Carlo Collodi Las aventuras de Pinocho

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Carlo Collodi Las aventuras de Pinocho"

Transcripción

1 Carlo Collodi Las aventuras de Pinocho Traducción y notas de Guillermo Piro XXVII Gran pelea entre Pinocho y sus compañeros; al resultar uno herido, Pinocho es arrestado por los guardias. Al llegar a la playa, Pinocho echó un gran vistazo al mar; pero no vio ningún Tiburón. El mar estaba tranquilo como un espejo. Dónde está el Tiburón? preguntó, dirigiéndose a sus compañeros. Se habrá ido a comer respondió uno de ellos, riendo. O se habrá ido a la cama a echarse un sueñito agregó otro, riendo más fuerte aún. Pinocho, por aquellas respuestas incongruentes y por aquellas risotadas necias, comprendió que sus compañeros le habían jugado una mala pasada, haciéndole creer algo que no era cierto; se lo tomó muy a mal y les dijo, enfadado: Y ahora? Qué gracia le encuentran a haberme hecho creer la historia del Tiburón? Mucha gracia!... respondieron a coro aquellos pillos. Y cuál sería? El haberte hecho perder la escuela y hacerte venir con nosotros. No te avergüenza ser todos los días tan puntual y tan diligente en las lecciones? No te avergüenza estudiar tanto? Y si yo estudio, a ustedes qué les importa? A nosotros nos importa muchísimo, porque nos obligas a hacer un mal papel ante el maestro... Por qué? Permitida la reproducción no comercial, para uso personal y/o fines educativos. Prohibida la reproducción para otros fines sin consentimiento escrito de los autores. Prohibida la venta. Publicado y distribuido en forma gratuita por Imaginaria:

2 Carlo Collodi - Las aventuras de Pinocho Porque los alumnos que estudian hacen quedar mal a los que, como nosotros, no tienen ganas de estudiar. Y nosotros no queremos quedar mal! Tenemos también nuestro amor propio!... Y entonces qué debería hacer para darles el gusto? Debes aburrirte tú también de la escuela, de las clases y del maestro, que son nuestros grandes enemigos. Y si yo quisiera seguir estudiando? No te volveremos a mirar a la cara, y a la primera ocasión, las pagarás!... De verdad que casi me hacen reír dijo el muñeco encogiéndose de hombros. Eh, Pinocho! gritó entonces el más grande de aquellos muchachos, acercándose. No vengas a hacerte el bravucón, no te hagas el gallito!... Porque así como tú no nos temes, nosotros no te tememos! Recuerda que estás solo y que nosotros somos siete. Siete, como los pecados capitales dijo Pinocho con una gran risotada. Oyeron? Nos acaba de insultar! Nos comparó con los pecados capitales!... Pinocho! Pídenos perdón por habernos ofendido... si no, tendrás problemas!... Cucú! contestó el muñeco, tocándose la punta de la nariz con el índice en señal de burla. Pinocho! Terminarás mal!... Cucú! Recibirás más palazos que un burro!... Cucú! Volverás a casa con la nariz rota!... Cucú! El cucú te lo voy a dar yo! gritó el más atrevido de aquellos pillos. Toma esto a cuenta y guárdatelo para la cena de esta noche! Y diciendo esto le dio un puñetazo en la cabeza. Pero, como suele decirse, fue dar y recibir, porque el muñeco, como era de esperar, respondió enseguida con otro puñetazo; y en un instante el combate se hizo general y encarnizado.

3 Pinocho, aunque estaba solo, se defendía como un héroe. Con sus pies de madera durísima trabajaba tan bien que tenía siempre a sus enemigos a respetuosa distancia. Allí donde sus pies conseguían llegar dejaban siempre un moretón a manera de recuerdo. Entonces los muchachos, rabiosos al no poder medirse con el muñeco cuerpo a cuerpo, pensaron en echar mano a unos proyectiles y, desanudando las correas con que llevaban atados sus libros de escuela, comenzaron a tirarle con los Silabarios, las Gramáticas, los Giannetinos, los Minuzzolos, los Cuentos de Thouar, el Pollito de la Baccini y otros libros de escuela; pero el muñeco, que era rápido y avispado, los esquivaba a tiempo, y los libros, pasándole por encima de la cabeza, terminaba todos en el mar. Imagínense los peces! Los peces, creyendo que los libros eran comestibles, corrían en bandadas a ras del agua, pero después de haber saboreado alguna página o alguna tapa escupían haciendo una mueca con la boca que parecía querer decir: No es para nosotros: estamos acostumbrados a comer cosas mejores! Ilustración de Carlo Chiostri (1901)

4 Carlo Collodi - Las aventuras de Pinocho El combate se volvía cada vez más feroz, cuando de pronto un gran Cangrejo, que había salido del agua y poco a poco se había arrastrado por la playa, gritó con voz de trombón resfriado: Termínenla, bribones, que no son más que eso! Estas peleas entre muchachos raramente terminan bien. Siempre sucede una desgracia!... Pobre Cangrejo! Igual que si hubiese predicado en el desierto. El bribón de Pinocho, volviéndose y mirándolo con desprecio, le dijo groseramente: Cállate, Cangrejo de mal agüero! Más te valdría chupar dos pastillas de liquen para curarte ese resfrío que tienes. Vete mejor a la cama, y procura sudar mucho! Entretanto los muchachos, que ya habían terminado de tirar todos sus libros, vieron a poca distancia el atado de libros del muñeco y se apoderaron de ellos en menos de lo que canta un gallo. Entre estos libros estaba uno encuadernado en cartón grueso, con el lomo y los bordes de pergamino. Era un Tratado de Aritmética. Dejo que ustedes imaginen lo pesado que era! Uno de aquellos bribones se apoderó del libro y, apuntando a la cabeza de Pinocho, lo lanzó con todas sus fuerzas, pero en vez de darle al muñeco le pegó en la cabeza a uno de sus compañeros, el cual se volvió blanco como un papel, y no dijo más que estas palabras: Oh, madre mía, ayúdame... que me muero! Y cayó cuando largo era sobre la arena de la playa. Al ver a aquel niño muerto, los muchachos, asustados, se dieron a la fuga, y en pocos minutos se perdieron de vista. Pinocho se quedó allí, y aunque a causa del dolor y el susto él también estaba más muerto que vivo, corrió a mojar su pañuelo en el agua del mar y se puso a mojar las sienes de su pobre compañero de escuela. Y mientras, desesperado, lloraba a lágrima tendida, lo llamaba por su nombre y le decía: Eugenio!... Pobre Eugenio mío!... Abre los ojos Eugenio... Si los mantienes cerrados harás que me muera yo también... Oh, Dios mío! Cómo haré ahora para volver a casa?... Qué será de mí?... A dónde huiré?... Dónde podré esconderme?... Oh! Cuánto mejor sería que hubiese ido a la escuela!...

