UYo me amo, porque me amas tú, a quien yo amo"

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "UYo me amo, porque me amas tú, a quien yo amo""

Transcripción

1 UYo me amo, porque me amas tú, a quien yo amo" o Mauricio Abadi "Yo me amo, porque me amas tú, a quien yo amo". O también "el narcisismo en el marco de la intersubjetividad". O bien "yo sólo soy y me constituyo, en cuanto polo de una relación, en la medida en que, desde mi simple condición de objeto tuyo, por obra y gracia de tu espaldarazo de reconocimiento, me inauguras como sujeto. Como sujeto que, mimetizando tu amor por mí, aprendo a amarme." 1] "YO" Propuesta de análisis semántico del "Yo me amo" Yo: Modo del sujeto para referirse a sí mismo. Pero qué quiere decir "sí mismo"? Quién es el "sí mismo", de quien habla el sujeto cuando conjuga un verbo en la primera persona del singular y dice, refiriéndose a él, y negando su radical alienación (con una fórmula hija de la negación y del "wishful thinking"): "yo soy", "yo deseo" o "yo temo"? Es interesante, en efecto, no dejar de saber que quizás el primer "yo", para la criatura humana, es el "tú". Vale decir que él habla de "sí mismo" en los términos que emplea la otra persona, el interlocutor que lo interpela: vale decir la persona que, casi intrusivamente, lo penetra con el morfema "tu". * Dirección: Malabia 2515, 7~ "N", (1425) Capital Federal, R. Argentina.

2 JO Mauricio Abadi Un ejemplo explicará mejor lo que quiero decir. Durante un viaje, un nieto mío iba acompañado por una nmera que solía preguntarle, cada tanto, puesto que se estaba terminando su aprendizaje del control de esfínteres, si quería "hacer pis". La pregunta era: " Vos querés hacer pis?" Un buen día, el niño se dirige a ella y le dice: " Vos querés hacer pis?", con el mismo tono interrogativo que estaba acostumbrado a oír. La niñera contesta que no y el niño sigue repitiendo la "aparente" pregunta: " Vos querés hacer pis?" hasta que finalmente la niñera cae en la cuenta de que él le estaba diciendo que él era el "vos" que quería hacer pis. Vale decir que hablaba de "sí mismo" del mismo modo que había oído que se hablaba de él, designándolo con la palabra "vos". Había aprendido a pensar en sí mismo en términos de aquel "vos" con que se lo denominaba. Luego, el primer "sí mismo" al cual él aludía, seguramente ligado al cuerpo, a ese cuerpo exigente que quería hacer pis, fue conocido por él con el nombre de vos (o tú). Sólo ulteriormente, aprendió que se podía hablar de él, sin dirigirse a él. Y que las personas que hablaban de él, sin dirigirse a él, lo designaban o con su nombre o bien con el pronombre "ÉL" que lo aludía. Decían, por ejemplo: Alejandro quiere aquel juguete, o "él" quiere comer. Aprendió entonces que el "sí mismo" era aquello que tenía un nombre o bien aquello a lo cual alguien se podía referir mediante el pronombre "él". Sólo en una etapa ulterior, pudo comprender que el "tú", y luego el "él", era alguien a quien él ya podía referirse, diciendo "yo". y que ese "yo", dicho por él, valía como equivalente (en cuanto aludía a la misma persona) del "tú" de su interlocutor o del "él" de un tercero. Asimismo creyó aprender, por la indisociable vinculación con el cuerpo, que ese "yo" era absolutamente intransferible e inalienable. Negando que" en el corazón del sentimiento de identidad, anidaba el germen de un malentendido radical entre ser objeto para otro y ser sujeto en busca de otro. Además, de dónde emerge ese "sí mismo" si no es por progresiva (e inacabable) diferenciación de un previo "nosotros"? Un "nosotros" que, de alguna manera, es la matriz en la que se había estado gestando y de la que intenta desprenderse y enuciearse. Una matriz que remite a las vicisitudes de la convivencia en el ámbito de aquella estructura en la que está preso. y con la que intenta conflictivamente romper el vínculo que lo encadena. (Todo esto puedo imaginarse y entenderse como una metáfora, apelando a una alegórica analogía con la relación simbiótica maternofilial en el proceso del nacimiento en sus tres momentos: pre, intra y posnatal.) Quién es ese "yo", vale decir ese sujeto, ese (in)dividuo que se opone en su relación al "objectum", al objeto, y que parece situarse debajo de él, supeditado a él, "subjectum", como si su existencia

3 "Yo me amo, porque me amas tú, a quien yo amo" 11 dependiera solamente de su relación con el objeto? Como si solamente existiera en función de ese objeto? Quién es ese "sí mismo" que es mentado por el pronombre "yo"? Ese vocablo "yo" es, como nos enseña la gramática, un pronombre, tiene una función vicariante, está ocupando el lugar de una persana: es un anónimo actor que se ha fusionado de tal modo con su personaje que éste acaba por bautizarlo y confirmarlo. y quién era -preguntémonos ahora- para el punto de vista de la psicología clásica, prefreudiana, ese "yo"? La respuesta nos informa: la consciencia. En otros términos, para una psicología de los afectos, de las ideas y de las voliciones, el "YO" de una persona es el ámbito en el que transcurren las ideas, en el que se mueven (exmociones) las emociones y en el cual se ejecutan las actividades que nos hacen presuponer la existencia de determinadas voliciones. Actividades motivadas por un "para qué" al que apuntan. Si ese mismo "yo" es visto desde un enfoque psicoanalítico, la respuesta es desconcertantemente compleja, porque remite a varias hipótesis posibles, conjeturadas según aquel contexto del pensamiento freudiano y posfreudiano al cual nos estamos refiriendo. Así, por ejemplo, podremos decir que ese "yo" es aquel que va recortándose y perfilándose a través de la trabajosa y dolorosa marcación de una frontera que lo separa del "no-yo". Como si dijéramos: lo que queda del "no-yo", del "objectum", cuando hayamos reconocido y aceptado la alteridad del universo de dolor y el anhelo de evadirse de él. Esa evasión construye mi "yo". Que pasa a ser la fortaleza imaginaria en que me refugio para separarme -oponerme o escaparme- del temible "no-yo" que es el mundo, mi mundo. Sé que Freud lo plantea de un modo diametralmente opuesto. Para él, el "no-yo" se va configurando y estructurando a partir de lo que el sujeto separa de "sí mismo", o de aquel "sí mismo", identificado con un primitivo "yo de placer", omnipotente y solitario habitante de un mundo virgen aún de la fractura inicial. (De todos modos, quizá lo más importante en esta cuestión no es tanto lo que queda dentro de esa frontera, aun cuando se da por supuesto que es el embrión del futuro "yo", cuanto esa frontera misma, vale decir una metafórica membrana celular, que rodea el "Yo", separándolo del "no-yo" reconocido como mundo.) Además, y desde otro punto de vista, el yo puede ser sentido como el polo receptor y como el polo emisor, frente al mundo, y ya separado de él. Y a propósito de esa primera separación, de ese primer exilio, vale la pregunta: " quién expulsa a quién?" El mundo, acaso, es quien hace del hombre un desterrado al expulsarlo del Paraíso Terrenal de un "Yo de placer" (que por otra parte, aún no tiene títulos para diplomarse de "Yo", en el sentido pleno de la pa-

4 12 Mauricio Abadi labra)? O, más bien -quizá sea esta la propuesta freudiana- es el sub [ectum quien expulsa y siente como adversario (ob) al mundo? Un adversario, sin embargo, perseverante y tenaz, que no se deja desterrar tan fácilmente y con el que habrá que dialogar y construir transacciones. Ese diálogo y esas transacciones que son, en último término, la trama de una existencia en que el "Yo" se hace, deshace y rehace en un fluir ininterrumpido y continuo de encuentros, desencuentros y encontronazos con una realidad alienante y alienada. Vale decir que el "yo" vendría a ser equivalente del sujeto o -en el lenguaje de la clínica psicoanalítica- del paciente, del enfermo, que mantiene con su entorno una determinada relación de doble mano, recibiendo estímulos que lo excitan y emitiendo o descargando impulsos que modifican o intentan modificar ese entorno. Pero, además, ese "yo" cómo se ha formado? No desde una tabla rasa, como por generación espontánea, sino que se ha ido constituyendo desde un cierto origen. El "yo" no nace sino que se hace. O, mejor dicho, como aclaré más arriba, se está continuamente haciendo. En el primer capítulo de "Para una introducción del narcisismo" (un escrito que los discípulos deben haber sentido como un "autogolpe" de Freud, para decirlo con la jerga de la política sudamericana), su autor dice que el "yo" se va formando, configurando estructurando (gestalteny, a partir de determinadas experiencias. Así. por ejemplo, podemos pensar, tomando precisamente en cuenta ese trabajo de Freud sobre el narcisismo, que el "yo" es aquello con lo cual guarda una especial relación la libido. La libido ama al Yo y con su amor (investimiento, catexis) lo crea. O si no, por lo menos, lo reconoce al asumirse como aquello que es atraído por el Yo. Esa libido yoica, al dejar de ser solamente autoerótica, no quiere sólo al cuerpo erógeno, sino también a una "nueva instancia psíquica" (Freud), que resulta ser una "representación del sí mismo". Un "sí mismo" que implica la noción de cuerpo, en cuanto objeto de aquella pulsión cuyo fin es la descarga. Pulsión (pero esto Freud no lo dice y sólo surge de mi particular lectura) que ya no anhela la descarga sino su adherencia y adhesión a un ente que ya no es cuerpo erógeno, sino su representación mental. (Esta noción de narcisismo está, a mi juicio, inseparablemente ligada a aquella otra idea de Eros o pulsión de vida, que aparecerá una decena de años más adelante.) Oigamos la palabra de Freud: "Es un supuesto necesaria, que no esté presente desde el comienzo en el individuo una unidad comparable al yo, el yo tiene que ser desarrollado". Ahora bien, las pulsiones autoeróticas, en el pensamiento de Freud, es como si fueran primordiales. Aun cuando podamos pensar hoy que esta afirmación no implica, para nada, la postulación de algo del orden de lo "na-

