Prefacio / Robert Creeley Compilación / Donald Allen Traducción / Pablo Gianera

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Prefacio / Robert Creeley Compilación / Donald Allen Traducción / Pablo Gianera"

Transcripción

1

2 Prefacio / Robert Creeley Compilación / Donald Allen Traducción / Pablo Gianera

3 Kerouac, Jack La filosofía de la Generación Beat y otros escritos / Jack Kerouac; con prefacio de Robert Creeley. 1a ed. / Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Caja Negra, p.; 20x14 cm. Traducido por: Pablo Gianera ISBN Literatura Estadounidense. I. Creeley, Robert, prefacio. II. Pablo Gianera, trad. III. Título CDD 813 Título original: Good Blonde and others John Sampas Literary Representative to the Estate of Jack Kerouac, 1993, 1994 Robert Creeley, por el Prefacio Caja Negra Editora, 2015 Caja Negra Editora Buenos Aires / Argentina Dirección editorial: Diego Esteras / Ezequiel A. Fanego Diseño: Juan Marcos Ventura Producción: Malena Rey Corrección: Paola Calabretta Impreso en Argentina / Printed in Argentina

4 EN EL CAMINO

5 EN CAMINO A FLORIDA Hice un viaje en coche a Florida con el fotógrafo suizo Robert Frank para encontrarme con mi madre, los gatos, y también la máquina de escribir y una valija enorme repleta de manuscritos; viajamos gracias a una especie de asignación de la revista Life que nos dio doscientos dólares para cubrir los gastos de nafta y comida de ida y vuelta. Pero me sorprendió descubrir cómo trabaja un artista de la fotografía, cómo logra capturar esas cosas de las rutas de los Estados Unidos sobre las que escriben los escritores. Es bastante sorprendente ver a un tipo que, mientras toma el volante con una mano, levanta de repente con la otra la camarita alemana de trescientos dólares y dispara a algo que se mueve delante de él, y todo eso a través de un parabrisas sucio. Pero después, tras el revelado, las rayas de mugre no dañan en absoluto la luz ni la composición ni el detalle de la imagen; por el contrario, parecen volverlos más intensos. Salimos de N.Y. al mediodía de un hermoso día de primavera y no tomamos ninguna foto hasta que hubimos superado el tramo tedioso, aunque útil, de la autopista de Nueva Jersey y bajamos a la autopista 40 en Delaware, donde pa- 41

6 42 ramos a comer algo en un bar al costado de la ruta. Yo no veía nada digno de ser fotografiado ni nada que me diera material para escribir algo, pero de pronto Frank estaba ya tomando la primera foto. Desde el mostrador frente al que nos habíamos sentado, se había dado vuelta y le había sacado una foto a un camión con acoplado cargado de coches que entraba en un estacionamiento, pero lo había hecho a través de la ventana y encima de una escena con los restos de comida y los platos de una familia que acababa de irse, sin que la moza hubiera tenido tiempo de levantar la mesa. La combinación de esto, más el movimiento del exterior, los coches estacionados, los reflejos en las partes cromadas y los vidrios y la chapa de esos coches, y los coches mismos y la ruta, la ruta: me di cuenta entonces de que estaba viajando con un auténtico artista y de que se expresaba por medio de una forma de arte no muy distinta de la mía y que, sin embargo, presentaba dificultades muy diferentes de las mías. Al contrario de la idea general que se tiene de la fotografía, no hace falta luz de sol intensa: las mejores fotos, aquellas que tienen más carácter, se toman con la luz mortecina del crepúsculo, o en los días nublados o de lluvia, como pasaba ahora en Delaware, con la última luz de la tarde, el cielo encapotado y los reflejos de la ruta. Ya afuera del bar, como no vi nada especial, seguí caminando, pero Robert se paró en seco y sacó una foto de un poste solitario coronado con un racimo de bombitas plateadas, y un poco más atrás un Paisaje Americano tan indecible que habría estremecido a Marcel Proust... qué hermoso debe ser tener la pericia de mostrar una escena así, en un día gris, y dejar al desnudo incluso el barro, las latas tiradas y los bloques de edificios al fondo, y más lejos todavía la ruta, la ruta de siempre con sus recodos, coches, postes, casas al costado, árboles, señales, encrucijadas... Un camión avanza lento por el suelo de grava, Robert se planta delante de él y captura al camionero, borroso detrás del parabrisas sucio, con ojos de loco y mueca desencajada como de indio. Sobre todo, captura el destello de los ojos... También le saca una foto maravillosa a la puerta de un camión

7 que exhibe todas las placas de matriculación posibles de Arkansas a Washington y de Florida a Illinois, con un confuso espejo doble, preparado para que el camionero pueda ver girar el cuerpo del acoplado... son esos pequeños detalles que los escritores tendemos a olvidar. Hacia el final del día, la lluvia cae en la ruta, las luces se encienden ya a las tres de la tarde, la niebla envuelve la autopista 40, la humedad nimba los árboles perdidos, los insectos se agolpan en las modernas lámparas de sulfuro, la caravana de coches camino al peaje del Baltimore Harbor Tunnel, todo esto logra capturar Robert como por casualidad mientras conduce y mantiene un ojo en la cámara. De ahí a Maryland, las luces parpadean o pasan como relámpagos bajo la lluvia de las cuatro de la tarde, la mirada solitaria al semáforo rojo de un cruce, los cables del teléfono se funden con el horizonte, donde otro camión pugna por alcanzar alguna meta humana, de retiro, de recreo. Y GULF, el enorme cartel, en el golfo del tiempo... una aparición nada infrecuente y, sin embargo, siempre asombrosa en todos los puestos de hotdogs al costado de la ruta y en la blancura de un motel en un distrito sin nombre de los Estados Unidos, donde las luces rojas de los semáforos parecen dar siempre la sensación de que llueve y las luces verdes una sensación de distancia, nieve, arena... Luego la chica de color que ríe cuando recibe al atardecer el dólar del peaje en el Potomac River Bridge, el tablero iluminado. Después, más allá del puente, el destello y el misterio de las luces de los coches que pasan, que llegan y se van (esto es algo que un escritor no podrá nunca apresar en palabras), los viejos malecones de madera, lejanos, imposibles de fotografiar, que se pudren en el barro y los arbustos, el Potomac en Virginia, escenario de batallas de la Guerra Civil, la vista de ese país conocido como The Wilderness, toda la tristeza del acero a lo largo de un kilómetro y medio mientras las aguas corren, indiferentes a la delirante invención de América, a sus fotografías, a sus palabras. El brillo de la lluvia en el pavimento del puente, el color rojo de las luces de los frenos, los reflejos grises en los claros del cielo con el sol 43

8 44 oculto hace rato por la lluvia y los cerros de Maryland. Ahora llegamos al Sur. Es algo muy deprimente conducir por la noche por Richmond, Virginia, bajo una lluvia torrencial. Pero a la mañana, tras un sueño breve, los Estados Unidos vuelven a despertarse y ahí arriba está de nuevo el sol de la mañana y el pasto fresco y húmedo y el tipo que viaja a dedo durmiendo de espaldas al sol, con la bolsa de dormir y una valija de cartón, mientras pasa un coche por la ruta sabe que llegará finalmente adonde quiere llegar, por qué no dormir un rato? América es suya. Y más allá de su sueño, los árboles y el carguero A.C.L. que avanza lentamente por la vía principal, y los rellenos de arena en el césped. Me siento en el coche y observo con asombro a este artista de la fotografía que acecha a su presa como un gato o como un oso hambriento, en la hierba y en los caminos, y que dispara a todo lo que se mueve. Cuánto me habría gustado tener yo también una cámara, una cámara mental y enloquecida que registrara tomas pictóricas, tomas del propio artista de la fotografía que persigue la toma definitiva! una epopeya en sí misma. Llegamos hasta Rocky Mount en Carolina del Norte donde, en una subasta de ganado en el suburbio, centenares de sureños sin trabajo se amontonaban en un lodazal que asemejaba la estepa rusa mirando con atención los artículos que el mercader exhibe en el baúl de su coche nuevo... está sentado ahí, melancólico en el día gris sureño, con mandíbula grande, delante de sus herramientas, taladros, dentífricos, tabaco para pipa, anillos, destornilladores, plumas fuente, mientras el ganado muge y se siente en todas partes el frío de la llovizna y de la desesperación. Aunque nunca estuve en Rusia, me explicó Robert Frank esa mañana cuando tomábamos café, me imagino que los Estados Unidos son más parecidos a Rusia, en el sentimiento y en la apariencia, que a ningún otro país del mundo... las grandes distancias, los rostros, las familias que viajan.... Seguimos, y cerca de Carolina del Sur nos bajamos del coche para tomar una foto delirante de un para-

