LO LLAMABAN DEMOCRACIA

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "LO LLAMABAN DEMOCRACIA"

Transcripción

1 COLECTIVO NOVECENTO LO LLAMABAN DEMOCRACIA De la crisis económica al cuestionamiento de un régimen político ANTONIO SANABRIA GONZALO PLAZA MIGUEL MONTANYÀ RICARDO MOLERO SIMARRO ÁLVARO MINGUITO BIBIANA MEDIALDEA SARA MATEOS LUIS BUENDÍA NACHO ÁLVAREZ VÍCTOR ALONSO ROCAFORT (coord.)

2 Este libro ha sido impreso en papel 100% Amigo de los bosques, proveniente de bosques sostenibles y con un proceso de producción de TCF (Total Chlorin Free), para colaborar en una gestión de los bosques respetuosa con el medio ambiente y económicamente sostenible. Licencia Creative Commons de Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 2.5 España Usted es libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra, y hacer obras derivadas bajo las condiciones siguientes: Reconocimiento. El material puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos. No comercial. No puede utilizar esta obra para fines comerciales. Compartir igual. Si altera o transforma esta obra, o genera una obra derivada, solo puede distribuir la obra generada bajo una licencia idéntica a esta. Esto es un resumen legible del texto legal (la licencia completa) se encuentra disponible en Diseño de la cubierta: Adriana Fàbregas Colectivo Novecento Viñetas de Gonner Fotografías de Álvaro Minguito De esta edición Icaria editorial, s. a. Arc de Sant Cristòfol, Barcelona www. icariaeditorial. com Primera edición: marzo de 2013 ISBN: Depósito legal: B Fotocomposición: Text Gràfic Impreso en Liberdúplex, S.L. Sant Llorenç d Hortons (Barcelona) Printed in Spain. Impreso en España.

3 Índice Presentación, Víctor Alonso Rocafort y Bibiana Medialdea I. La crisis económica mundial: la Unión Europea en el ojo del huracán, Nacho Álvarez II. La respuesta de las élites: del «giro keynesiano» al volantazo neoliberal, Miguel Montanyà III. La crisis en España no es fiscal, sino bancaria, Antonio Sanabria IV. Cambio de las reglas del juego: la socialización de las pérdidas, Bibiana Medialdea V. Quién paga la factura: regresión salarial y desigualdad, Luis Buendía

4 VI. El significado político de la desigualdad: la concentración del poder, Ricardo Molero Simarro VII. La crisis política, una representación oligárquica, Víctor Alonso Rocafort VIII. El ataque antiliberal a las libertades, Víctor Alonso Rocafort IX. La persistente amenaza a la igualdad de género, Sara Mateos X. Resistencias. Fotografías a pie de calle Álvaro Minguito XI. El cuestionamiento de un régimen político, Colectivo Novecento XII. Una reivindicación de la política, Colectivo Novecento

5 Presentación VÍCTOR ALONSO ROCAFORT Y BIBIANA MEDIALDEA Ni siquiera quienes desde mucho antes de esta crisis ya denunciaban la profundidad de nuestros problemas económicos y sociales podían imaginar de qué forma comenzarían a encadenarse los acontecimientos desde aquel septiembre de 2008 en que quebró Lehman- Brothers. Vamos camino del quinto año. Entonces intuimos que aquel derrumbamiento financiero en el corazón del capitalismo conllevaría consecuencias de hondo calado. Sabíamos que, lejos de un fenómeno 5

6 accidental, se trataba de la manifestación de contradicciones estructurales y sistémicas. En poco tiempo los países de la Unión Europea pasaban a situarse en el centro del huracán, y las recetas neoliberales, en vez de abandonarse, comenzaron a intensificarse. Resultaba por otra parte evidente que la versión española del modelo incorporaba ingredientes que agudizaban su debilidad: la hipertrofia inmobiliaria y depredadora de recursos del sistema productivo, la precariedad del mercado laboral, o las deficiencias palmarias del incompleto Estado del bienestar, iban a pasar su factura. El eslabón más débil de la cadena, el sector financiero, fue el primero en evidenciar su profunda fragilidad. El significado de la crisis y la estafa que supone su gestión están permitiendo visibilizar deficiencias que en tiempos del mal llamado «auge» eran más fáciles de camuflar. Cuando quienes controlan el grueso del capital tienen menos margen para las concesiones, se explicita de forma aún más patente dónde reside realmente la soberanía, si en los parlamentos o en los consejos de dirección de los principales grupos financieros. En situaciones extremas las decisiones se vuelven obscenas: Salvar a la banca o a las familias desahuciadas? Desmantelar el sistema sanitario público para pagar los intereses de una deuda ilegítima? Recortar gastos sociales básicos argumentando que «no hay dinero» mientras crece el fraude fiscal de grandes empresas y fortunas? El conflicto se expresa blanco sobre negro. 6

7 Se han forzado tanto las cosas que el desempleo y las desigualdades de todo tipo se disparan y alcanzan niveles inasumibles. Incluso hitos de incuestionable progreso social, como el (incompleto) avance de la igualdad entre hombres y mujeres, quedan en papel mojado. Todo esto se combina con problemas de hondo calado institucional, que se agudizan a velocidad de vértigo. Es por ello que lo que comenzó como solo una crisis económica desemboca en un cuestionamiento del régimen político en su conjunto. Lo que pretendemos en estas páginas es relatar el proceso que nos ha llevado a la situación actual. Sin querer abordarlo de una forma sistemática, sí se hace un esfuerzo por tratar aquellas cuestiones que consideramos más significativas a la hora de comprender, paso por paso, el recorrido de una crisis que parece haber ido mutando con el paso del tiempo, englobando cada vez más ámbitos hasta terminar evidenciando su carácter político. Es por esto que a la vista de lo analizado sobre la socialización de las pérdidas, las desigualdades, la concentración de poder y los vínculos representativos, sostendremos que hoy día resulta exagerado calificar de democracia al actual régimen político. El ataque a las libertades que sufren colectivos crecientes de población es un signo de alarma adicional que no debemos ignorar. Así como hace cinco años no nos podíamos imaginar el calado de las agresiones económicas y políticas que vendrían, tampoco sospechábamos aún cuál sería la potencia y la riqueza de nuestra respuesta. Son tiempos 7

8 duros, con realidades insoportables, que se atragantan y generan rabia y frustración: desahucios, pánico y golpes en manifestaciones, personas que renuncian a su medicación por falta de ingresos, o mandan a sus hijos al colegio sin nada en el estómago. Pero también están siendo años emocionantes: es imposible contener las lágrimas cuando la presión ciudadana evita un desahucio ( sí se puede!), la gente sale con su cuerpo a la calle a defender los servicios públicos, o una asamblea llega a un consenso difícil. Entonces reconocemos no solo la dignidad, sino también la eficacia de las resistencias. Queremos un mundo nuevo, a la vez que luchamos por conservar y mejorar todo aquello valioso que aún tenemos. Son sin embargo muchas las cosas que no nos sirven, y pocas las pistas sobre cómo caminar. Pero tenemos alguna certeza. La reivindicación de la política, la palabra, la crítica, el respeto y el compromiso resultan esenciales para construir una democracia que, si es auténtica además de cotidiana, nos traerá más igualdad y libertad. La buena noticia es que ya hemos empezado. 8

9 I La crisis económica mundial: la Unión Europea en el ojo del huracán NACHO ÁLVAREZ 9

10 En septiembre de 2008 LehmanBrothers se declara en quiebra. La crisis de la economía mundial se evidencia ya entonces en toda su dimensión. Desde la Segunda Guerra Mundial las economías desarrolladas no habían sufrido un colapso económico de tal magnitud. Así, los países de la OCDE experimentan en 2009 un desplome del PIB del -3,6%, contrayéndose la inversión empresarial en dicha zona un 12,3% y el comercio mundial un 20%. Las causas de esta crisis hunden sus raíces en la especificad del modelo de crecimiento experimentado por las economías desarrolladas durante las últimas décadas. En la articulación de dicho modelo jugaron un papel esencial las medidas desplegadas por los gobiernos y las empresas desde comienzos de los años ochenta. Estas contrarreformas neoliberales tenían por objetivo rescatar a la economía mundial de la crisis de rentabilidad que esta estaba sufriendo en ese momento. Así, el colapso de la ganancia empresarial en los años setenta en parte consecuencia de las importantes luchas obreras de la década de 1960, en parte consecuencia del proceso de sobreinversión en unas economías con mercados saturados y maduros determinará el inicio de la ofensiva neoliberal. El objetivo no era otro que el de ampliar los marcos de valorización del capital, mercantilizando nuevos espacios económicos y cuestionando los «cuerpos extraños» a la lógica de la rentabilidad (como los servicios públicos o las empresas estatales). De este modo, ya desde comienzos de los años ochenta los gobiernos de Ronald Reagan, Margaret 10

11 Thatcher y Helmut Kohl comienzan a liberalizar las economías, a desreglamentar los distintos mercados y a privatizar las empresas y los servicios públicos. Dos son los resultados principales. Por un lado, se consolida la ralentización económica durante las décadas siguientes, así como un elevado desempleo. Este paro masivo explicará, junto con los procesos de flexibilización del mercado de trabajo, un crecimiento de los salarios inferior al de la productividad y, por tanto, la progresiva reducción del peso de estos en la renta nacional. Por otro lado, la liberalización de los mercados financieros internacionales y la apertura externa de las economías desmantela el «corsé» que los poderes públicos habían impuesto a la banca y a los inversores financieros, sentando las bases del denominado proceso de financiarización. El capital financiero internacional es capaz de dirigir a partir de ese momento un modelo de crecimiento que pivota en torno a un patrón de distribución de la renta favorable a los beneficios empresariales y un drenaje de estos capitales hacia la esfera financiera en detrimento de la inversión productiva. Sin embargo, a pesar del limitado crecimiento económico, las cotizaciones bursátiles se disparan en las economías de la OCDE durante las décadas de 1990 y 2000, el valor de las transacciones financieras se multiplica y los activos inmobiliarios se revalorizan intensamente. Esto es posible gracias al creciente endeudamiento de millones de empresas y hogares norteamericanos y europeos, que sostienen de este modo 11

12 los niveles de consumo y de acceso a la vivienda. Así, el drenaje hacia el ámbito financiero de los capitales no invertidos en la actividad productiva dada la mayor rentabilidad de la primera de estas esferas conlleva la formación de enormes burbujas bursátiles y crediticias, divorciándose temporalmente el valor nominal de los distintos activos de su valor real. La inestabilidad sistémica que genera un modelo de crecimiento como este es evidente, en la medida en que el divorcio entre las esferas productiva y financiera no puede ser sostenible. Los títulos bursátiles deben estar respaldados por beneficios reales, y los créditos financieros por ingresos que permitan devolver las deudas. Por ello, la acumulación de este «capital ficticio» toca a su fin en el momento en el que alcanza una dimensión tal que impide que los acreedores puedan seguir ejerciendo con normalidad sus derechos de cobro sobre los deudores. Esto es precisamente lo que sucede a partir del verano de 2007, momento en el cual la desvalorización de los «activos ficticios» acumulados sume a las economías desarrolladas en una intensa «recesión de balances»: los hogares, las empresas y las instituciones financieras tratan de desendeudarse simultáneamente, cortocircuitándose con ello el crédito, el consumo, la rentabilidad y la inversión. Cuando estalla la crisis el nivel de endeudamiento de las principales economías del planeta es elevadísimo, sobre todo en el caso del endeudamiento privado: en 2008 Estados Unidos acumula deuda por valor del 12

13 290% de su PIB, Japón alcanza el 460%, Reino Unido el 380%, Alemania el 274%, Francia el 308% y España el 342%. Ahora bien, la crisis a pesar de tener una dimensión mundial presenta una significativa particularidad en Europa. Esto llevará a que el ojo del huracán de la tormenta económica se sitúe a partir de 2009 en dicho continente, materializándose la tempestad en ataques a las deudas soberanas de los países de la periferia y en el propio cuestionamiento del euro. Las razones que explican que la crisis económica esté siendo más intensa en la Unión Europea deben buscarse en la propia configuración de la moneda única, así como en la especificidad del proceso de sobreendeudamiento privado en la zona euro. La construcción de un mercado unificado y una moneda común a partir de espacios económicos no integrados contribuyó a profundizar las asimetrías productivas y comerciales en esta área. La participación de buena parte de las economías europeas en una misma zona monetaria facilitó y abarató la financiación privada captada por los países periféricos (Grecia, Portugal o España, entre otros), debido a la libertad total de los flujos financieros intracomunitarios, a la «seguridad» propiciada por una moneda común y a unos tipos de interés reales muy reducidos fruto de los diferenciales de inflación entre los distintos países. Estas circunstancias permitieron que apareciesen economías «impulsadas por la deuda» (como España), que contribuyeron a 13

14 dinamizar el limitado crecimiento de aquellas otras «impulsadas por las exportaciones» (como Alemania). Así, la moneda común posibilitó una mayor penetración de las exportaciones de los países centrales (Alemania, Austria, Países Bajos, Finlandia) en el resto de países, al tiempo que reciclaba los crecientes superávits comerciales de estos hacia la periferia y contribuía a propiciar burbujas crediticias, inmobiliarias y bursátiles en este último grupo de economías. En caso de que no hubiese existido el euro, estas crecientes divergencias en las balanzas de pagos intraeuropeas no habrían quedado «invisibilizadas» ni se habrían prolongado tanto. Los mercados financieros, como sucedió en la crisis de 1993, habrían atacado a las monedas nacionales de los países periféricos y estos habrían tenido que devaluar. El monto de endeudamiento externo acumulado tampoco habría sido tan elevado. La moneda común contribuyó por tanto a impulsar la lógica del capital financiero internacional, basada en la creciente acumulación de capital ficticio antes descrita y, con ello, en una valorización caracterizada por sus frágiles vínculos con la actividad productiva. Para hacer frente a esta crisis, la llamada troika Comisión Europea, Fondo Monetario Internacional y Banco Central Europeo diseña la estrategia que presentamos en el siguiente capítulo, con el objetivo fundamental de garantizar la estabilidad del euro y de que no se desvaloricen ni se cuestionen los derechos de cobro de los acreedores. 14

15 Las implicaciones políticas de esta crisis, tanto a escala mundial como europea, son muy significativas. En primer lugar, la profundidad de la crisis evidencia la insostenibilidad en el tiempo de las «soluciones» que el sistema capitalista había encontrado a sus problemas de acumulación en la década de La crisis actual es por tanto la crisis del neoliberalismo, en un contexto en el que el sistema parece no tener ningún otro modelo de recambio para salir de esta situación. Además la crisis revela, en el contexto europeo, la inviabilidad de que una zona monetaria unificada pueda garantizar la convergencia de las distintas economías que la integran, o los derechos sociales, en ausencia de un Estado que respalde dicha moneda. El papel histórico del euro no ha sido precisamente el de garantizar esta convergencia o los derechos sociales a escala europea sino, al contrario, el de institucionalizar las medidas neoliberales y, con ello, el permanente cuestionamiento de tales avances. Este papel se ha agudizado con la crisis hasta extremos antes inimaginables, como se ha podido comprobar en Grecia. En definitiva, como veremos, ni las medidas neoliberales suponen un horizonte que permita vislumbrar algo diferente a la regresión económica y social que hoy día contemplamos, ni el proyecto de la Unión Europea tal y como actualmente está formulado parece albergar algo más que la institucionalización de dichos retrocesos. 15

16 II La respuesta de las élites: del «giro keynesiano» al volantazo neoliberal MIGUEL MONTANYÀ Aunque la crisis tardaría oficialmente un año en llegar a la economía española, muchos analistas entendieron que el desplome inmobiliario de septiembre de 2007 en Estados Unidos tendría consecuencias especialmente duras en España, donde el mercado inmobiliario llevaba desde abril dando signos de una burbuja a punto de estallar. 16

17 Desde sus inicios, la crisis ofrecía parecidos con la Gran Depresión a ojos de los economistas: la capacidad de compra de una clase trabajadora cada vez más empobrecida se había sostenido artificialmente mediante una expansión especulativa del crédito, y al cataclismo financiero que implicaba su inevitable pinchazo seguiría el colapso del crédito, el derrumbe de la capacidad de compra y una crisis de sobreproducción o «de demanda», como dirían los keynesianos. Porque, de hecho, la crisis fue interpretada y gestionada en un principio bajo postulados que recordaban al viejo keynesianismo, y urgía resolverla mediante más regulación de los mercados financieros y «estímulos a la demanda agregada» a través de una expansión del gasto público. De este modo, en el año 2008 asistimos a un redespliegue a gran escala de actuaciones que anunciaban un «giro keynesiano» de la política económica como respuesta a la crisis. Así, en ese mismo año tuvieron lugar reuniones de emergencia al más alto nivel, entre las que destaca la del G-20, en noviembre, conocida como «Cumbre Mundial contra la Crisis». Esta cumbre, cuya declaración final hablaba de compromisos en materia de regulación financiera y «medidas fiscales para estimular de forma rápida la demanda interna», había sido alentada con declaraciones de dirigentes como Nicolas Sarkozy, quien instaba a «refundar el capitalismo» y anunciaba «la muerte de la dictadura del mercado y de la impotencia de lo público». Declaraciones que transmitían verdadera perplejidad a una 17