5 "Yo me amo, porque me amas tú, a quien yo amo" 13 tural". Sino de algo -excitación, en último término- que alguien, en el marco de un cierto contexto intersubjetivo (sociedad, cultura), me produce. Por lo tanto, retomando el hilo conductor del pensamiento freudiano, algo tiene que agregarse al autoerotismo, una "nueva acción psíquica", para que el narcisismo se constituya (gestalten). Vale decir que el narcisismo (resultante de que la libido, antes amiga del cuerpo al que se dirige para lograr su descarga, esté ahora también dirigida al naciente Yo, para cargarlo) nace con -es- el "Yo Ideal". La "nueva acción psíquica" produce la "nueva instancia psíquica". Este es el Yo del Freud de 1914, del autor del escrito sobre narcisismo. Nace el Yo corno representación del "sí mismo". Faltan todavía unos años (hasta 1923, hasta El Yo y el Ello), y ya el término "instancia" llenará un vacío conceptual importante. Y el "Yo" se definirá como una estructura compleja (compleja, además, porque en ella se conjugan residuos de modelos anteriores) resultante del precipitado de las relaciones de objeto anteriores, que hubieran sido sustituidas por las identificaciones del Yo con esos mismos objetos abandonados. (De paso, pero eso será terna para un próximo trabajo, no valdría acaso la pena plantearse la noción de objeto abandonado, tal corno lo hace Paul Ricoeur, como el corazón de toda la psicología psicoanalítica?) El concepto de "Yo" se va haciendo progresivamente más complejo y aparecerán nuevas conjeturas que llevarán a hablar de un Yo corno el brazo ejecutor de actos psíquicos. Un Yo de las funciones. Un Yo del control de la motilidad, de la percepción, de la memoria y del juicio de realidad. Pero fundamentalmente, como el protagonista y el autor (función integradora) del drama (en el sentido más estrictamente etimológico de la palabra) del vivir y convivir del hombre sobre un escenario de transacciones. Es el luminoso instante en que Freud avizora al Yo corno el intermediario, el servidor (o el señor, me gustaría decir, la serva padrona) del Ello, del Superyó y de la realidad exterior. Es el factotum de las formaciones de compromiso y de los mecanismos de defensa. El Yo de la función sintética. Pero también -es el precio que tiene que pagar- el Yo herido por el corte de la represión y disociado en inconsciente y consciente. Cuántas diferentes estructuras yoicas! Repasemos la lista. Un sujeto (que es también objeto, mal que le pese, de un "otro"). Un individuo (jdívididol ). Una consciencia (disociada). Una persona (vale decir la máscara de que se reviste una cierta nada para llegar a ser algo). Un paciente (ya no pasiva víctima, sino activo autor de su dolencia). Un analizado (destinado algún día a ser materia de precisiones conceptuales y correlativas

6 14 Mauricio Abadi variaciones gramaticales: analizando, analizante, etc.). Un Yo coordinador y organizador de las funciones. Un Yo continente de las representaciones. Un Yo hecho a imagen y semejanza de las identificaciones con los antagonistas de sus relaciones objetales. Un "Yo" instancia psíquica (ante todo y originariamente corporal). Un Yo de las formaciones de compromiso (función sintética). Un Yo de la primera tópica (disimulado entre los repliegues del sistema preconsciente). Un Yo, en parte inconsciente, de la segunda tópica (con su doble funcionamiento, según el proceso primario y según el proceso secundario). Un Yo escindido (del fetichismo y de los procesos de escisión del "Yo"). Un Yo del narcisismo primario (hipotético recipiente de una energía pulsional, que es causa de su estado de repleción o depleción). Un Yo del narcisismo como estructura defensiva (frente al desamparo y a la dependencia, que es preciso negar, vía omnipotencia). Un Yo de las pulsiones de autoconservación. Un Yo del Yo Ideal y del Ideal del Yo (a los que llamé en un trabajo reciente * precursores). Un Yo como estructura normativa (que funciona con el nombre de Superyó). Un Yo capaz de tensión de culpabilidad (como en la melancolía). Un Yo triunfante (de la manía). Un Yo fragmentado (anterior al proceso de integración). Un Yo ambivalente y conilictuado (que da cuenta del proceso patológico primario). Un Yo sede de la angustia, como señal de alarma. Un Yo motivado, movido por el deseo, a la búsqueda del objeto perdido, en el que reconoce nostalgiosamente la primera experiencia de satisfacción. Y otras diferentes conceptualizaciones del "Yo", innumerables, realmente. Entre todas estas diferentes concepciones acerca del Yo, la que mejor me parece a mí que protagoniza el destino y los avatares del narcisismo es la que concibe al Yo como ese "otro" del que uno se apropia, desconociéndolo como "otro" y reconociéndolo (ilusoriamente) como una forma del "sí mismo". Y es también ese "sí mismo" cuya presencia la clínica nos delata descentrado, enajenado e intrusivamente metido, como de contrabando, en el "otro". Camino de ida y vuelta. "Camino hacia arriba y hacia abajo", hubiese dicho el Oscuro de Efeso. 2] (ME) Qué quiere decir me? "Me" es el mismo yo, pero declinado en la forma que en latín llamaríamos acusativa, vale decir tomado como complemento directo de un verbo por el cual, acerca del sujeto, el "otro" predica una actividad (amar, desear), que apunta hacia un * "Los precursores del Yo. El Yo Ideal, el Ideal del Yo y el Superyó en la constitución de la estructura yoica", REV. DE PSICOANALISIS, XL, 3, 1983.

7 "Yo me amo, porque me amas tú, a quien yo amo" 15 sujeto al que se toma (aparentemente) como objeto. Podríamos hablar (erróneamente, lo demostraré enseguida) de un verbo reflexivo, cuya acción se tuerce sobre el sujeto. Pero preferiría hablar, más bien de acuerdo con otro enfoque gramatical, que ya mencioné en un artículo reciente * y que me parece que mejor da cuenta de lo que me propongo demostrar, de aquel a quien le importa la acción. Citaré las líneas que corresponden a esas páginas. "Los gramáticos griegos distinguieron tres formas o diátesis verbales: enérgeia, que implica actividad (nuestro verbo activo), páthos, que implica estado (nuestro verbo pasivo), y mesotes (forma media propiamente dicha, que jamás representa un valor realmente reflexivo). Observemos que morir es una enérgeia (actividad pulsional) y, vocacionalmente, un páthos (estado -de quietud- al que apunta el morir). Ahora bien, engañados por la importancia lógica de la oposición del agente al paciente, los gramáticos antiguos consideraron fundamental distinguir entre activo (relativo al agente) y pasivo (relativo al paciente). Dejaron, por lo tanto, en una situación secundaria y, de todos modos, poco clara, la forma media (mesotes). Si, en cambio, consideramos el desarrollo histórico de las voces verbales en las lenguas indoeuropeas y en la historia del griego antiguo, comprobamos un hecho desconcertante para los hablantes modernos. Ese hecho es que no hay más que dos voces fundamentales: la activa y la media. En cuanto a la pasiva, se constituyó lentamente, a partir de la media. Quiere decir que la discriminación ulterior entre agente y paciente y entre actividad y pasividad surge como resultado de elucubraciones racionalizantes de gramáticos, de espaldas -como a menudo ocurre- a la realidad viva y palpitante de la lengua hablada. Esta reconocía, desde el mismo comienzo, otra oposición: lo objetivo y lo subjetivo. Los gramáticos de la India imaginaron para designar las formas activa (para lo objetivo) y media (para lo subjetivo) dos denominaciones acertadas: "parasmaipadam (palabra para otro) y"atmanepadam" (palabra para uno mismo). Vale decir que el verbo designa siempre una actividad (en efecto, la forma que llamamos pasiva es también el resultado de una actividad en sentido inverso). y aquello que importa es si la acción cumplida posee, para el sujeto, una significación personal. La forma media del verbo tiende precisamente a explicitar esa significación personal. Así por ejemplo, diremos en castella- * " Pulsión de muerte o muerte de la pulsión?" REV. DE PSICOANALlSIS, XXXV, 6, 1978.

8 16 Mauricio Abadi no, idioma en el que carecemos de esa forma media, apelando sustitutivamente al uso de los pronombres, "no te me mueras". De ahí que cuando en las páginas precedentes hablé de una pulsión que busca morirse, ese pronombre se implica que la actividad pulsional -morir- debe entenderse desde la significación que tiene para la pulsión. Si ésta tiende a su propia extinción, ella (antropomorfizada) puede decir, refiriéndose al "Yo": "me le muero", y puede éste, a su vez, declarar: "la pulsión se me muere". Para que no se piense que de esta digresión lingüística no habré de volver nunca más al ámbito del psicoanálisis, aclaro enseguida. La pulsión, en cuanto catexis, busca la descarga (actividad, enérgeia). Pero la significación surge sólo en cuanto hay un sujeto para quien esa actividad pulsional, por lo que tiene de investimiento de una representación" [le concierne y le importa]. Así la libido siempre es actividad, y el narcisismo es una actividad por la que el sujeto podría decir: "la libido se me adhiere al Yo", donde el sentido que el "me" imprime a la frase nada tiene que ver con lo connotado por un verbo reflexivo sino con aquel para el cual es importante la dirección que toma la libido. Hay tres. Uno es la fuente desde la cual nace la actividad libidinal desplegada. Otro es el objeto hacia el cual esa libido refluye y que NO ES EL SUJETO MISMO. Finalmente, el último es aquel sujeto a quien le concierne la actividad libidinal que catectiza a esa nueva instancia psíquica, el "Yo". Con la cual no se confunde. Aun cuando le importa, y mucho, lo que está pasando entre ellos dos: la fuente de la libido y la representación naciente del "sí mismo" (la cual, al comienzo, es un "Yo Ideal", luego un "Ideal del Yo", en último término un precursor del Yo). Ese sujeto es el sujeto del narcisismo, su usuario y beneficiario, en mi entender. No lo es, en cambio, la instancia yoica, que es el destinatario de la libido. Naturalmente que esto supone una disociación entre una parte amante (activa), otra amada (pasiva) y una tercera con la que me siento solidario en cuanto usuario de los efectos de ese operativo. 3] (AMO) El verbo amar plantea diferentes problemas. Uno, de tipo semántico. De qué amor estamos hablando? Creo que, independientemente de las sobrestructuras que se fueron configurando, hay dos

