el porvenir económico del arquitecto

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "el porvenir económico del arquitecto"

Transcripción

1

2 el porvenir económico del arquitecto ricardo vergés-escuín unesco

3 UNESCO, Difusión t División da loa Asentamientos Humanos y del Hedió Ambiente Socio-cultural. 1, rue de Mlollis, 75015, Parla, Francia, tal. 33 (1) Unión Internacional de loa Arquitectos 1, rue d'ulm, 75005, Parla, Francia, tal. 33 (1) Université de Montréal, Etudes Supérieures en Aménagement, C.P. 6128, Suce. A, Montreal, B3C 3J7, Que., Canadá. tel. 1 (514)

4 INDICE iâai INTRODUCCIÓN Cap. 1. FUNDAMENTOS DEL ANÁLISIS PROFESIONAL 9 Cap. 2. ARQUITECTURA Y EDIFICACIÓN : ANÁLISIS A LARGO PLAZO 17 Cap. 3. ARQUITECTURA Y EDIFICACIÓN : ANÁLISIS A CORTO PLAZO 25 Cap. 4. PROSPECTIVA DE LA INVERSION INMOBILIARIA 37 Cap. 5. EVOLUCIÓN HISTÓRICA DEL PARQUE INMOBILIARIO 45 Cap. 6. PARQUE INMOBILIARIO Y NIVEL DE. LA. RENTA 59 Cap. 7. PREVISIONES DE INVERSION INMOBILIARIA 69 Cap. 8. PREVISIONES DE DEMANDA DE ARQUITECTOS 79 Cap. 9. PLANIFICACIÓN DE LA OFERTA : "LAISSER-FAIRE" Q BIEN RESTRICCIÓN 91 Cap. 10. PLANIFICACIÓN DE LA DEMANDA : AMPLIACIÓN O BIEN DIVERSIFICACION 103 Cap. 11. SECTORES DEL MARCO INMOBILIARIO 111 Cap. 12. CONDICIONES DE LA DIVERSIFICACION 121 CONCLUSION 131 ANEXO ESTADÍSTICO 135 i

5 LISTA DE FIGURAS Fig. 1. Conceptos de oferta y de demanda de arquitectos. 12 Fig. 2. Oferta y demanda de arquitectos en Quebec. 14 Pagina Fig. Fig. Fig. Fig. Fig. 3. Empleo de arquitectos en Estados Unidos en función de la inversión inmobiliaria Empleo de arquitectos en Canadá en función de la inversión inmobiliaria Representación y características de las regresiones lineales sectoriales del modelo PACC. Estados Unidos, Curvas sectoriales de los proyectos de arquitectura y de las predicciones realizadas con ayuda del modelo PACC. Estados Unidos, Parte de los contratos de construcción que han sido objeto de proyectos de arquitectura en Estados Unidos, En dólares corrientes. 3 4 Fig. 8. Demanda de arquitectos. Estados Unidos, Fig. 9. Estructura del modelo de la inversión inmobiliaria. 41 Fig. 10. Volumen del parque inmobiliario residencial disponible por habitante. Estados Unidos, En dólares Fig. 11. Volumen del parque inmobiliario no residencial disponible por habitante. Estados Unidos, En dólares Fig. 12. Volumen del parque inmobiliario no residencial disponible por habitante. Canada, En dólares Fig. 13. Volumen del parque inmobiliario agrícola no residencial disponible por habitante. Estados unidos, En dólares Fig. 14. Volumen del parque inmobiliario industrial y comercial disponible por habitante. Estados Unidos, En dólares Fig. 15. Volumen del parque inmobiliario de servicios disponible por habitante. Estados Unidos, En dólares Fig. 16. Volumen del parque inmobiliario agrícola no residencial disponible por habitante. Canadá, En dólares Fig. 17. Volumen del parque inmobiliario industrial y comercial disponible por habitante. Canadá, En dólares Fig. 18. Volumen del parque inmobiliario de servicios disponible por habitante. Canadá, En dólares Fig. 19. Evolución relativa de los sectores del parque inmobiliario. Estados Unidos, ' Fig. 20. Evolución relativa de los sectores del parque inmobiliario. Canadá, Fig. 21. Volumen del parque residencial disponible por habitante en relación con la renta por habitante. Estados Unidos, En dólares Fig. 22. Volumen del parque inmobiliario agrícola no residencial disponible por habitante, en relación con la renta por habitante. Estados Unidos, En dólares ii

6 Fig. 23. Volumen del parque Inmobiliario industrial y comercial disponible por habitante, en relación con la renta por habitante. Estados Unidos, En dólares Fig. 24. Volumen del parque inmobiliario de servicios disponible por habitante en relación con la renta por habitante. Estados Unidos, En dólares Fig. 25. volumen del parque inmobiliario agrícola no residencial disponible por habitante, en relación con la renta por habitante. Canadá, En dólares Fig. 26. Volumen del parque inmobiliario industrial y comercial disponible por habitante, en relación con la renta por habitante. Canadá, En dólares Fig. 27. Volumen del parque inmobiliario de servicios disponible por habitante, en relación con la renta por habitante. Canadá, En dólares Fig. 28. Inversión inmobiliaria residencial. Estados Unidos, Proyecciones de 1977 a En millones de dólares Fig. 29. Inversión inmobiliaria agrícola no residencial. Estados Unidos, Proyecciones de 1977 a En millones de dólares Fig. 30. Inversión inmobiliaria industrial y comercial. Estados Unidos, Proyecciones de 1977 a En millones de dólares Fig. 31. Inversión inmobiliaria de servicios. Estados Unidos, Proyecciones de 1977 a En millones de dólares Fig. 32. Inversión inmobiliaria agrícola no residencial. Canadá, Proyecciones de 1977 a En millones de dólares Fig. 33. Inversión inmobiliaria industrial y comercial. Canadá, Proyecciones de 1977 a En millones de dólares Fig.' 34. Inversión inmobiliaria de servicios. Canadá, Proyecciones de 1977 a En millones de dólares Fig. 35. Títulos profesionales de arquitecto otorgados. Inmigración de arquitectos. Estados Unidos, Proyecciones de 1977 a Fig. 36. Títulos profesionales de arquitecto otorgados. Inmigración de arquitectos. Canadá, Proyecciones de 1977 a Fig. 37. Oferta y demanda de arquitectos. Estados Unidos, Proyecciones de 1976 a Fig. 38. Oferta y demanda de arquitectos. Canadá, Proyecciones de 1976 a lit

7 T A B L A S Página Tab. 1. Tasa de crecimiento de los efectivos universitarios en arquitectura y en el conjunto de todas las disciplinas. Estados Unidos y Canadá, y Tab. 2. Empleo de arquitectos por sectores de actividad económica. Estados Unidos, 1960 y Tab. 3. Sectores de inversion, de producción y de uso del parque inmobiliario. 114 Tab. 4. Inversiones inmobiliarias efectuadas por los sectores de actividad económica según el tipo de edificio. Canadá, En decenas de millones de dólares. 115 Tab. 5. Volumen de negocios indirectos ocasionados por un gasto de cien millones de dólares de obras en los diferentes sectores de actividad según el tipo de edificio. Quebec, En millones de dólares. 117 Tab. 6. Efectos directos y indirectos de las inversiones inmobiliarias sobre el volumen de negocios de los sectores de actividad económica según el tipo de edificio. Canadá, En millones de dólares. 118 Tab. 7. Volumen del parque inmobiliario disponible según los sectores de actividad económica y el tipo de edificio. Canadá, En centenas de millones de dólares. 119 Tab. 8. Ejemplos de programas "menores" de enseñanza con respecto a la diversificación de la actividad arquitectónica. 128 iv

8 ANEXO E S T A D Í S T I C O Tab. Tab. Pagina Al. Arquitectos activos en los despachos y en el conjunto de las actividades económicas, los años de censo. Inversión inmobiliaria con incidencia arquitectónica, los años siguientes-de los censos. Estados Unidos, a Canadá, a A2. Estructura sectorial de los proyectos de arquitectura. Estados Unidos, Tab. A3. Contratos de construcción inmobiliaria. Estados Unidos, En millones de dólares. 139 Tab. Tab. A4. Estructura sectorial de los contratos de construcción inmobiliaria (excepto vivienda unifamiliar). Estados Unidos, A5. Estructura sectorial de los proyectos de arquitectura (excepto vivienda unifamiliar y planeamiento de comunidades). Estados Unidos, Tab. A6. Población. Estados Unidos, Proyecciones de 1978 a En millares de habitantes. 141 Tab. Tab. Tab. A7. Población. Canadá, Proyecciones de 1978 a En millares de habitantes. 141 A8. Volumen del parque inmobiliario disponible por habitante según el tipo de edificio. Estados Unidos, En dólares A9. Volumen del parque inmobiliario disponible por habitante según el tipo de edificio. Canadá, En dólares Tab. A10. Renta y renta por habitante. Estados Unidos, Proyecciones de 1978 a En dólares corrientes y en dólares Tab. All. Renta y renta por habitante. Canadá, Proyecciones de 1978 a En dólares corrientes y en dólares Tab. A12. Tendencias de la inversión inmobiliaria según el tipo de edificio. Estados Unidos. Retroproyecciones de 1955 a Proyecciones de 1977 a En millones de dólares Tab. Al3. Tendencias de la inversión inmobiliaria según el tipo de edificio. Canadá. Retroproyecciones de 1962 a Proyecciones de 1977 a En millones de dólares Tab. A14. Demanda de arquitectos. Estados Unidos, Proyecciones de 1976 a Tab. A15. Demanda de arquitectos. Canadá, Proyecciones de 1976 a Tab. A16. Títulos profesionales de arquitecto otorgados. Inmigración de arquitectos. Estados Unidos, Proyecciones de 1977 a Tab. A17. Títulos profesionales de arquitecto otorgados. Inmigración de arquitectos. Canadá, Proyecciones de 1977 a Tab. A18. Oferta potencial da arquitectos. Estados Unidos, Proyecciones de 1976 a Tab. A19. Oferta potencial de arquitectos. Canadá, Proyecciones de 1976 a V

9 INTRODUCCIÓN

10 PREÁMBULO Hace algunos anos apareció un libro un poco desconcertante. Su titulo era "La. aiqultectuia. e.n tia.n c 6n" y su autor no era otro que Constantinos Doxiadis (1). Esta obra, que fué saludada por la critica como "cortadora de una diferente visión de la realidad", anunciaba en efecto un tipo de análisis al que nosotros, los arquitectos, no estábamos habituados. Doxiadis proponía comparar la evolución de los efectivos de la profesión con la de la población y la de la economía en todas partes donde ésto fuera cosible. Al establecer determinadas correlaciones entre la arquitectura y las variables demográficas y económicas, Doxiadis mostraba que la evolución de la profesión podía y debía ser seauida y analizada con ayuda de instrumentos estadísticos de carácter muy objetivo, más bien que a través de discursos subjetivos a los cuales, es necesario decirlo, paradójicamente sucumbía él mismo en determinados pasajes de su libro. Pero ésto no era más que la contrapartida del ardor y del dinamismo bien conocidos del creador de "Ek &t c...". Sus conclusiones, ni que decir tiene, eran pesimistas en cuanto al presente de entonces, es decir, del comienzo de los años 60, y optimistas en cuanto al futuro, ésto es, en cuanto a nuestro presente... Hay que decir que deslumhrados por el ritmo desenfrenado del crecimiento de oost-querra, puede ser que no hayamos comprendido suficientemente el sentido condicional de la confianza que Doxiadis depositaba en el futuro de la profesión. Pues obtenía una lección de las estadísticas presentadas en su obra : que la presencia del Arquitecto era débil en el ámbito de la construcción. Preconizaba, pues, una evolución, o mejor todavía, una diversificaciôn del papel del Arquitecto, que debía afirmar y desarrollar su participación en la creación de un medio ambiente a escala "ecuménica". SITUACIÓN DE LA PROFESIÓN Cual es esta situación en el día de hoy? Es innegable que la crisis que atraviesa actualmente la profesión en todo el mundo ha puesto brutalmente sobre la mesa toda la problemática de su propio porvenir. Se plantean abiertamente, cada vez más, cuestiones punzantes, no solamente por el profesional que intenta comprender su propia situación, sino también por los representantes de la profesión. Qué ocurrirá con el Arquitecto? Es necesario abrir la profesión? Pero, es ya el momento para ello? Bastará ésto para colocar a los jóvenes? En el fondo, los servicios del Arquitecto son todavía deseados por la sociedad? No serla mejor garantizar a través de una legislación adecuada un flujo parmanente de solicitud de servicios arquitectónicos? Pero cómo responder a estas preguntas? o, en otros términos en qué basar el enunciado de las políticas consecuentes? Cómo adoptar las adecuadas políticas profesionales, universitarias, de formación permanente, etc, sin hacer referencia 3

11 a análisis objetivos de la situación? EL ANÁLISIS PROFESIONAL Al mismo tiempo se experimenta la necesidad de un mejor conocimiento de la profesión y de su contexto. Asi, a partir de Doxiadis y del llorado Duccio Turin (2), se ha desarrollado una nueva tendencia de análisis profesional, tendencia a la que han contribuido notablemente Robert Gutman (3), Philip Langley (4) y algunos otros (5). Nosotros trabajamos desde hace algunos años en la Universidad de Montreal dentro de esta tendencia, rodeados por un grupo de estudiantes del grado de maestría, con el objetivo de desarrollar métodos de análisis específicos. Ciertamente, nuestras investigaciones contemplan los temas más vastos del ámbito de la construcción, pero después se verá todo el interés que estos temas presentan para el análisis de la evolución de la profesión de arquitecto. ARQUITECTURA Y MARCO INMOBILIARIO.. Se puede decir que el marco inmobiliario es a la arquitectura lo que el ámbito de la salud es a la medicina. Estamos persuadidos de que lo que se manifiesta a través de la crisis de la profesion de arquitecto es en realidad una crisis más profunda que afecta toda la producción del marco inmobiliario. Esta crisis resulta de un cambio del comportamiento social con respecto a la construcción y no de una simple fluctuacicn coyuntura1. Esta es la tesis que nos proponemos desarrollar en el presente informe. Su verificación podría acarrear consecuencias considerables para el porvenir de la profesign, tanto en los países ya industrializados como en los que intentan llegar a serlo.... EN LOS PAÍSES INDUSTRIALIZADOS Cómo hemos llegado a la conclusión de que la actual crisis del ámbito de la construcción tiene raices más profundas que la simple repercusión de una crisis económica, cuya gravedad, hay que decirlo, sobrepasa claramente la de las anteriores? A través de observaciones realizadas en países industrializados, se ha podido constatar que a partir de un cierto nivel de desarrollo económico, se produce una disminución de la producción en el ámbito de la construcción. Parece como si la sociedad se considerara satisfecha de su patrimonio inmobiliario y que, más que continuar ampliándolo sin cesar, prefiriera mejorarlo y hacerlo quizás más humano. En otros términos, ocurre también como si el paso de la fase de crecimiento industrial a la fase denominada post-industrial (6), llevara consigo la transicion de una actividad de pa.odu.cci.6n hacia una actividad de conithvclcitin del marco inmobiliario. La prueba de ello es que este cambio, del que la crisis del medio ambiente es uno de sus aspectos más significativos, ha comenzado justamente a manifestarse a partir del final de los años 60, es decir, bastante antes del comienzo de la actual crisis economica. No hay que extrañarse de todo esto, pues bajo otros aspectos, han tenido lugar en el mismo periodo otros cambios también importantes conectados con lo anterior, por ejemplo el tema de la concentración urbana. Para convencerse de ello basta releer 4

12 el informe Kahn publicado en Puede observarse hasta qué punto han sido desmentidas por los hechos las tendencias macro-urbanísticas (7). Quién podría soñar hace apenas diez años en la inversión de las tendencias migratorias hacia las ciudades, en la detención de su crecimiento o incluso en la disminución de su actividad económica? De cualquier modo, se adivinan los efectos considerables que la evolución social referente al ámbito de la construcción puede tener sobre la profesión de arquitecto. En efecto, el Arquitecto de los tiempos modernos ha vivido siempre de y pala, la producción del marco inmobiliario. Su formación, sus competencias, sus estatutos, fueron fijados a partir del amanecer de la era industrial en función de las necesidades cuantitativas de una sociedad cuyo crecimiento, tanto demográfico como económico, exigía la construcción rápida de un parque inmobiliario cada vez más amplio. En consecuencia, el cambio hacia una sociedad que ya no está condicionada por el contexto expansionista y crue, por el contrario, se encuentra bien dispuesta a considerar los valores de conservación, de mejora del ámbito de vida, de economía de los recursos energéticos, supone por parte del Arquitecto una mutación para la que evidentemente, no está preparado. Porque, simultáneamente, necesita hacer frente a una reducción del encargo tanto público como privado, y además ha de tener en cuenta una modificación de la propia naturaleza de dicho encargo, así como enfrentarse a una crítica social a menudo violenta, a la vista de su obra anterior... El ünico camino que parece abrise al Arquitecto es el que fué suyo en otro tiempo y al que no debería haber renunciado nunca, a saber, su plena participación en los procesos económicos y sociales relativos al ámbito de la construcción. Hoy, tal participación resultará efectiva solamente a través de una diversificación de sus actividades. En otros términos, es preciso que el Arquitecto descubra v ocupe nuevos reductos de actividad en los que su contribución se manifieste socialmente util y económicamente viable. Pero una estrategia de diversificación no puede improvisarse sin riesgo de nuevas y definitivas frustaciones. Esta estrategia debe ser pensada de manera realista, es decir, partiendo de la observación objetiva de la realidad. Este informe se ha preparado para clarificar esta realidad y para ayudar a los representantes de la profesión en los países industrializados a adoptar políticas consecuentes. Así, proponemos nuestra reflexión a nuestros colegas arquitectos y también a los estudiantes de arquitectura de estos países.... Y EN LOS PAÍSES EN VÍAS DE INDUSTRIALIZACIÓN Ha de hacerse notar que el cambio social referente al ámbito de la construcción no parece limitarse a los países ya industrializados, sino que parece extenderse igualmente a los países en vías de industrialización. Así, de la misma forma que estos países no han esperado para tratar de alcanzar, por ejemplo, los beneficios de los avances sanitarios de los países industrializados, procuran igualmente integrarse desde ahora en los arranques culturales de la crisis actual del medio ambiente. 5

13 No obstante, estos países se hallan actualmente en vías de industrialización y ésto se produce en condiciones mucho más difíciles que las que tuvieron que padecer, hace un siglo, los países hoy industrializados. En efecto, sus Droblemas son nuevos en la medida en aue el crecimiento demográfico precede al crecimiento económico y no lo acompaña, como ocurrió mas o menos en la Europa del siglo XIX, o en la América de los comienzos del XX.(8). Además, la incidencia de las crisis enqendradas por las economías avanzadas, repercute de manera dramática sobre aquellas, mucho más frágiles, de los países en cuestión. Por tanto, cómo dirigir, en los actuales países en vías de desarrollo, sus recursos hacia objetivos de protección del medio ambiente y de conservación del marco inmobiliario existente, teniendo en cuenta que estos recursos son ya netamente insuficientes para hacer frente a las exigencias de la carrera entre el crecimiento demográfico y el desarrollo? Es, pues, muy difícil prever cuales serán los efectos de la toma de conciencia de los problemas del medio ambiente sobre la producción y la conservación del marco inmobiliario en los países en vías de industrialización. Todo lo más, puede adelantarse que estos efectos serán beneficiosos en la misma medida en que precisamente la carrera entre necesidades y recursos termine con ventaja de éstos Últimos. Será también muy difícil de estimar, sobre todo en los países en que, como en los de América latina, la arquitectura está profundamente enraizada, qué influencia tendrá el incierto contexto de la producción, todavía insuficiente, del marco inmobiliario sobre el ejercicio de la profesión. Lo que si es sabido, es que la profesión está plenamente implicada en el proceso de desarrollo, como lo testimonia el propio tema del XIIIQ Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos. Ahora bien, el numero y el perfil de competencia de los arquitectos son los adecuados para las necesidades de los países en vías de industrialización? Esta es una pregunta a la que no cabria responder más gue caso por caso y esto dentro del conocimiento de datos concretos, tanto en cuanto afecta a la demanda de servicios arquitectónicos, cuanto en lo que respecta a los efectivos de los arquitectos y de los futuros arquitectos. Es de desear, pues, gue en el proceso de orientación y de desarrollo de la profesión en estos países se dé prioridad a la obtención de estos datos. Esto no significa, sin embargo, que el presente informe ofrezca menos interés para nuestros colegas de los países en vías de industrialización, antes al contrario. En efecto, para desempeñar plenamente su papel, la profesión deberá abordar, en estos países, tipos de práctica profesional que les sean propios, es decir, que hasta ahora hayan sido prácticamente inexistentes, puesto que por definición, los problemas al respecto ya no son los mismos... No obstante, hay que reconocer que estos modelos de práctica profesional deberán tender, primeramente, a asegurar la contribución del Arquitecto a la fase de reabsorción de cualquier forma de sub-desarrollo, y en segundo lugar, a garantizar la plena insersión económica y social de la profesión, una vez alcanzada una situación de madurez económica y demográfica como la que existe en los países más adelantados. 6

14 Así pues, el conocimiento de lo que ha ocurrido a este respecto en los países ya industrializados, puede servir de enseñanza para aquellos que tratan de llegar a serlo. Se ha demostrado que la simple persecución de los objetivos de crecimiento no constituye, para la profesión de arquitecto, una garantía de plena integración económica y social. En efecto, terminada la industrialización y reducido el ritmo de crecimiento, el Arquitecto parece encontrarse infrautilizado y además, imposibilitado de participar en otras tareas que correspondan a las nuevas necesidades sociales en relación con el marco inmobiliario. Puede ser que el modelo de ejercicio profesional que ha prevalecido, casi con muy pocas excepciones, en los países industrializados sea precisamente el modelo que los países en vías de industrialización deberían esforzarse en evitar... Por lo tanto, este informe se dirige igualmente a nuestros colegas y a los estudiantes de arquitectura de estos países. Y no porque contenga alguna receta para resolver problemas que ellos solos podrán solucionar. Pero estamos persuadidos de que la descripción del escenario tradicional del desarrollo de la profesión cara al crecimiento económico, tal como se ha desarrollado en los países ya industrializados, les permitirá obtener enseñanzas extremadamente provechosas en sus esfuerzos para renovar el planteamiento de su propio porvenir. CONTENIDO DEL INFORME Después de un primer capítulo dedicado a la metodoloqla general de la oferta y la demanda de servicios arquitectónicos, los capítulos 2 y 3 estudiarán la correlación a largo y corto plazo entre la demanda de servicios arquitectónicos y la construcción inmobiliaria. Los capítulos 3 al 6 estudiarán, para ciertos países, la evolución de la construcción o más exactamente de las inversiones inmobiliarias, remontándose hasta las "variables independientes" que son la población, su nivel de renta y sus preferencias de consumo. Por otra parte, en el capítulo 7, plantearemos alqunas previsiones de las inversiones inmobiliarias en función de determinadas hipótesis de las mencionadas variables. En el capítulo 8 se medirán las repercusiones de las previsiones de la inversión inmobiliaria sobre la demanda de servicios arquitectónicos. Esta demanda será confrontada después con la oferta presente y futura en los países considerados. Por último, en los capítulos 9 a 12 se presentarán las diferentes Ópticas posibles frente al problema de la desviación creciente entre la oferta y la demanda. En particular, la Óptica de la diversificación se desarrollará con base de un esquema económico que plantea a la vez su potencialidad y sus límites. Como se ha podido ya apreciar, el presente informe describe un trabajo de naturaleza científica. No se trata, pues, de consideraciones personales ni de una exposición ideológica, y menos aún, de una de esas interminables listas de recomendaciones que sería necesario poner en práctica para que todo se arregle... Los instrumentos de análisis que hemos utilizado, ponen en evidencia disciplinas especificas que corresponden a la naturaleza de los fenómenos estudiados. Pueden 7

15 parecer complejas al lector no avisado. Nos hemos esforzado en hacerlas comprensibles, y si no llegan a serlo, nosotros seremos los responsables. No obstante, la acogida que nuestras Ideas han recibido entre nuestros estudiantes de la Universidad de Montreal, asî como entre los ámbitos profesionales de diferentes países, nos han hecho pensar en la pertinencia y en la utilidad de nuestra contribución. AGRADECIMIENTOS Deseamos expresar nuestro agradecimiento a los distintos organismos y personas gracias a los cuales ha podido ver la luz este trabajo. En primer lugar, al Secretario General de la U.I.A., Michel Weill, quien nos encargó la elaboración de este informe, y cuya idea sobre la ampliación del papel social del Arquitecto ha sido para nosotros la referencia más estimulante. Después, al Canada Council, por la concesión de una bolsa de trabajo libre, y a la Universidad de Montreal, que nos ha concedido un asueto sabático, así como un apoyo logístico del que nos hemos beneficiado. Por último, la producción y la edición del presente informe se ha beneficiado de la ayuda de la U.N.E.S.C.O., ya sea por medio de la U.I.A., ya sea por el intermediario de su Comisión del ejercicio de la profesión para Europa. Queremos expresar a los dirigentes de los dichos organismos, en particular de la División de los asentamientos humanos y del medio ambiente socio-cultural de la U.N.E.S.C.O., nuestro sumo agradecimiento. En el nivel de la realización de investigaciones, debemos agradecer a Marc Harvey, cuya competencia, eficacia y espíritu critico han permitido llevar a cabo un programa de trabajo extremadamente arduo. Por otra parte, hemos obtenido una gran utilidad de los comentarios de numerosos coleqas v amigos, especialmente de Claude Schnaidt, de la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes de París y de Andre Corboz, Colin H. Davidson y Ron F. Williams de la Universidad de Montreal. La traducción al castellano ha sido realizada por nuestro colega y amigo Rafael Alfonso Corral, Secretario Técnico del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España, al cual expresamos nuestra más viva gratitud. NOTAS Y REFERENCIAS 1. C.A. Doxladis, Arquitectura en transición, Ariel, Barcelona, D. Turin, The Construction Industry : Ite Economie Significance and its Role in Development, O.C.E.R.G., Londres, R. Gutman, B. Westergaard, Architecture among the Professions, Univ. of Princeton, P. Langley, Le métier d'architecte en Architecture d'aujourd'hui, ns 170, Nov./Die Pensamos en la larga lista de autores de encuestas socio-económicas efectuadas recientemente sobre la profesión en muchos países, aunque los resultados de estas encuestas raramente hayan constituido el objeto de un acercamiento con las variables económicas exsgenas susceptibles de proporcionarles todo su sentido. Por el contrario, debemos excluir de esta corriente a todas las investigaciones realizadas a través de entrevistas de arquitectos, pues astas manifiestan más bien un análisis psico-sociológico o ideológico del razonamiento antes que una observación objetiva. 6. La cuestión de las fases del crecimiento económico se expone más adelante, en el informe. En suma, la fase denominada post-industrial es la que se inicia actualmente en la mayoría de los países de la O.C.D.E. y en los países socialistas más avanzados. 7. H. Kahn, A.J. Wienner, El año 2000, Revista de Occidente, Madrid, j. p. Rioux, La Révolution industrielle. Seuil, Paris,

16 CAPITULO I FUNDAMENTOS DEL ANÁLISIS PROFESIONAL

17 OFERTA Y DEMANDA DE SERVICIOS ARQUITECTÓNICOS En la introducción se insistía sobre el asoecto determinante de la evolución de la demanda de servicios arquitectónicos. Sin embarao, la inserción de la profesión en la.actividad económica es el resultado de una confrontación entre la demanda de servicios arquitectónicos anunciada por un conjunto de clientes y de usuarios, por un lado, y por otro, por la oferta de servicios presentada por el conjunto de los arquitectos en activo. Por lo tanto, la comprensión histórica de la inserción de la profesión en la actividad económica no puede alcanzarse más que a través del estudio conjunto del aspecto oferta y del aspecto demanda. Además, la oferta de servicios arquitectónicos atraviesa hoy una situación critica como consecuencia del enorme número de alumnos en las escuelas de arquitectura de la mayoría de los países. Y uno se pregunta, con razón, que' destino cabrá dar más adelante a una reserva humana de esta envergadura (1). Por todo ello, después de haber descrito la evolución de la demanda, el informe abordará los aspectos de la oferta de servicios arquitectónicos, tanto bajo sus aspectos cuantitativos como bajo sus aspectos cualitativos. No es, pues, inútil, exponer desde el principio las bases utilizadas en tal tipo de análisis. LOS ELEMENTOS DEL ANÁLISIS PROFESIONAL Desde el punto de vista económico, un arquitecto es un prestatario de servicios arquitectónicos cerca de los solicitantes de dichos servicios. Este enunciado, en aoariencia simple, oculta temibles dificultades que es necesario, sin embargo, superar si se quiere lleaar hasta un grado operacional de medida. En efecto Qué es exactamente un arquitecto? Qué es la oferta de servicios arquitectónicos? En qué consiste la demanda de estos servicios? Para responder a estas preguntas se han elaborado una serie de conceptos que permiten medir estos fenómenos. Hemos adoptado une definición puramente económica : es arquitecto quien quiera que realiza un trabajo de arquitecto en el sentido que establecen las clasificaciones de las profesiones (2). No hay que confundir esta definician con las definiciones legales destinadas a preservar el titulo de arquitecto para aquellos que ejercen esta profesión con carácter liberal. Por otra parte, y parafraseando a vermot-gauchy (3), se puede decir que "la reserva (de arquitectos) se asemeja a un depósito cuyo nivel de equilibrio se eleva a medida que aumentan las necesidades de la economía, pero cuyo nivel efectivo se sitúa generalmente más abajo (situación deficitaria) o más arriba (situación de superávit o de excedente)". Esta analogía permite poner en evidencia el mecanismo de la oferta y la demanda, mecanismo que resulta ser tributario de cuatro factores principales : - el contenido del depósito en un momento dado : es el colectivo de arquitectos en actividad, en un momento considerado como punto de partida (oferta "inicial"); - el caudal de alimentación : nuevos arquitectos que inciden sobre el mercado de trabajo proveniendo de los centros de enseñanza o bien de otros países; - la "evaporación" (reducción) del colectivo por mortalidad y por jubilación o retiro profesional; - la alteración o modificación más o menos continua de la altura del dique que representa la variación de la demanda de arquitectos. 11

18 El juego relativo entre estos cuatro factores puede dar lugar a un determinado número de situaciones típicas. Si este incremento se detiene, la profesión desaparecerá. Si el caudal compensa las perdidas producidas por mortalidad y jubilación, la profesión se estancará. Si el caudal es tal que su nivel se mantiene por debajo de la demanda, existirá un défiait (como ocurre con ciertas profesiones manuales desvalorizadas en relación con los empleos terciarios). Si el caudal queda nivelado seqún la demanda prevista, existirá un equilibrio (profesiones limitadas según un determinado cupo). Por ultimo, si el caudal es demasiado alto o elevado, existirá un excedente, y éste podrá ser decreciente, estacionario o creciente. Parece que esta ultima situación es la que prevalece en el terreno de la arquitectura, puesto que el caudal de alimentación (en concreto, la enseñanza) es demasiado potente en relación con la demanda. El excedente se inclina por tanto hacia depósitos de reserva (paro), hacia otros sectores de la economía (cambio de profesión), o hacia otros países (emigración). Esta conceptualización queda sintetizada como sigue : nuevos titulados OFERTA INICIA!. inmigración mortalidad jubilación OFERTA POTENCIAL JÉ- OFERTA REAL EXCEDENTE BRUTO ^ emigración EXCEDENTE NETO ifc EMPLEO :> cambio de profesión paro Fig. 1 : Conceptos de oferta y de demanda de arquitectos. OFERTA POTENCIAL DE ARQUITECTOS Como es fácil de observar, existen varios niveles de oferta. La oferta potencial representa el volumen de arquitectos activos que existiría en el mercado de trabajo si ninguno de ellos hubiera dejado el país o la profesión, todo ello a partir de una fecha considerada como punto de partida del cálculo. Por el contrario, la oferta real representa el numero de arquitectos capaces de actuar como tales en un momento determinado, que se hallen presentes tanto si tienen otros empleos, como si a fortiori, se hallan en paro. La oferta potencial de arquitectos puede ser medida gracias al modelo reovreivo, clásico de Correa y Tinbergen (4), que expone el efectivo potencial en un año t dado, en función de las nuevas aportaciones al colectivo y de los jubilados o retirados naturalmente. E t = (1 - A) E-t-i + nt en que E representa el colectivo o efectivo buscado, X la tasa o proporción de desaparición por mortalidad o jubilación y n el caudal proveniente de las instituciones de enseñanza más el acceso por inmigración. De hecho, este modelo ha de aplicarse separadamente a cada uno de los flujos constitutivos de la oferta, a saber, la oferta inicial, los nuevos titulados y la inmigración. Los datos sobre la oferta inicial - número, estructura seqún edad, sexo, situación, etc.- son proporcionados generalmente por los censos. Los datos sobre los nuevos titulados y sobre 12

19 los efectivos universitarios deben ser recopilados y obtenidos a través de las instituciones de enseñanza. Por último, los datos sobre la inmigración provienen de los servicios administrativos correspondientes. El cálculo demográfico que sirve para aplicar A, se efectúa con ayuda de los diagramas de Lexis (5). La oferta potencial resulta por último de la suma de los tres flujos en cuestión. En definitiva, se puede considerar la oferta potencial de arquitectos en el mercado de trabajo como un sistema autónomo alimentado por fuentes perfectamente medibles o mensurables, aunque difícilmente previsibles. En efecto, en ausencia de estructuras apropiadas de fijación de un cupo, es prácticamente imposible prever cuál será la demanda futura de inscripción en las instituciones de enseñanza y aún menos cuál será el flujo de entrada de arquitectos inmigrantes titulados por escuelas extranjeras. DEMANDA DE ARQUITECTOS A falta de una observación directa sobre el empleo en el campo de la arquitectura, es necesario elaborar estimaciones siguiendo metodologías tributarias del material disponible en cada país. Por regla general, los censos nos informan sobre el número de arquitectos que trabajan, que se hallan en activo, ya sea en los estudios profesionales privados, o en otras situaciones. Como estos últimos representan una pequeña proporción del total (del 15 al 30% según los países) (6), y no se dispone de los datos correspondientes más que cada 10 años, es importante insistir sobre el estudio de la demanda anual que resulta de las necesidades de las oficinas de arquitecto. Asi, en el caso de los Estados Unidos, hemos puesto a punto el modelo PACC, que permite medir la demanda de arquitectos en los estudios o despachos, a partir de la estructura de la construcción inmobiliaria. Por otra parte, este modelo se utiliza también en los capítulos 3 y 8 del presente informe. Pero se pueden utilizar otras aproximaciones. Por ejemplo en Francia, los arquitectos, cotizan a una mutualidad de seguros que cubre la responsabilidad legal. El importe de las primas aportadas es función de los trabajos efectuados. En consecuencia, teniendo en cuenta los ajustes necesarios, se dispone de una base de evaluación casi directa de la demanda, a partir del importe de los trabajos realizados. AJUSTE DE LA OFERTA A LA DEMANDA Una vez determinadas la oferta potencial y la demanda de arquitectos, se puede analizar la naturaleza de las desviaciones o diferencias entre una y otra. Estas desviaciones pueden ser positivas (excedente) o negativas (déficit). Pero se sabe ya por experiencia adquirida que la existencia de excedente es la que refleja cada vez más el contexto actual de la profesión en la mayoría de los países. Por tanto, nos podemos limitar al análisis del excedente. En la práctica, la diferencia de excedente entre la oferta y la demanda de arquitectos se resuelve por el paro, el cambio de profesión (que comprende la vuelta a iniciar otros estudios) y la emigración. Cada uno de estos flujos debe medirse con ayuda de un modelo "recursivo", como el ya expuesto para la oferta. Los instrumentos de análisis de la oferta y de la demanda de arquitectos han sido desarrollados con ocasión de una investigación efectuada en Montreal desde 1973 a 1976 (7). Permiten sintetizar la actividad profesional de los arquitectos en forma de reserva de efectivos, tanto en el sentido retrospectivo, como en el sentido previsional. A titulo de ejemplo, se puede considerar la figura 2, como representativa de la evolución de la oferta y la demanda en Quebec entre 1951 y 1974, con previsiones hasta 1983 : 13

20 19S Fig. 2 : Oferta y demanda de arquitectos en Quebec Se puede observar hasta qué punto este tipo de representación permite dar fe de fenómenos tales como el enorme crecimiento de la oferta a partir de la mitad de los años 60. Después, de como la demanda tiende a estabilizarse a pesar de las fluctuaciones coyunturales. La gráfica permite, en consecuencia, medir la amplitud del excedente bruto y su reabsorción bajo forma de flujo migratorio, en este caso, hacia otras provincias canadienses, los Estados Unidos o también a otros países. Por ultimo, una representación semejante permite explicar el hecho de que en ciertos momentos, como con ocasión de los Juegos Olímpicos de 1976, haya podido existir una falta de arquitectos, al haber abandonado una buena parte de ellos el país con anterioridad, alejados por la penuria de trabajo que siguió a la Exposición Universal de Este es un ejemplo instructivo del tipo de análisis de la situación de la profesión que es posible efectuar con ayuda de los instrumentos y de los métodos mencionados. Estos instrumentos y estos métodos están disponibles actualmente y pueden ser aplicados a cualquier país en que se disponga de datos suficientes. Por lo tanto, la profesión deberla, en cada país, conceder una prioridad a la preparación de series de los datos pertinentes. HACIA UN MODELO DE CRECIMIENTO DE LA PROFESIÓN DE ARQUITECTO Al contarse con medios para determinar la cantidad de los diferentes flujos de oferta y de demanda de arquitectos, deberla ser posible trazar de nuevo la historia cuantitativa de la profesión de arquitecto. Pero hay más aun. Hemos dicho ya que la demanda de arquitectos es función de una serie de variables de naturaleza demográfica y económica. Ahora bien, como la evolución histórica de estas variables es conocida, deberla ser posible volver a trazar el modelo de crecimiento de la profesión de arquitecto en relación con el crecimiento demográfico y económico. Este modelo expresarla las relaciones existentes entre estos crecimientos respectivos, lo que 14

21 constituye el primer objeto de nuestro trabajo. Por lo tanto, los dos próximos capítulos del presente informe se dedicarán a la construcción de un modelo de crecimiento de la profesión de arquitecto. NOTAS Y REFERENCIAS 1. Es muy instructivo a este respecto el estudio, ya antiguo, de Philip Langley. En él se comparan los efectivos de estudiantes con los efectivos de la profesión de arquitecto en varios países. Por regla general, parece haber tantos estudiantes en las escuelas como profesionales existen fuera de ellas. En determinados países hay hasta tres veces más, como ocurre en Italia y puede ser en México. Le metier d'architecte, en Architecture d'aujourd'hui, na 170, nov./dic Cta8Ífioaoi6n internacional uniforme de las ocupaciones, O.I.T., Ginebra M. Vermot-Gauchy, Offre et demande d'ingénieurs en Textes choisis en économie de l'éducation, UNESCO, Paris, H. Correa, J. Tinbergen, Quantitative Adaptation of 'Education to Accelerated Growth en Kyklos, vol. XV, 1962, pág. 772 y siguientes. 5. R. Pressât, Introducción a la demografía, Ariel, Barcelona, Excepto en el Reino Unido, donde los arquitectos que trabajan fuera de los estudios representan el 50% del total. Sin embargo, en esta proporción figuran las oficinas gubernamentales y las de las nuevas ciudades. 7. R. Vergès-Escuin, Les architectes dans l'activité économique, étude méthodologique pour le Québec de 1951 à 19BZ, Université de Montréal,

