LA ESTRUCTURA DE CONSUMO DE LOS HOGARES SALVADOREÑOS: UN ANÁLISIS DE DESIGUALDAD FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Y EMPRESARIALES

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "LA ESTRUCTURA DE CONSUMO DE LOS HOGARES SALVADOREÑOS: UN ANÁLISIS DE DESIGUALDAD FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Y EMPRESARIALES"

Transcripción

1 UNIVERSIDAD CENTROAMERICANA JOSÉ SIMEÓN CAÑAS LA ESTRUCTURA DE CONSUMO DE LOS HOGARES SALVADOREÑOS: UN ANÁLISIS DE DESIGUALDAD TRABAJO DE GRADUACIÓN PREPARADO PARA LA FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Y EMPRESARIALES PARA OPTAR AL GRADO DE LICENCIADO EN ECONOMÍA PRESENTADO POR: ALEMÁN HERNÁNDEZ ANDREA ALEXANDRA CERNA HURTADO OTILIA MARÍA REVELO PAIZ GABRIELA MARÍA SERMEÑO RIVERA MARÍA ALEJANDRA ANTIGUO CUSCATLÁN, OCTUBRE DE 2011

2 RECTOR ING. ANDREU OLIVA DE LA ESPERANZA S.J. SECRETARIA GENERAL ING. CELINA PÉREZ RIVERA DECANO DE LA FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Y EMPRESARIALES LIC. JOSÉ ANTONIO MEJÍA HERRERA COORDINADOR DE LA CARRERA DE ECONOMÍA LIC. XIOMARA HERNÁNDEZ DIRECTOR DEL TRABAJO ING. LILIAN VEGA LECTOR LIC. MARIELOS GARCIA

3 Gracias Dios por permitirme terminar esta etapa de mi vida con éxito y abrirme las puertas al mundo profesional, por brindarme tantas bendiciones y colocar personas maravillosas en mi camino. A mi familia, especialmente a mis padres Alexander Alemán y Any Hernández, por su amor, su apoyo incondicional, sus consejos invaluables, su esfuerzo y sacrificio constante. A mi hermana Gaby Alemán que con sus palabras llenas de amor, alegría y humor me dieron aliento cuando más lo necesitaba. A mis amigos que con su paciencia, amor y risas me sostuvieron cuerda en estos años de estudio. A Sergio Cortez, por las largas conversaciones a las 9 de la noche en el parqueo de la universidad, con las cuales aprendimos y crecimos juntos. Gracias a todas aquellas personas que a lo largo de mi vida dejaron huella, con sus lindas palabras, acciones, cariño, apoyo, y me ayudaron a aspirar ser una mejor persona. Andrea Alexandra Alemán Hernández A Waldito, por ser el mejor hermano. A mi familia, por apoyarme en los momentos más difíciles y estar conmigo en los mejores momentos. A mi abuelita, por consentirme siempre. Y a Felipe, por llenar mi vida de alegría y por conquistarme todos los días. Gabriela Revelo

4 Con Dios está la sabiduría y el poder; suyo es el consejo y la inteligencia Job 12:13 En primer lugar, le agradezco especialmente a Dios, a quien debo todo logro en mi vida, de igual forma, a la Virgencita quien fielmente intercedió por mí desde el primer día. Agradezco a mi familia por su apoyo y comprensión, especialmente agradezco a mi hermana quien ha sido mi mejor compañera de estudio todos estos años; a Carlos, quien siempre me animó a seguir con fe y alegría este trayecto; muchas gracias a Rafael, nuestro amigo, que compartió su experiencia y conocimientos. Finalmente, agradezco a nuestras guías en este proyecto, Ing. Lilian Vega y Licda. Marielos García, por su tiempo invertido y la orientación que nos brindaron. Otilia Cerna Gracias primeramente a Dios, por permitirme llegar hasta donde estoy. Gracias a mis papás, por estar presentes siempre, por ser mis guías, mis amigos y sobre todo por darme la oportunidad de ser su hija. A mi familia y a todas las personas que me han apoyado desde siempre y que me han acompañado en este recorrido. A Rafita, muchas gracias por su ayuda, por hacer diferente cada día y por compartir este momento conmigo. María Alejandra Sermeño

5 INDICE GENERAL INTRODUCCIÓN 1 CAPITULO I: MARCO TEÓRICO APROXIMACIÓN AL CONCEPTO DE DESIGUALDAD Pobreza y Desigualdad Tipos de desigualdades INDICADORES DE DESIGUALDAD El ingreso, el bienestar y calidad de vida ESTUDIO DE LA DESIGUALDAD A TRAVÉS DEL CONSUMO Teoría económica del Consumo de Keynes Consumo: medida de bienestar económico y desigualdad Definición de gasto en consumo y dato estadísticos Consumo y desigualdad en el contexto del Modelo Neoliberal 19 CAPÍTULO II: DESCRIPCIÓN DE LA REALIDAD NACIONAL ANTECEDENTES DE DESIGUALDAD EN EL SALVADOR Situación económica de El Salvador después de la Independencia Modelo Neoliberal en El Salvador y efectos sobre las desigualdades EVIDENCIA SOBRE LA DESIGUALDAD ACTUAL EN EL SALVADOR Desigualdad en la Distribución del Ingreso Desigualdad en el Consumo 32 CAPITULO III: ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA DEL CONSUMO DE LOS HOGARES SALVADOREÑOS CONSUMO TOTAL Consumo por deciles de ingreso y consumo Análisis de conglomerados de hogares en relación al Consumo total CONSUMO EN EDUCACIÓN Consumo en educación por deciles de ingreso y de deciles de consumo Análisis de conglomerados de hogares con relación al consumo de bienes y servicios en educación CONSUMO EN BIENES Y SERVICIOS RELACIONADOS AL SECTOR SALUD Consumo en bienes y servicios relacionados al sector salud por deciles de ingreso y por deciles de consumo Análisis de conglomerados de hogares con relación al consumo de bienes y servicios de salud CONSUMO EN ARTÍCULOS Y SERVICIOS PARA EL MANTENIMIENTO DE LA VIVIENDA Consumo en artículos y servicios para el mantenimiento de la vivienda por deciles de ingreso y deciles de consumo Análisis de conglomerados de vivienda CONSUMO DE BIENES Y SERVICIOS RELACIONADOS AL EMPLEO Consumo de bienes y servicios relacionados al empleo según deciles de ingreso y consumo Análisis de conglomerados del gasto relacionados al Empleo 118

6 6. CONSUMO DE ALIMENTOS EN EL HOGAR Consumo de alimentos por deciles de ingreso y consumo Análisis de conglomerados de hogares en relación al consumo de alimentos. 132 CAPITULO IV: CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES CONCLUSIONES RECOMENDACIONES 144 BIBLIOGRAFÍA 146 ANEXOS ESTADÍSTICOS 149 ÍNDICE DE TABLAS TABLA 1: DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL DEL INGRESO FAMILIAR ANUAL POR DECILES TABLA 2: DIEZ PRODUCTOS EN QUE MÁS GASTAN LOS SALVADOREÑOS (2006) TABLA 3: ESTRUCTURA PORCENTUAL TABLA 4: ESTRUCTURA PORCENTUAL DEL GASTO DE LOS HOGARES POR DECILES PARA EL AÑO TABLA 5: CRUCE DECILES DE INGRESO Y CONSUMO TABLA 6: ESTRUCTURA DEL CONSUMO POR RUBROS DE CADA CONGLOMERADO EN TÉRMINOS MONETARIOS TABLA 7: ESTRUCTURA EN TÉRMINOS MONETARIOS DEL CONSUMO MENSUAL DE LOS CONGLOMERADOS DE HOGARES EN EDUCACIÓN TABLA 8: ESTRUCTURA EN TÉRMINOS MONETARIOS DEL CONSUMO DE LOS CONGLOMERADOS DE HOGARES EN SALUD TABLA 9: ESTRUCTURA EN TÉRMINOS MONETARIOS DEL CONSUMO MENSUAL DE LOS CONGLOMERADOS DE HOGARES VIVIENDA TABLA 10: ESTRUCTURA EN TÉRMINOS MONETARIOS DEL CONSUMO DE LOS CONGLOMERADOS DE HOGARES EN EMPLEO TABLA 11: ESTRUCTURA EN TÉRMINOS MONETARIOS DEL CONSUMO DE LOS CONGLOMERADOS DE HOGARES EN ALIMENTOS ÍNDICE DE FIGURAS FIGURA 1: MODELOS ECONÓMICOS APLICADOS EN EL SALVADOR DESPUÉS DE LA INDEPENDENCIA ÍNDICE DE GRÁFICAS GRÁFICA 1: ESTRUCTURA DEL GASTO SEGÚN DECIL DE INGRESO GRÁFICA 2: CONSUMO PROMEDIO MENSUAL TOTAL GRÁFICA 3: INGRESO Y CONSUMO TOTAL POR DECILES DE INGRESO GRÁFICA 4: INGRESO Y CONSUMO TOTAL POR DECILES DE CONSUMO GRÁFICA 5: CURVA DE LORENZ GRÁFICA 6: CONGLOMERADOS DE HOGARES POR CONSUMO TOTAL MENSUAL... 59

7 GRÁFICA 7: ESTRUCTURA DEL CONSUMO TOTAL POR CONGLOMERADOS GRÁFICA 8: DISTRIBUCIÓN DE CONGLOMERADOS DE HOGARES POR DECILES DE INGRESO 64 GRÁFICA 9: GASTO PROMEDIO MENSUAL EN EDUCACIÓN GRÁFICA 10: ESTRUCTURA PORCENTUAL DEL GASTO EN EDUCACIÓN SEGÚN DECIL DE INGRESO Y DECIL DE CONSUMO GRÁFICA 11: DESIGUALDAD EN EL GASTO EN EDUCACIÓN ENTRE EL 50% MÁS RICO Y EL 50% MÁS POBRE GRÁFICA 12: ESTRUCTURA DEL NIVEL DE GASTO EN BIENES Y SERVICIOS DE EDUCACIÓN SEGÚN DECILES DE INGRESO GRÁFICA 13: DESIGUALDAD EN EL GASTO EN EDUCACIÓN ENTRE EL 50% QUE MENOS CONSUME Y EL 50% QUE MÁS CONSUME GRÁFICA 14: ESTRUCTURA DEL NIVEL DE GASTO EN BIENES Y SERVICIO DE EDUCACIÓN SEGÚN DECILES DE CONSUMO GRÁFICA 15: COMPARACIÓN DEL GASTO EN CONSUMO DE BIENES Y SERVICIOS DE EDUCACIÓN ENTRE DECILES DE INGRESO Y DE CONSUMO GRÁFICA 16: CONGLOMERADOS DEL GASTO EN EDUCACIÓN GRÁFICA 17: ESTRUCTURAS DE LOS CONGLOMERADOS DE CONSUMO EN EDUCACIÓN POR DECIL DE INGRESO GRÁFICA 18: CONGLOMERADO DE CONSUMO EN EDUCACIÓN POR DECILES DE INGRESO GRÁFICA 19: GASTO PROMEDIO MENSUAL EN SALUD GRÁFICA 20: ESTRUCTURA PORCENTUAL DEL GASTO EN SALUD, SEGÚN DECIL DE INGRESO Y CONSUMO GRÁFICA 21: DESIGUALDAD EN EL GASTO DE SALUD ENTRE EL 50% MÁS RICO Y EL 50% MÁS POBRE GRÁFICA 22: ESTRUCTURA PROPORCIONAL DEL GASTO MENSUAL EN SALUD POR DECILES DE INGRESO GRÁFICA 23: DESIGUALDAD EN EL NIVEL DEL GASTO EN SALUD ENTRE EL 50% CON MAYOR CONSUMO Y EL 50% CON MENOR CONSUMO DEL PAÍS GRÁFICA 24: ESTRUCTURA PROPORCIONAL DEL GASTO PROMEDIO MENSUAL EN SALUD POR DECIL DE CONSUMO GRÁFICA 25: ESTRUCTURA PROPORCIONAL DEL GASTO EN CONSUMO DE BIENES Y SERVICIOS DE SALUD SEGÚN DECILES DE INGRESO Y CONSUMO GRÁFICA 26: CONGLOMERADOS DE CONSUMO EN EL SECTOR SALUD GRÁFICA 27: ESTRUCTURA DE LOS CONGLOMERADOS EN SALUD GRÁFICA 28: CONGLOMERADOS DE CONSUMO EN SALUD POR DECILES GRÁFICA 29: GASTO PROMEDIO MENSUAL EN BIENES Y SERVICIOS PARA EL MANTENIMIENTO DE LA VIVIENDA GRÁFICA 30: ESTRUCTURA DEL GASTO EN VIVIENDA SEGÚN DECIL DE INGRESO Y DECIL DE CONSUMO GRÁFICA 31: DESIGUALDAD EN EL NIVEL DEL GASTO EN VIVIENDA ENTRE EL 50% MÁS RICO Y EL 50% MÁS POBRE GRÁFICA 32: ESTRUCTURA DEL NIVEL DE GASTO EN BIENES Y SERVICIOS DE VIVIENDA SEGÚN DECILES DE INGRESO GRÁFICA 33: DESIGUALDAD EN EL NIVEL DEL GASTO EN VIVIENDA ENTRE EL 50% CON MAYOR CONSUMO Y EL 50% CON MENOR CONSUMO GRÁFICA 34: ESTRUCTURA DEL NIVEL DE GASTO EN BIENES Y SERVICIOS DE VIVIENDA SEGÚN DECILES DE CONSUMO

8 GRÁFICA 35: COMPARACIÓN DEL GASTO EN CONSUMO DE BIENES Y SERVICIOS DE EDUCACIÓN ENTRE DECILES DE INGRESO Y DE CONSUMO GRÁFICA 36: CONGLOMERADOS DEL CONSUMO EN EL MANTENIMIENTO DE LA VIVIENDA GRÁFICA 37: PATRONES DE CONSUMO POR DECILES DE INGRESO GRÁFICA 38: CONGLOMERADOS DE CONSUMO POR DECILES DE INGRESO GRÁFICA 39: GASTO PROMEDIO MENSUAL EN EMPLEO GRÁFICA 40: ESTRUCTURA PORCENTUAL DEL GASTO EN EMPLEO SEGÚN DECIL DE INGRESO Y DECIL DE CONSUMO GRÁFICA 41: ESTRUCTURA PORCENTUAL DEL GASTO EN EMPLEO SEGÚN DECIL DE INGRESO GRÁFICA 42: ESTRUCTURA DEL NIVEL DE GASTO EN BIENES Y SERVICIOS RELACIONADOS AL EMPLEO, SEGÚN DECILES DE INGRESO GRÁFICA 43: ESTRUCTURA DEL GASTO EN EMPLEO SEGÚN DECIL DE CONSUMO GRÁFICA 44: ESTRUCTURA DEL NIVEL DE GASTO EN BIENES Y SERVICIOS RELACIONADOS AL EMPLEO SEGÚN DECILES DE CONSUMO GRÁFICA 45: ESTRUCTURA PORCENTUAL DEL GASTO EN CONSUMO EN BIENES Y SERVICIOS DE EMPLEO SEGÚN DECILES DE INGRESO Y CONSUMO GRÁFICA 46: CONGLOMERADOS DE CONSUMO EN EMPLEO GRÁFICA 47: ESTRUCTURA DE LOS CONGLOMERADOS SEGÚN BIENES RELACIONADOS AL EMPLEO GRÁFICA 48: CONGLOMERADOS DE CONSUMO POR DECILES DE INGRESO GRÁFICA 49: GASTO PROMEDIO MENSUAL EN ALIMENTOS GRÁFICA 50: GASTO PROMEDIO MENSUAL EN ALIMENTOS GRÁFICA 51: DESIGUALDAD EN EL CONSUMO DE ALIMENTOS ENTRE EL 50% MÁS POBRE Y EL 50% MÁS RICO POR DECILES DE INGRESO GRÁFICA 52: ESTRUCTURA PROPORCIONAL DEL GASTO PROMEDIO MENSUAL EN ALIMENTOS POR DECILES DE INGRESO GRÁFICA 53: DESIGUALDAD EN EL CONSUMO DE ALIMENTOS ENTRE EL 50% MÁS POBRE Y EL 50% MÁS RICO POR DECILES DE CONSUMO GRÁFICA 54: ESTRUCTURA PROPORCIONAL DEL GASTO PROMEDIO MENSUAL EN ALIMENTOS POR DECILES DE CONSUMO GRÁFICA 55: ESTRUCTURA PROPORCIONAL DEL GASTO EN CONSUMO DE ALIMENTOS EN DECILES DE INGRESO Y DE CONSUMO GRÁFICA 56: CONGLOMERADOS DE CONSUMO EN ALIMENTOS GRÁFICA 57: ESTRUCTURA DE LOS CONGLOMERADOS EN ALIMENTOS GRÁFICA 58: CONGLOMERADOS DE CONSUMO EN ALIMENTOS POR DECILES

9 SIGLAS ANDA: BCR: CEPAL: DIGESTYC: EHPM: FUSADES: IDH: ISSS: MINED: MSPAS: PAES: PEA: PIB: PNUD: Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados. Banco Central de Reserva Comisión Económica para América Latina y el Caribe Dirección General de Estadística y Censos Encuestas de Hogares de Propósitos Múltiples. Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social Índice de Desarrollo Humano Instituto Salvadoreño del Seguro Social Ministerio de Educación Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social Prueba de Aptitudes y Aprendizaje de Educación Media Población Económicamente Activa Producto Interno Bruto Programa de las Naciones Unidas para el Desarrol

10 INTRODUCCIÓN La Globalización, la estructura y organización social del modelo económico actual han generado una dinámica de exclusión que afecta a todos los ámbitos y escalas de la sociedad. Vivimos en un mundo y en una sociedad que excluye, de acuerdo al informe del PNUD cuatro de cada cinco seres humanos están excluidos (PNUD, l999). El problema de la exclusión tiene como origen las enormes desigualdades que se presentan en la forma de distribución que establece el sistema económico actual, las cuales, contribuyen al deterioro de las condiciones de vida de los sectores poblaciones más pobres y al enriquecimiento de los sectores de ingresos más altos. En la sociedad salvadoreña, existen enormes desigualdades en las condiciones de vida en los hogares, las cuales dependen de los estratos sociales a los que estos pertenezcan. Esta situación es preocupante, ya que estas enormes desigualdades entre la población no solo derivan en bajos niveles de calidad de vida en la personas, sino que además la enorme magnitud de la desigualdades contribuyen a reproducir esta situación de una generación en otra. Uno de los factores que permite que se reproduzcan los bajos niveles de calidad de vida en las personas, es la exclusión, debido a que limita a que las personas cuenten con aquellas condiciones que generan bienestar en los hogares. El fenómeno de la exclusión se presenta de diversas modalidades, una persona puede ser excluida al limitarse sus capacidades de desarrollo y bienestar, por contar con bajos niveles de ingresos, bajos niveles de educación; por ser partidario de una determinada tendencia política, o pertenecer a un sector poblacional en particular. 1 P á g i n a

11 Todas estas modalidades en que se hace presente la exclusión, posibilita que la personas que actualmente cuentan con dificultades para el desarrollo de sus vidas, continúen careciendo de las condiciones necesarias para mejorar la calidad de su vida y la de su familia en el futuro. En este contexto, el objetivo principal de esta investigación es demostrar si existen brechas en los niveles de consumo entre los hogares, así como también, diferencias en los patrones de consumo, ya que estas desigualdades son reflejo de los niveles de exclusión en la sociedad, que limitan no solo la satisfacción de las necesidades de las generaciones actuales, sino también, de las futuras generaciones. Por otra parte, es de suma importancia analizar la exclusión desde el consumo, sobre todo en una economía donde los niveles de consumo superan con creces a los niveles de producción, y donde el consumo se convierte en uno de los motores de la economía. Además, el mercado de bienes y servicios salvadoreño cuenta con un alto porcentaje de productos importados, asimismo, la economía se ha concentrado en la especialización del sector de servicios; por lo tanto cuenta con una alta diversidad y abastecimiento de bienes y servicios, disponibles para satisfacer la necesidades de la población. Esto podría indicar que la exclusión no es fundamentalmente un problema de escasez, sino que se trata, más bien de un problema en la distribución de los recursos. Es por tales razones, que la presente investigación, no solo procura establecer qué tipo de bienes son los más consumidos, sino también las diferencias en la composición del consumo entre los estratos más favorecidos y los menos favorecidos de la sociedad; teniendo presente que el consumo en los niveles muy bajos incide negativa y directamente sobre la vida de las personas, sobre todo en el caso del consumo de bienes y servicios básicos. 2 P á g i n a

12 Así, se hará hincapié en la precariedad de los niveles y la composición de consumo en los hogares más pobres en relación a los niveles y la composición del consumo en los hogares más ricos, como una forma de estimación de los niveles de exclusión en la sociedad salvadoreña; y la existencia de desigualdades en los niveles de satisfacción de la población. De esta manera, se aborda dicha investigación a través de distintitos puntos y con una estructura definida, que responde a un orden lógico de presentación, así, en el primer capítulo se tocan los primeros conceptos teóricos introductorios referentes al concepto de la desigualdad; abordando este fenómeno desde el lado del consumo de las personas. Así, se exponen las principales teorías que abordan al consumo, como un factor que refleja los niveles de desigualdad en los niveles de calidad de vida de las personas. En el capítulo dos, se muestran los antecedentes del problema de desigualdad en El Salvador, a través de los distintos modelos económicos implementados en el país. Además, se detallan en grandes rasgos, las características de las desigualdades en los niveles de ingreso y consumo de los hogares, como una primera aproximación emperica a la problemática de la desigualdad en el país. Para el tercer capítulo, se desarrolla un análisis de la estructura del consumo de los hogares salvadoreños, como manera de evaluación de las diferencias en los niveles de consumo de los mismos. Así, se prueba la hipótesis, que si estas diferencias responden solamente a los niveles de ingresos de los hogares o a factores que tienen que ver más con el acceso al consumo de los hogares. De esta manera, se realizara una aproximación de la incidencia de la estructura del consumo de los hogares, en la desigualdad de los niveles de calidad de vida de los salvadoreños, a través de una revisión de los niveles de acceso a los principales sectores de consumo, presentando la diferencias en los niveles de satisfacción de las necesidades de los hogares; el cual cabe señalar es el eje central de la presente investigación. 3 P á g i n a

13 CAPITULO I: MARCO TEÓRICO El desarrollo de este primer capítulo tiene como objetivo principal establecer el concepto de desigualdad que se utilizará de referencia a lo largo de esta investigación, así como también, reconocer la relación y la diferencia que existe entre el concepto de desigualdad y el concepto de pobreza, con el propósito de develar el verdadero problema estructural. Asimismo, se presentarán una serie de indicadores económicos que permitan observar las desigualdades comúnmente estudiadas y los alcances de éstas. Dentro del mismo marco, se presentará una teoría del consumidor alternativa a la del modelo neoclásico, con la finalidad de revelar la influencia que éste modelo posee en los patrones de consumo de la población y plantear principios y tendencias de consumo más relacionadas con la búsqueda del bienestar, por parte de los consumidores Aproximación al concepto de Desigualdad En este apartado se realizará una breve definición de los conceptos más importantes, utilizados a lo largo de esta investigación, con el propósito de establecer las bases para el desarrollo de la misma; así como también, establecer las diferencias teóricas que existen entre desigualdad y pobreza; de igual forma se presentaran los tipos de desigualdades existentes y los indicadores económicos que se han utilizado para medirlos Pobreza y Desigualdad Los conceptos de pobreza y desigualdad están interrelacionados, ya que, la principal causa de la pobreza son las desigualdades en la distribución de recursos, bienes, servicios, conocimientos y poder. Es por esta razón que el termino desigualdad, tiende a confundirse con el concepto de pobreza, hasta el punto de utilizarse como sinónimos, sin embargo, es importante mencionar que un país con un alto PIB per cápita no es, necesariamente más rico ni necesariamente menos desigual, ejemplo que se aplica de manera inversa; un país que tenga un bajo PIB per cápita, no es necesariamente más pobre o más desigual. 4 P á g i n a

14 Es por eso que, para poder superar el problema de pobreza, se necesita primero avanzar en la disminución de las desigualdades que existen entre los distintos grupos sociales, las cuales se han acentuado por el patrón de acumulación capitalista. Por otra parte, la desigualdad hace referencia a situaciones en que la comparación de distintas personas u hogares muestran brechas, en cuanto a la apropiación de los recursos económicos, materiales y espirituales. La desigualdad alcanza en sociedades como la salvadoreña diversos ámbitos, expresándose, principalmente, en el ámbito económico y social, desde el ingreso hasta el consumo individual y familiar de la población, que lleva a determinar la calidad de vida que se puede alcanzar. La adquisición de bienes materiales, según las discrepancias en los niveles de ingreso, refleja las desigualdades en la calidad de vida de los distintos grupos, en los que cada uno adopta estructuras distintas en su consumo, según la proporción del producto o riqueza que les haya correspondido. Las desigualdades económicas se pueden conceptuar como las diferencias que existen en la distribución del ingreso de los hogares, que dan lugar a la existencia de discrepancia en el acceso que cada familia tiene a recursos tanto económicos como sociales La desigualdad económica vendría a explicar las disparidades en los perfiles de consumo de los individuos y familias, pues cada quien acomoda su consumo a sus posibilidades económicas y, sus preferencias deben limitarse al presupuesto que les rige. Así, las diferentes clases sociales distribuyen sus ingresos de distintas maneras, por ejemplo, las personas más pobres dedican una proporción mayor de su ingreso total a 5 P á g i n a

15 la adquisición de alimentos que la clase media; la clase más rica a recreación y tecnología que la clase media. Por otra parte, las desigualdades en las estructuras de consumo de cada grupo, hogar o individuo marcan no solo la calidad de vida, sino también el desarrollo de las capacidades y libertades que puedan tener. Por otro lado, la desigualdad económica fecunda más desigualdades, ya que, las pautas en el consumo marcan las posibilidades de desarrollo de una persona, generando distintos tipos de desigualdades, algunas de ellas se explican en el siguiente apartado Tipos de desigualdades Se necesita determinar los tipos de desigualdades existentes por el nivel de ingreso y consumo que existen, para ello se recurre, en primera instancia, a los tipos de igualdad que Mora (2004) identifica, los cuales son: Igualdad ontológica. Por un lado, formula la igualdad de las personas desde el punto de vista antropológico, en donde se reconoce al ser humano como forjador de su propio destino y, por el otro lado, la igualdad religiosa en la cual todos los seres humanos son iguales ante Dios. Igualdad de oportunidades. Expresa que se debe proveer a todo individuo de acceso a las instituciones sociales, para que puedan desarrollar sus capacidades completamente, siendo solo el esfuerzo y talento personales los que determinen las desigualdades en los resultados del desarrollo individual. 6 P á g i n a

16 Igualdad de condiciones. Considera que para que las condiciones de vida de los distintos grupos sociales no bloqueen el aprovechamiento al máximo de las oportunidades, dichas condiciones deben de nivelarse. Igualdad de resultados. Dicta el mayor grado de igualdad posible, sin ser determinada por la estructura de oportunidades o condiciones 1 que dispusieron los individuos a lo largo de su vida, ya que, el medio social ha asegurado, en igualdad, los resultados de todos los integrantes sin importar su punto de partida. La capacidad de consumo de bienes y servicios de cada individuo, hogar o grupo, determina su calidad de vida, lo que marca otro tipo de desigualdad provocada por las diferencias y particularidades en el consumo de bienes de cada hogar Indicadores de desigualdad El concepto de desigualdad, mencionado en el sub apartado anterior, podría ser aplicado únicamente a las desigualdades en el ingreso, sin embargo, un país, una nación o una economía podría verse sumergida en cualquier tipo de desigualdad; desde el acceso a los servicios básicos como agua, energía eléctrica, salud, educación hasta el acceso a bienes que, por derecho, se deben tener, como la alimentación, el vestuario, la vivienda entre otros. A pesar de esto, el estudio de las desigualdades medidas a través del ingreso, se ha convertido en un tema ampliamente estudiado y en una herramienta básica y necesaria para medir la situación de vida de la población; se han creado indicadores económicos que permitan sustentar teóricamente el accionar de las políticas públicas implementadas por cada uno de los gobiernos, con el propósito de reducir estas desigualdades. 1 El enfoque de las capacidades de Amartya Sen (1984), plantea que las capacidades de una persona son las que determinaran su nivel de vida, y son empleadas en la utilización o consumo de un bien. Sen entiende capacidades como todo aquello que posibilite una buena nutrición, saber escribir, leer, comunicarse y tener una vida comunitaria activa, en otras palabras, son oportunidades mediante las cuales se puede lograr el bienestar. Además esta visión no se limita la capacidad de compra sino también a los funcionamientos, que tiene que ver con la realización de acciones. 7 P á g i n a

17 Por lo tanto, hay distintas mediciones utilizadas para obtener la desigualdad en la repartición del ingreso en un país. Entre ellas se encuentran diferentes medidas estadísticas, como el rango de variación, la varianza, coeficiente de variación, el índice de Gini, entre otros. Existen otros indicadores de desigualdad que se basa en funciones de utilidad, entre ellos el de Dalton que representa la pérdida de bienestar por la desigualdad existente; y el indicador de Atkinson, basado en una función de bienestar social, que indica que la prosperidad se concreta con una distribución igualitaria del ingreso, ya que, asi se genera el nivel de bienestar buscado, por lo que la desigualdad representa perdida de bienestar. Por otro lado, el coeficiente de Gini es uno de los indicadores de desigualdad más utilizados para medir la distribución del ingreso en un país. El coeficiente asume valores entre cero y uno, de forma tal que cero se corresponde con la perfecta igualdad (es decir todas las personas tienen los mismos ingresos) y uno se corresponde con la perfecta desigualdad (solamente una sola persona posee todos los ingresos). Así, cuanto mayor sea la desigualdad en los ingresos, más alto será el valor del coeficiente de Gini. El índice de Gini determina la Curva de Lorenz, la cual es la representación grafica de la concentración del ingreso en los países. La curva de Lorenz presenta en una proporción acumulativa del ingreso que tienen los hogares, ordenados de manera ascendente, es decir, desde los hogares más pobres hasta los hogares más ricos. En cuanto más pronunciada a curva de Lorenz, mayor es la desigualdad que presenta la distribución del ingreso del país, ya que se aleja cada vez más de la igualdad perfecta. Los indicadores de desigualdad en el ingreso, a pesar de mostrar rasgos generales acerca de, los niveles de discrepancia que existen entre las personas, los hogares y las clases sociales; deben ser complementados con estudios que permitan analizar, primero qué es lo que causa la desigualdades y segundo qué calidad de vida poseen estas personas y las oportunidades que su estrato les presenta para desarrollarse en la vida. 8 P á g i n a

18 1.2.1 El ingreso, el bienestar y calidad de vida El estudio de las desigualdades en el ingreso es capaz de medir el nivel de concentración que posee una economía, sin embargo nos dice poco o nada sobre la calidad de vida de las personas; así como tampoco habla de la desigualdad que se genera en términos de oportunidades para el desarrollo familiar. La relación entre ingresos y bienestar, estudiada desde distintas disciplinas y enfoques, dista de ser lineal. En otras palabras, tener (mas) dinero no hace a las personas, necesariamente, (mas) felices. Si bien es cierto que el dinero con que una persona cuenta le abre opciones para obtener satisfacción en diversos aspectos de su vida, el dinero no lo es todo.. El dinero no es la única fuente de oportunidades: la educación, la libertad política o el medioambiente saludable, entre muchos otros, contribuyen a que los seres humanos tengamos vidas más plenas (PNUD, 2010:80) En términos generales, se admite que todo aumento en el ingreso hace posible un aumento en la satisfacción, si bien en magnitudes cada vez más reducidas, en la medida en que tienden a saciarse las necesidades (BID, 2008). De acuerdo con un estudio de Banco Interamericano del Desarrollo (BID, 2008), para América Latina, las diferencias en la valoración de vida o la percepción que poseen los diferentes grupos sociales existentes en una sociedad, son escasas, comparadas con las desigualdades en el ingreso que presentan dichas economías. Es decir que, las diferencias en el ingreso son mucho mayores que las diferencias en los niveles de satisfacción de vida, con lo que se concluye que los pobres tienden a ser mucho más benevolentes y optimistas que los ricos, al momento de valorar su nivel de vida. En 2004, el ingreso nacional bruto disponible per cápita fue de $2,669 y el porcentaje de población satisfecha con su nivel de vida fue del 66%, al igual que en el año 2007, con la diferencia que, en este año, el ingreso nacional bruto disponible per cápita fue de $3,861. Esta relación podría explicarse por el incremento constante de los precios. 9 P á g i n a

19 De 1990 a 2006 los precios de los alimentos han estado creciendo más que los salarios mínimos y los salarios medios, es decir que las familias podrían no estar percibiendo una mayor satisfacción de sus vidas al ser evaluadas en términos reales. A pesar de esto, la tendencia estacionaria que presenta la relación entre bienestar e ingreso, suele corresponder más a los países con menos nivel de desarrollo, ya que en las naciones desarrolladas, esta relación presenta una correlación más fuerte y directa Estudio de la Desigualdad a través del consumo Una vez presentada la relación que existe entre en nivel de ingreso y el nivel de bienestar de las personas, será importante, establecer como las desigualdades en el ingreso determinan el consumo de las personas y por ende la calidad de vida generada este. Al mismo tiempo, se presentara la teoría económica del consumo de Keynes, la cual considera aspectos más interaccionados a los niveles de bienestar de las personas que la teoría neoclásica Teoría económica del Consumo de Keynes Ley psicológica del consumo de Keynes Una de las primeras aproximaciones para formular una teoría del consumo que se centrara en los factores que inciden directamente sobre las decisiones de consumo, fue elaborada por el economista británico John Maynard Keynes, el cual intentó construir un modelo basado en la llamada ley psicológica del consumo, la cual establece que: las personas por lo general presentan un interés por aumentar sus niveles de consumo a medida que se incrementa su ingreso, sin embargo, no en el mismo nivel en que dicho ingreso aumenta. 10 P á g i n a

20 Por lo tanto, Keynes desarrolló un modelo en el cual el consumo corriente está fuertemente relacionado con el ingreso corriente: C = a + cy Donde Y representa al ingreso corriente o ingreso disponible, los coeficientes a y c son parámetros que reflejan el efecto de la ley psicológica de Keynes, donde c representa a la propensión marginal a consumir de la personas y a representa el consumo autónomo, es importante destacar que la propensión marginal a consumir depende directa y positivamente el nivel de ingreso, ya que representa la variación que sufre el gasto en consumo ante una variación de una unidad del ingreso, el consumo autónomo, en cambio es aquel consumo que no depende de los niveles de ingreso. Sin embargo la teoría de Keynes fue duramente criticada debido a que este modelo no incluía la influencia de la percepción del ingreso futuro de las personas en sus decisiones de consumo, olvidado los aportes de importantes autores como Robert Lucas el cual expuso la teoría de las expectativas adaptables en su obra Monetary Neutrality (Larrain, 1994 p.79). Las posteriores teorías del consumo, por lo tanto, incluyeron un carácter intertemporal, al establecer que las personas toman sus decisiones actuales de consumo en razón de sus expectativas de ingresos futuros, es decir que las personas evalúan según estas expectativas cómo sus decisiones de consumo en la actualidad determinaran sus capacidades de consumo en el futuro. Teoría Postkeynesiana del consumidor La teoría postkeynesiana del consumidor está basada en el establecimiento de 7 principios que rigen el comportamiento del consumidor. Es necesario, a manera de introducción a los siete principios, establecer una distinción entre lo que significa necesidad y lo que significa deseo; la necesidades está relacionada a la carencia de algún bien o servicio; los deseos por otro lado, se determinan en base de anhelos, por parte de los invividuos. Por ejemplo, si se habla de hambre se está haciendo referencia a una necesidad, sin embargo si se piensa en la elección entre la cerveza y el vino, se refiere al surgimiento de un deseo. La teoría del consumidor postkeynesiana incluye un esquema teórico en cual las preferencias del consumidor tienen una estructura lexicográfica, lo cual significa que el consumidor clasificará todos los bienes y servicios disponibles para su consumo en categorías, con el propósito de asignar a cada una de estas preferencias, una porción determinada de su presupuesto. 11 P á g i n a

21 Este planteamiento está basado en la idea de que los consumidores establecen sus preferencias sobre las características de los bienes; por lo tanto, cada bien se puede representar mediante un vector de características, así para un determinado número de bienes se tendrá una matriz de consumo; al descomponer esta matriz en grupos, en razón de las características de los bienes y se tendrá un grupo de características que satisfaga cada tipo de necesidad. Principio de Racionalidad Procedimental Este principio establece que los consumidores, en general, tienden a tomar sus decisiones de consumo atendiendo a juicios relacionados con la costumbre y comportamientos rutinarios. Es decir, que los consumidores en una situación en la cual carezcan de información plena y tengan cierto nivel de inseguridad en su decisión, basarán sus decisiones en la experiencia o costumbre en cuanto al consumo, es así que se abandona el esquema de racionalidad optimizadora del consumidor adoptada por la teoría neoclásica y se adopta el esquema de la racionalidad procedimental, bajo la cual se analizan toda las posibilidades posibles derivadas de la experiencia, costumbre o rutina (Lavoie, 2004: 37). Principio de la saciedad Dicho principio señala que existe un límite en el cual el consumo de un determinado bien o servicio ya no genera ninguna satisfacción, este límite es conocido en la teoría neoclásica, como umbral; la diferencia de este principio con el principio neoclásico de la utilidad marginal decreciente radica en que, este principio establece que en determinado momento del consumo continuo de un bien o servicio se llegara a alcanzar el llamado umbral de satisfacción para un precio positivo de un bien y una limitada renta del consumidor (Lavoie, 2004: 37). Principio de separación El principio de separación afirma que los consumidores construyen de manera intuitiva categorías de consumo, así como, alimentación, vivienda, vestido, servicios, recreación y esparcimiento, etc. Para cada una de estas categorías el consumidor asigna un parte de su presupuesto, y de manera independiente en razón de sus 12 P á g i n a