9 "Yo me amo, porque me amas tú, a quien yo amo" 17 clases de amor y son las que señalé en diferentes artículos; entre otros, en " Deseo edípico o mandato endogámico?" *. Uno es el amor que se manifiesta como apego a la vida y como deseo de no satisfacer ningún deseo pulsional para que el deseo siga permaneciendo sin descarga y vivo. Y, de este modo, seguir viviendo, lo cual me parece que está ligado al instinto de conservación, al narcisismo primario y al apego al encierro en el adentro materno: para así llevar a cabo la fantasía de permanecer, perdurar, persistir, insistir. Del otro lado, un amor que supone una energía pulsional, la cual toma un determinado objeto para articularse con él, y descargar la excitación correspondiente, en búsqueda del placer, de la caída tensional, y del anhelo de alcanzar un Nirvana, una distensión, que está más allá y que correspondería a una fantasía de inalcanzable tensión cero: es lo que llamaré la tendencia a satisfacer el deseo, aquel deseo en el cual, en último término, reconocemos la psicosexualidad humana y que lleva a desprenderse del adentro materno, a nacervivir-gozar-morir, como si fueran eslabones de una misma cadena, o como si fueran la misma cosa, expresada en diferentes términos, ya que nacer es morir en pos de un vivir, que es gozar del morir (placer) y de la muerte (Nirvana). Es el deseo, entonces, no ya de in-sistir, sino de ex-sistir. No ya de permanecer en el adentro sino de emigrar al afuera. No ya de mantener la relación de dependencia, sino de independizarse y cortar el cordón umbilical. No ya de sobrevivir, gracias a la no extinción del deseo (que al extinguirse se mata y mata), sino de satisfacer el deseo pulsional y lograr, a través del goce, la muerte. Como dice un hermoso verso del poeta italiano Ungaretti, "la muerte se paga viviendo". Creo que el "Yo me amo" que ahora intento descifrar supone un cambio de signo, un retroceso arrepentido, y un oponerse al cumplimiento del deseo pulsional, para preservar el deseo y la vida del sujeto. Para que el sujeto pueda seguir sobreviviendo, para futuros deseos y futuras satisfacciones de deseos, algo tiene que permanecer sin satisfacerse y ese algo tiene que no exsistir sino insistir, permanecer en el adentro. Quedar apegado a la madre en cuanto símbolo de las fuentes de conservación de la vida. Es ésta la libido narcisista que actúa como una orilla a la cual volver, en un intento de salvación, cada vez que uno se ha largado al universo, al gran mar abierto de la descarga y satisfacción pulsional, de la muerte anhelada, de la fascinación del Nirvana. Por lo tanto, el "amo" del "Yo me amo" equivale a "me preservo de la descarga pulsional en la que me disolvería en la (aparente) Nada del Nirvana". O, en otros términos, el "Yo me amo" significa "Yo amo, para mi propio provecho y usufructo (me), a la * REV. DE PSICOANALlSIS, XXXVII, 1, (N. de R.)

10 18 Mauricio Abadi representación de mí mismo". (Esta es el único significado para el cual no aparece mentado un significante, ya que -ja no equivocarse!- el "me" no alude a esa representación.) Algunas aseveraciones (o hipótesis) acerca del narcisismo, para mí, hoy 1] El narcisrsmo no es un simple estado de repleción libidinal que se da en la estructura yoica, en cuanto continente y destinataria de una libido que de alguna manera lo rellena y lo infla (también en el sentido metafórico de la palabra). El narcisismo es una estructura. Una estructura acerca de la cual importa saber que funciona a través de un permanente proceso de desestructuración y de re-estructuración. Lo cual explica las diferentes organizaciones narcisistas que se van dando en un mismo individuo a lo largo del tiempo. Es, por lo tanto, una estructura dinámica en continuo hacerse y rehacerse. 2] El narcisismo es una estructura defensiva. Vale decir que su continua construcción constituye un proceso que apunta a una finalidad defensiva. Lo cual nos plantea el problema acerca del carácter de la ofensa, frente a la cual se va armando la arquitectura de esa fortaleza defensiva. 3] El hijo de esa estructura defensiva que hemos aprendido, desde Freud, a denominar narcisismo, es el "Yo". El Yo, se sobrentiende, como "representación del sí mismo". Tal cual lo afirma Freud. No se trata aún del "Yo" como instancia, tal cual aparece en la segunda tópica, que Freud propone a partir de 1923 en El Yo y el Ello. Tampoco es el "Yo" anterior, correspondiente a las elucubraciones acerca de las pulsiones, vale decir aquel Yo que "emite" o "transmite" pulsiones sexuales que le vienen desde el inconsciente y que es asiento de las pulsiones de autoconservación. 4] El ente preyoico que preside a la estructuración del narcisismo es aquel que ha conocido, más allá de la desesperanza del desamparo (Hilflosigkeit), la amargura (y dicha) de una dependencia salvífica. Salvación que, en cuanto remite a la dependencia frente a un "otro", implica la angustia ante el posible abandono por parte del otro, la humillación por el sometimiento y, finalmente, la herida a aquel "Yo Ideal" básicamente definible por su omnipotencia. 5] En la medida en que el Yo del narcisismo es la representación psíquica del "sí mismo", esa representación queda como huella mnémica o inscripción, en el inconsciente, de la percepción que el sujeto tiene acerca del funcionamiento de su cuerpo. Recordemos aquella

11 "Yo me amo, porque me amas tú, a quien yo amo" 19 importante frase de Freud acerca de que el yo es primordialmente y ante todo una entidad corporal. Vale decir, la representación en la corteza del aparato psíquico del cuerpo y, más precisamente, de la superficie corporal. 6] La ilusoria realidad del narcisismo es aquella omnipotencia que necesita negar la existencia del "otro" en cuanto el otro implica ni más ni menos, al comienzo, que una limitación de la omnipotencia. 7] El goce del narcisismo es la inflación de la autoestima o, como Freud lo señala, la megalomanía. 8] El precio del narcisismo es la soledad, vale decir la renuncia a la relación objetal, al amor objetal, en cuanto éste implicaría una temible relación de dependencia, riesgo de abandono y herida narcisista por el sometimiento humillante. 9] El narcisismo es lo que también llamamos "Yo Ideal". La evolución lleva al narcisismo hacia una propuesta de transacción con el "otro", a través de la seducción y del soborno, o sea de una subestructura "puente" a la que Freud llama el "Ideal del Yo", la cual le permite aceptar la dependencia frente a un otro a condición de que se lo pueda controlar a través de una aparente sumisión a sus consignas. 10] El marco en el que se desarrolla el narcisismo es la intersubjetividad. "Me amo, porque me amas tú, a quien yo amo". Vale decir que el narcisismo sólo puede darse en el marco de una relación objetal y desde una relación objetal previa y matricial. 11] El narcisismo supone un bloqueo de la pulsión libidinal que no puede descargarse. Esto conlleva una renuncia a la descarga NO instrumentando el cuerpo ni para el goce autoerótico ni para el amor objetal. 12] El fracaso del narcisismo consiste en su no acceso al goce. Este queda más allá de la mera condición anticipatoria del deseo, que teme desengancharse del Yo y entregarse al objeto. 13] La materia prima del narcisismo es el Yo Ideal. Por la vía de las identificaciones calcadas sobre el modelo de la identificación primaria, se construye un sujeto, hecho a imagen y semejanza del "ente salvífica" (Yo Ideal). 14] La curación del narcisismo no puede ser otra que el amor objetal y la aceptación de la dependencia. Vale decir la derivación de la libido (la emisión de los seudópodos de la ameba) hacia el objeto.

12 20 Mauricio Abadi 15] El peligro de una curacion excedida consiste en el vaciamiento yoico y en el hecho de perderse (clave de la mística) en el objeto. Patología que supone la supresión de aquella separación, sin la cual no puede darse el operativo vincular de dos que viven de su inalcanzable anhelo de ser uno. 16] El símbolo del narcisismo, su divisa más fuerte, es el mítico falo, el complemento de la incompletud. O impotencia. De esa impotencia, de ese "no poder" ligado a la idea del "no saber". Dependiente de la fantasía desiderativa de que hay un "saber" que, de tenerlo, otorgaría el "poder" (la omnipotencia). El Falo es el símbolo de ese saber. El falo que Edipo intenta arrancar del vientre de la Esfinge es precisamente ese saber. Que es un saberse. Saberse hombre. Vale decir un ser que sabe de su propia muerte. O castración. O incompletud. O impotencia. O ausencia. O naufragio sin remedio en una nada que el mítico falo intenta vanamente negar o rellenar con su ficticia presencia. Entiéndase que el falo alude a aquella condición que garantiza la omnipotencia. Y que, en último término, es el "saber". Un saber que se alcanza por el reconocimiento del inexorable desconocimiento. Oida ouk eidás, decía Sócrates. Sé que no sé. "No sé" es igual a "no puedo". Lo cual, en último término, implica el fracaso de la relación de poder. 17] La condición de subsistencia del falo consiste en la negación de su inexistencia. Sólo vale en la medida en que finjamos ignorar que en un ilusorio Banco Central no hay ni asomo de respaldo áureo. 18] La introducción del narcisismo en el marco de la teoría pulsional implica un progreso en el intento de Freud de profundizar el estudio de la estructura de las pulsiones que animan la vida del Yo. Hasta el momento de su teorización acerca del narcisismo, sólo podía distinguir en la dinámica de la vida psíquica la existencia de dos clases de pulsiones que se disputaban su dominio sobre el Yo: por un lado, las pulsiones de auto conservación enganchadas al Yo y enraizadas en él y, por otro, las pulsiones sexuales que, si bien nacidas del Yo, tratan de desengancharse de él y de entregarse a la relación objetal. Cuando en 1914 elabora su conjetura acerca del narcisismo, a partir de ese momento tiene que reconocer la existencia en el Yo 110 solamente de pulsiones sexuales que se le van, como los seudópodos de una ameba, hacia afuera, no solamente la existencia de pulsiones de autoconservación, que más tarde llamará pulsiones del Yo, en el interior del cuerpo de la ameba, sino también una tercera categoría de pulsiones o, para ser más exactos, una tercera condición: aquella por la cual las pulsiones sexuales pueden tomar

