No le había dicho Matilde mientras unos niños gordos rebotaban en el parque. ***

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "No le había dicho Matilde mientras unos niños gordos rebotaban en el parque. ***"

Transcripción

1 Concurso STADT: historias de la gran ciudad 2014 EL SOL DE INVIERNO MARTIN PESCADOR No le había dicho Matilde mientras unos niños gordos rebotaban en el parque. Ernesto mira el sol de invierno reflejado en los ojos verde oliva de Matilde, que mira las jacarandas otoñales a través de la ventan trasera del taxi. Vuelven a su pequeño apartamento en Ciudad de México, tras dos años de haber salido de Colombia y haber convivido solos el uno con el otro. Y es que la mayoría del tiempo estaban juntos y solos, con excepción de los brumosos compañeros de trabajo de cada uno, de una que otra salida con amigos de amigos y de los infrecuentes contactos con sus respectivas familias en Bogotá. Ernesto mira el sol de invierno reflejado en los ojos verde oliva de Matilde y se da cuenta de que el brillo de la tarde los vuelve un poco más jade que oliva. El sol también ilumina parte de su cara demasiado aniñada, de su pelo castaño y de su expresión de cansancio. La mira ver pasar las jacarandas que sabe que le gustan y no puede evitar sentir también él un profundo cansancio. Las jacarandas se repiten incesantemente a lo largo de la alameda. El taxi da un brinco y Matilde cambia por un momento su expresión de cansancio por una de dolor. Ernesto le pide secamente al conductor que tenga más cuidado. Lo primero que siente al entrar en el diminuto apartamento es el olor a trementina de los cuadros a medio terminar de Matilde, y todo el desorden de pinceles, tubos de pintura y trapos sucios de colores. Al otro lado de la sala está la pequeña mesa donde él hace sus traducciones y los artículos para la revista en la que trabaja. Es un espacio más pequeño que el de ella pero a cambio da a la ventana que tiene una vista generosa del barrio La Condesa. Ernesto le pregunta a Matilde si quiere tomar un té. Ella le sonríe suavemente y le dice que no, que va a recostarse un rato, que no se preocupe. Le aprieta la mano en señal de agradecimiento y entra en el cuarto. 1

2 Ernesto se sienta en su escritorio y mira crujir la tarde afuera. Juega a adivinar a las personitas que caminan en la calle entre el ajetreado tráfico de la ciudad. Estoy preocupada le había dicho Matilde una noche. Ernesto alzó la vista de una traducción que le estaba costando particular trabajo. No te preocupes le respondió. No tenemos ninguna razón para preocuparnos. Matilde insistió: Sí, pero ya ha pasado tiempo, y me siento rara. Ernesto dejó la traducción y la miró. La encontró desamparada. Cómo se les había ocurrido esa aventura mal planeada de ir a dar a aquel sitio, sin un plan, sin nada? Lo había arrastrado ella a él o él a ella a ese océano de gente y de cosas, tan a la deriva, tan más allá de las costas conocidas? Ernesto le acarició el mentón y se lo sacudió cariñosamente, como solía hacer, y le sonrió y le dijo: No te preocupes, Tilde, que todo al final siempre sale bien. Recuerda que todo al final siempre sale bien. Relájate y esperemos unos días. Si para entonces todavía estás preocupada entonces salimos de dudas, te parece? Matilde lo abrazó. Está bien le dijo al oído. Esa noche hicieron un amor suave y cariñoso, con la luz apagada y las cortinas abiertas, para que entrara toda la noche de Ciudad de México. Afuera la noche bullía y crepitaba, y se estrellaba contra su ventana en oleadas violentas e irresistibles. No había dicho Matilde, simplemente. Matilde y Ernesto miraban en silencio a los niños jugando a ser adultos y a los adultos jugando a ser adultos. Lo hacían desde una banca en el parque con las narices rojas por el viento otoñal. Él tenía en la mano el palito blanco aplanado que ella le había entregado hacía un momento, pero se empeñaba en no mirarlo, sino en dirigir la vista hacia un grupo de niños gordos que rebotaban como pelotas en una de las pequeñas colinas del parque. 2

3 Ernesto buscaba las palabras precisas para empezar. Sin embargo ella habló primero: No dijo simplemente. Ernesto se quedó en silencio. En ese instante pensó en la materia de algunos silencios, que son como vidrios rotos. Después de un rato se había ensimismado con el panorama del parque y los niños gordos, así que se sobresaltó cuando ella continuó: No puedo hacerlo Lo siento mucho Matilde se miraba los pies mientras hablaba. Esto es algo que no estaba en los planes. En realidad nunca habían tenido un plan, se dijo Ernesto mientras veía a los niños gordos rodar colina abajo. Matilde siguió: Es algo que no puedo hacer, sabes? Al menos no ahora. Tal vez en diez años, no sé; pero no ahora. Hay muchas cosas por hacer. Ernesto la miró. De nuevo eran ambos como unos niños, igual que los niños y los adultos que miraban pasar desde su banca. Tienes razón le respondió Ernesto después de un tiempo. Quiso estirar la mano para acariciarle el mentón, pero no lo hizo. Tienes razón repitió. Se quedaron un rato mirando cómo se desinflaba la tarde. Los niños gordos debían de haber rodado hasta sus casas porque ya no se escuchaban sus gritos colesterólicos detrás de la colina. Desde hacía unos minutos tenían las manos entrelazadas. Ernesto habló: Matilde, hubo alguien más? Antes de acabar la frase ya le habían dolido sus propias palabras y quiso decir algo para borrarlas, pero no había acabado de arrepentirse cuando Matilde alzó la cara y le respondió mirándolo a los ojos: No. Yo no conozco a nadie más. Un golpe no menos violento. Apenas terminaba la frase ya ella se había arrepentido de decirla, pero Ernesto la había recibido completa y ahora ambos estaban adoloridos por el intercambio de golpes en el que ambos habían resultado perdedores. Se soltaron las manos. En ese instante se instaló entre ellos un silencio viscoso que les palpitaba en la orejas, una distancia que sintieron que ya nunca se iría del todo. La barquita en la que navegaban se estaba hundiendo: tenía en el piso una grieta silenciosa que los separaba. Y bien? preguntó ella. 3

