ESCAPANDO HACIA TUS BRAZOS Mary Heathcliff

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "ESCAPANDO HACIA TUS BRAZOS Mary Heathcliff"

Transcripción

1 ESCAPANDO HACIA TUS BRAZOS Mary Heathcliff Copyright 2007 by Mary Heathcliff Smashwords Edition Annushka y su familia están en peligro; las cosas en el país se complican, los comunistas se han tomado el poder y al pertenecer a la realeza será aniquilada. Huir es prioritario, pero jamás se imaginó que su refugio serían los brazos de su enemigo. A Sergei se le ha encomendado cuidar de esta familia aristocrática que deberán ser ajusticiados, pero además de no estar de acuerdo con la determinación, se ha desilusionado de la causa por la cual peleaba y las injusticias que ha visto. La bella mujer que debe custodiar no tiene porque sufrir la ira del partido. En medio de la Revolución Rusa, nace un amor que será más fuerte que las políticas, los odios y las ideologías. 1 Rusia, 1917 Debemos salir inmediatamente de Rusia la voz del Príncipe Semión Alexeievich sonaba preocupada y disgustada al transmitir la triste noticia a sus hijas, Annushka y Varvara, y a su futuro yerno, Matvei Irténev, prometido de Annushka. El hombre entró en la sala de la lujosísima casa, la que hasta hoy había sido su mansión, su orgullo y el símbolo de su título y nombre: Príncipe Semión Alexeievich. Sin embargo, él no se veía poderoso e imponente como siempre había sido. No. Ahora lucía cansado. Su cabello antes oscuro, ahora era gris, sus ojos verdes no mostraban el brillo de otras épocas, su rostro mostraba arrugas que antes no tenía y la voz ya no era firme y fuerte. Las noticias de los últimos días habían hecho mella en él y ahora le confirmaban lo peor. Por qué? Qué pasa, papá? fue la asustada pregunta de la hermosa y rubia Varvara, su hija menor. La jovencita se levantó de la silla donde había estado preocupada porque su padre había salido desde temprano y no había llegado a pesar de que debía haberlo hecho

2 hacía mucho. Sus ojos, tan parecidos a los de su padre, mostraban miedo e incertidumbre. Hubo una revuelta en Petrogrado que se convirtió en algo mayor. Ocurrió algo increíble, la policía se puso de parte de ellos. Pidieron la abdicación del Zar Nicolás y él abdicó. Lo más posible es que también nos persigan a nosotros dijo con notable temor caminando hacia las otras dos personas y sentándose frente a ellos mientras invitaba a su hija Varvara a sentarse con él. No más charla. Debemos ser fuertes y valientes. Empaquen ropa, alimentos, agua, frazadas, todo lo que puedan, sin que la servidumbre se entere. Tenemos que salir en la noche para que nadie lo note. Annushka estaba pálida. Sucedió lo que más temía. Aunque trataba de mostrarse fuerte por ser la hermana mayor, también tenía mucho miedo. Sin embargo trataba de disimularlo. Su semblante se oscureció cuando su padre terminó de hablar, sin poder evitarlo. Sus ojos verdes se llenaron de angustia y su bonita boca se tensó por la ansiedad. Pasó sus manos por el cabello castaño oscuro, cosa que hacía siempre que estaba preocupada. A dónde iremos? preguntó en un susurro que develaba su miedo. Viajaremos toda la noche hacia Volgogrado, de allí iremos hacia Donetsk, después llegaremos a Odessa y entonces tomaremos un barco a Estambul. Allí estaremos a salvo y buscaremos la manera de irnos a Praga el hombre había hablado en voz baja. No podía confiar en nadie. A Praga? preguntó el asombrado yerno. Hasta el momento no había hablado. Se había mostrado más bien impasible. Aunque la verdad era que tenía mucho miedo. Todavía no era el esposo de Annushka, pero su compromiso era de dominio público y esta relación con la familia del Príncipe Semión Alexeievich podía hacer que también fuera perseguido. No tenía otra opción que seguir con ellos. Sí. Allí tengo una casa, dinero y está la hermana de mi difunta esposa, tía de mis hijas. Rápido, no podemos perder tiempo contestó el príncipe. No sería más rápido ir por Moscú? preguntó Matvei. Esos caminos estarán vigilados, debemos ser prudentes aseveró el príncipe ante la renuencia que estaba mostrando su yerno. No le gustaba que lo contradijeran, y menos que cuestionaran sus decisiones. Y es que las cosas no podían estar peores. Semión no era tonto. A pesar de que se había acordado en la Duma un gobierno democrático y liberal, sabía que en el fondo los bolcheviques tenían el poder. Capturarían al Zar y a ellos por ser nobles, y sólo Dios sabía qué les pasaría. Lo mejor era escapar. Su familia era lo más importante. Por favor, no perdamos más tiempo, es indispensable salir cuanto antes dijo el Semión antes de apresurarlos a empacar. Varvara y Annushka se apresuraron a sus habitaciones para poner en una pequeña valija lo más necesario. Para ellas era bastante doloroso dejar lo que habían conocido como propio durante toda la vida. Los hermosos vestidos de baile, las joyas y los lujos debían quedarse allí: sólo podían llevar lo necesario. Después, las jóvenes fueron a la cocina, y mientras Varvara engañaba a las doncellas para que la acompañaran al jardín a ver un animal extraño, Annuskha guardó toda la comida que pudo en una bolsa.

3 El príncipe y su futuro yerno habían hecho lo propio. Habían guardado en bolsas de viaje lo más valioso para ellos, lo más importante. El resto de sus vidas debía quedarse allí. Esa noche, el príncipe Semión Alexeievich, sus hijas Annushka y Varvara, y su casi yerno, Matvei Irténev salieron de casa en la penumbra, a escondidas como si fueran bandidos y no miembros de la aristocracia. Su plan era huir al bosque y caminar hacia Volgogrado, pero algo salió mal. Deténgase, Príncipe Semión Alexeievich dijo una voz que los alcanzó poco después de haber salido. Varios hombres se acercaron a ellos, todos con armas y ese uniforme pertenecían al ejército rojo. Los habían atrapado. 2 Mijailo Zajárich y usted deberán ir. Estarán encargados de ellos hasta nueva orden. Habló uno de los comandantes del ejército, su jefe. Las cosas habían estado muy agitadas en los últimos días y ahora a él y a su amigo les estaban encomendando una misión. El partido estaba ganando la pelea por la que había luchado desde hacía tanto. Todos estaban contentos y optimistas de lo que vendría, más ahora que por fin el Zar había entregado el poder. Sin embargo, Sergei Péchnikov tenía una mezcolanza de sentimientos. Si bien era cierto que la revolución era la respuesta para acabar con el hambre y la miseria del pueblo ruso, también era cierto que no se estaba haciendo del modo indicado. O esa era su percepción según los hechos de los últimos días. En las ciudades no había alimentos. Los niños pedían pan. Ese día en Petrogrado miles tomaron las calles al grito de "pan, paz, libertad" y eso era doloroso. La policía se sublevó y los marinos fusilaron a los oficiales. Hasta la Guardia personal del zar se sublevó. Los partidos de izquierda se pusieron al frente del movimiento y junto a los regimientos insurrectos se apoderaron de toda la ciudad. El Zar Nicolás II no tuvo otra opción que abdicar. Hacía doce años, después de la revolución de 1905, había admitido la creación de la Duma, pero cómo estaban las cosas, ahora lo único que podía hacer era rendirse y dejar el mando en manos de otros. De la Duma salió el gobierno provisional de la república compuesto por cadetes y representantes de los eseristas de derecha, como Kerenski. El gobierno pasó de la nobleza a la burguesía liberal. Pero, el poder de este gobierno sólo existía sobre el papel.

4 El verdadero poder estaba en los bolcheviques, dirigidos por Kámenev y Stalin. Y eso no era lo peor. Habían ordenado capturar al Zar Nicolás, y los príncipes junto con sus familias. En estos momentos, Sergei estaba siendo enviado de de Petrogrado hacia Saratov a hacerse cargo del Príncipe Semión Aleveiev y su familia. Y eso le parecía injusto. Acaso cuando se unió al partido bolchevique no se pretendía la igualdad? Igualdad para todos, para el Zar, para los príncipes, para el pueblo. La decisión de capturar a los nobles no le parecía la más correcta. La igualdad también los debía cobijar a ellos. O acaso el glorioso partido comunista sólo aprovechaba a los incautos idealistas como él, quienes en su afán de justicia no se daban cuenta que los dirigentes del partido sólo los usaban para llegar al poder y quedarse con todo, y quizás hasta de una manera peor de la que había hecho el Zar? Sergei dudaba ahora del partido. En realidad querían lo mejor para el pueblo, o lo mejor para ellos -los digirentes? Quizás quedarse con el poder y la riqueza y seguir mientras el pueblo seguía sufriendo la miseria? Eso lo tenía desilusionado. Estaba arrepentido de pertenecer al partido. Vigílelos muy bien. Trataban de escapar cuando los capturamos ayer en la noche. Nosotros seguiremos hacia Petrogrado. Usted y Mijailo Zajárich se quedarán hasta que se decida qué se debe hacer con ellos. En poco tiempo Sergei y Mijailo habían llegado a Saratov cumpliendo las órdenes de su jefe. Otro de los hombres al mando, Evgueni Nikoláievich, los recibió y le dio la orden de cuidar a los prisioneros: un príncipe, sus dos hijas y el prometido de una de ellas. Sólo los dos? preguntó Sergei extrañado al ver que nadie más se quedaba en la guardia. Sí. Un pobre viejo decrépito, un joven asustado y un par de mocosas llorosas no necesitan todo un regimiento para ser vigilados. En ese momento, Evgueni Nikoláievich, jefe de esa tropa del ejército rojo se fue dejando a Sergei y Mijailo encargados de los prisioneros. El lugar de reclusión era una casucha abandonada a las afueras de Saratov. Se veía sucia, el agua de la lluvia se había filtrado y los ventanales y las puertas estaban casi podridos. Se dijo que quizás Nikoláievich no había tenido en cuenta que en una casa con esas condiciones, el sueño de una fuga podía ser una realidad. Él y Mijailo entraron donde estaban los prisioneros. La habitación era pequeña y fría. Estaba igual que el resto de la casa, llena de polvo, dejada, oscura, maloliente y vacía. No había un solo mueble, lo que hacía que sus cuatro ocupantes estuvieran sentados, juntos, en un rincón de la habitación, trémulos, asustados 3