22 CAPITULO 2 ARQUITECTURA Y EDIFICACIÓN ANÁLISIS A LARGO PLAZO

23 KIFOTESIS SOBRE LA RELACIÓN ENTRE LA ACTIVIDAD ARQUITECTÓNICA Y LA ACTIVIDAD DE LA EDIFICACIÓN El arquitecto suministra tradicionalitiente servicios que contribuyen a la creación del ámbito construido. La demanda de tales servicios depende evidentemente de la importancia de los trabajos de la edificación. Si la actividad de esta se halla en una fase de expansión, los arquitectos verán crecer el volumen de los encargos que les son encomendados por los sectores público y privado. Si, por el contrario, la actividad de la edificación se encuentra en una fase de recesión, los arquitectos se enfrentarán también con una reducción en la demanda de sus servicios. La demanda instantánea de servicios arquitectónicos se relaciona, pues, con la coyuntura de la construcción. Por tanto, la evolución cuantitativa de la demanda de servicios arquitectónicos deberla poder explicarse también por la evolución histórica de la inversión inmobiliaria. Conviene, pues, verificar esta hipótesis. En efecto, si ésto fuera asi, la inversión inmobiliaria sería efectivamente la variable explicativa preponderante, si no exclusiva, de la actividad arquitectónica. Estaremos entonces en posesión de la clave que permite prever, bajo determinadas condiciones y partiendo de supuestas previsiones de inversión existentes, el futuro de la demanda de servicios arquitectónicos. CONSIDERACIONES METODOLÓGICAS Sin embargo, si el enunciado de tal hipótesis parece simple, su verificación lo es mucho menos. Pues para obtener conclusiones significativas, serla necesario disponer de datos referidos a un,amplio periodo referentes a los dos términos de la comparación - demanda de servicios arquitectónicos e inversión inmobiliaria -. Ahora bien, en el estado actual de la investigación histórica en materia de estadísticas económicas, no es posible utilizar con fiabilidad más que los casos de los países de América del Norte, a saber, los Estados Unidos y el Canadá. Además deben adoptarse ciertas precauciones metodológicas, como se indica en los puntos siguientes : El primer término de la comparación se refiere a la demanda de servicios arquitectónicos. Para los países en cuestión, los datos disponibles más aproximados sobre la demanda son los que se refieren al empleo de los arquitectos; datos que provienen de los censos decenales americanos (de los años que terminan en la cifra cero) y canadienses (de los años que terminan en la cifra 1). Pero, es sinónimo el empleo de arquitectos de la demanda de servicios arquitectónicos? Esta pregunta nos lleva a dos tipos de consideraciones. La primera es la cuestión de la productividad, siempre tan difícil de medir. En efecto : produce hoy el arquitecto más que ayer? Y en qué consiste su producto? I Cómo medirlo? i En superficie o en volumen de construcción? En términos de coste de la edificación? I En términos de ingresos medios del arquitecto, como lo sostiene la teoría de la remuneración de la productividad marginal de los factores de producción? Hay en todo ello una dificultad que se agrava por la escasez de datos cuantitativos. Por lo tanto, estamos obligados a adoptar momentáneamente hipótesis de trabajo, y entre ellas, la menos arriesgada es admitir que los beneficios de la productividad de los arquitectos activos son análogos a aquellos de la rama de los "que prestan servicios a las empresas", es decir, muy débiles, si no son nulos... (1). Tal hipótesis de trabajo supone en la práctica asimilar la demanda de servicios arquitectónicos a la demanda de arquitectos. En efecto, si la media de los arquitectos produce en la práctica siempre el mismo volumen de servicios, todo aumento o disminución de la demanda de 19

24 servicios arquitectónicos representará un aumento o disminución proporcional de la demanda de arquitectos. Se debe considerar también la cuestión del déficit eventual de arquitectos. En efecto, se sabe que en materia de mano de obra, el empleo se fija en el más bajo nivel de la oferta o de la demanda. Si hay más oferta que demanda, el empleo se fija en el nivel de esta última y el excedente queda representado aproximadamente por el paro. Si por el contrario, hay menos oferta que demanda, el empleo se fija en el nivel de la primera y existe un déficit. Por ditimo, hay situación de equilibrio cuando oferta y demanda se encuentran en el mismo nivel. Ahora bien, en ninguno de los censos que han tenido lugar en América del Norte a partir de 1950 ha aparecido un paro significativo entre los arquitectos. Asi pues, o bien existía una situación de equilibrio, o bien habla un déficit de arquitectos. Demostramos en el capitulo 3 que la situación de equilibrio parece haber prevalecido hasta la mitad de los años 60, mientras que el periodo , habría sido momentáneamente deficitario. No obstante, en este último caso, el déficit no parece haber revestido grandes proporciones. Por el momento, digamos que un excedente del 10% de arquitectos habría bastado con amplitud para cubrir el crecimiento de la demanda (2). También, en relación con los datos de los censos americanos, el empleo de los arquitectos figura desde 1940 en cuadros que cruzan las profesiones con las ramas de la actividad económica (3) (4). Se ha llegado a saber en particular cuantos arquitectos de cada uno de estos grupos se encontraban fuera o dentro de las oficinas de los arquitectos en los años de cada censo. La segunda parte de la comparación que queremos establecer es la inversión inmobiliaria. Esta se distingue de la actividad de la edificación en su conjunto por el hecho de que no comprende las obras normales de reparación aunque si engloba, por el contrario, las grandes reparaciones destinadas a prolongar la vida de los edificios más allá de su periodo normal de vida, y también las obras de mejora, que suponen por tanto una transformación estructural y/o funcional. Las obras denominadas de reconversión o de rehabilitación, en consecuencia, forman parte, evidentemente, de la inversión inmobiliaria. En los estudios económicos de carácter nacional, la inversión inmobiliaria se designa port-1 término : "Formación bruta del capital inmobiliario" (FBCI) y debe ser analizada en moneda constante, de manera que puedan eliminarse los efectos de la inflación. Esta inversión comprende, no solamente las sumas pagadas a las empresas de construcción, sino también los honorarios de los arquitectos, ingenieros, topógrafos, etc.. asi como los gastos de promoción y de salida al mercado de los inmuebles (pero no el coste del terreno) (5). Las inversiones inmobiliarias se efectúan en diferentes sectores : residencial, comercial, industrial, de educación, salud pública, religión, edificios públicos, etc.. Pero, todos estos sectores inmobiliarios, no tienen la misma incidencia sobre la actividad arquitectó- ' nica. En efecto, algunos de ellos llevan consigo habitualmente, pero no obligatoriamente, la intervención del arquitecto, mientras que en otros casos la olvidan casi siempre. Fs preciso para poder llevar a efecto correctamente esta comparación, excluir los sectores inmobiliarios que no tienen una incidencia significativa sobre la demanda de servicios arquitectónicos. Nuestros trabajos precedentes (6) demuestran que en América del Norte es aconsejable excluir esencialmente el sector agrícola y el sector de la vivienda unifamiliar (casas individuales, gemelas, en fila, "duplex") (7). Por último, en cuanto a la cronología de la comparación, la demanda de arquitectos y la inversión inmobiliaria deben ser comparados con un año de diferencia, ya que este retraso representa aproximadamente el periodo que transcurre entre la preparación de los planos y presupuestos y la ejecución de los contratos por las empresas constructoras (8). EL CASO DE LOS ESTADOS UNIDOS Y DEL CANADA Teniendo en cuenta las especificaciones metodológicas precedentes, se ha llevado a cabo el anslisis sobre las dos series de los datos siguientes que figuran en el cuadr A-l del anexo estadístico : - Empleo de arquitectos en los despachos u oficinas y en el conjunto de las actividades económicas en los Estados Unidos y en el Canadá según los censos decenales respectivos. - Inversión inmobiliaria de incidencia arquitectónica en los Estados Unidos y en el Canadá en los años que siguen a los censos. El instrumento de comparación es, por tanto, el gráfico de dispersión sobre el cual se ha aplicado el análisis de regresión. 20

25 arquitectos empleados en el año z 70/71 y / V 60/6Í. / O',$70/71 9/ / 30/31 \ 50/51 20/2,1. 1. i /40/.4Í 10/llv. / 'Í50/61 todas las actividades: A» 1.41 II a R oficinas o despachos: AJ II R «"fw/v inversión inmobiliaria millones de $1958 año z > Fig..4. Empleo de arquitectos en Estados Unidos en función de la inversión inmobiliaria (- arquitectos empleados en el año z /62 V /62 51/52.> 31/32" 11 / 12 / Ç. J' 4 i/ 42 / i ooo- -2i7Í2/' l/ jj#i/«< 91/92/ ' oí 81/82 /on kl 41/42./'íi/s: * & *# *5? todas las actividades: A II a R 2» QQÍQ oficinas o despachos: Aj II - 9 R* inversión inmobiliaria millones de $1961 año z + 1, Fig. 4. Empleo de arquitectos en Canadá en función de la inversión inmobiliaria

26 RESOLTADOS Las figuras anteriores ponen en evidencia la linealidad casi perfecta del conjunto de los puntos entre la época de 1940 y la de 1970, y esto es asi tanto para los arquitectos que trabajan en las oficinas o despachos privados, como para el conjunto de todos ellos. En efecto, los coeficientes de correlación obtenidos entre el er-pleo de arquitectos y la inversión inmobiliaria, tanto en los Estados Unidos como en Canadá, son muy elevados, superiores en todos los casos a 0,99. Por tanto, como las rectas pasan cerca del origen, se puede concluir que existe una proporcionalidad pura y simple entre las dos variables aunque, como ya se ha indicado antes, los puntos de los años 70 se encuentran un poco más abajo del lugar donde deberían estar situados si no hubiera habido deficit. En definitiva, se puede admitir que, por lo menos durante los tres ültiiros decenios en que el crecimiento económico ha tenido su ritmo más fuerte, la demanda de arquitectos en America del Norte ha quedado perfectamente explicada por la inversión inmobiliaria. Esto viene a confirmar pues la hipótesis emitida en el comienzo del capitulo. En cuanto a los datos de antes de la guerra, es difícil obtener conclusiones. Dejando a un lado el hecho de que la fiabilidad de los datos disminuye en los años lejanos, existe el hecho de que los censos de los años 10, 20 y 30 se efectuaron todos ellos, tanto en Estados Unidos como en el Canadá, en vísperas e incluso en pleno hueco de otras tantas crisis económicas. Ahora bien, las estadísticas demuestran que estas crisis aminoraron grandemente la actividad de la construcción. Qué ocurrió para que el número de arquitectos activos se mantuviera tan elevado? Probablemente, este hecho se produjo porque en aquellos momentos muchos arquitectos tenían empleos de otra índole, pero a pesar de todo se identificaron como tales ante la consulta de los agentes del censo. Por ello, las "nubes" de puntos que corresponden a estos años se encuentran claramente desplazadas hacia arriba en los diagramas y pierden, en consecuencia, su significado. CONCLUSION Puede ser sostenida por todos los países la tesis según la cual la inversión inmobiliaria es la variable explicativa de la demanda de servicios arquitectónicos, o por el contrario, debe reservarse únicamente a los países en los que ha podido ser verificada? En términos estrictamente científicos debe ser adoptada esta segunda posición. Sin embargo, estamos persuadidos de que cuando se hayan elaborados las series estadísticas históricas indispensables, la tesis en cuestión podrá ser verificada para la mayoría de los países actualmente industrializados. En efecto, lo que sabemos, por una parte, del crecimiento económico en general - y de la construcción en particular - y, por otra parte, de las formas de ejercicio de la profesión en dichos países, nos permite creer que la demanda de servicios arquitectónicos ha evolucionado en ellos de manera análoga a como lo ha hecho en America del Norte. Las cosas pueden suceder de diferente forma en los países en vías de industrialización, especialmente en los de América Latina, donde su economía, relativamente joven, se conjuga con una tradición arquitectónica muy antigua. Es muy probable que la "densidad" profesional sea, en estos países, muy diferente de la que existía, por ejemplo, en los Estados Unidos en el tiempo en que su renta real por habitante alcanzaba el mismo nivel que el de los países latino-americanos de hoy en día. NOTAS Y REFERENCIAS 1. El concepto de productividad que se ha utilizado aquí no es otra cosa que el cociente entre la producción total en valor real realizada por los arquitectos y el número de ellos que han participado en dicha producción. Bajo esta óptica, importa poco el estatuto 22

27 de dichos arquitectos, o, si se quiere, el grado de concentración de los encargos. Por ejemplo, es lo mismo que un conjunto de diez edificios haya sido realizado por un estudio de diez arquitectos o por diez arquitectos independientes. En otros términos, el concepto de producción por persona empleada debe ser utilizado únicamente para medir la productividad media de los arquitectos y no para medir fenómenos tales como la concentración de los encargos o la "socialización" de la prestación de servicios. 2. La validez del concepto de producción real por arquitecto está basada evidentemente en la representatividad del valor de dicha producción. Este no puede ser medido más que a través de los honorarios percibidos, una vez convertidos en moneda constante. Ahora bien, el montante de estos honorarios puede ser sometido a la ley de la oferta y la demanda a pesar de la existencia de tarifas profesionales. El problema se plantea particularmente para el periodo En efecto, la existencia de un deficit importante en 1970 podría hacer pensar en un aumento "inflacionista" en. relación con los honorarios de I960. No obstante, como se muestra en el capitulo siguiente, ésto no parece haber sido confirmado por los hechos. Evidentemente, ha ocurrido una de estas dos cosas, o bien la productividad habla bajado en 1970 (menos producción equilibrada por más honorarios), o bien permaneció estable (tanta producción, tantos honorarios). Es precisamente la segunda hipótesis la que hemos adoptado. 3. Para los Estados Unidos, Population Census 1940, The Labor Force t Occupational Characteristics, tab. 18; PC 1950, vol. IV, part. I, cap. C, tab. 2; PC I960, PC (2) 7 C, tab. 2» PC 1970, PC (2) 7 C, tab Para el Canadá, Recensement du Canada 1941, vol. VII, tab. 21; RC 1951, vol. IV, tab. 23; RC 1961, bol. SL 2, tab. 3; RC 1971 : datos suministrados directamente por Statistique Canada. 5. Para Estados Unidos, ver Department of Commerce,Value of New Construction Put in Place to 1974, Wash., 1975, pág Para el Canadá ver Statistique Canada, La construction au Canada, Ottawa, anual, capitulo sobre las definiciones. 6. R. Vergès-Escuin, Les architectes dans l'activité économique, Université de Montréal, 1976, pág Es preciso entender todo ésto según los datos estadísticos y no según el impacto cultural de las casas individuales realizadas tanto en América del Norte como en otros lugares por los mejores arquitectos. Por otra parte, se está obligado a pasar por alto la participación indirecta de los arquitectos en el habitat americano de masas, participación que es difundida en forma de planos en grandes series por casas especializadas. En efecto, estos planos no comprometen la responsabilidad del arquitecto, el cual, por lo demás, no recibe otra remuneración que aquella pagada por los editores de los planos como consecuencia de la elaboración de los originales. Volviendo a las estadísticas, hemos estimado que en los Estados Unidos, solamente el 3% de las viviendas individuales son proyectadas directamente por los arquitectos. 8. The Year of Reckoning, en Progressive Architecture, nov. 1970, pág

28 CAPITULO 3 ARQUITECTURA Y EDIFICACIÓN ANÁLISIS A CORTO PLAZO

29 DEMANDA DE SERVICIOS ARQUITECTÓNICOS SEGÚN EL TIPO DE EDIFICIOS En el capitulo precedente se ha expuesto que en America del Norte, la evolución de la demanda de servicios arquitectónicos, o simplemente la demanda de arquitectos, es una consecuencia de la evolución de la inversión inmobiliaria. En efecto, a partir del comienzo de los aros 40, es decir, con la iniciación del mayor periodo de crecimiento económico de todos los tiempos, el número de arquitectos en ejercicio ha evolucionado proporcionalmente a la inversión inmobiliaria no agrícola y no unifamiliar medida en dólares constantes. Y como ya se ha mencionado, es muy probable que pudiera hacerse también una constatación semejante en la mayoría de los países industrializados si se dispusiera de informaciones adecuadas. Sin embargo, los edificios, aun aquellos que no tienen un carácter agrícola o unifamiliar, no han sido todos realizados por arquitectos. Algunos tipos de edificios necesiban habitualmente su intervención "completa", tales como las viviendas colectivas, las escuelas, los hospitales. Otros, por el contrario, exigen servicios arquitectónicos, ya parciales, tales como las fábricas o almacenes, ya totales, pero únicamente a partir de un determinado tamaño del edificio, por ejemplo, las tiendas y comercios. La relación estudiada en el capitulo precedente entre el número de arquitectos en ejercicio y la inversión inmobiliaria es la resultante de este estado de cosas, estado de cosas cuya profundización requiere un examen por sectores. Por otra parte, el resultado de este examen es el que permitirá matizar nuestra primera apreciación. Tomemos un ejemplo. Si una inversión global y fija determinada, se encamina con carácter prioritario hacia la construcción de escuelas y hospitales que son, como lo veremos después, sectores con gran incidencia arquitectónica, el encargo dirigido a los arquitectos será más alto que si esa prioridad se orientara hacia edificios de una menor incidencia arquitectónica, tales como las fábricas y otras instalaciones industriales. En otros términos, un volumen de inversión análogo puede muy bien traducirse por niveles de demandasde servicios arquitectónicos sustancialmente diferentes. No obstante, a largo plazo, la estructura sectorial de la construcción ha permanecido relativamente estable en América del Norte, aunque a corto plazo ha podido variar en gran medida de un año a otro. De aquí se deduce la linealidad de la relación a largo plazo estudiada en el capitulo precedente. Sin embargo, un estudio sectorial a corto plazo mostrarla las desviaciones anuales de la demanda de arquitectos con referencia a la tendencia lineal, y estas desviaciones son debidas, como acabamos de explicar, a las variaciones estructurales de la construcción de un año a otro. Por tanto, se presenta en este capitulo un estudio sectorial a corto plazo. A diferencia del estudio presentado en el capitulo precedente, éste tiene como objeto resaltar la incidencia, año por año y sector por sector, de la actividad de la construcción sobre la demanda de servicios arquitectónicos. Este estudio ha sido realizado para los Estados Unidos, único país que dispone en un periodo suficientemente largo de estadísticas anuales por sectores sobre la inversión inmobiliaria y a la vez sobre la actividad de los despachos de arquitectos. Por el contrario, los 27

30 Estados Unidos no disponen, sobre el empleo de arquitectos fuera de los despachos, nada mas que de datos decenales obtenidos de los censos. Por ello dicho estudio ha debido limitarse a la incidencia sectorial de la actividad de la construcción sobre los despachos de arquitectos solamente y no, como lo habríamos deseado, sobre el conjunto de los arquitectos en activo, cualquiera que haya sido la actividad económica a la que estén inscritos. El estudio en cuestisn permite comparar primeramente la estructura sectorial de los proyectos efectuados por los despachos de los arquitectos americanos con la estructura sectorial del conjunto de la construcción inmobiliaria. En segundo lugar, una vez establecida esta comparación, en forma de modelos économetrieos, resulta posible deducir anualmente, y para cada sector, el valor máximo de los proyectos de construcción preparados por los despachos. En tercer lugar, a partir del valor citado y con ayuda de determinadas hipótesis de productividad, el estudio permite establecer la demanda anual de arquitectos en los despachos, siempre segün los diferentes sectores. FUENTES La revista PfLogA.& i v& kh.c.hi.te.ctu.ke. (P.A. ) ha efectuado una encuesta cada año entre 1951 y 1973, sobre la estructura de los proyectos realizados por los despachos de arquitectos en los Estados Unidos. La importancia de los medios utilizados y la proporción de respuestas relativamente elevada que ha obtenido esta encuesta hace de ella la única fuente fiable de información sobre la evolución del conjunto de encargos recibido por los despachos americanos de arquitectura. Los resultados globales de la encuesta figuran en el cuadro A2 del anexo estadístico. La clasificación utilizada por la encuesta de P.A. exigía una decisión en cuanto a las fuentes a emplear en el campo de la construcción. En efecto, tínicamente las series de los contratos publicadas anualmente por la F.N. Vodgo. VJLvJLi>Â.on de UCLCGKOLUJ Iniolmoitlon Sy te.m Co. presentan una clasificación semejante a la de la encuesta de P.A. Hay que resaltar que los contratos de construcción inmobiliaria representan la Única parte de la inversión de este carácter que revierte a la industria de la construcción. No incluyen ni la parte de obra eventualmente realizada por el propio cliente, ni los honorarios de arquitectos e ingenieros, ni los gastos de promoción o de salida en el mercado, ni tampoco el coste del terreno. Estoes muy conveniente para nuestro intento ya que los honorarios de los arquitectos están habitualmente calculados en función del montante de las obras confiadas a las empresas contratistas. Estos datos figuran en el cuadro A3 del anexo estadístico. Con el fin de hacerlos homogéneos con los de Processive Aróhiteatwee los datos Dodge han sido primeramente transformados en porcentajes. Estos datos figuran en el cuadro A4 del anexo estadístico. Los datos de la encuesta P.A. suministrados para todos los años a partir de 1951, han consistido en el reparto sectorial en porcentajes de los proyectos efectuados por el conjunto de las oficinas que han contestado. Estos datos representan la parte proporcional del volumen de los trabajos de construcción que habrían debido ser efectuados normalmente el año siguiente a la encuesta. Desgraciadamente, el volumen total que se esperaba para estos trabajos no ha sido suministrado más que en algunos años bastante recientes y aun ésto para los únicos despachos que formaban parte del muestreo de los que han contestado. Se ha dicho, sin embargo, que este muestreo fué de dimensión y penetración considerables. 28

31 En definitiva, la encuesta P.A. proporciona datos significativos solamente en cuanto al nivel del reparto de los proyectos. Asi, en relación con el cuadro A2, se puede estimar que en 1964, por ejemplo, y sobre el conjunto de trabajos de construcción realizados en dicho año y que fueron objeto en 1963 de proyectos de arquitectura estudiados por el conjunto de las oficinas que contestaron, el 2,2% se refería a trabajos de viviendas individuales, el 16,4% a viviendas colectivas, el 14,3% eran edificios comerciales, el 7% edificios industriales, etc.. Hay que hacer notar que esta estructura no está sincronizada con la de la construcción inmobiliaria a nivel de la realidad, pero si lo está, por el contrario, a nivel de la presentación de datos, lo que nos ha evitado el ocuparnos de problemas de desfase en el tiempo. Como consecuencia del examen de estos datos ha habido que resolver une serie de problemas. Problemas de errores debidos al muestreo. Problemas referentes a la validez de los años iniciales de la encuesta, asi como de determinadas cifras en los años sucesivos. Problemas, por último, debidos al cambio de clasificación que se produjo en Todo ésto es objeto de un subcapltulo en la obra de referencia al cual reenviamos al lector (1). Después de haber resuelto estos problemas se efectuó una primera confrontación de las dos series, sector por sector. Inmediatamente aparecieron algunas dificultades, sobre todo en cuanto al sector vivienda uni familiar. Es un fenómeno bien conocido que este sector se escapa en buena parte al trabajo del arquitecto. Desde el punto de vista econométrico, este fenómeno puede medirse por la fuerte desproporción entre la parte que este sector ocupa en los proyectos de arquitectura en los Estados Unidos, es decir, el 25 ó el 50% contra el 3 ó el 4%, aproximadamente. Por otra parte, los estudios de correlación que hemos efectuado inmediatamente entre las dos variables no han proporcionado ningún resultado significativo. Esto no tendría apenas importancia si los diferentes sectores fueran independientes unos de otros (por ejemplo, si hubieran sido medidos en valor nominal y no en porcentajes) y si, por otra parte, el sector vivienda imifamiliar en la construcción hubiera sido débil y/o constante. Ahora bien, éste no es el caso, y en consecuencia, el mantenimiento de este sector en el modelo habría tergiversado el cálculo influenciando fuertemente a los demás sectores de los contratos de construcción sin contrapartida para los proyectos de arquitectura (2). Apareció otra dificultad como consecuencia del hecho de que, según nuestras estimaciones, aproximadamente los dos tercios del sector de los proyectos de arquitectura de planeamiento de comunidades aparecidos a partir de 1968, en la encuesta P.A., no llegaron con seguridad a ser realizados a nivel de contratos de construcción en los Estados Unidos. Teniendo en cuenta estas dificultades, el estudio retuvo únicamente un conjunto de sectores considerados significativos, es decir, suprimiendo el sector vivienda unifamiliar y el de planeamiento de comunidades. Como este conjunto debía representar necesariamente el 100% tanto en cuanto a los proyectos de arquitectura como en cuanto a los contratos de construcción, se tuvo que efectuar una transformación numérica que llevó a los resultados expuestos en el cuadro A5 que figura en el anexo estadístico. Estos son los resultados que han sido reflejados como datos "Y", ó variables dependientes, mientras que los contratos de construcción, bajo forma de porcentajes, (cuadro A4) han constituido los datos "X" ó variables independientes. EL MODELO PACC Con ayuda de estos datos hemos construido el modelo econométrico PACC (P.A. : proyectos de arquitectura / C.C. : contratos de construcción). El objetivo inmediato del modelo PACC consistía en medir cómo evoluciona el porcentaje de un sector determinado en relación con el conjunto de los proyectos de arquitectura cuando el porcentaje del sector homólogo de los contratos se modifica en relación con el conjunto de los contratos de construcción. Esto merece ser aclarado más ampliamente. Diversos estudios muestran que en los Estados Unidos la mayor parte de las obras se ejecutan en el año que sigue a la preparación de los proyectos de arquitectura correspondientes. En consecuencia, era necesario estudiar la correlación entre los proyectos de arquitectura (PA) en un año t y los contratos de construcción (CC) en un año t + 1. Pero como acabamos de ver que este desfase se hallaba implícitamente contenido en la presentación de los datos, ha sido suficiente utilizarlos tal como los hemos conocido. De otro lado, el estudio de dicha correlación presentaba ciertas dificultades implícitas debido a que se trataba de correlación entre porcentajes y no entre valores nominales, lo cual no es un procedimiento habituel en calculo estadístico o mas bien econométrico. 29

32 (100,100) Con el modelo PACC se trataba de determinar la función que relacionaba, para cada sector i, los proyectos de arquitectura (PA) y los contratos de construcción (CC) o sea PA = f (CC ). Cual era la naturaleza de estas funciones? El análisis matemático ha permitido establecer que tenían una naturaleza hiperbólica, que debían pasar siempre por los puntos (0,0) y (100, 100) y que su eje debfa ser la recta Y. = -X" Además la suma de todos los puntos sectoriales correspondientes a un año debía ser igual a 100, tanto para los contratos de construcción (X) como para los proyectos de arquitectura (Y) Cómo determinar los parámetros de la función para cada sector i? Evidentemente por la técnica de los mínimos cuadrados (o regresiones) que permite determinar los parámetros de la función más representativa del conjunto de los puntos observados. Sin embargo, por razones de simplicidad operacional, y cada vez que esto es posible, se simula la función buscada por una simple recta. Asi, para un sector i determinado se deberla poder establecer una función lineal PA ± = b (CC ± ) + a + t tal que representa bajo reserva de los errores estadísticos f, el conjunto de las observaciones PA /CCi durante el conjunto de los anos t. PACC se ha representado pues, como un modelo de ecuaciones lineales simultáneas. Su representación bajo forma de diagrama de dispersión era fácil a partir del hecho -debido al azar- de que las nubes de puntos correspondientes a los diferentes sectores observados no se interferían prácticamente ( figura ns 5). Cada observación se obtuvo llevando a las abscisas el porcentaje de los contratos de construcción del cuadro A4 para un año t en un sector i determinado, y a las ordenadas el porcentaje de los proyectos de arquitectura del cuadro A5 para los mismos año y sector. El cálculo de los parámetros y de otras características estadísticas del modelo se pudo efectuar gracias a la subrutina Multiple Régression de S.P.S.S. (3), y los principales resultados estadísticos de la simulación quedaron reflejados en la figura 5. De estos resultados se obtienen varias conclusiones. En primer lugar, la combinación de los parámetros (constantes a y pendientes b), hace que las rectas de regresión de los cuatro últimos sectores se sitúen irás arriba gue las de los tres sectores precedentes. Esto significa que los cuatro sectores en cuestión requieren en mayor medida los servicios del arquitecto. En los Estados Unidos, los sectores de mayor incidencia arquitectónica son los sectores n t tu.c ona.te. u vu.bli.coi ; por el contrario, los sectores lndaitila.1. come.n.cia.1 u di vív e.nda. cotíctimo. tienen una incidencia arquitectónica media, mientras que la v vá.e.nda. u.ni.f,amá.t a>l tiene una incidencia arquitectónica dëbil e incluso casi nula. Por otra parte, los tests estadísticos (T de Student) sobre las constantes a demuestran que estas, en el conjunto, no son significativamente diferentes de 0. En otros términos, ocurre como si las rectas de regresión pasaran en la práctica por el origen. Esto significa que cuando un sector de obras de construcción se desarrolla mucho en detrimento de otros sectores, se constata una variación relativa prácticamente proporcional en el sector correspondiente de los proyectos de arquitectura. Por último, se puede considerar que los coeficientes de correlación obtenidos son satisfactorios, sobre todo si se tiene en cuenta el hecho de que las dos series de datos han sido recogidas por organisitos absolutamente independientes y con 30

33 procediirientos y iredios muy distintos. A corto plazo, la variación de la estructura sectorial de los contratos de construcción explica la p>ayor parte de la variación de la estructura sectorial de los proyectos de arquitectura. proyectos de arquitectir: porcentages sectoriales sectores vivienda colectiva comercial industrial educación sanidad religión - edif. pûbl. y recr. constante a pendiente b Student UD correlaciór R Fig. 5. Representación y características de las regresiones lineales sectorialer del modelo PACC. Estados unidos, UTILIZACIÓN PROYECTIVA DEL MODELO Las conclusiones que preceden no agotan las posibilidades del modelo PACC. En efecto, este modelo permite, por su propia estructura, efectuar "predicciones". Las "predicciones" obtenidas a partir de un modelo pueden ser retrospectivas o prospectivas. Las primeras sirven fundamentalmente para validar el modelo, pero pueden ser utilizadas igualmente para llenar ciertas lagunas estadísticas. En cuanto a las predicciones prospectivas, permiten efectuar proyecciones de la variable dependiente a partir de proyecciones existentes de la variable independiente. En los dos casos se obtiene una predicción aplicando a esta última la función de regresión que constituye el modelo. Asi, 31

34 en el modelo PACC, une predicción de PA para un año t y un sector i determinados, se calculará con ayuda de los parámetros a y bi y quedará ajustada con ayuda de las variables aleatoriasesegún las prescripciones de la obra de referencia (4). En resumen se llega a PAit = ai + bi CCit + fi» ecuación cuya utilidad puede ser explicada por un ejemplo. Admitamos que en un año t la parte de CC, es decir del sector i, por ejemplo los edificios de enseñanza, representen el 15% de los contratos de construcción. Admitamos igualmente que los parámetros a y b del sector i considerado sean 5,80 y 0,87. Se puede calcular entonces PA it = 5,80 + 0,87 (15) + e if lo que nos dará PA it = 18,85 + e ±. Por tanto, salvo los errores estadísticos fj, es posible conocer la parte que corresponde a los edificios de enseñanza en el conjunto del importe de los proyectos preparados en este año t por los despachos de arquitectos. Si t es un año ya pasado, es posible entonces comparar el valor de PAit calculado de esta forma o "predicho" con estas observaciones gracias a la encuesta de PA. En resumen, si los dos tipos de valores coinciden sensiblemente, ésto significa que el "modelo" es válido... El gráfico 6 anexo muestra los resultados, concluyentes en nuestro criterio, del test retrospectivo de PACC. Estos resultados garantizan al mismo tiempo el valor prospectivo del modelo siempre que se cuente con proyecciones válidas en materia de contratos de construcción. 100*. 19S Fig. 6. Curvas sectoriales de los proyectos de arquitectura y de las predicciones realizadas con ayuda del modelo PACC. Estados Unidos, PROYECTOS DE ARQUITECTURA Y CONTRATOS DE CONSTRUCCIÓN Pero el modelo PACC ofrece otras posibilidades. Porgue hasta aquí, se ha tratado solamente de estructura sectorial tanto para los proyectos como para los contratos de construcción. A falta de datos sobre el valor de uno de los dos campos -los proyectos de arquitectura- el modelo PACC se ha limitado, a priori, en efecto, a comparar Únicamente su estructura. Pero no es posible, conociendo la estructura de los dos términos y el valor de uno de ellos -a saber, los contratos de construcción- deducir "a posteriori", el valor del otro término, es decir, de los proyectos de arquitectura? Bajo ciertas condiciones e hipótesis, la respuesta puede ser afirmativa. La hipótesis fundamental sobre esta materia es que en cada sector el valor global del conjunto de los proyectos estudiados en los estudios de arquitectos de un año t no deberla sobrepasar el valor del conjunto de los contratos de construcción efectuados en el año t + 1 (todo ésto, bien entendido, considerando precios constantes). 32

35 Se puede admitir en efecto, que si se confía a los arquitectos el estudio del 20, del 30, del 50 o del 80% de los edificios de un sector determinado, lógicamente no pueden sobrepasar el 100%, a menos de trabajar en el vacio... Sin embargo, puede ocurrir muy bien que una determinada proporción de los edificios estudiados no sean realizados en el año siguiente. En este caso, es preciso emitir una hipótesis subsidiaria según la cual el reparto sectorial de los proyectos estudiados sea análogo al de los proyectos realizados. Esto es lo que resulta de la encuesta de Progressive Architecture (5) donde la puesta al día o la interrupción o la no continuación de los proyectos no parece afectar muy particularmente a un sector inmobiliario más que a otro. PARTE DE LA ARQUITECTURA EN LA CONSTRUCCIÓN Así pues, si se admite que en uno o varios sectores el valor de los proyectos de arquitectura puede alcanzar el de los contratos de construcción, pero no sobrepasarlo, es posible, por un análisis lógico, determinar el valor máximo de los proyectos preparados por los estudios de los arquitectos. Este análisis puede expresarse de manera algebraica, o aún mejor, de manera gráfica (6). Consideremos para un año cualquiera, por ejemplo, 1965, el valor de las obras de construcción (que figuran en el cuadro A3). Como al mismo tiempo el cuadro A4 facilita la distribución en porcentaje de los mismos contratos, es posible, fijando una escala monetaria, construir un histograms que exprese a la vez los valores y los porcentajes sectoriales de los contratos (Figura A). escala CC en $ eacalai FA en X eieala CC y PA en $ Para el mismo año 1965, el cuadro A5 facilita para los proyectos de arquitectura preparados en 1964, los porcentajes sectoriales únicamente. Estos porcentajes pueden ser expresados por una cualquiera de las gráficas de una familia de histogramas. Pero como el valor de los proyectos no es conocido, es imposible fijar "a priori" une escala monetaria para dicho valor, es decir, efectuar una elección entre estas gráficas (Figura B). Ahora bien, si por hipótesis ningún sector de los proyectos debe sobrepasar en valor el sector correspondiente de las obras, basta con sobreponer las dos gráficas y elegir el trazado más elevado de los proyectos de arquitectura que no sobrepase en punto alguno el de los contratos de construcción. Al mismo tiempo, la escala monetaria de estos últimos revela inmediatamente el valor máximo de los.proyectos, sector por sector (Figura C). Es posible, pues, conocer, por lo menos, el valor máximo de los proyectos preparados por los despachos. Pero yendo más lejos aún, los sectores en los que se hace cada ano en el histograms el contacto entre proyectos y contratos son siempre los sectores anidad 6 el de ed c< o público. Ahora bien, salvo para los proyectos de muy escasa entidad, estos sectores solicitan siempre en America del Norte los servicios de los arquitectos. Por lo tanto, el valor máximo y el valor probable tienden a coincidir. Esto queda probado además por las estadísticas fiscales americanas que facilitan, entre 1967 y 1972, el conjunto de honorarios percibidos por los despachos de los arquitectos. Estos honorarios representan entre el 5,50 y el 6% del valor de los proyectos calculados como se ha indicado. Ahora bien, no solamente son posibles estas apreciaciones o tasaciones, sino que resultan al mismo tiempo muy verosímiles (7). 33

36 Siendo posible ya hablar del valor de los proyectos, es fácil distribuir este valor en función de los porcentajes determinados cada aro con la ayuda del modelo PACC, de donde se obtiene inmediatamente el valor anual de los proyectos, sector por sector. La figura 7 que sigue, expresa, en la zona sombreada, la parte de las obras de construcción que han sido objeto de proyectos de arquitectura, entre 1951 y 1973, calculada segün nuestro método. /^ millones de dólares _ vivienda individual ial industrial educación anidad reiiríón edit, pûbl. y recr Fig. 7. Farte de los contratos de construcción que han sido objeto de proyectos de arquitectura en Estados Unidos, En afilares corrientes. PROYECTOS DE ARQUITECTURA Y DEMANDA DE ARQUITECTOS Vayamos aún más lejos. Qué potencial de eirpleo representa para los arquitectos P1 valor de los proyectos de arquitectura asi determinados? Para conocer esto es necesario saber qué volumen de proyectos puede aceptarse como promedio de encaraos por un arquitecto, lo que podemos calcular aproximadamente. En efecto, en el capítulo precedente se ha estimado el número de arquitectos empleados en los despachos de arquitectura en los años 1950, 1960 y Por otra parte acabamos de calcular el valor de los proyectos que se han llevado a efecto en estos años y que han sido llevados a la practica en los años 1951, 1961 y 1971 respectivamente. Basta pues transformar primeramente este valor en valor real (es decir, en dólares constantes), y dividirlo por el número de arquitectos ocupados en su preparación en los estudios para obtener inmediatamente la capacidad media de producción de cada uno de ellos en los años correspondientes. Un cálculo de este tipo permite observar que esta capacidad medida en dólares constantes ha permanecido estable entre 1950 y 1960 y ha aumentado repentinamente en el 13% entre 1960 y 1970, y esto ha ocurrido tanto en los Estados Unidos como en el Canadá (en este caso el cálculo se ha efectuado, bien entendido, para los años terminados en 1). Como no existe medio de verificación antes de 1960, adoptaremos de buen grado la hipótesis de una productividad constante para el periodo

37 For el contrario, la hipótesis de la productividad creciente a partir de 1960, es difícilmente sostenible. En efecto, si ocurriera ësto, es también seguro que los ingresos de los arquitectos serian igualmente crecientes. A este respecto, los censos americanos y canadienses facilitan para 1960 y 1970 y para 1961 y 1971 respectivamente, los ingresos ya de carácter medio ya de carácter de mediana de los arquitectos. Una vez expresados en dólares constantes los ingresos, se constata que no han evolucionado prácticamente durante el decenio (8). Por cuanto antecede, hemos llegado a adoptar una hipótesis de producción real por arquitecto de carácter constante. Fn el caso de los Estados Unidos, tal hipótesis peririte establecer la curva siguiente de la demanda de arquitectos. A número de arquitectos TÍ '55 Ti 60 Tí I75 Fig. 8. Demanda de arquitectos. Estados Unidos CONCLUSION Como consecuencia del estudio presentado en este capitulo se obtienen numerosas observaciones. En primer lugar, como ya hemos señalado, determinados sectores inmobiliarios tienen una fuerte incidencia arquitectónica. Otros la tienen de carácter medio. Por último, otros no la tienen en absoluto. "Grosso modo", en América del Norte, el arquitecto participa en los diferentes sectores de la construcción inmobiliaria en las siguientes proporciones : vivienda colectiva comercial y oficinas industrial enseñanza sanidad religión edificios públicos, recreativos y varios 40 á 45% 50% 35% 70 á 80% 95% 60 á 70% 100% CONJUNTO no agrícola CONJUNTO TOTAL y no unifamiliar 55 á 60% 35 á 40% Este estado de cosas parece ser general en los países ya industrializados puesto que en muchos de ellos, han aparecido recientemente legislaciones que tienden a "recuperar" ciertos sectores en donde la demanda del arquitecto parecía más bien débil. 35

38 Por otra parte, las variaciones estructurales de la actividad de la construcción tienen una incidencia que no se puede olvidar en relación con la demanda de arquitectos. En consecuencia, todo estudio sobre la demanda de arquitectos debe tener en cuenta la evolución sectorial de la demanda de edificios. Por ultimo, la actividad arquitectónica viene influida de manera preponderante y hasta exclusiva, por el nivel de la actividad de la construcción. En consecuencia, la evolución futura de la demanda de arquitectos - al menos en su forma tradicional dependerá de la evolución futura de la construcción de edificios. Por lo tanto, los capítulos subsiguientes serán dedicados al estudio de la evolución futura de la inversión inmobiliaria. NOTAS Y REFERENCIAS 1. R. Vergès-Escuin. Les architectes dans l'activité économique, Université de Montréal, 1976, pág Consideremos, por ejemplo 1954 y El cuadro A3 demuestra que la parte residencial familiar en los contratos de construcción en los Estados Unidos ha pasado, durante este periodo, del 50 al 25%. Al mismo tiempo el cuadro A2 indica que en estos años, la parte de residencias individuales en los proyectos de arquitectura era del 4 y del 2% respectivamente. Si se considera ahora el conjunto de los otros sectores, se debe admitir que han pasado del 50 al 75% para los contratos de construcción y del 96 al 98% para los proyectos de arquitectura. Refiriéndonos al crecimiento relativo, estos sectores han aumentado pues el 50% en los contratos de construcción contra el 2% solamente en los proyectos de arquitectura. Tales desviaciones habrían hecho impracticable todo modelo de regresión, y por ello se ha excluido del modelo PACC el sector residencial unifamiliar. 3. H.H. Nic, D.H. Bent, C. Hadlai Hull, Statistical Package for Social Sciences, MacGraw-Hill, N.Y., R. Vergès-Escuin, Les architectes dans l'activité économique. En las páginas de este estudio se han discutido la estructura del modelo y sus resultados, en particular los tests del coeficiente de correlación, los tests de significación, los tests de autocorrelación de los errores, el empleo de variables ficticias para los años en los sectores vivienda colectiva y enseñanza y, por último, los mecanismos de ajuste de las sumas de predicciones al 100% por disociación de las variables aleatorias. Todas estas cuestiones resultan de los métodos econométricos expuestos en los manuales clásicos, por ejemplo, R.J. Nicholson, Econometria y problemas económicos, Oikos-tau, Barcelona, The Year of Reckoning, en Progressive Architecture, Nov. 1970, pág R. Vergès-Escuin, Les architectes dans l'activité économique, pág U.S. Treasury Department, Statistics of Income, Business Income Tax Returns, anual. Para los años 1967 a 1971, los ingresos profesionales son facilitados para los arquitectos-patronos y asociados que trabajan bajo la forma "liberal" pero no en forma de sociedad. Esta laguna puede ser corregida gracias a los Census of Selected Services Industries de 1967 y de Según estos últimos, en 1967, los ingresos de todos los arquitectos alcanzarían el mismo orden que los declarados por vía fiscal por los patronos y asociados "liberales" : en aquel momento no existía casi ninguna sociedad de arquitectos. Por el contrario, en el censo de 1972, los ingresos de las sociedades de arquitectos representaban una parte muy apreciable en el conjunto de los honorarios percibidos por los trabajos hechos en los Estados Unidos. Estos honorarios representaban entonces el 5,95% del monto total de los trabajos calculados según nuestro método, mientras que en 1971, los honorarios declarados al fisco por los patronos independientes y por los asociados liberales alcanzaban apenas el 4,80% del valor de los proyectos calculado siempre de la misma forma. 8. Las fuentes sobre los ingresos de los arquitectos son para los Estados Unidos, Population Census I960, PC (2) 7A, tab. 29,- PC 1970, PC (2) 7C, tab. 16 y PC (2) 7A, tab. 1. Para el Canadá son el censo de 1971 bol , tab. 34 y el censo de 1971, bol Por otra parte los coeficientes de corrección de la inflación son los que se han ponderado según la construcción inmobiliaria que tiene incidencia arquitectónica en los años que siguen a los censos. 36