4 Pues lo hacemos juntos, como siempre respondió Ernesto, y sonrió. Lo hacemos juntos repitió Matilde, sonriendo también y limpiándose los mocos con el dorso de la mano. Entonces le pusieron una cinta a la grieta en su barquita y renunciaron a verla hundirse, por lo menos por ahora. Su acuerdo tácito fue remendar la grieta conforme se fuera abriendo, y navegar en su soledad juntos, como lo habían ido haciendo hasta el momento. La ventaja de no ver costas cerca era que no había manera de saber si se estaban acercando a tierra o se estaban alejando. En ese momento todas las costas sobraban para ellos. Esa noche durmieron en cuchara: él abrazándola a ella por la espalda. Matilde esperó a que a Ernesto se le acompasara la respiración para quitarse la mano que él le había dejado posada en el estómago y moverla hacia sus senos. Ernesto se la dejó llevar, sin dejar de fingir estar dormido. Cada cierto tiempo, Matilde y Ernesto iban a la Colonia Roma a bailar en el sitio de un caleño viejo que había llegado a D.F persiguiendo un amor. Cuando el amor se le fue tras unos años, decidió quedarse porque, según decía, no había razón para seguir, como tampoco había razón para volver. Cuando entraban, el caleño les invitaba tragos de aguardiente y les contaba historias de su pasado en Colombia y México, a veces intercambiando los personajes o los lugares sin darse cuenta. Y Matilde y Ernesto lo escuchaban hablar entre canciones de Salsa o de Mambo o de Son cubano; y de vez en vez le contaban a él una historia de su propio pasado, de las tardes frías en Bogotá y de las granizadas; de sus familias incluso, y de una gata llamada Panza y apodada Pancita a la que habían tenido que dejar atrás. Sin haberlo hecho explícito, esa actividad esporádica era lo único que Matilde y Ernesto anudaban voluntariamente a un pasado del que, en todo lo demás, habían escogido soltar amarras. Después de varias rondas de aguardiente, Ernesto le pedía un permiso al caleño con la cabeza y le tomaba la mano a Matilde, y ella lo jalaba con fuerza hasta el centro de la pista. El caleño les alzaba la copa desde la mesa y se iba a atender a sus demás clientes. Para él, los tres eran exiliados de las tristezas del pasado. Tal vez ellos le recordaban algún remoto antes, o le hacían pensar en la vaga posibilidad de un después. Ernesto apretaba con fuerza a Matilde contra su cuerpo, y la llevaba adelante y atrás conforme la música les tronaba en los oídos. Oye sonar las 4

5 trompetas, ooye los cueros sonar! Una vuelta, dos vueltas, un giro y de vuelta. Matilde se movía en las puntas de los pies, velozmente, con gracia. Ahí viene Richie, viene virao, como bestia, tocando un tumbao! Al principio se movían jugando, pero conforme fluía la música los cuerpos se les volvían de goma, y ambos se ponían serios y se mostraban los dientes, cada vez girando más y más rápido. Los brazos por encima de las cabezas, un giro y el cuerpo se alejaba; luego volvía como un resorte, y volvían a encontrarse las manos para buscar otro giro consecutivo por detrás de la espalda. Media vuelta a la izquierda y una completa a la derecha. Tócame, Richie, tócame ya, como bestia, toca el tumbao! Se miraban mutuamente como fieras, clavándose las uñas en el cuerpo y en las manos del otro. En un momento, Matilde lo soltaba y se le ponía en frente, y bailaba para él sin tocarlo, y luego lo tomaba de vuelta pero para llevar la marcha ahora ella, para liderar los pasos y las vueltas y los saltos. Lo hacía girar y le daba tres, cuatro vueltas consecutivas. Y luego lo jalaba con las manos hacia ella para volverlo a empujar. Ernesto la miraba con los dientes apretados. Gotas de sudor resbalaban por el cuello de Matilde y bajaban por su pecho, para meterse entre el canal que inauguraba la curva incipiente de sus senos. Vamos tocando como bestias! Ernesto apretaba las manos sobre las de ella y retomaba el control, y después de unos giros ella se resistía y hacía lo mismo. Vamos tocando como bestias! Era una batalla sincronizada, sin una sola falla en el ritmo y en los movimientos, y era una batalla a muerte, luchada sólo con los cuerpos y con la mirada. Vamos tocando como bestias! No necesitaban palabras, ni nada más; sólo la proximidad del cuerpo del otro, y la batalla, la batalla constante, y en ésa sí ganaban ambos; al final se ganaban el uno al otro. Suénale, suénale, que suénale, Ay, qué Cheveré!. Al final de la canción tampoco había algo que decir. Estaban los dos frente a frente, sudando y con los cuerpos agitados, y el mundo iba volviendo a aparecer poco a poco a su alrededor. Ernesto esperaba sentado en una sala blanca adornada por cuadros blancos. Los cuadros mostraban imágenes de parejas de piel blanca mirándose con las manos entrelazadas. A su alrededor había mujeres solas de piel morena con las manos entrelazadas nerviosamente. Habían llegado con Matilde a primera hora de la mañana, luchando contra las mareas de gente que los golpeaban salvajemente en su camino de la estación de metro a la clínica. Se habían sentado en silencio y a 5

6 los diez minutos una mujer de mediana edad se había asomado por una puerta y había llamado el nombre de Matilde. Ernesto se paró con ella en dirección a la puerta, pero la señora asomada lo detuvo con una mano. Él la miró desconcertado e intentó avanzar, pero ella negó con la cabeza: Sólo la mujer dijo apenas moviendo los labios. Ernesto quiso darle aunque fuera una mirada de apoyo a Matilde, pero ella ya estaba entrando y cerrando la puerta tras de sí. Así que ahí estaba, sentado y contrariado. Sentía que las mujeres de las otras sillas lo miraban con desconfianza, así que se enfocó en las mujeres de los cuadros, que miraban hacia algún horizonte mejor en la distancia. La sala estaba en completo silencio, roto ocasionalmente por el frufrú de alguna bata que pasaba o por el taconeo de las enfermeras contra el piso de baldosa blanca. Cuánto más podría tardarse aquello? Un cosquilleo en los pies lo obligaba a cambiar de posición en la silla cada tantos minutos. Le parecía que Matilde y esa señora llevaban años ahí adentro, y ni siquiera había un tic-tac de algún reloj de pared para marcar el tiempo, así fuera ilusoriamente. Finalmente salió Matilde con una hoja de receta en la mano. Tenía los ojos rojos y con ellos buscó rápidamente a Ernesto. Él saltó de su silla a tomarla de la mano libre y la llevó caminando a la salida, donde se encontraron de nuevo entre las marejadas de gente. Antes de salir quiso lanzarle una mirada desafiante a la señora de mediana edad que había atendido a Matilde, pero ya se había internado nuevamente en el consultorio con otra paciente. La hoja había terminado siendo una receta con una dieta específica y recomendaciones para la preparación del siguiente día. Matilde le dijo que tenían que estar allí antes de las 8:00 a.m. porque tendrían que hacerle unos exámenes antes. Ernesto le respondió que no había problema, y quiso cambiar de tema preguntándole con ánimos qué quería hacer durante el resto del día, aprovechando que había pedido tres días de licencia en la galería y que él tampoco trabajaría en sus traducciones. Me dijeron que lo mejor era guardar reposo respondió ella, tratando de no ofender los buenos ánimos de Ernesto. El metro inundado de gente volaba por las calles de la ciudad, y los cardúmenes de personitas afuera eran apenas instantes diminutos que pasaban fugazmente por las ventanas. Muy bien dijo él mirando hacia afuera, entonces ya sé qué haremos. 6

