La guerra acaba en Alicante

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "La guerra acaba en Alicante"

Transcripción

1 1939 La guerra acaba en Alicante Crónica de los últimos días de la contienda civil en la provincia, último objetivo militar de Franco SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009 Ayuntamiento de Alicante

2 ÍNDICE 1/Alicante, una provincia de la retaguardia republicana... 3 FRANCISCO MORENO SÁEZ. Doctor en Historia, catedrático jubilado. Suplemento especial en el 70 aniversario del final en Alicante de la Guerra Civil Editorial Prensa Alicantina, S. A. U. Avenida del doctor Rico, Alicante Teléfono: Dirección en internet: Consejero delegado Director general de Gestión Director general de Contenidos Director Juan R. Gil Depósito legal: ALICANTE: A ISSN ELCHE: A ISSN Patrocinadores: Fax: Publicidad: Redacción: Dirección: Jesús Prado Juan Antonio López Ruiz de Zuazo Francisco Esquivel Morales Gerente Controlado por: Jesús Javier Prado Rodero Editorial Prensa Alicantina, S. A. U. Todos los derechos reservados. Prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32,1, párrafo segundo, LPI. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en, o transmitida por, un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia, o cualquier otro, sin el permiso previo por escrito de la editorial. Ayuntamiento de Alicante El bombardeo del Mercado de Alicante... 5 BIOGRAFÍA: Rodolfo Llopis... 6 El Hospital Sueco Noruego de Alcoi... 7 ÀNGEL BENEITO. Doctor en Historia, catedrático de Enseñanza Secundaria Alcoi Principales ataques aéreos sobre la Comunidad durante la Guerra Civil... 8 Operaciones desde la base de Mallorca... 8 Los aviones que participaron en la Guerra... 8 Los lugares de la Guerra en la ciudad de Alicante /El final del gobierno republicano en el valle medio del Vinalopó JOSÉ RAMÓN VALERO ESCANDELL. Doctor en Geografía, profesor Universidad de Alicante. Mapa de las principales instalaciones en el Medio Vinalopó Los extranjeros de la «Posición Dakar» Dolores Ibárruri, «Pasionaria», recuerda BIOGRAFÍA: Antonio Cordón, el hombre del «gobierno de Elda» /Alicante en la hora final de la República. La tragedia del puerto JUAN MARTÍNEZ LEAL. Doctor en Historia, catedrático IES Figueras Pacheco de Alicante. Relato inédito del capitán del Stanbrook EL DOCUMENTO: A bordo del «Marítima» EL DOCUMENTO: Evacuación desde Alicante Testimonio de Luis Deltell BIOGRAFÍA: Manuel Rodríguez Testimonio de Miguel Villalta Documentos militares sobre el fin de la guerra /La represión franquista MIGUEL ORS MONTENEGRO. Doctor en Historia, profesor Universidad Cardenal Herrera-CEU. BIOGRAFÍA: Miguel Villalta BIOGRAFÍA: Etelvino Vega BIOGRAFÍA: Eliseo Gómez Serrano BIOGRAFÍA: Luis Arráez Represión de guerra y posguerra en la provincia de Alicante ( ) Llegada de Tuñón de Lara al campo de Albatera Testimonio de Juan Caba en Albatera /Ciudadanas, resistentes y súbditas: las mujeres de la República a la Posguerra MÓNICA MORENO SECO. Doctora en Historia, profesora Universidad de Alicante. Distintas visiones sobre la mujer Apresadas en el cine Ideal Un recién nacido en la tragedia del puerto de Alicante Coordinadores Francisco Moreno Sáez José María Perea 6/Epílogo: La imposición de un sistema totalitario FRANCISCO MORENO SÁEZ EL DOCUMENTO: Alicante de José Antonio EL DOCUMENTO: Cambio de nombres BIOGRAFÍAS: Gastone Gambara, Joachim von Knobloch, Fernando de Guezala e Igual, Ambrosio Luciáñez Riesco Diseño-maquetación Gregorio Bermúdez Sáez 7/Bibliografía AGRADECIMIENTOS Los autores agradecen su colaboración a los archivos municipales de Alcoy, Alicante y Dénia; al Archivo de la Democracia de la Universidad de Alicante; a la Comisión Cívica de Alicante por la recuperación de la Memoria Histórica; a la Biblioteca Gabriel Miró; al Archivo Militar de Ávila; al Archivo de la Aeronáutica Militar de Roma, estudiado por J. Aleixandre; a Pablo Azorín Williams, Daniel Moya, Francisco Navarro, Agustín Medina, Bruno Vargas y a la familia del capitán del Stanbrook, Archibald Dickson. ARCHIVO AERONÁUTICA MILITAR. ROMA 2 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

3 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE PACO SÁNCHEZ (AMA) 1/ Alicante, una provincia de la retaguardia republicana FRANCISCO MORENO SÁEZ Hace setenta años, la guerra civil española terminó en el puerto de Alicante, el día 1 de abril de Durante la contienda, la provincia estuvo alejada de la confrontación bélica directa, pero sufrió sus consecuencias. Sus habitantes formaron parte de las milicias que en los primeros momentos marcharon a defender a la República, su economía experimentó los cambios que trajeron consigo colectivizaciones e incautaciones, sus ciudades y pueblos acogieron a numerosos refugiados y heridos de guerra, sufrieron espantosos bombardeos y vieron cómo cambiaba la vida cotidiana de sus habitantes, que se afanaban en sobrevivir como podían. Las milicias Muchos militantes de partidos y sindicatos de izquierda participaron en el control de la sublevación militar de julio de 1936 en la provincia y, tras la expedición que recuperó Almansa y Albacete para la República, salieron para los frentes diversas columnas y milicias, entre las que destacaron los Batallones «Elche» y «Alicante Rojo» que tendría una destacada actuación en la batalla de Guadalajara, contra las tropas fascistas italianas ; la columna que encabezaba el anarquista Francisco Maroto, que luchó en Granada y Almería; el grupo ilicitano denominado «Tigres Rojos»; las milicias que salieron de Alcoi en dirección al frente de Córdoba y que después, con el nombre de columna Ruesca-Taino combatieron en Teruel; las columnas «Stalin» y «Francisco Galán» que formó el Quinto Regimiento en Alicante y las Centurias Libertarias de Alcoy que se incorporaron a la Columna de Hierro a primeros de Poco a poco el gobierno de la República organizó la formación de un ejército voluntario, que fue la base del Ejército Popular que se fue conformando, con la incorporación de las correspondientes quintas, sobre la base de la disciplina, la jerarquía y la unidad de mando, tras haberse comprobado la ineficacia de las milicias para hacer frente a las experimentadas tropas franquistas. en la economía y se afanó en regular ese proceso, al tiempo que legalizaba algunos de esos cambios en la propiedad. Se temía que las colectivizaciones forzosas enajenasen a la República las simpatías de muchos campesinos que tenían pequeñas propiedades: por ello, frente a las tradicionales Federación de Trabajadores de la Tierra (UGT) y Federación Regional de Campesinos de Levante (CNT), el Partido Comunista impulsó la creación de una Federación Provincial Campesina que acogió a muchos de quienes trabajaban la tierra individualmente. En Alicante, la colectivización de las tierras apenas afectó a una pequeña parte del total de las tierras, un 19%, y fueron administradas por UGT y CNT, en muchos casos conjuntamente. Al mismo tiempo, se desarrolló mucho el cooperativismo que era apoyado por el Estado: por ejemplo, en Alicante se constituyó una Colectividad Cooperativa Confederal que formaban las secciones existentes en las partidas de Vallonga, Rabasa, Bacarot, Las Balsas y Condomina. En cuanto a la industria, el gobierno fue controlando paulatinamente todas aquellas fábricas susceptibles de fabricar material de guerra, que fueron nacionalizadas, mientras que otras eran también colectivizadas y dirigidas por los sindicatos. En la provincia de Alicante destacaron las Industrias Metalúrgicas Socializadas en Alcoi, Alicante, Elda y Villena, la creación de cooperativas que controlaron la producción del juguete en Denia e Ibi, la colectivización de la industria del calzado en el Medio Vinalopó y del textil en l Alcoià y el Comtat, etc. En realidad, casi todas las actividades económicas fueron colectivizadas: comercios, barberías, espectáculos públicos, transportes, cerámicas, carpinterías, etc. En la provincia hubo numerosas fábricas de armas y municiones, destacando la Fábrica de Aviación que se encontraba en Rabasa, «La Marañosa», trasladada desde Madrid a Cocentaina, que fabricaba pólvora; la que, instalada en Busot acabó situada en las Cuevas de Canelobre, y otras que se encontraban en Castalla, Petrer, Elche, Almoradí, Ondara, etc. Todas ellas controladas por el Estado, que también se incautó de la Fábrica de Tabacos de Alicante. Arriba, un dibujo de Melchor Aracil sobre el Batallón Alicante Rojo. A la izquierda, milicianos alicantinos en el frente de Granada propios órganos de gobierno municipal; la falta de una política clara en relación con la propiedad agrícola; el prioritario abastecimiento de las tropas en los frentes, etc. Lógicamente, la especulación siguió a la escasez y los intentos de controlar el alza de los precios y establecer un racionamiento para productos básicos fracasaron, haciendo su aparición el mercado negro, pues esos productos tasados desaparecían del mercado y sólo podían encontrarse mediante el pago de fuertes sumas, al principio, y por medio del trueque de otros productos, conforme fue devaluándose la moneda republicana: el tabaco se convirtió así en el «patrón oro» de esa nueva economía. De ahí que la búsqueda del sustento diario se convirtiera en la tarea principal de la mayoría de las familias, que marchaban desde las ciudades hacia los pueblos cercanos para buscar el diario alimento o formaban colas que se eternizaban y que daban lugar a frecuentes disgustos, siendo un campo abonado para la crítica a las autoridades que los «quintacolumnistas» sabían aprovechar muy bien. Por ello se llegaron a producir manifestaciones espontáneas de mujeres contra «los comités», a los que achacaban la insuficiencia y arbitrariedad de los abastecimientos: así ocurrió en Alicante, Novelda y otros lugares. Los refugiados La provincia de Alicante recibió durante la guerra civil a una gran cantidad de refugiados procedentes de aquellas zonas que iban siendo ocupadas por los sublevados o de las ciudades amenazadas por la cercanía de la guerra: desde La Mancha, Madrid, Extremadura y Andalucía en especial, tras la caída de Málaga en manos de los sublevados llegó una verdadera avalancha de mujeres, niños y ancianos, y se requirió un gran esfuerzo para proporcionarles alojamiento y medios de subsistencia, atención sanitaria y escolar Guarderías infantiles, colonias escolares. Su número es difícil de establecer, pero parece que llegaron a las sesenta mil personas en el conjunto de la provincia. En concreto, Alcoi llegó a acoger a unos tres mil refugiados y Alicante a una cifra que oscila entre doce y dieciséis mil de acuerdo con las raciones de alimentos que se repartían. Aunque en un primer momento la solidaridad fue muy efectiva y se arbitraron diversas medidas para atenderles, con el tiempo surgieron inevitables roces conforme se iban agudizando las malas condiciones de vida generales. Cambios económicos y sociales Las subsistencias Los sindicatos, tanto anarquistas como marxistas, afrontaron, al estallar la sublevación militar, la responsabilidad de organizar la producción en el campo y en la industria, desencadenando un proceso revolucionario que se concretó en la incautación, colectivización y control de muchas propiedades, incluyendo numerosos edificios en que instalaron sus sedes. Por su parte, el gobierno trató de ir recuperando su papel dirigente El problema de las subsistencias comenzó a ser grave a los pocos meses de iniciada la contienda, por el aumento de la población debido a la llegada de refugiados, las dificultades en el transporte por la subordinación a las necesidades bélicas y la escasez de gasolina, y el bloqueo marítimo; la desorganización del abastecimiento en muchas localidades, como consecuencia de las luchas entre comités, sindicatos y los AMA Colegio convertido en Hospital de Sangre de Alicante, en la actual calle Colombia Hospitales de Sangre En la provincia fue necesario hacer un enorme esfuerzo para atender la sanidad militar, y, además de las SÁBADO, 28 DE MARZO,

4 Bombas lanzadas sobre la actual zona del ensanche de Alcoi escasas dependencias existentes, hubo que improvisar numerosos edificios para que funcionasen como hospitales de sangre, al tiempo que tenían que atender también a la población civil en sus enfermedades habituales y a los heridos a consecuencia de los bombardeos. En un primer momento, el Socorro Rojo Internacional improvisó numerosos Hospitales de Sangre en diversas localidades de la provincia, utilizando varios colegios por ejemplo, en Alicante o fincas y edificios incautados a sus propietarios: la Casa Museo Modernista de Novelda, el convento de los franciscanos en Benissa, algunos Casinos y otros locales en Monóvar, Villajoyosa, Elche, Alcoi, Benidorm o Jijona. Uno de los más hospitales más importantes fue, sin duda, el Hospital Sueco-Noruego de Alcoy, montado gracias a la solidaridad de los demócratas de los países nórdicos. Por otro lado, la falta de higiene pues también escaseaba el suministro de jabón y la desnutrición incrementaron la influencia de las epidemias y causaron la proliferación de parásitos. Los bombardeos Terror, destrucción y muerte trajeron los bombardeos de la aviación italogermana al servicio del gobierno franquista, principalmente sobre las ciudades costeras. Al principio de la guerra y durante 1937 los bombardeos fueron esporádicos, pero en 1938, a partir de la ofensiva hacia el Mediterráneo, lo fueron masivos y continuos, dejando una estela terrible de destrucción. Las incursiones fueron realizadas sobre todo por la Aviación Legionaria Italiana (los Savoia S-81 y S-79) y en menor medida por los hidroaviones alemanes, desde sus bases en Mallorca, a los que se sumaron a veces los barcos de la Armada franquista, apostados frente a las costas en tareas de bloqueo. Su objetivo fundamental eran los puertos de la provincia, para destruir sus infraestructuras y dañar el comercio marítimo, pero las bombas también fueron lanzadas masivamente sobre objetivos civiles alejados de los puertos y situados en el centro de las ciudades, donde destruyeron edificios, infundieron el pánico entre la población civil y causaron la muerte de centenares de personas. Hay que resaltar que esos bombardeos continuaron incluso en marzo de 1939, cuanto ya estaba totalmente decidida la guerra: el día 28 de ese mes Dénia sufrió un ataque que causó dos muertos y varios heridos. Dada la trágica «novedad» de este tipo de guerra, que se convertiría en habitual a partir de la segunda guerra mundial, comisiones internacionales, gobiernos extranjeros e incluso el Vaticano condenaron estos ataques deliberados a una población civil indefensa. La ciudad de Alicante sufrió numerosos bombardeos durante la guerra civil: sus objetivos estratégicos eran las instalaciones de la CAMPSA y fábricas colindantes, el cuartel y el aeródromo de Rabasa, pero muchas bombas cayeron en la ciudad. Aunque se habían instalado sirenas y construido numerosos refugios, y la Defensa Contra Aeronaves (DECA) había levantado una red de baterías antiaéreas (castillos de Santa Bárbara y San Fernando, la Serra Grossa, playas de Agua Amarga y Babel), la ciudad resultó especialmente castigada: en total, hubo 71 ataques que causaron 481 muertos, 790 heridos y 740 edificios destruidos. Los bombardeos más importantes fueron los que tuvieron lugar en noviembre de 1936 el llamado «de las ocho horas», el de noviembre de 1937 cuando una bomba causó numerosos muertos al caer en la antecámara de un refugio en la calle de la Huerta y, sobre todo, el conocido como bombardeo del Mercado de Alicante, el 25 de mayo de 1938, que produjo en torno a los 300 muertos, una de las mayores masacres de la guerra. En Alcoy se produjeron, entre septiembre de 1938 y febrero de 1939, siete bombardeos, que causaron más de sesenta muertos y cientos de heridos, y la destrucción de una gran cantidad de fábricas y edificios particulares. Aunque en un primer momento el objetivo fuesen las industrias establecidas en la ciudad, pronto se puso de relieve, como en otras localidades, que se pretendía, sobre todo, la desmoralización de la población civil. Otras localidades bombardeadas fueron Dé- Ataque aéreo sobre el puerto de Dénia Bombardeo del recinto portuario de Torrevieja ARCHIVO AERONÁUTICA MILITAR. ROMA ARCHIVO AERONÁUTICA MILITAR. ROMA ARCHIVO AERONÁUTICA MILITAR. ROMA 4 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

5 ARCHIVO AERONÁUTICA MILITAR. ROMA El bombardeo del Mercado de Alicante «Será difícil que en Alicante se olvide la fecha de hoy: 25 de mayo de La ciudad ha sufrido el más intenso y trágico de los bombardeos aéreos. Esta vez no han venido los inhumanos aviadores extranjeros a arrojar su carga siniestra sobre el puerto y sus aledaños. La ciudad misma ha sido su «objetivo de guerra«. Todas las bombas han caído dentro del cuadrilátero formado por las calles de Alfonso El Sabio, López Torregrosa, Rambla, Explanada y Paseos de Gadea y Soto. Fuera de él tan solo han caído dos bombas, en lugares muy inmediatos: una, en la calle de Azaña, esquina a la de Inglada; otra, en el Mercado de la Verdura, junto a la bocacalle de Velázquez. La agresión, llevada a cabo por 9 aparatos (yo sólo he visto 7, pero me han asegurado que eran 9) ha sido rapidísima, en dos pasadas de sólo unos segundos de duración cada una. Entre ambas no habrá transcurrido más allá de 15 a 20 minutos. Serían las 11,10 al comenzar inopinadamente la primera descarga de bombas, sin toque previo de sirena. La mañana era espléndida, de cielo azul y transparente, sin una nube, con excelente visibilidad. El error no ha sido posible, habiendo quedado bien claro el propósito de los infames enemigos de causar un día de intenso dolor a Alicante. Se ha venido deliberadamente a destruir y a matar a gentes indefensas e inocentes. «La guerra total«... Todas las calles del Barrio Nuevo están llenas de escombros y cristales rotos. Son unas cincuenta casas las destruidas y los muertos pasan de 250 al cerrar el día de hoy. Los heridos son incontables. La recogida de víctimas era impresionante. Los cadáveres, de mujeres y niños en su mayoría, eran cargados apresuradamente en camiones, como fardos, y llevados al depósito, dejando en el camino un reguero de sangre. La bomba del mercado ha matado a sin número de infelices mujeres que formaban las colas delante de los puestos de verdura. La Casa de Socorro, con los cristales de sus ventanas rotos por efecto de la explosión de una bomba caída a veinte metros estaba invadida por una muchedumbre empavorecida que suplicaba curasen sus heridas. Y allí en todas las dependencias, incluso en los pasillos se taponaba, se vendaba, se atendían en la medida que lo permitía lo reducido del espacio y el amontonamiento de los heridos, en cantidad creciente por las nuevas llegadas. Todas las dependencias han quedado cubiertas de sangre, gasas y algodones mezclado todo con los vidrios rotos de las ventanas. En el hospital el espectáculo era dantesco. La sangre salía hasta los pasillos, y los cadáveres se amontonaban en el depósito hasta la altura de un metro». Eliseo Gómez Serrano, Diarios de la guerra civil ( ). Universidad de Alicante. Alicante, nia en más de diez ocasiones, Torrevieja en varias ocasiones, destacando el ataque que, en agosto de 1938, provocó la muerte a diecinueve personas y heridas a cerca de cincuenta, La Vila Joiosa en dos ocasiones, Xàbia y Villena. Se construyeron refugios en numerosas localidades: Alcoi, Alicante, Elx, Agost, Bussot, El Campello, Castalla, Cocentaina, Dénia, Elda, Ibi, Xàbia, Onil, Jijona, Novelda, Orihuela, Sant Joan, Sant Vicent, Sax, Torrevieja, La Vila Joiosa y Villena, y en Alicante muchas personas abandonaban la ciudad al anochecer para pernoctar en las afueras, dando lugar a lo que pronto se bautizó como «Columna del Miedo». La vida cotidiana La vida cotidiana cambió de forma extraordinaria y ese cambio era perceptible en la indumentaria y en la En la imagen de arriba se observa el impacto de las bombas sobre el Mercado que produjo la mayor masacre de la Guerra manera de relacionarse personalmente. La corbata y el sombrero desaparecieron casi de las calle y hasta los atuendos tradicionales de la Orquesta de Cámara alicantina fueron sustituidos por «el mono proletario». El saludo tradicional, con sus referencias religiosas, desapareció y dejó paso al «salud» propio de la clase obrera. Y los nuevos tiempos se notaron también en los nombres de los recién nacidos, aunque sin duda la noticia que da la prensa sobre un operario de la alicantina Fábrica de Tabacos que había llamado a sus gemelos Lenin y Stalin reflejaba un caso excepcional... Pese a la guerra, siempre hubo tiempo para el ocio y cabarets, music-halls, cines y teatro continuaron sus actividades. Salvo en los actos antifascistas, cuando se proyectaba alguna película soviética, los espectadores consideraban que la función del cine y del teatro era, primordialmente, el entretenimiento, para olvidar los malos tiempos. Disminuyó mucho la práctica de los deportes, aunque eran relativamente frecuentes los partidos de fútbol que enfrentaban, con fines benéficos o solidarios, a equipos de circunstancias, dada la dispersión causada por la guerra. En cuanto a los niños, la actividad escolar, entre bombardeos, utilización de escuelas como hospitales y desorganización general, se paralizó casi por completo y las calles estaban llenas de bandas de chiquillos que luchaban a pedradas o asaltaban los tranvías: en cambio, funcionaron bien las colonias escolares de niños refugiados. La labor de la Alianza de Intelectuales Antifascistas en defensa de la Cultura, a través de «Altavoz del Frente», por divulgar una cultura teatro, cine, publicaciones, artes plásticas directamente ligada a la lucha antifascista coexistió con los más adocenados productos del cine y del teatro comerciales habituales. Un cambio fundamental supuso la absoluta des- SÁBADO, 28 DE MARZO,

6 BIOGRAFÍA Rodolfo Llopis N acido en Callosa d En Sarriá en 1895, Rodolfo Llopis estudió Magisterio en Alicante y Madrid. Muy influido por la Institución Libre de Enseñanza, amplió estudios en Francia y Bélgica, beneficiándose de una beca de la Junta para la Ampliación de Estudios. Profesor de geografía en la Escuela Normal de Cuenca desde 1919, ganaría por oposición la cátedra de Paidología de la Escuela Normal de Madrid en Gozaba ya Llopis de cierta fama en el mundo de la pedagogía europea, siendo delegado español al Congreso Panruso de la Educación en Moscú en 1928, y delegado europeo de la Enseñanza en el Congreso de los Maestros Americanos, celebrado en Montevideo en Periodista y publicista reconocido, sería durante algún tiempo redactor de El Sol de Madrid. Pronto se sintió atraído por el sindicalismo y la política, ingresando en 1917 en la UGT y el PSOE, cuyo programa de enseñanza redactó en 1920 junto a Lorenzo Luzuriaga. Fue uno de los fundadores de la Federación Española de Trabajadores de la Enseñanza (FETE) en Proclamada la II República, fue nombrado director general de Primera Enseñanza ( ), cargo desde el que promovió una política de reformas laicas sin precedentes, que modernizaron la pedagogía y la administración escolar española, equiparándola a los sistemas educativos más desarrollados del momento. Diputado por Alicante en las tres legislativas de la República, era sin duda el dirigente socialista más representativo de la provincia de Alicante. Amigo personal de Francisco Largo Caballero, formó parte del equipo de intelectuales que asesoraron al líder obrero. En la guerra civil, desempeñaría la subsecretaría de la Presidencia desde septiembre de 1936 a mayo de Tuvo un papel muy destacado en la organización de la salida de los republicanos españoles hacia Orán, al final de la contienda. En el exilio, fue secretario del PSOE desde 1944 a 1974 y presidente de la UGT desde 1955 a En 1947 fue nombrado presidente del Consejo de la República en el exilio, cargo del que dimitió poco después, en agosto del Objetivos de los bombardeos en el litoral de Alicante: 1. Puerto 2. Estación del tren a Dénia 3. Depósitos de la CAMPSA. A la derecha, plano del que disponía la aviación legionaria de la ubicación de una fábrica de aviación Francisco Largo Caballero y Rodolfo Llopis, en 1938 ARCHIVO AERONÁUTICA MILITAR. ROMA FONDO RODOLFO LLOPIS (BGM) mismo año. Miembro destacado del Grande Oriente Español, el «Hermano Antenor«, fue elegido en 1931 vicepresidente segundo del Gran Consejo Federal Simbólico, aunque posteriormente no solía asistir a las reuniones masónicas. Fue vicepresidente de la Internacional Socialista en 1951 y en las primeras elecciones democráticas celebradas en 1977 se presentó, sin éxito, como candidato al Senado por el PSOE-H en Alicante. Murió poco después, en Albi, en aparición de la religión de la vida pública. Perseguido el clero católico, al que se consideraba claramente implicado en el alzamiento militar, las iglesias se dedicaron a almacenes y solo en secreto y en domicilios particulares se pudo celebrar el culto católico (así, en la conocida como «Catedral de la Rambla»). Las creencias religiosas, como la pertenencia a cualquier organización política de derechas, fueron objeto de persecución. Fueron muy numerosos los cambios en los nombres de localidades, barrios y calles: los más llamativos fueron los que tuvieron lugar en San Vicente que pasó a llamarse Floreal del Raspeig, San Fulgencio Ucrania del Segura, Jesús Pobre que se denominó Mongolia o en barrios como los de San Blas o San Gabriel, en Alicante, que pasaron a llamarse «Libertad» y «Armonía». Abundaron las calles dedicadas a dirigentes proletarios, a militares leales a la República y a compañeros y camaradas muertos en la lucha contra el fascismo. La agonía de la República En el verano de 1938 era ya evidente el cansancio de la inmensa mayoría de la población de la España republicana ante la marcha de la guerra. Los Trece Puntos propuestos por el gobierno que presidía Juan Negrín para llegar a una solución honrosa del conflicto chocaban con los intereses de las potencias democráticas, empeñadas en mantener la política de No Intervención que, en teoría, daba igual trato a un gobierno legítimo y a quienes se habían sublevado contra él, y de hecho, permitía la constante ayuda armada de la Alemania nazi y la Italia fascista al ejército que dirigía Franco. Ese cansancio se convirtió en pesimismo tras la de- 6 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

7 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE FRANCISCO NAVARRO rrota del Ejército Popular en la sangrienta batalla del Ebro. A ella se unieron los efectos del hambre y los bombardeos sobre la población civil, y sobre todo, la evolución de los acontecimientos internacionales en un sentido cada vez más adverso para la República, en cuanto que las negociaciones entre las potencias democráticas y la Alemania nazi que culminaron en el Pacto de Munich, en septiembre de 1938, representaban, en última instancia, una clara cesión ante los afanes expansionistas de Hitler. Así las cosas, la política de resistencia a ultranza que representaba Negrín iba siendo sustentada por sectores cada vez más minoritarios de la población, reducidos ya a finales de 1938 al Partido Comunista y a algunos republicanos y socialistas. De hecho, el Partido Comunista se fue convirtiendo en el «chivo expiatorio» de cuantos deseaban una paz que, aunque se proclamaba «honrosa», suponía de hecho una rendición incondicional a un enemigo que no había dado la menor muestra de disposición a la negociación. El gobierno creía que esa política de resistencia era la única posible, por considerar que era inminente el estallido de una guerra en Europa, pues en algún momento Gran Bretaña y Francia tendrían que intentar frenar el expansionismo nazi: si eso se producía, la República española recibiría una ayuda que la No Intervención le había negado. Para llegar a ese momento, había que resistir porque aún se contaba con recursos y territorio que permitirían evitar la represión que, sin duda, llevaría a cabo el bando franquista si se producía una rendición incondicional. La rápida ocupación de Cataluña por las tropas franquistas dificultaba ese propósito de resistencia, ya que únicamente la zona Centro-Sur quedaba en manos del gobierno legítimo. Ante las Cortes, en el castillo de Figueres, Negrín reafirmó las tres condiciones para negociar el fin de las hostilidades: independencia de España de cualquier influencia extranjera, ausencia de represalias y consulta popular para establecer la futura forma de gobierno. Pero ya eran muchos los que opinaban que era inútil cualquier resistencia y que la guerra estaba perdida. Por ello, el alicantino Rodolfo Llopis se entrevistó con varios diputados socialistas del sector afecto a Largo Caballero y muy enfrentados a Negrín y Lamoneda, secretario entonces del PSOE, para adoptar las medidas necesarias que garantizasen la evacuación de los militantes más comprometidos a través del puerto de Alicante. La Federación Provincial Socialista de Alicante encomendó a Llopis que buscase barcos para esa evacuación y organizase la acogida de los refugiados en Orán. Tras entrevistarse con Calviño, ingeniero que dirigía desde 1936 una «Oficina Técnica Española» en París que servía para comprar armas para la República, Llopis consiguió el compromiso de que se enviarían dos barcos al puerto alicantino. Después, con ayuda del secretario de la CGT francesa, León Jouhaux, y de varios diputados socialistas montó en Orán una oficina para orientar y ayudar a los futuros refugiados españoles. Niños de Novelda en la Explanada antes de marchar a la URSS El Hospital Sueco Noruego de Alcoi A los pocos meses de iniciarse la Guerra Civil española se formaron en Noruega y en Suecia sendos comités de Ayuda a España, con el fin de recaudar dinero que permitiera enviar medicinas, ropa y alimentos al gobierno de la República. Este movimiento de solidaridad, en el cual participaron sindicatos y partidos políticos de corte progresista, así como entidades cívicas y religiosas, adquirió una gran popularidad entre la clase trabajadora (solamente en Suecia se crearon más de 400 comités locales de Ayuda a España, casi tantos como municipios), que veía cómo los españoles estaban haciéndole frente al fascismo que se esparcía por Europa. Al poco tiempo ambos comités habían conseguido recaudar elevadas sumas de dinero que sirvieron para comprar miles de ampollas de morfina y de éter, así como vendajes, yodo, material quirúrgico, leche condensada y en polvo, mantequilla, aceite de hígado de bacalao, vitaminas, azúcar, jabón, chocolate, macarrones, conservas y toneladas de centeno, de trigo, de cebada, de patatas, de queso, de pescado salado, etc., que fueron enviadas a España con el principal objetivo de socorrer a las mujeres y a los niños que sufrían en la retaguardia los horrores de la guerra. Hecho esto, en el Congreso Internacional de Ayuda a España, que se celebró en París en el mes de enero de 1937, ambos comités de ayuda el sueco y el noruego decidieron montar conjuntamente un hospital, personal sanitario incluido, con destino a España. Las condiciones de Àngel Beneito Personal del Hospital Sueco- Noruego colaboración que Georg Branting, el presidente del comité sueco, le hizo llegar a la ministra de Sanidad Federica Montseny fueron estrictas: el Gobierno español proporcionaría el edificio hospitalario, que sería amplio y estaría alejado del frente de batalla, y lo dotaría del pertinente personal auxiliar. A su vez, el comité conjunto se comprometió a montar un Hospital de Sangre, con capacidad para 100 camas, que serviría para atender a los soldados heridos en combate. Para ello, traerían médicos y enfermeras escandinavos y lo dotarían de ambulancias, de material quirúrgico, de medicamentos, de un aparato de rayos x, de ropa y de alimentos suficientes para que pudiera funcionar durante seis meses, al cabo los cuales lo cederían al gobierno de la República. Aceptado el ofrecimiento, el Ministerio de Sanidad decidió instalar el hospital en Alcoi. Razones para ello había: la ciudad estaba alejada del frente; tenía sendas estaciones ferroviarias que lo conectaban con Valencia y Madrid a través de Villena; y disponía de un gran edificio de nueva planta, destinado a ubicar una escuela industrial, que tenía grandes salas y amplios ventanales, por lo que podía reconvertirse fácilmente en hospital. La expedición escandinava formada por unas 30 personas, entre médicos, enfermeras, sanitarios, un par de chóferes, un cocinero, un administrativo y una intérprete, partió de sus respectivos países entre los días 9 y 11 de marzo y, después de permanecer unos días en Francia, llegó a Alcoi el día 27 de ese mes. Ya en la ciudad las autoridades sanitarias españolas les propusieron que ampliaran la capacidad del hospital a más de plazas, si bien, después de calibrar sus posibilidades, los escandinavos se comprometieron a asumir la gestión de 700 u 800 camas. Las autoridades alcoyanas colaboraron activamente para que el hospital pudiera inaugurarse lo antes posible. A tal finalidad se derribaron paredes y se prepararon salas de curas y de operaciones; se reforzó la instalación eléctrica y se habilitó una sala de rayos x; se instalaron duchas, retretes y lavabos y se amplió el aforo de agua potable, etc. Por último, en el dintel que recorre la sala central del hospital se pintó la siguiente inscripción: VIVA LA SOLIDARIDAD INTERNACIONAL VIVA NORUEGA VIVA SUECIA VIVA DINAMARCA. Hecho esto el hospital se inauguró el día 25 de abril de Al acto asistieron las primeras autoridades locales y el ministro de Estado Julio Álvarez del Vayo. La dirección del hospital recayó en el doctor sueco Nils Silfverskiöld, un traumatólogo de gran prestigio que llegó con la primera expedición y se marchó cuando se inauguró el servicio. Desde ese momento hasta el día 26 de julio, asumió su dirección el doctor noruego Gunnar Johnsson. A éste le siguió el doctor sueco Hans Hansson, si bien al poco tiempo cedió la dirección al Dr. Einar Pettersen de Noruega, siendo éste el que entregó el hospital a las autoridades sanitarias españolas el día 20 de septiembre de Durante esos meses los escandinavos realizaron cientos de intervenciones quirúrgicas, la mayoría a causa de heridas sufridas por arma de fuego o por traumatismos y atendieron a pacientes, de los cuales sólo murieron siete. La mayoría de los soldados que ingresaron eran combatientes españoles, aunque también hubo brigadistas internacionales, como el noruego Erling Evang o los suecos Lars Larsson, Georg Grönberg, Conny Andersson o Bruno Vicent Franzén. En septiembre de 1937, cuando finalizó el compromiso de colaboración y los escandinavos volvieron a sus respectivos países, Sanidad Militar encomendó la dirección del hospital al médico militar Manuel Bastos Ansart, una de las personalidades médicas más reputadas del país y una autoridad de prestigio internacional en el tratamiento de las heridas de guerra. Bastos amplió el número de camas, habilitó nuevos quirófanos y montó más laboratorios y más salas de rehabilitación. A partir del día 20 de septiembre de 1938 Alcoi comenzó a ser bombardeada por la aviación italiana con base en Mallorca. Durante el cuarto bombardeo, efectuado el día 16 de octubre, unos proyectiles estallaron muy cerca del hospital causando daños en su estructura y un buen número de muertos y heridos. A causa de ello las autoridades sanitarias decidieron evacuar a los internos: a unos los trasladaron al hospital que la Internacional Socialista Belga tenía en Ontinyent, mientras que otros marcharon con Bastos a un pequeño centro sanitario que se montó en La Vila Joiosa. Cuando finalizó la guerra el edificio hospitalario reabrió sus puertas, pero esta vez para encerrar a la población reclusa que crecía día a día a causa de la dura represión. Ahora, los sótanos de la recién estrenada cárcel del Generalísimo si bien todos la llamaron cárcel del Sueco se llenaron de presos políticos, hasta que por fin, con el paso del tiempo, el edificio tomó la función educativa para la cual había sido edificado, instalándose en él la Escuela Industrial y el instituto de la ciudad. SÁBADO, 28 DE MARZO,

8 Principales ataques aéreos sobre la Comunidad durante la Guerra Civil En los 32 meses y 13 días que duro la guerra, la Comunitat Valenciana sufrió al menos bombardeos que dejaron muertos, heridos, edificios destruidos y 67 barcos hundidos. Poblaciones en tamaño pequeño, no hay víctimas registradas. CLAVE (ITA) Bombardeos de la Aviazione Legionaria italiana (ALE) Bombardeos de la Legión Cóndor Alemana Principales fábricas de armas Buques mercantes hundidos Infraestructuras ferroviarias dañadas Villarreal ENERO A JUNIO DE Bombardeo estación, puentes y casco urbano. 28 bombardeo. 62 muertos. 10 heridos. 70 edif. destruidos. Algimia d Almonacid Bombardeos contra la línea defensiva XYZ Balance total: 40 muertos Segorbe FEBRERO, JULIO Y NOVIEMBRE DE Bombardeos de la estación 3 bombardeos. 7 muertos Sagunt 22 DICIEMBRE 1937: Bombardeo más mortífero con 32 muertos. 13 JUNIO Sufre el ataque más numeroso de toda la costa mediterránea en dos bombardeos de la Legión Cóndor con más de 100 aviones que arrojan 800 bombas. 147 bomb. 55 muertos. 176 heridos. 615 edificios destr. Llíria Aeródromo Villar del Arz. y pueblo 1 bomb. 8 bomb. Benaguasil 1 bomb. Valencia 7 DE MARZO DE 1937: Primer bombardeo de los S79 en la Comunitat. 3 DE MAYO DE 1937: El primer ataque de terror sobre una ciudad de retaguardia 43 muertos. 26 DE ENERO DE 1938: El peor día: 125 muertos 208 heridos en un ataque de seis «S79». Algemesí DE MAYO A JULIO DE Ataques a infraestr. ferroviarias. 9 bomb. Silla DE MAYO A JULIO DE Ataques a la estación. 3 bombardeos. l Alcúdia JUNIO DE bombardeos. Alzira DE MAYO A NOVIEMBRE DE Ataques contra la estación. 8 bombardeos. Xàtiva 12 FEBRERO S79 (ITA) descargan 5 toneladas de bombas en la estación del tren. Convoy repleto de soldados de la 49 Brigada Mixta. Balance: 1 bombardeo. 145 muertos (31 civiles y 5 niños). 300 heridos. 6 edificios destruidos. Alcoy Del 20 septiembre de 1938 al 11 de febrero de 1939 hubo siete bombardeos italianos en los que se arrojaron kg de bombas. Balance: 7 bombardeos. 64 muertos. 270 heridos 66 casas destruidas ELDA NOVELDA Carlet 4 bomb. 4 heridos. Manuel 11 FEBRERO Cinco S79 bombardean la estación. Balance total: 1 bombardeo. 5 muertos. 16 heridos 8 edificios destruidos Villena 19 DICIEMBRE 37: Bombardeo (ALE) al mediodía. El 13 de enero 1938, lanzaron dos bombas sobre la estación que no explotaron. Balance: 2 bombardeos. 2 muertos. 19 heridos 3 casas ELCHE Santa Pola 6 MARZO Bombardeo de las salinas Torrevieja 25 AGOSTO 38: Bombardeo (ITA). «Ataque deliberado contra la población civil» según una comisión Internacional. Balance total: 8 bombardeos. 19 muertos. 47 heridos 21 edificios destruidos IBI Alcalà de Xivert Torreblanca MARZO Y ABRIL DE Estación y carreteras. 2 bomb. Oropesa ABRIL Italianos y alemanes bombardean la estación y la línea de ferrocarril. Balance total: 3 bombardeos. Castellón ABRIL Y MAYO DE bombardeos italianos y alemanes causan más de 100 muertos. BALANCE TOTAL 44 bombardeos. 150 muertos (24 menores). 629 edificios destruidos. Puçol 7 bomb. El Campello 6 AGOSTO Caen tres bombas a las afueras de la población. La Vall d Uixó Tres bombardeos 12 muertos Benifaió 6 bomb. Alginet 3 bomb. Carcaixent DE JULIO A NOVIEMBRE Estación, fábrica y pueblo. 8 bombardeos. 14 muertos. 18 heridos 7 edificios destruidos. Muro Bomba suelta de los ataques a Alcoy. Cocentaina Una bomba suelta de los ataques a Alcoi. Nules 22 ABRIL 1938 (ITA) Moncofa Bombardeo estación. Port de Sagunt 5 Pobla de Far. 1 bomb. Massamagrell 10 bomb. Beniparrell 1 bomb. Benicarló Italianos y alemanes atacan la estación, el puerto, fábricas, vías y carreteras. 7 bomb. 17 muertos. 36 heridos. Grau de Valencia 38 Sueca 7 bomb (6 El Perelló). Borriana Italianos y alemanes atacan el puerto, la estación y una fábrica de municiones 6 bombardeos. BALANCE TOTAL EN LA CIUDAD DE VALENCIA 442 bombardeos. 847 muertos heridos. 931 edificios destr. Cullera MAYO Y OCTUBRE DE Atacan un petrolero y las comunicaciones con Gandia. No bombardean el pueblo o el puerto. 3 bombardeos. Gandia 26 FEBRERO 37: El primer bombardeo italiano del puerto deja 16 muertos y 30 heridos. JULIO Italianos y alemanes lanzan 10 bombardeos sobre el puerto 28 MARZO Último bombardeo de la Guerra Civil. Cinco S79 italianos arrojan kg de bombas sobre el puerto. Balance total 34 bombardeos. 28 muertos. 85 heridos 25 edificios destruidos Port de Gandia 7 Benidorm 10 AGOSTO Bombardeo. Caen seis bombas en la playa. La Vila Joiosa JUNIO Y AGOSTO Bombardeos del puerto y del puente del tren. Balance : 6 bombardeos. 3 muertos. 5 heridos 6 casas destruidas Puerto de Alicante 8 Alicante 25 MAYO 38 (ITA). Siete S muertos en el mercado. 11 horas. 50 edificios destruidos. 6 JUNIO 38. (ITA). Cinco S79 42 muertos. 11 JUNIO 38: (ITA). 39 muertos. JUNIO 38: 22 bombardeos en total. 11 de ellos entre los días 6 y 7, con una media de 11 horas de separación entre cada uno de ellos. 22 AGOSTO 38. Alacant ya había sufrido más de 50 bombardeos con un total de 400 muertos. Siete bombardeos en agosto. 6 OCTUBRE 38: (ITA). Hidroaviones Cant-Z 506 bombardean sacos de pan con el lema "Este es el pan de cada día en la España de Franco", a modo de celebración de los dos años del ascenso de Franco al poder absoluto en la España insurgente. 20 NOVIEMBRE 38: (ITA). Aniversario fusilamiento de José Antonio, fundador de la Falange, aviones italianos bombardean con ramos de flores la cárcel de Alacant. BALANCE TOTAL EN LA CIUDAD DE ALICANTE 118 bombardeos. 481 muertos. 790 heridos 740 edificios destruidos Puerto de Torrevieja 4 Rossell 27 MARZO S79 italianos bombardean la parte baja del pueblo (actual Carrer al Mar). Arrojaron 30 bombas, 12 de las cuales impactaron sobre las casas. 1 bomb. 8 muertos. 18 heridos. 55 casas destruidas o dañadas. Benassal 25 Y 29 DE MAYO La Legión Cóndor bombardea este pueblo de la línea XYZ con bombas incendiarias y de 250 kg. 2 bomb. 17 muertos. Oliva Dos bombardeos estación y fábrica de municiones. Dénia 18 OCTUBRE El peor bombardeo. Aviones italianos dejan 12 muertos en un ataque al puerto, que ese mes sufre cuatro golpes. También se ataca un cuartel de las Brigadas Internacionales. Balance total: 78 bombardeos. 36 muertos. 54 heridos 26 edificios destruidos Calp Dos ametrallamientos a barcos anclados en la bahía. Fuente: La Guerra Civil en la Comunitat Valenciana. Bajo las Bombas (Tomo 14). Eladi Mainar y otros. Editorial Prensa Valenciana./España en llamas. Josep Maria Solé y Joan Villarroya. Edit. Temas de Hoy./ Bombardeos del litoral Mediterráneo durante la Guerra Civil. José Luis Infiesta. Quiron ed./ Castelló sota les bombes. Grup per la Recerca de la Memoria de Castelló. Onada Edicions./ Y trabajos de los investigadores locales Miguel S. Puchol (Provincias de Alicante y Valencia), Antonio Cortés y J. Carlos Pardines (Alcoi), José Ramón Carbonell (Sagunt), Vicent Ramón Querol (Rossell), Domingo Font (Vila-real), Antoni Arnau (Vinaròs y Benicarló), Nel lo Navarro (la Vall d Uixó) y Raül González Devis (Benassal). Documentación: Rafael Montaner. Gráfico: Herminio J. Fernández / INFORMACION Vinaròs Bombardeos del puerto y del núcleo ferroviario. 6 bomb. 16 muertos. 14 casas destruidas. Benicàssim 2 bombardeos. 3 muertos. 19 heridos. Grao de Castelló 2 Almassora Italianos y alemanes bombardean los puentes del Mijares 15 JUNIO 38: (ITA) Un día después de la entrada de las tropas franquistas un bombardeo de «fuego amigo» causa 23 muertes. 4 bomb. 35 muertos Port de Dénia 3 Xàbia 23 JULIO 38: Ataque al campo de aviación de la playa del Arenal. 1 bombardeo. 2 heridos. Peníscola Sta. Magdalena Operaciones desde la base de Mallorca Los aviones que participaron en la Guerra ARCHIVO AERONÁUTICA MILITAR. ROMA 8 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

