Alejandra María Sosa Elízaga. Mar adentro. Col. Lámpara para tus pasos Ciclo C

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Alejandra María Sosa Elízaga. Mar adentro. Col. Lámpara para tus pasos Ciclo C"

Transcripción

1 Alejandra María Sosa Elízaga Mar adentro Col. Lámpara para tus pasos Ciclo C

2 "designó el Señor a otros setenta y dos y los envió por delante... a todas las ciudades y sitios a donde Él había de ir..." (Lc 10, 1) E D I C I O N E S 72 2

3 ALEJANDRA MA. SOSA ELÍZAGA Mar adentro Colección Lámpara para tus pasos Ciclo C EDICIONES 72 3

4 Mar adentro Colección Lámpara para tus pasos. Ciclo C EDICIONES 72, S.A. DE C. V. Moctezuma 17 local C, esq. Chimalcoyótl, Col. Toriello Guerra, Tlalpan, C.P , México, D.F. ISBN: Registro del Derecho de Autor: Prohibida su reproducción total o parcial sin permiso por escrito de la autora y/o del editor Correo electrónico: Si desea escribirle a Alejandra María Sosa Elízaga puede hacerlo al Ap. postal México, D. F. Correo electrónico: tel: Hecho en México 4

5 ÍNDICE PRESENTACIÓN 7 Amor, no temor 8 De vuelta 12 Alégrense 15 Dichosa por creer 18 Buscarlo y encontrarlo 21 Tiniebla, niebla y luz 23 Su compañía 27 Ojos misericordiosos 30 Nuestra fuerza 33 A quiénes amas? 36 Mar adentro 40 Seis tentaciones 44 Temor y valor 49 El perfil de Moisés 52 Sin pretextos 55 El Papa y la Palabra 58 Saber decir, saber callar 63 Si Jesucristo no hubiera resucitado 66 Por qué no me confieso? 69 Epílogo para comenzar 75 Sus ovejas 80 Cómo probarlo? 85 Para recordar 89 Conversión + perdón= salvación 93 5

6 Cont. del índice Lo que todos pueden comprender 100 Al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo 104 Maravillar a Jesús 106 Nadie se lo pidió 112 Sol y barro 115 Una mala y una buena 120 Pero déjame primero De todos modos 125 Ve y haz tú lo mismo 130 La mejor parte 141 El Padrenuestro: guía para tu día 144 El tiempo 148 Encargo compartido 150 Santos que pinten su raya 154 De primeros y últimos 159 Ni más ni menos 163 Cuenta conmigo 166 Búsqueda 171 El dinero y los amigos 174 Bienes o males? 178 La verdadera recompensa 182 Nueve sinrazones 185 Misión en riesgo 191 Oración y justificación 194 Atención inesperada 197 Telar 202 Debilidad y fortaleza 204 Lecciones de un ladrón 208 Obras de Alejandra Ma. Sosa E

7 PRESENTACIÓN E ste es el tercer volumen de la colección de tres libros titulada Lámpara para tus pasos. Con esa capacidad suya de ofrecer meditaciones breves pero profundas, sólidamente fundamentadas pero de lectura fácil y sabrosa, la autora va invitando al lector a releer textos de las Lecturas que se proclaman el domingo en Misa (en el ciclo litúrgico C, dedicado a san Lucas), para comprenderlos mejor, relacionarlos con su propia existencia y descubrir cómo la Palabra de Dios realmente ilumina su vida. 7

8 I Domingo de Adviento Amor, no temor Cuándo sobresaltaría a unos alumnos que su maestra entrara de pronto en su salón de clases? Cuando salió un momento pidiéndoles que se quedaran sentados en sus pupitres, portándose bien y se pusieron a echar relajo, a rayonear el pizarrón y a correr y brincar por toda el aula. Cuándo consideraría un joven, cuyos papás tuvieron que salir de fin de semana, que sería el peor momento para que cancelaran el viaje y regresaran? Cuando avisó en facebook que había reventón en su casa, y la tiene llena de desconocidos pachangueros que están y la están dejando en un estado deplorable. Cuándo no querría un empleado que terminara el viaje de negocios de su jefe? Cuando se la ha pasado sirviéndose de la caja chica con la cuchara grande. Queda claro que nos da miedo que nos agarren portándonos mal, sobre todo si quien llega cuando menos lo esperamos tiene autoridad para sancionarnos por ello. 8

9 Reflexionaba en esto al leer que este Primer Domingo de Adviento, en el Evangelio que se proclama en Misa (ver Lc 21, ) pide Jesús, refiriéndose al día de Su Segunda Venida: Estén alerta, para que los vicios, la embriaguez y las preocupaciones de esta vida no entorpezcan su mente y aquel día los sorprenda desprevenidos; porque caerá de repente como una trampa sobre todos los habitantes de la tierra. Velen, pues, y hagan oración continuamente, para que puedan escapar de todo lo que ha de suceder y comparecer seguros ante el Hijo del hombre (Lc 21, 34-36). El Señor nos advierte que un día tendremos que comparecer ante Él, así que no nos conviene dejar que nuestra mente se entorpezca por los vicios, la embriaguez y las preocupaciones de esta vida. Llama la atención que menciona aparte de los vicios, la embriaguez, siendo que solemos considerarla también un vicio, pero es que tal vez lo que quiere enfatizar es que no se refiere sólo a la embriaguez provocada por el alcohol, sino a todo lo que implica la embriaguez como actitud, aplicado en un sentido espiritual: falsa euforia (alegrarnos sólo por los bienes de la tierra, que son transitorios, y no por los del cielo, que duran para siempre); desaprensión (que no nos importe caer en el pecado), libertinaje (usar mal nuestra libertad; volvernos esclavos de nosotros mismos, de nuestros malos hábitos); violencia (no amar al prójimo), inconsciencia (no darnos cuenta de la presencia de Dios), convertirnos en seres tambaleantes (no cimentados en la roca firme que es el Señor) que no saben lo que hacen y por lo tanto pueden hacer lo que sea, desde un penoso ridículo (olvidar su dignidad de hijos de Dios), hasta un delito grave (tropezar y caer en toda clase de pecados). Se nos llama a evitar la embriaguez, no sólo física sino espiritual, de modo que estemos siempre alerta, lúcidos, conscientes de lo que hacemos. 9

10 Pero no sólo para poder comparecer seguros ante el Señor, sino sobre todo para ser capaces, como pide san Pablo en la Primera Lectura (ver 1Tes 4,1) de vivir como conviene para agradar a Dios. Que nuestra principal motivación no sea la de evitar el castigo. Qué triste sería que se porten bien esos niños sólo para que no los dejen sin recreo, ese joven sólo para que sus papás no le quiten el coche, ese empleado sólo para que no lo corran. Cuánto mejor sería que su motivación para portarse bien fuera, en el caso de los niños, que quieren a su maestra que es tan buena y paciente con ellos; en el caso del joven, que ama a sus papás y no quiere desilusionarlos; en el caso del empleado, que no quiere defraudar a su jefe, al cual le está muy agradecido por haberle dado chamba. El motor que nos mueve a obrar no deber ser el temor sino el amor. Vivir agradando a Dios porque lo amamos, porque le agradecemos la vida, los dones y bendiciones con que nos colma cada día. Quien vive así no sólo vive sin temor a que el Señor lo llame a cuentas de repente, sino también disfruta más plenamente la existencia, puesto que vive conforme a la voluntad de Aquel que lo creó y que sabe qué le conviene, qué lo hace feliz. Y desde luego no hay que olvidar que al final obtendrá una recompensa que supera cuanto pudiera imaginar. Cabe suponer la gran alegría que sentirían esos alumnos que se portaron bien si la maestra volviera de la dirección a avisarles que por su buena conducta les dieron permiso de organizar una posada; la que experimentaría ese joven, que se portó bien, al ver que sus papás, agradecidos con él porque se portó responsablemente, volvieron trayéndole un regalazo; la que 10

11 embargaría a ese empleado, al que su jefe al ver lo bien que se encargó de la oficina en su ausencia, lo ascendiera y le aumentara el sueldo. Pues todas esas alegrías no se comparan con la que experimentarán quienes vivan agradando a Dios, pues además de haber vivido gozosamente y en Su amistad, podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre, y recibir la mayor recompensa que Él les puede dar: seguir disfrutando de Su compañía, toda la eternidad. 11

12 II Domingo de Adviento De vuelta C omo un niño que se echa a andar, entretenido con lo que va encontrando, y cuando acuerda ya se ha alejado demasiado de su hogar y no tiene idea de cómo regresar, y la vuelta se le ha llenado de obstáculos que le parecen insalvables: la bajadita que descendió correteando se ha convertido en una empinada subida; los senderitos que recorrió son tantos y tan parecidos que ya no sabe cuál seguir y además ha oscurecido y se ve rodeado de impenetrables sombras, tal vez así somos nosotros. Quizá nos hemos dejado distraer por muchas cosas que nos han salido al paso y cuando menos lo pensamos nos damos cuenta de que sin saber cómo nos fuimos apartando paso a pasito del Señor. Tal vez un día sin orar se nos convirtió en un mes; faltamos un día a Misa y nos acostumbramos a ya no ir nunca; dejamos de confesarnos; de leer la Palabra, de asistir a charlas o a retiros, de platicar con Dios. Y cuando nos damos cuenta y queremos dar marcha atrás, tal vez nos encontramos con una montaña que nos lo impide: una montaña de orgullo, de pretextos, de flojera, de ocupaciones a las que les hemos dado prioridad. 12

13 Retornar parece imposible. Pero entonces llega el Segundo Domingo de Adviento, y descubrimos que Dios nos facilita el regreso. En la Primera Lectura dice el profeta Baruc (ver Ba 5, 1-9) que Dios ha ordenado que se abajen todas las montañas y todas las colinas, que se rellenen todos los valles hasta aplanar la tierra. Por qué ordenó eso Dios? Para que Su pueblo pueda caminar seguro, porque Él lo guiará de regreso. Dice el profeta que habían salido llevados por los enemigos ; también nosotros nos extraviamos no sólo por nuestra cuenta sino porque el enemigo, el demonio, se la ha pasado animándonos a tomar rutas equivocadas. Y vaya que lo ha conseguido! Pero lo bueno es que Dios no nos abandona. Ha venido a rescatarnos. Y tiene el poder para quitar todo obstáculo que nos impida tornar a Él. Con Su gracia echa abajo nuestras montañas, rellena nuestros vacíos, y, como anunció el profeta que Dios haría con Su pueblo, nos guía a la luz de Su gloria y nos escolta con Su misericordia y Su justicia. Apenas empezamos titubeantes a caminar de regreso y descubrimos que Él ha venido a nuestro encuentro con los brazos abiertos, dispuesto a colmarnos de Su amor y perdón. Ahora depende de nosotros aceptar Su ayuda. Cómo? 13

14 Por ejemplo, aprovechemos Su gracia haciendo una buena Confesión; vayamos a Misa a recibir Su abrazo, Su Palabra, a Él mismo en la Eucaristía; apartemos un ratito cada día para dialogar sabrosamente con Él en la oración. Adviento, tiempo de conversión, de comprender que nunca estamos mejor que cuando estamos de vuelta con el Señor. 14

15 III Domingo de Adviento Alégrense D el plato a la boca se cae la sopa, dice un dicho, para significar que se puede perder algo que se creía ya seguro, por ejemplo una cucharada de rica sopa calientita, que por alguna causa se derrama justo cuando uno iba a tomarla. La gente hace todo lo posible para evitar perder algo bueno que espera; llega incluso a inventar rituales que supuestamente aseguran que lo consiga, como eso de que el novio no debe ver a la novia antes de la boda; que el que va a apagar las velitas de su tarta de cumpleaños y pide un deseo, no debe decir qué pidió o no se le cumple (de todos modos no se le iba a cumplir, pero está bien que no diga qué pidió, porque es un poco penoso para los invitados enterarse de que su deseo fue que ya se fueran, o al menos no se avorazaran sobre el pastel). Supe también de alguien que escribió en internet: no quiero mencionar mi entrevista de trabajo porque se me seva (sic). Y me enteré de que de nada le sirvió no mencionarlo, porque de todos modos se le sevó (doble sic), supongo que el que iba a ser su jefe leyó su cibertexto... Ya se sabe que todas esas prácticas supersticiosas no sirven para nada, pero evidencian una idea muy arraigada en la gente: que es riesgoso alegrarse por un bien que todavía no se recibe, 15

