Sí MISMO COMO OTRO. por. «entuno edrtores. P a u l R ic o e u r

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Sí MISMO COMO OTRO. por. «entuno edrtores. P a u l R ic o e u r"

Transcripción

1

2

3

4

5 Sí MISMO COMO OTRO por P a u l R ic o e u r m «entuno edrtores

6 sig lo xxi ed itores, s.a. de c.v. CERRO DEL AGUA 246. ROMERO 06 TERREROS. OOIO. MÉXICO. 0 F siglo xxi editores, s.a. T u C U M A h 1 8? '. 7* N. C I A A G. B U E N O S A I R E S. A R G E N T I N A siglo xxi de españa editores, s.a. P R I N C I P E DE V E R G A R A S. M A D R I D. E S P A Ñ A Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parci.il de esta obra por cualquier procedimiento (ya sea gráfico, electrónico, ó p tico, q u ím ico, m ecánico, fotocopia, etc.) y el alm acenam iento o tran sm isión de sus co n ten id o s en so p o rtes m agnéticos, sonoro s, visuales o de cu alquier o tro tipo sin p ermiso expreso del editor. portada de carlos palletro primera edición en español, 1996 tercera edición en español, 2006 C siglo xxi editores. s.a. de c.v. Ubn 96R en coedición con siglo xxi de españa editores. s.a. segunda edición en francés: ditions du seuil. parís título original: soi-méme comtne un autre dercciws reservados conforme a la ley impreso y hecho en méxico/printed and made in mexico

7 A Franfois Wahl, en testimonio de agradeámiento y amistad

8

9 INDICE AGRADECIMIENTOS IX PRÓLOGO. LA CUESTIÓN DE LA IPSEIDAD xi I. EL COGITO SE PLANTEA XV II. EL COGITO QUEBRADO XXIII III. HACIA UNA HERMENÉUTICA DEL SÍ XXVIII PRIMER ESTUDIO. LA «PERSONA» Y LA REFERENCIA IDENTIFICANTE. APROXIMACIÓN SEMÁNTICA 1 I. INDIVIDUO E INDIVIDUALIZACIÓN 1 II. LA PERSONA COMO PARTICULAR DE BASE 6 III. LOS CUERPOS Y LAS PERSONAS 9 IV. EL CONCEPTO PRIMITIVO DE PERSONA 11 SEGUNDO ESTUDIO. LA ENUNCIACIÓN Y EL SUJETO HABLANTE. ENFOQUE PRAGMÁTICO 18 I. ENUNCIACIÓN Y ACTOS DE DISCURSO (SPEECH-ACTS) 19 II. EL SUJETO DE LA ENUNCIACIÓN 23 III. LA CONJUNCIÓN DE LAS DOS VÍAS DE LA FILOSOFÍA DEL LENGUAJE 33 TERCER ESTUDIO. UNA SEMÁNTICA DE LA ACCIÓN SIN AGENTE 37 I. EL ESQUEMA CO N CEPTU A L DE LA A CCIÓ N Y LA PRE GUNTA QUIÉN? 39 II. DOS UNIVERSOS DE DISCURSO: ACCIÓN CONTRA ACON TECIMIENTO, MOTIVO CONTRA CAUSA 43 III. EL ANÁLISIS CONCEPTUAL DE LA INTENCIÓN 51 IV. SEMÁNTICA DE LA ACCIÓN Y ONTOLOGÍA DEL ACONTE CIMIENTO 58 CUARTO ESTUDIO. DE LA ACCIÓN AL AGENTE 75 I. UN PROBLEMA ANTIGUO Y UN PROBLEMA NUEVO 76 II. LAS APORÍAS DE LA ADSCRIPCIÓN 84

10 Vil) índice Q U IN T O E S T U D IO. L A ID E N T ID A D P E R S O N A L Y LA ID E N T ID A D N A R R A T IV A 106 I- KI. PROBLEMA DF LA IDFN TIDA D PFRSONAL 109 II. LAS PARADOJAS DE LA IDENTIDAD PERSONAL 120 S E X T O E S T U D IO. E L SÍ Y LA ID E N T ID A D N A R R A T IV A A ID E N T ID A D N A R RA T IV A Y [ A D IA l f m r A Oh 1 A 1PSH. DAD Y DE LA MISMIDAD ENTRE DESCRIBIR Y PRESCRIBIR : NARRAR I V lll. l.as IM PLICACIONES ÉTICAS DFI RELATO 166 S É P T IM O F.S T U D IO. F.I. S Í Y I.A IN T E N C IO N A L ID A D É T IC A 171 I. T E N D E R A LA.V ID A R IJE N A II.... C O N Y PARA EL O T R O litó lll. m EN IN ST IT U C IO N E S 1USTAS O C T A V O E S T U D IO. E L SÍ Y L A N O R M A M O R A L? n I. I.A IN TEN CIO N A LID A D DF I.A -VID A BUENA» Y I.A O BI 1- G A C IÓ N? I4 II. LA SO LICITU D Y LA NORMA 711 lll. DEL SEN TIDO DE LA JUSTICIA A LOS «PRIN CIPIOS DE JUS T IC IA -?4? N O V F.N O E S T U D IO. F.I. S Í Y I.A S A R ID U R ÍA P R Á C T IC A : LA C O N V IC C IÓ N In terlu d io : L o trá g ico d e la a cción 260 I. IN S T IT U C IO N Y C O N F L IC T O 271 II R F S P F T O Y C O N F I1 C T O 7 X 6 lll. AUTONOM IA Y CO N FLIC TO 100 D É C IM O E S T U D IO., H A C IA Q U É O N T O L O G ÍA? M C O M P R O M IS O O N T O I r tc IC O D F 1 A A T F ST A C lo N 110 II. IP SE ID A D Y O N T O L O G IA 334 III. IPSF.IDAD Y ALTERIDAD 351 lll. I. El cuerpo propio o la carnc S 179 O RR AS C ITA D A S 199 IN D IC E D E N O M B R E S 413

11 AGRADECIM IENTOS Mi gratitud, en primer lugar, a la Universidad de Edimburgo en la persona de su Canciller, que me ha conferido el honor de pronunciar en 1986 las Gifford Lectures bajo el título On Setfbood, the Question o f Personal Identity. De esas conferencias han surgido los estudios aquí publicados. Expreso igualmente mi agradecimiento al profesor Spaemann, de la Universidad de Munich, que me permitió, aquel mismo año, pronunciar una segunda versión de las conferencias iniciales dentro de los Schelling Vorlesungen. Doy las gracias, asimismo, al profesor Bianco de la Universidad de Roma «La Sapienza», que me ha dado la oportunidad de desarrollar la parte ética de mi obra, durante el curso de Quedo reconocido a mis amigos Jean Greisch y Richard Kearney por haberme permitido esbozar las consideraciones ontológicas en las que concluye mi trabajo, dentro del ciclo de la «década de Cerisy», que ellos organizaron y presidieron durante el verano de Por último, quiero expresar a Fran^ois Wahl, de Éditions du Seuil, mi profunda gratitud por la ayuda que me ha prestado en la composición y redacción de este libro. Éste, como mis anteriores trabajos editados por él, es deudor, muy por encima de lo que yo pueda decir, de su rigurosidad y de su devoción por la escritura.

12

13 PR Ó LO G O LA CUESTIÓN DE LA IPSEIDAD Con el título de Sí mismo como otro, he querido designar el punto de convergencia entre las tres intenciones filosóficas principales que han precedido la elaboración de los estudios que componen esta obra. La primera intención es señalar la primacía de la mediación reflexiva sobre la posición inmediata del sujeto, tal como se expresa en la primera persona del singular: «yo pienso», «yo soy». Esta primera intención encuentra un apoyo en la gramática de las lenguas naturales cuando ésta permite oponer «sí mismo» a «yo». Este apoyo adopta formas diferentes según las particularidades gramaticales propias de cada lengua. Las gramáticas divergen, más allá de la correlación global entre el francés soi, el inglés self, el alemán Selbst, el italiano se, el español si mismo. Pero esas mismas divergencias son instructivas, en la medida en que cada particularidad gramatical aclara una parte del sentido fundamental buscado. El «sí» se define, en principio, como pronombre reflexivo. Bien es verdad que el uso filosófico que de él se hace a lo largo de estos estudios conculca una restricción recalcada por los gramáticos, a saber, que «sí» es un pronombre reflexivo de la tercera persona (él, ella, ellos). No obstante, esta restricción desaparece si se relaciona el término «sí» con el término «se», referido, a su vez, a verbos en modo infinitivo; se dice: «presentarse», «llamarse». Este uso, para nosotros ejemplar, confirma una de las enseñanzas del lingüista G. Guillaume ', según el cual el verbo expresa la plenitud de su significado en el infinitivo, y también, hasta cierto punto, en el participio, antes de distribuirse entre los tiempos verbales y las personas gramaticales; el «se» designa entonces el reflexivo de todos los pronombres personales, incluso de los pronombres y locu- 1 G. Guillaume, Temps et verbe, París, Champion, 1965.