5 Carlo Collodi - Las aventuras de Pinocho Por qué les habré hecho caso a mis compañeros, que son mi condena?... Y el maestro me lo había dicho!... Y mi mamá lo había repetido: Cuídate de las mala compañías. Pero yo soy un testarudo... un cabeza dura... dejo hablar a todos y después hago lo que mejor me parece! Y luego me toca pagar... Y así es como, desde que vine al mundo, no tuve nunca ni un cuarto de hora de tranquilidad. Dios mío! Qué será de mí? Qué será de mí? Qué será de mí?... Y Pinocho seguía llorando, berreando, dándose golpes en la cabeza y llamando por su nombre al pobre Eugenio, cuando de golpe oyó el ruido sordo de unos pasos que se acercaban. Se volvió: eran dos guardias. Qué haces tirado en el suelo? le preguntaron a Pinocho. Asisto a mi compañero de escuela. Está enfermo? Parece que sí!... Otra que enfermo! dijo uno de los guardias, inclinándose y observando a Eugenio de cerca. Este muchacho ha sido herido en la cabeza. Quién lo ha hecho? Yo no balbuceó el muñeco, casi sin aliento. Si no fuiste tú, quién lo hirió, entonces? Yo no repitió el muñeco. Y con qué lo han herido? Con este libro. Y el muñeco recogió del suelo el Tratado de Aritmética, encuadernado en cartón y pergamino, para mostrárselo a los guardias. Y este libro de quién es? Mío. Basta ya entonces. No hay nada más que decir. Levántate enseguida y ven con nosotros. Pero yo... Ven con nosotros! Pero yo soy inocente... Ven con nosotros!

6 Antes de partir los guardias llamaron a algunos pescadores que en ese momento pasaban con su barca cerca de la playa y les dijeron: Les confiamos este muchacho, que ha sido herido en la cabeza. Llévenlo a vuestra casa y cuídenlo. Mañana iremos a verlo. Entonces se dirigieron a Pinocho, y después de ponerlo en medio de los dos le ordenaron con acento militar: Adelante! Y camina rápido! Si no, será peor! Ilustración de Charles Copeland (1904) Sin hacérselo repetir, el muñeco comenzó a caminar por aquella senda que conducía al pueblo. Pero el pobre diablo ya ni siquiera sabía en qué mundo se encontraba. Le parecía estar soñando. Y qué mal sueño! Estaba fuera de sí. Sus ojos veían todo doble. Las piernas le temblaban. La lengua se le había quedado pegada al paladar y no podía articular una sola palabra. Y sin embargo, en medio de aquella especie de estupidez y embotamiento, una espina agudísima le atravesaba el corazón: el pensamiento de tener que pasar bajo las ventanas de la casa de su buena Hada flanqueado por los guardias. Hubiese preferido la muerte

7 Ya habían llegado y estaban por entrar en el pueblo cuando una juguetona ráfaga de viento arrebató el gorro de la cabeza de Pinocho, llevándoselo a una docena de pasos de allí. Me permiten preguntó el muñeco a los guardias que vaya a recoger mi gorro? Ve, pero vuelve enseguida. Ilustración de Attilio Mussino (1911) El muñeco fue, recogió el gorro... pero en vez de volver a ponérselo en la cabeza se lo puso entre los dientes, y después comenzó a correr a toda prisa hacia la playa. Corría como una bala. Los guardias, juzgando que hubiese sido difícil alcanzarlo, largaron tras él un gran mastín que había ganado el primer premio en todas las carreras de perros. Pinocho corría, y el perro corría más que él, por lo que la gente se asomaba a las ventanas y se agolpaba en medio de la calle, ansiosa de ver cómo terminaba aquella feroz carrera. Pero no pudo darse el gusto porque el mastín y Pinocho levantaron en el camino tanta polvareda que después de pocos minutos no fue posible ver nada más

8 Ilustración de Carlo Chiostri (1901) XXVIII Pinocho corre peligro de que lo frían en una sartén, como un pescado. Durante aquella carrera desesperada hubo un momento terrible, un momento en que Pinocho se creyó perdido. Porque hay que saber que Alidoro (1) (éste era el nombre del mastín) a fuerza de correr y correr casi lo había alcanzado. Basta decir que el muñeco sentía a sus espaldas, a un palmo de distancia, el jadear anhelante de aquel animal, e incluso sentía el aliento cálido de sus resoplidos. Por suerte la playa ya estaba cerca y el mar se veía a pocos pasos. Apenas pisó la playa, el muñeco dio un bellísimo salto, como el que hubiese podido dar una rana, y fue a caer en medio del agua. Alidoro, en cambio, quería detenerse; pero llevado por el ímpetu de la carrera él también entró en el agua. Y aquel desgraciado no sabía nadar, por lo que enseguida comenzó a patalear para mantenerse a flote. Pero más pataleaba, más se le hundía la cabeza en el agua. Cuando volvió a sacar la cabeza afuera, el pobre perro tenía los ojos aterrorizados y fuera de las órbitas, y, ladrando, gritaba:

9 Me ahogo! Me ahogo! Muérete! le dijo, desde lejos, Pinocho, que ya se veía fuera de peligro. Ayúdame, Pinocho mío!... Sálvame de la muerte! Al oír esos gritos desgarradores, el muñeco, que en el fondo tenía un corazón de oro, se compadeció, y volviéndose hacia el perro le preguntó: Me prometes que, si te ayudo a salvarte, no me molestarás más ni volverás a perseguirme? Te lo prometo! Te lo prometo! Date prisa, por favor, porque si tardas más de medio minuto no hay quien me salve. Pinocho dudó un poco; pero después, recordando que su padre le había dicho muchas veces que uno nunca se arrepiente de una buena acción, nadó hasta Alidoro y tomándolo por la cola con las dos manos lo llevó sano y salvo hasta la arena seca de la playa. Ilustración de Carlo Chiostri (1901) El pobre animal no se tenía en pie. Sin quererlo, había bebido tanta agua salada que estaba hinchado como un globo. Por otra parte el muñeco, no fiándose demasiado, estimó prudente volver a arrojarse al mar; y alejándose de la playa le gritó al amigo que acababa de salvar: Adiós, Alidoro, buen viaje y saludos a la familia! Adiós Pinocho respondió el perro ; mil gracias por haberme librado de la muerte. Me has hecho un gran favor, y en este mundo todo tiene su recompensa: Si se presenta la ocasión, podrás comprobarlo

10 Pinocho siguió nadando, manteniéndose siempre cerca de la costa. Finalmente le pareció haber llegado a un lugar seguro, y echando una mirada a la playa vio sobre los escollos una especie de gruta, de la cual salía un larguísimo penacho de humo. En aquella gruta dijo entonces para sí debe de haber un fuego. Tanto mejor! Iré a secarme y calentarme. Y después?... Después que pase lo que pase. Tomada esta resolución, se acercó a la orilla; pero cuando estaba por treparse, sintió algo debajo del agua que subía, subía, subía y lo elevaba por los aires. Inmediatamente trató de huir, pero ya era tarde, porque para su gran sorpresa se encontró encerrado dentro de una gran red en medio de un montón de peces de todas formas y tamaños, que coleaban y se debatían como almas desesperadas. Y al mismo tiempo vio salir de la gruta a un pescador tan feo, pero tan feo, que parecía un monstruo marino. En vez de cabellos tenía sobre la cabeza una espesa mata de hierba verde; verde era la piel de su cuerpo, verdes los ojos, verde la larguísima barba, que le llegaba hasta los pies. Parecía un enorme lagarto parado sobre las patas de atrás. Ilustración de Enrico Mazzanti (1883)

