No le había dicho Matilde mientras unos niños gordos rebotaban en el parque. ***

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "No le había dicho Matilde mientras unos niños gordos rebotaban en el parque. ***"

Transcripción

1 Concurso STADT: historias de la gran ciudad 2014 EL SOL DE INVIERNO MARTIN PESCADOR No le había dicho Matilde mientras unos niños gordos rebotaban en el parque. Ernesto mira el sol de invierno reflejado en los ojos verde oliva de Matilde, que mira las jacarandas otoñales a través de la ventan trasera del taxi. Vuelven a su pequeño apartamento en Ciudad de México, tras dos años de haber salido de Colombia y haber convivido solos el uno con el otro. Y es que la mayoría del tiempo estaban juntos y solos, con excepción de los brumosos compañeros de trabajo de cada uno, de una que otra salida con amigos de amigos y de los infrecuentes contactos con sus respectivas familias en Bogotá. Ernesto mira el sol de invierno reflejado en los ojos verde oliva de Matilde y se da cuenta de que el brillo de la tarde los vuelve un poco más jade que oliva. El sol también ilumina parte de su cara demasiado aniñada, de su pelo castaño y de su expresión de cansancio. La mira ver pasar las jacarandas que sabe que le gustan y no puede evitar sentir también él un profundo cansancio. Las jacarandas se repiten incesantemente a lo largo de la alameda. El taxi da un brinco y Matilde cambia por un momento su expresión de cansancio por una de dolor. Ernesto le pide secamente al conductor que tenga más cuidado. Lo primero que siente al entrar en el diminuto apartamento es el olor a trementina de los cuadros a medio terminar de Matilde, y todo el desorden de pinceles, tubos de pintura y trapos sucios de colores. Al otro lado de la sala está la pequeña mesa donde él hace sus traducciones y los artículos para la revista en la que trabaja. Es un espacio más pequeño que el de ella pero a cambio da a la ventana que tiene una vista generosa del barrio La Condesa. Ernesto le pregunta a Matilde si quiere tomar un té. Ella le sonríe suavemente y le dice que no, que va a recostarse un rato, que no se preocupe. Le aprieta la mano en señal de agradecimiento y entra en el cuarto. 1

2 Ernesto se sienta en su escritorio y mira crujir la tarde afuera. Juega a adivinar a las personitas que caminan en la calle entre el ajetreado tráfico de la ciudad. Estoy preocupada le había dicho Matilde una noche. Ernesto alzó la vista de una traducción que le estaba costando particular trabajo. No te preocupes le respondió. No tenemos ninguna razón para preocuparnos. Matilde insistió: Sí, pero ya ha pasado tiempo, y me siento rara. Ernesto dejó la traducción y la miró. La encontró desamparada. Cómo se les había ocurrido esa aventura mal planeada de ir a dar a aquel sitio, sin un plan, sin nada? Lo había arrastrado ella a él o él a ella a ese océano de gente y de cosas, tan a la deriva, tan más allá de las costas conocidas? Ernesto le acarició el mentón y se lo sacudió cariñosamente, como solía hacer, y le sonrió y le dijo: No te preocupes, Tilde, que todo al final siempre sale bien. Recuerda que todo al final siempre sale bien. Relájate y esperemos unos días. Si para entonces todavía estás preocupada entonces salimos de dudas, te parece? Matilde lo abrazó. Está bien le dijo al oído. Esa noche hicieron un amor suave y cariñoso, con la luz apagada y las cortinas abiertas, para que entrara toda la noche de Ciudad de México. Afuera la noche bullía y crepitaba, y se estrellaba contra su ventana en oleadas violentas e irresistibles. No había dicho Matilde, simplemente. Matilde y Ernesto miraban en silencio a los niños jugando a ser adultos y a los adultos jugando a ser adultos. Lo hacían desde una banca en el parque con las narices rojas por el viento otoñal. Él tenía en la mano el palito blanco aplanado que ella le había entregado hacía un momento, pero se empeñaba en no mirarlo, sino en dirigir la vista hacia un grupo de niños gordos que rebotaban como pelotas en una de las pequeñas colinas del parque. 2

3 Ernesto buscaba las palabras precisas para empezar. Sin embargo ella habló primero: No dijo simplemente. Ernesto se quedó en silencio. En ese instante pensó en la materia de algunos silencios, que son como vidrios rotos. Después de un rato se había ensimismado con el panorama del parque y los niños gordos, así que se sobresaltó cuando ella continuó: No puedo hacerlo Lo siento mucho Matilde se miraba los pies mientras hablaba. Esto es algo que no estaba en los planes. En realidad nunca habían tenido un plan, se dijo Ernesto mientras veía a los niños gordos rodar colina abajo. Matilde siguió: Es algo que no puedo hacer, sabes? Al menos no ahora. Tal vez en diez años, no sé; pero no ahora. Hay muchas cosas por hacer. Ernesto la miró. De nuevo eran ambos como unos niños, igual que los niños y los adultos que miraban pasar desde su banca. Tienes razón le respondió Ernesto después de un tiempo. Quiso estirar la mano para acariciarle el mentón, pero no lo hizo. Tienes razón repitió. Se quedaron un rato mirando cómo se desinflaba la tarde. Los niños gordos debían de haber rodado hasta sus casas porque ya no se escuchaban sus gritos colesterólicos detrás de la colina. Desde hacía unos minutos tenían las manos entrelazadas. Ernesto habló: Matilde, hubo alguien más? Antes de acabar la frase ya le habían dolido sus propias palabras y quiso decir algo para borrarlas, pero no había acabado de arrepentirse cuando Matilde alzó la cara y le respondió mirándolo a los ojos: No. Yo no conozco a nadie más. Un golpe no menos violento. Apenas terminaba la frase ya ella se había arrepentido de decirla, pero Ernesto la había recibido completa y ahora ambos estaban adoloridos por el intercambio de golpes en el que ambos habían resultado perdedores. Se soltaron las manos. En ese instante se instaló entre ellos un silencio viscoso que les palpitaba en la orejas, una distancia que sintieron que ya nunca se iría del todo. La barquita en la que navegaban se estaba hundiendo: tenía en el piso una grieta silenciosa que los separaba. Y bien? preguntó ella. 3

