Encuentro Mujeres Nueva Evangelización Participación cívica/política Paz Pobreza Presos/Encarcelamiento Sacramentos y justicia Solidaridad Tierra Santa Trabajo Trata de personas Vida sencilla/materialismo Vida y dignidad Vivienda Miscelánea

3 Alimentación/Hambre Si en tantas partes del mundo hay niños que no tienen qué comer, eso no es noticia, parece normal. No puede ser así! (5 de junio de 2013, Medio ambiente) Esta cultura del descarte nos ha hecho insensibles también al derroche y al desperdicio de alimentos, cosa aún más deplorable cuando en cualquier lugar del mundo, lamentablemente, muchas personas y familias sufren hambre y malnutrición. (5 de junio de 2013, Medio ambiente) El consumismo nos ha inducido a acostumbrarnos a lo superfluo y al desperdicio cotidiano de alimento, al cual a veces ya no somos capaces de dar el justo valor, que va más allá de los meros parámetros económicos. Pero recordemos bien que el alimento que se desecha es como si se robara de la mesa del pobre, de quien tiene hambre! (5 de junio de 2013, Medio ambiente) Invito a todos a reflexionar sobre el problema de la pérdida y del desperdicio del alimento a fin de identificar vías y modos que, afrontando seriamente tal problemática, sean vehículo de solidaridad y de compartición con los más necesitados. (5 de junio de 2013, Medio ambiente) cuando el alimento se comparte de modo equitativo, con solidaridad, nadie carece de lo necesario, cada comunidad puede ir al encuentro de las necesidades de los más pobres. Ecología humana y ecología medioambiental caminan juntas. (5 de junio de 2013, Medio ambiente) Estamos llamados no sólo a respetar el medio ambiente natural, sino también a mostrar respeto y solidaridad con todos los miembros de nuestra familia humana. Estas dos dimensiones están estrechamente relacionadas; hoy estamos sufriendo de una crisis que no sólo tiene que ver con la gestión equitativa de los recursos económicos, sino también con la preocupación por los recursos humanos, por las necesidades de nuestros hermanos y hermanas que viven en la extrema pobreza, y especialmente por los muchos niños de nuestro mundo que carecen de una adecuada educación, atención de salud y nutrición. El consumismo y una cultura del descarte han llevado a algunos de nosotros a tolerar el desperdicio de recursos preciosos, incluso los alimentos, mientras que otros están, literalmente, consumiéndose de hambre. Les pido a todos que reflexionen sobre este grave problema ético en un espíritu de solidaridad basado en nuestra común responsabilidad por la Tierra y por todos nuestros hermanos y hermanas de la familia humana. [Traducción no oficial] (5 de junio de 2013, Medio ambiente) Somos conscientes de que uno de los primeros efectos de las graves crisis alimentarias, y no sólo las causadas por desastres naturales o por conflictos sangrientos, es la erradicación de su ambiente de personas, familias y comunidades. Es una dolorosa separación que no se limita a la tierra natal, sino que se extiende al ámbito existencial y espiritual, amenazando y a veces derrumbando las pocas certezas que se tenían. Este proceso, que ya se ha hecho global, requiere que las relaciones internacionales restablezcan esa referencia a los principios éticos que las regulan y redescubran el espíritu auténtico de solidaridad que puede hacer incisiva toda la actividad de cooperación. (20 de junio de 2013)

4 Es un escándalo que todavía haya hambre y malnutrición en el mundo. No se trata sólo de responder a las emergencias inmediatas, sino de afrontar juntos, en todos los ámbitos, un problema que interpela nuestra conciencia personal y social, para lograr una solución justa y duradera. (16 de octubre de 2013) Paradójicamente, en un momento en que la globalización permite conocer las situaciones de necesidad en el mundo y multiplicar los intercambios y las relaciones humanas, parece crecer la tendencia al individualismo y al encerrarse en sí mismos, lo que lleva a una cierta actitud de indiferencia a nivel personal, de las instituciones y de los estados respecto a quien muere de hambre o padece malnutrición, casi como si se tratara de un hecho ineluctable. Pero el hambre y la desnutrición nunca pueden ser consideradas un hecho normal al que hay que acostumbrarse, como si formara parte del sistema. (16 de octubre de 2013) El tema elegido por la FAO para la celebración de este año habla de sistemas alimentarios sostenibles para la seguridad alimentaria y la nutrición. Me parece leer en él una invitación a repensar y renovar nuestros sistemas alimentarios desde una perspectiva de la solidaridad, superando la lógica de la explotación salvaje de la creación y orientando mejor nuestro compromiso de cultivar y cuidar el medio ambiente y sus recursos, para garantizar la seguridad alimentaria y avanzar hacia una alimentación suficiente y sana para todos. Esto comporta un serio interrogante sobre la necesidad de cambiar realmente nuestro estilo de vida, incluido el alimentario, que en tantas áreas del planeta está marcado por el consumismo, el desperdicio y el despilfarro de alimentos. (16 de octubre de 2013) A este respecto, la persistente vergüenza del hambre en el mundo me lleva a compartir con ustedes la pregunta: cómo usamos los recursos de la tierra? Las sociedades actuales deberían reflexionar sobre la jerarquía en las prioridades a las que se destina la producción. De hecho, es un deber de obligado cumplimiento que se utilicen los recursos de la tierra de modo que nadie pase hambre. (8 de diciembre de 2013) Es de sobra sabido que la producción actual es suficiente y, sin embargo, millones de personas sufren y mueren de hambre, y eso constituye un verdadero escándalo. Es necesario encontrar los modos para que todos se puedan beneficiar de los frutos de la tierra, no sólo para evitar que se amplíe la brecha entre quien más tiene y quien se tiene que conformar con las migajas, sino también, y sobre todo, por una exigencia de justicia, de equidad y de respeto hacia el ser humano. En este sentido, quisiera recordar a todos el necesario destino universal de los bienes, que es uno de los principios clave de la doctrina social de la Iglesia. Respetar este principio es la condición esencial para posibilitar un efectivo y justo acceso a los bienes básicos y primarios que todo hombre necesita y a los que tiene derecho. (8 de diciembre de 2013) Hoy tengo el placer de anunciarles la Campaña contra el hambre en el mundo, lanzada por nuestra Caritas Internationalis y comunicarles que es mi intención darle todo mi apoyo. Esta Confederación, junto a sus 164 organizaciones miembros, está hoy comprometida en 200 países y territorios del mundo y su labor está en el corazón de la misión de la Iglesia y su atención hacia todos aquellos que sufren por ese escándalo del hambre, con el que el Señor se identificó cuando dijo: Tuve hambre y me disteis de comer. (9 de diciembre de 2013)