7 Ernesto sonrió y decidió no preguntarle qué se había hablado dentro de la sala entre ella y la señora de mediana edad. Eso le pertenecía sólo a Matilde, que ya se había distraído con un hilo suelto en el codo de su polar. Ahora sentía que le correspondía a él darle sosiego en medio de la borrasca que suponía que estaba viviendo, y tal vez no habría costa al final de todo, como había estado pensando, sino una lenta navegación hacia la nada, para finalmente desaparecer en la línea del horizonte. Era un pensamiento que le producía dolor y añoranza al mismo tiempo. Esa tarde vieron dibujos animados viejos, en silencio. Años después, ya sin Matilde y parado en alguna costa, Ernesto recordaría cómo habían reído en la sala de observación el día siguiente, después de haber volado en el metro y de haber visto dibujos animados; después de haber pasado la noche en vela. Porque al día siguiente él se había escabullido dentro del cuarto de Matilde en la clínica, y había acercado una silla a su cama. Y habían hablado de lo que siempre hablaban: de su lento navegar. Qué viaje que habían tenido! Que estamos teniendo lo corrigió ella. Que estamos teniendo repitió él. Él le había leído fragmentos de sus escritos, que había llevado consigo, y ella le había dado sugerencias, y ya no parecía nerviosa sino feliz. Después de todo estaban ambos y tenían una silla cerca de la cama, y una vida juntos, con todo y a pesar de todo. Ernesto no lo dijo, pero sintió felicidad, y tal vez no lo dijo porque de pequeño le habían enseñado que la felicidad era un sentimiento impropio para los momentos de separación, que las partidas requerían una tristeza solemne. Sin embargo la felicidad era más grande que la culpa por la felicidad. Allí, en ese momento que nunca se habían imaginado vivir, la unión era para ellos más grande que la despedida; aunque, como pensaría Ernesto cuando lo sacaron del cuarto unas enfermeras entre divertidas y escandalizadas: una idea extraña, la unión había sido en parte hija de la separación. Después había venido de nuevo la sala de espera, pero otra sala más fría y más blanca que nunca. Ernesto se revolvía incómodo en su silla. Se paraba y se volvía a sentar. Ahora lo dominaban la angustia y todos los qué tal si que hasta el momento había logrado dominar. Al final lo venció el desamparo, que se posó 7

8 sobre él en la forma de una mariposa increíblemente pesada que cada tanto aleteaba encima suyo. Y entonces, sí, esperó. Pasaron algunos siglos antes de que una señora se asomara por la puerta para llamar a un familiar de Matilde. Ernesto corrió y la encontró muy pálida en la cama, con un caldo y un paquete de galletas de sal enfrente. Ella le sonrió débilmente y le dijo: Quiero que volvamos por el camino de las jacarandas. Como Matilde duerme apaciblemente, Ernesto sale a la calle a ver los últimos destellos del día. Camina hacia ninguna parte y siente una cierta ligereza. Remos, costuras, barquitas, Méxicos. No hay que guardarlos aún, porque el viaje todavía no se acaba, y aun sin tormenta no hay razón para no remar. Ojalá no hubiera destino; ojalá todo fuera remar y seguir remando. Sus pasos lo llevan al parque y puede ver de nuevo las jacarandas, cuyas hojas otoñales caídas llenan de colores el prado. Hay historias que no necesariamente tienen que existir, y no porque no se pueda escribirlas sino porque tal vez no querrían leerse. Eso piensa Ernesto mientras pisa las flores de jacaranda en busca de un último rayo de sol. Lo suyo con Matilde no era algo que ambos se pusieran de acuerdo para escribir; más bien era algo que ambos buscaban a tientas para leer. Tal vez no le correspondía a él escribirlo. Tal vez era mejor así. Tal vez la lectura, tal vez los años, tal vez el tiempo. Por fin encontró un último parche de parque brillante por el sol, por el sol de invierno. Ernesto se sentó con la cara al sol. Se sintió cómodo así. El sol de invierno era helado, pero calentaba. 8

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/ Los tres cerditos Guco era un animal muy interesante. Desde pequeñito, vivía en el mismo bosque. Lo recorría de punta a rabo todos los días. Jugaba dando vueltas entre los árboles, dejando sus pisadas

Más detalles

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo?

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? Ray Bradbury La última noche del mundo Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? - Qué haría? Lo dices en serio? -Sí, en serio. -No sé. No lo he pensado. El hombre se sirvió un poco

Más detalles

La Abeja Haragana (Cuentos de la selva, 1918) Por Horacio Quiroga (1879-1937)

La Abeja Haragana (Cuentos de la selva, 1918) Por Horacio Quiroga (1879-1937) La Abeja Haragana (Cuentos de la selva, 1918) Por Horacio Quiroga (1879-1937) HABÍA UNA VEZ en una colmena una abeja que no quería trabajar, es decir, recorría los árboles uno por uno para tomar el jugo

Más detalles

TECNICAS DE PRESENTACIÓN

TECNICAS DE PRESENTACIÓN TECNICAS DE PRESENTACIÓN El objetivo de las dinámicas de animación, aplicadas a la Educación es: desarrollar la participación al máximo y crear un ambiente fraterno y de confianza. Pueden utilizarse en

Más detalles

No me gusta que seas tan golosa. Es de muy mala educación comer con los dedos. Además, tenemos que esperar a la abuelita.

No me gusta que seas tan golosa. Es de muy mala educación comer con los dedos. Además, tenemos que esperar a la abuelita. 1 CAPERUCITA ROJA El escenario representa: a la derecha la casa de Caperucita, en la que se ven una mesa y tres sillas, dispuestas de modo que ninguna da la espalda a los espectadores, sobre la mesa, una

Más detalles

CORRIENDO POR LAS CALLES

CORRIENDO POR LAS CALLES CORRIENDO POR LAS CALLES Por: Leydi Rocío Silva Rangel Era tarde sin duda alguna, tuve que apagar el celular por que me canse de mirar una y otra vez la hora. El tiempo parecía haberse detenido, no avanzaba,

Más detalles

El castillo de irás y no volverás

El castillo de irás y no volverás El castillo de irás y no volverás En un hermoso pueblo al lado del mar vivía un pescador con su mujer. Eran ya mayores y no tenían hijos. Sólo se tenían el uno al otro. Todas las mañanas, muy temprano,

Más detalles

LOS JUEGOS COOPER ATIVOS

LOS JUEGOS COOPER ATIVOS No existe una mejor prueba del progreso de una civilización que la del progreso de la cooperación. John Stuart Mill LOS JUEGOS COOPER ATIVOS Un juego cooperativo es aquel en el que las personas que participan