18 opinión pública que sabía muy bien a quiénes se debían estos dirigentes. En efecto, la perplejidad marcó el discurso y las primeras interpretaciones oficiales frente a una crisis que comenzaba entonces a mostrar un pronóstico muy negativo. En medio de este clima de confusión, las élites económicas y políticas afrontaban la gestión de la crisis que ellas mismas habían causado. Al mismo tiempo, una prensa económica igualmente perpleja publicaba informaciones incómodas en relación con las causas de la crisis, mientras se hacía eco de sus estragos en la economía (quiebra de LehmanBrothers, caída del sector del automóvil) y anunciaba, sobre todo en 2009, medidas intervencionistas de cuantías astronómicas bajo la bandera de la reactivación económica (rescates masivos de bancos en Estados Unidos y Europa, salvamento de la industria automotriz a ambos lados del Atlántico, etc.). En medio de una crisis que minaba la recaudación de los estados, estas medidas estaban causando un déficit creciente en las finanzas públicas, que se financiaba con un endeudamiento creciente. Y para atender los pagos de la deuda se optó finalmente por los recortes, especialmente a partir de Ese año, mientras Grecia e Irlanda pedían el rescate para poder afrontar el pago de la deuda, otros países como España anunciaban recortes en el sueldo de funcionarios, aumentos en la edad de jubilación e incluso el blindaje constitucional del cobro de acreedores de 18

19 deuda pública por encima de cualquier otra consideración. A su vez, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, pedía abiertamente una reforma laboral mientras los salarios caían y aumentaba la productividad. Las demandas importantes del gobernador de un banco central no suelen ser aisladas, sino coordinadas con las del resto de la Eurozona. En efecto, a nivel europeo se estaban orquestando políticas que difícilmente podían ayudar a combatir la crisis, y que culminaron en el Pacto del Euro, condición impuesta por Alemania para aceptar un aumento del fondo de rescate para los países en dificultades. El punto fuerte de ese pacto era promover coordinadamente la reducción del gasto y la contención del endeudamiento público como medios para reforzar la garantía de su cobro. Mientras tanto, con la coartada de la competitividad internacional se coordinaba una oleada de reformas laborales que menoscababan conquistas históricas como la negociación colectiva, el salario mínimo o la indemnización por despido. Y al mismo tiempo se urdía la puesta en venta de la educación, la sanidad y otros servicios públicos. En definitiva, parecía que había terminado el tiempo de la perplejidad: las élites pasaron a mostrar una férrea determinación, y el «giro keynesiano» dio paso a un violento volantazo neoliberal, que constituía el mayor ataque a los derechos sociales vivido en los países desarrollados en democracia. Qué había ocurrido? 19

20 Volvamos a la hemeroteca: dónde están las noticias sobre las políticas reales de reestructuración del sistema financiero «desde sus cimientos», como proponía Sarkozy? No ocurrió nada de eso. Tampoco hay noticias de encarcelamiento de banqueros y altos responsables políticos, ni de la expropiación de bancos. Realmente no hubo refundación de nada. Ante la gravedad de la crisis financiera y su contagio a los sectores productivos más influyentes, se pusieron en práctica medidas que, en un primer momento, intentaban apuntalar el statu quo. A esto responde precisamente la inmensa transferencia de recursos públicos a la banca privada, pero también las ayudas directas a la influyente industria del automóvil y el famoso Plan E de nuestro país, que pretendía paliar la crisis del ladrillo construcción de viviendas con hormigón construcción de obras públicas a las que, además, solo tienen acceso las grandes constructoras. Y en lugar de financiar las políticas expansivas recuperando impuestos a las rentas altas que se habían eliminado, se recurrió a emitir títulos de deuda pública que pasaron a obrar en poder de los bancos, lo que les permitió compensar por otra vía el corte abrupto del crédito a familias y empresas. Una vez se hizo completamente inviable el modelo económico del ladrillo, se acrecentó la presión para la creación urgente de nuevos espacios de ganancia para un capital que se desvalorizaba rápidamente, ante la imposibilidad de rentabilizarse. A corto plazo, esos espacios solo pueden crearse a costa de lo que ya existe: 20

21 las rentas de la clase trabajadora y la base material de los derechos sociales, es decir, los servicios públicos. En este contexto, volvieron a primera fila las reivindicaciones históricas de las élites económicas: privatización de la educación, de la sanidad y de los últimos servicios públicos; desmantelamiento del sistema público de pensiones; contención sistemática del aumento de salarios por debajo del de la productividad. Llegados al momento actual, en el que la clase trabajadora demuestra cada vez con más fuerza su determinación de defender las conquistas sociales, estas reivindicaciones no pueden llevarse a efecto sin cumplir otras que afectan directamente al recorte de derechos civiles y laborales, como la sindicalización, la negociación colectiva, la huelga e, incluso, la propia libertad de expresión. En definitiva, la salida que buscan las élites económicas y políticas para esta crisis pasa por retomar la senda de políticas que vienen implantándose desde finales de los años setenta en todo el mundo. Así, hay una continuidad clara entre las primeras políticas de Ronald Reagan y Margaret Thatcher (al respecto de la privatización, la protección del valor de los grandes fondos o el ataque a lo público), los recortes y otras medidas que se están aplicando mientras se agitan los fantasmas del déficit y del rescate. Bajo la coartada de la crisis, estas políticas pugnan por imponerse en una profundidad que era impensable cuando aquella empezaba a mostrarse. 21

22 Frente al enfoque de las élites dominantes que mezcla sus urgencias cortoplacistas y sus tradicionales reivindicaciones de clase, la alternativa que se está planteando desde la base de la pirámide social parte necesariamente del enfoque opuesto. Es decir, del tipo de vida y de sociedad que queremos quienes conformamos la base del sistema productivo. Los grandes medios de comunicación han martilleado a esta gran mayoría repitiendo ciertos argumentos, cuyo carácter falaz señalaremos en el próximo capítulo, que sitúan el origen de la crisis en el sostenimiento de nuestro escaso Estado de bienestar, o en un sobreendeudamiento de los eslabones más débiles y, por tanto, menos importantes, de la cadena financiera («hemos vivido por encima de nuestras posibilidades»). Pero estos argumentos convencen cada vez menos a la clase trabajadora, por muchos motivos. Tal vez el más importante es que esta gran mayoría de la sociedad ya llevaba muchos años en crisis antes del crac financiero de

23 III La crisis en España no es fiscal, sino bancaria ANTONIO SANABRIA La llegada de la crisis a España quiso ser vista como evidencia de una «insostenible» política económica, cimentada sobre un gasto público excesivamente generoso. Un Estado de bienestar que no podía pagarse. Las respuestas, primero del gobierno del PSOE en 2010, luego corregidas y aumentadas por el PP, die- 23

24 ron por bueno el argumento al acometer una política de recortes con la que recuperar la confianza de los inversores. Había que recortar el gasto público con el fin de reequilibrar los presupuestos, y hasta reformar la Constitución para priorizar el pago a los acreedores. Pero la crisis, antes que fiscal, es bancaria, consecuencia de una gigantesca acumulación de deuda privada, sobre todo de grandes empresas créditos bancarios casi en su totalidad y de entidades financieras. Ya vimos cómo esta crisis comenzó en Estados Unidos, precisamente donde más lejos se ha llegado en la liberalización y desregulación de los movimientos de capitales. Dicho proceso trajo consigo nuevos modelos de regulación bancaria, donde prácticamente desaparecieron los esquemas surgidos como respuesta a la Gran Depresión de 1929, para primar ahora la autorregulación mediante auditorías y ratings privados frente a una debilitada supervisión pública. Mientras, la frondosa diversidad de nuevos y sofisticados activos financieros ofrecía importantes rentabilidades. Pero tal dinamismo escondía un problema: toda aquella expansión estaba sostenida sobre una gigantesca montaña de deuda privada, gestionada por bancos. Cuando finalmente la crisis se evidenció, la banca española parecía estar a salvo al no haber participado de lleno en todos aquellos títulos vinculados a hipotecas de muy baja calidad crediticia: las subprime. El Banco de España había vetado su participación en aquellos productos financieros. Las entidades contaban con otro 24

25 recurso para sortear la crisis: las provisiones genéricas o dinámicas. Este instrumento, único en Europa, consiste en una dotación de reservas obligatoria para bancos y cajas, que debían ofrecer durante épocas de bonanza un «colchón» de seguridad con el que afrontar momentos peores. Por tanto, la reducida exposición a los activos «tóxicos» y el modelo de provisiones parecía dejar en mejor situación al sistema bancario español. Esto mismo hizo que en un primer momento las ayudas públicas fuesen comparativamente escasas frente a los costosos rescates de otros países. Sin embargo había dos problemas latentes, derivados de un modelo productivo insostenible, donde el sector de la construcción llegó a representar el 17% del PIB. El primero era la excesiva concentración del negocio bancario en el ladrillo. El segundo, vinculado a la expansión crediticia propiciada por la burbuja inmobiliaria, consistía en su dependencia del ahorro externo. Ambos problemas terminaron por hacerse realidad. La explosión de precios inmobiliarios no fue algo exclusivo de España o de economías de la eurozona, sino un fenómeno global salvo en Japón y Alemania, pero porque ya tuvieron antes esa misma situación. Un sector financiero hipertrofiado en un contexto de bajos tipos de interés propició una inflación de activos, entre ellos los inmobiliarios, pero también otros como acciones bursátiles, alimentos o materias primas. En el caso español la conjunción de diferentes factores, como 25

26 una fuerte explosión demográfica o la Ley del suelo de 1997, permitieron que destacase frente a otros, tanto en actividad como en precios. Esa sobre especialización productiva con respecto a la construcción se trasladó pronto al ámbito bancario. Así, en 2007 ya más del 60% de la financiación concedida por entidades financieras estaba vinculada al sector inmobiliario. En el caso de las cajas de ahorro este promedio superaba el 70%. El crédito hipotecario se había convertido en su principal negocio, explicando más de la mitad de los ingresos de la banca minorista. A su vez, permitió un crecimiento espectacular del crédito, a tasas anuales medias superiores al 20% en los momentos previos al colapso. Claro que aquel dinero tenía que salir de algún sitio. Las vías de financiación principales de un banco son la captación de depósitos y pedir prestado a otras entidades en el mercado interbancario, o al banco central. Dado que el aumento del crédito era mayor que el de los depósitos, la diferencia se cubría acudiendo a los mercados mayoristas internacionales. Ahí es, con la caída de LehmanBrothers, donde se hace realidad el segundo riesgo latente antes citado: la dependencia del ahorro exterior. Su quiebra supuso que el mercado interbancario se secara. Nadie prestaba a nadie. Ante el estrangulamiento financiero por la falta de acceso al crédito mayorista, las entidades españolas iniciaron entonces una agresiva estrategia de captación de depósitos, o peor, mediante la estafa de las partici- 26

27 paciones preferentes a particulares. La otra vía la proporcionó, a partir de agosto de 2007, el Banco Central Europeo al permitir el acceso ilimitado a financiación para sustituir temporalmente al mercado interbancario. Ese acceso «ilimitado» significa que, al contrario que en las subastas de crédito habituales del banco central, en este caso el BCE no fijaba un tope. Pero ello no quiere decir que la entidad solicitante pudiese pedir lo que quisiera, sino todo lo que pudiera respaldar con activos como garantía del préstamo. Pues bien, el principal activo empleado como aval frente al BCE fueron cédulas hipotecarias. Es decir, créditos hipotecarios convertidos en títulos comercializables. Estas cédulas son, de hecho, la única vía que tienen hoy día los bancos españoles para acceder escasamente a financiación en los mercados. Se entenderán ahora las serias reticencias de algunos a la dación en pago retroactiva que reclama la Iniciativa Legislativa Popular presentada en el Congreso de los Diputados. Conviene recordar al respecto que durante la fase final del boom fueron los bancos alemanes quienes acudieron en tropel a adquirir esas cédulas hipotecarias y, para costearse dichas compras, pedían antes el dinero prestado al Bundesbank, el banco central alemán. La «respiración asistida» del acceso a financiación desde el BCE no conllevó una reactivación del crédito hacia hogares y empresas, sino que sirvió para que las entidades compraran deuda pública española como activo refugio, con lo que el dinero se mantenía en el 27

28 circuito financiero sin canalizarse a la economía real. Sin expectativas de crecimiento no hay crédito, y como los recortes alejan cualquier atisbo de recuperación, agravan la contracción crediticia. En efecto, ante una recesión por sobreendeudamiento privado como la actual, los agentes económicos priorizan comprimir deuda. Así, los bancos no prestan, las empresas no invierten y reducen plantilla, mientras los hogares tiran de ahorros (si los tienen) y no consumen. El Estado es el único capaz de romper ese círculo infernal mediante políticas expansivas de demanda que prioricen la creación de empleo y la redistribución de la riqueza. Pero sin banca pública y con recortes solo se garantiza una espiral donde, cuanto más pagas, más debes. En el caso de la banca, se mantiene estrangulado su acceso a la financiación mayorista mientras ven reducirse los depósitos de sus clientes. Por el lado del activo, aumenta la morosidad de sus préstamos, en especial el promotor (auténtica subprime española), pero no solo, y cae el precio de los bienes raíces que las entidades mantienen en propiedad. Las continuas reformas financieras trataron primero de fusionar cajas para mejorar sus recursos, pero trajeron monstruos como BFA-Bankia, cuyo agujero supuso el rescate del sistema financiero español soportado por el Estado. Luego intentaron aumentar el colchón de provisiones bancarias, o la creación del «banco malo» con la Sareb, para desgajar de los bancos sus activos «tóxicos», pero tampoco atajan el problema. En efecto, 28

29 las mayores provisiones no sirven, como no sirvieron las anteriores, mientras persista el austericidio impuesto por los acreedores y defendido por el gobierno. De igual modo, por más que se saneen los balances, si persiste la recesión con un elevado desempleo (superior al 26%) se verán dañados activos ahora sanos. Tampoco se ataja el problema de raíz, un modelo financiero donde el riesgo de la actividad bancaria se hace colectivo, aunque no sus ganancias. Como muestra el caso de Lehman, es cierto que dejar caer a un banco conlleva un efecto sistémico mucho más costoso todavía. Pero el debate debería ser entonces no tanto su rescate, sino para qué se rescata y si nos podemos permitir el modelo bancario vigente. De igual modo, la crisis de los bancos es reflejo de una crisis social; la de las crecientes desigualdades que alimentaron la burbuja de deuda privada y la recesión, ahora ante unos niveles de desempleo y pobreza que son también sistémicos. Si no se invierte el orden de prioridades para el rescate, el resultado, como veremos, supone socializar deuda privada. Y solo para que todo siga igual. 29

30 IV Cambio de las reglas del juego: la socialización de las pérdidas BIBIANA MEDIALDEA Una vez que estalla la crisis, las reglas del juego mediante las que habitualmente se reparten los resultados de la dinámica económica se dan la vuelta. Tengamos en cuenta que durante los mal llamados años del boom de la economía española, las desigualdades sociales y económicas en nuestro país no solo no se redujeron, sino que, como se analiza en el siguiente capítulo, aumentaron. Pensemos por ejemplo que, según el Barómetro Social, entre 1999 y 2007 los salarios registraron un crecimiento ínfimo en términos reales, del 1%, y el subsidio de 30

31 desempleo creció solo un 4%. Mientras, los beneficios empresariales crecieron un 50%, el valor de los activos financieros un 90% y el del patrimonio inmobiliario en torno a un 125%. Es decir, los resultados beneficiosos de la dinámica de crecimiento, por otra parte enloquecida desde el punto de vista medioambiental, se concentraron en un conjunto reducido de manos privadas, mientras que la mayor parte de la población no vio mejorar sus ingresos, su acceso a los servicios públicos o sus condiciones laborales. Pero el estallido de la crisis cambia el rumbo de las cosas: llegó el tiempo de compartir, debieron pensar algunos. Así, mediante diversos mecanismos, los grupos sociales que se apropiaron de las ganancias económicas anteriores en forma de beneficios y plusvalías inmobiliarias y financieras, consiguen ahora que las pérdidas directamente derivadas de sus prácticas temerarias se repartan entre toda la población. Con qué criterio? El de la regresividad. Es decir: pagan, por una crisis que no han generado, proporcionalmente más aquellos grupos sociales que menos renta y patrimonio tienen. Desglosemos brevemente cuáles están siendo estos mecanismos perversos de socialización de pérdidas. Por un lado, la recesión económica que resulta del estallido financiero analizado en el capítulo anterior impacta con mayor severidad sobre los colectivos con peores condiciones de partida. Por ejemplo, sabemos que los más de seis millones de personas desempleadas no se distribuyen de forma equitativa entre los distin- 31