5 Nos encontramos ante un escándalo mundial de casi mil millones de personas. Mil millones de personas que todavía sufren hambre hoy, no podemos mirar a otra parte, fingiendo que el problema no exista.... La parábola de la multiplicación de los panes y los peces nos enseña precisamente eso: que cuando hay voluntad, lo que tenemos no se termina, incluso sobra y no se pierde. Por eso, queridos hermanos y hermanas, les invito a que hagan un lugar en su corazón para esta urgencia, respetando ese derecho que Dios concedió a todos, de tener acceso a una alimentación adecuada. Compartamos lo que tenemos, con caridad cristiana, con todos aquellos que se ven obligados a hacer frente a numerosos obstáculos para satisfacer una necesidad tan primaria y, a la vez, seamos promotores de una auténtica cooperación con los pobres, para que a través de los frutos de su trabajo y de nuestro trabajo puedan vivir una vida digna. (9 de diciembre de 2013) Invito a todas las instituciones del mundo, a toda la Iglesia y a cada uno de nosotros, como una sola familia humana, a dar voz a todas las personas que sufren silenciosamente el hambre, para que esta voz se convierta en un rugido capaz de sacudir al mundo. Esta campaña quiere ser también una invitación a todos nosotros, para que seamos conscientes de la elección de nuestros alimentos, que con frecuencia significa desperdiciar la comida y usar mal los recursos a nuestra disposición. Es también una exhortación para que dejemos de pensar que nuestras acciones cotidianas no tienen repercusiones en la vida de quienes cerca o lejos de nosotros sufren el hambre en su propia piel. (9 de diciembre de 2013) Roguemos al Señor para que nos conceda la gracia de ver un mundo en el que nadie jamás deba morir de hambre. Y pidiendo esta gracia, les doy mi bendición. (9 de diciembre de 2013) Ayer Cáritas lanzó una campaña mundial contra el hambre y el despilfarro de alimentos, con el lema: Una sola familia humana, alimentos para todos. El escándalo de los millones de personas que sufren hambre no debe paralizarnos, sino más bien impulsarnos a actuar todos, individuos, familias, comunidades, instituciones, gobiernos para eliminar esta injusticia. El Evangelio de Jesús nos muestra el camino: confiar en la providencia del Padre y compartir nuestro pan de cada día sin desperdiciarlo. Aliento a Cáritas a llevar adelante este compromiso, e invito a todos a unirse a esta ola de solidaridad. (11 de diciembre de 2013) La paz además se ve herida por cualquier negación de la dignidad humana, sobre todo por la imposibilidad de alimentarse de modo suficiente. No nos pueden dejar indiferentes los rostros de cuantos sufren el hambre, sobre todo los niños, si pensamos a la cantidad de alimento que se desperdicia cada día en muchas partes del mundo, inmersas en la que he definido en varias ocasiones como la cultura del descarte. Por desgracia, objeto de descarte no es sólo el alimento o los bienes superfluos, sino con frecuencia los mismos seres humanos, que vienen descartados como si fueran cosas no necesarias. (13 de enero de 2014, Cuerpo Diplomático) Los que trabajan en estos sectores [políticos y económicos] tienen una responsabilidad precisa para con los demás, especialmente con los más frágiles, débiles y vulnerables. Es intolerable que todavía miles de personas mueran cada día de hambre, a pesar de las grandes cantidades de alimentos disponibles y, a menudo, simplemente desperdiciados. (17 de enero de 2014)

6 Defender a las comunidades rurales frente a las graves amenazas de la acción humana y de los desastres naturales no debería ser sólo una estrategia, sino una acción permanente que favorezca su participación en la toma de decisiones, que ponga a su alcance tecnologías apropiadas y extienda su uso, respetando siempre el medio ambiente. Actuar así puede modificar la forma de llevar a cabo la cooperación internacional y de ayudar a los que pasan hambre o sufren desnutrición. (16 de octubre de 2014) Para vencer el hambre no basta paliar las carencias de los más desafortunados o socorrer con ayudas y donativos a aquellos que viven situaciones de emergencia. Es necesario, además, cambiar el paradigma de las políticas de ayuda y de desarrollo, modificar las reglas internacionales en materia de producción y comercialización de los productos agrarios, garantizando a los países en los que la agricultura representa la base de su economía y supervivencia la autodeterminación de su mercado agrícola. (16 de octubre de 2014) Hasta cuándo se seguirán defendiendo sistemas de producción y de consumo que excluyen a la mayor parte de la población mundial, incluso de las migajas que caen de las mesas de los ricos? Ha llegado el momento de pensar y decidir a partir de cada persona y comunidad, y no desde la situación de los mercados. En consecuencia, debería cambiar también el modo de entender el trabajo, los objetivos y la actividad económica, la producción alimentaria y la protección del ambiente. Quizás ésta es la única posibilidad de construir un auténtico futuro de paz, que hoy se ve amenazado también por la inseguridad alimentaria. (16 de octubre de 2014) El hambre es criminal, la alimentación es un derecho inalienable. (28 de octubre de 2014)

7 Bien común Guardemos a Cristo en nuestra vida, para guardar a los demás, para salvaguardar la creación. (19 de marzo de 2013) Es custodiar a la gente, el preocuparse por todos, por cada uno, con amor, especialmente por los niños, los ancianos, quienes son más frágiles y que a menudo se quedan en la periferia de nuestro corazón. (19 de marzo de 2013) A las tres preguntas de Jesús a Pedro sobre el amor, sigue la triple invitación: Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas. Nunca olvidemos que el verdadero poder es el servicio, y que también el Papa, para ejercer el poder, debe entrar cada vez más en ese servicio que tiene su culmen luminoso en la cruz; debe poner sus ojos en el servicio humilde, concreto, rico de fe, de san José y, como él, abrir los brazos para custodiar a todo el Pueblo de Dios y acoger con afecto y ternura a toda la humanidad, especialmente a los más pobres, los más débiles, los más pequeños; eso que Mateo describe en el juicio final sobre la caridad: al hambriento, al sediento, al forastero, al desnudo, al enfermo, al encarcelado (cf. Mt 25,31-46). Sólo el que sirve con amor sabe custodiar. (19 de marzo de 2013) Custodiar la creación, cada hombre y cada mujer, con una mirada de ternura y de amor; es abrir un resquicio de luz en medio de tantas nubes; es llevar el calor de la esperanza. (19 de marzo de 2013) La Iglesia, por su parte, siempre se esfuerza por el desarrollo integral de las personas. En este sentido, insiste en que el bien común no debe ser un simple añadido, una simple idea secundaria en un programa político. La Iglesia invita a los gobernantes a estar verdaderamente al servicio del bien común de sus pueblos. (16 de mayo de 2013) cultivar y custodiar no comprende sólo la relación entre nosotros y el medio ambiente, entre el hombre y la creación; se refiere también a las relaciones humanas. Los Papas han hablado de ecología humana, estrechamente ligada a la ecología medioambiental. Nosotros estamos viviendo un momento de crisis; lo vemos en el medio ambiente, pero sobre todo lo vemos en el hombre. (5 de junio de 2013, Medio ambiente) La persona humana está en peligro: esto es cierto, la persona humana hoy está en peligro; he aquí la urgencia de la ecología humana! Y el peligro es grave porque la causa del problema no es superficial, sino profunda: no es sólo una cuestión de economía, sino de ética y de antropología. (5 de junio de 2013, Medio ambiente) La vida humana, la persona, ya no es percibida como valor primario que hay que respetar y tutelar, especialmente si es pobre o discapacitada, si no sirve todavía como el nascituro o si ya no sirve como el anciano. (5 de junio de 2013, Medio ambiente) La hermandad entre los hombres y la colaboración para construir una sociedad más justa no son un sueño fantasioso sino el resultado de un esfuerzo concertado de todos hacia el bien común. Los aliento en éste su compromiso por el bien común, que requiere por parte de todos sabiduría, prudencia y generosidad. (27 de julio de 2013, Clase dirigente)

8 La creación no es una propiedad, de la cual podemos disponer a nuestro gusto; ni, mucho menos, es una propiedad sólo de algunos, de pocos: la creación es un don, es un don maravilloso que Dios nos ha dado para que cuidemos de él y lo utilicemos en beneficio de todos, siempre con gran respeto y gratitud. (21 de mayo de 2014)