13 "Yo me amo, porque me amas tú, a quien yo amo" 21 como objeto al mismo Yo ( si bien no para descargarse!). A partir de ese momento reconoceremos a] las pulsiones libidinales que emergen del Yo e intentan articularse con un objeto del mundo exterior, b] las pulsiones de autoconservación o pulsiones del Yo que presiden a la dinámica de la vida psíquica en cuanto intento de conservar esa vida y no perderla en la entrega al mundo exterior y c] una tercera clase de pulsiones, que son las mismas pulsiones libidinales pero esta vez orientadas hacia el yo. Las pulsiones sexuales, cuando apuntan hacia el Yo para determinar lo que se llama narcisismo o libido yoica, son pulsiones cuyo origen es la libido. Mientras que las pulsiones de auto conservación tienen otro origen y son calificadas por Freud, no ya con el término de libido, sino con el término de interés yoico. 19] El narcisismo puede considerarse un espejo magreo que falsifica la realidad del desamparo y de la impotencia del ser humano, reflejando una omnipotencia que no tiene. 20] El narcisismo implica algo premonitorio, del orden de aquel Eros que Freud conjeturará, en la teoría dualista de las pulsiones, a partir de los años veinte, puesto que se trata, en el narcisismo, de una pulsión libidinal que no busca la descarga sino que busca, por así decirlo, catectizar al Yo, invistiendo toda la energía libidinal en un proceso que tiende a acumular conglomerados vitales cada vez más grandes y más complejos. Luego, el goce de la pulsión narcisista no consiste en algo del orden del goce de la descarga pulsional, sino que es un goce más bien ligado a una alianza que la libido yoica establece con el interés yoico, propio de la pulsión de autoservación. Esa falta de descarga preserva a la pulsión y le permite dedicarse a la tarea de organizar esa fortaleza defensiva, ese espejo mágico, ese Yo ideal y omnipotente que llamamos el narcisismo. Noviembre de 1983 Resumen El autor plantea la problemática del narcisismo en el marco de la intersubjetividad. Divide su estudio en dos partes. En la primera hace una propuesta de análisis semántico del "Yo me amo". Esto le sirve, entre otras cosas, para señalar el origen (ya señalado en un artículo anterior acerca de los "precursores del yo") de la estructura yoica. 'Estudia la polisemia de este pronombre personal y señala sus múltiples significados. Por otra parte, el complemento directo "me" es objeto de un estudio, revelador de una secreta trama, en la estructura subyacente del modo reflexivo del verbo: el "Yo me amo" resulta

14 22 Mauricio Abadi tener, como sentido último, "yo amo algo de alguna manera inherente a mi para mi propio usufructo". Finalmente se ocupa del verbo amar y de la disemia a la cual remite. Esta doble significación apunta a los dos movimientos básicos e intrínsecos del vivir humano que suponen, por una parte, una relación objetal en la que el sujeto se queda adherido al objeto y, por la otra, una relación objetal en la cual intenta desprenderse del objeto, para el logro de un nacer-vivir-gozar-morir. En la segunda parte de este trabajo, el autor se plantea una revisión sintética del concepto de narcisismo, en el momento actual de la ciencia psicoanalítica. Propone ciertas afirmaciones, algunas de las cuales, por su carácter conjetural y personal, merecen el nombre de hipótesis de trabajo. El narcisismo es, en esta segunda parte, puesto sobre la platina de un microscopio psicoanalítico que permite reconocer, en su esencia, una estructura viviente, móvil, dinámica y defensiva, ligada al cuerpo y a las pulsiones que de él emanan y que, al precio de una soledad, resultante de dar la espalda a la relación objetal, intenta lograr aquella omnipotencia que sobrecompense el sentimiento de absoluto desamparo y de absoluta dependencia del ser humano, en todo momento de su vida. Aun cuando se tome, para simbolizarlo, únicamente aquel período inicial que Freud caracterizó con la consabida denominación de "Hilflosigkeit". Résumé "le M'A/ME, PAReE QUE TU M'AlMES, TOl QUE J'A/ME" L'auteur s'occupe de la problématique du narcís.isme dan s le contexte de l'intersubjectivité. Il partage son étude en deux parties. Dans une premiere partie, il fait une proposition d'analyse sémantique du "le m'aime". Ceci lui permet, entre autres choses, de signaler l'origine (deja signalée par ailleurs, dans un article précédent au sujet des "précurseurs du Moi"), de la structure du MoL L'auteur étudie la polysémie de ce pronorn personnel et il en souligne les nombreux sens. D'autre part, le complément d'objet dírect "me", fait également l'objet d'une étude qui dévoile une trame secrete, dans la structure sous-jacente de la forma réflexive du verbe: le "Je m'aime", a finalement, et en derniere instance, le sens de: "j'airne quelque chose d'une certaine facon inhérante a moi-mérne, dont ie suis mon propre usufruitier", Finalement, l'auteur s'occupe du verbe aimer et de la dissémie a laquelle il nous renvoie. Cette signífication double vise aux deux mouvements fondamentaux et intrinseques du vécu huma in qui supposent d'une part, une relation d'objet oü le sujet reste adhéré a l'objet et, d'autre part, une relation d'objet oü Iedit sujet s'efforce pour essayer de se détacher de l'objet, afin de parvenir a un naitre-vivre.jouirmourir. Dans la deuxierne partie de ce travail, l'auteur a pour but de faire une révision synthétique de la notion de narcíssisme, en ce moment de la science psychanalytique. Il propose un certain nombre d'affirmatíons qui étant donné leur caractere conjectural et personnel, méritent le nom d'hypotheses de travail. Dans cette deuxieme partie, le narcissisme est mis sur la platine d'un microscope psychanalytique qui, en essence, permet de reconnaitre une structure vivante, mobile, dynamique et déiensive, liée au corps et aux pulsions qui en dérivent et qui paye par une solitude qui est une conséquence de cet abandon de la relation d'objet, l'essaí d'atteindre cette toute-puissance qui puisse sur-

15 "Yo me amo, porque me amas tú, a quien yo amo" 23 compenser le sentiment de désarroi absolu et de dépendance absolue de l'étre humain, achaque instant de sa vie. Méme si pour le symboliser on ne prend que cette prerniere période que Freud a caractérisée comme la bien-connue "Hilflosigkeit". Summary "/ LOVE MYSELF BECAUSE YOU WHOM / WVE LOVE ME" The author brings up the problem of narcissism within the framework of intersubjectivity. He divides his study into two parts. In the first he proposes the semantic analysis of "1 love myself". Among other things, this serves the purpose of pointing to the origin (already indicated in a previous articie on the "precursors of the ego") of the ego structure. He studies the polisemia of this personal pronoun and points out its multiple meanings. On one hand the direct object "me" is the subject of study, revealing a secret plot, within the underlying structure of the reflexive verb: "1 love myseli", The ultimate meaning of this phrase is the following: "1 lave something in a manner that is inherent to myself [or my own use". Finally, he examines the verb "to love" and the disemia to which it remits. This double meaning points to the two basic and intrinsic movements of human living which presuppose on the one hand, an object relationship, in which the subject remains bound to the object, and on the other hand, an object relationship in which the subject tries to separate from the object, for the achíevement of birth-livingenjoyrnent-dying, In the second part of this paper, the author undertakes a summarized review of the concept of narcissism, in the light of the present state of psychoanalytic science. He proposes certain assertions, sorne of which, because of their conjectural and personal nature, deserve to be called working hypotheses. In this second part, narcissism is put on the platen of a psychoanalytic microscope which allows us to recognize its essence as a defensive, dynamic, mobile, living structure, bound to the body and to the instincts which emanate from it, by paying the price of solitude which is the resuit of tuming one's back to the object relatíonship. Through narcissism, one tries to achieve that omnipotence which overcompensates for the feeling of absolute disprotection and absolute dependency characteristic of the human being, at all times in his life, even when this is symbolized exciusively by the initial period which Freud characterized with the well known denomination of "Hiljlosigkeit".

Agresividad y Narcisismo. Lic. Silvia Elena Valdés

Agresividad y Narcisismo. Lic. Silvia Elena Valdés Agresividad y Narcisismo Lic. Silvia Elena Valdés Este trabajo conlleva la intención de pensar una posible articulación entre los conceptos de agresividad y narcisismo, a lo largo de las lecturas realizadas

Más detalles

El deseo del hombre es el infierno. Abordar el tema del deseo inconsciente implica aproximarse y

El deseo del hombre es el infierno. Abordar el tema del deseo inconsciente implica aproximarse y El deseo del hombre es el infierno Collins, María Fernanda Abordar el tema del deseo inconsciente implica aproximarse y ahondar en ese ovillo de pensamientos imposible de desanudar, donde Freud ubica el

Más detalles

UNIDAD 5: EL SER HUMANO: QUIÉN ES? QUIÉNES SOMOS? (IDENTIDAD PERSONAL)

UNIDAD 5: EL SER HUMANO: QUIÉN ES? QUIÉNES SOMOS? (IDENTIDAD PERSONAL) UNIDAD 5: EL SER HUMANO: QUIÉN ES? QUIÉNES SOMOS? (IDENTIDAD PERSONAL) Nuestra identidad personal posee una dimensión individual y una dimensión social y cultural. Como personas socializadas en la misma

Más detalles

MODELO TOPOGRAFICO CONCIENTE PRECONCIENTE INCONCIENTE

MODELO TOPOGRAFICO CONCIENTE PRECONCIENTE INCONCIENTE MODELO Es una construcción ad doc destinada a facilitar la comprensión de proposiciones teóricas abstractas y complejas mediante el uso de analogías figurativas y verbales mas fácilmente comprensibles.

Más detalles

EL DUELO - Entre el Dolor y el Desafío. Autor: Guillermo Apolo. Profesor del Departamento de Psicoanálisis. Maestrando en Psicoanálisis.