5 Un hombre de avanzada edad de pelo cano y grandes ojos verdes estaba acurrucado, y se notaba el miedo que lo invadía. Debía ser el príncipe, pero en su postura corporal no se veía la elegancia y poder propia de los nobles. No. Más bien se veía rendido a lo que pudiera ser su futuro, resignado a lo que pudiera llegar. Una jovencita rubia de no más de diecisiete años estaba sentada en el suelo a su lado, llorando desconsolada sobre el hombro del príncipe, mientras él le acariciaba la cabellera. Debía ser la hija menor. Sergei sintió lástima por ella. Una chica que comenzaba a vivir ya estaba condenada a lo peor sólo por haber nacido en el seno de una familia con más ventajas que ellos. Era tan injusto. Dónde estaba la igualdad que tanto promulgaban? Se debía combatir las ideas, no a las personas. Su mirada pasó a la del otro hombre. Era más joven que el otro, delgado y de estatura más baja, con cabello oscuro y ojos castaños que revelaban mucho miedo. Se trataba del prometido de una de las jóvenes. De cuál? Ninguna de las dos damas lo abrazaba ni estaba junto a él. El hombre se notaba solo, tanto física como emocionalmente. Sintió lástima por él. Si en verdad no era todavía yerno del príncipe, por qué lo habían capturado? A veces su partido cometía incoherencias. La otra mujer estaba a unos metros del hombre. Sola. Pero ella no dejaba ver el mismo miedo que notaba en los otros. No. Ella parecía valiente. Sí, también estaba acurrucada como los otros, sobre el frío y sucio suelo, pero su cuerpo no denotaba rendición, sino más bien desafío. Su cabello era castaño oscuro, su piel era muy blanca como la de su hermana, sus labios eran carnosos, y sus ojos eran verdes, iguales a los de su padre. Unos ojos en forma de almendras, que no demostraban temor, sino odio. Y lo estaba mirando a él directamente. Sergei se sintió algo intimidado, pero no bajó la mirada. Ella también lo estaba analizando así como él los analizaba a ellos. Debajo de la ropa sencilla que la chica llevaba puesta, se notaba un bonito cuerpo delgado, pero llenito en los pechos y las caderas que contrastaban con la estrecha cintura: sin dudas un cuerpo que prometía placeres indescriptibles a quien tuviera la fortuna de poseerlo. Por un instante, deseó ser él el afortunado hombre que obtuviera sus besos, sus caricias y su cuerpo. Sergei no pudo evitar la fuerte punzada de deseo en su entrepierna, mientras sus ojos paseaban por cada detalle de la muchacha. Hacía mucho que no deseaba besar, acariciar y estrechar entre sus brazos a una mujer tan sólo con verla, pero esta era realmente hermosa y con una mirada altiva. Lo que no sabía Sergei era que a pesar de la actitud casi beligerante, Annushka también se moría del miedo, sólo que lo disfrazaba muy bien. Cuando ese pequeño ejército los trajo a ese horrible y pestilente lugar tuvo miedo de que la violaran a ella y a su hermana, pero ahora, al ver que sólo había allí dos de ellos ya no tenía miedo no mucho. Y menos al ver a ese par de hombres. Uno de ellos era alto, de ojos verdes y cabello negro. No los miraba casi nunca, pero se veía que no era malo. Estaba lejos de ellos leyendo un diario, pero de vez en cuando echaba un vistazo. El otro el otro sí que la había impresionado. Era muy alto, tenía el cabello rubio oscuro y liso no muy corto y bien peinado, y los ojos azul claro que parecían escudriñar lo más profundo de su alma. Su espalda y pecho eran anchos en contraste con sus caderas estrechas, y sus piernas eran tan musculosas como sus brazos que eran fornidos y

6 poderosos: ella pensó que esos brazos podían asesinar y proteger. En un segundo, su mente voló y deseó poder recostar su cabeza en ese fuerte pecho y que esos brazos la estrecharan y la protegieran de lo que pudiera venir. Dios qué me pasa? se preguntó asombrada. Nunca antes había sentido nada por ningún hombre, ni siquiera por su prometido. Sí, quizás el impacto de ver a un hombre así o quizás la situación, la habían hecho tener ese loco pensamiento. No podía perder de vista que ese hombre era uno de ellos. Uno de esos malditos comunistas resentidos contra quienes tuvieron la suerte de nacer en mejores condiciones, y que no luchan para progresar sino para derribar a los que ya han progresado. Por muy guapo que fuera, era uno de ellos. Un malvado tirano que sabrá Dios qué podía llegar a hacerles si lo desafiaban. Ni podía explicarse por qué no podía dejar de mirarlo. Lo que sí sabía era que jamás le demostraría que se estaba muriendo de miedo. Y por supuesto, tenía que dejar de mirarlo y soñar con tonterías como un abrazo o protección. Anusshka miró a Matvei. Nunca había tenido esa clase de pensamientos con él, es más no le gustaba que la abrazara ni la besara. Ella le tenía cariño, aunque no el suficiente para querer casarse con él. Sólo que debía hacerlo porque era la heredera del principado de su padre aunque ahora de todas maneras, era su deber. Diez días habían pasado. Las cosas habían estado normales en lo que cabe. Los hombres los vigilaban constantemente, pero también les habían traído comida cuando se les acabó la que ellos habían llevado pensando que les serviría en su fuga. También trataban de atender a sus necesidades básicas. No les hablaban a menos que fuera absolutamente necesario. A pesar de que las cosas no estaban tan mal, los prisioneros se sentían incómodos. En especial Anusshka y Varvara. No podían darse un baño en toda ley, así que se tenían que conformar con lavarse rápidamente. La ropa que habían llevado ya estaba sucia y no podían lavarla. El ver que los carceleros sí podían lavarse, vestirse y hasta dormir en mejores condiciones, los hacía sentirse en desventaja. No obstante esas condiciones, Sergei no podía dejar de admirar la belleza de Anusshka. Era realmente hermosa. Cada día que pasaba le parecía más bonita, no importaba su ropa o su desaliño. Hubiera querido permitirles ir a río a lavarse, pero si escapaban, entonces Mijailo y él sería quienes pagaran la culpa. Así que era mejor no arriesgarse por más que quisiera. 4

7 La relación entre prisioneros y carceleros era básicamente la misma del primer día. La actitud de los prisioneros era igual: temor por parte de unos, y odio por parte de otra Sergei se había enterado de sus nombres. Ella se llamaba Annushka. Si bien era cierto que cada día le parecía más bella, también era cierto que cada día era más altiva. Seguramente era de esas damitas de la alta sociedad que creían que un hombre como él no era digno ni de limpiarle los zapatos, si no, por qué se había prometido con ese mequetrefe? El tipejo era un cobarde. Hasta lo había encontrado llorando no como ella, que cada vez que lo veía, le rebelaba su odio. Esa no era la preocupación principal de Sergei. Lo realmente preocupante era no saber qué iba a pasar con ellos. Qué orden recibiría? Acaso los iban a? Estaba cansado de pertenecer al ejército que tanto lo había decepcionado. Su vida y sus sueños habían cambiado, había sido casi anulados por ellos. Y no era el único. Su amigo, Mijailo Zajárich también le había comentado su hastío de todo eso. Es injusto esto que vivimos. Nosotros cuidándolos de que no escapen y ellos qué culpa tiene? había dicho Mijailo una noche. Los dos estaban hastiados de ese partido que en últimas les estaba robando la vida a todos. Sin embargo, no se decidían a actuar. Debían esperar a que sucediera algo definitivo. Y eso definitivo llegó al décimo día. Una carta de su jefe inmediato, Evgueni Nikoláievich, se ordenaba que Sergei y Mijailo debían llevar a los presos a Petrogrado para ser ejecutados Sergei no podía permitir eso. Ellos no podían consentirlo. El príncipe y su familia no tenían la culpa de las injusticias del zarismo, y no se les podía castigar sólo por haber nacido en mejor familia. También eran seres humanos. Tenían que ayudarlos. Qué vamos a hacer? dijo Mijailo en cuanto Sergei le había relatado el contenido de la carta. No lo sé. Lo único que sé es que no podemos hacer lo que nos piden. Estoy de acuerdo. No sería justo. Cuando nos alistamos en el ejército rojo, no nos imaginábamos que nos convertirían en asesinos. Eso no lo podemos permitir. Sergei sabía que su amigo tenía razón. No podían permitir que asesinaran a esa gente de esa manera tan vil. Qué podemos hacer? preguntó Mijailo. Sergei recordó que el Príncipe y su familia habían tratado de escapar. Ellos trataban de huir cuando los atraparon. Quizás tienen un lugar seguro al cual ir. Crees que debemos dejarlos ir? pregunto Mijailo. No precisamente. Escúchame Mijailo. No pienso convertirme en cómplice de un asesinato. Si desobedecemos, nos van a perseguir y quizás corramos la misma suerte. También nosotros debemos escapar. Sería más fácil escapar todos juntos que cada uno por su lado. Si los encuentran a ellos solos los capturarán, si los ven con nosotros, podremos decir que los llevamos a alguna ciudad. Tienes razón contestó Mijailo. Debemos hablar con ellos y comunicarles lo que está pasando. Sergei y Mijailo entraron a la sucia y desolada habitación donde el grupo de nobles había permanecido esos diez días. Necesitamos hablar con ustedes dijo Sergei ceremonioso.

8 Ninguno contestó. Tal vez por miedo. Diga lo que tiene que decir y déjenos en paz dijo la voz más sensual que Sergei hubiera escuchado jamás. Esa voz invitaba a Ustedes iban a escapar. Deben decirnos a donde dijo rápido para que el efecto que la chica ejercía en él no fuera notorio. Por qué tendríamos que decirlo? preguntó Anussshka altiva, mientras se levantaba del suelo, donde estaba sentada. Ese hombre buscaba intimidarlos, pero no lo haría. Además no debía mostrar el miedo que sentía cada vez que se acercaba él. Porque esas palpitaciones más rápidas de su corazón eran miedo no? Lo que no atinaba a decirse era por qué no las sentía cuando se le acercaba el otro hombre. Mire, es de vida o muerte dijo Mijailo. Recibimos órdenes de llevarlos a Petrogrado para ser ajusticiados. Varvara se echó a llorar violentamente mientras su padre la consolaba con ternura, y tembloroso. Matvei palideció terriblemente y Annushka permaneció impasible. Pero nosotros no lo consideramos justo continuo Sergei. Así que si nos dicen para donde huían, podemos ayudarlos a escapar. Los sollozos de Varvara se apaciguaron un poco y sus ojos, junto a otros tres pares, se imprimieron fijamente y dudosos en Sergei durante unos eternos segundos. Por qué tendríamos que confiar en ustedes? preguntó seria Annushka. Tiene toda la razón en desconfiar dijo Sergei con esa voz profunda que podía encantar serpientes acercándose un poco más a ella. Pero si quieren salir con vida de esto, deben confiar en nosotros. Además si no quisiéramos ayudarlos, no les habríamos dicho nada. Ese hombre tenía razón. Qué más les quedaba? Ya no tenían su casa ni todo lo que conocían. Y querían asesinarlos La incertidumbre de esos diez días había estado a punto de enloquecerla. Le dolía tanto ver así a su padre y su pobre hermanita. Ellos estaban temerosos y destrozados. Ella también, pero debía parecer fuerte para darles ánimo. Matvei también tenía temor, pero por qué no podía ser un poco más fuerte? Por qué en vez de esperar consuelo, no se lo daba a ella? Se suponía que iba a casarse con ella. En su vida de casados también iba a ser ella la fuerte? Ella estaba al frente de todo. Debía hacer algo por su familia. Cualquier cosa. Si nos dicen hacia dónde escapaban podríamos ayudarlos dijo Sergei. Y ustedes qué ganaran? preguntó ella. Escapar contestó Mijailo después de unos segundos. Escapar? preguntó asombrada. Sí. Escapar. Ya no soportamos tanta injusticia dijo Sergei en un arranque. Ustedes no tienen la culpa de lo que está pasando en el país. Nadie la tiene. Esta también es una forma de liberarnos, de salir de este partido que nos ha desilusionado al incumplir lo que proponía cuando nos reclutó. Se nos habla de igualdad, pero no la vemos ahora que ellos están en el poder. Ya no queremos pertenecer más a este partido que ahora nos avergüenza. Annushka dejó de sentir miedo y odio por ese hombre. Por primera vez veía en sus ojos y percibía en su voz algo muy parecido a la tristeza y al arrepentimiento. Podría ser que en realidad ese carcelero tuviera un alma noble? Que quisiera ayudarlos y salir de ese mundo de injusticia?