9 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE Los lugares de la Guerra en la ciudad de Alicante ARCHIVO AERONÁUTICA MILITAR. ROMA Sede del Socorro Rojo Internacional Club de Regatas. Posteriormente, se trasladó a la calle de García Hernández, 57. Sede de la Juventud Socialista Unificada Sede de la Juventud Socialista Unificada. Convento de los Franciscanos (fuera de plano). El Comité Central de la JSU estaría después en la plaza de Gabriel Miró, 6. Ateneo y Altavoz del Frente En un edificio de la calle de Villavieja, incautado a los Marqueses del Bosch. Sede del Gobierno Civil En la calle de Pascual Blasco. Meses después del inicio de la guerra se trasladó a la Diputación Provincial. Sede de la Federación local de la CNT En la Avenida de la Constitución, entonces denominada Avenida de Durruti, 12. Sede de la Federación Anarquista Ibérica (FAI) En la calle de Calderón de la Barca, 2. Depósitos de la CAMPSA En la Serra Grossa. (Fuera de plano). Fábrica de material de aviación En Rabasa. (Fuera de plano). Sede de Uniòn Republicana En la Plaza de Castelar, actualmente Rambla de Méndez Núñez. Sede del Partido Comunista de España En la antigua sede del Círculo Unión Mercantil, que daba a la calle de García Hernández (San Fernando) y al Paseo de los Mártires de la Libertad. Además, tenía sedes de los distintos Radios en los barrios de la Libertad (San Blas) y Lina Odena (La Florida). Casa del Pueblo Sede de distintos sindicatos en la calle Pablo Iglesias. Sede de Unión de Muchachas En la calle de Calderón de la Barca, 39. Tuvieron otra sede en la Plaza de Castelar, 8. (Fuera de plano). Sede de la Federación provincial de la UGT En la calle Gravina, 15. Asilo del Remedio En el Paseo de Campoamor. Sede de las Milicias Populares Antifascistas. (Fuera de plano). Cuartel del Regimiento de Tarifa En Benalúa. (Fuera de plano). Sede de Izquierda Republicana En la calle García Hernández (San Fernando), 20. Sede de la ejecutiva del PSOE En el Paseo de los Mártires, en el Casino. Sede de Solidaridad Internacional Antifascista En la Plaza de Castelar, 2. Sede de Unión Republicana En la plaza Castelar, junto al Portal de Elche. Instalaciones de la Defensa Contra Aeronaves En ambos castillos y la Serra Grossa. Refugios más importantes Montañeta, Plaza de Séneca, Bailén y Plaza de Quijano. Sede del Partido Sindicalista En la calle de Alfonso el Sabio, 16. Sede de la Asociación de Amigos de la URSS En la calle de Sagasta, 28. Instituto Residencia y Universidad Popular En el Colegio Minerva, en el Parque de Canalejas. Comandancia Militar En la Avenida de la Constitución. Agrupación de Mujeres Antifascistas En la calle de Alfonso el Sabio. Prisión Provincial Donde fue fusilado José Antonio, en la carretera de Ocaña. (Fuera de plano). Campo de los Almendros En la Goteta. (Fuera de plano). Muelle de Levante Donde estuvieron en los últimos días los refugiados republicanos. Mercado central Sobre la Lonja de verduras cayeron las bombas que produjeron la mayor masacre de la Guerra. SÁBADO, 28 DE MARZO,

10 2/ El final del gobierno republicano en el valle medio del Vinalopó JOSÉ RAMÓN VALERO ESCANDELL Tras la derrota de Cataluña, Negrín intentó reorganizar la estructura militar para afrontar una política de resistencia que permitiese una paz honrosa o, al menos, la evacuación ordenada de quien quisiese abandonar el país. Para ello, estableció en torno a Elda y Petrer cerca de los mejores puertos de evacuación un núcleo de dirección del ejército y su propia residencia. La dimisión de Azaña, la sublevación de Cartagena y la proclamación del Consejo Nacional de Defensa en Madrid impidieron su objetivo y, con ello, desmoronaron los frentes, provocaron una desbandada general y facilitaron la sanguinaria represión franquista posterior. Sólo algunas horas después de despedir desde suelo español, cerca de La Jonquera, al último soldado en abandonar el país, tras descansar en nuestro consulado de Perpiñán, el Dr. Negrín, presidente del Gobierno, regresó a la denominada Zona Centro-Sur, el cuadrante peninsular en el que todavía regía la legalidad republicana. El entonces director de la Escuela Normal de Magisterio de Alicante, Eliseo Gómez Serrano, fusilado poco tiempo después de la victoria franquista, lo refleja así en su diario: «10 de febrero. Inopinadamente, esta mañana han llegado al Altet en el avión de Toulouse Negrín y Álvarez del Vayo. Se han dirigido al Gobierno Civil y estando allí han sonado las sirenas de alarma ya que se han presentado los aviones enemigos, bombardeando la ciudad». El profesor y político republicano se pregunta unas líneas más abajo: «Ya tenemos, pues, al Gobierno en nuestra zona. Dónde se establecerá? Negrín ha estado visitando una tras otra las dependencias del edificio de la Diputación, sin duda con ánimo de establecer allí alguna dependencia oficial importante. Después se ha marchado a Valencia». «Tengo la impresión de que el Gobierno no va a concentrarse en una sola ciudad, sino que va a diseminar los servicios en varias ciudades. Por tanto, imagino que habrá Ministerios y Subsecretarías en Madrid, Albacete, Alicante, Murcia, Cartagena, Ciudad Real, etc. No tardaremos en saberlo». No lo llegó a saber. El intento de establecer una infraestructura gubernamental básica en torno al valle medio del Vinalopó se desarrolló dentro del mayor sigilo, sin que prácticamente nadie se percatase de ello. Hoy parece fuera de toda duda que Negrín optimista, pero en absoluto ingenuo no regresó al país para luchar por una victoria totalmente imposible dada la correlación de fuerzas tanto a escala nacional dominio franquista de la mayoría del territorio como, sobre todo, internacional: falsa neutralidad inglesa, subordinación a ella de la actuación francesa y norteamericana, beligerancia absoluta de alemanes e italianos a favor de Franco de hecho, fueron ellos los principales autores de la derrota republicana, insuficiente ayuda soviética.. Por qué volvió entonces? Por qué lo hizo cuando los presidentes de la República y de las Cortes per- Discurso de Negrín en la Sociedad de Naciones Propaganda de la política de resistencia de Negrín manecían en Francia? Por qué, cuando personalidades como el general Rojo o los socialistas Largo Caballero o Prieto estaban ya en el exilio? El proceso de salida de las tropas de Cataluña, conservando todas las formalidades, de forma suficientemente ordenada, permitiendo la evacuación de quien quiso hacerlo puede servir de pista sobre las intenciones de quien regresa por sentido del deber o, si se quiere, por un deseo vehemente de estar a la altura del momento histórico que le tocó vivir. Negrín sabe que quedan tareas pendientes en su gestión: primera, la resistencia hasta los límites de lo posible, pero no a la manera numantina sino asumiendo que la política europea preludia claramente un conflicto bélico en el que la España democrática encontraría evidentes aliados; segunda, tratar de conseguir la llamada paz honrosa, que permitiera concluir la contienda de manera en que se cumpliesen unas condiciones mínimas; tercera, un objetivo mínimo pero tal vez el más real, organizar la retirada de manera que al igual que en Cataluña pudiesen abandonar el país todos aquellos que deseasen hacerlo. Negrín pretende mostrar con su actuación la mayor apariencia posible de normalidad: el ejército de Cataluña evacuado ordenadamente, el presidente del Gobierno como último en abandonar el país, su residencia provisional en el consulado, su regreso inmediato al territorio leal. Al llegar, la confirmación de Madrid como capital oficial del gobierno republicano, en evidente reconocimiento a la resistencia heroica de la ciudad. Sabe Negrín que, sin el retorno de gentes como Azaña, Martínez Barrio o el general Rojo, la imagen de normalidad institucional resultaba bien difícil. Tras entrevistarse en Valencia con Miaja y en Albacete con el grueso de los jefes militares comprueba que la posibilidad de resistencia es bien menguada; después, en su estancia en Madrid, donde llega a sentirse vigilado por Casado, constata que su capacidad de decisión y movimientos está totalmente limitada. Fue entonces cuando debió tomar la decisión de distribuir los centros gubernativos por las distintas provincias y fijar su residencia de facto lejos de la capital. Sabía que sólo podía continuar la resistencia reorganizando la cúpula militar y su estructura organizativa y para ello sólo parecía contar con el apoyo decidido de los mandos comunistas. Cuando Antonio Cordón subsecretario del Ejército de Tierra, hombre de confianza de Negrín y miembro del PCE llega a Madrid el 23 de febrero, se le comunica que debe partir inmediatamente hacia Elda para buscar locales donde establecer el Ministerio; se supone que en ese momento el Presidente ya había tomado la decisión de fijar su residencia en la finca petrerense de El Poblet, la denominada Posición Yuste. Por qué el valle de Elda? Derrotada la República, fueron frecuentes las críticas a Negrín por haber centralizado su infraestructura gubernamental ya muy mermada en el entorno del Valle del Vinalopó. Se habla de que, con ello, se alejaba de los centros de decisión, perdía posibilidades de control sobre los militares disconformes e incluso se le acusa injustamente de estar preparando la huida (algo absurdo, puesto que su regreso a España había sido voluntario y absolutamente modélico); otros piensan que era una medida de precaución ante las elevadas posibilidades de golpe de Estado existentes en Madrid, como el tiempo se encargó de demostrar. Pese a todas estas opiniones, a finales de febrero de 1939, la elección del área de Elda-Petrer era una alternativa más que razonable, habida cuenta de que se había tomado la decisión de diseminar la infraestructura gubernamental lejos de una capital, Madrid, que ya llevaba años situada en el mismo frente de batalla. No era, en absoluto, una ubicación aislada. En primer lugar, las dos instalaciones esenciales estaban totalmente próximas: una, la Posición Yuste, residencia del Presidente, en término de Petrer, junto a la carretera de Madrid a Alicante; otra, la Subsecretaría del Ejército de Tierra, destinada a ser el centro coordinador del ejército, en las Escuelas Nacionales Emilio Castelar de Elda (hoy C.P. Padre Manjón), a pocos minutos de la anterior. Elda era entonces, tal vez más que nunca, una ciudad volcada sobre aquella carretera, el principal eje vertebrador de la llamada España no invadida, esa zona Centro Sur que todavía suponía alrededor del 30% del territorio nacional. Respecto a la estructura urbana Fachada de la finca donde estuvo la Posición Yuste 10 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

11 Cartel con los tres puntos de Negrín (Ministerio de Cultura) LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE Colegio Público Padre Manjón (Elda). Antes, Escuelas Nacionales Emilio Castelar. Al final de la guerra se instaló allí la Subsecretaría del Ejército de la República final, Elda estaba bien conectada con Valencia y Murcia las mayores ciudades en manos de la República, tras Madrid, y con ciudades de gran importancia estratégica en aquellos momentos como Alcoy y Albacete. Estaba, sobre todo, muy cercana a Alicante o Cartagena, los puertos más seguros en aquellos momentos, los únicos sobre los que podía planificarse una retirada organizada de forma similar a la efectuada en Cataluña, garantizando la salida de políticos, jefes militares y toda persona que hubiese desempeñado cualquier cargo de responsabilidad en la estructura estatal republicana. Disponía Elda de estación ferroviaria en la línea de Madrid a Alicante, con un edificio central construido recientemente en 1934 y con otras instalaciones que, en aquellos momentos, ya servían principalmente a la industria bélica trasladada al lugar (singularmente las instalaciones de la Unión Naval de Levante, ubicadas en distintas fábricas de Elda y Petrer). Además, la línea discurría por las proximidades de la Posición Yuste, lo que podía resultar de evidente utilidad. Por otra parte, Negrín había comprobado directamente los bombardeos en Alicante y sabía de los producidos en otros lugares cercanos, como Alcoy, Torrevieja o tantos otros. El valle medio del Vinalopó, casi milagrosamente, no había sido bombardeado hasta entonces ni lo fue durante toda la contienda, pese a la creciente ubicación de industria bélica. Tal vez fuese porque su consideración de zonas de producción zapatera ofrecía una imagen nada estratégica de las mismas o porque nunca fueron zonas especialmente destacadas por acoger guarniciones militares (Cordón habla de que sólo existía en Elda un capitán médico). Era entonces una zona con notable trasiego de gentes y vehículos, con centenares y centenares de refugiados, familias, niños, heridos, que facilitaban la actuación discreta de cualquier forastero. Se trataban, además, de poblaciones de probada fidelidad a la República, como había dejado patente en 1932 el excepcional recibimiento al presidente Alcalá Zamora; de hecho, la quinta columna local no desempeñó nunca un papel relevante. Sólo el radicalismo de amplios sectores anarquistas eldenses ya muy amortiguado a esas alturas de la guerra podía suponer un problema. Cuatro fueron los lugares que protagonizaron aquellos días decisivos: la finca El Poblet (Posición Yuste, residencia del Dr. Negrín), las Escuelas Emilio Castelar (sede de la subsecretaría del Ejército de Tierra), una serie de segundas residencias en el área de La Jaud (la Posición Dakar) y la pedanía de El Fondó de Monòver (donde se ubicaba el aeródromo). La finca El Poblet era una bellísima residencia en término de Petrer, entonces recientemente construida junto al antiguo caserío que le dio nombre, delante de la antigua casa de los propietarios que aún hoy permanece en pie. Estaba suficientemente alejada del núcleo urbano y su entonces entrada principal daba a la carretera general. Fue incautada desde el principio de la contienda y en ella se habían instalado sucesivamente una colonia escolar, un Hospital de Sangre y un centro de control de vuelo, lo que obligó a construir algunas dependencias. Desconocemos quién propuso ubicar allí la sede presidencial ni cuando lo hizo, pero sí sabemos que en los últimos días de febrero Negrín ya residía allí. Pese a algunos testimonios interesados, ni era un lugar especialmente fortificado ni contaba con una guarnición numerosa; su seguridad era ofrecida por la discreción que le rodeaba, pues la vida en Yuste pasó casi desapercibida para las poblaciones vecinas, dado que contaba con suministro propio y no se establecieron contactos públicos con los poderes locales. Su carácter de última residencia española de Negrín, de sede de consejos ministeriales y de lugar donde se conoce el levantamiento del Consejo de Nacional de Defensa (CND) y se decide el exilio lo dotan de un protagonismo histórico excepcional. Mapa de las principales instalaciones en el Medio Vinalopó El Poblet, las Escuelas Emilio Castelar, la Jaud y el Fondó de Monóver fueron lugares clave Mucho mejor conocemos la puesta en marcha de la subsecretaría del Ejército de Tierra en el centro escolar eldense, a través de las memorias del general Cordón encargado de su puesta en marcha y de las actas del Consejo Municipal local. Cordón afirma que el día 24 recibió la orden de Negrín de marchar a Elda para poner en marcha el Ministerio; sus conversaciones con algunos compañeros comunistas denotan que se trataba de establecer un auténtico centro de decisión, con hombres de la más absoluta confianza, que fuese capaz de organizar la resistencia efectiva y que simbolizase que era el Gobierno quien todavía gestionaba la situación. Lo hizo con extrema celeridad, a juzgar por las informaciones del alcalde eldense, que afirmó haber recibido el sábado 25 de febrero una comisión gubernamental que le ordenaba desalojar inmediatamente el edificio docente para instalar allí las dependencias ministeriales; en pocas horas, se amontonó el mobiliario escolar en una fábrica de calzado y se desalojaron varias viviendas ocupadas por refugiados para establecer allí al funcionariado recién llegado. El día 27, Cordón afirma haber supervisado los trabajos de instalación; dos días después, ya recibía allí a algunos mandos militares como Modesto o Líster. De cualquier forma, las cuidadas instalaciones de las Escuelas Nacionales Castelar inauguradas en 1932 y uno de los edificios principales con que entonces contaba la ciudad no tuvieron tiempo de convertirse en una auténtica sede ministerial en tan poco tiempo, aunque sí parecen haberse llegado a establecer allí oficinas del Servicio de Inteligencia Militar (SIM), que otros testimonios sitúan en la cercana zona de Ciudad Vergel. Un conjunto todavía impreciso de segundas residencias situadas a la salida de Elda y Petrer hacia Alicante, en la zona de la Jaud, constituyeron la llamada Posición Dakar, una sucia aldeíta en palabras de Stepanov, tal vez por el deterioro sufrido con la estancia previa de los evacuados. Construidas pocos años atrás por gentes de clase media en su mayoría cuadros intermedios de la industria zapatera, bastante similares en su forma, siempre sencilla, habían sido facilitadas para instalar a políticos y funcionarios vinculados al PCE trasladados para poner en marcha las instalaciones ministeriales. Con el paso de los días, fue confluyendo allí un número creciente de dirigentes comunistas, especialmente tras conocerse los sucesos de Cartagena y el pronunciamiento de Casado. Allí mantuvo Negrín la última reunión política que culminó con la salida del país. Finalmente, en la pedanía monovera de El Fondó, algo alejado de la carretera Monóvar-Pinoso se encon- SÁBADO, 28 DE MARZO,

12 CRUCES-ERNES la flota seguía al mando del almirante Buiza, ejemplo claro de hombre contrario a la política de resistencia, harto como estaba del hostigamiento constante por parte de la aviación franquista, y perfecto conocedor de las intenciones golpistas de Casado y sus partidarios. Negrín era plenamente consciente tanto del frágil equilibrio cartagenero como del papel a desempeñar por la flota en cualquier proyecto de retirada organizada. Por eso ordenó a Galán partir inmediatamente hacia la base con órdenes precisas de recurrir a sotraba un pequeño aeródromo, que había pasado desapercibido hasta ese momento, en una zona donde existían otros campos de aviación más importantes y relativamente cercanos. Había sido construido en 1937, una vez segada la cosecha, dando empleo a los campesinos del lugar. Junto a él, en una bodega y almazara incautada a uno de los terratenientes de la zona, se estableció el cuartel de una guarnición de apenas una docena de soldados y se dotó al lugar de luz y teléfono, inexistentes hasta entonces. También se construyó un refugio, algunas rudimentarias casamatas en los límites del campo y se adaptó una casa cercana como centro de control. Escasamente utilizado, nada hacía presagiar el protagonismo que acabó asumiendo al final de la guerra. Los días de Yuste Buena parte de los testigos directos de los episodios vividos en Yuste y Dakar se han referido a los mismos, casi siempre desde posiciones interesadas, tratando de justificar la propia actuación en unos momentos en que la resistencia republicana se desmorona. Los contrarios a Negrín tratan de culpabilizarle de la situación, incluso de presentarle como un inmoral, colaborando a la creación de la más infame e interesada leyenda negra de la reciente historia de España; no olvidemos que el franquismo no consiguió su rendición, que sus rivales en las filas republicanas acabaron protagonizando un golpe de Estado absolutamente ilegal y que muchos otros dirigentes ni siquiera regresaron de Francia. En las filas del PCE coleó por largo tiempo la discusión sobre las responsabilidades y el papel de cada uno en el final de la guerra. La más burda de las descripciones habla de un Negrín viviendo en un ambiente paradisiaco, rodeado de bellas jovencitas complacientes, fumando y comiendo sin medida, ajeno al dolor de su país; sin pies ni cabeza, la versión fue aceptada de mil amores por unos propagandistas del franquismo dispuestos a cualquier cosa en su afán de justificar sus propios desmanes. Al margen de anécdotas interesadas, la vida en Yuste discreta, apartada de los frentes, con un ir y venir de ministros, jefes militares y del propio Presidente con una infraestructura cada vez más precaria en todos los aspectos, se caracteriza especialmente por su relevancia política. Al poco de instalarse en la finca, en la noche del martes 28 de febrero se celebró allí el primer Consejo de Ministros, en el que se trató de la dimisión que el presidente de la República, Manuel Azaña, había presentado el día anterior al Presidente de las Cortes, Martínez Barrio. Era el mayor revés de Negrín en la política de resistencia emprendida con su regreso a España. La dimisión, basada en un dictamen del general Rojo donde reconocía la imposibilidad de victoria, había coincidido con el reconocimiento del régimen franquista por parte de Francia e Inglaterra. Con ello, además, se impedía la recepción del material bélico acumulado en el sur de Francia y se ponía en duda la posible evacuación de las gentes comprometidas con la República. En el Consejo se acordó la a todas luces imposible preparación de elecciones inmediatas, como fijaba la Constitución. Negrín también debió afrontar la necesaria y difícil reorganización de la cúpula militar. Las posibilidades de maniobra eran mínimas. Unos, los comunistas, le urgían medidas frente a la completa autonomía y descoordinación, con la que actuaban buena parte de los mandos, como el propio Negrín pudo comprobar en su reunión del aeródromo albaceteño de Los Llanos con los jefes de los distintos ejércitos o en su visita al frente de Madrid; otros, anarquistas y socialistas de fracciones adversas al Presidente, protestaban abiertamente contra el excesivo peso de los comunistas en el ejército. Era necesario apartar de los puestos de decisión a quienes eran abiertamente opuestos a la política presidencial, pero debía hacerse mediante ascensos aparentes, además de evitar desequilibrar en ningún sentido el status quo existente en la jerarquía. Para ello, el jueves 2 de marzo Negrín recibió en su residencia a Casado y Matallana los jefes de los ejércitos del Centro y de Levante a los que anunció Vista actual de El Poblet (Posición Yuste) su designación para las jefaturas de los estados mayores Central y de Tierra alejados del mando directo de la tropa mientras decidía nombrar a comunistas para controlar efectivamente las áreas claves en una posible evacuación, es decir, la base naval de Cartagena y las comandancias militares de Albacete, Alicante y Murcia. Fue precisamente la designación del comunista Galán como jefe de la base naval de Cartagena la que precipitó una sublevación que ya estaba en curso. Allí, Los extranjeros de la «Posición Dakar» E n las viviendas de la denominada «Posición Dakar» junto a la carretera de Ocaña a Alicante, en los términos municipales de Elda y Petrer se estableció en aquellos días iniciales de marzo de 1939 buena parte de la dirección del PCE y allí celebró reunión su Buró Político. Junto a los comunistas españoles que pasaron en esos momentos por el lugar Dolores Ibárruri, Vicente Uribe, Antonio Cordón, Enrique Líster, Juan Modesto, Rafael Alberti, María Teresa León, Irene Falcón también estuvieron presentes dos dirigentes enviados por el Komintern, la III Internacional, de ideología comunista, que actuaban en calidad de asesores y trataban de conciliar las actuaciones de la dirección española con los intereses y estrategias del movimiento comunista internacional, plenamente vinculado entonces a los intereses estalinistas. Se trata de Stoyan Mínev y de Palmiro Togliatti. El búlgaro Stoyán Mínev que utilizaba numerosos pseudónimos, el más conocido de los cuales fue Stepanov era un veterano funcionario de la Komintern. Nacido en una familia campesina en 1890, exiliado en Suiza tras ser condenado a muerte en su país, ya en 1917 había ingresado en el Partido Bolchevique. Como agente del Komintern en Francia colaboró a la escisión del socialismo francés y a la constitución de la Sección Francesa de la Internacional Comunista. Posteriormente cumplió distintas misiones en Alemania, Italia o la Unión Soviética, hasta que fue enviado a España a finales de 1936 como miembro de la delegación de la Internacional Comunista, influyendo en decisiones estratégicas de la dirección comunista como la oposición a Largo Caballero o en enfrentamiento con el POUM. Tras la pérdida republicana de Cataluña regresó a la zona Centro Sur hasta que, tras el golpe de Estado de Casado, abandonó el país desde Monóvar, con la mayor parte de la dirección comunista. Al poco tiempo, ya en la Unión Soviética, escribió el informe conocido como «Causas de la derrota de la República Española», custodiado largo tiempo en el Archivo del Comité Central del PCE y publicado en español en En los años que transcurrieron hasta su muerte en 1959 Mínev ostentó distintos cargos académicos. Mucho más popular fue Palmiro Togliatti también conocido como Alfredo o Camarada Ercoli, dado que ejerció de secretario general del Partido Comunista Italiano (PCI) en los años de la guerra fría, cuando era la principal fuerza de oposición del país. Había nacido en Génova en 1893 y fue uno de los fundadores en 1921 del PCI que lideró tras el encarcelamiento de Gramsci. En 1926, la dictadura fascista también le obliga a exiliarse, primero en Francia y después en Moscú, donde en 1937 llegó a sumar el cargo de secretario de la Komintern al de secretario general del PCI. En la guerra española actuó de comisario político y como asesor de la dirección del PCE no siempre en sintonía con las actuaciones de Mínev. Tras el golpe de Casado en marzo de 1939, cuando el Buró Político del PCE discute en el aeródromo de Monóvar quién debe exiliarse y quien continuar en España, Togliatti que decide quedarse es la opinión más respetada. Sus Escritos sobre la guerra de España (publicados por Crítica en 1980) describen con claridad esos momentos. Pasó la II Guerra Mundial en la URSS, encargado de las emisiones radiofónicas dirigidas a los italianos; en 1944 regresó a Italia y encabezó el llamado giro di Salerno, es decir, el abandono de la lucha armada, el desarme de los partisanos y el apoyo a la naciente República y al gobierno de reconstrucción nacional. Con ello, el PCI se convertía durante décadas en el primer partido de la izquierda italiana. En 1948 sufrió un atentado, que derivó en una grave crisis política y una huelga general. Se le acusa de nula crítica al estalinismo pero también se le reconoce como abanderado del policentrismo es decir, de la diversidad de los partidos comunistas y como uno de los padres de la Constitución italiana. Murió en Yalta en SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

13 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE luciones dialogadas. Sin embargo, apenas toma posesión del cargo, a las once de la noche del sábado 4 de marzo, se sublevan las baterías de costa y poco después la situación deviene en un golpe franquista en toda regla, con proclamas nacionalistas en la radio y apoyo aéreo y naval. Poco a poco, la Brigada 206, de dirección comunista, consiguió recuperar el control y restablecer la legalidad republicana, aunque no pudo evitar que ante el cariz de los acontecimientos la flota zarpase hacia altamar. Entre otros males, el breve pero crucial episodio cartagenero causó el hundimiento del buque nacionalista «Castillo de Olite», que equivocadamente se internó en la bahía pensando que Cartagena ya estaba en sus manos y fue cañoneada por las baterías de costa, con la muerte de más de un millar de marinos; por otra parte, la salida de la flota dificultaba todavía más la posible evacuación de los republicanos que deseasen exiliarse; además, precipitó el golpe de Estado casadista y el exilio de un Gobierno que ya no podía alcanzar sus mínimos objetivos. El desenlace del levantamiento cartagenero coincide en el tiempo con el segundo consejo de ministros en Yuste y con el pronunciamiento del Consejo Nacional de Defensa en Madrid. La reunión ministerial había sido convocada para la tarde del domingo 5 de marzo; Negrín hizo todo lo posible para que a la misma asistiesen no sólo la totalidad de los ministros sino también los jefes militares de Madrid y Valencia, Casado y Matallana; para ello puso a su disposición su propio avión personal, un Douglas, que viajó a Madrid esa misma mañana, interesado especialmente en conseguir la asistencia de Casado. La insistencia en contar precisamente con los jefes militares de Madrid y Valencia no con los de Extremadura o Andalucía unida a su celeridad en desplazar a Galán hacia Cartagena demuestra que la eficacia de los servicios de información del Presidente era notable a pesar de todas las dificultades. Casado, pese a todas las gestiones, se negó a asistir. Todas las fuentes disponibles coinciden en afirmar que el tema único de aquel último consejo fue la discusión del mensaje que el Presidente se disponía a dirigir el día siguiente a la nación, en el que proponía negociaciones inminentes para la firma de una paz digna. Se trataba de garantizar las mínimas represalias. La imposibilidad de elección inminente de un nuevo presidente de la República tras la dimisión de Azaña, la negativa de Martínez Barrio teórico Presidente en funciones a regresar al país y el reconocimiento combinado de franceses e ingleses a Franco dejaba poco margen de maniobra a un Gobierno que discutía mientras estaba pendiente de la situación cartagenera. Sólo el ministro comunista, Vicente Uribe, pareció defender la resistencia como única vía para alcanzar la paz. Al finalizar el consejo, al filo de la media noche, mientras los ministros tomaban una cena fría junto a Matallana y Cordón, un funcionario comunicó que Besteiro anunciaba por Radio Madrid la constitución de un Consejo Nacional de Defensa, integrado por militares y miembros de todas las ideologías republicanas salvo el PCE que destituía al Gobierno y afirmaba el deseo de alcanzar una paz honrosa. Los golpistas, gentes de peso en sus organizaciones, aunque en modo alguno sus dirigentes principales, si no contaban con apoyos entusiastas entre las masas sí podían aprovechar el cansancio generalizado de la población. Más aún, algunas organizaciones políticas, avergonzadas por la permanencia en Francia de sus principales dirigentes, también apoyaban cualquier solución tendente a finalizar la contienda; los anarquistas, humillados por los comunistas en mayo de 1937, estaban dispuestos a destruir el excesivo protagonismo de éstos. Aunque teóricamente fue el general Miaja quien presidió el CND, en la práctica el hombre fuerte era Segismundo Casado, el jefe del Ejército del Centro, masón, republicano, anticomunista. Mucho se ha dicho sobre su decisión de sublevarse al conocer los nombramientos de militares comunistas, o de sus contactos con la diplomacia británica en Madrid; sin embargo, el general Martínez Bande, recurriendo a la documentación del Archivo Histórico Dolores Ibárruri, «Pasionaria», recuerda E n una entrevista realizada en 1986 por José Ramón Valero para la revista eldense Alborada alguno de cuyos párrafos reproducimos Dolores Ibárruri y su secretaria, Irene Falcón, recuerdan aquellos lugares y momentos. Por qué en torno a Elda? Porqué no Ali cante, o Elche, o...? Es difícil recordar. Hoy de le jos se puede juzgar. Pero entonces hubo que solucionarlo como se pu do. Probablemente, lo considera ron el sitio más idóneo. No hubo debate; fue Elda, pues Elda. Recuerdan algo de la vida en la sede del Gobierno, alguna anécdota? O no estuvieron allí? Estuvimos allí, porque Uribe [el que fuera ministro de Negrín en representación del PCE] tenía una casita cerca. Recuerdo cuando tras el último Consejo de Ministros vi nieron allí Uribe y Álvarez del Vayo y varios subsecretarios. Venían hambrientos y en la casa apenas ha bía nada qué comer, una caja que habían mandado las Mujeres Anti fascistas con víveres que mandaban de Suecia, café, mantequilla y eso. Pusimos la mesa, Dolores hizo café recuerda Irene y aquella fue la última conversación antes del adiós. ( ) La casa era muy sencilla, de dos plantas; o de una, ya no te lo puedo asegurar. Lo que pasa es que entonces todo se llamaban posicio nes. Algunos autores hablan de in trigas en torno a Negrín; otros, co mo Rafael Alberti en «La arboleda perdida» (donde recuerda unas bu lerías de Modesto) hacen referencia a un ambiente de camaradería. Al final de la guerra, cómo eran las relaciones entre todos ustedes? Había intrigas, como se ha dicho, o eran casi de color de rosa? De color de rosa no podían ser; era la derrota, y además, espantosa, horrible. Durante casi tres años se había luchado con entusiasmo y con fe; aún se pensaba en resistir en el Centro y esperar al desenlace de la situación internacional para salir adelante. En aquel momento, cuan do se acaba todo, la situación es trá gica. Ahora, dentro del partido no había luchas. Incluso en la última reunión de Buró Político y cita los asistentes: Lister, Modesto, Do lores, Togliatti..., aunque hubo discusión, los acuerdos se tomaron y aprobaron por unanimidad. Y en cuanto a las relaciones con Negrín una vez sublevado Casado se le sugirió que hablara con éste para in tentar terminar la guerra con un so lo Gobierno y facilitar la evacua ción de la gente más comprometida. ( ) La instalación del Gobierno en la zona, se realizó en el más abso luto secreto o tenía conocimiento de ello el alcalde de Elda o alguien más? Es posible, sí, que no se divul gara demasiado el hecho ante la Militar armario 5, legajo 277, carpetas 11 y 12, demostró que Casado estaba en contacto con el espionaje franquista desde finales de 1938, además de ilusamente convencido de que Franco accedería a negociar con militares de carrera e incluso respetaría sus grados. Al conocerse la proclama, desde la Posición Yuste hubo numerosas llamadas telefónicas intentando evitar un desenlace precipitado de la guerra. Desde una conversación directa entre Casado y Negrín, reflejada de manera bien distinta según la fuente, hasta llamadas de ministros socialistas y de militares comunistas para buscar alguna solución conciliadora, sin resultado. Otras llamadas, para sondear los apoyos con que aún contaba el Gobierno, confirmaron el de las unidades de Andalucía y Extremadura, difíciles de trasladar, y la inhibición de las de Levante. Tampoco estaba claro la actitud del SIM de la capital ni se controlaban las comunicaciones con Madrid y Valencia. Además, Dolores Ibárruri e Irene Falcón Desde la Posición Yuste se intentó evitar un final precipitado de la guerra po sibilidad de rebelión reconoce Irene. Pero había una unidad de guerrilleros al mando de Lister que rodeaba todo aquello; una vez lle gué yo desde Albacete y no me deja ron entrar a ver a Dolores hasta que me identifiqué. Todo estaba muy protegido. Es normal, se estaba en guerra y amenazados. ( ) Dolores les había dejado la pis tola al salir, una pistola pequeña, casi de juguete. Ella nunca usó ar mas. Pero se la habían facilitado, por si acaso. Se la dio a los guerrilleros junto con un mapa de carrete ras de España, el que tenía por si había que salir por tierra. Ellos te nían todo esto como un trofeo. Bajaron durante aquella se mana de estancia alguna vez a Elda o a cualquiera de los pueblos de la zona? No. No ha habido dudas ni vacilacio nes. Han contestado casi a la vez. Es la confirmación del sigilo que se guardó en torno a «Yuste». Cuando en la noche del 5 al 6 de marzo, el Gobierno decide salir de España, lo primero que hizo el Dr. Negrín fue trasladarse al lugar donde estaban los comunistas para comunicárselo. Recuerda qué dijo? Vino con Álvarez del Vayo [el ministro de Exteriores]. Dijo que no se podía continuar, que había que salir y que él no quería irse sin des pedirse de nosotros. Le aconsejó algo? Dijo que Dolores tenía que sa lir interrumpe Irene. Después de partir el Gobierno, ustedes marcharon al aeródromo. Al tener el avión menos plazas de las necesarias, hubo alguna ten sión para decidir quiénes salían? Cómo se solucionó? Posiblemente las hubiera por que lógicamente todo el mundo quería salvarse y no había más que aquel avión. Pero se celebró una reunión de la dirección del partido donde se decidió quién salía y quién se quedaba. Hay que tener en cuen ta que en Valencia estaban Jesús Hernández y estupendos cuadros militares del partido. También esta ba Madrid. Y Cartagena. Lo de El da era solamente una parte. En Elda continúa ahora Irene sólo estaba un sector de la dirección del partido y estaba muy bien programado quién debía salir (la personas más conocidas: Dolo res, Uribe) y quién se tenía que que dar en España para continuar la lu cha. Eso que se ha hablado de una desbandada no es verdad. Estaba organizado hasta quién iba en los Douglas a Toulouse y quién iba en los pequeños a Oran. Y quién se quedaba. Se quedó Checa, el secre tario de Organización; se quedó Togliatti porque lo quiso, como comu nista, no como delegado de la Inter nacional, puesto que ya era absurdo quedarse. Y se quedó Claudín. Los tres. Para organizar lo que fuese ne cesario en esos momentos. Es verdad confirma «Pasio naria». INFORMACION aunque ya se conocía el fracaso de la insurrección de Cartagena, la Flota había puesto rumbo a Argel al conocer la división surgida en el bando republicano; las posibilidades de organizar una retirada organizada sin duda, el objetivo mínimo, el deber moral que trajo a España al doctor Negrín se complicaban sobremanera. Ante tal estado de cosas, en la madrugada del 6 de marzo, el Gobierno ante la tesitura de una guerra civil entre los propios republicanos decidió su salida del país. Hacia el exilio Esa misma noche, a la orilla de la misma carretera general, pocos kilómetros más abajo, en la Posición Dakar, se fueron concentrando miembros de la dirección del PCE, militares afilados al partido y algunos otros camaradas. Cuando su ministro, Uribe, les comunicó SÁBADO, 28 DE MARZO,