EL DUELO - Entre el Dolor y el Desafío. Autor: Guillermo Apolo. Profesor del Departamento de Psicoanálisis. Maestrando en Psicoanálisis. EL DUELO - Entre el Dolor y el Desafío Autor: Guillermo Apolo. Profesor del Departamento de Psicoanálisis. Maestrando en Psicoanálisis. Cuando un amigo se va queda un espacio vacío que no lo puede llenar

Más detalles

Yo ideal e ideal del yo su Influencia en la sexualidad. Metapsicológicamente separados del superyo

Yo ideal e ideal del yo su Influencia en la sexualidad. Metapsicológicamente separados del superyo Yo ideal e ideal del yo su Influencia en la sexualidad Metapsicológicamente separados del superyo Vértice evolutivo del ideal del yo Freud en Introducción al narcisismo diferencia Yo Ideal=deseos e ideales

Más detalles

Metapsicología de la angustia a lo largo de la obra de Freud.

Metapsicología de la angustia a lo largo de la obra de Freud. . Por Andrés Hernández Ortiz (andres@heortiz.net) Hablando de la importancia de las primeras etapas de la vida para el desarrollo de la personalidad y la capacidad de socialización de un ser humano, Igor

Más detalles

Alejandra Loray. El principio del placer y el más allá. Simbólico y real.

Alejandra Loray. El principio del placer y el más allá. Simbólico y real. ACERCA DE REPETICION Y PULSION Alejandra Loray El principio del placer y el más allá. Simbólico y real. En 1920 Freud escribe Más allá del principio del placer, texto que constituye una bisagra en su obra,

Más detalles

LA MEMORIA DEL PSICOANÁLISIS *

LA MEMORIA DEL PSICOANÁLISIS * LA MEMORIA DEL PSICOANÁLISIS * BRAUNSTEIN, NÉSTOR; SAMPSON, ANTONIO Y CASTILLO, HENRY Recibido: 8 de septiembre de 2009 Aprobado: 12 de octubre de 2009 Reseña El espacio del inconsciente no es el espacio

Más detalles

Algunas Conceptualizaciones Sobre el Narcisismo

Algunas Conceptualizaciones Sobre el Narcisismo Algunas Conceptualizaciones Sobre el Narcisismo En este trabajo, nos proponemos principalmente hacer mención a este estadio del desarrollo libidinal formulado por Freud tan importante para la labor psicoanalítica

Más detalles

EL NARCISISMO Y LA ELECCIÓN DE OBJETO NARCISISTA

EL NARCISISMO Y LA ELECCIÓN DE OBJETO NARCISISTA EL NARCISISMO Y LA ELECCIÓN DE OBJETO NARCISISTA Luisa Moi y Patricia Sanz Valer El presente artículo está basado en el trabajo final del Seminario de Estructuras Clínicas IA impartido por la profesora

Más detalles

CRISTO MURIÓ POR NOSOTROS

CRISTO MURIÓ POR NOSOTROS CRISTO MURIÓ POR NOSOTROS Romanos 5:8 Creo que esta es una de las frases más conocidas de la historia, además de que es una de las frases menos entendidas por los hombres que la dicen, en cuanto a todo

Más detalles

Enfoque Psicoanalítico Semestre

Enfoque Psicoanalítico Semestre UNIVERSIDAD MARIANA FACULTAD DE HUMANIDADES Y CIENCIAS SOCIALES PROGRAMA DE PSICOLOGÍA ESTRUCTRUCTURA MICROCURRICULO 1. DATOS GENERALES DEL CURSO Facultad Humanidades y ciencias sociales Programa Psicología

Más detalles

Revista Electrónica de Psicología Social «Poiésis» ISSN Nº 29 Junio de Docente asociado del Programa de Psicología Funlam

Revista Electrónica de Psicología Social «Poiésis» ISSN Nº 29 Junio de Docente asociado del Programa de Psicología Funlam Revista Electrónica de Psicología Social «Poiésis» ISSN 1692 0945 Nº 29 Junio de 2015 Docente asociado del Programa de Psicología Funlam Lo que Lacan denominó sexuación tiene que ver con cómo el cuerpo

Más detalles

Psicología del Desarrollo

Psicología del Desarrollo Psicología del Desarrollo 1 Sesión No. 2 Nombre: Perspectiva psicoanalítica de la psicología del desarrollo. Objetivo de la sesión: Al concluir la sesión el alumno distinguirá dos perspectivas de la teoría

Más detalles

APUNTE DE CLASES: TEORIA DE LAS RELACIONES OBJETALES DE OTTO KERNBERG

APUNTE DE CLASES: TEORIA DE LAS RELACIONES OBJETALES DE OTTO KERNBERG Universidad Santo Tomás Escuela de Psicología Enfoques Psicológicos Prof.: Jaime Yasky P. APUNTE DE CLASES: TEORIA DE LAS RELACIONES OBJETALES DE OTTO KERNBERG Esta teoría enfatiza la creación de estructuras

Más detalles

LA FUNCION DEL PADRE

LA FUNCION DEL PADRE LA FUNCION DEL PADRE Alejandra Loray A partir del Seminario 4 La Relación de Objeto y de la elaboración de la cura del pequeño Hans, al que une con el caso Schreber, Lacan escribe De una cuestión preliminar

Más detalles

Aproximaciones Psicodinámicas a la Personalidad PSIC 3002

Aproximaciones Psicodinámicas a la Personalidad PSIC 3002 Aproximaciones Psicodinámicas a la Personalidad PSIC 3002 Teóricos Psicodinámicos de la Personalidad La personalidad es motivada por fuerzas y conflictos internos sobre los cuales las personas tiene poca

Más detalles

El valor estructurante de la falta

El valor estructurante de la falta Autor: Adriana Pérez El valor estructurante de la falta La mancha se define justamente por ser lo que en un campo se distingue como el agujero, como una ausencia.. Los antiguos no podían dejar de ubicar

Más detalles

Por lo tanto, la Escena debe montarse pensando, no sólo en el protagonista (aunque todo gire sobre él), sino también en el resto del grupo.

Por lo tanto, la Escena debe montarse pensando, no sólo en el protagonista (aunque todo gire sobre él), sino también en el resto del grupo. INSTITUTO ESPAÑOL DE PSICOTERAPIA Y PSICODRAMA PSICOANALÍTICO PSICODRAMA PSICOANALITICO Daniel Valiente Gómez TEORIA DE LA ESCENA Partamos de la noción de FANTASMA: Escenificación imaginaria que incluye

Más detalles

El niño con discapacidad intelectual: Lenguaje y mundo simbólico. Irene Sobol

El niño con discapacidad intelectual: Lenguaje y mundo simbólico. Irene Sobol 2do. Congreso Argentino de Discapacidad en Pediatría Por una inclusión plena para una sociedad mejor El niño con discapacidad intelectual: Lenguaje y mundo simbólico Irene Sobol Sociedad Argentina de Pediatría

Más detalles

DE LOS ORÍGENES DEL NARCISISMO.

DE LOS ORÍGENES DEL NARCISISMO. DE LOS ORÍGENES DEL NARCISISMO. Psic. Pastor Hernández Madrigal Hablar de narcisismo nos remite a lo que Freud nos dice es aquella conducta por la cual un individuo da a su cuerpo propio un trato parecido

Más detalles

Resumen EL VÍNCULO DE PAREJA Y SU ARTICULACIÓN CON LA DIFERENCIA DE LOS GÉNEROS ALBERTO EIGUER

Resumen EL VÍNCULO DE PAREJA Y SU ARTICULACIÓN CON LA DIFERENCIA DE LOS GÉNEROS ALBERTO EIGUER Revista Internacional de Psicoanalisis de Pareja y Familia ISSN 2105-1038 N 7-2010/1 Sufrimiento vincular y sus transformaciones en el psicoanálisis de pareja y familia EL VÍNCULO DE PAREJA Y SU ARTICULACIÓN

Más detalles

NARCISISMO EN LA DEPRESIÓN YUBIZA ZÁRATE

NARCISISMO EN LA DEPRESIÓN YUBIZA ZÁRATE NARCISISMO EN LA DEPRESIÓN YUBIZA ZÁRATE VINCULO ENTRE DEPRESIÓN Y NARCISISMO DEPRESIÓN es una AFECCIÓN DEL YO. Padece una falla en la confirmación narcisista primaria. NARCISISMO: AMOR A SI MISMO. Fase

Más detalles

Gustar : Indirect object pronouns.

Gustar : Indirect object pronouns. Gustar : Indirect object pronouns. Singular Plural 1 person A mí me (To me) A nosotros nos (To us) 2 person A tí te ( To you) A vosotros os (To you all in Spain) 3 person A ella/él/ud. Le (To her, to him,

Más detalles

La afirmación del inconsciente y la líbido

La afirmación del inconsciente y la líbido La afirmación del inconsciente y la líbido SIGNIFICADO HISTORICO DEL PSICOANÁLISIS (1) Humillación cosmológica que Copérnico produjo al arruinar la ilusión narcisista, vanidosa, según la cual la Tierra,

Más detalles

EL AMOR ENTRE PADRES E HIJOS

EL AMOR ENTRE PADRES E HIJOS EL AMOR ENTRE PADRES E HIJOS CUANDO NACE UN HIJO, NACE UN PADRE Y UNA MADRE Papá y mamá nos dan lo esencial, la vida y qué es más grande qué eso?... Nada es por ello que nuestros padres son los mejores,

Más detalles

4.. COMPETENCIAS DE TERCER ORDEN Que aprendizajes o niveles de competencia debe lograr el estudiante para alcanzar la competencia de segundo orden?

4.. COMPETENCIAS DE TERCER ORDEN Que aprendizajes o niveles de competencia debe lograr el estudiante para alcanzar la competencia de segundo orden? UNIVERSIDAD MARIANA FACULTAD DE HUMANIDADES Y CIENCIAS SOCIALES PROGRAMA DE PSICOLOGÍA ESTRUCTRUCTURA MICROCURRICULO 1. DATOS GENERALES DEL CURSO Facultad Programa Área Componente Macrocompetencia Curso

Más detalles

TEMA 1 DESCRIPCIÓN DE LOS ELEMENTOS ESTRUCTURALES DE LA LENGUA

TEMA 1 DESCRIPCIÓN DE LOS ELEMENTOS ESTRUCTURALES DE LA LENGUA 1 TEMA 1 DESCRIPCIÓN DE LOS ELEMENTOS ESTRUCTURALES DE LA LENGUA 2 COMUNICACIÓN Proceso interactivo entre personas Transmitiendo información Partiendo de un consenso entre ambas partes de signos verbales

Más detalles

Some examples. I wash my clothes, I wash the dishes, I wash the car, I wash the windows. I wash my hands, I wash my hair, I wash my face.