39 CAPITULO 4 PROSPECTIVA DE LA INVERSION INMOBILIARIA

40 LA INVERSION INMOBILIARIA El capítulo precedente ha establecido clarairente que en su forma actual,, el porvenir de la profesión de arquitecto está ligado al futuro de la construcción inmobiliaria. Por lo tanto, será necesario de aquí en adelante investigar este futuro o más precisamente las proyecciones de la inversión inmobiliaria. Que es la inversión inmobiliaria? Sencillamente el volumen de los recursos consagrados por un país al incremento y a la reposición de su capital inmobiliario (1). porqué estudiar la inversión inmobiliaria antes que los contratos de construcción? Simplemente por razones de disponibilidad de datos. En efecto, todo el material estadístico necesario para los proyectos de construcción ha sido elaborado con relación a la inversión inmobiliaria. Pero esto no tiene une gran importancia puesto que las realidades que corresponden a estos dos conceptos evolucionan paralelamente. Los contratos de construcción representan la casi totalidad del valor de las obras. Cuando un propietario desea construir, o bien confia las obras a una empresa con la que suscribe un contrato, o bien las realiza por si mismo. Asi, los contratos representan en América del Norte entre el 90 y el 95% de toda la construcción inmobiliaria de nueva planta. Pero esta nueva construcción inmobiliaria no constituye a su vez más que una parte de la inversión inmobiliaria. Esta comprende igualmente el coste de los servicios técnicos tales como arquitectos, ingenieros topógrafos, etc..., asi como los costes de promoción y de salida en el mercado. Por el contrario, en cuanto a la contabilidad nacional, y en forma diferente de la contabilidad de empresas, la inversión inmobiliaria no comprende el coste de los terrenos pero si las obras necesarios para su ordenación. En definitiva, como los costes ajenos a la construcción comprendidos en la inversión se calculan en general en función del valor del contrato de obras, se puede estimar que dichos contratos e inversión inmobiliaria evolucionan de la misma forma (2). Un género diferente de consideraciones se impone a propósito de la naturaleza de las obras de construcción. En efecto, estas obras pueden ser destinadas a construir un edificio para el que se prevé una duración media de vida útil de L años. Evidentemente, este edificio necesitará a lo largo de su vida útil obras normales de mantenimiento. Pero este mantenimiento representa la contrapartida del "consumo" normal del edificio, y en consecuencia, no debe ser contabilizado en concepto de "inversión". No ocurre asi si las obras están destinadas, ya a mejorar el nivel inicial del inmueble, ya a transformar sus disposiciones de origen, ya a prolongar su vida útil más allá de los L años teóricos. En estos casos, se tiene necesidad de verdaderas inversiones que el estadístico ha de esforzarse en contabilizar como tales, a pesar de las dificultades técnicas que puedan existir para hacerlo (3). Por último, como la inversión inmobiliaria sirve para la formaaiân y la reposición del capital inmobiliario, no será inútil recordar la diferencia entre inversión bruta e inversión neta. Imaginemos un edificio que ha llegado al final de su vida útil. Su reposición o reproducción tal como es costaría R, pero en su lugar se construirá casi siempre un edificio mucho mayor y más moderno, cuyo coste B será mucho más alto que R. Se considerará entonces que la inversión bruta B resulta ser la suma de una inversión de reposición R más la inversión neta N que será igual a la diferencia B - R. Aunque se actúe asi de forma contable ficticia, conviene llamar la atención sobre el mecanismo real que este procedimiento evoca y que se ha denominado muy a menudo "renovación urbana"... Disponemos de buenas previsiones de inversión inmobiliaria? La respuesta es negativa por el momento y esto como consecuencia, ante todo, de las orientaciones que ha tomado la literatura económica sobre el particular (4). De hecho, la mayoría de los estudios proyectivos se plantean a muy corto plazo y se concentran consecuentemente sobre problemas cíclicos y coyunturales, aplazando los problemas tendenciales o a largo plazo que nos interesan especialmente. 39

41 Hemos tenido que poner en evidencia los resultados de las investigaciones que nosotros mismos hemos orientado hacia el tema general de la producción y de la gestión del parque inmobiliario. El presente capitulo constituye una presentación de estas investigaciones. HACIA UN MODELO DE LA INVERSION INMOBILIARIA La inversión inmobiliaria es como un flujo o caudal. Gracias a este caudal, se constituye una reserva : la reserva o capital inmobiliario que llamaremos simplemente parque inmobiliario. El parque inmobiliario ofrece a la población el cuadro indispensable para las funciones de producción y de consumo de otros bienes y servicios. El volumen y la calidad de este cuadro dependerán, pues, primeramente, del volumen de la población, en segundo lugar, del nivel de sus recursos, y por Ultimo, de factores ligados al comportamiento social con respecto al ámbito inmobiliario. Asi, una población numerosa dispondrá - o deberla disponer normalmente - de un parque inmobiliario más amplio que una población más restringida. Igualmente, una población rica dispondrá con toda seguridad de un parque inmobiliario cuyo nivel será superior al de una población pobre. En fin, según el avance del proceso de industrialización y de la evolución social y cultural, el parque inmobiliario llegará a tener en un mismo país diferencias estructurales profundas de una época a otra. Lo que hay que estudiar en primer lugar, es la evolución de la relación entre la población, sus recursos, y su evolución económica y social por una parte, y por otra su parque inmobiliario. Hasta que no se hayan determinado asi las tendencias de la relación población-parque inmobiliario no será posible obtener las de la inversión inmobiliaria propiamente dicha. En otros términos, consideramos a esta última como la variable dependiente del parque inmobiliario, el cual a su vez depende de la población, de su renta y ce sus preferencias de consumo. Pero cualquiera que sea el carácter más o menos- - continuo del crecimiento de la población y de sus recursos, el parque inmobiliario no se constituye de manera continua, sino a golpes. En efecto, la inversión inmobiliaria está sometida a toda una serie de ciclos superpuestos cuyos periodo y amplitud han sido objeto de múltiples trabajos menos teóricos que empíricos. Al conocerse mal los orígenes de estoa ciclos, los economistas se contentan a menudo con medir el fenómeno. Asi, se admite que la inversión inmobiliaria fluctúa alrededor de la tendencia general siguiendo tres ciclos de frecuencia y amplitud diferente : son los ciclos "Kuznets" (18 á 20 años), "largos" (6 á 11 años)y "cortas" o de negocios (2 5 4 años) (5). Ha de hacerse notar que a medida que el periodo de los ciclos se va haciendo mayor, se aprecia más un cierto sincronismo entre los ciclos de la inversión inmobiliaria y los ciclos económicos generales. Asi se plantea la cuestión de saber si la propia tendencia general no queda sometida también a las grandes fases del crecimiento o ciclos de tipo "Kondratief" (que tienen alrededor de 40 á 60 años de periodo). Esta pregunta es muy importante y trataremos de resolverla en los capítulos siguientes. De cuanto antecede es posible estructurar un modelo que define la inversión inmobiliaria a partir de la cadena de variables explicativas mencionadas, a saber : 40

42 la población, su renta, sus preferencias de consumo y, por ültiiro, las fluctuaciones cíclicas. El primer eslabón de esta cadena es, como ya hemos visto, la relación de dependencia entre inversión y parque inmobiliario, relación que se analiza en términos de crecimiento cíclico neto y de reposición del parque inmobiliario citado. El segundo eslabón es la función de proporcionalidad que uneai volumen del parque inmobiliario y al volumen de la población, siendo esta función reducible gracias al concepto de parque inmobiliario disponible por habitante. Por último, el eslabón final es la función que une al parque inmobiliario por habitante y a la renta considerados igualmente por habitante. Fsta función es bastante compleja, como veremos más adelante, y expresa la preferencia social por la disponibilidad de espacio inmobiliario. Se puede asi bosquejar un "modelo" de las variables independientes (o explicativas) de la inversión inmobiliaria. En este modelo las flechas indican el sentido de la dependencia, mientras que los términos en itálica indican la naturaleza de las funciones de dependencia. crecimiento neto migraciones internas INVERSION INMOBILIARIA I crecimiento neto reposición ciclos PARQUE INMOBILIARIO POBLACIÓN preferencias sobre la disponibilidad de espacio inmobiliario RENTA POR HABITANTE Flg. 9. Estructura del modelo de la inversión inmobiliaria. El interés de este modelo es triple. Para empezar, permite comprender la estructura profunda de la relación entre el parque inmobiliario y la sociedad que en 1 evoluciona. Después, este modelo hace posible la descripción retrospectiva de la evolución de esta relación. Por último, permite elaborar proyecciones en las condiciones probabilistas habituales del parque inmobiliario en si, y por derivación, de la inversión inmobiliaria. Evidentemente, la posibilidad de explotar el modelo propuesto depende de la existencia de datos a través de un periodo suficientemente largo. Ahora bien, hemos evocado ya el hecho de que los Estados Unidos y el Canadá son, si no los únicos que disponen de tales datos, por lo menos, los primeros en haber establecido y después mejorado las series estadísticas correspondientes. Por ello, el estudio que sigue se referirá solamente a estos dos países. El estudio retrospectivo del parque y de la inversión inmobiliaria en América del Norte, es no sólo uno de los raros casos posibles, sino uno de los más interesantes. En efecto, este país pasó en cien años de un nivel apenas diferente del de nuestros actuales países en vías de industrialización a un nivel que muchos consideran ya como el de la era "post-industrial". En otros términos, con diferencias culturales próximas o inmediatas, el estudio retrospectivo americano representa la evolución del parque inmobiliario coexistente con el desarrollo industrial en los países de libre empresa que tienen un crecimiento normal (E.U.) o rápido (Canadá). 41

43 Un estudio de este tipo abre perspectivas nuevas a nuesl.ro conocínicnto del proceso histórico de producción del marco inmobiliario, De allí su interés, no solamente para los países desarrollados, sino también para lo.s eme se hallan en pleno esfuerzo de industrialización. Estos países podrían obtener «rancies beneficios de la experiencia de los que han alcanzado, con independenri-i de éxitos o fracasos, un parque inmobiliario de alto nivel. En la práctica, nuestro estudio permite bosquejar un esquema du] or001 miento del parque inmobiliario. Este esquema utilizará el modelo de las etapas ivl creoiii.icnto que ha servido ya para caracterizar al desarrollo econórico (f) tanto cono al desarrollo urbano de tipo industrial (7). Utilizará, por otra parte, una estructura trisectorial de la producción omi la dr Colin Clark (8), puesto que los sectores inmobiliarios pueden ser r-^anrimadns aproximadamente de la misma forma que los sectores de producción econón.ica. En definitiva, el esquema que tratamos de construir intentará n-spnn'ifi * la pregunta : existen en el crecimiento del parque inmobiliario t_>\ cipas caracteriza das por el desarrollo diferencial relativo de los sectores "iirii.'arjc._, secundario y terciario"? o bien se aplica la ley de los tres sectores de _l_a nú si'a forra al parque del capital inmobiliario que a la masa de población activa oar.i la t-.uo se creó inicialmente esta teoría? (9). NOTAS Y REFERENCIAS 1. Aunque en términos de contabilidad nacional se utiliza ].i o.-piiv-u'n "formación bruin del capital inmobiliario" (FBCI), hemos preferido utilizar cl ti'iiiiiiiu inversión inmobiliaria por claridad de exposición. 2. Todas estas cuestiones son debatidas en los manuales metoilfilógicos de la? cuantas nacionales o en el capitulo "definiciones" que acompaña generalmen te a los boletines estadísticos referentes a la construcción en cada país. Por ejemplo, para los l'stadop Unidos, Departamento de Comercio, Value of New Const vwi ñ'it l'ut in l'/a.;, 10.Y f.' 11 1 ',', Washington, 1975, pág Naciones Unidas. Recomendaciones internacionales pava la.: ntln.hal /.in: /.' lu construcción, Serie M, ne Si se atiende únicamente a la literatura americana, se pueden distinguir tres grandes corrientes. En primer lugar, la de los ciclos de larga duración : P.iggleman (íy.v-t), Newmann (1935), Long (1940), Colean & Newcomb (1952), Blank (1951), Kuznets (1961), Abramovitz (1964) Ver a este respecto llistcrioal Statistics of the Unite.I States, Colonial Times to 1970, Wash o R.E. Lipsey, D. Preston, Soui'c- Pool: of Statistics Relating to Construction, N.B.E.R., N.Y., Fl análisis espectral ha abordado recientemente este tema gracias a Aldeman, Howrey y sobre todo a Cargill, Construction Activity and Secular Change in thr United States, an Applied Economics, 1971, pág Una segunda corriente ha quedado centrada sobre el tema de la elasticidad de la demanda de vivienda y los ciclos de corta duración. Ver los autores de Study of Mortgage Credit (1958) asi como a Grebler (1959), Guttentag (1961), L.B. Smith (1972) y otros. Figura una síntesis de esta corriente en A. d'amours y L. Nadeau, L'êronomi.e de l'habitation : une revue de la littérature, en L'actualité économique, abril-junio Por ultimo, la tercera se ha ocupado del parque de capital inmobiliario. Greblez, Blank & Winnick (1956), Firestone (1951, Canadá), Hood & Scott (1957, Canadá), Kuznets (1961), etc. Has tarde estos estudios han sido perfeccionados : J.C. Musgrave, Fixed Non-residential Business and Residential Capital in the United States, , B.E.A., Wash., P. Koumanakos, Alternative Estimates of Non-residential Capital in Canada, Statistics Canada, Ottawa, Se han utilizado diversos instrumentos para estudiar estos problemas. C.W.J. Granger, Analyse spectrale des séries temporell-es en économie, Dunod, Paris, 1969; G.E.P. Box, G.N. Jenkins, Time Series Analysis, Forecasting and Conti-ol, Holden Day, Para 42

44 una visión general sobre el problema de los ciclos económicos, ver a A. Hansen, Bn8-L}<e38 Cyalee and National Income, Norton N.Y., Para la teoría correspondiente ver los trabajos clásicos de Kuznets y sobre todo los de w.w. Rostov, La economía del despegue hacia et crecimiento autosoateniao, Alianza Editorial, Madrid, Ver particularmente W.R. Thompson, Un prefacio a la economía urbana, Gustavo Gili, Barcelona, 1971; J. Gibbs, The Evolution of Population Concentration en Economic Gcogvaphy, 1963 y también K.E. Boulding, The Death of the City,en O. Handlin, J. Bur chard, Tlie Historical and the City, H.I.T. Press, C Clark, Las condiciones del progreso económico, Alianza Editorial, Madrid, J. Fourastié, La gran esperanza del siglo XX, Luis Miracle, Barcelona,

45 CAPITULO 5 EVOLUCIÓN HISTÓRICA DEL PAPOUF INMCBILIAPIO

46 PREÁMBULO METODOLÓGICO Y.f.ct* un siqlo los Estados Unidos contaban con 45 millones de habitantes y se lenefi ciaban entonces de un parque innobiliario evaluado en irillones de dólares de la época. Koy, cuentan con 215 rilíones de habitantes y con un parque.inmobiliario evaluado en J billones de dólares de hoy i Es evidente que por muy inpresionaiites que sean estas informaciones son difícilmente comprensibles hasta n<> conocer lo que verdaderamente representar, nientras permanezcan imponderadas y heterogéneas. l's preciso, pues, en prirrer luqar, definir los conceptos a evaluar. Después hay qui- jjondtü ar ol instrumento de medida cconór i c.i que es la moneda, la cual se tisera ja a una roela graduada que cambia de lainaí'o real todos los días... For fil timo, es necesario representar de la manera ras homogénea posible, los fenómenos.i.st r.fididos. i-'t- cuanto concierne a los teras a evaluar, hay que definir primero la población y después el parque inmobiliario. Fn cuanto a la población, no hay problemas en perioral : la mayoría de los países industrializados disponen de buenos censos que proporcionan desde hace por lo menos un si alo su evolución demográfica. DKMNICIOrJ DLL PARQUE INMOBILIARIO No ocurre lo mismo en el caso del parque inmobiliario. Fn efecto, cómo puede definirse éste? Invidentemente de muchas formas, segur la finalidad perseguida. Un historiador o un conservador utilizarán criterios de edad, de estilo, etc.. Un perito en producción de energía escogerá el volumen construido y su grado de dispersión. Un sociólogo contará el número de viviendas y sus dotaciones en función de sus ocupantes, y asi sucesivamente... Fara el presente estudio, conviere utilizar el valor físico medido por el valor de reposición, tal como se utiliza en las cuentas nacionales... y por las compañías de seguros. Más exactamente, es preciso utilizar el concepto de "reserva bruta de capital inmobiliario conservado normalmente". En efecto, la reserva neta se caracteriza por el hecho de que tiene en cuenta la depreciación, ya sea por envejecimiento, ya sea por obsolescencia, mientras que la reserva bruta no la considera. La reserva neta sirve por tanto para medir la "productividad" del capital inmobiliario, mientras que la reserva bruta mide el valor físico o de reposición en relación con la vida útil de los inmuebles conservados normalmente. Cómo efectuar la evaluación del parque inmobiliario, termino con el que designamos a la reserva bruta inmobiliaria? Un primer método consistiría en medir directamente los espacios existentes y establecer su valor de reposición, procediento*a realizar estimaciones de coste de construcción, como si se tratara de proyectos a realizar. Es evidente que, por preciso que sea este método, es demasiado pesado en su aplicación. Por ello, han hecho su aparición desde hace un cuarto de siglo otros métodos, más aleatorios puede ser, pero también más manejables. Se trata de métodos contables y en particular del que se denomina del inventario perpetuo (1). El método del inventario perpetuo consiste en calcular la reserva de un año t a partir de la reserva del año precedente t-1, añadiendo y eliminando respectivamente lo que ha sido construido y lo que ha desaparecido en dicho año t. Se basa en el hecho de que el parque inmobiliario no es otra cosa que el conjunto de las construcciones inmobiliarias no desaparecidas. 47

47 flujo en el año tj reserva en el año t reserva en el año ti 1 edificios.retirados en el año El método plantea, sin embargo, algunos problemas. En principio, es preciso disponer de una medición directa en un año inicial "cero". Después hay que disponer de estadísticas sobre la inversión inmobiliaria entre 0 y t. Por último, se necesita igualmente disponer de estadísticas sobre las desapariciones. Para la estimación de estos datos en un año inicial, datos que, naturalmente, jamás se hallan disponibles, existe una ficción contable que permite salvar esta dificultad. En efecto, si se estima que como media, tal tipo de edificación subsiste durante 30 años, basta acumular ] las inversiones correspondientes al sector considerado durante los 30 años que preceden a aquél que se quiere designar como inicial. Este método se justifica por la hipótesis misma de que la primera desaparición, o sea la que corresponde a la inversión de t = -30, tendrá lugar únicamente en el año t = = 1, o sea, en el año que sigue al año "cero" considerado como inicial. Se puede abordar ya la cuestión de las cifras sobre las inversiones inmobiliarias. Loque acaba de ser expuesto sobre el año "cero" demuestra que, para aplicar el método considerando como año inicial el 1875, se necesita disponer de series que se remonten mucho más lejos. Ahora bien, en el estado actual de la investigación estadística retrospectiva, solamente los Estados Unidos disponen de un material de tal extensión. Las series estadísticas americanas sobre la inversión inmobiliaria han sido objeto de numerosas revisiones. Recientemente, el B.E.R. (Bureau of Economic Research) del Department of Commerce ha realizado todavía, bajo la dirección de J.C. Musgrave, el estudio citado en la nota (2). Sin embargo, este estudio no alcanza a los sectores inmobiliarios realizados por las diferentes dependencias del Gobierno. En fin, aunque las reservas brutas inmobiliarias hayan sido calculadas, considera como fecha inicial a 1925, lo que es una fecha muy tardía para nuestro propósito. Por tanto, hemos debido revisar y completar el conjunto de datos estadísticos con ayuda de fuentes apropiadas y según hipótesis subsidiarias justificadas en una reciente publicación (3). Un trabajo análogo ha sido efectuado bajo nuestra dirección para el Canadá, a partir de un estudio de Statistique Canada (4). Nos hemos limitado en este caso al estudio de los sectores no residenciales (5). Al igual que para los Estados Unidos, los resultados obtenidos exigen una presentación demasiado voluminosa para ser unidos al presente informe. Se hallan suficientemente disponibles en el marco de las publicaciones citadas en (3) y (5). No obstante, estas series quedan representadas en las figuras 28 a 34 del capitulo J a flujo año L. reduce de una ' 0 1^ L 2L -> Falta abordar, por último, el problema de las desapariciones. Las causas de estas son múltiples : demoliciones, siniestros, abandonos por deterioro, etc.. Las medidas estadísticas demuestran que las desapariciones se efectúan como promedio después de L años de vida útil de los edificios. Únicamente, ocurre que no se producen todas en el mismo momento. En realidad, pocos inmuebles desaparecen al comienzo de su existencia y más a medida en que se aproxima el Al final, al no quedar más que pocos inmuebles en pié, la tasa de desaparición se hasta confundirse con 0 después de 2L. En resumen, la curva que define la historia reserva inmobiliaria RI creada en un año t Q es la que aparece en la figura anexa. Esta curva ha sido definida por Winfrey en los Estados Unidos (6). Como por otra parte, se dispone tanto en los Estados Unidos (2), como en el Canadá (4) de los períodos medios de vida útil según los tipos de edificios, se cuenta con todos los elementos necesarios para el cálculo de la reserva bruta o parque inmobiliario en estos países. LOS INDICES DE PRECIOS Hemos indicado al comienzo del capitulo, que es necesario tener en cuenta las variaciones monetarias. Un dfilar de 1875 no tiene nada que ver con un dólar de Esta dificultad es, naturalmente, superable gracias a la utilización de coeficientes correctores de la inflación que no son otra cosa que los índices de 48

48 precios divididos por 100 y referidos al año de partida. Hemos utilizado, pues, las misir as series de precios que los estudios mencionados en (2) y en (4), es decir, coeficientes con base 1 en 1958 para los Estados Unidos y en 1961 para el Canadá. PARQUE INMOBILIARIO POR HABITANTE Falta la presentación de los resultados. EstS claro que el mejor concepto que representa el nivel del parque inmobiliario en relación con la población es precisamente el de parque inmobiliario por habitante. Más exactamente hemos utilizado el concepto de valor en moneda constante, es decir, de volumen económico del parque inmobiliario disponible por habitante según los sectores (7). Los datos sobre la población figuran en los cuadros A6 y A7 del anexo estadístico, mientras que los cuadros A8 y A9 del mismo anexo proporcionan los resultados del parque inmobiliario. Las figuras 10 a 12 que siguen representan estos resultados de conjunto agrupados en sectores residencial (Estados Unidos solamente) y no residencial. 49

49 US RESIDENTIAL 1-FRH IMIT8 3-5* UNITS 4WUBLIC HOUSIW 6-HOBIL HONES B-NON HOUSE-KEEPIND 1*5 in Fig. 10. Volumen del parque inmobiliario residencial disponible por habitante. Estados Unidos, En dolares US NON RESIDENTIAL l^flgricultuml 2-IND. RND COmi. 3-SERVICES 3 ^ B-^-^^J^ 2 I8IE >KS IMS lut 19II I9S 1936 IMS MES I9E5, Fig. 11. Volumen del parque inmobiliario no residencial disponible por habitante. Estados Unidos, En afilares CANADA NON RESIDENTIAL 1-flGRlCULTURffl. 2-iND. wo conn 3«SERVICES 19» IS3S Fig. 12. Volumen del parque inmobiliario no residencial disponible por habitante. Canadá, En afilares

50 EL SECTOR RESIDENCIAL EN LOS ESTADOS UNIDOS Se obtienen numerosas conclusiones de las figuras precedentes. En primer lugar, en los Estados Unidos, el parque residencial representaba, hace un siglo, cerca de los cinco sextos de todo el parque inirobiliarlo. Hoy no representa más que los dos tercios. Se puede decir que el proceso de industrialización de un país pasa por un desarrollo diferencial mas rápido que el del parque inmobiliario no residencial, el cual puede ser considerado, en mayor parte, como capital productivo. Por otra parte, se puede constatar la preponderancia del parque residencial unifamiliar en la forma de vida americana, preponderancia amenazada apenas por el desarrollo de la vivienda colectiva de mas de cinco viviendas, a partir de la última guerra. Consiste este fenóir.eno en una situación típicamente americana, de la que se buscarla en vano un equivalente en otros países industrializados, y que contradice, sin duda, la imagen de rascacielos que mucha gente tienen del urbanismo americano. Por último, contendría eliminar del parque residencial las residencias secundarias. Desgraciadamente las cifras de que se dispone son parciales (8). No obstante, indican en primer lugar que el porcentaje de residencias secundarias entre el total de las viviendas ha pasado del 2,85% en 1967 al,55% en 1970, y después ha disminuido al,18% en Por otro lado, el valor medio de las residencias secundarias, (comprendido el valor del terreno) habría sido en 1967 aproximadamente la mitad del de todas las residencias. En definitiva, convendría lógicamente disminuir la reserva aproximadamente en el 1,50% en 1965, el 2,30% en 1970 y el 2,10% en 1975, interpolando para los años intermedios y después colocar la diferencia en un lugar separado en otra parte, roas cerca de los edificios de esparcimiento. EL PARQUE INMOBILIARIO NO RESIDENCIAL Y LA TEORÍA DE LOS TRES SECTORES Entremos ahora a estudiar el parque no residencial. Los resultados que preceden deben ser subagrupados de manera que permitan responder a la pregunta enunciada al final del capitulo precedente referente a la aplicabilidad de la ley de los tres sectores a la evolución del parque inmobiliario. Conviene en todo caso recordar brevemente los fundamentos de esta ley. La teorca de los tres sectores agrupa las ramas de la actividad económica según la contabilidad nacional, en sector primario, (agricultura, bosques, pesca) sector secundario (manufacturas) y sector terciario, que comprende todo el resto... (comercio, transportes, finanzas, servicios personales e institucionales, como sanidad, educación, etc..., servicios para la empresa, administración publica). Apoyándose en observaciones históricas realizadas según esta clasificación, la ley de los tres sectores enuncia que en el momento en que un país se desarrolla económicamente, se produce una transformación de la estructura de la producción que lleva consigo : - un trasvase relativo de población activa del sector primario hacia el sector secundario durante la fase denominada de despegue. - un trasvase relativo de población activa del sector secundario hacia el sector terciario durante la fase de madurez. - una estabilización relativa de la estructura de la población activa durante la fase denominada de consumo de masa. Aún con numerosas variantes, la ley de los tres sectores describe uno de los fenómenos más incontestables que acompañan al desarrollo económico. A este respecto, esta ley ha 51

51 sido objeto de múltiples estudios pero ha sido aplicada sobre todo hasta aquí al caso particular de la mano de obra (9). looz-r mano de obra 5<ttsociedad de ibundancia periodo pre-ind y«- crecimiento industrial ^ jeríodo post-ind. Sin embargo, el fenómeno fundamental que aparece en el comienzo de la evolución descrita por la ley de los tres sectores es la transformación relativa de la producción de bienes y de servicios a lo largo del desarrollo económico. Ahora bien, esta producción de bienes y de servicios, resulta de la acción del conjunto de los factores de producción, factores que no se limitan solamente a la mano de obra o población activa sino que comprenden también el capital, es decir, las máquinas y los utensilios, las obras de ingeniería civil y los edificios. En consecuencia no serla posible verificar la ley de los tres sectores para el capital, y para el capital inmobiliario en particular, COITO se ha hecho para la población activa? Para responder a esta cuestión hemos efectuado un reagrupaniento del parnue inmobiliario no residencial en tres sectores : ag/iicola, nduitnial y coiven.ca.at y de e.iv c o. Ahora bien, como puede verse, y iruy aproximadamente, esta clasificación, no es exactamente la misma que la de Colin Clark. Las razones de ello son puramente metodológicas. En efecto, la mano de obra está clasificada al mismo tiempo en categorías profesionales (por ejemplo, agricultores, "administrativos", operarios, etc...) y por ramas de actividad económica (agricultura, industria, transportes, etc.). Por tanto, es posible diferenciar la mano de obra según el tipo de empresa y distinguir, por ejemplo, los mecánicos que trabajan en "Dow Chemical" de los químicos que lo hacen en "General Motors" Por el contrario, la clasificación funcional existe solamente para los sectores inmobiliarios. Determinados sectores no plantean problemas, como por ejemplo las fábricas, las granjas o las universidades, que quedan claramente clasificadas en los sectores primario, secundario y terciario respectivamente. Por el contrario, otros sectores, como ocurre con las oficinas, presentan una cierta ambigüedad. En efecto, hay oficinas ocupadas por sociedades industriales, otras por sociedades comerciales, y otras, por ultimo, por sociedades prestatarias de servicios, sin que sea posible diferenciar estos tipos diferentes de actividad. En definitiva, y teniendo en cuenta problemas de desigual recorte entre Estados Unidos y el Canadá, la reagrupación que hemos adoptado para los sectores inmobiliarios es la siguiente : AGRÍCOLA NO RESIDENCIAL - granjas INDUSTRIAL Y COMERCIAL - fábricas 52

52 - comercios, hoteles, restaurantes - oficinas privadas, almacenes - otros edificios industriales y comerciales SERVICIOS - iglesias - hospitales y otras instituciones - escuelas y universidades - esparcimiento - recreo - oficinas de la administración pública - otros edificios (10). Las figuras 13 S 18 que siguen muestran los resultados de la reagrupacifin en cuanto al volumen del parque inmobiliario disponible por habitante en afilares 1958 (Estados Unidos) y 1961 (Canadá). 53

53 US RGRICULTURE Hit I9SS 1MB MS Fig. 13. Volumen del parque Inmobiliario agrícola no residencial disponible por habitante. Estados Unidos, En dólares US IND. l-privrte IWUSTRIRL 2-PUBLIC INDUSTRIAL 3-PRIYRTE STORES ANO HOTELS 4.PRIVHTE OFFICES BNO HHSO. AND C0MM iu MU iias iw Fig. 14. Volumen del parque inmobiliario industrial y comercial disponible por habitante. Estados Unidos, En dólares US SERVICES I-RELIGION Z-HEPLTH 3-PUBL1C OFFICES 4-EOUCBTION B-RECREHTION 6-HJSCELLfWEOUB Fig. 15. Volumen del parque inmobiliario de Férvidos disponible por habitante. Estados Unidos, En dólares

54 CRNFIDR AGRICULTURE i IBB 1BBS 19» IOS IMS L9SS U K t 187» Fig. lb. Volumen del parque inmobiliario agrícola no residencial disponible por habitante. Canadá, En adiares CRNRDfl IND. RND COMM l-factories 2-PRIVRTE OFFICES RND MHS. 3«ST0RES.HOTELS RND RESr. 4-OTHER IND. RND COMM. BLDOS ISIÍ 192S i IMS 197» Fig. 17. Volumen del parque inmobiliario industrial y comercial disponible por habitante. Canadá, En dólares CflNRDR SERVICES I-RELIGION 2-EDUCRTION 3-HEH.TH 6-niECELLf)NE0US 00 IBM IS6S 1015 IOS S » Fig. 18. Volumen del parque inmobiliario de servicios disponible por habitante. Canadá, En afilares

55 Hemos calculado después la evolución relativa de los sectores enunciados del parque Inmobiliario para los Estados Unidos y para el CanadS. Fsta cálculo ha consistido evidentemente en dividir para cada aro el valor de cada uno de los tres sectores por el valor de su conjunto Flg. 19. Evolución relativa de los sectores del parque inmobiliario. Estados Unidos, industrial y comercial Fig. 20. Evolución relativa de los sectores del parque inmobiliario. Canadá, Evidentemente estas figuras demuestran que la ley de los tres sectores se aplica tanto a la evolución del parque inmobiliario como a la evolución de la población activa. En otros términos : en el comienzo del periodo de crecimiento industrial, hay una preponderancia del parque inmobiliario agrícola. durante la fase de madurez, la parte del parque inmobiliario industrial y comercial crece mientras que la del parque agrícola disminuye. en el umbral de la fase de consumo de masa, la parte del parque inmobiliario industrial y comercial se estabiliza en un nivel del 50 al 60% del total. La 56

56 proporción del parque agrícola disminuye rápidamente mientras que la del parque inmobiliario de servicios acelera su crecimiento. - en la fase de consumo de masa, el sector agrícola se estabiliza alrededor del 5 o del 6%. Durante este tiempo, el sector industrial y comercial, comienza a descender y es alcanzado, e incluso sobrepasado, por el sector de servicios. Cual sera la evolución futura en los países que, como los Estados Unidos y el Canadá, están en el umbral del periodo post-industrial? Es muy difícil responder a esta pregunta. Sin embargo; el paralelismo observado entre 1960 y 1975 en los Estados Unidos entre el crecimiento del parque industrial y comercial por una parte y el aumento del parque de servicios por otra, nos permiten pensar en una estabilización de estos sectores. En otras palabras, estimamos probable que la suma de estos dos sectores oscile durante una o dos décadas todavía entre el 45 y el 50% del parque inmobiliario no residencial total. CONCLUSION Si se contemplan'ahora las figuras 10, 11 y 12, se puede observar que el nivel del parque inmobiliario por habitante no ha cesado de incrementarse en el conjunto, excepto durante el periodo de la Gran Crisis de los anos 30. Ahora bien, durante los 100 años observados, los ingresos reales por habitante han sufrido también una evolución análoga. Como se sabe, por otra parte, que el parque inmobiliario ests constituido por la capitalización de una parte de los recursos representados por los ingresos, hay que preguntarse si el aumento de los ingresos reales por habitante explica el aumento del parque inmobiliario disponible por habitante. Y si esto es asi, cuál es la función que enlaza precisamente el parque inmobiliario con los ingresos? El capitulo siguiente tratará de aportar una respuesta a este tipo de preguntas. NOTAS Y REFERENCIAS 1. R.w. Goldsmith, A Perpetual Inventory of National Wealth, N.B.E.R., N.Y., J.C. Husgrave, Fixed Non-residential Business and Residential Capital in the united States, , B.E.A., wash., R. Verges-Escuin, Historical Evolution of U.S. Building Capital Stock vs. Income, , University of Montreal, P. Koumanakos, Alternative Estimates of Non-residential Capital in Canada, Statistics Canada, Ottawa, R. Vergès-Escuin, Evolution historique du stock de capital immobilier non résidentiel par rapport au revenu au Canada, , Université de Montréal, S.R. Winfrey, Statistical Analysis of Industrial "PropertyRetirement, I.E.E.S., bol. 125, pág. 104 y siguientes. Una simulación polinomial de esta curva ha sido construida por E. Schiff, Gross Stock Estimated from Past Installations, en Review of Economics and Statistics, XL, Mayo 1958, pág Este concepto se utiliza generalmente. Ver por ejemplo D. Achour, Méthodes d'évaluation du stock immobilier dans les séries temporelles, en L'actualité économique, Enero-Marzo 1972, pág No obstante, este concepto no pone de manifiesto los problemas migratorios. En efecto, consideremos una población de volumen determinado que va a instalarse en otro lugar en el mismo país. EstS claro que la reserva inmobiliaria, tal como ha sido calculada por este método, corre el riesgo de encontrarse duplicada después de haberse construido en el nuevo lugar el equivalente de lo que fue abandonado en el antiguo. Entonces, el nivel del parque inmobiliario por habitante puede ser sobrevalorado en relación con la realidad vivida por el habitante en cuestión. Con toda seguridad este género de situaciones queda hasta aquf como marginal. Sin embargo, con el fenómeno de la desconcentración urbana se corre el 57

57 peligro de no abordar este problema. Será necesario entonces tener en cuenta la población bruta desplazada y no, como hasta ahora, la población neta. 8. U.S. Census of Housing, 1970 vol. I, Bousing Characteristics for States Cities and Countriest U.S. Bureau of the Census, Annual Housing Survey, Part C, Financial Characteristics of the Housing Inventory. 9. Para la teoría de los tres sectores, ver C. Clark, Las condiciones del progreso económico, Alianza Editorial, Madrid, La aplicación al trasvase de mano de obra, con todas sus implicaciones sobre el plano de la productividad, ha sido hecha por J. Fourastié, La gran esperanza del siglo XX, Luis Miracle, Barcelona, Una aplicación critica de la ley de los tres sectores al crecimiento urbano, figura en M.A. Prost, La hiérarchie des villes, Gauthier-Villars, Paris, 1965, pág. 42-4?. 10. Este sector residual tiene contenidos un poco diferentes según que se trate de Estados Unidos o del Canadá, por la razón de que, en este último país, agrupa un conjunto de sub-sectores, que forman parte de otros sectores en los Estados Unidos, o bien, que caen bajo el ámbito de la ley sobre la confidencialidad de las informaciones estadísticas. 58

58 CAPITULO 6 PARQUE INMOBILIARIO Y NIVEL DE LA RENTA

59 RENTA NACIONAL Y PARQUE INMOBILIARIO Es evidente que el nivel de la renta nacional incide sobre el nivel del parque inmobiliario. Fn un país poco desarrollado la debilidad de la renta se traducirá siempre en un parque inmobiliario insuficiente y de poca calidad. Por el contrario, un pals rico gozará de un volumen y de una calidad de los edificios muy envidiables. En efecto, ya se ha señalado, en primer lugar, que el parque inmobiliario está constituido por la acumulación, ano tras año, de las inversiones inmobiliarias, y en segundo lugar, que las cantidades necesarias para estas inversiones se obtienen de la renta del pals. Por consiguiente, el nivel de las inversiones se deriva del nivel de la renta, y el nivel del parque inmobiliario se deriva del nivel de las inversiones. No es extraño pues, que al periodo de gran crecimiento de la renta nacional por habitante que ha conocido América del Norte desde hace un siglo, haya correspondido un periodo de gran crecimiento del parque inmobiliario disponible por habitante. Sin embargo, la formación del parque inmobiliario se ha hecho en un principio, tanto en los Estados Unidos y en el Canadá como en otros países, en condiciones dramáticas. En efecto, cuando un país comienza su proceso de desarrollo, dispone por definición, de una renta nacional débil. Ahora bien, de esta renta, apenas suficiente para asegurar la simple supervivencia, hay que detraer los capitales necesarios para la industrialización. En efecto, esta capitalización, que adauiere la forma de una reserva de construcciones, y también de máquinas, de equipamientos y de infraestructuras, permite el incremento de la producción, y por consiguiente, de la renta nacional. Se comprenden pues las difíciles decisiones que tuvieron que adoptarse en su día en los países hoy industrializados. Se comprenden aún mejor las dificultades de muchos países que se esfuerzan también en acceder a un cierto nivel de industrialización y que ven desembocar todos sus esfuerzos de capitalización en aumentos de la producción neutralizados inmediatamente por el aumento demográfico o por la evasión de los beneficios. De cualquier forma, el parque inmobiliario constituye una parte muy importante del capital de un país. Sin embargo, su constitución no se produce en forma automática á partir de una determinada elevación del nivel de la renta. Fl capital inmobiliario se crea a través de cierta propensión o preferencia que moviliza efectivamente una parte más o menos importante de la renta hacia la inversión en cuestión. Ahora bien, esta preferencia varia no sólo de un sector inmobiliario a otro, sino también según el nivel alcanzado por la renta en si. En otros términos, el valor del parque inmobiliario disponible, ya sea en conjunto o sectorialmente, no es automáticamente proporcional al nivel de la renta. Este capitulo se propone abordar esta variación, o si se prefiere, la evolución de la preferencia para la disponibilidad del marco construido. Para ésto recordaremos que el capitulo anterior mostraba, para América del Norte, series cronológicas por habitante y en moneda constante, del parque inmobiliario 61