22 necesidades y deseos escoge dentro de las demás categorías, subcategorías de gasto (Lavoie, 2004: 38). De esta forma, si un consumidor cualquiera establece una categoría de consumo de alimentación y otra categoría de vestido, y dentro de estas escoge la subcategorías de gasto como las de carnes y pantalones respectivamente, cualquier cambio en el precio de los pantalones no tendrá incidencia sobre las decisiones de los niveles de consumo de la subcategoría de carnes. Así los cambios en los precios de los bienes dentro de un misma categoría no cambiara los niveles de consumo sobre cualquier otra categoría, solo en el caso de un cambio general en los precios de los bienes y servicios dentro de una misma categoría de consumo tendría incidencia sobre las decisiones en los niveles de consumo de las demás categorías; así si se incrementan de manera general los precios de los alimentos para el caso del consumidor del ejemplo anterior, este seguramente optaría según este principio por disminuir su gasto en la categoría de consumo de vestido. Sin embargo este principio establece que los efectos de sustitución de consumo se dan generalmente entre bienes o servicios similares, es decir que se encuentren dentro de la misma categoría. Así, por ejemplo, si el precio de la carne de pollo ha aumentado el consumidor en general optará por gastar más en la compra de carne de pescado. Principio de la subordinación de necesidades Según este principio la asignación del presupuesto para cada producto se realiza de una manera totalmente escalonada, es decir que, en primer lugar, se asigna el presupuesto destinado a cubrir las necesidades más básicas, después de encontrarse totalmente satisfechas dicha necesidades el consumidor opta por asignar lo que queda de su presupuesto a las demás categorías, respondiendo de igual manera al esquema de satisfacción de las necesidades esenciales (Lavoie, 2004: 40). 13 P á g i n a

23 En cuanto el tema de la utilidad, este principio establece que la utilidad puede tomar valores unidimensionales, más bien tendría que representarse de una manera vectorial, en el cual cada uno de sus elementos está relacionado a una necesidad. Así este principio establece que es imposible la sustitución de bienes entre bienes de categorías distintas, solo se dará un efecto de sustitución ante un cambio de precios entre las grandes categorías de consumo. El principio del crecimiento de las necesidades Apoyado en las ideas de Georgescu-Roegen y Pasinetti, este principio sugiere que el efecto renta, que domina claramente sobre el efecto sustitución, sería el determinante para ascender en la jerarquía de las necesidades, dentro de la línea de Maslow. Explica que las necesidades de las personas incrementarán a medida que sus necesidades más básicas o esenciales sean satisfechas gradualmente, es decir, que las familias se moverán hacia niveles más altos en la línea de Maslow a medida tengan estos un mayor nivel de ingreso. Este efecto renta es lo que determina el desplazamiento entre necesidades, es lo que permite que el consumidor considere necesidades que, previamente, no habían sido consideradas como las necesidades morales, que se encuentran en la cima de la pirámide de Maslow. El principio de la dependencia El principio de dependencia implica que las decisiones que los consumidores realizan no son independientes del actuar de otros agentes económicos. Reconoce que los gustos dependen de la publicidad, las modas, el grupo social y no simplemente a unos gustos autónomos objetivos. J. K. Galbraith (1969) lo plantea de la siguiente forma: A medida que la sociedad se va volviendo cada vez más opulenta, las necesidades van siendo creadas cada vez más por el proceso que las satisface. Su actuación [de los productores] puede ser pasiva. Los incrementos en el consumo, en contrapartida de los incrementos en la producción actúan por sugestión o por emulación para crear 14 P á g i n a

24 necesidades. La expectativa aumenta con los logros. Pero los productores pueden actuar también de manera activa, creando necesidades a través de la publicidad y de la técnica de ventas A medida las sociedades poseen un mayor nivel de consumo, las corporaciones alcanzan sus ganancias esperadas, sin embargo, esto no significa que la sociedad obtenga necesariamente un mayor nivel de bienestar. Un nivel superior de producción genera un mayor nivel de creación de necesidades que, al mismo tiempo, necesita de un nivel más alto de satisfacción de estas. Por consiguiente, si la producción crea las necesidades que procura satisfacer, o si las necesidades brotan pari passu con la producción, entonces la urgencia de las necesidades no puede ser empleada para defender la urgencia de la producción (Galbraith, 1969[1958]: y 170). El principio de la Herencia El principio de la herencia está vinculado con el de la dependencia, debido a que las elecciones que el consumidor realiza no son independientes de la secuencia en la que fueron hechas. De la misma forma, las preferencias actuales de los consumidores dependen de su historia pasada de consumo. De acuerdo con Georgecu-Roegen la satisfacción que se deriva de una experiencia particular depende de las relaciones pasadas; de la duración y la intensidad de estas experiencias pasadas y el lapso temporal que trascurrió desde entonces. El camino que elijan los consumidores generará efectos permanentes en las opciones en el futuro y es una consecuencia no solo de los factores pasados que los influencia, sino que también de las decisiones presentes. A nivel macroeconómico, el consumo no está, únicamente, determinado por un único nivel de ingreso, en un único periodo, sino que está, también, determinado por los niveles de ingreso que ha presentado en periodos pasados. 15 P á g i n a

25 1.3.2 Consumo: medida de bienestar económico y desigualdad De acuerdo con el informe de Estadísticas de ingresos y gastos de los hogares 2003 de la Organización Internacional del Trabajo 2, uno de los indicadores más importantes y accesibles del bienestar en el hogar es el bienestar económico. El bienestar económico está representado por la totalidad de recursos económicos de los que dispone una familia, los cuales utiliza para consumir. El bienestar mide el dominio de los hogares sobre estos recursos, su capacidad de consumir, su capacidad de ahorrar o ambas, y de decidir acerca de la combinación entre ellas. Es importante notar que, el bienestar económico, se puede medir en unidades monetarias, lo que permite situar los hogares en posiciones relativas y realizar comparaciones entre los distintos niveles de bienestar de las familias lo que es fundamental en el análisis de desigualdad y disparidad en la distribución de recursos de una sociedad. Por otro lado, la capacidad de consumir, determinada por el ingreso; y el consumo efectivo, determinado por lo que la familia realmente gasta, son las dos caras del bienestar económico. Tradicionalmente, se ha utilizado más el enfoque del ingreso como medida del bienestar económico, sin embargo es importante analizar bienestar y la distribución a través del consumo, ya que no sólo representa la riqueza efectiva de los hogares en un momento dado, sino que también, tiende a ser más exacto de medir que el ingreso puesto que es más estable, ya que los hogares tienen a estabilizar su consumo a lo largo del tiempo. 2 Tomado de: Informe III Organización Internacional del Trabajo, diciembre 2003 Ginebra Suiza, pág P á g i n a

26 Para medir el bienestar económico, a través del consumo que realizan los hogares, se utilizan distintas herramientas de información. Las más utilizadas son las encuestas de ingresos y gastos de los hogares, ya que proporcionan bastante información sobre el gasto familiar en bienes y servicios y permiten determinar, además, patrones de consumo Definición de gasto en consumo y dato estadísticos Según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) se puede establecer el Gasto de consumo como la totalidad monetaria de mercancías comprada y los servicios pagados por los hogares (Publicación ENIGH 2008: 10). El gasto en consumo que realizan los hogares es uno de los determinantes del estilo de vida de las familias y de la riqueza que posee un hogar. Por esta razón, es que el uso de los datos obtenidos de las encuestas de ingresos y gastos de los hogares es importante a la hora de evaluar la estructura que presenta la distribución en una sociedad. Las estadísticas de ingresos y gastos se utilizan para generar distribuciones de los ingresos y gastos en consumo de los hogares, estas estadísticas son utilizadas para diferentes fines, como por ejemplo: Para estudiar qué grupos de la población se encuentran en los niveles más bajos o altos de la distribución y medir su dispersión (desigualdad). También se utilizan para analizar las características de los grupos de la población correspondientes a los diferentes niveles de distribución de ingresos y gastos en consumo y de esta forma establecer patrones de consumo. Son utilizadas también para preparar estadísticas relacionadas con la pobreza de consumo, desigualdad y exclusión social. 17 P á g i n a

27 Esta información permite analizar las dimensiones no monetarias de la desigualdad y la exclusión social, al reflejar una descripción cuantitativa de las condiciones de vida de la población. Por el lado de las cuentas nacionales, las estadísticas de ingresos y gastos de los hogares pueden servir de base para estimar determinados componentes del sector de los hogares. Por ejemplo, las estadísticas de gasto en consumo basadas en micro datos se pueden utilizar para algunos componentes del gasto en consumo personal en las cuentas nacionales. (Pérez Mira, 2002: 9). Las estadísticas de ingresos y gastos son, también, utilizadas para formular, aplicar, supervisar y evaluar las medidas de política económica y de bienestar social. Las principales fuentes de datos sobre ingresos y gastos en El Salvador son la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) y la Encuesta de Hogares de Propósitos múltiples (EHPM). La EHPM presenta el detalle en diferentes rubros de gastos en alimentos, misceláneos, vestuario, artículos del Hogar, salud, educación y vivienda que las familias asumen mensualmente. Esta información es de suma importancia para conocer los patrones de consumo de las familias. Con respecto al consumo la publicación de resultados de la ENIGH presenta lo siguiente comentario para el consumo: El consumo es una parte importante de la vida de las personas. El bienestar y la pobreza son dependientes de muchos aspectos de la vida, pero los patrones y los niveles de consumo son base primordial para el bienestar (Publicación ENIGH 2008: 9). 18 P á g i n a

28 Los resultados de la EHPM así como la descripción de la situación del consumo en El Salvador serán estudiados a mayor profundidad en el siguiente capítulo Consumo y desigualdad en el contexto del Modelo Neoliberal El Modelo Neoliberal ha consolidado el poder del mercado y su papel en el desarrollo económico y social. La prevalencia de lo privado sobre lo público, no ha dejado mucho margen de acción para la consolidación de los derechos humanos y ha producido un inmenso retroceso en las condiciones de vida de la población. Esta situación ha provocado, también, una fuerte polarización entre ricos y pobres. La desigualdad social es un problema tanto histórico como estructural, sin embargo con el modelo neoliberal se profundizó e incrementó la concentración de la riqueza, la pobreza se ha agudizado con el desplazamiento masivo de los sectores medios a los sectores bajos; y en general, ha conducido a la pauperización de la población. Por el lado del consumo, la economía de mercado y el proceso de Globalización, impulsado por el modelo neoliberal, han contribuido a provocar una transformación en los hábitos de consumo de la población tanto en nuestro país como en el resto del mundo. De acuerdo con el Informe sobre Desarrollo Humano de 1998 elaborado por el PNUD, el ritmo de crecimiento del consumo ha ido aumentando sin precedentes desde finales del siglo XX. Por ejemplo, el consumo de energía crece a un ritmo más rápido que el crecimiento de la población y el desarrollo del transporte ha abierto nuevas posibilidades para la comercialización. 19 P á g i n a

29 Con el aceleramiento de la Globalización y la integración del mercado mundial de consumidores, las pautas de consumo se han modificado y esto ha causado que se generalicen los productos de marca mundial. (PNUD 1998: 46). Las pautas actuales de consumo han provocado diversos problemas sociales, como por ejemplo: De acuerdo con el Informe del PNUD sobre Desarrollo Humano de 1998, el consumo está mal distribuido y cerca de la quinta parte de la población mundial se encuentra excluida. El crecimiento y las pautas de consumo tienen efectos sociales que profundizan las desigualdades y la exclusión social. Los datos del PNUD reflejan que el crecimiento en el consumo ha sido dispar y ha contribuido a aumentar las desigualdades. La mala distribución del consumo ha provocado insuficiencias en ciertas esferas de consumo que impiden la supervivencia y el desarrollo de ciertos grupos poblacionales. La desigualdad de insuficiencia de consumo es un reflejo de la desigualdad en la distribución de los ingresos y los activos y la tasa dispar de crecimiento económico, a escala mundial y nacional. (PNUD 1998: 51) Por otro lado, la Globalización ha permitido homogenizar las preferencias de los consumidores, a nivel mundial, mediante un proceso de transculturización, liderado por los medios de comunicación, sin embargo, internamente se puede observar que el consumo entre los miembros de una población es cada vez más desigual. Por un lado, hay personas que consumen por el placer de consumir, la sobreproducción, los lujos y el despilfarro son algunas características del mundo de superabundancia en el que viven algunas personas y en el que se produce una doble 20 P á g i n a

30 paradoja: por una parte, las personas que tienen acceso a cuantiosos bienes jamás se sienten satisfechas y, por otra parte, existen seres humanos que no pueden satisfacer sus necesidades elementales. El desarrollo de los medios de comunicación, el transporte y la tecnología también se han convertido en herramientas para el sobreconsumo, permitiendo a las personas adquirir mercancías de cualquier país y adoptar patrones de consumo de otras culturas, ya que las empresas buscan mejorar su productividad y facilitar el acceso a bienes y servicios con el propósito que las mercancías se realicen en su totalidad y así alcancen mayores niveles de ganancia. A pesar de esto, en una economía de mercado, el ingreso no presenta una asignación social equilibrada porque su objetivo está basado en la competencia de los agentes económicos, no en la equidad. Ello amplía la brecha de la pirámide social, donde un grupo reducido asegura mejor calidad de alimentación sin mayor impacto en su gasto, al tiempo que dinamiza ciertos rubros de la oferta. (Arroyo, 1971:675). Este desequilibrio se presenta cuando el ingreso afecta en mayor proporción la pirámide social, en ese momento surgen las desigualdades que se prolongan en épocas de crisis económica, la cual induce al fenómeno del hambre localizada, junto con desnutrición en grupos muy amplios, además de distorsiones atípicas en el patrón alimentario (Arroyo, 1971:675). Este problema provoca en muchos casos una disminución de los niveles de compra de unos productos y por consecuencia obliga al desplazamiento de otros productos, provocando una modificación de los patrones de consumo (Arroyo, 1971:677). El modelo Neoliberal ha modificado los patrones de consumo de la población, mientras que ciertos grupos han logrado ampliar y diversificar su consumo de bienes, existen otros grupos que han visto reducido su consumo a productos de subsistencia. 21 P á g i n a

31 Por este motivo es importante analizar la estructura del consumo de una sociedad, para poder determinar no sólo las desigualdades existentes en el consumo, sino que también para poder describir las condiciones de vida de las personas o de subsistencia para otras cuyo nivel de consumo sólo les permite sobrevivir. 22 P á g i n a

32 CAPÍTULO II: DESCRIPCIÓN DE LA REALIDAD NACIONAL Las desigualdades son una realidad evidente en las sociedades Latinoamericanas y El Salvador no se excluye de ésta, por esa razón es importante realizar un estudio histórico de este problema estructural que permita develar la dimensión actual. El presente capítulo pretende establecer los hechos históricos que han determinado las desigualdades actuales, con el propósito de esclarecer su procedencia; de la misma forma, se realizará un análisis en términos generales de las desigualdades que se presentan en la realidad salvadoreña, en qué ámbitos se demuestran y en cuáles su existencia es más nociva para el bienestar social. 1. Antecedentes de desigualdad en El Salvador. El recorrido histórico que de manera breve se presenta en este apartado, pretende describir las condiciones económicas y políticas previas, que han llevado al país a su situación actual en términos de desigualdad, desde la independencia hasta la adopción del modelo neoliberal Situación económica de El Salvador después de la Independencia El Salvador ha sido un país marcado, históricamente, por la desigualdad, la pobreza y la exclusión social. Desde el inicio de su vida independiente las autoridades de El Salvador han tomado una serie de decisiones políticas y económicas que han influido en la distribución del producto entre la población. A continuación en la figura 1, se presentan algunas medidas económicas aplicadas en El Salvador y su efecto en las desigualdades. 23 P á g i n a

33 Figura 1: Modelos económicos aplicados en El Salvador después de la independencia Modelo Agro 1880 exportador Modelo 1950 ISI Modelo 1990 Neoliberal Desigualdad Fuente: Elaboración propia. El modelo Agroexportador, las medidas liberales y el Modelo Neoliberal han contribuido a incrementar la brecha de desigualdad que existía en el país desde la época precolombina. Hacia finales del siglo XIX el modelo de crecimiento basado en las exportaciones favoreció a una pequeña élite de familias cafetaleras y la brecha económica entre clases sociales se iba incrementando a medida crecían los beneficios obtenidos por las exportaciones de café. El acceso diferenciado al crédito, las posibilidades de educación, los métodos de producción y las habilidades empresariales se convirtieron, según Lindo (2002), en factores que acrecentaron la desigualdad en El Salvador. Es importante destacar que, las diferencias entre clases sociales, durante la época del Modelo Agroexportador se percibían en distintos aspectos de la vida: acceso al poder, educación, alimentación, en la participación de los beneficios de la economía y en los hábitos de consumo. 24 P á g i n a

34 Durante esa época, se había conformado una pequeña élite que se beneficiaba del comercio Internacional, lo que les permitía alcanzar altos niveles de consumo si se comparan con el consumo que realizaba la mayoría de habitantes del país. Al campesino se le pagaba un jornal de un real 3 por día, con lo que apenas podía comprar tortillas y frijoles para mantenerse vivo. Desde principios de la década de los ochenta del siglo XIX, se inició un proceso de reformas liberales en El Salvador. Entre estas medidas una de las más controversiales fue la abolición de las tierras comunales y ejidales. Esta medida contribuyó a incrementar las desigualdades entre los terratenientes y la clase campesina, además las diferencias en los patrones de consumo de la población se hicieron más evidentes. La concentración de la tierra en pocas manos agravada por las reformas liberales y las enormes desigualdades sociales generaron un levantamiento campesino e indígena en 1932 en contra del General Maximiliano Hernández Martínez, el cual fue brutalmente reprimido, con cerca de 20,000 muertos. A partir de la década de los cincuenta se comenzó con el Modelo de Industrialización por Sustitución de Importaciones, el cual promovía una disminución de las importaciones y las sustituía con producción nacional, lo que permitía un desarrollo industrial, a la vez que una disminución en la salida de divisas. Sin embargo, a causa de las limitaciones establecidas por la reducida capacidad adquisitiva de los consumidores y por el escaso dominio tecnológico, este modelo no generó los resultados que se esperaban y por el contrario contribuyó a incrementar las 3 El real fue la moneda de El Salvador hasta real = 12 centavos de colon. 25 P á g i n a

35 desigualdades en el país, principalmente entre las personas del área metropolitana de San Salvador donde se concentraban las fábricas y las fuentes de empleo y las personas del área rural. Así, durante la década de los setenta, la represión y la abismal brecha entre ricos y pobres (el 10% de la población disfrutaba del 80% de las riquezas del país) contribuyeron al surgimiento de grupos sociales de oposición lo que desembocó en el conflicto armado de (MINED, 1998) Por otro lado, la guerra civil en El Salvador ( ) tuvo sus raíces en el cierre de todos los espacios de participación democrática y en la enorme desigualdad económica-social entre un pequeño grupo de oligarcas que dominaba el país y la inmensa mayoría del pueblo salvadoreño viviendo en condiciones de miseria. 1.2 Modelo Neoliberal en El Salvador y efectos sobre las desigualdades Desde finales de los Ochenta el Gobierno de El Salvador adoptó una serie de medidas de corte Neoliberal con el fin de estabilizar la economía y cambiar los ejes de acumulación. Con la adopción de estas medidas propuestas por Organismos Internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial y adoptadas por el Gobierno de El Salvador a través del partido de ARENA, se dio inicio a un proceso de apertura comercial, privatizaciones, liberalización financiera y reformas fiscales. Las políticas neoliberales aplicadas en El Salvador han provocado efectos negativos sobre los sectores de menores ingresos y han incrementado la desigualdad entre ricos y pobres. Por otro lado, algunos efectos del Modelo Neoliberal en El Salvador son: 26 P á g i n a

36 Pérdida del poder de compra de los salarios El poder de compra de los salarios, o salarios reales, se mide comparando los salarios que reciben los trabajadores con la variación de los precios o inflación. A medida que los precios suben, si los salarios se mantienen iguales o aumentan menos que los precios, los trabajadores compran cada vez menos con la cantidad de dinero que reciben como salario. De acuerdo con datos de la OIT, la variación del salario mínimo real en El Salvador entre 1995 y 2007 fue de -13% y de acuerdo a datos del BCR, de 1995 a 2005 los precios de los productos de consumo subieron 44.6%, los salarios aumentaron 28% en las ciudades y 21% en el campo. Lo que refleja una pérdida en la capacidad adquisitiva de la población durante una década de aproximadamente del 16.6% en las ciudades y del 23.6% en el campo. Deterioro de las condiciones laborales Las condiciones del empleo se han deteriorado al crecer el nivel de la informalización de la actividad económica. De acuerdo con datos de la CEPAL, en los años noventa el empleo en el sector informal (trabajadores por cuenta propia, trabajadores familiares no remunerados y trabajadores que prestan servicios en microempresas o en el servicio doméstico) registró un alza importante en la región. Según información de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el empleo en el sector informal aumentó de 51.6% del total de la población activa en 1990 a 56% en 1995 (CEPAL, 1997b). El aumento en la concentración del ingreso Las políticas neoliberales han incrementado la pobreza y la desigualdad en El Salvador. Así, en el año 1995, de todo lo que se producía en las empresas del país, el 66% se quedaba en manos de los empresarios, bajo la forma de ganancia, y el 34% representaba el salario de quienes trabajaban en dichas empresas. (BCR, 1995: MIP). 27 P á g i n a

37 De acuerdo con los datos del Censo económico publicado por la DIGESTYC en el año 2005 la desigualdad aumentó, las ganancias fueron de 75% y los salarios solo de 25%. Esto quiere decir que 113,000 empresarios se quedan con el 75% de lo que producen 2 millones 591 mil personas que trabajan. La desigualdad social impide que gran parte de la población pueda alcanzar un nivel de consumo que garantice una vida digna, lo que genera exclusión de un gran número de personas en el país. Este fenómeno ha provocado una serie de consecuencias sociales en El Salvador como, por ejemplo, las altas tasas de criminalidad que sufre el país y la migración en busca de mejores oportunidades. Como se observa, el Modelo Neoliberal no ha significado una mejora en las condiciones de vida de la población, por el contrario solo ha beneficiado a los sectores de más altos ingresos y esto se refleja en la distribución de las ganancias y salarios presentados por la DIGESTYC en el 2005, en el aumento del sector informas y en la pérdida del poder de compra de los salarios. 2. Evidencia sobre la desigualdad actual en El Salvador Como se ha mencionado, anteriormente, el objetivo del presente trabajo es visualizar las desigualdades existentes a nivel de las diferentes estructuras de consumo de los hogares; en este apartado se describen realidades del país en dicho tema, mismas que marcan un punto de partida para el análisis del consumo en los diferentes rubros del gasto, que será tratado en el siguiente capítulo. 2.1 Desigualdad en la Distribución del Ingreso Para tener una idea inicial de la situación actual en El Salvador respecto a la desigualdad, se hará uso en un primer momento del ingreso como medida de la misma, presentándose en la Tabla 1 su distribución por deciles. 28 P á g i n a

38 Tabla 1: Distribución porcentual del ingreso familiar anual por deciles Decil % 1.35% 1.61% 1.49% % 2.59% 2.93% 2.77% % 3.67% 4.02% 3.84% % 4.7% 5.05% 4.88% 5 5.6% 5.93% 6.32% 6.11% % 7.42% 7.71% 7.55% % 9.37% 9.45% 9.35% % 12.18% 11.95% 11.98% % 16.81% 16% 16.65% % 35.98% 34.95% 35.38% Fuente: Gallo, C., Alvares, J., 2010 Desde hace varios años la estructura de la distribución del ingreso ha mostrado profundas desigualdades. Por ejemplo, en el año 2002 el 20% más pobre de los hogares recibió solo el 2.8% del ingreso, mientras que el 20% más rico percibió el 55.7%. En 2004 la distribución del ingreso fue de 3.9% para los más pobres y 51.8% para los más ricos. En el año 2006 la desigualdad en la distribución del ingreso se redujo, sin embargo las brechas de desigualdad eran muy altas y solo el 4.5% del ingreso fue percibido por el 20% más pobre de los hogares lo que no significó una mejora sustancial para este sector poblacional. Del año 2006 al 2008 hay una desmejora, pues nuevamente empieza a aumentar la brecha y el 20% más pobre disminuyó su participación en el ingreso total, representando solo 4.2% y el 20% de la población más rica aumentó su participación de la misma forma llegando a un 52%. Si la medición de la desigualdad se refiere a las discrepancias en la distribución del ingreso, se pueden utilizar los índices mencionados en el capítulo anterior como el 29 P á g i n a

39 índice de Atkinson y el Gini para describir mejor en dónde se ubica el país, en términos de desigualdad. El índice de Atkinson 4 al basarse en el concepto de ingreso igualmente distribuido, al presentar un mayor valor señala una mayor desigualdad o pérdida potencial del bienestar social. En el caso de El Salvador con una aversión a la desigualdad de 0.5, según el Panorama Social de América Latina 2010, informe elaborado por la CEPAL, en 2003, este índice se situó en 19.40% y en 2006 fue de 16.08%, presentando una tendencia reductiva beneficiosa; sin embargo, no suficiente para hablar de baja desigualdad, pues otros coeficientes demuestran persistencias de una desigualdad importante en el país. La tendencia de reducción de Atkinson para estos años es beneficiosa; sin embargo, no es suficiente para hablar de una desigualdad baja, otros coeficientes demuestran las persistencias de una desigualdad importante en el país. De acuerdo con el Informe sobre el Desarrollo Humano El Salvador 2009, el país presenta para ese mismo año un coeficiente de Gini del 0.47, medición que contiene todos los ingresos de las familias, incluyendo las remesas recibidas del extranjero. Al realizar esta misma medición, pero excluyendo las remesas, el índice de Gini llega al 0.5, es decir que las remesas se han convertido en una incidencia importante en la reducción de las desigualdades en el ingreso. Como se puede observar en las diferencias en el índice de Gini, según la inclusión o exclusión de las remesas familiares, los ingresos percibidos por algunas familias en concepto de las mismas colaboran a la reducción de la desigualdad, al igual que estas, existen programas de trasferencias monetarias condicionadas, más conocido como las comunidades solidarias, así como también otros programas relacionados con la entrega de la semilla mejorada y fertilizantes a los pequeños productores que, también, complementan el ingreso de algunas familias. 4 En el índice de Atkinson el término aversión o rechazo implica la indiferencia hacia la desigualdad en una sociedad, de modo que al aumentar la aversión a la desigualdad, incrementa la importancia que se le da a los pobres. (Mancero, X.) 30 P á g i n a

40 2.1.1 Características de la desigualdad en El Salvador La desigualdad suele considerarse como un problema histórico, cuyo origen radica en la falta de oportunidades y que se transmiten de generación en generación. Esta desigualdad tiene su base en la estructura de una sociedad, en los procesos por los cuales se han distribuido, no solo los recursos económicos sino también de poder. Dentro de una misma familia, base de cualquier sociedad, existen desigualdades, desde la determinación de quien maneja los recursos económicos hasta quién es la autoridad máxima, a quien se debe de obedecer, los procesos en los que se toman estas decisiones también son excluyentes, ya sea por edad, sexo, creencias, tradiciones, nivel educativo, etc. Otro proceso social que genera de desigualdad es la división del trabajo, pese a que todos los miembros de una sociedad se encuentren ocupados dentro de esta división. Las valoraciones subjetivas, propias del ser humano, hacen que se estratifiquen los roles asignados por la división del trabajo, dando renombre o desprestigio a algunos de los roles, además de las diferencias en remuneración según cada actividad. De este modo, la desigualdad es un problema a todo nivel, atacando desde familias hasta sociedades, pues dentro de estas estructuras se crea y se reproduce. En El Salvador la desigualdad adquiere particularidades como la persistencia y baja movilidad entre generaciones, en otras palabras es la falta de igualdad en las condiciones de partida y las oportunidades la que hace muy difícil para cualquier individuo escapar de sus efectos cuando sus padres los sufrieron, a este fenómeno se le suele denominar Trampa de desigualdad (PNUD, 2010:7). 31 P á g i n a

41 El acceso a medios de educación y crecimiento intelectual de calidad, determinados por el ingreso es, quizá, uno de los factores que más determina la baja movilidad entre una generación y otra. Por otro lado, la desigualdad de oportunidades se manifiesta cuando un individuo se le niega el acceso a las instituciones sociales en las cuales puede desarrollar sus capacidades completamente. Por otra parte, la desigualdad de condiciones se da cuando las condiciones de vida de los diferentes grupos bloquean el aprovechamiento al máximo de las oportunidades. Finalmente, la desigualdad de resultados se presenta, debido a que, el grado de igualdad, es determinado por la estructura de oportunidades o condiciones de las que dispusieron los individuos a lo largo de su vida. 2.2 Desigualdad en el Consumo Antecedentes del estudio de la desigualdad y estructura del consumo. Consumir es por parte de los seres humanos, el acto de utilizar bienes y servicios para la satisfacción de sus necesidades materiales y espirituales, de allí la importancia de su estudio en términos de la desigualdad existente en él, pues no hay muchos estudios que lo develen y, para hacerlo de una mejor manera es necesaria la apreciación de su estructura y no solo de un mero valor monetario. Las investigaciones realizadas en temas de desigualdad se dedican, en su mayoría, a reflejar diferencias, simplemente por valores monetarios o porcentuales, en los distintos rubros del gasto. A continuación, se presentarán algunos los resultados publicados por el Ministerio de Economía en la Encuesta de Ingresos y Gastos y de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples 2007, para posteriormente delimitar las distintas agrupaciones y realizar la radiografía del consumo en el siguiente capítulo. 32 P á g i n a

42 En la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de Hogares (ENIGH), del año 2006, se muestra que el gasto en cereal, pan, comidas fuera de casa, lácteos y huevos representa un 14% del ingreso recibido, es decir, que, por cada 100 dólares que los hogares reciben en concepto de ingreso, los salvadoreños dedican $14 a estos productos. Estos datos muestran indicios de la dieta alimenticia de los salvadoreños y como se puede observar, los productos lácteos, huevos y cereales representan una parte importante en la alimentación de la población. Tabla 2: Diez productos en que más gastan los salvadoreños (2006) POSICION PRODUCTO O SERVICIO % DE GASTO MENSUAL 1 Alquileres imputados de vivienda, amueblada o no, que ocupan como residencia principal 13.30% 2 Pan, arroz, maíz, pastas 5.40% 3 Comedores 4.70% 4 Leche, queso, huevos y otros productos lácteos 3.90% 5 Aparatos no eléctricos y productos para el cuidado personal 3.70% 6 Compra de vehículos nuevos o usados 3.60% 7 Carne fresca o congelada 3.60% 8 Servicios telefónicos y de telefax 3.40% 9 Transporte de pasajeros por carretera 3.10% 10 Productos farmacéuticos 2.80% Fuente: PNUD (2010), con base en MINEC y DIGESTIC, 2008 El teléfono, el trasporte público y las medicinas, también, se encuentran en la lista de productos más consumidos por los salvadoreños, representando un gasto acumulado que equivale a un 9.3% del ingreso. La encuesta, también, muestra patrones de consumo que varían dependiendo de la ubicación geográfica del hogar. Por ejemplo, los hogares de la zonas urbanas tienden a gastar una mayor proporción de su ingreso en bienes como combustible, vehículos y su gasto en comida fuera de casa es, significativamente, más alto que el de la zona rural. 33 P á g i n a

43 Por otro lado, el gasto en hortalizas y legumbres es mucho más importante en la zona rural que en la zona urbana, ya que se posiciona en el lugar número cuatro en los hogares rurales y en el quince en las zonas urbanas, en una jerarquía de valor monetario (ver anexo 1). Por otro lado, el gasto en leña presenta características similares, su gasto es más importante en las zonas rurales. Este patrón de consumo es muy diferente en las zonas urbanas, donde el gasto en leña es inexistente en el presupuesto del hogar y se sustituye por el gasto en energía eléctrica o el gasto en gas. Como se observa en la gráfica 1, de la siguiente página, para el 80% de la población del país, el gasto en alojamiento y alimento representa cerca de la mitad de su presupuesto y únicamente el 20% más rico reduce la importancia de estos rubros. En el mismo gráfica, se observa como en el gasto relacionado con el desarrollo humano, así como educación y salud, los hogares de ingresos bajos destinan cerca de 10% a ese rubro, a diferencia de los hogares con ingresos más altos que destinan alrededor del 20% en estos servicios. Es importante recalcar que los porcentajes antes mencionados están referidos a gastos mensuales, por lo que se debe de tener en cuenta que el gasto total de los hogares con más recursos es 6.4 veces más que el de los hogares de menores ingresos. 34 P á g i n a

44 Gráfica 1: Estructura del gasto según decil de ingreso Decil 10 Decil 9 Decil % 9.50% 8.30% 8.30% 7.90% 7.20% 19.80% 11.60% 11.10% 20.00% 17.80% 11.50% 11.40% 13.80% 11.30% 11.70% 19.20% 21.60% 20.10% 23.50% 26.40% Alimentos y gastos en comedores Alojamiento Decil 7 Decil 6 Decil % 6.20% 14.90% 11.20% 11.30% 20.00% 7.70% 6.80% 13.60% 9.20% 10.80% 21.30% 7.70% 5.10% 9.70% 9.40% 12.40% 22.90% 27.30% 30.70% 32.80% Muebles, artículos para el hogar, prendas de vestir y calzado Bienes y servicios diversos Decil % 7.00% 9.80% 6.90% 10.80% 27.50% 30.10% Decil % 4.80% 10.60% 7.30% 11.00% 26.40% 32.40% Transporte y comunicaciones Decil 2 Decil % 5.80% 9.00% 6.20% 10.60% 7.10% 4.40% 8.20% 8.20% 10.20% 29.70% 30.70% 31.70% 31.20% Educación y salud Total pais 26.40% 22.20% 11.20% 10.20% 14.80% 7.30% 8.00% 0% 20% 40% 60% 80% 100% Fuente: PNUD (2010), con base en MINEC y DIGESTIC, 2008 Recreación y cultura; restaurantes Estas diferencias que se muestran en el estilo de vida de las personas y los patrones de consumo de los hogares, nos dan indicio acerca del nivel de desigualdad que viven las familias salvadoreñas El consumo en los diferentes mercados Entre los muchos productos que ofrece el mercado a los hogares, será importante estudiar cuales son los más representativos para el bienestar de las familias. En el Informe sobre Desarrollo Humano elaborado por el PNUD en 2010, que trata sobre el consumo, se han agrupado los principales productos que consumen los hogares por mercados. A continuación se presenta una descripción elaborada por el PNUD de cada mercado y la importancia para la vida y el desarrollo humano con el propósito de tener un mejor panorama de la realidad de los hogares salvadoreños. Alimentos La alimentación es la necesidad más importante y más básica de la vida. Los alimentos proporcionan la energía necesaria para poder llevar una vida saludable, 35 P á g i n a

45 prolongada y plena. Consumir la cantidad necesarias de nutrientes es importante para el completo desarrollo del ser humano en cada momento de su vida, así como la madre debe de alimentarse bien a lo largo de su embarazo para nutrir al feto, el recién nacido debe continuar recibiendo la cantidad adecuada de nutrientes, que lo permitan crecer y desarrollarse adecuadamente. El impacto que se genera ante una mala nutrición puede llevar a la muerte en los infantes, bajo peso y talla, dificultades en el aprendizaje y mayor vulnerabilidad ante las enfermedades, fenómeno que se transmite hasta la vida adulta. Una persona adulta que sufre de desnutrición presenta características particulares, baja estatura, poco peso, baja capacidad para ejercer un trabajo o algún tipo de actividad intelectual, mayor tendencia a las enfermedades crónicas entre otros. Además del beneficio que una alimentación adecuada le proporciona a una familia, el acceso a la seguridad alimentaria es un derecho reconocido por diversos instrumentos y marcos jurídicos, así como por la Declaración Universal de los Derechos Humanos (Art. 25) y la Convención de los Derechos del Niños (Arts.24 y 27), entre otros. (PNUD, 2010:111) En 2006 los hogares dedicaron un poco más de la quinta parte de su presupuesto en alimentos y bebidas no alcohólicas y gastaron un promedio del 13% de su ingreso mensual únicamente en pan, cereales, carnes, leches, queso y huevos. Las desigualdades entre hogares se presentan al hacer el análisis con respecto a los deciles del ingreso, los hogares que pertenecen a los deciles más pobres, es decir del 1 al 5, destinan casi el 30% de sus ingresos a alimentos, mientras que los hogares que pertenecen al decil más rico, gastan únicamente el 15% de su presupuesto a alimentos, tomando en cuenta que el monto destinado a alimentos por el decil de mayor ingreso, es 3.5 veces mayor al que asigna el primer decil a alimentos. (PNUD, 2010:115) 36 P á g i n a

46 De acuerdo con la FAO la cantidad mínima de calorías que una persona debe consumir es de 1,748 Kcal y la ENIGH muestra que en promedio los salvadoreños consumen 1,561 kcal, cerca de 200 kcal menos que la indicada por la FAO. Ante estos datos, 13.1% del total de hogares presentan privación alimentaria. Los hogares con menores ingresos, presentan niveles más altos de privación: 40.7% en el quintil 1 y 26.2% en el quintil 2, a diferencia de los quintiles 4 y 5 que presentan niveles menores de privación, 4.4% y 2%, respectivamente (PNUD, 2010:117). La diferencia entre hogares en cuanto al acceso de alimentos está claramente marcada. Salud La Organización Mundial de la Salud (OMS) conceptualiza la salud como: un completo estado de bienestar físico, mental y social, y no meramente la ausencia de enfermedades o incapacidades. El nivel de salud de la población, es uno de los mayores indicadores de bienestar para una población, o uno de los que mejor lo expresan, no es por nada que Amartya Sen considera a la salud una de las libertades instrumentales necesarias para el desarrollo de la persona. Así mismo, este factor se incluye en el Índice de Desarrollo Humano que realiza el PNUD. En El Salvador el servicio de salud es brindado por el Sistema Nacional de Salud (SNS), el cual, a su vez, está conformado por el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), el instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), Ministerio de la Defensa, a través del sistema médico militar (conocido como Sanidad Militar), el Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial, el Fondo Solidario para la Salud (FOSALUD, que depende de la Presidencia de la República) y el Instituto 37 P á g i n a