14 X II Paul Ricoeur cioncs impersonales, tales como «cada uno», «cualquiera que», «uno», a los cuales se aludirá frecuentemente en el transcurso de nuestras investigaciones. Esta digresión en torno al «se» no es supcrflua, ya que el propio pronombre reflexivo «sí» accede a la misma amplitud omnitemporal cuando completa el «se» asociado al modo infinitivo: «designarse a sí mismo» (por ahora dejo a un lado la significación aplicada al «mismo» en la expresión «sí mismo»). En este empleo se apoya nuestro continuo uso del término «sí», en contexto filosófico, como pronombre reflexivo de todas las personas gramaticales, sin olvidar las expresiones o locuciones impersonales citadas un poco más arriba. A su vez, este valor de reflexivo omnipersonal es preservado en el empleo del «sí» en función de complemento del nombre: «el cuidado de sí», según dice el magnífico título de Michel Foucault. Este giro nada tiene de extraño, en la medida en que los nombres mismos que admiten el «sí» en un caso indirecto son infinitivos nominalizados, como atestigua la equivalencia de las expresiones: «preocupación de sí (mismo)» y «el cuidado de sí». El deslizamiento de una expresión a la otra se vale de la licencia gramatical por la que cualquier elemento del lenguaje puede ser nominalizado: no se dice «el beber», «lo bello», «el hermoso presente»? En virtud de la misma licencia gramatical, también se puede decir «el sí», alineando así la expresión con las formas igualmente nominalizadas de los pronombres personales en la posición de sujeto gramatical: «el yo», «el tú», «el nosotros», etc. Esta nominalización, menos tolerada en las lenguas románicas que en alemán o en inglés, sólo resulta abusiva si se olvida la filiación gramatical a partir del caso indirecto consignado en la expresión: «designación de sí», derivada, a su vez, por primera nominalización, del infinitivo reflexivo: «designarse a sí mismo». En lo sucesivo, será esta forma la que mantendremos como canónica. La segunda intención filosófica, inscrita implícitamente en el título de la presente obra al sesgo del término «mismo», es la de disociar dos significaciones importantes de la identidad (de cuya relación con el término «mismo» hablaremos enseguida), según que se entienda por idéntico el equivalente del idem o del ipse latino. Lo equívoco del término «idéntico» estará presente en nuestras reflexiones sobre la identidad personal y la identidad narrativa, con relación a un carácter importante del si, su temporalidad. La propia identidad, en el sentido de idem, desarrolla una jerar

15 Prólogo, la CHdttón de la tpseidad quía de significaciones que en su momento explicaremos (estudios quinto y sexto), y cuya permanencia en el tiempo constituye el grado más elevado, al que se opone lo diferente, en el sentido de cambiante, variable. Nuestra tesis constante será que la identidad en el sentido de ipse no implica ninguna afirmación sobre un pretendido núcleo no cambiante de la personalidad. Y esto, aun cuando la ipseidad aportase modalidades propias de identidad, como lo atestiguará el análisis de la promesa. Ahora bien, la equivocidad de la identidad concierne a nuestro título a través de la sinonimia parcial entre «mismo» c «idéntico». En sus variadas acepciones2, «mismo» es empleado en el contexto de una comparación, y tiene como contrarios: otro, distinto, diverso, desigual, inverso. Me ha parecido tan grande el peso de este uso comparativo del término «mismo» que consideraré, a partir de ahora, la mismidad como sinónimo de la identidad-íí/em y le opondré la ipseidad por referencia a la identidad-i/w. Hasta qué punto la equivocidad del término «mismo» se refleja en nuestro título Si mismo como otro} Sólo indirectamente, en la medida en que «sí mismo» no es más que una forma reforzada del «sí», sirviendo la expresión «mismo» para identificar que se trata exactamente del ser o de la cosa en cuestión (por eso, apenas hay diferencia entre «el cuidado de sí» y «el cuidado de sí mismo»; sólo el efecto de reforzamiento que acabamos de señalar). Sin embargo, no se rompe el tenue hilo que une «mismo», colocado detrás de «sí», al adjetivo «mismo», en el sentido de idéntico o de semejante. Reforzar es marcar más todavía una identidad. Esto no ocurre en inglés o en alemán, en los que same no puede confundirse con self; der die, dasselbe, o gleich con Selbst, como no sea en filosofías que derivan expresamente la sclfbood o la Selbstheit de la mismidad resultante de una comparación. En este aspecto, el inglés y el alemán se prestan menos al equívoco que el francés o el español. La tercera intención filosófica, explícitamente incluida en nuestro título, se encadena con la precedente, en el sentido de que la idcntidad-(/>íc pone en juego una dialéctica complementaria de la ipseidad y de la mismidad, esto es, la dialéctica del si y ' Kl R obcri pone en cabe/a de las significaciones del adjetivo m em e la identidad Absoluta (Ia misma persona, una sola y misma cosa), la simultaneidad (en el mismo tiempo), la similitud (que hace a nieme sinónimo de análogo, de parecido, de Ncmejante, de similar, de tal como), la igualdad (una misma cantidad de).

16 X IV Paul Ricoeur del otro distinto de sí. Mientras se permanece en el círculo de la identidad-mismidad, la alteridad de cualquier otro distinto de sí no ofrece nada de original: «otro» figura, como de paso ya hemos subrayado, en la lista de los antónimos de «mismo», al ado de «contrario», «distinto», «diverso», etc. Otra cosa sucede si se empareja la alteridad con la ipseidad. Una alteridad que no es o no sólo es de comparación es sugerida por nuestro título, una alteridad tal que pueda ser constitutiva de la ipseidad misma. Si mismo como otro sugiere, en principio, que la ipseidad del si mismo implica la alteridad en un grado tan íntimo que no se puede pensar en una sin la otra, que una pasa más bien a la otra, como se diría en el lenguaje hegeliano. Al «como», quisiéramos aplicarle la significación fuerte, no sólo de una comparación sí mismo semejante a otro sino de una implicación: sí mismo en cuanto... otro. Desde la primera hasta la tercera consideración, nos hemos apoyado en las sugerencias de la simple gramática; pero también la dirección del cucstionamicnto filosófico nos ha permitido identificar los cánones que en nuestra propia lengua sostienen el análisis conceptual. Se impone, consecuentemente, la tarea de procurar a la expresión «sí mismo como otro» los desarrollos filosóficos que, sin perder de vista las restricciones y sugerencias de la simple gramática, trascienden los idiotismos de nuestra propia lengua. Me ha parecido que una rápida confrontación con la doble herencia positiva y negativa de las filosofías del sujeto podría constituir un prólogo apropiado para hacer comprender por qué la disputa del Cogito se considerará superada enseguida. Por eso, prefiero hablar aquí de prólogo más que de introducción. Cierto es que otras disputas se ofrecerán en nuesto camino, en las que tendrán los principales papeles la dialéctica de la identidad-i/>re y de la identidad-«/em, la de sí mismo y la de su otro. Pero las polémicas en que entonces nos habremos comprometido se situarán más allá del punto en que nuestra problemática se habrá separado de la de las filosofías del sujeto. Sostengo aquí como paradigmática de las filosofías del sujeto que éste esté formulado en ellas en primera persona ego cogito, que el «yo» se defina como yo empírico o como yo trascendental, que el «yo» sea expresado absolutamente, es decir, sin otra confrontación, o relativamente, que la egología requiera el

17 Prólogo. La cuestión de la ipseidad X V complemento intrínseco de la intersubjctividad. En todos estos casos de figura, el sujeto es «yo». Por eso, la expresión filosofías del sujeto se considera aquí como equivalente a filosofías del Cogito. Por eso también, he pensado que la querella del Cogito, en la que el «yo» está, alternativamente, en posición de fuerza o de debilidad, lo mejor que podía hacer era resaltar en principio la problemática del sí, a reserva de que nuestras investigaciones ulteriores confirmen la pretensión que formulamos aquí, es decir, que la hermenéutica del sí se encuentra a igual distancia de la apología del Cogito que de su abandono. Se comprende mejor el estilo específico de la hermenéutica del si, si se ha tomado previamente la medida de las asombrosas oscilaciones que parecen presentar las filosofías del sujeto, como si el Cogito de las que se derivan estuviese sometido ineluctablemente a un ritmo alternante de sobreestimación y subestimación. Podría decirse del «yo» de estas filosofías, como algunos dicen del padre, que hay, o no suficiente, o demasiado? I. EL COGITO SK PLANTEA El Cogito no tiene ninguna significación filosófica fuerte si su posición no lleva implícita una ambición de fundamento último, postrero. Así pues, esta ambición es responsable de la formidable oscilación bajo cuyo efecto el «yo» del «yo pienso» parece, alternativamente, exaltado en exceso al rango de verdad primera, o rebajado al rango de ilusión importante. Si es cierto que esta ambición de fundamento último se ha radicalizado desde Descartes a Kant, después de Kant a Fichte y, finalmente, al Husserl de las Meditaciones cartesianas, no obstante, nos ha parecido suficiente señalar su lugar de nacimiento en Descartes mismo, cuya filosofía demuestra que la crisis del Cogito es contemporánea de la posición del C ogitoj. La ambición fundacional atribuida al Cogito cartesiano se deja reconocer desde el principio en el carácter hiperbólico de la duda que abre el espacio de investigación de las Meditaciones. De esta ' R. Descartes, Médnañons mctapbystqucs. París, Garnicr-Flammarion Las cifras entre paréntesis remiten a la paginación ile Adam-Tanncry (AT).