9 dor de la ruta, ya en ruinas, que anunciaba todavía La cena está lista, aquí, bienvenido y a través del edificio se veía el campo y las excavadoras que hacían su trabajo de demolición. En un pequeño poblado de Carolina del Sur, y ahora era yo quien conducía despacio por la calle principal, Robert se asomó por mi ventanilla y capturó la imagen de tres chicas jóvenes que volvían a casa del colegio. Al sol. Se quejaron: Dios mío. Más adelante, la chica con rulos en el asiento delantero, su madre estacionada en doble fila delante de alguna tienda. Y un coche aparcado al lado de un restaurante al lado de un baldío de chatarra, y en el asiento trasero, tenso, un gatito asustado... el pathos de la ruta y de la América Moderna: Qué hago entre toda esta chatarra?. Nos desviamos de nuestro camino para visitar Myrtel Beach, Carolina del Sur, y vimos allí a una chica pensativa apoyada en un pinball para espiar los resultados de su novio. Un poco más abajo está la ruta de McClellanville, Carolina del Sur, escenario de preciosas casas viejas, habitada por una paz increíble, y la vieja Coastel Barber Shop, cuyo dueño, el octogenario señor Bryan, decía orgulloso: Yo fui el primer barbero blanco de McClellanville. Le preguntamos dónde podíamos tomar un café. No hay ningún lugar, pero vayan a la tienda, compren una bolsa de café molido y tráiganla, tengo aquí una buena cafetera y tres tazas.... El señor Bryan vivía casi sobre la autopista, a unos pocos kilómetros, donde lo único que me gusta hacer es sentarme en el vestíbulo y mirar cómo pasan los coches. Quería hacer un negocio con Robert Frank por la Stationwagon, de Tengo un hermoso Ford modelo 36 y otro coche. Es muy viejo el otro coche? No es muy nuevo... pero ustedes, muchachos, necesitan dos autos, no es así? Se van a casar, no? Insiste también en cortarnos el pelo. Corte y peinado en el viejo estilo de las barberías, le hace al fotógrafo un extraño corte de pelo y se ríe con una risita extraña y recuerda cosas del pasado. La peluquería no cambió nada desde que el fotógrafo Frank pasó por ahí hará 45

10 46 cinco años para fotografiar la tienda desde la calle, e incluso las botellas de la repisa son las mismas y aparentemente ni siquiera las cambiaron de lugar. En la ruta de la ciudad, las casas de colores de McClellanville, un funeral negro. Strawhat Charley con cicatriz de hoja de afeitar mira por la ventana de su coche negro, Sssi... Y las tumbas, simples montículos cubiertos con caparazones de almejas, y a veces una simbólica botella de Coca-Cola. Cosas que la palabra no puede capturar, el triste poema de la muerte... Dormimos un poco más, y Savannah a la mañana. Dando vueltas nos encontramos con un camión de basura nuevo de la Ciudad de Savannah con fantásticas cabezas de muñecas que guiñan los ojos mientras el camión avanza trabajoso por las afueras del pueblo y las mujeres salen en batón a supervisar... las muñecas, la bandera de los Estados Unidos, la herradura en el parabrisas, los emblemas, espejos, y las admirables lanzas, y el propio jefe de conductores, hombre de color, ataviado con botas y gorra y con el cuchillo de la basura en el cinturón. Dice: Espere un momento que demos la vuelta a la esquina y le saca entonces una foto al camión al SOL, y Robert Frank se lo agradece... sale a cazar a la mañana en las callecitas de Savannah con su cámara que todo lo ve... Es el Dos Passos de los fotógrafos estadounidenses. Investigamos estaciones de ómnibus, captamos a un muchacho del sur que esperaba en la Puerta Uno de la estación y señalaba un mapa y decía: No sé adónde va esta línea. ( La nueva aristocracia del sur!, gritan mis amigos cuando ven esta foto.) La noche, y Florida, la solitaria noche de la ruta con señales níveas en una encrucijada desolada que muestra cuatro direcciones ilegibles que llevan a ninguna parte, y los coches fantasmas que pasan. Y las tiendas al costado de la ruta de Florida, pelícanos de arcilla pegados al pasto, una tienda dulce, salvo cuando se les saca una foto de noche contra los faros de los coches. Un camping para casas rodantes... una pileta de natación... musgo español adherido a los árboles... y mientras hacemos

11 guardia y nos escondemos para fotografiar un pony blanco al lado de la pileta vemos que cuatro ranas flotan subidas a una rama en el agua cerúlea... miren bien y juzguen por sí mismos si las ranas no están meditando. Una casa rodante Melody Home, con canarios en una jaula colgada en la ventana, y al avanzar un poco, el inevitable zoológico de Florida al costado de la ruta y el cocodrilo que duerme un sueño de mil años y a quien la pereza le impide sacudir el hocico recalentado y sacudirse las cáscaras de maní depositadas en la nariz y los ojos... distraído en su propia salsa. Otros campings más sombríos, como ese de Yukon, Florida, con el bote con motor fuera de borda montado sobre ruedas, listo para salir, y el tanque de butano, la hamaca nueva al sol, la sillita de lona del bebé, la esposa, lánguida y linda, que se asoma con un cigarrillo en la boca... y más allá de ella el pasto y los pantanos... Ahora ya estamos en Florida, vemos a la señora del vestido floreado en una tienda de Orlando, mira postales de flores, del estante; llegó por fin a Florida y tiene que mandar postales a Newark. Domingo, la ruta a Daytona Beach, los chicos en el Ford con los pies descalzos encima del tablero, quieren tanto al coche que incluso en la playa se acuestan arriba de él. A los estadounidenses no se los puede separar de sus coches ni siquiera en la playa más hermosa del mundo, toman sol prácticamente debajo de la chapa caliente de sus coches eternamente nuevos... Los Salvajes en las motos, con camiseta, botas, lentes oscuros, pantalones de Ivy League y la delirante pintura de las motos, y más allá, la pura confusión de coches cerca de las olas. Otro salvaje, aunque no tan salvaje, le habla cortésmente desde la moto a una familia joven que toma sol en la arena al lado del coche... al fondo, otros hablan apoyados en los paragolpes de los coches. Algunos críticos de las fotos de Frank le preguntaron más de una vez: Por qué saca tantas fotos de coches?. Y él levanta un poco los hombros y contesta: Es lo único que veo en todas partes... Eche usted también un vistazo. 47

12 48 Echen un vistazo, un día sereno en el que las olas del Atlántico bañan la arena color perla, para donde uno mire coches, siempre coches, Cadillacs con aletas de pez, una mujer joven toma aire con su bebé entre diez coches, o familias enteras acampan debajo de toldos tendidos de coche a coche en las entradas a moteles tristísimos. La gran foto, la definitiva, Mrs. Jones de Dubuque, Iowa, recorrió dos mil quinientos kilómetros para darle la espalda al océano y sentarse detrás del baúl abierto del coche de su marido (vendedor de coches), aburrida entre mantas y ruedas de auxilio. Una lección para todo escritor... seguir a un fotógrafo y mirar aquello que decide fotografiar... hablo de un gran fotógrafo, de un artista... y cómo lo hace. Resultado: sea lo que sea, son los Estados Unidos. Es la ruta americana y obliga todo el tiempo a que uno abra los ojos.

13 SOBRE LOS BEATS

14 CONSECUENCIAS: LA FILOSOFÍA DE LA GENERACIÓN BEAT La Generación Beat fue una visión que tuvimos John Clellon Holmes y yo, y Allen Ginsberg más salvajemente todavía, hacia fines de los años cuarenta, de una generación de hipsters locos e iluminados, que aparecieron de pronto y empezaron a errar por los caminos de América, graves, indiscretos, haciendo dedo, harapientos, beatíficos, hermosos, de una fea belleza beat fue una visión que tuvimos cuando oímos la palabra beat en las esquinas de Times Square y en el Village, y en los centros de otras ciudades en las noches de la América de la posguerra beat quería decir derrotado y marginado pero a la vez colmado de una convicción muy intensa. Llegamos incluso a escuchar a los viejos Padres Hipsters de 1910 usar la palabra en ese mismo sentido, con una entonación melancólica. Nunca aludió a la delincuencia juvenil; nombraba personajes de una espiritualidad singular que, en lugar de andar en grupo, eran Bartlebies solitarios que contemplan el mundo desde el otro lado de la vidriera muerta de nuestra civilización. Los héroes subterráneos que se salieron de la maquinaria de la libertad de Occidente y empezaron a tomar drogas, descubrieron el bop, tuvieron iluminaciones interiores, experimen- 67

15 68 taron el desajuste de todos los sentidos, hablaban en una lengua extraña, eran pobres y alegres, fueron profetas de un nuevo estilo de la cultura estadounidense, un estilo nuevo (creíamos) completamente libre de influencias europeas (a diferencia de la Generación Perdida), un reencantamiento del mundo. Algo parecido pasaba casi al mismo tiempo en la Francia de posguerra de Sartre y Genet, algo sabíamos de eso. Pero en cuanto a la existencia de la Generación Beat, no fue verdaderamente más que una idea que se nos ocurrió. Nos quedábamos despiertos todo el día, las veinticuatro horas, y poníamos discos de Wardell Gray, Lester Young, Dexter Gordon, Willis Jackson, Lennie Tristano y los demás, un disco tras otro, y hablábamos incansablemente de ese aire nuevo que sentíamos en la calle. Escribíamos relatos sobre los santos negros del jazz que hacían dedo por Iowa con sus instrumentos y grabaciones y llevaban el mensaje secreto del hálito, de la respiración a otras costas, otras ciudades, a semejanza de un auténtico Walter el Indigente que liderara una invisible Primera Cruzada. Teníamos nuestros propios héroes, nuestros propios místicos, escribíamos novelas sobre ellos, las cantábamos, y componíamos larguísimas odas a los ángeles nuevos de la América subterránea. Quedaban en realidad un puñado de esos hips, de esos tipos con verdadero swing, y lo que hubo antes se extinguió velozmente en la Guerra de Corea (y después) cuando emergió en los Estados Unidos una especie novedosa de eficiencia; puede haber sido la consecuencia de la universalización de la televisión y nada más (la Política del Control Policial Total de los oficiales de la paz de Dragnet), pero después de 1950 los fantasmas beat decayeron y se desvanecieron en cárceles y manicomios o quedaron confinados en la vergüenza de un conformismo silencioso; la generación misma fue efímera y muy pequeña. Pero no tendría ningún sentido escribir todo esto si no fuera igualmente cierto que, por un raro milagro de la metamorfosis, la juventud de la posguerra se reveló también beat y adoptó sus gestos; pronto se lo vio en todas partes, el nuevo estilo, el desaliño y la actitud indiferentes; por fin llegó al cine (James Dean) y a la televisión; los arreglos de bop que había sido el éxtasis musical secreto del ánimo