32 tos estratos sociales, sino que se concentran en los de menos ingresos y nivel formativo; de la misma forma que lo hacen los más de desahucios ejecutados desde que empezó la crisis. Según datos del Ministerio de Empleo, a partir de 2009 el crecimiento salarial no alcanza al de los precios, por lo que la capacidad adquisitiva de la población asalariada retrocede desde entonces. Mientras, no es que la crisis no haya empeorado los sueldos de los directivos, es que han seguido creciendo! Los ejecutivos y miembros de dirección de las empresas que cotizan en el IBEX35 han pasado de cobrar un promedio de euros anuales en 2007 a 1,07 millones de euros en La crisis no perjudica ( incluso beneficia!) a los altos despachos en los que se gestó; las pérdidas se concentran a pie de calle. Por otra parte, la crisis bancaria activa mecanismos adicionales de socialización de pérdidas. El más explícito quizás sea el de los rescates bancarios: dinero público transferido a las entidades financieras privadas que acumularon ingentes beneficios, causaron la crisis, y que ahora acceden a nuestro dinero sin ofrecer contrapartidas a cambio. Por el momento no es posible ofrecer una cifra exacta, porque las operaciones son complejas y el proceso no ha finalizado, pero habría que contabilizar, al menos: a) el rescate bancario solicitado formalmente por el gobierno a la Comisión Europea a finales de 2012; b) los recursos empleados en la liquidación y venta de cajas de ahorro; c) las inyecciones de capital a bancos «nacionalizados»; y, por último, 32

33 d) el inminente desembolso asociado a la creación del llamado «banco malo». Teniendo esta última partida en cuenta, y según las estimaciones que se han publicado en los medios, estaríamos hablando de no menos de millones de euros: aproximadamente un 12% del PIB. También conviene considerar que el Banco Central Europeo (BCE) ha concedido a los bancos españoles más de millones de euros públicos en forma de créditos a intereses reducidos. Se trata de crédito público en muy buenas condiciones y susceptible de usos alternativos para los que, sin embargo, «no hay dinero»: la creación de empleo, el mantenimiento de servicios públicos esenciales o el acometimiento de inversiones orientadas a reorientar nuestro modelo productivo, por ejemplo. En todo caso, dada la cuantía de la factura total, parece clara la necesidad de contar con un sistema bancario público que de verdad responda a los intereses mayoritarios; es decir, bajo control social efectivo. No hay otra forma de garantizar que esto no vuelva a ocurrir. Casi simultáneamente, según la crisis bancaria deviene en fiscal, entra en escena un nuevo instrumento de socialización de pérdidas: la deuda pública. Aunque el Estado había mantenido sus cuentas muy saneadas durante los años previos, la crisis las deteriora a gran velocidad. Por un lado el volumen de deuda pública se dispara, en parte, debido a los rescates bancarios. Parece lógico que se plantee que hay componentes de la deuda, como precisamente este, que con rigor no debería 33

34 calificarse como «pública». Es imprescindible poner en marcha una auditoría que permita arrojar luz sobre la cuestión, ya que incluso a simple vista se detecta que la ciudadanía está pagando por una deuda que no le corresponde. No podemos olvidar que, al inicio de la crisis en 2007, aproximadamente el 62% del total de la deuda del país provenía de grandes bancos y empresas. Por qué tendríamos que pagar todos esa deuda? Por otro lado, además de por el volumen creciente de deuda pública, el problema fiscal procede de las condiciones en las que se financia esa deuda: unos tipos de interés artificialmente elevados, de los que se benefician los inversores financieros privados (en su mayoría bancos) que compran los títulos de deuda. Ese sobrecoste, que resulta inevitable comparar con los intereses favorables de los créditos que el BCE concede a los bancos privados, se convierte en un nuevo gasto público descontrolado. La única forma de evitarlo sería contar con una institución, ya sea española o europea, que bajo estricto control democrático tuviera capacidad para gestionar la política monetaria en defensa del interés común y no de los especuladores. La última vuelta de tuerca se produce porque la creciente deuda pública así generada es pagada, de nuevo, proporcionalmente más por quien menos tiene. Esto se debe a que nuestro sistema fiscal es profundamente regresivo: comparemos el 10% de tipo efectivo al que tributan los beneficios empresariales, el 1% de las SI- CAV, o el fraude que en más de un 70% se concentra 34

35 en grandes empresas y fortunas, con el IRPF que se aplica sobre las rentas del trabajo de la mayoría de la población. Nuestro sistema fiscal opera como Robin Hood, pero al revés. La situación se agrava cuando para pagar la deuda se activan las políticas de austeridad, porque el deterioro de servicios públicos y el recorte de prestaciones sociales golpean con más intensidad, otra vez, a los grupos sociales más vulnerables. Conviene aquí al menos recordar el impacto específico que tienen algunos recortes como los aplicados sobre dependencia, escuelas infantiles o asistencia social sobre las mujeres, que pasan a cubrir dichos servicios en el ámbito familiar sin remuneración ni derechos asociados como contrapartida. A lo que hay que añadir los efectos, también desigualmente distribuidos, de las «reformas» que se aplican para ganar la credibilidad de los mercados a los que hay que convencer, precisamente, de la sostenibilidad de nuestra deuda pública. En este sentido, las reformas laborales o las de pensiones, ambas de nuevo con un impacto específico sobre las mujeres trabajadoras, quizás sean los casos más evidentes. El cuestionamiento del pago de una deuda pública que no es tal, la instauración de un sistema fiscal potente y muy progresivo, a la par que la reversión de las políticas de austeridad y las contrarreformas, son las únicas medidas que permitirían detener este perverso mecanismo. Se trata, en definitiva, de empezar a cuestionar las reglas del juego vigentes. Hay que cambiarlas, pero 35

36 a favor de la mayoría. Ya sabemos en qué resulta un funcionamiento económico que gravita en torno a la obtención de beneficios privados. Hemos comprobado qué papel juegan las necesidades y derechos de la mayoría social, tanto en tiempos de «auge» como de crisis. Ha llegado el momento de atrevernos a pensar un verdadero cambio en las reglas del juego económico. Urgen otras reglas radicalmente distintas, pensadas para el 99% de la población. Unas reglas económicas radicalmente democráticas. 36

37 V Quién paga la factura: regresión salarial y desigualdad LUIS BUENDÍA Durante años se nos intentó convencer de las maravillas de un modelo productivo que quedó sintetizado en aquella célebre frase presidencial del «España va bien». Ya se han mostrado diferentes aristas tanto del forjamiento del modelo como de sus consecuencias. Ahora 37

38 nos vamos a centrar exclusivamente en la desigualdad, analizando lo ocurrido tanto antes como después del estallido de la crisis, efecto de la socialización de las pérdidas. Situándonos en primer lugar en los años que precedieron a la actual crisis económica, ya en tiempos de prosperidad, la parte de todo lo que se produjo que fue a parar a los trabajadores en forma de remuneraciones (participación de los salarios en la renta) cayó desde un 66,1% del PIB en 1998 al 61,2% en Dicha participación depende de la evolución de dos factores: los salarios y el empleo. Pues bien, durante esos mismos años se crearon en España más de seis millones de puestos de trabajo, casi un tercio de los creados en toda la Europa entonces de los 15, de tal manera que la tasa de desempleo se redujo a la mitad. Esto, que constituye un hito en la economía española, no se tradujo en una mejora de la participación de los salarios en la renta. Ello fue así porque el crecimiento de esos salarios fue exiguo, pero sobre todo porque las rentas del capital (principalmente beneficios empresariales y rentas financieras) crecieron muchísimo más rápido que las rentas del trabajo, acentuando la desigualdad en la medida en que son muchas menos las personas que viven del capital que las que dependen de su trabajo. Tuvo lugar una regresión salarial, un retroceso acaecido aún en un contexto de crecimiento robusto de la economía e incluso del empleo. Con el fin de atenuar estas desigualdades el Estado trata de intervenir en un proceso denominado redis- 38

39 tribución de rentas, de manera que es normal que la distribución de la renta sea más desigual antes de la intervención pública que después. Para ello cuenta con dos grupos de instrumentos principalmente, ambos parte fundamental del denominado Estado de bienestar: los ingresos y los gastos públicos. Desde finales de los años noventa y durante la pasada década tuvo lugar una erosión en la capacidad redistributiva del Estado por el lado del ingreso, lo que fue debido a las reformas fiscales aplicadas. Así, a pesar de que aumentaron los ingresos públicos como porcentaje del PIB, se hizo mediante impuestos con menor capacidad redistributiva. Esto se vio acentuado por otro hecho: si entre los años ochenta y primeros años noventa habíamos asistido a una convergencia en el gasto social (medido como porcentaje del PIB) entre España y el resto de Europa, desde mediados de los noventa el proceso fue el opuesto en detrimento de España, con niveles inferiores a la media europea. Un resultado de dicho proceso es la mermada capacidad que tenía el Estado para reducir la pobreza incluso antes de la crisis: en 2006, la tasa de pobreza caía del 24% al 20% gracias a la acción estatal, mientras la reducción media en Europa alcanzaba 10 puntos porcentuales (del 26% al 16%). Por su parte, la desigualdad presentaba por entonces en España uno de los niveles más altos de la UE-15. Aún más, buena parte del nimio crecimiento de los salarios fue absorbido por una minúscula franja de población, el 1% más rico, 39

40 compuesta de grandes ejecutivos, estrellas de la televisión o el deporte, etc., que cobran sus remuneraciones en forma de salarios pero en cuantías desorbitadas en comparación con el resto de asalariados. Ese 1% pasó de llevarse en 1998 el 8,1% de los salarios de toda la economía, a quedarse con el 8,9% en En lo que se refiere a la otra gran fuente de desigualdad, la derivada del género, es ciertamente ilustrativo que a pesar de la reducción en las diferencias registrada durante la etapa expansiva debido a un mayor crecimiento de la tasa de empleo femenino y a una leve contracción de la brecha salarial, medida como la diferencia de ingresos brutos por hora entre mujeres y hombres, la tasa de empleo femenino seguía 25 puntos por debajo de la masculina, y ellas ganaban un 12% menos por trabajos equiparables a los de ellos. Naturalmente, el estallido de la crisis empeoró estas tendencias. Particularmente dramático ha sido el aumento del desempleo: la crisis se ha tragado millones de empleos con la misma voracidad con la que los creó, mostrando lo efímero de las cualidades de un modelo productivo desastroso. El paso de una tasa de desempleo del 8,3% en 2007 a otra del 26% en 2012 tiene una triple implicación: por un lado, la situación de desempleo constituye un problema económico personal evidente, pero también, en términos colectivos, político, en la medida en que sirve para disciplinar al conjunto de los trabajadores, que se tornan más reacios a las reivindicaciones en sus centros de trabajo. Por otro 40

41 lado, en un Estado de bienestar como el español en el que prestaciones clave como el subsidio de desempleo o las pensiones de jubilación dependen del historial laboral, un aumento del paro impacta negativamente en las rentas de amplias capas de la población. Y por último, el desorbitado incremento en el número de parados supone una carga para las cuentas públicas por el lado del gasto, pero también por el lado del ingreso al reducirse las personas que contribuyen a las arcas públicas. Fruto del mayor desempleo es la intensificación en la caída de la participación de los salarios en la renta. La labor redistributiva del Estado se ha visto perjudicada por unos recortes de gasto que se han ensañado con las partidas que conforman el Estado de bienestar. Considerando exclusivamente las principales partidas de gasto en servicios, las estimaciones más recientes sitúan este recorte en un mínimo de millones de euros solamente entre 2010 y 2013, o lo que es lo mismo, una octava parte del dinero destinado a rescatar a los bancos. A ello hay que sumar las reformas fiscales aplicadas, con una subida indiscriminada de los impuestos indirectos (como el IVA) que inciden proporcionalmente más en quienes menos tienen. Está teniendo lugar, por tanto, una destrucción de la capacidad redistributiva del Estado, que, como hemos señalado ya partía de niveles modestos. En consecuencia, la desigualdad ha crecido en todas sus dimensiones y manifestaciones. El 35% de pobla- 41

42 ción más pobre ha visto sus ingresos reducirse entre un 10% y un 45% entre 2007 y 2010, frente a caídas medias de entre el 5% y 1% para el 10% más rico. Por su parte, el coeficiente de Gini (que oscila entre 0 y 1 según pasa de la igualdad a la desigualdad absolutas, respectivamente) pasó del 0,313 en 2008 al 0,340 en 2011 (estando la media de la UE en 0,30). Por otra parte, el desmantelamiento de servicios sociales básicos ha devuelto al hogar a ingentes cantidades de mujeres en su papel de «cuidadoras de última instancia», víctimas por tanto de un Estado de bienestar otrora mediocre y hoy en ruinas. Esto ayuda a explicar que la tasa de paro se muestre más benigna con ellas: simplemente abandonan el mercado de trabajo; pero las repercusiones en materia de derechos económicos ingresos, prestaciones y demás devuelven a España años atrás en lo que a las condiciones económicas de las mujeres se refiere. Finalmente, un informe de Comisiones Obreras estima la pobreza en un 28% de la población (y de nuevo con mayor incidencia entre las mujeres) mientras datos de Cruz Roja muestran que el 42,3% de los españoles no puede permitirse usar la calefacción en invierno. Entretanto, leemos estupefactos que los millonarios han visto crecer sus SICAV o que modistos o joyeros de lujo se instalan por primera vez en grandes ciudades españolas precisamente ahora. La crisis, está claro, no afecta a todo el mundo por igual. En definitiva, partiendo de unos niveles de desigualdad notablemente superiores a los países de nuestro 42

43 entorno, las políticas aplicadas en los últimos años en general, y las medidas adoptadas tras el estallido de la crisis en particular, no han hecho sino ahondar en estas tendencias. Pero además, estas relaciones económicas tienen su correlación en las relaciones de poder, y eso es lo que vamos a ver a continuación. 43

44 VI El significado político de la desigualdad: la concentración del poder RICARDO MOLERO SIMARRO Como hemos visto, la existencia de un alto grado de desigualdad en la distribución de la renta y en el acceso a la provisión de servicios básicos, como la salud, la educación o los cuidados, es relevante porque deteriora la capacidad de tener un nivel de vida digno. Pero además, la desigualdad de la renta también es importante debido al vínculo directo que tiene en nuestra sociedad con la concentración del poder. La 44

45 desigualdad acumula la riqueza en las manos de unas pocas familias, ya sea en forma de activos financieros o propiedades inmobiliarias. Gracias a ello estas familias pueden controlar el sistema financiero, el aparato productivo y los medios de comunicación, lo que les permite presionar, directa e indirectamente, a las instituciones políticas. El consiguiente desequilibrio de la balanza de nuestro sistema representativo hacia políticas que favorecen una mayor ampliación de su riqueza acaba generando un círculo vicioso entre el nuevo incremento de la desigualdad provocado por dichas políticas, la creciente concentración del poder económico y su cada vez más profunda cooptación del sistema político. La desigualdad se convierte así en la herramienta básica de control social. Alrededor de ese círculo estamos dando vueltas desde, al menos, la crisis económica de los años setenta. Las medidas de contrarreforma neoliberal puestas en marcha frente a ella provocaron un empeoramiento de la desigualdad, una pérdida del control relativo que los estados ejercían sobre el aparato productivo y un incremento de la capacidad del poder económico para presionar al político. En concreto, en el caso de la Unión Europea los grupos de poder financiero e industrial europeos han podido influir en el proceso de integración, de manera directa o a través de sus lobbies en Bruselas (un total de 2.500, con personas trabajando en ellos). Aprovechando la falta de representatividad democrática de las instituciones 45

46 comunitarias, dichos grupos han conseguido que la Unión Económica y Monetaria tome una forma favorable a sus intereses. De este modo, las medidas generales de liberalización y privatización, así como las legislaciones sectoriales, han ampliado la desigualdad de ingresos, y, con ella, la riqueza y el poder de las élites europeas, permitiéndoles ahora imponer una respuesta regresiva a la crisis. En España, la profundización de dichas medidas por los sucesivos gobiernos también ha incrementado la concentración de la riqueza. En el año 2002 el patrimonio del 10% de las familias más ricas era cuatro veces superior al del hogar medio, proporción que no ha hecho sino acrecentarse como consecuencia de que esas familias han acaparado más del 30% de la renta nacional durante las últimas dos décadas. Esta cada vez mayor acumulación de riqueza en pocas manos ha hecho posible apuntalar la históricamente concentrada estructura de la propiedad empresarial. A finales del año 2006 únicamente personas formaban parte de los consejos de administración de las empresas cotizadas en bolsa. Es decir, que apenas un 0,003% de la población controlaba un valor de cotización que era equivalente a un 80% del PIB de la economía española. Los estudios de concentración del poder empresarial previos a la crisis (de donde se extraen estos datos) muestran, además, que los vínculos entre los consejos de administración de las distintas empresas son múltiples, formando auténticas redes de poder de carácter familiar. 46

47 El hecho que de esos consejeros solo 76, un 5%, eran mujeres muestra a las claras el sesgo de género que tiene el poder en nuestra sociedad. Gracias a su control del aparato productivo, estas redes masculinizadas han ejercido su influencia sobre el poder político por diversas vías. En primer lugar, a través de la presión que el control de los sectores estratégicos y los medios de comunicación (en su mayoría propiedad de esas familias, bancos o de sociedades de inversión), les permite poner en práctica. En segundo lugar, a través de medios más directos, como por ejemplo, la política de «puertas giratorias». La lista de políticos que se han aprovechado de su cargo público para obtener un puesto en los consejos de administración de las grandes empresas españolas es larga y no para de crecer: Felipe González en Gas Natural, la cual compró a la pública Enagás a precio de saldo siendo aquel presidente del gobierno; José María Aznar en Endesa, la cual él mismo privatizó, y Elena Salgado en una de las filiales de esa misma empresa; Rodrigo Rato, Eduardo Zaplana y numerosos familiares de altos cargos del PP en Telefónica, junto con Javier de Paz, antiguo secretario de las Juventudes Socialistas; Pedro Solbes en Enel, la eléctrica italiana que fue autorizada a comprar Endesa por él mismo; o José Güemes, ex consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid que fue contratado (aunque luego renunciase a su cargo) por la empresa de análisis clínicos que se hizo con unos laboratorios públicos privatizados cuando él era 47