9 Ibamos a Praga dijo bajando la guardia, con una voz tan suave que a Sergei le pareció que le acariciaba los oídos. Allá tenemos familia. Planeábamos huir a Volgogrado, luego a Donetsk, después a Odessa y allí pensábamos tomar un barco a Estambul, y por último a Praga. Después de mirarse un rato Mijailo y Sergei, éste último dijo: Así se hará. Iremos con ustedes hasta Odessa. Si van solos podrían capturarlos de nuevo. Si vamos todo podemos decir que hacia allí nos ordenaron llevarlos, nadie sospechará que somos desertores. El príncipe, su hija menor y el prometido de Anusshka se levantaron más reanimados. Podía ser que pudieran escapar finalmente y eso los reconfortaba. En pocos minutos, todos estuvieron listos para partir hacia la libertad. Llevaban un par de días en la fuga. Se había seguido el plan de viaje trazado originalmente por Semión. No transitaban por caminos principales para no ser descubiertos, más bien iban por senderos pequeños y rutas paralelas: sabían que no debían arriesgarse. En ese par de días nada malo había pasado. Habían ido tranquilos y las cosas parecían estar poniéndose bien para todos ellos. Ahora que jugaban del mismo bando la comunicación entre ellos era mejor. Ya no eran carceleros y prisioneros: ahora todos eran compañeros fugitivos. Semión y Varvara conversaban con sus antes captores, ahora aliados, Mijailo y Sergei. Matvei mostraba renuencia y buscaba peros y excusas a todo lo que decían o hacían los jóvenes, tanto que Semión y sus hijas estaban comenzando a tenerle el mismo afecto que se le tiene a un dolor de muela a la media noche. Annushka se mostraba más confiada y más amigable con Mijailo. A pesar de su acercamiento, se sentía incómoda ante la presencia de Sergei. Cada vez que lo veía, lo oía o sentía su cercanía, su corazón latía más rápido, sentía debilidad en las piernas y se intimidaba un poco: no podía hablar. No atinaba a responderse por qué, si nunca había sentido algo así. Debía ser temor no? Claro que no era del todo incómodo. Le gustaba mirar a Sergei, oírlo, sentirlo cerca. Era muy guapo. Tan alto, tan valiente, tan inteligente. Sabía que iban seguros porque él los protegería de cualquier cosa. Cuando se alejaba buscar comida tenía miedo de no volver a verlo, y cuando lo veía sentía que le quitaban un peso enorme de sus hombros. Además ella no podía culparse del todo, cómo acercarse a alguien que casi no la determinaba y no le hablaba más que lo necesario? Sergei, por su lado, vivía un infierno. Todos le hablaban, todos se mostraban más amables, menos Annushka. Tanto lo odiaba que ni siquiera era capaz de sostenerle la mirada? Porque era evidente que ella lo evitaba. Por qué si no bajaba la mirada cada 5

10 vez que él se acercaba? Ella era una antipática, una niña rica que creía que él era menos que ella por el hecho de ser pobre y por no pertenecer a su mundo. Pero aun así no podía negar que cada día se sentía más atraído hacia ella. Era mucho más hermosa de lo que había notado antes, y soñaba, dormido y despierto, con tenerla entre sus brazos, besarla, hacerle sentir que él no era un mequetrefe como ese novio suyo, sino un hombre de verdad que podría cuidarla y protegerla. Pero eso no podría ser. Ella estaba comprometida con ese helminto. Un niño rico que más parecía una niña. Ella era mucho más valiente y más osada que él. Cómo podía quererlo? Cómo se había enamorado de ese tonto? Acaso no le gustaban los hombres de verdad? Los hombres como él. La realidad era que se iba a casar con ese petimetre, y él nada podía hacer. Cuatro días después de su salida de Saratov, llegaron a Volgogrado. Allí se abastecieron con comida y durmieron en un lugar más cómodo que el piso de los bosques. Por ahora los jefes del ejército no se darían cuenta de la huída. Tal vez en unos dos o tres días, a Evgueni Nikoláievich le parecería raro no verlos llegar. En otros dos días enviaría a alguien a buscarlos, en tres días más sabrían de la fuga y comenzarían a buscarlos, lo que les daba algo así como una semana. Confiaban en que ese sería tiempo suficiente para llegar a Odessa, donde el príncipe y su familia zarparían a Estambul sin ningún inconveniente. Pero el problema surgió más rápido de lo que ellos esperaban. En Volgogrado oyeron el rumor que a una familia y dos soldados del ejército rojo habían huido de Saratov. La noticia no podía ser peor. La angustia y la desesperanza los invadió. Qué harían ahora? Estaban atrapados, tanto los prisioneros como los soldados serían ejecutados. Y ahora que vamos a hacer? lloró Varvara cuando Mijailo había traido la noticia. Seguro nos atraparán dijo Matvei. Estamos muertos. No hables así lo regañó Semión al escuchar que el sollozo de Varvara crecía. Matvei, si no tienes una buena idea, es mejor que no digas nada dijo Annushka. Sergei la aplaudió mentalmente. Era una mujer valiente. Qué hacía con ese ratón? Tiene que haber alguna manera. Sólo es cosa de pensar en una estrategia dijo Sergei. Creo que tengo una idea dijo Mijailo. Nos dividiremos en dos grupos que tratarán de llegar a Odessa por separado. Dos hombres y una mujer en cada grupo. Enviaremos una nota a Evgueni Nikoláievich que diga que uno de nosotros huyó con dos prisioneros y que el otro los está buscando en compañía de los otros dos que tienen idea de dónde podrían estar. Si nos encuentra alguna tropa del ejército rojo, cada uno fingirá ser el grupo fiel a los bolcheviques y fingir que va tras los otros, así estaremos salvados hasta llegar a Odessa. Es una locura dijo Annushka. Es lo único que nos queda añadió Mijailo. Además dijo Sergei, si descubren el engaño será peor. Peor para quien? preguntó Mijailo. Si nos descubren nos matarán, con o sin engaño. No tendríamos escapatoria. Por lo menos podemos intentarlo. No perdemos nada más de lo que perderíamos si nos dejamos atrapar sin pelear. No podemos rendirnos sin hacer un último esfuerzo.

11 Reflexionaron sobre las palabras de Mijailo. Tenía razón. Era un plan terriblemente descabellado, pero era la única posibilidad y eso podría salvarles la vida. Así que se apresuraron a escribir la nota firmada por Mijailo, así que si descubrían al grupo de Sergei, éste tendría que fingir ser el otro. Cómo conformaremos los grupos? preguntó Semión. Eso lo decidirán ustedes dijo Sergei. Saben que tendrán que dividirse. Como era obvio, Varvara no iría con el prometido de su hermana, así que iría con su padre, y Annushka iría con su fututo esposo. Cuando lo hicieron saber así, lo transmitieron a Mijailo y Sergei. Bien dijo Mijailo. Sergei, ve con Annushka y Matvei, yo iré con el príncipe y Varvara. A todos la idea les pareció bien, excepto a Sergei y Annushka, pero como no tenían fundamento para refutar la decisión, no dijeron nada. Y en el fondo de sus corazones no querían decir nada. Salieron de Volgogrado esa noche, Mijailo, Semión y Varvara se separaron de los demás cruzando el Volga, lo otros lo harían más al sur. En tres semanas se reunirían en Odessa. El ambiente era más tenso que nunca entre Sergei, Annushka y Matvei. Matvei no era ningún tonto, desde hacía tiempo había notado que algo pasaba entre esos dos: una atracción mutua implícita que no demoraría en salir a la luz. Los dos se comportaban de la misma manera: miradas sin que el otro se diera cuenta, evitar la cercanía, evitar hablar. Ese comunista le quería robar a su casi esposa, pero él no se lo iba a permitir! Por el momento, parecía que cada uno de ellos escondía lo que sentía. Y así tenía que seguir siendo. Él se encargaría de que ese par siguieran alejados. Cruzaron el Volga y dos días después llegaron a una población pequeña donde el ejército rojo comandaba por completo. Para no despertar sospechas, Matvei, en contra de su voluntad, fue enviado por Sergei a comprar comida y víveres. Por un momento el hombrecito pensó que el propósito era quedarse sólo con Annushka, pero descartó la idea al ver que a él también le desagradaba que él fuera en busca de las provisiones. Finalmente, Sergei y Annushka se quedaron solos en medio del bosque y el ambiente se tornó más tirante. Ella estaba sentada en un tronco fingiendo ordenar su equipaje. Había lavado su ropa en un río y ya seca la estaba guardando. Sergei la observaba con detenimiento. Tan bonita y tan desdeñosa, con ese cabello largo y sedoso, esos ojos brillantes y esa piel que 6

12 parecía tan suave. Ella nunca dejaría que un hombre como él se le acercara, pues sería una ofensa contra su pulcritud y su belleza, si al fin y al cabo ella se creía más que él. Sergei pensó que quizás hasta había notado que él la añoraba en silencio y su actitud estudiada lo conducía a añorarla más. Sergei ya no soportaba más. Qué le pasa? preguntó Sergei irritado acercándose y plantándose en frente a ella, mientras ella levantó la vista asombrada. No entiendo dijo ella levantándose. No soporta estar con un comunista? Tanto le molesta mi presencia? Tanto me odia? Estaba tan guapo y Annushka de nuevo sintió lo que sentía siempre que él se acercaba: sus piernas se aflojaban, su corazón palpitaba más rápido, su estómago se le comprimía, y se asustó tanto que no podía contestar. Yo no yo titubeó mientras trataba de alejarse de él. Usted qué? dijo tomándola por los hombros. Usted no me soporta? No no es eso es que Qué es, entonces? dijo él con enfado sacudiéndola ligeramente. Le parece muy divertido verme así? Verme sufrir por usted? Ver que la tengo cerca y no puedo hacer nada? De qué está hablando? preguntó con voz algo asustada. No diga que no sabe a qué me refiero, porque lo sabe bien dijo enfurecido. Suélteme! dijo ella liberándose. Está loco. No sé de qué habla. No sabe? Me refiero a esto dijo antes de capturarla entre sus brazos en un movimiento ágil y besarla. Primero Annushka se resistió, pero la dulce y suave boca de Sergei era persuasiva: son ligeros roces separó los labios de ella con los suyos, su lengua tímida tocó la suavidad de la de ella que estaba ansiosa de recibir el toque, y logró hacer que la joven se relajara mientras un cálido placer la recorría. Las manos de ella fueron automáticamente a los hombros de Sergei para acercarse más a él y también para sostenerse, pues las deliciosas sensaciones la estaban mareando. El cuerpo femenino se apoyó sobre el masculino y los dos sintieron el contacto que tanto habían anhelado. Ella sintió la fuerza de los músculos fuertes del pecho sobre sus propios senos que sentía muy sensibles y deseosos. Los brazos de él la apretaban contra ese torso fuerte y sus manos la sostenían por la espalda haciéndola sentir valiosa. Su garganta comenzó a emitir gemidos sin que ella pudiera evitarlo. Sergei sintió que su cuerpo reaccionaba ansioso ante la cercanía de la mujer con la que llevaba días soñando. Era tan suave, tan femenina y tan exquisita como siempre la imaginó. Su boca suave aceptaba la suya y respondía con igual pasión al beso que él guiaba. El cuerpo cálido se apretaba contra en de él haciendo que la parte más masculina de su ser se despertara ansiosa por más. Sentía las firmes redondeces de sus senos y deseó poder desnudarlos y sopesarlos con las manos. Pero sólo pudo estrecharla más contra sí para tener más de ese potente contacto. Pero lo bueno no dura tanto. Sintieron ruido: Matvei se acercaba, y se soltaron ágilmente, con el corazón latiendo con fuerza, asustados, como si fueran unos niños que pillan en medio de una travesura.