14 BIOGRAFÍA Antonio Cordón, el hombre del «gobierno de Elda» Antonio Cordón García fue el hombre al que Negrín encomendó la recuperación del control militar de la zona Centro-Sur por parte del Gobierno, algo que pasaba por la salida de Madrid de los principales centros de decisión del Ejército. Él mismo lo describe en su obra «Trayectoria»: «debía proceder a organizar el Ministerio de Defensa, centralizando en mis manos la cuestión militar e imponiendo a Casado, Menéndez, etc. una autoridad efectiva que a todos les hiciese sentir la presencia del Gobierno. [Garcés] Me aseguró la ayuda del P.[artido] prometiéndome personal seguro e idóneo que unos días después me envió a Elda. De nuevo fui a ver a Negrín quien siempre con prisa me dijo que saliera para Elda a organizar el Ministerio.» Antonio Cordón, que había nacido en Sevilla en 1895, ingresó en 1911 en la Academia Militar de Segovia. Como artillero tomó parte en las operaciones coloniales en Marruecos, pero en 1926 fue separado del cuerpo debido a sus fuertes discrepancias con la dictadura de Primo de Rivera. Al llegar la guerra civil, trabajaba como ingeniero de una compañía ferroviaria en Zaragoza. En el verano de 1936 ingresó en el Partido Comunista y, al estallar la rebelión militar, se presentó voluntario en el Ministerio de Defensa. Destinado al frente Sur consiguió la rendición del Santuario jiennense de Nuestra Señora de la Cabeza, el 1 de mayo de 1937; poco después, Indalecio Prieto entonces ministro de Guerra le destinó a la jefatura del Estado Mayor del Ejército del Este. En este cargo contribuyó a la disolución del Consejo de Aragón, de fuerte impronta anarquista, y trató de organizar la conquista de Zaragoza para distraer parte de las tropas franquistas que amenazaban Santander. Este último objetivo desembocaría en la famosa batalla de Belchite, donde el 6 de septiembre entraban las tropas republicanas después de durísimos combates; no obstante, no se consiguió tomar la capital aragonesa. Poco después, Prieto le destituirá por su propaganda procomunista. Tras el cese de Prieto como ministro de Guerra y la asunción del cargo por el propio Presidente, Negrín le convierte en uno de sus íntimos colaboradores, al nombrarle subsecretario del Ejército de Tierra. En este puesto hubo de afrontar la reorganización del ejército tras la partición en dos del frente republicano; después de la derrota en la batalla del Ebro, el 23 de enero de 1939 evacuó la subsecretaría desde Barcelona a Vilahur y, finalmente, al castillo de Figueres. Regresó a España a finales de febrero y el Presidente le encargó reconstruir la infraestructura militar a partir del establecimiento en Elda de la Subsecretaría del Ejército de Tierra, labor que apenas tuvo tiempo de iniciar. Exiliado en distintos países, miembro de varios ejércitos, en los años cincuenta fue nombrado para el Comité Central del PCE, siendo partidario de la línea más ortodoxa. Murió en Roma, en Su principal obra, de carácter biográfico, es «Trayectoria», recientemente reeditada en 2008 por Ángel Viñas. Es también uno de los autores con Dolores Ibárruri, Manuel Azcárate y otros de «Guerra y revolución en España ( )» e «Historia del Partido Comunista de España». El antiguo aeródromo es hoy un espléndido viñedo El Gobierno de Negrín salió de El Fondó de Monòver hacia Toulouse Sede del Partido Comunista, en la Explanada de Alicante que el Gobierno pensaba abandonar el país ante la proclamación del CND, comenzaron gestiones con sus dirigentes en distintos frentes para frenar el pronunciamiento. Sobre las 10 de la mañana, el doctor Negrín acude al lugar cuya posición exacta parece ser que desconocía hasta entonces acompañado por su ministro Álvarez del Vayo y varios funcionarios, comunistas la mayoría, a despedirse de los dirigentes del partido del que más apoyo recibió durante su gestión. Allí estaban, entre otros, Dolores Ibárruri, Vicente Uribe, Enrique Líster, Juan Modesto o Palmiro Togliatti. Proponen al Presidente mandar un mensaje de negociación al Consejo, tratando de evitar una guerra fratricida; Negrín acepta, se sienta en una mesa y comienza a redactar una declaración en este sentido. Mientras tanto, se decide que Pasionaria tal vez el máximo símbolo de la resistencia frente al franquismo debía salir rápidamente del país. Álvarez del Vayo escribiría años después que aquella terraza llena de gente se había convertido en el «más público y democrático de los centros de reunión» y que permanecieron allí hasta las dos de la tarde, esperando la improbable respuesta de Casado, pese a los apremios que llegaban del aeropuerto. Negrín decide finalmente marchar cuando se conoce que el gobernador militar de Alicante, el comunista Etelvino Vega, había sido detenido por los casadistas y existía el peligro de que el valle del Vinalopó fuese rodeado en un intento de detención del Presidente. En el aeródromo de El Fondó de Monòver, entonces a una media hora de la Posición Dakar, ya habían despegado los dos primeros aviones, dos Dragón Rapide de escasa autonomía de vuelo, que se dirigieron a Argelia: en el primero marchaba Antonio Cordón; en el segundo salió Pasionaria. Parece ser que fue Líster quien se encargó personalmente de la organización del aeródromo en aquellos momentos difíciles. Cerca, los ministros esperaban, nerviosos y sin comer, la llegada de Negrín y Álvarez del Vayo, que aparecieron alrededor de las tres de la tarde. Poco después, dos Douglas DC-2 trasladaron al Gobierno hacia Toulouse. A la caída de la tarde, también los comunistas de la Posición Dakar se desplazaron hacia El Fondó, ante el temor a permanecer en Elda, una ciudad con fuerte implantación anarquista presumiblemente partidaria del CND. Por la noche, casi a pie de pista, el Buró Político del PCE celebró su última reunión en España. Los principales jefes militares presentes reconocieron que poco se podía hacer para recuperar el control militar o mantener la política de resistencia ante la salida del Gobierno. Se discutió entonces quiénes debían abandonar el país y quiénes permanecer todavía en él y se repartió algún dinero en moneda extranjera a quienes debían volar a Toulouse. Al amanecer, las primeras fuerzas casadistas ocuparon la posición, donde sólo permanecían algunos soldados porque los dirigentes comunistas que continuaron en España se habían marchado hacia diferentes puntos. Pocos días después, el intento comunista de impedir el golpe con fuertes enfrentamientos en las calles de Madrid fue sofocado. El Consejo de Defensa, absolutamente inoperante, incapaz de arrancar la mínima concesión al adversario, sólo consiguió desmovilizar a las tropas y descomponer los restos del Estado; con ello, a finales de marzo los frentes se desmoronaban, la desbandada era general, la evacuación ordenada era simplemente imposible y miles de personas trataban de agarrarse a una última esperanza en Alicante y algunos otros puertos. Era el final dramático, absurdo, vergonzante para muchos, del sueño colectivo que había representado la República Española; era el peor escenario posible del final de la guerra, ese que había tratado de evitar el doctor Negrín con su pronto regreso desde Francia y su intento frustrado de establecer una estructura gubernamental operativa en torno a Elda y Petrer. 14 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

15 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE 3/ Alicante en la hora final de la República. La tragedia del puerto JUAN MARTÍNEZ LEAL De los episodios del final de la guerra, el más triste y trágico tuvo lugar en Alicante, en el puerto, donde se produjo la agonía y muerte de la II República española. Miles de refugiados llegados de todas partes con la esperanza de embarcar al exilio, quedaron atrapados en sus muelles y finalmente reducidos al cautiverio, tras la ocupación de la ciudad por el ejército franquista. Sólo cuando los últimos refugiados del puerto se entregaron, pudo dictar Franco su último parte de guerra, el 1 de abril de Hace 70 años. Los barcos del exilio Con los inequívocos signos de descomposición total de la retaguardia republicana, que se han ido exponiendo, sólo quedaba la ofensiva final; en realidad, una gran maniobra de ocupación militar del territorio, puesto que las unidades militares republicanas renunciaron al combate, se rindieron o abandonaron las posiciones, convirtiéndose pronto el repliegue previsto en un inmenso éxodo, en una huida masiva hacia las costas del Levante. En esos días, con el insufrible peso de la derrota a cuestas, con tantos ideales rotos y las vidas al límite, los puertos levantinos aparecían como única esperanza, la tabla de salvación para los militantes de la causa republicana que querían escapar al exilio para librarse de la represión, inminente, irremediable y terrible. Sólo por el caos final es explicable que ni Negrín hasta el 5 de marzo, ni Casado después, confiado en exceso en la magnanimidad del Caudillo, tomaran medidas más eficaces para garantizar la evacuación final; pero también hay que considerar las dificultades del tráfico marítimo desde que Franco hubiera ordenado, el 8 de marzo, el bloqueo de toda la costa mediterránea, de Almería a Sagunto. Y un factor clave a considerar: la falta de compromiso de Francia y Gran Bretaña en las tareas humanitarias de la evacuación de los republicanos. Por si faltaba poco, la Escuadra Republicana había huido el 6 de marzo a Bizerta, privando a la República de medios de transporte vitales para afrontar la emergencia final. Con todo, durante el mes de marzo algunos barcos de compañías extranjeras, especialmente de la Cía. France Navigation y la Mid-Atlantic Shiping Co, que trabajaron para el Gobierno republicano, consiguieron llevar al exilio a unos pocos miles de republicanos desde los puertos valencianos, burlando el bloqueo de Daños causados por los bombardeos en los balnearios de Alicante Pasaporte de Germinal Ros la Armada franquista. De ambas compañías sabemos que en realidad fueron creadas con capital español, al transferir Negrín capitales al exterior para asegurar el abastecimiento de los puertos y las misiones más delicadas, como el transporte de armas de la Unión Soviética. La primera de las citadas acabó siendo propiedad del Partido Comunista Francés y la segunda, aunque de fachada era una empresa británica, era en realidad de la CAMPSA-Gentibus, constituida en Francia por el gobierno de Negrín. Al parecer, como veremos, por avatares que no podemos relatar, sólo la France Navigation estaba dispuesta a participar en las tareas de evacuación final. Desde el 7 de marzo el Gobierno Civil de Alicante proporcionaba pasaportes a quienes eran designados por sus organizaciones políticas o sindicales. Firmados por el Gobernador Civil, el ilicitano Manuel Rodríguez, los pasaportes eran visados en el Consulado de Francia y de México, sobre todo. También el Presidente del Consejo Provincial (como se llamaba en guerra la Diputación) el anarquista alcoyano Ramón Llopis, había instalado una oficina para despachar, previo pago de 50 pesetas, pasaportes oficiales a quienes los solicitaran. Previamente, se habían enviado pasaportes a todos los responsables anarquistas de los pueblos. De todas formas, obtener el pasaporte «legalmente», con los correspondientes visados, no debía estar al alcance de cualquiera, a juzgar por la anotación del diario de Eliseo Gómez Serrano: «cada pasaporte va salir por un ojo de la cara (por ahora, 172,60 pesetas)». Casi al filo de los hechos, Edmundo Domínguez, Comisario Inspector del Ejército del Centro relató que en Alicante se hacían gestiones ante el capitán de cada barco de carga que llegaba a puerto para embarcar pasajeros. Unas veces los capitanes se negaban a llevar pasaje alegando su prohibición por las leyes internacionales marítimas; otras veces, se cobraban con creces en especie el pasaje (azafrán, almendras, joyas) porque no aceptaban el dinero republicano. Pese a todo ello, a lo largo del mes de marzo habían conseguido salir del puerto alicantino algunos mercantes. La primera semana de marzo lo hizo el Winnipeg, célebre después porque fue fletado por Pablo Neruda, en septiembre de 1939, para salvar a miles de refugiados españoles en Francia; otro fue el Marionga que salió con 120 pasajeros hacia Marsella, sufriendo en la travesía diversas averías y peripecias que le desviaron hasta un puerto italiano. Ambos eran cargueros que habitualmente hacían la ruta Marsella-Norte de África, pero de los que apenas sabemos más en lo que se refiere a esta singladura. El 12 de marzo lo hizo el Ronwyn con 716 pasajeros, mercante inglés con matrícula de Malta que fue a recalar en el puerto de Tenès (Argelia). El 19 de marzo zarpó de Alicante el African Trader, un carbonero inglés que arribó al puerto de Orán con 859 personas a bardo. Está también constatado, aunque es más difícil de cuantificar, la partida de numerosos barcos pesqueros desde los puertos de Benidorm, Dénia, La Vila Joiosa, Santa Pola y Torrevieja. Para el caso de Benidorm, el citado Domínguez cuenta que el alcalde socialista, José Pagés Barceló, tenía varias barcas preparadas a disposición de la comisión provincial socialista de evacuación. En una de ellas salió el propio Pagés en los últimos días, con varios tripulantes más. Para la Vila Joiosa tenemos la estimable crónica de Jaime Soler, quien nos informa que los dirigentes decididos a exilarse al Norte de África, hicieron el viaje en barcos y días diferentes. Además de los que lo hicieron en los barcos mercantes que citaremos, el día 28 de marzo fueron llegando al puerto los convocados para el viaje, unos 15 vileros y unos 60 mandos militares confederales de la 26 División del Ejército Popular. Todos se distribuyeron en dos barcas, el Gavilán de los Mares, mandado por Vicent Mayor, que fue marcando la ruta al segundo, Industria número 1, que le seguía y a cuyo timón iba Fernando Soriano. En Santa Pola el barco La Guapa, incautado por la UGT, salió el 29 de marzo con unas 100 personalidades civiles de la República, militares del Grupo de Artillería de Bétera y el último alcalde republicano, Juan Buyolo, con dos o tres paisanos más. El barco, pilotado por Verdú Rodríguez, de apodo el «Tío Galindo», puso rumbo a Orán, pudiendo llegar sin problemas al puerto argelino después de 34 horas de travesía. Según algunos testimonios, otros barcos habían sido saboteados por la quinta columna, para dejarlos inutilizables en las tareas de evacuación. Otro barco de Santa Pola, Nuestra Señora de la Virgen de Belén, apodado «El Gallo», que había sido incautado para el abastecimiento de la aviación, salió el 28 de Santa Pola pa- PACO SÁNCHEZ (AMA) SÁBADO, 28 DE MARZO,

16 troneado por Andrés Amorós Quirant para recoger a un numero grupo de militares de alta graduación en Torrevieja. De allí puso rumbo a las costas del norte de África, pero fue interceptado por el Canarias, que mandó desalojar el barco. Tras apresar a sus tripulantes, el crucero hundió a cañonazos el Virgen de Belén. Los presos fueron desembarcados en Mallorca y recluidos en un campo de concentración. Finalmente, hemos de mencionar la peripecia de 45 dirigentes socialistas de la provincia, que ya el día 29 de marzo y con la quinta columna controlando los pueblos, escaparon desde Torrevieja en una barcaza a gasoil, con la que consiguieron llegar a Beni-Saf, en Argelia, el día 31 de marzo, según el testimonio de Luis Deltell, que era el responsable de la comisión de evacuación de la Federación Provincial Socialista. En Valencia, el último en partir fue el mercante francés Lezardrieux, el 28 de marzo y el 29 desde Cartagena, el buque Campillo de la compañía CAMPSA. Huidos de Madrid, en Valencia, las autoridades del Consejo Nacional y el propio Casado, se reunieron con una delegación del Comité Internacional de Coordinación, Información y Ayuda a la España Republicana, compuesta por el diputado Albert Forcinal, presidente del grupo parlamentario de amistad franco-española y por el periodista André Ulmann y el diputado Charles Tillon, ambos ligados al Partido Comunista francés, quienes les dijeron que tenían barcos dispuestos para participar en la evacuación de los republicanos españoles. Por eso se extendió la idea que en Alicante habría barcos para los que quisieran expatriarse, y hacía allí se encaminaron miles y miles de fugitivos desde todas partes de la maltrecha zona republicana. Muchos de los que pudieron llegar el día 28 encontraron aún una posibilidad casi milagrosa de embarcar. Se trataba del carbonero inglés Stanbrook, fletado por la Federación Socialista Provincial, que acogió a bordo entre y pasajeros, apretujados por todas partes, desde la bodega al palo mayor. La peripecia de salvamento del Stanbrook, convertido en un símbolo heroico y dramático de la evacuación final y del exilio, merece que le dediquemos algunas palabras más. Rodolfo Llopis, el socialista alicantino de mayor relieve nacional, se entrevistó en París, el día 9 de febrero de 1939, con José Calviño Ozores, director de la sociedad española CAMPSA- Gentibus, quien le aseguró el envío a Alicante de dos barcos, el Stanbrook y el Margit. En el hasta hoy inédito informe del capitán Dickson, se dice que el Stanbrook dejó Marsella el 17 de marzo y llegó a Alicante el día 19, tras burlar el bloqueo naval y hacer caso omiso de las advertencias de un navío de la Armada franquista. Era un carbonero pequeño, de toneladas, construido en 1909 por la Tyne Iron Shipbuilding de Newcastle y remozado en Fue vendido en 1936 a la Stanhope S.S. Co., pero al parecer su verdadero propietario era la Cía. France Navigation, que según las averiguaciones de Aline Santonja fue creada por la República española, con el apoyo logístico del Partido Comunista francés. Parece comprobado que, por motivos de seguridad, el barco viajó con distintas banderas en tareas de abastecimiento de la zona republicana. El viaje a Alicante lo hizo con bandera inglesa y después de los avatares que veremos siguió prestando servicio en la marina mercante hasta que fue hundido al ser torpedeado por el submarino alemán U 57, el 18 de noviembre de 1939, a la entrada del puerto de Amberes. Según Germinal Ros, en los campos de concentración de Argelia se le rindió un minuto de silencio. El mejor comentario lo hace el propio Ros: «Aquel navío se lo merecía». Hoy sabemos, gracias a las averiguaciones de Pablo Azorín Williams, que el capitán del barco era Archibald Dickson, capitán de la marina mercante inglesa, nacido en Cardiff (País de Gales) en 1892, y fallecido el 18 de noviembre de 1939 a los 47 años en el hundimiento del Stanbrook. FONDO RODOLFO LLOPIS (BGM) El barco «La Guapa», de Santa Pola, donde embarcaron más de cien personas rumbo a Orán El «Stanbrook», en el Puerto de Orán El Stanbrook, según el capitán Dickson, estuvo durante varios días amarrado en el muelle porque no llegaba la mercancía que había de cargar, tal era la desorganización ya del tráfico marítimo, hasta que el día 26 llegaron las cargas de tabaco, naranjas y azafrán. Pero junto con aquellas mercancías comenzaron a llegar las primeras oleadas de refugiados. La noche del 28 de marzo se produjo sobre el Stanbrook una auténtica avalancha de refugiados, que seguro desbordó cualquier tipo de previsión. Fugitivos que llegaban pertrechados de todo tipo de maletas y fardos con provisiones, y otros sin nada, directamente del frente y con lo puesto, con hambre y cansancio acumulados o con apenas algunos objetos de valor, pequeñas joyas, que pudieran ser intercambiados en el extranjero. También se tenía previsto embarcar cajas de azafrán, de gran valor y poco peso, fácilmente intercambiables por divisas en el exilio, pero finalmente las cajas unos 800 kilos quedaron en el puerto. Sin duda la avalancha humana sobre el buque produjo fuertes tensiones y momentos caóticos. Veamos algunos de los testimonios más elocuentes, como éste de Felipe Cabezas: «Cuando todo estaba listo para el despegue y levantada la escala, fue por dos veces bajada ésta con el fin de que subiesen los últimos grupos venidos en coches y camiones. El barco estaba saturado. En revoltijo informe llenaban la cubierta: hombres, mujeres, niños, maletas, sacos, cajas, bultos 16 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

17 El «Stanbrook», cuando se denominaba «Lancer» LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE Traducción de la carta escrita los días 2 y 3 de marzo de 1939 por el Capitán Archibald Dickson del navío de vapor «Stanbrook» al periódico londinense «The Sunday Dispatch». Proviene de los archivos de su hijo el sr. Arnold A. Dickson. SS Stanbrook En Oran (2-3/4/1939). «H e sido capitán de barcos que comerciaban con la España Republicana los últimos 12 meses y mis últimas dos visitas a España han sido como Capitán de el Stanbrook. El «Stanbrook» se ha convertido en un símbolo heroico y dramático de la evacuación final Relato inédito del capitán del Stanbrook de todas clases. Un oficial gritó: Todo el mundo a las bodegas. Unos a otros se animaban a descender a aquellas tétricas profundidades. Y mientras la escalera de mano vomitaba al fondo seres humanos como si fuesen fardos, ascendía por la escala, la muchedumbre que esperaba en tierra. Nuevas voces suplicando a los de las bodegas que se pongan en pie para dar cabida a más personal. Gritos de protesta, sofocones, lamentos». Y otro testimonio, el del dirigente socialista Cruz Merino, lo expresa así: «El barco iba lleno hasta el palo mayor. En todos los lugares había alguien: en las bodegas, en el puente y sobre el techo de las cocinas y las máquinas; la línea de flotación estaba sumergida y se empezaba a levantar el ancla. Seguían llegando por miles los desesperados que no cesaban de gritar o llorar... Los carabineros impiden la entrada en el puerto y para subir al Stanbrook, tenemos que emplear una maroma; yo lo hice sobre los hombros de un compañero». A las 23 horas, de ese 28 de marzo, el capitán ordena levantar las amarras y el Stanbrook pone proa a un El Stanbrook es un pequeño navío de 1382 toneladas brutas con una eslora de 230 pies (70,1 metros) y una manga de 54 pies (16,45 metros). Su velocidad es de alrededor de 11 nudos. Ella (sic) es desde luego esencialmente un navío de carga y solo dispone de alojamiento para su tripulación de 24 personas al completo. (Dickson utiliza la palabra 24 hands, término marinero para designar a la tripulación, one hand equivale a un miembro de la tripulación de un barco). El pasado 17 de marzo recibí instrucciones de mis Armadores de proceder en lastre a Alicante y después de dejar Marsella, el viaje a Alicante transcurrió sin incidentes, exceptuando que tuvimos un pequeño problema para evitar a un Destructor de Franco (sic), que nos dio instrucciones de no entrar en Alicante. No obstante con la ayuda de un aguacero y un poco de mal tiempo eludimos al Destructor y entramos en Alicante sobre las 6.0 p.m. del 19 marzo pasado, y nos amarramos al muelle del puerto poco después. Me dirigí a tierra para recibir instrucciones pero, debido a la situación generalizada de trastorno en los negocios, no pude recibir ninguna instrucción sobre el cargamento, o cualquier otra cosa y esto continuó así hasta el 24 de marzo. El 25 de marzo intenté otra vez por todos los medios conseguir información sobre mi cargamento sin ningún éxito. El 26 de marzo viajé a Madrid donde funcionarios me informaron que el cargamento para mi barco estaba en camiones de camino. Entonces volví a mi nave en Alicante cuando recibí un telegrama de mis Armadores informándome que a menos de que hubiese perspectivas de embarcar el cargamento tenía que proceder a zarpar inmediatamente. Al día siguiente llegó algún cargamento, consistiendo en tabaco, naranjas y azafrán que fue depositado en el muelle. Sobre la misma hora alrededor de refugiados llegaron al Edificio de Aduanas en diversas formas de transporte y de todas las provincias de la España Republicana, al mismo tiempo que las autoridades portuarias me solicitaban subir a bordo a estos refugiados y llevarlos a Orán, ya que se encontraban en una situación desesperada y se me dijo que sus pasaportes estaban en orden y que podrían desembarcar en Argelia sin ninguna dificultad. Entre los refugiados había un gran número de mujeres, chicas jóvenes y niños de todas las edades; incluso criaturas en brazos. Debido al gran número de refugiados me encontraba en un dilema sobre mi propia postura ya que mis instrucciones eran que no debía tomar refugiados a menos de que estuviesen realmente necesitados. No obstante después de ver la condición en que se hallaban los refugiados decidí desde un punto de vista humanitario aceptarlos a bordo, ya que anticipaba que pronto desembarcarían en Orán. Entre los refugiados había todo tipo de clases de gente, algunos aparentaban ser extremadamente pobres y parecían consumidos por el hambre y mal vestidos, vistiendo una variedad de atuendos que iban desde monos a viejas y desgastadas piezas de uniformes e incluso mantas y otros peculiares trozos de tela. Había también algunas personas, mujeres y hombres, con una buena apariencia y que asumí eran mujeres y parientes de funcionarios. Algunos de los refugiados parecían llevar consigo todas sus posesiones terrenales cargadas en maletas; bolsas de todas las descripciones, algunas atadas en grandes pañuelos y unos pocos con maletas. Al poco tiempo los refugiados comenzaron a subir a bordo de una manera ordenada y sus pasaportes eran inspeccionados por los Funcionarios de Aduanas. Eran las 9.0 pm y por lo tanto bastante oscuro. Después de que, entre 800 y 900 refugiados hubiesen subido a bordo, por alguna razón u otra los guardias y Funcionarios de Aduanas en el muelle aparentemente perdieron el control de la pasarela, de tal manera que quedo atascada con una masa forcejeante de personas, que incluía a algunos de los guardias y Funcionarios de Aduanas que en ese momento habían decidido unirse al tropel de refugiados, tirando sus armas y equipo para unirse a la estampida por subir a bordo. Viendo esta súbita avalancha de gente estuve casi inclinado a dejar caer la pasarela y alejar mi nave del muelle, pero dándome cuenta de que si hacía esto por lo menos 100 personas o más caerían al agua decidí, desde un punto de vista humanitario, dejarlos subir a todos a bordo, ya que sabía que sería solo una cuestión de 20 horas llegar a Orán donde podrían desembarcar a tierra. El número de refugiados embarcados hacía prácticamente imposible que nadie pudiese moverse en la cubierta del buque, ya que las escotillas de las bodegas se habían abierto preparadas para introducir el cargamento y consecuentemente los refugiados solo podía estar a su alrededor sobre la cubierta. A pesar de mis llamamientos, no pude conseguir que los refugiados bajasen a las bodegas haciendo de esa manera más sitio, aunque más tarde FAMILIA DEL CAPITÁN DICKSON (Sigue en la página siguiente) SÁBADO, 28 DE MARZO,

18 rumbo desconocido para la mayoría de los pasajeros. Es el momento en que, según Cabezas: «Un silencio religioso, turbado apenas por el ruido de las máquinas, hincha el ambiente. Muchos sorben las lágrimas. Los ahoga el recuerdo de lo que queda atrás: el hogar amado y los compañeros indefensos». Al poco de traspasar la bocana del puerto, en palabras de Germinal Ros: «oímos el ruido del motor de un avión. Se fue acercando y a guisa de despedida soltó dos bombas que cayeron, afortunadamente, lejos de la popa». Resulta espeluznante pensar siquiera en la carnicería que se hubiera producido, pero afortunadamente ni la aviación ni los buques franquistas «molestaron» después al Stanbrook en su dramática singladura hasta Orán, a donde llegó tras más de 20 horas de travesía. No es de extrañar, si tenemos en cuenta la sobrecarga del barco (se dice que el barco se hundía por encima de la línea de flotación) y que fue navegando fuera de la ruta regular, para evitar esos encuentros indeseados con la Flota de Bloqueo. «De hecho, en toda mi experiencia en la mar, que abarca 33 años, nunca he visto nada así» (A. Dickson) FONDO RODOLFO LLOPIS (BGM) (Viene de la página anterior) unos pocos bajaron dejando un poco más de sitio, pero sus lugares eran ocupados inmediatamente por más gente que subía a bordo. Eventualmente, sobre la p.m. los últimos de los refugiados estaban a bordo, y yo ya hacía tiempo que había abandonado toda esperanza de subir cualquier cargamento a bordo. Estimo que en este momento había a bordo alrededor de refugiados y posteriormente determiné que eran en total. Cuando todos los refugiados se hallaron a bordo, era prácticamente imposible dar una descripción adecuada de la escena que mi buque presentaba, y la semejanza más cercana que puedo dar es decir que parecía uno de esos vapores vacacionales del FONDO RODOLFO LLOPIS (BGM) Cubierta del «Stanbrook», en Orán río Támesis en un día festivo, solo que muchas veces peor. Un barco de transporte militar cargado de tropas dejando Inglaterra no se puede comparar de modo alguno con mi barco. De hecho en toda mi experiencia en la mar, que abarca 33 años, nunca he visto nada así y espero no volver a verlo nunca más. Aparentemente estas últimas prisas por subir a bordo del barco fueron causadas por un rumor de que el lugar iba a ser bombardeado en un gran ataque aéreo. De todas maneras conseguí mantener a los refugiados fuera del puente de mando y di las ordenes para que se soltasen las amarras y que la pasarela fuese hecha firme al costado del barco ya que no se podía colocar dentro, y maniobré mi navío fuera del puerto comenzando el viaje a Orán. Cuando apenas habíamos salido del puerto el rumor del bombardeo probó ser verdad y a los 10 minutos de abandonar el puerto se inició un terrorífico bombardeo de la ciudad y del puerto y el flash de las explosiones se podía apreciar visiblemente y la conmoción de los proyectiles explotando se podía casi sentir. De todas formas proseguimos nuestro viaje y durante la noche algunos de los refugiados bajaron a las bodegas para dormir, pero cientos permanecieron en cubierta y estos tuvieron que permanecer en pie toda la noche ya que no había sitio para tumbarse. Otros se acurrucaban alrededor de la base de la chimenea buscando calor y de hecho en cualquier otro sitio donde se pudiese encontrar calor. La noche era clara pero fría y pienso que el sufrimiento de estas personas de pie en la cubierta toda la noche debió de ser muy malo. El salón estaba lleno de refugiados de todas las clases, alguno de los cuales estaban tumbados sobre el suelo y otros sobre la mesa. Les había dado el permiso para ir allí y así aliviar la congestión en la cubierta y otros lugares. También había dejado mi camarote a algunas de las personas más débiles y también así lo habían hecho algunos de mis Oficiales. Alrededor de la medianoche conseguí dormir unas pocas horas. Regresé a la cubierta con la primera luz del día y me encontré con que un número de refugiados habían subido a cubierta también. Proseguíamos experimentando una gran dificultad en mantener la quilla equilibrada, ya que en cuanto se avistaba otro barco, ya fuese a babor o a estribor, un gran número de los refugiados se precipitaba forcejeando hacia el otro costado con la intención de avistar el barco, con el resultado de que el barco se escoraba de una lado o de otro. Aparentemente los refugiados parecían pensar que cada barco que aparecía a la vista era un navío de Franco que venía a interceptarlos; y como un gran numero de refugiados estaba armado yo estaba alarmado de lo que pudiese ocurrir si hubiésemos visto un barco de Franco. Muchos de los refugiados expresaron que si un barco de Franco los interceptaba estaban dispuestos a vender caras sus vidas. Afortunadamente no avistamos navío hostil alguno. En cuanto a la comida yo solo pude suministrar a los refugiados más débiles un poco de café y un poco de comida a algunos de ellos. La gran mayoría tenía pan, etc. suficiente para que les alcanzase hasta Orán. Más tarde, sobre el mediodía prácticamente todos los refugiados subieron a cubierta haciendo casi imposible transitar por ella. Durante el curso del día me informaron de algunos casos de enfermedad, principalmente desmayos etc. causados por un hacinamiento que a mí me era imposible paliar. De hecho me asombra que no se hubiese producido ninguna desgracia con anterioridad. El resto del día transcurrió sin ningún incidente, llegando a Orán alrededor de la 10 p.m. del 10 (sic) y fondeamos en la Bahía, 20 horas después de dejar Alicante, Fondeamos en la bahía externa pero como no teníamos autorización de los funcionarios del puerto para entrar en este, tuvimos que quedarnos fuera y pasar otra noche en malas condiciones. Afortunadamente el tiempo todavía permanecía bueno y mientras un gran número de los refugiados bajó a las bodegas, el resto tuvo que permanecer otra vez sobre cubierta y dormir como mejor pudo. Estas personas solo tenían las vestimentas que llevaban puestas y pienso que su privaciones debieron de ser terribles. Otra vez algunos refugiados se acurrucaron en torno a la chimenea e incluso algunos penetraron en la sala de máquinas pero estos tuvieron que ser expulsados a cuenta del riesgo de lastimarse o herirse ellos mismos. Así pasó otra noche más y a las 8 en punto del día siguiente aprecié otros barcos españoles en el puerto, con refugiados a bordo pero no atestados como estábamos nosotros. Entonces conseguí atraer y subir a la primera barca de motor que vi y me dirigí a tierra para telefonear a mis Agentes para conseguir permiso para que los refugiados desembarcasen a tierra, ya que debido a las condiciones a bordo consideraba imperativo que bajasen del navío, no solo desde el punto de vista de la comodidad, sino también desde el punto de vista de la salubridad ya que los servicios sanitarios eran totalmente inadecuados para los refugiados y temía que se desatase una enfermedad si no bajaban pronto a tierra. Solo se me dio permiso para que mi barco entrase en el puerto, pero no para que bajasen los refugiados a tierra. Entendí que la razón de esto era que las autoridades no tenían ningún sitio donde alojarlos. Regresé a mi nave y la introduje en el puerto poniéndola al lado del muelle pero todos los refugiados pasaron una noche más de incomodidad extrema apiñados, durmiendo o tumbándose allí donde hubiese espacio. Al día siguiente regresé a tierra y eventualmente conseguí un arreglo para prácticamente todas las mujeres y niños desembarcasen a tierra a un campamento y disposiciones están en mano, para que el resto de los refugiados sean puestos en tierra. En este momento el barco sigue abarrotado con refugiados de todas las clases que atestan los costados del navío y truecan dinero y posesiones por un poco de comida, cigarrillos etc. con personas en barcas de remos. Muchos de estos refugiados no han podido lavarse desde que subieron a bordo de mi barco y algunos incluso mucho antes de esto. Sinceramente suyo, (De su puño y letra) A. Dickson Capitán SS «Stanbrook» El Editor. Sunday Dispatch. Londres (La siguiente posdata es del puño y letra del Capitán Archibald Dickson) P.S. Este es el sexto día que el resto de refugiados permanece a bordo, incluso ahora hay alrededor de a bordo. Se han tomado disposiciones por las autoridades locales para suministrar pan. Antes de que las mujeres y los niños desembarcasen los oficiales del barco y yo mismo le hemos suministrado pequeños lujos tales como leche, chocolate, dulces etc. Todos los refugiados masculinos siguen a bordo y su apariencia es realmente patética, especialmente por que no han tenido oportunidad de lavarse ni afeitarse. Algunos de ellos se han despojado de sus ropas. A. D. Traducción: Pablo Azorín Williams (08/03/2009) Nota del traductor: He intentado mantenerme lo más fiel posible al texto, si bien para su más fácil comprensión he añadido comas allí donde no las había. Mantengo los tiempos verbales originales aunque a veces no concuerden, también he mantenido las mayúsculas tal y como figuran en el texto original del Capitán Dickson. 18 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

19 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE A la izquierda, el diputado socialista Salvador García; a la derecha, el alcalde de Alicante, Rafael Millá, retratado por Emilio Valera Los refugiados del Stanbrook Por sexos Hombres Mujeres 398 Niños 147 Fuente: Registro de la aduana francesa Por adscripción política Republicanos 590 Socialistas 570 Cenetistas 304 Comunistas 196 Sin afiliación 482 Fuente: Federación Provincial Socialista de Alicante Tras su llegada a Orán, las autoridades coloniales franceses impidieron el desembarco del grueso de los pasajeros del Stanbrook. Convertido en una inmunda cárcel flotante, más de personas tuvieron que sobrevivir durante casi un mes en unas condiciones de vida infrahumanas, como hemos relatado en otro trabajo. En el año 1983 el profesor Juan Bautista Vilar publicó por primera vez la relación nominal de los refugiados que embarcaron en el Stanbrook. Según esta relación, las autoridades francesas realizaron un cómputo de pasajeros. Los datos del archivo de Rodolfo Llopis elevan la cifra a pasajeros, basada seguramente en el hecho de que niños, mujeres, enfermos y algún personaje muy bien relacionado, como el caso del diputado Ginés Ganga, pudieron desembarcar en las primeras 24 horas. No obstante, me inclino a pensar que las cifras reales se acercan más al registro de la aduana francesa. Predominaban en el pasaje los varones, hombres frente a 398 mujeres. Les acompañaban 147 niños menores de 15 años, de los cuales 15 no habían cumplido el primer año de edad, y, de entre éstos, varios tenían entre 1 y 3 meses, lo que nos da idea de que se expatriaron familias enteras, como es el caso conocido de Nazario González, con sus esposa y sus hijas Helia y Alicia, que nos han dejado un emotivo testimonio de esa peripecia vital. Aunque en la relación no consta la filiación política, y sólo en algunos casos como profesión se indique cargos y responsabilidades políticas de los pasajeros, podemos afirmar que cubrían todos los escalones de la administración civil y militar: diputados a Cortes, presidentes de tribunales, jueces, gobernadores civiles, alcaldes, comisarios políticos, de los que es imposible aquí citar sus nombres. Respecto a la nacionalidad, figuraban 94 extranjeros, de 21 nacionalidades distintas, casi todos técnicos y asesores que habían quedado en la España republicana después de la retirada de las Brigadas Internacionales. Para la adscripción política de los refugiados del Stanbrook, nos basamos en los datos procedentes de la Federación Provincial Socialista de Alicante: republicanos 590, socialistas 570, cenetistas 304, comunistas 196, sin filiación 482. En lo que se refiere a Alicante, resulta relativamente fácil reconocer a algunos de los dirigentes políticos de trayectoria más señalada. Los diputados socialistas Salvador García, médico alcoyano, y el profesor ilicitano Ginés Ganga. De entre los gobernadores civiles, destacaremos al oriolano José Escudero Bernicola. Presidente de la Diputación alicantina fue el socialista villenense, José Cañizares Domene, con toda su familia. Hay también que destacar que en el Stanbrook pudieron exiliarse prácticamente la totalidad de los comunistas alicantinos más destacados, Rafael Millá y Antonio Guardiola entre ellos, muchos liberados pocas horas antes de las cárceles alicantinas. Al final, no hubo exclusiones políticas para admitir pasajeros a bordo del navío. En otros casos, pasajeros anónimos llegarían a tener un gran protagonismo en los años sucesivos. Tal es el caso de Amado Granell Mesado, nacido en Burriana pero muy vinculado a Orihuela, que incorporado a la Resistencia francesa, como teniente de la 2ª División Blindada del general Leclerc, fue el que mandaba la primera unidad «La Nueve», integrada por republicanos españoles que liberó Paris en agosto de Pero esa noche del 28 de marzo había otro barco en los muelles del puerto alicantino, el Marítima, un barco de mucho mayor tonelaje que sólo dejó subir a bordo a 32 personas, autoridades republicanas de Alicante y familiares. El Marítima levó anclas en las pri- Álvaro Botella, director de «El Luchador» y pasajero del «Marítima» El alcalde republicano de Alicante, Lorenzo Carbonell EL DOCUMENTO A bordo del «Marítima» El «Marítima» zarpó del puerto de Alicante el 29 de marzo con 32 personas, autoridades republicanas de Alicante y familiares, y tenía por destino el puerto de Marsella. Al comienzo de la singladura se suscribió el siguiente documento: «E n aguas jurisdiccionales de Alicante y a bordo del buque Marítima, a las tres treinta horas del día veintinueve de Marzo de mil novecientos treinta y nueve, los abajo firmantes, ciudadanos españoles, autoridades del Gobierno legítimo de la República con jurisdicción y mando en dicha provincia y miembros de los diferentes partidos del Frente Popular, en consideración a la necesidad de velar en el futuro por los intereses morales y materiales de los exiliados políticos españoles y de procurar mantener en la medida de lo posible la personalidad jurídica de los mismos, acuerdan constituir una Junta de Exiliados Políticos Españoles, integrada por los señores Don Antonio Pérez Torreblanca, Consejero de Estado y Presidente del Consejo Provincial de Izquierda Republicana de Alicante; Don Lorenzo Carbonell Santacruz, Cónsul honorario de Méjico en Alicante y exalcalde de Alicante; don Marcial Samper Ferrándiz, Delegado Especial de Abastecimientos, Presidente del Sindicato de Criadores y Exportadores de Vinos de la misma capital, y don Juan Rueda Lara, Inspector General de Fronteras y Puertos. Todos los que suscriben, por unanimidad, acuerdan además del nombramiento hecho a favor de los expresados señores, depositar en ellos una incondicional confianza para que puedan libremente sin necesidad de consulta, previo acuerdo entre ellos, realizar las gestiones inherentes a los fines por que son designados y mantener relación estrecha con otras Juntas similares que hayan podido constituirse o que se constituyan en el futuro, para la defensa mancomunada de los intereses que les han sido confiados y para reclamar su hegemonía si hubiere lugar a ello. De todo lo que se levanta la presente Acta, previamente consignar como antefirma el cargo de los refrendantes, en la ciudad y fecha ut supra.» (Hay 32 firmas, algunas ilegibles, con los cargos que cada uno desempeñaba. Entre otros, además de los ya citados, el Comandante Militar Antonio Rubert, el Gobernador Civil Manuel Rodríguez, los miembros del Consejo Provincial Ramón Llopis, Casimiro Arques y A. Ortega, el director de El Luchador Álvaro Botella y su hermano Fermín, el catedrático de la Universidad de Santiago Francisco Giral y el presidente de Unión Republicana en Alicante Agustín Mora). SÁBADO, 28 DE MARZO,

