LOS MEJORES RELATOS DE FANTASÍA I

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "LOS MEJORES RELATOS DE FANTASÍA I"

Transcripción

1 LOS MEJORES RELATOS DE FANTASÍA I Avram Davidson (Recopilador)

2 Título original: Magic for Sale Traducción: Cesar Terrón 1983 by Avram Davidson 1985, Ediciones Martínez Roca, S. A. Gran vía Barcelona ISBN Edición digital de Umbriel. R6 08/02 Avram Davidson

3 ÍNDICE Tienda de chatarra, John Brosnan (Junk Shop, 1968) Del tiempo y la Tercera Avenida, Alfred Bester (Of Time and Third Avenue, 1951) Cada cual su botella, John Collier (Bottle Party, 1939) Tal como está, Robert Silverberg (As Is, 1968) La capa, Robert Bloch (The Cloak, 1939) Piedra de toque, Terry Carr (Touchstone, 1964) Doctor Bhumbo Singh, Avram Davidson (Dr. Bhumbo Singh, 1982) El héroe es único, Harlan Ellison (The Cheese Stands Alone, 1981) El tritón malasio, Jane Yolen (The Malaysian Mer, 1982) Bébase entero: contra la locura de masas, Ray Bradbury (Drink Entire: Against the Madness of Crowds, 1975) Elephas Frumenti, L. Sprague de Camp (Elephas Frumenti, 1950) Tellero Bo, Theodore Sturgeon (Shottle Bop, 1948) El huevo de cristal, H. G. Wells (The Crystal Egg, 1900) La mujer del vestido genético, Daniel Gilbert (The Woman in the Designer Genes, 1980)

4 TIENDA DE CHATARRA John Brosnan Australia, tierra natal de John Brosnan, es un país tan grande (casi tan grande como los Estados Unidos si descontamos Alaska) como para justificar que este escritor haya creado un relato tan corto. «Lo escribí explica Brosnan mientras trabajaba de archivero en una oficina de impuestos, poco después de llegar a Gran Bretaña tras un largo trayecto por tierra en un típico autobús de dos pisos, y creo que estaba muy deprimido en aquella época. He vivido en Londres desde entonces.» Y ahora el seleccionador debe refrenar su locuacidad, o la introducción será más larga que el relato. John Brosnan nació en Perth, Australia occidental, en 1947, y se estableció en Gran Bretaña en Ha escrito diversos libros sobre cine, entre ellos Future Tense: The Cinema of Science Fiction, y dos novelas, Skyship y The Midas Deep, así como cuentos «fundamentalmente de naturaleza humorística, aunque las opiniones varían». Joe descubrió la tienda por casualidad durante uno de sus paseos a la hora del almuerzo. Estaba apretujada entre una fábrica en ruinas y un vacío almacén en una pequeña callejuela. Si le preguntan el lugar exacto, Joe será incapaz de contestar, aunque él sabe que se hallaba cerca de las cocheras de tranvías. No era lo que se llama propiamente una tienda, dice Joe; no había escaparate, no había nada, en realidad no era más que una barraca. En fin, Joe se detiene al llegar a la tienda y atisba el interior. No consigue ver gran cosa porque el sol brilla bastante ese día, y el interior está oscuro, pero vislumbra un letrero en una mesa, cerca de la puerta, que tiene escrita la palabra CHATARRA. Joe, como es sabido, es aficionado a husmear en tiendas de chatarra y similares, y entra. Todavía no puede ver nada, deslumbrado como está por el sol, pero e! lugar huele mal. El ambiente es caluroso y húmedo, tiene un sabor «metálico» (si le preguntan a Joe qué pretende decir con eso, él supondrá que se trata del criadero perfecto para uno de sus dolores de cabeza). Pero Joe decide que echará una rápida ojeada, y cuando por fin sus ojos se adaptan a la oscuridad interior, empieza a husmear. Las existencias, suponiendo que se las pueda llamar así, están dispuestas en dos hileras de mesas largas y estrechas que se extienden hasta la misma parte trasera de la tienda. Al principio nada parece prometedor a Joe, en realidad ni siquiera reconoce lo que ve; pero eso no le sorprende, ya que supone que los objetos más vulgares parecen extraños cuando están alejados de su habitual entorno. Al coger una retorcida pieza de metal, preguntándose si procede de las entrañas de un motor de reacción o de una lavadora, Joe nota de pronto que alguien está de pie junto a él. Sorprendido, se vuelve y ve a un anciano vestido con un sucio mono. Suponiendo que debe de ser el propietario de la tienda, como así es realmente, Joe sonríe y le dice: Sólo estoy echando una ojeada. Le parece bien, no? -Claro dice el viejo, mire cuanto quiera. Él es un extraño bobalicón, según Joe. Piel amarillenta, saben?, como de ictericia, y ojos de brillante color anaranjado. Bien, pregunten a Joe luego. La cuestión es que a Joe no le gusta el aspecto del anciano y confía en que se esfume. Joe considera que ser observado anula toda la diversión de curiosear. Estaré detrás dice el viejo. Dé un grito si encuentra algo que le guste. Y se va. Sintiéndose más feliz, Joe continúa su fisgoneo y, dos minutos más tarde, topa con algo que le interesa. Es una esfera en forma de huevo, de veinte centímetros de diámetro, hecha con vidrio transparente o algo similar. Como por arte de magia y Joe tiene sus ideas al respecto el anciano vuelve a estar junto a él con aire ansioso. Joe está tan sorprendido que el objeto por poco se le escapa de las manos. Le gusta? pregunta el viejo.

5 Oh, no sé dice Joe. Qué es? No será una de esas bolas de cristal, eh? Nooo dice el viejo. Es lo que podría llamarse una novedad. Mire fijamente el interior. Joe obedece. Descubre que el huevo tiene un trozo de reluciente neblina en el centro. Observe dice el viejo. Joe observa y ve que la zona de neblina se encoge. Se hace cada vez más pequeña hasta que es imposible verla. Luego hay un brillante centelleo de luz y la zona de neblina reaparece, pero en esta ocasión creciendo. Qué es? vuelve a preguntar Joe. El universo responde el anciano. Oh dice Joe, y luego piensa un poco. Muy ingenioso, ciertamente. Como una de esas escenas de Navidad para los niños. Las agitas y parece como si nevara dentro. Nooo dice el anciano. Esto es genuino. Lo que está sosteniendo usted es su verdadero universo. Me está tomando el pelo dice Joe. Cómo puede meterse el universo entero en un huevo de cristal de este tamaño? No lo sé responde el viejo. Supongo que es como meter un barco dentro de una botella Era un hobby de un antepasado mío. Ni siquiera tengo una pista de cómo lo hacía. Pero cómo podemos estar aquí sosteniendo el universo? pregunta Joe. No deberíamos estar también dentro del huevo? Estamos, o estaremos, o estuvimos; no estoy seguro. Una escala de tiempo muy distinta, eso está claro por el hecho de que podemos ver la vibración del universo. Mientras hablamos, millones de años pasan dentro del huevo. Hummm dice Joe. Bien, lo quiere? Será una maravillosa curiosidad en su cuarto de estar. Es francamente espectacular si apaga las luces. No quiero que se forme una idea equivocada dice Joe, pero me resulta difícil tragar esta bola. Puede demostrar que es el universo verdadero? El anciano suspira. Naturalmente dice. Basta con que me mire los ojos. Bueno... dice Joe, y empieza a retroceder. Mire repite el viejo. Y Joe, simplemente para darle gusto, observa los curiosos ojos anaranjados del viejo chiflado, y de repente comprende, comprende pero no le pidan que explique cómo que el anciano está diciéndole la verdad. Cristo! exclama Joe. Vaya antepasados que tiene! El viejo tipo ofrece una sonrisa a modo de excusa y se encoge de hombros. Pero, como puede ver, yo he topado con tiempos difíciles... Joe vuelve a mirar el huevo. Cristo murmura, el verdadero universo... Luego le asalta un pensamiento. Eh, cuánto quiere por esto? El anciano medita. Qué le parece un dólar y medio? pregunta, Joe menea la cabeza y, con aire de tristeza, deja el huevo en la mesa. Lo que pensaba comenta, demasiado. Qué otras cosas tiene? DEL TIEMPO Y LA TERCERA AVENIDA Alfred Bester

6 Por qué solía haber tantos bares en la Tercera Avenida de Nueva York con nombres como Reilly's, Kelly's, Teague's, O'Rourke's? La pregunta y la irónica respuesta («Por qué beben los irlandeses? Para tener algo que hacer mientras se están emborrachando») fueron probablemente inventadas por uno de ellos basándose en el principio (observado por el doctor Johnson) de que los irlandeses son «personas muy correctas que nunca hablan bien unas de otras». El educado señor Bester, sin embargo, evita ese tipo de descripciones realistas, aunque paradójicamente el escenario de este relato de la época es uno de esos bares irlandeses de burlas y whisky, que prácticamente no son de ninguna época en concreto y que antes eran tan característicos de la Tercera Avenida de Manhattan como los edificios de ladrillos rojos donde estaban estos bares. Más de una inyección de malta disfruté y o allí, a pesar de que yo, Dios lo sabe, no soy irlandés. Bueno, voy a ahorrarles estos tiernos recuerdos... Este pequeño cuento tiene realmente una gran moraleja. Alfred Bester nació en 1913 en Nueva York. Mientras estaba considerando, y al mismo tiempo preparando, las carreras en derecho, música y biología molecular (entre otras), su gran fascinación por los tintes vitales y los procesos vitales en la fisiología lo llevaron a escribir su primera historia de ciencia ficción. Se vendió. Lo mismo pasó con otros cuentos suyos, y con guiones para radio y televisión, y artículos para revistas... Alfred Bester se convirtió finalmente en el jefe de redacción de la revista Holiday, que todavía permanece en nuestra memoria. Entre sus cuentos están el clásico Fondly Fahrenheit y The Men Who Murdered Mohammed. Entre sus libros están: El hombre demolido, The Stars My Destination, Tigre, Tigre, The Computer Connection, The Light Fantastic, Star Light, Star Bright, Golem 100, The Deceivers y Starlight: Short Fiction. Alfred Bester vive en una pequeña ciudad en el sudeste de Pennsylvania. Lo que a Macy molestó del hombre fue el hecho de que rechinara. Macy no supo si eran los zapatos, pero supuso que eran las ropas. En el reservado de su bar, bajo el póster que preguntaba: QUIÉN TEME HABLAR DE LA BATALLA DEL BOYNE?, Macy inspeccionó al extraño. Era alto, delgado y muy elegante. A pesar de su juventud, era casi calvo. Había pelusa en lo alto de su cabeza y sobre las cejas. Entonces el hombre buscó el billetero en su chaqueta, y Macy lo comprendió. Eran sus ropas las que rechinaban. Vale, señor Macy dijo el extraño, con tono silábico. Muy bien. Por alquilar su reservado, con utilización exclusiva durante un crono... Un qué? preguntó Macy, nervioso. Crono. Palabra incorrecta? Oh, sí. Perdóneme. Una hora. Usted es extranjero dijo Macy. Cuál es su nombre? Apuesto a que es ruso. No. Extranjero no respondió el extraño, y sus ojos temerosos se pasearon por el reservado. Llámeme Boyne. Boyne! repitió Macy, incrédulo. Sí, Boyne. El señor Boyne abrió un billetero que parecía un acordeón, hizo correr sus dedos por distintos billetes de colores y monedas, y luego sacó un billete de cien dólares. Lo extendió a Macy y dijo: La tarifa de alquiler por una hora. Como acordamos. Cien dólares. Cójalos y váyase. Empujado por la fuerza de la mirada de Boyne, Macy cogió el billete y retrocedió bamboleante hacia la barra. Por encima del hombro, gorjeó: Qué quiere beber? Beber? Alcohol? Puf! respondió Boyne. Dio media vuelta y se precipitó hacia la cabina telefónica, buscó bajo la caja del teléfono y localizó el cable conductor. De un bolsillo lateral sacó una pequeña caja brillante y la enganchó en el cable, ocultándola a la vista. Luego levantó el receptor.