9 Caridad/Amor A las tres preguntas de Jesús a Pedro sobre el amor, sigue la triple invitación: Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas. Nunca olvidemos que el verdadero poder es el servicio, y que también el Papa, para ejercer el poder, debe entrar cada vez más en ese servicio que tiene su culmen luminoso en la cruz; debe poner sus ojos en el servicio humilde, concreto, rico de fe, de san José y, como él, abrir los brazos para custodiar a todo el Pueblo de Dios y acoger con afecto y ternura a toda la humanidad, especialmente a los más pobres, los más débiles, los más pequeños; eso que Mateo describe en el juicio final sobre la caridad: al hambriento, al sediento, al forastero, al desnudo, al enfermo, al encarcelado (cf. Mt 25,31-46). Sólo el que sirve con amor sabe custodiar. (19 de marzo de 2013) Vosotros nos decís que amar a Dios y al prójimo no es algo abstracto, sino profundamente concreto: quiere decir ver en cada persona el rostro del Señor que hay que servir, y servirle concretamente. Y vosotros sois, queridos hermanos y hermanas, el rostro de Jesús. (21 de mayo de 2013) Para nosotros, cristianos, el amor al prójimo nace del amor de Dios y es de ello la más límpida expresión. Aquí se busca amar al prójimo, pero también dejarse amar por el prójimo. Estas dos actitudes caminan juntas; no puede haber una sin la otra. En el papel con membrete de las Misioneras de la Caridad están impresas estas palabras de Jesús: Todo lo que hayáis hecho a uno de estos, mis hermanos más pequeños, a mí me lo hicisteis (Mt 25, 40). Amar a Dios en los hermanos y amar a los hermanos en Dios. (21 de mayo de 2013) Dios es amor. No es un amor sentimental, emotivo, sino el amor del Padre que está en el origen de cada vida, el amor del Hijo que muere en la cruz y resucita, el amor del Espíritu que renueva al hombre y el mundo. Pensar en que Dios es amor nos hace mucho bien, porque nos enseña a amar, a darnos a los demás como Jesús se dio a nosotros, y camina con nosotros. Jesús camina con nosotros en el camino de la vida. (26 de mayo de 2013) Un Dios que se hace cercano por amor añadió y camina con su pueblo. Y este caminar llega a un punto inimaginable: jamás se podría pensar que el Señor mismo se hace uno de nosotros y camina con nosotros, y permanece con nosotros, permanece en su Iglesia, se queda en la Eucaristía, se queda en su Palabra, se queda en los pobres y se queda con nosotros caminando. Esta es la cercanía. El pastor cercano a su rebaño, a sus ovejas, a las que conoce una por una. (7 de junio de 2013, Sagrado Corazón) Jesús quiso mostrarnos su corazón como el corazón que tanto amó. Por ello hoy hacemos esta conmemoración. Sobre todo del amor de Dios. Dios nos ha amado, nos ha amado mucho. Pienso en lo que nos decía san Ignacio;... nos indicó dos criterios sobre el amor. Primero: el amor se manifiesta más en las obras que en las palabras. Segundo: el amor está más en dar que en recibir. (7 de junio de 2013, Sagrado Corazón) Estos dos criterios son como pilares del verdadero amor: las obras y darse. (7 de junio de 2013, Sagrado Corazón) Cuál es la ley del pueblo de Dios? Es la ley del amor, amor a Dios y amor al prójimo según el mandamiento nuevo que nos dejó el Señor (cf. Jn 13, 34). Un amor, sin embargo, que no es estéril sentimentalismo o algo vago, sino que es reconocer a Dios como único

10 Señor de la vida y, al mismo tiempo, acoger al otro como verdadero hermano, superando divisiones, rivalidades, incomprensiones, egoísmos; las dos cosas van juntas. Cuánto camino debemos recorrer aún para vivir en concreto esta nueva ley, la ley del Espíritu Santo que actúa en nosotros, la ley de la caridad, del amor! Cuando vemos en los periódicos o en la televisión tantas guerras entre cristianos, pero cómo puede suceder esto? En el seno del pueblo de Dios, cuántas guerras! En los barrios, en los lugares de trabajo, cuántas guerras por envidia y celos! Incluso en la familia misma, cuántas guerras internas! Nosotros debemos pedir al Señor que nos haga comprender bien esta ley del amor. Cuán hermoso es amarnos los unos a los otros como hermanos auténticos. Qué hermoso es! Hoy hagamos una cosa. (12 de junio de 2013) La luz de la fe, unida a la verdad del amor, no es ajena al mundo material, porque el amor se vive siempre en cuerpo y alma; la luz de la fe es una luz encarnada, que procede de la vida luminosa de Jesús. Ilumina incluso la materia, confía en su ordenamiento, sabe que en ella se abre un camino de armonía y de comprensión cada vez más amplio. (29 de junio de 2013, no. 34) En el Evangelio leemos la parábola del Buen Samaritano, que habla de un hombre asaltado por bandidos y abandonado medio muerto al borde del camino. La gente pasa, mira y no se para, continúa indiferente el camino: no es asunto suyo. No se dejen robar la esperanza. Cuántas veces decimos: no es mi problema. Cuántas veces miramos a otra parte y hacemos como si no vemos. Sólo un samaritano, un desconocido, ve, se detiene, lo levanta, le tiende la mano y lo cura (cf. Lc 10, 29-35). Queridos amigos, creo que aquí, en este hospital, se hace concreta la parábola del Buen Samaritano. Aquí no existe indiferencia, sino atención, no hay desinterés, sino amor. (24 de julio de 2013, Providencia) Nuestras misiones tienen este objetivo: identificar las necesidades materiales e inmateriales de las personas y buscar satisfacerlas como podamos. Usted sabe qué es el ágape? Es el amor por los demás, como nuestro Señor lo predicó. No es proselitismo, es amor. Amor por el prójimo, levadura que sirve al bien común. (1 de octubre de 2013) Una fe vivida de modo serio suscita comportamientos de caridad auténtica. (31 de octubre de 2013) El verdadero discípulo del Señor se compromete personalmente en un ministerio de la caridad, que tiene como dimensión las multiformes e inagotables pobrezas del hombre. (31 de octubre de 2013) Cada día estamos llamados todos a convertirnos en una caricia de Dios para aquellos que tal vez han olvidado las primeras caricias, que tal vez jamás en su vida han sentido una caricia. (31 de octubre de 2013) Cuando la vida interior se clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres. (24 de noviembre de 2013, no. 2) Lo que cuenta es ante todo la fe que se hace activa por la caridad (Ga 5,6). Las obras de amor al prójimo son la manifestación externa más perfecta de la gracia interior del Espíritu: La principalidad de la ley nueva está en la gracia del Espíritu Santo, que se manifiesta en la fe que obra por el amor. (24 de noviembre de 2013, no. 37)

11 El Evangelio invita ante todo a responder al Dios amante que nos salva, reconociéndolo en los demás y saliendo de nosotros mismos para buscar el bien de todos. Esa invitación en ninguna circunstancia se debe ensombrecer! Todas las virtudes están al servicio de esta respuesta de amor. Si esa invitación no brilla con fuerza y atractivo, el edificio moral de la Iglesia corre el riesgo de convertirse en un castillo de naipes, y allí está nuestro peor peligro. Porque no será propiamente el Evangelio lo que se anuncie, sino algunos acentos doctrinales o morales que proceden de determinadas opciones ideológicas. El mensaje correrá el riesgo de perder su frescura y dejará de tener olor a Evangelio. (24 de noviembre de 2013, no. 39) En una civilización paradójicamente herida de anonimato, y a la vez obsesionada por los detalles de la vida de los demás, impudorosamente enferma de curiosidad malsana, la Iglesia necesita la mirada cercana para contemplar, conmoverse y detenerse ante el otro cuantas veces sea necesario. (24 de noviembre de 2013, no. 169) La entrega de Jesús en la cruz no es más que la culminación de ese estilo que marcó toda su existencia. Cautivados por ese modelo, deseamos integrarnos a fondo en la sociedad, compartimos la vida con todos, escuchamos sus inquietudes, colaboramos material y espiritualmente con ellos en sus necesidades, nos alegramos con los que están alegres, lloramos con los que lloran y nos comprometemos en la construcción de un mundo nuevo. (24 de noviembre de 2013, no. 269) Benedicto XVI ha dicho que cerrar los ojos ante el prójimo nos convierte también en ciegos ante Dios, y que el amor es en el fondo la única luz que ilumina constantemente a un mundo oscuro y nos da la fuerza para vivir y actuar. Por lo tanto, cuando vivimos la mística de acercarnos a los demás y de buscar su bien, ampliamos nuestro interior para recibir los más hermosos regalos del Señor. Cada vez que nos encontramos con un ser humano en el amor, quedamos capacitados para descubrir algo nuevo de Dios. Cada vez que se nos abren los ojos para reconocer al otro, se nos ilumina más la fe para reconocer a Dios. Como consecuencia de esto, si queremos crecer en la vida espiritual, no podemos dejar de ser misioneros. (24 de noviembre de 2013, no. 272) Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen (Mt 5, 43-44). A quien quiere seguirlo, Jesús le pide amar a los que no lo merecen, sin esperar recompensa, para colmar los vacíos de amor que hay en los corazones, en las relaciones humanas, en las familias, en las comunidades y en el mundo. (23 de febrero de 2014) Sois templo de Dios...; santo es el templo de Dios, que sois vosotros (1 Co 3, 16-17). En este templo, que somos nosotros, se celebra una liturgia existencial: la de la bondad, del perdón, del servicio; en una palabra, la liturgia del amor. Este templo nuestro resulta como profanado si descuidamos los deberes para con el prójimo. Cuando en nuestro corazón hay cabida para el más pequeño de nuestros hermanos, es el mismo Dios quien encuentra puesto. Cuando a ese hermano se le deja fuera, el que no es bien recibido es Dios mismo. Un corazón vacío de amor es como una iglesia desconsagrada, sustraída al servicio divino y destinada a otra cosa. (23 de febrero de 2014)