Some examples. I wash my clothes, I wash the dishes, I wash the car, I wash the windows. I wash my hands, I wash my hair, I wash my face. Reflexive verbs In this presentation, we are going to look at a special group of verbs called reflexives. Let s start out by thinking of the English verb wash. List several things that you can wash. Some

Más detalles

INSTITUTO ESPAÑOL DE PSICOTERAPIA Y PSICODRAMA PSICOANALÍTICO

INSTITUTO ESPAÑOL DE PSICOTERAPIA Y PSICODRAMA PSICOANALÍTICO INSTITUTO ESPAÑOL DE PSICOTERAPIA Y PSICODRAMA PSICOANALÍTICO DIAGNOSTICO DE LA ESCENA PSICODRAMATICA. Rafael González Mendez. IEPPP. MADRID 2011 Tomamos una escena de un grupo de psicoterapia. Paloma,

Más detalles

Capítulo 5. Creación y Caída del Hombre

Capítulo 5. Creación y Caída del Hombre Capítulo 5 Creación y Caída del Hombre Qué es el hombre? El hombre es un compuesto de materia y espíritu. Los filósofos definen al hombre como un animal racional. El hombre fue directamente creado por

Más detalles

DISCUSION AL TRABAJO DE LA INSTITUCUION CARTELES CONSTITUYENTES DEL ANALISIS FREUDIANO: El psicoanálisis: a prueba del paso del tiempo

DISCUSION AL TRABAJO DE LA INSTITUCUION CARTELES CONSTITUYENTES DEL ANALISIS FREUDIANO: El psicoanálisis: a prueba del paso del tiempo DISCUSION AL TRABAJO DE LA INSTITUCUION CARTELES CONSTITUYENTES DEL ANALISIS FREUDIANO: El psicoanálisis: a prueba del paso del tiempo DISCUTIDO POR ESCUELA FREUDIANA DE LA ARGENTINA NOEMI SIROTA El trabajo

Más detalles

En realidad De qué nos reímos?

En realidad De qué nos reímos? En realidad De qué nos reímos? Introducción Tanto en las operaciones fallidas, el olvido de las palabras, los recuerdos encubridores, el trastocar de las cosas confundido, el trastrabarse y el chiste Freud

Más detalles

Querida Marta, Carlos

Querida Marta, Carlos Querida Marta, El otro día un analizante comentó esta frase, en la que está coagulado su síntoma: yo quería quedarme con ella (su madre). Capté el equívoco del doble sentido y me gustaría preguntarte sobre

Más detalles

EL GOCE: ESO QUE HAY QUE SABER.

EL GOCE: ESO QUE HAY QUE SABER. EL GOCE: ESO QUE HAY QUE SABER. JORGE IVÁN ZAPATA La palabra gozar está definida en el lenguaje corriente por: el tener y poseer alguna cosa, como dignidad, mayorazgo o rentas ; pero igualmente puede ser

Más detalles

DEUS CARITAS EST PRIMERA ENCÍCLICA DE BENEDICTO XVI

DEUS CARITAS EST PRIMERA ENCÍCLICA DE BENEDICTO XVI DEUS CARITAS EST PRIMERA ENCÍCLICA DE BENEDICTO XVI La primera encíclica de Benedicto XVI ha despertado en todos, pero especialmente en los cristianos, alegría y asombro. El Papa va directamente al corazón

Más detalles

(Por Yuri Miguel Ruiz Izundegui 1 )

(Por Yuri Miguel Ruiz Izundegui 1 ) Revista de Psicoanálisis, Psicoterapia y Salud Mental vol.3 nº7, 2010 (Por Yuri Miguel Ruiz Izundegui 1 ) F. Dolto principales aportaciones F. Dolto fue un autor que se preocupo por articular la práctica

Más detalles

Procesos Básicos del Pensamiento Sesión 7

Procesos Básicos del Pensamiento Sesión 7 Procesos Básicos del Pensamiento Sesión 7 7. Análisis, síntesis e interpretación. Los conceptos de análisis y síntesis se refieren a dos procesos mentales o actividades que son complementarias entre sí,

Más detalles

La invención de la imagen.

La invención de la imagen. Jornadas Jacques Lacan y la Psicopatología. Psicopatología Cátedra II - Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, 2014. La invención de la imagen. Paz, Mariana. Cita: Paz, Mariana (2014). La invención

Más detalles

2 experiencia empírica contiene saberes acerca de aspectos de la realidad que no son accesibles a la experiencia empírica, tales como un saber con res

2 experiencia empírica contiene saberes acerca de aspectos de la realidad que no son accesibles a la experiencia empírica, tales como un saber con res LAS AFIRMACIONES VERDADERAS ACERCA DE LA REALIDAD NO EXPERIMENTABLE EMPÍRICAMENTE COMO FUNDAMENTO FUNDAMENTAL DE UNA METAFÍSICA DESPUÉS DE LAS OBJECIONES DE KANT Y DEL POSITIVISMO LÓGICO La pretensión

Más detalles

ACERCA DE LA PULSIÓN EN LA PRÁCTICA PSICOANALÍTICA 1

ACERCA DE LA PULSIÓN EN LA PRÁCTICA PSICOANALÍTICA 1 ACERCA DE LA PULSIÓN EN LA PRÁCTICA PSICOANALÍTICA 1 Adriana Hercman La pulsión es para Lacan uno de los cuatro conceptos que fundan un campo y una praxis particular que es la del psicoanálisis, por eso

Más detalles

LA COMUNICACIÓN LITERARIA

LA COMUNICACIÓN LITERARIA LA COMUNICACIÓN LITERARIA 1. Los textos literarios son aquellos que crean mundos imaginarios mediante el lenguaje verbal. 2. Las obras literarias presenta hechos ficticios, aunque resulten creíbles o verosímiles,

Más detalles

Partiendo de dos números cualesquiera, a y b, se construye cada término sumando los dos anteriores. 0 a b a + b a + 2b 2a + 3b 3a + 5b

Partiendo de dos números cualesquiera, a y b, se construye cada término sumando los dos anteriores. 0 a b a + b a + 2b 2a + 3b 3a + 5b CASO GENERAL DE UNA SUCESIÓN DE FIBONACCI Partiendo de dos números cualesquiera, a y b, se construye cada término sumando los dos anteriores. a, b a + b a + 2b 2a + 3b 3a + 5b 5a + 8b Ésta sucesión no

Más detalles

UNIDAD 3. GENERATIVISMO VS. FUNCIONALISMO

UNIDAD 3. GENERATIVISMO VS. FUNCIONALISMO UNIDAD 3. GENERATIVISMO VS. FUNCIONALISMO 3.1.Generativismo: principios epistemológicos. La hipótesis innatista. Competencia/actuación. Gramática generativa. Gramática Universal. La teoría de la adquisición

Más detalles

Permítale a su pareja que le exprese su malestar, su inconformidad, dentro de un ambiente respetuoso y escúchela con atención.

Permítale a su pareja que le exprese su malestar, su inconformidad, dentro de un ambiente respetuoso y escúchela con atención. 1 Infidelidad Por tradición proviene la infidelidad del hombre, que ha inducido por factores socioculturales como el machismo, por cuadros clínicos como la histeria, trastornos del control de impulsos,

Más detalles

El deseo es el deseo del otro. La influencia de Hegel en Lacan.

El deseo es el deseo del otro. La influencia de Hegel en Lacan. El deseo es el deseo del otro. La influencia de Hegel en Lacan. Marcela Negro de Leserre Su influencia no es directa. Lacan fue introducido a Hegel a través de Alexandre Kojève, de manera que su aproximación

Más detalles

Facultad de Derecho Universidad de Chile Departamento de Ciencias Penales APUNTES DE DERECHO PENAL

Facultad de Derecho Universidad de Chile Departamento de Ciencias Penales APUNTES DE DERECHO PENAL Facultad de Derecho Universidad de Chile Departamento de Ciencias Penales APUNTES DE DERECHO PENAL Cátedra del profesor Carlos Künsemüller L. Ayudante Andrés Valenzuela Donoso. Nota: estos apuntes fueron

Más detalles

Es en el texto la Negación donde Freud define el juicio de atribución como aquel que:

Es en el texto la Negación donde Freud define el juicio de atribución como aquel que: Narcisismo y Sexuación En Aristóteles, juicio se aplica a la deliberación, consejo o elección, en suma, a la decisión ( separar, distinguir es, en efecto, el significado fundamental del verbo) en torno

Más detalles

La investigación en psicoanálisis, una pasión de la ignorancia. pregunta Qué causa el deseo de investigar?, pregunta que intenté contestar

La investigación en psicoanálisis, una pasión de la ignorancia. pregunta Qué causa el deseo de investigar?, pregunta que intenté contestar La investigación en psicoanálisis, una pasión de la ignorancia. Este trabajo que voy a exponer lo hice intentando responder a la pregunta Qué causa el deseo de investigar?, pregunta que intenté contestar

Más detalles

COLEGIO DE LOS SAGRADOS CORAZONES DE CONCEPCIÓN PROCESOS PSICOLÓGICOS: PERCEPCIÓN

COLEGIO DE LOS SAGRADOS CORAZONES DE CONCEPCIÓN PROCESOS PSICOLÓGICOS: PERCEPCIÓN COLEGIO DE LOS SAGRADOS CORAZONES DE CONCEPCIÓN PROCESOS PSICOLÓGICOS: PERCEPCIÓN Héctor Velásquez Soto EL SER HUMANO COMO SUJETO DE PROCESOS PSICOLOGICOS Visión integradora de los procesos psicológicos

Más detalles

(Roland Barthes, Fragments d un discours amoureux, Editions du Seuil, Paris, 1977, p. 30.)