7 Coordenadas oeste dijo con rapidez norte. Dispersión sigma. Parecéis espectros... Después de una pausa, continuó : Ya! Ya! Transmisión clara. Quiero una atracción de Knight. Oliver Wilson Knight. Probabilidad de cuatro cifras significativas. Tenéis las coordenadas? 99,9807? Vale. Sostened... Boyne sacó la cabeza de la cabina y espió hacia la puerta del bar. Esperó con acerada concentración hasta que un joven y una hermosa muchacha entraron. Luego se volvió hacia el teléfono. Probabilidad cumplida. Oliver Wilson Knight en contacto. Vale. Suerte. Colgó el receptor, y cuando la pareja se dirigió hacia el reservado, él ya estaba sentado bajo el póster. El joven tenía unos veintiséis años, de estatura mediana, y tendencia a la obesidad. Su traje estaba arrugado, su engomado cabello castaño estaba arrugado, y su rostro amistoso estaba surcado de arrugas naturales. La chica tenía cabello negro, suaves ojos azules y una diminuta sonrisa reservada. Caminaban muy juntos, y les gustaba rozarse suavemente cuando pensaban que nadie les miraba. En ese momento se rozaron con el señor Macy. Lo siento, señor Knight dijo Macy. Usted y la joven no podrán sentarse allí esta tarde. El reservado ha sido alquilado. Sus rostros se desmoronaron. Está bien, señor Macy exclamó Boyne. Todo correcto. Feliz de que el señor Knight y su amiga sean mis invitados. Knight y la chica se volvieron. Boyne sonrió y palmeó la silla junto a él. Sentaos dijo. Estoy encantado, os lo aseguro. Lamentamos parecer unos intrusos dijo la joven, pero éste es el único lugar de la ciudad donde podemos encontrar una auténtica gaseosa de jengibre Stone. Comprendo la situación, señorita Clinton. Y volviéndose hacia Macy dijo : Traiga las gaseosas y váyase. No hay más invitados. Estos son todos los que esperaba. Knight y la joven miraron a Boyne con sorpresa mientras se sentaban con lentitud. Knight colocó un paquete de libros envueltos en papel sobre la mesa. Me conoce usted, señor...? dijo la chica, tomando aliento. Boyne. Como en Boyne, batalla del. Sí, claro. Usted es la señorita Clinton. Él es el señor Oliver Wilson Knight. Alquilé este reservado para verles esta tarde. Supongo que está bromeando, verdad? preguntó Knight, y un débil rubor apareció en sus mejillas. Gaseosa de jengibre dijo Boyne amablemente cuando llegó Macy, depositó las botellas y los vasos, y partió con rapidez. Usted no podía saber que íbamos a venir aquí dijo Jane. Nosotros mismos no lo sabíamos..., hasta hace unos minutos. Siento contradecirla, señorita Clinton. Boyne sonrió. La probabilidad de su llegada a la longitud , latitud era del 99,9807 por ciento. Nadie puede escapar a cuatro cifras significativas. Oiga comenzó Knight con enojo, si ésta es su idea de... Por favor, beba su refresco y escuche mi idea, señor Knight. Boyne se inclinó sobre la mesa con galvánica intensidad. Esta hora ha sido dispuesta con gran dificultad y mucho costo. Por quién? No importa. Usted nos ha colocado en una posición extremadamente peligrosa. Me han enviado para encontrar una solución. Solución para qué? Jane trató de incorporarse. Yo..., creo que es mejor irse... Boyne le indicó que se sentara, y ella obedeció como si fuera una niña. Entonces se dirigió a Knight: Este mediodía entró usted en el establecimiento de J. D. Craig Co., vendedor de libros. Usted adquirió, por medio de transferencia de moneda, cuatro libros. Tres carecen

8 de importancia, pero el cuarto... Palmeó enfáticamente el paquete. Este es el quid de este encuentro. De qué demonios está hablando? exclamó Knight. Un volumen encuadernado consistente en una colección de hechos y estadísticas. El almanaque? El almanaque. Qué pasa con él? Usted intentó adquirir un almanaque de He comprado un almanaque de No lo hizo! proclamó Boyne. Usted compró un almanaque de Qué? El Almanaque Mundial de 1990 está en este paquete dijo Boyne con claridad. No me pregunte cómo. Hubo un descuido que ya ha sido castigado. Ahora el error debe ser corregido. Por eso estoy yo aquí. Por eso se dispuso este encuentro. Entiende? Knight se echó a reír y se estiró hacia el paquete. Boyne se inclinó sobre la mesa y le cogió la muñeca. No lo debe abrir, señor Knight. De acuerdo. Knight se recostó en su silla, hizo una mueca risueña a Jane y sorbió su gaseosa. Cuál es el motivo de esta farsa? Debo tener el libro, señor Knight. Me gustaría salir de este bar con el almanaque bajo el brazo. Le gustaría, eh? Me gustaría. El almanaque de 1990? Sí. Si existe algo parecido a un almanaque de 1990 dijo Knight, y si está en este paquete, ni todos los diablos juntos podrían quitármelo. Por qué, señor Knight? No sea idiota. Una mirada al futuro? Las noticias del mercado de valores..., las carreras de caballos..., la política. Es dinero en efectivo. Seré rico. Sí, en efecto asintió Boyne. Más que rico. Omnipotente. Una mente pequeña utilizaría el Almanaque del Futuro sólo para cosas pequeñas. Apostar a los resultados en el deporte y en las elecciones. Y en otras cosas. Pero un intelecto de dimensiones..., su intelecto..., no se detendría ahí. Si usted lo dice sonrió Knight. Deducción. Inducción. Conclusión. Boyne remarcó los puntos con los dedos. Cada hecho le explicaría una historia completa. La inversión estatal real, por ejemplo... Qué tierras comprar y vender. Los informes de los cambios de población y los censos se lo dirían. Los transportes. La lista de desastres marítimos y descarrilamientos de trenes le indicarían hasta qué punto el transporte a reacción ha reemplazado al tren y al barco. Lo ha hecho? rió Knight entre dientes. Los informes de los vuelos le indicarían qué mercancías debería comprar. Las listas de tráfico postal le indicarían las ciudades del futuro. Los ganadores del premio Nóbel le dirían qué científicos y qué nuevas invenciones vigilar. Los presupuestos armamentísticos le indicarían qué fábricas y qué industrias controlar. Los informes del costo de vida le dirían cómo proteger sus bienes contra la inflación o la deflación. La cotización de las divisas extranjeras, las quiebras bancarias y el índice de las compañías de seguros le suministrarían la clave para protegerse contra cualquier desastre. Ésa es la idea dijo Knight. Eso me interesa. Realmente lo cree así? Sé que es así. Dinero en mi bolsillo. El mundo en mi bolsillo.

9 Perdone dijo Boyne vivamente, pero usted se limita a repetir los sueños de la niñez. Quiere una fortuna. Sí. Pero sólo con esfuerzo..., con su propio esfuerzo. No hay felicidad en un regalo que no se ha ganado. No da más que culpa y desdicha. Usted ya es consciente de eso ahora. No estoy de acuerdo dijo Knight. No lo está? Entonces por qué trabaja? Por qué no roba? Estafa? Por qué no quita a los otros su dinero para llenar sus propios bolsillos? Pero yo... comenzó Knight, y luego se detuvo. El punto ha sido bien planteado, eh? Boyne hizo un gesto impaciente con la mano. No, señor Knight. Busque un argumento maduro. Usted es demasiado ambicioso y sano para conseguir el éxito mediante el robo. En tal caso, me gustaría saber si voy a tener éxito. Sí. Correcto. Usted desea hojear las páginas para buscar su nombre. Quiere tener un seguro. Por qué? No confía en sí mismo? Es un prometedor abogado. Sí, lo sé. Forma parte de mi información. No tiene la señorita Clinton confianza en usted? Sí dijo Jane en voz alta. El no necesita la confianza que un libro pueda darle. Qué más, señor Knight? Knight vaciló, serenándose ante la abrumadora intensidad del rostro de Boyne. Luego dijo: Seguridad. Eso no existe. La vida es peligro. Sólo podrá encontrar seguridad en la muerte. Usted ya sabe qué quiero decir musitó Knight. El conocimiento de la vida hace posible una planificación. Está la bomba atómica. Boyne asintió con rapidez. Es cierto. Hay una crisis. Pero yo estoy aquí. El mundo continuará. Yo soy la garantía. Si le creo... Y si no, qué? estalló Boyne. Usted no necesita seguridad. Usted necesita valor. Y deslumbre a la pareja con una desdeñosa mirada. Este es un país con una leyenda de padres pioneros, de quienes se supone que usted adquirió el valor para afrontar las dificultades. D. Boone, E. Alien, S. Houston, A. Lincoln, G. Washington y otros. Correcto? Supongo que sí murmuró Knight. Eso es lo que nos decimos a nosotros mismos. Y dónde está ese valor en usted? Puff! Es sólo cháchara. Lo desconocido le asusta. El peligro no le impulsa a luchar, como ocurría con D. Crockett; sólo hace que gimotee y busque la solución en este libro. Correcto? Pero la bomba atómica... Es un peligro. Sí. Uno de tantos. Y qué? Usted hace trampas al solamario? Solamario? Perdón. Boyne reconsideró, haciendo chasquear los dedos con impaciencia ante la interrupción de sus argumentos. Es un juego con un solo participante, con cambios en el reagrupamiento de las cartas. Olvidé cómo... Oh! La cara de Jane se iluminó. El solitario. Vale. Solitario. Gracias, señorita Clinton. Boyne giró la mirada hacia Knight. Usted hace trampas al solitario? Ocasionalmente. Le apetece ganar haciendo trampas? No como regla. Es tiste, no? Aburrido. Tedioso. Cansado. Le es indiferente. Usted desea ganar honestamente. Supongo que sí.

10 Y supone que lo hará una vez haya echado un vistazo al libro. Toda su vida desearía haber jugado honestamente el juego de la vida. Se avergonzaría de haber mirado. Se arrepentiría. Recordaría completamente las declaraciones de nuestro profeta-filósofo Trynbyll, quien resumió todo en una iluminada y escasa línea. «El futuro es Tekon», dijo Trynbyll. Señor Knight, no haga trampas. Deje que le implore que me entregue el almanaque. Por qué no me lo quita? Debe ser un obsequio. No podemos robar nada. No podemos darle nada. Eso es mentira. Usted ha pagado a Macy para alquilar el reservado. Se ha pagado a Macy, pero no le doy nada. Él pensará que ha sido estafado, pero usted no dejará que sea así. Todo se ajustará sin dislocamientos. Oiga... Todo ha sido cuidadosamente planificado. He apostado por usted, señor Knight. Ahora depende de su buen sentido. Entrégueme el almanaque. Me disolveré... reorientado..., y nunca volverá a verme de nuevo. Sinvergüenza! Será una bonita historia de bar para narrar a los amigos. Deme ese almanaque! Corte el rollo! dijo Knight. Esto es una farsa, no se acuerda? Yo... Lo es? interrumpió Boyne. Lo es? Míreme. Durante casi un minuto, la joven pareja contempló la pálida cara blanca con sus ojos espectrales. La semisonrisa abandonó los labios de Knight, y Jane se estremeció involuntariamente. Hubo un escalofrío y desaliento en el reservado. Dios mío! Knight miró con desamparo a Jane. Esto no puede estar sucediendo. Me lo está haciendo creer. Tú? Jane asintió con brusquedad. Qué podemos hacer? Si todo lo que dice es verdad, podemos rehusar y ser felices para siempre. No dijo Jane, con voz entrecortada. En ese libro puede haber dinero y éxito, pero también separación y muerte. Dale el almanaque. Cójalo dijo Knight débilmente. Boyne se incorporó en seguida. Cogió el paquete y se dirigió a la cabina telefónica. Cuando salió tenía tres libros en una mano y un pequeño envoltorio hecho con el papel del paquete en la otra. Colocó los libros sobre la mesa y se detuvo por un momento, sosteniendo el envoltorio y sonriendo. Mi gratitud dijo. Ustedes han mitigado una situación precaria. Sería agradable que recibieran algo a cambio. Tenemos prohibido transferir algo que pueda desviar las corrientes de los fenómenos existentes, pero al menos les daré un recuerdo del futuro. Retrocedió, se inclinó exageradamente y dijo: A vuestro servicio. Luego se volvió y empezó a salir del bar. Eh! llamó Knight. Y el recuerdo? Macy lo tiene respondió Boyne, y desapareció. La pareja se quedó algunos instantes en blanco, como durmientes que se despiertan lentamente. Luego, mientras la realidad empezaba a retornar, se contemplaron uno al otro y estallaron en risas. Realmente me ha asustado dijo Jane. Y luego hablan de los personajes de la Tercera Avenida. Qué actuación! Pero qué ha ganado con todo esto? Bien..., tiene tu almanaque. Pero eso no tiene sentido. Knight comenzó a reír otra vez. Todo ese asunto de pagar a Macy sin darle nada. Y se supone que yo procuraré que no le estafen. Y el misterio del recuerdo del futuro... La puerta del bar se abrió con brusquedad y Macy cruzó el salón hacia el reservado.