12 El don de piedad significa ser verdaderamente capaces de gozar con quien experimenta alegría, llorar con quien llora, estar cerca de quien está solo o angustiado, corregir a quien está en el error, consolar a quien está afligido, acoger y socorrer a quien pasa necesidad. Hay una relación muy estrecha entre el don de piedad y la mansedumbre. El don de piedad que nos da el Espíritu Santo nos hace apacibles, nos hace serenos, pacientes, en paz con Dios, al servicio de los demás con mansedumbre. (4 de junio de 2014) Dar el primado a Dios significa tener el valor de decir no al mal, no a la violencia, no a los atropellos, para vivir una vida de servicio a los demás y en favor de la legalidad y del bien común. Cuando una persona descubre a Dios, el verdadero tesoro, abandona un estilo de vida egoísta y busca compartir con los demás la caridad que viene de Dios. Quien llega a ser amigo de Dios, ama a los hermanos, se compromete en salvaguardar su vida y su salud incluso respetando el medio ambiente y la naturaleza. (26 de julio de 2014, Homilía) En su vida cristiana tendrán muchas veces la tentación, como los discípulos en la lectura del Evangelio de hoy, de apartar al extranjero, al necesitado, al pobre y a quien tiene el corazón destrozado. Estas personas siguen gritando como la mujer del Evangelio: Señor, socórreme. La petición de la mujer cananea es el grito de toda persona que busca amor, acogida y amistad con Cristo. Es el grito de tantas personas en nuestras ciudades anónimas, de muchos de nuestros contemporáneos y de todos los mártires que aún hoy sufren persecución y muerte en el nombre de Jesús: Señor, socórreme. Este mismo grito surge a menudo en nuestros corazones: Señor, socórreme. No respondamos como aquellos que rechazan a las personas que piden, como si atender a los necesitados estuviese reñido con estar cerca del Señor. No, tenemos que ser como Cristo, que responde siempre a quien le pide ayuda con amor, misericordia y compasión. (17 de agosto de 2014, Juventud) En efecto, el signo visible que el cristiano puede mostrar para testimoniar al mundo y a los demás, a su familia, el amor de Dios es el amor a los hermanos. El mandamiento del amor a Dios y al prójimo es el primero no porque está en la cima de la lista de los mandamientos. Jesús no lo puso en el vértice, sino en el centro, porque es el corazón desde el cual todo debe partir y al cual todo debe regresar y hacer referencia. (26 de octubre de 2014) Ya en el Antiguo Testamento la exigencia de ser santos, a imagen de Dios que es santo, comprendía también el deber de hacerse cargo de las personas más débiles, como el extranjero, el huérfano, la viuda (cf. Ex 22, 20-26). Jesús conduce hacia su realización esta ley de alianza, Él que une en sí mismo, en su carne, la divinidad y la humanidad, en un único misterio de amor. Ahora, a la luz de esta palabra de Jesús, el amor es la medida de la fe, y la fe es el alma del amor. Ya no podemos separar la vida religiosa, la vida de piedad del servicio a los hermanos, a aquellos hermanos concretos que encontramos. No podemos ya dividir la oración, el encuentro con Dios en los Sacramentos, de la escucha del otro, de la proximidad a su vida, especialmente a sus heridas. Recordad esto: el amor es la medida de la fe. Cuánto amas tú? Y cada uno se da la respuesta. Cómo es tu fe? Mi fe es como yo amo. Y la fe es el alma del amor. (26 de octubre de 2014) [Jesús] nos entrega dos rostros, es más, un solo rostro, el de Dios que se refleja en muchos rostros, porque en el rostro de cada hermano, especialmente en el más pequeño, frágil, indefenso y necesitado, está presente la imagen misma de Dios. Y deberíamos preguntarnos, cuando encontramos a uno de estos hermanos, si somos capaces de reconocer

13 en él el rostro de Dios: somos capaces de hacer esto? De este modo Jesús ofrece a cada hombre el criterio fundamental sobre el cual edificar la propia vida. Pero Él, sobre todo, nos donó el Espíritu Santo, que nos permite amar a Dios y al prójimo como Él, con corazón libre y generoso. (26 de octubre de 2014)

14 Caridad/Servicio Pero también vosotros, ayudadnos: ayudadnos siempre. Los unos a los otros. Y así, ayudándonos, nos haremos bien. (28 de marzo de 2013, Centro Penitenciario para Menores) No debemos olvidar nunca que el verdadero poder, en cualquier nivel, es el servicio, que tiene su vértice luminoso en la Cruz. Benedicto XVI, con gran sabiduría, ha recordado en más de una ocasión a la Iglesia que si para el hombre, a menudo, la autoridad es sinónimo de posesión, de dominio, de éxito, para Dios la autoridad es siempre sinónimo de servicio, de humildad, de amor; quiere decir entrar en la lógica de Jesús que se abaja a lavar los pies a los Apóstoles (cf. Ángelus, 29 de enero de 2012), y que dice a sus discípulos: Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan... No será así entre vosotros precisamente el lema de vuestra Asamblea, entre vosotros no será así, el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo (Mt 20, 25-27). (8 de mayo de 2013) Una oración que no conduce a la acción concreta hacia el hermano pobre, enfermo, necesitado de ayuda, el hermano en dificultad, es una oración estéril e incompleta. Pero, del mismo modo, cuando... no se reserva tiempo para el diálogo con Él en la oración, se corre el riesgo de servirse a sí mismo y no a Dios presente en el hermano necesitado. San Benito resumía el estilo de vida que indicaba a sus monjes en dos palabras: ora et labora, reza y trabaja. Es de la contemplación, de una fuerte relación de amistad con el Señor donde nace en nosotros la capacidad de vivir y llevar el amor de Dios, su misericordia, su ternura hacia los demás. Y también nuestro trabajo con el hermano necesitado, nuestro trabajo de caridad en las obras de misericordia, nos lleva al Señor, porque nosotros vemos precisamente al Señor en el hermano y en la hermana necesitados. (21 de julio de 2013) La vida de Jesús es una vida para los demás, la vida de Jesús es una vida para los demás. Es una vida de servicio. (28 de julio de 2013, JMJ) Cuando los cardenales me eligieron como Obispo de Roma y Pastor universal de la Iglesia católica, tomé el nombre de Francisco, un santo muy famoso, que amó profundamente a Dios y a todo ser humano, hasta el punto de ser llamado hermano universal. Él amó, ayudó y sirvió a los necesitados, a los enfermos y los pobres; tuvo también gran cuidado de la creación. (10 de julio de 2013) La sola acogida no basta. No basta con dar un bocadillo si no se acompaña de la posibilidad de aprender a caminar con las propias piernas. La caridad que deja al pobre así como es, no es suficiente. La misericordia verdadera, la que Dios nos dona y nos enseña, pide la justicia, pide que el pobre encuentre el camino para ya no ser tal. Pide y lo pide a nosotros, Iglesia, a nosotros, ciudad de Roma, a las instituciones, pide que nadie deba tener ya necesidad de un comedor, de un alojamiento de emergencia, de un servicio de asistencia legal para ver reconocido el propio derecho a vivir y a trabajar, a ser plenamente persona. (10 de septiembre de 2013) El aporte de la Iglesia en el mundo actual es enorme.... [Los cristianos] ayudan a tanta gente a curarse o a morir en paz en precarios hospitales, o acompañan personas esclavizadas por diversas adicciones en los lugares más pobres de la tierra, o se desgastan