47 Salvadoreño de rehabilitación de Inválidos (ISRI); también está el sector privado y algunas ONG que brindan servicios de salud. En 2009, se estima que, de la población enferma (60.6% del total de la población), el ISSS atendió a un 12.6%, el sector privado atendió a un 13.2%, las dependencias de MSPAS a un 69.8% y un 2.7% a otros establecimientos. Lo que significa que el 39.4% de la población enferma, no recibió atenciones de parte del sistema de salud de estas instituciones, evidenciando un grave problema de acceso al servicio. (PNUD, 2010:120) La falta de equidad, también, se puede observar en el porcentaje de gasto privado en salud, el cual representa un poco más del 4% del PIB, superando al gasto público en salud que realiza el estado el cual representa el 3.1% del PIB 5 en 2009, situación que difiere de países como Panamá y Costa Rica, los cuales poseen una estructura de gasto, que corresponde con el principio de garantizar el derecho a la salud para toda la población. (PNUD, 2010:121) Educación La educación es uno de los factores más importantes para la mejora del bienestar de la población, ya que permite desarrollar habilidades, destrezas y capacidades, que, posteriormente, contribuyen a la inclusión de las personas en el mundo laboral. Al poseer mayores niveles de educación, las personas tienen mejores posibilidades de llevar una vida prolongada, saludable y de buena calidad, situación que, posteriormente, se convierte en la respuesta a la reducción de la pobreza y las desigualdades, por esta razón los estados deben de asegurarse que, toda la población, tenga acceso a este servicio, así como a garantizar la calidad adecuada que permita el mejoramiento de las sociedades. En El Salvador el gasto en educación de 2007 representó el 6.7% del PIB, del cual un 50.9% fue financiado con recursos de los hogares y otros recursos privados, el otro 5 Comprende un 1.8% de MSPAS y un 1.3% de ISSS. 38 P á g i n a

48 46.5% con recursos del gobierno central y el 2.6% con recursos internacionales. (PNUD, 2010:128) Las mayores inversiones del gasto en educación se centran en la educación primaria, por lo que a pesar que este nivel presente mejoras, los otros niveles aún mantienen bajos niveles de cobertura. En la economía de los hogares, la educación, también, conlleva otros costos, entre uniformes, trasporte, matricula, refrigerio, útiles y otros; las familias gastaron un promedio anual de $366 en el año 2007 e incrementó en 2009 a $411. Sin embargo, programas como la entrega de uniformes, llevada a cabo por el actual gobierno, tienen el propósito de aliviar estos costos extras a las familias y mejorar la economía de éstas (PNUD, 2010:129). Las desigualdades también se presentan es este rubro. Los Hogares pertenecientes a los deciles del 1 al 3, gastan entre 0.04% y 0.21% en educación terciaria mientras que los hogares pertenecientes del decil 8 al 10 gastan entre 0.86% y 1.84% en este tipo de educación, reflejando mayor acceso de estos hogares a este nivel de educación. (PNUD, 2010:130). Los hogares pertenecientes al decil 1 gastan, en promedio, US$19.2 en educación mientras que para el decil más alto, los hogares gastan US$767, esto se explica porque los costos de los deciles con mayor ingreso son, en términos absolutos, más altos, principalmente porque estos matriculan a sus hijos en centros privados.(pnud, 2010:130). Por el lado de la escolaridad promedio, también, existen grandes brechas en los grupos poblacionales, los jóvenes que pertenecen a los quintiles de ingreso más bajo, tienen dificultades al completar el tercer ciclo y las diferencias en las tasas de 39 P á g i n a

49 matrícula parecen crecer al incrementar la edad de los jóvenes, es decir que hay tasas más altas de deserción en los niveles más altos de escolaridad. La diferencia de años de educación entre en quintil de mayor ingreso y el de menor ingreso, es de 3.3 años, para jóvenes de 15 y 17 años; para el grupo de 23 a 24 años, los años de diferencia son de 7.5 años, los hogares de menores ingresos tienen menos posibilidades de acceder a educación superior, convirtiendo esta situación en un círculo vicioso, si los mayores niveles de educación son capaces de determinar el nivel de ingreso futuro (PNUD, 2010:131). El Salvador presenta fuertes desigualdades en cuanto al acceso a la educación, fomentando directamente a la baja movilidad social, y creando un círculo constante y vicioso que reproduce las condiciones de vida que no ayudan al mejoramiento de la calidad de esta, será importante, por tanto, garantizar y mejorar el acceso a la educación así como la calidad de esta. Gasto en Agua Potable El abastecimiento de agua ha sido uno de los mayores problemas en cuanto a la satisfacción de las necesidades básicas de la población, debido a que existe una gran parte de la población que no cuenta con las condiciones necesarias para tener acceso inmediato al agua potable. Por otro lado, el problema del acceso radica en la distribución del servicio de agua potable, entre los hogares salvadoreños, es así que menos del 70% de los hogares salvadoreños cuentan con acceso a una conexión domiciliar de agua, lo cual afecta mayormente a los hogares que se encuentran en zonas rurales. En esta área, aproximadamente, el 27% de los hogares que no cuentan con servicio domiciliar, sino que se abastecen de ojos de agua. Por otro lado, existe un mercado grande de abastecimiento de agua, si bien es cierto que ANDA es el mayor proveedor de agua en el país, existen alrededor de P á g i n a

50 proveedores más, sin embargo, aun con la enorme cantidad de proveedores de agua, no existe un cobertura plena de dicho del servicio domiciliar en todo el país. Esto se refleja en que, los deciles de ingreso más bajos, presentan gastos en el acceso al agua mayores que los deciles más altos, sin contar el tiempo utilizado para obtener agua potable, ya que muchos hogares no cuentan con el alcantarillado necesario para poder tener un servicio inmediato (PNUD, 2010: 146). Gasto en energía eléctrica Al analizar las particularidades y aspectos en el gasto en energía eléctrica se pueden incluir diferentes aspectos, por ejemplo la diferencia que existe en el nivel de gasto en el área urbana con respecto al área rural. En los datos de la DIGESTYC se observa que los hogares en el área urbana gastan en promedio de energía eléctrica, un monto de US$20 dólares. En cambio, en las áreas rurales el gasto promedio en energía eléctrica alcanza una factura de US$10 (MINEC y DIGESTYC, 2008b). Otro aspecto relevante es el de la efectividad del subsidio de la energía eléctrica, el cual tiene como función ser un subsidio al consumo, es decir, que tiene la función de beneficiar a las familias más pobres. Sin embargo, aún cuando se sabe que alrededor del 66% de los hogares que tienen energía eléctrica se benefician del subsidio, y que además, el gasto de éstos en energía eléctrica comprende alrededor del 31% del total de consumo; los estudios del BM, BID y FUSADES, indican que existen errores en el subsidio tanto de inclusión como de exclusión. Como ejemplo de ello, el error de exclusión se refiere al hecho, que la tercera parte del 40% de la población más pobre del país, quienes deberían de recibir el subsidio del gas, no lo reciben, lo cual resultan de dos razones principalmente, la primera se refiere a el hecho de que alrededor del 50% de los hogares excluidos no cuenta con el servicio de energía eléctrica, la otra razón se refiere a que aunque se traten de 41 P á g i n a

51 hogares pobres, estos exceden el rango de los 99 Kwh de consumo mensual (PNUD, 2010:153). Con respecto al problema de la inclusión, se estima que cerca de la mitad de la población que recibe el subsidio de la energía eléctrica no debería recibirlo, por no pertenecer al 40% de la población más pobre del país (FUSADES, 2008). Otro aspecto importante en el análisis del gasto en consumo de energía eléctrica, es la acelerada alza de los precios en la tarifa de energía eléctrica en las últimas décadas, resultado del incremento en la utilización de energía térmica para la generación de energía eléctrica, además según estudios de la Superintendencia de competencia las tarifas de energía eléctrica están por encima de los precios competitivos, estos aspectos han provocado que las tarifas de energía eléctrica se hayan duplicado en la última década (PNUD, 2010:154). Gasto de los Hogares en Transporte En este apartado se incluyen los gastos relacionados con el transporte y movilización de la población, entre los cuales se incluyen gasolina y transporte colectivo. En primer lugar, se presenta un análisis del gasto de los hogares en combustibles para el transporte, específicamente en gasolina, el resultado de dicho análisis tiene mucho que ver con la desigualdad y heterogeneidad en los niveles de ingreso de los hogares salvadoreños. Así pues se puede decir que, para el año 2006, solo el 10% más rico de la población gasto el 5% del total de gasto total del total de hogares, mientras que para cada uno de los 9 deciles anteriores, apenas se logró alcanzar el 4% del total del gasto total en el país (PNUD, 2010:157). 42 P á g i n a

52 En cuanto al análisis del gasto en el transporte público, es necesario comenzar estableciendo que dicho sector es uno de los sectores de servicios con oferta de menor calidad en el país. Es sabido que las unidades de transporte público están en muy malas condiciones, ya que además de ser muy antiguas no reciben el mantenimiento necesario. Así los niveles de contaminación, inseguridad y desorden, que se desarrollan o se derivan de dicho sector hacen de su oferta un mal necesario. Debido a la mala calidad de la oferta del sector, esta es principalmente, consumida por la población de más bajos recursos del país, es decir que la población de altos recursos prefiere no hacer uso de transporte colectivo. Así pues para el 20% de la población de mayores ingresos el gasto en transporte oscilo por debajo del 3.5% del gasto total en dicho sector, mientras que para la población restante dicho gasto se encuentra entre el 4.3% y 5.7% del total de gasto en dicho sector (PNUD, 2010:230). Sin embargo, es preciso señalar que la población más pobre del país en realidad no hace uso de dicho sector, así pues en los primeros dos deciles de ingreso, es decir en los dos deciles poblacionales más pobres del país solo alrededor de la mitad de la población hace uso de dicho sector, es decir, es la población de ingresos medios la que hace el mayor uso de dicho servicio. En cuanto a la utilidad del subsidio al transporte público establecido con base en la ley transitoria para la estabilización de las tarifas del servicio público de transporte colectivo de pasajeros, hay que decir que no logra tener la incidencia que debería. Así, según el estudio de FUSADES (2008), es en realidad la población de ingresos medios y no la población de más escasos recursos la que utiliza más el servicio de trasporte público. Además este subsidio incentiva a la adquisición de más unidades de transporte público para ponerlas en circulación, cuando en realidad ya existe un exceso de oferta de unidades en circulación, el verdadero problema no tiene que ver con los niveles de oferta sino con la calidad de esta. 43 P á g i n a

53 Gasto en Telecomunicaciones El gasto en consumo de los servicios de telecomunicaciones ha crecido aceleradamente en la población salvadoreña durante las últimas décadas, por ejemplo el servicio telefónico es ahora el octavo rubro al que mayor gasto adjudican las familias salvadoreñas. Es importante señalar que, en los hogares Salvadoreños, mientras se cuente con más ingresos, mayor será el gasto en telecomunicaciones, tanto es así que desde el segundo decil de ingreso el gasto en telecomunicaciones supera los 2 puntos porcentuales del total del gasto en los hogares (PNUD, 2010:171). La telefonía celular es el tipo de servicio de telecomunicación más utilizado en el país, los niveles de consumo de dicho servicio superan incluso a los de países desarrollados como Japón y Estados Unidos, llegando a haber alrededor de 1.21 celulares por cada habitante. En cuanto a los precios de línea fija y móvil, suelen responder a factores establecido y determinados por leyes de regulación, pero también responden a factores variables que tienen que ver más con los niveles de demanda y oferta que exista en el mercado. (PNUD, 2010:172). En el siguiente capítulo se pretende hacer un análisis más detallado de la estructura del consumo con el fin de determinar los patrones de consumo y ver si realmente existen desigualdades en el consumo de los hogares Salvadoreños. A continuación, se presenta en la Tabla 3, la estructura del ingreso por deciles y del gasto total en consumo por deciles en el año 2008 con el fin de comparar la desigualdad en el ingreso y en el consumo de los hogares. 44 P á g i n a

54 Tabla 3: Estructura Porcentual Decil de hogar Porcentaje del gasto total Porcentaje del ingreso total Primer 2.80% 1.49% Segundo 4.37% 2.77% Tercer 5.59% 3.84% Cuarto 6.58% 4.88% Quinto 7.53% 6.11% Sexto 8.60% 7.55% Séptimo 9.86% 9.35% Octavo 11.89% 11.98% Noveno 15.01% 16.65% Decimo 27.78% 35.38% Total % % Fuentes: Alvarez, J.,Moreno, O. y Arias, J.2010 Como se observa en la Tabla 3, el primer decil gasta un 2.8% del gasto total en consumo y obtiene sólo un 1.49% del ingreso total, el decil más alto tiene un consumo el 27.78% del total y obtiene el 35.38% del ingreso. Esto indica que la desigualdad entre el primer y el último es mayor en el ingreso que el consumo, ya que los hogares que tienen una menor participación en la distribución del ingreso presentan un porcentaje mayor de participación en el consumo que realizan que en el ingreso. Y los hogares de los deciles más altos que tienen una mayor participación en la distribución del ingreso, presentan un porcentaje de mayor participación en el ingreso que en su gasto en consumo. En cuanto al ahorro, por medio de las diferencias entre la proporción del ingreso apoderada y el gasto en consumo, es posible observar que la proporción del ingreso que un decil es capaz de ahorrar incrementa conforme aumenta la posición del decil; de este modo, los deciles de mayores ingresos son los que tienen mayores posibilidades de generar ahorro. 45 P á g i n a

55 También se presentan los datos del gasto en consumo promedio mensual por deciles de ingreso que realizaron los hogares y el gasto en consumo total por deciles y por rubro de gasto en el año 2008 con el fin de determinar los rubros de consumo en los que la desigualdad entre deciles es más marcada. La Tabla 4, como bien lo explican sus autores muestra la sumatoria del gasto total de cada rubro dividido entre el gasto total para dicho rubro en todos los deciles, de tal manera que se obtiene el porcentaje de participación en el gasto por rubro para cada decil (Álvarez, J. Moreno, O. y Arias, J. : 2010) Tabla 4: Estructura porcentual del gasto de los hogares por deciles para el año Decil de hogar Gasto en Vivienda Gasto en salud Gasto en Artículos y Servicios Totales Gasto en Educación Gasto Alimentación Total Gastos Misceláneos Gasto total Primer 0.27% 0.06% 0.35% 0.18% 1.82% 0.12% 2.80% Segundo 0.44% 0.11% 0.55% 0.38% 2.64% 0.24% 4.37% Tercer 0.60% 0.08% 0.80% 0.47% 3.23% 0.41% 5.59% Cuarto 0.72% 0.15% 0.93% 0.62% 3.63% 0.54% 6.58% Quinto 0.88% 0.14% 1.05% 0.74% 4.12% 0.61% 7.53% Sexto 1.10% 0.16% 1.31% 0.80% 4.48% 0.75% 8.60% Séptimo 1.33% 0.16% 1.50% 1.06% 5.00% 0.81% 9.86% Octavo 1.58% 0.37% 1.85% 1.21% 5.64% 1.24% 11.89% Noveno 2.26% 0.28% 2.48% 1.69% 6.56% 1.74% 15.01% Decimo 5.74% 0.44% 4.93% 3.27% 9.26% 4.14% 27.78% Total 14.91% 1.94% 15.74% 10.41% 46.39% 10.60% % Fuentes: Elaboración propia con datos de la EHPM 2008 por medio de Álvarez, J. Moreno, O. y Arias, J.2010 Es importante observar en los datos que a medida aumenta el decil de ingreso de los hogares, aumenta el promedio del gasto mensual que destinan al consumo; de este modo, se puede observar que los deciles de ingresos más bajos presentan los menores porcentajes de gasto, mientras que el decil de ingreso más alto consume el 27.78% del gasto en consumo total. 46 P á g i n a

56 También, se puede notar que a medida aumenta el ingreso de los hogares el rubro vivienda va tomando mayor relevancia, pues para los deciles de mayores ingresos es el rubro en el que más gastan después de alimentación; mientras que para los deciles de ingresos, más bajos después del gasto en alimentación, es el rubro de servicios al que destinan la mayor parte de su ingreso; por su parte, el consumo en educación se vuelve más importante para los deciles de ingresos más altos. Como se presenta en los datos, existe desigualdad en el gasto en consumo que realizan los hogares originadas por la distribución del modelo económico actual. Sin embargo, para poder determinar si estas diferencias entre deciles de hogares son significativas es necesario realizar una serie de pruebas de estadísticas como la prueba de medias y una prueba análisis de varianzas. Al ejecutar estas pruebas 6, se determinó que existen diferencias significativas en el consumo que realizan los hogares dependiendo del nivel de ingreso que perciben. Por lo tanto, es importante realizar un análisis de las desigualdades en el consumo de los hogares. En el capítulo siguiente, se realizará un análisis más detallado de la estructura del consumo de los hogares en El Salvador con el fin de observar las desigualdades que se generan entre los hogares. De manera general, se describieron algunos antecedentes en las historia del país que se derivaron en la existencia de altos niveles de desigualdad en los distintos estratos de la sociedad. Se presentaron en el primer apartado de este capítulo, algunas medidas económicas adoptadas por Gobiernos anteriores y que incrementaron los niveles de desigualdad 6 Las tablas de los resultados estadísticos se presentan en el anexo C. 47 P á g i n a

57 en la sociedad salvadoreña. Siendo así, que el modelo neoliberal de manera más reciente, ha influido en la forma de distribución del producto entre los hogares. Como resultado de estas medidas económicas, se incrementaron las brechas salariales entre los distintos sectores, teniendo así, también, enormes brechas de ingreso, las cuales, han venido a ser reducidas por las remesas familiares y por transferencias gubernamentales derivadas de políticas de asistencia social. Sin embargo, hay que tener presente que si bien estas políticas mitigan los problemas de bajos ingresos en la población más pobre, no logran trasformar los factores que posibilitan y generan una dinámica de desigualdad dentro de la sociedad. Por otro lado los niveles de consumo, también son financiados por las transferencias y donaciones, ya sean gubernamentales o externas. En razón del planteamiento anterior, se ha tratado de recopilar y analizar los indicadores, variables y aspectos teóricos necesarios para desarrollar una radiografía del consumo en el país, es decir de los principales patrones de consumo imperantes en la población según sus distintas características, como: niveles de ingreso y de consumo. En El Salvador, la población de más bajos ingresos tiene dificultades para el acceso al consumo de bienes y servicios, incluso aquellos que cubren necesidades básicas; mientras que los sectores poblacionales de más altos ingresos, en cambio se caracterizan por tener niveles de consumo muy altos, incluso de aquellos bienes y servicios que son suntuarios. Así es posible ver cómo para los distintos mercados de bienes y servicios, existe una gran brecha en los niveles de consumo en la población. Por un lado, existen sectores poblacionales con bajos salarios, e ingresos y con altos niveles de desempleo, con niveles de consumo que limitan su satisfacción y reproducción de la vida. Y por otro lado, existen sectores poblacionales con altos 48 P á g i n a

58 ingresos, niveles salariales y de empleo, que cuentan con niveles de consumo de exceso y derroche. El problema en realidad no es que existan brechas en cuanto a los niveles de consumo entre los distintos estratos de la población, ya que esto es una tendencia que se presenta en la mayoría de los países del mundo. La verdadera problemática radica, principalmente, en dos aspectos: en primer lugar en la enorme magnitud de estas brechas, lo cual se deriva en distribuciones de producción poco eficientes, el segundo aspecto se refiere a que estas brechas se originen, incluso en los mercados de consumo de bienes y servicios de primera necesidad. Con lo cual se materializa una violación en contra de los derechos económicos y sociales de la población. Así, los bajos niveles de salarios, ingreso y empleo, en los sectores más pobres de la población provocan que estos sectores tengan niveles de consumo muy bajos (incluso en aquellos rubros de consumo de vital importancia, como son: el agua potable, energía eléctrica, alimentos, educación y telecomunicaciones). Este bajo nivel de consumo hace que se dificulte la satisfacción plena de las necesidades de los sectores de menor capacidad adquisitiva, así como también contribuye a la reproducción de las condiciones que provocan que estos sectores poblacionales tengan dificultad en el acceso a los bienes y servicios que garantizan la reproducción de su vida. Y es que, una población infantil que tenga dificultades para garantizar la satisfacción de necesidades tan básicas como la alimentación y la educación, se convertirá en una población adulta que tendrá serias dificultades para garantizar la satisfacción de las necesidades de su grupo familiar. 49 P á g i n a

59 CAPITULO III: ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA DEL CONSUMO DE LOS HOGARES SALVADOREÑOS En este capítulo se procede a investigar cómo se realiza y distribuye el consumo de los bienes y servicios de los principales sectores de consumo en los hogares de nuestro país. El objetivo primordial de la investigación es evaluar la existencia y magnitud de las desigualdades en el consumo de los hogares en el país, utilizando como base de comparación los deciles de ingreso y de gasto. Este análisis de desigualdad, permitirá evidenciar los niveles de concentración del consumo, para posteriormente determinar cómo influye en los distintos estratos de la sociedad. Como parte de la investigación también se realizará un análisis de conglomerados, tomando como variable principal los principales bienes y servicios que consumen los hogares, lo cual permitirá la agrupación de hogares que efectúan un consumo similar. Para efectos del presente trabajo de investigación se le llamará conglomerado 7 al conjunto de hogares que presentan un patrón de consumo similar entre sí. Para poder realizar el análisis del consumo por conglomerados de hogares se utilizará el paquete estadístico de spss y a partir de la función cluster en dos etapas se procederá a clasificar los hogares en grupos de acuerdo al tipo y nivel de consumo que realizan. Para cada conglomerado de hogares se obtuvo una estructura de consumo que evidencia la distribución del gasto entre los diferentes bienes y servicios al interior del conglomerado. La construcción de estos conglomerados de consumo permitirá demostrar cómo los hogares distribuyen su consumo entre los diferentes productos de acuerdo al nivel de ingreso en el que se ubican. 7 Un análisis de conglomerados consiste en agrupar un conjunto de datos con características similares, el resultado es la obtención de grupos internamente homogéneos y heterogéneos entre sí. 50 P á g i n a

60 Este punto es de vital importancia debido a que a través de este análisis, se puede conocer a qué productos se les asigna mayor proporción del gasto de consumo total en los hogares y como esta asignación varía entre los distintos estratos de la sociedad. Lográndose así, el propósito de este trabajo: evaluar la existencia y la magnitud de las desigualdades en los niveles de consumo en los hogares de nuestro país. 1. Consumo total. Para realizar el análisis de consumo de los hogares se utilizó la EHPM El análisis incluyó 5 secciones del gasto en consumo: alimentos, educación, salud, vivienda y gastos por empleo. A continuación se presenta el consumo promedio mensual que realizan los hogares en cada uno de los rubros de consumo que presenta la EHPM Como se observa en la gráfica 2, los hogares destinan el mayor consumo promedio mensual a la compra de alimentos. El consumo en alimentos es uno de los rubros de mayor importancia para los hogares ya que el consumo en alimentos es fundamental para garantizar la sobrevivencia, la nutrición, la buena salud, una buena capacidad de aprendizaje y un desarrollo físico adecuado. Luego del consumo en alimentos, que representa el 43% del consumo total, el consumo por empleo (19%) y educación (19%) son los rubros en los que más gastan los hogares mensualmente. El consumo en salud es el que presenta un promedio de consumo menor y representa sólo el 7% del consumo total, lo que refleja el bajo nivel de acceso a servicios privados de salud. 51 P á g i n a

61 Gráfica 2 Consumo promedio mensual total $ % $ % Alimentos $ % $ % Educacion Empleo Salud $ % Vivienda Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM Consumo por deciles de ingreso y consumo Como se ha mencionado en el capítulo anterior, en el análisis del consumo no se puede dejar de lado el ingreso, ya que es una de las variables que determina el nivel y tipo de consumo que realizan los hogares. A continuación, se presenta el porcentaje de ingreso y consumo total que realizan los hogares por deciles de ingreso. De acuerdo con los datos que se presentan en la gráfica 3, se puede observar que los primeros tres deciles de hogares, es decir los hogares más pobres reciben el 8% del ingreso total, mientras que el décimo decil recibe el 36% del ingreso total. En cuanto al consumo se puede decir que los primeros tres deciles efectúan el 17% del consumo total y el decil más rico efectúa el 23% del consumo total. La diferencia en el consumo de los deciles más pobres y más ricos es notable. 52 P á g i n a

62 Gráfica 3 Ingreso y consumo total por deciles de ingreso 100% Como se observa la desigualdad 90% 80% 70% 36% 23% 15% Décimo Noveno Octavo en el consumo es menor que la desigualdad en el ingreso aunque la brecha todavía es significativa. 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 16% 12% 9% 8% 6% 5% 4% 3% 1% Ingreso total 12% 10% 9% 8% 7% 7% 6% 4% consumo total Séptimo Sexto Quinto Cuarto Tercero Segundo Primero Es importante notar que los primeros deciles de ingreso consumen más que lo que reciben de ingreso y solamente el noveno y décimo decil reciben un ingreso mayor al consumo que realizan, es decir, la capacidad de ahorro solo se presenta para los deciles más ricos. Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009. Si se agrupan y ordenan los hogares por deciles de consumo 8 se puede observar que disminuye la diferencia entre el ingreso y el consumo para los deciles que se ubican en los límites, es decir para el primer y décimo decil. 8 Los deciles de consumo se formaron ordenando los hogares de acuerdo al nivel de consumo que realizan. En los primeros deciles se ubicaron los hogares que menos consumen y en los últimos deciles los hogares que consumen más. 53 P á g i n a

63 Gráfica 4 Ingreso y consumo total por deciles de consumo 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 31% 16% 12% 10% 26% 15% 12% 10% 9% 8% 8% 7% 6% 6% 6% 5% 4% 5% 2% 3% Ingreso total consumo total Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009. Décimo Noveno Octavo Séptimo Sexto Quinto Cuarto Tercero Segundo Primero De acuerdo con los datos se puede ver que los hogares que menos consumen y que se ubican en los primeros tres deciles reciben sólo el 11% del ingreso total y efectúan el 14% del consumo total. Mientras que el decil que más consume recibe el 31% del ingreso total y efectúa el 26% del consumo total. Por otro lado, se observa que para los deciles que presentan un nivel de consumo intermedio la estructura de consumo total e ingreso no presenta mayores diferencias. Esto quiere decir que el ingreso que perciben les alcanza para obtener lo que consumen. Estos datos podrían indicar que existe una menor desigualdad en el consumo que en el ingreso y a pesar que el ingreso es una de las variables que determinan la capacidad de consumo de los hogares muchas veces se presenta la situación en que los hogares consumen por encima de lo que les permite su nivel de ingreso gracias a otras fuentes de consumo que no provienen directamente del ingreso, como por ejemplo: el autoconsumo, las transferencias, donaciones, remesas, entre otras. Para poder determinar si realmente existe más desigualdad en el ingreso que en el consumo es necesario sacar el índice de Gini para el ingreso y el consumo y la curva de Lorenz. A continuación se presentan los resultados: 54 P á g i n a

64 Gráfica 5 Curva de Lorenz 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100% Equidistribucion Decil de Ingreso por Ingreso total Decil de Ingreso por consumo total Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009. La gráfica 5 indica que la curva de la distribución del ingreso total, está más alejada de la línea de equidistribución, por lo que existe una mayor desigualdad en la estructura de distribución del ingreso que en la estructura de consumo total. En el año 2009 e índice de Gini que representa la distribución del ingreso fue de 0.46 y el índice de Gini para la distribución del consumo total ese mismo año fue de Si se compara este índice de Gini para el consumo con el índice de Gini del ingreso de otros países, se aproxima al Gini de la mayoría de países Europeos y Canadá. Sin embargo todavía se aleja un poco del Gini de 0.2 que presentan países como Bulgaria, Polonia y Hungría, los cuales han sido considerados históricamente los más igualitarios. Es importante notar cómo cambia la distribución del producto entre deciles si se compara el ingreso y el consumo por separado. Es necesario también destacar que si el ingreso determina el nivel de consumo de los hogares, estas diferencias en la distribución del ingreso y del consumo pueden indicar que los hogares están realizando un consumo que proviene de otras fuentes que no se incluyen dentro del ingreso; como se mencionó, anteriormente transferencias en especies y autoconsumo. 9 Ver ANEXO D para la metodología de cálculo del Índice de Gini. 55 P á g i n a

65 Deciles de ingreso A continuación, se presenta una tabla cruzada para determinar cómo se distribuyen los hogares de acuerdo a los deciles de ingreso y de consumo. Esta tabla será de suma importancia para demostrar la existencia de incongruencias entre el ingreso que perciben los hogares y el consumo que efectúan, las cuales contribuyen a reducir la brecha de desigualdad en el consumo. Tabla 5: Cruce deciles de ingreso y consumo Deciles de consumo Primero Segundo Tercero Cuarto Quinto Sexto Séptimo Octavo Noveno Décimo Primero 5.60% 2.40% 1.30% 0.50% 0.20% 0.10% 0.00% 0.00% 0.00% 0.00% Segundo 2.20% 2.90% 2.20% 1.30% 0.80% 0.50% 0.20% 0.00% 0.00% 0.00% Tercero 1.10% 1.70% 2.10% 2.00% 1.40% 0.90% 0.50% 0.20% 0.00% 0.00% Cuarto 0.60% 1.30% 1.50% 1.90% 1.90% 1.40% 0.80% 0.40% 0.20% 0.00% Quinto 0.30% 0.90% 1.20% 1.40% 1.60% 2.00% 1.60% 0.70% 0.30% 0.00% Sexto 0.20% 0.40% 0.90% 1.20% 1.60% 1.80% 1.90% 1.30% 0.60% 0.10% Séptimo 0.10% 0.20% 0.40% 0.80% 1.20% 1.40% 1.80% 2.20% 1.50% 0.30% Octavo 0.00% 0.10% 0.30% 0.60% 1.00% 1.10% 1.60% 2.30% 2.40% 0.60% Noveno 0.00% 0.10% 0.10% 0.20% 0.40% 0.70% 1.10% 2.20% 3.00% 2.40% Décimo 0.00% 0.00% 0.00% 0.00% 0.00% 0.20% 0.40% 0.80% 2.00% 6.60% Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 En la diagonal principal se presenta el porcentaje de hogares que consumen en concordancia con su nivel de ingreso, como se puede observar estos hogares son muy pocos. El décimo decil es el que presenta un porcentaje mayor de hogares que se ubican en el mismo decil de ingreso y de consumo, también los hogares de los deciles de ingreso más bajo se ubican, principalmente, en los deciles de consumo más bajos. Haciendo un análisis de los límites se puede observar que del 10% de hogares que pertenecen al décimo decil de ingreso, el 6.6% se ubica también en el décimo decil de hogares que más consumen y el 3.4% de hogares consumen en niveles más bajos a lo que les corresponde por su nivel de ingreso. Esto podría reflejar que el 3.4% de 56 P á g i n a

66 hogares que consumen por debajo de su capacidad adquisitiva son hogares que presentan un consumo más austero o que presentan una mayor disposición al ahorro. Para el primer decil de ingreso se puede observar que el 5.6% del total de hogares se ubican también dentro del decil de hogares que menos consumen, este 5.6% representa a los hogares más pobres del país en términos de ingreso y de consumo. El 4.4% restante consume más de lo que establece su nivel de ingreso y por eso aparecen ubicados en deciles de consumo más altos El área que se ubica arriba de la diagonal principal refleja aquellos hogares que consumen más de lo que permite su nivel de ingreso y el área que se ubica debajo de la diagonal representa a los hogares que consumen debajo de su nivel de ingreso. Como se puede observar éstas áreas son bastante similares, sin embargo son los deciles de ingresos medio-bajos y medio-altos los que tienden a consumir por encima de su nivel de ingreso y los deciles de ingresos más altos los que consumen por debajo de su nivel de ingreso. Es importante notar que los hogares de la clase media baja y media alta tienden a distribuirse entre los deciles de consumo superior pero tan solo a partir del sexto decil de ingreso hay hogares que logran alcanzar el nivel de consumo del decil más rico. Esto podría estar indicando el efecto de una mayor inversión en capital humano que realizan los hogares de clase mediante un mayor consumo en educación y un mayor gasto en alimentación. Por otro lado, los deciles de mayor ingreso tienden a consumir una cantidad menor a su ingreso y además la proporción del ingreso total que dedican al consumo es más baja que la de los primeros deciles. 57 P á g i n a

67 De acuerdo al análisis anterior se puede determinar que las diferencias en la estructura de ingreso y de consumo son más evidentes cuando se hace una comparación de límites, es decir el primer y último decil. Las diferencias entre el consumo y el ingreso de los deciles intermedios son mínimas pero se debe a que hay una gran cantidad de hogares de clase media que están consumiendo por encima de su nivel de ingreso. Para completar el análisis de desigualdad es importante determinar no sólo las diferencias en el gasto en consumo y el ingreso de los hogares, sino también es necesario analizar hacia que rubros de consumo son los que destinan mayoritariamente su consumo los hogares y posteriormente se analizará hacia qué bienes y servicios se sesgan los patrones de consumo de los hogares dentro de cada rubro. 1.2 Análisis de conglomerados de hogares en relación al Consumo total Con el fin de poder observar las desigualdades que se presentan en el consumo de los hogares se realizó un análisis de clusters o conglomerados, el cual permitió la formación de conglomerados estadísticos que representan las agrupaciones de hogares que efectúan un gasto en consumo similar. Para el consumo total que realizan los hogares se obtuvieron 5 conglomerados mediante el uso de la herramienta de cluster en dos etapas del paquete estadístico spss. Esto permitió agrupar los hogares que presentan un consumo homogéneo en conglomerados como se presenta en la gráfica 6 de la siguiente página. La gráfica 6 presenta los 5 conglomerados de hogares, el gasto promedio mensual, y diario que efectúan los hogares y el valor de la canasta de mercado para el año 2009 de acuerdo a datos de la Digestyc. 58 P á g i n a

68 Gasto promedio mensual Gráfica 6: Conglomerados de hogares por consumo total mensual $1, $1, $1, ($33.79 diario) $ Canasta de mercado $ $ $ $ $ $- $84.83 ( $2.83 diario) $ $ ($10.95 diario) ($6.54 diario) ($17.84 diario) -$ Conglomerado1 Conglomerado 2 Conglomerado 3 Conglomerado 4 Conglomerado 5 Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Los hogares que se ubican dentro del mismo conglomerado realizan un tipo de consumo similar, sin embargo al interior del conglomerado también se pueden presentar diferencias de consumo, las cuales se miden por medio de la desviación típica del gasto en consumo de los hogares con respecto a la media del gasto. En la gráfica la desviación típica es proporcional al diámetro de la esfera que representa a cada conglomerado. En el primer conglomerado se ubican los hogares que menos consumen en el país con un gasto promedio mensual de $84.83 que distribuyen entre los diferentes rubros de consumo: alimentos, educación, vivienda, salud y empleo. Este conglomerado presenta una desviación pequeña al compararlo con los demás conglomerados, es decir que no hay diferencias muy marcadas en el consumo que efectúan los hogares que se ubican en el interior del conglomerado uno. El bajo nivel de consumo que presentan los hogares de este conglomerado puede indicar que son los hogares de los deciles de ingreso más bajo los que efectúan este tipo de consumo ya que como se observa consumen solamente $ 2.83 diarios, esto refleja la baja capacidad adquisitiva de los hogares de este conglomerado y pone en evidencia la situación de carencia que 59 P á g i n a

69 tienen que asumir muchos hogares en el país a los que a penas les alcanza para comer. El conglomerado dos presenta un gasto promedio mensual de $ , esta cantidad es aproximadamente 2.3 veces mayor que la del primer conglomerado lo que refleja una brecha de desigualdad entre los hogares que se ubican dentro de estos dos conglomerados. Las diferencias al interior del conglomerado no son muy marcadas, sin embargo es de considerar que el gasto promedio mensual de estos hogares todavía es muy bajo. Los hogares que pertenecen al conglomerado tres efectúan un consumo promedio mensual de $ Al comparar esta cantidad con el conglomerado uno y dos las diferencias son muy marcadas, la capacidad de consumo de los hogares de este conglomerado es casi cuatro veces mayor si se compara con el conglomerado uno. En términos de consumo diario se observa que los hogares del conglomerado tres consumen $10.95 diarios, mientras que los hogares del conglomerado dos consumen $6.54 diarios. El conglomerado cuatro es el que presenta el mayor nivel de gasto en consumo mensual, los hogares de este conglomerado consumen un promedio mensual de $ 1, y diariamente consumen $ El consumo de estos hogares es aproximadamente doce veces mayor al consumo que realizan los hogares del primer conglomerado, es decir, los que se consideran que realizan el consumo más pobre. Con el resto de conglomerados las diferencias son menores pero la brecha sigue siendo significativa. Al interior del conglomerado también se presentan diferencias y es que este es el conglomerado con una desviación típica mayor. Este conglomerado es además el único conglomerado que se ubica por encima de la canasta de mercado lo que refleja una mayor capacidad de consumo y de ahorro en los hogares que se ubican dentro de este conglomerado. 60 P á g i n a

70 El gasto promedio del conglomerado cinco es $535.13, estos hogares efectúan un consumo mayor que el que realizan los conglomerados unos, dos y tres, pero este consumo es casi dos veces menor al consumo del conglomerado cuatro, el cual agrupa a los hogares que más consumen y se podría considerar que se ubican en su mayoría los deciles de hogares más ricos. A continuación se presentan la distribución del gasto en consumo total por conglomerados con el fin de determinar el destino del gasto en consumo que realizan los hogares de acuerdo al conglomerado al que pertenecen. Gráfica 7: Estructura del consumo total por conglomerados conglomerado % 23.8% 18.5% 2.6% 21.6% conglomerado % 24.5% 17.6% 5.1% 20.2% conglomerado % 20.6% 16.9% 2.2% 19.7% conglomerado % 18.9% 14.6% 1.7% 18.8% conglomerado % 15.1% 10.3% 1.4% 23.0% 0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100% Alimentos Educación Empleo Salud Vivienda Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Como se observa en la gráfica 7 todos los conglomerados destinan la mayor proporción de su gasto total al consumo de alimentos, este es uno de los principales rubros de consumo para los hogares ya que es esencial para mantener la vida humana. También se presenta el valor monetario que corresponde a la estructura del gasto mensual promedio que efectúan los conglomerados de hogares en cada uno de los rubros. 61 P á g i n a