11 Dónde está ése? vociferó Macy. Dónde está el ladrón? Boyne, se llama. Aunque debería llamarse Dillinger. Por qué, señor Macy? exclamó Jane. Qué ocurre? Dónde está ése? Macy aporreó la puerta del lavabo de hombres. Sal de ahí, cuentista! Se ha ido dijo Knight. Salió justo antes de que usted entrara. Y usted, señor Knight! Macy apuntó con un dedo tembloroso al joven abogado. Usted, ponerse junto a ladrones y estafadores. Debería darle vergüenza! Qué ha ocurrido? preguntó Knight. Me dio un billete de cien dólares para alquilar este reservado. Macy dio un gemido de angustia. Cien dólares. Llevé el billete a Bernie, el prestamista, por precaución, y me ha dicho que es falso. Es una falsificación. Oh, no Jane rió. Es demasiado. Una falsificación? Mirad gritó Macy, arrojando el billete sobre la mesa. Knight lo inspeccionó cuidadosamente. De pronto, palideció y la sonrisa se desvaneció en su rostro. Buscó en sus bolsillos, extrajo un talonario y comenzó a escribir con dedos temblorosos. Qué demonios estás haciendo? preguntó Jane. Asegurarme de que no se estafe al señor Macy dijo Knight. Tendrá sus cien dólares, señor Macy. Oliver! Estás loco? Desprenderte de cien dólares... Yo tampoco perderé nada respondió Knight. Todo se ajustará sin dislocamientos! Son diabólicos. Diabólicos! No comprendo. Mira ese billete dijo Knight, con voz temblorosa. Míralo con detalle. Estaba bellamente impreso y, en apariencia, era auténtico. Los bondadosos rasgos de Benjamín Franklin les contemplaban reales y apacibles; pero en la parte inferior de la esquina derecha habían impreso: Serie 1980 D. Y abajo estaba firmado: Oliver Wilson Knight, ministro de Hacienda. CADA CUAL SU BOTELLA John Collier Lean cualquier cosa de John Collier que caiga en sus manos. Este autor pastó en muchos floridos prados y retozó en muchos pequeños valles cubiertos de helechos. Durante años, más tarde, la gente solía preguntarse: «Qué ha sido de John Collier?». Me pregunto qué se habrá hecho de él desde que nos dio el esquinazo. «Ha muerto John Collier?», preguntaba la gente, casi temiendo la respuesta. Y un día, por fin (finalmente por fin), llegó la noticia. El difunto John Collier no había estado muerto todo ese tiempo. Había estado en Hollywood. Cada cual su botella, escrito antes de que nos diera el esquinazo, puede muy bien no ser solamente el último relato de esta especie. Es probablemente el relato fundamental. John Collier nació en Londres en Poeta publicado, el señor Collier gozó de más fama como autor de las novelas Defy the Foul Fiend, His Monkey Wife y The Poacher y la colección de cuentos Fancies and Goodnights. Trabajó en guiones cinematográficos como los de La reina de África (protagonizada por Katharine Hepburn y Humphrey Bogart), Deception (Bette Davis) y El señor de la guerra (Charlton Heston). John Collier falleció en California en 1980.

12 Franklin Fletcher soñaba en el lujo en forma de pieles de tigre y mujeres hermosas. En caso necesario estaba dispuesto a prescindir de las pieles de tigre. Por desgracia, las mujeres hermosas parecían igualmente raras e inaccesibles. En su despacho y en la pensión donde se alojaba, las chicas eran ratones, o gatunas, o coquetonas, o habían leído insuficientemente los anuncios. Franklin no conocía otras. A los treinta y cinco años renunció, y decidió que debía consolarse con un hobby, que es un muy miserable segundo premio. Merodeó por raros rincones de la ciudad, observó los escaparates de anticuarios y quincalleros, se preguntó qué demonios podía coleccionar. Llegó a una pobre tienda, de un pobre callejón, en cuyo polvoriento escaparate había un solo objeto: un barco de aparejo complejo metido en una botella. Sintiéndose más bien así él mismo, Franklin decidió entrar y preguntar el precio. La tienda era pequeña y estaba medio vacía. Viejas estanterías se alineaban en las paredes, y estas estanterías tenían una gran cantidad de botellas, de todos tipos y tamaños, que contenían diversos objetos únicamente interesantes porque estaban embotellados. Mientras Franklin continuaba mirando, se abrió una puertecilla y por ella salió el propietario arrastrando los pies, un acartonado anciano con un elegante sombrero que parecía moderadamente sorprendido y complacido por tener un cliente. Enseñó a Franklin ramilletes, aves del paraíso, la Batalla de Gettysburg, jardines japoneses en miniatura e incluso una cabeza humana contraída, todo ello en botellas tapadas. Y qué son esas cosas preguntó Frank, las del estante de abajo? Ahí no hay mucho que mirar dijo el anciano. Mucha gente opina que son cosas absurdas. Personalmente, me gustan. Sacó algunas muestras de la polvorienta oscuridad. Una botella parecía no contener nada aparte de una reseca mosca, otras contenían quizá cerdas de caballo o pajas, o meros manojos del cielo sabe qué. Algunas botellas parecían estar llenas de opalescente humo. Son explicó el anciano diversos tipos de genios, jinns, sibilas, demonios y cosas por el estilo. Algunos, creo, es muy difícil meterlos en una botella, más difícil que meter un barco con todo su aparejo. Oh, vamos! Esto es Nueva York! dijo Frank. Tanto mayor motivo para esperar que haya embotellados los más extraordinarios genios dijo el anciano. Se lo enseñaré. Aguarde un momento. El tapón está un poco duro. Pretende decir que hay uno ahí dentro? repuso Frank. Y va a soltarlo? Por qué no? replicó el viejo, que había desistido de sus esfuerzos y sostenía la botella junto a la luz. Este... Santo cielo! \Porque no, ciertamente! Mis ojos cada vez están más débiles. Casi he destapado una botella que no debo destapar. Un cliente muy desagradable, ése! Válgame Dios! Es una suerte que no haya sacado ese tapón. Será mejor que lo vuelva a poner en el estante. Debo recordar que está abajo a la derecha. Le pondré una etiqueta uno de estos días. Aquí tengo algo más inofensivo. Qué hay dentro? preguntó Frank. Se supone que es la mujer más bella del mundo dijo el viejo. Está muy bien, si es que le gusta esa clase de cosas. Yo nunca me he molestado en destaparla. Buscaré algo más interesante. Bueno, desde un punto de vista científico dijo Frank, yo... La ciencia no es todo dijo el anciano. Mire esto. Levantó una botella que contenía un objeto minúsculo, momificado, con aspecto de insecto, apenas visible entre el mugre. Pegue la oreja a la botella. Frank así lo hizo. Y pronunciadas con una especie de silbido nada similar a una voz, escuchó las palabras:

13 Louisiana Lad, Saratoga, cuatro con quince. Louisiana Lad, Saratoga, cuatro con quince repetía sin cesar la «voz». Qué diablos es eso? preguntó Frank. Eso es la Sibila de Cumas original contestó el viejo. Muy interesante. Ella está interesándose por las carreras de caballos. Muy interesante dijo Frank. De todas formas, me gustaría ver esa otra botella. Adoro la belleza. Es un poco artista, eh? dijo el viejo. Créame, lo que usted necesita en realidad es un tipo bueno, de aptitudes variadas, serviciable. Aquí tengo uno, por ejemplo. Le recomiendo a este personajillo por experiencia personal. Él es práctico. Puede resolverle cualquier problema. Bueno, siendo así dijo Frank, por qué no ha conseguido usted un palacio, pieles de tigre y todo eso? Tuve todo eso dijo el anciano. Y él lo arregló. Sí, esta fue mi primera botella. El resto llegó gracias a él. En primer lugar conseguí un palacio, cuadros, esculturas, esclavos. Y, como ha dicho usted, pieles de tigre. Le ordené que pusiera a Cleopatra en una de ellas. Cómo era ella? exclamó Frank. Estaba bien repuso el anciano, si es que le gusta ese tipo de cosas. Yo me aburrí. Pensé, «Lo que me gustaría de verdad es una tiendecita, con toda clase de cosas metidas en botellas». Y por eso le ordené que me complaciera. Él me consiguió la sibila. Él me consiguió ese tipo feroz. De hecho, él me consiguió todo. Y ahora está él ahí dentro? preguntó Frank. Sí. Está dentro dijo el viejo. Escúchelo. Frank apretó la oreja a la botella. Y pronunciado en quejumbrosos tonos, oyó: Déjeme salir. Déjeme salir. Por favor, déjeme salir. Haré lo que sea. Déjeme salir. Soy inofensivo. Por favor, déjeme salir. Sólo un ratito. Déjeme salir. Haré lo que sea. Por favor... Frank miró al anciano. Él está ahí, sí dijo. Está ahí. Naturalmente que está ahí dijo el viejo. Yo no le vendería una botella vacía. Por quién me toma? De hecho, yo no vendería nunca esta botella, por razones sentimentales, pero ya hace muchos años que tengo la tienda y usted es mi primer cliente. Frank volvió a poner la oreja en la botella. Déjeme salir. Déjeme salir. Oh, por favor, déjeme salir. Haré... Dios mío! exclamó Frank, nervioso. Está así siempre? Muy probablemente dijo el anciano. No puedo decir que yo presto atención. Prefiero la radio. Parece más bien duro para él dijo comprensivamente Frank. Tal vez repuso el viejo. A la gente no parece gustarle las botellas. A mí, sí. Me fascinan. Por ejemplo... Dígame le interrumpió Frank, es él realmente inofensivo? Oh, sí contestó el anciano. Válgame Dios, sí. Hay quien dice que esa gente es engañosa..., sangre oriental y todo eso... Pero no opino igual. Solía dejarlo salir. Él hacía sus cosas y volvía a la botella. Debo decirlo, es muy eficiente. Podría conseguirme cualquier cosa? Absolutamente cualquier cosa. Y cuánto quiere por él? preguntó Frank. Oh, no lo sé dijo el anciano. Diez millones de dólares, tal vez. Caramba! No tengo tanto. De todas formas, si él es tan bueno con usted afirma, quizá consiga el dinero mediante un préstamo.