18 XV I Paul Ricoiur forma, la radicalidad del proyecto4 es proporcional a la duda que no exceptúa del régimen de la «opinión» ni al sentido común ni a las ciencias tanto matemáticas como físicas, ni a la tradición filosófica. Más precisamente, esta radicalidad resulta de la naturaleza de una duda sin parangón con la que se puede ejercer en el interior de los tres ámbitos antes nombrados. La hipótesis de un engaño total procede de una duda que Descartes llama «metafísica» para señalar en ella la desproporción respecto a cualquier duda interna en un espacio particular de certeza. Precisamente, para dramatizar esta duda, Descartes forja, como es sabido, la hipótesis fabulosa de un gran embustero o genio maligno, imagen invertida de un Dios veraz, reducido a su vez al estatuto de simple opinión \ Si el Cogito puede proceder de esta condición extrema de duda, es que alguien conduce la duda *. Es cierto que este sujeto de duda carece de anclaje radical, puesto que el propio cuerpo es arrastrado en el desastre de los cuerpos. Pero todavía queda alguien para decir: «[...] yo pongo todo mi empeño en engañarme a mí mismo fingiendo que todos estos pensamientos son falsos e imaginarios». Incluso la hipótesis del genio maligno es una ficción que yo creo. Pero este «yo» que duda, así desligado de todas las referencias espacio-temporales solidarias del propio cuerpo, quién es? Desplazado respecto al sujeto autobiográfico del Discurso del método cuyo rastro subsiste en las primeras líneas de las Meditaciones 1, el «yo» que conduce a la duda y que se hace reflexivo en el Cogito es tan metafísico e hiperbólico como la misma duda lo es respecto a todos sus contenidos. En verdad, no es nadie. 4 «[...} me era preciso emprender seriamente, una vez en mi vida, la tarca de deshacerme de todas las opiniones a las que hasta entonces, había dado crédito, y comenzar todo de nuevo desde los fundamentos, sí quería establecer algo firme y constante en las ciencias» (Primera meditación, AT, l. IX, p. 13; trad. cast, de Vidal Peña, Madrid, Alfaguara, 1977). * -Podría ocurrir que él haya querido que me equivoque todas las veces que sumo dos más tres» {ibid.,kx, t. IX, p.16). * «{...) m e ex p licaré seriam en te y co n lib ertad para d estru ir, en g en eral, tod as mis antiguas opiniones» {ibid., AT, t. IX, p. 13). 7 -H ace ya algún tiempo, me he dado cuenta de que, desde mis primeros años, yo había admitido como verdaderas muchas opiniones falsas [...]» (ibid.). * Por eso, el «quién» de la duda no carece de algún otro, puesto que ha salido, al perder todo anclaje, de las condiciones de interlocución del diálogo. No se puede ni siquiera decir que monologue, en la medida en que el monólogo indica un repliegue con relación a un diálogo que él presupone, interrumpiéndolo.

19 Prólogo. La cuestión de la ipseidad X V II Qué queda por decir de este «yo» sin anclaje? Que, por su obstinación incluso en querer dudar, muestra una voluntad de certeza y de verdad no distinguimos, en este estadio, entre estas dos expresiones, que da a la duda misma una especie de oriente: en este sentido, la duda cartesiana no es la desesperanza kierkegaardiana. Muy al contrario, la voluntad de encontrar es lo que la motiva; y lo que quiero encontrar es la verdad de la cosa misma. En efecto, se duda precisamente si las cosas son tales como parecen ser. A este respecto, no es indiferente que la hipótesis del genio maligno sea la de un gran engañador. El embuste consiste, precisamente, en hacer pasar el parecer por el «ser verdadero». Por la duda «me convenzo de que nada ha sido jamás»; pero lo que quiero encontrar es «una cosa que sea cierta y verdadera». Esta última observación es fundamental para comprender el trastrocamiento de la duda en la certeza del Cogito en la Segunda meditación', conforme al objetivo ontológico de la duda, la primera certidumbre que de ello se deriva es la certeza de mi existencia, implicada en el ejercicio mismo de pensamiento en lo que consiste la hipótesis del gran mentiroso: «No hay, pues, ninguna duda de que, si me engaña, es que soy, y engáñeme cuanto quiera, nunca podrá hacer que yo no sea nada, mientras yo piense que soy algo» (A T, t. IX, p. 19). He aquí una proposición existencial: el verbo «ser» se toma aquí de modo absoluto, y no como cópula «yo soy, yo existo» *. La pregunta quién?, unida en primer lugar a la de quién duda?, toma un nuevo sesgo al unirse a la pregunta quién piensa? y, más radicalmente, a quién existe? La indeterminación extrema de la respuesta indeterminación heredada del carácter inicialmente hiperbólico de la duda explica claramente que Descartes El lector habituado al Discurso del método puede extrañarse de no encontrar aquí la famosa fórmula Cogito ergo sum. Sin embargo, está implícita en la expresión «yo dudo, yo soy», de diversas maneras: en primer lugar, dudar es pensar; después, el «yo soy» va unido a la duda por un «pues», reforzado por todas las razones de dudar, de tal modo que se debe leer: «Para dudar es preciso ser». En fin, la primera certeza no es del orden del sentimiento, es una proposición: «De manera que, después de pensarlo bien y examinarlo todo cuidadosamente, resulta que es preciso concluir y dar como cosa cieña que esta proposición, Yo soy, yo existo, es necesariamente verdadera, cada vez que la pronuncio o que la concibo en mi espíritu» (Segunda meditación, AT, t. IX, p. 19). Dejemos de lado, por el momento, la restricción «cada vez que la pronuncio...»; ella ha de desempeñar un papel decisivo en lo que llamare más adelante la crisis del Cogito.

20 X V III Paul Ricoeur se vea forzado, para explicar la certeza adquirida, a añadirle una cuestión nueva, esto es, la de saber lo que yo soy l0. La respuesta a esta cuestión conduce a la fórmula desarrollada del Cogito: «Así pues, hablando con precisión, no soy más que una cosa que piensa, es decir, un espíritu, un entendimiento o una razón, términos cuyo significado me era antes desconocido» (A T, t. IX, p. 2 1 ). Por la pregunta qué? estamos obligados a una búsqueda predicativa, que se refiere a lo que «pertenece a este conocimiento que tengo de mí mismo» (A T, t. IX, p. 2 2 ) o, más claramente aún, «lo que concierne a mi naturaleza» ". En este punto, el «yo» pierde definitivamente toda determinación singular y se hace pensamiento, es decir, entendimiento. Es cierto que esta tendencia que se puede llamar «cpistcmologizadora» (reforzada por el famoso desarrollo de la Segunda meditación conocido con el nombre de «pedazo de cera») está atemperada por una tendencia «fenomenologizadora», expresada en la enumeración que preserva la real variedad íntima del acto de pensar: «Qué es una cosa que piensa? Es una cosa que duda, que entiende, que afirma, que niega, que quiere o que no quiere, que también imagina o que siente» (ibid.). Esta enumeración plantea la cuestión de la identidad del sujeto, pero en un sentido totalmente opuesto a la identidad narrativa de una persona concreta. No puede tratarse más que de la identidad en cierto sentido puntual, ahistórica, del «yo» en la diversidad de sus operaciones; esta identidad es la de un «mismo» que escapa a la alternativa de la permanencia y del cambio en el tiempo, puesto que el Cogito es instantáneo i:. Al término de la Segunda meditación, la situación del sujeto 10 -Pero no se todavía con claridad que soy, yo que se con certeza que soy» (ibid.). Y además: -he reconocido que yo era, y busco cuál soy, yo que he reconocido ser* (ibid., AT, t. IX, p. 21). Éste paso de la prc^unt.i ( meri? a la pregunta que? está preparado por un uso del verbo ser que oscila entre el uso absoluto, *vo soy, yo existo*, y el uso predicativo, «soy algo». Algo, pero que? 11 Aquí comienza de nuevo una criba de opiniones por la duda metódica, criba paralela a la de la Primera meditación, pero en la cual lo que está en juego es la lista de predicados atribuibles a esc «yo» seguro de existir en la desnudez del yo soy *. Kl argumento debe ser traído aquí de nuevo: «Es, pues, tan evidente que soy yo quien duda, entiende y desea, que no hay necesidad de añadir ahora nada para explicarlo» (AT, t. IX, p.22). La evidencia se refiere aquí a la imposibilidad de desunir ninguno de estos modos de conocimiento que yo tengo de mí mismo, de mi verdadera naturaleza.