4 Pues lo hacemos juntos, como siempre respondió Ernesto, y sonrió. Lo hacemos juntos repitió Matilde, sonriendo también y limpiándose los mocos con el dorso de la mano. Entonces le pusieron una cinta a la grieta en su barquita y renunciaron a verla hundirse, por lo menos por ahora. Su acuerdo tácito fue remendar la grieta conforme se fuera abriendo, y navegar en su soledad juntos, como lo habían ido haciendo hasta el momento. La ventaja de no ver costas cerca era que no había manera de saber si se estaban acercando a tierra o se estaban alejando. En ese momento todas las costas sobraban para ellos. Esa noche durmieron en cuchara: él abrazándola a ella por la espalda. Matilde esperó a que a Ernesto se le acompasara la respiración para quitarse la mano que él le había dejado posada en el estómago y moverla hacia sus senos. Ernesto se la dejó llevar, sin dejar de fingir estar dormido. Cada cierto tiempo, Matilde y Ernesto iban a la Colonia Roma a bailar en el sitio de un caleño viejo que había llegado a D.F persiguiendo un amor. Cuando el amor se le fue tras unos años, decidió quedarse porque, según decía, no había razón para seguir, como tampoco había razón para volver. Cuando entraban, el caleño les invitaba tragos de aguardiente y les contaba historias de su pasado en Colombia y México, a veces intercambiando los personajes o los lugares sin darse cuenta. Y Matilde y Ernesto lo escuchaban hablar entre canciones de Salsa o de Mambo o de Son cubano; y de vez en vez le contaban a él una historia de su propio pasado, de las tardes frías en Bogotá y de las granizadas; de sus familias incluso, y de una gata llamada Panza y apodada Pancita a la que habían tenido que dejar atrás. Sin haberlo hecho explícito, esa actividad esporádica era lo único que Matilde y Ernesto anudaban voluntariamente a un pasado del que, en todo lo demás, habían escogido soltar amarras. Después de varias rondas de aguardiente, Ernesto le pedía un permiso al caleño con la cabeza y le tomaba la mano a Matilde, y ella lo jalaba con fuerza hasta el centro de la pista. El caleño les alzaba la copa desde la mesa y se iba a atender a sus demás clientes. Para él, los tres eran exiliados de las tristezas del pasado. Tal vez ellos le recordaban algún remoto antes, o le hacían pensar en la vaga posibilidad de un después. Ernesto apretaba con fuerza a Matilde contra su cuerpo, y la llevaba adelante y atrás conforme la música les tronaba en los oídos. Oye sonar las 4

5 trompetas, ooye los cueros sonar! Una vuelta, dos vueltas, un giro y de vuelta. Matilde se movía en las puntas de los pies, velozmente, con gracia. Ahí viene Richie, viene virao, como bestia, tocando un tumbao! Al principio se movían jugando, pero conforme fluía la música los cuerpos se les volvían de goma, y ambos se ponían serios y se mostraban los dientes, cada vez girando más y más rápido. Los brazos por encima de las cabezas, un giro y el cuerpo se alejaba; luego volvía como un resorte, y volvían a encontrarse las manos para buscar otro giro consecutivo por detrás de la espalda. Media vuelta a la izquierda y una completa a la derecha. Tócame, Richie, tócame ya, como bestia, toca el tumbao! Se miraban mutuamente como fieras, clavándose las uñas en el cuerpo y en las manos del otro. En un momento, Matilde lo soltaba y se le ponía en frente, y bailaba para él sin tocarlo, y luego lo tomaba de vuelta pero para llevar la marcha ahora ella, para liderar los pasos y las vueltas y los saltos. Lo hacía girar y le daba tres, cuatro vueltas consecutivas. Y luego lo jalaba con las manos hacia ella para volverlo a empujar. Ernesto la miraba con los dientes apretados. Gotas de sudor resbalaban por el cuello de Matilde y bajaban por su pecho, para meterse entre el canal que inauguraba la curva incipiente de sus senos. Vamos tocando como bestias! Ernesto apretaba las manos sobre las de ella y retomaba el control, y después de unos giros ella se resistía y hacía lo mismo. Vamos tocando como bestias! Era una batalla sincronizada, sin una sola falla en el ritmo y en los movimientos, y era una batalla a muerte, luchada sólo con los cuerpos y con la mirada. Vamos tocando como bestias! No necesitaban palabras, ni nada más; sólo la proximidad del cuerpo del otro, y la batalla, la batalla constante, y en ésa sí ganaban ambos; al final se ganaban el uno al otro. Suénale, suénale, que suénale, Ay, qué Cheveré!. Al final de la canción tampoco había algo que decir. Estaban los dos frente a frente, sudando y con los cuerpos agitados, y el mundo iba volviendo a aparecer poco a poco a su alrededor. Ernesto esperaba sentado en una sala blanca adornada por cuadros blancos. Los cuadros mostraban imágenes de parejas de piel blanca mirándose con las manos entrelazadas. A su alrededor había mujeres solas de piel morena con las manos entrelazadas nerviosamente. Habían llegado con Matilde a primera hora de la mañana, luchando contra las mareas de gente que los golpeaban salvajemente en su camino de la estación de metro a la clínica. Se habían sentado en silencio y a 5

6 los diez minutos una mujer de mediana edad se había asomado por una puerta y había llamado el nombre de Matilde. Ernesto se paró con ella en dirección a la puerta, pero la señora asomada lo detuvo con una mano. Él la miró desconcertado e intentó avanzar, pero ella negó con la cabeza: Sólo la mujer dijo apenas moviendo los labios. Ernesto quiso darle aunque fuera una mirada de apoyo a Matilde, pero ella ya estaba entrando y cerrando la puerta tras de sí. Así que ahí estaba, sentado y contrariado. Sentía que las mujeres de las otras sillas lo miraban con desconfianza, así que se enfocó en las mujeres de los cuadros, que miraban hacia algún horizonte mejor en la distancia. La sala estaba en completo silencio, roto ocasionalmente por el frufrú de alguna bata que pasaba o por el taconeo de las enfermeras contra el piso de baldosa blanca. Cuánto más podría tardarse aquello? Un cosquilleo en los pies lo obligaba a cambiar de posición en la silla cada tantos minutos. Le parecía que Matilde y esa señora llevaban años ahí adentro, y ni siquiera había un tic-tac de algún reloj de pared para marcar el tiempo, así fuera ilusoriamente. Finalmente salió Matilde con una hoja de receta en la mano. Tenía los ojos rojos y con ellos buscó rápidamente a Ernesto. Él saltó de su silla a tomarla de la mano libre y la llevó caminando a la salida, donde se encontraron de nuevo entre las marejadas de gente. Antes de salir quiso lanzarle una mirada desafiante a la señora de mediana edad que había atendido a Matilde, pero ya se había internado nuevamente en el consultorio con otra paciente. La hoja había terminado siendo una receta con una dieta específica y recomendaciones para la preparación del siguiente día. Matilde le dijo que tenían que estar allí antes de las 8:00 a.m. porque tendrían que hacerle unos exámenes antes. Ernesto le respondió que no había problema, y quiso cambiar de tema preguntándole con ánimos qué quería hacer durante el resto del día, aprovechando que había pedido tres días de licencia en la galería y que él tampoco trabajaría en sus traducciones. Me dijeron que lo mejor era guardar reposo respondió ella, tratando de no ofender los buenos ánimos de Ernesto. El metro inundado de gente volaba por las calles de la ciudad, y los cardúmenes de personitas afuera eran apenas instantes diminutos que pasaban fugazmente por las ventanas. Muy bien dijo él mirando hacia afuera, entonces ya sé qué haremos. 6