60 según los distintos sectores. El análisis que aquí se propone consiste en estudiar la evolución de esta misir.a variable, pero ahora, en rplación con la renta nacional por habitante. En su presentación, el análisis en cuestión se aproxima al de la Ley de Engel (1). Sin embargo difiere de aquél en que las dos variables se consideran independientemente; y en la Ley de Engel, las variables dependientes, a saber, los sectores de consumo, representan el uso que se hace de la variable independiente, en este, caso, la renta disponible. Aunque muy sencilla en su principio, esta parte del estudio presenta dificultades importantes. La primera no procede de los datos - por una vez no es el caso - ya que las series históricas de la renta nacional existen tanto en los Estados Unidos como en el Canadá y están reproducidas en los cuadros A10 y All del anexo estadístico. Dicha dificultad es más bien conceptual. Proviene del hecho de que se quiere comparar una reserva (el parque inmobiliario) con un flujo (la renta). El problema es saber cuál de las dos variables depende de la otra : Es el crecimiento de la renta el que permite la creación del parque por medio de la inversión inmobiliaria, o es más bien la existencia de este parque el que, conjuntamente con otras formas del capital y otros factores de producción permite el crecimiento de la renta? Podemos siempre referirnos, para contestar a esta pregunta, a las grandes teorías del crecimiento económico (2). De hecho esta dificultad no ha impedido hacer comparaciones de esta índole, por ejemplo, a propósito de las célebres "ratios" capital-producción evocados por Kuznets. Sin embargo, no utilizaremos aquí, ni la renta como factor de capitalización, ni el capital inmobiliario como factor, entre otros, de la producción, y en consecuencia de la renta (3). Utilizaremos éstos, y sobre todo la renta por habitante, únicamente como indicador del nivel alcanzado por un país dentro de su crecimiento económico. Desde este momento, adoptaremos en el análisis de la relación capital inmobiliario-renta nacional, un criterio de concomitancia y no de causalidad. Una vez salvada la primera dificultad, debemos abordar una segunda referente al método de lectura del análisis en cuestión. En efecto, un observador no advertido podría considerar como "desviación estadística" lo que proviene, en realidad, de la propia naturaleza de las variables consideradas. Tomemos un ejemplo. Si se compara la renta con las inversiones, se puede observar cierta relación lineal entre las observaciones periódicas, asi como en el gráfico marginal. Si la renta disminuye o aumenta, las inversiones tienden igualmente a disminuir o a aumentar, evidentemente, con un cierto "tiempo de respuesta" lo que da a la "nube de puntos" una configuración típica en forma de lazada aplastada. inversion / y reserva "5^ /. ' renta renta Pero si se compara la renta con las reservas se obtiene una configuración totalmente distinta. En efecto, cuando la renta empieza a disminuir, el "tiempo de respuesta" hace que las inversiones sigan aumentando algo; y por consiguiente la reserva aumenta también. Pero si la renta sigue disminiyendo, entonces las inversiones se reducen hasta el punto de que la reserva no puede mantener el nivel ya alcanzado. Esto produce una configuración en lazada horizontal característica de las crisis tales como la de los alios 30, ó en menor grado, de la que está empezando en estos años... Las figuras 21 a 27 que a continuación ofrecernos nos muestran, siempre para América del Norte y dentro de los grupos Ktildznclal, agfitcota, ndu.itka.at y comzkcjlat y de ie.kva.cioi, la evolución del parque inmobiliario disponible por habitante en relación con la renta nacional, igualmente por habitante, todo ello en moneda constante. Los datos sobre la renta figuran en los cuadros A10 y All del anexo estadístico. 62

61 US RESIDENTIAL 1-FflRM UNITS 3-54 UNITS 4-PUBLIC HOUSIND G-HOBIL HOMES 6-NON HOUSE-KEEPING IBta in 1MCOK PER nr-osb) Fig. 21. Volumen del parque residencial disponible por habitante en relación con la renta por habitante. Estados Unidos, En afilares

62 US AGRICULTURE H» JBB IB» 2090 IB» 3000 INCOME PER mp. 1*58) Fig. 22. Volumen del parque inmobiliario agrícola no residencial disponible por habitante, en relación con la renta por habitante. Estados Unidos, En afilares US IND. 1»FRIVATE INDUSTRIAL Z-PUBL1C INDUSTRIAL WRIVME STORES RND HOTELS 4-PRIVflTE OFFICES RND HHSO. AND C0MM. I00B "ST -v- INCOME PER CnP.{*58) Fig. 23. Volumen del parque inmobiliario industrial y comercial disponible por habitante en relación con la renta por habitante. Estados Unidos, En dolares US SERVICES t-religion 2-HEflLTH 3«PU8LIC OFFICES 4-EDUCflTION 6-RECREHT10N 6-HISCELLRNEOUS INCOME PER CHP.lt.58) Fig. 24. volumen del parque inmobiliario de servicios disponible por habitante en relación con la renta por habitante. Estados Unidos, En afilares

63 NO CRNRDn AGRICULTURE INCOHt PER CflP.(«61) Fig. 25. Volumen del parque inmobiliario agrícola no residencial disponible por habitante en relación con la renta por habitante. Canadá, En dólares CRNRDFI IND- RND COMMl«FACTORIES 2«flUVHTE OFFICES RND MH6-3-STDRE5.HOTELS RfO REST. 4>0THER INO. RM CONI. BLDBS «COME PER CBP-USl) ïfc 3» Fig. 26. Volumen del parque inmobiliario industrial y comercial disponible por habitante en relación con la renta por habitante. Canadá, En dólares CRNRDR SERVICES 1«RELIDI0N Z-EDUCflTION 3-HEHLTH «RECREATION B-PUBLIC B-niECELLnNEOUB «M MCOHE PER CRP.(t81) Fig. 27. Volumen del parque inmobiliario de servicios disponible por habitante en relación con la renta por habitante. Canadá, En dólares

64 PARQUE INMOBILIARIO DISPONIBLE POR HABITANTE Y RENTA POR HABITANTE Las figuras anteriores nos ofrecen una gran enseñanza. Se observará de entrada que la crisis de los años 30 ha detenido prácticamente el aumento de todos los sectores del parque inmobiliario hasta el final de la guerra. Únicamente el parque industrial ha conocido un impulso notable, y esto fue debido a que se beneficia, desde 1940, del esfuerzo de la producción de armamento. Se observará también que la depresión de 1930 fué precedida de otra crisis en los años 20. Esta crisis fué en el Canadá casi tan violenta como la más célebre de los años 30. En efecto, las inversiones inmobiliarias hablan disminuido allí considerablemente, con excepción, precisamente, de las industriales... y las de construcción de iglesias! Estas observaciones preliminares nos conducen a abrir un paréntesis sobre el problema general de los ciclos del crecimiento económico. Suscribimos de buen grado la vieja tesis de Schumpeter (4) según la cual el crecimiento económico no se produce de forma continuada sino según ciclos llamados de Kondratieff, de unos 40 a 60 años de duración. Hay que insistir en que se trata en este caso de ciclos más cortos, mencionados en el capitulo 4, aunque los ciclos Kuznets de 18 á 20 años entran más bien en la categoría de los ciclos de crecimiento que en la de los ciclos de los negocios. De todos modos cuál es la causa de los grandes ciclos del crecimiento? Para Schumpeter, el crecimiento en s se produce de forma preponderante por la innovación tecnológica (tesis ampliamente compartida por Kuznets, Denison, Fourastié y otros muchos economistas...). Ahora bien, las innovaciones no surgen con fluidez, sino "en racimos" y tanto más en virtud de que pueden producirse retrasos importantes entre las ideaciones y sus realizaciones. Las grandes fases del crecimiento se deberían pues, en gran parte, a la aparición de generaciones sucesivas de innovaciones. De forma reciproca, las grandes crisis procederían del limite del potencial productivo de las generaciones de innovaciones. >. De esta forma, "grosso-modo", las innovaciones en las actividades agrícolas y de extracción habrían producido el crecimiento que permitió en los Estados Unidos "el arranque" antes de la Guerra de Secesión. Después, la racionalización y la mecanización industriales tuvieron como efecto la gran fase de crecimiento, que tuvo lugar precisamente entre 1880 y Por último, los progresos de la sistematización y de la automatización en todos los campos han sido origen del crecimiento de la post-guerra. Entre estas fases de crecimiento, las grandes crisis habrían puntualizado el limite de las generaciones tecnológicas precedentes al suscitar, como resultado de las exigencias de la guerra, las generaciones tecnológicas siguientes... (5). Para Hansen - partiendo de un punto de vista complementario específicamente capitalista - los ciclos del crecimiento se deben a la sucesión de periodos de acumulación de reservas de capital y de periodos de explotación de dichas reservas (6). La experiencia vivida a través de ciertos juegos de simulación urbana como CLUG, ilustra maravillosamente este mecanismo (7). En una primera etapa los inversionistas ingresan, y acumulan los recursos; en una segunda etapa se construye con ayuda de estos recursos, en una tercera etapa se obtienen ingresos que se acumulan a su vez; en una cuarta etapa, se construye de nuevo, y asi se continúa según un ritmo cíclico espontáneo aceptablemente regular. Pero tenemos que volver al objetivo del capitulo, que es él de comparar el crecimiento del parque inmobiliario en relación con el de la renta, y con más precisión, poner en evidencia la evolución de la preferencia por la disponibilidad del marco inmobiliario a lo largo del crecimiento. Formulemos ahora la hipótesis de que dicha preferencia haya sido siempre constante. En este caso, el parque inmobiliario habría aumentado siempre en proporción con el nivel de la renta (excepto, claro está, durante los periodos de crisis, como se ha señalado anteriormente. Por consiguiente, según esta hipótesis, el parque inmobiliario por habitante habría 66

65 aumentado según una recta que pasa por el origen y que se interrumpe precisamente por "lazadas horizontales" correspondientes a los periodos de crisis. /fi Ahora bien, ésto no es exactamente lo que se observa. En parque. efecto, el análisis de los distintos sectores del parque a* ' a v* inmobiliario muestra tres categorías de variación.... *' sintetizadas de la manera siguiente. Primero, el... *. *' aspecto general de las curvas varia considerablemente de i"p : " un sector a otro. Segundo, en cada sector la pendiente '* general, o si se prefiere la "tangente" de la' curva, de cada fase, se aprecian ^> varia variaciones mucho de notorias una fase de a la otra. curva Tercero, en forma en de el sinusoides interior de período más o menos variable. EstS claro que las preferencias sobre la disponibilidad del parque inmobiliario obedecen a funciones muy complejas. Pueden aparecer fenómenos de saturación, como ocurre, por ejemplo, en el parque inmobiliario industrial o con los edificios religiosos. Sin embargo, estas saturaciones pueden desaparecer de repente y permitir asi una nueva fase de crecimiento, como en el caso de los comercios a partir de la mitad de los años 60, cuando "super-mercados" han venido a sustituir a las tiendas tradicionales. Existen también fenómenos de abandono, como ocurre en el caso del sector agrario. No obstante, movimientos sociales como pueden ser la toma de conciencia de los problemas del medio ambiente y de la "alienación urbana", pueden modificar algo esta tendencia. Y asi sucesivamente... HACIA UNA MODELIZACIÓN DE LAS PREFERENCIAS DEL CONSUMO EN EL MARCO INMOBILIARIO Hasta ahora, y que nosotros sepamos, no se ha intentado ninguna "modelizacion" de las funciones de las preferencias sobre la disponibilidad del marco inmobiliario. Sin embargo se adivina el interés de este paso ya que permitirla sintetizar nada menos que el comportamiento social global en materia del marco inmobiliario. A partir de esta síntesis, deberla ser posible analizar las tendencias del parque inmobiliario, con todo el interés tanto histórico como preventivo que ésto ofrece. Por otra parte, poner en evidencia estas tendencias permitirla obtener las de la formación de dicho parque, a saber : las tendencias de las inversiones inmobiliarias. Retrospectivamente, con esta derivación se lograrla el famoso "trend", a partir del cual podrían estudiarse los ciclos largos y cortos (ver capítulo 4). En un futuro, dispondríamos de un utensilio extremadamente preciso para la prevision a largo plazo. Podemos fácilmente hacernos una idea del contenido de una modelizacifin de este tipo. En una primera etapa habría que establecer toda una gama de las funciones del consumo (8). Después se eligirían aquellas que se asemejasen más a la evolución de cada sector del parque inmobiliario. Si fuese necesario, se combinarían varias funciones de una misma familia para simular los efectos de detención y de nuevo arranque.-por fin, gracias a la técnica de las regresiones no lineales, se determinarían los parámetros óptimos de las funciones, es decir, los modelos investigados. De todos modos, no hay que ocultar la dificultad de tal empresa. 67

66 En efecto, el camino prospectivo, puede rápidamente degenerar en un ejercicio ficticio, incluso tecnocrático. Toda la filosofía del método está aquí implícita y no se pueden ignorar las recientes aportaciones al problema (9). Lo misiro ocurre, de una forma mas particular, con los problemas de discontinuidad o de ruptura. Estos no se pueden reducir al camino "modelizador" de tipo économetrico. Desde ese momento, las grandes crisis en particular y todas las formas de inflexión del comportamiento social en general, serian objeto de conceptualismos necesariamente complejos (10)... Teniendo en cuenta estas dificultades hemos intentado una modelizaciôn a escala reducida que permite, sin embargo, dentro de ciertas condiciones explicitadas por hipótesis de trabajo, "visualizar" un futuro probable del parque y de la inversión inmobiliarias. Estas previsiones serán presentadas en el próximo capitulo. NOTAS Y REFERENCIAS 1. D. Perthelj Engel'a Law Revisited, en Revue internationale de statistique, agosto 1975, p Ver, en particular, W.W. Rostow, The Procese of Economie Growth, Oxford, 1953» S. Kuznets, Towards a Theory of Economie Growth, en R. Lekachman, National Policy of Economic Welfare at Home and Abroad, Doubleday, N.Y., 1955; J.A. Schumpeter, Teoria del desenvolvimiento económico, Fondo de cultura económica, México, Esta aproximación es la de las funciones de producción de Cobb-Douglas; R.H. Solow, La teoria del crecimiento, una exposición, Fondo de cultura económica, México, J.A. Schumpeter, Business Cycles, MacGraw-Hill, N.Y., Conviene recordar que la correlación innovación-crecimiento sólo tiene sentido a largo plazo, aunque algunos pretendan demostrar que ésto es cierto también a corto plazo. Asi J. Schmookler, Inventions and Economie Growth, Harvard Univ. Press, 1966, quiso demostrar que existe una correlación entre la actividad de la industria de la construcción y el número de patentes de esta industria. IB40 I8S0 I « I9K) Sin embargo, pueden hacerse tres criticas a este estudio. La primera se refiere a los datos, ya que las patentes consideradas son las formalizadas únicamente por la industria privada. Ahora bien, al menos durante estas últimas décadas, la mayoría de las innovaciones han sido financiadas por el gobierno americano. La segunda se refiere a la representación. Nos preguntamos cómo ha podido Schmookler trazar el "trend" que sive de eje 0. En efecto, nuestro estudio muestra la dificultad de tal empresa y el largo camino que hemos debido seguir para responder a este problema. La tercera es la critica más importante, y se refiere al sentido de la causalidad. En efecto, el procedimiento de registro de una patente es muy costoso si se quiere que sea eficaz. No se puede entonces pensar que precisamente cuando "la construcción marcha" se registra un mayor número de patentes porque el dinero esté ahí para hacerlo? Cómo explicar si no el desfase entre los ciclos de actividad y los de los registros a mediados del último siglo e incluso justamente antes de la crisis de 1930? De todas formas, no se puede creer que los inventores dejen de pensar cada siete años A. Hansen, Business Cycles and National Income, Norton, N.Y., Se trata del juego bien conocido de Allan G. Feldt, Community Land Use Game, MacMillan, Toronto, 1972,' que proponemos a los estudiantes de "maestría" de Nontreal. 8. Ver toda una serie de funciones de este tipo en F.H. Nicosia, La decisión del consumidor y sus implicaciones en marketing y publicidad, Gustavo Gili, Barcelona, E. Morih, La Méthode, Seuil, Paris, René Thorn, Stabilité structurelle et morphogenèse, W.A. Benjamin, Mass., JB

67 CAPITULO 7 PREVISIONES DE INVERSION INMOBILIARIA

68 El presente capitulo marca un giro en nuestro planteamiento. En efecto, hasta ahora el análisis retrospectivo se remontaba desde los "efectos", es decir, la demanda de servicios arquitectónicos, hasta las "causas últimas", es decir, el volumen de la población, su renta y su preferencia sobre la disponibilidad del marco inmobiliario. El objetivo del análisis realizado en los capítulos 5 y 6 era pues el de identificar y medir los lazos existentes entre estas distintas variables, partiendo de las más dependientes hasta las mss independientes. No serla ahora posible efectuar "el viaje de retorno" partiendo de las variables más independientes, de la población y de su renta, para llegar a "predicciones" de la variable dependiente que es la futura demanda de los servicios arquitectónicos? Y ésto, una vez más, a través de la malla intermedia de la inversión inmobiliaria. Sin duda este paso es posible, incluso en dos direcciones, es decir, retrospectivamente, para someter a prueba el modelo y, prospectivamente, para obtener previsiones sobre la demanda de arquitectos. En el primer caso no se presenta ningún problema importante, ya que el objetivo es comparar la demanda vaticinada con la demanda observada durante un periodo de 15 ó 20 años. En el caso de las previsiones futuras, conviene precisar los limites del estudio, pues de no ser asi se correrla el riesgo de abandonar el campo de la investigación por el de la adivinación. En primer lugar, cualesquiera que sean los resultados de tal simulación sólo serán significativos en la medida en que las previsiones de las variables independientes que son la población y la renta sean exactas. Después, estos mismos resultados sólo sersn valederos si los lazos que unen las distintas variables no sufren modificaciones importantes en el futuro. En otros términos, si la preferencia por la disponibilidad del marco inmobiliario por una parte, y la relación entre la estructura de la demanda de servicios arquitectónicos y la de la inversión inmobiliaria por otra se mantienen igual que en el pasado. Por fin, se debe tener en cuenta de que se trata aquí de realizar un análisis de tipo "tendencial" que no comprende las fluctuaciones de los ciclos, en particular de los llamados "largos" (6-11 años) (1). Por consiguiente, se pueden esperar a corto plazo variaciones importantes entre las previsiones tendenciales y la realidad aunque todas las condiciones anteriormente citadas se realicen por otro lado. RETROPROYECCIONES DE LA INVERSION INMOBILIARIA Ya hemos descrito en el capitulo 5 cómo se puede calcular el volumen del parque inmobiliario partiendo de las inversiones acumuladas desde 2L años antes (siendo L la longitud media de vida estadísticamente medida para el tipo de edificio considerado) según la función de desaparición Winfrey S3. Permutando los términos de la ecuación, se puede también determinar el valor de las inversiones cuando se conoce el valor del parque y la función de desaparición. Para someter a prueba el modelo preventivo ha bastado con efectuar dicho cálculo "al revés" partiendo, no del parque observado, sino del parque "modelo". Efectivamente, como podíamos modelar el parque disponible por habitante, bastaba 71

69 con multiplicar cada "predicción" por el volumen de páreme / hab. J&jS'' población para obtener el valor "previsto" del parque total. Y partiendo de ese punto, sólo se necesitaba comparar las inversiones calculadas con las inversiones observadas durante el periodo "modelo". Para los Estados Unidos este periodo se fijó entre 1954 y 1976, renta / hab. mientras que para el Canadá se considera de 1961 a Se han elegido estos periodos en función de criterios de continuidad e isomorfismo evocados a continuación. Este tipo de modelos se inspira de aquellos dichos del ajuste de la reserva, elaborados por Muth para la previsión de la demanda de viviendas (2). La superioridad de estos modelos sobre los de extrapolación pura y simple y también sobre aquellos de previsión - directa de la inversión a partir de toda especie de variables, está claramente establecida. Pero los modelos que presentamos aquí, no pretenden poseer el carácter explicativo de los modelos recientes de ajuste de la reserva (3). Para esto, serla necesario introducir en ellos numerosas subvariables demográficas, económicas e incluso políticas que se hallan fuera de alcance del estudio presente. Sin embargo, nuestros modelos caracterizan ampliamente las preferencias históricas con respecto al marco inmobiliario. En este sentido, son perfectamente utilizables para fines previsionales siempre y cuando se tenga en cuenta el carácter aproximativo de los resultados. El modelo se presenta en forma lineal, siendo parque/hab. = b (renta/hab.) + a + e, en que a y b son los parámetros de regresión y e el termino aleatorio. Asi pues, cuando se conocen a y b, se puede determinar, con más o menos c, el valor del parque por habitante para cualquier valor de la renta por habitante. En un primer momento se han tenido que determinar los parámetros a y b con ayuda de la técnica de las regresiones lineales. Esto se ha hecho comparando la renta/hab. con el parque/hab. durante el periodo considerado. En segundo lugar, ha sido necesario calcular el mismo parque/hab., pero ahora partiendo de la ecuación obtenida. Hay que precisar que, en este caso,.se han utilizado datos del parque/hab. revisados por la técnica de las "medias móviles" de 5 años, con el fin de reducir la incidencia de los ciclos "cortos". En filtimo lugar, las "predicciones" obtenidas se han multiplicado por la población para obtener las "predicciones" del parque inmobiliario total. Una vez obtenida esta reserva total, sólo quedaba por efectuar el cálculo "a la inversa" anteriormente citado, para determinar las previsiones tendenciales de la inversión inmobiliaria del sector considerado. Los resultados de estas retroproyecciones figuran en los cuadros Al2 y A13 del anexo estadístico. PROYECCIONES DE LA INVERSION INMOBILIARIA... El mismo procedimiento permite efectuar proyecciones de la inversión inmobiliaria. Sin embargo, ha sido necesario efectuar con antelación previsiones de población y de renta por habitante hasta el año horizonte, que se ha fijado de forma arbitraria en PARTIENDO DE LAS PROYECCIONES DE LA POBLACIÓN... En materia de población, heiros adoptado las previsiones permanentes efectuadas por organismos oficiales competentes. En Estados Unidos, la Oficina del Censo (4) estima que la población llegará, en 1990, a los 240 millones. Basta actuar por interpolación para prever que el crecimiento anual será de 1,7 millones de personas. En el Canadá, las proyecciones de base han sido efectuadas por Statistique Canada (5). En este estudio, cuatro combinaciones hipotéticas suministraban cuatro clases 72

70 de previsiones. Para 1990, estas previsiones eran las siguientes. A = 29,7 millones, B = 27,6 millones, C y D 26,3 millones. El censo de 1976 indica una población de 22,7 millones y una simple extrapolación desde 1971 que pase por 1976 muestra que la realidad puede situarse en 1990 entre las hipótesis B y C - D. Baños adoptado pues 27 millones para el año 1990 o, como equivalente, un crecimiento anual de unos 0,285 millones de personas. Todas estas precisiones figuran en los cuadros A6 y A7 del anexo estadístico.... Y DE LA RENTA POR HABITANTE El problema de los ingresos es más peliagudo. En efecto, la crisis que atraviesa hoy día la economía mundial hace que los oráculos permanezcan en silencio... Sin embargo, se empieza a compartir ampliamente una opinión, que consiste en que la crisis actual no es una crisis coyuntural como las otras, sino un verdadero periodo de mutación que exigirá un largo reajuste. Sus causas serian múltiples, como lo eran en 1929, aunque se puede esperar una mayor resistencia de los engranajes económicos actuales comparándolos con los que prevalecían en los tiempos de la gran crisis. Entre estas causas, figura, inexcusablemente, el trasvase de los recursos hacia los países exportadores de energía y de materias primas. Cuentan también los costes de las políticas de medio ambiente y los de las políticas sociales, mucho más elevados que antaño. Y como, por regla general, el consumo es mucho más estable que las inversiones, estas últimas se ven disminuidas. Por último el carácter terciario de los empleos hace que el trabajo sea mucho menos productivo ahora que cuando se derivaba de actividades de tipo industrial. En otros términos, las fuentes que han alimentado el periodo de crecimiento de la post-guerra.parecen agotarse. De ahí resulta una crisis que, si no es de retroceso como la de los años 30, si es de menor aumento. En efecto, si se observa el porcentaje medio de aumento de la renta nacional real por habitante en los Fstados Unidos, se aprecia que desde 1967, se sitúa alrededor del 1,25%, mientras que era del 2% aproximadamente, durante los treinta años que siguieron a la guerra (6). En el Canadá, el fuerte aumento continuó hasta más tarde, pero se ha comprobado su carácter artificial dado que los índices de los años han sido el resultado de una política monetaria y presupuestaria tremendamente expansionista (7). En todos los casos, se observa que, a partir de 1974, el porcentaje medio de aumento de la renta por habitante en el Canadá se aproxima mucho al de los Estados Unidos. En definitiva, qué porcentaje se debe elegir? No creemos en un restablecimiento completo del crecimiento, ni a medio ni a largo plazo. Por el contrario, compartimos la idea de que los mecanismos de reajuste del nuevo medio ambiente económico y político van a aportar a plazo medio una mejora moderada del ritmo del crecimiento. Por eso hemos adoptado finalmente un porcentaje medio fijo de crecimiento del 1,5% anual para la renta nacional por habitante, partiendo de su valor en 1976, tanto en los Estados Unidos como en el Canadá. Todas estas previsiones figuran en los cuadros A10 y All. 73

71 LA PREFERENCIA POR LA DISPONIBILIDAD DEL MARCO INMOBILIARIO El análisis efectuado en el capitulo 6 pone en evidencia ciertas tendencias recientes de la preferencia por la disponibilidad del narco inmobiliario. De esta forma, en los Estados Unidos, la mayoría de los sectores muestran desde 1954 cierta relación lineal entre el parque inmobiliario disponible con el nivel de la renta. Es cierto que se han producido estos últimos años variaciones bastante bruscas, en particular en los sectores residencial, comercial y hospitalario. Sin embargo, estas variaciones son esencialmente tributarias de las fluctuaciones señaladas de la renta, variaciones que aparecen más acentuadas que antes debido al fuerte crecimiento de dichos sectores. Serla pues imprudente analizar las tendencias del parque inmobiliario sin un retroceso suficiente en cuanto a los años. Por ejemplo, una regresión entre 1965 y 1976 reflejarla mejor lo ocurrido durante estos años en el sector comiic o y holt lili que una regresión entre 1954 y Por el contrario, es muy probable que la tendencia a largo plazo prevaleciera sobre la de corto plazo, como lo deja entrever ya el decaimiento de En este caso, un modelo "corto" correrla el riesgo de poder ser impugnado. Como lo que acaba de decirse puede aplicarse perfectamente al conjunto de los sectores de los Estados Unidos, hemos optado por un modelo de tipo lineal, sector por sector, realizado según la técnica expuesta anteriormente al hablar de las retroproyecciones. En el Canadá se imponía el mismo proceso, salvo que el periodo de tendencia lineal parece haber empezado más tarde que en los Estados Unidos, es decir en Hay que señalar sin embargo dos excepciones al procedimiento general. En primer lugar, en los Estados Unidos las inversiones inmobiliarias industriales públicas se han estabilizado desde 1956 al nivel de unos 400 millones de dólares Este es pues el valor que se adoptará ulteriormente. Por otra parte, en el Canadá, el coste exorbitante de las instalaciones olímpicas ha hecho que el valor del parque inmobiliario recreativo se ha visto brutalmente realizado a partir de Pero estas instalaciones sólo serán utilizadas por un núcleo de población muy restringido, mientras que las otras regiones desearán ver mejorar su parque disponible como ocurría anteriormente. Es muy probable pues que la "pendiente" de crecimiento del parque recreativo por habitante sea la misma después que antes de Únicamente hay que hacer notar que partirá de más arriba. Una vez efectuadas las "predicciones" del parque por habitante para el periodo a partir de las proyecciones de la renta por habitante, y con la ayuda de los modelos de regresión elaborados para las retroproyecciones, hemos calculado el parque total para el mismo periodo de la misma forma, es decir, multiplicando dichas predicciones por las previsiones de población. Una vez halladas las previsiones disponibles del parque total se han deducido por el mismo procedimiento las previsiones de la inversión inmobiliaria. PREVISIONES DE LA INVERSION INMOBILIARIA Los resultados obtenidos, tanto a nivel de las proyecciones del parque como al de las proyecciones de la inversión inmobiliaria, figuran en los cuadros Al2 y A13 del anexo estadístico. Las figuras 28 a 34 que a continuación se ofrecen representan el valor observado desde 1875 a 1975, y las proyecciones , de la inversión inmobiliaria, según los sectores, en dólares constantes. 74

72 US RESIDENTIAL Fig. 28. Inversión inmobiliaria residencial. Estados Unidos, Proyecciones de 1977 a En millones de dolares

73 US RGRICULTURE Fig. 29. Inversión inmobiliaria agrícola no residencial. Estados Unidos, 1977 a En millones de dolares US IND- AND C0MM l-privrte INDUSTRIAL Z-PUBL1C INDUSTRIA. 9>PRIVRTE STORES AND HOTELS 4«PRIVRTE OFFICES RNO HHSO. Fig. 30. Inversión inmobiliaria industrial y comercial. Estados Unidos, Proyecciones de 1977 a En millones de dólares Fig. 31. Inversión inmobiliaria de servicios. Estados Unidos, Proyecciones de 1977 a En millones de dólares J

74 CflNnon AGRICULTURE MR Fig. 32. Inversión inmobiliaria agrícola no residencial. Canadá, Proyecciones de 1977 a En millones de dólares it» las Fig. 33. Inversión inmobiliaria industrial y comercial. Canadá, Proyecciones de 1977 a En millones de dólares CRNRDn SERVICES IRRELIGION 2-EDUCflTION 3«HEH.TH 4-RECREflTION 6-PUBLIC OFFICES B-niECELLnNE0U6 Fig. 34. Inversión inmobiliaria de servicios. Canadá, Proyecciones de 1977 a En millones de dólares

75 CONCLUSION Se imponen varias observaciones sobre las anteriores proyecciones de inversión. Se puede observar que las proyecciones futuras parecen ser ligeramente optimistas en relación con la situación que ha prevalecido estos últimos anos. Esto se deriva de que por las razones expuestas anteriormente, hemos previsto un porcentaje de aumento de la renta por habitante un poco ro s elevado que el que prevalece desde Por otra parte, la discontinuidad entre las retroproyecciones y las proyecciones proviene de que éstas últimas han sido realizadas a partir del parque inmobiliario real hasta 1975 y no a partir del que hubiera resultado de las inversiones prévis^ tas por simulación. Cuáles sersn los efectos de estas previsiones de inversión inmobiliaria sobre la profesión de arquitecto, suponiendo que se verifique su orden de magnitud? Esto es lo que examinaremos en el siguiente capítulo. NOTAS Y REFERENCIAS 1. Veremos más adelante que se puede despreciar el impacto de los ciclos "cortos" (2-4 años) gracias a técnicas particulares. 2. R.F. Muth, The Demand for Non-Farm Housing, in A.C. Harberger, The Demand for Durable Goods, Univ. of Chicago Press, D. Val let, L'investissement en logement des ménages, in Annales de l'i.n.s.e.e., na 24, oct.-dec. 1976, pág U.S. Bureau of the Census, Current Population Reports, no 522, página Statistique Canada, Projections démographiques pour le Canada et les Provinces, , Ottawa, Junio Cálculo efectuado con la ayuda del método de las regresiones exponenciales. B.P. Pesek, Economie Growth and its Measurement, en Economic Growth and Cultural Change, vol. ix, ns 3, abril 1961, pág Conseil économique du Canada, Objectifs économiques et indicateurs sociaux, Ottawa, 1974, pág

76 CAPITULO 8 PREVISIONES DE DEMANDA DE ARQUITECTOS

77 PREVISIONES DE INVERSION INMOBILIARIA Y PREVISIONES DE DEMANDA DE ARQUITECTOS La lección que se obtiene del capitulo anterior es, que en definitiva, el nivel de la inversión inmobiliaria depende del crecimiento demográfico, del aumento de la renta nacional y de la preferencia por la disponibilidad del marco inmobiliario. Hemos visto, en particular, que esta función de preferencia podía tomar la forma de una ecuación lineal que expresaba el valor del parque disponible por habitante en funcifin de la renta también por habitante. De hecho, cada ecuación lineal integra, en el seno de un sector inmobiliario determinado, el crecimiento neto del parque inmobiliario y la sustitución del ya existente. A la larga, en una sociedad estancada tanto desde el punto de vista demográfico como económico, sólo la función de sustitución del parque existente asegurarla la supervivencia de la actividad de la construcción. Se comprende pues la sensibilidad extrema de la inversión inmobiliaria en las disminuciones y en las aceleraciones del crecimiento en todas sus formas. Asi, incluso en la hipótesis de un mantenimiento de los lazos estructurales entre la inversión inmobiliaria y la economía, tal como ha sucedido en América del Norte desde mediados y a finales de los años 60, nos vemos obligados a considerar un nivel relativamente modesto de la actividad de la construcción; y esto en razón de la deceleración a que está sometida esta región - como muchas otras regiones del mundo - en materia de población y de renta. Este es, en todo caso, el resultado de las simulaciones efectuadas en el capitulo anterior. DEMANDA QUE PROVIENE DE LOS DESPACHOS DE ARQUITECTO Volveremos ahora sobre las consecuencias que este estado de cosas acarrea a la profesión de arquitecto. Es fácil evaluar estas consecuencias ya que se han podido determinar en los capítulos 2 y 3 las relaciones estructurales que existen entre la inversión inmobiliaria y la actividad de los despachos de arquitecto. Basta, en efecto, con aplicar el modelo PACC a las proyecciones de inversión elaboradas en el capitulo anterior, para disponer las correspondientes previsiones en lo concerniente a la demanda de servicios arquitectónicos en las oficinas profesionales. Sin embargo, como se ha hecho con respecto a las previsiones de inversión, conviene recordar que las previsiones de demanda de servicios arquitectónicos no sersn valederas más que, primero, en la medida en que las proyecciones de inversión se realicen en las condiciones enumeradas en el anterior capitulo, y segundo, en tanto en que la relación entre inversión.inmobiliaria y actividad arquitectónica sea, en el futuro, análoga a la que el modelo PACC haya podido medir en el pasado. Sin embargo, estamos seguros de que si hay una desviación elevada entre la previsión y la realidad, ésto se deberá muy probablemente a un porcentaje de crecimiento de la renta por habitante más alto o más bajo del previsto. En este caso convendrá corregir consecuentemente las previsiones que, de todos modos, seguirán siendo tendenciales, ya que no tienen en cuenta las fluctuaciones cíclicas. 81

78 La aplicación del modelo PACC en las proyecciones de inversión para deducir previsiones de demanda de arquitectos no presentan, en principio, más dificultad que las que se han discutido en el capitulo 3. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la clasificación de la inversión inmobiliaria utilizada no es exactamente la misma que la de los contratos Dodge utilizada por el modelo. Además, el valor de la inversión es más alto que el de los contratos de construcción, como se ha demostrado en el capitulo 4, puesto que éstos últimos excluyen los gastos ligados a la preparación de los proyectos. Por tanto, ha sido necesario derivar el valor previsto de los contratos a partir de las previsiones de las inversiones, realizando primero una nueva clasificación de los datos, y aplicando, después, coeficientes reductores calculados a partir de las observaciones recientes de la relación contratos-inversiones. Una vez realizadas estas operaciones, las previsiones de construcción han sido transformadas en porcentajes e introducidas en el modelo PACC. Los resultados porcentuales del valor de los proyectos estudiados por las oficinas de arquitecto han dado lugar inmediatamente al cálculo del valor máximo de construcción efectuado por dichas oficinas, de acuerdo con el procedimiento descrito en el capitulo 3. Cuántos arquitectos serian entonces necesarios para realizar dicho valor óptimo? Esta pregunta nos remite al tema de la productividad, ya evocado en el capitulo 3. Está claro que en el actual estado de los conocimientos sobre el tema, es imposible adoptar para el futuro otra hipótesis que no sea la de la productividad constante. Por tanto, hemos establecido nuestras previsiones sobre la demanda a partir, precisamente, de esta hipótesis. Los resultados obtenidos gracias a esta simulación figuran en los cuadros A14 y A15. Representan la previsión de demanda de arquitectos en los despachos profesionales, demanda que es consecuencia de las obras de construcción proyectadas en el capitulo anterior. DEMANDA EXTERIOR A LOS DESPACHOS Sin embargo, estas previsiones de demanda deben completarse con la demanda que proviene de otros sectores económicos diferentes de los despachos de arquitecto (1). Para efectuar previsiones sobre la demanda exterior a los despachos sólo disponemos de la extrapolación pura y simple. Aunque no es exacto, este método permite que podamos hacernos una idea de este tipo de demanda. El indicador de la demanda exterior a los despachos es evidentemente, la variación de la masa de arquitectos que trabajan como tales en lugares que no sean los dichos despachos. Para ello hemos utilizado las tablas de los censos relativas a las profesiones según las industrias (2). Estas tablas facilitan el numero de arquitectos que trabajan en las industrias manufactureras, en la industria de la construcción, en la administración publica, en la promoción inmobiliaria, en diferentes instituciones, etc., además de los despachos profesionales. En los Estados Unidos, el numero de arquitectos que trabaja fuera de los despachos profesionales representaba en 1940 y 1950 aproximadamente un 45% de todos los arquitectos en activo (3). Ahora bien, este porcentaje ha bajado al 20% en 1960 y Se podría pensar en un grave error estadístico, pero el hecho de que tal fenómeno se haya observado también en el Canadá nos impide dudar de que no se haya producido efectivamente. Sin embargo, en 1970 se observaba una débil reactivación de los empleos fuera de los despachos. En efecto, si los empleos de arquitecto en cada industria hubieran aumentado entre I960 y 1970 proporcionalmente a la construcción inmobiliaria en $ constantes, se habrían observado en 1970 alrededor de arquitectos trabajando en los despachos y fuera de ellos. De hecho se ha comprobado que habla y respectivamente. La "diversificación" ha probablemente producido, pues, unos empleos suplementarios, de los cuales lo habrán sido en detrimento de los despachos. Por lo que respecta al Canadá, se observa que la demanda exterior a los despachos está en recesión, ya que entre 1961 y 1971 los arquitectos que trabajan fuera de ellos han pasado del 34% al 30% del conjunto de los arquitectos en activo. Se aprecia que en los Estados Unidos el numero de arquitectos requerido para las actividades exteriores a los despachos aumentará en mayor proporción que como lo 82

79 hace el número de arquitectos que trabajan dentro de ellos. Más exactamente, la demanda "exterior a los despachos" (ED) en un año t en relación con la demanda proveniente de los despachos (D) estará determinada por la siguiente ecuación, que se deriva de las cifras citadas. ED t = 0,35 D t (t-1970) En esta ecuación el coeficiente 0,35 resulta de la relación entre los arquitectos "fuera" y "dentro" de los despachos observado en 1970, mientras que el numero 280 representa el aumento desproporcional neto anual de los empleos "exteriores" durante el periodo De la misma manera, en el Canadá, la extrapolación de los empleos "exteriores" se expresara con la fórmula ED t = 0,425 D t - 23 (t-1970) TERCERA DEMANDA AdemSs de los dos tipos de demanda estudiados, existe una tercera, de menor importancia, pero que no se puede ignorar. Se trata de la masa de empleos desempeñados por arquitectos, pero con otras actividades en el sentido de los censos. Son esencialmente profesores de escuelas de arquitectura identificados como profesores de universidad o bien altos funcionarios que ocupan cargos directivos en servicios ministeriales o municipales. A falta de datos precisos a este respecto hemos evaluado estimativamente esta tercera demanda en un 5% del volumen global de la demanda de los despachos y de la exterior a ellos. DEMANDA TOTAL El conjunto de la demanda total proviene evidentemente de la suma de las demandas procedentes de los despachos de la exterior a ellos y de la tercera demanda. Los resultados, tanto retrospectivos como proyectivos, figuran en el anexo estadístico, cuadros Al4 y A15 y están representados en las figuras 37 y 38. OFERTA DE ARQUITECTOS Frente a la demanda de arquitectos, existe una oferta. El capitulo 1 enumeraba sus distintos niveles. Está claro que en definitiva solo cuenta la oferta real, es decir la que se expresa de forma activa, ya sea por la ocupación, ya sea por búsqueda de un empleo de arquitecto. De hecho la oferta real es casi imposible de precisar ya que las informaciones sobre el numero de arquitectos en busca de empleo son casi inexistentes. Debemos pues fijarnos en la oferta potencial. Recordemos que la oferta potencial representa el volumen de arquitectos en edad de ejercer, que estarían en el mercado de trabajo si ninguno de ellos hubiera abandonado el país o la profesión y ësto a partir de una fecha considerada como punto de partida del cálculo. A pesar de sus debilidades, la noción de oferta potencial ofrece una visión bastante pertinente de los eventuales movimientos deficitarios o excedentarios. Además, su actualidad puede ser constantemente acentuada por el cambio del año-origen. En efecto, las fechas de los censos permiten "hacer el inventario" y ajustar la curva de la oferta al nivel real medido mas recientemente. Asi, por ejemplo, la diferencia entre la oferta base en 1950 y la 83