(Roland Barthes, Fragments d un discours amoureux, Editions du Seuil, Paris, 1977, p. 30.) Un contrato amoroso o una pasión dolorosa. La forma, el reflejo, y los juegos de reduplicación de los destinos pulsionales. Sonia Domínguez Campos «Me dicen : este género de amor [el amor-pasión] no es

Más detalles

La Escucha. Los diferentes tipos de escucha

La Escucha. Los diferentes tipos de escucha La Escucha Los diferentes tipos de escucha Según la atención que prestemos durante la comunicación, nos podemos encontrar con diferentes tipos de escucha. Los principales tipos de escucha son: Tipos de

Más detalles

Por frecuencia Por orden alfabético

Por frecuencia Por orden alfabético Las 1000 palabras más frecuentes del castellano Datos de la RAE (Real Academia de la Lengua Española) organizados por Dictados para Primaria () En la segunda columna se encuentras las palabras ordenadas

Más detalles

La muerte de la pulsión Dr. Ezequiel Achilli

La muerte de la pulsión Dr. Ezequiel Achilli La muerte de la pulsión Dr. Ezequiel Achilli Sócrates, es muy aburrido escucharte; siempre andas diciendo lo mismo sobre las mismas cosas, Sócrates respondió: Pero vosotros, sofistas, que sois tan listos,

Más detalles

EL VERBO. Tema 7

EL VERBO. Tema 7 EL VERBO Tema 7 Santiago.Roca@ua.es Categoría verbal persona/número Estos morfemas van siempre combinados en el verbo, del mismo modo que en los pronombres personales y en los posesivos. El morfema de

Más detalles

METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN I

METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN I METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN I SESION OCHO Tema: Estructura y proceso del Conocimiento (1ª parte). OBJETIVO. El alumno conocerá e identificará los elementos que componen a la estructura del conocimiento.

Más detalles

LA HORA DE JUEGO DIAGNOSTICA. UN RECURSO EN LA CLINICA CON NIÑOS

LA HORA DE JUEGO DIAGNOSTICA. UN RECURSO EN LA CLINICA CON NIÑOS LA HORA DE JUEGO DIAGNOSTICA. UN RECURSO EN LA CLINICA CON NIÑOS 25 de noviembre de 2005 Facultad de Psicología de la UNT Departamento de Extensión Dictante: Lic. Silvina Cohen Imach de Parolo Responsable

Más detalles

COMPLEJO DE EDIPO y DE CASTRACIÓN CONCEPTOS

COMPLEJO DE EDIPO y DE CASTRACIÓN CONCEPTOS COMPLEJO DE EDIPO y DE CASTRACIÓN CONCEPTOS DEFINICIÓN COMPLEJO: es una constelación de imagos que interactúan y que el sujeto se identifica con ellos generándole un guion para interpretar la realidad

Más detalles

CURSO: PRESENTE Y DESAFIOS DE LA GESTION PARLAMENTARIA

CURSO: PRESENTE Y DESAFIOS DE LA GESTION PARLAMENTARIA CURSO: PRESENTE Y DESAFIOS DE LA GESTION PARLAMENTARIA Claves para el diseño de estrategias de comunicación en organizaciones de la sociedad civil Expositor: Lic. Pablo Rodríguez Masena (UBA-Flacso) Noviembre,

Más detalles

AMOR VERDADERO Y SU DISCERNIMIENTO, EXISTE?...

AMOR VERDADERO Y SU DISCERNIMIENTO, EXISTE?... 1 AMOR VERDADERO Y SU DISCERNIMIENTO, EXISTE?... Respuesta Felipe Santos, SDB En mi cabeza, ya he planificado todo para el gran día: los invitados que echan maíz, arroz, en coche antiguo que nos llevará,

Más detalles

EL CARÁCTER BIO-PSICO-SOCIAL DEL HOMBRE SEGÚN LACAN. Jacques Lacan comenzó sus reflexiones oponiéndose al annafreudismo, es decir,

EL CARÁCTER BIO-PSICO-SOCIAL DEL HOMBRE SEGÚN LACAN. Jacques Lacan comenzó sus reflexiones oponiéndose al annafreudismo, es decir, EL CARÁCTER BIO-PSICO-SOCIAL DEL HOMBRE SEGÚN LACAN Daniel Omar Stchigel Jacques Lacan comenzó sus reflexiones oponiéndose al annafreudismo, es decir, al psicoanálisis del yo, que tuvo su mayor desarrollo

Más detalles

Seminario de psicoanálisis de niños I. François Dolto

Seminario de psicoanálisis de niños I. François Dolto Seminario de psicoanálisis de niños I François Dolto La autora Françoise Dolto (París 1908 1988) Psicoanalista francesa. Perteneciente a una familia de clase media acomodada, su apellido de soltera era

Más detalles

Jorge Alemán nos provocó en la primera sesión del Seminario el 6 de mayo en

Jorge Alemán nos provocó en la primera sesión del Seminario el 6 de mayo en El Otro existe o no existe? Reflexiones acerca del Otro que no existe y el Otro que no se encarna Araceli Teixidó Jorge Alemán nos provocó en la primera sesión del Seminario el 6 de mayo en Barcelona,

Más detalles

1.1 EL HOMBRE Y LOS SISTEMAS 1.2 LA HERENCIA 1.3 LA PERSONA

1.1 EL HOMBRE Y LOS SISTEMAS 1.2 LA HERENCIA 1.3 LA PERSONA 1.1 EL HOMBRE Y LOS SISTEMAS 1.1.1 SUPRA Y SUBSISTEMAS 1.1.2 RELACIONES ENTRE EL HOMBRE Y LOS DIFERENTES SISTEMAS DE SU ENTORNO 1.2 LA HERENCIA 1.2.1 LAS DIFERENCIAS INDIVIDUALES 1.2.2 COGNOSCITIVAS 1.2.3

Más detalles

TRATAMIENTO PSICOANALÍTICO DE LA ANOREXIA

TRATAMIENTO PSICOANALÍTICO DE LA ANOREXIA Paola Duchên Reynaga Psicoanalista. Psicóloga Clínica. Escuela de Psicoanálisis Grupo Cero clinica@grupocero.info RESUMEN: El tratamiento psicoanalítico de la anorexia plantea en primer orden la importancia

Más detalles

UNIDAD 6 EL DISCURSO COMO OBJETO DE ESTUDIO LA ENUNCIACIÓN

UNIDAD 6 EL DISCURSO COMO OBJETO DE ESTUDIO LA ENUNCIACIÓN UNLP. Facultad de Psicología. Lingüística General. Material de Cátedra UNIDAD 6 EL DISCURSO COMO OBJETO DE ESTUDIO LA ENUNCIACIÓN BENVENISTE, E. ([2010]1971). De la subjetividad en el lenguaje". En: Problemas

Más detalles

ENFOQUE COMUNICATIVO Y TEXTUAL

ENFOQUE COMUNICATIVO Y TEXTUAL ENFOQUE COMUNICATIVO Y TEXTUAL COMUNICACIÓN Proceso de interacción en el que se transmite o intercambia un significado. Se enmarca en el proceso cultural. En toda comunicación hay una parte referencial

Más detalles

Qué es un trauma del alma? Qué tipo de psicoterapia puede ayudar?

Qué es un trauma del alma? Qué tipo de psicoterapia puede ayudar? Qué es un trauma del alma? Qué tipo de psicoterapia puede ayudar? www.franz-ruppert.de Grupos principales de enfermedades del alma Miedos Depresiones Trastornos de personalidad Psicosis y Esquizofrenias

Más detalles

la que tienen lugar diferentes procesos.

la que tienen lugar diferentes procesos. El aparato psíquico Tras años de experiencia práctica con la hipnosis, con el método catártico y la AsociaciÓn libre; tras años de teorización sobre la etiología de la histeria, sobre el mecanismo psíquico

Más detalles

CHOQUE DE CULTURAS: NI DE AQUÍ NI DE ALLÁ

CHOQUE DE CULTURAS: NI DE AQUÍ NI DE ALLÁ CHOQUE DE CULTURAS: NI DE AQUÍ NI DE ALLÁ Martha Gabriela Alaniz Marzo 17, 2000 En un mundo ideal no existiría la discriminación, desgraciadamente no existe un mundo ideal. El despotismo y la crítica hacia

Más detalles

Introducción a los conceptos de la teoría psicoanalítica de Melanie Klein.

Introducción a los conceptos de la teoría psicoanalítica de Melanie Klein. Introducción a los conceptos de la teoría psicoanalítica de Melanie Klein. Lic. Mariana Clancy Melanie Klein (Viena 1882-Inglaterra 1960) La originalidad de la teoría psicoanalítica de Melanie Klein sostiene

Más detalles

Teorías del aprendizaje

Teorías del aprendizaje Teorías del aprendizaje TEORÍAS DEL APRENDIZAJE 1 Sesión No. 3 Nombre: Naturaleza del aprendizaje: Aparato psíquico Contextualización El ser humano se desarrolla en aspectos biológicos y sociales, pero

Más detalles

MAMÁ, CÓMO ERA YO?. PAPÁ, CUÉNTAME CÓMO ERAS

MAMÁ, CÓMO ERA YO?. PAPÁ, CUÉNTAME CÓMO ERAS Revista Psicomotricidad, Movimiento y Emoción (PsiMe) / Vol. 1, No. 1, 2015 / Concepción Rabadán Fernández / Jaime Fausto Ayala Villareal. Mamá Cómo era yo? Cuéntame Cómo eras. MAMÁ, CÓMO ERA YO?. PAPÁ,

Más detalles

PULSIÓN DE MUERTE, CUERPO Y MENTALIZACIÓN

PULSIÓN DE MUERTE, CUERPO Y MENTALIZACIÓN PULSIÓN DE MUERTE, CUERPO Y MENTALIZACIÓN Patricia Rivoire Menelli Goldfeld Eje temático: Cuerpo en la teoría Descriptores: psicosomática, pulsión de muerte, depresión esencial, psicoanálisis Resumen:

Más detalles

SOCIEDAD PSICOANALÍTICA DE CARACAS

SOCIEDAD PSICOANALÍTICA DE CARACAS SOCIEDAD PSICOANALÍTICA DE CARACAS Sociedad Componente de la International Psychoanalytical Association (I.P.A.) y de la Federación Psicoanalítica de América Latina (F.E.P.A.L.) INSTITUTO DE PSICOANALISIS

Más detalles

Vitale, Alejandra La fundación saussureana en Vitale, Alejandra. El estudio de los signos. Pierce y Saussure. Eudeba, Buenos Aires,

Vitale, Alejandra La fundación saussureana en Vitale, Alejandra. El estudio de los signos. Pierce y Saussure. Eudeba, Buenos Aires, Unidad 1. Unidad 1. Los rasgos caracterizadores de la comunicación lingüística humana. Lenguaje, lengua y habla. El signo lingüístico. Relaciones sintagmáticas y paradigmáticas. Diacronía y sincronía.