16 porque como en este mundo nada es seguro, puede suceder que aquello no llegue nunca. Pero lo que aplica a las cosas del mundo no aplica a las cosas de Dios. Y por eso a este Tercer Domingo de Adviento en el que se atempera tantito el morado de este tiempo litúrgico y se cambia por rosa para expresar gozo, se le conoce como Domingo Gaudete, término latín que significa: regocijaos o alegraos, tomado de la primera palabra de la Antífona de Entrada, que a su vez retoma una petición que plantea san Pablo en la Segunda Lectura: Alégrense siempre en el Señor, se lo repito, alégrense (Flp 4,4), y más adelante añade: El Señor está cerca (Flp 4, 5). Qué oportuno recordatorio, porque el Adviento es un tiempo para alegrarse por lo que podríamos llamar la triple cercanía del Señor. La Primera Lectura nos remite a los tiempos antiguos, cuando la llegada del Salvador era solamente una gozosa esperanza, claro, firmemente anclada en la promesa de Dios, que por medio del profeta Sofonías invitaba a Su pueblo a cantar, a dar gritos de júbilo, a gozarse y regocijarse de todo corazón, porque: el Señor será el rey de Israel en medio de ti y ya no temerás ningún mal. (Sof 3,15) Un gozo futuro que se cumplió puntualmente con la venida de Jesús, cuyo Nacimiento nos disponemos a recordar y a celebrar en unos cuantos días. Pero no para aquí la alegría, hay otro gozo que nos embarga en el Adviento, el de esperar la Segunda Venida del Señor. En ese caso, decir el Señor está cerca, es anunciar que cada vez está más próxima ésa, que Jesús llamó la hora de nuestra liberación (ver Lc 21, 28). 16

17 Y desde luego afirmar el Señor está cerca es también hacer referencia a que tenemos un Dios cercano, que está siempre con nosotros, que nos ama y que ha cumplido y cumplirá todo lo que nos promete. Así pues, cuando a los creyentes se nos invita a alegrarnos por algo futuro, podemos hacerlo con toda tranquilidad, porque tenemos la seguridad de que aquello llegará, pues depende de Dios y Él nunca nos defrauda. Él es el Novio que ya nos vio antes de la boda y de todos modos quiso casarse con nosotros; es Quien cumple nuestro mayor deseo antes de que se lo pidamos y no nos pide que no lo platiquemos, al contrario, que lo proclamemos a los cuatro vientos, porque lo que más anhela nuestro corazón y ya nos lo ha concedido, es gozar de Su amor y Su gracia; es el Jefe que nos contrata para Su viña aunque ya sabe que cometimos y cometeremos errores, y a todos nos paga generosamente y más de lo que merecemos. Conmueve ver que en este Domingo Gaudete la alegría no es sólo nuestra también es de Dios. En la Primera Lectura el profeta afirma: Dios, tu poderoso salvador, está en medio de ti. Él se goza y se complace en ti; Él te ama y se llenará de júbilo por tu causa, como en los días de fiesta (Sof 3, 17-18). Qué bello que no sólo nosotros nos alegramos de tener a Dios cerca, sino que Él se alegré también; ello aumenta nuestro gozo, porque ya sabemos que sólo quien ama es capaz no sólo de acompañar las penas, sino de alegrarse con las alegrías ajenas. Una vez más comprobamos el amor que Dios nos tiene, no sólo por Su cercanía, sino porque causa y comparte nuestra alegría. 17

18 IV Domingo de Adviento Dichosa por creer S i nosotros hubiéramos estado en el lugar de Isabel, prima de María, cuando ésta llegó a visitarla, como narra el Evangelio que se proclama este domingo en Misa (ver Lc 1, 39-45), y le hubiéramos dicho a María, como le dio Isabel, dichosa tú, a qué nos hubiéramos referido?, por qué la hubiéramos considerado dichosa, es decir, bienaventurada, dueña de una felicidad que sobrepasa cualquiera de este mundo? Probablemente la hubiéramos llamado dichosa por ser la elegida por Dios; dichosa por ser la Madre de Jesús; dichosa porque gozaría del privilegio sin igual de convivir con el Señor durante muchos años. Nuestras razones para considerarla dichosa seguramente hubieran estado enfocadas a condiciones que sólo le pertenecieran a Ella, como haber sido concebida sin pecado, o que siendo virgen hubiera engendrado a Jesús por obra y gracia del Espíritu Santo. Se nos hubiera ocurrido llamarla dichosa por haber creído? Tal vez sí, o tal vez no, por considerarlo demasiado simple, algo que quizá no nos hubiera parecido notable. 18

19 Y sin embargo fue la fe de María la que movió a Isabel a llamarla dichosa. Por qué? Porque la fe no es, como la considera mucha gente, una cuestión meramente intelectual, simplemente pensar, creer, que existe Dios y ya. La fe implica muchísimo más: confiar en Dios, decirle sí, con toda la mente, con todo el corazón, y respaldar esto con la propia vida. Habiendo tantas razones para llamar dichosa a María, Isabel elige destacar su fe, porque fue su fe, su sí a Dios, ese difícil sí, que dijo y sostuvo aun en las condiciones más adversas, el que nos trajo la salvación. Así como en la Carta a los Hebreos se destaca la fe de Noé, de Abraham, de Moisés, y las grandes hazañas que lograron gracias a esa fe, así también cabe destacar la fe de María, porque gracias a esa fe, se encarnó y nació de Ella nuestro Salvador. Y la fe de María no terminó allí. Fue su fe la que le permitió aceptar todo lo que Dios le fue pidiendo: el viaje a Belén y el alumbramiento allí, en difíciles condiciones, lejos de su familia; la huída a Egipto y el regreso; la tremenda e inolvidable profecía que le anunció Simeón, y luego, años más tarde, la separación de Jesús cuando comenzó a predicar. Cuando san Juan narra el primer milagro que Jesús realizó, durante una boda, en Caná, dice que viendo el signo milagroso que realizó Jesús (cuando cambió el agua en vino), Sus discípulos creyeron en Jesús (ver Jn 2,11). Cabe destacar que María creyó en Jesús antes que los discípulos. Porque Ella pidió a los servidores que hicieran lo que dijera Jesús, segura 19

20 de que intervendría (ver Jn 2, 5). Tuvo fe en Él antes que nadie. Fue la primera cristiana de la historia, la primera creyente en Jesús. Y mantuvo su fe en Él cuando todos los demás lo abandonaron. La mantuvo en el Calvario, la mantuvo al pie de la cruz, la mantuvo cuando se alejó de aquel sepulcro en el que quedó el cuerpo muerto de Jesús. Muchos santos han comentado en sus escritos que aunque Ella por modestia no lo contó y por eso no aparece registrado en ningún Evangelio, sin duda alguna la primera aparición del Resucitado fue para Su Madre. La extraordinaria fe de María fue recompensada y con creces. Y por eso se ha cumplido lo anunciado en la Biblia, que todas las generaciones la llamaríamos dichosa, bienaventurada (ver Lc 1, 48). El que Ella sea dichosa por haber creído, es algo maravilloso para nosotros, porque es algo en lo que podemos imitarla. No podemos imitar a María en lo demás: no fuimos concebidos sin pecado, no engendramos al Salvador, etc. pero sí podemos ser como Ella en su fe, en decirle siempre sí a Dios. Pidámosle que ruegue por nosotros para que seamos dóciles a lo que Dios nos pida y nunca le neguemos nada. El sí de María cambió el rumbo de la historia; el sí que demos nosotros hoy, puede cambiar el rumbo de nuestro mundo. 20

21 La Sagrada Familia Buscarlo y encontrarlo C uando María y José, que volvían de haber ido con Jesús a Jerusalén, por las fiestas de Pascua, se dieron cuenta de que Él no venía con ellos, no apareció una estrella que los guiara, como guió a los sabios de Oriente, al lugar en el que se encontraba el Niño. Tampoco consultaron, como hizo Herodes, a los sumos sacerdotes y escribas, para que les informaran cuál era su ubicación exacta según la Sagrada Escritura, pues ningún profeta anunció que esto sucedería. Dios no le envió a María de nuevo al Ángel Gabriel, esta vez a anunciarle dónde podría hallar al Niño, y, si acaso la angustia lo dejó dormir, a san José, tampoco se le apareció otra vez el Ángel del Señor en sueños para indicarle dónde buscar. Llama la atención que Dios no hubiera resuelto el asunto de inmediato, interviniendo de modo sobrenatural para guiar al instante a María y a José a donde estaba Su Hijo, sino que les permitió experimentar la angustia de sentir que se les había perdido. Por qué pudiendo intervenir espectacularmente Dios no lo hizo? Tal vez para que hoy nosotros podamos aprovechar el ejemplo de María y de José, si nos llega a suceder que sintamos que perdimos a Dios. 21

22 Y si alguien se pregunta asombrado, es que es posible perder a Dios?, qué no está en todas partes?, cabe responder que no es que Él se pierda, sino que hay quienes por diversos motivos, llegan a percibirlo como ausente, sienten que lo han perdido. Qué hacer si eso llega a suceder? Imitar a María y a José en estas cinco actitudes: No se resignaron a perderlo, se pusieron a buscarlo hasta encontrarlo. No se quedaron sentados esperando que Dios hiciera un milagro, no dijeron: le toca a Dios localizarlo y devolvérnoslo, después de todo es Su Hijo y Él sí sabe dónde está. Si duda se encomendaron a Él, pero se pusieron a buscarlo hasta encontrarlo. Aunque estaban llenos de angustia (Lc 2, 48), no desperdiciaron tiempo en reclamar o preguntarle a Dios por qué dejó que se les perdiera Jesús; simplemente, como en otras ocasiones, aceptaron sin chistar que lo permitió, y se pusieron a buscarlo hasta encontrarlo. No se desanimaron pensando que no eran aptos para la tarea que Dios les encomendó. Con toda humildad asumieron lo sucedido, se dispusieron a superar aquello, a seguir cumpliendo, en la medida de sus capacidades y limitaciones humanas, la voluntad de Dios, y hacer lo que les correspondía: buscarlo hasta encontrarlo. Ellos lo encontraron en el templo de Jerusalén. Hoy podemos encontrar o reencontrar al Señor en la Iglesia, y recibir Su abrazo amoroso, Su perdón, Su Palabra, Su intercesión, a Él mismo en la Eucaristía, y hallarle en la comunidad, en Su nombre convocada y reunida. En este domingo, en que celebramos a la Sagrada Familia, pidámosle a María y a José que nos ayuden a nunca perder -o a recobrar, si la sentimos perdida- la cercanía con Jesús y la conciencia de Su presencia amorosa en nuestra vida. 22

23 La Epifanía Tinieblas, niebla y luz P ocos días después de festejar su cumpleaños 94 y a unos días de celebrar, como le gustaba, la Navidad con su familia, mi mamá tuvo un paro cardio respiratorio y fue ingresada a terapia intensiva. Esa primera noche me ofrecí a velar, y como en esa área no había dónde dormir, decidí irme a la capilla del hospital y dedicarme a orar. La pequeña capilla tiene altar, un Crucifijo en la pared, imágenes de bulto del Sagrado Corazón de Jesús, de la Virgen de Guadalupe y de san José, y algunos otros cuadros religiosos, pero no tiene Sagrario. Y aunque es comprensible que no hayan querido exponer a Jesús Sacramentado a que alguien sin querer o queriendo le faltara al respeto, yo, que prefiero siempre orar ante el Santísimo, cómo sentía Su ausencia! Sin embargo no me quejo, fue una bendición contar con una capilla, en la que estuve rodeada de imágenes familiares y queridas, en silencio y soledad. Pasé horas caminando despacio, alrededor de las bancas, rezando el Rosario, la Coronilla de la Misericordia, mi 23