48 consejero. Estos vínculos entre el poder económico y político se han hecho aún más evidentes al destaparse durante los últimos años claros casos de corrupción vinculados a la financiación irregular de los principales partidos políticos. El hecho es que, gracias a la utilización de todos estos mecanismos, los grupos de poder empresarial han sido capaces de imponer su agenda de política económica. Así, se ahondó en la batería de medidas provenientes de Europa con otras propias, como la liberalización del suelo, la desregulación laboral o las reformas fiscales regresivas (implantación de las SICAV, desaparición del impuesto sobre el patrimonio o disminución de la tributación del impuesto de sociedades), desarrollándose además una demostrada tolerancia con el fraude fiscal de las grandes fortunas de nuestro país. A nivel regional, el poder de los empresarios locales, especialmente promotores inmobiliarios y constructores, se impuso en los gobiernos autonómicos y ayuntamientos, dependientes financieramente de la recaudación del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles). Ese poder ayuda a explicar por qué las cajas de ahorro, cuyos consejos de administración eran controlados por los partidos con representación en los parlamentos regionales, mantuvieron una política crediticia que hinchó la burbuja inmobiliaria. Y también permite entender la tolerancia con la elusión de la legislación medioambiental, entre otras, de la ley de costas. El modelo productivo que estas políticas generaron se vino abajo como consecuencia de la explosión de la 48

49 citada burbuja. Sin embargo, las redes de poder empresarial, agrupadas en el Consejo Empresarial por la Competitividad, mantienen intacta su capacidad para imponer sus intereses. No en vano, ayudadas por las exigencias de recortes provenientes de la UE, han forzado la adopción de unas medidas que, lejos de ayudar a salir de aquella, solo sirven para socializar las pérdidas de la crisis y, como hemos visto, incrementar la desigualdad. Tal y como explicábamos arriba, la relevancia de este proceso se explica no solo porque debido a él estén empeorando nuestras condiciones de vida, sino también porque la mayor concentración de la riqueza a la que va asociado está provocando una profundización de la concentración de poder en las mismas manos que lo detentan desde hace décadas. De hecho, es un error interpretar que las ineficaces políticas de ajuste se están poniendo en marcha por algún tipo de miopía ideológica de los economistas que las defienden. Por el contrario, el ajuste no solo se explica económicamente, sino también políticamente. Es la herramienta que las élites tienen para apuntalar su poder, aprovechando la crisis para generar una nueva reproducción del círculo vicioso que nos lleva de la desigualdad a la concentración del poder económico y político, un poder cuyo sesgo patriarcal explica, además, el mantenimiento de las desigualdades de género. En la sociedad en la que vivimos la desigualdad, la acumulación de riqueza y el control del régimen político se encuentran unidos por un hilo que pare- 49

50 ce invisible, pero que marca los límites de la misma democracia. Por tanto, en la batalla contra esta salida regresiva a la crisis que se nos quiere imponer, no solo está en juego evitar que empeoren nuestras condiciones de vida, sino también propiciar la posibilidad de que la democracia se haga, en algún momento, realidad. 50

51 VII La crisis política, una representación oligárquica VÍCTOR ALONSO ROCAFORT No es bueno exagerar con los conceptos políticos. No estamos ante un régimen tiránico, ni mucho menos ante un Estado totalitario. Sin embargo, la crisis económica está revelando que no podemos hablar tampoco, al menos estrictamente, de democracia en España. Ni siquiera minimizando esencialmente el concepto o 51

52 desdoblándolo en múltiples modelos. Esta categoría analítica no es útil para significar adecuadamente el conjunto de fenómenos, actores e instituciones que marcan la vida política del país. Si la utilizamos, exageramos. La crisis económica ha revelado y provocado una crisis política de hondo calado, por lo que parece necesario revisar nuestras concepciones previas para comprender todo su alcance, así como para encarar mejor la salida. Acabamos de leer en los capítulos precedentes cómo la crisis económica arrancó de un modelo ya de por sí desigual durante los años de crecimiento. La concentración del poder económico en unas pocas manos se ha ido agudizando cada vez más, y esta tendencia resulta clave para comprender las decisiones que se han tomado durante la crisis a espaldas de la ciudadanía, y contra ella. Lo más preocupante es que nuestro régimen político no goza de barreras para impedir todo ello sino que, al contrario, parece fomentarlo. El concepto de oligarquía, como primer paso, nos puede ayudar a entender mejor qué está pasando. Como señalan Jeffrey Winters y Benjamin Page, el grado de desigualdad de un país es un indicador excelente para medir la fuerza de una oligarquía. Recordemos que España en 2011 muestra un índice de Gini de 0,34, casi a la par con Portugal, superada dentro de la UE-27 solo por Letonia y Bulgaria. La oligarquía, como veremos, suele convivir con debilitados elementos democráticos. Es un concepto, 52

53 además, que puede resultar inasible si no se concreta. Nos gobiernan unos pocos, de acuerdo, pero quiénes son? Cuántos? Qué les une como grupo? Sobre qué políticas influyen? A través de qué medios? Hoy día, y tomando en cuenta lo expuesto en el capítulo anterior, podemos al menos hablar de una oligarquía protagonizada por tres grupos. En el primero irían aquellos que llevan décadas acumulando cargos públicos y dominando el aparato de sus partidos. Si cerramos el círculo a PP y PSOE para el conjunto del Estado español, al PNV en Euskadi y a CiU en Cataluña, no tenemos más que un puñado de personas que se han estado turnando al frente de nuestras principales instituciones en estos últimos 30 años. Son ellos quienes, en última instancia, deciden. En segundo lugar están los propietarios de grandes empresas, medios de comunicación y bancos. El punto clave reside en cuántas de las medidas políticas tomadas durante los últimos años por el grupo anterior responden a sus intereses, y no al de la ciudadanía, ese 99%. El fenómeno de las puertas giratorias en sectores afectados por la privatización, como se ha detallado ya en este libro, parece mostrar a las claras quién mantiene la sartén por el mango. También el drama de los desahucios: se expulsa gente por orden de bancos rescatados con dinero público, y se cumple el mandato desde la fuerza policial enviada por el Estado. Estos casos cruciales pueden abrirnos los ojos a una realidad más amplia. 53

54 En tercer lugar hay una serie de organismos que se han construido como garantes a nivel internacional del interés económico de estos bancos y empresas, así como del de los grandes accionistas y acreedores. Son quienes, como veíamos también, vienen imponiendo las recetas neoliberales a la hora de gestionar la crisis, las mismas políticas que al menos desde 1980 se han esgrimido para empobrecer a millones de personas y enriquecer multinacionales. Entre estos organismos quienes más nos afectan son la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, cuyos directivos y burócratas, recordemos, carecen de vínculos democráticos directos con la ciudadanía. Puede ser útil precisar que esta oligarquía supone un pequeño subconjunto de la clase alta; en concreto, son quienes gozan de gran poder político además de económico. Asimismo, no se trata de élites procedentes de campos diversos. En el centro de sus intereses hay una base material específica: una riqueza que defender y expandir. Esto es lo que los une. Por otra parte, si al menos estuviéramos en una descafeinada democracia pluralista, tendríamos ante nosotros una influyente diversidad de pequeños grupos intermediando entre la ciudadanía y el gobierno a la hora de lograr demandas muy concretas. Es cierto que colectivos ecologistas, feministas, pro derechos humanos, de víctimas del terrorismo, antiabortistas, representantes de autónomos y pymes, sindicatos, iglesias, otros partidos minoritarios, plantean sus reivindicaciones. 54

55 Y a veces se les hace caso, sí. Pero en realidad el grueso de las decisiones, las más importantes, las que determinan el rumbo de nuestras vidas, las toman quienes están en la lista de aquellos tres grupos bien concretos. Y en beneficio propio; sin atender verazmente a nadie más. Quienes tienen un poder de decisión real no serán así más de personas, como los viejos oligarcas de la antigua Atenas, cuando en España somos 47 millones de habitantes. Pero, cómo se ha producido una desconexión tal de los cargos públicos con sus representados? Cómo se ha llegado a esta situación? Para que el vínculo con la ciudadanía exista, y podamos hablar de representación democrática, deberían cumplirse teóricamente una serie de condiciones. Casi nadie duda de que un cargo político no elegido por la ciudadanía, que no responde ante las leyes y que no está obligado a cumplir sus deberes, no es democrático. Sin llegar a tales extremos que por cierto, cumple a la perfección la figura del monarca sí podemos decir que hoy día, en España, varios elementos hacen dudar de que haya una representación política democrática. Podemos empezar por la rendición de cuentas. Es sabido que los cargos nacionales, autonómicos y municipales son escogidos por el aparato de sus partidos para ir en las listas electorales. Una vez salen de sus puestos públicos no responden por lo que han hecho. El mecanismo de las elecciones, que en principio debería hacer esa función fiscalizadora para quienes aspiran a 55

56 la reelección, no solo es insuficiente sino que se está mostrando ineficaz. La corrupción que ha ido aflorando in crescendo durante la crisis revela un estrepitoso fracaso de nuestro país en esta materia. También hemos de evaluar si el representante actúa con sensibilidad hacia sus representados, o si por el contrario sirve a intereses espurios. Al no ser delegados con un mandato imperativo que cumplir, se acepta que tengan cierta libertad a la hora de tomar múltiples decisiones al día. Con una salvedad, esta independencia no es absoluta. Hay un programa inicial del que un candidato debe informar convenientemente en cada elección y que funciona a modo de promesa; en una democracia, el deber de un cargo público elegido consiste en cumplirlo al máximo. Durante el desarrollo del mandato en sí, además, el vínculo debe ser intenso y continuado con la ciudadanía para lograr una adaptación lo más democrática posible a la contingencia del tiempo político. Lo que se está revelando en España respecto a los representantes con responsabilidades de gobierno es que el vínculo ha sido fuerte, sí, pero con los grandes banqueros y empresarios, además de con la troika. Donaciones empresariales en época electoral, préstamos bancarios en condiciones favorables que exigen sumisión, reuniones privilegiadas, imposiciones de lo que llamamos Bruselas y otras formas opacas de lobby han generado una concentración de poder político en unos pocos. Recordemos que se reformó la Constitu- 56

57 ción a su antojo en solo 15 días. Es por todo esto que tenemos que hablar de oligarquía. Si giramos el prisma y analizamos ahora los tres poderes políticos tradicionales, el menos democrático es precisamente el que más se ha reforzado desde la propia Constitución de Me refiero al Poder Ejecutivo, aquel que se encarga de decidir la acción pública. No solo es que la figura de quien dirige el gobierno, de los presidentes autonómicos o de los alcaldes cada vez posea más atribuciones, o que la censura a la acción gubernamental desde el parlamento sea prácticamente inviable, sino que peligrosamente se ha normalizado el gobernar por decreto. El Parlamento sigue así relegado en demasiadas ocasiones a mera comparsa, cuando no a correa de transmisión de lo que decide el partido que controla el Ejecutivo. En teoría tampoco debería ser un frontón mediático, ni un escenario de posiciones bélicas donde cada uno escupe su argumentario al contrario sin escuchar. Debería ser el sitio donde se legisla mediante una deliberación abierta al cambio de posturas, al entendimiento y al conflicto respetuoso entre diferentes. Donde debería acudir también el gobierno para escuchar, repensar, tomar nota y explicar sus decisiones. Se supone que en una democracia la ciudadanía acepta limitar su libertad, obedeciendo unas leyes, porque estas son resultado de un proceso aceptado donde ella es la protagonista. La ruptura del vínculo con los representantes echa esto por tierra. Los partidos polí- 57

58 ticos que vertebran el Parlamento, a su vez, deben ser democráticos y contener en su seno las virtudes de la libre discusión, sin jefaturas opresivas ni control férreo sobre sus miembros. Sabemos también que en una democracia la separación de poderes debe respetar la independencia de los jueces; que cuando la comunidad política juzga, en teoría lo estamos haciendo todos, por lo que es el pueblo también quien debe conformar la base de cualquier sistema judicial democrático. Se debe garantizar la igualdad entre ricos y pobres frente a los procesos, así como cualquiera puede ser capaz de iniciar una acusación. En realidad, aunque en este panorama de mínimos tuviéramos una representación política exquisitamente democrática y un funcionamiento adecuado de los tres poderes clásicos ni siquiera he nombrado las necesidades básicas de participación ciudadana directa, no podríamos hablar de democracia si no se respetara la equidad entre los ciudadanos en materia económica, si no se garantizara un suelo digno a cada miembro de la comunidad política. Cuando un ciudadano está subyugado en lo económico, no es libre políticamente. Aunque pueda votar cada cuatro años. Carece de tiempo y recursos para informarse, para pensar, dialogar y actuar en política con tranquilidad. Carece de poder individual para oponerse a las injusticias que pueda sufrir en su trabajo o en la ciudad. Es a menudo dependiente, y eso lastra su coraje cívico. Por qué somos 58

59 un país donde no se va masivamente a la huelga pero sí a las manifestaciones? Es democrático un país donde los trabajadores, amenazados además por el paro y la precariedad, pasan un tercio de su vida en empresas o administraciones jerárquicas donde apenas cuentan para decidir? Parece así que caracterizar nuestro régimen como democrático es exagerado. La existencia de elecciones, o la conservación de un Estado de derecho mínimo, son elementos necesarios pero ni mucho menos suficientes para que haya democracia. Asimismo, como último reducto frente a las tendencias oligárquicas que la socavan deberíamos contar con libertades políticas suficientes. Sin ellas la oligarquía no solo avanza posiciones, sino que ya no sería tan exagerado descender a estadios aún más oscuros. A ello dedicaremos el próximo capítulo. 59

60 VIII El ataque antiliberal a las libertades VÍCTOR ALONSO ROCAFORT La gran aportación del pensamiento liberal a la democracia se basa en la irreductible defensa de las libertades individuales y públicas que mantiene. Quienes hoy se definen como liberales parecen haberlo olvidado. Autores centrales del liberalismo, como John Locke o John Stuart Mill, mantienen que es posible garantizar una serie de libertades cívicas bajo un gobierno no 60

61 democrático. Ambos se oponen a que, sea cual sea la forma de gobierno, se toquen un ápice las libertades fundamentales. Ya en el siglo XIX Stuart Mill era consciente, además, de que la aspiración de los pueblos de Europa residía también en contar con dirigentes temporales, revocables y delegados que los representaran adecuadamente. Esto también iba a ser libertad. Isaiah Berlin es el gran referente liberal de la segunda mitad del siglo XX. En su obra alerta contra los dogmatismos y la política romántica plena de omnipotencia de algunos movimientos revolucionarios. Y a la vez, en su recuperación de la libertad de los modernos, el autor británico nacido en Riga es lo suficientemente lúcido como para recoger que «la libertad del pez grande es la muerte del pez chico». No por casualidad para Berlin, antes de cualquier libertad nominal era preciso gozar de una sanidad y una educación básicas. Stuart Mill y Berlin fueron asimismo de los que mejor formularon una idea muy sencilla: los individuos debemos gozar de libertad sin interferencias, por parte de otros, a la hora de pensar, actuar, expresarnos o asociarnos; a no ser que perjudiquemos o dañemos a alguien. Ahí es donde entra la justificada coacción de las leyes, para protegernos a todos. Gran parte de esta herencia liberal se ha querido recoger en nuestro ordenamiento jurídico con desigual éxito. Fijémonos en los derechos de reunión y manifestación. Estos se contemplan en artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de 61

62 la Constitución española, y en un desarrollo legislativo concreto posterior que es el que ya nos afecta. Lo que viene a decir la normativa es que todos podemos reunirnos y manifestarnos en libertad si no portamos armas y si no vamos a cometer ningún delito. De darse alguna de estas dos circunstancias, como especifica el Código Penal, la acción se convierte en ilegal. Hasta aquí ninguna contradicción con la doctrina liberal. Hay sin embargo un resabio autoritario en nuestro ordenamiento jurídico. Tanto una ley de 1983 como otra de 1992 exigen que se informe al gobierno de cualquier reunión de más de 20 personas. Y que se expongan los motivos por los que uno se va a reunir. El no comunicarlo no implica cometer una «ilegalidad», aunque sí puede haber sanción para los organizadores; nunca para los asistentes. Hoy en España nos hemos acostumbrado a que quienes deben velar por la ley la tergiversen. Así, miembros del gobierno denuncian manifestaciones «ilegales» cuando en realidad solo son «no comunicadas». Con esa excusa, identifican y multan asistentes, que en ningún caso pueden ser sancionados. Pero si te fías y comunicas, también multan al convocante alegando desórdenes. Se cierra así de manera kafkiana cualquier salida para ejercer las libertades fundamentales mencionadas, por lo que el resultado es que un gobierno cuya misión debería ser protegerlas, las impide. Los dirigentes actuales han convertido así en norma tanto las multas e identificaciones masivas en 62