14 No se preocupe. Digamos que cinco dólares está bien. Tengo todo cuanto quiero, esa es la verdad. Se lo envuelvo? Frank pagó los cinco dólares y se apresuró a volver a casa con la preciosa botella, aterrorizado, temiendo que se rompiera. En cuanto estuvo en su habitación quitó el tapón. Del interior fluyó una prodigiosa cantidad de sucio humo, que de inmediato se solidificó hasta formar la figura de un grueso y rollizo oriental de dos metros de altura, con bultos de grasa, nariz ganchuda, un blanco perverso en sus ojos, enorme mentón partido: en conjunto igual que un productor cinematográfico, pero más voluminoso. Frank, haciendo desesperados esfuerzos por decir algo, pidió shashlik, pinchos morunos y pastas turcas. Todo llegó al momento. Frank, tras recobrar el equilibrio, notó que las modestas ofrendas eran de excelente calidad, y que estaban dispuestas en platos de oro sólido, con soberbios grabados y pulidos hasta alcanzar una deslumbrante brillantez. Gracias a pequeños detalles de este tipo puede reconocerse a un criado de primera categoría. Frank estaba complacido, pero refrenó su entusiasmo. Los platos de oro están muy bien - dijo. Pero vamos al grano. Me gustaría un palacio. Oír es obedecer dijo el moreno criado. Deberá ser de tamaño adecuado continuó Frank, con una situación adecuada, muebles adecuados, cuadros adecuados, esculturas adecuadas, tapices y todo eso. Me gustaría que hubiera allí un buen número de pieles de tigre. Soy muy aficionado a las pieles de tigre. Allí estarán dijo el esclavo. Soy un poco artista añadió Frank, como observó tu antiguo amo. Mi arte, por así decirlo, exige la presencia, sobre esas pieles de tigre, de varias mujeres jóvenes, rubias, morenas, pequeñas y bien proporcionadas, con una figura digna de Juno, lánguidas, vivaces, todas hermosas, y no es preciso que vayan excesivamente vestidas. Odio el exceso de ropa. Es vulgar. Tienes eso? Lo tengo dijo el jinn. Entonces quiero tenerlo yo dijo Frank. Condesciende sólo en cerrar tus ojos durante el lapsus de un minuto solicitó el siervo, y al abrirlos te encontrarás rodeado por los agradables objetos que has descrito. De acuerdo dijo Frank. Pero ningún truco, cuidado! Cerró los ojos tal como le habían pedido. Un sonido grave, un silbido, un zumbido musical brotó y le envolvió. Al final del minuto Frank miró a su alrededor. Allí estaban los arcos, columnas, estatuas, tapices, etc., del palacio más exquisito imaginable, y en todas partes hacia donde dirigió la mirada vio una piel de tigre, y sobre cada piel de tigre había una joven reclinada, de soberbia belleza y ciertamente sin vulgar exceso de ropa. Nuestro buen Frank quedó, para expresarlo suavemente, extasiado. Fue corriendo de un lado a otro igual que una abeja en una floristería. En todas partes fue recibido con dulces sonrisas indescriptibles, y con miradas de franca o velada simpatía. Sonrojos y párpados caídos. La llameante faz del ardor. Un hombro vuelto, pero en absoluto un hombro frío. Brazos abiertos, y qué brazos! Amor disimulado, pero en vano. Amor triunfante. Debo afirmar dijo Frank posteriormente que he pasado una tarde realmente deliciosa. He disfrutado de cabo a rabo. En ese caso dijo el jinn, que en ese momento estaba sirviendo la cena, puedo implorar el favor de que se me permita ser su mayordomo, y el responsable general de sus placeres, en lugar de volver a esa abominable botella? No veo por qué no contestó Frank. Parece bastante duro que, después de haber dispuesto todo esto, vuelvas a estar apretujado en la botella. Muy bien, serás mi

15 mayordomo, pero entiende esto: sea cual sea el trato, deseo que nunca entres en una habitación sin llamar primero. Y sobre todo, ninguna jugarreta. El jinn, tras una zalamera sonrisa de gratitud, se retiró y Frank no tardó en retirarse a su harén, donde pasó la noche tan agradablemente como había pasado la tarde. Transcurrieron varias semanas totalmente repletas de estos amenos pasatiempos, hasta que Frank, en obediencia a la ley que ni siquiera los jinns más eficaces pueden ignorar, empezó a sentirse cada vez más raro, un poco hastiado, un poco inclinado a criticar y señalar errores. Estas criaturas son jóvenes y bonitas le dijo a su jinn, si a uno le gusta ese tipo de cosas, pero supongo que difícilmente pueden ser de primera clase, o yo estaría más interesado por ellas. Yo, bien mirado, soy un experto. Nada puede complacerme salvo lo mejor. Llévatelas. Recoge todas las pieles de tigre excepto una. Así se hará dijo el jinn. Observa, está hecho. Y en esa piel de tigre restante dijo Frank, ponme a la misma Cleopatra. Un instante después, Cleopatra estaba allí, con un aspecto, hay que admitirlo, absolutamente soberbio. Hola! dijo ella. Aquí estoy, otra vez en una piel de tigre! Otra vez? gritó Frank, que de pronto recordó al viejo de la tienda. Venga! Llévatela. Tráeme a Helena de Troya. Un instante después, Helena de Troya estaba allí. Hola! dijo ella. Aquí estoy, otra vez en una piel de tigre! Otra vez? gritó Frank. Maldito sea aquel viejo! Llévatela. Tráeme a la reina Ginebra. Ginebra dijo exactamente lo mismo. Igual que madame de Pompadour, lady Hamilton y el resto de famosas bellezas que Frank logró imaginar. No me extraña que ese viejo fuera un viejo tan enormemente arrugado comentó. Viejo vicioso! Viejo demonio! Se ha llevado la plata de toda la cubertería. Llámame celoso si quieres, pero yo no pienso desempeñar un papel secundario al lado de ese bribón, de ese viejo asqueroso. Dónde puedo encontrar una criatura perfecta, digna de los abrazos de un hombre tan experto como yo? Si se digna en dejar ese problema en mis manos dijo el jinn, permítame recordarle que en aquella tienda había una botellita que mi anterior amo nunca había abierto, porque yo se la proporcioné cuando él había perdido el interés en asuntos de esta clase. Sin embargo, esa botella es famosa por contener a la mujer más bella del mundo entero. Tienes razón! exclamó Frank. Consígueme esa botella sin demora. Al cabo de unos segundos la botella estaba ante él. Puedes tomarte la tarde libre dijo Frank al jinn. Gracias repuso el jinn. Iré a ver a mi familia de Arabia. No la he visto desde hace mucho tiempo. Y dicho esto hizo una reverencia y se fue. Frank centró su atención en la botella, que no tardó mucho en abrir. De ella surgió la mujer más hermosa que puede imaginarse. Cleopatra y las demás eran brujas desaliñadas comparadas con ella. Dónde estoy? preguntó la bella. Qué palacio tan hermoso es éste? Qué hago en una piel de tigre? Quién es este apuesto y joven príncipe? Soy yo! exclamó Frank, embelesado. Soy yo! La tarde pasó igual que un instante en el paraíso. Antes de que Frank se diera cuenta, el jinn había vuelto, dispuesto a servir la cena. Frank tenía que cenar con su encantadora amiga, porque esta vez se trataba de amor, el auténtico amor. Los maliciosos ojos del jinn, que entró con las viandas, se desorbitaron al contemplar tanta belleza.

16 Sucedió que Frank, todo él amor y desasosiego, salió corriendo al jardín entre bocado y bocado, para coger una rosa para su amada. El jinn, con el pretexto de servir vino a la bella, se puso muy cerca de la mujer. No sé si me recuerdas dijo en un susurro. Yo estaba en la botella más próxima a la tuya. A menudo te admiraba a través del vidrio. Oh, sí dijo ella. Te recuerdo perfectamente. En ese momento volvió Frank. El jinn no podía seguir hablando, pero fue de un lado a otro de la sala, inflando su monstruoso pecho y haciendo gala de sus rollizos y morenos músculos. No debes temerle dijo Frank. Sólo es un jinn. No le prestes atención. Dime que me amas de verdad. Naturalmente que sí dijo ella. Bueno, dilo repuso Frank. Por qué no lo dices? Lo he dicho contestó ella. Naturalmente que sí. No acabo de decirlo? Esta vaga y evasiva réplica oscureció la felicidad de Frank, como si una nube hubiera tapado el sol. La duda brotó en su mente y destrozó por completo momentos de exquisito embeleso. En quién estás pensando? preguntó Frank. No lo sé replicó ella. Bien, tendrías que saberlo afirmó él, y empezó una discusión. En un par de ocasiones Frank incluso ordenó a la bella que volviera a la botella. Ella obedeció con una sonrisa maliciosa y reservada. Por qué sonríe de esa forma? le preguntó Frank al jinn, confiándole su angustia. No puedo asegurarlo replicó el jinn. A menos que ella tenga un amante oculto ahí dentro... Será posible? exclamó Frank, consternado. Es sorprendente cuánto espacio hay en una de esas botellas dijo el jinn. Sal! gritó Frank. Sal ahora mismo! Su encantadora amiga surgió obediente. Hay alguien más en esa botella? chilló Frank. Cómo iba a haber alguien? preguntó ella, con una mirada de inocencia más bien exagerada. Dame una respuesta clara dijo él. Responde sí o no. Sí o no replicó ella enloquecedoramente. Embustera, estás engañándome, ramera de poca monta! exclamó Frank. Entraré ahí dentro y lo averiguaré personalmente. Si encuentro a otro hombre, que Dios os ayude a los dos! Dicho esto, y mediante un intenso esfuerzo de voluntad, Frank entró fluidamente en la botella. Miró por todas partes: no había nadie. De repente escuchó un sonido en lo alto. Levantó los ojos, y el tapón estaba introduciéndose. Qué estáis haciendo? gritó Frank. Estamos poniendo el tapón contestó el jinn. Frank maldijo, suplicó, rogó e imploró. Déjame salir! chilló. Déjame salir. Por favor, déjame salir. Déjame salir. Haré lo que sea. Déjame salir, déjame. El jinn, no obstante, tenía otros asuntos que atender. Frank sufrió la infinita mortificación de contemplar esos otros asuntos a través de las cristalinas paredes de su prisión. Al día siguiente notó que ascendía, que surcaba el aire velozmente y que le depositaban en la sucia tiendecilla, con las demás botellas, sin que nadie hubiera descubierto la falta de la suya. Allí permaneció un interminable período, cubierto de polvo de pies a cabeza y frenético y rabioso al pensar lo que estaría pasando en su exquisito palacio entre su jinn y su infiel

17 amada. Finalmente, un grupo de marineros llegó por casualidad a la tienda y, al oír que aquella botella contenía a la mujer más bella del mundo, la compraron mediante suscripción colectiva de la tripulación. Al destapar la botella en alta mar y descubrir que allí sólo estaba el pobre Frank, su desengaño no conoció límites y usaron al desgraciado con extrema atrocidad. TAL COMO ESTÁ Robert Silverberg No con todo el mundo puede hablarse de las diversas ediciones de The Periplus of the Erythraen Sea, o de las de Letter From Préster John, o del grito de la cuaga, como ocurre con Roben Silverberg. No obstante, si bien contribuye tener cierta erudición para gozar con Tal como está, la cosa no exige tanto. Ahorraré a los lectores más que un simple codazo en las costillas respecto a «los largos amoríos norteamericanos con el automóvil», y acto seguido les aconsejaré, como hacían los alquimistas, Lege, lege/ Leed, leed... Si bien es cierto que Robert Silverberg ha escrito varios cientos de libros e innumerables relatos cortos, el autor se limita a decir: «Neoyorquino de nacimiento, me trasladé a California hace bastante tiempo. Llevo escribiendo c-f (interrumpimos aquí a Silverberg para decir que, como ven, casi todos los autores escriben esto de forma distinta; tiene ello alguna importancia?). Llevo escribiendo c-f treinta años y he publicado bastante de ese material. (Ha publicado bastante de otras cosas, además.) Entre mis libros más famosos están Dying Inside, El castillo de lord Valentine, The Books of Skulls y Alas nocturnas. Varios premios Hugo y Nébula, etc.». Un premio especial, diría yo, es un párrafo que leí en un periódico que empezaba así: «El historiador norteamericano Robert Silverberg...». Tal como está dijo el vendedor de coches mientras metía los pulgares bajo el cinturón, doscientos cincuenta dólares y puede llevárselo. No le digo que sea perfecto, pero se lo aseguro, conseguirá todo un coche por ese precio. Tal como está dijo Sam Norton. Tal como está. Estrictamente tal como está. Norton parecía un poco dudoso. Es posible que corra bien, pero con un maletero que no se abre... Y eso qué? se mofó el vendedor. Acaba de explicarme que va a alquilar un U- Haul para llevar sus cosas a California. Para qué necesita un maletero? Escuche, cuando llegue a la costa y tenga un rato libre, lleve el coche a un garaje, explique la historia y es posible que con cinco minutos de soplete... Por qué no ha hecho eso usted mientras tenía el coche en venta? El vendedor adoptó un aire evasivo. No tenemos tiempo para detalles de esa clase. Norton olvidó el problema. Paseó otra vez alrededor del automóvil, lo examinó atentamente desde todos los ángulos. Era un pequeño sedán de cuatro puertas, color verde oscuro, con un acabado interior y exterior en buen estado, un decente juego de llantas y un fulgor general que sólo se presenta cuando un coche está bien cuidado. El tapizado era respetable, la radio funcionaba bien, el motor (hasta donde Sam podía juzgar) estaba perfectamente, y en la prueba el vehículo se había mostrado suave y fácil. El coche parecía ser un modelo razonablemente moderno, además; poseía cinturones de seguridad y faros de emergencia.