24 Docenario de la Infinita Misericordia del Sagrado Corazón de Jesús, a ratos dialogando con el Señor y con María, a ratos simplemente en silencio, sabiéndome contemplada y sostenida por su amor. A medianoche entraron a la capilla una señora joven y un hombre mayor. Él se sentó, ella se arrodilló ante la cruz y se puso a llorar amargamente. Recé en silencio por ella y para no incomodarlos me salí y seguí caminando por los pasillos del hospital, sobre todo por el de terapia intensiva, donde los familiares de los pacientes pasaban también la noche, intentando dormitar en incómodos asientos, o parados en un rincón o caminando también, con los ojos enrojecidos de sueño o de llanto. A las dos de la mañana me permitieron pasar a estar con mi mamá. Iban a ser sólo cinco minutos pero me vieron tan tranquila que me dejaron una hora, que pude aprovechar para rezarle, hablarle, incluso cantarle quedito sus Salmos favoritos. Cuando volví a la capilla, me sorprendió hallar un ambiente muy distinto al que había dejado. La joven seguía allí pero se había calmado, y por su mirada serena fija en la imagen de Jesús, era fácil deducir en Quién había encontrado la paz. Recordé esta escena al leer el texto del profeta Isaías, que forma parte de la Primera Lectura que se proclama este domingo en la Solemnidad de la Epifanía del Señor: Mira: las tinieblas cubren la tierra y espesa niebla envuelve a los pueblos; pero sobre ti resplandece el Señor y en ti se manifiesta Su gloria (Is 60, 2). Lo había leído muchas veces, y siempre lo había relacionado con el Nacimiento de Aquel que se llamó a Sí mismo luz del mundo (Jn 8,12), y con la luz de la estrella que guió a los Sabios de Oriente a adorar al Rey recién nacido, pero ahora cobró para mí una especial actualidad, dejó de referirse a un 24

25 pasado lejano y se convirtió en la interpretación de lo que me tocó vivir. En la mitad de la noche, cuando las tinieblas cubrían la tierra, en la oscuridad de los pasillos y salas del hospital, en medio del sufrimiento de los que estaban allí internados o acompañando a alguien internado, sintiéndose como envueltos en la espesa niebla de la incertidumbre y el dolor, no todo era oscuridad. Brillaba una Luz. Era la luz del Señor que brilla para quien sepa contemplarla con los ojos de la fe. Y a los que la percibimos, a la señora joven que recobró la paz, a mí que gracias a Dios nunca la perdí, a algunas otras personas y a tres religiosas que al amanecer entraron a orar, nos iluminó interiormente, nos dio fortaleza, y despejó toda sombra de angustia, desesperanza y tristeza. Y lo extraordinario es que no sólo brilló esa luz para nosotros, y no sólo aquella noche, sino que brilla todo el tiempo, a todas horas, para cuantos ponemos nuestra mirada en el Señor. Después, al seguir leyendo el Misalito, vi que el Evangelio dominical narra la adoración de los Magos de Oriente (ver Mt 2, 1-12) y pensé que cuando en medio de las dificultades y dolores de la vida nos dejamos iluminar por la luz del Señor, cuando dejamos que sea la luz del cielo la que nos guíe, nos volvemos capaces de encontrarnos con Dios donde menos lo esperamos, en lo más sencillo, en lo que nos toca vivir. Y es un encuentro maravilloso, que nos deja llenos de gozo y hace surgir en nuestro corazón el deseo de agradecerle, de adorarle. Y quisiéramos imitar a los Magos y ofrecerle oro a Jesús, para significar que nos gloriamos de tenerlo por Rey y le pedimos que reine en todas las circunstancias de nuestra vida, y nos ayude a vivir edificando siempre Su Reino. 25

26 Y quisiéramos ofrecerle incienso, para adorarle y expresar que lo reconocemos como nuestro Dios y Señor, y nos proponemos amarlo y seguirlo sólo a Él. Y quisiéramos ofrecerle mirra, agradecidos porque vino a compartir nuestra condición humana, nos amó hasta dar Su vida por la nuestra, y no sólo nos acompaña y nos comprende, sino nos rescata de aquello que más nos hubiera abrumado y entristecido: sufrir sin sentido y morir para siempre. NOTA: Mi familia y yo agradecemos sus oraciones por el eterno descanso de mi mamá, que falleció el 23 de diciembre, tras noventa y cuatro años de una vida plena y bendecida. La encomendamos a la misericordia infinita del Señor y al abrazo amoroso de María. 26

27 Bautismo del Señor Su compañía U n adolescente que entra a una escuela nueva y quiere caerle bien a los alumnos más populares, se sentaría a la hora del almuerzo con el grupito del que se burlan? Alguien que va a empezar a trabajar en una empresa y quiere quedar bien con ciertos ejecutivos, se pondría a tomar café con los empleados a los que aquéllos desprecian? La joven que va a conocer a los parientes de su novio y quiere impresionarlos muy favorablemente, llegaría a su reunión familiar acompañada de la primita sangrona o la tía metiche a la que detestan? Seguramente la respuesta en los tres casos es no! Quien quiere quedar bien, quien desea poder introducirse en cierto ambiente y recibir aceptación, cuida mucho el qué dirán, desea dar una buena impresión y no que de entrada vayan a juzgarle mal. Por eso llama la atención lo que narra el Evangelio que se proclama este domingo en Misa (ver Lc 3, ). Dice que el pueblo estaba atento, esperando al Mesías, es decir al Salvador que Dios le había prometido desde antiguo, y que 27

28 todos pensaban que quizá era Juan el Bautista, pero éste los sacó de dudas y les dijo que aquel a quien esperaban era más poderoso que él, y que bautizaría con Espíritu Santo y con fuego. Las gentes estaban ansiosas de conocer a ese personaje en el que tenían puesta su esperanza, y seguramente pensaban que lo reconocerían porque sería alguien muy importante, que destacaría por encima de todos, que como enviado por Dios tendría ciertas cualidades, se comportaría de cierta manera, tendría poder, sería un gran líder. Dice el Evangelio que sucedió que entre la gente que se bautizaba, también Jesús fue bautizado. Qué?, leímos bien? Antes de iniciar Su ministerio público, en el que proclamaría el Reino de Dios; antes de comenzar la importante misión con la que se revelaría como el Mesías anunciado, Jesús se metió al Jordán entre los pecadores a los que Juan bautizaba!, se dejó ver en medio del grupo menos recomendable que había! Vaya comienzo! Qué no le importó perder credibilidad, que cuando empezara a predicar Sus oyentes recordaran que lo vieron con un grupito de mala reputación y pensaran mal de Él? Evidentemente no. Jesús no se guiaba por los criterios del mundo. No consideró que hubiera personas non gratas, nunca se mantuvo a prudente distancia de los pecadores. Y no le importaba si lo juzgaban o criticaban, quiso hacerse cercano a todo ser humano, fuera justo o pecador. 28

29 Y así como fue entonces sigue siendo hoy. Aunque seamos pecadores, aunque los demás, e incluso nosotros mismos, pensemos pestes de nosotros, el Señor no nos desprecia ni se aleja. No le importa el qué dirán, no le preocupa ser visto en nuestra compañía. Nos ama a pesar de nuestro pecado, depende de nosotros reconciliarnos con Él y disfrutar Su compañía. 29

30 II Domingo Tiempo Ordinario Ojos misericordiosos Te vengo a contar un tremendo chisme del que me acabo de enterar! Esto habla muy mal de ellos, cómo no se prepararon? Es un gran descuido, debería darles vergüenza. Ya ni la amuelan, pudieron haberlo evitado y no lo hicieron! Esto les pasa por no ser previsores, ahora que asuman las consecuencias. Que se las arreglen solos, para que aprendan. Vamos a platicárselo de una vez a todos sus invitados. Todas estas frases tienen algo en común, pudieron ser pronunciadas, pero no lo fueron. Se las pudo haber dicho María a Jesús cuando se dio cuenta de que en la boda a la que ambos habían sido invitados, se les había terminado el vino. Pero no las dijo. Y eso que la ocasión lo ameritaba. 30

31 Que se acabara el vino en plena boda era algo muy penoso desde cualquier punto de vista. Si se considera que lo que narra el Evangelio según san Juan este domingo (ver Jn 2, 1-11) fue un hecho histórico que realmente sucedió, era bochornoso que en una celebración nupcial, una fiesta importantísima que solía celebrarse durante varios días, se acabara la bebida. Si se interpreta este pasaje como una metáfora en la que con la referencia a la boda se alude a la alianza de Dios con Su pueblo, es todavía más reprensible que éste se hubiera quedado sin vino, que representa el amor, la acogida del don de Dios, y que sólo le quedaran unas grandes tinajas vacías, es decir, un culto ritualista, externo, que ya no significaba nada, que ya no tocaba su corazón. Así que por dondequiera que se lo vea, la falta de vino podía haber suscitado una crítica, un duro juicio por parte de la Madre del Señor, pero no fue así. Ella no fue con él para hablarle mal de los que no tenían vino, sino simplemente para hacer notar que les faltaba, para poner su caso ante la mirada misericordiosa de Jesús. No dijo ninguna de las frases reprobatorias mencionadas al inicio, solamente: Ya no tienen vino. Una observación delicada, discreta; el puntual diagnóstico de una situación que ella aprovechó no para juzgar ni condenar, sino para interceder. Meditando en este pasaje contemplaba un cuadrito del rostro de la Virgen de Guadalupe, copia fiel del original, y me pareció que en los ojos de ella está perfectamente representada María como la percibimos en este pasaje evangélico. Tiene una mirada atenta, aguda, que no pierde detalle, pero mira sin críticas, sin reproches, sin aspavientos, sin fruncir el 31

32 ceño; es una mirada llena de paz, de bondad, que vuelve a nosotros ésos, sus ojos misericordiosos, como decimos en la oración. Qué consolador tener la certeza de que cuando María nos mira y capta hasta el fondo todas nuestras miserias, nuestra falta de amor, nuestras tinajas vacías, no se aleja horrorizada ni le pide a Su Hijo que nos dé una reprimenda, sino le encomienda nuestro caso, sabiendo de antemano que Él, que no sabe negarle nada, no se quedará de brazos cruzados e intervendrá para nuestro bien. Por eso ni me gustan ni creo en ciertas publicitadas apariciones de la Virgen que han proliferado últimamente, en la que dizque amenaza, anuncia catástrofes, y hasta regaña a sus supuestos videntes por no darle la debida difusión a sus apocalípticos mensajes; no corresponde para nada con lo que de ella nos dice la Palabra de Dios y lo que contemplamos en la imagen que ella misma nos dejó. Prefiero tener presente un bello canto de Misa que empieza pidiendo: María, mírame, María, mírame. Si tú me miras, Él también me mirará. Es que donde la Madre pone la mirada, también la pone el Señor, ella para encomendarnos, Él para rescatarnos; ambos para colmarnos de su amor. 32

33 III Domingo Tiempo Ordinario Nuestra fuerza C ualquiera hubiera creído que lloraban de emoción. Eran miembros del pueblo de Israel que habían permanecido o estaban de vuelta en Jerusalén después de la época del destierro a Babilonia. En un extraordinario esfuerzo colectivo habían logrado reparar las puertas de la muralla, y ahora se hallaban reunidos ante una de ellas, en una gran plaza, escuchando, como hacía mucho no la escuchaban, la Palabra de Dios. En el texto del profeta Nehemías que se proclama este domingo en Misa como Primera Lectura (ver Neh 8, ) se narra el momento en que ante los hombres, las mujeres y todos los que tenían uso de razón (Neh 8,3), el sacerdote Esdras trajo el libro de la ley (la que Dios dio a Moisés), se subió a un estrado levantado especialmente para esta ocasión, con toda solemnidad abrió el libro, ante lo cual los asistentes se pusieron de pie; bendijo a Dios y todos se postraron rostro en tierra. Entonces comenzó a leer, y estuvo leyendo desde el amanecer hasta el mediodía. 33

