ESTUDIO SOBRE LOS GASES REFRIGERANTES EN ESPAÑA

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "ESTUDIO SOBRE LOS GASES REFRIGERANTES EN ESPAÑA"

Transcripción

1 ESTUDIO SOBRE LOS GASES REFRIGERANTES EN ESPAÑA Año 2014

2 ÍNDICE Presentación... 5 Antecedentes... 6 Objetivos Capítulo I. Gases refrigerantes Definición Historia Características y propiedades Tipos de gases refrigerantes Los refrigerantes fluorados Refrigerante R Refrigerante R Refrigerante R Usos de los gases refrigerantes Sector de la refrigeración Refrigeración doméstica Refrigeración comercial Elaboración y almacenamiento refrigerado de alimentos Refrigeración industrial Transporte refrigerado Sector del aire acondicionado Fabricación de aerosoles de uso médico Sistemas de protección contra-incendios El sector objetivo. Principales actores Marco regulatorio Marco regulatorio europeo Marco regulatorio estatal Ley 16/2002, de 1 de julio, de prevención y control integrados de la contaminación Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire Ley 16/2013, de 29 de octubre, por la que se establecen determinadas medidas en materia de fiscalidad medioambiental y se adoptan otras medidas tributarias y financieras Página 2 de 216

3 Real Decreto 1042/2013, de 27 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero, y por el que se modifican otros reglamentos Capítulo II. Gestión y tratamiento de gases refrigerantes en España Correcta gestión de los aparatos que contienen gases refrigerantes Adecuado tratamiento de los gases refrigerantes Incineración Incineradores de inyección líquida Incineradores de horno rotatorio Incineradores de plasma Otras tecnologías Capítulo III. Emisiones de gases refrigerantes y sus efectos en el medio ambiente Procedencia de las emisiones de gases refrigerantes Refrigeración Comercial Elaboración y el almacenamiento refrigerado de alimentos y refrigeración industrial Transporte Refrigerado Equipos móviles de aire acondicionado Sistemas contra-incendios Protección de HCFC Malas prácticas y efectos directos Cifras de emisiones de gases refrigerantes en España Datos de las emisiones de gases refrigerantes en España Efectos medioambientales de los gases refrigerantes. Impactos potenciales Impactos climáticos potenciales Capítulo IV. Adaptaciones al cambio climático propuestas Conversión Buenas prácticas Buenas prácticas en el sector de la refrigeración industrial y el aire acondicionado Buenas prácticas en el sector del tratamiento de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos Correcta formación del personal Consecuencias de la entrada en vigor de la nueva legislación en las emisiones de gases refrigerantes Página 3 de 216

4 4.4. Capacidad de adaptación y vulnerabilidad de los actores estratégicos Impactos residuales resultantes Capítulo V. Tendencias futuras Soluciones para la refrigeración del futuro El amoniaco Hidrocarburos Dióxido de carbono Los HFC con bajos PCA Grupos de investigación. Líneas de trabajo Proyectos legislativos Cambio de la normativa europea F-gas Análisis cualitativo: Entrevistas a entidades y expertos Administración pública Universidades Asociaciones Confemetal Instaladores y mantenedores de equipos frigoríficos y aparatos de aire acondicionado Plantas de tratamiento de RAEE Conclusiones Anexos Anexo I. Lista de plantas de tratamiento de RAEE Anexo II. Tablas de características de los refrigerantes Anexo III. Relación de consultados Anexo IV. Resumen de respuestas Anexo V. Glosario de acrónimos Anexo VI. Glosario de términos Relación de tablas y gráficos Bibliografía Relación de participantes Página 4 de 216

5 Presentación. El estudio se enmarca dentro del proyecto Conversión y Valorización de Gases de Efecto Invernadero en España, una iniciativa de la Fundación Canarias Recicla y que cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que tiene por objetivo la evaluación de la situación de los gases refrigerantes en España para conseguir una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, GEI, a través de la mitigación de las emisiones de gases refrigerantes, GR, y de la promoción de la valorización de los GR frente a la alternativa actual consistente en el envío de estos gases a países europeos para su eliminación mediante un proceso de incineración. Los gases refrigerantes son sustancias muy perjudiciales para el medioambiente. Primero, los refrigerantes utilizados fueron los compuestos basados en los clorofluorocarburos (CFC), que destruían las moléculas de ozono presente en la atmósfera, posteriormente, los hidroclorofluorocarburos (HCFC), que también poseían cloro en su estructura molecular para, a continuación, utilizarse los hidrofluorocarburos (HFC) que tienen potenciales de calentamiento atmosférico superiores al del CO 2. Todos ellos han contribuido en mayor o menor medida al calentamiento global. Normalmente, cuando se habla de gases de efecto invernadero no se hace hincapié en este tipo de gases y sólo se suele hablar del dióxido de carbono (CO 2 ), metano (CH 4 ), óxidos de nitógeno (NO x ), etc. Los equipos de refrigeración y aire acondicionado contienen gases refrigerantes que si no son correctamente extraídos y gestionados son emitidos a la atmósfera con el consiguiente efecto inmediato sobre el cambio climático. Según investigaciones publicadas, el crecimiento del nivel del mar está infinitamente ligado a las emisiones de cuatro contaminantes de corta duración, uno de ellos son los HFC (hidrofluorocarburos), su control podría frenar la velocidad de crecimiento del nivel del mar entre un 25% y un 50% según el 4º Informe sobre el Cambio Climático del IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change) del año La mayor parte del aumento observado del promedio mundial de temperatura desde mediados del siglo XX se debe muy probablemente al aumento observado de las concentraciones de gases de efecto invernadero antropógenos. Se analiza, en este estudio, la gestión y el tratamiento de los gases refrigerantes y de los equipos que los contienen, que están recibiendo actualmente en España, con el diagnosticar la situación en la que se encuentra la gestión y poder proponer adaptaciones y mejoras para que el sistema de gestión de este tipo de sustancias y equipos sean correctamente gestionados. Este estudio contempla además, los impactos climáticos potenciales, es decir aquellos que se Página 5 de 216

6 producen sin tener en cuenta la adaptación propuesta y aquellos que se producen teniendo en cuenta la adaptación propuesta. Si bien es cierto que actualmente la normativa obliga a gestionar los gases refrigerantes adecuadamente, pero lamentablemente esto no siempre se produce. En este estudio se muestran los datos existentes sobre las emisiones de este tipo de contaminantes en España. También se plantearán opciones para el correcto tratamiento de los gases refrigerantes dentro del territorio español además de establecer los impactos potenciales y residuales que tienen este tipo de gases sobre el medioambiente. Antecedentes. Los gases refrigerantes son productos que se consumen en cantidades apreciables y cuyo efecto sobre el medio ambiente es muy perjudicial, por lo que se requiere conocer la situación actual en la que se encuentra el sector con el fin de poder hacer frente a los cambios a los que obliga la normativa europea en cuanto a la regulación de la producción y a la reducción necesaria en sus emisiones. Se trata de un tema complejo debido tanto a la poca información acerca de las cantidades que se comercializan como de las cantidades que se emiten en los principales sectores que los utilizan. Es ampliamente conocido el efecto que tuvieron y tienen los CFC en la capa de ozono, no obstante se ha de hacer hincapié en los problemas ambientales que presentan los nuevos refrigerantes HFC que han surgido como consecuencia de la sustitución de los CFC por sustancias que no agoten la capa de ozono. Es por esto por lo que surge la necesidad de adaptación a los cambios propuestos por la normativa. Estos continuos cambios han hecho de este sector, un sector que ha requerido la constante búsqueda de nuevas sustancias que sustituyeran a las reguladas. Los refrigerantes basados en los CFC han sido sustituidos por los HCFC y estos a su vez por los HFC, que han de ser sustituidos ahora por HFC con potenciales de calentamiento atmosféricos mucho más bajos. Es por esto por lo que se requiere de la realización de un estudio que englobe objetivamente a todos los sectores implicados en el uso de GR y que dé a conocer no sólo sus peligros medioambientales sino también las alternativas existentes así como las mejoras en las que se centran las investigaciones y las capacidades de adaptación a los cambios en la normativa que tienen los sectores implicados. Página 6 de 216

7 Objetivos. El objetivo principal de este estudio es establecer una visión clara de la situación de los gases refrigerantes en España, teniendo en cuenta la situación de los sectores en los que intervienen así como de la legislación que los rige. Con el fin de alcanzar este objetivo, se evaluarán los daños medioambientales que causan los gases refrigerantes, o mejor dicho los daños que causan sus componentes. Se estudiarán también los impactos climáticos potenciales y residuales resultantes de la adaptación del sector a las alternativas que se proponen a la actual gestión de los gases refrigerantes en España. Para poder evaluar la situación en la que se encuentra actualmente la gestión de estas sustancias y posteriormente, proponer alternativas, se analizará en profundidad mediante entrevistas con diferentes agentes del sector, qué se hace actualmente con los gases refrigerantes en España. Mediante estas entrevistas se pretende obtener la opinión de los diferentes sectores implicados, así como de las universidades y centros de investigación que trabajan en la investigación con este tipo de sustancias peligrosas. También mediante la realización de estas entrevistas, se podrá analizar la capacidad de adaptación del sector a los cambios establecidos en la normativa de aplicación. Tras esta evaluación, se propondrán soluciones que pueden adoptar los sectores implicados para reducir los impactos ambientales producidos por la mala gestión de los gases refrigerantes cuando son desechados, así como posibles soluciones alternativas al uso de estas sustancias cuyo impacto ambiental es muy alto y que han venido siendo utilizadas en los sectores en los últimos años. Además, se propondrán alternativas a la destrucción para el tratamiento de los gases refrigerantes cuando estos son extraídos de los equipos que los contienen. Se evaluarán las modificaciones más recientes de la normativa, tanto europea como española que se han propuesto con el fin de limitar el daño medioambiental que se provoca con utilización de este tipo de gases, con el fin de establecer las consecuencias que tendrá su entrada en vigor en los sectores que manipulan los gases refrigerantes en España. Página 7 de 216

8 1. Capítulo I. Gases Refrigerantes Definición. Los fluidos que se utilizan en los circuitos de refrigeración de los equipos de aire acondicionado o de refrigeración son los llamados fluidos refrigerantes. De manera general, un refrigerante es un fluido que actúa como medio de transmisión de calor, absorbiendo el calor del evaporador a baja temperatura y cediéndolo al condensador a alta temperatura. Desde el punto de vista de la refrigeración por compresión mecánica, se puede definir el refrigerante como el medio para transportar calor desde donde lo absorbe al evaporarse, a baja temperatura y presión, hasta donde lo desprende al condensarse alta temperatura y presión. Cualquier sustancia que cambie de líquido a vapor y viceversa, puede funcionar como refrigerante y, dependiendo del rango de presiones y temperaturas a las que esto ocurra tendrá una aplicación útil comercialmente. Los gases fluorados son los compuestos que se suelen utilizar en los ciclos de refrigeración de los equipos, concretamente los hidrofluorocarburos (HFC), los clorofluorocarburos (CFC) y los hidroclorofluorocarburos (HCFC). En los últimos años los refrigerantes que han sido más utilizados debido a la entrada en vigor del Protocolo de Montreal en 1989, son los gases fluorados de efecto invernadero, entre ellos los hidrofluorocarburos (HFC) y los hidroclorofluorocarburos (HCFC). El Reglamento número 842/2006 CE define como gases fluorados de efecto invernadero a los hidrofluorocarburos (HFC), perfluorocarburos (PFC) y el hexafluoruro de azufre (SF 6 ) que figuran en la lista del anexo I de dicho Reglamento, así como los preparados que contengan dichas sustancias, excluyéndose los HCFC y los CFC. Además, dicho Reglamento también define hidrofluorocarburo (HFC) como un compuesto orgánico formado por carbono, hidrógeno y flúor, y cuya molécula no contenga más de seis átomos de carbono y perfluorocarburo (PFC) como un compuesto orgánico formado solo por carbono y flúor, cuya molécula no contenga más de seis átomos de carbono Historia. La historia de los refrigerantes comienza aproximadamente en el año 1600 cuando se descubrió que una mezcla de hielo y sal producía temperaturas más bajas que la utilización de hielo únicamente. Siglos más tarde comenzaron a utilizarse compuestos químicos como Página 8 de 216

9 refrigerantes; como el amoniaco, el dióxido de carbono, el dióxido de azufre, etc. Durante muchos años, el amoníaco ha sido utilizado como refrigerante debido a sus excelentes propiedades, lo que hace que aún hoy se siga utilizando en la refrigeración industrial de grandes plantas. En el año 1928 el ingeniero Thomas Midgley desarrolló los clorofluorocarburos (CFC) como una alternativa para el amoniaco (NH 3 ), el clorometano (CH 3 Cl) y el dióxido de azufre (SO 2 ) que son tóxicos y eran de uso común en aquel momento. El nuevo compuesto desarrollado tenía que tener un punto de ebullición bajo, no ser tóxico y en general, ser inerte. El compuesto desarrollado por Thomas Midgley fue el Freón 12 (Diclorodifluorometano con fórmula CCl 2 F 2 o también llamado R-12). No obstante, la característica más interesante de este desarrollo es que actualmente existe una familia entera de estos compuestos, cada uno teniendo su punto de ebullición único, pudiendo adecuarse a diferentes aplicaciones. Además de su aplicación original como refrigerantes, los compuestos clorados han sido utilizados como propelentes en sprays, disolventes limpiadores para placas electrónicas y agentes espumantes para producir plásticos expandidos tales como poliestireno expandido que se utiliza en materiales de envasado. En los años sesenta, se habían desarrollado también compuestos con flúor o bromo en lugar de cloro en su estructura molecular, los fluoroalcanos y los bromoalcanos, que fueron considerados entre los compuestos más efectivos para la lucha contra el fuego. A finales de los años sesenta, el uso de estos compuestos era muy extenso. Las alternativas para los clorofluorocarburos como refrigerantes comenzaron a finales de la década de los 70, después de las investigaciones de los químicos M.J. Molina y F.S. Rowland en Añadiendo hidrógeno y creando los hidroclorofluorocarburos (HCFC), los químicos hicieron a estos compuestos menos estables en la atmósfera interior, permitiéndoles descomponerse antes de alcanzar la capa de ozono. Otras alternativas que aparecieron posteriormente, prescinden del cloro en su estructura molecular, llegando a los hidrofluorocarburos (HFC) con tiempos de vida más cortos en la atmósfera pero con altos poderes de calentamiento atmosférico. Finalmente, los bromofluoroalcanos (halones) fueron retirados de forma general en muchos países europeos antes de 2004, basándose en lo dictado por el Protocolo de Montreal y en las directrices de la Unión Europea, siendo permitidos desde entonces únicamente en aplicaciones críticas. La producción de nuevos halones cesó, en la mayoría de los países, a partir de Sin embargo, siguen existiendo aeronaves equipadas con sistemas de extinción de incendios basados en los halones a falta de una alternativa completamente satisfactoria y segura. Página 9 de 216

10 La génesis de los fluidos refrigerantes va íntimamente unida a la evolución de los métodos de producción de frío. Por ello, a continuación se presentan los principales sistemas de producción de frío desde el origen de la historia de la refrigeración artificial. El primer hito que se considera en la producción artificial de frío es sistema de producción de hielo que James Cullen presentó en El fluido refrigerante con el que trabajó esta máquina, fue el agua (H 2 O), aunque su utilización fuera en una máquina de laboratorio sin aplicación industrial. La acumulación de conocimientos que se tenía por esta época, y los trabajos que se desarrollaron durante décadas venideras en los campos de la calorimetría, de las propiedades y ecuaciones de estado de los gases, así como en termodinámica, cimentaron la ciencia y tecnología de la producción de frío por métodos artificiales y a nivel industrial, lo que facilitó que en un corto periodo de tiempo emergieran las cuatro líneas que hoy en día se han perfilado como las más destacadas en la generación de frío. Esto no excluye que existan otros métodos, sin embargo, su presencia es mucho menor o restringida a aplicaciones muy determinadas. Dicho lo cual, se pasa a presentar estos sistemas de producción de frío. - El ciclo de compresión mecánica de vapor. Jacob Perkins, apoyándose en los trabajos de O. Evans y R. Trevithik, planteó en 1834 la primera instalación frigorífica de este tipo, destinada a la fabricación de hielo. El fluido refrigerante de trabajo fue el éter sulfúrico. Instalaciones que funcionaban con este ciclo termodinámico, pero mejoradas técnicamente fueron construidas pocos años después por A.C. Twining (1853) y J. Harrison (1855). Otro nombre destacable en este tipo de sistemas de producción de frío es Charles Tellier, quien hizo importantes mejoras en los compresores e introdujo como fluido refrigerante el éter metílico. - El ciclo de absorción de vapor. Ferdindand Carré obtuvo la primera patente de una instalación que trabajara según este ciclo en Su instalación fue mejorada por Mignon & Rouart en 1860, así como por el mismo Carré. Ambas máquinas utilizaban como refrigerante el amoniaco (NH 3 ). - La máquina de compresión de aire. Se considera como inventor de este tipo de máquinas de producción de frío a J. Gorrie, quien patentó el primer modelo de la misma en Esta primera máquina funcionaba según un ciclo abierto, utilizando como refrigerante el aire, y estaba destinada a la fabricación de hielo para el tratamiento de los pacientes de Gorrie en el hospital de Apalachiclola (Florida). Posteriormente A.C. Kirk, mejoró el diseño de la misma haciéndola funcionar en un ciclo cerrado, realizando el fluido de trabajo un ciclo Stirling inverso. Otros nombres como G.F. Windhausen, J.J. Coleman, L. Allen o P. Giffard contribuyeron al avance tecnológico de este tipo de máquina. Página 10 de 216

11 - Refrigeración termoeléctrica. Fue J. Peltier quien demostró en 1834 el efecto inverso al mostrado por T.J. Seebeck en Peltier puso de manifiesto el efecto térmico que el paso de una corriente eléctrica producía al circular por un circuito formado por dos elementos conductores distintos, al generar dos temperaturas diferentes en cada una de las uniones. H.F.E. Lenz aplicó en 1838 este efecto a la congelación de agua, sin embargo, la aplicación comercial de este método de producción de frío no se desarrolló hasta bien entrado el siglo XX, con la aplicación de los materiales semiconductores. En este sentido hay que destacar la figura de Abram Fedorovich Ioffe, quien desarrolló en 1957, la teoría que fundamenta la termoelectricidad moderna. De todos estos sistemas de frío, el que se ha consolidado en la mayoría de las aplicaciones, y cuyo uso es el más extendido es el primero. Si bien su fundamento básico es el mismo desde el inicio, la producción de frío mediante la compresión mecánica de vapor ha ido perfeccionando su tecnología para aumentar el rendimiento energético de las instalaciones frigoríficas equipadas con este sistema. Uno de los elementos que ha evolucionado con estas instalaciones es el refrigerante con el que funcionan. El primer refrigerante que se empleó para este tipo de sistemas de compresión mecánica de vapor en aplicación industrial fue el éter sulfúrico, sin embargo, como este fluido era altamente tóxico e inflamable, rápidamente se buscaron otros que entrañan menos riesgos y con los que las máquinas pudieran trabajar. Así, Charles Tellier patentó en 1863 el éter metílico, y tres años más tarde, en 1866, P.J. van der Weyde patentó un fluido frigorífico al que llamó chemogene, que era una mezcla de petróleo, nafta y éter. Estos refrigerantes no tuvieron una gran implantación industrial, los que realmente dominaron el panorama de los refrigerantes hasta la aparición de los alcanos halogenados nacidos de los estudios de Thomas Midgley, fueron el amoniaco (NH 3 ), el dióxido de azufre (SO 2 ) y el dióxido de carbono (CO 2 ). El 1872 D. Boyle patentó el primer compresor de amoniaco, y en pocos años después (1876) C. Von Linde construyó su primer compresor de amoniaco. Este último fue quien realmente impulsó la utilización del amoniaco como refrigerante con las mejoras tecnológicas realizadas sobre sus compresores, basadas en estudios científicos propios que fundamentaron la teoría del amoniaco como refrigerante. Thadeus S.C. Lowe en 1866 y Raoul Pictet en 1874, patentaron los primeros compresores de dióxido de carbono (CO 2 ) y dióxido de azufre (SO 2 ) respectivamente. Otro refrigerante que también apareció por las mismas fechas (1878), y que llegó a tener cierta relevancia, fue el cloruro de metilo (CH 3 -Cl), introducido como refrigerante por el francés Vincent. El primer compresor que trabajó con este fluido lo construyó la compañía Crespin&Marteau en Página 11 de 216

12 A parte de estos cuatro últimos refrigerantes citados, también se probaron otros que, sin embargo, no cuajaron en su aplicación industrial. Llegados los inicios del siglo XX, la producción de frío estaba ampliamente extendida en aplicaciones industriales, entre las que destacaban la fabricación de hielo, las industrias cerveceras, lácteas y cárnicas, el transporte de alimentos y los almacenes frigoríficos. Sin embargo, existían una serie de factores que impedían a las instalaciones frigoríficas llegar a mercados en los que se daba una importante demanda de producción de frío, como la refrigeración doméstica o los grandes edificios públicos y privados. Por un lado, se daban los impedimentos tecnológicos en cuanto a los equipos, los cuales se fueron superando con la introducción de los motores eléctricos, en los sistemas herméticos que reducían significativamente las fugas, el control automático y los compresores centrífugos. Por otro lado, estaban los elevados índices de toxicidad e inflamabilidad de los refrigerantes empleados hasta la fecha, salvo el caso del dióxido de carbono (CO 2 ), el problema del cual radicaba en las elevadas presiones de trabajo. Se hacía necesaria la expansión de la industria frigorífica, que se encontraran nuevos refrigerantes, menos tóxicos y más seguros. Fueron W. H. Carrier y R. W. Waterfill los que emprendieron una primera búsqueda de elementos químicos más seguros que trabajaran como refrigerantes en sus compresores centrífugos, destinados a la incipiente industria del aire acondicionado, del aire para el confort humano. De esta manera, tras varias pruebas, patentaron en 1922 el R-1130 (dicloroetileno). Sin embargo, no fue hasta 1930 cuando se llegó a la solución definitiva al problema de la toxicidad e inflamabilidad en el campo de los refrigerantes. En 1928 Thomas Midgley fue encargado de la búsqueda de un fluido, destinado a neveras domésticas condensadas por aire, capaz de subsanar los problemas asociados a la toxicidad e inflamabilidad de los fluidos refrigerantes utilizados hasta entonces, desarrollando en 1930 el R-12 (CCl 2 F 2 ; diclorodifluorometano). Así empezó el desarrollo de los CFC (clorofluorocarburos). En relación con los demás fluidos refrigerantes utilizados en la época, los CFC se consideraban como sustancias inofensivas y extremadamente estables y cuyo desarrollo podía considerarse como un éxito. Más tarde llegarían los fluidos HCFC (hidroclorofluorocarburos) y HFC (hidroflurorocarburos). La utilización de los CFC se intensificó en el siglo XX, durante las décadas de los cincuenta y sesenta, encontrándose cada vez más aplicaciones para estos compuestos. Sin embargo, a comienzos de la década de los setenta, una serie de investigaciones cambiaron el rumbo de la historia en la utilización de los CFC. Página 12 de 216

13 En 1974, Rowland y Molina presentan una hipótesis según la cual los clorofluorocarburos (CFC) una vez evacuados a la atmósfera y bajo la acción de los rayos ultravioletas del sol pueden disociarse, desprendiendo así iones de cloro que son capaces de destruir moléculas de ozono (O 3 ), reduciendo la eficacia de la capa de ozono como filtro de las radiaciones UV de onda corta, con las consecuencias biológicas que ello conlleva. Para verificar esta hipótesis se han sucedido numerosas investigaciones. Durante varios años, a partir de finales de la década de 1970, los investigadores que trabajan en la Antártida detectaron una pérdida periódica de ozono en las capas superiores de la atmósfera. Finalmente, estas evidencias llevaron a que, en 1987, varios países firmaran el Protocolo de Montreal relativo a sustancias que agotan la capa de ozono con el fin de intentar reducir, escalonadamente, la producción de CFC y otras sustancias químicas que destruyen el ozono. Este Protocolo fue ratificado por un gran número de países y entró en vigor el 1 de enero de 1989, siendo revisado y endurecido con posteriores enmiendas (Londres 1990, Copehague 1992, Viena 1995, Montreal 1997, Beijín 1999). Como consecuencia de los acuerdos alcanzados, la producción de CFC en los países desarrollados cesó casi por completo en En los países en vías de desarrollo los CFC se iban a ir retirando progresivamente hasta eliminarse por completo en Las enmiendas de 1992 (Copenhague) y 1995 (Viena) han incidido en los HCFC, de los cuales había necesidad de aumentar su empleo para acelerar el cese de los CFC, aprovechándose de su menor efecto potencial de agotamiento de la capa de ozono. Así, su utilización también debe ser reducida progresivamente, al tratarse de una familia de fluidos de transición. La Unión Europea, mediante su Reglamento número 2037/2000 del Parlamento Europeo y del consejo sobre sustancias que agotan la capa de ozono, establece la prohibición del uso de los HCFC para el año En su apartado c del artículo 5 Control de la utilización de hidrofluorocarburos se detallan los hitos para la progresiva reducción de los HCFC. Figura 1.1. Resumen del calendario del Reglamento Europeo nº 2097/2000. Página 13 de 216

14 Ciertos países han adoptado medidas todavía más restrictivas: Suecia prohibió el uso de HCFC en nuevos equipos a partir de enero de 1998, Alemania y Dinamarca a partir del año 2000, Suecia y Austria a partir del año En la siguiente tabla se muestra un resumen de los Artículos 3, 4 y 5 del Reglamento 2037/2000, que integran el programa de eliminación en lo que se refiere a las sustancias CFC y HCFC utilizadas como refrigerantes. Producción (Art. 3) Comercialización (Art.4) Utilización (Art. 5) Refrigerantes tipo CFC Prohibida desde 01/10/2000 Prohibida desde 01/10/2000 Prohibida desde 01/10/2000 Se establece como nivel base la producción del año 1997 Se establece con nivel base el 2% del CFC comercializado en HCFC comercializado en el mismo año. A partir de 1/10/2000, prohibida en aparatos producidos después de 1995, para: - Evaporación directa. - Refrigeradores y congeladores domésticos. - Aire acondicionado de automóviles. Para el año 2000 y siguientes, congelación al nivel base Para el año 1999 y siguientes, el 2,6% del CFC comercializado + HCFC comercializado en el mismo año. A partir de 1/10/2000, prohibida en aparatos para aire acondicionado en transporte ferroviario, producidos después de Refrigerantes tipo HCFC Para el año 2008 y siguientes, no superar 35% del nivel base. Para el año 2001 se toma el nivel base. A partir de 01/10/2000, prohibida en aparatos producidos después de 2000, para: - Almacenes o depósitos frigoríficos públicos y de distribución. - Aparatos de 150 o más KW de potencia de eje. A partir de 01/10/2001 prohibida en aparatos producidos para: Para el año 2014 y siguientes, no superar el 20% del nivel base. Para el año 2002, no se sobrepasará el 85% del nivel base. - Resto de aplicaciones en aire acondicionado y refrigeración excepto equipos de Aire Acondicionado de potencia frigorífica inferior a 100 kw, y bombas de calor. Página 14 de 216

15 Para el año 2020 y siguientes, no superar el 15% del nivel base Para el año 2025 cesar la producción. Para el año 2003 no se sobrepasará el 45% del nivel base. Para el año 2004 y siguientes, no se sobrepasará el 30% del nivel base. Para el año 2008, no se sobrepasará el 25% del nivel base. Para el año 2009 cesa la comercialización. A partir de 01/07/2002 prohibida en todo tipo de aparatos de aire acondicionado, excepto bombas de calor, producidos a partir de esta fecha. A partir de 01/01/2004 prohibida en todo tipo de aparatos de aire acondicionado, incluidos bombas de calor, producidos a partir de esta fecha. A partir de 01/01/2010 prohibida para operaciones de mantenimiento y reparación. A partir de 01/01/2015 prohibida cualquier utilización- Tabla 1.1. Programa de eliminación de los CFC y HCFC empleados como refrigerantes, establecido por la Unión Europea. Reglamento nº 2037/ Características y propiedades. Las propiedades exigibles a un fluido refrigerante dependen de las condiciones de funcionamiento y de la relación con sus propiedades físicas, termodinámicas, químicas, de seguridad y económicas. Debido a la existencia de una amplia gama de condiciones de funcionamiento no existe el refrigerante que cumpla todas las exigencias y su idoneidad dependerá del grado en que sus propiedades se adecuen a las exigencias concretas de utilización. - Presión de vapor. Se define presión de vapor como la presión a la que, para una determinada temperatura la fase líquida y la fase vapor de una determinada sustancia se encuentran en equilibrio. La presión de vapor de un refrigerante debe ser superior a la presión atmosférica para evitar la introducción de aire en el circuito y el consecuente aporte de humedad. Respecto a la presión de condensación (la presión a la cual se produce la condensación del refrigerante a una temperatura determinada), ésta no debe ser muy elevada y permitir el empleo de elementos de menor resistencia mecánica; además no debe estar próxima a la presión crítica (presión necesaria para licuar un gas a su temperatura crítica, que es la temperatura a la cual es imposible licuar un gas por mucho que éste sea comprimido) del refrigerante con el fin de facilitar la condensación. Los valores de presión de los refrigerantes más comunes están comprendidos entre 6 y 16,5 bar a 25 C. Página 15 de 216

16 - Relación de compresión. Se define como la presión absoluta de descarga dividida entre la presión absoluta de aspiración que tiene el gas en el compresor. Ésta debe ser baja en las condiciones de funcionamiento con el fin de aumentar la eficacia volumétrica del refrigerante. - Calor latente de vaporización. Se define como la cantidad de energía necesaria para producir la evaporación una unidad de masa del refrigerante sin variar su temperatura. El calor latente de vaporización de un refrigerante debe ser alto con el fin de obtener una producción frigorífica específica elevada y un menor caudal másico de refrigerante a recircular, lo que permite usar equipos más pequeños y de menor potencia. Para los refrigerantes más utilizados, los valores de calores latentes de vaporización están comprendidos entre 200 y 300 kj/kg a 1 atmósfera de presión. - Calor específico del refrigerante. Es la cantidad de energía necesaria para elevar la temperatura de una unidad de masa de sustancia 1 C. En la fase líquida del refrigerante el calor específico debe ser bajo, y en la fase vapor debe ser alto, pues esta característica aumenta el rendimiento del refrigerante. Los valores de calor específico de los refrigerantes más utilizados están comprendidos entre 1,25 y 1,9 kj/(kg K) aproximadamente en fase líquida y en fase vapor, entre 0,82 y 1,1 kj/(kg K) a 25 C y 1 atmósfera. - Características termodinámicas. El refrigerante ha de tener una baja temperatura de ebullición, concretamente su temperatura de ebullición debe ser lo suficientemente baja para que estén por debajo de la temperatura de trabajo del evaporador. Los valores de temperatura de ebullición que tienen los refrigerantes más comunes van desde los -26 C hasta los -50 C aproximadamente. Además la temperatura de descarga en el compresor no ha de ser excesiva para evitar problemas, tales como la descomposición o dilución del aceite lubricante, descomposición del refrigerante o formación de contaminantes que puedan causar daños al compresor. - Características químicas. El refrigerante debe ser inmiscible o totalmente miscible con el aceite del evaporador. Debe ser, además, químicamente estable hasta el grado de no ser inflamable ni explosivo. Tiene que ser soluble en agua para evitar que el agua libre pueda formar cristales de hielo. También tiene que ser inerte frente a los materiales de la instalación. - Características de seguridad. Los factores que afectan a la seguridad en la utilización de los refrigerantes son los primeros que se consideran en su selección; en este Página 16 de 216

17 sentido la instrucción IF-04 del Reglamento de Seguridad para Instalaciones Frigoríficas y sus Condiciones Técnicas contiene la normativa aplicable en la utilización de los diferentes fluidos refrigerantes en función del grado de seguridad del mismo, de las exigencias locales, del tipo de ocupación o utilización y de las características de los sistemas de refrigeración empleados. El criterio ha sido establecido como limitación de la carga de refrigerante, expresada en kilogramos por metro cúbico de local o espacio habitable. Las características de seguridad de cada fluido refrigerante son consideradas desde diferentes aspectos: o Toxicidad: causada por presentar mayor o menor grado de toxicidad para el hombre o más ampliamente, por producir asfixia al desplazar el oxígeno. Los refrigerantes no han de ser tóxicos para el hombre con el fin de evitar riesgos para la salud en el caso de fugas. o Inflamación o explosión: causada a partir de ciertos límites de concentración en el aire. El refrigerante no ha de ser inflamable. o Fugas: los refrigerantes muestran diferente facilidad para provocar fugas en el sistema frigorífico en operación, característica que depende además de los elementos de construcción, del aceite lubricante y del comportamiento del aceite-refrigerante. o Detección de fugas: con independencia de las pruebas de estanqueidad a que son sometidos los equipos nuevos, es necesario disponer de métodos de detección de fugas. Se persigue que el refrigerante tenga características tales que haga que fugas sean fácilmente detectables Tipos de gases refrigerantes. Dentro de los refrigerantes podemos distinguir entre aquellos fluidos refrigerantes formados por un componente con un único tipo de molécula, refrigerante puro, y aquellos formados por más de un componente y/o tipo de molécula, mezcla de refrigerantes o preparado. Los fluidos refrigerantes puros, para una presión dada, la temperatura permanece constante durante un cambio de fase. Las mezclas poseen más de un componente y/o tipo de molécula. Sus componentes se seleccionan para crear un producto final con unas características específicas, tales como capacidad frigorífica, eficiencia, temperatura de descarga, presión de vapor, etc, que variarán dependiendo del porcentaje de sus componentes. Las mezclas se pueden clasificar en mezclas azeotrópicas y mezclas zeotrópicas. Las primeras son aquellas en las que todos sus componentes tienen puntos de ebullición similares y, por tanto, para una presión y temperatura dada muestran la misma composición tanto en fase líquida como en fase vapor. Página 17 de 216

18 Las mezclas zeotrópicas presentan un deslizamiento de temperatura, es decir una diferencia en la temperatura de ebullición de los componentes que la forman. De acuerdo con lo que establece el Artículo 4 del Reglamento de Seguridad para Plantas e Instalaciones Frigoríficas, los refrigerantes se denominarán o expresarán por su fórmula o por su denominación química, o si procede, por su denominación simbólica numérica, no siendo suficiente, en ningún caso, su nombre comercial. A efectos de lo dispuesto anteriormente, se establece la siguiente nomenclatura simbólica numérica. La denominación simbólica numérica de un refrigerante se establecerá a partir de su fórmula química, consistiendo en una expresión numérica en la que: - La primera cifra de la derecha, en los compuestos que carezcan de bromo, indicará el número de átomos de flúor de la molécula. - A la izquierda de la anterior se indicará con otra cifra el número de átomos de hidrógeno de su molécula más uno. - A la izquierda de la anterior se indicará con otra cifra el número de átomos de carbono de su molécula menos uno. Si resulta cero no se indicará. - El resto de los enlaces se completarán con átomos de cloro. - Si la molécula contiene átomos de bromo, se procede según lo indicado anteriormente añadiendo luego a la derecha una B mayúscula, seguida del número de dichos átomos. - Los derivados cíclicos se expresarán según la regla general, encabezándolos con una C mayúscula a la izquierda del número del refrigerante. - En los compuestos isómeros, el más simétrico (en pesos atómicos) se indica sin letra alguna a continuación de los números al aumentar la simetría, se colocarán las letras: a, b, c, etc. - Los compuestos no saturados seguirán las reglas anteriores, anteponiendo el número 1 como cuarta cifra, contada desde la derecha. - Los azeótropos o mezclas determinadas de refrigerantes se expresarán mediante las denominaciones de sus componentes, intercalando, entre paréntesis, el porcentaje en peso correspondiente a cada uno. Los azeótropos también pueden designarse por un número de la serie 500 completamente arbitrario. Los componentes de identificación de los refrigerantes de los compuestos inorgánicos se obtienen añadiendo a 700 los pesos moleculares de los compuestos. Así el amoniaco (NH 3 ) se denomina R-717. Página 18 de 216

19 Cuando dos o más refrigerantes inorgánicos tienen los mismos pesos moleculares se utilizan las letras A, B, C, etc. para distinguirlos entre ellos. De la aplicación de la anterior nomenclatura se puede deducir que el R-(0)12 corresponde a una molécula con un átomo de carbono, ningún átomo de hidrógeno y dos átomos de flúor. Como el carbono funciona con valencia (número de electrones libres en su capa más externa) 4, los dos enlaces restantes están ocupados por cloro. La fórmula del R-12 es por tanto: CCl 2 F 2 (se trata de un CFC, ya que no tiene hidrógeno en su molécula). El R-22, otro refrigerante de gran importancia, tiene como fórmula CHClF 2 y se trata, por tanto, de un HCFC. Ambos refrigerantes son derivados del metano (CH 4 ). A efectos de lo dispuesto en el artículo 4 del Reglamento de Seguridad en Instalaciones Frigoríficas, los refrigerantes se clasifican en tres grupos: - Grupo de alta seguridad (L1): Refrigerantes no inflamables y de acción tóxica ligera o nula. - Grupo de media seguridad (L2): Refrigerantes de acción tóxica, corrosiva o inflamable o explosivos mezclados con aire en un porcentaje en volumen igual o superior a 3,5 %. - Grupo de baja seguridad (L3): Refrigerantes inflamables o explosivos mezclados con aire en un porcentaje en volumen inferior al 3,5%. En el Anexo II se muestran las tablas en la que se clasifican los diferentes refrigerantes atendiendo a los criterios anteriormente mencionados. Otra clasificación de seguridad de los gases refrigerantes, ampliamente utilizada, es aquella a la que se refiere el estándar americano ANSI/ASHRAE (revisión de ANSI/ASHRAE standard ). Esta clasificación hace posible la designación de todos los refrigerantes de forma internacionalmente reconocida. Este estándar clasifica los refrigerantes en dos grupos, A y B, de acuerdo con su toxicidad: - Clase A: los refrigerantes del grupo A no son manifiestamente tóxicos en concentraciones inferiores a 400 ppm en volumen. - Clase B: los refrigerantes del grupo B muestran evidencias de toxicidad en concentraciones inferiores a 400 ppm en volumen. Y en tres grupos, 1,2 y 3, de acuerdo con su inflamabilidad: - Grupo 1: No propagan la llama en el aire (1 atm y 18 C). Página 19 de 216

20 - Grupo 2: Límite inferior de inflamabilidad > 0,10 kg/m 3 (1 atm y 21 C) y calor de combustión < kj/kg. - Grupo 3: Límite inferior de inflamabilidad <0,10 kg/m 3 (1 atm y 21 C) y calor de combustión > kj/kg. Así, los refrigerantes se clasifican en seis grupos de seguridad en función de la toxicidad y la inflamabilidad (A1, A2, A3, B1, B2 y B3): Baja Toxicidad Alta toxicidad Alta inflamabilidad A3 B3 Baja inflamabilidad A2 B2 No propagación de la llama A1 B1 Tabla 1.2. Clasificación de seguridad ASHRAE. En la siguiente tabla se muestra la clasificación según el estándar ANSI/ASHRAE de algunos refrigerantes más comunes. Denominación Composición (% en peso) Fluidos Naturales Clasificación de seguridad R717 Amoniaco NH 3 B2 R718 Agua H 2 O A1 R744 Ánhídrido carbónico CO 2 A1 R170 Etano CH 3 CH 3 A3 R290 Propano CH 3 CH 2 CH 3 A3 R600a Isobutano CH(CH 3 ) 2 CH 3 A3 CFC R11 Triclorofluorometano CCl 3 F A1 R12 Diclorodifluorometano CClF 2 A1 R502 - R22/R115 (48,8/51,2) A1 Página 20 de 216

21 HCFC R22 Clorodifluorometano CHClF 2 A1 R123 R142b R143a 2,2-dicloro-1,1,1,- trifluoroetano 1-Cloro-1,1,-difluoroetano 1,1,1,-trifluoroetano CHCl 2 CF 3 CH 3 CClF 2 CH 3 CF 3 B1 A2 A2 HFC R23 Triflurorometano CHF 3 A1 R125 Pentafluoroetano CHF 2 CF 3 A1 R134a 1,1,1,2-tetrafluoroetano CH 2 FCF 3 A1 R507A - R125/R143a (50/50) A1 R404A R407C R410A R125/R143a/R134a (44/52/4) R32/R125/R134a(23/25/52) R32/R125 (50/50) A1 A1 A1 Tabla 1.3. Clasificación de seguridad de algunos refrigerantes según ANSI/ASHRAE Standard Las mezclas zeotrópicas pueden, bajo ciertas condiciones, separarse en sus constituyentes primarios. Esta separación indeseable puede provocar cambios en la inflamabilidad o toxicidad. Por tanto, las mezclas zeotrópicas se clasifican usando el grupo de seguridad correspondiente al peor de los casos cuando se separan sus componentes. Por ejemplo el R- 407C se clasifica como A LOS REFRIGERANTES FLUORADOS. Los compuestos conocidos generalmente como hidrocarburos halogenados, resultan de sustituir en las moléculas de los hidrocarburos los átomos de hidrógeno por átomos de flúor y cloro. Página 21 de 216

22 Resulta cómoda la subdivisión siguiente que ha pasado a formar parte del lenguaje frigorífico: - CFC: compuestos en los que el cloro y el flúor ha sustituido a todos los átomos de hidrógeno (derivados totalmente halogenados). - HCFC: compuestos en los que queda algún átomo de hidrógeno en la molécula. - HFC: Compuestos en los que los átomos de cloro han sido sustituidos por flúor, no apareciendo el cloro en la molécula. Han sido fundamentalmente tres, las propiedades que se han tenido en cuenta a la hora de seleccionar un CFC para un determinado uso en refrigeración: la temperatura de ebullición normal, la inflamabilidad y la toxicidad. Si se estudia la temperatura de ebullición normal de estas sustancias, puede apreciarse una tendencia a que ésta aumente conforme aumenta la proporción de cloro en la molécula. Ésta es una tendencia general entre las sustancias con el mismo tipo de enlaces químicos; la volatilidad disminuye al aumentar la masa molecular. Si se analiza la inflamabilidad, se comprueba que ésta se acentúa al aumentar la masa molecular. De forma bastante exacta, se puede afirmar que son inflamables los compuestos con dos o más átomos de hidrógeno en su composición. En cuanto a la toxicidad, otra de las características importantes que se ha de considerar. Se cumple con la bastante aproximación que son o más o menos tóxicos todos los compuestos que no integran al menos dos átomos de flúor en sus moléculas Refrigerante R-12. Probablemente, este refrigerante ha sido el más utilizado en aplicaciones domésticas hasta Es un fluido de media presión, líquido. Incoloro con ligero olor a éter. Es un refrigerante de alta seguridad, no tóxico, no inflamable, ni explosivo. Sin embargo, en contacto con una llama abierta o con un elemento de calefacción eléctrica, el R-12 se descompone en productos altamente tóxicos. Al ser un refrigerante que condensa a una presión moderada y con una temperatura de ebullición de -29,8 C a la presión atmosférica, resulta un refrigerante muy apropiado para aplicaciones de alta, media y baja temperatura. Puede ser utilizado con todo tipo de compresores: herméticos y abiertos; de pistón, rotativos, de tornillo y centrífugos Refrigerante R-22. Es un fluido de alta presión, (punto de ebullición: -40,8 C), líquido, incoloro con ligero olor a éter. Es un refrigerante de alta seguridad, no tóxico, no inflamable, descomponiéndose en productos tóxicos en contacto con la llama. Página 22 de 216

23 Su principal ventaja frente al R-12 es su mayor producción frigorífica por unidad de volumen, utilizándose en instalaciones agroindustriales y de aire acondicionado, debido a que el volumen de refrigerante es menor, reduciéndose el tamaño de las instalaciones y la sección de las conducciones. Se utiliza en compresores de pistón, de tornillo y centrífugos Refrigerante R-502. El R-502 es una mezcla azeotrópica del R-22 (48,8%) y R-115 (51,2%). Es un refrigerante de alta presión, (punto de ebullición -45,6 C), líquido, inodoro y de baja miscibilidad con el aceite. Es un refrigerante de alta seguridad, no tóxico y no inflamable. Posee una producción frigorífica por unidad de volumen excelente, con menor temperatura de descarga del compresor que el R-22. Sin embargo, tanto el desplazamiento del compresor como la capacidad del refrigerante son algo menores para el R-502, así como las presiones de operación, aunque éstas últimas permanecen en un rango moderado. El R-502 ha sido ampliamente usado en instalaciones de almacenamiento congelado donde era una alternativa al amoniaco. Se emplea en aplicaciones de aire acondicionado y sobre todo, en bombas de calor. Se utiliza con compresores de pistón Usos de los gases refrigerantes. Los gases refrigerantes se aplican principalmente en los circuitos de refrigeración de los aparatos que se utilizan para producir frío. Este tipo de aparatos son los aparatos de refrigeración de alimentos y los aparatos de aire acondicionado principalmente. Para entender mejor el proceso en el cual intervienen este tipo de sustancias se explica, a continuación esquemáticamente, el ciclo básico de refrigeración por compresión mecánica. Página 23 de 216

24 Figura 1.2. Ciclo de Compresión mecánica. Primero el fluido refrigerante es aspirado por el compresor en estado de vapor saturado, punto A; allí sufre una compresión adiabática reversible, es decir isentrópica, hasta llegar a la presión del condensador, transformación A-B. Al comprimir se consigue elevar la temperatura del fluido, así que se aprovecha la temperatura ambiente para enfriar el fluido refrigerante, a presión constante; transformación isobara B-C que tiene lugar en el condensador. En esta transformación, la temperatura va disminuyendo hasta que empieza el cambio de estado, mientras dura este cambio la presión y la temperatura permanecen constantes. Cuando se ha alcanzado el estado C se tiene líquido saturado; a continuación se expande mediante una válvula de expansión o mediante un tubo capilar, como ocurre en el caso de los frigoríficos, hasta la presión del evaporador (transformación C-D); se trata de una transformación isentálpica, no isentrópica. Esta expansión provoca una disminución de la temperatura del refrigerante; en el punto D nos encontramos con vapor húmedo con gran proporción de líquido. A continuación se calienta el refrigerante, a presión constante, aprovechando el calor del medio que se quiere refrigerar, hasta el punto A; esta transformación, o cambio de estado, tiene lugar en el evaporador y constituye el efecto útil de refrigeración del ciclo. Página 24 de 216

25 Los diagramas de presión-entalpía (la entalpía es la función de estado que permite seguir los cambios de energía sufridos por un sistema a presión constante) y temperatura-entropía (se define entropía como la medida de la energía que se dispersa en un proceso) que permiten comprender mejor este ciclo son los que se muestran a continuación. Figura 1.3. Ciclo de compresión mecánica. Diagrama Presión-Entalpía. Figura 1.4. Ciclo de compresión mecánica. Diagrama Temperatura entropía. Página 25 de 216

26 Los compuestos clorofluorocarbonados (CFC) cumplían perfectamente las exigencias de temperatura y presión que se requería para los procesos de refrigeración. Los sectores que utilizan este tipo de gases son el sector de la refrigeración y el sector del aire acondicionado. En menor medida, se utilizan en la fabricación de aerosoles de uso médico y sistemas de protección contra incendios SECTOR DE LA REFRIGERACIÓN. El sector de la refrigeración se clasifica en los subsectores siguientes: refrigeración doméstica, refrigeración comercial, refrigeración industrial, elaboración y almacenamiento refrigerado de alimentos y transporte refrigerado Refrigeración doméstica. Los refrigeradores y congeladores domésticos se usan en todo el mundo para el almacenamiento de alimentos en viviendas y locales no comerciales, como oficinas. Anualmente se producen más de 80 millones de unidades con una capacidad interna de almacenamiento de entre 20 y más de 850 litros. Estos equipos, que tienen en promedio una vida útil de 20 años por unidad, conforman un inventario instalado de aproximadamente millones de unidades en todo el mundo. Como resultado del Protocolo de Montreal, a principios del decenio de 1990 los fabricantes comenzaron la transición hacia aplicaciones que no utilizaban CFC como refrigerantes. En los países desarrollados esa transición ya ha concluido, y en los países en desarrollo ha avanzado considerablemente. Sin embargo, debido a la duración de la vida útil de los refrigeradores domésticos, las unidades fabricadas con el refrigerante CFC-12 siguen representando la mayor parte de los equipos instalados. Esto a su vez retrasa considerablemente la tasa de reducción de la demanda del refrigerante CFC-12 en el sector de mantenimiento y reparación. El isobutano (HC-600a) y el HFC-134a son los principales refrigerantes alternativos que se emplean en sustitución del CFC-12 en los nuevos equipos de refrigeración doméstica. Ambos han demostrado una capacidad de producción masiva destinada a un uso seguro, eficiente, fiable y económico, y los dos le otorgan al producto un grado de eficiencia similar. En estudios independientes se ha llegado a la conclusión de que los parámetros de diseño de las aplicaciones influyen más en su eficiencia, causando variaciones más importantes en ésta, que la elección del refrigerante. Los criterios de selección más completos de los refrigerantes tienen en cuenta los aspectos ambientales, funcionales, de seguridad, de costo y de desempeño. En la elección de un refrigerante puede influir en gran medida el contexto local en materia de reglamentación y acciones judiciales. Por lo general cada refrigerador contiene entre 50 y 250 gramos de refrigerante almacenado en un sistema hermético, sellado de Página 26 de 216

27 fábrica. A continuación figura un resumen simplificado de las consideraciones técnicas relativas correspondientes a estos dos refrigerantes: - El HC-600a ha utilizado históricamente un conocido aceite mineral como lubricante en su sistema hermético. Los procesos y diseños de fabricación deben tener en cuenta el carácter inflamable de este refrigerante. Ello exige la adopción de medidas tales como la adecuada ventilación de la fábrica y el uso del equipo eléctrico apropiado, la prevención de fugas de refrigerante y del acceso a los componentes eléctricos, el uso de materiales eléctricos sellados o con dispositivos anti-chispas cuando se tiene acceso a fugas de refrigerante, y el uso de técnicas apropiadas de soldadura, preferentemente evitando las operaciones de soldadura en sistemas ya cargados - El HFC-134a usa un aceite de poliol-éster sensible a la humedad como lubricante en el sistema hermético. En los procesos de fabricación y servicios de mantenimiento o reparación se deben adoptar medidas para mantener la humedad en niveles bajos. A fin de garantizar la fiabilidad de los equipos a largo plazo, es necesario tomar mayores precauciones que en el caso del CFC-12 o del HC-600a, para evitar la presencia de contaminantes durante la producción o la reparación. El uso de la mezcla de los hidrocarburos propano (HC-290) e isobutano (HC-600a) permite igualar la capacidad volumétrica del CFC-12 y evita tener que invertir capital en el reacondicionamiento de los compresores. Estas mezclas hacen que los procesos de fabricación sean más complejos y exigen el empleo de técnicas de carga apropiadas para mezclas de refrigerantes con distintos puntos de ebullición. La aplicación de estas mezclas en Europa en los años noventa fue un paso intermedio en la transición hacia el HC-600a, utilizando compresores reacondicionados. Los aspectos de seguridad que deben tenerse en cuenta respecto de las mezclas de hidrocarburos son similares a los que se aplican al HC-600a. El sistema de compresión de vapor es una tecnología firmemente establecida a la que se puede acceder fácilmente en todo el mundo. Los diseños tecnológicos actuales, que se basan en el HC-600a o el HFC-134a, suelen utilizar menos de la mitad de la energía eléctrica que consumen las unidades a las que reemplaza. Este desempeño fiable se logra sin necesidad de recurrir a diseños más costosos o complejos. Se prevé que el desempeño y/o la eficiencia energética de las unidades continuarán mejorando. En varios países, la reglamentación oficial y los acuerdos voluntarios sobre eficiencia energética y programas de etiquetado han demostrado su eficacia al impulsar la oferta de productos más eficientes desde el punto de vista energético. Página 27 de 216