7 Ernesto sonrió y decidió no preguntarle qué se había hablado dentro de la sala entre ella y la señora de mediana edad. Eso le pertenecía sólo a Matilde, que ya se había distraído con un hilo suelto en el codo de su polar. Ahora sentía que le correspondía a él darle sosiego en medio de la borrasca que suponía que estaba viviendo, y tal vez no habría costa al final de todo, como había estado pensando, sino una lenta navegación hacia la nada, para finalmente desaparecer en la línea del horizonte. Era un pensamiento que le producía dolor y añoranza al mismo tiempo. Esa tarde vieron dibujos animados viejos, en silencio. Años después, ya sin Matilde y parado en alguna costa, Ernesto recordaría cómo habían reído en la sala de observación el día siguiente, después de haber volado en el metro y de haber visto dibujos animados; después de haber pasado la noche en vela. Porque al día siguiente él se había escabullido dentro del cuarto de Matilde en la clínica, y había acercado una silla a su cama. Y habían hablado de lo que siempre hablaban: de su lento navegar. Qué viaje que habían tenido! Que estamos teniendo lo corrigió ella. Que estamos teniendo repitió él. Él le había leído fragmentos de sus escritos, que había llevado consigo, y ella le había dado sugerencias, y ya no parecía nerviosa sino feliz. Después de todo estaban ambos y tenían una silla cerca de la cama, y una vida juntos, con todo y a pesar de todo. Ernesto no lo dijo, pero sintió felicidad, y tal vez no lo dijo porque de pequeño le habían enseñado que la felicidad era un sentimiento impropio para los momentos de separación, que las partidas requerían una tristeza solemne. Sin embargo la felicidad era más grande que la culpa por la felicidad. Allí, en ese momento que nunca se habían imaginado vivir, la unión era para ellos más grande que la despedida; aunque, como pensaría Ernesto cuando lo sacaron del cuarto unas enfermeras entre divertidas y escandalizadas: una idea extraña, la unión había sido en parte hija de la separación. Después había venido de nuevo la sala de espera, pero otra sala más fría y más blanca que nunca. Ernesto se revolvía incómodo en su silla. Se paraba y se volvía a sentar. Ahora lo dominaban la angustia y todos los qué tal si que hasta el momento había logrado dominar. Al final lo venció el desamparo, que se posó 7

8 sobre él en la forma de una mariposa increíblemente pesada que cada tanto aleteaba encima suyo. Y entonces, sí, esperó. Pasaron algunos siglos antes de que una señora se asomara por la puerta para llamar a un familiar de Matilde. Ernesto corrió y la encontró muy pálida en la cama, con un caldo y un paquete de galletas de sal enfrente. Ella le sonrió débilmente y le dijo: Quiero que volvamos por el camino de las jacarandas. Como Matilde duerme apaciblemente, Ernesto sale a la calle a ver los últimos destellos del día. Camina hacia ninguna parte y siente una cierta ligereza. Remos, costuras, barquitas, Méxicos. No hay que guardarlos aún, porque el viaje todavía no se acaba, y aun sin tormenta no hay razón para no remar. Ojalá no hubiera destino; ojalá todo fuera remar y seguir remando. Sus pasos lo llevan al parque y puede ver de nuevo las jacarandas, cuyas hojas otoñales caídas llenan de colores el prado. Hay historias que no necesariamente tienen que existir, y no porque no se pueda escribirlas sino porque tal vez no querrían leerse. Eso piensa Ernesto mientras pisa las flores de jacaranda en busca de un último rayo de sol. Lo suyo con Matilde no era algo que ambos se pusieran de acuerdo para escribir; más bien era algo que ambos buscaban a tientas para leer. Tal vez no le correspondía a él escribirlo. Tal vez era mejor así. Tal vez la lectura, tal vez los años, tal vez el tiempo. Por fin encontró un último parche de parque brillante por el sol, por el sol de invierno. Ernesto se sentó con la cara al sol. Se sintió cómodo así. El sol de invierno era helado, pero calentaba. 8

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo?

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? Ray Bradbury La última noche del mundo Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? - Qué haría? Lo dices en serio? -Sí, en serio. -No sé. No lo he pensado. El hombre se sirvió un poco

Más detalles

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir El viaje 1 Hoy me he despertado con una paz interior poco usual. Normalmente tengo la cabeza llena de preocupaciones desde la primera hora de la mañana. Pero hoy mi cabeza estaba vacía. Era como un libro

Más detalles

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons

LA OLA. Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons LA OLA Cinco cuentos para leer en voz alta. Autor: Antonio Pons Desde hace unos días cuando le tiro la pelota a Chispa, no sale corriendo a por ella para luego volver a traérmela. Los papás me han dicho

Más detalles

La nueva aventura. s a r a g i r a l d o j i m é n e z p e r e i r a

La nueva aventura. s a r a g i r a l d o j i m é n e z p e r e i r a 46 La nueva aventura s a r a g i r a l d o j i m é n e z p e r e i r a Nací el 20 de octubre de 1995 en Pereira, Risaralda. En mi tiempo libre estudio danza, música, técnica vocal y teatro, pues son las

Más detalles

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010

CRIS Y EL BOTÓN ROJO. Alba Alayon. Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Literatura infantil y juvenil, febrero de 2010 CRIS Y EL BOTÓN ROJO Alba Alayon Cris estaba agotada. Había tenido un día terrible, así que se fue a la cama un poco más

Más detalles

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/ Los tres cerditos Guco era un animal muy interesante. Desde pequeñito, vivía en el mismo bosque. Lo recorría de punta a rabo todos los días. Jugaba dando vueltas entre los árboles, dejando sus pisadas

Más detalles

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ALEGRÍA TRISTEZA ENFADO MIEDO ANEXO 2 CUENTO: EL MONSTRUO DE COLORES 2 ANEXO 3 - DIBUJOS: EMOCIONES VIVIDAS 3 ANEXO 4 - RECONOCEMOS LAS EMOCIONES

Más detalles

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Los objetivos de esta sesión son: Repasar las emociones trabajadas a lo largo del curso. Definirse a sí mismo. Iniciar algunas técnicas de relajación

Más detalles

La increíble historia de Kiki y Sabrina

La increíble historia de Kiki y Sabrina La increíble historia de Kiki y Sabrina Puede que pienses que la historia que voy a contarte es un cuento, pero no es así, porque los cuentos se inventan y no ocurren de verdad. Sin embargo, la historia

Más detalles

CORRIENDO POR LAS CALLES

CORRIENDO POR LAS CALLES CORRIENDO POR LAS CALLES Por: Leydi Rocío Silva Rangel Era tarde sin duda alguna, tuve que apagar el celular por que me canse de mirar una y otra vez la hora. El tiempo parecía haberse detenido, no avanzaba,

Más detalles

El castillo de irás y no volverás

El castillo de irás y no volverás El castillo de irás y no volverás En un hermoso pueblo al lado del mar vivía un pescador con su mujer. Eran ya mayores y no tenían hijos. Sólo se tenían el uno al otro. Todas las mañanas, muy temprano,

Más detalles

Mireia, Pablo y sus amigos. Un cuento sobre la amistad, la alegría y el esfuerzo

Mireia, Pablo y sus amigos. Un cuento sobre la amistad, la alegría y el esfuerzo Mireia, Pablo y sus amigos Un cuento sobre la amistad, la alegría y el esfuerzo Desde muy pequeña, Mireia era una niña muy alegre. Todos los que la rodeaban disfrutaban mucho al ver como reía. Mireia fue

Más detalles

CLARA EISMAN PATÓN AUTORA-CUENTO-TITULO. LA NÍNFA DEL RIO.