34 Dice el texto bíblico que todos lloraban al escuchar las palabras de la ley (Neh 8,9). Uno podría suponer que ese llanto se debía a que les emocionaba participar de ese momento inolvidable, pero según diversos comentaristas bíblicos, la razón del llanto de los ahí presentes era otra: el miedo. Les daba miedo escuchar lo que Dios pedía de ellos, y darse cuenta, por una parte, de que no habían vivido conforme a Sus preceptos, y, por otra parte, sentirse incapaces de lograrlo y temer que por ello Dios fuera a castigarlos. Los abrumaba tener que cumplir la ley y los abrumaba el temor de sufrir las consecuencias de no cumplirla. Con razón lloraban. Dice el texto que el gobernador, el sacerdote y los levitas que estaban explicando la ley a los ahí presentes, les dijeron que era un día consagrado al Señor, que no debían estar tristes ni llorar; los animaron a organizar banquetes y a convidar a los necesitados. Y les pidieron: No estén tristes, porque celebrar al Señor es nuestra fuerza (Neh 8,10). Es una frase que tal vez en el momento no resultaba muy consoladora: celebrar no les quitaba el miedo de incumplir. Tal vez haya que tomarla como una frase profética, tal vez sea uno de esos textos de la Biblia de los que dice el Papa Benedicto XVI (en su más reciente libro: Jesús de Nazaret. La infancia de Jesús ), que estaban aguardando su cumplimiento, es decir, que cuando fueron escritos o pronunciados, todavía no ocurría a plenitud lo que anunciaban. Y lo bueno es que éste ya se cumplió. 34

35 En Jesús. Y si hoy nos pasa como a ese pueblo que lloraba al constatar su debilidad y miseria, su incapacidad para cumplir lo que Dios le pedía, y si hoy también nos damos cuenta de que no damos el ancho ni somos como el Señor querría que fuésemos, a diferencia de lo que le sucedía a ese pueblo, nosotros no lloramos de miedo, porque hemos ya constatado que celebrar al Señor es nuestra fuerza. Celebramos que Dios no nos contempla desde el cielo esperando de nosotros algo que nos parece inalcanzable, sino que se hizo uno de nosotros, para tendernos la mano, para ayudarnos a cumplir Su voluntad y para sostenernos si tropezamos o caemos. Celebramos que nuestras miserias imperdonables tienen perdón porque Él vino a asumirlas para redimirlas. Celebramos que cuando nos damos cuenta de que hemos fallado en lo que esperaba de nosotros, cuando reconocemos que no hemos correspondido como debíamos a Su amistad, a Su amor, podemos acudir a reconciliarnos con Él y gozar de Su perdón y de Su abrazo. Celebramos, sobre todo, que lo celebramos, válgase la redundancia, en cada Eucaristía, en la que nos da todo lo que necesitamos para poder vivir como nos pide: Su amor, Su Palabra, a Sí mismo en la Sagrada Comunión. Celebramos que nos liberó de aquel pesado yugo de la ley y nos dio en cambio Su yugo suave y ligero: el yugo del amor. (ver Gal 4, 4-5; 5,1-6; Mt 11, 29-30). Puede ser que constatar nuestra debilidad y miseria nos duela y nos entristezca, pero no nos desanima ni desespera si celebramos al Señor. En Él radica nuestra fuerza. 35

36 IV Domingo Tiempo Ordinario A quiénes amas? S i te pidieran que escribieras los nombres de las personas que amas, cuántas hojas necesitarías?, una?, dos?, diez?, más? Toma un momento para pensar qué nombres anotarías. En quiénes pensaste? Casi te puedo asegurar que en tus familiares y amigos. Déjame preguntarte, pusiste en la lista el nombre de esa persona que te cae muy mal?, de ese pariente al que no puedes ver ni en pintura?, de esa gente a la que quisieras evitar a toda costa pero a la que te topas inevitablemente en tu parroquia, escuela, trabajo o vecindario? Incluiste sus nombres en tu lista de las personas que amas? Es posible que no. Y si te pregunto por qué, probablemente me dirías: porque no los soporto, no los trago, cómo los voy a incluir en la lista de quienes amo? Solemos confundir amor con atracción y afecto. 36

37 Pensamos que amar significa sentir bonito, querer pasar tiempo con el ser amado, darle abrazos y besos y demostrarle nuestro amor regalándole un corazón de chocolate el 14 de febrero. Pero ése no es el concepto cristiano del amor. El amor, en cristiano, consiste en desear el bien del amado, sobre todo en un sentido espiritual, con miras a su salvación eterna. E implica primero que nada, encomendarlo a Dios, y, cuando es posible y prudente, ayudarle en alguna forma concreta, por ejemplo haciéndole un favor, o apoyándole en algo que necesita. Cuando se entiende así el amor, se descubre que no hay por qué limitarlo a unos cuantos que sentimos más cercanos o que nos parecen simpáticos. Puedes amar al que te revienta el hígado, al que te crispa los nervios, al que se dedica a hacerte la vida imposible, al que te ha hecho o ha hecho un gran mal. Cuando leemos en la Biblia que Jesús nos pide amarnos unos a otros como Él nos ama (ver Jn 13, 34-35), no se ve que debajo diga, en letras minúsculas: aplican restricciones, entonces, por qué nos limitamos a amar a los cercanos, a los agradables, a los que nos caen bien? No hay pretextos para excluir a alguien de nuestro amor. Y cómo debe ser ese amor? Nos lo dice san Pablo en la Primera Carta a los Corintios, que se proclama este domingo como Segunda Lectura en Misa (ver 1Cor 12, 31-13,13). 37

38 Este bello texto es uno de los más conocidos del Apóstol, porque suele leerse en las bodas, pero lamentablemente en esos momentos los novios están tan nerviosos que no se enteran de nada, y en la concurrencia tal vez los sentimentales suspiran diciendo qué bonito, y los cínicos piensan: ajá, sí cómo no, eso es imposible de cumplir, no saben la que les espera, pero quizá nadie se siente personalmente aludido, interpelado, nadie exclama: esto me compete!, Dios me pide a mí amar así! Y cómo es ese amor al que san Pablo se refiere en su carta? Es un amor a la vez fuerte y delicado; que lo abarca todo en general, pero se expresa en gestos concretos, de manera especial. Es un amor que podemos manifestar en cada situación de manera diferente pero clara, evidente. Y así, por ejemplo, a veces consiste en no tener envidia, sino alegrarnos de lo bueno que le sucede a otro, incluso si queríamos para nosotros el bien del que disfruta; o renunciar a presumir; o no reaccionar con grosería sino con dulzura y amabilidad; o deshacernos del rencor y esforzarnos en no limitar nuestra capacidad de perdonar. Amar así no es fácil, puede costar trabajo, puede doler y duele. Entonces, por qué hay que hacerlo? Porque el amor es la fuerza con la que Dios transforma el mundo, el amor vence al odio, el amor es luz que derrota toda oscuridad. Y además quien ama se queda con el alma consolada, plena, colmada de la paz y el gozo que sólo y siempre proviene de cumplir la voluntad de Dios. Y no olvidemos que cuando Dios nos pide algo, antes nos da Su gracia para que lo podamos realizar. Y en este caso, primero nos colmó con Su amor y luego nos pidió que amemos (ver 1Jn 4,19). 38

39 Así que podemos y debemos amar a todos con el amor con que nos ama Jesús (ver Jn 15, 9-12). Afirma san Pablo que aunque tengamos una fe tan grande como para mover montañas, o repartamos en limosnas nuestros bienes o nos dejemos quemar vivos, si no amamos no somos nada. Y decía san Juan de la Cruz que al final de nuestra vida seremos examinados en el amor, así que más nos vale prepararnos para el examen desde ahorita... Si te pidieran que anotaras todos los nombres de las personas que amas, ojalá no respondas que te sobraría con un cuarto de hoja, sino que ni todo el papel del mundo te podría alcanzar, porque no hay nadie a quien no ames o a quien no tengas la disposición de amar. 39

40 V Domingo Tiempo Ordinario Mar adentro D esde que enviudó tu suegra se volvió más criticona y entrometida; cuando la visitas no ves la hora de salir de allí más rápido que aprisa. Entonces se enferma y tal vez pides piadosamente : Señor recógela, para que no sufra. Pero el Señor no sólo no la recoge, sino permite que se mejore, pero ya no puede seguir viviendo sola. Tu cónyuge se la lleva a vivir a tu casa. Ahora te toca atenderla a ti! Harto de las broncas en tu trabajo, solicitas una chamba en otra parte. Ya te sueñas lejos de tu irascible jefe y de compañeros con los que no te sueles llevar. Entonces en el otro empleo te avisan que por ahora no te van a poder contratar. No te queda más que renunciar o quedarte, e intentar contribuir a mejorar el ambiente en lugar de simplemente huir. Estuviste todo el día atendiendo gente, ya sientes bomba la cabeza, no puedes más, ya lo que quieres es irte a descansar, pero en el instante en que te dispones a cerrar, llega alguien a solicitar tu ayuda diciendo que es urgente. Hay veces en que sientes que las circunstancias te empujan a meterte a fondo en una situación de la que hubieras deseado salir corriendo, porque pide de ti más amor, más paciencia, más comprensión, más disponibilidad de la querrías dar. 40

41 En un caso así, cómo reaccionar? Puedes enojarte, despotricar, hacerte el hígado chicharrón. O bien puedes reaccionar como Simón. Y cómo reaccionó él? Lo descubrimos en el Evangelio que se proclama este domingo en Misa (ver Lc 5, 1-11). Allí se nos narra lo que sucedió un día en que Jesús se puso a predicar a orillas del lago de Genesaret desde la barca de Simón. Éste y sus compañeros habían pasado la noche entera intentando pescar y no habían conseguido nada, así que ya estaban lavando las redes, como quien dice, habían decidido dar por finalizada su decepcionante jornada. Cuenta el Evangelio que cuando Jesús terminó de predicar le dijo a Simón: Lleva la barca mar adentro y echen sus redes para pescar (Lc 5, 4). Podemos imaginar la cara que ha de haber puesto Simón cuando oyó tal propuesta! Probablemente le vinieron a la mente las escenas de la noche anterior, las incontables veces en que lanzaron las redes al agua, esperaron y esperaron, las recogieron, vieron que estaban vacías, las volvieron a arrojar y así una y otra vez y no pescaron nada. Seguramente él y sus compañeros se sentían hartos, frustrados, cansadísimos, ya lo que querían era olvidar el mal rato e irse a su casa a dormir. De dónde sacar ánimos para volver a arrastrar las redes a la barca, empujar ésta y hacerse nuevamente a la mar? 41

42 Qué razón suficientemente poderosa, convincente podría haber para intentar semejante cosa tan contraria a lo que se les antojaba hacer? La primera reacción de Simón fue mencionar que ya habían pasado toda la noche intentando inútilmente pescar. Tal vez esperaba que Jesús dijera: Qué barbaridad, se merecen un receso, mejor váyanse a descansar!. Pero cabe pensar que conforme hablaba notó que Jesús no retiraba su propuesta y tal vez captó algo en Su mirada, que le hizo tener confianza en que debía obedecer lo que le mandaba. Y además no hay que olvidar que todavía resonaba en sus oídos lo que Jesús predicó, que no sabemos qué fue, pero sin duda lo conmovió. Así que, aunque la petición de Jesús no sólo contradecía su lógica de pescador sino iba a contracorriente de lo que hubiera querido hacer, a su réplica inicial Simón añadió sin transición: pero en Tu Palabra, echaré las redes (Lc 5, 5). No antepuso sus reparos humanos a la gracia de Dios, sino dejó que ésta lo tocara, lo moviera, lo iluminara. Sus palabras expresaron la más poderosa razón que hay para volver a navegar mar adentro, para volver a echar las redes. Qué significa eso en cristiano?, a qué se refiere? A volver a amar cuando sentimos que se nos terminó el amor; volver a comprender, volver a perdonar, volver a ayudar; reintentarlo cuando nos querríamos zafar. Que, por ejemplo, cuando hemos estado echando y echando las redes tratando de pescar amistad o solidaridad de gentes con las que convivimos; cuando nos cansamos de lanzar las redes en una situación familiar turbulenta, tratando de ver si 42