20 meras horas de 29 de marzo con destino al puerto de Marsella; ya ningún otro barco mercante saldría de los puertos valencianos rumbo al exilio. Recientemente, hemos podido conocer la relación de pasajeros del Marítima, pero apenas sabemos nada más acerca de las razones y las circunstancias de un embarque tan absurdamente elitista, y del comportamiento de los refugiados que estaban ya sobre los muelles del puerto. El dirigente socialista Luis Deltell, responsable de la Comisión de Evacuación de la F.P.S. describe en una carta dramática ( ) a Rodolfo Llopis los pormenores de sus últimas horas en Alicante; entre ellos, le explica que debía salir en el Marítima pero que no pudo hacerlo debido a la aglomeración de los muelles, presenciando la subida al barco de algunas autoridades conocidas. Con impotencia y rabia recuerda: «En aquel momento no quedaron ni amigos ni compañeros ni el más ínfimo sentimiento de humanidad. Se trataba de hombres condenados a muerte y hombres salvados; y el barco desplazaba tres mil toneladas (tres veces más que el Stanbrook) y cargamos solamente una veintena de personas. Algún día ajustaremos las cuentas pendientes!». Mallol Alberola, uno de los jefes de la quinta columna alicantina, presenció el embarco camuflado con un uniforme de oficial de sanidad militar. Equivoca la fecha, pero su descripción evoca detalles elocuentes: «El espectáculo es inenarrable, miles y miles de personas desesperadas frente al único barco mercante que había anclado en el puerto. El barco tiene el ancla levantada y así no es posible subir a bordo ( ) Los fugitivos gritan, blasfeman, se indignan, y los gritos de Traidores, nos habéis vendido, sinvergüenzas, se oyen como una creciente y amenazadora marea que va subiendo de tono». Otras versiones apuntan a que entre las 23 y 24 horas se produjo un bombardeo que despejó la zona de los muelles por unas breves horas, pero Campo de internamiento de refugiados republicanos españoles en el Norte de África de tal hecho no queda más registro. Sin embargo, podría avalar otra versión distinta de los hechos, la que dejó escrita, en un anexo a su testamento, el diputado socialista Miguel Villalta. El diputado embarcó en el Stanbrook a su familia, quedando él en tierra para cumplir unos compromisos con sus compañeros socialistas. Cuando a las pocas horas llegaron al puerto con el propósito de embarcar en el Marítima, se encontraron que «la escalerilla estaba a medio alzar y que no dejaban subir a las 30 ó 40 personas que escasamente había. Entonces una voz desde el barco nos dijo que nos llamarían uno a uno. Llamaron a la mujer de uno de ellos (los que estaban ya embarcados) y la subió un marinero. Después llamaron al teniente coronel Robert (Rubert), que vestía de paisano, y lo subieron. Después apagaron la luz y nos dejaron en el puerto». Miguel Villalta sería fusilado en Otros pasajeros destacados del Marítima fueron el alcalde republicano de Alicante, Lorenzo Carbonell con algunos de sus hijos y los hermanos Fermín y Álvaro Botella, propietarios del periódico El Luchador, también acompañados de sus familias. El asunto del Marítima provocó un gran malestar entre los dirigentes socialistas en el exilio argelino, tratándose en un Pleno de la Federación Socialista Provincial de Alicante, que se celebró en Orán en julio de De las EL DOCUMENTO Evacuación desde Alicante Reproducción del acta de la reunión de la Federación Provincial Socialista de Alicante, celebrada en Orán el 5 de julio de 1939: «La organizada por la Federación Socialista de Alicante obtuvo el siguiente resultado: Vapor inglés Rotroin. Llegó a Oran el 13-III personas. Vapor Francés African Trader. Llegó a Orán el 21-III personas. Vapor Inglés Stanbrook. Llegó a Orán el 30-III personas. Varias embarcaciones pequeñas. 200 personas. En total, personas. Lo que resulta que, sin ayuda oficial y con los medios y hombres propios, la Federación Socialista de Alicante evacua personas. De las cuales pertenecen al Partido Socialista y a otros partidos y organizaciones. Los socialistas corresponden a las provincias de Albacete, Murcia, Almería, Madrid, Valencia, Ciudad Real, Granada, Castellón, Badajoz, Alicante, etc. Damos a continuación el detalle de uno de los barcos, el Stanbrook, para que se vea la imparcialidad de nuestra actuación. Socialistas: 572; Comunistas: 196; Cenetistas: 304; Republicanos: 590; Internacionales: 184; Mujeres: 328; Niños: 372; Sin filiación conocida: 470. Se plantea discusión sobre el caso del vapor Maritima que salió de Alicante el 29-III-1939 con treinta o cuarenta personas. Manuel Rodríguez: Detalla todas las gestiones que se realizaron para que este barco se llevara a todos los refugiados que pudiera. El capitán del barco se negó rotundamente; sólo consintió en admitir a unos cuantos como autoridades. Se continuaron los trabajos intensamente para convencer al Capitán que dejase subir al barco a las personas que había en el puerto. Él dijo textualmente que no admitía en su barco más asesinos españoles y dio la orden de levar anclas. Esto ocurría a las dos y cuarto de la mañana y con la obscuridad y nerviosismo que reinaba no se sabía quién estaba en el barco, ni sobre el puerto. El único de la Ejecutiva de la Federación Socialista de Alicante que salió en el Maritima fue Rodríguez, por su cargo de Gobernador Civil de la provincia de Alicante, y éste marchó al barco a las dos de la mañana, cuando ya en Albacete y Ciudad Real los gobernadores de Franco habían tomado posesión y en diferentes pueblos de la provincia había ya Ayuntamientos fascistas. El resto de los compañeros de la Ejecutiva de la Federación Socialista de Alicante, comisión de Evacuación y otros que habían quedado para última hora salieron en un barco de pesca desde Torrevieja catorce horas después del Marítima, cuando ya Alicante estaba en poder de los fascistas. Hay que destacar que con la salida del Stanbrook terminaba la labor de evacuación que se había trazado la Federación Socialista de Alicante. Intervienen en algunos aspectos de este asunto Progreso Pastor, Pérez y otros, aprobándose por unanimidad la gestión de la Ejecutiva en este asunto.» Testimonio de Luis Deltell Carta de Luis Deltell a Rodolfo Llopis (9-IV-1939) publicada en Dramas de refugiados. Epistolario de Rodolfo Llopis y otros dirigentes socialistas alicantinos ( ). UNED. Valencia. 2007: «C on la entrada de los fascistas en Madrid empezó a afluir gente de todas las provincias y de todos los partidos... En el Gobierno no nos entendíamos con tanta solicitud de pasaportes. Pobres! Se creía que era lo más esencial. A medida que pasaba el tiempo, la situación era más angustiosa llegando a temer, con razón, que los mismos compañeros nos desbordaran. Por eso y porque nuestros hombres responsables en los pueblos se encontraban ya en el barco (el Stanbrook ) para salir por la noche, adoptamos el acuerdo de partir a la madrugada los 45 que quedábamos con más responsabilidad entre dirigentes y autoridades civiles y militares. Había caído ya Albacete y los italianos estaban camino de Alicante. Orihuela se pronunció por Franco una vez que salieron de allí los compañeros destacados y en algún pueblo ya se había constituido el Ayuntamiento nacionalista. Alicante completamente invadida de soldados huidos, oficiales y jefes. En la Explanada, Rambla, Alfonso el Sabio, Gadea, etc, autos y más autos, y en las aceras, la gente acostada. Esa noche bombardearon dos veces y ya no había ni defensa antiaérea ni sirenas ni reflectores. Una ciudad en donde reinaba el caos y dominaba la moral de las tropas fugitivas. Rodríguez embarcó a las doce de la noche y me figuro que con grandes dificultades... En aquel momento no quedaron ni amigos ni compañeros ni el más ínfimo sentimiento de humanidad. Se trataba de hombres condenados a muerte y hombres salvados; y el barco desplazaba tres mil toneladas y cargamos solamente una veintena de personas. Algún día ajustaremos las cuentas pendientes!» ARCHIVO RODOLFO LLOPIS 20 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

21 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE AMA Entrada de las tropas franquistas por la carretera de Valencia varias horas después. De todas formas, los socialistas alicantinos se mostraban orgullosos de su labor en la evacuación: en los vapores Ronwyn, African Trader y Stanbrook, más algún barco de pesca, se exiliaron personas. actas de la reunión deducimos que el capitán mantuvo una actitud rotunda de no dejar subir más que a las autoridades, hasta el punto de decir brutalmente que «no admitía en su barco a más asesinos españoles», ordenando levantar anclas entre la una y las dos de la madrugada. De la ejecutiva provincial socialista sólo salió en el barco Manuel Rodríguez, por su cargo de Gobernador Civil, mientras que el resto de la ejecutiva, junto con miembros de la comisión de evacuación, escapó en una barca de pesca desde Torrevieja, Uno de los numerosos bombardeos sobre la dársena de Alicante La ocupación franquista de la provincia de Alicante Desde el día 28 en que cayó Madrid, muchos quintacolumnistas fueron saliendo a la luz en las ciudades valencianas, ocupando edificios oficiales, enarbolando banderas y negociando con las autoridades republicanas o lo que quedaba de ellas un traspaso del poder sin derramamientos de sangre. Así ocurrió en Valencia, donde el propio Casado facilitó la transmisión de poderes antes de partir el día 29 a Gandía, embarcando en el buque inglés Galatea con algunas autoridades de su Consejo y de la capital valenciana. A esto se reduciría la participación del gobierno británico en la tarea humanitaria de la evacuación final. El mismo día 28 de marzo, el general Menéndez rendía las fuerzas del Ejército de Levante. La ocupación de la capital valenciana se produciría en la mañana del día 30, al entrar en la ciudad las primeras unidades militares, encabezadas por la Jefatura de Orden y Policía de Ocupación. Otras fuerzas, desembarcadas por mar, completaron la ocupación de los principales puertos, como fue el caso de Gandía. Para entender la situación de la retaguardia alicantina durante las semanas finales, nada mejor que acudir a las anotaciones en su diario del diputado Eliseo Gómez Serrano, recientemente editado. Veamos la del miércoles 22 de febrero: «Hemos llegado a un punto ARCHIVO AERONÁUTICA MILITAR. ROMA SÁBADO, 28 DE MARZO,

22 ARCHIVO MUNICIPAL DE ALCOY pal del nuevo régimen, presidida por Santiago Canales Mira-Perceval, que curiosamente lo había sido de otra Gestora en el bienio negro republicano. Finalmente, en Elda, donde había estado ubicado durante poco más de dos semanas el último gobierno de la República, la quinta columna salió a la calle el día 28 y al día siguiente se hizo el traspaso de poder. El último alcalde, Manuel Alberola Castelló, entregó el Ayuntamiento al industrial Francisco Vera Santos. No hay noticias de que se produjeran hechos violentos en estos traspasos de poderes. Ese mismo día 29, después de tomar Albacete, avanzaban por el eje Almansa-Villena-Elda del valle del Vinalopó, sin ninguna resistencia, las unidades de la División Littorio, pertenecientes CTV (Cuerpo de Tropas Voluntarias, compuesto de cuatro Divisiones) al mando del General Gastone Gambara, integradas en el Ejército del Centro al mando del general Saliquet. Según algunos informes, por la tarde, algunos destacamentos avanzados estaban ya en Elda. Mientras tanto, en la capital alicantina, el miércoles 29 de marzo, con las primeras luces, grupos de falangistas de la quinta columna comienzan a ocupar Telégrafos, Teléfonos, la Radio y los edificios oficiales. En la tarde del 29 son liberados los presos falangistas del Reformatorio, que inmediatamente forman varias columnas de control, con camaradas venidos de Albatera y de otros lugares de la provincia. Según Mallol, se personó en la Comandancia Militar después de la salida del Marítima, hacia la medianoche del 28. Acompañado del teniente coronel Muñoz Vizcaíno y en presencia del coronel Burillo, representante del Consejo Nacional de Defensa, se realizó una especie de traspaso formal de poderes, en el que colaboró también el presidente de la Audiencia, José Sempere Berenguer, asumiendo interinamente el gobierno civil por unas horas hasta su traspaso al propio Mallol Alberola. Durante todo el día 29, mientras la ciudad va recibiendo la avalancha de fugitivos republicanos, son ostensibles las banderas nacionales y uniformes falangistas, con quienes se cruzan con una extraña y tensa indiferencia. A una hora muy avanzada de la noche del 29, o ya en la madrugada del 30, se nombran los primeros cargos oficiales de la capital y la provincia: José Mallol Alberola, Gobernador Civil, Ambrosio Luciáñez Riesco, alcalde de la ciudad, y José Senante Núñez de Cela, Comandante Militar. Diego Ródenas, el jefe de la Falange en esas horas en toda la provincia, anunció a media mañana del jueves día 30 que la ciudad estaba a las órdenes del Caudillo, mientras se izaba la nueva bandera nacional. De Ródenas dependía la actuación de las milicias falangistas de control, divididas en cende penuria, mejor diría de miseria tal, que ya lo más imprescindible falta. No hay nada de nada en ninguna parte. Ni medicamentos en las farmacias, ni comestibles, ni ultramarinos, ni tejidos en las tiendas, ni calzado en las zapaterías ( ) Vivimos no sé cómo. Y casi cada día, bombardeos aéreos ( ) Todo el mundo esta pendiente de los bombardeos». Y los que se sienten amenazados, de conseguir un pasaporte y un pasaje para abandonar España, como anotará el 12 de marzo y señalaba también el diario socialista Avance, en un dramático editorial el día 15. El último bombardeo registrado de Alicante se produjo el 25 de marzo, sin víctimas, pero la ciudad traumatizada había pagado un terrible tributo de sangre desde el bombardeo del mercado del 25 de mayo de No era de extrañar, pues, que la población civil no aspirara a otra cosa que a la paz, fuera como fuera. Qué podían hacer las autoridades provinciales y locales ante una situación así? Amarga tarea es administrar la derrota, pero difícil también hacerlo con la victoria que asegure una paz justa. El teniente coronel Antonio Rubert de la Iglesia fue nombrado el 12 febrero Comandante Militar de Alicante, pero su autoridad fue casi nula. La autoridad suprema residía en el Comité Provincial del Frente Popular, el Gobernador Civil, Manuel Rodríguez y el presidente del Consejo Provincial, el anarquista Ramón Llopis. Pero la situación concreta en la retaguardia era de un sálvese quien pueda, mientras la quinta columna operaba ya casi sin control. Tras los sucesos del 5 de marzo, el teniente coronel José Muñoz Vizcaíno, jefe del Batallón de Carabineros en Alicante, un hombre moderado y católico, junto con algunos republicanos moderados, como Agustín Mora, tomaron contacto con elementos destacados de la quinta columna, a fin de evitar el derramamiento innecesario de sangre en los momentos del traspaso de poder. Se reunieron con Diego Ródenas Fontcuberta, el dirigente de la centuria falangista madrileña Ramón Laguna y con José Mallol Alberola, ambos presos en el Reformatorio de Adultos. Este último salió del Reformatorio el 11 de marzo, moviéndose con bastante libertad para hacerse cargo de las organizaciones clandestinas de la Falange en la provincia. Muchos años después escribió un relato (a la fuerza muy personal) de lo ocurrido en Alicante, pero su consulta es necesaria si tenemos en cuenta que por casi dos días fue el primer Gobernador Civil franquista de Alicante, hasta la definitiva ocupación militar. Una situación parecida se vivía en los pueblos de la provincia. Después de los acontecimientos del último mes, con el colapso definitivo del Frente Popular, los ayuntamientos o no se reunían o lo hacían por asuntos de trámite, con cada vez mayores ausencias por parte de los concejales. Todos sabían ya que el final había llegado, precipitándose desde que Franco decidió iniciar la ofensiva final con el objetivo de acabar con la resistencia en la zona Centro-Sur y ocupar las ciudades y puertos del Mediterráneo. La evidencia del colapso final republicano dio alas a la quinta columna en la retaguardia, comenzando a verse por todos los pueblos los primeros falangistas uniformados en las calles enarbolando enseñas rojigualdas. La primera ciudad de la provincia que proclamó su adhesión a Franco fue Orihuela, sobre las 12 horas del día 28 de marzo. Esa misma noche se nombró el primer alcalde y el 29 se formó una Junta Municipal designada por los falangistas y tradicionalistas locales, bajo la presidencia del comandante de artillería Luis Elorriaga. El primer ayuntamiento franquista de Alcoy se constituyó a media tarde del día 29, nombrándose alcalde a Javier Carbonell Muntó. De la Comandancia Militar se hizo cargo el capitán Rafael Carbonell. En Denia el traspaso se produjo el 29, pero desde el día anterior la nueva bandera ondeaba en edificios públicos. El primer alcalde fue Joaquín Calabuig Pomares. La Vila Joiosa estuvo gobernada por el juez de primera instancia, José Quer Aguado hasta después de la ocupación. Un caso curioso es Elche, ciudad en la que desde que el 29 anunciara la radio la liberación de la ciudad, fue «regida» por un capitán del cuerpo jurídico militar, Luciano Sánchez González, hasta el 6 de abril en que se constituye la primera Gestora Munici- BIOGRAFÍA Manuel Rodríguez M anuel Rodríguez Martínez (Elche, 1887 Orán, 1954). Dirigente socialista y alcalde de Elche. Alpargatero. Discípulo de Vives, ingresó en 1904 en las Juventudes Socialistas. En 1920 fue expulsado de la Agrupación Socialista, por problemas relacionados con la candidatura municipal, pero pronto fue readmitido. Redactor de Trabajo en En 1926 era secretario del Sindicato del Ramo de la Alpargata de Elche, secretario de la Agrupación Socialista y director de El Obrero. En 1928 presidió en Callosa el Congreso de Obreros Alpargateros de España y representó a la Agrupación Socialista de Elche en varios Congresos estatales y levantinos. En 1929 era miembro de los Comités Paritarios. Detenido por los acontecimientos de diciembre de 1930, era en 1931 secretario general de la Federación Local de Sociedades Obreras de Elche. Fue el concejal más votado en las elecciones de abril de 1931, en Elche, y fue nombrado teniente de alcalde. En julio de 1931 fue elegido alcalde de su ciudad, pero dimitió al poco tiempo, al oponerse a la procesión de la Asunción, en agosto, que finalmente se celebró, bajo la protección de la fuerza pública. Pronto volvió a la alcaldía y tuvo una destacada actuación en defensa del Palmeral. Gestionó asimismo la creación del primer Instituto de la ciudad. Detenido en octubre de 1934 y en mayo de por no pagar las multas impuestas a El Obrero-, salió de prisión en enero de 1936 y en febrero se reintegró al Ayuntamiento, siendo elegido de nuevo alcalde tras la dimisión de García Alberola. Compromisario para la elección del presidente de la República. Repartió armas al pueblo al estallar la sublevación militar. Formó parte del Consejo Municipal, al que se reintegró después de su paso por el Gobierno Civil de Castellón (octubre de 1936). Siguió dirigiendo El Obrero durante la guerra civil y después del golpe de Casado, fue nombrado Gobernador Civil de Alicante, el 6 de marzo de Salió de España en el buque Marítima, el 29 de marzo de 1939, después de ordenar la excarcelación de los miembros del PCE detenidos. Fue presidente de la Agrupación Socialista alicantina en Orán y sufrió confinamiento durante el gobierno de Vichy. 22 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

23 ARCHIVO MUNICIPAL DE ALCOY LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE mera misa de campaña en la Plaza de los Luceros. Los militares se hacían omnipresentes en todas partes, viéndose los primeros sacerdotes y guardias civiles. Una de las primeras medidas cara a la población civil fue distribuir raciones de alimentos que habían faltado en Alicante desde hacía muchos meses. Por esto tal vez, anotaba Eliseo Gómez Serrano en las páginas finales de su diario: «la ciudad sigue animada». Se sorprendía sin ingenuidad de la aparición pública de muchas personas con insignias de Falange, que hacía pocos días ocuparon puestos en la administración republicana. Llega a decir: «la gente está encantada y algunos se preguntan por qué no habrá venido antes Franco». Es el triste sino de la dialéctica vencedores y vencidos. Por eso, casi cerrando sus diarios don Eliseo anota esta terrible lamentación: «Qué triste es una guerra civil! Luchan hermanos contra hermanos, y entre unos y otros destruyen la patria común». Vae victis: La tragedia del puerto ARCHIVO AERONÁUTICA MILITAR. ROMA turias, encargadas de vigilar los edificios oficiales, las entradas de Alicante y la zona del puerto, adonde iban concentrándose los refugiados que a miles llegaban durante ese día. Por la tarde el nuevo gobernador, Mallol, dirigió una primera alocución por radio a la población. Por la noche, la ciudad recuperó por primera vez el alumbrado público. A mediodía del jueves 30 entraron ya en la ciudad dos oficiales italianos de la Littorio en misión de reconocimiento y a media tarde, hacia las 6, desfilaron por la ciudad las unidades de la División Littorio, desde la carretera de Madrid, por la avenida de Orihuela y Masionnave, Paseo de Soto, Alfonso el Sabio, en dirección a la Comandancia Militar y el Ayuntamiento, según lo describía al día siguiente el periódico Arriba España. Pocas horas después, ya anochecido, llegó el jefe de la División, el general Gastone Gambara, que se instaló en la Comandancia Militar. Desde ese momento, las autoridades provisionales citadas, resignaron el mando en la nueva autoridad militar. Las fuerzas italianas sustituyeron a las milicias falangistas en el control de la ciudad y, como veremos a continuación, del recinto del puerto. Al día siguiente, viernes 31 la ocupación militar se completó con el desembarco de dos batallones del Cuerpo de Ejército de Galicia, enviados desde Castellón, que inmediatamente reemplazaron a los italianos en el control del puerto. Ese día, las nuevas autoridades visitaron el Cementerio para rendir el primer homenaje ante los restos de José Antonio Primo de Rivera. El día 1 de abril el teniente auditor de guerra, Antonio Romaguera de Monza asume el Gobierno Civil, celebrándose hacia las 12 del mediodía la pri- Dos imágenes del desfile en Alcoy de las tropas italianas: en la Plaza de España y en la calle de Sant Nicolau (Círculo Industrial) Coches, camiones, blindados y todo tipo de transportes, formaron largas caravanas por las carreteras de Madrid y de Valencia hacia Alicante Nota de la Aviación Legionaria Italiana sobre posibles objetivos en Alicante Precediendo en unas horas al avance de las fuerzas de Franco, entre la noche del 28 y durante el día 29, infinidad de coches, camiones, blindados y todo tipo de transportes, formaron largas caravanas por las carreteras de Madrid y de Valencia hacia Alicante. Durante todo el día miles de refugiados, muchos de ellos uniformados y armados, llenaron las calles de la ciudad, gestionando nerviosamente pasaportes y visados, o tratando de procurarse alimentos de la forma que fuera. El aspecto de la ciudad debió ser realmente insólito, porque muchas veces se cruzaban con los falangistas, sin que se produjeran choques violentos, pues cada uno tenía ya su afán, en unas horas que todos sabían transitorias y decisivas. Al final, esa masa de fugitivos, cuyo único objetivo era poder embarcar al exilio, se fue concentrando en los muelles de Levante del puerto alicantino, entre la dársena y la playa del Postiguet. En el puerto ya no había ningún barco, pero todos creían o querían creer todavía en la promesa de que llegarían. Comenzó entonces una espera esperanzada y desesperante. Las esperanzas se vieron alentadas, sin duda, por la llegada a Alicante del diputado comunista Charles Tillon y del periodista André Ulmann, franceses y miembros del Comité de Ayuda, organización filocomunista, llegados a bordo del Lezardrieux para traer mercancías y víveres al puerto de Valencia; pero una vez allí se percataron de la inminencia del fin y decidieron colaborar en la evacuación. La primera fue la del propio Lezardrieux, que salió el 28 con destino a Orán con más de 600 refugiados. Después de entrevistarse con Casado y de ponerse en contacto con las autoridades francesas consulares, decidieron dirigirse a Alicante hacia donde debían acudir los barcos de la Cía. France Navigation, aunque en este punto difieren los testimonios. Lo cierto es que ya el 29 de marzo los encontramos en Alicante, junto a los refugiados, tratando de ayudar en la evacuación. Ante la inminente llegada de las tropas franquistas, Tillon y Ulmann se pusieron en contacto con los dirigentes del Frente Popular que se fueron improvisando en el puerto y con las autoridades consulares en Alicante, especialmente con el cónsul francés M. Anfossy (Adrien Fleurot?), el argentino Eduardo Barrera, que hacía de decano, y con el cubano Juan Monegal. En el puerto se formó inmediatamente una Junta de Evacuación presidida por el coronel Ricardo Burillo Stoller, que era el militar de mayor graduación, con representantes de los distintos grupos del Frente Popular, entre los que se encontraban Gómez Osorio, Rodríguez Vega y Larrañaga Goiherri. Otra de las tareas de la Junta fue intentar poner un poco de orden en aquel inmenso contingente humano, entre otras cosas, la muy delicada tarea de «organizar» el embarque, seleccionando a aquellos que corrían mayor peligro, en el caso más que probable de que los barcos por llegar fueran manifiestamente insuficientes para salvar a todos. Mientras tanto, se dispuso que unos vehículos blindados de la unidad que mandaba el comunista Luis Sendín, se apostaran con sacos terreros y ametralladoras en la entrada del muelle. En este SÁBADO, 28 DE MARZO,

24 Testimonio de Miguel Villalta El siguiente testimonio lo escribió Miguel Villalta Gisbert en la cárcel y lo reproduce Enrique Cerdán Tato en La lucha por la democracia en Alicante. Casa de Campo. Madrid. 1978, págs «El día 29 de marzo de 1939, al saber que partía el barco inglés, fui por la tarde a Almoradí a recoger a José en el coche que conducía el chofer Salvador. Lo subí al barco donde ya estaban mi mujer y mi hermano. Allí me enteré de la caída de Madrid. Regresé al Gobierno Civil donde se me dijo por Deltell y Castaños que nosotros marcharíamos aquella misma noche en el otro barco que había en el puerto. Fui a San Vicente por Aurorita y Mary y todavía, después de pasar por el Gobierno Civil los llevé al puerto, consiguiendo subirlos a última hora en el barco en que estaba el resto de la familia. Yo bajé del barco en cumplimiento de la palabra comprometida, y volví al Gobierno Civil donde estaban varios republicanos, socialistas, anarquistas y el Gobernador Civil Manuel Rodríguez con otras personas oficiales. En cuanto salió el barco en que iba mi familia, poco después en la forma convenida partieron hacia el puerto y en cuanto se nos indicó partimos los socialistas, excepto Manuel Rodríguez, que ya se había marchado. Cuando llegamos al puerto, nos encontramos con que la escalerilla estaba a medio levantar y que no dejaban subir a las treinta o cuarenta personas que escasamente había allí. Entonces una voz nos dijo desde el barco que seríamos llamados por nuestros nombres. Llamaron a la mujer de uno de ellos y la subió un marinero. Después llamaron al Teniente Coronel Rubert, que vestía de paisano, y lo subieron. Luego apagaron la linterna y nos dejaron en el puerto. En vista de ello, marchamos a la Delegación de Auxilio Social y allí el chofer Salvador me dijo que no podía llevarme a Torrevieja porque habíamos gastado el aceite que teníamos, en el viaje a Almoradí y San Vicente. Marcharon los otros a Torrevieja a subir en una barca que había y Arráez y yo, tras varias peripecias, entramos en Villa Marco, término de San Juan, donde Zaragoza, Canciller del Consulado Argentino nos introdujo a ver al Sr. Barrera, quien nos admitió por unos días.» mandado Cuerpos de Ejército, de División o Brigadas Mixtas, entre ellos Nilamón Toral, Etelvino Vega, los coroneles Antonio Ortega y Juan Ibarrola, Orad de la Torre y Ángel Pedrero, jefe del SIM, y el propio Burillo. También se encuentran dirigentes nacionales de partidos y sindicatos, como los socialistas Carlos Rubiera, Ricardo Zabalza y Rodríguez Vega; de la CNT están Melchor Batzán y Manuel Amil entre otros; del PCE, altos dirigentes como Jesús Larrañaga, Ramón Ormázabal, Luis Sendín, etc. No faltan altos cargos civiles, diputados, gobernadores y alcaldes, altos cargos de la justicia, junto a profesionales prestigiosos como el catedrático Juan Peset, que había sido Rector de la Universidad de Valencia; en fin, periodistas y escritores de cierto renombre como Pla y Beltrán, Ángel Gaos, Ramón de Garcisol, Jorge Renales, Manuel Navarro Ballesteros, último director del Mundo Obrero o el periodista libertario Eduardo de Guzmán, director de Castilla Libre que nos dejó una de las mejores y más divulgadas crónicas de estos trágicos días. Otros son menos conocidos, como el nombre de Carmen Caamaño, gobernadora civil en funciones de Cuenca. Caamaño había dado a luz un niño el 19 de marzo y con la criatura recién nacida en sus brazos llegó al puerto, cuando ya no quedaba ningún barco. Su esposo, el pintor Ricardo Fuente, perdido por los frentes de guerra, sin conocer a su hijo, acabaría tamsentido, parecen exactos los testimonios de Tuñón de Lara o de Muñoz Suay que no se recuerdan a sí mismos al principio en medio de «una masa informe y desmoralizada; eso tal vez vino después ( ), era una especie de inmensa comunidad que levantaba su tenderete aquí o allá, que circulaba en orden, que trasmitía órdenes» De esa forma, entre el miércoles 29 y parte del jueves 30, la vida en el puerto discurre entre febriles gestiones para saber de la llegada de barcos y organizar a los miles de refugiados, que apenas vienen con lo puesto, vencidos y exhaustos, casi sin alimentos que hay que repartir; hombres de todas las edades y condición, familias enteras, mujeres y niños, algunos recién nacidos. Se producen encuentros insospechados, abrazos emotivos entre paisanos, camaradas de armas, incluso de unidad de campaña; por afinidades de todo tipo se van formando grupos que se ayudan, reparten viandas y matan el tiempo charlando de trivialidades, o de la derrota apenas asumida, y sobre todo, del incierto y negro destino, del delgado hilo del que penden su vidas. Todo queda momentáneamente en suspenso, porque todos otean incesantemente el mar, tratando de no desmoronarse, de sacar fuerzas una vez más. Se han mencionado cifras muy diversas de los que estuvieron en el puerto. A buen seguro que fue una Las tropas italianas, junto al Monumento a los Mártires de la Libertad, y frente al puerto de Alicante El puerto de Alicante se convirtió en un microcosmos de todo lo que había sido el Frente Popular masa cambiante, porque hasta la noche del día 30 no se produjo el cordón militar que cerró las entradas y salidas. Muchos, ante la presunción de que el puerto se convirtiera en una ratonera, dejaron en esas horas los muelles para buscar refugio o salvación en otros lugares. Fue el caso del diputado socialista Miguel Villalta y del dirigente socialista Luis Arráez y muchos otros. No es por tanto ninguna exageración decir que, concretamente en esos dos días, pudo haber entre o refugiados. Después, los informes nacionalistas los reducen a o , incluso el propio Ulmann y el Comité de Ayuda, hablaron reiteradamente, a principios de abril, de unos refugiados, cifra demasiado exigua y que debe referirse seguramente a los que se quedaron la última noche en el puerto, cuando ya había salido el grueso de los republicanos. En un primer comunicado del mando ocupante se mencionan 600 mujeres y niños, pero en otro posterior se eleva ya la cifra a Fuera de estos datos que nos parecen los más ajustados, se han llegado a proporcionar cifras tan exageradas, que no merecen credibilidad. El puerto de Alicante se convirtió así en un microcosmos de todo lo que había sido el Frente Popular: los restos de un inmenso naufragio social colectivo, de los que han permanecido fieles en sus puestos hasta el último momento. Militares de graduación que han 24 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

25 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE bién en el puerto arrastrado por los acontecimientos. Amigos y conocidos de uno y otro fueron corriendo la voz, hasta que se produjo el encuentro: «Nos abrazamos y Ricardo dijo: Ahora ya nos podemos morir los tres juntos». En el puerto están también algunos jóvenes que más tarde al poder sobrevivir y recomponer sus vidas tendrían un gran relieve, como el prestigioso historiador Manuel Tuñón de Lara con sus «Obras completas«de Machado en el macuto, y el ilustre jurista Manuel García Pelayo, que recuperada la democracia, en el año 1980, llegó a ser el primer presidente del Tribunal Constitucional. Y muchas más, de toda condición que nos han ido dejando testimonios sobrecogedores de lo que vivieron aquellos tres días sobre los muelles del puerto de Alicante. Hombres de todas las edades, mujeres y niños, estuvieron tres días a la intemperie en los muelles, apenas algunos cobijados en tiendas, toldos o mantas, acomodados entre las cajas y los sacos de lentejas descargadas, como toda protección ante el frío nocturno o la lluvia que intermitentemente cayó esos días, según tantos y tantos relatos. «He ido al puerto apunta el día 30, Eliseo Gómez en su diario. Una enorme y abigarrada multitud en la que figuraban miles de soldados del disuelto ejército republicano, daba una impresión lastimosa. Hombres, mujeres y niños PACO SÁNCHEZ (AMA) Para todos los refugiados, los legionarios italianos eran la imagen presente y real del fascismo Efectos de los bombardeos sobre los muelles del puerto de Alicante aguantan a pie horas y horas la llegada de un hipotético barco que los ponga a salvo de la que imagina sed de venganza del enemigo de ayer». Todo podría posiblemente soportarse, mientras que no se quebraran las esperanzas. Todos sufrían además el peso de la guerra perdida, de los ideales rotos, de tantos sacrificios sin recompensa, de la familia abandonada por un incierto destino en lugares lejanos Pasaban las horas sin que llegaran los ansiados barcos. Las fuerzas fallaban y los ánimos se iban hundiendo al paso de las horas. Hubo quien perdió la razón, como aquel pobre hombre que muchos recuerdan todavía estremecidos que encaramado durante horas en lo alto de una farola o de un poste de la luz gritaba frases inconexas, pero de un sino trágico y siniestro: «Los fascistas nos matarán a todos no quedaremos ninguno para contarlo». Abundan los testimonios que recuerdan que, en la madrugada del 29 al 30, se hablaba de la llegada de un buque que podría evacuar a personas. Se elaboran las primeras listas, con las inevitables discusiones y disputas, pero enseguida se desvanecen las esperanzas. El hecho, eso sí, despertó aún más temores ante la reacción imprevisible de una multitud armada y desesperada. Más serios, según los relatos más verosímiles, fueron los anuncios de la Junta de Evacuación, siguiendo indicaciones del Cónsul francés, en la tarde del jueves día 30, de la inminente llegada de un cañonero de guerra francés seguramente Le Tigre que podría evacuar sólo a 200 o 400 personas según los testimonios. Esta vez se movilizaron todas las organizaciones para seleccionar a las personas más amenazadas, estableciéndose un cupo por organización. Según Rodríguez Vega, miembro de la Junta, tanto él, como Rubiera y otros dirigentes, expusieron la situación a los millares de refugiados desde distintos lugares del puerto, añadiendo que otros dos barcos entrarían más tarde para recoger a contingentes mayores. La noticia sentó como un mazazo, pero la lista se realizó, y como recuerda Tuñón: «con su cortejo de desgarros, desesperaciones y conflictos; maridos que debían de separarse de sus mujeres, comisarios de sus compañeros de combate de toda la guerra». Los elegidos se llegaron a trasladar al final del espigón de la dársena junto al faro, pero a las dos o tres horas las esperanzas se habían desvanecido, cundiendo cada vez más la frustración, el pesimismo y la desesperación. Estos hechos ocurrían la tarde del 30 de marzo, mientras como hemos visto llegaban a Alicante las primeras unidades de la División Littorio desde la otra parte de la ciudad. Muchos dicen que oyeron sus cánticos, la «Giovinezza» y los gritos de «Duce, Duce, Duce», cuando se acercaban por la Explanada de España hacia el puerto. Inmediatamente formaron un cordón militar para cerrar las entradas y salidas del recinto portuario. Para todos los refugiados, los legionarios italianos eran la imagen presente y real del fascismo que habían combatido durante casi tres años. Entonces sintieron que todas sus esperanzas eran vanas, definitivamente estaban solos, olvidados, traicionados, atrapados en la ratonera del puerto a merced de los ocupantes. Comenzaban ahora las horas más trágicas. Qué hacer? Resistir o entregarse era el único dilema, pero todos sabían que la resistencia era inútil desde cualquier punto de vista, sólo añadir más sangre inútil a tanta ya derramada. Fue esa noche cuando empezaron realmente los primeros suicidios, que continuaron en un contrapunto trágico hasta la misma madrugada del sábado 1 de abril. Sin embargo, todavía parecía quedar un débil hilo de esperanza. Nos referimos a los esfuerzos del cuerpo consular en Alicante y de los miembros de la Comisión de Ayuda, para convertir la zona del puerto en una zona neutral, con un estatuto de extraterritorialidad, en espera de la llegada de los barcos, que supuestamente habría sido aceptada por las primeras autoridades franquistas de Alicante y por el propio general Gambara, el jefe de las fuerzas ocupantes. El asunto ha sido muy controvertido y no podemos tratarlo con extensión aquí. Sólo aportar algunas certezas básicas a la luz de los mensajes cruzados entre el Mando del CTV ocupante y el Cuartel General de Franco, de las declaraciones de Charles Tillon que se entrevistó con el propio Gambara y que acabó siendo detenido. Tendremos en cuenta también las notas verbales cruzadas por las Embajadas de Francia, Gran Bretaña y el Ministerio Español de Exteriores, sin olvidar los testimonios de algún componente de la Junta de Evacuación. La primera es que ni el mando del Ejército del Centro, bajo la jefatura del General Saliquet, ni el Cuartel General del Generalísimo aceptaron nunca la llamada PACO SÁNCHEZ (AMA) SÁBADO, 28 DE MARZO,

26 PACO SÁNCHEZ (AMA) Dos imágenes del desfile de las tropas italianas por la actual avenida de la Constitución de Alicante Zona Neutral, ni consintieron el acercamiento de buques en tarea de evacuación. Al contrario, la orden inicial de Saliquet a Gambara fue terrible: «Redúzcanlos por la fuerza de las armas». En un comunicado posterior al Cuartel General de Franco, Saliquet reconocía que Gambara había preferido esperar, consiguiendo la rendición y entrega de todas las armas, como efectivamente acabaría sucediendo. Otros comunicados de Gambara defendían la actuación de los soldados italianos: «un disparo de fusil no ha salido del CTV. Esta es la santa verdad». La otra certeza es que pese a unas posibles dudas o tolerancia inicial de los mandos italianos en las horas decisivas, Gambara fue tajante y claro en su entrevista con Tillon y el cónsul francés. Ante la propuesta, según recordó Tillon, Gambara ofendido le dijo: «Ni una palabra. Salga. Usted osa venir aquí a defender a comunistas, a criminales Salga». A renglón seguido, Tillon y el cónsul francés fueron detenidos por incitación a la rebelión. Todo ello no significa que los mensajes que llegaban hasta los ya cautivos en el puerto fueran diferentes, dejando un resquicio de duda, en torno a la actitud inicial de las autoridades. Ya cerrado el puerto, el día 31, según relata con todo lujo de detalles Rodríguez Vega, todavía entraron los cónsules de Cuba, Francia y Argentina, y este último haciendo de portavoz, se reunió con la Junta de Evacuación diciéndoles en tono solemne y bajo palabra de honor que Gambara les había ratificado el pacto establecido con las autoridades nacionalistas (se supone que las primeras autoridades provisionales antes de la ocupación). En resumen, aceptar la neutralidad del puerto y no poner trabas a la evacuación de los que quisieran embarcarse. Si así fuera resultaría verosímil, por tanto, que confiados en la aceptación por el mando italiano de estas dos condiciones, los republicanos decidieran, en contrapartida, la entrega de las armas; al menos lo facilitó. Hacia mediodía del viernes 31 las llamadas a la rendición eran absolutamente conminatorias, pero si por tierra está todo perdido, todavía podía quedar la esperanza de salir por el mar. Pocos lo creían ya, pero de hecho la noche anterior se habían divisado luces de barcos que se acercaban y se alejaban o que atravesaban la bahía. Los barcos podían estar frente a Alicante. A mediodía del 31 vieron con toda claridad las siluetas de dos barcos aproximarse por primera vez, pero pronto identifican en la proa de uno de ellos la bandera nacional rojigualda. Cuando enfilan la bocana del puerto ya no caben dudas, son barcos de guerra pero españoles, el Vulcano y el Marte, minadores de la Escuadra franquista, con dos batallones españoles, el 121 y 122 del Cuerpo de Ejército de Galicia adscritos al Ejército de Levante. Todos comprenden que es el final, como dirá Eduardo de Guzmán: «La muerte definitiva de la esperanza». Unos dicen que un silencio sobrecogedor, como de estupefacción, se extendió por todo el puerto, otros que se oyeron muchos gritos y llantos de desesperación. Hay quien ya decide quitarse la vida y poner fin a tanto suplicio. Uno de ellos se cortó el cuello de un gran tajo con una navaja de afeitar, dejando espantados a quienes estaban a su alrededor. La conmoción debió ser tremenda porque en pocos segundos llegaría a todos los rincones del puerto sobrecogiendo el ánimo de todos; y algunos verbalizan que el suicidio podría ser una enfermedad contagiosa. Ante tan desolador y peligroso panorama, los de la Junta y los dirigentes de los partidos en el puerto hicieron ver lo imposible e inútil de cualquier resistencia, aunque no faltaron voces numantinas que hablaban de morir luchando. Esa tarde se oyeron ráfagas de ametralladora que barrían el puerto por encima de sus cabezas, seguramente a modo de intimidación o para sembrar el pánico, sin que podamos afirmar que produjeran alguna víctima. Muchos se desprendieron de sus armas, de las insignias, de los papeles más comprometedores y hasta de sus objetos personales de más valor echándolos al mar, antes de que cayeran en manos de las fuerzas ocupantes. Mientras tanto, los soldados españoles sustituyeron rápidamente a los italianos en el puerto y, cumplido el PACO SÁNCHEZ (AMA) A las 9 de la mañana salían del recinto los últimos combatientes y militantes republicanos plazo de forma inexorable, a eso de las 6 de la tarde, comenzaron a salir en largas filas los republicanos del puerto. Cacheados y despojados de muchas de sus pertenencias fueron conducidos en largas filas, flanqueados por soldados armados, hasta un campo de concentración improvisado al aire libre a unos dos kilómetros del puerto, en la carretera de Valencia, en un campo abierto en las laderas de la Serra Grossa. Allí se hacían cargo de ellos otra vez los soldados italianos. Cuando se hizo de noche se interrumpieron las tareas de evacuación del puerto, quedando aún en su interior unas dos mil personas, seguramente los más comprometidos, o los que querían sentir unas horas más el orgullo o la dignidad de ser los últimos habitantes del último baluarte «libre» de la maltratada República Española. En torno a las hogueras para combatir el frío nocturno, esos hombres no tienen sueño, hablan y hablan de todo lo sucedido en sus vidas en los últimos tiempos, de lo que les espera e inevitablemente surgen las propuestas de si entregarse vivos o hacer un último acto de resistencia. Cuando amanece y los preparativos de la salida son ya inminentes, dos hombres enlazan sus manos y se disparan un tiro en la cabeza. Son Máximo Franco y Evaristo Viñuelas, anarquistas, comandantes de la 127 Brigada Mixta y Comisario de la 28 División. Es su última protesta contra el fascismo. Alguno, según Eduardo de Guzmán, comenta: «Pronto envidiaremos su destino!». Cuántos suicidios hubo? Se han dado los datos más dispares, incluso por el propio mando italiano, que en un primer comunicado del día 1 de abril habla del suicidio de 68 milicianos, pero en el parte del día 4 se mencionan 22 suicidios, después de reconocer que el asunto del puerto había pasado por fases verdaderamente dramáticas. El dirigente comunista Larrañaga dará la elevada cifra de 136 y existen autores que hablan de centenares, pero sin aportar pruebas verificables. Cuantificar el número de suicidios, acercándose a la verdad de forma honesta, sin maniqueísmos más o menos suicidados no altera para nada el inmenso drama humano que allí se vivió exigía la consulta de las fuentes más fiables y directas. A iniciativa de la Comisión Cívica para la Recuperación de la Memoria Histórica de Alicante, se consultó el libro de Registro del Cementerio de todo el mes de marzo, abril y mayo, en el supuesto de que los cadáveres debieron ser enterrados todos, y el lugar presumible, en el Cementerio Municipal. Entre el 31 de marzo y el 1 de abril constan dos registros sospechosos de suicidio, porque en contraste con los otros apuntes no se menciona más que el nombre en un caso y en el otro se utiliza el epígrafe «Desconocido». Del 3 al 5 de abril se registraron siete casos con el epígrafe «Un suicida», evidentemente del puerto. Después, el 9 de abril hay un registro de cuatro fallecidos bajo un epígrafe de «Judicial» y ya el 21 de abril un registro más que especifica «Militar del puerto«. Por último, el 24 y 27 de abril se registran dos cadáveres más, bajo el epígrafe de «Desconocido» y «Judicial». Por tanto y resumiendo, ocho casos serían suicidios del puerto de forma incontestable, los apuntes del 3 al 5 de abril citados y el del 21 de abril. A ellos se le podrían añadir ocho más, presumibles con bastante certeza, lo que haría un total de 16 suicidios, que se acerca a la cifra proporcionada por Gambara. Ningún apunte parecido se anotó en los Libros de Defunciones del Registro Civil. Siempre caben otras especulaciones especialmente que no se hubieran consignado todos los suicidios, pero estas son las cifras hasta que otras fuentes más rigurosas y fiables las confirmen o desmientan. Pero volvamos al Puerto. A las 9 de la mañana salían del recinto los últimos combatientes y militantes republicanos, concluyendo uno de los episodios más dramáticos de los tantos vividos en la Guerra. Ahora el Caudillo Franco podía dictar el último parte de guerra: «Cautivo y desarmado el Ejército Rojo» La guerra había terminado, también en Alicante, pero no «al paso alegre de la paz», al menos para los vencidos. 26 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