Más detalles

Informe de aprovechamiento. Me llamo. Cuando termine las clases seré un Experto en el Control del Asma. Esto es lo que he aprendido hasta ahora:

Informe de aprovechamiento. Me llamo. Cuando termine las clases seré un Experto en el Control del Asma. Esto es lo que he aprendido hasta ahora: Informe de aprovechamiento Me llamo Cuando termine las clases seré un Experto en el Control del Asma. Esto es lo que he aprendido hasta ahora: Lección 1: Información básica/sentimientos sobre el asma Sé

Más detalles

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar Lolita Bosch El niño q u e quería matar Para A.M. Uno Me llamo Max, tengo catorce años y paso mucho más miedo que los otros niños. Porque a veces se me ocurren unas cosas muy extrañas que no sé qué son,

Más detalles

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Los objetivos de esta sesión son: Repasar las emociones trabajadas a lo largo del curso. Definirse a sí mismo. Iniciar algunas técnicas de relajación

Más detalles

MÓDULO 1 SENTIMIENTOS. Cuento 1: Lleno de sentimientos

MÓDULO 1 SENTIMIENTOS. Cuento 1: Lleno de sentimientos MÓDULO 1 SENTIMIENTOS Cuento 1: Lleno de sentimientos Sesión 1: Sentirse triste; sentirse contento Sesión 2: Sentirse enojado o enfadado Sesión 3: Sentirse celoso Sesión 4: Sentirse nervioso Cuento 1

Más detalles

NOÉ OBEDECIO A DIOS (A.2.3.3)

NOÉ OBEDECIO A DIOS (A.2.3.3) NOÉ OBEDECIO A DIOS REFERENCIA BÍBLICA: Génesis 6:9-22 VERSÍCULO CLAVE: CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: " obedeceremos al Señor nuestro Dios" (Jeremías 42:6b, Dios Habla Hoy). Dios quiere que yo

Más detalles

UNA CARTA. Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien. yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía

UNA CARTA. Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien. yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía descubrir que igual me amaba. Era ella por quien yo vivía. Habíamos

Más detalles

Humberto Costantini. Lección de inglés

Humberto Costantini. Lección de inglés Humberto Costantini Lección de inglés De Cuentos completos 1945-1987, Buenos Aires, Ediciones ryr, 2010. La puerta de la habitación está abierta? No, señor, la puerta de la habitación está cerrada. La

Más detalles

El primer día de colegio

El primer día de colegio El primer día de colegio Texto: Mireia Vidal Ilustraciones: Carles Salas Los cuentos de la abuela Esa mañana, el señor Cabezagacha se levantó nervioso. El sol no brillaba tan fuerte como lo había hecho

Más detalles

Levemente hacia atrás Primer premio en el Concurso Internacional de Cuentos para Niños de Imaginaria y EducaRed Ilustrado por Pablo Fernández

Levemente hacia atrás Primer premio en el Concurso Internacional de Cuentos para Niños de Imaginaria y EducaRed Ilustrado por Pablo Fernández Ángeles Durini Levemente hacia atrás Primer premio en el Concurso Internacional de Cuentos para Niños de Imaginaria y EducaRed Ilustrado por Pablo Fernández Candelario Amante yacía en el cementerio de

Más detalles

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir El viaje 1 Hoy me he despertado con una paz interior poco usual. Normalmente tengo la cabeza llena de preocupaciones desde la primera hora de la mañana. Pero hoy mi cabeza estaba vacía. Era como un libro

Más detalles

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un La aparecida de la carretera vieja de La Guaira Venezuela A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar

Más detalles

Por dónde se puede salir de un callejón sin salida?

Por dónde se puede salir de un callejón sin salida? Por dónde se puede salir de un callejón sin salida? Personajes: Dolores Churrusco, una mosca que se quedó encerrada en una habitación Jengibre, una mosca demasiado culta Solamente la mitad del escenario

Más detalles

LAS EMPRESAS QUE JUGABAN CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO

LAS EMPRESAS QUE JUGABAN CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO LAS EMPRESAS QUE JUGABAN CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS DEL MUNDO Sólo faltaban 10 días para la víspera de Reyes magos y Alba estaba muy excitada. Se pasaba todo el día pensando qué les pediría. Todavía no

Más detalles

Juegos de teatro, baile y canto

Juegos de teatro, baile y canto N Nombre Tipo de juego Lugar // cantidad de personas 74 Hablar y hacer lo contrario Precalentamiento Interior hasta 25 75 Obstáculo de sillas Precalentamiento Interior - hasta 25 76 Imanes que repelen

Más detalles

URL DEL VIDEO: http://www.educarchile.cl/portal.base/web/vercontenido.aspx?id=186845

URL DEL VIDEO: http://www.educarchile.cl/portal.base/web/vercontenido.aspx?id=186845 TÍTULO DEL VIDEO: Mazapán. Capítulo VI, I Parte AUTOR/PRODUCCIÓN: producción: TVN DURACIÓN: 00:22:54 GÉNERO: No Ficción DURACIÓN: 00:22:54 DESCRIPCIÓN: Trabaja junto al conocido y querido grupo Mazapán.

Más detalles

Consultado en: http://desinformemonos.org/2012/04/mujeres/ Fecha de consulta: 21/05/2013.

Consultado en: http://desinformemonos.org/2012/04/mujeres/ Fecha de consulta: 21/05/2013. Salas Cassani, Marcela, "Hablan las mujeres de Cherán, protagonistas de la insurrección", Desinformémonos, Núm. 36, México, Desinformémonos, 16 de abril de 2012. Consultado en: http://desinformemonos.org/2012/04/mujeres/

Más detalles

Capítulo 1 Llevaba demasiadas horas despierta. Aunque mi cuerpo necesitaba descansar, mi mente no paraba de trabajar; imágenes de mi vida pasaban continuamente, estaba nerviosa, sentía miedo, tanto que

Más detalles

La increíble historia de Kiki y Sabrina

La increíble historia de Kiki y Sabrina La increíble historia de Kiki y Sabrina Puede que pienses que la historia que voy a contarte es un cuento, pero no es así, porque los cuentos se inventan y no ocurren de verdad. Sin embargo, la historia

Más detalles

Hay muchos hombres, dijo la Bella, que son peores monstruos que tú, y yo te prefiero a pesar de tu aspecto La Bella y la Bestia

Hay muchos hombres, dijo la Bella, que son peores monstruos que tú, y yo te prefiero a pesar de tu aspecto La Bella y la Bestia Extraído del libro Las Mujeres que Aman Demasiado Hay muchos hombres, dijo la Bella, que son peores monstruos que tú, y yo te prefiero a pesar de tu aspecto La Bella y la Bestia Antes de la terapia yo