63 manifestaciones pacíficas como, lo que es más grave, las agresiones policiales. Ya no hay duda de que se pretende generar miedo en la población más activa políticamente. El caso de Alfon* fue una señal de alarma clara en este sentido. La policía es una institución pública, pagada por todos, cuya función es protegernos de acuerdo a las leyes. Cuando un miembro o grupo de la sociedad se toma la libertad de agredir a otro gratuitamente, la policía debe estar ahí para velar por la seguridad del amenazado. Jamás la policía puede convertirse en quien agrede gratuitamente. Pero es esto justamente lo que está sucediendo cada vez con más frecuencia en estos cinco años de crisis. Cuando esta aberración se da, y la ciudadanía maltratada logra del poder judicial cierta protección alguna condena por torturas, por ejemplo, lo último que debería hacer un gobierno con una mínima impronta liberal es indultar a los agresores. Urge por tanto una remodelación integral de la policía, de sus estructuras y su cultura institucional. Los responsables políticos deben tomar asimismo conciencia de que en una situación política crítica y de creciente incertidumbre, solo se puede echar mano de más democracia. *Alfonso Fernández Ortega, detenido el 14 de noviembre de 2012, día de huelga general. Salió de prisión el 9 de enero de 2013, aunque continúa en «seguimiento» y está pendiente de juicio. 63

64 Hay otras cuestiones que tampoco son nuevas, pero que hoy estallan. Tanto en los años de crecimiento económico como durante la crisis, el régimen político español ha tratado con gran dureza a los inmigrantes que carecían de papeles administrativos en regla. Se les ha perseguido, identificado racialmente, detenido, privado de libertad de movimiento, deportado; y todo ello sin ofrecerles derechos políticos plenos, como el voto. Se han erigido muros, se han asentado guardias armados en las fronteras, provocándose con esta actitud miles de muertes en nuestras costas. Ahora también se despoja a los inmigrantes sin papeles de la tarjeta sanitaria. Con todo ello se alienta la xenofobia como ha denunciado Naciones Unidas para el caso español, a la que podemos interpretar precisamente como una de esas tiranías sociales que tanto temía el propio Stuart Mill. No hace falta por tanto echar mano de ninguna corriente radical, siquiera democrática. Apelando tan solo al liberalismo más clásico, podemos indicar que este gobierno está infringiendo las libertades de aquellas minorías de la población más débiles económicamente y, también, las de aquellas más activas políticamente. 64

65 IX La persistente amenaza a la igualdad de género SARA MATEOS También John Stuart Mill, en su ensayo El sometimiento de las mujeres, mostró la incoherencia de que la universalidad de los principios liberales quedase ceñida a los varones. A pesar de la proclama universalista, nada más y nada menos que la mitad de la población quedaba excluida de ser considerada sujeto válido para firmar aquel nuevo pacto político que alumbraba la Ilustración, y que daba origen a las democracias modernas. 65

66 Esta alianza social contra el Antiguo Régimen nacía de la razón por encima de las supersticiones, del mérito por encima de los privilegios de cuna, y sin embargo iba a justificar sosteniendo argumentos que sus nuevos presupuestos ideológicos defenestraban que la mitad de esa sociedad, las mujeres, aun contribuyendo al logro democrático, quedaran fuera del estatus de ciudadanas. Así sucedería en plena Revolución Francesa. La causa sería justamente algo tan aleatorio como el sexo con el que se nace y las atribuciones «naturales» que de esto se deriva. Porque si naces mujer, tu destino será el de la maternidad, sea ejercida o no. La maternidad no solo ligará ineludiblemente las mujeres a la naturaleza, sino que, en sentido ontológico, las hará permanecer sin excepción (por esencia) más cerca de ella. Este punto de partida acerca de cómo los derechos liberales nacen ciegos a la mitad de la población nos ayudará a comprender la denominada «discriminación estadística». Hoy día, por tanto, podemos discernir nuevas fórmulas de participación democrática, la creación de nuevos canales de interacción, la manera de que el poder emane desde la ciudadanía y no hacia ella. Pero de nada servirá si seguimos obviando la desigualdad estructural intrínseca a su génesis. La lucha por la igualdad entre mujeres y hombres a partir de la instauración de las democracias modernas, la igual ciudadanía de las mujeres, ha supuesto (y está suponiendo) una conquista; no ha venido dada. 66

67 Así, si la consecución de la igualdad de género todavía mantiene carencias importantes y requiere de un incesante impulso, la crisis económica, unida a un gobierno conservador, ha servido para profundizar en ellas. La crisis comenzó afectando más a los varones, ya que los sectores más castigados fueron la construcción y otros fuertemente masculinizados. Los recortes, sin embargo, tienen mayor impacto entre la población femenina. Se cierran escuelas de 0 a 3 años, comedores escolares, se desmantela la ley de dependencia Reducir o eliminar los ya escasos recursos para la conciliación impacta principalmente en las mujeres (nuestro mercado de trabajo mantiene ese atraso). Son las mujeres quienes tienen más empleo parcial, y las que más interrumpen su vida laboral por cuidar a un familiar enfermo, por lo que ampliar los años de cotización para percibir una pensión las penaliza más. Los recortes en políticas sociales afectan al empleo femenino. Y esto impide a las mujeres el acceso a los recursos en iguales condiciones que los varones. Porque el acceso a los recursos está íntimamente ligado a formar parte del mercado de trabajo, y a lo que supone en forma de pensiones o subsidios, por ejemplo. La discriminación estadística actúa, por lo que las mujeres se presentan como «menos disponibles», algo que repercute en percibir menor salario por el mismo trabajo, en gozar de menos posibilidades de promoción, y en tener finalmente más posibilidades de abandonar el 67

68 mercado de trabajo, o incluso de no llegar a introducirse en él. Y para qué mencionar la situación a la que se aboca a las mujeres solas, familias monoparentales y mujeres inmigrantes, quienes cuentan con todavía más dificultades en este sistema diseñado bajo el prisma del varón proveedor/mujer dependiente. Modelo que parece sobrevolar el imaginario del gobierno. Aunque ahora se muestre de manera más cruda, el análisis de la economía desde la perspectiva de género viene aportando datos reveladores sobre la configuración del Estado de bienestar basado en la gratuidad de los cuidados y en todo un sistema fiscal y tributario, de mercado de trabajo, que mantiene esta estructura. Sin dejar de lado, tal y como explica Anna G. Jónnasdóttir, que esta dimensión sexo/género es altamente significativa para el desarrollo del capitalismo moderno. Hemos destacado en capítulos anteriores algunos de estos aspectos. Si sumamos este hecho estructural a una voluntad política poco proclive a considerar a las mujeres como personas autónomas, y que reduce el ser mujer a ser madre (no olvidemos las palabras del ministro Alberto Ruiz Gallardón de que lo que hace auténtica a una mujer es la maternidad), nos encontramos ante una «crisis de la crisis» en materia de igualdad de género. Un gobierno fuertemente influido por los principios doctrinales vaticanos, al menos en lo relativo a la libertad de las mujeres y la consideración de su ciudadanía, que apuesta por medidas que afectan directamente esa liber- 68

69 tad, como la pretendida reforma de la ley del aborto. Un gobierno que, por supuesto, recortará las partidas relacionadas con igualdad de género sistemáticamente, aunque no suponga un ahorro significativo. En los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2013, las políticas de igualdad se recortan en un 24% respecto a 2012, casi el triple de la media de los ministerios que se sitúa en el 8,9%, y algo más del 39% si se compara con La lucha contra la violencia de género se reduce presupuestariamente en un 7%, lo que supondría desde 2011 casi un 27% menos. Dicen que han recortado en «propaganda», que es como consideran las campañas de prevención, información y sensibilización, que contribuyen a construir una sociedad comprometida, a crear un entorno donde se logre quitar el estigma a las víctimas. Ambas partidas suponen el 0,017% de los PGE. La igualdad parece concebida como un lujo, un capricho políticamente correcto que no tiene nada que ver con los problemas «de verdad», los que se tratan en las cumbres y los G-20. Un lujo prescindible, y no del todo deseable, que en todo caso una sociedad solo puede permitirse en tiempos de bonanza. Lejos quedan los discursos (y esto no es exclusivo de la derecha) de los 8 de marzo. Pero ni siquiera se trata de prioridades a la hora de recortar. El cierre de la oficina de ONU Mujeres en España, que no suponía ningún coste, retrata los planteamientos sobre igualdad entre mujeres y hombres que 69

70 posee el gobierno. Más próximos a la doctrina vaticana, como decía, que a la Declaración de los Derechos Humanos y toda la legislación desarrollada por la Naciones Unidas en este ámbito. Y es que quizás esta sea la clave. Qué es lo que entienden por igualdad, por derechos humanos, por individuo, por ciudadanía. Nos encontramos ante un intento, no solo de retroceder en derechos adquiridos, sino ante una pretendida confusión terminológica. Esta se plasma en lo que se ha venido a denominar «ideología de género», con la intención de desacreditar académicamente el pensamiento feminista. Y no solo eso, trata de desconcertar a la sociedad, e impide el desarrollo de una legislación, unas políticas públicas, que se ajusten a la realidad social. Así podemos llegar a escuchar que existe «una violencia estructural que hace a las mujeres abortar», como señaló el propio Gallardón, o se pretenderá tratar la violencia de género como violencia doméstica, como si diferenciarlas respondiera simplemente a un caprichoso cambio de denominación lingüística, al igual que hace UPyD, que llega a afirmar que la igualdad que se construye es «contra los hombres». Se defenderá un concepto único y excluyente de familia y de matrimonio, por ejemplo, entorpeciendo por todos los medios el matrimonio homosexual. Porque bajo este prisma, la «mujer, mujer» debe casarse con un «hombre, hombre» para formar una «familia, familia». El escenario de la crisis se presenta como la coartada perfecta: también hemos vivido por encima de 70

71 nuestras posibilidades en lo que respecta a los avances en igualdad de género. En pleno siglo XXI, en esto que llamamos democracias, hay que seguir reivindicando los derechos de las personas como ciudadanas, más allá del sexo con el que nazcan. Derechos, algunos, todavía por conquistar; otros muchos que creíamos inamovibles, por defender; y ejerciendo para todo ello una legítima resistencia ciudadana. 71

72 X Resistencias Fotografías a pie de calle ÁLVARO MINGUITO

73 El orden reina en Madrid 18 de enero de 2013, calle Génova. Madrid Con el comienzo del año 2013 y ante el enésimo escándalo de corrupción político-financiera nacional, en este caso en el Partido Popular, cientos de personas se concentraban durante varios días en los aledaños de su sede en Madrid, en la calle Génova. La publicación en varios medios de comunicación de nuevos datos sobre el caso Bárcenas y los sobres de dinero negro presuntamente repartidos a los altos cargos del partido acababan una vez más con la paciencia de los ciudadanos. Fue sin embargo imposible acercarse a menos de 200 metros de la puerta del edificio. Un impresionante dispositivo policial impedía por completo el acceso a la calle desde cualquiera de sus entradas. Este «estado de sitio» temporal ejemplifica a la perfección la deriva de un gobierno que, incapaz siquiera de cumplir con sus funciones más elementales, pretende imponer su poder mediante el uso de la fuerza y el control policial, y nos ofrece imágenes propias de regímenes totalitarios, legitimando el uso de la violencia ante cualquier protesta que más tarde algunos medios de comunicación convierten en «altercados». Ejemplo similar es el vallado permanente levantado en torno al edificio del Congreso de los Diputados, en la carrera de San Jerónimo, desde el pasado 11 de julio de Sin embargo 73

74 Mareas ciudadanas 7 de enero de 2013, Paseo de la Castellana. Madrid Solo unos días antes de la imagen anterior, decenas de miles de personas secundaban la primera gran protesta del año en Madrid, organizada por la denominada «marea blanca». La marea blanca aglutina diferentes movimientos sociales en lucha por el derecho a una sanidad pública, contra los recortes y privatizaciones más o menos encubiertas de los hospitales públicos en Madrid. Del mismo modo, otras mareas como la verde, la azul, la violeta se organizan de manera asamblearia y horizontal en defensa de la educación pública, contra la privatización del Canal de Isabel II o por el mantenimiento de las políticas de igualdad. El pasado 23 de febrero la denominada «marea ciudadana», confluencia de todas ellas, convocó en más de 50 ciudades del Estado español concentraciones masivas, con la idea de avanzar en la unión de sus distintas luchas que, sin embargo, persiguen un objetivo común: paralizar el desmantelamiento de los servicios públicos. 74

75 La marcha negra 11 de julio de 2012, Plaza de Jacinto Benavente. Madrid A esta convocatoria se unían además, en un intento de aunar fuerzas, participantes de la «marcha negra», trabajadores de la minería que desde junio de 2012 se enfrentan al drástico recorte aprobado por el Gobierno a las ayudas del carbón. Las cuencas de Asturias, León, Palencia, Aragón o Castilla-La Mancha, entre otras, habían organizado el año anterior una marcha de 19 días que llegaba a Madrid el 11 de julio, que era recibida por miles de madrileños al grito de «Madrid entero se siente minero». Durante los meses anteriores, las imágenes de cortes de carretera y enfrentamientos con los antidisturbios, pelotas de goma y botes de humo contra «voladores» y tirachinas, habían llenado los periódicos y noticias de los telediarios. No se recordaba una huelga minera igual desde el año 1962 en Asturias. 75

76 En lucha contra el olvido 17 de octubre de Universidad Autónoma de Madrid En un despacho de la facultad de Biología, cerca de 200 cajas de plástico transparente, apiladas en poco más de 30 metros, contienen los restos y algunos objetos recuperados de represaliados durante y tras la Guerra Civil. Diversas fuentes estiman en más de los asesinados en la retaguardia durante los años de la guerra e inmediatamente posteriores, la mayoría de ellos enterrados en fosas comunes en cunetas o campos de labranza. Condenados a la desaparición forzosa por el bando nacional, en el año 2012 el gobierno del Partido Popular, su legítimo heredero, anunciaba la supresión en 2013 de los fondos de ayuda a la memoria histórica. El trabajo minucioso y respetuoso de los voluntarios suple la falta de medios y ayudas, así como nos obliga a no olvidar las injusticias cometidas en el pasado de este país y la desidia, cuando no indiferencia intencionada, de los poderes actuales respecto a la tragedia. 76

77 Contra los desahucios 16 de junio de 2012, calle Bravo Murillo. Madrid Banqueros, unos ladrones sin palancas y de día [ ] delincuencia, delincuencia es la vuestra, asquerosos vosotros hacéis la ley. De esta forma se refería el grupo vasco La Polla Records en el año 1984 al sistema financiero y sus representantes. Aún quedaban por delante años de especulación inmobiliaria y complicadas tramas de financiación que, como en una estafa piramidal, estallaban a finales de la primera década del siglo agudizando en el caso español la crisis en la que nos vemos envueltos. Aunque los desahucios no son una novedad, no han dejado de crecer en número durante estos últimos años, alcanzando la cifra de expedientes en el año Desde hace casi tres años las distintas Plataformas de Afectados por la Hipoteca luchan por la paralización de estos desahucios, mediante la negociación y la acción directa, impidiendo el paso a los agentes el día del lanzamiento y ocupando sucursales o incluso la Empresa Municipal de la Vivienda en Madrid. Empapelar los cristales de algunas oficinas bancarias con el rostro de algunos de los desahuciados ha sido otra de sus formas de protesta. 77

78 La comuna de Sol 12 de mayo de 2012, Puerta del Sol. Madrid Un año después de la manifestación del 15-M, la protesta volvía a tomar las calles en decenas de ciudades del Estado español y otras partes del mundo. Desde entonces y a punto de cumplirse el segundo aniversario de lo que ha dado en llamarse el movimiento de los «indignados», las proclamas, esperanzas, modelos organizativos y métodos de confrontación han ido mutando, reforzándose algunos y debilitándose otros, al tiempo que nos despertamos cada mañana con noticias de nuevos escándalos y con nuevos recortes anunciados por un gobierno decididamente sometido a las leyes que dicta un deshumanizado modelo financiero internacional. El movimiento no partía de la nada, experiencias políticas anteriores dentro y fuera del Estado español habían aportado los mimbres de lo que por el momento continúa siendo un laboratorio de ideas, una puesta en común de prácticas asamblearias y toma de decisiones que nos devuelven el significado real de la palabra democracia. Una barricada más en el terreno de la lucha de resistencia global contra un modelo político-financiero que cada día se nos muestra más agotado. 78

79 XI El cuestionamiento de un régimen político COLECTIVO NOVECENTO La mayor parte de las instituciones emanadas de la Constitución de 1978 y del ordenamiento social que propició se muestran claramente incapaces para hacer frente a los desafíos no ya del inmediato futuro, sino del presente mismo. El País, 10 de febrero de

80 Esta es la lapidaria frase a la que un diario como El País, nada sospechoso de desestabilizador, recurría en febrero de 2013 para caracterizar la situación política española. Y no es para menos. La gestión que la oligarquía política y económica está haciendo de la profunda crisis que vivimos ha llevado a la economía española hasta los seis millones de personas en paro, ha contribuido a que, según datos de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), unas familias pierdan sus viviendas desde 2008 y ha impuesto importantes retrocesos en nuestros derechos sociales y democráticos. Hemos visto a lo largo de los capítulos anteriores cómo las medidas neoliberales en buena medida responsables de la crisis actual no solo no han sido desterradas, sino que han pasado a imponerse por las instituciones de Bruselas y por los gobiernos nacionales, ahora con más intensidad. Así, mientras las instituciones financieras españolas reciben cuantiosas ayudas europeas con cargo a los presupuestos del Estado, nuestro sistema público de pensiones, nuestra educación y nuestro sistema público de salud sufren continuos recortes que deterioran su calidad. Mientras que las pérdidas derivadas de la burbuja inmobiliaria se socializan y son sufragadas mediante impuestos pagados por la ciudadanía, las oligarquías económicas aprovechan la situación para promover reformas laborales orientadas a abaratar y facilitar el despido, liquidar la negociación colectiva y reducir los salarios. 80