27 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE EL DOCUMENTO ARCHIVO GENERAL MILITAR DE ÁVILA Documentos militares sobre el fin de la guerra D ocumentos cruzados entre el Estado Mayor del Cuartel General del Generalísimo en Burgos y las fuerzas ocupantes italianas de Alicante (Corpo Truppe Volontarie) al mando del general Gambara. En ellos se da cuenta de la situación que se encuentran los refugiados republicanos del puerto. La información inicial de incidentes armados y de bajas es posteriormente desmentida por el mando italiano, que no aplica la orden del General Saliquet, Jefe del Ejército del Centro, de que sean reducidos por la fuerza de las armas. La extensión de las noticias de los incidentes del puerto y de los suicidios provoca un enérgico comunicado por parte del propio general Gambara, exigiendo un desmentido para limpiar el honor de los italianos. El Generalísimo Franco contestó con un lacónico y displicente: «S.E. no lo considera conveniente». Para concluir este triste apartado, sólo una breve referencia a la cuestión de por qué no llegaron los barcos, especialmente los de la Cía. France Navigation fletados por el Comités de Ayuda francés. Según notas y conferencias de prensa de este Comité, sus barcos llegaron a estar en las proximidades de Alicante, pero el Gobierno francés no envió barcos de guerra de protección, lo que hacía imposi ble intentar una aproximación a las costas, ya bloqueadas por la Escuadra franquista. De todas formas, nos faltan datos sobre los propósitos de la propia France Navigation en aquellos días, en lo que hay discrepancias en las fuentes francesas. Hasta hoy, también ha sido infructuosa la búsqueda de rastros documentales en los archivos franceses, acerca de la disposición del gobierno a colaborar en la evacuación final. Sólo una nota verbal de la Embajada de Francia (5 de abril) interesándose por el destino de los refugiados de Alicante. Hechos y ges- SÁBADO, 28 DE MARZO,

28 ARCHIVO MUNICIPAL DE ALICANTE tos de mucho mayor calado que no podemos abordar aquí mostrarían que otros intereses, especialmente la política de acercamiento al gobierno de Franco, primaban en aquellos momentos en la política exterior de Francia y Gran Bretaña Cautivos y desarmados: Alicante, un inmenso campo de reclusión El día 5 de abril las tropas italianas y españolas realizaron un gran desfile de la Victoria por las calles alicantinas, presidido por Gambara y Saliquet, jefe del Ejército del Centro. Pero Alicante era una ciudad traumatizada y estigmatizada en esos días. Había sido la ciudad en la que se había ejecutado al líder de la Falange, José Antonio, el gran mártir del nuevo Régimen. Jiménez Caballero lo había dicho de manera apocalíptica desde las ondas de Radio Alicante. La ciudad, con su tradición republicana y liberal, había sido la última ciudad tomada. Los sucesos del puerto habían tenido repercusión nacional e internacional y, sobre todo, la concentración de miles de presos en la ciudad y sus alrededores planteaba graves problemas logísticos y de abastecimiento de todo tipo a la población civil, enormemente incrementada por la población reclusa. Al grueso de los presos republicanos del puerto se los llevó a campo abierto de forma improvisada en la Goteta, en un bancal de almendros. Pronto los desfallecidos presos se abalanzaron sobre las hojas tiernas de los almendros para paliar el hambre. De ahí que haya pasado a la historia, de la mano literaria de Max Aub, que no estuvo allí como Campo de los Almendros. Custodiado por soldados italianos, fue un campo provisional hasta decidir su realojo definitivo. Duró entre cinco días y una semana. En una primera clasificación muchos oficiales y jefes fueron llevados al Castillo de San Fernando y al Castillo de Santa Bárbara, otros a la Plaza de Toros y el mayor contingente, varios miles, atravesaron Alicante hacia la Estación de Murcia; montados en vagones de mercancías fueron enviados al Campo de Concentración de Albatera, que durante la guerra había sido abierto por el Gobierno republicano, como campo de trabajo para internar a los desafectos. Otros llenaron el Reformatorio de Adultos, mientras la Cárcel Provincial, donde se fusiló a José Antonio, se convertía en un nuevo santuario de culto. Las mujeres y los niños fueron llevados directamente desde el puerto hasta el Cine Ideal y el Teatro Principal, aprovisionándoles de las primeras raciones de leche y de algún rancho caliente. Allí estuvieron hacinadas varios días, hasta que se decidió enviarlas a muchas de ellas a sus lugares de origen o, directamente, en algunos casos, a una Casa de Ejercicios Espirituales, que hizo las veces de cárcel de mujeres, al lado del Reformatorio de Adultos donde estaban los hombres. Además de esta gran masa de presos, comenzaron las detenciones practicadas por la policía, por la centuria falangista Ramón Laguna y por las autoridades militares. Ya el día 3 de abril, el nuevo jefe de las fuerzas de ocupación, el Coronel Pedro Pimentel publicaba un bando, exigiendo a todos los jefes, oficiales, soldados y milicianos del «Ejérci- Página del libro de Registro del Cementerio de Alicante Cartel con el último parte de guerra franquista to rojo», su presentación en un plazo de 24 horas en el Castillo de Santa Bárbara y en la Comandancia de Alcoy. Los centros de detención locales quedaron enseguida desbordados, teniéndose que habilitar otros centros de detención. Destaquemos la Fábrica nº 2 en Elche, la fábrica La Estambrera, en Alcoi y hasta el Seminario de San Miguel en Orihuela, que acogieron durante bastante tiempo a algunos miles de presos. En Crevillente, Ibi, Elda, Denia y otros lugares, se habilitaron las escuelas municipales y almacenes. No hace falta insistir, para terminar este capítulo, que la represión en todas sus formas y variantes, se abatió de forma implacable y aplastante sobre los cautivos, que iniciaron un verdadero calvario de penalidades, penurias sin fin, palizas y malos tratos hasta acabar en los Consejos de Guerra, y, muchos de ellos, ante el pelotón de ejecución. Era la paz, sí, pero la paz de los vencedores «contra» los vencidos. El comienzo de una larga posguerra. 28 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

29 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE 4/ La represión franquista MIGUEL ORS MONTENEGRO Entre 1939 y 1945, 724 personas, 703 hombres y 21 mujeres, fueron fusiladas en la provincia de Alicante por sentencias de muerte dictadas por tribunales militares. La Ley de Responsabilidades Políticas fue aplicada a alicantinos y al menos otros 70 fueron juzgados por el Tribunal de Represión de la Masonería y el Comunismo. El castigo de los vencidos convirtió aquellos años en un tiempo de silencio pero también en un tiempo de barbarie. El primer episodio de la posguerra fue la odisea de las, según los cálculos más ponderados, ó personas que desde el día 29 de marzo de 1939 llegaron al puerto de Alicante buscando la salida del exilio. Se ha contado además que cuando se tuvo la convicción de que no había posibilidad alguna de embarcar camino del exilio, se produjo en el puerto una enorme cantidad de suicidios. Sin embargo, en los libros de registro del cementerio municipal de Alicante tan sólo aparecen seis personas suicidadas entre los días 3 y 5 de abril. Por ello, pensamos más en el tremendo impacto psicológico que causó entre la multitud de personas congregadas en el puerto y, por ello mismo, que se desorbitaran las cifras. Si todos los miles de defensores de la República que llegaron al puerto de Alicante a partir del 30 de marzo de 1939 no tuvieron ocasión de partir al exilio, en cambio varios miles de personas de las provincias de Alicante, Murcia y Albacete y de otras en menor proporción pudieron, desde el puerto de Alicante, alcanzar el exilio en las semanas anteriores. Podemos pensar por tanto en una cifra cercana a las personas las que pudieron abandonar España desde el puerto de Alicante a lo largo de Familias enteras en algunos casos, hombres que partían solos al exilio, pero comenzaba para todos una tremenda odisea de la que tan sólo nos ha quedado, en algún caso, el testimonio de intelectuales y políticos como Rafael Altamira Crevea, Oscar Esplá Triay, Juan Gil-Albert, Carlos Esplá Rizo, Juan Chabás Martí, Rodolfo Llopis Ferrándiz, Jerónimo Gomáriz Latorre, José Alonso Mallol o Franklin Albricias Goetz. Una pequeña muestra del inmenso capital humano que Alicante perdió bien para siempre, bien durante muchos años. A otros les esperaba la cárcel y el Reformatorio de Adultos de Alicante acabaría convirtiéndose en una especie de ateneo cultural con algunos de los mejores poetas, músicos, artistas plásticos o profesores. Por eso los testimonios de las personas que vivieron encarcelados en aquellos años recuerdan el hambre, el miedo y las penurias por las que tuvieron que atravesar, pero nunca la vergüenza de haber pasado por aquella cárcel. Algunos recordaban aquel tiempo como de aprendizaje. Hubo quien tuvo como maestro de poesía a Miguel Hernández, otros recordaban que se ofrecían clases de latín, griego, francés, inglés... La DIPUTACIÓN PROVINCIAL «Cola de presos», acuarela de Gastón Castelló Las promesas de generosidad de Franco resultaron un tremendo y trágico sarcasmo cultura alicantina en 1939 estaba dentro de la cárcel y no fuera de ella. Hubo, pues, una posibilidad de exilio sobre todo para militantes y dirigentes alicantinos o de provincias limítrofes lo que, a la postre, permitió salvar muchísimas vidas de la represión que iba a comenzar a partir del primer mes de la victoria franquista. Hoy podemos decir también que no se equivocaron quienes se fueron sino quienes pensaron que no había por qué irse. Sólo una minoría de las 724 personas que serían fusiladas en la provincia de Alicante podemos hoy considerarlas como «señores de la guerra» capaces de cometer crímenes, el resto, la inmensa mayoría, serían fusilados exclusivamente por sus cargos políticos o sindicales, rango militar o, sencillamente, por sus ideas políticas. La famosa promesa de Franco de que nada debía temer quien no tuviera las manos manchadas de sangre resultó un tremendo y trágico sarcasmo. La investigación sobre la represión franquista en el conjunto del Estado se ha desarrollado sobre todo a partir de la década de los ochenta y con no pocas cortapisas. Los investigadores pudimos acercarnos al montante global de la represión en sus diversas formas fusilados, encarcelados, depurados, etc. pero la documentación a la que tuvimos acceso coleccionando permisos de todo tipo no nos permitió profundizar en los criterios y en las estrategias seguidas por las autoridades que dirigieron la represión. Así, conseguimos cuantificar el número de fusilados en la provincia y realizar un estudio de las víctimas a través de los Registros Civiles y los Libros de Registro de los cementerios que no siempre, frente a la idea de Salas Larrazábal, los fusilados acabaron siendo registrados pero hasta fechas muy recientes se nos negó el acceso a las Auditorías de Guerra, de forma que todavía hoy nos queda una parte fundamental de la investigación por realizar: cómo actuaba un tribunal militar para condenar a muerte, castigar con cárcel, absolver o los criterios que se utilizaban para conmutar la pena capital. Al margen, pues, de las investigaciones ya realizadas, se tiene que acometer y más pronto que tarde un trabajo fundamental para la recuperación de la memoria histórica: acceder de una vez por todas a archivos militares y policiales. Los setenta años transcurridos desde el final de la Guerra Civil son una razón de peso para que las trabas administrativas se eliminen por completo. Si en su día no pudimos acceder a la documentación de las auditorías militares, con la Ley de Responsabilidades Políticas nos ocurrió que, en lo que se refiere a la provincia de Alicante, la única posibilidad de investigación fue el estudio del Boletín Oficial de la Provincia (BOP) entre 1939 y Dicha fuente nos permitió igualmente conocer el número de expedientes incoados nada menos que personas a las que se les aplicó la ley en la provincia pero, salvo en una pequeña proporción, tampoco pudimos conocer los resultados globales de su aplicación. Tales expedientes podrían ser doblemente útiles porque permitirían, además de un mejor estudio de la propia ley, la posibilidad de conocer las sentencias de los Tribunales Militares que se incluirían en los casos de las personas previamente sometidas a consejos de guerra. La posibilidad legal de destruir dicha documentación pasados 15 años impide hoy un conocimiento exhaustivo de la cuestión. De manera que es fácil colegir de todo ello que la represión franquista, como toda represión que se precie, fue acompañada, de forma más o menos consciente, de una evidente intención de dejar las menos huellas posibles, por muchos miles de personas que la hubieran padecido. En cambio, sí hemos podido estudiar la represión llevada a cabo contra los masones, la menos significativa cuantitativamente. El BOP publicó las sentencias y tampoco todas del Tribunal para la represión de la Masonería y el Comunismo y la sección de Masonería del Archivo Histórico Nacional de Salamanca conserva en muchos casos las sentencias con los expedientes personales. La geografía carcelaria El jueves 30 de marzo de 1939 las tropas italianas del Corpo Truppe Volontaire al mando del general Gambara entraron en Alicante y en el puerto de la capital quedaron atrapados miles y miles de republicanos. El historiador Manuel Tuñón de Lara que padeció aquel acontecimiento ofreció la cifra de personas y el SÁBADO, 28 DE MARZO,

30 aquellos meses, hasta el punto de que cabría citarlo como modelo de lo que debe ser el trato a los prisioneros en tiempo de guerra, cuando por las mismas fechas comenzaban a construirse campos de exterminio como el de Mauthausen. Por ello resulta creíble, como algunos testimonios nos relataron, que algunos presos que abandonaron el campo en marzo de 1939 lo hicieran gritando Viva Albatera! No sucedería lo mismo en los meses siguientes. El 28 de abril de 1939 la Hoja Oficial de Alicante dio cuenta de una visita del coronel Pimentel al campo y se dio entonces la cifra de presos, precisándose además que se «pasaportaban» diariamente unos 300 a sus lugares de origen. Por ello, se podría pensar en unas personas en los momentos de mayor concentración. Sabemos también que fueron frecuentes las fugas y las represalias. En el Registro Civil de Albatera consta la muerte por arma de fuego de ocho presos en julio, septiembre y octubre de El campo estuvo custodiado en la posguerra por soldados norteafricanos que lo convirtieron en un campo de terror. El socialista crevillentino Bienvenido Zaplana Belén, interno cuatro meses en el campo, nos confirmó la existencia de fusilamientos sin causa judicial-, que eran forzosamente presenciados por los reclusos: «...En Albatera estuvimos cuatro meses custodiados por moros. Allí se dio el caso curioso de que estábamos en los barracones y teníamos, para hacer nuestras necesidades, que ir a unas letrinas separadas de los barracones. Cuando se hacía de noche, era muy peligroso ir a las letrinas porque cualquier moro podía decir que pretendías escapar y te fusilaban al día siguiente. Fusilaron a muchos en esas condiciones. Nos hacían formar a la madrugada y a los que acusaban los moros de querer escapar los fusilaban. Incluso estábamos durmiendo y entraban con unos vergajos y te daban leña. Decían ` Paisa, tú querer escapar!' Yo presencié por lo menos, sin ser exacto, pero por lo menos de 8 a 10 fusilamientos. Otra cosa que pasaba es que había gente que se la llevaban para matarlos, pero los que mataban allí no tenían por qué registrarlos luego. Como la oficialidad era mora también, formaban el pelotón y ya estaba. Esos fusilamientos fueron en varios días. El máximo que vi fusilar a la vez fueron dos. Las condiciones eran infames. Casi no nos daban de comer, con lo que la familia, incluso andando, tenía que llevarnos la comida. Había mucha gente, por lo menos ó presos, porque mucha gente de la que cogieron en el puerto de Alicante la llevaron allí, además de gente de muchos pueblos como nosotros. Los responsables todos eran moros, ningún español». Estuvieron recluidos en Albatera hombres de renombre científico como el ex rector de la Universidad de Valencia Juan Bautista Peset Alexandre con sus hijos y su hermano José. Los coroneles Ibarrola, Ortega y Burillo. Los dirigentes comunistas Etelvino Vega, Nilamón Toral, Jesús Larrañaga o Luis Sendín. Diputapropio Gambara notificó al Cuartel General de Generalísimo en Burgos la captura de prisioneros, incluyendo mujeres y niños. El lunes 3 de abril, el coronel jefe de la División de Ocupación, Pedro Pimentel, publicó un bando en el que ordenaba la presentación en las 24 horas siguientes de todos los militares del «Ejército rojo» bien en el Castillo de Santa Bárbara, bien en la Comandancia Militar de Alcoy. El martes 11 de abril una nota del Estado Mayor especificaba los siguientes campos de concentración en la provincia: Albatera, Alicante, Monóvar, Alcoy y Callosa de Ensarriá, aunque se tratara más bien de lugares de concentración de prisioneros. Aquellas primeras semanas fueron un tiempo de detenciones, palizas y delaciones entendidas como «un deber patriótico». En el caso de Alicante, los prisioneros del puerto fueron conducidos al «Campo de los Almendros» en la Goteta, a la plaza de toros o a los castillos de Santa Bárbara y San Fernando. A las mujeres y a los niños se les recluyó en cines. Salvo el Campo de los Almendros que fue desalojado en los días siguientes, los demás centros estuvieron ocupados durante meses. Fueron especialmente trágicas las llamadas ruedas de reconocimiento a las que eran sometidos los prisioneros, ruedas en las que muchas veces se convertía en asesinos a quienes simplemente habían defendido ideas contrarias a las de los vencedores de la guerra. Frente al hacinamiento de miles de presos en el Reformatorio de Adultos, en la plaza de toros o en los dos castillos citados, la Cárcel Provincial de Alicante en la que había sido fusilado José Antonio Primo de Rivera quedó vacía y convertida en lugar de culto. La relación de establecimientos reconvertidos en cárceles en la provincia sería interminable. Por citar sólo los casos más destacados, en Elche el Palacio de Altamira, Calendura en ambos lugares, 511 presos el 16 de mayo de 1939-, la Lonja de Altabix desde julio de 1939, la llamada Fábrica número dos en el actual Parque Deportivo y una cárcel de mujeres en el antiguo Palacio del duque de Béjar. En Crevillente, el Depósito Municipal y la escuela Primo de Rivera, con un centenar de presos hasta su traslado a Albatera. En Dolores un almacén sirvió como centro de reclusión durante meses. En Orihuela el Convento de las Comendadoras y el Seminario Diocesano de San Miguel, éste último con presos en enero de En Alcoy, la prisión del Partido, el hospital «El Sueco», la fábrica Estambrera, con una cifra de 627 varones presos en diciembre de En Elda, el cine Cervantes y los centros escolares Eliseo Verdú y Padre Manjón. En Monóvar, la prisión del Partido, la plaza de toros y un campo penitenciario. En Ibi, una escuela en la que posteriormente se edificaría el Ayuntamiento y una cárcel de mujeres. En La Vila fueron habilitados unos tinglados del puerto para hombres y un inmueble para mujeres. En Callosa de Ensarriá la prisión tenía el aspecto de una mazmorra medieval. En Jijona se utilizaron los depósitos municipales. En Denia, un campo de concentración llamado España, un depósito municipal, varios almacenes y el colegio de los Hermanos Maristas, todo ello para albergar a 749 presos en noviembre de En Pego se estima la existencia de unos 300 prisioneros y así en todas y cada una de las cabezas de partido judicial y en muchas otras localidades. Con respecto al campo de concentración de Albatera, fue inaugurado por Manuel de Irujo, ministro de Justicia del gobierno de Juan Negrín, el 24 de octubre de Aunque estaba pensado para albergar a unos presos, en marzo de 1938 albergaba a prisioneros. La «Memoria Anual Reglamentaria de 1937» es un documento que prueba el talante humanista con el que funcionó el campo de Albatera en Ilicitanos exiliados en Argel La relación de edificios reconvertidos en cárceles en la provincia sería interminable BIOGRAFÍA Miguel Villalta Miguel Villalta Gisbert (Monóvar, Alicante, 1942). Diputado a Cortes. Cursó sus estudios primarios en Orihuela y el bachiller en Alicante y Murcia. Hizo desde Alicante estudios libres de Derecho, en las facultades de Murcia y Madrid, y tras haber sacado por oposición la judicatura, tuvo que esperar varios años para poder ejercer la carrera judicial a causa de su edad. Juez en Monóvar, desde 1930 hasta 1932 fue Juez de Olot (Gerona), profesión que abandonó para dedicarse a la política en las filas del PSOE: en 1927 había ingresado en la Agrupación Socialista madrileña. Pertenecía a la masonería y alcanzó el grado 2º en la Logia «Mare Nostrum», de Madrid, con el nombre simbólico de Pablo Iglesias. Casó con la viuda del destacado dirigente socialista valenciano Sanchis Banús. Candidato a Diputado a Cortes por el PSOE en 1933, no fue elegido. Ya en 1936 pertenecía al ala «bolchevique» del Partido y fue elegido Diputado a Cortes. En julio de 1936 formaba parte del Comité Provincial del Frente Popular y colaboró en el control de la sublevación en Alicante. En 1937 fue nombrado Gobernador Civil de Madrid, cargo que desempeñó de enero a junio de ese año. Como oficial del ejército, tuvo algunas responsabilidades en Getafe. Fue el defensor de los acusados del linchamiento de los Calpena, en Aspe. Detenido al final de la guerra civil, fue trasladado al campo de los Almendros, del que se fugó para esconderse en Monóvar: desde su escondite vio pasar el entierro de su padre, Francisco Villalta, que había sido detenido y había muerto en la cárcel de Alicante. Fue detenido al ser denunciado por el alcalde de la localidad en octubre de 1941 y, condenado a muerte en juicio sumarísimo, fue fusilado en diciembre de Aunque se le concedió el indulto, éste no llegó a tiempo para impedir la ejecución. Colaboró en periódicos locales y nacionales, y publicó algunos folletos y libros. 30 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

31 dos como el socialista Amós Acero, gobernadores civiles, alcaldes el de Madrid, Henche de la Plata el cenetista Eduardo de Guzmán e intelectuales como Manuel Muñón de Lara, Ricard Blasco, Ricardo Muñoz Suay o, el muchos años después presidente del Tribunal Constitucional, Manuel García Pelayo. La historia trágica del campo de concentración de Albatera terminaría coincidiendo con el inicio de la Segunda Guerra Mundial. A partir de entonces, el grueso de la población carcelaria se concentraría en el Reformatorio de Adultos y en las capitales de partido judicial (3.443 presos en el Reformatorio y en la provincia en 1941, según cifras oficiales). Los tribunales militares Diferentes juristas han estudiado la legislación represiva del Franquismo. En general, coinciden todos ellos en la importancia que el régimen de Franco concedió, como jurisdicción especial, a los tribunales militares, desvinculados totalmente de la jurisdicción ordinaria, ARCHIVO MUNICIPAL DE ALICANTE BIOGRAFÍA Etelvino Vega E telvino Vega Martínez (Mieres, 1906 Alicante, 1939). Metalúrgico. Se afilió al PCE, partido del que fue expulsado, pero tras una larga estancia en la URSS, se reintegró en dicho partido. En 1936 fue comandante del Batallón Octubre. Teniente Coronel Jefe del XII Cuerpo del Ejército de la República, mandó la XXXIV División. Tomó parte en los primeros combates, en la Sierra de Madrid. Fue nombrado a primeros de marzo de 1939 Comandante Militar de Alicante. Tomó posesión y poco después, el seis de marzo, fue destituido, al asaltar el Gobierno Militar los casadistas. Fue encarcelado y puesto en libertad al final de la contienda, pero fue apresado por los franquistas y condenado a muerte. En noviembre de 1939 fue fusilado en Alicante. Primer bando del Ejército de Ocupación LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE como uno de los instrumentos fundamentales para la represión política. Así, el delito de rebelión se amplió hasta desnaturalizarlo a través de sucesivas normativas, aplicándose con carácter retroactivo y a través de procedimientos sumarísimos que, según el Código de Justicia Militar de 1890, sólo se justificaban en delitos que tuvieran un carácter flagrante, para acelerar los trámites y reducir las facultades de la defensa. En definitiva, como mero trámite de imposición de sanciones. Como tipos delictivos, los tribunales militares aplicaron, según la gravedad imputada, los siguientes: adhesión a la rebelión, auxilio a la rebelión y excitación a la rebelión. El primero comprendía la decidida participación en favor de la República (en los frentes como voluntarios o como comisarios políticos; en cargos públicos en la retaguardia; la pertenencia a partidos o sindicatos del Frente Popular o a la masonería). El auxilio a la rebelión se relacionaba con la mera cooperación con la República aun en cometidos de poca importancia o, simplemente, tener una ideología de izquierda. El tercero, la excitación a la rebelión, era el menos grave y podía incluir incluso cualquier acusación sobre comentarios contrarios a los rebeldes. Es obvio que tanto la arbitrariedad como la severidad fueron las notas dominantes. Estudio de las víctimas A través de los Registros Civiles de la provincia, de los libros de registro de los cementerios municipales y del registro de la cárcel provincial de Fontcalent hemos obtenido una cifra de 724 personas fusiladas en la provincia entre 1939 y 1945 (el 1,19 / de una población de en 1940), cifra que dobla la proporcionada por Salas Larrazábal a través de las estadísticas del INE (334 víctimas). En el caso de Alicante, hemos comprobado en los libros de registro del cementerio municipal que 60 fusilados no fueron inscritos en el Registro Civil, sobre todo en las primeras semanas después del 1 de abril de De manera que, a pesar de haber sido registrados la mayor parte de los fusilados, por lo visto, al Instituto Nacional de Estadística llegaron sólo la mitad. No incluimos a los fusilados que, aunque vecinos de la provincia, aparecen en listados de ejecutados en otras partes de España. El primer fusilado, el 5 de mayo de 1939, fue el catedrático de la Escuela Normal de Alicante Eliseo Gómez Serrano. No importó el testimonio valiente de muchas personas de derechas que lo definieron como un hombre de bien. Su condición de diputado del Frente Popular fue suficiente para sus verdugos. Fue el primero de una tremenda matanza de seres humanos que sólo cabe explicar por el criterio de pura venganza que aplicaron los vencedores: una forma cruel de homenaje a las víctimas de la guerra, ejecutando no sólo a cuantos «señores de la guerra» los que habían asesinado en el verano y otoño de 1936 localizaron sino a todos aquellos que hubieran tenido un papel significativo en los frentes o en la retaguardia, aunque ni por asomo se les pudiera responsabilizar de los crímenes de guerra que tuvieron lugar: Alcaldes como Evaristo Botella Asensi (Alcoy), Miguel Picó Guillem (lbi), Juan Hernández Fernández (Benejúzar), Agustín Rico Beneyto (Castalla), Salvador Beltrán Ripoll (Denia), Carmelo Pérez Pomares (Jacarilla), Jeremías Andrés Morales (Pedreguer), Aquilino Barrachina Ortiz (Pego) o Rosendo García Montesinos (Petrer), entre otros; gobernadores civiles como Luis Arráez Martínez y un larguísimo y brutal etcétera. SÁBADO, 28 DE MARZO,

32 BIOGRAFÍAS Eliseo Gómez Serrano E liseo Gómez Serrano (Valencia, 1889 Alicante, 1939). Estudió Magisterio en Valencia y en Madrid. Terminados sus estudios, con el número uno de su promoción, llegó a Alicante en 1915 como profesor de Geografía e Historia de la Escuela Normal. Estudió después Derecho en Granada. Entre 1931 y 1934 fue director de la Escuela de Maestros de Alicante, abordando la fusión de las dos Normales (maestros y maestras), el Plan profesional y la renovación de los estudios de magisterio. En 1934 presidía el Consejo Provincial de Enseñanza. Vicepresidente del Ateneo de Alicante en 1930 y presidente en Miembro de Acción Republicana, en 1930 era vocal de la ejecutiva provincial de Alianza Republicana y formaba parte del grupo promotor en Alicante de la Agrupación al Servicio de la República. Fue elegido concejal de Alicante en abril de 1931 y realizó una gran labor en el programa de construcciones escolares. En 1934 era secretario provincial de Izquierda Republicana y fue detenido gubernativamente en octubre de ese año. En febrero de 1936 fue elegido Diputado a Cortes por Alicante, en la candidatura del Frente Popular. En julio de 1936 formó parte del Comité Provincial del Frente Popular que trató de impedir el triunfo en Alicante de la sublevación militar. Durante la guerra ocupó el cargo de Comisario Civil de Reclutamiento para el Ejército Republicano, organismo interprovincial con sede en Murcia. No quiso abandonar España al terminar la guerra civil, fue detenido, juzgado, condenado a muerte y ejecutado en mayo de Recientemente se han publicado sus Diarios de la guerra civil. Luis Arráez L uis Arráez Martínez (Almansa, Alicante, 1940). Miembro destacado de la Agrupación Socialista de Elda y de la ejecutiva de la Federación Socialista de Levante en los años treinta. Concejal de Elda y compromisario para la elección de presidente de la República en Durante la guerra civil fue secretario general de la Federación Provincial Socialista (1938), jurado del Tribunal Popular, miembro de la Gestora Provincial en 1936, consejero provincial y presidente de la Diputación. Fue también gobernador civil de Toledo, Málaga y Almería. Comisario del Centro de Reclutamiento y del Batallón de Retaguardia de Alicante. Aunque intentó huir al final de la guerra, fue capturado, recluido en el Campo de los Almendros, juzgado y fusilado en Alicante en julio de Sepultura de Eliseo Gómez Serrano en el Cementerio Municipal de Alicante Carnet de diputado de Eliseo Gómez Serrano La represión en la provincia tuvo lugar con la guerra ganada y puede considerarse un acto de venganza Fundamentalmente, la represión alcanzó a personas entre los 26 y los 40 años, es decir, «adultos jóvenes». En este grupo, el más numeroso es el comprendido entre los 31 y los 35 años. Se dieron también 92 víctimas menores de 26 años y 23 personas mayores de 56 años. Las mujeres fusiladas fueron 21 (2,97 %), cifra que puede relacionarse con la incorporación reducida de la mujer a la vida política durante la guerra, pero muy similar a la represión republicana sobre las mujeres en los primeros meses de la contienda en la provincia. Entre las mujeres fusiladas resalta sobremanera el caso de una muchacha de 16 años del municipio de Dolores Josefa García García que fue ejecutada por emborronar un retrato del fundador de la Falange, un ejemplo que permite entender que condenas de 20 años de reclusión mayor o de 12 años y un día de reclusión menor fueran bien recibidas por los reclusos. No era para menos. Respecto al estado civil, el mayor porcentaje lo ocupan los casados con un 62,6%. Respecto a la cadencia, hay que tener en cuenta que en 1939 los diferentes juzgados militares de la provincia condenaron a muerte y se llevaron a cabo ejecuciones en buena parte de ellos, mientras que a partir de 1940 las ejecuciones tuvieron lugar sólo en Alicante capital. Hasta 1943 no se redujo ostensiblemente el número de fusilados y fueron excepcionales en 1944 y Se ha comentado muchas veces que el final de la 11 Guerra Mundial redujo el nivel represivo del régimen, pero téngase en cuenta también que se había matado en proporciones tales que cuando vino dicho cambio de orientación en realidad la represión era un trabajo finalizado. Así, en Alicante, entre 1939 y 1942 se fusiló a una media de 3 personas por semana. Resulta extraordinariamente alto el porcentaje de campesinos y jornaleros (241: 33,4 %), lo que elimina por completo la creencia de que la represión debe entenderse como resultado de las tensiones sociales en los núcleos urbanos, o de los conflictos laborales en la industria. El trabajo de Solé Sabaté proporciona una conclusión semejante en lo que a Cataluña se refiere. Si se tiene en cuenta que la represión republicana en los primeros meses de la guerra en la provincia fue un fenómeno esencialmente urbano prácticamente no hubo represaliados en los municipios con menos de habitantes resulta significativo este fuerte castigo hacia los trabajadores del campo. Frente a las cifras sorprendentes del sector agrario, los trabajadores de la industria ofrecen una relación de víctimas acorde con una provincia con importantes núcleos industriales (233: 32,3 %). En lo que al sector terciario se refiere, los datos nos confirman que la represión alcanzó fundamentalmente a trabajadores. Frente a las cifras tan altas apuntadas, es llamativo el reducido número de víctimas entre profesiones en las que podría haber cabido, por su mayor significación social, una mayor represión. Así, por ejemplo, seis funcionarios, seis abogados y un juez de instrucción, seis maestros, cuatro guardias civiles, tres policías ó doce militares. Este hecho nos confirma una hipótesis sobre la que siempre hemos trabajado y que diferentes testimonios orales nos han confirmado: que a una buena parte de los fusilados no les llegó a pasar por la cabeza cual iba a ser su fin y que la propaganda franquista de los últimos meses de la guerra les llevó, sin que tuvieran tiempo para remediarlo, ante el pelotón de fusilamiento. Téngase en cuenta que por las circunstancias concretas de la guerra en Alicante, quienes habían ocupado cargos políticos en la retaguardia o puestos de relevancia en los frentes y, sobre todo, los responsables materiales de los asesinatos de los primeros meses posteriores al golpe del 17 de julio tuvieron la posibilidad de marchar a través del puerto, antes de la llegada masiva de combatientes republicanos. Es cierto que hubo numerosos casos de alcaldes, diputados y cargos relevantes fusilados, pero, esencialmente, la represión se cebó, parafraseando a Hugh Thomas, sobre los soldados rasos de la izquierda. La represión en la provincia tuvo lugar con la guerra ganada, a diferencia de las masacres cometidas por los rebeldes en Andalucía y Extremadura Granada Córdoba, Sevilla, Badajoz... en las que la represión se consideraba como una estrategia, brutal por lo demás, para ganar la guerra. En cambio, la represión en la provincia de Alicante puede considerarse como un acto de mera venganza, como respuesta a los asesinatos de la guerra, a los «paseos» y a las «sacas», así como a las ejecuciones dispuestas por el Tribunal Popular de Alicante. Pensamos además que, en lo que a los fusilamientos se refiere, si no se encontró a los verdaderos responsables, se buscó una concordancia de cifras con la represión de guerra. A través de los testimonios recogidos en diferentes pueblos, esa es la impresión que tenemos. Cuando los testimonios revelan quienes eran los responsables de la represión de guerra, no siempre se encuentran en las listas de los ejecutados de posguerra. Cada pueblo recibió su partici- 32 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

33 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE Represión de guerra y posguerra en la provincia de Alicante ( ) Partidos judiciales y municipios Alicante El Campello Mutxamel Sant Joan San Vicente Jijona Ibi Aigües Busot Castalla Onil Tibi Torremanzanas Alcoy Banyeres Penàguila Benifallim 389 Cocentaina Agres Alcocer de Planes 301 Alcoleja Alfafara 644 Almudaina Alqueria d Asnar Balones 298 Benasau Beniarrés Benilloba Benillup 137 Benimarfull Benimassot Gaianes Gorga L Orxa Millena 283 Muro de Alcoy Planes Quatretondeta Tollos Villajoyosa Benidorm Finestrat Orxeta 648 Relleu Sella Callosa d En Sarrià Alfàs del Pi Altea Beniardá Benifato Benimantell Benissa Bolulla Calp Castell de Castells Confrides Facheca Famorca 222 Castell de Guadalest La Nucia Polop Tárbena Dénia Alcalalí Beniarbeig Benidoleig Benimeli Benitatxell Gata de Gorgos Llíber Miraflor 366 L.R.P Población en 1940 Fusilados en la guerra Expedientados por la Ley de Responsabilidades Políticas Fusilados posguerra T.R.M.C L.R.P* * T.R.M.C Partidos judiciales y municipios Población en 1940 Ondara Pedreguer Sanet i Negrals Senija 672 Setla i Mirarrosa Teulada El Verger Xàbia Xaló Pego Adsubia 889 Benigembla 693 Murla 745 Orba Parcent Ráfol d Almunia 584 Sagra Tormos 359 Vall d Alcalá 516 Vall d Ebo Vall de Gallinera Vall de Laguar Villena Beneixama Biar Campo de Mirra Cañada Sax Monóvar Elda Petrer Pinoso Salinas La Algueña Novelda Agost Aspe Hondón de las Nieves Hondón de los Frailes Monforte del Cid La Romana Elche Crevillent Santa Pola Dolores Albatera Campo de Albatera 8 Almoradí Benejúzar Callosa de Segura Catral Cox Daya Nueva Daya Vieja 243 Formentera del Segura Granja de Rocamora Guardamar P. Rocamora 309 Rafal Rojales San Fulgencio Orihuela Algorfa Benferri Benijófar Bigastro Jacarilla Redován San Miguel de Salinas Torrevieja Afectados por la Ley de Represión de la Masonería y el Comunismo Fusilados en la guerra Fusilados posguerra SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009 L.R.P* * T.R.M.C Fuente: Elaboración propia 33

34 ARCHIVO MUNICIPAL DE ALICANTE Militancia de la víctimas Fuente: Elaboración propia % PCE PSOE JSU P. SIND. CNT UGT aspecto más sangrante de la ley era que podía aplicarse a una persona fallecida y de hecho se aplicó en algunos casos-, con lo que la viuda y los hijos heredaban la multa impuesta. A los tres años, la ley se modificó (Ley de 19 de febrero de 1942) con la supresión de los Tribunales Regionales encargados de su aplicación, sustituidos por las Audiencias Provinciales y, sobre todo, ante la insuficiencia económica de gran parte de los afectados por la ley, las multas se convirtieron en inhabilitaciones por dos o cinco años. La insupación en el castigo. Así, alcaldes, concejales, líderes sindicales y políticos o militares con graduación pagaron con sus vidas muchas veces por el mero hecho de haber ocupado tales cargos mientras se produjeron los asesinatos de los primeros meses de la guerra civil. Por los testimonios orales que hemos podido recoger, conocemos una cuarta parte el 24,4% del total de la militancia política y sindical de las víctimas. En cualquier caso, es sabido que las militancias en tiempos de guerra fueron poco menos que obligadas. Con toda probabilidad la mayor parte de las víctimas de la posguerra tendrían un carné político y/o sindical, lo que no significa que fueran militantes de trayectoria significativa. Contra lo que pudiera pensarse, las poblaciones más afectadas por la represión no fueron los mayores núcleos industriales de la provincia Alcoy, Elche, Elda... sino pueblos predominantemente agrícolas. Así, Castalla, denominada «la roja» durante la guerra civil fue el municipio con mayor proporción de fusilados respecto a su población (25 fusilados en un pueblo de según el censo de 1940: el 6,29 por mil ). Otras poblaciones como El Verger, Redován o Benejúzar recibieron igualmente un fuerte castigo. El caso de Callosa de Segura 38 fusilados habría que entenderlo como su segunda contribución al victimario, después de la de aquella expedición fracasada para liberar a Primo de Rivera. Por comarcas, las dos comarcas más afectadas fueron la Vega Baja del Segura (partidos judiciales de Dolores y Orihuela) y la comarca del Medio Vinalopó (partidos judiciales de Monóvar y Novelda). Por último, hemos encontrado a través del registro de fusilados de la prisión de Fontcalent delitos comunes que terminaron con ejecuciones: tres casos de fusilamiento por delito de atraco y otros dos por un delito relacionado con la apropiación indebida de partidas de alimentos dos responsables de Auxilio Social de Albacete-. El diario INFORMACION de Alicante, el 6 de noviembre de 1941, publicaba la siguiente nota: «En la madrugada del día 5 se cumplió la sentencia capital impuesta por el Consejo de Guerra de la plaza contra dos inculpados que se apropiaron indebidamente de determinadas partidas de harina...». Que sepamos, fueron las dos únicas personas ejecutadas en Alicante por delitos relacionados con el estraperlo. Los fusilados fueron dos vecinos de Albacete: el abogado Juan Pérez de Cabo, natural de Orense, de 46 años, falangista de primera hora y prologuista de José Antonio Primo de Rivera y el panadero José Navarro Sánchez, de 37 años y natural de Villena. Ley de Responsabilidades Políticas El régimen de Franco creó poco antes de la terminación de la guerra (9 de febrero de 1939) la Ley de Responsabilidades Políticas, como complemento a la actuación de los Tribunales Militares. La ley colocaba fuera de la legalidad a todos los partidos del Frente Popular, se castigaba con retroactividad en la medida en que los expedientados lo podrían ser por su actuación desde el 1 de octubre de 1934 en adelante y se Portada del expediente que contiene el Consejo de Guerra contra Eliseo Gómez Serrano La Ley de Responsabilidades Políticas se aplicó con carácter retroactivo creaba una amplísima tipología de 17 penas posibles. Aunque no acarreaba penas de cárcel las sanciones eran graves: desde la inhabilitación especial o absoluta ; la limitación de la libertad de residencia extrañamiento, relegación a las posesiones africanas, confinamiento o destierro-, hasta las sanciones económicas con pérdida total o parcial de bienes o pago de cantidades. En casos excepcionales se llegaba a la pérdida de nacionalidad y, en definitiva, la aplicación de la ley significaba un añadido en muchos casos a las sentencias impuestas por la jurisdicción militar. El 34 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