28 Refrigeración comercial. La refrigeración comercial comprende tres tipos principales de equipos: los autónomos, las unidades de condensación y los sistemas completos para supermercados. El subsector de la refrigeración comercial abarca una amplia gama de sistemas de refrigeración: desde congeladores para helados, con una capacidad de enfriamiento de alrededor de 200 vatios que no difieren mucho de los congeladores domésticos, hasta salas de máquinas que contienen bastidores con múltiples compresores que consumen varios cientos de kilovatios. Los refrigerantes de uso más común en este subsector son el HCFC-22, el R-404A y el HFC-134a Elaboración y almacenamiento refrigerado de alimentos. La elaboración y el almacenamiento refrigerado de alimentos es una de las aplicaciones importantes de la refrigeración, pues permite conservar y distribuir los alimentos manteniendo intactos sus nutrientes. La importancia económica y la magnitud de esta aplicación son enormes en todos los países, incluidos los países en desarrollo. Comprende tanto el almacenamiento refrigerado (a temperaturas que oscilan entre -1 C y 10 C) y la congelación ( -30 C a -35 C), como el almacenamiento a largo plazo de productos congelados (-20 C a -30 C). El volumen de alimentos refrigerados es alrededor de 10 a 12 veces mayor que el de productos congelados. La mayoría de los sistemas de refrigeración para la elaboración y el almacenamiento refrigerado de alimentos se basa en el uso de compresores de pistón y de tornillo. Los refrigerantes utilizados tradicionalmente han sido el amoníaco (NH 3 ), el HCFC-22, el R-502 y el CFC-12. En algunas regiones se están utilizando actualmente refrigerantes de HFC en lugar de CFC-12, R-502 y HCFC-22. Los HFC preferidos son las mezclas de HFC-134a y HFC con un pequeño gradiente de temperatura, como el R-404A, el R-507A y el R-410A. También se usan sistemas con amoníaco y CO 2 configurados en cascada, al igual que hidrocarburos como refrigerantes primarios en los sistemas indirectos Refrigeración industrial. La refrigeración industrial abarca una amplia gama de aplicaciones de enfriamiento y congelación, como las utilizadas en las industrias química, petrolífera y del gas, en la fabricación de hielo para usos industriales y actividades de esparcimiento y la producción de aire licuado. En la mayoría de los sistemas se usan ciclos de compresión de vapor, con temperaturas de evaporación que oscilan entre 15 C y -70 C. Las aplicaciones criogénicas funcionan a temperaturas aún más bajas. La capacidad de las unidades varía de 25kW a 30MW, con sistemas que son a menudo fabricados a medida y armados en el lugar. Los refrigerantes preferentemente utilizados son de componente único o azeotrópicos, ya que Página 28 de 216

29 muchos de los sistemas usan evaporadores de saturación para lograr una alta eficiencia. En algunos diseños se aplican sistemas indirectos con fluidos termoportadores con el fin de reducir la carga de refrigerante y/o minimizar el riesgo de contacto directo con éste. Estos sistemas de refrigeración están normalmente ubicados en zonas industriales de acceso público restringido. El amoníaco es el refrigerante de uso predominante y cada vez mayor, y el HCFC-22 es el segundo refrigerante más común en términos de volumen de uso, aunque desde enero de 2001 las reglamentaciones europeas han prohibido el uso del HCFC-22 en los sistemas nuevos utilizados en todos los tipos de equipos de refrigeración. Los refrigerantes de CFC como el CFC-12 y el R-502, que representan un volumen menor, están siendo remplazados por el HFC-134a y R-404A, R-507A y R-410A. El CFC-13 y el R-503 están siendo sustituidos por el HFC-23 y el R-508A o el R-508B. El HCFC-22 es reemplazado por el R-410a pues la eficiencia energética de los sistemas con R-410A puede ser ligeramente superior a la de los que utilizan HCFC-22, y el R-410A es similar al amoníaco en cuanto a las temperaturas de evaporación, que llegan a -40 C. Los refrigerantes de hidrocarburos se han utilizado tradicionalmente en grandes plantas de refrigeración en las industrias del petróleo y el gas. El CO 2 está comenzando a encontrar aplicación en este subsector como refrigerante de baja temperatura y en sistemas configurados en cascada, con amoníaco en la fase superior y CO 2 en la fase inferior. La eficiencia energética de los sistemas que funcionan con CO 2 puede ser similar a la de los que usan HCFC-22, amoníaco y R-410A, con un rango de evaporación de entre -40 C y -50 C. El CO 2 también se usa como fluido termoportador en los sistemas indirectos Transporte refrigerado. El subsector del transporte refrigerado comprende los sistemas de refrigeración utilizados para el transporte de productos enfriados o congelados por carretera, ferrocarril, aire y mar. Se usan varios tipos de configuraciones, ya sea a bordo de los buques, en contenedores con unidades individuales de refrigeración que pueden transportarse por mar, ferrocarril o carretera, o en camiones y vagones refrigerados. El subsector del transporte también abarca el uso de la refrigeración en los buques pesqueros que usan sistemas de refrigeración para la elaboración y el almacenamiento de alimentos. Los sistemas de refrigeración usan normalmente CFC-12, R-502, HCFC-22, HFC-134a, R-404A, R-507A, R-410A y R-407C. Hay otras opciones con un menor PCA, como el amoníaco, los hidrocarburos y la combinación amoníaco/co 2, que se han comercializado en algunas aplicaciones de compresión de vapor. El CO 2 en forma de hielo, líquido o sólido, se utiliza en algunos sectores del transporte refrigerado, como el transporte por carretera, ferrocarril o aire. Página 29 de 216

30 El uso de refrigerantes en el sector de la refrigeración comprende, como se ha visto, varios sectores, en la siguiente figura se desglosan los porcentajes de utilización de estas sustancias en las diferentes aplicaciones dentro del sector de la refrigeración. El porcentaje correspondiente a la refrigeración industrial comprende también el sector de la elaboración y el mantenimiento de alimentos refrigerados. Depósitos de refrigerantes contenidos en sistemas de Refrigeración Transporte refrigerado 1% Industrial 28% Doméstica 15% Comercial 56% Figura 1.5. Porcentaje correspondiente a cada uno de los sectores de la refrigeración de los depósitos de gases refrigerantes a nivel mundial para el año. Fuente: La protección de la capa de ozono y el sistema climático mundial, Grupo intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y el Grupo de Evaluación Tecnológica y Económica (GETE) por invitación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Protocolo de Montreal. Como se aprecia, la mayor parte de los refrigerantes contenidos en los depósitos se encuentran en los aparatos de refrigeración comercial, conformando el sector que más gases refrigerantes contiene, algo que no es de extrañar debido a que es el sector que más extendido a nivel mundial y el que posee las instalaciones de mayor tamaño. El sector industrial contiene la mitad, un 28% del total de los depósitos de refrigerantes destinado a la refrigeración. Página 30 de 216

31 SECTOR DEL AIRE ACONDICIONADO. Las aplicaciones, equipos y productos comprendidos en el sector del aire acondicionado y la calefacción de uso residencial y comercial pueden clasificarse en tres grupos: - Acondicionadores de aire fijos (tanto los equipos que enfrían el aire como las bombas de calor que calientan directamente el aire). - Enfriadores. - Equipos de calefacción mediante bombeo de agua caliente. Los acondicionadores de aire fijos corresponden generalmente a seis categorías claramente diferenciadas: - Los instalados en ventanas y a través de la pared. - Los de uso residencial y comercial con componentes separados ( split ) y sin tubos. - Los módulos únicos sin tubos. - Los que usan agua sin tubos. - Los de uso residencial con tubos, ya sea con componentes separados ( split ) o de módulo único. - Los de uso comercial con tubos, ya sea con componentes separados ( split ) o de módulo único. Los enfriadores de agua acoplados a sistemas de manejo y distribución de aire se utilizan habitualmente para climatizar grandes locales comerciales. Los sistemas de calefacción mediante bombeo de agua caliente se fabrican utilizando distintas fuentes de calor: el aire, el agua de lagos y ríos, y el suelo. Los refrigerantes que se usaban anteriormente son: - HCFC-22 en acondicionadores de aire unitarios; - HCFC-22 y R-502 en sistemas de calefacción mediante bombeo de agua caliente; - CFC-11, CFC-12, HCFC-22 y R-500 en enfriadores de agua centrífugos; - HCFC-22 y CFC-12 (en menor medida) en enfriadores de agua por desplazamiento positivo. Acondicionadores de aire fijos: La amplia mayoría de los acondicionadores de aire fijos (y las bombas de calor que calientan directamente el aire) usan la tecnología de ciclos de compresión de vapor con el refrigerante HCFC-22. Casi todos los acondicionadores de aire frío fabricados con anterioridad al año 2000 funcionan utilizando este fluido como refrigerante. En algunos países este refrigerante ha comenzado a eliminarse gradualmente antes de los plazos establecidos por el Protocolo de Montreal. Los refrigerantes que se están utilizando para reemplazar al HCFC-22 son los mismos en todas las categorías de equipos fijos de aire Página 31 de 216

32 acondicionado: el HFC-134a, mezclas de HFC e hidrocarburos. También se está considerando la posibilidad de usar el CO 2 en esta aplicación. Actualmente se usan mezclas de HFC en la gran mayoría de los sistemas que no utilizan SAO, mientras que en un pequeño porcentaje de sistemas de carga reducida se usan hidrocarburos. Enfriadores de agua: Los enfriadores con compresores de tornillo, espiral y pistón generalmente usan HCFC-22. Algunos de los enfriadores de pistón más pequeños (de menos de 100 kw) se ofrecían con el refrigerante CFC-12. En Estados Unidos, Asia y Europa se fabrican enfriadores centrífugos. Con anterioridad a 1993, estos enfriadores se fabricaban con CFC-11, CFC-12, R-500 y HCFC-22 como refrigerantes. Los HFC y las mezclas de HFC (en particular el R-407C y el R-410A) están comenzando a reemplazar al HCFC-22 en las ventas de las nuevas unidades enfriadoras por desplazamiento positivo. Se han diseñado enfriadores de tornillo por enfriamiento de agua de mayor potencia (algunos de más de 350 kw) que usan HFC-134a en lugar de HCFC-22. En Europa se usa amoníaco en algunos enfriadores y todos los años se fabrican unos pocos enfriadores de pequeñas dimensiones que usan hidrocarburos como refrigerantes. El HCFC- 123 y el HFC-134a han remplazado al CFC-11 y al CFC-12 en los enfriadores centrífugos fabricados a partir de Sistemas de calefacción mediante bombeo de agua caliente: Anteriormente, los refrigerantes de uso más común en las bombas por compresión de vapor eran el R-502 y el HCFC-22. En los países desarrollados, el HCFC-22 continúa siendo el refrigerante de uso más común, pero actualmente se están incorporando otras opciones en sustitución de los HFC. En los países en desarrollo también se sigue usando el CFC-12, aunque en forma limitada. Dos opciones posibles para sustituir a los HFC en los pequeños sistemas de calefacción residencial y comercial son los hidrocarburos y el CO 2. Los hidrocarburos se están usando en Europa y el CO 2 en Europa y Asia. Página 32 de 216

33 Depósitos de refrigerantes en el sector del Aire Acondicionado Aire Acondicionado movil 26% Aire Acondicionado fijo 74% Figura 1.6. Porcentajes de gases refrigerantes en depósitos contenidos en sistemas de aire acondicionado por sectores. Fuente: La protección de la capa de ozono y el sistema climático mundial, Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y el Grupo de Evaluación Tecnológica y Económica (GETE) por invitación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Protocolo de Montreal. Los depósitos de refrigerantes contenidos en aparatos de aire acondicionado se dividen tal y como se muestra en la figura 1.6. Domina claramente el uso para la climatización fija, sobre el uso de la climatización móvil, esto es debido a que la cantidad de refrigerantes que contiene una instalación fija es mayor que la cantidad de refrigerantes que contiene un equipo de aire acondicionado móvil FABRICACIÓN DE AEROSOLES DE USO MÉDICO. Los aerosoles de uso médico son importantes para el tratamiento del asma y las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC). El asma y las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC) son las afecciones pulmonares crónicas más comunes de las vías aéreas (vías respiratorias o bronquios) y se estima que afectan a más de 300 millones de personas en todo el mundo. Estas enfermedades ocasionan grandes gastos en atención médica y pérdidas importantes en horas de trabajo o estudio; además, las EPOC son causa de muerte prematura. Página 33 de 216

34 El asma es una afección crónica que tiene dos componentes principales: la inflamación y el estrechamiento de las vías aéreas. La mayoría de los asmáticos tienen síntomas todos los días, y crisis más graves de forma intermitente. La terapia de inhalación es actualmente la regla de oro en el tratamiento de estas enfermedades, y probablemente lo seguirá siendo. La inhalación de medicamentos en aerosol con partículas de un determinado tamaño (1 a 5 micras) optimiza el efecto clínico local sobre las vías respiratorias cuando es necesario, y sus efectos colaterales son mínimos. Se han hecho inversiones importantes en las actividades de investigación y desarrollo de los inhaladores en aerosol, en respuesta a necesidades tanto terapéuticas como ambientales. En la actualidad, los dos métodos principales de administración de fármacos respiratorios a la mayoría de los pacientes son el inhalador de dosis medidas (IDM), o inhalador con dosificador, y el inhalador de polvo seco (IPS). El IDM es el método de tratamiento del asma y las EPOC que predomina en todo el mundo. Se introdujo a mediados del decenio de 1950, con el CFC-11 y el CFC-12 como propelentes (gases utilizados para impulsar las sustancias contenidas en los aerosoles); el CFC-114 se adoptó con posterioridad. Con el fin de lograr el objetivo de la eliminación gradual de los CFC establecido en el Protocolo de Montreal, la industria de los IDM emprendió una investigación exhaustiva para tratar de encontrar otro propelente que fuera apropiado. Un propelente de uso médico debe ser seguro, para que se pueda usar sin peligro en seres humanos, y ajustarse a varios otros criterios estrictos en términos de seguridad y eficacia, a saber: - ser un gas licuado con adecuada presión de vapor; - tener baja toxicidad; - no ser inflamable; - ser químicamente estable; - ser aceptable para los pacientes (en lo que respecta a su sabor y olor); - tener características de disolución apropiadas, - tener una densidad adecuada. Resultó sumamente difícil encontrar compuestos que reunieran todos estos requisitos, y finalmente sólo surgieron dos HFC, el HFC-134a y el HFC-227ea, como sustitutos viables de los CFC. Fue necesario modificar radicalmente los componentes y las fórmulas de los IDM fabricados con CFC para poder usar HFC como nuevos propelentes. Los IDM, por tratarse de productos farmacéuticos, están ampliamente reglamentados por las autoridades nacionales de salud para garantizar la seguridad y la eficacia del producto y la calidad de su fabricación. Por lo tanto, el proceso de desarrollo de los IDM que usan CFC es prácticamente igual al de cualquier Página 34 de 216

35 otro producto farmacéutico totalmente nuevo, ya que cada IDM que tenga una fórmula nueva debe ser sometido a ensayos clínicos completos. Los IPS (inhalador de polvo seco) administran un medicamento en polvo, con partículas de un tamaño determinado; no usan propelentes y no tienen efectos en la capa de ozono ni en el clima. La administración del principio activo en forma de polvo es técnicamente difícil. Por ejemplo, las partículas de dimensiones respirables no suelen tener buenas propiedades de circulación debido a las fuerzas de adhesión que ejercen entre ellas. Además, la mayoría de las fórmulas de IPS son sensibles a la humedad durante la elaboración, el almacenamiento y el uso, lo que limita su utilidad en los climas húmedos. Los primeros IPS, con los que se administraban dosis únicas preestablecidas, tuvieron un uso limitado durante los años sesenta y setenta. Los considerables avances técnicos posteriores permitieron obtener un IPS multidosis más fácil de usar para el paciente y que se ha difundido bastante en los últimos diez años, lo que ha atenuado la expansión de los IDM. Se han diseñado con éxito IPS para la administración de muchos medicamentos inhalados, y hoy en día están ampliamente disponibles en muchos países, aunque no en todos. Sin embargo, no pueden sustituir a los IDM a presión en el caso de todos los pacientes ni de todos los medicamentos. La elección que hacen el médico y el paciente de los medicamentos y el inhalador más convenientes se basa en muchos factores, entre ellos el tipo de afección y su gravedad, el cumplimiento de los diversos requisitos, la facilidad de uso, el costo, la disponibilidad y las preferencias del paciente. Los inhaladores son eficaces sólo si se utilizan correctamente. A menudo los pacientes pueden usar correctamente un tipo de inhalador, pero no el otro. Tanto los IDM como los IPS desempeñan un papel importante en el tratamiento y no existe un sistema de administración único que sea aceptable universalmente para todos los pacientes. Por ello es fundamental mantener la gama de opciones terapéuticas SISTEMAS DE PROTECCIÓN CONTRA-INCENDIOS. Los halones son gases que presentan condiciones excepcionales de seguridad, eficiencia y limpieza en las aplicaciones de extinción de incendios. A principios de los años sesenta, el uso de estos gases comenzó a difundirse ampliamente en todo el mundo, tanto en equipos fijos como portátiles de extinción de incendios. Debido a su alto potencial de agotamiento del ozono, los gobiernos y los especialistas en protección contra incendios encabezaron el primer movimiento sectorial de eliminación gradual en el marco del Protocolo de Montreal. Esto dio lugar a que se ideara una serie de alternativas eficaces para la creación de nuevos sistemas. Sin embargo, como los equipos de protección contra incendios constituyen un sector sumamente regulado, no se pueden adoptar alternativas sin introducir cambios profundos en las normas, Página 35 de 216

36 prácticas y tecnologías locales, nacionales e internacionales. Estos cambios han reducido las emisiones innecesarias provenientes de los depósitos (la cantidad total de sustancias contenidas en equipos existentes, reservas químicas, espumas y otros productos, que no han sido todavía liberadas en la atmósfera) de halones y se están aplicando asimismo a los productos sustitutivos de los halones. Los halones ya no son necesarios en la mayoría de las instalaciones nuevas (>95%) que los hubieran usado antes del Protocolo de Montreal. Las restantes instalaciones nuevas que siguen utilizando halones se encuentran principalmente en aeronaves comerciales y en algunas aplicaciones militares para las cuales todavía no se ha encontrado un sustituto eficaz. Entre las aplicaciones que anteriormente estaban protegidas con halones, alrededor de la mitad de las instalaciones actuales nuevas usan alternativas no gaseosas, como el agua y el polvo seco, mientras que la otra mitad utiliza agentes gaseosos similares, entre ellos diversos halocarbonos y gases inertes. En los sistemas fijos en los que es necesario usar un agente limpio, las sustancias disponibles actualmente son el CO 2, los gases inertes (como el nitrógeno y el argón), los HFC, los PFC, los HCFC y más recientemente una fluorocetona (FK). Algunas de estas alternativas no producen efectos significativos en el sistema climático, mientras que otras tienen un PCA considerable. Solamente los HCFC son también nocivos para la capa de ozono. Los PFC y los HCFC se usaron al comienzo del proceso de aplicación del Protocolo de Montreal, pero no ofrecen ventaja alguna con respecto a otros agentes halocarbónicos limpios. Han dejado de producirse sistemas nuevos con PFC debido al impacto ambiental que causan estos gases en el clima, en comparación con otras alternativas con capacidad y costos similares. Los sistemas que usan CO 2 pueden ser apropiados para algunas aplicaciones, pero son letales en los niveles de concentración necesarios para extinguir el fuego, mientras que los sistemas que usan gases inertes también pueden ser adecuados en algunas aplicaciones, pero su impacto en términos de peso y volumen es muy alto y no se recomiendan para aquellos casos en que la velocidad de extinción del fuego es un factor crítico, ya que su ritmo de descarga es de cinco a seis veces más lento que el de los sistemas con halocarbonos. En el caso de los extintores portátiles, las normas contra incendios y el costo de los equipos son los factores que más influyen a la hora de elegir una alternativa (normalmente para sustituir al halón 1211). Los extintores portátiles que usan HFC y PFC han tenido escasa aceptación en el mercado, debido fundamentalmente a su costo elevado en comparación con agentes extintores más tradicionales como el CO 2, las sustancias químicas secas y el agua. Los HCFC han tenido una aceptación mayor pero también limitada debido a su alto costo en comparación con el de los agentes más tradicionales. Las sustancias químicas secas son entre seis y dieciséis veces más baratas que los agentes limpios y más eficaces en términos de su Página 36 de 216

37 velocidad de extinción, pero tienen la desventaja de dejar residuos. Los HFC, PFC y HCFC son los agentes más caros y menos eficaces en lo que se refiere a su poder de extinción del fuego (es decir, su velocidad de extinción). El porcentaje de los depósitos de refrigerantes que se encuentran en los sectores, que se han descrito anteriormente se resume en la figura 1.7 para el año El porcentaje de refrigeración incluye la refrigeración doméstica, la refrigeración comercial e industrial, además de la elaboración y el almacenamiento refrigerado de alimentos y el transporte refrigerado. El porcentaje correspondiente a Aire Acondicionado móvil, se refiere a los equipos de aire acondicionado para automóviles, autobuses y cabinas de camiones. El porcentaje de Aire Acondicionado Fijo, comprende el aire acondicionado y la calefacción para viviendas y locales comerciales. Dentro de Otras se incluyen las emisiones provenientes de los aerosoles no médicos y los disolventes. Refrigerantes contenidos en depósitos. Aerosoles uso médico 0% Protección contra incendios 0% Otros 0% Refrigeración 23% Espumas 55% AC fijo 12% AC movil 10% Figura 1.7. Usos de los gases refrigerantes. Fuente: La protección de la capa de ozono y el sistema climático mundial. Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y el Grupo de Evaluación Tecnológica y Económica (GETE) por invitación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Protocolo de Montreal. Página 37 de 216

38 Como se puede ver, el 55% de los refrigerantes contenidos en los depósitos mundiales para el año 2002, se encontraba en las espumas aislantes de los equipos de refrigeración, esto se debe a que el 70% de los refrigerantes que contiene un aparato de refrigeración están contenidos en las espumas. El sector de la refrigeración contenía un 23% de los depósitos mundiales de refrigerantes. El porcentaje que representa la protección contra incendios y otros es insignificante respecto al resto, por este motivo en la gráfica aparece un porcentaje del 0% El sector objetivo. Principales actores. Los principales sectores objetivo de este estudio son los sectores de la refrigeración industrial, el sector del aire acondicionado y el sector de los productores de aparatos eléctricos y electrónicos, principalmente frigoríficos y congeladores, que contienen gases refrigerantes tanto en su sistema de aislamiento como en el circuito de refrigeración, así como el sector de la gestión de los residuos de este tipo de aparatos que se encarga de la destrucción, valorización o reciclado de los aparatos que contienen gases refrigerantes, entre otros. Las empresas de instalación o mantenimiento de aparatos de aire acondicionado o de refrigeración así como los fabricantes de los mismos son los principales actores encargados de la manipulación de los gases refrigerantes. Dentro de las empresas se encuentran los instaladores y mantenedores que han de tener una certificación determinada según el tipo de equipos que manipulen, según el Real Decreto 795/2010, de 16 de junio, por el que se regula la comercialización y manipulación de gases fluorados y equipos basados en los mismos, así como la certificación de los profesionales que los utilizan. Además, los consumidores de este tipo de gases, es decir, los propietarios de los equipos en los que son introducidos, también juegan un papel muy importante en el sector. Las empresas, tanto de mantenedores, instaladores como de consumidores suelen agruparse en asociaciones que representen tanto sus intereses económicos como sus intereses profesionales, y que además promueven la imagen y el prestigio de los sectores. La práctica totalidad de las empresas pertenecientes a los sectores anteriormente mencionados se agrupan dentro de la Confederación Española de Organizaciones del Metal en España (CONFEMETAL). La estructura sectorial de CONFEMETAL engloba casi la completa totalidad de la industria, el comercio y los servicios del metal españoles, entre los que se encuentran las industrias de los electrodomésticos, de la maquinaria y equipos de climatización, del mantenimiento e instalación de fontanería, gas, climatización y energía solar. Página 38 de 216

39 La estructura territorial de CONFEMETAL, cubre la práctica totalidad de las provincias españolas y representa aproximadamente el 95 % de la actividad y el empleo sectoriales. Dentro de la estructura sectorial de CONFEMETAL se engloban diversas asociaciones en las que se encuentran agrupadas empresas de sectores afines. Los fabricantes de equipos se asocian en dos asociaciones principales: - Asociación de Empresas de Frío y sus Tecnologías (AEFYT): representativa del sector empresarial del frío en el ámbito territorial del estado español. Las empresas asociadas son fundamentalmente pequeñas y medianas empresas, la mayoría de ellas dedicadas a la fabricación de equipos de refrigeración y aire acondicionado. - Asociación Nacional de Fabricantes de Electrodomésticos de Línea Blanca (ANFEL): que engloba a 15 empresas y que reúne a los principales productores de este tipo de aparatos eléctricos y electrónicos. Los instaladores y mantenedores de aparatos de aire acondicionado y aparatos de refrigeración, se agrupan en varias asociaciones, todas ellas pertenecientes a CONFEMETAL. - Confederación Nacional de Instaladores y mantenedores (CNI) que cuenta con más de empresas instaladores y mantenedoras. No sólo realiza instalaciones y mantenimientos de equipos de frío sino que también realizan operaciones en otros sectores. - Confederación Nacional de Asociaciones de Instaladores de Fluidos (CONAIF) que integra a 49 asociaciones provinciales y 6 federaciones de asociaciones que, en conjunto, agrupan a más de empresas instaladoras de toda España. En España es la organización empresarial de ámbito nacional más importante y representativa del sector de las instalaciones con más del 85% de las empresas instaladoras que existen en España. Otro sector en el que participan los gases refrigerantes es el sector de las grandes superficies comerciales en cuyos aparatos de refrigeración y de aire acondicionado se cargan y se descargan fluidos refrigerantes. - Los grandes comercios se asocian en la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución, ANGED, que es una organización profesional de ámbito nacional, formada por las más destacadas compañías de la distribución minorista, en sectores como alimentación, electrodomésticos, moda, bricolaje, librería, juguetería, regalo, mueble, informática y electrónica, entre otros. Incorpora a las Página 39 de 216

40 empresas más representativas de la mediana y gran distribución, que desarrollan su actividad en todo tipo de formatos comerciales. - La Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES), que engloba a supermercados que engloba al 27,7% del conjunto de los todos los formatos comerciales de alimentación organizada que hay en España. Otra asociación representativa del sector es la Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración, ATECYR, que en este caso no se encuentra asociada a CONFEMETAL. Se encarga del estudio de la problemática y de la ordenación, reglamentación, y protección de las técnicas de calefacción, refrigeración, ventilación y acondicionamiento de aire, frío industrial, fontanería, uso racional de la energía y aquellas otras actividades relacionadas con las mismas, considerando su particular circunstancia de especialidades en la ingeniería del medio ambiente. Además se encarga también de la creación, recopilación y divulgación de una información científica relacionada con estas tecnologías en España. Está formada por Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales e Ingenieros Industriales Técnicos además de Escuelas de Ingeniería y Universidades. Tampoco se encuentra asociada a CONFEMETAL la Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización (AFEC), que está constituida por empresarios, personas naturales o jurídicas de reconocido prestigio y solvencia, que desarrollan su negocio en el sector de la climatización, mediante la fabricación, en este territorio o en otro país miembro de la Unión Europea. El objeto de AFEC es la representación, gestión y defensa de los intereses profesionales del sector de la climatización. A nivel regional, en Canarias existen dos Asociaciones principales, la Federación Provincial de la Pequeña y Mediana Empresa del Metal y Nuevas Tecnologías de Las Palmas, FEMEPA y la Federación de Empresarios del Metal y Nuevas Tecnologías de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, FEMETE, ambas unidas forman la Confederación Regional de Empresarios del Metal de Canarias, CREM y asociadas a CONFEMETAL. Dentro de estas asociaciones se encuentran la gran mayoría de las empresas relacionadas con el sector del frío de Canarias. Concretamente FEMETE está formada por 24 asociaciones de diferentes sectores, entre las que se encuentra la Asociación Provincial Empresarial de Construcciones, Reparaciones, Instalaciones, Mantenimiento de Cámaras Frigoríficas, Ventilación y Aire Acondicionado de Santa Cruz de Tenerife (AFRIATE) y la Asociación de Gestores de Residuos de Canarias (AGERCAN). A su vez, FEMEPA cuenta actualmente con más de 1500 empresas asociadas pertenecientes a cualquier subsector del metal y nuevas tecnologías. En Canarias las industrias se asocian en la Asociación Industrial de Canarias, ASINCA, que representa al sector industrial en diversos organismos públicos y privados, participando en diferentes Comisiones Técnicas establecidas por las distintas Consejerías del Gobierno Página 40 de 216

41 Autónomo de Canarias y de las Corporaciones Insulares y Locales, para tratar asuntos que afectan al sector industrial. ASINCA es miembro de las Confederaciones de Empresarios de Canarias, CEOE y CCE. Además, parte del sector objetivo de este estudio son también aquellas empresas que no se encuentren agrupadas en ninguna asociación y que también participan en las actividades en las que están implicados los gases refrigerantes. Además del sector del frío y del aire acondicionado, tal y como se ha mencionado con anterioridad en el apartado en el que se describían los usos de los gases refrigerantes, existen otras aplicaciones de este tipo de sustancias, aunque en menor medida, como pueden ser los sistemas de protección contra-incendios, los medicamentos que se presentan como aerosoles y los disolventes Marco regulatorio MARCO REGULATORIO EUROPEO. La normativa comunitaria que se le aplica a este tipo de gases y a los aparatos o sistemas que los contienen es la que se enumera a continuación. - Reglamento (CE) nº 2150/2002 de 25 de noviembre de 2002 relativo a las estadísticas sobre residuos. - Reglamento (CE) nº 842/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo de 17 de mayo de 2006 sobre determinados gases fluorados de efecto invernadero. - Reglamento (CE) nº 1494/2007 de 17 de diciembre de 2007 por el que se establecen, de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (CE) no 842/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, la forma de etiquetado y los requisitos adicionales de etiquetado de los productos y aparatos que contengan determinados gases fluorados de efecto invernadero. - Reglamento (CE) nº 1497/2007 de 18 de diciembre de 2007 por el que se establecen, de conformidad con el Reglamento (CE) no 842/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, requisitos de control de fugas estándar para los sistemas fijos de protección contra incendios que contengan determinados gases fluorados de efecto invernadero. - Reglamento (CE) nº 1516/2007 de la comisión de 19 de diciembre de 2007 por el que se establecen, de conformidad con el Reglamento (CE) no 842/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, requisitos de control de fugas estándar para los equipos fijos de refrigeración, aires acondicionado y bombas de calor que contengan determinados gases fluorados de efecto invernadero Página 41 de 216

42 - Reglamento (CE) nº 303/2008 de la Comisión de 2 de abril de 2008, por el que se establecen, de conformidad con el Reglamento (CE) no 842/2006 del Parlamento los requisitos mínimos y las condiciones de reconocimiento mutuo de la certificación de empresas y personal en lo que se refiere a los equipos fijos de refrigeración, aire acondicionado y bombas de calor que contengan determinados gases fluorados de efecto invernadero. - Reglamento (CE) nº 304/2008 de la comisión de 2 de abril de 2008 por el que se establecen, de conformidad con el Reglamento (CE) no 842/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, los requisitos mínimos y las condiciones del reconocimiento mutuo de la certificación de las empresas y el personal en lo relativo a los sistemas fijos de protección contra incendios y los extintores que contengan determinados gases fluorados de efecto invernadero. - Reglamento (CE) 305/2008 de 2 de abril de 2008 por el que se establecen, de conformidad con el Reglamento (CE) no 842/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, los requisitos mínimos y las condiciones del reconocimiento mutuo de la certificación del personal que recupere determinados gases fluorados de efecto invernadero de los equipos de conmutación de alta tensión. - Reglamento (CE) 307/2008, derivado del anterior y por el que se establecen los requisitos mínimos y las condiciones de reconocimiento mutuo de los certificados de formación del personal en lo que respecta a los sistemas de aire acondicionado de ciertos vehículos de motor que contengan determinados gases fluorados de efecto invernadero. - Reglamento (CE) nº 1005/2009, de 16 de septiembre de 2009, del Parlamento y del Consejo, sobre las sustancias que agotan la capa de ozono. - Reglamento 744/2010 (CE) de 18 de agosto de 2010 de 18 de agosto de 2010 que modifica, por lo que respecta a los usos críticos de los halones, el Reglamento (CE) nº 1005/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo sobre las sustancias que agotan la capa de ozono. - Reglamento 182/2011 (CE) de 16 de febrero de 2011 por el que se establecen las normas y los principios generales relativos a las modalidades de control por parte de los Estados miembros del ejercicio de las competencias de ejecución por la Comisión. - Directiva 2002/95/CE, de 27 de enero de 2003, del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre restricciones a la utilización de determinadas sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y electrónicos. - Directiva 2002/96/CE, de 27 de enero de 2003, del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Página 42 de 216

43 - Directiva 2006/40/CE, de 17 de mayo de 2006 del Parlamento Europeo y del consejo relativa a las emisiones procedentes de sistemas de aire acondicionado en vehículos de motor y por la que se modifica la Directiva 70/156/CEE del Consejo. - Directiva 2008/98/CE, de 19 de noviembre de 2008, sobre los residuos y por la que se derogan determinadas Directivas. - Decisión 94/3/CE de la Comisión, de 20 de diciembre de 1993, por la que se establece una lista de residuos de conformidad con la letra a) del artículo 1 de la Directiva 75/442/CEE del Consejo relativa a los residuos. - Decisión 2000/532/CE de la Comisión, de 3 de mayo de 2000, que sustituye a la Decisión 94/3/CE por la que se establece una lista de residuos de conformidad con la letra a) del artículo 1 de la Directiva 75/442/CEE del Consejo relativa a los residuos y a la Decisión 94/904/CE del Consejo por la que se establece una lista de residuos peligrosos en virtud del apartado 4 del artículo 1 de la Directiva 91/689/CEE del Consejo relativa a los residuos peligrosos. La normativa europea se basa en varios reglamentos referentes a la prohibición de utilizar hidroflurorocarburos con altos potenciales de calentamiento atmosférico. Esta normativa ataca el problema medioambiental que suponen estos gases desde dos frentes, mediante la Directiva MAC (MAC Directive, Directiva 2006/40 CE) en los sistemas móviles de aire acondicionado utilizados en los vehículos de motor, y mediante la Regulación de los Gases fluorados de efecto invernadero (F-Gases) que regula las demás aplicaciones que tienen los gases fluorados. La Directiva MAC prohíbe el uso de gases fluorados de efecto invernadero con potenciales de calentamiento atmosférico superiores a 150 para introducirlos en los nuevos tipos de coches y furgonetas vendidas a partir de 2011 y en todos los automóviles nuevos y camionetas producidos a partir de El Reglamento número 842/2006 de gases fluorados sigue dos vías de actuación: - La mejora de la prevención de fugas de los aparatos que contengan gases fluorados. Las medidas comprenden: la contención de los gases y la recuperación adecuada de los equipos, la formación y certificación del personal y de las empresas que manejan estos gases; etiquetado de los aparatos que contengan gases fluorados; informe sobre las importaciones, las exportaciones y la producción de los gases fluorados. - Evitar los gases fluorados en algunas aplicaciones donde las alternativas ambientalmente superiores sean rentables. Las medidas incluyen restricciones a la comercialización y uso de determinados productos y aparatos que contengan gases fluorados. Página 43 de 216

44 Tanto la Directiva de MAC como el Reglamento sobre gases fluorados se adoptaron en Conforme a los Reglamentos número CE 1005/2009 y CE 842/2006 se han establecido unos plazos para la desaparición de los clorofluorocarburos y los hidroclorofluorocarburos. Un breve esquema de estos plazos es el que se muestra a continuación: Año/Periodo Acuerdo y firma del Protocolo de Montreal Reducción de la producción de CFC Prohibición de la fabricación de CFC Reemplazo de CFC por HCFC o HFC Reemplazo de HCFC por HFC. Reducción de la producción de HCFC. Reemplazo de HCFC por HFC. Reducción de la producción de HCFC Prohibición de la fabricación de HCFC Reemplazo de los HFC con alto PCA por HFC con bajos PCA Prohibición del uso de HCFC. Tabla 1.4. Plazos establecidos por la normativa para la regulación de las sustancias perjudiciales para la capa de ozono. Tal y como se muestra en la tabla, a partir del 1 de enero del año 1995 quedó prohibida la producción y la utilización de clorofluorocarburos. Y, a partir del 1 de enero de 2010 quedó prohibida la fabricación de HCFC, y el 1 de enero de 2015 quedará prohibido su uso. Estas prohibiciones no sólo afectan a los compuestos puros sino también los preparados en los que intervengan, lo que significa que en 2015 todos los refrigerantes que se empleen en la fabricación de equipos nuevos, han de ser hidrofluorocarburos (HFC), y poco a poco habrá que ir sustituyendo en los equipos existentes, cuando requieran recarga, los refrigerantes antiguos por refrigerantes que no agoten la capa de ozono. Página 44 de 216

45 MARCO REGULATORIO ESTATAL. La normativa estatal que se aplica es la siguiente. - Ley 20/1986, de 14 de mayo, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos. - Ley 21/1992, de 16 de julio, de Industria. - Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales. - Ley 16/2002, de 1 de julio, de Prevención y Control Integrados de la Contaminación. - Ley 26/2007, de 23 de octubre, de Responsabilidad Medioambiental - Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera. - Ley 22/2011, de 29 de julio de 2011 de residuos y suelos contaminados - Ley 16/2013, de 29 de octubre, por la que se establecen determinadas medidas en materia de fiscalidad medioambiental y se adoptan otras medidas tributarias y financieras. - Real Decreto 833/1988, de 20 de julio, por el que se aprueba el reglamento para la ejecución de la Ley 20/1986, Básica de Residuos de Residuos Tóxicos y Peligrosos. - Real Decreto 952/1997, de 20 de junio, por el que se modifica el Reglamento para la ejecución de la Ley 20/1986, de 14 de mayo, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos, aprobado mediante Real Decreto 833/1988, de 20 de julio. - Real Decreto 363/1995, de 10 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento sobre notificación de sustancias nuevas y clasificación, envasado y etiquetado de sustancias peligrosas. - Real Decreto 665/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes cancerígenos durante el trabajo. - Real Decreto 1254/1999, de 16 de julio, por el que se aprueban medidas de control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas. - Real Decreto 374/2001, de 6 de abril, sobre la protección de la salud y seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con los agentes químicos durante el trabajo. - Real Decreto 117/2003, de 31 de enero, sobre limitación de emisiones de compuestos orgánicos volátiles debidas al uso de disolventes en determinadas actividades. - Real Decreto 208/2005, de 25 de febrero, de aparatos eléctricos y electrónicos y la gestión de sus residuos. Página 45 de 216

46 - Real Decreto 681/2003, de 12 de junio, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores expuestos a los riesgos derivados de atmósferas explosivas en el lugar de trabajo. - Real Decreto 367/2010, de 26 de marzo, de modificación de diversos reglamentos del área de medio ambiente para su adaptación a la Ley 17/2009, de 23 de noviembre, sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio, y a la Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley de libre acceso a actividades de servicios y su ejercicio. - Real Decreto 795/2010, de 16 de junio, por el que se regula la comercialización y manipulación de gases fluorados y equipos basados en los mismos, así como la certificación de los profesionales que los utilizan. - Real Decreto 100/2011 de 28 de enero, por el que se actualiza el catálogo de actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera y se establecen las disposiciones básicas para su aplicación. - Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del - aire. - Real Decreto 138/2011, de 4 de febrero, por el que se aprueban el Reglamento de seguridad para instalaciones frigoríficas y sus instrucciones técnicas complementarias. - Real Decreto 1042/2013, de 27 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero, y por el que se modifican el Reglamento del Procedimiento para el ejercicio de la potestad sancionadora, aprobado por el Real Decreto 1398/1993, de 4 de agosto, el Reglamento del Impuesto sobre Sociedades, aprobado por el Real Decreto 1777/2004, de 30 de julio, el Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo, y el Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido, aprobado por el Real Decreto 1624/1992, de 29 de diciembre. - Resolución de 30 de septiembre de 2013, de la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, por la que se amplía la relación de refrigerantes autorizados por el Reglamento de seguridad para instalaciones frigoríficas. - Resolución de 28 de enero de 2014, del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, por la que se aprueba el modelo de tarjeta de inscripción en el registro territorial del Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero. - Resolución de 11 de marzo de 2014, de la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, por la que se amplía y modifica la relación de Página 46 de 216

47 refrigerantes autorizados por el Reglamento de seguridad para instalaciones frigoríficas. - Orden MAM/304/2002, de 8 de febrero, por la que se publican las operaciones de valorización y eliminación de residuos y la lista europea de residuos LEY 16/2002, DE 1 DE JULIO, DE PREVENCIÓN Y CONTROL INTEGRADOS DE LA CONTAMINACIÓN. Esta Ley tiene por objeto evitar o, cuando ello no sea posible, reducir y controlar la contaminación de la atmósfera, del agua y del suelo, mediante el establecimiento de un sistema de prevención y control integrados de la contaminación, con el fin de alcanzar una elevada protección del medio ambiente en su conjunto. Esta Ley será aplicable a las instalaciones de titularidad pública o privada en las que se desarrolle alguna de las actividades industriales incluidas en las categorías enumeradas en el anejo 1 de esta Ley, con excepción de las instalaciones o partes de las mismas utilizadas para la investigación, desarrollo y experimentación de nuevos productos y procesos. Se establecen, en esta Ley una serie de definiciones entre las que se encuentran: «Autorización ambiental integrada»: es la resolución del órgano competente de la Comunidad Autónoma en la que se ubique la instalación, por la que se permite, a los solos efectos de la protección del medio ambiente y de la salud de las personas, explotar la totalidad o parte de una instalación, bajo determinadas condiciones destinadas a garantizar que la misma cumple el objeto y las disposiciones de esta Ley. Tal autorización podrá ser válida para una o más instalaciones o partes de instalaciones que tengan la misma ubicación y sean explotadas por el mismo titular. «Emisión»: la expulsión a la atmósfera, al agua o al suelo de sustancias, vibraciones, calor o ruido procedentes de forma directa o indirecta de fuentes puntuales o difusas de la instalación. «Valores límite de emisión»: la masa o la energía expresada en relación con determinados parámetros específicos, la concentración o el nivel de una emisión, cuyo valor no debe superarse dentro de uno o varios períodos determinados. Los valores límite de emisión de las sustancias se aplicarán generalmente en el punto en que las emisiones salgan de la instalación y en su determinación no se tendrá en cuenta una posible dilución. En lo que se refiere a los vertidos indirectos al agua, y sin perjuicio de la normativa relativa a la contaminación causada por determinadas sustancias peligrosas vertidas en el medio acuático, podrá tenerse en cuenta el efecto de una estación de depuración en el Página 47 de 216

48 momento de determinar los valores límite de emisión de la instalación, siempre y cuando se alcance un nivel equivalente de protección del medio ambiente en su conjunto y ello no conduzca a cargas contaminantes más elevadas en el entorno. En el Artículo 4. Principios informadores de la autorización ambiental integrada se establece que, al otorgar la autorización ambiental integrada, el órgano competente deberá tener en cuenta que en el funcionamiento de las instalaciones: a) Se adopten las medidas adecuadas para prevenir la contaminación, particularmente mediante la aplicación de las mejores técnicas disponibles. b) Se evite la producción de residuos o, si esto no fuera posible, se gestionen mediante procedimientos de valorización, preferentemente mediante reciclado o reutilización. En el supuesto de que tampoco fuera factible la aplicación de dichos procedimientos, por razones técnicas o económicas, los residuos se eliminarán de forma que se evite o reduzca al máximo su repercusión en el medio ambiente, de acuerdo con la normativa aplicable en la materia. c) Se utilice la energía, el agua, las materias primas y otros recursos de manera eficiente. d) Se adopten las medidas necesarias para prevenir los accidentes graves y limitar sus consecuencias sobre la salud de las personas y el medio ambiente, de acuerdo con la normativa aplicable. e) Se establezcan las medidas necesarias para evitar cualquier riesgo de contaminación cuando cese la explotación de la instalación y para que el lugar donde se ubique quede en un estado satisfactorio de acuerdo con la normativa aplicable. En su Artículo 5. Obligaciones de los titulares de las instalaciones, se establece que los titulares de las instalaciones en donde se desarrolle alguna de las actividades industriales incluidas en el ámbito de aplicación de esta Ley deberán: a) Disponer de la autorización ambiental integrada y cumplir las condiciones establecidas en la misma. b) Cumplir las obligaciones de control y suministro de información prevista por la legislación sectorial aplicable y por la propia autorización ambiental integrada. c) Comunicar al órgano competente para otorgar la autorización ambiental integrada cualquier modificación, sustancial o no, que se proponga realizar en la instalación. d) Comunicar al órgano competente para otorgar la autorización ambiental integrada la transmisión de su titularidad. Página 48 de 216

49 e) Informar inmediatamente al órgano competente para otorgar la autorización ambiental integrada de cualquier incidente o accidente que pueda afectar al medio ambiente. f) Prestar la asistencia y colaboración necesarias a quienes realicen las actuaciones de vigilancia, inspección y control. g) Cumplir cualesquiera otras obligaciones establecidas en esta Ley y demás disposiciones que sean de aplicación. Según lo establecido en el Artículo 7. Valores límite de emisión y medidas técnicas equivalentes: Para la determinación en la autorización ambiental integrada de los valores límite de emisión, se deberá tener en cuenta: a) La información suministrada por la Administración General del Estado sobre las mejores técnicas disponibles, sin prescribir la utilización de una técnica o tecnología específica. b) Las características técnicas de las instalaciones en donde se desarrolle alguna de las actividades industriales enumeradas en el anejo 1 de esta Ley, su implantación geográfica y las condiciones locales del medio ambiente. c) La naturaleza de las emisiones y su potencial traslado de un medio a otro. d) Los planes nacionales aprobados, en su caso, para dar cumplimiento a compromisos establecidos en la normativa comunitaria o en tratados internacionales suscritos por el Estado español o por la Unión Europea. e) La incidencia de las emisiones en la salud humana potencialmente afectada y en las condiciones generales de la sanidad animal. f) Los valores límite de emisión fijados, en su caso, por la normativa en vigor en la fecha de la autorización. El Gobierno, sin perjuicio de las normas adicionales de protección que dicten las Comunidades Autónomas, podrá establecer valores límite de emisión para las sustancias contaminantes, en particular para las enumeradas en el anejo 3, y para las actividades industriales incluidas en el ámbito de aplicación de esta Ley. Mientras no se fijen tales valores deberán cumplirse, como mínimo, los establecidos en las normas enumeradas en el anejo 2 y, en su caso, en las normas adicionales de protección dictadas por las Comunidades Autónomas. En el Artículo 8. Información, comunicación y acceso a la información, se establece que, la Administración General del Estado suministrará a las Comunidades Autónomas la información que obre en su poder sobre las mejores técnicas disponibles, sus Página 49 de 216

50 prescripciones de control y su evolución y, en su caso, elaborará guías sectoriales sobre las mismas y su aplicación para la determinación de los valores límite de emisión. El Artículo 9. Instalaciones sometidas a la autorización ambiental integrada, dicta que se somete a autorización ambiental integrada la construcción, montaje, explotación o traslado, así como la modificación sustancial, de las instalaciones en las que se desarrollen alguna de las actividades incluidas en el anejo 1. En su Artículo 11 se expone la finalidad de la autorización ambiental integrada, que es: a) Establecer todas aquellas condiciones que garanticen el cumplimiento del objeto de esta Ley por parte de las instalaciones sometidas a la misma, a través de un procedimiento que asegure la coordinación de las distintas Administraciones públicas que deben intervenir en la concesión de dicha autorización para agilizar trámites y reducir las cargas administrativas de los particulares. b) Disponer de un sistema de prevención y control de la contaminación, que integre en un solo acto de intervención administrativa todas las autorizaciones ambientales existentes en materia de producción y gestión de residuos, incluidas las de incineración de residuos municipales y peligrosos y, en su caso, las de vertido de residuos; de vertidos a las aguas continentales, incluidos los vertidos al sistema integral de saneamiento, y de vertidos desde tierra al mar, así como las determinaciones de carácter ambiental en materia de contaminación atmosférica, incluidas las referentes a los compuestos orgánicos volátiles. La autorización ambiental integrada se otorgará sin perjuicio de las autorizaciones o concesiones que deban exigirse para la ocupación o utilización del dominio público, de conformidad con lo establecido en la Ley de Aguas, texto refundido aprobado mediante Real Decreto legislativo 1/2001, de 20 de julio, y en la Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas, y demás normativa que resulte de aplicación. Se exceptúan de lo establecido en este apartado, las autorizaciones de vertidos a las aguas continentales y al dominio público marítimo terrestre, desde tierra al mar, que se incluyen en la autorización ambiental integrada, de acuerdo con esta Ley. Las Comunidades Autónomas dispondrán lo necesario para posibilitar la inclusión en el procedimiento de otorgamiento de la autorización ambiental integrada, de las siguientes actuaciones: a) Las actuaciones en materia de evaluación de impacto ambiental, u otras figuras de evaluación ambiental previstas en la normativa autonómica, cuando así sea exigible y la competencia para ello sea de la Comunidad Autónoma. Página 50 de 216

51 b) Las actuaciones de los órganos que, en su caso, deban intervenir en virtud de lo establecido en el Real Decreto 1254/1999, de 16 de julio, sobre medidas de control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas. c) Aquellas otras actuaciones que estén previstas en su normativa autonómica ambiental. En el Artículo 30. Control e inspección, se establece que: Las Comunidades Autónomas serán las competentes para adoptar las medidas de control e inspección necesarias para garantizar el cumplimiento de esta Ley, sin perjuicio de la competencia estatal en esta materia respecto de los vertidos a cuencas intercomunitarias. Los resultados de las actuaciones de control e inspección deberán ponerse a disposición del público, sin más limitaciones que las establecidas en la legislación sobre el derecho de acceso a la información en materia de medio ambiente. Según el Artículo 31. Infracciones, sin perjuicio de las infracciones que, en su caso, establezca la legislación sectorial y de las que puedan establecer las Comunidades Autónomas, las infracciones en materia de prevención y control integrados de la contaminación se clasifican en muy graves, graves y leves. Posteriormente en el Artículo 32. Sanciones, se establecen las sanciones aplicables a quienes hayan cometido infracciones. En el anejo 3 de esta se incluye una lista con los contaminantes regulados por esta Ley 16/2002, clasificados según el medio en el que se pueden encontrar. Atmósfera: 1. Óxido de azufre y otros compuestos de azufre. 2. Óxido de nitrógeno y otros compuestos de nitrógeno. 3. Monóxido de carbono. 4. Compuestos orgánicos volátiles. 5. Metales y sus compuestos. 6. Polvos. 7. Amianto (partículas en suspensión, fibras). 8. Flúor y sus compuestos. 9. Arsénico y sus compuestos. 10. Cianuros. Página 51 de 216

52 Agua: 11. Sustancias y preparados respecto de los cuales se haya demostrado que poseen propiedades cancerígenas, mutágenas o puedan afectar a la reproducción a través del aire. 12. Policlorodibenzodioxina y policlorodibenzofuranos. 1. Compuestos organohalogenados y sustancias que puedan dar origen a compuestos de esta clase en el medio acuático. 2. Compuestos organofosforados. 3. Compuestos organoestánnicos. 4. Sustancias y preparados cuyas propiedades cancerígenas, mutágenas o que puedan afectar a la reproducción en el medio acuático o vía el medio acuático estén demostradas. 5. Hidrocarburos persistentes y sustancias orgánicas tóxicas persistentes y bioacumulables. 6. Cianuros. 7. Metales y sus compuestos. 8. Arsénico y sus compuestos. 9. Biocidas y productos fitosanitarios. 10. Materias en suspensión. 11. Sustancias que contribuyen a la eutrofización (en particular nitratos y fosfatos). 12. Sustancias que ejercen una influencia desfavorable sobre el balance de oxígeno (y computables mediante parámetros tales como DBO, DQO) LEY 34/2007, DE 15 DE NOVIEMBRE, DE CALIDAD DEL AIRE Y PROTECCIÓN DE LA ATMÓSFERA. Esta ley tiene por objeto establecer las bases en materia de prevención, vigilancia y reducción de la contaminación atmosférica con el fin de evitar y cuando esto no sea posible, aminorar los daños que de ésta puedan derivarse para las personas, el medio ambiente y demás bienes de cualquier naturaleza. Están sujetas a las prescripciones de esta ley todas las fuentes de los contaminantes relacionados en el anexo I de esta Ley correspondientes a las actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera enumeradas en el anexo IV de la Ley ya sean de titularidad pública o privada. Quedan excluidos del ámbito de aplicación de esta ley y se regirán por su normativa específica: a) Los ruidos y vibraciones. Página 52 de 216