15 en la educación de niños y jóvenes, o cuidan ancianos abandonados por todos, o tratan de comunicar valores en ambientes hostiles, o se entregan de muchas otras maneras que muestran ese inmenso amor a la humanidad que nos ha inspirado el Dios hecho hombre. (24 de noviembre de 2013, no. 76) La gratuidad debería ser una de las características del cristiano, que, consciente de haber recibido todo de Dios gratuitamente, es decir, sin mérito alguno, aprende a donar a los demás gratuitamente. Hoy, a menudo, la gratuidad no forma parte de la vida cotidiana, donde todo se vende y se compra. Todo es cálculo y medida. La limosna nos ayuda a vivir la gratuidad del don, que es libertad de la obsesión del poseer, del miedo a perder lo que se tiene, de la tristeza de quien no quiere compartir con los demás el propio bienestar. (5 de marzo de 2014, Ceniza) El ejemplo de los mártires nos enseña también la importancia de la caridad en la vida de fe. La autenticidad de su testimonio de Cristo, expresada en la aceptación de la igual dignidad de todos los bautizados, fue lo que les llevó a una forma de vida fraterna que cuestionaba las rígidas estructuras sociales de su época. Fue su negativa a separar el doble mandamiento del amor a Dios y amor al prójimo lo que les llevó a una solicitud tan fuerte por las necesidades de los hermanos. Su ejemplo tiene mucho que decirnos a nosotros, que vivimos en sociedades en las que, junto a inmensas riquezas, prospera silenciosamente la más denigrante pobreza; donde rara vez se escucha el grito de los pobres; y donde Cristo nos sigue llamando, pidiéndonos que le amemos y sirvamos tendiendo la mano a nuestros hermanos necesitados. (16 de agosto de 2014, Beatificación) En lugares como éste, todos confirmamos nuestra fe, se nos hace más fácil creer, porque vemos la fe hecha caridad concreta. La vemos dar luz y esperanza a situaciones de gran dificultad; vemos que se enciende de nuevo en el corazón de personas tocadas por el Espíritu de Jesús, que decía: El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí (Mc 9, 37). Esta fe que actúa en la caridad mueve las montañas de la indiferencia, de la incredulidad y de la indolencia, y abre los corazones y las manos para hacer el bien y difundirlo. La Buena Noticia de que Jesús ha resucitado y está vivo en medio de nosotros pasa a través de gestos humildes y simples de servicio a los pequeños. (21 de septiembre de 2014, Niños) En efecto, de qué otro modo podríamos seguir al Señor, si no es comprometiéndonos personalmente en el servicio a los enfermos, a los pobres, a los moribundos y a los necesitados? De la fe en Cristo, nacida tras reconocer nuestra necesidad de Él, que vino a curar nuestras heridas para enriquecernos, para darnos la vida, para alimentarnos, brota la preocupación por el desarrollo integral de los más abandonados de la sociedad (Evangelii gaudium, n. 186). Os agradezco que estéis tan cerca de los enfermos y de todos los que sufren, brindándoles la amorosa presencia de su pastor. (6 de noviembre de 2014)

16 Cuidado por la creación/medio ambiente Guardemos a Cristo en nuestra vida, para guardar a los demás, para salvaguardar la creación. (19 de marzo de 2013) La vocación de custodiar no sólo nos atañe a nosotros, los cristianos, sino que tiene una dimensión que antecede y que es simplemente humana, corresponde a todos. Es custodiar toda la creación, la belleza de la creación, como se nos dice en el libro del Génesis y como nos muestra san Francisco de Asís: es tener respeto por todas las criaturas de Dios y por el entorno en el que vivimos. (19 de marzo de 2013) Quisiera pedir, por favor, a todos los que ocupan puestos de responsabilidad en el ámbito económico, político o social, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad: seamos custodios de la creación, del designio de Dios inscrito en la naturaleza, guardianes del otro, del medio ambiente. (19 de marzo de 2013) Custodiar la creación, cada hombre y cada mujer, con una mirada de ternura y de amor; es abrir un resquicio de luz en medio de tantas nubes; es llevar el calor de la esperanza. (19 de marzo de 2013) Dejémonos renovar por la misericordia de Dios... y hagámonos instrumentos de esta misericordia, cauces a través de los cuales Dios pueda regar la tierra, custodiar toda la creación y hacer florecer la justicia y la paz. (31 de marzo de 2013) El libro del Génesis narra que Dios creó al hombre y a la mujer confiándoles la tarea de llenar la tierra y dominarla, lo que no significa explotarla, sino cultivarla y protegerla, cuidar de ella con el propio trabajo. (1 de mayo de 2013) esta tarea que nos ha encomendado Dios Creador requiere percibir el ritmo y la lógica de la creación. Nosotros en cambio nos guiamos a menudo por la soberbia de dominar, de poseer, de manipular, de explotar; no la custodiamos, no la respetamos, no la consideramos como un don gratuito que hay que cuidar. (5 de junio de 2013, Medio ambiente) Cultivar y custodiar la creación es una indicación de Dios dada no sólo al inicio de la historia, sino a cada uno de nosotros; es parte de su proyecto; quiere decir hacer crecer el mundo con responsabilidad, transformarlo para que sea un jardín, un lugar habitable para todos. (5 de junio de 2013, Medio ambiente) Nosotros estamos viviendo un momento de crisis; lo vemos en el medio ambiente, pero sobre todo lo vemos en el hombre. La persona humana está en peligro: esto es cierto, la persona humana hoy está en peligro; he aquí la urgencia de la ecología humana! Y el peligro es grave porque la causa del problema no es superficial, sino profunda: no es sólo una cuestión de economía, sino de ética y de antropología. La Iglesia lo ha subrayado varias veces; y muchos dicen: sí, es justo, es verdad... Pero el sistema sigue como antes, pues lo que domina son las dinámicas de una economía y de unas finanzas carentes de ética.... Hombres y mujeres son sacrificados a los ídolos del beneficio y del consumo: es la cultura del descarte.... Al contrario, una bajada de diez puntos en las bolsas de algunas ciudades constituye una tragedia. Alguien que muere no es una noticia, pero si bajan diez puntos las