11 Carlo Collodi - Las aventuras de Pinocho Cuando el pescador terminó de sacar la red del mar, gritó, loco de contento: Providencia bendita! Hoy también podré darme un buen atracón de pescado! Menos mal que yo no soy un pez! dijo Pinocho para sus adentros, recobrando un poco de valor. La red llena de pescados fue llevada dentro de la gruta, una gruta oscura y llena de humo, en medio de la cual borboteaba una gran sartén llena de aceite, que exhalaba un olor que cortaba la respiración. Ahora veamos qué pescados tenemos hoy! dijo el pescador verde; y metiendo en la red una manaza tan desproporcionada que parecía una pala de panadero, sacó un puñado de salmonetes. Qué buenos salmonetes! dijo, mirándolos y oliéndolos con deleite. Y después de haberlos olido los echó en un recipiente sin agua. Después repitió varias veces la misma operación, y a medida que iba sacando otros pescados, se le hacía agua la boca y alborozado decía: Qué buenas pescadillas!... Qué exquisitos mújoles!... Qué deliciosos lenguados!... Qué espléndidos peces araña!... Qué lindas sardinas, con cabeza y todo!... Como pueden imaginar, las pescadillas, los mújoles, los lenguados, los peces araña y las sardinas terminaron todos mezclados en el recipiente, en compañía de los salmonetes. Lo último que quedaba en la red era Pinocho. Apenas el pescador lo sacó, abrió maravillado sus ojazos verdes, gritando, casi asustado: Qué clase de pescado es éste? No recuerdo haber comido nunca un pescado así! Y volvió a mirarlo atentamente, y después de haberlo mirado bien por todos los costados, dijo: Entiendo: debe de ser un cangrejo de mar.

12 Ilustración de Luigi E. Augusta Cavalieri (1924) Entonces Pinocho, mortificado al ver que lo confundían con un cangrejo, dijo con resentimiento. Qué cangrejo ni ocho cuartos! Mire cómo me trata! Yo, para que lo sepa bien, soy un muñeco. Un muñeco? replicó el pescador. Es como yo digo, el pez muñeco es algo nuevo para mí! Mejor así! Te comeré con ganas. Comerme? Pero puede entender que yo no soy un pescado? No oye que hablo y que razono como usted? Es verdad agregó el pescador, y como veo que eres un pescado, que tienes la suerte de hablar y razonar, como yo, voy a tener contigo toda clase de consideraciones. Y estas consideraciones cuáles serían?... En señal de amistad y de particular estima te dejaré elegir el modo en

13 que quieres ser cocinado (2). Deseas ser freído en la sartén o prefieres que te cocine en la olla con salsa de tomate? A decir verdad respondió Pinocho, si tengo que elegir, prefiero que me deje libre para poder volver a mi casa. Estás bromeando! Te parece que tengo ganas de perderme la ocasión de probar un pescado tan raro? No es común pescar un pez muñeco en estos mares. Déjame a mí: te freiré en la sartén junto con los otros pescados y te sentirás a gusto. Ser freído en compañía siempre es un consuelo. El infeliz Pinocho, al oír esto, comenzó a llorar, a gritar y a pedir clemencia, y llorando decía: Cuánto mejor sería que hubiese ido a la escuela!... Les hice caso a mis compañeros y ahora lo estoy pagando!... bua, bua, bua!... Y como se retorcía como una anguila y hacía esfuerzos increíbles para escurrirse de las garras del pescador verde, éste tomó una vara de junco, y después de atarle las manos y los pies, como un salame, lo arrojó al recipiente con los demás. Después, habiendo sacado un tarro de madera lleno de harina, se puso a enharinar todos los pescados; y a medida que los iba enharinando, los tiraba dentro de la sartén para que se frieran. Los primeros que se pusieron a bailar en el aceite hirviendo fueron las pobres pescadillas, después les tocó a los peces araña, después a los mújoles, después a los lenguados y a las sardinas, y después le tocó el turno a Pinocho. El cual, viéndose tan cerca de la muerte ( y qué fea muerte!) fue presa de tal temblor y de tanto miedo que ya no tuvo ni voz para pedir clemencia. El pobrecito pedía clemencia con los ojos! Pero el pescador verde, sin prestarle atención, le dio cinco o seis vueltas en la harina, enharinándolo tan bien de la cabeza a los pies que parecía haberse vuelto un muñeco de yeso. Después lo tomó por la cabeza y... (3)

14 Notas del traductor (1) Alidoro : Collodi atribuye al mastín el nombre de un protagonista del poema caballeresco Amadigi (Amadís) (1560), de Bernardo Tasso (padre de Torcuato, el autor del poema épico Jerusalén liberada). (2) Amable concesión que recuerda al gigante Polifemo que, en señal de hospitalidad, pretende comerse a Ulises en último lugar, después de haber hecho lo mismo con sus compañeros (Odisea, cap. IX) (3) Gerardo Deniz se pregunta: Estaban en buenas relaciones los carabinieri con el espantoso pescador verde, capaz de antropofagia o, cuando menos titerofagia? Pagaba este monstruo sus impuestos? O veámoslo de otra manera: al autor de aquel sesudo libraco de aritmética, le parecería natural que, en las afueras de un puerto civilizado y ducho en números, viviera semejante troglodita? Singular vecindad del salvajismo y la cultura. Hace recordar viejos cuadros, como los de San Jorge de Carpaccio: el dragón no es vencido en un paraje agreste, sino entre casas medievales elegantes. Por el suelo, eso sí, hay pedazos de víctimas. La tensión naturaleza cultura es extrema, insostenible (...). Luego, consumada la proeza, el heroico santo (...) reúne escasos admiradores. Se imagina uno a cualquier niño mirando casualmente por la ventana de alguna de las casas: Ven a ver, mamá, un señor está matando al dragón. Y la señora, sin interrumpir por tan poca cosa los quehaceres domésticos. Qué bien, porque era una lata ese animal. Se comía a todo el mundo. (Deniz, op cit.)