53 b) Las radiaciones ionizantes y no ionizantes. c) Los contaminantes biológicos. Quedan excluidas, asimismo, del ámbito de aplicación de esta Ley las medidas de control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas y las actividades correspondientes de protección de personas y bienes, que se regirán por la normativa específica de protección civil. Esta Ley establece una serie de definiciones entre las que se encuentran: «Contaminación atmosférica»: La presencia en la atmósfera de materias, sustancias o formas de energía que impliquen molestia grave, riesgo o daño para la seguridad o la salud de las personas, el medio ambiente y demás bienes de cualquier naturaleza. «Emisión»: Descarga a la atmósfera continua o discontinua de materias, sustancias o formas de energía procedentes, directa o indirectamente, de cualquier fuente susceptible de producir contaminación atmosférica. «Nivel de contaminación»: Cantidad de un contaminante en el aire o su depósito en superficies con referencia a un periodo de tiempo determinado. «PM10»: Partículas que pasan a través del cabezal de muestreo definido en la norma EN 12341, con un rendimiento de separación del 50% para un diámetro aerodinámico de 10 μm. «PM2,5»: Partículas que pasan a través del cabezal de muestreo definido en la norma EN 14907, con un rendimiento de separación del 50% para un diámetro aerodinámico de 2,5 μm. «Umbral de alerta»: Nivel a partir del cual una exposición de breve duración supone un riesgo para la salud humana que afecta al conjunto de la población y que requiere la adopción de medidas inmediatas. «Umbral de información»: Nivel a partir del cual una exposición de breve duración supone un riesgo para la salud de los sectores especialmente vulnerables de la población y que requiere el suministro de información inmediata y apropiada. «Valor límite de emisión»: Cuantía de uno o más contaminantes en emisión que no debe sobrepasarse dentro de uno o varios períodos y condiciones determinados, con el fin de prevenir o reducir los efectos de la contaminación atmosférica. En su Artículo 4. Principios Rectores establece que: Página 53 de 216

54 La aplicación de esta ley se basará en los principios de cautela y acción preventiva, de corrección de la contaminación en la fuente misma y de quien contamina paga. Dentro de sus respectivas competencias, los poderes públicos adoptarán cuantas medidas sean necesarias para alcanzar y mantener un nivel de protección elevado de las personas y del medio ambiente. Por su parte, los particulares se esforzarán en contribuir a evitar y reducir la contaminación atmosférica. En la aplicación y desarrollo de esta ley se promoverá la integración de las consideraciones relativas a la protección de la atmósfera en las distintas políticas sectoriales como una variable clave para conseguir un desarrollo sostenible. Con miras a lograr un desarrollo sostenible en materia de calidad del aire y protección de la atmósfera, se promocionarán y difundirán las modalidades más eficaces para el desarrollo, la aplicación y la difusión de tecnologías, conocimientos especializados, prácticas y procesos ecológicamente racionales en lo relativo a la protección de la atmósfera y se adoptarán las medidas necesarias para promover, facilitar y apoyar, según corresponda, el acceso a esos recursos. En su Artículo 5. Competencias de las Administraciones Públicas establece que corresponde a la Administración General del Estado las siguientes actuaciones: a) Actualizar, con la participación de las comunidades autónomas, la relación de contaminantes y el catálogo de actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera. b) Definir y establecer, con la participación de las comunidades autónomas, los objetivos de calidad del aire, los umbrales de alerta y de información y los valores límite de emisión, sin perjuicio de los valores límite de emisión que puedan establecer las comunidades autónomas en aplicación de la Ley 16/2002 de 1 de julio, de prevención y control integrados de la contaminación. c) Definir, con la participación de las comunidades autónomas, los requisitos mínimos a los que deben ajustarse las estaciones, redes, métodos y otros sistemas de evaluación de la calidad del aire. d) Definir con la participación de las comunidades autónomas las metodologías para estimar las fuentes naturales y los procedimientos para conocer su incidencia en los valores registrados de ciertos contaminantes. e) Elaborar, con la participación de las comunidades autónomas, y aprobar los planes y programas de ámbito estatal necesarios para cumplir la normativa comunitaria y los compromisos que se deriven de los acuerdos internacionales sobre contaminación atmosférica transfronteriza. Página 54 de 216

55 f) Elaborar y actualizar periódicamente los inventarios españoles de emisiones. Realizar la evaluación, el seguimiento y la recopilación de la información técnica sobre la contaminación de fondo para el cumplimiento de las obligaciones derivadas de convenios u otro tipo de compromisos internacionales sobre contaminación transfronteriza. La información obtenida se integrará en el sistema español de información, vigilancia y prevención de la contaminación atmosférica y será facilitada periódicamente a las comunidades autónomas. g) Coordinar el sistema español de información, vigilancia y prevención de la contaminación atmosférica. h) Coordinar, con el fin de lograr la coherencia de las actuaciones de las administraciones públicas afectadas, la adopción de las medidas necesarias para afrontar situaciones adversas relacionadas con la protección de la atmósfera o relativas a la calidad del aire, cuya dimensión exceda el territorio de una comunidad autónoma. Las comunidades autónomas, en el ejercicio de sus competencias, evaluarán la calidad del aire, podrán establecer objetivos de calidad del aire y valores límite de emisión más estrictos que los que establezca la Administración General del Estado, adoptarán planes y programas para la mejora de la calidad del aire y el cumplimiento de los objetivos de calidad en su ámbito territorial, adoptarán las medidas de control e inspección necesarias para garantizar el cumplimiento de esta ley, y ejercerán la potestad sancionadora. Corresponde a las entidades locales ejercer aquellas competencias en materia de calidad del aire y protección de la atmósfera que tengan atribuidas en el ámbito de su legislación específica, así como aquellas otras que les sean atribuidas en el marco de la legislación básica del Estado y de la legislación de las comunidades autónomas en esta materia. En su Artículo 7. Obligaciones de los titulares de instalaciones donde se desarrollen actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera se establece que: Sin perjuicio de aquellas otras obligaciones que puedan establecer las comunidades autónomas, los titulares de instalaciones donde se desarrollen actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera recogidas en el catálogo que figura en el anexo IV de la Ley a la que hace referencia este apartado, deberán: a) Cumplir las obligaciones que se deriven de lo dispuesto de esta Ley. b) Respetar los valores límite de emisión en los casos en los que reglamentariamente estén establecidos. c) Poner en conocimiento inmediato de la comunidad autónoma competente y adoptar, sin demora y sin necesidad de requerimiento alguno, las medidas preventivas necesarias cuando exista una amenaza inminente de daño Página 55 de 216

56 significativo por contaminación atmosférica procedente de la instalación del titular. d) Adoptar sin demora y sin necesidad de requerimiento alguno y poner en conocimiento inmediato de la comunidad autónoma competente, las medidas de evitación de nuevos daños cuando se haya causado una contaminación atmosférica en la instalación del titular que haya producido un daño para la seguridad o la salud de las personas y para el medio ambiente. e) Cumplir los requisitos técnicos que le sean de aplicación conforme establezca la normativa y, en todo caso, salvaguardando la salud humana y el medio ambiente. f) Cumplir las medidas contenidas en los planes y programas de ámbito estatal. g) Realizar controles de sus emisiones y, cuando corresponda, de la calidad del aire, en la forma y periodicidad prevista en la normativa aplicable. h) Facilitar la información que les sea solicitada por las Administraciones públicas en el ámbito de sus competencias. i) Facilitar los actos de inspección y de comprobación que lleve a cabo la comunidad autónoma competente, en los términos y con las garantías que establezca la legislación vigente. Los titulares de instalaciones donde se desarrollen actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera recogidas en los grupos A y B del anexo IV de esta ley deberán cumplir además, con las siguientes obligaciones: a) Notificar al órgano competente que determine la comunidad autónoma la transmisión, cese o clausura de las actividades e instalaciones. b) En los casos en los que reglamentariamente se haya fijado la obligación de contar con estaciones de medida de los niveles de contaminación, integrar dichas estaciones en las redes de las comunidades autónomas. c) Mantener un registro de los controles de emisiones y niveles de contaminación, y someterse a las inspecciones regulares relativas a los mismos, en los casos y términos en los que esté previsto en la normativa aplicable. En su Artículo 8. Información al público se establece que las Administraciones públicas, en el ámbito de sus competencias, tomarán cuantas medidas sean necesarias para garantizar que el público en general y las entidades interesadas tales como las organizaciones ecologistas, empresariales, de consumidores y sanitarias, reciban información adecuada y oportuna acerca de la calidad del aire, de los indicadores ambientales elaborados por el Ministerio de Medio Ambiente, y de los planes y programas para la protección de la atmósfera y para minimizar los efectos negativos de la contaminación atmosférica. Esta información se suministrará de forma Página 56 de 216

57 clara y comprensible a través de medios de difusión fácilmente accesibles, incluido Internet. Esta información incluirá obligatoriamente: - La situación de la calidad del aire en relación con los objetivos de calidad vigentes para cada contaminante. - Información periódica sobre la contaminación de fondo. - En caso de que para determinados contaminantes se establezcan descuentos debidos a emisiones de fuentes naturales para el cálculo respecto del incumplimiento de objetivos de calidad se informará adecuadamente de la metodología seguida y de la justificación para la aplicación de tales descuentos. - La información sobre la calidad del aire que España remite anualmente a la Comisión Europea en cumplimiento de las obligaciones previstas en la normativa comunitaria en materia de calidad del aire. Las Administraciones públicas también harán públicos por los medios señalados los estudios sobre calidad del aire y salud que se encarguen en el ámbito de sus competencias. Las comunidades autónomas informarán periódicamente a la población del nivel de contaminación y, de manera específica, cuando se sobrepasen los objetivos de calidad del aire. En los supuestos en que se sobrepasen los umbrales de información y alerta previstos reglamentariamente, la comunidad autónoma afectada informará también a los órganos competentes en cada caso en materia sanitaria, de medio ambiente y de protección civil conforme a los planes de acción y protocolos establecidos en el marco de protección civil. Los municipios con población superior a habitantes y los que formen parte de una aglomeración, de acuerdo con la definición de esta ley, dispondrán de datos para informar a la población sobre los niveles de contaminación y la calidad del aire. Respecto a la evaluación y la gestión de la calidad del aire en su Artículo 9. Contaminantes atmosféricos y objetivos de calidad del aire se establece lo siguiente: El Gobierno, con la participación de las comunidades autónomas, con el fin de prevenir o reducir la contaminación atmosférica y sus efectos, revisará al menos cada cinco años la relación de contaminantes que figura en el anexo I de esta Ley y en su caso la actualizará tomando en consideración las directrices relacionadas en el anexo II y definirá y establecerá, conforme a los factores que figuran en el anexo III, los objetivos de calidad del aire así como las condiciones y plazos para alcanzarlos. Las Administraciones públicas, en el ámbito de sus competencias, adoptarán las medidas necesarias para mantener y, en su caso, mejorar la calidad del aire y cumplir los objetivos que se establezcan, de conformidad con lo establecido en esta ley. Cuando se sobrepasen los objetivos de calidad del aire o exista un riesgo de que esto ocurra, la comunidad autónoma competente adoptará las medidas adecuadas para evitar o mitigar la contaminación. Página 57 de 216

58 Las administraciones públicas, en el ámbito de sus competencias, estarán obligadas a velar por que la calidad del aire se mantenga dentro de los límites legales establecidos. Los ciudadanos y las organizaciones sociales que velen por la salud y la preservación del medio ambiente podrán demandarlo con los instrumentos legales que prevé el ordenamiento jurídico español. Respecto a la prevención y el control de las emisiones el Artículo 12. Control de las emisiones establece que: El Gobierno, con la participación de las comunidades autónomas, podrá establecer mediante real decreto valores límite de emisión para los contaminantes, en particular para los enumerados en el anexo I de esta Ley y para las actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera enumeradas en el anexo IV de esta ley. El Gobierno, con la participación de las comunidades autónomas, podrá establecer mediante real decreto obligaciones específicas para la fabricación, importación, adquisición intracomunitaria, transporte, distribución, puesta en el mercado o utilización y gestión durante su ciclo de vida de aquellos productos que puedan generar contaminación atmosférica. Las Administraciones públicas, en el ámbito de sus competencias, velarán para que se adopten las medidas necesarias y las prácticas adecuadas en las actividades e instalaciones, que permitan evitar o reducir la contaminación atmosférica aplicando, en la medida de lo posible, las mejores técnicas disponibles y empleando los combustibles menos contaminantes. Asimismo las entidades privadas y los particulares se esforzarán en el ejercicio de sus actividades cotidianas, en contribuir a la reducción de los contaminantes de la atmósfera. Las actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera, se recogen en el anexo IV de esta Ley y en el Artículo 13. Actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera, se establece que el Gobierno con la participación de las comunidades autónomas revisará, al menos cada cinco años, el anexo IV y, en su caso, lo actualizará. En el Capítulo IV Planificación, en su Artículo 16. Planes y programas para la protección de la atmósfera y para minimizar los efectos negativos de la contaminación atmosférica se establece que el Gobierno, en el ámbito de sus competencias, a fin de cumplir la normativa comunitaria y los compromisos que se deriven de los acuerdos internacionales de los que España sea parte, aprobará los planes y programas de ámbito estatal que sean necesarios para prevenir y reducir la contaminación atmosférica y sus efectos transfronterizos, así como para minimizar sus impactos negativos. Estos planes y programas fijarán objetivos específicos, las medidas necesarias para la consecución de los mismos y el procedimiento para su revisión, y serán elaborados y actualizados con la participación de las comunidades autónomas. Podrán incluir además actuaciones para fomentar la investigación, el desarrollo y la innovación, así como el intercambio de información, la cooperación institucional y la cooperación internacional. Página 58 de 216

59 Las comunidades autónomas, en los plazos reglamentariamente establecidos, adoptarán como mínimo los siguientes planes y programas para la mejora de la calidad del aire y el cumplimiento de los objetivos de calidad del aire en su ámbito territorial, así como para minimizar o evitar los impactos negativos de la contaminación atmosférica: a) De mejora de la calidad del aire para alcanzar los objetivos de calidad del aire en los plazos fijados, en las zonas en las que los niveles de uno o más contaminantes regulados superen dichos objetivos. En estos planes se identificarán las fuentes de emisión responsables de los objetivos de calidad, se fijarán objetivos cuantificados de reducción de niveles de contaminación para cumplir la legislación vigente, se indicarán las medidas o proyectos de mejora, calendario de aplicación, estimación de la mejora de la calidad del aire que se espera conseguir y del plazo previsto para alcanzar los objetivos de calidad. b) De acción a corto plazo en los que se determinen medidas inmediatas y a corto plazo para las zonas y supuestos en que exista riesgo de superación de los objetivos de calidad del aire y los umbrales de alerta. Según el Artículo 17. Participación pública estos planes deberán ser elaborados y modificados garantizando la participación pública, en los términos previstos en los artículos 16 y 17 de la Ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente. En su Artículo 18. Integración de la protección de la atmósfera en políticas sectoriales se establece que las Administraciones públicas, en el ámbito de sus competencias, deberán integrar las consideraciones relativas a la protección de la atmósfera en la planificación, desarrollo y ejecución de las distintas políticas sectoriales. En su Capítulo V, Instrumentos de fomento de protección de la atmósfera, y concretamente, en su Artículo 20. Acuerdos voluntarios. Se establece que: Los acuerdos voluntarios que las comunidades autónomas suscriban con los agentes económicos y particulares tendrán fuerza ejecutiva cuando su objetivo sea la reducción de la carga contaminante emitida en las condiciones más estrictas a las previstas en la legislación que sea de aplicación y, en particular, indistintamente: a) El cumplimiento de unos valores límite de emisión más estrictos que los establecidos por la legislación. b) El cumplimiento de los valores límite de emisión en un plazo inferior al que, en su caso, establezca la normativa. Los acuerdos voluntarios se publicarán en los respectivos diarios oficiales y los resultados obtenidos serán objeto de publicidad y de seguimiento periódico por las comunidades autónomas. Página 59 de 216

60 En su Artículo 21. Sistemas de gestión y auditorías ambientales, se establece que la Administración General del Estado y las comunidades autónomas, en el ámbito de sus competencias, fomentarán la implantación voluntaria de sistemas de gestión y auditorías ambientales en todos los sectores de actividad públicos y privados que sean fuentes de emisión, al objeto de promover una producción y un mercado más sostenible y contribuir así a la reducción de la contaminación atmosférica. Según el Artículo 22. Investigación, desarrollo e innovación la Administración General del Estado y las comunidades autónomas, en el ámbito de sus competencias, fomentarán e incentivarán, en su caso, la investigación, el desarrollo y la innovación para prevenir y reducir la contaminación atmosférica y sus efectos en las personas, el medio ambiente y demás bienes de cualquier naturaleza, prestando particular atención a promover: a) El conocimiento sobre los contaminantes, la contaminación atmosférica, sus causas y dinámica, así como la metodología de evaluación. b) El conocimiento sobre los efectos de la contaminación atmosférica en la salud, los sistemas naturales, sociales y económicos, su prevención y la adaptación a los mismos. c) El desarrollo de tecnologías y productos más respetuosos con el medio ambiente. d) El fomento del ahorro y la eficiencia energética y el uso racional de los recursos naturales. e) El diseño y aplicación de instrumentos jurídicos, económicos, sociales e institucionales que contribuyan a un desarrollo sostenible. La colaboración multidisciplinar en la investigación de los aspectos relativos a la interacción entre la calidad del aire y la salud de la población. En el Artículo 24. Formación y sensibilización pública. La Administración General del Estado y las comunidades autónomas, en el ámbito de sus competencias, fomentarán la formación y sensibilización del público al objeto de propiciar que los ciudadanos se esfuercen en contribuir, desde los diferentes ámbitos sociales, a la protección de la atmósfera. A tal fin prestarán especial interés a: a) El apoyo al movimiento asociativo y el fomento del voluntariado. b) La formación en los ámbitos educativos, profesionales y empresariales. c) La difusión de campañas de sensibilización pública y concienciación, tendentes al conocimiento de la calidad del aire, en general, y al impacto de la misma, de acuerdo con los hábitos y estilos de vida en particular. d) La orientación al consumidor sobre los productos energéticamente más eficientes y menos contaminantes. A tal efecto, la Administración General del Estado podrá colaborar mediante la suscripción de los oportunos convenios con las comunidades autónomas, en las actuaciones que se proyecten. Página 60 de 216

61 En el Artículo 29. Responsabilidad del Capítulo VII, Régimen sancionador, se establece que incurrirán en responsabilidad, a los efectos del presente capítulo, las personas físicas o jurídicas que realicen por acción u omisión hechos constitutivos de infracción conforme a esta ley. Además, en su Artículo 30. Tipificación de las infracciones, se establecen los tipos de infracciones y en el Artículo 31. Sanciones, las sanciones correspondientes a las infracciones que se describen en esta Ley. Las multas pueden llegar hasta los euros acompañadas de la prohibición o clausura definitiva, o temporal (según la infracción) total o parcial de las actividades e instalaciones. En el Anexo I, Relación de contaminantes atmosféricos de esta Ley se enumeran los contaminantes atmosféricos que son considerados a efectos de esta Ley. 1. Óxidos de azufre y otros compuestos de azufre. 2. Óxidos de nitrógeno y otros compuestos de nitrógeno. 3. Óxidos de carbono. 4. Ozono. 5. Compuestos orgánicos volátiles. 6. Hidrocarburos aromáticos policíclicos y compuestos orgánicos persistentes. 7. Metales y sus compuestos. 8. Material particulado (incluidos PM10 y PM2,5). 9. Amianto (partículas en suspensión, fibras). 10. Halógenos y sus compuestos. 11. Cianuros. 12. Policlorodibenzodioxinas y policlorodibenzofuranos. 13. Sustancias y preparados respecto de los cuales se haya demostrado o existan indicios razonables de que poseen propiedades cancerígenas, mutágenas, xenoestrógenas o puedan afectar a la reproducción a través de aire. 14. Sustancias que agotan la capa de ozono. Posteriormente, el Real Decreto 100/2011 actualizó el catálogo de actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera que se encontraba en el anexo IV de esta Ley. El catálogo actualizado se encuentra en el único anexo que posee el Real Decreto e incluye: a) Identificación de la actividad y, en su caso, rangos de potencia o capacidad. b) Asignación, en su caso, a alguno de los grupos relacionados en el artículo 13 de la Ley 34/2007, de 15 de noviembre. c) Código de cada actividad, estructurado en cuatro niveles identificados por 2, 4, 6 u 8 dígitos. d) Consideraciones específicas. Página 61 de 216

62 REAL DECRETO 102/2011, DE 28 DE ENERO, RELATIVO A LA MEJORA DE LA CALIDAD DEL AIRE. Este real decreto tiene por objeto: a) Definir y establecer objetivos de calidad del aire, de acuerdo con el anexo III de la Ley 34/2007, con respecto a las concentraciones de dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno y óxidos de nitrógeno, partículas, plomo, benceno, monóxido de carbono, ozono, arsénico, cadmio, níquel y benzo(a)pireno en el aire ambiente. b) Regular la evaluación, el mantenimiento y la mejora de la calidad del aire en relación con las sustancias enumeradas en el apartado anterior y los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) distintos al benzo(a)pireno. c) Establecer métodos y criterios comunes de evaluación de las concentraciones de las sustancias reguladas, el mercurio y los HAP y de los depósitos de arsénico, cadmio, mercurio, níquel y HAP. d) Determinar la información a la población y a la Comisión Europea sobre las concentraciones y los depósitos de las sustancias mencionadas en los apartados anteriores, el cumplimiento de sus objetivos de calidad del aire, los planes de mejora y demás aspectos regulados en la presente norma. e) Establecer, para amoniaco (NH 3 ), de acuerdo con el anexo III de la Ley 34/2007, métodos y criterios de evaluación y establecer la información a facilitar a la población y a intercambiar entre las administraciones. Todo ello con la finalidad de evitar, prevenir y reducir los efectos nocivos de las sustancias mencionadas sobre la salud humana, el medio ambiente en su conjunto y demás bienes de cualquier naturaleza. En el Artículo 13. Obligaciones generales, Capítulo III, Gestión de la calidad del aire se establece que: Los valores límite, incrementados donde proceda por los márgenes de tolerancia, y los niveles críticos establecidos en el anexo I de este Real Decreto no deberán superarse a partir de las fechas señaladas en dicho anexo. Con respecto a los valores objetivos y objetivos a largo plazo, las administraciones competentes tomarán todas las medidas necesarias que no conlleven costes desproporcionados para asegurarse que se alcanzan, y no se superan, de acuerdo con las fechas señaladas en dicho anexo I. Todo ello se hará teniendo en cuenta un enfoque integrado de la protección del medio ambiente, que no se causen efectos negativos y significativos sobre el medio ambiente de Página 62 de 216

63 los demás Estados miembros de la Unión Europea ni de otros países, y que no se contravenga la legislación sobre protección de la salud y seguridad de los trabajadores y trabajadoras en el lugar de trabajo. 2. Las comunidades autónomas elaborarán listas diferenciadas por contaminantes donde se incluyan las zonas y aglomeraciones siguientes: a) Aquellas en que los niveles de los contaminantes regulados sean inferiores a sus valores límite o niveles críticos. b) Las que tengan los niveles de uno o más de los contaminantes regulados comprendidos entre los valores límite y dichos valores límite incrementados en su margen de tolerancia, en los casos en los que se aplique éste. c) Aquellas donde se supere, para uno o más de los contaminantes regulados, su valor límite, incrementado en su caso en el margen de tolerancia, o los niveles críticos. d) Aquellas en las que los niveles de los contaminantes regulados sean superiores a los valores objetivos. e) Aquellas en las que los niveles de ozono sean superiores a los objetivos a largo plazo pero inferiores o iguales a los valores objetivos. f) Aquellas que cumplan los objetivos a largo plazo para el ozono. g) Aquellas en las que los niveles de PM2,5, arsénico, cadmio, níquel y benzo(a)pireno sean inferiores a los valores objetivo. En el Anexo I de este Real Decreto se encuentran los valores límite para las emisiones de diferentes contaminantes enumerados en el Anexo I de la Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera, y que se encuentra descrita en el apartado anterior Ley 16/2013, de 29 de octubre, por la que se establecen determinadas medidas en materia de fiscalidad medioambiental y se adoptan otras medidas tributarias y financieras. Esta ley aprueba la entrada en vigor del impuesto sobre los gases fluorados de efecto invernadero. Considera gases fluorados de efecto invernadero a los hidrofluorocarburos (HFC), a los perfluorocarburos (PFC) y al hexafluoruro de azufre (SF 6 ). El Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero (IGFEI) es un tributo de naturaleza indirecta que recae sobre el consumo de aquellos productos comprendidos en su Página 63 de 216

64 ámbito objetivo y grava, en fase única, el consumo de estos productos atendiendo al potencial de calentamiento atmosférico. Define, en el Aparatado 5 del Artículo 5. Conceptos y definiciones: «Equipos y aparatos nuevos»: son aquellos equipos, aparatos e instalaciones que son puestos en servicio o funcionamiento por primera vez. «Potencial de calentamiento atmosférico» (PCA): es el potencial de calentamiento climático de un gas fluorado de efecto invernadero en relación con el del dióxido de carbono sobre un periodo de 100 años. El potencial de calentamiento atmosférico de estos gases es el que se indica en el número 1 del apartado once. «Potencial de calentamiento atmosférico de un preparado»: es la media ponderada derivada de la suma de las fracciones expresadas en peso de cada una de las sustancias a que se refiere el número 1 del apartado once multiplicadas por sus PCA con una tolerancia de peso de ± 1%. «Preparado»: una mezcla de dos o más sustancias, de las cuales al menos una es un gas fluorado de efecto invernadero, excepto cuando el potencial de calentamiento atmosférico total del preparado es inferior a 150. «Reciclado»: el tratamiento en el territorio de aplicación del Impuesto de gases fluorados de efecto invernadero mediante procedimiento básico de limpieza. «Regeneración»: el tratamiento y mejora en el territorio de aplicación del Impuesto de gases fluorados de efecto invernadero recuperados mediante procedimientos o tratamientos químicos para restablecer los niveles conformes a la norma de las cualidades técnicas del gas fluorado. Respecto a los conceptos y términos con sustantividad propia que aparecen en este artículo, salvo los definidos en él, se estará a lo dispuesto en la normativa comunitaria y de carácter estatal relativa a los gases fluorados de efecto invernadero. Está sujeta al Impuesto: a) La primera venta o entrega de los gases fluorados de efecto invernadero tras su producción, importación o adquisición intracomunitaria. Tendrán, asimismo, la consideración de primera venta o entrega las ventas o entregas subsiguientes que realicen los empresarios que destinen los gases fluorados de efecto invernadero a su reventa y les haya sido aplicable al adquirirlos la exención por la primera venta o entrega efectuada a empresarios que destinen los gases fluorados de efecto invernadero a su reventa en el ámbito territorial de aplicación del Impuesto. Página 64 de 216

65 b) El autoconsumo de los gases fluorados de efecto invernadero. Tendrá la consideración de autoconsumo la utilización o consumo de los gases fluorados de efecto invernadero por los productores, importadores, adquirentes intracomunitarios, o empresarios a que se refiere la letra anterior. No estarán sujetas al Impuesto las ventas o entregas de gases fluorados de efecto invernadero que impliquen su envío directo por el productor, importador o adquirente intracomunitario a un destino fuera del ámbito territorial de aplicación del Impuesto. Tampoco estarán sujetas al impuesto las ventas o entregas o el autoconsumo de los gases fluorados de efecto invernadero con un potencial de calentamiento atmosférico igual o inferior a 150. Se presumirá, salvo prueba en contrario, que los gases fluorados de efecto invernadero han sido objeto de ventas o entregas sujetas al Impuesto cuando los contribuyentes no justifiquen el destino dado a los productos fabricados, importados o adquiridos. Estarán exentas, en las condiciones que reglamentariamente se establezcan: a) La primera venta o entrega efectuada a empresarios que destinen los gases fluorados de efecto invernadero a su reventa en el ámbito territorial de aplicación del Impuesto. b) A los efectos de aplicación de esta exención, no se considerará que los empresarios destinan los gases fluorados de efecto invernadero para su reventa, cuando su adquisición tenga por objeto la utilización o el uso de los gases en la fabricación, carga, recarga, reparación o mantenimiento de productos, equipos o aparatos para ser objeto de venta o entrega, sin perjuicio de lo establecido en la letra d). c) La primera venta o entrega efectuada a empresarios que destinen los gases fluorados de efecto invernadero, incluidos los contenidos en productos, equipos o aparatos, a su envío o utilización fuera del ámbito territorial de aplicación del Impuesto. d) Reglamentariamente se establecerán las condiciones de aplicación del derecho a la exención por envío o utilización fuera del ámbito territorial de aplicación del impuesto. e) La primera venta o entrega a empresarios que destinen los gases fluorados de efecto invernadero como materia prima para su transformación química en un proceso en el que estos gases son enteramente alterados en su composición. f) La primera venta o entrega efectuada a empresarios que destinen los gases fluorados de efecto invernadero a su incorporación por primera vez a equipos o aparatos nuevos. g) La primera venta o entrega efectuada a empresarios que destinen los gases fluorados de efecto invernadero a la fabricación de medicamentos que se presenten como aerosoles dosificadores para inhalación. Página 65 de 216

66 h) La primera venta o entrega de los gases fluorados de efecto invernadero, importados o adquiridos en equipos o aparatos nuevos. i) La primera venta o entrega de los gases fluorados de efecto invernadero importados o adquiridos en medicamentos que se presenten como aerosoles dosificadores para inhalación. Estará exenta en un 90%, en las condiciones que reglamentariamente se establezcan, la primera venta o entrega efectuada a empresarios o profesionales que destinen los gases fluorados de efecto invernadero con un potencial de calentamiento atmosférico igual o inferior a a su incorporación en sistemas fijos de extinción de incendios o se importen o adquieran en sistemas fijos de extinción de incendios. Si los gases fluorados de efecto invernadero así adquiridos fueran destinados a usos distintos de los que generan el derecho a la exención, se considerará realizada la primera venta o entrega en el momento en que se destinen a su consumo en el ámbito territorial de aplicación del Impuesto o se utilicen en dichos usos. El Impuesto se devengará en el momento de la puesta de los productos objeto del impuesto a disposición de los adquirentes o, en su caso, en el de su autoconsumo. La base imponible estará constituida por el peso de los productos objeto del Impuesto, expresada en kilogramos. 1. Tarifa 1ª: El Impuesto se exigirá en función del potencial de calentamiento atmosférico. El tipo impositivo estará constituido por el resultado de aplicar el coeficiente 0,020 al potencial de calentamiento atmosférico que corresponda a cada gas fluorado, con el máximo de 100 euros por kilogramo, conforme a los siguientes epígrafes: Epígrafe Gas fluorado de efecto invernadero 1.1 Hexafluoruro de Azufre PCA Tipo ( /kg) HFC HFC HFC Página 66 de 216

67 1.5 HFC-43-10mee HFC HFC HFC-134a HFC-152a HFC , HFC-143a HFC-227ea HFC-236cb HFC-236ea HFC-236fa HFC-245ca , HFC-245fa HFC-365mfc , Perfluorometano Perfluoroetano Perfluoropropano Perfluorobutano Perfluoropentano Perfluorohexano Perfluorociclobutano Tabla 1.5. Epígrafes de los gases refrigerantes de la Tarifa 1ª que establece la Ley 16/2013. Página 67 de 216

68 2. Tarifa 2ª: Epígrafe 2.1 Preparados: el tipo impositivo estará constituido por el resultado de aplicar el coeficiente 0,020 al potencial de calentamiento atmosférico (PCA) que se obtenga del preparado en virtud de lo dispuesto en el número 2 del apartado cinco con el máximo de 100 euros por kilogramo. 3. Tarifa 3ª: Epígrafe 3.1 Gases regenerados y reciclados de la Tarifa 1ª: el tipo impositivo estará constituido por el resultado de aplicar el coeficiente de 0,85 al tipo establecido en la Tarifa 1ª. Epígrafe 3.2 Preparados regenerados y reciclados de la Tarifa 2ª: el tipo impositivo estará constituido por el resultado de aplicar el coeficiente de 0,85 al tipo establecido en la Tarifa 2ª. En el apartado 1 de su artículo 13 Repercusión establece que Los contribuyentes deberán repercutir el importe de las cuotas devengadas sobre los adquirentes de los productos objeto del Impuesto, quedando estos obligados a soportarlas. En el apartado 2 de este mismo artículo establece cómo ha de especificarse en la factura el impuesto soportado estableciendo que La repercusión de las cuotas devengadas se efectuará en la factura separadamente del resto de conceptos comprendidos en ella. Cuando se trate de operaciones no sujetas o exentas, se hará mención de dicha circunstancia en el referido documento, con indicación del precepto de este artículo en que se basa la aplicación de tal beneficio. En su Apartado 14. Deducciones y devoluciones establece una serie de deducciones y devoluciones: En las autoliquidaciones correspondientes a cada uno de los periodos de liquidación, y en las condiciones que reglamentariamente se establezcan, los contribuyentes podrán deducir las cuotas del Impuesto pagado respecto de los gases fluorados de efecto invernadero que acrediten haber entregado a los gestores de residuos reconocidos por la Administración pública competente, a los efectos de su destrucción, reciclado o regeneración conforme a los controles y documentación requeridos por la legislación sectorial de residuos. La deducción se realizará mediante la minoración de la cuota correspondiente al periodo de liquidación en que se produzca la destrucción. Cuando la cuantía de las deducciones procedentes supere el importe de las cuotas devengadas en el mismo periodo de liquidación, el exceso podrá ser compensado en las autoliquidaciones posteriores, siempre que no hubiesen transcurrido cuatro años contados a partir de la presentación de la autoliquidación en que se origine dicho exceso. Página 68 de 216

69 Los consumidores finales de gases fluorados de efecto invernadero que hayan soportado el Impuesto y hubiesen tenido derecho a la aplicación de las exenciones previstas en el apartado siete o acrediten haber entregado gases fluorados de efecto invernadero a los gestores de residuos reconocidos por la Administración pública competente, a los efectos de su destrucción, reciclado o regeneración conforme a los controles y documentación requeridos por la legislación sectorial de residuos siempre que no haya sido objeto de deducción previa, podrán solicitar a la Administración tributaria la devolución del mismo, en las condiciones que reglamentariamente se establezcan. En el Apartado 15. Normas generales de gestión se establecen las normas generales de gestión según las cuales: 1. Los contribuyentes estarán obligados a presentar cuatrimestralmente una autoliquidación comprensiva de las cuotas devengadas, así como a efectuar, simultáneamente, el pago de la deuda tributaria. ( ) 3. Los contribuyentes que realicen las actividades sujetas al impuesto estarán obligados a inscribir sus instalaciones en el Registro territorial del Impuesto sobre los gases fluorados de efecto invernadero. ( ) 4. Con independencia de los requisitos de tipo contable establecidos por las disposiciones mercantiles y otras normas fiscales o de carácter sectorial, se podrá establecer la llevanza de una contabilidad de existencias de gases fluorados de efecto invernadero en los términos que se determinen reglamentariamente. En el subapartado 1 del Apartado 18. Régimen transitorio establece que: Para los ejercicios 2014 y 2015, los tipos impositivos que se aplicarán en el Impuesto sobre los gases fluorados de efecto invernadero serán los resultantes de multiplicar los tipos regulados en el apartado once del artículo 5 por los coeficientes 0,33 y 0,66, respectivamente Real Decreto 1042/2013, de 27 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero, y por el que se modifican otros reglamentos. Este Real Decreto establece las disposiciones necesarias para regular la Ley 16/2013, de 29 de octubre, por la que se establecen determinadas medidas en materia de fiscalidad medioambiental y se adoptan otras medidas tributarias y financieras. Página 69 de 216

70 En su Artículo 1. Conceptos y definiciones establece una serie de definiciones: «Consumidor final»: La persona o entidad que adquiera los gases fluorados de efecto invernadero con el impuesto repercutido para su incorporación en productos o para uso final en sus instalaciones, equipos o aparatos; asimismo, tendrá dicha consideración la persona o entidad que adquiera los gases fluorados de efecto invernadero para su uso en la fabricación de equipos o aparatos, así como en la carga, recarga, reparación o mantenimiento de equipos o aparatos de sus clientes y disponga únicamente del certificado para la manipulación de equipos con sistemas frigoríficos de carga de refrigerante inferior a 3 kilogramos de gases fluorados o para la manipulación de sistemas frigoríficos que empleen refrigerantes fluorados destinados a confort térmico de personas instalados en vehículos conforme a lo establecido en el Anexo I del Real Decreto 795/2010, de 16 de junio, por el que se regula la comercialización y manipulación de gases fluorados basados en los mismos, así como la certificación de los profesionales que los utilizan. A estos efectos, se entiende por «vehículos» cualquier medio de transporte de personas o mercancías, exceptuando ferrocarriles, embarcaciones y aeronaves e incluyendo maquinaria móvil de uso agrario o industrial. «Destrucción»: Operación de eliminación D10 contenida en el Anexo I de la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados. «Gestor de residuos»: La persona o entidad que realice cualquiera de las operaciones de destrucción o regeneración de gases fluorados de efecto invernadero debidamente registrada en el Registro de producción y gestión de residuos a que hace referencia el artículo 39 de la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, e inscrita en el registro territorial a que se refiere el artículo 2 de este Reglamento. Asimismo, tendrá dicha consideración la persona o entidad inscrita en el registro territorial que realice operaciones de reciclado de gases fluorados de efecto invernadero que, a efectos de la normativa sectorial, sean equivalentes a las operaciones de reutilización a las que hace referencia la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados. «Oficina gestora»: La unidad de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, en la esfera territorial, competente en materia de gestión del Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero. «Revendedores»: Las personas o entidades que adquieran los gases fluorados de efecto invernadero para ser entregados a otra persona o entidad para su posterior comercialización o a un consumidor final, incluidas las que los utilicen o envíen fuera del ámbito territorial de aplicación del Impuesto. Página 70 de 216

71 En el Capítulo II. Obligaciones formales establece una serie de obligaciones formales entre las cuales se encuentran: 1. Los fabricantes, importadores, adquirentes intracomunitarios, revendedores, gestores de residuos así como los beneficiarios de las exenciones y los beneficiarios de tipos impositivos reducidos a que se refiere la disposición transitoria segunda estarán obligados, en relación con los productos objeto del Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero, a inscribirse en el registro territorial de la oficina gestora en cuya demarcación se instale el establecimiento donde ejerzan su actividad o, en su defecto, donde radique su domicilio fiscal. 2. Con carácter general las personas o entidades que resulten obligadas a inscribirse en el registro territorial deberán figurar de alta en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores en el epígrafe correspondiente a la actividad a desarrollar y presentarán ante la oficina gestora que corresponda una solicitud en la que conste. a) El nombre y apellidos o razón social, domicilio fiscal y número de identificación fiscal del solicitante, así como, en su caso, del representante, que deberá acompañar la documentación que acredite su representación. b) El lugar en que se encuentre situado el establecimiento donde ejerza su actividad con expresión de su dirección, en su caso, número de parcela, localidad y la acreditación del derecho a disponer de las instalaciones por cualquier título. c) La referida solicitud deberá acompañarse de: d) Una breve memoria descriptiva de la actividad que se pretende desarrollar en relación con la inscripción que se solicita. e) En su caso, la documentación acreditativa de su capacitación con relación a los productos objeto de este Impuesto, conforme a lo establecido en el Real Decreto 795/2010 y demás normativa sectorial que proceda. 3. La oficina gestora, comprobada la conformidad de la documentación, procederá a la inscripción en el registro territorial. En caso de incumplimiento de las normas, limitaciones y condiciones establecidas en el artículo 5 de la Ley 16/2013, de 29 de octubre, y en este Reglamento la oficina gestora acordará la baja de la correspondiente inscripción en el registro territorial. 4. Cualquier modificación ulterior en los datos consignados en la solicitud o que figuren en la documentación aportada deberá ser comunicada a la oficina gestora. 5. Una vez efectuada la inscripción, la oficina gestora entregará al interesado una tarjeta acreditativa de la inscripción en el registro, sujeta al modelo aprobado por Resolución del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales, en la que constará el «Código de Actividad Página 71 de 216

72 de los Gases Fluorados» (CAF) que deberá consignarse en las autoliquidaciones y declaraciones recapitulativas de operaciones con gases fluorados presentadas, así como en las facturas en las que se documenten dichas operaciones. 6. El Código de Actividad de los Gases Fluorados (CAF) es el código que identifica la actividad de los obligados tributarios por este impuesto y, en su caso, el establecimiento donde se ejerce la misma. Cuando en un mismo establecimiento se ejerzan distintas actividades, aquel tendrá asignados tantos códigos como actividades se desarrollen en el mismo. Asimismo, cuando una persona o entidad ejerza una misma actividad en varios establecimientos, tendrá asignados tantos códigos como establecimientos en los que desempeñe la actividad. En el artículo 4 Registro de existencias se establece que: 1. Los fabricantes, importadores, adquirentes intracomunitarios, revendedores, gestores de residuos así como los beneficiarios de las exenciones, salvo las beneficiarias de las exenciones, deberán llevar un registro de existencias de los productos objeto del impuesto por establecimiento mediante un sistema contable en soporte informático, que deberá ser autorizado por la oficina gestora. Efectuarán un recuento de las mismas el último día de cada cuatrimestre natural y, en su caso, regularizarán los saldos contables de las respectivas cuentas. Las diferencias que, en su caso, resulten de los referidos recuentos, se regularizarán en el periodo de liquidación correspondiente a la fecha en que el recuento se haya realizado. La oficina gestora podrá autorizar, a solicitud de los interesados, que esta obligación sea cumplimentada mediante la utilización de libros foliados en soporte papel, que deberán ser habilitados por la misma con carácter previo a la realización de cualquier apunte. 2. Los asientos en el registro de existencias deberán efectuarse diferenciando los diversos productos, con expresión de las cantidades en kilogramos, los epígrafes, la calificación de sujeción, exención o no sujeción y el origen y destino de los mismos. La falta de asientos en una fecha, cuando los hubiera en días posteriores, se entenderá como ausencia de movimientos en esa fecha. En el Artículo 5. Declaración recapitulativa de operaciones con gases fluorados de efecto invernadero se establece que: 1. Los fabricantes, importadores, adquirentes intracomunitarios, revendedores y gestores de residuos que realicen operaciones de compra, venta o entrega de gases fluorados que resulten exentas o no sujetas, deberán presentar una declaración anual recapitulativa de dichas operaciones. Página 72 de 216

73 2. En la declaración anual de operaciones con gases fluorados de efecto invernadero se consignarán los siguientes datos: a) Identificación del declarante. b) Identificación de cada una de las personas o entidades incluidas en la declaración. c) Cantidades expresadas en kilogramos agrupadas por operador y epígrafe que corresponda al gas fluorado de efecto invernadero, de acuerdo con el apartado once del artículo 5 de la Ley 16/2013, de 29 de octubre, que hayan sido objeto de autoconsumo, compra, venta, o entrega durante el año natural al que la declaración se refiera. 3. Las declaraciones se presentarán durante los treinta primeros días naturales del mes de enero con relación a las operaciones del año natural anterior. En el Artículo 6. Obligaciones de los consumidores finales se establece que: Los consumidores finales que destinen los gases fluorados de efecto invernadero para su uso en la fabricación de equipos o aparatos, carga, recarga, reparación o mantenimiento de equipos o aparatos de sus clientes, en las facturas que expidan con ocasión de dichas operaciones deberán consignar la cantidad expresada en kilogramos y el epígrafe que corresponda al gas fluorado incorporado al equipo o aparato, así como el importe del impuesto soportado. Para los gestores de residuos el Artículo 7. Obligaciones de los gestores de residuos establece que: Los gestores de residuos deberán llevar un libro registro en el que conste la cantidad de gases fluorados recibidos, expresada en kilogramos, el epígrafe que les corresponda, el origen y el tratamiento efectuado a cada uno de ellos. Respecto de los gases reciclados o regenerados resultantes deberá constar la cantidad, expresada en kilogramos, el epígrafe, destino, medio de transporte utilizado y número de referencia del documento de identificación del traslado. En dicho libro registro efectuarán un recuento de las existencias el último día de cada cuatrimestre natural y, en su caso, regularizarán los saldos contables de las respectivas cuentas. Las diferencias que resulten de los referidos recuentos se regularizarán en el periodo de liquidación correspondiente a la fecha en que el recuento se haya realizado. No obstante, previa autorización de la oficina gestora, el libro registro al que hace referencia este artículo podrá ser sustituido por el archivo cronológico a que se refiere el artículo 40 de la Página 73 de 216

74 Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, siempre que contenga la misma información que la requerida para dicho libro registro. En las entregas de gases que hayan sido reciclados o regenerados deberán emitir un documento que acredite dicha condición. Respecto a las deducciones y devoluciones el Capítulo V establece que: Sólo podrán ejercitar el derecho a la deducción a la que se refiere el apartado catorce del artículo 5 de la Ley 16/2013, de 29 de octubre, los contribuyentes que: a) Acrediten haber entregado los gases fluorados de efecto invernadero a los gestores de residuos reconocidos por la Administración pública competente para su destrucción, reciclado o regeneración, mediante el certificado y el documento de control y seguimiento firmados por el gestor de residuos, conforme a lo establecido en la normativa sectorial, o mediante cualquier otro medio de prueba admisible en derecho. b) Aporten copia u original de la factura en la que conste el importe del impuesto soportado. El plazo para ejercitar el derecho a la deducción será de cuatro años a partir del momento de la entrega de los gases fluorados de efecto invernadero para su destrucción, reciclado o regeneración al gestor de residuos. Sólo podrán ejercitar el derecho a la devolución por la entrega de gases de efecto invernadero para su destrucción, reciclado o regeneración los consumidores finales que: a) Acrediten haber entregado los gases fluorados de efecto invernadero a los gestores de residuos reconocidos por la Administración pública competente para su destrucción, reciclado o regeneración, mediante el certificado y el documento de control y seguimiento firmados por el gestor de residuos, conforme a lo establecido en la normativa sectorial, o mediante cualquier otro medio de prueba admisible en derecho. b) Aporten copia u original de la factura en la que conste el importe del impuesto soportado. 2. La devolución se solicitará, en el lugar y forma que establezca el Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, a partir de la finalización del cuatrimestre natural en el cual se haya entregado el gas para su destrucción, reciclado o regeneración. En el Artículo 20. Devolución a los consumidores finales que hayan soportado el Impuesto y hubiesen tenido derecho a la aplicación de las exenciones previstas en el artículo 5 de la Ley 16/2013, de 29 de octubre se establece que: Página 74 de 216

75 Los consumidores finales que hayan soportado el impuesto y hubiesen tenido derecho a la aplicación de las exenciones previstas en el artículo 5 de la Ley 16/2013, de 29 de octubre, sin haberse beneficiado de ellas con anterioridad, solicitarán la devolución del impuesto previamente pagado, en el lugar y forma que establezca el Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, a partir de la finalización del cuatrimestre natural en el cual se haya realizado la operación que ha dado derecho a la exención. La disposición transitoria primera. Inscripción en el registro territorial y tarjeta acreditativa de la inscripción se establece que: Las personas y entidades que a la entrada en vigor de este Reglamento deban inscribirse en el registro territorial previsto en el artículo 2 del mismo, deberán efectuar la oportuna solicitud durante el mes de enero de Hasta el 1 de marzo de 2014, el comprador de los productos a los que se refiere este Impuesto que tenga derecho a gozar de una exención o una no sujeción, y no disponga de la tarjeta acreditativa de la inscripción en el registro territorial antes citado, deberá aportar al vendedor una declaración suscrita en la que se señale la exención o no sujeción a la que tiene derecho, indicando el apartado, número y letra del artículo 5 de la Ley 16/2013, de 29 de octubre, que fundamente aquella. La disposición transitoria tercera. Declaración de existencias se establece que Los contribuyentes que deben llevar un registro de existencias, conforme a lo establecido en el artículo 4 de este Reglamento, deberán comunicar a las oficinas gestoras con anterioridad al 31 de marzo de 2014 la cantidad, expresada en kilogramos, y el epígrafe que corresponda, de acuerdo con el apartado once del artículo 5 de la Ley 16/2013, de 29 de octubre, de los gases fluorados almacenados a fecha 1 de enero de Página 75 de 216

76 2. Capítulo II. Gestión y tratamiento de gases refrigerantes en España. La correcta gestión y tratamiento de los gases refrigerantes se realiza de dos formas muy diferenciadas, dependiendo del uso al que se destinen los mismos. En el caso de los gases refrigerantes contenidos en aparatos eléctricos y electrónicos, concretamente en frigoríficos y congeladores, su adecuado tratamiento pasa por la correcta gestión de los residuos de estos aparatos cuando llegan al fin de su vida útil. En el caso de los gases refrigerantes contenidos en grandes aparatos de refrigeración o aire acondicionado, esta gestión no sólo debe llevarse a cabo al fin de la vida útil del aparato en cuestión, sino que, por tratarse de aparatos que requieren cambios periódicos de refrigerante, el fluido extraído del aparato debe ser adecuadamente tratado o gestionado, evitando fugas en los procesos de carga o descarga. En el caso de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), la correcta gestión deben llevarla a cabo los productores de AEE, según lo establecido en el Real Decreto 208/2005. Los instaladores y mantenedores son, en el caso de los gases refrigerantes destinados a su introducción en grandes aparatos de refrigeración o aire acondicionado, los encargados de la correcta gestión de los mismos Correcta gestión de los aparatos que contienen gases refrigerantes. En este tipo de aparatos, los gases refrigerantes pueden formar parte tanto del sistema de refrigeración como del sistema de aislamiento, siendo utilizados como agentes espumantes en las espumas aislantes. Por tanto, cuando este tipo de residuos es gestionado, hay que tener en cuenta no sólo la eliminación del gas refrigerante del sistema de refrigeración sino que, la trituración de la espuma aislante hay que realizarla en un entorno aislado preparado para la recolección de los gases que puedan generarse en el proceso. Para impedir que se produzcan emisiones de gases de efecto invernadero en las operaciones de tratamiento de este tipo de aparatos cuando llegan al fin de su vida útil, se les debe dar un tratamiento adecuado. En la industria del gran electrodoméstico, frigoríficos y congeladores principalmente, el correcto tratamiento de los gases refrigerantes contenidos en los aparatos pasa por la adecuada gestión de los aparatos que son desechados. El Real Decreto 208/2005 de 25 de febrero, sobre aparatos eléctricos y electrónicos y la gestión de sus residuos, en su Artículo 7, Obligaciones de los productores de aparatos eléctricos y electrónicos, especifica que los Página 76 de 216

77 productores de este tipo de equipos han de ser los encargados de retirar el aparato desechado cuando un consumidor compra uno de características similares, además obliga a los productores a establecer sistemas para recoger y gestionar el tratamiento de los residuos, no repercutiendo el coste de este tratamiento a los consumidores. En el Artículo 8, Sistemas integrados de gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, de este Real Decreto se establece que los productores pueden hacer frente a las obligaciones adhiriéndose a un sistema integrado de gestión o estableciendo un sistema de gestión individual. Entre las obligaciones de los productores de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (AEE) se pueden diferenciar aquellas relacionadas con la prevención y las correspondientes a la gestión, según el Real Decreto 208/2005. Las obligaciones de los productores en cuanto a la prevención se concretan en: - Diseñar todos los aparatos y luminarias libres de contaminantes como son el plomo, mercurio, cadmio, cromo hexavalente, polibromobifenilos y polibromodifeniléteres, salvo las excepciones y con las condiciones que se establecen en el Anexo II del citado Real Decreto. - Diseñar y producir los aparatos de forma que se facilite su desmontaje, reparación y, en particular, su reutilización y reciclaje. A tal efecto, no se deben adoptar características específicas de diseño o procesos de fabricación de dichos aparatos que impidan su reutilización, salvo que dichas características presenten grandes ventajas para el medio ambiente o la seguridad del aparato. - Proporcionar a los gestores de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, en la medida en que estos lo soliciten, la oportuna información para el desmontaje que permita: la identificación de los distintos componentes y materiales susceptibles de reutilización y reciclado, la localización de las sustancias y preparados peligrosos y la forma de alcanzar en cada aparato los correspondientes objetivos de reutilización, reciclado y valorización exigidos en el citado Real Decreto. Dicha información se facilitará, en el soporte que en cada caso se estime conveniente, en el plazo máximo de un año a partir de la puesta en el mercado de cada tipo de aparato. - Informar a los usuarios sobre los criterios para una correcta gestión ambiental de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos procedentes de hogares particulares, sobre los sistemas de devolución y su gratuidad y su recogida separada, sobre el significado del símbolo especificado en el Anexo V del Real Decreto 208/2005 en las instrucciones de uso, garantía o documentación que acompañen al aparato, y sobre los posibles efectos sobre el medio ambiente o la salud humana de las sustancias peligrosas que pueda contener. En cuanto a las obligaciones de los productores relacionadas con la gestión, destaca la responsabilidad de cada productor de que todos los residuos de aparatos puestos por ellos en Página 77 de 216