17 bolsas es una tragedia! Así las personas son descartadas, como si fueran residuos. (5 de junio de 2013, Medio ambiente). En otro tiempo nuestros abuelos cuidaban mucho que no se tirara nada de comida sobrante. El consumismo nos ha inducido a acostumbrarnos a lo superfluo y al desperdicio cotidiano de alimento, al cual a veces ya no somos capaces de dar el justo valor, que va más allá de los meros parámetros económicos. Pero recordemos bien que el alimento que se desecha es como si se robara de la mesa del pobre, de quien tiene hambre! Invito a todos a reflexionar sobre el problema de la pérdida y del desperdicio del alimento a fin de identificar vías y modos que, afrontando seriamente tal problemática, sean vehículo de solidaridad y de compartición con los más necesitados. (5 de junio de 2013, Medio ambiente) Y está este hecho de los doce cestos: por qué doce? Qué significa? Doce es el número de las tribus de Israel; representa simbólicamente a todo el pueblo. Y esto nos dice que cuando el alimento se comparte de modo equitativo, con solidaridad, nadie carece de lo necesario, cada comunidad puede ir al encuentro de las necesidades de los más pobres. Ecología humana y ecología medioambiental caminan juntas. (5 de junio de 2013, Medio ambiente) La fe, además, revelándonos el amor de Dios, nos hace respetar más la naturaleza, pues nos hace reconocer en ella una gramática escrita por él y una morada que nos ha confiado para cultivarla y salvaguardarla; nos invita a buscar modelos de desarrollo que no se basen sólo en la utilidad y el provecho, sino que consideren la creación como un don del que todos somos deudores; nos enseña a identificar formas de gobierno justas, reconociendo que la autoridad viene de Dios para estar al servicio del bien común. La fe afirma también la posibilidad del perdón, que muchas veces necesita tiempo, esfuerzo, paciencia y compromiso. (29 de junio de 2013, no. 55) El Santo de Asís da testimonio del respeto hacia todo lo que Dios ha creado y como Él lo ha creado, sin experimentar con la creación para destruirla; ayudarla a crecer, a ser más hermosa y más parecida a lo que Dios ha creado. Y sobre todo san Francisco es testigo del respeto por todo, de que el hombre está llamado a custodiar al hombre, de que el hombre está en el centro de la creación, en el puesto en el que Dios el Creador lo ha querido, sin ser instrumento de los ídolos que nos creamos. (4 de octubre de 2013, Asís) Los seres humanos no somos meros beneficiarios, sino custodios de las demás criaturas. Por nuestra realidad corpórea, Dios nos ha unido tan estrechamente al mundo que nos rodea, que la desertificación del suelo es como una enfermedad para cada uno, y podemos lamentar la extinción de una especie como si fuera una mutilación. No dejemos que a nuestro paso queden signos de destrucción y de muerte que afecten nuestra vida y la de las futuras generaciones. (24 de noviembre de 2013, no. 215) Pequeños pero fuertes en el amor de Dios, como san Francisco de Asís, todos los cristianos estamos llamados a cuidar la fragilidad del pueblo y del mundo en que vivimos. (24 de noviembre de 2013, no. 216) La familia humana ha recibido del Creador un don en común: la naturaleza. La visión cristiana de la creación conlleva un juicio positivo sobre la licitud de las intervenciones en la naturaleza para sacar provecho de ello, a condición de obrar responsablemente, es decir, acatando aquella gramática que está inscrita en ella y usando sabiamente los recursos en

18 beneficio de todos, respetando la belleza, la finalidad y la utilidad de todos los seres vivos y su función en el ecosistema. En definitiva, la naturaleza está a nuestra disposición, y nosotros estamos llamados a administrarla responsablemente. En cambio, a menudo nos dejamos llevar por la codicia, por la soberbia del dominar, del tener, del manipular, del explotar; no custodiamos la naturaleza, no la respetamos, no la consideramos un don gratuito que tenemos que cuidar y poner al servicio de los hermanos, también de las generaciones futuras. (8 de diciembre de 2013) Qué supone la creación de un mundo mejor? Esta expresión no alude ingenuamente a concepciones abstractas o a realidades inalcanzables, sino que orienta más bien a buscar un desarrollo auténtico e integral, a trabajar para que haya condiciones de vida dignas para todos, para que sea respetada, custodiada y cultivada la creación que Dios nos ha entregado. (5 de agosto de 2013, Emigrante y refugiado) La creación no es una propiedad, de la cual podemos disponer a nuestro gusto; ni, mucho menos, es una propiedad sólo de algunos, de pocos: la creación es un don, es un don maravilloso que Dios nos ha dado para que cuidemos de él y lo utilicemos en beneficio de todos, siempre con gran respeto y gratitud. (21 de mayo de 2014) Debemos custodiar la creación porque es un don que el Señor nos ha dado, es el regalo de Dios a nosotros; nosotros somos custodios de la creación. Cuando explotamos la creación, destruimos el signo del amor de Dios. Destruir la creación es decir a Dios: no me gusta. Y esto no es bueno: he aquí el pecado. (21 de mayo de 2014) Estamos profundamente convencidos de que el futuro de la familia humana depende también de cómo salvaguardemos con prudencia y compasión, a la vez que con justicia y rectitud el don de la creación, que nuestro Creador nos ha confiado. Por eso, constatamos con dolor el ilícito maltrato de nuestro planeta, que constituye un pecado a los ojos de Dios. Reafirmamos nuestra responsabilidad y obligación de cultivar un espíritu de humildad y moderación de modo que todos puedan sentir la necesidad de respetar y preservar la creación. Juntos, nos comprometemos a crear una mayor conciencia del cuidado de la creación; hacemos un llamamiento a todos los hombres de buena voluntad a buscar formas de vida con menos derroche y más austeras, que no sean tanto expresión de codicia cuanto de generosidad para la protección del mundo creado por Dios y el bien de su pueblo. (25 de mayo de 2014, Declaración conjunta) Este es uno de los desafíos más grandes de nuestra época: convertirnos a un desarrollo que sepa respetar la creación. Lo veo en América, y también en mi patria: tantas selvas despojadas, que se convierten en tierra que no se puede cultivar, que no puede dar vida. Este es nuestro pecado: explotar la tierra y no dejar que nos dé lo que tiene dentro, con la ayuda de nuestro cultivo. (5 de julio de 2014) Me preocupa la erradicación de tantos hermanos campesinos que sufren el desarraigo, y no por guerras o desastres naturales. El acaparamiento de tierras, la desforestación, la apropiación del agua, los agrotóxicos inadecuados, son algunos de los males que arrancan al hombre de su tierra natal. Esta dolorosa separación, que no es sólo física, sino existencial y espiritual, porque hay una relación con la tierra que está poniendo a la comunidad rural y

19 su peculiar modo de vida en notoria decadencia y hasta en riesgo de extinción. (28 de octubre de 2014) Todos los pueblos de la tierra, todos los hombres y mujeres de buena voluntad, tenemos que alzar la voz en defensa de estos dos preciosos dones: la paz y la naturaleza. La hermana madre tierra como la llamaba San Francisco de Asís. (28 de octubre de 2014) Un sistema económico centrado en el dios dinero necesita también saquear la naturaleza, saquear la naturaleza, para sostener el ritmo frenético de consumo que le es inherente. El cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, la desforestación ya están mostrando sus efectos devastadores en los grandes cataclismos que vemos, y los que más sufren son ustedes, los humildes, los que viven cerca de las costas en viviendas precarias o que son tan vulnerables económicamente que frente a un desastre natural lo pierden todo. Hermanos y hermanas: la creación no es una propiedad, de la cual podemos disponer a nuestro gusto; ni mucho menos, es una propiedad sólo de algunos, de pocos: la creación es un don, es un regalo, un don maravilloso que Dios nos ha dado para que cuidemos de él y lo utilicemos en beneficio de todos, siempre con respeto y gratitud. (28 de octubre de 2014) Esto lo hacemos: devastar la Creación, devastar la vida, devastar las culturas, devastar los valores, devastar la esperanza. Cuánta necesidad tenemos de la fuerza del Señor para que nos selle con su amor y con su fuerza, para detener esta descabellada carrera de destrucción! Destrucción de lo que Él nos ha dado, de las cosas más hermosas que Él hizo por nosotros, para que nosotros las llevásemos adelante, las hiciésemos crecer, para dar frutos. (1 de noviembre de 2014)