El castillo de irás y no volverás

El castillo de irás y no volverás El castillo de irás y no volverás En un hermoso pueblo al lado del mar vivía un pescador con su mujer. Eran ya mayores y no tenían hijos. Sólo se tenían el uno al otro. Todas las mañanas, muy temprano,

Más detalles

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/ Los tres cerditos Guco era un animal muy interesante. Desde pequeñito, vivía en el mismo bosque. Lo recorría de punta a rabo todos los días. Jugaba dando vueltas entre los árboles, dejando sus pisadas

Más detalles

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar Lolita Bosch El niño q u e quería matar Para A.M. Uno Me llamo Max, tengo catorce años y paso mucho más miedo que los otros niños. Porque a veces se me ocurren unas cosas muy extrañas que no sé qué son,

Más detalles

Pinocho Autor: Carlo Collodi

Pinocho Autor: Carlo Collodi www.soncuentosinfantiles.com Pinocho Autor: Carlo Collodi Erase una vez, un carpintero llamado Gepetto, decidió construir un muñeco de madera, al que llamó Pinocho. Con él, consiguió no sentirse tan solo

Más detalles

CABEZA HUECA, CABEZA SECA Franco Vaccarini

CABEZA HUECA, CABEZA SECA Franco Vaccarini 1 CABEZA HUECA, CABEZA SECA Franco Vaccarini 2 Para Moroiá no había peor compromiso que ser hijo del cacique. Todos estaban pendientes de él, de sus buenas o malas acciones. Sobre todo de las malas, porque

Más detalles

BUENOS DÍAS PRIMARIA

BUENOS DÍAS PRIMARIA Lunes Empezamos la semana del Domund Muy buenos días: Durante esta semana recordaremos en toda la Iglesia a las Misiones. Es decir, el próximo domingo será el Domingo Mundial de las misiones. Es lo que

Más detalles

Planificación para la lectura en voz alta del cuento

Planificación para la lectura en voz alta del cuento Ficha nº3 Planificación para la lectura en voz alta del cuento La Caperucita Roja Charles Perrault Objetivos de Aprendizaje (OA) Disfrutar de obras de literatura infantil mediante la audición atenta de

Más detalles

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir El viaje 1 Hoy me he despertado con una paz interior poco usual. Normalmente tengo la cabeza llena de preocupaciones desde la primera hora de la mañana. Pero hoy mi cabeza estaba vacía. Era como un libro

Más detalles

Mi libro de oración 1

Mi libro de oración 1 Mi libro de oración 1 Una de las formas para prepararse para recibir a Jesús es rezar y pasar más tiempo con él. De esa manera puedo ser más amigo suyo como lo fueron los discípulos hace ya más de 2.000

Más detalles

Pancho el diligente EL SECRETO PARA SUPERAR LA POBREZA EXTREMA

Pancho el diligente EL SECRETO PARA SUPERAR LA POBREZA EXTREMA Pancho el diligente EL SECRETO PARA SUPERAR LA POBREZA EXTREMA Sucedió en un pueblo llamado Mogotes en donde vivía nuestro amigo Pancho, Pancho era un campesino de 38 años de edad que vivía con su esposa

Más detalles

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso.

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso. Madre Nieve Hermanos Grimm U na viuda tenía dos hijas. Una trabajadora y bonita, y la otra fea y perezosa. La madre, sin embargo, quería mucho más a la fea y perezosa, porque era su verdadera hija. La

Más detalles

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade 1 Sofia corre a través de la oscuridad. Tiene prisa y mucho miedo. No sabe por qué corre, por qué tiene miedo, o hacia dónde va. Hay algo allí detrás que la asusta, algo peligroso, algo malo, que se acerca

Más detalles

Las Medias de los Flamencos

Las Medias de los Flamencos Las Medias de los Flamencos (Horacio Quiroga) Cierta vez las víboras dieron un gran baile. Invitaron a las ranas y a los sapos, a los flamencos y a los yacarés y a los pescados. Los pescados, como no caminan,

Más detalles

CAPÍTULO 4. MUJERES Que hicieron historia

CAPÍTULO 4. MUJERES Que hicieron historia CAPÍTULO 4 MUJERES Que hicieron historia Mujeres Que hicieron historia María, la hermana de Marta; María la mujer que lavó los pies de Jesús con el perfume de alabastro y aquella mujer de quien no tenemos

Más detalles

Lo que más me gusta es volar dijo el sapo.

Lo que más me gusta es volar dijo el sapo. El vuelo del sapo Gustavo Roldán El vuelo del sapo de Gustavo Roldán. En El vuelo del sapo. Alfaguara juvenil. 2005. Gustavo Roldán Ilustraciones: Mónica Pironio Diseño de tapa y colección: Campaña Nacional

Más detalles

Carlo Collodi Las aventuras de Pinocho

Carlo Collodi Las aventuras de Pinocho Carlo Collodi Las aventuras de Pinocho Traducción y notas de Guillermo Piro V Pinocho tiene hambre y busca un huevo para hacerse una tortilla; pero, en lo mejor, la tortilla se va volando por la ventana.

Más detalles

LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO

LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO 1 LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO A continuación, se muestran las 1000 palabras más frecuentemente usadas del castellano (concretamente 1008 palabras) tomadas de los datos estadísticos

Más detalles

La Abeja Haragana (Cuentos de la selva, 1918) Por Horacio Quiroga (1879-1937)

La Abeja Haragana (Cuentos de la selva, 1918) Por Horacio Quiroga (1879-1937) La Abeja Haragana (Cuentos de la selva, 1918) Por Horacio Quiroga (1879-1937) HABÍA UNA VEZ en una colmena una abeja que no quería trabajar, es decir, recorría los árboles uno por uno para tomar el jugo

Más detalles

Aquí termina nuestra caminata «en las pisadas

Aquí termina nuestra caminata «en las pisadas EN LAS PISADAS DE JESUCRISTO EL HIJO DE DIOS Lección 20 El glorioso Hijo de Dios Lectura bíblica: Mateo 17:1-13 Texto para memorizar: Mateo 17:5 Objetivo: Afirmar la fe de los niños en Jesucristo como

Más detalles

CÓMO CRIAR NIÑOS EMOCIONALMENTE SANOS #2 Recuerdos de la niñez Respuestas seleccionadas

CÓMO CRIAR NIÑOS EMOCIONALMENTE SANOS #2 Recuerdos de la niñez Respuestas seleccionadas CÓMO CRIAR NIÑOS EMOCIONALMENTE SANOS #2 Recuerdos de la niñez Respuestas seleccionadas RESPETO No sentirse respetado 1. Cuando intentaba usar ropa diferente, mis papás se burlaban de mí. 2. No podía decir

Más detalles

Redes de Convivencia Proyecto Sociocomunitario de los IES de El Puerto de Santa María

Redes de Convivencia Proyecto Sociocomunitario de los IES de El Puerto de Santa María Redes de Convivencia Redes de Convivencia Proyecto Sociocomunitario de los IES de El Puerto de Santa María Manuel Caño Delgado Isabel Moncosí Gómez Proyecto Sociocomunitario de los IES de El Puerto de

Más detalles

Coquilín Ayuda sus Amigos

Coquilín Ayuda sus Amigos Coquilín Ayuda sus Amigos Andrés Díaz Marrero Ilustraciones: Israel De Jesús Editorial Sendero,1981-2009 3 Auxilio! Socorro! No puedo ver! Coquilín se asomó y vio a una pequeña cocolía cuyo cuerpo estaba

Más detalles

Jorge el valeroso. - Y tú qué quieres. - Verá respondió Jorge -, me gustaría que alguno de ustedes me ayudase a conocer lo que es el miedo.