71 Tabla 6: Estructura del consumo por rubros de cada conglomerado en términos monetarios Rubro Conglomerado Conglomerado Conglomerado Conglomerado Conglomerado Alimentos $ 42,62 $ 90,25 $ 133,10 $ 330,19 $ 178,93 Educación $ 12,79 $ 37,13 $ 67,68 $ 248,21 $ 127,55 Empleo $ 8,71 $ 28,58 $ 55,58 $ 178,81 $ 99,14 Salud $ 1,17 $ 3,36 $ 7,26 $ 51,48 $ 13,96 Vivienda $ 19,53 $ 36,95 $ 64,77 $ 205,10 $ 115,55 total $ 84,83 $ 196,28 $ 328,39 $ 1.013,79 $ 535,13 Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 El consumo en alimentos presenta desigualdades muy marcadas si se realiza la comparación entre conglomerados, el conglomerado uno que agrupa los hogares con un consumo bajo gasta el 50.2% de su consumo total en alimentos, este porcentaje va disminuyendo a medida aumenta el nivel de gasto promedio mensual de los demás conglomerados. Por otro lado para el conglomerado cuatro que representa a aquellos hogares que realizan el nivel de consumo más alto se observa que destina el 32.6% al consumo de alimentos, lo que le permite destinar el porcentaje restante al consumo de otros rubros. En términos monetarios los hogares que se ubican en el conglomerado uno consumen $42.62 en alimentos mensualmente, mientras que los hogares del conglomerado cuatro consumen $330.19, un valor casi 8 veces superior. Para el rubro de educación la situación es muy distinta, ya que para los conglomerados que presentan un gasto promedio más alto este es el rubro de mayor importancia después de alimentos. Esta proporción se reduce a medida disminuye el nivel de gasto que realizan los hogares y el conglomerado de hogares de consumo más bajo destina una mayor proporción al gasto en vivienda que a educación. Esto refleja que los conglomerados de hogares con mayor capacidad adquisitiva gastan una mayor proporción en educación lo que se refleja la importancia que representa este rubro del consumo para las clases medias y altas. Los hogares más pobres destinan sólo $12.79 a educación, mientras que los hogares del conglomerado de mayor consumo, gastan $ Esta diferencia es muy 62 P á g i n a

72 significativa y refleja claramente la capacidad de la clase media alta para el pago de matrículas y cuotas escolares lo que les permite adquirir servicios educativos privados y de mejor calidad, a diferencia de los hogares de consumo más bajo que hacen uso del sistema educativo público. El consumo por empleo contribuye a solventar las necesidades de alimento y desplazamiento que requieren las personas para llegar a su lugar de trabajo, las cuales dependen tanto del tipo de empleo que se tenga como del tipo de transporte y alimentos. Este tipo de consumo aumenta a medida se incrementa el nivel de gasto que realizan los hogares y como se puede observar el conglomerado cuatro es el que presenta una mayor proporción de consumo en este rubro, este conglomerado gasta mensualmente $178.81, a diferencia del conglomerado uno que gasta solamente $8.71. Salud es el rubro en el menos gastan todos los conglomerados, la proporción del gasto en salud aumenta a medida se incrementa el nivel de gasto total de los hogares y se observa que el conglomerado de hogares con un consumo más bajo presentan tan sólo un 1.4% de consumo en salud y el valor monetario promedio $ 1.17 que destinan los hogares más pobres a salud, proporciona una idea del bajo nivel de acceso que tienen a servicios especializados de salud. A diferencia de estos hogares, el conglomerado cuatro gasta $51.48 mensual en salud, como se puede observar la diferencia en términos monetarios con el primer conglomerado es 44 veces mayor. La proporción mayor del gasto en vivienda se presenta para el conglomerado de hogares con consumo más bajo, en proporciones este conglomerado presenta un consumo similar con el conglomerado de hogares de mayo capacidad de consumo, sin embargo si se hace la comparación en valores monetario y en términos de tipo de vivienda y servicios que consumen para el hogar las diferencias son marcadas, el conglomerado de mayor consumo gasta $ a diferencia de los hogares con capacidad adquisitiva más baja, los cuales gastan en servicios de vivienda $ Para poder determinar cómo se distribuyen los conglomerados de hogares de acuerdo al nivel de ingreso se presenta la siguiente tabla: 63 P á g i n a

73 Gráfica 8: Distribución de conglomerados de hogares por deciles de ingreso Décimo 4.6% 14.4% 26.0% 17.1% 38.0% Noveno 11.3% 25.5% 33.2% 3.0% 27.0% Octavo 16.9% 33.6% 33.5% 1.0% 14.9% Séptimo 24.4% 38.7% 27.7% 1.1% 8.2% Sexto 33.1% 40.2% 22.4%.3% 4.1% Quinto 38.3% 41.4% 17.3%.3% 2.7% Cuarto 45.8% 40.6% 11.1%.5% 1.9% Tercero 56.1% 35.7% 6.7%.5% 1.0% Segundo 70.6% 25.0%.5% 3.3%.6% Primero 87.8% 10.2%.2%.5% 1.2% 0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100% Conglomerado 1 Conglomerado 2 Conglomerado 3 Conglomerado 4 Conglomerado 5 Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Como se observa en la gráfica 8, los primeros deciles que corresponden a los hogares más pobres del país presentan un mayor porcentaje de participación en el conglomerado uno que agrupa a los hogares con un gasto en consumo más bajo. El bajo nivel de ingreso de los hogares se ve reflejado en la baja capacidad de consumo que presentan los hogares del conglomerado uno, esta baja capacidad adquisitiva determina el tipo de consumo que realiza la clase baja del país ya que destina más del 50% de su consumo total a alimentos lo que indica que la mayor parte del consumo que realiza es de subsistencia. Como se mencionó anteriormente, este bajo nivel de consumo limita el acceso a servicios especializados de salud y la proporción de gasto que se realiza en educación es menor que la que presenta los deciles de ingresos altos. 64 P á g i n a

74 Los deciles de ingreso medio bajo presentan una cantidad similar de hogares que se ubican en los conglomerados de consumo más bajo y medio bajo, además se presentan también algunos hogares que realizan un nivel de consumo medio alto. Los deciles de clase media alta se ubican mayoritariamente en los conglomerados dos, tres y cinco que corresponden a los conglomerados de un nivel de consumo medio alto, a pesar que todavía se presentan algunos hogares con niveles de consumo muy bajos. Para los hogares que pertenecen a la clase media alta el consumo en educación se vuelve más importante para las familias, pues permite a los hijos reproducir el nivel de vida de sus padres de generación en generación. Estos hogares están conscientes de la importancia de la educación para superarse y tener mejores oportunidades en el futuro. Además esta clase social ya no realiza sólo un consumo de subsistencia ya que una mayor capacidad adquisitiva les permite distribuir de una mejor forma su consumo total entre los distintos rubros. La clase alta presenta niveles de gasto en consumo que corresponden principalmente a los conglomerados de gastos medio altos y altos. Sin embargo es el décimo decil el que presenta la mayor proporción de hogares (17.1%) con la capacidad de ubicarse en el conglomerado cuatro, el de gasto más alto. Al igual que la clase media alta, el consumo en educación es muy importante para estos hogares y el nivel de consumo en salud y vivienda reflejan una mejor calidad y diversidad de consumo en este tipo de servicios. La desigualdad en el consumo de los hogares se pone en evidencia al observar el gasto promedio que realizan los conglomerados y al ver la estructura de consumo que presenta cada conglomerado. En términos generales se puede afirmar que los hogares más pobres destinan una proporción muy alta de su consumo total a alimentación lo que limita su gasto a un consumo de subsistencia, mientras que los hogares más ricos a pesar que destinan un porcentaje significativo al consumo de alimentos tienen una capacidad adquisitiva que les permite consumir mayores proporciones de otros rubros que también son importantes para garantizar una adecuada calidad de vida. 65 P á g i n a

75 2. Consumo en educación La educación es un factor clave en el desarrollo del ser humano, es una de las herramientas más importantes para mejorar el bienestar de las personas. En la educación, tanto la calidad como la cantidad son cualidades que determinaran variados aspectos de la vida de estas, ya que les permite obtener y desarrollar destrezas, habilidades y capacidades. (PNUD, 2010:127) Las personas que tienen mayor acceso a la educación encuentran mejores oportunidades en el mundo laboral, las que posteriormente se convierten en un factor que permite mejorar su calidad de vida. La educación se encuentra altamente vinculada con la movilidad social, por lo que la oportunidad de acceder a más y mejor educación es un factor determinante para la salir de ese círculo constante. (CEPAL, 2000:161) Por otro lado, la educación aumenta las posibilidades de las familias para obtener una vida prolongada y saludable, ya que les permite realizar un consumo más inteligente y efectuar un uso más eficiente del ingreso obtenido, los hogares buscaran consumir, para mejorar el bienestar presente y futuro, de forma que se logre construir un mejor mañana. Es por esta razón que la educación debe de ser un servicio básico, gratuito 10, de fácil acceso y de buena calidad, para las sociedades que buscan lograr un desarrollo económico completo. Sin embargo, en El Salvador la educación es un servicio casi privilegiado, las desigualdades en el acceso a educación son altamente marcadas, evidencias como los años de escolaridad promedio que posee el país, el cual alcanzo 10 Artículo 12 de la Ley General de Educación de 1990, establece que en EL Salvador la educación Parvulario y Básica serán obligatorias para todos y juntamente con la educación especial serán gratuitas, cuando las imparta el estado 66 P á g i n a

76 los 6 años para el año 2009, son algunos de los principales indicadores. (PNUD 2010: 374) Otro factor determinante de las desigualdades, es la calidad de la educación que se imparte en el país. La educación de calidad corresponde, principalmente, a centros escolares privados y no tanto así, a los públicos. En 2009, el promedio de la Prueba de Aptitudes y Aprendizaje de Educación Media (PAES) alcanzó el 4.99 sobre 10, indicando que un estudiante promedio no domina el material que se evalúa en dicha prueba limitando la aprobación del mismo, por el otro lado, únicamente 3 centros educativos de los 15 que presentaron los mejores promedios fueron institutos públicos, es decir que los estudiantes de ingresos más bajos, terminan recibiendo una educación de menor calidad. Otros indicadores de la desigualdad de acceso este servicio, es el porcentaje del gasto total que dedican los hogares a este rubro tan importante, el cual está determinado en parte, por el ingreso que estos perciban. Gráfica 9: Gasto promedio mensual en educación $36.65, 25% $14.02, 9% $5.40, 4% $4.11, 3% $4.20, 3% $4.43, 3% $1.46, 1% Matricula Útiles uniforme Texto $24.37, 16% $54.72, 37% Calzado Cuotas Padre cuotaescolar Transporte Escolar Refrigerio Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM P á g i n a

77 En términos generales el país dedica un promedio de $14.02 en concepto de matrícula, entre los gastos más altos que realiza una familia están: la cuota mensual, la cual alcanza los $54.72 promedio mensual, $36.65 en refrigerio y $24.37 en transporte. Para el análisis detallado de este rubro, se ha utilizado la sección número dos de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples, y se ha realizado dos clasificaciones, según los deciles de ingreso y los deciles de consumo Consumo en educación por deciles de ingreso y de deciles de consumo Los hogares pertenecientes al primer decil de ingreso, gastan mensualmente $1, 683,539.56, el cual representa el 2.26% del gasto total en educación; mientras que el decil que registra el mayor ingreso, dedica $20, 494, es decir, el 27.53% del gasto total mensual registrado en educación. Gráfica 10: Estructura porcentual del gasto en educación según decil de ingreso y decil de consumo 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 27.53% 16.24% 12.35% 10.35% 8.77% 7.08% 33.91% 18.10% 12.53% 10.09% 8.28% Decil 10 Decil 9 Decil 8 Decil 7 Decil 6 Decil 5 Decil 4 Decil 3 Decil 2 Decil 1 10% 6.34% 5.14% 6.16% 4.83% 0% 3.94% 3.55% 2.26% 1.99% 0.56% Ingreso Consumo Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009. La gráfica 10 muestra la estructura porcentual del gasto en educación según los deciles de ingreso, como se puede observar el 20% de la población que más ingresos recibe, realiza un gasto en educación que sobrepasa al 20% de la población más pobre en hasta un %, marcando una alta desigualdad en la estructura de deciles. Esta estructura, muestra claramente, las diferencias estructurales. A medida se incrementa el nivel de ingreso, las 68 P á g i n a

78 distancias de un decil al otro, se vuelven más amplias. Para efectos descriptivos se ha realizado una agregación de deciles, la cual muestra las desigualdades existentes en el consumo de este rubro. (Ver gráfica 11). El 50% de la población más rica, realiza un 75% del total del gasto total en educación, mientras que el 50% de la población más pobre, únicamente, realiza un 25% de este gasto, las desigualdades son más perceptibles al realizar esta comparación. Gráfica 11: Desigualdad en el gasto en educación entre el 50% más rico y el 50% más pobre 25% Porcentaje del gasto total del 50% mas pobre 75% Porcentaje del gasto total del 50% mas rico Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 A partir de lo anterior, será importante describir la composición de este gasto en educación, con el propósito de saber qué es lo que consume cada uno de los deciles, así como también, la agregación antes realizada. La gráfica 12 muestra el desglose de gasto en educación que realizan las familias según deciles de ingreso. Como se puede observar tanto el decil 10 como el 9, 69 P á g i n a

79 muestran un consumo basado principalmente en matricula y cuota escolar, estos deciles dedican hasta un 48% (decil 10) de su consumo a estos gastos; el trasporte escolar y el refrigerio, también son gastos representativos para estos deciles. Por ser los deciles que mayor ingreso perciben, estos buscan realizar un consumo más amplio en servicios privados, así como los colegios privados, los cuales, usualmente, exigen una matrícula y cuota escolar elevada. Es importante notar que estos dos deciles poseen un escenario de consumo bastante variado; a diferencia del que se muestra para los deciles de menor ingreso. A partir del decil 4, el consumo en educación deja de ser tan variado, a pesar que consumen de todos los bienes y servicios que se presentan en la gráfica, las proporciones de cada una de ellas difiere significativamente de los deciles de mayor ingreso. Los hogares que se encuentran en los últimos 4 deciles, dedican entre un 1.82% y 7.66% al consumo en educación, en matricula y cuota escolar, indicando que se trata de hogares que envían a sus hijos a centros públicos, en los cuales el gasto es casi inexistente, o es subvencionado por el estado. Para el caso de los deciles de menor ingreso, el gasto que prevalece es el que se realiza en refrigerio, estos hogares dedican más del 50% de su presupuesto para educación es este rubro, limitando el consumo en otros bienes. Gráfica 12: Estructura del nivel de gasto en bienes y servicios de educación según deciles de ingreso Decil 10 Decil 9 Decil 8 Decil 7 Decil 6 Decil 5 Decil 4 Decil 3 Decil 2 Decil % 4.61% 2.80% 4.64% 2.71% 38.20% 5.06% 5.99% 3.88% 4.10% 4.35% 23.77% 13.19% 3.91% 6.45% 4.28% 4.13% 4.82% 17.81% 13.33% 3.28% 6.81% 4.65% 3.82% 5.30% 14.57% 12.21% 2.60% 7.39% 5.04% 3.54% 5.79% 1.67% 7.63% 1.29% 8.29% 8.14% 8.71% 9.09% 5.40% 3.84% 5.98% 7.52% 10.27% 5.40% 3.87% 6.52% 6.37% 8.79% 5.62% 3.75% 6.77% 2.91% 7.83% 5.80% 3.61% 7.04% 2.36% 5.09% 5.69% 3.56% 6.85% 1.50% 5.06% 11.62% 11.69% 10.50% 26.06% 39.06% 44.48% 48.18% 51.78% 57.20% 58.72% 62.91% 65.82% 67.42% 0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100% Matricula Útiles Uniforme Texto Calzado Cuotas Padre CuotaEscolar Transporte Escolar Refrigerio Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM P á g i n a

80 Al estudiar la clasificación de deciles de consumo, se observa que el primer decil de consumo gasta $417,421.78, lo que representa un 0.56% del total del gasto en educación, mucho menos de lo que gasta el primer decil de ingreso ($1, 683,539.56); por su parte, el décimo decil de consumo dedica $25, 247,523.20, es decir un 33.91% del total de gasto en educación, más que el gasto que dedica el décimo decil de ingreso ($20, 494,322.69). Por otro lado, la gráfica 10 muestra la estructura del gasto para los deciles de consumo; como se observa existen una concentración del consumo en los tres deciles más altos, la participación de estos alcanza el 64% del consumo total en vivienda, percibiendo el 59% del ingreso total, lo cual muestra una concentración incluso más elevada que la de los deciles de ingreso. Debido a esta alta concentración, los deciles de menor consumo apenas alcanzan el 7% en la participación del gasto en vivienda. Las diferencias entre deciles se vuelven cada vez mas grandes a medida incrementa el nivel de consumo, manifestando las desigualdades de la estructura de consumo, con miras a plantear un escenario más claro en cuanto las desigualdades, se realizará una agregación de deciles, la cual mostrará el consumo de 50% de la población contrastada con el consumo del otro 50% de la población. En el caso de la estructura del consumo, el 50% de los hogares que más consumen, realizan un 83% del total del consumo en educación, mientras que el 50% de hogares que menos consumen realizan, únicamente, un 17% de éste. Gráfica 13: Desigualdad en el gasto en educación entre el 50% que menos consume y el 50% que más consume 71 P á g i n a

81 17% Porcentaje del gasto total del 50% que menos consume 83% Porcentaje del gasto total del 50% que mas consume Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Las desigualdades en esta estructura están más marcadas, que las de la estructura del ingreso; ya que, la participación de los hogares que menos consumen es significativamente menor. Esta situación limita a los hogares más pobres a una baja movilidad social, debido a que la inversión en formación de capital humano es baja, impidiendo la creación de mejores oportunidades de vida para los hogares. Con el propósito de describir en qué gasta cada decil de hogares en concepto de educación, se realizó la gráfica 14, la cual muestra la composición del gasto en educación para los deciles de consumo. Como se puede observar los deciles 9 y 10 de consumo presentan fuertes similitudes con los deciles de ingreso expuestos anteriormente. Estos deciles de consumo dedican cerca de un 47% del gasto en educación, a matricula y cuota escolar, comparado al 48% que dedican los deciles de ingreso. Los deciles 9 y 10 muestran una gama de servicios y bienes tan amplia como la que se presenta en los deciles de ingreso, estas semejanzas develan que a pesar que los niveles de ingreso no sean los mismos, tanto para la estructura de consumo como para la del ingreso, el patrón de consumo se mantiene en los dos deciles más altos. 72 P á g i n a

82 Con respecto a los 4 deciles de menor consumo, las diferencias con los deciles de ingreso son significativas; estos hogares dedican cerca de un 2% al consumo de matrícula y cuota escolar, mientras que los deciles de ingreso realizan un promedio de 4.74%. En los deciles de consumo la concentración es más elevada que la estructura de ingreso, ya que hay más hogares dedican una menor proporción de su consumo a matricula y cuota escolar y una proporción más grande en útiles, trasporte escolar y refrigerio. Las desigualdades que se presentan de acuerdo a los deciles de consumo, son más amplias que las que se presentan con respecto a la estructura del ingreso. Gráfica 14: Estructura del nivel de gasto en bienes y servicio de educación según deciles de consumo Decil % 4.68% 2.82% 4.60% 2.85% 37.36% 10.67% 26.68% Decil % 5.73% 3.78% 4.02% 4.05% 21.36% 14.95% 40.60% Decil % 6.93% 4.68% 3.96% 5.41% 14.93% 12.78% 47.66% Decil % 5.17% 3.66% 5.91% 9.67% 12.07% 53.35% Decil % 5.45% 3.70% 6.34% 6.79% 9.56% 58.42% Decil % 5.93% 4.00% 7.05% 3.09% 7.82% 62.12% Decil % 5.97% 3.53% 6.94% 2.22% 5.83% 65.34% Decil % 5.95% 3.59% 7.15% 1.49% 5.26% 66.71% Decil % 6.28% 3.58% 7.71% 0.74% 3.76% 67.47% Decil % 6.04% 3.57% 7.98% 1.55% 1.66% 68.24% 0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100% Matricula Útiles Uniforme Texto Calzado Cuotas Padre CuotaEscolar Transporte Escolar Refrigerio Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Realizando una comparación directa entre la estructura del ingreso y del consumo, se obtiene la gráfica 15. Como se observa, en términos generales, las desigualdades más profundas se encuentran en los deciles de mayor consumo y de mayor ingreso. Los 73 P á g i n a

83 hogares de mayor nivel de consumo invierten más ingreso en formación del capital humano, permitiéndoles constantemente mejorar la calidad de su vida. Para los deciles de menor consumo y menor ingreso, también se presenta desigualdad, sin embargo en menor proporción que en los deciles más altos. Por otro lado, los hogares de estos estratos sociales no poseen la capacidad económica para invertir en educación, impidiéndoles salir del circulo constante de baja movilidad social % 35.00% 30.00% 25.00% 20.00% 15.00% 10.00% Gráfica 15: Comparación del gasto en consumo de bienes y servicios de educación entre deciles de ingreso y de consumo 5.00% 0.00% Estructura Porcentual del decil de ingreso Estructura Porcentual del decil de consumo Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM Análisis de conglomerados de hogares con relación al consumo de bienes y servicios en educación Los conglomerados estadísticos se han utilizado como una herramienta esencial para agrupar hogares que presentan un consumo similar internamente pero que diferentes entre sí, esto con el propósito de diferenciar tanto patrones de consumo como clases sociales, basándonos en el consumo de los hogares. 74 P á g i n a

84 La gráfica 16 muestra los 3 conglomerados resultantes para el gasto en educación. Como se puede observar tanto los valores medios, como el tamaño de los conglomerados es bastante variado entre ellos, lo que indica que el gasto que realiza cada conglomerado es altamente diferenciado uno del otro. Gráfica 16: Conglomerados del gasto en educación $ $ $ $ $ Conglomerado 1 $ Conglomerado 2 $82.88 Conglomerado 3 $50.00 $28.35 $ $50.00 Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 El diámetro que presenta el conglomerado 1, es el más grande, representando una mayor diferenciación en el consumo en educación que realizan los hogares pertenecientes a este conglomerado; las diferencias disminuyen en el conglomerado s dos y tres. Con el propósito de comprender el porqué de la existencia de esta desviación en el gasto así como para saber que bienes y servicios contiene cada conglomerado, se realizó la gráfica 17, en donde se muestra el consumo de cada conglomerado es decir el tipo de consumo en educación que las unifica en un conglomerado. 75 P á g i n a

85 Gráfica 17: Estructuras de los conglomerados de consumo en educación por decil de ingreso Conglomerado % 6.94% 4.14% 2.78% 5.73% 61.38% Conglomerado % 6.95% 4.76% 3.90% 13.34% 11.39% 51.46% Conglomerado % 4.40% 4.35% 35.18% 12.93% 29.03% 0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100% matricula utiles uniforme texto calzado cuotaspadre cuotaescolar transporteescolar refrigerio Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 El conglomerado 1, muestra un alto consumo en bienes como cuota escolar, refrigerio, matrícula y trasporte, este tipo de consumo correspondería a hogares que poseen un mayor nivel de ingreso, en concordancia con los datos presentados, anteriormente. Los hogares que perciben más renta buscan mejorar la calidad de los servicios de educación para sus hijos, factor que en el país provienen, principalmente, de servicios privados, en este caso, colegios que dependen de una cuota más alta, que la de los centros públicos, en matrícula y escolaridad mensual. Con respecto al gasto en trasporte, un fenómeno similar lo precede, el trasporte privado es el más utilizado por los hogares de mayor ingreso, ya que representa seguridad para sus hijos e hijas. La desviación de los datos, por otro lado, se explica a través de los diferentes valores que puede tomar el gasto en matricula, cuota escolar y refrigerio, es decir de la gama de opciones que poseen los hogares al momento de adquirir estos bienes y servicios. 76 P á g i n a

86 Dentro del conglomerado 2, el gasto más representativo se realiza en refrigerio, cerca del 50% del consumo en educación es para la alimentación de los menores residentes del hogar. El gasto en matricula y cuota escolar se reduce a la mitad, aproximadamente, en comparación al conglomerado 1, este patrón de consumo corresponde a los hogares que poseen un menor nivel de ingreso, limitando su acceso a servicios de mejor calidad para sus hijos. La dispersión que presenta este conglomerado es 380 veces menor que el del conglomerado 1, indicando más homogenización en el gasto y por ende en la calidad de los bienes y servicios a los que poseen acceso, ya que los gastos en cada rubro son bastantes similares. El conglomerado 3 presenta un escenario menos prometedor que el conglomerado 2. A pesar que el gasto en refrigerio continua siendo el más grande, el gasto en matricula y cuota escolar es casi inexistente en estos hogares. Los hogares pertenecientes a este conglomerado, poseen bajos niveles de ingreso, impidiéndoles invertir en educación de mejor calidad, por lo que deben de recurrir a la educación pública, en un intento que sus hijos e hijas reciban este servicio, en un entendido general que la educación pública en El Salvador es de menor calidad que la educación privada. Por otro lado, la dispersión de este conglomerado en la más baja de los tres, es decir que la gama de servicios no tiende a variar en cuanto a la calidad de estos, ya que los gastos presentan fuertes similitudes entre los hogares que lo conforman. Esta característica, al igual que en el conglomerado 2, demuestra las limitantes ocasionadas por los bajos niveles de ingreso que perciben. 77 P á g i n a

87 Tabla 7: Estructura en términos monetarios del consumo mensual de los conglomerados de hogares en educación Bien/Servicio Conglomerado 1 Conglomerado 2 Conglomerado 3 Matricula $ $ 2.26 $ 0.16 Útiles $ $ 5.85 $ 2.93 uniforme $ 6.41 $ 4.01 $ 1.98 Texto $ $ 3.28 $ 1.18 Calzado $ 6.36 $ 4.62 $ 2.32 Cuotas Padre $ 0.20 $ 0.03 $ 0.02 Cuota Escolar $ $ $ 0.79 Transporte Escolar $ $ 9.60 $ 1.64 Refrigerio $ $ $ Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM Como se puede observar los conglomerados presentan fuertes diferencias y aun más pronunciadas en términos monetarios, en el consumo de bienes y servicios de educación, llevando a la conclusión que las desigualdades en el consumo y en el acceso de estos son altamente percibirles, sin embargo para contrarrestar la información antes presentada con el nivel de ingreso que presenta cada conglomerado se realizó la gráfica 18, en la cual se muestra la clasificación de los conglomerados según los deciles de consumo. El conglomerado 1, corresponde, principalmente, al 10% de la población que más ingreso percibe, cerca del 50% de los hogares que pertenecen a este conglomerado, también pertenecen al décimo decil de ingreso, es decir que mayores niveles de ingreso corresponde a la búsqueda de mayor calidad en los bienes y servicios que se consumen en concepto de educación. La participación de este conglomerado disminuye a medida decrece el nivel de ingresos, el séptimo decil apenas participa en un 11%. Esta disminución, es el máximo exponente de la desigualdad que existe en el consumo de educación de calidad, el cual se ve obstaculizado por la situación económica que poseen los hogares de menores ingresos. 78 P á g i n a

88 El conglomerado 3, por el otro lado, representa un 80% de los hogares que registran los menores ingresos, es decir su condición económica limita sus capacidades de consumo y de búsqueda de mejor calidad de condiciones de vida. Gráfica 18: Conglomerado de consumo en educación por deciles de ingreso Décimo 50.3% Noveno 21.8% Octavo 13.7% Séptimo 10.9% Sexto 6.0% 44.5% Quinto 3.8% 40.6% Cuarto 2.8% 37.3% Tercero 1.4% 31.4% 45.5% 47.2% 50.1% 34.4% 40.8% 41.9% 49.5% 55.6% 59.8% 67.1% 28.1% 15.2% Segundo.5% 25.8% 73.8% Primer.3% 19.0% 80.7% 0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100% Conglomerado de hogares 1 Conglomerado de hogares 2 Conglomerado de hogares 3 Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 A medida incrementa el nivel de ingreso, son menos los hogares que pertenecen a este conglomerado, sin embargo no es hasta el sexto decil, en donde este deja de representar más de la mitad de los hogares. A pesar de esto, la gráfica muestra que a medida se pasa de un nivel de ingreso a otro, los hogares salvadoreños buscarán mejorar la calidad de la educación que sus hijos e hijas perciben; acto que corresponde al principio del crecimiento de las necesidades explicado en la teoría post keynesiana del consumo, ya que, una vez satisfecha ciertas necesidades más básicas, los hogares buscarán satisfacer necesidades más alejadas de la línea de mayor necesidad, es decir que le permite considerar aspectos que, anteriormente, no habían sido considerados. Sin embargo, son pocos los hogares que verdaderamente experimentan un incremento sustancial en el ingreso que le permita suplir, una mayor cantidad de necesidades previamente no contempladas, como la educación de calidad, dando paso a una alta desigualdad en el consumo de bienes y servicios relacionados a educación y limitando el mejoramiento de las condiciones de vida del hogar, al 79 P á g i n a

89 disminuir las posibilidades de acceder a un nivel de educación óptimo, que genere estas oportunidades. Por lo que, las desigualdades en el acceso a educación se convierten directamente en desigualdades en las oportunidades para incrementar el bienestar familiar, un individuo que no posee educación de calidad no podrá incrementar el ingreso percibido por la familia, ni mejorar las condiciones de vida de esta, generando un círculo vicioso y continuo de baja movilidad social; es decir, que el bienestar de las generaciones presentes quedan determinadas por el patrón de desigualdad de la generación anterior. Bajo este marco, se vuelve importante la implementación de políticas que den lugar a una mayor equidad en el acceso de servicios de educación de más y mejor calidad, y a una distribución más equitativa del ingreso percibido por los salvadoreños. 3. Consumo en bienes y servicios relacionados al sector salud El servicio de salud es uno de los servicios básicos para la existencia humana, el acceso a los servicios médicos representan una mejora considerable en la calidad de vida de las personas, debido a que no solo prolonga la vida de las personas, sino que, además, mejora la calidad de la misma. La inversión en salud es una condición básica para mejorar el bienestar de los hogares y previene la profundización de la pobreza en ellos. Desarrollar un buen estado de salud en la población tiene un impacto importante sobre la inversión en capital humano y genera un impacto elevado en los niveles de productividad y por consiguiente en el crecimiento económico. (OPS, 2000: 11) Los servicios de salud son de suma importancia, hasta el punto de ser de los primeros servicios que se requieren al momento de nacer, y en la mayoría de los casos son el último servicio que se necesitan antes de morir. 80 P á g i n a

90 En el país los servicios de salud se dividen en públicos y privados, el público es el llamado sistema nacional de salud, que comprende: El Ministerio de Salud Pública, ISSS, Bienestar Magisterial y Sanidad Militar. Ambos servicios presentan enormes diferencias en cuanto a calidad en la asistencia, en equipos médicos, y en instalaciones médicas. El sector privado, por su parte, cuenta con una gran cantidad de recursos para poder brindar la mejor oferta de servicios de salud en el país. El sector público, en cambio, ve limitada la calidad de sus servicios por los escasos recursos del gobierno que, históricamente, han sido destinados a dicho sector. Según la EHPM del 2009 la población salvadoreña que pasó consulta, un 69.8%, lo realizó en instituciones del Ministerio de Salud; el 12.6%, lo hizo en el Instituto Salvadoreño del Seguro Social; el 13.2%, acudió a Hospital o clínica particular y el 4.4% restante paso consulta en: Hospital Militar (IPSFA), ONG s, programas sociales y farmacias. Para la realización de este análisis fue necesaria la utilización de la sección 6 de la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples; la cual está centrada en reflejar las características principales del sector salud. La importancia de este sector es cubrir las necesidades básicas de atención médica. Asimismo, es importante conocer las condiciones en las que se desarrolla el sector salud, para poder analizar los niveles de acceso a los servicios de salud de la población. Como primer punto, conviene tener en cuenta la importancia de este rubro de consumo, a través del cual se atienden necesidades esenciales, en el caso de enfermedades o problemas de salud. En razón de esto, el consumo en este tipo de bienes y servicios tiene un carácter indispensable dentro del consumo total de los hogares. Considerando la amplitud de problemas de salud que se pueden presentar en una persona, así también, existe una gran variedad de bienes y servicios para atender a la mayoría de estas necesidades. En sintonía a lo anterior, se presenta a continuación los gastos promedios de los principales bienes y servicios de salud en el país. 81 P á g i n a

91 Gráfica 19: Gasto promedio mensual en salud $22.69, 5.76% $76.47, 19.41% $93.69, 23.79% $11.21, 2.85% $15.80, 4.01% $89.97, 22.84% $42.62, 10.82%, $41.44, 10.52% Consulta Analisis Laboratorio Consulta RayosX Consulta Otros Examenes Hospitalización Medicamento Hospitalización Examenes RayosX Hospitalización Medicina Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Así, al analizar la gráfica 19, la cual representa la carga que representa el gasto en bienes y servicios de salud en el gasto total de los hogares, según decil de ingreso, se observa que los rubros en los que existen mayores niveles de gasto en consumo son: los gastos relacionados con la atención hospitalaria (Medicamentos, Hospitalización y exámenes de rayos X). Sin embargo, es preciso señalar que aun y cuando el gasto en este tipo de bienes y servicios no representa un gasto cotidiano o frecuente, cuando el gasto en este tipo de bienes se convierte en una necesidad prolongada, esto puede significar un factor desestabilizante en el sustento de los hogares, sobre todo en aquellos hogares más pobres. En comparación los bienes y servicios menos consumidos son: análisis de laboratorio, consultas y medicinas. Así se tiene que los medicamentos auxiliares a la atención hospitalaria presentan niveles de gasto en consumo hasta 6 veces mayores que los niveles de gasto realizados en el consumo de consultas. Ahora bien este tipo de diferencias en cuanto a los niveles de consumo responden a distintos factores como, los niveles de precios de los bienes y servicios, preferencias de los consumidores y/o la urgencia en la necesidad que atienden. 82 P á g i n a

92 En este sentido, para conocer las desigualdades en cuanto al consumo de los bienes y servicios en el sector salud, es necesario conocer el aporte en el consumo total de los hogares, ordenados según sus niveles de consumo y según sus niveles de ingreso Consumo en bienes y servicios relacionados al sector salud por deciles de ingreso y por deciles de consumo. Gráfica 20: Estructura porcentual del gasto en salud, según decil de ingreso y consumo 100% 90% 28% 80% 40% 70% 60% 13% Décimo decil Noveno decil 50% 12% 20% Octavo decil Séptimo decil 40% 30% 20% 10% 0% 10% 8% 8% 6% 7% 4% Decil de Ingreso 10% 9% 7% 5% 4% 3% 2% Decil de Consumo Sexto decil Quinto decil Cuarto decil Tercer decil Segundo decil Primer decil Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 La gráfica 20 muestra la participación en el gasto total de los deciles de ingreso en el sector salud, y al analizarla, se puede afirmar que el 10% más pobre del país, solo 83 P á g i n a

93 realiza el 2.93% del total del gasto en salud en el país; comparativamente el sector más rico del país realiza, aproximadamente, el 28% del gasto total del país. Desarrollando el mismo análisis desde el enfoque de los deciles de consumo, se vislumbra que el 10% de los hogares con los menores niveles de consumo en el país solo realizan el 1% del total de consumo en bienes y servicios de salud; mientras que el 10% de los hogares que más consumen en el país realizan el 40% del consumo total en bienes y servicios de salud. De esta manera, se puede percibir, fácilmente, las enormes diferencias en cuanto al aporte en el consumo de los bienes y servicios del sector salud entre los hogares que pertenecen a los primeros deciles y los que pertenecen a los últimos, sin embargo es fácilmente percibirle, además, que estas diferencias son mucho más marcadas entre los hogares ordenados según sus niveles de consumo. Este punto se abordará más adelante en el análisis de este sector, los hallazgos derivados de otros resultados estadísticos, permitan arrojar planteamientos más certeros. Con el objetivo de reflejar de manera más plena las diferencias en el aporte al consumo total entre los hogares, se procede a agregar los hogares en razón de conocer el aporte en el consumo total en bienes y servicios de salud, entre los hogares. Gráfica 21: Desigualdad en el gasto de salud entre el 50% más rico y el 50% más pobre 28% Porcentaje del gasto total del 50% mas pobre 72% Porcentaje del gasto total del 50% mas rico Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Así, en la gráfica 21 se observa que la mitad con mayores ingresos del país realiza el 78% del consumo total en bienes y servicios de salud, mientras que la mitad más 84 P á g i n a

94 pobre del total de hogares realiza solo 28% del total del consumo en los mismos bienes y servicios. Como siguiente punto, se presenta la forma en que se divide el gasto en salud en relación a los distintos bienes y servicios del sector, entre los hogares pertenecientes a los distintos deciles de ingreso. Gráfica 22: Estructura proporcional del gasto mensual en salud por deciles de ingreso Décimo decil 30% 18% 30% 49% 26% Noveno decil 14% 14% 26% 10% 12% Octavo decil Séptimo decil Sexto decil Quinto decil Cuarto decil Tercer decil Segundo decil Primer decil 12% 12% 8% 8% 5% 4% 4% 3% 19% 11% 6% 13% 6% 5% 2% 4% 8% 11% 5% 4% 7% 2% 8% 9% 10% 10% 3% 2% 0% 2% 5% 0% 12% 10% 9% 8% 7% 8% 4% 3% 0% 20% 40% 60% 80% 100% consulta Analisis Laboratorio Consulta Rayos X Consulta Otros Examenes Consulta Hospitalización Medicamento Hospitalización Examenes Rayos X Hospitalización Medicina Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 De esta manera, a partir de la interpretación de la gráfica 22, se evidencia que los bienes y servicios de mayor especialización o coste monetario son los bienes y servicios menos consumidos por los hogares que pertenecen a los deciles de ingreso más bajos (Medicamentos para la hospitalización, exámenes rayos X para la hospitalización y hospitalización). De manera contraria, los bienes y servicios de menor especialización en el cuidado de la salud y de menores costes monetarios, cuentan con niveles de consumo menores en los hogares pertenecientes a los deciles de ingreso más altos (Medicinas, análisis de laboratorios y consultas). 85 P á g i n a