80 oferta base en 1960, representa las partidas y abandonos contabilizados en el decenio considerado. /^ efectivos inmigración nuevos titulados oferta inicial >t Recordemos también que la oferta potencial es el resultado de la suma de varios flujos gue son la oferta inicial, los nuevos titulados y la inmigración de arquitectos. Para poder sumar estos flujos hay que disponer de buenas series estadísticas sobre cada uno de ellos, lo que no ha sido siempre posible. Por lo que se refiere a la oferta inicial, henos optado por los efectivos reseñados en los primeros censos de la post-guerra, es decir en 1950 en los Estados Unidos y en 1951 en el Canadá. Se ha discutido la pertinencia de la elección de 1951, en lo que se refiere a Quebec, en la obra de referencia (4). Los argumentos evocados en favor de la elección del comienzo de los años 50 como año origen del estudio de la oferta, parecen conservar todo su peso, tanto en el caso de los Estados Unidos, como en el del Canadá. Por lo que se refiere a los nuevos titulados, los datos proceden de serles elaboradas a partir de diversas fuentes (5). La metodología y los resultados han dado lugar a artículos que Be publicaran próximamente (6). Las principales series figuran en el anexo estadístico, cuadros Al6 y A17, y están representadas en las figuras 35 y 36. Por último las series relativas a la inmigración se han obtenido de los servicios oficiales pertinentes (7). Figuran también en el anexo estadístico, cuadros A16 y A17, y están representadas igualmente en las figuras 35 y 36. La elaboración de las proyecciones de oferta plantea problemas mucho más serios. Pero estos problemas no aparecen a nivel de la oferta inicial, ya que basta con proseguir el cálculo hasta el año adoptado como horizonte. En cuanto a las proyecciones de inmigración, sólo pueden ser arbitrarias. Hemos adoptado una cuota permanente muy próxima a la relativamente baja de estos últimos años, o sea que entran anualmente 350 arquitectos en los Estados Unidos y 100 en el Canadá. Hay que señalar que tales proyecciones son bastante conservadoras e ignoran las altas y bajas bien conocidas de los flujos migratorios, sobre todo en lo que se refiere al Canadá (figura 36). Quedan por establecer las previsiones de los titulados, mucho más importantes y delicadas que las anteriores. El conocimiento bastante escaso de los flujos de estudiantes a través de las instituciones nos obliga a adoptar métodos aproximados, tales como la relación entre los que comienzan sus estudios en un determinado año y los títulos otorgados n años después. Este es el método" utilizado en el caso de los Estados Unidos, ya que conocemos "grosso modo" las admisiones en el primer año de estudios y los títulos profesionales otorgados. Este método ofrece sin embargo, varias dificultades procedentes de la indefinición de los matriculados en el primer año, de los títulos expedidos e incluso de la duración de los estudios. La primera dificultad proviene del hecho de que los cuestionarios del A.C.S.A., que es la fuente principal de este tipo de datos, han evolucionado con los años. Era pues bastante difícil saber si en algunos años los matriculados en el primer año lo han sido únicamente en estudios puros de la profesión de arquitecto o si se han incluido también los matriculados en el primer año de programas no estrictamente profesionales, y en particular en programas "pre-arquitectura" de nivel "colegial". Esta dificultad ha sido casi paliada gracias al descuento de los matriculados programa por programa, en los años ambiguos. Aparece otra dificultad por el hecho de que en los Estados Unidos el titulo profesional "acreditado" puede ser un bachiller profesional (B. Arch.) de 5 ó incluso de 6 años, o una maestría profesional (H. Arch.) después de un bachillerato no profesional que a menudo sólo ha durado 4 años. Se tendría pues que averiguar si no se ha procedido a un doble descuento en el caso en que los estudiantes han obtenido uno u otro de estos títulos. En la práctica parece bastante raro ya que los poseedores de un B. Arch, tienen mayor tendencia a inscribirse, llegado el caso, en cursos de maestría no profesional. La última dificultad proviene de que se desconoce totalmente la duración media de los estudios. Esta duración es, sea dicho de paso, muy difícil de conceptuar ya que deberla descontar los casos de renuncia, los cuales por cierto nunca pueden considerarse definitivos. Por otra parte, estos abandonos constituyen un "flujo de salida" distinto del de los titulados. Todo esto hace que sea imposible prácticamente calcular de forma objetiva la duración media de los estudios. Por el contrario, es posible hacer frente a la dificultad adoptando una duración virtual n que es la que ofrece la mejor correlación entre el volumen de primeros matriculados durante el año t y el volumen de titulados durante el año t-t-n. En los Estados Unidos, la duración virtual óptima es de 8 años (8). En efecto, una regresión lineal entre los matriculados H en el primer año profesional 84

81 desde 1953 a 1967 y los títulos profesionales T expedidos entre 1961 y 1975 alcanza una correlación de R 2 = 0,943. En este caso, el volumen de titulados obedece a la siguiente función T t = 0,4665 M^e Como se conoce el número de matriculados en primer año hasta 1976, tal ecuación nos ha permitido calcular la salida de titulados hasta A partir de entonces, hemos adoptado un flujo de números matriculados que se estabilizarla alrededor de hacia 1978 (contra en 1976), permitiéndonos prever unos titulados por año hacia el año horizonte (contra en 1975 y excepcionalmente en 1976). Es bien cierto que esta metodología sólo puede dejarnos insatisfechos, ya que no tiene en cuenta los efectos de reducción o ampliación de la duración media de los estudios que conoce constantemente todo sistema universitario de enseñanza. La figura 35 hace pensar, en efecto, que últimamente, la tendencia ha sido la de acortar la duración media de los estudios, o lo que es lo mismo, la disminución de las renuncias. Esto hubiera provocado un aumento brutal del número de titulados. Si se prosiguiera esta tendencia habría que "cambiar el modelo" lo que inflarla las previsiones, aunque se desinflasen más tarde por una ampliación eventual de los estudios o un recrudecimiento de las renuncias número de arquitectos P nuevos titulados inmigrantes proyecciones ->X ia 55 ~A Fig. 35. Títulos profesionales de arquitectos otorgados. Inmigración de arquitectos. Estados Unidos, Proyecciones de 1977 a En lo que se refiere al Canadá, han surgido dificultades del mismo tipo en cuanto al establecimiento de proyecciones de los futuros titulados. Esta vez, el problema ha consistido en la carencia de datos relativos a los matriculados en primer año, y se ha tenido que utilizar un modelo en el cual el número de titulados es una función de los efectivos E inscritos n/2 años antes. En este caso, la duración virtual óptima serla también de 8 años, con una correlación R 2 = 0,741. La ecuación serlat t = 0,1714 Et-4+2,0. Las previsiones de efectivos entre 1977 y 1984 han sido establecidas suponiendo una estabilización de unos estudiantes a partir de 1978 (contra en 1975) y estas previsiones son también muy conservadoras numero de arquitectos nuevos titulados * inmigrantes proyecciones /\ *v' Fig. 36. Títulos profesionales de arquitectos otorgados. Inmigración de arquitectos. Canadá, Proyecciones de 1977 a

82 Ya se trate de retroproyecciones o proyecciones, todos los datos en cuestión han sido acumulados - salvo, claro está, los de la oferta inicial - y después actualizados por el método demográfico clásico del diagrama de Lexis (9). Para aplicar este método, basta con conocer la estructura de edad de la población considerada y el porcentaje de mortalidad según la edad. Por lo que se refiere a la estructura de edad de la oferta inicial, no hemos tenido ninguna dificultad, ya que es conocida. Por el contrario, para la estructura de edad de los nuevos titulados y de los inmigrantes, hemos adoptado hipótesis relativamente poco aventuradas, discutidas en el capitulo 3 de la obra de referencia (4). Por fin los porcentajes de mortalidad adoptados han sido los de la población masculina en América del Norte. Por fin, la confrontación de la oferta y la demanda se ha hecho de forma gráfica a partir de los resultados de conjunto tabulados en el anexo estadístico A14-15 y A Hay que observar que la oferta potencial ha sido representada sobre las bases 1950, 1960 y 1970 (1951, 1961 y 1971 para el Canadá) mientras que la demanda ha sido descompuesta en demandas de despachos, exterior a los despachos y tercera demanda número da arquitectos oferta potencial (baie 1950)- ( " I960)- ( " 1970). ^ -íí' s&>,< >' ^ > <* %? J. demanda de loa deapaehoa demanda exterior a loa deapaehoa, tercera demanda íí ~ Fig. 37. Oferta y demanda de arquitectos. Estados Unidos, Proyecciones de 1976 a

83 número de arquitectos :o ooo _ oferta potencial (base I9SI). " " ( " I960- ( " 1971). // y y / demanda de loa despachos demanda exterior a loa despachos' tercera demanda JC Fig. 38. Oferta y demanda de arquitectos. Canadá, Proyecciones de 1976 a Estos gráficos constituyen pues el objetivo de nuestra tarea. Para interpretarlos correctamente hemos de formular varias precisiones. Primero conviene insistir en la naturaleza relativa de la oferta potencial. La diferencia entre dos ofertas de base diferente representa la "huida" de arquitectos, ya sea por la vía de la inmigración o por el abandono puro y simple de la profesión. Observaremos que esta huida es muy fuerte en el Canadá, sobre todo en los años 70. Se trata de un fenómeno muy conocido que no es exclusivo de los arquitectos (10). En efecto, una proporción importante de mano de obra, sobre todo de alto nivel, abandona el Canadá unos años después de haberse Instalado. Su nuevo destino es, a menudo, pero no siempre, los Estados Unidos. Pero las precisiones más importantes se refieren a las hipótesis sobre las cuales se han basado nuestras proyecciones. Estas hipótesis han sido expuestas y desarrolladas en los lugares apropiados a todo lo largo del estudio. Sin embargo no es Inútil recordar las principales, ya que de todos modos, nuestras predicciones sólo se realizarán cuando el conjunto de estas hipótesis se verifique en el futuro. Claro está que la esperanza matemática de que todas estas hipótesis se verifiquen a la vez es casi nula, pero ésto es característico de todas las proyecciones económicas o demográficas. Su objetivo no es predecir el futuro en el sentido absoluto del término, sino más bien describir un porvenir posible entre otros muchos que resultarían de la modificación de las hipótesis en cuestión. En lo que se refiere a la demanda de arquitectos, nuestras proyecciones se realizarán únicamente si : B7

84 1. Las tendencias más recientes en materia de volumen de población continúan, a razón de un aumento anual neto de 1,7 millones de personas en los Estados Unidos y de 0,285 millones en el Canadá. 2. El porcentaje de aumento de la renta nacional real per capita alcanza, tanto en los Estados Unidos como en el Canadá, una media del 1,5% por año. 3. La preferencia por la disponibilidad del marco inmobiliario sigue siendo en cada sector la misma que la observada entre 1954 y 1976 en los Estados Unidos y entre 1961 y 1975 en el Canadá. 4. La relación entre inversión inmobiliaria y producción arquitectónica sigue siendo la misma de antaño, o sea que la estructura del modelo PACC continúa representando dicha relación en el futuro. 5. La productividad de los arquitectos permanece estacionaria. Sin embargo la importancia relativa de estas hipótesis es muy variable. Depende de su mayor o menor incidencia sobre las previsiones de demanda o de su probabilidad de cambio. En la práctica, pensamos que la variable más "variable" es la de la renta, la cual tiene por otra parte una incidencia extremadamente grande sobre la inversión inmobiliaria y, en consecuencia, sobre la demanda de arquitectos. De esta manera, en un plazo medio y con menores variaciones de las otras variables menos importantes, la demanda de arquitectos tenderá a evolucionar como lo haga la tasa de crecimiento de la renta nacional real. En cuanto a la oferta de arquitectos, parece seguramente más previsible que la demanda, ya que se presenta como una reserva cuyas proyecciones de contenido tienen una gran parte de conocido. Sin embargo, podrían aparecer variaciones relativamente menores en relación con nuestras previsiones si la afluencia de titulados y de inmigración fuese en el futuro muy distinta de la prevista en el estudio. Pero la probabilidad de que existan grandes diferencias en lo que respecta a los titulados es muy débil. En cambio si es mayor en materia de inmigración, aunque la importancia de este flujo es pequeña en el conjunto de la oferta. Pasemos ahora a los comentarios de fondo sobre las perspectivas de oferta y demanda. Está claro que, tanto en los Estados Unidos como en el Canadá, existe un desfase muy importante entre la una y la otra. De hecho a mediados de los años 60, el reajuste de la una a la otra se ha realizado mal que bien, pero dentro de un margen aceptable. Ahora bien, desde principio de los años 70 - y salvo tal vez el año 1974 en el Canadá, debido a la preparación de los Juegos Olímpicos y de otros proyectos "inducidos" - todo transcurre como si asistiéramos a una deceleración brutal del ritmo de crecimiento de la demanda de arquitectos. Justamente en ese preciso momento llega al mercado del trabajo, el frente de la oleada de nuevos titulados, oleada que se estima muy larga si se tiene en cuenta el aumento incesante de los efectivos en las escuelas de arquitectura. Claro está que tal situación no es exclusiva de América del Norte. No se limita tampoco a los países industrializados. Todos sabemos que este problema es un problema universal. En nuestra opinión es, incluso, el problema fundamental que la profesión de arquitecto deberá afrontar y resolver en casi todas partes durantes los años

85 NOTAS Y REFERENCIAS 1. Se trata de la demanda procedente del interior del pals, siendo despreciable la demanda procedente del exterior. As, en 1972 el Censué of Selected Services Industries indica en su publicación sobre Architectural Engineering and Land-Surveying Services, que sâlo 204 firmas de arquitectos sobre hablan percibido honorarios por trabajos realizados fuera de los Estados Unidos. Su importe representaba únicamente el 0,6% de la masa total de honorarios percibidos por el conjunto de los estudios. 2. U.S. Population Census The Labor Force Occupational Characteristics, tab. 18; U.S.P.C. 1950, Vol. IV, Part I, Cap. C. tab. 2; U.S.P.C PC (2) 7C, tab. 2; U.S.P.C. 1970, PC (2)- 7C, tab Ver la nota 1 del anexo estadístico. 4. R. Vergès-Escuin Les architectes dans l'activité économique, Université de Montréal, 1976, cap Para los Estados Unidos las principales fuentes son las estadísticas de la Association of Collegiate Schools of Architecture (A.C.S.A.), las relaciones de la revista Higher Education sustituida estos últimos años por la publicación Earned Degrees Conferred, editada por el Center for Education Statistics y los datos procedentes de varias obras y artículos como los de F.H. Bosworth, R.C. Jones, A Study of Architectural Schools, Schriver's, N.Y., 1932; W.A. Taylor, Architectural Education en Higher Education, oct y Z.C. Bannister, Architectural Enrollments, 1954, en Journal of the A.I.A., agosto Para el Canada los datos proceden en gran parte del Dominion Bureau of Statistics, Annual Survey of Education in Canada. Desde 1949 esta publicación se ha llamado Survey of Higher Education. Algunos datos han sido sacados de las estadísticas del A.C.S.A., que cubren también el Canadá. Por fin, algunos otros datos, entre los más recientes, se han obtenido directamente de las instituciones docentes. 6. R. Verges-Escuin, Enrollment and Degrees in the American Schools of Architecture, University of Montreal R. Vergès-Escuin, Effectifs et grades décernés dans les écoles d'architecture du Canada, Université de Montréal, U.S. Department of Justice, Inmigration and Naturalisation Service, Immigrants Admitted as "Professional,Technical and Kindred Workers, Washington, anual. Ministère de la Main-d'oeuvre et de l'immigration, Immigration, Ottawa, anual. 8. Hay que observar que tal duración virtual es seguramente superior a la duración media real. Esta diferencia puede explicarse perfectamente con la ayuda de un gráfico de inventario perpetuo, con motivo de la existencia de abandonos a lo largo de los estudios. 9. R. Pressât, Introducción a la demografía, Ariel, Barcelona, G.W. Bertram, Apport de l'éducation à la croissance économique. Conseil Economique du Canada, 1966, apéndice B-9. 89

86 CAPITULO 9 PLANIFICACIÓN DE LA OFERTA "LAISSER FAIRE" O BIEN RESTRICCIÓN

87 EL CAMBIO SOCIAL Y LA DEMANDA DE ARQUITECTOS Se ha demostrado que el nivel de la actividad arquitectónica es tributario del crecimiento. Crecimiento demográfico por una parte, crecimiento económico por otra. Simplificando, se puede decir que la historia cuantitativa de la profesión se relaciona con la evolución de los porcentajes de crecimiento de la población y de los ingresos. De esta forma se explica el extraordinario nivel que ha alcanzado la actividad de los despachos de arquitecto en América del Norte durante los 20 últimos años de crecimiento galopante. Asi se explica también la calda brutal de actividad que padece la profesión desde que reina la presente crisis. El porvenir no parece reservar demasiadas sorpresas, ya que se sabe que la crisis actual es más estructural que coyuntural. Es decir, que las sociedades occidentales sufren una mutación con vistas a adaptarse a las condiciones de un crecimiento reducido. Uno de los primeros sectores que sufre los efectos de esta mutación es el sector inmobiliario. Estos efectos, de origen demo-económico, se unen a los de origen cultural ligados a la crisis del medio ambiente. En consecuencia, existe un verdadero cambio social con respecto al ámbito de la construcción. Ya se trate de los teóricos, de los que toman decisiones o de los simples usuarios de lo urbano, sus planteamientos son totalmente distintos de los de hace 20 años. Conceptos tales como la reconversión, la rehabilitación, la reanimación y la conservación han venido a reemplazar a los de urbanismo vertical, ciudad del futuro, arquitectura maquinista, de los que muchos de nosotros éramos antaño ardientes defensores. LA "RECONVERSION" DEL MARCO INMOBILIARIO Y LA DEMANDA DE ARQUITECTOS Este cambio social lleva consigo un cambio de la actuación en el ámbito de la construcción. Tomemos el ejemplo de la reconversión, de la rehabilitación o de la conservación. No pueden estos nuevos tipo de actividad sustituir a las formas más clásicas de actuación? La respuesta será negativa, sin lugar a dudas, si se espera que estas actividades proporcionen una nueva demanda adicional de la construcción y por consiguiente un aumento de la demanda de los servicios arquitectónicos. Por el contrario, la respuesta puede ser positiva si se espera de ellas un cambio cualitativo de los encargos hechos a los contratistas y a los arquitectos. Las nuevas formas de actuación del tipo reconversión, admitiendo que no obedezcan Únicamente a una moda pasajera (1), no están en condiciones de realzar la demanda global al mismo nivel que tenia antes de la crisis. Porque esta demanda global, tal y como ha sido evaluada en los anteriores capítulos, incluye ya en si los trabajos de reconversión. En efecto, la variable explicativa de la actividad arquitectónica, tal y como está integrada en el modelo PACC, es la inversión inmobiliaria, o para ser más exactos, el volumen de los contratos de construcción. Ahora bien, tanto el uno como el otro, incluyen las obras de reconversión 93

88 destinadas a los cambios de función o a la prolongación de la vida de los inmuebles más allá de "su esperanza de vida en su nacimiento". Por el contrario, el aumento relativo de las obras de reconversión en relación con la demanda arquitectónica, lleva consigo una modificación cualitativa de ésta. Si de ahora en adelante una parte importante de los proyectos realizados por los despachos de arquitecto se refiere a trabajos sobre "lo existente" (2) está claro que las competencias de los arquitectos llamados a trabajar sobre tales proyectos deberían también evolucionar en consecuencia. En espera de abordar la cuestión de la "reconversión humana" necesaria para la "reconversión física", serla imprudente esperar de esta última un milagro que permitiera reabsorber el formidable excedente de arquitectos presentes o futuros en el mercado de trabajo, y éste es el auténtico problema qué hay que resolver. EL ABISMO ENTRE LA DEMANDA Y LA OFERTA DE SERVICIOS ARQUITECTÓNICOS La diferencia, que aumenta, entre la demanda que disminuye y la oferta que se amplia, constituye el mayor problema de la profesión de arquitecto en el día de hoy. Esta diferencia sólo podría resolverse mediante una de las siguiente acciones : aumentar la demanda Ó reducir la oferta. Por lo que respecta a la primera, hemos visto que es ilusorio esperar un restablecimiento de la demanda tradicional, incluida la reconversión. Por lo que respecta a la segunda, los efectivos estén ahí, ya en el mercado de trabajo, ya en las instituciones universitarias : admitiendo incluso una deceleración progresiva del aumento de los efectivos de estudiantes como el que hemos previsto en el capitulo anterior, tenemos excedentes masivos y crecientes a medio e incluso a largo plazo. Asi, la planificación de los recursos humanos en arquitectura sólo puede concebirse a muy largo plazo (3). Sin embargo, incluso la propia idea de la planificación de los recursos humanos, y sobre todo de la planificación universitaria, plantea problemas que deben ser abordados precisamente bajo la Óptica del campo arquitectónico. PRINCIPIOS Y PROBLEMAS DE LA PLANIFICACIÓN UNIVERSITARIA Hemos podido observar en el anterior capitulo que., en el pasado, la confrontación en el mercado del trabajo de la oferta y de la demanda de arquitectos se saldó gracias a un reajuste de signo alternativamente positivo y negativo. Si recordamos que la oferta es el resultado de la suma de la oferta inicial (01), de los nuevos titulados (T) y de la inmigración (INM), y si se denomina a la demanda tradicional DEMT, y al déficit o excedente AJUSTE, se obtiene : 01 + T + INM = DEMT ± AJUSTE Se ha podido observar últimamente, que el AJUSTE es positivo y cada vez mes alto, lo que plantea enormes problemas. En consecuencia toda planificación pretenderé necesariamente anular el AJUSTE, ó en otros términos, tenderá a que el primer término de la ecuación se aproxime hacia DEMT. Ademes, como 01 se asemeja más a una constante que a una variable propiamente dicha, se puede escribir el postulado fundamental del sistema de planificación profesional buscado : T + INM» DEMT 94

89 En un sistema de planificación, las variables de la oferta resultan ser dependientes de la demanda. Este enunciado plantea dos problemas. El primero es de naturaleza politico-social. En efecto, en que principio puede basarse la decisión de hacer tender la oferta hacia la demanda? La economía clásica de la enseñanza ha intentado responder a esta cuestión a causa de la necesidad social de rentabilizar las inversiones (4). La enseñanza es una de ellas. Esto implica en efecto la existencia de costes directos - cada vez más altos por cierto - más los costes indirectos analizados como una perdida de ganancia durante el tiempo en que el estudiante deja de contribuir a la producción (5). La "tasa de rendimiento" (6) llega a ser positiva cuando los ingresos directos e indirectos suplementarios que proporciona el incremento del nivel de la enseñanza sobrepasan el conjunto de los costes de la misma. La demostración realizada por Edward Denison (7) de que la enseñanza y la investigación científica han sido, con mucho, los principales factores del formidable crecimiento económico de los Estados Unidos, ha conferido a esta tesis un carácter dogmático. Sin embargo, la inflación de los efectivos universitarios y la aparición del "desempleo instruido", hacen dudar del carácter exclusivo del papel económico de la educación. Aparecen, en consecuencia, otras opciones, como la del papel del consumo cultural (8) que tiende a extenderse más allá de la mera enseñanza "general", como lo sugiere Milton Friedman, para englobar de esa"forma una gran parte de la enseñanza "técnica". En definitiva, podría admitirse que el sistema de enseñanza pudiera proporcionar dos tipos de efectivos : unos que utilizan su titulo como un instrumento de inserción en el mercado del trabajo, y otros que consideran la adquisición de conocimientos como un objetivo en si mismo. Los primeros constituirían la "inversión productiva" definida por la economía clásica de la educación; los segundos responderían más bien a un perfil de "consumo cultural de enseñanza". Hay que hacer notar que estos dos perfiles coexisten ya más o menos, incluso en el seno de los programas universitarios llamados profesionales. Pero ha de tenerse en cuenta que la mayoría de las veces, los "consumidores" basculan hacia la óptica de los "inversores" a medida que se aproxima el final de los estudios y que se plantea el problema de saber de qué vivirán mañana...' (9). Es evidente que la clarificación del papel de la enseñanza dependerá del resultado de un debate que se desarrolla al nivel de toda la sociedad... e incluso del contribuyente! Es probable que la planificación universitaria llegue a integrar los dos perfiles : no vemos, hoy por hoy, la necesidad de una universidad limitada estrictamente en función de las necesidades económicas ni, por el contrario, de un sistema de enseñanza superior que oscilara "libremente" y no tuviera en cuenta dichas necesidades, como ocurre en el caso de la arquitectura. Pero se plantea otro problema, y éste en términos prospectivos. El enunciado fundamental de la planificación universitaria supone que se conoce la demanda. Ahora bien, lo único que conocemos, aproximadamente, es la demanda denominada tradicional. Pero quién nos dice que no existen otras necesidades, otras formas de demanda? La mutación en curso de la actitud social frente al ámbito construido, no estará haciendo surgir nuevas necesidades susceptibles de expresarse bajo la forma de demanda no tradicional de servicios arquitectónicos? En-el caso limite, no habrán 95

90 sido ignoradas algunas necesidades latentes por los arquitectos? Al estar estos demasiado acaparados por las necesidades de la producción galopante, o sumergidos en exceso en la ideología implícita del crecimiento, quizás no hayan fijado su atención en una demanda real pero no explicita, no tradicional y, por añadidura, no solvente. Admitamos por el momento que la respuesta a estas preguntas sea que si. Esto significarla simplemente que existe, al menos potencialmente, una demanda no tradicional : DEMNT, de servicios arquitectónicos. En otros términos, el postulado fundamental de la planificación universitaria se convertirla en : T + INM DEMT + DEMNT LA OPTICA DEL "LAISSER-FAIRE" Todo esto nos lleva a considerar varias opticas posibles en cuanto a la planificación universitaria. La primera, la del "laisser-faire", no rechaza ninguna forma de oferta o de demanda. Esta Óptica postula que existe efectivamente una "mano invisible" por medio de la cual la sociedad ajusta sus propios mecanismos, incluidos los de un rechazo eventual del excedente de titulados... La óptica del "laisser-faire" es, en la práctica, la que prevalece hoy en día : en la mayoría de los países, el acceso a los estudios de arquitectura está limitado como máximo por la capacidad de los candidatos, pero en ningún caso por su numero. Por otra parte, de nada servirla ocultar que los responsables de las instituciones universitarias se han dedicado a menudo, y apresuradamente, a aumentar los efectivos, ya que precisamente es a partir de los efectivos como se determina frecuentemente el presupuesto y, en consecuencia, el poder. Dentro de esta óptica, no merece la pena distinguir entre los perfiles "inversión" y "consumo" del colectivo estudiantil. Del mismo modo, no hay por que preocuparse de hacer surgir las necesidades potenciales en lo que se refiere al ámbito de la construcción para reactivar una demanda languideciente. La única limitación que puede pesar sobre la Óptica del "laisser-faire" es la de los recursos, ya que sea cual sea el perfil del efectivo, la enseñanza cuesta muy cara al contribuyente. Por tanto, podemos preguntarnos hasta cuándo aceptará éste asumir el coste de un sistema de enseñanza semejante. Es muy probable que este momento coincida con el de una toma de conciencia del problema social y económico que representa para un pals formar un excedente de titulados tan inútiles como frustrados. Por otra parte, por la via de sus repercusiones sobre el sistema presupuestario de las universidades, la presente crisis económica se encarga de amenazar la política universitaria del "laisser-faire" en muchos países. LA OPTICA DE LA RESTRICCIÓN En el sentido más amplio, la restricción es una decisión administrativa de limitar el acceso a una profesión. Esta limitación puede aplicarse a una sola o a las dos fuentes de alimentación de la oferta, a saber, a la inmigración y a los nuevos titulados. Por lo que se refiere a la segunda fuente, la limitación puede ejercerse a su vez en el acceso a los estudios (concurso de ingreso), en el transcurso de los mismos (curso de convalidación, exámenes), en el ingreso en la profesión (exámenes profesionales, co-optación, etc...), o más o menos en todas partes a la vez. 96

91 Dejando de lado el problema, por otra parte difícil y delicado, de la restricción de la inmigración - problema que en America del Norte adquiere proporciones importantes - vamos a concentrarnos en la Optica de la restricción universitaria. Podemos observar que cuando existe la restricción universitaria, ésta tiende cada vez m s a aplicarse al principio de los estudios, de manera que se permita a los candidatos rechazados la más amplia posibilidad de elegir otra carrera. El problema del número se plantea, por otra parte, en el acceso a los estudios, porque, como se ha evaluado en el capitulo anterior, un porcentaje importante de los estudiantes inscritos en primer año no llegarán a obtener el tituló (10). No es menos cierto que el número de títulos otorgados por el sistema universitario es aún demasiado alto con relacion a la capacidad de absorcion del mercado de trabajo (11). La idea de la restricción se apoya sobre esta constatación. Sin embargo, la restricción puede tener un carácter absoluto o relativo. Absoluto, si pretende ajustar el cupo de titulados a la demanda tal y como está prevista. En este caso, solo serla justificable si se aplicara al conjunto de las disciplinas, y ésto, a partir de una decisión ampliamente democrática tendente a acabar, desde sus raices, con todo tipo de desempleo intelectual. Por el contrario, la restricción será relativa si tiende a reducir los efectivos universitarios de arquitectura a proporciones semejantes a las que predominan en el conjunto de todas las disciplinas. En otros términos, la restricción relativa en arquitectura solo se justificarla si se cumple la siguiente condicion : 0A o U+ioajt DAo (l+iuajt > 0C o (l+iocjt DC 0 (l+iucjt en que OA Q y DAQ representan la oferta y la demanda en arquitectura en un año inicial, 0C o y DC 0 son la oferta y la demanda en el conjunto de las disciplinas en el mismo año inicial, e i es el porcentaje de aumento propio de cada una de estas cuatro variables. El problema que se plantea entonces es saber si dicha condicion se realiza efectivamente. Desgraciadamente es muy difícil contestar con exactitud a esta cuestion, ya que no disponemos de datos suficientes ni para la oferta, ni para la demanda, en el conjunto de todas las disciplinas. Pero si puede obtenerse une respuesta aproximada comparando en primer lugar el porcentaje de aumento de los efectivos universitarios en arquitectura con el del conjunto de las disciplinas. EL AUMENTO COMPARADO DE LOS EFECTIVOS EN ARQUITECTURA Hemos efectuado este cálculo a partir de los datos sobre los efectivos universitarios de los Estados Unidos y del Canadá, para los periodos y Este cálculo ha planteado algunos problemas en cuanto'a la elección de los datos y de los periodos. Para los Estados Unidos salo se dispone, para el conjunto de las disciplinas (12), de los datos sobre los efectivos universitarios "subgraâuaâos" y "postgraâuados" en conjunto. Estos datos existen, por una parte, para el conjunto de los niveles de tipo licencia (bachelor) y maestría (master), y por otra parte para el conjunto de todos los niveles. Para poder comparar con la arquitectura hemos considerado esta Ultima posibilidad. Por lo demás, en el nivel de la arquitectura, los datos proceden del A.C.S.A. (13), e incluyen, para los últimos alios, los efectivos en "pre-architectural". Esto nos ha 97

92 llevado a considerar los efectivos en arquitectura, "pre-architectural" incluido, contando con los niveles "subgraduados" y "post-graduados" habiendo obtenido o no títulos acreditados por el N.A.A.B. (14). Para el Canadá, hemos considerado los datos relativos al primer ciclo, que corresponde al nivel de la formación profesional, tanto para el conjunto de las disciplinas como para la arquitectura (15). Los resultados del cuadro que a continuación se ofrece son impresionantes. Para todos los periodos estudiados, tanto en los Estados Unidos COITO en el Canadá, los porcentajes de aumento de los efectivos en arquitectura son muy superiores a los del conjunto de todas las disciplinas (16). El número de estudiantes aumenta pues relativamente más deprisa en las escuelas de arquitectura. Asi, desde 1968, el numero de inscritos en las escuelas de arquitectura americanas ha sufrido un aumento del 10,2% contra el 5,2% para el conjunto de las disciplinas. Hay que señalar también que cuanto más reciente es el periodo, más se acentúa la diferencia. periodo Estados Unidos efectivos arquitectura todo nivel efectivos universidad todo nivel Canadá efectivos arquitectura primer nivel efectivos universidad primer nivel % 5.2% 5.2% 4.5% * 6.0% 7.4% 5.6% Tab. 1. Tasa de crecimiento de los efectivos universitarios en arquitectura y en el conjunto de todas las disciplinas. Estados Unidos y Canadá, y Si volvemos ahora a la condición enunciada por la desigualdad antes expuesta, podemos estar seguros de que se realiza también para los numeradores, ya que la demanda de arquitectos crece mucho mss despacio que la demanda en el conjunto de las disciplinas. En efecto, la primera depende de las inversiones inmobiliarias, mientras que la segunda depende del conjunto de los gastos, ya sean de inversión o de consumo. Ahora bien, es un hecho conocido que las inversiones son mucho más sensibles a la coyuntura que el consumo, es decir, que en un periodo de crisis, aquellas tienden a disminuir mucho más deprisa que los gastos de consumo. En consecuencia el porcentaje de aumento i DA es seguramente inferior a i DC, lo que acentúa la desigualdad y refuerza la condición fundamental de una restricción especifica de los estudios de arquitectura. PERFILES DE MOTIVACIÓN Falta por averiguar qué razones impulsan a tantos jóvenes hacia la arquitectura. Ya que, aparentemente, parece como si los hijos de nuestras sociedades altamente industrializadas vieran en la arquitectura amplias oportunidades de acción sobre el medio ambiente y el ámbito de la construcción, cuando, por el contrario, los actuales cambios económicos y sociales de estas mismas sociedades producen el efecto de reducir, precisamente, dichas oportunidades. Además, la afluencia hacia los estudios de arquitectura sigue aumentando, mientras la critica social del papel y de la pretérita producción arquitectónica está en pleno apogeo. Tenemos una gran falta de información a este respecto. Desde luego, se han hecho algunos estudios sobre la motivación del efectivo estudiantil (17), pero aparte de que estos estudios se refieren a conjuntos de población excesivamente restringidos, proporcionan informaciones difícilmente interpretables para llegar a una 98

93 teorización de los perfiles contemporáneos de la motivación en la arquitectura. Debido a Ésto tenemos que abandonar el campo de los hechos por el de las conjeturas. En nuestra opinión, el aumento diferencial más fuerte de la oferta en arquitectura tendría como fuente la crisis del medio ambiente. Para apoyar esta tesis, nos basamos en nuestra larga experiencia del medio universitario de Quebec. En efecto, antes de mediados de los años 60, se puede decir que el grueso del efectivo estaba constituido por estudiantes cuyos objetivos eran netamente profesionales, de ahí un predominio del perfil "need for achievement" (18) a menudo coloreado por motivaciones artísticas. Tras la ola contestataria que ha sacudido las universidades americanas hacia finales de los años 60, el perfil de motivación se ha diversificado hasta el punto de hacer muy difícil la labor del profesorado. Por una parte se observa siempre una base "achievement", que recobra repentinamente terreno en América del Norte. Por otra parte, se constata la presencia de un buen número de estudiantes de perfil "afiliación", según McClelland, cuyos objetivos están situados más hacia el campo de la comunicación, de lo "vivido", fácilmente contestatarios, pero que también se dejan seducir fácilmente por el clima "cool" del que determinados profesores se complacen en rodearse. Por qué han elegido estos estudiantes la arquitectura en lugar de otras disciplinas más fundadas en las relaciones interpersonales? Tal vez para sustraerse a la "verborrea" en la que tienen fama de haber caldo algunas ciencias sociales... Tal vez, también, para dar a sus aspiraciones un soporte concreto y material que pensaban encontrar, con razón o sin ella, en los estudios de arquitectura... Por último, se encuentra en los efectivos estudiantiles un perfil nuevo, surgido directamente y según toda apariencia, de la crisis del medio ambiente. El estudiante que responde a este perfil ostenta aspiraciones netamente científicas, que pretende satisfacer trabajando por un medio ambiente mejor. Construye generadores eólicos, intenta reutilizar materiales tradicionales, y concibe habitats "mínimos". Por otra parte, tiene una visión más bien "low" de la sociedad, a medio camino entre lo bucólico y las relaciones humanas no opresivas y no ideológicas de un futuro "post-industrial". En este sentido, se aproxima un poco al perfil "distanciado" de Kenniston (19). Por qué han escogido estos estudiantes la arquitectura en lugar de disciplinas tales como la ingeniería mecánica o industrial, con las que hubieran adquirido más instrumentos para actuar al nivel del medio ambiente? Probablemente porque la arquitectura, sin razón o con ella, parecía ofrecerles el anclaje "humano" implícito en sus aspiraciones, anclaje que los estudios de ingeniería tienen fama, más o menos certera, de ignorar. Por supuesto, todos estos perfiles son variables. Algunos de ellos se vuelven marginales de súbito al antojo de las luchas entre los "leaderships". Otros terminan por marcar con su huella el estilo de las instituciones. Esta es una de las grandes dificultades actuales de la labor del profesorado de arquitectura, ya que, en definitiva, la única compensación verdadera del oficio es encontrar entre el colectivo estudiantil una respuesta favorable al mensaje transmitido. Se comprende entonces que la búsqueda de esta compensación conduzca directamente al 99

94 "cambio de chaqueta" al antojo de la evolución de las corrientes ideológicas o psicológicas. Se comprende, sobre todo, la dificultad de una política cualquiera de restricción en los estudios de arquitectura. Primeramente se necesitarla disponer de un conocimiento de la motivación estudiantil mucho más sistemático y extenso que las consideraciones que hemos ofrecido a titulo de simple experiencia personal. Pero después que perfiles habría que favorecer y en detrimento de qué otros? Pe la respuesta a esta pregunta puede depender el estilo de la actuación arquitectónica del futuro. Por consiguiente, dicha respuesta no puede darse por la vía tecnocrstica, sino únicamente por la vía política. NOTAS Y REFERENCIAS 1. i Qué quedará de los actuales movimientos surgidos de la crisis del medio ambiente? Hemos discutido este punto en un articulo, R. Vergès-Escuin, Les concepts d'environnement, an Architecture-Concept, ns 322, marzo-abril 1974, a propósito de un libro de T. Haldonado, Ambiente humano y ideología, Nueva Visión, Buenos Aires, De todas maneras, el cauce actual de la "moda" de la reconversión y de la restauración le deja a uno un poco escéptico en cuanto a la profundidad del movimiento. Como ha dicho Claude Schnaidt, hay demasiadas aspiraciones insatisfechas, demasiado descontento respecto del modo de vida urbano, demasiadas injusticias y desarraigos provocadas por la separación ciudad - campo, para poder pensar que el "reciclage" de la ciudad pueda ser el milagroso remedio. La ciudad museográfica no resuelve estos problemas, al contrario, puede añadir otros cuando llegue el momento de hacer cuentas... Seria inútil, sin embargo, negar la existencia del movimiento y despreciar las implicaciones de un cambio social tan real con respecto al marco inmobiliario. 2. La gran mayoría de las oficinas americanas de arquitectura han hecho tal tipo de trabajo. Conservation in the context of change, en Architectural Record, die. 1974, pág Plazos excesivamente largos para la obtención de los primeros efectos son propios a toda planificación universitaria. Estos plazos comprenden el análisis de los problemas, el enunciado de las soluciones, la adopción de políticas, la puesta en práctica de programas, el tiempo de escolarización, la inserción en el mercado del trabajo, el plazo de obtención de los efectos descontados y finalmente su medida... generalmente diez o quince años A. Page, L'économie de l'éducation, P.U.F., Paris, 1971, pág Th. W. Schultz, Valor económico de la educación, Edición Hispano-Americana, 1968, México. 6. M. Blaug, Economía de la educación, Tecnos, Madrid, E.F. Denison, The Sources of Economic Growth in the U.S., Comunittee for Economic Development, N.Y., H.R. Bowen, The Manpower vs. the Free-Choice Principle, en University Affairs, Ottawa, enero Ver por ejemplo A. Farine, Les diplômés de l'université de Montréal sur le marché du travail, C.R.D.E., Université de Montréal, 1974, pág El rendimiento del sistema de enseñanza profesional de arquitectura en Estados Unidos es de alrededor 0,45, es decir que al término de la duración virtual de los estudios, solamente el 45% de los matriculados en primer año obtendrán efectivamente su diploma. 11. The Carnegie Commission on Higher Education, College Graduates and Jobs, McGraw-Hill, N.Y., U.S. National Center for Education, Poet Secondary Fall Enrollments, Washington, anual. 13. Association of Collegiate Schools of Architecture* Enrollments and Statistics, Washington, anual. 14. National Architectural Accrediting Board. 100

95 15. Statistique Canada, Inscriptions d'automne dans les universités et collèges, Ottawa, anual. 16. calculados por los mínimos cuadrados, B. Pesek, Economie Growth and its Measurement, en Economic Growth and Cultural Change, vol. IX, na 3, abril 1961, pág Ver por ejemplo P.E. Honot, Motivations et aspirations des étudiants architectes, Ecole Polytechnique Fédérale, Lausana, 1973; B.H. Nelson, The Decision to Study Architecture : A Sociological Study,en Journal of Architectural Education, pág D. McClelland, La sociedad ambiciosa, Guadarrama, Madrid, K. Kenniston, The Vncommited, Harcourt. Brace and World, N.Y., i