20 Derechos y responsabilidades La Iglesia renueva hoy su fuerte llamamiento para que se defienda siempre la dignidad y la centralidad de toda persona, en el respeto de los derechos fundamentales, como destaca su doctrina social, y pide que los derechos se extiendan realmente allí donde no se los reconoce a millones de hombres y mujeres en todos los continentes. En un mundo en el que se habla mucho de derechos, cuántas veces se ultraja de hecho la dignidad humana! En un mundo donde se habla tanto de derechos, parece que el dinero es el único que los tiene. Queridos hermanos y hermanas, vivimos en un mundo donde manda el dinero. Vivimos en un mundo, en una cultura donde reina el fetichismo del dinero. (24 de mayo de 2013) Lo que estamos llamados a respetar en cada persona es ante todo su vida, su integridad física, su dignidad y los derechos que de ella derivan, su reputación, su propiedad, su identidad étnica y cultural, sus ideas y sus decisiones políticas. Estamos por ello llamados a pensar, hablar y escribir del otro de modo respetuoso, no sólo en su presencia, sino siempre y en todo lugar, evitando críticas injustas o difamaciones. Para alcanzar este objetivo, las familias, las escuelas, la enseñanza religiosa y todo tipo de medios de comunicación social tienen un papel que desarrollar. (10 de julio de 2013) También quisiera decir que la Iglesia, abogada de la justicia y defensora de los pobres ante intolerables desigualdades sociales y económicas, que claman al cielo (Documento de Aparecida, 395), desea ofrecer su colaboración a toda iniciativa que pueda significar un verdadero desarrollo de cada hombre y de todo el hombre. Queridos amigos, ciertamente es necesario dar pan a quien tiene hambre; es un acto de justicia. Pero hay también un hambre más profunda, el hambre de una felicidad que sólo Dios puede saciar. Hambre de dignidad. No hay una verdadera promoción del bien común, ni un verdadero desarrollo del hombre, cuando se ignoran los pilares fundamentales que sostienen una nación, sus bienes inmateriales: la vida, que es un don de Dios, un valor que siempre se ha de tutelar y promover; la familia, fundamento de la convivencia y remedio contra la desintegración social; la educación integral, que no se reduce a una simple transmisión de información con el objetivo de producir ganancias; la salud, que debe buscar el bienestar integral de la persona, incluyendo la dimensión espiritual, esencial para el equilibrio humano y una sana convivencia; la seguridad, en la convicción de que la violencia sólo se puede vencer partiendo del cambio del corazón humano. (25 de julio de 2013, Varginha) Servir, acompañar, quiere decir también defender, quiere decir ponerse de lado de quien es más débil. Cuántas veces alzamos la voz para defender nuestros derechos, pero cuántas veces somos indiferentes hacia los derechos de los demás. Cuántas veces no sabemos o no queremos dar voz a la voz de quien como vosotros ha sufrido y sufre, de quien ha visto pisotear sus propios derechos, de quien ha vivido tanta violencia que ha sofocado incluso el deseo de tener justicia. (10 de septiembre de 2013) La Pacem in terris focaliza una consecuencia básica: el valor de la persona, la dignidad de cada ser humano, que hay que promover, respetar y tutelar siempre. Y no son sólo los principales derechos civiles y políticos los que deben ser garantizados afirma el beato Juan XXIII, sino que se debe también ofrecer a cada uno la posibilidad de acceder efectivamente a los medios esenciales de subsistencia, el alimento, el agua, la casa, la atención sanitaria, la educación y la posibilidad de formar y sostener a una familia. Estos

IGLESIA, SERVIDORA DE LOS POBRES

IGLESIA, SERVIDORA DE LOS POBRES CV ASAMBLEA PLENARIA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA IGLESIA, SERVIDORA DE LOS POBRES INSTRUCCIÓN PASTORAL INTRODUCCIÓN 1. LA SITUACIÓN SOCIAL QUE NOS INTERPELA 1.1. Nuevos pobres y nuevas pobrezas.

Más detalles

EVANGELII GAUDIUM FRANCISCO

EVANGELII GAUDIUM FRANCISCO EXHORTACIÓN APOSTÓLICA EVANGELII GAUDIUM DEL SANTO PADRE FRANCISCO A LOS OBISPOS A LOS PRESBÍTEROS Y DIÁCONOS A LAS PERSONAS CONSAGRADAS Y A LOS FIELES LAICOS SOBRE EL ANUNCIO DEL EVANGELIO EN EL MUNDO

Más detalles

LAUDATO SI : una síntesis

LAUDATO SI : una síntesis LAUDATO SI : una síntesis Estas páginas siguen paso a paso el desarrollo de la Encíclica y ayudan a hacerse una primera idea general de su contenido. Los números entre paréntesis se refieren a los párrafos

Más detalles

DOCUMENTO DE SANTO DOMINGO

DOCUMENTO DE SANTO DOMINGO DOCUMENTO DE SANTO DOMINGO Este documeto es el resultado del trabajo de los obispos de Latinoamérica durante la Cuarta Conferencia General del Episcopado Latinoamericano. MENSAJE A LOS PUEBLOS DE AMÉRICA

Más detalles

DECRETO 4: Nuestra misión hoy Congregación General 32-1974

DECRETO 4: Nuestra misión hoy Congregación General 32-1974 DECRETO 4: Nuestra misión hoy Congregación General 32-1974 Introducción y sumario 1. Desde todas las regiones, los jesuitas han presentado numerosas peticiones a la Congregación General XXXII urgiendo

Más detalles

CARTA CIRCULAR DE ANUNCIO DEL XXV CAPÍTULO GENERAL

CARTA CIRCULAR DE ANUNCIO DEL XXV CAPÍTULO GENERAL Misioneros Claretianos CARTA CIRCULAR DE ANUNCIO DEL XXV CAPÍTULO GENERAL Roma 2014 1 2 UN MOMENTO IMPORTANTE EN LA VIDA CONGREGACIONAL 1. Un Capítulo General suscita siempre expectativas, reacciones y

Más detalles

EDUCAR PARA UNA NUEVA SOCIEDAD

EDUCAR PARA UNA NUEVA SOCIEDAD EDUCAR PARA UNA NUEVA SOCIEDAD Reflexiones y orientaciones sobre la educación en México CONFERENCIA DEL EPISCOPADO MEXICANO (CEM) Untitled-1.indd 1 6/6/2012 6:02:30 PM Con las debidas licencias eclesiásticas.

Más detalles

CON RENOVADO IMPULSO Y FERVOR

CON RENOVADO IMPULSO Y FERVOR CG35. Decreto 1 CON RENOVADO IMPULSO Y FERVOR La Compañía de Jesús responde a la invitación de Benedicto XVI I. Una experiencia espiritual de consolación en el Señor 1. La Congregación General 35 ha estado

Más detalles

PONTIFICIA COMISIÓN PARA AMÉRICA LATINA. REFLEXIONES SOBRE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN EN AMÉRICA LATINA Desafíos y Prioridades

PONTIFICIA COMISIÓN PARA AMÉRICA LATINA. REFLEXIONES SOBRE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN EN AMÉRICA LATINA Desafíos y Prioridades PONTIFICIA COMISIÓN PARA AMÉRICA LATINA REFLEXIONES SOBRE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN EN AMÉRICA LATINA Desafíos y Prioridades INTRODUCCIÓN INTRODUCCIÓN La Pontificia Comisión para América Latina ha tenido

Más detalles

CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI DEL SANTO PADRE FRANCISCO SOBRE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN

CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI DEL SANTO PADRE FRANCISCO SOBRE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI DEL SANTO PADRE FRANCISCO SOBRE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN 1. 1. «Laudato si, mi Signore» «Alabado seas, mi Señor», cantaba san Francisco de Asís. En ese hermoso cántico nos

Más detalles

El bien común y la DSI

El bien común y la DSI El bien común y la DSI DECLARACIÓN DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL CATÓLICA DE INGLATERRA Y GALES (Texto original inglés, octubre 1996). Publicado en Ecclesia 2,853-2,854. (9 y 16 agosto 1997) 1.204-1,218.