13 Dos días habían pasado y la situación estaba peor. Había más tensión, más alejamiento, más aprensión Sergei se sentía terriblemente culpable. Cómo había podido haber hecho algo así? Por fortuna, Matvei había llegado a interrumpir lo que hubiera podido pasar, de la situación que él había podido forzar. Porque sin duda él había forzado esa situación. Primero al acercarse a ella y reclamarle en el tono en que lo había hecho. Y después, al besarla a la fuerza. A la fuerza? Ella había respondido en un momento. Quizás por miedo: había respondido con la esperanza de que no le hiciera más daño. Tal vez así era y eso lo había sentir peor. Y por más que sabía que había hecho lo incorrecto, no podía arrepentirse de haberla besado era tan suave, tan cálida, tan dulce, tan tierna, y tan sensual, que le pareció irreal. Pero eso no significaba que no tuviera remordimientos. Ella estaba más asustada ahora, más alejada. Tenía que buscar una oportunidad para hablar con ella, explicarle lo sucedido y pedirle perdón por lo que le había hecho. Por primera vez en su vida Annushka sentía confusión. Por qué se había sentido así cuando él la beso? Por qué su cuerpo había temblado y había añorado estar más cerca de él? Qué era ese fuego que recorría su interior? Por qué nunca sentía eso cuando Matvei estaba cerca, la besaba y la tocaba? Haber sentido el abrazo y el beso de Sergei había sido lo más hermoso que le había pasado con un hombre. No era la primera vez que la besaban, pero sí la primera que se sentía tan completa, tan plena y tan en comunión con un hombre. La boca había invadido la suya conquistándola con ternura y pasión, y el cuerpo de él le había parecido un magnífico refugio para el suyo. Cada vez que revivía aquello en su mente, se llenaba de la misma calidez. Hubiera dado cualquier cosa por volver a sentirlo. A él le había disgustado. Ahora estaba más alejado de ella que nunca. Evitaba mirarla, evitaba acercarse a ella o hablarle. Le habría incomodado la reacción que ella había tenido hacia él? Antes de que la besara también le reclamaba algo. Qué le reclamaba? Por qué la había besado luego? En pocos días llegarían a Odessa. Por su propio bien debía olvidar todo. Sí, eso era lo que debía hacer. Olvidar el fantástico encuentro con Sergei. Tenía que obligarse a hacerlo. Esa noche, habían acampado cerca de una quebrada. Matvei que siempre se estaba quejando de hambre y frío, se quedó dormido muy temprano. A diferencia de Annushka que no podía dormir esa noche, como no había podido hacerlo las dos anteriores 7

14 La joven se levantó con cautela y caminó más de cien metros hasta llegar a la quebrada. La hermosa luna llena iluminaba todo y se reflejaba en el agua y daba al lugar un aspecto etéreo. De pronto sintió ruido tras de ella, se giró para sentir de nuevo esas sensaciones tan raras Sergei estaba allí, mirándola. Al verla levantarse e ir a la quebrada, Sergei no había podido evitar seguirla. Era su oportunidad de aclarar las cosas, de pedirle perdón y de asegurarle que no la volvería a herir. Por favor, no me tengas miedo. Tengo algo que decirte dijo después de sentarse junto a ella y ver que ella trataba de irse. Te juro que no Te haré daño. Ella sabía eso. Sergei no le haría daño. Alguien tan maravilloso como él no podía hacer daño. Estuvieron un rato en silencio, contemplando el lugar, contemplándose el uno al otro. Tengo que pedirte perdón por el beso, pero es que no lo pude evitar. Eres tan bonita además no me arrepiento de lo que pasó. Pero puedes estar tranquila y bajar la guardia, no volverá a suceder. Yo sé que eres una mujer comprometida y que yo soy muy poca cosa para ti, que eres casi una princesa No se apresuró ella notando el dolor de Sergei al pronunciar esas palabras. No digas eso. Eres es muy valiente, y nos estás ayudando. Además no te temo, sé que eres incapaz de hacer daño. Lo que pasa es que yo no sé no puedo explicar lo que me pasa lo que siento cuando cuando Cuándo qué? Cuando estás cerca dijo apagando su bella voz y bajando la mirada. Después de un silencio siguió. El corazón me late más rápido, siento que las piernas no me sostienen y me duele el estómago levantó la vista y vio que sonreía él enigmáticamente. Yo no sé que significa. Eso es malo? No lo sé dijo a un sonriente. Pero es lo mismo que siento yo. Annushka se sonrojó profundamente. Quizás había revelado mucho, pero era sincera. Sergei se acercó a ella un poco más. Una de sus manos acarició el bello rostro de la muchacha antes de besarla de nuevo. Ella no se resistió no quería. Así que dejó que la delicia de la otra tarde volviera a ella demostrándole que añoraba ese beso más que cualquier cosa. Las manos de él fueron hasta la cintura de ella para acercarla a sí y pegarla a su torso. Ella puso sus manos sobre los brazos fuertes de él antes de deslizarse sobre ellos sensualmente y llegar a los hombros. Le gustaba la sensación de tocarlo. La boca de él saqueaba con ternura la suya. Los labios se rozaban, las lenguas se acariciaban. Con ese beso se decían lo que las palabras no podían expresar. Era hermoso compartir tanta dulzura. Las manos Sergei recorrieron la espalda de la muchacha que había recargado su pecho contra en de él. Esas manos corrieron traviesas hasta el pecho de la joven para acariciar los precisos pechos por encima de la ropa. Sergei los tocó con reverencia y ternura, hallando los pezones para dedicarles un trato especial. Annushka gimió cuando el fuego se apoderó de sus senos. Él la tocaba de una forma maravillosa, una que hacía que el calor se esparciera por su ser y le pidiera más. Las

15 manos de ella fueron también hasta el pecho de él para acariciarlo de la misma manera. Ella también quería sentir su cuerpo debajo de sus manos. Sergei la tomó en sus brazos y la estrechó aun más. Luego, muy delicadamente acarició sus brazos, sus piernas. Se recostó en un lecho de hojas secas y la llevó consigo. Después, desabrochó poco a poco el sencillo vestido de la chica. Desnudó los pechos de ella, y abandonó su boca para dedicarse a ellos. Annushka gimió más fuerte. Nunca había sentido eso, pero le agradaba terriblemente. La lengua de Sergei acariciaba sus pechos, sus dientes mordisqueaban sus pezones y la sensación era deliciosa. A la vez, las manos del joven acariciaban las piernas desnudas ya, luego las caderas, y una mano anidó en el refugio de rizos oscuros en la entrepierna y un dedo curioso se movió hacia el interior de la chica quien se quejó y apretó sus piernas. Tranquila, preciosa, no te haré daño dijo Sergei para tranquilizarla. Sergei no podía evitar jugar con ese cuerpo maravilloso. Los pechos eran abundantes y estaban coronados por pezones rosados erectos por la pasión. Su piel era tan suave que no podía dejar de tocarla y acariciarla. Cuando llegó al centro de la feminidad no pudo evitar tocar el pequeño botón que se escondía entre los pliegues para después aventurar un dedo dentro de ella. Ella se relajó y disfrutó de las sobrecogedoras sensaciones que la invadieron, mientras las manos de ella seguían acariciando el pecho de su amante. En menos de un segundo, Sergei se desnudó y se tendió sobre ella. Annushka se sintió maravillada por la sensación de sentir su piel desnuda y cálida sobre la suya. Su peso es glorioso se dijo. Siguieron besándose y acariciándose mientras el placer y las ansias crecían dentro de ellos. Entonces, Sergei guió su miembro hacia la cavidad femenina húmeda y cálida que lo esperaba. La penetró un poco y notó que estaba muy cerrada. Echó las caderas hacia atrás y entró en ella con fuerza, y ella ahogó un gritito de dolor. Sergei comprendió que debía ir despacio para mitigar ese dolor. Se quedó quieto dentro de ella mientras de nuevo asaltaba esa maravillosa boca y acariciaba sus preciosos pechos. El dolor fue remplazado por delicia cuando Sergei volvió a besarla y a tocarla. Después el placer comenzó a inundarla con las suaves y lentas penetraciones de su amante. Pero le necesitaba más rápido, así se lo hizo saber y en un estallido de sensaciones conmovedoras, los dos alcanzaron el clímax entre gemidos, sudor y besos. Te amo dijo él abrazándola después de la delicia del éxtasis compartido. 8

16 Yo también te amo dijo ella acariciando el pecho desnudo de su amante. En los días siguientes las cosas no cambiaron entre ellos. A escondidas de Matvei, en la noche cuando él caía dormido como una piedra, se reunían para conversar, reír, compartir sus intimidades, su vida, y hacer el amor tierna y apasionadamente. No supieron cómo, cuándo ni dónde, lo único que sabían era que se habían enamorado impresionante e irremediablemente. No sólo con el amor del cuerpo, que compartían en las noches de éxtasis, sino también con el amor de las mentes y de las almas, cuando hablaban, cuando reían, cuando soñaban Parecía que habían nacido el uno para el otro. En las horas de conversación se habían dado cuenta de que compartían más cosas de las que se imaginaban. Tenían los mismos valores, los mismos sueños, las mismas ilusiones. Conversaban de sus vidas y de lo que añoraban para el futuro. Sin embargo, evitaban el tema del futuro. Los dos estaban tan maravillados por lo que les estaba pasando, que no querían dañarlo con el incierto futuro. Querían disfrutar el presente. Pero no podía seguir siendo así siempre. Faltaban dos días para llegar a Odessa y las preguntas se agolpaban en la cabeza de Annushka. Qué pasará cuando lleguemos a Odessa? preguntó todavía descansaba feliz en los brazos de su amante. Te reunirás con tu familia y te irás a Praga dijo él con tristeza en su voz. Y tú? preguntó ella titubeante. No lo sé, mi amor dijo él levantándose y comenzando a vestirse. En esas pocas palabras, Sergei daba por sentado que la relación terminaría al llegar a Odessa. Annushka comenzó a vestirse y lágrimas de dolor caían por sus mejillas. Sergei se dio cuenta. Qué te pasa, mi amor? Por qué lloras? dijo él abrazándola. Nada dijo zafándose de sus brazos. Mírame y dime qué te pasa dijo tomándola por los brazos. Que todo esto no significó nada para ti dijo bajando la mirada, aun llorando. Cómo puedes decir eso? Bien sabes que te amo con todo mi ser dijo abrazándola. Pero hablas de separarnos como si nada. Cómo si nada? preguntó asombrado. Esta separación será más dolorosa para mí que para ti. No puedes decir eso. Yo te amo y mi vida no será igual sin ti. Sergei la abrazó con desesperación mientras los sollozos se hacían más fuertes. Mi amor dijo suavemente, si digo que debes volver con tu familia es porque vas a estar mejor con ellos. Yo no tengo nada que ofrecerte. Mírame, soy un pobre diablo que confió en la gente equivocada. Ahora no tengo nada y hasta mi vida corre peligro. Yo te amo insistió ella. Yo también te amo, pero a veces el amor no basta. Además estás comprometida con un hombre que con un hombre que no amo y que me repugna dijo ella.

