Algunas consideraciones de carácter general sobre el juicio civil de tráfico en la vigente Ley de Enjuiciamiento Civil de 2000

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Algunas consideraciones de carácter general sobre el juicio civil de tráfico en la vigente Ley de Enjuiciamiento Civil de 2000"

Transcripción

1 Página 1 de 32 Algunas consideraciones de carácter general sobre el juicio civil de tráfico en la vigente Ley de Enjuiciamiento Civil de 2000 JOSÉ MARÍA RIVES SEVA Magistrado de la Sección Sexta AP de Alicante Tráfico y Seguridad Vial, Nº 49, Enero 2003, Ref. 2037, pág. 5, Editorial La Ley LA LEY 3051/2004 Encuadramiento dentro del ordenamiento jurídico de las consecuencias de un accidente de tráfico. Se hace un análisis del procedimiento a seguir conforme a la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil de 2000, a la hora de enjuiciar las conductas imprudentes que originan la responsabilidad y el deber de indemnizar. I. Introducción No cabe duda de que ante un accidente de tráfico sus consecuencias pueden ser incardinadas tanto en el ámbito del Derecho Penal como en el ámbito del Derecho Civil, por eso, en este trabajo que va a tratar sobre el procedimiento civil para el enjuiciamiento de las conductas imprudentes originadoras de responsabilidad y deber de indemnizar, nos vemos en la obligación de hacer una somera referencia a la delimitación de uno y otro campo del Derecho para concluir cuándo nos encontraremos ante una conducta susceptible de ser sometida al procedimiento civil. El Código Penal desde 1944, con las siguientes reformas operadas por Decreto 3096/1973, de 14 de septiembre (LA LEY 1247/1973), por el que se publica el Código Penal, texto refundido conforme a la Ley 44/1971, de 15 de noviembre (LA LEY 1690/1971), y la posterior Ley Orgánica 8/1983, de 25 de junio, de Reforma Urgente y Parcial del Código Penal, (LA LEY 1391/1983) mantenía en el Libro II, de los Delitos y sus Penas, Título XIV (LA LEY 1247/1973), la llamada Imprudencia Punible, y en el Libro III, de las Faltas y sus Penas, el Título III (LA LEY 1247/1973) en las faltas contra las personas, la imprudencia simple sin infracción de reglamentos, y en el Título IV, en las faltas contra la propiedad, esa misma imprudencia sin infracción de reglamentos. Así, en el artículo 565 (LA LEY 1247/1973), por lo que se refiere al delito, sancionaba el Código Penal al que por imprudencia temeraria ejecutare un hecho que, si mediare malicia, constituía delito. Introducía el elemento de la «imprudencia temeraria», y además, en el mismo precepto, se añadía la «simple imprudencia», o mejor lo que se consideraba una imprudencia leve, pero revestida de la singularidad de la infracción de reglamentos. Y en ambas, cuando las infracciones eran cometidas con vehículo de motor llevaban aparejada la privación del permiso de conducir. Y en el campo de las faltas, el Código distinguía si se trataba de faltas contra las personas o faltas de daños, cometidas por simple imprudencia. El artículo 586 (LA LEY 1247/1973) sancionaba al que por simple imprudencia o negligencia sin cometer infracción de reglamentos, causaren un mal a las personas que, si mediare malicia, constituiría delito, y a los que por cualquier clase de imprudencia causen un mal a las personas que, si mediare malicia, constituiría falta. Si eran cometidas esas conductas con vehículo de motor llevaban aparejada la privación del permiso de conducir. Y el artículo 600 (LA LEY 1247/1973) que sancionaba a los que por imprudencia o negligencia simples, sin cometer infracción de los reglamentos, causen daños en las cosas que, si mediare malicia, constituiría delito, y los que por cualquier clase de imprudencia causen daños en las cosas que, si mediare malicia, constituiría falta. En definitiva, se diferenciaba la imprudencia temeraria y la simple o leve, y dentro de ésta si era con infracción de reglamentos o sin ella. La jurisprudencia reiterada declaraba que la distinción entre la imprudencia temeraria y la simple no podía obtenerse de los efectos que se produjeran con el acto imprudente, ni de la infracción de reglamentos que suele acompañar a una u otra, sino del grado de imprevisibilidad en que el agente incurra al obrar, ya que cuando se toman algunas medidas precautorias, aunque no todas las exigidas por la naturaleza de la acción en el momento mismo de producirse ésta, la imprudencia queda situada en la zona de la simple, debiendo calificarse en otro caso de temeraria, bien por la omisión de toda diligencia o cuidado,

2 Página 2 de 32 bien porque el agente cree voluntariamente una situación de peligro en que racionalmente haya de prever un resultado dañoso. Sin embargo, el legislador cambió de rumbo, y guiado por su política de intervención mínima en el ámbito del Derecho Penal, introdujo unas importantes reformas en estas conductas de imprudencia, lo que se materializó despenalizando determinadas conductas y creando en el ámbito civil un proceso nuevo, y ello mediante la Ley Orgánica 3/1989, de 21 de junio, de Actualización del Código Penal. (LA LEY 1577/1989) Esta reforma de 1989, y en lo que a la imprudencia penal afectaba, se vio provocada por un cierto estado de opinión entre teóricos y prácticos del Derecho Penal que venían, desde hace tiempo y con insistencia, criticando la regulación vigente y, en especial, la sanción de carácter penal para ciertos supuestos de conductas, concretamente muchas de las denominadas «faltas de tráfico» que se consideraba no merecían, por sus características, y en los tiempos actuales, tal reproche, al haber devenido en meras contiendas de interés privado en las que lo que realmente se ventilan son cuestiones de naturaleza indemnizatoria y afectantes de modo principal a los intereses de las compañías aseguradoras y no propiamente a los sociales o públicos; y junto con aquel estado de opinión, el espíritu y contenido de la Recomendación 18/1987, de 17 de septiembre, del Comité de Ministros del Consejo de Europa sobre la «simplificación de la Justicia Penal», que proclamaba la conveniencia de renunciar a la represión de las conductas merecedoras de más leves sanciones. La distinción entre los grados clásicos de imprudencia penal, temeraria y simple, se mantiene, si bien con un conjunto de importantes alteraciones, y en principio porque la imprudencia simple antirreglamentaria deja de constituir delito (artículo 565) (LA LEY 1247/1973) y pasa a la consideración de falta dentro de los nuevos artículos 586 bis (LA LEY 1247/1973) y 600 (LA LEY 1247/1973). Por ello solamente puede considerarse delito, en este terreno de la circulación de vehículos de motor, las conductas temerarias. La diferencia entre la imprudencia simple antirreglamentaria y sin infracción de reglamentos lo está que respecto de la primera y en cuanto a los hechos con resultado lesivo, con «mal a las personas», se conjuga la pena de privación de libertad y pena de multa, mientras que en la imprudencia simple no antirreglamentaria la pena privativa de libertad es tan sólo alternativa a la pecuniaria. Y con relación a los hechos con resultado de daños la imprudencia simple sin infracción de reglamentos deviene impune. Artículo 565 (LA LEY 1247/1973): El que por imprudencia temeraria ejecutare un hecho que, si mediare dolo, constituiría delito, será castigado con la pena de prisión menor. Las infracciones penadas en este artículo, cometidas con vehículo de motor, llevarán aparejada la privación del permiso de conducción por tiempo de tres meses y un día a diez años. Artículo 586 bis (LA LEY 1247/1973): Los que, por simple imprudencia o negligencia causaren un mal a las personas que, de mediar dolo, constituiría delito, serán castigados con la pena de arresto menor y multa de a ptas. siempre que concurriere infracción de reglamentos, y cuando ésta no concurriere, con la de uno a quince días de arresto menor o multa de a ptas. Si el hecho se cometiere con vehículo de motor podrá imponerse además, la privación del permiso de conducir por tiempo de uno a tres meses. Las infracciones penadas en este título sólo serán perseguibles previa denuncia del ofendido. Artículo 600 (LA LEY 1247/1973): Serán castigados con multa de a ptas. los que por simple imprudencia, con infracción de los reglamentos, causen daños a las cosas cuyo importe exceda de la cuantía del seguro obligatorio. Si el hecho se hubiere cometido con vehículo de motor podrá imponerse, además, la privación del permiso de conducir por tiempo de hasta tres meses. Las infracciones previstas en este artículo sólo serán perseguibles mediante denuncia del perjudicado. De todo ello se desprende que la imprudencia temeraria es la única que queda como delito,

3 Página 3 de 32 sustituyéndose el término malicia por el de dolo. Con respecto al resultado de lesiones, los hechos deben revestir los caracteres de delito, con la singular diferenciación entre el delito y la falta de lesiones. Y con respecto a esta impudencia temeraria con resultado de daños, habrá que ponerla en relación con el artículo 563 (LA LEY 1247/1973) (daños dolosos), pero con la particularidad del apartado segundo: cuando los daños fueren causados por imprudencia temeraria, será de aplicación el artículo 565 (LA LEY 1247/1973) únicamente cuando la cuantía de dichos daños exceda de la cuantía del Seguro Obligatorio, y siempre previa denuncia del perjudicado. La cita al Seguro Obligatorio lo es al de automóviles, por ptas. del Real Decreto 1546/1988, de 23 de diciembre (LA LEY 2365/1988), que modifica el límite del Real Decreto 2641/1986, de 30 de diciembre (LA LEY 2916/1986). Lógicamente este límite quedará sometido a las posteriores y sucesivas variaciones. Por lo que se refiere a las faltas, solamente queda la imprudencia simple con infracción de reglamentos o sin infracción, pero que requiere siempre un resultado lesivo a las personas y que éste constituya delito. Con denuncia del perjudicado. O la imprudencia simple con infracción de reglamentos con un resultado de daños por cuantía superior al Seguro Obligatorio. Con denuncia del perjudicado. Aspecto sustancial de la reforma es que los daños por imprudencia temeraria, así como las infracciones culposas constitutivas de falta, sólo serán perseguibles previa denuncia del perjudicado u ofendido, debiendo tener en cuenta que la prescripción por el tipo de delito de imprudencia temeraria lo es de cinco años y que la prescripción de las faltas lo es por plazo de dos meses. Quedan, por tanto, en definitiva, despenalizadas frente al régimen anterior: Primero. La imprudencia simple generadora de daños, cualquiera que fuere su importe, si no es contraria a los reglamentos. Segundo. Toda imprudencia simple, incluida la antirreglamentaria, causadora de daños por importe inferior al límite máximo del Seguro Obligatorio. Tercero. La imprudencia de la clase que fuere que cause un mal a las personas que, de mediar dolo, constituiría falta. Y si todo esto es oportuno y válido desde el punto de vista penal, lo cierto es que la Ley de 1989 introdujo un nuevo sistema de enjuiciamiento civil que es aplicable indistintamente a los supuestos en que la conducta sea punible y el interesado opte por el ejercicio de la acción civil independientemente de la penal, como para aquellos otros en que la infracción no constituya falta tipificada en el Código Penal. Por tanto, todas aquellas pretensiones que se deduzcan por aplicación del artículo 1902 del Código Civil (LA LEY 1/1889) para reclamar daños ocasionados por vehículos de motor se sustanciarán no por el declarativo ordinario según la cuantía, sino por las reglas de este proceso especial. Así y hasta este momento de la exposición, una vez delimitada la esfera penal, se debía acudir al proceso civil en los siguientes casos: Para reclamar los daños en las cosas producidos por imprudencia temeraria si la cuantía no excede de la cobertura del Seguro Obligatorio. Para los daños en las cosas producidos por imprudencia temeraria aunque el daño sea superior a la cobertura del Seguro Obligatorio siempre que el perjudicado no denuncie el hecho, es decir, no inste el proceso penal. Para los daños en las cosas producidos por imprudencia simple sin infracción de reglamentos. La cuantía de los daños será indiferente, ya que el proceso siempre es el verbal civil del automóvil. Para los daños en las cosas producidos por imprudencia simple con infracción de reglamentos si los daños no exceden de la cobertura del seguro obligatorio.

4 Página 4 de 32 Para los daños en las cosas producidos por imprudencia simple con infracción de reglamentos aunque los daños excedan de la cobertura del seguro obligatorio siempre que el lesionado no presente denuncia, es decir, no inste el proceso penal. Para las lesiones en las personas, ya se produzcan por imprudencia simple o por imprudencia temeraria, siempre que el hecho resulte falta. Para las lesiones en las personas producidos por imprudencia simple o negligencia, ya se produzcan con o sin infracción de reglamentos, siempre que el lesionado no presente denuncia, es decir, no inste el proceso penal. Para exigir las indemnizaciones que procedan cuando abierto el proceso penal el perjudicado se haya reservado la acción civil para ejercitarla en el orden jurisdiccional correspondiente. Para exigir las indemnizaciones que sobrepasen los límites a los que se tiene que ajustar el artículo 10 del Texto Refundido de la Ley del Automóvil (LA LEY 376/1968). Para exigir las indemnizaciones recogidas en el auto del artículo 10 (LA LEY 376/1968) de la Ley del Automóvil siempre que el perjudicado no quiera incoar el proceso ejecutivo pertinente. Y en definitiva, para exigir los daños que se produzcan con posterioridad a la firmeza de la sentencia dictada en el proceso penal, es decir, para reclamar los daños sobrevenidos a la terminación del proceso o que tengan directa relación con el mismo y que sean consecuencia del hecho enjuiciado en el proceso. Además, en las mismas fechas se produjo la integración de las Carreras Judicial (Jueces de Primera Instancia e Instrucción) y Jueces de Distrito, pasando a ser todos Jueces de Primera Instancia e Instrucción. Desaparecieron los Juzgados de Distrito y toda la competencia de ellos pasó a los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción, por lo que la reforma en principio no vino a resolver problema alguno, sino incluso a crearlo, porque si atendía al colapso de la Administración de Justicia lo que hizo fue simplemente cambiar de sitio los procedimientos, descongestionando a los Jueces de Instrucción para congestionar a los Jueces de Primera Instancia o Civiles, y ni siquiera a estos en aquellos Partidos Judiciales en que la jurisdicción es mixta. La entrada en vigor de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre (LA LEY 3996/1995), por la que se aprueba el nuevo Código Penal, supone un cambio sustancial respecto del régimen normativo de los delitos imprudentes. El Código Penal derogado consideraba la infracción imprudente como delito autónomo y así lo hemos visto en los artículos 565 (LA LEY 1247/1973), 586 bis (LA LEY 1247/1973) y 600 (LA LEY 1247/1973) (delito o falta), sin embargo el vigente configura la imprudencia como una forma de realización subjetiva de determinados hechos, y además, solamente será punible cuando se encuentre específicamente tipificada. Esta nueva manera de entender las formas criminales imprudentes tienen su reflejo, y al mismo tiempo su vinculación normativa, en el artículo 12 (LA LEY 3996/1995) del Código Penal: «Las acciones y omisiones imprudentes sólo se castigarán cuando expresamente lo disponga la ley». Nos encontramos entonces ante un sistema de numerus clausus de tipos imprudentes frente al anterior sistema que mantenía una tipología abierta. Además, el Código Penal distingue sólo dos clases de imprudencia: la grave y la leve. La primera queda reservada para los delitos, mientras que las faltas pueden cometerse tanto por imprudencia grave como por imprudencia leve y atendiendo a la naturaleza del resultado. Es delito de imprudencia grave cuando se causa la muerte de otro (homicidio imprudente), artículo 142 (LA LEY 3996/1995), y por lo que hace al accidente, cuando se causa con la utilización de vehículo de motor o ciclomotor. En el artículo 152 (LA LEY 3996/1995) se recoge como delito el que por imprudencia grave causare alguna de las lesiones previstas en los artículos anteriores, y prevé en distinta penalidad: el que causare a otro una lesión que menoscabe su integridad corporal o su salud física o mental (artículo 147 n.º 1) (LA LEY 3996/1995); el que causare a otro la pérdida o inutilidad de un órgano o miembro principal, o de un sentido, la impotencia, la esterilidad, una