18 Sólo había un pequeño detalle anormal. El maletero no se abría. No era tampoco problema de una cerradura atascada; alguien había construido aquel coche de forma que el maletero no se pudiera abrir. El propietario anterior, al parecer, lo había soldado con gran cuidado; nada era visible allí, aparte de una tenue línea que señalaba el lugar donde la tapa podía haberse abierto en otros tiempos. Pero qué diablos. El automóvil estaba por lo demás en perfecto estado, y Sam no se encontraba en situación de mostrarse demasiado exigente. De la noche a la mañana, prácticamente, le habían trasladado a la oficina de Los Ángeles, cosa que estaba muy bien desde el punto de vista de salir de Nueva York en medio de un horrible invierno, pero no tan bien tal como iban sus finanzas inmediatas. La compañía no pagaba gastos de traslado, sólo el transporte. Había entregado a Sam cuatro billetes de ida clase turista, y punto. De forma que había metido a Ellen y a los chicos en el primero avión hacia Los Ángeles, devolviendo el cuarto billete para usar el dinero en el traslado. Sam pensaba hacerlo de un modo lento pero barato: alquilando un remolque U-Haul para meter las pertenencias familiares y partir hacia California por la autopista con la esperanza de que Ellen hubiera encontrado un piso cuando él llegara allí. Pero no podía esperar que el cacharro que era su coche actual le llevara muy lejos al oeste de Parsip-pany (New Jersey) y mucho menos que le permitiera cruzar el desierto del Mojave. Y por eso estaba allí, tratando de elegir un modelo usado decente por unos quinientos dólares, que era todo lo que podía permitirse pagar al contado. Y allí estaba el encargado del puesto de automóviles usados, ofreciéndole un vehículo muy atrayente (con un solo y peculiar defecto) únicamente por doscientos cincuenta dólares, con lo que le quedaría la misma cantidad disponible para los gastos del trayecto de costa a costa. Y en realidad él no necesitaba un maletero, porque iba a conducir solo. Podía dejar el maletín en el asiento trasero y meter lo demás en el remolque. Y tampoco sería tan difícil pedir a algún mecánico de Los Ángeles que abriera el maletero y lo dejara en condiciones aprovechables. Por otra parte, Ellen le reprendería seguramente por haber comprado un coche sin maletero; ella ya le había abroncado antes por otros «negocios» de esa clase. En tercer lugar, el misterio del maletero cerrado le preocupaba. Quién sabía qué encontraría allí cuando lo abriera? Quizás el vehículo había pertenecido a un contrabandista que tuvo que ocultar un cargamento precipitadamente, y el maletero podía estar repleto de maravillosos lingotes de oro, o diamantes, o coñac de noventa años, que el contrabandista pensaba recobrar semanas más tarde antes de que le ocurriera algo inesperado. En cuarto lugar... Qué le parecería volver a probar el coche? preguntó el vendedor. Norton meneó la cabeza. No creo que sea preciso. Tengo una buena idea de cómo se porta. Bueno, entonces, entremos en el despacho y cerremos el trato. De qué año me ha dicho que era? preguntó Norton para eludir la maniobra. Oh, del sesenta y cuatro o sesenta y cinco. No está seguro? A veces es imposible estarlo con estos productos extranjeros. Mire, no cambian el modelo durante cinco, seis o diez años seguidos, excepto pequeños detalles que sólo un experto notaría. Piense en Volkswagen, por ejemplo... Y acabo de darme cuenta de que tampoco me ha dicho la marca le interrumpió Norton. Peugeot, tal vez, o algún modelo Fiat dijo vagamente el vendedor. Una de esas marcas. No lo sabe? Un encogimiento de hombros.

19 Bueno, repasamos los catálogos de marcas de hace algunos años, pero hay tantos coches extranjeros..., y de algunos sólo importan unos cuantos miles y... Bueno, no conseguimos averiguarlo. Norton se preguntó cómo iba a conseguir piezas de recambio para un coche de marca desconocida y fecha incierta. Entonces se dio cuenta de que estaba pensando en el vehículo como si ya fuera suyo, a pesar de que cuanto más pensaba en la compra, menos le gustaba. Y luego pensó en los lingotes del maletero. El coñac excepcional. La maleta llena de rubíes y zafiros. No debería decir el registro algo sobre el año y la marca? preguntó. El vendedor cargó su peso sucesivamente sobre ambos pies. La verdad es que no tenemos el registro. Pero el vehículo está perfectamente legalizado. Eh, mire, me gustaría sacar este coche del garaje, así que podemos dejarlo por doscientos veinticinco dólares, de acuerdo? Todo esto parece muy misterioso. De todas formas, cómo consiguió el coche? Lo trajo un tipejo, hace un año. Hizo un año en noviembre, creo. Repase las válvulas, me dijo. Volveré dentro de un mes, tengo que hacer un viaje de negocios. Pagó por adelantado la revisión y un mes de garaje. Creerá que fue lo último que supimos de él? Bueno, le guardamos el coche aquí diez, once meses, pero se acabó. Ahora tenemos que sacarlo de aquí. El abogado dice que podemos quedarnos con él a cambio de los gastos de garaje. Si lo compro, me dará un papel diciendo que tienen ustedes derecho a venderlo? Claro, claro. Y qué me dice del registro? Habrá que cambiar el seguro de mi antiguo cacharro. Y el papeleo? Yo me ocuparé de todo dijo el vendedor. Usted llévese el coche de aquí. Doscientos dijo Norton. Tal como está. El vendedor suspiró. Trato hecho. Tal como está. Una suave nevada caía cuando Norton inició su hégira a través del país tres días más tarde. Era un augurio, pero él no sabía de qué tipo. Decidió que la nieve sería su última visión de un horrible fenómeno invernal que no volvería a ver, durante algún tiempo. Según el Times, las temperaturas en Los Ángeles oscilaban entre los veintidós y los veinticinco grados. No estaba mal para ser enero. Norton se arrellanó ante el volante, apoyó el pie con suavidad en el acelerador y partió hacia el oeste a una excelente y razonable velocidad de setenta kilómetros por hora. No se atrevió a ir más de prisa con el voluminoso remolque detrás. No tenía mucha experiencia en conducir de esa forma (era agente de ventas de ordenadores, y nunca llevaba aparatos de muestra), pero se adaptó rápidamente. Sólo había que recordar que el vehículo era un organismo segmentado y que debut serpentear en la debida forma. Benditas fueran las autopistas, de todas formas. Simplemente conducir, en línea recta, recto, recto, hacia la tierra del sol naciente con tan sólo algunas curvas suaves y media docena de semáforos en el camino. La nevada se intensificó un poco. Pero el coche respondió magníficamente, se adhirió a la carretera, y el limpiaparabrisas mantuvo despejada la visión. Sam ni siquiera había imaginado comprar un automóvil extranjero para el viaje, simplemente le había parecido bien adquirir un sólido Plymouth, o un Chevvie, algo pesado y robusto que le permitiera atravesar amplios espacios abiertos. Pero no se arrepentía de haber comprado un coche más pequeño. Tenía la potencia y la arrancada necesaria, y de todas formas de poco le habrían servido unos cuantos caballos más, con el remolque saltando detrás. Sam estaba de un talante alegre, relajado. El coche parecía cómodo y protector, un cálido ambiente cerrado que le acogería y cobijaría durante los miles de kilómetros que le

20 aguardaban. Aún se hallaba lo bastante cerca de Nueva York para oír a Mozart por radio, cosa muy agradable. La calefacción del vehículo funcionaba bien. No había excesivo tráfico. La nieve, recién caída, blanca y esponjosa, era tanto más hermosa sabiendo que iba a quedar detrás. Sam incluso disfrutó con su soledad. Sería un descanso, en cieno sentido, recorrer Ohio, Kansas, Colorado, Arizona y el resto de estados que le separaban de Los Ángeles. Cinco o seis días de paz y tranquilidad, sin conversaciones triviales, sin niños a los que divertir... El estado de ánimo de Sam empezó a oscurecerse poco después de entrar en la autopista de Pennsylvania. Cuando se tiene tiempo suficiente para pensar, al final se acaba pensando en cosas ya pensadas anteriormente. Y Sam, mientras rodaba esa gris y silenciosa tarde por la capa de nieve cada vez más espesa, pensó en ciertos rasgos de un coche sin maletero que había pasado por alto dada su prisa por ponerse en camino. Tenía caja de herramientas, por ejemplo? En caso de que pinchara una rueda, dispondría de gato, tendría alguna llave? Y esto le condujo a un pensamiento mucho más gélido: tendría alguna rueda de repuesto? Un maletero era más que una cavidad en la parte de atrás; en la mayoría de automóviles contenía objetos utilísimos. Y él no tenía ninguno. Ni había pensado en eso, hasta ese momento. Sam consideró la perspectiva de conducir de costa a costa sin una rueda de repuesto, sin herramientas, y su estado de cálida seguridad se evaporó bruscamente. En la siguiente salida, decidió, buscaría una estación de servicio y se haría con un neumático, en seguida. Había espacio para ponerlo en el asiento trasero, junto a su equipaje. Y al mismo tiempo podía comprar también... El U-Haul, notó de pronto Sam, iba de un lado a otro torpemente, como si las ruedas hubieran perdido tracción. Un instante después el coche hizo lo mismo, y Sam notó que se movía lateralmente, realizando un hermoso patinaje sobre un oleoso tramo de autopista no pavimentado. Mover el volante en la misma dirección que el patinazo, eso se supone que hay que hacer, pensó Sam, extrañamente tranquilo. Sin saber cómo consiguió mantener el pie fuera del freno pese a cualquier inclinación natural, y contempló con calmado horror cómo coche y remolque se deslizaban plácidamente por el vacío carril hasta el lateral derecho y se detenían, sobre las ruedas y mirando al frente, en la nieve amontonada a lo largo de la cuneta. Sam respiró con lentitud, se rascó la barbilla y apretó suavemente el acelerador. Las ruedas emitieron un agudo lamento en su girar sobre la nieve. Sam Norton no iba a ir a ninguna parte. Se había atascado. El «tipejo» tenía una cara de sonrosadas mejillas, un cabello cano tan largo que se rizaba en las puntas y gafas de montura metálica. Miró la nieve que cubría los automóviles del puesto de coches usados, frunció el entrecejo y caminó pesadamente hacia la sala de exhibición. He venido a recoger mi coche anunció. Había que repasar las válvulas. Me retrasaron los negocios en otra parte del mundo. El vendedor estaba nervioso. El coche no está aquí. Eso veo. Búsquelo, pues. Lo vendimos hace más o menos una semana. Lo vendieron? Han vendido mi coche? Mi coche? El coche que usted abandonó. El coche que guardamos aquí un año entero. Esto no es un aparcamiento. Mire, primero hablé con mi abogado y él dijo... Muy bien. Muy bien. Quién fue el comprador? Un tipo, se ha trasladado a California y necesitaba un coche para ir rápidamente. Él.. Su nombre?

Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche

Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche www.soncuentosinfantiles.com Aladino y la lampara maravillosa Autor: De Las mil y una noche Erase una vez una viuda que vivía con su hijo, Aladino. Un día, un misterioso extranjero ofreció al muchacho

Más detalles

Por dónde se puede salir de un callejón sin salida?

Por dónde se puede salir de un callejón sin salida? Por dónde se puede salir de un callejón sin salida? Personajes: Dolores Churrusco, una mosca que se quedó encerrada en una habitación Jengibre, una mosca demasiado culta Solamente la mitad del escenario

Más detalles

El castillo de irás y no volverás

El castillo de irás y no volverás El castillo de irás y no volverás En un hermoso pueblo al lado del mar vivía un pescador con su mujer. Eran ya mayores y no tenían hijos. Sólo se tenían el uno al otro. Todas las mañanas, muy temprano,

Más detalles

UNA CARTA. Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien. yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía

UNA CARTA. Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien. yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía descubrir que igual me amaba. Era ella por quien yo vivía. Habíamos

Más detalles

PRESENTACIÓN. Buena lectura!

PRESENTACIÓN. Buena lectura! PRESENTACIÓN La serie Aventura joven narra las aventuras que vive un grupo de amigos adolescentes: Mónica, Guillermo, Laura, Sergio y Martín. A través de sus historias, los vas a ir conociendo y, al mismo

Más detalles

Por fin continuó hablándoles, con esa voz suave y dulce, que tanto les gustaba oír.

Por fin continuó hablándoles, con esa voz suave y dulce, que tanto les gustaba oír. El secreto má gico Quieres que te cuente un secreto? Existe una isla en el Océano Pacífico que es un lugar muy, muy especial. Allí, las personas tienen algo que todo el mundo desearía tener: Magia! Es

Más detalles

ARBOLES EN EL UNIVERSO

ARBOLES EN EL UNIVERSO ARBOLES EN EL UNIVERSO Como todas las mañanas, Alejandro se dispone a desplazarse al Centro Integrado para la Dependencia de la calle Extremadura de Valladolid, lugar donde trabaja su padre. Es un día

Más detalles

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un La aparecida de la carretera vieja de La Guaira Venezuela A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar

Más detalles

Te espero el día... a las... en

Te espero el día... a las... en Frases 15 Años 1 Pase meses tratando de organizar una fiesta inolvidable, pero me di cuenta que sin vos es imposible. Por eso te invito a fetejar Mis 15 Años 2 Hoy es mi noche, hoy se cumple mi sueño,

Más detalles

La historia del conductor de autobús que quería ser Dios

La historia del conductor de autobús que quería ser Dios La historia del conductor de autobús que quería ser Dios Ésta es la historia de un conductor de autobús que nunca se avenía a abrir la puerta a los que llegaban tarde. Este chófer no estaba dispuesto a

Más detalles

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo?

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? Ray Bradbury La última noche del mundo Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? - Qué haría? Lo dices en serio? -Sí, en serio. -No sé. No lo he pensado. El hombre se sirvió un poco

Más detalles

El teléfono mágico. Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7

El teléfono mágico. Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7 El teléfono mágico Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7 Había una vez un hombre en la calle. Se podía ver que estaba privado de todo. Su ropa estaba estropeada y sus zapatos estaban arruinados. El

Más detalles

La cita con Carmen. Por. Paige Rowe. Escena. paz. Son las 6 de la mañana y la sala de yoga está callada con ventanas grandes donde se puede ver el

La cita con Carmen. Por. Paige Rowe. Escena. paz. Son las 6 de la mañana y la sala de yoga está callada con ventanas grandes donde se puede ver el La cita con Carmen Por Paige Rowe Tiempo Presente Personajes Carmen: Mujer de 23 años, desilusionada con su amor y triste del alma Ángel: Hombre de 23 años, novio de Carmen. Siempre trabajando. Maria:

Más detalles

CORRIENDO POR LAS CALLES

CORRIENDO POR LAS CALLES CORRIENDO POR LAS CALLES Por: Leydi Rocío Silva Rangel Era tarde sin duda alguna, tuve que apagar el celular por que me canse de mirar una y otra vez la hora. El tiempo parecía haberse detenido, no avanzaba,

Más detalles

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Cris estaba agotada. Había tenido un día terrible, así que se fue a la cama un poco más

Más detalles

Llámame pequeña y hazme sentir grande

Llámame pequeña y hazme sentir grande Llámame pequeña y hazme sentir grande Por Adriana Aparicio Sarmiento 7 de septiembre de 2012 Acabo de comenzar el instituto. Lleno de gritos, silbidos, deportistas, animadoras Todo tipo de personajes,

Más detalles

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a nadie a quien contarle mis problemas, a quien darle un abrazo.

Más detalles

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Los objetivos de esta sesión son: Repasar las emociones trabajadas a lo largo del curso. Definirse a sí mismo. Iniciar algunas técnicas de relajación

Más detalles

Excm. Ajuntament de Sagunt DEPARTAMENT D ENSENYAMENT Gabinet Psicopedagògic Municipal

Excm. Ajuntament de Sagunt DEPARTAMENT D ENSENYAMENT Gabinet Psicopedagògic Municipal MÓULO 11: HABILIDADES SOCIALES NO VERBALES (A) FUNDAMENTO TEÓRICO PARA EL EDUCADOR Una importante faceta para ser un hábil conversador consiste en ser capaz de utilizar señales no verbales que ilustren

Más detalles

PRIMERA SEMANA DE CUARESMA

PRIMERA SEMANA DE CUARESMA Cuaresma. Pág.1 PRIMERA SEMANA DE CUARESMA Jesús pasa cuarenta días en el desierto (Mateo 4, 1-11) Para pensar y trabajar: - Jesús también fue empujado por el diablo a hacer cosas para no agradar a Dios...

Más detalles

REFLEXIONES ESPECIALES MES DE FEBRERO Semana vocacional

REFLEXIONES ESPECIALES MES DE FEBRERO Semana vocacional REFLEXIONES ESPECIALES MES DE FEBRERO Semana vocacional 166 LUNES QUÉ REGALO - Darles a conocer la semana vocacional. - Descubrir que muchas de las cosas de las que disfrutamos, se nos dan gratuitamente.

Más detalles

A continuación te damos algunas ideas para cada ocasión.

A continuación te damos algunas ideas para cada ocasión. A continuación te damos algunas ideas para cada ocasión. FRASES PARA ENAMORADOS 1.- Uno aprende a amar, no cuando encuentre a la persona perfecta, sino cuando aprenda a creer en la perfección de una persona

Más detalles

El circulo del 99. Cuento de Jorge Bucay

El circulo del 99. Cuento de Jorge Bucay El circulo del 99 Cuento de Jorge Bucay Había una vez un rey muy triste que tenía un sirviente, que como todo sirviente de rey triste, era muy feliz. Todas las mañanas llegaba a traer el desayuno y despertar

Más detalles

El regalo de Navidad. Texto: Mireia Vidal. Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil. Los cuentos de la abuela

El regalo de Navidad. Texto: Mireia Vidal. Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil. Los cuentos de la abuela El regalo de Navidad Texto: Mireia Vidal Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil. Los cuentos de la abuela Si alguien le preguntara a la abuela Conchita cuál era el mejor regalo de

Más detalles

ELOY MORENO. Lo que encontré bajo el sofá

ELOY MORENO. Lo que encontré bajo el sofá ELOY MORENO Lo que encontré bajo el sofá ELOY MORENO Lo que encontre.indd 5 17/07/13 11:41 1986, TOLEDO Lo que encontre.indd 19 17/07/13 11:41 Hay en Toledo una calle estrecha, torcida y oscura que guarda

Más detalles

La llamada. Por: Christian Goedel. Son casi las ocho en punto. Alejandro Di Paolo se sienta en el subte en Buenos Aires. El

La llamada. Por: Christian Goedel. Son casi las ocho en punto. Alejandro Di Paolo se sienta en el subte en Buenos Aires. El La llamada Por: Christian Goedel Son casi las ocho en punto. Alejandro Di Paolo se sienta en el subte en Buenos Aires. El subte está repleto de gente, pero es normal a esta hora. Jano está un poco cansado

Más detalles

RELATO DE ALICIA CARRERAS HERNÁNDEZ PRIMER PREMIO

RELATO DE ALICIA CARRERAS HERNÁNDEZ PRIMER PREMIO RELATO DE ALICIA CARRERAS HERNÁNDEZ PRIMER PREMIO FINALISTA AUTONÓMICO: 16212 Hace unos días encontré una palabra. No sabía su significado, por lo que decidí buscarla en el diccionario. Cuando entré esta

Más detalles

Hoy estudiaremos la amada historia del nacimiento

Hoy estudiaremos la amada historia del nacimiento LA VIDA DE JESÚS Lección 2 El nacimiento de Jesús Lectura bíblica: Lucas 2:1-20; Mateo 2:1-12 Texto para memorizar: Pensamiento clave: El gran don de Dios es que Jesús vino al mundo para ser nuestro Salvador.

Más detalles

Capítulo 1 Llevaba demasiadas horas despierta. Aunque mi cuerpo necesitaba descansar, mi mente no paraba de trabajar; imágenes de mi vida pasaban continuamente, estaba nerviosa, sentía miedo, tanto que

Más detalles

I Concurso de "TUITS" de amor

I Concurso de TUITS de amor I Concurso de "TUITS" de amor Por alumos y alumnas del IES Carmen y Severo Ochoa. Luarca 1 Creemos un pequeño infinito juntos. 2 3 4 5 Cuando no puedo dormir, mirarte dormida a mi lado es otra forma de

Más detalles

El vendedor de lluvias Por Héctor Hidalgo. Ilustración, Hernán Kirsten La tienda se encontraba al fondo de

El vendedor de lluvias Por Héctor Hidalgo. Ilustración, Hernán Kirsten La tienda se encontraba al fondo de UN CUENTO AL DÍA +6 años El vendedor de lluvias Por Héctor Hidalgo. Ilustración, Hernán Kirsten La tienda se encontraba al fondo de una calle serpenteante escondida y sin salida ubicada en la zona vieja

Más detalles

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas 1 Palabras nuevas El domingo por la mañana, al abrocharse su capota azul marino, la bruja vio que le faltaba un botón. Se la puso, de todos modos, y se fue a dar un paseo por el parque. Roque Bodoque y

Más detalles

Miraba ansioso su móvil, había quedado a las diez y media con sus amigos y no llamaban. A qué están esperando? pensó nervioso, saben lo importante

Miraba ansioso su móvil, había quedado a las diez y media con sus amigos y no llamaban. A qué están esperando? pensó nervioso, saben lo importante 1 Miraba ansioso su móvil, había quedado a las diez y media con sus amigos y no llamaban. A qué están esperando? pensó nervioso, saben lo importante que es la puntualidad si queremos encontrar a «nuestros

Más detalles

LOS PAJES DE LOS REYES MAGOS

LOS PAJES DE LOS REYES MAGOS LOS PAJES DE LOS REYES MAGOS José acaba de entrar con el coche en el pueblo, donde viven sus padres, le acompaña su mujer María, y sus hijos Jesús y Olga, que iban dormidos, en el asiento trasero. Vamos!,

Más detalles

El Arcángel Miguel Historia para niños durante el Servicio Dominical

El Arcángel Miguel Historia para niños durante el Servicio Dominical Materiales: Video en línea del Arcángel Miguel Foto o estatua del Arcángel Miguel OPCIONAL: Esta historia fue escrita para la celebración del Día de San Miguel, el 29 de septiembre. Puede utilizarse en

Más detalles

El dentista de Drácula

El dentista de Drácula El dentista de Drácula Félix Jiménez Moreno El dentista de Drácula Ilustraciones de Óscar Herrero edebé A mis padres Félix Jiménez Moreno, 2015 Ilustraciones: Óscar Herrero Ed. Cast.: Edebé, 2015 Paseo

Más detalles

Español Test de clasificación

Español Test de clasificación Español Test de clasificación Marque la respuesta correcta en la hoja de respuestas. Ejemplo: 1. Dolores en la oficina. A. es C. está B. ser D. están 1. A. B. C. D. 2. A. B. C. D. x 1. De dónde? A. soy

Más detalles

PROGRAMA PARA EL CULTO DE MENORES «MAS VALIOSO QUE EL ORO Y LA PLATA»

PROGRAMA PARA EL CULTO DE MENORES «MAS VALIOSO QUE EL ORO Y LA PLATA» PROGRAMA PARA EL CULTO DE MENORES «MAS VALIOSO QUE EL ORO Y LA PLATA» PROPOSITO DEL PROGRAMA: Despertar en los jóvenes el amor a las madres y la obediencia, teniendo en mente el quinto mandamiento. PERSONAJES:

Más detalles

LECCIÓN. Oídos para escuchar. Breve introducción a la lección SERVICIO. Servicio significa ayudar a otros. Servimos a Dios al escuchar su voz.