17 con un hombre que tiene dinero y puede darte todo lo que yo no puedo. Todo menos amor. Annushka dijo Sergei solemne, sufro lo indecible y muero por dentro al pensar que él te va a tocar, te va a besar, y te va a hacer el amor me gustaría pedirte que no te cases con él, pero quizás sea mejor así, por tu futuro. Es tu deber. Serás una princesa y Sabes que el zarismo ha caído, que si salimos de aquí, con suerte, jamás volveremos a Rusia. No puedo casarme con un hombre que me repugna, y menos después de haber conocido el amor en tus brazos. Mi amor dijo él feliz al saber que ella no quería casarse con Matvei. Estaba siendo egotista, pero le dolía que otro pudiera tenerla como la había tenido él. Quizás es demasiado pronto para que tomes una decisión al respecto. Por ahora lo importante es que te reencuentres con tu padre y tu hermana, y que estén seguros, lejos de aquí. Allí podrás comenzar una nueva vida. Sin ti a mi lado no seré feliz dijo ella. Yo tampoco seré feliz si te pierdo, pero no tenemos otra opción, mi amor. Soy un pobre diablo, un donnadie que no podrá ofrecerte la vida que mereces. Tú tienes un futuro por delante en otro lugar y yo yo seguiré luchando por sobrevivir veré que pasa conmigo. Annushka sabía que si quería vivir tenía que irse del país. Sergei se quedaría y sería el fin de todo lo que había pasado. Por qué la vida era tan injusta? Por qué no podían ser felices juntos? Habían conocido el amor sólo para perderlo después en un segundo? No era justo. Nada de lo que estaba pasando era justo. Annushka lloró desconsoladamente mientras él la abrazaba con ternura. Lo de ellos había terminado. Ninguno de los dos notó el par de ojos que no perdían detalle de lo que pasaba. Matvei estaba furioso. Quién creían ese par que él era? Hacía varios días había descubierto lo de ellos, sus escapadas nocturnas. Pero de él nadie se burlaba. Y ahora sólo planeaba vengarse de esa zorra que jamás lo había querido, que lo había engañado con un pobretón. De Metvei Irténev nadie se burlaba! Así que planeó lo su venganza. Un día antes de llegar a Odessa, se encontraron con el otro grupo: Mijailo, Varvara y el príncipe. Tanto de un lado como de otro no había novedades. Habían podido burlar al ejército y ahora faltaba poco para encontrar la libertad. 9

18 Por obvias razones, Annushka y Sergei se distanciaron: no querían que los demás notaran lo que había pasado entre ellos. Un bello idilio, un sueño que los dejaba con el dulce saber en la boca y totalmente insatisfechos. En cuanto lleguemos a Odessa estaremos seguros dijo Semión. Allí hay gente que me conoce, gente buena que nos ayudará a salir para Estambul. Estamos salvados. Me alegro tanto dijo Varvara. Estos últimos días han sido para mí como una pesadilla. No veo la hora de llegar a un sitio seguro, donde nada nos haga daño, donde podamos volver a ser lo que éramos. Todos la miraron compartiendo el sentimiento. Excepto Annushka y Sergei. Ellos jamás podrían volver a ser los de antes. Annushka nunca volvería a amar, porque su corazón se quedaría para siempre con Sergei. Ya había decidido que no se casaría con Matvei. No podría. Se lo haría saber a él y a su padre en cuanto llegaran a Praga. Allí recomenzaría su vida, tratando de hacerse a la idea de que viviría sin el amor de Sergei, añorándolo y siendo consolada por el hecho de saber que habían realizado su amor, aunque fuera por poco tiempo. De su lado, Sergei no sabía qué iba a ser de su vida. Annushka se iría y jamás volvería a verla. Acaso valía la pena vivir sin ella? Acaso podía despertar cada mañana sabiéndola lejos, quizás en brazos de otros? Apreciaba su vida y buscaría la manera de salir del país. Praga? No, sería muy doloroso saberla cerca y no poder amarla porque ella era una mujer de sociedad y él un pobre diablo. Su padre se opondría y él no podía causar enemistad entre su amada y la familia de ella. Siguieron su camino. Faltaba poco para llegar y la libertad podía olerse. Qué harás en cuanto el príncipe y su familia estén a salvo? preguntó Mijail llegando a él, como si le hubiera estado leyendo el pensamiento y supiera que el tema lo preocupaba. No lo sé dijo él dijo con sinceridad. Al llegar a Donetsk supe que en Moscú se está gestando un movimiento de contrarrevolución. Crees que sería bueno unirnos? Sergei lo pensó. Sí, quizás. Podría ser que uniéndose a ese nuevo ejército pudiera hacer algo para que ya nadie más muriera: ningún otro príncipe y su familia debería intentar huir. Podría ser una buena idea dijo Sergei. Quizás debemos considerarlo. Por ahora lo más importante es llegar a Odessa. Esa noche sería la última que tendrían que acampar. Y era la última que podrían tener Annushka y Sergei. Cuando todos dormían, la muchacha se alejó unos cuantos metros, esperando que Sergei la siguiera. Necesitaba sentirlo por última vez, necesitaba decirle cuanto lo amaba, cuanto lo iba a extrañar. Pasaron unos instantes antes de que Sergei llegara hasta ella. Annushka corrió hacia él que la recibió con los brazos abiertos. El beso que compartieron contaba lo mucho que se amaban, que se necesitaba. Te amo dijo ella, agitada por el deseo que nacía en su ser. Yo también te amo dijo él.

19 Mi amor, te deseo y te necesito tanto dijo ella desabotonando la camisa del hombre. Él la detuvo. No, mi amor. Ya no somos sólo tres. Alguien podría darse cuenta. No me importa dijo ella. Te necesito, y sé que tú a mí también. Sus ojos estaban tan anhelantes que no pudo resistirse. La tomó en brazos y se alejó unos cuantos pasos más. Allí la depositó en el suelo y se recostó junto a ella para comenzar a desabrochar el vestido mientras se besaban con pasión. De súbito un ruido los alertó de que no estaban solos. Así los quería encontrar, par de pecadores dijo Matvei. Los jóvenes amantes se sobresaltaron, entonces se separaron mientras ponían sus ropas en su lugar. La sorpresa y el miedo fue mayor al ver que Matvei sostenía un arma entre sus manos. Maldita zorra dijo Matvei mirando con verdadero odio a Annushka. Y pensar que te respeté porque parecías un témpano de hielo. Matvei por favor, deja esa arma dijo ella. Creyeron que de mí se iban a burlar? Pues no. Si tanto desean estar juntos lo van a estar en el infierno, donde los voy a mandar. No dispare rogó Sergei. Yo la obligué a estar conmigo. Ella no quería, es inocente. Inocente esa zorra? Já! No me haga reír. No veía la hora de arrojarse a sus brazos acusó él. Baja esa arma dijo la voz del Príncipe que llegaba desde atrás de Matvei. El hombre se giró y apuntó a Semión. Tu hija es una zorra. Se ha estado revolcando todas estas noches con ese maldito comunista. Y pretendía casarse conmigo. Sabrá Dios con cuantos más se habrá acostado. Estás alterado. Por favor suelta la pistola insisitó Semión. No te das cuenta de que la maldita arruinó mi futuro? Ya no tendré la dote que ibas a darme cuando me casara con ella dijo Matvei. O qué creías? Qué estaba enamorado? Matvei, ya no tenemos dinero, no tenemos nada. Con suerte escaparemos vivos dijo el príncipe. Por un segundo el malvado lo pensó. Era como si hasta ahora se diera cuenta de que lo habían perdido todo: títulos, dinero, poder. Y con ello los beneficios por casarse con Annuska. No, no puede ser! Maldito anciano! gritó a Semión. Si me hubiera dejado casarme con Annushka antes no estaría pasando por esto: tendría el dinero. Ni la joven ni su padre habían sospechado que él iba sólo tras el dinero y la posición cómoda que le proporcionaría ser parte de la nobleza. Pero así era. La devoción de Matvei era calculada. Por favor, reacciona dijo Semión. Con o sin matrimonio estaríamos en las mismas condiciones. Por favor, baja esa arma. Claro que no! Me las van a pagar, todos ustedes me las van a pagar! Entonces el hombre amartilló la pistola y apuntó al príncipe Semión.

20 Pero el disparo no dio en el blanco, porque de manera ágil, Sergei había corrido hacia Matvei y lo había empujado, logrando que la bala saliera hacia otra dirección. Lo que siguió fue una lucha cuerpo a cuerpo. Sergei y Matvei se debatían en el piso por la posesión del arma. Matvei todavía la tenía en su poder; Sergei trataba de quitársela, pero era imposible. Entonces Sergei decidió que debía inmovilizar a su adversario por completo. Así que lo golpeó en el rostro varias veces hasta que éste quedó inconsciente. Sólo de esa manera le pudo quitar el arma. Annushka corrió hacia Sergei que se levantaba del suelo y lo abrazó. Él correspondió a su abrazo. Con un carraspeo, el príncipe les hizo recordar que no estaban solos. Papá yo te puedo explicar dijo la joven. Y lo harás. Pero por ahora, déjame agradecerle a este joven. Si no se hubiera abalanzado sobre Matvei en estos momentos yo estaría muerto dijo el príncipe acercándose a Sergei y tendiéndole la mano. Joven, me ha salvado usted la vida. El muchacho aceptó la mano y el hombre mayor la estrechó con agradecimiento. No podía permitir que ese loco le hiciera daño al padre de la mujer que amo. El príncipe le sonrió. No esperaba menos de un hombre tan valiente dijo Semión. Qué sucede? preguntó Mijailo que llegaba junto con Varvara. Había ruido y ninguno de ustedes estaba. Por Dios! dijo Varvara que vio el cuerpo de Matvei inconsciente sobre el suelo. Les contaremos, pero primero debemos encargarnos de Matvei. Se volvió loco. Lo mejor será amarrarlo a uno de los árboles. Pasará tiempo antes de que lo encuentren. El suficiente para que podamos huir dijo Sergei. Rápido, necesitamos algo con qué atarlo. Minutos después, Mijailo y Sergei habían atado a Matvei, quien no se había despertado. En pocas palabras, el príncipe narró lo sucedido y todos coincidieron en que lo mejor era perderlo de vista. Después del suceso, se alejaron de nuevo al campamento a descansar un poco. Antes de que despuntara el alba, recogieron sus pertenencias y se marcharon dejando atado a un árbol a un inconsciente Matvei. Llegaron a Odessa unas cuantas horas después. En breve consiguieron un barco por poca paga para zarpar esa misma tarde hacia Estambul. Sergei no quería dejar a Annushka: el dolor de la separación lo golpeaba ahora más que nunca, pero qué tenía él que ofrecerle? Los bolcheviques los estaban buscando a él y a Mijailo y no podía ofrecerle una vida de continua lucha cuando ella podía tener paz en otro país. Aun si se iba con ella a Praga él era tan poco para ella, tan pobre, que nunca podría darle lo que se merecía una princesa. La amaba demasiado y no podría verla sufrir. 10

Diario de la Violencia

Diario de la Violencia Diario de la Violencia Muchos me han de odiar por ser quien soy, pero, Qué puedo yo hacer si he nacido siendo así? Si para eso estoy en este mundo? Aunque Estará bien todo esto? Mi nombre es violencia.

Más detalles

El castillo de irás y no volverás

El castillo de irás y no volverás El castillo de irás y no volverás En un hermoso pueblo al lado del mar vivía un pescador con su mujer. Eran ya mayores y no tenían hijos. Sólo se tenían el uno al otro. Todas las mañanas, muy temprano,

Más detalles

UNA CARTA. Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien. yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía

UNA CARTA. Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien. yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía descubrir que igual me amaba. Era ella por quien yo vivía. Habíamos

Más detalles

El pandero de piojo. Así lo hicieron, y el piojo creció tanto que el rey pudo al fin hacer el pandero.

El pandero de piojo. Así lo hicieron, y el piojo creció tanto que el rey pudo al fin hacer el pandero. El pandero de piojo Había una vez un rey que tenía una hija.un día, la muchacha sintió que tenía un extraño picor en la cabeza. El rey apartó su hermoso cabello rubio y descubrió un pequeño piojo. - Qué

Más detalles

ARBOLES EN EL UNIVERSO

ARBOLES EN EL UNIVERSO ARBOLES EN EL UNIVERSO Como todas las mañanas, Alejandro se dispone a desplazarse al Centro Integrado para la Dependencia de la calle Extremadura de Valladolid, lugar donde trabaja su padre. Es un día

Más detalles

Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche

Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche www.soncuentosinfantiles.com Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche Erase una vez una viuda que vivía con su hijo, Aladino. Un día, un misterioso extranjero ofreció al muchacho

Más detalles

La mamá de Lucida respondió Sí, Lucida puede ayudarme!