81 Se ha señalado también que todas estas medidas ocasionan una redistribución regresiva de la renta en nuestro país, reforzándose con ello las desigualdades de todo tipo. Es más, hemos visto cómo la ampliación de la brecha entre las distintas clases sociales ha reforzado la concentración del poder económico en un minúsculo porcentaje de la población que, una vez tras otra, es el único beneficiado de las principales medidas económicas tomadas por el poder político. De ahí que podamos afirmar que el vínculo representativo de los gobernantes con la ciudadanía se debilita a favor de una minoría unida en su interés por mantener y expandir su riqueza a costa del resto. Todo ello deriva en un creciente rechazo ciudadano hacia la política representativa y, en general, hacia las principales instituciones del sistema. Los dos grandes partidos políticos que han dirigido el gobierno durante la crisis, ajenos a las demandas sociales, entran en contradicción con sus propios programas electorales al defender los intereses de las oligarquías a costa de los derechos de la mayoría. Incluso se intenta dar carta de normalidad al incumplimiento del «programa» en aras del «deber». Todo ello en contra de la mínima sensibilidad democrática. Esta situación ha llevado, tal y como reflejan los sondeos de opinión, al hundimiento en la intención de voto de las dos principales fuerzas políticas: si en las pasadas elecciones generales de 2008 la suma de los sufragios de PP y PSOE alcanzaba el 83,9% de todos 81

82 los emitidos, en las estimaciones de voto realizadas a comienzos de 2013 dicho porcentaje apenas se situaba en el 47,4%. Esta profunda desafección afecta no solo al partido conservador ahora en el gobierno, sino también al PSOE, incapaz de servir en este momento de «opción de reserva» en nuestro particular régimen de alternancia. Su limitado proyecto histórico de reforma social aparece hoy día agotado. Su posible «pasokización*» es una hipótesis que ya no resulta lejana. Y es que el PSOE ha desatendido, una vez más, las esperanzas de progreso y de defensa de las conquistas sociales que millones de personas habían depositado en su acción de gobierno. Las razones de esta deslealtad del partido con su base social deben buscarse en su profunda interiorización de las doctrinas social-liberales y, sobre todo, en su complicidad cuando no directamente en su simbiosis con las oligarquías económicas y financieras del país. Para una parte de la base social que defiende valores como la igualdad, la solidaridad, el progreso o la importancia de los derechos colectivos, la versión de la socialdemocracia que representa el PSOE está dejando de constituir hoy día una alternativa política distinta a la del Partido Popular, en la medida en que ambos aplican y defienden medidas similares. *En alusión al partido socialdemócrata griego PASOK, que actualmente no alcanza el 5% de intención de voto, tras haber gobernado el país un total de 23 años. 82

83 Por otro lado, numerosos casos de corrupción añaden leña al fuego del alejamiento ciudadano de la política. Y es que también el envilecimiento hace acto de presencia: nuestros gobernantes nos mintieron al decir que no recortarían los derechos sociales y, además, lo hicieron mientras algunos utilizaban su posición de privilegio como vía de enriquecimiento personal. Pero la crisis política que vivimos tiene tal magnitud que no solo afecta a la credibilidad de los principales partidos del sistema. Afecta al conjunto de las instituciones y consensos surgidos de la Transición. La Monarquía ha sufrido un enorme desgaste y se enfrenta a un claro rechazo social, no solo por su implicación directa en casos de corrupción, sino también porque la reflexión acerca del carácter democrático de la jefatura del Estado está ya en el debate ciudadano. La Justicia carece de la credibilidad necesaria, fruto de su recurrente subordinación a los poderes políticos y económicos. Esto también ha provocado escándalos de sobra conocidos. El modelo territorial del Estado se ve crecientemente cuestionado, evidenciándose la incompatibilidad entre «esta democracia», el «derecho a decidir» y las reivindicaciones nacionales dentro del Estado español. El propio Parlamento es hoy una institución muy erosionada después de realizar una reforma constitucional sin consultar y al dictado de los intereses de los inversores financieros. La crisis política, por tanto, se ha ido revelando poco a poco a partir de un creciente rechazo ciudadano. 83

84 Y cuando emerge, en los términos vistos en capítulos precedentes, es de tal amplitud y profundidad que algunas voces empiezan a caracterizarla como «crisis de régimen». En efecto, las instituciones emanadas de la Transición soportan un grado de descrédito elevado al generalizarse la percepción de que no garantizan ya la defensa de las conquistas sociales, ni permiten hacer frente a los desafíos políticos relevantes para la ciudadanía. Es más, cuando legítimamente la gente sale a la calle para hacer uso de sus libertades básicas de protesta, el gobierno las reprime de forma premeditada. En otro orden de cosas, incluso las organizaciones que históricamente han defendido los intereses de la clase trabajadora y de sectores mayoritarios de la población se ven afectadas por dicha crisis. Los sindicatos, instituciones imprescindibles, aparecen hoy día con la credibilidad minada, al menos en lo que respecta a las direcciones de Comisiones Obreras y UGT. Su orientación en los últimos años, dirigida principalmente al diálogo y la concertación social en un contexto de continuos retrocesos, determina que amplias capas de asalariados dejen de percibirlos como instrumentos útiles para la defensa de sus derechos. Además, su errática estrategia durante la crisis no ayuda a cambiar esta percepción. Mientras que por un lado han convocado tres huelgas generales, así como importantes y necesarias movilizaciones sectoriales y sociales contra la política de recortes de los gobiernos de PSOE y PP, por otro lado firmaron una reforma de las pensiones lesiva 84

85 para los intereses de la mayoría social, especialmente de la juventud. Por último, la participación en el gobierno de Andalucía desde la primavera de 2012 de una fuerza política como Izquierda Unida depositaria actualmente de millones de esperanzas y vector clave en la deseable refundación de un nuevo sujeto político que frene la ofensiva neoliberal, corresponsabiliza irremediablemente a dicha formación con las medidas de recortes impuestas por las élites. Esto contribuye a desorientar aún más a la ciudadanía, que mira hacia la política con la esperanza de encontrar alternativas; y que espera también que el funcionamiento interno de partidos y sindicatos, en lugar de responder a estructuras jerárquicas controladas por un aparato, resulte acorde a verdaderos principios de democracia participativa. Frente a esta profunda crisis la protesta social se ha alzado como primera respuesta. Desde el 15 de mayo de 2011 las calles y las plazas de nuestro país se han convertido, por fin, en verdaderos espacios públicos de encuentro y reflexión colectiva. Las resistencias que han acompañado este proceso avanzan y se fortalecen, convergen con el tejido vecinal y sindical, con los movimientos de defensa de los servicios públicos, y se presentan como condición sine qua non para construir una amplia mayoría social que pueda frenar las medidas de ajuste neoliberal. Puede ser el germen de un nuevo sujeto político, eminentemente democrático en su funcionamiento y propuestas, plural y unitario, 85

86 respaldado por millones de personas y capaz de plantear una verdadera ruptura política con el régimen actual. Pero la movilización, aunque necesaria, comienza a mostrar también limitaciones. La ausencia de coordinación entre los distintos colectivos que se encuentran luchando desde hace décadas, o que han surgido durante los últimos años, contribuye en ocasiones a dividir y fraccionar las luchas existentes. Asimismo, la dificultad para establecer estructuras organizativas y decisiones vinculantes desanima a quienes participan en las asambleas, mientras la dificultad en ciertas ocasiones para superar las propuestas defensivas y avanzar hacia propuestas en positivo de cierto consenso constituye un freno. En última instancia la reiteración de la protesta, aun con triunfos importantes, no necesariamente se traduce en el gran cambio social que la profundidad de la crisis requiere. La movilización se convierte por tanto en condición necesaria de la ecuación, pero no suficiente. 86

87 XII Una reivindicación de la política COLECTIVO NOVECENTO Decidir entre todos sobre lo que nos atañe a todos. Esto es la base de la política. Lo político hace referencia a lo común, a lo público. El protagonismo en ese ámbito es de la ciudadanía, porque somos seres políticos con capacidad de imaginar y formular proyectos, de ejercer la crítica, de deliberar y juzgar antes de tomar decisiones. De saber escuchar y conseguir narrar lo que nos preocupa. La 87

La deflación CUADERNOS DE FORMACIÓN

La deflación CUADERNOS DE FORMACIÓN CUADERNOS DE FORMACIÓN núm. 1, 2014 La deflación EDUARDO GARZÓN Y CARLOS MARTÍNEZ La deflación es el término utilizado para referirse a un descenso generalizado y prolongado de los precios. Es decir, es

Más detalles

Intervención de Mariano Rajoy

Intervención de Mariano Rajoy Intervención de Mariano Rajoy Reunión sobre la reforma fiscal Madrid, 21 de junio de 2014 1 Muy buenos días a todos y muchas gracias por vuestra asistencia a este acto. Quiero decir que esta es una de

Más detalles

Crisis de distribución, no crisis fiscal

Crisis de distribución, no crisis fiscal Crisis de distribución, no crisis fiscal Özlem Onaran Hemos entrado en un nuevo episodio de la crisis mundial: la lucha para distribuir los costos. Ya desde el decenio de 1980, la crisis empezó a mani

Más detalles

Las relaciones entre Alemania y España y el poder del capital financiero (I)

Las relaciones entre Alemania y España y el poder del capital financiero (I) Portada :: Economía 02-06-2012 Las relaciones entre Alemania y España y el poder del capital financiero (I) Alberto Garzón Espinosa Pijus Economicus Hace un par de años España venció a Alemania en las

Más detalles

REESTRUCTURACIÓN SISTEMA FINANCIERO ESPAÑOL 2009-2012

REESTRUCTURACIÓN SISTEMA FINANCIERO ESPAÑOL 2009-2012 Patronato de CIFF: REESTRUCTURACIÓN SISTEMA FINANCIERO ESPAÑOL 2009-2012 Andrés GARCIA ROJAS MASTER EN NEGOCIO BANCARIO Y AGENTE Febrero 2012 FINANCIERO MASTER EN NEGOCIO BANCARIO Y AGENTE FINANCIERO 2011-2012

Más detalles

IV.3. AHORRO E INVERSIÓN Y CAP(+)/NEC(-) DE FINANCIACIÓN DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA

IV.3. AHORRO E INVERSIÓN Y CAP(+)/NEC(-) DE FINANCIACIÓN DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA IV.3. AHORRO E INVERSIÓN Y CAP(+)/NEC(-) DE FINANCIACIÓN DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA La economía española ha corregido con gran intensidad el elevado desequilibrio exterior acumulado en la última etapa expansiva

Más detalles

Nota de prensa. Contribución de España al debate sobre de la Gobernanza de la Unión Económica y Monetaria

Nota de prensa. Contribución de España al debate sobre de la Gobernanza de la Unión Económica y Monetaria Contribución de España al debate sobre de la Gobernanza de la Unión Económica y Monetaria 27 de mayo de 2015.- España presenta en Bruselas su propuesta de contribución al debate sobre la Gobernanza de

Más detalles

El papel de las Entidades Financieras en la recuperación económica de España

El papel de las Entidades Financieras en la recuperación económica de España El papel de las Entidades Financieras en la recuperación económica de España Por Miguel Ángel Robles. Director General. Interban Network. Presidente de Foro Indeco Una vez que ya parece confirmado el comienzo

Más detalles

DOS AÑOS DE CRISIS GUMERSINDO RUIZ BRAVO DE MANSILLA. hacienda canaria. Catedrático de Política Económica Universidad de Málaga SUMARIO

DOS AÑOS DE CRISIS GUMERSINDO RUIZ BRAVO DE MANSILLA. hacienda canaria. Catedrático de Política Económica Universidad de Málaga SUMARIO GUMERSINDO RUIZ BRAVO DE MANSILLA Catedrático de Política Económica Universidad de Málaga SUMARIO I. Introducción. II. El pasado reciente. III. El futuro próximo. 11 GUMERSINDO RUÍZ BRAVO DE MANSILLA I.

Más detalles

La crisis en Estados Unidos y México: La dificultad de su salida. Arturo Huerta González

La crisis en Estados Unidos y México: La dificultad de su salida. Arturo Huerta González La crisis en Estados Unidos y México: La dificultad de su salida Arturo Huerta González Introducción 15 Capítulo 1 Elementos que conformaron la crisis 23 Liberalización y desregulación financiera 23 Gran

Más detalles

LA TRANSICIÓN EN EL MODELO DE CRECIMIENTO DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA

LA TRANSICIÓN EN EL MODELO DE CRECIMIENTO DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA LA TRANSICIÓN EN EL MODELO DE CRECIMIENTO DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA Según el Survey on the access to finance of SMEs in the euro area (SAFE) de abril de 2013 elaborado por el Banco Central Europeo (BCE),

Más detalles

CRISIS Y EMPLEO EN LA COMUNIDAD DE MADRID 2008-2013

CRISIS Y EMPLEO EN LA COMUNIDAD DE MADRID 2008-2013 CRISIS Y EMPLEO EN LA COMUNIDAD DE MADRID 2008-2013 RESUMEN EJECUTIVO Madrid, 12 de mayo 2014 Introducción Los efectos negativos de la crisis en la economía madrileña y especialmente en el empleo, empiezan

Más detalles

Cuadernos de acción sindical ANÁLISIS GRÁFICO DE LA DEVALUACIÓN SALARIAL EN ESPAÑA ÍNDICE

Cuadernos de acción sindical ANÁLISIS GRÁFICO DE LA DEVALUACIÓN SALARIAL EN ESPAÑA ÍNDICE Cuadernos de acción sindical ANÁLISIS GRÁFICO DE LA DEVALUACIÓN SALARIAL EN ESPAÑA ÍNDICE julio 2015 Edita: Confederación Sindical de CCOO Autoría: Manuel Lago Peñas. Gabinete Económico confederal Difunde:

Más detalles

Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo. Nota temática preparada por la secretaría de la UNCTAD

Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo. Nota temática preparada por la secretaría de la UNCTAD Naciones Unidas Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo Distr. general 30 de enero de 2012 Español Original: inglés TD/452 13º período de sesiones Doha (Qatar) 21 a 26 de abril de

Más detalles

LA CRISIS ECONÓMICA MUNDIAL Y SU IMPACTO EN EL COMERCIO INTERNACIONAL

LA CRISIS ECONÓMICA MUNDIAL Y SU IMPACTO EN EL COMERCIO INTERNACIONAL LA CRISIS ECONÓMICA MUNDIAL Y SU IMPACTO EN EL COMERCIO INTERNACIONAL Lic. Yonny Montero Vega yon@fe.uho.edu.cu RESUMEN El actual ámbito económico internacional en el que se mueven las economías de los

Más detalles

Los crean de la nada a través de los créditos pero nos los hacen devolver con intereses. Enric Duran

Los crean de la nada a través de los créditos pero nos los hacen devolver con intereses. Enric Duran Los crean de la nada a través de los créditos pero nos los hacen devolver con intereses. Enric Duran Hace ya más de un año que la crisis financiera es noticia, desde que estalló en Estados Unidos con el

Más detalles

POBREZA Y DESIGUALDAD SALARIAL

POBREZA Y DESIGUALDAD SALARIAL POBREZA Y DESIGUALDAD SALARIAL CCOO ha realizado y editado en marzo de 2015 un informe Análisis Gráfico de la Pobreza y Desigualdad Salarial, Cuadernos de Acción Sindical. Como se desprende de este análisis,

Más detalles

Situación financiera española respecto a Europa

Situación financiera española respecto a Europa Situación financiera española respecto a Europa Eduardo Barrera Las rentabilidades que han logrado los fondos de inversión de deuda pública han doblado al tipo de interés de la deuda a 3 meses. La deuda

Más detalles

CRISIS FINANCIERAS EN LOS PAÍSES EN DESARROLLO: CÓMO PREVENIRLAS PARA REDUCIR SUS CONSECUENCIAS ADVERSAS

CRISIS FINANCIERAS EN LOS PAÍSES EN DESARROLLO: CÓMO PREVENIRLAS PARA REDUCIR SUS CONSECUENCIAS ADVERSAS CRISIS FINANCIERAS EN LOS PAÍSES EN DESARROLLO: CÓMO PREVENIRLAS PARA REDUCIR SUS CONSECUENCIAS ADVERSAS ALICIA GARCÍA HERRERO Y JUAN A. GIMENO * INTRODUCCIÓN En las últimas décadas, las crisis financieras

Más detalles

LA CRISIS EUROPEA Y EL RUMBO DE LA ECONOMÍA MUNDIAL RODRIGO LABARTHE ÁLVAREZ

LA CRISIS EUROPEA Y EL RUMBO DE LA ECONOMÍA MUNDIAL RODRIGO LABARTHE ÁLVAREZ La crisis de deuda de los países europeos ha venido a cambiar el panorama económico mundial posterior a la crisis financiera-económica desatada a raíz de la burbuja hipotecaria en Estados Unidos en 2008.