5 Página 5 de 32 grave deformidad o una grave enfermedad somática o psíquica (artículo 149) (LA LEY 3996/1995); o el que causare a otro la pérdida o inutilidad de un órgano o miembro no principal, o la deformidad (artículo 150) (LA LEY 3996/1995), añadiéndose en el mismo artículo la circunstancia de que estas lesiones se hayan cometido con la utilización de un vehículo de motor o ciclomotor. En el campo de las faltas, concretamente en las faltas contra las personas, el artículo 621 (LA LEY 3996/1995) dispone: 1) Los que por imprudencia grave causaren alguna de las lesiones previstas en el apartado 2 del artículo ) Los que por imprudencia leve causaren la muerte de otra persona. 3) Los que por imprudencia leve causaren lesión constitutiva de delito. 4) Si el hecho se cometiera con vehículo a motor o ciclomotor. 6) Las infracciones penadas en este artículo sólo serán perseguibles, mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal. Vemos aquí que la imprudencia grave pero con resultado de lesiones del artículo 147 n.º 2 (LA LEY 3996/1995), de menor gravedad que las del n.º 1, es considerada falta; y en contraposición, los mismos resultados lesivos, constitutivos de delitos pero cometidos por imprudencia leve. Y cierra el precepto la previa denuncia del perjudicado, debiéndose añadir que conforme al artículo 131 (LA LEY 3996/1995) las faltas prescriben a los seis meses. La distinción entre la imprudencia grave y la leve se lleva a cabo por criterios meramente graduales y valorativos. La grave constituirá los supuestos más extremos de culpa o negligencia, y la leve los más simples. El Tribunal Supremo ha declarado que la imprudencia grave se caracteriza por la negligencia inexcusable, por el olvido de las precauciones que aconseja la más vulgar diligencia, la imprecisión más absoluta o haber obrado con inexcusable irreflexión o ligereza. La imprudencia leve vendría constituida por la omisión de aquel cuidado que por no ser inexcusable o aconsejable para la más vulgar prudencia, sólo puede exigirse en determinados casos. Por lo que se refiere a los daños causados por imprudencia estos se contemplan en el artículo 267 (LA LEY 3996/1995): Los daños causados por imprudencia grave en cuantía superior a de ptas. (60.101,21 euros), serán castigados atendiendo a la importancia de los mismos. Las infracciones sólo serán perseguibles previa denuncia de la persona agraviada o de su representante legal. El Ministerio Fiscal también podrá denunciar cuando aquella sea menor de edad, incapaz o una persona desvalida. De este precepto se extraen varias consecuencias: que solamente son punibles como delito los daños que excedan de la indicada cantidad, y además solamente previa denuncia. Por lo que todo acto imprudente con resultado de daños por cantidad inferior a esa cifra estaría despenalizado y siendo cometido con vehículo de motor o ciclomotor deberá acudirse a la vía civil. Realizada esta panorámica de la vía penal vigente nos encontramos en condiciones de afirmar que deberá acudirse a la vía civil en los siguientes casos: 1.- Cuando por motivo de un accidente en la circulación de vehículo de motor o de ciclomotor, se causen lesiones a las personas que tengan la naturaleza de faltas y no exista denuncia de la persona perjudicada, o hayan prescrito por el transcurso de los seis meses. 2.- Cuando por motivo de un accidente en la circulación de vehículo de motor o de ciclomotor se causen daños en las cosas por cuantía superior a ptas. (60.101,21 euros) y no exista denuncia de la persona perjudicada. En este supuesto deberá tenerse en cuenta que la prescripción del delito lo es por plazo de tres años (artículo 131 del Código Penal (LA LEY 3996/1995)), mientras que la prescripción para la exigencia de la responsabilidad extracontractual lo es de un año (artículo 1968 n.º 2 del Código Civil (LA LEY 1/1889)). 3.- Cualquier reclamación de daños inferior a ptas. (60.101,21 euros).

6 Página 6 de Para exigir las indemnizaciones que procedan cuando abierto el proceso penal el perjudicado se haya reservado la acción civil para ejercitarla en el orden jurisdiccional correspondiente. 5.- Para exigir las indemnizaciones que sobrepasen los límites a los que se tiene que ajustar el artículo 10 del Texto Refundido de la Ley del Automóvil. (LA LEY 376/1968) 6.- Para exigir las indemnizaciones recogidas en el auto del artículo 10 (LA LEY 376/1968) de la Ley del Automóvil siempre que el perjudicado no quiera incoar el proceso de ejecución pertinente. 7.- Y en definitiva, para exigir los daños que se produzcan con posterioridad a la firmeza de la sentencia dictada en el proceso penal, es decir, para reclamar los daños sobrevenidos a la terminación del proceso o que tengan directa relación con el mismo y que sean consecuencia del hecho enjuiciado en el proceso. II. El juicio verbal civil de tráfico Diseñado este nuevo procedimiento, evidentemente especial, no había más que ponerlo en relación con el regulado en la Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881, artículos 481 y 482 (LA LEY 1/1881), dentro de los llamados procesos declarativos, en su regulación procesal contenida en el artículo 715 y siguientes (LA LEY 1/1881) y con las evidentes especialidades de las Disposiciones Adicionales de la Ley Orgánica 3/1989. (LA LEY 1577/1989) El citado artículo 715 (LA LEY 1/1881) indicaba que los Jueces de Primera Instancia eran competentes para conocer en Juicio Verbal de toda demanda cuyo interés no exceda de ptas. Los Jueces de Paz conocerán, por los mismos trámites, de las demandas cuya cuantía no exceda de ptas. No se admitirán en estos juicios reconvenciones ni tercerías por cuantías que excedan de las señaladas en el párrafo precedente. Conforme a la ya vista Disposición Adicional Primera n.º 1 (LA LEY 1577/1989) este Juicio Verbal era oportuno, pero independientemente de la cuantía, siendo competente en todo caso, como dice el n.º 2 (LA LEY 1577/1989), el Juez de Primera Instancia del lugar en que se ocasionaron los daños, previo examen de su competencia territorial. No obstante, otras especialidades o particularidades de este juicio, aparte de la cuantía que no quedaba limitada a las ptas. (Ley 34/84) (LA LEY 1944/1984), se contienen en sus siguientes Disposiciones: Disposición Adicional Primera n.º 3 (LA LEY 1577/1989). El Juez podrá, de oficio o a instancia de parte, solicitar de las Autoridades correspondientes los atestados que hubieren instruido y los informes que juzgue oportunos. Ello supone de por sí una evidente quiebra del sistema dispositivo y de aportación de parte, especialmente en la fase probatoria del procedimiento. Disposición Adicional Primera n.º 4 (LA LEY 1577/1989). Para interponer recurso de apelación contra la resolución que ponga fin a los procesos a que se refiere la presente disposición, el condenado al pago de la indemnización deberá acreditar haber constituido depósito en el establecimiento destinado al efecto del importe de la condena que se le hubiere impuesto, incrementado con los intereses y recargos exigibles. En este apartado del recurso de apelación, aparte de la cita de la oportuna consignación a la que luego haremos mayor referencia y comentario, si conviene decir que el artículo 732 de la

7 Página 7 de 32 Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881 (LA LEY 1/1881) limitaba el mismo a los asuntos en que no superaran las ptas., que era el límite cuantitativo del Juicio Verbal, pero además se tratara de reclamaciones basadas en derechos de crédito. Por ello, el juicio civil verbal de tráfico, cuando la reclamación de daños y perjuicios no supera dicha cifra, no cabía interponer el recurso de apelación. Determinadas sentencias de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Alicante, como son las de 14 de mayo de 1998, 14 y 31 de julio de 1998, 1 de enero de 2000 y 13 de octubre de 2000 (LA LEY /2000), se pronuncian de la siguiente manera: De conformidad con la redacción dada al artículo 732 (LA LEY 1/1881) de la Ley de Enjuiciamiento Civil por la Ley 10/1992 de 30 de abril, de Medidas Urgentes de Reforma Procesal (LA LEY 1293/1992), las sentencias dictadas en los juicios verbales a que se refiere el artículo 715 (LA LEY 1/1881) de esta Ley no serán susceptibles de recurso de apelación cuando hayan resuelto sobre acciones personales basadas en derechos de crédito, por lo que siendo evidente que la acción actuada en la presente litis en reclamación de cantidad por causa de exigencia de responsabilidad civil derivada del accidente de circulación goza de tal condición y dado que la acción ejercitada por el demandante lo es por cuantía de (inferior...) se encuentra dentro de las comprendidas en el artículo 715 (LA LEY 1/1881) de la Ley Procesal, siendo correcto concluir que contra la sentencia dictada en la instancia no cabe recurso de apelación por disposición legal, por lo que, aquello que constituye causa de inadmisión del recurso de convierte en este momento procesal en causa de desestimación del mismo. Pero puede plantearse como cuestión debatible que la acción actuada lo es en proceso verbal civil relativo a la indemnización de daños y perjuicios ocasionados con motivo de la circulación de vehículos de motor y que en tal caso su tramitación viene determinada, sin fijación de cuantía, por aplicación de lo dispuesto en la Disposición Adicional Primera (LA LEY 1577/1989) de la Ley Orgánica 3/1989, de 21 de junio y no por las normas de competencia del artículo 715 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LA LEY 1/1881), y en este caso la jurisprudencia tiene resuelto que en la duda señalada, por la exégesis conjunta de los referidos preceptos, cuando en los juicios verbales seguidos en reclamación de daños y perjuicios ocasionados con motivo de la circulación de vehículos de motor la cuantía de las indemnizaciones que se reclamen sea inferior a ptas. las sentencias dictadas no serán susceptibles de recurso de apelación por estar sometidas en este supuesto a lo previsto en el citado art. 732 (LA LEY 1/1881) de la Ley rituaria. Así se expresan, entre otras, las sentencias de esta Audiencia Provincial de Alicante de 23 de enero, 25 de mayo, 7 de junio de 1994; 4 y 5 de febrero, y 22 de marzo de 1994, y 17 de febrero de Dejando establecido, por lo anteriormente expuesto, la desestimación del recurso de apelación interpuesto, no cabe entrar a conocer acerca de la valoración de los motivos en que se fundamenta dicho recurso, y en su consecuencia no procede enjuiciar la sentencia impugnada que alcanza firmeza en sus propios términos. El recurso no debió ser admitido a trámite y ello determina que, produciéndose su rechazo, no debe darse lugar a hacer especial pronunciamiento sobre las costas devengadas en esta alzada y al no entrarse a conocer sobre las cuestiones de hecho y de derecho planteadas. Disposición Adicional Segunda n.º 1 (LA LEY 1577/1989). En los procesos a que se refiere la disposición anterior, cuando la parte apelada solicite la ejecución provisional de la sentencia al amparo de lo dispuesto en el artículo 385 (LA LEY 1/1881) de la Ley de Enjuiciamiento Civil, el Juez accederá a ella aunque no se ofrezca la constitución de fianza, si bien en este caso la ejecución se limitará a la parte de la condena de la que deba responder el asegurador. No obstante, no se entregará al apelado el importe de la condena hasta que se haya resuelto el recurso de apelación, mientras no preste la fianza o aval bancario a que se refiere el artículo 385 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LA LEY 1/1881), quedando entre tanto en depósito en el establecimiento destinado al efecto. Disposición Adicional Segunda n.º 2 (LA LEY 1577/1989). El perjudicado podrá obtener la ejecución de la sentencia de primera instancia cuando fuese él mismo quien hubiere interpuesto el recurso de apelación. Disposición Adicional Tercera (LA LEY 1577/1989). Las indemnizaciones que deban satisfacer los aseguradores como consecuencia del seguro de responsabilidad civil derivada de la circulación de vehículos de motor, devengarán un interés anual del 20 por ciento a favor del perjudicado desde la fecha del siniestro, si no fueren satisfechas o consignadas judicialmente dentro de los tres meses naturales siguientes a aquella fecha. Lo dispuesto anteriormente no será de aplicación al Consorcio de Compensación de Seguros cuando responda como fondo de garantía. Y con este tipo procesal para el accidente de tráfico se ha venido desarrollando la actividad judicial de los Juzgados de Primera Instancia y de las Audiencias Provinciales hasta el día 8 de enero de 2001 en que entró en vigor la Ley de Enjuiciamiento Civil de 7 de enero de 2000 (LA LEY 58/2000), la que da nueva regulación a toda esta materia que es la que trataremos de comentar a continuación.

8 Página 8 de 32 III. El vigente juicio civil de tráfico. Derecho material y derecho procesal El derecho material y sustantivo sigue siendo el mismo, el artículo 1902 del Código Civil (LA LEY 1/1889): el que por acción u omisión causa un daño a otro interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado. Claro está que ese daño debe ser producido con el uso y con motivo de la circulación del vehículo de motor. A este propósito del uso y circulación de vehículo de motor cabe citar las disposiciones legales que lo regulan, y así: Ley 18/1989, de 25 de julio (LA LEY 1947/1989), de Bases sobre Tráfico, Circulación de vehículos a motor y Seguridad vial. Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo (LA LEY 752/1990), por el que se aprueba el Texto articulado de la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos de motor y seguridad vial. Real Decreto 13/1992, de 17 de enero (LA LEY 285/1992), por el que se aprueba el Reglamento General de Circulación, para la aplicación y desarrollo de la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial. Ley 19/2001, de 19 de diciembre (LA LEY 1704/2001), de reforma del texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, aprobado por Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo (LA LEY 752/1990). Y en materia de seguros, por orden cronológica: Decreto 632/1968, de 21 de marzo (LA LEY 376/1968), que aprobaba el Texto Refundido de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor aprobada por Decreto 122/1962, de 24 de diciembre. Real Decreto Legislativo 1301/1986, de 28 de junio (LA LEY 1650/1986), del Ministerio de Economía y Hacienda, por la que se adapta el Texto Refundido de la Ley de Uso y Circulación de Vehículos de Motor al Ordenamiento Jurídico Comunitario. Dice la Disposición Adicional Única (LA LEY 1650/1986)de este Real Decreto Legislativo que en todo lo no previsto en la presente Ley y el Reglamento que se dicte para su desarrollo, el contrato de responsabilidad civil derivada de la circulación de vehículos de motor se regirá por la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro (LA LEY 1957/1980). Real Decreto 2641/1986, de 30 de diciembre (LA LEY 2916/1986), del Ministerio de Economía y Hacienda, por el que se aprueba el Reglamento del Seguro de Responsabilidad Civil derivada del Uso y Circulación de Vehículos de Motor, de suscripción obligatoria, que viene a revisar en su totalidad el anterior Decreto 3787/1964, de 19 de noviembre (LA LEY 68/1964), que establecía el Reglamento del Seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil derivada del uso y circulación de vehículos a motor, y sus modificaciones posteriores de 1965, 1980 y Ley 30/1995, de 8 de noviembre, de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, la que en su Disposición Adicional Octava (LA LEY 3829/1995) modifica la Ley de Uso y Circulación de Vehículos a Motor (con referencia a los anteriores Decretos 632/1968 y 1301/1986) y la viene a llamar ahora Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor. Ley de Enjuiciamiento Civil de 1/2000, de 7 de enero, la que en su Disposición Derogatoria Única n.º 2, punto 5.º (LA LEY 58/2000) deroga los artículos 17 y 18 de la Ley Sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, Texto Refundido aprobado por Decreto 632/1968, de 21 de marzo, teniendo en cuenta que estos artículos se encuentran en el Título Segundo, y que se refieren a lo que era la demanda ejecutiva, tras la expedición del correspondiente título ejecutivo, y a la oposición. Y la Disposición Final