La mamá de Lucida respondió Sí, Lucida puede ayudarme! La historia de la flor de la Nochebuena Hace muchos años, vivía una chica en las montañas de México en un pueblo muy pequeño. Se llamaba Lucida. Un día antes de la Navidad, el Padre Álvarez vino a la casa

Más detalles

SI VOLVIERAS. Compositor: Danys Cáceres

SI VOLVIERAS. Compositor: Danys Cáceres SI VOLVIERAS Quisiera tenerte siempre conmigo Es los que siempre he querido Ahí si volvieras te daría mi corazón Por toda la vida entera Ahí mi amor Si, quiero tener tu calor y que Me des tu pasión en

Más detalles

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un La aparecida de la carretera vieja de La Guaira Venezuela A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar

Más detalles

A continuación te damos algunas ideas para cada ocasión.

A continuación te damos algunas ideas para cada ocasión. A continuación te damos algunas ideas para cada ocasión. FRASES PARA ENAMORADOS 1.- Uno aprende a amar, no cuando encuentre a la persona perfecta, sino cuando aprenda a creer en la perfección de una persona

Más detalles

Te espero el día... a las... en

Te espero el día... a las... en Frases 15 Años 1 Pase meses tratando de organizar una fiesta inolvidable, pero me di cuenta que sin vos es imposible. Por eso te invito a fetejar Mis 15 Años 2 Hoy es mi noche, hoy se cumple mi sueño,

Más detalles

EL INVERTIDO. Febrero del año 2003, 19:00 horas. Casa de los López-Sánchez, España, Universo Paralelo.

EL INVERTIDO. Febrero del año 2003, 19:00 horas. Casa de los López-Sánchez, España, Universo Paralelo. EL INVERTIDO Febrero del año 2003, 19:00 horas. Casa de los López-Sánchez, España, Universo Paralelo. Son las 7 de la tarde y Manu está a punto de llegar de las clases de baloncesto. Es un chaval guapo

Más detalles

EL AGUILA QUE SE CREIA GALLINA

EL AGUILA QUE SE CREIA GALLINA EL AGUILA QUE SE CREIA GALLINA Era una vez un granjero sabio y bueno que gustaba de cuidar a las aves, subir a la montaña y contemplar el vuelo de las águilas. Un día, al bajar de la montaña, llegó a unas

Más detalles

Cuando iba a nacer su hermano, a Bárbara se le nubló el mundo entero:

Cuando iba a nacer su hermano, a Bárbara se le nubló el mundo entero: 1 La Parejita de Eduardo Dayan El año en el que nació Bárbara fue muy importante para los Ramírez, Gerardo y Melina. Era la primera hija que tenían, la primogénita, la princesita, como decía la abuela!

Más detalles

Mi libro de oración 1

Mi libro de oración 1 Mi libro de oración 1 Una de las formas para prepararse para recibir a Jesús es rezar y pasar más tiempo con él. De esa manera puedo ser más amigo suyo como lo fueron los discípulos hace ya más de 2.000

Más detalles

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade 1 Sofia corre a través de la oscuridad. Tiene prisa y mucho miedo. No sabe por qué corre, por qué tiene miedo, o hacia dónde va. Hay algo allí detrás que la asusta, algo peligroso, algo malo, que se acerca

Más detalles

La cita con Carmen. Por. Paige Rowe. Escena. paz. Son las 6 de la mañana y la sala de yoga está callada con ventanas grandes donde se puede ver el

La cita con Carmen. Por. Paige Rowe. Escena. paz. Son las 6 de la mañana y la sala de yoga está callada con ventanas grandes donde se puede ver el La cita con Carmen Por Paige Rowe Tiempo Presente Personajes Carmen: Mujer de 23 años, desilusionada con su amor y triste del alma Ángel: Hombre de 23 años, novio de Carmen. Siempre trabajando. Maria:

Más detalles

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo?

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? Ray Bradbury La última noche del mundo Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? - Qué haría? Lo dices en serio? -Sí, en serio. -No sé. No lo he pensado. El hombre se sirvió un poco

Más detalles

La increíble historia de Kiki y Sabrina

La increíble historia de Kiki y Sabrina La increíble historia de Kiki y Sabrina Puede que pienses que la historia que voy a contarte es un cuento, pero no es así, porque los cuentos se inventan y no ocurren de verdad. Sin embargo, la historia

Más detalles

Esta es una gran lección sobre el perdón. José

Esta es una gran lección sobre el perdón. José MIS PRIMEROS AMIGOS DE LA BIBLIA Lección 19 José perdona a sus hermanos Lectura bíblica: Génesis 42:1 45:15 Texto para memorizar: Mateo 6:12 Objetivo: Que los niños comprendan la importancia de perdonar

Más detalles

Prologo. Londres, 1810

Prologo. Londres, 1810 Prologo Londres, 1810 Lord Devlin St. James, cuarto conde de Selford, estaba decidido a declararse esa misma tarde a lady Clarissa Blackwood. En ese mismo momento Devlin se encontraba en la biblioteca

Más detalles

LAS EMPRESAS QUE JUGABAN CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO

LAS EMPRESAS QUE JUGABAN CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO LAS EMPRESAS QUE JUGABAN CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO Sólo faltaban 10 días para la víspera de Reyes magos y Alba estaba muy excitada. Se pasaba todo el día pensando qué les pediría. Todavía no

Más detalles

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ALEGRÍA TRISTEZA ENFADO MIEDO ANEXO 2 CUENTO: EL MONSTRUO DE COLORES 2 ANEXO 3 - DIBUJOS: EMOCIONES VIVIDAS 3 ANEXO 4 - RECONOCEMOS LAS EMOCIONES

Más detalles

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar Lolita Bosch El niño q u e quería matar Para A.M. Uno Me llamo Max, tengo catorce años y paso mucho más miedo que los otros niños. Porque a veces se me ocurren unas cosas muy extrañas que no sé qué son,

Más detalles

Capítulo 1 Llevaba demasiadas horas despierta. Aunque mi cuerpo necesitaba descansar, mi mente no paraba de trabajar; imágenes de mi vida pasaban continuamente, estaba nerviosa, sentía miedo, tanto que

Más detalles

La Novena de Navidad, para hacer con los niños

La Novena de Navidad, para hacer con los niños La Novena de Navidad, para hacer con los niños Autor: P. Luis Martínez de Velasco Farinós Esta Novena de Navidad tiene por objeto acercar a las familias cristianas a la Sagrada Familia, es decir, a la

Más detalles

BUENOS DÍAS PRIMARIA

BUENOS DÍAS PRIMARIA Lunes Empezamos la semana del Domund Muy buenos días: Durante esta semana recordaremos en toda la Iglesia a las Misiones. Es decir, el próximo domingo será el Domingo Mundial de las misiones. Es lo que

Más detalles

Prevención del abuso sexual

Prevención del abuso sexual 115 Capítulo 12 Prevención del abuso sexual A medida que los niños se vuelven más independientes, conocen a más personas y se llevan con ellas de diferentes maneras. Al igual que aprenden a ir y venir

Más detalles

Comisión Nacional de los Derechos Humanos GUIONES PARA EL ESPACIO DE LOS DERECHOS DE LA NIÑEZ. Cuarto a sexto de Primaria

Comisión Nacional de los Derechos Humanos GUIONES PARA EL ESPACIO DE LOS DERECHOS DE LA NIÑEZ. Cuarto a sexto de Primaria Comisión Nacional de los Derechos Humanos GUIONES PARA EL ESPACIO DE LOS DERECHOS DE LA NIÑEZ Cuarto a sexto de Primaria TEXTO NUMERO 1 Todos hemos podido ver cómo va cambiando la vida. Vamos creciendo

Más detalles

EL HOMBRE QUE COMPRÓ UNA CASA

EL HOMBRE QUE COMPRÓ UNA CASA EL HOMBRE QUE COMPRÓ UNA CASA UNA PARÁBOLA Por Richard Packham En este pueblo vivía un hombre que había podido ahorrar suficiente dinero con su trabajo arduo, de modo que decidió que ahora podía darse

Más detalles

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Cris estaba agotada. Había tenido un día terrible, así que se fue a la cama un poco más

Más detalles

Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA

Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA Dánae era la hija de Acrisio, el rey de Argos, y vivía aislada del mundo, encerrada en una torre de palacio, porque a su padre le habían profetizado que su destino

Más detalles

Poemas al olvido. Yusleidy Álvarez Ginarte (*) Arena, Sol, tú y el mar

Poemas al olvido. Yusleidy Álvarez Ginarte (*) Arena, Sol, tú y el mar Derecho y Cambio Social Poemas al olvido Yusleidy Álvarez Ginarte (*) Fecha de publicación: 09/10/2012 Arena, Sol, tú y el mar He estado sentado por siempre en esa playa Hundiendo mis ojos en el horizonte

Más detalles

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Los objetivos de esta sesión son: Repasar las emociones trabajadas a lo largo del curso. Definirse a sí mismo. Iniciar algunas técnicas de relajación

Más detalles

VOLVERÉ, VOLVERÉ, A LA CASA DEL PADRE VOLVERÉ LE DIRÉ, LE DIRÉ: CONTRA EL CIELO Y CONTRA TI YO PEQUÉ.

VOLVERÉ, VOLVERÉ, A LA CASA DEL PADRE VOLVERÉ LE DIRÉ, LE DIRÉ: CONTRA EL CIELO Y CONTRA TI YO PEQUÉ. VOLVERÉ, VOLVERÉ, A LA CASA DEL PADRE VOLVERÉ LE DIRÉ, LE DIRÉ: CONTRA EL CIELO Y CONTRA TI YO PEQUÉ. De mi casa me fui un da destrozando la familia, yo pequé! Hoy me encuentro triste y roto; yo no quiero

Más detalles

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a nadie a quien contarle mis problemas, a quien darle un abrazo.