43 pescamos un poco de entendimiento y buena voluntad; cuando en cualquier circunstancia de nuestra vida no obtenemos la pesca que deseamos y nos sentimos tentados a lavar las redes, abandonarlas en la orilla y mandar todo a volar, sepamos reaccionar como Simón y volver a empezar. Y no por necios ni por aferrados, sino como él, fiados en la Palabra de Jesús, que suele proponernos que demos vuelta en u, que hagamos lo contrario a lo que nos dicta la emoción del momento, que iniciemos cuando nos sentimos tentados a terminar. Cuesta trabajo, hay que meter freno, reorientar el rumbo, desandar los pasos. Abrazar a esa persona a la que queríamos ahorcar; descubrir algo qué alabar en aquellos a los que nos limitábamos a criticar; sonreír y sentirnos felices de poder echarle una mano a ése al que queríamos darle con la puerta en las narices. Y cuando nos atrevemos a poner nuestras redes vacías en las manos del Señor, es cuando obtenemos la pesca mejor. Lo vemos en el caso de Simón y sus compañeros. Cuando cumplieron lo que pidió Jesús (con todo lo trabajoso que pudo resultarles, física y emocionalmente), qué fue lo que obtuvieron?, dice el Evangelio que cogieron tal cantidad de pescados, que las redes se rompían (Lc 5, 6). Cuando enfrentamos personas o situaciones incómodas, molestas, desgastantes, de las que quisiéramos librarnos a la brevedad posible, pongamos la mirada en el Señor, que viene a nuestra orilla, se sube a nuestra barca, nos da Su Palabra, nos colma con Su gracia y nos pide bogar de nuevo mar adentro. Si lo hacemos no sólo conseguiremos una pesca milagrosa, sino algo mucho mejor: que el Señor venga a navegar con nosotros; que haga de nuestro corazón Su embarcación. 43

44 I Domingo Cuaresma Seis tentaciones Sabes qué tentación puede hacerte caer? Es una pregunta importantísima que tienes que saber responder, porque de ello depende si caes o no en la tentación. Qué es una tentación? Una prueba. Una situación que se te presenta en la que te ves ante la disyuntiva de optar por cumplir o no la voluntad de Dios Enfrentamos tentaciones todos los días a todas horas. Continuamente tenemos que optar, por ejemplo, entre callar o contar un chisme; ser amables o responder groseramente a quien nos ha agredido; mantener un rencor o perdonar; dar una mordida o proceder con honestidad; engañar a otro o decirle la verdad; ir a Misa el domingo o dedicar ese tiempo a otra actividad... Algo que conviene saber acerca de la tentación es que es un saco a la medida, qué significa esto? que cada uno enfrenta sus propias tentaciones, lo que te hace caer a ti puede no hacer caer a otro; puede ser que tú eres capaz de mantenerte fiel en 44

45 una relación, pero fácilmente te dejas llevar por la ira, y en cambio hay otra persona que no se enoja por nada, pero engaña a su cónyuge o a su jefe. Es importante conocer qué nos tienta, para estar preparados y no caer. Y cómo podemos prepararnos? Haciendo lo mismo que hace un niño pequeño que para no caer se toma de la mano de alguien mayor que lo sostenga si tropieza. También nosotros nos tomamos de la mano del Señor. Sólo Dios puede sostenernos. Tenemos dos ejemplos de ello. Uno, el de Jesús, que se narra en el Evangelio que se proclama este domingo en Misa (ver Lc 4, 1-13). El otro, el del Papa Benedicto XVI. Narra el Evangelio que luego de que Jesús pasó cuarenta días en el desierto, fue tentado por el demonio. También el Papa durante alrededor de treinta que ha estado sirviendo a la Iglesia, primero como Prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe y luego como Sumo Pontífice, ha sido tentado también. Cada uno a su medida. Jesús fue tentado en Su condición de Mesías enviado por Dios. El Papa fue tentado en su condición de alto jerarca de la Iglesia. 45

46 Y ambos, tomados firmemente de la mano del Padre, superaron la tentación. La primera tentación que sufrió Jesús fue la de cambiar las piedras en pan para saciar el hambre que sentía tras cuarenta días de ayuno. Se sintió tentado a usar Su poder en Su propio beneficio, pero resistió esa tentación. Y recordemos que cuando por fin hizo un milagro con panes, no fue para saciar Su apetito, sino para alimentar a toda una multitud. También el Papa sintió la tentación de usar su poder en su propio beneficio, pero no cayó. Nunca abusó de su poder, nunca pidió privilegios ni para sí ni para los suyos. No tenía lujos. Su cuarto era austero, sus alimentos también. Cuando era Cardenal manejaba un cochecito compacto bastante usado y solía almorzar un emparedado de pan negro y un café en un restaurantito alemán cercano al Vaticano. Y cuando tenía que ejercer su autoridad, lo hacía con delicadeza y siempre para bien de la Iglesia. La segunda tentación que padeció Jesús fue la de dejarse seducir por el mundo y adorar a Satanás. Jesús resistió esa tentación. El mundo y sus riquezas no lo sedujeron, y el diablo menos! Eligió nacer pobre, trabajar toda Su vida, vivir modestamente, cumplir el plan de salvación del Padre desde abajo. 46

Alumno: Curso: Fecha: Completa el mapa conceptual con lo que has aprendido en esta unidad. Un solo Dios. Religiones. Cristianismo

Alumno: Curso: Fecha: Completa el mapa conceptual con lo que has aprendido en esta unidad. Un solo Dios. Religiones. Cristianismo 1 Un solo Dios 1 Completa el mapa conceptual con lo que has aprendido en esta unidad. Un solo Dios Religiones Cristianismo / Torá Iglesia / Mezquita / Tienen un origen común en 2 Escribe el nombre de alguna

Más detalles

17 de enero. II Domingo Tiempo Ordinario C. Invitados a las Bodas de Caná

17 de enero. II Domingo Tiempo Ordinario C. Invitados a las Bodas de Caná 17 de enero II Domingo Tiempo Ordinario C Invitados a las Bodas de Caná INICIO A Dios nuestro Padre, queremos dar gracias en todo tiempo, pero más particularmente en este domingo en que celebramos la Resurrección

Más detalles

CELEBRACIÓN LITÚRGICA

CELEBRACIÓN LITÚRGICA CELEBRACIÓN LITÚRGICA MIÉRCOLES DE CENIZA PARA NIÑOS CELEBRACIÓN LITÚRGICA MIÉRCOLES DE CENIZA PARA NIÑOS PARA TENER EN CUENTA Es importante que durante la celebración los niños sientan que Jesús es el

Más detalles

una navidad para servir

una navidad para servir AYUDA AL 2 PROGRAMA una navidad para servir Preparándonos para Navidad. Mensaje del Padre Miguel Adrián Rivera Capellán Nacional de Guías y Scouts Significado del Adviento 3 ideas para vivir la navidad

Más detalles

Homilía del Papa Francisco en la Santa Misa de Nuestra Señora de Guadalupe

Homilía del Papa Francisco en la Santa Misa de Nuestra Señora de Guadalupe Homilía del Papa Francisco en la Santa Misa de Nuestra Señora de Guadalupe 12 de diciembre de 2015 El Papa Francisco presidió en la tarde de Roma la Santa Misa de la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe

Más detalles

Actitudes y enseñanzas de Jesús en los textos bíblicos de la Catequesis Familiar. Catequesis Familiar de Iniciación a la Vida Eucarística

Actitudes y enseñanzas de Jesús en los textos bíblicos de la Catequesis Familiar. Catequesis Familiar de Iniciación a la Vida Eucarística Actitudes y enseñanzas de Jesús en los textos bíblicos de la Catequesis Familiar Catequesis Familiar de Iniciación a la Vida Eucarística Para qué los cristianos leemos la Palabra de Dios? «Para encontrarnos

Más detalles

PRIMERA SEMANA DE ADVIENTO

PRIMERA SEMANA DE ADVIENTO PRIMERA SEMANA DE ADVIENTO Esta semana te tocara reflexionar con la ayuda de tu mama y papa Lc. 21,25-28 Una vez que hayas leído la lectura, trata de encontrar la palabra que está dentro del pico en el

Más detalles

La familia de los obreros de Dios

La familia de los obreros de Dios 16 LECCIÓN 1 La familia de los obreros de Dios Luciano, quien ha sido cristiano desde hace sólo dos meses, se deleita con las hermosas verdades que descubre en su estudio de la Palabra de Dios. Él lee

Más detalles

Lo Ordinario Se Hace Extraordinario

Lo Ordinario Se Hace Extraordinario Lo Ordinario Se Hace Extraordinario SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO Año C 17 de enero de 2016 Isaías 62,1-5 1 Corintios 12,4-11 Juan 2,1-11 Acogida 1 (Sobre una mesa cubierta con un mantel verde se

Más detalles

Salmo 130 Fieles perdonados Versión para líderes Un estudio de una hora

Salmo 130 Fieles perdonados Versión para líderes Un estudio de una hora Salmo 130 Fieles perdonados Versión para líderes Un estudio de una hora Apertura Con el grupo sentado en semicírculo pregunta a cada uno, incluyendo a líderes, cómo están y cómo se sienten para estudiar

Más detalles

Celebración de la Corona de Adviento para cada domingo analizando la presencia de Jesucristo y sus enseñanzas en la vida familiar

Celebración de la Corona de Adviento para cada domingo analizando la presencia de Jesucristo y sus enseñanzas en la vida familiar Celebración de la Corona de Adviento para cada domingo analizando la presencia de Jesucristo y sus enseñanzas en la vida familiar Primer Domingo de Adviento: El amor familiar Para comenzar: En el nombre

Más detalles

QUIEN ES LA VIRGEN MARIA

QUIEN ES LA VIRGEN MARIA QUIEN ES LA VIRGEN MARIA Joaquín y Ana se sentían muy orgullosos de su nueva hija. Le pusieron el nombre de María que significa, incienso real. Joaquín y Ana sabían que María era un regalo de Dios. Días

Más detalles

nacimiento De veras te aseguro que quien no nazca de nuevo no puede ver el Reino de Dios, dijo Jesús. Juan 3:3

nacimiento De veras te aseguro que quien no nazca de nuevo no puede ver el Reino de Dios, dijo Jesús. Juan 3:3 De veras te aseguro que quien no nazca de nuevo no puede ver el Reino de Dios, dijo Jesús. Juan 3:3 CONTENIDO El Nuevo Nacimiento LECCION 1 La Palabra de Dios, La Biblia 2 LECCION 2 La Condición del Hombre

Más detalles

Crecer en la fe Católica significa ser amigo de Jesús. Jesús te ama mucho El dio su vida por ti! El te llama a ser su amigo

Crecer en la fe Católica significa ser amigo de Jesús. Jesús te ama mucho El dio su vida por ti! El te llama a ser su amigo 2 Me acerco más a Jesús Crecer en la fe Católica significa ser amigo de Jesús. Jesús te ama mucho El dio su vida por ti! El te llama a ser su amigo Quiénes son los amigos de Jesús? Tu eres! El te ha escogido

Más detalles

UNIDAD 1: El Antiguo Testamento. pacto entre dos personas. historia de la Alianza. veintisiete libros.

UNIDAD 1: El Antiguo Testamento. pacto entre dos personas. historia de la Alianza. veintisiete libros. UNIDAD 1: 1 Explica lo que has aprendido acerca de los primeros libros del Antiguo Testamento. 2 Une con flechas. El Antiguo Testamento Pentateuco Nuevo Testamento Salmos Alianza cinco primeros libros

Más detalles

Encontrado por Dios o, la Parte Más Importante de la Historia. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén.