16 contemplativo beat empezaron a escucharse en los fosos de todas las orquestas y de todas las partituras (cf. las obras de Neal Hefti, para no hablar de las piezas de Basie), esas visiones del bop pasaron a ser propiedad común del mundo de la cultura popular y comercial; el uso de nuestras palabras (palabras como crazy, hungup o go ) se volvieron familiares y entraron en el uso común; el consumo de drogas ganó una legitimación oficial (sedantes y todo lo demás); e incluso el vestuario de los hipsters beat se abrió paso en la nueva juventud del rock n roll por vía de Montgomery Clift (la campera de cuero), Marlon Brando (la camiseta) y Elvis Presley (las patillas), y entonces la Generación Beat, aunque ya muerta, resucitaba y se veía de pronto justificada. Lo que pasa, y lo que es realmente triste, es que mientras se me pide que explique qué es la Generación Beat ya no queda nada de la Generación Beat original. Y en cuanto al análisis de lo que significa cómo saberlo? Aun en esta etapa tardía de la civilización en la que lo único que le importa a todos es el dinero, creo que es tal vez la segunda religiosidad que profetizó Oswald Spengler para Occidente (en los Estados Unidos, el hogar definitivo de Fausto) porque existen elementos de significación religiosa oculta en el modo, por ejemplo, en que un tipo como Stan Getz, el genio mayor de su generación beat, cuando lo metieron en la cárcel por intentar robar un almacén, tuvo una súbita visión de Dios y se arrepintió. Muchas veces escuchamos entre los hipsters tempranos raras conversaciones sobre el fin del mundo en la segunda venida, visiones e incluso visitaciones, todos ellos creyentes, todos fervorosos, inspirados y libres de cualquier materialismo bohemio-burgués. Un tipo tuvo visiones de un Armagedón tecnológico (la experiencia fue en Sing Sing); otro, visiones de una reencarnación según la voluntad de Dios. Un tercero, inusitadas visiones de un Apocalipsis en Texas (antes y después de la explosión en la ciudad de Texas). Luego estuvo también el intento desesperado de otro tipo que buscó asilo en una iglesia (los policías lo echaron y le rompieron un brazo) y la visión que tuvo un chico en Times Square: la televisación de la 69

17 70 Segunda Venida (todo esto envuelto en la niebla de la vida contemporánea, en las cabezas de los miembros típicos de mi generación y a quienes conocí; el regreso del sentimiento de una temprana primavera gótica, mucho antes de que la civilización racional de Occidente desarrollara la relatividad, los jets y las superbombas y tuviera estructuras supercolosales, burocráticas, benevolentes y totalitarias semejantes al Gran Hermano). Entonces, según dijo Spengler, cuando llega la decadencia de nuestra cultura (cumplida ahora de acuerdo a sus gráficos morfológicos) y sedimenta el polvo de nuestras pugnas civilizadas, la clara luz del fin del día revela una vez más las aflicciones originarias, revela una indiferencia beatífica hacia las cosas que son del César, por decirlo así, un cansancio de todo eso, y arrepentimiento, y el anhelo de un valor trascendente, o Dios, el Paraíso, la penitencia espiritual por el Amor Infinito que terminará verificándose con nuestra teoría de la gravitación electromagnética, nuestra conquista del espacio, y en lugar de las meras técnicas de la eficiencia no habrá ya nada, como un pueblo extinguido por un terremoto, solo pervivirán las Últimas Cosas... de nuevo. Todos estamos al tanto del Renacimiento Religioso, Billy Graham y todo lo demás, pero la Generación Beat, e incluso los existencialistas con sus dobleces intelectuales y su pretensión de indiferencia, representan una religiosidad más profunda, el deseo de desaparecer, de estar fuera de este mundo (que no es nuestro reino), de elevarse, de conquistar el éxtasis, de ser redimido, como si las visiones de los santos de los monasterios de Chartres y Clairvaux estuvieran otra vez entre nosotros y crecieran como el pasto que crece entre el cemento, en las aceras de esta civilización endurecida y agitada por sus últimos estertores. O quizá la Generación Beat, vástago de la Generación Perdida, no es más que un paso hacia esa generación pálida y definitiva que tampoco tendrá las respuestas. Como sea, todo indica que su efecto tiene raíces en la cultura estadounidense. Tal vez. Y si no, qué importa?

18 SOBRE LA ESCRITURA

19 FUNDAMENTOS DE LA PROSA ESPONTÁNEA ESQUEMA. Se pone el objeto ante la mente, o en la realidad, como si fuera un boceto (un paisaje, una taza de té o el rostro de un anciano), o se lo pone en la memoria, donde se convierte en un boceto que procede del recuerdo de una imagen-objeto definida. 87 PROCEDIMIENTO. Estando el Tiempo asociado a la esencia en la pureza del discurso, el lenguaje bocetado es un flujo imperturbable que emerge de la mente de ideas-palabras personales y secretas, una respiración (como el fraseo de un músico de jazz) que se ocupa del objeto de las imágenes. MÉTODO. Ningún punto y aparte separa las frases-estructuras ya quebradas arbitrariamente por dos puntos falsos y comas pusilánimes y por lo general innecesarias salvo los vigorosos guiones espaciales que escanden la respiración retórica (como el músico de jazz respira entre frase y frase) las pausas medidas que son lo esencial de nuestro discurso divisiones de los sonidos que escuchamos el tiempo y cómo anotarlo (William Carlos Williams).

20 ALCANCE. Ninguna selectividad de la expresión sino abandonarse a la libre deriva (asociación) de las ideas hacia mares de pensamientos ilimitados, respiraciones sin fin, nadar en el océano del inglés sin otra disciplina que los ritmos de la exhalación retórica, bang! (el guión espacial) respirar tan profundamente como se quiera hay que escribir profundamente, pescar tan profundo como se quiera, lograr que la satisfacción tenga prioridad, después el lector no podrá dejar de recibir el shock telepático y la excitación de sentido que opera a través de las mismas leyes que funcionan en su propia inteligencia humana. 88 TIEMPOS DEL PROCEDIMIENTO. Ninguna pausa para pensar la palabra precisa: solo acumulación infantil de palabras escatológicas básicas hasta sentirse satisfecho. Eso desembocará en un grandioso ritmo de adición al pensamiento de acuerdo con la Gran Ley de la ocasión, el timing. TIMING. Nada puede detenerse si fluye en el tiempo y según las leyes del tiempo el énfasis shakesperiano de la necesidad dramática de hablar en el momento, de manera inalterable y con una lengua acuñada para siempre nada de correcciones (excepto obvios errores racionales, tales como nombres o inserciones calculadas, es decir, no actos de escritura sino inclusiones). CENTRO DE INTERÉS. No empezar con una idea preconcebida de lo que se dirá sobre la imagen, sino con un centro de interés, la joya, tema de la imagen en el momento de la escritura, y hay que escribir hacia delante, nadar en el mar de la lengua hasta ganar la costa de la liberación periférica y la extenuación nada se piensa dos veces, salvo por una razón estrictamente poética o si se agrega un post scriptum. Nunca hay que volver a pensar algo para mejorarlo o solventar una impresión, la mejor escritura es siempre la más dolorosamente personal, aquella que fue arrancada por la fuerza de los cuidados de la cuna hay que cantar por uno mismo

21 la canción de uno mismo sopla!, ahora! la manera propia es la única manera posible buena o mala siempre honesta ( cómica ), espontánea, confesional, interesante porque no está mediada por el oficio. El oficio es el oficio. ESTRUCTURA DEL TRABAJO. Las extravagantes modernas estructuras (ciencia ficción, etc.) proceden de un lenguaje muerto, los temas diferentes dan la ilusión de una nueva vida. Hay que seguir crudamente los contornos del movimiento alrededor del tema, como la roca en el río, para que la mente fluya sobre la joya del centro (que el espíritu ruede, aunque sea una vez) hasta ganar un pivote, donde lo que era un comienzo muy vago se convierta en una necesidad aguda de conclusión y el lenguaje se acorte en una carrera contra el tiempo en el curso mismo del tiempo una carrera que siga las leyes de la Forma Profunda, hasta la conclusión, las últimas palabras, la última gota la Noche es el Final. ESTADO MENTAL. Cuando resulte posible, hay que escribir sin conciencia en un semi-trance (como la escritura en trance de Yeats) y permitir que el inconsciente admita en sí mismo un lenguaje desinhibido, de un interés necesario, moderno hasta un punto que el arte consciente preferiría censurar, y hay también que escribir con excitación, velozmente, con calambres por tipear, según acuerdos mínimos (como desde el centro hacia la periferia) con las leyes del orgasmo, la ofuscación de la conciencia de Reich. Acabar desde adentro irse a lo distendido y lo dicho. 89

22 SOBRE LOS DEPORTES

23 EN EL RING El objeto privilegiado de mi interés cuando pienso en el deporte tal como el deporte es, o como decimos en los círculos académicos, per se, que quiere decir por sí mismo en latín, es esa imagen que tuve una vez, la imagen de un boxeador casi adolescente que corre apurado por la calle con un bolsito azul en el que lleva sus cosas imprescindibles: suspensores creo (en realidad estoy seguro), pantalones cortos, ungüento, cepillo de dientes, dinero, quizás vitaminas, camisetas, musculosas, protector bucal, todo eso me parece, mientras camina rápido iluminado por la luz cenicienta de las lámparas de Nueva Inglaterra, una noche de invierno, va a Lewiston Maine, digamos, para una pelea semifinal de pesos livianos con una bolsa de 10 dólares o ( peor!) a Worcester, Massachusetts, o a Portland, Maine, o a Laconia N.H., a tomar un autobús Greyhound o un tranvía, y nunca sabré dónde vivía su padre, o su madre, acaso en alguna pensión o departamento gris, o sus hermanos y hermanas, perdidos en alguna guerra, en algún bar no le rompieron todavía la nariz, tiene luz en los ojos y observa con una mirada cargada de intención y de sentido a esa 159