CLARA EISMAN PATÓN AUTORA-CUENTO-TITULO. LA NÍNFA DEL RIO. CLARA EISMAN PATÓN AUTORA-CUENTO-TITULO. LA NÍNFA DEL RIO. 1 Puente la reina es un pueblo montañoso de Navarra. En éste pueblecito precioso y lleno de vegetación, el aire que se respira es sano. Hay un

Más detalles

UN CUENTO PARA EMPEZAR

UN CUENTO PARA EMPEZAR Campaña institucional 2011-2012 Catequesis infantil UN CUENTO PARA EMPEZAR Comenzamos leyendo este cuento: La nube Topami Cuenta la leyenda que hace muchos, muchos años, había una nube llamada Topami que,

Más detalles

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

----------------------------------------------------------------------------------------------------------- Llovía y venteaba bastante. Era difícil ver. Había un hombre alto, pelirrojo, que corría por la calle gritando. Una mujer manejaba un pequeño coche verde. De repente el coche paró en frente del banco.

Más detalles

Título: El secreto de aita. Emakunde-Emakumearen Euskal Erakundea Manuel Iradier, 36 01005 VITORIA-GASTEIZ www.emakunde.es Telefonoa: 945-016700

Título: El secreto de aita. Emakunde-Emakumearen Euskal Erakundea Manuel Iradier, 36 01005 VITORIA-GASTEIZ www.emakunde.es Telefonoa: 945-016700 el secreto de aita Título: El secreto de aita Edita: Textos: Ilustraciones: Diseño y maquetación: Fotomecánica: Imprenta: D.L..: Emakunde-Emakumearen Euskal Erakundea Manuel Iradier, 36 01005 VITORIA-GASTEIZ

Más detalles

La Abeja Haragana (Cuentos de la selva, 1918) Por Horacio Quiroga (1879-1937)

La Abeja Haragana (Cuentos de la selva, 1918) Por Horacio Quiroga (1879-1937) La Abeja Haragana (Cuentos de la selva, 1918) Por Horacio Quiroga (1879-1937) HABÍA UNA VEZ en una colmena una abeja que no quería trabajar, es decir, recorría los árboles uno por uno para tomar el jugo

Más detalles

www.globalhumanitaria.org

www.globalhumanitaria.org www.globalhumanitaria.org A Kukuri le gustaba soñar despierto. Le gustaba soñar mirando el cielo. Imaginaba que detrás de aquella niebla blanquecina había montañas altas y llenas de árboles. Montañas preciosas

Más detalles

La bicicleta de. Izel. www.globalhumanitaria.org

La bicicleta de. Izel. www.globalhumanitaria.org La bicicleta de Izel www.globalhumanitaria.org LA BICICLETA DE IZEL Su madre siempre le decía: Aprovecha el tiempo, Izel. Que no te pase como a mí. Tú harás muchas cosas. Y ella pensaba que su madre ya

Más detalles

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un La aparecida de la carretera vieja de La Guaira Venezuela A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar

Más detalles

El mejor maestro del mundo

El mejor maestro del mundo El mejor maestro del mundo Texto: Mireia Vidal Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil Los cuentos de la abuela Ese día, en la escuela del pueblo de la pequeña Colina, todo el mundo

Más detalles

El mundo imaginario de las hadas.

El mundo imaginario de las hadas. Erika Andujar Román PRESENTACIÓN Hola, mi nombre es Erika y os voy a contar una historia que sucedió hace tiempo. Esta historia trascurre en un lugar llamado Aidiliú, el lugar donde vivían las hadas! Todo

Más detalles

El primer día de colegio

El primer día de colegio El primer día de colegio Texto: Mireia Vidal Ilustraciones: Carles Salas Los cuentos de la abuela Esa mañana, el señor Cabezagacha se levantó nervioso. El sol no brillaba tan fuerte como lo había hecho

Más detalles

No me gusta que seas tan golosa. Es de muy mala educación comer con los dedos. Además, tenemos que esperar a la abuelita.

No me gusta que seas tan golosa. Es de muy mala educación comer con los dedos. Además, tenemos que esperar a la abuelita. 1 CAPERUCITA ROJA El escenario representa: a la derecha la casa de Caperucita, en la que se ven una mesa y tres sillas, dispuestas de modo que ninguna da la espalda a los espectadores, sobre la mesa, una

Más detalles

JESÚS CAMINA SOBRE AGUA (A.2.1.4)

JESÚS CAMINA SOBRE AGUA (A.2.1.4) JESÚS CAMINA SOBRE AGUA REFERENCIA BÍBLICA: Mateo 14:22-32 VERSÍCULO CLAVE: CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: " En verdad tú eres el Hijo de Dios!" (Mateo 14:33b, Dios Habla Hoy). La presencia de Jesús

Más detalles

El teléfono mágico. Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7

El teléfono mágico. Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7 El teléfono mágico Delamarre Enzo y Courtel Quentin 2 nde 7 Había una vez un hombre en la calle. Se podía ver que estaba privado de todo. Su ropa estaba estropeada y sus zapatos estaban arruinados. El

Más detalles

Actividad 1: Olivia y los osos polares

Actividad 1: Olivia y los osos polares Actividad 1: Olivia y los osos polares Cuento Olivia y los osos polares Olivia estaba muy nerviosa, era la primera vez que se subía a un avión durante tantas horas. Su papá y su mamá, que eran personas

Más detalles

Las Medias de los Flamencos

Las Medias de los Flamencos Las Medias de los Flamencos (Horacio Quiroga) Cierta vez las víboras dieron un gran baile. Invitaron a las ranas y a los sapos, a los flamencos y a los yacarés y a los pescados. Los pescados, como no caminan,

Más detalles

La abuela electrónica

La abuela electrónica La abuela electrónica Silvia Schujer Mi abuela funciona a pilas. O con electricidad, depende. Depende de la energía que necesite para lo que haya que hacer. Si la tarea es cuidarme cuando mis padres salen

Más detalles

MÓDULO 1 SENTIMIENTOS. Cuento 1: Lleno de sentimientos

MÓDULO 1 SENTIMIENTOS. Cuento 1: Lleno de sentimientos MÓDULO 1 SENTIMIENTOS Cuento 1: Lleno de sentimientos Sesión 1: Sentirse triste; sentirse contento Sesión 2: Sentirse enojado o enfadado Sesión 3: Sentirse celoso Sesión 4: Sentirse nervioso Cuento 1

Más detalles

Concurso Hablemos del deporte (CONADE, 2011) Categoría Infantil 7-9 años; El Deporte y yo; Cuento o relato biográfico. MI HISTORIA ACUÁTICA

Concurso Hablemos del deporte (CONADE, 2011) Categoría Infantil 7-9 años; El Deporte y yo; Cuento o relato biográfico. MI HISTORIA ACUÁTICA Concurso Hablemos del deporte (CONADE, 2011) Categoría Infantil 7-9 años; El Deporte y yo; Cuento o relato biográfico. MI HISTORIA ACUÁTICA por Agustina De La Mar Agustina estaba acostadita en su cama,

Más detalles

Levemente hacia atrás Primer premio en el Concurso Internacional de Cuentos para Niños de Imaginaria y EducaRed Ilustrado por Pablo Fernández

Levemente hacia atrás Primer premio en el Concurso Internacional de Cuentos para Niños de Imaginaria y EducaRed Ilustrado por Pablo Fernández Ángeles Durini Levemente hacia atrás Primer premio en el Concurso Internacional de Cuentos para Niños de Imaginaria y EducaRed Ilustrado por Pablo Fernández Candelario Amante yacía en el cementerio de

Más detalles

LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO

LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO LA CAJA PARLANCHINA LUIS ANGEL NSE CHICAMPO PERSONAJES: BRAIS MINIMOY: Protagonista del cuento. Es algo curioso y siente pánico cuando no hay adultos con el. MISORA: Habitante del misterioso lugar al que

Más detalles

Redacciones ganadoras del XII Concurso de Redacción Un día sin alcohol de CALA

Redacciones ganadoras del XII Concurso de Redacción Un día sin alcohol de CALA Fieles a la cita anual con el Concurso de Redacción "Un día son alcohol" organizado por el Centro de Ayuda y Liberación de Alcohólicos de Antequera (CALA) que ha alcanzado la décimo segunda edición reproducimos

Más detalles

Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones?

Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones? 24. Una cita con María Los peores años de nuestra vida. Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones? a) graba sus canciones en una grabadora b) graba sus pensamientos en una grabadora c) prepara entrevistas

Más detalles

Pero lo que más le gustaba hacer a la princesa Tesa era jugar al fútbol. Por eso, le llamaban la princesa futbolista, y a ella le gustaba mucho ese

Pero lo que más le gustaba hacer a la princesa Tesa era jugar al fútbol. Por eso, le llamaban la princesa futbolista, y a ella le gustaba mucho ese 1 2 Había una vez, en un país muy lejano, una princesa que era preciosa. Casi todas las princesas de los cuentos se pasaban el día esperando a que llegase un príncipe azul, sentadas en la ventana bordando

Más detalles

NOÉ OBEDECIO A DIOS (A.2.3.3)

NOÉ OBEDECIO A DIOS (A.2.3.3) NOÉ OBEDECIO A DIOS REFERENCIA BÍBLICA: Génesis 6:9-22 VERSÍCULO CLAVE: CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: " obedeceremos al Señor nuestro Dios" (Jeremías 42:6b, Dios Habla Hoy). Dios quiere que yo

Más detalles

Hay muchos hombres, dijo la Bella, que son peores monstruos que tú, y yo te prefiero a pesar de tu aspecto La Bella y la Bestia

Hay muchos hombres, dijo la Bella, que son peores monstruos que tú, y yo te prefiero a pesar de tu aspecto La Bella y la Bestia Extraído del libro Las Mujeres que Aman Demasiado Hay muchos hombres, dijo la Bella, que son peores monstruos que tú, y yo te prefiero a pesar de tu aspecto La Bella y la Bestia Antes de la terapia yo

Más detalles

Hansel & Gretel emprenden

Hansel & Gretel emprenden Hansel & Gretel emprenden Cuentinn by europainnova es una reedición de cuentos clásicos en formato digital, adaptados al siglo XXI y donde se introducen innovaciones tecnológicas en las historias. Cada

Más detalles

ENCENTRO NACIONAL DE JUVENILES 2015. CATEQUESIS PREVIA: ENCUENTRO nacional de JUVENILES 2015

ENCENTRO NACIONAL DE JUVENILES 2015. CATEQUESIS PREVIA: ENCUENTRO nacional de JUVENILES 2015 CATEQUESIS PREVIA: ENCUENTRO nacional de JUVENILES 2015 1 DESCUBRE TUS SUEÑOS! Jesús ha resucitado! Estamos viviendo los días después de la Pascua y queremos que Él nos siga contagiando de sus sueños,

Más detalles

INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA. Angélica María Guerrero Escamilla. Estudiante de la Licenciatura en Derecho

INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA. Angélica María Guerrero Escamilla. Estudiante de la Licenciatura en Derecho PRESENTA: INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA.. Asesora INEA Estudiante de la Licenciatura en Derecho Col. Rancho Nuevo, Mpio. de Apaseo el Grande, Gto. Octubre de 2003 1 INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA

Más detalles

SESIÓN DE YOGA CON TA R A S T I L E S CULT BRAND ESPECIAL

SESIÓN DE YOGA CON TA R A S T I L E S CULT BRAND ESPECIAL SESIÓN DE YOGA CON TA R A S T I L E S CULT BRAND ESPECIAL CONTENIDO 1 YOGA PARA LA RESACA 2 YOGA PARA LA OFICINA 3 YOGA PARA DOLOR DE ESPALDA 4 YOGA PARA CUERPO Y MENTE 1 LA RESACA DESPUÉS DE UNA NOCHE

Más detalles

Redes de Convivencia Proyecto Sociocomunitario de los IES de El Puerto de Santa María

Redes de Convivencia Proyecto Sociocomunitario de los IES de El Puerto de Santa María Redes de Convivencia Redes de Convivencia Proyecto Sociocomunitario de los IES de El Puerto de Santa María Manuel Caño Delgado Isabel Moncosí Gómez Proyecto Sociocomunitario de los IES de El Puerto de

Más detalles

Algar Editorial. La casona

Algar Editorial. La casona La casona Mi casa no era un castillo, pero se parecía mucho porque era de piedra, y tan grande que todos la llamaban «la casona». Entonces yo vivía en lo más alto, en el desván, y se estaba bien allí.

Más detalles

- Gané!- gritó Paolo y se puso a celebrar alrededor de Alejandro.

- Gané!- gritó Paolo y se puso a celebrar alrededor de Alejandro. QUE REINE LA PAZ Alejandro y Paolo tienen 12 años, eran vecinos y buenos amigos desde que estaban en preescolar y nunca habían tenido una pelea, supuestamente. Cierto día, ellos estaban jugando canicas

Más detalles

EL NÚMERO. 1. Vamos a escuchar el comienzo de la película. Quién crees que habla?

EL NÚMERO. 1. Vamos a escuchar el comienzo de la película. Quién crees que habla? EL NÚMERO 1. Vamos a escuchar el comienzo de la película. Quién crees que habla? Este sitio tan bonito es donde nací yo: el hospital Cobo Calleja. Ay, qué buenos recuerdos me trae este lugar! Esta, esta

Más detalles

Iniciamos nuestro viaje, primero Mauritania, después varias zonas de Kenia, y finalmente Ruanda.

Iniciamos nuestro viaje, primero Mauritania, después varias zonas de Kenia, y finalmente Ruanda. Recientemente he tenido la oportunidad de viajar por África para grabar un documental. Han sido varios los países por los que hemos pasado, cada uno con algo mágico, cada uno con un paisaje peculiar, con

Más detalles

Brujas, princesas y pícaros. Cuentos clásicos infantiles

Brujas, princesas y pícaros. Cuentos clásicos infantiles Brujas, princesas y pícaros Cuentos clásicos infantiles Origen: España Este cuento creció de tantas personas a las que les gustó prestar sus bocas y orejas para compartirlo. Así ha viajado primero por

Más detalles

CUARESMA - EDUCACIÓN INFANTIL LA VIEJA CUARESMA

CUARESMA - EDUCACIÓN INFANTIL LA VIEJA CUARESMA CUARESMA - EDUCACIÓN INFANTIL LA VIEJA CUARESMA Col legi Sagrada Família INTRODUCCIÓN Después de los días de fiesta y excesos que representa el carnaval, llega la Cuaresma. El mismo día que acaban las

Más detalles

Muñeco de serrín. Había pasado una mala noche, tenía el cuerpo bañado en sudor y el recuerdo de

Muñeco de serrín. Había pasado una mala noche, tenía el cuerpo bañado en sudor y el recuerdo de Había pasado una mala noche, tenía el cuerpo bañado en sudor y el recuerdo de algún sueño inquietante, que ahora ya despierto, aún me hacía ver el mundo con ojos extraños suerte que ella estaba a mi lado.