35 Prisioneros republicanos en la playa de Babel esperando su traslado a Albatera LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE Sanciones según la Ley de Responsabilidades Políticas Multa Número Pérdida absoluta de bienes pesetas pesetas pesetas pesetas pesetas pesetas pesetas 1 ARCHIVO MUNICIPAL DE ALICANTE Fuente: Boletín Oficial de la Provincia de Alicante ficiencia económica se valoraba cuando los bienes del inculpado y los familiares que vivieran con él no superaran las ptas. Fue por ello una operación represiva tan descomunal debió provocar un auténtico marasmo de la administración de justicia como fallida: las multas fueron pagadas en muy pocos casos, al menos en proporción al número de expedientes incoados. Por fin, un decreto de 13 de abril de 1945 terminaba con esta ley, cuyo precedente inmediato fue la Ley de Responsabilidades Civiles de la República. Desde nuestro punto de vista, la única utilidad de la ley para el régimen de Franco fue la de crear una relación enorme de personas políticamente incapacitadas para el nuevo régimen. En la provincia de Alicante, su Boletín Oficial entre 1939 y 1945 recoge personas a las que se les aplicó la ley. De ellas 113 mujeres, ocho personas ya entonces fallecidas, sin contar los fusilados que, en algunos casos sí y en otros no, también fueron expedientados. Aunque conocemos muy parcialmente la resolución de tales expedientes, en general, la sanción esencial fue de carácter económico y son muy escasas las penas de extrañamiento o destierro. Da la impresión de que resultaba suficiente con sacar dinero a todo aquel que tuviera posibilidad de pagar. Las diferencias entre las multas son abismales, desde la pérdida absoluta de bienes hasta las 300, 200 ó 100 pesetas. Obviamente, la multa estaba en función de la responsabilidad política del inculpado pero, sobre todo, de sus posibilidades económicas. El seguimiento de la ley a través del BOP nos permite creer que el número de personas a las que se subastaron bienes fue muy reducido, lo que no impidió que algunas personas que sufrieron cárcel vieran, además, subastada y perdida una o más propiedades. En el caso de la provincia, la ley se cebó con el que fue Director General de Seguridad de la República José Alonso Mallol, exiliado en Casablanca primero y en México después, al que se le desposeyó de la nacionalidad española y de todos sus bienes. Dependiendo del celo de cada juez encargado de instruir los expedientes de Responsabilidades Políticas, nos encontramos con diferencias acusadas entre comarcas y partidos judiciales, destacando por encima de todos el partido judicial de Monóvar, dentro de la comarca del Medio Vinalopó. Ley de Represión de la Masonería y el Comunismo En primer lugar y a pesar de su denominación, esta ley afectó a los masones y no a los comunistas que, para cuando la ley se promulgó (1-III-1940) estaban fusilados, en el exilio o cumpliendo penas de cárcel. Según Joan Carles Usó, a partir del Boletín Oficial del Estado, de las personas a las que se les aplicó a ley, lo fueron por el «delito» de masonería, 12 por el «delito» de comunismo y 26 por ambos. Curiosamente, el seguimiento del BOP nos ha permitido comprobar que en el Boletín Oficial del Estado no se recogen todos los casos: de los 70 alicantinos que aparecen en el BOP tan sólo uno se menciona en el listado del profesor Usó. La Ley recogía una pintoresca definición de los masones y los comunistas. Así, la definición del comunismo no era precisamente un modelo de precisión histórica: «inductores, dirigentes y activos colaboradores de la tarea o propaganda soviética, trostzquista (sic), anarquista o similares». A diferencia de la de Responsabilidades Políticas, esta ley sí incluía penas de reclusión, mayor (de 30 a 20 años y un día) o menor (de 20 años a 12 años y un día), diferenciando la mera pertenencia de los cargos directivos. A las penas de cárcel se añadía la inhabilitación que podía llegar a ser perpetua. En este caso la retroactividad alcanzaba cotas inusitadas, puesto que no hubo recato alguno a la hora de aplicarla: los mayores de 65 años fueron investigados y represaliados. Esta Ley constituye un claro ejemplo de un Derecho Penal totalitario, en el que la delación y la retractación canónica eran de obligado cumplimiento. Hasta el 8 de febrero de 1964 no vino el decreto de supresión del Tribunal para la Represión de la Masonería y el Comunismo, cuyas competencias pasaron al renovado Tribunal de Orden Público, creado en Las características apuntadas en el trabajo de Joan Caries Usó se aprecian igualmente en los 70 casos que aparecen en el BOP de Alicante: condenados «en rebeldía»; no aparecen aquellos masones que pudieron exiliarse por ejemplo, el caso más significativo Visita de las autoridades franquistas a la cárcel de Alicante Llegada de Tuñón de Lara al campo de Albatera Prólogo del historiador Manuel Tuñón de Lara al libro de Sixto Agudo «Blanco», Memorias. La tenaz y dolorosa lucha por la libertad ( ). Diputación de Huesca, 1991: «L a mayoría, unos entre los que estábamos Sixto Agudo y el autor de estas líneas, fuimos conducidos, hacinados en vagones de ganado, al cercano campo de Albatera, cuyo solo nombre evoca uno de los más sombríos aspectos de la represión franquista de Más de siete meses de malos tratos y vejaciones, de hambre hasta la extenuación, de hombres que morían fusilados por pretextos fútiles (la acusación más frecuente era intento de fuga), o de sed (llegamos a pasar tres días sin que entrase un solo tanque de agua) o simplemente de las enfermedades propagadas en una concentración humana sin ningunas condiciones sanitarias y de acusado grado de subalimentación. El campo suponía también la amenaza de ser llamado en cualquier momento por una de aquellas comisiones falangistas, sobre todo de localidades rurales, que seleccionaban a los que estimaban más rojos de cada pueblo; en unos casos para asesinarlos en su lugar de origen, en otros para atravesarlos a balazos a pocos kilómetros de abandonar el campo. Sin duda, los momentos más trágicos fueron los de algunos fusilamientos ante la totalidad de los prisioneros formados para presenciar la ejecución. La primera ejecución, de recuerdo imborrable para cuantos la presenciamos, fue la del capitán Ramón Navarro, su hermano y un capitán médico, que habían escapado del campo y fueron capturados posteriormente.» en Alicante es el de Rodolfo Llopis ; hubo condenados que lo fueron póstumamente, aun conociéndose de antemano la muerte del encausado; las penas mayores alcanzaron a quienes políticamente más se habían significado y, desde luego, la irregularidad jurídica fue el rasgo primordial. En Alicante, los 70 casos registrados en el BOP insistimos en el hecho de que no aparecen todos-, proporcionan un porcentaje importante de sobreseimientos (37,1%), lo que indica que la acusación infundada de haber pertenecido a la masonería se repartió generosamente (recuérdese la frase célebre: «Es masón el que está delante en el escalafón"). Por otro lado, 18 personas fueron condenadas a penas de cárcel (25,7%) y 23 (32,8%) fueron inhabilitados. Naturalmente, la inhabilitación influía según la profesión del inculpado y afectó sobre todo a quienes trabajaran como funcionarios bien del Estado o de las administraciones locales. En nuestro caso, afectó a tres ciudades fundamentalmente: Alicante, Elda y Elche. No obstante, el número de inculpados revela el declive de la masonería alicantina en la II República. SÁBADO, 28 DE MARZO,

36 Testimonio de Juan Caba en Albatera ARCHIVO MUNICIPAL DE ALICANTE Juan Caba Guijarro en su libro Mil gritos tuvo el dolor en el campo de Albatera (Manzanares, 1982) relata la primera noche en ese campo de concentración: «D esde la fecha que habíamos ingerido las hojas y el fruto en formación de los Almendros, nada había pasado por los vacíos estómagos de la mayoría de los prisioneros. Un toque de corneta lanzado al aire dentro de aquel recinto, nos hizo pensar en que se nos llamaba para darnos algún alimento. Pero no que lo que nosotros, pobres de nosotros, habíamos pensado. Se trataba de la retreta y a los pocos minutos el silencio, para que en el Campo no se oyera ni una sola palabra de protesta. Arañando como pudimos en la tierra, tuvimos que acomodar nuestro cuerpo al terreno o viceversa, ya que era el lecho que quizás aquella noche acogiera nuestro esquelético cuerpo para la eternidad. En aquellas terribles condiciones aseguramos que aquel recinto seguía devorando a los hombres moral y materialmente, la muerte representaba para nosotros un acto de liberación. Aquella trágica noche no parecía tener la sucesión de un nuevo día, la alborada no terminaba de llegar. Pero sí, cuando el alba nos dio con sus imperceptibles hilos dorados, pudimos contemplar aquel cuadrilátero sembrado de personas, traspasados de dolor y con los rostros demudados, dándonos la desagradable impresión del patetismo que para nosotros había representado aquella noche. Aquella visión en conjunto era apocalíptica y daba la sensación de que todo había terminado para el género humano. Era, en fin, una primera noche a la que iban a sucederle muy pocas para muchos de los prisioneros que estábamos allí. Constantes ráfagas de ametralladoras nos indicaban que no debíamos movernos hasta que no se nos ordenara. Un toque de corneta hizo callar a las ametralladoras y volvernos a nosotros al movimiento corporal y a la realidad que estábamos viviendo. Se nos ordenó formar en filas de tres, con la advertencia de que nadie se moviera porque ello daría lugar a perder la ración de comida de todo el día. Pero oh, paradoja! en lugar de darnos la comida, empezaron a revisarnos, a todos los prisioneros, una comisión integrada por falangistas uniformados, un sacerdote y un militar de alta graduación. A medida que se nos iba pasando revista, reparaban en algún que otro de los detenidos, y cuando era identificado como conocido o paisano de los comisionados, lo aislaban al pabellón número uno. Así una vez, así muchas veces hasta localizar a los desgraciados que tenían que llenar el citado barracón. Después cada cual se imponía su propio silencio, ahogando en su dolor la desgracia de su juventud y de su vida destrozada, porque sólo quedaba una etapa que cubrir: Las Palmeras. Allí se torturaba hasta dejar a los hombres hechos monstruos, para después asesinarles. Ay palmeras altivas de las inmediaciones del Campo de Albatera! Fuisteis testigos mudos de los mil gritos que tuvo el dolor, y testigos también, de un largo capítulo de horror de la Historia de España». Melchor Aracil, que sería recluido en el Reformatorio de Alicante en 1939, retratando a un miliciano en el frente de Granada Los maestros que lograron superar la depuración volvieron a su trabajo con la lección bien aprendida Visita de los hijos de los presos en el día de Reyes En general los estudiosos de la represión masónica insisten en el hecho de que tal represión fue un objetivo secundario en la estrategia global de la represión del Franquismo, leyendas aparte. Por nuestra parte hemos conocido algún caso en los que se manifiesta una generosidad sorprendente en el contexto estudiado. Así, el médico ilicitano Julio María López Orozco, diputado en las Constituyentes de 1931 y con grado 30 en la masonería, recibió la mayor condena de cárcel entre los masones de la provincia: 25 años. No obstante, la pena le fue conmutada por 12 años y un día de reclusión menor y no sobrepasó los tres años de cárcel, muy probablemente por la capacidad de su familia para conseguir un trato de favor ante las altas instancias del nuevo régimen. Sirva el ejemplo para incorporar un hecho relevante: la represión franquista fue profundamente arbitraria y las influencias y los avales tuvieron una importancia decisiva para que un simple militante de la izquierda pasara por un cautiverio o, por el contrario, no tuviera el más mínimo problema. Los informes de la Causa General constatan esta afirmación: personas acusadas de actuaciones delictivas a lo que no les ocurrió absolutamente nada, frente a ejecutados por sentencia de los tribunales militares a los que no se les llegó a denunciar nunca. Las depuraciones: La enseñanza primaria Para toda persona de izquierdas que hubiera tenido ánimo suficiente para no marchar al exilio y que hubiera podido evitar los tribunales militares, la Ley de 36 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

37 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE Responsabilidades Políticas y la Ley de Represión de la Masonería y el Comunismo quedaba un último escollo por salvar: el proceso de depuración profesional. Obviamente tales procedimientos afectaron a funcionarios del Estado, de la Diputación Provincial, de los Ayuntamientos y ello dejando a un lado un procedimiento corporativo que también se utilizó en determinadas profesiones: Los Tribunales de Honor como ejemplo de «justicia privada de carácter gremial», de los que es muy difícil encontrar referencias. No hemos encontrado hasta la fecha documentación acerca de los funcionarios de la Diputación Provincial y respecto a los Ayuntamientos, la conservación de la documentación de forma completa en sus archivos no siempre es suficiente. Por ejemplo, en el Archivo Histórico Municipal de Elche se conserva el expediente informativo de cada uno de los 200 funcionarios del Ayuntamiento, informes elaborados por la Guardia Civil, Policía y Servicio de Información de Falange. En ellos se puede leer desde las militancias, la actuación antes, durante y después del «Movimiento», las creencias religiosas y los hábitos alimenticios y sexuales de los funcionarios si bebe o no, si vive en concubinato, etcétera-. Todo ello, naturalmente muy entretenido, pero sin que pueda saberse en qué quedó tal acopio de información personalizada. De manera que nos centraremos en un aspecto fundamental de la depuración: el campo de la enseñanza primaria. Tras una enorme sucesión de órdenes que comenzaron un mes después del golpe de estado del 18 de julio de 1936, definitivamente fue la orden de 18 de marzo de 1939 la que fijó los motivos que llevaban a la depuración del magisterio: Haber sido juzgado por un Tribunal Militar o haber estado sujeto a la Ley de Responsabilidades Políticas. Pasividad ante el Movimiento Nacional. Acciones u omisiones de carácter antipatriótico. En definitiva, un marco lo suficientemente amplio para que cualquier profesional de la enseñanza pudiera ser denunciado por cualquier entusiasta de los valores del Nuevo Estado, cumpliendo el llamamiento de denuncia siempre que ésta fuera firmada y entregada personalmente. En cada provincia se establecían dos comisiones: la «D» para la enseñanza primaria y la «C» para la enseñanza secundaria. No hemos encontrado en el BOP referencias a la segunda en realidad, además de la depuración de enseñantes de secundaria, lo que se hizo fue depurar institutos, haciéndolos desaparecer por muchos años como en los casos de Elche y Orihuela-, ni tampoco nada referente a la depuración del profesorado de la Escuela Normal de Alicante. Grupo de intelectuales alicantinos en el Reformatorio de Adultos Por ello la investigación no puede completarse del todo, como en otras parcelas de la represión de posguerra a las que hemos hecho referencia. En cualquier caso, la Comisión «D» separó, a lo largo de un proceso depurativo realizado en 1940, a 18 maestros y 7 maestras, aplicó una ley de 1857 para cesar a 34 más ante la no presentación al puesto de trabajo (obviamente aquí están los seis maestros fusilados, los exiliados y aquellos que prefirieron no dar señales de vida ante el panorama que se presentaba). Hubo numerosas suspensiones de empleo y sueldo desde dos años a tres meses: 19 casos ; traslados fuera y dentro de la provincia entre 1 y 5 años. Los 25 maestros separados definitivamente fueron sustituidos por 30 oficiales del ejército que se incorporaron voluntariamente y que fueron destinados en la provincia. Al margen de otros castigos, se recogen también en el BOP 205 casos de maestros que fueron confirmados en sus cargos, los que sólo tuvieron como castigo una broma más del régimen cobrar el 50% de su sueldo mientras se formalizaron los trámites. Ni que decir tiene que con esto fue más que suficiente. Cualquier maestro que hubiera salido sin problemas del proceso de depuración y que no fuera un entusiasta del momento quedaba a expensas de que cualquier colega, padre o madre de alumno los denunciara. Por lo demás, las circulares de comienzo de curso producen, aún hoy, estremecimiento en cualquier profesional de la enseñanza. Véase una pequeña muestra: «...El niño de hoy siente impaciencia de la ciudadanía que le llama imperiosamente; abra el Maestro paso libre a estos impulsos. Que el niño perciba que la vida es milicia, o sea, sacrificio, disciplina, lucha y austeridad. Que una clara hermandad reine entre todos los españoles. Exáltese el Movimiento Nacional, sus ideales y aspiraciones. El acto de izar y arriar los días lectivos la enseña de la Patria en todas las escuelas nacionales, municipales y privadas, mientras se canta por los niños el himno nacional, ha de ser obligatorio, dándosele toda la emoción necesaria...». (BOP, Alicante 19-X-1939). Los maestros que consiguieron superar el proceso de depuración volvieron a su trabajo con la lección bien aprendida: o hacerse del régimen o, al menos, mostrar públicamente una súbita conversión religiosa. Convertirse en una persona lo más piadosa posible fue una manera de sobrevivir muy frecuentada. Si en la guerra un carné de la UGT o de la CNT sirvió para no llamar la atención, en la posguerra había que rezar y, a ser posible, cuanto más en público mejor. La represión por añadidura Hasta aquí la aplicación de las leyes desarrolladas por el Franquismo para la represión, pero no todo acabó aquí. Los Registros Civiles, los libros de registro de cementerios y, sobre todo, los testimonios orales dan noticias de otras muertes y de otros agravios, por ejemplo por disparos de centinelas a presos tres casos: dos en Orihuela y uno en Elche-, muertos en las calles al, supuestamente, intentar huir uno en Crevillente-, fusilados sin causa judicial los como mínimo ocho casos citados del campo de concentración de Albatera-, suicidios por todas partes: en el puerto de Alicante en los días finales de marzo de 1939, en Denia, en Orihuela, en Villajoyosa... Los muertos en las prisiones 88 muertos en el Reformatorio de Adultos de Alicante entre 1939 y 1945, incluidos el poeta Miguel Hernández o el pintor ilicitano Vicente Albarranch ; los tres niños muertos por enfermedad en el propio Reformatorio. Malos tratos y palizas que se convertían oficialmente en suicidios dos casos: en Villena y Elche-, etcétera. No es importante aquí la cuantificación. La venganza era posible en las cárceles, en las comisarías y en la calle, con total impunidad: desde abofetear a quien no levantara el brazo, pasando por amenazas y despidos, hasta la simulación de fusilamientos. SÁBADO, 28 DE MARZO,

38 5/ Ciudadanas, resistentes y súbditas: las mujeres de la República a la Posguerra MÓNICA MORENO SECO La vida de las mujeres experimentó cambios muy acusados en la década de los treinta. La Segunda República supuso la obtención de derechos como el voto o el divorcio. En la guerra muchas alicantinas se movilizaron en defensa del régimen republicano, en las trincheras y sobre todo en la retaguardia, acudiendo a hospitales y talleres. La implantación de la dictadura franquista significó para las vencidas una dura represión y para todas las mujeres el regreso a la tutela del padre o del esposo. La República y los derechos de las mujeres Por primera vez en la historia de España, las mujeres alcanzaron la ciudadanía plena con la Segunda Republica. La Constitución de 1931 sancionó la igualdad entre mujeres y hombres. Aunque sectores importantes de la izquierda identificaban el voto femenino con la Iglesia y las posiciones conservadoras, el derecho al sufragio fue aprobado, noticia que fue recogida con entusiasmo por algunos periódicos alicantinos, como Polémica, de Petrer: «La República española acaba de proclamar la igualdad de sexos Te ha liberado de la injusticia secular que te esclavizaba al hombre. Gozas ya de la plenitud de los derechos civiles. Puedes y debes intervenir en la vida pública del país». A raíz de este logro, surgieron numerosas agrupaciones femeninas en los principales partidos: por ejemplo, en Alicante, se creó un grupo en Izquierda Republicana; en Elche, el Grupo Femenino Socialista, dirigido por Francisca Vázquez y Rita García, y otro del Partido Republicano Radical Socialista, en un acto que debía ser el prólogo para otros «que divulguen entre la mujer la enorme responsabilidad que para el porvenir pesa sobre ella, por las libertades y derechos que le ha otorgado la República». La participación política de las mujeres comenzaba a articularse, las alicantinas empezaban a opinar de política en la prensa. Sin embargo, en las elecciones de 1933, las primeras en que las mujeres pudieron ejercer su derecho a voto, los mensajes electorales mostraban cierta prevención ante las nuevas votantes: «Compañero! ( ) Has convencido a tu compañera, a tu hija, a tu madre o a tu hermana de la necesidad de que voten y trabajen [por] la candidatura del Partido Socialista y de la Unión General de Trabajadores? No pierdas de vista que les rodean muchos prejuicios religiosos, más que al hombre, y que nuestros enemigos las tienen sugestionadas». La pervivencia de los estereotipos era importante, pero se estaban dando los primero pasos hacia una ciudadanía política activa. Además, la República introdujo numerosos derechos civiles, como la igualdad de los cónyuges en el matrimonio o la aprobación del divorcio, medidas que terminaron con la subordinación legal de la esposa al varón. Lo cual no significa que la sociedad cambiara de raíz, pues los valores tradicionales continuaron en buena cuenta vigentes. Pero es cierto que a muchas mujeres, sobre todo de clase media y con preparación, el régimen republicano les ofreció oportunidades para acceder al trabajo, entrar en contacto con nuevas ideas o decidir con mayores cotas de libertad su futuro. La prensa alicantina recogía el interés por las mujeres modernas que conducían coches, ejercían profesiones liberales o practicaban deportes. Hubo una creciente incorporación de las mujeres al mundo laboral que, sin embargo, no puede hacer olvidar que, en términos generales, el salario femenino La ilicitana Francisca Vázquez, miliciana socialista era un 50% menor al masculino. Según la legislación republicana, el salario de las mujeres casadas seguía estando controlado por los maridos, si bien se preveía que las trabajadoras pudieran administrarlo con autorización marital o en caso de separación. Además, se garantizaba la igualdad de oportunidades en el acceso a puestos de trabajo estatales, aunque la condición femenina era motivo de exclusión en otros -nocturnos, insalubres o peligrosos-. Por otra parte, las autoridades republicanas de izquierda dedicaron un gran interés a la mejora de la educación. El fuerte impulso a la creación de nuevas escuelas se tradujo en un importante descenso del analfabetismo femenino. En los institutos de Alicante, Alcoy y Elche el número de alumnas creció de forma destacada. Si bien las Escuelas Normales y algunos centros de primaria implantaron una enseñanza mixta, continuó la costumbre de separar a niños y niñas en aulas diferentes y se mantuvieron asignaturas diferenciadas como costura o labores. No obstante, para muchas niñas y jóvenes la República significó la posibilidad de estudiar, y de hacerlo con maestras bien preparadas y en escuelas con buenas condiciones. Las milicianas, entre el mito y la realidad Tras el golpe de Estado militar de julio de 1936, la guerra se extendió por todo el país. En Alicante, que perteneció al bando republicano a lo largo de todo el conflicto, las mujeres fueron elementos fundamentales en la resistencia. Su incipiente incorporación al espacio público, que había comenzado en 1931, dio paso en la guerra a una notable presencia en ámbitos políticos o laborales, pero con dificultades debido al peso de las tradiciones. Aunque fueron muy poco numerosas, las milicianas constituían una novedad y cobraron gran importancia en la propaganda de los primeros momentos de la contienda. Su imagen se convirtió en símbolo de la revolución y la lucha antifascista. Entre las milicianas que conocemos, cabe recordar a las alicantinas teniente Carmen Fernández o la sargento Teófila Madroñal; a Rita García Agulló y Francisca Vázquez, socialistas ilicitanas, o a la teniente Remedios Jover, de Petrer, que formó parte del Estado Mayor de la 30 Brigada Mixta y en cuyo honor se compusieron algunos poemas: «Tú, cuando más cruenta la lucha ha sido/ has alentado nuestros corazones/ no reparando en el peligro, lo que no han hecho muchos de los hombres!». Muchas veces se encontraron con el paternalismo o el rechazo de sus compañeros, como se denunciaba desde el Diario de Alicante: «al llegar a cualquiera de los frentes el hombre les muestra su 38 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

39 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE tante en un centro de trabajo, obtuvieron mejoras laborales y salariales, como consiguió el Sindicato de Obreras Turroneras de Jijona. superioridad, y si bien admira su valor, no deja de ser a veces algo humillante su actitud». Muy pronto, a partir de septiembre de 1936, el gobierno de Largo Caballero reclamó el regreso a la retaguardia de las milicianas, a quienes se acusaba de una escasa preparación militar e incluso se culpabilizaba de la extensión de las enfermedades venéreas. El lema oficial a partir de entonces será «Los hombres al frente, las mujeres a la retaguardia». Este cambio está relacionado con la pervivencia de los estereotipos contrarios a un cambio en las relaciones de género. A partir de entonces, desde la prensa y la propaganda se recordó a las mujeres que no necesitaban ir al frente «para encararse con un fascista porque los tenéis aquí» en Alicante, por lo que debían denunciar a la quinta columna y a los espías, sustituir al hombre en la producción y empujar a sus familiares varones a ir al frente. Las resistentes en la retaguardia La aportación fundamental de las alicantinas al esfuerzo bélico se dio lejos del frente. La movilización de las mujeres, aunque estuvo vinculada a espacios tradicionalmente considerados femeninos, como el cuidado, supuso una mayor presencia pública. La atención a enfermos, refugiados y niños, que en Alicante cobró gran relevancia al convertirse en zona de acogida de numerosos huidos de Andalucía y Madrid, fue uno de sus principales campos de actuación. Estas labores asistenciales y sanitarias, en torno a organizaciones como el Socorro Rojo Internacional, fueron decisivas en la resistencia del bando republicano. Asimismo, muchas mujeres participaron en talleres de confección de ropa para los soldados; para llamarles a participar en ellos se apelaba a sus sentimientos maternales: «Madre que acuestas amorosamente a tu hijo y le abrigas cuidadosamente, piensa que Alicante ha enviado muchos hijos al frente que pueden estar padeciendo frío». También fue destacada su incorporación al trabajo en las fábricas, por la necesidad de mantener el ritmo de producción y sustituir a los hombres que iban al frente. No obstante, hubo serias limitaciones al trabajo femenino, considerado coyuntural y secundario. Pervivió la discriminación salarial y se daba una división sexual del trabajo en los talleres, reservándose las tareas técnicas para los varones y las labores más ligeras para las mujeres. Además, hubo mucha resistencia de los sindicatos y los obreros a que las mujeres se incorporaran al trabajo industrial, entre otros motivos porque se les consideraba competidoras en el mercado laboral. Militantes libertarias alicantinas denunciaban esta actitud: «no puede seguir lanzándose a todo evento el que las mujeres marchen a ocupar los puestos de producción en los talleres, en las fábricas, en las oficinas, en todas partes, y que la realidad sea un sarcasmo violento y una burla sangrienta para las mujeres que, llevadas de la necesidad, buscan estos sitios de trabajo para reproducir, para poder comer, se les cierran puertas y más puertas». A pesar de todas estas dificultades, cuando las mujeres alcanzaron una presencia impor- En las elecciones de 1933, las mujeres ejercieron su derecho al voto por primera vez Las organizaciones de mujeres Esta movilización durante la guerra fue impulsada por asociaciones como la Agrupación de Mujeres Antifascistas y la Unión de Muchachas, compuestas por militantes de diferentes partidos pero dirigidas por comunistas, y la anarquista Mujeres Libres. La agrupación local de Mujeres Antifascistas de Alicante existía ya en diciembre de Entre sus dirigentes cabe mencionar a Carmen Caamaño, su secretaria general. También existía Mujeres Antifascistas en Alcoy, Jijona, Elche, Monóvar, Almoradí, Crevillent, Novelda o Floreal (San Vicente) del Raspeig. Las actividades fundamentales de Mujeres Antifascistas fueron la recogida de alimentos y la confección de ropa para el frente, la atención a los heridos y refugiados, y la participación de trabajadoras en las industrias. También se interesaron por la formación de las mujeres, que erradicara el analfabetismo y les diera capacitación técnica. Para superar resistencias y temores, hacían frecuentes llamadas a los sindicatos. La agrupación de Alcoy afirmaba en 1937: «parece que a los hombres, por egoísmo o por lo que fuere, no les interesa que nosotras tomemos parte en la lucha que estamos ventilando contra el fascismo», «no nos asusta la cantinela de que hay oficios más o menos pesados para la mujer; lo horrible sería el triunfo del fascismo». Por su parte, el comité de Alicante animaba a las mujeres a superar el miedo a la crítica ignorante y el temor de no servir, para alejar prejuicios arcaicos y educarse social y políticamente. En agosto de 1937 apareció la Unión de Muchachas en Alicante, dirigida por la comunista Felisa Melendo y las militantes de Izquierda Republicana Amalia Reus y Charito Martínez. Surgieron grupos de esta asociación juvenil en Elche, Elda, Novelda, Santa Pola, Orihuela, Almoradí y Floreal del Raspeig. La presidenta provincial en 1938 era Aurora Barceló. Unión de Muchachas pretendía ser «guía de la juventud femenina en esta lucha que contra la cultura, civilización y emancipación de los pueblos ha desencadenado el fascismo mundial», por medio de la capacitación técnica y la elevación moral, cultural y deportiva de la juventud femenina. En una asamblea de 1938, «con muchachas con mono el honroso uniforme de los trabajadores-, orgullosas de exhibir las manos delicadas, femeninas, sucias de grasa, encallecidas por el trabajo», se colocaron pancartas con consignas como las siguientes: «En cada máquina, una muchacha», «En la medida que las muchachas trabajen, se acelerará la victoria», «A igual trabajo, igual salario» y «Las muchachas descubriremos a todos los emboscados de la retaguardia». En la órbita anarquista, desempeñó un papel muy destacado la asociación Mujeres Libres. Tenía un componente teórico feminista muy acusado, pero en la práctica muchas veces se supeditó a las necesidades bélicas. Las relaciones entre Mujeres Libres y la CNT no siempre fueron fluidas: María Nomdedeu, como representante del Comité Provincial de Ali- SÁBADO, 28 DE MARZO,

40 ARCHIVO MUNICIPAL DE DÉNIA Distintas visiones sobre la mujer «A hora, mujeres españolas, desde confesionarios, sacristías y púlpitos empezará el clero a pediros el sufragio en contra de la República y para aplastar al Socialismo; además una legión de damas catequistas, esposas e hijas del patrono que os explota, se deslizará en vuestras casas pidiendo les ayudéis a traer la Monarquía a España; vosotras reflexionad bien, pensad lo que fuisteis y lo que sois; pensad en vuestros hijos; medid lo que os dieron antes, con lo de hoy y con lo que trae el porvenir, y entonces no dudaremos que vendréis con nosotros, los trabajadores, vuestros compañeros en la casa y en el trabajo, en el dolor y en la alegría, confiamos en que vendréis a luchar para arrancar de vuestras conciencias los tentáculos del fanatismo, y juntos trabajadores y trabajadoras derribar los falsos ídolos formados por la Religión en cooperación con el Capitalismo para esclavizar a las masas proletarias.» cante de Mujeres Libres, solicitó en el Pleno Provincial de CNT de diciembre de 1938 que la organización fuera considerada rama básica del sindicato, pero su demanda fue rechazada y sólo se le consideró auxiliar. Mujeres Libres desarrolló una importante labor de asistencia social, y organizó secciones de trabajo y clases de alfabetización, cultura y capacitación femenina. Impulsó algunas campañas contra la prostitución, con llamadas a los clientes del estilo: «dile a esa hembra que deje de ser máquina y empiece a ser mujer». Su capacidad de movilización se reflejó en un mitin celebrado en Elda a principios de 1937 al que asistieron más de personas. Sellos de Asistencia Social J. Iniesta Cuquerella, Religión, Acción Social, Villena, 19-II INFORMACION Mujeres en la política El contexto bélico permitió a muchas alicantinas intervenir de forma plena en la vida política. Izquierda Republicana Femenina de Alicante, muy dinámica, estaba presidida por Manolita Luque y contaba con Francisca Ruiz Vallecillo, directora de la Escuela Normal, como militante destacada. En el Partido Socialista, cabe mencionar a mujeres como Paquita Sánchez, integrante del Comité Provincial de Enlace PSOE- PCE en 1937, o Victoria Castro, responsable en materias femeninas en la ejecutiva socialista provincial. Marina Olcina, una importante dirigente comunista de Alicante, afirmaba desde Nuestra Bandera que «muchas compañeras han asumido la responsabilidad de la dirección de organizaciones antifascistas y forman parte de los Consejos Municipales y organismos oficiales». No obstante, como en otras formaciones, la Comisión Femenina alicantina del PCE reconocía que algunos camaradas negaban el carné a las mujeres; el alcalde de Guadalest se negó a aceptar que una mujer participase en un Comité de Enlace porque «las mujeres son para la cocina y la alcoba». Por otra parte, en el movimiento ácrata, el Comité Provincial de las Juventudes Libertarias de Alicante llegó a tener tres mujeres de un total de nueve integrantes. En Petrer existió una Juventud Feminista, vinculada a la CNT, que llamaba a las mujeres a participar en el esfuerzo bélico y en la revolución social. Algunas de las mujeres que militaban en partidos y sindicatos alcanzaron cargos de cierta responsabilidad. En el ayuntamiento de Alicante, destacan las concejalas socialistas Celia Valls y Aurora Fernández y la comunista Marina Olcina. En Elche, desempeñaron cargos en la corporación municipal seis mujeres de militancia socialista, comunista y de Unión Republicana, entre ellas Francisca Vázquez, Rita García Agulló y Matilde Iborra. También lo hicieron María Soriano Beltrán, de Mujeres Libres, en Petrer, y Carmen Payá, por el PSOE, en Monóvar, entre otras. Además, la comunista Carmen Caamaño fue primero secretaria del gobernador civil de Alicante y más adelante gobernadora civil de Cuenca. La difícil supervivencia en tiempos de guerra En la retaguardia alicantina vivían también mujeres menos politizadas pero responsables de la supervivencia cotidiana de sus familias. La guerra supuso en la provincia de Alicante, en especial en las ciudades, Marina Olcina, concejal comunista del Ayuntamiento de Alicante La incorporación de la mujer en la vida política y laboral halló a veces una fuerte resistencia «L a incorporación de la mujer al trabajo y no sólo al trabajo de las fábricas, talleres y campos, sino también a las actividades públicas y políticas- es, no sólo útil, sino necesaria y urgente. Máxime si tenemos en cuenta las constantes movilizaciones que han restado a la producción millares de brazos masculinos. Y no sólo por eso. También porque incorporar la mujer al trabajo es una reivindicación social de las masas femeninas, que si hasta antes del movimiento de julio eran consideradas útiles solamente para el fogón, no pueden continuar siendo socialmente esclavas en la España Popular que estamos forjando con el sacrificio de nuestros luchadores. Bien sabemos que algunas de las resistencias que impiden la incorporación de la mujer al trabajo parten de la incomprensión de muchos que creen que cuando termine nuestra lucha contra el fascismo sobrarán brazos en la producción. Todo lo contrario. Cuando expulsemos a los invasores de nuestro suelo los esfuerzos de todos los hombres y de todas las mujeres serán necesarios para reconstruir España y no se producirá el fenómeno de la sobra de mano de obra. Que estas consideraciones hechas al conmemorarse el II aniversario de nuestra guerra sirvan para hacer comprender a todos, hombres y mujeres, dirigentes y dirigidos, la necesidad imperiosa y urgente de incorporar en masa a la mujer a todas las actividades de la retaguardia.» Marina Olcina, La incorporación al trabajo de las mujeres en Alicante, Nuestra Bandera, Alicante, 17-VII «H oy la mujer, gracias a la Falange, ha vuelto a recobrar la feminidad porque la Falange no es feminista. La Falange quiere en sus filas mujeres sanas de cuerpo y espíritu, mujeres abnegadas dispuestas al trabajo y al sacrificio, siendo en todo y para todo mujeres que cumplan la gloriosa misión de ser madres y educar a sus hijos para la Patria. Se acabó pues el feminismo porque no era la mejor manera de haceros respetar el entregarse a funciones masculinas cunado tan bellas y elevadas son las vuestras. Por eso la labor de la mujer en la Falange no es de acción, y no es de acción para apartaros de todo aquello que sea hombruno o varonil. Debéis solamente ayudar al hombre, auxiliarse y completar su obra para formar con él, individual y colectivamente, una perfecta unidad social. La Falange quiere dar a sus mujeres una formación humana y nacional-sindicalista, una formación en la que la feminidad resurja esplendorosa y radiante. Dejad esas teorías feministas y pensar que cuando lleguéis a ser madres, dependerá de vosotras el porvenir y la grandeza de España, y habréis logrado con vuestra feminidad lo que en vano quisisteis con el feminismo.» M. Pascual, Feminismo y feminidad, Gaceta de Alicante, 26-VII SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

41 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE graves carencias en el abastecimiento de productos de primera necesidad, con la aparición de fenómenos como la especulación y el mercado negro. En diciembre de 1936, Bandera Roja advertía que «cualquier día nuestras mujeres se sublevarán y le pegarán fuego al Mercado». De hecho hubo manifestaciones de mujeres contra el desabastecimiento en Alicante y Monóvar. Estos problemas se agravaron con el tiempo, por el incremento de la población refugiada y la disminución del territorio controlado por el bando republicano. Por otro lado, la violencia indiscriminada contra la población civil afectó de forma destacada a las mujeres, sobre todo por los numerosos bombardeos que sufrió la provincia. En Alicante sobresale el que tuvo lugar en mayo de 1938 sobre el Mercado Central y causó unas 300 muertes, la mayoría de ellas mujeres. Un total de 24 alcoyanas perdieron la vida por los ataques aéreos. Por otro lado, la represión política supuso la muerte de 17 mujeres. Además, en Alicante, Aspe y Callosa del Segura algunas mujeres intervinieron en linchamientos y en Elche participaron en concentraciones ante el Ayuntamiento para reclamar venganza por las pérdidas humanas en el frente. El franquismo, una doble dictadura El final de la guerra supuso para las españolas una doble derrota, como ciudadanas y como mujeres. Perdieron los derechos políticos que habían adquirido en la República y pasaron a ser consideradas menores de edad, sujetas a la tutela de un varón y recluidas en el hogar. La legislación sancionó la desigualdad y discriminó a las mujeres en el matrimonio, el trabajo o la educación. Los discursos de la Sección Femenina o de la Iglesia se preocuparon de difundir un modelo de mujer sumisa y madre de familia numerosa. Una propaganda oficial que reproducía en la prensa alicantina mensajes como «la dedicación al hogar es la mejor de las liberaciones de la mujer» o «la misión de la mujer en la vida es la de ser centro del hogar». Frente a ese ideal femenino, las vencidas eran tildadas de perversas o sabihondas, mujeres de dudosa Uno de los bombardeos de la aviación italiana sobre Alcoi Conjunto de mujeres alicantinas tejiendo prendas de abrigo para el frente (1937) moral. Muchas mujeres experimentaron la represión por militantes o simpatizantes de organizaciones de izquierda, pero también por ser familiares de varones afines a la causa republicana. Para huir de la persecución política, muchas mujeres acudieron al puerto de Alicante, con la intención de embarcar hacia el exilio, como Ángeles Espí, una anarquista de 16 años alcoyana, la también anarquista Ventura Martí, de Altea, o Helia y Alicia González, dos niñas de Elche hijas de un familia republicana, que como tantos otros huyeron en el Stanbrook a Orán. En el exilio vivieron largos años: «siempre estábamos con lo mismo, el mes que viene nos dan el visado así trascurrieron más de treinta años», recuerda Francisca Vázquez. Otras no consiguieron salir, como las comunistas Juana Doña y Carmen Caamaño o la socialista Angelita Rodríguez. Fueron conducidas, con hombres, ancianos y niños al Campo de los Almendros. Allí dio a luz, sobre la tierra y sin atención médica alguna, Rosa Cremona. Pronto fueron encarceladas, primero en cines y locales religiosos de la ciudad, después en el Reformatorio de Adultos. Marina Olcina permaneció escondida en casa de unos amigos y de su familia hasta que años después se entregó y acabó en prisión. Muchas de las presas sobrevivían en las cárceles con sus hijos de corta edad, con muy mala alimentación y condiciones sanitarias pésimas, lo cual constituyó una fuerte presión para ellas. Además de la cárcel, cabe recordar que 20 mujeres fueron fusiladas por razones políticas, entre ellas una joven de 16 años de Dolores acusada de emborronar un retrato de José Antonio Primo de Rivera. Las depuraciones afectaron de forma especial a las maestras, por el deseo de eliminar de la escuela todo vestigio de las propuestas pedagógicas republicanas. Y muchas otras mujeres vivieron formas de represión menos visibles, pero importantes: violaciones, amenazas, ostracismo social, etc., sobre todo en las localidades más pequeñas. El hambre y la pobreza fueron ARCHIVO AERONÁUTICA MILITAR. ROMA SÁBADO, 28 DE MARZO,