78 el mercado se recojan separadamente y se gestionen adecuadamente. Más concretamente, las obligaciones se centran en: - Establecer sistemas para recoger y gestionar el tratamiento de los residuos procedentes de sus aparatos. En este sentido, el Real Decreto 208/2005, establece que las entidades locales, en el marco de sus competencias de gestión de residuos, asegurarán la recogida separada de residuos urbanos. Además, el usuario que sustituya un AEE podrá entregar el RAEE en el acto de compra al distribuidor, que deberá recepcionarlo temporalmente. Los productores establecerán sistemas de recogida separada de RAEE de uso profesional y recogerán y trasladarán los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos a instalaciones autorizadas para su tratamiento. - Financiar los costes de recogida y gestión de RAEE, que no repercutirán sobre los consumidores en el momento de la venta. Además, los productores deben sufragar los costes de la recogida separada desde los puntos de entrega de los RAEE procedentes de hogares determinados por las entidades locales. Podrán suscribir un convenio marco con las CC.AA. - Declarar a la Comunidad Autónoma donde se encuentre ubicada su sede social su condición de productor, tipo de AEE y forma de puesta en el mercado así como el procedimiento elegido para cumplir las obligaciones como productor de aparatos eléctricos y electrónicos. - Inscribirse en el Registro de establecimientos industriales de ámbito estatal. Deberán remitir al Registro la siguiente información: o Identificación del productor. o Comunicación del productor, con indicación de la CC.AA. y fecha. o El procedimiento para cumplir con las obligaciones (documentado). o Si es colectivo, la identificación de SIG. Si es sistema individual, indicación del tipo y cuantía de la garantía. o Los aparatos puestos en el mercado: 1. Categoría. 2. Tipo de aparatos. 3. Origen (Fabricación propia; Fabricados por otra empresa en España; Importados; Exportados; Adquiridos en un país de la UE). 4. Cantidades. Peso en toneladas y, si no es posible, en unidades. 5. Usos (hogares, no hogares o ambos usos). Página 78 de 216

79 o Aportación trimestral de los datos de producción por tipo de aparato. Los productores cumplirán todas sus obligaciones bien de forma individual o bien a través de uno o varios sistemas integrados de gestión (SIG) de RAEE (según el Artículo 8 del Real Decreto 208/2005, y la Ley 22/2011, de 28 de julio, de Residuos y Suelos). Los sistemas integrados de gestión (SIG), más concretamente los sistemas integrados de gestión para los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), son entidades constituidas sin ánimo de lucro, en las que participan los productores de aparatos electrónicos y cuyo objetivo principal es la creación de una estructura organizativa que responda a las necesidades de gestión de los RAEE. Los SIG deberán autorizarse por las Comunidades Autónomas en las que se implanten territorialmente. La condición de autorizado de un sistema integrado de gestión implica que se cumplen todos los requisitos exigibles para la correcta gestión de los RAEE, es decir, el establecimiento de puntos de recogida de esta tipología de residuos, debidamente identificados, el transporte de los residuos recogidos hasta almacenes intermedios para proceder a la clasificación de dichos residuos y el transporte desde estos almacenes a las plantas de tratamiento. Asimismo, implica la identificación y acuerdo con los distribuidores y gestores de manera que se pueda crear una logística de recogida-acopio-transportevalorización en la que se maximice la eficacia ecológica y minimicen los costes. Los productores que no participen en un sistema integrado de gestión de RAEE y establezcan un sistema individual de gestión específico para sus productos, deberán ser autorizados por el órgano competente de la comunidad autónoma donde hubieran declarado su condición de productor, y así establecerse bajo un sistema individual de gestión. Además de cumplir las obligaciones establecidas, el productor deberá garantizar: - Que no se dificultará la devolución de los RAEE al usuario final. - Que la gestión seguirá siendo gratuita para el usuario final que entregue RAEE de origen doméstico. - La financiación de la gestión de todos los RAEE puestos por él en el mercado, garantía que podrá consistir en un seguro de reciclado o en una cuenta bancaria bloqueada Adecuado tratamiento de los gases refrigerantes. El adecuado tratamiento de los gases refrigerantes consiste en garantizar su reciclado, regeneración, valorización o destrucción. Actualmente en España, los gases son recogidos por los gestores de residuos autorizados por la Administración y enviados fuera del territorio nacional para su adecuado tratamiento debido a que en España no existen plantas de Página 79 de 216

80 tratamiento de este tipo de gases. Las plantas a las que se suelen enviar este tipo de gases están situadas en países europeos. En estas plantas se produce la incineración de los residuos de los gases refrigerantes. Para esto, en algunos casos, se han aprovechado instalaciones ya existentes de incineración para utilizarlas con el fin de incinerar los residuos de gases refrigerantes. Los gases refrigerantes pueden ser incinerados de diferentes formas basadas todas ellas en el tratamiento térmico de los líquidos y el post tratamiento de los productos de reacción que puedan contener compuestos potencialmente contaminantes. Las técnicas de destrucción pueden ser clasificadas en tres categorías, incineración, utilización de plasma y otras tecnologías. Sin embargo las tres técnicas que presentan potencial para la destrucción de fluidos refrigerantes, son Incineración en lecho fluidizado de circulación interna, Incineración de lecho fijo y Plasma de aire. Los métodos de destrucción de fluidos refrigerantes deben de estar adaptados debido principalmente a su carácter de residuo peligroso y potencialmente dañino para el medioambiente y la salud humana. Una destrucción adaptada supone que: -Los materiales que constituyen la instalación sean resistentes a los productos a destruir y sus efluentes, -la destrucción se completa, -los productos residuales sean eliminables, -debe definirse un límite de eficacia de destrucción (EDE). El límite considerado como susceptible de ser alcanzado es 99,99% en masa INCINERACIÓN La incineración es un tratamiento térmico a alta temperatura que consiste en la combustión completa de la materia orgánica. Así pues, se entiende por incineración de residuos su procesamiento en cualquier unidad técnica, equipo fijo o móvil que involucre un proceso de combustión a altas temperaturas. A efectos de lograr una combustión eficiente la disponibilidad de oxígeno es esencial, utilizándose cantidades superiores a los requerimientos teóricos. Los requerimientos de aire (oxígeno) dependerán del tipo de residuo y del horno utilizado. Los fluidos refrigerantes requieren de altas temperaturas para una combustión completa, debido a que contienen más del 1% de sustancias organohalogenadas (expresadas en cloro), Página 80 de 216

81 por lo que la temperatura deberá elevarse hasta C durante 2 segundos como mínimo. Existen varios tipos y diseños de incineradores desarrollados para el tratamiento de los diferentes residuos, contemplando en particular el estado físico de los mismos. Actualmente existe una considerable experiencia a nivel de los fabricantes y muchos de estos diseños han sido ampliamente utilizados desde hace varios años. La incineración de inyección líquida y de horno rotatorio son los tipos más comunes, y sus principales diferencias radican en el tipo de sistema de combustión utilizado. La incineración es un proceso complejo que debe ser cuidadosamente diseñado y operado, requiere de altos costos de inversión, operación y mantenimiento, así como mano de obra cualificada. Sin embargo, se trata de una tecnología demostrada y disponible comercialmente para el tratamiento de residuos peligrosos. De hecho es claramente aceptada como la mejor alternativa disponible para la destrucción de la mayoría de los residuos orgánicos peligrosos Incineradores de inyección líquida. Los incineradores de inyección líquida se utilizan para el tratamiento de líquidos y gases residuales, de forma que se inyectan en la cámara de combustión donde son fragmentados en finas gotas, convertidos a gas y después combustionados. Las cámaras de combustión consisten en cilindros revestidos con ladrillos refractarios, y pueden contar con uno o más quemadores. El diseño de los quemadores resulta ser uno de los factores más críticos para lograr elevadas eficiencias de destrucción. Las temperaturas de operación están en el rango de a C y los tiempos de residencia entre 1,5 y 2 segundos. En la Figura 2.1 se presenta un esquema típico de este tipo de cámara conceptualizado en este caso para el tratamiento de líquidos. Figura 2.1. Cámara de combustión de un incinerador de inyección líquida. Página 81 de 216

82 Incineradores de horno rotatorio. Los incineradores de horno rotatorio cuentan con cámaras cilíndricas recubiertas de materiales refractarios, que presentan una leve inclinación horizontal y rotan a una velocidad de entre 0,5 a 1,0 rpm. Este diseño permite que los residuos que ingresan por un extremo se desplacen mezclándose a través del horno, hasta ser descargados en el otro extremo. Cuentan con un quemador, ubicado del lado de la alimentación, que utiliza combustibles o residuos líquidos de alto poder calorífico. El tiempo de retención de los sólidos es de alrededor de una hora y el mismo está determinado por la inclinación, la velocidad de rotación y el largo de la cámara. En esta cámara se produce la gasificación de los residuos por medio de la volatilización y la combustión parcial de los componentes, por lo que es necesaria una segunda cámara de postcombustión. Esta segunda cámara es similar a la de los incineradores de inyección líquida y cuenta con quemadores que utilizan combustibles auxiliares o residuos líquidos de alto poder calorífico, de forma que consiguen elevar y mantener la temperatura durante el tiempo necesario. Las temperaturas de operación típicas están en los rangos de 650 a C y 850 a C en la primera y segunda cámara respectivamente. El tiempo de residencia de los gases es de 1 a 3 segundos en la cámara secundaria. La capacidad de procesamiento de estas unidades está en el rango de las 10 a 350 toneladas al día. En la Figura 2.2 se presenta un esquema de este tipo de incinerador. Dentro de las ventajas de este sistema se destaca la posibilidad de tratar una amplia gama de residuos sólidos, residuos líquidos previamente atomizados, lodos con alto contenido de humedad y residuos que forman escorias fundidas. Generalmente las cámaras cuentan con controladores automáticos de temperatura, los cuales comandan quemadores auxiliares que se encienden automáticamente cuando la temperatura desciende por debajo de los valores establecidos. Estos quemadores se utilizan fundamentalmente en el arranque y parada del equipo. Figura 2.2. Cámara de combustión de un incinerador con horno rotatorio. Página 82 de 216

83 Un tipo de horno rotatorio es el horno de cemento que se utiliza para la producción de clinker. Debido a las altas temperaturas que se alcanzan en este tipo de horno, algunas cementeras los utilizan para la eliminación de residuos, como es el caso de los fluidos refrigerantes. No obstante, el contenido de flúor y cloro de los residuos tratados debe de ser controlado para que no afecte en la calidad del clinker. Por su parte, las instalaciones de incineración de residuo sólido urbano (RSU) únicamente son utilizables para el tratamiento de espumas alveolares. Cabe indicar que la destrucción de fluidos refrigerantes vía incineración en hornos de cemento no está aprobada para la destrucción de los halones 1211, 1301, y La técnica de oxidación de gases/humos destruye CFC, HCFC, halones y otros residuos en una cámara de combustión utilizando vapor a temperaturas en torno a los C. Un combustible exterior, como el gas natural o fuel óleo es usado para calentar el vapor. En general la mayoría de incineradores de gases/humos se asocian con plantas de producción de productos químicos fluorados que no ofrecen servicios de destrucción a terceros INCINERADORES DE PLASMA. Por su parte las tecnologías de plasma utilizan el plasma para destruir los fluidos refrigerantes. El plasma se genera cuando un gas interacciona con un arco eléctrico o un campo magnético en una atmósfera inerte a muy altas temperaturas, entre C, y es como consecuencia es ionizado. Las unidades de destrucción por plasma son generalmente diseñadas para ser relativamente pequeñas, compactas y móviles. Consumen una gran cantidad de energía para generar el plasma, pero presentan una alta eficiencia en la destrucción y bajas emisiones gaseosas. A continuación se describen 4 tipos de tecnologías de plasma: - Arco de plasma de argón: Utiliza la patentada antorcha PLASCON para crear un arco de plasma a C con la presencia de argón. Los fluidos refrigerantes son instantáneamente fragmentados a través del proceso conocido como pirólisis, similar al proceso de craqueo o degradación térmica anteriormente citado, de forma que las moléculas se fragmentan en sus átomos e iones constituyentes. Esto ocasión que el fluido refrigerante se convierta en un gas ionizado y a continuación es enfriado alrededor de 100 C. - Plasma de radiofrecuencia inductivamente acoplado: En este caso el plasma se crea a partir de una antorcha de radiofrecuencia inductivamente acoplada ( C). - Plasma de microondas: Utiliza un plasma de C creado a partir de argón y energía microondas. - Arco de plasma de nitrógeno: Similar al arco de plasma de argón pero utilizando nitrógeno como gas inerte. Los fluidos refrigerantes se transforman principalmente en CO, HF y HCl. Página 83 de 216

84 El CO se combina posteriormente con aire para formar CO 2, mientras que el HF y HCl son absorbidos mediante una disolución de hidróxido cálcico OTRAS TECNOLOGÍAS. Los procesos englobados dentro de otras tecnologías son el reactor de vapor supercalentado y la deshalogenación catalítica en fase gaseosa. El reactor de vapor supercalentado destruye CFC, HCFC y HFC en un reactor cuyas paredes se calientan eléctricamente hasta C. Los fluorocarbonos se mezclan inicialmente con vapor y aire, y son precalentados a 500 C previa entrada al reactor. Los gases ácidos presentes en los subproductos son neutralizados con una disolución de hidróxido cálcico. Debido a su tamaño compacto, este tipo de reactores pueden ser utilizados como instalaciones móviles. El proceso de deshalogenación catalítica en fase gaseosa destruye CFC a baja temperatura (400 C), y por lo tanto las necesidades energéticas del proceso son menores. El proceso no emite dioxinas y furanos, pero si pequeñas cantidades de otros contaminantes. Además de las técnicas ya expuestas dedicadas a la destrucción de fluidos refrigerantes, también es posible destruirlos en procesos industriales. Este es el caso entre otros de las cementeras, el proceso de desgasificación del aluminio o el proceso de obtención de óxido de calcio (cal). Es evidente la existencia de una amplia variedad de técnicas para la destrucción de fluidos refrigerantes. Por ejemplo en Estado Unidos y según datos publicados por la Agencia de Protección Ambiental americana (EPA) en un informe del año 2008, existen menos de 10 instalaciones conocidas que comercialmente destruyen fluidos refrigerantes, aunque a su vez existe un número significante de instalaciones dedicadas a la eliminación de residuos que contienen CFC. Estas instalaciones se pueden dividir en las siguientes categorías: Incineradores, hornos industriales y tecnología de plasma por arco de plasma de argón. Otro ejemplo interesante es la variedad de instalaciones existentes en Japón ya que casi comprenden todos los tipos de técnicas desarrolladas para la destrucción de los fluidos. Por su parte en Europa existen aproximadamente una treintena de instalaciones basadas principalmente en las diferentes técnicas de incineración existentes. Las instalaciones existentes son: - Fernwärme Wien GmbH EBS en Austria, que aplica un proceso de incineración a alta temperatura. - Indaver en Bélgica, que utiliza la incineración a alta temperatura con un horno rotatorio. - SPOVO s. r. o. en República Checa que utiliza un horno rotatorio. - En Alemania: Página 84 de 216

85 o Remondis que utiliza un proceso de incineración, concretamente el establecido en la Ley 22/2011 como D10 (incineración en tierra). o Deuna Zement GmbH que utiliza un proceso de incineración. o Solvay Fluor GmbH que utiliza un proceso de Thermal Splitting. o Pfahler Müllabfuhr GmbH que utiliza un proceso de agotamiento de los gases refrigerantes, mediante un proceso de recuperación de energía. o GSB Sonderabfallentsorgung Bayern GmbH que utiliza un proceso de Incineración a alta temperatura. o AIR LIQUID GmbH que utiliza un proceso de incineración a alta temperatura. o RCN Chemie GmbH que utiliza una instalación para el reciclado de disolventes (Solvay - separación HF y HCl). o CURRENTA GmbH & Co. OHG destruye los gases mediante un proceso térmico. - En Dinamarca: o Kommunekemi A/S mediante un proceso de incineración a alta temperatura. o Odense Kraftvarmevaerk mediante incineración. o Uniscrap A/S que destruye los gases catalíticamente. - Ekokem en Finlandia que utiliza incineración a alta temperatura. - En Francia: o SIAP incineración a alta temperatura. o Tredi incineración a alta temperatura. - ONYX en Hungría que utiliza un horno rotatorio. - ScanArc Plasma Technologies que utiliza un proceso de plasma con inyección de refrigerantes. - En Reino Unido: o Environcom, Invicta Works que los trata químicamente. o Daschem Europe que utiliza un arco de plasma. o Veolia Es Onyx Ltd. que los incinera a altas temperaturas. Página 85 de 216

86 3. Capítulo III. Emisiones de gases refrigerantes y sus efectos en el medio ambiente Procedencia de las emisiones de gases refrigerantes. Las sustancias que agotan la capa de ozono (SAO) y sus sustitutos se utilizan actualmente en una amplia gama de productos y procesos. Muchas de estas sustancias (o subproductos liberados durante su fabricación) son gases de efecto invernadero (GEI) cuyas emisiones contribuirán al forzamiento radiativo positivo directo del clima. Las emisiones directas de GEI pueden producirse durante la fabricación de estas sustancias, durante su uso en productos y procesos, y al término de la vida útil de esos productos. Se entiende por depósitos la cantidad total de sustancias contenidas actualmente en los equipos, las reservas de productos químicos, las espumas y otros productos que aún no se han liberado en la atmósfera. Las emisiones indirectas de GEI provenientes de aplicaciones de SAO y sus sustitutos son las vinculadas al consumo de energía (combustibles y electricidad) durante todo el ciclo de vida de una aplicación. Este efecto es diferente al del forzamiento radiativo negativo indirecto causado por las Sustancias Agotadoras del Ozono (SAO). La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMCC) clasifica las emisiones antropógenas de todos los gases de efecto invernadero no controlados por el Protocolo de Montreal de acuerdo con sus fuentes, y su eliminación de acuerdo con los sumideros utilizados, mientras que el Protocolo de Kyoto de la CMCC reglamenta las emisiones de dióxido de carbono (CO 2 ), metano (CH 4 ), óxido nitroso (N 2 O), HFC, PFC y hexafluoruro de azufre (SF 6 ). Por su parte, el Protocolo de Montreal no controla la emisión sino más bien la producción y el consumo de SAO. Por lo tanto, las emisiones causadas por la liberación de los CFC y los HCFC presentes en los depósitos (como los equipos de refrigeración y las espumas) no están comprendidas dentro del Protocolo de Montreal, ni de la Convención Marco sobre el Cambio Climático, ni del Protocolo de Kyoto. Estas emisiones podrían contribuir en gran medida al calentamiento de la atmósfera mundial en el futuro. Los perfiles actuales de las emisiones de SAO y sus sustitutos están determinados en gran medida por las modalidades de uso que predominaron anteriormente, y cuyo resultado ha sido una contribución relativamente alta (tanto en el presente como en los próximos decenios) de los CFC y los HCFC almacenados en equipos y espumas. En 2002, las emisiones anuales de Página 86 de 216

87 CFC, HCFC, HFC y PFC 1 fueron de aproximadamente 2,5 GtCO 2 -eq/año. La contribución de las aplicaciones del sector de la refrigeración, junto con la de los equipos fijos y móviles de aire acondicionado, representa la mayor parte de las emisiones mundiales directas de GEI. En 2002 aproximadamente el 80% de las emisiones fueron de CFC y HCFC. Pueden producirse fugas de los depósitos almacenados en equipos y espumas, tanto durante la vida útil de los productos de los que forman parte como al término de ésta (a menos que se recuperen o destruyan). El tiempo de renovación de los depósitos varía considerablemente de una aplicación a otra: desde meses (como en el caso de los disolventes) a varios años (en las aplicaciones de refrigeración) o a más de medio siglo (en las espumas aislantes). Se estima que el contenido de los depósitos de CFC, HCFC, HFC y PFC es de alrededor de 21 GtCO 2 -eq (2002). Los CFC, HCFC y HFC aportan respectivamente 16, 4 y 1 GtCO 2 -eq, mientras que los PFC usados en sustitución de las SAO sólo representan alrededor de 0,005 GtCO 2 -eq. A menos que se adopten nuevas medidas de gestión, la acumulación de estas sustancias en aplicaciones (relativamente) nuevas de los HFC determinarán en gran medida las emisiones futuras. Por tanto, los gases fluorados son empleados en varios tipos de actividades y equipos, entre los que destacan los siguientes: - Los hidrofluorocarbonos (HFC) son el grupo más común de gases fluorados. Los HFC son empleados en varios sectores y equipamientos como sustancias refrigerantes. Principalmente podemos encontrar estos gases en sistemas de refrigeración y aire acondicionado, bombas de calor, como agentes espumantes, en extintores de incendios, como propelentes en aerosoles y en disolventes. - Los perfluorocarbonos (PFC) son típicamente empleados en el sector electrónico (por ejemplo, para la limpieza mediante plasma de láminas de silicio), así como en la industria cosmética y farmacéutica (por ejemplo para la extracción de productos naturales como las esencias de origen natural). En menor medida, los PFC también se emplean en refrigeración en combinación con otros gases. En el pasado estas sustancias eran empleadas como extintores de incendios y aún podemos encontrarlas en sistemas antiguos de protección contra incendios. - El hexafluoruro de azufre (SF 6 ) se emplea principalmente como gas aislante, para el enfriamiento del arco voltaico en equipos de conmutación de alta tensión, y como gas de recubrimiento en la producción de magnesio y aluminio. 1 Estas cifras se refieren únicamente a las emisiones de HFC y PFC que se producen cuando estos son utilizados como sustitutos de las SAO. Las emisiones totales de HFC, y en particular de PFC, son mayores debido a las emisiones que provienen de otras aplicaciones (por ejemplo, las emisiones provenientes de la producción de aluminio y del sector de los semiconductores). Página 87 de 216

88 Según el documento La protección de la capa de ozono y el sistema climático mundial realizado por Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y el Grupo de Evaluación Tecnológica y Económica (GETE) por invitación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Protocolo de Montreal, los depósitos de gases refrigerantes que existían en el mundo en el año 2005 según su procedencia son los que se siguen REFRIGERACIÓN COMERCIAL En 2002, todos los tipos de refrigerantes almacenados en sistemas de refrigeración comercial, principalmente en equipos que contienen CFC, HCFC y HFC, representaban 605 kilotoneladas del total de kilotoneladas correspondiente a todos los tipos de refrigerantes almacenados en todos los sistemas de refrigeración y aire acondicionado; esto equivale al 22% del depósito total de refrigerantes almacenados en sistemas de refrigeración y aire acondicionado. A nivel mundial, la refrigeración comercial es el subsector de la refrigeración que produce la mayor cantidad de emisiones de refrigerantes, calculadas en términos de CO 2 equivalente, que representan el 40% de las emisiones totales de refrigerantes (de los sectores de la refrigeración y los sistemas fijos y móviles de aire acondicionado). Los niveles de emisión, que incluyen las emisiones fugitivas, las emisiones por roturas y las que se producen durante operaciones de mantenimiento o reparación y al término de la vida útil, son generalmente muy altos, especialmente en el caso de los supermercados e hipermercados. Cuanto mayor es la carga, mayor es la tasa media de emisión, y ello se debe al uso de cañerías muy extensas, al gran número de accesorios y válvulas y al altísimo nivel de emisiones que se producen cuando hay roturas. Las tasas de fuga de refrigerantes calculadas con el método ascendente sugieren que la tasa mundial anual de emisiones es del 30% de la carga almacenada en los sistemas. Las emisiones de refrigerantes representan normalmente el 60% de las emisiones totales de GEI derivadas del funcionamiento de los sistemas, y el resto son emisiones indirectas causadas por la producción de energía. Estos porcentajes muestran la importancia de reducir las emisiones en este sector ELABORACIÓN Y EL ALMACENAMIENTO REFRIGERADO DE ALIMENTOS Y REFRIGERACIÓN INDUSTRIAL Se estima que las tasas anuales de fuga de refrigerantes de los sistemas de refrigeración industrial oscilan entre 7 y 10%, mientras que, según se ha informado, las tasas de fuga en los Página 88 de 216

89 sectores de la elaboración y el almacenamiento refrigerado de alimentos y refrigeración industrial combinados representaron en 2002 el 17% del total de refrigerantes almacenados en los sistemas. Los depósitos de refrigerantes estaban compuestos por un 35% de amoníaco y un 43% de HCFC-22 calculados según el peso, mientras que el resto lo componían CFC, HFC e hidrocarburos TRANSPORTE REFRIGERADO Se estima que los depósitos de refrigerantes albergan hoy en día toneladas de CFC, toneladas de HCFC-22 y toneladas de mezclas de HCFC y HFC; se prevé que el total de refrigerantes almacenados pasará de las toneladas actuales a toneladas en 2015 (en un escenario sin cambios). Se estima que las toneladas anuales de emisiones de todos los refrigerantes combinados pasarán a ser toneladas anuales en 2015 en un escenario sin cambios, o toneladas anuales como resultado de los crecientes esfuerzos realizados para recuperar y reciclar los refrigerantes y confinarlos mejor, utilizando compresores sellados herméticamente. En este sector las tasas de fuga de refrigerantes oscilan entre 25 y 35% EQUIPOS MÓVILES DE AIRE ACONDICIONADO Las emisiones provenientes de vehículos que aún tienen sistemas de aire acondicionado con CFC-12 son de alrededor de 531 g/año por vehículo si se incluyen todos los tipos de emisiones (las emisiones fugitivas representan 220 g/año por vehículo). Las emisiones anuales (2002) de la flota mundial de vehículos con sistemas de aire acondicionado que usan CFC-12 fueron aproximadamente de 514 MtCO 2 -eq/año (las emisiones fugitivas representan 213 MtCO 2 -eq/año). Se estima que las emisiones directas de la flota mundial de vehículos con sistemas de aire acondicionado basados en el uso del HFC-134a son de alrededor de 220 g/año por vehículo incluidas las emisiones fugitivas, que representan 130 g/año por vehículo o, expresado en términos de CO 2 equivalente, unas 96 MtCO 2 -eq/año, incluidas las emisiones fugitivas, que representan 56 MtCO 2 -eq/año SISTEMAS CONTRA-INCENDIOS Los niveles de producción, y de emisión y la magnitud de los depósitos resultantes de halón 1301 y sus alternativas de HFC/PFC/HCFC/FK en el período comprendido entre 1965 y 2015 indican que los depósitos de halón 1301 en 2002 eran de toneladas, que producían Página 89 de 216

90 2.052 toneladas de emisiones, lo que concuerda con las mediciones atmosféricas, según las cuales las emisiones fueron de entre y toneladas. Se estima que en 2004 la suma de los depósitos de todas las alternativas HFC/PFC/HCFC/FK acumuladas en los sistemas fijos ascendía aproximadamente a toneladas. Los PFC representan alrededor del 2,5% de ese total. Según una estimación, la proporción de HCFC puede ser de hasta toneladas aproximadamente (alrededor del 13%). Los estudios indican que actualmente es posible alcanzar tasas de emisión de 2 ± 1% por año en esos sistemas. Con una tasa de emisión del 2%, las emisiones de 2004 representan 1,4 millones de toneladas de CO 2 equivalente (MtCO 2 -eq) PRODUCCIÓN DE HCFC-22. También se producían emisiones de SAO, HFC y PFC durante la producción de fluorocarbonos, ya sea como subproductos no deseados o como pérdidas de material útil en forma de emisiones fugitivas. Las pérdidas fugitivas eran pequeñas y en general representaban menos del 1% de la producción total. El subproducto más importante es el HFC-23 (fluoroformo), que se generaba durante la producción del HCFC-22. El Protocolo de Montreal prohibió la producción de HCFC-22 en el año 2010, sin embargo su uso está permitido hasta el 1 de enero de El uso comercial cesará en 2015 en la Unión Europea 2. La generación de HFC-23 representaba entre el 1,4 y el 4% de la producción total de HCFC-22, dependiendo de la forma de gestión de la producción y de las características de los procesos. El HFC-23 es el HFC más potente (PCA=12.000) y persistente (tiempo de vida atmosférica de 270 años). Se estima que las emisiones mundiales de HFC-23 aumentaron un 12% entre 1990 y 1995 como resultado de un aumento similar en la producción mundial de HCFC-22. Sin embargo, debido a la optimización de los procesos a nivel general y a la destrucción térmica en los países desarrollados, esta tendencia no continuó y a partir de 1995 su reducción ha sido superior al aumento de la producción Malas prácticas y efectos directos. En los aparatos que contienen gases refrigerantes se producen fugas tanto en los procesos de tratamiento de los residuos de los aparatos desechados, como en las operaciones de carga, descarga y recarga de los gases contenidos en los circuitos frigoríficos de los equipos. Es por esto por lo que la gestión de los gases refrigerantes por parte de los profesionales encargados de mantener y destruir los equipos. 2 Según lo establecido en el Artículo 4 del Reglamento (CE) nº 1005/2009 del Parlamento y del Consejo Europeo. Página 90 de 216

91 Se hace necesaria, por tanto, la correcta formación del personal encargado de esta tarea, indicándoles tanto los métodos de carga, recarga y descarga de los equipos, como el correcto etiquetado de los gases extraídos y su correcto tratamiento. Las malas prácticas que se han realizado a lo largo de los años por falta de información y de regulación en el sector, ha contribuido a aumentar el nivel de emisiones de este tipo de gases con el consiguiente daño medioambiental que esto lleva aparejado. Antes de la entrada en vigor de la Ley 16/2013, del 29 de octubre, el coste de la gestión de los gases retirados de los equipos en las operaciones de mantenimiento de los mismos, era asumido por los instaladores cuando se establecía un contrato de mantenimiento entre las partes. El coste de tratamiento de los gases es muy elevado debido a que actualmente no existen plantas de tratamiento de este tipo de residuos peligrosos en España, lo que hace que todavía hoy tengan que ser enviados fuera del territorio nacional para su correcta gestión. Esto provoca un incremento en los costes de tratamiento debido al transporte. El hecho de tener que hacer frente a estos costes de gestión y tratamiento de los gases, ha provocado que durante muchos años, los instaladores y mantenedores optaran por dejar que los gases fueran emitidos a la atmósfera. Esto suponía y supone un grave problema para el medio ambiente debido al alto potencial de calentamiento que poseen estos gases, lo que hace que aunque la fuga sea pequeña, su efecto medioambiental sea muy grave. En ocasiones, aunque se pretendan recuperar los gases para su adecuado tratamiento, se realizan malas prácticas a la hora de manipular los equipos para conseguir descargarlos. Esto es debido a la existencia de manuales de manipulación de gases refrigerantes desfasados y de la falta de formación que tiene el personal encargado de la manipulación de los mismos. Actualmente se están realizando prácticas que son contradictorias con lo establecido en el Reglamento de Seguridad para Instalaciones Frigoríficas, un ejemplo es la utilización de utensilios y mangueras no adecuadas para este tipo de procesos, lo que hace que, por ejemplo, en el caso de las mangueras, se quede gas refrigerante en ellas, por ser estas muy largas, y luego se produzcan fugas tras el proceso de trasvase a una botella contenedora. La utilización de mezclas de refrigerantes puede aumentar las fugas debido a las propiedades que éstas poseen. Cuando una mezcla está formada por varios refrigerantes con puntos de ebullición distintos, si se produce una fuga, se emitirá en primer lugar aquel componente cuyo punto de ebullición sea menor, quedando inservible el resto de refrigerante contenido en el equipo debido a la pérdida de sus propiedades. Cuando este hecho se produce hay que retirar la totalidad del refrigerante que queda en el equipo y sustituirlo por la mezcla completa con lo cual se incrementa el riesgo de que se produzcan fugas en el proceso de sustitución del refrigerante. Si se tratara de un refrigerante formado por un único componente, en caso de Página 91 de 216

92 producirse una fuga, bastaría con rellenar el equipo con la cantidad de refrigerante que se ha perdido por lo que elimina la etapa de retirada del refrigerante antiguo. En ocasiones, cuando se realizan procesos de carga, descarga o recarga en los equipos de aire acondicionado o máquinas de refrigeración, no se garantiza que el sistema quede totalmente estanco tras la operación, por lo que se pueden producir fugas durante el tiempo transcurrido entre una operación de mantenimiento y la siguiente. Además actualmente las técnicas de destrucción son las que predominan a la hora de realizar el tratamiento adecuado de los gases refrigerantes extraídos de los equipos, siendo éstas las únicas existentes en Europa. Cabe destacar que la destrucción debe ser adoptada como última medida, siendo prioritarias, por este orden, la prevención, la reutilización, el reciclado y la valorización 3. Las malas prácticas a la hora del tratamiento de los gases refrigerantes no sólo se producen en los sectores de la refrigeración industrial y del aire acondicionado, una mala práctica puede ser la inadecuada gestión aparatos eléctricos y electrónicos que los contienen cuando estos llegan al fin de su vida útil. Los frigoríficos y congeladores contienen gases refrigerantes no sólo en los circuitos de refrigeración sino también en las espumas aislantes que poseen estos aparatos ya que se utilizan como agente espumante en la formación de estas espumas. Si este tipo de aparatos no se tratan adecuadamente por un gestor de residuos autorizado, los gases que contienen las espumas y los circuitos de refrigeración son susceptibles de ser emitidos a la atmósfera. En los últimos años ha crecido la cantidad de equipos que son desechados y tratados inadecuadamente debido al contenido en algunos metales de cierto valor que pueden ser extraídos para su posterior venta. Estas prácticas hacen que estos equipos sean mal gestionados por personas que no tienen conocimientos de los daños medioambientales que pueden ocasionar sus malas prácticas, lo que provoca un aumento de las emisiones de gases fluorados de efecto invernadero a la atmósfera. Según un informe de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) publicado en Octubre de 2013, la gestión de los RAEE ha empeorado respecto a la situación existente en Esta organización realizó un estudio en el que siguió el rastro de 16 aparatos eléctricos y electrónicos desde el punto de entrega hasta donde finalmente fueron gestionados. La OCU encontró problemas en todas las fases de la recogida y reciclaje: trabas en la entrega, robos en 3 Según el Apartado 1 del Artículo 8. Jerarquía de Residuos. De la Ley 22/2011, del 28 de julio, de Residuos y suelos contaminados. Página 92 de 216

93 los puntos limpios, cobros por recoger el residuo, desplazamientos innecesarios, envíos directos a chatarrerías, incluso paso de residuos por plantas de reciclado autorizadas sin recibir tratamiento y por esto afirma que el sistema actual de gestión de residuos hace agua por todas partes, ya que únicamente 4 de estos residuos fueron procesados en plantas autorizadas. De hecho, la situación que encontró la OCU es peor que la de los dos años anteriores, cuando se realizó esta misma investigación. También es peor que en otros 4 países europeos en los que se realizó en 2012 una experiencia similar. En Portugal 11 de los 15 aparatos fueron adecuadamente gestionados, en Bélgica todos fueron adecuadamente gestionados y en Italia 12 de los 15 aparatos se gestionaron adecuadamente. Gracias a estos localizadores, se ha podido comprobar que un destino muy probable para estos residuos son las chatarrerías, los descampados y los almacenes en los que no hay medios para el reciclado Cifras de emisiones de gases refrigerantes en España. Las emisiones de gases refrigerantes, como ya se ha mencionado, pueden provenir de muy diversas fuentes, quizás los grupos más importantes son el tratamiento de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos y las operaciones de carga, recarga o descarga de los aparatos de refrigeración industrial y/o comercial y de los aparatos de aire acondicionado. El grupo de aparatos eléctricos y electrónicos que suele contener este tipo de gases son los que regula el Real Decreto 208/2005 sobre aparatos eléctricos y electrónicos y la gestión de los residuos en su Anexo I, concretamente los de la categoría 1, y dentro de esta categoría, los frigoríficos, congeladores y otros grandes aparatos utilizados para la refrigeración, conservación y almacenamiento de alimentos y los aparatos de aire acondicionado. En este tipo de aparatos, los gases refrigerantes pueden formar parte tanto del sistema de refrigeración como del sistema de aislamiento, siendo utilizados como agentes espumantes en las espumas aislantes. En lo referido a la carga y descarga de los aparatos en funcionamiento, es difícil obtener datos sobre la cantidad de gases refrigerantes que son utilizados y emitidos debido a que, hasta ahora, no existía un registro de su actividad ni de las cantidades de gases fluorados de efecto invernadero que manejaban. En cambio, en lo que refiere a los aparatos eléctricos y electrónicos que contienen estos gases que son desechados y tratados por los gestores de residuos correspondientes, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ofrece datos sobre la cantidad de residuos recogidos selectivamente en España. Los residuos según están clasificados por la Orden Ministerial 304/2004 de 8 de febrero, por la que se publican las operaciones de valorización y eliminación de residuos y la lista europea de Página 93 de 216

94 residuos. Según esta clasificación los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos pertenecen al Grupo 16. Residuos no especificados en otro capítulo de la lista. Y dentro de este grupo: Código Residuos de equipos eléctricos y electrónicos * Transformadores y condensadores que contienen PCB * Equipos desechados que contienen PCB, o están contaminados por ellos, distintos de los especificados en el código * Equipos desechados que contienen clorofluorocarbonos, HCFC, HFC * Equipos desechados que contienen amianto libre * Equipos desechados que contienen componentes peligrosos (4), distintos de los especificados en los códigos a Equipos desechados distintos de los especificados en los códigos a * Componentes peligrosos retirados de equipos desechados Componentes retirados de equipos desechados, distintos de los especificados en el código Tabla 3.1. Lista Europea de Residuos según Orden MAM 304/2004. En cambio, el INE clasifica estos residuos según el Reglamento 2150/2002 del 25 de noviembre de 2002 relativo a las estadísticas sobre residuos, correspondiéndoles, a este grupo de residuos el Epígrafe 8. Código Descripción Residuos Peligroso/No peligroso 8. Equipos desechados No peligroso 8. Equipos desechados Peligroso Página 94 de 216

95 8.1. Vehículos desechados No peligroso Residuos de pilas y acumuladores. No peligroso Residuos de pilas y acumuladores. Peligroso Tabla 3.2. Clasificación de los residuos según el Reglamento nº 2150/2002. De esta manera, los datos que ofrece este instituto nacional son los que se muestran en la siguiente tabla, clasificados por años y por el tipo de tratamiento que se les ha dado. Cantidad de RAEE recogidos ESPAÑA (ton) Recuperación Vertido Incineración Total TOTAL GENERAL TOTAL GENERAL TOTAL GENERAL TOTAL GENERAL Equipos desechados (excluidos 8.1 y 8.41) Equipos desechados (excluidos 8.1 y 8.41) Equipos desechados (excluidos 8.1 y 8.41) Equipos desechados (excluidos 8.1 y 8.41) Equipos desechados (excluidos 8.1 y 8.41) Equipos desechados (excluidos 8.1 y 8.41) Tabla 3.3. Cantidad (en toneladas) de equipos desechados recogidos selectivamente en España. Fuente: INE. Página 95 de 216

96 Tomando estos datos y los proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística en lo referente a la población española para los mismos años, se puede obtener la tasa de recogida de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en kg/habitante y año. Los resultados obtenidos para cada uno de los años son los que se muestran en la siguiente tabla. Año RAEE recogidos (ton) Población Tasa de recogida (kg recogidos/habitante año) Tabla 3.4. Tasa de recogida de RAEE en España. Fuente datos población INE. Como se aprecia, únicamente en los años 2006 y 2009, la tasa de recogida ha sido inferior al valor que marca el Real Decreto 208/2005 en su Artículo 9, apartado 1.a) de 4 kg/habitante año, como obligación a cumplir antes del 31 de diciembre de Destaca el dato del año 2007 en el que la tasa tuvo un valor de 9 kg/habitante año. Según datos del REI-RAEE, el Registro de Aparatos Eléctricos y Electrónicos del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, la cantidad en kilogramos de aparatos eléctricos y electrónicos que contienen refrigerantes, esto es, frigoríficos, congeladores, otros aparatos utilizados para la refrigeración, conservación y almacenamiento de alimentos, grandes refrigeradores y aparatos de aire acondicionado, es la que se muestra en la siguiente tabla: AÑO Producto Frigoríficos Congeladores Página 96 de 216

97 Otros aparatos de refrigeración Aparatos de aire acondicionado Grandes refrigeradores TOTAL: Tabla 3.5. Cantidad de Equipos, en kilogramos, por años. Fuente Registro de Aparatos Eléctricos y Electrónicos. Ministerio de Industria, energía y turismo. AÑO Producto Frigoríficos Congeladores Otros aparatos de refrigeración Aparatos de aire acondicionado Grandes refrigeradores TOTAL: Tabla 3.6. Cantidad de equipos, en kilogramos por años (cont.). Fuente Registro de Aparatos Eléctricos y Electrónicos. Ministerio de Industria, energía y turismo. Para poder analizar con mayor facilidad estos datos se han representado en la siguiente gráfica: Página 97 de 216

98 CANTIDAD en kg Cantidad de aparatos de refrigeración y de aire acondicionado por año 2,E+08 1,E+08 0,E AÑO TOTAL Frigoríficos Congeladores Figura 3.1. Cantidad de aparatos de refrigeración y aire acondicionado puestos en el mercado por años. Fuente REI- RAEE Como se puede apreciar, la cantidad total de estos aparatos eléctricos y electrónicos puestos en el mercado sufrió un descenso muy importante a partir del año 2008, no llegando a recuperarse los valores existentes en años anteriores. Este fenómeno puede ser debido al decrecimiento económico que ha sufrido España en los últimos años como consecuencia de la crisis económica. En cambio, los aparatos de aire acondicionado han sufrido un gran auge desde el año 2009 probablemente debido a la entrada en vigor del Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) que establece que las instalaciones térmicas en edificios de nueva construcción y en aquellos reformados para cambiar los sistemas térmicos, deben cumplir una serie de requisitos para el confort térmico de las personas. Hasta el año 2009, el porcentaje de frigoríficos respecto al total de equipos que contienen gases refrigerantes, había representado, aproximadamente, durante todos los años, el 84%, a partir de este año, el porcentaje disminuyó hasta valores del 65 % aproximadamente, para aumentar ligeramente en el año 2013 hasta un 68%. Para poder observar mejor la evolución de los congeladores, otros aparatos de refrigeración, aparatos de aire acondicionado y grandes refrigeradores, se presentan por separado en la siguiente gráfica. Página 98 de 216

99 CANTIDAD kg 4,E+07 3,E+07 Cantidad de congeladores, otros aparatos de refrigeración, aparatos de aire acondicionado y grandes refrigeradores 2,E+07 1,E+07 0,E AÑO Congeladores Otros aparatos de refrigeración Figura 3.2. Cantidad de congeladores, otros aparatos de refrigeración, aparatos de aire acondicionado y grandes refrigeradores puestos en el mercado por años. Fuente: REI-RAEE. Respecto a las cantidades de refrigerantes vendidas, en el año 1988 se dispensaron en la Unión Europea, aproximadamente, 340 millones de kilogramos de compuestos de clorofluorocarburos (CFC) de los cuales el 31% se utilizaron para la fabricación de agentes espumantes, el 33% para la fabricación de refrigerantes, el 23% como agentes de limpieza y al restante 13% se les dio otros usos. Debido a la vida útil de los electrodomésticos y a que no se prohibió la fabricación de CFC hasta el año 1995, existe cierta cantidad de aparatos eléctricos y electrónicos que aún contienen estos gases como refrigerantes y que, si no se tratan adecuadamente, pueden ser emitidos a la atmósfera. Además, hasta el 1 de enero de 2015, no entra en vigor la prohibición de fabricar hidrofluorocarburos (HCFC), con lo que gran cantidad de compuestos clorados están en riesgo de ser emitidos a la atmósfera. En cuanto a España, las ventas de gases refrigerantes pueden ser estimadas mediante las importaciones que se han hecho de este tipo de gases al territorio nacional. En España no existen plantas de producción de este tipo de sustancias, lo que hace que tengan que ser importadas de otros países. Conociendo los códigos TARIC de los componentes, puede saberse qué cantidad de los mismos han sido introducidas en España mediante la base de datos de comercio exterior de la Agencia Tributaria. Página 99 de 216

100 Los códigos TARIC son códigos que se utilizan para identificar mercancías en el sistema aduanero común de la Unión Europea. Sirven para fijar el arancel aduanero común y para controlar eficientemente las estadísticas del comercio exterior de la Unión, tanto a nivel comunitario (exportaciones e importaciones entre los países miembros), como a nivel extracomunitario (comercio exterior de los países miembros con el resto del mundo). Esta nomenclatura otorga un código numérico de ocho cifras a cada subpartida o tipo de mercancía. Así pues, los códigos TARIC correspondientes a los gases que se utilizan como refrigerantes en los aparatos de refrigeración y en los de aire acondicionados son: mezclas que contengan HCFC, PFC o HFC pero no CFC mezclas que contengan PFC o HFC pero que no contengan CFC o HCFC mezclas que contengan derivados halogenados de metano, etano o propano, que contengan clorofluorocarburos (CFC), incluso con hidroclorofluorocarburos (HCFC), perfluorocarburos (PFC) o hidrofluorocarburos (HFC) derivados fluorados, derivados bromados, derivados yodados de hidrocarburos acíclicos y dibromuro de etileno únicamente fluorados y clorados de metano, etano o propano únicamente fluorados y bromados de metano, etano o propano. Según la base de datos de comercio exterior, las cantidades de este tipo de mercancía que han sido importados a España desde el año 2008 son lo que se muestran en la siguiente tabla. Código TARIC Tabla 3.7. Cantidad de compuestos fluorados importados a España entre 2008 y Fuente: Base de datos de Comercio Exterior de la Agencia Tributaria. Página 100 de 216

101 Cantidad, kg Como se observa en la tabla anterior, la cantidad importada de mezclas que contengan HCFC, PFC o HFC pero no CFC, ha ido disminuyendo considerablemente debido, probablemente, a la prohibición en la fabricación de los compuestos de HCFC. Cabe destacar, además que la base de datos de comercio exterior de la Agencia Tributaria no aporta datos sobre los compuestos únicamente fluorados y clorados de metano, etano o propano (código TARIC ) para ningún año de los mencionados. Para los compuestos únicamente fluorados y bromados de metano, etano o propano sólo aporta datos del año Quizás los datos más significativos de esta tabla, y los que pueden servir en el desarrollo de este estudio, son los referidos a las mezclas que contienen HFC y PFC pero no HCFC ni CFC (código TARIC ), por ser los compuestos en los que se basan la mayoría de los refrigerantes utilizados actualmente. Su evolución con los años ha sido la que se muestra en la siguiente gráfica. Mezclas que contienen PFC o HFC pero no CFC ni HCFC. 8,E+06 7,E+06 6,E+06 5,E+06 4,E+06 3,E Año Mezclas que contienen PFC o HFC pero no CFC ni HCFC. Figura 3.3. Cantidad de mezclas que contienen PFC o HFC pero no CFC ni HCFC importadas a España. Fuente: Base de Datos de Comercio Exterior. Agencia Tributaria. En el año 2010 se aprecia un ascenso en las importaciones de estos compuestos, para, posteriormente, sufrir un gran descenso en el año 2011, teniéndose valores menores para este año que para el año El resto de años se han tenido valores muy parecidos de importaciones de estos compuestos. Las variaciones sufridas estos años pueden ser debidas a la prohibición de fabricar HCFC, lo que pudo provocar un aumento en la compra de este tipo de gases para utilizarlos en sustitución de estos. Página 101 de 216

102 DATOS DE LAS EMISIONES DE GASES REFRIGERANTES EN ESPAÑA. Según los datos proporcionados por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (United Nations Framework Convention on Climate Change, UNFCCC), que coinciden con las estimadas en el Inventario de Gases de Efecto Invernadero de España realizado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, las cantidades de gases fluorados de efecto invernadero emitidos a la atmósfera en España desde el año 1990 hasta el año 2012, son lo que se muestran en la tabla 3.8. Los clorofluorocarburos no son considerados en los inventarios realizados debido a que se supone que los países que se adhirieron en su día al Protocolo de Montreal y se comprometieron a cumplir los plazos establecidos para la total prohibición de la fabricación de este tipo de refrigerantes, cumplen las normativas de emisiones de CFC. Emisiones de gases fluorados de efecto invernadero en España en Gg CO 2 equivalente Año HFC PFC SF 6 Total Página 102 de 216

103 Tabla 3.8. Emisiones de Gases Fluorados de Efecto Invernadero en España. Fuente UNFCCC. Como se puede apreciar, las cantidades emitidas de estos gases han ido aumentando, a excepción de las cantidades de PFC que han disminuido con el paso de los años. En relación con el resto de la Unión Europea, las emisiones de gases fluorados de efecto invernadero, representaron, aproximadamente, el 12% del total emitido por los países que conforman la Unión Europea en el año Los datos de la tabla anterior se han puesto en la figura 3.4 para que puedan ser comparados más fácilmente. Página 103 de 216

104 Emisiones de gas (Gg CO2 equivalente) Emisiones de Gases Fluorados de Efecto Invernadero en España Año HFC PFC SF6 Figura 3.4. Emisiones de Gases Fluorados de Efecto Invernadero en España en el periodo de 1990 a Se observa un gran aumento de la cantidad de emisiones de HFC desde el año 1993, hasta el año 2000, como consecuencia, probablemente, de la progresiva sustitución de los CFC por este tipo de refrigerantes no clorados. Como se aprecia, a partir del año 2000 existe una disminución de las emisiones de todos los gases fluorados de efecto invernadero. Para los HFC, se han recuperado los valores existentes antes de esta bajada del año 2000, en cambio, para el resto, la cantidad de gases emitidos se ha mantenido constante. En cuanto a las emisiones de CFC (no contempladas en el Inventario de gases de Efecto Invernadero en España realizado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente), según la Memoria explicativa del proyecto de Real Decreto por el que se regula la comercialización y manipulación de gases fluorados y equipos basados en los mismos, así como la certificación de los Profesionales que los utilizan, no existen datos fiables de las emisiones de sustancias que agotan la capa de ozono, si bien se estima que las principales fuentes son las espumas, refrigerantes y agentes de extinción de incendios, que todavía tienen importancia, pues aún se emplea el monoclorodifluormetano (R-22) en un alto porcentaje de los equipos de refrigeración o climatización existentes. A título meramente informativo, podría estimarse que se emiten anualmente entre 120 y 500 ton de R-12 y entre 426 y ton de CFC-11 provenientes de frigoríficos no gestionados correctamente, cerca de 1000 ton provenientes del banco de espumas, y, respecto al banco de refrigeración, el mercado del R-22, en teoría para reposición de fugas, podría estar emitiendo entre y ton, con un banco instalado en torno a ton, o Página 104 de 216

105 incluso ton de acuerdo a algunos expertos. Habría que sumar también las emisiones de clorofluorocarbonados (CFC) de algunos equipos aún en funcionamiento, que Francia estimaban en 2004 en alrededor de 500 ton de un banco de cerca de ton. Porcentaje de emisiones de HFC en la Unión Europea Finladia 1% Dinamarca 1% Irlanda 1% Suecia 1% Italia 13% Suiza Ucrania OTROS 2% 1% 3% Austria 2% República Checa 2% Alemania 13% Reino Unido 2% Grecia 5% España 12% Noruega 1% Hungría 1% Holanda 3% Polonia 9% Bélgica 3% Francia 22% Portugal 2% Figura 3.5. Grafico emisiones de gases fluorados de efecto invernadero países de la Unión Europea. Fuente UNFCCC. Comparando las emisiones en España de cada tipo de gas por separado, con las del total de la Unión Europea (Tabla 3.9), se puede ver que mientras que en la Unión Europea han aumentado las emisiones de HFC en un 191,5%, desde el año 1990 hasta el año 2011, en España lo han hecho un 244,5%, pero el dato que realmente llama la atención, es el aumento del SF 6 en España, que se sitúa en torno al 489%, mientras que en el total de la Unión Europea ha disminuido un 41% aproximadamente. De los países que conforman la Unión Europea, únicamente superan este porcentaje, Luxemburgo, Malta, Eslovaquia y Ucrania. Página 105 de 216

106 ESPAÑA UNIÓN EUROPEA GAS Diferencia Diferencia HFC ,50% ,50% PFC ,50% ,30% SF ,30% ,40% Tabla 3.9. Comparación de las emisiones de GFEI, entre Europa y España. Fuente UNFCCC. Al respecto de los gases fluorados, según el Inventario de Nacional de Emisiones a la Atmósfera del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, las emisiones a la atmósfera calculadas para el año 2006 separadas por sectores fueron las siguientes: Emisiones a la atmósfera de gases fluorados de SF 6 (kg) HFC (kg) PFC (kg) efecto invernadero. Año Uso total de HFC, N 2 O, NH 3, PFC y SF Equipos de refrigeración que utilizan halocarburos Espumado de plásticos (excepto espumas de poliestireno) Extintores de incendios Aerosoles Equipos eléctricos (excepto fabricación de componentes electrónicos) Otros Producción de halocarburos y hexafluoruro de azufre Producción de hidrocarburos halogenados - subproductos Producción de hidrocarburos halogenados - emisiones fugitivas Página 106 de 216