Más detalles

Dinámicas de Integración

Dinámicas de Integración Dinámicas de Integración Estas dinámicas tienen como objetivo: Agudizar los sentidos, aumentar la atención de los participantes Quitar el estrés y la rutina Que el joven se sienta parte del grupo Dinámicas:

Más detalles

Las Medias de los Flamencos

Las Medias de los Flamencos Las Medias de los Flamencos (Horacio Quiroga) Cierta vez las víboras dieron un gran baile. Invitaron a las ranas y a los sapos, a los flamencos y a los yacarés y a los pescados. Los pescados, como no caminan,

Más detalles

sesión 5: recurso de maestros JUEGO DE ADIVINAR Recién nacido a cuatro meses

sesión 5: recurso de maestros JUEGO DE ADIVINAR Recién nacido a cuatro meses sesión 5: recurso de maestros JUEGO DE ADIVINAR Recién nacido a cuatro meses Duermo por largos periodos de tiempo. Necesito que mis padres satisfagan todas mis necesidades para poder empezar a confiar

Más detalles

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons LA OLA Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons Desde hace unos días cuando le tiro la pelota a Chispa, no sale corriendo a por ella para luego volver a traérmela. Los papás me han dicho

Más detalles

SESIÓN DE YOGA CON TA R A S T I L E S CULT BRAND ESPECIAL

SESIÓN DE YOGA CON TA R A S T I L E S CULT BRAND ESPECIAL SESIÓN DE YOGA CON TA R A S T I L E S CULT BRAND ESPECIAL CONTENIDO 1 YOGA PARA LA RESACA 2 YOGA PARA LA OFICINA 3 YOGA PARA DOLOR DE ESPALDA 4 YOGA PARA CUERPO Y MENTE 1 LA RESACA DESPUÉS DE UNA NOCHE

Más detalles

Mi amigo el Parkinson

Mi amigo el Parkinson Pilar Pastor Madrid / 2011 Mi amigo el Parkinson Hace años que me seguía sin saberlo y un buen día se decidieron a presentármelo, entonces le dije: Me vas a acompañar, pero no te adueñarás de mi vida Cuando

Más detalles

Juegos deportivos cooperativos CON PELOTONA.

Juegos deportivos cooperativos CON PELOTONA. Juegos deportivos cooperativos CON PELOTONA. A PARTIR DE SEIS AÑOS. 1. RODAR EL. http://www.youtube.com/watch?v=fcvnjy410pc http://www.youtube.com/watch?v=m2pnxyhh4rm Entre dos o tres van rodando el balón

Más detalles

1.ª edición: octubre 2010

1.ª edición: octubre 2010 1.ª edición: octubre 2010 Del texto: María Baranda, 2010 De la ilustración: Gabriel Pacheco, 2010 Grupo Anaya, S. A., Madrid, 2010 Juan Ignacio Luca de Tena, 15. 28027 Madrid www.anayainfantilyjuvenil.com

Más detalles

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ALEGRÍA TRISTEZA ENFADO MIEDO ANEXO 2 CUENTO: EL MONSTRUO DE COLORES 2 ANEXO 3 - DIBUJOS: EMOCIONES VIVIDAS 3 ANEXO 4 - RECONOCEMOS LAS EMOCIONES

Más detalles

UN CUENTO PARA EMPEZAR

UN CUENTO PARA EMPEZAR Campaña institucional 2011-2012 Catequesis infantil UN CUENTO PARA EMPEZAR Comenzamos leyendo este cuento: La nube Topami Cuenta la leyenda que hace muchos, muchos años, había una nube llamada Topami que,

Más detalles

BUENOS DÍAS PRIMARIA

BUENOS DÍAS PRIMARIA Lunes Empezamos la semana del Domund Muy buenos días: Durante esta semana recordaremos en toda la Iglesia a las Misiones. Es decir, el próximo domingo será el Domingo Mundial de las misiones. Es lo que

Más detalles

El día que cumplí ocho años todo cambió en mi habitación, en mi

El día que cumplí ocho años todo cambió en mi habitación, en mi Capítulo 1 EL MEJOR REGALO DE CUMPLEAÑOS El día que cumplí ocho años todo cambió en mi habitación, en mi cabeza y en mi vida. Qué día tan fantástico! Una de las personas más importantes y especiales de

Más detalles

Los Gigantes del Viento

Los Gigantes del Viento Los Gigantes del Viento Los Gigantes del Viento 1 Edita: Enel Green Power España Coordinación editorial: SDL Ediciones www.sdlmedioambiente.com Textos: Gracia Basanta Romero-Valdespino Ilustraciones: Mª

Más detalles

ÉRASE UNA VEZ. 3. Tus padres te han dicho alguna vez que la calles es muy peligrosa?

ÉRASE UNA VEZ. 3. Tus padres te han dicho alguna vez que la calles es muy peligrosa? ÉRASE UNA VEZ Esta es la historia de una niña a quien llaman Caperucita porque lleva una caperuza de terciopelo rojo que le ha hecho su abuela. Caperucita tiene nueve años, dos piernas fuertes, dos ojos

Más detalles

Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones?

Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones? 24. Una cita con María Los peores años de nuestra vida. Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones? a) graba sus canciones en una grabadora b) graba sus pensamientos en una grabadora c) prepara entrevistas

Más detalles

JESÚS CAMINA SOBRE AGUA (A.2.1.4)

JESÚS CAMINA SOBRE AGUA (A.2.1.4) JESÚS CAMINA SOBRE AGUA REFERENCIA BÍBLICA: Mateo 14:22-32 VERSÍCULO CLAVE: CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: " En verdad tú eres el Hijo de Dios!" (Mateo 14:33b, Dios Habla Hoy). La presencia de Jesús

Más detalles

Iniciamos nuestro viaje, primero Mauritania, después varias zonas de Kenia, y finalmente Ruanda.

Iniciamos nuestro viaje, primero Mauritania, después varias zonas de Kenia, y finalmente Ruanda. Recientemente he tenido la oportunidad de viajar por África para grabar un documental. Han sido varios los países por los que hemos pasado, cada uno con algo mágico, cada uno con un paisaje peculiar, con

Más detalles

Diario de la Violencia

Diario de la Violencia Diario de la Violencia Muchos me han de odiar por ser quien soy, pero, Qué puedo yo hacer si he nacido siendo así? Si para eso estoy en este mundo? Aunque Estará bien todo esto? Mi nombre es violencia.

Más detalles

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a nadie a quien contarle mis problemas, a quien darle un abrazo.

Más detalles

www.spanishkidstuff.com Planificaciones de las lecciones para profesores de niños

www.spanishkidstuff.com Planificaciones de las lecciones para profesores de niños Lección: Acciones en Pretérito - Lección 3 General: Tiempo: Objetivos: Estructuras: Vocabulario: 40 minutos -1 hora Hablar del ayer usando verbos en pretérito " Qué hiciste ayer?" "Ayer (verbo)" desperté,

Más detalles

CANTANDO APRENDO EN EL JARDÍN

CANTANDO APRENDO EN EL JARDÍN CANTANDO APRENDO EN EL JARDÍN 17 CANCIONES BUENOS DÍAS SEÑOR SOL Buenos días señor sol Como está usted este día Buenos días señor sol Amanece, buenos días. Buenos días, buenos días. Amanece: Buenos días.