21 Prólogo. La cuestión J e la ipseijaj X IX meditante aparece sin medida común con lo que, a lo largo de nuestras investigaciones, llamaremos locutor, agente, personaje de narración, sujeto de imputaríón moral, etc. La subjetividad que se plantea por reflexión sobre su propia duda, duda radicalizada por la fábula del gran engañador, es una subjetividad sin anclaje, que Descartes, conservando el vocabulario substancialista de las filosofías con las que cree haber roto, todavía puede llamar un alma. Pero es lo contrario lo que él quiere decir: lo que la tradición llama alma es en verdad sujeto, y este sujeto se reduce al acto más simple y más escueto, el de pensar. Este acto de pensar, todavía sin objeto determinado, es suficiente para vencer la duda, puesto que la duda lo contiene ya. Y como la duda es voluntaria y libre, el pensamiento se plantea planteando la duda. En ese sentido es en el que el «yo existo pensando» es una primera verdad, esto es, una verdad a la que nada precede. Ahora bien, se plantea la cuestión de saber si, en el propio Descartes, el «yo existo pensando» se sostiene en esta posición de primera verdad inmediatamente conocida por la reflexión sobre la duda. Este sería el caso si, en el orden de las razones, todas las otras verdades procediesen de la certeza del Cogito. Pues bien, la objeción formulada por Martial Gucroult en Descartes selon l ordre des raisons 13 continúa pareciéndome imperdonable. La certeza del Cogito da de la verdad una versión solamente subjetiva; el reinado del genio maligno permanece, en cuanto a saber si la certeza tiene valor objetivo; que mi alma sea pura inteligencia, es cierto; pero es sólo una necesidad interna de la ciencia: «No obstante, si esa ciencia es, para mi entendimiento, tan cierta como el Cogito, no tiene certeza más que en el interior de él, es decir, para mi yo encerrado en sí mismo» (ob. cit., p. 87). Al existir la dificultad que acabamos de decir, es evidente que en Descartes «sólo la demostración de Dios permitirá resolver la cuestión» (ibid., p. 137). Pero esta demostración, tal como es llevada en la Tercera meditación, invierte el orden del descubrimiento, u ordo cognoscendi, que debería conducir por sí solo, si el Cogito fuese en todos los aspectos verdad primera, del yo a Dios; después, a las esencias matemáticas; luego, a las cosas sensibles y a los cuerpos; y lo trastoca en favor de otro orden, el de la «verdad de la cosa» u ordo es- 11 M. Gucroult, Descartes selon t'ordre des raisons, 2 vols., París, Aubicr- Montaignc, 1953.

22 XX Paul Ricoeur sendi: orden sintético según el cual, Dios, simple eslabón en el primer orden, se convierte en el primer anillo. El Cogito sería verdaderamente absoluto, bajo cualquier consideración, si se pudiera mostrar que no hay más que un orden, aquel en el que es realmente primero, y que el otro orden, que lo hace retroceder a un segundo plano, deriva del primero. Parece claro que la Tercera meditación trastoca el orden al colocar la certeza del Cogito en posición subordinada con respecto a la veracidad divina, la cual es primera según la «verdad de la cosa»,4. Qué resulta de esto para el Cogito mismo? Por una especie de rebote de la nueva certeza, es decir, la de la existencia de Dios, sobre la del Cogito, la idea de mí mismo aparece profundamente transformada por el solo hecho del reconocimiento de esc Otro que causa la presencia en mí de su propia representación. El Cogito se desliza ai segundo rango ontológico. Descartes no duda en escribir: «De alguna forma tengo en mí antes la noción del infinito que del finito, es decir, de Dios antes que de mí mismo» (Tercera meditación, A T, t. IX, p. 36). Es, pues, preciso llegar a decir que, si Dios es ratio essendi de mí mismo, se convierte, por eso, en ratio cognoscendi de mí mismo, en tanto que soy un ser imperfecto, un 14 No hay duda de que para Descartes no ha habido ni sofisma ni círculo. Pero el precio que hay que pagar es considerable. El argumento descansa en la distinción entre dos estatutos de ideas: en cuanto a su «ser formal» es decir, en tanto que presentes en mí, hecha abstracción de su valor representativo, están simplemente en mí, todas de igual rango, por ser pensadas igualmente por mí. En cuanto a su valor representativo, llamado «ser objetivo», éste presenta grados variables de perfección: iguales en cuanto pensamientos, las ideas dejan de serlo en cuanto a lo que representan. Conocemos lo que sigue: la idea de perfección, mantenida como sinónima de la idea filosófica de Dios, se revela dotada de un contenido representativo desproporcionado para mi interior, que es el de un ser imperfecto, puesto que está condenado a ir a lo verdadero por el camino penoso de la duda. Tal es la asombrosa situación: un contenido mayor que su continente. Se plantea, pues, el problema de la causa de esta idea: de todas las otras ideas, yo podría sostener que soy la causa, pues no tienen mis ser que yo. De la idea de Dios yo no soy la causa «capaz>. Puede ser que ella haya sido puesta en mí por el mismo ser que ella representa. No discuto aquí las innumerables dificultades que acompañan a cada uno de los momentos del argumento: derecho de distinguir el ser objetivo de las ideas de su ser formal, derecho de considerar los grados de perfección de la idea como proporcionados a los seres así representados, derecho de considerar a Dios como la causa de la presencia de su propia idea en nosotros. Expongo enseguida las consecuencias que conciernen al Cogito mismo, sobrepasado así por esta idea de infinito o de perfección inconmensurable con su condición de ser finito.

EL SER, SU CONSTITUCION, SU EXPRESION CONCEPTUAL II LA ANALOCIA, EXPRESION CONCEPTUAL DEL SER

EL SER, SU CONSTITUCION, SU EXPRESION CONCEPTUAL II LA ANALOCIA, EXPRESION CONCEPTUAL DEL SER EL SER, SU CONSTITUCION, SU EXPRESION CONCEPTUAL II LA ANALOCIA, EXPRESION CONCEPTUAL DEL SER 5- Imposibilidad de conceptualizar unívocamente el acto de ser y el ente La imposibilidad de conceptualizar

Más detalles

ANÁLISIS DE DAVID HUME DEL PRINCIPIO DE CAUSALIDAD Francesc Llorens

ANÁLISIS DE DAVID HUME DEL PRINCIPIO DE CAUSALIDAD Francesc Llorens ANÁLISIS DE DAVID HUME DEL PRINCIPIO DE CAUSALIDAD Francesc Llorens QUÉ ES EL PRINCIPIO DE CAUSALIDAD El principio de causalidad es el pilar fundamental de la epistemología de David Hume. Tras determinar,

Más detalles

TEMA 2: EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO 1.1 CIENCIAS EMPÍRICAS Y CIENCIAS FORMALES.

TEMA 2: EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO 1.1 CIENCIAS EMPÍRICAS Y CIENCIAS FORMALES. TEMA 2: EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO Desde sus orígenes, la ciencia se ha convertido en la forma de conocimiento más eficaz que ha desarrollado el ser humano. Su eficacia se debe a la invención y aplicación

Más detalles

Límites. Definición de derivada.

Límites. Definición de derivada. Capítulo 4 Límites. Definición de derivada. 4.1. Límites e indeterminaciones Hemos visto en el capítulo anterior que para resolver el problema de la recta tangente tenemos que enfrentarnos a expresiones

Más detalles

Ejercicios guiados de comentario de texto. Ejercicio 2. Descartes

Ejercicios guiados de comentario de texto. Ejercicio 2. Descartes Ejercicios guiados de comentario de texto Ejercicio 2. Descartes Así, por ejemplo, estimaba correcto que, suponiendo un triángulo, entonces era preciso que sus tres ángulos fuesen iguales a dos rectos;

Más detalles

ÍNDICE PRESENTACIÓN... 9. INTRODUCCIÓN... 11 Lógica y Filosofía de la Lógica... 11 Más allá de este libro... 16

ÍNDICE PRESENTACIÓN... 9. INTRODUCCIÓN... 11 Lógica y Filosofía de la Lógica... 11 Más allá de este libro... 16 ÍNDICE PRESENTACIÓN... 9 INTRODUCCIÓN... 11 Lógica y Filosofía de la Lógica... 11 Más allá de este libro... 16 I. VERDAD Y PORTADORES DE VERDAD... 19 1. De qué tipo de entidades predicamos la verdad?...