Jorge el valeroso. - Y tú qué quieres. - Verá respondió Jorge -, me gustaría que alguno de ustedes me ayudase a conocer lo que es el miedo. Jorge el valeroso En una pequeña ciudad no muy lejana, vivía un hombre junto a su hijo, al que todos llamaban Jorge el tonto, porque no sabía lo que era el miedo. Tenía muchas ganas de saberlo, pero nadie

Más detalles

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas 1 Palabras nuevas El domingo por la mañana, al abrocharse su capota azul marino, la bruja vio que le faltaba un botón. Se la puso, de todos modos, y se fue a dar un paseo por el parque. Roque Bodoque y

Más detalles

Diario de la Violencia

Diario de la Violencia Diario de la Violencia Muchos me han de odiar por ser quien soy, pero, Qué puedo yo hacer si he nacido siendo así? Si para eso estoy en este mundo? Aunque Estará bien todo esto? Mi nombre es violencia.

Más detalles

Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA

Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA Dánae era la hija de Acrisio, el rey de Argos, y vivía aislada del mundo, encerrada en una torre de palacio, porque a su padre le habían profetizado que su destino

Más detalles

EL ELEFANTE APUESTA CON EL TIGRE

EL ELEFANTE APUESTA CON EL TIGRE EL ELEFANTE APUESTA CON EL TIGRE E n tiempos muy lejanos, Ejayah, el elefante, y Rimeu, el tigre, eran excelentes amigos. Un día llegaron a un calvero y encontraron allí a Lotong, el mono de anteojos y

Más detalles

La Verdad en la Vida. Los Milagros. La Vida de Cristo, Parte 3

La Verdad en la Vida. Los Milagros. La Vida de Cristo, Parte 3 La Verdad en la Vida La Vida de Cristo - Parte 3 Los Milagros Pre-Escolar, Año 1, Libro 3 La Vida de Cristo, Parte 3 La Verdad en la Vida Una Serie de Literatura de Clases Bíblicas Para Grupos Clasificados

Más detalles

A continuación te damos algunas ideas para cada ocasión.

A continuación te damos algunas ideas para cada ocasión. A continuación te damos algunas ideas para cada ocasión. FRASES PARA ENAMORADOS 1.- Uno aprende a amar, no cuando encuentre a la persona perfecta, sino cuando aprenda a creer en la perfección de una persona

Más detalles

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ALEGRÍA TRISTEZA ENFADO MIEDO ANEXO 2 CUENTO: EL MONSTRUO DE COLORES 2 ANEXO 3 - DIBUJOS: EMOCIONES VIVIDAS 3 ANEXO 4 - RECONOCEMOS LAS EMOCIONES

Más detalles

Ellos habían pescado toda la noche sin sacar nada; no iban a dejar perder esta pesca así que arrastraron la red con los peces.

Ellos habían pescado toda la noche sin sacar nada; no iban a dejar perder esta pesca así que arrastraron la red con los peces. Juan 21:1-25 Por Chuck Smith Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a sus discípulos junto al mar de Tiberias; y se manifestó de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás llamado el Dídimo,

Más detalles

Estaba aún dormida, pero sentía que se

Estaba aún dormida, pero sentía que se Estaba aún dormida, pero sentía que se alzaba del sueño exactamente como un globo: como si fuera un pez de colores en una pecera de sueño, alzándose más y más a través de las tibias aguas del adormecimiento

Más detalles

En Mali, los Jalis son las personas encargadas de contar las historias de memoria, para que vayan pasando de generación en generación.

En Mali, los Jalis son las personas encargadas de contar las historias de memoria, para que vayan pasando de generación en generación. En Mali, los Jalis son las personas encargadas de contar las historias de memoria, para que vayan pasando de generación en generación. Malí Había una vez un Jefe de pueblo, que tenía muchos bienes, como

Más detalles

Enseñe a los niños que la vida cristiana no siempre es

Enseñe a los niños que la vida cristiana no siempre es UN TERREMOTO A MEDIANOCHE LA CONVERSIÓN DEL CARCELERO Lectura bíblica: Hechos 16:11-40 Versículo para memorizar: Efesios 2:8 Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede

Más detalles

Esta es una gran lección sobre el perdón. José

Esta es una gran lección sobre el perdón. José MIS PRIMEROS AMIGOS DE LA BIBLIA Lección 19 José perdona a sus hermanos Lectura bíblica: Génesis 42:1 45:15 Texto para memorizar: Mateo 6:12 Objetivo: Que los niños comprendan la importancia de perdonar

Más detalles

PROGRAMA PARA EL CULTO DE MENORES «MAS VALIOSO QUE EL ORO Y LA PLATA»

PROGRAMA PARA EL CULTO DE MENORES «MAS VALIOSO QUE EL ORO Y LA PLATA» PROGRAMA PARA EL CULTO DE MENORES «MAS VALIOSO QUE EL ORO Y LA PLATA» PROPOSITO DEL PROGRAMA: Despertar en los jóvenes el amor a las madres y la obediencia, teniendo en mente el quinto mandamiento. PERSONAJES:

Más detalles

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons LA OLA Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons Desde hace unos días cuando le tiro la pelota a Chispa, no sale corriendo a por ella para luego volver a traérmela. Los papás me han dicho

Más detalles

Félix, el niño que no quería lavarse

Félix, el niño que no quería lavarse Félix, el niño que no quería lavarse Texto: Anna Espinach Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil. Els contes de l àvia Lávate la cara! Frótate las manos! Algo más de champú detrás

Más detalles

En un país cálido y lejano había un. Prólogo

En un país cálido y lejano había un. Prólogo Prólogo En un país cálido y lejano había un rey bueno y sabio que tenía siete hijos, seis varones y una niña, hijos de siete mujeres diferentes. El rey se sentía viejo y cansado, y sabía que pronto tendría

Más detalles

Entrenamiento para Jaulas

Entrenamiento para Jaulas Entrenamiento para Jaulas La gran pregunta del entrenamiento para perros es: jaula o no jaula? Esta pregunta será respondida con otra pregunta: cómo vas a hacerlo? Desafortunadamente, muchos de los métodos

Más detalles

Hermanos Grimm RAPUNZEL

Hermanos Grimm RAPUNZEL UN TESORO DE CUENTO DE HADAS Hermanos Grimm RAPUNZEL Uso exclusivo VITANET, Biblioteca Virtual 2003 Rapunzel Había una vez un hombre y una mujer que hacía mucho tiempo deseaban tener un niño. Entonces,

Más detalles

Por fin continuó hablándoles, con esa voz suave y dulce, que tanto les gustaba oír.

Por fin continuó hablándoles, con esa voz suave y dulce, que tanto les gustaba oír. El secreto má gico Quieres que te cuente un secreto? Existe una isla en el Océano Pacífico que es un lugar muy, muy especial. Allí, las personas tienen algo que todo el mundo desearía tener: Magia! Es

Más detalles

LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO

LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO PERSONAJES: BRAIS MINIMOY: Protagonista del cuento. Es algo curioso y siente pánico cuando no hay adultos con el. MISORA: Habitante del misterioso lugar al que

Más detalles

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

----------------------------------------------------------------------------------------------------------- Llovía y venteaba bastante. Era difícil ver. Había un hombre alto, pelirrojo, que corría por la calle gritando. Una mujer manejaba un pequeño coche verde. De repente el coche paró en frente del banco.

Más detalles

AVE MARIA. Por Stéphanie Keller-Busque

AVE MARIA. Por Stéphanie Keller-Busque AVE MARIA Por Stéphanie Keller-Busque 2004 Nuevo trabajo Antes de comenzar mi historia, quiero decir que sin María, este libro no existiría. Debo mi vida a María porque es ella quién ha salvado la mía.