96 CAPITULO 10 PLANIFICACIÓN DE LA DEMANDA : AMPLIACIÓN O BIEN DI VERSIFICACIÓN

97 PLANIFICACIÓN DE LA DEMANDA DE ARQUITECTOS Hasto aquí la perspectiva de una planificación universitaria ha sido examinada bajo el solo ángulo de la oferta de titulados y esto en función de una demanda "tradicional" de servicios de arquitectura. Y se ha visto que si nos atenemos a la perspectiva económica clásica de la educación considerada como una inversión, la situación excedentaria actual conducirla inexorablemente hacia la óptica de restringir el acceso a los estudios de arquitectura. En otros términos, hemos considerado que la desigualdad entre la oferta y la demanda podría reducirse gracias a la disminución de la primera. Pero, no sería posible actuar sobre el segundo termino de dicha desigualdad esforzándose en aumentar la demanda? Para responder a esta pregunta debemos examinar paso a paso la eventualidad, ya sea de una extensión de la demanda "tradicional", ya sea de la emergencia de una demanda "no-tradicional". EXTENSION DE LA DEMANDA TRADICIONAL Hemos visto en el capitulo 3 que, al menos en América del Norte, los arquitectos están lejos de participar en todos los. proyectos de construcción. No serla posible de recuperar al menos ciertos sub-sectores que escapan hoy día a la profesión? Si esto fuera posible, una parte importante del excedente de arquitectos debería desaparecer. Para discutir de este punto, parece útil mencionar los esfuerzos que ciertos países han hecho recientemente es este sentido, particularmente el Quebec y Francia. En los dos casos, se promulgó una ley obligando a recurrir al arquitecto para (casi) todo proyecto de nuevo edificio. Es necesario decir que en los dos países, el legislador rehusó dar un carácter absoluto a esta obligación y estableció umbrales de aplicación, ya sea de costo, ya sea de dimensión. Asi, en Quebec, la nueva ley promulgada sobre la base de la doctrina de la seguridad pública, dispensa de recurrir a un arquitecto en el caso de obras de menos de $ siempre y cuando no estén bajo la rúbrica de los edificios públicos (1). Un tal umbral excluye de la ley todo el sector de la vivienda individual. Excluye también una buena parte del sector comercial, en la cual la distribución de proyectos según el valor muestra una gran gama de obras de pequeño coste destinadas a mejorar los locales ya existentes.' Excluye, en fin, un porcentaje importante de proyectos de reconversión en todos los sectores. Por otro lado, una gran parte de las construcciones de tipo industrial pueden ser hechas por los ingenieros que, en Quebec, se benefician de una ley paralela a la de los arquitectos. En fin, al sector vivienda de tamaño intermediario muy popular en Canadá, se le presenta el dilema de situarse ya sea fuera de la ley, ya sea fuera del mercado. En efecto, dotado con una gran competencia con respecto a la casa individual, dicho sector no puede permitirse un aumento de los costos del orden de 6 a 10% correspondiente a los honorarios de arquitecto. Y como la ley no ha previsto medios de control ni sanciones suficientemente importantes, es fácil de adivinar lo que los constructores de "duplex" y otras formas de vivienda urbana 105

98 intermediaria están interesados en hacer. Finalmente, la nueva ley quebeguense sobre los arquitectos no aparece como un medio eficaz de aumentar substancialmente la demanda tradicional de los servicios de arquitectura. Examinemos ahora el caso de Francia. La nueva ley francesa sobre la arquitectura, basada sobre una doctrina relativamente reciente del Ínteres público de la arquitectura, instaura igualmente un umbral, dimensional esta vez. Fl recurso al arquitecto se establece para toda construcción de más de 250 o 300 m2 (2). Aún aquí, este umbral ahorra la intervención arquitectural en la mayor parte de la vivienda individual no obstante el "filtro" de los consejos departamentales de arquitectura encargados de vigilar que todos los proyectos presenten características arquitectónicas aceptables. El umbral dimensional ahorra igualmente la intervención del arquitecto en una gran parte de las nuevas construcciones no residenciales. Las condiciones impuestas por la ley se asemejan a las del Quebec, pero es difícil de precisar más en tanto que la ley, y aquella paralela sobre la ingeniería, no haya alcanzado su régimen normal. Sin embargo, la ley francesa sobre la arquitectura ha hecho aparecer, de una manera inesperada, uno de los aspectos más interesantes de la práctica extra-arquitectural. En efecto, la nueva ley ha previsto que los no-arquitectos pudiesen ejercer a igual titulo que los actuales miembros de la profesión, a condición de ser admitidos en esta por una comisión apropiada. Y de golpe, se asiste a la emergencia de una masa considerable de demandas de admisión en la profesión, apoyadas sobre expedientes profesionales pertinentes. El examen de los dichos expedientes parece indicar que son precisamente estos siete mil postulantes que ejercen el oficio de arquitecto en el ámbito de la construcción que escapa tradicionalmente a los diez mil arquitectos oficialmente reconocidos en Francia... A través esta situación, el problema de la ampliación de la demanda tradicional aparece bien diferente. Todo parece indicar que se trata menos de conquistar un nuevo mercado que de integrar los practicantes que lo poseen ya. Es necesario decir que este mercado fuá hasta ahora olvidado por los arquitectos "oficiales", demasiado ocupados por los proyectos de gran envargadura. Y es necesario agregar que los practicantes desprovistos de diploma o de acreditación que se encargaron de este mercado, a menudo ingrato, actuaron frecuentemente con acierto, puesto que muchos de entre ellos ingresarán sin duda en la profesión. En definitiva y en tanto que la evolución relativa de la ley francesa sobre la arquitectura se continue en el sentido indicado anteriormente, opinamos que la ampliación de la demanda tradicional no podrá realizarse más que el precio de un aumento equivalente al de la oferta... lo cual deja intacto el problema del actual excedente de los efectivos. LA OPTICA DE LA DIVERSIFICACION El problema de la diversificación puede ser planteado como sigue : existe una necesidad virtual de arquitectos en ciertos sectores y niveles del ámbito de la construcción donde no han estado presentes anteriormente? En otros términos hay demanda potencial de servicios de arquitectura "no-tradicionales"? Si es asi, es que esta demanda puede ser solvente, es decir dispuesta a remunerar en su justo valor los servicios en cuestión? En definitiva, existe en la ámbito de la construcción nuevas aperturas de actuación arquitectónica socialmente Otiles y económicamente viables? 106

99 Numerosos trabajos se realizaron para intentar responder a estas preguntas (3). Pero estos trabajos se referieron esencialmente a programas de formación orientados hacia la diversificación de aptitudes, en particular en America del Norte donde esta tendencia se manifesto desde muy hace tiempo. En efecto, con la bendición de la American Institute of Architects hacia el final de los anos 50, numerosos esfuerzos fueron hechos por los establecimientos de enseñanza de arquitectura en vista de diversificar sus programas. Cuales fueron los resultados obtenidos? Para estimarlos hemos utilizado un instrumento preciso que es el índice de diversificación (4). Este Índice mide la evolución de los empleos de arquitectura en cada actividad económica (manufacturas, transporte, comercio, administración pública, servicios a las empresas, etc..) y sto, en relación a la evolución de la inversión inmobiliaria con incidencia arquitectónica en valor real, tal como la nemas definido en el capitulo 2. Asi, considerando que el valor real de dicha inversión inmobiliaria aumentó en un 48% entre 1961 y 1971, se deberían encontrar incrementos análogos del empleo de arquitectos en los diferentes sectores de actividad. De hecho, hallamos en 1970 incrementos sectoriales superiores al 48%, lo que se traduce por una ganancia bruta de alrededor de nuevos empleos. Sin embargo de estos nuevos empleos, fueron creados en detrimento de los despachos de arquitecto, lo cual nos da una ganancia neta de La tabla 2, mas abajo, ds los detalles del cálculo a partir de los datos del cuadro Al del anexo estadístico y de los datos de los censos americanos (5). actividades arquitectos en I960 numero Z previsionei de empleo para 1970 numero arquitectos en 1970 número Z empleo suplementario en 1970 isteéro Z agricultura minas manufacturas construcción transportes, comunicaciones y suministros publ. comercio financias, seguros e inmuebles servicios (excepto despachos arquit.) despachos arquit. educación administración variob TOTAL Tab. 2. Empleo de arquitectos por Bectores de actividad económica. Estados Unidos, 1960 y Podemos notar la pequenez de las ganancias debidas a la diversificación, del orden del 5% en diez años. Por otro lado, las cuatro quintas partes de les arquitectos trabajaban en las oficinas profesionales. En definitiva, y con algunas excepciones, la profesión permanece dentro de su marco tradicional. Los esfuerzos realizados al 107

100 nivel de la oferta no parecen haber desarrollado hasta aguí una Incidencia mayor sobre la evolución de la demanda de arquitectos. Dado que la experiencia americana no puedo ayudarnos en el sentido de la diversificacion, quizás podamos al menos sacar una lección de dichas estadísticas? Formulemos la hipótesis de que el problema de la diversificación haya sido abordado solamente de manera parcial. De hecho, los precursores en este dominio fueron, primero, poco escuchados y, enseguida, demadiado absorvidos por el aspecto de la obikta. de nuevo* e.jiv e. o. En todo caso, olvidaron el aspecto capital de la demanda pote.nc.lat de. talei o.)i\) clo. Pues se ha visto que si han habido nuevas aptitudes, estas no han correspondido a las esperanzas de la demanda potencial que sin duda alguna existe. Hemos dejado voluntariamente de lado el problema de la definición de la demanda de servicios arquitectónicos diversificados. Y es que tal definición requiere un cuerpo conceptual relativamente complejo. De hecho qué papel puede desempeñar un arquitecto, y en que sectores o niveles de la actividad económica? Si fuera posible responder a esta pregunta enumerando el conjunto de todas las tareas posibles, serla suficiente de sustraer de este conjunto las tareas que corresponden a la llamada demanda tradicional para encontrar enseguida en el resto de dicha enumeración, las funciones que el arquitecto no realiza. Es al interior de este resto que se podrían identificar las eventuales actividades no-tradicionales, es decir la diversificación. Desgraciadamente las cosas no son tan simples, pues lo que llámanos hoy en día la actividad tradicional del arquitecto, no es mss que un resto de lo que podía realizar ayer. Dicha actividad tradicional es mucho menos tradicional de lo que pensamos. Ella misma es una consecuencia directa de la cristalización de los usos cortesanos del siglo XVII (6). Por otra parte, el arquitecto no ha cesado de restringir cada día más su status, al separarse sucesivamente del ingeniero, del contratista, del fabricante de materiales, del promotor y de otros participantes con los cuales podía, en otros tiempos y si se daba el caso, indentificarse. EátS claro que la evolución elitista de la profesión de arquitecto a lo largo de tres siglos le ha hecho perder una buena parte de la función que hubiera podido ejercer sobre la producción del marco inmobiliario a lo largo del crecimiento industrial. Hoy día, todos reconocemos que en materia de construcción, las decisiones importantes son tomadas mucho antes que el arquitecto intervenga. Además cuando interviene es prácticamente a nivel del diseño y de la ejecución del proyecto, pero raramente en las operaciones que, en el vasto campo de la producción, son anteriores o posteriores al proyecto propiamente tal. En fin, la gestión del patrimonio inmobiliario tampoco utiliza con provecho los servicios del arquitecto, en razón de su formación destinada para realizar sólo proyectos de nuevas construcciones. La diversificación de la actividad arquitectural tendra lugar cuando se comprenda que el arquitecto tiene vocación para actuar en todas las actividades que, directamente o indirectamente, estén relacionadas con el marco inmobiliario. Ahora bien, estas actividades van desde la decisión de la inversión inmobiliaria hasta la gestión del patrimonio resultante, pasando, por supuesto, por su producción propiamente dicha. 108

101 Es necesario sin embargo distinguir diversificacion y especialización. En efecto, la diversificacion representa la capacidad del arquitecto de intervenir con los conocimientos que le son propios en el conjunto de sectores y de niveles donde se decide, se produce, y se administra el marco inmobiliario. La diversificacion no tiene otras implicaciones sobre el plan del saber que la de adquirir un mínimo de conocimientos sobre el ámbito en el cual se proyecta intervenir. La especialización, por el contrario, implica una transformación de la estructura del saber puesto que consiste en un estrechamiento del campo de conocimientos a fin de profundizar una disciplina particular. En definitiva, la diversificacion está centrada sobre el ámbito en el se quiere actuar, mientras que la especializacifin está centrada sobre la función que se quiere allí ejercer. Los dos conceptos no son contradictorios, y lo que es más, la intervención en los medios "no-tradicionales" determinará progresivamente ciertos perfiles de especializacifin que le serán propios. Por ejemplo, la intervención de arquitectos al nivel de proyectos de inversión traerá, para ellos, la necesidad de profundizar sus conocimientos en materia de análisis financiero y de estudio del mercado. En lo opuesto, la intervención de arquitectos a nivel de comités de ciudadanos implicará la adquisición de ciertos conocimientos en ciencias sociales. Y asi sucesivamente... Pero cuales son exactamente esos sectores en los cuales el arquitecto podría actuar? Es este problema que abordaremos en el capitulo siguiente. NOTAS Y REFERENCIAS 1. Loi des architectes, Quebec, 1974, art Loi ns 77/8 du 3 janvier 1977 our l'architecture, art. 3, en Journal Officiel de la République Française, 4 enero Ver por ejemplo, D. Hunt Jr., Comprehensive Architectural Practice, en Journal of American Institute of Architects, junio 1962, pig ; c. Doxiadis, Arquitectura en transición, Ariel, Barcelona, R. Geddes, R. Spring, A Study of Education in Environmental Design, informe para la A.I.A., Princeton, También, a pesar de su esoterismo, Architects Aspects en Architectural Design, julio 1976, pág R. vergès-escuin, Enseignement de l'architecture et marché du travail, en La revue canadienne de l'enseignement supérieur, vol. vll-3, 1977, psg U.S. Population Census 1960, PC (2), FC, tab. 2 (datos aumentados en un It : ver PC-U.S. Sumary, PC (1) ID, tab. 202); U.S.P.C. 1970, PC (2) FC, tab. 8 (datos corregidos, ver nota (1) del anexo estadístico). 6. G. Hinvielle, Histoire et condition juridique de la profession d'architecte. Imprimerie de l'université de Bordeaux, ?

102 CAPITULO 11 SECTORES DEL MARCO INMOBILIARIO

103 I Es posible trazar el "mapa económico" de los campos potenciales de actuación arquitectónica diversificada? El análisis económico interindustrial permite responder afirmativamente a esta pregunta. En efecto, de que naturaleza son las actividades que concierne el marco inmobiliario? Estas son del orden de la decision, de la producción y del uso. Las primeras tienen lugar en los sectores de la inversión, las segundas se efectúan en los sectores de la producción, las terceras en fin, se desarrollan en los sectores de consumo. Ahora bien, en cada uno de estos sectores, la contabilidad nacional ofrece un arsenal casi completo de información que permite - conocer su estructura y su nivel relativo. Además, los tres conjuntos de sectores en cuestión pueden ser descritos con la ayuda de las mismas variables o unidades : por un lado las ramas de actividad económica, por otro los flujos o los stocks en valor nominal o real. Los sectores de la inversión pueden representarse de un lado por el valor y de otro por la naturaleza de las inversiones inmobiliarias efectuadas por las diferentes actividades económicas (a las cuales se agrega tradicionalmente la vivienda). En cuanto a los sectores de la producción, serán descritos por los flujos de las cifras de negocios correspondientes a la participación de cada una de ellos en la producción de tal tipo de edificios. En fin, las diferentes ramas de actividad económica utilizan los edificios asi financiados y producidos, para sus propias necesidades. En ese caso, se representa el valor del parque disponible por cada una de dichas ramas. La tabla siguiente sintetiza todas estas variables. 113

104 rainas de la actividad económica sectores de inversion de sectores producción sectores de uso y consumo agricultura agricultura ~ haciendas silvicultura silvicultura madera de aserradero -- minas, canteras minas, canteras materias primas edificios mineros manufacturas manufacturas materiales de construcción excepto madera de aserradero y hormigón "In situ" fábricas y talleres construcción contratistas de obras contratistas y empresas especializadas fábricas y talleres transporte, comunicaciones y servicios públicos servidos públicos transporte, comunicaciones, energfa, agua, etc... estaciones, aeropuertos, empalmes, silos, etc.. comercio comercio (excepto servicios comerciales) comercio de materiales de construcción comercios almacenes finanza, seguro e inmobiliaria finanza, seguro e inmobiliaria (excepto vivienda) servicios financieros y seguros para la construcción, promoción inmobiliaria despachos y oficinas servicios a la empresa, servicios comerciales y servicios personales servicios a la empresa, servicios comerciales y servicios personales servicios técnicos : arquitectos, ingenieros, topógrafos, etc. servicios administrativos : contables, tasadores, administradores, etc. hoteles restaurantes edificios recreativos despachos almacenes garages etc... instituciones instituciones escuelas, universidades hospitales, etc. administración pública admini stración publica permisos y control despachos, edificios públicos, etc... diversos vivienda obras hechas por el propietario vivienda Tab. 3. Sectores de inversión, de producción y de uso del parque inmobiliario. LOS SECTORES DE LA INVERSION Cada empresa produce bienes y servicios con la ayuda de un capital. Una buena parte de este, está constituido por los edificios. Asi, toda empresa se propone desarrollar su capital inmobiliario de manera de asegurar su propia expansión. Para ello, la empresa establece anualmente un plan de inversiones y busca los recursos financieros para realizarlos. La empresa deduce en consecuencia sobre sus propios ingresos (autofinanciamiento) o bien pide prestado a fuentes exteriores los recursos necesarios (emisión de acciones o de obligaciones, préstamos, etc... ). Por otro lado, la empresa elige el punto geográfico donde materializar sus inversiones (localización), prepara su descripción funcional (programación) y, lo más corriente, confia a expertos exteriores (arquitectos, ingenieros, etc..) el diseño y la definición física de las construcciones. Al final, la empresa firma un contrato con una empresa de construcción para la realización final. Anotemos de paso que a menudo las empresas aseguran su propia expansión alquilando 114

105 a otras los espacios que les son necesarios. Esta solución trae sus ventajas y sus inconvenientes : ella simplifica la gestión de la empresa, la cual tiene como vocación primera la producción; por el contrario, ella no aporta ningún aumento al activo de la empresa, cuya segunda vocación es la acumulación de capital... De todas maneras, sabemos que una buena parte de los espacios de comercio y de oficinas resultan de las inversiones hechas por sociedades que no utilizan más que una cierta parte de ellos y que arriendan el resto. Son en particular sociedades bancarias, de seguros u otras (fondos de pensiones, etc..) que disponen del capital financiero necesario.a este tipo de operaciones. Sea lo que sea, vemos que los factores determinantes de la construcción se sitúan a nivel de la inversión. En efecto es por la elección de la inversión en tal o tal tipo de inmueble, por su localización y por su programación que se determinan en mayor parte sus características y su modo de inserción en el marco inmobiliario. Dicho marco no es otra cosa más, al final, que la acumulación de los resultados de estas actividades. agri indust. comercial institucional vivienda var sectores - cultura, pesca y silvicultura minas granjas!bh& edif. mineros fabricas almacenes oficinas garages edif. suministros públicos tiendas hoteles edificios de recreación escuelas universidades iglesias hospitales otros edificios inst itueionales vivienda individu, vivienda colectivi otros edificios manufacturas WÍ& construcción transportes, comunic. suministros públicos comercio, financias, seguros e inmuebles servicios comerciales escuelas - ül universidades religión sanidad otras instituciones gobierno federal gobierno provincial y municipal vivienda If m jiíjéj Tab. 4. Inversiones inmobiliarias efectuadas por loa sectores de actividad económica según el tipo de edificio. Canadá, En decena* de millones de dslares. 115

106 Pero guien invierte y en que? En algunos países la contabilidad de las inversiones se efectúa bajo doble entrada : los sectores de actividad económica y los tipos de edificio. Este es en particular el caso de Canadá (1). El cuadro precedente permite visualizar la importancia relativa de las inversiones según su naturaleza, efectuadas en este país en Cada punto representa diez millones de dólares. Este cuadro permite constatar que la mayor parte de los sectores efectusn las inversiones inmobiliarias que le son especificas : granjas para la agricultura, fábricas para las manufacturas, comercios para el comercio, etc.. Sin embargo, debemos observar ciertos sectores tales como "finanzas, seguros e inmobiliarias" que inviertan en varios tipos de construcciones : parques industriales, centros comerciales, edificios de oficinas, estacionamientos, etc.. Finalmente hay el estado (federal en Canada) y las "colectividades locales" (provincial y municipal en Canadá) que hacen un poco de todo... LOS SECTORES DE PRODUCCIÓN Imaginemos que el inversionista haya pasado a través de todo el proceso preparatorio - sobre el cual volveremos después - y que firme un contrato con una empresa general de construcción para realizar un edificio (2). A medida que las obras avanzan, el inversionista o su mandatario recibe de la empresa las facturas correspondientes hasta el término del contrato. Pero los efectos del mercado no se limitan a la empresa general, ya que por el juego del consumo intermediario y de la adquisición de servicios, los efectos indirectos del contrato de construcción repercuten sobre un conjunto de sectores situados "más abajo" de la empresa. Asi, la empresa general pone en la obra puertas que compró al manufacturero. Este, a su vez, obtuvo el contrachapado a través del fabricante de productos de madera, el cual compró dicha madera al aserradero, el cual se aprovisionó en el forestal, etc.. Los efectos indirectos se miden gracias a la contabilidad interindustrial. Algunas de estas estimaciones han sido hechas para 1970 bajo forma de cifras de negocios, consideradas en el conjunto de las actividades, para un contrato de construcción de 100 millones de dólares y para diferentes tipos de edificios (3). 116

107 sectores viviendas individúale! viviendas colectivas fábricas almacenes oficinas agricultura» pesca y silvicultura minas y canteras manufactura madera " metal " cimiento otras manufacturas construcción (sin ingresos directos) transportes, comunic, suministros públicos comercio financia, seguros e inmobiliaria servicios a la empresa otros servicios TOTAL Tab. 5. Volumen de negocios indirectos ocasionados por un gasto de cien millones de dólares de obras en los diferentes sectores de actividad según el tipo de edificio. Quebec, En millones de adiares. Sin embargo, antes de firmar el contrato de construcción, el inversionista debe pasar por un proceso preparatorio que implica la participación directa de diferentes sectores de actividad situados, esta vez, "más arriba" del contratista. Por otra parte, la diferencia entre el valor de las inversiones y el valor de los contratos de construcción representa el costo de esta participación y ésto sin tener en cuenta el terreno. Precediendo al contrato de construcción encontramos la intervención de los siguientes sectores : - Servicios de análisis ("feasibility studies", programación...) - Servicios jurídicos (notarios, expertos...) - Servicios financieros (préstamos, hipotecas, seguros...) - Servicios técnicos (arquitectos, ingenieros, topógrafos...) - Servicios publicitarios y otros. Es necesario añadir que ciertas actividades correspondientes a estos sectores son a menudo desempeñadas por el inversionista mismo. Además, algunas de estas actividades tienen lugar al mismo tiempo que se toma la decisión de invertir, de la cual son los eslabones. En Estados Unidos, el costo directo del conjunto de estas operaciones representa por término medio el 20% sobre el valor de los contratos, aunque este porcentaje puede variar entre 10 y 30% según los sectores (4). Desgraciadamente, no disponemos de los efectos indirectos inducidos por estos gastos. Sin embargo, creemos 117

108 que estos efectos deben ser del orden de un tercio de los efectos directos y deben repercutir esencialmente sobre el conjunto de los sectores de servicios de comunicaciones y de administración pública (permisos). En otros términos, un contrato de 100 millones implica, solamente para los sectores situados "más arriba", una participación directa con una cifra de negocios adicional de 20 millones, mas los efectos indirectos del orden de 6 millones (sin comprender el costo del terreno). Al aplicar estos resultados e hipótesis a los valores de la construcción en Canadá en 1975 para los sectores considerados obtendremos la tabla siguiente en millones de dólares. agri indust. comercial institucional rivienda va sectores granjas edif. mineros fabricas almacenes oficinas garages edif. suministros públicos tiendas hoteles edificios de recreación escuelas universidades iglesias hospitales otros edificios institucionales vivienda individu vivienda colectivc otros edificios agricultural pesca y silvicultura minas y canteras i-i - L manufactura madera " metal " -cimiento otras manufacturas construcción »78l transportes, comunic. suministros públicos comercio financia, seguros e inmobiliaria servicios a la empresa otros servicios administración pública TOTAL Ï >848 ÍI tab. 6. Efectos directos y indirectos de las inversiones inmobiliarias sobre el volumen de negocios de los sectores de actividad económica según el tipo de edificio. Canadá, En millones de dólares. LOS SECTORES DE USO DEL MARCO INMOBILIARIO Una vez terminados los edificios, estos sirven a las funciones de producción y de consumo. Es ésta la función capital del marco inmobiliario. Es pues importante conocer de que está compuesto dicho parque inmobiliario y saber quién asegura su gestión. En lo que concierne a la composición del parque, las tablas A8 y A9 del anexo 118

109 estadístico ofrecen, bajo cierta forma, los datos apropiados. No obstante, elegiremos preferentemente el valor total del parque inmobiliario en 1975 y en dólares corrientes en CanadS. En otros términos retendremos lo que habría costado en 1975 reemplazar tal cual el conjunto de viviendas, comercios, fábricas, hospitales, etc.. existentes en el CanadS ese aro..agri indust. comercial institucional v vienda var sectores agricultura, pesca y silvicultura minas manufacturas construcción transportes, comunicaciones y suminis. comercio, financias, seguros e inmuebles servicios comerciales escuelas universidades religión sanidad otras instituciones gobierno vivienda granjas il edif. mineros mm fabricas almacenes 1 HUUU oficinas MI BJttJU garages edif. suministros públicos tiendas hoteles edificios de recreación escuelas 19 ÜM universidades ÏÏ8È iglesias BBBPI hospitales il otros edificios institucionales Tab. 7. Volumen del parque inmobiliario disponible Begun los sectores de actividad económica y el tipo de edificio. Canadá, En centenas de millones de adiares. 1! i.»» ni : i! 1 «-, 11 i» i, * En lo que se refiere al valor de reemplazo de tal parque inmobiliario, las cuentas m nacionales del stock de capital dsn anualmente su evaluación en afilares corrientes y por ramas de la actividad (5). No es difícil, a partir de esas dos fuentes, IÎ reconstruir un cuadro cruzado donde figura el valor de los diferentes sectores funcionales del parque inmobiliario según los sectores de actividad económica. En i n vivienda Individ, 1 1 m 1 vivienda colectivc i'«v. i r i i» -Hin'j otros edificios HiniHi 119

110 este cuadro no se ha tenido en cuenta las transacciones intersectoriales que han podido producirse después de la construcción propiamente dicha. Cada punto representa cien millones de afilares corrientes. ACTIVIDAD ECONÓMICA DE LA CONSTRUCCIÓN Todo lo que acaba de ser expuesto muestra que la actividad económica relativa a la construcción es muy amplia y diversificada. Ella implica el empleo de una cantidad de recursos que es probablemente la más importante de toda la economía de un país. Por otro lado, la producción y gestión del parque implica también, directamente o indirectamente, un volumen de mano de obra que representa cerca de un quinto de la población activa. En fin, hemos podido observar que prácticamente todos los sectores de la economía están implicados, a títulos y niveles diversos, en las actividades de la producción y del uso del marco inmobiliario. Tal aproximación analítica de la actividad económica relativa a la construcción ofrece para la profesión de arquitecto un gran interés. Fn efecto, es en el seno de esta actividad que la profesión deberá descubrir lo que es, en cierta manera, la condición de su desarrollo y de su supervivencia; ya que las diferentes actividades que hemos identificado anteriormente constituyen los reservas potenciales donde deberán ser buscadas los nuevos campos de actividad arquitectónica socialmente útiles y económicamente viables de lo que hablábamos en el capitulo 10. Para participar de manera más extensa en la actividad relativa al ámbito de la construcción, el arquitecto posee ciertas ventajas. Sin embargo existen ciertas condiciones para que la diversificación anhelada se concretize. El ultimo capitulo examinará cuales son estas ventajas y cuales son dichas condiciones. NOTAS Y REFERENCIAS 1. Statistique Canada, La construction au Canada, Ottawa, anual. 2. De hecho, la empresa contratista no es generalmente otra cosa que un grupo de empresas especializadas subcontratistas. 3. Bureau de la statistique du Québec, Le système de comptabilité économique du Québec, vol. IV, tab , pâg Se ha preferido esta referencia a la de Canadá en razón de su descomposición en tipos de inmuebles. Por otro lado, es necesario no confundir efectos indirectos y valor añadido. En efecto, la suma de los efectos directos e indirectos en un contrato de 100 millones es más bien 140 o 150 millones, que corresponden a la suma de las cifras de negocios de los sectores participantes. No obstante, la suma de los valores añadidos, no es más que 100 millones, puesto que cada empresa calcula su propio VA descontando de su cifra de negocios los suministros y servicios que compró a otros participantes bajo la rubrica "consumo intermediario". Asi por ejemplo, el valor añadido del propio contratista, no sera más que de 50 a 60 millones, es decir, su cifra de negocios de 100 millones, menos los suministros de 0 o 50 millones que le han sido facturados durante la producción. 4. Disponemos de bien pocos elementos para calcular el valor de los gastos de inversión hechos antes del contrato de construcción. En Estados Unidos, una aproximación de este valor se puede obtener sustrayendo el valor de los contratos Dodge, de las inversiones inmobiliarias (ver notas (1), (2) y (3) del capitulo 4). Sin embargo, para obtener el valor de toda la construcción, el valor de los contratos de construcción debe ser corregido, ya que ellos no incluyen las obras efectuados directamente por el inversionista (como es el caso de ciertas industrias o ciertas administraciones equipadas para hacerlo) ni tampoco, las obras efectuadas personalmente por les propietarios de las viviendas. Estas obras "self made" representan aproximadamente un 10% de incremento sobre valor de los contratos. 5. Statistique Canada, Flux et stocks de capital fixe, Ottawa, anual. 120

111 CAPITULO 12 CONDICIONES DE LA DIVERSIFICACION

112 El capitulo anterior describía los diferentes sectores y niveles de la actividad de decisión, de producción y de gestión del marco inmobiliario. Se puede constatar tanto la multiplicidad de dichos sectores y niveles como su importancia económica. Esto se ha puesto de manifiesto a propósito de Canadá, país que hemos elejido como ejemplo en razón de la calidad de su arsenal estadístico. Pero está claro que esto es válido para la mayoría de los países industrializados o en vía de serlo (1). Asi las inversiones inmobiliarias representan, ellas solas, más del 40% del conjunto de todas las inversiones y cerca del 10% del gasto nacional bruto. En cuanto a la producción propiamente dicha, el sector inmobiliario representa más del 8% del producto nacional bruto. En fin, el parque inmobiliario constituye más de un cuarto del valor bruto de todo el capital fijo (es decir del conjunto de inmuebles, obras de ingeniería, máquinas, herramientas y otros equipamientos) y la provisión para compensar el consumo de un tal capital inmobiliario representa cerca del 2% del gasto nacional bruto. Un campo de actividad tan vasto exige un volumen de mano de obra considerable. Podemos decir que, directa o indirectamente, un trabajador sobre ocho o sobre diez trabaja en la producción o en la gestión del marco inmobiliario. En este volumen de mano de obra se encuentran más o menos todos los oficios y todas las profesiones actuando en todos los niveles de la jerarquía productiva, desde el simple operario hasta el "P.D.G." pasando por el técnico, el ingeniero y otros profesionales "altamente calificados". En este universo, el arquitecto dispone de una calificación priviligiada puesto que se beneficia de una formación de nivel universitario. Sus estudios le preparan - al menos en teoría si miramos los programas de los cursos dados por la mayor parte de las instituciones de enseñanza de arquitectura en todos los continentes - a abordar los diferentes problemas estéticos, funcionales, técnicos, sociales o culturales que plantea el marco inmobiliario. Ahora bien, por increíble que esto parezca, el arquitecto es uno de los profesionales que participa menos en el conjunto de las actividades relativas al marco inmobiliario. Basta considerar, para convencerse, los datos dados por la tabla 2 (cap. 10). En efecto, en Estados Unidos, como en Canadá o en otras partes salvo quizás en Reino Unido (2), las tres cuartas partes de los arquitectos se encuentran trabajando en el sector de "servicios a las empresas", es decir en las oficinas de arquitecto. Ahora bien, la actividad de las oficinas contribuye solamente alrededor del cinco por ciento de más o menos la mitad de la producción de la construcción y no toca, por supuesto, ni la decisión de invertir ni la gestión del marco inmobiliario. Para contribuir especifica y substancialmente a la evolución actual, el arquitecto debe diversificar su papel de manera de estar presente en los diferentes sectores y niveles de decisión, de producción y de gestión del marco inmobiliario. Pero hemos visto en el capitulo 10, que no es suficiente el quererlo para que la diversificación se realice : la experiencia americana esta ahí para probar lo que precede. 123

113 La âiversificaciân en arquitectura no se hars itiâs que al precio de un cambio estructural de la profesión misma. No será posible, en efecto, alcanzar un objetivo tan vasto y ambicioso a menos que nuevas condiciones sean reunidas. Fstas condiciones se referirán a la evaluación de nuevos mercados de acción, a los nuevos perfiles de competencia y, en fin, al estatuto de dichos perfiles. A LA BÚSQUEDA DE NUEVOS MERCADOS El hecho de haber identificado en el capitulo anterior los diferentes sectores de decisión, de producción y de gestión del marco inmobiliario no significa, al mismo tiempo, que dichos mercados estén "esperando" la futura actuación de los arquitectos. En primer lugar, algunos de esos sectores no sabrán que hacer con profesionales tan calificados, por ejemplo, los sectores de minas y canteras... Seguidamente, otros sectores están demasiado dispersos y los mercados que podrían ofrecerse al arquitecto son insignificantes, por ejemplo el sector de inversión agrícola. Finalmente, algunos sectores que presentan las características apropiadas para una intervención arquitectónica, constituyen un mercado acaparado por otros "competidores", como por ejemplo los ingenieros industriales o de puentes, canales y caminos... Es bastante difícil evaluar cuantos arquitectos podrían desarrollar una actividad socialmente útil y económicamente factible en cada uno de los niveles y sectores relativos puestos en evidencia en el capitulo anterior. Pero la dificultad de tal evolución no debe constituir un obstáculo insuperable. Otros productores de bienes o de servicios han tenido éxito frente a tales problemas, al poner a punto las técnicas de análisis prospectivo que se han mostrado por lo menos fructíferas si no infalibles. La profesión debe tomar prestadas estas técnicas para realizar los análisis de mercado permitiendo primero, orientar a los jóvenes arquitectos hacia los sectores más prometedores, y enseguida, llenar progresivamente los huecos resultantes de la débil intervención arquitectónica. Cómo efectuar estos análisis del mercado? Cómo descubrir nuevas oportunidades para la actividad arquitectónica? Desde nuestro punto de vista, las técnicas sugeridas por las "tecnologías sociales" (3) ofrecen el soporte analítico más adecuado. Estas técnicas ponen en contacto los diferentes grupos "que deciden", cuyo trabajo permite desarrollar las "zonas de consenso" y reducir las "zonas de conflicto". El material acumulado fomenta una acción constructiva, lo que a nuestro modo de ver es superior a los resultados obtenidos por los métodos prospectivos clásicos, practicados por los expertos "que no deciden" y que no llegan a convencer, al fin de cuentas, a los detentores del poder... Es decir que la prospección de nuevos mercados de la actividad arquitectónica no puede ser hecha más que por cada país, incluso por cada región. Es decir, además, que la conquista de estos mercados deberá ser hecha en un régimen de plena competencia por el hecho de que 1) - las personas que tomarán la decisión sopesarán el por y el contra de la intervención arquitectónica propuesta, 2) - compararán las ventajas y desventajas con los resultados de la intervención de otros profesionales, 3) - en el caso extremo, deberán llegar a cambiar su imagen tradicional - y en ciertos casos desfavorables - del arquitecto... Por el contrario, serla injusto ignorar ciertas contribuciones que la profesión parece ser la única capaz de hacer en muchos campos, sin que se presenten forzosamente bajo forma de planos y presupuestos... En efecto, muchos responsables 124

114 estsn dispuestos - olvidando si fuera necesario los excesos un poco folklóricos de algunos de nuestros colegas - a reconocer su capacidad imaginativa irremplazable. Como dice Alonso (4) a propósito de la acción planificatriz, "muy a menudo es esta capacidad imaginativa la que permite engendrar la articulación física indispensable al universo de dificultades formuladas por los no-architectos (sociólogos, economistas, geógrafos, etc...)". Por otra parte, y siempre según Alonso, el arquitecto ests acostumbrado a efectuar proyecciones sobre la vida útil de 20, 30 o 50 años, mientras que los otros participantes limitan las suyas al corto o medio plazo que se admite habitualmente en el mundo de los conocimientos económicos y sociales. Es este un aspecto que tomará cada vez más importancia en una sociedad orientada hacia la conservación del patrimonio mobiliario. Finalmente, debido al carácter "cultural" de su formación, los arquitectos estsn mejor preparados que nadie para integrar los valores ligados a la calidad de la vida. Asi pues, los esfuerzos efectuados por los gobiernos y ciertos organismos como la U.N.E.S.C.O. en favor de {okma.c 6n de qu enz de.ca.de.». (5), deberían dar a estos una mayor sensibilidad con respecto a los valores defendidos por la profesión. Sea lo que sea, estamos persuadidos que existen posibilidades reales de intervención en muchos de los sectores y niveles identificados. Y esto sin caer necesariamente en los excesos de la fabricación artificial de "necesidades", justamente denunciados por Illich (6). Citemos algunos ejemplos al nivel de los sectores de intervención. - Consejo para la inversión industrial o comercial con respecto a todo lo que atañe a la elección de lasinmobilizaciones, a su localización, su programación, a la elección de los consultantes y a la negociación de los contratos con las empresas de obras. - Promoción inmobiliaria privada, destinada a la venta o al arriendo de espacios residenciales, comerciales o industriales : "feasibility studies", programación, coordinación de proyectos, etc.. - Preparación de las inversiones colectivas en el seno de las administraciones públicas o para-públicas. Evaluación de las necesidades, programación de edificios públicos, escolares, universitarios, hospitalarios, etc.. Al nivel de los sectores de producción y fuera de las oficinas de arquitecto : - Empresa tradicional de construcción (7) : negocio de contratos de obras, gestión de la empresa, gestión de las obras, etc.. - Empresa de construcción industrializada : poner al día nuevos procedimientos : diseño, prototipos, patentes, gestión de las operaciones experimentales o corrientes, "monitores" de arquitectos de operación y otros participantes, etc.. - Manufactura de materiales y de componentes de la construcción : investigación, desarrollo, patentes, producción y difusión de productos, etc.. - Financiamiento y seguro de las operaciones inmobiliarias, análisis de programas y proyectos, control, etc.. 125

115 - Control público de las operaciones inmobiliarias : comisiones administrativas, permisos, control de obras, etc.. En fin, a nivel de los sectores de consumo y de gestión de la construcción : - Gestión del espacio en el seno de las empresas industriales y comerciales : destino, transformación, acondicionamiento, mantenimiento, etc.. - Gestión del espacio en el seno de las administraciones públicas y para-públicas : Ídem... - Conservación del patrimonio nacional. - Acondicionamiento y rehabilitación de edificios antiguos. - Animación popular : "advocacy-planning" (8) organización de movimientos urbanos en materia de renovación de la vivienda, etc.. - Mejora y defensa de la vivienda marginal : "slums", suburbios, chabolas, etc.. Asi, la primera condición para que la diversificación se realice es la de tener un buen conocimiento del potencial de actuación arquitectónica ofrecida por cada sector y nivel de inversión, de producción y de gestión del marco inmobiliario. LA FORMACIÓN DIVERSIFICADA La experiencia prueba que uno de los mayores obstáculos en la actuación de arquitectos en los ámbitos no-tradicionales es el desconocimiento de dichos ámbitos. En efecto, como los programas de enseñanza son generalmente orientados hacia la formación de arquitectos tradicionales, resulta que éstos no conocen prácticamente otro medio que el tradicional, es decir la oficina de arquitectos. Ahora bien, es corriente afirmar que un conocimiento mínimo de las estructuras, de las características y del funcionamiento del ámbito en que se espera trabajar, es la condición preliminar para lograrlo. Entonces cómo dar a los que desearían entrar en los sectores y niveles de actividades no tradicionales, un conocimiento mínimo de dichos sectores y niveles? Evidentemente por medio de una formación apropiada. Esto nos lleva al espinoso problema de la orientación de la enseñanza para los futuros arquitectos. Pero como los actuales titulados, sobre todo los más jóvenes, están igualmente afectados por este problema, esto nos dirige, al mismo tiempo, hacia al problema de la formación permanente. Es que la formación actual del arquitecto puede ser una base válida para la diversificación? Es tanto más difícil de responder a esta pregunta, cuanto que existe por todas partes un gran descontento con respecto a dicha formación, incluso si muy pocas personas están en la medida de enunciar sobre ella una critica coherente y constructiva (9). En efecto, hemos ya señalado que la diversificación no implica, al comienzo, ninguna transformación de la estructura del conocimiento específicamente arquitectónico. La diversificación postula la posibilidad de aplicar este conocimiento ni más ni menos que en el estado en que se encuentra, pero en un mayor número de ámbitos. Y si el conocimiento en cuestión se muestra subdesarro- 11ado en relación a otras disciplinas, será necesario antes que nada, acelerar el desarrollo de dicho conocimiento arquitectónico y de su transmisión didáctica. 126