Más detalles

LOLA QUIERE IR A LA LUNA

LOLA QUIERE IR A LA LUNA LOLA QUIERE IR A LA LUNA Ficha del libro y justificación ARÀNEGA, Mercè. Lola quiere ir a la Luna. Eslabón. Barcelona. 2001 Hemos elegido este cuento por su temática relacionada con la luna y con los viajes.

Más detalles

PRAXIAS FONOARTICULATORIAS A TRAVÉS DE LOS CUENTOS

PRAXIAS FONOARTICULATORIAS A TRAVÉS DE LOS CUENTOS PRAXIAS FONOARTICULATORIAS A TRAVÉS DE LOS CUENTOS Los cuentos de la señora lengua. Se trata de un grupo de cuentos en los que la protagonista es La señora lengua y en los que a través de situaciones y

Más detalles

REFLEXIONES ESPECIALES MES DE FEBRERO Semana vocacional

REFLEXIONES ESPECIALES MES DE FEBRERO Semana vocacional REFLEXIONES ESPECIALES MES DE FEBRERO Semana vocacional 166 LUNES QUÉ REGALO - Darles a conocer la semana vocacional. - Descubrir que muchas de las cosas de las que disfrutamos, se nos dan gratuitamente.

Más detalles

A Ponerse de Pie. Recojamos Los Juguetes. A Empujar y Jalar

A Ponerse de Pie. Recojamos Los Juguetes. A Empujar y Jalar Fecha Completada 1 Bailemos 2 Por Encima, por Debajo y Alrededor 3 A Ponerse de Pie 4 Recojamos Los Juguetes 5 A Empujar y Jalar Nombre Actividades para ayudar a que el cuerpo de su niño crezca fuerte

Más detalles

Sesión 6: Visión general

Sesión 6: Visión general Sesión 6: Visión general Mantenerse activo: Es su decisión! Esta sesión se enfoca en cómo ser más activo como una opción de estilo de vida. Tenemos muchas opciones en la vida, y cada uno de nosotros podemos

Más detalles

UNIDAD DIDÁCTICA DE COMPRENSIÓN LECTORA DE 1º CICLO TEXTO NARRATIVO: BLANCOS Y NEGROS

UNIDAD DIDÁCTICA DE COMPRENSIÓN LECTORA DE 1º CICLO TEXTO NARRATIVO: BLANCOS Y NEGROS UNIDAD DIDÁCTICA DE COMPRENSIÓN LECTORA DE 1º CICLO TEXTO NARRATIVO: BLANCOS Y NEGROS C.E.I.P. EL RECREO LEBRIJA batalla jungla odio TERMINOS CLAVE DEL CUENTO pacífico profundo odiar I. TRABAJO PREVIO

Más detalles

MANEJE SU ESTRÉS WORLD DIABETES FOUNDATION. Universidad de Chile

MANEJE SU ESTRÉS WORLD DIABETES FOUNDATION. Universidad de Chile AUTOCUIDADO 3 MANEJE SU ESTRÉS WORLD DIABETES FOUNDATION Universidad de Chile EL ESTRÉS, AFECTA SU DIABETES? 2 Sí, su salud mental y emocional es tan importante como su salud física. Sus emociones, por

Más detalles

Título: El secreto de aita. Emakunde-Emakumearen Euskal Erakundea Manuel Iradier, 36 01005 VITORIA-GASTEIZ www.emakunde.es Telefonoa: 945-016700

Título: El secreto de aita. Emakunde-Emakumearen Euskal Erakundea Manuel Iradier, 36 01005 VITORIA-GASTEIZ www.emakunde.es Telefonoa: 945-016700 el secreto de aita Título: El secreto de aita Edita: Textos: Ilustraciones: Diseño y maquetación: Fotomecánica: Imprenta: D.L..: Emakunde-Emakumearen Euskal Erakundea Manuel Iradier, 36 01005 VITORIA-GASTEIZ

Más detalles

UNA LARGA NOCHE. El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince

UNA LARGA NOCHE. El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince UNA LARGA NOCHE El señor Esteban había tomado la decisión de apartarse del mundo por unos quince días. Venía saliendo de un tormentoso matrimonio de varios años y atravesaba por un estrés laboral en una

Más detalles

Juegos deportivos cooperativos CON AROS.

Juegos deportivos cooperativos CON AROS. Juegos deportivos cooperativos CON AROS. A PARTIR DE SEIS AÑOS. sujeta en el suelo en posición vertical. Conviene que cada aro sea de un color diferente para manejar mejor cada una su propio aro. La última

Más detalles

Marcial Souto. El intermediario

Marcial Souto. El intermediario Marcial Souto El intermediario De Para bajar a un pozo de estrella, Sudamericana, Buenos Aires, 1983. Carlitos, el bloc en la mano izquierda y el lápiz en la mano derecha, esperó a que su madre abriese

Más detalles

El mejor maestro del mundo

El mejor maestro del mundo El mejor maestro del mundo Texto: Mireia Vidal Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil Los cuentos de la abuela Ese día, en la escuela del pueblo de la pequeña Colina, todo el mundo

Más detalles

La nueva aventura. s a r a g i r a l d o j i m é n e z p e r e i r a

La nueva aventura. s a r a g i r a l d o j i m é n e z p e r e i r a 46 La nueva aventura s a r a g i r a l d o j i m é n e z p e r e i r a Nací el 20 de octubre de 1995 en Pereira, Risaralda. En mi tiempo libre estudio danza, música, técnica vocal y teatro, pues son las

Más detalles

La abuela electrónica

La abuela electrónica La abuela electrónica Silvia Schujer Mi abuela funciona a pilas. O con electricidad, depende. Depende de la energía que necesite para lo que haya que hacer. Si la tarea es cuidarme cuando mis padres salen

Más detalles

Entrenamiento para Jaulas

Entrenamiento para Jaulas Entrenamiento para Jaulas La gran pregunta del entrenamiento para perros es: jaula o no jaula? Esta pregunta será respondida con otra pregunta: cómo vas a hacerlo? Desafortunadamente, muchos de los métodos

Más detalles

Concurso Hablemos del deporte (CONADE, 2011) Categoría Infantil 7-9 años; El Deporte y yo; Cuento o relato biográfico. MI HISTORIA ACUÁTICA