95 Gráfica 23: Desigualdad en el nivel del gasto en salud entre el 50% con mayor consumo y el 50% con menor consumo del país 86% 14% Porcentaje del gasto total del 50% con menor consumo Porcentaje del gasto total del 50% con mayor consumo La gráfica 23 muestra, que la mitad con menores niveles de consumo del total de hogares realiza el 14% del gasto total en salud; mientras que la mitad con mayores niveles de consumo consumo en bienes y servicios de salud. del total de hogares del país, realiza el 86% del gasto en Es importante destacar que al comparar el gráfica 20 con su similar gráfica 18, se observan desigualdades mucho mayores en los niveles de gasto en el consumo en los hogares ordenados según los deciles de consumo que en los hogares ordenados según los deciles de ingresos, es decir que existe una brecha mucho mayor en niveles de gasto en el consumo entre el hogar que más consume y el hogar que consume menos, que entre el hogar más rico y el hogar más pobre. Gráfica 24: Estructura proporcional del gasto promedio mensual en salud por decil de consumo Décimo decil Noveno decil Octavo decil Séptimo decil Sexto decil Quinto decil Cuarto decil Tercer decil Segundo decil Primer decil 40% 7% 23% 8% 8% 4% 3% 31% 1% 1% 4% 51% 11% 5% 10% 1% 0% 27% 9% 3% 2% 9% 4% 6% 1% 2% 78% 7% 17% 1% 2% 0% 0% 3% 3% 3% 1% 0% 9% 2% 2% 4% 1% 12% 10% 3% 19% 7% 5% 36% 0% 20% 40% 60% 80% 100% Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 consulta Analisis Laboratorio Consulta Rayos X Consulta Otros Examenes Consulta Hospitalización Medicamento Hospitalización Examenes Rayos X Hospitalización Medicina 86 P á g i n a

96 A través de la gráfica 24 se observa que, son los bienes y servicios de mayor especialización los que son preferidos por los hogares pertenecientes a los deciles de consumo más altos; de manera contraria, son los bienes y servicios de menor especialización y de menores costes monetarios los que presentan mayores niveles de consumo en los hogares pertenecientes a los deciles de consumo más bajos. Finalmente, conviene analizar comparativamente cómo se presenta el aporte de los hogares al total de consumo en salud, para los diez niveles de los deciles y los dos factores de clasificación de hogares, ya sea el consumo o el ingreso. Gráfica 25: Estructura proporcional del gasto en consumo de bienes y servicios de salud según deciles de ingreso y consumo 45.00% 40.00% 35.00% 30.00% 25.00% 20.00% 15.00% 10.00% 5.00% 0.00% Estructura Porcentual del decil del ingreso Estructura porcentual de decil de consumo Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Tal y como lo demuestra el grafico 25, la participación en el gasto de consumo total para este rubro va creciendo a medida se va aumentando de un decil a otro, para los dos tipos de deciles, sin embargo hay que destacar que existen diferencias mucho más marcadas en la participación en el consumo total entre los hogares ordenados, según sus niveles de consumo, que en los hogares ordenados según sus niveles de ingreso. 87 P á g i n a

97 Esto significa que tal y como se dijo, anteriormente, que el consumo en realidad es un factor mucho más fuerte de exclusión de los hogares de lo que es ingreso, debido a que la diferencia entre el gasto en consumo del hogar con mayores niveles de consumo y el hogar con menores niveles de consumo, es mucho mayor a la diferencia del gasto en consumo del hogar más rico y el gasto en consumo del hogar más pobre. En este sentido las diferencias en los niveles de gasto en el consumo entre los hogares, probablemente no responden tanto a sus respectivos ingresos, sino más bien al acceso al consumo o al acceso a mecanismos de financiamiento del mismo, con el que cuentan los hogares. El hecho que los hogares ordenados según los deciles de consumo tengan niveles de gasto en consumo superiores a los niveles de gasto en consumo de los hogares ordenados según los deciles de ingreso, se debe a que los hogares más ricos, tienen niveles de consumo superiores a sus ingresos totales por la razón que los hogares de ingresos más altos, tienen la capacidad de ahorrar, y/o tener acceso a créditos mucho más altos, asegurando niveles de consumo más altos, financiados a través de ingresos anteriores o líneas de créditos de altos valores monetarios. Con base en estos hallazgos, se puede afirmar que los grupos sociales de mayores ingresos realizan la mayor parte del gasto en el sector salud, particularmente en el sector privado; sin embargo esta conclusión no representa ningún resultado novedoso. Lo que realmente hay que destacar con relación al gasto, es la enorme diferencia en los niveles de gasto entre los sectores poblacionales, particularmente, entre el más pobre y el más rico. Estas diferencias son más notables en los resultados obtenidos en el análisis de los deciles de hogares, ordenados según sus niveles de consumo. Ya que, la mitad con mayores niveles de consumo realiza un aporte al consumo total de 86%, mientras que la mitad de mayores ingresos del total de hogares solo realiza el 72% del consumo total de bienes y servicios de salud. En este punto es importante recalcar los dos resultados principales. En primer lugar, las enormes diferencias en cuanto a los niveles de consumo entre los deciles de 88 P á g i n a

98 hogares más altos y los deciles de hogares más bajos (ya sean deciles de hogares según niveles de ingreso y deciles de hogares según niveles de consumo), reflejan un alto grado de exclusión de los hogares pertenecientes a los deciles más bajos, en la participación en el consumo total de bienes y servicios de salud. Por otro lado, del análisis anterior se deriva que el grado de exclusión de los hogares pertenecientes a los deciles más bajos (ya sean deciles de hogares según niveles de ingreso y deciles de hogares según niveles de consumo), se presenta de manera más fuerte en el caso de los hogares ordenados según niveles de consumo, que en el caso de los hogares ordenados según niveles de ingreso. En consecuencia, la exclusión en el consumo de bienes y servicios de este rubro no se debe tanto a las diferencias en los niveles de ingreso de la población, sino mas, bien a factores que esta fueran del ingreso y que tienen más que ver con la capacidad real de consumo de los hogares. De manera más precisa, una persona u hogar sufrirá de mayor o menor grado de exclusión en el consumo, dependiendo de la capacidad real de consumo. Es necesario tomar en cuenta, que en el país se dificulta la adquisición de bienes y servicios adecuados para la atención plena de la salud que no provengan del sector público, los cuales presentan graves deficiencias en cuanto la calidad y a la accesibilidad adecuada a la población, por lo que los sectores poblacionales con más capacidad de compra prefieren utilizar los servicios de salud privados, debido a que estos son de mejor calidad. Sin embargo, es importarte resaltar que los servicios y productos ofrecidos por el sector privado de salud son mucho más caros que los del sector público. Siguiendo este mismo análisis, los niveles de gasto en salud de los sectores con mayor poder adquisitivo, serán mucho más altos que los niveles de gasto de los sectores poblacionales con menor poder adquisitivo. En este sentido, los servicios de salud de mejor calidad en el país quedan reservados para aquellos sectores que pueden darse el lujo de pagarlos, convirtiendo a la salud, no en un derecho sino en un privilegio. 89 P á g i n a

99 Otro factor importante a considerar, es que el consumo de los hogares no es financiado, únicamente, por sus propios ingresos, el consumo puede ser financiado por préstamos, ahorros y otras opciones de financiamiento alternas. En este sentido, en cuanto a los deciles medios y bajos, el consumo de bienes de salud es financiado en su mayoría por sus propios ingresos, pero para el caso de los hogares pertenecientes a los deciles de consumo más altos, suelen alcanzar sus niveles de consumo a través de fuentes alternas a sus ingresos corrientes, pudiendo realizar niveles de consumo de bienes y servicios mucho más altos; seguramente, la población perteneciente a estos deciles, cuentan con mayores capacidades para el ahorro, además de tener mayores niveles de acceso a opciones de financiamiento, como seguros de salud Análisis de conglomerados de hogares con relación al consumo de bienes y servicios de salud A continuación, se procede a realizar la construcción de conglomerados de hogares; los cuales, se levantaron según las respectivas distribuciones de consumo de los mismos. Es así que, las variables a estudiar son los hogares salvadoreños, y las similitudes a determinar serán aquellas que aparecen en el consumo de dichos hogares, estableciéndose los principales tipos de distribuciones de los bienes y servicios de salud en el consumo de los hogares. De la construcción de los conglomerados de hogares se logró obtener consecuentemente dos distribuciones de consumo en los mismos. 90 P á g i n a

100 Gasto en consumo promedio mensual Gráfica 26: Conglomerados de consumo en el sector salud $ $ $ $ $ $ $50.00 $- -$50.00 $9.09 $ Conglomerado 1 Conglomerado 2 Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Tal y como se observa en la gráfica 26 los hogares que pertenecen al conglomerado número 2 cuentan con niveles de consumo promedios mucho más altos que el promedio de consumo del conglomerado número 1; además los niveles de consumo promedio mensual del conglomerado 2 son mucho más diversos y presentan más variación entre sí que los niveles de consumo promedio de los hogares pertenecientes al conglomerado 1. Lo cual, representa una evidencia clara de las enormes diferencias que existen en los niveles de gasto en consumo entre los hogares, mientras existe un grupo de hogares con niveles de gasto promedio mensual de tan solo $9.00 USD, existe otro grupo de hogares con niveles de gasto en consumo promedio mensual hasta 30 veces más altos, es importante señalar que en cuanto al consumo de bienes y servicio de salud parece no haber hogares con niveles de gasto medios, lo cual significa que el acceso a los bienes y servicios de atención a la salud más especializada, es extremadamente limitado, para los hogares del conglomerado 1. El hecho que los hogares del conglomerado numero 2 cuente con niveles de gasto promedio mensual mucho más altos que el resto de hogares se debe a que estos hogares consumen bienes y servicios de salud mucho más caros, ya que son los 91 P á g i n a

101 1% 1% 4% 3% bienes y servicios de atención especializada para la salud, que el resto de hogares, los cuales consumen bienes y servicios mucho más baratos, logrando tener niveles de gasto promedio mensual mucho más bajos. Ahora bien, para conocer en qué forma se presenta el consumo de cada bien en los hogares perteneciente a cada decil se presenta la siguiente gráfica. Es en esta donde se resume las características que comprenden el consumo en cada conglomerado, con relación a qué tipo de bienes son los más o menos consumidos. Gráfica 27: Estructura de los conglomerados en salud Conglomerado 2 10% 9% 58% Conglomerado 1 14% 7% 75% consulta Analisis Laboratorio Consulta RayosX Consulta Otros Examenes Consulta Hospitalización Medicamento Hospitalización Examenes RayosX Hospitalización Medicina Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Tabla 8: Estructura en términos monetarios del consumo de los conglomerados de hogares en salud Conglomerado 1 Conglomerado 2 consulta $1.25 $27.90 Análisis Laboratorio Consulta RayosX Consulta Otros Exámenes Consulta $0.67 $24.36 $0.12 $10.89 $0.12 $8.63 Hospitalización $0.06 $23.50 Medicamento Hospitalización $0.05 $ P á g i n a

102 Exámenes $0.00 $4.65 RayosX Hospitalización Medicina $6.82 $ Total $9.09 $ Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Al analizar las proporciones de gasto que le asignan los hogares de cada conglomerado a los servicios de salud se descubren algunas similitudes, en cuanto a la importancia que se le da en a los hogares a bienes y servicios como medicamentos, análisis de laboratorios y consultas. Aun así, se perciben diferencias muy marcadas en la proporción que presentan estos con relación al total de gasto de los hogares. Así se tiene que los hogares del conglomerado 1 cuentan con niveles de consumo mayores en medicamentos con respecto al consumo realizado por los hogares del conglomerado número 2, hasta el punto de significar casi el 75% del consumo total en salud del hogar. Por otro lado, se percibe que los hogares del conglomerado 1 cuentan con porcentajes de consumo con respeto al total mucho más bajos en: rayos x de hospitalización, medicamentos de hospitalización, hospitalización y otros exámenes de consulta, que los hogares del conglomerado número 2. Sin embargo como lo demuestra la tabla anterior, existen niveles de gasto en salud muy distintos entre los hogares del conglomerado número y los hogares del conglomerado número 2. Así el conglomerado número 1 cuenta con niveles de ingreso muy inferiores a los de los hogares del conglomerado número 2, tal y como se dijo anteriormente, en promedio los hogares del conglomerado numero 2 gastan hasta 30 veces más en atenciones a la salud que los hogares pertenecientes al conglomerado número 1. Estos resultados indican que las proporciones de gasto en consumo en bienes y servicios de salud responden principalmente a las necesidades de los hogares, las cuales obviamente son similares; sin embargo de manera general existe diferencias grandes con respecto a los niveles de gasto entre los hogares de ambos conglomerados, que apuntan a establecer que estas diferencias en realidad, señalan 93 P á g i n a

103 que existen hogares que difícilmente alcanzan a atender su necesidades más básicas de salud, mientras existe otro grupo de hogares que logran sobre abastecerse de los bienes y servicios de atención para la salud. Si bien los bajos niveles de gasto en salud de los hogares, responden a la baja capacidad de consumo de los mismos, los bajos valores monetarios también respondan a que estos hogares cuentan con mayores niveles de consumo de los bienes y servicios del sector público; lo cual significa que estos hogares no cuentan con los niveles adecuados de atención especializada de la salud, los cuales son brindados en su mayoría por el sector privado. De esta manera, se comprueba que a medida que vaya aumentando el grado de especialización de los servicios, así también van aumentado los valores monetarios promedios del consumo en dichos servicios. De igual manera, se aprecia que, las diferencias en los valores monetarios de los niveles de consumo de bienes y servicios de salud, aumentan en razón del grado de especialización. Con lo expuesto anteriormente se demuestra que hay una polarización en el consumo de bienes y servicios para el cuidado de la salud, debido a, que existen hogares que consume bienes y servicios de salud de precios bajo y con bajo nivel de especialización en el cuidado de la salud, mientras que existe otro grupo de hogares, que comparativamente cuentan con niveles de consumo de bienes y servicios de precios mucho más altos y con mayores niveles de especialización. Por otro lado, al tratar de definir qué porcentaje de la población tiene más acceso a la atención especializada de salud y que porcentaje de la población queda limitada a la atención básica de salud, se presenta en la gráfica 25, los conglomerados de consumo en salud por deciles. 94 P á g i n a

104 Gráfica 28: Conglomerados de consumo en salud por deciles. Décimo decil 88% 12% Noveno decil Octavo decil 96% 96% 4% 4% Séptimo decil Sexto decil Quinto decil Cuarto decil Tercer decil Segundo decil Primer decil 98% 99% 98% 99% 98% 100% 100% 2% 1% 2% 1% 2% 0% 0% 80% 82% 84% 86% 88% 90% 92% 94% 96% 98% 100% Conglomerado de hogares 1 Conglomerado de hogares 2 Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Mediante la gráfica 28, se puede apreciar que los hogares pertenecientes al decil 1 y al decil 2 quedan casi totalmente excluidos del acceso a los servicios de atención especializada. Al combinar los resultados obtenidos de este gráfico con los del primer grafico de esta sección, se puede observar que los bienes y servicios de salud de mayor especialización están casi reservados para los hogares con mayores capacidades de consumo, los cuales, cuentan con niveles de gasto muy superiores a los del resto de hogares; lo cual significa, que los bienes y servicios especializados cuentan con niveles de precios muy superiores los bienes y servicios de especialización media o baja en cuanto al cuidado de la salud. Es así que, de manera general, la representación anterior nos demuestra que existe una mayor utilización en los hogares, de los bienes y servicios de atención básica a la salud, con relación a los bienes y servicios de atención para la salud, más especializados. 95 P á g i n a

105 Además, se puede apreciar que, sin importar el nivel de ingreso de los hogares, siempre existe una proporción importante en el consumo de este tipo de bienes frente al total del consumo en atención a la salud. Sin embargo, se debe destacar, que existe una situación en la cual la mayor parte de los hogares se ven limitados a adquirir los bienes y servicios de salud más especializados; por lo cual, se tiene que conformar, únicamente con los bienes y servicios de atención básica para la salud. Por otro lado, los hogares de mayores ingresos, aun siendo minoría, son capaces de absorber la mayor parte de la oferta de bienes y servicios de alta especialización de la salud. Ahora, está claro que debido a la importancia que tienen los bienes y servicios de salud, en la satisfacción de las necesidades de los hogares, tendrá que haber una demanda constante de todos los bienes y servicios de salud, debido a que la gente, en general padece de problemas de salud, en este sentido en la mediad que un hogar tenga más capacidad de consumo, así también habrán una mayor posibilidad de aumentar su gasto en consumo en bienes y servicios de salud, pudiendo obtener atención especializada de la salud. De esta manera, se puede decir que el consumo en bienes y servicio de salud siguen el principio de crecimiento de la necesidades, el cual plantea que en la medida que se hayan satisfecho las necesidades más básicas de consumo, y que además existan mayores niveles de ingreso en el hogar, así también habrá mayores niveles de gasto en consumo, debido a que el aumento en los niveles de gasto atiende a otro tipo de necesidades diferentes a las básicas. Sin embargo, dicha situación presenta una problemática que es importante considerar; y es que los hogares de menores ingresos presentan niveles bajos en bienes y servicios en la atención básica de la salud, y niveles ínfimos de niveles de consumo en bienes y servicios de mayor especialización, es decir, que no solo cuentan con bajos niveles de atención de salud básica, sino que además, en casos de emergencia o de enfermedad, los hogares más pobres del país se ven limitados en el acceso de los 96 P á g i n a

106 bienes y servicios más especializados, configurándose un panorama en el cual la gente de los hogares más pobres no puede atender plenamente sus necesidades de atención a la salud. 4. Consumo en artículos y servicios para el mantenimiento de la vivienda El tener acceso a una vivienda adecuada es uno de los factores determinantes para el bienestar de una familia, así como de su nivel de vida. Las familias buscan poseer viviendas adecuadamente equipadas, ya que son consideradas:... un bien primario de defensa contra los rigores climáticos; de intercambio social; de uso y desarrollo familiar; de mejoramiento de los estándares sociales; de salud y educación; de inversión durable y transable; y, finalmente, un bien que transforma a su dueño en sujeto protagonista de la economía que lo rige y que le devuelve algo que es esencial para el ser humano: La Dignidad (CIEDESS, 1995) El mantenimiento de la vivienda, por tanto, es un gasto importante en la economía familiar, los salvadoreños dedican, en promedio, un quinta parte de su ingreso a este conjunto de gastos, en los cuales se incluyen servicios básicos como el agua, electricidad, saneamiento, gas propano y otros gastos relacionados al pago directo de la misma, ya sea cuota de alquiler o cuota bancaria. (PNUD 2010:140) El acceso que los hogares poseen a estos servicios básicos influye en la calidad de vida de los mismos, así como también, los materiales con los cuales fueron construidas la vivienda; estas características generales de una vivienda, son indicadores de bienestar de los hogares, ya que ante cualquier tipo de privación de estas, las condiciones de vida tienden a verse desmejoradas, y con ello el desarrollo íntegro de las personas. (DEBATE 2004:177). 97 P á g i n a

107 Gráfica 29: Gasto promedio mensual en bienes y servicios para el mantenimiento de la vivienda $11.91, 4% $8.61, 3% Agua Acarriada $13.36, 5% $7.16, 3% Empleada $25.95, 9% Agua Electricidad Gas Propano $17.55, 6% Energía Alternativa $114.82, 41% Teléfono Fijo $11.07, 4% Celular Cable $16.86, 6% $21.85, 8% Ciber Café Internet $5.58, 2% $6.61, 2% Vigilancia $16.48, 6% Impuestos Municipales Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 La gráfica 29 presenta el gasto promedio que realizan los hogares por cada bien o servicios, es decir que los hogares que consumen en cibercafé, por ejemplo, gastan un promedio mensual de $25.95 en este servicio 11. La gráfica muestra que, el gasto más elevado, corresponde al pago a empleada doméstica, el cual es realizado, únicamente, por aquellos hogares que poseen la capacidad económica de efectuar este gasto; principalmente, los hogares de mayor nivel de ingreso. Entre los gastos que efectúan casi todos los hogares salvadoreños, los más altos son electricidad, teléfono celular y cable, representando un porcentaje importante en el presupuesto familiar dedicado al consumo de bienes para la vivienda. Con el propósito de analizar, este gasto, se utilizó la sección número tres de la Encuesta de Hogares Propósitos Múltiples 2009 y se realizaron dos clasificaciones; la primera de acuerdo con los deciles de ingreso y la segunda corresponde a los deciles de consumo. 11 El promedio de consumo responde únicamente a los hogares que registran un consumo en ese bien. 98 P á g i n a

108 4.1. Consumo en artículos y servicios para el mantenimiento de la vivienda por deciles de ingreso y deciles de consumo El gasto total en artículos y servicios, que realizaron los salvadoreños el año 2009, alcanzó los $73, 670,121.36, del cual el primer decil de ingreso realizó únicamente $1,737,428.42, es decir, un 2.36% del gasto total, y el décimo decil realizó un 33.58% de este gasto, es decir $24,739, En la gráfica 30 se puede observar que la concentración del gasto se encuentra en el 20% de la población que posee el mayor ingreso; los cuales perciben el 52% del ingreso total y realizan el 50% del gasto total en vivienda, en contraste con los dos deciles de menor ingreso, que realizan, únicamente el 5.61% del gasto total en educación es decir que a mayor ingreso mayor es el gasto en vivienda. Gráfica 30: Estructura del gasto en vivienda según decil de ingreso y decil de consumo 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 33.58% 35.76% 16.18% 11.45% 9.46% 16.85% 11.59% 8.91% 7.63% 7.21% 6.70% 5.94% 5.16% 4.98% 4.23% 4.01% 3.25% 2.84% 2.36% 1.91% Estructura segun deciles de ingreso Estructura segun deciles de consumo Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Decil 10 Decil 9 Decil 8 Decil 7 Decil 6 Decil 5 Decil 4 Decil 3 Decil 2 Decil 1 La participación que tienen los otros deciles es relativamente baja y las diferencias entre los primeros deciles es apenas de un punto porcentual. El decil de hogares con el mayor ingreso registra un gasto superior al que presentan en conjunto los primeros seis deciles, el cual representa un 29.33% del gasto total. Las desigualdades en este rubro son altamente marcadas, al estudiarlas desde la estructura del ingreso 99 P á g i n a

109 Con el propósito de ilustrar mejor estas diferencias se realizó un agregado de deciles, el cual está representado en la gráfica 31, en la que se muestra que el 50% de la población más rica, realiza el 78% del gasto en vivienda, a diferencia del 50% más pobre el cual realiza, únicamente, un 22% de este gasto. Gráfica 31: Desigualdad en el nivel del gasto en vivienda entre el 50% más rico y el 50% más pobre 22% Porcentaje del gasto total del 50% mas pobre 78% Porcentaje del gasto total del 50% mas rico Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Estas desigualdades en el consumo de bienes y servicios para la vivienda se encuentran, ampliamente, marcadas; sin embargo, es importante definir el desglose de los gastos que realizan los hogares por deciles de ingreso y deciles de consumo. La gráfica 32 presenta la distribución del gasto en vivienda de cada uno de los deciles de ingreso. En el consumo del decil de mayor ingreso, se puede observar que el ampliamente variado, este decil consume una parte significativa de cada uno de los bienes y servicios que se presenta, sin embargo se observa que, únicamente, dedican un 30% del consumo a servicios básicos como el agua y la electricidad, indicando claramente que su ingreso les permite realizar otros bienes para la vivienda. El decil 9, presenta un patrón de consumo similar al del decil 10, el consumo en los servicios básicos es representativo, pero no se encuentra concentrado, permitiéndole adquirir otros bienes y servicios para la vivienda. 100 P á g i n a

110 Al ser estos los deciles que mayor ingreso perciben, les permite consumir una proporción más grande, en servicios básicos como el agua y la electricidad, de igual forma entre todos los deciles, estos dedican una proporción elevada al consumo de celular, teléfono fijo y cable. Los deciles de menor ingreso, por el otro lado dedican cerca del 50% de su ingreso al pago de los servicios básicos, obstaculizándole el consumo de los servicios para mantenerse conectado, así como el internet y la telefonía. Gráfica 32: Estructura del nivel de gasto en bienes y servicios de vivienda según deciles de ingreso Décimo Noveno Octavo Séptimo Sexto Quinto Cuarto Tercer Segundo Primer 9.08% 11.21% 12.23% 13.19% 14.86% 16.48% 16.16% 19.27% 20.75% 6.54% 24.44% 30.35% 33.14% 33.05% 34.47% 34.91% 33.70% 35.97% 36.09% 35.72% 2.78% 12.26% 5.31% 13.47% 7.20% 11.46% 7.80% 8.65% 9.32% 12.25% 9.61% 9.18% 17.52% 18.44% 17.54% 16.90% 18.66% 17.03% 10.01% 8.18% 17.71% 9.93% 8.23% 17.20% 9.31% 7.46% 16.09% 6.87% 7.04% 14.83% 0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100% Agua Acarriada Gasto Empleada Doméstica Agua Electricidad Gas Propano Telefono Fijo Celular Cable Cibercafe Internet Vigilancia Impuestos Municipales Energias Alternativas Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 En todos los deciles de ingreso se observa que, el gasto en telefonía celular, es significativamente mayor que el que se registra de telefonía fija, y en todos los deciles este es un consumo que sobrepasa el 15% del total del gasto en vivienda. Este fenómeno de la telefonía celular, ha tenido un rápido crecimiento en El Salvador, los hogares dedican una proporción cada vez más grande de su gasto a estos servicios. De acuerdo con el Índice de Competencia Mundial , El Salvador ocupa la posición 31 de 139 países en la clasificación de países con más suscripciones de teléfonos celular por habitante; la densidad de teléfonos móviles en 101 P á g i n a

111 2008 fue de 121 por cada 100 habitantes, por lo que es de esperarse que los hogares registren un gasto superior en estos servicios. El internet, otro de los servicios de esta categoría, se ha convertido en una herramienta fundamental para el mundo globalizado, sin embargo a pesar que de su amplio desarrollo en el mundo, en El Salvador continúa siendo un privilegio al cual solo los hogares de mayor nivel de ingreso tienen acceso. Al estudiar la estructura de consumo los hogares según deciles de consumo, se observa que los hogares pertenecientes al primer decil, realizan $1, 407, lo cual representa un 1.91% del gasto total registrado, comparado al $1, 737, que presento la estructura de ingreso. El décimo decil registra $ 26, 344, es decir, un 35.76% del gasto total mientras que el décimo decil de ingreso registro un gasto menor, el cual llego a los $24, 739, La gráfica 30, muestra las diferencias que presenta la estructura del gasto en vivienda según deciles de consumo, como se puede observar, los dos deciles más altos, realizan el 53% del consumo en bienes y servicios para la vivienda y perciben el 47% de los ingresos totales. En el caso de los deciles de consumo, el gasto es relativamente mayor que el de los deciles de ingreso, cuando sus ingresos totales son menores que los de la estructura del ingreso. Por el otro lado, para los deciles de bajo consumo no se presenta mayor diferencia entre los deciles, ni entre las estructuras, ya que el cambio de decil a decil, es apenas del 1%. 102 P á g i n a

112 Gráfica 33: Desigualdad en el nivel del gasto en vivienda entre el 50% con mayor consumo y el 50% con menor consumo 80% 20% Porcentaje del gasto total del 50% que menos consume Porcentaje del gasto total del 50% que mas consume Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 A pesar de la poca diferencia que se presenta entre estructuras, existen desigualdades extensas entre los niveles de consumo marcadas por el decil que menos consume y el que más consume, por esta razón se realizó el mismo agregado de deciles de ingreso con el propósito de ilustrar estas amplias diferencias. En la gráfica 33, se muestra la agregación de deciles, en la cual se puede observar que el 50% de la población que más consume realiza hasta un 80% del consumo total; mientras que los deciles que menos consumen realizan, únicamente, un 20% del total de gasto, es decir que los hogares de menor capacidad de consumo están dedicando una menor parte de su presupuesto a este rubro, mientras que los que más posibilidad poseen dedican más. A pesar de esto, al realizar la comparación de este agregado con el que se obtuvo en los deciles de ingreso, se concluye que las diferencias no son abismales, ya que ésta es representada por dos puntos porcentuales. Sin embargo, no se deja de lado que las discrepancias en los niveles de consumo por cada decil son sustanciales. 103 P á g i n a

113 Gráfica 34: Estructura del nivel de gasto en bienes y servicios de vivienda según deciles de consumo Décimo Noveno Octavo Séptimo Sexto Quinto Cuarto Tercer Segundo Primer 9.46% 11.99% 13.21% 13.94% 14.79% 16.18% 17.11% 18.98% 22.07% 6.33% 24.38% 30.48% 33.42% 35.84% 33.96% 34.34% 35.11% 35.87% 35.02% 36.36% 2.68% 5.21% 7.30% 12.52% 13.51% 11.15% 17.33% 17.38% 18.77% 8.38% 10.54% 17.53% 8.91% 9.98% 17.38% 10.26% 8.75% 18.79% 10.41% 8.52% 18.48% 10.21% 8.06% 17.49% 10.05% 7.10% 16.00% 7.69% 6.33% 12.77% 0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100% Agua Acarriada Gasto Empleada Doméstica Agua Electricidad Gas Propano Telefono Fijo Celular Cable Cibercafe Internet Vigilancia Impuestos Municipales Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 En cuanto a la comparación del gasto de vivienda según deciles de consumo, se ha realizado la gráfica 34, la cual muestra en qué gasta cada decil de consumo y en qué proporción lo hace. En esta comparación, las diferencias son pequeñas, el decil que más consume, también, dedica un 30% de su ingreso en el pago de servicios básicos como el agua y la electricidad; realizando de esta manera un consumo significativo en otros bienes y servicios necesarios para el mantenimiento del hogar, como son los servicios para mantenerse conectados. Para los deciles de menor consumo, se mantiene el mismo patrón, únicamente que para el decil que menos consume, la proporción que se dedica a los servicios básicos alcanza el 60% del gasto, limitando a los hogares de este decil, la adquisición de mejores servicios para el mantenimiento de una vivienda digna. Al realizar una comparación general de la estructura de consumo, según deciles de ingreso y deciles de consumo, se obtuvo la gráfica 35; la cual muestra el alto grado de similitud entre estas. 104 P á g i n a

114 40.00% 35.00% Gráfica 35: Comparación del gasto en consumo de bienes y servicios de educación entre deciles de ingreso y de consumo 30.00% 25.00% 20.00% 15.00% 10.00% 5.00% Estructura segun deciles de ingreso Estructura segun deciles de consumo 0.00% Decil 1 Decil 2 Decil 3 Decil 4 Decil 5 Decil 6 Decil 7 Decil 8 Decil 9 Decil 10 Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Como se puede observar, las diferencias son mínimas, únicamente, en los deciles de mayor consumo e ingreso, se presenta un pequeño cambio porcentual; liderado por el decil de consumo, indicando que este decil invierte más en este rubro Análisis de conglomerados de vivienda Al realizar los conglomerados de hogares con respecto al consumo de bienes y servicios para el mantenimiento de la vivienda, se obtuvieron 5 diferentes conjuntos de hogares. Como se puede observar, en la gráfica 36, los conglomerados son ampliamente diferenciables entre sí, tanto por su valor promedio como por la dispersión que presenta el gasto dentro de cada conjunto, explicada por el diámetro de cada circunferencia. El conglomerado 1, el cual posee el menor valor y menor dispersión, indica que el gasto de los hogares que lo conforman tienden a ser más homogéneo y similar que el de cualquier otro conglomerado, a diferencia del conglomerado 5, el cual presenta una 105 P á g i n a

115 amplia desviación, es decir que el gasto de estos hogares es más heterogéneo y más variado. Gráfica 36: Conglomerados del consumo en el mantenimiento de la vivienda $ $ $ $ $ $ $ $ $50.00 $- -$ $ $ Conglomerado 1 Conglomerado 2 $ Conglomerado 3 $85.75 Conglomerado 4 $40.32 Conglomerado 5 $11.91 Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Para poder definir qué tipo de bienes y servicios consume cada conglomerado, así como también en qué proporción lo hacen, se elaboró la gráfica 36, que muestra cuáles son las características de consumo de cada uno de éstos Gráfica 37: Patrones de consumo por deciles de ingreso Conglomerado % 19.54% 9.56% 13.88% Conglomerado % 26.35% 14.43% 16.11% Conglomerado % 33.91% 14.45% 16.52% Conglomerado % 34.73% 10.78% 19.54% Conglomerado % 32.86% 2.64% 22.35% 0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100% Agua Acarriada Empleada Agua Electricidad GasPropano Energia Alternativa Telefono Fijo Celular Cable Ciber Cafe Internet Vigilancia Impuestos Municipales Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Como se observa en la gráfica 37, todos los conglomerados consumen de todos los bienes y servicios para el mantenimiento de la vivienda, sin embargo, la proporción en 106 P á g i n a

116 que consumen cada uno de estos, demuestran las desigualdades en el acceso y las limitantes que ocasiona el nivel económico que posea el hogar. El conglomerado 1, presenta una distribución de consumo en la cual el gasto más elevado se dirige hacia los servicios básicos como el agua, electricidad y el gasto en gas propano; sin embargo, este conglomerado también dedica una proporción significativa al consumo en telefonía celular. Debido a la distribución que presenta, el valor promedio de su gasto y la baja dispersión de los datos; este conglomerado corresponde a hogares cuyos ingresos son bajos, ya que del total de consumo que dedican a vivienda, estos priorizan y dedican más, al consumo de los servicios básicos, sacrificando su consumo en servicios como la vigilancia, cable e internet. El conglomerado 1, sacrifica de su consumo en agua, gas propano y celular, para consumir en cable e internet. La dispersión de este conglomerado es mayor al igual que la de su valor promedio. En el conglomerado 3, tanto el consumo en electricidad, agua, gas propano y celular disminuyen, dándole paso al consumo en empleada e incrementando su consumo de cable, internet; el conglomerado 4, presenta características un tanto similares, con la diferencia que en esta estructura, una disminución del gasto en servicios básicos se invierte en un incremento alto en el gasto en empleada y no en un incremento en el consumo de cable, ya que el consumo en internet también se ve sacrificado. El conglomerado 5, es el que realiza un consumo más amplio en empleada y el más bajo en servicios básicos como agua, electricidad, gas propano; a pesar de ello esto no significa que se trate de hogares que poseen condiciones económicas no favorables, sino que, por el contrario, se trata de hogares que son capaces de satisfacer las necesidades más básicas en cuanto a vivienda y aun así son capaces de suplir otras necesidades. 107 P á g i n a

117 Tabla 9: Estructura en términos monetarios del consumo mensual de los conglomerados de hogares vivienda Conglomerado 1 Conglomerado 2 Conglomerado 3 Conglomerado 4 Conglomerado 5 Agua Acarriada $0.01 $0.07 $0.04 $0.06 $0.00 Empleada $0.00 $0.08 $2.39 $28.79 $ Agua $2.35 $5.65 $8.60 $11.51 $16.73 Electricidad $3.91 $14.00 $29.08 $45.40 $73.55 GasPropano $1.51 $3.79 $4.24 $4.71 $4.51 Energia Alternativa $0.84 $0.49 $0.35 $0.12 $0.00 Telefono Fijo $0.31 $4.35 $12.39 $24.86 $35.99 Celular $2.66 $7.88 $14.16 $27.76 $52.24 Cable $0.07 $2.07 $7.66 $12.84 $19.95 Ciber Cafe $0.00 $0.07 $1.87 $7.71 $14.67 Internet $0.13 $1.04 $2.20 $1.47 $0.28 Vigilancia $0.00 $0.11 $0.93 $3.66 $12.08 Impuestos Municipales $0.11 $0.72 $1.84 $3.41 $8.55 Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM Las diferencias en las distribuciones del consumo de los conglomerados, son considerables, y con el propósito de comprender esta distribución será necesario conocer a qué categoría de ingreso pertenece cada uno de éstos, para esto se ha realizado la gráfica 38, de forma que esta información permita realizar conclusiones más específicas. Gráfica 38: Conglomerados de consumo por deciles de ingreso Décimo Noveno Octavo Séptimo Sexto Quinto Cuarto Tercer Segundo Primer 5.0% 20.7% 34.0% 17.0% 38.2% 29.0% 44.8% 39.8% 46.4% 56.9% 69.8% 78.1% 84.7% 92.0% 28.5% 11.9% 33.6% 10.3% 21.7% 42.8% 14.4% 4.3% 2.9% 41.3% 10.5% 34.6% 7.6% 25.9% 4.0% 19.4% 2.3% 14.4% 1.0% 7.6%.4% 0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100% Conglomerado de hogares 1 Conglomerado de hogares 2 Conglomerado de hogares 3 Conglomerado de hogares 4 Conglomerado de hogares 5 Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 La mayor parte de hogares comprendidos en el conglomerado 1, pertenece a los deciles de menor ingreso, como su gasto promedio lo indica y la distribución de 108 P á g i n a

118 consumo que presenta, éstos hogares invierten en el pago de servicios básicos con el propósito de mejorar la calidad de su vivienda, a pesar de ello este conglomerado presenta el consumo más grande en telefonía celular, esto se debe a que los consumidores responden a gustos, preferencias, modas, publicidad, grupos sociales y no únicamente a gustos autónomos e independientes. Como se observó, previamente, en el análisis de los deciles de ingreso y deciles de consumo; el gasto que lo hogares realizan en telefonía, principalmente celular, es alto incluso para los deciles de menor ingreso; lo que se traducen en una respuesta ante el constante bombardeo de publicidad y el fácil acceso a este servicio en El Salvador. Ante la alta demanda de los servicios de la telefonía celular, se podría decir que su consumo se ha convertido en una moda, más que en un servicio para estar conectado; a diferencia del internet, el cual aún no registra cifras representativas en el gasto de los hogares, a pesar de la revolución tecnológica que se vive y de la importancia del internet como herramienta para la educación, por ejemplo. Este fenómeno es más profundo en los deciles de menor ingreso, pero no deja de ser un gasto significativo para los demás deciles y conglomerados de hogares. Por el otro lado, los conglomerados 2 y 3 responden principalmente a la búsqueda del bienestar por parte de los consumidores; la satisfacción de las necesidades será gradual a medida se satisfagan las de carácter más básico, para los seres humanos; efecto que podrá ser realizado, únicamente, ante un incremento del nivel de renta del hogar. Un incremento en el nivel de renta, se traduce en un aumento en el consumo de bienes y servicios que el nivel anterior no permitía, logrando suplir otras necesidades; como se observa en los conglomerados 2 y 3, dentro de los cuales las proporciones del consumo disminuyen, dando paso al consumo de nuevos bienes y servicios de vivienda. En cuanto a los conglomerado 4 y 5, estos se encuentran concentrados en el mayor nivel de renta; por lo que sus características de consumo los hacen bastantes 109 P á g i n a