Más detalles

manual práctico del tenis de mesa Ping-pong o tenis de mesa? A 21 tantos o a 11? Existe la media? Cuántos sets son? todo eso aquí gipuzkoa

manual práctico del tenis de mesa Ping-pong o tenis de mesa? A 21 tantos o a 11? Existe la media? Cuántos sets son? todo eso aquí gipuzkoa manual práctico del tenis de mesa Ping-pong o tenis de mesa? A 21 tantos o a 11? Existe la media? Cuántos sets son? todo eso aquí gipuzkoa índice 4 18 manual de tenis de mesa 4 historia 6 normas 10 nivel

Más detalles

URL DEL VIDEO: http://www.educarchile.cl/portal.base/web/vercontenido.aspx?id=186845

URL DEL VIDEO: http://www.educarchile.cl/portal.base/web/vercontenido.aspx?id=186845 TÍTULO DEL VIDEO: Mazapán. Capítulo VI, I Parte AUTOR/PRODUCCIÓN: producción: TVN DURACIÓN: 00:22:54 GÉNERO: No Ficción DURACIÓN: 00:22:54 DESCRIPCIÓN: Trabaja junto al conocido y querido grupo Mazapán.

Más detalles

NOTA PARA PADRES Y PERSONAS AL CUIDADO DE NIÑOS CON HIDROCEFALIA

NOTA PARA PADRES Y PERSONAS AL CUIDADO DE NIÑOS CON HIDROCEFALIA COMO CUALQUIER OTRO PERRITO NOTA PARA PADRES Y PERSONAS AL CUIDADO DE NIÑOS CON HIDROCEFALIA Este tebeo ha sido hecho por Integra como ayuda a la comunidad médica. Fué diseñado para ayudar a niños con

Más detalles

Narcisos Negros. Por. Mary Coleman. Jorge me trajo una docena de narcisos, mi flor favorita. Él

Narcisos Negros. Por. Mary Coleman. Jorge me trajo una docena de narcisos, mi flor favorita. Él Narcisos Negros Por Mary Coleman Jorge me trajo una docena de narcisos, mi flor favorita. Él necesitaba pedir perdón por los eventos de anoche. Tuvimos una pelea, como siempre. Está bien, yo sé que tuve

Más detalles

al lado del surtidor. Al principio me hizo arder la piel pero si me enjuagaba rápido podía darme el primer baño completo desde que empecé a andar por

al lado del surtidor. Al principio me hizo arder la piel pero si me enjuagaba rápido podía darme el primer baño completo desde que empecé a andar por al lado del surtidor. Al principio me hizo arder la piel pero si me enjuagaba rápido podía darme el primer baño completo desde que empecé a andar por las rutas. Me di un buen remojón sentado en la pileta,

Más detalles

HOY NO PUEDO IR A TRABAJAR PORQUE ESTOY ENAMORADO Extracto

HOY NO PUEDO IR A TRABAJAR PORQUE ESTOY ENAMORADO Extracto HOY NO PUEDO IR A TRABAJAR PORQUE ESTOY ENAMORADO Extracto (Suenan gritos en la oscuridad) No... no... no... quiero... por qué...? alubinio cotochafel... brojeable no... dónde está...? labiobabio... no...

Más detalles

LOS HOMBRES, LA SEPARACIÓN Y SUS CONSECUENCIAS

LOS HOMBRES, LA SEPARACIÓN Y SUS CONSECUENCIAS 1 LOS HOMBRES, LA SEPARACIÓN Y SUS CONSECUENCIAS Hasta el día cuatro de enero del año 2002, para Mauricio Salamanca llegar a su casa después de trabajar todo el día en el banco, era la parte más reconfortante

Más detalles

IMAGINA QUE YA NO ESTOY

IMAGINA QUE YA NO ESTOY IMAGINA QUE YA NO ESTOY MEG ROSOFF Traducción del inglés de Mireya Hernández Pozuelo Las Tres Edades Para Brenda 1 La primera Mila fue una perra. Una bedlington terrier. Está bien saber esas cosas. No

Más detalles

UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE

UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE UNA NUEVA HADA EN EL BOSQUE Todo comienza en un Hospital en el que acaba de nacer una bebé a quien le pusieron Matilde. Ella siempre fue diferente a los demás, por ejemplo cuando nació en vez de llorar,

Más detalles

AYUDAR A OTROS (A.2.2.8)

AYUDAR A OTROS (A.2.2.8) AYUDAR A OTROS REFERENCIA BÍBLICA: Lucas 10:25-37 VERSÍCULO CLAVE: CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: " hagamos bien a todos" (Gálatas 6:10b, Dios Habla Hoy). Dios quiere que ayude a otros haciendo

Más detalles

PRAXIAS FONOARTICULATORIAS A TRAVÉS DE LOS CUENTOS

PRAXIAS FONOARTICULATORIAS A TRAVÉS DE LOS CUENTOS PRAXIAS FONOARTICULATORIAS A TRAVÉS DE LOS CUENTOS Los cuentos de la señora lengua. Se trata de un grupo de cuentos en los que la protagonista es La señora lengua y en los que a través de situaciones y

Más detalles

UN NOMBRE DIFERENTE. 5.- Lee la siguiente lectura:

UN NOMBRE DIFERENTE. 5.- Lee la siguiente lectura: 2 5.- Lee la siguiente lectura: UN NOMBRE DIFERENTE 1 El Grasa no se llama así de verdad. Ni siquiera es gordo o sucio y seboso como podría esperarse de alguien con ese mote; al contrario, es el tío más

Más detalles

Llámame pequeña y hazme sentir grande

Llámame pequeña y hazme sentir grande Llámame pequeña y hazme sentir grande Por Adriana Aparicio Sarmiento 7 de septiembre de 2012 Acabo de comenzar el instituto. Lleno de gritos, silbidos, deportistas, animadoras Todo tipo de personajes,

Más detalles

UNA CARTA. Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien. yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía

UNA CARTA. Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien. yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía Amaba con locura a Laura, la mujer de quien me enamoré y a quien yo le era fiel. Su sonrisa alegraban mis días, en su tierna mirada podía descubrir que igual me amaba. Era ella por quien yo vivía. Habíamos

Más detalles

Mi amigo el Parkinson

Mi amigo el Parkinson Pilar Pastor Madrid / 2011 Mi amigo el Parkinson Hace años que me seguía sin saberlo y un buen día se decidieron a presentármelo, entonces le dije: Me vas a acompañar, pero no te adueñarás de mi vida Cuando

Más detalles

Peter Pan Autor: James Matthew Barrie

Peter Pan Autor: James Matthew Barrie www.soncuentosinfantiles.com Peter Pan Autor: James Matthew Barrie Había una vez una niña muy buena llamada Wendy, que tenía tres hermanitos, y para que éstos se durmieran solía contarles historias muy

Más detalles

Peter Pan Autor: James Matthew Barrie

Peter Pan Autor: James Matthew Barrie www.soncuentosinfantiles.com Peter Pan Autor: James Matthew Barrie Había una vez una niña muy buena llamada Wendy, que tenía tres hermanitos, y para que éstos se durmieran solía contarles historias muy

Más detalles

El profesorado irá leyendo las normas de clase, recordando con especial interés aquella que se está corrigiendo en particular.