9 Página 9 de 32 Decimotercera (LA LEY 58/2000) que reforma la misma Ley y en cuanto viene a dar nuevo contenido a la Disposición Adicional y por lo que se refiere a la Mora del Asegurador. Real Decreto 7/2001, de 12 de enero (LA LEY 81/2001), por el que se aprueba el Reglamento sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, que deroga expresamente el Real Decreto 2641/1986, de 30 de diciembre (LA LEY 2916/1986). Pero la materia procesal, que es realmente la que nos interesa en este trabajo, cambia sustancialmente tras la Ley de Enjuiciamiento Civil de NUEVO CAUCE PROCESAL La Ley Civil no contiene ninguna norma especial referente a esta clase de juicio o procedimiento y la primera consecuencia que debemos sacar es que la Ley de 1989 de la que partimos está derogada por la remisión tácita que se contiene en la Disposición Derogatoria tercera (LA LEY 58/2000): Se considerarán derogadas, conforme al apartado segundo (LA LEY 1/1889) del artículo 2 del Código Civil, cuantas normas se opongan o sean incompatibles con lo dispuesto en la presente Ley. Por tanto, en la tramitación de los correspondientes procedimientos, deberá estarse a la cuantía determinada y señalada en los artículos 249 (LA LEY 58/2000) y 250 (LA LEY 58/2000), y así las demandas por las que se pretendan la indemnización de daños y perjuicios derivados del accidente de circulación deberán tramitarse por las normas del Juicio Ordinario o por las normas del Juicio Verbal atendiendo a la cuantía que se reclame, si es superior a las ptas. por los cauces del primero, y si es inferior, por los del segundo. Artículo (LA LEY 58/2000). Se decidirán en el juicio ordinario las demandas cuya cuantía exceda de ptas. y aquellas cuyo interés económico resulte imposible de calcular, ni siquiera de modo relativo. Artículo (LA LEY 58/2000) Se decidirán también en Juicio Verbal las demandas cuya cuantía no exceda de ptas. Debe tenerse en cuenta en esta materia de las cuantías lo dispuesto en la Disposición Adicional Segunda (LA LEY 58/2000) de la Ley cuando se autoriza al Gobierno, con informe del Consejo General del Poder Judicial y del Consejo de Estado, a actualizar las cuantías de la Ley, y especialmente en la conversión de las pesetas al euro en su momento oportuno. Y ese momento lo representó el Real Decreto 1417/2001, de 17 de diciembre (LA LEY 1736/2001) (BOE de 27 de diciembre), y así, el Juicio Ordinario lo es de cuantía superior a los euros, y el Verbal hasta euros. 2. LEGITIMACIÓN, REPRESENTACIÓN Y DEFENSA Teniendo en cuenta entonces esa dualidad de cauces procesales, las cuestiones derivadas de la forma de comparecer quedan simplificadas con la nueva Ley. En el campo de la LEGITIMACIÓN, debemos salir del proceso para determinar cuáles son las partes que en cada juicio deben figurar como demandantes y como demandados porque es el derecho material el que nos dirá que en el proceso han de figurar como partes los sujetos que, por la relación en que se hallan respecto del objeto del mismo, están llamadas a ejercitar la acción y a defenderse, como partes activa y pasiva respectivamente. Los sujetos así identificados reciben en nuestro derecho la denominación de partes legítimas y a la cualidad que tienen los mismos se llama legitimación o facultad de llevar el proceso. Pero la compleja situación jurídica que rodea el hecho de la circulación de vehículos de motor, con la existencia de seguros, reaseguros, terceros perjudicados, contratos de transporte de mercancías o de viajeros, hacen que al darse estos supuestos conjuntamente se planteen en la práctica problemas para determinar las personas legitimadas para el inicio del mismo. En orden a la REPRESENTACIÓN como principio general dice el artículo 23 (LA LEY 58/2000) que la comparecencia en juicio será por medio de Procurador legalmente habilitado para actuar

10 Página 10 de 32 ante el Tribunal que conozca del juicio, pero que no obstante, los litigantes podrán comparecer por sí mismos en los Juicios Verbales cuya cuantía no exceda de ptas. Y por lo que afecta a la DEFENSA el artículo 31 (LA LEY 58/2000) indica que los litigantes serán dirigidos por Abogado habilitado para ejercer su profesión en el Tribunal que conozca del asunto, y que no podrá proveerse a ninguna solicitud que no lleve la firma de Abogado, excepto en los Juicios Verbales cuya cuantía no exceda de ptas. De ello se desprende: 1.- Que en el Juicio Ordinario en virtud de una reclamación de daños como consecuencia de un accidente de circulación, será preceptiva la intervención de Procurador y de Abogado ya que la cuantía siempre será superior a las ptas. (3.000 euros). 2.- Que en el Juicio Verbal será de la misma forma preceptiva la intervención de Procurador y de Abogado cuando la cuantía exceda de las ptas. (901,52 euros). 3.- Que en el mismo Juicio Verbal no será preceptiva aquella intervención cuando la cuantía no exceda de las ptas. (901,52 euros). No obstante, la Ley regula lo que se denomina intervención no preceptiva de Abogado y Procurador, cuyo contenido lo podemos ver en el artículo 32 (LA LEY 58/2000)que transcribimos. Artículo 32. (LA LEY 58/2000) Intervención no preceptiva de abogado y procurador. 1.- Cuando, no resultando preceptiva la intervención de Abogado y Procurador, el demandante pretendiere comparecer por sí mismo y ser defendido por Abogado, o ser representado por Procurador, o ser asistido por ambos profesionales a la vez, lo hará constar así en la demanda. 2.- Recibida la notificación de la demanda, si el demandado pretendiera valerse también de Abogado y Procurador, lo comunicará al tribunal dentro de los tres días siguientes, pudiendo solicitar también, en su caso, el reconocimiento del derecho a la asistencia jurídica gratuita. En este último caso, el tribunal podrá acordar la suspensión del proceso hasta que se produzca el reconocimiento o denegación de dicho derecho o la designación provisional de abogado y procurador. 3.- La facultad de acudir al proceso con la asistencia de los profesionales a que se refiere el apartado 1 de este artículo corresponderá también al demandado, cuando el actor no vaya asistido por Abogado o Procurador. El demandado comunicará al tribunal su decisión en el plazo de tres días desde que se le notifique la demanda, dándose cuenta al actor de tal circunstancia. Si el demandante quisiere entonces valerse también de Abogado y Procurador, lo comunicará al tribunal en los tres días siguientes a la recepción de la notificación, y, si solicitare el reconocimiento del derecho a la asistencia jurídica gratuita, se podrá acordar la suspensión en los términos prevenidos en el apartado anterior. 4.-

11 Página 11 de 32 En la notificación en que se comunique a una parte la intención de la parte contraria de servirse de abogado y procurador, se le informará del derecho que les corresponde según el artículo 6.3 de la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita (LA LEY 106/1996), a fin de que puedan realizar la solicitud correspondiente. 5.- Cuando la intervención de Abogado y Procurador no sea preceptiva, de la eventual condena en costas de la parte contraria a la que se hubiese servido de dichos profesionales se excluirán los derechos y honorarios devengados por los mismos, salvo que el tribunal aprecie temeridad en la conducta del condenado en costas o que el domicilio de la parte representada y defendida esté en lugar distinto a aquel en que se ha tramitado el juicio, operando en este último caso las limitaciones a que se refiere el apartado 3 (LA LEY 58/2000) del artículo 394 de esta Ley. 3. JURISDICCIÓN Y COMPETENCIA. COMPETENCIA OBJETIVA Y COMPETENCIA TERRITORIAL Dice el artículo 9 (LA LEY 1694/1985) de la Ley Orgánica del Poder Judicial, 6/1985, de 1 de julio, que los Juzgados y Tribunales ejercerán su jurisdicción exclusivamente en aquellos casos en que les venga atribuida por ésta u otra Ley. La función de juzgar y ejecutar lo juzgado, principio constitucional establecido en el n.º 3 del artículo 117 (LA LEY 2500/1978) de la Constitución Española de 27 de diciembre de 1978, conforma el concepto de jurisdicción. La pluralidad y diversidad de órganos de un mismo poder, el Poder Jurisdiccional se basa, o bien en la atención que tiene el Estado de acercar la justicia al justiciable, por lo que existe una red de órganos judiciales con idéntica función en diversos lugares, o bien en la existencia de tribunales de justicia con cometidos distintos dentro de lo jurisdiccional, por lo que se dan diversas clases de órganos dotados de capacidades especializadas sobre cuestiones diferentes en razón de la materia y también de la importancia económica de cada asunto. En definitiva, la atribución de la facultad de resolver un asunto concreto a un órgano determinado es lo que se llama «competencia». Dice la misma Ley Orgánica Judicial que la jurisdicción es improrrogable. Los órganos judiciales apreciarán de oficio la falta de jurisdicción y resolverán sobre la misma con audiencia de las partes y del Ministerio Fiscal. En todo caso, esta resolución será fundada y se efectuará indicando siempre el orden jurisdiccional que se estime competente. En el ámbito del accidente de tráfico debemos seguir las normas generales de la Ley de Enjuiciamiento Civil acerca de la Jurisdicción y Competencia. COMPETENCIA OBJETIVA El artículo 44 (LA LEY 58/2000) indica que para que los Tribunales civiles tengan competencia en cada caso se requiere que el conocimiento del pleito les esté atribuido por normas con rango de ley y anteriores a la incoación de las actuaciones de que se trate. Y el artículo 45 (LA LEY 58/2000), que corresponde a los Juzgados de Primera Instancia el conocimiento de todos los asuntos civiles que por disposición legal expresa no se hallen atribuidos a otros tribunales. Y finalmente, el artículo 47 (LA LEY 58/2000), que a los Juzgados de Paz les corresponde el conocimiento, en primera instancia, de los asuntos civiles de cuantía no superior a ptas. (90 euros). Estamos entonces en condiciones de afirmar que en aquellos lugares donde existan Juzgados de Paz estos pueden conocer demandas de juicios civiles por accidentes de tráfico cuya cuantía no exceda de ptas. (90 euros) y que el trámite de las mismas los será por el Juicio Verbal, y cuando exceda la competencia lo será del Juzgado de Primera Instancia situado en la cabeza del Partido Judicial. En definitiva, es la misma norma de competencia que ya se contenía en la Ley orgánica 3/1989 (LA LEY 1577/1989). En todo caso, el propio juez de oficio, o bien a instancia de parte, debe examinar esta competencia objetiva, y para el caso de no tenerla, previo informe del Ministerio Fiscal, dictar auto indicando el Tribunal al que corresponde el conocimiento del asunto. COMPETENCIA TERRITORIAL

12 Página 12 de 32 En esta materia del accidente de tráfico no existe referencia a fuero general alguno, ni existe posibilidad de sumisión, tratándose de un supuesto de competencia territorial especial, y así el artículo 52 n.º 1 apartado 9.º (LA LEY 58/2000) señala que en los juicios en que se pida indemnización de los daños y perjuicios derivados de la circulación de vehículos de motor será competente el tribunal del lugar en que se causaron los daños. Y como normas complementarias de esta competencia territorial, el control de la misma. Artículo 58 (LA LEY 58/2000). Apreciación de oficio de la competencia territorial Cuando la competencia territorial venga fijada por reglas imperativas, el tribunal examinará de oficio su competencia territorial inmediatamente después de presentada la demanda y, previa audiencia del Ministerio Fiscal y de las partes personadas, si entiende que carece de competencia territorial para conocer del asunto, lo declarará así mediante auto, remitiendo las actuaciones al tribunal que considere territorialmente competente. Si fuesen de aplicación fueros electivos, el tribunal estará a lo que manifieste el demandante, tras el requerimiento que se le dirigirá a tales efectos. Artículo 59 (LA LEY 58/2000). Alegación de la falta de competencia territorial Fuera de los casos en que la competencia territorial venga fijada por la ley en virtud de reglas imperativas, la falta de competencia territorial solamente podrá ser apreciada cuando el demandado o quienes puedan ser parte legítima en el juicio propusieren en tiempo y forma la declinatoria. En la concordancia de los artículos 59 (LA LEY 58/2000) y 64 (LA LEY 58/2000) de la Ley de Enjuiciamiento Civil, solamente podrá ser apreciada cuando el demandado o quienes puedan ser parte legítima en el juicio propusieren en tiempo y forma la declinatoria. Esta postura viene reforzada por los artículos 416 (LA LEY 58/2000), respecto al juicio ordinario, cuando indica que el demandado y en la audiencia previa no podrá impugnar la falta de jurisdicción o de competencia del Tribunal, que hubo de proponer en forma de declinatoria; y en el artículo 443 (LA LEY 58/2000), para el Juicio Verbal, que dispone que el demandado no podrá impugnar en el acto del juicio la falta de jurisdicción o de competencia del Tribunal, que hubo de proponer en forma de declinatoria. La declinatoria se habrá de proponer dentro de los diez primeros días del plazo para contestar a la demanda, o en los cinco primeros días posteriores a la citación para la vista, y surtirá el efecto de suspender, hasta que sea resuelta, el plazo para contestar, o el cómputo para el día de la vista, y el curso del procedimiento principal. Se resolverá en la forma establecida en el artículo 65 (LA LEY 58/2000). Como el auto dictado resolviendo la falta de competencia territorial no se dará recurso alguno. No obstante, en los recursos de apelación y extraordinario por infracción procesal contra la sentencia definitiva podrá reproducirse esta cuestión pero siempre que se trate de competencia territorial amparada en normas imperativas (artículo 67) (LA LEY 58/2000). En definitiva, en la resolución que resuelve la falta de competencia objetiva el Tribunal se limita a indicar a las partes el Tribunal al que corresponde el conocimiento del asunto y ante el que podrán reproducir sus pretensiones en el legítimo ejercicio de sus derechos; mientras que tratándose de competencia territorial la resolución es semejante pero se inhibirá a favor del órgano al que corresponda la competencia y acordará remitirle los autos con emplazamiento de las partes para que comparezcan ante él en el plazo de diez días (artículo 65 n.º 5 (LA LEY 58/2000)). En este apartado de la competencia territorial y por lo que ya antes anunciábamos acerca de la legitimación, puede plantearse el supuesto de la concurrencia en el juicio y como parte del Consorcio de Compensación de Seguros. Con la Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881 existían dos posturas acerca de la competencia. El artículo 71 n.º 2 decía que para el conocimiento y resolución de los procesos civiles en que