107 Producción de hidrocarburos halogenados - otros Producción de hexafluoruro de azufre - subproductos Producción de hexafluoruro de azufre - emisiones fugitivas Producción de hexafluoruro de azufre - otros Procesos en la industria de metales no férreos Producción de aluminio (electrólisis) Tabla Emisiones de gases de efecto invernadero por secciones. Fuente: Inventario de Nacional de Emisiones a la Atmósfera del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. Este análisis de las emisiones por tipo de cada gas (expresadas en kg) nos muestra en los últimos años una clara tendencia de crecimiento iniciada en el año 2003, que rompe con la favorable situación de los años 2001 y 2002, y originada por el uso de refrigerantes. Es necesario destacar que si bien las emisiones del resto de sectores, bien por tener datos más fiables, bien por ser de menor cuantía, se puede considerar que están relativamente bien cuantificadas, las debidas a los refrigerantes albergan un grado elevado de incertidumbre. Datos de estudios realizados en Francia, con un mercado de refrigerantes de un tamaño similar al de España en orden de magnitud, estimaron las emisiones de refrigerantes HFC en más de ton en 2004 (en torno a ton CO 2 eq. un 50% más de lo estimado en España en 2005). En el año 2005, según McCulloch, A., en la Unión Europea la emisión de gases fluorados representaron el 1,1% sobre el total de las emisiones de gases de efecto invernadero y de este 1,1%, el 80% pertenece a los principales HFC, el HFC-125, HFC-134a, HFC-143a, HFC-152 y HFC Teniendo esto en consideración, las proyecciones de las emisiones de los refrigerantes incluidos en Kioto para el periodo de cumplimiento, se podrían asimilar, en una primera aproximación, no demasiado desencaminada por el similar tamaño del mercado de refrigerantes, al peor escenario previsto en los estudios elaborados en Francia: kton 4 En su artículo Evidence for improvements in containment of fluorinated hydrocarbons during use: an analysis of reported European emissions. McCulloch, A. Environmental Science and Policy Página 107 de 216

108 CO 2 eq. en 2008 y kton en Aproximadamente kton CO 2 eq./año de media en el periodo de compromiso 5. Por tanto, dado el crecimiento de las emisiones de los sectores usuarios y la gran inercia de las mismas, es difícil prever un cambio de tendencia. Del estudio de los datos de emisiones, se comprueba la desigual contribución de los diferentes sectores, y la conveniencia de abordarlos de manera individual: - La producción de compuestos organohalogenados está regulada por las normativas de protección de la atmósfera (Ley 34/2007) o de emisiones industriales (Ley 16/2002). La tendencia de sus emisiones es decreciente y tiende a disminuir notablemente al cerrarse las producciones de HCFC-22 y con ello las emisiones asociadas de HFC-23, principal fuente de emisiones en el periodo La producción de aluminio primario, principal fuente de emisiones de PFC y regulado por las mismas normativas anteriores, ha sido objeto de un reciente Acuerdo Voluntario (5 de enero de 2008), que contempla la adopción de medidas tendentes a la reducción de sus emisiones. - El empleo del hexafluoruro de azufre en equipos eléctricos es la principal fuente de emisiones de este gas, y ha sido recientemente, al igual que el caso anterior, objeto de un Acuerdo Voluntario (27 de marzo de 2008) que contempla la adopción de medidas en todo el ciclo de utilización del gas. No obstante lo anterior, el hexafluoruro de azufre tiene diversas aplicaciones adicionales (uso en laboratorios, gas trazador, etc.), además de algunas otras prohibidas por el Reglamento número 842/2006 (aislamiento acústico en ventanas, inflado de neumáticos, uso en calzado). La información al respecto de las emisiones de este tipo de aplicaciones es muy limitada, si bien se supone que son marginales, no existen tampoco mecanismos de control o seguimiento de la utilización y emisiones de este gas. El empleo de fluidos fluorados como agentes extintores tiene importancia en aplicaciones técnicas (lugares ocupados, equipos electrónicos, museos, sector militar o aeronáutico, etc.) y sus emisiones se generan en las fases de llenado y vaciado de los contenedores (como sucede en las operaciones de mantenimiento como por ejemplo los retimbrados), así como en el 5 Datos proporcionados por la Memoria explicativa del proyecto de real decreto por el que se Regula la comercialización y manipulación de gases fluorados y Equipos basados en los mismos, así como la certificación de los Profesionales que los utilizan realizado por la Secretaría de Estado del Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino. Página 108 de 216

109 momento de su uso, si se dispara el sistema. El potencial teórico de emisiones de este sector es relativamente bajo, pues los aparatos son compactos y carecen de partes móviles y está regulado en lo relativo a fabricantes y empresas por motivos de seguridad. No obstante, la cantidad de gas instalada es muy importante en términos de CO 2 equivalente, y la experiencia de la recuperación y eliminación de los agentes extintores basados en SAO nos muestra que, en los casos en que la gestión final del producto conlleva un coste, estos no se recuperan correctamente sin un control adecuado. El uso de refrigerantes organohalogenados en máquinas frigoríficas es considerado una de las mayores fuentes de emisión de estas sustancias a nivel mundial. La complejidad y tamaño de los equipos, las vibraciones y presiones a las que trabajan, la cantidad de personal involucrado, en algunos casos de limitada formación y concienciación, así como el coste económico de la recuperación y reciclaje/destrucción de los fluidos, unidos a la facilidad de desprenderse de los mismos y el bajo coste del fluido virgen, han sido identificados como las principales causas de las emisiones de estos gases. Además de los usos citados anteriormente, las sustancias objeto de este estudio, como ya se ha comentado, tienen numerosas aplicaciones de cierta importancia que generan o pueden generar emisiones: uso en fabricación de aerosoles, de inhaladores de uso clínico, materia prima, en espumado de plásticos, laboratorios, etc. No existe en la actualidad mecanismos de control o seguimiento del uso de estos fluidos a nivel de fabricación de productos y distribución de este gas, que permitan asimismo la cuantificación de sus emisiones Efectos medioambientales de los gases refrigerantes. Impactos potenciales. Años después del auge de los gases refrigerantes basados en compuestos clorofluorocarbonados (CFC) se fue descubriendo que estos compuestos eran perjudiciales para la capa de ozono debido a la presencia de cloro en su estructura molecular, lo que hacía que, una vez eran liberados a la atmósfera, actuaran como catalizadores en la destrucción de las moléculas de ozono. Los niveles de ozono en la atmósfera se regulan mediante una serie de reacciones químicas llamadas reacciones de Chapman mediante las cual se establece un equilibrio entre la formación y la destrucción del ozono en las capas más altas de la atmósfera. Las reacciones que tienen lugar son: Página 109 de 216

110 O 2 + hυ 2O O + O 2 O 3 O 3 + hυ O 2 + O O + O 3 2O 2 En las capas altas de la atmósfera (por encima de los 80 km), los fotones de alta energía (representado como hυ), disocian a las moléculas de oxígeno molecular (O 2 ), por lo que sólo es posible encontrar oxígeno monoatómico (O), como queda expresado en la primera reacción. A alturas menores, comprendidas entre 15 y 40 km (ozonosfera), se observan, además, las otras tres reacciones. Las concentraciones más comunes de ozono en la atmósfera oscilan entre los 0,03 y los 0,08 ppm, alcanzando este valor máximo a los 25 km de altitud. La unidad utilizada para la medida de los niveles de ozono en la atmósfera no son las partes por millón (ppm) se suelen utilizar las Unidades Dobson (DU) que se definen como la cantidad equivalente a 2, moléculas de ozono por cada metro cuadrado. El valor típico en la superficie terrestre es de 300 DU. La disminución global de ozono ocurre cuando el equilibrio entre el balance natural de la producción y la destrucción de ozono estratosférico se desplaza a favor de la destrucción. Las observaciones de la destrucción del ozono antártico "agujero de ozono" y registros atmosféricos que indican disminuciones estacionales en niveles globales de ozono dan muestra del progresivo deterioro de la capa de ozono a nivel global. Aunque los fenómenos naturales asociados a factores meteorológicos pueden causar disminuciones temporales de ozono, actualmente se conoce que el cloro y el bromo emitidos a la atmósfera Figura 3.6. Comparación de la concentración de ozono troposférico entre los años 1979 y formando moléculas estables como los CFC, los halones, el tetracloruro de carbono o el bromuro de metilo son la causa principal de esta disminución drástica. Se estima que las emisiones de CFC dan razón al 80% de reducción del ozono total en la estratosfera 6. 6 Datos proporcionados por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía. Página 110 de 216

111 Tras la firma, por parte de los países, del Protocolo de Montreal los fabricantes comenzaron la búsqueda de nuevos refrigerantes para sustituir a los antiguos CFC, produciendo nuevos refrigerantes menos o nada agresivos con la capa de ozono. Entre estos nuevos refrigerantes están los HCFC (hidroclorofluorocarburos) y los HFC (hidrofluorocarburos). Los HCFC son derivados de los CFC, a los que se les ha añadido una molécula de hidrógeno que los hace menos estables y son capaces de degradarse antes (tienen una vida de 2 a 25 años mientras que la de los CFC es de 100 años) y a menor altura que los CFC, lo que permite que no lleguen a las capas más altas de la atmósfera y ataquen al ozono. Los HFC, son compuestos sin cloro, por lo que no destruyen la capa de ozono, pero debido al potencial de calentamiento atmosférico que poseen, contribuyen al efecto invernadero. Según la Ley 16/2013 el potencial de calentamiento atmosférico es el potencial de calentamiento climático de un gas fluorado de efecto invernadero en relación con el del dióxido de carbono sobre un periodo de 100 años. Este tipo de gases son los causantes, entre otros, del calentamiento global antropogénico, ya que son gases que no se producen de forma natural, han sido sintetizados por el hombre. El efecto invernadero es el fenómeno que se produce cuando ciertos gases atrapan la radiación solar que se convierte en calor al contactar con la tierra y no permite que sea remitida hacia el espacio bajo la forma de radiación infrarroja. A los gases que producen este efecto se les llama gases de efecto invernadero. Si estos gases se encuentran en gran cantidad en la estratosfera se producirá un aumento de la temperatura media del planeta. Los fluidos refrigerantes son los causantes, entre otros, de este efecto contribuyendo en un 24% (en el caso de los CFC) al mismo 7. En las últimas décadas, se ha observado una elevación de la temperatura media de los mares y continentes, provocada por el aumento de concentración de los gases de efecto invernadero. El principal motivo radica en la presencia de CO 2, originado fundamentalmente por la combustión del carbón y derivados del petróleo, en innumerables procesos de la industria (producción de energía eléctrica, transporte, calderas de proceso, etc.). Sin embargo, la 1525ea0/?vgnextoid=da99f1ad7eb56010VgnVCM e50aRCRD&vgnextchannel=de7705bfdc VgnVCM e50aRCRD&vgnextfmt=rediam&lr=lang_es 7 Ingeniería del Frío: Teoría y Práctica. Capítulo 9. Refrigerantes. Pág Autora: María Teresa Sánchez y Pineda de las Infantas. Página 111 de 216

112 presencia en la atmósfera de sustancias químicas sintetizadas por el hombre también ha ido aumentando, con una contribución notable al calentamiento global (CFC, HCFC y HFC). La contribución directa de una sustancia al efecto invernadero se conoce como Potencial de Calentamiento Global y se mide tomando como base el CO 2, principal causante de dicho efecto. El potencial de calentamiento global o potencial de calentamiento atmosférico (PCA), fue definido por el Grupo Intergubernamental de expertos en el Cambio Climático (IPCC), para una sustancia determinada, como el cociente entre la integración en el tiempo del forzamiento radiactivo provocado por la emisión de una unidad de masa (1 kg) de dicha sustancia y la misma integral para la emisión de una unidad de masa del gas empleado como referencia. La fórmula para calcular el PCA es: PCA = H a i C i (t) dt 0 H a ref C ref (t) dt 0 Donde a i es el forzamiento radiativo por unidad de masa que aumente la concentración de la sustancia i (W/m 2 kg), C i (t) es la evolución de la concentración con el tiempo de la sustancia i y H es el horizonte temporal de integración, establecido de forma estándar en 20, 100 y 500 años, dependiendo de hasta dónde se pretenda tener información de la influencia que tiene la sustancia sobre el efecto invernadero. Suele utilizarse el horizonte temporal de 100 años. El subíndice ref indica la sustancia que se toma como preferencia, que normalmente es el CO 2. Cuando se considera el efecto de los refrigerantes sobre el calentamiento global no sólo se ha de tener en cuenta la incidencia directa, debida a la liberación al ambiente, sino la indirecta, ejercida a través del CO 2 producido en la fabricación de dichas sustancias, así como el originado en las plantas generadoras de energía eléctrica consumida por los equipos de refrigeración. De esta forma se puede definir lo que se conoce como Impacto Total de Calentamiento, que tiene en cuenta el efecto indirecto (PCA) y el indirecto (a través del CO 2 asociado a la producción y al uso como refrigerante de determinada sustancia). Diferentes autores entre los que destacan Fisher, Calm y Sand, han disertado sobre los datos necesarios para poner el valor del Impacto Total de Calentamiento, pudiendo concluirse que este valor no se calcula para un refrigerante determinado sino para una aplicación concreta lo que supone que se debe conocer: - Tipo de refrigerante empleado en dicha instalación, para así obtener el valor del PCA. - La cantidad de masa refrigerante utilizada durante el funcionamiento de la instalación durante todo su periodo de vida (m). - Energía consumida al año por la instalación (E anual ). - Periodo de vida de la instalación (n). Página 112 de 216

113 - Factor de conversión para determinar el CO 2 liberado por kilovatio hora eléctrico producido (α). Con estos datos, la fórmula a aplicar para calcular el valor del Impacto Total de Calentamiento (ITC) o por sus siglas en inglés TEWI (Total Equivalent Warming Impact), queda reflejada por la expresión siguiente: Donde: ITC (TEWI) = [PCA L n] + [PCA m (1 α recuperación )] + [n E anual β] PCA L n es el impacto debido a pérdidas por fugas=pca directo. PCA m (1 α recuperación ) es el impacto por pérdidas producidas en la recuperación=pca directo. n E anual β es el impacto debido a la energía consumida=pca indirecto. L son las fugas expresadas en kilogramos por año. m es la carga del refrigerante en kilogramos. α recuperación es el factor de recuperación, de 0 a 1. E anual es el consumo energético, en kilovatio-hora por año. β es la emisión de CO 2 en kilogramos por kilovatio-hora. Hay que tener en cuenta si se ha utilizado algún otro gas de efecto invernadero en la aplicación, para así obtener el valor del PCA, así como la masa de este gas empleado durante todo el periodo de vida de la aplicación. Este es el caso del empleo de agentes impelentes para la fabricación de espumas rígidas de aislamiento que formarán parte de los frigoríficos, y arcones congeladores. En este caso habría que añadir otro término a la ecuación para el cálculo del TEWI. Para los próximos años se espera que los HFC con altos potenciales de calentamiento atmosférico, sean progresivamente sustituidos por sustancias (de otro tipo o HFC) que no tengan PCA tan altos. Cabe destacar que algunos hidrofluorocarburos tienen un potencial de calentamiento atmosférico con valores de , es decir, son veces más perjudiciales para el medioambiente que el dióxido de carbono. Es por esto por lo que cuando se habla de emisiones de gases fluorados de efecto invernadero se suele hacer en unidades de toneladas Página 113 de 216

114 equivalentes de CO 2, que son las toneladas de contaminante multiplicados por su PCA (Potencial de Calentamiento Atmosférico). La legislación se está adaptando para conseguir un mayor control sobre la cantidad de estos gases puesta a disposición de los consumidores. Se pretende, en España, con la entrada en vigor de la Ley 16/2013, que la comercialización de los gases fluorados de efecto invernadero (HFC, PFC y SF 6 ), esté totalmente controlada en cantidades y tipo de gas, así como incentivar la entrega de estos gases a gestores de residuos autorizados para su reciclado, regeneración o destrucción IMPACTOS CLIMÁTICOS POTENCIALES. Se define impacto climático potencial a todo impacto que pudiera sobrevenir en relación con un cambio proyectado del clima, sin tener en cuenta la adaptación. Los gases fluorados pertenecen al grupo de los gases de efecto invernadero (GEI), por lo que se analiza el impacto climático potencial del grupo de estos gases. Hay un alto nivel de coincidencia y abundante evidencia respecto a que con las políticas actuales de mitigación de los efectos del cambio climático y con las prácticas de desarrollo sostenible que aquellas conllevan, las emisiones mundiales de GEI seguirán aumentando en los próximos decenios. El Informe Especial del IPCC sobre escenarios de emisiones (IEEE, 2000) (un escenario es la representación plausible y a menudo simplificada del clima futuro, basada en un conjunto internamente coherente de relaciones climatológicas, que se construye para ser utilizada de forma explícita en la investigación de las consecuencias potenciales del cambio climático antropogénico, y que sirve a menudo de insumo para las simulaciones de los impactos. Las proyecciones climáticas sirven a menudo como materia prima para la construcción de escenarios climáticos, pero los escenarios climáticos requieren información adicional, por ejemplo, acerca del clima observado en un momento determinado. Un escenario de cambio climático es la diferencia entre un escenario climático y el clima actual 8 proyecta un aumento de las emisiones mundiales de GEI de entre 25% y 90% (CO 2 -eq) entre 2000 y 2030, suponiendo que los combustibles de origen fósil mantengan su posición dominante en el conjunto mundial de fuentes de energía hasta 2030 como mínimo. Otros escenarios más recientes, que no contemplan medidas de mitigación de las emisiones adicionales, arrojan resultados similares. 8 Estudio del potencial de adaptación al Cambio Climático de los sectores empresariales de Cantabria. Fundación Biodiversidad Realizado por: Fundación Servicios empresariales de la Confederación de Cantabria (CEOE-CEPYME). Página 114 de 216

115 De proseguir las emisiones de GEI a una tasa igual o superior a la actual, el calentamiento aumentaría y el sistema climático mundial experimentaría durante el siglo XXI numerosos cambios, muy probablemente mayores que los observados durante el siglo XX. Para los dos próximos decenios las proyecciones indican un calentamiento de aproximadamente 0,2 C por decenio para toda una serie de escenarios de emisiones IEEE (Informe Especial sobre Escenarios de Emisiones). Aunque se hubieran mantenido constantes las concentraciones de todos los gases de efecto invernadero y aerosoles en los niveles de 2000, cabría esperar un ulterior calentamiento de aproximadamente 0,1 C por decenio. A partir de ese punto, las proyecciones de temperatura dependen cada vez más de los escenarios de emisión. Los cambios a escala regional abarcan: - Un calentamiento máximo sobre tierra firme y en la mayoría de las latitudes septentrionales altas, y mínimo sobre el océano austral y partes del Atlántico Norte, como continuación de recientes tendencias observadas. - La contracción de la superficie de las cubiertas de nieve, en la mayor profundidad de deshielo en la mayoría de las regiones de permafrost, y en la menor extensión de los hielos marinos; en algunas proyecciones basadas en escenarios IEEE, los hielos marinos de la región ártica desaparecerían casi completamente al final de los veranos en los últimos años del siglo XXI. - Muy probablemente aumentará la frecuencia de los valores extremos cálidos, de las olas de calor y de las precipitaciones intensas. - Probablemente aumentará la intensidad de los ciclones tropicales; menor confianza en que disminuya el número de ciclones tropicales en términos mundiales. - Desplazamiento hacia los polos de las trayectorias de las tempestades extra-tropicales, con los consiguientes cambios de las pautas de viento, precipitación y temperatura. - Muy probablemente aumentarán las precipitaciones en latitudes altas, y probablemente disminuirán en la mayoría de las regiones terrestres subtropicales, como continuación de las tendencias recientemente observadas. Con un grado de confianza alto las proyecciones indican que, hacia mediados del siglo, la escorrentía fluvial anual y la disponibilidad de agua aumentarán en latitudes altas (y en ciertas áreas lluviosas tropicales) y disminuirán en algunas regiones secas en latitudes medias y en los trópicos. También con un grado de confianza alto, numerosas áreas semiáridas (por ejemplo, la cuenca mediterránea, el oeste de Estados Unidos, el sur de África y el nordeste de Brasil) experimentarán una disminución de sus recursos hídricos por efecto del cambio climático. Página 115 de 216

116 La incorporación de carbono antropógeno desde el año 1750 ha acidificado el océano, cuyo ph ha disminuido en 0,1 unidades, en promedio. Una mayor concentración de CO 2 en la atmósfera aceleraría ese proceso. Las proyecciones basadas en los escenarios IEEE arrojan una reducción del promedio del ph en la superficie del océano mundial de entre 0,14 y 0,35 unidades durante el siglo XXI. Aunque los efectos de la observada acidificación del océano sobre la biosfera marina no están todavía documentados, la acidificación progresiva de los océanos tendrá previsiblemente efectos negativos sobre los organismos marinos que producen caparazón (por ejemplo, los corales) y sobre las especies que dependen de ellos. La alteración de la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos, sumada al aumento del nivel del mar, tendrán previsiblemente efectos extremadamente adversos sobre los sistemas naturales y humanos. El calentamiento antropógeno y el aumento del nivel del mar proseguirán durante siglos debido a la magnitud de las escalas de tiempo asociadas a los procesos y retroefectos climáticos, incluso aunque se estabilizasen las concentraciones de GEI. Según las proyecciones, la contracción del manto de hielo de Groenlandia seguirá contribuyendo al aumento del nivel del mar después de Los modelos actuales sugieren una desaparición prácticamente total del manto de hielo de Groenlandia y, consiguientemente, una aportación al aumento del nivel del mar de unos 7 m si el promedio del calentamiento mundial subsistiese durante milenios por encima de entre 1,9 y 4,6 C respecto de los valores preindustriales. Respecto de Groenlandia, las temperaturas futuras correspondientes son comparables a las deducidas para el último período interglacial de hace años, en que la información paleoclimática parece indicar reducciones de la extensión de los hielos terrestres polares y un aumento del nivel del mar de entre 4 y 6 m. Los estudios actuales basados en modelos mundiales predicen que el manto de hielo antártico seguirá estando demasiado frío para experimentar una fusión superficial profusa, con un aumento de masa por efecto de un mayor volumen de nevadas. Sin embargo, podría producirse una pérdida neta de masa de hielo si la descarga dinámica de hielo fuese un factor predominante en el equilibrio de las masas de los mantos de hielo. El calentamiento antropógeno podría producir impactos abruptos o irreversibles, en función de la rapidez y magnitud del cambio climático. La pérdida parcial del manto de hielo en tierras polares podría implicar un aumento del nivel del mar de varios metros, cambios de gran magnitud en las líneas costeras, e inundaciones en extensiones bajas, y sus efectos serían máximos en los deltas fluviales y en las islas de baja altura. En las proyecciones, tales cambios abarcarían escalas temporales de milenios, aunque no hay que excluir un aumento más rápido del nivel del mar a escalas de tiempo seculares. Página 116 de 216

117 El cambio climático producirá probablemente algunos impactos irreversibles. Con un grado de confianza medio, entre el 20% y el 30% aproximadamente de las especies consideradas hasta la fecha estarán probablemente más amenazadas de extinción si el calentamiento promedio mundial aumenta en más de 1,5-2,5 C (respecto del período ). Si el promedio de la temperatura mundial aumentara en más de 3,5 C, las proyecciones de los modelos indican que podrían sobrevenir extinciones masivas (entre el 40% y el 70% de las especies estudiadas) en todo el mundo. Según las simulaciones de modelos actuales, la Circulación de Renuevo Meridional (CRM) del Océano Atlántico sería muy probablemente más lenta durante el siglo XXI; con todo, las temperaturas sobre el Atlántico y en Europa aumentarían. La CRM experimentaría muy improbablemente una transición sustancial y abrupta durante el siglo XXI. No es posible evaluar con cierto grado de confianza los cambios de la CRM a más largo plazo. El impacto de un cambio de la CRM persistente y en gran escala afectaría probablemente a la productividad de los ecosistemas marinos, a las pesquerías, a la incorporación de CO 2 al océano, a las concentraciones de oxígeno en el océano y a la vegetación terrestre. Las alteraciones de la incorporación terrestre y oceánica de CO 2 podrían producir un retroefecto sobre el sistema climático. 4. Capítulo IV. Adaptaciones al cambio climático propuestas Conversión. Un proceso de conversión es aquel proceso que permite valorizar un producto tras el fin de su vida útil, obteniendo un subproducto susceptible de ser utilizado. Actualmente las empresas instaladoras equipos de aire acondicionado y las plantas de tratamiento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) tienen la obligación legal de gestionar los gases refrigerantes que extraen de los aparatos por tratarse de un residuo peligroso. En España en estos momentos no existen plantas de tratamiento de gases refrigerantes y deben enviarse a plantas de eliminación ubicadas en países europeos. El coste de gestión es por lo tanto muy elevado para estas empresas. Además, las plantas de reciclado de RAEE tienen el compromiso legal de alcanzar mínimos de reciclaje y valorización que sólo podrán alcanzar convirtiendo los gases refrigerantes que recuperan. Como alternativa al tratamiento de los gases refrigerantes contenidos en los aparatos de refrigeración y de aire acondicionado, la empresa E-Waste Canarias S.L., prevé la construcción de una planta de valorización de los mismos. Página 117 de 216

118 El objetivo de E-Waste Canarias S.L. es la construcción de una instalación de reciclaje y conversión de gases refrigerantes en la isla de Tenerife. La puesta en marcha de esta instalación permitirá a la empresa gestionar in situ y a menor coste los gases refrigerantes que recupera en la planta de tratamiento y descontaminación de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y ofrecer un servicio innovador y sin competencia a empresas instaladoras o mantenedoras de equipos de frío, así como a otras plantas de tratamiento de RAEE de península. Como objetivos estratégicos, el proyecto de E-Waste Canarias persigue fines en tres ámbitos: - Ámbito de dinamización tecnológica y socioeconómica del entorno geográfico. - Ámbito medioambiental. - Ámbito social y desarrollo local. El proyecto consiste en la construcción de una instalación de reciclaje y conversión de gases refrigerantes. Estos GR provendrán de dos posibles fuentes: - De la extracción y tratamiento de la planta de reciclaje de frigoríficos y otros aparatos de frío, propiedad también de E-Waste Canarias S.L. - De otras plantas de tratamiento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) de España y de empresas instaladoras de aire acondicionado. Se pretende, por tanto, tratar en continuo los GR extraídos en la actual planta junto con los recibidos en depósitos habilitados de otras plantas del resto del país, siendo los más habituales en frigoríficos y aparatos de frío los siguientes: clorofluorocarburos (CFC), hidroclorofluorocarburos (HCFC), hidrofluorocarburos (HFC) e hidrocarburos (HC). Estos gases se vienen almacenando hasta la fecha mezclados en botellas antes de enviarlos a una planta especializada en su destrucción (sin ningún tipo de conversión ni recuperación), que están ubicadas en países europeos. El inconveniente de ello son los altos costes de transporte que encarecen el coste total de gestión de los residuos procedentes de aparatos de frío que tienen que asumir las empresas del sector y que en estas plantas sólo realizan procesos de eliminación y no de conversión. Por el contrario, y como resultado del tratamiento de conversión en las instalaciones a construir, se generará un nuevo subproducto, al convertir los GR, residuos muy peligrosos para el medio ambiente, en una solución ácida comercializable que puede ser empleada en las industrias química y textil. Página 118 de 216

119 Cabe destacar que este proceso de conversión se realizará mediante un proceso y tecnología totalmente innovadora, de modo que será la primera en Europa y la segunda en el mundo que permita convertir y reutilizar en lugar de destruir los gases refrigerantes. Esta planta será la primera en Europa adaptada a los requerimientos de la norma EN 50574:2012 Requisitos para la recogida, la logística y el tratamiento para el fin de vida útil de los electrodomésticos que contienen fluorocarbonos volátiles o hidrocarburos volátiles", ratificado como norma española. El objetivo de E-Waste es asegurar la gestión in situ de los GR que extrae en su planta a través de la línea de tratamiento de RAEE con gases refrigerantes, al tiempo que ofrecer un servicio de tratamiento a otras empresas productoras, evitando el envío a países europeos de estos residuos peligrosos, reduciéndose la contaminación inherente al transporte y promoviéndose una industria del reciclaje en nuestro país. Esta gestión se realiza mediante una instalación totalmente innovadora, la primera en Europa y la tercera en el mundo, que permite convertir y reutilizar en lugar de destruir los gases refrigerantes. Además, es importante destacar que será la primera instalación, a nivel mundial, en emplear como fuente energética el metano contenido en el biogás del vertedero. Las plantas de reciclaje de RAEE tienen el compromiso legal 9 de alcanzar los objetivos mínimos de valorización del 80% en peso y de reciclaje del 75% en peso de los equipos de frío que traten. La puesta en marcha de la planta permitiría mejorar el porcentaje de valorización y de reciclaje de cualquier planta de reciclaje de RAEE, frente a la única alternativa actual en Europa que consiste en la destrucción. El proceso productivo de la nueva planta se desglosa en las siguientes fases: FASE I: PRIMERA ETAPA DE FILTRACIÓN: Los gases refrigerantes extraídos serán bombeados directamente por tubería estanca desde el punto de extracción. La mezcla de estos gases está compuesta por CFC, HCFC, HFC y HC, todos ellos altamente contaminantes para el medio ambiente. 9 El Real Decreto 208/2005 sobre aparatos eléctricos y electrónicos y la gestión de sus residuos impone los objetivos mínimos siguientes: valorización del 80% y reciclaje del 75% en peso de los equipos de frío. La nueva Directiva Europea y del Consejo sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Bruselas PE-CONS 2/12 (25 de mayo de 2012) recoge los mismos objetivos mínimos. Página 119 de 216

120 De esta forma, desaparece la necesidad de hacer uso del proceso de criogenización de estos gases como se está realizando actualmente. Para el tratamiento de los gases que provengan de otros productores se ha previsto una conexión directa para botellas para su introduccion en el circuito. La primera etapa de la reducción ya se realiza en las actuales instalaciones de la planta existente, a través del filtro de mangas, donde se elimina el polvo de poliuretano (PUR) que se deposita en un recipiente específicamente habilitado para ello. Este filtro cuenta con un sistema automático de limpieza de las mangas del filtro a través de aire comprimido. Ello se se controla mediante un sistema electrónico que detecta las pérdidas de carga y la diferencia de presión entre el punto inicial y final. FASE II: CONVERSIÓN: Una vez los gases están limpios, entran a la segunda fase de reducción, el quemador regenerativo de tres torres que funciona alimentado por el biogás que se genera en el vertedero de residuos urbanos del Complejo Medioambiental de Arico, lo que supone un muy eficaz aprovechamiento de este recurso renovable. El quemador está compuesto por una cámara de conversión térmica y por tres torres de precalentamiento/recuperación de calor hechas de acero al carbono y forradas internamente con fibra cerámica de grosor y densidad adecuados. Tanto los gases refrigerantes recuperados en planta, como los externos serán inyectados en la cámara de conversión térmica. La planta cuenta con un sistema de recuperación de calor a través de torres de precalentamiento/recuperación de calor que están llenas de un material inerte cerámico de alta calidad para formar tres masas distintas de notable capacidad térmica.. El funcionamiento de la planta es cíclico y utiliza alternativamente la capacidad térmica de los tres lechos para calentar el gas en entrada y para recuperar calor acumulado en el lecho mismo y por efecto de la oxidación de las sustancias orgánicas volátiles (SOV) en la cámara de conversión térmica, el quemador de biogas proporcionará las calorías necesarias para la eliminación de los SOV y garantizar una temperatura superior a 950 C, con un máximo de 1200 C. La permanencia de los gases a dicha temperatura durante un período de no menos de 1,5 segundos, garantiza que las sustancias orgánicas presentes se oxidan completamente hasta formar dióxido de carbono, agua, ácido clorhídrico y ácido fluorhídrico. Este diseño garantiza los resultados de eficiencia de remoción de las sustancias orgánicas volátiles incluso durante el cambio de válvulas. Página 120 de 216

121 La cámara de conversión térmica está diseñada para limitar las pérdidas energéticas y optimizar los costes de explotación de la planta y como ya se ha indicado, se utiliza como energía el metano contenido en el biogás procedente del vertedero del Complejo Medioambiental, anexo a sus instalaciones. En este vertedero controlado, la fermentación anaerobia de los residuos orgánicos produce transformaciones biológicas, y consecuencia de ellas es la producción de gases de vertedero o biogas con alta composición en metano que de otra forma habría de ser quemado en antorcha sin aprovechamiento. Durante el proceso, se produce una conversión térmica de los componentes nocivos de los gases refrigerantes, obteniéndose productos de reacción en forma de CO 2, HCl y HF. Estos productos serán separados posteriormente en el proceso de lavado de gases. Las reacciones químicas generales de conversión de los gases refriegerantes son como siguen: R11 R12 R134a R141b Pentano CFCl 3 + 2H 2 O CO 2 + 3HCl + HF CF 2 Cl 2 + 2H 2 O CO 2 + 2HCl + 2HF C 2 H 2 F 4 + 2H 2 O 2CO 2 + 4HF + H 2 O C 2 H 3 FCl 2 + 2O 2 2CO 2 + 2HCl + HF C 5 H O 2 5CO 2 + 6H 2 O FASE III: NEUTRALIZACIÓN DE GASES: Los gases resultantes de la conversión térmica, procedentes de la cámara de conversión, pasarán a través de un sistema de lavado de gases para recuperar los compuestos liberados durante el mismo. La instalación estará equipada de varios sensores que reportarán la información en continuo al sistema de control distribuido de la planta. Este seguimiento en continuo permite asegurar un funcionamiento fiable y optimizado del proceso. La reacción de conversión está vigilada en continuo mediante sensores de temperatura y de concentración de gases para asegurarse de que los GR han sido tratados adecuadamente. El proceso de conversión térmica de los CFC genera ácido clorhídrico y ácido fluorhídrico, para llevar a cabo la neutralización el gas es enviado a un sistema de conversión de gases ácidos. La neutralización se produce empleando polvo de bicarbonato de sodio; este sistema está formado por un reactor de mezcla y un filtro de mangas para la recolección de las sales obtenidas por la reacción. En el reactor de mezcla se consigue el contacto íntimo de los gases con bicarbonato de sodio y como resultado de este contacto tiene lugar la reacción de neutralización de los vapores Página 121 de 216

122 ácidos hasta formar las sales de sodio correspondiente (cloruro y fluoruro). La reacción precisa desarrollarse en condiciones de temperatura que suministra un segundo quemador, que también se alimenta del biogas del vertedero. A continuación se presentan las reacciones químicas que se llevan a cabo en esta etapa para la neutralización de los gases ácidos generados tras la conversión térmica. NaHCO 3 + HCl NaCl + CO 2 + H 2 O NaHCO 3 + HF NaF + CO 2 + H 2 O Se trata del proceso patentado denominado SOLVAir que es un sistema de tratamiento de gases competitivo y sostenible para el control de las emisiones y los residuos asociados. Es un proceso simple, de fácil implementación y que está basado en la inyección de bicarbonato de sodio sobre la corriente de gases a tratar de forma que permite eliminar de la corriente de gases el cloruro de hidrógeno (HCl) y el fluoruro de hidrógeno (HF) que se ha generado en la etapa previa. Este sistema SOLVAir tambien permite la eliminación de otros contaminantes gaseosos como óxidos de azufre (SO x ) y si se complementa con la inyección combinada de carbón activo permite la eliminación de metales pesados, dioxinas y furanos, si bien hay que señalar que ninguno de estos contaminantes se encontrarán en los gases generados en la planta de conversion térmica. Los gases mezclados con el reactivo de neutralización llegan al filtro de mangas, a través de un recorrido que garantiza un tiempo de contacto adecuado para asegurar que la reacción se complete. Los productos de la reacción, las sales de sodio, se recogen en un big bag dispuesto en la parte inferior del filtro para este fin. FASE IV: FILTRO DE CARBÓN ACTIVO: Los vapores que se generan en el sistema de neutralización anteriormente descrita se envían al filtro de carbón activo que se autoregenera mediante un sistema de regeneración in situ mediante aire caliente. Por último, es importante destacar que gracias a la puesta en marcha de esta planta se reducirá una media anual de 41 toneladas de refrigerantes que equivaldrían a unas emisiones de toneladas de CO 2 equivalentes, ya que cada equipo contiene una media de 2 toneladas de CO 2 equivalentes y se tratarían los gases de aproximadamente equipos de frío al año. Página 122 de 216

123 Hay que recordar además, que muchos frigoríficos contienen aún refrigerantes basados en los CFC o en sus mezclas cuyo poder contaminante es aún mayor. Esta planta será capaz de tratar tanto los refrigerantes basados en los CFC como los basados en los HCFC. La puesta en marcha de esta planta es una adaptación proactiva que se propone ir más allá del compromiso comunitario de reducción del 20% de las emisiones de GEI para Para lograrlo se marca como objetivo en un 30% de los niveles de emisión de GR; realizados por los instaladores de aire acondicionado, y alcanzar el 100% de valorización de los GR extraídos en las plantas de tratamiento de RAEE, a través de la formación e información sobre la correcta gestión de los GR y de la promoción de la conversión frente a la alternativa de eliminación por incineración Buenas prácticas. Las buenas prácticas referentes a la manipulación de gases refrigerantes han de separarse en dos sectores, el sector de la refrigeración y el aire acondicionado y el sector de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos BUENAS PRÁCTICAS EN EL SECTOR DE LA REFRIGERACIÓN INDUSTRIAL Y EL AIRE ACONDICIONADO. En este sector las buenas prácticas pasan por el adecuado mantenimiento de los equipos, y por la adecuada gestión de los gases refrigerantes extraídos y/o introducidos en los mismos. El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino en su Nota informativa: normativa ambiental para empresas instaladoras y de mantenimiento de sistemas de refrigeración y aire acondicionado establece una serie de pautas a seguir para la correcta manipulación de los gases refrigerantes y para la adecuada gestión de los mismos. Los puntos más importantes de esta Nota informativa son los que se detallan a continuación: Como regla general, todo el personal que realice actividades que impliquen la manipulación del gas o de los circuitos que lo contengan debe estar en posesión de un certificado en función de la carga de gas fluorado de los equipos con los que operen. Para obtener esta certificación, los profesionales deberán cumplir una serie de requisitos según el tipo de certificado que precise, así como de la titulación, formación o experiencia previa que tenga. El certificado correspondiente es necesario tanto para operar en los equipos mencionados, como para que las empresas puedan obtener el certificado de empresa, y, en el caso particular de las empresas que intervengan equipos no fijos, es condición necesaria para poder adquirir refrigerantes, ya que el RD 795/2010 restringe la venta de gases refrigerantes a aquellas Página 123 de 216

124 empresas habilitadas en el caso de equipos fijos o que cuenten con el personal certificado en el caso de equipos móviles. Según la normativa europea todos los operadores deberán evitar las fugas de gases fluorados de efecto invernadero y subsanar lo antes posible las fugas detectadas, recurriendo a todas las medidas que sean técnicamente viables y no requieran gastos desproporcionados. Esta obligación, que originariamente recae en el titular del equipo, debe ser asumida por la empresa mantenedora en el momento en el que ésta ejerza el poder real sobre el funcionamiento técnico de los equipos. En el caso de los equipos fijos, la normativa incluye requisitos específicos respecto a la frecuencia y tipos de equipos en los que deben llevarse a cabo controles de fugas regulares. La forma idónea de asumir la responsabilidad sobre el control de fugas, es a través de un contrato de mantenimiento en el que se especifiquen las tareas a realizar (controles de fugas periódicos descritos en los siguientes apartados, reparación de fugas en caso de que sean detectadas y mecanismos rápidos de aviso y aceptación de posibles presupuestos extraordinarios, etc.). Según esta Nota informativa, se entiende por control de fugas la comprobación de la estanqueidad de los circuitos que contienen gases fluorados y la búsqueda de las áreas o puntos de pérdida de fluidos de acuerdo al procedimiento establecido en el Reglamento (CE) n.º 1516/2007, de 19 de diciembre de 2007, por el que se establecen, de conformidad con el Reglamento (CE) n.º 842/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, requisitos de control de fugas estándar para los equipos fijos de refrigeración, aires acondicionados y bombas de calor que contengan determinados gases fluorados de efecto invernadero, en equipos de refrigeración. La Nota informativa: normativa ambiental para empresas instaladoras y de mantenimiento de sistemas de refrigeración y aire acondicionado establece un procedimiento para el control de las fugas que consiste en los siguientes pasos: I. Comprobación documental. Se comprobará el libro de registro de la instalación frigorífica, prestando especial atención a las áreas problemáticas o que han presentado fugas en anteriores ocasiones. Se deberán tener en cuenta asimismo las instrucciones generales y específicas del manual de instrucciones de la instalación. De existir alguna deficiencia en los libros de registro o manuales de instrucciones de la instalación frigorífica, se subsanará o avisará al titular del equipo para que lo subsane, en Página 124 de 216

125 especial si careciera de libro de registro, o no figurara información relevante como los datos del titular, empresa mantenedora, carga y tipo de refrigerante o resultado de revisiones anteriores. II. Comprobación general del sistema. Se realizará una comprobación de la instalación, prestando especial atención a: a) Ruidos o vibraciones anormales, formación de hielo e insuficiente capacidad de enfriamiento. b) Señales visuales de corrosión, fugas de aceite y daños en componentes o materiales, en particular en las zonas más propensas a fugar como juntas, uniones, válvulas, etc. c) Visores o indicadores de nivel si la instalación dispone de los mismos. d) Daños en elementos de seguridad como presostatos, válvulas de seguridad, conexiones de sensores, etc. e) Detectores de fugas permanentes instalados en el sistema. f) Valores de los parámetros de funcionamiento que puedan revelar condiciones anormales. g) Zonas en la que se han producido fugas con anterioridad, o hayan sido reparadas o intervenidas. h) Otros signos de pérdida de refrigerante. Se realizará la comprobación de los elementos reflejados por el fabricante o instalador en el manual de instrucciones de la instalación mediante el procedimiento y medios que se indiquen. III. Detección de fugas por procedimientos directos. Se revisarán de manera sistemática los siguientes elementos, prestando especial atención a los más propensos a fugas según el historial de la instalación o la experiencia: a) Juntas y conexiones. b) Válvulas incluyendo vástagos. c) Partes del sistema sujetas a vibraciones. d) Sellados, incluidos los de deshidratadores y filtros. e) Conexiones a los elementos de seguridad y control. Se identificarán las áreas que fuguen mediante: a) Aplicación de productos o disoluciones adecuadas. b) Detectores manuales de gas refrigerante. Página 125 de 216

126 c) Detectores ultravioleta, de ser aplicables. Los detectores manuales de gas refrigerante deberán estar debidamente calibrados y con sensibilidades de al menos 5 gramos por año. Se comprobarán anualmente. La aplicación de fluidos ultravioleta deberá estar autorizada por el fabricante del sistema, y realizada por personal competente. En el caso de tener constancia de la existencia de fugas se comprobarán todos los elementos del sistema, y, si fuera necesario, se extraerá el refrigerante y se realizará la prueba de estanqueidad de acuerdo a la correspondiente normativa de seguridad industrial. IV. Detección de fugas por procedimientos indirectos. Se podrá valorar la existencia de fugas por métodos indirectos que estimen, de forma fiable, la variación de la carga de refrigerante mediante el análisis de los siguientes parámetros: a) Presión. b) Temperatura. c) Consumo energético del compresor. d) Niveles de refrigerante en estado líquido. e) Volúmenes de recarga. V. Subsanación de deficiencias y cumplimentación de los libros de registro. En el caso de no haberse detectado ninguna deficiencia ni fuga bastará con reflejarlo debidamente en el libro de registro de la instalación frigorífica. En el caso de detectarse fugas leves se deberán subsanar lo antes posible y cumplimentar debidamente el libro de registro de la instalación frigorífica. Se informará al titular de la instalación y se comprobará su correcta reparación en el plazo máximo de un mes a partir de la fecha en la que detectó la fuga. En el caso de haberse detectado alguna deficiencia o carencia significativa en la instalación, en especial en: a) el registro y documentación de la misma, b) los elementos de seguridad recogidos en el presente reglamento, c) los elementos del sistema en mal estado o que conlleven riesgo de fugas, d) las fugas reiteradas en algún punto de la instalación que hubiera fugado con anterioridad, Página 126 de 216

127 e) las fugas significativas o recargas de refrigerante mayores del 5% de la carga total desde la última revisión, se debe informar al titular de la instalación para proceder a la subsanación de las deficiencias y/o fugas detectadas a la mayor brevedad, realizándose siempre una nueva revisión antes de un mes de la fecha en la que se identificaron las fugas. Los controles de fugas, para que tengan validez, únicamente podrán ser realizados por personal certificado. En el caso de los equipos fijos, el personal deberá además realizar su actividad en el seno de una empresa habilitada. Es importante que se realicen correctamente, incluidos los aspectos relativos al mantenimiento de libros de registro y documentación. La realización de los controles es responsabilidad del propietario del equipo, si bien lo normal es que se traslade esta responsabilidad a la empresa mantenedora mediante el contrato de mantenimiento periódico. Las empresas instaladoras y mantenedoras de sistemas de refrigeración y aire acondicionado deberán recordar al propietario/usuario de dichos equipos la obligatoriedad de realizar el servicio de mantenimiento en la forma y frecuencia que se ha descrito anteriormente. En cuanto a los sistemas de detección de fugas establece que: Los equipos de carga de gases fluorados igual o superior a 300 kg están obligados a contar con un sistema de detección de fugas, siendo opcional para los equipos de carga inferior. En los equipos de más de 30 kg en los que se instalen dichos sistemas, se podrá reducir a la mitad la frecuencia de los controles de fugas si el sistema de detección funciona correctamente. En todo caso, los sistemas de detección de fugas deben ser sometidos a control al menos una vez al año para garantizar su buen funcionamiento. En cuanto a la Recuperación de los Gases Fluorados, esta nota informativa establece lo siguiente: La recuperación de los gases fluorados de los equipos de refrigeración o climatización y su correcta gestión son obligatorias. Puesto que la intervención en los equipos que requiera manipulación de estos gases está restringida a las empresas mantenedoras, son éstas las responsables de tomar las medidas adecuadas para la recuperación de los gases a través de personal debidamente acreditado, para garantizar su reciclado, regeneración o destrucción cuando sea necesario y evitar su emisión a la atmósfera. Página 127 de 216

128 La recuperación a efectos de reciclado, regeneración o destrucción de los gases fluorados, tendrá lugar durante la reparación y mantenimiento. Igualmente, una vez que llegue el aparato al final de su vida útil, se deberá recuperar el gas antes de desmantelar o retirar el aparato o en su eliminación final (según el tipo de equipo). Esto se aplica asimismo a los gases fluorados contenidos en equipos móviles, los cuales deberán ser recuperados por personal debidamente certificado salvo en los casos que no fuera viable técnicamente y generara gastos desproporcionados. Es muy importante disponer de los equipos necesarios para recuperar los gases, así como de los contenedores necesarios para no mezclar los diferentes tipos de gas, clave para posibilitar su reutilización o regeneración posterior. Las empresas habilitadas podrán almacenar y transportar tanto gases fluorados vírgenes como recuperados. Las empresas habilitadas deberán darse de alta como (pequeños) productores de residuos en los servicios de medio ambiente de su comunidad autónoma y deberán disponer de un contrato en vigor que asegure la mencionada recogida periódica de sus instalaciones de los residuos generados en el desarrollo de su actividad, así como de una contabilidad actualizada de las cantidades de residuos generadas, de acuerdo a lo establecido en el artículo 21.c de la Ley 10/1998, de 21 de abril, de Residuos. En relación a los contenedores de gases fluorados, recargables o no, en el momento del final de su vida útil, es responsabilidad de la persona que utilice el contenedor a efectos de transporte o almacenamiento el tomar las medidas necesarias para la adecuada recuperación de los gases residuales que contenga con el fin de garantizar su reciclado, regeneración o destrucción y evitar su emisión a la atmósfera. En general esta operación la harán los gestores de residuos En el caso de los CFC (R-12, R-11, etc.), si bien las máquinas que todavía los contengan se pueden seguir usando, no se pueden recargar con estos gases, ni siquiera reciclarlos y volverlos a cargar in situ. En el caso de que sea necesario intervenir en el circuito y extraer el gas, se debe recuperar y entregar a gestor de residuos para su destrucción. En cuanto al mantenimiento de los libros de registro: Página 128 de 216

129 Deberán mantenerse registros en aquellos equipos que contengan una carga igual o superior a 3 kg de gases fluorados (no se suman las cargas de circuitos totalmente independientes). Los registros deberán incluir la siguiente información: - Identificación del equipo o circuitos. - Cantidad y tipo de gases instalados en cada equipo. - Cualquier cantidad de refrigerante añadida. - La cantidad de refrigerante recuperada durante el mantenimiento, reparación y eliminación definitiva. - Identificación de la empresa y técnico que llevó a cabo el mantenimiento o reparación - Fechas y resultados de los controles de fugas y de los controles de los sistemas de detección de fugas. Estos datos estarán a disposición bajo requerimiento de la autoridad competente e incluso de la Comisión Europea. Los titulares de los equipos tienen la obligación de custodia sobre los registros que se lleven a cabo y la empresa mantenedora debe mantener y rellenar debidamente dichos registros. Se adjuntan modelos a modo de ejemplo, pues en todo caso será la normativa industrial o la comunidad autónoma la que establecerá un modelo a utilizar de forma obligatoria. Respecto al etiquetado de equipos. Cualquier sistema que contenga HFC que se introduzca en el mercado deberá llevar una etiqueta, al menos en castellano, que indique lo siguiente: - Contiene gases fluorados de efecto invernadero regulados por el Protocolo de Kioto. - Nombres químicos abreviados de los gases de efecto invernadero. - Cantidad de gases fluorados de efecto invernadero (en kg). - Si procede, los términos Sellado herméticamente. Estas etiquetas figurarán junto a los puntos de servicio para recarga o recuperación de los gases, o en la parte del producto que contenga el gas. Los manuales de instrucciones disponibles al menos en castellano, también incluirán información sobre los gases fluorados contenidos en el sistema y su potencial de calentamiento atmosférico. Igualmente, si en el momento de realizar alguna operación, los equipos no disponen de esa etiqueta (por haberse comercializado antes de que fuera exigible), las empresas habilitadas colocarán una etiqueta. Página 129 de 216

130 En el caso de equipos que contengan sustancias que agotan la capa de ozono, en el momento de realizar alguna operación, las empresas habilitadas colocarán una etiqueta que deberá contener: - Tipo de sustancia - Cantidad de ésta contenida en los aparatos. - Elementos de etiquetado establecidos en el anexo I del Reglamento número 1272/2008, para las sustancias o mezclas clasificadas como peligrosas para la capa de ozono. Está prohibido el uso de contenedores no recargables para el transporte o almacenamiento de gases fluorados. En el caso de los equipos que todavía contengan CFC (R-12, R-11, etc.), no se pueden instalar nuevos equipos ni introducirlos en el mercado, salvo raras excepciones. Esto es, no se pueden vender equipos de segunda mano. Se pueden seguir usando, pero no se pueden recargar con estos gases, ni siquiera reciclando el gas y volviendo a cargarlo in situ. En el caso de que sea necesario intervenir en el circuito y extraer el gas, se debe recuperar y entregar a gestor de residuos para su destrucción. En el caso de los equipos con HCFC, (R-22, etc.) se pueden utilizar de manera indefinida, si bien no se pueden instalar nuevos equipos ni introducirlos en el mercado, salvo raras excepciones. Esto es, no se pueden vender equipos de segunda mano. Está prohibido el uso de refrigerantes que contengan sustancias que agotan la capa de ozono para la fabricación, instalación, revisión y mantenimiento de equipos (incluidos los HCFC vírgenes). Únicamente se pueden emplear HCFC reciclados o regenerados con las particularidades hasta el 31 de diciembre de A partir de esta fecha, NO se podrán usar HCFC reciclados o regenerados para el mantenimiento y revisión de equipos, incluso aunque hayan sido comprados antes de esta fecha. Así mismo, el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino realizó una Nota informativa similar para los usuarios de las instalaciones de climatización y frigoríficas, llamada Nota informativa: normativa ambiental sobre sistemas de refrigeración y aire acondicionado para usuarios comerciales e institucionales en la que se establecen las mismas medidas que en la nota que se ha detallado anteriormente en la que informa a los usuarios de determinados aspectos como por ejemplo la periodicidad de los mantenimientos de los equipos, de la necesidad de que la recuperación o retirada del refrigerante se lleve a cabo por personal acreditado o de la obligatoriedad de guardar el libro de registro de la instalación. Página 130 de 216