42 El franquismo recuperó la imagen tradicional de la mujer MINISTERIO DE CULTURA INFORMACION Apresadas en el cine Ideal otras características de los años cuarenta. Situaciones que se agravaban en el caso de aquellas mujeres que quedaron solas a cargo de sus familias -viudas de guerra, esposas de presos y exiliados-, o sufrieron embargos y altas multas por motivos políticos. Se vieron obligadas a recurrir a todo tipo de estrategias, desde la beneficencia o la mendicidad al estraperlo o incluso la prostitución. Pero también formaron redes de solidaridad entre vecinas que se ayudaban unas a otras. Estas dificultades para desempeñar la función asignada por la dictadura de madres y esposas revelan una de las contradicciones del franquismo. Además, el Fuero del Trabajo afirmaba liberar a las mujeres de las fábricas, por lo que se obstaculizó el trabajo femenino, en especial de las casadas. A ello se le añadía que la educación que recibieron las niñas de la posguerra era de muy deficiente calidad, se prohibió la enseñanza mixta y los libros de texto les orientaban a cumplir sus deberes domésticos. Las autoridades eclesiásticas insistían en un control moral que llegaba a ser asfixiante, con censuras al baile, el cine o la playa, un control que fue sancionado por todo tipo de disposiciones emanadas de los poderes civiles, que castigaban con especial dureza la trasgresión moral de las mujeres. Lejos quedaron las experiencias de 1931 o 1936, que, con sus limitaciones, habían permitido a muchas mujeres comenzar a caminar hacia la igualdad. Un recién nacido en la tragedia del puerto de Alicante Los recuerdos de Angelita Rodríguez aparecen recogidos en la obra de Mª Dolores Marcos González, La dama roja. Memorias de Angelita Rodríguez. Gráficas Díaz. Alicante, 2004, págs : «H acia las seis de la tarde del mismo día 30 de marzo ordenaron que las mujeres y los niños saliéramos del puerto. Nadie se movió hasta que salimos las que formábamos aquella especie de comité organizativo; al hacerlo, el resto nos siguió. Cuando andábamos cerca del Castillo de Santa Bárbara comenzamos a oír disparos. Pensábamos que pretendían asustarnos. Lo consiguieron: corrimos hasta llegar al Campo de los Almendros... Nos llevaron en camiones a Alicante custodiadas por tropas moras y fuimos distribuidas en varios cines. Yo estuve en el Ideal. Nos cachearon y revisaron las maletas, quedándose con lo que quisieron. Pero hasta en estas situaciones siempre hay alguien que se pone en su sitio. Petrita Henche, hija del que fuera alcalde de Madrid, se cuadró e impidió que las tropas le robaran sus ropas. El cine estaba lleno de mujeres y niños exhaustos. Me tocó en el anfiteatro. Aún ahora, cuando paso por allí, no puede evitar mirar las ventanitas por donde nos asomábamos a ver la calle y el edificio de enfrente, el que después ha sido Casa de Socorro. Hacinadas, dormíamos en un esparto extendido en el suelo. Los piojos eran como cañamones; nos limpiábamos de día, pero los cogíamos de nuevo por la noche. Aquella primera noche no nos dieron nada de comer, seguíamos en ayunas. A la mañana siguiente, los italianos repartieron un paquete de galletas para cada dos personas. Cada veinticuatro horas nos daban una latita de lentejas y una de sardinas, de las pequeñas, con cinco sardinas, para cada dos personas. Quienes peor estaban eran los niños; los italianos empezaron a traerles cántaras de leche dos veces al día. Pusimos en marcha la picaresca española: todas cogíamos a los niños, nos los pasábamos de unas a otras, y después le dábamos a la madre la mitad de la leche que habíamos conseguido.» El final de la guerra supuso para las mujeres una doble derrota, como ciudadanas y como mujeres Carmen Caamaño Díaz ( ) estudió Historia en la Universidad Central de Madrid, fue dirigente de la Federación Universitaria Española (FUE) y era asidua del Lyceum Club. Trabajó en el Centro de Estudios Históricos y fue discípula de Claudio Sánchez Albornoz. Durante la guerra, se trasladó a Valencia primero y después a Alicante, donde fue militante destacada del PCE y secretaria general de la Agrupación de Mujeres Antifascistas. Fue nombrada secretaria del gobernador civil de Alicante y ocupó el cargo de gobernadora civil de Cuenca. Tras el final de la guerra, con un hijo de pocos días, no logró exiliarse y fue encarcelada, pasando largas temporadas en la prisión hasta Juan Martínez Leal y Miguel Ors la entrevistaron en Madrid el 27-IX-1993 y recogieron el siguiente testimonio: «D i a luz en Alicante el día 19 de marzo de 1939, en casa de un médico amigo que nos acogió, asistida por el doctor Ramos. Estaba muy débil y apenas me podía mover hasta que llegó el momento de que se sabía que estaban a punto de entrar los nacionales y entonces yo dije:-me pongo en pie como sea, porque hay que marcharse. Me preparé, cogí al niño y fuimos al puerto. En el puerto empezó a llegar gente y me dijeron: -Hemos visto a Ricardo, por ahí anda Ricardo (su esposo había llegado al puerto desde el frente con la masa de fugitivos) Y a él: -Por ahí hemos visto a Carmen con el niño. Y en ese desbarajuste logramos encontrarnos mi marido y yo. Mi marido no conocía al niño, mi marido se encontró con el niño en el puerto de Alicante. Nunca olvidaré la frase que dijo: - Ahora ya nos podemos morir los tres juntos. Yo me encontraba tan hecha polvo, que ni siquiera tenía capacidad para reaccionar. Me encontraba como si el mundo entero se me hubiera caído encima y hubiera sido una catástrofe espantosa. Veía a mi hijo y decía: - Qué va a ser de esta criatura! Porque en ningún momento creí que saldríamos con vida de aquello... está en mi recuerdo como un cuadro dantesco, porque cada uno estaba tan derrotado personalmente Veíamos suicidios y pensábamos que habían tomado una buena decisión, porque al final se iban a ahorrar todo lo que sabíamos que nos esperaba. Veías matarse a la gente y decías: -Qué bien si yo tuviera el valor de quitarme de en medio. No comíamos nada, alguna cosa que nos daban otros. Me acuerdo que vinieron con un vasito de leche, para ver si el niño tomaba de aquella leche, porque a mí con el suficiente disgusto, se me fue la leche y no había nada para darle de comer. Se la dimos y enseguida la devolvió. El niño lloraba desesperado y no sabíamos qué hacer con él, porque lloraba sin parar. Entonces llegaron los italianos y mi marido y yo íbamos con el niño entre las dos filas de los italianos, pero las filas se acabaron y nosotros seguimos andando, y viendo que nadie nos decía nada seguimos sin que nadie nos detuviera. Llegamos al pueblo de San Juan, con tan mala suerte, que unos falangistas nos detuvieron sin cargos, porque dijeron que nos conocían de la guerra y que algo habríamos hecho. Nos llevaron al Gobierno Civil y pasamos dos noches en Comisaría, y al tercero nos llevaron al Reformatorio. Estuvimos juntos un día, pero al siguiente a mi marido se lo llevaron por un lado y a mí al niño por otro. Yo no recuerdo que cuando llegamos al Reformatorio hubiera alguien además de nosotros tres. En Comisaría nos habían dado algo de comer, pero no había leche para el niño. En el Reformatorio, a fuerza de dar voces y gritos, vino un hombre y yo le dije que no pedía nada para nosotros, pero que le trajera algo al niño. Nos llevaron el agua y creo que algo de leche en polvo o condensada. Encendimos un fuego con papeles para calentar el agua y con una cuchara hecha de papel le íbamos dando la leche, y así paró de llorar.» DIBUJO DE RICARDO FUENTE 42 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

43 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE 6/ Epílogo: La imposición de un sistema totalitario FRANCISCO MORENO SÁEZ Fracasados los intentos de los republicanos de escapar por el puerto de Alicante y controlada la situación por el Ejército de Ocupación, comenzó de inmediato la instauración del Nuevo Estado, es decir, la implantación de un sistema totalitario y antidemocrático, muy similar a los que entonces existían en la Alemania nazi y la Italia fascista. Se procedió a la revisión de toda la labor modernizadora llevada a cabo por la II República y la sociedad quedó rígidamente dividida entre vencedores y vencidos, con la colaboración del Ejército, la Falange y la Iglesia, que constituían los tres pilares fundamentales del franquismo. El Teniente Auditor de Guerra y Gobernador Civil de la provincia, Antonio Romaguera, publicó un bando el 2 de abril en el que urgía la presentación en sus puestos de funcionarios y trabajadores, y poco después, el día 8, su sustituto, Fernando de Guezala, incidía en esas órdenes y recordaba que estaban «terminantemente prohibidas todas las actividades políticas propiamente dichas, a excepción de las de Falange Española Tradicionalista y de las JONS». Así se ponía en marcha en Alicante la misma legislación que, desde el momento mismo de la sublevación, venían empleando los franquistas, en los territorios que iban dominando, para eliminar cualquier rastro del régimen republicano. Las tropas vencedoras se incautaron de numerosos documentos en las sedes de partidos y sindicatos republicanos, así como en domicilios particulares y algunas instituciones culturales, como el Ateneo, y los enviaron a Salamanca, donde servirían de base a la posterior represión. Especial atención se puso en la búsqueda de los papeles de las Logias masónicas: un Servicio de Recuperación de Documentos funcionó en la provincia desde mayo de 1939 y su responsable, Manuel Senante, intentó que esa documentación no fuese trasladada a Salamanca porque estaba prevista su utilización por los organismos judiciales, tanto militares como civiles. Todos los poderes públicos colaboraron activamente en la represión de los vencidos. El Ayuntamiento de Alicante elaboraba, en julio de 1939, ciento cincuenta informes diarios sobre la conducta de los ciudadanos «bajo la dominación roja» y el Servicio de Información de Falange Española anunciaba, a primeros de 1940, haber elaborado informes y clasificado las fichas pertenecientes a personas. El Tribunal de Responsabilidades Políticas se dirigió en agosto de 1939 a los funcionarios del Archivo Municipal para que espigasen la prensa republicana desde febrero de 1936 en busca de los nombres de «las personas que actuaron en la política alicantina en los partidos políticos y sindicatos que integraban el Frente Popular». La represión, como se sabe, tenía efectos retroactivos e, incluso, afectó a algunas sepulturas del Cementerio Municipal de Alicante en las que fueron suprimido, por orden del alcalde, los signos «masónicos y marxistas». Detenciones y requisitorias Las detenciones gubernativas eran muy numerosas y, debido a la ausencia de garantías, podían prolongarse durante meses, sin que los encarcelados supieran, en muchos casos, de qué se les acusaba. Estas detenciones alcanzaron a decenas de personas sospechosas de tener ideas izquierdistas con motivo del traslado de los restos de José Antonio a El Escorial, en noviembre de La labor de control de la población e investigación llevada a cabo, entre abril y julio de 1939, por la Centuria «Ramón Laguna», creada por falangistas madrileños y de Callosa de Segura fue premiada con la concesión de la Medalla de Oro de la Ciudad, dos años después. COLECCIÓN PARTICULAR El juez de Responsabilidades Políticas pide informes al Ayuntamiento de Alicante Misa de campaña con las tropas italianas en la Santa Faz Las detenciones y requisitorias contra los defensores de la República eran presentadas públicamente, en la prensa, sin el menor respeto por los afectados: No regía entonces la presunción de inocencia y a personas sin posibilidad de defender su buen nombre se las calificaba de incendiarios, maleantes, ladrones y homicidas, y se descendía incluso a otras características íntimas como «afeminado» o «que hacía vida marital» descalificadoras. En los primeros momentos, las detenciones, ejecuciones y multas solían aparecer en la prensa para «ejemplaridad» de la población. La relación de motivos por los cuales una persona era detenida o multada en estos primeros momentos abarca conceptos tan dispares y que dan idea de la amplitud de la represión existente- como viajar con el salvoconducto caducado, estar en mangas de camisa, ostentar insignias socialistas o republicanas, no saludar cuando sonaba el himno nacional, tener documentos «de índole roja», ayudar con alimentos o ropa a algún perseguido, avalar a personas de izquierda, lanzar noticias tendenciosas en un café que fue clausurado por ello-, proferir manifestaciones de desafección a la Causa Nacional, no engalanar fachadas o no colocar retratos de Franco y José Antonio en determinadas fechas, etc. Había, pues, que obedecer cualquier orden y sugerencia emanada de las nuevas autoridades, hasta las de apariencia menos represiva, como el bando del Gobernador Militar de 24 de abril de 1939, que ordenaba engalanar todos los domingos y festivos el exterior de las viviendas con emblemas, colgaduras, banderas y escudos «con el fin de dar cauce adecuado al júbilo y satisfacción experimentados por los vecinos de Alicante y su provincia al ser liberados por las tropas del Generalísimo» y dar así «pruebas de su alegría ante los nuevos derroteros marcados a España por su invicto Caudillo». No bastaba, pues, la obediencia a las nuevas normas implantadas, sino que sobre todo, en determinadas fechas- había que exteriorizar «alegría y reconocimiento», sin «omisiones ni olvidos lamentables», de manera que se contrarrestase la fama de la ciudad y pudiese la prensa del régimen asegurar que, «decididamente, Alicante no es la ciudad, si no roja, por lo menos liberal que hasta los propios alicantinos creíamos». Porque siempre sobrevolaba sobre Alicante el estigma de haber sido la ciudad en que murió José Antonio. Ya lo había dicho Ernesto Giménez Caballero en una de sus delirantes intervenciones al final de la guerra: «Tú, la ciudad blanca más blanca de España-; tú, la que te llamaron los griegos Leucos por tu candidez y blancura, y Lucentum los romanos por tu luz caliza y alba, y cuya bandera tiene el blanco como emblema. Tú, Alicante, te manchaste de sangre. Y de una sangre preciosa, que no se puede limpiar con toda el agua de tu mar ni toda el agua de tus acequias... Qué habías hecho, Alicante? Quién maldijo tu sino? Y transformó tu alma blanca de gaviota, en negras alas de buitre?». Giménez Caballero, consejero nacional de Falange, llevó a cabo un periplo admonitorio y amenazador por los distintas cárceles y lugares ARCHIVO MUNICIPAL DE ALICANTE SÁBADO, 28 DE MARZO,

44 ARCHIVO MUNICIPAL DE ALICANTE gios o saltando a los tranvías, que debían cuidarse de su educación; multaron a quienes descuidaban adquirir el emblema de Auxilio Social o a quienes olvidaban pedir los permisos correspondientes para cualquier acto incluida una carrera pedestre-; sometieron a censura a toda clase de espectáculos e impresos, controlaron la asistencia de menores a los cines, donde tenía que existir un sistema de alumbrado «que, sin perjudicar la visibilidad de la película, impida la comide concentración de presos de la provincia: Plaza de Toros y Castillo de Santa Bárbara, Orihuela, Elche, Aspe, Villena, Novelda, Monóvar, Benidorm y Alcoy. Alicante de José Antonio Para contrarrestar ese estigma, el alcalde de la ciudad, Ambrosio Luciáñez, se esforzó en combatir esa identificación entre la ciudad y la muerte de José Antonio: «Fatalmente cupo a nuestra Ciudad querida el triste sino de haber sido la tierra donde gentes sin Dios, sin Patria y sin conciencia, arrancaron la vida al mártir glorioso José Antonio Primo de Rivera», pero «no fue de Alicante, ni es justo atribuir a los alicantinos, ese crimen monstruoso. Estaba decretada su comisión por los eternos malhechores del bien y se hubiera perpetrado en cualquier otro lugar. Aquí sólo ocurrió circunstancialmente. Debiera reconocerse por todos y no olvidarlo por nadie». Y por ello, la corporación municipal acordó que la ciudad pasara a denominarse «Alicante de José Antonio», pero no se accedió desde el gobierno a tal ruego. Como tampoco se tuvo en cuenta la petición municipal de que los restos de José Antonio quedaran en la ciudad, sino que fueron trasladados como decía la prensa de la época- «desde la luz de Levante a la austeridad de Castilla». El día 20 de noviembre de 1939 el cadáver del fundador de la Falange fue trasladado a hombros desde el cementerio hasta la Colegiata de San Nicolás, donde se le veló durante toda una noche. Al día siguiente, el cortejo marchó por la Plaza del Ayuntamiento hasta el puerto, donde se levantaba un muro con la repetida inscripción de «José Antonio, presente!» y desde allí, por la Explanada, se dirigió, en sucesivas etapas, hasta El Escorial, adonde llegó el día 30. Cuando se inició la marcha, se hundió en el puerto un monolito que tendría que servir de base para un monumento que nunca se llegó a elevar. Censura y control de la vida pública y privada Fueron incautados todos los locales y enseres de los partidos y sindicatos que componían el Frente Popular, así como los bienes particulares de numerosos republicanos. Fueron suprimidas todas las libertades de reunión, expresión y asociación. En un primer momento, cualquier reunión, manifestación o propaganda de cualquier tipo, incluidas las procesiones religiosas aunque éstas fueron pronto eximidas de tal obligación- requerían la autorización del Ministerio de la Gobernación y, en los casos de determinados profesionales abogados, maestros-, de sus respectivos ministerios, además. La correspondencia particular quedaba sometida a la censura de las autoridades militares, que también la desempeñaban en relación con la prensa, cuando se trataba de temas militares, quedando los de «orden moral y político» sujetos a la censura de las autoridades civiles. Como buen estado totalitario, el franquista procedió, con la colaboración de las autoridades eclesiásticas afanosas de «recristianizar» a la población- a una total intromisión en la vida privada y las costumbres de los ciudadanos. Se ordenó así, en un plazo de sesenta días, el cambio de nombre de todas aquellas personas que los tuvieran «exóticos o extravagantes» y su sustitución por otros del Santoral cristiano, así como el de los establecimientos que «so pretexto de publicidad o afán de singularidad» llevaban denominaciones «en lenguas exóticas» es decir, todas las que no fueran el castellano-. Se decidió incluso velar por «la pulcritud gramatical de cuantos carteles sean colocados en Alicante»; se «recomendó» el uso de la chaqueta en verano, se regularon las dimensiones de los trajes de baño y se prohibió la estancia fuera del agua sin albornoz, multándose a los contraventores y exponiendo sus nombres a la vergüenza pública. También se ordenó que se volvieran a levantar las tapias que en los cementerios separaban los sectores religiosos de los civiles y que habían sido derribadas por la II República. Igualmente, se ordenó indicar de nuevo en las inscripciones de los recién nacidos su condición de hijos legítimos o ilegítimos. Salida de los restos de José Antonio del Cementerio de Alicante Discurso de Ernesto Giménez Caballero en Elche El Nuevo Estado totalitario suprimió todas las libertades de reunión, expresión y asociación Instancia dirigida por el alcalde de Alicante al Gobernador Civil (Archivo Municipal de Alicante): «J EL DOCUMENTO Alicante de José Antonio Excmo. Sr. iménez Caballero, el brillante periodista, el entusiasta Consejero Nacional de Falanje (sic) Española, Tradicionalista y de las Jons, el fervoroso, incansable propagandista de nuestra noble causa, ha tenido una iniciativa luminosa, verdaderamente feliz: la de que esta ciudad, a la que representamos, se llame ALICANTE DE JO- SÉ ANTONIO. Nada sería más justo ni más oportuno, indudablemente. Aquí sufrió el Profeta su calvario, su cautiverio y su martirio. Aquí pasó los últimos lacerantes meses de su vida ejemplar. Aquí recibió persecuciones, ensañamientos, crueldades; pero también sentidos homenajes de cariño, de adhesión, de gratitud, que de todo hubo. Aquí entregó su juvenil cuerpo a la tierra, regándola con su sangre generosa y fecunda. Aquí reposan sus venerados restos gloriosos. Y aquí permanecerán, sin duda, constituyendo un depósito sagrado del que hemos de cuidar siempre los alicantinos con íntimo amor, con devoción sincera. Incumbe al Ayuntamiento de Alicante recoger aquella idea genial, para que cuaje en hecho positivo; preocuparse, en fin, de que sea convertida pronto en realidad práctica. Lo que fue ayer personal iniciativa de Jiménez Caballero, es hoy aspiración común. Todos queremos lo que ha pedido el escritor ilustre. Es una obra reparadora, obligada, ineludible y merecida, ciertamente. El nombre preclaro de nuestra ciudad querida ha de ir unido, inquebrantablemente, al del héroe insigne. Los juntó, estrechándoles en lazos indisolubles, el dolor del sacrificio cruento. Que los afiance y eternice el rotundo éxito de sus doctrinas redentoras, la abundante cosecha de sus ubérrimas sembraduras. Propongo, pues, a V.E. cumplimiento acuerdo de la Comisión Gestora, adoptado por unanimidad, que sea elevada al Gobierno una razonada exposición solicitándole que sea otorgada a este pueblo la merced señaladísima de llamarse ALICANTE DE JOSÉ AN- TONIO, y que, una vez, conseguida, se fijen a las entradas principales de la población, artísticos rótulos que así lo acrediten. Alicante a 27 de junio de Año de la Victoria El alcalde, Ambrosio Luciáñez Riesco» Las autoridades prohibieron las fiestas de Carnaval, persiguieron a borrachos y a cuantos realizaban «actos inmorales» como «ir abrazados personas de ambos sexos por las calles y otros actos provocativos»; prohibieron la blasfemia y «otras indecorosas licencias del lenguaje»; advirtieron a los padres de los niños que «llevados de inclinaciones perversas y haciendo alarde de un nuevo sistema de indisciplina» campaban por su respetos rompiendo puertas de los refu- 44 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

45 ARCHIVO MUNICIPAL DE ALICANTE EL DOCUMENTO LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE Cambio de nombres Orden de la Jefatura Provincial de Propaganda, Gaceta de Alicante, 1-IX-1939.: «E l Nuevo Estado, que es una afirmación rotunda y absoluta del sentido nacional en todos los órdenes de la vida del país no puede admitir que, so pretexto de publicidad o afán de singularidad, ostenten los comercios, industrias y demás establecimientos públicos denominaciones, títulos o rótulos en lenguas exóticas. Tiene el idioma español sobrado léxico para que se tenga que acudir, por parte de comerciantes e industriales, en demanda de palabras a otros idiomas para distinguir sus establecimientos. Por tanto, espera esta Jefatura del reconocido patriotismo de dichas clases, que en breve plazo, aquellos establecimientos que ostentan en sus fachadas o en su interior palabras extranjeras, las sustituyan por las correspondientes castellanas». sión de actos contrarios a la moral cristiana»; vetaron toda propaganda anticonceptiva, fruto de los estragos causados durante la República «por una concepción materialista de la vida», etc. Se trataba de un control omnipresente, que se evidenciaba hasta en la forma de vestir y de actuar, porque como decía la Hoja de Alcoy en «en la España Nacional, informa la pulcritud, el esmero y las buenas formas. Desentenderse de ellas es considerarse rojo. Pero rojo perdido». Por ello, el Gobernador Civil recomendaba el cuidado en el vestir para «evitar reminiscencias marxistas». Simbólicamente, una de las primeras medidas adoptadas por las nuevas autoridades fue el desmantelamiento, a partir de junio, del Monumento a los Mártires de la Libertad, obra de Vicente Bañuls y que había sido inaugurado en 1914: la plaza donde se encontraba se dedicó, en una nueva muestra del signo de los tiempos, al cónsul de la Alemania nazi Von Knobloch, al que además se le concedió la Medalla de Oro de la ciudad. También resulta curioso que el primer periódico que publicaron los autodenominados «nacionales» en Alicante fuese Il Littorio, impreso por las tropas italianas en las instalaciones del diario comunista Nuestra Bandera, donde posteriormente aparecerían, a lo largo de 1939, el efímero Arriba España, la Hoja Oficial de Alicante, que editó la III Compañía de Radiodifusión y Propaganda de los Frentes, y Gaceta de Alicante, que, cosa sorprendente, pertenecía a una empresa privada, propiedad de varios falangistas. En Alcoy apareció, entre mayo y junio de 1939, la Hoja Oficial de Alcoy, editada también por la III Compañía de Radiodifusión y Propaganda del Ejército de Ocupación, que también procedió a incautarse de las instalaciones de Radio Alicante, que en agosto pasó a depender de Falange. En el resto de la provincia desapareció la prensa diaria. Vencedores y vencidos Uno de los propósitos del Nuevo Estado fue el de revisar y suprimir las aportaciones democratizadoras de la República y construir, en su lugar, un estado totalitario que sólo atenuaría la derrota de Italia y Alemania en la segunda Guerra Mundial y en ese propósito jugaron un papel fundamental los tres pilares básicos del Nuevo Estado: el Ejército al que se le Colocación de un monolito conmemorativo en el Puerto El obispo Irastorza preside el traslado de los restos de José Antonio a su paso por la Explanada ARCHIVO MUNICIPAL DE ALICANTE rindieron numerosos homenajes en estos primeros meses, algunos dedicados especialmente a las tropas italianas y marroquíes-, la Iglesia y la Falange. Se asistió así a una rígida división entre vencedores y vencidos, y las autoridades eran conscientes de que la provincia de Alicante no simpatizaba con el Nuevo Régimen, «inficcionada por la democracia». Por ello, los que habían hecho la guerra en las unidades republicanas, aunque hubiesen sido absueltos de cualquier responsabilidad, fueron obligados a repetir el servicio militar. Del mismo modo fueron anulados todos los estudios realizados durante la contienda en la España republicana. Por el contrario, excombatientes del ejército franquista vieron cómo se les reservaban numerosos puestos de funcionario y cómo se les facilitaban sobremanera sus estudios. Se requerían unos antecedentes favorables y certificados de adhesión al Glorioso Movimiento Nacional no ya para acceder a un puesto de funcionario, sino para desempeñar diversas profesiones privadas, abrir comercios como casas de huéspedes o salones de cine, o para tener una licencia de caza. Los informes internos de Falange y hasta algún artículo de prensa reconocían la resistencia de los alicantinos a «entrar y adaptarse» a los moldes de la Nueva España. Para contrarrestar esa actitud, se celebraron numerosos «actos de exaltación nacional-sindicalista» en localidades como Benidorm, Torrevieja, Orihuela y Albatera. La retórica sobre la armonía entre Capital y Trabajo de algunos dirigentes de la Central Nacional Sindicalista, que encuadraba obligatoriamente a todos los que entonces eran llamados «productores», no podía ocultar la estrecha colaboración existente entre autoridades y patronos para el control de una clase trabajadora, cuyas organizaciones políticas y sindicales estaban siendo concienzudamente desarticuladas: así, la Delegación Provincial del Trabajo autorizó a las empresas a separar a cualquier obrero que hubiese actuado contra el Movimiento Nacional o poseyese un pasado revolucionario. Más adelante, se llegó a encomendar a los patronos el control de los obreros que habían salido en libertad condicional. Los trabajadores y sus familias sobrevivieron con unos niveles de vida que hasta entrados los años cincuenta no recuperaron los existentes en la República. Época de hambre y cartillas de racionamiento, silencio y enfermedades, que aumentaron mucho por la miseria reinante. Mientras tanto, se reanudaron los «bailes de gala» en el Casino o en el Club de Regatas en los que las hijas de los vencedores alternaban con oficiales italianos o del Ejército de Ocupación. Los propietarios de campos e industrias incautadas recuperaron sus bienes y algún abuso se produjo al amparo de la situación, pues en alguna ocasión se reclamaban bienes pertenecientes a alicantinos que habían marchado al exilio SÁBADO, 28 DE MARZO,

46 ARCHIVO MUNICIPAL DE ALICANTE BIOGRAFÍAS Gastone Gambara G astone Gambara (Imola, 1890 Roma, 1962). Coronel del ejército italiano que participó en la Primera Guerra Mundial, al frente de tropas alpinas, y en la campaña de Etiopía, como jefe de una división de Camisas Negras. Durante la guerra civil española, ascendió a general y asumió el cargo de Jefe de Estado Mayor del Corpo di Truppe Voluntari. Participó en numerosas operaciones bélicas resultando herido de gravedad en la batalla del Ebro. Mandaba la División Littorio, que ocupó la ciudad de Alicante al final de la contienda. Terminada la guerra civil, fue nombrado embajador de Italia en España. Al estallar la Segunda Guerra Mundial volvió al servicio activo y combatió en Libia, Albania y Eslovenia, donde su actuación en el campo de concentración de Lubiana fue calificada como propia de un criminal de guerra. Se adhirió a la República de Saló, desempeñando el cargo de jefe del Estado Mayor del mariscal Graziani. En 1945 encontró refugio en la España franquista, donde se dedicó a los negocios. Los generales Saliquet y Gambara Joachim von Knobloch C ónsul de la Alemania nazi en Alicante, en 1936, tomó parte en algunos intentos para liberar a José Antonio Primo de Rivera. Muy ligado a la Falange española, de la que era jefe de bandera honorario, estuvo después en Sevilla como instructor de centurias falangistas. En junio de 1939 el Ayuntamiento de Alicante le dedicó la antigua Plaza de Dicenta actual Plaza del Mar- y en diciembre le concedió como al almirante de la flota de guerra alemana Carls- la Medalla de Oro de la ciudad, en atención a sus relevantes servicios prestados a la noble causa que defendíamos. Serrano Súñer presidió los actos del traslado de José Antonio Fernando de Guezala e Igual I ngeniero de Minas, nacido en Santander, hizo la guerra en el arma de aviación. En 1939 fue nombrado Gobernador Civil de Alicante por su cuñado Ramón Serrano Súñer. Desempeñó el cargo hasta mayo de 1940, fecha en que fue cesado tras varios enfrentamientos con jerarcas provinciales de FET y de las JONS. Posteriormente, fue Inspector General del Cuerpo de Ingenieros de Minas en el Ministerio de Hacienda hasta 1958, en que se jubiló. Ambrosio Luciáñez Riesco A mbrosio Luciáñez Riesco (Alicante, ). Estudió en los Maristas y cursó Derecho en Murcia. Ejerció como abogado en Alicante desde Comenzó a actuar en política como secretario de la Juventud Conservadora de Alicante afín a Dato- en En 1920 combatió, en las páginas de El Día, el sindicalismo rojo. Durante la Dictadura, perteneció a la Unión Patriótica fue vicesecretario de Alicante en 1926-, fue redactor y director de La Voz de Levante ( ) y miembro de la Asociación de la Prensa. Combatió a la República desde la prensa fue subdirector de Más ( ) y DRA- y fue presidente local y dirigente provincial de Derecha Regional Agraria. Durante la guerra civil, permaneció encarcelado. Fue nombrado alcalde de Alicante el día que salió de la prisión, el 30 de marzo de 1939, y lo fue hasta febrero de Colaborador de Gaceta de Alicante (1939) y director de Lunes (1941), y presidente de la Asociación de la Prensa. Fue también director de Auxilio Social, juez municipal y decano del Colegio de Abogados de Alicante. y no podían defender sus derechos sobre ellos. La Guerra Mundial marcó pronto una nueva diferencia entre vencedores y vencidos: para los primeros, los éxitos de Hitler eran saludados con entusiasmo y consideraban que España tenía que entrar en la guerra a su lado, mientras que la inmensa mayoría de la población confiaba en el triunfo final de las democracias. Una religiosidad dramática y externa En estos primeros meses reinaba una religiosidad extremada y sombría, se sucedían las procesiones y otras prácticas piadosas, la entronización del crucifijo en diversas dependencias oficiales y en las aulas, la reedificación de las iglesias y la recuperación de imágenes, las Santas Misiones, los funerales por las víctimas de la represión republicana y los actos de «exaltación de la escuela católica». Mientras tanto, todos los informes internos de Falange y de Gobierno Civil indicaban el absoluto despego hacia esa religión oficial de la inmensa mayoría de la población, pues apenas una quinta parte de los habitantes, sobre todo en las grandes ciudades, cumplían con las prácticas religiosas... En la escuela, se abandonó cualquier veleidad pedagógica y se dictaminó que ése era el lugar para llegar «por el Imperio hacia Dios», a través de una enseñanza memorística, uniformada, que pretendía hacer de cada niño «mitad monje y mitad soldado», y de cada niña, una «reina del hogar». Sin duda, por considerarlos ajenos al Nuevo Estado, fueron eliminados de las escuelas alicantinas los nombres de Gabriel Miró, Rafael Altamira, Joaquín Costa, Benito Pérez Galdós o Francisco Giner de los Ríos. La situación a finales de 1939 En noviembre de 1939, Francisco Zaragoza Gomis firmaba en Altea un informe sobre «La situación político-social de la provincia de Alicante y soluciones posibles para una normalización de la misma». Además de aludir a la represión que, en su opinión, debían haber realizado las Fuerzas de Orden Público y las Fuerzas Armadas, pero sin «unir el nombre de Falange a la represión consecuente a la Revolución», señalaba el absoluto divorcio existente entre «la Falange y el pueblo», el crecimiento del paro, «hambre y miseria en los hogares obreros», mientras se estaban haciendo fortunas a partir del comercio clandestino, en el que estaban complicadas «personas de relieve y de la situación». La Vieja Guardia falangista, en el Cementerio de Alicante ARCHIVO MUNICIPAL DE ALICANTE 46 SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009

47 LA GUERRA ACABA 1939 EN ALICANTE 7/ Bibliografía AA.VV., El final de la guerra. Volumen 15 de La Guerra Civil en la Comunidad Valenciana. Prensa Valenciana. València, AA.VV., Exilio y represión franquista. Volumen 16 de La Guerra Civil en la Comunidad Valenciana. Prensa Valenciana. València, AA.VV., Guerra civil y franquismo. Instituto Gil-Albert. Alicante, AA.VV., Dramas de refugiados. Epistolario de Rodolfo Llopis y otros socialistas alicantinos ( ). Edición de Bruno Vargas y Francisco Moreno. UNED. Valencia AA.VV., Arte preso. Dibujos y acuarelas en el Reformatorio de Adultos de Alicante ( ). La colección de Ricardo Fuente. Instituto Juan Gil-Albert. Alicante, AGRAMUNT LACRUZ, Francisco, Arte y represión en la guerra civil española. Artistas en chekas, cárceles y campos de concentración. Generalitat Valenciana- Junta de Castilla La Mancha. Valéncia, ALONSO DÁVILA, Isabel SÁNCHEZ LÓPEZ, Cristina, A viva voz. La posguerra en el casco antiguo. Ayuntamiento de Alicante AUB, Max, Campo de los Almendros. Mortiz. México BAHAMONDE, Ángel CERVERA, J., Así terminó la guerra civil. Marcial Pons. Madrid, BALLESTER I ARTIGUES, Teresa, La Segona República a Pedreguer. Ajuntament de Pedreguer La Segona República a la Marina Alta. Instituto de Estudios Juan Gil-Albert. Alicante La Segona República a Pego. Un poble enfrontat. Ajuntament de Pego Edicions del Bullent. Valéncia, La Segona República a Dénia ( ). Ajuntament de Dènia Edicions del Bullent, València, BELMONTE BOTELLA, V., Prisioneros de guerra. Centre d Estudis Locals del Vinalopó. Elda, BENEITO LLORIS, Ángel, Alcoi, objetivo de guerra. Producciones Kronos. Alcoi, El Hospital Sueco- Noruego de Alcoi durante la guerra civil española. Visual Producciones. Alcoi CAMPOS, Jorge, Cuentos sobre Alicante y Albatera. Anthropos. Madrid, CERDÁN TATO, Enrique, La lucha por la democracia en Alicante. Casa de Campo. Madrid, CORDÓN, Antonio, Trayectoria. Recuerdos de un artillero. Escuela de Plata. Sevilla COSTA VIDAL, Fernando, Villena durante la guerra civil ( ). Instituto Gil-Albert. Alicante, DOMÍNGUEZ, Edmundo, Los vencedores de Negrín. Nuestro Pueblo. México, GÓMEZ SERRANO, Eliseo, Diarios de la guerra civil ( ). Ed. de Beatriz Bustos y F. Moreno. Archivo de la Democracia. Universidad de Alicante, GONZÁLEZ BELTRÁN, Helia y Alicia, Desde la otra orilla. Memorias del exilio. Frutos del Tiempo. Elche, GUZMÁN, Eduardo de, La muerte de la esperanza. Gregorio del Toro. Madrid, MALLOL ALBEROLA, José, La estampida. Final de la guerra civil en el puerto de Alicante. Alicante MARCÓ I DASÍ, Lluis, Llaurant la tristesa. El camp de concentració d Albatera i la presó de Portaceli. Mediterrània. Barcelona, MARTINEZ BANDE, J.M., El final de la guerra civil. Editorial San Martín. Madrid, MARTÍNEZ LEAL, Juan, El Stanbrook, un barco mítico en la memoria de los exiliados españoles, en Pasado y memoria. Revista de Historia Contemporánea. Universidad de Alicante, 4. Alicante, 2005, págs La guerra terminó en Alicante. La tragedia del puerto, en Canelobre, nº 7/8. Instituto Juan Gil-Albert. Alicante, 1986, págs MARTÍNEZ LEAL, Juan MORENO SÁEZ, Francisco, La vivencia de la guerra civil en la retaguardia, en AA.VV., Entre las urnas y los fusiles. Volumen VIII de la Gran Historia de la Comunitat Valenciana. Levante El Mercantil Valenciano. Valéncia. 2007, págs MARTÍNEZ LÓPEZ, Carolina, Un pueblo en la retaguardia. La guerra civil en Torrevieja ( ). Siete Mares. Madrid, MORENO SECO, Mónica, Republicanas y República en la guerra civil: encuentros y desencuentros, en Ayer, nº , págs NASH, Mary, Las mujeres republicanas en la guerra civil. Taurus. Madrid ORS MONTENEGRO, Miguel, La represión de guerra y posguerra en Alicante ( ). Instituto Juan Gil-Albert. Alicante, Elche, una ciudad en guerra ( ). All i truc. Elche, PÉREZ OCA, Miguel Ángel, 25 de mayo. La tragedia olvidada. ECU. Alicante, RAMÍREZ PACHECO, Silvia, Las organizaciones de mujeres durante la guerra civil en Alicante ( ), en Ayudas a la Investigación Instituto Gil-Albert. Alicante, 1992, págs RAMOS PÉREZ, Vicente, La guerra civil ( ) en la provincia de Alicante. Volumen III. Biblioteca Alicantina. Alicante, Alicante, en el franquismo (Historia y memoria). Tomo I. Alicante, ROMERO, Luis, El final de la guerra. Ariel. Barcelona, SALA ANIORTE, Francisco, El campo de concentración de Albatera durante y después de la guerra civil, en XXIV Assemblea de Cronistes Oficials del Regne de València. Valéncia, DIBUJO DE RICARDO FUENTE SÁNCHEZ RECIO, Glicerio, Las responsabilidades políticas en la posguerra española. El partido judicial de Monóvar. Universidad de Alicante, SANTACREU, J.M. (editor), Una presó amb vistes al mar. El drama del port d Alacant. Març de Tres i Quatre Universitat d Alacant. València, SANTONJA, Aline, Les derniers jours de la Republique a Alicante. La tragedie du port (mars 1939). Université de Nantes, Inédito. TUÑÓN DE LARA, Manuel, Puerto de Alicante. 29 de marzo 1 de abril de 1939, en Canelobre, nº 7/8. Instituto Juan Gil-Albert. Alicante, 1986, págs VALERO ESCANDELL, J. R., El territorio de la derrota. Los últimos días del Gobierno de la II República en el Vinalopó. Centre d Estudis Locals del Vinalopó. Elda, VILAR, Juan Bautista, La última gran emigración política española. Relación nominal de los militantes republicanos evacuados de Alicante en el buque inglés Stanbrook con destino a Orán el 28 de marzo de 1939, en Anales de Historia Contemporánea, 2. Universidad de Murcia, Págs El exilio español de 1939 en el Norte de África, en Historia del presente, 12. Madrid, Págs SÁBADO, 28 DE MARZO,

48 Las tropas italianas, junto al Monumento a los Mártires de la Libertad, y frente al puerto de Alicante SÁBADO, 28 DE MARZO, 2009 Ayuntamiento de Alicante

Por frecuencia Por orden alfabético

Por frecuencia Por orden alfabético Las 1000 palabras más frecuentes del castellano Datos de la RAE (Real Academia de la Lengua Española) organizados por Dictados para Primaria () En la segunda columna se encuentras las palabras ordenadas

Más detalles

LA II REPÚBLICA ( )

LA II REPÚBLICA ( ) LA II REPÚBLICA (1931-1936) ANTECEDENTES: - CRISIS MONARQUÍA ALFONSO XIII ------------- EXILIO - PAÍS ATRASADO Y POBRE SITUACIÓN : ANALFABETISMO 60% POBLACIÓN CAMPESINA CRISIS ECONÓMICA INTENCIÓN: MODERNIZACIÓN

Más detalles

guerra.&el&desarrollo&del&conflicto:&etapas&y&evolución&de&las&dos& zonas.&

guerra.&el&desarrollo&del&conflicto:&etapas&y&evolución&de&las&dos& zonas.& 14.3.1:&La&guerra&civil:&la&sublevación&militar&y&el&estallido&de&la& guerra.&el&desarrollo&del&conflicto:&etapas&y&evolución&de&las&dos& zonas.& & Al estallar la Guerra Civil (1936-39), España quedó dividida

Más detalles

Alfonso García Jiménez

Alfonso García Jiménez Alfonso García Jiménez En 1902, una vez que Alfonso XIII alcanza la mayoría de edad reinará hasta 1931, que supuso la continuación del periodo de Restauración Tuvo grandes dificultades para llevarlo a

Más detalles

Martes. Miércoles. Orihuela Pilar de la Horadada (Mil Palmeras) Planes Salinas Torrevieja (La Mata) Villajoyosa (La Cala) Xixona

Martes. Miércoles. Orihuela Pilar de la Horadada (Mil Palmeras) Planes Salinas Torrevieja (La Mata) Villajoyosa (La Cala) Xixona Mercados y Mercadillos Tradicionales en la Costa Blanca Generalmente los mercados y mercadillos tradicionales de la Costa Blanca están constituidos por puestos de exposición y venta ambulantes y se celebran

Más detalles

LA GUERRA CIVIL: LA DIMENSIÓN POLÍTICA E INTERNACIONAL DEL CONFLICTO LAS CONSECUENCIAS DE LA GUERRA LA ESPAÑA REPUBLICANA

LA GUERRA CIVIL: LA DIMENSIÓN POLÍTICA E INTERNACIONAL DEL CONFLICTO LAS CONSECUENCIAS DE LA GUERRA LA ESPAÑA REPUBLICANA LA GUERRA CIVIL: LA DIMENSIÓN POLÍTICA E INTERNACIONAL DEL CONFLICTO LAS CONSECUENCIAS DE LA GUERRA LA ESPAÑA REPUBLICANA Primera consecuencia del golpe de Estado del 18 de julio de 1936 caída de los gobiernos

Más detalles

Características generales de la dictadura franquista

Características generales de la dictadura franquista CONOCIMIENTO SOCIAL TRAMO IV CEPA SAN CRISTÓBAL CURSO 2015-16 Características generales de la dictadura franquista El levantamiento militar duró casi tres años (1936-1939). Fue una guerra larga y dura

Más detalles

Metodología: Elaboración propia a partir de los datos que publica el INE. A) Población de la Comunidad Valenciana comparada con la de España 1

Metodología: Elaboración propia a partir de los datos que publica el INE. A) Población de la Comunidad Valenciana comparada con la de España 1 Denominación: de Población Ultimo valor: 2001 Metodología: Elaboración propia a partir de los datos que publica el INE. Unidades: Nº de personas A) Población de la Comunidad Valenciana comparada con la

Más detalles

AGENDA VALENCIANA DE INFRAESTRUCTURAS

AGENDA VALENCIANA DE INFRAESTRUCTURAS AGENDA VALENCIANA DE INFRAESTRUCTURAS Resumen de las propuestas al Ministerio de Fomento -Información Territorializada Provincia de Alicante 1. Actuaciones relacionadas con el Corredor Mediterráneo Ferroviario

Más detalles

PERIODO DE ENTREGUERRAS EN EUROPA ( ) Historia Mundial Contemporánea Facultad de Comunicación Universidad de La Sabana 2012

PERIODO DE ENTREGUERRAS EN EUROPA ( ) Historia Mundial Contemporánea Facultad de Comunicación Universidad de La Sabana 2012 PERIODO DE ENTREGUERRAS EN EUROPA (1919-1939) Historia Mundial Contemporánea Facultad de Comunicación Universidad de La Sabana 2012 PERIODO DE ENTREGUERRAS Seguridad Colectiva Crisis Económica de 1929

Más detalles

LAS CAUSAS DE LA DERROTA DE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA

LAS CAUSAS DE LA DERROTA DE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA A 445428 LAS CAUSAS DE LA DERROTA DE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA Informe elaborado por Stoyán Mínev, alias Stepdnov y Moreno, delegado en España de la Komintern durante los años 1937 1939, para el Comité Ejecutivo

Más detalles

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA COMUNIDAD VALENCIANA

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA COMUNIDAD VALENCIANA TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA COMUNIDAD VALENCIANA FISCALíAS VALENCIA TELÉFONO DIRECCIÓN E-mail Alzira 962457300 Plaza Capella de la Sang, s/n 46600 azfi00_val@gva.es Catarroja 961964944 Plaza de las Cortes

Más detalles

MEJORA TUS. de empleo POSIBILIDADES GENERALITAT VALENCIANA CONSELLERIA D ECONOMIA, HISENDA I OCUPACIÓ UNIÓN EUROPEA

MEJORA TUS. de empleo POSIBILIDADES GENERALITAT VALENCIANA CONSELLERIA D ECONOMIA, HISENDA I OCUPACIÓ UNIÓN EUROPEA MEJORA TUS POSIBILIDADES de empleo UNIÓN EUROPEA GENERALITAT VALENCIANA CONSELLERIA D ECONOMIA, HISENDA I OCUPACIÓ Te ofrecemos Tu integración en nuestra base de datos con la ayuda de personal técnico,

Más detalles

ANEXO I. Mª Auxiliadora Jordá Guijarro Ingeniería de carreteras Visita a Castalla y Alcoy el 18/12/ ,10

ANEXO I. Mª Auxiliadora Jordá Guijarro Ingeniería de carreteras Visita a Castalla y Alcoy el 18/12/ ,10 Victoria Tur Viñes Innovación en la comunicación en las industrias creativas. Visita a Valencia el 14/01/2015 176,40 Mª Auxiliadora Jordá Guijarro Ingeniería de carreteras Visita a Castalla y Alcoy el

Más detalles

EL RÉGIMEN FRANQUISTA

EL RÉGIMEN FRANQUISTA EL RÉGIMEN FRANQUISTA Cómo definirías una dictadura? Durante el franquismo se dieron varias etapas Serrano Suñer, cuñado de Franco en Berlín en 1940. Burgos a inicios del franquismo Etapa Azul o fascista:

Más detalles

Origen del Fascismo. El Fascismo en Europa

Origen del Fascismo. El Fascismo en Europa Origen del Fascismo El Fascismo en Europa Nace en Europa, en el período entre guerras, y se desarrolla con fuerza en Italia primero, bajo el control del Partido Nacional Fascista, cuyo líder l fue Benito

Más detalles

LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA 1936-1939

LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA 1936-1939 LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA 1936-1939 PRESIDENTES DEL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA DURANTE LA GUERRA CIVIL CASARES QUIROGA mayo 1936 julio 1936 JOSÉ GIRAL Julio 1936 sept.1936 LARGO CABALLERO Sept. 1936 mayo

Más detalles

COD CENTRO. CENTRO PROV LOCALIDAD NOM_CICLO GRADO OBSERV 03001911 IES ANTONIO JOSÉ ALACANT ALACANT INSTALACIONES ELECTROTÉCNICAS Y MECÁNICA Básica 2a

COD CENTRO. CENTRO PROV LOCALIDAD NOM_CICLO GRADO OBSERV 03001911 IES ANTONIO JOSÉ ALACANT ALACANT INSTALACIONES ELECTROTÉCNICAS Y MECÁNICA Básica 2a COD CENTRO CENTRO PROV LOCALIDAD NOM_CICLO GRADO OBSERV 03001911 IES ANTONIO JOSÉ ALACANT ALACANT INSTALACIONES ELECTROTÉCNICAS Y MECÁNICA CAVANILLES 03013819 IES DOCTOR BALMIS ALACANT ALACANT SERVICIOS

Más detalles

Sumario Prólogo Presentación La crisis del Antiguo Régimen: ilustración y revolución Objetivos de la Unidad...