Más detalles

CAPÍTULO 5 CONCLUSIONES

CAPÍTULO 5 CONCLUSIONES CAPÍTULO 5 CONCLUSIONES 118 119 Hace algún tiempo escribí cómo es que yo entiendo mi mente, luego lo analicé desde un punto de vista científico para saber si es posible que las CC se encarguen del estudio

Más detalles

CAMINOS EXPLICATIVOS. Humberto Maturana

CAMINOS EXPLICATIVOS. Humberto Maturana CAMINOS EXPLICATIVOS Humberto Maturana Existen dos modos o maneras fundamentales que un observador puede adoptar para escuchar explicaciones, según si él o ella se hacen o no la pregunta por una explicación

Más detalles

EL PROBLEMA DE LA VERDAD EN FOUCAULT Y RORTY. Marta Bellocchio ( U.B.A.,C.B.C), Pablo Sebastián García (U.B.A., Ciencias Económicas)

EL PROBLEMA DE LA VERDAD EN FOUCAULT Y RORTY. Marta Bellocchio ( U.B.A.,C.B.C), Pablo Sebastián García (U.B.A., Ciencias Económicas) EL PROBLEMA DE LA VERDAD EN FOUCAULT Y RORTY Marta Bellocchio ( U.B.A.,C.B.C), Pablo Sebastián García (U.B.A., Ciencias Económicas) El problema de la verdad ha sido fuente de discusión filosófica a lo

Más detalles

LA FUNDAMENTACIÓN BERGSONIANA DEL LIBRE ALBEDRÍO

LA FUNDAMENTACIÓN BERGSONIANA DEL LIBRE ALBEDRÍO LA FUNDAMENTACIÓN BERGSONIANA DEL LIBRE ALBEDRÍO La palabra libertad tiene para Bergson dos sentidos posibles. Por un lado, puede ser entendida como libertad de perfección, coincidiendo desde este punto

Más detalles

JURISPRUDENCIA ANALÍTICA

JURISPRUDENCIA ANALÍTICA JURISPRUDENCIA ANALÍTICA John Austin, Sobre la utilidad del estudio de la Jurisprudencia, y traducción y estudio preliminar de Felipe Gonzalez Vicén, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1981.

Más detalles

Arte y trabajo: una relación de identidad en Marx. Deledda Cros

Arte y trabajo: una relación de identidad en Marx. Deledda Cros Arte y trabajo: una relación de identidad en Marx Deledda Cros Marx nunca escribió un tratado de estética, ni se ocupó de los problemas estéticos en trabajos especiales. Sin embargo, en sus escritos dedicados

Más detalles

Introducción a la estética y a la apreciación artística

Introducción a la estética y a la apreciación artística Introducción a la estética y a la apreciación artística El ser humano es un ser expresivo, sensible y racional; y desde su aparición en el planeta ha manifestado su creatividad e inteligencia en el arte

Más detalles

Este es un ejemplo muy sencillo, un esquema de empleados que trabajan en proyectos, en una relación muchos a muchos.

Este es un ejemplo muy sencillo, un esquema de empleados que trabajan en proyectos, en una relación muchos a muchos. 28/04/2012 La teoría de la normalización va perdiendo peso con el paso de los años como herramienta de diseño de bases de datos relacionales en favor de modelos de datos más ricos en su representación,

Más detalles

DESIGUALDADES página 1

DESIGUALDADES página 1 DESIGUALDADES página 1 1.1 CONCEPTOS Y DEFINICIONES Una igualdad en Álgebra es aquella relación que establece equivalencia entre dos entes matemáticos. Es una afirmación, a través del signo =, de que dos

Más detalles

UNIDAD 1. LOS NÚMEROS ENTEROS.

UNIDAD 1. LOS NÚMEROS ENTEROS. UNIDAD 1. LOS NÚMEROS ENTEROS. Al final deberás haber aprendido... Interpretar y expresar números enteros. Representar números enteros en la recta numérica. Comparar y ordenar números enteros. Realizar

Más detalles

SER, DESEO Y LENGUAJE

SER, DESEO Y LENGUAJE KONVERGENCIAS Filosofía y Culturas en Diálogo ISSN 1669-9092 Año IV Nº 15 Segundo Cuatrimestre 2007 SER, DESEO Y LENGUAJE Graciela Nélida Brunet (Argentina) Introducción A través del tiempo los filósofos

Más detalles

El fi lósofo Carl von Weizsacker

El fi lósofo Carl von Weizsacker DESCARTES: CIENCIA DEL ESPÍRITU Y CIENCIA DE LA NATURALEZA Milagros Mier* El fi lósofo Carl von Weizsacker hará unos cuarenta años describía en su Discurso sobre Descartes y la ciencia de la naturaleza

Más detalles

PDF created with pdffactory Pro trial version www.pdffactory.com

PDF created with pdffactory Pro trial version www.pdffactory.com Universidad de Los Andes Facultad de Humanidades y Educación Escuela de Educación Departamento de Educación Física Cátedra Didáctica de la Educación Física RESUMEN DE LA TAXONOMIA DE LOS OBJETIVOS DE LA

Más detalles

Reseñas. Mónica Uribe, La interpretación estética como experiencia del arte, Guanajuato, Universidad de Guanajuato, 2014

Reseñas. Mónica Uribe, La interpretación estética como experiencia del arte, Guanajuato, Universidad de Guanajuato, 2014 Reseñas Mónica Uribe, La interpretación estética como experiencia del arte, Guanajuato, Universidad de Guanajuato, 2014 En La interpretación estética como experiencia del arte, Mónica Uribe nos introduce

Más detalles

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE EGRESADOS

DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE EGRESADOS DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE EGRESADOS DE LA UIA CIUDAD DE MÉXICO IV Reencuentro de Exalumnos Desayuno Magno 13 de noviembre de 2004 Queridos egresados: Quisimos convocarlos a este desayuno

Más detalles

1.3 Números racionales

1.3 Números racionales 1.3 1.3.1 El concepto de número racional Figura 1.2: Un reparto no equitativo: 12 5 =?. Figura 1.3: Un quinto de la unidad. Con los números naturales y enteros es imposible resolver cuestiones tan simples

Más detalles

Filosofía de la Educación de Peters

Filosofía de la Educación de Peters Tania Piccolo Preisser ID: 145206 Filosofía de la Educación de Peters Para Peters la profesión de la enseñanza debía considerar a la filosofía de la educación como parte indispensable de la teoría educativa.

Más detalles

Capítulo VI. Diagramas de Entidad Relación

Capítulo VI. Diagramas de Entidad Relación Diagramas de Entidad Relación Diagramas de entidad relación Tabla de contenido 1.- Concepto de entidad... 91 1.1.- Entidad del negocio... 91 1.2.- Atributos y datos... 91 2.- Asociación de entidades...

Más detalles

- No hay cosa hasta que la cosa se nos muestra como tal.

- No hay cosa hasta que la cosa se nos muestra como tal. Martin Heidegger, El origen de la obra de arte, en Caminos del bosque, versión española de Helena Cortés y Arturo Leyte, Madrid, Alianza Universidad, 1995 - La obra de arte es la que nos ha revelado en

Más detalles

La propia identidad como norma de acción:

La propia identidad como norma de acción: LA IDENTIDAD Para el presente trabajo consideré importante profundizar sobre el tema de la identidad personal, puesto que, si bien es un tema que interesa al ser humano desde los albores de la humanidad,

Más detalles

ORIENTACIONES GENERALES SOBRE LA PRUEBA DE ANÁLISIS DE TEXTOS

ORIENTACIONES GENERALES SOBRE LA PRUEBA DE ANÁLISIS DE TEXTOS ORIENTACIONES GENERALES SOBRE LA PRUEBA DE ANÁLISIS DE TEXTOS RLF Lo primero es leer el texto Iniciaremos nuestro análisis con una primera lectura, completa y rápida lectura global-, que nos lleve a captar

Más detalles

FE Y RAZÓN IGUALDAD, OPOSICIÓN O COMPLEMENTARIEDAD?

FE Y RAZÓN IGUALDAD, OPOSICIÓN O COMPLEMENTARIEDAD? 2 FE Y RAZÓN IGUALDAD, OPOSICIÓN O COMPLEMENTARIEDAD? 2 FE Y RAZÓN IGUALDAD, OPOSICIÓN O COMPLEMENTARIEDAD? 1. En busca de Dios: Homo religiosus 2. Qué es la fe? Definamos los términos 3. Fe y razón. Religión

Más detalles

Guía para escribir un ensayo básico

Guía para escribir un ensayo básico Guía para escribir un ensayo básico Un ensayo puede tener muchos propósitos, pero la estructura básica es igual sin importar su propósito. Podrías estar escribiendo un ensayo para argumentar un punto de

Más detalles

Codd propuso estos tres lenguajes como base teórica de cualquier lenguaje que quisiera cumplir con los requisitos formales del modelo.

Codd propuso estos tres lenguajes como base teórica de cualquier lenguaje que quisiera cumplir con los requisitos formales del modelo. 16/05/2012 1 Todo modelo de datos debe definir un lenguaje de definición de datos para crear las estructuras donde se almacenará la información y un lenguaje de manipulación de datos con el que acceder

Más detalles

Cómo ayudarles con las tareas escolares si no sabemos euskera?