El profesorado irá leyendo las normas de clase, recordando con especial interés aquella que se está corrigiendo en particular. Los objetivos de esta sesión son: Conocer las características generales de la emoción del enfado. Valorar la importancia de utilizar las normas de conducta. Colocarse en el lugar de los demás, viviendo

Más detalles

La Pecadora Perdonada

La Pecadora Perdonada Favor de leerse antes del 16 de junio La Pecadora Perdonada Lucas 7, 36-8,3 Orejita: Hola amigo. Hoy te quiero contar lo que le pasó a un fariseo y a una pecadora cuando se encontraron con Jesús. Orejita:

Más detalles

Moisés 7. Llegando a la tierra prometida Versión para líderes. Para un estudio de una hora, sólo hagan las preguntas marcadas con asterisco (*)

Moisés 7. Llegando a la tierra prometida Versión para líderes. Para un estudio de una hora, sólo hagan las preguntas marcadas con asterisco (*) Moisés 7 Llegando a la tierra prometida Versión para líderes Para un estudio de una hora, sólo hagan las preguntas marcadas con asterisco (*) Apertura Con el grupo sentado en semicírculo pregunta a cada

Más detalles

Taller de Relaciones familiares

Taller de Relaciones familiares Taller de Relaciones familiares Formación con Joan Contreras Observaciones: - los diferentes ejercicios duran en total unas dos horas. - Mejor leer todo entero por encima y luego decidir hacerlo en un

Más detalles

LOS JUEGOS COOPER ATIVOS

LOS JUEGOS COOPER ATIVOS No existe una mejor prueba del progreso de una civilización que la del progreso de la cooperación. John Stuart Mill LOS JUEGOS COOPER ATIVOS Un juego cooperativo es aquel en el que las personas que participan

Más detalles

Planificación para la lectura en voz alta del cuento

Planificación para la lectura en voz alta del cuento Ficha nº3 Planificación para la lectura en voz alta del cuento La Caperucita Roja Charles Perrault Objetivos de Aprendizaje (OA) Disfrutar de obras de literatura infantil mediante la audición atenta de

Más detalles

SEAMOS AGRADECIDOS ENTRA LA MADRE: Y MÁS PANZA, CLARO CUANDO TENÍAS EL VIEJO COCHE, TE IVAS HASTA EL SUPERMERCADO PARA UNA SOLA BOLSITA.

SEAMOS AGRADECIDOS ENTRA LA MADRE: Y MÁS PANZA, CLARO CUANDO TENÍAS EL VIEJO COCHE, TE IVAS HASTA EL SUPERMERCADO PARA UNA SOLA BOLSITA. SEAMOS AGRADECIDOS Títeres Jesús es tu amigo Usado con permiso PROPÓSITO: Enseñar a los niños a valorar y ser agradecidos hacia Dios y al prójimo PERSONAJES: PADRE MADRE JOSÉ PAULA SITUACIÓN: El interior

Más detalles

Pero Él es tan bueno, que escuchen lo que nos dice: En esta casa estará mi Nombre. 1ª. Reyes 8, 29.

Pero Él es tan bueno, que escuchen lo que nos dice: En esta casa estará mi Nombre. 1ª. Reyes 8, 29. Bloque 1: Dios con nosotros Sesión 1: Fe: La llave para entrar al Reino de Dios. Objetivo de la Sesión: Experimentar la presencia de Dios que habita en el templo. Adicionalmente la sesión nos servirá para:

Más detalles

ÉRASE UNA VEZ. 3. Tus padres te han dicho alguna vez que la calles es muy peligrosa?

ÉRASE UNA VEZ. 3. Tus padres te han dicho alguna vez que la calles es muy peligrosa? ÉRASE UNA VEZ Esta es la historia de una niña a quien llaman Caperucita porque lleva una caperuza de terciopelo rojo que le ha hecho su abuela. Caperucita tiene nueve años, dos piernas fuertes, dos ojos

Más detalles

MEDITAR ES REVOLUCIONARIO

MEDITAR ES REVOLUCIONARIO Aquellos que dicen Paren el mundo que yo me bajo saben que el mundo no se va a detener pero existe una posibilidad Meditar La meditación puede detener y transformar tu mundo porque MEDITAR ES REVOLUCIONARIO

Más detalles

DAR A DIOS (A.2.2.7) REFERENCIA BÍBLICA: 2 Corintios 9:7, Marcos 12:41-44. " Dios ama al que da con alegría" (2 Corintios 9:7c, Dios Habla Hoy).

DAR A DIOS (A.2.2.7) REFERENCIA BÍBLICA: 2 Corintios 9:7, Marcos 12:41-44.  Dios ama al que da con alegría (2 Corintios 9:7c, Dios Habla Hoy). DAR A DIOS REFERENCIA BÍBLICA: 2 Corintios 9:7, Marcos 12:41-44 VERSÍCULO CLAVE: CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: " Dios ama al que da con alegría" (2 Corintios 9:7c, Dios Habla Hoy). Dios quiere

Más detalles

En tercer lugar nos dice que era un lugar donde Jesús se había reunido a menudo con sus discípulos y que Judas también conocía el lugar.

En tercer lugar nos dice que era un lugar donde Jesús se había reunido a menudo con sus discípulos y que Judas también conocía el lugar. MARCOS 14:32-42 En el último estudio hemos visto la lucha, la caída y el arrepentimiento de Pedro cuando apresaron a Jesús. Hoy veremos la lucha de Cristo y su decidido enfrentamiento del sufrimiento.

Más detalles

EL SECRETO DE MI ABUELA

EL SECRETO DE MI ABUELA EL SECRETO DE MI ABUELA Esa noche no había podido dormir, me tocaba ir a casa de mi abuela. Con ella me pasaba horas y horas hablando, me contaba todas sus experiencias, todas sus historias y me ayudaba

Más detalles

TOMÁS, EL QUE DUDABA (B.5.1.12)

TOMÁS, EL QUE DUDABA (B.5.1.12) TOMÁS, EL QUE DUDABA REFERENCIA BÍBLICA: Juan 20:24-29 VERSÍCULO CLAVE: "Pero sin fe es imposible agradar a Dios" (Hebreos 11:6). CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: Jesús quiere usarme en su obra a

Más detalles

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar

Lolita Bosch. El niño q u e quería matar Lolita Bosch El niño q u e quería matar Para A.M. Uno Me llamo Max, tengo catorce años y paso mucho más miedo que los otros niños. Porque a veces se me ocurren unas cosas muy extrañas que no sé qué son,

Más detalles

DIOS HIZO LA LUZ (A.1.2.2)

DIOS HIZO LA LUZ (A.1.2.2) DIOS HIZO LA LUZ REFERENCIA BÍBLICA: Génesis 1:3-5 VERSÍCULO CLAVE: CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: "En el comienzo de todo, Dios creó el cielo y la tierra" (Génesis 1:1, Dios Habla Hoy). Dios me

Más detalles

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas

Algar Editorial. 1 Palabras nuevas 1 Palabras nuevas El domingo por la mañana, al abrocharse su capota azul marino, la bruja vio que le faltaba un botón. Se la puso, de todos modos, y se fue a dar un paseo por el parque. Roque Bodoque y

Más detalles

GUIONES DIDÁCTICOS. DATOS DE IDENTIFICACIÓN

GUIONES DIDÁCTICOS. DATOS DE IDENTIFICACIÓN CODIGO DEL CENTRO: 18601825 NOMBRE DEL COLEGIO: CPR MONTECHULLO LOCALIDAD: HUÉNEJA. GUIÓN DIDÁCTICO: 3º CICLO 6º CURSO. GUIONES DIDÁCTICOS. DATOS DE IDENTIFICACIÓN TEMA: EL SENTIMIENTO DE PREPOTENCIA.