Más detalles

El Gato de Pelo Plateado. José Acevedo Jiménez

El Gato de Pelo Plateado. José Acevedo Jiménez El Gato de Pelo Plateado José Acevedo Jiménez A Danilka Hernández con amor. Dicen, los supersticiosos, que romper un espejo es augurio de mala suerte, siete años de mala suerte. También se cuenta que cruzar

Más detalles

RICARDITO EL COPETUDO

RICARDITO EL COPETUDO UN TESORO DE CUENTO DE HADAS Charles Perrault RICARDITO EL COPETUDO Uso exclusivo VITANET, Biblioteca Virtual 2003 Ricardito el Copetudo Había una vez una reina que dio a luz un niño, tan feo que se dudaba

Más detalles

Arquidiócesis de Galveston-Houston Ambiente Seguro Plan de Lección - Kinder

Arquidiócesis de Galveston-Houston Ambiente Seguro Plan de Lección - Kinder Arquidiócesis de Galveston-Houston Ambiente Seguro Plan de Lección - Kinder Objetivos: Ayudar a los niños a apreciar la bondad de sus cuerpos y cómo Dios quiere que se cuiden y protejan a sí mismos. Afirmar

Más detalles

EL AGUILA QUE SE CREIA GALLINA

EL AGUILA QUE SE CREIA GALLINA EL AGUILA QUE SE CREIA GALLINA Era una vez un granjero sabio y bueno que gustaba de cuidar a las aves, subir a la montaña y contemplar el vuelo de las águilas. Un día, al bajar de la montaña, llegó a unas

Más detalles

Conforme a tu Fe sea Hecho

Conforme a tu Fe sea Hecho Conforme a tu Fe sea Hecho I. Introducción a. Desde la semana pasada hemos iniciado una serie que titulamos Dios de milagros b. La semana pasada hablamos un poco sobre i. Qué motiva una serie como esta?

Más detalles

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a nadie a quien contarle mis problemas, a quien darle un abrazo.

Más detalles

Mi extraña familia y yo

Mi extraña familia y yo Mi extraña familia y yo Capítulo 1 Mi familia es un poco extraña. Mi padre tiene 20 años, se llama José Benito Rodríguez Rodríguez Alensio Roma. Tiene una barba tan larga que le llega a los tobillos. Como

Más detalles

EL VIRUS RA. Decenas de fallos en consultas médicas

EL VIRUS RA. Decenas de fallos en consultas médicas EL VIRUS RA Era un día normal. Me levanté de la cama, fui al baño a asearme y después a la cocina a desayunar. Cogí el periódico, como siempre, me puse a hacer los crucigramas, los sudokus mientras tomaba

Más detalles

El día que cumplí ocho años todo cambió en mi habitación, en mi

El día que cumplí ocho años todo cambió en mi habitación, en mi Capítulo 1 EL MEJOR REGALO DE CUMPLEAÑOS El día que cumplí ocho años todo cambió en mi habitación, en mi cabeza y en mi vida. Qué día tan fantástico! Una de las personas más importantes y especiales de

Más detalles

Las Hadas. rase una vez una viuda que tenía dos hijas.

Las Hadas. rase una vez una viuda que tenía dos hijas. Las Hadas Charles Perrault É rase una vez una viuda que tenía dos hijas. La hija mayor se le parecía tanto en el carácter y en la apariencia, que quien veía a la hija creía ver a la madre. Ambas eran tan

Más detalles

JESUCRISTO LA HISTORIA DE. David C Cook. All Rights Reserved. GRATIS No para. la venta

JESUCRISTO LA HISTORIA DE. David C Cook. All Rights Reserved. GRATIS No para. la venta LA HISTORIA DE JESUCRISTO ESTA ES LA VERDADERA HISTORIA DE JESUCRISTO. ÉL ERA UN HOMBRE, PERO MUCHO MÁS QUE UN HOMBRE. ÉL ES EL HIJO ÚNICO DE DIOS. POR SUPUESTO QUE ERA PODEROSO. AUN EL VIENTO Y EL MAR

Más detalles

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un La aparecida de la carretera vieja de La Guaira Venezuela A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar

Más detalles

Cuando iba a nacer su hermano, a Bárbara se le nubló el mundo entero:

Cuando iba a nacer su hermano, a Bárbara se le nubló el mundo entero: 1 La Parejita de Eduardo Dayan El año en el que nació Bárbara fue muy importante para los Ramírez, Gerardo y Melina. Era la primera hija que tenían, la primogénita, la princesita, como decía la abuela!

Más detalles

La ciencia mágica. [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev

La ciencia mágica. [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev La ciencia mágica [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev En una aldea vivía un campesino con su mujer y su único hijo. Eran muy pobres, y, sin embargo, el marido deseaba que su hijo estudiase

Más detalles

La gama ciega. Su madre le hacía repetir todas las mañanas, al rayar el día, la oración de los venados. Y dice así:

La gama ciega. Su madre le hacía repetir todas las mañanas, al rayar el día, la oración de los venados. Y dice así: La gama ciega Home/Portal Había una vez un venado una gama, que tuvo dos hijos mellizos, cosa rara entre los venados. Un gato montés se comió a uno de ellos, y quedó sólo la hembra. Las otras gamas, que

Más detalles

El Espejo. por Mara Torres

El Espejo. por Mara Torres NOSOTRAS El Espejo por Mara Torres Mara Torres, periodista, escritora, locutora de radio y presentadora, en la actualidad forma parte de los Servicios Informativos de Televisión Española donde presenta

Más detalles

PEDRO VÍLLORA: La muerte

PEDRO VÍLLORA: La muerte La muerte Pedro Víllora Un pequeño claro en el bosque. Diana entra corriendo. Agitada, se detiene a tomar aliento, mira hacia atrás, se acerca a un matorral y se esconde. Enseguida aparece Rosa. En las

Más detalles

Test de Nivel - Nombre

Test de Nivel - Nombre Test de Nivel - Nombre Fecha 1. Quieres saber el nombre de tu compañero. Qué dices? a) Cómo tu nombre? b) Cómo te llamas? c) Qué tu nombre? d) Qué se llama? 2. De dónde eres? a) Soy de España. b) Soy de

Más detalles

La enfermedad. Representar a un excluido

La enfermedad. Representar a un excluido La enfermedad Alemania, Noviembre de 2011 Muchos de los que llegan a Constelaciones Familiares buscan ante todo sanación y, a través de las Constelaciones Familiares, los trasfondos de las enfermedades

Más detalles

UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE

UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE Todo comienza en un Hospital en el que acaba de nacer una bebé a quien le pusieron Matilde. Ella siempre fue diferente a los demás, por ejemplo cuando nació en vez de llorar,

Más detalles

Por dónde se puede salir de un callejón sin salida?