13 Página 13 de 32 sea parte el Estado, las Entidades Estatales de Derecho público y los Órganos Constitucionales, serán únicamente competentes los Juzgados y Tribunales que tengan su sede en las capitales de provincia, en Ceuta o en Melilla. Una primera postura mantenía que esta norma del artículo 71 no debía operar ya que el mismo estaba derogado por la normativa del proceso especial que tenía rango de Ley Orgánica (Ley 3/1989), además que la Disposición Adicional que introducía la norma de competencia era especial y que, por tanto, debía prevalecer sobre la general, y finalmente, porque se trataba de llegar a un principio de igualdad, reconocido en la Constitución, para las personas y para el proceso. No obstante todas estas razones eran discutibles, la primera porque la propia Ley Orgánica señalaba en su Disposición Final (LA LEY 1577/1989)que precisamente las Disposiciones Adicionales tenían carácter de Ley Ordinaria, por lo que la prevalencia de la normativa legislativa no era posible argumentarla; el fundamento de que lo especial deroga a lo general tampoco debe considerarse aplicable porque no existe referencia expresa a tal derogación del fuero especial cuando sea parte el estado u otro Organismo estatal de Derecho Público; y solamente podría mantenerse la tercera de las razones, operando la vis atractiva de la competencia territorial ordinaria del lugar en que ocurrieron los daños, pues ello es más conforme con la tutela efectiva a la que el justiciable tiene derecho, y en dicho concepto está el que el pleito se siga ante el Juzgado que está próximo al lugar de los hechos, no sólo por comodidad sino por el esencial principio de la aproximación de la justicia al justiciable. La postura que mantenía la Audiencia Provincial de Alicante podía resumirse de la siguiente manera: En la interpretación del artículo 71 citado, en relación a los procesos que estableció la Ley Orgánica 3/1989, en su Disposición Adicional Primera (LA LEY 1577/1989), los denominados en la práctica forense Juicios Verbales del Automóvil, de especiales características frente a los Verbales Comunes, tanto por superar sus límites cuantitativos, como por las facultades que concede al juzgador en orden a la aportación de elementos probatorios, como sobre todo por su específico objeto y concreta finalidad para la que fue creado, debe prevalecer sobre cualquier otro criterio para determinar cuál ha de ser el órgano judicial de Primera Instancia competente por razón del territorio para conocer de tales procesos, el que de forma clara y precisa establece el párrafo segundo (LA LEY 1577/1989) de la indicada Disposición Adicional y que es el referido al lugar de comisión del hecho, o como literalmente indica el lugar «donde se causaron los daños», concreto fuero que en principio debe entenderse viene justificado y entre otras razones por la circunstancia de que con ello se facilita en la mayoría de los supuestos el más fácil acceso al órgano judicial de los posibles perjudicados, frecuentemente residentes próximos al lugar de los hechos, propiciándose así mismo la aportación de las pruebas, y además por cuanto tal fuero se basa en un criterio objetivo y unificador para todos los posibles demandados, responsables civiles de cualquier índole o condición y cualquiera que fuese su domicilio. Y todo ello a pesar de lo establecido en el artículo 71 párrafo segundo de la Ley de Enjuiciamiento Civil antes citado y según la redacción dada al mismo por la Ley 10/1992 (LA LEY 1293/1992) y porque se entiende que dicha previsión general no deviene aplicable a procesos como el presente, aunque sea parte en el mismo el Consorcio de Compensación de Seguros como demandado, y ello porque deben prevalecer sobre lo prevenido con carácter general en el artículo 71 las especiales características, objeto y finalidad antes comentados del Juicio Verbal del automóvil, siendo de observar además que el propio precepto indicado en otros párrafos previene incluso que dicha norma competencial no operará en diversos supuestos y precisamente por sus especiales características y objeto de ellos como son los juicios universales y los interdictos que menciona. Además la competencia territorial en el artículo citado no es más que una situación de privilegio para los Entes en el mismo mencionado, privilegio que por el contrario implicará para las demás partes una carga procesal no claramente justificada, y por ello debe ser objeto de una interpretación restrictiva para conseguir así la mayor igualdad posible de todas las partes que intervienen en el proceso. Ha de recordarse por otra parte, y a los mismos fines de rechazar la operatividad en relación a procesos como el presente del artículo 71 párrafo segundo de la Ley Procesal Civil, la consideración de que si bien el Consorcio de Compensación de Seguros es, cual proclama su vigente Estatuto (LA LEY 1458/2004), una Entidad de Derecho Público, su régimen jurídico presenta una evidente singularidad frente a otras Entidades Públicas a las que alude, y entre otras y a los fines que afectan a la cuestión que se resuelve, los artículos Primero inciso final 2.2, 6 y siguientes, 20.3 y 21 todos de su citado Estatuto, poseyendo un patrimonio distinto al del Estado y debiendo de ajustar su actividad en el ejercicio de su función aseguradora al Ordenamiento Jurídico privado, circunstancia resaltada por la doctrina jurisprudencial a los fines de extraer determinadas consecuencias (sentencias de 5 de julio de 1994 (LA LEY 14041/1994) y 14 de marzo de 1995 (LA LEY R/1995)), también puede deducirse con fundamento que como se decía y en relación a la excepción alegada, la intervención en el Juicio Verbal del automóvil del Consorcio de Compensación de Seguros, traído siempre a tales procesos en base a las previsiones contenidas en el artículo 11 de su Estatuto y en el artículo 8 de la Ley de Uso y Circulación de Vehículos de Motor (LA LEY 1650/1986), que debe ser tenida en cuenta la norma determinante de la competencia territorial que la Disposición Adicional Primera de la Ley 3/1989 (LA LEY 1577/1989) estableció y no el artículo 71 n.º 2 de la LEC. Por último, y en todo caso, y con independencia de cuanto se ha dicho, ha de reputarse competente el Juzgado ante el que se

14 Página 14 de 32 presentó la demanda y en cuyo territorio se produjo el accidente viario objeto de esta causa, en base a lo que previene el artículo 62 n.º 1 párrafo segundo (LA LEY 1/1881) puesto que habiéndose dirigido la demanda no solo contra el Consorcio de Compensación de Seguros sino también contra persona distinta, el Sr. Don... y como primer posible responsable de los hechos, demandado con el que el referido Consorcio devendría responsable solidario y dado que en relación a la acción dirigida contra el referido demandado la competencia vendría dada de forma inexcusable por el fuero que establece la Disposición Transitoria Tercera de la Ley 3/1989, tal fuero sería también aplicable al Consorcio de Compensación de Seguros demandado. La segunda de las posturas es la que acontece tras la Ley de Asistencia Jurídica del Estado e Instituciones Públicas, por lo que se denomina el «fuero territorial del Estado», Ley 52/1997, de 27 de noviembre (LA LEY 4060/1997), publicada en el BOE de 28 de noviembre, n.º 285, cuyo artículo 15 (LA LEY 4060/1997) señala: Para el conocimiento y resolución de los procesos civiles en que sean parte el Estado, los Organismos públicos o los órganos constitucionales, serán en todo caso competentes los Juzgados y Tribunales que tengan su sede en las capitales de provincia, en Ceuta y en Melilla. Esta norma se aplicará con preferencia a cualquier otra norma sobre competencia territorial que pudiera concurrir en el procedimiento. Lo dispuesto en este artículo no será de aplicación a los juicios universales ni a los interdictos de obra ruinosa. Este precepto responde al criterio sostenido en la propia Exposición de Motivos (LA LEY 4060/1997) de la Ley: A la necesidad de clarificación y sistematización de la variada normativa que en la actualidad regula la posición del Estado ante las diversas jurisdicciones, derogando expresamente en unos casos y redactando nuevamente en otros, los preceptos de aquellas normas que resultan decididamente incompatibles con los actuales principios constitucionales, o que se hallan en pugna con el régimen de organización de las entidades públicas territoriales previsto en la Constitución. Tras esta especial regulación legal se está en el caso de afirmar que el único fuero territorial para conocer de la demanda lo es la Capitalidad de la Provincia. Y además, porque aunque la Ley Procesal Civil no lo contenga en su articulado, sí hace referencia al mismo en la Disposición Derogatoria Única (LA LEY 58/2000), inciso final, cuando indica que se considera en vigor la Ley 52/1997, de 27 de noviembre, de Asistencia Jurídica al Estado e Instituciones públicas. 4. ACUMULACIÓN DE PROCESOS A pesar de que esta materia podría tener mejor estudio y tratamiento una vez comenzado el curso de los autos, cuando las partes ya han comparecido debidamente, la he dejado para este apartado previo con la finalidad de hacer ver la especialidad que ofrece en sí el accidente de tráfico, el que por sus características, no sería extraño que las partes involucradas en el mismo se sientan todas perjudicadas con la conducta del contrario y, por tanto, con la suficiente cualidad para convertirse en partes demandantes las unas de las otras, originando inicialmente distintos procedimientos y cuya finalidad última será la previsible acumulación con el objeto, como dice el artículo 74 (LA LEY 58/2000) de la Ley de Enjuiciamiento Civil de 2000, de que las distintas pretensiones, o las mismas de las distintas personas, sean ventiladas en un solo procedimiento y sean resueltas con una sola sentencia; sin que por ello pierda cada proceso su propia identidad, ni su individualidad con relación a los sujetos que actúan en ellos como partes, y así, todas las cuestiones propuestas habrán de ser objeto de consideración autónoma y de decisión separada en la sentencia que se dicte. Cuando la Ley 3/1989 remitió al cauce procesal del Juicio Verbal contenido en los artículos 715 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881 (LA LEY 1/1881), veíamos que en este primero de los preceptos y en su número segundo se indicaba que no se admitirán en estos juicios reconvenciones ni tercerías por cuantías que excedan de las señaladas en el párrafo precedente ( ptas.), lo que sucede es que por razón de la especialidad no existía límite cuantitativo, y por ello no sólo era frecuente observar en los procesos que la parte demandada y en el acto de la comparecencia del Juicio Verbal contestaba y además formulaba su reconvención, sino que además hacía constar que en tal determinado Juzgado, cuando en el partido existían varios, se seguía la demanda que esta parte había interpuesto frente a la contraria, interesando entonces la acumulación. Así que la consecuencia actual puede ser la misma, que la demandada articule oportunamente una RECONVENCIÓN, o que haya presentado previamente su demanda y solicite su ACUMULACIÓN. Si la excepción de litispendencia tiene el efecto de impedir que se tramiten dos procesos con igual contenido, actuando el primero como exclusión del segundo, nos enfrentamos en este apartado de la acumulación de procesos con el supuesto de estar tramitándose dos procesos ante el mismo

15 Página 15 de 32 o distintos Tribunales pudiendo ventilarse ante un solo órgano judicial, siendo lo determinante entre ambos la conexidad, y hay conexión, y realmente justificación de acumulación cuando entre ambos existe identidad de título o causa de pedir, identidad entre sujetos e identidad de objetos. La acumulación de procesos está regulada en los artículos 74 a 98 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. (LA LEY 58/2000) Con carácter general señala el artículo 77 n.º 1 (LA LEY 58/2000) que sólo procederá la acumulación de procesos declarativos que se sustancien por los mismos trámites o cuya tramitación puede unificarse sin pérdida de derechos procesales, y bien se encuentren en el mismo Tribunal o en Tribunales distintos. Con rigor, y de modo análogo a como acontece con la acumulación de acciones, no es posible la acumulación de procesos especiales con procesos ordinarios, ni de unos ni otros entre sí a menos que sean de la misma clase; de ahí que resulte cuestionable que puedan acumularse procedimientos verbales y procedimientos ordinarios habida cuenta de las ostensibles e insoslayables diferencias de tramitación que los separan. No obstante, pese a las dificultades que puede comportar, sostenemos que es posible la acumulación entre sí de procedimientos comunes, pero con distintas particularidades: Que a pesar que la acumulación deba solicitarse siempre al Tribunal que conozca del proceso más antiguo, al que se acumularán los más modernos (artículo 79 n.º 1) (LA LEY 58/2000), ello no quiere decir que deba seguir sustanciándose por los trámites del juicio más antiguo. Pensemos que de seguirse el criterio cumulativo un proceso ordinario podría terminar sustanciándose por los trámites de un Juicio Verbal. Más razonable y oportuno parece sostener que el proceso cumulativo haya de sustanciarse por el cauce de mayores solemnidades, que es también el de mayores oportunidades alegatorias, de defensa y, consecuentemente, de garantías, esto es, por el trámite del juicio ordinario. Que la acumulación que se permite es la de procesos promovidos por litigantes distintos, esto es, los que hayan iniciado autónoma y separadamente los diversos implicados en un siniestro único. En este caso es claro que concurrirá el presupuesto objetivo del artículo 76 n.º 2 (LA LEY 58/2000), cual es la vinculación entre los objetos de dos o más procesos pendientes, de forma que de seguirse por separado pudieran dictarse sentencias con pronunciamientos o fundamentos contradictorios, incompatibles o mutuamente excluyentes. Que si los procesos cuya acumulación se pretende fueren promovidos por el mismo demandante o por demandado reconveniente, sólo o en litisconsorcio, se entenderá, salvo cumplida justificación, que pudo promoverse un único proceso y no procederá la acumulación (artículo 78 n.º 3) (LA LEY 58/2000). Es preciso que los procesos se encuentren en primera instancia y que en ninguno de ellos haya finalizado el juicio. Si se tratare solamente de juicios verbales, la acumulación de procesos que estén pendientes ante el mismo Tribunal se podrá interesar por escrito en momento previo o en el mismo acto de la vista y en forma oral, resolviéndose en el mismo acto con audiencia de las demás partes; y si se encontraren pendientes ante distintos Tribunales, con las comunicaciones y requerimientos oportunos. 5. INICIACIÓN DEL PROCEDIMIENTO: LA DEMANDA, LA CONTESTACIÓN Y LA RECONVENCIÓN Modificada profundamente la regulación del llamado «Juicio Verbal civil de tráfico» de la Ley 3/1989 (LA LEY 1577/1989) y su remisión a la Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881, derogada por la de 2000, lógicamente ya no podemos pensar en aquel Juicio Verbal y la simpleza de la presentación de la demanda que como establecía el artículo 720 (LA LEY 1/1881) se interpondrá en una papeleta extendida en papel común, con las menciones que se contenían. Actualmente, con la dualidad de procedimientos, LA DEMANDA está sometida en su redacción a las normas concretas que ofrece la vigente Ley de Enjuiciamiento Civil tanto para el Juicio Ordinario como para el Juicio Verbal. En el primero, el contenido del artículo 399 y siguientes

16 Página 16 de 32 (LA LEY 58/2000), y en el segundo, el artículo 437 y siguientes (LA LEY 58/2000). En este segundo, dice el precepto que el Juicio Verbal principiará por demanda en la que se consignarán los datos y circunstancias de identificación del actor y del demandado y el domicilio o domicilios en que puedan ser citados, y se fijará con claridad y precisión lo que se pida; y que en los juicios verbales en que se reclame una cantidad que no exceda de ptas. el demandante podrá formular su demanda cumplimentando unos impresos normalizados que, a tal efecto, se hallarán a su disposición en el Tribunal correspondiente. Es de significar especialmente que las personas deben quedar plenamente identificadas, tanto la del actor como la del demandado, así como los domicilios para citaciones y emplazamientos. Mencionar a este respecto el reciente Real Decreto 231/2002, de 1 de marzo, del Ministerio de Justicia, por el que se regula el Registro Central de Rebeldes Civiles. (LA LEY 449/2002) Una de las particularidades que podemos destacar en este apartado lo es sobre la fijación de la cuantía en la demanda. Como regla general, la Ley obliga al demandante a que junto con la delimitación de los términos del debate y la concreción de lo que va a versar el litigio, manifieste la cuantía, la cual en los procesos de tráfico no será especialmente dificultoso atendiendo a las consecuencias del accidente ya que éstas se traducirán en la petición de la correspondiente indemnización de los daños y perjuicios con una concreción cuantitativa determinada que representará a la vez el interés económico de la demanda y que será, por otra parte, la que delimitará una u otra clase de procedimiento. Dice el artículo 253 n.º 1 (LA LEY 58/2000) que el actor expresará justificadamente en su escrito inicial la cuantía de la demanda. Pero no obstante, es frecuente en la práctica, particularmente en relación con los procesos que versan sobre resarcimiento de daños y perjuicios, que el actor, perfectamente conocedor de la cantidad que desearía percibir por tal concepto, se abstenga sin embargo de cuantificarla, reputándola impropiamente como indeterminada para así soslayar determinados inconvenientes, como por ejemplo pensemos en el deber colegial de bastantear el poder para pleitos con arreglo al importe reclamado; el riesgo de una estimación parcial de la demanda si el órgano judicial valora el daño de distinta manera con la consiguiente repercusión en materia de costas; que en caso de desestimación de la demanda no resulten gravosos los costes económicos, etc. Por ello se impone que, siendo posible, se fije la cuantía del procedimiento. Pero la Ley prevé el supuesto de no ser posible su concreción, y el mismo artículo 253 n.º 3 (LA LEY 58/2000)señala que cuando el actor no pueda determinar la cuantía ni siquiera en forma relativa, porque aun pudiendo existir reglas de cálculo no se pudiere determinar aquélla al momento de interponer la demanda, ésta se sustanciará conforme a las normas del juicio ordinario. (Pensemos en supuestos de daños o lesiones de producción continuada o pendientes de consolidación al tiempo de interponer la demanda). Pero aun así, debe admitirse que aun a falta de esta efectiva cuantificación, se permita la concreción de la cuantía en forma relativa, esto es, que se efectúa una estimación por referencia a determinados límites, lo que obliga a acreditar de forma satisfactoria que el interés económico del litigio al menos iguala la cuantía mínima correspondiente al juicio ordinario, o que no rebasa la máxima del Juicio Verbal. La justificación de esta posibilidad se encuentra, claro está, en la necesidad de conocer liminarmente cuál sea el procedimiento declarativo por el que deba sustanciarse el litigio. Y la determinación de la cuantía tendrá una íntima repercusión con el dictado de la sentencia ya que el artículo 209 (LA LEY 58/2000) nos indica que el fallo determinará en su caso la cantidad objeto de la condena, sin que pueda reservarse su determinación para la ejecución de la sentencia, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 219. Artículo 219 (LA LEY 58/2000). Sentencias con reserva de liquidación 1. (LA LEY 58/2000) Cuando se reclame en juicio el pago de una cantidad de dinero determinada o de frutos, rentas, utilidades o productos de cualquier clase, no podrá limitarse la demanda a pretender una sentencia meramente declarativa del derecho a percibirlos, sino que deberá solicitarse también la condena a su pago, cuantificando exactamente su importe, sin que pueda solicitarse su determinación en ejecución de sentencia, o fijando claramente las bases con arreglo a las cuales se deba efectuar la liquidación, de forma que ésta consista en una pura operación aritmética.