24 160 acera, a los costados de esa calle por la que camina hacia su destino, y sea cual sea no lo visitará nunca un ángel caído del cielo Quiero decir: qué sentido tiene dejar KO el cerebro por un puñado de dólares? Vi a este chico en el minúsculo gimnasio que mi padre administraba en Centerville, Lowell, Mass., hacia 1930, más o menos en la misma época en la que me inició en los deportes obligándome a prestar atención a los tipos que golpeaban punching-balls y enormes bolsas de arena, y luego de haber visto a un peso pesado entrenar y golpear la bolsa y hacer temblar el gimnasio entero, se entiende enseguida por qué no conviene empezar una pelea con ningún tipo con el que uno se tope en ningún bar, de Portland Maine a Portland Oregon Y es probable que el nombre de ese chico que caminaba por la calle fuera Bobby Sweet. Yo tenía ocho años entonces y no mucho después mi padre (imprentero de oficio y gran fumador de cigarros) había convertido el lugar en un club de lucha, pugilismo, gimnasio, promoción, llámenlo como quieran, pero la verdad es que los mismos que eran boxeadores un año se pasaban a la lucha en el siguiente; sobre todo Roland Boutheiler, que era el chofer extraoficial de mi padre, puesto que mi padre no podía conducir el Ford modelo 1929 porque tenía las piernas demasiado cortas, y hablaban mucho mientras él conducía, y Roland era también un amigo muy joven de la familia (alrededor de veintidós años) y trabajaba también en su imprenta Ahora Roland se dedicaba a la lucha y Nin, mi hermana (diez años), y yo le suplicábamos que nos mostrara los músculos cuando venía a comer a casa y siempre venía a comer en verano y siempre hacía que Nin se colgara de uno de sus bíceps y yo del otro, guau Qué imagen! Como Mister America. Una vez en Salisbury Beach se mordió la lengua y estuvo a punto de atragantarse. Tenía algo así como epilepsia. Durante toda su infancia allí, mi padre hizo el papel de amigo, de empleador y de protector. No era una relación capitalista, no podría haberlo sido nunca entre un promotor de luchas y un imprentero en una ciudad de habitantes, en la que las dos personas eran además honestas.

25 Entonces recuerdo ahora la época, alrededor de 1931, cuando oí a Roland dar sinceras recomendaciones en un vestuario que olía a sudor y ungüento y a todos esos olores que salen de las duchas y las ventanas abiertas, Salgan ahí afuera, etc., y ahí vamos mi papá y yo y nos sentamos a la derecha del ring; él prende su cigarro de siempre, el o Dexter, empieza la primera pelea, la primera que él promociona, Roland Bouthelier contra Mad Turk McGoo de Lower Highlands, y salen al ring y se ven las caras y chocan los guantes y empiezan a moverse y uno golpea y el otro cae blandamente en la lona, Ay, OO, ahora el otro se abraza al cuello de Roland con esos brazos peludos, veo que la cara de Roland (mi ídolo) se congestiona, lucha, pero el otro aprieta y aprieta. Esto fue antes de que los combates de lucha fueran reglamentados? Están seguros? Bien, Roland había recibido la orden de perder la pelea en el primer minuto, o en el round siguiente, para que quedara tiempo para las peleas de semifondo y de fondo. Pero vi que su cara se congestionaba y se enrojecía con esa ira típicamente franco-canadiense y de golpe logra estirar las piernas y hace un movimiento acrobático, y da una voltereta, y se pone al turco en los hombros y lo tira contra las cuerdas, y cuando el turco rebota él lo espera para golpearlo con la cabeza y devuelve al tipo con tanta fuerza contra las cuerdas que sigue de largo y aterriza en suelo, entre cigarros apagados, los ojos en blanco, la mirada vacía. El réferi empieza la cuenta, lo más lentamente que puede, pero el tipo parece volver en sí, escala las cuerdas, y en ese momento Roland lo revolea de nuevo sobre los hombros y lo pone de espaldas, y se le tira encima, Roland, los dos hombros en la lona. Le hace entonces la full Nelson (que consiste en ponerse detrás del rival y pasar sus brazos por debajo de los propios brazos, juntando las manos en el cuello), lo que provoca dolor en las articulaciones, y provoca llantos y gritos. Aun después lo vuelve a tirar de espaldas (con sus bíceps) y acaba de malograr el combate que esta previsto que perdiera. 161

26 162 Estoy también en las duchas después de oír cómo mi padre y los demás insultan a Roland por hacerles perder todo ese dinero, y Roland dice simplemente: OK, pero él me escupió en la cara, y yo no tolero eso de nadie. Una semana después, Roland nos lleva en coche a mí, a mi padre y a mi madre y a mi hermana a Montreal, Canadá, para pasar el fin de semana del 4 de julio, lugar y momento en el que Roland espera conocer en la ciudad algunas francesitas, las hijas de mi prima. Cuando pasamos Lake Champlain se da vuelta hacia el asiento trasero, donde yo viajo, y me grita en francés: Estás ahí, Ti Pousse?. Por esa época, tanto mi padre como mi madre me llevaban a ver todos los combates (no me pregunten por qué, tal vez Lowell fuera una gran ciudad para la lucha) entre los dos mayores campeones del mundo: Gus Sonneberg, de Topsfield (o cerca de Massachusetts, y de origen alemán) y el gran Henri DeGlane, el campeón mundial francés Era una época en la que se luchaba por pan En el primer round, Gus Sonnenberg arremete hacia las cuerdas con un salto y hace su famoso golpe de cabeza en el estómago, que castiga a DeGlane y lo tira definitivamente afuera del ring, casi a la falda de mi madre Se siente avergonzado, y dice, Discúlpeme, Madame, y ella le contesta: No hay problema; usted es un francés hecho y derecho. En el siguiente turno, voltea a Sonnenberg con su célebre llave de piernas y gana el primer combate. Mucho después, en un aire viciado por el humo de los cigarros que siempre hizo que me preguntara cómo esos tipos podían, ya no digamos luchar, sino respirar (esto era en el Crescent Rink de Lowell) alguien aplicó una llave de piernas tan terrorífica que la gente huyó despavorida a su casa, y alguien, ese alguien u otro alguien, ganó, pero no recuerdo quién fue. Fue poco después de eso que la lucha empezó a tener sus reglas. Mientras tanto, en Crescent había también combates de box y lo que a mí me gustaba, aparte de la acción misma, y dado que yo no podía apostar porque tenía diez años y ni entonces ni ahora

27 me interesaban las apuestas por dinero, eran ciertos maravillosos matices estéticos propios de los deportes de lucha puertas adentro: escuchar los sonidos, oler el humo del tabaco, el eco en el vacío de los gritos, la poesía de todo eso (que no reproduciré ahora). Porque ahora no hay tiempo para la poesía. La única manera de organizar lo que uno va a decir sobre el tema que sea es hacerlo a gran escala, una escala emocional fundada en lo que uno sintió a lo largo de la vida. Solo ahora, a los cuarenta y cinco años, juro que vi al boxeador de ojos celestes y tristes, que corría con su bolsito a la estación de ómnibus de Massachusetts, camino a Maine, a otra gris pelea de semifondo, ya sin esperanza aunque acaso con 50 dólares, y acaso también con la nariz rota, pero por qué un hombre joven hace estas cosas, para qué quiere terminar en las últimas páginas de los periódicos pueblerinos, donde publican los cables de UPI y AP sobre las peleas: Manila, Filipinas, José Ortega, 123, de San Juan de Puerto Rico, le ganó por puntos a Sam Vreska, 121, de Kearney, Nebraska, en una pelea a diez asaltos Hungry Nelly, 168, de Omaha, Nebraska, noqueó a Ross Raymond, 169, de Ottawa, Canadá, en el segundo round. Uno lee cosas así y se pregunta por qué insisten en sentarse indefensos en el rincón, esos segundos en los que les pasan la esponja con agua en la nariz enrojecida. Bueno, no esperen jamás de mí que me suba a un ring! Me da miedo! Podría decirse en la enciclopedia que publica estas historias que Grass William le ganó por puntos o que noqueó a Gray Grass en el quinto? En la ciudad de Beelzabur? Mejor diré solamente: que Dios bendiga a los boxeadores jóvenes. Yo voy a descansar un rato y a esperar la botella de mi entrenador, y, por si no lo sabían, el nombre de mi entrenador es Johnny Walker. 163

28 ÍNDICE 7 Pensando en Jack: un prefacio, por Robert Creeley EN EL CAMINO Una linda rubia Presentación a The Americans: fotografías de Robert Frank En camino a Florida El gran viaje en autobús al Oeste El lamento laberíntico del blues SOBRE LOS BEATS Consecuencias: la filosofía de la Generación Beat Corderos, no leones Orígenes de la Generación Beat SOBRE LA ESCRITURA Fundamentos de la prosa espontánea Credo y técnica de la prosa moderna Sobre poetas y poéticas Los escritores nacen o se hacen? Petición a un juez italiano Shakespeare y el extraño Sobre Céline Notas biográficas

29 OBSERVACIONES Uno de los chistes más maravillosos... Hasta hace no mucho había alegría en Navidad Navidad en casa El nacimiento del bop Nosferatu (Drácula) SOBRE LOS DEPORTES Ronnie en el montículo Tres textos para el Independent de St. Petersburg En el ring ÚLTIMAS PALABRAS La última palabra La primera palabra Mi gato Tyke En qué pienso estos días? 217 FUENTES

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo?