116 Pero ësto no es suficiente, ya que el problema es organizar una estructura de enseñanza de la arquitectura que proporcione a los que lo desean, el conocimiento de los sectores no tradicionales de actividad además de la formación "normal" de todo arquitecto. Paralelamente, será necesario proporcionar el mismo conocimiento de los ámbitos no tradicionales a los jóvenes arquitectos que estén interesados. A partir de nuestra experiencia de la enseñanza universitaria hemos formulado una proposición de estructura que creemos idónea. Esta ests basada sobre el concepto generalmente admitido de programas mayokib y me.no/iii. Es "mayor" todo programa de enseñanza de una duración tal que proporciona cantidad de conocimientos requeridos para dar una calificación de nivel "profesional" en una disciplina dada. Es "menor" todo programa que ofrece un complemento de conocimientos distintos a los del "mayor", y esto dentro del volumen-tiempo requerido por el grado postulado. Asi, es corrientemente admitido en el sistema universitario americano obtener una licencia exigiendo., por ejemplo,, cuatro años de estudio de los cuales tres sobre un tema mayor y uno sobre un tema menor. En este caso la sigla del titulado es la del mayor con mención del menor, por ejemplo B.Scw.ro. (Bachelor of Sciences with minor). Lo que proponemos es de crear el diploma de arquitectura con menor, este diploma deberá ser reconocido, por supuesto, a igual titulo que el diploma de arquitecto tradicional (volveremos más tarde sobre el problema del reconocimiento). El "mayor" otorgaría los conocimientos específicos necesarios a todo arquitecto. El "menor" otorgarla los conocimientos específicos del ámbito en el cual se desearla actuar. Qué implicaciones tendría tal sistema sobre la estructura universitaria? La creación de un menor implicarla aparentemente la reducción de los estudios propiamente de arquitectura. De hecho esto no es exacto, puesto que en la enseñanza tradicional se dan ya, la mayor parte del tiempo, un cierto numero de cursos destinados a otogar al estudiante un cierto conocimiento del contexto de la oficina de arquitecto : cursos sobre la práctica profesional, sobre los códigos y reglamentos, incluso sobre las características socio-profesionales de los clientes y usuarios, etc.. Ahora bien, si excluimos estos cursos que podrían muy bien constituir un "menor en práctica tradicional", quedarla un conjunto de conocimientos los cuales, podados un poco de los inevitables dobles empleos y materias no pertinentes, constituirían ni más ni menos que un "mayor en arquitectura"... Otro aspecto que podríamos hacer valer contra la aparente reducción de los estudios en arquitectura es ese tan clásico de la "maduración del estudiante". Es cierto que siendo un conocimiento de síntesis, la arquitectura exige un cierto nivel de madurez mental. Pero el hecho de hacer una parte de los estudios en arquitectura sobre un tema tan pertinente como el ámbito en el cual se cuenta trabajar enseguida, no serla ya un factor de maduración más importante que el de insistir sobre una disciplina que corre el riesgo de no poder estar practicada tal cual más tarde? Queda por ver en que podrían consistir los temas menores y quien deberla tomarlos a cargo. Los programas menores destinados a otorgar un conocimiento de los ámbitos no tradicionales deben ser tomados en cargo por los departamentos universitarios apropiados. En efecto no servirla de nada confiar estos programas a las mismas escuelas de arquitectura - a excepción evidentemente del caso particular de la práctica tradicional - puesto que las escuelas no poseen los recursos humanos 127

117 necesarios para las enseñanzas de esto tipo. Por el contrario, las escuelas de arquitectura deberían administrar conjuntamente con los departamentos implicados los programas menores en cuestión para garantizar la correcta adecación a sus propios objetivos. Asi, se podría visualizar desde ahora toda una serie de programas menores, administrados por diferentes instituciones universitarias y que suministrarían el conocimiento de los ámbitos donde el arquitecto desearla intervenir. menor institución sectores de actividad administración industrial y comercial escuelas de altos estudios comerciales (AEC) inversión inmob. ind. y com. manufactura de materiales gestión inmobil. ind. y com. administración inmobiliaria administración publica ingeniería de obras AEC o estudios inmobiliarios escuelas de administración pública AEC o ingeniería promoción inmobiliaria financias y seguros inversión inmobiliaria públ. permisos y control gestión inmuebles públicos gestión de las obras indus trialización "advocacy" ciencias sociales " políticas trabajo social rehabilitación "advocacy planning" vivienda marginal Tab. 8. Ejemplos de programas "menores" de enseñanza con respecto a la diversificación de la actividad arquitectónica. Bien entendido, se podrían ofrecer también estos programas a los arquitectos deseosos de dirigirse hacia las actividades no tradicionales y ésto por el canal de la formación permanente. En este caso los programas deberían ser ofrecidos bajo la forma de cursos de noche o de verano, de seminarios intensivos, por correspondencia, etc.. Los programas menores deberían estar elaborados a partir de referencias bien sólidas. De hecho, una buena parte de la investigación reciente en materia de intervención en el marco inmobiliario ofrece un material completamente apropiado. Podemos mirar en lo que concierne a "1'advocacy-planning", las referencias recopiladas en las bibliografías citadas en (8). Para la intervención en el seno de la administración pública están los trabajos de Bolán, sin contar los de Arrow y muchos otros (10). Para la intervención en materia de promoción inmobiliaria, podemos referirnos ventajosamente a Farrell (11) y así sucesivamente. En definitiva, las estructuras académicas y el material didáctico existen ya para ofrecer el soporte a una acción que tienda a la formación diversificada. Pero queremos indicar que nuestra proposición no es la única posible. Sin embargo le vemos la ventaja de no exigir recursos adicionales ni transformaciones estructurales importantes. Le vemos sobre todo la ventaja de existir, de manera que suscite un debate sobre los cambios indispensables de la Óptica implícita en la enseñanza actual de la arquitectura. Sea lo que fuera, la segunda condición para que la diversificación se realice es la de otorgar a los estudiantes y arquitectos interesados, la formación que les permita actuar en los diferentes sectores y niveles de inversión, de producción y de gestion del marco inmobiliario. 128

118 EL STATUS DEL ARQUITECTO Hemos visto que desde el Gran Siglo el arquitecto ha dejado progresivamente los campos de actividad que hacían anteriormente parte de sus atribuciones. Y lo que es mss, el arquitecto ha "quemado sus naves" al otorgarse un status estrictamente liberal que le impide, en la mayor parte de los países, el ser asalariado de nadie más que de otros arquitectos o, en todo caso, de las administraciones públicas. La reinserción en los sectores y niveles de actividad que fueron antes suyos, exige que el arquitecto retroceda un poco del status liberal que SI mismo se impuso. En efecto, la actividad diversificada exige a su turno una diversificacion de la definición de tareas y una diversificacion de los status. Cómo conciliar esta exigencia con lo que está en el corazón de la institución profesional, a saber la salvaguardia de la ëtica y la garantía de la competencia con respecto a la sociedad? Pero plantear el problema en estos términos, es olvidar que la institución profesional desempeña igualmente un papel sociológico importante. Desde el punto de vista estrictamente legal, solo los patrones de oficina tienen necesidad de ser miembros de los collegios y otras corporaciones profesionales. Ahora bien, los patrones constituyen en muchos países apenas un tercio de los efectivos. Sin embargo la casi totalidad de los arquitectos tienden a formar parte de estas instituciones, a pesar de que la mayoría de entre ellos son arquitectos asalariados sometidos al derecho de trabajo y no al derecho profesional. Y es que, asalariados o no, los arquitectos desean a identificarse como tales y sólo la adhesión a tales instituciones se lo permite. c No habría pues una manera de distinguir entre la función social y la función legal de las instituciones profesionales? Uno de los medios más simples serla el distinguir entre el simple ingreso y la "licencia de práctica" como se hace ya en algunos países. Asi, todo titulado o equivalente, fuera cual fuera su categoría profesional (patrón, asalariado, benévolo, inactivo, etc.), tendría acceso al titulo de arquitecto... y continuarla pagando su cotización. Pero a aquellos que trabajasen para clientes privados o públicos en el marco de contratos de prestaciones de servicios, la institución profesional darla licencias de práctica a la vista de las garantías habituales de ética y de competencia. Y lo que es más, estas mismas licencias podrían ser diversificadas de manera que garantizasen a la sociedad frente a la acción de los arquitectos que ejerciesen a titulo liberal en varios sectores de actividad. Asi la institución profesional podría exigir que uno de sus miembros o su equipo completara su formación con la ayuda de un programa menor apropiado, antes de concederle una licencia en tal o cual forma de práctica. Esto tendría, de paso, la ventaja de frenar la versatilidad excesiva o la improvisación frente a una eventual diversificacion de pedidos. En todo caso, la distinción entre el derecho a llevar el titulo de arquitecto y el derecho a ejercer a titulo liberal, abrirla grandes las puertas a la diversificación de la profesión. Los arquitectos tendrían asi la libertad de escoger su status, no ya en función de una legislación impuesta e inadaptada, sino en función de las necesidades inherentes a su actividad efectiva. Pues la tercera condición para que la 129

119 diversificación se realice es la de otorgar a los arquitectos Interesados, un status legal que les permita integrarse efectivamente en los diferentes sectores y niveles de inversion, de produccifin y de gestion del marco inmobiliario. NOTAS Y REFERENCIAS 1. D. Turin, The Construction Industry : Ita Economie Significance and Its Role in Development, U.C.E.R.G., Londres, Ver, Le métier d'architecte in Architecture d'aujourd'hui, ne 170, nov.-dic El sujeto es muy amplio : se puede consultar I. Hudson, A Bibliography on the "Delphi Technique", C.P.L. Exchange Bibliography, ne 652, Monticello (U.S.A.), R.H. Martin, The Future of Consensus-Formation Technology Utilisation in a normative Governmental 'Planning Support System Environment, C.P.L. Exchange Bibliography, no 1061, Monticello (U.S.A.), W. Alonso, Beyond the Interdisciplinary Approach to Planning, International Symposium on the Regional Development, Tokyo, Sept U.N.E.S.C.O. - U.N.E.P., Human Settlement Managers Training Program. 6. I. Illich, Le chômage créateur, Seuil, Paris, Antiguamente el arquitecto era esencialmente un contratista como lo prueba el significado mismo de su nombre "arkhi-tektôn : yo ordeno al obrero"... La distinción entre arquitecto y contratista es relativamente reciente; apenas existia en el momento de la redacción del código-civil francés (ver G. Minvielle, Histoire et condition juridique de la profession d'architecte, Imprimerie de l'université de Bordeaux, 1921) lo que creó, entre otras, la confusión de la "responsabilidad solidaria y conjunta" del arquitecto y del contratista. Después de la ultima guerra, la separación entre arquitectos y contratistas, se efectuó tanto en Francia como en América del Norte. De este hecho, un gran número de arquitectos que trabajaban en calidad de contratistas debieron abandonar la profesión de arquitecto, lo cual representó para ésta, una disminución considerable tanto de sus efectivos como de su campo de acción. 8. Sobre este movimiento, que comenzó en América del Norte, existe una vasta bibliografía : D.F. Hazzioti, Advocacy Planning : A Selected Bibliography, C.P.L. Exchange Bibliography, ne 323, Monticello, U.S.A., 1972» A. Corso, The Urban Planner is inside Advocate, C.P.L. Exchange Bibliography, ns 1218, Monticello, U.S.A., Una critica profunda de la enseñanza actual fué hecha por C. Schnaidt, Communication au Colloque de la S.A.D.G. sur l'enseignement de l'architecture, Paris, mayo, Por ejemplo R. Bolán, Emerging Views of Planning en Journal of the American Institute of Planners, julio 1967, pág Para la problemática fundamental del poder público ver K.H. Arrow, Elección social y valores individuales, Instituto de estudios fiscales, Madrid, En fin, podemos referirnos a los trabajos de Churchman y del "grupo de Berkeley" (Rittel, Protzen y otros) que tocan tanto el poder público como al advocacy-planning. 11. P. Farrell, Architect as developer en Progressive Architecture, mayo,

120 CONCLUSION

121 Desde el alba de la revolución industrial, la profesión de arquitecto se encontró viviendo de y pana el crecimiento del marco inmobiliario. Su trayectoria se explica pues por la evolución de las variables económicas y demográficas. Además, el sistema de educación en arquitectura se orientó de manera preponderante hacia la formación de prestatarios de servicios de tipo tradicional. Todo esto, unido a la estructura exclusivamente liberal de la profesión, ha impedido a ésta el tomar una parte determinante en los procesos de decisión, de producción y de gestión del marco inmobiliario. Hoy día la profesión de arquitectura está en crisis, ya que el crecimiento demoeconómico es de marcha lenta y esto probablemente sin esperanza de reactivación espectacular. Pero al mismo tiempo, la construcción también está en crisis, puesto que la crisis del medio ambiente ha traído a primer plano preocupaciones sociales sobre el problema de la calidad de la vida especialmente en el contexto urbano. La crisis de la profesión de arquitecto se presenta como una crisis de recursos no empleados. La crisis de la construcción, se presenta como una crisis de necesidades emergentes. Es probable que dirigiendo estos recursos hacia estas necesidades se puedan reabsorver las dos crisis. Hemos demostrado que es por medio de la diversificación de la actividad arquitectónica que tal objetivo puede ser alcanzado. Pero tal gestión no es simple puesto que ella toca factores estructurales de carácter económico. Por lo tanto el problema debe ser abordado en toda su complejidad y con coherencia. Para ello proponemos : - La identificación de las nuevas necesidades en materia de marco inmobiliario y esto a través del análisis del potencial de actuación arquitectónica ofrecida por los diferentes sectores y niveles de decisión, de producción y de gestión de dicho marco. - La formación diversificada destinada a otorgar a los estudiantes y a los titulados en arquitectura un conocimiento adecuado de los ámbitos en los cuales serán llamados a trabajar. - La diversiflcación del status profesional de manera de permitir al arquitecto integrarse en dichos ámbitos. La crisis de la profesión de arquitecto no es especifica a los países ya industrializados. Hemos mencionado en la introducción los problemas que ella tiene que afrontar en los países que están actualmente en pleno cauce de industrialización. En estos países, los arquitectos son a veces muy numerosos y lo serán más aún cuando al esfuerzo actual de formación universitaria haya producido todos sus frutos. Pero en algunas regiones cono las de América Latina, las estructuras económicas son tan jóvenes como las estructuras universitarias y profesionales. Entonces, porqué no encauzar desde ahora una diversiflcación de la actividad arquitectónica? 133

122 Esto tendría la gran ventaja de asegurar a la profesión en esos países, una inserción en los procesos de decisión y de producción mucho mas profundo que la que ha prevalecido en los países hoy día industrializados. Además, una vez logrado el nivel post-industrial, la profesión se ahorrarla quizás una crisis, como la que ella atraviesa hoy día en los países industrializados... Es ésta, a nuestro modo de ver, la gran lección que los países en vía de industrialización pueden sacar de la experiencia vivida por sus predecesores. Por supuesto, somos conscientes de los problemas de recursos que se plantean a los responsables universitarios y profesionales de los países de America Latina o de otros lugares. Sin embargo, nos parece que el despegue de la diversificación no requiere a penas más recursos que aquellos que-son ya utilizados en la aplicación de políticas universitarias y profesionales actuales. Terminamos el presente informe por una citación del que ha sido durante ocho años el gran animador de la Unión Internacional de Arquitectos, Michel Weill y sin el cual este informe no existiría quizás : "... es necesario suscitar la indispensable evolución de una profesión profundamente perturbada. En la mayor parte de los países los arquitectos son mal o insuficientemente utilizados porgue han estado mal preparados para sus futuras actividades, pero también porque las obras son aún concebidas principalmente sin tener demasiada cuenta de los aspectos sociales y culturales. A pesar de esta grave crisis, el número de estudiantes en arquitectura es creciente. Son más de en el mundo; más que la totalidad de los arquitectos en ejercicio. Estos jóvenes se dirigen hacia la arquitectura y el urbanismo porque adivinan las inmensas necesidades de la mayoría de los hombres y mujeres que viven en el mundo, porque saben que los arquitectos deben estar presentes en los sectores y niveles de decisión donde, actualmente, son poco numerosos cuando no ausentes..." 134

123 ANEXO ESTADÍSTICO

124 año arquitectos empleados en el affo z (1) despachos total inversisn inmobiliaria en z+i (2, (millones $1958) aso arquitectos empleados en el aflo z (3) despachos total inversisn inmobi' liaria en z+i (4! (millones $1961) Tab. Al. Arquitectos activos en los despachos y en el conjunto de las actividades económicas, los años de censo. Inversión inmobiliaria con Incidencia arquitectónica, los años siguientes de los censos. Estados Unidos, a Canadá, a

125 Vivienda (privada) individual 1 colectiva (baja)f colectiva (alta)l Diaeao urbano y 1 vivienda publica ' Comercial baja densidad 1 alta densidad j Industrial Edificios públicos Defensa Religion Educación Sanidad Recreacifin Diversos S S C Vivienda (privada) individual colectiva (baja) colectiva (alta) Diseño urbano y vivienda pdblica Comercial baja densidad alta densidad Industrial Educación Sanidad S Federal oficinas sanidad defensa diversos Estados y municip. oficinas educación sanidad diversos Planificación com. Otros edificios S B Tab. A2. Estructura sectorial de los proyectos de arquitectura. Estados Unidos,

126 sectores Vivienda individual colectiva Comercial Industrial , Institucional educación sanidad ' 985 1, religión Edif. públicos Recreación Otros edificiot total , , :049 34,880 sectores Vivienda individual colectiva Comercial Industrial , ,369 13, , Institucional educación sanidad religión Edif. públicos Recreación Otros edificioi ,347 2, , Js total Tab. A3. Contratos de construcción inmobiliaria. Estados Unidos, En millones de dólares. 139

127 sectores viviendas colee comercial induatrial educación sanidad religión edif. pfibl.y rec, total LOO.00 LOO LOO. 00 LOO. 00 LOO. 00 LOO. 00 LOO sectores viviendas colee. comercial induatrial educación sanidad religión edif. pábl.y rec total LOO LOO.00 LOO.00 LOO LOO LOO OC Tab. A4. Estructura sectorial de los contratos de construcción inmobiliaria (excepto vivienda unifamiliar). Estados Unidos, sectores viviendas colee. comercial industrial educación sanidad religión edif. pfibl.y rec total LOO.00 LOO. 00 LOO. 00 LOO. 00 LOO. 00 LOO. 00 LC0.00LOO.00LOO.00LOO.00 LOO.00 sectores viviendas colee comercial industrial educación sanidad religión edif. pfibl.y rec total LOO C DO II 00.0C H LOO Tab. A5. Estructura sectorial de los proyectos de arquitectura (excepto vivienda unifamiliar y planeamiento de comunidades). Estados Unidos,

128 alto 1B l <* ibbs 188o jrb B R92 f*»2 3 1R94 189a población dl R D «361 o o '2189 7J494 '4799 afio 'u » población ' « «3820 «5437 b' IB ' UB466 u S!èJ afio d l94'b población 115B B l 4149 ] U8181 ]2b BB aüo ( i95« b I i J 1974 población Ï, 1? 7 * '4141 Í « ?U B7B ? So población Tab. A6. Población. Estados Unidos, Proyecciones de 1978 a En millares de habitantes. año B74 138U o a 1884 i R o población B mi afio ' SU * b b *2i población R BB « afio « b o * población B R B afio H ' población S Í&ISZ afio población B Tab. A7. Población. Canadá, Proyecciones de 1978 a En millares de habitantes. 141

129 Tab. A8. Volumen del parque inmobiliario disponible por habitante según el tipo de edificio. Estados Unidos, En dólares UQ «* IK mi^mmimí * * i n --* <wywwftmywwhwiiywiwwiftiiyftiftiimrtnnwwnwnwinrinri* # #«««inimnàwifu-winmnifw i & #imn<#nnnmnininnnnmnnnn##«inin«r>«9e.*^un#ifitfi gftmuftmignaiainaiaiiuftinftmm MWO»WWfl»<WNW» P «iobbb»«wm*-o0> «<BB"W»»n>«ITCT»»< *»«<* F-MH'-AII'»!* O 8 M ««i i»»»i*<«inff^^«>«#b*w«oinrto«o>o>in-^«awoc>«bgm«««iw«^, *mm+m,m i< I«P«^«^»««IImmmiiil~<uKwiiMBiftiftminiWMivàiiWMWwiMWBiwiwiiuwinnwn^'#Jnnuw«««i^p^-««iM««o<«««tnin«win»w«««3««f*p»f h «ojabo>o<>a>oo 33«" " MJaí * i î VlVi ^<Bifc-«VS>Viflfti»iño wvh^jo yr5 #o *!3» < «w e w m n» * MB^o>«M*nKon^«^««o>n<o>iw«oiw^cov«wftip«oo>^inp^iM<p«o>eBff ^ nr m uo _ IJ Fiffwwinn^^^^^^^iiiwifrc^^MOoo^. ikwniwn ««mm<w«f^n^<^wwoo^wmw'** *ooao* o>amo>o>o>o»o>o«fti* «««uwu)««h>o»reeeoeee»v gm «w w!» w * ii i.». «, w. t I^I WiWIWilWWWftWiWIIMftlWftMM^ * w - m HWWWllWVWftlftlfti'\lftlftlftMWIIWrinWP>rW"Wftl s i; e eoobnwiiimnmw^otwtf «w^amb»««mo«m»»«wwn«en^«n«)n<iwe>» w<o^<w»ww<o>oftiin^'*»<c»^w<io**«oftiinftic>rh, inw^oftiin<»o>onootf>ftmi"««a - -- ~ ^««onr»-4«-*0o«nj»«me«-«^-dwn.»ain>» «n<o>< iooon«n»r>wo«no<xomi ÍW«'>OHHWH-^O oxwiinf'. M»* wo>cm nw< > _ _>_> _ _ _ « a _ so ^ t.-x -a.nu >!! * -- -m-mmiwwmwilgnnnwiñwnnwn.wflwww^ M M - _ _ Z»S ««^.««>««.«.«.HI» dwwhwftnwwmftmiftmnmftinn» >ii<<-»*m ^aiftfim\iwtwfwibimwnfnriw 3 tfhrfp»a^**»**o>w^<^<^h>coinfi_i^o<»m^niwofti»inrk^*ogiynoi» «<BCWwiMBMnB»e<»^»f>w-^«oho<oeh > <oo i ift«inow*o*t*oii-mxo>o^<-mfff--wm o U U X _ - - # - - S_r% ^-*^_-^^---iw#l-»-l^g^«ñ fc go_w_b>_i<*g_l'gq<woort rt*o*oo-mtst*^r*4rwomim*n*4ww*+t^o>*o>tu'0*+*rim*4nomr~+i>*~<o>o***io' fijfcg.«* w» «.-h» t. _.. t w m u i w w x - 1 m m i^ w n > n n i m x n» urn. INWWII.I I. ItfWUWfMMtWWM W W «M_J _ _ «_ SS ffi_ltfflafi_8_tmgg g S-B Bg^]_a Z O re-* o>o>e_*»*onjp^gn^iy^gggj»t_f_;f_;*!t*m BtiA "ftifti > iq>b«i <<iflw_fhnihp_f *n'fl'b*íí^**_y^! ti i. IWNNWK h y <! WN M -^«wwxi-ú-wiiwinnrt JA o993s»saoo9eaoosqee309oeoos9oeaa9sooe»30beeoooooomoeeeao909e9039eoeooiw^^niasanqin^«m«>o^^ 5 H " " " ' ^ ^ j _ _wiñ^^«#nmñihnc«^n««ep^*«ruiñ»*-^ ^- «aai'n##**»<n^«* «UlIflIfMtUl«««Pfc^^ïfc«SavAiBBO «ïï "*^"" w _ -Í»»<inf'»-*<»«Mn«-W^iot*iiifM»»»»p*»>*»fti^Mftiiff>^^oin<-DWi,» un» IBBW i<w^».^<o>iiio"*i^^ow^wnninr»on»»»o<^r*i^^o#^o-d-b»ifli'ib>».«c-d<w< < U # o « S _J Uk»> u1^o^^wln^^ fljo^^»ln^nlnrt^^o'«^^nbjw.^<ln^n»^^o»w^>^e w ^lvw» * _ _ Ï!î5 Î,_?_!Tït2_l [^_ï!^_m_ïç_î 1_î Sffl 2_t_BS **, w w i t m *^P*^><^.*M<lWM.MwilMWIIVWWftlWft lwmiwbjftww «O. IP _- Zh_- M-o»mx<»no»<4_w.»^<-*inowin *em< * _<-* o^rw»ryfhi»o «flmw^aaw» f--p»«i«w.»ftio<iflo«<n-do< <m # cw*«i*mn<ooinff iww'hnoamw+iwoj»» -pen.#m e< r_g_gg a5 l WgSg*^^!ga^_gg MJ_^ rs rg^gjtf>*^*gp^'^?o*r- ^*g^_f '^^^g ^^*, _^^_ 0 ' > * n»iiiisinbi.i^f*»^^j»^oog^ifl_t in_f*i^o>»_fer' oini*o«^i*iy>**»^^iwi«wi*^josa_<vwioim»ii ^ KflL«S ^*-*«y_g-_*-g-g!-_g^gwg^g-?!p-g^-pgg- i J-^-g^ ^ _^_^& gssgsggg_y M g g g gg5^ w xeaaj-p«>e_;b_bc«-d»esabade3-pa>a-0-»b>b_ia 142

130 Tab. A9. Volumen del parque Inmobiliario disponible por habitante según el tipo de edificio. Canadá, En dólares S* i Nntn*r*i*i*i^erM h Nr^«f*r*r<»rMi>oo»Nini<i«in«iri4r^a*oa«««aD»^n*<tnn ««rararess^^ D O» * * iwwiww«n«inin^x«*r fc «>«B»gooooi*fti«inm<ui«^0'Pw>in«D»', )in<^**< «r*innkr»e aooeeocooommn«ir. «<oi»> <Br-oiaia3M«^ntna)AjM«-4AiAmieo>aDrkene * iniftin*» IL^ «#» «xi -i «Mnm*in«p»»»-ri««v)03a<*'«>o>"-^v)in *<*-#<#-# *««imninniniflininininininininintn r*? tft*»*n-«^«*k*»«m*aaf*niflaem<uniflinnimfwfcmmainirn«(\im«ine«a^n«a3ome«n4, *<*onnioo>mana*o>4ifln»rh«p«o>f\ia - i\injniiuiunnn««* * * ** i *o>*o«aj>^onia«oooo0^««aiftj«in*nin«n«inead^innftjrh«n«r»nn^ «o «^ -^«.iw w n «wicm^ftriwrtrtrin«+«+«intfiiihninuw*inii»iw (9 i B»Qn««o>#moa)n>^>MnmQ>eAi^N"-*««ag4tt^in««o>iMiAo<w»«*^ «a ftim«in«««p«ir r»a>m«a>a«p«min*»nr**«^ri *- *tn*i«ori«>os«io«)r» ipo>eo>«*-m«30>o>e *r> «ir noo>r*- ««uw #m-«*njp«w\i*o> *«-*ip -«*o;mn»*»* * I\I9MI«I«ir ar>a«o> ^o < n*«i«^miji«9'v, iii>»»»-i*k.9in»«>«ma#a»s*iiio4>i a iw«-««w NNninMíftjninnfnnn^^^^ifltftifMfliAdiwieW^r^ 3c u B a in QiM-«ot».owin<M^E»nB>^*inMff.«oa4Hn«ho<<ffCM^n^^in«<iMMwoo«*twono^ ^t-» iyqr*^ji^chepf0>^in4'w<a^iq*<<flr*^iiw<in»"inin<o>«^o>i lo^airojira} - AHXiAinjAinmnc «««nuim««««««#imwiinin< 2 o>ni on«9*uif*o>-^iflq>n0w*ftiai^»»tnm**iflomai^ erk>»c«owo^o>o>oooo^*(un#ifl««mooio«*min^a>»onwwi^-^nftiw Eovt zn o*avjta>^fwna^n*>^e*o*b9n0oipo>ftapir*-^a3o«*^0#onr*amu, B»o>N ciu»»»ooo-*-j'-i>i>r*>^ f «tin «iff «iiw>r»oa»o» «wfin «KCO> o-*wv#uveh>c»omam«ir er-ac o>o»«i\in«in«^c<*o-4t\in «in iwwvftinifwfunitonnffiotnnnn««*«#***+#imw 143

131 olio o * BBO » * )2 9ÎJ 914 9IS renta millones $ S Útt thhí renta Ilíones $ * U114B im B ÍÚ' renta/hab. $ B B B \Ú:% !2i:i Í82.S alio 1925 [SI? 92t«92". 93Ü J %lt 93o J 94» a o d i J renta millonee $ B silo! S !» min renta millones $ S UHt:t Í9ÍB ».! renta/hab. $ » año renta/hab. $ , Tab. AlO. Renta y renta por habitante. Estados Unidos, Proyecciones de 1978 a En dólares corrientes y en afilares alio B B79 B8< 88J 88» B B » J 90» o )2 91J o ë <> » renta ilíones $ in sao S ÏZÏ mt.an m Wd R renta aliones $ B Z!:8?; :i 2241.B "Z 3337.B B í renta/hab. $ >Z* a BB Í!: aflo 192-> I93u »,935 93o o » o » J 97» 97a renta millones $ S m renta millones $ « S8):Z »354.B renta/hab. $ ; B !059.7 ÜSS.l Î2S \Ul\l AÜO renta/hab. $ Tab. All. Renta y renta por habitante. Canadá, Proyecciones de 1978 a En adiares corrientes y en adiares

132 10 r^ en «H id in in en»h at 0 Dl 0) a yeccii 0 H S 1!J S 01 -S H S a "S co H, 0 l-l TÍ o <H M 0 * 01 CO a m en a~ +1 0 îî o d) rh 0 & ai ai a a m m ai H Ci h 0 H H H -H H e fl Q Ci 1 w 1H CD ci m <0 en H rt - C 1» H en «H H a ai as de ones d Tendenci Proyeccl. S Tab.!Ü Sa & Sa eu IME 3i j xai SÏ8E SzS ils Ul ~(/)J sis O.X-»s as K : ï i in * au fpk a :«9 Wi- i -î * m Ki. I iü «kl k. B U* g»" pf :"T _u>.î"rs i ««1-k.W i.: SI Hi I n;c\iimi\iaim4«m<tw>«c*ouiiiwm»>*» in<o<oto<okr*f>-^cococo ÍMOO-^^X ^irjí-ímo'ocmikmrii/i eximn-flmcf^ao-mai it!n<nripi»a.*inirii<inilsui-»iii»t»»»* uiiniaiflifiinifiif.inio«<a»fi 03 G» MiAMa r*.* iquno^am* «ox icc *"i.n^o o»^<o.fif"i A, MMAinii\minnnmniAii>iiMM>Misini Aii*i<Or^o»or» «c O^CFin**» *M«IP M M a f l N i nr-cvi»* r>-in<ccced cw o cn& *«in<mninin<4 MCO*» in -*o» ini«ji\iniiminripi«4>*4«mnnnt\ipin amqm?cotp<c-4 ITM cummin* r)aj-*in» M ^ nw ^f^ai^> AJUICIO» *>co ininirtnir f- KCO» es 9009 o» coco*» P»CO m U>MO» «HOMrea <0i^r>cc><so>oo Mr.n imvkimimimnirinmni^f. * <* of in o irf* * mu* Ann* MnuH«>» ^o tncnin**>»-* < <*.«*«ah OIN>IT4 t* in<cco in meto «loaahtmo *» 0»4*OOOO AIM ^<C O0»CQ*-r*CCMUMC)'*^B<N&4*"Oa» O<0mo»0 00* «Dinfl* xa>&&»mmm4«4>icv.cia<*ui*<nminfn h-rfccno^ofcoo AHMCim M M M A I M M M M M A M M M M I U M M AiAiAiMiMmin«nmin.nin <cnc3co«4crm<a«ninu.r*cwneki/m\ii\i r»o»-epr» siif)*m* r^oaiai-m«o in 44inmr>a> om<*min in* AIM oo*»» -»;>» ecoo-*-h->n* emrm<»e«0f\i imn*cun^in*ir.r»oooam,»*ii:«o^-*»'> -t-r-t-«4mnu-xr<i>>o<oimni/ii/iinan-i4-* ^ONnMe< < io4h«neina^o>4em Mnr-h in eoin*«mni>-i/iminmfnin»m*m».» «ooinr<rooo>.icoi/v\i»coo»oin^<>foc ib»*r» Ln&M^ QC «**lnln«^ 'ce<99^oc>»<l'co<d DK<l;<0^- Ajmr«9e O4eoo447a«o*i4)c>«oca IU~* CD ^1*- M 0 p»*mf>>lir O» CMIVI 0h ^1^ ON 0*4>COO<9 «O AllO^r*. AlPCSI 0* ^Ul<fi«0 ^^f-ni(uc\iinir>«nrnririmmfnnji\jllif\iru ir^oo* amncgmifi-^ah o-«r^amdoin<ra) -»r rnvoo»» «i «a* rvicoovoc.ooo»*«*- -«*<UAiNf\immmriiMf\ii>ii\jc^iviMi\i f-utcniíito i/iifiim-íwcu^ ifio^o«<f inm1/iicr--^(vjinp-o-"<vi-ioio«0'-lp>i «<o cbadccq<ca k o k cl'ooooeo k o k am>flicqtf;a «xr>a>eintvi>ma>coai«i^»h. osmn tofmirini*im^^oomco^«imai>^ir^-««njg>»\i^k««rreip<o<co < c>to«r>ipi*iinni no«^ca*mmiw»c0vs.-4.mahi*ir'ooft *«<«*«il>ici>- «o-o-cf o-»ogr> r><t>o««3inemco«3 MOCO ce O N O * 1 limo rmemmi> «O MMAic»Mnm**!ii!n«io «*0>aD«Qar»4>M ln*^ 'Jl^o^-oDflDC^ M inininininir.umiin>o<o<o nukocoommifi^o>«<c *oaco> mint*>a* r'hn^lo<o>o^' M '^ *^a>cdtdtd JMrwifitoi^tncr o>^n nni*m*iinn' a ifnrn<*^«in<*oako*>t<'i4 «AI <or»cdcoa>o*«aji»»4;n»fl NMiwuivimncnni^min r-an\i-i)e^i/>i>nf-?o «^ «'«'«' «irinin-kir. Ai<or^cgo>^f"i I0r»o^««0*3*» o>ooo e e r- i>»»*co-" moa I\I«K» ONOr- CO» AM904 <CC im imi^oooeooh i/i^-cborvmmh-o' emo tfi"i-> o-«o>>»oscoii>f-fr.ri-o<viinrit>««j ma ocrov'ajcm is rvip-crnoi/i r^mccr-«-«r-or-cviuimcrn MiiimeeMivixoh 0»»»-»*»r-ir^CU Al")*-*.»!»)» MAIAhMAIAt i riojeoiro o»oœ«^mtmn-»o>«o<o >«*Ain««i<camiwn^in o>r>«ooins»i^r"ceo >»»Aiiii<OAii»i" «yj> <-«.fvoomm<*i»'~«cog* lo^^ci^i^ooho^iainmmai^ - OO > O > OII> taniaimnn«4 ma>'* MM fi m«ai^tr».»e«>o<oco'» oaji>om'oair-r co«ir«0mpccr^rvi<* <n Mn«ncMnAiemmAicsMO>iOo^caa> AI AH\iAiAinn«m aotf>«inin«««nnn «r-ocr 'NN0«cnNivx9 <> anomin M oinai*tinnibmuiifieaiifi^ome<ifn e <t> A44'-K.«MfS09><* ^r-9r~ifllpm «<* in«icoo> MfiMMxrci>co«inin«9 ^ A J A I M M M A I * coe«sci»» Ai«m in oin otccv>r-p-ln «o Ai«tf><oca» M««ifiinipminuimuvaaiia enonseniin^eri^e imairaioamiimbaiiem» «mi» 4 «Air> «aco>b>a«ooo i «IAWI MAIMAlAiMAIM uvar-cia>e M«i<*un<Da>aMAK">i>in >>co««o Mn«m<or>ec mnininin4i««<a«<e<oc«c^h.^ki>-r«r>r-i>caco<oqcn)egco<occ o^»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»at*»»o>a>a>c*»s>e» 10 r» en CM 10 en S 10 ci o H O u l o h & u P «a 3 3 u I» Fi nobimiíi» o>or»i**socbin rcüctíeüüss 01 * 1 min^eoo M*in«M^io «AiMmri*iiiiniÉVe>" M MNMMMAIAIMAI MMMMMAIAIWAIA,AIM mu>o> -4 *ipin^o» o m*nin nnn< **»««munir IPIP - eo n»-»i'-»i*>cr cuir f-uv«em^mmmncc9%oo^i\iifi s Aim«imnuMcr»a a coco IC^TGKO MWUVOI^OJ «44 fmuiuiiiiinininifi ON*4MDOM*^0> * corn^- yioir a»-» 0»* 9 uvn<ctt<or^in-*!nv<n*-«<'i inuiifi«5*«er-r-^«pco<«aimmmmmmmmaiaiaiaiiv. MAKVIMMMMAEMAJAIAI *ic^o»<ncmno*irno f*i ^mam*ico^oio'>ia k^x omoi»,t»o» ««o-ipnuincm jiii'c»»-»'^»*'^»-" nu»**»ininuvo«o<o<o»a 4^«<*4uwnoiriinin<e 2S *u*c>ci~r-r-cocc»cn>o>o» «^^i»r-cacocoam«(r» Se rh*<t«<*ii>ioirin<nm<a A<O -tr<4inininthirinin<o^<c nj^ip^r-coscro-^ntimnicu «r-maoc>»oom-iiv a*^«e«ooaiinair^irai90 *v.ri0co**4i>ammincd.* m«oi^co<ooohdpoc90mov-i locoadcoo^ahahahooe^ <Mne4X<a«r>n<in4nin<i< HJ* aurm 9ca<om-t ^r-ei^n^inwicco AJ^O «-«Aiinin^inie^^aGahe M AiAininiAiAiAimminnn AiAiniAiAiAiAiniMiMAin i^i^coo*»»»* Aim-**^rt ^l«rlnln^o^-coa^a^o ^A., MMAlAimiMAI < O RI AlAlAIfliAICViAKV.nWcnr. >MDa>o>Ai ^<*«omnni «eo>*o AiAinm««r-«)<oie«iouiinin«t««4in «tntiiiaifiininininuhrio O O O ' X T o>taooco«oc> o>a>o, o>»*>a>»o'a><mr WW i cnie<o>ingna>ui. nptue» COAIO inotfcrinaaif» «imch'caas'eeoeei o>eo AKwnn edmp-omnjeo4mo>n««««it c3od)>a>a>eoem miocdoaiftair'iip-ifi'o^r»» Ain4unin«^o > o M <Oc m.*<de»in«eii.«a>ma A*nuw-o> «iiir-0» * COW Ai ii i~mma.amm.-mn Mf>«in^r-coo>o Ai<n«m ^«>»o M*kt>in«>^«BCDcrtDfl»»»»tri>a racro-okok»»» i>»»»a 145

Estado de la profesión de arquitecto en Europa 2016

Estado de la profesión de arquitecto en Europa 2016 Informe Estado de la profesión de Arquitecto en Europa 2016 Estudio Sectorial del Consejo de Arquitectos de Europa 1. Introducción El Estudio Sectorial de la Profesión de Arquitecto en Europa 2016 ha sido

Más detalles

Proyecciones de Población

Proyecciones de Población Proyecciones de Población 2 Estimaciones y Proyecciones Departamentales de Población El Salvador Son el resultado de la estimación de la evolución futura de la población, proveniente de cálculos basados

Más detalles

ACTUALIDAD SOCIOLABORAL JULIO 2005

ACTUALIDAD SOCIOLABORAL JULIO 2005 ACTUALIDAD SOCIOLABORAL JULIO 2005 REPÚBLICA FEDERAL DE ALEMANIA EL ALTO NIVEL DE FORMACIÓN PROTEGE CONTRA EL DESEMPLEO Consejería de Trabajo y Asuntos Sociales Lichtensteinallee 1-10787 Berlín Las estadísticas

Más detalles

Análisis del Proyecto de Ley de Presupuesto 2010 SEPTIEMBRE 2009

Análisis del Proyecto de Ley de Presupuesto 2010 SEPTIEMBRE 2009 Análisis del Proyecto de Ley de Presupuesto 2010 SEPTIEMBRE 2009 Consideraciones preliminares A lo largo de los últimos años la ley de presupuesto distó significativamente de los gastos e ingresos efectivamente

Más detalles

LA IGUALDAD DEL APORTE DE LA UNIVERSIDAD Y LA CONTRIBUCIÓN DEL PROFESOR EN LOS SISTEMAS DE JUBILACIONES DEL PROFESORADO UNIVERSITARIO *