Encontrado por Dios o, la Parte Más Importante de la Historia. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén. 1 Encontrado por Dios o, la Parte Más Importante de la Historia En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén. Alguna vez se siente tan abrumado por la emoción o las circunstancias que

Más detalles

La Vida de Cristo. del evangelio de Juan. Lección 33. Jesús habla de su muerte. Juan 12: Currículo 2010 Misión Arlington Misión Metroplex

La Vida de Cristo. del evangelio de Juan. Lección 33. Jesús habla de su muerte. Juan 12: Currículo 2010 Misión Arlington Misión Metroplex La Vida de Cristo del evangelio de Juan Lección 33 Jesús habla de su muerte Juan 12:27-50 Currículo 2010 Misión Arlington Misión Metroplex Creada para uso con niños principiantes, y principiantes que no

Más detalles

Por frecuencia Por orden alfabético

Por frecuencia Por orden alfabético Las 1000 palabras más frecuentes del castellano Datos de la RAE (Real Academia de la Lengua Española) organizados por Dictados para Primaria () En la segunda columna se encuentras las palabras ordenadas

Más detalles

Canto Cantamos mientras la luz llega al altar: El Señor es mi luz y mi salvación

Canto Cantamos mientras la luz llega al altar: El Señor es mi luz y mi salvación (Fuera de la misa, en una Iglesia, capilla u oratorio) Recepción de la luz [Con las luces apagadas de la Iglesia o la capilla, la comitiva formada por el presidente de la celebración, los acólitos y los

Más detalles

Se han llevado a mi Señor y no sé dónde encontrarlo

Se han llevado a mi Señor y no sé dónde encontrarlo Me pregunto cómo llegaron aquí esta mañana. En mi experiencia, las multitudes son siempre más grandes en Pascua lo cual significa que puede haber una diversidad más grande que lo normal en la Misa espero

Más detalles

Colosenses: La vida en Cristo #3 : El Poder de la Oración

Colosenses: La vida en Cristo #3 : El Poder de la Oración Colosenses: La vida en Cristo #3 : El Poder de la Oración Introducción Colosenses: La vida en Cristo La carta del apóstol Pablo a la congregación de creyentes en Colosas No los conocía personalmente Estaba

Más detalles

Clasificación de alabanzas por Acordes

Clasificación de alabanzas por Acordes Clasificación de alabanzas por Acordes Nº Nota Sol Mayor 1 Mira Lo Que Hizo Mi Jesús 2 Mira Que Lindo Se Ve 3 Jesús No Está Muerto 4 Estamos Muy Alegres 5 Viva La Fe, Viva La Espza. 6 Yo Te Alabo Con El

Más detalles

Colegio Sagrada Familia

Colegio Sagrada Familia Colegio Sagrada Familia Mayo 2015 En esta semana nos acercamos a la figura de María, con mucho amor y cariño. Nos acercamos a ella como nuestra Madre y Madre de Jesús. Desde la confianza, la humildad y

Más detalles

Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe Catedral Basílica San Pedro y San Pablo 11 de diciembre del 2012

Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe Catedral Basílica San Pedro y San Pablo 11 de diciembre del 2012 Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe Catedral Basílica San Pedro y San Pablo 11 de diciembre del 2012 En esta noche fría y clara de diciembre muchos de nosotros hemos llegado a esta hermosa catedral después

Más detalles

III DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO C.

III DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO C. III DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO C. MONICIÓN DE ENTRADA: Domingo tras domingo, Jesús nos invita a su casa, que es la nuestra. Nos invita porque quiere hablarnos. Y su palabra es http://www.marinaveracruz.net/liturgia/iiidomingotiempoordinario.cicloc.htm

Más detalles

EL BAUTISMO DEL SEÑOR (A) Bautizados, llenos de vida 1. MOTIVACIÓN

EL BAUTISMO DEL SEÑOR (A) Bautizados, llenos de vida 1. MOTIVACIÓN EL BAUTISMO DEL SEÑOR (A) Bautizados, llenos de vida (Concluye el tiempo de navidad. Es posible que hoy se incorporen a la celebración quienes hayan estado fuera del barrio, en casa de otros familiares,

Más detalles

Liturgia Viva del Solemnidad de la Santisima Trinidad - Ciclo C

Liturgia Viva del Solemnidad de la Santisima Trinidad - Ciclo C Liturgia Viva del Solemnidad de la Santisima Trinidad - Ciclo C SANTÍSIMA TRINIDAD 1. Experimenta a Dios en el Corazón 2. Nuestra Relación con Dios Saludo (Ver Segunda Lectura) La gracia de nuestro Señor

Más detalles

IV DOMINGO DE ADVIENTO. CICLO B. MONICIÓN DE ENTRADA:

IV DOMINGO DE ADVIENTO. CICLO B. MONICIÓN DE ENTRADA: IV DOMINGO DE ADVIENTO. CICLO B. MONICIÓN DE ENTRADA: Queridos amigos: Cuando el tiempo estuvo maduro -nos dice San Pablo- Dios nos envió a su Hijo, nacido de una mujer. Hoy, domingo cuarto y último de

Más detalles

Liturgia Viva del Domingo 6º del Tiempo Ordinario - Ciclo A

Liturgia Viva del Domingo 6º del Tiempo Ordinario - Ciclo A Liturgia Viva del Domingo 6º del Tiempo Ordinario - Ciclo A 6º Domingo del Tiempo Ordinario A. Más allá de la Ley B. Jesús es nuestra Ley Saludo El Hijo de Dios proclama que nunca fue si o no; Por eso

Más detalles

VEN, SÍGUEME Lección 4 ESTAREMOS EN EL CIELO CON JESÚS

VEN, SÍGUEME Lección 4 ESTAREMOS EN EL CIELO CON JESÚS VEN, SÍGUEME Lección 4 ESTAREMOS EN EL CIELO CON JESÚS PREGUNTAS DE REPASO 1. Cuando yo llegue al cielo y vea a por primera vez, será un momento de gran alegría, así como fue para Pedro cuando lo vio en

Más detalles

Elementos fundamentales de la CFIVE

Elementos fundamentales de la CFIVE Elementos fundamentales de la CFIVE Es una Catequesis de Iniciación que implica: Encuentro personal con Jesucristo a través de su Palabra Para vivir como lo hacían las primeras comunidades cristianas Que

Más detalles

ORACIÓN DE LA TARDE. Viernes

ORACIÓN DE LA TARDE. Viernes ORACIÓN DE LA TARDE. Viernes Lámpara es tu palabra (Cf. Sal. 118) Ve a mis hermanos y diles. Encuentros que alientan la fe Yo guardaré tus justos mandamientos. Señor, dame vida, según tu promesa. Mi vida,

Más detalles

DOMINGO IV de ADVIENTO (A) Dios con nosotros 18 de diciembre de 2016

DOMINGO IV de ADVIENTO (A) Dios con nosotros 18 de diciembre de 2016 DOMINGO IV de ADVIENTO (A) Dios con nosotros 18 de diciembre de 2016 (Éste es el nombre que va a recibir Jesús y que resalta con insistencia la liturgia de hoy: Dios-con-nosotros. Dios no se aleja, se

Más detalles

El Amor de Dios Pastora Susie Fernández Iglesia Casa de Oración y Adoración 14 de febrero del 2016

El Amor de Dios Pastora Susie Fernández Iglesia Casa de Oración y Adoración 14 de febrero del 2016 El Amor de Dios Pastora Susie Fernández Iglesia Casa de Oración y Adoración 14 de febrero del 2016 1 Juan 3:16 En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos

Más detalles

Liturgia Viva del Domingo de la Sagrada Familia: Jesús, María y José - Ciclo C

Liturgia Viva del Domingo de la Sagrada Familia: Jesús, María y José - Ciclo C Liturgia Viva del Domingo de la Sagrada Familia: Jesús, María y José - Ciclo C FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA 1. En la Casa del Padre 2. Ocupado en los Asuntos del Padre Saludo (Ver la Segunda Lectura) Somos

Más detalles

Llena el recuadro con tus datos. Pide ayuda a tus padres si desconoces alguno

Llena el recuadro con tus datos. Pide ayuda a tus padres si desconoces alguno 1 ME PREPARO CON ALEGRÍA AL ENCUENTRO DE JESÚS Llena el recuadro con tus datos. Pide ayuda a tus padres si desconoces alguno Nombre y Apellido Lugar de Nacimiento Fecha de Nacimiento Fecha de mi Bautizo

Más detalles

ADVIENTO 2004 DEPARTAMENTO DE PASTORAL COLEGIO SAGRADO CORAZÓN ARNEDO

ADVIENTO 2004 DEPARTAMENTO DE PASTORAL COLEGIO SAGRADO CORAZÓN ARNEDO Cada mes de diciembre, la Comunidad cristiana del mundo entero, celebra que todo un Dios, en Jesús de Nazaret, vino a su encuentro en carne y hueso, que "acampó entre nosotros y estableció su morada" en

Más detalles

CELEBRACIÓN DE ADVIENTO-NAVIDAD

CELEBRACIÓN DE ADVIENTO-NAVIDAD CELEBRACIÓN DE ADVIENTO-NAVIDAD 1. Esquema 2. Saludo inicial: (Sacerdote) 3. Monición de entrada: (Catequista de 2º de Comunión) 4. Monición a los símbolos: (Padre o madre de iniciación) 5. Presentación

Más detalles

VEN, SÍGUEME Lección 2 POR QUÉ JESÚS MURIÓ

VEN, SÍGUEME Lección 2 POR QUÉ JESÚS MURIÓ VEN, SÍGUEME Lección 2 POR QUÉ JESÚS MURIÓ PREGUNTAS DE REPASO 1. La palabra Mesías significa el por Dios. 2. Por lo general, la muerte trae desesperanza y temor; en cambio la muerte de trajo algo distinto.

Más detalles

Un Hombre Enviado Por Dios

Un Hombre Enviado Por Dios Biblia para Niños presenta Un Hombre Enviado Por Dios Escrito por: E. Duncan Hughes Ilustradopor:Byron Unger y Lazarus Adaptado por: E. Frischbutter y Sarah S. Traducido por: Debbie Gibbons Producido por:

Más detalles

Lección Cómo se llamó la gente de Judá que regresó a Jerusalén? -Los judíos.

Lección Cómo se llamó la gente de Judá que regresó a Jerusalén? -Los judíos. Lección 43 1. Cómo Dios castigó a las diez tribus de Israel? -Dios envió a los asirios a conquistar las diez tribus de Israel, y los asirios los hicieron sus esclavos. 2. Después que Dios castigó las diez

Más detalles

Lección 14: La tentación de Jesús en el desierto. Puntos introductorios

Lección 14: La tentación de Jesús en el desierto. Puntos introductorios Lección 14: La tentación de Jesús en el desierto. Puntos introductorios Introducción: 1. Los tres primeros evangelios relatan la tentación de Jesús. 2. Vamos leyendo acerca de ella en Mt 4.1-11. 3. Uno

Más detalles

Liturgia Viva del Bautismo del Señor - Ciclo B

Liturgia Viva del Bautismo del Señor - Ciclo B Liturgia Viva del Bautismo del Señor - Ciclo B FIESTA DEL BAUTISMO DEL SEÑOR Tú Eres Mi Hijo Amado Nota: Utilizamos la nueva serie completa de lecturas para el ciclo B para esta fiesta, según la nueva

Más detalles

Mayo, mes de las flores, mes dedicado de una manera especial a honrar a nuestra Madre la Virgen María y a nuestra madre de la tierra.

Mayo, mes de las flores, mes dedicado de una manera especial a honrar a nuestra Madre la Virgen María y a nuestra madre de la tierra. Mayo, mes de las flores, mes dedicado de una manera especial a honrar a nuestra Madre la Virgen María y a nuestra madre de la tierra. La Virgen María ha estado presente en el suelo latinoamericano desde

Más detalles

MI HIJO MI SALVADOR Lección 2 LA VISITA DEL ANGEL A MARIA

MI HIJO MI SALVADOR Lección 2 LA VISITA DEL ANGEL A MARIA MI HIJO MI SALVADOR Lección 2 LA VISITA DEL ANGEL A MARIA PREGUNTAS DE REPASO 1. En la Biblia la visita del ángel a María es la vez que se introduce a María, y notamos que su introducción no es tan enfocada

Más detalles

La#fiesta#se# Alegría#nace!# Adviento-Navidad

La#fiesta#se# Alegría#nace!# Adviento-Navidad La#fiesta#se# hace #la# Alegría#nace!# Adviento-Navidad 2014-2015 CANTO INICIAL Tiempo de espera, tiempo de esperanza. Es el Señor el que llega. Ven a salvarnos, Señor! Tú que sueñas otros días, otros

Más detalles

Adoración Eucarística con niños

Adoración Eucarística con niños Adoración Eucarística con niños Se explica lo que se va a hacer. Empezamos guardando silencio para concentrarnos (con los ojos cerrados), poniendo nuestro corazón y nuestra mente en Jesús, sólo en Jesús.