Cómo ayudarles con las tareas escolares si no sabemos euskera? Cómo ayudarles con las tareas escolares si no sabemos euskera? Objetivo: desarrollar la autonomía de aprendizaje Tanto si sabemos euskera como si no sabemos euskera, la pregunta que debemos responder los

Más detalles

Método universitario del comentario de texto

Método universitario del comentario de texto Método universitario del comentario de texto Baptiste Mélès Université Blaise Pascal - Clermont-Ferrand traducido por Manuel E. Vazquez (Universitat de València) El objetivo del comentario de texto es

Más detalles

Ser uno. Iglesia Nueva Apostólica Internacional

Ser uno. Iglesia Nueva Apostólica Internacional Iglesia Nueva Apostólica Internacional Ser uno El ser uno está fundamentado en la unidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Jesucristo fue uno con su Padre, esta unidad también debe existir entre

Más detalles

Psicología científica natural, ciencias humanas y metafísica

Psicología científica natural, ciencias humanas y metafísica Psicología científica natural, ciencias humanas y metafísica Edmund Husserl Traducción Castellana Jason A. Suárez Grupo de Investigación Hermes Universidad del Valle andressuareza@gmail.com La psicología

Más detalles

Definir el campo de estudio de la economía o, lo que es lo mismo,

Definir el campo de estudio de la economía o, lo que es lo mismo, I.1. Introducción a la economía Definir el campo de estudio de la economía o, lo que es lo mismo, los límites de la realidad económica, es tarea necesaria y fundamental para cualquier obra sobre el tema.

Más detalles

PRÓLOGO. Todo lo que tiene un principio, tiene un fin. Estoy seguro de haber escuchado esa frase

PRÓLOGO. Todo lo que tiene un principio, tiene un fin. Estoy seguro de haber escuchado esa frase PRÓLOGO Todo lo que tiene un principio, tiene un fin. Estoy seguro de haber escuchado esa frase en algún lado, más de una vez en mi vida. Todo lo que empieza, algún día debe terminar, no es más que una

Más detalles

de la persona Unidad VDignidad

de la persona Unidad VDignidad de la persona Unidad VDignidad Ser humano Esquema conceptual: Unidad V Definición de persona La definición de Santo Tomás Definición ontológica Definición metafísica Constitución de la persona El papel

Más detalles

ECOS-boletín No 39, enero de 2012

ECOS-boletín No 39, enero de 2012 ECOS-boletín No 39, enero de 2012 Wilfried Nelles: VER LO QUE ES O APRENDER DE LA VIDA En las constelaciones familiares se trata de contemplar, de ver la realidad. Hellinger sintetiza a menudo esta realidad

Más detalles

Capítulo 1 EL MUNDO QUE YO CREO

Capítulo 1 EL MUNDO QUE YO CREO Capítulo 1 EL MUNDO QUE YO CREO «Hubo un tiempo en que: pensé que no podía y no pude, creí que no sabía nada y nada supe. Pensé que no tendría fuerzas y flaqueé. Creí que era demasiada la carga y me caí.

Más detalles

Kierkegaard Etica de la subjetividad 1

Kierkegaard Etica de la subjetividad 1 Kierkegaard Etica de la subjetividad 1 Arne Grøn Universidad de Copenhague Publicado en El Garabato No, 12. México, octubre de 2000 lo ético es lo eterno respirando y -en medio de la soledad- la compañía

Más detalles

HORACIO ITZCOVICH. Fragmento de la Introducción al libro de Editorial Libros del Zorzal(2005) Iniciación al estudio didáctico de la Geometría

HORACIO ITZCOVICH. Fragmento de la Introducción al libro de Editorial Libros del Zorzal(2005) Iniciación al estudio didáctico de la Geometría Introducción Es reconocido por quienes tienen un vínculo con la enseñanza de la matemática, el hecho de que el trabajo geométrico ha ido perdiendo espacio y sentido, tanto en los colegios como en la formación

Más detalles

Criterios para una lectura cristiana de la Biblia

Criterios para una lectura cristiana de la Biblia Tema 4 La lectura de la Biblia Texto: Hch 8, 26-40 Encuesta Introducción 1.- Realidad 1.1.- Leo la Biblia? Qué es lo que más me interesa de la Biblia? 2.- Iluminar 2.1.- Criterios para una lectura cristiana

Más detalles

Cómo mejorar la calidad de los aprendizajes de nuestros estudiantes?

Cómo mejorar la calidad de los aprendizajes de nuestros estudiantes? Cómo mejorar la calidad de los aprendizajes de nuestros estudiantes? Con frecuencia a los profesores nos gustaría que alguien nos diera una receta para que nuestros estudiantes aprendan mucho, se entusiasmen,

Más detalles

Psicología social y comunicación.

Psicología social y comunicación. Psicología social y comunicación. José Luis Del Real Limón Volumen 4 / Número 7 / Primer Semestre 2014 Para lograr un entendimiento adecuado de cómo influyen los medios de comunicación en la psicología

Más detalles

a/ Comunicativa: voluntad de transmitir una información. b/ Ilocutiva: deseo de lograr un determinado efecto.

a/ Comunicativa: voluntad de transmitir una información. b/ Ilocutiva: deseo de lograr un determinado efecto. CUESTIONES GENERALES 1. TEXTO Y PÁRRAFO. DEFINICIONES.- Se entiende por TEXTOS todas aquellas emisiones habladas o escritas de cualquier longitud (desde un enunciado a un libro entero) que tengan unidad.

Más detalles

EL ARTÍCULO CIENTÍFICO: PUNTUALIZACIONES ACERCA DE SU ESTRUCTURA Y REDACCIÓN

EL ARTÍCULO CIENTÍFICO: PUNTUALIZACIONES ACERCA DE SU ESTRUCTURA Y REDACCIÓN EL ARTÍCULO CIENTÍFICO: PUNTUALIZACIONES ACERCA DE SU ESTRUCTURA Y REDACCIÓN Pilar Blanco Altozano, Catedrática de Dibujo de la Universidad de La Laguna. Facultad de Bellas Artes, Camino del Hierro 4,

Más detalles

80 PARÁBOLAS DE LA BIBLIA EXPLICADAS EN UN CURSO DE MILAGROS

80 PARÁBOLAS DE LA BIBLIA EXPLICADAS EN UN CURSO DE MILAGROS 80 PARÁBOLAS DE LA BIBLIA EXPLICADAS EN UN CURSO DE MILAGROS Parte 1 Enero 2008 PRESENTACIÓN Extracto del Libro publicado por Foundation for Inner Peace: Un Curso de Milagros, que consiste en una Revelación

Más detalles

Positivismo lógico. Capítulo 8. 8.1. La ciencia positivista

Positivismo lógico. Capítulo 8. 8.1. La ciencia positivista Capítulo 8 Positivismo lógico El siguiente intento histórico de proporcionar a la ciencia esa objetividad completa que mencionábamos en el capítulo consistió en recurrir la objetividad de los hechos empíricos,

Más detalles

DEVOCIONALES PERSONALES EN JUAN

DEVOCIONALES PERSONALES EN JUAN DEVOCIONALES PERSONALES EN JUAN POR HOWARD Y HEIDI ANDRUEJOL (PREGUNTAS@ELBUNKER.NET) JUAN 1:1 34 Ahora podés conocer a Dios y darlo a conocer. 1. Los v.1-18 nos describen la deidad de Jesús (él es Dios):

Más detalles

[Solo hay certeza del conocimiento cuando se percibe con claridad y distinción (lín. 16-48)]

[Solo hay certeza del conocimiento cuando se percibe con claridad y distinción (lín. 16-48)] DESCARTES. Meditaciones metafísicas. Meditación Tercera: De Dios; que existe. [Introducción] [Descartes escribió las Meditaciones metafísicas con la finalidad de aplicar su método y lograr la certeza en

Más detalles

El objeto de la estética

El objeto de la estética El objeto de la estética MANUEL B. TRÍAS Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza La palabra Estética no es un término unívoco; es corriente hallarla empleada para designar una unidad de saber, pero esa unidad

Más detalles

Cómo ayudar a nuestros hijos e hijas en las tareas escolares si no sabemos euskera?

Cómo ayudar a nuestros hijos e hijas en las tareas escolares si no sabemos euskera? Cómo ayudar a nuestros hijos e hijas en las tareas escolares si no sabemos euskera? Este documento es un resumen de la charla No sabemos euskera, Cómo ayudar a nuestros hijos e hijas en las tareas escolares?.

Más detalles

JESUCRISTO RECONCILIADOR

JESUCRISTO RECONCILIADOR JESUCRISTO RECONCILIADOR El presente trabajo tiene por finalidad poder profundizar en la realidad de la naturaleza humana, herida por el pecado original y redimida por Cristo. Haremos un recorrido partiendo,

Más detalles

El rincón de los problemas. Nuevos horizontes matemáticos mediante variaciones de un problema

El rincón de los problemas. Nuevos horizontes matemáticos mediante variaciones de un problema www.fisem.org/web/union El rincón de los problemas ISSN: 1815-0640 Número 35. Septiembre de 2013 páginas 135-143 Pontificia Universidad Católica del Perú umalasp@pucp.edu.pe Nuevos horizontes matemáticos

Más detalles

LA IDENTIDAD EN LA ESENCIA METAFISICA. Martín Astacio

LA IDENTIDAD EN LA ESENCIA METAFISICA. Martín Astacio LA IDENTIDAD EN LA ESENCIA METAFISICA Martín Astacio Tradicionalmente las ciencias filosóficas nos han enseñado el hecho de que una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Esta afirmación se nos presenta

Más detalles

Fundamentos para la Representación y Análisis de Señales Mediante Series de Fourier

Fundamentos para la Representación y Análisis de Señales Mediante Series de Fourier Fundamentos para la Representación y Análisis de Señales Mediante Series de Fourier Andrés Felipe López Lopera* Resumen. Existe una gran similitud entre vectores y las señales. Propiedades tales como la

Más detalles

Se necesita un intérprete de lengua de señas para conversar Viviana Burad

Se necesita un intérprete de lengua de señas para conversar Viviana Burad Colega: Se necesita un intérprete de lengua de señas para conversar Viviana Burad Estos pensamientos que voy a empezar a escribirte, ni son míos, ni son nuevos. Pero quisiera ponerlos en mis palabras para

Más detalles

SANTO TOMÁS: CONTEXTO HISTÓRICO

SANTO TOMÁS: CONTEXTO HISTÓRICO SANTO TOMÁS: CONTEXTO HISTÓRICO SANTO TOMÁS (1225-1274) Cristianismo: elemento cohesionador de la sociedad. Sistema feudal: se mantiene en el campo. Auge de la burguesía: hombres libres de las ciudades.