Más detalles

Política monetaria à la dominicana Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles, Inc. (CREES) Ernesto Selman Febrero, 2015

Política monetaria à la dominicana Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles, Inc. (CREES) Ernesto Selman Febrero, 2015 Política monetaria à la dominicana, Inc. (CREES) Ernesto Selman Febrero, 2015 Una moneda sana El tipo de cambio no es más que el precio de una moneda extranjera denominada en la moneda local. En el caso

Más detalles

Un mayor deterioro en el comercio internacional por caída de actividad de las economías importadoras de productos colo mbianos.

Un mayor deterioro en el comercio internacional por caída de actividad de las economías importadoras de productos colo mbianos. Resumen y Conclusiones Una de las principales funciones del Banco de la República es promover y garantizar el seguro y eficiente funcionamiento del sistema de pagos de la economía. Para el cumplimiento

Más detalles

CONCLUSIONES. El fenómeno de la deuda externa en América Latina, particularmente en México y

CONCLUSIONES. El fenómeno de la deuda externa en América Latina, particularmente en México y CONCLUSIONES El fenómeno de la deuda externa en América Latina, particularmente en México y Argentina ha constituido un gran obstáculo al desarrollo económico de la región. Como se ha podido observar,

Más detalles

TEMA 10. EL SECTOR PÚBLICO Y LA POLÍTICA FISCAL

TEMA 10. EL SECTOR PÚBLICO Y LA POLÍTICA FISCAL 1. ESTRUCTURA Y ÁMBITO DEL SECTOR PÚBLICO. El Sector Público está formado por: A. ADMINISTRACIONES PÚBLICAS: 1. Administración Central. Estado (Casa del Rey, Gobierno, Cortes ) Organismos autónomos: -

Más detalles

Informe país. España - Septiembre 2013. Barcelona. Madrid. Valencia. Seville

Informe país. España - Septiembre 2013. Barcelona. Madrid. Valencia. Seville Informe país España - Septiembre 2013 Madrid Seville Valencia Barcelona Perspectiva general Información general Sectores más importantes (2012, % del PIB) Capital Madrid Servicios 70,3 % Forma de gobierno

Más detalles

MESA REDONDA: ESTABILIDAD Y CRECIMIENTO ECONÓMICO

MESA REDONDA: ESTABILIDAD Y CRECIMIENTO ECONÓMICO MESA REDONDA: ESTABILIDAD Y CRECIMIENTO ECONÓMICO Eloísa Ortega Directora del Departamento de Coyuntura y Previsión Económica VI JORNADA MONETARIA BANCO CENTRAL DE BOLIVIA La Paz, Bolivia 19 de julio de

Más detalles

IV.3. EL COMPORTAMIENTO RECIENTE DE LA BALANZA POR CUENTA CORRIENTE: UNA COMPARACIÓN INTERNACIONAL.

IV.3. EL COMPORTAMIENTO RECIENTE DE LA BALANZA POR CUENTA CORRIENTE: UNA COMPARACIÓN INTERNACIONAL. IV.3. EL COMPORTAMIENTO RECIENTE DE LA BALANZA POR CUENTA CORRIENTE: UNA COMPARACIÓN INTERNACIONAL. El ajuste del déficit exterior se está basando en el desplome de la demanda interna, que conllevó en

Más detalles

INFORME DE LA FeS-UGT SOBRE LAS AYUDAS FINANCIERAS PÚBLICAS EN EL PROCESO DE RECAPITALIZACIÓN DEL SISTEMA BANCARIO ESPAÑOL

INFORME DE LA FeS-UGT SOBRE LAS AYUDAS FINANCIERAS PÚBLICAS EN EL PROCESO DE RECAPITALIZACIÓN DEL SISTEMA BANCARIO ESPAÑOL Secretaría de Acción Sindical Gabinete Técnico INFORME DE LA FeS-UGT SOBRE LAS AYUDAS FINANCIERAS PÚBLICAS EN EL PROCESO DE RECAPITALIZACIÓN DEL SISTEMA BANCARIO ESPAÑOL La nota informativa sobre las ayudas

Más detalles

Autoría: Lucas Sánchez, Secretario de Acción Sindical. Sobre la idea y con el apoyo de Manuel Lago, Gabinete Económico Confederal

Autoría: Lucas Sánchez, Secretario de Acción Sindical. Sobre la idea y con el apoyo de Manuel Lago, Gabinete Económico Confederal Edita: Comisiones Obreras de Castilla La Mancha Autoría: Lucas Sánchez, Secretario de Acción Sindical. Sobre la idea y con el apoyo de Manuel Lago, Gabinete Económico Confederal Difunde: Secretaría de

Más detalles

POBREZA Y DESIGUALDAD

POBREZA Y DESIGUALDAD POBREZA Y DESIGUALDAD Ideas fuerza: ü La crisis económica no afecta los poderosos, sino a quién vive de su trabajo. Los grandes empresarios y banqueros del país están aprovechando la crisis para incrementar

Más detalles

ANÁLISIS DE LA CRISIS: CAUSAS Y CONSECUENCIAS DESDE LA PERSPECTIVA DE GÉNERO. Nilufer Cagatay, Profesora de Economía, Universidad de Utah

ANÁLISIS DE LA CRISIS: CAUSAS Y CONSECUENCIAS DESDE LA PERSPECTIVA DE GÉNERO. Nilufer Cagatay, Profesora de Economía, Universidad de Utah MESA 1: EXPOSITORA: ANÁLISIS DE LA CRISIS: CAUSAS Y CONSECUENCIAS DESDE LA PERSPECTIVA DE GÉNERO. Nilufer Cagatay, Profesora de Economía, Universidad de Utah PONENCIA: Análisis comparativo de la crisis

Más detalles

DEVALUACIÓN SALARIAL EN HEGO EUSKAL HERRIA

DEVALUACIÓN SALARIAL EN HEGO EUSKAL HERRIA DEVALUACIÓN SALARIAL EN HEGO EUSKAL HERRIA AUMENTA LA DESIGUALDAD Y LA POBREZA LABORAL Por Rafa Izquierdo Junio de 2015 EL 21,5% DE LA POBLACIÓN ASALARIADA NO LLEGA NI A MILEURISTA Según la información

Más detalles

Perspectivas 2015. 22 abril 2015 Deusto Business Alumni. Enrique Marazuela, CFA Chief Investment Officer BBVA Private Banking

Perspectivas 2015. 22 abril 2015 Deusto Business Alumni. Enrique Marazuela, CFA Chief Investment Officer BBVA Private Banking Perspectivas 2015 22 abril 2015 Deusto Business Alumni Enrique Marazuela, CFA Chief Investment Officer BBVA Private Banking Visión Macro Visión Mercados Economía mundial Por regiones Clases de activos

Más detalles

Definición de Deuda Ilegítima

Definición de Deuda Ilegítima Definición de Deuda Ilegítima Documento de la Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda de Madrid. Septiembre de 2015. ÍNDICE DE CONTENIDO PREÁMBULO...2 1 Deudas ilegítimas según origen...3 1.1 Por mecanismos

Más detalles

La crisis Dónde estamos?

La crisis Dónde estamos? COMITÉ DE DIRECCIÓN Bruselas, 5 de febrero de 2009 Punto 3 del orden del día La crisis Dónde estamos? Se pide al Comité de Dirección: que tome nota de este documento John Monks, General Secretary Boulevard

Más detalles

Explicamos a continuación, de forma resumida, la memoria económica del programa electoral con el que Podemos concurre a las elecciones generales del

Explicamos a continuación, de forma resumida, la memoria económica del programa electoral con el que Podemos concurre a las elecciones generales del Memoria económica Explicamos a continuación, de forma resumida, la memoria económica del programa electoral con el que Podemos concurre a las elecciones generales del 20 de diciembre 2015. Esta memoria

Más detalles

Los costos de la crisis financiera de 2008-2009: los gobiernos están pagando la factura

Los costos de la crisis financiera de 2008-2009: los gobiernos están pagando la factura Los costos de la crisis financiera de 2008-2009: los gobiernos están pagando la factura Sebastian Dullien Casi parece que se nos ha olvidado la trama de la crisis económica y financiera de 2008-2009. Cuestiones

Más detalles

PORQUE GRECIA (Y ESPAÑA) NO SE RECUPERARÁN. Vicenç Navarro. 29 de junio de 2011. El mayor problema que tiene la economía griega no es

PORQUE GRECIA (Y ESPAÑA) NO SE RECUPERARÁN. Vicenç Navarro. 29 de junio de 2011. El mayor problema que tiene la economía griega no es PORQUE GRECIA (Y ESPAÑA) NO SE RECUPERARÁN Vicenç Navarro 29 de junio de 2011 El mayor problema que tiene la economía griega no es primordialmente de carácter económico o financiero. Es un problema político.

Más detalles

Conferencia en la Asamblea anual del Instituto de Empresa Familiar (IEF)

Conferencia en la Asamblea anual del Instituto de Empresa Familiar (IEF) 23.05.2011 Conferencia en la Asamblea anual del Instituto de Empresa Familiar (IEF) Miguel Fernández Ordóñez Gobernador Muchas gracias por invitarme a hablar en su Asamblea. Y dado que una de las funciones

Más detalles

DIA INTERNACIONAL DEL MAYOR 1 DE OCTUBRE DEL 2014

DIA INTERNACIONAL DEL MAYOR 1 DE OCTUBRE DEL 2014 DIA INTERNACIONAL DEL MAYOR 1 DE OCTUBRE DEL 2014 En el Día Internacional de las Personas Mayores, que se celebra cada 1 de octubre, los mayores pertenecientes a CCOO y UGT, queremos hacer oír nuestras

Más detalles

BOOM INMOBILIARIO Y DINAMISMO HIPOTECARIO

BOOM INMOBILIARIO Y DINAMISMO HIPOTECARIO BOOM INMOBILIARIO Y DINAMISMO HIPOTECARIO Uno de los fenómenos económicos de mayor trascendencia, entre los acaecidos en España y en Aragón a lo largo de los últimos diez años, ha sido el boom de la construcción

Más detalles

DESARROLLO SOSTENIBLE IMPUESTOS PARA DAR MAS IGUALDAD A LOS/AS DESIGUALES. Victor Baez Mosqueira

DESARROLLO SOSTENIBLE IMPUESTOS PARA DAR MAS IGUALDAD A LOS/AS DESIGUALES. Victor Baez Mosqueira DESARROLLO SOSTENIBLE IMPUESTOS PARA DAR MAS IGUALDAD A LOS/AS DESIGUALES Victor Baez Mosqueira Los actuales dilemas Los Estados de Bienestar, en su modelo clásico proveniente de Europa, se han fundamentado

Más detalles

EL ENTORNO ECONÓMICO DE LA EMPRESA ESPAÑOLA DURANTE EL AÑO 2010

EL ENTORNO ECONÓMICO DE LA EMPRESA ESPAÑOLA DURANTE EL AÑO 2010 EL ENTORNO ECONÓMICO DE LA EMPRESA ESPAÑOLA DURANTE EL AÑO 2010 Rafael Pampillón Catedrático de Economía Aplicada por la Universidad San Pablo-CEU Profesor de Economía en el Instituto de Empresa (Madrid)

Más detalles

FUTURO DE LA ECONOMÍA MUNDIAL Y ESPAÑOLA

FUTURO DE LA ECONOMÍA MUNDIAL Y ESPAÑOLA FUTURO DE LA ECONOMÍA MUNDIAL Y ESPAÑOLA Rafael Pampillón http://economy.blogs.ie.edu/ La economía mundial en 2008: Perspectivas muy desfavorables (1) 1. Hemos vivido durante años con políticas fiscales

Más detalles

Cuadernos de acción sindical ANÁLISIS GRÁFICO DE LA POBREZA Y LA DESIGUALDAD SALARIAL

Cuadernos de acción sindical ANÁLISIS GRÁFICO DE LA POBREZA Y LA DESIGUALDAD SALARIAL Cuadernos de acción sindical ANÁLISIS GRÁFICO DE LA POBREZA Y LA DESIGUALDAD SALARIAL marzo 2015 Edita: Confederación Sindical de CCOO Autoría: Manuel Lago Peñas. Gabinete Económico confederal Difunde:

Más detalles

DURA Y PROFUNDA PARA ESPAÑA

DURA Y PROFUNDA PARA ESPAÑA Página 1 13 UNA CRISIS LARGA, DURA Y PROFUNDA PARA ESPAÑA El 10 de julio de 2008 tuvo lugar el XIII FAES en el seno del curso Políticas Económicas en Tiempos de Crisis del Campus FAES 2008. En esta edición

Más detalles

Comparecencia Parlamentaria sobre creación de un Instituto Público de Crédito Andaluz

Comparecencia Parlamentaria sobre creación de un Instituto Público de Crédito Andaluz Comparecencia Parlamentaria sobre creación de un Instituto Público de Crédito Andaluz Queremos agradecer la invitación para participar en los debates de este grupo de trabajo aportando nuestra opinión

Más detalles

Manifiesto de la Plataforma de Organizaciones Sociales Compromiso Social por el Progreso de Andalucía

Manifiesto de la Plataforma de Organizaciones Sociales Compromiso Social por el Progreso de Andalucía Manifiesto de la Plataforma de Organizaciones Sociales Compromiso Social por el Progreso de Andalucía POR UN MUNICIPALISMO DEMOCRÁTICO Y DE SERVICIO PÚBLICO 1. UNA LEY CONTRA LAS LIBERTADES Y EL ESTADO

Más detalles

Una organización de la economía al servicio de las personas para salir de la crisis y crear empleo

Una organización de la economía al servicio de las personas para salir de la crisis y crear empleo 3 Una organización de la economía al servicio de las personas para salir de la crisis y crear empleo El programa económico de Izquierda-Ezkerra persigue situar a las personas en el centro de la economía

Más detalles

POR QUÉ PAUL KRUGMAN ESTÁ EQUIVOCADO EN SUS RECETAS PARA ESPAÑA. 15 de abril de 2011

POR QUÉ PAUL KRUGMAN ESTÁ EQUIVOCADO EN SUS RECETAS PARA ESPAÑA. 15 de abril de 2011 POR QUÉ PAUL KRUGMAN ESTÁ EQUIVOCADO EN SUS RECETAS PARA ESPAÑA 15 de abril de 2011 Paul Krugman es, sin lugar a dudas, uno de los economistas más influyentes del mundo y, muy en particular, en círculos

Más detalles

ASÍ NO SALIMOS DE LA CRISIS

ASÍ NO SALIMOS DE LA CRISIS ASÍ NO SALIMOS DE LA CRISIS / 5.000.000 de personas en paro / El empleo que se crea es de baja calidad / Los salarios pierden poder adquisitivo / Crece la pobreza y la desigualdad / Se vulneran las libertades

Más detalles

Nota de prensa. El Gobierno aprueba el Programa de Estabilidad y el Plan Nacional de Reformas 2014

Nota de prensa. El Gobierno aprueba el Programa de Estabilidad y el Plan Nacional de Reformas 2014 El Gobierno aprueba el Programa de Estabilidad y el Plan Nacional de Reformas 2014 El cuadro macroeconómico prevé un crecimiento del PIB en suave aceleración, hasta alcanzar el 3% en 2017 A finales de

Más detalles

EL PODER DE COMPRA EN ESPAÑA (2004-2007)

EL PODER DE COMPRA EN ESPAÑA (2004-2007) 22/05/2007 Nº 45 ECONOMÍA EL PODER DE COMPRA EN ESPAÑA (2004-2007) Valentín Bote Álvarez-Carrasco, Profesor de Teoría Económica. UAM Elena Ferrero Ortega, UAM Desde 2004 el poder adquisitivo de los salarios

Más detalles

Shocks económicos desequilibran la economía global

Shocks económicos desequilibran la economía global Shocks económicos desequilibran la economía global Una serie de shocks han retrasado la recuperación de la economía global en el 2011. Aunque las economías emergentes han tenido mejores resultados que

Más detalles

1) Cómo esta compuesto el sistema financiero, cómo se vinculan las partes y sus funciones respectivas?

1) Cómo esta compuesto el sistema financiero, cómo se vinculan las partes y sus funciones respectivas? 1) Cómo esta compuesto el sistema financiero, cómo se vinculan las partes y sus funciones respectivas? Este sistema está compuesto básicamente por tres sectores principales, estos son el Banco Central,

Más detalles

Crece la desigualdad en España

Crece la desigualdad en España Crece la desigualdad en España El Barómetro social de España acaba de incorporar en su edición on line los datos correspondientes a 21, con lo que ya cubre un período de 17 años (1994-21). El presente

Más detalles

La financiarización de la economía española. Endeudamiento, crisis y recortes sociales. Nacho Álvarez

La financiarización de la economía española. Endeudamiento, crisis y recortes sociales. Nacho Álvarez La financiarización de la economía española Endeudamiento, crisis y recortes sociales Nacho Álvarez Financiarización y modelos de crecimiento El concepto de financiarización es utilizado para referirse

Más detalles

LA FINANCIACIÓN TRADICIONAL DE LAS PYMES EN ESPAÑA Y EN LA UNIÓN EUROPEA

LA FINANCIACIÓN TRADICIONAL DE LAS PYMES EN ESPAÑA Y EN LA UNIÓN EUROPEA LA FINANCIACIÓN TRADICIONAL DE LAS PYMES EN ESPAÑA Y EN LA UNIÓN EUROPEA 1. ESTRUCTURA DEL SISTEMA FINANCIERO. BANCARIZACIÓN VS MERCADO Un análisis de las posibilidades de financiación de las Pymes debe

Más detalles

La crisis fiscal en España

La crisis fiscal en España La crisis fiscal en España a ser los próximos planes del Gobierno publicados en el Programa de Estabilidad 213-216. Por último, concluiremos con las líneas principales de lo que a nuestro entender debería

Más detalles

INFORME DE UGT SOBRE EL MERCADO LABORAL FEMENINO. 2013 34.4% 26.8% 63.2% 71.6% 2012 30.3% 27.4% 35.6% 56.8% 2010 24.9% 24.8% 45.0% 50.