Más detalles

La Santa Sede MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CELEBRACIÓN DE LA XLVIII JORNADA MUNDIAL DE LA PAZ 1 DE ENERO DE 2015

La Santa Sede MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CELEBRACIÓN DE LA XLVIII JORNADA MUNDIAL DE LA PAZ 1 DE ENERO DE 2015 La Santa Sede MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CELEBRACIÓN DE LA XLVIII JORNADA MUNDIAL DE LA PAZ 1 DE ENERO DE 2015 NO ESCLAVOS, SINO HERMANOS 1. Al comienzo de un nuevo año, que recibimos como

Más detalles

PEREGRINOS Y EXTRANJEROS EN ESTE MUNDO

PEREGRINOS Y EXTRANJEROS EN ESTE MUNDO Peregrinos y extranjeros en este mundo 1 Orden de los Hermanos Menores PEREGRINOS Y EXTRANJEROS EN ESTE MUNDO Subsidio para la formación permanente sobre el Capítulo IV de las Constituciones generales

Más detalles

Conferencia del Episcopado Mexicano

Conferencia del Episcopado Mexicano Que en Cristo Nuestra Paz México tenga Vida Digna Exhortación Pastoral del Episcopado Mexicano sobre la misión de la Iglesia en la construcción de la paz, para la vida digna del pueblo de México Conferencia

Más detalles

INSTRUCCIÓN PASTORAL DE LA COMISIÓN PERMANENTE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA LOS CATÓLICOS EN LA VIDA PÚBLICA

INSTRUCCIÓN PASTORAL DE LA COMISIÓN PERMANENTE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA LOS CATÓLICOS EN LA VIDA PÚBLICA 7 INSTRUCCIÓN PASTORAL DE LA COMISIÓN PERMANENTE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA LOS CATÓLICOS EN LA VIDA PÚBLICA 1 LOS CATÓLICOS EN LA VIDA PÚBLICA INSTRUCCIÓN PASTORAL DE LA COMISIÓN PERMANENTE

Más detalles

COMPENDIO DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA

COMPENDIO DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA PONTIFICIO CONSEJO «JUSTICIA Y PAZ» COMPENDIO DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA A JUAN PABLO II MAESTRO DE DOCTRINA SOCIAL TESTIGO EVANGÉLICO DE JUSTICIA Y DE PAZ Siglas Abreviaturas bíblicas Carta del

Más detalles

Carta del Ministro General a los Hermanos jóvenes de la Orden con ocasión del 4 Capítulo de las Esteras

Carta del Ministro General a los Hermanos jóvenes de la Orden con ocasión del 4 Capítulo de las Esteras Fr. José Rodríguez Carballo, ofm REAVIVA EL DON DE DIOS QUE HAY EN TI Carta del Ministro General a los Hermanos jóvenes de la Orden con ocasión del 4 Capítulo de las Esteras Roma 2012 1 Grafica e impaginazione:

Más detalles

DIRECTORIO PARA EL MINISTERIO Y LA VIDA DE LOS PRESBÍTEROS

DIRECTORIO PARA EL MINISTERIO Y LA VIDA DE LOS PRESBÍTEROS CONGREGACIÓN PARA EL CLERO DIRECTORIO PARA EL MINISTERIO Y LA VIDA DE LOS PRESBÍTEROS NUEVA EDICIÓN 1 ISBN Copyright LEV Descrizione immagine di copertina PRESENTACIÓN El fenómeno de la secularización

Más detalles

Promotio Iustitiae SANAR UN MUNDO HERIDO INFORME ESPECIAL SOBRE ECOLOGÍA. Grupo de Trabajo sobre Ecología Nº 106, 2011/2

Promotio Iustitiae SANAR UN MUNDO HERIDO INFORME ESPECIAL SOBRE ECOLOGÍA. Grupo de Trabajo sobre Ecología Nº 106, 2011/2 Nº 106, 2011/2 Promotio Iustitiae INFORME ESPECIAL SOBRE ECOLOGÍA SANAR UN MUNDO HERIDO Grupo de Trabajo sobre Ecología Secretariado para la Justicia Social y la Ecología Promotio Iustitiae 106 2011/2

Más detalles

Sobre el Conocimiento de Sí Mismo

Sobre el Conocimiento de Sí Mismo Sobre el Conocimiento de Sí Mismo Nelson Medina, O.P. PARTE 1: COMIENZA EL CAMINO... 2 Capítulo 1: De cuán necesario es este conocimiento... 2 Capítulo 2: De la complejidad y simplicidad de este conocimiento...

Más detalles

LO QUE SIGNIFICA SER REFORMADO Una Perspectiva Hispanoamericana UNA AFIRMACIÓN DE NUESTRA IDENTIDAD

LO QUE SIGNIFICA SER REFORMADO Una Perspectiva Hispanoamericana UNA AFIRMACIÓN DE NUESTRA IDENTIDAD LO QUE SIGNIFICA SER REFORMADO Una Perspectiva Hispanoamericana UNA AFIRMACIÓN DE NUESTRA IDENTIDAD Indice Una perspectiva hispanoamericana Palabras de presentación...2 El acento reformado hispanoamericano...3

Más detalles

VIVIR LOS VOTOS PARA LA TRANSFORMACIÓN DE LA REALIDAD.

VIVIR LOS VOTOS PARA LA TRANSFORMACIÓN DE LA REALIDAD. 1 La Vida Religiosa, esperanza y profecía entre los hilos de la realidad CONFER, 25-27 de febrero de 2011 VIVIR LOS VOTOS PARA LA TRANSFORMACIÓN DE LA REALIDAD. Ana Isabel González, mmb 1. LOS VOTOS COMO

Más detalles

Discípulos llamados a dar testimonio

Discípulos llamados a dar testimonio Discípulos llamados a dar testimonio La Nueva Evangelización COMITÉ DE EVANGELIZACIÓN Y CATEQUESIS CONFERENCIA DE OBISPOS CATÓLICOS DE LOS ESTADOS UNIDOS Discípulos llamados a dar testimonio La Nueva Evangelización

Más detalles

LA MEJOR PARTE por Thomas Keating, O.C.S.O UNO

LA MEJOR PARTE por Thomas Keating, O.C.S.O UNO LA MEJOR PARTE por Thomas Keating, O.C.S.O UNO L A C A S A D E B E T A N I A Jesús siguió su camino y llegó a una aldea, donde una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Marta tenía una hermana llamada

Más detalles

Señor... dónde está mi hijo? Las otras víctimas del aborto Presentación

Señor... dónde está mi hijo? Las otras víctimas del aborto Presentación Señor... dónde está mi hijo? Las otras víctimas del aborto Presentación La familia, patrimonio de la humanidad, constituye uno de los tesoros más importantes de los pueblos latinoamericanos. Ella ha sido

Más detalles

ORACIÓN POR LAS VOCACIONES

ORACIÓN POR LAS VOCACIONES ORACIÓN POR LAS VOCACIONES BOKAZIOEN ALDEKO OTOITZA Bilbon, 2010eko apirilaren 11. Anaiak eta anaidiak: Agur beroak. ORACIÓN POR LAS VOCACIONES El día 25 de abril se celebra en la Iglesia la XLVIIº Jornada

Más detalles

Madre Eugenia E. Ravasio: El Padre le habla a sus hijos EL PADRE LE HABLA A SUS HIJOS. Pagina 1 di 35

Madre Eugenia E. Ravasio: El Padre le habla a sus hijos EL PADRE LE HABLA A SUS HIJOS. Pagina 1 di 35 EL PADRE LE HABLA A SUS HIJOS Pagina 1 di 35 El padre le habla a sus hijos Imprimatur: + Petrus Canisius van Lierde, Vic. Generalise Vic. Civit. Vaticanae, Roma, die 13 Martii 1989 EL PADRE LE HABLA A

Más detalles

Cuál es la especificidad de la fe cristiana?

Cuál es la especificidad de la fe cristiana? CUADERNOS DE TAIZÉ 3 Hermano John Cuál es la especificidad de la fe cristiana? Qué define de forma específica la fe cristiana? El bautismo, el Credo que a veces recitamos o un valor moral u otro? Ciertas

Más detalles

JAIME GUZMÁN, ESPIRITUALIDAD Y FE EN SUS ESCRITOS

JAIME GUZMÁN, ESPIRITUALIDAD Y FE EN SUS ESCRITOS JAIME GUZMÁN, ESPIRITUALIDAD Y FE EN SUS ESCRITOS Fundación Jaime Guzmán E. I.S.B.N.: 956-8329-00-5 Noviembre de 2003, Fundación Jaime Guzmán E. Inscripción N 136.462 Derechos reservados. No está permitida

Más detalles

Tenemos que convertirnos en cristianos valientes.

Tenemos que convertirnos en cristianos valientes. Tenemos que convertirnos en cristianos valientes. Francisco Este libro de bolsillo fue entregado como regalo del Papa Francisco a los peregrinos que acudieron al rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro

Más detalles