La última noche del mundo. Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? Ray Bradbury La última noche del mundo Qué harías si supieras que esta es la última noche del mundo? - Qué haría? Lo dices en serio? -Sí, en serio. -No sé. No lo he pensado. El hombre se sirvió un poco

Más detalles

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un

A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar un La aparecida de la carretera vieja de La Guaira Venezuela A los caraqueños siempre les ha gustado visitar La Guaira, unas ricas playas del litoral central de Venezuela. Resulta muy grato pasar en el lugar

Más detalles

El castillo de irás y no volverás

El castillo de irás y no volverás El castillo de irás y no volverás En un hermoso pueblo al lado del mar vivía un pescador con su mujer. Eran ya mayores y no tenían hijos. Sólo se tenían el uno al otro. Todas las mañanas, muy temprano,

Más detalles

Diario de la Violencia

Diario de la Violencia Diario de la Violencia Muchos me han de odiar por ser quien soy, pero, Qué puedo yo hacer si he nacido siendo así? Si para eso estoy en este mundo? Aunque Estará bien todo esto? Mi nombre es violencia.

Más detalles

Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones?

Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones? 24. Una cita con María Los peores años de nuestra vida. Qué hace Alberto para calmar sus frustraciones? a) graba sus canciones en una grabadora b) graba sus pensamientos en una grabadora c) prepara entrevistas

Más detalles

CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas)

CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas) CÓMO CREAR DESDE EL CORAZÓN Taller efectuado por Drunvalo Melchizek en Villa de Leyva Colombia (Resumen de 5 horas) Para crear desde la mente, hablamos de que había pensamientos, luego tenemos que poner

Más detalles

Estaba aún dormida, pero sentía que se

Estaba aún dormida, pero sentía que se Estaba aún dormida, pero sentía que se alzaba del sueño exactamente como un globo: como si fuera un pez de colores en una pecera de sueño, alzándose más y más a través de las tibias aguas del adormecimiento

Más detalles

Por dónde se puede salir de un callejón sin salida?

Por dónde se puede salir de un callejón sin salida? Por dónde se puede salir de un callejón sin salida? Personajes: Dolores Churrusco, una mosca que se quedó encerrada en una habitación Jengibre, una mosca demasiado culta Solamente la mitad del escenario

Más detalles

Solo si te mueves. Aloma Rodríguez

Solo si te mueves. Aloma Rodríguez Solo si te mueves Aloma Rodríguez 1. Estoy en un autobús que me lleva a Teruel y pasaré todo el verano trabajando en Dinópolis. Es una especie de parque temático de dinosaurios, con esqueletos, huesos

Más detalles

La historia del conductor de autobús que quería ser Dios

La historia del conductor de autobús que quería ser Dios La historia del conductor de autobús que quería ser Dios Ésta es la historia de un conductor de autobús que nunca se avenía a abrir la puerta a los que llegaban tarde. Este chófer no estaba dispuesto a

Más detalles

CANTANDO APRENDO EN EL JARDÍN

CANTANDO APRENDO EN EL JARDÍN CANTANDO APRENDO EN EL JARDÍN 17 CANCIONES BUENOS DÍAS SEÑOR SOL Buenos días señor sol Como está usted este día Buenos días señor sol Amanece, buenos días. Buenos días, buenos días. Amanece: Buenos días.

Más detalles

LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO

LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO 1 LAS 1000 PALABRAS MÁS FRECUENTES DEL CASTELLANO A continuación, se muestran las 1000 palabras más frecuentemente usadas del castellano (concretamente 1008 palabras) tomadas de los datos estadísticos

Más detalles

Mi extraña familia y yo

Mi extraña familia y yo Mi extraña familia y yo Capítulo 1 Mi familia es un poco extraña. Mi padre tiene 20 años, se llama José Benito Rodríguez Rodríguez Alensio Roma. Tiene una barba tan larga que le llega a los tobillos. Como

Más detalles

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/

Los tres cerditos. Tomado de http://personal.us.es/vmanzano/ Los tres cerditos Guco era un animal muy interesante. Desde pequeñito, vivía en el mismo bosque. Lo recorría de punta a rabo todos los días. Jugaba dando vueltas entre los árboles, dejando sus pisadas

Más detalles

El par de zapatos. Pierre Gripari

El par de zapatos. Pierre Gripari El par de zapatos Pierre Gripari Había una vez un par de zapatos que estaban casados. El zapato derecho, que era el señor, se llamaba Nicolás. Y el zapato izquierdo, que era la señora, se llamaba Tina.

Más detalles

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil

Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Esta es la última sesión de este primer nivel de E. Infantil Los objetivos de esta sesión son: Repasar las emociones trabajadas a lo largo del curso. Definirse a sí mismo. Iniciar algunas técnicas de relajación

Más detalles

Bloque de contenidos nº 3. ACTIVIDADES FÍSICAS ARTÍSTICO- EXPRESIVAS.

Bloque de contenidos nº 3. ACTIVIDADES FÍSICAS ARTÍSTICO- EXPRESIVAS. Sesión práctica nº 5.- Bloque de contenidos nº 3. ACTIVIDADES FÍSICAS ARTÍSTICO- EXPRESIVAS. En el bloque Actividades físicas artístico-expresivas se hallan incorporados los contenidos dirigidos a fomentar

Más detalles

CORRIENDO POR LAS CALLES

CORRIENDO POR LAS CALLES CORRIENDO POR LAS CALLES Por: Leydi Rocío Silva Rangel Era tarde sin duda alguna, tuve que apagar el celular por que me canse de mirar una y otra vez la hora. El tiempo parecía haberse detenido, no avanzaba,

Más detalles

El misterio de Villa Claun

El misterio de Villa Claun Semana Cultural de Velilla de San Antonio Un cuento cada día 25 de abril de 2013 El misterio de Villa Claun Hola. Os voy a contar una historia, así que escuchad. El día 30 de enero de 2001 se inauguró

Más detalles

2 EL ÚLTIMO SUEÑO DEL VIEJO ROBLE

2 EL ÚLTIMO SUEÑO DEL VIEJO ROBLE 2 EL ÚLTIMO SUEÑO DEL VIEJO ROBLE 1 Había una vez un roble que crecía al borde de la ladera. Era viejo, pues trescientos sesenta y cinco años llevaban sus raíces enterradas en esas tierras. Casi cuatro

Más detalles

Qué es la adicción sexual? Día 2 de 10 Dennis Rainey, Harry Schamburg Serie: Falsa Intimidad

Qué es la adicción sexual? Día 2 de 10 Dennis Rainey, Harry Schamburg Serie: Falsa Intimidad 0 0 0 0 Qué es la adicción sexual? Día de 0 Dennis Rainey, Harry Schamburg Serie: Falsa Intimidad Los problemas de pornografía o infidelidad, tienen que ver con calidad de la relación que tiene la pareja,

Más detalles

Carole Poux Lycée Camille Jullian - Bordeaux. 1 Nebulosa: brumeuse. 2 El buzo deportivo: le survêtement. 3 Se volteó = se dio la vuelta: se retourna

Carole Poux Lycée Camille Jullian - Bordeaux. 1 Nebulosa: brumeuse. 2 El buzo deportivo: le survêtement. 3 Se volteó = se dio la vuelta: se retourna 5 10 15 20 25 30 35 Hasta esa nebulosa 1 mañana, nunca había espiado a su mujer. No sabía cómo hacerlo. Bajó a la calle con el buzo deportivo 2 que le había regalado Lucy tres años antes y que nunca se

Más detalles

El dentista de Drácula

El dentista de Drácula El dentista de Drácula Félix Jiménez Moreno El dentista de Drácula Ilustraciones de Óscar Herrero edebé A mis padres Félix Jiménez Moreno, 2015 Ilustraciones: Óscar Herrero Ed. Cast.: Edebé, 2015 Paseo

Más detalles

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES

ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ANEXO 1. CARTEL ANCLAJE DE LAS EMOCIONES LAS EMOCIONES ALEGRÍA TRISTEZA ENFADO MIEDO ANEXO 2 CUENTO: EL MONSTRUO DE COLORES 2 ANEXO 3 - DIBUJOS: EMOCIONES VIVIDAS 3 ANEXO 4 - RECONOCEMOS LAS EMOCIONES

Más detalles

AEROSOLES Mariana Medina Córdoba Categoría B Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos Bogotá, Colombia

AEROSOLES Mariana Medina Córdoba Categoría B Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos Bogotá, Colombia AEROSOLES Mariana Medina Córdoba Categoría B Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos Bogotá, Colombia AEROSOLES En una esquina de la Calle de los Cronistas, un hombre vestido con una sudadera

Más detalles

Qué pasa con la televisión?