Por dónde se puede salir de un callejón sin salida? Por dónde se puede salir de un callejón sin salida? Personajes: Dolores Churrusco, una mosca que se quedó encerrada en una habitación Jengibre, una mosca demasiado culta Solamente la mitad del escenario

Más detalles

SAN MATEO (Domingo de Ramos)

SAN MATEO (Domingo de Ramos) Somos cuatro amigos de Jesús de Nazaret. Nos llamamos Marcos, Mateo, Lucas y Juan. Y nos gustaría contaros una historia, que sucedió hace casi dos mil años. Aunque haya pasado el tiempo nos acordamos muy

Más detalles

de Mi Nada! En serio? Ándale, dinos qué tienes! No pasa nada si nos cuentas, nosotros somos tus amigos. Qué pasa Adrián? Es que hay un niño en

de Mi Nada! En serio? Ándale, dinos qué tienes! No pasa nada si nos cuentas, nosotros somos tus amigos. Qué pasa Adrián? Es que hay un niño en Orgulloso de Mi Nada! En serio? Ándale, dinos qué tienes! Qué pasa Adrián? No pasa nada si nos cuentas, nosotros somos tus amigos. Es que hay un niño en la práctica de futbol que no me deja en paz. Pero

Más detalles

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Cris estaba agotada. Había tenido un día terrible, así que se fue a la cama un poco más

Más detalles

Esta historia me la contó mi abuelita muchas noches, cuando no

Esta historia me la contó mi abuelita muchas noches, cuando no Cuando el campo se vuelve rojo Esta historia me la contó mi abuelita muchas noches, cuando no podía quedarme dormida. Comienza una madrugada, en la isla de Calbuco, en la Región de Los Lagos, cuando sus

Más detalles

IV Domingo de Cuaresma Ciclo A 30 de marzo de 2014 GUIÓN RADIOFÓNICO (con preguntas y respuestas) (sobre el Evangelio del Domingo)

IV Domingo de Cuaresma Ciclo A 30 de marzo de 2014 GUIÓN RADIOFÓNICO (con preguntas y respuestas) (sobre el Evangelio del Domingo) IV Domingo de Cuaresma Ciclo A 30 de marzo de 2014 GUIÓN RADIOFÓNICO (con preguntas y respuestas) (sobre el Evangelio del Domingo) Creo, Señor (Jn 9, 1-41) Moderador/a: Buenos días. Estamos aquí en el

Más detalles

PERSONAJES El Señor Clo, La Señora La Cangura Las visitas Los parientes de Cangura

PERSONAJES El Señor Clo, La Señora La Cangura Las visitas Los parientes de Cangura Cangura para todo. Selección GLORIA FUERTES PERSONAJES El Señor Clo, La Señora La Cangura Las visitas Los parientes de Cangura Sonó el timbre. El señor abrió la puerta. La escalera estaba muy oscura. Alguien,

Más detalles

2. ABRÁZATE. Abrázate a la noche. si no alcanzan el suelo tus pies. Abrázate a la noche. si hasta el alma tienes del revés. Abrázate a la noche

2. ABRÁZATE. Abrázate a la noche. si no alcanzan el suelo tus pies. Abrázate a la noche. si hasta el alma tienes del revés. Abrázate a la noche 1.SALMO 151 Yo me decía, como en un mismo salmo: Cómo ver cuando ahora no hay más que noche en mi vida? Cómo seguir caminando con la garganta quebrada y el corazón roto? Cómo andar este tramo de desierto

Más detalles

CHAGA. y la FÁBRICA DE CHOCOLATE Una historia para Stop the Traffik Bob Hartman Ilustrado por Tim Hartman Traducido del inglés por Susana Mefford

CHAGA. y la FÁBRICA DE CHOCOLATE Una historia para Stop the Traffik Bob Hartman Ilustrado por Tim Hartman Traducido del inglés por Susana Mefford CHAGA y la FÁBRICA DE CHOCOLATE Una historia para Stop the Traffik Bob Hartman Ilustrado por Tim Hartman Traducido del inglés por Susana Mefford 1 Chaga y la Fábrica de Chocolate Bob Hartman Todos los

Más detalles

Al marchar. Levantó la cabeza del libro y se encontró con las particulares casas de la entrada de la ciudad.

Al marchar. Levantó la cabeza del libro y se encontró con las particulares casas de la entrada de la ciudad. Al marchar. Freddy Andrés Calderón Calderón Levantó la cabeza del libro y se encontró con las particulares casas de la entrada de la ciudad. Seguían sin cambios. Sin embargo, creyó distinguir una fina

Más detalles

El APLAUSO. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons

El APLAUSO. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons El APLAUSO Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons Mamá me despertó como todas las mañanas para ir al cole. A mí no me gusta que me despierte dándome golpecitos en el hombro, pero ella

Más detalles

El Regalo de Gracia de Dios. Experimentamos la gracia de Dios

El Regalo de Gracia de Dios. Experimentamos la gracia de Dios El Regalo de Gracia de Dios Experimentamos la gracia de Dios Punto de Inicio Meta: Esta lección ayudará a los niños a saber que es sólo por el regalo gratuito de Dios de la gracia Su tierno amor que podemos

Más detalles

La mamá de Lucida respondió Sí, Lucida puede ayudarme!

La mamá de Lucida respondió Sí, Lucida puede ayudarme! La historia de la flor de la Nochebuena Hace muchos años, vivía una chica en las montañas de México en un pueblo muy pequeño. Se llamaba Lucida. Un día antes de la Navidad, el Padre Álvarez vino a la casa

Más detalles

La Pecadora Perdonada

La Pecadora Perdonada Favor de leerse antes del 16 de junio La Pecadora Perdonada Lucas 7, 36-8,3 Orejita: Hola amigo. Hoy te quiero contar lo que le pasó a un fariseo y a una pecadora cuando se encontraron con Jesús. Orejita:

Más detalles

Meñique. Nuestros Derechos en Juego Los Derechos Humanos en la Educación Infantil. Derecho a dar nuestras opiniones y que éstas sean tenidas en cuenta

Meñique. Nuestros Derechos en Juego Los Derechos Humanos en la Educación Infantil. Derecho a dar nuestras opiniones y que éstas sean tenidas en cuenta Unidad Didáctica 4 Derecho a dar nuestras opiniones y que éstas sean tenidas en cuenta Meñique Nuestros Derechos en Juego Los Derechos Humanos en la Educación Infantil Unidad Didáctica 4 Meñique Derecho

Más detalles

JONÁS AL FIN OBEDECIÓ A DIOS (A.2.3.8)

JONÁS AL FIN OBEDECIÓ A DIOS (A.2.3.8) JONÁS AL FIN OBEDECIÓ A DIOS REFERENCIA BÍBLICA: VERSÍCULO CLAVE: CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: El Libro de Jonás " he prometido poner en práctica tus palabras" (Salmo 119:57b, Dios Habla Hoy).