Más detalles

El teléfono mágico. Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7

El teléfono mágico. Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7 El teléfono mágico Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7 Había una vez un hombre en la calle. Se podía ver que estaba privado de todo. Su ropa estaba estropeada y sus zapatos estaban arruinados. El

Más detalles

I Concurso de "TUITS" de amor

I Concurso de TUITS de amor I Concurso de "TUITS" de amor Por alumos y alumnas del IES Carmen y Severo Ochoa. Luarca 1 Creemos un pequeño infinito juntos. 2 3 4 5 Cuando no puedo dormir, mirarte dormida a mi lado es otra forma de

Más detalles

La historia del conductor de autobús que quería ser Dios

La historia del conductor de autobús que quería ser Dios La historia del conductor de autobús que quería ser Dios Ésta es la historia de un conductor de autobús que nunca se avenía a abrir la puerta a los que llegaban tarde. Este chófer no estaba dispuesto a

Más detalles

15 AÑOS PERDIDOS. AUTOR: José Luis Heredia Córdoba IES Ilíberis 2ºC / A.T.I. Atarfe Corrección: Paco Carvajal 2

15 AÑOS PERDIDOS. AUTOR: José Luis Heredia Córdoba IES Ilíberis 2ºC / A.T.I. Atarfe Corrección: Paco Carvajal 2 15 AÑOS PERDIDOS AUTOR: José Luis Heredia Córdoba IES Ilíberis 2ºC / A.T.I. Atarfe Corrección: Paco Carvajal 2 CUIDEMONOS DEL SIDA UN SOLO MOMENTO SE NECESITA PARA PERDER LA ILUSION Y LA ESPERANZA 3 Esto

Más detalles

UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE

UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE Todo comienza en un Hospital en el que acaba de nacer una bebé a quien le pusieron Matilde. Ella siempre fue diferente a los demás, por ejemplo cuando nació en vez de llorar,

Más detalles

CORRIENDO POR LAS CALLES

CORRIENDO POR LAS CALLES CORRIENDO POR LAS CALLES Por: Leydi Rocío Silva Rangel Era tarde sin duda alguna, tuve que apagar el celular por que me canse de mirar una y otra vez la hora. El tiempo parecía haberse detenido, no avanzaba,

Más detalles

CAPÍTULO 4. MUJERES Que hicieron historia

CAPÍTULO 4. MUJERES Que hicieron historia CAPÍTULO 4 MUJERES Que hicieron historia Mujeres Que hicieron historia María, la hermana de Marta; María la mujer que lavó los pies de Jesús con el perfume de alabastro y aquella mujer de quien no tenemos

Más detalles

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir El viaje 1 Hoy me he despertado con una paz interior poco usual. Normalmente tengo la cabeza llena de preocupaciones desde la primera hora de la mañana. Pero hoy mi cabeza estaba vacía. Era como un libro

Más detalles

Las Hadas. Charles Perrault

Las Hadas. Charles Perrault Las Hadas Charles Perrault Hace muchos años vivía en una lejana ciudad una viuda que tenía dos hijas. Era la mayor el vivo retrato de su madre, a tal punto que, conociendo a una podía decirse que se conocía

Más detalles

Las Hadas. rase una vez una viuda que tenía dos hijas.

Las Hadas. rase una vez una viuda que tenía dos hijas. Las Hadas Charles Perrault É rase una vez una viuda que tenía dos hijas. La hija mayor se le parecía tanto en el carácter y en la apariencia, que quien veía a la hija creía ver a la madre. Ambas eran tan

Más detalles

Aquí termina nuestra caminata «en las pisadas

Aquí termina nuestra caminata «en las pisadas EN LAS PISADAS DE JESUCRISTO EL HIJO DE DIOS Lección 20 El glorioso Hijo de Dios Lectura bíblica: Mateo 17:1-13 Texto para memorizar: Mateo 17:5 Objetivo: Afirmar la fe de los niños en Jesucristo como

Más detalles

CUENTOS FOLKLÓRICOS ARGENTINOS. La Luna y el Sol ANÓNIMO. Digitalizado por. http://www.librodot.com

CUENTOS FOLKLÓRICOS ARGENTINOS. La Luna y el Sol ANÓNIMO. Digitalizado por. http://www.librodot.com CUENTOS FOLKLÓRICOS ARGENTINOS. La Luna y el Sol ANÓNIMO Digitalizado por 2 H abía una vez, en tiempos muy antiguos, un rey que tenía un hijo mozo y deseaba casarlo; pero como deseaba que la esposa destinada

Más detalles

Recursos asociados a Mímica

Recursos asociados a Mímica El voluntariado y el acompañamiento y el apoyo emocional Acceder a las instrucciones del juego Recursos asociados a Mímica Objetivos específicos Reconocer las emociones que refleja el lenguaje corporal.

Más detalles

Un hombre rico tenía a su mujer muy enferma, y cuando vio que se acercaba. La Cenicienta. Hermanos Grimm

Un hombre rico tenía a su mujer muy enferma, y cuando vio que se acercaba. La Cenicienta. Hermanos Grimm La Cenicienta Hermanos Grimm Un hombre rico tenía a su mujer muy enferma, y cuando vio que se acercaba su fin, llamó a su hija única y le dijo: -Querida hija, sé piadosa y buena, Dios te protegerá desde

Más detalles

14 de febrero, San Valentín

14 de febrero, San Valentín Página2 Cariño, quería que supieses que eres lo mejor que me ha pasado en la vida, y que mi pensamiento, mi alma y mi corazón se quedan aquí, contigo. Gracias por seguir regalándome días felices a tu lado.

Más detalles

Domingo de la Divina Misericordia

Domingo de la Divina Misericordia Domingo de la Divina Misericordia Llamando a todos los católicos! Esta podría ser nuestra última esperanza de salvación? Los católicos de todo el mundo están volviendo a la práctica de su fe a pesar de

Más detalles

La ciencia mágica. [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev

La ciencia mágica. [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev La ciencia mágica [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev En una aldea vivía un campesino con su mujer y su único hijo. Eran muy pobres, y, sin embargo, el marido deseaba que su hijo estudiase

Más detalles

CURSO 2015-2016 EDUCACIÓN PRIMARIA

CURSO 2015-2016 EDUCACIÓN PRIMARIA CURSO 2015-2016 EDUCACIÓN PRIMARIA LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS Lunes, 23 de noviembre Muy buenos días a tod@s! Sabéis? a Jesús le gustaban mucho los niños porque jugaban y vivían con alegría, actuaban haciendo

Más detalles

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/ Los tres cerditos Guco era un animal muy interesante. Desde pequeñito, vivía en el mismo bosque. Lo recorría de punta a rabo todos los días. Jugaba dando vueltas entre los árboles, dejando sus pisadas

Más detalles

PROGRAMA PARA EL CULTO DE MENORES «MAS VALIOSO QUE EL ORO Y LA PLATA»

PROGRAMA PARA EL CULTO DE MENORES «MAS VALIOSO QUE EL ORO Y LA PLATA» PROGRAMA PARA EL CULTO DE MENORES «MAS VALIOSO QUE EL ORO Y LA PLATA» PROPOSITO DEL PROGRAMA: Despertar en los jóvenes el amor a las madres y la obediencia, teniendo en mente el quinto mandamiento. PERSONAJES:

Más detalles

Querido Dios, cuida por favor, de todos los que quiero. Protege a las personas que me quieren y me cuidan, y haz que siempre sean felices.

Querido Dios, cuida por favor, de todos los que quiero. Protege a las personas que me quieren y me cuidan, y haz que siempre sean felices. 12 Querido Dios, cuida por favor, de todos los que quiero. Protege a las personas que me quieren y me cuidan, y haz que siempre sean felices. Escribe aquí una oración en la que aparezcan las personas a

Más detalles

Planificación para la lectura en voz alta del cuento

Planificación para la lectura en voz alta del cuento Ficha nº2 Planificación para la lectura en voz alta del cuento Juan sin miedo Hermanos Grimm Objetivos de Aprendizaje (OA) Comprender y disfrutar versiones completas de obras de literatura, leídas por

Más detalles

Oramos por la amistad

Oramos por la amistad Monición inicial: PARROQUIA DE LA ASUNCIÓN DE NTRA. SRA. MARTOS (JAÉN) Oración Joven 23 de febrero de 2008 Oramos por la amistad Esta tarde nos reunimos en torno al Señor para orar, para encontrarnos con

Más detalles

POEMARIO. Hoja en blanco. Te escabulliste entre la espada de un poeta. Te enfrentaron día a día. con pulso tembloroso. intentando encontrar tu voz

POEMARIO. Hoja en blanco. Te escabulliste entre la espada de un poeta. Te enfrentaron día a día. con pulso tembloroso. intentando encontrar tu voz AUTOR: Daby Andrés Gómez bejarano PROGRAMA: Finanzas y Negocios Internacionales. POEMARIO Hoja en blanco Te escabulliste entre la espada de un poeta. Te enfrentaron día a día con pulso tembloroso intentando

Más detalles

Una mañana bajó al río con un puchero de cobre para llenarlo de agua, mezclarla con la harina y así poder hacerse un pan.

Una mañana bajó al río con un puchero de cobre para llenarlo de agua, mezclarla con la harina y así poder hacerse un pan. El Príncipe Serpiente Hace muchos años en una pequeña ciudad de la India, vivía una mujer viejecita tan pobre, que sólo tenía harina seca para poder comer. Una mañana bajó al río con un puchero de cobre

Más detalles

SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ

SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ Si algunos queremos ser constructores de paz es porque, justamente, somos aún más sensibles ante la importancia que tiene la paz. Se tiene el sentimiento de que la paz es como

Más detalles

Narcisos Negros. Por. Mary Coleman. Jorge me trajo una docena de narcisos, mi flor favorita. Él

Narcisos Negros. Por. Mary Coleman. Jorge me trajo una docena de narcisos, mi flor favorita. Él Narcisos Negros Por Mary Coleman Jorge me trajo una docena de narcisos, mi flor favorita. Él necesitaba pedir perdón por los eventos de anoche. Tuvimos una pelea, como siempre. Está bien, yo sé que tuve

Más detalles

4. Escribe en tu cuaderno lo que más te haya impresionado de la leyenda y dibújalo.

4. Escribe en tu cuaderno lo que más te haya impresionado de la leyenda y dibújalo. Actividad 7. LA LEYENDA DE LOS VOLCANES. Una leyenda es una narración tradicional que incluye elementos ficticios, a menudo sobrenaturales, y se transmite de generación en generación. Haz escuchado hablar

Más detalles

La Pastora de gansos

La Pastora de gansos La Pastora de gansos Hermanos Grimm Érase una vez una Reina, cuyo esposo había muerto hacía ya años, y sólo tenía una hija muy hermosa. Cuando fue mayor, la Princesa se prometió con un Príncipe de un país

Más detalles

Jorge el valeroso. - Y tú qué quieres. - Verá respondió Jorge -, me gustaría que alguno de ustedes me ayudase a conocer lo que es el miedo.

Jorge el valeroso. - Y tú qué quieres. - Verá respondió Jorge -, me gustaría que alguno de ustedes me ayudase a conocer lo que es el miedo. Jorge el valeroso En una pequeña ciudad no muy lejana, vivía un hombre junto a su hijo, al que todos llamaban Jorge el tonto, porque no sabía lo que era el miedo. Tenía muchas ganas de saberlo, pero nadie

Más detalles

Cuénteme con confianza, qué le pasa?

Cuénteme con confianza, qué le pasa? Hola vecino Mario, cómo le va? Le veo preocupado. No, no me pasa nada. Cuénteme con confianza, qué le pasa? Desde hace varias semanas, tengo dolores del cuerpo, no duermo bien, me duele la cabeza, el estómago.

Más detalles

Los gringos no hablan español por Ashley Baker

Los gringos no hablan español por Ashley Baker Los gringos no hablan español por Ashley Baker Personajes: Susana la hermana mayor Francesca la segunda hermana Maya la hermana menor Jake un muchacho blanco, el novio de Francesca Voz de Madre (La familia

Más detalles

Como controlar tus pensamientos

Como controlar tus pensamientos Clase 2ª Como controlar tus pensamientos Dos técnicas poderosas para ser dueño de tus pensamientos Tus pensamientos son tus bienes más importantes. Tú mismo y todo lo que experimentas en tu vida, es el

Más detalles

UN PUENTE QUE UNIÓ DOS VIDAS. estaba conociendo Italia y le había pedido que fuese ella también a la reunión.

UN PUENTE QUE UNIÓ DOS VIDAS. estaba conociendo Italia y le había pedido que fuese ella también a la reunión. UN PUENTE QUE UNIÓ DOS VIDAS Corría una fría tarde de invierno de noviembre de 1957. Nadia había quedado con Francesco en el piso de arriba de su casa, ya que Fran era un inquilino de una de las casas

Más detalles

Conmemoración de los Fieles Difuntos. Morir para vivir, perder para vencer, luchar para triunfar. Estimados hermanos y amigos:

Conmemoración de los Fieles Difuntos. Morir para vivir, perder para vencer, luchar para triunfar. Estimados hermanos y amigos: Conmemoración de los Fieles Difuntos. Morir para vivir, perder para vencer, luchar para triunfar. Estimados hermanos y amigos: Nuestra vida es semejante a un viaje caracterizado por momentos de placer

Más detalles

La Pecadora Perdonada

La Pecadora Perdonada Favor de leerse antes del 16 de junio La Pecadora Perdonada Lucas 7, 36-8,3 Orejita: Hola amigo. Hoy te quiero contar lo que le pasó a un fariseo y a una pecadora cuando se encontraron con Jesús. Orejita:

Más detalles

Día 7: Salir de la deuda Pagar hasta el último centavo!