119 particulares, son pocos los hogares que se encuentran en estos conglomerados, y son estos lo que registran un mayor gasto promedio en vivienda, es decir que, la proporción de hogares que dedica un porcentaje relevante en el gasto en bienes y servicios de vivienda son pocos. En términos generales, la población salvadoreña posee acceso a servicios básicos y realiza una parte importante de su gasto en estos; a pesar de ello, no se debe dejar de lado el grado de dispersión que poseen el gasto dentro de los conglomerados, asi como también, el gasto promedio que realizan; ya que con este se puede observar las desigualdades en el consumo de bienes y servicios de vivienda; lo cual impide el mejoramiento de las condiciones de vida de una familia. 5. Consumo de bienes y servicios relacionados al empleo Los hogares comprenden el entorno de reproducción de la vida más básico en una sociedad avanzada, para que un hogar pueda satisfacer las necesidades de consumo de las personas que lo componen, es necesario que los jefes de hogar cuenten con una fuente de ingreso estable. Esta fuente de ingresos en la mayoría de hogares del país se deriva del empleo. Ahora bien, aunque el empleo representa una fuente de ingresos para el hogar, al realizar la labor que requiere el ejercicio del empleo, es necesario incurrir en una seria de gastos como son; gastos en desayuno, almuerzo, cena, refrigerio, transporte público, transporte privado (combustible y reparación) y gasto en hospedaje. En este sentido, se procede a analizar los gastos relacionados con el consumo a partir de los deciles poblacionales, clasificados según dos criterios: niveles de ingreso y niveles de consumo en los hogares. 110 P á g i n a

120 Para poder desarrollar este análisis, fue necesaria la utilización de la sección 4 de la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples, en la que se detallan las características y condiciones principales del sector de gastos relacionados al empleo. Dichos gastos, representan la carga de los costos necesarios para ejercer la jornada laboral de las personas empleadas en los hogares, que son fundamentales para garantizar la realización del empleo. De esta manera, se empieza definiendo cuáles son los niveles de consumo en los hogares para los principales bienes y servicios relacionados al ejercicio del empleo Consumo de bienes y servicios relacionados al empleo según deciles de ingreso y consumo Gráfica 39: Gasto promedio mensual en empleo $32.41, 16% $21.67, 11% $25.02, 12% $37.70, 19% $50.84, 25% Desayuno Almuerzo Cena Refrigerio y Otros Alimentos $33.19, 17% Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Transporte Público Combustible Reparación, Hospedaje y Otros Gastos Al analizar la gráfica 39 que representa la carga promedio mensual en empleo sobre el gasto total de los hogares, se observa que son desayuno, almuerzo y cena los bienes y servicios que alcanzan una mayor cuantía en el gasto de los hogares con relación al empleo. Por otro lado, son las categorías de: transporte público, hospedaje, combustible, reparación de automotrices, y refrigerio y otros alimentos, los que generan menores cuantías de gasto con respecto al gasto total de los hogares. 111 P á g i n a

121 Al analizar lo valores monetarios de los niveles de gasto en consumo, se puede ver que el gasto en almuerzos es un poco más del doble que el gasto en hospedajes, combustibles y reparación mensual para automotrices. Como se puede observar las diferencias entre los niveles de gasto en consumo de los bienes en este sector de consumo son muy pequeñas con relación a los otros sectores de consumo. Sin embargo, el propósito de la presente investigación es, establecer a que se factores responden las principales diferencias en los niveles de gasto en consumo de los bienes y servicios relacionados al empleo en la sociedad. En este sentido, para poder determinar las desigualdades en los niveles de consumo entre los hogares, se empieza a analizar los niveles de consumo entre los hogares integrados en cada decil; sean deciles de consumo o deciles de ingreso. Como primer punto, se aborda el análisis según los deciles de ingreso. Gráfica 40: Estructura porcentual del gasto en empleo según decil de ingreso y decil de consumo 100% 90% 80% 33% 35% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 19% 20% 13% 15% 12% 10% 7% 8% 6% 6% 5% 4% 3% 2% Decil de Ingreso Decil de Consumo Décimo decil Noveno decil Octavo decil Séptimo decil Sexto decil Quinto decil Cuarto decil Tercer decil Segundo decil Primer decil Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM P á g i n a

122 Al analizar la Gráfica 40, la cual presenta el aporte de los hogares comprendidos en cada decil (para ambos tipos de deciles aquí incluidos, deciles de ingreso y consumo), se percibe que, en el gasto en consumo total de bines y servicios relacionados al ejercicio del empleo, las profundas diferencias entre el gasto realizado por los hogares entres los deciles de ingreso. Así tenemos que el 10% más pobre del país, solo realiza el 0.45% del total del gasto en empleo en el país; mientras que el sector más rico del país realiza un 33.18% del gasto total del país. La misma gráfica indica, también, que el 10% de la población que menos consume en el país realiza un 0.14% del gasto total en consumo en el país. Por otro lado, el 10% que más consume, en el país, realiza el 35% de gasto total en empleo del país. Es importante destacar, que el aporte porcentual al gasto en consumo total de los hogares es muy similar para cada uno de los deciles, tanto de ingreso como de consumo. En este sentido, para el caso del 5ª decil de consumo y de ingreso, el aporte al consumo total de bienes y servicios es de 6%, lo cual significa que los hogares comprendidos dentro de estos deciles, realizan niveles de consumo muy similares. Gráfica 41: Estructura porcentual del gasto en empleo según decil de ingreso 15% Porcentaje del gasto total del 50% mas pobre Porcentaje del gasto total del 50% mas rico 85% Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009. Con el objetivo de representar las diferencias en un nivel más agregado, se realizó una adición de los 5 deciles menores y los 5 deciles mayores. A partir de esto, se puede aseverar que la mitad más pobre del país, solo realiza el 15% del gasto total 113 P á g i n a

123 relacionado al empleo. Mientras que la mitad más pobre realiza el 85% del gasto total relacionado al ejercicio de la jornada laboral. En este punto, se procede a desarrollar el análisis, tratando de determinar cuáles son los bienes y servicios más consumidos por los hogares pertenecientes a cada decil. Gráfica 42: Estructura del nivel de gasto en bienes y servicios relacionados al empleo, según deciles de ingreso Décimo decil 27.48% 30.46% 25.12% 41.23% 17.73% 68.41% desayuno Noveno decil Octavo decil 20.16% 15.22% 19.68% 14.63% 21.76% 13.74% 20.95% 8.39% 19.25% 16.04% 17.82% 5.82% almuerzo Séptimo decil Sexto decil 11.91% 7.42% 12.61% 7.65% 16.37% 6.38% 10.02% 4.95% 14.67% 10.54% 4.41% 1.61% cena Quinto decil Cuarto decil 6.38% 5.63% 5.70% 4.51% 4.84% 6.01% 4.58% 5.30% 7.94% 7.48% 1.34% 0.40% refrigerio Tercer decil Segundo decil 3.49% 1.58% 3.01% 1.18% 4.06% 1.62% 2.07% 2.43% 4.17% 1.65% 0.13% 0.06% transporte Público Primer decil 0.73% 0.58% 0.10% 0.10% 0.53% 0.00% 0% 20% 40% 60% 80% 100% Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Combustible Reparación y Hospedaje En la gráfica 42, se observa que son los bienes y servicios más necesarios para el ejercicio del empleo, y de menores costos monetarios, son los más consumidos por los hogares pertenecientes a los deciles de ingreso más bajos, es decir los hogares más pobres. De manera contraria, son los bienes y servicios menos necesarios y con mayores costos monetarios, los que son preferidos por los hogares pertenecientes a los deciles de ingreso más altos, es decir los hogares más ricos. 114 P á g i n a

124 Gráfica 43: Estructura del gasto en empleo según decil de consumo 13% Porcentaje del gasto total del 50% con menor consumo 87% Porcentaje del gasto total del 50% con mayor consumo Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009. De esta manera, los resultados de la gráfica 43, reflejan que la mitad de menores niveles de consumo de la población realiza el 13% del gasto en consumo total en empleo; mientras que la mitad de mayores niveles de consumo de la población realiza el 87% del gasto en consumo en el país. Si se comparan los resultados de la gráfica 40 con los resultados presentados en la gráfica 38, se observan enormes diferencias en cuanto al aporte de los hogares, en el gasto en consumo total de bienes y servicios relacionados al ejercicio del empleo; además se vislumbra que en relación a los niveles de consumo y niveles de ingreso, los hogares realizan niveles de gasto muy similares, lo cual significa que la exclusión en cuanto al consumo de bienes y servicios en este sector, se derivan de manera similar tanto de los niveles de ingreso como, de la capacidades o de los niveles de acceso al consumo de los hogares. Como siguiente paso, se procede a agregar al análisis la forma en que se presenta el gasto de cada bien y servicio comprendido en este rubro entre los hogares ordenados según sus niveles de consumo. 115 P á g i n a

125 Gráfica 44: Estructura del nivel de gasto en bienes y servicios relacionados al empleo según deciles de consumo Décimo decil Noveno decil 29.90% 21.83% 30.95% 28.19% 21.98% 40.25% 20.59% 15.98% 19.55% 77.31% 20.72% 12.63% desayuno Octavo decil 16.27% 15.99% 15.31% 13.55% 17.45% 6.01% almuerzo Séptimo decil Sexto decil 10.23% 8.33% 10.61% 7.93% 11.97% 9.01% 10.86% 5.91% 13.65% 10.68% 2.52% 0.80% cena Quinto decil 6.18% 6.04% 7.05% 4.24% 8.95% 0.34% refrigerio Cuarto decil Tercer decil 3.62% 2.40% 3.59% 1.99% 4.11% 2.77% 3.69% 1.51% 6.32% 3.94% 0.28% 0.05% transporte Público Segundo decil Primer decil 0.05% 1.21% 0.10% 0.83% 0.08% 0.17% 0.91% 0.27% 1.93% 0.39% 0.05% 0.02% Combustible Reparación y Hospedaje 0% 20% 40% 60% 80% 100% Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Así, la gráfica 44, confirma que los hogares con mayores niveles de consumo, adjudican su consumo a los bienes y servicios que brindan mayor comodidad para el ejercicio de la jornada laboral y que tienen mayores costos monetarios. De forma contraria se observa que los hogares que alcanzan los menores niveles de consumo, consumen bienes y servicios más necesarios, más básicos y de menores costos monetarios. Además, se observan las enormes diferencias entre el aporte de los hogares de los deciles más altos y el aporte de los hogares de los deciles más bajos, en cuanto al gasto en consumo total de los bienes y servicios relacionados al ejercicio del empleo. Ahora bien, en este punto, es de utilidad presentar de manera comparativa el aporte que realizan, al gasto en el consumo de bienes y servicios totales, necesarios para el ejercicio del empleo, los hogares, para cada decil y según los criterios, tanto niveles de ingreso, como niveles de consumo. 116 P á g i n a

126 Primer decil Segundo decil Tercer decil Cuarto decil Quinto decil Sexto decil Séptimo decil Octavo decil Noveno decil Décimo decil Gráfica 45: Estructura porcentual del gasto en consumo en bienes y servicios de empleo según deciles de ingreso y consumo 40.00% 35.00% 30.00% 25.00% 20.00% 15.00% 10.00% 5.00% Estructura porcentual según decil de ingreso Estructura porcentual según decil de conssumo 0.00% Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Tal y como lo representa la gráfica 45, existen niveles de consumo muy parecidos en los hogares que pertenecen a los deciles de consumo y a los deciles de ingreso. La similitud entre el aporte al gasto en consumo total, de bienes y servicios de los hogares que pertenecen a los deciles de consumo y los hogares que pertenecen a los deciles de ingreso, se debe a que el consumo de este tipo de bienes se realiza a través de los ingresos corrientes de los hogares. Esto se deduce del hecho, que el gasto en este tipo de bienes, lo realizan personas empleadas, por lo cual es claro, que el financiamiento para el consumo de estos, se derivara de los ingresos corrientes del hogar, por el hecho que este tipo de gasto, se realiza diariamente. En este sentido el consumo de estos bienes y servicios, no requiere de fuentes alternas al ingreso, es más el financiamiento de este tipo de consumo se realiza a partir de los ingresos provenientes de ese mismo empleo. 117 P á g i n a

127 Por otro lado, cabe destacar y sostener que la participación en el consumo total de bienes y servicios relacionados al empleo, aumenta a medida que se avanza en los deciles, hasta llegar a alcanzar diferencias de hasta 35 puntos porcentuales aproximadamente, entre el primer decil y el último. Sin embargo, conviene también, señalar que las diferencias son solo un poco más significativas en los hogares ordenados, según los niveles de consumo, que en los hogares ordenados, según los niveles de ingreso. Esta situación ocurre debido a que, los hogares más ricos cuentan con niveles de consumo superiores a sus niveles de ingresos, debido a que estos hogares tienen la capacidad de ahorrar y de utilizar sus ingresos pasados en el consumo actual, además tienen mucho mayor acceso a líneas de créditos de mayores cuantías por los cual sus nivel de consumo son mayores a sus niveles de ingresos corrientes. Sin embargo, como se dijo anteriormente, la mayor parte del consumo de bienes y servicios relacionados al empleo se hace, únicamente, a través de los ingresos corrientes del hogar. Ahora se procede a utilizar los conglomerados de hogares, como instrumentos de utilidad para determinar cómo se caracteriza la composición del consumo de los hogares Análisis de conglomerados del gasto relacionados al Empleo Al realizar la estimación y la determinación de los conglomerados, surgen tres conglomerados de hogares con respecto al consumo promedio mensual de bienes y servicios relacionados al empleo. Así como se representa en la gráfica 43, existen 3 grupos de hogares que se diferencian por las características principales en el consumo; así se puede decir que 118 P á g i n a

128 existe un grupo de hogares que tienen niveles de consumo promedios relativamente bajos, otros con niveles de consumo promedio relativos medios, y por último un grupo de hogares con niveles de consumo promedios relativamente altos. Otra característica importante a destacar,dentro de cada conglomerado de hogares es que existen diferencias relevantes en cuanto a la dispersión de los niveles de consumo de los hogares de todos los bienes y servicios de atención a la salud; así, para el primer conglomerado, los niveles de consumo de los hogares ahí comprendidos cuentan con valores muy similares, para el segundo conglomerado los hogares cuentan con niveles de consumo de valores un con un grado mayor de variación, por último los hogares que se encuentran dentro del conglomerado 3 realizan niveles de consumo muy variados. Pero uno de los hecho más interesante que refleja este factor, es que existen diferencias abismales en cuanto a los niveles de gasto consumo promedio mensual entre cada conglomerado, así el conglomerado número 2 incluye gastos de hogares en consumo mensual hasta 19 veces superiores a los gasto de consumo mensual de los hogares del conglomerado uno; y el conglomerado número 3 expresa un gasto en consumo promedio mensual, hasta 56 veces mayor que el gasto en consumo promedio mensual que expresa el conglomerado 1. Esto manifiesta una señal evidente de las disparidades tanto de la capacidad de consumo, como en los nieles de consumo real en los hogares, disparidades que lamentablemente se traducen de igual manera en enormes disparidades en cuanto a los niveles de satisfacción de las necesidades de los hogares. 119 P á g i n a

129 Gasto en consumo promedio mensual Gráfica 46: Conglomerados de consumo en empleo $ $ $ $ $ $ $78.81 Conglomerado 1 Conglomerado 2 $50.00 $- $3.68 Conglomerado 3 -$50.00 Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Es lógico pensar que las diferencias en los niveles de gasto en consumo promedio de los hogares comprendido en cada conglomerado responden a las diferencias cuantitativas y cualitativas con las que los hogares componen su consumo mensual, es decir que, las diferencias, no solo se expresan en el total de bienes y servicios consumidos; sino también, las proporciones que cada bien o servicios representa en el consumo mensual de cada hogar. En este sentido, la gráfica 46, trata de representar las diferencias cualitativas y cuantitativas entre los niveles de consumo de los hogares comprendidos en cada conglomerado. 120 P á g i n a

130 Gráfica empleo 47: Estructura de los conglomerados según bienes relacionados al Conglomerado % 31.0% 17.7% 33.0% Conglomerado % 37.7% 35.2% 10.9% Conglomerado 1 2.3% 9.3% 84.6% 1.5% 0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100% Desayuno Almuerzo Cena Refrigerio Transporte Público Combustible Reparación y Hospedaje Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Tabla 10: Estructura en términos monetarios del consumo de los conglomerados de hogares en empleo Conglomerado 1 Conglomerado 2 Conglomerado 3 Desayuno $0.08 $9.42 $29.60 Almuerzo $0.34 $29.70 $69.82 Cena $0.02 $2.49 $8.96 Refrigerio $0.07 $0.87 $2.74 Transporte Público $3.11 $27.76 $39.97 Combustible Reparación y Hospedaje $0.05 $8.57 $74.30 Total $3.68 $78.81 $ Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Tal y como se presenta en la gráfica 47, los hogares que están dentro del conglomerado 1, siguen una distribución de consumo en la que realizan la mayor parte del gasto en transporte público, seguido del consumo en almuerzo y desayuno. Con respecto a los hogares del conglomerado 2, estos siguen un tipo de estructura de consumo en la que existen mayores niveles de consumo en almuerzo, desayuno, combustible y reparación para automotrices con respecto a los hogares de la 121 P á g i n a

131 distribución 1, así como también se ven niveles de consumo más bajos en cuanto a los servicios de transporte público. Finalmente para el caso de los hogares del conglomerado 3, también existen niveles menores en cuanto al consumo en transporte público, así también existe un menor porcentaje de consumo en almuerzo, por otro lado, comparativamente existen niveles de consumo superiores para desayunos, y para combustibles y reparación. Si bien, al conocer la proporción que representan cada bien y servicio en el gasto en consumo total de los hogares para cada conglomerado, permite establecer qué tipo de bienes y servicios son más consumidos por los hogares para cada conglomerado; es de suma importancia, evaluar las diferencias en el gasto en el consumo de los hogares a través de sus valores monetarios. En este sentido, se puede percibir que existen enormes diferencias en los niveles de gasto en consumo promedio en los bienes y servicios relacionados en el empleo entre los hogares, las cuales, están en concordancia con las enormes disparidades en los nivel de ingresos entre los hogares de la sociedad; así al tener 3 conglomerados de hogares, agrupados según sus características en el consumo, se expresa una sintonía con los niveles bajos medios y altos de ingresos presentes en los mismos. En general son la grandes disparidades en los ingresos de los hogares las que provocan las existencia de enormes desigualdades en los niveles de gasto en el consumo en este sector en particular, generándose valores hasta 56 veces mayores en gasto en consumo en el sector de los hogares del conglomerado número 3, con respecto a los hogares del conglomerado número 1. Esta situación nos refleja un panorama preocupante ya que nos indican que la fuentes primarias de ingreso en los hogares, no garantizan la satisfacción de la necesidades 122 P á g i n a

132 de la población; por el contrario, permiten la existencia de desigualdades tan grandes, que pueden ser causa de niveles de calidad vida muy desiguales, reflejando niveles de exclusión que ponen en peligro la reproducción plena de los hogares más pobres. De esta manera, se evidencia que los hogares del conglomerado número 3, consumen mayores niveles de los bienes y servicios de precios más altos, en comparación los hogares del conglomerado 2 y los hogares del conglomerado 1. Una vez conocido el hecho que, los hogares que pertenecen al conglomerado 3 cuentan con capacidades de consumo superiores a los de los dos conglomerados restantes, y que igualmente los hogares del conglomerado 2 consumen comparativamente en mayor cuantía los bienes y servicios más caros que los hogares pertenecientes al conglomerado 1; se puede deducir fácilmente que los hogares pertenecientes al conglomerado 3 tiene capacidades de consumo mucho mayores a los hogares de los conglomerados 1 y 2, así como los hogares del conglomerado 2 tienen capacidades de consumo mayores a los hogares del conglomerado 1. Este planteamiento se observa en la gráfica 47, en la cual se presentan los hogares pertenecientes a cada conglomerado, ordenados según los deciles de ingreso; con el objetivo de establecer si las diferencias en cuanto a los niveles de consumo de los bienes más caros o más baratos corresponden a los niveles de ingreso de los hogares. 123 P á g i n a

133 Gráfica 48: Conglomerados de consumo por deciles de ingreso Décimo 35% 36% 30% Noveno 47% 40% 13% Octavo 56% 38% 6% Séptimo 63% 32% 5% Sexto 74% 24% 2% Quinto 80% 19% 1% Cuarto 83% 17% 0% Tercer 90% 10% 0% Segundo 96% 4% 0% Primer 99% 1% 0% 0% 20% 40% 60% 80% 100% Conglomerado de hogares 1 Conglomerado de hogares 2 Conglomerado de hogares 3 Fuente: Elaboración propia con datos de la EHPM2009 Tal y como se puede observar en la gráfica 48, los primeros ocho deciles están formados en su mayoría por hogares que tienen niveles de consumo promedios bajos, y solo el último decil de ingreso cuenta con un alto porcentaje de hogares que poseen niveles de consumo promedio alto, es más, la gran mayoría de hogares que pertenecen al conglomerado número 3 pertenecen, igualmente, al último decil de ingreso. Esta situación, en particular, ayuda a sostener que existen enormes diferencias en cuanto a los niveles y composición del consumo entre los hogares más pobres y los hogares más ricos del país. Así, para el caso del sector de consumo de bienes y servicios necesarios para el ejercicio del empleo, los hogares más ricos y con mayor capacidad de consumo, logran adquirir bienes y servicios que brindan mayor comodidad en el ejercicio del trabajo, en niveles, además, mucho más superiores que los hogares más pobres. 124 P á g i n a

134 Lo hogares más pobres se tienen que conformar a utilizar aquellos bienes y servicios más básicos para el ejercicio del empleo, un ejemplo de esto es que los hogares que pertenecen al conglomerado número uno son los hogares que más gastan en transporte público, en cambio los hogares que pertenecen al conglomerado número 3 son los que más consumen en combustibles y reparación de automotrices. En vista de los resultados obtenidos, se puede aseverar que las desigualdades en los deciles de ingreso en cuanto a su correspondencia con la distribución del consumo, se deben a que los hogares de los deciles más altos, al tener la posibilidad de tener niveles de consumo elevados, realizan un tipo de consumo que no solo satisface su necesidades básicas, sino que, además, satisface necesidades secundarias, de la cuales se pueden prescindir. En este sentido el consumo de los hogares perteneciente a los deciles más altos seguiría una distribución según el principio del crecimiento de las necesidades, es decir, que la magnitud del gasto en la atención de sus necesidades responde a la magnitud de sus ingresos. Así, al haber satisfecho las necesidades más básicas en los hogares y en la medida exista una mayor magnitud de ingresos, así también habrá un mayor gasto en aquellos bienes y servicios que no satisfacen necesidades estrictamente básicas. En el caso del consumo en combustible o refrigerio, si bien son bienes y servicios de los cuales se puede prescindir para realizar el ejercicio de la jornada laboral, este tipo de bienes y servicios, hacen del ejercicio del trabajo una experiencia más cómoda y más fácilmente ejecutable. Al analizar la estructura del gasto en empleo en el total de hogares, se puede señalar que el consumo de los deciles más altos está compuesto por bienes y servicios destinados a atender necesidades relacionadas con la comodidad y el incremento de la facilidad para realizar la jornada de trabajo. Lo cual nos platea una situación en la 125 P á g i n a

135 cual los hogares de los deciles más bajos desempeñan su empleo en condiciones mucho más desfavorables que las personas de los hogares de los deciles más altos. 6. Consumo de alimentos en el hogar Para el bienestar del ser humano, la alimentación es uno de los aspectos indispensables, pues además de ser una necesidad primordial por razones de supervivencia, satisfacerla de manera adecuada y saludable le permite desenvolverse mejor en otros aspectos de su vida. Respecto a su ingreso, la proporción que el consumo de alimentos representa en el presupuesto de un hogar es bastante significativa, pues cada hogar como consumidor que es, ha optado por asignar a esta necesidad la mayor parte de su ingreso. Sin embargo, aunque la situación económica de los hogares es generalmente determinante en la calidad alimentaria del mismo, al ser la alimentación un elemento tan básico como se mencionaba, los métodos de obtención de alimentos son diversos. La obtención de alimentos se da, en un primer lugar, por la capacidad adquisitiva de los mismos, sin embargo, la producción de alimentos para el autoconsumo es una práctica común en los hogares con ingresos medios o bajos habitantes de la zona rural; las donaciones que se realizan en proyectos sociales dirigidos por algunas ONG, iglesias, estudiantes, etc., contribuyen, también, a la obtención de alimentos para los grupos más pobres. 126 P á g i n a

136 El consumo de alimentos es el más significativo dentro del gasto total, por ser un gasto de supervivencia, es también, un gasto primordial en los presupuestos de los hogares, siendo el gasto mensual promedio en este rubro mayor al observado en otros rubros como educación y salud por ejemplo. En la estructura del gasto promedio mensual que un hogar realiza en alimentación, observada en la gráfica 49, son los granos llamados cotidianamente granos básicos los que juntos logran la mayor proporción en el consumo mensual y, dentro de ellos es el maíz el superior valor, luego son las carnes y los lácteos los que presentan un mayor valor en consumo promedio mensual. Gráfica 49: Gasto promedio mensual en alimentos. $16.20 ; 5% $37.75 ; 11% $30.21 ; 9% $97.34 ; 29% Maiz y derivados Frijoles Arroz $45.83 ; 13% $43.37 ; 13% Café Lacteos $48.67 ; 14% $9.04 ; 3% $9.67 ; 3% Carnes Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM P á g i n a

137 6.1. Consumo de alimentos por deciles de ingreso y consumo Gráfica 50: Gasto promedio mensual en alimentos. 100% Décimo Se presenta la estructura porcentual el 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 17% 18% 13% 14% 12% 12% 10% 11% 10% 10% 9% 10% 9% 8% 8% 7% 7% 6% 6% 5% Deciles de Ingreso Deciles de Consumo Noveno Octavo Séptimo Sexto Quinto Cuarto Tercero Segundo Primero gasto en alimentos por deciles de ingreso y de consumo en la gráfica 50, es fácil notar como hay una tendencia ascendente, pudiéndose afirmar que, entre mayores ingresos o consumos respectivamente el tipo de decil, mayor es la proporción dedicada al consumo de alimentos, pues en los primeros siete deciles se observa que la proporción en la que participan de este gasto tan esencial varía en un punto porcentual solamente, mientras que en los tres deciles más ricos la diferencia es mayor. Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Respecto a los deciles de ingreso, se observa la desigualdad existente entre los deciles más pobres y más ricos, al observar de forma agregada las diferencias existentes en cuanto a su participación en el consumo de alimentos, tal como se puede ver en la gráfica 51, la diferencia es innegable, entre el cincuenta por ciento más rico y el cincuenta por ciento más pobre, ya que asciende al 22%. 128 P á g i n a

138 Gráfica 51: Desigualdad en el consumo de alimentos entre el 50% más pobre y el 50% más rico por deciles de ingreso. 39% 50% mas pobre 61% 50% mas rico Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Los estratos más altos en términos de ingreso dedican proporciones más elevadas al consumo de alimentos que los estratos más pobres. Sin embargo, es notorio que la desigualdad existente entre el 50% más rico y el 50% más pobre, no se presenta tan dramática como se ha observado en otros rubros del consumo de un hogar. Por ser de un consumo de sobrevivencia, este consumo generalmente encabeza el presupuesto de un hogar, ya que satisface una de las necesidades más esenciales del ser humano. Pero más allá de las diferencias en la participación total por decil es importante ver la estructura de dicha participación. Para la mayoría de deciles el producto más consumido es el maíz y sus derivados, seguido por las carnes, otros alimentos como frijoles arroz, café, lácteos, frutas y vegetales si bien es cierto presentan variaciones entre los deciles, en la mayoría de los casos hay consecuencia con lo imaginado y los dos deciles más ricos tienen mayor acceso a estos alimentos y en menor escala a productos como el maíz y los frijoles, tal como se observa en la gráfica P á g i n a

139 Gráfica 52: Estructura proporcional del gasto promedio mensual en alimentos por deciles de ingreso Decil Maiz y derivados Decil Frijoles Decil Arroz Decil Decil Decil Decil Decil Decil Decil 1 Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM Café Lacteos Carnes Grasas y aceites Frutas y vegetales Otros Para los deciles de consumo, las desigualdades entre los cinco deciles más bajos y los más altos, se presenta en la gráfica 53, está es mayor a la observada por deciles de ingreso, pues ahora la diferencia entre ellos es del 28%, manteniéndose la tendencia de que son los estratos más altos los tienen un consumo más alto. Pese haber incrementado la desigualdad al realizar el análisis por deciles de consumo, esta siempre sigue manteniéndose debajo de la existente en otros rubros del gasto. Gráfica 53: Desigualdad en el consumo de alimentos entre el 50% más pobre y el 50% más rico por deciles de consumo. 64% 36% 50% de menor consumo 50% de mayor consumo Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM P á g i n a

140 En cuanto a la estructura del gasto promedio mensual, se presenta la gráfica 54, la tendencia seguida es similar a la mostrada por los deciles de ingreso, el maíz y sus derivados ocupan el primer lugar en todas las estructuras de consumo, pero el consumo de carnes es menos variante entre deciles, a comparación de la clasificación anterior. Por otro, lado las proporciones dedicadas a frutas y vegetales, lácteos, etc., a excepción del tercer decil, el cual gasta más en maíz y proporcionalmente menor en casi todos los demás productos. Gráfica 54: Estructura proporcional del gasto promedio mensual en alimentos por deciles de consumo Decil % 7.6% 5.0% 6.0% 16.0% 21.6% 7.5% 8.0% 6.0% Maiz y derivados Decil % 7.4% 5.0% 6.0% 16.2% 22.0% 5.5% 6.0% 4.8% Frijoles Decil % 9.9% 4.0% 6.0% 17.7% 20.8% 5.3% 4.3% 6.5% Arroz Decil % 11.5% 5.0% 4.0% 20.0% 21.6% 8.0% 4.0% 6.5% Café Decil 6 Decil % 25.5% 7.6% 2.4% 2.5% 17.3% 18.1% 2.6% 3.4% 17.3% 17.2% 17.8% 10.8% 6.1% 4.4% 6.0% 5.0% 4.7% Lacteos Decil % 8.8% 2.8% 2.9% 26.5% 20.9% 6.2% 3.6% 4.9% Carnes Decil % 8.8% 2.2% 2.3% 14.7% 16.3% 4.6% 2.6% 4.5% Grasas y aceites Decil 2 Decil % 19.8% 9.7% 2.8% 3.1% 10.5% 2.9% 3.3% 23.6% 22.9% 20.9% 23.4% 5.9% 3.0% 5.2% 7.7% 3.2% 6.4% Frutas y vegetales Otros Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Aunque todos los deciles gastan en las distintas agrupaciones de alimentos, algunas pueden no ser suficientes para cumplir los niveles nutricionales adecuados o no ser de la mejor calidad, situación a en la cual con seguridad los deciles más bajos se verían más vulnerables. Las diferencias entre los deciles de ingreso y consumo en el gasto de alimentación aunque se presentan en todos los deciles, pues para los primeros casos, son los del ingreso los que tienen un mayor valor consumo, para lo deciles más ricos la situación es contraria, como se refleja en la gráfica 55; sin embargo, las diferencias son mínimas y, aunque un hogar se ubique en el primer decil de ingreso o de consumo, la participación que tenga en el gasto total en consumo de alimentos será muy similar. 131 P á g i n a

141 Gráfica 55: Estructura proporcional del gasto en consumo de alimentos en deciles de ingreso y de consumo 20.00% 18.00% 16.00% 14.00% 12.00% 10.00% 8.00% 6.00% 4.00% 2.00% 0.00% Primer Segundo Tercer Cuarto Quinto Sexto Séptimo Octavo Noveno Décimo Estructura porcentual decil de ingreso Estructura porcentual decil de consumo Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la EHPM2009. A continuación se realizará en análisis a través de conglomerados de hogares, en donde podrá observarse el gasto promedio que hay en cada uno de ellos y la estructura de su consumo, ubicando posteriormente, los deciles que pertenecen a cada uno de ellos, la importancia de este análisis es que manifiesta de manera más clara cómo es el consumo de los hogares y las desigualdades existentes entre los mismos Análisis de conglomerados de hogares en relación al consumo de alimentos. El resultado del análisis por conglomerados estadísticos dio pie a la formación de cuatro conglomerados de hogares respecto al consumo de alimentos; estos conglomerados se pueden observar en la gráfica de la siguiente página. Como se presenta en la gráfica 56, cada conglomerado presenta un consumo promedio mensual diferente. Los conglomerados de menor consumo promedio mensual son el uno y el dos; mientras que los conglomerados restantes presentan un nivel de gasto en consumo mayor. 132 P á g i n a

142 Gráfica 56: Conglomerados de consumo en alimentos $ $ $ $ $ Conglomerado 1 $ Conglomerado 2 $ $ $ $ Conglomerado 3 Conglomerado 4 $- $ $ Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Al interior de cada conglomerado, también, se presentan diferencias en el gasto que realizan los hogares, para los conglomerados de gasto en consumo más bajo la dispersión es muy pequeña, pero para el conglomerado cuatro es muy grande, lo que indica que las diferencias entre el consumo que realizan los hogares que se ubican dentro de este conglomerado son marcadas. Al analizar el contenido de cada conglomerado con la ayuda de la gráfica 57, se pueden observar las diferencias en el consumo de cada uno. Gráfica 57: Estructura de los conglomerados en alimentos Conglomerado % 37.3% 3.7% 5.3% 15.0% 7.7% 5.9% 6.3% 7.8% Conglomerado % 9.5% 5.4% 5.3% 23.7% 12.1% 7.6% 10.2% 11.2% Conglomerado % 10.0% 6.3% 6.4% 16.2% 12.2% 8.6% 10.4% 12.9% Conglomerado % 14.8% 7.5% 8.3% 9.8% 10.8% 12.3% 10.1% 14.8% Maiz y derivados Frijoles Arroz Café Lacteos Carnes Otras Grasas y Aceites Frutas y vegetales Otros Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM P á g i n a

143 En el primero de los conglomerados se observa que es el consumo en frijoles y en otros alimentos es el que predomina, el grupo de otros alimentos incluye condimentos, sal, azúcar y gaseosas, productos que por sí solos no son un alimento como tal sino que se usan en la preparación o en el acompañamiento de otros; también el consumo en maíz y derivado, carnes y frutas y vegetales es alto. En el segundo conglomerado, el maíz ocupa la primera posición pero el grupo de alimentos de más consumo se mantiene igual pues entran los frijoles, frutas y vegetales y otros. La situación se repite para el tercero de los conglomerados. Finalmente, el conglomerado 4, que es el de mayor valor monetario promedio, sí es diferente a los demás, el consumo de frijoles es el mayor, pero su proporción es superior a la que ocupa en otros conglomerados, el maíz, la leche y otros son los alimentos que le siguen en cuanto a ponderación. Respecto a los niveles nutricionales, el rango ideal y aceptable, de distribución de macro nutrientes para dietas saludables proporcionado por el Consejo de Alimentación y Nutrición de EE.UU. contiene ingestiones diarias del 20 al 35 por ciento de grasas, del 45 al 65 por ciento de carbohidratos y del 10 al 35 por ciento de proteínas. Al observar bien la proporción en que integran cada conglomerado los alimentos, son el maíz y los frijoles en los que más consumen los hogares, pero por si solos estos alientos no son capaces de balancear correctamente ninguna dieta, por lo que los hogares que se ubiquen en el conglomerado que más consumo tenga de frutas y vegetales, carnes y cereales sería el mejor balanceado, pues estaría cumpliendo con mayor probabilidad el rango ideal en la distribución de nutrientes. Hasta este momento solo se ha visto el contenido en términos de proporciones, pero con la Tabla 11, es posible observar de mejor manera las desigualdades según la estructura de cada conglomerado, pues se relacionan las proporciones en que participa cada bien con el gasto promedio por conglomerado. 134 P á g i n a

144 En proporciones las diferencias no estaban tan marcadas como monetariamente se observan, por ejemplo, a pesar que el gasto en maíz representa el 11% en estas estructuras del conglomerado uno y cuatro, monetariamente la diferencia es abismal y, de igual forma el gasto en carnes que se presentaba bastante parejo, al ver el valor proporcional, se puede apreciar con mucha discrepancia. Tabla 11: Estructura en términos monetarios del consumo de los conglomerados de hogares en alimentos. Producto Conglomerado Conglomerado Conglomerado Conglomerado Maíz $2.53 $18.44 $33.19 $58.91 Frijoles $3.26 $10.84 $20.98 $ Arroz $1.64 $6.86 $11.91 $19.99 Café $1.82 $6.94 $11.66 $28.51 Lácteos $2.16 $17.57 $52.39 $80.28 Carnes $2.38 $13.20 $26.80 $41.24 Otras Grasas y $2.71 $9.38 $16.83 $31.41 Aceites Frutas y vegetales $2.22 $11.23 $22.48 $33.81 Otros $3.26 $14.03 $24.67 $41.68 Total $21.96 $ $ $ Fuente: Elaboración propia en base a datos de la EHPM2009 Con la anterior referencia de los niveles nutricionales adecuados, puede verse ahora, con mayor claridad cómo los hogares pertenecientes a los conglomerados uno y dos se encuentran en desventaja para poder lograr los niveles más saludables, mientras que es más probable que los últimos dos conglomerados es logren ese objetivo. Al analizar la distribución de los conglomerados de acuerdo con el nivel de ingreso al que pertenecen los hogares, se puede observar que los hogares que se ubican dentro de un mismo decil de ingreso no pertenecen a un solo conglomerado, sino que presentan diferentes tipos de consumo en alimentos y estos no responden, principalmente, al nivel de ingreso. 135 P á g i n a