Sumario Prólogo Presentación La crisis del Antiguo Régimen: ilustración y revolución Objetivos de la Unidad... ÍNDICE SISTEMÁTICO PÁGINA Sumario... 7 Prólogo... 9 Presentación... 11 Unidad didáctica 1. La crisis del Antiguo Régimen: ilustración y revolución... 13 Objetivos de la Unidad... 15 1. La crisis del Antiguo

Más detalles

Homenaje en Barcelona a los ciclistas de Glasgow que apoyaron a la II República

Homenaje en Barcelona a los ciclistas de Glasgow que apoyaron a la II República Homenaje en Barcelona a los ciclistas de Glasgow que apoyaron a la II República Los trece miembros del club ciclista han recorrido 1.700 kilómetros.- En 1938 Geoff Jackson y Ted Ward atravesaron toda Francia

Más detalles

Ficha viaje. Mini Circuitos en Bus Semana Santa. Pais Vasco Mar y Montaña Salida del 13 al 16 de abril

Ficha viaje. Mini Circuitos en Bus Semana Santa. Pais Vasco Mar y Montaña Salida del 13 al 16 de abril Tfno: 958071732 Email: reservas@accesitravel.com Web: http://www.accesitravel.com/ Ficha viaje Mini Circuitos en Bus Semana Santa. Pais Vasco Mar y Montaña Salida del 13 al 16 de abril Mini Circuito en

Más detalles

Circuitos. Mobiliario Urbano. Publicidad en. Ad-hoc especial Venta por unidad. Gran Cobertura. Grandes Poblaciones. Ad-hoc. Costa

Circuitos. Mobiliario Urbano. Publicidad en. Ad-hoc especial Venta por unidad. Gran Cobertura. Grandes Poblaciones. Ad-hoc. Costa Publicidad en Mobiliario Urbano Circuitos Navarra León La Rioja Huesca Lérida Valladolid Segovia La distribución de nuestros soportes, en más de 70 localidades, ofrece una gran cobertura para llegar al

Más detalles

RELACIÓN DE PUESTOS DE TRABAJO DE EDUCACIÓN SECUNDARIA. JULIO

RELACIÓN DE PUESTOS DE TRABAJO DE EDUCACIÓN SECUNDARIA. JULIO 4606 AGOST SECCIO E.SECUNDARIA I.E.S. SAN VICENTE 03015531 4607 ALACANT I.E.S. BAHIA DE BABEL 03012566 4608 ALACANT I.E.S. GRAN VIA 03014861 4609 ALACANT I.E.S. MIGUEL HERNANDEZ 03001891 12+6BI 4610 ALBATERA

Más detalles

1º GRUPO - 5 EDICIONES

1º GRUPO - 5 EDICIONES 1º GRUPO : CIVILES 5 EDICIONES 2º GRUPO : PENALES 3 EDICIONES 1º GRUPO - 5 EDICIONES EDICIÓN PARTE GENERAL PARTE ESPECIAL HORARIO SEDES JUDICIALES CONVOCADAS 1ª Edición Lunes, 17 de Mayo Martes, 18 de

Más detalles

GENERALITAT VALENCIANA CONSELLERIA DE JUSTICIA, ADMINISTRACIÓN PÚBLICA, REFORMAS DEMOCRÁTICAS Y LIBERTADES PÚBLICAS

GENERALITAT VALENCIANA CONSELLERIA DE JUSTICIA, ADMINISTRACIÓN PÚBLICA, REFORMAS DEMOCRÁTICAS Y LIBERTADES PÚBLICAS 1 La Oficina Judicial (OJ) es el sistema de organización de los medios personales, materiales y tecnológicos al servicio de la Administración de Justicia que sustituye al actual modelo organizativo de

Más detalles

Servicios veterinarios comarcales de la Comunidad Valenciana

Servicios veterinarios comarcales de la Comunidad Valenciana Servicios veterinarios comarcales de la Comunidad Valenciana Comunidad Autónoma Valenciana Consellería D Agricultura, Pesca y Alimentació C/ Amadeo de Saboya, 2. 46010 VALENCIA Teléfono: 96 34 24 500 Fax:

Más detalles

ANTEQUERA 1883 Constitución Federal de Antequera Andalucía soberana y autónoma

ANTEQUERA 1883 Constitución Federal de Antequera Andalucía soberana y autónoma 1883 1916 1918 1933 1936 1977 1978 1979 1980 1981 1982 1984 1989 1990 1992 2001 2003 2006 2007 2009 ANTEQUERA 1883 Se aprueba la Constitución Federal de Antequera, un intento fallido por convertir a Andalucía

Más detalles

RELACIÓN DE BENEFICIARIOS DE LA LÍNEA NOMINATIVA: T "Financiación Entidades Locales-Servicios Sociales"

RELACIÓN DE BENEFICIARIOS DE LA LÍNEA NOMINATIVA: T Financiación Entidades Locales-Servicios Sociales AYUNTAMIENTO DE EMPERADOR AYUNTAMIENTO DE BENIRREDRA AYUNTAMIENTO DE BENIMODO AYUNTAMIENTO DE MASSALFASSAR AYUNTAMIENTO D'ALBUIXECH AYUNTAMIENTO D'ALBALAT DELS SORELLS AYUNTAMIENTO DE MUSEROS AYUNTAMIENTO

Más detalles

XXV ANIVERSARIO ASOCIACIÓN LUPUS MÁLAGA CONGRESO NACIONAL EXTRAORDINARIO

XXV ANIVERSARIO ASOCIACIÓN LUPUS MÁLAGA CONGRESO NACIONAL EXTRAORDINARIO XXV ANIVERSARIO ASOCIACIÓN LUPUS MÁLAGA CONGRESO NACIONAL EXTRAORDINARIO Sábado 29 de Octubre 2016 10:00 10:30. Entrega documentación y acreditaciones 10:30 11:00. Presentación: Dña. Josefa Guerrero González

Más detalles

RUTA 1.- PROVINCIA DE CASTELLÓN

RUTA 1.- PROVINCIA DE CASTELLÓN RUTA 1.- PROVINCIA DE CASTELLÓN EL BAIX MAESTRAT, LA VALLTORTA, PARQUE NATURAL PRAT DE CABANES Y EL CASTELL DEL PAPA LUNA DÍA 1º DÍA 2º DÍA 3º Salida a las 09:00 horas de Alicante. Visita de Alcalà de

Más detalles

ORGANIZACIÓN Y PROYECTOS DE SISTEMAS ENERGÉTICOS

ORGANIZACIÓN Y PROYECTOS DE SISTEMAS ENERGÉTICOS ORGANIZACIÓN Y PROYECTOS DE SISTEMAS ENERGÉTICOS 7224 ALACANT IES GRAN VIA 03014861 7225 ALACANT IES GRAN VIA 03014861 7226 BENIDORM IES BEATRIU FAJARDO DE MENDOZA 03014472 7227 BENIDORM IES BEATRIU FAJARDO

Más detalles

CARTELES DE LA GUERRA Selección de los fondos de la Fundación Pablo Iglesias

CARTELES DE LA GUERRA Selección de los fondos de la Fundación Pablo Iglesias E X P O S I C I Ó N CARTELES DE LA GUERRA 1936-1939 Selección de los fondos de la Fundación Pablo Iglesias CONTENIDO Y ESTRUCTURA DE LA EXPOSICIÓN CARTEL INICIAL Exposición: CARTELES DE LA GUERRA 8 1.

Más detalles

1. Perfil del usuario en el conjunto de la oferta reglada Perfil del usuario hotelero...5

1. Perfil del usuario en el conjunto de la oferta reglada Perfil del usuario hotelero...5 1. Perfil del usuario en el conjunto de la oferta reglada...3 2. Perfil del usuario hotelero...5 2.1 Demanda en los principales puntos turísticos...8 3. Perfil del usuario de establecimientos extrahoteleros...10

Más detalles

La Huella de la Guerra en Brest

La Huella de la Guerra en Brest La Huella de la Guerra en Brest La guerra esta presente todavía por une parte con la memoria de los contemporáneos, los relatos hechos por los que sufrieron la guerra pero también por muchos monumentos,

Más detalles

PERFIL DEL TURISTA ALOJADO EN OFERTA REGLADA EN LA COMUNITAT VALENCIANA

PERFIL DEL TURISTA ALOJADO EN OFERTA REGLADA EN LA COMUNITAT VALENCIANA PERFIL DEL TURISTA ALOJADO EN OFERTA REGLADA EN LA COMUNITAT VALENCIANA 2012 ÍNDICE 1. PERFIL DEL USUARIO EN EL TOTAL DE LA OFERTA REGLADA... 3 1.1 Destino Comunitat Valenciana... 3 1.2 Datos por provincias...

Más detalles

IMPORTE BENEFICIARIOS PRESUPUESTO DE LA GENERALITAT 2014 DETALLE DE TRANSFERENCIAS Y SUBVENCIONES F.P. 7

IMPORTE BENEFICIARIOS PRESUPUESTO DE LA GENERALITAT 2014 DETALLE DE TRANSFERENCIAS Y SUBVENCIONES F.P. 7 PRESUPUESTO DE LA GENERALITAT 201 AYUNTAMIENTO DE AGOST AYUNTAMIENTO DE AIGÜES AYUNTAMIENTO DE ALICANTE AYUNTAMIENTO DE ALBATERA AYUNTAMIENTO DE ALCOI AYUNTAMIENTO DE L'ALFAS DEL PI AYUNTAMIENTO DE ALMORADI

Más detalles

PLAN DE INFRAESTRUCTURAS FERROVIARIAS DE CERCANÍAS PARA LA COMUNIDAD VALENCIANA Abril de 2010

PLAN DE INFRAESTRUCTURAS FERROVIARIAS DE CERCANÍAS PARA LA COMUNIDAD VALENCIANA Abril de 2010 PLAN DE INFRAESTRUCTURAS FERROVIARIAS DE CERCANÍAS PARA LA COMUNIDAD VALENCIANA 2010 2020 Abril de 2010 El Plan de Infraestructuras Ferroviarias de Cercanías Es la expresión del esfuerzo conjunto del Estado

Más detalles

Currículum Social. Fide Mirón Torrente

Currículum Social. Fide Mirón Torrente C S Currículum Social Fide Mirón Torrente Divulgadora en el campo de las Enfermedades Raras, discapacidad y del mundo asociativo Local, Nacional e Internacional www.fidemiron.com fidemiron@gmail.com @fidemiron

Más detalles

Arribo del Mexique 3. AGN, Archivo Fotográfi co Enrique Díaz, Delgado y García, caja 61-12, archivero 15, gaveta 6, 1937

Arribo del Mexique 3. AGN, Archivo Fotográfi co Enrique Díaz, Delgado y García, caja 61-12, archivero 15, gaveta 6, 1937 Arribo del Mexique 3. AGN, Archivo Fotográfi co Enrique Díaz, Delgado y García, caja 61-12, archivero 15, gaveta 6, 1937 Llegada del buque Sinaia. AGN, Hermanos Mayo, Cronológico, sobre 1193 166 Legajos,

Más detalles

Cuerpo: TRAMITACIÓN PA COMUNIDADES TRANSFERIDAS Nº ORDEN DENOMINACIÓN ATP LOCALIDAD PROVINCIA IDIOMA

Cuerpo: TRAMITACIÓN PA COMUNIDADES TRANSFERIDAS Nº ORDEN DENOMINACIÓN ATP LOCALIDAD PROVINCIA IDIOMA Cuerpo: TRAMITACIÓN PA COMUNIDADES TRANSFERIDAS Nº ORDEN DENOMINACIÓN ATP LOCALIDAD PROVINCIA IDIOMA VALENCIA 13285 FISCALÍA. SECCIÓN TERRITORIAL TRAMITACION P.A. ALCOY/ALCOI ALICANTE S 350 SECRETARÍA

Más detalles

SERVICIOS DE ATENCIÓN E INFORMACIÓN AL PACIENTE (SAIP)

SERVICIOS DE ATENCIÓN E INFORMACIÓN AL PACIENTE (SAIP) 01-DEPARTAMENTO DE VINARÒS Hospital de Vinaroz Vinaroz Av. Gil de Atrocillo, s/n 12500 964 477 101 Primaria depto. Vinaroz Vinaroz Av. Gil de Atrocillo, s/n 12500 964 477 054 hvinaros_saip@gva.es aadep01_saip@gva.es

Más detalles

Nombre. Ambulatorio con Agencia en C/ León de Caravaca y C/ Gral, Franco, Santiago. Ministerio de Trabajo, Instituto Nacional de Previsión.

Nombre. Ambulatorio con Agencia en C/ León de Caravaca y C/ Gral, Franco, Santiago. Ministerio de Trabajo, Instituto Nacional de Previsión. Ambulatorio con Agencia en C/ León de Caravaca y C/ Gral, Franco, Santiago. Ministerio de Trabajo, Instituto Nacional de Previsión. Urbanización y grupo de viviendas protegidas Justo y Pastor en Tielmes.

Más detalles

Discurso Final de EL Gran Dictador, Chaplin.

Discurso Final de EL Gran Dictador, Chaplin. Ahora mismo, mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, millones de hombres desesperados, mujeres y niños, víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes.

Más detalles

HOSPITALES, CENTROS DE ESPECIALIDADES Y CENTROS SANITARIOS INTEGRADOS HOSPITALES DE AGUDOS

HOSPITALES, CENTROS DE ESPECIALIDADES Y CENTROS SANITARIOS INTEGRADOS HOSPITALES DE AGUDOS HOSPITALES DE AGUDOS Cita Hospital Arnau De Vilanova de salud de València-Arnau de Vilanova-Llíria San Climent, 12 Valencia 46015 Valencia 963 868 500 963 868 197 Hospital Clinico San Juan De Alicante

Más detalles

Alicante a fecha 31 de julio de 2012

Alicante a fecha 31 de julio de 2012 Alicante a fecha 31 de julio de 2012 MUNICIPIO ALCOY/ALCOI ALICANTE/ALACANT ALMORADÍ ALTEA ASPE BANYERES DE MARIOLA BENIDORM BENISSA CALPE/CALP UNIDADES QUE COMPRENDE DTO SEGURIDAD SEDE JUDICIAL ALCOY

Más detalles

CC.AA. PROVINCIA HORA DIRECCIÓN ENCLAVES PRÓXIMOS

CC.AA. PROVINCIA HORA DIRECCIÓN ENCLAVES PRÓXIMOS CC.AA. PROVINCIA HORA DIRECCIÓN ENCLAVES PRÓXIMOS ALMERÍA 13:30 a 14:00 CÁDIZ 12:30 a 15:30 Calle Arapiles nº 19 Subdelegación del Gobierno Almería En la puerta de los centros de trabajo Subdelegación

Más detalles

Perfil del turista alojado en oferta. reglada en la Comunitat Valenciana. Resultados año 2014

Perfil del turista alojado en oferta. reglada en la Comunitat Valenciana. Resultados año 2014 Perfil del turista alojado en oferta reglada en la Comunitat na. Resultados año 201 1. Principales magnitudes de la demanda en el conjunto de la oferta reglada... 3 2. Principales magnitudes de la demanda

Más detalles

En Andalucía las movilizaciones de los sindicatos mayoritarios tendrán lugar en:

En Andalucía las movilizaciones de los sindicatos mayoritarios tendrán lugar en: :: portada :: España :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales) 08-06-2010 Los sindicatos han convocado una jornada de huelga en el sector público acompañada de movilizaciones en muchos puntos

Más detalles

Antología documental del anarquismo español

Antología documental del anarquismo español A 369081 Antología documental del anarquismo español Organización y revolución: De la Primera Internacional al Proceso de Montjuic (1868-1896) ovuluricin Presentación, selección y notas de Francisco Madrid

Más detalles

PeopleMatters Informe de Posicionamiento Universidad de León

PeopleMatters Informe de Posicionamiento Universidad de León Informe de Posicionamiento Universidad de León Madrid, febrero 2013 Grado de apoyo de las distintas universidades 16 12 20 27 Universidades que no apoyan todavía el programa Recruiting Erasmus Universidades

Más detalles

DOCUMENTOS DE TRABAJO U.C.M. Biblioteca Histórica; 2011/16

DOCUMENTOS DE TRABAJO U.C.M. Biblioteca Histórica; 2011/16 DOCUMENTOS DE TRABAJO U.C.M. Biblioteca Histórica; 2011/16 BIBLIOTECA HISTÓRICA ARCHIVO BUC. Fondo Lasso de la Vega (1934-1942) Guía provisional (Septiembre 2011) Marta Torres Santo Domingo Javier Lasso

Más detalles

Comisiones Obreres del País Valencià

Comisiones Obreres del País Valencià Comisiones Obreres del País Valencià Dirección: Plaza Nàpols i Sicília, 5. València Tfno. 963882100 Alicante Comisiones Obreras Alacant-avsal Dirección: Avenida Salamanca, 33. Alacant Tfno. 965982123 Comisiones

Más detalles

Volumen 13, Número 249, abril 29 de Organización obrera afiliada a la FEDERACIÓN SINDICAL MUNDIAL

Volumen 13, Número 249, abril 29 de Organización obrera afiliada a la FEDERACIÓN SINDICAL MUNDIAL Volumen 13, Número 249, abril 29 de 2013 energia@fte-energia.org prensa@fte-energia.org FRENTE DE TRABAJADORES DE LA ENERGIA, de MEXICO www.fte-energia.org Organización obrera afiliada a la FEDERACIÓN

Más detalles

Señala si tras el golpe de estado era nacional o republicana

Señala si tras el golpe de estado era nacional o republicana LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA El 18 de julio de 1936 un sector muy conservador del ejército, de ideas cercanas al fascismo, protagonizó un golpe de Estado apoyado por las clases propietarias antirrepublicanas

Más detalles

IMAGEN Y GUERRA CIVIL ESPAÑOLA. CARTELES, FOTOGRAFÍA Y CINE

IMAGEN Y GUERRA CIVIL ESPAÑOLA. CARTELES, FOTOGRAFÍA Y CINE IMAGEN Y GUERRA CIVIL ESPAÑOLA. CARTELES, FOTOGRAFÍA Y CINE Colección Síntesis Historia IMAGEN Y GUERRA CIVIL ESPAÑOLA. CARTELES, FOTOGRAFÍA Y CINE Beatriz de las Heras (ed.) Consulte nuestra página web:

Más detalles

GUÍA N 4 CAMBIOS GEOGRÁFICOS.

GUÍA N 4 CAMBIOS GEOGRÁFICOS. GUÍA N 4 CAMBIOS GEOGRÁFICOS. Unidad: Cambios geopolíticos en la segunda mitad del siglo XX. Objetivos Fundamentales: Interpretar información de diversas fuentes para el análisis de procesos geográficos.

Más detalles

Fernando de los Ríos. Un intelectual en el PSOE

Fernando de los Ríos. Un intelectual en el PSOE Fernando de los Ríos Un intelectual en el PSOE COLECCIÓN: Nuestro ayer Director: Rafael Núñez Florencio Fernando de los Ríos Un intelectual en el PSOE Octavio Ruiz-Manjón EDITORIAL SINTESIS Consulte nuestra

Más detalles

ARAGONESES EN EL INFIERNO DE LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN

ARAGONESES EN EL INFIERNO DE LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN DOSSIER ACTOS DE HOMENAJE ARAGONESES EN EL INFIERNO DE LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN 27 y 28 de mayo de 2010 ACTOS DE HOMENAJE: 27 y 28 de mayo de 2010 65 años después de la liberación, el pueblo aragonés

Más detalles

ÍNDICE Presentaciones... 13 Prólogo de Ramón Tamames (de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas) y de Emilio de Diego (de la Real Academia de Doctores de España)... 17 Prefacio del autor... 23

Más detalles

Primera Guerra Mundial y Revolución rusa

Primera Guerra Mundial y Revolución rusa 8 Primera Guerra Mundial y Revolución rusa Ficha 1. La Primera Guerra Mundial 54 Ficha 2. La Revolución rusa 55 Ficha 3. España: el reinado de Alfonso XIII 56 Ficha 4. Economía, sociedad y arte 57 Ficha

Más detalles

H. TRUMAN PRESIDIO EL COMIENZO DE LA GUERRA FRIA Y EL DESARROLLO DE LA POLITICA DE CONTENCION (GEROGE KENNAN)

H. TRUMAN PRESIDIO EL COMIENZO DE LA GUERRA FRIA Y EL DESARROLLO DE LA POLITICA DE CONTENCION (GEROGE KENNAN) H. TRUMAN PRESIDIO EL COMIENZO DE LA GUERRA FRIA Y EL DESARROLLO DE LA POLITICA DE CONTENCION (GEROGE KENNAN) LLEVO A LOS EE.UU. A SU PRIMER ALIANZA MILITAR DE TIEMPO DE PAZ (OTAN) CONJUNTO DE COALICIONES

Más detalles

IDENTIDADES EN BELGICA

IDENTIDADES EN BELGICA IDENTIDADES EN BELGICA 1. Geografía y datos generales Lieja 1 Lieja 2 Lieja 3 Lieja 4 Algunas cifras Superficie : 30.000 km2 Estados unidos : 9.000.000 km2 Perú : 1.285.000 Km2 Francia : 540.000 km2 Altura

Más detalles

Duplicación de vía de la línea C 2 entre Xátiva Moixent

Duplicación de vía de la línea C 2 entre Xátiva Moixent Duplicación de vía de la línea C 2 entre Xátiva Moixent La actuación comprende: La duplicación de la vía única electrificada existente, entre las estaciones de Xátiva y Moixent, en una longitud de 24 km.

Más detalles

PRESUPUESTO DE LA GENERALITAT 2016 DETALLE DE TRANSFERENCIAS Y SUBVENCIONES F.P. 7

PRESUPUESTO DE LA GENERALITAT 2016 DETALLE DE TRANSFERENCIAS Y SUBVENCIONES F.P. 7 CÓDIGO LÍNEA: S1347000 DENOMINACIÓN LÍNEA: Aulas de la tercera edad CAP: 4 109,56 BENEFICIARIOS PREVISTOS: Según Anexo distribuida DESCRIPCIÓN Y FINALIDAD: Ayudas para el sostenimiento y realización de

Más detalles

Siguen los privilegios de la casta política

Siguen los privilegios de la casta política 1 Siguen los privilegios de la casta política Para el ex presidente de la Junta de Andalucía, el socialista José Antonio Griñán, la dimisión en dicho cargo no le acarreará una disminución de sus ingresos

Más detalles

ANDALUCÍA ARAGÓN. Fondo Social Vivienda. Relación de viviendas Febrero de 2013 LOCALIDAD PROVINCIA C. POSTAL. Almería. Almería.

ANDALUCÍA ARAGÓN. Fondo Social Vivienda. Relación de viviendas Febrero de 2013 LOCALIDAD PROVINCIA C. POSTAL. Almería. Almería. ANDALUCÍA Almería Almería 04004 64,96 Ejido 04700 73,71 Roquetas de Mar 04740 84,14 Cádiz Algeciras 11201 81,88 Chiclana de la Frontera 11130 73,09 Jerez de la Frontera 11403 90,07 Puerto de Santa María

Más detalles

ATLAS HISTÓRICO DE LA GUERRA FRÍA

ATLAS HISTÓRICO DE LA GUERRA FRÍA ATLAS HISTÓRICO DE LA GUERRA FRÍA Consulte nuestra página web: www.sintesis.com En ella encontrará el catálogo completo y comentado ATLAS HISTÓRICO DE LA GUERRA FRÍA Juan Carlos Pereira Castañares Catedrático

Más detalles

4º ESO. Fascismos y Nazismo. profesorpaco.wordpress.com. Paco Romero

4º ESO. Fascismos y Nazismo. profesorpaco.wordpress.com. Paco Romero 4º ESO Fascismos y Nazismo profesorpaco.wordpress.com Paco Romero I Guerra Mundial Entreguerras II Guerra Mundial 1917 Revolución Rusa 1920 Tratado de Versalles 1929 Crisis Económica Miedo al Expansionismo

Más detalles

INDEPENDENCIA DE LOS ESTADOS UNIDOS

INDEPENDENCIA DE LOS ESTADOS UNIDOS INDEPENDENCIA DE LOS ESTADOS UNIDOS ORIGEN Y CARACTERÍSTICAS DE LAS TRECE COLONIAS INGLESAS EN AMÉRICA Primer día de Acción de Gracias, 1621 Mapa de las Trece Colonias Inglesas en América hacia 1776 LAS

Más detalles

Breve presentación de las trece rosas

Breve presentación de las trece rosas Breve presentación de las trece rosas MADRID.- En la madrugada del 5 de agosto de 1939, 13 chicas, muchas de ellas por debajo de los 21 años, la mayoría de edad en aquella época, fueron fusiladas en el

Más detalles

LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL Unidad 9 LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL 1º DE BACHILLERATO Capítulo II CONTENDIENTES Y ARMAMENTO Si algo define a la II Guerra Mundial es la diversidad de contendientes y alianzas de naciones y el desarrollo

Más detalles

Infraestructuras Logísticas. Generalitat Valenciana

Infraestructuras Logísticas. Generalitat Valenciana Estrategia Logística de la Generalitat Valenciana Infraestructuras Logísticas de la Generalitat Valenciana Diciembre 2009 Estrategia Logística de la Generalitat Valenciana Se establecen 8 líneas de actuación:

Más detalles

la Libertad, la Justicia y la Equidad.

la Libertad, la Justicia y la Equidad. A lo largo de la vasta historia parlamentaria del Estado de México, cada una de las 53 Legislaturas que han antecedido a la actual han colaborado de manera decidida en el delineamiento del perfil actual

Más detalles

Para tener constancia de un familiar se sugiere siempre que se hagan comprobaciones en los siguientes archivos 1.

Para tener constancia de un familiar se sugiere siempre que se hagan comprobaciones en los siguientes archivos 1. Apto. Correos 7. 24400 Ponferrada (León) memoria36@hotmail.com www.memoriahistorica.org Para tener constancia de un familiar se sugiere siempre que se hagan comprobaciones en los siguientes archivos 1.

Más detalles

Había numerosos conflictos territoriales entre algunos países europeos.

Había numerosos conflictos territoriales entre algunos países europeos. 1914-1918 - CAUSAS Había numerosos conflictos territoriales entre algunos países europeos. Las rivalidades económicas se hicieron más fuertes por el auge industrial de Alemania, considerada una amenaza

Más detalles

BIBLIOTECAS DE ALICANTE

BIBLIOTECAS DE ALICANTE DIRECCIÓ GENERAL DE CULTURA Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu Av. de la Constitució, 284. 46019 València Tel.: 96 387 4000 -- Fax: 96 387 4037 BIBLIOTECAS DE ALICANTE Archivo Municipal de Alicante

Más detalles

La modernización de España ( ) Política y sociedad

La modernización de España ( ) Política y sociedad La modernización de España (1917-1939) Política y sociedad PROYECTO EDITORIAL HISTORIA DE ESPAÑA. 3. er MILENIO Dirección: Elena Hernández Sandoica Queda prohibida, salvo excepción prevista en la ley,

Más detalles

ANEXO 6 FORMACIÓN E INFORMACIÓN PARA PROFESIONALES, AYUNTAMIENTOS, EMPRESAS DEL SECTOR BIOCIDAS Y POBLACIÓN GENERAL

ANEXO 6 FORMACIÓN E INFORMACIÓN PARA PROFESIONALES, AYUNTAMIENTOS, EMPRESAS DEL SECTOR BIOCIDAS Y POBLACIÓN GENERAL ANEXO 6 FORMACIÓN E INFORMACIÓN PARA PROFESIONALES, AYUNTAMIENTOS, EMPRESAS DEL SECTOR BIOCIDAS Y POBLACIÓN GENERAL 1. MATERIAL DIGITAL Dirigido a: profesionales sanitarios, ayuntamientos, población general.

Más detalles

UN SEGUNDO CONVENTO EN EL CERRO

UN SEGUNDO CONVENTO EN EL CERRO No muchos conocen en Getafe que en el Cerro de los Angeles se construyeron dos conventos para las Carmelitas Descalzas. En el año 1.925 se construyó el primero de ellos, que se encuentra situado por debajo

Más detalles

Intervención militar italiana en la guerra: Hemos intervenido desde el primer momento hasta el último. [1]

Intervención militar italiana en la guerra: Hemos intervenido desde el primer momento hasta el último. [1] La batalla de Guadalajara, durante el mes de marzo de 1937, fue uno de los hitos del Ejército Popular en la guerra nacional revolucionaria del pueblo español frente al fascismo. En esta batalla jugaron

Más detalles

Puntos culturales y turísticos de España

Puntos culturales y turísticos de España Puntos culturales y turísticos de España España es un país que se destaca por varias opciones turísticas dirigidas principalmente a la historia, arte y cultura. Debido a su rica historia podemos encontrar

Más detalles

Navarra (+9,9%), Cataluña (+8,7%) y País Vasco (+8,4%) lideraron el crecimiento de autónomos extranjeros en 2016

Navarra (+9,9%), Cataluña (+8,7%) y País Vasco (+8,4%) lideraron el crecimiento de autónomos extranjeros en 2016 - El total del RETA aumentó en 2016 en 26.211 personas. Los autónomos extranjeros en 16.954 - Frente a este crecimiento, tres provincias de Castilla y León pierden autónomos extranjeros: Palencia (-2,2%),

Más detalles

SABÍAS QUE parte de la Sierra Calderona se encuentra en el puerto de Valencia?

SABÍAS QUE parte de la Sierra Calderona se encuentra en el puerto de Valencia? SABÍAS QUE parte de la Sierra Calderona se encuentra en el puerto de Valencia? La última estribación de la Sierra Calderona podíamos verla en el término municipal del El Puig (como nos comentaba Josep

Más detalles

Fondo Laureano López Rodó

Fondo Laureano López Rodó 1. IDENTIFICACIÓN 1.1. Código de referencia ES.31201.AGUN/5 1.2. Título Fondo Laureano López Rodó 1.3. Fechas 1918-2000 1.4. Nivel de descripción Fondo 1.5. Volumen y soporte 612 Cajas 2. CONTEXTO 2.1.

Más detalles

Aguirre anuncia su disposición a financiar parte del coste para llevar el Tren de Cercanías a Griñón

Aguirre anuncia su disposición a financiar parte del coste para llevar el Tren de Cercanías a Griñón En la colocación de la primera piedra del Centro de Salud y la inauguración del rehabilitado caso histórico del municipio Aguirre anuncia su disposición a financiar parte del coste para llevar el Tren

Más detalles

CENTRO DE DOCUMENTACI

CENTRO DE DOCUMENTACI RE-ISS-04-08-06 Centro de Documentación, Información y Análisis CENTRO DE DOCUMENTACIÓN, INFORMACIÓN Y ANÁLISIS MURO DE HONOR Salón de Plenos de la H. Cámara de Diputados Letras de Oro MIGUEL RAMOS ARIZPE

Más detalles

UNIDADES DE PREVENCION COMUNITARIA

UNIDADES DE PREVENCION COMUNITARIA UNIDADES DE PREVENCION COMUNITARIA Las (UPC) se definen como un recurso que desarrolla actuaciones tendentes a reducir o evitar el uso y/o abuso de drogas, así como a promover hábitos de vida saludables

Más detalles

CUENCA DURANTE LA II REPÚBLICA

CUENCA DURANTE LA II REPÚBLICA A ÁNGEL LUIS LÓPEZ VILLAVERDE CUENCA DURANTE LA II REPÚBLICA Elecciones, partidos y vida política, 1931-1936 Ediciones de la Universidad * Diputación de Cuenca de Castilla-La Mancha *

Más detalles

HISTORIA DE LA TIERRA EN EL SALVADOR

HISTORIA DE LA TIERRA EN EL SALVADOR FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS Y EMPRESARIALES CATEDRATICO: FERNANDO VILLATORO ALUMNO: THEO ALEXANDER MIRANDA 00197808 HISTORIA DE LA TIERRA EN EL SALVADOR MIGRACIÓN A RAÍZ DE LA GUERRA CIVIL EN EL SALVADOR

Más detalles

Manual de protocolo y ceremonial militar

Manual de protocolo y ceremonial militar Manual de protocolo y ceremonial militar PROYECTO EDITORIAL CEREMONIAL Y PROTOCOLO Serie MANUALES Coordinadora: Dolores del Mar Sánchez González Manual de protocolo y ceremonial militar Carlos J. Medina

Más detalles

ARCHIVO DE LA FEDERACIÓN NACIONAL DE LAS JUVENTUDES SOCIALISTAS EN EL EXILIO ( )

ARCHIVO DE LA FEDERACIÓN NACIONAL DE LAS JUVENTUDES SOCIALISTAS EN EL EXILIO ( ) ARCHIVO DE LA FEDERACIÓN NACIONAL DE LAS JUVENTUDES SOCIALISTAS EN EL EXILIO (1950-1976) Descripción elaborada por: Jesús Rodríguez Salvanés Ester Ramos Ruíz Archivo de la Fundación Francisco Largo Caballero

Más detalles

GUERRA Y DEFENSA DE MADRID

GUERRA Y DEFENSA DE MADRID GUERRA Y DEFENSA DE MADRID Heraldo de Madrid, portada, (13 de octubre de 1936) 51 TESTIMONIO 52 Heraldo de Madrid, segunda página, (13 de octubre de 1936) GUERRA Y DEFENSA DE MADRID Heraldo de Madrid,

Más detalles

LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL 1939-1945 Una única muerte es una tragedia, un millón de muertes es una estadística. (J. Stalin) Antecedentes de la guerra Previo al estallido de la guerra, el Tratado de Versalles

Más detalles

la glorificación del poder y los valores militares

la glorificación del poder y los valores militares el acuerdo de 1938 en el cual Gran Bretaña y Francia aplacaron a Hitler acordando que Alemania podría anexar a los Sudetes, una región de habla alemana de Checoslovaquia un sistema en el cual el gobierno

Más detalles

LA GUERRA CIVIL. Qué es una guerra civil?.

LA GUERRA CIVIL. Qué es una guerra civil?. LA GUERRA CIVIL Qué es una guerra civil?. Una guerra civil es una guerra entre personas de un mismo país. Por ejemplo: la Guerra de la Independencia no es una guerra civil. En la Guerra de la Independencia

Más detalles

Anexo 4. Enseñanzas universitarias

Anexo 4. Enseñanzas universitarias Anexo 4 Número de becas, en las enseñanzas postobligatorias, de idioma extranjero y su cuantía media, otorgadas, distribuidas por tipos y niveles de enseñanza, tipo de beca y ayuda en los cursos 2011-2012,

Más detalles

LA GUERRA CIVIL Daniel Gómez Valle

LA GUERRA CIVIL Daniel Gómez Valle LA GUERRA CIVIL 1936-1939 Daniel Gómez Valle POR QUÉ? CAUSAS ESTRUCTURALES DESEQUILIBRIOS SOCIOECONÓMICOS: problemas agrarios (latifundismo-minifundismo, miseria y emigración), escaso desarrollo industrial,

Más detalles

HOMENAJE Y RECUERDO DEL DESEMBARCO EN NORMANDÍA, por Alfredo Pastor

HOMENAJE Y RECUERDO DEL DESEMBARCO EN NORMANDÍA, por Alfredo Pastor HOMENAJE Y RECUERDO DEL DESEMBARCO EN NORMANDÍA, por Alfredo Pastor El 6 de junio de 1.944 (Día D), entre las seis y las siete de la mañana, las tropas Aliadas desembarcan en las costas de Normandía, en

Más detalles

UNIDAD 8. MI COMUNIDAD AUTÓNOMA.

UNIDAD 8. MI COMUNIDAD AUTÓNOMA. UNIDAD 8. MI COMUNIDAD AUTÓNOMA. España está dividida en diecisiete comunidades autónomas. La comunidad autónoma en la que vivimos se llama Andalucía y está situada al sur de España, limitando al norte

Más detalles

ÍNDICE. Presentación. Obras Ejecutadas

ÍNDICE. Presentación. Obras Ejecutadas ÍNDICE Presentación Obras en Ejecución Residencial El Bosque - Torrevieja Residencial Comunidad Acacia - Orihuela Costa Edificio Paduana Onteniente Vivienda unifamiliar - Rojales Obras Ejecutadas (Muestra

Más detalles