Día 7: Salir de la deuda Pagar hasta el último centavo! Día 7: Salir de la deuda Pagar hasta el último centavo! Me encanta el audio de hoy. Hablo de cómo la palabra Dios está muy cargada para mucha gente. Algunos cerrrarán la puerta, para nunca ser abierta

Más detalles

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso.

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso. Madre Nieve Hermanos Grimm U na viuda tenía dos hijas. Una trabajadora y bonita, y la otra fea y perezosa. La madre, sin embargo, quería mucho más a la fea y perezosa, porque era su verdadera hija. La

Más detalles

Letras de Sueña. 01 Sé Tú Mismo. 02 Sé Feliz. 03 Contigo. 04 Ven. 05 Un amigo como Tú. 06 Cuenta con mi Perdón. 07 Sueña. 08 Cantemos Paz.

Letras de Sueña. 01 Sé Tú Mismo. 02 Sé Feliz. 03 Contigo. 04 Ven. 05 Un amigo como Tú. 06 Cuenta con mi Perdón. 07 Sueña. 08 Cantemos Paz. Letras de Sueña 01 Sé Tú Mismo 02 Sé Feliz 03 Contigo. 04 Ven. 05 Un amigo como Tú. 06 Cuenta con mi Perdón. 07 Sueña. 08 Cantemos Paz. 09 Vale la pena Vivir. 10 Por Tí. 11 Eres Tú. 12 Siempre Estás. 01

Más detalles

Dios es el mismo hoy y nos sigue llamando, aunque no con voz audible.

Dios es el mismo hoy y nos sigue llamando, aunque no con voz audible. Recuerde que nuestro propósito en estudiar la Biblia es conocer a Dios. Cómo es? Qué hace? Cómo trata al hombre? Hoy nos fijaremos en la respuesta de Dios al pecado del hombre. Dios habia creado al hombre

Más detalles

Algar Editorial. La casona

Algar Editorial. La casona La casona Mi casa no era un castillo, pero se parecía mucho porque era de piedra, y tan grande que todos la llamaban «la casona». Entonces yo vivía en lo más alto, en el desván, y se estaba bien allí.

Más detalles

Sin daños a terceros. Capítulo 1

Sin daños a terceros. Capítulo 1 Sin daños a terceros Capítulo 1 No podía quejarse de estar en aquel restaurant elegante y lleno de gente importante, había sido una sorpresa de su esposa después de todo, pensó el apuesto hombre de trenzas

Más detalles

No se hagan cómo que no saben de lo que estoy hablando!

No se hagan cómo que no saben de lo que estoy hablando! Qué pasa? Para qué nos habrán reunido a todos? Parece que Daniel ha estado faltando a clases últimamente. Pero no se qué tenga que ver con nosotros. Todo! Todos nos hemos dado cuenta de cómo el bullying

Más detalles

Un milagro inesperado

Un milagro inesperado Un milagro inesperado El toque de Jesús. Una ocasión Jesús iba a una ciudad llamada Naín, y al llegar a la entrada de la ciudad se topó con un grupo de personas que llevaban a un joven a enterrar; este

Más detalles

UNA LARGA NOCHE. El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince

UNA LARGA NOCHE. El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince UNA LARGA NOCHE El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince días. Venía saliendo de un tormentoso matrimonio de varios años y atravesaba por un estrés laboral en una

Más detalles

Peter Pan Autor: James Matthew Barrie

Peter Pan Autor: James Matthew Barrie www.soncuentosinfantiles.com Peter Pan Autor: James Matthew Barrie Había una vez una niña muy buena llamada Wendy, que tenía tres hermanitos, y para que éstos se durmieran solía contarles historias muy

Más detalles

Peter Pan Autor: James Matthew Barrie

Peter Pan Autor: James Matthew Barrie www.soncuentosinfantiles.com Peter Pan Autor: James Matthew Barrie Había una vez una niña muy buena llamada Wendy, que tenía tres hermanitos, y para que éstos se durmieran solía contarles historias muy

Más detalles

ENCENTRO NACIONAL DE JUVENILES 2015. CATEQUESIS PREVIA: ENCUENTRO nacional de JUVENILES 2015

ENCENTRO NACIONAL DE JUVENILES 2015. CATEQUESIS PREVIA: ENCUENTRO nacional de JUVENILES 2015 CATEQUESIS PREVIA: ENCUENTRO nacional de JUVENILES 2015 1 DESCUBRE TUS SUEÑOS! Jesús ha resucitado! Estamos viviendo los días después de la Pascua y queremos que Él nos siga contagiando de sus sueños,

Más detalles

LA VIUDA QUIEN AYUDÓ POR ACEPTAR AYUDA (B.6.4.9)

LA VIUDA QUIEN AYUDÓ POR ACEPTAR AYUDA (B.6.4.9) LA VIUDA QUIEN AYUDÓ POR ACEPTAR AYUDA REFERENCIA BÍBLICA: Lucas 11-17 VERSÍCULO CLAVE: CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: "Y todos glorificaban a Dios, diciendo Dios ha visitado a su pueblo" (Lucas

Más detalles

V Domingo de Cuaresma Ciclo A 6 de abril de 2014 GUIÓN RADIOFÓNICO (con preguntas y respuestas) (sobre el Evangelio del Domingo)

V Domingo de Cuaresma Ciclo A 6 de abril de 2014 GUIÓN RADIOFÓNICO (con preguntas y respuestas) (sobre el Evangelio del Domingo) V Domingo de Cuaresma Ciclo A 6 de abril de 2014 GUIÓN RADIOFÓNICO (con preguntas y respuestas) (sobre el Evangelio del Domingo) Lázaro, ven fuera (Jn 11, 1-45; ó 11, 3-7. 17. 20-27. 33-45) Moderador/a:

Más detalles

Por fin continuó hablándoles, con esa voz suave y dulce, que tanto les gustaba oír.

Por fin continuó hablándoles, con esa voz suave y dulce, que tanto les gustaba oír. El secreto má gico Quieres que te cuente un secreto? Existe una isla en el Océano Pacífico que es un lugar muy, muy especial. Allí, las personas tienen algo que todo el mundo desearía tener: Magia! Es

Más detalles

Introducción. Soy Carmen, y soy una adolescente de tan sólo 14 años próximos a cumplir.

Introducción. Soy Carmen, y soy una adolescente de tan sólo 14 años próximos a cumplir. Introducción Soy Carmen, y soy una adolescente de tan sólo 14 años próximos a cumplir. Curso el 2 Grado de secundaria en la Escuela Secundaria Diurna No. 107 XOCHIMILCO. Este relato es como un tipo tragicomedia

Más detalles

CÓMO CRIAR NIÑOS EMOCIONALMENTE SANOS #2 Recuerdos de la niñez Respuestas seleccionadas

CÓMO CRIAR NIÑOS EMOCIONALMENTE SANOS #2 Recuerdos de la niñez Respuestas seleccionadas CÓMO CRIAR NIÑOS EMOCIONALMENTE SANOS #2 Recuerdos de la niñez Respuestas seleccionadas RESPETO No sentirse respetado 1. Cuando intentaba usar ropa diferente, mis papás se burlaban de mí. 2. No podía decir

Más detalles

No es imposible que sea posible Historias de Buen Trato. CUENTO MJ.

No es imposible que sea posible Historias de Buen Trato. CUENTO MJ. CUENTO MJ. Había una vez un niño llamado Gaby. Tenía 6 años de edad cuando su mamá lo abandonó a él y a sus tres hermanos. El niño empezó a ir a la escuela, el primer día era tan especial pero le faltaba

Más detalles

ROMEO Y JULIETA - Resumen de la obra por actos y escenas ACTO I. Escena I

ROMEO Y JULIETA - Resumen de la obra por actos y escenas ACTO I. Escena I ROMEO Y JULIETA - Resumen de la obra por actos y escenas ACTO I En una plaza de Verona, Benvolio, primo de Romeo y Teobaldo, primo de Julieta se enfrentan en una riña de espadas luego de intentar separar

Más detalles

El circulo del 99. Cuento de Jorge Bucay

El circulo del 99. Cuento de Jorge Bucay El circulo del 99 Cuento de Jorge Bucay Había una vez un rey muy triste que tenía un sirviente, que como todo sirviente de rey triste, era muy feliz. Todas las mañanas llegaba a traer el desayuno y despertar

Más detalles

La mayoría de nosotros somos actores sin saberlo. No cobramos, no estamos metidos en

La mayoría de nosotros somos actores sin saberlo. No cobramos, no estamos metidos en OBRA DE LUCIA GARCÍA FERNÁNDEZ EMPIEZO A OLVIDAR LA ESPERANZA DE QUE ME OIGAS. La mayoría de nosotros somos actores sin saberlo. No cobramos, no estamos metidos en el show bussines, pero somos mejores

Más detalles

Ejercicios de relajación

Ejercicios de relajación Ejercicios de relajación Edad:13-16 Edad: >16 Introducción: Te proponemos un guión de relajación y más ideas para preparar el cuerpo y mente antes y después de tarea que requieren concentración. Palabras

Más detalles

El Arcángel Miguel Historia para niños durante el Servicio Dominical

El Arcángel Miguel Historia para niños durante el Servicio Dominical Materiales: Video en línea del Arcángel Miguel Foto o estatua del Arcángel Miguel OPCIONAL: Esta historia fue escrita para la celebración del Día de San Miguel, el 29 de septiembre. Puede utilizarse en

Más detalles

REFLEXIONES ESPECIALES MES DE FEBRERO Semana vocacional

REFLEXIONES ESPECIALES MES DE FEBRERO Semana vocacional REFLEXIONES ESPECIALES MES DE FEBRERO Semana vocacional 166 LUNES QUÉ REGALO - Darles a conocer la semana vocacional. - Descubrir que muchas de las cosas de las que disfrutamos, se nos dan gratuitamente.

Más detalles

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons LA OLA Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons Desde hace unos días cuando le tiro la pelota a Chispa, no sale corriendo a por ella para luego volver a traérmela. Los papás me han dicho

Más detalles

MANTIENES UNA RELACIÓN CON UNA PERSONA CON TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD?

MANTIENES UNA RELACIÓN CON UNA PERSONA CON TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD? MANTIENES UNA RELACIÓN CON UNA PERSONA CON TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD? 1. Ocultas lo que realmente piensas o sientes porque tienes miedo de la reacción de esa persona? 2. Crees que no merece que

Más detalles

Titulo: Yo soy feliz

Titulo: Yo soy feliz Titulo: Yo soy feliz Autor: REGALO ESPECIAL DE RICARDO RODRIGUEZ Pagina 1 Índice Afirmación: Yo soy feliz...[pagina 3 5] Cómo estás?... [Pagina 6 8] La formula de la felicidad. [Pagina 9 10] La sensibilidad..

Más detalles

Mi extraña familia y yo

Mi extraña familia y yo Mi extraña familia y yo Capítulo 1 Mi familia es un poco extraña. Mi padre tiene 20 años, se llama José Benito Rodríguez Rodríguez Alensio Roma. Tiene una barba tan larga que le llega a los tobillos. Como

Más detalles