145 Antes de mostrar los resultados de la distribución de los conglomerados por deciles de ingreso, es importante aclarar que los productos que se incluyen en el consumo de alimentos, presentado en este trabajo de investigación son los que se presentan en la EHPM 2009; los productos ahí incluidos responden en su mayoría a alimentos de consumo de una dieta básica, excluyendo productos derivado de la pesca, otras carnes diferentes a la res, productos enlatados, pastas, bebidas artificiales diferentes a gaseosas, etc., productos que en su mayoría son de más fácil acceso para deciles con mayores recursos, por ser de precios más altos. Teniendo en cuenta lo anterior, se procede a presentar la distribución de conglomerados de hogares por deciles de ingreso. Los resultados de la gráfica 58, demuestran que la mayoría de los hogares que pertenecen al conglomerado 1 y 2, son los que realizan el menor gasto en consumo promedio mensual. Resaltan en esta afirmación los hogares del primer y último decil, esto se explica porque el decil más pobre presenta una capacidad de consumo que limita el nivel de gasto en consumo de alimentos que puede realizar. Gráfica 58: Conglomerados de consumo en alimentos por deciles. Décimo Noveno Octavo Séptimo Sexto Quinto Cuarto Tercero Segundo Primero 66.7% 42.2% 37.4% 39.6% 37.3% 33.9% 36.1% 41.6% 46.4% 66.0% 25.0% 33.9% 38.8% 44.8% 50.4% 51.6% 49.9% 47.8% 9.2% 16.9% 28.5% 25.6% 19.9% 16.7% 14.1% 7.2% 4.3% 3.1% 1.7% 1.1% 1.6% 10.8% 1.5% 6.8% 1.7% 4.7% 1.1% 30.5% 2.2% 1.3% 0% 20% 40% 60% 80% 100% Conglomerado 1 Conglomerado 2 Conglomerado 3 Conglomerado 4 Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Al analizar la estructura del primer conglomerado en la gráfica anterior, se observa que los productos de mayor consumo son los frijoles, otros alimentos como la sal, azúcar y 136 P á g i n a

146 gaseosas y en menor proporción carnes, verduras y frutas. Esta estructura refleja la dieta de los deciles más pobres. Para el caso del décimo decil la explicación es diferente y se debe principalmente a que estos hogares tienen una capacidad de consumo que les permite consumir una mayor variedad de alimentos a la que se presenta en la encuesta, y es por esta razón que presentan un nivel de consumo bajo en estos productos. También es importante considerar que la alimentación tiene un límite de consumo, haciendo referencia al principio de saciedad de la teoría económica del consumo de Keynes, presentada en el primer capítulo, se afirma que hay un límite en el cual el consumo de un bien ya no genera satisfacción; esto aplica, también, para los alimentos, y no se puede esperar que el consumo incremente siempre que el ingreso lo haga. Generalmente, lo que sucede es que a medida incrementa la capacidad adquisitiva de los hogares, estos mejoran la calidad de su dieta alimenticia y disminuyen la proporción del gasto total que destinan a alimentos para consumir mayores proporciones de otros rubros. En conclusión, observando la dispersión entre los conglomerados y, respecto al análisis de otras secciones del consumo, es notorio que estas diferencias son menores, lo cual es consecuente con los principios de la teoría post keynesiana del consumo, en la cual se afirma que las necesidades pueden ser ordenadas en un orden jerárquico y el consumo de alimentos encabeza ese orden, pues a diferencia de gastos como los de educación que son inversiones a largo plazo este gasto es de sobrevivencia. En cuanto al impacto de las desigualdades en alimentación y la desigualdad de condiciones en la calidad de vida de cada individuo se puede afirmar que según los niveles nutricionales que los alimentos consumidos le proporcionen pueden bloquear el aprovechamiento máximo en sus labores, llámense estudios o trabajo y, ponerlo en desventaja frente a sus compañeros; de este modo, los individuos de deciles más bajos estarían, frente a los de deciles más altos, en desventaja. 137 P á g i n a

147 Está claro que el ingreso de los hogares aunque no determina por si solo el conglomerado al que un hogar pertenece, hay más probabilidades de colocarse en un conglomerado de alto valor monetario si se poseen los ingresos suficientes. El hecho de que los deciles más ricos tengan mayor acceso a algunos alimentos que los deciles más pobres se debe también a las alzas de los precios de los alimentos en los últimos años, de las cuales los hogares más pobres son más vulnerables al afrontarse a una disminución de su poder de compra por la inflación. 138 P á g i n a

148 CAPITULO IV: CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES 1. Conclusiones El consumo es un fenómeno social que influye en la calidad de vida de las personas y que puede transformar la forma en que se desarrollan los individuos, ya que la compra de un determinado bien puede aumentar la posibilidad de elevar el nivel de vida de las personas y no poder adquirir ese bien puede influir negativamente en su desarrollo. Al analizar la estructura del consumo total presentada en este trabajo de investigación se observa que existe desigualdad en el consumo que realizan los hogares en El Salvador. La desigualdad en el consumo depende en gran medida de las brechas existentes en la distribución del ingreso, de acuerdo a los resultados obtenidos del cálculo del Gini y la curva de Lorenz para el ingreso y el consumo de los hogares en el año 2009 se puede decir que existe desigualdad tanto en el ingreso como en el consumo, sin embargo el ingreso presenta un mayor índice de desigualdad. El resultado de cruzar los deciles de consumo con los deciles de ingreso demuestra que el % de los hogares en El Salvador consumen más de lo que perciben como ingreso. Esto indica que los hogares de los deciles más bajos están obteniendo recursos para el consumo de otras fuentes que no provienen del ingreso como por ejemplo las transferencias en especie, el autoconsumo, entre otras. El caso contrario se presenta para los deciles de ingreso más alto, los cuales consumen menos de lo que reciben como ingreso. Esto se puede considerar como un indicador que sólo en los deciles de ingreso más alto se presenta la posibilidad de ahorrar. 139 P á g i n a

149 Además de presentar la desigualdad en el consumo total, en el trabajo de investigación se realizó un análisis por rubros de consumo, lo que permitió demostrar las diferencias que existen en la calidad, cantidad y tipo de consumo que realizan los hogares en cada rubro. El tipo de consumo que realizan los hogares Salvadoreños en bienes y servicios relacionados a la educación depende directamente del nivel de ingreso que posean. Al realizar una comparación de conglomerados de hogares en educación se observa que ante un incremento del ingreso, los salvadoreños incrementaran su consumo en matrículas y cuotas escolares, buscando de esta forma mejorar la calidad de educación que reciben sus hijos e hijas. Los bajos niveles de educación que reciben los hogares de menores ingresos se traducen en menores oportunidades de trabajo y por ende menores ingresos, provocando que los hogares busquen la satisfacción de necesidades más inmediatas como lo son la alimentación, vivienda, vestido, limitando su consumo en bienes y servicios de educación. De esta forma, la baja movilidad social se reproduce constantemente y los hijos no logran superar el círculo de la pobreza, principalmente porque no existen condiciones económicas óptimas que les permitan invertir en educación, provocando en el largo plazo una reproducción invariable de las condiciones de vida de la familia. Particularmente el consumo en educación se puede considerar como una variable sinérgica que dinamiza la calidad y cantidad de consumo de los demás rubros. Se puede observar que los deciles más altos destinan una mayor proporción de su consumo hacia una mejor calidad de educación y es que entre más educación adquiere una persona tiene una mayor posibilidad de obtener recursos que le permitan acceder a servicios y productos de mejor calidad, tiene mejores hábitos higiénicos y alimenticios y puede acceder a mejores servicios de salud. 140 P á g i n a

150 En el rubro de la salud, la oferta de bienes y servicios médicos de mejor calidad la presenta el sector privado de salud. Sin embargo, los altos precios en que ofrece el sector privado no permiten que los hogares más pobres del país no sean los consumidores reales de las mejores atenciones médicas. Las atenciones de salud más especializadas en el país son proporcionadas por el sector privado de salud, las cuales presentan niveles de precios inalcanzables para los hogares más pobres del país. Dicha situación, imposibilita a las personas más pobres a contar con la debida atención médica en casos de enfermedades graves o emergencias. Debido a que los precios de los bienes y servicios de salud más especializados son elevados, los hogares de más bajos ingresos se ven obligados a incurrir en fuentes extraordinarias de financiamiento, sobre todo en el caso de que se necesite del consumo prolongado de este tipo de atenciones. Las desigualdades en el consumo del sector salud reflejan un entorno de exclusión para los sectores con menos capacidad de consumo. La exclusión es un fenómeno que se presenta en la mayoría de rubros de consumo, sin embargo la magnitud de la exclusión en el consumo de bienes y servicios de atención médica en El Salvador ha alcanzado niveles muy altos. La desigualdad en el consumo de salud toma forma cuando se realiza el análisis de conglomerados, en salud solo se presentan dos conglomerados de hogares y las diferencias entre ambos son marcadas. El conglomerado de hogares con mayor consumo destina a este rubro $270.12, mientras que el conglomerado de menor consumo sólo destina $9.09, siendo este rubro de consumo el que presenta una mayor desigualdad. 141 P á g i n a

151 El acceso a una vivienda digna es imprescindible para cualquier familia ya que permite garantizar la seguridad y el resguardo de los miembros del hogar. En el país el consumo en el mantenimiento de vivienda se convierte en un gasto relevante para las familias que perciben ingresos más altos, ya que reciben una serie de servicios que otros deciles de ingreso no poseen. A pesar de esto, cerca de 75% de la población tiene acceso a los servicios más básicos como lo son el agua, electricidad, telefonía, gas propano entre otros. El gasto que corresponde al consumo en telefonía celular, es bastante significativo para cada uno de los deciles de hogares, esto se debe en parte al desarrollo tecnológico y a la introducción de nuevas empresas de telefonía al país. De la misma forma ha facilitado el acceso a estos servicios, provocando un consumo masivo por parte de los Salvadoreños. Además de estos aspectos los consumidores se ven influenciados por factores como la publicidad, las modas y los grupos sociales, es decir que las decisiones de consumo ya no se basan únicamente en el análisis de buscar una mejora en el nivel del bienestar familiar, sino que, bajo el concepto de satisfacer necesidades creadas por las mismas empresas proveedoras del servicio. Los gastos en bienes y servicios relacionados al empleo, pueden ser clasificados según sus niveles de precios y paralelamente en cuanto a su capacidad de transformar el ejercicio de trabajo en una actividad más cómoda o fácil de realizar. El consumo de bienes relacionados al empleo presenta desigualdad entre los hogares, por el hecho que los hogares más pobres del país solo pueden acceder a los bienes y servicios de precios más bajos, que corresponden a aquellos bienes más indispensables para el desempeño de sus empleos. Por otro lado los hogares más ricos, los cuales presentan niveles de consumo más altos, pueden acceder a una mayor cantidad de bienes y servicios que proporcionan más comodidad para el ejercicio del trabajo. 142 P á g i n a

152 Esta situación refleja que las personas pertenecientes a los deciles más pobres desempeñan su labor bajo condiciones muy básicas y las personas de los hogares más ricos o con mayor capacidad de consumo, realizan sus labores de trabajo en condiciones mucho más agradables. Las condiciones básicas en el consumo con respecto al empleo con las que cuentan los hogares más pobres, sumadas la carencia de prestaciones laborales, contratos y jornadas laborales extensas, convierten al ejercicio del trabajo para los hogares más pobres en una experiencia alienante y en un mal necesario. Las dos situaciones anteriores en conjunto son reflejos de las múltiples maneras de exclusión que enfrentan las personas de más escasos recursos. Un rubro muy importante para alcanzar el bienestar es de la alimentación, pues satisface una de las necesidades primordiales del ser humano y su consumo en cantidades adecuadas y balanceadas es fundamental para alcanzar un desarrollo saludable. Sin embargo, no dejan de existir desigualdades entre los diferentes grupos salvadoreños pese a ser un consumo tan fundamental para garantizar la vida. Es importante resaltar que en términos de consumo total las desigualdades en este tipo de consumo no son tan profundas como en el caso de la educación o de salud, pues al ser un gasto de sobrevivencia tiene prioridad en el presupuesto de cualquier individuo. Sin embargo al analizar el porcentaje del consumo total que destinan los hogares de los deciles más bajos se observa que destinan cerca del 70% al consumo de alimentos, cifra que va disminuyendo a medida aumenta el ingreso de los hogares. Finalmente, como resultado del análisis presentado se puede concluir que en El Salvador existen brechas en el consumo de los hogares, las cuales se reflejan no sólo en el valor monetario que destinan los hogares al consumo sino también en la calidad y nivel de acceso que tienen los hogares a determinados bienes y servicios. 143 P á g i n a

153 2. Recomendaciones Dado el nivel de desigualdad que presenta la estructura de consumo en el país, es necesario implementar medidas que garanticen la igualdad de condiciones y oportunidades para todos los Salvadoreños. Estas medidas deben basarse en el principio de justicia social con el fin de equilibrar las estructuras de consumo de los diferentes deciles, para que todos puedan alcanzar un nivel óptimo de bienestar físico y espiritual. El objetivo del Estado para garantizar la igualdad de oportunidades debe estar dirigido a la eliminación de las desigualdades sociales existentes y, como muchas están relacionadas no solo a las estructuras económicas sino también a las estructuras de poder, un esfuerzo político es imprescindible. La reasignación por medio de políticas fiscales progresivas es central en el proyecto fiscal recomendado. Una mayor participación del Estado para implementar políticas que contribuyan a mejorar la distribución del ingreso entre hogares con el fin de reducir las desigualdades y mejorar la capacidad adquisitiva de los hogares más pobres se hace necesaria para garantizar una buena calidad de vida. Particularmente en el consumo en alimentación, los deciles más bajos son más vulnerables a los incrementos de precios de los alimentos pues destinan la mayor proporción de su ingreso a la alimentación. Es por esta razón que se hace necesaria una ley de seguridad alimentaria que garantice el respeto al derecho humano a la alimentación, obligando a la aplicación de políticas referidas a este objetivo. El consumo en educación a largo plazo es el que dinamiza el consumo en los demás rubros y potencia el crecimiento económico, por lo que se debe hacer un esfuerzo por mejorar gradualmente la calidad con que se prestan los servicios de educación, de forma que todos estudiantes tengan las mismas oportunidades de desarrollar sus capacidades y habilidades. 144 P á g i n a

154 Estos conocimientos adquiridos son los que posteriormente les permitirán incrementar su bienestar y de la misma manera esto provocara una incremento significativo de la movilidad social que impide a muchas personas se superen y mantengan un mismo nivel de ingreso. El garantizar una educación gratuita y de calidad para todos los estudiantes, es crear las bases para un crecimiento económico estable, más conocido como desarrollo humano. Por esta razón el Estado debe establecer programas que creen las condiciones necesarias para que los estudiantes logren completar sus estudios, es decir, ayudar a solventar algunos de los gastos extras que se generan de la educación, como los son el refrigerio, útiles escolares, textos de apoyo entre otros. Respecto al sector de salud pública, se debe brindar al mismo los recursos necesarios para que brinde una mejor atención a la población, garantizando que todos puedan tener acceso a la misma, en bienes y servicios, construyendo una red hospitalaria dotada con los recursos suficientes. Dada la situación de desigualdad actual como la que se presenta en El Salvador se hace necesario retomar el principio de justicia social, de acuerdo al cuál se establece un reparto más equitativo de los bienes y se promueve una sociedad donde prevalezca el bien común. 145 P á g i n a

155 BIBLIOGRAFÍA Alvarez, J. Arias, J. y Oscar M. (2010) Incidencia de la política fiscal en la redistribución del ingreso en El Salvador en el año 2008 Tesis de Licenciatura en Economía. Universidad Centroamericana José Simón Cañas. Antiguo Cuscatlán. Arroyo, P.(1971). Aspectos socioeconómicos de los alimentos y la alimentación en México, Revista Comercio exterior,21 de agosto, pp Banco Interamericano de Desarrollo, (BID, 2008). Calidad de vida: Más allá de los hechos. Bauman Z. (2009). El arte de la vida. Buenos Aires: Paidós Casas, J. (2000). Inversión en salud y crecimiento económico: una perspectiva de América Latina y el Caribe, Organización Panamericana de la Salud, Washington, DC. Cejudo, R. (2007). Capacidades y libertad: una aproximación a la teoría de Amartya Sen. Revista Internacional de Sociologia. [En línea] España, disponible en: revintsociologia.revistas.csic.es/index.php/revintsociologia /article/.../50 [Accesado el 2 de Mayo de 2011]. CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) (1997a): Balance preliminar de la economía de América Latina y el Caribe, 1997 (LC/G.1984-P), Santiago de Chile. Publicación de las Naciones Unidas, N' de venta: S G. 13 CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) (2010): Panorama Social de América Latina 2010, Santiago de Chile. Publicación de las Naciones Unidas. DIGESTYC (2008). Análisis de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH ) sobre la privación alimentaria a nivel nacional y subnacional de la población salvadoreña. Ministerio de Economía. El Salvador DIGESTYC, Censo económico 2005 DIGESTYC (2008), Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples, resultados, San Salvador, Ministerio de Economía. DIGESTYC ( ), Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos , resultados, San Salvador, Ministerio de Economía. DIGESTYC (2003), Cobertura y acceso a los servicios básicos en los hogares salvadoreños ( ), San Salvador, Ministerio de Economía 146 P á g i n a

156 Dornbusch, R.; S. Fischer y R. Startz, (2004). Macroeconomía. Novena Edición. México. McGraw Hill Inc. ECUADOR Debate, Pueden las remesas comprar el futuro? Benavides, Blanca Julio-Octubre 2004, #63. Quito Ecuador. Estadísticas de Ingresos y Gastos, en Informe III Organización Internacional del Trabajo, diciembre 2003 Ginebra Suiza, pp Gallo, C; Hernández, R; E, Rodríguez. (2008) Análisis de la desigualdad en el ingreso en El Salvador desde una perspectiva estructural. Tesis de Licenciatura en Economía. Universidad Centroamericana José Simón Cañas. Antiguo Cuscatlán. Green, J., (1982). La teoría del consumo. Segunda edición. España. Alianza Editorial Klasen, D. y Nowak-Lehmann (Eds.) Poverty, Inequality and Policy in Latin America. Cambridge, MA: MIT Press. Lindo-Fuentes, H. (2002), La Economía de El Salvador en el siglo XX,1ª Edición, San Salvador, El Salvador. López, O., (2005). Desigualdad, pobreza, inequidad y exclusión. Diferencias conceptuales e implicaciones para las políticas públicas. [En línea] México, Disponible en: [Accesado el 22 de Abril de 2011] Mancero, X. Revisión de algunos indicadores para medir la desigualdad. CEPAL. [En línea] disponible en: /mecovi/docs/taller6/21.pdf [Accesado el 25 de Abril de 2011] Marinakis, A. Evolución de los salarios de América Latina , Publicación de la OIT. [En línea] disponible en [Accesado el 26 de mayo 2011]. Martínez, J. (2011). El Salvador: La crisis alimentaria profundiza las desigualdades de género La Haine [En línea] disponible en: [Accesado el 10 de Julio 2011] Mernies, J. Sibrián, R. y S. Ramasawmy; (2008), Midiendo privación alimentaria a niveles subnacionales con datos de Encuestas de Hogares usando el enfoque de la FAO. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación MINED, Historia de El Salvador, Tomo II, Convenio Cultural México-El Salvador. 147 P á g i n a

157 Mora, M., (2004). Desigualdad social: nuevos enfoques, viejos dilemas? Primera edición. Costa Rica. Flacso. Mora, M. Pérez, J. y Fernando, C. (2005) Desigualdad social en América Latina, Viejos problemas, nuevos debates. Primera edición. Costa Rica. Flacso. Organización de las Naciones Unidas (ONU,2005), Informe sobre la situación social en el mundo. El dilema de la desigualdad. Pérez Mira, J.M. (2002). Household budget surveys as a means of measuring visitor Expenditure, Measuring the economic significance of tourism, vol. 2, Organización Mundial del Turismo, Madrid. Pérez Sáinz, J. P. y M. Mora Salas., (2007). La persistencia de la miseria en Centroamérica. Una mirada desde la exclusión social. Primera edición. Costa Rica. Fundación Carolina/Flacso. Programa de las Naciones Unidas (PNUD, 1998). Informe Mundial sobre Desarrollo Humano Cambiar las pautas actuales de consumo para el Desarrollo Humano del futuro. Programa para las Naciones Unidas (PNUD, 2010). Informe del Desarrollo Humano para El Salvador De la pobreza y el consumismo al bienestar de la gente. Propuestas para un nuevo modelo de desarrollo. El Salvador. Programa de las Naciones Unidas (PNUD, 2010). Informe Regional sobre el Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe Actuar sobre el futuro: romper la trasmisión intergeneracional de la desigualdad. Sabates-Wheeler, R How are Patterns of Asset Inequality Established and Reproduced?. Institutional Pathways to Equity: Addressing Inequality Traps. Washington, DC: Banco Mundial. Sachs, J. D. y F. Larrain, (1994). Macroeconomía en la economía global. Primera Edición. México. Prentice Hall Hispanoamericana S.A. Sen, A. (1983). Poor, relatively speaking. Oxford Economic Papers. Oxford University Press. Vol. 35, Issue 2. Pp P á g i n a

158 ANEXOS ESTADÍSTICOS Anexo A Principales productos consumidos por los hogares en áreas urbanas Posición Descripción CCIF de los bienes y servicios Gasto mensual urbano 1 Alquileres imputados de vivienda, amueblada o no, que ocupan como residencia principal $80,855,854 2 Comedores $30,464,745 3 Pan y cereales $28,873,193 4 Vehículos (compra) $25,851,519 5 Servicios telefónicos y de facsímile $22,650,136 6 Otros aparatos, artículos y productos para la atención personal $21,812,396 7 Carne $21,715,996 8 Leche, queso y huevos $21,630,003 9 Combustible y lubricantes para vehículo de uso personal $18,532, Otros servicios financieros $16,963, Transporte de pasajeros por carretera $16,945, Prendas de vestir $16,217, Productos farmacéuticos $15,691, Electricidad $15,275, Legumbres y hortalizas $14,029, Alquileres efectivos de vivienda, amueblada o no, que ocupan como residencia principal $12,347, Bienes para el hogar no duraderos $12,064, Pagos por servicios que no han sido anteriormente nombrados $11,444, Restaurantes, cafés y similares $11,167, Zapatos y otros calzados $9,866, Aguas minerales, refrescos, jugos de frutas y de legumbres $9,036, Muebles y accesorios $8,617, Servicios para la conservación y reparación de la vivienda $7,999, Equipo para la recepción, grabación y reproducción de sonidos e imágenes $7,267, Enseñanza terciaria $6,803, Frutas $6,792, Enseñanza preescolar y enseñanza primaria $6,393, Artefactos para el hogar grandes, eléctricos o no $6,139, Suministro de agua $5,902, Enseñanza secundaria $5,614, Servicios domésticos y para el hogar $5,073, Servicios culturales $4,894, Salones de belleza y otros establecimientos de cuido personal $4,386, Productos alimenticios $4,168, Seguros relacionados a la salud $3,913,611 Fuente: PNUD (2010), con base en MINEC y DIGESTIC, P á g i n a

159 Anexo B Principales productos consumidos por los hogares en áreas rurales Posición Descripción CCIF de los bienes y servicios Gasto mensual urbano 1 Alquileres imputados de vivienda, amueblada o no, que ocupan como residencia principal $22,749,686 2 Pan y cereales $12,815,197 3 Leche, queso y huevos $8,391,409 4 Legumbres y hortalizas $7,265,899 5 Otros aparatos, artículos y productos para la atención personal $6,977,781 6 Transporte de pasajeros por carretera $6,956,056 7 Carne $6,217,430 8 Productos farmacéuticos $5,896,764 9 Comedores $5,759, Bienes para el hogar no duraderos $5,240, Prendas de vestir $5,076, Jardines, plantas y flores $4,681, Combustibles sólidos $4,462, Servicios para la conservación y reparación de la vivienda $4,191, Electricidad $3,850, Servicios telefónicos y de facsímile $3,699, Restaurantes, cafés y similares $3,622, Pagos por servicios que no han sido anteriormente nombrados $3,549, Aguas minerales, refrescos, jugos de frutas y de legumbres (nd) $3,246, Zapatos y otros calzados $3,182, Equipo para la recepción, grabación y reproducción de sonidos e imágenes $2,866, Azúcar, mermelada, miel, chocolate y dulces de azúcar $2,861, Muebles y accesorios $2,362, Vehículos (compra) $2,114, Productos alimenticios $2,108, Combustible y lubricantes para vehículo de uso personal $2,018, Aceites y grasas $1,831, Frutas $1,824, Pescado $1,756, Café, té y cocoa $1,731, Productos textiles para el hogar $1,712, Otros servicios financieros $1,674, Artefactos para el hogar grandes, eléctricos o no $1,621, Suministro de agua $1,613, Gas $1,330,306 Fuente: PNUD (2010), con base en MINEC y DIGESTIC, P á g i n a

160 Anexo C Análisis ANOVA Para poder comprobar que las diferencias entre deciles son significativas se realizaron unas pruebas de análisis de varianza (ANOVA) de una cola con un nivel de confianza del 95% y así mismo se utilizó la prueba de post-hoc asumiendo varianzas iguales según bonferroni con pruebas a dos colas, para lo cual se utilizó el programa SPSS. Para realizar la prueba se tomó como variable categórica el decil de ingreso al que pertenecen los hogares y como variable dependiente el gasto promedio mensual de los hogares. A continuación se presentan las pruebas de medias con el fin de determinar si existe diferencia en el consumo por decil de ingreso entre los hogares. Tabla 1-C Prueba ANOVA - Gasto mensual en consumo total. Suma de cuadrados gl Media cuadrática F Sig. Inter-grupos Intra-grupos Total Fuente: Elaboración propia según EHPM 2008 Ho = Gasto promedio total mensual entre los hogares no varía según el nivel de ingreso. H1 = Gasto promedio total mensual entre los hogares varía según el nivel de ingreso. De acuerdo a un nivel de confianza del 95% se rechaza la hipótesis nula, ya que el nivel de significancia del estadístico F es igual a cero. Por lo tanto, el gasto promedio total mensual entre los hogares es distinto para cada nivel de ingreso. Tabla 2-C Prueba ANOVA - Gasto mensual en consumo de alimentos. Suma de cuadrados gl Media cuadrática F Sig. Inter-grupos Intra-grupos Total Fuentes: Elaboración propia según EHPM P á g i n a

161 Ho = Gasto mensual en alimentos entre los hogares no varía según el nivel de ingreso. H1 = Gasto mensual en alimentos entre los hogares varía según el nivel de ingreso. De acuerdo a un nivel de confianza del 95% se rechaza la hipótesis nula, ya que el nivel de significancia del estadístico F es igual a cero. Por lo tanto, el gasto promedio en alimentación es distinto para cada nivel de ingreso. Tabla 3-C Prueba ANOVA - Gasto mensual en consumo en salud. Suma de cuadrados gl Media cuadrática F Sig. Inter-grupos Intra-grupos Total Fuente: Elaboración propia según EHPM 2008 Ho = Gasto mensual en salud entre los hogares no varía según el nivel de ingreso. H1 = Gasto mensual en salud entre los hogares varía según el nivel de ingreso. De acuerdo a un nivel de confianza del 95% se rechaza la hipótesis nula, ya que el nivel de significancia del estadístico F es igual a cero. Por lo tanto, el gasto promedio en salud es distinto para cada nivel de ingreso. Tabla 4-C Prueba ANOVA - Gasto mensual en consumo en educación. Suma de cuadrados gl Media cuadrática F Sig. Inter-grupos Intra-grupos Total Fuente: Elaboración propia según EHPM 2008 Ho = Gasto mensual en salud entre los hogares no varía según el nivel de ingreso. H1 = Gasto mensual en salud entre los hogares varía según el nivel de ingreso. 152 P á g i n a

162 De acuerdo a un nivel de confianza del 95% se rechaza la hipótesis nula, ya que el nivel de significancia del estadístico F es igual a cero. Por lo tanto, el gasto promedio en educación es distinto para cada nivel de ingreso. Tabla 5-C Prueba ANOVA - Gasto mensual en consumo en vivienda. Suma de cuadrados gl Media cuadrática F Sig. Inter-grupos Intra-grupos Total Fuente: Elaboración propia según EHPM 2008 Ho = Gasto mensual en vivienda entre los hogares no varía según el nivel de ingreso. H1 = Gasto mensual en vivienda entre los hogares varía según el nivel de ingreso. De acuerdo a un nivel de confianza del 95% se rechaza la hipótesis nula, ya que el nivel de significancia del estadístico F es igual a cero. Por lo tanto, el gasto promedio en vivienda es distinto para cada nivel de ingreso. Tabla 6-C Prueba ANOVA - Gasto mensual en consumo en servicios y artículos. Suma de cuadrados gl Media cuadrática F Sig. Inter-grupos Intra-grupos Total Fuente: Elaboración propia según EHPM 2008 Ho = Gasto mensual en vivienda entre los hogares no varía según el nivel de ingreso. H1 = Gasto mensual en vivienda entre los hogares varía según el nivel de ingreso. De acuerdo a un nivel de confianza del 95% se rechaza la hipótesis nula, ya que el nivel de significancia del estadístico F es igual a cero. Por lo tanto, el gasto promedio en servicios y artículos es distinto para cada nivel de ingreso. 153 P á g i n a

163 Tabla 7-C Prueba ANOVA - Gasto mensual en consumo en artículos misceláneos. Suma de cuadrados gl Media cuadrática F Sig. Inter-grupos Intra-grupos Total Fuente: Elaboración propia según EHPM 2008 Ho = Gasto mensual en vivienda entre los hogares no varía según el nivel de ingreso. H1 = Gasto mensual en vivienda entre los hogares varía según el nivel de ingreso. De acuerdo a un nivel de confianza del 95% se rechaza la hipótesis nula, ya que el nivel de significancia del estadístico F es igual a cero. Por lo tanto, el gasto promedio en artículos misceláneos es distinto para cada nivel de ingreso Anexo D Metodología Capitulo 3 Análisis Conglomerados Para poder clasificar los hogares de acuerdo al nivel y tipo de gasto en consumo que realizan, se utilizó el análisis de conglomerados. Este método permite descubrir agrupamientos de hogares sobre una base de similitudes y diferencias. Lo anterior indica que, los hogares que se encuentran en el mismo conglomerado tienen niveles de consumo homogéneos entre sí, pero diferentes con los demás hogares. Para poder obtener los conglomerados de hogares se utilizó el paquete estadístico SPSS y mediante la herramienta cluster en dos etapas se procedió a correr la prueba indicando que el gasto en consumo de los hogares sería el criterio para formar las agrupaciones de hogares. Posteriormente se calculó el porcentaje del gasto total que le dedicaba cada hogar a cada conglomerado de productos o servicios. Esto permitió obtener la estructura de gasto que poseía cada hogar en un conglomerado. 154 P á g i n a

164 Para la agrupación de hogares en SPSS se ocupó el análisis de clasificación con el método de análisis de conglomerados jerárquicos, utilizando los métodos de aglomeración de Wards y cálculo de distancia euclidea o distancia en línea recta. El método de wards calcula la media de todas las variables de cada conglomerado y posteriormente, para cada caso, calcula la distancia en línea recta respecto a esta media y se suma para todos ellos, así en cada paso, los conglomerados que se van formando serán aquellos que cuentan con el menor incremento en la suma de las distancias dentro de cada grupo. Para que la distancia en línea recta no fuera afectada por la medida o métrica de las variables se procedió a estandarizar las variables utilizadas. Las principales ventajas del método de Ward son las formaciones de conglomerados más compactos y de similar tamaño y la minimización de las pérdidas de información en el proceso de formación de los conglomerados..este análisis está basado en dos etapas, tal como su nombre lo indica. El primero paso es calcular por medio de un algoritmo el número de conglomerados que se podrían formar según las variables establecidas. El segundo paso es agrupar de forma jerárquica los hogares por medio del criterio de información Akaike. Al final de este procedimiento, se pueden clasificar y presentar los hogares según el nivel de consumo al que corresponden. Índice de Gini El índice de Gini 12 se utiliza para ponderar de forma numérica el grado de desigualdad en una distribución. Para el caso del trabajo de investigación es el ingreso y gasto de los hogares. Para el cálculo del índice de Gini se generara a partir de una expresión algebraica que se realizar a travez de la curva de Lorenz. Utilizando esta expresión matemática se puede deducir que el coeficiente de Gini se define como el cociente de las diferencias entre la línea de equidistribución y los valores de la curva de Lorenz. 12 Medina, F. (2002) Consideraciones sobre el índice de Gini para medir la concentración del ingreso.chile, CEPAL (Pág ) 155 P á g i n a

165 Anexo E Variación intra-conglomerado Consumo total Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Anexo F Variación intra-conglomerado 1 de educación Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Anexo G Variación intra-conglomerado 1 de salud 156 P á g i n a

166 Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Anexo H Variación intra-conglomerado 1 del gasto vivienda Fuente: Elaboración propia a partir de los datos de la EHPM2009 Anexo I Variación intra-conglomerado 1 de empleo 157 P á g i n a

DESIGUALDAD ECONÓMICA Y POBREZA EN COLOMBIA Eyleen Dayan Correa Montero, Soledad, Atlántico

DESIGUALDAD ECONÓMICA Y POBREZA EN COLOMBIA Eyleen Dayan Correa Montero, Soledad, Atlántico Tercer premio categoría Ensayo: DESIGUALDAD ECONÓMICA Y POBREZA EN COLOMBIA Eyleen Dayan Correa Montero, Soledad, Atlántico RESUMEN: La pobreza es una expresión de la desigualdad, ha sido considerada como

Más detalles

EL AHORRO Y SUS DETERMINANTES.

EL AHORRO Y SUS DETERMINANTES. EL AHORRO Y SUS DETERMINANTES. En este trabajo se expone las diferentes teorías del ahorro que han existido, los efectos del ahorro y hemos llevado acabo una regresión para comprobar si el ahorro depende

Más detalles

II. Evolución del Gasto, Ingreso y Líneas de Pobreza

II. Evolución del Gasto, Ingreso y Líneas de Pobreza II. Evolución del Gasto, Ingreso y Líneas de Pobreza II. Evolución del Gasto, Ingreso y Líneas de Pobreza 2.1 Evolución del gasto per cápita real En el año 2012, el gasto real promedio per cápita mensual

Más detalles

Niveles de Desigualdad en El Salvador: Impacto en el Desarrollo Humano. ABSTRACTO

Niveles de Desigualdad en El Salvador: Impacto en el Desarrollo Humano. ABSTRACTO Niveles de Desigualdad en El Salvador: Impacto en el Desarrollo Humano. Rosa Evelyn López Girón 1 ABSTRACTO El Salvador ha sido un país marcado, históricamente, por la desigualdad, la pobreza y la exclusión

Más detalles

obreza y déficit cuál ha sido la tendencia?*

obreza y déficit cuál ha sido la tendencia?* indicadores sociales obreza y déficit Pcalórico cuál ha sido la tendencia?* Judith Guabloche** y Augusta Alfageme*** En los últimos años, la evolución del déficit calórico ha mostrado algunas diferencias

Más detalles

CEFP/009/2008. Distribución del Ingreso y desigualdad en México: un análisis sobre la ENIGH 2000 2006

CEFP/009/2008. Distribución del Ingreso y desigualdad en México: un análisis sobre la ENIGH 2000 2006 CEFP/009/2008 Distribución del Ingreso y desigualdad en México: un análisis sobre la ENIGH 2000 2006 PALACIO LEGISLATIVO DE SAN LÁZARO, FEBRERO 2008. DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO Y DESIGUALDAD EN MÉXICO: UN

Más detalles

Crecimiento potencial del sector salud México

Crecimiento potencial del sector salud México Crecimiento potencial del sector salud México Por Luis de la Calle 1 El sector salud es una de las principales actividades económicas en México y, sin duda, uno de los de mayor crecimiento posible. Existen

Más detalles

ANTE LA POBREZA JUSTICIA Y SOLIDARIDAD. Sagrados Corazones Manquehue Departamento de Religión y Filosofía 2015 QUÉ ES LA POBREZA?

ANTE LA POBREZA JUSTICIA Y SOLIDARIDAD. Sagrados Corazones Manquehue Departamento de Religión y Filosofía 2015 QUÉ ES LA POBREZA? Sagrados Corazones Manquehue Departamento de Religión y Filosofía 2015 ANTE LA POBREZA JUSTICIA Y SOLIDARIDAD QUÉ ES LA POBREZA? El término pobreza se asocia inmediatamente a una situación de carencia

Más detalles

INEC METADATOS ODM 1. Instituto Nacional de Estadística y Censos. Área de Censos y Encuestas. Metadatos: Sistema de Indicadores

INEC METADATOS ODM 1. Instituto Nacional de Estadística y Censos. Área de Censos y Encuestas. Metadatos: Sistema de Indicadores INEC METADATOS ODM 1 Instituto Nacional de Estadística y Censos Área de Censos y Encuestas Metadatos: Sistema de Indicadores Sistema Objetivos de Desarrollos del Milenio INEC METADATOS ODM 2 INEC METADATOS

Más detalles

Newsletter sobre la situación laboral y social de la Argentina

Newsletter sobre la situación laboral y social de la Argentina 2007 Newsletter sobre la situación laboral y social de la Argentina enero 2007 indice :: SEL Consultores presenta un índice de bienestar de los hogares. auspician www.manpower.com.ar www.consolidarsalud.com.ar

Más detalles

TEMA 5 Demanda agregada: Familias y Empresas

TEMA 5 Demanda agregada: Familias y Empresas TEMA 5 Demanda agregada: Familias y Empresas Índice 5.1.- Introducción 5.2.- Supuestos del modelo 5.3.- La condición de equilibrio 5.4.- La demanda de consumo 5.5.- Análisis gráfico de la función de consumo.