Más detalles

El regalo de Navidad. Texto: Mireia Vidal. Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil. Los cuentos de la abuela

El regalo de Navidad. Texto: Mireia Vidal. Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil. Los cuentos de la abuela El regalo de Navidad Texto: Mireia Vidal Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil. Los cuentos de la abuela Si alguien le preguntara a la abuela Conchita cuál era el mejor regalo de

Más detalles

Recursos asociados a El cuento con viñetas

Recursos asociados a El cuento con viñetas El voluntariado y el acompañamiento y el apoyo emocional Acceder a las instrucciones del juego Recursos asociados a El cuento con viñetas Objetivos específicos Reconocer que nuestras relaciones cambian

Más detalles

Unidad Didáctica 5. Derecho a circular libremente. Caperucita Verde. Nuestros Derechos en Juego Los Derechos Humanos en la Educación Infantil

Unidad Didáctica 5. Derecho a circular libremente. Caperucita Verde. Nuestros Derechos en Juego Los Derechos Humanos en la Educación Infantil Unidad Didáctica 5 Derecho a circular libremente Nuestros Derechos en Juego Los Derechos Humanos en la Educación Infantil Unidad Didáctica 5 Derecho a circular libremente CONTENIDOS: Mi barrio, mi ciudad,

Más detalles

PAPA NOEL DUERME EN CASA. Papá Noel haya tenido nada que ver con eso. Papá había vendido su auto unos meses atrás

PAPA NOEL DUERME EN CASA. Papá Noel haya tenido nada que ver con eso. Papá había vendido su auto unos meses atrás PAPA NOEL DUERME EN CASA Samanta Schweblin La navidad en que Papá Noel pasó la noche en casa fue la última vez que estuvimos todos juntos, después de esa noche papá y mamá terminaron de pelearse, aunque

Más detalles

UNA PEQUEÑA FABULA. "Sólamente tienes que cambiar tu dirección", dijo el gato, y se lo comió

UNA PEQUEÑA FABULA. Sólamente tienes que cambiar tu dirección, dijo el gato, y se lo comió FRANZ KAFKA VARIOS CUENTOS UN MENSAJE IMPERIAL El Emperador, tal va una parábola, os ha mandado, humilde sujeto, quien sóis la insignificante sombra arrinconándose en la más recóndita distancia del sol

Más detalles

La luz en África. Nombre y Apellido: Michaela Debnáriková. Nombre del centro: Gymnázium Mikuláša Kováča,

La luz en África. Nombre y Apellido: Michaela Debnáriková. Nombre del centro: Gymnázium Mikuláša Kováča, La luz en África Nombre y Apellido: Michaela Debnáriková Nombre del centro: Gymnázium Mikuláša Kováča, sección bilingüe de Banská Bystrica, Eslovaquia. Categoría: B 1 La luz en África Hace buen día. El

Más detalles

La enfermedad. Representar a un excluido

La enfermedad. Representar a un excluido La enfermedad Alemania, Noviembre de 2011 Muchos de los que llegan a Constelaciones Familiares buscan ante todo sanación y, a través de las Constelaciones Familiares, los trasfondos de las enfermedades

Más detalles

LOS PAJES DE LOS REYES MAGOS

LOS PAJES DE LOS REYES MAGOS LOS PAJES DE LOS REYES MAGOS José acaba de entrar con el coche en el pueblo, donde viven sus padres, le acompaña su mujer María, y sus hijos Jesús y Olga, que iban dormidos, en el asiento trasero. Vamos!,

Más detalles

sesión 5: recurso de maestros JUEGO DE ADIVINAR Recién nacido a cuatro meses

sesión 5: recurso de maestros JUEGO DE ADIVINAR Recién nacido a cuatro meses sesión 5: recurso de maestros JUEGO DE ADIVINAR Recién nacido a cuatro meses Duermo por largos periodos de tiempo. Necesito que mis padres satisfagan todas mis necesidades para poder empezar a confiar

Más detalles

La mitad de Juan Gemma Lineas y África Fanlo. Ed. La Galera

La mitad de Juan Gemma Lineas y África Fanlo. Ed. La Galera La mitad de Juan Gemma Lineas y África Fanlo. Ed. La Galera Juan está harto. En casa, todo el mundo le riñe para que no haga nada de lo que hacen las niñas. - Juan, por qué pintas el árbol de color plata?

Más detalles

Jesús es Mi mejor Amigo

Jesús es Mi mejor Amigo Jesús es Mi mejor Amigo 1) Empezar con la Señal de la Cruz y el Ave María o el Padrenuestro (en mímica cuando se lo sepan) 2) Canto Yo tengo un Amigo que Me Ama 3) Presentación, Cada uno dice su nombre

Más detalles

UNA EXCURSIÓN CÓMODA

UNA EXCURSIÓN CÓMODA UNA EXCURSIÓN CÓMODA Soy un cerdo. Lo que más me gusta es quedarme en casa tumbado en el sofá y tomar manzanilla. Eso es mentira, claro. Lo cierto es que me gusta tomar infusiones de menta. Con muchos

Más detalles

El día que cumplí ocho años todo cambió en mi habitación, en mi

El día que cumplí ocho años todo cambió en mi habitación, en mi Capítulo 1 EL MEJOR REGALO DE CUMPLEAÑOS El día que cumplí ocho años todo cambió en mi habitación, en mi cabeza y en mi vida. Qué día tan fantástico! Una de las personas más importantes y especiales de

Más detalles

1.ª edición: octubre 2010

1.ª edición: octubre 2010 1.ª edición: octubre 2010 Del texto: María Baranda, 2010 De la ilustración: Gabriel Pacheco, 2010 Grupo Anaya, S. A., Madrid, 2010 Juan Ignacio Luca de Tena, 15. 28027 Madrid www.anayainfantilyjuvenil.com

Más detalles

www.mihijosordo.org Comunicación Estrategias visuales y adaptación del hogar

www.mihijosordo.org Comunicación Estrategias visuales y adaptación del hogar Comunicación Estrategias visuales y adaptación del hogar Al principio no sabíamos que había una forma especial para llamar a nuestro hijo sordo ni conocíamos todas las ayudas técnicas que podíamos llegar

Más detalles