17 Página 17 de (LA LEY 58/2000) En los casos a que se refiere el apartado anterior, la sentencia de condena establecerá el importe exacto de las cantidades respectivas, o fijará con claridad y precisión las bases para su liquidación, que deberá consistir en una simple operación aritmética que se efectuará en la ejecución. 3. (LA LEY 58/2000) Fuera de los casos anteriores, no podrá el demandante pretender, ni se permitirá al tribunal en la sentencia, que la condena se efectúe con reserva de liquidación en la ejecución. No obstante lo anterior, se permitirá al demandante solicitar, y al tribunal sentenciar, la condena al pago de cantidad de dinero, frutos, rentas, utilidades o productos cuando ésa sea exclusivamente la pretensión planteada y se dejen para un pleito posterior los problemas de liquidación concreta de las cantidades. El apartado primero (LA LEY 58/2000) de este artículo refiere la regla general del contenido de la sentencia condenatoria por obligaciones dinerarias sin que quepa la tradicional, y a veces desmedida, condena con reserva de liquidación para su determinación en la fase de ejecución de la sentencia. Esta regla general tiene un doble contenido: con relación al actor, que en su demanda no podrá limitarse a pedir una sentencia meramente declarativa del derecho a percibir, sino que deberá pedirse la condena a su pago, bien manifestando exactamente su importe o bien fijando claramente las bases con arreglo a las cuales debe efectuarse la liquidación; y con relación al Tribunal, en cuanto que la sentencia estimatoria de la pretensión no podrá ser meramente declarativa, por lo que condenando al demandado habrá de contener el importe exacto de las cantidades o las bases para su liquidación. Dentro del proceso de ejecución la Ley de Enjuiciamiento Civil regula en los artículos 712 y siguientes (LA LEY 58/2000) el modo de proceder a la liquidación de daños y perjuicios, frutos, rentas, utilidades y productos de cualquier clase, pero estos procedimientos no son aplicables al supuesto que aquí examinamos, pues las sentencias de condena dineraria no pueden ser ilíquidas y quedar a reserva de liquidación en la fase ejecutiva. Con ello se ha querido terminar con la práctica anterior de procesos declarativos que acababan con una sentencia en la que simplemente se condenaba a los daños y perjuicios y el verdadero problema quedaba para la ejecución dándose lugar en esta a un incidente más complejo que el propio proceso declarativo. Con relación a LA CONTESTACIÓN a la demanda debemos seguir la misma trayectoria, si se trata de juicio ordinario o si se trata de Juicio Verbal, en el primero el requisito de forma es como el mismo de la propia demanda, y dice el artículo 405 (LA LEY 58/2000) que se redactará en la forma prevenida para éste en el artículo 399 (LA LEY 58/2000), negando o admitiendo los hechos, proponiendo excepciones procesales y demás alegaciones que pongan de relieve cuanto obste a la válida prosecución y término del proceso mediante sentencia sobre el fondo. En el Juicio Verbal la contestación se ofrece en el mismo acto de la vista oral conforme al artículo 433 (LA LEY 58/2000), siendo que en dicho acto se resolverán por el juez todas las cuestiones que se articulen. Y finalmente con relación a LA RECONVENCIÓN de la misma forma el tratamiento es distinto. Si se trata de Juicio Ordinario, el artículo 406 (LA LEY 58/2000) dispone en lo que interesa: Al contestar a la demanda, el demandado podrá, por medio de reconvención, formular la pretensión o pretensiones que crea que le competen respecto del demandante. Sólo se admitirá la reconvención si existiere conexión entre sus pretensiones y las que sean objeto de la demanda principal. Puede ejercitarse mediante reconvención la acción conexa que, por razón de la cuantía, hubiere de ventilarse en Juicio Verbal. La reconvención se propondrá a continuación de la contestación y se acomodará en su redacción a los requisitos de la demanda. La reconvención habrá de expresar con claridad la concreta tutela judicial que se pretende obtener respecto del actor. En ningún caso se considerará formulada reconvención en el escrito del demandado que finalice solicitando su absolución respecto de la pretensión o pretensiones de la demanda principal. Y si se trata de Juicio Verbal, el artículo 438 (LA LEY 58/2000): En ningún caso se admitirá reconvención en los juicios verbales que, según la ley, deban finalizar por sentencia sin efectos de cosa juzgada. En los demás juicios verbales sólo se admitirá la reconvención cuando ésta se notifique al actor al menos cinco días antes de la vista, no determine la improcedencia del Juicio Verbal y exista conexión entre las pretensiones de la reconvención y las que sean objeto de la demanda principal. De lo dicho se desprende que en el juicio ordinario la reconvención se habrá de proponer al tiempo de contestar la demanda, marcando ésta el momento procesal preclusivo. Fuera de la

18 Página 18 de 32 contestación a la demanda no es posible ejercitar nueva acción, quedando reservado al demandado su derecho para ejercitar la nueva acción en el correspondiente juicio posterior. En el Juicio Verbal, no existiendo trámite de contestación a la demanda independientemente del acto del juicio, debería ser en este acto donde el demandado pudiese ejercitar su nueva acción contra el demandante en los casos en que lo permite la ley; sin embargo, con buen criterio, dice la Ley que si el demandado decide aprovechar el proceso iniciado por el actor para introducir una pretensión conexa con la del actor, deberá notificarse la reconvención al menos en cinco días antes de la vista, y ello con la finalidad de que, llegado el día del juicio, el actor tenga elementos de juicio suficientes para poder contestar a la reconvención y aportar cuantas pruebas estime pertinentes para desvirtuar la pretensión reconvencional. Para finalizar esta materia acerca de la reconvención conviene exponer dos cuestiones: Quién ha de notificar la reconvención al actor en el Juicio Verbal?, y cabe dirigir la reconvención en el Juicio Verbal contra sujeto no inicialmente demandante? Con relación a la primera, partiendo del principio legal que la reconvención en el Juicio Verbal se ha de notificar al actor al menos cinco días antes de la vista, surge la cuestión de quién debe practicar dicha notificación. Normalmente el demandado que pretenda reconvenir puede notificar la reconvención directamente al actor mediante telegrama, burofax, o cualquier otro medio que permita acreditar su constancia. Cuando el actor está personado con Procurador, aunque presente el demandado el escrito de reconvención ante el Juzgado, en virtud del cumplimiento obligado del artículo 276 (LA LEY 58/2000), la parte actora tendrá conocimiento inmediato de la reconvención. Sin embargo, en los casos en los que el actor actúe sin Procurador, de pretender que sea el Juzgado el que de traslado a la parte actora del escrito de reconvención, en el caso de que se presente cinco días antes de la vista, resultará prácticamente imposible realizar esa notificación al actor con la antelación suficiente, lo que será motivo seguro de suspensión de la vista si el actor alega que se le ha privado de la posibilidad de preparar la contestación a la reconvención y las pruebas de que pretenda valerse. Este régimen es también aplicable a la compensación conforme al artículo (LA LEY 58/2000) El momento procesal en el que formalmente se admite por el Juzgado la reconvención es en el acto de la vista oral, por ser en ese momento cuando el demandado la formula tras su contestación, de lo que se deduce que del texto legal no se exige forzosamente que la reconvención haya de notificarse necesariamente mediante un traslado del Juzgado. Con relación a la segunda de las cuestiones, en el curso del Juicio ordinario no cabe duda ya que el artículo 407 n.º 1 (LA LEY 58/2000) así lo prevé, la reconvención podrá dirigirse también contra sujetos no demandantes, siempre que puedan considerarse litisconsortes voluntarios o necesarios del actor reconvenido por su relación con el objeto de la demanda reconvencional. Sin embargo en el ámbito del Juicio Verbal no está prevista dicha situación, debiendo tener en cuenta que no existe norma expresa que indique la aplicación supletoria de las normas del Juicio Ordinario al Verbal; lo que sucede es que si no admitimos la reconvención frente a terceros que reúnan los requisitos del artículo 407 (LA LEY 58/2000) se tendrían que acumular los procesos si es procedente (ver el artículo 78.2 (LA LEY 58/2000)). Por el contrario, si se admite dicha reconvención, al no establecer la ley el trámite a seguir, la solución podría ser dictar un auto de admisión de la reconvención y a la vez suspender el señalamiento de la vista para acordar citar al reconvenido no demandante, evitándose así tener que tramitar una acumulación. 6. DESARROLLO DEL PROCEDIMIENTO. LA PRUEBA En esta materia no habrá más que seguir el dictado procesal de las normas que regulan uno y

19 Página 19 de 32 otro procedimiento, no siendo objeto de este estudio el realzar un somero análisis del juicio ordinario ni del verbal, solamente ofrecer algunas pinceladas. En el Juicio Ordinario Tras la demanda y su contestación, la audiencia previa, cuya finalidad queda perfectamente explicada en el artículo 414 (LA LEY 58/2000): la audiencia previa se llevará a cabo para intentar un acuerdo o transacción de las partes que ponga fin al proceso, examinar las cuestiones procesales que pudieren obstar a la prosecución de éste y a su terminación mediante sentencia sobre su objeto, fijar con precisión dicho objeto y los extremos, de hecho o de Derecho, sobre los que exista controversia entre las partes, y en su caso, proponer y admitir la prueba. Si en la audiencia las partes no se pusieran de acuerdo en los hechos pero las discrepancias quedaran reducida a una mera cuestión jurídica, se dictará sentencia en veinte días. Con relación a la prueba en la misma audiencia se hará la proposición y la admisión, pudiendo el Tribunal hacer las observaciones precisas acerca de la insuficiencia de los medios propuestos si lo estima necesario para el esclarecimiento de los hechos controvertidos, o señalar la prueba o pruebas cuya práctica considere conveniente. Conforme al artículo 285 (LA LEY 58/2000), el Tribunal resolverá sobre la admisión de cada una de las pruebas que hayan sido propuestas, y contra esta resolución cabrá recurso de reposición, que se sustanciará y resolverá en el acto, y si se desestimare, la parte podrá formular protesta al efecto de hacer valer sus derechos en la segunda instancia. En la misma audiencia se señalará el día del inicio de las sesiones del juicio, en plazo de un mes, con las sesiones que se estimen conveniente. El juicio, al que deben asistir las partes representadas por sus Abogados y Procuradores, tendrá por finalidad la práctica de las pruebas y formular las conclusiones sobre las mismas. Terminado el mismo se dictará sentencia en plazo de veinte días, salvo que se acuerde la práctica de alguna diligencia final de prueba. En el Juicio Verbal De la misma forma, una vez presentada la demanda, se dará traslado al demandado con citación de comparecencia de las partes a la vista, mediando diez entre la citación y veinte el señalamiento. En el acto de la vista se seguirán concentradas todas las demás actuaciones. Con relación a la proposición y admisión de la prueba debe hacerse en el mismo acto del juicio, con idéntica facultad que tiene el Tribunal de hacer las observaciones precisas acerca de la insuficiencia de los medios propuestos si lo estima necesario para el esclarecimiento de los hechos controvertidos, o señalar la prueba o pruebas cuya práctica considere conveniente, y a tenor del artículo 446 (LA LEY 58/2000) contra las resoluciones del Tribunal sobre inadmisión de pruebas o sobre admisión de las que se denunciaran como obtenidas con violación de derechos fundamentales, las partes podrán formular protesta a efecto de hacer valer sus derechos en la segunda instancia. Para finalizar este capítulo del Juicio Verbal podemos agregar dos cuestiones: Cabe conceder a las partes el trámite de conclusiones en el Juicio Verbal?, y se pueden acordar diligencias finales en el Juicio Verbal? En relación a la primera, aunque el artículo 443 (LA LEY 58/2000) no lo contempla expresamente, atendiendo a la complejidad del asunto tramitado por el cauce del Juicio Verbal, entendemos que no existe inconveniente en concederlo al amparo de lo dispuesto con carácter general para las vistas en el artículo (LA LEY 58/2000), ya que puede ser útil oír a los letrados argumentar sobre el resultado de la prueba. Pero en ningún caso tienen carácter preceptivo. Por lo que afecta a la segunda, a diferencia de lo que sucede con la prueba en el Juicio Verbal en la que el legislador de forma innecesaria remite a la regulación general de la prueba, puesto que se trata de disposiciones comunes a los procesos declarativos, sin embargo nada dice respecto a la posibilidad de acordar diligencias finales en el Juicio Verbal.