INFORME DE UGT SOBRE EL MERCADO LABORAL FEMENINO. 2013 34.4% 26.8% 63.2% 71.6% 2012 30.3% 27.4% 35.6% 56.8% 2010 24.9% 24.8% 45.0% 50. INFORME DE UGT SOBRE EL MERCADO LABORAL FEMENINO. 19 de Febrero2014 La tasa de paro femenina en nuestra provincia está más de 7 puntos por encima de la de España. La tasa de temporalidad femenina en nuestra

Más detalles

https://docs.google.com/leaf? id=0b4kx7cyoenbzndfloti2nmutnzlkns00owy2ltkyotqtnwrhyjmw NTMzNTQ1&hl=en_US&pli=1

https://docs.google.com/leaf? id=0b4kx7cyoenbzndfloti2nmutnzlkns00owy2ltkyotqtnwrhyjmw NTMzNTQ1&hl=en_US&pli=1 Primer documento del Grupo de trabajo Auditoria Deuda de España integrado en el Grupo de Propuestas y Contenidos de Democracia real ya! (http://www.democraciarealya.es). https://docs.google.com/leaf? id=0b4kx7cyoenbzndfloti2nmutnzlkns00owy2ltkyotqtnwrhyjmw

Más detalles

Glosario de la crisis financiera

Glosario de la crisis financiera Glosario de la crisis financiera Los superávits de una parte del globo tienen que reflejarse necesariamente en déficits para algún otro lugar Los préstamos tóxicos, son préstamos que no se pueden devolver

Más detalles

Soluciones hipotecarias a la americana: Perdonar hoy para cobrar mañana

Soluciones hipotecarias a la americana: Perdonar hoy para cobrar mañana Soluciones hipotecarias a la americana: Perdonar hoy para cobrar mañana El pasado 4 de marzo Ben Bernanke, el presidente de la Reserva Federal norteamericana, sorprendía a la comunidad bancaria con una

Más detalles

Por un mercado de la vivienda que funcione: Una propuesta de reforma estructural. 14 de Octubre de 2009

Por un mercado de la vivienda que funcione: Una propuesta de reforma estructural. 14 de Octubre de 2009 Por un mercado de la vivienda que funcione: Una propuesta de reforma estructural 14 de Octubre de 2009 Un mercado de la vivienda que no funciona El inadecuado marco regulatorio del mercado inmobiliario

Más detalles

11. LOS PRODUCTOS BANCARIOS DE DEPÓSITO EN EL AHORRO FAMILIAR. PERSPECTIVAS

11. LOS PRODUCTOS BANCARIOS DE DEPÓSITO EN EL AHORRO FAMILIAR. PERSPECTIVAS 11. LOS PRODUCTOS BANCARIOS DE DEPÓSITO EN EL AHORRO FAMILIAR. PERSPECTIVAS Ana Rubio y Macarena Ruesta. BBVA Research Desde los inicios de la pasada década hasta la crisis financiera internacional, los

Más detalles

EL PSOE APORTA MEDIDAS CONCRETAS A SU PROPUESTA DE GRAN PACTO NACIONAL PARA SALIR DE LA CRISIS

EL PSOE APORTA MEDIDAS CONCRETAS A SU PROPUESTA DE GRAN PACTO NACIONAL PARA SALIR DE LA CRISIS 6 mayo 2013 EL PSOE APORTA MEDIDAS CONCRETAS A SU PROPUESTA DE GRAN PACTO NACIONAL PARA SALIR DE LA CRISIS 6 El fracaso de la política europea y española de solo ajustes, recortes y austeridad ha llevado

Más detalles

Grandes y creciendo. A pesar de la crisis financiera, se espera que el mercado global de pensiones alcance los 36 billones de euros hasta 2020

Grandes y creciendo. A pesar de la crisis financiera, se espera que el mercado global de pensiones alcance los 36 billones de euros hasta 2020 www.allianz.com N.º 3/2010 (Agosto) Grandes y creciendo A pesar de la crisis financiera, se espera que el mercado global de pensiones alcance los 36 billones de euros hasta 2020 A pesar de los efectos

Más detalles

Propuestas urgentes para reactivar la economía española

Propuestas urgentes para reactivar la economía española Propuestas urgentes para reactivar la economía española www.iefamiliar.com Plan de Choque 2009-2010 > Una realidad preocupante La economía entra en recesión - El PIB español registró una variación negativa

Más detalles

Situación actual y reforma de la gobernanza económica europea

Situación actual y reforma de la gobernanza económica europea I A FONDO Mari Carmen Tolosa Bailén Dpto. Economía Aplicada y Política Económica Universidad de Alicante Crisis económica y financiera: Situación actual y reforma de la gobernanza económica europea 1.

Más detalles

Justicia en la crisis económica

Justicia en la crisis económica Justicia en la crisis económica Raúl González Fabre, SJ 1 Una visión cristiana de la crisis económica debe preguntarse por las cuestiones de justicia presentes en su génesis y en las soluciones que se

Más detalles

La crisis financiera en Europa: Lecciones desde América Latina

La crisis financiera en Europa: Lecciones desde América Latina La crisis financiera en Europa: Lecciones desde América Latina Domingo Cavallo 1 Traducción de Ignacio Cattaneo La actual crisis financiera en Europa posee el mismo origen que la crisis financiera en los

Más detalles

BOLETÍN. de situación económica I NFORMACIÓN E CONÓMICA PARA EL E MPRESARIO INTERNACIONAL ZONA EURO EMPRESA ESPAÑA

BOLETÍN. de situación económica I NFORMACIÓN E CONÓMICA PARA EL E MPRESARIO INTERNACIONAL ZONA EURO EMPRESA ESPAÑA Tercer Trimestre 2007 BOLETÍN de situación económica I NFORMACIÓN E CONÓMICA PARA EL E MPRESARIO www.camaras.org INTERNACIONAL La economía mundial se enfrenta a una ligera ralentización de su crecimiento,

Más detalles

PARA DIGNIFICAR LA POLÍTICA

PARA DIGNIFICAR LA POLÍTICA PARA DIGNIFICAR LA POLÍTICA Propuesta de creación de un Foro socialista para dignificar la política y luchar contra la corrupción Borrador de documento fundacional, 16 de diciembre de 2012 1. ANTECEDENTES

Más detalles

Hay tres ideas que se están repitiendo constantemente en los medios de comunicación:

Hay tres ideas que se están repitiendo constantemente en los medios de comunicación: Como estudiantes de medicina y miembros de IFMSA-Spain, llevamos décadas trabajando en torno a unos principios muy firmes. A nuestro modo de entender la Medicina y la sociedad en general, todos los seres

Más detalles

INTRODUCCIÓN. tema poco preocupante e incluso, para algunos, olvidado.

INTRODUCCIÓN. tema poco preocupante e incluso, para algunos, olvidado. INTRODUCCIÓN La deuda externa latinoamericana, en particular la de México y Argentina, ha sido un obstáculo para el crecimiento y el desarrollo económico de la región. Sin embargo, no se le ha dado la

Más detalles

COMPETITIVIDAD Y SOSTENIBILIDAD DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA: ASPECTOS A DESTACAR

COMPETITIVIDAD Y SOSTENIBILIDAD DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA: ASPECTOS A DESTACAR COMPETITIVIDAD Y SOSTENIBILIDAD DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA: ASPECTOS A DESTACAR Luis de Guindos Ministro de Economía y Competitividad 6 de septiembre de 2012 Desequilibrios acumulados de la economía española

Más detalles

17 razones clave, que hay que trasladar a los españoles, para contratar un PIAS (enero 2012)

17 razones clave, que hay que trasladar a los españoles, para contratar un PIAS (enero 2012) 17 razones clave, que hay que trasladar a los españoles, para contratar un PIAS (enero 2012) El sistema de pensiones es de reparto Lo primero que habría que explicar a los españoles es cómo es el Sistema

Más detalles

En la encrucijada. Jaime Requeijo. Catedrático emérito de economía aplicada, UNED e IEB

En la encrucijada. Jaime Requeijo. Catedrático emérito de economía aplicada, UNED e IEB En la encrucijada Jaime Requeijo Catedrático emérito de economía aplicada, UNED e IEB Del auge a la recesión 10 25 8 6 20 4 2 15 % 0-2 10-4 -6 5-8 -10 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005

Más detalles

Análisis del mercado accionario de Estados Unidos: Desconexión con la economía real y lectura de indicadores históricos

Análisis del mercado accionario de Estados Unidos: Desconexión con la economía real y lectura de indicadores históricos Análisis de mercados y estrategias de inversión Análisis del mercado accionario de Estados Unidos: Desconexión con la economía real y lectura de indicadores históricos Por: Felipe Caicedo Septiembre 2014

Más detalles

seguro que pasen muchos eventos que nos afecten. Sólo con echar la vista atrás pensemos en lo que ha pasado desde 1970:

seguro que pasen muchos eventos que nos afecten. Sólo con echar la vista atrás pensemos en lo que ha pasado desde 1970: Cuestiones sobre la inversión a largo plazo En un proceso d E de más á d de 40 años, ñ es seguro que pasen muchos eventos que nos afecten. Sólo con echar la vista atrás pensemos en lo que ha pasado desde

Más detalles

POBREZA Y DESIGUALDAD. Sep/2014. Sept. 2014 Página 0

POBREZA Y DESIGUALDAD. Sep/2014. Sept. 2014 Página 0 POBREZA Y DESIGUALDAD Sep/2014 Sept. 2014 Página 0 EVOLUCIÓN DE LA POBREZA Y LA DESIGUALDAD SOCIAL CONCLUSIONES La crisis económica junto con la errónea política económica puesta en marcha a nivel nacional

Más detalles

AÑO 2015: LA ALEGRÍA VUELVE AL MERCADO DE LA VIVIENDA

AÑO 2015: LA ALEGRÍA VUELVE AL MERCADO DE LA VIVIENDA AÑO 2015: LA ALEGRÍA VUELVE AL MERCADO DE LA VIVIENDA La alegría si, la fiesta no. Ésta se acabó en 2007 y no hay ninguna perspectiva de que pueda regresar ni a corto ni a medio plazo. No obstante, a pesar

Más detalles

TEMA 8 MODELO OA-DA EN ECONOMÍAS ABIERTAS Y SISTEMAS DE TIPOS DE CAMBIO

TEMA 8 MODELO OA-DA EN ECONOMÍAS ABIERTAS Y SISTEMAS DE TIPOS DE CAMBIO TEMA 8 MODELO OA-DA EN ECONOMÍAS ABIERTAS Y SISTEMAS DE TIPOS DE CAMBIO Conceptos fundamentales: En 1973 quiebra el sistema acordado en Bretton Woods en 1944 por el que 44 países fijaron el t/c al dólar.

Más detalles

El aumento de la proporción de la renta del trabajo en los ingresos es un catalizador esencial para la recuperación económica mundial y el empleo

El aumento de la proporción de la renta del trabajo en los ingresos es un catalizador esencial para la recuperación económica mundial y el empleo El aumento de la proporción de la renta del trabajo en los ingresos es un catalizador esencial para la recuperación económica mundial y el empleo La persistente debilidad de las economías avanzadas pone

Más detalles

Tema 2. Crecimiento económico y cambio estructural

Tema 2. Crecimiento económico y cambio estructural Tema 2. Crecimiento económico y cambio estructural 1. Introducción Hay ciclos en la economía, que son periodos de expansión, recesión y recuperación son recurrentes pero no sabemos cual va a ser su duración.

Más detalles

LA CRISIS DE CHIPRE MARZO/2013

LA CRISIS DE CHIPRE MARZO/2013 El pasado sábado 16 de marzo los Ministros de Economía y Finanzas de la UEM (Eurogrupo) llegaron a un acuerdo inicial sobre un plan de ayuda financiera condicionada a Chipre. El acuerdo inicial contemplaba

Más detalles

EVOLUCIÓN RECIENTE Y SITUACIÓN ACTUAL COMPARADA DE LA INVERSIÓN COLECTIVA EN ESPAÑA

EVOLUCIÓN RECIENTE Y SITUACIÓN ACTUAL COMPARADA DE LA INVERSIÓN COLECTIVA EN ESPAÑA EVOLUCIÓN RECIENTE Y SITUACIÓN ACTUAL COMPARADA DE LA INVERSIÓN COLECTIVA EN ESPAÑA Evolución reciente y situación actual comparada de la inversión colectiva en España Este artículo ha sido elaborado por

Más detalles

Lección 3. La crisis en curso: crisis financiera, 2009

Lección 3. La crisis en curso: crisis financiera, 2009 Lección 3. La crisis en curso: crisis financiera, 2009 EPI 11I Profa.: B. Gloria Martínez González Contracción económica en diversos países Actividad económica Empleo Disposición al consumo o la inversión

Más detalles

Breve diagnóstico y recomendaciones para un sector financiero más responsable

Breve diagnóstico y recomendaciones para un sector financiero más responsable Breve diagnóstico y recomendaciones para un sector financiero más responsable La crisis financiera que estalló de forma tan dramática a finales de 2008 y cuyas secuelas siguen lastrando la evolución de

Más detalles

Inversión exterior de España: cambios tras la crisis

Inversión exterior de España: cambios tras la crisis Inversión exterior de España: cambios tras la crisis Sara Baliña y Ángel Berges* Uno de los efectos de la crisis financiera ha sido el importante vuelco registrado en la posición exterior de la economía

Más detalles

"Hay que abaratar el despido para crear empleo

Hay que abaratar el despido para crear empleo ENTREVISTA A MIGUEL BOYER "Hay que abaratar el despido para crear empleo indefinido" AMPARO ESTRADA PÚBLICO, 22/06/2010 Miguel Boyer (San Juan de Luz, 1939) fue ministro de Economía y Hacienda en el primer

Más detalles

GUÍA PRÁCTICA PLANES DE PENSIONES PREGUNTAS CUYAS RESPUESTAS DEBERÍAS CONOCER BC%

GUÍA PRÁCTICA PLANES DE PENSIONES PREGUNTAS CUYAS RESPUESTAS DEBERÍAS CONOCER BC% GUÍA PRÁCTICA PLANES DE PENSIONES 12 PREGUNTAS CUYAS RESPUESTAS DEBERÍAS CONOCER BC% INTRODUCCIÓN Si cuando nos jubilemos deseamos mantener un nivel de vida parecido al que disfrutamos antes de ese acontecimiento,

Más detalles

El euro no tiene problemas; las clases populares sí.por Vicens Navarro

El euro no tiene problemas; las clases populares sí.por Vicens Navarro El euro no tiene problemas; las clases populares sí.por Vicens Navarro Una de las frases frecuentemente repetida en los círculos económicos en Estados Unidos (y en menor medida en Europa) es el euro va

Más detalles

Auditoría y reestructuración de la deuda: una propuesta para Podemos Alberto Montero Soler, Bibiana Medialdea García y Nacho Álvarez Peralta Una de

Auditoría y reestructuración de la deuda: una propuesta para Podemos Alberto Montero Soler, Bibiana Medialdea García y Nacho Álvarez Peralta Una de Auditoría y reestructuración de la deuda: una propuesta para Podemos Alberto Montero Soler, Bibiana Medialdea García y Nacho Álvarez Peralta Una de las principales restricciones para la aplicación de un

Más detalles

La política de financiación del Tesoro público ante la crisis económica

La política de financiación del Tesoro público ante la crisis económica Presupuesto y Gasto Público 63/2011: 35-39 Secretaría General de Presupuestos y Gastos 2011, Instituto de Estudios Fiscales La política de financiación del Tesoro público ante la crisis económica JOSÉ

Más detalles

La evolución de los mercados financieros internacionales 1.

La evolución de los mercados financieros internacionales 1. www.gacetafinanciera.com La evolución de los mercados financieros internacionales 1. Recientemente en las relaciones económicas internacionales, han tenido lugar determinados procesos en los que los flujos

Más detalles

FONDO MONETARIO INTERNACIONAL

FONDO MONETARIO INTERNACIONAL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL DEPARTAMENTO DE COMUNICACIONES España: Declaración Final de la Misión De la Consulta del Artículo IV de 2015 8 de junio de 2015 Aquí figuran las conclusiones preliminares

Más detalles

Informe económico Asamblea General de la Asociación Hipotecaria Española

Informe económico Asamblea General de la Asociación Hipotecaria Española Informe económico Asamblea General de la Asociación Hipotecaria Española Madrid, 1 de Junio de 215 1. El redimensionamiento del mercado hipotecario: 214 frente 27 Conforme a nuestras previsiones, 214 se

Más detalles