Qué pasa con la televisión? Qué pasa con la televisión? Algunas ideas para pensar y conversar: Por qué tenemos la tele en la casa? Aquí voy nombrando algunas razones que diferentes personas me mencionaron. Tal vez ustedes pueden

Más detalles

Esta es una gran lección sobre el perdón. José

Esta es una gran lección sobre el perdón. José MIS PRIMEROS AMIGOS DE LA BIBLIA Lección 19 José perdona a sus hermanos Lectura bíblica: Génesis 42:1 45:15 Texto para memorizar: Mateo 6:12 Objetivo: Que los niños comprendan la importancia de perdonar

Más detalles

El primer día de colegio

El primer día de colegio El primer día de colegio Texto: Mireia Vidal Ilustraciones: Carles Salas Los cuentos de la abuela Esa mañana, el señor Cabezagacha se levantó nervioso. El sol no brillaba tan fuerte como lo había hecho

Más detalles

Localidad: C/Panaderos Nº4 6ºA Valladolid 47004

Localidad: C/Panaderos Nº4 6ºA Valladolid 47004 Nombre: Alberto Tejero Caballo Correo: a.tejero2001@gmail.com Localidad: C/Panaderos Nº4 6ºA Valladolid 47004 Teléfono: Móvil 616771609 Fijo: 983200375 La intención de este relato (además de crear buena

Más detalles

LA IMPORTANCIA DEL SERVICIO

LA IMPORTANCIA DEL SERVICIO LA IMPORTANCIA DEL SERVICIO Vivimos, (dicen los especialistas), en la era donde las instituciones, las empresas y las personas se focalizan mucho en los servicios, servicios para atender necesidades, pero

Más detalles

SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ

SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ SER UN CONSTRUCTOR DE PAZ Si algunos queremos ser constructores de paz es porque, justamente, somos aún más sensibles ante la importancia que tiene la paz. Se tiene el sentimiento de que la paz es como

Más detalles

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir

El viaje. horas. Como no tenía nada de hambre, metí unas galletas y un yogurt en el bolso y antes de salir El viaje 1 Hoy me he despertado con una paz interior poco usual. Normalmente tengo la cabeza llena de preocupaciones desde la primera hora de la mañana. Pero hoy mi cabeza estaba vacía. Era como un libro

Más detalles

PRESENTACIÓN. Buena lectura!

PRESENTACIÓN. Buena lectura! PRESENTACIÓN La serie Aventura joven narra las aventuras que vive un grupo de amigos adolescentes: Mónica, Guillermo, Laura, Sergio y Martín. A través de sus historias, los vas a ir conociendo y, al mismo

Más detalles

LOS PAJES DE LOS REYES MAGOS

LOS PAJES DE LOS REYES MAGOS LOS PAJES DE LOS REYES MAGOS José acaba de entrar con el coche en el pueblo, donde viven sus padres, le acompaña su mujer María, y sus hijos Jesús y Olga, que iban dormidos, en el asiento trasero. Vamos!,

Más detalles

OLVIDARME DE TI Guión de vídeoclip

OLVIDARME DE TI Guión de vídeoclip OLVIDARME DE TI Guión de vídeoclip Escrito Por: waldo capote waldocapote@gmail.com 1 INT.SALA DE CONCIERTOS.NOCHE Una sala de conciertos con público. CANTANTE/GRUPOP ha terminado de tocar una de sus canciones

Más detalles

El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz

El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz El Soldado de madera Enrique Pérez Díaz Es el día de su cumpleaños y a Javi le regalan un soldado. Cuando pasaban cerca de las tiendas, le pidió a mamá alguno de los tantos que había en las vidrieras.

Más detalles

ARBOLES EN EL UNIVERSO

ARBOLES EN EL UNIVERSO ARBOLES EN EL UNIVERSO Como todas las mañanas, Alejandro se dispone a desplazarse al Centro Integrado para la Dependencia de la calle Extremadura de Valladolid, lugar donde trabaja su padre. Es un día

Más detalles

Está lloviendo otra vez, y me encanta. Me pasaría horas y horas observando las eternas

Está lloviendo otra vez, y me encanta. Me pasaría horas y horas observando las eternas Está lloviendo otra vez, y me encanta. Me pasaría horas y horas observando las eternas carreras entre gotas en el cristal, deslizándose delicadamente, sin pausa pero sin prisa, siguiendo su curso. Es increíble

Más detalles

Reglas del juego PREPARACIÓN. Casas. Panadería. Carnicería Colegio Ayuntamiento Torre. Madera Cereal Ladrillo

Reglas del juego PREPARACIÓN. Casas. Panadería. Carnicería Colegio Ayuntamiento Torre. Madera Cereal Ladrillo 2 El padre de Inga fabrica ladrillos. Primero coge barro húmedo de la tierra, y luego le da forma de ladrillo. Después mete los ladrillos en un horno. En el horno, el calor vuelve los ladrillos de color

Más detalles

Muñeco de serrín. Había pasado una mala noche, tenía el cuerpo bañado en sudor y el recuerdo de

Muñeco de serrín. Había pasado una mala noche, tenía el cuerpo bañado en sudor y el recuerdo de Había pasado una mala noche, tenía el cuerpo bañado en sudor y el recuerdo de algún sueño inquietante, que ahora ya despierto, aún me hacía ver el mundo con ojos extraños suerte que ella estaba a mi lado.

Más detalles

En nuestras iglesias acostumbramos presentar a

En nuestras iglesias acostumbramos presentar a 3 LA VIDA DE JESÚS Simeón bendice a Jesús Lectura bíblica: Lucas 2:21-38 Texto para memorizar: Lucas 2:33 Objetivo: que los niños comprendan que Dios siempre cumple sus promesas, y que esperen el cumplimiento

Más detalles

LAS CARTAS DE ROBERT WALTON. Algar Editorial

LAS CARTAS DE ROBERT WALTON. Algar Editorial LAS CARTAS DE ROBERT WALTON Primera carta de Robert Walton A la señora Saville, Inglaterra San Petersburgo, 11 de diciembre de 17 Querida hermana: Te alegrará saber que nada ha dificultado el inicio de

Más detalles

Advanced Podcast 65 San Valentín. 1. Trascripción:

Advanced Podcast 65 San Valentín. 1. Trascripción: Advanced Podcast 65 San Valentín 1. Trascripción: Ben Hola y bienvenidos a Notes in Spanish Advanced! Soy Ben y estoy aquí con Marina. Marina Hola! Ben Feliz San Valentín! Marina Muy bien. Feliz San Valentín

Más detalles

ENTRENAMIENTO MENTAL. Claves para ser más Efectivos

ENTRENAMIENTO MENTAL. Claves para ser más Efectivos ENTRENAMIENTO MENTAL Claves para ser más Efectivos De todas las personas con las que te relacionas, hay una sola a la que puedes cambiar, y es a ti mismo. No importa lo que el otro haga, nuestras acciones

Más detalles

UN NOMBRE DIFERENTE. 5.- Lee la siguiente lectura:

UN NOMBRE DIFERENTE. 5.- Lee la siguiente lectura: 2 5.- Lee la siguiente lectura: UN NOMBRE DIFERENTE 1 El Grasa no se llama así de verdad. Ni siquiera es gordo o sucio y seboso como podría esperarse de alguien con ese mote; al contrario, es el tío más

Más detalles

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso.

Madre Nieve. La niña regresó entonces al pozo y no sabía qué hacer. Tenía tanto miedo que se tiró dentro del pozo para recoger el huso. Madre Nieve Hermanos Grimm U na viuda tenía dos hijas. Una trabajadora y bonita, y la otra fea y perezosa. La madre, sin embargo, quería mucho más a la fea y perezosa, porque era su verdadera hija. La

Más detalles

LOS DOS HIJOS (C.7.1.3)

LOS DOS HIJOS (C.7.1.3) LOS DOS HIJOS REFERENCIA BÍBLICA: Mateo 21:28-32 VERSÍCULO CLAVE: CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: "Como hijos obedientes, no vivan conforme a los deseos que tenían antes de conocer a Dios. Al contrario,

Más detalles

CABEZA HUECA, CABEZA SECA Franco Vaccarini

CABEZA HUECA, CABEZA SECA Franco Vaccarini 1 CABEZA HUECA, CABEZA SECA Franco Vaccarini 2 Para Moroiá no había peor compromiso que ser hijo del cacique. Todos estaban pendientes de él, de sus buenas o malas acciones. Sobre todo de las malas, porque

Más detalles

Experiencias adulteradas

Experiencias adulteradas Experiencias adulteradas Las tres fases de un camino construido sobre polvo químico La edad de la curiosidad, del vivir al límite y al momento. Esta es la época que las personas eligen para empezar a explorar

Más detalles

superhéroe canino Troika: superhéroe canino www.readinga-z.com Visite www.readinga-z.com para obtener miles de libros y materiales.

superhéroe canino Troika: superhéroe canino www.readinga-z.com Visite www.readinga-z.com para obtener miles de libros y materiales. Troika: superhéroe canino Un libro de lectura de Reading A Z Nivel O Número de palabras: 1,125 L E C T U R A O superhéroe canino Escrito por Robert Charles y Elizabeth Austin Ilustrado por John Kastner

Más detalles

Gastón y Toulouse Chloé Angélica Loubiere Torres

Gastón y Toulouse Chloé Angélica Loubiere Torres Gastón y Toulouse Chloé Angélica Loubiere Torres Había una vez un ratón llamado Gastón que vivía en un lugar muy especial, vivía bajo la Torre Eiffel. Un día Gastón estaba dando un paseo por la Torre Eiffel,

Más detalles

2 de diciembre Seguid despiertos! 8 de diciembre Preparad el camino!

2 de diciembre Seguid despiertos! 8 de diciembre Preparad el camino! 2 de diciembre Seguid despiertos! 8 de diciembre Preparad el camino! 9 de diciembre Atrévete a decir sí! 16 de diciembre Compartid! 23 de diciembre Se alegra mi espíritu! Este material puede ser utilizado

Más detalles

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

----------------------------------------------------------------------------------------------------------- Llovía y venteaba bastante. Era difícil ver. Había un hombre alto, pelirrojo, que corría por la calle gritando. Una mujer manejaba un pequeño coche verde. De repente el coche paró en frente del banco.

Más detalles

LA VIUDA QUIEN AYUDÓ POR ACEPTAR AYUDA (B.6.4.9)

LA VIUDA QUIEN AYUDÓ POR ACEPTAR AYUDA (B.6.4.9) LA VIUDA QUIEN AYUDÓ POR ACEPTAR AYUDA REFERENCIA BÍBLICA: Lucas 11-17 VERSÍCULO CLAVE: CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: "Y todos glorificaban a Dios, diciendo Dios ha visitado a su pueblo" (Lucas

Más detalles

El hacha que flotó. Referencias: 2 Reyes 6:1-7; Profetas y reyes, pp. 194, 195.