LA IGUALDAD DEL APORTE DE LA UNIVERSIDAD Y LA CONTRIBUCIÓN DEL PROFESOR EN LOS SISTEMAS DE JUBILACIONES DEL PROFESORADO UNIVERSITARIO * LA IGUALDAD DEL APORTE DE LA UNIVERSIDAD Y LA CONTRIBUCIÓN DEL PROFESOR EN LOS SISTEMAS DE JUBILACIONES DEL PROFESORADO UNIVERSITARIO * Benito Pérez Canales Facultad de Ciencias Económicas y Sociales Universidad

Más detalles

Módulo 1. ECONOMÍA Aula Senior Curso 2010/11 - Murcia. Manuel Hernández Pedreño. Universidad de Murcia Dpto. de Sociología y Política Social

Módulo 1. ECONOMÍA Aula Senior Curso 2010/11 - Murcia. Manuel Hernández Pedreño. Universidad de Murcia Dpto. de Sociología y Política Social Módulo 1 ECONOMÍA Aula Senior Curso 2010/11 - Murcia Manuel Hernández Pedreño Universidad de Murcia Dpto. de Sociología y Política Social 1 Tema 4. Sector público Sumario Unidad 3. La población y sus características

Más detalles

COMISIÓN DE AYUDAS MUNICIPALES DEL AYUNTAMIENTO DE VITORIA-GASTEIZ: Luis Sanzo

COMISIÓN DE AYUDAS MUNICIPALES DEL AYUNTAMIENTO DE VITORIA-GASTEIZ: Luis Sanzo COMISIÓN DE AYUDAS MUNICIPALES DEL AYUNTAMIENTO DE VITORIA-GASTEIZ: Luis Sanzo RESUMEN Y CONTEXTO Este documento transcribe la intervención realizada en la Comisión Especial de Pleno sobre Ayudas Sociales

Más detalles

14 La población de España y de Castilla-La Mancha

14 La población de España y de Castilla-La Mancha La población de España y de Castilla-La Mancha 1. Evolución de la población española 2. Características de la población española 3. Distribución de la población en el territorio 4. Poblamiento rural y

Más detalles

Nota de prensa. El Gobierno presenta un programa de consolidación fiscal para reducir el déficit público al 3% en 2013

Nota de prensa. El Gobierno presenta un programa de consolidación fiscal para reducir el déficit público al 3% en 2013 Nota de prensa Actualización del Programa de Estabilidad 2009-2013 El Gobierno presenta un programa de consolidación fiscal para reducir el déficit público al 3% en 2013 El objetivo es recortar el déficit

Más detalles

ESTONIA. Coyuntura político-económica

ESTONIA. Coyuntura político-económica ESTONIA Coyuntura político-económica ESTONIA: Coyuntura político económica Evolución de las principales variables Cuadro 1: PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2004 2005 2006 2007 PIB PIB (millones de a

Más detalles

INTRODUCCIÓN: OBJETIVOS, HIPÓTESIS Y ESTRUCTURA MARCO CONCEPTUAL: SOBRE LOS SERVICIOS Y LA PRODUCTIVIDAD

INTRODUCCIÓN: OBJETIVOS, HIPÓTESIS Y ESTRUCTURA MARCO CONCEPTUAL: SOBRE LOS SERVICIOS Y LA PRODUCTIVIDAD INDICE DE CONTENIDOS INTRODUCCIÓN: OBJETIVOS, HIPÓTESIS Y ESTRUCTURA Una reflexión personal como introducción 14 Justificación y relevancia del estudio 15 Objetivos e hipótesis de investigación 18 Método

Más detalles

Proyectos: Formulación y evaluación

Proyectos: Formulación y evaluación Pág. N. 1 Proyectos: Formulación y evaluación Familia: Editorial: Autor: Ingeniería Macro Luis Angulo Aguirre ISBN: 978-612-304-335-3 N. de páginas: 440 Edición: 1. a 2016 Medida: 17.5 x 24.8 Colores:

Más detalles

1. Explicar el problema de los recursos escasos y las necesidades ilimitadas.

1. Explicar el problema de los recursos escasos y las necesidades ilimitadas. PRIMER CURSO DE BACHILLERATO BLOQUE 1: ECONOMÍA Y ESCASEZ. LA ORGANIZACIÓN DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA. La escasez, la elección y la asignación de recursos. El coste de oportunidad. Los diferentes mecanismos

Más detalles

CUERPO TÉCNICO, OPCION ESTADISTICA

CUERPO TÉCNICO, OPCION ESTADISTICA CUERPO TÉCNICO, OPCION ESTADISTICA ESTADÍSTICA TEÓRICA BÁSICA TEMA 1. Fenómenos aleatorios. Conceptos de probabilidad. Axiomas. Teoremas de probabilidad. Sucesos independientes. Teorema de Bayes. TEMA

Más detalles

Estimaciones de la Población Actual (epoba)

Estimaciones de la Población Actual (epoba) Estimaciones de la oblación Actual (eoba) Resumen metodológico Resumen metodológico de las Estimaciones de la oblación Actual La metodología de cálculo de las Estimaciones de la oblación Actual (eoba)

Más detalles

NORMA TÉCNICA DE AUDITORÍA SOBRE PROCEDIMIENTOS ANALÍTICOS

NORMA TÉCNICA DE AUDITORÍA SOBRE PROCEDIMIENTOS ANALÍTICOS Resolución de 25 de julio de 2001, del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, por la que se publica la Norma Técnica de Auditoría sobre "Procedimientos Analíticos". Las Normas Técnicas de Auditoría,

Más detalles

EVOLUCIÓN RECIENTE DE LA POBLACIÓN EN ESPAÑA Y PROYECCIONES A CORTO Y LARGO PLAZO

EVOLUCIÓN RECIENTE DE LA POBLACIÓN EN ESPAÑA Y PROYECCIONES A CORTO Y LARGO PLAZO EVOLUCIÓN RECIENTE DE LA POBLACIÓN EN ESPAÑA Y PROYECCIONES A CORTO Y LARGO PLAZO Evolución reciente de la población en España y proyecciones a corto y largo plazo Este artículo ha sido elaborado por Sergio

Más detalles

Estudio sobre las necesidades de vivienda en Huesca a través de un análisis regional

Estudio sobre las necesidades de vivienda en Huesca a través de un análisis regional Estudio sobre las necesidades de vivienda en Huesca a través de un análisis regional Análisis prospectivo sobre la población y las necesidades de vivienda Universidad Politécnica de Cataluña Centro de

Más detalles

Servicio Nacional de Aprendizaje SENA. Dirección General BASE TEÓRICA CONCEPTUAL PARA LA ELABORACIÓN DE LA PLANEACIÓN PEDAGÓGICA

Servicio Nacional de Aprendizaje SENA. Dirección General BASE TEÓRICA CONCEPTUAL PARA LA ELABORACIÓN DE LA PLANEACIÓN PEDAGÓGICA Servicio Nacional de Aprendizaje SENA Dirección General BASE TEÓRICA CONCEPTUAL PARA LA ELABORACIÓN DE LA PLANEACIÓN PEDAGÓGICA Bogotá, marzo de 2013 1 apropiación y aplicación de los desempeños y contenidos

Más detalles

Jalisco contaba con 7 millones 666 mil habitantes al inicio de 2013

Jalisco contaba con 7 millones 666 mil habitantes al inicio de 2013 Nota Técnica: 01/13 Guadalajara, Jalisco, 28 de Enero de 2013 Jalisco contaba con 7 millones 666 mil habitantes al inicio de 2013 Resumen El (COEPO) informa que al iniciar el 2013 la población del estado

Más detalles

EL CONTRATO INTERNACIONAL DE CONSTRUCCIÓN: CLAÚSULAS CLAVE

EL CONTRATO INTERNACIONAL DE CONSTRUCCIÓN: CLAÚSULAS CLAVE EL CONTRATO INTERNACIONAL DE CONSTRUCCIÓN: CLAÚSULAS CLAVE El Contrato Internacional de Construcción se ha convertido en uno de los modelos de contratos internacionales más utilizados ya que en los últimos

Más detalles

SECCIÓN 3 PRESENTACION DE ESTADOS FINANCIEROS

SECCIÓN 3 PRESENTACION DE ESTADOS FINANCIEROS SECCIÓN 3 PRESENTACION DE ESTADOS FINANCIEROS PRESENTACIÓN DE ESTADOS FINANCIEROS Los estados financieros son representaciones estructuradas basados en la situación financiera de la entidad el rendimiento

Más detalles

LA ESTRUCTURA DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA. Estructura por sexo

LA ESTRUCTURA DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA. Estructura por sexo LA ESTRUCTURA DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA La estructura de la población refleja las características de su composición por sexo, edad y por actividad económica Estructura por sexo Refleja la relación entre

Más detalles

PRINCIPALES RESULTADOS

PRINCIPALES RESULTADOS Evolución del y del Evolución del y del de las actividades culturales 36. 27. 18. 9. 2 21 22 23 24 25 26 27 28 29 4. 3. 2. 1. 2 21 22 23 24 25 26 27 28 29 La evolución global del y del de las actividades

Más detalles

04Salamanca. distrito

04Salamanca. distrito 90 distrito 04Salamanca Con un perfil social similar a Retiro, el distrito de Salamanca es un referente en la ciudad de Madrid. La población inmigrante es visible debido a la cantidad de trabajos que ocupan

Más detalles

CONCLUSIONES Y SÍNTESIS DE RESULTADOS

CONCLUSIONES Y SÍNTESIS DE RESULTADOS CAPÍTULO 5 CONCLUSIONES Y SÍNTESIS DE RESULTADOS Actividad económica del deporte en Andalucía 2008 136 5. CONCLUSIONES Y SÍNTESIS DE RESULTADOS Las conclusiones y síntesis de resultados se exponen siguiendo

Más detalles

La evolución de la economía vasca y la de Bizkaia se muestra firme al comienzo de 2016

La evolución de la economía vasca y la de Bizkaia se muestra firme al comienzo de 2016 Los datos que presenta la economía vasca al inicio de 2016 son buenos. El crecimiento del PIB se sitúa al mismo nivel que el de la economía española y por encima de los principales países de la Eurozona.

Más detalles

Tratamiento de Riesgo Avanzado de Carteras

Tratamiento de Riesgo Avanzado de Carteras t Tratamiento de Riesgo Avanzado de Carteras Dossier Comercial Departamento Comercial Febrero 2012 2 T Edificio RD Sistemas TRAC Dossier Comercial Versión 2.0 Valencia, 560 4º 08026 BARCELONA Calle Margarita

Más detalles

EVALUACIÓN DE LA SOLICITUD DE ACREDITACIÓN DE TÍTULO OFICIAL

EVALUACIÓN DE LA SOLICITUD DE ACREDITACIÓN DE TÍTULO OFICIAL EVALUACIÓN DE LA SOLICITUD DE ACREDITACIÓN DE TÍTULO OFICIAL Identificación del título Denominación: Máster Universitario en Investigación en Psicología Aplicada a las Ciencias de la Salud Universidad/des:

Más detalles

A. CRITERIOS GENERALES DE LOS PRINCIPIOS DE INVERSIÓN DE LA ENTIDAD.

A. CRITERIOS GENERALES DE LOS PRINCIPIOS DE INVERSIÓN DE LA ENTIDAD. DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS DE INVERSIÓN DE E.P.S.V. ALEJANDRO ECHEVARRIA y DE LOS PLANES DE PREVISIÓN INTEGRADOS Aprobada por la Junta de Gobierno de la Entidad con fecha 16 de diciembre de 2015. Esta Declaración

Más detalles

Elaborado por el Instituto Nacional de Estadística Depósito Legal Nº La Paz, diciembre 2002 Calle Carrasco N Miraflores Telf 2222

Elaborado por el Instituto Nacional de Estadística Depósito Legal Nº La Paz, diciembre 2002 Calle Carrasco N Miraflores Telf 2222 Comisión Económica para América Latina y el Caribe Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE) Elaborado por el Instituto Nacional de Estadística Depósito Legal Nº 4-1 - 1692-02 La Paz, diciembre

Más detalles

Los 28 tienen algo más de 510,1 millones de habitantes y una tendencia ligeramente creciente desde comienzos de siglo.

Los 28 tienen algo más de 510,1 millones de habitantes y una tendencia ligeramente creciente desde comienzos de siglo. RAFAEL PUJOL ANTOLÍN Catedrático de Geografía Humana y Rector Honorario de la Universidad Complutense de Madrid. Intervención Mi objetivo es presentar el marco demográfico europeo y español en el que se

Más detalles

PROYECCIONES FINANCIERAS DE LAS MAGNITUDES PRESUPUESTARIAS PARA EL HORIZONTE

PROYECCIONES FINANCIERAS DE LAS MAGNITUDES PRESUPUESTARIAS PARA EL HORIZONTE 1 PROYECCIONES FINANCIERAS DE LAS MAGNITUDES PRESUPUESTARIAS PARA EL HORIZONTE 2013-2015 Fundamentos legales El artículo 51 de los Estatutos de la Universidad de Granada, aprobados por Decreto 231/2011,

Más detalles

El valor añadido bruto generado por el sector Servicios de la Comunidad Foral ascendió un 2,5% y se situó en millones de euros

El valor añadido bruto generado por el sector Servicios de la Comunidad Foral ascendió un 2,5% y se situó en millones de euros Encuesta Anual de Servicios Comunidad Foral de Navarra, Año 2014 El valor añadido bruto generado por el sector Servicios de la Comunidad Foral ascendió un 2,5% y se situó en 2.983 millones de euros El

Más detalles

ESCENARIO Y REQUISITOS PARA LA PUBLICACION CIENTIFICA

ESCENARIO Y REQUISITOS PARA LA PUBLICACION CIENTIFICA ESCENARIO Y REQUISITOS PARA LA PUBLICACION CIENTIFICA Por: Dr. en C. Pedro César Cantú Martínez Editor en Jefe de la Revista Salud Pública y Nutrición Facultad de Salud Pública y Nutrición Universidad

Más detalles

Matemáticas UNIDAD 1 REPASO Y LOS MÚLTIPLOS DE 100 HASTA 900 SECTOR. Material de apoyo complementario para el docente. Preparado por: Irene Villarroel

Matemáticas UNIDAD 1 REPASO Y LOS MÚLTIPLOS DE 100 HASTA 900 SECTOR. Material de apoyo complementario para el docente. Preparado por: Irene Villarroel SECTOR Material de apoyo complementario para el docente UNIDAD 1 REPASO Y LOS MÚLTIPLOS DE 100 HASTA 900 SEMESTRE: 1 DURACIÓN: 5 semanas Preparado por: Irene Villarroel Diseño Gráfico por: www.genesisgrafica.cl

Más detalles

Informe de Seguimiento

Informe de Seguimiento Informe de Seguimiento Convocatoria CURSO 2011/2012 ID Ministerio 2501759 Denominación del Título Universidad Centro Rama de Conocimiento Graduado o Graduada en Ingeniería Informática Universidad de Cádiz

Más detalles

Producto Bruto Geográfico Estimación Año 2014

Producto Bruto Geográfico Estimación Año 2014 INFORME Producto Bruto Geográfico Estimación Año 2014 DICIEMBRE DE 2015 Dirección Provincial de Estadística y Censos Directora: Mg. Ana Carolina Herrero Equipo técnico Dirección de Estadísticas Económicas

Más detalles

PLAN GENERAL MUNICIPAL

PLAN GENERAL MUNICIPAL ANEXO 1 DETERMINACIÓN DE LOS COEFICIENTES DE HOMOGENEIZACIÓN PLAN GENERAL MUNICIPAL N A V A R R E T E UTE TEDEÓN NAVARRETE 1.- CONSIDERACIONES PREVIAS. El art. 126.1 de la Ley 5/2006 de 2 de mayo, de Ordenación

Más detalles

OFERTA Y DEMANDA DE EDUCACIÓN UNIVERSITARIA EN LA REGIÓN DE MURCIA

OFERTA Y DEMANDA DE EDUCACIÓN UNIVERSITARIA EN LA REGIÓN DE MURCIA Oferta y demanda de educación universitaria en la Región de Murcia OFERTA Y DEMANDA DE EDUCACIÓN UNIVERSITARIA EN LA REGIÓN DE MURCIA Antonio Sánchez Martínez Centro Regional de Estadística de Murcia Comunidad

Más detalles

Nota metodológica sobre las cuentas no financieras trimestrales de los sectores institucionales

Nota metodológica sobre las cuentas no financieras trimestrales de los sectores institucionales Nota metodológica sobre las cuentas no financieras trimestrales de los sectores institucionales Marco legal El Instituto Nacional de Estadística publica, por vez primera, las cuentas no financieras trimestrales

Más detalles

A.3. Fichas metodológicas correspondientes a algunos indicadores de la tercera familia (Consumo)

A.3. Fichas metodológicas correspondientes a algunos indicadores de la tercera familia (Consumo) A.3. Fichas metodológicas correspondientes a algunos indicadores de la tercera familia (Consumo) FICHA METODOLOGICA SOBRE INDICADORES ECONOMICOS BASICOS PARA EL ANALISIS DEL TURISMO Indicador III.1 País

Más detalles

Informe final de evaluación del seguimiento de la implantación de títulos oficiales GRADO EN CONSERVACIÓN Y RESTAURACIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL

Informe final de evaluación del seguimiento de la implantación de títulos oficiales GRADO EN CONSERVACIÓN Y RESTAURACIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL Informe final de evaluación del seguimiento de la implantación de títulos oficiales 2014 GRADO EN CONSERVACIÓN Y RESTAURACIÓN DEL PATRIMONIO UCM INFORMACIÓN PUBLICA Valoración Final La adaptación de los

Más detalles

UNIVERSIDAD DE LA HABANA PROGRAMA ANALITICO

UNIVERSIDAD DE LA HABANA PROGRAMA ANALITICO UNIVERSIDAD DE LA HABANA PROGRAMA ANALITICO Carreras: Sociología y Estudios Socioculturales Tipo de Curso: Curso por Encuentros para Trabajadores Disciplina: Metodología de la Investigación Social. Asignatura:

Más detalles

A/42/10 ANEXO IV TASAS DEL PCT Y MECANISMOS RELATIVOS AL TIPO DE CAMBIO

A/42/10 ANEXO IV TASAS DEL PCT Y MECANISMOS RELATIVOS AL TIPO DE CAMBIO ANEXO IV TASAS DEL PCT Y MECANISMOS RELATIVOS AL TIPO DE CAMBIO Reseña 1. Las previsiones y los ingresos del PCT en la Oficina Internacional se expresan en francos suizos. Sin embargo, los solicitantes

Más detalles

El distrito industrial marshalliano. Un balance crítico de 25 años.

El distrito industrial marshalliano. Un balance crítico de 25 años. El distrito industrial marshalliano. Un balance crítico de 25 años. PRESENTACIÓN EL ANÁLISIS DE LOS PROCESOS INDUSTRIALES EN CLAVE «DISTRITO» Joan Trullén Secretario General de Industria La noción de

Más detalles

Edificación y vivienda

Edificación y vivienda Edificación y vivienda Informes estadísticos anuales Elche 2014 2 EDIFICACIÓN Y VIVIENDA EN ELCHE El sector de la construcción toca fondo El número de solicitudes de licencias de obras mayores en Elche

Más detalles

Contabilidad Nacional Trimestral de España. Base 2010

Contabilidad Nacional Trimestral de España. Base 2010 25 de agosto de 2016 Contabilidad Nacional Trimestral de España. Base 2010 Segundo trimestre de 2016 Principales resultados - La economía española registra un crecimiento trimestral del 0,8% en el segundo

Más detalles

TEMA 8. EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN EN ESPAÑA EN EL SIGLO XX. 2. Las fuentes para el estudio de la población.

TEMA 8. EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN EN ESPAÑA EN EL SIGLO XX. 2. Las fuentes para el estudio de la población. TEMA 8. EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN EN ESPAÑA EN EL SIGLO XX. Esquema: 1. Introducción. 1. Introducción. 2. Las fuentes para el estudio de la población. 3. El crecimiento de la población española durante

Más detalles

Las Prácticas de Laboratorio como pequeñas Investigaciones Científicas

Las Prácticas de Laboratorio como pequeñas Investigaciones Científicas Las Prácticas de Laboratorio como pequeñas Investigaciones Científicas Carlos Becerra Labra 17 Walter Bussenius Cortada 18 Instituto de Matemática y Física Universidad de Talca En la didáctica tradicional

Más detalles

II. Demanda de vivienda en Andalucía

II. Demanda de vivienda en Andalucía Analistas Económicos de Andalucía demanda y oferta en este horizonte temporal. A continuación, se aborda el problema de la accesibilidad y se incorporan estadísticas de precios en el ámbito provincial.

Más detalles

Contabilidad Nacional Trimestral de España. Base 2008

Contabilidad Nacional Trimestral de España. Base 2008 29 de agosto de 2013 Contabilidad Nacional Trimestral de España. Base 2008 Segundo trimestre de 2013 Contabilidad Nacional Trimestral (PIB) Ultimo dato Var. Interanual Var. Intertrimestral Segundo trimestre

Más detalles

HISTORIA ECONOMICA INTERNACIONAL DE LOS SIGLOS XIX Y XX

HISTORIA ECONOMICA INTERNACIONAL DE LOS SIGLOS XIX Y XX HISTORIA ECONOMICA INTERNACIONAL DE LOS SIGLOS XIX Y XX Grado en Economía y Negocios Internacionales Universidad de Alcalá 2016 /2017 3º curso- 1º cuatrimestre GUÍA DOCENTE Nombre de la asignatura: HISTORIA

Más detalles

Síntesis del Estudio de Mercado de Vivienda Nueva (junio 2014)

Síntesis del Estudio de Mercado de Vivienda Nueva (junio 2014) Síntesis del Estudio de Mercado de Vivienda Nueva (junio 2014) Sociedad de Tasación, S.A. El presente documento es propiedad de Sociedad de Tasación, S.A, la información contenida en el mismo se pone a

Más detalles

EL PAPEL DE LA CONTABILIDAD ADMINISTRATIVA EN LA PLANEACIÓN

EL PAPEL DE LA CONTABILIDAD ADMINISTRATIVA EN LA PLANEACIÓN EL PAPEL DE LA CONTABILIDAD ADMINISTRATIVA EN LA PLANEACIÓN PLANEACIÓN: Proceso de decidir QUE ACCIÓN SE ADOPTARÁ EN EL FUTURO (corto o largo plazo) A FIN DE CUMPLIR CON LOS OBJETIVOS CORPORATIVOS A CORTO

Más detalles

Las escalas de equivalencia en la medición de la pobreza Síntesis de tesis de Maestría en Estadística, UCR. Nancy Pérez Valverde

Las escalas de equivalencia en la medición de la pobreza Síntesis de tesis de Maestría en Estadística, UCR. Nancy Pérez Valverde Las escalas de equivalencia en la medición de la pobreza Síntesis de tesis de Maestría en Estadística, UCR Nancy Pérez Valverde Actualmente en Costa Rica, para delimitar los hogares pobres, el Instituto

Más detalles

Economía del tipo de cambio e integración monetaria

Economía del tipo de cambio e integración monetaria Información del Plan Docente 61344 - Economía del tipo de cambio e integración Año académico 2016/17 Centro académico Titulación 109 - Facultad de Economía y Empresa 525 - Máster Universitario en Economía

Más detalles

ECONOMÍA ADMINISTRATIVA DE LAS ORGANIZACIONES

ECONOMÍA ADMINISTRATIVA DE LAS ORGANIZACIONES UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES ACATLÁN DIVISIÓN DE MATEMÁTICAS E INGENIERÍA LICENCIATURA EN INGENIERÍA CIVIL ACATLÁN PROGRAMA DE ASIGNATURA CLAVE: 1410 SEMESTRE:

Más detalles

Proyecto de Ley de Presupuesto 2013 SEPTIEMBRE 2012

Proyecto de Ley de Presupuesto 2013 SEPTIEMBRE 2012 Proyecto de Ley de Presupuesto SEPTIEMBRE 2012 Proyecciones macroeconómicas Para estimar los ingresos y gastos de la Administración Pública Nacional plasmados en el Proyecto de Ley de Presupuesto para,

Más detalles

PROGRAMA DE POSTGRADO PROGRAMA DE ESTUDIOS AVANZADOS ANÁLISIS DEMOGRÁFICOS PARA EL DESARROLLO

PROGRAMA DE POSTGRADO PROGRAMA DE ESTUDIOS AVANZADOS ANÁLISIS DEMOGRÁFICOS PARA EL DESARROLLO PROGRAMA DE POSTGRADO PROGRAMA DE ESTUDOS AVANZADOS ANÁLSS DEMOGRÁFCOS PARA EL DESARROLLO Área académica: Ciencias Administrativas y de Gestión Denominación: Análisis Demográfico para el Desarrollo Clasificación:

Más detalles

FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y ECONÓMICAS

FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y ECONÓMICAS FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y ECONÓMICAS GRADO EN CRIMINOLOGÍA Y SEGURIDAD PLANIFICACIÓN DE LA DOCENCIA UNIVERSITARIA GUÍA DOCENTE SOCIOLOGÍA GENERAL 1. DATOS DE IDENTIFICACIÓN DE LA ASIGNATURA. Título:

Más detalles

- Economía 1º Bachillerato -

- Economía 1º Bachillerato - - Economía 1º Bachillerato - Cómo se evalúa? Procedimientos e instrumentos de evaluación y criterios de calificación Los instrumentos de evaluación a tener en cuenta son: TRABAJOS ESCRITOS REALIZADOS EN

Más detalles

Dra. Patricia Galeana. Plan de trabajo

Dra. Patricia Galeana. Plan de trabajo Dra. Patricia Galeana Plan de trabajo Comisión de Historia del IPGH Propuesta de Plan de trabajo se propone la elaboración de las siguientes obras: Cronología de América. Se convocará a participar a toda

Más detalles

Términos de Referencia CONSULTORÍA PARA LA PLANIFICACIÓN DEL CENSO ECONÓMICO

Términos de Referencia CONSULTORÍA PARA LA PLANIFICACIÓN DEL CENSO ECONÓMICO Términos de Referencia CONSULTORÍA PARA LA PLANIFICACIÓN DEL CENSO ECONÓMICO Apoyo a la preparación de las actividades censales 2012-2013 ATN/OC-12946-GU Financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo-BID

Más detalles

España: territorio, población y ciudades. Unidad 12. Jaime Arias Prieto

España: territorio, población y ciudades. Unidad 12. Jaime Arias Prieto España: territorio, población y ciudades Unidad 12 La organización territorial de España Entidades - La entidad más pequeña de la administración > Hay más de 8100 municipios - Municipios - Compuestos por

Más detalles

Boletín: XXI. La Población. Dominicana en el Siglo

Boletín: XXI. La Población. Dominicana en el Siglo Boletín: La Población Dominicana en el Siglo XXI Un panorama basado en los datos de las Proyecciones Nacionales de Población 2014 República Dominicana Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo

Más detalles

España la balanza comercial comienza el año con señales ligeramente positivas

España la balanza comercial comienza el año con señales ligeramente positivas Flash España ANÁLISIS ECONÓMICO España la balanza comercial comienza el año con señales ligeramente positivas Matías Pacce y Camilo A. Ulloa Los flujos comerciales de bienes aumentaron en términos reales

Más detalles

EL IMPACTO ECONÓMICO Y DEMOGRÁFICO DE LA INMIGRACIÓN EXTRANJERA EN EL PAÍS VASCO

EL IMPACTO ECONÓMICO Y DEMOGRÁFICO DE LA INMIGRACIÓN EXTRANJERA EN EL PAÍS VASCO EL IMPACTO ECONÓMICO Y DEMOGRÁFICO DE LA INMIGRACIÓN EXTRANJERA EN EL PAÍS VASCO INTRODUCCIÓN El impacto social y económico de la crisis ha generado un importante cambio en el fenómeno migratorio en el

Más detalles

Estados Financieros DICTAMEN A LOS ESTADOS FINANCIEROS. Estados Financieros. Notas a los Estados Financieros

Estados Financieros DICTAMEN A LOS ESTADOS FINANCIEROS. Estados Financieros. Notas a los Estados Financieros Estados Financieros DICTAMEN A LOS ESTADOS FINANCIEROS Estados Financieros Balance General Estado de Ingresos y gastos Estado de flujos de efectivo Notas a los Estados Financieros 60 761 BALANCE GENERAL

Más detalles

UN SMI DE 800 EUROS EN EL PRIMER AÑO DE ESTA LEGISLATURA

UN SMI DE 800 EUROS EN EL PRIMER AÑO DE ESTA LEGISLATURA UN SMI DE 800 EUROS EN EL PRIMER AÑO DE ESTA LEGISLATURA Relevancia del SMI Para la mayor parte de los trabajadores, el salario constituye su única fuente de ingresos. Esto implica que los salarios tienen

Más detalles

Informe de resultados trimestral GfK Clima de Consumo II TRIMESTRE 2012

Informe de resultados trimestral GfK Clima de Consumo II TRIMESTRE 2012 Informe de resultados trimestral GfK Clima de Consumo II TRIMESTRE 12 www.gfk.es Interpretación de los Indicadores GfK en Europa Todos los indicadores toman valores entre -1 y 1. Un valor negativo del

Más detalles

TEMA 7 EL MODELO DE LA CURVA NORMAL. CONCEPTO Y APLICACIONES

TEMA 7 EL MODELO DE LA CURVA NORMAL. CONCEPTO Y APLICACIONES TEMA 7 EL MODELO DE LA CURVA NORMAL. CONCEPTO Y APLICACIONES 1. Puntuaciones diferenciales y puntuaciones típicas 2. La curva normal 3. Cálculo de áreas bajo la curva normal 3.1. Caso 1: Cálculo del número

Más detalles

Patrimonio de la Humanidad 33 COM

Patrimonio de la Humanidad 33 COM Patrimonio de la Humanidad 33 COM Distribución Limitada WHC-09/33.COM/20 Sevilla, 20 de julio de 2009 Original: Inglés/Francés ORGANIZACIÓN DE NACIONES UNIDAS PARA LA EDUCACIÓN, LA CIENCIA Y LA CULTURA

Más detalles

ACTUALIZACIÓN DE LA MEDICIÓN DE LA ECONOMÍA INFORMAL, 2015 PRELIMINAR. AÑO BASE 2008

ACTUALIZACIÓN DE LA MEDICIÓN DE LA ECONOMÍA INFORMAL, 2015 PRELIMINAR. AÑO BASE 2008 BOLETÍN DE PRENSA NÚM. 539/16 13 DE DICIEMBRE DE 2016 AGUASCALIENTES, AGS. PÁGINA 1/2 ACTUALIZACIÓN DE LA MEDICIÓN DE LA ECONOMÍA INFORMAL, 2015 PRELIMINAR. AÑO BASE 2008 El objetivo de estos resultados,

Más detalles

Avance de la balanza de pagos del mes de julio y balanza de pagos y posición de inversión internacional del segundo trimestre de 2016

Avance de la balanza de pagos del mes de julio y balanza de pagos y posición de inversión internacional del segundo trimestre de 2016 NOTA DE PRENSA Madrid, 30 de septiembre de 2016 Avance de la balanza de pagos del mes de julio y balanza de pagos y posición de inversión internacional del segundo trimestre de 2016 Según los datos estimados

Más detalles

3. MERCADO DE TRABAJO

3. MERCADO DE TRABAJO 3. MERCADO DE TRABAJO 3.1 Población y actividad Una de las claves para prever cuál será la evolución del mercado de trabajo en el futuro pasa por anticipar la evolución de la población en edad de trabajar,

Más detalles

La integración de todos los vecinos de la ciudad es una prioridad para el Ayuntamiento de Madrid. La inmigración, una realidad inherente a la propia

La integración de todos los vecinos de la ciudad es una prioridad para el Ayuntamiento de Madrid. La inmigración, una realidad inherente a la propia La integración de todos los vecinos de la ciudad es una prioridad para el Ayuntamiento de Madrid. La inmigración, una realidad inherente a la propia historia de la urbe, es un efecto local que se debe

Más detalles

Capítulo 1. Características de la inserción laboral de trabajadores y trabajadoras

Capítulo 1. Características de la inserción laboral de trabajadores y trabajadoras Capítulo 1 Características de la inserción laboral de trabajadores y trabajadoras CARACTERÍSTICAS DE LA INSERCIÓN LABORAL DE TRABAJADORES Y TRABAJADORAS La participación laboral femenina es un tema de

Más detalles

La Fundación BBVA presenta un estudio que permite medir la contribución del capital a la productividad de la economía española

La Fundación BBVA presenta un estudio que permite medir la contribución del capital a la productividad de la economía española Los resultados representan una revisión al alza del papel del capital como factor de crecimiento La Fundación BBVA presenta un estudio que permite medir la contribución del capital a la productividad de

Más detalles

N P A M. nuevo plano acústico de madrid. Área de Medio Ambiente Dirección de Servicios de Gestión de Residuos y Calidad Ambiental

N P A M. nuevo plano acústico de madrid. Área de Medio Ambiente Dirección de Servicios de Gestión de Residuos y Calidad Ambiental N P A M nuevo plano acústico de madrid Área de Medio Ambiente Dirección de Servicios de Gestión de Residuos y Calidad Ambiental antecedentes El primer Plano Acústico de la ciudad de Madrid fue elaborado

Más detalles

INDICADORES DE EMPLEO, REMUNERACIONES E INGRESOS TOTALES: ENERO - MARZO DE

INDICADORES DE EMPLEO, REMUNERACIONES E INGRESOS TOTALES: ENERO - MARZO DE Sección 011 Indicadores Económicos INDICADORES DE EMPLEO, REMUNERACIONES E INGRESOS TOTALES: ENERO - MARZO DE 2013-14 REPÚBLICA DE PANAMÁ República de Panamá CONTRALORÍA GENERAL DE LA REPÚBLICA Instituto

Más detalles

EVALUACIÓN POR ESTIMACIÓN DE LAS VIBRACIONES MECÁNICAS

EVALUACIÓN POR ESTIMACIÓN DE LAS VIBRACIONES MECÁNICAS EVALUACIÓN POR ESTIMACIÓN DE LAS VIBRACIONES MECÁNICAS DATOS DEL FABRICANTE Es la transposición de la nueva Directiva de Maquinas 2006/CE y en él se indica: 3.6.3 Manual de instrucciones 3.6.3.1 Vibraciones

Más detalles

Boletín: La población dominicana en el siglo XXI

Boletín: La población dominicana en el siglo XXI República Dominicana Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo Boletín: La población dominicana en el siglo XXI Un panorama basado en los datos de las Proyecciones Nacionales de Población 2014

Más detalles

Contrib. pp. Contrib. pp. Variación % Variación % Contrib. pp.

Contrib. pp. Contrib. pp. Variación % Variación % Contrib. pp. IV.3. España. Tema específico debe estimarse, estimación que suele presentar un elevado grado de incertidumbre. No obstante, un buen indicador del ciclo es la utilización de la capacidad productiva en

Más detalles

Solo se transcribe la pregunta 3, pues las otras dos preguntas fueron resultas por la DIAN, organismo de quien se recibió la interconsulta.

Solo se transcribe la pregunta 3, pues las otras dos preguntas fueron resultas por la DIAN, organismo de quien se recibió la interconsulta. CONCEPTO 514 DE 5 DE DICIEMBRE DE 2014 CONSEJO TÉCNICO DE LA CONTADURÍA PÚBLICA Bogotá D. C, Señor Carlos Alberto Parra Arrieta Calle 113 No. 7-80 Piso 5 Bogotá. 484-7000 ca.parra48@uniandes.edu.co Fecha

Más detalles

7. - ASPECTOS FINANCIEROS

7. - ASPECTOS FINANCIEROS 7. - ASPECTOS FINANCIEROS En los cuadros que se incluyen a continuación y en el Anexo se muestra el conjunto de la programación financiera por años y ejes, en Meuros corrientes, tanto de los montantes

Más detalles

I Estudio sobre la Evolución del Ahorro de las Familias Españolas MAYO 2017

I Estudio sobre la Evolución del Ahorro de las Familias Españolas MAYO 2017 I Estudio sobre la Evolución del Ahorro de las Familias Españolas MAYO 2017 Índice Índice 1. Por qué este estudio? 2. Metodología 3. Contexto 4. Niveles de ahorro e inversión 5. Niveles de endeudamiento

Más detalles

TEMA A DEBATE: LA REGULACION DE LA INMIGRACION EN ESPAÑA

TEMA A DEBATE: LA REGULACION DE LA INMIGRACION EN ESPAÑA TEMA A DEBATE: LA REGULACION DE LA INMIGRACION EN ESPAÑA MONTSERRAT CASADO Profesora Titular del Departamento de Economía Aplicada II. Universidad Complutense de Madrid. 1. LA INMIGRACIÓN Y LA EMPRESA

Más detalles

Planificación didáctica de MATEMÁTICAS 4º E.S.O.

Planificación didáctica de MATEMÁTICAS 4º E.S.O. Planificación didáctica de MATEMÁTICAS 4º E.S.O. (Orientadas a las enseñanzas aplicadas) Julio de 2016 Rev.: 0 Índice 1.- INTRODUCCION... 1 2.- BLOQUE I. PROCESOS, MÉTODOS Y ACTITUDES EN MATEMÁTICAS...

Más detalles

Tema 1.- Correlación Lineal

Tema 1.- Correlación Lineal Tema 1.- Correlación Lineal 3.1.1. Definición El término correlación literalmente significa relación mutua; de este modo, el análisis de correlación mide e indica el grado en el que los valores de una

Más detalles

POBLACIÓN Y POBLAMIENTO

POBLACIÓN Y POBLAMIENTO PROPUESTA DE EJERCICIOS PRÁCTICOS PREPARANDO LA SELECTIVIDAD POBLACIÓN Y POBLAMIENTO 2º de Bachillerato 1 3ª Parte: Geografía Humana. Población y Poblamiento. 62.- A la vista de la gráfica relativa a la

Más detalles

2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS Y METODOLOGÍA

2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS Y METODOLOGÍA 2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS Y METODOLOGÍA A continuación, se describe de forma detallada cuáles son los objetivos específicos de información y la metodología empleada tanto en la recogida de información como

Más detalles

Contabilidad Nacional Trimestral de España. Base 2010

Contabilidad Nacional Trimestral de España. Base 2010 24 de noviembre de 2016 Contabilidad Nacional Trimestral de España. Base 2010 Tercer trimestre de 2016 Principales resultados - La economía española registra un crecimiento trimestral del 0,7% en el tercer

Más detalles

METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN EN LAS CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN MÉDICA. Dr C René Oramas González. PT.

METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN EN LAS CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN MÉDICA. Dr C René Oramas González. PT. METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN EN LAS CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN MÉDICA Dr C René Oramas González. PT. ETAPAS DEL PROCESO DE INVESTIGACIÓN. ETAPAS DEL PROCESO DE INVESTIGACIÓN. 1-) EXPLORACIÓN. 2-) PLANIFICACIÓN.

Más detalles

EVASIÓN EN EL IVA SERIE

EVASIÓN EN EL IVA SERIE EVASIÓN EN EL IVA SERIE 2003-2009 Subdirección de Estudios Servicio de Impuestos Internos Mayo 2010 1 Metodología de estimación La evasión se define como la diferencia entre la recaudación teórica (aquélla

Más detalles

RADIOGRAFÍA Mercado de la vivienda en Vigo, Pontevedra y Galicia

RADIOGRAFÍA Mercado de la vivienda en Vigo, Pontevedra y Galicia RADIOGRAFÍA Mercado de la vivienda en Vigo, Pontevedra y Galicia 2016 Se cumplen casi 10 años desde el estallido de la llamada Burbuja Inmobiliaria, la cual, junto a la crisis económica mundial, ha provocado

Más detalles

Avance de la balanza de pagos del mes de enero de 2017 y balanza de pagos y posición de inversión internacional del cuarto trimestre de 2016

Avance de la balanza de pagos del mes de enero de 2017 y balanza de pagos y posición de inversión internacional del cuarto trimestre de 2016 NOTA DE PRENSA Madrid, 31 de marzo de 2017 Avance de la balanza de pagos del mes de enero de 2017 y balanza de pagos y posición de inversión internacional del cuarto trimestre de 2016 Según los datos estimados

Más detalles

Mónica D. Castillo Departamento de Estadística

Mónica D. Castillo Departamento de Estadística Sesión 6. Conceptos y definiciones de los indicadores de trabajo decente: Seguridad social, diálogo social y representación de trabajadores y empleadores Mónica D. Castillo castillom@ilo.org Departamento

Más detalles

Carlos F. Marín Orrego S.A. Corredores de Bolsa. Activo Circulante

Carlos F. Marín Orrego S.A. Corredores de Bolsa. Activo Circulante Razón Social: Carlos F. Marín Orrego S.A. Corredores De Bolsa Nº inscripción registro SVS: 051 Balance General resumido al: 31 de Diciembre 2010 y 2009 Cifras en Miles de pesos Activos 31/12/2010 31/12/2009

Más detalles

Este documento enumera los diferentes tipos de Diagramas Matriciales y su proceso de construcción.

Este documento enumera los diferentes tipos de Diagramas Matriciales y su proceso de construcción. DIAGRAMA MATRICIAL 1.- INTRODUCCIÓN Este documento enumera los diferentes tipos de Diagramas Matriciales y su proceso de construcción. Muestra su potencial, como herramienta indispensable para la planificación

Más detalles