20 Página 20 de 32 Por la ubicación sistemática de las diligencias finales dentro del juicio ordinario (artículos 435 (LA LEY 58/2000) y 436 (LA LEY 58/2000)) y por la precisión que efectúa el artículo (LA LEY 58/2000) limitando las diligencias finales para el juicio ordinario, entendemos que no cabe acordar su práctica en el Juicio Verbal. Otra de las particularidades que podríamos indicar en el juicio de tráfico lo es con relación a los atestados policiales como medios de pruebas documentales. Indicaba la Disposición Adicional Primera n.º 3 de la Ley de 1989 (LA LEY 1577/1989) que el Juez podía, de oficio o a instancia de parte, solicitar de las Autoridades correspondientes los atestados que hubieren instruido y los informes que juzgue oportunos, lo cual suponía de por sí una evidente quiebra del sistema dispositivo y de aportación de parte, especialmente en la fase probatoria del procedimiento. Esto también puede plantearse y admitirse con la nueva regulación ya que tanto en el juicio ordinario como en el Juicio Verbal (artículos 429 (LA LEY 58/2000) y 443 final (LA LEY 58/2000)) puede el Tribunal sugerir a las partes la proposición y aportación de este medio probatorio para el esclarecimiento de los hechos. Cosa distinta será el valor que se le trate de otorgar a esos atestados policiales ya que reiterada jurisprudencia tanto de Audiencias Provinciales como incluso del Tribunal Constitucional han tenido ocasión de manifestar que los mismos han de tener un indudable valor y relevancia probatoria en orden, principalmente, a la posible acreditación de los hechos en el proceso penal, aunque tales consideraciones pueden ser igualmente aplicadas al proceso civil, mas y sobre todo en lo que se refiere a los procesos contemplados en la Disposición Adicional Primera de la Ley de 21 de junio de 1989, reguladora del llamado Juicio Verbal de tráfico; pero tal especial virtualidad probatoria no puede aplicarse a todo el contenido de los atestados, en concreto a las manifestaciones de los implicados en los hechos, de posibles testigos, o a los informes y conclusiones emitidos por los propios agentes policiales, sino más bien a aquellas actuaciones, en el mismo integradas, en las que se reflejan datos objetivos, como huellas, señales, vestigios observados y constatados directamente por los agentes en el lugar de los hechos y que como tales se describen al documentar las diligencias de inspección ocular que hubieren llevado a cabo o que se plasman en los planos o croquis que como complemento de los dichos atestados hubieren confeccionado. Como otra cuestión común a ambos cauces procesales sí me gustaría añadir un comentario que tuve ocasión de hacer como Ponente en el dictado de una sentencia de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Alicante de fecha 29 de abril de 2002 (LA LEY 82666/2002) y en lo referente a la grabación de las sesiones de vista oral. «En la regulación de las actuaciones procesales, las vistas y comparecencias de los procedimientos, la vigente Ley de Enjuiciamiento Civil de 2000 se mueve bajo dos directrices novedosas, una es la que atañe a la fe pública judicial y documentación de las actuaciones, como es de ver en el artículo 147 (LA LEY 58/2000), y otra, aunque no tanto, por ya existente, el principio de inmediación del juzgador sancionado en el artículo 137 (LA LEY 58/2000). En la Exposición de Motivos (LA LEY 58/2000) se indica que la Ley Procesal Civil tiende a procurar un mejor desarrollo de las actuaciones procesales, y por lo que afecta a la documentación podrá llevarse a cabo con los medios técnicos que reúnan las garantías de integridad y autenticidad, y que las vistas y comparecencias orales habrán de registrarse o grabarse en soportes aptos para la reproducción de la imagen y del sonido. En las actuaciones judiciales cabe destacar un singular énfasis en las disposiciones sobre la necesaria publicidad y presencia del juez en los actos de prueba, comparecencias y vistas, sancionando con nulidad radical la infracción de lo dispuesto sobre la presencia judicial o inmediación en sentido amplio. Lo manifestado viene a colación por el hecho de que nos encontramos ante un juicio posesorio ventilado por las normas del Juicio Verbal, artículos 443 a 447 (LA LEY 58/2000), y donde precisamente es en dicho acto que se concentran la contestación por la demandada a las pretensiones de la demandante, la proposición de la prueba, los pronunciamientos sobre admisión, denegación o incluso protestas, práctica de la prueba, con el nuevo sistema de interrogatorio de las partes y de los testigos, y fundamentalmente, que todo ha sido grabado en soporte apto para ser posteriormente reproducido tanto en la imagen como en el sonido. Y si ello es de aceptar, no cabe duda que debe facilitar, y de hecho facilita, en gran manera la tarea del juez a quo a la hora de dictar la sentencia puesto que, impregnado por el principio de inmediación, sus conclusiones y valoraciones acerca del pleito articulado y sometido a su jurisdicción y competencia, son fácilmente trasladables a la sentencia en la forma dada en sus argumentos y fundamentos jurídicos. (Basta comprobar en el caso presente cómo el acto del juicio tiene lugar el día 17 de octubre de 2001 y el mismo día es dictada la sentencia). Ese principio de inmediación sigue siendo robustecido por la Ley de Enjuiciamiento Civil y ahora cuando regula el trámite de la ejecución provisional de las sentencias, tomando una decidida opción por la confianza en la Administración de Justicia y por la importancia de su impartición en primera instancia. Se dice que se opta por la confianza en los Juzgados de Primera Instancia, base, en todos los sentidos, de la

LA ACCIÓN DIRECTA CONTRA LA ASEGURADORA DE LA ADMINISTRACION

LA ACCIÓN DIRECTA CONTRA LA ASEGURADORA DE LA ADMINISTRACION LA ACCIÓN DIRECTA CONTRA LA ASEGURADORA DE LA ADMINISTRACION Javier López y García de la Serrana Abogado Secretario General de la Asociación Española de Abogados Especializados en Responsabilidad Civil

Más detalles

CAPITULO I. Objeto Artículo 1.

CAPITULO I. Objeto Artículo 1. Acuerdo de 18 de junio de 1996, del Pleno del Tribunal Constitucional, sobre asistencia jurídica gratuita en los procesos de amparo constitucional (BOE núm. 174, de 19 de julio) El artículo 80 de la Ley

Más detalles

(B.O.E. 4 de mayo de 1993, corrección de errores en el de 8 de junio).

(B.O.E. 4 de mayo de 1993, corrección de errores en el de 8 de junio). REAL DECRETO 429/1993, DE 26 DE MARZO, POR EL QUE SE APRUEBA EL REGLAMENTO DE LOS PROCEDIMIENTOS DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS EN MATERIA DE RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL (B.O.E. 4 de mayo de 1993, corrección

Más detalles

en materia de Seguros

en materia de Seguros en materia de Seguros Javier López García de la Serrana Abogado Doctor en Derecho Director de HispaColex LA OBJETIVIDAD DE LA COBERTURA DEL SEGURO OBLIGATORIO DE VIAJEROS. Sentencia del Tribunal Supremo

Más detalles

EL ATESTADO EN EL ACCIDENTE DE CIRCULACIÓN

EL ATESTADO EN EL ACCIDENTE DE CIRCULACIÓN EL ATESTADO EN EL ACCIDENTE DE CIRCULACIÓN 1.- Atestados en accidente de circulación por la Policía Local Podemos entender la confección de Atestados por la Policía Local en los accidentes de circulación

Más detalles

A ENUNCIA CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL DEL

A ENUNCIA CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL DEL Este folleto tiene carácter orientativo e informativo. No prejuzga las decisiones que en el curso de los procesos puedan adoptar los Juzgados y Tribunales en su función de interpretación y aplicación de

Más detalles

EL JUICIO FALTAS ATENCIÓN AL CIUDADANO CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL

EL JUICIO FALTAS ATENCIÓN AL CIUDADANO CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL ATENCIÓN AL CIUDADANO EL JUICIO DE FALTAS Qué es el juicio de faltas Trámites del juicio inmediato Trámites del juicio ordinario Derechos de denunciantes Derechos de denunciados Fases principales del juicio

Más detalles

guía práctica del Guías DE PROCEDIMIENTOS JUDICIALES PARA CIUDADANOS

guía práctica del Guías DE PROCEDIMIENTOS JUDICIALES PARA CIUDADANOS guía práctica del Procedimiento JUICIO DE FALTAS Nº4 COLECCIÓN PAJ Guías DE PROCEDIMIENTOS JUDICIALES PARA CIUDADANOS SECRETARÍA GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA 1ª Qué es el juicio de faltas?

Más detalles

TRADUCTORES JURADOS EN JUSTICIA

TRADUCTORES JURADOS EN JUSTICIA TRADUCTORES JURADOS EN JUSTICIA INTÉRPRETES Y TRADUCTORES EN LOS JUICIOS. VALIDEZ DE LOS DOCUMENTOS TRADUCIDOS ANTE LOS TRIBUNALES. Artículo 440 Si el testigo no entendiere o no hablare el idioma español,

Más detalles

AUDIENCIA PROVINCIAL BARCELONA. Presidencia

AUDIENCIA PROVINCIAL BARCELONA. Presidencia AUDIENCIA PROVINCIAL BARCELONA Presidencia La entrada en vigor de la Ley 37/2011, de 10 de octubre, de medidas de agilización procesal, aconseja unificar el tratamiento procesal de diversas cuestiones,

Más detalles

Son nulos los acuerdos de las partes que se opongan a lo dispuesto en este artículo.

Son nulos los acuerdos de las partes que se opongan a lo dispuesto en este artículo. CAPÍTULO IV De los procesos matrimoniales y de menores Artículo 769. Competencia. 1. Salvo que expresamente se disponga otra cosa, será tribunal competente para conocer de los procedimientos a que se refiere

Más detalles

LEY DE ENJUICIAMIENTO CIVIL

LEY DE ENJUICIAMIENTO CIVIL LEY DE ENJUICIAMIENTO CIVIL Ley 1/2000, de 7 de enero de 2000DEL MANDATO CAPITULO V De la representación procesal y la defensa técnica Artículo 23. Intervención de procurador. 1. La comparecencia en juicio

Más detalles

Procedimientos judiciales

Procedimientos judiciales Procedimientos judiciales La Ley de Enjuiciamiento Civil, en vigor desde el día 8 de enero de 2001, permite en supuestos de singular simplicidad que el ciudadano acuda al Juzgado para reclamar deudas sin

Más detalles

PLAZOS PROCESALES DURANTE EL MES DE AGOSTO OBSERVATORIO DE LA JUSTICIA Y DE LOS ABOGADOS ÁREAS PROCESALES

PLAZOS PROCESALES DURANTE EL MES DE AGOSTO OBSERVATORIO DE LA JUSTICIA Y DE LOS ABOGADOS ÁREAS PROCESALES PLAZOS PROCESALES DURANTE EL MES DE AGOSTO OBSERVATORIO DE LA JUSTICIA Y DE LOS ABOGADOS ÁREAS PROCESALES 2015 ÍNDICE 1. INTRODUCCIÓN...3 2. PENAL...3 3. SOCIAL...4 4. CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO... 6 5.

Más detalles

El acceso personal a la justicia civil

El acceso personal a la justicia civil El acceso personal a la justicia civil Este folleto tiene carácter orientativo e informativo. No prejuzga las decisiones que en el curso de los procesos puedan adoptar los Juzgados y Tribunales en su función

Más detalles

Texto. En la ciudad de Barcelona, a veinticuatro de julio de dos mil seis TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALUÑA

Texto. En la ciudad de Barcelona, a veinticuatro de julio de dos mil seis TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALUÑA Página 1 de 5 Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Sala de lo Contencioso-administrativo, Sección 4ª, Sentencia de 24 Jul. 2006, rec. 101/2005 Ponente: Barrachina Juan, Eduardo. Nº de sentencia:

Más detalles

EL JUICIO RÁPIDO ATENCIÓN AL CIUDADANO DE DELITOS CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL

EL JUICIO RÁPIDO ATENCIÓN AL CIUDADANO DE DELITOS CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL ATENCIÓN AL CIUDADANO EL JUICIO RÁPIDO DE DELITOS Qué delitos se pueden enjuiciar Trámites del juicio rápido Derechos y obligaciones de víctimas y perjudicados La citación y modos de citación CONSEJO GENERAL

Más detalles

IV. RECURSOS CONTRA PROVIDENCIAS Y AUTOS

IV. RECURSOS CONTRA PROVIDENCIAS Y AUTOS 14/5 Administrativo Pilar Teso Gamella El procedimiento se inicia por petición dirigida directamente al órgano judicial competente que ha dictado la resolución cuya extensión se pretende, mediante escrito

Más detalles

JAVIER GONZALEZ MORENO C/Castilla 82 41010 Sevilla Tf 954341677 - Fax 954.337018 Móvil 609610606 carmenmcampos@telefonica.net

JAVIER GONZALEZ MORENO C/Castilla 82 41010 Sevilla Tf 954341677 - Fax 954.337018 Móvil 609610606 carmenmcampos@telefonica.net CONDICIONES ESPECIALES DEL SEGURO DE SUBSIDIO POR SUSPENSION O PERDIDA DE VIGENCIA DEL PERMISO O LICENCIA DE CONDUCIR POR PUNTOS PARA COLECTIVO COLEGIO OFICIAL DE AGENTES COMERCIALES OBJETO DEL SEGURO

Más detalles

Condiciones Generales Definiciones comunes a todas las coberturas de la póliza A los efectos de esta póliza se entiende por: Asegurado: La persona

Condiciones Generales Definiciones comunes a todas las coberturas de la póliza A los efectos de esta póliza se entiende por: Asegurado: La persona Condiciones Generales Definiciones comunes a todas las coberturas de la póliza A los efectos de esta póliza se entiende por: Asegurado: La persona titular del interés objeto del seguro, a quien corresponden

Más detalles

DICTAMEN Nº 28. Página 1 de 6. # Nº. 28/1997, de 29 de abril.

DICTAMEN Nº 28. Página 1 de 6. # Nº. 28/1997, de 29 de abril. DICTAMEN Nº 28 Página 1 de 6 # Nº. 28/1997, de 29 de abril. Expediente relativo a reclamación de responsabilidad patrimonial de la Administración formulada por S.E.G., como consecuencia de gastos por recurso

Más detalles

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS REAL DECRETO 63/1994, DE 21 DE ENERO, POR EL QUE SE APRUEBA EL REGLAMENTO DEL SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL DEL CAZADOR, DE SUSCRIPCIÓN OBLIGATORIA (BOE NÚM. 40, DE 16-2-1994) EXPOSICIÓN DE MOTIVOS La

Más detalles

guía práctica del Guías DE PROCEDIMIENTOS JUDICIALES PARA CIUDADANOS

guía práctica del Guías DE PROCEDIMIENTOS JUDICIALES PARA CIUDADANOS guía práctica del Procedimiento JUICIO RÁPIDO PENAL Nº3 (Procedimiento para el enjuiciamiento rápido de determinados delitos) COLECCIÓN PAJ Guías DE PROCEDIMIENTOS JUDICIALES PARA CIUDADANOS SECRETARÍA

Más detalles

TEMAS DERECHO PROCESAL PENAL

TEMAS DERECHO PROCESAL PENAL TEMAS DERECHO PROCESAL PENAL Mónica-Galdana Pérez Morales Profesora Titular de Derecho Procesal Universidad de Murcia. 1 Lección 20. El recurso de casación; consideraciones generales.- Resoluciones impugnables.-

Más detalles

PLAZOS PROCESALES DURANTE EL MES DE AGOSTO 2012

PLAZOS PROCESALES DURANTE EL MES DE AGOSTO 2012 PLAZOS PROCESALES DURANTE EL MES DE AGOSTO 2012 OBSERVATORIO DE LA JUSTICIA Y DE LOS ABOGADOS ÁREAS PROCESALES ILUSTRE COLEGIO DE ABOGADOS DE MADRID El artículo 183 de la Ley Orgánica del Poder Judicial

Más detalles

EXCLUIDOS DE COBERTURA, CONTRATO DE SEGURO - DERECHOS Y OBLIGACIONES DEL ASEGURADOR -

EXCLUIDOS DE COBERTURA, CONTRATO DE SEGURO - DERECHOS Y OBLIGACIONES DEL ASEGURADOR - EDJ 2014/108868 Audiencia Provincial de León, sec. 1ª, S 16-6-2014, nº 104/2014, rec. 92/2014 Pte: Ser López, Ana del Resumen Contrato de seguro de vida y de incapacidad. Reclamación de cantidad. Intereses.

Más detalles

DILIGENCIA.- En Madrid, a 6 de marzo de 2013.

DILIGENCIA.- En Madrid, a 6 de marzo de 2013. DILIGENCIA.- En Madrid, a 6 de marzo de 2013. La extiendo yo, la Secretaria Judicial, para hacer constar que en los autos de juicio verbal de desahucio número 1649/12 se dictó sentencia estimatoria de

Más detalles

EN EL ORDEN PENAL. Los actos procesales deben ser realizados, con carácter general en castellano, al ser este el idioma oficial del Estado.

EN EL ORDEN PENAL. Los actos procesales deben ser realizados, con carácter general en castellano, al ser este el idioma oficial del Estado. EN EL ORDEN PENAL Las actuaciones judiciales Los actos del proceso penal, como todas las actuaciones judiciales, están sometidas a una serie de formalidades legales, como por ejemplo, deben practicarse,

Más detalles

Alfredo Alcañiz Rodríguez Secretario Judicial. 1.- Reformas en la tramitación de un procedimiento ordinario

Alfredo Alcañiz Rodríguez Secretario Judicial. 1.- Reformas en la tramitación de un procedimiento ordinario INCIDENCIA DE LA LEY 13/2009 DE 3 de noviembre de reforma de la legislación procesal para la implantación de la nueva Oficina Judicial en el Proceso Contencioso Administrativo 1.- Reformas en la tramitación

Más detalles

Centro de Documentación Judicial

Centro de Documentación Judicial Id Cendoj: 28079130072009100094 Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Contencioso Sede: Madrid Sección: 7 Nº de Recurso: 4836/2005 Nº de Resolución: Procedimiento: RECURSO CASACIÓN Ponente: JUAN JOSE GONZALEZ

Más detalles

JUAN CARLOS I REY DE ESPAÑA. A todos los que la presente vieren y entendieren.