Más detalles

UNIDAD 1: Los piensan que la es un regalo de. 1 Escribe y explica un ejemplo donde Jesús colaboraba con Dios haciendo felices a los demás.

UNIDAD 1: Los piensan que la es un regalo de. 1 Escribe y explica un ejemplo donde Jesús colaboraba con Dios haciendo felices a los demás. UNIDAD 1: 1 Escribe y explica un ejemplo donde Jesús colaboraba con Dios haciendo felices a los demás. 2 Busca y lee Mc 2, 1-12 y responde. Qué le hizo Jesús al paralítico? 3 Completa la siguiente oración:

Más detalles

Rito de Apertura AÑO SANTO DE LA MISERICORDIA Material elaborado para dar inicio en las parroquias y comunidades de la Diócesis de Talca.

Rito de Apertura AÑO SANTO DE LA MISERICORDIA Material elaborado para dar inicio en las parroquias y comunidades de la Diócesis de Talca. Rito de Apertura AÑO SANTO DE LA MISERICORDIA Material elaborado para dar inicio en las parroquias y comunidades de la Diócesis de Talca. 1 Por tratarse de un Domingo, se recomienda que este rito de apertura

Más detalles

He aquí una oportunidad para leer el Evangelio según San Mateo cuando quieras y donde quieras.

He aquí una oportunidad para leer el Evangelio según San Mateo cuando quieras y donde quieras. Guía de estudio para el E V A N G E L I O D E M A T E O He aquí una oportunidad para leer el Evangelio según San Mateo cuando quieras y donde quieras. Los cuatro Evangelios contienen información común

Más detalles

SEGUIR a JESÚS Es Algo Serio

SEGUIR a JESÚS Es Algo Serio NUEVO TESTAMENTO LECCIÓN 27 SEGUIR a JESÚS Es Algo Serio Lucas 9:57-62; 14:25-33 Versículo de Memoria Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo (Lucas 14:27). 1 SEGUIR a

Más detalles

Continuadores de la creación

Continuadores de la creación 1 Continuadores de la creación 1 Escribe tres responsabilidades que tienen los padres con sus hijos. 2 Explica con tus palabras qué significa vivir en libertad y qué aspectos hay que tener en cuenta al

Más detalles

DEVOCIONALES CON ACTIVIDADES PARA TODA LA FAMILIA Nuevo Testamento - Marcos - Semana #24

DEVOCIONALES CON ACTIVIDADES PARA TODA LA FAMILIA Nuevo Testamento - Marcos - Semana #24 Velando y esperando - Día 1 LEER EL PASAJE BÍBLICO JUNTOS COMO FAMILIA : Marcos 13:14-37 SU REACCIÓN A LA HISTORIA BÍBLICA: Pide a cada miembro de la familia contestar las siguientes preguntas 1. Qué es

Más detalles

DIOS CREO NUESTRO MUNDO Lección 5 DIOS PROMETIO Y ENVIO AL SALVADOR

DIOS CREO NUESTRO MUNDO Lección 5 DIOS PROMETIO Y ENVIO AL SALVADOR DIOS CREO NUESTRO MUNDO Lección 5 DIOS PROMETIO Y ENVIO AL SALVADOR PREGUNTAS DE REPASO 1. Dios es santo y se enoja con aquellos que contra él. 2. No obstante, Dios también es un Dios de. 3. Dios prometió

Más detalles

Teología cristiana básica Lección 1 hoja informativa Qué es la teología?

Teología cristiana básica Lección 1 hoja informativa Qué es la teología? Teología cristiana básica Lección 1 hoja informativa Qué es la teología? Hechos 28:17-31 1. Según el versículo 24, qué es el resultado de ésta enseñanza? 2. En el versículo 28, Pablo define porque está

Más detalles

TEXTO COMPLETO: para tener en cuenta el sacerdote

TEXTO COMPLETO: para tener en cuenta el sacerdote Lucas 23, 35-43: Señor, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino. Mensaje: Jesús, un rey distinto,te regala las llaves del Paraíso. TEXTO COMPLETO: para tener en cuenta el sacerdote 1. ACOGIDA - Hermanos

Más detalles

PROGRAMACIÓN ETAPA DE LA INICIACIÓN SACRAMENTAL Primer ciclo litúrgico (Niños 6 a 7 años)

PROGRAMACIÓN ETAPA DE LA INICIACIÓN SACRAMENTAL Primer ciclo litúrgico (Niños 6 a 7 años) PROGRAMACIÓN ETAPA DE LA INICIACIÓN SACRAMENTAL Primer ciclo litúrgico (Niños 6 a 7 años) INTRODUCCIÓN La Delegación de Catequesis ofrece esta programación para ayudar a todos los sacerdotes y catequistas

Más detalles

Lección Para quién estaba Juan el Bautista preparaba los corazones de los judíos? -Para Jesús el Salvador.

Lección Para quién estaba Juan el Bautista preparaba los corazones de los judíos? -Para Jesús el Salvador. Lección 49 1. Para quién estaba Juan el Bautista preparaba los corazones de los judíos? -Para Jesús el Salvador. 2. Cómo Juan el Bautista preparaba los corazones de los judíos? -Enseñándoles la Palabra

Más detalles

Así entramos en la presencia de Dios Padre, de Dios Hijo y de Dios Espíritu Santo.

Así entramos en la presencia de Dios Padre, de Dios Hijo y de Dios Espíritu Santo. Bloque 1: Dios con nosotros Sesión 2: Corazón del amor de Dios Objetivo de la Sesión: Experimentar que el amor de Dios es más grande que cualquier cosa. Adicionalmente la sesión nos servirá para: 1. Saber

Más detalles

1. Saber que es necesario tener fe, para poder ver a Dios, que nos habla a través de signos.

1. Saber que es necesario tener fe, para poder ver a Dios, que nos habla a través de signos. Bloque 1: Dios con nosotros Sesión 3: Jesús es la Morada de Dios con nosotros Objetivo de la Sesión: Experimentar el amor tan grande que Dios nos tiene, que se hace hombre para participarnos de su propia

Más detalles

mismo. Aunque Isaías lo advirtió, Acaz no quiso escuchar las advertencias de Dios. Murió cuando tenía sólo 35 años.

mismo. Aunque Isaías lo advirtió, Acaz no quiso escuchar las advertencias de Dios. Murió cuando tenía sólo 35 años. Isaías Ve el Futuro Isaías fue un profeta. Su trabajo era contar a la gente lo que Dios decía. La gente so siempre quería escuchar la Palabra de Dios, pero Isaías nunca defraudó a Dios. Isaías predicó

Más detalles

Bienaventurados. 29 de enero de 2017 DOMINGO IV ORDINARIO (A)

Bienaventurados. 29 de enero de 2017 DOMINGO IV ORDINARIO (A) DOMINGO IV ORDINARIO (A) Bienaventurados 29 de enero de 2017 (A pocos domingos de haber iniciado el tiempo Ordinario Jesús da a conocer cuál va a ser el programa de su vida : las Bienaventuranzas. En algunas

Más detalles

"Anunciamos el Amor de Dios"

Anunciamos el Amor de Dios 4ª Movida Misionera Subsidio formativo nº2 "Anunciamos el Amor de Dios" Objetivo: 1. - Motivar y preparar a la comunidad para participar de la 4ª Movida Misionera. 2. -Conocer el contenido básico del kerygma

Más detalles

MISA CON NIÑOS DOMINGO XXVIII ORDINARIO (C) Hoy quiero darte las gracias 9 de Octubre de 2016

MISA CON NIÑOS DOMINGO XXVIII ORDINARIO (C) Hoy quiero darte las gracias 9 de Octubre de 2016 MISA CON NIÑOS DOMINGO XXVIII ORDINARIO (C) Hoy quiero darte las gracias 9 de Octubre de 2016 (El evangelio de hoy nos habla de un enfermo de lepra que fue curado por Jesús y se volvió para darle las gracias.

Más detalles

Liturgia Viva del Ascensión del Señor - Ciclo A - (Domingo VII de Pascua)

Liturgia Viva del Ascensión del Señor - Ciclo A - (Domingo VII de Pascua) Liturgia Viva del Ascensión del Señor - Ciclo A - (Domingo VII de Pascua) LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR (Ciclo A) 1. Ausente, Pero También Presente 2. Yo Me Voy; Pero Les Envío a Ustedes Saludo (Ver las lecturas)

Más detalles

CORONA DE LAS LUCES DE ADVIENTO

CORONA DE LAS LUCES DE ADVIENTO CORONA DE LAS LUCES DE ADVIENTO Recursos y sugerencias para celebrar el adviento en familia: Estimadas familias de nuestro Colegio Sagrados Corazones Padres Franceses. El Adviento es el tiempo de preparación

Más detalles

~ Cantar de los Cantares ~

~ Cantar de los Cantares ~ ~ Cantar de los Cantares ~ L ección 10 Sí, Jesús Me Ama Leer Cantar de los Cantares 5:1 Después de decirle algunas palabras de amor a la Novia, el Novio deja la Cámara Nupcial y habla brevemente con sus

Más detalles

4. Llamas de, se separaron en llamas pequeñas, y se posaron sobre cada uno de ellos.

4. Llamas de, se separaron en llamas pequeñas, y se posaron sobre cada uno de ellos. Era tiempo de que los discípulos se despidieran de Jesús. Es hora de irme y estar con mi Padre, Jesús dijo: Me voy a preparar un lugar para ustedes, pero volveré algún día para llevarlos conmigo. Vayan

Más detalles

Oración para encender la corona de Adviento en familia. Cómo rezar en familia la Corona de Adviento

Oración para encender la corona de Adviento en familia. Cómo rezar en familia la Corona de Adviento Cómo rezar en familia la Corona de Adviento Para que puedas rezar la corona de adviento en familia. Invita a todos los miembros de tu familia a que sean parte de la corona y que dejen sus propias peticiones

Más detalles

Liturgia Viva del Domingo 2º del Tiempo Ordinario - Ciclo A

Liturgia Viva del Domingo 2º del Tiempo Ordinario - Ciclo A Liturgia Viva del Domingo 2º del Tiempo Ordinario - Ciclo A SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (Ciclo A) 2. Jesús, Cordero de Dios Saludo (Ver Segunda Lectura) A ustedes, el pueblo santo de Jesucristo,

Más detalles

Lección # 5. La Vida Abundante. La Vida de Jesucristo

Lección # 5. La Vida Abundante. La Vida de Jesucristo Lección # 5 La Vida Abundante La Vida de Jesucristo en Usted LA VIDA ABUNDANTE es un curso básico sobre los A-B-C s de la vida Cristiana. Es ideal para los nuevos creyentes y para reforzar los conocimientos

Más detalles

Jesucristo el verdadero motivo de la Navidad. Is.9:2; 6 Lc.2:10-11

Jesucristo el verdadero motivo de la Navidad. Is.9:2; 6 Lc.2:10-11 Jesucristo el verdadero motivo de la Navidad. Is.9:2; 6 Lc.2:10-11 Verdad Bíblica El niñito de Belén nació, para ofrecer esperanza y vida eterna a toda la humanidad Verdad Bíblica aplicada Celebremos con

Más detalles

LECTIO DIVINA Domingo del Bautismo del Señor Ciclo C

LECTIO DIVINA Domingo del Bautismo del Señor Ciclo C LECTIO DIVINA Domingo del Bautismo del Señor Ciclo C Hno. Ricardo Grzona, frp Cristian Buiani, frp PRIMERA LECTURA: Isaías 40, 1-5, 9-11 SALMO RESPONSORIAL: Salmo 28 SEGUNDA LECTURA: Tito 2, 11-14; 3.4-7