131 Cabe destacar que las medidas propuestas por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino en estas notas informativas no son de obligado cumplimiento ya que su objetivo es facilitar información y directrices sobre las disposiciones relevantes de la normativa vigente sin tener carácter vinculante BUENAS PRÁCTICAS EN EL SECTOR DEL TRATAMIENTO DE LOS RESIDUOS DE APARATOS ELÉCTRICOS Y ELECTRÓNICOS. El Real Decreto 208/2005, de 25 de febrero, sobre aparatos eléctricos y electrónicos y la gestión de sus residuos, únicamente obliga a los gestores de RAEE a la retirada del equipo de, entre otros elementos, los clorofluorocarburos (CFC), hidroclorofluorocarburos (HCFC), hidrofluorocarburos (HFC) o hidrocarburos (HC). No establece las operaciones específicas que han de realizarse para la correcta recuperación de estos gases. Una opción para evitar que en los procesos de destrucción de RAEE se emitan gases refrigerantes, puede ser adoptar las medidas recomendadas por Ministerio de Medioambiente y Medio Rural y Marino en su Nota Técnica sobre el Tratamiento de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos que contengan clorofluorocarbonos, hidroclorofluorocarbonos, hidrofluorocarbonos e hidrocarburos. Esta nota técnica establece una serie de fases para la correcta gestión de los RAEE que contienen CFC, HCFC, HFC y HC que se detallan a continuación: 1. Registros de entrada y salida Las instalaciones de tratamiento han de contar los correspondientes libros de registro (archivo cronológico según Ley 22/2011) sobre las entradas diarias de los equipos de refrigeración. Se considera de especial interés el mantener registros sobre el tipo de aparatos de refrigeración, peso inicial, identificación del gas del circuito de refrigeración según marcado del compresor, posible marcado del contenido de agente expansor de las espumas en la parte trasera del aparato, así como los posibles daños detectados en los compresores, circuitos de refrigeración o aislamientos Igualmente, se mantendrán registros de las cantidades de gases fluorados (GF: CFC, HCFC o HFC) e hidrocarburos extraídos, así como de las sustancias, materiales y componentes que se generen en el tratamiento El registro de las cantidades de gases fluorados e hidrocarburos extraídos en cada una de las etapas y el número de equipos tratados servirán de base para conocer las cantidades medias de dichas sustancias en los equipos de refrigeración que llegan a cada planta. Estos datos deberán calcularse, al menos, anualmente. Página 131 de 216

132 2. Fase 0: Desmontaje previo, desensamblaje de las piezas sueltas y retirada de materiales y componentes Todos los RAEE, y los frigoríficos que contienen gases fluorados e hidrocarburos se someten a una fase previa de preparación para el tratamiento o descontaminación, según se recoge en el Artículo 5 y Anexo III del RD 208/2005. Se separan componentes, materiales y preparados para su valorización o eliminación en base a la Ley 22/ Se retiran manualmente las piezas sueltas del interior del frigorífico, como las bandejas de vidrio, cables y cajones, así como la goma que sella la puerta. Esto permite que estos materiales no metálicos, en su mayoría plásticos, puedan ser reciclados Todos estos materiales se registran como separados en la Fase 0. Se ha de cumplir los requerimientos de gestión adecuados en cada caso. 3. Fase 1: Extracción de gases refrigerantes y aceites de circuitos Se registrarán los equipos (peso) que entran en la Fase 1, así como las fracciones y pesos que se generen en ella. El objetivo de esta fase es extraer los gases refrigerantes del circuito de refrigeración y el aceite del compresor y separarlos posteriormente. Los gases del circuito de refrigeración suponen alrededor del 30% del contenido de gases refrigerantes del equipo. Los gases se condensan y almacenan en recipientes adecuados. Posteriormente, el aceite y los gases refrigerantes (GF y HC) se valorizan o tratan respectivamente en plantas externas y por gestores autorizados Se suele utilizar un equipo compacto de aspiración o sistemas de vacío y trampa de frío. Normalmente se inclina el frigorífico mediante un equipo volteador para permitir alcanzar el compresor y extraer el fluido por la parte inferior con una bomba de vacío que conduce los gases refrigerantes (normalmente CFC) extraídos a un tanque donde se recogen junto con los aceites contenidos en los circuitos, extraídos también por aspiración. Los fluidos de refrigeración y el aceite se extraen simultáneamente. El sistema empleado evita fugas al exterior por su estanqueidad. En el caso de perder estanqueidad, desaparece el vacío y se detiene el proceso de extracción En los refrigeradores que contienen HC en el circuito de refrigeración la aspiración del medio refrigerante debe ser efectuada con equipos que cumplan con la normativa de atmósferas explosivas En el proceso de separación de aceite y del gas refrigerante, se utiliza un equipo separador de aceite. El tanque de recogida se encuentra dotado de una resistencia eléctrica que se calienta para facilitar su separación. El aceite se separa por gravedad y es conducido hasta otro depósito mientras que el gas refrigerante se recupera de Página 132 de 216

133 forma gaseosa mediante unos compresores e intercambiadores de calor y se almacena en una bombona que cuenta con autocontrol de llenado con una báscula incorporada. La cantidad de gas residual en el aceite del compresor debería de ser inferior al 0,2% en peso de aceite Este sistema garantiza un porcentaje de extracción del aceite superior al 99,5 % y un rendimiento de captación de gases refrigerantes del 99,5 %. Los gases refrigerantes se envían en contenedores a plantas capaces de llevar a cabo una eliminación en condiciones adecuadas y especiales (de acuerdo al Reglamento nº 1005/2009). Los HC se llevarán en condiciones adecuadas a plantas capaces de llevar a cabo un proceso de valorización. Los aceites se valorizan, bien por regeneración bien mediante valorización energética En los refrigeradores de absorción la solución de amoníaco que contiene cromo VI debe ser aislada en una instalación hermética. Si en el circuito de refrigeración no se hubiera eliminado completamente el cromato, las piezas de hierro deben ser enviadas sin tratamiento a una instalación de valorización (fundición). En cualquier otra fracción resultante del tratamiento de refrigeradores de absorción (agua, NH 3 ) debe de analizarse el contenido del cromato Se deben de mantener todos los equipos debidamente calibrados, así como establecer protocolos de control y garantizar su ejecución Tras la extracción de la mezcla de aceite y gas refrigerante, se procederá al desmontaje del motor compresor descontaminado previamente. Esta fracción se destinará a valorización mediante gestor autorizado. 4. Fase 2: Extracción de gases fluorados e hidrocarburos de las espumas aislantes Los equipos procedentes de la Fase 1 que ya han sido desprovistos de los refrigerantes y los aceites, pasan ahora a un proceso de separación de la espuma de poliuretano de las otras fracciones, como el plástico o los metales. También deben someterse a esta fase las puertas de los frigoríficos, en el caso de que éstas hayan sido desmontadas previamente o se hayan desprendido accidentalmente en las manipulaciones anteriores. Al igual que en las fases anteriores, se deberán de registrar los equipos que llegan a esta fase y los materiales, componentes y sustancias que se generen en ella (tipos y pesos) La extracción de gases fluorados e hidrocarburos requiere la trituración de todo el mueble en una cámara cerrada bajo atmósfera inerte, utilizando nitrógeno para mantener una proporción del mismo que evite situaciones de explosión y que impida Página 133 de 216

134 el escape de los gases. El proceso de extracción consta de una trituración de la matriz que libera los gases expansores que se encuentran contenidos en los poros de la espuma y que suponen entre el 70 y el 80% del contenido de gases fluorados/hidrocarburos de la misma. Para liberar los restantes 20-30% de los gases expansores, contenidos en la matriz de la espuma es necesario aplicar una desgasificación de la matriz mediante la aplicación de vacío o aumento de la temperatura de la espuma. Como alternativa a los sistemas anteriores, en algunas instalaciones de tratamiento también se utiliza, para retirar el 20-30% restante, la compresión de la espuma (paletizado o briquetado). Los gases liberados han de retenerse, (por ejemplo en filtros de carbón activo) de manera que se controle su emisión al medio ambiente y puedan ser valorizados o eliminados adecuadamente. En algunas instalaciones la mezcla de gas desprendido en la trituración y compresión de la espuma junto con el nitrógeno que se utiliza para inertizar se envía en mediante aspiración y a través de canalizaciones, a una instalación criogénica de tratamiento de gas para posibilitar la recuperación del nitrógeno. En este caso se separa, mediante procesos térmicos y filtración en tamices moleculares, el nitrógeno empleado en la inertización de los gases fluorados y los hidrocarburos se envía a los correspondientes contenedores adecuados para su almacenamiento y posterior eliminación o valoración (según tipo). El almacenamiento de estos gases licuados a presión se ha de hacer en lugares especialmente preparados, con control de acceso y con sistemas de seguridad adecuados. El nitrógeno captado se recircula de nuevo a las canalizaciones de inertización (para su aprovechamiento en el proceso y para optimizar gastos) Con objeto de recuperar la espuma de poliuretano una vez descontaminada, ésta se trocea y se somete a un proceso de briqueteado, paletizado, etc, que además de extraer el gas restante, optimiza el tamaño y densidad para su almacenamiento y transporte Normalmente, todo este proceso de descontaminación y briquetado consigue reducir la concentración residual de gas en las briquetas de poliuretano en menos de un 0,2% en peso. Estas condiciones han de asegurarse mediante análisis del contenido de halógenos en las espumas antes y después del tratamiento. Las condiciones de atmósfera inerte son necesarias en la cámara de trituración, pero podría obviarse en las fases de separación del resto de materiales Se deben tomar las medidas necesarias para minimizar las adherencias residuales de poliuretano en las fracciones reciclables de metal y plástico. El valor máximo aconsejable de adherencias residuales en los elementos ferrosos, no ferrosos y plásticos es del 0,5% de poliuretano, en peso. Página 134 de 216

135 4.6.- En el caso de que esta fase no se realice en las mismas instalaciones donde se realice la fase 1, se han de garantizar las mismas condiciones de captación de los gases en circuitos cerrados que posibilite su recuperación y el mantenimiento de los controles de la atmósfera explosiva y las medidas de seguridad e higiene en el trabajo. En ningún caso se ha de permitir la liberación de contaminantes a la atmósfera En el caso de que se garantice, mediante análisis específico en cada espuma, la ausencia de gases fluorados y sólo se determine la presencia de hidrocarburos, las espumas deben de tratarse de manera que se extraigan, almacenen y dispongan los hidrocarburos para su posible reciclado y valorización. Las especiales características explosivas de estas sustancias requieren que la extracción de la matriz se realice con tecnologías de control de atmósfera explosiva (atmósfera inertizada) y garantizando el cumplimiento de la normativa de calidad del aire y protección de riesgos laborales. La extracción controlada, el confinamiento, la recuperación o eliminación de los hidrocarburos, la tecnología de control de mezclas explosivas, la protección en materia de riesgos laborales y la obtención de materiales libres de contaminantes, que puedan ser reciclados (como por ejemplo pellets) son los requisitos que dibujan, actualmente, la mejor técnica disponible en el tratamiento de este tipo de materiales y componentes. 5. Fase 3: Trituración y separación del resto de fracciones Las partículas trituradas de materiales ferrosos (30 mm de grosor) se separan mediante un separador magnético, se almacenan y se destinan a una planta de reciclaje El resto de materiales (plásticos, aluminio, cobre, espumas de poliuretano) pasan también por molinos granuladores y pulverizadores, donde se suelen reducir a partículas de granulometría de alrededor de 3 mm. No obstante esta trituración adicional de los materiales a la que se hace referencia no está implantada en todos los centros de tratamiento y en algunas instalaciones los materiales obtenidos tienen un diámetro de alrededor de 30 mm, tal como salen de la trituradora de frigoríficos La fracción restante del material es separada mediante separadores de corrientes de Foucault donde se separa el plástico del material metálico no magnético. En algunas instalaciones se separa el aluminio del cobre Como en etapas anteriores se deben de establecer registros de las salidas de materiales (tipo y peso) de esta etapa, en las que se definan los destinos finales que permitan conocer el cumplimiento de los objetivos del RD 208/2005. Página 135 de 216

136 Los gases extraídos deben ser almacenados para su posterior limpieza, en un proceso en el que se les eliminan los aceites lubricantes que puedan estar mezclados con ellos, posteriormente son criogenizados y almacenados en botellas para su envío a las plantas de tratamiento adecuadas. En el Anexo I se muestra el listado de plantas de tratamiento de RAEE que hay en España. Para el tratamiento de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos ha surgido un proyecto europeo gestionado por el WEEE-Forum (la red europea que aglutina a sistemas integrados de gestión (SIG) de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos de todo el marco comunitario), cuyo objetivo principal es mejorar la protección medioambiental mediante el establecimiento de estándares a nivel europeo respecto a la recogida, el tratamiento, la recuperación y el reciclaje de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. El propósito del proyecto WEEE-LABEX es conseguir que el funcionamiento ambiental de todos los SIG en Europa sea transparente y se equiparen las reglas para todos ellos a través de un sistema europeo de estandarización; creando también los incentivos para que los gestores cumplan con los estándares más altos fijados; obligando a que estén certificados para trabajar con los SIG europeos y poniendo freno a los gestores que traten de esquivar las buenas prácticas de respeto al entorno. Por tanto, el proyecto WEEE-LABEX tiene como objetivos: - Lograr la eficacia y la eficiencia de los procesos de recogida, manipulación, clasificación y almacenamiento de RAEE con el fin de prevenir la contaminación y minimizar las emisiones, - evitar la eliminación indebida de RAEE, - garantizar la protección del medio ambiente y de la salud y seguridad humanas, - evitar el tráfico ilegal (transfronterizo) de RAEE, - evitar los traslados transfronterizos sin documentar de RAEE a operadores cuyas operaciones no cumplan el presente documento normativo o un conjunto equivalente de requisitos, y - crear un entorno de competencia leal para todos los operadores de la cadena de RAEE. Todo ello se conseguirá mediante: - la armonización de medidas de seguimiento, medición y comunicación con el fin de fomentar el respeto al medio ambiente en la recogida, manipulación, clasificación, almacenamiento y transporte de RAEE, y - la especificación de principios existentes y buenas prácticas. Página 136 de 216

137 Tras el estudio realizado por la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), realizado en Octubre de 2013, que ha sido mencionado en el aparatado 3.2 Malas prácticas y efectos directos, investigando el sistema actual de reciclaje de residuos eléctricos y electrónicos, esta organización propone una serie de medidas entre las que destacan, controlar el sistema de recogida e imponer sanciones disuasorias a los comercios que se nieguen a recoger el residuo o cobren por ello. Los puntos limpios deben tener un funcionamiento estándar y garantizar la custodia de los residuos y su integridad. Algo indispensable si, como pedimos, la nueva normativa obliga a diferenciar los residuos y a recuperar los que aún puedan ser objeto de un segundo uso. Los centros de almacenamiento temporal deben hacer un cuidadoso control de lo que reciben, al igual que las plantas de fragmentación y las chatarrerías, que deben ser sancionadas si admiten residuos sin descontaminar. Para evitar fugas del circuito, es preciso que un sistema independiente registre el recorrido de cada aparato y los tratamientos que recibe. Además, hacen falta protocolos que definan la forma óptima de descontaminación de cada tipo de residuo. Ninguna planta debería estar autorizada para trabajar si no puede demostrar que tiene todos los medios necesarios para seguir esos protocolos. No es de recibo que se dé preferencia a un tratamiento barato antes que a uno bueno. Por último, no puede haber tanto déficit con la información. Todos los implicados en la gestión de residuos deben dar datos completos y contrastables de su actividad. Y los fabricantes deberían indicarnos, cuando compramos un aparato nuevo, la cantidad exacta que nos cobran por su futura recogida, tratamiento y eliminación CORRECTA FORMACIÓN DEL PERSONAL El personal encargado de la manipulación de gases refrigerantes ha de estar adecuadamente formado, no sólo en lo que se refiere a la manipulación propiamente dicha de las sustancias ya los métodos de introducción y extracción de los gases refrigerantes, sino, además deben conocer la normativa que regula este tipo de fluidos, concretamente deben seguir las pautas establecidas por el Real Decreto 138/2011, de 4 de febrero, por el que se aprueban el Reglamento de seguridad para instalaciones frigoríficas y sus instrucciones técnicas complementarias. Además, como ya se ha mencionado con anterioridad, según el Real Decreto 795/2010, de 16 de junio, por el que se regula la comercialización y manipulación de gases fluorados y equipos basados en los mismos, así como la certificación de los profesionales que los utilizan, el personal encargado de la manipulación de los gases refrigerantes debe tener una certificación para tal fin. Este Real Decreto establece varias certificaciones en función de la carga de refrigerante que posean los equipos a mantener o instalar. Por tanto, el personal encargado de la manipulación de los gases refrigerantes debe tener conocimiento de las correctas operaciones además de los problemas medioambientales que supone el escape de gases Página 137 de 216

138 fluorados a la atmósfera. Deben tener conocimiento, además, de las infracciones en las que incurren cuando no realizan las operaciones de forma adecuada. Deben conocer la entrada en vigor de la nueva normativa y lo que ello implica para el sector, no sólo desde el punto de vista económico, sino desde el punto de vista medioambiental Consecuencias de la entrada en vigor de la nueva legislación en las emisiones de gases refrigerantes. La entrada en vigor de la nueva Ley del Impuesto de Gases Fluorados supondrá una regulación del sector que utiliza este tipo de gases, sobre todo, el sector de la refrigeración comercial. La entrada en vigor de esta Ley y del Real Decreto que la regula, supondrá que los consumidores de este tipo de gases estarán obligados tanto a registrar su actividad en las oficinas gestoras de la Administración Tributaria además de presentar una declaración recapitulativa de las actividades que realicen en las que intervengan gases fluorados. Este impuesto establece un tipo impositivo que supera, en algunos casos el precio por kilogramo de gas, por lo que cuando el tipo impositivo se aplique en su totalidad, en el año 2016, los contribuyentes pagarán más por el tipo impositivo del impuesto que por el kilogramo de gas. Los gases fluorados recuperados de los equipos servirán a los contribuyentes para deducir cuotas pagadas por el impuesto al ser entregados a los gestores de residuos autorizados, lo que servirá para incentivar la entrega de estos gases para su destrucción, reciclado o regeneración. Esto persigue la reducción de las fugas que se producían en lo equipos a causa de las malas prácticas realizadas para no asumir el coste del tratamiento del gas fluorado que se retiraba de los equipos. De esta manera, si los contribuyentes quieren deducir las cuotas devengadas por la compra de los gases fluorados, han de presentar el certificado que acredite que los gases fluorados han sido entregados a los gestores de residuos reconocidos por la administración competente. Además, la llevanza de un libro de registro en el que figuren las operaciones realizadas con lo gases fluorados especificando los kilogramos cargados, el tipo de gas, el destino de los mismos, permitirá la regulación de las operaciones que se realizan con este tipo de gases. Se pretende que la entrada en vigor de esta normativa suponga una disminución de las emisiones de gases fluorados de efecto invernadero así como que se vayan sustituyendo paulatinamente los gases fluorados de efecto invernadero con mayores potenciales de calentamiento atmosférico por otros con menores efectos sobre el medio ambiente. Página 138 de 216

139 Las cuantías fijadas por los tipos impositivos previstos para los diferentes gases fluorados de efecto invernadero pueden llegar a ser diez veces superior al precio del propio gas. El incremento de costes para los sectores afectados es de gran relevancia y en muchos casos inasumible. Así por ejemplo, el gravamen que estos impuestos suponen en el sector del de poliestireno extruido, representa un incremento del coste del producto final del 90%, en otros como las espumas de poliuretano, el incremento final es del 40%. En el caso de los HFC que se usan en protección contra incendios la tasa que se pretende aplicar es de 70 euros/kg, es decir cinco veces el precio del producto. Este impuesto no es una exigencia de la normativa comunitaria pero es muy parecido a un impuesto existente en Dinamarca y en Noruega que gravan el uso de HFC y limitan la carga de refrigerantes introducidos a los equipos así como establecen la obligación de diseñar los aparatos con el fin de que en estos puedan introducirse refrigerantes naturales. En Alemania, en cambio, se incentiva la eficiencia energética. Los países que han adoptado medidas similares son países cuya climatología no exige la utilización tan frecuente de aparatos de aire acondicionado o refrigeración, por lo que los efectos de la entrada en vigor la normativa en España no pueden compararse con los efectos que tiene en un país con un clima más frío. Según varias noticias publicadas en diferentes periódicos españoles, el coste medio del impuesto supondrá unos 65 por vivienda al año 10. La aplicación de este nuevo impuesto tendrá un coste directo de entre y euros al año en el caso un establecimiento pequeño, lo que supone el 25% de sus beneficios anuales. Según Hacienda, su estimación inicial de ingresos eran 340 millones al año, cálculo que no se cumplirá a la vista de las modificaciones acordadas: un régimen transitorio para la aplicación gradual del impuesto, de forma que en 2014 sólo se abonará el 33% de la tarifa establecida y en 2015 el 66% Capacidad de adaptación y vulnerabilidad de los actores estratégicos. Durante toda una época la técnica del frío en todos sus campos (alimentación, industria, climatización, etc.) se ha apoyado en el uso de determinados fluidos (CFC y HCFC) que se consideraron válidos y permitieron una gran difusión de la refrigeración. Estos fluidos están ahora sometidos a restricciones legales de tipo medioambiental y no podrán continuar usándose. Ante esta nueva situación, quienes estén relacionados con el mundo del frío (fabricantes, instaladores, usuarios) tendrán que tomar importantes decisiones sobre el uso de 10 Según cálculos de la Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización (AFEC) facilitados por la OCU. Página 139 de 216

140 los refrigerantes, y deben tomarlas teniendo en cuenta todos los factores implicados. Las posibilidades por las que optar se engloban en dos grandes grupos. - Abandono de los halogenados, y uso de otros refrigerantes, que se pueden denominar naturales. - Empleo de nuevos fluidos halogenados, que serán normalmente del grupo de HFC, y entre ellos los que tienen menor potencial de calentamiento atmosférico. Ambas opciones han sido sustentadas técnica y científicamente, y existen razones a favor de cada una de ellas. Los refrigerantes naturales tienen la ventaja de estar presentes en la atmósfera en grandes cantidades, y se pueden considerar como integrados en los ciclos normales de producción y destrucción del medio ambiente. Sus inconvenientes son normalmente de tipo tecnológico o de seguridad, y generalmente se puede encontrar un medio para minimizar su incidencia. Quienes defienden la introducción indiscriminada de los nuevos fluidos halogenados (HFC) argumentan que tienen todas las ventajas de los CFC, sin ser dañinos para el medio ambiente. Esta última afirmación es cuanto menos cuestionable, ya que los HFC tienen una incidencia sobre el efecto invernadero que no es en absoluto despreciable. Aunque se prevé la restricción en la utilización de los HFC con mayores potenciales de calentamiento atmosférico sustituyéndolos por otros cuyo PCA sea menor, cabe destacar que, como ya se ha visto en el desarrollo de este estudio, estos pueden ser hasta del orden de 150 veces más dañinos para el medioambiente que el CO 2. Además, se trata de sustancias enteramente ajenas al medio ambiente, de modo que sus consecuencias a largo plazo sobre el mismo son difícilmente previsibles. Dentro de la primera opción, que sin duda es la más recomendable desde el punto de vista ecológico (y muchas veces también desde los puntos de vista económico y técnico), existe un cierto número de sustancias que, entre todas, podrían resolver la práctica totalidad de las aplicaciones en refrigeración. Estas sustancias son el amoniaco (R-717), el dióxido de carbono (R-744) y los hidrocarburos. El sector debe realizar una serie de modificaciones en los componentes de los circuitos de refrigeración para poder utilizar estos refrigerantes naturales, por lo que en casi todos los casos, la adaptación implicará un cambio del equipo. Algo que no es viable económicamente de momento. Por lo que se apuesta por la sustitución por HFC con PCA inferiores a 150 como el HFC-1234yf con un PCA de 4. Este compuesto se postula como el gran sustituto del R-134a cuando tenga que ser sustituido. Página 140 de 216

141 4.5. Impactos residuales resultantes El Informe de síntesis sobre el Cambio climático del IPCC define impacto climático residual al impacto del cambio climático que sucedería tras la adaptación. Tal y como se muestra en la Figura 4.1, la parte proporcional que representan que representan los gases fluorados respecto de las emisiones totales de GEI antropogénicos en 2004, en términos de CO 2 equivalente, es del 1,1%, por lo que la mitigación en las emisiones de este tipo de gases no repercutirá de manera muy significativa en el impacto total que poseen las emisiones de gases de efecto invernadero en el cambio climático. Figura 4.1. a) Emisiones anuales mundiales de GEI antropógenos entre 1970 y b) Parte proporcional que representan diferentes GEI antropógenos respecto de las emisiones totales en 2004, en términos de CO 2 equivalente. c) Parte proporcional que representan diferentes sectores en las emisiones totales de GEI antropógenos en 2004, en términos de CO 2 equivalente. No obstante, la reducción en las emisiones contribuirá a mitigación de los efectos que provoca en el medio ambiente el efecto invernadero. El pequeño número de evaluaciones de impacto que abordan escenarios de estabilización aportan indicaciones de los daños que se evitarían y de los riesgos que se reducirían para diferentes magnitudes de reducción de las emisiones. La tasa y magnitud del futuro cambio climático antropógeno y sus correspondientes impactos se determinan en base a diversas definiciones de futuros socioeconómicos alternativos y de iniciativas de mitigación que Página 141 de 216

142 influyen en las trayectorias de emisiones. Algunos de los impactos asociados a las temperaturas más altas podrían ser evitados adoptando unas vías de desarrollo socioeconómico que limiten las emisiones. Un menor calentamiento podría reducir, por ejemplo, el riesgo de afectar a un número considerable de ecosistemas, los riesgos de extinción de determinadas especies, etc. Las medidas de mitigación pretenden reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y pueden contribuir a evitar, reducir o retrasar los impactos del cambio climático. Estas medidas implican un cierto coste. Sin embargo, también proporcionan beneficios económicos al reducir los impactos del cambio climático así como los costes asociados. Además, pueden aportar beneficios económicos al disminuir la contaminación local del aire y el agotamiento de los recursos energéticos. Con una importante penetración en el mercado de las tecnologías con bajo PCA y prácticas eficaces de contención, es posible que las emisiones de HFC se estabilicen en 5 en Ello se opondría al crecimiento, a veces considerado inevitable, de las emisiones de HFC en las décadas después de 2020 (hasta ). Cabe esperar que esto de lugar a una nueva reducción de las emisiones totales (suma de las emisiones de CFC, HCFC y HFC) después de La reducción en la generación de residuos de todo tipo puede contribuir a la mitigación de hasta 20 Mton anuales de CO 2 equivalente de las emisiones de GEI 11, esta mitigación es equivalente al 55% del exceso acumulado hasta el año 2010 (media de los años 2008 a 2010) para cumplir el objetivo asociado a la primera etapa del Protocolo de Kyoto ( ) 12. Además supera ampliamente por sí sola la mitigación necesaria para que España cumpla su compromiso con la UE para el año 2020 en relación a las emisiones difusas globales del año Según el documento La mejora en la Prevención y Gestión de los Residuos Municipales en España contribuye a la lucha contra el Cambio Climático de la Fundación Forum Ambiental. 12 Según el objetivo asignado por la UE a España para el primer periodo de vigencia del Protocolo de Kyoto, la emisión de GEI anual promedio entre los años 2008 y 2012 debería ser como máximo de 338 Mt CO 2 eq. La emisión promedio de los años 2008 a 2010 ha sido de 375,3 Mt CO 2 eq. Por tanto, de momento, se han emitido 36,4 Mt CO 2 eq/a sobre el objetivo. En diciembre de 2008, la UE aprobó el paquete de medidas sobre energía y clima, mediante este programa, la UE se compromete a reducir las emisiones de GEI en un mínimo del 20% con respecto a 1990, y en un 30% si los demás países desarrollados se comprometen a efectuar reducciones similares. En este marco, y mediante la Decisión 406/2009/CE19, la UE asigna a España el objetivo de reducir las emisiones de GEI de los sectores difusos en un 10% con respecto al año 2005, es decir hasta 219,5 Mt CO 2 eq. Esto supone una reducción de 12,9 Mt CO 2 eq en relación a la emisión del año Página 142 de 216

143 Según el Informe de la Comisión sobre la aplicación, los efectos y la adecuación del Reglamento sobre determinados gases fluorados de efecto invernadero (Reglamento (CE) nº 842/2006), si se tienen en cuenta los efectos del Reglamento y de la Directiva MAC, cabe esperar que las emisiones totales se estabilicen en torno al nivel actual de 110 millones de toneladas equivalentes de CO 2 en la unión europea de los 27, a pesar del uso creciente de muchas de las aplicaciones clave. La reducción de emisiones relativa se estimaba para el año 2010 por debajo del 3%. Las previsiones, sin embargo, indican que las emisiones anuales van a reducirse un 28% para 2020, un 44% para 2030 y un 46% para Se estima que los costes que lleva aparejados el Reglamento ascenderán a aproximadamente 41 euros por tonelada equivalente de CO 2 no emitida 13. En general, ocho años después de su entrada en vigor, el Reglamento ya ha contribuido al cumplimiento de los compromisos contraídos en el marco del Protocolo de Kioto para el período comprendido entre 2008 y Si se aplica correctamente a corto plazo, el Reglamento, junto con la Directiva MAC, debería permitir evitar casi la mitad de las emisiones previstas, estabilizándolas en los niveles actuales. Para lograrlo, sin embargo, la Comisión insta a los Estados miembros a redoblar esfuerzos hacia una aplicación y un cumplimiento rápidos y adecuados. Con todo lo mencionado anteriormente, se puede conseguir no sólo alcanzar la cifra de reducción de las emisiones a la que se comprometió España con el Protocolo de Kioto sino también una importante reducción en los efectos que provoca sobre el clima el efecto invernadero que es lo que se persigue con los acuerdos a los que llegan los países. Se pretende, con estas medidas de mitigación, la reducción en los niveles de acidificación del océano, una disminución de la temperatura global además de una reducción en los valores de aumento del nivel del mar, entre otros efectos que produce el cambio climático. Si se consiguen los objetivos de reducción estos efectos podrán ser menores o incluso, dependiendo del grado de mitigación, reducirse considerablemente. Con las alternativas propuestas en este capítulo se conseguirá evitar la emisión, sólo con la puesta en marcha de la planta de tratamiento de gases fluorados prevista para el mes de abril de 2014 en Tenerife, de al menos una media de toneladas equivalentes de CO 2 al año. Lo que contribuirá a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera con el consiguiente impacto positivo en el medio ambiente. 13 Informe de la Comisión sobre la aplicación, los efectos y la adecuación del Reglamento sobre determinados gases fluorados de efecto invernadero (Reglamento (CE) nº 842/2006) Página 143 de 216

144 Estudios posteriores han de seguir la evolución de las emisiones en España tras la implantación de la normativa que regula el nuevo impuesto sobre los gases fluorados (Ley 16/2013, de 29 de octubre, por la que se establecen determinadas medidas en materia de fiscalidad medioambiental y se adoptan otras medidas tributarias y financieras y el Real Decreto 1042/2013, de 27 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero, y por el que se modifican otros reglamentos) para evaluar el impacto en las emisiones de gases refrigerantes a la atmósfera que esta normativa ha tenido. 5. Capítulo V. Tendencias futuras Soluciones para la refrigeración del futuro. Las opciones técnicas para eliminar gradualmente las SAO y evitar los refrigerantes de HFC con alto potencial de calentamiento atmosférico son universales, pero las leyes, reglamentos, normas, economía, condiciones de competencia y otros factores a nivel local influyen en las decisiones regionales y locales. Desde la evaluación del cumplimiento del Protocolo de Montreal llevada a cabo en el año 2006, se introdujeron más de 60 nuevos refrigerantes y mezclas de refrigerantes, para su uso, ya sea en equipos nuevos o como fluidos de mantenimiento (para mantener o convertir los equipos existentes) y la preocupación global por el cambio climático contribuirá a que se sigan introduciendo nuevas innovaciones en los equipos. En la mayoría de los sectores cada vez se usan más opciones HFC y sustancias no basadas en los HFC, con especial hincapié en la optimización de la eficiencia energética del sistema y la reducción de las emisiones de refrigerantes de alto potencial de calentamiento atmosférico. Entre las soluciones de sustitución para el HCFC-22 pueden mencionarse los refrigerantes HFC con un menor potencial de calentamiento atmosférico (HFC-32, HFC-152a, HFC-161, HFC- 1234yf y otros HFC no saturados, así como sus mezclas), hidrocarburos (HC-290) y dióxido de carbono (R -744). Los hidrocarburos inflamables y refrigerantes HFC deberán aplicarse de conformidad con las normas de seguridad adecuadas. En Europa y en Japón, los hidrocarburos (HC) y R-744 están ganando cuotas de mercado en los equipos comerciales de refrigeración autónomos, en sustitución del HFC-134a, que es la opción dominante en la mayoría de los demás países. En muchos países desarrollados el R- 404A y el R-507A han sido los principales sustitutos del HCFC-22 en los supermercados, pero, debido a su alto potencial de calentamiento atmosférico, se están introduciendo una serie de Página 144 de 216

145 otras opciones. En los sistemas de dos fases en Europa, se utiliza el R-744 en el nivel de temperatura baja y el HFC-134a, R-744 y los HC en el nivel de temperatura media. En los sistemas de aire acondicionado, las mezclas de HFC, principalmente R-410A todavía predominan como sustitutos a corto plazo del HCFC-22 en los sistemas refrigerados por aire. El HC-290 también se utiliza para reemplazar el HCFC-22 en los sistemas divididos de baja carga, aire acondicionado de ventanas y portátiles en algunos países. Los fabricantes y los proveedores de automóviles han evaluado las opciones de refrigerantes de bajo potencial de calentamiento atmosférico para los sistemas de aire acondicionado de los automóviles (y camiones) nuevos, incluido el R-744 o CO 2 (PCA= 1), el HFC-152a (PCA = 133) y HFC-1234yf (PCA = 4). Las asociaciones de fabricantes de automóviles en Europa, Japón y Estados Unidos han apoyado el HFC-1234yf, al igual que la única compañía que anunció una elección de refrigerante (General Motors). HFC-152a y HFC-1234yf están incluidos en el programa SNAP (Significant New Alternatives Policy), de la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU., como sustitutos aceptables desde la perspectiva del medio ambiente. Entre los refrigerantes que muy probablemente sean utilizados en la refrigeración del futuro se encuentran el amoniaco, los hidrocarburos, el dióxido de carbono y los HFC con PCA bajos EL AMONIACO El amoniaco o R-717, se ha usado con éxito como refrigerante durante 120 años, y tiene un gran futuro en la técnica frigorista, ya que no es dañino para el medio ambiente. Durante estos años, ha demostrado ser el refrigerante idóneo en plantas industriales de gran potencia, en las que primaban consideraciones de rendimiento energético y de eficacia. Además, se trata de un producto barato y disponible universalmente. Las propiedades termodinámicas y físicas del R-717 son excelentes, y de entre ellas se pueden citar: - Baja viscosidad y alta conductividad térmica, que conducen a coeficientes de intercambio térmico mayores que los que poseen los halogenados, con el consiguiente ahorro en la superficie de intercambiadores. - Gran calor latente de evaporación, lo que permite que los conductos, válvulas, etc., sean de menor tamaño. - Temperatura crítica alta (132 C) y temperatura de ebullición normal razonablemente baja (-33 C) lo que permite su uso en una gran gama de aplicaciones. - Baja masa molecular, que permite mayores velocidades de flujo en las tuberías y partes internas de los compresores. Esto facilita que máquinas de la misma Página 145 de 216

146 cilindrada puedan girar más deprisa cuando trabajan con R-717, con una potencia frigorífica mayor que la misma máquina con un refrigerante halogenado (R-22), que tendría que girar más despacio. Los inconvenientes del uso de amoniaco como refrigerante son fundamentalmente los siguientes: - Toxicidad e inflamabilidad. Estos dos inconvenientes, aunque son innegables no deben ser sobrestimados. Es cierto, que el amoniaco es tóxico, pero su fuerte olor es un aviso inmediato de la existencia de fuga, y es por tanto, su principal garantía de seguridad para las personas. El amoniaco es perceptible a una concentración de unos 5 ppm, es completamente irrespirable a las 100 ppm, y comienza a ser peligroso a partir de ppm. Además al ser más ligero que el aire, es prácticamente imposible que se acumule en los lugares cerrados, como sótanos o salas de máquinas. En cuanto a la inflamabilidad, sólo se da en un estrecho margen de concentraciones (15-30%), siendo su punto de ignición superior a los 600 C. Por eso, el amoniaco sólo es inflamable en la práctica dentro de tuberías o depósitos, sometidos a trabajos de soldadura realizados son las elementales precauciones. - Necesidad de personal especializado para atender las instalaciones. La razón fundamental para ello radica en la indisolubilidad de los lubricantes corrientes en el amoniaco, lo que conlleva la necesidad de purgar el aceite en determinados puntos de las instalaciones, y esto ha de ser realizado por el personal especialmente entrenado. - Incompatibilidad con algunos materiales, como cobre y sus aleaciones. Es cierto que todos los elementos integrantes de una instalación de amoniaco han de ser de acero, razón ésta que ha servido de argumento para algunos, que defendían las instalaciones de halogenados por ser más baratas. Se piensa que las ventajas del R-717 pesan muchos más que los inconvenientes, y su uso deberá ganar terreno, dejando de limitarse a las grandes plantas industriales. Los inconvenientes se pueden salvar por medios técnicos HIDROCARBUROS Hidrocarburos como el propano y el etileno se han usado como refrigerantes en grandes plantas industriales durante muchos años. El propano se ha empleado con éxito en pequeñas instalaciones desde hace 50 años, y mezclado con otros hidrocarburos (isobutano) se está utilizando en la actualidad en la construcción de frigoríficos domésticos. Página 146 de 216

147 Otras posibles aplicaciones del propano como refrigerante serían los equipos de frío de los camiones frigoríficos (incluidos los de placas eutécticas), y los pequeños aparatos de aire acondicionado. En general, el propano (puro o mezclado) puede ser un buen sustituto del R-22 siempre que la masa de refrigerante sea pequeña y el equipo frigorífico esté bien ventilado, o instalado en un local especial. Las ventajas principales del propano como refrigerante son las siguientes: - Masa molecular suficientemente alta como para poder ser empleado en turbocompresores, pero no tan alta como las de sus rivales halogenados (la masa molecular excesiva limita las velocidades de flujo de tuberías). - Propiedades de intercambio superiores a las de los halogenados, aunque no llegan a ser tan buenas como las del amoniaco. - La mayoría de los materiales y componentes empleados con los CFC se pueden aplicar para el propano: tuberías de cobre, compresores herméticos, aceites lubricantes, intercambiadores, etc. todos estos componentes están disponibles en el mercado, y a su bajo precio. - El propano no es tóxico: sus efectos fisiológicos son semejantes a los de los CFC. El principal inconveniente es que el propano es un gas fuertemente inflamable. Sin embargo no sería prudente excluir el uso del propano por esta razón: el consumidor está acostumbrado al empleo de combustibles gaseosos (propano, butano, gas natural), que se distribuyen en redes urbanas y se utilizan incluso en los hogares, en cantidades miles de veces superiores a las que se necesitarían en aplicaciones de refrigeración. El peligro real de un circuito frigorífico cerrado (y por tanto, exento de aire) que puede contener entre 20 y 100 gramos de gas, es ciertamente mucho menor que el de la cocina o caldera de agua alimentada con gas natural, con disponibilidad ilimitada de combustible DIÓXIDO DE CARBONO El dióxido de carbono fue un refrigerante muy usual en las primeras aplicaciones de la refrigeración, hasta la aparición de los CFC. De hecho, era en aquellos momentos el único refrigerante verdaderamente seguro (no tóxico y no inflamable), y por eso se empleaba en instalaciones en las que primaba la seguridad. La aparición de los CFC hizo que se abandonase su uso como refrigerante, y también se interrumpió el desarrollo de su tecnología específica (compresores, intercambiadores, etc.). Por esta razón, en la actualidad no se encuentran disponibles en el mercado muchos componentes para instalaciones con CO 2, pero esto no quiere decir que no puedan desarrollarse y fabricarse. En realidad, el mismo problema se presenta con algunos de los nuevos refrigerantes del tipo HFC. Página 147 de 216

148 El CO 2 se halla presente en la atmósfera en una concentración apreciable, y su origen está básicamente en la combustión y en la respiración de los animales. Las plantas pueden fijar el carbono contenido en el CO 2, incorporándolos a sus tejidos, y liberando en el proceso oxígeno. Algunas de las características fundamentales del CO 2, relativas a su uso como refrigerante, son las siguientes: - Altas presiones de trabajo. El CO 2, en efecto, a las temperaturas normales de trabajo presenta presiones de saturación superiores a las que se encuentran habitualmente en otros refrigerantes. Así, no es infrecuente encontrar presiones cercanas a los 100 bar, cuando se trata de una instalación frigorífica a base de CO 2. Esta propiedad se ha considerado como un inconveniente, cuando es en realidad una ventaja. En efecto, no es cierto que una explosión sea más peligrosa en una instalación de CO 2, ya que la energía asociada a una explosión es proporcional a la relación existente entre la presión y el volumen, y en una planta de CO 2 el volumen es enormemente reducido. Del mismo modo, aunque se tengan que emplear tubos, recipientes e intercambiadores que soporten estas presiones (y por tanto, con mayores espesores de pared), su coste total es el mismo o menor, ya que las secciones útiles necesarias para el flujo son muy pequeñas. Además la tecnología para el manejo de estas presiones es conocida desde hace muchos años. En realidad la relación entre presión y temperatura del CO 2 se acerca bastante al óptimo económico. - Pequeñas relaciones de compresión comparadas con los refrigerantes habituales. Eso mejora el rendimiento de los compresores, y permite salvar con una sola etapa diferencias de temperatura que necesitan de varias etapas con otros refrigerantes. - El CO 2, es enteramente compatible con la mayoría de los materiales empleados en la lubricación y construcción de máquinas. - Es barato y está disponible en todo el mundo, sin dependencia de monopolios que impongan precios. El único inconveniente verdaderamente serio del CO 2 es su relativamente baja temperatura crítica (31 C), que hace que en los climas cálidos los ciclos de refrigeración se conviertan en trans-críticos, lo que deteriora mucho el rendimiento, debido a las pérdidas por sobrecalentamiento y expansión. Sin embargo, estos ciclos pueden ser muy ventajosos en el caso de bombas de calor en las que el calor se obtiene de una fuente fría que se puede considerar isoterma (agua del mar, rocas subterráneas, etc.) y se transfiere a una corriente finita de fluido que se quiere calentar. En este caso, la variación de temperatura sufrida por el refrigerante en el intercambiador es una ventaja. Página 148 de 216

149 LOS HFC CON BAJOS PCA La prohibición de los CFC para refrigeración y aire acondicionado ha supuesto un gran desafío tanto para los fabricantes como para los usuarios. Cualquier sustituto de los CFC debe ser aceptable en términos de funcionamiento, coste y seguridad. Debe ser compatible con la ingeniería actual y, por encima de todo, no debe afectar a la capa de ozono. En la refrigeración comercial para aplicar opciones de bajo PCA, puede sustituirse el HFC-134a por el HFC-1234yf o el HFC-1234ze si en la etapa de diseño se aborda la reducción de la inflamabilidad de estos refrigerantes. Para opciones no inflamables, también pueden utilizarse mezclas con un leve deslizamiento de temperatura, como algunas hidrofluorolefinas (HFO) el N-13 (HFO-13) y el XP-10 (HFO XP-10), en instalaciones existentes. En cuanto a los refrigerantes con bajo PCA, el de uso dominante es el R-404A, aunque en nuevas instalaciones está siendo sustituido por el HFC-134a en el nivel de temperatura media. El R-407F se propone como opción intermedia. Hay también opciones no inflamables con menor PCA, como las mezclas de HFC N-40 y DR-33. En la refrigeración industrial el HFC-1234yf puede sustituir al HFC-134a en cualquier aplicación. Debido a una eficiencia energética comparable a la del HFC-134a, en países como Japón se han introducido máquinas expendedoras que utilizan HFC-1234yf. Para sistemas móviles de aire acondicionado hay básicamente tres opciones de refrigerantes aún en estudio: la R-744 (CO 2 ), el HFC-152a y el HFC-1234yf. Tienen un PCA inferior a 150 y pueden alcanzar una eficiencia en la utilización de combustible comparable a los sistemas de HFC-134a existentes. La industria está centrándose principalmente en el HFC-1234yf y el R-744 y deberá tomar en un futuro cercano una decisión para cumplir la directiva de la Unión Europea sobre equipos móviles de aire acondicionado. Debido al tiempo que se tarda en hacer ensayos, y en que se aprueben y acepten en el mercado nuevos tipos de equipos y agentes de protección contra incendios, ha habido sólo pequeños cambios en las modalidades de uso desde la publicación del Informe Especial sobre el Ozono y el Clima. En el ámbito de la protección contra incendios se han desarrollado dos nuevas tecnologías (es decir, tecnologías para suprimir los incendios a través de la producción de, principalmente, nitrógeno con vapor de agua). A ambas tecnologías se las caracteriza como tecnologías que no utilizan SAO y pueden representar una tendencia creciente en las investigaciones y ensayos de sistemas de protección contra incendios por inundación total. En las aplicaciones de disolventes, cabe mencionar que el uso de HCFC-141b como disolvente sigue aumentando pero se prevé reemplazar este producto químico con disolventes no Página 149 de 216

150 clorados (que no están controlados por el Protocolo de Montreal) y otras tecnologías que no utilizan SAO en un futuro próximo, sin dejar de tener debidamente en cuenta los factores relacionados con la seguridad. Los HCFC-225 y algunos disolventes con HFC, como el HFC-43-10mee, HFC-c447ef, HFC-245fa y HFC-365mfc, se han utilizado en los casos en que no se dispone o disponía de disolventes sin SAO, Algunos hidrofluoroéteres (HFE) podrían usarse como opciones de reemplazo para estos disolventes con HCFC. Periódicamente el Ministerio de Industria Energía y Turismo, va atendiendo a las peticiones de las asociaciones de frío y climatización en cuanto a la aprobación de nuevos refrigerantes, aprueban resoluciones mediante las cuales se añaden estos nuevos refrigerantes a la lista del Reglamento de Seguridad para Instalaciones Frigoríficas y sus Instrucciones Técnicas. Los últimos en aprobarse, por petición de la Asociación de Empresas del Frío y sus Tecnologías (AEFYT), han sido: - el R-1234ze o trans 1,3,3,3 tetrafluoropropeno, que tiene un PCA de 6, - el Solstice TM N13, cuya denominación autonumérica está en trámite de designación por parte de ASHRAE. Se trata de una mezcla binaria compuesta por un 42,00% de tetrafluoretano (R-134a) y de un 58,00% de trans 1,3,3,3 tetrafluoropropeno (R-1234ze (E)). Esta mezcla pertenece al grupo de seguridad L1 (A1/A1), es decir de alta seguridad y tiene un PCA de el refrigerante de nombre comercial Opteon RXP40, denominado por la ASHRAE es R-449A es una mezcla cuaternaria compuesta por un 24,3 % de difluorometano (R- 32); de un 24,7% de pentafluoroetano (R-125); 25,3% de 2,3,3,3, tetrafluoropropeno (R-1234yf) y 25,7% de 1,1,1,2 tetrafluoroetano (R-134a). Esta mezcla pertenece al grupo de seguridad L1 (A1/A1), es decir de alta seguridad. Tiene un PCA de el refrigerante de nombre comercial RS-70 cuya denominación autonumérica está en trámite de designación por parte de la ASHRAE y que es una mezcla senaria compuesta por un 20% de difluorometano (R-32); de un 20,0% de pentafluoroetano (R-125); de un 53,8% 1,1,1,2 tetrafluoroetano (R-134a); de un 5,0% de 1,1,1,2,3,3,3, heptafluoropropano (R-227ea); de un 0,6% de butano (R- 600) y de un 0,6% de isopentano (R-601a). Tiene un PCA de Esta mezcla pertenece al grupo de seguridad L1 (A1/A1), es decir de alta seguridad Grupos de investigación. Líneas de trabajo. En España, la investigación sobre los gases refrigerantes se realiza principalmente en las universidades españolas. En los centros investigadores, la actividad se centra en encontrar nuevos refrigerantes que sustituyan a los refrigerantes actuales, en la mejora de los ciclos de Página 150 de 216

151 refrigeración, utilizando nuevos materiales y fluidos refrigerantes, así como en la mejora de los sistemas para evitar fugas. Los grupos y centros de investigación que actualmente están investigando con los fluidos refrigerantes son los que se muestran en la siguiente tabla: Universidad/ Centro de investigación Universidad Jaume I Departamento Responsable Línea de Investigación Ingeniería Mecánica y Construcción Ramón Cabello Nuevos sistemas de refrigeración, refrigerantes naturales y mejora del rendimiento energético de los ciclos. Universidad Politécnica de Valencia Modelado y desarrollo de componentes y equipos José Gonzálvez Maciá Uso de hidrocarburos en equipos de refrigeración, aire acondicionado y bomba de calor Universidad Politécnica de Valencia Instituto de Ingeniería Energética José Miguel Corberán Salvador Utilización de un refrigerante natural siempre que sea eficiente y sólo HFC con bajo GWP Universidad de Zaragoza Instituto de ciencia de materiales de Aragón. Área de Propiedades Térmicas de los Materiales Ramón Burriel Lahoz Refrigeración magnética Universidad de Córdoba Proyectos de Ingeniería, Informática y Automática Manuel Ruiz de Adana Universidad de Vigo Departamento de Física Aplicada Josefa García Sánchez Utilización de refrigerantes naturales para su aplicación en bombas de calor por absorción Universidad de Navarra Ingeniería Térmica y de Fluidos David Astraín Ulibarrena Sistemas de refrigeración termoeléctrica, refrigeración por compresión de vapor, refrigeración en cascada y la utilización de CO 2 como refrigerante. Centro de Investigación CREVER Área de máquinas y motores térmicos de la Universidad Rovira y Virgili Alberto Coronas Salcedo Mejora de los ciclos de refrigeración y utilización de amoniaco en los mismos. Tabla 5.4. Listado de universidades y centros de investigación que trabajan con gases refrigerantes. Página 151 de 216

152 5.3. Proyectos legislativos CAMBIO DE LA NORMATIVA EUROPEA F-GAS. La comisión europea en un informe sobre sobre la aplicación, los efectos y la adecuación del Reglamento sobre determinados gases fluorados de efecto invernadero (Reglamento (CE) nº 842/2006) establece que, analizando las aplicaciones clave de los equipos fijos de refrigeración, los sistemas de aire acondicionado y las bombas de calor, el cumplimiento de los plazos aplicables a los controles de fugas fue especialmente escaso entre los operadores de aparatos domésticos y de aparatos industriales pequeños. En menos del 50% de los casos se mantienen registros en relación con estas aplicaciones clave. El cumplimiento de la obligación de instalar sistemas de detección de fugas parece satisfactorio únicamente en campos específicos en los que la instalación de tales sistemas ya era práctica habitual antes de dicho Reglamento. En el sector de la protección contra incendios, en el que ya se aplicaban de forma generalizada normas técnicas voluntarias que imponían requisitos similares, el cumplimiento de las disposiciones en materia de contención fue mayor. En los sectores de la refrigeración y el aire acondicionado, los niveles de recuperación de gases fluorados eran en general bajos antes del Reglamento. Hay informaciones que apuntan a un ligero aumento de las cantidades recuperadas, pero la falta de datos sistemáticos impide realizar una evaluación más precisa. En los sectores de la protección contra incendios y de la conmutación de alta tensión, la recuperación es en la actualidad práctica habitual durante la reparación y mantenimiento de los aparatos. En esos sectores, el potencial de recuperación de los sistemas que contienen gases fluorados va aumentar en los próximos años, cuando esos aparatos vayan llegando al final de su vida útil. Los gases recuperados tienen que reciclarse, regenerarse o destruirse. En 2010, sólo la mitad de los Estados miembros disponía de la infraestructura necesaria para la regeneración y destrucción de hidrofluorocarburos, y en el caso del hexafluoruro de azufre, únicamente dos Estados miembros disponía de ella. El traslado transfronterizo de gases fluorados recuperados para su regeneración y destrucción dentro de la UE reviste, pues, una importancia fundamental, y los Estados miembros deben facilitar esos traslados 14. A finales de 2010, las restricciones de uso y comercialización introducidas por el Reglamento habían permitido realizar ya una reducción verificable de las emisiones de gases fluorados próxima a los tres millones de toneladas equivalentes de CO 2 respecto a la situación que se habría dado si no se hubiera adoptado el Reglamento. No obstante, el potencial de reducción de emisiones en las aplicaciones a las que se imponen esas restricciones está casi agotado. Las 14 Reglamento (CE) nº 1013/2006, relativo a los traslados de residuos (DO L 190 de , pp. 1-98). Página 152 de 216