Más detalles

Introducción. Antonio Machado

Introducción. Antonio Machado Introducción 1 "Hay que tener los ojos muy abiertos para ver las cosas como son; aún más abiertos para verlas otras de lo que son; más abiertos todavía para verlas mejores de lo que son". Antonio Machado

Más detalles

Preguntas y respuestas básicas acerca del Informe sobre la pobreza rural 2011

Preguntas y respuestas básicas acerca del Informe sobre la pobreza rural 2011 Preguntas y respuestas básicas acerca del Informe sobre la pobreza rural 2011 Qué es el Informe sobre la pobreza rural 2011? Por qué es importante? El informe es un examen exhaustivo de la pobreza rural,

Más detalles

Proyecto de Presupuesto Nacional 2015-2019. Exposición de Motivos Capítulo VII. El Uruguay Social

Proyecto de Presupuesto Nacional 2015-2019. Exposición de Motivos Capítulo VII. El Uruguay Social Proyecto de Presupuesto Nacional 2015-2019 Exposición de Motivos Capítulo VII. El Uruguay Social VII. EL URUGUAY SOCIAL La presente administración enfrenta el desafío de continuar profundizando los importantes

Más detalles

Programas de Nivel Secundario

Programas de Nivel Secundario JA Economía JA Economía examina los conceptos fundamentales de la micro, macro y economía internacional. Son siete las actividades requeridas lideradas por voluntarios. Los objetivos clave de aprendizaje

Más detalles

Conceptos y definiciones

Conceptos y definiciones Conceptos y definiciones A. Definiciones sobre informante, vivienda, residencia habitual y hogar Informante: Debe ser una persona miembro del hogar mayor de 15 años, que conozca suficientemente las características

Más detalles

POLÍTICA ECONÓMICA I. Curso 2008-2009 TEMA 9

POLÍTICA ECONÓMICA I. Curso 2008-2009 TEMA 9 POLÍTICA ECONÓMICA I Curso 2008-2009 TEMA 9 LA REDISTRIBUCIÓN DE LA RENTA 1. Conceptos básicos y causas de la desigualdad 1.1 Renta, riqueza y pobreza 1.2 Distribución funcional, personal y espacial 1.3

Más detalles

Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU) Indicadores de Pobreza y Desigualdad. Marzo 2015

Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU) Indicadores de Pobreza y Desigualdad. Marzo 2015 Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU) Indicadores de Pobreza y Desigualdad Marzo 1. Pobreza 1.1. Aspectos metodológicos. 1.2. Definiciones. 1.3. Líneas de pobreza y pobreza extrema.

Más detalles

Cifras básicas sobre fuerza de trabajo, pobreza e ingresos

Cifras básicas sobre fuerza de trabajo, pobreza e ingresos AÑO 1 ÁREA DE CENSOS Y ENCUESTAS UNIDAD DE DISEÑO, ANÁLISIS Y OPERACIONES NUEVA ENCUESTA NACIONAL DE HOGARES Cifras básicas sobre fuerza de trabajo, pobreza e ingresos Julio 2010 San José, Costa Rica DICIEMBRE

Más detalles

4. MICROECONOMIA: LA DISTRIBUCION DEL INGRESO

4. MICROECONOMIA: LA DISTRIBUCION DEL INGRESO 4. MICROECONOMIA: LA DISTRIBUCION DEL INGRESO 4.1 Distribución y sistema de precios Un elemento importante en todo tipo de mercado son los precios, ya que transmiten señales importantes a quienes participan

Más detalles

Estadísticas de Productividad en América Latina y el Caribe

Estadísticas de Productividad en América Latina y el Caribe Estadísticas de Productividad en América Latina y el Caribe Gonzalo G. Capriles Introducción La productividad es la cantidad de producción de bienes y servicios por cada unidad de recurso empleado para

Más detalles

5. MACROECONOMIA: EL ANALISIS DEL INGRESO NACIONAL

5. MACROECONOMIA: EL ANALISIS DEL INGRESO NACIONAL 5. MACROECONOMIA: EL ANALISIS DEL INGRESO NACIONAL 5.1 Conceptos básicos Como ya se mencionó en el tema 1, la parte medular de la economía como ciencia es la teoría económica, pues es donde han surgido,

Más detalles

Objetivo 1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Objetivo 1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre Objetivo 1 Erradicar la pobreza extrema y el hambre 16 Instituto Nacional de Estadística e Informática Objetivo Erradicar la Pobreza Extrema y el Hambre 1 Objetivo 1 METAS E INDICADORES DEL OBJETIVO 1

Más detalles

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES ESCUELA DE PSICOLOGIA

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES ESCUELA DE PSICOLOGIA FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES ESCUELA DE PSICOLOGIA TEMA: NIVELES DE ANSIEDAD EN LA ETAPA PRE- COMPETITIVA Y COMPETITIVA RELACIONADAS CON EL RENDIMINETO DEPORTIVO. (Estudio correlacional realizado en primer

Más detalles

Umbrales de pobreza. Datos estadísticos a partir de la encuesta de condiciones de vida. Aragón.

Umbrales de pobreza. Datos estadísticos a partir de la encuesta de condiciones de vida. Aragón. Instituto Aragonés de Estadística / Nivel, Calidad y Condiciones de vida/ Condiciones de Vida y pobreza/ Pobreza. Objetivo: proporcionar información sobre la renta, el nivel y composición de la pobreza

Más detalles

TRABAJO DE GRADUACIÓN PARA OPTAR AL GRADO DE LICENCIATURA EN CONTADURÍA PÚBLICA

TRABAJO DE GRADUACIÓN PARA OPTAR AL GRADO DE LICENCIATURA EN CONTADURÍA PÚBLICA UNIVERSIDAD DE ORIENTE UNIVO FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS ANÁLISIS DE LA NORMA INTERNACIONAL DE CONTABILIDAD No. 37: PROVISIONES, ACTIVOS CONTINGENTES Y PASIVOS CONTINGENTES, Y SU APLICACIÓN EN LAS

Más detalles

La pobreza infantil se acentúa y se cronifica en España

La pobreza infantil se acentúa y se cronifica en España Nota de prensa El volumen número 40 de la Colección de Estudios Sociales de la Obra Social la Caixa analiza hasta qué punto el bienestar económico de los niños se ha visto afectado por la crisis La pobreza

Más detalles

ELÍNDICEDE DESARROLLO HUMANO BOLETÍNNº10

ELÍNDICEDE DESARROLLO HUMANO BOLETÍNNº10 ELÍNDICEDE DESARROLLO HUMANO BOLETÍNNº10 AGOSTO2014 El Índice de Desarrollo Humano El Índice de Desarrollo Humano (IDH) es un indicador creado por el Programa de las Naciones Unidas (PNUD) con el objetivo

Más detalles

PRESENTACIÓN LA DIRECCION

PRESENTACIÓN LA DIRECCION PRESENTACIÓN La Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos (DGEEC) de la Secretaría Técnica de Planificación de la Presidencia de la República, presenta los Resultados de la Encuesta Permanente

Más detalles

UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS

UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA FACULTAD DE CIENCIAS ECONOMICAS TRABAJO DE GRADO PROPUESTA DE UN PLAN PROMOCIONAL PARA POTENCIAR LA VENTA AL DETALLE DE PISOS Y AZULEJOS CERÁMICOS QUE COMERCIALIZA LA EMPRESA

Más detalles

Metodología para la Medición de la Pobreza en el Perú

Metodología para la Medición de la Pobreza en el Perú Año 1 - Nº 02 ENERO 2000 Metodología para la Medición de la Pobreza en el Perú El objetivo de la presente publicación es divulgar los conceptos y métodos de medición de la pobreza en el Perú y en la región,

Más detalles

Boletín Económico. Ensayo: Uso productivo de las Remesas Familiares (2º. Lugar) Introducción. Objetivos del Trabajo. Orígenes de las Remesas

Boletín Económico. Ensayo: Uso productivo de las Remesas Familiares (2º. Lugar) Introducción. Objetivos del Trabajo. Orígenes de las Remesas Boletín Económico Ensayo: Uso productivo de las Remesas Familiares (2º. Lugar) Introducción Juan Ramón Cortez Rodríguez 1 Este trabajo quiere resaltar la importancia de las remesas familiares para la economía

Más detalles

Argentina: granero del mundo e insuficiencia alimentaria de su población?

Argentina: granero del mundo e insuficiencia alimentaria de su población? Aparicio, Susana. (marzo 2009). Argentina: granero del mundo e insuficiencia alimentaria de su población? : La paradoja nacional. En: Encrucijadas, no. 46. Universidad de Buenos Aires. Disponible en el

Más detalles

Casi todo procedimiento en la definición del nivel de subsistencia de la pobreza puede ser razonablemente cuestionado.

Casi todo procedimiento en la definición del nivel de subsistencia de la pobreza puede ser razonablemente cuestionado. II. 1. Introducción Una de las principales trabas al desarrollo es la pobreza. En África, la mitad de la población vive con menos de un dólar al día. Más de la mitad de la población no tiene acceso al

Más detalles

QUIÉNES Y CÓMO SON LAS PERSONAS EN RIESGO DE POBREZA Y EXCLUSIÓN SOCIAL EN ESPAÑA? Algunas propuestas de políticas públicas

QUIÉNES Y CÓMO SON LAS PERSONAS EN RIESGO DE POBREZA Y EXCLUSIÓN SOCIAL EN ESPAÑA? Algunas propuestas de políticas públicas QUIÉNES Y CÓMO SON LAS PERSONAS EN RIESGO DE POBREZA Y EXCLUSIÓN SOCIAL EN ESPAÑA? Algunas propuestas de políticas públicas Junio 2014 1. INTRODUCCIÓN En un entorno marcado por la profunda crisis económica

Más detalles

Encuesta Nacional de Hogares Julio 2014

Encuesta Nacional de Hogares Julio 2014 ISSN: 2215-3381 Encuesta Nacional de Hogares Julio 2014 RESULTADOS GENERALES San José, Costa Rica OCTUBRE 2014 ISSN: 2215-3381 Encuesta Nacional de Hogares Julio 2014 Resultados generales San José, Costa

Más detalles

EVOLUCIÓN DE LA POBREZA MONETARIA 2009-2014. Informe Técnico

EVOLUCIÓN DE LA POBREZA MONETARIA 2009-2014. Informe Técnico EVOLUCIÓN DE LA POBREZA MONETARIA 2009-2014 Informe Técnico Lima, abril 2015 Presentación El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), órgano rector del Sistema Estadístico Nacional, tiene

Más detalles

UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES

UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES PROGRAMA DE ESCUELA DE PADRES Y MADRES COMO ESTRATEGIA PARA PROMOVER EL ACERCAMIENTO DE LOS PADRES Y MADRES A LA ESCUELA DE EDUCACIÓN PARVULARIA,

Más detalles

LA RECREACIÓN Y SUS APORTES AL DESARROLLO HUMANO Por: Esperanza Osorio C. Directora Ejecutiva Nacional de FUNLIBRE

LA RECREACIÓN Y SUS APORTES AL DESARROLLO HUMANO Por: Esperanza Osorio C. Directora Ejecutiva Nacional de FUNLIBRE COMPENSAR Taller Reflexiones sobre el Bienestar en la Empresa GERENCIA DE GESTIÓN SOCIAL LA RECREACIÓN Y SUS APORTES AL DESARROLLO HUMANO Por: Esperanza Osorio C. Directora Ejecutiva Nacional de FUNLIBRE

Más detalles

Taller Regional Las Encuestas en Hogares en América Latina: Estado de situación y prospectiva. EL Salvador SANTIAGO, 14-16 DE OCTUBRE DE 2015

Taller Regional Las Encuestas en Hogares en América Latina: Estado de situación y prospectiva. EL Salvador SANTIAGO, 14-16 DE OCTUBRE DE 2015 Taller Regional Las Encuestas en Hogares en América Latina: Estado de situación y prospectiva EL Salvador SANTIAGO, 14-16 DE OCTUBRE DE 2015 Objetivos Objetivos de DIGESTYC. Compartir los principales

Más detalles

Capítulo 2. Características de la Población Económicamente Activa Ocupada

Capítulo 2. Características de la Población Económicamente Activa Ocupada Capítulo 2 Características de la Población Económicamente Activa Ocupada 2. Características de la Población Económicamente Activa Ocupada 2.1 Población económicamente activa ocupada Al examinar los componentes

Más detalles

INSTITUCIÓN EDUCATIVA ACADÉMICO PLAN DE AREA CIENCIAS ECONÓMICAS Y POLITICAS AÑO LECTIVO 2.009 2.010 RESPOSABLES: BERNARDO FRANCO P Y JAIRO TOMÉ

INSTITUCIÓN EDUCATIVA ACADÉMICO PLAN DE AREA CIENCIAS ECONÓMICAS Y POLITICAS AÑO LECTIVO 2.009 2.010 RESPOSABLES: BERNARDO FRANCO P Y JAIRO TOMÉ INSTITUCIÓN EDUCATIVA ACADÉMICO PLAN DE AREA CIENCIAS ECONÓMICAS Y POLITICAS AÑO LECTIVO 2.009 2.010 RESPOSABLES: BERNARDO FRANCO P Y JAIRO TOMÉ MARCO TEÓRICO En las condiciones actuales del desarrollo

Más detalles

Reporte de Pobreza por Ingresos MARZO 2015

Reporte de Pobreza por Ingresos MARZO 2015 Reporte de Pobreza por Ingresos MARZO 2015 1 Resumen Ejecutivo En el presente documento se exhiben los resultados obtenidos en el cálculo de pobreza y desigualdad por ingresos a partir de la Encuesta Nacional

Más detalles

I.2. Conceptos económicos básicos

I.2. Conceptos económicos básicos I.2. Conceptos económicos básicos I.2.1. Tipos de actividades económicas Hemos visto que la economía se ocupa de orientar el aspecto de la actividad humana dirigida a la consecución de bienes escasos para

Más detalles

Pontificia Universidad Católica del Ecuador

Pontificia Universidad Católica del Ecuador 1. DATOS INFORMATIVOS: MATERIA O MÓDULO: INTRODUCCIÓN A LA ECONOMÍA CÓDIGO: 20096 CARRERA: Economía NIVEL: Primero No. CRÉDITOS: 4 SEMESTRE / AÑO ACADÉMICO: II semestre 2010-2011 PROFESOR: Nombre: JOSÉ

Más detalles

PREGUNTAS que faciliten la comprensión del fenómeno alcista de los precios de las

PREGUNTAS que faciliten la comprensión del fenómeno alcista de los precios de las LA VIVIENDA ES ACCESIBLE? Pepa García Jaén. Geógrafa Urbanista PREGUNTAS que faciliten la comprensión del fenómeno alcista de los precios de las viviendas, sus efectos entre los ciudadanos/demandantes

Más detalles

Encuentro Nacional de Legisladoras. Impulsando en la agenda legislativa la perspectiva de género. Palacio Legislativo de San Lázaro

Encuentro Nacional de Legisladoras. Impulsando en la agenda legislativa la perspectiva de género. Palacio Legislativo de San Lázaro Encuentro Nacional de Legisladoras Impulsando en la agenda legislativa la perspectiva de género Palacio Legislativo de San Lázaro 26 de febrero de 2008 Patricia Olamendi Torres En el año 1997, sólo un

Más detalles

Análisis del impacto de la universalización de Asignaciones Familiares y de la implementación de una Renta Básica

Análisis del impacto de la universalización de Asignaciones Familiares y de la implementación de una Renta Básica Análisis del impacto de la universalización de Asignaciones Familiares y de la implementación de una Renta Básica Unidad de Evaluación Prospectiva de Políticas Públicas Departamento de Políticas Sociales

Más detalles

FACULTAT DE CIÈNCIES SOCIALS DIPLOMATURA EN RELACIONES LABORALES ECONOMÍA LABORAL CURSO 2008-2009 GUIÓN TEMAS 2, 3 Y 4 (GRUPO F)

FACULTAT DE CIÈNCIES SOCIALS DIPLOMATURA EN RELACIONES LABORALES ECONOMÍA LABORAL CURSO 2008-2009 GUIÓN TEMAS 2, 3 Y 4 (GRUPO F) Departament d Economia Aplicada FACUTAT DE CIÈNCIES SOCIAS DIPOMATURA EN REACIONES ABORAES ECONOMÍA ABORA CURSO 2008-2009 GUIÓN TEMAS 2, 3 Y 4 (GRUPO F) Profesor: Josep Banyuls TEMA 2. E ANÁISIS ECONÓMICO

Más detalles

CAPÍTULO I. Inserción laboral y brechas de equidad de género en América Latina. Laís Abramo María Elena Valenzuela 1 A.

CAPÍTULO I. Inserción laboral y brechas de equidad de género en América Latina. Laís Abramo María Elena Valenzuela 1 A. CAPÍTULO I: INSERCIÓN LABORAL Y BRECHAS DE EQUIDAD DE GÉNERO 29 CAPÍTULO I Inserción laboral y brechas de equidad de género en América Latina Laís Abramo María Elena Valenzuela 1 A. INTRODUCCIÓN Después

Más detalles

DOCUMENTO BASE FEMINISMOS EN LA AGENDA DEL DESARROLLO DERECHOS ECONÓMICOS DE LAS MUJERES

DOCUMENTO BASE FEMINISMOS EN LA AGENDA DEL DESARROLLO DERECHOS ECONÓMICOS DE LAS MUJERES DERECHOS ECONÓMICOS DE LAS MUJERES El modelo de relaciones sociales y económicas existente en el mundo impide que las mujeres podamos disfrutar de nuestros derechos en condiciones de igualdad. Asimismo,

Más detalles

LA MEDICION DE LA POBREZA EN COLOMBIA

LA MEDICION DE LA POBREZA EN COLOMBIA LA EDICION DE LA POBREZA EN COLOBIA Agosto 1999 Este estudio fue preparado por Fabio Sánchez, jefe de la Unidad de Análisis acroeconómico del Departamento Nacional de Planeación y Jairo Núñez, asesor de

Más detalles

UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA

UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS ESCUELA DE CIENCIAS EMPRESARIALES TRABAJO DE GRADUACIÓN TESIS: PROPUESTA DE HERRAMIENTAS DE ORGANIZACIÓN QUE CONTRIBUYAN A INCREMENTAR LA COMPETITIVIDAD

Más detalles

Planteamiento del Problema. 1.1 Definición del tema

Planteamiento del Problema. 1.1 Definición del tema Planteamiento del Problema 1.1 Definición del tema Percepción que tienen los residentes de 35 a 50 años del municipio de San salvador acerca de las labores altruistas que realiza la Fundación Hermano Pedro

Más detalles

PROBLEMAS COLOMBIANOS DOCENTE: MARILUZ OJEDA BOTINA TRABAJO SOCIAL FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANAS

PROBLEMAS COLOMBIANOS DOCENTE: MARILUZ OJEDA BOTINA TRABAJO SOCIAL FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANAS PROBLEMAS COLOMBIANOS DOCENTE: MARILUZ OJEDA BOTINA TRABAJO SOCIAL FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANAS La pobreza como concepto, ha sido interpretada a lo largo de la historia a partir de varios criterios.

Más detalles

EVOLUCIÓN DE LA POBREZA MONETARIA 2009-2013. Informe Técnico

EVOLUCIÓN DE LA POBREZA MONETARIA 2009-2013. Informe Técnico EVOLUCIÓN DE LA POBREZA MONETARIA 2009-2013 Informe Técnico Lima, mayo 2014 Presentación El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) tiene entre sus funciones, la producción de los indicadores

Más detalles

Enfoques de mercado BOP. Una alternativa para reducir la pobreza y desarrollar nuevos mercados.

Enfoques de mercado BOP. Una alternativa para reducir la pobreza y desarrollar nuevos mercados. Enfoques de mercado BOP. Una alternativa para reducir la pobreza y desarrollar nuevos mercados. Ing. Arturo M. Calvente Ref. Socioecología y desarrollo sustentable UAIS-SDS-100-003 Julio 2007 Abstract

Más detalles

MIGRACIÓK FE~iENINA. S ' IMPACTO E LAS RELACIO 'ES DE GÉI\'ERO. CARME 'GREGORIO GIL (EDITORIAL NARCEA S.A., MADRID, 1998) R,' .'.

MIGRACIÓK FE~iENINA. S ' IMPACTO E LAS RELACIO 'ES DE GÉI\'ERO. CARME 'GREGORIO GIL (EDITORIAL NARCEA S.A., MADRID, 1998) R,' .'. MIGRACIÓK FE~iENINA. S ' IMPACTO E LAS RELACIO 'ES DE GÉI\'ERO. CARME 'GREGORIO GIL (EDITORIAL NARCEA S.A., MADRID, 1998) R,'.,.".. - Al el) 1';,_ t}::,:/.:~ Migración.'. femenina Desde mediados de la

Más detalles

Comportamiento de la economía y acceso a los alimentos

Comportamiento de la economía y acceso a los alimentos 5 Comportamiento de la economía y acceso a los alimentos Mensaje La inserción de Centroamérica en la economía internacional, de forma general, logró impulsar el crecimiento económico, pero no logró generar

Más detalles

Objetivo 1: Erradicar la Pobreza Extrema y el Hambre

Objetivo 1: Erradicar la Pobreza Extrema y el Hambre Objetivo 1: Erradicar la Pobreza Extrema y el Hambre Pobreza y hambre De qué hablamos? El primer Objetivo del Milenio (ODM) persigue erradicar la pobreza extrema y el hambre; y tiene como metas reducir

Más detalles

Perspectivas sobre la pobreza y la desigualdad en México:

Perspectivas sobre la pobreza y la desigualdad en México: Perspectivas sobre la pobreza y la desigualdad en México: Hay que correr más rápido que el tigre MIGUEL SZÉKELY Economista. Ex subsecretario de prospectiva, planeación y evaluación de la Sedesol. Muchas

Más detalles

III. LA POBREZA, PROBLEMA MUNDIAL. Antecedentes

III. LA POBREZA, PROBLEMA MUNDIAL. Antecedentes III. LA POBREZA, PROBLEMA MUNDIAL Antecedentes En un entorno donde la mayoría de miembros de la comunidad internacional 1 son independientes y las relaciones internacionales han permitido buscar alternativas

Más detalles

CENTRAR LA POLÍTICA SOCIAL EN LA LUCHA CONTRA LA POBREZA: VENTAJAS Y DESVENTAJAS

CENTRAR LA POLÍTICA SOCIAL EN LA LUCHA CONTRA LA POBREZA: VENTAJAS Y DESVENTAJAS CENTRAR LA POLÍTICA SOCIAL EN LA LUCHA CONTRA LA POBREZA: VENTAJAS Y DESVENTAJAS Andrés Felipe Cubillos Novella 1 Luz Stella De la Ossa Velásquez 2 Para el análisis planteado en el presente ensayo, en

Más detalles

5.4.- QUÉ PASA CON LOS SALARIOS?

5.4.- QUÉ PASA CON LOS SALARIOS? El salario real medio cayó casi un 6% en los tres últimos años tras la pérdida de 2,4 millones de empleos por cuenta ajena. Mujeres, empleados a tiempo parcial y temporal, jóvenes y extranjeros son los

Más detalles

La situación social en la coyuntura 2008 2009

La situación social en la coyuntura 2008 2009 UCA La situación social en la coyuntura 8 9 Condición económica de los hogares: La crisis afecta a todos los sectores pero golpea fundamentalmente a los segmentos más vulnerables de la sociedad Desde el

Más detalles

II. LA SITUACIÓN DEL EMPLEO EN EL ISTMO CENTROAMERICANO: INFORMALIDAD, PRECARIEDAD LABORAL, CRECIMIENTO ECONÓMICO Y POBREZA

II. LA SITUACIÓN DEL EMPLEO EN EL ISTMO CENTROAMERICANO: INFORMALIDAD, PRECARIEDAD LABORAL, CRECIMIENTO ECONÓMICO Y POBREZA 28 II. LA SITUACIÓN DEL EMPLEO EN EL ISTMO CENTROAMERICANO: INFORMALIDAD, PRECARIEDAD LABORAL, CRECIMIENTO ECONÓMICO Y POBREZA La CEPAL ha propiciado la realización de una serie de estudios sobre el impacto

Más detalles

QUÉ TAN DIFÍCIL ES AHORRAR PARA LOS COLOMBIANOS?

QUÉ TAN DIFÍCIL ES AHORRAR PARA LOS COLOMBIANOS? 0 QUÉ TAN DIFÍCIL ES AHORRAR PARA LOS COLOMBIANOS? "El ahorro consiste en poner cuidado y escrúpulo al gastar los medios de que se dispone. No es una virtud y no requiere destreza ni talento Kant. Desde

Más detalles

Segui buscando en la Red de Bibliotecas Virtuales de CLACSO http://biblioteca.clacso.edu.ar

Segui buscando en la Red de Bibliotecas Virtuales de CLACSO http://biblioteca.clacso.edu.ar Políticas de transporte público y su efecto sobre la equidad. Avances y desafíos en la Titulo reforma del sistema de la ciudad de Montevideo Policy brief Hernández, Diego - Autor/a; Autor(es) Buenos Aires

Más detalles

ACERCA DEL MÉTODO UTILIZADO PARA LA MEDICIÓN DE LA POBREZA EN ARGENTINA 1.

ACERCA DEL MÉTODO UTILIZADO PARA LA MEDICIÓN DE LA POBREZA EN ARGENTINA 1. ACERCA DEL MÉTODO UTILIZADO PARA LA MEDICIÓN DE LA POBREZA EN ARGENTINA 1. 1. Consideraciones generales La pobreza es, y ha sido por mucho tiempo, una temática central en el análisis de la situación social

Más detalles

EFECTOS DEL IVA EN LA ECONOMÍA. Decanos Julián Santiago Vásquez Roldán Alejandro Mejía Diaz

EFECTOS DEL IVA EN LA ECONOMÍA. Decanos Julián Santiago Vásquez Roldán Alejandro Mejía Diaz EFECTOS DEL IVA EN LA ECONOMÍA Decanos Julián Santiago Vásquez Roldán Alejandro Mejía Diaz Primera Parte Decano de Economía EFECTOS DEL IVA EN LA ECONOMÍA SEMINARIO INTERDISCIPLINAR ECONOMÍA Y CONTADURÍA

Más detalles

Algunas peculiaridades del mercado de suelo urbano

Algunas peculiaridades del mercado de suelo urbano Carlos Morales Schechinger Profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México y del Lincoln Institute of Land Policy. Texto preparado para el curso de Educación a Distancia Mercados de Suelo en Ciudades

Más detalles

En esta contribución me propongo destacar

En esta contribución me propongo destacar Ramón Robledo Padilla* En esta contribución me propongo destacar que Canadá es un país que ocupa los primeros lugares en el Informe de desarrollo humano que presenta el programa de las Naciones Unidas.

Más detalles

Por quién doblan las campanas.

Por quién doblan las campanas. Porque estudiar economía? La gente lo hace por muchas razones. Porque espera ganar dinero. Porque se consideran analfabetos a aquellos que no comprenden cómo se aplican a la energía las leyes de la oferta

Más detalles

Desafíos para avanzar en mayor equidad desde la educación en América Latina y el Caribe

Desafíos para avanzar en mayor equidad desde la educación en América Latina y el Caribe Desafíos para avanzar en mayor equidad desde la educación en América Latina y el Caribe Martín Hopenhayn Director de la División de Desarrollo Social, CEPAL III Reunión de la Mesa del Proyecto Regional

Más detalles

CONDICIONES DE EQUIDAD EN LA DISPONIBILIDAD Y UTILIZACIÓN DE LOS SERVICIOS DE SALUD EN EL SALVADOR 2001

CONDICIONES DE EQUIDAD EN LA DISPONIBILIDAD Y UTILIZACIÓN DE LOS SERVICIOS DE SALUD EN EL SALVADOR 2001 UNIVERSIDAD DE EL SALVADOR MAESTRIA EN SALUD PÚBLICA UNIVERSIDAD DE EL SALVADOR FACULTAD DE MEDICINA MAESTRIA EN SALUD PÚBLICA TRABAJO DE GRADUACION PARA OPTAR LA GRADO DE MAESTRO DE SALUD PUBLICA CONDICIONES

Más detalles

CAPÍTULO 22 DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO

CAPÍTULO 22 DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO CAPÍTULO 22 DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO El ingreso que se genera en una economía se distribuye según la aportación que a la producción hacen los agentes propietarios de los medios de la producción: Al inversionista

Más detalles

OBJETIVO: 1. Erradicar la Pobreza Extrema y el Hambre

OBJETIVO: 1. Erradicar la Pobreza Extrema y el Hambre OBJETIVO: 1 Erradicar la Pobreza Extrema y el Hambre I. Erradicar la Pobreza Extrema y el Hambre METAS E INDICADORES DEL OBJETIVO 1 Objetivo 1 Meta Indicadores Indicadores oficiales 1. Erradicar la pobreza

Más detalles

Capítulo 17 Análisis de correlación lineal: Los procedimientos Correlaciones bivariadas y Correlaciones parciales

Capítulo 17 Análisis de correlación lineal: Los procedimientos Correlaciones bivariadas y Correlaciones parciales Capítulo 17 Análisis de correlación lineal: Los procedimientos Correlaciones bivariadas y Correlaciones parciales Cuando se analizan datos, el interés del analista suele centrarse en dos grandes objetivos:

Más detalles

1. Planteamiento del problema

1. Planteamiento del problema 1 1. Planteamiento del problema 1.1 Situación problemática. Día a día las personas en su cotidiano vivir, reciben miles de mensajes a través de los diferentes medios publicitarios y es que la publicidad

Más detalles

Documento de Trabajo Nº9 El nuevo patrón de crecimiento y su impacto sobre la distribución del ingreso

Documento de Trabajo Nº9 El nuevo patrón de crecimiento y su impacto sobre la distribución del ingreso Documento de Trabajo Nº9 El nuevo patrón de crecimiento y su impacto sobre la distribución del ingreso Marzo de 2011 La distintas formas de evaluar la distribución del ingreso Para medir el grado de desigualdad

Más detalles

La juventud ante los problemas del mundo que les rodea

La juventud ante los problemas del mundo que les rodea 5 La juventud ante los problemas del mundo que les rodea Para situar adecuadamente los discursos generales que los jóvenes tienen sobre ellos mismos, se ha actualizado también cual su evaluación sobre

Más detalles

Salud. Educación. Migración. www.inec.gov.ec

Salud. Educación. Migración. www.inec.gov.ec DIRECTORIO Byron Villacís Cruz DIRECTOR GENERAL David Vera Alcívar DIRECTOR DE GESTIÓN ESTRATÉGICA INSTITUCIONAL César Zanafria Niquinga DIRECTOR DE ASESORÍA JURÍDICA Claudio Gallardo León DIRECTOR DE

Más detalles

El presente documento ha mencionado varias tendencias en diversos ámbitos, como

El presente documento ha mencionado varias tendencias en diversos ámbitos, como 4. TEMAS DE DISCUSIÓN 4.1. Tendencias. El presente documento ha mencionado varias tendencias en diversos ámbitos, como La transición a la economía postindustrial de conocimiento y de servicios El Estado

Más detalles

POLÍTICAS DE BIENESTAR: INDICADORES OBJETIVOS Y SUBJETIVOS PARA LA MEDICIÓN DE LA CALIDAD DE VIDA EN SINALOA, MÉXICO.

POLÍTICAS DE BIENESTAR: INDICADORES OBJETIVOS Y SUBJETIVOS PARA LA MEDICIÓN DE LA CALIDAD DE VIDA EN SINALOA, MÉXICO. Foro Internacional de Políticas de Bienestar y Desarrollo Gobierno del Estado de Jalisco Ciudad de Guadalajara, 24 al 26 de Noviembre de 2014 POLÍTICAS DE BIENESTAR: INDICADORES OBJETIVOS Y SUBJETIVOS

Más detalles

Comparaciones de pobreza y desigualdad

Comparaciones de pobreza y desigualdad Comparaciones de pobreza y desigualdad El problema de la pobreza en una sociedad puede ser evaluado desde tres perspectivas complementarias entre sí : Las medidas de incidencia. Informan acerca de la extensión

Más detalles

CON DEMOCRACIA Y JUSTICIA SE ATACARÁ LA POBREZA EXTREMA DE LAS ZONAS MARGINADAS DE LA REGION DEL MAYO

CON DEMOCRACIA Y JUSTICIA SE ATACARÁ LA POBREZA EXTREMA DE LAS ZONAS MARGINADAS DE LA REGION DEL MAYO CON DEMOCRACIA Y JUSTICIA SE ATACARÁ LA POBREZA EXTREMA DE LAS ZONAS MARGINADAS DE LA REGION DEL MAYO RESPONSABLE: M.A. GENARO OCHOA VEGA COLABORADORES: M.A. IRMA LAURA GONZALEZ VELAZQUEZ M.A. MARÍA ANTONIETA

Más detalles

Tema 1: La conducta del consumidor

Tema 1: La conducta del consumidor Tema 1: La conducta del consumidor 1.1. Las preferencias del consumidor. Concepto de utilidad. 1.2. La restricción presupuestaria. 1.3. La elección del consumidor. 1.4. Los índices del coste de la vida.

Más detalles

LA PRINCIPAL PREOCUPACIÓN DE LAS PERSONAS MAYORES DE 65 AÑOS SON LAS PENSIONES (60%), SEGUIDO DE LA SOLEDAD (46%) Y LA SALUD (39%)

LA PRINCIPAL PREOCUPACIÓN DE LAS PERSONAS MAYORES DE 65 AÑOS SON LAS PENSIONES (60%), SEGUIDO DE LA SOLEDAD (46%) Y LA SALUD (39%) BARÓMETRO VIDACAIXA SOBRE HÁBITOS FINANCIEROS DE LAS PERSONAS MAYORES DE 65 AÑOS LA PRINCIPAL PREOCUPACIÓN DE LAS PERSONAS MAYORES DE 65 AÑOS SON LAS PENSIONES (60%), SEGUIDO DE LA SOLEDAD (46%) Y LA SALUD

Más detalles

Desafíos de las Microfinanzas

Desafíos de las Microfinanzas Seminario de Economía N 104 7 de mayo de 2009 Desafíos de las Microfinanzas Gastón Repetto (Banco Central de la República Argentina) Raquel Marbán Flores (Fundación Microfinanzas BBVA) Javier Penna Girard

Más detalles

Impacto de los precios en la seguridad alimentaria.

Impacto de los precios en la seguridad alimentaria. UNIVERSIDAD DE EL SALVADOR MAESTRIA EN MICROBIOLOGIA E INOCUIDAD DE ALIMENTOS. Impacto de los precios en la seguridad alimentaria. Por: Dr. Antonio Vásquez Licda Claribel Rodríguez Ing Wigberto Lara Profesor:

Más detalles

DÍA INTERNACIONAL PARA LA ERRADICACIÓN DE LA POBREZA 17 de octubre

DÍA INTERNACIONAL PARA LA ERRADICACIÓN DE LA POBREZA 17 de octubre DÍA INTERNACIONAL PARA LA ERRADICACIÓN DE LA POBREZA 17 de octubre La desigualdad entre los sexos es una de las causas principales de exclusión social y de atraso en el mundo y un verdadero obstáculo para

Más detalles

Tema 1:La empresa y el sistema económico

Tema 1:La empresa y el sistema económico Tema 1:La empresa y el sistema económico 1.Concepto de economía 2. Algunos conceptos básicos de economía 3.La curva de transformación 4.Problemas económicos fundamentales 5.Los sistemas económicos 6.Los

Más detalles

Capítulo 9. La distribución de las ganancias

Capítulo 9. La distribución de las ganancias Capítulo 9. La distribución de las ganancias Introducción La distribución personal de las ganancias es el patrón nacional de las proporciones de las ganancias salariales correspondientes a los individuos

Más detalles

Las Matemáticas En Ingeniería

Las Matemáticas En Ingeniería Las Matemáticas En Ingeniería 1.1. Referentes Nacionales A nivel nacional se considera que el conocimiento matemático y de ciencias naturales, sus conceptos y estructuras, constituyen una herramienta para

Más detalles

Cómo ha evolucionado el enfoque de Mujeres en el Desarrollo (MED) a Género en el Desarrollo (GED)?

Cómo ha evolucionado el enfoque de Mujeres en el Desarrollo (MED) a Género en el Desarrollo (GED)? Cómo ha evolucionado el enfoque de Mujeres en el Desarrollo (MED) a Género en el Desarrollo (GED)? Carmen de la Cruz, Guía metodológica para integrar la perspectiva de género en proyectos y programas de

Más detalles

solidaridad entre individuos, colectivos, territorios y generaciones".

solidaridad entre individuos, colectivos, territorios y generaciones. SISTEMAS FISCALES Y COHESION SOCIAL QUE ES LA COHESIÓN SOCIAL? COMO MEDIR LA COHESI COHESIO ON SOCIAL LA FISCALIDAD COMO MEDIO PARA FOMENTAR LA COHESIO COHESI ON SOCIAL CONCLUSIONES LA COHESIÓN SOCIAL

Más detalles

Un Mercado de Trabajo Segmentado Ernesto Kritz

Un Mercado de Trabajo Segmentado Ernesto Kritz Un Mercado de Trabajo Segmentado Ernesto Kritz La segmentación del mercado de trabajo: formalidad e informalidad Tanto por los sujetos como por el objeto del intercambio, como también por su carácter de

Más detalles

LA AGRICULTURA CAMPESINA SOSTENIBLE EN LA VIA CAMPESINA

LA AGRICULTURA CAMPESINA SOSTENIBLE EN LA VIA CAMPESINA Boletín ICCI-ARY Rimay, Año 5, No. 46, enero del 2003 LA AGRICULTURA CAMPESINA SOSTENIBLE EN LA VIA CAMPESINA INTRODUCCIÓN En el actual contexto internacional el debate sobre la agricultura y la alimentación

Más detalles

ANALISIS DEL CAPITULO 12 LA LIBERTAD INDIVIDUAL COMO UN COMPROMISO SOCIAL

ANALISIS DEL CAPITULO 12 LA LIBERTAD INDIVIDUAL COMO UN COMPROMISO SOCIAL ANALISIS DEL CAPITULO 12 LA LIBERTAD INDIVIDUAL COMO UN COMPROMISO SOCIAL PROLOGO El presente trabajo pretende analizar y reflexionar sobre las principales ideas expuestas en el capítulo 12 de la obra

Más detalles

Plan estratégico geográfico MUSOL DESARROLLO GUATEMALA 2015-2018

Plan estratégico geográfico MUSOL DESARROLLO GUATEMALA 2015-2018 Plan estratégico geográfico MUSOL DESARROLLO GUATEMALA 2015-2018 CONTEXTO. Guatemala cuenta con la población más grande de Centroamérica, rozando los 15.500.000 habitantes. Su índice de desarrollo humano

Más detalles