Más detalles

Seguir a Jesús Es Algo Serio

Seguir a Jesús Es Algo Serio Currículo del Nuevo Testamento 27 Seguir a Jesús Es Algo Serio Lucas 9:57-62; 14:25-33 Versículo de Memoria Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo (Lucas 14:27). 1 Has

Más detalles

1. INTRODUCCIÓN 2. INVITACIÓN. 1.a- Hola y bienvenidos. 1.b- A la preparación interior que realizamos los cristianos para la Navidad, le

1. INTRODUCCIÓN 2. INVITACIÓN. 1.a- Hola y bienvenidos. 1.b- A la preparación interior que realizamos los cristianos para la Navidad, le PRIMARIA Canto inicial: 1. INTRODUCCIÓN 1.a- Hola y bienvenidos. Siempre que realizamos algo especial e importante, lo preparamos con antelación: una competición deportiva, una fiesta, una reunión, los

Más detalles

Un Bebé Muy Especial. Currículo del Nuevo Testamento. Mateo 1:18-2:23; Lucas 2:1-20. Versículo de Memoria

Un Bebé Muy Especial. Currículo del Nuevo Testamento. Mateo 1:18-2:23; Lucas 2:1-20. Versículo de Memoria Currículo del Nuevo Testamento 1 Un Bebé Muy Especial Mateo 1:18-2:23; Lucas 2:1-20 Versículo de Memoria Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados (Mateo

Más detalles

MISA CON NIÑOS 11 de junio de STMA. TRINIDAD-A JUAN 3, 16-18: "Tanto nos amó Dios que nos envió a su hijo." Mensaje: DIOS TRINIDAD el mejor

MISA CON NIÑOS 11 de junio de STMA. TRINIDAD-A JUAN 3, 16-18: Tanto nos amó Dios que nos envió a su hijo. Mensaje: DIOS TRINIDAD el mejor MISA CON NIÑOS 11 de junio de 2017 - STMA. TRINIDAD-A JUAN 3, 16-18: "Tanto nos amó Dios que nos envió a su hijo." Mensaje: DIOS TRINIDAD el mejor anti-estrés. Conócele, quiérele, rézale. 1. ACOGIDA Hermanos

Más detalles

El Bautismo y la Tentación de Jesús

El Bautismo y la Tentación de Jesús SERIE: La Vida de Jesús LECCIÓN 2 El Bautismo y la Tentación de Jesús PASAJE BÍBLICO: Lucas 3:21-22, 4:1-13 VERDAD CENTRAL: El conocer la Palabra de Dios nos ayuda a resistir la tentación. META: Que el

Más detalles

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 24, 4-5

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 24, 4-5 1 24 DE MAYO NUESTRA SEÑORA DE LA ESTRADA Bajo la advocación de Nuestra Señora de la Estrada, o del Camino, se venera en la iglesia del Gesù de Roma un célebre cuadro de la Santísima Virgen, que ya desde

Más detalles

LECTIO DIVINA Domingo V del Tiempo Ordinario Ciclo C

LECTIO DIVINA Domingo V del Tiempo Ordinario Ciclo C LECTIO DIVINA Domingo V del Tiempo Ordinario Ciclo C Hno. José Antonio Chavarría, frp Arquidiócesis de Tegucigalpa, Honduras PRIMERA LECTURA: Isaías 6, 1-8 SALMO RESPONSORIAL: Salmo 137 SEGUNDA LECTURA:

Más detalles

NOVENA VOCACIONAL A NUESTRA MADRE SEXTO DIA

NOVENA VOCACIONAL A NUESTRA MADRE SEXTO DIA NOVENA VOCACIONAL A NUESTRA MADRE SEXTO DIA NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN, UNIDA AL CORAZON DE CRISTO EN SU PASIÓN Y MUERTE EL SEÑOR NOS QUIER LLEVAR EN POS DE EL..QUIEN QUIERA VENIR EN POS DE MI,

Más detalles

Cada uno de nosotros ha sido llamado por Jesús, por Dios. Por eso somos cristianos, por eso queremos vivir su

Cada uno de nosotros ha sido llamado por Jesús, por Dios. Por eso somos cristianos, por eso queremos vivir su V DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO C. MONICIÓN DE ENTRADA: Cada uno de nosotros ha sido llamado por Jesús, por Dios. Por eso somos cristianos, por eso queremos vivir su http://www.marinaveracruz.net/liturgia/vdomingotiempoordinario.cicloc.htm

Más detalles

Vivir mi vida. CORO Voy a reír, voy a bailar Vivir mi vida lalalalá Voy a reír, voy a gozar Vivir mi vida lalalalá

Vivir mi vida. CORO Voy a reír, voy a bailar Vivir mi vida lalalalá Voy a reír, voy a gozar Vivir mi vida lalalalá Vivir mi vida Voy a reír, voy a bailar Vivir mi vida lalalalá Voy a reír, voy a gozar Vivir mi vida lalalalá Voy a vivir el momento Para entender el destino Voy a escuchar en silencio Para encontrar el

Más detalles

Jesús no vino al mundo para trabajar solo sino para

Jesús no vino al mundo para trabajar solo sino para EN LAS PISADAS DE JESUCRISTO EL HIJO DE DIOS Lección 4 Felipe y Natanael Lectura bíblica: Juan 1:43-51 Texto para memorizar: Juan 1:49 Objetivo: Mostrar que Jesús, el Hijo de Dios, nos necesita como sus

Más detalles

ORACIÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS CUANDO SE QUITA EL BELÉN

ORACIÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS CUANDO SE QUITA EL BELÉN ORACIÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS CUANDO SE QUITA EL BELÉN Introducción y justificación El acto de quitar el Belén es también un momento importante porque para el creyente nos sitúa en el año litúrgico. Unos

Más detalles

ORDINARIO DE LA MISA. Parroquia de Peñíscola. Download : Ver

ORDINARIO DE LA MISA. Parroquia de Peñíscola. Download :  Ver ORDINARIO DE LA MISA Parroquia de Peñíscola Download : http://www.loew-da.de/espana Ver. 3.1-16 - CANTOS DE ENTRADA Juntos como hermanos, miembros de una iglesia, vamos caminando, al encuentro del Señor.

Más detalles

*Exposición del Santísimo* >>>Canción >>>Momento de punteo, contemplación y silencio

*Exposición del Santísimo* >>>Canción >>>Momento de punteo, contemplación y silencio >>>Colocar un pesebre debajo del altar *Exposición del Santísimo* >>>Canción *Disposición: Al Espíritu Santo. Intención: Espíritu Divino que descendiste sobre María encarnando al Hijo de Dios, ayudanos

Más detalles

Debemos orar a nuestro Padre Celestial

Debemos orar a nuestro Padre Celestial Debemos orar a nuestro Padre Celestial Capítulo 8 Qué es la oración? Jesús enseñó: Por tanto, siempre debéis orar al Padre en mi nombre (3 Nefi 18:19). La oración es una de las mayores bendiciones que

Más detalles

Lo llamamos Introducción, y no Infancia porque nos enseña lo que sucedió antes del nacimiento de Jesús.

Lo llamamos Introducción, y no Infancia porque nos enseña lo que sucedió antes del nacimiento de Jesús. Lección 13 Los anuncios del nacimiento del Rey pero no la abandono, por qué? a continuación la lección nos enseñara todos los detalles. 13.1 Recuerde Ud. el estudio de los cinco pasos (e introducción)

Más detalles

Vida de Cristo Del Evangelio de. Lucas. Lección 1. Simeón y Ana Ven a Jesús. Lucas 2:22-39

Vida de Cristo Del Evangelio de. Lucas. Lección 1. Simeón y Ana Ven a Jesús. Lucas 2:22-39 Vida de Cristo Del Evangelio de Lucas Lección 1 Simeón y Ana Ven a Jesús Lucas 2:22-39 Mission Arlington/Mission Metroplex Currículo/Vida de Cristo/Evangelio de Lucas Created for use with young, unchurched

Más detalles

LA VIDA DE CRISTO del evangelio de

LA VIDA DE CRISTO del evangelio de LA VIDA DE CRISTO del evangelio de Marcos Lección 40 El mandamiento mayor Marcos12: 12:28 28-34 Creada para uso con niños principiantes, y principiantes que no asisten a una iglesia Adaptable para todas

Más detalles

"Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Mt 24,42.

Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Mt 24,42. Adviнto & y Navidad 16' "Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Mt 24,42. Esperemos el nacimiento de Jesús reconciliador, con la lámpara de nuestro corazón encendida. Adviento y Navidad

Más detalles

"Nuestra identidad como creyentes es la de peregrinos hacia la tierra prometida. El Señor acompaña siem

Nuestra identidad como creyentes es la de peregrinos hacia la tierra prometida. El Señor acompaña siem (RV).- La noche del martes en una Basílica de San Pedro repleta de fieles, el Papa Francisco celebró la primera misa de gallo de su pontificado. El Obispo de Roma empezó su homilía citando la profecía

Más detalles

Liturgia Viva del Santa María Madre de Dios

Liturgia Viva del Santa María Madre de Dios Liturgia Viva del Santa María Madre de Dios - Solemnidad de María, Madre de Dios - Día Mundial de la Paz Saludo Feliz Año Nuevo a todos ustedes. Que la gracia y la paz de Dios les acompañe a lo largo de

Más detalles

NOVENA A CEFERINO NAMUNCURA. Chimpay, 26 de agosto 1886 Roma 11 de mayo de 1905

NOVENA A CEFERINO NAMUNCURA. Chimpay, 26 de agosto 1886 Roma 11 de mayo de 1905 NOVENA A CEFERINO NAMUNCURA Chimpay, 26 de agosto 1886 Roma 11 de mayo de 1905 Quiero ser útil a mi gente Narambuena, Pedro Bautista Novena a Artémides Zatti. - 1a ed. - Bahía Blanca : Revista Ceferino

Más detalles

Una mirada al mensaje de Dios para los que participan en el nacimiento de Jesús. Lección 3

Una mirada al mensaje de Dios para los que participan en el nacimiento de Jesús. Lección 3 Puedes confiar tus temores a Dios Una mirada al mensaje de Dios para los que participan en el nacimiento de Jesús. Lección 3 Mission Arlington Mission Metroplex Currículo de Navidad 2010 Escrituras Mateo

Más detalles

RECONCILIACIÓN INCONDICIONAL...

RECONCILIACIÓN INCONDICIONAL... 1. ACOGIDA Como hicieron los primeros cristianos, nos hemos reunido en el día del Señor para fortalecer nuestra fe en la Eucaristía. En el tercer domingo de Cuaresma, Jesús nos va a hablar de la higuera

Más detalles

COLEGIO CALASANZ DE VILLACARRIEDO 1

COLEGIO CALASANZ DE VILLACARRIEDO 1 COLEGIO CALASANZ DE VILLACARRIEDO 1 CANTO DE ENTRADA: DIOS ESTÁ AQUÍ 1. MONICIÓN DE ENTRADA 1 a- El tiempo de Adviento nos prepara para que vivamos auténticamente la Navidad. A lo largo de las cuatro semanas

Más detalles

Nunca hemos visto tal cosa

Nunca hemos visto tal cosa 1 Nunca hemos visto tal cosa 2 En un pueblo donde se encontraba Jesús, cuatro hombres tenían un amigo enfermo. No podía caminar o pararse, ni aun sentarse. Pasaba todo el día en su camilla. El hombre dijo:

Más detalles

DOMINGO IV DEL TIEMPO ORDIONARIO-A

DOMINGO IV DEL TIEMPO ORDIONARIO-A 1 DOMINGO IV DEL TIEMPO ORDIONARIO-A 29 de enero de 2017 MONICIÓN DE ENTRADA Nos reunimos, un domingo más para oir la Palabra de Dios, participar en la Eucaristía y sentirnos hijos de Dios y hermanos.

Más detalles