153 reducciones previstas de gases fluorados van a superar apenas los tres millones de toneladas equivalentes de CO 2 de aquí a 2020, y los cuatro millones de toneladas hasta Por lo que se refiere a las disposiciones sobre contención y recuperación, el análisis llega a la conclusión de que siguen faltando series de datos fiables y a suficiente largo plazo y que, por consiguiente, aún es demasiado pronto para cuantificar su efectividad actual. No obstante, habida cuenta de la naturaleza de esas medidas, del poco tiempo transcurrido desde que empezaron a aplicarse y de las actuales deficiencias de cumplimiento de algunas de las disposiciones pertinentes en áreas fundamentales, es poco probable que hubiera podido observarse antes de 2010 un efecto notable sobre los índices de fugas de los aparatos considerados. No obstante, si se aplican plenamente a corto plazo, las disposiciones sobre contención y recuperación pueden dar lugar hasta 2015, a una reducción considerable de los índices de fugas durante el funcionamiento de esos aparatos y al final de su vida útil. Pueden propiciar, antes de 2020, una reducción de las emisiones previstas de más de 29 millones de toneladas equivalentes de CO 2 y, finalmente, de más de 38 millones de toneladas equivalentes de CO 2 hasta La Directiva MAC introdujo una serie de restricciones al uso de gases fluorados con un potencial de calentamiento global superior a 150 en los sistemas de aire acondicionado de vehículos de motor, y se espera realizar una notable reducción de las emisiones previstas de aproximadamente 13 millones de toneladas equivalentes de CO 2 de aquí a 2020 y de casi 50 millones de toneladas equivalentes de CO 2 antes de En febrero de 2011, el Consejo Europeo confirmó el objetivo de reducir, de aquí a 2050, las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 80% y un 95% en relación con los niveles registrados en Un camino económico para llegar hasta esos objetivos requeriría una reducción de las emisiones distintas a las de CO 2 fuera del sector agrícola del orden de un 72% - 73% de aquí a 2030 y de un 70% - 78% de aquí a 2050 en comparación con A nivel internacional, como consecuencia de la eliminación acelerada de las sustancias que agotan la capa de ozono impuesta por el Protocolo de Montreal, en los próximos veinte años va a cuadruplicarse el uso del grupo más común de gases fluorados, es decir, los hidrofluorocarburos, lo cual obstaculizará la labor dirigida a mantener el calentamiento global por debajo de los 2 C respecto de los niveles preindustriales. Para evitar ese riesgo, la UE apoya la actuación internacional en el marco del Protocolo de Montreal relativo a las 15 Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones: Hoja de ruta hacia una economía hipocarbónica competitiva en 2050, COM(2010) 112 final. Página 153 de 216

154 sustancias que agotan la capa de ozono, dirigida a suprimir progresivamente los hidrofluorocarburos, como complemento de las medidas de reducción adoptadas en virtud de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático 16. En 2006, el Consejo y el Parlamento Europeo observaban que se estaban encontrando soluciones de sustitución de los gases fluorados 17 y preveían que la aplicación y cumplimiento del Reglamento iban a propiciar la innovación tecnológica al impulsar el desarrollo de tecnologías alternativas y la transición hacia tecnologías existentes más respetuosas con el medio ambiente 18. Hoy en día existen tecnologías alternativas viables basadas en fluidos con bajo potencial de calentamiento global y otras tecnologías de sustitución en la mayor parte de los campos de aplicación. En aplicaciones que consumen energía tales como la refrigeración, el aire acondicionado y las bombas de calor, así como en aplicaciones de conservación de energía, por ejemplo las espumas aislantes para viviendas y aparatos, las tecnologías con bajo potencial de calentamiento global pueden llegar a ser igual de eficaces en la mayoría de los casos. Las actividades de investigación y desarrollo en curso están perfeccionando constantemente sus características en cuanto a seguridad y resultados, reduciendo, al mismo tiempo, los costes; por consiguiente, esas opciones pueden ir sustituyendo poco a poco a las tecnologías que utilizan gases fluorados con alto potencial de calentamiento global, y contribuir, así, a una transición rentable hacia una economía respetuosa del medio ambiente y con pocas emisiones de carbono. La mera estabilización de las emisiones de gases fluorados en los niveles actuales, en el mejor de los casos, no es compatible con los objetivos de reducción de emisiones de la UE. Las posibilidades que ofrecen las tecnologías existentes y las que van surgiendo en los sectores pertinentes pueden contribuir considerablemente a realizar, de una forma económicamente rentable, reducciones suplementarias de las emisiones de gases fluorados en la UE y a nivel internacional. Por esa razón es preciso analizar las diversas opciones estratégicas para lograr nuevas reducciones en la UE, teniendo en cuenta las posibles consecuencias, en particular sobre el consumo de energía, la carga administrativa y la seguridad. 16 Conclusiones del Consejo de 14 de octubre de 2010 sobre los preparativos para la 16ª Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Cancún, 29 de noviembre a 10 de diciembre de 2010). 17 Séptimo considerando del Reglamento (CE) nº 842/2006, sobre determinados gases fluorados de efecto invernadero. 18 Octavo considerando del Reglamento (CE) nº 842/2006, sobre determinados gases fluorados de efecto invernadero. Página 154 de 216

155 En noviembre de 2012, la Comisión Europea propuso una revisión del Reglamento de gases fluorados que endurecer sus requisitos. Esto siguió a una revisión de la adecuación del Reglamento, una consulta pública en 2011 y una conferencia de partes interesadas abierta en 2012 sobre las opciones para el fortalecimiento de las medidas de la UE para reducir las emisiones de gases fluorados con el fin de contribuir a la transición hacia una economía baja en carbono. Según lo propuesto por la Comisión, el Reglamento revisado reduciría las emisiones de gases fluorados en dos tercios de los niveles actuales para el año 2030 y prohibir el uso de los gases fluorados en algunos equipos nuevos donde las alternativas inocuas para el clima viables están fácilmente disponibles. Sería establecer una medida de disminución gradual que a partir de 2015 podría limitar la cantidad total de los hidrofluorocarbonos (HFC), el grupo más importante de los gases fluorados, vendidos en la UE y reducirlos a una quinta parte de las ventas que se realizan actualmente para el año Esta medida perseguiría la eliminación gradual de las sustancias que agotan el ozono. El plan de trabajo de la Comisión para avanzar hacia una economía baja en carbono competitiva en 2050 prevé una reducción de las emisiones de más del 70% en 2030 para el sector industrial, que incluye los gases fluorados. La propuesta está diseñada para lograr estas disminuciones, lo que representaría una gran contribución del sector de los gases fluorados de efecto invernadero al esfuerzo económico global necesario para evitar consecuencias más costosas del cambio climático en el futuro. En diciembre de 2013, los representantes del Parlamento Europeo y del Consejo acordaron un texto ligeramente modificado sobre la base de la propuesta de la Comisión. La revisión del Reglamento está ahora sujeto a la aprobación formal del Parlamento y el Consejo. La propuesta también prevé una disminución gradual global del consumo y producción de HFC, que actualmente se discute en el contexto del Protocolo de Montreal. Así pues, la propuesta contribuye a promover el consenso para un acuerdo internacional más amplio. Además, la lucha contra las emisiones de HFC es una prioridad de acción bajo la Coalición de Clima y Aire Limpio para reducir los contaminantes de corta vida Climáticos (CCAC), que fue establecida en 2012 y de la que la Comisión es miembro. Los países del G8 aprobaron la CCAC y acordaron unir sus esfuerzos en su reunión de mayo de De esta manera se planteó, en noviembre de 2012, la propuesta de cambio del Reglamento nº 842/2006 en la que participaron un total de cuarenta y siete miembros de los diversos sectores de la industria, los Estados miembros y las ONG a las que se les pidió que ofrecieran Página 155 de 216

156 orientación y asistencia técnica para la realización del estudio mediante el cual se redactaría el texto propuesto para el cambio del citado Reglamento. Se contó con la participación del Centro Común de Investigación para la realización de un análisis macroeconómico de las opciones de actuación. La comisión llevó a cabo una amplia consulta con las partes interesadas, incluida una consulta pública de tres meses en línea y una audiencia pública en Bruselas. Esto dio como resultado que las tres cuartas partes de las 261 interesadas que respondieron a la consulta procedían de la industria. Por lo que se refiere a los planteamientos más adecuados a falta de una eliminación gradual de los HFC en todo el mundo. Finalmente, la audiencia de los interesados, a la que asistieron más de ciento treinta partes interesadas, puso de manifiesto que la gran mayoría de la industria prefería o podía asumir una eliminación gradual del suministro de los gases fluorados, ya que habría cierta flexibilidad en los casos en los que las tecnologías alternativas todavía no se consideran adecuadas. En cambio, los interesados opinaban que las prohibiciones respecto a los nuevos equipos serían demasiado rígidas. Para los usuarios comerciales de aparatos con gases fluorados, resulta fundamental que los aparatos existentes no queden excluidos. En el mes de marzo de 2014 se aprobó el texto de la Resolución legislativa del Parlamento Europeo, de 12 de marzo de 2014, sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre los gases fluorados de efecto invernadero. Este texto plantea una serie de modificaciones respecto a la propuesta planteada en el mes de noviembre de Estas modificaciones se basan principalmente en la ampliación de los plazos de prohibición de uso o comercialización. Esta ampliación ha sido, en la mayoría de los casos de 1 a 2 años. En resumen, lo que planteaba la propuesta modificación del Reglamento número 842/2006 CE, para equipos y aparatos nuevos y lo que plantea la Resolución Legislativa es: Productos y aparatos Uso de HFC-23 en sistemas de protección contra incendios y extintores. Frigoríficos y congeladores domésticos que contienen HFC con PCA igual o superior a 150. Fecha de la prohibición según la Resolución de marzo de de enero de de enero de 2015 Página 156 de 216

157 Frigoríficos y congeladores para uso comercial (sistemas cerrados herméticamente). Sistemas móviles de aire acondicionado para habitación (sistemas cerrados herméticamente) que contienen HFC con PCA igual o superior a de enero de 2020 para los HFC con PCA igual o superior a de enero de 2022 para los HFC con PCA igual o superior a de enero de 2020 Tabla 5.1. Plazos para la sustitución de los HFC con altos PCA por HFC con bajos PCA. Fuente: Propuesta del Reglamento del Parlamento Europea y del consejo sobre los Gases fluorados de Efecto Invernadero. En la Resolución Legislativa del 12 de Marzo de 2014, se establecen fechas para la prohibición en el uso de determinadas sustancias en algunas aplicaciones que no eran contempladas por la propuesta de cambio del Reglamento número 842/2006, como por ejemplo: Productos y aparatos Fecha de la prohibición Aparatos fijos de refrigeración que contengan HFC, o cuyo funcionamiento dependa de ellos, con un PCA igual o superior a 2.500, excepto los aparatos diseñados para aplicaciones destinadas a refrigerar productos a temperaturas inferiores a -50 C Centrales frigoríficas multicompresor compactas, para uso comercial, con una capacidad valorada igual o superior a 40 kw, que contengan gases fluorados de efecto invernadero, o cuyo funcionamiento dependa de ellos, con un PCA igual o superior a 150, excepto en los circuitos refrigerantes primarios de los sistemas en cascada, en que pueden emplearse gases fluorados de efecto invernadero con un PCA inferior a de enero de de enero de 2022 Página 157 de 216

158 Sistemas partidos simples de aire acondicionado que contengan menos de 3 kg de gases fluorados de efecto invernadero o cuyo funcionamiento dependa de ellos, con un PCA igual o superior a de enero de 2025 Espumas que contengan HFC con un PCA igual o superior a 150, excepto cuando se exija el cumplimiento de normas nacionales de seguridad Poliestireno extruido Otras espumas 1 de enero de de enero de 2023 Aerosoles técnicos que contengan HFC con un PCA igual o superior a 150, excepto cuando se exija el cumplimiento de las normas nacionales de seguridad o cuando se utilicen para aplicaciones médicas 1 de enero de 2018 Tabla 5.2. Fechas de la prohibición en el uso de determinadas sustancias establecidas en la Resolución Legislativa del 12 de marzo de Además, a partir de 2020 no estaría autorizada la recarga de los aparatos de refrigeración existentes con una carga de HFC de muy alto PCA (> 2.500) y de un peso superior a 5 toneladas equivalentes de CO 2, puesto que ya se dispone ampliamente en el mercado de refrigerantes de sustitución de menor PCA que son más adecuados y eficientes desde el punto de vista energético. Esta Resolución Legislativa establece en sus consideraciones que: En los casos en que se disponga de alternativas adecuadas para el uso de determinados gases fluorados de efecto invernadero, deben introducirse prohibiciones a la comercialización de nuevos aparatos de refrigeración, aire acondicionado y protección contra incendios que contengan dichas sustancias o cuyo funcionamiento dependa de ellas. Cuando no haya alternativas técnicas viables o no pueda recurrirse a ellas por motivos técnicos o de seguridad, o cuando el recurso a dichas alternativas pueda acarrear costes desproporcionados, la Comisión debe estar facultada para autorizar que se levante una prohibición, a fin de permitir la comercialización de tales productos y aparatos durante un período limitado. A la luz de la futura evolución técnica, conviene que la Comisión siga evaluando las prohibiciones relativas a la Página 158 de 216

159 comercialización de nuevos equipos de media tensión para distribución secundaria y para nuevos sistemas partidos individuales y pequeños de aire acondicionado. En el Artículo 4. Control de fugas se establece que los equipos deben someterse a controles periódicos. La periodicidad de estos controles dependía de la carga de cada equipo, quedando de la siguiente manera: - Equipos entre 5-50 toneladas equivalentes de CO 2 : cada 12 meses. - Equipos entre 50 y 500 toneladas equivalentes de CO 2 : cada 6 meses. - Equipos de más de 500 toneladas equivalentes de CO 2 : cada 3 meses. La periodicidad de los mantenimientos puede ampliarse al doble de lo establecido siempre y cuando el equipo disponga de un adecuado sistema de detección de fugas. En el Artículo 6. Registros de la Resolución legislativa del Parlamento Europeo, de 12 de marzo de 2014, sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre los gases fluorados de efecto invernadero, establece que: - Los operadores de aquellos aparatos que deban someterse a control de fugas, establecerán y mantendrán respecto a cada parte de dichos aparatos un registro que especifique los siguientes datos: o la cantidad y el tipo de los gases fluorados de efecto invernadero instalados; o las cantidades de gases fluorados de efecto invernadero que se hayan añadido durante la instalación, el mantenimiento o la revisión o que se deban a fugas; o si las cantidades de gases fluorados de efecto invernadero instalados han sido recicladas o regeneradas, incluyendo el nombre y la dirección del centro de reciclado o regeneración y, en su caso, el número de certificado; o la cantidad de gases fluorados de efecto invernadero recuperados; o la identidad de la empresa que haya instalado, revisado, efectuado el mantenimiento y, en su caso, las reparaciones o el desmontaje de los aparatos, incluyendo en su caso el número de su certificado; o las fechas y resultados de los controles que se lleven a cabo; o si los aparatos se han desmontado, las medidas tomadas para recuperar y eliminar los gases fluorados de efecto invernadero. Además, en el apartado 3 del Artículo 6 se establece que las empresas que suministren gases fluorados de efecto invernadero establecerán registros con la información pertinente de los compradores de gases fluorados de efecto invernadero, incluyendo los datos siguientes: - número de los certificados de los compradores, y - las respectivas cantidades compradas de gases fluorados de efecto invernadero. Página 159 de 216

160 Las empresas que suministren gases fluorados de efecto invernadero conservarán dichos registros durante al menos cinco años y pondrán dichos registros a disposición de la autoridad competente del Estado miembro interesado o de la Comisión, previa solicitud. En su Artículo 13. Control de uso se establece que: 1. Estará prohibido el uso de SF 6 en la fundición de magnesio y en el reciclado de aleaciones de fundición de magnesio. En lo que respecta a las instalaciones que utilicen una cantidad de SF 6 inferior a 850 kg al año, esta prohibición solo se aplicará a partir del 1 de enero de Estará prohibido el uso de SF 6 para llenar los neumáticos de los vehículos. 3. Quedará prohibido a partir del 1 de enero de 2020 el uso de gases fluorados de efecto invernadero con un potencial de calentamiento atmosférico igual o superior a 2.500, para revisar o efectuar el mantenimiento de aparatos de refrigeración con un tamaño de carga de 40 toneladas equivalentes de CO 2 o más. A efectos de la presente disposición, el potencial de calentamiento atmosférico de las mezclas que contengan gases fluorados de efecto invernadero se calculará de conformidad con la siguiente ecuación. PCA = Σ(% sustancia X PCA X ) + (% sustancia Y PCA Y )+.. (% sustancia N PCA N ) Donde % es la contribución en peso con una tolerancia de peso de +/ 1 %. Además, en su Artículo 15. Reducción de la comercialización de hidrofluorocarburos establece que: 1. La Comisión velará por que la cantidad de hidrofluorocarburos que los productores e importadores tengan derecho a comercializar en la Unión cada año no supere la cantidad máxima para el año en cuestión, calculada de conformidad con la tabla 5.3 cada productor e importador velará por que la cantidad de hidrofluorocarburos calculada de conformidad con la tabla 5.3 que se comercialice no exceda de la cuota que le haya sido asignada de conformidad con el Artículo 16, apartado 5 (que se cita posteriormente), o transferida de conformidad con el Artículo 18 (Artículo 18: Todo productor o importador respecto al que se haya determinado un valor de referencia, podrá transferir dicha cuota en relación con la totalidad o una parte de las cantidades a otra empresa de la Unión. Toda transferencia de este tipo deberá notificarse a la Comisión por adelantado). 2. El presente artículo no se aplicará a los hidrofluorocarburos importados en la Unión para su destrucción. Tampoco se aplicará a los productores o importadores de menos de 100 toneladas equivalentes de CO 2 de hidrofluorocarburos al año. Página 160 de 216

161 En la Resolución Legislativa se reduce esta cantidad a menos de 100 toneladas equivalentes de CO 2 de hidrofluorocarburos al año. En su Artículo 16. Asignación de cuotas de comercialización de hidrofluorocarburos establece que: 1. A más tardar el 31 de octubre de 2014, la Comisión determinará, mediante decisiones de ejecución, respecto a cada productor o importador que haya notificado datos con arreglo al artículo 6 del Reglamento (CE) nº 842/2006, un valor de referencia basado en la media anual de las cantidades de hidrofluorocarburos que el productor o importador haya notificado haber producido o importado de 2009 a A efectos de determinar el valor de referencia, no se tendrán en cuenta las cantidades notificadas por encima de la cuota. Los valores de referencia se calcularán de conformidad con la siguiente tabla: Año Porcentajes siguientes a la media anual de la cantidad total producida e importada en la Unión durante el período comprendido entre 2008 y % % % % % % % Tabla 5.3. La cantidad máxima a que se refiere el artículo 13, apartado 1, se calculará mediante la aplicación de los porcentajes siguientes a la media anual de la cantidad total producida e importada en la Unión durante el período comprendido entre 2008 y La cantidad máxima, los valores de referencia y las cuotas de comercialización de hidrofluorocarburos que se contemplan en los artículos 15 y 16 se calcularán como la suma de las cantidades de todos los tipos de hidrofluorocarburos, expresadas en toneladas equivalentes de CO 2. Página 161 de 216

162 El cálculo de los valores de referencia y de las cuotas de comercialización de hidrofluorocarburos a que se refieren los artículos 15 y 16 se basará en las cantidades de hidrofluorocarburos que los productores e importadores hayan comercializado en la Unión durante un período de asignación. 2. Los productores e importadores que no hayan comunicado ninguna producción o importación de conformidad con el Artículo 6 del Reglamento (CE) nº 842/2006 respecto al período de referencia al que se refiere el apartado 1 podrán declarar su intención de producir o importar hidrofluorocarburos en el año siguiente. La declaración deberá dirigirse a la Comisión, especificando los tipos de hidrofluorocarburos y las cantidades que se espera comercializar. La Comisión publicará un anuncio de la fecha límite para la presentación de estas declaraciones. La Comisión tomará medidas para establecer dicho registro electrónico y garantizar su funcionamiento. 3. A más tardar el 31 de octubre de 2017 y, posteriormente, cada tres años, la Comisión deberá calcular de nuevo los valores de referencia de los productores e importadores a que se refieren los apartados 1 y 2 sobre la base de la media anual de las cantidades de hidrofluorocarburos producidas o importadas después del 1 de enero de Deberá determinar esos valores de referencia mediante actos de ejecución. 4. Los productores e importadores respecto a los que se hayan determinado valores de referencia podrán declarar cantidades adicionales previstas con arreglo al procedimiento establecido en el apartado La Comisión deberá asignar cuotas de comercialización de hidrofluorocarburos a cada productor e importador para cada año a partir del año La Comisión estará facultada para adoptar actos delegados, mediante los que se determine el mecanismo para calcular de nuevo los valores de referencia y se modifique o complemente el mecanismo de asignación de cuotas acordado. La Resolución legislativa del Parlamento Europeo, de 12 de marzo de 2014, sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre los gases fluorados de efecto invernadero, establece una nueva forma de calcular los potenciales de calentamiento atmosférico (PCA) de las mezclas de gases fluorados de efecto invernadero. Esta nueva forma incluye, en el PCA de la mezcla de gases fluorados de efecto invernadero, la contribución que tienen otros gases no fluorados. En el anexo IV de la Resolución Legislativa, se presenta una tabla en la que se muestran los PCA asignados a gases no fluorados. Si alguna mezcla de gases contiene un gas que no se encuentre en esta tabla, automáticamente se le asigna a ese componente un PCA de cero. Página 162 de 216

163 Esta Resolución Legislativa se encuentra en el Procedimiento Legislativo Ordinario, en la 1ª Lectura. El 14 de abril de 2014 se espera que la comisión le dé el visto bueno, no obstante, esta propuesta ha sido aprobada por un total de 644 votos a favor, 19 en contra y 16 abstenciones. Una vez sea aprobada, entrará en vigor el 1 de enero de 2015 y se espera que las políticas vinculadas principalmente a la regulación de gases fluorados den como resultado un ahorro en 2020 de entre 16 y 23 Mt de CO 2 equivalente, respectivamente. Además, el 3 de marzo de 2014 el Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente español, Miguel Ángel Arias Cañete firmó en Bruselas, junto al resto de ministros de medio ambiente del Green-Growth Group Ministers (ministros de medio ambiente de Bélgica, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Italia Países Bajos, Portugal, Eslovenia, Suecia y Reino Unido), una declaración pidiendo al Consejo Europeo la adopción urgente del marco a 2030 incluyendo un objetivo doméstico vinculante de reducción de GEI de al menos el 40% y un objetivo europeo vinculante de al menos el 27% de renovables 19. Además, se estableció como necesidad absoluta la limitación del aumento de la temperatura global por debajo de los 2 C. Las consecuencias de que esta limitación falle son muy grandes. Para lograrlo, el Consejo debería considerar la cooperación nacional y el uso de mecanismos de mercado de carbono de alta calidad. 6. Análisis cualitativo: Entrevistas a entidades y expertos Administración pública. La administración pública, en lo referente a la entrada en vigor del nuevo impuesto sobre gases fluorados (Ley 16/2013, de 29 de octubre, por la que se establecen determinadas medidas en materia de fiscalidad medioambiental y se adoptan otras medidas tributarias y financieras) señala que, si bien, se trata de un impuesto, y por lo tanto su fin es recaudatorio, se pretende además la reducción en las emisiones de gases fluorados de efecto invernadero debido a su alto potencial de calentamiento atmosférico y, por tanto su carácter perjudicial para el medioambiente. De esta manera, aquellos contribuyentes que pretendan deducir sus cuotas de pago por el consumo del gas fluorado, deberán recuperar adecuadamente el gas, para poder acreditar, mediante su entrega a los gestores de residuos reconocidos por la administración pública, su reciclado, regeneración o destrucción. 19 https://www.gov.uk/government/news/green-growth-group-ministers-statement-on-climate-andenergy-framework-for-2030 Página 163 de 216

164 De momento existe una gran desinformación en cuanto a los trámites a realizar en la administración en lo referente al registro en las oficinas gestoras de la Agencia Tributaria, a la forma en la que deben realizarse las autoliquidaciones a las que obliga el Artículo 8 del Real Decreto 1042/2013, de 27 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero, y por el que se modifican otros Reglamentos, etc. La administración ha recopilado información acerca del sector al que afecta la entrada en vigor de la normativa referente al impuesto sobre los gases fluorados, resultando en lo que se prevé como una modificación en la normativa para atender a las peticiones de los contribuyentes que se encuentren en alguna situación que tanto el Reglamento 1042/2013 como la Ley 16/2013 no hayan contemplado. Además, en la página web de la Agencia Tributaria, existe un apartado de preguntas frecuentes sobre el impuesto de los gases fluorados. Se trata de una recopilación de todas las preguntas que han realizado los diferentes actores del sector afectado por este impuesto y que han sido respondidas por la Agencia Tributaria. En este apartado se van actualizando periódicamente las preguntas contestadas, añadiéndose las que van haciendo los contribuyentes. En esta relación de preguntas se encuentran las dudas acerca de quién tiene la obligación de estar inscrito en el registro territorial, sobre qué consecuencias tendría el hecho de no estar inscrito, y sobre las gestiones y documentos a presentar en la oficina del registro territorial correspondiente, etc. También existen preguntas acerca de las definiciones de los diferentes tipos de actores que plantean tanto la Ley 16/2013 como el Real Decreto 1042/2013 y sobre las diferencias entre ellos. Generalmente, la definición que más dudas ha generado es la de consumidor final, lo que supone una gran controversia acerca de sobre quién recae el impuesto. El sector desconoce qué tipo de instaladores y mantenedores están exentos del pago del impuesto y cuáles son los que tienen que pagarlos obligatoriamente. Y en el caso de estos últimos hay muchas dudas en cuanto a si tienen que estar inscritos en el registro territorial y por tanto, tener número CAF, o si por el contrario no tienen la obligación de registrarse. En esta relación de preguntas, existen también algunas relativas a cómo se ha de especificar el impuesto en las facturas emitidas por los instaladores, mantenedores o consumidores finales. Además, las autoliquidaciones, también generan dudas en cuanto al tratamiento que hay que darle, en las mismas, a las pérdidas o mermas de gases fluorados. Ya que no se recoge en el texto de la Ley ni en el del Real Decreto. Página 164 de 216

165 Sobre otra de las obligaciones que tienen los contribuyentes inscritos en el registro territorial, la de presentar un registro de existencias, se plantean dudas acerca de si existen unos requisitos mínimos que deba tener el soporte informático del sistema contable al que hace referencia el Artículo 8. Registro de Existencias del Real Decreto 1042/2013. En una de las preguntas planteadas a la Administración, se preguntado si la Administración establecerá un sistema concreto. Las deducciones o devoluciones plantean muchas preguntas. La mayoría de ellas en lo referente a quién es el encargado de la entrega de los gases fluorados de efecto invernadero a los gestores de residuos reconocidos por la administración. Tampoco se tiene claro a quién se le debe realizar la devolución, y cómo se les afectará a los clientes esta devolución. Existen ciertas dudas recogidas por la Administración en lo relativo a casos particulares de empresas cuyo modelo de funcionamiento no se encuentra recogido en la normativa. Como puede ser el caso de empresas que subcontraten los servicios de mantenimiento a otras empresas. En la Ley 16/2013 se incluye una tabla con los epígrafes de los gases fluorados de efecto invernadero en la que aparecen también sus PCA (tabla 1.5 del presente estudio), estos PCA no coinciden con los que aparecen en el Reglamento de Seguridad para Instalaciones Frigoríficas y sus Instrucciones técnicas complementarias. Además, el nuevo Reglamento pendiente de aprobar y que revisa el Reglamento nº 842/2006, incluye otra tabla en la que aparecen los PCA de los gases fluorados de efecto invernadero y tampoco coinciden con ninguna de las tablas anteriores. Esto genera una gran duda acerca de qué valor tomar como válido a la hora de calcular el importe del impuesto. Además, está previsto que el nuevo Reglamento incluya en el cálculo del PCA de los preparados, los potenciales de calentamiento atmosférico de aquellos gases que no son fluorados. Si bien es cierto que algunas de las preguntas contenidas en este apartado habilitado por la Agencia Tributaria cuyas respuestas se encuentran perfectamente claras en el texto de la Ley y del Real Decreto, existen muchas otras en las que dicho texto deja ciertas dudas abiertas a la interpretación del lector. El hecho de habilitar este espacio en el que las preguntas más frecuentes son respondidas, obedece a la necesidad de que todos los aspectos de esta normativa queden perfectamente claros con el fin de que el impuesto se aplique correctamente. Página 165 de 216

166 6.2. Universidades En las universidades se trabaja en la investigación para cubrir las necesidades de nuevos refrigerantes que posean características similares a los ya existentes, pero que sean menos perjudiciales para el medio ambiente. La investigación se centra, por tanto, en la búsqueda de alternativas menos contaminantes para la refrigeración, tanto industrial como comercial, debido a que es la opción más viable. Es más económico reemplazar únicamente el refrigerante de un circuito de refrigeración que tener que sustituir el sistema de refrigeración por completo. Además, diferentes líneas también se han centrado en la búsqueda de nuevos materiales que permitan sistemas completamente estancos que aseguren una menor pérdida de refrigerante por fugas, y además en mejorar la eficiencia de los ciclos de refrigeración. Gran parte de la investigación llevada a cabo por las universidades se centra también en la mejora de los ciclos y circuitos de refrigeración que utilizan los llamados refrigerantes naturales (amoniaco, dióxido de carbono e hidrocarburos principalmente) con el fin de que estos sean viables económica y técnicamente. No obstante, quienes realizan la mayor parte de las investigaciones en lo relacionado a loa búsqueda de nuevos refrigerantes, a la mejora de los ciclos y a la mejora de los materiales, son, principalmente, los fabricantes de equipos y aparatos que los utilizan. En cuanto a la entrada en vigor de la nueva normativa, las universidades y centros de investigación consultados lo ven como un buen método para reducir las emisiones de gases refrigerantes. La mayoría de los responsables de las líneas de investigación que han colaborado con la realización de esta parte del estudio conocen la normativa sobre el impuesto de los gases fluorados. Sostienen, además, que se debe realizar un análisis más exhaustivo de las emisiones que se producen, sobre todo en los entornos cercanos a los grandes aparatos de refrigeración o aire acondicionado situados en las grandes superficies comerciales, para ello, proponen la colocación de una serie de captadores de gases durante un determinado periodo para poder controlar mejor la composición de los gases que se han emitido en esos entornos. Piensan que de esta manera se conseguirán reducir las emisiones de gases refrigerantes en los grandes aparatos e instalaciones que son en los que más fugas se producen. Piensan que los consumidores de gases sobre los que recae el impuesto sobre los gases fluorados pueden estar interesados en este tipo de sistemas de control con el fin de reducir las pérdidas por fugas. Las medidas que proponen para evitar las emisiones de gases refrigerantes Página 166 de 216

167 a la atmósfera por parte de las instalaciones de refrigeración, se basan en el adecuado mantenimiento de los equipos, controles más exhaustivos de las fugas y de las conducciones por las que circula el gas fluorado, además de limitar el uso de sustancias perjudiciales para la atmósfera y reducir el consumo eléctrico de las máquinas que las utilizan. La totalidad de las universidades y centros investigadores apuestan por los refrigerantes naturales como respuesta a la situación futura de restricción de determinadas sustancias con altos PCA. Los gases por los que apuestan son el dióxido de carbono y los hidrocarburos principalmente, de hecho, la mayoría de sus investigaciones se basan en esa idea, la utilización de gases refrigerantes naturales o hidrocarburos en los aparatos de aire acondicionado o de refrigeración Asociaciones Como se comentó en el apartado 1.7 El sector objetivo, las asociaciones son una parte muy importante del sector ya que en ellas se asocian o agrupan la gran mayoría de empresas encargadas de la venta, compra o manipulación de gases refrigerantes. Para el desarrollo de este estudio se ha contado con la colaboración de alguna de las asociaciones más importantes del sector en España, además de las asociaciones más importantes a nivel regional en Tenerife. Para ellas los gases refrigerantes más utilizados son, por lo general los hidrofluorocarburos, además consideran que los fluidos que se utilizarán en el futuro para la refrigeración y el aire acondicionado son los llamados refrigerantes naturales, amoniaco, dióxido de carbono, hidrocarburos e incluso el agua. Esta tendencia deberá seguirse debido a las exigencias europeas en cuanto a la regulación de las sustancias con altos potenciales de calentamiento atmosférico pero señalan que será complicado para el sector debido a la alta necesidad de eficiencia que no siempre puede ser cumplida por los gases naturales. En España, por las condiciones climatológicas se requiere de climatización durante todo el año y, además la venta de alimentos refrigerados está reglamentada por lo cual las necesidades de refrigeración y climatización en España requieren del uso de refrigerantes eficientes. Respecto a la normativa relativa al impuesto de los gases fluorados consideran que será muy negativa para el sector, sobre todo para las pequeñas instalaciones que son las que generalmente tienen una menor capacidad de adaptación. Creen que el sector de la comercialización y manipulación de los gases refrigerantes estaba ya regulado y que con la entrada en vigor de esta ley se podría producir el cierre de empresas y la venta ilegal de gases fluorados. Respecto a las soluciones que proponen para paliar los efectos que producirá el impuesto sobre los gases fluorados existen opiniones muy diversas, algunas asociaciones piden la retirada de este impuesto o una rebaja en el tipo impositivo mientras que otras optan por Página 167 de 216

168 una entrada en vigor más gradual que permita que el sector encargado de la manipulación y comercio de este tipo de sustancias se adapte a los cambios que propone la normativa. Las asociaciones piensan que el objeto del impuesto no es tanto la protección del medioambiente, como el de recaudar dinero para el estado. Esto es debido a la forma en la que el impuesto es aplicado, sin que se reciban ayudas o incentivos a la hora de adaptar los equipamientos. Creen que con el dinero recaudado, la administración debería crear un programa de ayudas dirigidas a la sustitución de equipos o a la mejora de los ciclos de refrigeración de los equipos existentes con el fin de ayudar al sector a adaptarse a las exigencias europeas de regulación de determinados compuestos fluorados. En cambio, todas las asociaciones consultadas coinciden en que con la entrada en vigor del impuesto de los gases fluorados se conseguirá mitigar las emisiones de este tipo de gases a la atmósfera. Una asociación, ha propuesto que el texto de la Ley 16/2013 sea más claro para evitar las interpretaciones erróneas y las dudas y preguntas que han ido surgiendo desde la entrada en vigor de la normativa. Además, como se ha mencionado, existen casos que no se han contemplado en la Ley, como los casos de las subcontrataciones, etc. Otra de las asociaciones consultadas considera que tras la entrada en vigor de la nueva normativa europea que cuyo texto se aprobará en el mes de abril de 2014 y que modifica el Reglamento número 842/2006, el impuesto sobre los gases fluorados podría desaparecer al no ser compatible con esta normativa nueva. Al margen de los inconvenientes que surjan una vez aplicado el impuesto, existe una gran desinformación en cuanto a la forma de realizar los trámites oportunos en la Administración Pública, siendo frecuente que los integrantes del sector no tengan claro si tienen o no que inscribirse en el registro territorial. Además no tienen información acerca de las devoluciones o deducciones a las que pueden tener derecho por entrega de los gases fluorados de efecto invernadero a los gestores de residuos reconocidos por la administración. Los encargados de la venta de gases fluorados, instalación o mantenimiento de los equipos que los contienen no tienen claro la forma en la que han de facturar el impuesto en sus facturas. Están de acuerdo, además, en que es un impuesto que ha surgido de forma muy precipitada con unos plazos muy cortos para el volumen de gestión administrativa que requiere el total cumplimiento de la normativa. En cuanto a la capacidad de adaptación del sector a los compuestos fluorados con menores PCA, la totalidad de las asociaciones que han participado consideran que surgirán problemas de tipo técnico, en cuanto a la adaptación de las instalaciones lo que se traducirá en problemas de tipo económico al tener que hacer frente a estos cambios. Página 168 de 216

169 La Asociación Industrial de Canarias (ASINCA) ha propuesto la realización de un estudio que refleje los gastos a los que tendrán que hacer frente las empresas afectadas por este impuesto, en el caso de continuar utilizando los mismos gases fluorados que han venido utilizando estos años. En este estudio debe añadirse también un estudio del ahorro que supondría cambiar sus instalaciones para que éstas funcionen con gases fluorados con menores PCA (y, por tanto, cuyo impuesto sea menor). Ya que consideran que el consumidor final es el que acabará pagando el impuesto. La mayoría de las asociaciones consultadas coinciden en que si bien, la retirada del impuesto parece imposible, se deberían rebajar los tipos impositivos que ésta establece, con el fin de hacer más asequible el impuesto para el sector. Se ha consultado también acerca de la mejora de la formación del personal encargado de la manipulación de los gases refrigerantes, y el resultado ha sido una división de opiniones en las asociaciones, algunas piensan que es necesaria la mejora, mientras que otras ven suficiente la formación que reciben en el momento en el que sacan la certificación correspondiente. Consideran, además, que en el sector se han realizado malas prácticas como por ejemplo el inadecuado mantenimiento de los equipos para evitar las fugas de gases refrigerantes. Proponen, para evitar esto, que se controlen mejor los equipos ya que la existencia de fugas es habitual, y no se trata sólo de un problema de los instaladores y mantenedores sino la responsabilidad es, en la mayoría de las ocasiones, de los propietarios de los equipos que prolongan el tiempo entre los mantenimientos para obtener un ahorro económico. Las asociaciones creen que con la implantación del nuevo impuesto sobre los gases fluorados de efecto invernadero, la industria española se colocaría en una posición aislada y menos competitiva, pudiéndose producir una fuga de los centros de producción hacia otros países sin este tipo de impuesto Confemetal La Confederación de Española de Organizaciones de Empresarios del Metal, CONFEMETAL, ha participado en la redacción de este estudio facilitando la información necesaria para comprender las dudas que tiene el sector en lo referente, sobre todo a la implantación de la normativa que regula el impuesto sobre los gases fluorados. Esta confederación ha recopilado información de las dudas que se plantean los diferentes asociados acerca de las gestiones administrativas a realizar para cumplir con lo establecido en la Ley 16/2013, de 29 de octubre, por la que se establecen determinadas medidas en materia de fiscalidad medioambiental y se adoptan otras medidas tributarias y financieras y el Real Página 169 de 216

170 Decreto 1042/2013, de 27 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero, y por el que se modifican otros reglamentos. El volumen de dudas acerca de la nuevo normativa es tal que existen empresas que han decidido evitar trámites con la Administración y no realizar ningún tipo de gestión correspondiente, por considerar los trámites requeridos demasiado arduos y complejos, por lo que aun teniendo la posibilidad de tener derecho a exención del pago del impuesto, han preferido pagarlo a fin de evitarse trámites con la Administración Pública. Consideran que la Administración no ha puesto los medios necesarios para que las gestiones sean lo más fáciles posible para los afectados por este impuesto. Por ejemplo, el modelo de inscripción por el cual los contribuyentes han de inscribirse en el registro territorial que corresponda, se aprobó en el Boletín Oficial del Estado 5 días después de la finalización del plazo de inscripción fijado por el Real Decreto 1042/2013 del 31 de enero de Otro ejemplo pueden ser los modelos de autoliquidaciones que deben realizar los contribuyentes de este impuesto, cuyo modelo está en proceso de aprobación, quedando únicamente un mes para que estas autoliquidaciones tengan que ser presentadas. Se espera que para junio de 2014, se apruebe una modificación de esta Ley en la que se incluya las propuestas del sector. La CEOE, (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) junto con CONFEMETAL, en sus negociaciones con la Administración pública logró que el tipo impositivo del impuesto no se aplicara completamente desde el año 2014, y que, en su lugar, se aplicara gradualmente, de esta manera, en 2014 se pagaría únicamente el 33% del tipo impositivo del impuesto, para el año 2015, el 66% y para el año 2016 se pagaría el impuesto completo Instaladores y mantenedores de equipos frigoríficos y aparatos de aire acondicionado Los instaladores y mantenedores son el sector más implicado, tanto en el adecuado tratamiento dado a los gases refrigerantes, como en la mitigación de las fugas, además de ser los más afectados por la entrada en vigor de la nueva Ley del impuesto sobre gases fluorados debido a que los instaladores y mantenedores han de actuar, según el tipo de certificación que posean, como recaudadores o contribuyentes del impuesto sobre los gases fluorados, debiendo repercutirlo a sus clientes. Los consumidores finales que compren gas, debe pagar el impuesto sobre los gases fluorados, que, en ocasiones supera el valor de la compra del gas. Este desembolso de dinero podría suponer grandes pérdidas para los sectores que consumen mayores cantidades de gases, si no Página 170 de 216

171 son capaces de captar el gas que se les retira de los equipos para solicitar la pertinente deducción. En la una reunión celebrada el día 12 de Febrero de 2014, en la sede de FEMETE, Federación de Empresarios del Metal y Nuevas Tecnologías de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, en relación al nuevo impuesto sobre gases fluorados, los contribuyentes planteaban dudas acerca de, sobre todo, las deducciones, devoluciones y exenciones a las que tienen derecho algunos mantenedores, sobre quién se considera consumidor final, además de la correcta forma de emitir las facturas en las que deba figurar el impuesto. En las autoliquidaciones que tienen que realizar cada cuatrimestre, las cantidades de gases comprados deben cuadrar con las cantidades de gases vendidos más las cantidades de gases que posean en sus almacenes. Cualquier kilogramo de gas que no cuadre entre estas dos posibilidades y que supere el porcentaje del ±1% establecido por la Ley 16/2013 como tolerancia por diferencias de peso, será considerado como autoconsumo, por lo que, si se trata de un instalador o mantenedor cuyo certificado le permita cargar instalaciones que requieran más de 3 kilogramos de gases refrigerantes, deberá pagar el impuesto correspondiente a los kilogramos que falten en la autoliquidación. Consideran que los encargados de la redacción del texto de la Ley y el Real Decreto que regula el impuesto sobre los gases fluorados no han tenido en cuenta los cambios que sufren los gases en sus propiedades físicas cuando las condiciones de presión y temperatura atmosférica varían. El adecuado cumplimiento de esta Ley, pasa por la adecuada formación del personal encargado de la manipulación de los gases refrigerantes. Si bien ya se requería una mayor formación antes de la entrada en vigor de la normativa, ahora, las empresas mantenedoras han de asegurarse de que los gases son extraídos y embotellados correctamente, sin que se produzcan fugas, ya que, como se ha mencionado antes, con la entrada en vigor de la Ley 16/2013, el gas que pierda por fugas es gas cuyo impuesto deben pagar los instaladores o mantenedores. Los instaladores, al igual que las asociaciones piden ayuda por parte de las administraciones públicas para el cumplimiento de la legislación. Esto puede realizarse mediante la creación de un programa de ayudas o incentivos para aquellos instaladores, mantenedores o consumidores finales que decidan adecuar sus equipos de acuerdo con la normativa existente en lo referido a los gases fluorados de efecto invernadero. Consideran que si la entrada en vigor de la Ley persigue una regulación del sector que manipula los gases refrigerantes, se debería controlar otros sectores que también tienen influencia en la manipulación de los aparatos de frío, como por ejemplo el sector de la Página 171 de 216

172 construcción que, en ocasiones, se encarga de desmontar equipos sin la autorización ni la formación adecuadas. En cuanto a evitar las fugas de gases refrigerantes, el sector está dividido, hay quien piensa que la colocación de sistemas detectores de fugas no sería factible en grandes instalaciones ya que consideran que no es rentable colocar estos dispositivos a lo largo de todas las conducciones que transportan gases refrigerantes. No obstante, hay quien opina que la colocación de estos detectores contribuiría positivamente a evitar las fugas de refrigerantes. También consideran que se debe acortar el periodo de tiempo transcurrido entre que se detecta la fuga de un gas refrigerante en un equipo y éste es reparado, porque en ocasiones, la aprobación de los presupuestos por parte de los propietarios de los equipos lleva demasiado tiempo y mientras tanto, los gases refrigerantes están siendo emitidos a la atmósfera sin control. Creen que las emisiones no se van e evitar debido a que no es lo que regula el impuesto, este grava sobre la compra, no sobre la emisión, los consumidores finales prefieren desinstalar los equipos por sí mismos y entregarlos a un desguace o chatarrero, antes de pagar los honorarios por el desmontaje de los equipos. Coinciden en que es un sector en el que no actúan únicamente los instaladores y mantenedores, los clientes también son parte importante implicada y podrían ayudar mucho al control de las fugas si mantuvieran sus equipos adecuadamente, realizando mantenimientos en los periodos establecidos. Uno de los problemas que ellos creen que agrava las emisiones de gases refrigerantes es que cuando estos se emiten no son detectados, no poseen olor, ni son tóxicos, ni explosivos Plantas de tratamiento de RAEE Las plantas de tratamiento de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) cumplen un importante papel en la correcta gestión de los gases refrigerantes que contienen los aparatos y que deben ser adecuadamente gestionados una vez estos llegan al fin de su vida útil. Como ya se ha mencionado a lo largo del desarrollo de este estudio, la gestión de los RAEE debe realizarse siguiendo una serie de etapas. Deben encargarse de extraer el gas refrigerante contenido en los equipos, y además esta operación debe realizarse correctamente. Una vez sean extraídos los gases estos han de ser correctamente tratados, en el caso de plantas que posean un emplazamiento para su tratamiento (como es el caso de la planta de tratamiento de RAEE de E-Waste Canarias S.L., y cuyo proceso de conversión ya ha sido explicado con Página 172 de 216

173 anterioridad), o correctamente gestionados en el caso de que los gestores de RAEE decidan enviar el gas a las plantas situadas fuera del territorio nacional (únicamente pueden ser enviadas fuera de España debido a que no existe ninguna planta que los trate en nuestro país). Las plantas de tratamiento de RAEE que no tengan integrado un sistema de tratamiento de gases refrigerantes, recibirán botellas con refrigerantes extraídos de los equipos, cuyos propietarios requieran un certificado de tratamiento que garantice que el gas ha sido enviado una planta adecuada para su reciclado, regeneración o su destrucción, para las deducción correspondiente que contempla la Ley 16/2013. En el caso de plantas que posean integrado el sistema de tratamiento de los gases, este certificado podrá ser entregado en el acto, sin necesidad de intermediarios. Los gases que más llegan a las plantas de tratamiento de RAEE son R-11 (CFC-11), R-12 (HCFC- 12), R-22 (HCFC-22), R134a (HFC-134a), R-600 y Ciclopentano. En cuanto a si la entrada en vigor del nuevo impuesto sobre los gases fluorados evitará las emisiones de gases fluorados de efecto invernadero, existen opiniones encontradas en las plantas de tratamiento, algunas de ellas piensan que se conseguirán mitigar las emisiones de gases refrigerantes, otras, en cambio, creen que la entrada en vigor de la normativa sobre el impuesto de los gases fluorados no supondrá una reducción en las emisiones de gases fluorados de efecto invernadero. Los que opinan que no se conseguirán reducir las emisiones de gases fluorados el efecto invernadero tras la implantación de la Ley 13/2013, creen que es debido a las malas prácticas que seguirán realizándose en el sector, además del elevado coste que supondrá el impuesto y por el inadecuado tratamiento que recibirán los equipos que contienen este tipo de gases tras el fin de su vida útil. Creen, además, que estas situaciones no van a cambiar porque los instaladores paguen más por el gas. Además consideran que cualquier impuesto que se aplique en este sector, acabará siendo trasladado al consumidor final y no conseguirá reducción alguna de las emisiones de gases refrigerantes. Según la opinión de la mayoría de las plantas de tratamiento de RAEE, no se han venido tratando los gases refrigerantes debido una combinación de los altos costes de los procesos tratamiento, al desconocimiento por parte del personal acerca de los daños medioambientales que ocasionan y a que no existiera, hasta hoy ninguna ley que gravara sobre su consumo. Mediante la consulta a diferentes plantas de tratamiento de RAEE, se ha podido comprobar que las plantas de tratamiento de residuos de aparatos eléctricos que extraen los gases refrigerantes de los equipos que los contienen, envían los gases a plantas existentes en países europeos para su destrucción por lo que actualmente los gases refrigerantes extraídos de los equipos no se someten a ningún proceso distinto al de la destrucción, algo que cambiará tras Página 173 de 216

174 la puesta en marcha de la planta de tratamiento de gases refrigerantes de E-Waste Canarias en Tenerife. 7. Conclusiones. Los refrigerantes son, por un amplio margen, las sustancias que más contribuyen a las emisiones directas de GEI, debido al alto potencial de calentamiento atmosférico que poseen. El alto impacto medioambiental de los gases refrigerantes ha sido detallado y demostrado por diversos autores y recogido en este estudio. Desde el comienzo de los ciclos de refrigeración tal y como los conocemos ahora, se han venido utilizando sustancias muy perjudiciales para el medioambiente, por lo que los países han llegado a acuerdos para evitar daños mayores a los que ya se estaban produciendo. Con la firma del Protocolo de Montreal se consiguió la regulación en la producción de sustancias que agotan la capa de ozono, como los CFC. Posteriormente, la Comisión Europea aprobó un reglamento (Reglamento nº 842/2006 CE) mediante el cual se regularía la producción y el uso de los HCFC, llegando así a una situación, a partir del año 2015, en la cual el uso de sustancias que contienen cloro como fluidos refrigerantes queda prohibido. Las nuevas normativas europeas se basan en la sustitución de los HFC con altos potenciales de calentamiento atmosférico, por HFC con potenciales de calentamiento atmosférico más bajos (<150) o, incluso, por la sustitución de los HFC por los llamados refrigerantes naturales, como amoniaco, dióxido de carbono o los hidrocarburos. Las malas prácticas que se han realizado a lo largo de los últimos años han provocado una cantidad de emisiones de gases refrigerantes muy elevada con el consiguiente daño para el medio ambiente, la adaptación de la normativa junto con la puesta en marcha de plantas que realicen el tratamiento de este tipo de residuos peligrosos, contribuirá a la necesaria mitigación en las emisiones. Las emisiones de gases fluorados de efecto invernadero han ido aumentando en los últimos años hasta llegar, para el caso de España, a cantidades de emisiones de HFC que se tenían en el año El hexafluoruro de azufre ha sufrido un aumento en sus emisiones muy elevado en comparación con los datos proporcionados para otros países de la Unión Europea. La mitigación en las emisiones de gases refrigerantes pasa, entre otros aspectos, por la adecuada gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos que los contienen, siendo necesario realizar su correcta gestión garantizando que las emisiones de gases refrigerantes sean las mínimas posibles. Esto implica, no sólo la eliminación del fluido refrigerante del circuito de refrigeración, sino también por el adecuado tratamiento de las Página 174 de 216

175 espumas aislantes que poseen los aparatos. Se requieren mejoras en los procesos de recogida selectiva de este tipo de aparatos ya que, tal y como apunta el informe realizado por la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), en Octubre de 2013 el sistema de recogida de recogida de este tipo de residuos de España está muy por debajo de los niveles existentes en otros países europeos. La adopción de medidas para evitar al máximo la emisión de los gases refrigerantes contenidos en los circuitos durante la extracción de gases refrigerantes y aceites de circuitos contribuirá en gran medida a evitar la emisión de gases refrigerantes. No obstante, existe otra fase del proceso de destrucción de RAEE cuya importancia es aún mayor, la extracción de gases fluorados e hidrocarburos de las espumas aislantes. En estas espumas aislantes se encuentra el 70% del contenido total de gases refrigerantes que posee el equipo. Es por esto por lo que se requieren medidas legales más severas que aseguren el cumplimiento de estos pasos para la correcta gestión de los gases contenidos en los aparatos. Si bien es cierto que el Ministerio de Medioambiente y Medio Rural y Marino ha decretado una serie de notas informativas en las que se explica, entre otros, los procesos para el adecuado tratamiento de los RAEE, éstas no son de obligado cumplimiento y su objetivo es facilitar información y directrices sobre las disposiciones relevantes de la normativa vigente sin tener carácter vinculante, el único documento vinculante respecto al adecuado tratamiento de los RAEE es el Real Decreto 208/2005 de 25 de febrero, sobre aparatos eléctricos y electrónicos y la gestión de sus residuos, cuyas indicaciones se basan únicamente en extraer determinados componentes de los equipos. Quizás debiera adaptarse la normativa para evitar las emisiones de gases refrigerantes y hacer de obligado cumplimiento los pasos que se exponen en las notas informativas. En España se está regulando el comercio y la utilización de gases refrigerantes con el fin de controlar sus emisiones y asegurar que los equipos son cargados, descargados y/o destruidos correctamente. La normativa actual pretende regular y controlar el uso de los gases fluorados de efecto invernadero que son los fluidos refrigerantes que se han estado utilizando mayoritariamente en los sistemas de refrigeración y aire acondicionado. Además pretende incentivar la correcta gestión de los estos gases estableciendo unas deducciones o devoluciones para aquellos manipuladores, instaladores y consumidores finales que entreguen los gases a los gestores de residuos autorizados por la administración. Mientras que la normativa europea, hasta el momento, se ha basado en el control en la producción de este tipo de sustancias, la nueva normativa implantada en España penaliza, mediante un impuesto, el consumo de los gases refrigerantes, favoreciendo su reciclado, recuperación o destrucción siempre y cuando estas operaciones sean realizadas por un gestor de residuos reconocido por la Administración Pública. Página 175 de 216