Más detalles

DEMOSTRACIONES GEOMÉTRICAS

DEMOSTRACIONES GEOMÉTRICAS DEMOSTRACIONES GEOMÉTRICAS Ana M. Martín Caraballo, Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. José Muñoz Santonja, IES Macarena de Sevilla. ESTALMAT ANDALUCÍA SEDE SEVILLA ÍNDICE INTRODUCCIÓN PRIMERA PARTE:

Más detalles

Jornada Centro Oro 2010

Jornada Centro Oro 2010 Jornada Centro Oro 2010 La 4ta amenaza de sufrimiento La concepción materialista de la hisoria supone partir de la vida materia. Marx y Engels Vida: diferencia en la unidad Savater En El malestar de la

Más detalles

RICHARD SWINBURNE HAY UN DIOS?

RICHARD SWINBURNE HAY UN DIOS? RICHARD SWINBURNE HAY UN DIOS? EDICIONES SÍGUEME SALAMANCA 2012 Cubierta diseñada por Christian Hugo Martín Tradujeron Miguel García-Baró y Pedro García-Baró sobre el original inglés Is There a Good? Revised

Más detalles

Comité Permanente sobre el Derecho de Marcas, Diseños Industriales e Indicaciones Geográficas

Comité Permanente sobre el Derecho de Marcas, Diseños Industriales e Indicaciones Geográficas S SCT/30/4 ORIGINAL: INGLÉS FECHA: 12 DE AGOSTO DE 2013 Comité Permanente sobre el Derecho de Marcas, Diseños Industriales e Indicaciones Geográficas Trigésima sesión Ginebra, 4 a 8 de noviembre de 2013

Más detalles

LA MAESTRÍA PERSONAL. presentación

LA MAESTRÍA PERSONAL. presentación presentación LA MAESTRÍA PERSONAL Componente clave de las cinco disciplinas propias de las organizaciones inteligentes, la maestría personal lleva aparejado un alto nivel de eficiencia, y quienes son eficientes

Más detalles

17º Domingo del Tiempo Ordinario (A)

17º Domingo del Tiempo Ordinario (A) 17º Domingo del Tiempo Ordinario (A) Tres parábolas del Reino de Dios Descubrir los signos de Dios en la vida de cada día Mateo 13,44-52 1. Oración inicial Señor Jesús, envía tu Espíritu, para que Él nos

Más detalles

Por Harvey Bluedorn. Copyright 1995. Todos los derechos reservados.

Por Harvey Bluedorn. Copyright 1995. Todos los derechos reservados. 1 Dos Métodos de Razonamiento Una Introducción a la Lógica Inductiva y a la Deductiva Por Harvey Bluedorn. Copyright 1995. Todos los derechos reservados. Corrigiendo el Pensamiento Defectuoso A menudo

Más detalles

19 proposiciones para discutir sobre la violencia

19 proposiciones para discutir sobre la violencia 19 proposiciones para discutir sobre la violencia Mario Carlos Zerbino Para poder pensar la cuestión de la violencia escolar es necesario situar, previamente, algunos puntos de partida para nuestro recorrido,

Más detalles

QUÉ SIGNIFICA CREER?

QUÉ SIGNIFICA CREER? 1 QUÉ SIGNIFICA CREER? L La persona es un ser abierto al futuro, es una realidad a hacer. Por lo tanto no es un ser determinado. En Primero medio descubrimos que la persona humana tiene como tarea primera

Más detalles

LENGUAJE DEL CINE, PRAXIS DEL FILME: UNA INTRODUCCIÓN AL CINEMATÓGRAFO

LENGUAJE DEL CINE, PRAXIS DEL FILME: UNA INTRODUCCIÓN AL CINEMATÓGRAFO LENGUAJE DEL CINE, PRAXIS DEL FILME: UNA INTRODUCCIÓN AL CINEMATÓGRAFO Luis ALONSO GARCÍA (Madrid: Plaza y Valdés Editores, 2010, 227 págs.) Con más de un siglo a sus espaldas, el mundo del cine ha ocupado

Más detalles

TEMA 6. LENGUAJE Y COMUNICACIÓN LICENCIATURA DE HUMANIDADES UNIVERSIDAD DE ALICANTE PSICOLOGÍA BÁSICA

TEMA 6. LENGUAJE Y COMUNICACIÓN LICENCIATURA DE HUMANIDADES UNIVERSIDAD DE ALICANTE PSICOLOGÍA BÁSICA TEMA 6. LENGUAJE Y COMUNICACIÓN LICENCIATURA DE HUMANIDADES UNIVERSIDAD DE ALICANTE Material extraído del portal: http://www.psb.ua.es 1 PRESENTACIÓN- OBJETIVOS QUE EL ESTUDIANTE CONOZCA: QUÉ ES EL LENGUAJE.

Más detalles

Puedes Desarrollar Tu Inteligencia

Puedes Desarrollar Tu Inteligencia Puedes desarrollar tu Inteligencia (Actividad-Opción A) Puedes Desarrollar Tu Inteligencia Una nueva investigación demuestra que el cerebro puede desarrollarse como un músculo Muchas personas piensan que

Más detalles

MORAL cuanto Bien cansa los

MORAL cuanto Bien cansa los VALOR Y VALOR MORAL 1. Bien El bien es el ser en cuanto a apetecible, dice Santo Tomás; es el ser en cuanto colma o perfecciona el apetito. Por eso es el ser en cuanto acto o perfección. Según sea el apetito

Más detalles

LA MEDICIÓN DEL VALOR DEL DINERO. Luis E. Rivero M. Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales Universidad de Los Andes

LA MEDICIÓN DEL VALOR DEL DINERO. Luis E. Rivero M. Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales Universidad de Los Andes LA MEDICIÓN DEL VALOR DEL DINERO Luis E. Rivero M. Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales Universidad de Los Andes RESUMEN: Cuando se hace referencia a las variaciones que experimenta determinada

Más detalles

Contextualización COMUNICACIÓN 1. Sesión 8 El texto en situación comunicativa. Estructura, extensión y propiedades del texto

Contextualización COMUNICACIÓN 1. Sesión 8 El texto en situación comunicativa. Estructura, extensión y propiedades del texto Comunicación COMUNICACIÓN 1 Sesión 8 El texto en situación comunicativa Estructura, extensión y propiedades del texto Intención comunicativa del texto Adecuación, coherencia y cohesión Contextualización

Más detalles

ESPAÑOL I UNIDAD 2 ELEMENTOS DE LA ORACION

ESPAÑOL I UNIDAD 2 ELEMENTOS DE LA ORACION ESPAÑOL I UNIDAD 2 ELEMENTOS DE LA ORACION El Verbo y el Adverbio Obtenido de: Wikipedia. 20 de octubre de 2009. http://www.profesorenlinea.cl/castellano/adverbio.htm y en: http://www.colegiosaofrancisco.com.br/alfa/espanhol/adverbio-definicion.php

Más detalles

Freud relata la experiencia de un niño de un año y medio que presentaba la

Freud relata la experiencia de un niño de un año y medio que presentaba la Verde paraíso de los amores infantiles? Autora: María Fernanda Collins Freud relata la experiencia de un niño de un año y medio que presentaba la particularidad de no llorar toda vez que su madre se alejaba

Más detalles

Universidad de la Frontera

Universidad de la Frontera Universidad de la Frontera Facultad de Ingeniería, Ciencias y Admistración Departamento de Matemática Actividad Didáctica: El Abaco TALLER # 2 - Sistema Decimal El ábaco es uno de los recursos más antiguos

Más detalles

La pregunta central de esta investigación fue cómo incide el cáncer de mama en el autoconcepto, las emociones y el sentido de vida, en un grupo de

La pregunta central de esta investigación fue cómo incide el cáncer de mama en el autoconcepto, las emociones y el sentido de vida, en un grupo de CONCLUSIONES La pregunta central de esta investigación fue cómo incide el cáncer de mama en el autoconcepto, las emociones y el sentido de vida, en un grupo de mujeres con este diagnóstico? A través de