Concurso Hablemos del deporte (CONADE, 2011) Categoría Infantil 7-9 años; El Deporte y yo; Cuento o relato biográfico. MI HISTORIA ACUÁTICA Concurso Hablemos del deporte (CONADE, 2011) Categoría Infantil 7-9 años; El Deporte y yo; Cuento o relato biográfico. MI HISTORIA ACUÁTICA por Agustina De La Mar Agustina estaba acostadita en su cama,

Más detalles

Mireia, Pablo y sus amigos. Un cuento sobre la amistad, la alegría y el esfuerzo

Mireia, Pablo y sus amigos. Un cuento sobre la amistad, la alegría y el esfuerzo Mireia, Pablo y sus amigos Un cuento sobre la amistad, la alegría y el esfuerzo Desde muy pequeña, Mireia era una niña muy alegre. Todos los que la rodeaban disfrutaban mucho al ver como reía. Mireia fue

Más detalles

Está lloviendo otra vez, y me encanta. Me pasaría horas y horas observando las eternas

Está lloviendo otra vez, y me encanta. Me pasaría horas y horas observando las eternas Está lloviendo otra vez, y me encanta. Me pasaría horas y horas observando las eternas carreras entre gotas en el cristal, deslizándose delicadamente, sin pausa pero sin prisa, siguiendo su curso. Es increíble

Más detalles

CUARESMA - EDUCACIÓN INFANTIL LA VIEJA CUARESMA

CUARESMA - EDUCACIÓN INFANTIL LA VIEJA CUARESMA CUARESMA - EDUCACIÓN INFANTIL LA VIEJA CUARESMA Col legi Sagrada Família INTRODUCCIÓN Después de los días de fiesta y excesos que representa el carnaval, llega la Cuaresma. El mismo día que acaban las

Más detalles

2 EL ÚLTIMO SUEÑO DEL VIEJO ROBLE

2 EL ÚLTIMO SUEÑO DEL VIEJO ROBLE 2 EL ÚLTIMO SUEÑO DEL VIEJO ROBLE 1 Había una vez un roble que crecía al borde de la ladera. Era viejo, pues trescientos sesenta y cinco años llevaban sus raíces enterradas en esas tierras. Casi cuatro

Más detalles

La Pecadora Perdonada

La Pecadora Perdonada Favor de leerse antes del 16 de junio La Pecadora Perdonada Lucas 7, 36-8,3 Orejita: Hola amigo. Hoy te quiero contar lo que le pasó a un fariseo y a una pecadora cuando se encontraron con Jesús. Orejita:

Más detalles

HOY NO PUEDO IR A TRABAJAR PORQUE ESTOY ENAMORADO Extracto

HOY NO PUEDO IR A TRABAJAR PORQUE ESTOY ENAMORADO Extracto HOY NO PUEDO IR A TRABAJAR PORQUE ESTOY ENAMORADO Extracto (Suenan gritos en la oscuridad) No... no... no... quiero... por qué...? alubinio cotochafel... brojeable no... dónde está...? labiobabio... no...

Más detalles

EL NACIMIENTO DE RUNA

EL NACIMIENTO DE RUNA runa_esp.doc 1 15.04.02 EL NACIMIENTO DE RUNA De cómo mi hermana vino al mundo Por: Uwe Spillmann (idea original y texto) Inga Kamieth (ilustraciones) Traducción al castellano: Abadía Hernández H. Este

Más detalles

1.2.1.1.- Respiración profunda y el uso de imágenes mentales

1.2.1.1.- Respiración profunda y el uso de imágenes mentales 1.2.- Técnicas de relajación 1.2.1.- Técnicas de reducción de ansiedad La ansiedad, además de generar malestar, disminuye el rendimiento. Es posible aprender a reducir el nivel de activación cuando es

Más detalles

La bicicleta de. Izel. www.globalhumanitaria.org

La bicicleta de. Izel. www.globalhumanitaria.org La bicicleta de Izel www.globalhumanitaria.org LA BICICLETA DE IZEL Su madre siempre le decía: Aprovecha el tiempo, Izel. Que no te pase como a mí. Tú harás muchas cosas. Y ella pensaba que su madre ya

Más detalles

Capítulo 4 Habilidades básicas para la comunicación

Capítulo 4 Habilidades básicas para la comunicación 33 Capítulo 4 Habilidades básicas para la comunicación Las personas generalmente se comunican con palabras o señas. Pero los niños empiezan a comunicarse mucho antes de desarrollar la habilidad de decir

Más detalles

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade 1 Sofia corre a través de la oscuridad. Tiene prisa y mucho miedo. No sabe por qué corre, por qué tiene miedo, o hacia dónde va. Hay algo allí detrás que la asusta, algo peligroso, algo malo, que se acerca

Más detalles

Mi extraña familia y yo

Mi extraña familia y yo Mi extraña familia y yo Capítulo 1 Mi familia es un poco extraña. Mi padre tiene 20 años, se llama José Benito Rodríguez Rodríguez Alensio Roma. Tiene una barba tan larga que le llega a los tobillos. Como

Más detalles

Lo que más me gusta es volar dijo el sapo.

Lo que más me gusta es volar dijo el sapo. El vuelo del sapo Gustavo Roldán El vuelo del sapo de Gustavo Roldán. En El vuelo del sapo. Alfaguara juvenil. 2005. Gustavo Roldán Ilustraciones: Mónica Pironio Diseño de tapa y colección: Campaña Nacional

Más detalles

Reader 1A. Salga con vida: Tenga alarmas de humo que funcionen. Por Cynthia Nye

Reader 1A. Salga con vida: Tenga alarmas de humo que funcionen. Por Cynthia Nye Reader 1A Salga con vida: Tenga alarmas de humo que funcionen Por Cynthia Nye Capítulo 1 Salga rápido Es medianoche. Ben está durmiendo. TOC! TOC! TOC! Alguien golpea la puerta de Ben. Una mujer grita:

Más detalles

La historia del conductor de autobús que quería ser Dios

La historia del conductor de autobús que quería ser Dios La historia del conductor de autobús que quería ser Dios Ésta es la historia de un conductor de autobús que nunca se avenía a abrir la puerta a los que llegaban tarde. Este chófer no estaba dispuesto a

Más detalles

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Cris estaba agotada. Había tenido un día terrible, así que se fue a la cama un poco más

Más detalles

PRESENTACIÓN PARA CONOCERSE Y APRENDERSE LOS NOMBRES

PRESENTACIÓN PARA CONOCERSE Y APRENDERSE LOS NOMBRES LA FIESTA DE LOS NOMBRES PRESENTACIÓN PARA CONOCERSE Y APRENDERSE LOS NOMBRES Disminuir la tensión que se genera al inicio de un evento y crear en los participantes conciencia de escoger la actitud y hacer

Más detalles

Hansel & Gretel emprenden

Hansel & Gretel emprenden Hansel & Gretel emprenden Cuentinn by europainnova es una reedición de cuentos clásicos en formato digital, adaptados al siglo XXI y donde se introducen innovaciones tecnológicas en las historias. Cada

Más detalles

Cuénteme con confianza, qué le pasa?