LECCIÓN. Oídos para escuchar. Breve introducción a la lección SERVICIO. Servicio significa ayudar a otros. Servimos a Dios al escuchar su voz. LECCIÓN Año A Tercer trimestre Lección 3 Oídos para escuchar SERVICIO Servicio significa ayudar a otros. Versículo para memorizar Habla Señor, que tu siervo escucha (1 Samuel 3:9). Textos clave y referencias

Más detalles

UN PUENTE QUE UNIÓ DOS VIDAS. estaba conociendo Italia y le había pedido que fuese ella también a la reunión.

UN PUENTE QUE UNIÓ DOS VIDAS. estaba conociendo Italia y le había pedido que fuese ella también a la reunión. UN PUENTE QUE UNIÓ DOS VIDAS Corría una fría tarde de invierno de noviembre de 1957. Nadia había quedado con Francesco en el piso de arriba de su casa, ya que Fran era un inquilino de una de las casas

Más detalles

cabeza vacía Luisa Horno Delgado

cabeza vacía Luisa Horno Delgado cabeza vacía Luisa Horno Delgado 3 Estoy empezando a desorientarme, a tener vacíos. Siempre he sido muy despistada, como casi toda mi familia, pero esto es otra cosa. Algo desaparece dentro de mi cabeza

Más detalles

La ciencia mágica. [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev

La ciencia mágica. [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev La ciencia mágica [Cuento folclórico ruso.] Alekandr Nikoalevich Afanasiev En una aldea vivía un campesino con su mujer y su único hijo. Eran muy pobres, y, sin embargo, el marido deseaba que su hijo estudiase

Más detalles

CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas)

CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas) CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas) Para crear desde la mente, hablamos de que había pensamientos, luego tenemos que poner

Más detalles

Ya se habían encargado de su equipaje que debía estar en el avión pues eran recordaría luego muy bien la hora las diez menos cuarto.

Ya se habían encargado de su equipaje que debía estar en el avión pues eran recordaría luego muy bien la hora las diez menos cuarto. Cuando llegaron al aeropuerto, fueron directamente al salón de protocolo. Estaba cerrado todavía y Franqui fue a buscar un empleado que lo abriera. Por fin abrieron el salón y todos entraron. Le hubiera

Más detalles

Personal Maid. Capítulo 13

Personal Maid. Capítulo 13 Personal Maid Capítulo 13 & Tom había dejado a Strify y a Samuel en sus casas y luego se fue a su departamento. Cuando llegó se tiro en el sofá y soltó un cansado suspiro. Las reformas de la pastelería

Más detalles

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar Lolita Bosch El niño q u e quería matar Para A.M. Uno Me llamo Max, tengo catorce años y paso mucho más miedo que los otros niños. Porque a veces se me ocurren unas cosas muy extrañas que no sé qué son,

Más detalles

diploma de español. nivel inicial

diploma de español. nivel inicial diploma de español. nivel inicial 24 de agosto de 2007 prueba 3 prueba 4 interpretación de textos orales conciencia comunicativa 2007 instituto cervantes Las Hojas de Respuestas serán corregidas mediante

Más detalles

Diario de la Violencia

Diario de la Violencia Diario de la Violencia Muchos me han de odiar por ser quien soy, pero, Qué puedo yo hacer si he nacido siendo así? Si para eso estoy en este mundo? Aunque Estará bien todo esto? Mi nombre es violencia.

Más detalles

Redacciones ganadoras del XII Concurso de Redacción Un día sin alcohol de CALA

Redacciones ganadoras del XII Concurso de Redacción Un día sin alcohol de CALA Fieles a la cita anual con el Concurso de Redacción "Un día son alcohol" organizado por el Centro de Ayuda y Liberación de Alcohólicos de Antequera (CALA) que ha alcanzado la décimo segunda edición reproducimos

Más detalles

El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz

El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz Es el día de su cumpleaños y a Javi le regalan un soldado. Cuando pasaban cerca de las tiendas, le pidió a mamá alguno de los tantos que había en las vidrieras.

Más detalles

MONÓLOGOS. 1. Elige la vida. RENTON:

MONÓLOGOS. 1. Elige la vida. RENTON: MONÓLOGOS 1. Elige la vida. RENTON: Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande. Elige lavadoras, coches, equipos de compact-disc y abrelatas eléctricos.

Más detalles

El primer día de colegio

El primer día de colegio El primer día de colegio Texto: Mireia Vidal Ilustraciones: Carles Salas Los cuentos de la abuela Esa mañana, el señor Cabezagacha se levantó nervioso. El sol no brillaba tan fuerte como lo había hecho

Más detalles

LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO

LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO 1 LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO A continuación, se muestran las 1000 palabras más frecuentemente usadas del castellano (concretamente 1008 palabras) tomadas de los datos estadísticos

Más detalles

No me gusta que seas tan golosa. Es de muy mala educación comer con los dedos. Además, tenemos que esperar a la abuelita.

No me gusta que seas tan golosa. Es de muy mala educación comer con los dedos. Además, tenemos que esperar a la abuelita. 1 CAPERUCITA ROJA El escenario representa: a la derecha la casa de Caperucita, en la que se ven una mesa y tres sillas, dispuestas de modo que ninguna da la espalda a los espectadores, sobre la mesa, una

Más detalles

Conceptos Básicos. Qué es el estrés?

Conceptos Básicos. Qué es el estrés? Conceptos Básicos Qué es el estrés? El estrés es una reacción emocional/del cuerpo ante una demanda física, psicológica o emocional. Todos demostramos estrés de diferentes formas. Algunas formas de estrés

Más detalles

Vivió en tiempos pasados un emperador tan, pero tan aficionado a la ropa,

Vivió en tiempos pasados un emperador tan, pero tan aficionado a la ropa, El Traje Nuevo del Emperador Hans Christian Andersen Vivió en tiempos pasados un emperador tan, pero tan aficionado a la ropa, que gastaba todo su dinero en trajes nuevos. Cuando inspeccionaba las tropas,

Más detalles

Introduccion. Casi todos los vendedores se enfrentan a este gran problema en sus carreras:

Introduccion. Casi todos los vendedores se enfrentan a este gran problema en sus carreras: 1 Introduccion Casi todos los vendedores se enfrentan a este gran problema en sus carreras: Un cliente muy difícil o imposible de ver. En nuestra opinión, el elemento más importante al enfrentar esta disyuntiva

Más detalles

El pandero de piojo. Así lo hicieron, y el piojo creció tanto que el rey pudo al fin hacer el pandero.

El pandero de piojo. Así lo hicieron, y el piojo creció tanto que el rey pudo al fin hacer el pandero. El pandero de piojo Había una vez un rey que tenía una hija.un día, la muchacha sintió que tenía un extraño picor en la cabeza. El rey apartó su hermoso cabello rubio y descubrió un pequeño piojo. - Qué

Más detalles

A.A. para el Alcohólico de Edad Avanzada (Nunca es demasiado tarde)

A.A. para el Alcohólico de Edad Avanzada (Nunca es demasiado tarde) A.A. para el Alcohólico de Edad Avanzada (Nunca es demasiado tarde) El hecho de si Ud. es o no es alcohólico no está determinado por dónde bebe, cuándo empezó a beber, por cuánto tiempo ha estado bebiendo,

Más detalles

LA VIUDA QUIEN AYUDÓ POR ACEPTAR AYUDA (B.6.4.9)

LA VIUDA QUIEN AYUDÓ POR ACEPTAR AYUDA (B.6.4.9) LA VIUDA QUIEN AYUDÓ POR ACEPTAR AYUDA REFERENCIA BÍBLICA: Lucas 11-17 VERSÍCULO CLAVE: CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: "Y todos glorificaban a Dios, diciendo Dios ha visitado a su pueblo" (Lucas

Más detalles

AEROSOLES Mariana Medina Córdoba Categoría B Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos Bogotá, Colombia

AEROSOLES Mariana Medina Córdoba Categoría B Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos Bogotá, Colombia AEROSOLES Mariana Medina Córdoba Categoría B Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos Bogotá, Colombia AEROSOLES En una esquina de la Calle de los Cronistas, un hombre vestido con una sudadera

Más detalles

Al marchar. Levantó la cabeza del libro y se encontró con las particulares casas de la entrada de la ciudad.

Al marchar. Levantó la cabeza del libro y se encontró con las particulares casas de la entrada de la ciudad. Al marchar. Freddy Andrés Calderón Calderón Levantó la cabeza del libro y se encontró con las particulares casas de la entrada de la ciudad. Seguían sin cambios. Sin embargo, creyó distinguir una fina

Más detalles

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir El viaje 1 Hoy me he despertado con una paz interior poco usual. Normalmente tengo la cabeza llena de preocupaciones desde la primera hora de la mañana. Pero hoy mi cabeza estaba vacía. Era como un libro

Más detalles

Se acerca la navidad, y por primera vez pienso en regalar algo a Alicia.

Se acerca la navidad, y por primera vez pienso en regalar algo a Alicia. Regalo de navidad Se acerca la navidad, y por primera vez pienso en regalar algo a Alicia. Nosotros nunca festejamos esas fiestas, no que yo recuerde. Nuestra casa esta alejada por más de veinte kilómetros

Más detalles

Estudié diseño, quiero vender diseño Fernando Del Vecchio Diciembre 15, 2009

Estudié diseño, quiero vender diseño Fernando Del Vecchio Diciembre 15, 2009 Estudié diseño, quiero vender diseño Fernando Del Vecchio Diciembre 15, 2009 Aclaración: La presente conversación es ficticia, ya que nunca grabo las reuniones con clientes. Sin embargo, representa las

Más detalles

1.ª edición: octubre 2010

1.ª edición: octubre 2010 1.ª edición: octubre 2010 Del texto: María Baranda, 2010 De la ilustración: Gabriel Pacheco, 2010 Grupo Anaya, S. A., Madrid, 2010 Juan Ignacio Luca de Tena, 15. 28027 Madrid www.anayainfantilyjuvenil.com

Más detalles

Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA

Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA Actividad de lectura PERSEO Y ANDRÓMEDA Dánae era la hija de Acrisio, el rey de Argos, y vivía aislada del mundo, encerrada en una torre de palacio, porque a su padre le habían profetizado que su destino

Más detalles

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade 1 Sofia corre a través de la oscuridad. Tiene prisa y mucho miedo. No sabe por qué corre, por qué tiene miedo, o hacia dónde va. Hay algo allí detrás que la asusta, algo peligroso, algo malo, que se acerca

Más detalles

DOMINGO DE RAMOS. Jesús va a Jerusalén

DOMINGO DE RAMOS. Jesús va a Jerusalén DOMINGO DE RAMOS Jesús va a Jerusalén Queridos niños y niñas, hoy recordamos un hecho muy importante en la vida de Jesús. Él va camino a Jerusalén a celebrar la fiesta de Pascua, que recuerda cuando el

Más detalles

Planificación para la lectura en voz alta del cuento

Planificación para la lectura en voz alta del cuento Ficha nº6 Planificación para la lectura en voz alta del cuento Rapunzel Hermanos Grimm Objetivos de Aprendizaje (OA) Comprender y disfrutar versiones completas de obras de literatura, leídas por un adulto.