Más detalles

Comunicación Visual. miércoles, 11 de septiembre de 13

Comunicación Visual. miércoles, 11 de septiembre de 13 Comunicación Visual Teoría del Signo Ferdinand de Saussure Ferdinand de Saussure (Ginebra, Suiza, 26 de noviembre de 1857 ibídem, 22 de febrero del 1913), fue un lingüista suizo, cuyas ideas sirvieron

Más detalles

CHINO OFICINA DE REPRESENTACIÓN EN ESPAÑA OFICINA DE REPRESENTACIÓN EN ESPAÑA ( )

CHINO OFICINA DE REPRESENTACIÓN EN ESPAÑA OFICINA DE REPRESENTACIÓN EN ESPAÑA ( ) CHINO ( 1 ) Chino Contemporáneo es un manual de enseñanza del idioma diseñado para estudiantes cuya lengua materna es el Español. El objetivo final del presente libro es desarrollar la habilidad del estudiante

Más detalles

VOCABULARIO II: "TALLER DE PALABRAS" Criterios de evaluación:

VOCABULARIO II: TALLER DE PALABRAS Criterios de evaluación: VOCABULARIO II: "TALLER DE PALABRAS" Tema 6: Reconocer y utilizar palabras Reconocer y usar palabras primitivas y derivadas. primitivas y derivadas. Crear palabras derivadas. Tema 7: Utilizar y reconocer

Más detalles

ESTRUCTURA DE LA LEY Y DEL SUPERYÓ

ESTRUCTURA DE LA LEY Y DEL SUPERYÓ Revista Affectio Societatis Departamento de Psicoanálisis Universidad de Antioquia affectio@antares.udea.edu.co ISSN (versión electrónica): 0123-8884 ISSN (versión impresa): 2215-8774 Colombia 2012 Marcela

Más detalles

CONCEPTOS; PROCEDIMIENTOS Y CRITERIOS DE EVALUACIÓN

CONCEPTOS; PROCEDIMIENTOS Y CRITERIOS DE EVALUACIÓN 4. : ESTRUCTURA Y CLASIFICACIÓN. MÍNIMOS 1º ESO: CONCEPTOS; PROCEDIMIENTOS Y 1º ESO UNIDAD 1 La narración: concepto y estructura. El lenguaje y las lenguas. Lengua, signo y código. Los registros lingüísticos.

Más detalles

COMO DESFREEZAR UN CORAZÓN (O DESCONCEPTUALIZAR LA MENTE)

COMO DESFREEZAR UN CORAZÓN (O DESCONCEPTUALIZAR LA MENTE) COMO DESFREEZAR UN CORAZÓN (O DESCONCEPTUALIZAR LA MENTE) Qué TE HACE MÁS FELIZ? Sentir que amas sinceramente o tener una actividad donde puedes ejercer poder en algunas de sus formas? AMOR Y PODER, son

Más detalles

"La Mirada Y La Femeneidad"

La Mirada Y La Femeneidad "La Mirada Y La Femeneidad" (*) Jornadas Pre-convergencia. Sábado 25 De Noviembre De 2000. Analía Stezovsky Las consideraciones que siguen surgen de interrogantes que se me han planteado respecto de la

Más detalles

Debes permanecer en la rutina

Debes permanecer en la rutina Debes permanecer en la rutina Debes permanecer en la rutina, porque simplemente es cómodo. Lo contrario seria salir corriendo. Pero salir de la rutina Te haría sentir vivo, te quitarías los lentes y verías

Más detalles

Trabajo Práctico N 1. El Concepto de Grupo. Alumnos: Mariano De Lisio Jorge Baigorria.

Trabajo Práctico N 1. El Concepto de Grupo. Alumnos: Mariano De Lisio Jorge Baigorria. Trabajo Práctico N 1 El Concepto de Grupo Alumnos: Mariano De Lisio Jorge Baigorria. Autor: Pinchon-Rivière Grupos Operativos / Pichon-Rivière. Enrique Pichon-Rivière nació en Suiza en 1907, y de muy pequeño

Más detalles

PSICOLOGIA SOCIAL ENRIQUE PICHON RIVIERE MATERIAL EXTRACTADO Y PREPARADO POR PROF. MAG. PSIC. JORGE SALVO AÑO LECTIVO 2011

PSICOLOGIA SOCIAL ENRIQUE PICHON RIVIERE MATERIAL EXTRACTADO Y PREPARADO POR PROF. MAG. PSIC. JORGE SALVO AÑO LECTIVO 2011 INTRODUCCION A LAS TEORIAS PSICOLOGICAS PSICOLOGIA SOCIAL ENRIQUE PICHON RIVIERE MATERIAL EXTRACTADO Y PREPARADO POR PROF. MAG. PSIC. JORGE SALVO AÑO LECTIVO 2011 Psicología social. Enrique Pichón Riviere.

Más detalles

Las emociones qué son y cómo se producen?

Las emociones qué son y cómo se producen? Las emociones qué son y cómo se producen? 1 En cada instante experimentamos algún tipo de emoción o sentimiento (*). Nuestro estado emocional varía a lo largo del día en función de lo que nos ocurre y

Más detalles

Psicología genética. Unidad 2. Carmen Torres

Psicología genética. Unidad 2. Carmen Torres Psicología genética Unidad 2 Carmen Torres Vigotsky propone el desarrollo de una psicología Explicativa Histórico cultural Materialista Dialéctica Modelo de desarrollo Tesis básicas 1ª Tesis Las funciones

Más detalles

IDENTIFICACIÓN SEXUAL-GOCE FEMENINO. Por Esther González

IDENTIFICACIÓN SEXUAL-GOCE FEMENINO. Por Esther González IDENTIFICACIÓN SEXUAL-GOCE FEMENINO Por Esther González Cuando Lidia me propone participar en este cártel exprés, pensé en la clase que Miller dictó en enero de 2008 donde sitúa la crítica que Lacan hace

Más detalles

Algunas Conceptualizaciones en relación Al Superyó

Algunas Conceptualizaciones en relación Al Superyó Algunas Conceptualizaciones en relación Al Superyó Introducción Laplanche y Pontalis definen Fantasía como un: "guión imaginario en el que se halla presente el sujeto y que representa, en forma más o menos

Más detalles

CURSO DE FORMACIÓN ACOMPAÑANTE TERAPÉUTICO

CURSO DE FORMACIÓN ACOMPAÑANTE TERAPÉUTICO E S C U E L A D E P S I C O L O G Í A S O C I A L D E L A P A T A G O N I A FUNDACIÓN HUILLICHE www.psicogonia.com.ar CURSO DE FORMACIÓN ACOMPAÑANTE TERAPÉUTICO La formación tiene el aval del INSTITUTO

Más detalles

Hegel: La certeza sensible o el esto y la suposición

Hegel: La certeza sensible o el esto y la suposición Hegel: La certeza sensible o el esto y la suposición Por Mario Alberto Hernández Castro El saber que tenemos sobre nuestra realidad es producto de un complejo esquema de movimientos que, en su mayoría,

Más detalles

HABILIDADES Y ACTITUDES EN EL PROCESO DE LA VENTA Parte 3

HABILIDADES Y ACTITUDES EN EL PROCESO DE LA VENTA Parte 3 CURSO DE FORMACIÓN DE LIBREROS HABILIDADES Y ACTITUDES EN EL PROCESO DE LA VENTA Parte 3 El proceso de comunicación en la venta Los seres humanos, queramos o no, nos comunicamos desde el momento de nacer

Más detalles

UNA FALLA EN LA CONSTITUCION IMAGINARIA

UNA FALLA EN LA CONSTITUCION IMAGINARIA UNA FALLA EN LA CONSTITUCION IMAGINARIA Necesitamos en tanto que vivos, tener una cierta representación del mundo para sobrevivir. Pero esto no nos da ninguna certidumbre que el mundo como tal existe Cada

Más detalles

Psicología aplicada al teatro Alejandra Fueyo Minutti

Psicología aplicada al teatro Alejandra Fueyo Minutti Psicología aplicada al teatro Alejandra Fueyo Minutti Compulsión a la repetición Introducción En el tema anterior estudiaste la importancia que toma la crianza y las experiencias tempranas en la formación

Más detalles

El texto. El texto: el enunciado

El texto. El texto: el enunciado El texto Unidad mayor de comunicación. Se cierra con un punto final. Conjunto de frases o enunciados. Unidad mínima de comunicación con sentido completo dentro de la situación. Lo componen palabras o secuencias

Más detalles

Comunicación Efectiva

Comunicación Efectiva Comunicación Efectiva Definición La comunicación efectiva es el acto de darse a entender correctamente, ya sea formalmente (como por el medio escrito) o esto combinado con gestos corporales adecuados.

Más detalles

, se encuentra con la imposibilidad de entender la forma optima de poder hacer esto. En

, se encuentra con la imposibilidad de entender la forma optima de poder hacer esto. En Como mejorar {loadposition banner_enarticulo_x} {loadposition articulos_topchat} En nuestros días, el termino autoestima es muy utilizado y reconocido, como una parte importante de la vida psíquica de

Más detalles

FICHA I.- COMUNICACIÓN Y LENGUAJE. Elementos (Funciones)

FICHA I.- COMUNICACIÓN Y LENGUAJE. Elementos (Funciones) FICHA I.- COMUNICACIÓN Y LENGUAJE LENGUAJE Capacidad de COMUNICACIÓN Emisor (Expresiva) Elementos (Funciones) Código (Metalingüística) Mensaje (Poética) Receptor (Conativa) Ruido/ Redundancia Canal (Fática)

Más detalles