JUAN CARLOS I REY DE ESPAÑA. A todos los que la presente vieren y entendieren. Ley 4/2011, de 24 de marzo, de modificación de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, para facilitar la aplicación en España de los procesos europeos monitorio y de escasa cuantía JUAN

Más detalles

Modificaciones procesales afectantes a los peritos judiciales

Modificaciones procesales afectantes a los peritos judiciales dc/aa Rº. Sª. Nº. 1.553 C O N S E J O G E N E R A L Modificaciones procesales afectantes a los peritos judiciales En el BOE nº 266, del pasado 4 de noviembre, aparece publicada la Ley 13/2009, de 3 de

Más detalles

JUAN CARLOS I REY DE ESPAÑA. Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la siguiente ley. PREÁMBULO

JUAN CARLOS I REY DE ESPAÑA. Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la siguiente ley. PREÁMBULO LEY 4/2011, DE 24 DE MARZO, DE MODIFICACIÓN DE LA LEY 1/2000, DE 7 DE ENERO, DE ENJUICIAMIENTO CIVIL, PARA FACILITAR LA APLICACIÓN EN ESPAÑA DE LOS PROCESOS EUROPEOS MONITORIO Y DE ESCASA CUANTÍA («BOE

Más detalles

AUDIENCIA NACIONAL SENTENCIA 15 de enero de 2015

AUDIENCIA NACIONAL SENTENCIA 15 de enero de 2015 AUDIENCIA NACIONAL SENTENCIA 15 de enero de 2015 Recurso n 43/2014 Madrid, a quince de enero de dos mil quince. Vistos los autos del Recurso de Apelación nº 43/14, que ante esta Sala de lo Contencioso-Administrativo

Más detalles

DECRETO NÚMERO 7-2011 EL CONGRESO DE LA REPÚBLICA DE GUATEMALA CONSIDERANDO: Que las debilidades del sistema de justicia penal deben ser atendidas y

DECRETO NÚMERO 7-2011 EL CONGRESO DE LA REPÚBLICA DE GUATEMALA CONSIDERANDO: Que las debilidades del sistema de justicia penal deben ser atendidas y DECRETO NÚMERO 7-2011 EL CONGRESO DE LA REPÚBLICA DE GUATEMALA CONSIDERANDO: Que las debilidades del sistema de justicia penal deben ser atendidas y resueltas con medidas oportunas, de aplicación inmediata

Más detalles

NUM-CONSULTA V0129-04 ORGANO SG de Impuestos Patrimoniales, Tasas y Precios Públicos FECHA-SALIDA 24/09/2004 NORMATIVA Ley 53/2002. Art.

NUM-CONSULTA V0129-04 ORGANO SG de Impuestos Patrimoniales, Tasas y Precios Públicos FECHA-SALIDA 24/09/2004 NORMATIVA Ley 53/2002. Art. NUM-CONSULTA V0129-04 FECHA-SALIDA 24/09/2004 DESCRIPCION-HECHOS Ver cuestión planteada CUESTION-PLANTEADA Devengo de la Tasa por el ejercicio de la potestad jurisdiccional en los órdenes civil y contencioso-administrativo

Más detalles

Id. Cendoj: 28079420392013200001 Organo: - Sede: Madrid Sección: 39 Tipo de Resolución: Auto. Fecha de resolución: 06/03/2013. Nº Recurso: 1649/2012

Id. Cendoj: 28079420392013200001 Organo: - Sede: Madrid Sección: 39 Tipo de Resolución: Auto. Fecha de resolución: 06/03/2013. Nº Recurso: 1649/2012 Id. Cendoj: 28079420392013200001 Organo: - Sede: Madrid Sección: 39 Tipo de Resolución: Auto Fecha de resolución: 06/03/2013 Nº Recurso: 1649/2012 Ponente: LOURDES MENENDEZ GONZALEZ-PALENZUELA Procedimiento:

Más detalles

INDICE: ANEXO: REGLAMENTO DEL SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL DEL CAZADOR, DE SUSCRIPCION OBLIGATORIA

INDICE: ANEXO: REGLAMENTO DEL SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL DEL CAZADOR, DE SUSCRIPCION OBLIGATORIA INDICE: Artículo único. Aprobación del Reglamento del Seguro de Responsabilidad Civil del Cazador, de suscripción obligatoria. Disposición adicional única. Derecho de reclamación de las entidades gestoras

Más detalles

En Pamplona/Iruña, a 22 de marzo de 2012. HECHOS

En Pamplona/Iruña, a 22 de marzo de 2012. HECHOS En Pamplona/Iruña, a 22 de marzo de 2012. HECHOS PRIMERO.- Por sentencia de este Juzgado de fecha 22-12-11 recaída en el 0000901/2011-00, se declaró la improcedencia del despido de Jacinto efectuado por

Más detalles

MESA REDONDA: MEDICINA LEGAL

MESA REDONDA: MEDICINA LEGAL MESA REDONDA: MEDICINA LEGAL Juan Sanahuja Garcés Abogado criminalista de «Colegio Oficial de Diplomados en Enfermería de Barcelona Preocupa mucho al Profesional de cualquier actividad, las consecuencias

Más detalles

Tribunal Supremo, Sala Tercera, de lo Contenciosoadministrativo, Sección 6ª, Sentencia de 21 Ene. 2009, rec. 126/2007

Tribunal Supremo, Sala Tercera, de lo Contenciosoadministrativo, Sección 6ª, Sentencia de 21 Ene. 2009, rec. 126/2007 Tribunal Supremo, Sala Tercera, de lo Contenciosoadministrativo, Sección 6ª, Sentencia de 21 Ene. 2009, rec. 126/2007 Ponente: Puente Prieto, Agustín. Nº de Recurso: 126/2007 Jurisdicción: CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVA

Más detalles

Manual práctico para el

Manual práctico para el Manual práctico para el ciudadano sobre juicio verbal Nº6 COLECCIÓN PAJ Guías DE PROCEDIMIENTOS JUDICIALES PARA CIUDADANOS SECRETARÍA GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA 1º Qué es el juicio verbal?

Más detalles

TURNO DE OFICIO Y ALD. 1) Notas aclaratorias sobre la justificación de asuntos relacionados al turno de oficio

TURNO DE OFICIO Y ALD. 1) Notas aclaratorias sobre la justificación de asuntos relacionados al turno de oficio TURNO DE OFICIO Y ALD 1) Notas aclaratorias sobre la justificación de asuntos relacionados al turno de oficio 1.- Desplazamientos por salidas a centros de prisión ( según RD 1455/05): a) Si distan más

Más detalles

En la ciudad de Barcelona, a diecisiete de junio de dos mil ocho

En la ciudad de Barcelona, a diecisiete de junio de dos mil ocho En la ciudad de Barcelona, a diecisiete de junio de dos mil ocho TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALUÑA SALA DE LO CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO SECCION QUINTA Recurso ordinario (Ley 1998) 460/2005 y acumulados

Más detalles

Modificado por R.D. 318/2003 R.D. 137/2000

Modificado por R.D. 318/2003 R.D. 137/2000 Real Decreto 320/1994, de 25 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de Procedimiento Sancionador en materia de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial. (BOE 21-04-1994) Modificado

Más detalles

tendrá que pagar las tasas marcadas por la Ley se pierda o gane el contencioso.

tendrá que pagar las tasas marcadas por la Ley se pierda o gane el contencioso. En el BOE del día 21 de noviembre de 2012 ha sido publicada la Ley 10/2012, de 20 de noviembre, por la que se regulan determinadas tasas en el ámbito de la Administración de Justicia y del Instituto Nacional

Más detalles

http://www.westlaw.es/westlaw/verficheroimpresion.do;jsessionid=a06b6443817f4a3b8ad99f8b958...

http://www.westlaw.es/westlaw/verficheroimpresion.do;jsessionid=a06b6443817f4a3b8ad99f8b958... Página 1 de 5 RCL 2003\1048 Legislación (Disposición Vigente a 9/2/2006) Instrucción 3/2003, de 9 abril CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL BOE 15 abril 2003, núm. 90, [pág. 14756]; ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA.

Más detalles

Las modificaciones introducidas en el ámbito de la competencia judicial y su repercusión en el derecho interno

Las modificaciones introducidas en el ámbito de la competencia judicial y su repercusión en el derecho interno Comentarios al nuevo Reglamento comunitario de insolvencia Las modificaciones introducidas en el ámbito de la competencia judicial y su repercusión en el derecho interno Faustino Javier Cordón Moreno Catedrático

Más detalles

Centro de Documentación Judicial

Centro de Documentación Judicial Id Cendoj: 28079110012008100618 Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil Sede: Madrid Sección: 1 Nº de Recurso: 52/2002 Nº de Resolución: 713/2008 Procedimiento: Casación Ponente: JOSE RAMON FERRANDIZ

Más detalles

El acceso personal a la justicia civil

El acceso personal a la justicia civil El acceso personal a la justicia civil Este folleto tiene carácter orientativo e informativo. No prejuzga las decisiones que en el curso de los procesos puedan adoptar los Juzgados y Tribunales en su función

Más detalles

Acceso Ley : BOE 21 noviembre 2012 http://www.boe.es/boe/dias/2012/11/21/pdfs/boe-a-2012-14301.pdf

Acceso Ley : BOE 21 noviembre 2012 http://www.boe.es/boe/dias/2012/11/21/pdfs/boe-a-2012-14301.pdf Ley 10/2012, de 20 de noviembre, por la que se regulan determinadas tasas en el ámbito de la Administración de Justicia y del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses. Acceso Ley : BOE 21

Más detalles

I. ÍNDICE LEGAL ALFABÉTICO (1)

I. ÍNDICE LEGAL ALFABÉTICO (1) I. ÍNDICE LEGAL ALFABÉTICO (1) A Abogados Ver Letrado del menor Acción Civil, arts. 22.3, 61 y 64 Imprudente, art. 9.6 Particular, art. 25 Actividades formativas, art. 7.1.a), b) y f) Agresión sexual,

Más detalles

SEGURO DE SUBSIDIO POR SUSPENSION O PERDIDA DE VIGENCIA DEL PERMISO-LICENCIA DE CONDUCIR POR PUNTOS

SEGURO DE SUBSIDIO POR SUSPENSION O PERDIDA DE VIGENCIA DEL PERMISO-LICENCIA DE CONDUCIR POR PUNTOS D.A.S. DEFENSA DEL AUTOMOVILISTA Y DE SINIESTROS INTERNACIONAL, S.A. DE SEGUROS, Sociedad Unipersonal Dirección General para España: 08007 Barcelona Plaza Dr. Letamendi, 1 y 2 Telf.: 93 454 77 05 Fax:

Más detalles

DEROGACIÓN DEL FUERO DE ATRACCIÓN EN LOS PROCESOS LABORALES EN ARGENTINA.- por María Inés Fariña. Introducción:

DEROGACIÓN DEL FUERO DE ATRACCIÓN EN LOS PROCESOS LABORALES EN ARGENTINA.- por María Inés Fariña. Introducción: DEROGACIÓN DEL FUERO DE ATRACCIÓN EN LOS PROCESOS LABORALES EN ARGENTINA.- Introducción: por María Inés Fariña El fuero de atracción se define como la atracción al Juez del Concurso de otros juicios de

Más detalles

ACTUALIDAD EN DERECHO PROCESAL.

ACTUALIDAD EN DERECHO PROCESAL. ACTUALIDAD EN DERECHO PROCESAL. LAS SENTENCIAS CON RESERVA DE LIQUIDACIÓN. LA DOCTRINA JURISPRUDENCIAL DERIVADA DEL ART.219 DE LA LEY DE ENJUICIAMIENTO CIVIL. Rafael Antuña Egocheaga Abogado. JUNIO 2015.

Más detalles

Instrucción nº 12/C- 105

Instrucción nº 12/C- 105 UON-SGAR Asunto: Pérdida de vigencia por la pérdida de la totalidad de los puntos asignados. Instrucción nº 12/C- 105 Un elemento esencial del permiso por puntos es, como señala la Exposición de Motivos

Más detalles

GOBIERNO de CANTABRIA

GOBIERNO de CANTABRIA GOBIERNO de CANTABRIA Manual de Procedimientos de Gestión en Materia de Cierre Extraordinario por Desistimiento o Renuncia, Responsabilidad Patrimonial y Tramitación de Recursos de Alzada Octubre de 2006

Más detalles

PROCESOS EUROPEOS MONITORIO Y DE ESCASA CUANTÍA

PROCESOS EUROPEOS MONITORIO Y DE ESCASA CUANTÍA 024/099/11 28.03.11 PROCESOS EUROPEOS MONITORIO Y DE ESCASA CUANTÍA Adjunta se remite la Ley 4/2011, de 24 de marzo, de modificación de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, para facilitar

Más detalles

MODELO GENERAL DE DEMANDA DE JUICIO VERBAL

MODELO GENERAL DE DEMANDA DE JUICIO VERBAL MODELO GENERAL DE DEMANDA DE JUICIO VERBAL AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA DE Q.P.T.C. Don, Procurador de los Tribunales, en nombre y representación de Don (se consignarán los datos y circunstancias de

Más detalles

Colección de criterios unificados adoptados por la Junta Sectorial de Jueces de Primera Instancia. Partido Judicial de Murcia.

Colección de criterios unificados adoptados por la Junta Sectorial de Jueces de Primera Instancia. Partido Judicial de Murcia. 1 1. ACUMULACIÓN DE ACCIONES 2. ACUMULACIÓN VERBAL ORDINARIO Acumulación de acciones, en la misma demanda, por varios actores contra mismo demandado (caso de promociones de viviendas). Se entiende que

Más detalles

BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO MINISTERIO DE JUSTICIA

BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO MINISTERIO DE JUSTICIA Núm. 241 Sábado 6 de octubre de 2012 Sec. I. Pág. 71363 I. DISPOSICIONES GENERALES MINISTERIO DE JUSTICIA 12482 Real Decreto 1333/2012, de 21 de septiembre, por el que se regula el seguro de responsabilidad

Más detalles

El Ilmo. Sr. Magistrado Ponente, constituido como órgano unipersonal, D. LUIS BRUALLA SANTOS FUNCIA, ha pronunciado

El Ilmo. Sr. Magistrado Ponente, constituido como órgano unipersonal, D. LUIS BRUALLA SANTOS FUNCIA, ha pronunciado Audiencia Provincial de Zamora, Sentencia de 27 Jun. 2012, rec. 350/2011 Ponente: Brualla Santos-Funcia, Luis. Nº de Sentencia: 123/2012 Nº de RECURSO: 350/2011 Jurisdicción: CIVIL Diario La Ley, Nº 7964,

Más detalles

ACUERDOS APROBADOS. - La demanda y reconvención del juicio verbal en cuantía superior a 2.000

ACUERDOS APROBADOS. - La demanda y reconvención del juicio verbal en cuantía superior a 2.000 Junta de Secretarios Judiciales de los Juzgados de Primera Instancia de MURCIA para la unificación de criterios para la aplicación de la TASA JUDICIAL, celebrada en la Ciudad de Murcia el 18 de Febrero

Más detalles

STC 89/2008, de 21 de julio de 2008

STC 89/2008, de 21 de julio de 2008 STC 89/2008, de 21 de julio de 2008 La Sala Primera del Tribunal Constitucional, compuesta por doña María Emilia Casas Baamonde, Presidenta, don Javier Delgado Barrio, don Jorge Rodríguez-Zapata Pérez,

Más detalles

CLÁUSULA INFORMATIVA:

CLÁUSULA INFORMATIVA: EL ARTÍCULO 11 DEL REAL DECRETO LEGISLATIVO 8/2004, DE 29 DE OCTUBRE, POR EL QUE SE APRUEBA EL TEXTO REFUNDIDO DE LA LEY SOBRE RESPONSABILIDAD CIVIL Y SEGURO EN LA CIRCULACIÓN DE VEHÍCULOS A MOTOR, TRAS

Más detalles

MINISTERIO DEL INTERIOR SECRETARÍA GENERAL TÉCNICA

MINISTERIO DEL INTERIOR SECRETARÍA GENERAL TÉCNICA En contestación al escrito de un particular formulando consulta sobre sendas cuestiones relacionadas con la verificación de las señales de alarma por las centrales de alarmas y con la constitución de garantía

Más detalles

Comentario a la Sentencia de la Audiencia Provincial de A Coruña de 29 de junio de 2000, publicado Tribunales de Justicia, 2001-12, págs. 107-110.