Más detalles

UN REGALO MUY ESPECIAL

UN REGALO MUY ESPECIAL 1 UN REGALO MUY ESPECIAL ESCENA NUMERO 1 María José (MJ): Primero una niña de aproximadamente 10 años de edad, luego tendrá 15 años. El padre de María José. Francisco: Amigo de la Familia Teresa: Amiga

Más detalles

Esta prueba me ha servido para valorar el nivel en gramática y vocabulario en grupos de niños.

Esta prueba me ha servido para valorar el nivel en gramática y vocabulario en grupos de niños. Esta prueba me ha servido para valorar el nivel en gramática y vocabulario en grupos de niños. BLOQUE 1 1. * De dónde? - de Francia. a) vives / estoy b) estás / soy c) eres / soy 2. habitación de Juan

Más detalles

El toque humano (Parte 1)

El toque humano (Parte 1) El toque humano (Parte 1) Transcripción del vídeo En este vídeo me gustaría compartir una sencilla estrategia que permitió cerrar un 40% más de ventas... y que, efectivamente nació de una "casualidad"

Más detalles

EN BUSCA DE LA BUENA SUERTE -Propuesta didáctica-

EN BUSCA DE LA BUENA SUERTE -Propuesta didáctica- EN BUSCA DE LA BUENA SUERTE -Propuesta didáctica- Un año más os enviamos a todos los centros participantes, el cuento que hemos creado como eje de nuestro proyecto, con el objeto de motivar a los niños/as

Más detalles

Cantemos hoy, hermanos la Gloria de Cristo; sólo Él es Santo Y está vivo contigo.

Cantemos hoy, hermanos la Gloria de Cristo; sólo Él es Santo Y está vivo contigo. Animación Preforo PESCADOR Voy navegando sin timón, en mar abierto, me abandona la razón; apenas y sobrevivo como un niño perdido, busco algo que no hay en mi interior. Más de repente llegas tú, en tu

Más detalles

El par de zapatos. Pierre Gripari

El par de zapatos. Pierre Gripari El par de zapatos Pierre Gripari Había una vez un par de zapatos que estaban casados. El zapato derecho, que era el señor, se llamaba Nicolás. Y el zapato izquierdo, que era la señora, se llamaba Tina.

Más detalles

EL SECRETO DE MI ABUELA

EL SECRETO DE MI ABUELA EL SECRETO DE MI ABUELA Esa noche no había podido dormir, me tocaba ir a casa de mi abuela. Con ella me pasaba horas y horas hablando, me contaba todas sus experiencias, todas sus historias y me ayudaba

Más detalles

ÉRASE UNA VEZ. 3. Tus padres te han dicho alguna vez que la calles es muy peligrosa?

ÉRASE UNA VEZ. 3. Tus padres te han dicho alguna vez que la calles es muy peligrosa? ÉRASE UNA VEZ Esta es la historia de una niña a quien llaman Caperucita porque lleva una caperuza de terciopelo rojo que le ha hecho su abuela. Caperucita tiene nueve años, dos piernas fuertes, dos ojos

Más detalles

UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE

UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE Todo comienza en un Hospital en el que acaba de nacer una bebé a quien le pusieron Matilde. Ella siempre fue diferente a los demás, por ejemplo cuando nació en vez de llorar,

Más detalles

La Pastora de gansos

La Pastora de gansos La Pastora de gansos Hermanos Grimm Érase una vez una Reina, cuyo esposo había muerto hacía ya años, y sólo tenía una hija muy hermosa. Cuando fue mayor, la Princesa se prometió con un Príncipe de un país

Más detalles

Yara Jabre - Eva Peacock. 2nde7. El tesoro maldito

Yara Jabre - Eva Peacock. 2nde7. El tesoro maldito Yara Jabre - Eva Peacock 2nde7 El tesoro maldito Jueves 28 de mayo de 2015 Érase una vez, en un reino mágico donde vivían criaturas mágicas, un hombre sencillo que viviá solo en el bosque y que se llamaba

Más detalles

María Luisa Erreguerena Albaitero. las tres muchachas. ejercicios elaborados por María del Mar Martín de Nicolás ARCO/LIBROS,S.L.

María Luisa Erreguerena Albaitero. las tres muchachas. ejercicios elaborados por María del Mar Martín de Nicolás ARCO/LIBROS,S.L. María Luisa Erreguerena Albaitero las tres muchachas ejercicios elaborados por María del Mar Martín de Nicolás ARCO/LIBROS,S.L. 1 Margot vive en un departamento del segundo piso. Con nivel suficiente para

Más detalles

El traje nuevo del emperador

El traje nuevo del emperador El traje nuevo del emperador Hans Christian Andersen (1805-1875) Este texto digital es de dominio público en España por haberse cumplido más de setenta años desde la muerte de su autor (RDL 1/1996 - Ley

Más detalles

LAS CARTAS DE ROBERT WALTON. Algar Editorial

LAS CARTAS DE ROBERT WALTON. Algar Editorial LAS CARTAS DE ROBERT WALTON Primera carta de Robert Walton A la señora Saville, Inglaterra San Petersburgo, 11 de diciembre de 17 Querida hermana: Te alegrará saber que nada ha dificultado el inicio de

Más detalles

do para tu f CON EL AHORRO SOMOS PODEROSOS

do para tu f CON EL AHORRO SOMOS PODEROSOS A ur o ho do para tu f n a ut rr CON EL AHORRO SOMOS PODEROSOS TEMA III. CON EL AHORRO SOMOS PODEROSOS 1. CONTENIDOS EL AHORRO DA PODER Como aprendiste en el libro El dinero no crece en los árboles de

Más detalles

CUESTIONARIO PARA HOMBRES SECCIÓN 1 CASI SIEMPRE Nº PREGUNTAS RARAMENTE A VECES. 1 Estoy en mi índice de masa corporal recomendada.

CUESTIONARIO PARA HOMBRES SECCIÓN 1 CASI SIEMPRE Nº PREGUNTAS RARAMENTE A VECES. 1 Estoy en mi índice de masa corporal recomendada. Sabes en qué grado eres deseable para el sexo opuesto? Con este cuestionario, confeccionado pro Allan y Bárbara Pease, podrás conocer cuál es tu valor en el mercado, en qué grado eres deseable para el

Más detalles

El Espejo. por Mara Torres

El Espejo. por Mara Torres NOSOTRAS El Espejo por Mara Torres Mara Torres, periodista, escritora, locutora de radio y presentadora, en la actualidad forma parte de los Servicios Informativos de Televisión Española donde presenta

Más detalles

2 de diciembre Seguid despiertos! 8 de diciembre Preparad el camino!

2 de diciembre Seguid despiertos! 8 de diciembre Preparad el camino! 2 de diciembre Seguid despiertos! 8 de diciembre Preparad el camino! 9 de diciembre Atrévete a decir sí! 16 de diciembre Compartid! 23 de diciembre Se alegra mi espíritu! Este material puede ser utilizado

Más detalles

LAS EMPRESAS QUE JUGABAN CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO

LAS EMPRESAS QUE JUGABAN CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO LAS EMPRESAS QUE JUGABAN CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO Sólo faltaban 10 días para la víspera de Reyes magos y Alba estaba muy excitada. Se pasaba todo el día pensando qué les pediría. Todavía no

Más detalles

Prologo. Londres, 1810

Prologo. Londres, 1810 Prologo Londres, 1810 Lord Devlin St. James, cuarto conde de Selford, estaba decidido a declararse esa misma tarde a lady Clarissa Blackwood. En ese mismo momento Devlin se encontraba en la biblioteca

Más detalles

La Pecadora Perdonada

La Pecadora Perdonada Favor de leerse antes del 16 de junio La Pecadora Perdonada Lucas 7, 36-8,3 Orejita: Hola amigo. Hoy te quiero contar lo que le pasó a un fariseo y a una pecadora cuando se encontraron con Jesús. Orejita:

Más detalles

LECCIÓN. Ahora veo! Breve introducción SERVICIO. Servimos a Dios cuando nos interesamos en los demás.

LECCIÓN. Ahora veo! Breve introducción SERVICIO. Servimos a Dios cuando nos interesamos en los demás. LECCIÓN Año A Cuarto trimestre Lección 4 Ahora veo! SERVICIO Servimos a Dios cuando nos interesamos en los demás. Versículo para memorizar Lo único que sé es que yo era ciego, y ahora veo (Juan 9:25).

Más detalles

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso.

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso. Madre Nieve Hermanos Grimm U na viuda tenía dos hijas. Una trabajadora y bonita, y la otra fea y perezosa. La madre, sin embargo, quería mucho más a la fea y perezosa, porque era su verdadera hija. La

Más detalles

EL HOMBRE QUE COMPRÓ UNA CASA

EL HOMBRE QUE COMPRÓ UNA CASA EL HOMBRE QUE COMPRÓ UNA CASA UNA PARÁBOLA Por Richard Packham En este pueblo vivía un hombre que había podido ahorrar suficiente dinero con su trabajo arduo, de modo que decidió que ahora podía darse

Más detalles

EN SU BANCO DEL PARQUE

EN SU BANCO DEL PARQUE EN SU BANCO DEL PARQUE Era su primer día. Estaba muy emocionado. Sabía que iba a pasar allí mucho tiempo, posiblemente el resto de sus días, pero estaba en un parque y eso le alegraba, pues había oído

Más detalles

Evaluación del Período 2 Lenguaje y Comunicación TERCER AÑO BÁSICO 2013

Evaluación del Período 2 Lenguaje y Comunicación TERCER AÑO BÁSICO 2013 Evaluación del Período 2 Lenguaje y Comunicación TERCER AÑO BÁSICO 2013 Mi nombre Mi curso Nombre de mi escuela Fecha Texto 1 Lee el siguiente texto y contesta las preguntas de la 1 a la 10. El hada Había

Más detalles

LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO

LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO PERSONAJES: BRAIS MINIMOY: Protagonista del cuento. Es algo curioso y siente pánico cuando no hay adultos con el. MISORA: Habitante del misterioso lugar al que

Más detalles

CadaEstudiante.com explorar cuestiones de la vida universitaria y Dios

CadaEstudiante.com explorar cuestiones de la vida universitaria y Dios CadaEstudiante.com explorar cuestiones de la vida universitaria y Dios Contesta Dios nuestras oraciones? Cuáles oraciones contesta Dios? Contestará tus oraciones? Has conocido a alguien que realmente confía

Más detalles

practica tu español El subjuntivo

practica tu español El subjuntivo practica tu español El subjuntivo Autora: Inmaculada Molina Directora de la colección: Isabel Alonso Belmonte SOCIEDAD GENERAL ESPAÑOLA DE LIBRERÍA, S. A. Índice presentación... 5 Unidad 0. El modo subjuntivo.

Más detalles

Ese año la primavera había llegado más hermosa que nunca, y los

Ese año la primavera había llegado más hermosa que nunca, y los UN CUENTO AL DÍA Una verdadera maravilla Por Cecilia Beuchat. +4 Ilustración, Maya Hanisch años Ese año la primavera había llegado más hermosa que nunca, y los árboles, los prados y los jardines se cubrieron

Más detalles