Cuénteme con confianza, qué le pasa? Hola vecino Mario, cómo le va? Le veo preocupado. No, no me pasa nada. Cuénteme con confianza, qué le pasa? Desde hace varias semanas, tengo dolores del cuerpo, no duermo bien, me duele la cabeza, el estómago.

Más detalles

IMAGINA QUE YA NO ESTOY

IMAGINA QUE YA NO ESTOY IMAGINA QUE YA NO ESTOY MEG ROSOFF Traducción del inglés de Mireya Hernández Pozuelo Las Tres Edades Para Brenda 1 La primera Mila fue una perra. Una bedlington terrier. Está bien saber esas cosas. No

Más detalles

CÓMO CRIAR NIÑOS EMOCIONALMENTE SANOS #2 Recuerdos de la niñez Respuestas seleccionadas

CÓMO CRIAR NIÑOS EMOCIONALMENTE SANOS #2 Recuerdos de la niñez Respuestas seleccionadas CÓMO CRIAR NIÑOS EMOCIONALMENTE SANOS #2 Recuerdos de la niñez Respuestas seleccionadas RESPETO No sentirse respetado 1. Cuando intentaba usar ropa diferente, mis papás se burlaban de mí. 2. No podía decir

Más detalles

Bloque de Experiencias QUIEN SOY YO?

Bloque de Experiencias QUIEN SOY YO? 51 52 Bloque de Experiencias QUIEN SOY YO? EXPERIENCIAS CLAVES Yo... Mi cuerpo Mi historia Mi familia Mis amigos, mis amigas ACTIVIDADES PROPUESTAS Mi retrato Soy hombre, soy mujer Lo que puedo y me gusta

Más detalles

Mujeres que corren con los lobos Los cuentos de Clarissa Pinkola Estés. La Mujer Esqueleto

Mujeres que corren con los lobos Los cuentos de Clarissa Pinkola Estés. La Mujer Esqueleto Mujeres que corren con los lobos Los cuentos de Clarissa Pinkola Estés La Mujer Esqueleto Había hecho algo que su padre no aprobaba, aunque ya nadie recordaba lo que era. Pero su padre la había arrastrado

Más detalles

JUEGOS PARA LOS PRIMEROS DÍAS DE CLASE

JUEGOS PARA LOS PRIMEROS DÍAS DE CLASE JUEGOS PARA LOS PRIMEROS DÍAS DE CLASE JUEGOS DE PRESENTACIÓN Me llamo... y me gusta... Lo primero que tendrá que hacer el profesor es presentarse diciendo su nombre y algo que le gusta. Por ejemplo: Me

Más detalles

EN SU BANCO DEL PARQUE

EN SU BANCO DEL PARQUE EN SU BANCO DEL PARQUE Era su primer día. Estaba muy emocionado. Sabía que iba a pasar allí mucho tiempo, posiblemente el resto de sus días, pero estaba en un parque y eso le alegraba, pues había oído

Más detalles

El teléfono mágico. Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7

El teléfono mágico. Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7 El teléfono mágico Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7 Había una vez un hombre en la calle. Se podía ver que estaba privado de todo. Su ropa estaba estropeada y sus zapatos estaban arruinados. El

Más detalles

Encuesta Escolar Niños del Milenio - Perú Ejercicios de Comprensión Lectora 3º de primaria

Encuesta Escolar Niños del Milenio - Perú Ejercicios de Comprensión Lectora 3º de primaria Encuesta Escolar Niños del Milenio - Perú Ejercicios de Comprensión Lectora 3º de primaria DATOS DE LA I.E. Y EL ESTUDIANTE 0.1 Nombre y/o Nº de la I.E. 0.2 Código de la I.E. [ ] 0.3 Turno de la I.E. [

Más detalles

Capítulo 1 La comunicación y los problemas de la audición

Capítulo 1 La comunicación y los problemas de la audición 1 Capítulo 1 La comunicación y los problemas de la audición En todo el mundo hay muchos niños que son sordos o que oyen muy poco. Muchas veces los padres nunca descubren por qué su hija o su hijo es sordo.

Más detalles

Y AHORA CUAL SE TE OCURRE A TI?

Y AHORA CUAL SE TE OCURRE A TI? 8 Juegos tranquilos, apenas sin hacer ruido El viento y el árbol Una persona se sitúa en el centro de un corro pequeño cerrando los ojos. Sus brazos caen a lo largo de su cuerpo y se mantiene totalmente

Más detalles

Dinámicas de grupo. Presentación por Parejas

Dinámicas de grupo. Presentación por Parejas Dinámicas de grupo Presentación por Parejas El objetivo es promover la presentación de los/las integrantes de un grupo. Se forman parejas cuyos miembros no se conocen que deben compartir información personal.

Más detalles

El diecisiete de mayo de 1824, dos días antes de cumplirse el primer mes de la muerte de Byron, Thomas Moore y John Murray representante literario y

El diecisiete de mayo de 1824, dos días antes de cumplirse el primer mes de la muerte de Byron, Thomas Moore y John Murray representante literario y I El diecisiete de mayo de 1824, dos días antes de cumplirse el primer mes de la muerte de Byron, Thomas Moore y John Murray representante literario y editor respectivamente del poeta cruzaban en silencio

Más detalles

Muñeco de serrín. Había pasado una mala noche, tenía el cuerpo bañado en sudor y el recuerdo de

Muñeco de serrín. Había pasado una mala noche, tenía el cuerpo bañado en sudor y el recuerdo de Había pasado una mala noche, tenía el cuerpo bañado en sudor y el recuerdo de algún sueño inquietante, que ahora ya despierto, aún me hacía ver el mundo con ojos extraños suerte que ella estaba a mi lado.

Más detalles

Guía para no volver a fumar

Guía para no volver a fumar Guía para no volver a fumar so u ra du o.n l a on r. a c pli s r e p a p te en m la So Sexto folleto: Qué ocurre si se fuma un cigarrillo? Sexto folleto: Qué ocurre si se fuma un cigarrillo? Índice Me

Más detalles

Redacciones ganadoras del XII Concurso de Redacción Un día sin alcohol de CALA

Redacciones ganadoras del XII Concurso de Redacción Un día sin alcohol de CALA Fieles a la cita anual con el Concurso de Redacción "Un día son alcohol" organizado por el Centro de Ayuda y Liberación de Alcohólicos de Antequera (CALA) que ha alcanzado la décimo segunda edición reproducimos

Más detalles

Hola Niños! Queridos Padres:

Hola Niños! Queridos Padres: Queridos Padres: Muchos niños son mordidos y sufren heridas por perros cada año. Las mordeduras pueden resultar de los perros de familia, perros de los vecinos, al igual que de perros extraños. Estas lesiones

Más detalles