176 La implantación del nuevo impuesto sobre los gases fluorados de efecto invernadero genera muchas dudas en el sector que utiliza este tipo de gases. El volumen de gestión que requiere cumplir con lo establecido por esta normativa se hace muy costoso, y difícil de entender. Por parte de la administración se han recopilado una serie de preguntas frecuentes, que se han contestado a través de la página web de la Agencia Tributaria. En la modificación de la normativa que está prevista para Junio de 2014, se debe atender a las peticiones del sector del frío para llegar a un consenso en cuanto a la aplicación de este impuesto. Además deben recogerse en esta ley otros procesos de tratamiento de los gases refrigerantes a parte del reciclado, regeneración o destrucción, siendo éste último proceso definido como la operación D10 Incineración en tierra que recoge la Ley 22/2011. Por ejemplo, debería contemplarse la conversión que realizará la planta de tratamiento de gases refrigerantes puesta en marcha por E-Waste Canarias S.L. como un proceso válido a realizar por los gestores de residuos reconocidos por la administración. Estudios posteriores revelarán si con la entrada en vigor de la nueva normativa española se consigue una reducción en las emisiones de gases refrigerantes. Se hace necesaria la adaptación de los sectores implicados para lograr reducir al máximo las malas prácticas que se han realizado a lo largo de los años. Además se requiere una concienciación en el sector de los daños que produce la emisión de las sustancias confinadas en circuitos de refrigeración o espumas aislantes. Para ello es necesaria una mayor formación del personal encargado de la manipulación de los gases refrigerantes. El sector requiere una implantación de las nuevas normativas europeas más gradual para poder hacer frente a los cambios en los equipos. Esto contrasta con la necesidad de que se eviten las emisiones lo antes posible para poder hacer frente al cambio climático. La adaptación puede realizarse mediante ayudas o incentivos por parte de la administración para la sustitución de los gases refrigerantes que se han venido utilizando por otros que van a tener que utilizarse como consecuencia de la aprobación de los nuevos reglamentos europeos. Las tendencias futuras parecen claras, la utilización de hidrofluorocarburos con bajos potenciales de calentamiento atmosférico, además de progresiva sustitución, a medio o largo plazo, de las sustancias de efecto invernadero por refrigerantes naturales, como el CO 2, el amoniaco o los hidrocarburos. Las universidades españolas y los centros de investigación están investigando en esta línea, intentando que los ciclos de refrigeración de estas sustancias resulten eficientes, aunque desde las asociaciones se piensa que con las necesidades de climatización y refrigeración que tiene España debido a su climatología la utilización de este tipo de refrigerantes no resultará viable. Página 176 de 216

177 8. Anexos Anexo I. Lista de plantas de tratamiento de RAEE. Anexo II. Tablas de características de los refrigerantes. Anexo III. Relación de consultados. Anexo IV. Resumen de respuestas. Anexo V. Glosario de acrónimos. Anexo VI. Glosario de términos. Página 177 de 216

178 Anexo I. Listado de plantas de tratamiento de RAEE. Página 178 de 216

179 Planta RAEE en España: - ASESORAMIENTO, TRANSPORTE, RECICLAJE Y VALORIZACIÓN (ATREVA), S.L., Calle Mirador del Peñón de Ifach 8 / Collado Villalba / Madrid / ESPAÑA. Tel: / CA NA NEGRETA, S.A. Ctra. San Juan Km 6, Santa Eulalia del Rio Ibiza, Baleares Teléfono: Fax: CHATELAC, S.L., Pol. Ind. Villamuriel de Cerrato C/ Alemania / Palencia / ESPAÑA. Tel: DEFESA RECUPERACIONES CLM, S.L., Travesía Colombia / Valdepeñas / Ciudad Real / ESPAÑA. Tel: ECOQUIMICA LOGISTICA INTEGRAL, S.L., RONDA, 23 / Pinto / Madrid / ESPAÑA. Tel: ELECTRORECYCLING S. A., Ctra. BV1224, del Pont de Vilomara a Rocafort Km 6,750/08254 El Pont de Vilomara i Rocafort (Barcelona). Tel: Fax: E-WASTE CANARIAS S.L. PIRS, Polígono Industrial del Reciclaje, Parcela7, Arico, Santa Cruz de Tenerife, Santa Cruz de Tenerife. España. Tel FERROS CRISTOBAL, S.A., c/ Garbi, 5 Pol. Ind Can Volart / Parets del Vallès / Barcelona / ESPAÑA. Tel: FONT GRAU, S.L. Pol. Ind. Nord. Avda. Béjar, TERRASSA (BARCELONA) Tel.: Fax: FUNDACIÓN ASPACE NAVARRA PARA EL EMPLEO - ECOINTEGRA - PLANTA DE RECICLAJE (AOIZ / AGOITZ) C/ Ampliación Industrial Polígono s/n, planta baja Aoiz/agoitz (Navarra) Teléfonos (Planta de Aoiz). Tel: (Planta de Noáin). - FUNDOSA RECYCLALIA: Polígono Industrial "Villa Adela", C/ Monte Urba, 11 C.P La Bañeza (León) P.K. 303 Autovía A-6. (+34) GESTIÓN INTEGRAL DE RECICLAJES S.L. Av. Ribera Baixa, 149. Apart. Correos Sollana (Valencia). Telf./Fax: (tienen autorización para tratar raee, tratan aires acondicionados). Página 179 de 216

180 - GRUPO LÓPEZ SORIANO S.A. Crta. de Castellón, 58, km. 2, Zaragoza (España) Tel // Fax INCLUYE A RECICLAJE ARAGONÉS DE AEE (RAAEE) - GRUPO VAERSA (tratamiento de tubos fluorescentes) Oficina Valencia: C/ Mariano Cuber, Valencia Tel: Fax: Oficina Alicante: Avd. Oscar Esplà, nº 4, oficina Alicante Tel: Fax: Oficina Castellón: Avd. Bulevar Blasco Ibañez nº15 B Castellón Tel: Fax: HIJOS DE PLACIDO HERNANDEZ S.L., C/ GUADARRAMA, Nº 53 / P.I. El Cerro / Segovia / ESPAÑA. Tel: INDURAEES S.L., Crtra. Santander Km. 61,5 / Osorno la Mayor / Palencia / ESPAÑA. Tel: LAJO Y RODRÍGUEZ, S.A. C/ Duero, 17, Polígono Industrial Las Acacias 28840, Mejorada del Campo, Madrid. Teléfono: / Fax: METALES DYPAC, Avenida vereda carpetana 7 / Loeches / Madrid / ESPAÑA. Tel: / RECILEC S.A., Planta de tratamiento en Aznalcóllar: P.A.M.A. C/ El Matorral, parc. 36 y 37. Apdo. Correos Aznalcóllar (Sevilla). o o Instalación de tratamiento en Loja: Centro periférico en Loja Pol. Ind. Fuente Santa C/ Illora, nave Loja (Granada). Instalación de tratamiento en Mérida: Polígono industrial El Prado, C/Valencia, Parcela 1ª Mérida. Tfnos.: (0034) Fax:(0034) / (0034) (Administración y Logística). - RECUPERACIONES DECARPE, S.L., Calle A, 32 / P.I. CAMPOLLANO / Albacete / ESPAÑA. Tel: / / Fax: RECYBERICA AMBIENTAL, S.L. C/Mario Vargas Llosa, Nº 17 Pol. Ind. Casablanca E Torrejón de Ardoz (Madrid) Tel Fax RECYTEL S.A., C/ Bronce nº 3, Parque Empresarial Borondo, 28510, Campo Real, Madrid Tel: Fax : Página 180 de 216

181 Anexo II. Tablas de Refrigerantes. Página 181 de 216

182 Página 182 de 216

183 Página 183 de 216

184 Página 184 de 216

185 Para el Refrigerante R-422A y el R-422D los datos de esta tabla extraída del Reglamento de Seguridad para Instalaciones Frigoríficas y sus Instrucciones Técnicas Complementarias están intercambiados según la Resolución de 11 de marzo de 2014, de la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, por la que se amplía y modifica la relación de refrigerantes autorizados por el Reglamento de seguridad para instalaciones frigoríficas. Página 185 de 216

186 Página 186 de 216

187 Página 187 de 216

188 Página 188 de 216

BUENAS PRÁCTICAS EN EL USO Y MANIPULACIÓN DE GASES REFRIGERANTES EN EL SECTOR DE LA REFRIGERACIÓN Y CLIMATIZACIÓN

BUENAS PRÁCTICAS EN EL USO Y MANIPULACIÓN DE GASES REFRIGERANTES EN EL SECTOR DE LA REFRIGERACIÓN Y CLIMATIZACIÓN Con el apoyo de BUENAS PRÁCTICAS EN EL USO Y MANIPULACIÓN DE GASES REFRIGERANTES EN EL SECTOR DE LA REFRIGERACIÓN Y CLIMATIZACIÓN Instaladores y Mantenedores GASES REFRIGERANTES Y CAMBIO CLIMÁTICO Los

Más detalles

Boletín Técnico Nº 42 FLUIDOS REFRIGERANTES - TRANSPORTE Y MANIPULEO SEGURO

Boletín Técnico Nº 42 FLUIDOS REFRIGERANTES - TRANSPORTE Y MANIPULEO SEGURO Boletín Técnico Nº 42 FLUIDOS REFRIGERANTES - TRANSPORTE Y MANIPULEO SEGURO La refrigeración y los fluidos refrigerantes La refrigeración es la operación de producir frío particularmente debajo de la temperatura

Más detalles

El R-424A (RS-44) es adecuado como sustituto directo del R-22 tanto en media como en alta temperatura.

El R-424A (RS-44) es adecuado como sustituto directo del R-22 tanto en media como en alta temperatura. Características y aplicaciones El es una mezcla no inflamable de HFC 134a, HFC 125, iso-pentano, butano e iso-butano, con un ODP = 0, compatible con los lubricantes tradicionales minerales, alquilbencénicos

Más detalles

Introducción. La refrigeración industrial en nuestro país es principalmente utilizada en:

Introducción. La refrigeración industrial en nuestro país es principalmente utilizada en: 1 2 Introducción La refrigeración se define como cualquier proceso de eliminación de calor. Más específicamente, se define como la rama de la ciencia que trata con los procesos de reducción y mantenimiento

Más detalles

Gas Licuado en la Generación Cogeneración - Microcogeneración

Gas Licuado en la Generación Cogeneración - Microcogeneración Gas Licuado en la Generación Cogeneración - Microcogeneración La energía eléctrica puede ser generada mediante la utilización de un alternador movido por un motor de combustión interna. El uso del gas

Más detalles

TEMA 4: Circuito frigorífico y bomba de calor: elementos y aplicaciones.

TEMA 4: Circuito frigorífico y bomba de calor: elementos y aplicaciones. Esquema: TEMA 4: Circuito frigorífico y bomba de calor: elementos y aplicaciones. TEMA 4: Circuito frigorífico y bomba de calor: elementos y aplicaciones....1 1.- Introducción...1 2.- Máquina frigorífica...1

Más detalles

ING. ANTONIO FAVIO OSPINO MARTINEZ REFRIGERACION

ING. ANTONIO FAVIO OSPINO MARTINEZ REFRIGERACION REFRIGERACION ING. ANTONIO FAVIO OSPINO MARTINEZ REFRIGERACION En el sentido técnico, refrigeración significa mantener un sistema a temperatura menor que la de sus alrededores. Esto no puede suceder de

Más detalles

CONTAMINACIÓN EN EL SISTEMA DE REFRIGERACION Y SUS CONCECUENCIAS

CONTAMINACIÓN EN EL SISTEMA DE REFRIGERACION Y SUS CONCECUENCIAS EN EL SISTEMA DE REFRIGERACION Y SUS CONCECUENCIAS Solidos. Humedad. Gases no condensables. Cada unos de los puntos generan múltiples problemas, además frecuentemente están combinados, generando un problema

Más detalles

EL GAS NATURAL: USO RESIDENCIAL, COMERCIAL E INDUSTRIAL

EL GAS NATURAL: USO RESIDENCIAL, COMERCIAL E INDUSTRIAL EL GAS NATURAL: USO RESIDENCIAL, COMERCIAL E INDUSTRIAL 13/07/2015 Junio 2015 1 INTRODUCCIÓN AL USO DEL GAS NATURAL 13/07/2015 2 GAS NATURAL El Gas Natural es una mezcla de hidrocarburos ligeros en la

Más detalles

RESOLUCION No. 41 /2010

RESOLUCION No. 41 /2010 RESOLUCION No. 41 /2010 POR CUANTO: POR CUANTO: POR CUANTO: POR CUANTO: POR CUANTO: De conformidad con lo establecido en el Artículo 3 del Decreto Ley No.147 de fecha 21 de abril de 1994 De la Reorganización

Más detalles

Ventajas del amoniaco El amoníaco dispone de diversas propiedades superiores a las de los refrigerantes fluorados:

Ventajas del amoniaco El amoníaco dispone de diversas propiedades superiores a las de los refrigerantes fluorados: E l amoníaco se utiliza como refrigerante desde hace mas de 120 años, por lo que sus propiedades y posibilidades de aplicación son bastante conocidas. No obstante, debido a ciertos inconvenientes que presenta

Más detalles

PROGRAMA FORMATIVO MANIPULACIÓN DE SISTEMAS FRIGORÍFICOS QUE EMPLEEN REFRIGERANTES FLUORADOS DESTINADOS A CONFORT TÉRMICO DE PERSONAS INSTALADOS EN

PROGRAMA FORMATIVO MANIPULACIÓN DE SISTEMAS FRIGORÍFICOS QUE EMPLEEN REFRIGERANTES FLUORADOS DESTINADOS A CONFORT TÉRMICO DE PERSONAS INSTALADOS EN PROGRAMA FORMATIVO MANIPULACIÓN DE SISTEMAS FRIGORÍFICOS QUE EMPLEEN REFRIGERANTES FLUORADOS DESTINADOS A CONFORT TÉRMICO DE PERSONAS INSTALADOS EN VEHÍCULOS Julio 2010 DATOS GENERALES DEL CURSO 1. Familia

Más detalles

NORMATIVA AMBIENTAL SOBRE SISTEMAS FRIGORÍFICOS EN CLIMATIZACION DE VEHÍCULOS NOTA INFORMATIVA

NORMATIVA AMBIENTAL SOBRE SISTEMAS FRIGORÍFICOS EN CLIMATIZACION DE VEHÍCULOS NOTA INFORMATIVA MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE, Y MEDIO RURAL Y MARINO SECRETARÍA DE ESTADO DE CAMBIO CLIMÁTICO DIRECCION GENERAL DE CALIDAD Y EVALUACION AMBIENTAL NORMATIVA AMBIENTAL SOBRE SISTEMAS FRIGORÍFICOS EN CLIMATIZACION

Más detalles

TEMA 11. REFRIGERACIÓN

TEMA 11. REFRIGERACIÓN Termodinámica Aplicada Ingeniería Química TEMA. REFRIGERACIÓN TEMA : REFRIGERACIÓN BLOQUE II. Análisis termodinámico de procesos industriales PROCESOS INDUSTRIALES ANÁLISIS PROCESOS CALOR TRABAJO Y POTENCIA

Más detalles

Diseño de una caja de refrigeración por termocélulas

Diseño de una caja de refrigeración por termocélulas Diseño de una caja de refrigeración por termocélulas Antonio Ayala del Rey Ingeniería técnica de telecomunicaciones especialidad en sist. electrónicos Resumen El diseño de un sistema refrigerante termoeléctrico

Más detalles

MAQUINAS TÉRMICAS CICLOS TERMODINÁMICOS. Ciclo de gas: La sustancia que lo realiza queda durante el ciclo en estado gas

MAQUINAS TÉRMICAS CICLOS TERMODINÁMICOS. Ciclo de gas: La sustancia que lo realiza queda durante el ciclo en estado gas MAQUINAS TÉRMICAS CICLOS TERMODINÁMICOS CICLOS DE POTENCIA CICLOS DE REGRIGERACIÓN Máquina Térmica Refrigerador, Bomba de calor Ciclo de gas: La sustancia que lo realiza queda durante el ciclo en estado

Más detalles

Capacitaciones Clientes Totaline

Capacitaciones Clientes Totaline Introducción El R410a es un gas HFC (Hidrofluorcarburo), una mezcla de dos refrigerantes semiazeotrópica ( 50% de R32 y 50% de R125) con puntos de ebullición diferentes, por lo que debe cargarse en fase

Más detalles

Gases Refrigerantes. Repuestos y personas. Trabajando Juntos

Gases Refrigerantes. Repuestos y personas. Trabajando Juntos Totaline y Dupont le ofrecen la gama más completa de Gases Refrigerantes. Protegiendo el medio ambiente y su seguridad. Sólo los mejoreseligen Totaline Centro Totaline Norte Totaline Sur Totaline Oeste

Más detalles

NORMATIVA AMBIENTAL SOBRE SISTEMAS DE REFRIGERACIÓN Y AIRE ACONDICIONADO PARA USUARIOS COMERCIALES E INSTITUCIONALES NOTA INFORMATIVA

NORMATIVA AMBIENTAL SOBRE SISTEMAS DE REFRIGERACIÓN Y AIRE ACONDICIONADO PARA USUARIOS COMERCIALES E INSTITUCIONALES NOTA INFORMATIVA MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE, Y MEDIO RURAL Y MARINO SECRETARÍA DE ESTADO DE CAMBIO CLIMÁTICO DIRECCION GENERAL DE CALIDAD Y EVALUACION AMBIENTAL NORMATIVA AMBIENTAL SOBRE SISTEMAS DE REFRIGERACIÓN Y AIRE

Más detalles

Notas prácticas Requisitos para la instalación REFRIGERATION AND AIR CONDITIONING. Notas de Instalador

Notas prácticas Requisitos para la instalación REFRIGERATION AND AIR CONDITIONING. Notas de Instalador Notas prácticas Requisitos para la instalación REFRIGERATION AND AIR CONDITIONING Notas de Instalador Contenido Página Requisitos imprescindibles de la instalación...3 Montaje cuidadoso...3 Las tuberías

Más detalles

NOTA INFORMATIVA SOBRE NORMATIVA AMBIENTAL APLICABLE A LA DISTRIBUCIÓN Y COMERCIALIZACIÓN DE GASES FLUORADOS

NOTA INFORMATIVA SOBRE NORMATIVA AMBIENTAL APLICABLE A LA DISTRIBUCIÓN Y COMERCIALIZACIÓN DE GASES FLUORADOS NOTA INFORMATIVA SOBRE NORMATIVA AMBIENTAL APLICABLE A LA DISTRIBUCIÓN Y COMERCIALIZACIÓN DE GASES FLUORADOS CONTENIDO 1 A quién va dirigida la nota informativa?... 1 2 Cuál es la normativa aplicable?...

Más detalles

CLASIFICACIÓN DE LOS GASES REFRIGERANTES POR GRUPOS DE SEGURIDAD

CLASIFICACIÓN DE LOS GASES REFRIGERANTES POR GRUPOS DE SEGURIDAD CLASIFICACIÓN DE LOS GASES REFRIGERANTES POR GRUPOS DE SEGURIDAD Clasificación de los refrigerantes. Nº de identificación del refrigerante Nombre Químico Fórmula Química Peso molecular Punto de ebullición

Más detalles

EXAMEN INSTALADOR FRIGORISTA Y CONSERVADOR-REPARADOR FRIGORISTA (CONVOCATORIA 2010) INSTRUCCIONES:

EXAMEN INSTALADOR FRIGORISTA Y CONSERVADOR-REPARADOR FRIGORISTA (CONVOCATORIA 2010) INSTRUCCIONES: EXAMEN INSTALADOR FRIGORISTA Y CONSERVADOR-REPARADOR FRIGORISTA (CONVOCATORIA 2010) INSTRUCCIONES: 1.- Antes de comenzar el examen debe rellenar los datos de apellidos, nombre y DNI, y firmar el documento.

Más detalles

Building Technologies. Fluido contra Incendios Sinorix 1230 de 3M. El gas extintor que mejor respeta el medio ambiente.

Building Technologies. Fluido contra Incendios Sinorix 1230 de 3M. El gas extintor que mejor respeta el medio ambiente. Building Technologies Fluido contra Incendios Sinorix 1230 de 3M. El gas extintor que mejor respeta el medio ambiente. Una nueva generación de gas extintor: ecológicamente beneficioso con una alta eficacia

Más detalles

CLIMATIZACION EVAPORATIVOS

CLIMATIZACION EVAPORATIVOS CLIMATIZACION EVAPORATIVOS S i q u e re m o s e n t e n d e r e l fu n c io n a m ie n t o d e u n e q u ip o d e C lim a t iz a c ió n A d ia b á t ic a, e s n e c e s a rio c o n o c e r a lg u n a s

Más detalles

Gases Refrigerantes. Aire Acondicionado. Catálogo - Tarifa Aire Acondicionado - 151 -

Gases Refrigerantes. Aire Acondicionado. Catálogo - Tarifa Aire Acondicionado - 151 - Gases Refrigerantes Aire Acondicionado - 151 - Indice 153 153 154 155 155 156 157 157 158 159 159 160 R-422D Naturaleza quimica del refrigerante R-134a Naturaleza quimica del refrigerante R-407C Naturaleza

Más detalles

NORMATIVA AMBIENTAL SOBRE GASES FLUORADOS PARA USUARIOS Y PROPIETARIOS DE EQUIPOS DE REFRIGERACIÓN O CLIMATIZACIÓN NOTA INFORMATIVA:

NORMATIVA AMBIENTAL SOBRE GASES FLUORADOS PARA USUARIOS Y PROPIETARIOS DE EQUIPOS DE REFRIGERACIÓN O CLIMATIZACIÓN NOTA INFORMATIVA: MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE, Y MEDIO RURAL Y MARINO SECRETARÍA DE ESTADO DE CAMBIO CLIMÁTICO DIRECCION GENERAL DE CALIDAD Y EVALUACION AMBIENTAL NORMATIVA AMBIENTAL SOBRE GASES FLUORADOS PARA USUARIOS

Más detalles

PROBLEMAS DE BALANCES DE ENERGÍA

PROBLEMAS DE BALANCES DE ENERGÍA PROBLEMAS DE BALANCES DE ENERGÍA José Abril Requena 2013 2013 José Abril Requena INDICE Un poco de teoría... 3 Problemas resueltos... 10 Problema 1... 10 Problema 2... 11 Problema 3... 11 Problema 4...

Más detalles

el calor cedido al medio disipante (generalmente el aire ambiente o agua) i W el trabajo necesario para que funcione el sistema.

el calor cedido al medio disipante (generalmente el aire ambiente o agua) i W el trabajo necesario para que funcione el sistema. Capítulo 1 Métodos frigoríficos 1. Introducción La refrigeración consiste en la extracción de calor de una sustancia que deseamos mantener a una temperatura inferior a la del medio ambiente. Para ello

Más detalles

Gases fluorados. seguir reduciendo el calentamiento global. Cambio climático HFC DIOXIDO DE CARBONO, N 2 O, ME TANO

Gases fluorados. seguir reduciendo el calentamiento global. Cambio climático HFC DIOXIDO DE CARBONO, N 2 O, ME TANO Gases fluorados seguir reduciendo el calentamiento global Cambio climático DIOXIDO DE CARBONO, N 2 O, ME TANO HFC Los gases fluorados se utilizan ampliamente... La familia de gases fluorados (*) comprende

Más detalles

DEPARTAMENTO DE INGENIERÍA ELÉCTRICA Y ENERGÉTICA UNIVERSIDAD DE CANTABRIA TURBINAS DE GAS

DEPARTAMENTO DE INGENIERÍA ELÉCTRICA Y ENERGÉTICA UNIVERSIDAD DE CANTABRIA TURBINAS DE GAS DEPARTAMENTO DE INGENIERÍA ELÉCTRICA Y ENERGÉTICA UNIVERSIDAD DE CANTABRIA TURBINAS DE GAS Pedro Fernández Díez I.- TURBINA DE GAS CICLOS TERMODINÁMICOS IDEALES I.1.- CARACTERISTICAS TÉCNICAS Y EMPLEO

Más detalles

Cogeneración con gas natural

Cogeneración con gas natural Cogeneración con gas natural Qué es la cogeneración? El término cogeneración se utiliza para definir aquellos procesos en los que se produce simultáneamente energía eléctrica (o mecánica) y energía calorífica

Más detalles

LÍNEAS DEL DIAGRAMA DE MOLLIER

LÍNEAS DEL DIAGRAMA DE MOLLIER DIAGRAMA DE MOLLIER El refrigerante cambia de estado a lo largo del ciclo frigorífico como hemos visto en el capítulo anterior. Representaremos sobre el diagrama de p-h las distintas transformaciones que

Más detalles

equivalentes, que son generadas como consecuencia de las actividades y bienes generados. Se emplea el CO 2

equivalentes, que son generadas como consecuencia de las actividades y bienes generados. Se emplea el CO 2 La Guía para el cálculo de emisiones de GEI (Gases de Efecto Invernadero) se desarrolla para introducir los conocimientos básicos en el estudio del impacto medioambiental de las actividades o empresas.

Más detalles

SECRETARÍA DE ESTADO DE CAMBIO CLIMÁTICO DIRECCION GENERAL DE CALIDAD Y EVALUACION AMBIENTAL

SECRETARÍA DE ESTADO DE CAMBIO CLIMÁTICO DIRECCION GENERAL DE CALIDAD Y EVALUACION AMBIENTAL NOTA TÉCNICA SOBRE EL TRATAMIENTO DE RESIDUOS DE APARATOS ELÉCTRICOS Y ELECTRÓNICOS QUE CONTENGAN CLOROFLUOROCARBONOS (CFC), HIDROCLOROFLUOROCARBONOS (HCFC), HIDROFLUOROCARBONOS (HFC) O HIDROCARBUROS (HC)

Más detalles

EXAMEN TÉCNICO DE MANTENIMIENTO

EXAMEN TÉCNICO DE MANTENIMIENTO EXAMEN TÉCNICO DE MANTENIMIENTO 1.- La temperatura del aire en los recintos calefactados cuando para ello se requiera consumo de energía convencional para la generación de calor, de acuerdo con el reglamento

Más detalles

EXPERTO UNIVERSITARIO EN GESTIÓN Y AHORRO ENERGÉTICO (APLICACIONES AL SECTOR INDUSTRIAL Y A LA CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDAS)

EXPERTO UNIVERSITARIO EN GESTIÓN Y AHORRO ENERGÉTICO (APLICACIONES AL SECTOR INDUSTRIAL Y A LA CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDAS) EXPERTO UNIVERSITARIO EN GESTIÓN Y AHORRO ENERGÉTICO (APLICACIONES AL SECTOR INDUSTRIAL Y A LA CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDAS) CAPÍTULO 1 INTRODUCCIÓN AL SECTOR DE LA ENERGÍA 1.1. CONCEPTOS BÁSICOS 1.1.1. El

Más detalles

Instalaciones con refrigerantes naturales: CO2

Instalaciones con refrigerantes naturales: CO2 Instalaciones con refrigerantes naturales: CO2 Introducción En los últimos años ha crecido el número de proyectos desarrollados por COFRICO FRIO que utilizan CO2 como gas refrigerante. Este gas está experimentando

Más detalles

ENERGÍA ELÉCTRICA. Central térmica

ENERGÍA ELÉCTRICA. Central térmica ENERGÍA ELÉCTRICA. Central térmica La central térmica de Castellón (Iberdrola) consta de dos bloques de y 5 MW de energía eléctrica, y utiliza como combustible gas natural, procedente de Argelia. Sabiendo

Más detalles

INSTALACIONES DE GASES

INSTALACIONES DE GASES INSTALACIONES DE GASES 1 INSTALACIÓN DE GASES: BOTELLAS COMPONENTES DE LAS BOTELLAS: i Caperuza o sombrerete i Válvula o grifo i Cuerpo i Válvula de Seguridad que se activa cuando la presión alcanza 26-33

Más detalles

Nota informativa: normativa ambiental sobre sistemas. frigoríficos en climatizacion de vehículos

Nota informativa: normativa ambiental sobre sistemas. frigoríficos en climatizacion de vehículos Nota informativa: normativa ambiental sobre sistemas frigoríficos en climatizacion de vehículos CONTENIDO 1 A quién va dirigida la nota informativa?...1 2 Obligaciones para el personal y talleres...1 2.1

Más detalles

RAY AGUA UNIVERSAL TECNOLOGÍA DE RAY AGUA

RAY AGUA UNIVERSAL TECNOLOGÍA DE RAY AGUA TECNOLOGÍA DE RAY AGUA ÍNDICE PÁGINAS INTRODUCCIÓN... 002 CÓMO ENTENDER NUESTRA TECNOLOGÍA... 003 UNA NUEVA FUENTE RENOVABLE DE AGUA POTABLE... 004 EL PROCESO DE EXTRACCIÓN DE LA HUMEDAD DEL AIRE... 007

Más detalles

D E S C R I P C I O N

D E S C R I P C I O N SISTEMA DE REFRIGERACIÓN CON CO 2 COMO FLUIDO SECUNDARIO D E S C R I P C I O N OBJETO DE LA INVENCIÓN La presente invención se refiere a un sistema de refrigeración con CO 2 como fluido secundario que

Más detalles

MÁQUINAS TERMODINÁMICA

MÁQUINAS TERMODINÁMICA MÁQUINAS r r Trabajo: W F * d (N m Julios) (producto escalar de los dos vectores) Trabajo en rotación: W M * θ (momento o par por ángulo de rotación) Trabajo en fluidos: W p * S * d p * Energía: capacidad

Más detalles

Reducción de emisiones de dióxido de carbono en el sector automóvil

Reducción de emisiones de dióxido de carbono en el sector automóvil trebol_51_esp 7/12/09 11:34 Página 5 Reducción de emisiones de dióxido de carbono en el sector automóvil Vicente Díaz, Susana Sanz Instituto de Seguridad de los Vehículos Automóviles. Universidad Carlos

Más detalles

Aplicaciones de transferencia de calor

Aplicaciones de transferencia de calor Aplicaciones de transferencia de calor Los principios de la transferencia de calor son ampliamente utilizados en la elaboración de alimentos en muchos de los equipos que se utilizan. INTERCAMBIADORES DE

Más detalles

EXAMEN OPERADOR INDUSTRIAL DE CALDERAS 1ª CONVOCATORIA 2015 INSTRUCCIONES

EXAMEN OPERADOR INDUSTRIAL DE CALDERAS 1ª CONVOCATORIA 2015 INSTRUCCIONES 1ª CONVOCATORIA 2015 INSTRUCCIONES 1.- Antes de comenzar el examen debe rellenar los datos de apellidos, nombre y DNI, y firmar el documento. 2.- Si observa alguna anomalía en la impresión del cuestionario,

Más detalles

Industrias I 72.02. Combustión

Industrias I 72.02. Combustión Industrias I 72.02 Combustión 8 COMBUSTIÓN... 3 8.1 Combustibles de uso industrial... 3 8.1.1 Clasificación de los combustibles... 3 8.2 Poder calorífico de un combustible... 4 8.3 Combustión... 5 8.3.1

Más detalles

COGENERACIÓN. Santiago Quinchiguango

COGENERACIÓN. Santiago Quinchiguango COGENERACIÓN Santiago Quinchiguango Noviembre de 2014 8.3 Selección del motor térmico. 8.3 Selección del motor térmico. MOTORES TÉRMICOS INTRODUCCIÓN Los motores térmicos son dispositivos que transforman

Más detalles

El uso del CO2 como refrigerante en centrales frigoríficas

El uso del CO2 como refrigerante en centrales frigoríficas El uso del CO2 como refrigerante en centrales frigoríficas Jordi Cabello Albert Albert INDICE: 1. Propiedades termodinámicas del CO2. 1.1- Presiones de trabajo 1.2- Punto crítico 1.3- Línea triple 1.3.1

Más detalles

Agua Nebulizada. Menú principal. Índice de Guías 1. INTRODUCCION

Agua Nebulizada. Menú principal. Índice de Guías 1. INTRODUCCION Menú principal Índice de Guías Agua Nebulizada 1. INTRODUCCION El agua ha sido conocida como agente extintor desde que el hombre conoce el fuego. Dentro de las sustancias que se encuentran en la naturaleza,

Más detalles

Objetivo principal del tema: introducción al conocimiento del intercambio de energía que tiene lugar en una transformación química.

Objetivo principal del tema: introducción al conocimiento del intercambio de energía que tiene lugar en una transformación química. QUÍMICA. 2º BACHILLERATO. TERMOQUÍMICA Contenidos: 1) Introducción. Conceptos generales. 2) Primer principio de la termodinámica. 3) Entalpías de formación y de reacción. 4) Ley de Hess. 5) Entalpía de

Más detalles

TÉCNICO DE MANTENIMIENTO Y REPARACIÓN DE AIRE ACONDICIONADO Y FLUIDOS CÓDIGO 31231033 Marque con una X el período correspondiente

TÉCNICO DE MANTENIMIENTO Y REPARACIÓN DE AIRE ACONDICIONADO Y FLUIDOS CÓDIGO 31231033 Marque con una X el período correspondiente TÉCNICO DE MANTENIMIENTO Y REPARACIÓN DE AIRE ACONDICIONADO Y FLUIDOS CÓDIGO 31231033 Marque con una X el período correspondiente 1º PERIODO FORMATIVO Módulos que lo componen: 1. Mantenimiento preventivo

Más detalles

LOS GASES REFRIGERANTES EN AIRE ACONDICIONADO PARA AUTOMOCION. dirna s.a.

LOS GASES REFRIGERANTES EN AIRE ACONDICIONADO PARA AUTOMOCION. dirna s.a. LOS GASES REFRIGERANTES EN AIRE ACONDICIONADO PARA AUTOMOCION dirna s.a. AL PROFESIONAL DE AIRE ACONDICIONADO MOVIL 2 Este manual está destinado a los profesionales del aire acondicionado en automoción.

Más detalles

Día Mundial del Calentamiento Global

Día Mundial del Calentamiento Global Enero 2011 Día Mundial del Calentamiento Global Hace más calor que el año pasado Cada verano que atravesamos nos preparamos para evitar la inclemencia de la estación. Desde la ropa ligera, el aire acondicionado,

Más detalles

REGULACIÓN TERMOSTATOS Y PRESOSTATOS. MÁQUINAS Y EQUIPOS TÉRMICOS Ies Estelas de Cantabria MISIÓN DE LOS TERMOSTATOS

REGULACIÓN TERMOSTATOS Y PRESOSTATOS. MÁQUINAS Y EQUIPOS TÉRMICOS Ies Estelas de Cantabria MISIÓN DE LOS TERMOSTATOS REGULACIÓN TERMOSTATOS Y PRESOSTATOS MISIÓN DE LOS TERMOSTATOS Los termostatos son dispositivos que controlan la temperatura en un determinado punto accionando un control eléctrico (todo o nada), es decir,

Más detalles

Sistema termodinámico

Sistema termodinámico IngTermica_01:Maquetación 1 16/02/2009 17:53 Página 1 Capítulo 1 Sistema termodinámico 1.1 Introducción En sentido amplio, la Termodinámica es la ciencia que estudia las transformaciones energéticas. Si

Más detalles

Una solución para cada necesidad Para consultas y comentarios, escríbenos: info@lubtechnology.com

Una solución para cada necesidad Para consultas y comentarios, escríbenos: info@lubtechnology.com Una solución para cada necesidad Para consultas y comentarios, escríbenos: info@lubtechnology.com Agua en el Aceite El agua está presente siempre en el ambiente. Coexiste con el aceite de la misma manera

Más detalles

Aplicación de sistemas VRF descentralizados

Aplicación de sistemas VRF descentralizados 26 INGENIERÍA HOY Aplicación de sistemas VRF descentralizados Joaquín Orejón Ingeniero industrial Un sistema de climatización o HVAC (Heating, Ventilating and Air Conditioning) es aquel que permite controlar

Más detalles

G E N E R A L IDADES R E D E S

G E N E R A L IDADES R E D E S G E N E R A L IDADES DEL COMBUSTIBLE Y SUMINISTRO POR R E D E S El GLP pertenece a una familia de compuestos químicos llamados hidrocarburos. De manera simple los hidrocarburos son combinaciones de carbón

Más detalles

TÍTULO: GESTION RESIDUOS REFRIGERANTES AUTOR/ES: JOSE GARCIA CEREZO EMPRESA/ORGANISMO: KIMIKAL S.L

TÍTULO: GESTION RESIDUOS REFRIGERANTES AUTOR/ES: JOSE GARCIA CEREZO EMPRESA/ORGANISMO: KIMIKAL S.L TÍTULO: GESTION RESIDUOS REFRIGERANTES AUTOR/ES: JOSE GARCIA CEREZO EMPRESA/ORGANISMO: KIMIKAL S.L 1. Introducción. Una parte de los refrigerantes halocarbonados son (eran) productos clorados. Hace casi

Más detalles

Carga del circuito de aire acondicionado.

Carga del circuito de aire acondicionado. Tema 14. Carga del circuito de aire acondicionado. Necesidad de carga de un circuito. Verificación del sistema. Mantenimiento de los sistemas. Identificación del refrigerante del vehículo. Cuidados en

Más detalles

Técnico Profesional en Climatización del Automóvil: Reparación y Mantenimiento de Aires Acondicionados

Técnico Profesional en Climatización del Automóvil: Reparación y Mantenimiento de Aires Acondicionados Técnico Profesional en Climatización del Automóvil: Reparación y Mantenimiento de Aires TITULACIÓN DE FORMACIÓN CONTINUA BONIFICADA EXPEDIDA POR EL INSTITUTO EUROPEO DE ESTUDIOS EMPRESARIALES Técnico Profesional

Más detalles

0,0 0,1 0,2 0,3 0,4 0,5 0,6 0,7 0,8 Entropía s [KJ/Kg.ºK]

0,0 0,1 0,2 0,3 0,4 0,5 0,6 0,7 0,8 Entropía s [KJ/Kg.ºK] UNIVERSIDAD NACIONAL DE TUCUMÁN Facultad de Ciencias Exactas y Tecnología CENTRALES ELÉCTRICAS TRABAJO PRÁCTICO Nº 3 CENTRALES TÉRMICAS DE VAPOR CICLO DE RANKINE ALUMNO: AÑO 2015 INTRODUCCIÓN El Ciclo

Más detalles

Sistemas de Recuperación de calor. Ing. Santiago Quinchiguango

Sistemas de Recuperación de calor. Ing. Santiago Quinchiguango Sistemas de Recuperación de calor Ing. Santiago Quinchiguango Noviembre 2014 8.3 Sistema de recuperación de calor. Calor residual Se define como el calor rechazado en un proceso y que por su nivel de temperatura

Más detalles

Real Decreto 795/2010

Real Decreto 795/2010 Real Decreto 795/2010, de 16 de Junio, por el que se regula la comercialización y manipulación de gases fluorados y equipos basados en los mismos, así como la certificación de los profesionales que los

Más detalles

MEDICIÓN Y ANÁLISIS DE CONTAMINANTES DEL AIRE

MEDICIÓN Y ANÁLISIS DE CONTAMINANTES DEL AIRE CAPÍTULO 8 MEDICIÓN Y ANÁLISIS DE CONTAMINANTES DEL AIRE Fuente: National Geographic - Noviembre 2000 INTRODUCCIÓN La medición de los contaminantes sirve para varias funciones tales como: Provee un criterio

Más detalles

LUBRICANTES DE REFRIGERACIÓN

LUBRICANTES DE REFRIGERACIÓN LUBRICANTES DE REFRIGERACIÓN 1 Matrix Specialty Lubricants Lubricantes especiales matrix, es una compañía con sede en Holanda, dedicada a la producción y comercialización de lubricantes y grasas. Matrix

Más detalles

PROBLEMAS. Segundo Principio. Problema 1

PROBLEMAS. Segundo Principio. Problema 1 PROBLEMAS Segundo Principio Problema 1 La figura muestra un sistema que capta radiación solar y la utiliza para producir electricidad mediante un ciclo de potencia. El colector solar recibe 0,315 kw de

Más detalles

Desarrollo del Programa de la Asignatura Técnicas de frío ESCUELA TÉCNICA SUPERIOR DE NÁUTICA Y MÁQUINAS. Denominación: TÉCNICAS DE FRÍO

Desarrollo del Programa de la Asignatura Técnicas de frío ESCUELA TÉCNICA SUPERIOR DE NÁUTICA Y MÁQUINAS. Denominación: TÉCNICAS DE FRÍO Técnicas de frío 005-006 Hoja 1 de 13 CENTRO: TITULACIÓN: ASIGNATURA: ESCUELA TÉCNICA SUPERIOR DE NÁUTICA Y MÁQUINAS DIPLOMADO EN MÁQUINAS NAVALES Código: 631111305. Curso: 3º MAQUINAS 1 er Cuatrimestre

Más detalles

CARACTERÍSTICAS DE LA MATERIA

CARACTERÍSTICAS DE LA MATERIA LA MATERIA CARACTERÍSTICAS DE LA MATERIA - Todo lo que existe en el universo está compuesto de Materia. - La Materia se clasifica en Mezclas y Sustancias Puras. - Las Mezclas son combinaciones de sustancias

Más detalles

La inertización de procesos industriales con recuperación de volátiles. Franz Bechtold Abelló Linde, S.A. Expoquimia 16 de noviembre de 2011

La inertización de procesos industriales con recuperación de volátiles. Franz Bechtold Abelló Linde, S.A. Expoquimia 16 de noviembre de 2011 La inertización de procesos industriales con recuperación de volátiles Franz Bechtold Abelló Linde, S.A. Expoquimia 16 de noviembre de 2011 Inertización de procesos La necesidad del uso de atmósferas inertes,

Más detalles

XIII.- CICLOS DE REFRIGERACIÓN

XIII.- CICLOS DE REFRIGERACIÓN XIII.- CICLOS DE REFRIGERACIÓN http://libros.redsauce.net/ La utilización del frío es un proceso conocido ya desde muy antiguo; en el siglo XII los chinos utilizaban mezclas de salitre con el fin de enfriar

Más detalles

II. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA. Secado generalmente se refiere a la remoción de líquido de un sólido por evaporación ( Perry, 1984)

II. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA. Secado generalmente se refiere a la remoción de líquido de un sólido por evaporación ( Perry, 1984) 2.1 Qué es el secado? Secado generalmente se refiere a la remoción de líquido de un sólido por evaporación ( Perry, 1984) El secado es el proceso más antiguo utilizado para la preservación de alimentos,

Más detalles

Aire Acondicionado (I.I.)

Aire Acondicionado (I.I.) Aire Acondicionado (I.I.) T4.- Métodos de Producción de Frío en A.A. Las trasparencias son el material de apoyo del profesor para impartir la clase. No son apuntes de la asignatura. Al alumno le pueden

Más detalles

PROYECTO DE SUSTITUCIÓN DE EQUIPOS HVAC REFRIGERADOS CON R22 EN LA C. N. ASCÓ

PROYECTO DE SUSTITUCIÓN DE EQUIPOS HVAC REFRIGERADOS CON R22 EN LA C. N. ASCÓ PROYECTO DE SUSTITUCIÓN DE EQUIPOS HVAC REFRIGERADOS CON R22 EN LA C. N. ASCÓ JUAN JOSÉ JAIMOT JIMÉNEZ Ingeniería de Diseño C. N. Ascó jjjaimot@anacnv.com JOSEP JORDI IMBERT Ingeniería en Planta C. N.

Más detalles

Calentadores y Sistemas de Fluido Térmico.

Calentadores y Sistemas de Fluido Térmico. Calentadores y Sistemas de Fluido Térmico. El objetivo del presente artículo es entregar información técnica para diseñar, especificar y operar sistemas de fluido térmico. Introducción Agua y vapor son

Más detalles

LEGISLACIÓN AMBIENTAL

LEGISLACIÓN AMBIENTAL LEGISLACIÓN AMBIENTAL (Actualizada en octubre de 2013) EXTERNA INGENIEROS CONSULTORES dispone de consultores con más de 10 años de experiencia, que les pueden asesoras en la interpretación de esta legislación

Más detalles

XIV.- CICLOS DE REFRIGERACIÓN POR COMPRESIÓN

XIV.- CICLOS DE REFRIGERACIÓN POR COMPRESIÓN XIV.- CICLOS DE REFRIGERACIÓN POR COMPRESIÓN La utilización del frío es un proceso conocido ya desde muy antiguo; en el siglo XII los chinos utilizaban mezclas de salitre con el fin de enfriar agua; los

Más detalles

Trabajo Práctico Técnico

Trabajo Práctico Técnico UNIVERSIDAD VERACRUZANA FACULTAD DE INGENIERÍA MECÁNICA ELÉCTRICA ZONA POZA RICA - TUXPAN Manual de prácticas e implementación de un banco de pruebas para equipos de aire acondicionado tipo ventana Trabajo

Más detalles

ENOIL. Hidrocarburos Ecológicos de Segunda Generación

ENOIL. Hidrocarburos Ecológicos de Segunda Generación Hidrocarburos Ecológicos de Segunda Generación Sumario. 1. Tecnología 7. Planta de Valorización de CSR 1.1. Fundamentos Tecnológicos 7.1. Planta de Producción de combustibles 2G 1.2. Innovaciones Tecnológicas

Más detalles

A.-EFECTO INVERNADERO

A.-EFECTO INVERNADERO CONTAMINANTES Y EFECTOS PRODUCIDOS CONTAMINANTE ORIGEN EFECTO PRODUCIDO Óxidos de nitrógeno (NO 2, Tormentas, motores de Smog NO y N 2 O ) combustión de los Destrucción de la automóviles, aviones a capa

Más detalles

PROGRAMA FORMATIVO MANIPULACIÓN DE EQUIPOS CON SISTEMAS FRIGORÍFICOS DE CUALQUIER CARGA DE REFRIGERANTES FLUORADOS. Curso básico

PROGRAMA FORMATIVO MANIPULACIÓN DE EQUIPOS CON SISTEMAS FRIGORÍFICOS DE CUALQUIER CARGA DE REFRIGERANTES FLUORADOS. Curso básico PROGRAMA FORMATIVO MANIPULACIÓN DE EQUIPOS CON SISTEMAS FRIGORÍFICOS DE CUALQUIER CARGA DE REFRIGERANTES FLUORADOS. Curso básico Julio 2010 DATOS GENERALES DE LA ESPECIALIDAD 1. Familia Profesional: INSTALACIÓN

Más detalles

Aceites para compresores frigoríficos. Encarnación Fernández

Aceites para compresores frigoríficos. Encarnación Fernández Aceites para compresores frigoríficos Encarnación Fernández Repsol. Asistencia Técnica y Desarrollo Lubricantes. Mayo 2011 Contenido 1. El ciclo frigorífico. 2. Funciones del aceite en compresores. 3.

Más detalles

UNIVERSIDAD DEL AZUAY

UNIVERSIDAD DEL AZUAY UNIVERSIDAD DEL AZUAY Facultad de Ciencia y Tecnología Escuela de Ingeniería en Mecánica Automotriz ESTUDIO DEL USO, MANEJO Y RECICLAJE DE REFRIGERANTE AUTOMOTRIZ Trabajo de graduación previo a la obtención

Más detalles

Termodinámica y Máquinas Térmicas

Termodinámica y Máquinas Térmicas Termodinámica y Máquinas Térmicas Tema 07. Combus.ón Inmaculada Fernández Diego Severiano F. Pérez Remesal Carlos J. Renedo Estébanez DPTO. DE INGENIERÍA ELÉCTRICA Y ENERGÉTICA Este tema se publica bajo

Más detalles

(CO2). Este gas se combina fácilmente con los glóbulos rojos de la sangre cuado se respira produciendo asfixia.

(CO2). Este gas se combina fácilmente con los glóbulos rojos de la sangre cuado se respira produciendo asfixia. Polución El motor de un automóvil expulsa al exterior una gran cantidad de gases contaminantes y nocivos para la salud humana. Para esto, algunos países han dictado unas normas que regulan las condiciones

Más detalles

ESTACIONES DE CARGA DOMÉSTICAS PARA SUMINISTRO DE GNC

ESTACIONES DE CARGA DOMÉSTICAS PARA SUMINISTRO DE GNC ESTACIONES DE CARGA DOMÉSTICAS PARA SUMINISTRO DE GNC Índice Antecedentes Qué es el GNC? Ventajas económicas Estación de carga doméstica Qué es? A quién va dirigido? Requisitos Instalación A quién va dirigido?

Más detalles

Si consideramos la calefacción y el agua caliente sanitaria (ACS) podemos observar que ambos representan el 66% del consumo total.

Si consideramos la calefacción y el agua caliente sanitaria (ACS) podemos observar que ambos representan el 66% del consumo total. Guía de Calderas El consumo de energía en nuestra vivienda depende de varios factores como son, la zona climática donde se encuentra la vivienda, su orientación, el nivel de aislamiento, el grado de equipamiento

Más detalles

24/11/2014. Quemadores. Quemadores. Quemadores QUEMADORES

24/11/2014. Quemadores. Quemadores. Quemadores QUEMADORES Quemadores Los quemadores son aparatos o mecanismos cuya función es preparar la mezcla de combustible + comburente para realizar la combustión. En el quemador, el combustible y el comburente (aire) entran

Más detalles

SISTEMA VRC DE REGULACIÓN DE LA CAPACIDAD DE COMPRESORES ALTERNATIVOS Y

SISTEMA VRC DE REGULACIÓN DE LA CAPACIDAD DE COMPRESORES ALTERNATIVOS Y SISTEMA VRC DE REGULACIÓN DE LA CAPACIDAD DE COMPRESORES ALTERNATIVOS Y SU APLICACIÓN A LA CONSTRUCCIÓN DE MINICENTRALES DE REFRIGERACIÓN. Por Javier Cano Cavanillas, ingeniero industrial. Resumen El presente

Más detalles

CAPITULO IV MOTOR 2 LITROS VW. Como lubricante se puede entender a un cuerpo de consistencia grasa o aceitosa que se

CAPITULO IV MOTOR 2 LITROS VW. Como lubricante se puede entender a un cuerpo de consistencia grasa o aceitosa que se 21 CAPITULO IV MOTOR 2 LITROS VW. 4.1 Lubricación. Como lubricante se puede entender a un cuerpo de consistencia grasa o aceitosa que se extiende fácilmente en superficies metálicas, el lubricante se adhiere

Más detalles

Elementos que destruyen la Capa de Ozono

Elementos que destruyen la Capa de Ozono Generado por Newtenberg 1 Elementos que destruyen la Capa de Ozono La primera voz de alerta provino de un trabajo publicado en 1974 por los científicos Sh. Rowland y M. Molina de la Universidad de California,

Más detalles

Ing. E. Araya Castro DCC Mission Critical (DCC)

Ing. E. Araya Castro DCC Mission Critical (DCC) Ing. E. Araya Castro DCC Mission Critical (DCC) RESUMEN: El uso de equipos de expansión directa en enfriamiento de centros de datos está muy extendido debido a que es una tecnología probada con el tiempo,

Más detalles

CALDERAS DE CONDENSACIÓN Y BOMBA DE CALOR

CALDERAS DE CONDENSACIÓN Y BOMBA DE CALOR ARTÍCULO Solución altamente eficiente con CALDERAS DE CONDENSACIÓN Y BOMBA DE CALOR a gas por absorción Albert Blanco. Commercial Applications & Brötje Product Manager. BAXI En el contexto económico y

Más detalles

CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN

CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN Constantemente, la ingeniería ha buscado diferentes caminos para desarrollar proyectos que presenten alta eficiencia con el menor daño producido al medio ambiente y hagan de nuestro

Más detalles

REFRIGERANTES PARA AIRE ACONDICIONADO Y REFRIGERACIÓN

REFRIGERANTES PARA AIRE ACONDICIONADO Y REFRIGERACIÓN REFRIGERANTES PARA AIRE ACONDICIONADO Y REFRIGERACIÓN RAFAEL VILLANUEVA MANRESA Título: Refrigerantes para aire acondicionado y refrigeración Autor: Rafael Villanueva Manresa www.rafavillanueva.com Dibujos

Más detalles

La invención se trata de un dispositivo de producción. de electricidad solar de baja temperatura. Utiliza captadores solares (1) para obtener agua

La invención se trata de un dispositivo de producción. de electricidad solar de baja temperatura. Utiliza captadores solares (1) para obtener agua Resumen La invención se trata de un dispositivo de producción de electricidad solar de baja temperatura. Utiliza captadores solares (1) para obtener agua caliente (3) durante el día y disipadores térmicos

Más detalles

En la segunda manera, se crea un vacío suficientemente elevado y se observa si el manómetro mantiene constante el valor de vacío alcanzado.

En la segunda manera, se crea un vacío suficientemente elevado y se observa si el manómetro mantiene constante el valor de vacío alcanzado. PROCEDIMIENTO PARA CARGAR CON GAS UNA INSTALACiÓN FRIGORíFICA Y PONERLA EN MARCHA. CONTROL DE LA ESTANQUIDAD DE LA INSTALACiÓN. La primera operación que deberá realizarse es la verificación de la estanquidad

Más detalles