Más detalles

Dario Chioli entrevistado por Roberto Camatel

Dario Chioli entrevistado por Roberto Camatel Dario Chioli entrevistado por Roberto Camatel Turín 25/6/2005 [Versión de Ricardo R. Laudato] * 1. En qué lugar te sientes más a tus anchas, además de en tu casa? En medio de la naturaleza. 2. Qué es el

Más detalles

EL APRENDIZAJE COOPERATIVO Y LAS COMPETENCIAS BÁSICAS

EL APRENDIZAJE COOPERATIVO Y LAS COMPETENCIAS BÁSICAS EL APRENDIZAJE COOPERATIVO Y LAS COMPETENCIAS BÁSICAS La estructuración individualista de la enseñanza, acompañada de la distribución del alumnado en grupos homogéneos, aunque algunos piensan que facilita

Más detalles

INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA. Angélica María Guerrero Escamilla. Estudiante de la Licenciatura en Derecho

INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA. Angélica María Guerrero Escamilla. Estudiante de la Licenciatura en Derecho PRESENTA: INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA.. Asesora INEA Estudiante de la Licenciatura en Derecho Col. Rancho Nuevo, Mpio. de Apaseo el Grande, Gto. Octubre de 2003 1 INNOVACIÓN DE LA PRÁCTICA EDUCATIVA

Más detalles

El valor de educar: opinión de Fernando Savater *

El valor de educar: opinión de Fernando Savater * El valor de educar: opinión de Fernando Savater * El primer objetivo de la escuela es la fabricación de ese ser humano igualitario, racional, capaz de participar de forma crítica en una sociedad democrática,

Más detalles

LA CARTA SOBRE LA INDEPENDENCIA DE JACQUES MARITAIN BASE PARA UNA ESTRATEGIA DE INSPIRACION CRISTIANA

LA CARTA SOBRE LA INDEPENDENCIA DE JACQUES MARITAIN BASE PARA UNA ESTRATEGIA DE INSPIRACION CRISTIANA LA CARTA SOBRE LA INDEPENDENCIA DE JACQUES MARITAIN BASE PARA UNA ESTRATEGIA DE INSPIRACION CRISTIANA Jaime Castillo Velasco (Destacado humanista cristiano chileno. Fue Presidente de la Comisión Chilena

Más detalles

TEMA 0 EL CRISTIANISMO MÁS ALLÁ DEL LIBRO

TEMA 0 EL CRISTIANISMO MÁS ALLÁ DEL LIBRO Revista de Pastoral Juvenil 475-476 noviembre-diciembre 2011 1 TEMA 0 EL CRISTIANISMO MÁS ALLÁ DEL LIBRO José Serafín Béjar Bacas 1 1. Presentación del tema En el principio fue el encuentro. Así es, en

Más detalles

Ponencia: el ser humano religioso

Ponencia: el ser humano religioso Ponencia: el ser humano religioso El origen de la religión es el ser humano. El medio en el que se desarrolla la religión es el ser humano. El fin de la religión es el ser humano. En definitiva: La religión

Más detalles

SANTO TOMÁS: Summa contra los gentiles. Libro 1,cp.IV-VIII

SANTO TOMÁS: Summa contra los gentiles. Libro 1,cp.IV-VIII SANTO TOMÁS: Summa contra los gentiles. Libro 1,cp.IV-VIII Capítulo IV: Propónese convenientemente a los hombres, para ser creída, la verdad divina, accesible a la razón natural. Existiendo, pues, dos

Más detalles

LA OPCIÓN FUNDAMENTAL

LA OPCIÓN FUNDAMENTAL PROBLEMÁTICA SOCIOCULTURAL I LA OPCIÓN FUNDAMENTAL Qué es la opción fundamental? Comenzaremos refiriéndonos al significado de la palabra opción. Optar es escoger una alternativa entre varias posibles.

Más detalles

Introducción. Si no sé que no sé, pienso que sé. (Laing, 1970)

Introducción. Si no sé que no sé, pienso que sé. (Laing, 1970) Introducción Si no sé que no sé, pienso que sé. (Laing, 1970) Las experiencias que tenemos nos van enseñando y moldeando como personas. En mi proceso personal de crecimiento, al llegar al final de esta

Más detalles

PROPOSICIONES SUBORDINADAS ADVERBIALES

PROPOSICIONES SUBORDINADAS ADVERBIALES PROPOSICIONES SUBORDINADAS ADVERBIALES De la misma manera a lo que ocurría con las proposiciones subordinadas adjetivas y sustantivas, las proposiciones subordinadas adverbiales son aquellas que equivalen

Más detalles

TRABAJO E IDENTIDAD PERSONAL JOSÉ LUIS GARCÍA (José Luis García es psicólogo y especialista en el mundo laboral).

TRABAJO E IDENTIDAD PERSONAL JOSÉ LUIS GARCÍA (José Luis García es psicólogo y especialista en el mundo laboral). TRABAJO E IDENTIDAD PERSONAL JOSÉ LUIS GARCÍA (José Luis García es psicólogo y especialista en el mundo laboral). En nuestra sociedad el trabajo se ha convertido en un factor muy importante, casi el más

Más detalles

TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DEL DISTRITO FEDERAL nante es al contrario, algo puramente psicológico. Estas representación en el espíritu del sujeto, es la que al realizar el objeto inmediato y el objeto

Más detalles

Resolución de Problemas: Situaciones y Contextos

Resolución de Problemas: Situaciones y Contextos Resolución de Problemas: Situaciones y Contextos Jose Luis Lupiáñez Universidad de Granada Un presentador de TV mostró el gráfico siguiente y dijo: Este gráfico muestra que hay un enorme aumento del número

Más detalles

Un juego de cartas: Las siete y media

Un juego de cartas: Las siete y media Un juego de cartas: Las siete y media Paula Lagares Federico Perea Justo Puerto * MaMaEuSch ** Management Mathematics for European Schools 94342 - CP - 1-2001 - DE - COMENIUS - C21 * Universidad de Sevilla

Más detalles

Resumen. - El hábito inconsciente de buscar una solución para hacer es un error de elección

Resumen. - El hábito inconsciente de buscar una solución para hacer es un error de elección Resumen - Prólogo - El hábito inconsciente de buscar una solución para hacer es un error de elección - Cuándo tuvieron nacimiento los celos o la rivalidad? - Por qué los niños no tienen la iniciativa de

Más detalles

Expresión Verbal. Recursos y Contenidos educativos. Unidad. documentación del alumno dossier temático

Expresión Verbal. Recursos y Contenidos educativos. Unidad. documentación del alumno dossier temático documentación del alumno dossier temático Unidad Expresión Verbal. Recursos y Contenidos educativos accent escuela de animadores C/ San Juan de Ribera, nº 44 bajo derecha. 46970 Alaquàs (Valencia). télf.:

Más detalles

Cuerpo propio, imaginación y causalidad en la Meditación Sexta de R. Descartes.

Cuerpo propio, imaginación y causalidad en la Meditación Sexta de R. Descartes. Actas de las VII Jornadas de Investigación en Filosofía para profesores, graduados y alumnos 10, 11 y 12 DE NOVIEMBRE DE 2008 Departamento de Filosofía Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación

Más detalles

ENCONTRAR TRABAJO YA! (Las urgencias y la ética)

ENCONTRAR TRABAJO YA! (Las urgencias y la ética) ENCONTRAR TRABAJO YA! (Las urgencias y la ética) Introducción Desde hace varios años en Insercoop nos enfrentamos a la difícil tarea de dar respuestas educativas a aquellas personas que están buscando

Más detalles

JAIME DESPREE. QUÉ ES LA REALIDAD? Nuevo método para un nuevo discurso

JAIME DESPREE. QUÉ ES LA REALIDAD? Nuevo método para un nuevo discurso JAIME DESPREE Nuevo método para un nuevo discurso Primera edición en ebook: Julio de 2006 ISBN: 978-84-611-4894-3 Jaime Despree www.jaimedespree.de Este ebook no podrá ser reproducido por ningún medio

Más detalles

Datos del autor. Nombres y apellido: Germán Andrés Paz. Lugar de nacimiento: Rosario (Código Postal 2000), Santa Fe, Argentina

Datos del autor. Nombres y apellido: Germán Andrés Paz. Lugar de nacimiento: Rosario (Código Postal 2000), Santa Fe, Argentina Datos del autor Nombres y apellido: Germán Andrés Paz Lugar de nacimiento: Rosario (Código Postal 2000), Santa Fe, Argentina Correo electrónico: germanpaz_ar@hotmail.com =========0========= Introducción

Más detalles

POR QUÉ ES IMPORTANTE AHORRAR?

POR QUÉ ES IMPORTANTE AHORRAR? 0 POR QUÉ ES IMPORTANTE AHORRAR? Ahorrar es importante ya que es una inversión a largo plazo, y se convierte en un respaldo para el futuro. La técnica de ahorrar viene de millones de años atrás y tiene

Más detalles

LA REALIDAD COMUNICACION

LA REALIDAD COMUNICACION IMAGEN CORPORATIVA Hoy por hoy no es posible concebir el desarrollo de una empresa o el lanzamiento de un producto si éstos no estan ligados íntimamente a la identidad corporativa y al aspecto que asumirán

Más detalles