Más detalles

Los Gigantes del Viento

Los Gigantes del Viento Los Gigantes del Viento Los Gigantes del Viento 1 Edita: Enel Green Power España Coordinación editorial: SDL Ediciones www.sdlmedioambiente.com Textos: Gracia Basanta Romero-Valdespino Ilustraciones: Mª

Más detalles

A tanta velocidad iba el coche rojo que una rueda se reventó. COCHE ROJO: (Voz temblorosa de miedo) - Ohhh no puedo controlar la dirección - Me voy

A tanta velocidad iba el coche rojo que una rueda se reventó. COCHE ROJO: (Voz temblorosa de miedo) - Ohhh no puedo controlar la dirección - Me voy 2 A tanta velocidad iba el coche rojo que una rueda se reventó. COCHE ROJO: (Voz temblorosa de miedo) - Ohhh no puedo controlar la dirección - Me voy por todos lados En ese momento un coche azul iba a

Más detalles

Planificación para la lectura en voz alta del cuento

Planificación para la lectura en voz alta del cuento Ficha nº6 Planificación para la lectura en voz alta del cuento Rapunzel Hermanos Grimm Objetivos de Aprendizaje (OA) Comprender y disfrutar versiones completas de obras de literatura, leídas por un adulto.

Más detalles

No me gusta que seas tan golosa. Es de muy mala educación comer con los dedos. Además, tenemos que esperar a la abuelita.

No me gusta que seas tan golosa. Es de muy mala educación comer con los dedos. Además, tenemos que esperar a la abuelita. 1 CAPERUCITA ROJA El escenario representa: a la derecha la casa de Caperucita, en la que se ven una mesa y tres sillas, dispuestas de modo que ninguna da la espalda a los espectadores, sobre la mesa, una

Más detalles

EL ALMA VUELVE A CASA LA DUALIDAD (La mía en este plano) ENTREGA XXVIII Mª ROSA MIRANDA

EL ALMA VUELVE A CASA LA DUALIDAD (La mía en este plano) ENTREGA XXVIII Mª ROSA MIRANDA EL ALMA VUELVE A CASA LA DUALIDAD (La mía en este plano) ENTREGA XXVIII Mª ROSA MIRANDA 26 de Abril del 2015 (Ext. del Libro Entre el Cielo y la Tierra, Nosotros) www.regresaralorigen.com Descarga del

Más detalles

"LOS TRES CERDITOS Y LOS VIDEOJUEGOS"

LOS TRES CERDITOS Y LOS VIDEOJUEGOS "LOS TRES CERDITOS Y LOS VIDEOJUEGOS" Autora: Eva Domingo Pim, Pom y Pum eran tres cerditos que vivían en el bosque. Los tres iban a la misma escuela y eran muy amigos, y a los tres les gustaba mucho jugar

Más detalles

Introducción. Soy Carmen, y soy una adolescente de tan sólo 14 años próximos a cumplir.

Introducción. Soy Carmen, y soy una adolescente de tan sólo 14 años próximos a cumplir. Introducción Soy Carmen, y soy una adolescente de tan sólo 14 años próximos a cumplir. Curso el 2 Grado de secundaria en la Escuela Secundaria Diurna No. 107 XOCHIMILCO. Este relato es como un tipo tragicomedia

Más detalles

Mara cogió su vieja cesta y fue a coger las manzanas. Y cuándo había subido al (PASAR A LA PÁGINA SIGUIENTE)

Mara cogió su vieja cesta y fue a coger las manzanas. Y cuándo había subido al (PASAR A LA PÁGINA SIGUIENTE) 2 Un día el padre de Mara le dijo: PADRE: - Ve a coger manzanas. MARA: - Vale ya voy! -le contestó Mara. Mara cogió su vieja cesta y fue a coger las manzanas. Y cuándo había subido al árbol (PASAR A LA

Más detalles

El par de zapatos. Pierre Gripari

El par de zapatos. Pierre Gripari El par de zapatos Pierre Gripari Había una vez un par de zapatos que estaban casados. El zapato derecho, que era el señor, se llamaba Nicolás. Y el zapato izquierdo, que era la señora, se llamaba Tina.

Más detalles

Hemos llegado a la conclusión de esta serie de

Hemos llegado a la conclusión de esta serie de LA VENIDA DE JESÚS 20 LA CARTA DE SANTIAGO CARTAS DEL NUEVO TESTAMENTO Lectura bíblica: Santiago 5:7-10; Marcos 4:1-20 Texto para memorizar: Santiago 5:8 Objetivo: recordar a los niños que Jesús viene

Más detalles

CORRIENDO POR LAS CALLES

CORRIENDO POR LAS CALLES CORRIENDO POR LAS CALLES Por: Leydi Rocío Silva Rangel Era tarde sin duda alguna, tuve que apagar el celular por que me canse de mirar una y otra vez la hora. El tiempo parecía haberse detenido, no avanzaba,

Más detalles

Algar Editorial. La casona

Algar Editorial. La casona La casona Mi casa no era un castillo, pero se parecía mucho porque era de piedra, y tan grande que todos la llamaban «la casona». Entonces yo vivía en lo más alto, en el desván, y se estaba bien allí.

Más detalles

Aquel pobre y vehemente árabe Por William Saroyan

Aquel pobre y vehemente árabe Por William Saroyan Cuento del Mes Aquel pobre y vehemente árabe Por William Saroyan Mi tío Kosrove, hombre de furiosa energía y de una tristeza fuera de lo común, tuvo por amigo todo un año a un hombrecillo de allá de nuestra

Más detalles

El primer día de colegio

El primer día de colegio El primer día de colegio Texto: Mireia Vidal Ilustraciones: Carles Salas Los cuentos de la abuela Esa mañana, el señor Cabezagacha se levantó nervioso. El sol no brillaba tan fuerte como lo había hecho

Más detalles

Un cuento sobre los oxiuros

Un cuento sobre los oxiuros Un cuento sobre los oxiuros Desiree Martínez Martínez Hubo un tiempo muy lejano en el que existía un ogro tremendamente malvado. Todos tenían mucho miedo cuando lo veían aparecer. El ogro malvado se divertía

Más detalles

Arquidiócesis de Galveston-Houston Ambiente Seguro Plan de Lección Primer Grado

Arquidiócesis de Galveston-Houston Ambiente Seguro Plan de Lección Primer Grado Arquidiócesis de Galveston-Houston Ambiente Seguro Plan de Lección Primer Grado Objetivos: Ayudar a los niños a reconocer que sus cuerpos son un regalo de Dios que quiere que usen sus cuerpos para hacer

Más detalles

Esta historieta es mía. (Escribe aquí tu nombre) Y la comunidad donde vivo se llama

Esta historieta es mía. (Escribe aquí tu nombre) Y la comunidad donde vivo se llama Esta historieta es mía (Escribe aquí tu nombre) Y la comunidad donde vivo se llama Esta historieta es para ti, para que la leas, la ilumines, reflexiones y comentes el contenido con otras personas de tu

Más detalles

LECCIÓN. Oídos para escuchar. Breve introducción a la lección SERVICIO. Servicio significa ayudar a otros. Servimos a Dios al escuchar su voz.

LECCIÓN. Oídos para escuchar. Breve introducción a la lección SERVICIO. Servicio significa ayudar a otros. Servimos a Dios al escuchar su voz. LECCIÓN Año A Tercer trimestre Lección 3 Oídos para escuchar SERVICIO Servicio significa ayudar a otros. Versículo para memorizar Habla Señor, que tu siervo escucha (1 Samuel 3:9). Textos clave y referencias

Más detalles