Comentario a la Sentencia de la Audiencia Provincial de A Coruña de 29 de junio de 2000, publicado Tribunales de Justicia, 2001-12, págs. 107-110. CAUCE PROCEDIMENTAL ADECUADO PARA EL EJERCICIO DE LA ACCIÓN DE REPETICIÓN CORRESPONDIENTE A LAS MUTUAS DE ACCIDENTES DE TRABAJO EN VIRTUD DEL ART. 127.3 LGSS Fernando GASCÓN INCHAUSTI Mutua Gallega de

Más detalles

Luis Enrique Fernández Pallarés. Socio de Laboral de Pérez-Llorca.

Luis Enrique Fernández Pallarés. Socio de Laboral de Pérez-Llorca. derecho laboral Responsabilidad derivada del accidente de trabajo Luis Enrique Fernández Pallarés. Socio de Laboral de Pérez-Llorca. Nuestro ordenamiento jurídico regula las consecuencias para el empresario

Más detalles

QUÉ HACER ANTE UN ACCIDENTE DE TRÁFICO

QUÉ HACER ANTE UN ACCIDENTE DE TRÁFICO QUÉ HACER ANTE UN ACCIDENTE DE TRÁFICO http://www.juzgados.org/guia/asesoria-accidentes-trafico.php https://www.administraciondejusticia.gob.es Si usted es el conductor del vehículo Si se ve involucrado

Más detalles

RESOLUCIÓN DEL TRIBUNAL ADMINISTRATIVO CENTRAL DE RECURSOS CONTRACTUALES

RESOLUCIÓN DEL TRIBUNAL ADMINISTRATIVO CENTRAL DE RECURSOS CONTRACTUALES E DE MINISTERIO DE HACIENDA Y ADMINISTRACIONES PÚBLICAS Recurso nº 112/2013 C.A Castilla-La Mancha 016/2013 Resolución nº 114/2013 RESOLUCIÓN DEL En Madrid, a 21 de marzo de 2013. VISTO el recurso interpuesto

Más detalles

ANTECEDENTES DE HECHO

ANTECEDENTES DE HECHO Roj: STS 2982/2015 - ECLI:ES:TS:2015:2982 Id Cendoj: 28079110012015100374 Órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Civil Sede: Madrid Sección: 1 Nº de Recurso: 1478/2013 Nº de Resolución: 357/2015 Procedimiento:

Más detalles

Reproducimos Estudio realizado por los compañeros de Sector de Seguridad Privada y Afines de Fes Murcia

Reproducimos Estudio realizado por los compañeros de Sector de Seguridad Privada y Afines de Fes Murcia Reproducimos Estudio realizado por los compañeros de Sector de Seguridad Privada y Afines de Fes Murcia El artículo 60 del Convenio Colectivo Estatal de las Empresas de Seguridad 2009-2012 establece lo

Más detalles

NUEVOS ASPECTOS DE LA COMPETENCIA TERRITORIAL EN EL PROCESO MONITORIO

NUEVOS ASPECTOS DE LA COMPETENCIA TERRITORIAL EN EL PROCESO MONITORIO NUEVOS ASPECTOS DE LA COMPETENCIA TERRITORIAL EN EL PROCESO MONITORIO DR. JOSÉ MARÍA QUÍLEZ MORENO Abogado del Ilustre Colegio Provincial de Abogados de Cádiz Sabido es que la competencia territorial en

Más detalles

Enero 2015 REQUISITOS DEL REQUERIMIENTO DE PAGO EXTRAJUDICIAL CON EFECTOS NO ENERVATORIOS EN LA ACCIÓN DE DESAHUCIO POR FALTA DE PAGO

Enero 2015 REQUISITOS DEL REQUERIMIENTO DE PAGO EXTRAJUDICIAL CON EFECTOS NO ENERVATORIOS EN LA ACCIÓN DE DESAHUCIO POR FALTA DE PAGO Enero 2015 REQUISITOS DEL REQUERIMIENTO DE PAGO EXTRAJUDICIAL CON EFECTOS NO ENERVATORIOS EN LA ACCIÓN DE DESAHUCIO POR FALTA DE PAGO José Antonio Blanco Anes. Especialidad Jurídica: Cuerpo Superior Jurídico

Más detalles

ESTADÍSTICAS SOCIALES RECOPILACIÓN DE ESTADÍSTICAS JUDICIALES CONCEPTOS Y DEFINICIONES

ESTADÍSTICAS SOCIALES RECOPILACIÓN DE ESTADÍSTICAS JUDICIALES CONCEPTOS Y DEFINICIONES ESTADÍSTICAS SOCIALES RECOPILACIÓN DE ESTADÍSTICAS JUDICIALES CONCEPTOS Y DEFINICIONES ESTADÍSTICAS SOCIALES RECOPILACIÓN DE ESTADÍSTICAS JUDICIALES Conceptos y definiciones v. 1.0 Elaboración y edición:

Más detalles

EN EL ORDEN CIVIL LOS PROCESOS JUDICIALES CIVILES

EN EL ORDEN CIVIL LOS PROCESOS JUDICIALES CIVILES EN EL ORDEN CIVIL El 1º será el JUEZ DE PAZ, seguido de JUZGADO DE 1ª INSTANCIA, si bien el órgano judicial se llama JUZGADO DE 1ª INSTANCIA E INSTRUCCIÓN (lo que sucede es que así sólo se encuentra en

Más detalles

Procedimiento O PROCURADOR D./Dña. IRENE GUTIERREZ CARRILLO Demandado/s: AYUNTAMIENTO DE MADRID

Procedimiento O PROCURADOR D./Dña. IRENE GUTIERREZ CARRILLO Demandado/s: AYUNTAMIENTO DE MADRID Juzgado de lo Contencioso- Administrativo nº 28 de Madrid C/ Gran Vía, 52, Planta 5-28013 45029730 NIG: 28.079.00.3-2014/0008030 Procedimiento O PROCURADOR D./Dña. IRENE GUTIERREZ CARRILLO Demandado/s:

Más detalles

NOTA: Las modificaciones que introduce el R.D Ley figuran en negrita

NOTA: Las modificaciones que introduce el R.D Ley figuran en negrita LEY 10/2012, DE 20 DE NOVIEMBRE, POR LA QUE SE REGULAN DETERMINADAS TASAS EN EL ÁMBITO DE LA ADMINISTRACION DE JUSTICIA Y DEL INSTITUTO NACIONAL DE TOXICOLOGIA Y CIENCIAS FORENSES (con las modificaciones

Más detalles

Modificación de la Ley 1/2000, de 7 de Enero, de Enjuiciamiento Civil:

Modificación de la Ley 1/2000, de 7 de Enero, de Enjuiciamiento Civil: Estimados/as compañeros/as: Os adjuntamos para vuestra constancia y conocimiento modificación operada por Ley 4/2011, de 24 de marzo, de modificación de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento

Más detalles

en materia de Seguros

en materia de Seguros en materia de Seguros Javier López García de la Serrana Abogado Doctor en Derecho Director de HispaColex ACCIÓN DE REPETICIÓN POR ACCIDENTE DE CIRCULACIÓN EN ESTADO DE EMBRIAGUEZ. DIFERENCIAS ENTRE EL

Más detalles

TEMA 9: LA JURISDICCIÓN CONTENCIOSO- ADMINISTRATIVA

TEMA 9: LA JURISDICCIÓN CONTENCIOSO- ADMINISTRATIVA TEMA 9: LA JURISDICCIÓN CONTENCIOSO- ADMINISTRATIVA Autora: Olivia Suárez Quintana. Licenciada en Derecho por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Funcionaria de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Más detalles

Interpuesto recurso de casación, el Tribunal Supremo declara no haber lugar al mismo.

Interpuesto recurso de casación, el Tribunal Supremo declara no haber lugar al mismo. Cabecera: CONTRATO DE SEGURO: Reclamaciones de impugnación de acta de peritación realizada a los efectos de lo prevenido en el artículo 38 de la Ley de Contrato de Seguro y de declaración de cantidad a

Más detalles

RESOLUCIÓN DEL TRIBUNAL ADMINISTRATIVO CENTRAL DE RECURSOS CONTRACTUALES

RESOLUCIÓN DEL TRIBUNAL ADMINISTRATIVO CENTRAL DE RECURSOS CONTRACTUALES MINISTERIO DE HACIENDA Y ADMINISTRACIONES PÚBLICAS Recurso nº 241/2015 C.A. Castilla-La Mancha 13/2015 Resolución nº 319/2015 RESOLUCIÓN DEL En Madrid, a 10 de abril de 2015. VISTO el recurso interpuesto

Más detalles

Los fueros territoriales: en qué casos se rompe la autonomía de la voluntad de las partes

Los fueros territoriales: en qué casos se rompe la autonomía de la voluntad de las partes Los fueros territoriales: en qué casos se rompe la autonomía de la voluntad de las partes La premisa en virtud de la cual las partes de un procedimiento judicial pueden disponer acerca del fuero territorial

Más detalles

LEY DE ENJUICIAMIENTO CRIMINAL Y LEY DEL JURADO. 19ª Edición 2012 ACTUALIZACIÓN (XI)

LEY DE ENJUICIAMIENTO CRIMINAL Y LEY DEL JURADO. 19ª Edición 2012 ACTUALIZACIÓN (XI) LEY DE ENJUICIAMIENTO CRIMINAL Y LEY DEL JURADO 19ª Edición 2012 ACTUALIZACIÓN (XI) La Ley Orgánica 5/2015, de 27 de abril, modifica la Ley de Enjuiciamiento Criminal en los siguientes términos: *. Se

Más detalles

SENTENCIA 88/2015 EN TERUEL, EL CINCO DE AGOSTO DOS MIL QUINCE.

SENTENCIA 88/2015 EN TERUEL, EL CINCO DE AGOSTO DOS MIL QUINCE. JDO.1A.INST.E INSTRUCCION N.2 TERUEL SENTENCIA: 00088/2015 DILIGENCIAS URGENTES - JUICIO RÁPIDO 45/2015 SENTENCIA 88/2015 EN TERUEL, EL CINCO DE AGOSTO DOS MIL QUINCE. Vistos por el Ilmo. Sr. D. Jorge-Oswaldo

Más detalles

4. Asimismo, los medios materiales no quedan determinados. Qué medios materiales se le van a exigir para tal fin?

4. Asimismo, los medios materiales no quedan determinados. Qué medios materiales se le van a exigir para tal fin? En contestación a escrito de un particular, formulando consulta sobre diversas cuestiones derivadas de las últimas modificaciones normativas en materia de seguridad privada, en relación con la posibilidad

Más detalles

en materia de Seguros

en materia de Seguros en materia de Seguros SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL DE LA EXPLOTACIÓN Y PATRONAL. EXCLUSIÓN DE LA RESPONSABILIDAD CONTRACTUAL. APLICACIÓN DE LA DOCTRINA JURISPRUDENCIAL SOBRE CLAUSULAS DELIMITADORAS

Más detalles

(B.O.E. de 14 de agosto de 2004)

(B.O.E. de 14 de agosto de 2004) Resolución de 16 de julio de 2004, de la Tesorería General de la Seguridad Social, sobre determinación de funciones en materia de gestión recaudatoria de la Seguridad Social Última actualización: 25 de

Más detalles

La resolución impugnada fundamenta su pronunciamiento desestimatorio con base a las siguientes consideraciones:

La resolución impugnada fundamenta su pronunciamiento desestimatorio con base a las siguientes consideraciones: IRPF: DECLARACIÓN CONJUNTA, CAMBIO DE OPCIÓN No cabe cuestionar que el sistema de tributación conjunta comprenda la totalidad de las rentas de la unidad familiar, en que la opción es un acto voluntario

Más detalles

PROCESOS SOBRE SEGURIDAD SOCIAL. PROCESOS INCOADOS POR LOS BENEFICIARIOS DE PRESTACIONES

PROCESOS SOBRE SEGURIDAD SOCIAL. PROCESOS INCOADOS POR LOS BENEFICIARIOS DE PRESTACIONES PROCESOS SOBRE SEGURIDAD SOCIAL. PROCESOS INCOADOS POR LOS BENEFICIARIOS DE PRESTACIONES 1. OBJETO (ART. 140 LJS) - Pretensiones formuladas contra las Entidades Gestoras (INSS, ISM, IMSERSO, INGS) o Servicios

Más detalles

El recurso de casación en la jurisdicción civil

El recurso de casación en la jurisdicción civil El recurso de casación en la jurisdicción civil Fernando María Alejandre Economist and Jurist, nº 176/2013 (diciembre-enero) A) INTRODUCCIÓN. La Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000, de 7 de Enero (en adelante,

Más detalles

AUTO JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA NUMERO CINCO SEVILLA PROCEDIMIENTO: EJECUCION TITULO NO JUDICIAL

AUTO JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA NUMERO CINCO SEVILLA PROCEDIMIENTO: EJECUCION TITULO NO JUDICIAL PROCEDIMIENTO: EJECUCION TITULO NO JUDICIAL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA NUMERO CINCO SEVILLA AUTO En SEVILLA, a VEINTISÉIS de ENERO de DOS MIL QUINCE. Dada cuenta en el día de la fecha del estado en el

Más detalles

LOS RECURSOS PROCESALES

LOS RECURSOS PROCESALES LOS RECURSOS PROCESALES Se pueden definir como los medios que establece la ley para obtener la modificación, revocación o invalidación de una resolución judicial, ya sea del mismo juez que la dictó o de

Más detalles

Gabinete Jurídico. Informe 0411/2010

Gabinete Jurídico. Informe 0411/2010 Informe 0411/2010 La consulta plantea diversas dudas en relación con la aplicación de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal a las comunicaciones de datos

Más detalles

LAS COSTAS EN EL PROCEDIMIENTO HIPOTECARIO UNA VEZ SE HA PRODUCIDO LA CONSIGNACIÓN DEL PRINCIPAL FIJADO EN LA CEDULA DE EMPLAZAMIENTO

LAS COSTAS EN EL PROCEDIMIENTO HIPOTECARIO UNA VEZ SE HA PRODUCIDO LA CONSIGNACIÓN DEL PRINCIPAL FIJADO EN LA CEDULA DE EMPLAZAMIENTO LAS COSTAS EN EL PROCEDIMIENTO HIPOTECARIO UNA VEZ SE HA PRODUCIDO LA CONSIGNACIÓN DEL PRINCIPAL FIJADO EN LA CEDULA DE EMPLAZAMIENTO Juan Carlos Sánchez Rubio Abogado SUMARIO: I Introducción; II Regulación

Más detalles

RESEÑA DE JURISPRUDENCIA

RESEÑA DE JURISPRUDENCIA Apreciad@ amig@: Tenemos el agrado de remitirle una reseña de jurisprudencia reciente del Tribunal Supremo sobre determinadas cuestiones que esperamos que resulten de su interés. En concreto, en el apartado

Más detalles

MANUAL de SUPERVIVENCIA del CONTRIBUYENTE. Caldevilla & Asociados. (Guía práctica para relacionarse con Hacienda)*

MANUAL de SUPERVIVENCIA del CONTRIBUYENTE. Caldevilla & Asociados. (Guía práctica para relacionarse con Hacienda)* MANUAL de SUPERVIVENCIA del CONTRIBUYENTE (Guía práctica para relacionarse con Hacienda)* Elaborado por el departamento fiscal de Caldevilla & Asociados *Actualizada con los últimos cambios recién introducidos

Más detalles

BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO

BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO Núm. 185 Sábado 1 de agosto de 2009 Sec. I. Pág. 65593 I. DISPOSICIONES GENERALES MINISTERIO DE ECONOMÍA Y HACIENDA 12748 Real Decreto 1298/2009, de 31 de julio, por el que se modifica el Reglamento de

Más detalles