El hacha que flotó. Referencias: 2 Reyes 6:1-7; Profetas y reyes, pp. 194, 195. LECCIÓN Año A Tercer trimestre Lección 12 El hacha que flotó COMUNIDAD Comunidad significa interesarse por los demás. Referencias: 2 Reyes 6:1-7; Profetas y reyes, pp. 194, 195. Versículo para memorizar:

Más detalles

Llámame pequeña y hazme sentir grande

Llámame pequeña y hazme sentir grande Llámame pequeña y hazme sentir grande Por Adriana Aparicio Sarmiento 7 de septiembre de 2012 Acabo de comenzar el instituto. Lleno de gritos, silbidos, deportistas, animadoras Todo tipo de personajes,

Más detalles

LECCIÓN. Ahora veo! Breve introducción SERVICIO. Servimos a Dios cuando nos interesamos en los demás.

LECCIÓN. Ahora veo! Breve introducción SERVICIO. Servimos a Dios cuando nos interesamos en los demás. LECCIÓN Año A Cuarto trimestre Lección 4 Ahora veo! SERVICIO Servimos a Dios cuando nos interesamos en los demás. Versículo para memorizar Lo único que sé es que yo era ciego, y ahora veo (Juan 9:25).

Más detalles

Algar Editorial. La casona

Algar Editorial. La casona La casona Mi casa no era un castillo, pero se parecía mucho porque era de piedra, y tan grande que todos la llamaban «la casona». Entonces yo vivía en lo más alto, en el desván, y se estaba bien allí.

Más detalles

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade

Corre a través de la noche. Está sola y siente cómo le invade 1 Sofia corre a través de la oscuridad. Tiene prisa y mucho miedo. No sabe por qué corre, por qué tiene miedo, o hacia dónde va. Hay algo allí detrás que la asusta, algo peligroso, algo malo, que se acerca

Más detalles

EL JUEGO DE LA OCA 1. Unidad 1 LENGUA ALUMNADO. Número de participantes. Elementos necesarios para cada jugador. Cuándo tirar el dado.

EL JUEGO DE LA OCA 1. Unidad 1 LENGUA ALUMNADO. Número de participantes. Elementos necesarios para cada jugador. Cuándo tirar el dado. EL JUEGO DE LA OCA 1 Ficha 1 (Actividad 2) Instrucciones del Juego de la Oca: Número de participantes Elementos necesarios para cada jugador Cuándo tirar el dado nombre de la casilla lo que hay que hacer

Más detalles

CÓMO ENSEÑAR A UN NIÑO A LEER LA BIBLIA?

CÓMO ENSEÑAR A UN NIÑO A LEER LA BIBLIA? CÓMO ENSEÑAR A UN NIÑO A LEER LA BIBLIA? Esteban: Una de las cosas que todo padre se pregunta cuando sabe que va a venir una criatura a su hogar y junto con su esposa tratan de formar un sistema de valores

Más detalles

Ese año la primavera había llegado más hermosa que nunca, y los

Ese año la primavera había llegado más hermosa que nunca, y los UN CUENTO AL DÍA Una verdadera maravilla Por Cecilia Beuchat. +4 Ilustración, Maya Hanisch años Ese año la primavera había llegado más hermosa que nunca, y los árboles, los prados y los jardines se cubrieron

Más detalles

"Transferencia Salvaje: Preocupación Del Analista"

Transferencia Salvaje: Preocupación Del Analista "Transferencia Salvaje: Preocupación Del Analista" (*) Escuela Freudiana De Buenos Aires, 2004. Adriana Rey Marta concurre derivada por un medico clínico, porque tiene muchos miedos. El miedo mas grande,

Más detalles

La abuela electrónica

La abuela electrónica La abuela electrónica Silvia Schujer Mi abuela funciona a pilas. O con electricidad, depende. Depende de la energía que necesite para lo que haya que hacer. Si la tarea es cuidarme cuando mis padres salen

Más detalles

Pero Él es tan bueno, que escuchen lo que nos dice: En esta casa estará mi Nombre. 1ª. Reyes 8, 29.

Pero Él es tan bueno, que escuchen lo que nos dice: En esta casa estará mi Nombre. 1ª. Reyes 8, 29. Bloque 1: Dios con nosotros Sesión 1: Fe: La llave para entrar al Reino de Dios. Objetivo de la Sesión: Experimentar la presencia de Dios que habita en el templo. Adicionalmente la sesión nos servirá para:

Más detalles

EL SECRETO DE MI ABUELA

EL SECRETO DE MI ABUELA EL SECRETO DE MI ABUELA Esa noche no había podido dormir, me tocaba ir a casa de mi abuela. Con ella me pasaba horas y horas hablando, me contaba todas sus experiencias, todas sus historias y me ayudaba

Más detalles

Por fin continuó hablándoles, con esa voz suave y dulce, que tanto les gustaba oír.

Por fin continuó hablándoles, con esa voz suave y dulce, que tanto les gustaba oír. El secreto má gico Quieres que te cuente un secreto? Existe una isla en el Océano Pacífico que es un lugar muy, muy especial. Allí, las personas tienen algo que todo el mundo desearía tener: Magia! Es

Más detalles

Te espero el día... a las... en

Te espero el día... a las... en Frases 15 Años 1 Pase meses tratando de organizar una fiesta inolvidable, pero me di cuenta que sin vos es imposible. Por eso te invito a fetejar Mis 15 Años 2 Hoy es mi noche, hoy se cumple mi sueño,

Más detalles

El regalo de Navidad. Texto: Mireia Vidal. Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil. Los cuentos de la abuela

El regalo de Navidad. Texto: Mireia Vidal. Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil. Los cuentos de la abuela El regalo de Navidad Texto: Mireia Vidal Ilustraciones: Estudio Nimau. Ilustración infantil y juvenil. Los cuentos de la abuela Si alguien le preguntara a la abuela Conchita cuál era el mejor regalo de

Más detalles

PROPUESTA DIDÁCTICA. Violeta Monreal

PROPUESTA DIDÁCTICA. Violeta Monreal PROPUESTA DIDÁCTICA Violeta Monreal Introducción (Para leer o contar a los alumnos antes de la lectura). 3 Cerebros de plastilina Todos los niños y niñas sabéis, por experiencia propia, que cuando la

Más detalles

Amparo Sánchez: "La mujer maltratada debe sentir sobre

Amparo Sánchez: La mujer maltratada debe sentir sobre todo el abrazo de la sociedad" 30 Dic 2014 Era una niña y el lobo se la quiso comer, pero Amparo Sánchez supo darle la vuelta al cuento y aprendió a amarse y a respetarse a sí misma para escapar de su

Más detalles

Laia Fàbregas. Landen. www.alfaguara.com Empieza a leer... Landen

Laia Fàbregas. Landen. www.alfaguara.com Empieza a leer... Landen ALFAGUAR A HISPANICA Laia Fàbregas Landen www.alfaguara.com Empieza a leer... Landen Ella Murió durante el aterrizaje. Al despegar me había fijado en cómo sus manos se pegaban a las rodillas y cómo las

Más detalles

Testimonio de Charo Washer - Esposa de Paul Washer Charo Washer

Testimonio de Charo Washer - Esposa de Paul Washer Charo Washer Testimonio de Charo Washer - Esposa de Paul Washer Charo Washer illbehonest.com/espanol Supongo que sólo puedo empezar diciendo lo que he venido a decirles, y es que, mientras estaba mientras estaba en

Más detalles

Introducción...26 Yo no fumo! No necesito fumar. Respiro y vivo.

Introducción...26 Yo no fumo! No necesito fumar. Respiro y vivo. INDICE Introducción...26 Yo no fumo! No necesito fumar. Respiro y vivo. Yo también fumé!... Y Dejé de Fumar!...30 Ya sabía hacer lo que los hombres! Este libro está concebido para ayudarle...34 A Dejar

Más detalles

practica tu español El subjuntivo

practica tu español El subjuntivo practica tu español El subjuntivo Autora: Inmaculada Molina Directora de la colección: Isabel Alonso Belmonte SOCIEDAD GENERAL ESPAÑOLA DE LIBRERÍA, S. A. Índice presentación... 5 Unidad 0. El modo subjuntivo.

Más detalles

al lado del surtidor. Al principio me hizo arder la piel pero si me enjuagaba rápido podía darme el primer baño completo desde que empecé a andar por

al lado del surtidor. Al principio me hizo arder la piel pero si me enjuagaba rápido podía darme el primer baño completo desde que empecé a andar por al lado del surtidor. Al principio me hizo arder la piel pero si me enjuagaba rápido podía darme el primer baño completo desde que empecé a andar por las rutas. Me di un buen remojón sentado en la pileta,

Más detalles

GUION LITERARIO MUDANZA AUTOR: JHORAM MOYA

GUION LITERARIO MUDANZA AUTOR: JHORAM MOYA GUION LITERARIO MUDANZA AUTOR: JHORAM MOYA MUDANZA Autor: Jhoram Moya ESC 1. OFICINA DEL MEDIADOR. INT. NOCHE En una habitación muy antigua, con un sofa viejo, un escritorio, con una lampara negra, un

Más detalles

Mi libro de oración 1

Mi libro de oración 1 Mi libro de oración 1 Una de las formas para prepararse para recibir a Jesús es rezar y pasar más tiempo con él. De esa manera puedo ser más amigo suyo como lo fueron los discípulos hace ya más de 2.000

Más detalles

La comida. e) Las presentaciones. f ) Una comida en familia. g) Luis Enrique se levanta el último. h) Raquel no está.

La comida. e) Las presentaciones. f ) Una comida en familia. g) Luis Enrique se levanta el último. h) Raquel no está. 06_Guia 2/1/04 20:44 Página 24 La comida Míralo todo seguido vídeo. Mira las secuencias de esta unidad. Cuál de las opciones a-h es el mejor título para esta unidad? a) Nuevos amigos. b) Una madre muy

Más detalles

Consultado en: http://desinformemonos.org/2012/04/mujeres/ Fecha de consulta: 21/05/2013.

Consultado en: http://desinformemonos.org/2012/04/mujeres/ Fecha de consulta: 21/05/2013. Salas Cassani, Marcela, "Hablan las mujeres de Cherán, protagonistas de la insurrección", Desinformémonos, Núm. 36, México, Desinformémonos, 16 de abril de 2012. Consultado en: http://desinformemonos.org/2012/04/mujeres/

Más detalles

Ya se habían encargado de su equipaje que debía estar en el avión pues eran recordaría luego muy bien la hora las diez menos cuarto.

Ya se habían encargado de su equipaje que debía estar en el avión pues eran recordaría luego muy bien la hora las diez menos cuarto. Cuando llegaron al aeropuerto, fueron directamente al salón de protocolo. Estaba cerrado todavía y Franqui fue a buscar un empleado que lo abriera. Por fin abrieron el salón y todos entraron. Le hubiera

Más detalles

Jorge el valeroso. - Y tú qué quieres. - Verá respondió Jorge -, me gustaría que alguno de ustedes me ayudase a conocer lo que es el miedo.

Jorge el valeroso. - Y tú qué quieres. - Verá respondió Jorge -, me gustaría que alguno de ustedes me ayudase a conocer lo que es el miedo. Jorge el valeroso En una pequeña ciudad no muy lejana, vivía un hombre junto a su hijo, al que todos llamaban Jorge el tonto, porque no sabía lo que era el miedo. Tenía muchas ganas de saberlo, pero nadie

Más detalles

CÓMO CRIAR NIÑOS EMOCIONALMENTE SANOS #2 Recuerdos de la niñez Respuestas seleccionadas

CÓMO CRIAR NIÑOS EMOCIONALMENTE SANOS #2 Recuerdos de la niñez Respuestas seleccionadas CÓMO CRIAR NIÑOS EMOCIONALMENTE SANOS #2 Recuerdos de la niñez Respuestas seleccionadas RESPETO No sentirse respetado 1. Cuando intentaba usar ropa diferente, mis papás se burlaban de mí. 2. No podía decir

Más detalles

La mitad de Juan Gemma Lineas y África Fanlo. Ed. La Galera

La mitad de Juan Gemma Lineas y África Fanlo. Ed. La Galera La mitad de Juan Gemma Lineas y África Fanlo. Ed. La Galera Juan está harto. En casa, todo el mundo le riñe para que no haga nada de lo que hacen las niñas. - Juan, por qué pintas el árbol de color plata?

Más detalles

Cuando iba a nacer su hermano, a Bárbara se le nubló el mundo entero:

Cuando iba a nacer su hermano, a Bárbara se le nubló el mundo entero: 1 La Parejita de Eduardo Dayan El año en el que nació Bárbara fue muy importante para los Ramírez, Gerardo y Melina. Era la primera hija que tenían, la primogénita, la princesita, como decía la abuela!

Más detalles

(1) a : Estará allí por marzo. b : Por la mañana voy a la universidad, por la tarde me quedo en casa.

(1) a : Estará allí por marzo. b : Por la mañana voy a la universidad, por la tarde me quedo en casa. POR (1) a : Estará allí por marzo. b : Por la mañana voy a la universidad, por la tarde me quedo en casa. (2) a : Tiene una casita por los Pirineos. b : Si vas a Portugal, tienes que pasar por Salamanca.

Más detalles

Una mujer muy fea va al médico y le dice: Doctor, tengo complejo de fea. El médico le contesta: tranquila, no tiene usted ningún complejo.

Una mujer muy fea va al médico y le dice: Doctor, tengo complejo de fea. El médico le contesta: tranquila, no tiene usted ningún complejo. CHISTES DE MÉDICOS Una vieja va al medico: - Doctor, doctor, tengo muchos gases; pero lo bueno es que no huelen, ni se oyen; si no mire usted, me acabo de tirar como veinte y usted ni cuenta se ha dado.

Más detalles

Póster: Estoy Sano. Preparar el Almuerzo. Moverse es Divertido! Cosas Peligrosas. Cantar y Cepillarse

Póster: Estoy Sano. Preparar el Almuerzo. Moverse es Divertido! Cosas Peligrosas. Cantar y Cepillarse Fecha Completada 1 Póster: Estoy Sano 2 Preparar el Almuerzo 3 Moverse es Divertido! 4 Cosas Peligrosas 5 Cantar y Cepillarse Nombre Actividades para ayudar a que su niño crezca sano. Fecha Completada

Más detalles

Este es el primer año en que no puedo llamar a mi Padre para saludar lo en el día de los Padres. Mi Padre murió el 28 Abril, 2006.

Este es el primer año en que no puedo llamar a mi Padre para saludar lo en el día de los Padres. Mi Padre murió el 28 Abril, 2006. "Los Padres Pasivos 1 Sam 17:26-28 June 18, 2006 Este es el primer año en que no puedo llamar a mi Padre para saludar lo en el día de los Padres. Mi Padre murió el 28 Abril, 2006. Fui a visitar los varias

Más detalles

MUSEO CATEDRAL DE LA ALMUDENA

MUSEO CATEDRAL DE LA ALMUDENA Dentro de poco visitaréis el Museo de la Catedral de la Almudena! Vais a venir a la iglesia más grande y más importante de Madrid. La veréis por fuera y también pasaréis dentro a visitarla y a conocer

Más detalles

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a

LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a LOS MEJORES PERFUMES SIEMPRE VIENEN EN PEQUEÑOS FRASCOS. Sola. Después de tanto tiempo aquí me encuentro, sola, en mi habitación, sin tener a nadie a quien contarle mis problemas, a quien darle un abrazo.

Más detalles

EL HIJO PRÓDIGO (C.7.1.10)

EL HIJO PRÓDIGO (C.7.1.10) EL HIJO PRÓDIGO REFERENCIA BÍBLICA: Lucas 15:11-32 VERSÍCULO CLAVE: CONCEPTO CLAVE: OBJETIVOS EDUCATIVOS: "Porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a vivir; se había perdido y lo hemos encontrado"

Más detalles

Arañar sordo de cristales. La distancia era eso o, tal vez, una pareja que juega a las cartas y

Arañar sordo de cristales. La distancia era eso o, tal vez, una pareja que juega a las cartas y Arañar sordo de cristales. La distancia era eso o, tal vez, una pareja que juega a las cartas y sólo en el descanso se ama porque jugar a las cartas es una ocupación grave y lleva mucho tiempo. Hace falta

Más detalles

IMAGINA QUE YA NO ESTOY

IMAGINA QUE YA NO ESTOY IMAGINA QUE YA NO ESTOY MEG ROSOFF Traducción del inglés de Mireya Hernández Pozuelo Las Tres Edades Para Brenda 1 La primera Mila fue una perra. Una bedlington terrier. Está bien saber esas cosas. No

Más detalles

PEREZA ILUSIÓN METAS DESEOS

PEREZA ILUSIÓN METAS DESEOS AMBIENTACIÓN: 1.-En estos últimos años está creciendo la preocupación mundial por el planeta, la ecología, que todos los pueblos dispongan de agua limpia para beber, que todos los niños tengan escuela,

Más detalles

En Tierra del Fuego, en la tribu sélknam había un joven indio

En Tierra del Fuego, en la tribu sélknam había un joven indio Leyenda del otoño y el loro graciela repún (sélknam - tierra del fuego) En Tierra del Fuego, en la tribu sélknam había un joven indio llamado Kamshout al que le gustaba hablar. Leyenda del otoño y el loro

Más detalles

Aquí termina nuestra caminata «en las pisadas

Aquí termina nuestra caminata «en las pisadas EN LAS PISADAS DE JESUCRISTO EL HIJO DE DIOS Lección 20 El glorioso Hijo de Dios Lectura bíblica: Mateo 17:1-13 Texto para memorizar: Mateo 17:5 Objetivo: Afirmar la fe de los niños en Jesucristo como

Más detalles

Pero a qué edad puede empezar a ponerse los calcetines y ponerse los zapatos? Yo la veo muy pequeña todavía

Pero a qué edad puede empezar a ponerse los calcetines y ponerse los zapatos? Yo la veo muy pequeña todavía Hábitos y rutinas La hora de vestirse Pero a qué edad puede empezar a ponerse los calcetines y ponerse los zapatos? Yo la veo muy pequeña todavía Estas dudas son muy frecuentes en las familias y es verdad

Más detalles

sesión 5: recurso de maestros JUEGO DE ADIVINAR Recién nacido a cuatro meses

sesión 5: recurso de maestros JUEGO DE ADIVINAR Recién nacido a cuatro meses sesión 5: recurso de maestros JUEGO DE ADIVINAR Recién nacido a cuatro meses Duermo por largos periodos de tiempo. Necesito que mis padres satisfagan todas mis necesidades para poder empezar a confiar

Más detalles

PROCEDIMIENTOS DE AUTORRELAJACIÓN PARA ADULTOS Joseph Cautela y June Groden

PROCEDIMIENTOS DE AUTORRELAJACIÓN PARA ADULTOS Joseph Cautela y June Groden PROCEDIMIENTOS DE AUTORRELAJACIÓN PARA ADULTOS Joseph Cautela y June Groden Extraído del libro de: Cautela, J. y Groden, J. (1985). Técnicas de relajación (Manual práctico para adultos, niños y educación

Más detalles